Está en la página 1de 3

Lactancia materno infantil

La leche materna es el primer alimento natural de los niños, proporciona toda la energía y
los nutrientes que necesitan durante sus primeros meses de vida y sigue aportándoles al
menos la mitad de sus necesidades nutricionales durante la segunda mitad del primer año
y hasta un tercio durante el segundo año de vida.

La OMS puede afirmar ahora con plena seguridad que la lactancia materna reduce la
mortalidad infantil y tiene beneficios sanitarios que llegan hasta la edad adulta. Para el
conjunto de la población se recomienda la lactancia materna exclusiva durante los seis
primeros meses de vida y a partir de entonces su refuerzo con alimentos complementarios
al menos hasta los dos años.

Para que las madres puedan practicar el amamantamiento exclusivo durante los seis
primeros meses, la OMS y el UNICEF recomiendan:

• Iniciar el amamantamiento durante la primera hora de vida;


• Practicar el amamantamiento exclusivo, es decir, proporcionar al lactante
únicamente leche materna, sin otros alimentos o bebidas, ni siquiera agua;
• Dar el pecho cuando el niño lo reclame, ya sea de día o de noche;
• No utilizar biberones, tetinas o chupetes.

La leche materna promueve el desarrollo sensorial y cognitivo, además de proteger al


bebé de enfermedades infecciosas y crónicas. La lactancia natural exclusiva reduce la
mortalidad infantil por enfermedades de la infancia, como la diarrea o la neumonía, y
favorece un pronto restablecimiento en caso de enfermedad. La lactancia natural
contribuye a la salud y el bienestar de la madre, ayuda a espaciar los embarazos,
disminuye el riesgo de cáncer ovárico y mamario, incrementa los recursos de la familia y
el país, es una forma segura de alimentación y resulta inocua para el medio ambiente.

La lactancia materna es a la vez un acto natural y un comportamiento que se aprende.


Abundantes investigaciones demuestran que las madres u otras cuidadoras necesitan un
apoyo activo para instaurar y mantener un amamantamiento adecuado. En 1992, la OMS
y el UNICEF pusieron en marcha la Iniciativa «Hospitales amigos del niño» con la idea
de favorecer la lactancia natural ayudando a las mujeres a ejercer el tipo de maternidad
que lo propicia. Esta iniciativa está contribuyendo a que la lactancia natural exclusiva
gane terreno en todo el mundo. Combinada con medidas de apoyo en todos los eslabones
del sistema de salud, puede ayudar a las madres a mantener este modo de alimentación.

Beneficios de la lactancia materna

Los beneficios para la salud de la madre o el bebé, así como sus beneficios en el ámbito
familiar, económico o social, se usan a menudo como argumento para la promoción de la
lactancia materna. La mayoría son de dominio público, pero se puede encontrar
fácilmente información más extensa en numerosas publicaciones asesoradas por
profesionales así como en informes científicos y políticos.

Con todo, organizaciones y organismos como la Comisión Europea (Dirección General


de Salud Pública y Evaluación de Riesgos), el Instituto de Salud Infantil IRCCS Burlo
Garofolo (Trieste, Italia), la Unidad de Investigación para Servicios Sanitarios y Salud
Internacional (Centro colaborador de la OMS para la Salud Maternoinfantil) y el
Karolinska Institutet (Departamento de Ciencias Biológicas de la Unidad Novumbe
Nutrición Preventiva, Huddinge, Suecia) alertan sobre la conveniencia de basar la
información sobre lactancia materna en la difusión de sus beneficios, por entender que:
• “La lactancia materna es la forma natural y propia de la especie humana para la
alimentación de lactantes y niños pequeños, lo cual no es preciso demostrar con
pruebas científicas”.
• “La lactancia materna exclusiva es el modelo que sirve de referencia para valorar
los métodos alternativos de alimentación en relación con el crecimiento, la salud,
el desarrollo y el resto de efectos a corto y largo plazo". Por lo tanto corresponde
a aquellos que proponen estas alternativas la obligación de aportar pruebas
científicas que demuestren su superioridad o igualdad respecto a la lactancia
materna”.

Contraindicaciones

• Sida: en los países desarrollados se la considera una contraindicación verdadera.


En otras partes del mundo se considera que la mortalidad infantil por malnutrición
y enfermedades infecciosas, asociada a la lactancia artificial, es superior al riesgo
de transmisión del sida por lactancia materna.
• Herpes simple: en recién nacidos de menos de 15 días puede producir una
infección potencialmente mortal. Durante el primer mes la presencia de lesiones
de herpes simple en el pezón contraindica la lactancia de ese lado hasta su
curación. Las personas con herpes labial tampoco deben besar a estos bebés.
Después del mes de vida del bebé la lactancia puede continuar.
• Galactosemia: grave enfermedad congénita por déficit de la enzima galactosa-l-
fosfato uridil trasferasa en el hígado.

El tabaquismo en la lactancia materno infaltil

Durante la lactancia el Tabaquismo supone una gran cantidad de riesgos y dificultades


para el adecuado desarrollo del bebé, entre otros riesgos aumenta el de rechazar el pecho,
de tener poca leche, de que el bebé sufra mareos, arritmias cardíacas, insomnio, llanto
persistente, irritabilidad y tristeza. Aunque en menor medida el tabaquismo pasivo (estar
en contacto directo con fumadores aunque no se fume personalmente) también genera
riesgos en la salud de los bebés, las madres y los bebés deben abstenerse de ocupar
espacios contaminados con humo del tabaco. Debido a la especial sensibilidad de la
madre y el bebé a los fármacos durante el periodo de la lactancia, los métodos como la
hipnosis y las técnicas de relajación son los más indicados para dejar de fumar durante
esta etapa.

Fármacos durante la lactancia

El uso de medicamentos durante la lactancia produce mucho recelo tanto en madres como
en profesionales. Con frecuencia las madres destetan para tomar un medicamento
perfectamente compatible con la lactancia, o bien han seguido lactando y han evitado
tomar un medicamento que realmente necesitaban. Casi todos los fármacos pasan a la
leche; la cuestión es si pasan en cantidad suficiente para producir efectos secundarios
graves, en tal caso puede buscarse un fármaco alternativo. Sólo cuando la madre necesita
un tratamiento, cuando no existe alternativa, y cuando los efectos secundarios esperables
son más frecuentes y más graves que los efectos secundarios de suspender la lactancia,
estaría justificado el destete.
El verdadero problema de la medicación durante la lactancia es la dificultad de encontrar
información fiable, para saber con rapidez los fármacos compatibles y los que no lo son.
La Academia Americana de pediatría publica regularmente una revisión. El texto HALE
se actualiza casi cada año y está considerado el manual más completo sobre este tema. La
Asociación Española de Pediatría recomienda que se consulte la Guía del Hospital
Marina Alta de Dénia (Alicante, España) También existen bases de datos como la de
LactMed o se puede acudir directamente a la fuente y consultar PubMed (MEDLINE). La
OMS y el UNICEF también han publicado una guía referida a los fármacos de acceso
libre en Internet.

http://www.who.int/child_adolescent_health/topics/prevention_care/child/nutrition/breast
feeding/es/

http://www.ihan.es/publicaciones/folletos/Presentación_libro.pdf

http://www.who.nt/nutrition/publications/gs_infant_feeding_text_spa.pdf