LEON TAXIL

CONFESIO
DE UN
Í&ADUCIDAS ESPAÑoI., EN
?OR

EXI-IBREPENSADO
D. ANGEL Z, DE CANCIO

Co¡! llco¡cl¡,
----

Ecle6lá¡tlca,

+rotn_

LÉO,TAxIL.

a

BARCELONA ¡¡op. y tib. ile lo Ireoculada Concopcion, Bue¡suceÉo,1t. 188?

. : ' . +

Esta traduccion es propieclacl del editor don Juan Grabulosa prévia autorizacion del autor, quien ¡-rerseguirá ante la ley al que la tracluzca y reimprima. Queda hecho el depósito que m&rca la ley.

Prdario del Trarlut
Iil dia 24 de iulio cle 1885publicaba,el periótlico católicocle P¿lrísL'Unit;er.s, ulla sentida carta que llenó de estupefaccion rnisrno al tiernpo que de contentoá los católicosdel univelso munclo,v de despecho Satanás á sus á y satélites. Leon Taxil, el famosoy terrible enernigoclel Catolicisrno,ilunrinado por la luz de la dir.ina gracia se retractaba pública y solemnemente de todos sus errores;y cr.istiano fcrvor.oso, abr.a-' zábasecon la cruz de l{uestro divino Salvaclor, clispuestoá reparar, en la medida de sus fuerzas) el mal inmenso que con sus aborninables escritoshabia hecho.

Cirrnollers.-Imp,y

l,ib. cle la I. C., l'laza de la Coustitucion, 2i3.

del El acontecimiento mes de julio de 188ó marfué la conversion del jóven librepensaclor selIés. de furiosa, que La prensarepublicanafrancesa, cle se tan precioba'prcsa hubiese escapado sus garras, echó á manos llenas eI cieno sobre el jóven convertido. EI abandono elelos errores por del libre-pensarniento parte cle Gabriel Jogand Pagés,fué atribuido á miserablesy ruines gentesque cálculoshumanos,y áun entre esa,s no sin serimpías,tienen muy poco de catóIicas, faltó quien haciendocoro corr la prensa revolu'Iaxil habia pasadoal cionaria, dijese que Leon Catolicismo pagaclopor el Papa. Nó, y rnil vecesnó; L€on Taxil ha abierto sus ojos á Ia luz del Evangelio despuésde haber sido ultrajado de é insultailopor los mismos que después haber vivido á su sombra y coll sus intereses, 'Iaxil, dotadode' veian con rnalosojos quel-ieon rnástalento literario que la mayor parte de sus li' Ies insultadores, aventajaseen producciones terariasclelgéneroimpío y libre-pensaclor. sabe Mas Dios, infinitarnente misericord'ioso, sacarbienesde males. Su paternal Providencia no queria que Gabriel Jogand, en otro tiempo

II

I

nrodelo pieclacl ;."iliento, de ,

el Ciabrielito

''n

I

cle sor l\Iaría Antonieta y clc lfongré, el clesccndiente de apóstoles y máltires, se pcrclicse en eI inmunclo piélago de 1¿ impicclatl .v clel librepensarnicnto. Por eso, ¿iun en rnedio c1e su vicl¿rde irreligion no lc faltaron las tribulaciones, csas gr¿rcias que Dios envia ¿ilas almas privilegiadas y á aquellos que quiere su clivina IJond¿rd sac¿:rr d.elcarnino de perdicion. I-.,eon ifa,xil, clespués cle haber bebido hasta las heces el c¿ilizarntrrgo cle Ios remorclirnientos y dc los clesengahos, tocaclo al fin por la gracia cle Dios sc convcnció, cu¿rl otro Pablo, Wrc erü muy thn'o pcffo, él tlur coccs Ilntonces, obeclicrrtcal clivino contra el a,gui;jot¿. llamamiento, sc lcvautó, colno el Apóstol en cl y qucreis camino de l)¿r,masco, dijo: ó'eDor,¿qtoé gue ltaga? Inspiróle el Señor qr-re hiciesc abjuIacion pitblica ¡' solemne cle sus clrores é impieclades. Leon 'I'axil, coll rlna liurnildad que le honrA, confesó sus errorcs v se ¿r,brazó con cntusiaslno á Ia cruz tle Jesucristo. Ltrs primeras luchas clc nucstro convertido Iueron contra l¿r secta impía, aI par clue riclícu-

-

ltr -

la, clc ios rnasones.Las obras farnosas de Los Hernrunos Tres Puntos, El Culto del Gran Arqor,itecto Las llermanas Masonas han dado ia y vuelta al rnundo, asestandoterrible golpe á la, sect¿r, maldita, y liacicndo numerosas conl"ersiones. Otr¿r,s obras -qobre el uismo asunto ha escrito fr€on 'I'axil, oltras que iran rnereciclogranclcs elogios ile llorn¿r, clcl Il¡riscopndo católico. r' ll¿rs la obra rn¿-¡,estr¿l riuestro amigo es el tle libro quc erl cstc rtromento nos ocul)¿r, Ires CoxFDSroNns uN llx-Lri¡nu)Dr{SADon; DE libro acllnirablerncntc cscrito bajo el puuto cle vista cristiarro y bajo el punto cle vista literario. Al leer T,,,ts Coxrnsroxns admírase la gran bondacl de nuestro Dios que se ha cligrrndos&car del abismo del pecacloá un hornbre clue parecia p&ra siempre abanclonacloá sus crímenes. L¡.s CoxFDSroNES, publicadas el primcro de enero rlc este airo, ha,u )'a pro\¡ocado nuuleLos&s conversiones entre los antiguos amigos librepensadores de Leon'Iaxil. Entre otras conversiones poclemos cital la cle N[. Dautricire, teniente cle ¿llcalcle dc Mah'illers (AIto Sona), presidentc del grupo iibrc-pensaclor: Los Aclnt,iracloresde Yoltaire.

T

La aceptacion del público c¿r,tólico sido tan ha cutusiasta, que ¿1Iostrcs uresesdc publicarse Ia obra ya fué traducida c'n alern¿ur, inglés, italiaIl o y l rúrrgi rrr,. IIoy tenemos tarubicn la traduccion española. Quiera Dios que sirva para bicn cletantos cxtraviaclos corro en cste clásico país clel Caiolicisnro harr abandon¿ldola casa clci lr¿rclrccle fan-rilias.Leoli Taxil es p¿rr¿r cllos un ejcrnltlo vivo cle 1¿r grirrr rriisericordia de nuestro I)ios, que ha sabido haccr cle nn lobo car.uicero un corclero lnansísimo, ficl, guardador. clc su santa ley r. c-lefensor ilustre de su santa Iglesia.

Axcnr, Z. nn C¡Ncro.

.A '!

Hagantos los ualientes cuanto (Uer(iltlus, -rttósofus y razonatlores del siglo; nras,¿qt(ién,de nosotros, entr e I as a,gta cíonesclel ntoderno tttouitttien,to, í ó en el aohuttari,o cautiuerío tktl est¿ilíl, en, ,s¿r.e ícslteras solitarias ocltpctcioroes, y qttién úe nosotros oye sin entociott el ruiclo tle e.scts l¡ertttosas .fiestas cristían,as, la tlulce aoz cle las cu,nlp(tlrasq sr.s ntuternc¿Ies queju,s?¿ Quiétt, teneiles ltuetle rer, sirt, enuitlia, íi, esos q?tesalett, ít, torrentes de la fieles iglesia, qu,e,,-ueluen, diuíno banqu.ete del rejuaenecidos y renoaadoo-i2 F,ínne quedctcl esltíritu, ntes nruy triste el alnru. El creyente del port:enir, que se acuercla tlel ltosado, deja etttottces plunta tl .*u, ciet'ra el liltro. I{o pu,ede rnet?os de erclamar: <¡Alt,! ¿por quéno estoy tcnr,tbietl ellos? yo cln ¡soy
I

u,no de tantos, y eI m(ts sencillo y el nmtor de sus lújos ! ,

I
t
I

I

I I

()frcnnlnr, Ilistoria rlc Ifrancia).

{
I f i I J.
I

t

i

&

[,

I

fnraginaos un hotnbre qzrclmya llegado al últirno grado clel ct'ítt¿en';cu,rgadl,e,con el pensüntás c(rentosas que 0sfuere miento, de las acciottes duer 1termiti cloconcebir ; uedlc ít,este lnntbr e, c 0111,0 ')rre; creeparc( sientytreu'l ctbrigo clel bicn; !l& 1?o se cree aten! tti tíene rentordintiett'tos cott,ciencia, 1tet"o que etr eI sueño de I{abucollfas tnt, dia, lo 'ntisttto yt tlott osor mt ct' i etlt"(t (6 r (urcctcla de la mon t aña It'a ce lteclazos al coloso con, 1tiésde barro; rlel misnto aparettte, seforntctrú' en modo tttt,dia', sitl,cattsct, utau ldgrinta. ésta subirú' ilesesperado esecora,aon, lmsta el corazott,; ltasarív por los canún'osque Dios po,ra' ir hasta los o;jostttcu'clútos;rodará' ha, lrccl¿o por st.sntejillas. Esta lá,grirna le ltabrít' ret:elctrlo la t,errlqcl,p¡deatelto el honor del bieit'. (L AC o R D Arnn).

I
MI INFANCIA

Mi familia.-El Colegio Sagrad,o del 0orazon.-Mongré.Unabuena rrimera comunion.

Esclibil

su propia histolia es eu vcrd.acl lo quc no sc de más f¿stidioso. Sirr cmbargo, cuand<r

puecle imaginar

nna autobiografia, lejos dc scrvir para satisfacer la vaniclatl del escritor, tiene un fin moral, el tlcber hace cltte la t¿rea sea rnenos pesacla. TaI es, creo yo, mi caso.

Habiendo combatido á la Iglesia, durantc dicz y siete ar-ros, un elrcarnizamicntoy una rabia cle que hay co1] pocosejemplos, y de repente por un cambio tan inesperado como extraorclinario,habiendo un dia salido ¡le este abismo de odio, tengo obligacion en confesar al pú-

{ :
'?L 't "L

blico mi pasaclo. Y este ileber me es llevadero; Pues el relato cle mis

i

&

&

- 1 4 extravios,la narracion cle mis erroles llevados al extrevuelto lealmenteá la verd'ad, mor y finalmentehabienclo dará, no lo d.utlo,alguna confianzaá los que lloran sobre la ceguerade un pariente ó de un amigo. Estaba á lo que parece perclitlo para siempre en el inextricable laberinto del mal. Y sin embargo,he siclo retirado cleél por una mano invisible que seha impuesto á mi, que me ha arrancado, sin quererlo yo, clel horroroso abismo.Puesto que la misericordiade Dios es tal, es infinita, y que.todos nosotros porque es vercladeramente cristianos,debemossilr cesarponer en El nuestra espe'
tanza.

_15_
jóven todavia, en circunstancias bastante trágicas, en la costa occidental africana, r'íctima de los pueblos salvajes. Mi maih.e, Josefa Pagés, no tuvo más que una hermana, cle nombre Rosa, viuda hoy con dos hijos. Los Pagés son del Languedoc y los Jogand de la Provenza. Entre los primeros se encuentran algunos republicanos clel matiz moderado. Tales fueron, mi abuelo materno Leonirlas Pa.qés, y su hermano Junio, que era consejero municipal cle setiembre. en Marsella cuando estalló el 4 como el cle sus parienSu liberalislno,

tes los Affr'e, no les impedia estar profund.anente apegaclos á la fe cristiana. IIi padre es católico :inte todo, sometienclo absolutamente la política, tle la que no se ocupa, á la Religionr quc á sus ojos cs Io esencial. Naci en }larsella el 21 de marzo cle 1854. Mis padres me pusieron por nombre Gabriel, en memori¿ cle mi tio asesinaclopor los sallajes del Dahomey. Segun una costumbre bastante extendida en el Mediodia, feur)o el nombre materno al paterno. I'or eso ante el Estaclo civil me llamo Gabriel Joganil Pagés. Soy el segundo hijo de la familia; el ma¡'or, Ilauricio, tiene cuatro ahos más clue yo; su profesion de literato nos ha confundido á los clos muchas veces. Sin embargo, ningun error debiera ser posible, puesto que porrazones que expondré más adelante, he ailoptado el seudónimo de Léo Taxil, y jamás he firmado escrito alguno con mi apclliclo. Además, en materia leligiosa estamos lejos de tener, mi hermano X yo¡ el mismo nodo cle pensar.

decirlo en primertérmino, á una faclebo Pertenezco, milia meridional, en la cual la piedad'estuvo siempreen honor. De parte d.emi padre figuran en nuestro árbol genealógico san Francisco de Regis, atlmirable apóstol del Languedoc,y el P. ClaucliocleLa Colombiére,venerable rlirector de la bienaventurada Marg¿rita l\Iaria; cleparAffre, arzobispomártir, quien, en te clemi mad.re,I

Intereses relacionados

Ions. en d,esempeñaba junio cle 1848 una el momento que inisiondepazyfraternicladenmetliodelasbarricatlas clelbarrio san Antonio, eu Paris, cayó mortalmente hericlo por la bala de un asesino,hasta ahora clesconocido' IIi abuelo paterno, Carlos Jogand, tuvo cinco hijos: Yictor, muerto en servicio cleDios, capellandel hospicio mi de de Ia Cariclad l\Iarsella; l\Iario, mi paclre;Josefa' tlejanhoy religiosa en Lyon;Luis, que falleció' maclrina, muY do una viuclay tres hijos;y Gabriel, que pereciór

_ 1 7 _ - 1 6 Tambien he teniclo una hermana' Margarita' quc ha Mr. Filliol, á quien considerábarnos como el rey de la caligrafia, y II. Roubaud, venerable propietario, convertiilo en profesor con el fin de suplir á la insuficiencia de su moclesta renta, el cu¿l en clasc, para tomar rapé sin ser visto de los alurnnos, se escondia en Ia tribuna, y después salia gritando: ,,Jogancl, decline y. rosu, etc.,, En cambio el vigilante general era terr,ible. Se llamaba el abate Plane, y tenia el pobre seiror una fisonomía ingratísima;estaba de tal manera apercligortculo que nun_ ca podia afeitarse como era debido. Imaginaos un queso de gruyt,re en cuyos ojos hubiese barbas. Nos daba un miedo atroz. Cuando M. Plane se presentaba á la puerl ta de la sala rle estutlio, n¿die se atrevia á chitar; todos conteníamos la respiracion, t¿l era el mieclo que teníamos en parecerle dieipados, y tanto temíamos merecer algun castigo; pues haciéndolc justicia, no era avaro en esta materia. Con él h¿rbi¿r quc estar, tranquilo. En nna palabra, era un ver.dadoro tlucrrdc; rnas ahora (lue cl períoclo de los terrores irrf¿utiles ha pasa,do, rrro parcce que no er¿ tan 'ralo como nosotros creíamos, y q*e el director le habia sin ducla escogiclo, á causa cle su cara feisima, para las rigidas funciones de inspector general. EI director, el abate Ytier, era la antítesis de II. plane. Asi como éste era nuestro terror, el abate ytier por el contrario era para nosotros indulgente, y estaba siem_ pre rlispuesto á hacernos la escuela agradable . El se reservaba la instruccio'religiosa; por eso le cleboel conocimiento primero del 63 me en'i¿ro. de las verclades cristianas. En'ctubre mis padres al colegio tle Nuestra

rnuerto hace muY Poco' de externo fui pucsto á titulo A cuatro años y medio colegio clel Sagrad'o el *u"tlttto' cn una institucion BarthéiemY' Corazon, calle si estuvicsc cle esta escuela como Me acuerdo toclavia en ella. corto yo entonces el vesticlillo á quienes l¿ Hermana rle chiquillos' Eramos un¿ veintena tr:rbajo 1"t"11e dábamos un Antonieta enseiraba'o Maria inimatenia una pacicncia feroz.I\[as la buena llermana queria como tan bucna' que nos ginable y era tau buena' he sid'o el hiios' l\[ás tarrle tro si fuésemos "tn 1'"npins en celebrar lilirepensaclores íritimo tle los periotlistas Ia ferotle *n homl¡re parcial' con tocla ia indigriacion á las niñas' que hacen la escuela ciclad c1elas FI"'*n"o* á clecl¿lmacionos servia ile pretexto El menor papirote bello oreja' un poco. cstiracla' ¡qué nes d'itirámbicas; una cle la tortura! tl restablecimiento motivo 1,o"'' g'it'r hablar tle nris recuerguartlaba rr. uy bien en ¡Pero rne ír' confesar tlue ltt'lliesevisto olllig'aclo dos persou'tlu';*" como la llamába'lt l]on'bt'ttt' 1¿ buena \[aria 'r

Intereses relacionados

ttluiet'a' cle pelatt"i" los bolsillos llenos tlt*p"t il]os, porqo" una verd¿clera mamá! clillas, era para nosotros s¡l¿¡{ dc Corazon hasta 1¿1 Permaneci cn eI Sagrado uual¡uena que tuve me clieron tlueve años' Los profesores u' brat'o éstos: I\I' Riperb' Eran instrucciol' p'i'ita"iu' sur Corbc'a¿t' c¿tntar en col'o' Muitrc auciano que nos hacia utr árbol ¡; Cuervo colgado cle utt, at'bre perclté (ltaese Llevaba rle los bebés'

I
i

¡

fr
.

r.

- 1 8 Seírora ile llongré de Lyon. á la CompaI\{ongré es un colegio libre, perteneciente ñia de Jesús. está situacla en La casa, atlmirablemente construida' puecle tencr hasta seisuna vasta campiña' El colegio cientos alumnos. los puntos cle vista' Se está en él muy bien bajo totlos I\fongré es superior á Bajo eI punto d.e vista material, colegios católicos; hamuchos institutos y áun á mucho¡ El establecimiento tiene un blo de esto por experiencia' hacersc un¿rid'ea' El ni' cortfot'tabledel cual es imposible más clcvatlos' vel de los esturfios es rle los muchas apreciacioncs inSi mi concicncia me reprocha formuladas con justas, si tengo á cargo mucltas criticas contra la Iglesia' tengo eI mala fe en mi insensata lucha hecho siempre justicia á rnis consuelo á lo menos cle haber impresion rlue guarclé de este maestros ile l\Iongré' La rnis cxcelentcs rccuerilos colegio fuó siomprc tau bucuir, mis cluc áun cn 1o rnás fucrte ile fueron tan iutlclcbles, generirl' no pucle menos tle ataques contra los jesuitas en clc los T'adrcs dc \fongré; hacer un¿r exoepcion crl' favor asi' Y sin ernbargo' no estuve no poclia mtlnos tle hacerlo casa' Los Jesuitas han adop' más que clos airos cn acluella i rni parecer, cl mejor; tu,lo o' nrétocio de errseírarva, tle haliar" En sus copero que necesita profesores dificiles airo de profesor' como se 1.gio. el niñ<l no cambia cada un l'adre está encargado pJuctica en los tlcmás colegios; más clemental hasta las su' i. .o. alumuos tlesdc Ia clase cerca cn \rillafranca sobre el Sa6ne'

- 1 9 periores; de esa manera, el niiro conservando siempre el mismo maestro, trabaja con mejor voluntacl, y por otra parte conociendo el profesol. las aptitudt,s especiales de su discípulo, Le guia mcjor al través de las clificultacles propias de la instruccion. p¿ra esto es prcciso que cacla Padre encargado cle la enseiranza tenga grandisima capacidad, y sepa al mismo tiernpo plegarse á toclas las exig e n c i a s r : l el ¿ s i t u a c i o r . cle retó¡Id áperliráurprofesor rica de la llniversidad, que explique durante un año la clase elemental defrancés!Por eso los alumnosabn'dan en l o s c o l e g i o s d e l o s P a d r e s J e s u í t a s . E n l o s c l o sa ñ o s q u e estuve err nlo'gré el colegio estuvo sicrnprc llcno. Irabia jóvenes de las cu¿tro partes clel murrclo. Italia y portugal eran las naciones e¡tranjeras mejor representadas, á lo menos numéricamente; mas entre mis compañeros les habia tambien de Ilatavia, de Syilne), y de Nueva-Orleans. En arluella ópoca t:l supcr.it_rr' P¿tlrc Rt,c{,rr cr.¿cl p¿ó tlre Bouchaud. Entré en 2.o añ.o(sixíéme) con el fin de perfeccionanne en el idioma dei Lacio, del cual habia aprendido los ru_ dimentos en el Sagado Corazon. El profesor de 2.o año era el p. Richarcl, muy querido de sus iliscípulos. fn.apaz cle h¿ccr mal, se liaciarespetar rle sus discípulos á" fuerza cle mansedumbre. Era el bueno del Padre la misrna bondacl. En los cáliclos dias del es_ tío solia llevarnos al campo, bastante lejos. Llevábamos pan y chocolate, y en el camino compraba cerezas á algun payés y nos las distribuia. Después á la sombra alel

-'20

-

- 2 L se uniesen á nosotros, y asi nos reunialnos unos sesenta que nos preparábamos al grande acto de la vida cristiana. Segun costumbre, habiannos separaclo cle los demás alumnos. Asistíamos á clase,pcro el tiempo tie cstudio y de recreb lo pasábamos en un castillo lindante con el colegio, llamado castillo cle la Rarmandii're; alli teníamos truestro refectorio y nuestro clormitorio. El director cle los ejercicios espirituirles para los comulgantes era el P. Samtrel, religioso cle gran mérito y tle ardentisima piedid, en una palabra, uno de esos hombres de otros siglos. 'Iengo el d.eber ile rendir homenaje á tan santo sacerdote. A él es á quien debo mi excelentc preparacion á la primera cornunion. En ef&to, tenia yo disposiciones excelentes. Esperaba llcná el alma de contento el heímoso dia en que me iba á ser permitido recibir á mi Criador y á mi Dios. Todos mis pensasamientos se concentraban en esta hambre celestial. I\ti trabajo de e.tudiante servia tambien para excitar cn mi alma infantil sentimientos de fe vivisima. Iln dia el profesor nos dió como tema de composicion el episodio de un combate nav¿l libraclo por Anibal contra Eumenio. Anibal, paraganaf la victoria,llcva su único esfuerzo á combatir el barco en el cual se encuentra el jefe de la armada enemiga.

Intereses relacionados

a derecho al navío sin preocuparse de los demás, que hacen llover sobrc él terribles proyectiles; llega al barco dc Eumenio, y lcis marineros cartagineses cle órden suya tiran cn ól numerososcacharros. Los enemigos se burlan. y cómo, ¿sólo un uavio viene contra ell.os tiráutloles cacharros llenos rle

ó Ia historia' y finalbosque nos explicaba el catecismo céspetl. Toclos pro' mente merendábamos senüados en el Los paseos cle curábamos saber bien nuestras lecciones' que todos se aPlimorlo este tenor eran exoepcionales, de y al mismo tiempo caban para clar gusto al P' Richard darle gracias por tanta solicitud' ser cle la clase clel El colegio entero hubiera quericlo P. Richarcl. No era Yo ull mal alumno' complacencia clel He poilido, gracias á la boniladosa las notas cle 1864 y 1865' y he Padre """to, actual, hallar las clistribuciones de preconstatarlo, con alegria, que en En 2'o año (1861) tuve el mios no pasaba clesapercibiilo' y los segundos accésits tle primer p""*io de ortografia, tema Y version latina' el primer premio ile teEn el 3.' airo (cinquibme)tuve historia y geografia' los primema latino, el segundo cle religiosa, tle excelencia y de ros accésits cle instruccion de ortografía, y mencion version latina, segund.o accósit públicos' especial de honor en los eximenes y hablemos rle tlejemos estos clásicos triunfos Mas ciertamcnte deciqtle otro asunto cle mayor importauci¿1t dió de mi Porveuir' año d'e 186ó' y era el segun' Once airos tenia yo en este y en eI que hice mi primera clo que pasaba en Mongré comunion. eutonces su nueYa y granEl colegio habia inaugurado fuese más imponendiosa capilla. Para que la ceremonia niiros clel aho anterior para que te habiase tlejailo á los

F

_ 2 2 _ tierra? Mas al punto cesan las burlas. Los v¿sos de tierra, al romperse, dejaron escapar reptiles venenosos que se extienden por todo el navio, entrelazando á los marineros, paralizándoles y matándoles. Eumenio, jefe de la armada, queda fuera de combate, y Anibal triunfa. Hice mi disertacion como los demás compañeros; m¿is cl asunto, aunque absolutamente extraíro á la Religion, habiame inspirad"o piadosas reflexiones. Después del estudio manclé á mi confesor, el P. tr'uty, r,n billete rogándole con instancia que viniese al castillo, y anunciándole una comunicacion muy importante. El P. Futy llegó muy turbado. .+¿Qué hay, hijo mio? me clijo. -Padre, respondi, no tengo nada escondido para usted. Conoce Y. mi alma con todos sus defectos; tligame cuál es mi vicio dominante. ¿Por qué me preguntas eso? repuso el Padre. Entonces conté á mi confesor la victoria cie Anibal contra Eumenio, y añadi: Eumenio, jefe de la armacla encmiga, es mi vicio dorninante, los demás ailversarios mis defectos ó imperfecciones. Pues bien, yo soy Anibal, y quiero alcanzar una victoria completa. Co' mo el general cartaginés, dcbo servirme d.e táctica. Há-

- 2 3 eontra mi vicio clominante le mate en supremo combate. Eumenio muerto, echaré al m¿r á sus soldados tlesarmados y para)izaclos; y con el tlcspojo de mis enemigos y el precio de sus barcos levantaró un templo para honrar al Dios vivo. I\Iis marincros sc quedarán conmigo; otros soldadosvenclrán con nosotros atraidos por el prestigio que da la victoria, y entonces, glorioso y triunfaute, podré recibir al Rey de reyes.en un corazon cligno de É1. Tales eran mis disposiciones al acercarse el gran clia. 1\Iis ojos se llenan de lágrimas al leer las cartas que escribia yo en aquel entonces, cartas que algunos de mis parientes, que han tenido á bien guardarlas preciosamen' te, las han puesto delante de mis ojos. El año pasarlo, algun tiempo después ile mi convcrsion, en noviembre de 1885 fuí á, Lyon á visitar querida madrina. Aproveché á mi este viaje para pasar por

F

M o n g r é ; c l o s ó t r e s r l i a s a n t e s e s c r i b í a l P ¿ i d r er e c t o r t u viese la bonilad de rccibirme ;por cso llcguó casi á la improvista. IlIi corazon rcbosaba cle gozo vicndo de ntrc't-o aquel colegio en dontle habian pasatlo los mejorcs clias de mi infancia.

ít,
l.

I¿a primera persona clue encontr'é fué el P. Samucl, cl mismo religioso que me habia preparaclo á la primera 'Iambien él se encontraba tle paso en Yillacomunion. franca, y aprovechaba un viaje para cletenerse algunos minutos en Mongré. ¡Con qué aiegria me eché, cual si fuese un niño, al cuello del venerable sacerrlote! Dios en su infinita misericor¿lia me habia hccho cncontrar, despuós cle veinte

game Y. conocer á Eqmenio; iré ilerecho á é1, sin preocuparme cle los demás enemigos. Manclaré á los marineros que se hallen conmigo, que echen á los adversarios vasos llenos de serpientes: los marineros son mis raras virtudes y las serpientes mis oraciones. Éstas entrelazarán á mis tlefectos y les reducirán á la impotencia, mientras que frente á, frente y despleganclo toclas mis ftterzas

i.; a 1' .

lji .

Hr

-24años, al venerable director cle los ejercicios rle mi primera comunion. I\[e informé acerca tle todos los Paclres que yo habia conocido; unos habian muerto, otros estaban dispersos en lejanos paises. Ya no tenia el colegio acluella alegre fisonomia cleotros tiempos. La expulsion clel año 80 fué sobre todo tlirigicla contra los Jesuitas. l\[ongré no tenia mas que cuatro ó cinco Padres para guardar el inmueble y para la direccion cle los estudios. Los actuales profesores sorr ahora eclesiásticos y seglares que no habitan en la casa. ¡Y he siclo yo uno de los que han reclamado la expulsion de las Orclenes religiosas en nombre de la libertacl!... ¡Qué remorclimientos p a r a e l r e s t o d e m i v i c l a ! . . .¡ A h ! ¡ C u á n t o o r é a q u e l d i a e n Ia capilla del colegio, y de todo corazon dí gracias á Dios por haberme perclonaclo mis extravios y mis crímenes. La visita rle Mongré me sirvió de inmenso consuelo. Jamás olvitlaré lo que sigue: El Padre rector, después d.ehaberme guiado por los claustros y por las clases, me conclujo á una galeria donde están colgados todos los antiguos cuadros de honor, desd.ela fundacion del colegio: allí, aunque yo me hubiese hecho incligno clcl aprccio ile mis maestros, mi nombre figuraba toclavía en los c u a c l r o sd e 1 8 6 4 y 1 8 6 5 : j a r n á s h a b i a n q u e r i d o b o r r a r m e . Y como enternecido, manifestase mi admiracioll: t'En I\Iongré, me dijo el Paclre rector, no hernos durlaclo jamás tle vuestra conversion á Dios.,, El P. Samuel añaclió: (iHicisteis una primera eomunion tan buena!,, Contóie algunos hechos cle aquella época, y él á su vez me recordó otros, insistienilo sobre este punto que mi piedad' habia sido muy ejemplar. (IJna mairana en el castillo clurante los ejercicios espirituales, me contó el P. Samuel, entré en la capilla para hacer olacion autcs dc celebrar misa;aírn no habia veniclo eI ilia. ¡Cuálno fué mi sorpresa al apercibir un nir-rc echado en l¿rs escaleras del altar! habia dejado el dormitorio clur¿nte la noche, y tenia en sus manos el gt'an crucifijo de la capilla, besándolc é inunclánclole con sus lágrimas. Semejante espectáculo me conmovió sobremanera, y contó á toclos los Padres la erlificante aventura' Aquel niiro érais vos; la noche pasada con tanta piedad era ttna tle las que precedieron á vuestra primera comunion.,, .Di las gracias al P. Samuel por haber avivaclo mis rccuerclos. En efecto, md acuerdo que mi primera comunion sirvió cle edificacion á todo el mundo' Recuerdo tambien que fui escogido por mis maestros para dirigir mis compaireros áun seiror Obispo la palabra en nombre cl'e que se hallaba por aquel entonces en Mongré' La solemnidail tuvo lugar el jueves d,e la Ascension. El Pan celeste nos fué clistribuiilo por Su Em. el Sr' Carclenal Bonald arzobispo de L1'on, asisticlo por Mons' I[ermillocl, obispo de Ginebra y por Mons. cle }larguerye, obispo de Autun. I\[is lectores me perclonarán si entro en tantos detalles. He querido hacer ver la influencia rle la primera comunion en el porvenir del cristiano' Por lo que á mi toca. el hecho es particularmente caracte-

!

rtr.

_26_ rístico é indiscutible.¡católicos,cuicarr que vuestros hijos cumplan con gran cero ese acto decisivod.era vida cristiana,y estad ciertos que la gracia rle Dios no lcs abandonará, aunquepor algun tiempo fuesenrebeldes!

ll

II

LA CAIDA

SanLuis.-la obrita.-Un lobato.-Ultimas oraciones.-Un sacrilegio.*Mi prirnerperiódico.-Perspicaciaun prorle fesor. En las v¿caciones 1865fuí víctimade un triste de
percancc. Rompimc la pierna izquierda al caer dc un primer piso, y cuand.o llegó la apertura cle las clases ncr pude volver á Mongré. Durante tres meses me ví obligado á guardar carna y tener la pierna entre dos tablas. Sólo por N¿vidad me fué posible andar. Mucho me consumi durante mi larga enfermedad. Estaba sobre todo triste al pensar que mis cornpaircros continuaban sin mi en Yillafranca progresando en los estudios. El tiempo perdido ya no se poclia alcanzar. En enero de 1866 me liallaba totlavía conv¿leciente. I{i rnaclre. con motivo rle mi estaclo,quiso coloear,

-28me erl un colegio de l\[arsella, y mi padre no quiso contrarialla. Precisamente un gran Colegio acababa rle f u n d a r s e e n l ¿ r m i s m a c ¿ s ad e C a m p o d e l s e i r o r O b i s p o . E l Prelado marsellés, fundailor clel establecimiento, era monsehor Cruice. La primera piedra del establecimiento fué colocada por }Ions. Dupanloup. La nueva institucion recibió el nornbre de Colegio Católico rle San Luis. perm a n e c í e n S ¿ r nL u i s t l u r a n t e t r e s a ñ o s e s c o l a r e s . E l p r i mer airo tuve como profesor al ab¿rteGirard, de quien no he conse.vado ni'gun recuerclo irtil cle notar en este ribro; el segnnclo año ¿l abate Jouet, de quien tendré ocasion de hablar; en el ter.cero al abate Carbonnel, rlue tuvo el presentimiento de mi futura impieclad. En 1866 y 1867 formé parte de la rliuisiott,rnerlicr, (rtoyctun). Si tcni¿ buenas notas en clase,en cambio las del salon cle est'dio 'o erall cxcelentcs; como era bastante travieso, causaba la clescsperacion de nuestro inspector, el abate Guigou, u'sacerdote anciano de gra' se'cillez. Rccibi, he dicho, sólida instruccion en }Iongré, y cuando me pusieron en San f,nis me hallaba bastante más atle_ lantaclo que los ¿lumnos cle nri edad'ris concliscipulos. E l c a m b i o d e C o l e g i o , e f e c t u a c l oe n s e m e . j a n t e s o ' r l i c i o c nes, me prestó un mal servicio. La clase á que pertcneciir recibia una enseiranza que yo ya conocia;por eso no tenia yo gran mérito elt ser m u c h a s v e c e s e l p r i r n c r o e n l a s l e c c i o n e s .E ' e l s a l o * d e estutlio mis dcberes de estudiante esta' a' hechos en ,n ¡llrir y cerrar de ojos, estucliarra cn uRa rrora una lecciort

- 2 9 que me habri¿ costado dos en tiempo ordinario, y no

teniendo nada en qué ocuparme, mientras que mis compaireros estaban toclavia hojeantlo los diccionarios, yo me diverüia para pasar el tiempo. De aqui resultaba una situacion irrcgular: el prof'esor me consicleraba el mejor alumno d'e su clase, y eI inspector me declaraba el más disipado de su clivision' multitud de recompensas cle 1866 obtuve de prerriios; mas aseg'uro á rnis Iectores que eI no de buena conrLuct¿l se hallaba en la cantidatl. En aquel aho recibi la Confirmacion: reci]¡í el sacr¿lrrtento con En la clistribucion excelentes d.isDosiciones. r-as traYesur¿ls no habian dismitruido en mi la pieclacl' IJn buen airo fué el r¡ue pasé en la clase del abate Jouet. Mi profesor de entonces ardia en vercladero celo religioso. Habia traido de Issoudun una nueva d.evocion, la devocion de Nuestra Señora tlel Sagrado Corazon: devor'ábale el deseo de fundar una Con' gregacion leligiosa: habia en aquel sacerdote un temperamento de apóstol y una vocacion irresistible. cuantlo nos explicaba sus piaclosos designios, su alma rebosaba el maestro olviclaba su papel de catedrático y se transfiguraba; una especie cie inspiracion le inflamaba, y nos me hablaba con admiral¡le elocuencia' El abate Jouet y me honró escogiéndome corro su auxiliar en el Colegio' cofraclia nombró primer celaclor entre los alumnos' llna courinfantil fué instibuitla en San Luis entre algunos abate Magnan ' pair.eroscon autorizacion clel Superior, el LlamábamoslalaObtito(Petiteulture)'Carlacofracletle tle Nuestra la Obrita sc obligaba á propagar la clcvocion

-30Señora del Sagrado Corazon. Teníamos el orgullo de sulrvelrir en parte á los gastos de los misioneros cle Issoudun. En esta villa habia n¿cido l¿ idea á que consagraba su vid¿r el abate Jouer. El mtnimun¿ de la cuota era de cinco céntimos al aíio. Lrno de mis concliscipulos, Estéban Jouve, que jamás ha salido del buen caruino y que ocupa hoy un puesto distinguido en Ia prensa meridional, rimó en favor de la Obrita, dc que tambien era celaclor, algunos \¡ersosque ha_ biamos puesto como encabezamiento á nuestras hojas de escote. El llamarnie'to á ra cariclacl católica comenzaba de est¿ nlanera: Lin sou pat an, c,cst peu de clrcse (I), Et c'est bcuut:oupt.Lcs gt,ancls effets N'ont bi.en, sou,uent qtc,unelntntble ca.use; L e s g r a n d s f l e u , o es o n a í n s i f u . í t s . s Y en vcrdad, trabajábamos rnucho para salir adelante con nuestra ernpresa. En nuestras familias, en casa de nuestros amigos, en toclas partes clonde teniamos cono_ cimientos, íbamos los dias de saliila, multiplicanclo nues_ tros esfuerzos, recogiendo sin cesar rluevas adhesiones. ){ada podia hacer pre\¡er que urr clia me alistaria, desertor cle la Iglesia, cn el ejército rlc sus erremigos. Durante las vacaciones, mi padre me conducia algunas veces, el ( 1 ) tfn cuarto cada ario, es mu]. l)oco,). es mucho. Los grandes efectos tieneu muchasvccesmás que uuo humilde causa; asl se uo form¡n los grandesrios. miembro,

-51 clomingo, ya al Circulo Católico de Nlarsella, clel cual era ya á un patronato admirable, funilado por. el Abate Allemand para llreserr.ar cle la corrupcion mundana á los jóvenes empleados de comercio. Yo no veia allí más cluebuenos ejernplos, y no recibia más clue saludables consejos. E n e l c u r s o c l c l a i r o e s c o l ¿ r ' c l c1 8 6 7 á 1 8 6 8 f u ó c u a n r l o me perrli. Pasó á la clivision tle mayores, y en el lrúrncro de mis contliscipulos se hallaba el hijo de tur capitan dc.rnarina llamaclo R>i<>k>!:, ¿lurnlro mediocre, pcro colnpañero agradable. R:k** y )'o nos hicilnos anrigos. El padre cle rni aniigo era mason. Desde luego, al lrand¿r á str hijo á San Luis, n o h ¿ r b i ad a d o á c o n o c e r s u c u a l i d a d d c t a l a , l s u p e r i o l r l e l colegio. Era sin duda uno tle esos republicanos, bastante numerosos, r{ue para que sus hi.jos recibar} una instruccion séria lcs ponen en c¿sas católicas, s¿lvo á clestl'uiren eilos la parte do l¿r ellsciralrza (Iuo se roficro á l¿s verda,des cristianas. li'k*'F, pues, t:lr urr¿ de sus confideucias de amigo rne confesó que su lladre pertcuecia á una socieclad nristeriosa, y quc ól mismo era"loboto. Est¿ revelacion íntima acercir, tlc l¿ cual rnc habi¿r pediclo cl secreto excitó nri curiosirlacl tlc rriiro. l\fe Jn'ocuré en u1l clia cle paseo el cóleble follcto rlue l{ons. clc Scgul ac¿}raba cle publicar sobre los nrasones. Su lectura debiera h¿berme rnostraclo el abisnlo hácia el que me dejaba arrastrar; mas no sucedió así. R**x me aseguró que la Nlasoneria no era tan crimiual como mon-

--32señor de Segur la pintaba; pues su padre le habi¿ hablado siempre muy bien de ella. Por eso tlel folleto del Prelad.o no retuve más que los trozos que hablan cle las ceremonias y prácticas cle las iniciaciones. Latareza cle las pruebas masónicas, las locuras cle los misteriosos Tituales, todo habia impresionaclo mi espiritu, y, cosa rara, las conclusiones d.el autor me d'ejaron indiferente. Hice algunos extractos del libro, y formé una especie de manual que guariié en mi pupitre para aprenclerlo á escondidas durante el tiempo de estuilio' En las vacaciones de Navidad mi paclre fué llamado al colcgio para un asunto grave; el superior, que lo era entonces el abate Daime, recomend.ó á mi paclre de llcvarme consigo. Yo no sabia Io que esto significaba. tln inspector habia encontrado mi manual masónico' Los directores del colegio estaban alarmados' Compare' ci ante ellos, y me preguntaron lo que el cuaderno significaba. Contesté que lo escrito por mí eran extractos d'el libro de }Ions. cle Segur. Como era eviclente que decia la verclacl, los clirectores del colegio se vieron algo perplejos. La conducta que tlebian guardar conmigo en semejante circunstancia, era un poco dificil' Naclic, en efecto, poclia sospechar con qué espiritu habi¿r' yo copiado aquellos extractos, pues en ellos no hacia alusion alguna á las confidencias cle mi amigo R{'**' Sólo rni profesor tle cuarto año, el abate Ctrrbotrnel, rlcclaró que el hecho de haber reteniclo cle una obra d'e arluel género las citas esenciahnente masónicas, probaba que tenia malas inclinaciones. En resumiclas cuentas, el Conscjo clel

-33colegio no me consideró reprensible; dia el abate Carbonnel me miró cuitlaclo y no me tolnprometia. cos;por pero clesde aquel mis de reojo, y vigiló

iclas y veniclas. Sintiendo yo tal vigilancia, andaba con Flabia comcnzad.o muy bien el aho, bajo é1 punto de vista de los triunfos clásiese motivo queria yo, ambicioso de recompensas,tener mi ¡rarte d.e coronas en la distribucion tle premios, y queria á todo trance evitar mi expulsion de San Luis. Sin embargo, el alma estaba ya dañada. Ya no era yo el mismo que en los años anteriores. Trabajaba siempre con arclor cuanclo se trataba de griego, de latin, de historia ó de matemátic¿s; pcro me desinteresab a c a c l av e z m á s d e l a i n s t r u c c i o n r e l i g i o s a . E s t a b a m i nado por una fiebre interior. En ios dias rle salida compraba á esconcliclas perióclicos librepensadores, hacia con ellos mi lecturar y en seguida lcs quemaba para que nadie puiliese apercibirse de lo que pasaba. En lucha noral tuve algunas veces intencion aquella de recurrir al

abate Jouet, clue siempre fué bucno para mí. Este seiror era entonces primer inspector cle la clivision cle mayores. Quisepor momentos ir á r.erle y contárselo todo; pero no me atreví. Por eso no habia dejaclo cle ser celador cle la Obríto. Cuando mi conciencia me gritaba que iba al abismo, hacia un esfuerzo para volver al buen camino, y luego la ducla se apocleraba cle mi alma. Me sucedió en semejante crisis ponerrne á rezar á l{uestra Scirora d e l S a g r a d o C o r a z o n p i d i é n d o l c q u e m e d e f e n d i e s e .E s tas fueron mis últimas oraciones. Llegó el tiempo pascual. Mi confesor, el abate 6*r,"r, hoy capellan cle un
CONT.

-34hospital militar, vió que mi alma estaba enferma de muerte. Yo me confesóentoncespor cumplir, y no hice que no le decia la casod.esus consejos.Comprencliendo más que forzado y verclad,y que no iba al confesonario obligaclopor las exigenciasdel reglamento,hizo un sula premo esfuerzo, vispera del dia en que toclo el colegio debia cumplir con la Pascua. -Yeo, hijo mio, me dijo, queno teneislos sentimientos para recibir la Eucaristia; habeis que son indispensables perdido la fe; contaisvuestrasfaltas no como una confesion, sino como el relato de una aventura.No teneis contricion... Yamos, deciclmesi yo rne engaño; tened un buen movimiento,hijo mio; seclsincero. -En efecto,contestéal pobre saccrdote,que se quecló aterrado,no creo en nada. y -_¡Dios mio ! ¡teniayo razon! repusoconsternaclo lleangustia.Entonces, hijo mio, no puecloclarosla no de absolucion. de *Señor abate,le clije írnicamente, entonces rlejanclo llamarle Pu,tlre;señor abatc, que me deis ó no la absolucion, mañana comulgaré. Mi confesor se cleshizoen lágrimas. -Desgraciado, murmuró, ¿no temeiscometerun sacri' legio? Me ievanté, é inclinándomehácia é1,le clije friamente y en voz baja: -Si no comulgo con los clemás, tod"oel mundo 1o noya un escánclalo: mi profcsor, el abate tará, y causaré de Carbonnel,desconfra mi. ¡No faltaba más que no co' mulgase!Me echarianclelcolegio.

- 3 5 Al dia siguiente tuvo lugar la solemniclad cle la comu' nion general. Los alumnos iban á la sagrada Mesa, por grupos; todos los que ocupaban el mismo banco, iban juntos al altar. Mi confesol rezalla clc rotlillas en un rincon de la capilla". Cuando los compaíreros cle mi llauco se levantaron, fuí con ellos y rccibí ír,Jesucristo indignamente. En el momento tle ilejar la sagracla Mesa y dirigirme á mi asiento, vi un movimiento insólito en la capilla. Los profesores, los itlspectores, toclos sc apresu' raron á socorrer al abate Ct'*x, que se habia puesto mal' ¡Ah! entonces tuve unvivo remorclimiento. n[as, ¡aylno era por el sacrilegio que acababa clc cometcr colr' tanto cinismo. No me reprochaba lo quc mi comunion tenia de ind.igno y abominable; mas si cle las consccuencias penosas clel acciclente de mi pobre confesor. ¡Quó dia tan triste pasé! No me atrevia á prcscntarme y pregun' tar por el abate C. Tenia mieclo clol rcsultaclo dcl accic l e n t e ; p u e s e l e x c e l e n t e s a c e r c l o t ch a b i ¿ t c n i d o u n ¿ r t t l ' que violento. Hubiese querido prcsentarme ante ól y petiirle perclon; sentia yo que un paso de este gónero lc hubiera hecho mucho bien; mas un nueYo mieclo me d'etenia; me deci¿ que si tenia una entrevista con el enfer' mo se sabria toclo, ó á lo menos se sospecharia alguna cosa, y entonces me expulsarian de San Luis. Despuós cle haber sido sacrílego fui cobarde. ¡Qué caid.a! El Abate C*** volvió en si tle su inilispocion. Nunca me volví á presentar delantc c1eél; tomé otro confesor, á quien me guardé muy bien de confesar.'. mi crímen.

-36Como no habia máscomunion generalque la de Pascua, en ¿rclelanteiba á confesarme, por cumplir taba terminaclo. El buen Gabrielito nada nás, habia una vez aI mes, segun la costumbre del colegio. Tod.o esde Mongré muerto. Ifis padres ignoraban mi cambio. En San Luis constataron solamente hácia eI fin d.el año escolar que mi espiritu teni¿ veieiclacles cle indisciplina. Mis cond.iscipulos me llamaban republicano; pero no me consideraban impio; pues no veian en mi irreiigion, y sí mi amor desordenado d.e intlepend encia. Entre compaireros habiamos imaginado en atluella época funclar un periódico manuscrito quc nos pasábamos de mano en mano en las recreaciones. Era el órgano cle la clivision cle mayores, y se llamaba El Típo. Eramos tres redactorcs: Estóban Jouve, Leon Magnan y yo. Otro aiumno, llarnado Bérenguier, se hallaba cncargado de las ilustraciones. El T'ipo, en su primer número, publicó un programa en cuartetas, debidas á Jouve, que era el vate del colcgio. La cuarteta clue á mi se referia, comenzaba clel mor1o siquiente: Fidéle tí son rouge drapeau, Jogand.paúera polit'ique (I). Traigo acluí este recuerdo únicamente para ind.icar mis tendenci¿s cle entonces. Tenia yo catorce años y me apunt a b a e i b o z o ,-fui bastante precoz,--y mo creia un per(1) Fiel á su bandera roja, Joganct hablará de polftica.

_ 3 7 _ sonaje. En yez de jugar á la pelota 6 á, la barra, reunia en mi clerredor á algunos compaheros, les hacia y á mi manera un curso de política. En los dias de salida traia al colegio los ecosde la campaña que eI partido republicano habia emprendiclo contra eI Imperio. El abate Carbonnel,mi profesor,me dijo un dia: (Gabriel, seguís mal camino; comenzais por los chistesinofcnsivos d,elTipo; esto os concluciráá las cliatribas revoiucionarias y á las irnpietlades del Sigto.,, efecto,mis articulos En mataron al T'ipo. Después de algunos números, cl superior de San Luis nos invitó á que clejásemos periódiel co, pues semejantecomposicion tenia nada de clásica. no De esta manera pasétres años en el Colegio católico cle Marselia. A principios de junio cai eufermo.IJna fiebre tifoidea me llevó á mi casa dos rnesesantes de las vacaciones. La enfermedacl cle peligro, y cstuve á punto tle mofué rir. Sólo en los primeros cliascleAgosto comencéá estar convaleciente. Mas si eI cuerpo se hallaba fuera de peligro, el alma estabaen un estad.o muy triste. i\[i orgullo, junto con una curiosidarl malsana, le habia alejado de Dios, y un horrible sacrilegio habia hecho la noche en mi conciencia.

III
LA REBELION

Ei presiigio un libelista.-Dosateos.-Un judí0.-Pro. cle yecto insensato.-Iros veintey cinco francos Nuestra d.e Señora Sagraüo del de Corazon.-Huida la casapaterna. --Metiray.-Existencia en partid,adoble.-Carta mi d.e padÍeáPioIX.-Contestacion Soberano d.el Pontífice.

un El 1."dejunio de 1868estalló truenoen ia atmósfera politica; el primer número d,e Ia Lantet'ne, d.e Enrique Rochefori, acababa cle publicarse. De un extremo á otro de Francia no se hablaba más clue clel virulento Iibelo semanal. Apenas curé d.emi fiebre tifoidea, cluiseleer las acerbas páginas de aquel Rochefort, clesconocido la yíspera, y que ya revolucionaba al país. Procuréme los ocho ó nueve números ale la Lanterne, y iiteralmente hablanclo les

- 4 0 devoré. Hé aqui mi hombre, clue.Mi entusiasmo por Rochefort cra un delirio. El mes de agosto lo pasé con una agitacion de que es imposible hacerse una idea. La Lantert¿¿ habia daclo ocasion para el nacimiento de otros periodicuchos que yo saboreaba con delicia. Hubiese quericlo entonces ser periodista. ¡Escribir y ser leido del pirblico, c1uéhermoso sueiro! Compraba toilos los periódicos del partido avanzaclo, y los coleccionabaen secreto. Las doctrinas revolucionarias me atraian como el iman. l\Ie alimeutaba con los más exagerados escritos. Las gacetas exaltadas, en su mayoría, no contaban con redactores bastante ricos para pagarse el lujo de la fian2a legal, y no podian hablar tle politica más clue con alusiones y palabras cubiertas.Pero como era preciso llenar las columnas, se desquitaban pegando á la Religion y á susministros. Todos aquellos periódicos, para d.arse ono, t se intitulab an periórlicos ftlosóficos. Cuando uno es jóvcn y se llena de admiraciorr por uir homlrrc, cleseir todo trance conocerle. presentéme. á pues, eL r¿s oficirias y reclacciones, y bajo cualt¡rier pretexto preguntaba por los cscritores que yo ailmir¿ba. En todas partes tuve buena acogida. Mi caso era particular, en efecto. ¡Nada mas curioso á los ojos de aqueIlos periodistas revolucionar,ios y ateos, clue el hijo de una familia conocid.a en toda l¿ ciudad por su piedacl, y que venia á ellos con toda la fogosidad. de sus catorce años! De este modo hice conocimiento á últimos de agosüo con

- 4 L tlos ratlicales materialistas, fluencia decisiva. M. Leballeur-Yilliers era el perfecto tipo clel agitaclor' el poHabia en su casa leuniones, y se conspiraba contra más en der. Era fotógrafo d-eprofesion; pero se ocupaba política que en fotografia. enérEra un gran iliablo cle hombre, seco' nervudo, chispeantes' gico; gastaba perilla entrecana; y los ojos Hubiérase clicho que era un Mefrstófeles de cincuenta si la años. Habia sid.o d.eportado en el 2 d'e diciembre, Immemoria no me es infiel, á Lambessa' Detestaba al me contaba las amarperio con oclio implacable. Cuando guras cle su tlestierro, estaba yo suspend'itlo de sus labios' éste Me hubiese hecho matar por M' Leballeur' Tenia dulce, llena cle abnegacion una mujer muy sencilla, muy de sus por su malido; seguia su influencia y participaba una borrachera cuando me encon' icieas. Sentia yo como tr¿baensucompañia.M.Leba]leur-Vi]liersseejercitaen la ba en las armas, y era de una hal¡ilid'ad excepcional y cinco pasos ponia una bala en rnecl'ioile pistola. A veinte Un un bla'co apenas ¿L diez ce'timetros d.e cliárnetro. yo el café en su casa' y él se clivertia en tirar clia tomaba "M' Leballeur, le dije, ¿quiere Y' un buen en su jariliu. Tire Y. á este platillo',, Y ei brazo extentlido blanco? (Está tenia ¡,o en la mano el platillo cle mi taza de cafó' grito' bien, me contestÓ, no te muevas',, Su mujer dió un r'¡No te muevas !,, El se encogió cle hombros y me repitió: Estaba yo inmóvil, confiando en su habiliclacl. Tales locuIos Sres' Leballeur-Yilliers produjo en mi una in-

y Royanne z, cnya frecuentacion

-42ras no se hacen más que cuenclo uno es niño. Tiró, y el , platillo se hizo mil peclazos. (¡Bravo! ¡grité!_¡Bravo á tí, jóvcn!,, repuso Leballeur, y me abrazó. Después añadió, i v o l v i é ' c l o s c i r á c i a s * r n u j e r : ( , ¡ A c 1 uc s t á u ' o q u e si es necesalio sabrá cumplir con su cleber en las barricadas!.. Ile nareció que descle entonccs quedábamos uni,Ios el uno al. otro. M. f,eb¿lleur-yillicrs no se engairaba. En ar¡rella época, con cx¿lltaciorr, hubiese daclo con gusto mi I'id¿i, por Ia lepíiblica en un ler.antarniento. por lo que toca á M. lloyanncz, era rnuy difercnte. Ilarrigudo, con ln c¿lr¿r, rnuy ancha y muy gord:r, el tal tenia aires más apacibles; sin embargo, escribia en los perióclicos artículos cuya violencia superaba á la cle los clela Lant e r n e ; é s t c c o n s p i r a b a d e s c l es u c u a r t o . 1\[. Leballc.r-Yillicrs pe*s.ba tocras l¿s mairanas ar levartarse que habia llegado cr momento cre echarse á ra calle. I[. Roya,nnez le calmal¡a, y clecia r¡re los ánimos no est¿ban toclar-ía dispuestos; er¿-¡ parccer que cle se esperascrl los acontecimic'tos. Era'n rer.orucionario teór.ico, r,eballeur-Yitliers, vevolucionario práctico. Todas mis simpatías eran para este último. La pruclencia tlel otro me parecia cobardía. ¡No concluiremos nunca con el Imperio si sienrpre dejamos l¿ revolucion para, el dia sig'uiente ! Llegó un dia un soldado á retratarse en casa del sr' Leballour-villiers: hccho el retrato entabraron co'versacion. 'I'ocla ocasion cra favorable al artista para haccr su propaganda. Acosado el soldado, terrninó por cleclararse republica'o. IVr.Leballeur-yilliers le hizo que se quedara á comer en su compañía. Así era feliz. (El ejér_ y II'

-43ahora ya pod'ecito está con nosotros, clecia él por la tarüe; la mayor bucna fe' mos echarnos ála calle.,, Habl¿l¡a con el pruilente 1\I. Royanncz templal-i¿ tauto frcnesi' Era Arluiles' Nestor qutl celmaba y cletenia á a'cprel ¿rrdieute muy pIácida' Alli no En casa c1eI[. Royannez 1¿ vida cra eI Sr' Rose rompian platitlos í tiros' lJla algo patlialcal ajuar con su trtujcr' xeseryannez; halrlab¿r clc cosas c1e de su hija vanclo sus teorias politicas para la educacion á ser la Sra' Clovis Juana, que más tarde llcgaria Hugues. fué un juclío' SiEI tcrcer r¿rclicalrlue cotroci cntonccs ¡rl Catolicisrno primero' ai Immon \Yeil' Este cletestaba Decíame muperio clespués.\[e profes:rba gran amistail' *El maytlr cnemigo es el Papa' Culrido ltayachas veces: ira bien.,, nfi paclre mos clesiruiclo á 1a Ig.lesia, 1o demás bcrehcioncs' Qucliale tnuclio' ¡' no ignoraba toclas estas tni cambio' I'or no tlisgustarlc nia valor para confesaiic Cuarldo courulgtrba acompaiiábalc el clomingo á ririsa' coll ó1 á la sagrada, Ilcsa, pofa acercábamc ¡,o tambielr c1 cual ya no crcla' nando sin escrúpulo un S¿crarnento en Cout¿nrepugnaba obrar cle t¿I manera' No obstante, llle hipócrita' mis sacrilegios, clesolábarne scr do corno nacla ni clisimulo para IVIi crimen contra Dios ói'ane ligero; muy pesado' Ilas' ¿cócon rni paclre érame al contralio rnás tremcndo para ó1 mo ilccirle 1¿vcrd'acl?¡Qué golpe y no mc atrevia á si }legase á saberlo ! \racilaba siernpre' Entre tanto Rochefort' rcvelarlc 1:l vcrdaclera situacion' otrligaclo á refuperseguido y condeuaclo, habiase visto apareciame con giu"r. en Bólgica. EI libelista desterrado

- 4 4 una aureola de persecucion que doblada á mis ojos su prestigio. No sé cómo, una mañana me vino la idea de marcharme con él á Bruselas. Era una iclea lot:a, absurda; mas dado el estado de mi espíritu, nada me parecia im_ posible. Decíame que mi puesto estaba cerca d.eRochefort. Iré, pensaba yo, me daré á conocer, le contaré mi historia, y él me comprenderá. Aceptaré, para poder vi_ vir, cualqtrier empleo, aunque sea el empleo de pinche en un restaut.ant. En mis horas de descanso escribiré y haré algun libro, y hallándome asi lejos de las garras del Gobierno imperial, participaré yo tambien con la pluma, á la guerra sin cu¿*ter de ra cuar ra Lanterr¿ rra dado ra señal. Luego, cuando la hora de l¿ revolucion hubiere so_ nado iré á París para mezclarme con los conjuratlos, y con el fusil en la mano me batiré para establecer la repú_ biica sobre las ruinas de la tiranía. Tal era mi plan y el proyecto que yo acariciaba, sin ver lo que tenia de insens¿to. ya no vivia más que para realizarlo. La dificultad estaba en ganar la Bélgica. Marsella estaba lejos de Bruselas. Atravesar á Francia, no habia que pensar en ello. yo me imaginaba que poniendo la frontera entre mis padres y yo, nadie podria ya traerme á Ia casa paterna. Echadas mis cuentas, pues toclavia tenia que contar con mis escasos recursos, resolví marcharme al extranjero por los Alpes. Hasta acluí poclia llegar. Una vez en Italia, me decia, viviré .orno po.du, empleándome, un mes en un pueblo, otro mes en otro á cualquier oficio, reservand.o exclusivamente mis ganancias para los gastos del viaje, yendo así por pequeñas

45jornadas hasta Bélgica, tierra prometitla de mi exaltada imaginacion. No tenia valor para confesar á mi padre que habia perdiclo la fe, y me preparaba á clejar para siempre á mi familia. Expliclue quien pueila semejante anomalia. Sin embargo, no er¿ yo solo en casa cluien leia clanclestinamente periódicos ateos y folletos revolucionarios. Mi hermano, aunque mayor que yor recibia mi influenci¿. Aunque tenia cuatro años más que yo, sólo una clase nos separaba en eI colegio. Asi en l\[ongré, cuand-o él estaba en tercer añ.o, cursaba yo segunclo. En las vacaciones to' ilavia andábamos más juntos. Nunca íbamos á paseo uno s i n o t r o . S i n a p a s i o n a r s et a n t o c o m o y o p o r I a p o l i t i c a , mi hermano tenia tambien espíritu aventurero, y era cómplice mio en el d.isimulo tle que me habia hecho culpable para coll nuestro pobre paclre. I\{i hermano acogió con gusto mis confid.encias, y cuando se tra+"ó en huir de la casa paterna, para romper de una Yez con una existencia que nos pesaba, se unió á mi plan cle viaje. Ilicimos dinero cle toclo 1o que poseiamos. Uno á uno transportámos á casa clel librero cle viejo nuestros cliccionarios, libros de estudio y demás, pues teniamos una hermosa biblioteca' La venta se hizo con halliliclad, sin que nuestlos padres sospechasenque los estantes cerrados estuviesen vacios' No guardanclo más que lo estrictamente necesario, habíamos vendido al trapero varíos de nuestros trajes' Durantc cinco ó seis semanas no habíamos gastado un céntimo de los cuartos que nuestra familia nos claba para nuestros pequehos gastos. Finalmente, el clia de nuestra marcha venclímos nuestros relojes y nuestras joyas' En todo ha-

- 4 6 biamos reuniclo como unos closcientos francos. Además, habiarnos comprado un rcr.ólver cle bolsillo y un puñal para cada uno. I{os quedal-rancomo ciento cincucnta franc o s , p o c o m á s ó m e n o s . C o r n o r l u n c a n o s h a l r í a r n o sy i s t o amos de semejantc foriunzr, pensíl.birmoscon gr¿n cetteza qtle con aquello podíamos ir lr¿rstaci caLroclci munclo, si fuere preeiso. P¿rrtimos ei rlia 18 c1eocttibre por la mañana. Era un clorningo, y la atmírsfcr¿r est¿ba nrriy cargacla, Dije á rni paih'c rlue mi hcrmano y vo ibanros á oir mis¿r¿l santuario de )iucstra Seirora clc la Guardia, y rlue clespuós de nuestra peree'rinacion, si el tiempo aclaraira, tomariamos url barr¡richuclo y claríanlos llna vuelt¿r por cI mar. } ' a r a r ¡ r e n o s e ' a p c r c i l t i e r s c nc l c n u c s t r . : r e s c a p a c l a ,t u v e yo la auclircia cle pcrlir á mi mailre quo 1-rusiesc l¿ coen mida nn plato r¡rc ír, mí rnc gustlba mucho, ah¿clienclo que estaríamos clc vuclta á l¿rs once y mcclia sin falta. I)eclaróse la tormcnta, y liubo una tcmpestacl cspantosa. Esto nos alegró mucho á mi hermano y á rní. Nuestlos pirdrc,s pensar.á,n, clccíamos nosotros, quc hcm o s i c l o a l r n a r . ,y n o s c r e c f á n v í c t i m a s c l e n u c s t r a i m pr:udcncia. l\{as hé acltr.i una particulariclacl c¡rc clará a1 lcctor una idea cxacta clc mi carÍrcter.. No halrienclo jamás confesaclo ¿1 abate Jouct mi transforrnacion, continnaba sicndo, á pesar mio, celaclor dc la Obritcr, clepositario ile las listas cle adhesion, y habiilme siclo preciso, so pena clcver dcscubiertos mis proyectos, continuar recogientlo las suscriciones de las personas ¿cerca d.e rluienes habia siclo el propagador clc la devocion á Nuestra Señora d.el Sagraclo Corazon.

* 4 7 De aquí mi fastidio y mi embarazo. Arluel clinero no era mio, aunque cra clestinado á ia Iglesia, quc .yo consideraba entonces como la enemiga, y aunque mi arclor por aumerrtar mis recilrsí.)sfuó extlcmo, no poclia apropiarme la cantidacl quc tcnia en mi poderr, porquc lo consideraba un robo. Algunos dias antes clc nuestra huida encontré cn la calle al abate Jouet. Itrl clirector d.ela Obril¿¿habia sin duda, despues de mi salida cle San Luis, reciirido las confidencias dcl ab¿te Carbonnel, mi último profesor; éstc le habia problamentc participaclo sus apre.nsioncs. En efecto, el abate Jouet guardó cierta rcserva al vermc. Estaba yo convcrsando corr uno cle mis nuel'os amigos que tenia un airc eminentemente democrático. Plantanclo á mi amigo, me fuí al misionero cle l{ucstra Scñora, que se clueclóachniraclo. -Seiror al;ate, le clije, tengo algun clinero cle suscricio' nes destinadas á I¿ Obrítu. Decidmc á euó hora, cstarcis m a i r a n a e r 1c a s a p a r a c n t r c g á r o s l o . La suma cra de veinte y cinco francos poco r-násir rnetios. Al dia sigr,riente, y'a la hora conr.enida, ller'é cl clinero al abatc JolLet. Cuanclo clespuós cle un mes, tto trtvo clucla el misionero, por las tristcs nlle\:As recil,,itl¿s accrca dc mi en San Luis, r¡re mi pérclicla era irrcmcdiable, le chocó mi conilucta cn 1o concerniente á la Obrita. Todos decian: t'Nuestro pobre Gabricl estápcrtliilo para siempre, y morirá en la impenitcncia final,,, Só1oentrc mis profesores del colegio, el abate Jouet tenia confianza en mi conversion.

- 4 8 -No, repetia, no es posible que la gracia abandone á nuestro pobre jóven; la gracia le perseguirá"ry cuando ésta haya sido por é1más rechazada, entonces la misma gracia le vencerá, cuando él se crea más fuerte en su malclad. Tiene en su favor, contra todo el infierno desencadenado, la proteccion cle Maria. En junio de 1882 fui á Italia con motivo de los funerales de Garibaldi. En Roma, la Asociacion democrática de los estucliantes de la l]niversiclad me invitó á dar una conferencia á la juventucl escolar. El senador Caracciolo de Bella puso á mi disposicion la sala de la Sociedad progresista. Allí, frente al Yaticano, eI corazon lleno cle un odio satánico, me desaté, con furor inaudito, en invectivas contra Ia Religion y el Papado. En este mismo dia, 10 de junio, otra voz se levantaba en el púlpito clc una iglesia, cle Roma y aquella voz decia: ,,Roguernos, hermanos mios, roguemos por un ciego, roguemos por uno de mis antiguos discipulos que el infierno nos ha arrebatado y hay que arrancárselo al infierno.,, Y el pretlicador, sin nombrarme, contó la historia clc los veinteycinco francos d.ela Ot¡rita. Al hacer la narr¿lcion de esta anécdota, las lágrimas y los sollozos entrecortaban su yoz. Y las oraciones de los fieles subieron suplicantes al cielo. Acluel preclicador era el antiguo rnisionero de Issoudun y mi profesor cle San Luis. Ilabi¿r, realizado su hermoso sueiro de apóstol. Ya no se llamab¿ el abate, sino eI P. Jouet. La Congregacion religiosa de Nuestra Seirora del Sagrado Corazon, reconocicla por el Papa, cuenta hoy numerosos miembros. y hé aquí

_ 4 9 _ eomo, en 1882 el P. Jouet, superior general, rcsidia en Roma. Pero vuelvo á la.aventura poco edificante de mi huida cle la casa paterna. Era, pues, uu domingo. nfi hermano y yo partimos y tomárnos el ferrocarril en direccion de Aix, donde pasámos el dia. lios scntíamos erra¿rtes,y nos figurábamos que toclo cl mundo nos miraba. Para pasar desapercibitlos r¡risimos confundilrros entre la multitucl. IIn cafó-concier.to nos atrajo con su ruido; nos precipitamos cn ó1; Ios aullidos de cantantes cle último órden, el ruiilo cle una orcluesta rerlucida á su última exprcsion, pcro no obstante esto hacieuclouna bulla excesiva,aquella atmósfera ilcna de humo, satur¿rcla d.e cmanaciones clel alcohol y del acre olor cle l¡r multitud, todo aquello nos aturdi¿1,y ell cierto modo borrachos, olvidámos err¿quella reunion inmunda y malsana, al padre y á le marlre, rluienes allá cn }larsclla sc desolaban, llenos cle mort¿rl angustia. Cominros sin apetito, elr url restaur¿nt cle infima cate. goría. Lucgo despuésde la comida, volvimos toclavíaá aturdimos en el na'"rscabunclo bullanguero casino. Que. y riamcs esperar rncdia noche, hora cle la salida de la diligencia quo va á Dignc. ¡Ah! ¡qrré mala noche pasé en aquel posado vehiculo. Los tumltos y cl sentimie¡rto in. superablc de rni fc¿ accion mc irnpiclieron dormir. I[i p l a n c l e v i a j e e r a c l s i g u i e n t e : G a n a r l ¿ rf r o n t c r a p o r e l Norte clel departamento cle los Bajos-Alpes, y penetrar en Italia, atravesanclo montairas por la garganta de la Ar. g c n t i é r e . E n D i g n e s e n o s p r c s c n t a r o n c l o sc a m i n o s p a .
c(n[f.

-50ra llegar á la frontera. El más corto, por la Javie y Barccloneta, tenia, para nosotros la clesventaja de hacernos atravesar pucblos relativamente populosos,y podiamos ser notaclos, á lo menos tal era eI mieclo que teniamos. El más lárgo, por Barréme, rlos ob)igaba á bajar primero hácia el Yar; pcro una vez pasaclo Barr'émc, no caminábamos rnás que por pequeñas aldeas, franclueando si4 cesar montes y valles, costeanclo los Alpes Maritimos y llegando en firr á la garganta de la Argentiér.e por una reg i o n c a s i d e s i e r t a y p o r d e s f i l a d e r o sc a s i i n a c c e s i b l e s . FIé aqui por que, después de haber pasaclo la mahana en Digne, tomámos la ililigencia de lJarróme. Sólo para evitar la parada en un pueblo grande, hicimos alto en una miserable aklea tle unos cuarenta habitantes, llamada Norante. Nos hallábamos J¡a en medio de las montañ¿s. El lugar nos encant¿ba. Una luch¿r se entabló entre nosotros, entre dos d.eseos ontr¿rios: por un lado deseác bamos con ansia llegar á Italia; por otro, necesitábamos rcspirar todavía el buen aire de Francia. Decidímos, pues, queclarnos en ){orante hasta el jueves, y que después partiríamos de alli sin detenernos más. Como los lcclores puederr suponer, no habia fonda en l{orante; mas una farnilia cle labradores consintió en darnos albergue. Aquellas buenas gentes á quienes habiamos contarlo a)guna mentira se llamaban de apellido, si la memoria rlo rne cs infiel, Feraud. E l j u c v e s 2 2 d , eo c t u b r e , c u a n d o v o l v i a m o s d e c o r r e r po" lus colinas, nos dijcron clue el sargento de la gendarmeria d.e Barréme deseaba liablarnos. Comparecimos, al-

- 5 1

-

go cabizbajos, ante el representante de la fuerza pública; éste nos dijo, lo que nos aterró, que nuestro padre nos esperaba en Digne, á doncle nos intimó la órclen de volver. El gendarme se ofreció con cierta sorna á ser nues_ tro compairero d.e ruta. Toda resistencia era imposible. De vuelta en Digne, el procuraclor imperial nos echó un buen sermon en presencia de nuestro pobre padre, cier_ tamente más triste que nosotros. El pobre seiror creia que aquello era un sueiro. -¿Pero por qué, nos decia suspirando y sollozando, por que os habeis marchado? ¿Quién os La seclucido para que nos abandonáseis? Llorárnos todos juntos, y nosotros dos contámos lo que pensábamos escribir á la familia cuanrlo rrubiésemos pasado la frontera. Nuestro pobrc padre estaba aturdido y aterrado. En una palabra, volvimos con él á Marsella, y durante el trayecto nos contó lo que habia sucedido. Cuando no nos vieron volver, el clia de nuestra huida, creyéronnos victimas de alguna desgracia. I{uestra ma_ dre fué en casa de uno de nuestros amigos compaireros de colegio, para preguntarle y para saber por qué laclo habíamos ido á divertirnos. Nuestro amigo, uno cle los raros confidentes de nuestra escapatoria, declaró no es_ tar al corriente más que clel paseo al mar. yo no se có_ mo se expresó, lo cierto es que su declaracion pareció sospechosa á nuestra madre, y la buena mujer compren_ clió entonces que le ocultaban alguna cosa. volvió á ca_ sa, abrió nuestra biblioteca y nuestros baules, y encon_ tránclolos vacios, no dudó de nuestra huida. Algunos pe-

- 6 3 -

-52riódicos olvirlados llamaron su atencion, eran los iliarios de M. Royannez. Habiamos clejado escxpar algunas veces cle apreciaciones simpáticas irácia el perioclista raclical y con esa pelspicaMarsella. Nuestra madre las recordór tle cia clue tla el afecto, se dijo á si misma: En casa efecto uo se engairaba' M. Royannez sabré la verdad; y en M. Royannez, á clonde mi maclre corrió, no le encubrió y se nada. Dijole las comunicaciones que irabia recibido, nuestra escapatoria,-d"cl:fenilió cle liaber aconsejado qlte nos habiamos marchado en la direccia verdad,-y cion d.eDigne. La familia se dirigió entonces á la autoriclad'; el telógrafo anduvo listo, y nuestro itenerario fué descubierto' cle Vueltos á casa, tuvimos que sufrir las reprensiones todos nuestros parientes, reprensiones por cierto i¡icn merecidas. Las explicaciones que por mi parte di, aunque sinceras, r'Por lo no eran de naturaleza á justificar nuestra hazaír'a' que á mi toca, dije yo á nri padre, no podia cleterminarse á confesar á Y. que al continuar practicantlo Ia le engairaba, y no poclia imponelme por más t i e m p o u u c u l t o c ¡ r e d c b c s t a b a ; e s t a h i p o c r c s í a á c p r em c obligaba mi falsa situacion, era para rní una vercladera Religion tortura, y queria terminar de una vez.,, Nuestros paclres deliberaron acerca cle lo que hal-li¿rl d.ehacer con nosotros. Tod.o bien exarninado, dijeron que cl verdaclero culpa' ble en esta aventura era yor que mi hermano se habia d'ejaclo llevar por mí, y q.ue mi precoz imaginacion y mi ar-

dor excesivo eran la causa clel viaje para ver á Rochefort y á Bélgica, I{o sabiendo mi padre á qué santo encomend.arse,piclió consejo á toclo el munclo. Como era comerciante, tenia un socio; éste le aconsejó que me aplicasc una correccion séria encerrándome en una casa ó cárcel discipiinaria. Como conclusion, clecidieron mis padres que mi hermano continuaria sus estudior, y que yo iria á la cárcel disciplinaria de Mettray hasta clue volviese á me' jores sentimientos. Usando del derecho legal de paterna correccion, obtuvo mipadre el permiso del presiclente del tribunal civil, y el 1.o d.enovicmbre salí de Marsella conduciclo por un gendarme. A clecir verdad, el genclarme escogido para escoltarme hasta l\fettray no era un cualquiera. Era conocido y apreciado de lafamilia;habia s a l v a d . o ,u n c l i a , l a v i i l a á mi tio, detcnienclo su caballo desbocado; era por este motivo consideraclo y amado por mis pad.res. l\Ias si para ellos era el buen ctmigo Béooulet, para mi era... un gendarme. Parti en su compañia, malcliciendo á los consejeros de mi padre, r¿r,biandode no poder librarme ile tan humillante correccion, juranilo odio eterno á la Religion, prometiénilome yengarme más tarrfe clel tratamiento que me un verilaclero suplicio. En vano intenté claban. EI largo viaje de }larsella á Tours fué para mí escaparme; el

gendarme no me perclia cle vista un segundo. En Mettray me entregó á los ilirectores, y lne encerraron en llna celdita estrecha, cerrada con cerrojo y enrejaclo eomo en una Q¿ircel.iAh! No es mi intencion abq'

-5+gar por las circunstancias atenuantes. Era muy culpable, pero creo, hoy toclavía, que el socio cle mi padre no le aconsejó el buen camino. Bajo el punto de vista de la probidacl no podian reprocharme nad.a; sometíaseme á la reclusion digna de solos los maihechores. Entre cu¿tro parecles, envicliaba yo la suerte d.e los jóvenes de la colonia agricola, enviados á Mettray clespués de haberse sentado enelbanco dela correccional. Iban y venian y vivian al aire puro d.e los campos, y eran relativamente libres j y yor mañana y tarde, me encuentro encerrado en una celcla puiliend.o apenas dar cuatro pasos. ¡0h, qué tormento! ¡Y quieren que pid.a perclon, me decia yo; nó, seré más rebelcle clue nunca!... No podia quejarme cle la comida; mi paclre habia clailo las órdenes oportunas para que no me faltase nada, y me servian muy buena comida. Los empleatlos del establecimiento se portaban muy bien con migo. Mas ¿qué importaba? yo no hacia caso de t<ldas aquellas atenciones. t'Dadme pan negro, ¡verdugos! gri' tal-rayo, y ¡dejaclme en iibertacl!,, Yivia en continua irritacion, echaba espuma por la boca, y era semejante á una bestia feroz arrancada á su desierto y rugiendo de verse enjaulada. IJn profesor, llamado M. Messire, venia á d.arme algunas lecciones, pues mi pailre, esperando que me enmendaria, no queria clue perdiese el fruto de mis estuclios. que tener papel Las lecciones me agraclaban, nó por la instruccion con ellas recibia, sino porque me permitian

- 5 5 á mi ilisposicion. Escribia á escontlidas mis inrpresiones de jóvenprisionero. Tracé entoncesalgunas lineas quehe conservaclorY eue prueban la rabia y eI loco rencor cle que e s t a b a a n i m a c l o .E l l e c t o r m e p e r m i t i r á r e p r o d u c i r a q u í algunas. Habienclo admirado al público con mis violencias de periodista, y no conociendo su origen, es útil que se pueda clar cuenta exacta de mi estaclo mentai en la época en que yo [eliraba con furia detrás de los cc.rrojos de Nlettray. Hé aqui un trozo muy característico. Oculta el sitio de honor en mis notas de prisionero: que el lector perd o n e m i s c a t o r c e a ñ o s y m i l o c u r a . L e i n t i t u l é : l o sS a l m o s de lu Trcnganza.

I
E l s o l a c a b a b a d e d e s a p a r e c e r e n e l O c é a n o ,{ , y l a n o c h e iba pronto á cubrir el mundo con su manto sembraclode estrellas. La maclre sentada en un rincon de su vivienda derramaba torrentes de lagrimas, * y limpiaba sus Lúmedos ojos; Y lejos, muy lejos de si, 't' lloraba tanibien su hijo. La clistancia separaba sus cuerpos; 'l' mas sus cot,azones permanecian unidos por amargo rLolor. Y los perseguidorcs se alegraban: t, Rocleaban sus cabezas con coronas de florcs. v humeclecian sus l¿bios con vinos exquisitos.

- 5 6 -

_ 5 7 _ palabras Mis opresores son sin duila felices, * y la tristeza inunda cl corazon de la que mc ha dado el sér. ¡Oh tiranos, que me habeis arrancado de sus bra os! + ¡vuestros placcres no durarán! P u e s l ¿ ri n j u r i a q u e r n e h a b e i s h e c h o , * p i d c p r o n t a s a tisfaccion. ¡ O h m a c l r : cc l u e r i d a ! * ¿ q u i é n m e v o l v e r á á L a a m o r ? liuestros enemigos triunfan, * y lu tristeza nos agobia. n ¿Por c1ué o hc resistido á su persecucion? * ¿por qué no he levantado mi ltrazo contra los que me tendian emboscadas ? ¿Por qué no hc ¿bicrto los ojos cuando me arrastr¿rban lejos de 1i?'t'¿por quó me he dejado conducir como un

il ¡'

Cantaban, * y sus infames bocas proferian odiosas:

Gemid y lloracl, hijos y madres, * gemid, mientras que nosotros nos alegramos. Gozarnos con las lágrimas del liijo; * los sollozos de la mad.re causan nuestra feliciclad y nuestra alegría. ¡Para nosotros el placer, para nosotros las dulzuras de la embriaguez ! * ¡Que se derrame el nectar en nuestras doradas copas ! Y el vaso derramaba á torrentes un¿ bebicla cleliciosa; * y el incienso esparcia un olor suavisimo.

II
Sin embargo,lejos clel tumuito y clel ruido, * en el fonclo de un calabozo se halla un infeliz desterrado. Su cabeza debilitacla por el sufrimiento, x se reposaba en sus manos cargadas cle hierro. Su cara roja tle violenta cólera, * y su corazon oprimido levantaba por momentos su pecho. La rabia chispeaba en sus miratlas, * y numerosas lágrimas se escapaban de sus ojos. La esperanza y el temor, el amor y la sed d.e venganza agitaban á la vez su alma, ',' y .l pensamiento cle su madre estaba siempre presente á su espiritu. ¡ A h ! d e c i a , i c 1 u éd o l o r t a n g r a n d e c l e b e s e r e l d e m i madre, * mi madre que tanto amo !

niiro con andadores ? ¿ Por qué no he roto mis cadenas? * ¿ Por qué no he frtrnqueado todavía estas murallas que me rod.ean? E s p o r q u e l a c ó l e r a p e s a s o b r e m i ; * p o r q u e e l o c l i oe s implacable. ¿Quión mc librará dc la esclavitud? ¡Porclue mi ilebiliclacl es grancle! ¡Oh uri madre cluerida! * ¿Quién me volverá á tu amor?

III
De repentc el relámpago rasga Ia nube, * y un vivo resplandor ilumina el calabozo del prisioncro. flna voz hierc sus oiclos, * y resuena hasta en el fondo clel valle I

-58Ilijo, levántate, * han terrninado tus tormentos. Ha llegado el momento de derribar á la tiranía, * y devolver á tu madre la felicidad y tranquilidad. A tu llegada,tus enemigos, * antestan orgullosos, in_ clinarán susfrentes hácia el polvo. * Andarás sobresuscuer.pos, y la yenganzaseguirá tus pasos. I{ijo, levántate; * corre á librar á tus hermanos que gimen en la esclavitud; Toma el hierro en tu mano, * y vé á combatir contra los soberbios. El desterradose incorporaba, sacudiasus brazosvueltos de repente llenos de vigor, * y sus pesadascadenas se rompian con estruendo. Andaba, * y sus piés ya no estaban detenidos en los grillos. Delante clesi se abrian las murallas, * delante de si se allanabanlas colinas. 1 r A su voz los cautivos salian de sus prisiones,* y los tiranos temblaban en sustronos de oro.

- 5 9 Los tigres y las panterascirculan al redeilor: * l¿s hienas esperansu presa. Los buitres tienen €n sus garras pedazosde carne; x y las serpientes hacen oir silbidos. * En el interior, hay un patio lleno de cadáveres, y empedradocon cabezas humanas; En el centro se levanta un anchapiedra, * cubierta con la infecta baba de los reptiles; Una mujer está de pié * con una espadaen la mano; * Las trenzas de sus cabellosson víboras entrelazadas. y sus ojos lanzan relámpagos; La sangresale al mismo tiempo que la punta de su arDr, * y el sudor chorreapor su brazo, La mujer es terrible, * .o imperio se extiende mu)' lejos. Toilos la temen; * pues nadie puede escapar á su venganza. Ella guia al desterraclo salir de su calabozol* es la al furia vengadoraque inrftola á sus opresores. En mi rabia de furioso, no echabayo la culpa á mi paque clre. Estaba convencido,y en esto no me engañaba, habia cedidoá consejos extraños. Yeiale yo triste por mi reclusion,no habiénilolapedido sino contra su voluntad. Pensando él escribiayo estosversos: en Petits oíseaur,qtti oolezdans f espace, A oottsIo joíe, d' t,ottsl,a liberté!

IY
En medio de rna pantanosa llanura * h"y un palacio con sombrias y almenadas murallas. Un foso de aguas sangrientas le rodea, * y siete leones guardan las entradas;

- 6 0 Le Prisonttier, dans su'caPtir;ité, De sesclmgrin's ttn ntontent se delusse Par ros uccetttsméloLlieur' Lrtíssezltletret celui 9ltti¡ileure; Clruntez: tot'e sort, d' toutc lt'eut'e, Est d'étre ¡¡aís, est d'étre hetn'eur' hiron'delle, El, toí, gracizr,'se retroutter l'été' Qttí ms tlctnsle ntidi ¡;ortr et pot'te, sttt'ton ailc' pdl' ttrüProuettce, Pctssc (1) rl'untot¿t'ü mon pere a[trist¿! Pot'le ntescltct'ttts coutra Dios' le Por momeutos, en mi salvaje cólera d'e mi celcla con las malclecia, y hacia resonar los muros ab¿rtido, y me de cía más horribles blasfemias. Luego caia ('¡)ió! Dios no existe!,,Y procuraba conYená mi mismo: En otros momentos cerme cle las atrociclades clel ¿rteismo' arrebatos se apocleralla de mi, clespuescle mis Ia tristeza Setitia' que extrairas' cle furor; tenia entonces aspiraciones y le invocalla inmaterial sc halla sobre,nosotros, un ser quien quiera que fuese' compuesta el 25 Yéase otra clelas poesias de Ia cárcel de cliciembre: á la á quevolaiscn cl espacio, vosotros alcgr"ia r'os(1) Pajaritos moen El prisiouero su cautiviclatl'-scdistraeun otrosla libcrtatl. -Dejacl melocliosos' &ceDtos mento de sustristcz¿ls con Yuestros cs totla hor¿-r de cstar lrl 11or¿r clucllortl;-cantatl; vucstra suertc cn que vas al lle-Y tri, graciostgoloncll'ina' y alcgres dc scr felic:s v lleva cn ttl rüa' 1)or por ; clioclia hallar cl Yci¡t'uo pas¿l mi Provcnza ! amot á uri patlrc cntr:istccido lleva uris cáuticoscle

-61 DE L'EXILÉ (i) I,E NOtr]I.,
C'cst No'él! c'est I{o?l! Dutts s:s iorytttr L'Eglíst, tortt crtlii're'

truttsltorts

t:ltctnte soí |líietttptaur: tle ntct nrirc'

Elle s: rájo:rít; e! moí,loin

tlottleu" Je pletn'e et sttis renrl'tli tl''tnte ct'tt'oce

Tandis

cltt'arttotrt' tle moi dontín'e l'allégrtsse' cris tle ioie et d'anrottr"

Que j'cntcncls retentír

la tt'istesse' Tund'is c¡tt'on est ltcttreu:r, .'ie sttis dans sdn du ltlus b:tr'u 'iottr' att Et ie trouuc c\ me ¡tlaindre est d'tttt' bleu stttts lrttú'0(t sttis clctns la ttrrit;

Pour

tous, ltt firmam:ttt

Pntn" torts,le

soleit. bri!l't, at ie

La Navidad clel ilestcrrado. en sus alegros tr-turspotiNavitlacl I iNavicl¿rcl! La Iglesia enteLa, lloro ¡' esto¡- llctes cauta á su Redento'-: ¡' )o lejos tlc rni mtrlre' tlominrr la alegría' no de clolor atroz' uieniroa,¡ro en mi tlcrrctlor que son 1'clic:s' oigo rcsouar sritos,lc gorá i' ¡'' lrnol; uri'ltr¿\s yo esloy en l¿ tristcza, Y pueclo quejarmc en eI más hermoso tlia' I'ora toclos es el lirmamento azul )' sill Dubcs' brilla el sol, -r'¡o me hallo cn Ia uocltc' Para l,ot1os ln tormclrta' I'ara los demás cl líml,icio cic1o, v para mí sólo ]ts pol^qu: Y el tiempo parrr mi pesa,lo va ltn¡-endtl lctltrrmclltc' Yrtlortdc hrrce ¡r<-rco mi sitio cstá vacÍo ott ui bnrrq,t.tc t1e f¿mjli¿r, contento Y triuufantc. via srilo,mi, -lll-: Ils portlue cn los ojos tlc totlos brilla la alcgr'ía: esto¡'! ictlru está tiisté, polque Ie f'alia su hijo' ¡('uán afligitlo grantle es mi mislria I oh Dios I i Quijn rltriera ¡Qué abandotlado y desgraciarlo nol'l ¡ arila que sea,s,hez que me ilumiuc tu fe, y tlue mi hel¿rrlo cot¿zou (1) con tu &mor.

- 6 2 A¿rr autres, le.ciel pur, et pour moi seul, l'orage, Et le temps,lourd potn' moírbíenlententent s'enfuit. C'est qu.ema place cst ¡^ideau buntlu,et de famille, Oir, nagubrc on ?neait joyeur et tríom'lthant; C'est rlue dans tous les yeur un. dour Trlctisir scitttille: Scule, ma mére est triste; il lu,i manque un, enfant. Que je suis affligb! que ¡¡rande est ma ntisire! Combien je suis i.ci délaissé, malheut'eur ! O Díeu, qui que tu sois, faí,s que ta fo'i m'éclaíre Vlt que mon cvut' glacé s'embrase de tes feur! Estas pocas hojas, sacadas cle mis notas de prisionero darán una idea exacta del estado cle mi alma. Al leer d.enuevo estas páginas impregnadas, ya de furor y de amor filial, ya de tristeza y tenciencias vagas de mi conversion á Dios, me aligo por momentos: ¿Quién sabe si mis padres hubiesen correspondido á mi rebelilía, nó con meiliclas de rigor, sino aI contrario de ternura, verr-lad y al bien? ¡ A y ! l o s c o n s e j o sq u e e l s o c i o d e m i p a c l r e d i ó á m i f a milia fueron fatales, y tuvieron para Tni deplorables consecuencias. El régimen del vinagre no convenia á mi tempera' mento; la miel me habria sido necesaria. Fui, pues, indomable. Me rebelaba contra la correccion: cada dia que pasaba con aumento quién sabe si no hubiese vuelto pronto á la

- 6 3 en la celda de Mettray agriaba más y más mi carácter,

cada minuto de pr.olongaclo sufrimiento me afirmaba más y más en mi espíritu cle rebeldía. Conclui por resignarme á la pér<lida cle mi libertacl y me conformé con la reclu, sion, y habiéndome invadiclo la calma, una calma sombria, tomé friamente Ia siguiente resolucion: Nó, no me someteré. Dentro cle tres años y tres meses, tendré diez y ocho años. Hasta entonces sufriré aquí. El 21 de marzo de 1872,usando del derecho que la ley me da para sentar plaza, iré i ser soldado antes que me toque l¿ suerte. Prefiero mil r-eces el cuartei á"Ia cárcel; quiero ser antes el soldatlo de Bonaparüe que prisionero de los curas. l\[e consideraba yo entonces como una víctima del clero; y creia err¿damente que mi padre habia sido aconsejado no sólo por el socio sino que tambien por. mi tio, el capellan de la caridad, y por el cura cle nuestra parroquia, que vivia en la casa de uno de nuestros parientes. l'uerte con mi resolucion, sólo suspiraba por el dia, todavía lejano, en el cual rne scri¿ posible hacerme soldado tres airos antes de mi mayoria. Hice un cuadro en el que inscribia uno á uno los clias que me separaban de mis cliez y ocho años. Cada dia borraba una de las fechas de mi cuadro y me acostaba cliciendo: Todavía 118i1 ilias... Todavía 1183... Aun 1182 dias de sufrimiento... Después quedaré libre, y entonces ¡cómo me vengaré!... Iina rnañana vino á verme el director miento, advir[ió ficaba. ilel establecimi cuadro y me preguntó lo rlue signi-

- 6 { Le rtí cle ello explicacion. Hizole impresion mi actitutl, reflexionó largamente, me preguntó de nuevo, y salió moviendo la cabeza como diciendo: Yamos. con este muchacho no se puedc hacer nada. Yo crco que el director, hombrc muy bueno y muy s e n s a t o ,e s c r i b i ó á r n i s p a d r e s c l i c i é n c l o l e ss u p a r e c e r , y sin duda aconsejó á mi paclre qlue renurlciase cuanto antes al empleo de medios coercitivos. El G cle enero cle 1869, el subdirector dc l\{ettray me anunció clue estaba en libertacl. No me hice de rogar para hacer mi maleta.IIn empleado tlel establecimiento rne acompaíró hasta Tours; alli me remitió un billete para I\[arsella, me dió algunas provisiones, y me deseó buen v i a j e . I l o n t é e n e l t r e n c o n l a c ¿ b c z aa b s o l u t a m e n t e t r a s tornada: por una parte estaba ebrio clegozo al sentirme libre; por otra tenia la ccnviccion que era contra sll \¡oluntacl que mi familia me habia clacloliberta,c.l,y no agrarlecia á rni padre el haber abandonarlo sus clercclros de correccion. \Iis padres llabian hecho una prueba ; rro lcs habi¿r,srliclo bicn, y juzgaron á propósito no continuarla. ¡ l r r u t o m e j o r p a r a m i ! r n e c l e c i ¿y o ; m a s ¡ t a n t o p e o r p ¿ r a m e l c l e r o , c l u ec s c I a u t o r d e l o c 1 ' r e e s u c e c l e ! Y c n t o n c e s profcsé un oclio irrcconcili¿rbleá totlos tnis cnemigos. " Ilspera acasoel lector que haga en estc capitulo una clescripcion cle Xlcttray. No puedo cornplaccrlc, por la s e n c i l l ¿ rr,a z o r ' d e r l u e j a m á s v i e l e s t a b l e c i m i e n t o . S é q u e i\Iettray cs una colouia agricola poblatla de jóveues presos, adolescentes culpal,rlesy castigados por algun clelito; pero presos cn l\Icttray por haber obrado siu bastante

--65_ d i s c e r n i m i c n t o . L o s c o l o n o s , c r . n 1 , l c . " . 1 1 o s l c r , qr e l t a j o s crr t c l e l a a g r i c * l t . r ' a o r 1l l r r r p r o p i c r l r t l t h ' r í i s t l t ' t 1 , , s r r i . . 1r s r h e c t á i ' c a . * e ' o z l l u t l c l i l ; l c r t l r l r c l ¿ r i i i t . \ , f r l r : , ( . , r r l - r¡ljli ' l l , u n , s u s a . p t i t r . r d ( ¡ - 1 1 ,o f i c i o . l f ¡ - s l o r i r ) c . : i t u \ - { . r i r r n l n i r i l L t r . l un i' entrc los coloiros. f.guoro si las instrucciollcs rlrrlls l,or lri iiailr'c firt,r'on c u n r p l i t l a s . S c e c l c c s t o l o r ¡ u c q u i c r . : r ,c s i o < , i c i ' 1 . r ; 1 u c o c l c s c l c c l p r i i n c r l l ' l o : r c r L o t l c n l i l l c : 1 . ¿ r r ] t r r s l l Lr , l r l < rl r i 1 ll s a l i d a , e s t n t - c c i r u t ] . 1 ,c c l l ¿ cimicnto rllic lllrrta.rrsi.lrl , sitil cir 1;l lar.tc, tlcl cstillrlcl l o r . e . l r t ' r ' r i . ,r : . 1 , i : l sr l, c u s t i g o . M c r r l r r t o c r . ¿c s t r , c r r l i í s i r n o . i ¡ ; t c i ¡ i ¿ r( , i l l r i l . l . - q ír r r r ) s a c o l l e n o ¡ l - ef ¡ r j r r t ' s r r s ¡ r u n r l i t L o1 1 c1 1 . sg n i r r l r o s r : l ¿ r r ' ¡ r r l r r s l c n 1 a p t l c d , á r r r o t l o 1 1 cl n u r r a r , : r . I , l r r 1 r . ; lrllii l ir L z r j o r . u 1 ) l t v c n t a r r i l i l c o t r c n r . e j ¿ t d o n r u \ ' i r l Í a , v á l u r l r r cc r r r i r r r l r o s i v ble Jlegar. S r i l o i l , c o m i r l n , r . e i r i i o , c r r r l r u y l n ¡ r ' l r ¡ r ;r n r r s I r r r l r i r _ . s c prcfelitlo conlcr. Iiilrl rlcg.rr)) í)cllpilrmL. c(rrl)o Lrs colrrirr,s e n l a s f r r e n ¿ s r l e l c i r n r l , i o L o S r i r i r . r t ( , sr u l r - i t i l : u r t c l n c . c o n c l u c i ¡ , á u n ¿ r c r a J r ¿ r ñ a',a l l í , r i r u . l i n t c r " l . s l ¡ r ¡ ¡ 1 ¡ g , r , " 1 ¡ o c u p a l t r e n c o r t ¿ r r l t ' ñ a . I ! l ' t t o r l o c l r , . j c r . i c i o r ¡ r r ct c n i : r . N , r I r o t l i i - L¡ ' o a d n i i t i r q u c n ( l l r r l , i e r r , l o s i r l o l l r l r . o r r r i c o r n ¡ a r t ' c i t l or i r t r r r r i l i g ' u l L r . i J ; n l l l l . r l r ' . , t l . l .rts c r r r , r l r l l r í s t t l u r c z a r 1 t r r í r ,l o s l l t r l ¡ r r l r . s . 1 , . i , c s í ) . * j , s s l t r . - , r ' l r'i : rt . i ¡ r r . . r i .l d i a s t l c c c l t l ¿ r r r l l r t t r . ¿ r ' h r r r r r l i r c r ' l r L r l1 ¡ r ' l 1 r r , ' 1 ,c i'rsn r i c o _ m c m o l i l r c o r n o 1 u r p c r . i o r i oi l l l r t r . o r ; c , s l i i l l r i r l l t r , s . su . 'Ic,rlcls k r s q u c í , .l r í s c : r c i ' r c . ¿ t l r ¿m o l ) i i r . { . c i r l r - ¡ r t . t l l r ln tr g o s ; n i i r ' í r i , : L l c í r t o t l o s r r o u l r r i i . r . c . I I.n ¿ s , , l ¡ ,l.) r , 1 , s r ) ir l r e s u . il e r a s i n r p í r t i c a ; c r a c l ¡ l , c r f c s o r ,I [ . ] I c s s j r . c , ( I r 1 { ln i c c 1 i r i , elularite lri plisiou. alg'unas lc'ccioncs tlc histor,ja, clc'rnrt-'0Ni¡.

r I
-*66* racion francosa y üe contabiliclad; hombre muy cortés, estaba animaclo r1emuy Jruenos sentimicntos. Al llegar. á }larsclla cncoutró en 1¿ estacion á mi paclre, iluo me esperaba. Abrazírmc lloranclo. I{o rechacó sus cari"No os guar1o cias; mas no pucle decirlc ilás r1r-re siguicnte: g clorencor, nó, papá; ¡no cs á Y. á c¡-rietr uardo rcncor!,, Mi mailre insistió para que continuasc mis estudios. l\[as no habia que pensar en poncrmc cn un, colegio ca' tólico, y entré en cl licco como externo librc. Desdc entonces comencé una cxistcncia en particla doble. Mitactalumno, mitaclpcrioclista, iba tlosveces al tlia al Instituto para segnir los cursos,y una vez en" casa estu' diaba ileprisa y corrionrlo mis lecciones, y pasal,racl rcs' to clel tiempo en cscribir impicclaclcs rlue llevaba á los periódicos rojos cle la ciud¿-r,d. Aclcmás volvi á visitar á los que yo llama'ba mis am:' gos: al conspirador Leballeur-\rillicr, aJ ateo Royanncz y al judio Simon \Ycil. l\Ii paclrc, á cluien ya no escorlcliami conducta, estal a desesperaclo. Llevé triunfalmente disertacion, y al misrno tiempo gun pcrióclico cxaltado, á c¿sa mis buenas n,¡a f e c t a b a c l e s p l e g a ra I Excomulgaclo). clc alumno: y , e tas cle clase, mis certificados c1e prinrcro ó segundo cn como La lloi;r clttpeuple (I a Santísimo y amadísimo Padre. Tenecl compasion de mí, porque tengo dos hijos muy enfermos. Les recomiendo á r'ucstras santas oracioncs. Dos jóvenes de 16 (1) y 19 años que no creen cn Dios ni en la inmortalidacl del alma. flno de vuestros hijos que os ama, miembro clcl Círculo Ileligioso, M,r&ro Jocl,rxn. Marsellu, 30 de nturzo cle 18Cg. (1) Mi padre cometeun ligero error a,cerca, mi edadi ) o no de tenia entonce¡más clue15 airos.

?
F

- 6 7 cle mi cuarto. En acluel p4rancartel blanco no habia más que una palabra en colosales letras negras rodcadas de encarnado: METTRAY. Y por todas partes escribia yo aquel nombre fatal; y cn toclas partcs le encontraban los ojos húmedos cle lágrimas de mi pobre paclre. E n l a m e s a m e s e r v i a d e r é p l i c a y d e r e s p u e s t aá t o c l o . ¡ M e t t r a y ! ¡ M e t t r a y ! c s t c n o m b r e s o n a b ac o m o u n a c a n t pana fúnebrc; el sonido de mi :rima perdicla y cle mi co. tazon dcsheclro. En el mes cle marzo cle cste mismo airo, un Padrc Jesuita, de la l\Iision de Francia, dircctor del Circulo Religioso tle que mi paclre era miembro, tuvo oc¿rsion cle haccr un viaje á Roma. Rogóle mi padre que remitiese una súplica al Sober"ano Pontífice. No siguiendo en esto más cluc su propia inspiracion, el pobre paclre recurrió á la oracion, la verdadera arma contra Satanás. Hé aclui la carta: A l{uestro Sant,ísimo Patlre el PuDct,Pío IX.

\roz clcl pueblo) y Ii [']:rcomntttníé(El IIi maclrc no \¡eía rnírs qne mis tliunfos

alegraba. IIi paclrc no veía más que cl abismo en que nre ]runcli¿ caila clia más, y los sollozos Ie ahogal-rrn. Si nre h¿cia alguna observacion, lcvantaba yo el declo y ens r' ñaba un inmenso cartcl que habia colocado en la parcil

- 6 8 Al clar cuenta clc su mision, el religioso, que hábia sic1ocl mc.nsajcro Cc mi paclrc, dijo á óstc al lln'arle 1¿'r, respriesta: _-'I'errcrl conf,anza. Dios no os abanclonará. El Padre Santo ha tom¿rcloparto cn r.ncstra afliccion. Su Santiclaü sc ira clignaclo cl¿ros una prueb¿r,muy consolaclora r1esu bondacl patcrnal, csclibic.ntlo con su propia mano los d e s e o sc l c s u c o r a z o n l - L á c i :rr',u c s t r o s c l c s g r a c i a r l o s i j o s . h Tcnerclconfian;¿a. I t r n c f c c ' r . o ,r l o s n u c s r l c h a l r c r l e í t 1 o l a s í r p l i c a , i c l a n t ó Lul morllclrto Lts ojos a1ciclo ; 1tc9o, tonrando nrrl plur t r l , c s c l i b i ó c u l a r l r í r r g ' e nt l c l a c a l t ¿ c s t i r s p a l a l t r a s , q u c c1 polr-cuil hubiil rlcrcouvcrtii: crr lrlof,ccirr: tr)oníntts le bantt'licutat illrtmittcf lílios tttos ílct ttt t:i, tl d t attt t:t tt ttry t t'!,:t t l ttt' t ar i I ctlt,nt, PrusNoxt.'s. ¡ Q u ó m i s t c r i o s o s s o n l o s c l c s i g n i o sd c D i o s ! ¡ Q u ó i m p c nctrablcs son sus mir¿r,s! ¿l{o cs c-,'itlcntcnrt'ntc cicrto r¡rc Pio IX ei S¿urtofué cn la tielr& y cr] cl ciclo uno r1c L-'srrrc'jolcs ¡rboqrrclos a n t c c I t r i b n u ¿ r 1t l e 1 : rs u p r c m r } l i s c l i c o r d i a ? H¿rsta cstos írltimos tienrpos rni patlrc no mc ira il¿rtlo c o n o c i n l i c l r t o c 1 cs u c ¡ L r t a a l S o J r c r u n o I ' o n t i f i c c y t l c l a contestacion (prc tur-o. f'rió sólo clcspuóstlc mi corlycrsion cuanilo rnc hizo s¿bcl cl prso c¡rc hubia daclo ; nlc rcmitió cl autógr:rfo rnil vcccs prccioso. Dios, c1c cluicn ]ral¡ia tcnido la desgracia dc alejarme

_69-por una mala comunion, permitió que fuese clurantc diez y siete añ.osesclavo rlel infierno. XIi enviiccilnicnto h¿ s i d o t a 1 , q u c o s ó i n s p i r a r l o s i n á s i n f i L m i , sl i b o l o s c r i n t r ¿ l el yener¿rdo Porrtílicc c1ue,sin s¿rbcrlo ,ro, oralra, por tni conversion. Y Dios, cn fin, iia rlrrcr.iclolrrcci. r-cr. su clcmenci¿1, maravillosamelltc or.rr,urle, h¿cióiit1ol¿L Jrr.ill¿rr, cn c i r c u n s t ¿ n c i ¿ - r c r r ¿ c t c t . i s t i c a s ; c r r c l l l o u r r . r r i o f t r ( 1 u c) o s gastaba mis fucr.zas cn ulir,ajar ltírs qlic iinnc¿ l¡, nlcmoria clc I'io IX; cn cstc inonrcnto fuó cuuirrlo l¿ iriz de la gracia rne abr.ió 1os ojos. Pio IX cscribi¿r ír mi padre rlicicnclo : ertc el St:ííor te ltcttrlígct, quc ilunrina ti ttrs lti.)os ttutto t1 [uu, l,ítti. r¡ue y t p u n r l a b t ' o c e n , l aa e r L l u c lM . voto porrtificirt rlc 1 sGg sc h n c u n p l i d o e n 1 8 S 5 . D i o s , r l c r p i r . r r r r o p o c l c n r o sc o n l prernder los sul-rlilncs 1)l¿urcs, tolcr.ltlo qlrc rni llr,rlnbr.e h¿ c o l i r L a s et o d ¿ l l a r n c d i c l a p o s i b l c d c i r n i r i c i l r r t l , ¡ . i ¡ r i s o t ¿ l r r b i e n q u c d e s p u ó s r l e L i a l ¡ o r n i u a c i o l r l l c v r i r l ¿ rí l s u c o l m o , s e c u i r r p l i c s e c 1 r u c g o d o s L rl ¡ i r , , a r i o . ¡ Q r r óg ' L r s a u i l l o s miscrables somos antc cl sin fin cle Lt ctcr.nirl¿icl!

r I
t

t..
t*, 34"
h:,

i;' Li

IV
trXTItA\-IAI]O

esco' y üsiuüiante antiguopreso !01ítico.-Ilna levolucion policía.*E1cultode lar.-Al dia.*Ante el tribunal de y Marat.-Gambetta Esquirós.-Elplebiscito.-Conspi' franco' del raciones.-Un escapad,o sominario.-laguerra -Asiento j por fraud,e.-Durasornad,as. ?¿uav alemana.-- o jóvenlegionurbana. plazacomovoluntario roto.-_L,a d,e -Gariba1di.-_Laguard,ia cÍvica.-Tres lrefectosPara y d.e unalrefectura.-IJa comeüia Ia ley marcial.--Gent en clubs.-Me convigrto Iréo la bala desconocid,a.--L¡os
tFaví1

Yeilme ya en el Instituto cleMarselia. mi collocL'n histo" Toilosó casi todos mis cornpaheros ria; puesun perióilico radical, El I'ueblo,d.eGustavoNacluethabia hablado clemí. Parecerlue mi causahabia dad.ornotivo á un pequeño

- 7 2 fr¿ude contr.a la lcy: cuirnrlo nlc cnccrr¿rorl en l\Iettray n o t c u i a ¡ r o l : r . sc o u r l i c i o r r e sr 1 c c t l r r r l c s t i ¡ r u l a c l a sc n e l c ó digo. Por cso, rlu. rliitntrriio rrplrlrlicirn,r, II. Clirppuis, e s c r i b i ó f t c L ' f c At 1 c m i r c c i t i s i , r n , 1 i r r l u c c 1 c c l r r r .c o l - L t n l i ¿ ó á l i r , 1 c 1 ' , u u a r t í r : u l i ) q i l c l r i : : o n r t r c " L l rr;u i i l o c n t o r l o e I p a í s ; p u c s a c u s a l r ¡ , r L lp l c s i d c l t c c l c l t i . i J r u u l l c i r . i l y a l p rocrililcLrr iniircriirl. P o r r n i l t a l t c i n c ¿ i r t u t , ó r [ c a , 1 n e 1 1 als r c t . i r t i n : L c i o n e s . l I r i g ' r i r í r b r . l r l o c r l i r i I c l j j r ) i i i r j r . .r r n i s c r l l l ( i i s c i I u l o s m c r n i s r¡il-i¿rir li¡ rrirlros c,rn cilliosirlrrtl:crr cfocto, no sc cr.oucnn t r ' ¿ r ' r i c l r ¿ L s ' { r c { j sc i r l ¿ i sc i ¿ r ¡ c st r l r ¿ r 1 * r ' n cc | r e h a s u f r i c l o \ l a r c c l u ¡ i o u l ) r ) f s r - l ] l , J j l . , t r t c ,i ; ¡ 1 i v r ' r s l u s r ¡ n c m c i r a b i ¿ r n n r á llci-¡rtlo á itrcitral: íl lor,r i,rs tir.l os c:trLrliirlrtcs )o 0r.a, o r t ' i r l r ¿ l sr r i r i r . r r , s , q u L )u l r t r i t i g * o l ) r , i i s oI o 1 i i i c o . N o r r c c ¡ : r ; i t l r l r ¡ ii l t r L l i l r rl i r t L l li l l i I i r r t rr r i t , r : s 1 i : 1 i ) e r . s r ) l ri¿ n l r , [ . t r u r t e. rt -i f ) t t t ' r l ' r r l i l r ' i . , 3 - i , r : l r r r . ,rl il c t u l t l t r l . t i c r r l : r r s i t r i a c i o r r , j I ( ) 1 i l i i r r r i I r t b r r . r 1 ) r r ) r r e ! l ( ) s r . j 0 s a si r l i ¿ s i i l r t o I i r [ ¿ i r , 1 e u r l 1 s clcl coleuio, soitrc torLr cl 1rr.r-rt'isor. S i e i n ¡ r r c n r c l r ¡ L l l i r b r5 ' o a l f r . c r r i c i l c t o r l i r s l e s l e r . o l u L c i r t u e s c s 0 r i 1 ¡ i l r s i ' ) u s r ' r i l r t j l r t r t o c o n t i i c i o l r r , sn o p - o d i a . s . l ) c l ' r l r ¿ i i r o u ] }It u c l r ot i c ¡ r i r , o c i r i , 1c , ; 1 t ' ¡ t i i lA l f i n i r l t l c l E 6 g o s c t r ¿ ¿ t ó . L r r l i s r i l i r r i i i r i : r , s \ - * c l L c i c i i r , s , 1 t ,* - i i l v i i i ¿ r c 1 .o s , L a l t t i t t ' o s h i c i c ' o ' L r r a r ' 0 \ ' o l L i c i o r rL , s i l l i r ) ' o r c ss c r , c . l r i c . r o l r y i l c c i r i i c r o n p ' o t c s t i r r ' . c i r r c r ¡ ó s , r i s ,e r r t . c 1 o s c ' r r l e s e s t a b r ¡ ' o , t u v i r n o s p l o r i o s l ) o r i c r o s i r a r . ad i r i g i r rnicnto. cl rnovi-

- 7 3 nos por grupos en los patios, gritar en todos los tonos, haccr, cn Lrna p:rla,bra,urt¿

Intereses relacionados

erd¿lder¿ Jtull¿rnga. El programa fr-récr-ruplirb i I¡, ietra. A p o n a s t c r r n i u a L ¿ l a c l z r , s ct,o c l o s , c x t c r n o s ó i n t e r n o s , p u o s r e u r t i a , m o s o r ' . b l i u ü r s y c l í r b a m o si n t c r m i n a b l c s a u l l i dos. Ilací¿llnos url rtriclo cle1quc cs irirposil.,lc forrlr¡rlsrr d itlea. Los h¿lrit¿urr,cs e1 barrio Instituto s c p t ' c g u r ) t r t l r i r r is i t l l csi¿bu, crr revolucion, ó si cstírltamos mat¿rn-

c l o á l o s ¡ r o f c s o r c s y p e g a n i l o f u c g o ¿ 1c . q t a b l c c i m i c n t o ' L o s p o b l c s i u s p c c l o r c s , i n s u l t u , c l o sy r t s c t l i a t l o s ,t - t os a L bian <1ue ¿ccrsc. A i l c m á s , h r i b i r ' ¡y t t r c d t r c t a r l o t m v i r u l c n i i r a r t í c t i l o c o n t r a e l p i " t , r v i s o r ,y E l P u ú l o erl sus colutnnlts. e Itrl alticr,rio,crtltilrlo tlcl pcriódico, fuí'l)t1..letlo r clrl:t 1 c l i r s ey c t r c : l r l r l s r L l ¿tr , e e s t u t l i o ; e s t a l r r t 1 i t ' l t r l d o c l t t o t l l t s l i , : t r a s y c o r l t n i u o m J ; r e c l c G ¡ ' r , b r i cJ o g t r r t l . L ¿ l L r r l l l d t L r'ír tres cli¿s. í P a r a t c r i n i n a r , c l p r o v i s o r r l i ó s ¿ fi - * f r r c c i o n l l o s : t l r t l t t e nos, al v0r (Irr.o l comltlot cst¿ba ttrtr bicri ot'glt.ttizrtilo -pues loüo cl InstitLr-io tornó pitt'tc cn i,rl,--¡' riue si nrantto tenia 1¿ ilirninucicn cle lirs y¿-lcr-tcic.,tlcs,tcutlria míts rcmeclio que ccl'r'¿r eI est¡rblcciurictrto. Siu crnlliu'g.), frlr¿ e prevetril otro t'scíincla1o xpulsír á los tlircctorcs tiel lrrolimiento, ctrtrc los que figul'aba ¡tl cl prittrcro. I:i)s l)as tli'cs tle los expltlsi-tdos e litment¿rrtn ¡ dicrorr plsos. La A iministrtrcion, ejer'rplo. r1u.c cra Intl)' scvcrti,,cctlió, y los alumno exccpf'tt yo. III'a prcciso un rit's fuerorr rcintcgradrrs, 1e liabit'rtlitrlo hospit¿licl¿tl ,

( I)ciclrrriní¡.Ilr.ls luc ruictri,rrLs 1 pfovis(rr, lto re\.oc¿tc S c S i r , l i : i l i s i , n , l i i r r , . ' c r i | r ú i r t r r c ss c h , r r i l l u . 0 o t 1I t r i l l a , , ó r e t l O t r r . ¡ si r r r r t i t t , r s ( - r t \ ¡ e z ú : j i r g , L r .y r l i v o r t i l n r t s , I ' c u r r i r . t , r

-i+Mi articulo no podia ser perdonado;habia yo llevaclo demasiado lejos el cspiritu clercbelclíaé insuborclinacion y p:rguó, pues,enmi calitlacl clejefeclelarevolucion,por todos los insurrectos. Esta vcz ya tenia mi paclre bastante. por mi parte,. aunqueno me quedaba más que un año para tcrminar mis estuclios, no quise oir hablar míis clc colegios.y )'o pretendí cluepocliabastarme á mí mismo. Estuve primero en casacle mi abuela,y ilespués puá pilo en cas¿s huéspecles. partir de aquel momento de A la separacionfué completa entre mi familia y yo. Al principio, viví como Dios quiso. Escribia en algunosperióciicos, que, como es natural, me pagabanmuy poco. los En resumiclas cuentas, siempre era mi parlrerluien pagaba mis deud.as. Crco que los únicos Licneficios mi plu. cle ma fueron algunascanciones cluecompuse para los ca. fés-conciertos la ciudad. de Estaba completamenteextraviaclo.En las noches,por un resto de amor al estuilio, seguialos cursosde física de la facultad. Apror.echaba oc¿rsion la para conducirme como un lri. llastre. Una noche aI volver del curso se me ocurrió la feliz iclcacleromper los cristales á nt. Lambert, comisa. rio clel barrio. 0tra vez fueron las ventanasdel vicario de la parroquia, el abate Daspres. I\[as esta r.ez fui cogiclo ir fragantí por un vecino clela misma casa.Llev¿do á los tribunales, atrapé como recompensa mi hazacle ira tres dias rle cít"rcel, pesar clela tlefensade mi aboá gado, Bruto Boucheb,entoncesconsejerogenerai,y clespués diputado.
lla época.

-7rrEs imposible hallar peor bribon clue yo 10 era en aqueEra entonces el fin del Imperio. No sienclo elector, me puse al servicio dc torlos los Comités revolucionarios para distribuir mision un verdadero celo. El año antcs, en las elecciones generales, la campaña politica habia siclo muy viva. Los principales candidatos republicanos en las lJocas clcl Róilano, eran Gambetta y Esquirós. Parecíame Gambetta rlcmasiarlo páliclo, y ofrecí mis servicios al Comité Esquirós. Los dos fueron elegidos; pues no se presentaban en el mismo distrito; pero yo no tenia confianza más que en Esquirós. A mi parecer, Gambctta tenia la imperclonable culpa de haber hablaclo mal cle nlarat en su proclama á los electores, La profesion c1efe en cuestion sal-riala yo de memoria, y recuerclo aún los principalcs párrafos. Pued.otoclavia recitar cle mernoria el cluc tanto me chocó. ((La Héle aqui: democracia sincera, lcal, clecia Gamb e t t a á l o s e l e c t o r e s m a r s e l l e s e s ,e s l a s o l a e n e m i g a c l e l a tlemagogia, el único freno y baluartc á los atent¿dos dc los demagogos de todas categorias. Los dcmagogos son tle clos suertes: llámanse César ó l\Iarat. Ya sea en r1anos de uno ó solo enl¿s de unafaccion, unos ) otros cluieren satisfacer por la fuerza sus ambicioncs y apetiios. Estas dos demagogias son igualmente nestas.,, detestables y fu. sus programas, circulares y boletines de voto, y desplegaba en semcjante

-76. Como }larat era para mí un clios, tenia profunda veneracion por su memoria. En arluella ópoca venüíanse en las librerias y papclerías reprocluccioncsfotográficas rcprescnta'clo á los principales hombres c1ea Rcvolucio'. l Sicmpre tenia en iri bolsillo cl rctr¿tto cle Xl¿rat. ¡Y hé atlui quc Gambctta, clc cluien se lial;l¿ba como de un l¡ueno )' colllo cle un puro, osaba injuliar. el nombre cleM¿rail f cn su par.alelc, cl canrliúato le hacia infer i o r í l u r t i r ¿ l r o : s o ! ' r l i ] í r l , C ó s t r rt ' c ' i ¿ ¿ r n b i c i o ' c s , I \ I a : I r a t n u c - Lm á s q u e a p c f i t o s . ¿ Iurlignado fuirne ír r.cr ír II. Lcb¿Ileur-villiers. -*¿No srLe V. 1o rpc suceclc? le c l i , j e .¡ I i o n i t o e s e 1 c ¿ l n t l i d ¿ l t o r u l l r c l t ¿ { 1 n e n o s h a r r m a r r c l a r l ol o s C o m i t é s G d c l t r L r i s ! E n e s t e r r n o m e n t o a r r t l ¿ r Lp e g a n t l o u n a p r o f e s i o r r r l e f c r - l c G ¿ r n l r t r t t a c r r l i r r r r i c t r . a t ¿ c r c i l c n - l a g o g o sá los le vollLcionltrios, Y c n t o n c c . sr , c c i t ó l a p r . o c l i r , m a . --¿Que le par.ece áY., II. Lr:b¿llleur?

- 7 7 cante como I'I. tle Lesscps, canclitlato oficial, guartl:tLa ciertas colsitlcr¿tc'iotrcs¡ltrl ¿rtracr tlc esc utc.'tlrlá. los orl e a n i s t ¿ s y J e g i t i n r i s t a s . L ¿ r s ¿ l i r l : rc o u t r ' a I I a i ¿ t lto trrrriu, í¡, otro ol-rjcto quc irrfrtrttiir cotrliltnz¿r ll tlolrlcza .v iicl i,lÍIl'¿Iclablc á los LrriiTrc,:rls. -¿Y cI pucltlii? rcpusc yo. ¿l)tlt' vcntilr¿ no sc picnsa contar con ói? ¿Quióu cs) I)tlos,csc clittrlitliti"ocon tlos caras qt-c palrl hltlltgar'íl los alistócrtt¿rs,v 11cstltdtl lllln o , n o t c m e t l c ' s c o l r t c l l t a r a l l l r t c J r l o ? ¡ I ' r - ' l 'l l r i ¡ l r t c n o ar clistrilxrir.é tri n grurl ¡ tp cl rtrr t-[c scrn r',i it r-.l ri irir crit rrI a E n c a n r l - , i o 7 u n r l u o t o i l a r ' í a c r ¡ t a L a c t l c ' 1I l t s t i t t r t o , s c I s C c u n d ó c o t r t o t l ¿ t sn r i s f t r e r z ¡ - t ¿ r 1 o n l i t ó J i - s r l l r i i ' í r s i' s c i r t c II a g u s t z r l - ' a i 1 l i í ; ¡ I I s r l t r i r ' í , s i I I ¿ r l r i ¿ c s c | i t r I iI¡ t o t ' i t ' [ l a s J I o t t ' í c t u g n , c t t ' i s ; s f c : L l t l t o l l o s l r g t r ' ¿ t t ¿;t¡lr t i c t 1 t ' l r l l t 9 6 g o s t 1 9 s r'()1t'tl| tlcl rcvolucit-,uirriosl Por csri, torlas las t:r,r't1ts,¿11 ltti l.'at'l'io ¡' urr:iiit' 'I¿s lirs clll'¡s t1c¡ colegio rccorri:l --r-o papilctas clc Irs,.1uir'óscn los lluzortr:s t1o tot.las l¿s <:lists' En 1870 tuve aun nla)or cclo' \Io hrll¿rJla ittt'lclrcrtc l i e n t c c u ¿ u r c l ot u v o l r . t g a t ' c l p l c ' l r i s c i t o ; l ' i v i r l s c l r a r a ' J o rle mi familia, y no tlrrl[l c|rcutir ír rrlt]ic rlc1 ctirlilco tlcl t i e m p o . T o i l o s 1 o s l c ¡ x r 1 t l i c ¿ l l o s a t t t l ¡ - l . ' u rl r l t ¡ l ' r c s u e l t o s p a r a v o t a . r ; i o , ¡ ' l t t i c i a l l l L n l l f t l t ' i l r t t n r l l r i ) r ( l l ) i l g : t l I d ¿ rE l r ' c tl t r e l a s r ' l i s t r i J t L i c l ' o n c so i ' l u I r ' l c t u s l r l t l r i a u r r a l ] r i r r r r . r 5 ó ICSrr-t'lt0s: ¿ .i i rr m o c l a y ( 1 1 1tc 0 r . r c s i t ¿ r lnat r c l L ¿ c t i r 0 sr . t rYer l o s Y er¿ csta l¿ tlistl'ilnrcirrp cir los crlltrlr:lcs. 0 f r e c i u r c a l ( b r n i t ó r ' c i - o l t t c i o n : l t ' i r l ,c t l v r l p t ' c s i t 1 ' - r t l 1 ' c ó [ e n G ¿ l , s t o n. 1 r ' ó t r t i r : t tjx ,r ' c u i r l r o g r t t l o( l l l c ] ) i l l r l i c a l r : rl r o e s i a s Y i o l c n t í s i m a s c u c l p c l i í - , t l i c o c l c l o s - s t ' ñ o r c sL c J r l l l icur-Yillicrs y lloyanncz. CrÓrnicux pcrrsó cluc no clcs-

prcguntólc. yo

creo cluc G¿¿ml-rcttrr \.cntlc. A pcsar cle sus aplriencias nos r e p u b l i c i i r r t s , l r l c h u c l e á rc l c r . i c ¿ r l . II. Leb¡lle ur-\ri1licrs ruc c¡rlm,i.No cra porque aprobab¡,á Ga'rbctt:1, ¡oh, nó I pcro cl c¿ritlitl¿rto ra irnpuesc t o p o r . l a s c i r c u n s t a ' c i ¿ r s ; L l c a u s ai l e l a s u s c r i c i o n B a u d i n le Labi¿ colocaclo á 1¿r cabeza clc los adr.crsarios rnás resueltos dc1 Impcrio; cra ciertainente un republicano rnoclcra,tlo,u' sitnple git'onclino; mas cl.¿r pre ciso sostcncr su c.inrliil¿r,tulrr, ¿1u)qlrc cou rcpugnancia. g'staba. M. Lcb¡rlleur-Yiiiiers Itrsto á mí no me me cxplicó q1rrc Grlmbetta era un rcdomaclo, y llue tcniendo enfrente á un contrin-

- 7 8 confiarian de un adolescente de diez y seis años, y me encargó la clistribucion en los cuarteles. Fuime, pues, alli clonde habia solctados,y les claba proc l ¿ m ¿ r sn n t i p l c b i s c i t a r i a s y c o n p a p e l e t a s c o n e l n o . Y a lióntlome cle mi )rabilidacl, me introduje un clia cn un hospital militar, tanto queria yo justificar Ia confianza que cn mi tenia Gaston Crómicux. Los yotos contra cl Impcrio fueron numerosos cn Marscll¿r.trlstaba yo orgulloso dc scmeja,ntc rcsulta,clo, conro si lmbicsc siclo un tr.irurfo pcrsonal. Conspir'árbasc ntonces cn tocla la linca; vivia yo en e mcclio dc la conspiracion como cl pez cn el agua. Entre a l g u n o s l u g : r r c s s c c r e t o s ,h a b i a r l n o q u e á m i m c g u s t a b a muclio; estaba situaclo en cl barrio clcl Puente \riejo, en una calle oscura que bajalra zlBoulerut r/ clc Corcleríahácia 1¿1, Ribera-Nucva; scrvia tanbien la sala para las reun i o n e s d e l q s m ¿ r s o n e sp u e s l o s m u r o s c o n s e r v a b a n v e s , tigios de sus emblemas. Nos cxcitábamos unos á otros contra el Gobierno, y toclos cstábamos d.ispucstos á empuirar las armas. Ilna noche nn jóven cle cliczy nucve años, viroloso y con la cabcllera en clesórclen, nos rccitó tnlos versos contra el déspota que provocarotl gran cntusiasmo en todos nosotros. Acababa cle llegar d.el Tatcluse,. jóven de naturaleza arclientc, habia r¡rericlo primero ser saccrclote y h a b i a p a s a c l os u j u v e n t n c l e n u n s e m i n a t i o ; y n o s i n t i é n c l o s ec o n v o c a c i o l r , c o l g ó l o s h á l t i t o s , c o m o s u c o m p a t r i cio Rasp:ril, y venia á lanzarse cn la tormerrta rcvolucionaria. Semejante condueta y la casi semejanza cle origen

- 7 9 me llenaron cle admiracion hácia aclucl jóven' Al final de la reunion dile un vigoroso apreton de manos, diciónclole: en *¡Bravo, ciudaclano! Yo tamllien he siclo ecluc¿rclo el error, y como Y. he venitlo á la verclad' ¿Quiere \¡' que seamos amigos Para sicmPrc? -¡En iavicla y enla mucrte! contcstómc consu ardor meritlional. Entonces nos abrazamos. 1\{. Royannes, ú otro cualcluiera, le habia ilicho quión era yo. Me dijo su nombre; y se lllmaba Clovis llugues' Asi pasaba )'o el ticmpo, teniendo Lrna cxistencia sin punto fijo, frecucnt¿nclo los clubs, manchando papcl, mczclánd.omc en todas las manifcstaciones poprrlilrcs' Cuanilo estalló la guerra, entonces no fuí con cl poput'¡A llerlin !,, Torlos lacho. La inmensa mayoría gritaba, creian que no hariamos más que un bocado cle nuestros enemigos los prusianos: en esta cuestion rmigos y adversarios eran del mismo parccer' Sólo que los republicanos pensaban que con la guerra el Impcrio ria más y más. Cré' El Comité revolucionario, pr"esitlido por G¿-lston organizar una gran mamieux, clecidió quc era preciso nifestacion cn favor de la Paz. La manifestacion tuvo lugar cn los primcros clias de Agosto. Puilimos forrnar un grupo bastantc numeroso, y coll' una bandera rccorrimos las principalcs calles de 1a ciuclad. Como los manifestantes iban contra ci sentimiento público, la demostracion no se hizo sin incidentes; nos silbaron y caml-riámos algunos palos. se afirma'

-80El cluellevaba la banclera,un zapatcro, se portó como un héroe dc los arrtiguos ticmpos tlefctrdielrlo r:on .,.alor y quc lros glitlba: su estanilartc corrtla Ll nrnl{itnrl rlue clucriir arlatrcíLlsclo, ¿ ' ¡ i \ b a j o 1 o sI ' r ' r r s i a n o s , , I t ) n l r r p i a z r c l e ! c o n t r a n o s o t r o s , y s c h i c i c r o n : r l g u n o s a i ' r es t o s . C u t n t l o s e 1, c l i s p e r s ó 1 ¿ m ¿ r n i f c s 'f1 1 .r j r , r ' r , 1 r - i n r c r i s t c m c r r t c í r , c a s a , t rcflcxiouanclo con anlalgura solrre las incolrsccucucias c1elpoi'ru1acho. El pucblo dc I'falsclla cla lepulrlicano, v no porlia I'o comprenclcr círmo aprobaLa unii, grlcrra quo podia scr provccirosa a1hnpcrio. Cicrto cs qlrc cn ar¡rcl nromclito toclo cl niunrlo creir cn Ia victoria,, y c1 pucblo mirrscllós, olviliarrclo al lmpcrio, fcstc'j11racl trirLrrfo rlc l,'rr..ncia. lltr ltrs crlós-concittltos r:autírl-iirse7'¿, Mo.rstl/tsa. Lr,l, cscaralrmzit rlc Fj¿urcLlucli habia parccir'Lopr.inlero una, gran batdla. Lucso \Yisscinbourg, ioruarla hclcrica,fuó un combatc c1e,.figiu'ar1o pcir ltr Prcn-sa,. Ei g c1c agost o , t c l é g r a m ¿ s a l ; s u r t l i s i m o s c i l c u l a b a n p o t t o c l r rl a c i r . r c l a c l :d t : c í r s c q n c l l a c - ] [ i r l r o u h a l r i : - r , l c r l o t ¿ t l o a l c j ó r c i t o t' p c 1 e 1 r í n c i p e l : r , : r lt l r ' I ' r r r s i i l , r l u i c r r r l i r t ' 1 1 l r r r t r c s t l op r i aL s i o n c r o c o n l l ó , 0 0 ( )a l c r n a n 0 s ,y q l i e y u ó t ' i r n r o s r L i c ñ o sr l c tl Landau. L o s n a l r i f c s t r n t e s 1 1 cl a p e z c t ' u l r , l ) r 1 c s , r n o s d t : s i r . i p a r n L c l i e r n r l a sl.[ ¡ r s ] ¿ l r u l l i c i o s : l L' n r l r r . i ¿ r q u c z1 cl i r n L u l t i t u d t r n o p o d i a d u r ' ¿ r . f l n l u r t l o s c s l r p l ) l : r r . r ' r t l ¿ r rs ¡ ¡ l r r c l l L so p c 1 r r c i o n t ' s r n i l i t ¡ . r c s d c l a s o r . i l l ¿ r s l c l R l r i n , c u a n t - i cs c c o r i Doció cn su tristr: rcrlic-lac'l, liciscliofl'cn y Iiorbac]r, hubo

-81

-

lrr alcaldia, la grcsca sc hizo sírlia,los g;enchrlrcsc¿trgrrrorr

un despertamiento terrible. Entonces l¿r, cxaltacion pú. blica cambió cle nota. Ya no se gritaba: ((¡A Bcrliu!,, si_ n o : t ' ¡ S a l v e m o s á l , ' r a , n c i t! , , l La nueva de nuestr.os tlcs¿str'es nos habi¿.r, cxtrcmo cn sobrexcit¿do. E. arlucllas ci.culrst¿r'ci¿rs iice causa cor mun con el populircho, y rnc sepuró dc lnis :rnrigos cle v los Comitós rer.olucionarios, quiencs cr.¿rn c par.cccr d cn de.jar solo al Impcrio arreglársclas corr los plusianos. -¡Ah! d e c i a n , s i l , ' r a t i c i ¿ n,o t u v i c s c á l ¿ c ¿ . L L c z a c m r un peraclor entonccs seria otra cosa. Quc proclirrncn la licltúbiica ,y toclos toma,rcmos l¿s arm¿rs1rar,a clcfcrrclcr cl tc_ rritol'io nacional. La suerte clc 1apatria órales inclifcrcnte, cn cl nromcrlto que no tcnian cl gobierno cle sus errsueños. Estaba yo indignado cio semcjante conducta, y no sé como la actitucl tlc los rcvolucioiiarios 'o rne al-¡rió los ojos. Tan ardientc curno li¿rbia estac'locn L* pr.i^ciPio cn favor dc la ¡ta"z,t¿nto fuilo por. la, gucrr.a cua,ntlo ví cl suelo francós inl'¿l,clido. El 16 de agosto tomé la rcsolucion cle sent¿r. 1tlzt"za, Sólo que, p¿ra ser aclrnitirlo como volurrtario, órame preciso, segun la ley', tcner dicz y ocho airos, y no tcnia más que diez y scis. ¿Cómo arr.cglar csta dificult¿cl? Fuime al estaclo civil, y saqué mi particla de nacimie'to. neci¿r ésta clue yo habia naciclo el 21 dc tn:trzo clc 1g5.1.Corrcgi eI 4 yforméun 2. De este modo lapartirla dcl rcgistro civil me daba los clicz y ocho airos rle i..cglanrelrlo.I)esde aquel rnornerrto no h¿rbi¿l nacla que se opusiesc í¡ mi cnganchc. I{abia sido ftlsario; per.o confieso quc semcjantc
c0Nr'.

,t ,l

i i

-t t: .l

-82crimen no me causó el menor remordimiento: además, tenia yo causas de clispensa. Soy miope en graclo bastante fuer'Le,y corno esta enfermeclacl puecle fácilmente cl'isimularse, pude hacerlo sin pena, cuanclo pasé á la visita. Grancle fué mi gozo cuanclo el mayor pronunció las palabras usuales: t'titii para el servicio.,, Los voluntarios se imaginaban que iban luego á manclarles al teatro cle la guen'a; mas no fué asi. Dirigiéronguarnicion en tiemnos á la ciuclad, donde se hallaban c1e po cle paz los rcgimientos á clue estábamos clestinados, de suerte clue los que como yo habian querido ser zuavos para pocler ir inmediatamente al fuego, fueron mandad.os á Argelia. Protestamos-en puede en el ejórcito,-cuanclo timos clestinaclos á Tolon cuanto protestar se una vez en el cuartel parcon el fin de embarcarnos. inquietud, nos hicieron un poco en el manejo

- 8 3 Stora se llama el puerto donclefondeó el húréltido el 23; es un pueblo á algunos kilómetros de Filippeville. Después tres clias pasadosen aquel pueblo, tomámos de el tren de Constantina,una línea cle reciente construccion, y el L7 lLegámos depósito.Fuí incorporado en ia al sétima compañía del 1". bat¿llon. Nuestra compairíano tenia capitan, y el que llenaba las funcionescretar se il¿rmaba el capitan Larguillé. para aguerrirnosnos llevaron á Ia region montañosade la que Constantinaes el punto culminante, ó sea sobre el Atlas. La montaña doncle acampámos era Djeb-el-Uach,magnifico país, pero muy ralvaje:por la noche las hienasy los chacales batialr se en derredor de nuestras tiendas para tlevorar los restog de nuestra comida,y nos daban un concierto gue no tenia nada de melod.ioso. campamentode Djeb-el-Uach El cluró hasta el 7 de setiembre. I\{uy de mañana, en el mismo dia, nos dieron órclende ponernoslas mochilas, y.partímos atravesand.o montañas,sin saber clónde ibamos.Rara vez habia yo visto una comarca tan pintor.esca comola que atravesámos nuestro paseopor montes y en valles. La primera marchadel7 de setiembretuvo como objetivo á Smenclú, que á vista cle pájaro se halla e 27 kilómetros de Djeb-el-Uach,ó sean más de B0 kilómetros por caminospedregosos. ¡Pero, qué ligeros íbamos! Toclo nuestro ecluipono pesaba una onza. ¡Qué gusto nos daba seguir al accirlentaclovalle del Uecl-ei-Kebirque baja de ias altas montañas de dond.e partímos y corre con estruend.o precipitán-

Para c¿hnar nnestra patriótica

creer que era preciso ejcrcitarnos los depósitos clelos regimientos.

cle las armas, y que esto no se poalia hacer más que en Un soldaclo no se pertenece; nos vimos obligados á guardar nuestro mal humor;pues jo del c)rassepot. El 18 de agosto por la tarde llegámos á Tolon. Esdestinados á ser tábamos varios miles de voluntarios nos parecia que no era necesario mandarnos tan lejos para enseirarnos el mane-

embarcados. El 10 por la mañana nos colocaron en 'tliversos buques, y yo fuí abordo d,elIntrépido.E'l21 llegámos á Argel. Desembarcaron los destinados al 1'. batallon de zuavos, y el buque continuó su marcha, llevando á lrili}'peville los del 3..

; l i i I

ii

-84d.oseen abruptas rocas )¡ huncliénclose en fin en grancliosos clesfilatleros, en profuntlas gargautas, aconlpañánclon o s c o n s u m í L s i c a c l c i m p c t u o s o t c ; r r e t r t c q u c s a , l t ad e pciirl cn ¡cira. nos parcciíi ntuy corto el catnilro. ]in cste cli¡r, Ai iii¿r sicuicntc, scgutttla rn¿u'ch¿.I)c Smcnclú á El'IantLicir fué tttt pasco agrtrclaArruclt, 33 liilónretros. Jrle. Atravesámos Itl-liantur Ilalria tcnido sámos bien. atraiclo cicrtos I\Ias ¡or otra parte, el merctclo h¿rbia, huóspccles muy incómoc-[osrluc li:rbitan en los bosclues. Tocla 1¿ noclte liicimos fucgo yhogucras 1-'rlrtalejar aqueIln llas fcroccs bcsti¿r,s. una prtlibra, nos fuó imposiblc cer r a r l o s o j o s , c o t r l o s a L r l l i d o se s t r i d e n t c s i l c a r l u c l l o s c a r n i c c r o s . A l c l i a s i g ' . r i c n t cl l o r 1 l r r l : t ñ a n l r c r r c l m r ¡ r t r e n t o clc m¿rchar, los liabitantes nos coutalon luu lits plntcr¿s dcl pais habian librarlo un comlrate. Nos pusimos en calnino con los plitueros rayos <lcl sol' Aqriellll tcrccra jornatlu, thbia, scr algo míts lrrrga, 41 liiiírmetros; pero liabíarrros tlc clescans¿r un c1i¡,entcro en Jemm¿pcs, término cle la jorna,cla. E s t ¿ rv e z n o h u b o a l e g r i a e n e l p a s e o . Comenzálrarnosá estar cansatlos. Dc trli-Arruch á Saint' Charles por Grrstouviile cl carniuo fuó monótono' I ) e s p u é sp a r : l i r d e S t i n t - C h a r l c s á J c n n i t l p e s ' e r a p r e c i s o p a s a r p o r m o n t c s m u y e s c a r p a d o s ,y a q u e l l a s s u b i clasy bajadas tan rápidas que nos encantaban al princis i n i l c t c t r c r n o s 2y l l c g á r n o s por la, tattle con cl crcllíisculo al firiel de 1a jornatla. lugar c1 mercaclo c1cEl-ArrLrclt y 1o pa-

- 8 5 pio de nuestro viaje, nuestras picrnas moliclas no las podian resistir. Durante nuestra percgrinacion tuvimos, no diré cl placcr, pero si la vcrrtr,ja, clc cncontrarnos con ull leon magnífico, e1 cna,l instal¿rrlo con mucha c¿rhnacn nll cerro á cierta distanci¿l clel canrino lriir'¿-¡J.,¿-r, íbarnos como pasanclo, in ¿trcverse á int¡rict¿rrrios. s A p r e t a m o s I ¿ s f i l a s ; l o s q u c i l . , ¿ nc a n t a n c l o s e c a l l a r o n ; n o s c o n t e r r t á r n o sc o n e s t a r s o b r e a v i s o s i I e c l a b a l a g a n a atacarnos, y continuámos nuestro c¿rmirroabstcnióutl,rnos de tocla provoc¿cion. Creo que cl sciror leon y uosotros nos contentámos con mir:ri'nos con curiositletl. tlijcrort r¡rc Cu'anclo estuvimos ya lcjos, algunos 'c-rilicntts no habí¿rmos echo Licn en no hacer nso tlcl ch¿tssclrot: h pero 1es clejámos hablar. En Jclnm¿-rpcs,donclc llcgámos b¿stante avanz¿rtlaI¿r, noche,el I cle sctictnbre, nos rlijcron quc la Repítblica a c a b a b a c l e s e r p r o c l a m a i l n e n l , ' r A n c i ¿ .L o s h a l - r i t a n t c s , llstaentre cluiencs habi¿r muchos proscritos clel gc,lpc c1c do, nos hicieron una calnrosa lccepcion. Por nuestra partc pcclimos que nos llcvascn á l¡ilippeville. Sin duel¿r ]r-uevas órdcnes haLian sido telegrafltrdas al com¿nclanteclc la columua; pues nos anunciír al 'lcnclia siguieute por Lr, mairana, quc cl alto proyccto no dria lug:lr, y que nos ponclriarnos erl c¿rmiuohírci¿rcl ptrci't o c l c c r n b ¿ r r q u e T r a t á b a s c d e v o i v e r : L t r í r sy h r t c c t ' t o t l ¿ r . vía 38 hilómetros. I{o obstantc la mr:jrrr lolunt¿r"tl tlcl munclo teriia yo diez y scis iLños,y en csta crl¿il tro cs ttilo muy fuerte, sobrc toilo despuós cle t¿l1csnarcltas: cstrrl-r¿t complet amcnte extenuado.

-86Por la mañanapucletodavia andar; mas á meclio dia mis piernasno quisieron llevarme, y me sentédesesperado á la orilla rle un camino, clespidiéntlome mis comde pañeros.Hacia un calor sofocante:el sol quemabaaquellas montañas Ia Argelia, tenia yo la boca seca, ni de y una gota cle líquiclo para apagar mi sed.Me arrastré como puclehasta un barranco,y apercibi en el fondo un charquito de agua é hice un esfuerzo para pocler llegar hasta é1. Llegué con mucho trabajo, y andanclo rodillas. ¡Esde pectáculo horrible! Aquel charco, que apenastenia un metro de largo, estaballeno de sapos. Aproximé, no obstante, mis labios á aquella onda mal sanay pútrida, y bebí. Masno pudienclo vencer mi repugnancia, arrojé enseguidaaquellabebida infecta. ¿Quéiba á ser d.emí, solo y abantlonadoen aquel lugar desierto? No tuve-debo ¡ay! decirlo,-el pensamiento de rezar. Yerdad es que otros, allá en la patria, rogabanpor mí. Preguntábamesi seria presa de alguna bestia feroz.l\[e acorcléclelleon de la víspera,d.e panlas teras que andaban al rededor cle Filippeville. Y no tenia fuerzaspara defend.er vida. mi Mientras que así me d.esesperaba perdí el conocimiento. Despuósde algun tiempo volvi en mi. Dos caras negras de árabesestaban junto á mi; uno de aquelloshombres me dió á beber un licor confortante. No pudiendo explicarme,les clije: ('¡Filippevilte! ¡Filippeville!, I\Ie comprendieron, cogiéndome y uno por los piés y otro por me llevaron asi hasta el final de mi jornada. la cabeza

-87

-

Llevaba algun d.inero y se lo ofrecí, mas no lo quisieron recibir. aquellas buenas gentes eran felices con ha}rer sal' vad.o la vicla á un zua\¡o. Con su ayuda putle llegar á un cuartel, unime á mi compahía, y d.ormíme aquella noclte con suciro de plomo' En cuatro dias habiamos hccho 145 kilómetros por malisimos caminos. AI clia siguiente, 11 tle scticmbre, nos dieron órden de salir c1e Filippeville para Stora' Dado mi estado d.e c¿rnsanciome autorizaron á hacer el trayccto en un carro. Nos embarcámos en eI Jura, y el 14 llcgámos á Tolon. El 15 estábamos en I\[ontpeller, ciudaclque ile habia siclo clesignada para servir rle ckpósito al 3'o dellian repartirnos en nuczuavos durante Ia guerra. Allí De vas compairías:pues óramos mucho más numerosos' clc voluntarios, mi Qom.tal moclo, que vista la abunclancia pañia, 7.* del primcr 600 hombres. anEra preciso terminar con semcjante estado cle cosas al fuego. Ifas estaba escrito tlue yo no tes ile mandarnos me habia de encontrar en el teatro cle la guerra' a mi salicla cle Marsella mi marlre habia tomaclo sus informes: sabia que no se podia sentar plaza antes d'e diez y ocho años, y con una copia auténtica c1emi partida cle nacimiento cayó como una bomba, el 16 de setier';ren cas¿ del gcncral }lessiat que manclaba en l\[ontbre, p e l l e r . A c a l r á b a m o s d . el l e g a r . E l g e n e r a l m e m a n c l ó l l a 'i" ae('' "¡: ir"llrt mar',

Intereses relacionados

Itte'l'grttrófi'¡¡' i
g¿l,i¡Cll ('0lttr S. let trti su¡,el't'!ir r l, . e Lrr . ltrt' IIlitl (.('

batallon, se componia cle cerca ile

u l l I r r e sj u s ' p á c a s ¿ .H a l - , i a s i c l o z t r i t r ' , - ro | l i a r t t l t . ) u t t r ' i l l r t o

- 8 8 to. Llevóme mi maclre á Marsella, y volví á entrar en la familia. Sin embalgo, fuertc con la proclamacion clel¿ Rc_ púbiica y co' el cstatlo creturbacion y dcsórcler, haci* cn casa cuanto qucria. I{l prefecto cle las Bocas clel Róclano, noml_rraclo por el Gobierno, era precisamente Esquirós, por cuya cleccion 'abia trabajado tarto. Escluirós tenia un hijo rlc mi eclad, lVilliam. Nos hicirnos amigc,s, y, con Clovis Hugues, á quien habia vuclto á encontrar cn nlarsclla, forrnamos un cuerpo clc adolescentes rlue tomó el nombre d,eJóreu, Legíon Urbctna. Adoptámos un traje por el estilo rrer de los francos-iiradores. Esr¡rirós nos clistribuyó algunas carabinas, y todo el dia jugábamos á los solclados. Trataba cntonces el GoJricrno de hacer una leva seneral. Decíase que tocloslos guarclias nacionales iban á marcliar á la guerra. La Jóven Legion Urbana sc encargaba de clefenclcr á 1\Iarsella. Los prusianos se hubiesen Euarclado muy bien cle llegar á orill¿-r,s clel Drirance. y petu_ l e n t e s y g l r e r r c r o s , e s t á l _ r a m oc o n y c n c i t l o s s de quc sin nos_ otros las Rocas rlcl Ródano no rcsi-stir,ian á I ¿ ri n r . a s i o n . Por fort.na cstírbamos atí. pc.o nos aárr¿mos m*c'o rnovimiento. Iday qne haccrrros justicia; si no hicim o s m , c h o , c ' c a m b i o c l á . J . i a m o su c h a s nr vucltas. nraña_ 'a y tarcle iba'ros á la lla'atl¿-Lclc Sa' i\{ig'cl; y arriba y abajo, ejccutábamos mil maniobras milit¿rr.cs. Como ct¡tti_ qtro 21.(,aro, mancl¿¡ba yo cl ejercicio. Terríamos, sin em. bargo, á nr,restro frente clos hombres qrle rcpresentaban

89seriamente sus papelcr: cl comandantc clel batallon Gir a u d y e l c a J r i t a nI I e r , r y . ¡ Y c l e . " t a t l om a y o r ! ¡ E l e s t a d o mayor era lo que h.bia quc vcr!El prefecto ltos lral'il dáclo un loca,l ctr 1a misma Catlncbidrc, en cl ccntro clc la ciuclail. Ilabiamos llenado el balcon c1etantos cscutlos y banderas cluela I.tz no penetraba por las vcntanas;á las dos cle la tartle ,;rÍt llec€stl.rio encender el gas. en Cuando Garilralcli, vinientlo de Caprera, clescml-rarcó Marsella, la J',ven Legion Urbana le sirvió cle escolta descleel pucr io cle la Jolictte hasta el palacio clc la Prefectura. El ';ntusiasmo cle los marsellesespor el gcneral italiano llcgó al delirio. Las mujeres del mercaclo querian abrazarle todas. No sabiamos como ltacer para imperlir que no l:rs cogiese cl coche. Rccuerdo que una cle arlucIlas chu ronas llegó á romper las filas y prcsentó un niiro' á Garil,alili gritanclo : ¡ Batizcr,lou! ¡bcttiza lou ! (¡bautizale! ¡bautízale!) Garibaldi preguntó quó era 1oque queria a luella mujer. - Quiere cluebautice Y. á su hijo, lc contcstaron' f',1 general se sonrió, y cxtendicndo 1¿l'mano hácia el m ' , c h n c l t t t t ' I o ,t l i j o : - Bautizotc republicano. H u b o e t i t o n c c s u n a e x p l o s i o n c l c l l r a v o s : c l p a s e t od e Garibalcii por las c¿rllescle }larsella fué un triunfo' Los marsellesesdicron, durantc la gucra, prucbas de su excelentc corazon. cuanck¡ llegaba alli un lrat¿rllon dc Áf"ic", rodeaban á los solclaclos,colmábanlcs dc aterrciones, lcs llcntltan de chocolltc, naranjas y pasteles; turcos, spahis y zu&\¡osibarr á la frontera más llenos clc go-

; ¡ l1!

r

Jl;! i¿ i , ' f i
¡ l

J |

i - 9 0 losinas que cle cartuchos. cuando desembarcaba un convoy de heridos que venian dcl teatro de la guerra, no sabian qué hacer para mostrarles su simpatía á aquellos pobres muchachos: organizaban colectas; portamonedas, adornos, joyas, todo se lo dabau. ¡y que cuidados! multiplicábanse las pobres señoras. Aquello no era para ellos una cuestion de partido. Si habian pedido la bendicion de Garibalcli, hubiesen en cambio besado los piés de charette. Asi, en las elecciones de 1871, Marsella eligió como diputados lo mismo á los legitimistas Charette y Catheli_ neau que á los radicales Esquirós y Ledru-Rollin. Quien quiera que á los ojos de las poblaciones provenzales representaba Ia idea de la guerra era aclamado y elevado hasta las nu_bes. Hánse burlaclo demasiado de mis compatriotas corl motivo de la terribe campaha de lg70_ 1 8 7 1 . N o n o s h a n e s c a s e a d oe l r i d i c u l o . S i n d u d a n o s prestámos á la risa con nuestras Legiones-flrbanas y nuestros Francos-Tiradores de la Muerte; sin cluila tuvimos móviles á quienes era imposible movilizar.Lo sé, y las primeras críticas las formular4os nosotros mismos. Pero es necesario que se sepa tambien que si nuestros rezagad.os fueron más notaclos que otros, es porque, d.esde las primeras hostilidailes, todos los hombres de buena voluntad marcharon á la guerra. Tómense el trabajo de consultar los archivos del ejército, y se verá el gran movi-

-91

-

it,'
rir :i.

ii t,
ti,
i

li, u.

il

esperó el 4 cle setiembre para firmar sobre el altar tle la patria. En lo que se refiere á la exuberanciade sentimientos tan naturalesen nosotros,eran lo bastantepara señalar,f nos, d espués e la guerra' á las burlas de la prensa;no importa, los meridionales,comolos que no lo eran, cumplieron todos con su cleber. yo de Después estadigresion pue¿lo tambien reírme un poquito del lado cómico del patriotismo marsellés' Lo que me perdonaránmis lectores,puestoque yo soy el primero á quien se clirige mi ironía. á Examinando los acontecimientos una tlistancia cle cliezy seisaños,¿quépuede hallarse,en efecto,más gromereccn tescoque nuestra GuarcliaCivica, cuyasproezas en ser celebradas imágenesile Epinal? Los guardias civicos eran los pretorianos tle la prefec' tura. Podrá juzgárselespor la siguiente anécdota,rigorosamenteauténtica. El comanclante de la guarclia era un corredor d'e comercio llamatlo Matheron; el capitan, un tintorero llamado Gavartl. Un dia jrrgancloun partido ile tlominó, el corredor dijo al artista en tintura: -¿Sabes, capitan, que hay, cerca de Marsella, un alcalcletle un pueblo que le han sehaladocomo un hombre que ha ejercitlo una formidal¡Ie violencia para hacer volar sí en el Plebiscito? -Es posible,comandante,los alcaldes de los pueblos eran todos espiasclel infame Imperio. ¿Quiénes ese indigno funcionario municipal cleguien hablas?

ri I ,I

i
I
I

:

miento de voluntarios que hubo en el i\tediociía luego que s e r e c i b i ó l a u o t i c i a d e n u e s t r o s d e s a s l r . e sE n l o s l r u q u e s . q u e n o s t r a s p o r . t a b a ná l , r s d e p ó s i t o s d e r , g i n r i e r r t o s , e n los trenes, numerosos eran los hijos del Mediodia, no se

-92-El -Está alcalile de Septémes.

t?

ti

-93mi capitan, no cott'Iprcntlo rlue signilica t e s t a a c u s ¿ r c i o ny o s o ) ¡ u n h o m l L r r c l c l c a n t l t o , ( l u e . . . , - N o t i c n e s I r c c i r s i t l ¿ t t 1 ee i i t c r t t l t : l r , s l r í t t l c l l n i l r c r i o l ' . ' c l T c a s t ' g l t t o t ¡ i c t c a c l l s i l n a r r t e t t l t l i b r r l , l L l t 1 c1 a j u s t i c i i r t l t o p r . L l u rq,u e ) - o r c ¡ i i ' c s l ' r r t oc n l r t i l l ( ' r s o t l i I z l o h ¿ b c r c t l i t l l ' r l o t u v o l u g r t r r : 1¡ l e b i s c i t , r . r r l t t ' l f r i r l o c l s e t i t i t t l i c l r t r l l r ¿ t r c i o n t l , l t ¿ r c i r t r t l ov r ¡ t ¡ r r s i á l , , s l i ¡ " - I - ' i t ¿ n t c ls r l l r í ¡ r r e s c r r t c s , i n c u l c á n d o l c s l a r n c n t i t ' a i t l r t i r u i n i t l i l c t l o r l t r t tc l h l r p c r i o c s lir, paz... Y lró ¿lhi por (lue estíis y rluetlrts convoncitlo clc o p o s i c i o n Í r l l g u c n ' 4 , I i i ,g t t c r r a q u c ) o r c ¡ r ' e s c n t o c o n c l P nrismo tilukr y iits r ismlrs pt'oporciones... or cousigtlieul t c , c s t á f t t c l i r 1 1 ct l t L t - l r r i t c ¡ r l c t t r s c r . , nl ¡ l I ' r . r s i a , c s t l c c i r , c o n e l c x t r e r r j e t ' o . . .l ' l r t n o r t r l r l c t l t t l t l o l , i l r i r l t r l i a c i o t l t l cuyo nratrtl¿rt¿u'ioso¡, te dccl¿u'o tlcgl'arlailo tlc tits fuuc i o n e s , c ¿ l i c l ¿ r c l cr u r t i i c i ¡ a , l c s ¡ d e l n á s , s i n p c r j u i c i o c l e s l o c l u c s c s i g a . . . Y p r o b a c l o ( l t l e p o r c ' I l i c c l t o c 1 ee s t a c l c f g r r l t l i t c i o u r n c r c c i t l a , q u c t l t t , s u c r ¿ c l c 1 a l L ' ¡ -y j u s t l t n r c t r t e tcr dcspojrtdo tlc tu inli,rl¿lrilit1atl ¡rlt'lirli-tt-'lrtllt'iil, I)rrllg'o y úccliii'o ctr est¿clo clc ¿trresto. litcrahnente acob¿r'datlo El t-lcsgraci¿tlo alc¿lltlc r1ucc1í-r I é i n c l p r r z c l e o p o n e r 1 ¿ i l 1 € l l o ] ' r e s i s t c n c i a . G a v ¿ l , r dr e t o r cia su trigote con furor'. Las gentes de Scptórncs no sal.'iau qur: pcnser. lio conociatr á los civicos rnás rluc por su rep u t r i : i i l n ; p c l o I a r e p t t t a c i o n e r a t a l , t l u c 1 r os t i t t r e r - i c r o n á cltítu,r. Corno conclusiolt, aiiirtlió ci capitan-tinlorcro : -¡ \ramos, motrta ! molrtl coumigo, ciutlirtlano alcalúe, prcfecturn,' Alli tc explictr'ás con cI ciud¿y vamos á L-r, procónsui. Si tu corazon esti 1:ruroy tu patriotismo <i.ano -Ciutlatlano

ll

bien, contcstó el tintorero, yo nre encargo rle é1. Al clia siguiente muy temprano, el c:rpitan cle l¿r Guar_ dia Cívica se fué á Septómt:smontaclo cn su caballo" llam¿lclo Robespicrre. Septémes es un pueblo cle 1,b00 liabitantcs y á 12 kilómetros cle l\[arsella, camino clc Aix. Al ver llegar, á eso de las rlrleve cle la mañana, un g i n e t e c o n s o m b r e r o e m p e n a c h a c l oc o n l a r g a s p l u m a s de colores vivos, u.nacarabirla cn bandolcra, el cinturon llc_ no cle pistolas y revólvers dc todos calibres los pobres alcleanosse agruparon aturdidos. S i n a p e a r s e ,e l c a p i t a n - t i n t o r e r o p r e g u n t ó : -¿Donde e s t á e l a l c a l d e ? ¡ C o n c l u c i t l m e ¿ r 1c l o m i c i l i o clel ciuclaclanoalcalcle de este puclrlo! Los habitantcs obcclecieron. El pobre alcalde de montcrilla compareció antc Ga_ vard. Era el infortunaclo alcalde un pobre labraclor, muy scncillo, ocupado en aquel momento en poclar los árboles sin más preámbulo el capitan c1ea Cí_ l v i c a . ¡ A v e r ! c i u c ' l a c l a n oa l c a l c l e ,l a o p i n i o n n a c i o n a l t e acusa cle conspirar con los pmsianos para irnpcclir la gLlerra. -Pero, -Ar¡rí señor... . de su hucrta. -¡A ver!dijo

no htry señor, no hay más r¡re ciutltrclanos, cs¡ria clel Irnper.io? y el ciuclaclan.o ¿o)¡os, cluc te lionra clirigiónclote la palalrra, es aclemás capitan.,. llámame, puesr ¡ ciuclacl¿nocapita4!

- 9 4 sin reproche, no tienes por que temer; pero hazme el placer y el honor cleobedecer prontamente. yo no cliscuto con las exigenciasclel servicio; soy el ejecutor cle las altas obras de la opinion nacional. Montaron en el caballode Gavard al alcalcle Sepde témes,más muerto que vivo. Su mujer se lamentaba;los ald.eanos estabanconsternad.os. -¡A la Prefectura! dijo en fin el capitan cle la Cívica...Ciudaclanoalcalde, tente bien, cógem€ry abrázame para no caerte,y sobre toclo,¡cuidadocon mis pistolas!... Yamos,¡arre,Robespierre!y picanclo con la espuelamarcharon al galope. Para volver d.e Septémesá Marsella habia que atravesar varios pueblos.Uno de los primeros que encontraron está situado en un ilesfilad.eroentre la cad.ena del Estaquey la d.ela Estrella. Aquella aldea perclida en medio cle aquellas gargantas d.e siniestro aspecto, se llama elAsesí.n0. alcalde de Septémes,temiendo El por su suerte,daba diente con diente y se agarrabaal capitan: el pobre creia que habia llegado su última hora, y tenia un miedo atroz.Nuestro Gavard,que por su cuenta no tenia más que sed,paró á Robespierre clelantede la taberna d,el Asesino, - ¡Alto de cincominutos! dijo saltaniloá tierra y arrastrando consigoal prisionero...aqui se brinda... Ciudadano alcalde,al presente,rehen clelpueblo soberano, vas á beber con ei capitan Gavard á la salucl de la nacion... Procura estar á la altura d.ela honra que se te cla.Es la República, entiendes, que te paga un yaso. la

-95El infortunaclo cautivo, temienclo contrariar al representanted.ela justicia popular, no seatrevió á rehusarlo. Yaciaron un yaso d'e champoreaude Africa, attoz mezcla ile café, coñacy curagao,que era ia bebicla favorita del oficial empenachado. Yolvieron á ponerseen camino. y En la Yista, nuevoalto, nuevochamporeau nuevobrindis patriótico. Esta vez eI capitan-tintorerohizo quebrinLos procónsul. del dasesu prisioneroá la salud. ciuclaclano pueblos cleSan Luis y de Crottes, comotambien el barrio de Arenc, dieron motivo á pareciclaestacion' ya El alcaldetle Septémes no podia más; sin embar' go, ¿cómo iba á resistir á los requerimientos de su terrible gendarme?Para salvar su vida, que estabamuy que Gavard'le bebió todos los champore(üt& amenazada, de por presentó,y asi brintló sucesivamente la Commune I\[arsella,por la Internacional y por Robespierre. A cada vaso el capitan no olvidaba decir: -Has de saber, ciud.ad.ano que te honro más alcalcle, te paga todos los vasos de lo que mereces; la Repúbiica que has bebiclo. En fin, el ejecutor d.ela opinion nacional y el rehen cle la jusiicia popular hicieron juntos, encima del reventado Robespierre,su entraclatriunfal en la ciudad. Los tranComo Gavard era coseuntesmirábanlescon curiosiclad. nocido en Marsella,preguntábansequé era lo que traia entre manos el artista en tintura, improvisado capitan' Gavarcly su prisionero se apearond'elante de la Prefectura; un civico que estaba de planton llevó el cabr

ri
ili
¡ l

! t

ii ti
ii l¡
i l

i: iü ' li

.-

96 -

-97

-

llo á la cuaclra: el capitan condujo al pobre alcalile al prefecto Esrluirós. Por extraorilinario, nuestro héroe no tufcaba al prcfecto. -Ciuclatlano proc'nsul clela Rcpública, Ic clijo, cntreg o í r , u c s t r a s i n t c g r ; : s m a n o s c l a l c a k l e c l c S c p t ó n r e s ,r l u i : n v s e i n t i t u l a h o l n l . l r c J e 1 c a m p o ; p c r o e n r e a l i c l ¿ r c lo c s m á s . n q l r e u n c s p í a c l e l f t r p e r i o y u n a t e n t e r 1 ep r u s i a . I l a s i c l o cogiclo en fragar tc dclito clc conspir.ircion pacifica, hab i é n c l o s eo p u e s t r , í L l a g u e r r a q * e n . e s t r o s c o r i r z o r c s d c p a t r i o t a s d e s c a . r .L e h ¿ s i r l o r e r t i r a c l as u i n v i o l a b i l i d a i l parlamcrrtar.ia, csta mairana á las nueyc; el grito de la colrcicncia pirl'lica clc sus admi'istr¿üos hare arrancaclo la feja municipal, cle la c¡re sc h¿ hecho incligno por sus c r i r n e n c s ; S c , r t é m e s l c h a c o n f i a d o í r ,m i g u a r c l a , y o s l o traigo par¿r que sufra, cn cl tórrnino de vcinte y cuatro horas cl cas'igo rlcbido á sus cr.irncncs. elto, sirr embarD go, clcclari r que clesrlc su arr.esto h¿ tlu,ilo prucbas de c j e m p l l , r s i r m i s i o n y s c l i a m o s t r ¿ r d ol t , c ' p a t r i o t * , b e b i e n c l o á r u c s t r ¿ ls a l u d , s i n c o n t a r á l ¿ d e l c s r l c m á s . \ ' o s clebcis ju ;g'ar, ciuclacla'o pi.ocó'snl ¿. 1¿ ftc,ipírbli,;a,si est¿ ficl srrr'isiorr ha cle tener lr-rgar clc circu'stancia, ¿tcnualrtc a1prcscnte pr.isioncro. Hsquir 3s, acostumltraclo á est¿ cl¿rse avetrtnras, manclc dó e'sr:p uiiia á llamar a1 coma.d¿l'te corredor }rathero' .prra ile cifrar cl cnigrna; pues el alcal,.le de Scptómes, poco acr)stumbraclo á lds cltanl)orcüur de Africa y emo.cion*clo con las dificultacles clc la situacio'. no putlo tlcclarar i ,acla. . Matl cron ilegó y dió explic¿ciones.

Escluirós m¿ncló á todos los diablos á su capitan dc guarclias, le cchó una buena pcluca I' diólc órderr de poner cn libertacl ai prisionclo. -NIuy liien, ciutlrrhno ¡rr,ocirnsul, ontestó GavarclÍ c p u e s t , oq u e c l c u l p a i r l c c s i n o c r : n t e , v a á s e r d e v u e l t , o á s u f a m i l i ¿ a n e g a c l ac n 1 á s r i r n a s . L a l l e p í r b l i c a e s m a g n á n i ma. Es antc toclo justa, y protereeal cicgo y ai huérfano. ¡Yiva la República! Dcspues clc estc scrmon, mi Gavartl abrazó al ak al le de Septómes, conjurólc quc rlcsprcciase pnra siempre el ncgro vencrlo cle la sargr.icnta calumnia, hizo ensillrr el c a b a l l o , v v o l ' , ' i c n r l o á n . i o n t a i .á s u p r i s i r r n c l o l c v o l v i ó e n t r i n n f o í S e ¡ t ó r n c s . E : r t l r - e z ,e n v ( ' z d c c c h a r l t r . i n d i s e n e l c a l n i n o , c o m i r - ' r o nj u n t o s c n S a n A n t o u i o , c e r c a c l c la \¡ist¿. Los tlos via.jclos tcnirn aprttito. Ill alcaltlc pag ó l r t c t i c n t a d c l f , - , s t i n .A i l l c g r i r . r l t ó r n r i r - L o 1 cl ¿ p . r r . c . 1 g r i n a c i o r , c l c a p i t a n G ¿ r ' i l r r 1< l i l i g i ó í l l o s a l t 1 e ¿ r - r oc l,e l o s alto tic sri lnontura, lir siguit,ntc ¡r.oclirrna: - I I ¿ r b i t a l l t c s c l c S c p t ó n r L r: o s r l e l n c l v o s al virtuoso

m a g i s t r a d o h o n l ' ¿ rt l c v u c s l r o l l J i o r . i o s op u c L l o . A c u s a c l o de crimerrc,sholriblcs, ha hcclro r-ictolirrsalncnte vcr la p a t r i ó t i c a i n o c c r r c i i r d c s u c o r ¿ r - z o r r .p u l r l i c a n o . . . ¡ C i u c l a :e d i r r ] r ^ r s :u r : c s l c l r l c l , i t o r i o r j e r u r r l o o s s i r v ¿ r l e l c c c i o n ! q t r ' r ¿ n c i i r .L r n1 ) u g t r i t c l o n c l t x t , l , l i r . f . r . o ,l r a l t r t l s t o s u s o . j o s i e t t \ . o s o t t ' o . s . o l L l t r i s ¡ r its cl r r c o t r f i l l i z ¿ t l , r l t I i r ' l r i i l r l i c a , N 1 q u c c s p l l l r r - o s o t r ( ) sr i r a r n l r r l r ¡ . R l , p l i i r l í r v u e s l r o s h i l j o s y á r r u c s t r o sl r i c t o s q u o l a G i r : r r l i a C í r - i c ac l c } l i r r s c l ] a t i c n e e n u l r a r n a n o ) a c s p e r l a c l c l t l c b e r ' ,y e n 1 a o t r a l a brl¿nza tlc la justicia...R,:cibid dc esta Guardia sin rnieIoNF.

- 9 8 dloy sin reproche á, vuestro estimaclo alcalde; renclitl á estemagistraclomoilelo l,oshonoresque Ie son clebiclos; inscribicl en la fachaclade la casa consistorial cle Septé. mes su nombre voneradocon letras de oro, para que paposteridad. se á la máe seoular ¡Yiva laRepública! No garantizo oomo exactoel texto clelos discursosdel oapitan Gavard;pero si alguna cliferenciaexiste entre su tenor y Ia reproduccionque yo hago, en todo casola Por lo que toca árla avendiferenciaserá poco sensible. tura, certifico que es de una perfecta autenticidad,comprendido eI arresto y demás motivos,con eI clobleviaje del cívico tintorero y su cautivo y los vasitos de champoreau, Puédesejuzgar por este episotlioá la guarclia preto' riana del prooónsnlEsrluirós.Y menos mal, pues el incifué simplementeuna odide dente clelalcalcle Septémes fué siempre1o mismo.Los mas no seaheróico-cómica; civicos tienen una serie de otros casosque les valieron ser en Marsella objeto de unánime reprobacion. Cuanclola capitulacionde }Ietz, hubo en el l\Iediodiat general como en el resto de Francia, un movimiento c1e supieron movimiento quelos revolttcionarios inclignacion, aprovechar. Esquirós habia organizado una liga de departamentos Cluseret,que habia cleser mas tarde minismeridionales; tro ile la Guerra d.e\a Contnntned'eParis, fué llamaclo á mandar el ejército clcia Liga. Una sola parte rle la Guarclianacional no cluisoreconocersu autoridad. no I-¡oscivicos,cluchasta enfonees lrabiansido más que

- 9 9 cle d.espués un fue' grotescos,comenzaroná ser odiad,os de go de fusileria que hicieron en los paseos Meilhan; corrió la sangre y hubo muertos; en una palabra, los acoutecimientosse volvieron trágicos,y Gambcttamandó á Marsella un nuevo Prefecto. llegó á su colmo. El desórden Los particlarios d.ela Liga d-el Medioclía cubrian las pared.esde la ciuclaclcorr gigantescosletreros, en los cuales se leían estassolas palabras en grandes caracteres: QUEREMOSCONSERYARÁ ESQUIRÓS. El nuevo aclministraclordel clepartamento,el ciucladano Marcos Dufraisse,llegó,fué á la Prefectura,cxarnique era imposiblc y se marnó la posicion, comprenclió chó sin tambor ni trompeta; para consolarle diéronlo podia octr' la prefectura de los Alpes-Maritimos,que ser par más facilmente. Gambett¿queri:l ser el amo en este asunto.Decidió á Alfonso Gent para que fueseá sustituir á Esquirós,en nombre del Gobiernode Tours. Era necesarioque Gent ocupase eI lugar, no cleun prefecto, sino cle rlos; pucs he olvidailo decir quc en jefcs de deparMarsella teníamosal rnismo tiempo clos tamento: uno, Esc¡rirós, con cI título c1caclministrador y clelas Bocas clelRóclano, otro, Delpech,con el titulo de prefecto.No lial-,lode }fauricio Rouvier, á rluien el Gode bierno d.eTours ofreció la misma Prefectura,después haberla rehusado Marcos Dufraisse y haberla tambien

t i

r li t
t n t t í t t * t l

í' it l
i r
i1i.

iI

l¡,

ij

,it,
ir; ,
i l t :

$ii i!;
tit lli
til t;i.

-100aceptailo Alfonso Gent; Rouvier, que no era tonto, constató sienilo secret¿rio general que 1a aclministracion de las B o c a s d e 1 R ó c l a n o o f r e c i a m á s e s p i n a sq u e r o s a s , y l e s d i jo que muchas graeias y quc potlian ofrecérsela á otro. El nombramiento cle Gent fué acogido con gritos de cólera por partc rle los particlarios dc Esquirós y tlc Delpech. Yo era del nírmero de estos irltimos. Decíamos que Francia estab¿ perdicla si el nuevo ailministraclor tomatra posesion cle la Prefectura. Itrn rigor huJriéranlos sacrificad o á D . e l p e c h ,c l p r e f e c t o n : 2 , i l a s e x i g e n c i a s d c G a m betta; más al prefccto n.o 1, es decir, Esquirós, ¡jamás! En la Jóven Legion lJrbana llnos cran particlarios clel Gobierno de Tours, y otros clc 1a Liga clel Mecliorlia.Los G i r o n d i n o s , t a l e r a e l n o m l r r c q u c r l á b a r n o s í r ,l o s l e g i o n a r i o s q u c a c e p t i r b ¿ r ná G e n t , f u c r o n m í r s h i l l i l c s que l o s n f o n t a i r s s ¿ . . ;h i c i e r o r l u r l p r o n u n c i a n r i c u t r r . U r r ¿ rn o c h e cogicron todas las carabinas corl quc haciarnos cl ejercicio en l¿ llanura de San n{iguel, y l:rs tlir:ron á, los ltataIlones cle la Guardia nacional que sostelrian al nuer.o prcfecto. Fnó nna h'ctírionobontinuble. IIice yo un llamarniento á 1os lcgionalios licles á Esquirós. C'lonstituimos un collsejo cle guerra, á que llamarnos Tlilrunal milit¿r de la, Jóvcn Legion llrLrnna, y co-

-101abogaclo de oficio, encargaclo d.e clefc.der á los acusatlos ausentes, Elias Dcvéze) era un compaircro tle rnstituto, miembro clel Estado llayor de ia Lcgion. Llamálr¿unos gi:a\¡emcntc por cspacio de trcs veces á los legionarios g i rondínos. -¡Tistino Capefigncl... ¡ T i s t i n o C a p e f i g u c l . . .¡ T i s t i n o C a p e f i g u e! . . . Silencio. Tomaba yo entonces la palirLrra: *No c o n t e s t ¿ n d . oe l a c u s a c l oT i s t i n o C a p e f i g u e a l l l a m a m i e n t o q u e s e l e h a c c y s i e n c l ol ¿ e v i c i e n c i a cle su traic i o n i n d i s c u t i b l e , p i c l o a l T r , i l r u n a , lq u e I e j u z g u e , aunque auserrte. Concedido, rnurmuraba el presiclente. Elias Devé¿e se levantaba: -¿Con qué motivo seacusa á mi clicnte Tistino Cape_ figue ? ¿ P o r q u é e s é 1 ,c o n t e s t i r l r a ¡ , o , á q u i e n c s t a b a n c o n f i a _ das las llaves clel cuarto doncle cstaban dcpositaclas las carabinas rle la Legion. 'Iistino Capefigue ha cntregarlo las llaves al enemigo. Es una treicion en tiempo tle guerra. En su consecuencia, piclo sc conclene á lnuerte á Tistino Capefigue. El p'esidc'te in'it¿ba al crcfensor cre oficio á pror*nciar su defensa. -Ciutiadanos, miembros del Tribunal militar, rlecia E l í a s D e v é z e )m e i ' c u m b e ' u a p e n o s a m i s i o n : atenuar el crímen de que se ha heclio culpal_rleel bandido que lleva el nonrbre de Tistino Capefigue, es una tar.ea que está so_

li'

ili:
l¡r

lr; lii I.l,
ili 4

i1l

fi

menzámos á ju.zgar á los tr.aidorcs. N a t u r a l m e n t c , r i i n g u n o d e l o s a c u s ¿ d o ss c c l i g n ó c o r n ptrecer ¿ntc nucstro tlibunal; nras esto nos importaba muy poco; pucs lo mismo les juzgírbamos. IIe acuerclo que yo llcnaba l¿rs funcioncs rle fiscal. El

fl tl
I ¿ ! t

ti 'i,1

t1 .ll ffl
rtt
itJ

rj

''¡

-10á; * no.ao sustraermeá la bre mis fo."ru*. ,r^ .;;t; puesto que vuestra sabicluria obligacioncle clefenrlerle, No me ha impuesto este espinosocleber. veo excusaninde guna en la conclucta mi cliente; fué d'e nochey abuque cle sanclo nuestraconfianza cntregó al enemigolas llaves de los cuartosclenucstro Estatlo mayor. Me asocioá clel las conclusiones seirortr'iscal;sin embargorcomo de' pido queno se imponga nin' fensor de Tistino Capefigue, á gllna mancha á sn nornbr'epor consicleracion su respe' table familia, fué El Tribunal militar cleliberó,y Tistino Capefrgue asi que l¿s cir" á conclenacLoscr pasadopor' las armas, de permitiesenapoclerarsc su persona' cunstancias Todos los legionalios particlariosd'eGcnt fueron, clel en por fnismo moclo,conclenaclos nosotrosá ser fusilaclos era quc nos exasperaba que la primera ocasion.Pero 1o scntencia,porqtleya no te' ejecutarnuestl:a no pod.iamos niamos fusiles. tampoco andabÍtnen con' Por su parte, Ios girondhros 'templaciones Ilabian tanrbien cons' con los nrontañ¿s¿s. tituiclo su Tribunal militar cle la Jóven Legion tlrba' ná, y nos juzgaban igualmente, sin previa compareccn' áun fueron más clementesque nosotros, cia.Sin embargo, d'e lesa-patria el hecho d'e ha' calificanilo de crimen ber queriilo conservará Escluirós.Nosotros llevámos ia hasta condenarles torlos á muerte, y cllos tu' cruelclacl vieron la indulgencia d.eno condenarlrosmás quc á ga' Iera perpetua. Mieutras quenuestrosTribunales militares tleliberaban y Oleuseret visitabalos batallonesde la Guarclia nacionai unos d.espués otros, pues salvasraras excepcionestode Alfonso Gent llegaba á Mardosreconociansu autori'clad, seliapor el tren de Aviñon. en Creia,sencillo valclusiano,que en presentandose 1¿ Prefecturatoilos los habitantes ile las Bocasdel Ród.ano le aclamadian;Gambetta,al firmar su nombramiento, le liabia clorad.o piidora. la por el Pero iba á conocer", poble desgraciaclo, una pron' de prefecto. ta experiencia,el reverso de su meclalla La noche clesu llegada rcunió su personal;habia pre' parado un rliscursopatriótico, muy bien hecho,rluc clebia Haceuna scñtl, y tocloel mund.o atraerl¡ á los clisidentes. guardael silencio, abre la boca,comierlzastt discurso'.' ¿Qué succdc?¿Acabande ¡Bum! óyeseuna detonacion. ? tirar algun petarcloen honor clelnuevo administraclor Nó, no es eso.Gent lleva la mano al pccho y exclama: --¡Me han asesinaclo!... inuerto!.,. ¡Soy golpe de teatro. Torlos se prccipitaFué un verdaclero ron hácia el prefecto n." 3. Ll¿váronle al bastidor....tiigo al vecino gabinete.{Jn consejerode distrito, veterinario por más señas, tlijo: -Esto me pertencceá mi. y.., Alfonso Gent se desnudó, no tenia nada. todas Sin embargo,un tiro tle pistola habia resonaclo; las personasalli presentesle habian oido. Entraron en el salon tle recibo, echaroná rodar todos los mueblespara buscar la bala; pero ni h¿biabala ni señales ¿le ella.

-104-¡IIijos mios, nurmuró Gcnt totlo enrocionatlo. Der-

-

105 -

dono á mi ase ino! s T a n t a g l i r n r l c z a t l o í r n i r n L rl i c u ó t l e ¿ s o r n b r o . I ) e l p c c h , el prcfecto n.o 2, sc coufr,só r-encitlo por tunta ÍIeneros i d a d , y p r c r s e u t í rs u d i u l i s i o n . Pronto se cxtcnclió por l¿ ciucl¿rtlel rui,lo tlcl ¿rtentado y la lrueva tlc la cjcrnplar clcmcnci¿r dc aqucl nucvo Augusto. Los bat¿rilones clc la Gu¿rLlil nacion¿l cluc aún cstaban indccisos, gr.itaron: -¡Yiva Gent ! S o l a l t G u a r J i a c í v i c a l i c r s i s t i i r c n a c l a n r a r r r 1p r e f c c t o númcro 1.o -¡

Intereses relacionados

iva Ils luirós ! En una llalalrre, aínr no sc lla salrid(lcr] illlc consistió c l f a l t t o s o i ¡ ' , r, 1 , '1 , i s i , , l l t . 1 I J n o s p l c t c n r l i ¡ i n t l u c r - c r . ü r r t l c r , ¿ m c r r he b i a s i d o d i s ta parrrdo, y quc Gerrt <lclriri ie litlil í¿u¡ra rnor¡.cda clc plata d.ccinco fraucos, iinicrr fortnri¿ dcl arrtiguo p.oscrito, que t e n i a e n c i b o l s i l l o . O t r , r s a f l r . m ¿ b ¿ nt 1 , . r c l c n v i a r l o c l e e Glm'l-lctta, mcllos ."irnplcrluc lo (luc sc clcia, habia hecho u n a c o n r c c l i a ,I ' r l u e u r r c ' l u r l r a t l i e 1 l ¿ L i i rt,i i s I a r . a c l ru n A A r ma cargir,.lacoll lrirlr-or.lrsol:r. Sea de elLr lo qrirl (lniel.rl,a tcrrtalir-a dtr ascsinato, l \rertl¿t11t-r',1 ó firlso, fuó firi-ol'rLlrl,: 1rr.'1rcto lr.', S. al l l i c n t r a s s i r r : , r i l i :ti, l t t r r r - . s t , ru l r r L l t t í r s t r . r ¡ l tl ec , , - r i 1 r . i u e . c l c l , r í r r : a s l t l c f ) : r 1 . i ' i r s . S r r i r i . j , r \ ' i l i i r r r ' , e r r [ e r . r nL i r c i i r ¿ l \ o g ' u l r o sr l i i r s , n r u r i i r . A ! ' r b i i r r l r , I i , r . c l t l o l o r . , e l p r e s i c l c r r t e clc la,Lig'a r1ttllltrdiotlílr ¿tburrr_rLr¡rrir 1a l,r.cft,ctura ír sn cou-Lpctitlor ¡ se rctir'ó á lir viiia plir.ailrr.

La Guardia civic¿ y la Jór-en Legion Llrb¿n¿t fuerou r l i s u e l t a s p o r u n t l t : c r c t o . I l n c r t t l r t t l á ( l l r r s r - ' r c t ,s c v i ó . o b i i g t r t l o í r c s c a i } i u . s c [ L l ] r i a s i r l t l l a t n l r r l r l r o r 1 , r so r g , l l i i t r t z a t l o r e s d e l i t T , i g l L ,y t l c . , 1 r t l t l sl e l ¿ rr l c | r ' , r t ¿a r t u s í r l r a t r l e1 e t o i l o e l l n a l . c u i l l l r l , : t i r t r r c l L t ce : i t n , . ñ o i r l 0 s ' e c o l i t c c i t t l i c n r t o s , c a r ¡ 4 r i ,s i n c t l t b l r t ' g ' ( lc o l l l i r s c u l l l i t s c l c t o r l ' r ' * 'C I e o q u c tlió orricn rle ur.r.cstar.lc lusilur'le. Iü'¿ |rtciso G¿rnbett¿r, ¡' c vengar cl ¿tscsiuato lel po)lrc Gcnt. str No puclicntlo los rcr-oluciolrarios clcsJrlcg¿rr celr trrs0 rluc les eslo|J,¡l'"btn2 Yelrg&rcst¿rnrlo ár,toilos trlucllos roil por metlio t1c los clLrbs' I I a b i ¿ 1e n t o n c c s r 1 0 sc l u l r s l t r u v f i ' c c u c r r t r l t l r s : l r r A l l l l t r n , b r a y c l E l t l o r a c l o . E l l ) r i m c l . o c r i l u n c i r l t r 1 l l cl r a l r i a ) r c s c h o r l u i e h r a ; c l s c g u t r d o )u I ] ¿ 1 a l a t l e l r ¿ i l c ' En h Alha]lrlrrir c0rllo cli cl Elrl0ratlr l¡r socicrl¿tl el'a escogitla; cntrll-ra rluicrt que t'ia. F u s i l á b a s e a l l i t o t l r r sl a s l t o c l t c s t i t l g e r t l r a l e n c f i g i c ' El Presitleute clc l¿r sesirtu htci¿r l¿r,lccttrr:r tle Lrs |ilr'tes rccibitlos duruitc cl tlirr. cn -ciucladatros, ltt,rtrrltri lo (luc l)tls11 10s\ros!'Os: cl geCantbriels ha c.:tlitlt cl maDrlo a1 gcucI.nl I\Iichel' ner¿1l I { r u n c ' r o s ¿ sY o c c i : - - - ¡ C n m l - r r i e l s ¡ u n t l i r i t l o r ' ! ¡ l l u c l a C r r m b r i c l s! " ' c EI prcsidente tocirba lir c¿lrnp¿lllill¿r: -Los rl ( I u c s o l r 1 1 e) . r r . t . c l e r u c c l $ C n e f r l l 0 a t r t l r | i el S S ¿ i l , l fusiledrt tltte lcvaittfitt l:l ltllttto. 'Iotlas I¿s¡ttti,lttls c leyiitltltlrrrtr' s L ¿ c n s a e r ¿ lt a l i s c t l c i l l ¡ l c o l i ) o Y c l I t r r i s l e c t ' l r c s ' fusilírbarnos al geircrirl IIicLel Porquc de,spnós Dos clia,s

_ió6_
ésteno habia pasaclo las armas al general Cambriels. por Sin embargo,una noche no se fusiló á naclie. Yo no se que bufon subió á la tr.ibunay dijo: -Ciuclaclanosd.elclub de la Alhambra, estamossobre un volcan. La Monarquia está dispuestaá echar abajo la República. Desde ayer el conde de Chambord se encuentr¿en Marsella.Seha apeadoen casaile su amigo el marquésde tr'oresta. pasadotodo el cliaclistribuyendo Ha dinero & la tropa, y en cste momento se encuentra en estasala. Semejantes provoc¿ronun inilescriptible tu. ¡-,alabras multo. La asistencia entera aullaba que era un gusto. Algunos viéronseobligadosá probar su indentidad. Cada cual acusaba vecino de ser el conde de Ch¿mbord.En al una palabra,fuímonosá la cama sinhaber decidiilo nad.a. Yo era uno de los asid.uos ora,loresde la Alhambra. y á mi iniciativa fué debido que un clomingose fusilaseal Obispode Marsella. Habia yo descubiertoen la Biblioteca de la ciudacl un letrero fechadoen 17gB q'e conteniauna sentenciadel Tribu'al criminal Revolucionariodel Departamentode las Bocasdel Róilano.La sentenciamandab ít"laguilloa tina "al llamado Juan Joaquin Gail, cleedad clecincuenta años,vicario de Salon, actualmentecanónigo, convenciclode crimen de contrarevolucion.,, Orgulloso con mi hallazgo,llevé á la tribuna del club la copia dela sentenciacieltribunalrevolucionario,y comuniquéla á la asistencia.En seguida lei varios párrafos de una carta pastoral que el 0bispo de Marsella habia

-107enla qué tlirigiclo, á principios ile 1870, á sus cliocesanos, cle que se separasen los enemigos de la les recomendaba Religion. -Ciuclaclanos,¿qué pensaistle esto? pregunté yo por via cleconclusion. No os parece que el Obispo Place es ¿ mil vecesmás contrarevolucionarioque el canónigoGail? ._iSi! ¡si! contestóel poPulacho. -¡Pues bien, el canónigoGaiI sufrió la pena debida á su crimen, y el ObispoPlace aún vivet -¡Fusilarlo ! ¡Fusilarlo! -Precisamente eslo que tengo la honra de proponeros' que elObispo de MarseToclosvotaron por aclamacion á la primera ocasion. lla seria fusilaclo la Asi excitaba yo las malas pasionesd-e muched.umbre' Exaltacloyo mismo en grad.osuperlativo,no comprendia e1mal que hacia. Otro d.iaobtuve el voto para la instalacionde una guiyo llotina en Ia plaza tle la Bolsa.Era preciso d'ecia atery que me cscuchaban, me al clericalismo.¡Y recuerclo rar Cuando aplaudian, á, mi, mozuelode rliez y seisairos!... d'e me piensoen semejantepasado, avergüenzo mi mismo y dei pueblo. Tenia yo entoncesuna frase favorita que obtenia gran éxito en los clubs. -¡tr'untlemos para siemprela República,deciayo, y si 'estamos la reaccionse atreve á levantar la cabeza,aqui nosotros para cortársela! Esta sanguinariafigura cleretórica me valia siempre una esplénclidaovacion.

_ 1 0 8 _ Iirancamente clclria estar loco, y los c l u b i s t ¿ r sm a r s c l l c s el t a n r l r i e n . Un hombre se afligi¿ cle seurciantes cxtr¿r,íos; cste h c m b . e c r a m i p a c l r e .L a c i r i r ¿ i t l e ' t e . a s.lria rluc el jriuc' or¿r{-1or la Alha.ri,,t.rr cra sr.ririjo. }Iis de 'roposiciortes clc c a u í b a l s e p u l _ r l i c a r o l le n a l g u n o s p c r i t i t l i c o s con rni firma: Gabliel Jogand-pagés. -Estás dcshorrr¿r'cro el rro.rb.c tle t. farnilia, rne clec i ¿ rc o n s t e l n a t l o l n i p a c l r e . A fucrz¿l dc oil quejns pcnsó qlre e r ¿ rn r t j o r , p a r a n o cxponcrme á scmejantes rccr,irninaciones, adoDt¿r un s:udórrirno I\Ii abuelo rnater.'o llamár,lr¿rsc ír.itlas. Le Suprimí las dos írltirn¿s silalrasrle sr*'mlrLe, ¡, me q.etl ti Lí'.l\.r o r " t ' a a r t e , c * e r r r l oi r r ¿ ¿ r c o r e g i o , ' r e p crr'có cr nor']ire de url r'e-yirrtlio, rrr:rilo, quc firmir una ¿Llianza on alejanc d r o N l t r g r i o ,c o r r r ¡ r i s t , ¿ 1 r lp o r q u i c - r r or ¡.o tenia viva simna_ tía; y co.té l'o fiuar del rrolnir'e trcl m , r n a r . c oc r e 1 . , . i , r t i g n o s t i e m p o s . I i l c o n j r r n to , L é o , I , u , r i l , me pareció eu_ fónico, y asi compuse cl scutlinirno q u e c o n s e r \ , éc l e s p u é s ) con el cual se mc couocc. 'Ialcs fuer.ir l,¡s nro,uir.os uc m0 oLligaro' q á ckjar rni apellirlo. Qucria sc'guir lni calrino,-mi m¿rl camino,_lnas llo q u c l i t c n t l i s : t c c e r .á r n i s p r r r i , : n t c s l l c v ¿ r u d os u a p e i l i c l o eir actos y cscritos r¡uc tle;:rirrobalran.

r/

t'

L,T COM}TIJNII.

generales. y las El reino losperiod,istas.-Gent eiecciones d,e -Falsa alegría Spulier.-lrogtama ejecutad,o al oficial d,e gobierFouquier.-Un Enrique revés.-Las d,esgracias d,e insuri'ecuoimprovisad,o.-MarseIla volará.-la confusion revoiucionaria. ia.--El 4 deabril.--Fin la Comnune de
Exceptuanrlo el ruido clc 1os clttlls, los ma,rscllcscs estuvieron bastante trancruilos rlurantc la adnrinistracion cle Gent. , I l l s u c c s o r c l c I t r s q r r i r ó sp a r A c a p t a r s e l a s v o l t n t a d e s t l c l a p r e n s a , r ' o d r : ó s e l ep e r i o c l i s t a sd e t o r l r t so p i t r i o l t s . E n l a c u Prefectura no se cncontr¿rb¿ur rás rlite perirtdistas: srrlones, gabinetes, divisiorles y oficirtirs totlt portero. L l a m a b a Y . á u l r ¿ r p u c r t a , c n t r a b ¿ tY . p a r a p o c l i r u n cstltlrt lli'tto; veianse perioclistas etr los plsillos y cn c1 cu¿rlto c1c1

-

110-

- 1 1 1 Por fortuna en equella épooallegó á Marsella Gent, y ofreció la secretaría general clela Prefectura al buen jóven, que se dignó aceptar. Para nombtarle, el jóven de quien hablo era Enrique Fouquier, hoy colaborador del Figaro, Los marselleses,muy amigos de familiarizarser llamá. banlo el señorEnrique, ó Enrique nada más;esto le heria, eeadicho entre paréntesis,pues estaballeno de su importanoia, al contrario de Cabrol. Mas el secretario general,aunque se diese tono y tomase aires solemnes, naclie,en la antigua ciuclaclforense, pocliaacostumbrarse á la iclea cle que se habia vuelto de repente un personaje ninguimportante; por esole trataban sin consideracion na, lo mismo que al jefe d.egabinete. Esto cluró hasta la capitulacion cle Paris. Las eleccionesgenerales se hicieron en Francia con pero en las Bocas del Róuna precipitacion asombrosa; dano los representantesde la autoriilaclrepublicana se burlaron clela gente más que en ninguna parte. El armisticio, recordaránmis lectores,fué firmado el 28 tle enero cle1871. Al dia siguiente 29, alióundecreto á el Gobiernoconvocanclo los electorespara el miércoles 8 cle febrero. El decreto fué comunicadopor telegrafo á totlos los prefectos. ¿Saben Ycls. lo que hizo Alfonso Gent, prefecto de Marsella? Pues se guarclóel telegrama en el bolsillo. cle Pero lo mejor fué que mientras los electores las Bocas se preguntabair cuándo ilel Róclano,sin ser convocados, tenclrian lugar las elecciones,Gent se presentaba candiclato en el clepartamentovecino en Yaucluse.

descargoclecontribucionó sacaruna patente: ¡bum! lue. go se hallaba Y. d.emanos á boca con un revistero cle la prensa local. Se presentabaY. en Ia casa d.e los niños abandonados, en Ia oficinade los dominiosdepartamenó tales, en la funeraria, ó en la inspeccionde las casas do oratos,¡ clenaricescon noveleros, secretarios reclaccion de y corredores eteatros!Porlo que tocaálas ante-cá. d maras, no habia en ellas más que reporters sin trabajo. El jefe tlel gabinete d.el prefecto era tambien un po. rioclista,Augusto Cabrol,radical furibund.o,un calavera que fumaba en una pipa colosal,y al final de las audienoiaspegabaamigablemente el vientre á susvisitantes. en Tampoco el secretariogeneral tenia mucho prestigio, Bra un jóven noticiero marsellés, de treinta y clos años, que más tarde hizo su carrera.Este no era radical, ¡oh nó ! Habia escritoalgunosarticulos en eI F.i¡¡uroal fin clel Imperio. En el 4 de setiembre,un pairero de Marsella, que Gambettahabianombrarloprefecto,le puso al frente de un periódico,la Vercladertr, Reptibl.ico, funclaclo con el fin de poner á tocloel munclode acuerdo. Ya pueclen ver mis lectores el éxito que tenclria la tal gacetaen el país de Cannebiére. comerciante pairos El en comió parte de su cauclal clejóla Pr.efecturaá la llegay da de Esquirós y de Delpech. Sólo que como la Irerdarlera Reptiblica obstinabaen no querer prosperar,no obsse tante el talento clesu redactor, el comercianteen paños, no teniencloesperanzade volver á ser prefecto, puso á nuestroperiód.ico mecliaracion, mientra_q á llegaba el dia clesuprimirle por inutil,

- 1 1 2 En la Prefectura pareció muy bien esüo. Se trabajaba en hacer listas, y pensaban que cle este moclo cogerian á los monárquicos á la improvista. Todos los secretarios y subsecretarios de Gent se frotaban las manos de gusto. En una paltrbra, el alto personal administrativo de la casa tenia con quc clivertirse, y liovian las soliciiucles; e r a u n a v e r d . a i l e r aa v a l a n c h a c l e t e l e g r a m a s . d c u n m o n ton cleherm.'. y amigos suplicanclo á Gent les pusiesc cn l a l i s t a c l c l ¿ rP r e f e c t u l a . q Steenackcrs,critre otros, Steenacl<crs, ue nad.ieconoc i a e n e l l l e d i o c l í a , e s c r i b i a , e l 3 1 c l ee n c r o , á n u c s t r o i n ('Ya sabeis lo que valgo; si teneis comparablc prefccto: necesidatldc un nombre en vuestra lista, tomacl eI mio.t' ( T e ú u a l , . ) N o l c t o m a t ' o u , y c i p o i r r e S t c e n a c k e r s ,n o f u é elcgiclo en ninguna parte. Finalmente, cuauclola Prefectura sc creyó segura clc g a n a r l a e l e c c i o n ,f i j ó e l c l e c r e t o d e c o n v o c a c i o n á l o ' c l e c tores. IIé arlui la fecha cxacta cle l¿ conr"ocacion: cl 3 cle f e b r c r o p o r l a n o c h c . f : o s m f l , r s e l l e s e ss u p i e r o n , e l 4 p o r la mairana, cluc esttrbarl convoc¿lclosí votar el tlia 8. EI ciucl¿ilano Allonso Gent vivc aiur, lio;' es scnaclor, lc desafío á que me tlcsmicnta. llu ltr, Campiiia no fi.jaron cl clecreto dr:l Gobiclno mis r¡ic dos tlias antes tlel escrutinio. l'cro, la avcnlura mírs alesre fué la tle Spull.'r, tle la cual eI fiel Acatcs de Garnbctta fuó el hór'oe. I l l 5 d c f c b r e r o r c c i l r i ó G e u t c l s i u r L i c n t ct c l e g r a r n a (lc coirio sin cambiar una coma):

- 1 1 3 _

Ilttrtlros ó cle tr'tbret'o rfu 1E?l, J, turtlc H.,,rgJ!. Slur.l-rni Gr-r,r,r,riD¡'Er,.T|, r,r:lI.rn.r:r-1,t. Leo cn r-uestro leleg.rama, c1c a;-cr t¿rclc tlir.ig.iclo ír, c s t . ¿s c ' c i i l i r ¡ - c ' r . t l r l í ' c a : ( , C t i L r t l . t l a ' O , l os rt-.cornicutlo LS¡uller',', ¡-urda rr-iirs. í 'nestro '¡i'ist.', ¿Esto c1*ic.c clcci. r1.uc'crirris co'g*sto i'i clcccirrr por Marsella'i 'Iengo fnlrclLrncnto prlr.¿ cr.cerlo, y rluicro clcciros, rluc_ riclo amigo, toclo cl ag.arlecimicnto rluc sicrito Lírcia 'os por estc tcstinronio cle auiist¿r,cl. s e m o ¡ r a g u ' i a . r á s r l c I o r 1 t r crrn c r L r z c o s i c o r y r , , ir.c'ii, á los scrvicir-rs t}re hc l,r'cst¿rdo ii l,'r,¿i'cirry á lrr li.cl,írb l i c a l c s t u r i t l r a l L l r l o r l e G a r ' i r c t t . c r c s t l ec l - l t l c s c t i c r ' b r e , l r r ,g r r r r r ü c a ' r ' c | * i r l i c r i r r r r c i L r t i ¿ dc 1 cI r ¿ r s e l l ¿ r n c e l i g i c s c c o n l r t r . c ¡ r ' t ' s c r r t a r r ts r r ¡ ' o . c No lnc alrevo ír cs|criir.urr t¿lr gt.¡Lu irvor.;i.rclo íi r.os { l¿ itlc.l clc liri cleccirrr, lructlo 11i,,cj¿,.¿rlos eil cl sccret, dc rru,lstl.' anrisr¿r1 uc torl¿ nri r-ida os q quc Lrbcis tc,id, q u ed a r ' ói l g r r u l c c i ü ( i , \ ' q u c s i s er i r , . ' j a l t c l r o i r r . ¿ r c c s o t r i r rn gada, no cluirlrlir.ia rlrcjor. (1uo cotrsltgr.nrd,:_r llirrscll:r,, ir á s u ' i c o ¡ r o . r ' c u i i ' , í i l ¿ r 1 1 c m , r : , r ' i r c ira i r . r L z i ' t c l i g . c ' t c ó que conticrrc crr sus ,'lll'os, torlci lo (llrc rrrri rcstl tlc irrt e l i g c r r c i a , c l c a b r r t ' g i r c i o ' s i r l í r ' i r c . s , c o r r c r r r r i L ri;r r ¿ l tr:r¿rl-llc apego. llscribiürnc, os 1o lucgo; ¡. os dcjo jucz dc nri crnocion dc a;'cr. ll.,tilur-r-lrr,
00NI'.

-1r4-Aqui seve que el telegrama era por cuentaclelEstaclo; las pala' por eso el amigo Spuller no andaba contand.o bras, y aún se mostraba pródigo. l\Ias no es esta la cuestion. Cuandose recibió en la Prefectura de Marsella el es' soltaron tupendo telegrama,Gent, Fouquier y los clemás la carcajacla. en No sehabian ni siquieraacordado telegrafiará Gamen para reclamar su recomendacion favor cle Spubetta cle ller; nacliehabia pensadoen la canclidatura Spuller pa' ra las Bocasd.el Róclano. Hé aqui lo que sencillamentehabia pasado: Gambettahabia dado parbe á Gent de sus clificultades á con Julio Simon; habia d.eclarado su amigo que, viéndosecontrariado por sus colegasen el gobierno,se retiá habia contestaclo raba. Y Gent, en estilo de camaracla, (Estás enfermo,te recomiendo¿íS¡tuller. Gambetta: El telegrafistahabia olvidailo en el telegramauna palabra: d,.De aqui nació la mala inteligencia de la cosa del falsaalegríaal compañero ministro. quehabia causado la Cuanclo camarilla de Gent se hubo hartaclo de reir, enviaron á Spuller, para calmar susarrebatos,el siguien' te telegramar Marsella, 5 febrero 7871,8,25 tarde. Á Pn¿¡ncto Srullnn,Bun¡ros(conficlencial). Habia escrito á Gambetta: ¡rEstás enfermo; te recotnientlo d.Spuller.,,

-115¿Por qué no me habeisescrito antes? Dacloel estado actual de los ánimos y las pretensionerque hay, hubiese sido dificil; mas acaso imposible.perdonaclmede no no haberpensado ello. en A. Gnxr. A pesar de ia sorpresa de los electores, pesar clela á terrible presion rle los agentesclel potler, á pesar de las precauciones ilegalidailesde la Prefectura,el sufragio é universalno clió, en las Bocasriel Ródano, los resultailos esperados Gent. Los rnarsclleses por tuvieron unos cliputadosde lo más empcnachado. Por io que toca á Gent, fué ele3ido en Yaucluse.IJna vezdiputadopresentósu dimision de prefecto,y fué reemplazaclo por el almirante Cosnier.El nuevo tituiar de la prefecturade Marsella conservóá Enrique Foucluier como secretariogeneral. Hénos aqui en el perioilo, como nunca turbado, cle la ('ommune. En provincias comenzaban dormirse los ultra-radiá cales; 18 de marzo sacóles su sueiro.Los marselleses el de no tlebian ser los últimos en sacuclirsu cntorpecimiento. *París tiene una Conunune revolucionaria,clccian; ¿por qué no tendrá l\[arsella la su¡'¿! T,aPrefectura,cierbosin quererlo, ofreció á los impaeientes ocasion la clueóstosesperaban. Cosnier, Fouquier,ei alcaldeBory, toclas principales las cabezas partido republicano moderaclo, del habian cele.

- 1 1 6 brado consejo; en acluellas circunstancias particularmente difíciles, ¿c1uése ilebia hacer? Decidieron clue totlos los batallones dc la Guard.ia nacional serian convocaclbs cl 23 dc marzo, y llue bajo la conducta de un coroncl llamaclo Jeanjcan, se pasearian p o r l a c i u d a c lg r i i a n c l o : t ' ¡ Y i v a Y e r s a l l e s ! Esta idca pareció maravillosa á los hábiles ilue la concibieron. Fouquier, elr su calidad de marsellós, crcia conocer mejor rlue naclie los sentirnieutos de sus compatricios; por 1o que toca al coronel dos veces Juan, cstaba seguro c1esus batallones. Yersalles iba á ser aclamado contra Paris por todos los habitantes. Los guarilias nacionales, tlebida,mente convocaclos, se reunieron y siguieron el ilincrario fijado para el paseo fué ejecutado ofrcial. Sólo que uu arLículo clci proglama

-tt7Guartlia civica y c1ela Joven Legion lJrbana' Por eso, eivicos y legionarios no le tenian cn gran estima' Yo no fui ile los c¡re, cuanclo 1¿ toma cle la Prefectura, impusieron al infortuuado Ifouquier cl lmmillantc trato, con del cual toclo l\{arsella habló, Y 'qobre torlo reci}rió y cantates; en ac¡rcl momcnto estalrayo ocupatlo risas conmi co-legionario y amigo Elías Devüzei en prcparar pucrta una banclera roja que clueriamos enarl-rolar en la priricipal. Algunos cívicos, furiosos contra el sccrctario general, le pcrsiguier:on gritanclo : l --¡A la cubet¿ con él! ¡ír,a cubcta! meY el clcsgraciaclo cogitlo por ar¡rcllos furiosos fuó en mil titlo clc cabeza en el comun clel paiacio, y viósc trabajos para Poclcr salir cle ó1. rcAcluella avcntura, quc flrí: el cómico incidcnte de la clespccho volucion, dejó en la viclima una irritacion y un muchas Yeccs de los cuales, aunque inocentc, hc sufrido jamás las consecuencias. Enricpre Foucluier uo perclonó los ausemejante vejacion á aquellos clue él creia eran asisticlos de algunos jór'enes de tores. Fueron los cívicos, clesagrala Legion llrl-rana, cluienes 1o hicieron clar tan de legionario clesignórne i str tluble vuclta: mi calitlatl resentimiento: desrle eutouces, en toclos los periótlicos que han pubiicaclo su prosar eI l'cncoroso er-sccretario mi cle Gent no ha pcrcliilo Ia ocacion rlc lanzar contra susmaliciosas y rabiosas criticas. 1o Mns repito, el despecho clc Enricluc Fouquicr, en mo que á mi se rcfierc, no Yit bien ctirigiilo; pues yo no

a l r e v é s . I o d o s l o s b a t a l l o n c s , á c x c c p c i o n d e d . o s ,g r i t a ron: ¡Yiva Palis! I'lrr ficsta tuvo un fitr clue Cosnier, Fou' quier,"Ilory y Jeanjean no haLiian previsto: al fin d.el paseo los rnanifest¿i,ntes tornrron pol asalto la Prefectura. La partc turbulent¿ cle ln poblucion unióse á los guarclemostracion. Los andias nacionalcs piu''uicipanclocl l¿r, tigr-roscir-icos no sc qucrlirron tampoco atrás. Y nosotros tambien, los jór.cncs de la Legion IJrbana, estábamos allí. ¡Con r1uó alegría invaclímos cl palacio cle la Prefcctu' r ¡ r ! . . .F u é u n i r r e s i s t i b l e e r n p u j c . EI secretario general Fouquicr, entre otros, y que 1ro espcraba sernejirnte acontecirniento, hizo, el pobre, un muy triste papel. IIabia siclo, á la caicla ile Escluirós, uno los particlarios e.l.e más resueltos cle la suprcsion d.e la

-118encontrabaen el número de susbañistas;solo-aldia siguiente, supe,por la voz pública, la historia de la sucia yenganzade mis compaheros la de LeEion. "qucdó El2+ la CommuneReyolucionaria constituida. Al frente estaba Gaston Crémieux,el jóven presidente tlel antiguo comité anti-prebiscitario.Los demás miembros fueron tomaclos el Consejoclel departamento y en entre los oraclores más exaltaclos los clubs. de El ejército regular, no reconociendo Commune que la habia tomaclotodos los poderesen su mano, se retiró de Marsella.El Consejomunicipal, compuestode republica_ nos moderados, dió señaltle vicla,puesel alcalcle no habia tomado las de villadiego. por lo que toca al prefecto, se hallabacautivo en la Prefectura,rehen de rosinsurrectos. Enrique Fouquier que no queria recibir otro baño, se habia puesto ai abrigo. Durante once dias la ciudad estuvoen la más completa anarquía. Los jefes clelGobierno provisional eran incapaccscle venccr la situacion. Ninguno de mis compatriotas me desmentirá, cuand.o iliga que Ia commune clellarselra fLré absoiutamentegrotesca. Entre los jefes habia un peluquero y un zapatero;para afirmar el principio internacional, habian nombraclo tambien á un negro. Un limonadero fué nombrado general en jefe de las fuerzas insurrectas A clccirverclail,los revolucionarios hacian más que no seguir el ejemplo de los raclicales. Delpech, en el 4 de setiembre, era más que un mod.esto no tenedor d.elibros

-119mes fué nomen una casade comercio'EI 6 del mismo prefecto brado sub-prefectocle Aix, y seis tlias después diashabia pasa' ile las BocasclelRóctano;en cliezy ocho puesto clopor tocloslos trámites de la ailministracion; clasa'Aún hay mást qo.-Mu"r.lla esprefectura d'eprimera por Gent' DeI' .ourriloEsquirós y él fueronreempiazados otra cosaclue el porpech, que en su vida habia cogiclo gciaplo*a. y el raspaclor,fué nombrado comandante tle los Yosgos'(¡Pobre neral d.ela 2."brigaclaclelejército quienespued'enreprochar Flancia!) No sotl los rad'icales instalarse en los á los revolucionarios el sons fugon en altos puestosmilitares y aclministrativos' ser atacadapor el esperaba Sin embargo,la Commtme EI por esopreparóla defensa' coman' ejército regular; y Legion lJrbana recibió la mision de dante cle la Jóven que las fuerzasde la crear un arsenal insurrecto,puesto Crémieux y á se ciuclacl resistian en reconocerá Gaston susconPañeros. ni cuándo'algunos Nos procurámos,no recuerdo cómo en la plaza cle la y cañones balas rasas, y los colocámos toclo Prefectura.iAh,ibamosá ser invencibles!Pásamos Cuando pesaclisimas' el clia en acarrearbalas,y las habia codel carro que nos las traia y las las d'escargábamos la gota gorlocábamosen bellas pirámides, sudábamos de haber cla; pero en cambio teniamos la satisfaccion cumplitlo con nuestt'odeber' si -¡Oio con los versalleses, vienen vamos á hacerles magnifico recibimiento ! uuestro bravo co' Y ,roert"o jefe clela Legion Urbana' con calor' mandanteGiraucl,éste sí lo tomaba

-

120 -

-

121 -

l{¿rl¿ lnás curioso y clivcrtirlo q*c vcrlc cn s. oficina, situail¿ e' cl ¡r.iurcr piso. á la izr|rierda rlcr lado cle los salones. Á oir1c, srrhabitacion cstaLa llclr¿ dc uratcrias explo_ siblr's.'\pc'as crtrabr. lrno ell s* c.arto r1.e saltaba de su butaca dicicnrlo: - ¡ C u i t i a r l o a t e n c i o n! ! ¡ ¡ n o t o c a r n a d a! ¡ h a ¡ . c n e s t a ofiein¿ plrra hrrcci -qaltar ír,tr;tl,o lltrsell¿r ! si *no tcrrirr l¿r t'lcsgrrreir c1c mc*c'rlr.se,clc moycr .na s i l l a , t l c t l i r i q ' i r s c h í r c i ¿ r u t a r m a r i o , c o n a i r e á l ¡ r ,v c z e s _ ¡ a n t n r l o ¡ ' f L r l i o s o , o l r ' l i s í r b a l cá rl,i r i r r m o v i l i d a d m á s c o r . n _ p l c t a . I ' ¿ r r c c i ¿rrl u c r r i l L o r ¡ l b ¿ s i b a r r í l t l i s p a r , i r r . s d e t o t l o s e l o s r i n c o r r e s ,a l r n c r r o r r l o v i n r i c n t o . -¡Qtictosl r ;,:¡rir:tos! cpctia. ¡No porlcis fig.¡raros la r c s l l o n s a b i l i r l t r t lr l u c ¡ - o t c u g ' o c o n c s t a s c r o s a s ! A fuclz¿ clc oir'l' co'rc.zírr.os á, tl¿rrlc aig''a inrpor_ tancia, ¡ al fin concluimos por crccr qllc en la prefcctura t c ' í a r n o s t o i l a s * c r t e c l c i r i g r . c r l i c ' t e s c l c s t r u c t o r e s ,á cual más terriblcs. blc follnlrso I'l' tocl:r's prrtes rcilraba u' desórilcn cle qric es imposiun¿ ir,ica.

El primero .clucsc presentó cn la pucrta igrroraba dc toclo punto la consigna. E;:¿ uno clc los habitualcs oradores dc la Alha,mbra, llamrdo Pancin. Ill cívico quc cstalra rle plautou lc cletuvo: -¡Por aquí no sc pasa! -Yo -fa sol' cl ci.clad¿'o Panciu. lo só, sólo c¡rc tcngo órt1en clc no clcjar salir á

nadie sin pasc. Pancin subió á la primela oficina quc cncontró, tomó una hoja dc papel cualr¡riera, y escribió estas palalx'as:
" posct¡' &l cittrlqlct.tto Pctncítt."

Dtjatl

ttFirlnado: Plxcrx.t' Y l u e g o b a j ó g r a v c m c n t e l ¿ r se s c a l c r a sy c n t r e g ó c l p a pel al ccntincla. El civico leyó. -lluy bicn, ciudailano, estais en regla. Y en seguith lc permitió salir. E s t a s e n c i l l ¿ a n ó c i l o t a , a L u l q u ci n r - c r o s í m i l , b a s t a p a , r a d a r u n a i d c a d e 1 ¿ rc o r t f u s i o u q u c l l a l r i a c n n u e s t l a Comlnune. El .1 c1c abril por lil rn:riranl nos sorprcndiír vcr la tlopi'r, acarnp:rtla,en v¡Lrios ptintos clc l¿r cirril¿rtl. Para, apoclcr'¿rsc dc la ltreiecttrra Ignoro cl c.ji'r'cito rr'guI;]f no tcni¿ más c¡rc prcscntarsc y entrar. quó partcs se habian manclatlo al gencral Espivent; pero cs lo cicrto cluelos partes prcscntaban á los

r ' t c o t ¡ , , t , t c t l r I r , ' í s ' o s l r a b i ¡ r c n ' i ¿ t l o t r . e sd c l e g a d o s : )Iógy, Arnourouri y Larrtlcclr.Los trcs tlucriinr marrthr, ¡, rur c¿c1¿-¿ o tc'ni¿ lls nrisrlrls prctcusioircs. 'fratítl;arisc clc y c z e r l c u a n t l o t 1 c t l r r i c L r r e s ,l ' h r l - , l l l n n nrírs tlc fusi]ru.se unos ír otros rluc dtr orgiuiizitr.sr:. , \ l ! ' u n a s \ - c c c s s c t l u l r u r c o n s i g r r a ss i n t o i r n i s o n . Por cso, rur r1i., )-o n(l só qrrió'intimóá ros cc'ti'er¡,s la órclcn clc no clciar saiir ír nadic sin pase.

-t22insurrectos como en pocler cleformidables recursos; pero estabanen un error. No volveré á hacer el relato tle aquellajornada, que ya ha si¿lohechovarias veces.Yoy solamenteá contar algunos recuerdospersonales. Cuando comenzó el fuego ile fusileria, fuimos al comandante Giraucl, que habia prometid.o hacer polvo al enemigo. El comanclanteconfesóque si habia hablatlo de aquel modo. era para imponer el respeto á la Commune. Le abrieron los armarios de su oficina, los famosos arma' rios queconteniantantasbombas,y totlos estabanvacios. Bajámos al patio tle la Prefectura, alineámos un cañon para su defensa, nos ponemosá cargarle...y no fué po' sible hallar una bala que pudiese entrar por la boca tlel cañon.El tliámetro cle toclas aquellas balas, qrle nos habian costadotanto trabajo acarrear,era más grancleque el calibre de los cañones.Naclieentre nosotroshabia jamás imaginadoque las balasno iban bien con los cañones. comedia, que se iba volviendo en Era una verdad.era tragetlia. ¿Que partiilo tomar? cle Los que tenian deseos batirse no tuvieron más remedio que ir á las calles,detrás clelas dos ó tres barricad.asque habia en la ciud.acl. Tomaron esta resolucion,y d.urantetotlo el dia, en vez fué un hospital al cual de ser la Prefectura una ciudad.ela, se llevaron todos los hericlosile los dos campos. y De la Colina d.ela Guard.ia del fuerte de San Nicolás

-123llovian sobre rlosotros las granatlas. En el alto clel mirabel del reloj prefectoral, mi compañero Elías Devézey el ciudadano Pancin tuvieron la constancia rle estar hasta las cuatro de la tarde, con una bandera blanca para pedir la cesacion del bombardeo. La lluvia de granadas no terminó más que al ponerse el sol. Después de haber desayunad.o en casa á meclio dia, fui un momento á la Prefectura, donde se entraba con mu-' chisimo peligro; pues habia que atravesar la plaza entre una lluvia cle balas, que venian de las casas vecinas ocu. padas por la tropa. Los partidarios de la Contmu,t?¿ eran muy numerosos. no Algunos antiguos-cívicos guardaban al Almirante-prefecto y otro rehen que tambien estaba con é1, el hijo del alcald.e.Los salones habian sido trasformad.os en ambul¿ncias. Una sehora jóven y un cirujano que nq pertenecian á ningun particlo, curaban á los insurrectos como á los soldaclosheridos. En varias oficinas, de las cuales el Gobierno revolucionario habia hecho almacenes de equipo, habia trajes de franco-tiradores y de garibaldinos, que cluedaron como pago. En compahia de tres compañeros legionarios me puse un pantalon tle tela y una blusa azul, y nos fuimos á tirar algunos tiros, allí, muy cerca en la barricada tlue está en el ángulo de la calle l\fontgrand y cle la plaza San-Fer' reol; cle allí apuntábamos, bien ó mal, á los guardias nacionales del partiilo del órden, cluienes clesclelas gradas ilel Palacio de Justicia, al final de la calle, nos mandaban tambien sus b¿rlas.Al fin instalaron un cañon y nos salu-

-124claron con algunas granadas, una cle las cuales fué á tirar una casa clue haltia en frente. Juzgando cntonces clue Ia partitla no era igual, dciámos la b¿rricacl¿rnos volvimos ; á Ia Plefe,;tura, nos lirnpiamos y clejamos nuestras vcsticluras cle prestado. A eso de las cinco, subí á l¿ colina clc la Guarclia,para clarme cuenta cle la situacion clc nuestros atlvcrsarios. Ilal-lia alli algunos curiosos. Los soldaclos no nos tlejaron estacionar. En fin á la caicla cle la noche, los marinos cle la fragata Couron,ne, cluiencs acarnpados en la, Bolsa, csperaban el momento favorablc, llegaron delantc rlel palacio prcftctoral, fortalcz¿r abanclonatla tle la insureccion, y e s c a l a r o n l a s v e n t a n ¿ s . l { o h ¿ r l l a r o nm á s q u e á i o s r e h e ne-., á cluienes nadic habia toc¡rclo. La Commune de nlarsella habia terminaclo.

VI
rl Dtr I'[ARS11f,L,.! P,IRÍS.

y á La Marotie I'Egalité.-Ante los tribunales diezy ocho de años.-ta lucba contrael esiad.o sitio.-le Furet y de La Frond,e.-Tres üesaflos.-Avalancha procesos.por d,e Destierro Ginebra.-.Amnistía delitos prensa.á y republicana.Montpeller lie Fronüeur.-Fraternidad La exposieion París. d,e de La Conntiu¿¿ á llnrscllael estado sitio. v¿r1ió
E n t o n c e s f u ó c u a n c l om e l r i c e c o m p l e t o p e r i o d i s t a . En los primeros nreses tluc siguieron á mi vuelta del y reg'irnierrto, echaba rnis clisculsos err los c/rrbs, al misrno t i c m p o c o l ¿ r b o r a b ac n v a r i o s p c r i ó c l i c o s r c v o l t t c i o n a r i o s ; mas cste trabajo no me produjo uunca un cóntinto. Iinahncnte, el rJia primcro clc cncro dc 1871 cntró en Rouvicr y L'Egalité, perióclico funcl¿tlo por ltlauricio

Delpech, y cu)'o rcdactor en jcfc cr¿, IloI' rquel cntonces'

-126un profesor bajo-alpino, M. Gilly-la-Palud. L'Egalité fué

-r27 Tomé, pués, la resolucion, con siete ú ocho de mis compañeros,de fundar un perióclico. Salió á luz, al dia siguiente de la Communecon el titulo de La Marotte, y savivió dos años.Era una hoja satirica, hebclomaclaria, zonadacon sal y pimienta de un calibre algo grueso,ataal ca4{o con vigor á la gente de órden, y especialmente g.r["ul que puso el estadotle iitio. Despuésde algunos números no quedámosmas que tres redactores.Con el insultábamosá los hompretexto cle clecirchanzonetas, bres que estabanen el poder, con verdaderarabia. El periódico, suspendiiloy recogidos sus números á, y cadainstante, desaparecia volvia á parecer con nueYo titulo. La Marotte se convirtió en La Marntotte,Le Sansy Culotte el Bouffon; pero, á cada cambiode título, siem' pre era La Mat'ottelaque semostrabaal público y agitaba El sus cascabeles. impresor y el gerente (no sienclomayores d.eeclaclme vi obligacloá tomar nuevo gerente) pagaron,una vez, mis locuras con un encierro de más de un mes en las prisionesclelfuerte de San Nicolás. No hablo clelos procesosintentailos por los particulares. Hubo un mornentoen que visto el tliluvio de asignaciones,no pude encontrar un impresor en l\[arsella,y el pcrióclico tuvo que recurrir á las imprentas de comeligionariospoliticos de la Ciotat y de Tolon. anAl final de 1872 fui citaclopara que compareciese te el tribunal tle primera instancia d.elas Bocas del Ródano,por ultrajes á la Religion. Tenia yo entoncescliez y ocho años. El periódico, no obstantelas continuas persecuciones

el primer perióclico en que me pagaron mi colaboracion. Eramos d.os redactores en dar todos los ilias la biografía de un hombre célebre. A esta serie de biografías ia dlimos el nombre d.e Efemérides Rcpublícüncn. Los personajes de quiengs contábamos la vida, y cuyas obras teníamos que analizar, si aquéllos eran literatos, les tomáb¿rnos des¿lela fecha de su nacimiento. Semejante trabajo nos ocupaba muchísimo tiempo. Eranos necesario trabajar cuatro y cinco horas en la Biblioteca de la vilia para poder reunir los elementos cle una biografia. Mi colaborador estaba encargaclo de las celebritlailes artisticas y literariasr y yo, ile los hombres políticos. La atlministracion del peliódico nos pagaba las biografias á razon cle diez pesetas al mes para los dos. Si yo ute explico, cobrábamos mi compañero y yo, cinco peselas cada uno. Paréceme gue los lectores no dirán que encontré la fortuna al hacer mi estreno en la prensa. Despues d.e la Com.tnune, mi colaborador fué reducido á prision; entonces me queclé con el cfl,rgo de las efemérides: sin embargo, manclábale todos los meses su parte 'biografias: tle sueldo, aunque redactabayo solo las y esto era justo; pues si no colaboraba en el trabajo que haliiamos comenzado juntos, era muy contra su voluntacl. Sin embargo, cinco francos al mes no podian bastar á ¡atisfacer mis necesidades. Tomaba pension, como antes de la guerra, en casa d.e unos estraños, y mi familia pagaba. Mas tenia deseos de no deber nada á mi familia, cle la que me se¡raraba más y más.
I
I I

- 1 2 8 cle que era objeto, y quizás por e1las,alcanzó tanto éxito. lliró hasta 15,000 cjemplarcs; lo clue es mucho para un á 10 cóntimos. perióclico irebüomaclelió cie provincirs, colaboradoresy á mí. Por lo clue toca á l¿s efomóriclcs d,e L'Eguliirt, vime obligaclo á dcjarlas. Mi biografí¿ dc Robespierre habi¿ horroi'izaüo ír los dircctorcs clel pcriódico, c¡rienes erar), sin emba,r'go,IAclicales.La cle l\Iar¿lt no lrre 1¿ admitieroll colno rlcrnasiaüo comprometedora. Contenia párrafbS corno cl sig u i en t e : "n{e clirijo á la cl¿r,se plebeya, á esa clasc tan injustamente clesprcciacla,por la orgullosa aristocracia... No tcnqo porque ocullrrlo, arno á arluellos hombrcs rlue inv¿tlicrou la Conveu.ciou pilra plocl¿unar'1¿lilroccncia c1e l\frrrat, y á nr1ucllas valientcs mujcrcs quc bajo la contlucl¿t de la Thóroigrie cle }Iéricourt, fuóron h¿sta \relsallcs á buscar al clóspotaCapcto. Amo á utluclla multitud que inflamacla porla clocucnci¿rclc Dcsmoulins, cubrió su frentc con vcrclc ramrLjc y cchó abajo cl monumento de l¿r tirania. Amo aqucl populacho activo quc, units vcces zrgrupado cndelreclor de la bancler¿lcle la patria, corria á reclr¿zar al cxtranjero entonunclo la, -Il¿¿i'stllcsu,y otras, rodeaba ei cadalso par¿l ver correr 1a sangre dc los nobles y de los sacerclotes a1 son llel ¡Qtt, ira!,,, El rcclactol en jefc, I\{. Gilly la Pnlucl, prcfirió supri'

-L2gSin embargo, como deseaba mucho quc yo colaborase cn el perióclico, dióme el empleo de revistero suplente c o n 3 0 p e s e t a s m e n s u a l e s c l e s u e l c l o .R e d u c i i l o á h a c e r l a rel¿r,cion cle arribages cle buques ¡' al r.elato cle pcrros aplastados, ór'ame de todo punto imposiblc ejercitar mis furores revolucionarios clesrle l¿rscolurnnas cle un ncriótlit'o. En aquella época colaboraLra yo en l'llgulíté mismo tiempo principal rcdactor fancia. No ganaba para pocler darme una vicla clesaliogarla; puro mc bastaba á mi mismo. Ilal;ia realizado mi sueiro tlolrr,do; no vivir á cxpensas denarlie. Et 10 rle eucro de 1873 los propietarios cle l'Egatité me propusicron que.reemplazase Lrt llfurotte con otro periódico, t¿rmbien con la nota satirica; mas con air.es Inenos d,e but't'ios bn,josmc presttrban una fianza y la redaccion más numerosa. De este moclo se funcló l¿ Jeune Ríltrtbliquc (Jovcn Ilepública), clue vivió un año; sufriír prirncro ulra susperrsion tle tres ncses, y lucgo intcrcliccion completa de venta en la via pública. Los rhos 1874 y1875 cion dcl Furct kt nfttrottc. La causa más importante clue tui'e fuó ct¿ndo me vi .obligaclo á cornparecer antc instancia. cl tribun¿rl cle primera fuer.on consagrados á l¿redac(huron), periodicucho por el cstilo c1c de Lu y era al

Los beneficios clc la, r.cnta nos ilyudaban á vivir, á mis

X[arotte. Ilabia

roto toclas mis rel¿rcioncs corl mi f¿rmili¿ y amigos de in-

nir para siemplc l¿s efeméricles, á publicar algun dia, por ' in¿rlvertencia clel administraclor, lineas pareciclits á las que acabo dc citar.

El jurado, consicle¡"anrlomis pocos años, me absol¡¡iír. I coNf.

*130Mi abogailo era l\{. },[aglione, c¡rien más tarcle fué alcal' cle clc }larsella. Otra caus¡, cluc ilrtentó contra mí un saccrclote á quien yo habia clifamaclo, hizo, en cl trIeclioclíac1cFrancia, b:lst¿nte ruitlo. EI quercllantc era cl antiguo srtperior dcl Colegio de teni¿n 1¿ costumbrc san Luis, eI ab¡,tc Mrrgnan. Lq, n[cn'ottc y It" Jttuttt' Il.prúlíltre ,,leultrajar y lidiculizar

- 1 3 1 delitos de difamacion, y cl tribunal no quiso ni absolver ni conclenar al periódico. L a c u e s t i o n d e d e r e c l i o e n l i t i s i o f u é h a s t a C a s a c i o n: cl tribunal sulremo fué f¿rvor¿lrleá nuestro atlversario. l'in¿lmente, la sentcncia tlel trilmnal rle Aix fuó dcc l a r a i l a v a l e d e r a , ¡ . e l p c r i ó c 1 i c ot u v o ( l u o p Í r e ' a l . l ¿ r l r a t e a 1\Iagnan tlos mil pcsetas por tlairos y per.juicios. IIi antiguo supcrior cobró, segun tcngo entcnclirlo, s e i s c i c n t a sp e s e t a s , q u e e m p l e ó e n l ¿ l c o n s t r u c c i o n r 1 c u n altar dcdic¿rlo á la s¿ntisima Yirgen en la iglesia clc su pueblo natrl, perclonántlomelo rcstantc. Ya en 1878 tuve oc¿sion tlc exprcsurle nri scntirnientr¡ p o r u l r ¿ c a m p a i r a t a n m i s e r a L r l cy r u i n . y h o 1 ' l o r c n u c v o pírblicamente en este libro. P r c s c i n t l i e r r d o d c l o s p r o c e s o s , l o s p r : r i í r r l i c o sr l e m i j n r . e n t i r d m o a c ¿ l ' r c ¿ r ' o l r t r ¿ rs r r e r t c r l c r n a l c s . o E n 1 8 7 2 t r r v e u n r l u e l o c o n u n o t l e m i s c o r n p a ñ e r o st l c colegio, Holacio }Iartin, rle más ctlaclrlue yo. Igrroraba los prirneros elementos cle csgr.ima, 1' él t:rn-rpocolos con o c i a . S i n e m b a r g o , n o s J r t t i n - i o sc o m o r l o s e n e r q í r m e n o s . El comlrate i espatla sc repitió trt's vcccs. A la tcrccr¿ vez tuve el ltrazo der.echo atravcsado; mxs cra tirl mi furia, c¡rc los padrinos rro se apcrcibicron dc lir herida sino en el momento rle herir yo tamlrien ír mi nrlr-crsalio en la mano izrluierde. Ccsr'r :1 rle-qafio; orque pertlia r-o p m u c h a s a n g r e . C r - r r ó m ee l m i r t l i c o ; p u c s u n a \ - c n a g r u e s a d e l b r a z o h a b i a s i t l o t o c a c l a .L u e g o c u r ó á m i a d v c r s a r i o , eon quien me reconcilié. Durante a)gun tiempo rro pude escribir. Al fin mc res-

constantemente á toclos los escatólicos. Iil abatc }Iagnan, rlue colalrora,ba en critr¡rcs , nn periórlico catírlico tle la vill¿r,I'e Citorlertservit, más q u e o t r o n i n g u n o , t 1 el r l a n c o á n u t : s t r a s c h a n z o l r c t a s ,n r l l chas veccs cle un gr-rstocquivoco' pollcr u C a n s a c l o , n t l i t , e 1t b a t c } I a g t r a n , y r ¡ r e r i e n d o 11gerentc y á u n t é r m i n o í t s c n ' r e j l n t c sa t l r ¡ r c s , c i t ó n o s los triliunales' En mi para qlle comptrcciésctltos atttc aquelmomcntolr¿biarnosexcetlicloltls]imites.IInapoe. Y contcnia' cotrsía, en Yersos provenzllcs, fuír pulllir:¿ld¿r palabrls, más que tra el venerable saccrclote, ulla dc es:r's 1a Cirnnebiüre' oll groscras, rltlc abuntl¿trL cl tlillccto t1e ít nne sclic de ¿rrticnlos r L a p o e - r i an o c r ¿ 1r u i t ;p e r o s e g u i a ¿rho'La asquemios, scric quc üurzrll:l hlcria ccrca t1c un ll ctnslt, y cl conrosa poesitr rlctcrtninó lils rliligcncilrs clc juntotlcarticulos,lomismolosclelosclcnrít,sred¿rctor.cs por cl quorcllante' En una r¡rc los mios, fu'ti tlesigr-rar1o crallr poco más ó mcnos' 1o palabra, tocloslos atur¡res mismo. l¿ oscuridatl Bcneficiamosr cll prirnera instancia, cle cóc1igo. rclativo á ltr rcprcsion clc los tlc un articulo t1e1

-t32tablecí, no quedánclome hoy más que una cicatriz como recuerd.o de aquclla aventura. uu 1\[e engairo. De resultas clel ilesafio híceme amigo dc hombrc cle corazon, uno de los pacirinos cle Floracio nlar-. tin, 1\[. ]fercier, que aunquc no profesalra mis opirriones, hacia sin embargo la partc c1emi locnra, mc tomíl exnrucho afecto, me reiii¿ á menuclo con mot'ivo tlc mis c o s o s ,y j a m á s c l c s e s p c r i rt 1 ev c r r n e c o r l v i : l t i r l o ' En 1873 cruzó cle ltue\-o ni espacla,pero esta Yez coll rurtrepublicano) coll EtlLrartlo chel'rct. Justo castigo clc l¿l I'rovitlcucia; cste particlario cle lnis ideas mc tlirigió l i l m i s n r a i n j u r i a c o n q u c ¡ o h a b i a g r a i i f i c a d o c n 1 ¿J ¿ i ¡ al rtt: Il,1tublit1¿¿¿ aba,te }Iagnan. I,ln el canrpo atlministrír una grart cuchillatl¿l al pol;rc Chcvrct, artist¿r pintor mucho más hábil ptra manejar el pincel cprc la cspilcla' jór'ert En 1874 tcrcer clesafio. Er¿r'mi atlvers¡'rio un 'Icrria óste entre revistcro marsellés, Emilio Rastign:rc' sus padrinos á Leopolilo Peyron, hoy secrctario rcclactor clel scnaclo. l{os batimos en l\[onaco c01rltistol:r. carnbi¿rrnos tlos bal¿rsír vcinticinco l)asos siu toc¿rrtros' ,I'rcs v e c e s c o n s e c u t i v a s e s t n v o r n i a n t i - C r i s t i a r r ae x i s ' tencia erl graYe peligro' Si hubiese rnuerto, elttonces hubiera siclo para recibir justo castigo c1c mis crímeues' Dios no lo quiso asi: ¡cuán granrlc cs su bonclacl!"' Al finalizar el cstatlo cle sitio, en 1os plirneros clias de 1g76, encarguémc clela clireccion de un periírtlico satirico intitulaclot Lo l"rrtttde (La Ilontla)' En este periódico, como ürt f,ct X[rt'rott(, era yo completo clueño cle mis cs0ritos, no tcnienclo cerca dc uri á nadie cluc puclie,sctom'

-133plar mi furia. El impresor, mi asociaclo, era el primero en reirse de mi frenesi rle plumir. Por cso no mc p:rraba cn barras.Era ¡.o ¿rdeurírs eltelurlrenle r.esponsablc clc mis ¿rrliculos. partir cleldia dc mi m¿yor erlad,tomír A la gerericiadc mi pcririclico. casotlc ¡rocesoera yo e1 En
único respousa,ble. Pronto clc'jó á }Ialsella el impresor d.a Lrt, tr't.ottrlc, porque sulleriorcs intereses llamábanle á }lontpellcr parir la crcacion del'1'r,l1f IIet'iclíonol. I)ejóme único propietario del periórlico satirico y entonccs mi furor.no conoció limiics. E n a l g u n t s s c m ¿ l r a s t u t - c t r . c c c c ¿ i l s f t s .L ¿ s c o r r i t e n ¿ L c i o n e s t ¡ r e d e c s t a s c a u s a s r e s u l t ¿ r . o n , a c l i c i o n a c l a s ,m e d a b a n u n r e s p e t a b l e t o t a i c l em á s d e o c l r o a h o s d e c á r c e l . Como no tenia cleseo ninguno en ser pcnsionista tlel Gobierno, apresuréme á tomar eI tren cle Ginebra. l{o me forrnó ilusion alguna accrca dc la negra miseri¿ que en Suiza mc cspclrb¿. nlls no impolta, prcfcria la miseria á la privacion cle la lilrer.t:ld. E n m i c a l i d ¿ r cc l e p r o s c r i t o , r c c i L i d c l a a u t o r i d a i l c a n l tonal un pcrmiso de estancia rcnovablc todos los trcs m e s c s .P a s é , p u e s , c o n c s t a s c o n c l i c i o n c s e n G i n e b r a , l o s ar-ros e 1876 y 1877. d \¡ivi¿r ilel proclucio clc mi pluma. Lct Fronde, trirsladada á trIontpcllcr, continuó con el nombrc d.cl l,'rondeur. Aclcrnás las correspondencias á var.ios pcrióclicos franc e s e sm e a y u d a b a n á v i v i r . La situacion era poco lisonjera. Err ei extranjero url period.ista desterrado gana poco; por otra parte, Ia cobranza es muy difícil.

-i34por halrer gozado Yo he visto proscritos quc pasabalr contrario' erall allá una vicla d.egrancleza y lujo, y que, al pobres como Job. que pasaCluseret, entre otros. Contábase en Irancia cll un rnagnífico ba alegremente su clestierro, viviendo nunca por palacio; y si se creyesen las crónicas, no salia blanco' Ginel¡ra sin ir montaclo cn un soberbió caballo Era éste una pobre choza' Yo fui recibiclo en su palacio' 150 y 200 pecuyo alcluilel anual tleiria cost¿rrle entre setas. jarclin en el SLrposesion se componia de un minúsculo cluc el mismo venilia con cual cultival-ra algunas verduras, en el los hrrevos cle sus gallinas y la leche cle sus cabras' Su caballo fué siempre visible ó rnercarlo de Cirrouge. no le impalpable. Como compahero de Ia especio animirl' quc un buenisimo y ficlelisimo perro liamado conoci más Porthos. Cluseret, á quien ias gacctas francesas representaban corno millonatio, r'ivia cn Ia más absoluta pobreza' cieren Si por casualiclacl,este libro o¿ryese sus manos' que le chocarírn los scntimicntos cle fe cristialra tamente conoció' me inspiran. Ya no soy el jór'en impio que ól su ceguera I'ero á lo menos constará, tlue cleploranclo con un converticlo, un católico, contento y satisfecho tlecir la verclacl, rincle homenaje á su probiilail' el rlon Los salbimbanc¡ris ilel clestierro nunca tuvieron cle atraerme. sin mezclarme Yivi tranquilo, escondien'lo mi miseria, que acuñan moen las reuniones ruid,osas de los farsantes neda con eI titulo cle Proscritos'

*-135Pasaba yo tau ignorado, que ntr,die,aúrr crrtre los r,rros amigos políticos que frccucntaba, natlic tuvo lil rrrás m i n i m a s o s p e c h a d c n r i p c n o s ¿ rs i t u a c i o r r . Eu un¿ obra corno ósta nr_r tcngo oblig'nciorr c1chabltr más quc de mi vida Irirblica, ¡. cl lector. rro con)l)rendcri¿l c l u c y o l c p u s i c s e ¿ 1 c o l r i e l r t c c 1 cl i c c l o s s i r r i u t e r ó s , c o 1 tno dc los rclativt-rs á mi hogar. N o o b s t ¿ r n t c ,s i n e n t l a r e n r r i n g u n d c t a l l e , s c r á c l u i z á s útil que diga clue cn Gincbra, no estaba yo solo. 'I'enia cargo de farnilia: una mujer, y dos Jrijos;rni rluerida csposa alejacla cle Dios por cullia rnia; los hijos eclucados sin religion. I i r a m o s , p u e s , c u a t r o , á a r r a s t r . l r l a ,p c s : r t l a c a d c n ¡ , c l c l dcstierro, cuatro á sufrir y rnuchas vcccs á a).un¿lr. Aconteciónos vivir ulr mcs entcro no alirncntánclorros más cluc con parl. Aún ci pan llcgó á f¿rltantos: rlimos á l o s n i i r o s l o p o c o q u e l ) o s q r i e c l r L b ay e s t u v i m o s r n i e s p o , sa y yo, trcs dias enteros sin conrer. l ' u é t a l l ¿ m i s e r i ¿ r ,q u c c l e s e s p e r a d or ¡ r i s c t i r a n n o c n , c1 Ródano, mi nujer rne irnpidió pusicseen ejecucion trn funesto proyecto. l{uestro triste eslado fué ailivinado por un amigo, quien no pertenccia á ningun particlo. l{os socorrió con e x i l u i s i t a c l e l i c a d e z z rP u e d c d e c i r s u n . o r n J r r e f u ó J u l i o . ; Iilein, el cornpositor de música. I(l¿in rlo era proscrito; v i v i a e n G i n c b r ¿ rp o r p u r o p l a c e r . D ¿ c s L em : r l t , c o n c l v i c n t r ¿ y ¿ r c í o p c r o s i e r n p f e c o ; rr;clo, iba, algunas voces, á visitar á mis jefcs revoluc i o n , l r i o s , C o u r b : t , I l , . r z o n a ,C l u s e r e t y l l o c l i c f o r t .

- 1 3 6 Amaba yo sobre toclo á Rochefot't. La impresion que st Lintern¿ habia en otro ticrnpo procluciclo erl mi, era i n d e l e b l e . E s t o y c o n v e n c i d o q u c ) ' o l e c r ¿ rd c t o d o p u u t o i n c l i f e r e n t e ; m a s e s t o m c i m p o r t a b a m u , r 'p o c o , t a l e r a I a i n f l u e n c i a q u c s 1 tt n t i g u o l , r c s t i g i o c j e r c i a s o l r l c n t i . Por otra parte, si mi miseria pasaL:r tlestrpercil.riclaá los ojos d.e los republicanos, y si erl GineJl'a no habia sido comprencliila más c¡re por rul llomLrc oxtrairo á los partidos, en c¡,mbio, fué á lo lejos clescubierta por tln amigo d.e la niirez, (ltlc ¿unque católico, mc qucri¿r liasta punto de compromcterse por mi. l{ucstra alnisttitl habi¿rl e i n d i s p u e s t o c o n m u c h ¿ r sp e r s o n ¿ s d c s u i r t t i r n i d a d . Esto era dur¿,nte el rógiurcn del 16 tlc tnit¡'o,-mi amigo II'l"r'r, hoy uno de Ios métlicos rriás clistingui,los cle 1\[arsella,--escribióme demostrándomc lo absurdo cle n'ri etr si misma, obstinacion eu dcfend.er una cattsa, qtle )-¿r c l c c i a ,m á s q u e i n ya en sus partidarios, no mc ofi'eci¿, gratitud y desilusion. Desp'legír toda su elocuencia pitr¿r convellccl'Illc. Un importante perióclico de órclen iba á scr funclt'fo me en e1 Mediodía c1ctr'rancia. II{r>!):<, ofrcció un crnJrleo con seis mil pcsetas :lnüales, y los clirectorcs mc aseguraban c¡ue obtench'ian de todls las socicil¡rtles religiosas r l u e m e h a b i ¿ n l l e v ¿ d o á l o s t r i b u u a l c s , I ¿ rr c n u u c i a á l o s j u i c i o s d e c o n c l c n ap r o n u n c i a d o s c o n t r a m i . jo" Di las gracias á mi amigo y le contestó rlue r¡teria me'lcc tttttot'í,rtle hantbre r:n, el tlestíet't'o q¿t( ubundonu,r Las elecciones del 14 de octubre dieron cn l"rancia la

-r37 victoria á mi particlo, y yo tro aspiraba á otra cosa sinrr á voh'er á lir, patria, tan amada. lttalrioJ-ir¿ clc ltl nur:Ya, cárllar'¿l lue al-'r'ió l¿ts Una f¿lls¿r, puertas clc mi país. Bajo cl rniriisterio cle los seirores tlc llroglic y tlc Fourtou, varios periótlicos republicanos tttvieron (iuc habórselas con los tribunales. La cámara, para, seña1¿r su triunarnnistia en fat'or de todos los condeliatlos lior fo, votó 1¿r, ('comctidos c clcscle l 16 de ma)o hasta clelitosde prcnsa, eI 14 de octul¡rc de 1877.,, Lo cluequeria clcr:ir, quc cn pr c s t c p c r i o c l o l o s t r i b u n a l c s I i ¿ r J _ , i a no r i u n c i a r l 0 s c l r t c n l c i a s i ¡ j u s t u s . E I s c u l t t l o t L c c p t í i 1 ¿ ¿ r l r r t r i s t i , r ; l ¡ r l ' ( )s r t l r ¡ i habitrn sido pucst¿ls atll'cde ctr c'l mientlo las fech¿s rlue proyccto tle ley. En otros tórmiuos la Alta Cánrrr¿ consentia en pasar la esponja por todos los dclitos clc lrr p r c n s a ; m a s n o c ¡ r c r i a s e t r a t a s e d c c o n d e n a c i o r r c ' sl l r o un nunciaclas clur¿l,nte perioclo, fucra cl quc fucsc' La ley dc amnistia, asi arrcglirtla, ftrvorccia á los pcrioilistas proscritos (Juo couro ¡'o hitltittrr sid0 courl.en¿rdos antcs clcl 16 cle mt)'o. l{o ér¿rtnosrnás tluc scis cn csttl caso. I,'altaba sabet', si para hacer un favor á scis rcprlblic¿uos y rlo poncrsc ct) utl cotlflicio con cl Scnttlo, la Cám¿rr sc desiliria t1csu voto, cousctrtirilr clr Lr.'rrltr l¿s c fech¿rs luc cl1arnisrua habi¿ csct'ito en su prirrritivo proctttr cl propósito c¿lcul¿do, no solo dc h¿ccr dcsa-vecto parecef cierbas contleuas pcr clelitos de prlus:t; Perot sobre todo, ccllar un borron sol-rrecl ¡,ol-rierno clurarite el cual habiau sido pronuncia,das. Por sucrte, entre los clue bene{icia''an de la amnistía

cle cct,u,sct. la lle¡ttiblíca.,,

- 1 3 8 d e l S e n a d o h a l l á b a s c u n L i j o d e R a s p a i l ; c n u n ¿ rp a l a b r a , la Cárnara adoptó la lcy corregida, ¡' todos los conclenados por clciitos de prensa puclicron volver á tr'r¿rncia. ¡ A h ! ¡ c 1 u ep r i s a t c n i a m o s t o d o s e n d c j a r c i p a í s d e l c l c s tierro, luego qne nos fuó posible haccrlo ! L'ino rle nosotros, Justino ,\lavaill, periotlista de perpihan, se apresuró clenrasi¿do.Salió de Ginebra antcs clue la ley clel Scnaclo'fucse atificada por la Cfmara. Fuó cler tenidc en la frontera; pero el ministerio transn-ribió por telégrafo la órden de soltarlo y de dcjar entr.ar libremeute en l'rancia á toilos los condenados por delitos ile prcnsa. Est¿ habilísima decision clel gabinete Duf¿rure rlió la s e i r a l d e v u e l t a í r t o d o s l o s c s c r i t o r e s p r o s c r i t o s . 1 \ [ .D r - r faure, bajo el punto de vista cle la conciliacion, cleseaba t l u e l a C á m a r . an o h i c i c s e o p o s i c i o n a l S e n a c l o :A l a b r i r n o s , c l e s d el r p r i m e r a v o t a c i o n , l a s p u e r t a s d e l a p a t r i a , forzaba la mano á los diputados; estos )'a no poclian, sin hacerse odiosos, rcstringir la amnistía á los condenados dei 16 de mayo, y asi obligar á repubiicanos quc volviesen á tomar el camino dcl cleslieruo. D e v u e l t a á t r ' r : r n c i a( 2 7 c l e f e b r e r o c l e 1 8 7 8 ) c l i r i g í r n e inmecli¿tamente á Montpeller, donde se irnprimia mi perióclico Le Ú-rontlcur, el cual despues de haber ilejaclo cl: publicarse bajo el ministerio l3roglie-Fourtou, habia vuelto á aparecer con el gabinete f)ufaure. L a a m n i s t í ¿ n o a b s o l v i a i l e l a s c c n c l e n a c i o n e sp r o n u n c i a d a s e n j u i c i o s c e l e b r a d o sá p e t i c i o n d e l o s p a r t i c u l a r c s ; yo contaba algurros de esta especie. M. lfercier, de quien he hablaclo más arriba, con motivo ile mi primer

- 1 3 9 desafío, tuvo la bondad cle interceder periódicos su perdon

por mí cerca de las personas á quienes nis habian cn <-itro tiempo afacaclo, y solicital

para colr urr cuJpable que ya habia sido J:astante castigado. Cou gra.nclisima bouclatl, acluellas person¿rs que pertenccian toclas al mundo calólico, firm¿rron su clesistimiento. Permaneci cerca de un airo en Montpeller. Dos incidentes, durante mi estancia en esta villa, me mostraron, una yez más, las bellezas de la fratcrnidad republicarra. El primero se proclujo á propósito ral Jouvion. Este magistrado era radical. Acusado rle una infamia por sus enemigos, se suicicló; la sumaria que se }tizo despues de su nruerte estableció que hal-ria sido calumni¿do. No obstante todo esto, el pobre clesgraciaclofué abantlonado por sus mejorcs amigos, que ni siquiera pens¿ron en defender su memoria. Los oporlunistas triunfir,ban en verse desembarazados de un raclical, y los radicales, erl eI momento que el infortuuado habia dejado tle existir, ya no se acortlaban de é1. Solamente fuimos siete, quicnes tuvimos l¿ constancia d.eacompairar su cadáver hasta eI cementerio. Esta cobardia de mis correligionarios po' lit,icos me inspiró profunda repugnancia. El seguntlo in' cidente tuvo lugar . alcalde de Cette. El parbiclo republicano en Cette, como en otras partes, estaba dividiclo en clos campos, oportunistas y rad.icales, con motivo de una polémica con el del abogaclo gene-

-140y los unos y los otros se detestaban corilialmente. Yo

t4t algunas revelacioncs sobrc la polémica dcl Petít Ccttoís Y d,e\Fronde¿r,',rcYelaciones cluc eclificaron al Pír)rlico mcliclional. sea más rlue para ha' Quiero lccot'tla,r ul1a, ¿unque rlo á m i s l c c t o r e s l ¿ r sa m a b l c s c o s t u m b r c s r l e l p a r t i cer ver do republicano. Hallándomc un dia en la villa dondc rcitralr&cl rnason rctlacc-'ion d'el Petít Ctttoís para 1'crlit' Espitalicr, fuí á l¿1, explicacioues al |ctl¿r,ctor cn jefe solrrc rur artit:ulo pulrlicaclo cotttr¿r lli. s Al cli¿r íctricntc, cuantlo IIs¡ritalier su|o mi r-isita, sc q'ritalra, puso fur.ioso coutlir su coLtborador. ¡0órno! ít so¿ L ó o T a x i l h ¿ r Y c n i r l o á 1 ¿ rr.. c d i r c c i o n ,¡ ' l i a l l i r D t l r i s c tle los scsos'? l¿s con \r. rlo le hil lcviurt:rtlo \r. ia tapt Pcro, Seiror, contestó cl reclactor, no hc tcnido necesino clad t1e clef,enrlcr.mc h¿bicnclo I'enido ac|ri como agrcsor, ha est¿t,dorttuy cortí-'s, solo rne pl't'gtrntír, ¡' csto cou nrucha cortesitl, quicn cra cl autor dc rtn lrt'ticrtlo p u b l i c a t l o c o n t r a ó 1 . ¡ \ l í t 'm i r l u c r n e i m P o l t t ! r ' c p t t s o E s p i t n l i e r . f , c t c l t i l \ r . í r s u t l i s l i o s i t l i t l r tt,' s t a l ' l t c t t s u t l o m i c i l i o s i n u i t r g r t u t c s t i g o . D e L i ¿ \ r ' h a b e r l e p c g ' : l d ou n tiro, repito. lrnir vcz cl hombro muerto, hulriera \¡' tleclaratlo quc y l r a l r i a Y e n ic l o ¿ r t a c a r . l c q l l c s c c u c o r r t r n L ¿ \ ' . c t t t ' l c a s o i l e l e g í l i r n a r l c f c n s a . I t ) l j t r r a t l o l c h u l r i c s e a l l s u r : l t o á ,\ ' . sin diñc,ultad tiitrgurtit. Y p o r 1 t l t a r t l e , e l a l c a l c l c l n A S o l l ,m a l r t l a l l a á s u p r i t n e r rcilactor una caja, cotr nD. r.cr'ólvcr cargntl,r y uu lrillctc. El biiletc clccia 1o que siguc:

tomé parte contra los oportunistas; como era naturai. El alcalcle Espitalicr, su jcfe, tcnia un periódico eI l>etít Cettois, el cual batallaba contra el 7't,ond,et,r. Solamente, la polérnica no era comprcndicla del mismo moclo por los clos perióclicos. El tr\.ottdtut. criticaba los acios políticos y arlministrativos clel alcaltle Espitalier. El Petit Cettois me c,)ntestalra ¿r,tacánclome en mi vicla privatltr. Torlos mis tctos pcrsonales, los rnenoresb.cchos en los cnales cl público no terria nada cluer.cr, cran disfi'az¿rclos con l¿ peor mala fc. P¿rra clccirlo todo, y entonc e s r r a d i c q u e d a r á s o r p r c n d i d o , b u c n o o s .q u o s e s o p ¿ r ,u e q el alcalcle Espitalier, era mason y Yenerablc de una Logia de Cette; entre los rnasonos,la mentira es consicleracla como una virtud. EI I'etü Ccttois llcg'ó hasta imprimir que, natlanclo en el oro, dejaba morir cle hambre á mi maclre, de este motlo los oportunistas presentaban al público la historia de mi separacion de la familia. G¿n¿rbayo entonces 300 pesctas al mes, y mi madrc necesitaba tan poco mis socorros, (Iue el mismo dia en que aparecia cl ¿rliculo clc llspif:ilicr, compraba en l\Ia,rsell¿l unA cASaque lc costaba 7 0 . 0 0 0 p e s e t a sl r a g i r d z r s n d i n e r o c o n t u u t c . e Los artículos estaban reclactaclos or varios insultap rlores pagados. [Ino cle ar1ucl1osbuenos oportunistas habia siclo anteriorurente condcnado á diez airos de trabajos forza,dos por bancarrota frauclulenta. l\[ás no fué todo. Más tarcle, el alcalcle Espiiaiier no se entenclió con su primcr reclactor. Este, al s,.,I.u.arse cie s--rpatron, hizo

* 7 4 2 primera vez que el Taril i Abrale I'. en canall (sic.) ('La vaya á la redaccion, c

La república ha nombrado al gentil hombre Espitalier recauclador principal de contribuciones en Sainte Affri_ que (Aveyron), donde actualmentc seencuentra. En esta villa cs, aclemás, Yeneralrle dc la Logia La Infínta (Jníon del Gran Oriente de Francia. ¡Cuan hermosa es, no es verclad, la fraternitlacl republic¿na ! grande ¡Cuan nol_rle, y generosa la clcmocracia ! ¡Y yo, permanecí diez y sicte años cn semejante pre_ siclio! FIoy rne parace que salgo cle un sueiro, de inmunrla p e s a d i l l a . L a e x p o s i c i o n c l e 1 B 7 Bm e p r o p o r c i o n ó l a o c a sion de ir á Paris, en el mes cle seticmbre. Era la primera vez que yo ponia el pié en la capital. Tanto me agradó que ileciclí instalarme en ella. Los propietarios dal Frondettr tna a*torizaron para cllo, y destle el l0 cle e'ero clc 1 8 7 C t u v o c I p e r i ó r l i c o u n c l e p ó s i t o d e v e n t a c r np a r i s .

VII.
GUERRAA DIOS.

PIande campaña.--0rígen mis folletos d,e impÍos.-El Aniiy 0lerical L' Avant-Garde.-¡A la Oalottel-M.Pablo bas d,e comparecencia en tribunalüepriOassagnac.-Segund,a de ile merainstancia.-l¡asfinezas leroyer.-Apropósito Monseñor Guibert.-La librería Ani,i-Clerical.-Nuevos enNar. compañeros.-Candidatura buenos lrocesos.-Iros parisiense del congreso bona.-L,a Masonería.-Primer libre-pensamiento.

Lrr grancle y sacrilega lucha iba á clar principio. IIallábamc cn Paris. Ilasta entonces no habi¿ librado corrtra la, rcligion nlás clue algunas escaramuzas. Se trat¿ba ahora cle emprender una campaita clecisiva. l\Ii plan cra cl siguientc: Crear al laclo clel Frondeur, rtrr periótlico cspecialmcnte clestinado á los ataclues contra la Iglesia, sus dog'

¿

-

L44 --:

* 1 4 5 _ La Primera dificultad rluc encontrti mc t,ino rlc los propietarios dc.l f,'t,onrlau t'. A m i p a r c c e r e l p c r . i r , r r l i c od c b i ¿ i c o n s e l , \ . ¿ u , s c,.h . a r r r r I í r ' g r i r r o 1 i i - ' c c i o s oa . l r t . . t i u ' l ) r r l ¿ s í r t i r , ¿ il ¿ t sc u c s t i o r r c s I p * r a m e ' t c p o l í t i c a s ; e r . ut l c e . r . a .t ¿ r t r r a ñ , á . I 5 c ó ' t i m o s , , y s c t i i ' a b i r l r i j ( ) , { x ) 0r j e ' r ¡ l r r r c s . } r í r s i l r , i i l t ¿ i r . r : i , ls 0 c u l r e d a ' i o r r l l a r - l oc l c l r i t l ' , r : r ' s l . s , r l l l l r , r r r i i r r , r , ! ¡ t ' i - ( ' / t ' t ' i r ' t t ! , t í t u l o ( l l l c n o s c p l c - * t i r b t ri t r i i n ¡ ¡ u r r c r i r i i r - o c u . L o s l r r o p i c t a ' i ' s t r t : l F ; 'c . ,ttl t ,t(] ' , ( ) c , , r r r 1 r r . r -i'c '.r ¡ l t r ' i s r r i u t c r r c i o n c s .N o l i c l ' o u l l í l . s r t r r ce l l l r r l , c r l r . l r l c i l l r ' l c ln c , g o t t i o .¡ ' s c i r n a g i u a i ' o r r l . i ) s i t ' l - { i ¿ i ' - (' i t , t ' i t ' r t r s c ( r lrrrlrli.ubu t l e s c u i d ¿ r i ¿ ro c l , t l o p c l i r i t l i r , oi r l . l l , L l r . . l , r : r : u . i 'rrr'.c i r i : r r r y u n p r - r ' i í r r l i c o( I l i c l l i r i c l u r l n i n i r r - l r i i , ' n , i , r ¡ J l r r r - i , r urLc r l ¿ r c . c i o t t : ¿ p o r r l u ' i ¿ v < , r r i t u r i l i ' s¿ c c i i i l r ,c r r i l l r { ' \ ' i i sj i r r r r ' L ¡ r c i o n c s ? c A t l c r n i r s n o t c ' l r i ¿ L n c i , " s lg r ' ¿ r r ]c ¡ r r r f i i u r z ; L' l r c l ó x i t r ¡ r l c l u r t 'luti-Clt¡'itrtl. ' i \ r c c ' i r t r ' s t l i l o r r c , l r * l l r r .] . ' ! ' i l { i r ' : i . L ' , r l n , r ' , i l r s i s t i r , - q ( . 2 : n c o L l i p ' ¿ t r o rir , r ' c n u r r c i : L r ', .i n i r r i ' , ) i , c t 1 )r i i L r í .\. 1u,r,st,iLlrrr. l n i t l i r n i s i , r i r c o l ] t r ) i l i r . c c t o r . r l r , l l : ' t . o t t t l,t,t . . L ¿ ¡ s i t L r i L c i r ) r rr : r L a s t l r ; r t t ' c o u r ] ) r , { ) l l l ri'r t l i . I i l I } t , c . ¡ t t r l t , t t t ' c 1 r n c i I s ( ' g l ' ' i ¡ l r i r ' t i l i a ' c o t i l l i r , r o , \ - i r l ) r , l i i l . flii c r r l r a t l o i l r s t¿rlrr'nc crr P¿L'is.l)r'c,qt'lrtur'ii rlir'isior. crlrrivrliil ir lrot l e i ' r n cl t e r r t ' v o l ¿ u r r t , t i t e , l: :rrr c ¿ r l l r , . 'I'o11o m . y L r i c ' I c s r l r 1 . r ' c c l r r s i r l c i ' ¿ r r 1s a c l ' i l i , i r L ó . i .. r empleo. En ar¡rc1momento, un {bllcto (inc }.o tc¡rlrrLl clc publicar rlc.rc'zó li:r h¿rcc. ci,:i't,o ruitlc. lló at1*í cl r,rr.igcn c'le rlucl lililito: ¿ c*alrdo ooNr'. tod¿r'ia rnc c'corit.al,,¿r crr lI''t¡r,rll.r., rr¡rtl.10

ma3, su culto y sus ministros, con el apoyo de este periódico, extender cntre l¿l,s masas folletos baratos, vulgarizar l ¿ r si t l e a s a n t i - c l e l i c a l e s ; u n a v e z d a c l o e l e m p u j e , p r o v o cirr cn toda Ifranci¿ la funclacion cle numerosas socieclirt1:s cle librc-pcnsamiento, unirlas entre si, en una palulrrr, organizar ít, los anti-clericales rnilitante. Durante mi cstancia en Suiza,correspontli b¿stante con a G a r i b a l d i , q u e ) r a 1 - r ic o n s c r v a d o u n b u e n r e c u c r c l o c l e s u
i( I

en particlo politico

t liurrf¿1,l acogitla en llarse1la, escoltt'r,clo pol la Jo uc tt, ey í on, L Ut'bcutct. Somciile mi plan, 1o aprobó plenamcute, cliciéndome, sin embargo, que encontraria innnrnerablc.s clificultatlc.s en la ejecucion. I\Ias no me espantaban los olrstáculos. Para ¡oucr en ejecuciou mi proyccto, comencó por renunci¿lr á tocl¿lprefcrencia en materia dc banderias repuplicarras. 4){í í nt r rt,t¿s ent a, n i olto t't un, í r7 isto, lt ttro u,nti-cle r ícrl en toilo, y sicntpre.)) T¿l fu(r mi rlivisa. La gLrerra al c ¿ t o l i c i s m o , c r ¿ I ,e n m i p a r c c c r , c 1 t e l r e n o e n c l c u a l d c b i a h a c r r r s c l ¿ u u i o n d c t o d o s l o s c l e m i r c r a t a st l e a c c i o n . üarnbctt¿r acabalr¿ cle plonuuciar', en Ronur-rs, aquella palalrra rlue tuvo tanto eco; uEl Clcricalísnrc, ahí estú cl ene mi,go." Semejantes prrlaltras cncerrab¿n toclo un prog'r¿ma. Sabia yo muy bien r¡re Gaml;etta larrzó ac¡rel grito para a t r a e r á l o s r a c l i c a l c s , i u r ¡ n i c t o s d e s u p o p u l a r . i t l a d .l l á s fr.rcseesto ariilicio politico ó uo lo fucsc, i¿rs hostilitl¿rclcs lrilbi¿ln siclo rlecl¿rr¿dirs. Pclr 1o rlrre á mi.*c r.ofierc, tornít por lr-rsório cl pr.ograma r1c llom¿r,ns.

- 1 { 6 * l l ¿ u d o ¡ r o r l o s t ' a i l i c r r l c sc o n t l r r .1 o : jo i ) í i i ' t u r r i s t l s , c s t o s e l r '1'rril¿ls l r r i , sr i l l i g u e s c r - r l r c r ) D t I a r ' , r l r r r rt l r l i l i o i l t \ ' f r r , l i r i ' : t c . l t 1 e : L a Í i l n i r s ,i l . \ ' o : ' r ' l ' i ' t r ltc t i r l i r r i : l u r l . , i a l r i i g : r i l , rt ' l r i 8 7 6 t c o o í L t o i n r r c l t l e t r t 1 , : C i i r r r l r r . r ,n o l r r l . , i l u s i r - L t1 r t , ' r ' r l r t r r r d t s L , c o r r 1 ¡ tr - L t r i n i s t í l ; L 1 r ' 1 ' a ' l c [ t ' c t o , r ' c s : - ' r ' \ 'tól t l t i i t o r l c c l i ' f ¿ r n ¿ c i o n o r ) n t ¡ i rl , r s p a l " . i c r r l r r l i s ; . c 1 t [ c r L ' l t i ' i i j e sr l i r t u o í r . l l p ú b l i c t v l t r l i u i t . r s a .l , , s ' ¡ t rí r l t i u r o t 1 ei t o d c l r i r , r n á s l t a r c l c , s c r s u p l i r r r i r l o l i o r 1 ¿ r s Í r r r i r L l ' r r s ;c 1 ' o c - ' ' i s t i i L í r n , C l f r:n 1¿r78. S u c o t l i ó , I ) u e s , ( l u c o 1 1 9 r L n i ¿ r r z oc l c 1 U 7 t i ,i r a b i r r 1 ' t r l.ublicado cn llarscll¡r urr lrirluero tlc I'u I,'t'otult: cnter¿m¡ntc colisrrgrado ír r-ilipt'ritlirrr', clc l¿ nia.ricr¿r rnír,sírripirr r )'gloscr¿r, l¿ fcstit'iilltl t1e Sir.rJosó. I)cliit¿rdo por csttr h e c l r o , l i r i ¿ b s u c l t , ol ) ( ) r 'c l t r i b u u r L l 1 1 ol l i r u c r t i r r s t a r r r . ' i ¿ r ; l cl proculrrdor lrlrcLi I' rl tlibuitLl c J r r d o n ó í i o c h o t 1 i ¿ st l c c í r l c , : 1 . Jlst¿r, conllcrutcion no rrlo fuó ¡ertl,.rrrirc1rr lror lir. ¿urnist i i - 1 . i n c n r b ¿ r g o , c o n r o c r ¿ tt a r r i n s i g r r i f i c ¡ u i t c , c l t r i L n n ¿ l S c l c l l o u t l l e l l e t ' n r e c l c c l i u ' í - r ,u o p o l ó r ' r l c n c l e l r n i r r i s l r o 1 1 e q J u s t i c i t - 1s c n r . c l i s P i r l s ¿ b ¿t l c c u r n p l i r l ¿ rc o n r l c r i a . I I a b i ¿ l , c l c , s a z o n c ; l ) r m i 1 s f, r ; 1 r rs u u t c l r c i r l t l a \ - ¿ d c f c c L ¡ r ,l r t s r e t a n l c 1 t : j a r uIr a r l c i n í r ss r ¡ t i ' , t t ¿ l r ¿ rc n i 1 ( i l r L r lr r o m c u t o , t l c , l r ¡ i c ¿ r u n r l u o \ ' o c ó t 1 i g oc n e l c u a l . L t s u l t r a j c s í r l i r l r r o i ' ¿ r l l c l i g i o s a c e s ¿ r i r r nc l e s o l c r ¡ r r s i d c l ' ¿ l t l o s r r ( ) t l c l i t t ¡ : r . co N { r t s n o c o u t ¿ l r a } o c o r r n r i s L u c r i r , s i u r r i g ' , r ls s o l r o r , o tunistas. IIi polernic¿ c()rr cl ¿rlc¿lt1tle Llettc htLi¿les c exasperado; solicitaron tlel miriistlo dc jLrsticirL rtlcn ó e s p e c i a lp a r a o b l i g i l , r n c í i c u r n p l i r l t t s o c l r o r l i r t s r l c c á r cel, olvidados. strircli,rl cltr Aix nic

_147_ U o n s t i t u i m c p r i s i o n c r o , r n á s c l ¿ r c t od c t n i s a t i t c r s a r i o s p a r c c i í r á t o r l o c l r n n n t L l u n i r \ - c n g i u r z ¿i r r c ; r i l r r i i r ¿]1 . t r l l n i L l i o d c G i . i r . d i r r , c u c l p c r . i ó t l i c o L c t I , ' t ' r t t t c t ,' l o s t r . r i c u a l r r i d i c r r l a ¡ . o t l i o s l Lc r ¿ rl ¿ t ' j e c u c i o n c l c r i r r a s c i r t e r r c i ¡ , r - i c j i r c l c n r í r s t l c t L r s ¿ i r o - qc i r : r r r r l oi , r s c l r t i r l i c o s r n c h n l r i a n g c _ , rcliulrcill,rrtlo l lllor-cclro de las a t c r , i u l en ¿ c i o r t c r s o l L t t ' ¿Itn i l r r o t r u r i c i ¿ r t l ¿ i s . c I ) u r . a r r t , c r i s o c L o r l i ¿ s t l c c r r l t l ¿ ,o c r . r ¡ r ó r r r c r r c u n i r c r r n cr frrllcto ¿huuos tlc nris ¿rr.tículos cl l,'t,rtnd;.LL),, cl todo d 5r s c l r r r l r l i c i r ,t l s l l i r . r ' t ; t l c l : i c i r i ' c c ) , c o n c l t i t t r l o < 1 cr l l t n u ) t t q ¡ r ( , I t t t í - ( l ! c r i t ' x l ¡ c ¡ 1 ' ¡ ¿, c ; '¡ ¡ . l ¡ l l s l c ¿ rlll r r r r a r l u ea d r l u i l i r i c i c r t ¿ c c l c l r r . i c¿ r l .I J c s t l c i r r i u e l l rnorrrrnto, conccJ¡i cl peilsamiclrto ile cscogcr tocloslos t l c s n r c s c si l l g r r n o s a r t i c n l , t s ¡ , p u b l i c a r l o s c o n u n t i t u l o El prirrrcl folleto ile cstc j,ró2, cclitatl_rcrr Paris, tuvo p c r r t i t r r l o : ¡ , l b o , j oe l s o l i i t , c ¡ ! Ilste follcto fuó cl rlue acalralr:l r1t'lnlrlicilrs?, cuautkr err clcsacucrtlo colr Ios prolrictarios tlcl f ronittn', ¿rLantlonó cstc pcriírrlico. Ltts irnplcsorcs clcl Almurril,r¡rc mc ofrecicron errtorrces su oonculso. Siguiéronmc lu nra.¡'orpar.tc de rris col¿rlror¡,ilrrrcs, irsi f'ueron funcla,close\ ,lnti-Clerít.ul , pcri6y dico dc un género cspccilrl y cnterarncntc rrucr.o, y 1¿ Auatú-Ganlc (

Intereses relacionados

angu¿rdi¿r) rerlactuclo cn cl estilo del I,'t't¡ttd r. ttt No me habi¿ engn,ñatloen mis prclisioncs. HI AntíClerical, fué, clesde un plincipio buscaclo con aviclcz por e l p o p u l a c h o , t a n s e c l i e n t od e c s c á n d a l o s . llcrosluDcDtc pcrtllrltlo

- 1 4 8 cliez mcscs, ci peli,idico, de semanal que A la vuelta c1e er ¿ e r r u n p l i n c i p i o , s c h i z o b i s - s e m a n ¿ l , ¡ ' m i s c o l ¿ r b o r a dores y yo suprimimos 1¿l'trtt,n[-Gurdcpara consil,grarnos p o r c o m p l c t o a 1 p e r i í r d i c o r l u e o b t c n i a t ¿ r u t o sf ¿ r - o r c s t l e l pírblico republiciuro. trI AtÍí-Cl'¿rit:al lir¿rba h¿st¿ (i0?000 ejemplares. Por lo clue tocl al follcto Abojo cl solitleo, su tiracla fué tle más ilc 130,000. C i t o e s t a s c i t ' r ¿ s , d c q r r c e s t o y i i v e l g o n z a r - l o ,f a r ¿ I q l l e n r i s l c c l o r c s c o r r o z c i l , u1 ¡ l e x t c r r s i o n c l o l o s c s t l i r g o s q t r c tnis impierl¿ltlesc:lus¿u'or], para rluc arluellos puetlatr y tcngan siempre el clerechoclerelrloch¿rtne el m¿l inltrcrtstr d e r ¡ r e s o ¡ ' c u l p a b l e , y p a r ¿ c l u c t o c l r s s e p a n c l e b ou n a r e paracion sin límites. Iluchos cristianos cornplenclicron lucgo el pcligro ile aquellas publicrrcioncs (Irlc sc dirigian al pucl-rlo; uno rlc f ellos, Pablo cle Oassagnac, uó cl prinrcro cn rlenunciar'le en l¿ tribuna clela cámar'¿. ¿ trll ló t'le mirrzo, cnvió al lccl¿rctor ú,e Le I'uys, tlna car'-

- 1 4 9 putarlo dcl Gers enseñó á mis parlrinos mi carta del 15 clemayo, dicióndoles st'ncillamente lo que siguc: - N o c o m p r e n c l op o r q u c \ I . L c ó T a x i l v i c n e á p e t l i r r n e cucntn tle una ofcnsa, cuirntlo h¿ce tlic.z clias ól rnistrlo tnc h a c l i r i g i c l o e s t a c a l t a l l e n ¡ r ,r l e i n s u l t o s . i\Iis amigos sc vieron obligarlos á rctilarsc dos, ¡'sin saber clue contestar. Aquel tles¿rfio frustrado me contrarió sobre manera. Al contrario, un proceso que el tribunal mc habi¿ in¡ t e n t a t l o c o n m o t i v o t l c m i f o ) l e t o , i b r í r l l c n a r n c c 1 ra l c ' g r i n . Obligtclo írperscguir cl lilrlejo rlc lilrrc-pr:nsttlor cJrilóct t i c o , e l n r i n i s t r o c l c l a j u s t i c i ¿ n o p u t l o I ' r r l t r t r ' ís u t l c l r r : r . Comparecí, el 29 tle mal-o, artte el trilnrn¿rl superior c l e l S c n ¿ . T e n i a ) o c o n r o c l e f e n s o ru n j í r v e n a l r o g a t l o c 1 c gran trlcnto, I[r. Alberto Fuivre, secretario tle I'lor1uct. S i n c r n l r a r g o , ¡ ' o r n i s r n o l l r c s c n t ó t r t r r .r l e f c u s a . T t t r t ' ] a t a t i t l u c i i r e n r l c c l a l a r í r l o s , j u t ' a t l o s ,q t t c v o n o : t t t r - ' l L J r rá l I ) i o s y í r L L R c l i g i o l t . v s i a l c u l t r i . \ ' í t - q t t s t r i l r i s t r o s .l ' l l v e r d a t l c r o s c n t i r l o d e l a s c o s a s h a s i d r t t ¿ r nt l r . l s f i g t t r t r t l o , e n n u e s t l o s i g l o c l c r n e n t i r a , c ¡ r c l t a ; ' g c u t c - sr l r t ea r l m i t c u t ¿ l c s s u t i l e z ¡ . s .t r l l J u n c l o p a r i s i e n s c t r t r g ó h p í l t l o r a . A r l e r n i r s ,r n i a l r o g a c l o , l i r n i t á n t l o s c á t r a t a r l ¿ c t r c s t i o n de clt'recho, prcsctrtó rln argumettto r¡te protlujo itrtpresion. Insistiri solil'c erl hcclro rlnc cl folleto sc ctotlllroiría c x c l u s i r - a l n c u t c c l c a r t í c u l o s y z t p u l . r l i c a t l o sc ' l t v a r i o s p e r i ó d i c o s , l o s c u a l e s a r t i c u l o s j a m á s l l ¿ b i ¿ t ns i c l o t l c l a t a c l o s . Ils ¿isi qrie no hulri¿lr 1totliclopas¿irdcsa¡rcrcil-ridos;puesto P¿blo ,le ( I l l o ) ( ) h i r l i i a t c n i ú o o t r a s c a u s a s l ) o r ' : l r 1 u t ' 1 l r .m i s r n o s rs Luego era cierto, clecia 1\[. l"aivre, qlre )'o pcrióclicos. rlq'o corri-

t a l l e n a d e i n s u l t o s , d c l : L c u a l n o h i z o c ¿ s o .I L t l e C ¿ l s srlg'u¿rc, lrreocup¿rrse rlo mi furor, continuó (\n su l)csin riódico, cxprestrnd,) slr nlorlo rlc scntir soblc c'l gónet'o tlc quc dc salvagc propir,ga.ucl¿ yo aca,b¿lb¿l inaugura,r cn P¿lris. I!ntonces, r'oguó á clos tle mis amigos, cli¡rutarlos tlel I\Iecliodía, uno de las Bocas tlel Rócl¿rno¡' ci otro tlel \¡irr, f u e s c n á c a s ai l c s u c o l c g a b o n a p i l r t i s t a p i c l i é n d o l c , e n m i norribre, un¿rrcparacion Jror l¿rsalrnas. con II. Quisiera yo hirbcr Lenitlo un clesalic,r

C a s s a g n a c ; m i o r g u l l o h u b i e r ¿ l e s t ¿ r d os a t i s f e c h o . E l di-

-150habia considerado de muy buena fe aquellos artículos, s i n o c o m o i n o f e n s i r - o s ,á 1 o m e n o s c o m o q u e d a n d o e n l o s Iímites cle lr tliscr,.sion ennitida. p Por otra parte, mi actitucl en la auclienciarne concilié ia simpatia clel Jurailo. l{o era yo el solo acns¿rclo. mi 1acloesta'ltasentaclo el A librero, principal vendcrlor ticl folleto. Su abogaclo) p¿tra que lc absolvicsen, firltó clc gcnerosidatl parn conrnigo, en vez tle tlcfenclor á su clicntc plrr¿ y scncillarncnte, cargó contra mí, casi ta,nto como cl rninisterio pírlrlico. Al contrario, cn cl rliscurso quc yo dirigí á los jurados, revintlir¡ró altamcnLe la rcsponsabilitlarl clemis escritos; c l e c l a r ór l u e s i á l g u i c n e r a c u l p l b l e , e r a y o , ) n o c l l i b r c r o ? y q u e s ó l o y o t l e l r i ¿ r ,e r c o n c l e n a d o . s Dccia yo a,r1cmás: - O l a l i b c r t : r t l d c 1 ap r e n s a h a d e s e r c o m p l e t a , y t l u i c n quiera tiene una pluma posce cl clcrechocle expresar sus o p i r r i o n e s ,á u n r i d i c u l i z ¿ n d o l a s i t l e a s c l c s u s r r r l v e r s a r i o s , y entonces soy inoccnte, y vos delreis absolvcrme ; ír al c o n t r a r i o , c s j u s t o q l l c u n m o r . l or l e p c ' r r s a r r c v i t l t z c t s o p bre otro, y cntonccs cirdu cu¡.l debc rcspctar ó inclin¡rrse antc cste moclo cle pensar, ¡, cntorrces corno hc ultrajado l a s c r e e n c i a s r e l i g i o s a s c l e l o s c i r t ó l i c o s ,a l ¿ t ¿ r c r rc o n l i o lencia el culto so)'un grrrn culPalrlc, intliuno tlc.1,.crtlorr, y n a r l a p o d r á c l i s c L r l p an r i c r i m e n : ¿ h o r a c o m o 1 r on l c p e s a , r habor publicaclo cstos articulos, rclmso las circunst¿l,rrci¿rs atcnlrftntes. l'inalmente, si hay quc clar cródito ír,lo rlue me coritír uno de los jur:rclos, hó aqui u.na consiclcrar-,ion que motivó mi absolucion.

- 1 5 1 I I ¿ r b i r ry o , e n m i a l o c u c i o n a l J r t r a t l o r p r o n l u l c i a r l o p a vir,ísir.nasy nl, htlri¿t rnostr,lrtlo anti-clc|icrl r¿rl.'iol¿,Ll;)r¿rs t 1 s o . l - l p l c s i t l c n t c r . l , r s r ¡ i c l l i l r r o s r - l c 1r . r ' l t u n : r¡ o p l 1 1 i r : t r o l r 1 ) ) e r I o s1 c i r i t l i g ' n a l s c v l r i l r s Y L l c ( ' s . {Ilta r.ez cu lil s¿rll r.le tltliltcr¿rciolrcs los iuratlr¡s se cs (ltto los ltrtícul,ls tlt: cstc jóvcn son tlignos : ¡ l g ¡ ¡ ' ¡ i . s u l r - v c ' a s t i g ' r l l t ' r o t c n c r l i r l s t l u c l r l t l r ó t ' n o s l a sc o l l ' c n n c x a l t a t l o . S c | i ¿ r|,r ' c c i s t r i r o r l c r r l ¿ r r , l u l r a l t u c n a l c c o i o n . s i e s t u r . i ó s 0 t ) 1 o s ( ' g u r o s n o l c r - ¿ r l i c s cm . á s r 1 r r cd e t r e s á c s c i s 1 l l c s e s d e r : í r l c c l 1 e , t l c r r l i r | n l ' i ¿ i i l ] o s u l p a l - r l c 'I [ a s e l l r n i n i s t c t . i 0 ¡ r í r b l i c o n o s I i t l c 1 r ra l r l i c a c i o t r1 1 (u n a t ' t í c n l o d c l e y r l u e p e r : r n i t ei r n P o n , : r a l t l e l i n c r i c n t e h a s t a c i l l c o ¿ r i t o s no cle plision. Nttsc,tros jttrlt,rl-rls, fijttnos 1l pcna, nucstra en c'lecir si el acusado es inomision consistc solatnentc cente ó culpatrle; cs cl triJrunal quicn aplica Ia iey en la m e e l i c l ¿ t l u e j u z g a Í r t i l , I u e g o q u c r r o s o t r o sh e m o s m a u i l fcst¿tlo nucstro parecer. Pues l-rien, scgrllt hcmos pocliclo ver, el it.ibunll cstá ariimatlo tlc lrrspco|es disPosiciones p a r a c o l r .c s e j ó v c n , y s i n o s o t r o s l e t l e c l a r ¿ l l l o s d i g n o d e castigo, no se cscafarí al menos tle tres ít cuatro airos de p r e s i d i o , y c s t o n o s P l L r e c ec l e r n ¿ t s i ¡ r t l o . IIó aqui por{lue cl Juraclo, aurtquc cn su ma}orí¿ colrvencitlo clc mi culpabilitlatl, se pronunció por la aLsoIuciou. A q u e l t l i a f u ó u n v c t . t l a c l c r ot r i L r n f o p i r r a n r i i m l i i c c l a t l , y l o s l i b r c p c n s i l r l o r c s p i r r i s i e r r s c s n o n l c C s ( : i r s c i l l ' ull it s o \ a cioncs. Aclcmás, im¡.rorta tltcir citrc mi proccso no fuó nás r¡te una maniolrra tlcl Gobierno. clijt:r'ou: *Cierto

-152-_ E n a q u c l l a ó p o c a a c l l r a l r a n J o s r c p u ' b l i c a n o s c l el l e g a r ¿'.1 podcr. Grór'y liarria sirlo clcgido presic l e n t e a l p r i r r c i p i a r c 1 ¡ L ñ o . r l l ' r i ' i s t r o t l e r ¿ - r* s t i c i ' , q u e t J, ] r a b i a o r d c n a c l o l ¿ rc l c l a c i o n ,e r a L e R o ¡ . E r ' .r r o ¡ p r e s i d e n t e r l e l S c n a c l o ;n o c r a , p u e s i p o r d c f c l e n c i a h á c i t 1 aR e l i g . i o n , i a c ' a l l e i n t e r e s a b a p o c o , q u c c l m i r r i s t r o c r el a J u s t i c i a rne llevó á los tribunalcs. El oirjcto era cl siguiente: En ar|icl rnome'to tc'i¿r cl oobicr'o ncccsiclad cle obt e n e r r u r : r c o n d t ' ' t r . i o u c o r r t r i r l t ¿ r J r l o c c ¡ r s s . q n a c ,r , ¡ . i e n , d á la cabeza r1e l¿r prcrlsa rlc ór.dcn sc clistinguia por su arclor en atacar á la rcpírirlica. Hl clip.tarlo pcrioclista debia comlarecer sesion, alg,.os antc eI misnio Jura,clo,y en la misrna clias tlcspuós qu.c ) o. M gLrarda-sr¡llos creyó haccr acto t1e habilirl¿rrl cita'rlo á .n foilctonista h a s t a e n t o n c e s o s c . r ' o , ¡ ' c s t o c l c s p . i r s c l o l a p ú r r l i c ¿ lc l e nurrcia tlel rlircctov rlc r,. r'rrr7s.Itrstalr¿ r'o sacrificaclo. U n a I ' c z p r o n u n c i a c l ¿ rf u c r t c s c r i t c r r c i ¿ c o l r t r . ¿rrr,r i , e 1 r e presentante clei gLrarrl¡r-sellos iiri¿ á los iur¿clos: (,IIac beis castigarb á '' r.iolcnto rlc '*cstr:o partitlo;ahora no potl.t'i-o rneuos tlc c¿istia'¿rr t¿mLir.n á rur bonaltartista, c l e c u ) a - "r ' i o l r : n c i a sh t c c r l c n l r r s i ; , . r 'tL c m p o c s t á s u f r i c n c l o ir el Golrierno.,, tlcl ,rrLr¡rrlo r:l sc'a sopló sobrc ar1*crcasd t i l l o d c c ¿ r r t . sm i r i s t . r i ¡ t l . L : i . sf i ' e z ¿ l s t l e L e R t r ; , c r s c l . o l l i c r c l n c o i r t r a ó 1 . A J r s u c l t oL ó o r t r i i , l o s j r r r a r l - ' st l e b i ¿ n , corl ma.

Intereses relacionados

or motivo, ¡.Jr_.olvcrtarnLicn ir p¿blo tlc Crssirq._ rra,c.Lo rluc .srrcctlió. I \ I c f ¡ " l t . a í r . r l c c i ' * n i r | * l * 1 r r ¿ rs r . r l r r c l f r r l l c t o : iAlta jr1 el ,*(tl ¿o1 i¡¡ El i'f,r.'re definiti'amc'te

- 1 5 3 Su preftrcio sc hizo muy notablc. El al-rogado gencral le leyó clcl¿ntc clcl tribunal; e'ra un trozo scntirnental. R e c o r t l a b a e n é l í r n l r r t t r e y , s a c a t r d oá l a e s c t : n a á m o n s c i r . o rG u i b e r t , q u e c r l 1 S G Se r ¿ a u ' o b i s p o c l e T o u r s . F u í e n e f e c t o , e n a q u c ' l L ró p o c a , r . i s i t a t l o c n m i c c l t l a p o r u n e c l c s i í r s t i c op e r t e n e c i e n t c á l i r a t l t n i n i s t r a c i o n t l c a r p r c l l a L l i i r c e s i s ;m a s ¿ q u i É r nc r e ? N o 1 o s ó . Q u i z á s c r a u n v i c ¿ r i o g c n e r a l , ó a c a s o ,y m u ) p r o b a l - r l e m c u t c , u u . . " i t t r ple curir. La csccna contatl¿ por mi era cxacta; pclo mi rni rclato. inter'locutor no fuír lIons. Guibert. Nri lc hice figurirr en m i c l i á l o g o r n í r s ( I u o l ) a r ' ¿d a t ' m á s c o l o r i c l o i Ilabientlo courctido, por vatridatl, ruta sustitucion tle pcrsona, lroy considcro como un dcbcr 1' ntr )touor lrutuillarmc rcstablecicndo l¿ verda,tl tlcl hecho. l\{onsciror Guibcrb lta muerto sin habcrse jrrmás cligrt:rdo protcst¿l' contll nri lnlla fc clc librcpt'ttsittlot'; es utltl r ¿ z o n . 1 i r - r t L ' r o s í s i t r l )tr I l ' r l i l t c l i t t : r t ' n t c a t r t e l l r v t ' t t t l i r l . , l c i dc tlifnrrto C¿rrtlcnttl-¿rzol-,isiro Prtri'*. rncmoriil c1e1 E l d e t c s t a b l e f o l l c t o q u e m e c o n c l u j o p o r s c g t r n c l av e z antc los trillunalcs, fuó seguirlo de otros rnuchos, todos colr violentos titulos. lIas, con cl gónero tle liti'ratur¿ que halri¿ atloptado, m c c l ' ¿ 1 ,o n r p ) c t l m c n t c c i m p o s i l t l c s o r - t a l 'c o n t t ' l r c r u n e c l i t o r . L i r \ ' c n t i - ,t l c r n i r , p u b l i c a c i o n c s s o j r a l l t l . ' e c x c l u s i d v a m c n t c c r r t l c l ¿ r sr n ¿ I n o s c m i s i r n p r c s o r e s 5 t i e l l g u r r o s venilcdolcs al por nriryor. , U r r t o n c c s m i c s p c t s l rq u c s o h a l r i ¿ r t l e j a t l o g t t l l ¿ r i l l n i s i t l c i l s t l c l l t o t l o r n i t , sa b s o l u t o , c o n c i l r i ó eI p l o ¡ ' c c t r l , r l t t t : realizír, rle h¿ccrsc c,tlitor¿ y principal vcntlcrlora c1c rnis

- 1 5 4 _ o b r a s . E n l c s p r i m e r o s c l i ¿ sd e j u n i o d e 1 8 8 0 h i z o e n e l n l i n i s t e r i o c l e l I n t e r i o r l ¿ c l e c l a r a c i o n ,e x i g i t l a e n t o n c c s p o r h l c ¡ , ' ,d c a p e r t n r . r .r l - 0n n a l i b r e r í a . A s i f u ó c l c a r l a l a L i J r r c r í ¿ rA n t i - c l e r i c a l . N o l i a b r á n o l v i d ¿ r d on l i s l c c t o r e s a c l u e l l a c ¿ s a d c l a c a l l c c l e l a s E s c u c l a s , d e c l o n c l es a l i a n t o r i o s l o s t l i a s í r m i llarcs, para extenclcrscpor Franci¿ y cl cxtranjcro, lib r o s , o p ú s c u l o s , i m á g c n c s , c a n c i o r r e s ,e n t r . e e . a s o i r u l a p res, cn una paltbru, torlo 1o quc cra rle naturalczt á excitar el odio tlcl pueblo contra la Rcligion y cl clcrc. E l m ¡ , I t l u e a q u e l l a c ¿ r s ¿rrl c s a t á n i c : r e t l i c i o n l i i z o , n o Tribunal

- 1 5 5 correccional tle Auch, 15 c1enoviemble de d.ifamacion clel abate Duc, dircctor dc l¿ Scmcttt'tt 1879; y r e l i g í o s u , c 1 eA u c h ; 1 1 0 p c s e t a s d e m u l t a ; 5 0 0 c i c d a i r r - r s perjuicios; 550 por la insercion clcla sentencia en los 1tcriódicos. Tribunal superrior cleAngers, 3 cle rna¡o dc 18E0; tiifamacion tle los l{erm¿rnos d.c las Escuelas crisliun¿rs dc la villrr; 300 pesetns tlc multa; 3,000 tlo daños y perjuicios; 800 de inset'ciones. T r i b u n ¿ l c i r , i l c l e} l o n t p e l l e r , 2 9 d c c l i c i e m b r c t l e 1 8 8 1 ; c l i f a r n a c i o nc l e l ¡ , m e m o r i ¿ r d c P i o I X , p r o c c s o i t l t e n t ¿ d o por el sciror conde Jet'í[ritno ]Il,stai, soltrino tlcl SoLerran o P o n t í f i c e c l i f u n t o ; 6 0 , 0 0 0 p c s c t a s d e c l a i r o sv 1 l t ' r ' j t r i c i o s , 5 , 0 0 0 p o r i t t s e r c i o u e s t k ¡ l i r s e n t c n c i a 'e n 6 0 1 r e r i i dicos. c i v i l d e P : r r ' í s ,1 3 d e a b r i l c l e 1 8 8 3 ; d i f a m a cion clc scis Congregaciones rcligiosas doccntes; 12,000 Tribunal p e s e t a st l e t l a ñ o s Y P e r j n i c i o s . Yari¿rs c1e aqucllas multas fttcron pagaclas por lil cajtr' de|,lnti-Clerícc[!.Se pagaron en particular', 1,000 pesetas o p o r l o c l eA u c h ; 2 0 0 p o r u n p r o o e s o i n t e n t ¿ - L d p o r u n p í Lo cle Angcrs con todos los gastos sullscrroco clel Yar. c u e n t e s ,c o s t ó a l p e r i ó i l i c o m á s d e 5 , 0 0 0 p e s e t a s ' '1,000 En 1881 tuvimos t¿rnbicn otra condcntrcion á pesctas cle clairos y pc-rjuicios por atirqucs reitcr¿rtlos colltra el Scmirliirio cle Dinan. IIulro, no olrst¿ttte, tratrs|tcp c i o n , y c l p c r i ó d i c o s n l i ó d e l p a s o , c r e o Tc o n 2 , ( X ) 0 c s c t a s ' Pero el proceso r¡re hizo más nrido fuír el intcntatlo p o r e l s o l r t ' i n o t l o P i o I X . S i n c n l - r a r g o , e n c ' s t cl f o c c s o

p o d l i a m c s u r a r s e . n l r r s , a n t c D i o s , t l c c l a l . o q l l e - , - os o y r , l í r n i c o r e s p o n s : L L l cd c t a r r t o n r a l . R c s p o n s a l r l c s o y t a n b i e n c l e l r r ,m a ¡ o r p a r t e c l c l ¿ r s S o c i c d a d , ¡ , s e l l i b r c p e n d s¿micnto c¡re han sidrt funtl¿rclas eii I,'i.ancia cn Argc¡ lia. l\[is publicacioncs irre]itios¿s no crau sino un metlio de accion. Lucgo quc cn los rcgistt'os r1t_Atii-Cltt.ír,rl,, .1 sonas im¡ías, c o n s t a t a b a e n u n c a n t o n i t p r e s c n c i a c l r :¡ j 1 l g 9 ó s e i s p c r . csforzáJtanc llar¿ poncr.las 11c acuerc'lo

u n a s c o r ] o t r a s , ¡ ' c o r L - s t i t u i ra s i u n g l L l | o l n i l i t r n t r ¡ . c ¿ r t l a g r u p o c r n l r l c á L a s e r : r r t o n c i s r t n r . ' c l n t ¿ r r a d h c r c : r r t c s ,y p r o n t o c r e í r l r a r r s c¡ r o i ' es t c r n r : t 1 i o ,n u c v r r s S o c i e r l ¿ r d c s l o . , c l i b r o ¡ , c r r s a i t ' n{ o . m X f i c n t r a s q l r c ) ' o p r o c c d i r r á c s t a o r g . a u i z r r : i o n ,n l c c n c o n t r a b a h o s t i g a c l o p o r l a s ' c c l u , r ¿ r c i o r c s c ' l el o s e c r c s i á s t i c o s á q u i c n e s c l ' 1 n i i - c h t ' í c u l r t i r c l l i r r - * i r rc e s a r , r c c r u r n : r c i o n c sc o n r l l l i c a r l r r sm n c l r a s v c c e s c o n r u r a c l c l a c i o n . f , a s p r i n c i p a l c s c o n t l L , l r a s l L l c , c l u r ¿ r n t ce s t c p r _ . r í o r 1 o , ( f u c l o n o L t c r r i t l ¿ r ,c o u t r a n r í , c r a n l ¿ r ss i g . u i c r i t r : s : s

- 1 5 6 el penódico lro tuvo que pagar más que los gastos y hon o r a r i o s c l e a b o g a c l o sy p r o c u r a , i l o r e s , l o s c u a l e s s e e l e v a r o n á + , 0 0 0 p c s c t a s . L a s e n t c n c i a r l c c o n c l c n ¿c l e l 2 f l d e d i c i e i n l r r c c l e 1 8 S 1 f u ó J r r o n u n c i a d a ,p o r d c f c c t o , c o n t r a ios impresores y contra mí. Ilicimos oposicion á la sent e n c i a , e s p c r a n c l od e s d e l u e g o c l u e l a c o s a s c a l a r g a r i a y clespuósobtener una clisminucion cle gastos por clairos y pcrjuicios. Cu¿nclonos prescntámos ante el tribunal civil cle l\tontpcller p¿lra colnenzar el r.erd¿l,clero proccso, el proceso contratlictoric-r, cnrpcz¿rnospor impugnar ltt incornpetencirr clela jurisdiccion civil. El 13 de mayo clc 1882 sc dcclararon los jueces competentcs. Entonces apelamos,y cl tribunal suprcmo, cstattiycntlo solire l¿r cllestion cle dcrccho, nos mancló informar robre ante cl tribunal civil clo}[oritpeller'lar¿ el fonclo tlc la c¿rusir,. Segun los tí:rmilrr.is tle ]a lcl', cl colrrlc Jcrírlimcl Mirst a i t c n i i l c o n c c r l i c l ou n p l a z o p a r n n o t i f i c a r n o s l ¿ rs e n t e n c i ¿ d e l t r i b u n a l s u p r c m o . C a n s a r l o , i n c l u d a ,y p r e v i c n d o s quc, gracias á mil artificios clc proccrlirnicnto, cl proceso e s t ¿ b a r l c s t i t r a c l oá e t c r n i z ¿ r s e , a l r a n r l o n ó l a c a u s a , y l a sentencia cluc fijaba la compctencia cle1trilrrural civil jirrnás rros fnó rrotific¿rda. Por eso h causa, dcspues clc haber hccho tanto ruirlo, se r¡rcclír en ag'ua clc cerrajas. l ' e r o l ¿ l sc o n s c c j u c n c i a sp o s i l t l e s d c a r l u c l p r o c c s o m c dicrorr mucho crr quc pcns¿r. tr)l ,4ntí-Ctct'ít,rtl t¡rc fuó fundado un airo antes que la librcria de propaganrla, se

-157 habia convertido en propieclacl persona), y habia yo pocc) . á p o c o a i l q u i r i d o l a p a r t c d e m i s c o - a s o c i a c l o sC o n t i n u a r el pcriírdico errl dc toclo punto inrposiltlc; inditpentlien'¡cnia la deltciotr clc seis temcnte clel ploceso }Iastli, E r congregrlciones cligiosas tloccnte,c. l'lnti-C'erít'al ciones ci] un porvcnir no podia menos clc suculrbir lrtrjo cl pcso tle l¿rs courlctramás ó tltcltos ccrc¿tuo. Supliriií, p u e s , e l p c r i ó C i c o , c u ¡ i r e x i s t c l t c i ¿ t s e v e i ¿ rt a l r a n l c l L t l z i l , da, y frié inmediatrlmctrfe rccmplazaclopor otro, qlre -qc l e p a r c c i a , c o m o u l r r g o t a c 1 ca [ J l l as o f r t r c c e í r o t r a g o t a . El rrucvo pclióclico se llamó I-a ll/2rtblirrt Anticltrlcsl c p r ef u é l a p r o p i c c l a d t l e 1 ¿ l,i b r e r i ¿ ; s i n e m b a r g o ' p a r a e v i t a r e n g o r l o s j u c l i c i r L r i o s ,f u í t n o s a l g o m á s c i r c r t t r s p e c tos en los atarlues contrt lits persotras; aumentamos l¿ suma ile blasfenlias ¿li ilisminuir 1¿ de las clif¿maciorir:s. Por 1o que toca á los antiguos Procesos (del corttle Mastai y dc los I{crtnauos), no volví á ocuparmc cn ellos; puesto que habicndo sitlo suprirnido c1 Attti-(lltrical, no tcniir, ¡'a ttitrguna propietlad personal (luo gal'¿rllt i c s c á r n i s a d v c r s a r i c i se l p a g o d c L ¿ s c o s t a s á c ¡ r e p o t l i a yo ulteliornrentc scr coudcnatlo. Esta m¿uct'a tle obrar, rlo tIIc causab:r,crrtotrccs vcr'g i i e n z r rn i n g u n a : s c m e j l t t r t e sp r o c c d c l ' e s n e p l r e c i a n t l e aprobados por toclos rnis ¿tntimuy bucria gucrr¿ y cr¿rt1 s gos. Ent,re lls genlcs que yo frecuental-rtl, e tlccia rluc e r a y o u u t o n l o c n r l o h ¿ r b c ru s a d o a t r t t r s c l e a q u e l l o s s n b telfugios. Dif¿rnar á religiosos, echar á ltanos llcn¿s cl c i e n o s o L i r cl a m e m o r i a d e u n P ¿ P ¿ ,c f i t c o s a m l - L g r i i f i c a ; más para ser perfccto, era preciso procligar los ultrajcs despues cle estar asegurado cle impuniclad completa.

_-158* Dulante arluel periodo, mc frró tlirtlo, v¿rri¿rsvcces, c o r r s t a t ¡ , r q u e c t r P t r r e i sc o 1 l 1 oc n i r r o t - i n c i i l s , l ¿ l i b c r t a c l , rcpulrlicaua cs rui solcmnc crrrbustc. I l l e x i l o o b t c u i . l o p o i r n i s p r L l r J i c : r c i o n cls l i i r m e m u a c l r o s e r r v i t l i o s t - r s .a r n u y o r .p l r t c 1 1 cr r u e s t r o s t s c r í b i L l o r e s , L d c L l p l c n s ¿ r ¿ r d i c a i s o b r c t o c l o , r . e í a r rc o r r n l u y m ¿ l o s oj,)s (Iuc un jr'rvcn llrcririional, sin apo;'it algnno, hubiesc 1lcgarlocc'n tunt¿ rlpidez á haccrse lecr clcl público. L o s b a j o s r c r l c o r c s c l c l a g i t r r n r : r . í ¿ irt c i . a r i ¿ l f c r u c n t a b a n l c n s i l e n c i o , t l c s r l c t l u c c l t r i L , u r r r r l t i l r r c n r os c d i g n ó ¿ l _ , s o l S vcrllle; lt-rsrctrcot'cs cst¿li¿rotl corr urofir-r_., uu l)roceso clc puramcntc civil rlLrcya he cont¿rdo por lo lar.go cn mi primel capítulo dc los fIt,rnrunos I't'cs-lruntos. nle roficro ír,L¿ cuestion llousscl clc nlóry. I : ¿ a l r s o l u t a s c n r t , j u " n z al c r r o m L r . c s h ¿ b i ¿ h c c h o c r c c r t á los pcrioclist¿s lill.c-pcnsarlorcs (Iuc rulo rle los plinciprrlcs rcdactor.cs clc l.' L\tiuat.s er¿i ulr tr.erisfugu,tlel antic l e r i c a l i s m o . E r a l a o p i n i o n g c r r c r . i r le n l r c l ¿ r s c n t e s q u e g yo frccucnt¿b¿. Un corncrci¿rntc rcpLrlrlic¿lrio, Lrn quien y o n o t c u i a n i r r g u r r r ¡ r o t i r - o c l c s o s p c c i r a ,r,n c t r l j o u n l i b r i t o d c p o c s i a s ¿ r , t r i l r u i t l r r is l I . A u g u s t o R o u s c l ; n o hubu rnírs (l*o urr r-rlo Irr'ir uco'sejlli.rnc l* rccdicir' de l i t o b r i t a ; e r ' ¿ 1 ,l c c i i r u , u r r ¿ b u e n a j u g a d r r l u c r l c l r i a h a c cerse al colabola,dor de lI. Luis Yeuiilot. La libreritr clc la calle rlc l¿s Escuclas puLrlicó pucs el c u a d e r n o e n u u o d e c s o s f ¿ r c i c u l o st r i r n e s t r ¿ l c s b r l r a t o s , cttyo conjunto llcr.¿b:L conro título: Biblitttecu Anti-cltt'ícul. Yc¡ era cl gercnte dc est¿ public:rciorr pcriódica. El f¿rsciculode m¿rrras fuír pucsto en yenta el 2g clc juuio

-_159ile 1880, es clecir, cI nrisuro dirl cle la c:rlrulsiori de los j P ¿ l c l r c se s u i t a s . D-.spr.rcs c1eirlgun ti,lnpo, uu Aug'usto ltousscl, dif'ereirtc clel lcil¿rctor dc I' L'ttírt'r';, irrtcrvino y reclarnó. E r ¡ L c s t c c l v c r t l ¡ r d o r o ¿ r r i l o r d c l ¿ r sI ) o c s í ¿ l s .1 [ r r r t r l t r c1 - a d e c t l r ü m u y ¿ l v ¿ u i z a ü r ru r u l i í r l L l g u n t i c n r l r o t l c s l r u c s ,y , su rccl¿irnaci,¡n fuó contirrrurr]¿l lor sus hcrctlc,ros, crr fbrma cleproccso colncrci¿rl. Ll yr-rno tcni¿t r¿r,zor1; jugailrr (ltlo )'o h a L i ¡ r l r r c r i d o i r i r c c r 'á u n c s c i ' i l o l c u t r i l i c o , s c v o l r - i ó c r , r t t ' Evidcuternentc, t r ¿ r r r ¡ i . I J u s u u r a , r l o c r l l i r ¡ r l e l s a r ¿ d i c ¿ r lr r i m i s b t t t t ¿ o s c o ; t i ¡ t c t , 1 a t ' o¡s ,c l u r s . l i rc n t o r r c c s h ¿ b i l r u c r e i t 1 , . ,c o t r t o ) - o r r e n u l r s o l r l r ' í r r r i c o , \ r r g u s t o l i o r r s s t ' I ,r r o e l ' r u r t ' l l o s r l r t i c n c s t l e b i ¿ r i tr . ' p r o c ' ! r r r t r t ch ¿ J r ¿ rs i d o u u s o l o i ; l s t r r l t t c r ' í c t i r n l t i o u n a c o n { \ r s i o n 1 1 c) i l r s o r r : 1 , s . l C o t i d c u í r n r o , l ) 1 r c s ,c i t r i b u n i r l í l p t r g a r t l i t i r o s l ' l r c i ' i u i 'I'ttvc l¿r' cios.Dc hccho, no podill sor dc otr'¡t tnrtttcrrr. n c l c s g r l c i r " t l c s c r j u z g , r d o p o r l ' i 1 r t i r g i s | r ' a i l r I ' t 1 t u lr l i c r ' . t r o , I \ I . C r r r t i c r , c l l u i s t n , r q u c a l p r ' . : s t l t i t r s c c a l i t l i t i ¿ t t o: r l S i : n a t l o , d c c l ¿ r r ( rt l u c l i r p l r i p i c t l t i t l , l ¿ Lf ¿ t n i l i a y l i l r e l i g i o n rro er¿:i nás quc tt¡tttt't'íus.lI. (i¿riirtr',á rlitictt siu tlutl¿r tIr n o g i r , : t ¿ , l l lr r i i c ¿ l l ' : 1 , , ) s c c o r t t c t r t i i c r l l r j r t z g i t r l n e ) ' ( ' ( ) l l í t l e n t l l l x r . s i u o r i u c c n v i ó c r l t c x t o t 1 ' :l i r s c l r l e t t t c i ¿ L a l g l r st I n o s p t ' r ' i r i i i c o s s u . r t , m i g o s . ' o s b t : r ' i t o :t:' r t t t t l t { r ñ t ' ) ' r .ost l i r l L r o n p r i s l L c r r r e p r o t l u c i r l l r c r ¡ r i t l i r r i t t u t ¿ L tc ,l. r l t l n i i r c l i t t trltlos s¿i]l,ialr Siu cnilt¿Lt'gtl, xiotrcs urliliciosrrs ír ltri frLt'or'. e r l ( 1 r l oL a b i ¿ r c u n s i s t i t l o m i c r r o r , c : r u s l t p l ' i t n c r a d e l ¿ 1 , oiclo lil cleclrrr¿tcit¡ndcl ¿t-errtur¿; en 1¿r ¿rucliertci¿r ir¿Lbi¿tn comcrciiurte librcpcnsador (Iuc rnc tlió las poesias, afir-

,

-_160rránclome que su autor crir el col¿rLol":*lor cle i\I. L'is Ycuillot, y que bajo jur,iuncnto afirmó crecrlo ¿r,si. Li'o de los rrcriticlioos1u., crr arlucllr circ'ust¿r'ci¿rfué ( más duro par. mi, as al Intrttsí¡r,,tttt. El secret¿rr.io le c l' Itúrrttsiytctrtt, \r. Robcr'ro cir¿rlie irabi¿ corrrc,.itl.o cl rnisnro rytitl liro qtto,)y lrulrlicirrk, plrtc rlc l¿rs pocsí¿1s, atribuyéndoltrs, él tam)ricn, á lL AugLrsto IloLrss,tl cle l'L'nittt.s. P o r i o c l c r n á s ,c l ¡ i s u ' t o s e t e ' m i i r ó e L r l i o ' o r . ' r i c . A ' tc cl t'il¡unal dc c¡rs.cicl. huLc tlcsistiilricrt.; 'ii t',r,1v c . s . r i o r c c o ' o c i ó q r r o l r . l r i a y , n s u c b c ( J l l s , . 1d i f ' n t o anigo cle la rna¡'or bucna fc, l:r ctrusa fr,ró aL¿nclonacla,y la librcri¿ ir'ti-cleric¿rl f.(-. ¿l,utor.izad¿r cl nra*cl¿rturio Ior clelos herccleros de Rousscl (dc lIóly) pala cclitar clc n ' c ' o e l f ' a s c í c u l . c l c v c r s o s t l r r . ,f * ó l ¿ l c r i * s a r l c l p r o c c s o . Aq*elll seguncla ctlicion sc 1lr,rblicri on toc-hs l¿s cxr¡lic c a c i o n e sn c c c s r r i ¿ s .

-

161 --

Preciso era que fuese muy ciego para no habcr abierto los ojos ante odios tan mezt¡r.inos. En vez de comprender cpre me habia l¿rnzacloen un mal c¿rmino, me obstinaba, vencia mi clcsaliento, y continuaba, aunque con Írmargura, mi obra impia. Pcnsé poclcr imponer silcncio á las mezrluinas rivalic l a d e s ,á l o s v e n e n o s o s r e o c o r c s ; y p o r o t r l l p a r t e , p a r a , hallarme en situacion clc luchal' con mas eficacia cotrtra el catolicismo, tuve la clesgracia cle pensar ttn momento cn la diputacion. Estábamos entonces cn 1881. El manclato cle la Cáma' r ¿ rh a b i a t e r m i n a d o , c u a n c l o n a r l i c l o c s p e l a b a : y c l g o bit--rno ll¿rr¿I g¿rn¿rrlas clccciotrcs, prrl,rlicírtlc rcpcnte, cl j 3 1 c 1 cu l i o , e I t l e c r c t o d e c o n v o c a c i o n f i j a n c l o c I v o t o e u 21 cle agosto. Cuatro distritos mc ofrecieron la c¿rncliclaturav clcci' dimc por eI cle Narbona. El tiempo era corto, s¿lí cle Paris r:1 12 clc agosto; j u s t o s o c h o d i a s a n t e s d c i ¿ r se l e c c i o n c s . I[é aquí cual fuír rni procrama electoral:

P u e s b i e n , ¿ c r e e r . á nm i s l e c t o r c s , ( I u 0 l o s l n t r , t t o s o r l t e r ¡ n a n o sc l e l i l p r c n s a r e p u b l i c a r l ¿ r ,q u e t ¿ r , l r t o c h a b i ¿ r n s a l c g r a d o d e m i c o n d e n a c i o n , p u l r l i c a r o n r . c c t i f i c ¿ c i o ua l gttna? ¿Llrccrán rluc dicrou cucnta á sus lcctor.csclel est ¿ r d o c l e l a , c u c s t , i o u l { . , l r i . r r o r , . , c l i f i c ó , r r i . i r c , rL i r l ; l ó ? tlcl clcsistinliento 1iulil. C u t r n t l o , h o y , l t i e u s o e ; r i r r l u i l l a s r . i l l ¿ n í r l c ,m c c l i g o á r u í m i s r n o q l l e m e c s t u v o m u . r , l r i c u e n r p l e a d o . I I a J r i ¿r o to los i¿rzos e si'cer¿s y c,rrdialcs arnistirtrcs,rirJri.dcsd l p r e c i l c l o e l ¿ l f e c t oc l e r n i s p * d ' e s , p l r a i r . Í r a r l u c l i o s h o ' I t r e s , c u y o o o r a z o n e s t ¿ r J r ¿l e n o d c h i e l . l { o r e c i b i m á s l que lo rlue habia merecido.

DEL CIUDADANO LEO TAXIL PROGRAMA Política y Administracion
Supresion rlcl Scnado. Suprcsion clc Ll Presitlenci¿-r, Ir Rcpírblicu;la, prodc uru)gacion y ejecucion cle las lcves confiaclas prcsitlenal
COHF.

11

-162te del consejoile ministros; los ministros nombrados por Ia Cámara. Revision cleIa Constitucion en el senticlo más clemocrático. Separacion las Iglesias ilel Estaclo; supresiond.ela de embajada cerca clel Papa; vuelta completa ilel clero al derechocomun; abolicion del concorclato.
Descentralizacion gubernamental y deltartamental, dependencia administrativa cle los ayuntamientos.

-163c a c i o n d e l j u r a c l o ( p o r s u e r t c ) á t o c l o sl o s a s t t n t o sc i v i l c s , criminales y correccionales; jurado para 1a instrucr:ion cle los negocios; eleccion por sufragio universal y con c mandato limitatlo, de los jucces etrcargaclos le clirigir los debates ¡' aplicar Ia lcy segurl c1 iuforme clc los jttraclos. D i s o l u c i o n r l c t o t l a s l a s c o u g r c g a c ' i o u c sr e l i g i c s a s l e x ' pulsion del tcrritorio f r ¿ u r c ó sd e t o c l o s J o s c x t r l n g e r o s actualmcnte micmbros cle arlucllas congreg'aciones. Libertacl completa, cle leitnion para toclos 1os ciudaclanos, con garantia dcl Bstatlo; la conspiracion contra la rep ú b l i c a y L l s i n t e r e s e s n a c i , r n a l e s ,s c v e r a m c n t e c t s t i g t r d a , . Libcltacl completa tlc¡ l¿l prensa par¿l totlos los ftttrr-'ionarios y particulu'cs; scvoro castig'ocotttrtr llt r:alíLmnia; en su consccuencia, dclcchcl tlel cscritol clc drrr lir 1rt'rtelt:l de los hcchos imputaclos por ól al quercllirnte, salva 1:l apreciacion clel jura<1o. R e s p o n s a b i l i c l ¿ cd e l o s a g c n t e s v f t u r c i o n a r i o s . l Revocacion cle tocloslos funciouarios Lostilcs á la Rcpública en cnalqtrier qr'¿rdoquc se hallcn 1' cn cualrltticla administracion.

Grahtidad,, obligacion y laícíttadclela instruccion primaria y segundaria,instruccion superior clada gratuiel Estatlo á los mejores alumnos, previo ::T..Ji:.tor En el caso de complicacionesdiplomáticas, clerocho exclusivo para 1a nacion, consultada en el término de ocho dias, cleitecidir la guerra; en casocleguerra, dcrecho exclusivo para la nacion, consultada durante el armisticio, de cleciclir paz. la Servicio militar obligatorio para toclos los hombres valid.os, excepcion sin ninguna, y recluciiloá tres airos. Participacion clelpueblo en la confcccioncle la Constitucion y de las leyesconstitucion¿les por mccliode cuadernoselaboradosen las circunscripciones;derecho cle peticion garantido á todos los ciuclaclanos, obligacion y del gobierno en someterlas leyes á la consagracionpopular, (como se practica en Suiza) cuandolas peticiones clebidamente legalizadas hubiescn llegaclo á un número dado. Supresion }a inamobilidad de la magistrattira; aplide

Hacienda.
Supresion dcl presupuesto clc cultos y dc todas las sírliv c n c i o n e s c o n c c c l i d ¿ r sr ,l o s d i v c r s o s c l c r o s l r o r c l E s t u t l o . í I o s d c r p a r t a m e n t o sy a v r u r t u m i c n t o s . Pago cle contribucion y renta por las casas cnriales y demás localcs r¡rc afcctcn al culto. Supresion cle grancles sucldos y acumular,'ion c1ccargosl

-164á los ministros,fuera rle su suekloclecliputados, nada más que una inclemnizacion gastosde reprcsentacion. por Retribucionde toclos empleos los electivos. Abolicion de toiloslos impucstos, sicrrdo reemplazados por uno solo; el impucstoproporcionalsobr.c renta. la Socialismo Práctico.

-165en la ailministracionclelas cajasobreras; revision clela ley sobrelos prohombres;a,dmision grupos obreroscn cle lasadjudicaciones trabajos ptrblicos Ilestablccirniento dc ; del divorcio. Aplicacion inmcdiata de l¿rs leyes elc la gran ller-olncion; vuelta á la naciontle los bienescclcsiíisticos; transformaciondc los conventos establecimicntos utilicn de pública; aplicaciondel lrrochicto otr.¿rs clacl clt: propieclacles congregacionistas la creacioncle escuela,s aprencliá de zajey cajascleahorros para los ancianosé inr'áliclos rlcl trabajo. Modo de Escrutinio. Siendoel pueblo único soberano, el incumbe d.ecidir á de que manera ha d.e ser consultado. Por otra parte, no se establecerá nuncaun modo clifrnitivode escrutinio,no teniendo,los electores ho¡., dercchoír encaclen¿r los de á electorcs mañana. de Jtrnsu cjonsccucncia, mcses anscis tes cleterminar la icgisltllur¿,corl

Intereses relacionados

ocacion pucblo cn del los comiciospara quc se pronuncie sobrc cl moclode cscrutinio cluclc convieneacloptaren la renovacionclesus representantcs: Deberes de los Diputados.

Dereclioal trabajopara los hombresy mujercsváliilos; clercchoá la asistencia para los inválirlos, ancianos y
NIIIOS.

Abolicion cle los monopolios ¡' clc1 trabrjo cle las círrc c l c s p u e s t o e 1 ]c o n c u r r c r i c i a , c o n c l ü e l o s o b r c r o s ; a b o l i c i o n c l c l o s t ¿ l l l e r c sr e l i g i o s o s , l l r r m a d o s o b r i r , t l o r c s . Intercliccion clc la coucul'rcncia cstablccida por los exp k r t a d o l e r sc n t r e e l t r a l r a j o d e l a m u j e r y e l c l e l h o m b r e ; cada sexo dcbcrá tralrajar conformc á sris aptitr"rcles respectivas: aumcnto del salario de Ia. mujer. L i b e r t a c l c o m p l e t a d e a s o c i a c i o n ,e s c l e c i r d e r c c h o r e conocido á los individ.uos, tle rcunir yciluntariamente sus p i n t e r c s c s p a r t i c u l a l e s ( p o l i t i c o s ó c o m e r c i ¿ - r l e s )a r a , p o r meclio clela asoci:rcion, rl¿rrles a)'or fucrza.-No m conp confunclir asociacion corr congrrrg'ac'ion; ucs la congrcgacion está formacla por inclir-icluos r¡re har:ientlo abandono de su voluntatl é intcrescs en manos dc un solo intlivicluo, clan asi á un jefe, muciras veces cxtr¿l,Ilgcro, una fuerza, cuyo crnpleo es dirigiclo cclntr¿rla n¿rcion. Ilcconocimicnto de la pcrsoualidacl civil á las Cámaras síndícoles;supresion clela intervencion de los patronos

lland.ato impcrativo. Prohibicion á los cliputatlos figurar, en estacualidad de y con estetítulo, en los consejos ailministracion clelas de sociedades financieras.

-166Estudio de los problcmas sociales,.oo oiligucion pa' ra Ia Cámara clc consagrar en esto una scsion cspecial cacla airo. Obligacion clel diputado cn ilar cuenta cle su mandato cuatro vcces ca.Ja airo, y cle volvcr á prescntar los pro' yectos clereforma no admitidos por'la Cámarir,toclasl¿s vcces que el rcglirmcnto lo pcrmita. Obligacion clel cliputado, toclas las vcces tluc clé cuenta cle su mandato, en consultar á sus electores solrre las cuestiones clc interes local; en su consccucncia, obligacion cle llevar á la Cám¿ira y sostener en las cornisiones y en la tribuna las cuestiones locales'cn favor cle l¿s cuales se hubiere pronunciad.o la mayoria de sus electores. I'Ie qucrido reproducir esto clocumcnto; porque pone de manifiesto hasta tloncle iba yo trece airos ilespués de mi salida cle 1\Icttray. Itri pensamiento de vcnganza me animaba siempre. Eramos tres caniliclatos republicanos, y entre los tle órclen, nadie se habia presentaclo. Yo tuve la mala sucrte cle ser extranjero en cl pais y de llegar cuand.o mis conctirrentcs habian ya trabajado alcaide de uno ilc los cansus candid¿rturas. El canilidato oficial, patrocinado por l¿i, Masoneria, era M. Ilalric, toncs clel clistrito y consejero gencral oportunista. El otro competidor, colectivista ó anarquist:r, era el ciudaclanoDigeon, antigut-r presiclente dela Conttnune revohcionaria d.e Narbona, en aquel entonces colaborador c1e Luisa Michel en el periódico Lu, Rerolutiott Sociale, el cual, segun ulteriores revelaciones de I\[. Anclrieux, estaba subvencionailo por la Prefectura cle Policia.

- 1 6 7 En mis ocho dias ile canclitlatura, no pude visitar más quc catorce ayuntamientos, d.e setenta y uno que cuenta el distrito. Era ¡'6 allenas conocido en el país; solo me habia prececlitlo el ruiclo clc mis recientes lrrocesos; y todavia, la mayor partc de aquellos bravos campesinos habian vagam c n t e o i d o h a b l a r c l e m i s c u e s t i o n e sc o n l a j u s t i c i a ; m u chos ignoraban lo que habia cle cierto sobre mis delitos de tlifamacion. Mis concurrentes republicanos sacaron particlo cle la ignorancia de los electores, hacienclo pegar, en la mañana tlel voto, y en todo eI clistrito, carteles concebidos en los siguientes términos: (Aviso á los electores.-Es inútil votar por el cancli-

dato Léo Taxil. Los sufragios que vayan á sü nombre no tend.rán ningun valor; puesto que Léo Taxil no es elegible, habienilo sufrido penas numerosas, muchas de las cuales por robo.,, No obstante semcjantcs maniobras, muy dignas de mi querid.o partido democrático, tuve 2,279 voLosl quc ocadisgustatlo. Dey sionaron empatc. En el segund.o escrutinio no mantuve mi candidatura. Estaba profundarnentc claro, con toda sinceridad, que fui menos sensi].rley coútrari¿do por no haber sitlo elegido que por el horror repulsion que me irrspiraron las costumbres republiganas. En gencral, no se vé ¡ay! la injusticia más que cuando nos atañe personalmente. I{abia yo hasta entonces creido que toclo era permitido ble y despreciable clel munclo. contra la religion; y aprend.í, á mi costa, que la calumnia es Ia cosa más inno-

- 1 6 8 Por 1o que toca á las violencias, tampoco me faltaron por parte de mis amabl¿s concurrentcs. Así, en la víspera del r-oto, di ¡o ürr3, reunion clectoral cn el teatro de N a r b o n a : a l l i h u b o e s c e r l a sd c p u r o s a l v a g i s m o ; l o s c o lectivistas.quisieron hacer volar la sala, cortanclo y arrancando los tubos del gas. El distrito cle Narborra, cn eI cu¿1 habia yo plantado la banilcra del anti-clericalisrno, cs la cuna cle un santo que perterrecc á lni familia; s¿rn r,anci..s ftrrgis, nació, F en efecto, en Ilontcouvcrte, cerca cle l{ar.bona. En este airo de 1S81, pericrrecia ¡.o á Ia }lasoncría, y me habia presentado cancliclato contr¿r e1 II...IIah.ic candidato afecto al Gran Oriente. Este acto de inclcpcnclerrcia me valió implac¿lblcs oclios cn cl scno clc l¿l secta. En otra pirrte hc conlado todos los m¿los ra,tos que me hicieron ll¿rs¿rr mis colegas rle lts Logits. C u a n r l o m c a f i l i é c n 1 ¿ s e c r e t a a s o c i ¿ r c i o nc o n o c i a d e , antemano l¿ firrsa. clc varias prucbas. i\Ic li¿rll¿ba al corriente ile muchas cosas cle clue hrcen ellos tanto misterio; mas no sabia rlue cl inici¿rclo accptaba un:r cadena tan pesacla. L a s e c t ¿ m e J r ¿ b i a a t r ¿ i i ü o p o r s r 1ó t l i o i r r c l i g i o s o ; s i yo hubiese pocliclo a,clivinar l¿r esclavitucl ír,qprc se entregan sus adhcrentes,jamás me hubiese iniciaclo. Por eso, en el instante que manifesté mi voluntatl de ser libre, una verclaclera lucha se empeiró cntrc el Gran Oriente y yo. En el primer tomo de las flcrmttnos ,f\.es-puntos se encontrará cl relato cle la cuestion, en la cual intervinie-

- 1 6 9 perron Víctor Hugo y Luis Blanc. Estos dos venerables s o n a j e sn e g a b a n h a b e r e s c r i t o c i e r t a s c a r t a s , ( p á g ' 2 3 9 ) la verdacl es que su avanzada edad hacia que las olvicl¿sen. Fué preciso reproducir los autógrafos y hacer ver al público clue Victor Flugo y Luis Blanc se hallaban cogid,os en flagrante dclito cle fa'lta cle memoria' Esta bofetacla, aplicad.a á los clos l-ronzosdc 1¿r clcmojefcs cle 1rr cracia, acabó tlc perd.crmc en cl ánimo rle los sccta, en OctuI\Iasoneria. En fin, salí c1ela intolcrantc bre cle1881. cl IIn mcs antes ¿rcababac1e ser oelcbrado eu P¿rrís del libre-pcnsamicnto' primer Congreso general Asisti al congreso como represcntantc que cra dc seis librepensadoras. Ilizose on acluella asamble¿r socied.atl.es mucho ruitLo y muy malas obras' Se votó el aniquilahospitamiento dcl catolicismo, lir expulsion clc Dios de la clenuncia dcl concorclato, la supresion les y escuelas, cn del presnpucsto cle cultos, etc. Se tratir cle cntrctencr país grande :rgitacion anti-clerical, con cl fin tle oblicI practica gar poco á poco los potleres públicos á poner cn los rleseos clel Cougreso. tr'inaimentc, se clcciclió c¡rc un Congreso Internacional Roma' Anti-Clcric¿rl scria, celcbraclo al ¿rirosiguiente etr clcl libreen orlio al papaclo y como suprelna afrrmacion pensamicnto y del socialismo á"Ia faz tlel Y¿ticano' Nompara organizar bróse una comision tle quince micmbros en Roma ei dicho Congreso. gcntes tlal-¡ia cn aquella asamblca buen núlnet'o üc punto c1evista de la honradas é irreprochables bajo el

-170_ vitla privacla. x[ás al ]aclo clc estos cx¿ltados sinceros, lrabia tambien pa)'asos sin l,ergiienza.) y aun personag e s c l e r n u y e r l u i r , o c ¿m o r ¿ l i i l a c l l ;y cstos cran los más há_ biles en halagar las pasioncs irrclig,iosas cle la multitucl. L a s s c s i o n e sf u e r o n p ú b l i c a s . R e c u e r c l oq u e uno cle mis compaireros en pcrioclismo y cn libre_pensamieuto, cntonces intransigente, ¡. hoy oportunista, fuó uno clelos oradores más a,plirucliclos cl Congrcso cn ¡rarisicnsc. IIabia llevado consigo á, su mujcr, y mientras cl echaba sus discursos de lo alto dc la tribuna, eila h¿cia el amor en la sala á los clclegarlos de provincias; er.a todo lo quc se pueclc imaginar de más innoble y \¡ergonzoso. Como es justo cle.jará cacla cual la responsabiliclacl que le incumba, mc aprcsuro á afirma,r. tlue aquclla triste parejzr no lrcr.tencci¿r los gr.ul)os clc l¿ fctler:lcion, á conoc i d a ' r a s t ¿ l r c l ec o n c l n o m b r e c l c L i g a A ' t i _ C l e r i c a l ; el niarido pertenecia á la socicclacl lc la Fe Luita. c La Liga Anti-Clerical apcnas habia nacido por aquel e n t o n c e s . M a s a c l e l a n t c c o r r s a g r a r éu n c a p i t u l o á e s t a Liga que tan importantc papel rc1_rrescutó, principalmcnte en el librc-perrsirmierrto francós. , Dcsde cstc rnomcnto, no scguiró ya el órden cronoló_ gico. rtrl lector conocc cl prau dc campañr em¡rrcnrlicro contra Dios, la rcligion y sus ministros; ha visto como llegué á alistarme cntre los soldarlos cle acluella guerra insensata; saLre porrlue encaclenamiento ile circunst¿n_ cias llegué á ser uno de los porta-estantlarte ile la impie_ c1ad.Ahora, para la inteligencia clel re,lato, será muy útil clasificar, sin rlistincion cle épocas, los hechos acerca de

_T7Llos cuales fáltame todavia hacer algunas dcclaraciones. Terminaró su exposicion contanclo comor finalmente, fui abismo de pcrdicirrn. sacaclocasi sin yo qucrerlo, c1c1

VIII
LAS MENTIRAS.

cura Meslier'El principic volteriano.-I¡a leyenüad,e1 de la y Oomo porquefué calumniaüa memoria PioIX'sobrela Inquisicion.-Unareliquia del I¡os d,iscursos viejos iibre-pensamiento.-Cuentos rejuvenecid,os.-tra' apócrifo.hechas malafé.-Un d.ocumento cle d,ucciones entre los escri' acuefd,o Una mistificacion,-sistematico de anti'católicos la difusion calurnnias. i,ores lara á quecombate la Iglesia El primer principio dleaquel
con la pluma ó la palabra es el siguiente: (Tod.a arma es buena contra la religion y sus ministros. El clcricalismo es un encmigo, tlel que hay rlue librarse por todos los medios posibles. Dios es el mal;por consiguiente todo 1o clue puede apartar cle Dios á ios hombres es esenci¿lmente honesto y no puedc h¿r'ber tleshonestidad religiosa. Hé hai porque la mentira, en el

-t74momento que perjuclica á la rcligion y á los saccrdotes, es perfectamente licita.,, Yoltaire ha, más que otro ninguno, usaclo de esta arma p ó r f i d a ; p u c d e c l c c i r s e c l u e h a e l c r . a c l ol a m e n t i r a á l a a l t u r a c I eu n a i n s l i t u c i o n . El fué quien, el primero, formulír con cinismo esta abominablc teoría. IIóltr, aqui textualmcntc: "La mentira no es un vicio más clue cuanrlo perjudica; es una grandísima virtucl cuando hace bien. Secl más virtuoso tlue nnnca. IIay clue nrentir conlo un cliablo, no do timida manerA, no una vez, sino con audacia y siempre. IIenticl, amigos mios, menticl.,, (carta cle \¡oltaire á su 'Ihieriot, amigo 21 dc octubre clc 1736. Obras t'ontltletas de l'oltuíre, eclicion Garnicr hermanos, segunrlo tomo dc la c o r r e s p o n c l e n c i a ,t á g i n a 1 5 3 ) . L n c g o p o n i é n d o s e b a j o c l i punto de vista de los encmigos de 1a religion, dirdo c¡re el mayor bien que sohar sepucrle consiste en la clestruccion total tle la fe cristiana, mentir contra la iglesia es practicar la virtucl. El escritor anti-clerical y el oraclor impío tienen el cleber rle invcntar toclo 1o que crean apto á dcsacreditar el dogma I' el culto católicos, la calumnia cs consiclerarl¿ como un saccrrlocio, La teoría es puesta toclos los dias en práctica en la prensa rcpublicana irrcligiosa y cn la tribuna soncría. Err la filiacion masónica dcl grado clc aprenrliz,primer escalon clc la filiacion, el vencrable se expresa de cle los clul;s. La misrna teoría sc cnscir.a n l:ls Losias de la IIae

- 1 7 5 este modo al hablar al recipicndar.io: (La mentira es cl

relato de un hccho contrario á la verclacl; mas clecir mentiras es contarlas y cle ningun modo mentir,, (Ritual del aprendiz mason, por cl II.'. Rlgori, Yenerable de la Logia Los 'I'rinósofos rle Prrris; edicion srelada, acloptacla por el Gran Olicntc clo liranciir,, página ii7.) Así, cuando se clcscullrc que un relato cs fnlso, s(,pucde, si es cle n¿tural ez¿ á"ccllar cl tlcscreclito sobre los hombres y cos¿sclc ln Iglesia, repetirlo, rcerlitarlo, prop a g a r l o ; y a n o e s l ¿ rm c n t i l a r - i t u p e r r l ; l c , el vulgo llama rncntir. por otra persona. Uno cle mis antigrios amigos, Leon llicuycnu, firuy conocido en la, prensa parisicnse, cscril-rió lo siguientc cn una obra en la tlue empleó todos sus esfucrzos para hac e r r i c l í c u l o y o c l i o s oa l p a p a d o : t ' E s i r n p o s i b l c c o n o c c r toclos los crimencs cometidos por los papas; corrtanclo dos ó tres veces más de lo que sc sabe,no se diria tocla la verdacl.,, La rleclaracion está clespojacla tle torlo artificio, como se pucdc vcr; fuó á manera cle chanzoneta que cl autor la ilejó cacr clc la ph.rrna.No importa, tienc bastantc valor, pues es muy c¿racteristica. Lo cpe Leon Bicnvcnu escribió en broma, todos mis ex-compaireros rellublicanos libre-pensarlores hírcenlo toclos los diir.s,sin rlccir'1o. ¡ O h ! s i c a c l ¿c u a l v i n i e s e , c o m o y o h o y , á c o n f e s a r s u parte de responsabiliclacl cn las mcntiras acrcditaclas cerca clel pueblo ignorante, no guedaria nacla de las ca¿un ¡'a no cs 1o que Al cr.rltrario, no hay natla más

justo t¡re amplificar l¿lsrnentir'¿tspucstr.s ya en circulircion

-

176 -

-

"1 -

Iumniosas leyendas imaginaclas por unos y por otros ' amplificailas. mecliila posible, cl mal cle que he Para reparAr, en 1rr, sido, ya sea autor ¡'a cómplice, estoy en e1 clebcr dc confesar toclas las mentiras clue he escrito, creycnclo, insensato, hacer una buena o-'bra, conforme á la máxirna de Yoltaire y cle Ia Masoneria. Urra cle l¿ls más atrer.iclas mistificaciones t1c los tiempos moclernos es, sin contr¿rclicho,la crcacion clc un cx' trailo pcrsonajc, tlel pretencliclo cur¿r Juan l\Icslier, quien al morir habia renegaclo; clecia,n, de la religion de que fuó ministro. s c n c i l l ¿ r s ;p o r c s o una, mirr¿rvill¿. Yo mismo me.apresuró á ctlitar en l¿rlilrrcrí¿r,cle la cal1e cle las Escuelas las oór'asdel ctn'ctXIeslítr y 30,000 volúmenes, 1o menos, se extcnrlieron entrc el pirblico. Sin embargo, cuanclo yo pensaba en l¿ reimpresion cle acluellas obras, ignoraba r1u.e leyenda del cura incréla ¿l couesir las clulo fuese una impostura. Las primelas cludas accrca cle la autenticiclacl ile Ia obra me vinieron pruebas dcl primcr tomo. IJna contracliccion flagrante me llamó la atcncion, consulté y enseguida clescubrí la r.crclad. IIás jc que er¿rde muy bucn¿r guclra entonccs la eclicion cstaba en prens¿r,y toclo l-'ien. ex¿minado, me dicn¡1'airtrral público clel siglo diez y nueve, siguienrlo el ejemplo de \¡oltaile c¡re cngairó al pírb'lico d.el siglo rliez y ocho, La lcyentla es á propósito para cngañar á las pcrson:rs 'los r rI r t i c l r : r i e a l e s l i l c x p l - r t a n q t l e e s

El cura Meslier, es pues,una invencion d.eYolüaire,ó, á lo menos Yoltaire fué quien ie puso cn voga. La primer¿ idea fué clcl amigo Thióriot. Thióriot pcnsó quc Ia religiorr rccibiria un tcrrible golpe,si sc publicabauna obra impía tlándolccomo autor uu cura, mral. 'Irírb¿rse salir irrr.r'r, bicn, cn prcsontar l¿robra cr,inro ci losturnil, rro habicnrlo (lLlr.rr.iclo cscr,itor s¿rcerclote oausafscirrc,jrnte cscántlaloclurarrtt-. vicla. su A \roit¿irc rgraclóle rnucho i¡, idea dc 'l'hióri,lt; sinembargo huLicscrrlucrirlo poncr str eg(f)rla;no un cur¿ vulgar, y sí rur obispo.
- is ? l ¿ Q u i ó n c s c s e c u r a n r r a' ^l r-l. e rf ¡' r' i- e n m c h a L l a rs '? .,e s c r i - bia \roltairc á su cómplice. c1 30 rlc nor.ienrbrc dc I 735. c

s

¡ E s p r c c i s o h ¿ r c c r l cO b i s p o d c l t d i ó c c s i s t l e S ¿ r i n t - t l r ¿ r i n ! , , (Obras complotas üc Yolt¿irc, 2.o tomo dc lil, corrcsponc t e l r c r i r r a g r r i l ri l b b J . lT Thióriot obsen'ó, sin dutla, r¡rc si sc :rtribuia la ollra á u n 0 b i s p o , l a , s t i p e r c h e r i r r s c r i ¿ r ,e n s c g u i r l i r c l c s c u L i c r t a . A1 cfecto, cl filósofo irnlrostor rcnurició á cxagcrar cl cscánclalo; conclur.ó por oontentarsc de un modesto cura r u r e l , l o r r r á st l c s c o n o c i t l op o s i L l t ' , n x r a r l u e s c v i e s c m c nos la,nuurifc¡t¿cioli tlc l¿ilnrrrtir'¿. Iltllóse Se inveutó un pucblir inuccc.siblc ír, los invcstigaclores. pcrtlida crr cl fondo ú.c l¿ Cltcun?agtle. que rlrr sir.certlote, de ndmLle Juan lfeslier, Iltrópigrry, uklct

h ¿ b i a s i d . oc r u ' a d e I { k ó p i g n y , e l c u a l m u e r t o e n 1 7 3 3 } r a bia dcjado un tcstamento muy curioso, en cl tlue pedia perdon á sus {bligreses de ha}-rcrlcs, durante todir su vida, inclucido en ol'ror, ensciránclc'icsla, rcligion.Ill
CONF.

tust¿rmen-

* 1 ? 8 to lleva eI titulo, Ilt:tt'uttos ¡l¿ los san'timitntos d( Jü'ü11' Il[cslier rlíríy1il;ts ri strs fcIi71,'{'srs, fué escrilo clcsdc 1¿ )p r i m e r a l í n e a h a ¡ t ¿ t ,1 ¿ ú l t i n l a p o r \ r r - r l i t l i r c , c u J o e s t i l o puede facilmente ¿dii'inarse. La primera eclicion se ptlrlicó en 1762; mas \¡oltaire

--179-. tnana necedad no tenga límites; pues no es necesaria un¿ lectura muy atenta para rlescubrir la supercheria de los inventores d.e Jna' Ifeslicr., aquella obra, ta' cxtenclid¿ e n t r e l a s c l ¿ s e sp o l l u l ¿ t r e s ,s e d i v i c l e e t r c l o s p a r t e s : d tcs_ t u n r c t t t od e l p r e t e n t l i d o c u r . a ,y s u e x p o s i c i o n t l o c t r i n a l /¿ R o n s e n s( E I s e r r t i d o c o m u n ) . L a p r i m e r . a p a r t e cs anti_ cristiana; más reconoce la cxistcncia dc un f)ios; cn una p a . l a b r a ,e s f r , I s l a , á l a n r o d a r . o l t a r i a n a : a l c o n t r a r i o . Ia s e g u n d a p a r t c c s d e s c a l a d ¿ r m e n t e a t e r i ¿ r l i s t ay a t e a . m Esta fué la contracliccion que me cliocó al corregir las p^rebas cle la reimpresion hccha por ra Lilrreria Anticlerical. Me aprcsuré á cortar.cl testamento y le rcseryé para un segunclo tomo, con el fin de qire el clisentimiento de los dos colaboradores en impostura no se notase clernasiaclo. Y de esta suerte, cl testamento fué, con mi trabajo, reunido á otra obra del barón cl'Ilolbach, la cual forrnaba una se-diciente histori¿ del crero, con cl titulo Los socet'tlotessitt ,tríscc,'ct; cl conj*nto ¿tribuido siernpre al cura l\[crlicr, publicado cn tomo cscandaloso con l ¿ rr í r l . r r i c a : L o g u e s o n l o s c u r ' o s , LTn,írersal,t intitulado fué Iainalmente, un tcrcer tomo de cl'I{olba ch, Lu l.Ioral La Rel,igíon naturol y cornplctó

tuvo el cuiclarlo c1eantirlat¿r'l¿rrlc vriutc ¿iros. Iii impre' c¿rbczac1elrL oLra 1¿ fbcha tlc 1742, y sor escribió á 1¿r, se irnagiual'ou teuer eu las mallos un opirslos lectores se culo puesto en eviclcncia cle rcl''ente' y como la tir¿rda hizo en papel viejo, cada, cual e;.'eiaitalrer hecho un ltallazgo. Y YoItaire, al final c1elapocrifo documcnto, cscril-riacon su hal;litual desfachatez : ,,IIé aclui el resúmcn cxacto del 'I'tstAtn¿tttuclt J¡tatt i IlIes!t r. Júzguese de rlue pcs,-ipueile ser el testimonio sacerdotenoribundo que pide perclon á Dios',, Para mejor engairar al piiblico,

Intereses relacionados

oltairc no plescntó ge' á str cura imaginario como un:rteo; era un ileista suí cualcluicr¿;pero que m , e r i sq u e r e c o n o c i a u n s é r s n p r e m o , consicler¡Lbacl catolicismo conlo unA religion f¿rlsa. La impostura t,ur,o ¿drnirable éxito. Los filósofos enciclopedistas hallaron cxcerlcnte lir invcncion de \¡oltaire. uno de ellos, el baron cl'Ilolbach, fuó encargaclo en complctar m l a o b r a c l e l m a e s t r o e n c l a r . t ec 1 e c n t i r : r e g i s t r ó u t t o d e sus propios iibros, obra materialisla intitulacla el sistt:ttt't' de la Naturalczu,, é hizo c1eel -Ill bttctt sctttitlo drl cura Meslíer que se airaclió a1 tesLamcnto' l[ás.-sea d'icho cntre nosotros-es prcciso que la hude un

la pretenrlida obra del cura dela Cltatnpugne. Habi¿ yo amplificaclo l¿r, mentira de yoltaire. En verdad me prcgunté muchas veces,no sé como entre los 30.000 lectores de la erlicion de la calle rle las Escuelas nadie conoció el subterfugio: La prensa repulrlicana, que no ignorab¿ la hiibanacla supercheria, prodigó en aquella ocasion mil alabanzas i

- 1 8 1 _18Ü-_ Ia libreria anti-clerical y ponderó la utilidacl ile Ia reimpresion tle las ctln'as ile Juan' M-cslí¿r.Es verclacl que nuestra casa c1opropagaucla cr¿l nrtLy consitlcrada por los ad'r m i n i s t r a c l o r c s ü e l o s p e r i ó d i c o s c l e m ó c l t r t a s ;1 ' a g a l ) l n,l u y p los ¿rnuncios; oclria mu¡'bien citar una agencia de bien publiciclatl, quc por las amablcs itrse'rciones dc los cluerid.oscompaireros, cobraba entonces, en nuestra caja irreligiosa surnas tlue t'ariaban cntrc cu¿rtro y scis mil pesetas al rrrcs. Puesto lue con rnotivo t1e rnis cr.,nfesioucshe teniclo clue haL.rlar clcl seuilo-cura dc Etréirigny, no pueclo l]terlos cle contar la al,entura ridicuia succclida á 1a Conyencion á plopósito clel imaginario sacertlote' El 17 t1enoviembre c1c1793' un conYencional, Anarchis Clootz, aqucl ptrbre loco cluc tom¡rba por 1o serio las f'ábul¿s más a,ltsurrlasy la,s más extr¿rvagantes utópias tle la revolucion, aquel D. QuijOte üe ia filosofia, ntturalista, subió á la tribuna y propuso leYantar.una estátua á Juan dr I\Ieslier, elprincr sar:et'tlotc, cia, que turo tulot' y buetta fc ltcu'a ctbirtrut' l0s ert'0rts rtligIosos' La proposicion se m¿niló al cotnité de lrrsbruccion Pírblica, el cual procctlió ír uil¿l iiifor'nlacion. solo que , f t r é i r n p o s i b i c s e g t i i r a I t u l n t i t ' t t l , ¡ / rp t ' o y c c t o ; p u t r s l ¿ l c o no hallia sin pcna quc c1 culu apóstat¿r, rnision clescubrió existido jamás. Sin emlargo) como reconoccr la vcrclad hubiese siclo perjuclicar al libre-pensamierrto y hubicra equivaliclo á proclamar la irnpostura cle \roltnire y d'e tl'Ilolbacit, ilejaron que el asunto cayese en cI más completo olvid.o,y cI Comitó dc Instruccion Pública no d'epositó el informe. Poniendo toilavía en práctica Ia máxima volteriana y masónica, participé en la orgarrizacion tle una clc las mentiras más odiosas que han siclo irnagirra,das contla' el Ile refiero á las infamias con las clue sc lia rlucpapac-lo. rido manr:liar la memoli¡r c1ePio IX. Hacia ya :l1gun tiernpo que t'los dipritaclos clcl pai'la, m c n t o i t ¿ l i a n o , P e t r u c c c l l i t l c l l i r G a t i r r : r y e ' lc o n d e L u i g i Pianciani, se lialriail pcrrnitirlo ir-rsinuacioncsr1emal gusto acerca tle la jiLventud clel vcneratlo pontilicc. IJn¿ calumnia se recoge sicmpre con ¿vidoz pol los dif¿rma,lorcs dc profesion. Estos sc apodcran t1el nlenor cucnto y le arregl¿tn y aurnctrt¿n á plirccr. L¿l r'¿lll¿lsc vuelve en poco tiempo un buey. I,'ollctonistas os(itlr'os tomaron pió tlc llgutras palabrillas m¿liciosas hcch¿ltl¿rs á vol¿r con clahada intencion, y soLrre cllas cclificaron algunos oscurosiibelos. Esta clase tle librcjos se editan ortlinariamente eu p s u i z a y e n l } ó i g i c a . D u r ' ¿ r n t em i e s t a l r c i a c I L G i n c l ¡ r ¿ r , r o c u r c m e a l g t r u o . s ,y l c s g u a r c l é c o m o o r o c n p a ñ o ' IIn clia, plres, se plcsentír ocasion rlc seri'irnrc r-lcellls. Hé aqui como: Los imprcsorcs clc }fontpclier' quc me habian a¡'udaclo en la publicacion clernis primcros folletos y cn la crcacion rlcl tNntí-Clericroi,se encoutt'¿rb¿n,en 1881 rnctitkrs en Lur negocio clcl que llo sacaron ntás qutl tlcscltgliros' collUn rico propictalio clcl Languedírc, \I. ¿lc L:irt:'¡<' mil l s e j c t o g c n e r l l c l c t a r c g i o n , h a b i z r s a c r i f i c l r l o c l o sc i c n t ¿ r s pesetas cn la funcl¿rcionclc un pc.rióclico cotidi¡rno ratlical á cinco centimos, intitulaclo f'e Petit 'Úlclct'iretry'

-

1ti3 -

MM. Firminy cabiro",l"tti";s

cle impresion, la com-

praron, al efecto, dos prensas rotativas y r)|,ícltés, decir, es un gasto cle treirrta mil lrancos, poco más ó menos. El negocio, en que estaban intercsados, montóse en granclc. Solarncnte la especula,ciou o salió bicn. A vuelta cle a1n gunos mescs, el órgano del r¿rtlic¿llismoaneuedocense l t i r ¿ b a á p e n n s c u a t r o ó c i n c o r n i l e j e m p l ¿ r r c sy h a l i i a c l e rrochado cerca dc ochcnta mil pesetas clcl capital verticlo. y Cabirou no s¿rl-li¿rn que camino tomar. No vciau en el horizonte niuguna esperanzacle éxito; Irabian corrtr¿ido para la, orgauizacion matcrial del Pet.it Eclaireur', compromisos que esiaban sr,rlrresus dóbiles f u e r z a s ; e n L r n ap a l u b r a , p r e g u u t á b a n s e c o m o p o c l r i a n sacar partido, pero con otras condiciones, cleaquel negocio, á cuya disposicion tenian aun considerables lbnclos. En su calidad cle impresores, conocian la excelente situacion d,el Anti- Clerí cal. Sabian, por otra ptrrte, que mis escritos estal,ian muy extenilidos, solrre totlo cntre mis cornpatricios los rnericlionales. l,'ormaron pues el proyecto cle decitlirme á ponerme al frente r\e Le Petit Eclaireur. Recibi su visita en Paris. Aquellos seirores hicióronme las más brillantes proposiciones. Ofreciéronme la retlaccion principal rlel periód.ico, con muy buen sueldo; toclo el personal cle colaboradores seria renovado á meclicl¿ cle mi cleseo; veinte mil pesetas cle capital en caja debian servir para lanzar cle nuevo el periódico, y las cien rnil pesctas restantcs geMlI. Finnin

rian nri propieclacl al cabo clc un aito, si el periódico tc' n i a é x i t o . L a g a n g a n o p o r l i a s e r m e j o r . A c l c r n á s ,y o n o c o n t r a i i r l a o l r l i g n c i o n c l ec o n s a g r a r m e e x c l u s i v ¿ l m e n t ea l l1,l i t llt :lui t'ciri., Io t1il co1rtirru¿lrtliri gicndo eI ilttt i cl er ic ¿ r l e s c r i b i r f o l l e t r - , sI ' l i b r o s I ) a I ¿ l t r l i l r l c r i a r l c l a c a l l c v i l c l ¿ r sI l s c u e l t s . d s , r p t ó , ó i n m c t l i a t r t r n c n t c f i r r r i a m o - qc l t r a t a c l o ' l I ' i l e 1o Ltr>i:):' aproltó ; ttrc lemitiír los cicn mil fr¿rtrcosen acc ciones,represctrtantlo la mit¿rc1 lei capit:rl del perióclico' Con cl fin, dc quc mis accioncs pucliescuser convertidas e n e s p e c i e s ,ó r a m e p r c c i s o h a c e r c l u e e l p c r i ó c l i c o s a l i e ' se aclelante de cualquier moclo. Comenzó por tlar al periótlico un título que caracterizaba stt linea política: Le )Iícti Itqtublícuitt. Enseguicla marchó á }lontpelli'r, laboraclorcs. IIno cle cllos se cncargó dcl folletirl, que clebia ser incdito y cscantlaloso. iclca dc utilizar los oscuros De estc motlo rnc vino l¿r, recogitlos en Suiz¿ )' qllc calumniaban la memolibelos ria tle Pio IX. Yo soy quicn dió Ia idea, y no la reclac' cion, cle la cxecrable noYela, cuyo tittllo me avergiienzo hoy en escriltir. sollerana cle un Papa, Siendo la mor¿tlidacl la lirtutl cra pteciso represcntar aI pontif;.ce difulito como un hornbre pcr.tlitlo en los Yicios. IIó ahi polr|ró la novela fué intiLulacl¿r: -tos Amort's Sacrctosdc Pio IX' clif¿.rrratoria IIás no fué esto todo. I'r¡ltállase para tlilr más sabor á la obra, clc i[ventlr un cura ]Icslicr cnalrFricra. llicillevantlo conmiq'o trcs dc mis co'

I

-184mos un imaginario se publicó camarcro secreto clcl Papa, á quien aLuntl¿r,camarcro,

-185Luis Blauc rnc clirigió la siguieltc c¿rrt,¿r:
Paris 18 dc Abril de 1,5U1. Mi rlueritlo compañero, IIe sabitlo con gusto quc picnsa \r. furrtlar cn llorrtpcllcr, con eI titrrlo de llitli llepuliicair, un pcrií,tlico rlue t i c n e p o r o i r , j e t ol a u n i o n c l e l o s l e p u b l i c a n o s c o n t r ¿ e l clericalismo ). el estudio tlc los problenias soci¿tlc,*. T o d a s m i s s i r n p a t i a s e s t á n c o n L l n ¿o l r r a t a l r b i c l r r l c l finicla. Animo, pues. Recibirl la scgnridarl clc fraterna alrncga rir'in. ((Luts 13r.,rxtr.,, En una pallbra, el éxito solrrepujir á torl¿s las cspcranz¿s tle los propietarios clel pcriírdico. fros irirprt'sorcs estalian llrnos dc jírbilo;c'1 qrtc tlaba l,rs forrtl,rs c()11](,-llz a b a á r e c o b r ¿ r l ¿ s s u m : r s q u c c l P t t í t I , ) ' l u i r c t t r l t . ,h ¿ r J r i a hccho pcrdcr. P o r l o r ¡ r c t o c a á l c i sc a t ó l i c o s c l e 1f i a n g r l c d o c , i n u t i l e s : d c c i r c u a l f u ó s u i n c l i e ' n t c i o n . I I á s c s n e c c s l i r i o l t l ¿ ¡ l r rs r r conrlucta en erltrc'llrs cilctrustatrcilts: srr actitutl fttó rntty

dimos cl nombre de Carlos Sebastian Yolpi, y la novela con esta apocrifa firma. A mayor miento, escribi yo una carta del pretcnrlitlo

la cual se publicó á manera de pÍefacio y contril;uyó á engañar mejor al pírblico. En csto consistió totl¿r rni colaboracion. Ya sc vé, si no fui yo el autor cle 1a novela, dcbo no obstante rcasumir la ma¡'or rcsponsabilidad ante la pírblica opinion inclignnmente cngairatla. l{o tengo excusa ninguna: la idca madrc frré rnin, toclo cI cierro cle mentirosas anécclotas, que eI autor diluyó inventando personages y avcnturas, fuó rccogiilo y clado por mí. Habia llegado á mis fines. El cscánrl:rlo clcl folletin llamó la atencion so]¡re cl periódico. Yo sostenia la voga adquirida, cen mis otlos col¿boraclorcs, publicando mil articulos todos famosos por su extrcmacl¿l violencia. IJn servicio telegrafico de ¡rrimer olclen fué organizatlo, y Le Midi Republica'in arlquirió rápiclamcntc cl plimer lutlc gar cntfc los pcririclictis rut.'jor ilrft¡r'nrat.los plovinciirs. Quince rlias clcspucs do su aplricion y seis á veintisiete mil ejcmplares. de la democracia francesa. P¿ris, 20 cle aLilil de 1881. Soy con vosotros, rltteritlos coml-rxl¡g¡os. Estoy con todos aquellt-istluc llcr:an 1a juventucl h¿rcia la luz y Francia hacia la libcrtatl. (nYtt:roR FI¡ce .., vcnclíausc tlc veinte

La apalicion del pcriótlico fué saluclaclapor dos jefes

rcsuelt¿. Lns Icrsonas ¡rirrtlisrtsdcl llcra.ttlt, 1lt.t'ticrtlat'mcnte, lelautílronsc iriclignadas; cadir cu:tl sc sirrtiir lrcco c s r i r l o c o u l l s ¿ r l l o l r r i n a l r l c s ¿ t l r r r n i r i ut l i l i , - r , i , 1 l r s n t r t u n t m c m o r i a d i g n r r l c s e r v c n c r a d ¿ r .I l n n r c n o s t l c t r c s s c manas una prote*ta tlc las sciroras clc la clilrcesisdc nlolr-t peller se cu.hrió con. más tle clos mil .frrmas.

';

I

-

186 -

-r87

-

trln rcsumiclas cuentas, MM. I,'irmin y Cabirou rro eran más clue comerciantes, y no se ocupaban cle otra cosa que clc la parte material clel pcriódico. Ningrrn óclio pers o r r a la n i m á b a l e s c o r r t r r l r r l g l e s i i r . Cuanüo vicrcn las plotestas que levantír 1llnovcla, rnc I'ogaron que la suprimicsc.El]Iírli I i t l t u b l i c r r í n h a l - r i ay a a t l q u i r i d o m u c l r a \ ' o g a y m u c h o s l c a p r e c i z r b ¿ nc o m o l t o ja tlc noticit-r,s sus articulos eran mLry leiclos. y Estoy en el dcbcr tle h¿cer cst¿rclecl¿rr¿r,cion f¿vor cn dc los propietarios clcl perióclico. En el momcnto en que IllL Firmin 1' Cabirou y II. cle L*** mc pidieron con instancia que rlo puLlictrse el lbllctin clif¿matorio, obe' decieron á la presion tle la opinion 1iírblica indigrratla. 1 \ [ a sy o e s t a b a c i e g o . ] I i r a l r i a c o n t r a l a r c l i g i o n e r a t a l , que preferí sacrilicar mis intcreses. I'or tto tlesagradar á a c l u e l l o s s e ñ o r e si n t e r r u n p i lir novela; la hice publicar en eI Antí-Cltrícctl clcl cual cra yo ¿rtro absoluto, y presenté mi climision cle dircctor tle I'e IIidí Iltltttblícain. A l r e c i b i r , r o t o e n c u a t l o p e d a z o s ,c l p a p e l n o t , a r i a t l o u qne mc ascgural-ra na gananci¿ de cien mil pesetas en a l g u n o s m e s e s ,I I I [ . nos cle esptr,nto. l[c Firmin y Cabirou se c¡iedarou ]le. sal ,i¿tu atriltlatlo tlc furor ilraudito

representáronme cuan posible era redact¿rlo sin cacr en acluellos excesos y emplearon toclos sus esfuerzos Para no dejarme marcltar. I{o c¡rise volver sobre mi decision y me volvi para sierupre á Paris. tr'ué hácia mccli¿rtlos dc Mal'o cuarrclo eI IIítlí llcltttblít:ain itú,errumpió la novela contra l'io IX' Dos mcses y merlio más trrcle, e130 dc julio, X[]I. I'errnil y Cabirou e r a n c o n m i g o c i t a c l o sp o r e l s o b r i n o d e l S o L e r a n o P o u t i ' fice. I)eclararon ante el tribunal, halrer solo prestado sus prensas para la publicacion; al afirmar esto, clecian l¿ pura verclirtl. Bl verdadero cul¡rable en ircprel asunto, vuclvo á rcpetirlo, fui yo. Además, utilicé por mi cuenta los libelos rltre halria, recogido en Suiza. Despuós de la not'cla, cscrita por un amigo con la máscara del se-tliciente camarero Volpi, di al público tres tomos intitulailos Pío IX ante la Historiu; en esta obra me encarnicé sobre totlo contra el Padre Santo en su calid¿d cle jefe de la religion y cle homl-'re politico; lus calumnias lelativas á la cuestion tle costumbres estaban resumiclas en algunas páginas. Se me ha pedido muchas veces que publitlue el nombre clel autor tle los Atnores Secretosrle Pío,tX' Siempre me he negatlo á hacerlo, habiénclome rogado el autor que j:rmás imprimiese su nomlrre. Ahora aqucl hombre se ha d.eclarado mi erremigo: halrienclo mi convcrsion traiclo consigo la clausura de la Lilrrería Anti-clerical, púsose furioso contra mi; no mc perclonó ser inclirectaguatto mente ltl causa tle la, suprcsion cle una casft quc en

m c o n t r a e l p a p r l c l o ; p e r o n o 1 - r o c l i ain a g i t r a r s e f u e s e h a s clebajode los piés lentajns pccunia,ta el punto tle poner r i a , sa b s o l u t a m e n t c c x c c p c i o n a l e s . ta C o m o n r i c o l ¿ r b o r ' : r c i ohr b i a c o n t r i l ¡ u i r l o m u c h o a l é x i to dcrl periótlico, me suplicaron que no le alltrtrdonasc; lricióronmc ycr quc e\ Mirlí Repulilir:ain, telrietrclo muchil veuta en lti, region, esta,basegttro clc porveuir mag-uifico;

- 1 8 8 airos Ie habia hecho ganar cerca de sesenta rnil pesetas. l\[as esta animosicl¿d no justificari¿ una indiscrecion que en sulna no cs dc ninguna utiliclatl. Solo 1¿ obra es, en si misma, mala, y esta es la c¡re ha¡, c¡re retractar: cle su lctlirctor. Aclcmás, en cl murrclo cle lus lctras, torlos sal¡cn á c¡ré atencrsc. IIi anliguo córnplice se recorloció, ci airo pasado, autor cle l¿ infarnc novela rlel¿urte clc un ccrcano pa,rientc rle lI. Ilcriri lt'oucluier, y el XIX Sí)cl,e,no creaI yóntlosc ol-'iigatlo á guartlar la, corrficlencia, nombró por 1o clcmás, ¿quó importa á las guries honradas el nornbre ?

189 no citar más iluc utr hecho-t1utl Está probado-por Galileo no recibió jarnás rin papirotc' Sin embirrgo, porüe que sü f¿rmosotrcscubrintic,lrto clc lu re clorrclcz la ticl'r':r fué cliscuticlo, Ios ctrcmigos t1c I¿ Igicsitr, hrrri s:rc:rtlo la' s c o n s c c l r c r i c i ac l u c e l s a l r i o h ¡ t l r i ¿ r i d o t t i l t r L t ' r t ' 1 o ' qué ¿rpfcsllrftnlictrto rtrcogi ¡'o lrr falsctlrr'tll ¡Cr-rrr ¡Con qué lujo tlc intlignarl¿rs fr¿rscsliacíalne ¡'o cl apírsto1! Pero, ni hóroc er¡, Jorclan l3rttrto, cl motlgc a1lírstata ilel sigLodócimoscsto. cle Ilicc, srrcaclir r¿rr.iosclicciontrios cilcic.lo|crlistrrs, Ia nomencl¿tur.¿l rlt, totlos lus l,r.occdimiculos cle tortura emple¿¡lss por lil, biu'b¿rrie tle l¿r ccl¿clmcclirr, y piuté cl Ilt'utro' 1rrescutátttl'llc conro I rlrlriclido mar ti'io tle Jorcl¿r'tr clr sufriilo todris y crrl¡r una tle l¿s tortur¿r,s us¿tt1:.rs lcis de estc modo las dcsantiguos ticnrpos. Itultiplicaba cripciones; i¿ asistcrrcia rluc rnc cscuchallit lanzaba gritos cle horror; y haltia dc cluc;uuo solo delatlucllos suplicios, á 1os cuales, scgurr mi r'clato, h¡Lbia sitlo sonrctido Jorcl¿rnli,nno, LuJriese siclo suficricnte para matal'lo c l i e zv c c c s . Gualdábame 1]lLlyrlrucho, ctr mis lel¿tcs e-\iigcrados a c l r e c l c ,c l c c i r q u c l l t s p o c a s c n i e l t l a t l c s c o n t r l t i t l a s , c r a n propias, tro tlc lil rcligion, sitro de lr ó¡'r¡;t, y quc los no vcr.clugos cle l¿ cc1¿dilecli¿r cst¿tb¿n ¿l sr-'ri'it-rio, del papa y de los ol-rispos,y si clo 1osmlgistratlos ot'ciinarios' Si hubicsc pcrscveraito en el c¿mitio cll qlle lnc habi¿l' lanzatlo, creo quc lrul-ricseterminaclo por hacer de 0ar'touchc (1), un hóroc librc-pcrrsador, r-ictiui¿rdo los cu(1) I'amosobaudolcro francós.-Nota clcl T.

e s c r i t o r , t l a n r l o a c r ) r c ¿d e ó l l o s m á s m i n n c i o s o s d e t a l l c s . IIas dejemos tlc l¡alrl¿r soltrc asu.rrtotan abominable-. Paso sin transicion, á otra serie tle mentir¿s; clespués cle las ca,lumnias cscritas paso á l¿rs c¿rlumniasde r.iva voz. L a s s o c i e t l a c l e sl e l i b r c - p e n s a m i e n t o m e p i c l i e r o n m u t chas veccs tlicsc conferencias pfiblicas ell sus ciuthrles respectivas: ost¿ls anifcstaciones ponian rle rclicve los m g r l l p o s a n t i - c l e r l i c n l t - . ) ' l c s t l ¿ r . l r ¿or a s i o r r t l e l i l r r : r s c á s rc propirgantlil. una tc tir'¿r, Accptal-ra cada vcz c¡re poclia sin gran molestia,. irreligios¿ era cl siIIi tem¿ frLvorito de rlccl¿r,macion guir:nte: Los Críncnr:s de la fnrltísiclon. Compuse sobre cste tcma un l¿rso cliscurso, que, alargánrlose ó cncogiénclose ír volurrtatl, rluraba cle cuarcntl y cinco minutos á c l o sh o l a s , s e g u n l i r s e l i s p o s i c i o n e st l c l a u d i t o r i o . P u s e á c o r i t r i l l u c i o n á t o , l o s l o s l i l ' t , l i s t ¡ L sp r o t c s t a t t c s cle1os dos últimos siglos, rluiencs, ya se sabe, echan la culpa de mil DominEo" crímenes imposibles á la órclen cle Sa,nto

-190tas, y clecir que el clero [e ]rizo sufrir borceguies y de la rueda. ¿Quién sabe?... Yendrá un dia en que algun orador anti-clerical pintará los horrores de la Jaqueria, afi.rmará con la mayor serieclad, que los campesinos socialistas del siglo XI\¡, no eran sino capuchinos ébrios de sangre y desencadenaclos por Francia. EI orador que cuente la historia cle aquel caballero de Beauvoisis cuya esposa é lrijos fueron obligaclos á clevorar las carnes ensangrentadas del esposo y del padre, tenclrá un auditorio que le esa atrocidad republicana, á a)gun célebre prelaclo ó á algun fundador de órden religiosa. En una exhibicion foránea ví, un clia, á nno d.e esos hombres rlue enseñan curiosiclades y cuya especialidacl son los instrumentos de tortura. Entre otros objetos, prcsentaba al público una especie ile rloble garfio, rlue habia comprado en una ciudad ilel Norte, y que provenia, decia, de la herencia de un antiguo verclugo. A rluel horuible aparato scrvia á lo rlue parece, en los tiempos bárbaros, para arrancar los pechos á los criminales impúdicos. Pedí prestado el objeto al artista foráneo, é hice tlue mi herrero me fabricase uno parecido. En mis conferencias. hacia vo circular el instrumento por toda la sala. La primera vez dije: Ciudadanas y ciuclaclanos,este instrumento rle suplicio' llamado Araña 6 ar.ranca-pechos,es semejante al que tenia el verdugo cle Abbeville, cuando cle órden de los cuaplauda, si tiene cuidailo de imputar el suplicio cle los tas martirizaba Barre.

-l\)tal joren lilire-pensad"or f,efel,rvrc clc la

Lu, Araítu tuvo utr éxito r-elcl¿tlcro de horror. -l'nimaclo por senrc'jante rcsultaclo, insinué en la confcr e n c i a s i g u i e n t e , r l u e c l i n s t r u m e u t o c o n r p r a c l oe n e l d e liabia J r a r t t r , r n t : r r t d c l S o t n t t t t ,p o d i a s c r e l m i s m o q u e o scrvido, eic. En la tcrcer¿r coltfcrcnci ala Arañu cra ulla reliquia clt'l lible-pensamiento. Iguoro 1o tlue habríl sido clcl tal apara',o. Quizás h¿ya sirlo recogido por :rlgun g'rupo anti-clericrr,l que le conserve preciosamente. Si asi fuere, mc aprcsuro á informar á los interesatlos, rlue al jtlvell dc La li¿rrrc jlrmás le trrrattcaron los pcchos. El honor tle semejantc ir¡vento es clt,bidc;á uu rcdactor 7a ctrrtde I't: nTot tl' Ordre EJrlunclo Lepelleticr,-)'{ue ñrr ctt cuestion fue fabricad:r, hncc cinoo aitos por II. IIal ¿ rc a n t i t l a d t l e zct, hcrrero clc la cilllc cle Ilicrrc',6-por cincuenta pesetas. Debo t¿ilnbic[ airadir quc n[. Ilazct i g r r o r a b a p a r a q u e h a i r i a d e s e r c l e s t i n a d o c l o b j et o p o r ó l firbricado, y si algun dia le'e este libl'o, se admirará al saber rlue el cxtrailo iustrumento saliclo de su fi'água, sc hr convertitlo ctr rtrliquia alrti-clerical. c Talcs sortlas princi¡rales f¿lse:l¿rdcsn que tomé palte dirccta. R-,cortl¿ró tod¿via a,lgunasIiejas le¡'etrdas itriaginaclas por lus libelistas pfotestantcs, y que ¡'o lecclité tlándoles la el picarrte de nueva salsa; t¿rlcs son : Juc¿nala papisct, cle r:ttt,stit¡n Calolittct' Cudíá.rc, las calumnias imaginadas contra Leon X, ctc. etc.

--

192 -*

-

1f)3 -

Los libros de estuclios sacerclotales acerca rlo los cas¡s cle conciencia tambien me prestaron materia á calumnia. E s t o s l i b r o s c s t á n c u l a l i n ; d e s d el i t c g o m c f u é s u m a n t e n te fácil publicar una trarluccion hcch¡, con la mayor mala fé. No hay naclamás scncillo que torturar los textos, oxilgorrr,rcl penslmiento clc los tcólogos, y atlreüe heril e l p u t l o r t l c l p ú b l i c o c m p l e a n r l - op a i a b r a s g r o s e r ¿ l r q u e e l l c c t o r a t l i b u ) c ¿ 1c l c l o . I ) c c s t c l r r o c l os e | u e c l c c l c s f i g u r a r y hacei: absolui¿rnrerrtc¿boruinat*-'lc cuillquier tt'¿rt¿tlo rle mr:clicina: Aquellas irrmuurlici¡r,slas irtitulab¿: Zos libros sect'etc¡s tlelos Sentíttut'ios. P¿rblo Ilert rnc h¿bia daclo ojcmplo; seguile irlcgrerncntc, cr.rrrterrto on turbar las almas c y perclerlas engañánrlolas. Coir scmejantcs inttrnciorres cli v¿rrias conferenci¿rs sob r e l ¿ C o n f e s i o t z . l l i p r c . , , c n c i o n c r ¿ r1 ¿ ú 1 b l m a l , e l a b r a c l e , Irr cxiigol'ilciorr. Scgurr nri parrrct:r, uo habia más c¡rc ministros incligrrrrs; totlos los r-Lpírst..rles elarl unos Jtdas. Y sin enrbargo, mejor que naclie, hubicse pociido testificar rluc cl sccrcto cle la confesion no se dcscnbre nullca. Pero, en rqucllirs Lor'¿rs locura, olviclaba á mi conferlc sor tle Srrn Luis, arlucl buen sacerdote, cluc l'iónclone h i r c c r u l l i - 1c r ) i l r u r r i , t r s ¿ r , c r ' í I c g n ,s t n v o á 1 a n u c l t o , r c y no abt'ió ]a Locli plu'li lcvclar lu,nrislcrios¿ c¿nsil11e u m:tl. s ¡Ah! ¿podr'ó, rnc plcgtiuto nruclLiis\¡eoes,rellarar la lnuchcdumLre dc mis crirneucs? Lina dc mis mcntiras sc coirviltió sc t l ¿ 1 , 1 . 'Iuve la impruclcuci¿ c,u dirigir
vez, 011

i m p í a s . I l a b l ¿ n d o d e l e n v i o , c o n L u l o d c m i s a m i g o s , ,t u v e 1¡ iclca tlc hacer correr e1 ruido clc quc h¿bi¿ sido excomulgirilo; mi amigo no habia irún hecho circul¿rr la f¿r1sa llue\.a, cn¿rnclo llclióclico catírlico dc Rorn¿r arrunciaba urr l ¿ l c o n c l c n a c i o nd c n i l i b r o . L a f ¿ r l s ¡n o t i c i a . n u b l i c a d a por vanidarl, cra I'ertlirclcr'¿r. E n s c g u i t l a p e n s ó o n l i d i c r r l i z ¿ r ¿ l ¡ r a 1 l a r l cs i r v i e n c l o , a l p í r l l l i c o u n a l m l l r l c e - x c o r n u n i o n n ¡ l í r t , r ' i f a .T o d o s l o s p trio tlist ls lepubl icrnros replo rhrj cron lil bul rt lrnrlándose, á c u l l t n c j o r , c l c l \ ¡ r r t i c ¿ r n o .P i r e s 1 r i r . r r ,c n h o n o r c l e l a v c r r l i i t l , c l c l e r c r r t r r c u tm a c a n ' ó r r i c o l r o v c l L i ¿ c,l c l Y ¿ t i c a n o . o r Allitl, trttttltcrñt't'o.s, qrtct'ir,los a1l'it1 l¿r olrru tle llta f¡rntasia ( I r r cs c l l ¿ r n ¿ ' l ' t ' i s t t u t t S l r u n i r ¡ ,p o r S t t ' r u c ; y e r r e l l a e n c o l l t t ' a r e i sm i e - x c o m u n i o r rc r r c l c t p i t u l o L X X Y I I . , uua rcccta dcl Lurou rlc Cluc. S i n c m l r r u ' g o ,n l c a f r c s u r o á d c c l ¿ l r a r ( l u c n o c r c o á m i s c o m p a h c r o s l c ¡ u L l i c a n o s t a l r i g r L o r a n t e sq u c n o s o s p c c h a sen el orig'cn clc mi LLrl¡i. J,a nrayol' purtc conoce eI origcrr. XIlis clrcontrirron lr jncrrrlir excclcntc ¡' lcs faltó t i c m p r - i p l t r i r l r u c c l s c r , ó l l r l ¡ l i c c st ' l r l a n u e \ ' ¿ rs u l l c r c h e r i a . . I h a r n c n t i r t r u á s i r l n c r r o s c n t ' 1 ¡ r n r t i c l c ll l ¿ u n ¿ r , c d e l a lo verdird, ¿tluc inrportn ? Iln lin tcrnrinrrrír nis ileclaracioncs con cI rcl¿to cle Itrs corno si se sin'iesc al pírLlico, á titulo clepicza auténtica,

uua séric tlc cncntos tzules, como sii'lriprc ír calgo del c l e r o , ,p a r l L e l q n r , ' i n t ' o c o l ¿ t , c i l c r r n s t a n c i a s a t r . n u a n t c s . s 'I'rutábusc, U lrucs, tlr una lrri-qtificaciorr. n ¡reriridicoultras o c i a l i s t ¿ t l c l t u r í s , L o J l a t c t i / l r ,l a e m p r c n c l i ó c o n t r a m í , porque no habia, cn un procgso rerolucionario, mostrado
COIF.

fal-

al Sobcnrno Porrtifice,

nuestro Sautisimc P¡rrlrc Lcon XIII, uua de nris novelag

-194-_ gran ailmiracion por ciertos acusados que me parecian exhalar un olor algo fuerte á Prefectura de Polícia La Bataílle me atacaba, cliciendo que prestaba clemasiado ligeramente oiclos á las calumnias lanzadas contra los colectivistas y que era muy culpable en no pesar semejan' tes cuentos. Entonces me procuré el placer cn mistificar dico socialist¿. Escribí al director, 1\[. Lissa,garay, una carta concebicla en los siguientes tórnrinos. al perió-

- 1 9 5 más formiilables extravagancias, y esta lo inscrtó sio pestañear. Contaba yo, entre otras cosas bonitas, que Julio Ferry y Julio Simon habian ido á entenclerse secretamente con Monseñor Gibert con el fin de asegurar á Monseñor Richarcl la sucesion del carclenal. Era un cuento absurclo. Dió, no obstante, la vuelta á la prensa republicana. Otra vez explicaba que los canónigos de l{uestra Señora se reunian en subterráneos, limpiaban viejos instrumentos de suplicior y s€ clisponian á servirse tle ellos en la próxima restauracion de la monarquia legitima. Todas las noticias que yo daba á, La llataílle eran, poco más ó menos, del mismo calibre. ¡Y el perióilico las publicaba! Otros perióclicos parisienses le imital-'an. No hubo más que Le Tentlts, clue pensó y dijo que ios colaboradores de nL Lissagaray estaban cltifl.aclos. Aclucllas insensatas crónicas duraron un mes, poco más ó menos. Bn la redaccion del Anti-Clerictl revent¿rban cle risa cada vez que yo echaba al correo una carta firmada t'Juan Pedro,,. Estaban seguros de verla al dia siguiente en Lu lJtt,trt,ille. fin me cansé, y Juan Peclro cesó de Al descubrir las intrigas del Palacio arzobispal. Esta aventura prueba con que facilidad aqueila va dirigida contra el clero. No se sabe muy bicn la intcligencia instintiva que existe para estas cosas entre los escritores libre-pensadores. La más insignificante mentira. encend.icla en el más se acoge la calumnia en la prensa republicana, en el momento quc todo

Muy SeÍrormio: Soy uno cle los secrctariosparticularcstlcl Arzr-rbispo dcde Palis. Por razoncsquc no liucdo darosá couocer, tcsto cordialmcntcá mis superiorcx.
¿1\[e pcrmitiria Y. colaborar en su estimado pcrióiii co ? Os clescubriré todas las intrigas que se traman en el palacio arzobispal, sin pediros por ello retribucion alguna. Si mc accpláis por vuestro colaboraclor, dignaos insertar una palabra cn la pcrlueha correspondeucia. Por supuesto mi nombre queclará en Ia oscurirlad. Fírntrdo: Jrt¡u Pnlno.

Al clia siguiente leia en La Butaille estas sencillas palabras:'(ú nt[.Juan Pedro.Aceptamos muy gustosos.,, 0omencé luego mis crónicas.l\[andó t¡ La Bataillelas

- 1 9 6 oscuro periótlico, cn un abrir y cerrar cle ojos se infla' ma en toda I'rancia; es como un reguero dc polvora al que se pone fuego. misma prontitud EI clia en que los periódicos católicos se unan con la en clefensa cle los calnmniatloresr no

_-197imagine que esta pública confesionlne ha sido costosa! No, siéntome,al contrario, aliviado de una carga pesadísima desdeque he escritoestaslíneas. Soy feliz desde que rompí mi cadena, cor-nparlez,co y á" que mis antiguos complices cle infamia, clesgraciaclos, arrastran todavia el grillete de sus irnposturas I'no tienen valor para librarse de cllas.

tendrán tan facil juego. De toilas malreras' habienclo practicaclo la teoria de para atenuar Yoltaire, debo confesar hoy mis falsedacles, su efecto si todavia hay tiemPo. Más despLres de estas declaraciones, cuanclo cn la ba' lan¿a de las responsabiliclailes el platillo de mis imposcargaclo, clue el público honraclo rne permita ecltar en ei platillo contrario rtna verdad, á la cu¿r,lfuí siempre fiel; cs la única buena acciotr que tengo derccho cle revilrclicar ell mi ftrvor, en turas está tan terriblemcnte medio de mis otras debilidades. I{ay urta orden cle sant¿rs mujcres tluc siemprc me infunclió respeto. Léanse mis horribles fblletos y mis ma' I o s p e r i ó c l i c o s ; e n u i n g u n o d - ee l l o s s e e n c o n t r a t ' á u n s o l o ataclue contra l¿s lterman¿s de San Yicente cle Paul' h e r m a n a s t 1 eI a C a ¿Porque rnc olrligir la virtutl de l¿s s e c r e t ¿ ra c l m i r a c i o n ? L o i g n o r o , y o n o m e l o rid¿cl á tan explico, puesto rlue entonces me hallaba en complcta abcrracion de concieticia. Lo cierto cs que csta íntima aclmiracion rne dominó y f'uó más fuerte cluc todos mis v e r g o n z o s o si n s t i n t o s c l c l i l r r e - p e n s a c l o rf u r i b u n d o ' mc haga reconquis¡ Q u e m i v u c l t a s i n c e r a á I a ,v e r d a d tar la estima dc ia gente crisliana! gompasion de mi! Quc naclie se ¡Y que no se tenga

IX
LA PROPAGAI{DA DEL }IAI,

0rganizacion la Propagaud,a.-la d,e Lanterne.-Da?etite Bépubliquefrangaise.-Dos verd.ugos Niños.-I¡os d,e obreros Mal.-Lossecularizados.-Los del Wstificaüores. --Los Exaltad,os.-Desinterés.-E1 Colegio anti-clerical üeMontreuil-sous-Bois.

Puesto que he siclo uno ile los nrás arclientes cn la ilifusion de1 mal, tcngo el debcr en dilr á conocer su propaganda. Desde el principio cle mi campaira contra la religion, pcnsé que era indispensable hacer penetrar mis cscritos en los pueblos y alcleas. Para poner mi proyecto en ejecucion, resolvi scrvirme del intermediario de los periódicos de más puLrlicacion err París y en provincias, ilándoles un fuerte interés en la empresa.

-200Fui á \¡erme con el director d.e I'rt. Itu'túcrn(, 1\[. Eu' genio l\[aycr, y lc hicc la siguientc pro¡osicion: T i e n c n \ r d s . c t r p r o v i n c i a s t l e s c i t , ' t r t o s, i c t u t t l o c i , t n t o s c o r r e s f o n s a l c s í r q t t i o t r t : sl n l n i t l i t t t l t t s l t c l i ó t l i o o s l ) o r c ¿ I n tidacles consideral..,lcs.Err r-irtrrtl c1c hs tirlit'¿rs tlc los caminos cle liielro, ticrrut Ytls. dercclio, por clrtlll cxpcdicion, á un lrútttero fijo c1ciiiiíig'r'trmos, trítrncro (luc r¿-

-201muy sencilla: en general, los erliiorcs cotrcctlcn á los vencledorcs tlc segrurdo ór'den ttna t'cl-tajaltirst¿uttc clóiril, 3 0 p o r 1 0 ( ) , n r u c h a s \ - e c c s 2 i . ¡( t 2 0 s o l a r n c n t e , c o n s i t l t t l ' ¿ l r do r¡re la itrp,l'tiltrci¿ t l c l ¡ t r t ' l r : r j r rt t s t í Lc l l t ' c l ¿ c i o u c c , t r l a i r n l r o l t a n c i ¿ l c l eI p c t 1 i t l o .E s a s i , t l u c l i r v e t r t ¿ l t l c c a t l r r m uno rlc los clicnte s, err pat'ticulitr, t's sumatt'tctrtc otlcs' ta. Lucgo si los r.crrdt'rlorcssc tlirigit'scrr tlit'cctanottto a l e t l i t o r , l o s g ' a s t o st 1 c t t ' a n s p t t t ' t e t l c l : r l t t o r t ' ¿ t t i c í a¡ r l sorverian todo el bcuc{icio. Tienen, pncs, interós cn hacor los üivc'rsospediilos á tr u n c o l n i s i o l r i s t t t t l c P t t r ' í s ' r l t t i e n I l r ' s a í t c ¿ r s ¿1 c l o s d i l ' c r L r e n t e s c t l i t , o r c s .L r o r l U ) r ' ¿ r ,s v o l í l n t t ' l l u s l l ( ' c c s ¿ t r i c lís s t t cliente y sc it's mrrntla etr inrltrctcs, )o rltrc retLtcc los g a s t o s r l e p o r t c í r u n a c a n t i r l ¿ r t li n s i g n i f i c r r n t e . Por otra parte, como el comisirlristit tlotltpra erl cÍIS¿t t clel mismo editor pitra trirlus los c:lierrtes le provincias á la vez, y conro la,s cotnlrras tle estc gónet'ct se iracen al n contaclo,obticrtc uria leltitja mr-rclro lírs f\rcllc rlttc la rltte h u l r i c s o o b t , e r r i t l oc u r l ¿ t l i c r t t c c t t ¡ l i r t i t , ' t t l ¿ t r . c . f , i L r t ' r , r t L r l r r o v i t r c i t s ¡ ' c o n t i s i o t r i s t l tt l c I t ¿ t l ' í ss o t Lt l r s c h c l m l r r c - "i r r t l i s p c t r s r r b l c s l t t n o t r l o t r o . I:os rlos cncucntlan srt ltctrcficio cn esta cs.llccic rlc alirlrrzas. I I ¿ r J r i ¿ '-o , c s t u t l i i t t i o r ] r u l r l r i e n 1 a c u c s i i o t r , . r 'r n i c o r n b i r r e nacion pcrfecciortaira totlil,r.irL l sistena de la cotnision ordintria; pucs su¡rirrrin complctalnctrtc l,rs gastos cle transporte. Atlerniis, csto o{rccia ventajas t'onsitlerairles á los pe' q n e i r o sl i b r c r o s t l e l o s d e p a r t i r m e r t t o s : 1 . " y c u d o e l l c u c n -

r a s v c c c s c o m p l c t a n Y t l s . P u c s l . r i t ' t t ,t c n g o f b l l e t o s t l u e los vencledorcs clc Ytls. poclr'iirrrtomar cn tlt'pírsi1.or ¿por, q u é n o s c s c r v i r i : r n p a r ¿ c o r n p l c t ¿ r c 1 l t c s o c 1 c1 o s¡ a q u c cort'estes de perióclicos'J ,\sí los cnr-ial-'an t1o oficio ír,lt-rs p o n s a l c s .L o s v c l l d c d o r c s l c s c t r v i a r i r u r á Y t l s . , d e l r n i s m o moclo, los cprc no irulricscrr vcnclitlo. Ilst¿r coltrl-riulciort, suprimiendo p¿rr¿ toclo cl munclo los g:rstos t1c portc, seria muy vcntajosa para unos ¡' otros. y NI. llaycr acerptri, tlesrle entonccs vcntlió íl sus corresponsales tro sol¿lmcntc el ¡rcriótlico, si que tirnllielr l o s f o l l c t o s c i e l a I l i l r t i o t e c ¿ ¿ r n t i - c l c r i c ¿ l .L ¿ l i l r r c r i ¿ r c l t r l a , c a l l c t 1 c l ¿ r sE s c L r t l ¿ s c l i r i l c á s u v e z r - o l i r t n c t r o s ,t - ' t t t r c g a s , p u b l i c a c i o r i o s r 1 r . L e i t r t i - r l ,¡ ' l r t s t ' x l r c t l i c i o t t c st 1 c 1 , r l cd Luntcrn.c se tt'ansforln¿r'oII urutrto en vcrtllrclct'its mollsaj erirrs. D e e s t ¿ rs u e r t c , l a a r l m i n i s t i ' a c i o n i l c l p e r i ó t 1 i c o s o c o l l virtió en libreria. Para comprcniler bicn l¿s vcnttjas clc la cotnbittacion, b u e n o s e r á p o n c r a l l c c t o r a l c o r r i e t r t . cc l e c i c l t o s c l c t a lles clel oficio cle librero cn pror-incias. El pcquciro librcro cle provincias r'¿r,ra\¡cz se clirige c l i r e c t a m e n t e í r l o s l i b r e l o s d . c 1 a c a p i t a l . L a r ' ¿ z o 1 r€ S

"-_ 2'ú2 {,a con el perióilico, no tenian que pagar antes los volü. mencs y folietos; 2.u no exponian nada, puesto que el p e r i ó d i c o , c l e p ó s i t oc c n t r a l d e I ¿ s p u b l i c a c i o n e s d e l e d i tor, tomábalcs dc nueyo la mercancia no vcndicla, salvo á der-o1r'erla,ac¡rcl, a1 dicho cclitor ó manclarla libre de gastos á otros libreros. Con este proccclimiento clc ytrrta al pol mayor, natlic perclia, y cada cual encontralra su berreficio. Lr-¡smás insignificantes tcnclcros cle alclea, J)apeleros, estanrlucros, ctc., rluc hasta cntonces tcnian los periódicos á titulo suplemerrtar.io, impr.ovisílbanse venclcclorcs dc lblletos, volírmcncs y cntregas ilnstraclas, como los librelos dc la Capit¿l. La ¿r,uscnci¿ pórcliclas y el clc a c r e c c n t a n r i c n t o d e g a n a r r c i a s , a p c g á b ¿ r l c sr n á s y m á s á l o s p e r i ó c i i c o s q u L lt a n l u c r ¿ t i r - o l e s ' h a c i a n c l o f i c i o . Por su partc fortificábase el periótlico, con el celo siempre crccicntc dc sus depositarios, y el nrismo hacia arnplia rccoleccion dc billetes tlc banco. Al cfecto la rebaja conceditla por Ia Libreria Anti-clerical á La Lanterqr, por la vcnta gener:rl á sus corresponsalcs, era de una importancia hasta entonccs clesconocicla ntre los e eclitores: 40 por 100. F i n ¿ l m c n t e e l e d i t o r o b t e n i a u n c i e s p a c h oq u e h u b i e s e siilo diez veccs menor sin esta combina,cion. La Lutet'ne, órgano radical, no fué el solo perióclico republicano que cncontró ingenioso el sistema, y extenrlió á profusion rnis obras y las tlc rnis cómpli ces. Lct, petite RelLublíque Frangaise, órgano o1:rortunista, imitó su ejemplo y, á su vez, se alegró de los resultatlos pecuniarios de la operacion.

*203_= En el terreno irreligioso, intransigentesy moderados siempreestánde acuerdo.
A d e m á s , ¿ p o r q u é n o i o c l i r é ? - - e l l a c l o f i n a n c i c r o cle l a e s p e c u l ¿ r c i o nt e n i ¿ s u s e n c a n t o s p a r a L r t L u n t e t . n c v ' Lu Petite llclttúl ique. Son incalculablcs los beneficios que la f,ibrcria clerical les proclujo. La Latúerne gan6 cn arluel negocio dc 3.000 á 4.000 pesetas al mes, sin contar las ganancias particulares de sus vencledores clepositarios. f,u Petíte Rclnúlíque ganó, poco más ó menos, lo mismo. Más, no fuó csto toclo. La m,ism¿ combinacion fué atloptada por Jos perióclicos rcpublicanos rnírs cxtenclidos de la provincia. Los cattilicos se han prcguntaclo nruchas veces, como las ¡ublicacioucs clela libreria cle la calle de las Bscuelas pcnetraban hasta cn l¿ls mírs oscur a s a l c l c a s .H o y l e s r e . i ' c l o y o e l s c c r e t o c l c a q u e l l a p r o pagancla sin precedent,cs. Un periódico que se publicaba en una ciurlad tle 50 mil habitantes, ganaba, con ei eclitor de acluellas impied a c l e s ,d e Í i 0 , 0 0 0 á 3 5 , 0 0 0 p e s e t a s a n u a l c s . Los periódicos de las grancles ciucl¿rcles realizab¿n bcneficios prodigiosos con la Libreria Anti-clcrical. P o r e s o ,c u a n c l o I a n o t i c i a d e m i c o n v e r s i o n , e s t a l l a r r d o como el rayo, dió un golpe mortal á l¿r casa editorial, las maldiciones de la prensa republicana de P¿rris y tle pr.ovincias formaron un concierto tan unánimc como r,uicloso. Habia yo mataclo la gallina de los huevos de oro. Los crimenes de esta naturaleza no se perdonan jamás. Anti-

;Entre

204 La,ntervl¿

-

2(t5 -

los periódicos rlue me atacaron, I'o

lrízose notar por slr encarnizamiento cluc yo habia hccho llevar err su cajir. I'or lo cluc toca ilz

y violencia. Su ex-

tremacla cóler¿ cstaba cn relacion exacta con el ilinero I'ctitc licltu,'Llityte, su director,

da la prensa, sin distincion dc partido, ha rcprobailo llamándoles: &Los escándalos de Portluerolles,,. Mme. cle Roussen,-com() se Madame Lapeyrt)re,-ó quiera llamarla, tlecia, hace ya, algurr tiempo, que para e s t a r s e g u r a e n e s c r i b i r n o v e l a s i n t e r e s ¿ r n t e s ,t e u i a c t t i tlado en estucliar el asunto sobrc lo vivo. INn virtud de e s t c p r i n c i p i o , s e p u e t l c c t ' e c l ' ,r l u e s i h a , a ¡ u d t r r l o á I I . d e Roussen en su obra cle tortttr¿r cn Poriluet'olles, scrá porque teni¿r intenciolt de escrillir ulla lluevrt novcla. Su titulo está indicndo dc antem¿rtto: 1,0s ¡'¿¡'¡l¡r¡os tlc l'os -Ariños. No cluicro insistir accrca de este tnatcri¡tl dc )a ¡rop:lgantla impía. Sin embargo, er¿ preciso prcserrtar algunos guarisntos y d.trr ciertos dotalles. Seria rnuy tle clescar clue la prcns¿ católica se organizase lo rnismo para la, propaganda clel bicn. IIoy cn cl canlpo iibre-pensador es gerreral la orgirnizacion rlue he dado á conrlccr. Pelro, ¡ a y ! e s t á d i c h o , q u e 1 o s i r i j o s d e l ¿ r st i n i c b l a s s o n m á s l r á biles c¡rc los hijos de Ia luz. ¡Ah! ¡quién sacuclirá cl cntorpecimiento cle los católid cos! Si cl pucblo sc h¿lla satur¿rclo e nalsanas publictrl o s c o r n r p t o r e s s a l l e n c l e s p l e g a ra d m i ciones, es porque l r a b l e a c t i v i c l ¿ r tc n t o d a s s u s c m p r e s a s . L o s c : r t ó l i c o sr l c s c¿lnsandemasiado solrrc l¿r bontlad clo su caus¿. Oh.icltrn í¡\ Dios rogando y con cl m¿rzo e l a n t i g L r op r o v c r b i o : d¿nclo... Terminaró con alguuas pala,bras accrc¿l dr: lo-" ol-irel'os clela impicdad. Pueden repartirsc en trcs olases:los saccrtlotes após-

II. dc Roussen no sc olvidó en clar órclen á sus criaclos de pluma par¿ (luc mc arrastrasen algun tanto por el cieno. Esas gcntes no tiene ni sirluiera la gratitucl moned.as. Tan mezcluino rencor no fui. clc ].iuen agiiero para 1\[. de R o u s s e r r .I l ¿ l b i ¿ c s t e c o m p r a d o l a i s l a c l c P o r q u e r o l l e s , y una partc clc los beneficios adr¡riliclos silvió sin duda para esta adquisicion. Uno cle sus colaboraclorcs 1\[. Quentin, hoy direcrtor cle la Asistenci¿ Pública, obtírvole el envío dc numerosos niiros abandonados, para la colonizacion dc su isla. IL de Roussen hizo de Ia colonia uu á aqueindignamcnte explotachs, hast¿ y an'ftncar vercladero presidio, clonde se aplicaba l¿r, tortura llas pobrcs crirturit¿s, tal punto, rluc la justicia tuvo c¡re intclverrir clcl porta-

l a s i n t e l ' c s i u r t e sv í c t i m a s á s u s o c l i o s o s a t o r m c n t a d o l e s . i ¿ Q u i é n 1 o c r e y c r a ? L a d i r c c t o r a d e a c l u e 1n f i e r n o e r a una mujer, Ilaclame Lapeyrére. Esta seirora, autora de algunas novelas anti-clericales, publicadas con cl nombre d.e Pierre '\iinot,s, pareció bien al clircctor algunos folletirres. Separóse cle su marido y sc convirtió en Sehora de Roussen á la moda republicana. Es una pareja ilelicacla que ha cometiclo los crímencs más vergonzosos y que todela Petíte Ile¡tublique, rluien sc mostró galante con ella y le pidió

*206tatas, agriailos por los rcmorclimicntos de sus apostasías ; l o s m i s t i f i c a d o r e s e s c é p t i c o s , p a r a c l u i c n e sl ¿ b l a s f e m i a es una divcrsion, y vir.cn invcnt¿rnclolos más inverosimilcs cuentos; los cxaltados que se llenan ia cabeza cleviento y acaban por crecr de buena fc las invcnciones cle su propia imaginacion. Los seculat.i,zuclr.ts, (défroqués)-llámesc asi á los antiguos saccrclotes n el munclo reJrublicano,-,se distinguen c por cierfo arrlor sistcmático; están, por decirlo así, resignarlos á hacer profesion tle violencia. Quien cluiera que les frecuente sc da luego cuenta üe sus luchas inter i o r e s . Y o h a c o n o c i c l oa l g u n o s c l e e s t o s e x t r a v i ¿ d o s i l e l s¿rccrclocio.IIe siilo e1 conficlente cle sus sufrimientos y amargnras. IIay qnc tenerles compasion grandisima. Los fieles, instintivamcnte', 1es rcchazan, los irnpíos ¡' no lcs acogcn. S o n l o s m á s c l e s g r i r c i ¿ c l oc n t r c l o s h o m b r c s . s Si en vcz cle ser el último cle los inclignos, fuese yo un \¡icente de Paul, crearin rura obra con el fin de facilitar la vuelta al reclil clc esos infortunaclos culpablcs. La emprcsa seria rnás fácil quc 1o rpre se crce ordinariamente; es imposible imaginarse lo rlue los sccuralizados sufren cn meclio clcsu cxtraviirtla existcnci¿. Estoy convcnciclo, , que si sc estudiaselir cuestion sóriamente, se lcs atratria c¿rsá torlos. Adcrnás no son nlu)'numcrosos, i Los mistificadores, óstos, sc cuent¿n á ccnten¿lrcs. N u c s t r o s i g l o e s t á r . o i r , l op o r l a l c p l a r l c l e s c e p t i c i s m o . Se rrrientc lror gustcl ¡'á g rot'i oso, csto sc llama: s t r t l i t : c t " t í i ou

*207Es burlándose del público, par:l cluien cscril-rcn, que mis colaboradores trabajaban en aquellas mistificaciones sin vergücnza, 1as cuales er.an intitulail¿rs: Iil, Sccrtto de Trolittttttttt, Ilfurut, ri los Jt/rocs tle ln, Rerrtlrrciort,los ,lntores secretosdc l'io IX, IIistot,ia cs.cutirtlrtsrtde los Ot.l.eu,nes, eLc. ¿Qué vamos á contar al pueblo Lronachon en nucstra próxima entrega? preguntálranse totlos los rlias. Y entonces sc imaginaban las má.q t-xtrirordin¡rri¿s cle Tlo¡marln, cra rluc cl misrno Napoleorr III habia cooperaclo al asesinato tle la f¿rmilia Iiinck cn el campo dc Langlois (Pantin). El crírncn cubria terrib l c s m i s t e r i o s p t i l í t i c o s , y T r o p m a n r l s a c r i f i c a t l o . ¡ r o rl i u forma, no h¿rbia siclo guillotinaclo. 'Iodas l¿rsitleas estirpidas cran acogidas cr_ingranclcs carcajadas, cn cl momento clue se trat,aba en mistificar el lector sencillo. Yo he asistido aI lracirnierrtocle "novel¿s Listóricastt, cuyos autores no porli:rn tcncrse clerisa cu¡rndocstaban l r a c i e n c l oe I b o r r o n . Cuando se trazó cl plan d,e lfurctt ó tos lIéroes rlt,lr¿ Ilcroluciott, desafi¿rmos, mis colal-ror¿rclorcs )o, á l¿ crcJ dulidad pública. Llcgamos hasta prescntar á nlarat como el padre dc Tlrírroigne dc }Iéricorrrt. La hístot'iu,cscandalosct, los Ofltanar, cn 1a quc yo lto de me mezclé, arulque scguí todos los inr,riclentcsde fabricacion, cs el colmo dc l¿r, mistificacion extravagnnte. La primera idea rle la clucnl¡racion ultra-inaginaria avcnturas. t'El secrcto

-

2()8 -

-2u9ron oomo causa principal la miseria; pcro de extrema probitlad, no fué de acluellos á qriiencs la i n s u r r e c c i o n diír la fortuna. Sicnrpre ha sitlo pobre. Yenia á \.errnc cn 1¿c¿lle cle l¿s llscuelas v nlc entregaba sus manuscritos. O i e r t o d i a , l r a b i a , e n l r n r l r 1 t :s u s ¡ ,l r o v c l r r s h i s t ó r i c a s , , puesto cn cscena al príncipe l{:rpoleorr l}onapar.tc,algun t i e m p o ¿ r u t c sd e l g o l p c d e e s t ¿ i l o . I i c p r . e s c n t a l ; aa l p r e s i dente conspiranclocontra la RepírLlica, y llevando alegre vida. IJn pasaje dc 1¿r alracion estab¿ concebido en los sin , , . . .Y , e n a r l u e l l a tarrle, el príncipe p r e s i t l c n t e . l ) a r ¿ rr l u r u r r a t r ' ó g u a á , l o s c u i t l ¿ r t l r ¡ s o l a p o d gJuientestórminos, I i t i c a , f r r e s cá c c r ) a l c n c i l s ¿ r 1 cC c l i n a } f o r r t a l a n t l . . , -¿l)stá \-. scguro cu lo r¡re dice? ¡rcgunté yo al autor. -- Perfcctalnente. S i n e m b a r g o ) m e p e t e c c ( l r 1 oe n l B S l C e l i u a l - [ o n t a l a n d . e r ¿ t l c ' r a s i ¿ r t l oj ó v c n p a r a ' c c i l r i r e ' s u . i l s a á r , u i s I{apoleorr. A b r ' í m o s c l I ) í c r . i o n ttt, í o d t , C t t t t t t ¡ n J t o t . r i n e o ( j.c l i n a s Irorrt¿l¿r'cl figrrral-rl c' ó1, co' l¿l fcch¿ crc nacimiento: a g o s t o 1 8 1 1 1l.l ' c n i a , l ) u c s ) c u I S i r 1 o c h o a i r o s . ' S i n p c s t a i r c a r , r n i I r o m l . , r ' ot r t m r i u n a p l u u r a , b o r r ó e n su rn¿rruscritocl norrrbrc dc l¿lactriz ¡' lc reenrplazricon e l d c o t r ¿ t r o n d i c z a i r o s r n á s r l c e d ¿ r d :S u s a n ¿ L ¿ e i e r . r A l g r i , o s d i a s t l c s p r r c s ,p ' e g u n t ó r . i é ' c l ' r r . r c a l ¿ r . t o r : L Que tal, Sus¿rlra agicr, ¿continua en vuestra novcla comiendo con el principc Napokrou Boualrartc,? IIirónre con cxti¿rheza.
60Nl'.

es cle uno cle mis amigos tle arluel tiempo, hoy tliputaclo en por París. El principal recl¿ctor fué un '¿'ttutleuilísttt, \roga erl los te¿tros tlel lloulcvarcl. L i t o r a l m e n t e , r e v c n t á b a m o s c l c r i s a c r i a t i c l oi t r v e n t á b¿rnosalguna bufona imposibilitlacl; y nos prcguntál¡a' mos, como porlria el público tomarl¿r crt serio. D e e s t a m a n e r a c ¿ r g a n r o s á l a f a m i l i a i l e O r l e ¿ r n sc o n l o s c r i m c n c s m í r s ¿ r t l o c e s ,c o I ] g l n n c o n t e n t a m i e t n t o i l e r los autorcs, rluienes mirnifest¿ndo 1¿in{irtuacion del púL l i c o c o n s u o b r i r , s e c l c c i a n r i e n t l o : ¡ \ r a t t - t c t s¡!l a l r u m i r , n a n e c e c l a dn o c o n o c e l i m i t c s ! II¿rs al laclo ile estos amarrtes clc l¿ mistificacion, Iiay, --permítasemc unir tlos ¡alalrras ([ue braman de vcrse juntas,-lray, tlig'o, k¡s entl¡ st t't'ossinrar0s. tt a Sí, yo he conocido r1c esosf¿1,os utores que acaban p o r c o n v e n c c r s e c l e l a v c r d ¿ r c ld c s u s p r o p i t s i n v e n c i o n c s . Eslos son ex¿ltrclos cn glaclo supcrlativo. Colt atlmirable g r a v c c l a c la f i r m a n 1 o s h e c h o s m á s i n s e n s a t o s ,h e c h o s c ¡ r e j a m á s h ¿ r nc x i s t i c l o r n á s ( I n ( l e n s r r s c c r t ¡ l r r o s ; p e r o l o s creen vclrlatleros, y rlc mrr¡' bnena f'c. l - s t o s t ' x l l t r r r l r s m e l ' c c e n s c r c l i r s i f i c i r t l o sá p a r t e . E n g c n c r a l s o n ] r o l u b l c s q l r c h a n s u f i ' i c l oe l r l o s c o m b a t c s c l c la vitlirl cn cllos ha¡. algo clcdemcncia. Algunos les creen m a l o s ; n o e s a s í , s o n l o s m e j o r e s l r o m l r r c st l e l m u n t l o , c l e bond¿cl excesiva elr sus rclacioncs privatlas, scnsibles al menor f irvrlr y ír la mírs pcqrrcña mnestr:l rlc ¿rrnist¿rcl. r IJno cle csos cxtrar.i¿rrlosle la politica cscnlria cntregas para la Librcria Anti-Olerical. Ilalria rcpresentndo q n p a p e l e n l a " ( ' r ¡ t t ¡ t i ? ¿ / , ¿ u,s o p i n i o n e s v i o J e n t a s t u v i e sr ,

14

-'- 210
\Ie decís esto eon cicrto rile ¿umb(rn, lnc dijo. ¿but l á i s , a c a s o ,r l c l r r s i u t i r n ¡ r s r c l i r c i o n e s r l u e c x i s t i e r o r l c n I t r c S u s ¿ r r r a: a , 1 ¡ i c r v c l p r i r i c i l ) c c n L r i t p o c n c l c l g o l p e de cst¿rcli'? I'cro aririgo nrio, si no hay ll¿rc1a ás aum ¡ t e n t i c r o l E s t o e s p í r b l i c o , v l ) o r l o r | r e í r ,r n i s c r c f i t ' r c , e s toy segurisiino clc cllo. Yo no irrsisti. lli honrlrrc irabíus¿ acostuliibrado á su h a l l a z g o , y c r s t u b i i u t i m r r r l e r r t e c o n y c n c i c l o t 1 es u v c r d n i l . S i n c t r r i n l q ' o , s c i ' á c o r r v c r r i e r i t er l c c i r q r i c l o s t c n r ¡ r e r l rncntos clc cstc jacz son tnllY l'iu'os. IIis col¿bor'¿rclorcs cr-¿ul, su rnir¡'or'ía, profuntbs csoll cópticos. Lr fro|rlralrntli clcl rn¿l lLo es liu'¿ todos los r l u e á c l l a s c d c J i c a n u n ¿ r { i r c n t e c l c l . , t n c f i c i o s .l ' o r n i l r l i r t e , s i h c c o r n b r L t i t l oí r 1 r rr e l i g i o r r l r ¿ s i d o s i c m p r c c o r r c o r n p l c r t od e s ir r t c r í : s . L a s s o c i e r l i r t l c sr i c l l i b r c - p t n s u r n i e n t o s ¿ r b c n l r t c i r r m í r s r guardó un círntirno tlcl ilincro rccrAutl¡rc1o rnis confi:crr l c n c i a s ; r n i c r L t r l r sr l r r c l l t u u r ) ' o r p l r r t c c l ' : n u c s t r o s o r a c l o r e s a l r t i - c l c l i c l t l c sl r l c o n r l i u c r o c o r l s r r e l o c u c n c i a . I h ¡ c J r l s \ ' ( ' c c s )l ) o r l ) c r ' o r a r o l r l ) r ' o v c c l u l r 1 cu u ¿ Lo b r : I luicir,,he ith ir ciutl:rtlcrstli-qt¿r.rrtes l'¿rlis dc 500 á ,###BOT_TEXT###0 cle l i i l ó u r c t r o s , s i u h a c e l r r l c p u e ' ¿ 1lro s g i r s t r - r sl c l v i a j e . t Iist¿r marrer¿, tlc obr¿r contribuyír rnucho íl crcarrne bast¿ntcs cnenrigos crrtre 1as gcntes encopctuclasclcl particlo librc-pcnsa,c1or.Por eso, rc1-rctian cn toclas par't e s , q u c ) ' o n o t c n i ¿ rm ó r ' i t o r r i n g u . u o c n o b r ¿ r t l e a c l u e l m o d o , p o r q u o g i r n a b a m u c h o ) ' r i r c c n c o l r t r a b ¿ ta l f ' r e n t e cle25 á 30,000pesctts rlc lcnt¿r. lio hay uac1a, más fulso tluc scmt'ja,ntc alcgacion. Ja-

- zrt --..
más posei un perro chico. Los bencficios de la Lilrrcri¿ A n t i - C l e r i c a l , - - b a s t a n t e c o n s i d e r a b l e s ,c s v c r d a d - s L r a c u mularon en los almacenes, en forma de mcrc¿rncias, r:/ichís, etc. El dirrero liquido no sirvió más que para enriquecer á los tluc hoy gpitan t¿rnto contr¿lmí;la caja tle la casa cditori¿rl c¡stur-o sicrnpre á disposicion cle las obras clc propaganda, y algunos quc ho.r.me injuriarr viv i e r o r h ¿ s t a ,c o n c l r l i n e r o c l c m i p r o p i o b o l s i l l o . P o r c j e m ¡ l o , u n p e r i í r c l i c o , q u e c l c b i c r ¿ rt e n c r c l p u t l o r úe rro insult¿r,mt , ts L. Irt'rtnce, Cuanclo su clircctor, 1\[. ca,rilo l,'arcyr prcs.rrtó su cancliclatrira r.¿dical cn cl Y" clistrito, la f,ibrcr.i¿ dc lrr c¿rllede las l,lscuelas partic i p ó e n l o s g a s t o s d e l a c l e c c i o n c o n c l o sm i l p c s c t i r s ,p o c o m á s í r m c l r o s . E l s e c r c t ¿ r r i oü e l a r c d a c c i o n a p r o v e c h í ; la oc¿rsion)ara sacarmc 400 pesetas que aun me debe. l ]lsto se s¿be en Lu I'runcl' y cste periódico cs uno cle I o s r l u e e n t o d a c i r . c u n s l a n c i a m c a r r a s t , r a np o r e l c i c n o . Y estc ejeniplo no cs el iurico. Llárnanse lcgion :r(Ilrel l i i s e r r c c u t r c l o s l t r t li l i q u t r o s t l e l } r a l t i c l o r e l t u l r l i c : r u o son rnis obligados. Repüguame cntr¿r' crr senre,jarrtcs xplicaciorrc,s; sirr e y c m b a r g o , c s 1 - r r c c i s o u e l a s c o s a ss e s e l , ¿ i n , o p o l . m i q u e q n estoy curtltlo r1e espanto, al rnismo tienrpo quo arrepcut i d o , s i n o p ¿ r ¿ lq u e s e c o n o z c ¿ r ,m i s d e t r a c t o r e s . S i n e m n bargo, no tengo pretensiorr de ser el solo en habcr hccho acto de desinterós on la lucha cmprcnclida contra I¿ religion. Hoy rlue mis ojos se han abierlo, tengo la obligacion en clecir á los católioos: Si muchos os combaten por in-

-.212terés pemonal, hay nlgunos que son anti-clericales ' por abnegacion. Es preciso rogar mucho por esos extraviaclos á quienes ningun instinto interesado les mueve' Jesucristo nos manda amar á nuestros enernigos' Pues bien, estos son los primeros á rluienes debemos amar' No hay nailie en Francia que no haya oiclo hablar clel colegio pension de l\[ontreuil-sous-Bois, á las puertas de Paris, clonde se enseíta el ateismo á las rrih¿s' Yoy á causar extrañeza á mis lectores, d'iciéndoles que la d.irectora cle acluel establecimiento es la abnegacion encarnad.a.Conozco pocas personas que tengan tan buen c o r a z o n . E s p o r c e g u e d a d .q u e c s t a s e ñ o r a s e e n t r c g a á l a propagancla anti-religiosa. Si Dios le concecliese la gra' cia clc ilurninarla, marcharia al par d.e nuestras aclmir¿bles hermanas de la cariilad. Es una verdadera d.esgracia que esa persona, tan bien dotada, emplce sus talentos en una obra imPia en extremo' La recomiendo, con inst¿ncia, á las oraciones de las almas fervorosas. por Luchemos contra el mal, más orando con arclor fuerza de oraciones triunfarémos nuestros adversarios. A harán cle la propaganrla anti-clerical; y nuestras súplicas nuestros . enemigos la luz de ia brotar del cielo sobre verdad.

X
GARI]]ALDI.

I 'a

:f
J

ilel Canzio.-la conmemoracion Su amistad.*El General y Eetraalores d,e circode Invieruo.-Hipouesla nuestros y muuicipal París üe conseio diputados republÍcanos.-El Ia espaila la four cl'Auvergle.-Zorrilla.-Garibaldi ile y cle con e! su vidaprivada en susrclaciones loshombreE de desinterés Garibaldi acercadel su paúido.-X.averdail Ange1 malodel Genela de tlurante guerra 1870-71.-El y ral.-Procesocompleto auténticode Borrloae.- Uu BorLa imponiend,o testimonioaterrad.or.- MasoaerÍa coni,ad,o comoGaribalili, rioneá los republicanos.-He en d,espues salir üe Caprera, 1870,desembarcó ea de Marsella. grato reEl viejopatriota italianoconservó siempre que d,el cuerd,o recibimientoentusiasta se le hizoen mi nqe nat tab ar, ciu.dad. al; gus a record particularmente. stta

__2r4joven Legion llrbana que le sirvió de escolta clescle el puerto cle la Joliette hasta el Hotél cle la Prefectura. y

-_ 215 -se alegraba mucho y celebrab¿ sin mitlo on su tlcsicrta isla. Un pcscatlor tle Caprera atravcsó erl rlrl¿ barca e1 lirazo de mar rluo sel)llra c] islotc rlc la Ccrtleita v lrttstr t cn l o s d r t s 1 1 r ' s l r a c l r o s l ¿ r e s t i t ( , i ( ] 1 1c i I g r á l i c ' r r d c l l t u t ' r ' t r l . c l c l a , l I ¿ q ' c l ¿ r l i , n a I l r r o r l t , 'l o s t e l c g ' r i r n r r s i J r a t l i r i g i t l o á A r i g u . t o Y r r l t r c r i ó : ) o o r a t ' 1t l I s t i r l r t t ; t r i o t l c l o t r o ' 1\rI. r C i ¡ r r i l , : r l t r it ot l , ' , ' i : ,l ¿tl[e caso, Iroy, r'otr Iirtnct'sr.la Arnrosi lto. 1't:nslrü ctt nosotros Y bellctl á llrlcgtra, f,'licitl¿itl el lruetr villo dc la amistatl. " l C u a t r t l o p i c t t s o c t r a < 1 l t e¿ f c c t o ( 1 n cn l c n l o s t r ' i c l g c n e ral librc-petrsrtlor, rto ¡ructlo lllt'11ostlc cornpara|lc ll rltre u n i ó , h a c e c i t ' r t i r ñ o s , í r ,\ ' o l t a i r c v f , a l l a r p t - l t ) - ( l n c s o b r c vivió á la conversion tlc cstc írltinro. fra historia rle fra llarllc es poco más ír 1l'lcllosla' milt, ,:lorrla clifcrcnci¿r quc su error tluló r:uarenta años; pcro tambien cl golpe quc le sacóclcl lbismo fuó más violcntrr que el quc )'o e-rpcrimentó. Artlicnte republicauo, impio furilnrntlo, ¡' se viir llcno cle ultrajes por los dcmírcratas irreligiosos, sus complittcs en los tlias tlc cxtr¿vío. Y o l t c s i t l o , p o r n r i p : r , r t e ,a t a c a t l o d c l n l o d o m í s i n f a n r c por los mios, sin lraber por eso bcbitlo uu caliz tan amarg o c o r n o c l t l e L a l l r r r p e ' T o d o s s a l l c l r r 1 r t cC l c l i s c í p r r l od c r:ártlcl tleI fruxemlrurgo, tlotrrle Yoltaire hall,i l¿r fr: cn 1¿1, t h a b i a s i t L ol i u c s t o l o r s l r s a r n i g o s l t l s r c r - o l r r C i o r r a r i o sl u .r:rnte cl I'cr.ror. Iiuó neccsirri¿ l¿ ¡rc|sccucion, llcVarla ír s u s í r l t i m o s l i m i l c s , p a r : r ( I l i c c o t n p r c n t l i L ' s ( )( l l l c t l u t ' a t t t c cuarenta airos sc habia cxtrar.iatlo cn el pa|tir.lo clc los lobos, hombres peores r1u'e tnás atroces oi'lios, s¡f¡s 1r.nos

como yo habia siclo, con el hijo ile Escluirós, uno dc los organizaclores cle la f,egion, su rt_.cuerdo se fijó, sobre todo, en mi. Habíale chocatlo mi juvcnturl y precocidad. Se interesó en mis luchas ile periodista y cn mis sufrimientos de proscrito. En una palabra, profesóme sincera amistacl. Esta amistacl se la dcr.olví yo centuplicada. Para riri, Garibaldi cstaba por cncima de todos los demáshombres. Amábale como se ama á una madre, como un creyente ama á su Dios. Era yo para él toclo corazon. Y véase cuan grancle es el pocler ilel afccio. Aírn ahora me es grata la memoria de Garibaldi; su amistad me será siempre preciosa. Olvido al personaje politico para no acordarme más que del personaje privado. Veo cn él dos individuos: el enemigo clel papaclo sobre quien lloro, habiendo profesado sus mismos errores; y el padre de f¿rmilitr,, d.e corazon de oro, con el alma llena de ternura, para quien mi amor es indestructible. Al efecto, Garibaldi se mostró ante mi bajo tlos aspectos I confióme alguuos de sus pn'yectos anti-clericales, y otras veces inicióme en sus íntimas alegrias. Por mi part e , t e n í a l e a l c o r r i e n t e c l e l o s m á s p e q u e i r o si n c i d e n t e s d e mi campaira irreligiosa, y conocia tambien los pequeiros goces de mi hogar. Cuanclo, algunos airos antcs cle su muerte, se casó con Francesca Armosino, no mandó á París más que dos telegrapas para auunciar á los amigos su boda cle la que

--

216 _ los lobos no se devoran en-

__217yerno, vino á Paris para entregar, cn nombre tlc Ia familia, á1 Consejo }funicipal la cspada cle honor tlo La Tour cl'Auvergnc, r¡re habia sido la propieclad del viejo patriota italiano. Con cstc motivo organizóse un¿ ficsta c o n m e m o r a t i v a c n c l C i r c o d c I n v i r : r n o n a r a c e l e J r r a rl a memoria tle Garibaltli. Pues bien,-puetlo clccirlo ho5,-si aqrrella cr:ren-ronia obtuvo gran óxito, no frré rlcbitlo al concurso c1e'nucstros s e n a d o r c sy r l i p u t a t l o s r e p r i L l i c a n o s . f r o s o r g a r r i z u c l o r e s tropezaron en todas purtes con llna hostilitlatl sortla, con una rnala voluntatl gcncrrlil,rle que es inrposil-rleormarsc f una idea. I{o conozco más cluc á }I}I. f)clattrc y dc l)ouville-I[¿illefeu quc rnostraron en arluella ocasion vertladera simpatía hacia Garibaltli. Naturalmente, cuitláronse mucho en no revelar al pírblico aqucl asalto de hipócritas malcvolencias. No habi¿ que desacreditar á los ojos del público á aqucllos clegidos que el sufragio univcrsal creía sinceros. El éxito clela fiesta fué dcbido á la poblacion parisiense. Jamás olvidaré l¿i triste figura cle ar¡rcllos diputarlos y senatlores dc la izquierda, que iban v vcnian febrilcs d y encrispados, escontliendo en las cua,1l'a,s cl eirco su c ó l e r a y t l e s p c c h o ; J ) u ( ' sl i l e r a l n r e r r t e r a l r i a l l u l r v i c n d o ( m í r t a n i n m e r n s a u l t , i t , r i dr : r c l ¿ : n ¿ ru n r ¡ o r r r l r r c l u e l r o t ' r a e l r ¿ s u y o , v e s t a b a n f r r r i , r s o s r o p r t r i i , r t r t l o r t t * t r n t l t r s { r\ ' c r q c ), o b l i g a t l o s á s u l l i r a l c s t r ¿ r d o .L o c k r o y , c o t r l t , s l a b i o s c a r y d.enos temblorosos, dió, con terrible lhsfitlio lrt bienvenida á los hermanos italíanos.' Clcmence¿rnretorcia su bigote y pasaba por todos los colores del arco iris. Torlos á una crugian los dientes de coraje"

porque segun el proverbio. tre si.

Y La Harpe, converticlo, no permaneció menos fiel á sus antiguos afectos. (I,'ué constantemente el aclrrirador d e l t a l e n t o y e l a m i g o d e l a p e r . s o n ac l e y o l t a i r e , aún d e s p u é s q u e s u c o n v c r s i o n , i n s ¡ r i r . á n d o l en u c v a s itleas, le hizo apreciar en su j.sto valor las rr''¿rs salicl¿s cle ra fecunda pluma de arluel holnJrrc cólcbrc, ¡, condenar sin p i e d a d e l d e p l o r a b l e a r r u s o r l u c r r . b i a r r e c r r or l e s* facirid a d c o n t r a l a r e l i g i o n y l a s b u e r r a sc o s t u l i t l i r c s . " (1) E' aquell's ho.r'ibles tierripos er] q.o ros rcpublicanos ebrios de sangre se gLrillolinaban rrnos á otros, y en los c u a l e s Y o l t a i r e , s i h u b i c s e v i v i t l ' J r r r r r i c r ' :s i c l o r ma,cl¿rdo al cadalsopor Robespierrc y Ifouquicr Tiuville, el converticlo La Harpc fué uno cle los raros anrigos (llre no que_ rienclo vcr el hombre privado, crcfclrtriero' la menroria del filósofo cle !'emey. Por mi parte, mucho antcs clc alrrir mis ojos á la, luz, he manifestado cluesorl mlly pocos rrs rromlrrcs políticos del partido republicano fra'cés (ruc ilnascn si'cerament e á G a r i b a l c l i . S a l ' a s r ¿ r r ¿ rc \ c ( , p c i o ' c s , t o c l o s l o s s pcrso_ najes 'otaltles dc rtri a.tigu' cir.upo l i r o f , e s a l ; a r r¡ r o c o amor ¿l hu.s¡re l tltr (lirl,r't'r'rL. r h ¡ ( ' r r a r r t r sf ¿ r r s a r r t . s . r - i s t o y o r c i l J o u r r i c o c u i t l ¡ r i l r . r r l r . i s r i l i r r r l ' i l ¡ u r i . l .\ . c l)ar.¿ cluicn e s e l n o n i b r o c l cG ¿ r ' i l r ¿ r l rsi, , l o s . r . r - i a l 1 r * r ¿l l . r r r a r s . e r r t e ! Un itiro tles|rrós rle lir rrtr.rel.t,e clcl ge'rr.itl, (..arrzio, s. (1) Prcfaciorlol Sultcrir¡rlc Ln [[¿rrl,eerlicion clel,crissc herma nos,librerosen Par.fs.

__2lB_. arriba en los palcos y tribunas, el buen pueblo, poco informado cle los pequcños misterios clc basticlor, se i m a g i n a b a q u e s u s r e p r c s e n t a n t e s e s t ¿ b a nl l e n o s t l e j u b i l o . Otra cosa fuír en el Consejo llunicipal. Los conscjcros clcliber¿ron en secrcto para sabcr si habian clc aceptar, ó n o , l a e s p a d a c l t -I.r a T o u r i l ' A u v c r g n e q u e c l g o n c r a l c¿ulzio-Ga.ibakli habir tr*ítlo, en nomlrre clc su firmilia, á la capital clc Franci¿. Para aburrir al ¡'crno 11c1Jrór'oe r.cpr-rblictruo) como ). pcnsaban qu.e no porlia pcrnr¿ncccr en par.is inrlcfirriclam e n t e , r e t a r c l ¿ r b a rtro r l o s l o s d i i r s , s i n d c c i r n i s i n i n o , l a sesion en la c*ál el Conscjo habi:r cl. rccibir la cspa,cla de honor. Tra,tába,setlc un ¿u.ur¿leEcndaria, de una rclirluia nacional, dt: la espaclares.¿rlada por el goLrierno clc la Revolucio'á aclucl que nucstros ¿buelos cle 17g9 llirm¿ban ¿l Ttrimer granuclero de ta llcpúblícu.Lz enersia cle Canzio -no tenqo dcrecho á clecir más,-triunfó c1e toclas las pcrfitiias. I{uesfros erliles decirliéronsc alfin, bajo ln prcsion de algunos perióclicos de vangnarclia, á rccibir l¿1, espada cle La Tour d'Arrver.gnc y cte Garibaltli. Durante su estancia en Paris, cl general tur.o á bien l ' i y i r e n m i c a s ¿ .E l s a b e c o n q r r e p l o f u n d o a f e c t o h á c i l cl hombre cle Caprera puse debajo tle los piós todos los oclios repultlicanos que nrc asaltaron entonccs, y liasta c l u e p u n t o , s a c r i f i c á n d o l n ep o r ] a o b r a c o n l u n , d c s i r p i t r c c í para no clar asi prctexto ninguno á los eneniigos csconcliclosrle la conmemoracion garilialclina. Hn acluellas circunstancias, fué cuando yo hice conociAllá

-2r9miento con Ruiz Zorrilla, el célebrc agitailor espairol. Sería, quizas, util que cliga algo tle este hombre púbiico' El jefe cle los raclicales, ultra pirináicos, es un honrbre c1emuy buena estattrr¿. Toclo en ól respira la aucl¿rcia, como tambicn violenta ambicion. Sc cree llam¿tlo á representar un gran papel etr su país. Ilablamos lirrgo y tcnditlo un dia rlue vino í dcvolver s u v i s i t a á C ¿ r n z i o .I ) e n u c s t r a c o n v c r s a c i t l n c o n s c r t ' í l el convencimiento cte tlue Zorrilla es ulr republic¿no s¿¿iticmpo hubicscn podido géneris, y si mis amigos de a,1ue1 o i r l e c o r n o é l 1 o h i z o e n m i c ¿ s a ,c r e o q u c r n t t c h o s n o l e consiclcrar'íancomo el Rayarcl de la clemocritcia cspañolit. Como me sorprencliese sobre nlanera su plirtr dc c¿rrnpaiia, no pude menos de decirlc para termitlar nuestrrt conversacion: ¿cuáI cs el rcsúmert politica? de vuestro programa particular en Zorcílla, con una expresion de fisionomia, que no cs Pero, al firr, cintladano Zorrilla, posible pintarme, contestó: ¡ R e v o l u c i o n a r i o a n t e l o s c o n s e r v a t l o r e s ,y c o n s e r v a d o r antc los revolucionarios ! Rcfiero exactamente su decl¿lracion cle principios, y me limito en calificarl¿r de extraira. Si no la hubiese oido con mis propios oidos, no creeria que un homlrre politico fuese jamás capaz en formularla. Más volvamos á Garib¿ldi. No es estc cn verdad r¡ricn tenia semejantes máximas á su servicio' El papatlo tienc dcrecho en considerar al jefe ile los Mil como un enc¡nigo encarniaaclo; más si hay algun reproche que la lrrs-

*220toria no dirigirá nunca al general italia.o, un hombre de dos caras. es haber siclo

-r2lque hacerle justicia; erala personificacion tlel üesinterüs. Accrca de esto, tengo el deJ¡eren hacer una rcve.lacion que sin duda extlairará tanto á los catóiicos como á Lrs librc-pensadores; revolircion quo no será clcsmcntitla: IIay el convencimiento entre ios rcpnblicallos rlue Gar i b a l d i , s u s h i j o s y s u ) c r n o , e n 1 S 7 ( ) ,p r c s t a r o t r í r l " r ' a n c i a s u g r a t u i t o c o n c u r s o ) q L r es c l r a t i c r o u c o n t r a c l e j t i r cito prusiano del Estc, sin c¡rc e1 goi-rierno tle la Dtferrsa N a c i o n a l l e c l i e s e ,c o m o s u e l c l o ,r t u s o l o c ó r r t i m o d u r a r l t e tocla la campaira. Entre los c¿tólicos,por cl contrarior se cree cluelos j e f e s i t a l i a n o s s e i m p u s i e r o n a l p u c l - r l o ,q u e s u g e n e r o s i dad era lrlra genero-*itl¿rtltrienticlil, y qlic tllr sttcltlrl lcr; fué pagatlo por el Est¿clo fi'a,rrcós. ¿Q u i c r r t i e n e l a z o t r ? - N a c l i c . o Iinos y otros sc cugañatr.I)c las dr,ts puestas o1-rirriol l e s , u n ¿ y o t r a p u c c l e n s o s t c l l e r s c ,h a ¡ ' t r l g o t l e v e t ' t l i t t l e n las tlos, más catla tuta cotrtienc un error" IIé aclui la vcrdad: Garibaidi, sus hijos, stl lcl'no )' :Iull lilgtttlos ofitrirtlt's italianos dc sus más iutirnos ernigos, hicicrolr lit cirrnpai r a c l e I E s t e c o n e I c l c s i n t e r ó sm á s a l l s o l u t o ; l r o c o l . r r a r o n -' ni un céntiuro cle su sucldo.Pero,.. cstc suciclcfuir n0 ol.rst a n t e p a g a d o p o r e l e s t a d o f r a l r c ó s ¡ ' c r n l r o l s t l d ( )c l r n o m c b r e d c G a r i b ¿ l d i p o r c i c r t o p c r s o n a j c ( 1 1 1s e l c a t r i b u ¡ ' ó ' E l t a l p e r s o t r a j e ,u n b u e n ü o m ó c l a t a , c x i s t c a u l r ; ) ' c s redactol d.e La llitpublique I"ranE'aist;,Garibaltli tctri¿r cn el pcrsonaje ulra confianza ilimitatla. EI descubrimicnto, algo tarclio, ilel ajo, le clesengairii:más srt tlernasi¿tla bon-

,rrioquíero hablar clel anti-clerical. l{o soy ),o quien debe hal¡lar clc Garibaldi bajo ese punto clevista, pues sus actos públicos son conocidos clc todo el mundo. Este lilrro es un me( cu,lpctpersonal. yo lloro sol,ire mi y sobre todos aquellos cluc han participaclo en mi extravío; pero no debo h¿ccrme el acusatlor de faltas agenas y sobre todo do aquellos á rluicncs tanto me he aficionaclo. ¿ N o c s m á s n a t u r ¿ r l .p o r e l c o n t r a r i o , c l u c i n v o c l u e l a s circunslanci¿rs teuuantcs? a Garibaldi fuí: en su vid¿ privaila el mojor de los hom_ b . e s : c r a ' r u ' s e r i s i l t l c á t o t l a b u e n a a c c i o n : 1 a sl á g r i m a s asomab¿ná sus ojos cuando se referia clelante de él una miseria: su corazorrcle esposo.v de padre era un inagotable tesoro clc boncl¿rcl. E n l a s r e l ¿ r c i o n e sc o r r s u s c o r r c l i g i o n a r i o s e n c a r n a b a comprendo como puclo vivir y morjr e n u n p a r t i d o e n e l c u a l e l o d i o m á s s a l v a . j ee x i s t e e n s u estarlolatente. El cspiritu de fraternidad parir con los su)'osr Garibaltli llcv¿ba hasta la exageracion: por eso, fuó mrrch¿ls r:ccs víctima clc los inclig'os. c'antlo oia á v u r r r e p u b l i c a i r o h ¿ l r l ¿ r rm a l c l eo t r o r e p u b l i c a u o , i n m e c l i a tamcntc se hacia irl tlcfe'sor del ¿rcn-"udo. culumni¿ lc L¿ d c i a b t r c o m p l t - ' t i r m e . t c i r r . r l i f e r e n t c .c * a n d o a l g * . m i s e 'ablc le e'g:rñ:rb*, sns 'r'jorcs .rrrig.s, strs r'isrnos lrijos no podiarr llegrLrá abrirle los ojos: cl r¡re le habi¿ enga_ irado cra un republicarro; luego era sagraclo. S n l a v i d a p o l i t i c a f u É rG a r i b a l c l i u n c x a l t a c l o . M á s h a l . la fraternid¿rcl. Iio

*'n2 ti.ad para con los suyos, impidióle poner de manifiesto aI culpa,ble. Cuando tocó con el dedo l¿rinf¿mia clel miserable, cra ya demasiado tar.de. Fuó mucho tiempo despues clela guerra. El huóspecl de Caprerraacababa de ser clegido diputailo por Roma. Entonces hubo una especictlc reconciliaciou entre el hijo de Yictor l{¿rnuel y ó1. Garibakli ¿sistió á varias recepciones cie l¿ alta socicdad ofici¿ll it¿rliana. En una de aquellas recepciones, se habló del famoso i . c i d e n t e r c l c l ¿ ra s a m b l e a d e B u r d e o s 1 ' t l e l c l e s i ' t e r é s d e l patriot:r italiano m¿l recompcnsaclo por los franceses. Lino de nucstros diplornáticos, presente en la con\¡ersacion, contestó ír lrr acusacion cle ingratitucl contra nuestro Jrais y pronunció palabras ult poco vivas. "Ilago justicia, dijo á Garibaldi; pues fué á nosotros como un amigo. l\Iás es prcciso rluc desaparezca cjerLa leycnclal si á nosotros vino corno amigo, tambien fué pagat'locomo gener,al. G¿rribalcli s¿rltó clc su butaca, y hnlto algunas cxplicac i o n c s . Y c o m o n o q u i s i c s cr c c o n o c c r llre su sueldo habia sido pagado por cl gobierno de l¿ Defensa Nacional, fué preciso probárselo colt documentos justificativos. EI miserable clue así liabia abusaclo clc su confianza y firmado cn su rrombre, era uno de sus más íntimos amigos, un hombre por quien varias vcces habi¿ reñido con sus hijos y con toda su f¿milia. Era e1... el jefe de Estado }Iayor, Bordone. Si algun hornbrc ha tenido influencia funesta sobre tiaribalcli,

- -- 223 -es cse Bordone, y á é1 incumlre ia rcsponsal.ri'

lidatl de totl¿s las fcr:hori¿s atribuitlas ai gencral clttrantc la campaña. ¿ Q u i i : n c ' sl J o l c l , r n c ? - E l p o l r r c ¡ u e l r l o 1 o i g n o r a . f , o s r c p u b l i c a n o s I ' l i l r r e - p e n s ¿ r c l o r c sj r o v e i a n c n é l m á s q t r e un anti-clcric:rl. \-o yoy pllcs á crliñcarlcs. En primcr lrrgtr, cl q'olricrno cltrlr I)cfensa Naciolral c o n r i c i a ¿ r ]i n r l i r . i r l u o . Aclttí, me vco obligatlo ír ocupirrrnc dc algrinas person a l i r l a t l c s , q u c t i c n c n u n r a n g o c n 1 ¿ rR c , I r ú b l i c a ; m í r s c o r n o l n r l i ¿ l \ o r p i r l t c t l t r c s o s p c t ' s o n a j c sc x i s t e n , s u s i l e t t cio,-pucs todir negircion cs imposiblc.--set'ia cloctictrtt'. Ilol'tloue elA un boticario tle Aviñr.rn. I:rr'g{) tliré lror( l u e s e i r i z o a n r i g o t l c G ¿ r i b a l d i . I l r i I r i 7 ( ) ,s c l r i z o t l i t r p o t ' lt Liglr tlel nletliotli¿r la rnisirtn tlc ir á buscar á Capri-'r'rt al vicjo gcncrrrl it¿liano. Ill goliicrno tlc Tours nonil-,r'ír á llor..lonc coronc,l rlc ltrsl¿rlo lIayor. Gurulrctt¿, -qin crnE I t a r g o , o p t r s o s t ,a l u o t r t l - ' r ' ¿ r m i c t r t o .l ó t 1 c l t o v i c l i l l i r c c o t t dc fiabrr rl calg'o tle jt'f'e tlc 1'lstrtdo)I¡il'ot' tlt'l cttt-'t'1ro G¿ri r i i i i r l t i i ¿ r lc r i r o r r . . l1 , ' r ' a p p o l i , t ¿ r l i a l r o . I I ( r ¿ r r l u il a ó r ' c l c n c l c G ¿ l t r J r c t t r t ,t l c l ¿ c u ¿ L ln o s c h i z o t c l r s o , ,t a n g r a t t t l c c r ¿ e t t t o n t t t t s l i r c o n f t t - * i t l t 'c n l t l s p o r - l r : rcs pírblicos. 'l'otrrs I ir cle rt,rt'ieniLrc t1t'I ¡7( ).

" 1 , ) l r n i e r n l l ' o t l e l g o b i e r n o d c l a D c f c n s ¿ r l { ¿ c i t t t r a l ,n i i nistro tlel interior y de la guert'a, cotrfirlna lttle

Intereses relacionados

ft11)c1lSr. te ¿r,1 Coronel l'rappoli en cl cargo dc je'fe de Estailo

I[ayor

224 -. (

-- !J,'r

-

del general Garibaldi; cargo que ha]ria siclo ya determinarlo por clcci.siondel gobierno. ('Solo á ó1reconozco cse titulo y los podercs que lleva c o t t s i gr . , ttInmecliatamentc irá ir toruar posesion cle su c¿rgo c c r c a c l e l g e n c r a l G a r i l r a l c l i y p r o c e c l c r ' áá l a c l i m i n a c i o n d e l S r . I l o r r l o n e , c u ) ' o s a n t e c c c l e r r t e sj u d i c i a r , i o s y c o n ducta no pneclcn conciliar.se con cl caráctcr de repre-

2 t l c j u l i o d c 1 . S 5 8t,r i l l u n a l c o r r c c c i o n r L lr l c L a c h i t r e ;

d e s v i a c i o n c l c o l r j c t o s c m b a r g a t l o s ; i r ( )p c s c t ¿ r s . l c m u l t a . r u 2.L tlcjrilio rlr' 1S60,triLrrrr¿l rlt'I'¿r.is cstafa: mescs : 2 d e p r i s i o n 5 0 p c s r . t a sr l c n r r r l t a . . , j Y ¿ r - r ¡ r ó l n o s h r c g o r i r r c t ' 1 i u f o r . l . l i r ¡r r d i r : i a r i o c l e B o r t l o n e t r r r n s u r i t i r l , r r l I l i n i s t c l i o t l l l r r . T u q t i c i rp o r c l l r r o r ¡ curaclor dc At'iiron crtr inr,ourirlctci. M í r s I l o r r l o n c s e J t u l l : l l r l r l c s r r r - 1 r , q t i t n c , i r ra r,r n r l u ce s t a u fucsc ofici¿I. 'Icnia motivos para qncclarso con Grrribrlcli, r. sc rlucdír rro obstiurtc cl lnilristro, la thrnilitr ¡- los ¿unigos rlcl gcrrera,l. C r c ó y c n t r c t u v o c l d c s ó r t l e n l ) ¿ l r i r d c s a c r c d i t u r á ,l o s v o l u n t u r i o s i t a l i a u o s ¡ ' p c r j u c l i c u . í r l ¿ rd c l b r r s ¿ r . L i n c l c s p r c h o t c l c g ' r í L f i c o .c o m c l p n r r ' l r a :

s c n t ¿ r n t er l e l g o b i e r r r o f i . a n c é s . , , Irirmarlo : ('Lnor,r G^urni:rrr,,

lI. lirappoli conscrl.ó la mencionada órden, y ¡'o he s 1roclicloircu' copit autíruticl.-,, (luálcs clan los arrteceju clclr+,cs tlicillios d c I . l r i r . r l o n rtr1 c r ¡ r c h a b l a G ¿ r r n b e t t a ? El botic:rrio 11e liñr11, n() hirlricndo rlucr.ido dejarse A eliminar, quiso cl golricrno tomar inforrncs acerca del personaje á la f'uentc más dirccta. j I t r l m i n i s t r o c l e 1 ¿ ru s t i c i a e s c r i b i ó a l f i s c a l ó p r o c L r r : r tlor cle la lit:pírblic¿r clc Ar-iiron para pcdirlc informe iud i c i ¿ r r i oa c c r c a d c l J o r d t - ' n c . 1 I ó a q u i c l t c l c g n r m a d c l p l o c u r a r l o r f i s c a l d eI g o b i c r r r i o : \.r'iñr-ru, t1c novicrnbre de 1¡i7(). !li (¡! i,¡ii,>j,clcsp. cifrrrtlo ) I ' r o t 't t t ' u L lt ' d t I u I ! ' , 1 ú b ii t .rt , , 1 r i ñ t n t , c t l , l l i t tí s tt . t t , o i , I r t sitt í u , ' l ' o t t t ' s , Copia clel inlbrrne jucliciario de Ilorrlonc:

('Liotr ir clc clicicrtrlirc' t1-' 1870.,, I'r('acto tlt'l Ilti,,lu¡o al f,Iinistt'o [ttttrír.¡r y (í rrt't'ru, ll'rttrrs. ('I:¿L c o n r l u c t ¿ lt 1 c l l o r t l r t r r r rel t - \ r L t L r nc s c l o ] r , i c t oc l c l a s r ¡ r e . j i r s l o t o r l t l s , l r l o t i v o d c t l t ' s r r l i c r r t or,. u r i ¡ c l i g r . o g r i r c r r - i s i m r i .l I i ' t ' r ' r , cr r n ( ' o n s r ' . j r lrr ,( l r r c l . t ' l t . ' o s r l c l r c i ss l r l r e r 1 ' s o b r e r ¡ l a s u n t r l l l l l s ( l r r { r ' o ; n r í r s\ ' ó o l n c rr i l r l i s . r r r lío t L ' c i r . r r ¡ r c c l n r ¿ r r t c u i r r i i e n t o c l c s e n r c j a n t ej e f ' c t l c I l s t ¿ t l o I I ¿ o ) ' o l c s u n e r s c í r n d ¿ r l G.r t r i J r a l t l i t , s t á c i c g o : y o s n o p o c l c i s s e r l o . ¿ N o h : r ¡ ' a J g ' u nn r e r l i o r l o i r l e , i ¿ r r .láo r r l o n c s i n o f e n i
CONf.

_- 22ti -tlcr ir (i¿r'ib¿ltli'i ltrn totlo cirso,torlo clcl.,c t'rlor al intcr'ós e pírblico.,, l l t ' l t t a t l r: (t Crr.u,r,r;uRr.-L,rr',,¡ri.,,

-227¿ Comunicó el gobierno todos los infonnes á Garibalcli? Lo ignoro. Loque se decir, es,que en aquel entonces un republicano francés, llamado Gauckler, improvisado coronel, intcrvino á favor de lJordorre, y la Defensa N¿cional se resignó soportanclo al boticario estafador. Hé aclui un tclegrama cle Gambetta á su delegarlo clc Burdeos, ír sea, á IL de Freycinet:

O t t ' o t c l c g r ' ¡ . l u i ri r c L , l ' ( ' d.c l ] , r l r l o n r ¡: ¡

CLattnront,4 tlc rlicicnilrrc tlc I¡i70. ,llltull¡11'7¡1', I)irt t'tut' ilt' ,'{r'r¡rrt'irlu](l tttt't'ul, u'l 'l'ottt's, Mittistro , S a b c i s t l r t c ( i a u r l r c t l u m i ' l n l c n r , a r g a r b r l r t r . i ta l g c r i c , r r a l G t l i l r r l t l i r 1 r r c , ' c l ' i l t ' o r rg r t s t o s r ' l r l i v r r s ; c c l c o r i l u o l d l l r l l t l o n c . I ' o l ' o t . r ',, 1 i t t 1 ol,r u l r t . i s t l i t ' l r , r t 1 t ' l u u t c t l c n r i q u e t t c n i i t i s l ¿ rt ' t , l ' i t ' z i t( l { , l r r r i rl r o t L r l t ' i r c o t r t : l l t ' l t c t c l i r r f r u l r r i u t e o c r r l : r I c l s c i r r r r t l t ' l c ' r , i ' o r r t ,I'i1 r t l o r r c .I i l g c l r c l l r l G l u ' i l r ¿ I c l i l l r c r . u c a r ' ! t t ' l r ' c i r o s ,r l u c r l r L i c l r : ¡ r r : c c t l c ri t L r s t l c s c o s d e ' t G r i t n l r c t i : r : t t i s r i l t l c - r1 1 r l t t ' i v l i l ' : 1(rl ( t t t r l t o i l t l ' t ' c u t i l r e s ir i l l r c c i r . ot , c l i c i ' I , lt r t ' r r r ' l trl l t ' l ; t r ' , , t r i l , ' r u r c i , - lt r L s r ' g t i r i r l a c l q l l o 1 I { ) r a s i r l o ¿ t t t i t l r t , ll:rto t ' t l t t t ' i s i o r t t r , l i l i r r l ' i r t l r ' o r t l c t t l ,j r t ' l s u ¡ r ' l i o r ' . I ' l sl r t t ' i t t -r r ' : t t ' r lt ' ,r r r 1' s la ci r)l l l ) r . r ' rlr r , s ot - e t ' s c , . l : ' i t ' t n , t J o,:, ( Lr' ,rr , t r r .(,l. ) t r ) l T o u l s t o t l o s : , i l t J ; l i rc u r t t , r ' r l , 1r - r r l o r ' : n o r ¿ r l c l l o r n , l t l o n c , i r í r L r l n o l r o sr : r ) n r i " i : ] nr a l t c t1 1 r 'i)r r l i r l n c j r r d i c i a r i o . l Interiot

I'rrftctrt,

I,ion, 24 cledicieml)rc 1¡i70.
ti dclcgado Grtrt,ru, Burdcos.

Descle hacc algunos clias, lco un gran númcro

consi-

ilerable de telegramas firmados Borclone. Este hombre, v o s l o s a b e i s ,e s c l j e f e d e e s t a d o m a y o r d c G a r i b a l d i : n o ignorais lo que sc dice, y es preciso ser muy prudente c u a n d . oc o n é 1 s e t r a t e ; e J e s q u i e n r n a n r l a . h a c c m a n g a s y capirotes ccrc¿rde Garibalcli. En primer lugar haré notar que sus telegramas son escritos en unA forn¿ ¡' tle una rnanera inaceptables. Narlie habla y escribe como éI. Diriase vcrclacleramente que es omnipotcnte. Comunica órdenes á los prefectos. El toma mcdidas, ordcna arrestos. El, en una pala)rra, sc mete en toclo, en su casa y fuera de su casa. Debeis poneros en guardia contra semejantes pretens i o n e s q u e n o p o d e m o s a c e p t a r . . . . .P o n e d l a s p u e s u n c o t o ; no ignoro que la situacion es un poco delicada; mástenctnes un. medío tle poner cn cintura á M, Bor,lone, y os

(1) lis cl licrur¿ruo t1c I'irrgL'rrio r.lc S,l,ull.'r. sl trllu'¿rlr-¡ (irtr¡rl.rcltrr: v tt.legr;rlilr, Ililtlc. ¿i

-228ruego, rlue con vuestra acostumbracla habilidad, lo pongais enseguida práctica. en tr'i.rmctdo: LnoN
Geunnttl.

-229avergonzó en echar cieno sobre eI bravo Canzio, cuya conducta, en aquelia campirña, fué de un heroisrno l)or todos reconocido. Gauckler preseutaba á llorclonc como cl único hombre capaz en salvar l¿ situacion. 'Ielesrama:

En acluclla ópoca, eI prefecto cle las Ilocas del Ródano era Alfonso Gent, valclusiano como Rordone. Gambetta tclegrafió tambicn á Gent accrca cle su com¡r¿tricio avihonés:

Autun, 6 cleenerode 1871.
Lion, 25 dc iliciembrc cte 1870. (Sabeis, sin cluda, que Garibalili ticne como jefe cle

(loronclGattcl,'ler dclegado ol Gttct"rrt,
Garibaldi no puedc continuar, sus facultades parccen ya postradas, dmaparecid¿ iniciativa; se encuentra cntregado por completo á su camarilla italiana, la. cu¿rlvale muy poco, sobre torfo su yerno, y un tal Lobbia segundo j e f e d e e s t a c l om a y o r , d e s v e n t a j o s a m e n t c c o n o c i d o . , , tt0uando B o r d o n c e s t á ,¿ r u s c n t ec o m c t c L l c a m a r i l l a , e n , nombrc de Garibaldi, incpcias y torpez¿rs(¡rc desorganizan y desmoralizan al ejército.,, r r P a r e c eq u e se han propuesto no haccr nacla: gracia s á l a s f i r m a s y c l e l e g a c i o n e s d a c l a sp o r L o b b i a , h á c e n s e nombrarnientos y tr:rpisondirs que escaud¿rlizan al público.,, ¡'f.,,os franceses quisieran combatir y se ven humillados teniendo jefes italianos, incapaces y sin probirlacl. IJordone no sabe clue hacer para impedir masa y dificilmente las dimisiones en sah'ará el nombre rle Garibaldi de

estaclo mayor á llorclone, q¡uien es, á lo rlue parece, d,e carácter dificil; pues ha siclo causa de numerosas climisiones en la tlivision de Garibaldi, provocadas con sus procedimientos y maneras omnipotentes, por su orgullo insoportable, sin contar otras muchas causas clue aqui no quiero indicar. Si pudieseis usar con él de vnestra in{lucncia, riais un grap firvor.,, tr'it' tnud o : Lnox G*rn¡¡urr,\. Es cierto que Liorclonc trabajaba en hacer á Garibaldi imposiblc y al mismo üiempo tlcsorganizarlo todo. Su objeto cra, tambicn, alejar á los italianos de buena voluntad. En aquella obra tle desorclen y dc clifamacion, er¿rayudaclo por sn compinche el coronel Gauchler, que no se

una mancha que recacrá sobre la República.

-230Demasiado largo citar hechos. Si deseais clirigiré os parte. Preferiria comision c1e informe.,, Mejor serri yte Goribaldi rettuncie un cat.qo ú que su estudo de suluclle ltaceincapazde con-*crt:ar.,que un comiy sario, con poclercs suficient,es, viniese á limpiar el ejército y hacer guardar el órden.,, Il i r nndo.' Cononnr G,rucxlrn. ¿Quéhizo M. de l'reycinet'/ Nombró Generalal hombre que Gambetta despreciaba, que Ranc habia declarado infame,que todo el mundo conociacomoun perilido. Ilé aqui el texto de aquelinconcebiblenombramiento: llurcleos d.eenero1871. 13 (11 noche nttm.72/o3-)
¿'El gobierno acaba de nombraros general tle brigada, jefe de estado mayor clel ejéreito de los Yosgos. "Al conferiros este graclo, hemos querido aumentar vuestra autoridad, recomperlsar vuestros servicios mili. tares y facilitar de vos. tr'írmttdo: C. ln !'nnlc¡r¡nr. otros mayores que la República espera

-23r1 l l r r r d t t , r s1 9 t l c c t t r l l ' o S 7 l . ,
( l i r t ' t ' t ' t t t r l r ¡ t t t t ' i ' Q ll l o t ' t i t ¡ l ¡ t ' , l ) i . i t t t t ,

ttNo

r l r l l r t l r l ' t l l t t i , tl r t s i t t t t t ' s l r i r l t ' , { ( ' 1 l i ' ¡ l i r r l i r- . t l t t i l l L t t l i t : [ -

c t : i s l r i r l i r s l t l l t ' r ' r l r i i c i r l i r r r l t l r r . ( , ( ) i r i ( i1¡ ¡ ¡ ¡ ¡ l r i l r ti r L s r j i i i C r r l r t l r t l c s t l t i t ' s i o t r t l i t ' , '¡ s s l ' , 1 , ' t, t l ¡ , t i t , r . r l ; r . i i ( i { ) : l i t ir ltltt't'l'

t ' , l g t r t t r(tr o s : t .\ - , r s s o i s t ' l í t r i i i ' r ,t l l t i t i l l \ ' , , , ' l i ' i l i l r ' t ' ' i i l i t ' r r 1 1 l L lL d g s \ - c , r t r i l i r ' 1 , r s i,t r , l r t , l ¡ t , 1 i , t t ' l r . j i L . i . i iri'¡L I (t' '¡ t l ' ii tl t i l ' ' c i r l l t . s , " l i t t 0 s o t : t L l t , r 1 , t t 't i g , r l r i ' . ' i ' t t ,i r r 1 i ¡l r i l i l i ts r i li ' , l i ' t ' l r t lt l t ' l c l t l t t c i t c l L i r t rl c s t t c r , ' r 1 L ' i " . ttNtt L t'" l r i l l r t ' i s, l r t 1 1 ,i i l , r ) \( ) l i i i ¡ g . t ¡ 1 t , , i t ' . i , 1 1 ' c i , i r I l r r u l ' l r l t t 1 i i , ¡ ' 1 ' 1 ¡ i ' s { l ' i }r ) ) ' t , s ( ' r r t i ri i' l t i ) i j ¡ t r I r l t ' i r l , r s i ¡ ¡ ¡ ' 1 ' - ' l i l f ; 1 i l r lr l i t t t t i t r c l t i t t l c l c n t : l t l i r ¡ , r c i t ' l ( , ) t ' s { . tl lt l l ' l : ¡ t i ' . . , tttrltt i ) l r o s t t t t t i t l ¿ t sc t L e l t ¡ t s , t t i ( t l t ( s t ' x l t l i r ' l i t : , ) l i ( 'i . \ l r li s i t ( l t o s . E s t o r r s J , r r ¡ t t ( )( ) s il ) ( r r l i t t l r ) q . . . ' l " i t ' t t t f t t l , t : ( 1 . t r l ;I " t l ¡ ; ' r r ' l r r ': ' t

Y ¿l tli¿ sisrricrrl,u;

r l i L L t ' r l c , r2 1 t l , ' c : t , . ' l ' ,1 s 7 1 . s

( i t t t ' t ' t ' t t r t l t 1 ' r t t ' i ' t r ll l t t ¡ " 1 , ¡ t t t ' ,I ) i . ¡ r , t i .

Es para preguntarse si verdacleramente está uno no soñando..... ¡Pobre Francia! Seisdias más tarrle, el misrnoIL de Freycinet telegrafiaba al nueyo general:

lt S i c s t r t l l r t t i i ' c t t i t i i t t r t l i t ' ,l r o t ' l , r 1 1 1 1 1 'l Í i i ¡ r l l ' , ' l i l t ' t ' .r l t ' s r t t l e l r l r o r ¿ r l t , c l i ¡ , 1 t o t l i r I ' c s ¡ r , , r r s r r l r i l i r l l i ¿l i t ' i r ' r , l I o l r i c r r r o c t t v t t o s t L ' r rc ' l ' t 1 t ' l I r l o i o t t , \ ' c s t t l t l l i s t ¡ t r - tq o l r i . t ' t t o s l r l r r i r l r t r|re lril t10 lt¿ottl'.

-232_ rlue espcralla tlc vos otra cos¡1 lI est¿ c¿m_ c pañtr, .v siento h¿rbcr to'rrrd' colr t¿rtrr cirlor vucstro p a r t i r l o , c ' 1 e c s p c r . ¿ r , r r z io ',1 , c s t a l r r r ,( I l i o o s t l . c i d i r . i ¿ i s cr á u ' a r c c i r ' p l L t . i ó t i c * c . ¡ r r c. r 1 r i t , sr.r . c i r ' , l l ' i r l r r r . r o o t l o . , , , 1 t I,'i t'ttttt,lo C. ttt¡ lr'lrrr:erl¡;r,. : L ¿ S e c o n r p r e r r r l c r . i Ll, h o . l r , r 1 r r r , l l , r , r I r r r r c ¡ u ó c l : r , g e l f m a . l oc l e G a . i L i L l t l i , t l c l r r : r s i . , l . l r r r c r r , ,t l i ! í , i i r s l o t l c lr.a vcz, rlcrnasiatlt d,rlril'? Y t c . r d i l ' i r r l,r o l r t - r 1 , r r l i í r ,c ( ) ] r ( , cle t u ü , r * c c . c r r r r c a q r L e l l ' i n f i r t ' c b . i l r o r , c r r ' i r c r ) l r r l u c t l L r sr r í L s , 1 L r c . s ¡ i c t : l i r i s a . c s (.iirr.bl'*, cll 1s76, tur-., rn.c h a s v c c c s , o c r r s i o r rd c v c r , í r , C l n s c l c t , - - , r - c r . d l L d c r .g o l r e _ o ral,-c1ue hubi¿ sirlo cltlcg'at1,r clc lil g.r,rrri, clrrr¿rrtcrl¿l D u r a n t c r r i i e - q t ¿ l r r : ic ' ¿ Contntttne. I l ¿ b l ¿ r m o s* n d i ¿ rr l c I i o r t l o r i e . u l u s er e t l ' c r i r i f b . l r r , l s . blc su conduct¿. Ilirbiir, cr s*s rottrs, rrri vc.r1¿rdcr,(J clcl froorrso ¿cerc¿1, personlrjrr, ' lnc ¿rrtolizír \ l r r r r i rg r r l r i r r ru r r r 0 s i r r n c n c n t c r o e s c r i t o d e s r r ' r 1 1 ' o , . o r r c l i i u t l e s c r . r . . i r . l rdc ó l . u a r r c l r - l re r l u i si c sc . s i r n i r L r c i ' , - ¡ r i ¿r r , l r l c ( i s i r r f i c l , f b r * a L partc t1clts JI r,nttt'¿r¿s c.r'c c1c los ¡rcrrrrtt,cilnicutos ¡L r y h o t n l t r t r s d o l t { l l r c l t i c , r 1 r , , l i r s u * l r 1 r : Sn t , t , c ¡ . i u s0 l u s e r e t ¡ h ¿ J r i ¿I ' i : r [ ¿ l c t r L d rl;rl S [ i Sr t r o t n 0 n t L r s 1 r0 t,: i r t . 0 1 _ E n t r t r l o c i ts o , h í r a r l u i c l s i ! t . u i Í i u ¡ r t i r , o l t c t r n i e n t o : r T c n g o c i d c b c r c r r t l r : c i r , t l o c u r i r c n t o s c n l ¿ rr l i r . n o , l o q u c e s I I . I J o r c l o n c ,c l c x - f ' t t r n ¿ i c ó i r t i c r t k r A v i i r o n ; p o r c guc el papci rluc eslir, I'cprcscrrtarrcb clescl: Lacc cluince Ilstc .csí.'c', (Confieso

-233í ahos por cuenta de los golliernos fr¿rucés r italiano, interesa ír,todo cl muntlo. I)cstlc cl 22 dc marzo, feclra dc mi llegada á l)aris, al 3 t l c a l l ' i l r l c 1 8 7 1, l r a l r i t ó l a I ' r ' c f c c t u r a d e P o l i c i ¿ r ' N o c t c n i e n t l o t t a t l i r t l u c h ¿ c e r ¡ r a s a l - r al t i c n r l ' o c n c o m l l u l s a l ' t y mucltirs vcccs ctr coltilr, los ploccsos sccrctos. t E u t r e a l g u t r c l s , l e l o s r ¡ i c t o m ó c o l r i t r ,s e c l l c o l r t r a l l a l l t l e I \ I q L l o r d o r r e ,, v 1 r ó a r l u i l o t ¡ r t r c o n t c n i a : 'ft'cs coutler.rtcioues, tlos dc cllas ¡or cstafil. La primcra pronurlciaclrl por cl triburial ile L¿chitre, no lleval-ra tlcsig'nacion tlt' ntoiivtls, tLi intlic¿lcitlll tlc la lrctra. ( U s l a c o n ü e n a c i o n í r ,5 0 ¡ c s c t l i s d c m t t l t a p o r c l c s v i a cion tle objetos embargadosr que figura cn el inforrne jucliciario transmitido por el juzgarlo c1cAviiron nl ministro de l¿ Justicia clcl Gobierno tle lours ). á La seguncla,, clos nlcses t1c cárcel, prorittnciatla llor el tribunal de Paris. L,,atercera, á trcs airos, por cl triburlai rle Cherburg'l' L l o r n op u c r l c \ . c r s e , l a p o l i t i c a n o t i c n c n i r t l a , u l - r s o ) r t t : L rlcnte n:rtlu, que ycf en cl asttnto. N o s c c o n t l e t r a ,c n t t ' e s c i u t l a d c s t l i f c r e t l t e s , a l t t c t r c s t r , i b t t n a l t ' st l i f c r c n t c s , r l 1i t r i s l r o i l d i v i t l u o Y l ) o r c l n i s m o d c l i t o , r c p c t i c l o t r c s v c c c s , c t r t r c s é l r o c l t s- v c n t r e s l r t g a res clifcrclrtcs, útLitllturctrtc p'rlr ltiLccr rlesaparcccr cle l¿ l , e s c c n a p o l i t i c a í t r i t t h o l t l b I e ( l u c t - i c r t 1 r l r lt a u l t o c 0 l u g a r , tlc como cl boticr¿i,rio Al'iñorl' L e j o s t l c l r r i e l p e n s a l n i e n t o c 1 ee r i g i r r n c e l r d c f e r t s o r c1ela inrprrci¿r,iitl¿rl polílica de los tliburi¿rlcs imperiales ¿ " ! ' ¡ ¿ 1 ¡ ¡ r i l ; r n ¿ l sv é o r n e o b l i g a d o á c o t l s t a t ¿ r q u e h o m -

_- 23.{ _
bres que han lcprcsentarlo un papel r n á s i n - r p o r t a r i t eq u e M ' I J ' r t l o ' e , c l c s e n c r d c ' ¿ d oo f r ¿ s córcrrs, lcvr'tllrLr ot*ls p r r ' s i o n c s ,' o l r ¿ ' t c n i t l o j a r i r á s .crccsidarl rlc huir. artc una aLrusacionc1ccstaf.¿1. r i I ) c l c s c l u z c , l i i \ ¡ c r . r n , r . c l ,' i 1 , , ' l * r . e ' s , 'i Yarli., 'i, pnotlo'oy tlecirlo, 'ingrrn,r dc los Lorni¡rcs n o t a b l c s r l e I ¿ rü . r n o c l ' a c i i r . h * ' tcrrirLr rr..csirl¿tr 11o lct f e n d e . s e ,a r r t c u . t r i b L r ' ¿ r c ' r i l r l r r i c r . r r , c i c l r r c r i t o t l c .c s t r r f ¿ r . l{o puedo acept*r, y rrnclic acc¡rtiir.á, cor)}' .ric*s¡r .cl ilelito rep'ocl*rrLr p,r' irr.iusticia f i . ¿ L r r c c sá l I . r i , r , r 1 o n e , n el mictlo rluc cstc irrs¡rirallr l¿l s.olricruo fj.¿rrrr'lós. Pero no es csto jo rnás gr,:rvo) ¡., si rro trn.icsc rluo lur_ b é r m e l ¿ s m í r - st l u s c o u u l r c s t a f a d o r , llo mc ocupar.ia cu c l u i t r r r l el a r n á s * r r i r ; l)orque csto es cucsti'. d. poiici*, ó clc l¿s pe.sonas rlue pucdc' t c ' e r r , c l ¿ r c i o ' c sd . i ' t c r é s con é1. rll estafac'rr s. 'ri .,rrr'crrido c' cs'irL i'ter'rr,cir.r'a1, p o r e s o a p ¿ ra l c : r s t i g o q u o l c r cslrcrlb:r, ;. tlcsrlc r¡niricc aitos ]rá cluc hl'r, sirlo 1-,,.orrocsl, ''r. Lrs g,bicr.rros clc tr r¿'rc i a ¡ - d e I t a l i a ¡ a r i l o i r s c r r , ¿ ri r G ¿ r i b a l r l i . Itrstc¡es lo gr.irr-e y lo quc irrtcles¿ ír totlo cl murrclo, y h ó ¿ i r i p o r q n o e s c r . i b oc s t r r sl í n c ¿ r s . E l p r o c c r s oI l t l ' c l r r r r cc o r r s t u l r ac 1 cr l o s pu.r.tcs. La primer:r contcni¿r,lo qtrc Bc refcr.i¿ ai procctlinriclrto. L a s e g ' u ' i l i i c o r r i c r r i ¿ira c o ' r e s 1 . r " c l e ' c i ¿ r . c l t m l r i ¿ r c l a' r t r ' ¿ e i c a l r ¿ l l l e r o{ i g r a , r n i n i s t . r i c I t a r i a , l y rr nrirristro clc negocios cxtrarrjcros de Irrauciu, irccl,ca tlcl r:rrr.íotlcl proceso á Yíctor }fanucl. Ni G¿1.'o',

-_235E n l a p r i m e r a p a r t e , s e g u í a n s c ,p a s o á ¡ r a s o , l i r s d i f c rentes del¿lciones de dir.ersos juzgatlos ltara a'¡lt'csaral contumaz Borclono. el proceso de P¿r'is en la córte dc Iictor En 1¿segurrda, cncontríbasc cl contlucto scguido pof n[arruel, tlcs-

pués c1e Italia al rninisterio dc ncgocios cxtr¡rtrjcros clc Francia, tluicn 1c rcstituyó al juzgado colr la sigtriente t a n o t a c i o t r : D e ó r c l c u s u p c r i o r s u s p é n d a n s cl ¿ r s l e l ¿ l c i o l r c s . Desde estc instante, el espía intern¿cional Ilorclono era libre en ir y venir de tr'rancia á Itali¿r. Se le haria como el mismo hubiera lrecho. I ) e a c l u e l p r o c o s o h i c c t r e , s c o p i a s . E n v i é u n ¿ rá l I . l ' a lrlo l\[eurice, dcl llu¡t1td, ¡'lir otra á un perióclico repu' blicano de L¡on. Ii e l u n o n i e l o t r o l ¿ ti t r s c r t ¿ r r o t r . Ilabientlo averiguado, rnás tarde, el rrlotir-o tlc ar¡rella 'denegacion, m e f u é c o l r t e s t : r t l o : ¡ ' l , r t i t t s e ¡ t i o t t ,c t l t g t ' t t r I a dentasíudo ti los curas! Confieso (Iue n0 1o cuticrrclo. Lo quc, sobrc totlo, tto entictrtltl, os (Itle cl tlcllcr. t'l deber primordial dc toclo irombre hortntlo t1e irrfornlar á sus scn-rcjantcs acerca clel pcligro qucr corrcn, no tiette n a c l a c l u c \ c r c o n h r p o l i t i c a . S o m o s l t o u l l r r e s ¿ r n t c st l e s e r politicos. '¡x* con otros c La tcrcer¿r. opia se halla en 1raltc1cs. 1\[as aunclue est¿lclcsaparccicsc, rlo scria, nttty tlificil rcconstituir el proceso dc lJordonc con los alclrivos tlc los j u z g a d o s d e L a c h i t r e , P a r ' í sy C h c ' r b u r g o ' p o r u n l a c l o , y los clel ministerio de negocios extranjcros por otro. En 1U61 Ilorclone y yo estáb¿llrlos en Nápoles en el

-236_ Como corrian ruidos bastante desagrarlables acerca de su probiclacl, los franceses nos reunimos y me delegaron, en compairia de otro oficial, para tomar informes en París. Si mi memoria no me es infiel, nos clirigimos, crco, á II. planat cic la Faye y Enrique Ilrartin para adquirir ros clescados infbrmcs. Estos fueron malos; mas no categóricos. Ni querian ni podian co_ municarnos documentos prccisos y exactos. El asunto sc quedó asi. ¿ P o r q u é m e d i o s s u p o l l o r . c l o u eh a c e r s e i n d i s p e n s a b l e á G¿rribalcli? Hs lo que r1o me conviene ni quiero saber. I\{as cs cierto, cluc sordo á las aclvertencias de sus más antiguos y fieles amigos, sostuvo á los o.jos del mundo á un hombre completamenttl averiaclo. Quizás pensase que un agente conocirlo es rnás útil que peligroso. Por lo que toca á los scrvicios prestaclos por Borclone en cambio de su libertad, serian muy largos de contar. l\[e limito á hablar de l¿ última campaira. Sus servi_ cios se r.esumen cn dos palabras: aisló y comprometió á Garibaldi. ¡Aislado ! irnpidiencio quc el coronel l,'rappoli ocupase el puesto cle jcfc de Estaclo i\f ayor quc lc ]rabia siclo de_ signaclo; disgustando y clesanirna,nclo nunrerosos á republicanos valientcs que hubiesen servicro ras á órclenes de Garibaldi. ¡comprometido! Danrlo á las poblaciones escanilalizadas cl espectáculo clelos vicios llevarlos hasta la orgí:r, cuando llrancia agonizaba y el estaclo mayor italiano cle ejército meridional.

-237Garibaldi, como su jefe, daban al muntlo el ejemplo tle las virtudes y austericlail republicanas. ¡ A i s l a d o ! p o r I a e s c i s i o np r o f u n c l a c r e a d a c o u s e m e j a n tcs costumbres, y ejemplos semejantes entre los antiguos c o m p a ñ e r o s t l e G i r r i l l a l t i i y l a m o t l c r n n c a m a r i l l a c l t lB o r ' done. ¡ Comprometitlo! lior stl lirofttlltlt llevacla hasta la traicion. incaplcitlad rnilitar

No quiero citar ntírs que ttn ejemplo, el de Autun. El ejército cle los \¡osgos, pcrseguiclo por los prusianos, despuésdc su infructuoso ataque solrre Dijon, hal;ia poclido llegar á Autun. Ilortlone y su estatlo mayor t:staban de broma, cuand.o vinieron á atlvertirle quo los prusianos estaban á algunos kilomctros de allí. M. Theuriet, probaclo patriota y alcalde clc Saint-Denis, aldea situail¿1.á cuatro liilometros d'Autun, en diarias relaciones con llorclone, vino á prevenirle que lcls prusianos ocupaban ya su propio jarclin. -I\[is confidencias son mejores que las de ningun gcneral, contestó aquel con cierta sornar naclie mc lta cnsehasta ahor¿l tloncle se encucutra el enemigo. \tamos r-raclo ¡una copita! En vano los campesinos corrian asustados gritanclo quc los prusianos les scguian. -El miedo aumenta los ol-rjetos, ontcsta)la Bordonc. c Y burlándose clc ellos continu¿tba bebicndo. Una granada estalló en el patio de la sub-prefectnra, donde Rordone cstaba de comilona. Es una granada prusiana, le clijeron.

tr

-_- 238 Bordone se encogió tle hornbros. I,.in¿rlmcntc, un segundo proyectil est¿lló en el cuarto contigiio al comedor. Esta vez, Borclonc se levantó cle la mcsa. I I ¿ s l a j u g a c l a e s t a l r ah e c h a . I : o s p r u s i a n o s h a b i a n , tenido ticmpo en coloc¿-rr sus Jraterias en frente de Saint_ Denis. El pánico no tarcló en aporlerarse rlcl ejército de los Yosgos, y sin la oportuna maniobra cle Cremer y la encrg'ia dc la guarcti¿l mandacla por el sub-prefecto Marais, Garibaldi sorpre'clido en Autnn, gracias á Rorclone, podia haber dcjaito alli su liberiad y acaso su vicla. ¿llrtr csta la misi'rr imp.csta al particlo rcpublica'o? y esto me bast¿. }Iuer.to ¿l honor, este hombr.c no debe existir para las gentes horr_ t ' a r la s . f i ¡ . r r : nr . f i , C r , r e n r ; r . * r IIó aquí un clocumento exacto y un testimonio que los demócrat¿r,s más intransigentes no poclrán negar. E l a ñ o p a s a c l o ,c s t a b a y o a u n c n r e l ¿ c i o n e s c o n C l u s c _ ret. IIallábase entonces en constantinopra. Ilabia sabido por mi periódico r¡re, disgustaclo, me retiraba clel librcpensamiento ¡' que rompia nri pluma anti-clcrical. Sin em_ b a r g o , c n a q u e l r n o m e n t o , ( m a 1 , o1 g g 5 ) n o h a l i i a t o m a c l o a í r n t o c l a sm i s r c s o l u c i o n c s . N o o b s t ¿ l n t e ,p r e v c i a c l r i c t e n d r i a q u c o c u p ¿ r r m cu n d i ¿ del 'il personaje q*c ejerciri tan ncf.sta i'fluencia en cl ánirno de Garibakli, y pedilc accrc¿tcle IJordonc alsunos apuntes. Contestóntc Clnsr,ret,con fccha 2Z cle Junio. I{c retrat¿do á llordonc,

= - 239 --[ i ¿ r r i b a l r l i u c , r n u r i ó s i u ] r ¿ r , l - , ec c i b i r l o c o r r u l r i c a c i o n ll dcl proceso de Ilcilrlonc. P¿ntaleo f'uí: rluien le rcmitió una copia. " G a r i b a l d i , m e r : s c r i b i ¿ C l u s e r c t , 1 , o t r r í im a l 1 a c o s a ; y t c o n l o n o 1 c c r o r l o c i l r i sa r n L i e n r ' r l r r l on o s o t r . ) s , n o p o r l o i s r 1 c o m p r c u d c r c i c l t ¿ r . s l i ¡ b i l i r l u t l c s r r o n o c i d ¿ rts t :n o s o t r o s , s u f'anriliamilittr'. lius lrij,rs le olrligurou ír rluc sc dccidie.c ó p o r c l l t r s ó 1 ; o r I l o r t l o u c . ¡ ' á 1 o sh i j o s h t b í a n s c u n i t l , r algunos antiguos corn¡lñc,r'os dc arrnas tlcl Iir':Lsil y rlc í 1819. Ilchírlcs á t.orlos la t'ullc.I)c u,1rrrrri fi'irLldad orr c á G¿rrilraltli. I l o r t l o l r e c s u t r r : s t l t l i [ t L r t ' c , 'llill r t ' 1 t ' s1 1 r , r l l l o t t ,¡ ' l r r r I t ' r s s v c l g ' i i e r r z ar l t r I t l s 1 1 , r t ' c u r r i t l r r , Y lo firrno:
"(;t,r FnR|T.,,

!Jl gcncral

f)luscrct, r'uclto á l'rirnci¿t cn marzo dt:

1 B t i 6 , y r c l i r ' ¿ l t l oc l c l a v i d ¿ m i l i t i L r ' , r ' i v t c t r l a . sc r c l c u n í a s 'llr;lón. atttes clc sus dc Quc me, 1lc'rrlónc si lo lrr: us¿rclr-r d i n f o r r n e s a c ( - i r o ¿ c I l o r d o u c i p c r o e s t o r -s c g u r o , c o n o c i é n l d o l c J r o u i b l r ¡d o I i o r t o r a l r t c t r t t l o . r 1 t t t , o s c o n f i r r n a r á , á rluicn quicril sc tlit'ijn, á ó1. I,'uó, pucsr preciso á (iririballi, para r|rr: a)rritrselos

o j o s , l t r e s t n p c ' ift c t i Ll ' c v c l r t c i o t rr e l ¿ t i v ¡ i á s u s u c l d o t l c tc a t t t l a p a ñ 1 , q u c g - c n e r ( i s a m c l r t cr u b i ¿ r , b a n t l o n i t r l o á l " r r t n c i i t y r c l q u c l l o r c l o r r c l r ¿ r b i ¿c o l r r a c l oe n s u t t o n t l r r c . Ill cspia itrtcrtraciou¿l crnbolsó tambiur la paga dc sus l r i i o s , d c s u ) ' c r n o . y t l c -1 . , , t i o t o f i c i a l c s i t a l i i t r t r t s c 1 eG a r i -

-240baldi-particularmente la dcl mayor Gattorno, rluien me

-241Habiase alistado á muchos oficiales de infanteria d e I 1 1 o , 1 5 o ,1 6 " y 1 7 " c u e r p o s c l e e j é r c i t o r e s i d o n t e s e n L y o n , Nimes, Marsella y Montpeller; al contrario no habian poclido sobornar ni á la caballeriir ni á los ingenieros. A d e m á s , n o l e s f a l t ¿ r b ¿ nf u s i l e s . U n h a c e n d i s t a , a m i g o d e para la Gambetta, habia adclantado fonrlos consitleral-,1r:s ailquisicion de armas y municir,irres, que fircron entr¿rlas c l ¿ n d e s t i n a m e n t e p o r l a f r o n t e r a c 1 el o s Y o s g o s : y p a r a recompensar por csto al banquclo republicano, hizose más tarde la cxpeclicion dc Túnez: nadie ignora rlue aquella campaña tuvo sobrc todo corno objcto principal tura espcculacion financiera, sobrc la cleuda tunecina,pnesta á cargo cleFrancia con motivo del protectorado. E n u n a p a l a b r a , l a c o n s p i r a c i o n d e 1 8 7 1 ie r a g i g a n t e s ca, y si no estalló, fué porque el Conde de Chambord prefirió rcnunciar al tt'olro autes rlue hacer ciertas concesioncs. L¿ M¿sottcria fué, qttierr corr triotivo tlcl cornlllot rr:concilió á Bordone con los oportunistas. l)csile entonces, el estafaclor, cl espia internaciorral, el soplon meticlo en casa tle Garibaldi, el traidor que se :lpropió la paga abandonada por el viejo patriota y por su familia, en una palabra, Ilordone, cs rccibitlo con los l.rrazos abiertos en los s¿llones parlamentrrrios tlc la izquierila. Los tliputatlos ¡' scrutdorcs republicanos han pasado la esponja sobrc sus antecetlentes judiciarios )

confirmó el hecho de viva voz. ¡Y la mayor parte cle :rr¡rellas infnmias, no las ignoralran en Lu Reptiblíqttelrrunquisr, cuanclo confió á Rorrlone el puesto clc Cronista parlamerrtario! Yed aqui al inclir'íiluo que rellrcsenta en el Palacio-Borbon al monitor oficiai rlel oportunismo. ¿Quieren sabc.r los lecf ores como Rorclone cntró cn g r a c i a c e r ó a c l e rf i a m b e t t a , C ] h a l l c m c l - L a c o u r , R a n c y Spuller? E s t o f u ó c n l a é p o c a c l el a f u s i o n i n t e n t a c l a c n 1 8 7 3 p a ra hacer la restauracion cle la monartluia cn llranci¿r. I\[ientras que Ia mayoria monár'quica c1e]a Asamblca nacional preparaba los caminos legales para la, vuclta clel rey, las Logias masónicas organizaban en los antros un¿'l insureccion. I3ordone, muy consiclerado en la }lasoneria, fuó designado como general en jcfc dcl cjército conspiratlor por los diputaclos rcpublicanos clel llecliorlia. Las Logias urdieron aclmirablementc el complót. .El cjírrcito insurrecto era nLrmcroso. Aclemás tle los hornbres válidos ¿filiaclos al Comité Central (en permanenci:r, e n L i o n ) e l c u a l t e n i ¿ rc o m o c o n s i g n a , c 1 e ¿ r r c h a rt l p r i m mer aviso á un punto dado de su clcpartamcnto para reconstituir la guarclia rracional, 1a n ¿soncría disponia cle t o d o u n e j é r c i t o t e r r i t o r i a l c l i s p u e s t oá a g n r p r r s c e n c ¿ da ciudad, y tumbien clc una parte dcl ejército activo, estacionáncloseen. r-irlirs gulrnicioncs Ródano. rl.el dc la cuerLc¿r

de.más. Se le festeja, se le rnima, tanto por los nrodcr¿rcloserlmo por ios raclicales;p u e s l a M a s o n e r i a á t o c l o s l e s i m .
coNt.

16

- 2+2I : i o n e . L o c h r o y I e l t c r s l ,S ¡ r u l i c l l e r r p l i c t : i r m e r r c c ¿ u l c l l r m a t t s u r l t r t ' i ' i r 1 (¿ r l t l i q o . , , n r i s i r r o , c i u t n t l r t c s l t l l i t c n c l ¡ t t ' t i 1 1 o ,h a c i ¿ c o l l t o 1 o s t l c t l r í s ; ' s r l l r o r t r t l rírrl I l o r r l . r r c ' .I l r r i t i l t r t l oi l l ' l l r l o I I e u Io [ l r r i c c d c I l l r t l t ¡ t e l t o p t r l r l i r l t t í ' t 1 r t ' o c t t stor r r l o1 1 , , r ' l r r s c r c t . 1 ' I ' l L r u . l r i c r L r l l c t l c c i i t ' ' I ' l s t r - , l l t ' t r ¿ i l ' i l tr l r t g r t z o á l o s I )'() cur¿ls,,) ¡ C u á r t p c s i t r l o c s t l ; t t g ' o r t ' p u l r l i c r i t i iI. r I ' c i i ' l l o l i t i c a , a c é p t i r s ce t r t s t t ' l t t t r l t t l , , rt l , ' c i c s t l s i r 1 i r l t i l r r o t i c l o s l r L i s. se.r al-,lc r J a r l á s o l r i r l ¿ r ' ó l o r l t i c s t t t i ' i c t t i t t r t l o t t t t ' o l r t g i ' ' r ' 1 ¿c o t r n r e m o r ¿ c i o n g t r r i l n i l t l i r i a t l c l C i r c o c 1 cI t r v i c r u o ; \ ' c r m e cn t'olrt¿rcto cotl rrtltrcl ttrtt¿rltc á rluicu obliga,do ir crst¿rr a ¡ ' o s a 1 - , i c s p i : l t ' I l t h ' r . , n1 . . . t Y , C a n z i o , ¡ t a n i e l r l t ' t a r LI i t ' r t r , ,1 . . .1 ' l s t ¿ r br¿ ro n t t e n t a t l o , L¿ l L it r q t t it t ,¿ . A l t ) t z i o n r r o Je c iira d e c í r l c r i r r - t 1 c r - c l 'g i'iiCitcZt¿ tz ¿ .\ l Inl l lal b l t t alt, rl t tl lt á, \( ir a e ji e c aa ec cs r r i b a l i l i , q r l c , l ) o r r i o t t u ' J r L r 'l l t f i c s ttl lt t c u r t t t : t l o l i t
ncral, mcnsal sufi'ió ltrlucllll al t l c ll g c c costtl)r'(llrlit ltl't'ctitlL tltr tt'trcl' for

-_)I3trató Gattorno. liué en una comitla cluc lIayer director d . eL a L t t n t t r n e d i ó e n l t o n o r d e C a n z i o y c l c s u s a m i g o s italianos, aI contle Pi¿ncini diputtdo cle l¿ fiest¿. Yo cra uno de r:llos. E n l a m e s a , c l a t n o t l e l ¿ rc a s ¿ p u s o á l l o r c l o n e c n t r e nlonsicur Dcl¿rttlc diputatlo dcl Senu ¡' 5'o. Ya potlrárr (romprender rnis lcctorcs si cstaria ¡'o á g u s t o c o n s c r n c , i ¿ u r tv e c i n t l a d . I l o r t l o n c s c l n o s t r ó a u d á 2 . e Habia sitlo uno tlc los cncargirtloscn tlcstruir la obra tlel a C o n r i t í ' f i ' a r r e o - i t a l i a n o ,¡ ' o s ¿ r b a u n l c v a n t a r l a v o z . Yrr no pucle menos tlc ¡roncrle en su lugar. Tuvimos alÍr-un¿rspala,l-rras.I,'ina,lmente tlijer ír Ilordone: \-arnos, d ¡l-rastantc! por'la honr'¿r el 1;artido republicano, no me hag'iris dccir n¿da. r Ilordone, rluc sal-rin lttc )'r cstlbrt a1 corricnte de sus ¿urlcceclentesc c¿rlió. , E s t i r c o r t ¿ rd i q r u t a p a s ó c l e s a p c l c i b i d a e n l a a l e g r i a d c l b:rniiuote. En cl lLisrno tnomento, cn l¿ otra ¡runta de la m c s r r ,A u r c l i a n o S c h o l l , I v o G u y o t y e l c o n t l e d e f ) o u v i l l e Ilaille{'eu llamalian la atcncior} con strs picantcs ¡' alegrcs sirtiras. Solo lI. I)el¿rttre se apcrcil-rió clel incidcnte y cstoy convcncitlo qne no 1o ha olviclaclo. Si lee estc librcr v e r á c n a l e s c r a n l o s m o t i v o s t l e l a ,t ' c p u l s i o n q u e m e i t r s ' piralra l3orrlrnc, r'tluizi sc clirá, (luc cn toclas las cit'cunstancias dc fiestas g:tlibitldinas mostr'é bastante ¿rL' r r t ' g a , ' i o n ,n r i c r r t l ' ¡ r s( l u e l r i t r a c o t r n r i g o I a m a l e v o L ' l t r ' i t rle 1oslttrntunos \ omíqosno tuvo limites. Ycrdacl es (Iuc Ilonlonc era cl protcgido clc las Logias )'tlue yo me ha' de lloma, á 1\[orrsieur Bosdari cliputaclode Ancon:r, ¡, á ios orgirnizadorcs

irrfurtrc Iiol'tlrtrtr t'ti tlos lrattrittctcs ofi'cciütts á

los clclcgados ituiiiLlros. Ilno s i r l o , c l l r r ¡ t ' o t ' G r r t , t o r r i o , r t ' 1 i t ' c s c t t t l t r t t ct l c l l l s s o c i e -

clatles tlciitoc'rirticlts tlc (ií'rrttvlt, rro ¡tLt1o c'olttt'tlcr'.qtt ittcligrrrciotr; y tlcs1,ttt'st1c lli st'siotr ('tI (ltro cl Cr,rnscjo 'I'our tl' AuIlunicipirl clc, P¿ris l't'cil.,i,,r lit r:slntda tlc Lii yergneT trttír bcllon á liot't1ouc at corno cl brtfl't'l ilrst¿rliLilo crr cl pallts Iet'sotrtIS (ltlLr L ' l l l ¿ ll r a l t l b r a , lcttl t'tt.

tlc l,'lolir,

lrlcl'ecirr. IIíts

asisticron porqnc Poco

á llL alterirciou

rtrl cntcntlit't'olI

Borclone filltó

f u ó l l ¿ L r u ¿ r t l ol i L r h ' o r t , e r t i t l r l i i r n o ¡'o trtrtttsc á IJortlouc

pal'¿r, (llrc

cortlrl lc

--244])aba en declarada hostilidarl con los jefes tlel Gran Oriente de Francia. Yoy á terminar. Es eviclcute, ¡rara toclo ar1uel clue ha conocido á Garibaltli, r¡-re su buen corAzon llegaba hasta la clcbilitlacl. Debe tenerse en cuenta esta clisposicionmoral. El anciano gcneral italiano no ha de ser responsablc de todos s u s a c t o s . S u A n g e l m a l o , y a 1 o h e c l i c h oy l o h e p r o b a c l o , fué Bordone. Finalmente, Garibaicli era clc utr¿t, sencillcz ¿rdmirable. l { o e s é 1 ,q u i e n h u b i e r a s o p o r t a d o j a m á s , - c o m o l o t o l e r ó gustoso Víctor llugo, at¡rel loco de orgullo,--(Iue un hombre se hubiese ¿rroclillado á sus piés en actitucl de acloracion.

XI
EL LI]JRE-P].]I{ SA}TINI{T O
MII,ITA}{T}I

y Masonería libre-pensamiento.-!a anti-clerical.-Su liga -Su priucipios.--Su fund,acion.-Sus otganizacion. marpara los eutierros cha.-los testamentos civiles.-Los grulosfranceses la liga.._las socied,ades de afiliadas.
Confúndese algunas veces, entre la gente católica, la s o c i e c l a dd e i o s l i b r e - p e n s a d o r e s c o n l a d e l o s m a s o n e s . Hay sin embargo entrc unas y otras un¿r dilbnrncia rrotable. Hntrc los masones apen¿rs la décima parte dc los adcptos conocc cl fin sccreto dc la sccta; al contrar.io, en l a s s o c i e d a d e sd c l i b r c - p e n s a r n i c n t o t o d o s s u s a d h e r c n t e s saben de que se trata, cuando se afilian J aun antcs. Arlemás, el resultaclo final qrre la masoneri4 se pfopone

-246es diferentc rlcl objeto final del libre-pensamicnto mo-

-2+7 rltriettcs, si tro atco, accptantlo tambicn á los escí'rptitlo-s, llnson i c g a n á D i o s , á 1 r lm c n o s r l o s c o c r r p a nt l ' l l l l ' L ¿ n c l i l r c s c s c t r c i l l l r r l c t t t ct l t l l n o n ó l t r t l ' ¿ r ' j P i t r ¿ tc s c r t ¡ t l r . r c ' 1 t t ¡ t 1 o , l , l s m l t s o l t c t t l t c l a r r t t r a l q r r n a s Suplcrno, \ ¡ e c i t sq l r e l o s t í t u l o s a r l , t f t r r r l r s ¡ r o r l l l l r l s , t 1 cS í ' l : ( l l ' l l t r ' \ t ' r 1 r i i t . t ' t o 's o l l s t ' n r : i l l a m e l r t c J)ios. )irttut'lrlczrt I fórtnrrlls!'t'ttct'lllrrs,ilrrlrt'irllrllls(.oll.tllllrrrltil'orlr'tolcl.arlá tlCrrtlrlOr C i a I l r r i r 1 r c I n t i t i l . í r l i l t t s r l c i i t c i o trlt ' t t l t i t ' r r n s t t I r o n tl r r c s t l o r t ¡ l i , t i o l l t ' s t l i l i - ' r l Irt t l s . inicilrL a v t ' r c l ¿ t lt ) s 7 ( l l l c l l s c c t ¿ l t c o j t ' c l t 1 a p l ' i t l l e r a citr0 lrtrlo,dc'jl I, s c i o n á c r . | 1 - c t r t c ) , t l 0 ( r t ' o \ ' C r r t c s ; 1 t c r oo t ' ír los c n l i r s J , o g i i t s t 1 t :g r i l t l o s i r i f ' c t ' i o r o sá l o s c s c ó p t i c o s 1 ' o s í t a c t ' p t l r t 's r r t l i s f r z r z a t l t - l r c r i s l i a n o s q u 0 n 1 )c s t . í r , t lri s p r r 0 s i dc cntrc clogna. Pttr 1o r¡rtl toclt íl los iitcrls, si alltrlro fucra ile las Logiirs, atacar ill cllos sc pcr:nritit'sc, aíur rle la G r i u r a r r | r i t c c t o , s 0 l n e x c : l r , ¡ ' 0i n n t t ' t l i l l t i t m r - n t o asocitcion. l { o s c l r ¡ . r l c s a t r a r t 1 el o q u c l l r c c c r l o q u e l a m a s o n e r ' í a .-. i,,fliferrclrtcít l¿ accioll de 1associcdatles lilx'e-pcnsasu d o r a s . N o , r r o r t s r t s i . c o n s i r l ó r i r l i t s C O l l 1 oa t t x i l i a r . c s e n m t : l t l l t r l l i c ' i s t l l o ; á s c s t o c ' st o r l o ' luclrt colttrlr E s l r t s t u l r t c l l i t l r i l i I r r . r rr l 0 s l i z t r l r l g u t r o sr l c s t r sa r l c p t o s rl s e n l i t s s c l t ' i c t . l ; t r 1 cc t l s t t ' s i ' t r t l o ; c s t o L ' I c r l t L i t c u t i l i z i r r i l n t i , c l c l . i r j i r\l - u t r r r r l i l ' i g i I l o - * i t rr l u c l r l t t l i os ( l a l ) C r su ct:lo liclttl ' ] c , i l _ r 1 ) l . i u c i ¡ r r r l r r r C rL t r r r r s c i l ' c u n s t ¿ r t t c i l tts n r l l t t l u, r' rt S' r.llt ' o l l , u r . s i n t , , r l r r 1 n ' r . n n c t t ' r s to.l , l r l t t c v c t l a 1t:cctsitlur t ' t t o n p u r t i c r r l ¿ r tr , r t i r l t t t l rtl¡ t c l r t s s o t ' i c , l l t t l c s l t ' l l i 1r r L l - p t ' n S a fcít micnto cltrtttlcrlaislatlrrs utrls tlc otrlr"-q: stts ojrrs, tod¿r y q g c l c r ¿ c i o l r 1 1 0 n r ¡ . r o sm a t c t . i a , l o s( - , - l t 1 l a p ( ] t t ' n t ' i a r i v a l ,

derno. Las clos t¡stán dc acucrrlo, es vertlacl, para dcstruir e1 catolicismo; más arluí sc rlctienc la urriforuridacl de tentlencias.El libre-pensarniento modellro rluicre su-' primir, con cl catoli<:ismo, las clemás lcligiones, sin poner nada en su lugar'. L¿ Xlasonería acepta cl concurso clel juclaismo y del protest¿ntismo para, luchar contr¿ la religion católica-romana; finalmente 1a I\Iasoneria tiene un dogma, una creencia, un rito; en una pala,lrra, es una religion secrcta con un culto misterioso. Segun el clogma masónico, cuya progresiva rcr-ela,cion s e d á á l o s i n i c i a i l o s á p a r t i r c l e l g r a d o d e } I ¿ r e s t r o ,e x i s te un I)ios, organizaclor (y no Creaclor) clel mundo, cluien merece los honienajes de 1¿hum¿nidacl;más ese Dios no e s e l q u e a d o r a n l o s c r i s t i a n o s . E n - s u sC a p í t u l o s y A r e o llagos? ó Logias de altos graclos, la Masonería enseira clue la llibli¿ h¿ invertido los papeles sobrenaturales, y he ahi porque la secta pretencle restablecer la verclacl. Si se la creyese,el Dios cle los católicos no es más que un principio ó génio malo, enviclioso bárbaro, un tirano inmaterial, enemigo de la felicidacl clc los hombres; por cl contrirrio, Lucifer, su antagonista, cs cl gónio clel bien, el principio virtuoso y srbio, el espíritu clc la libertatl, cl amigo de la raza humana, el es cl verdaclcro Dios. Por esoen las Tras-Logias, Lucifer, á lo qlre parece, paclre clc Cain, cle Canaan y de un cicrto lIiranr, f)ios-Natura).eza, y Gran-Arquitecto es arloratlo por los masones con los cliyelsos títulos de Sér Suprcmo, del IJniverso. En resumiilas crrentas, el libre-pensanriento Tnorleqnoss

-248_ emplea la oscurida,l máspersistentes en sus esfuerzos en
d e s a g r e g a r l a . ¡ C u a n t a sr e v c l ¿ r i i o n e s p o d r i a y o h a c e r con este motivo, si no fuesen de un interés muy secundario. Ahora que el lector se ha daclo cuenta exacta dc la diferencia existcnte entre la l\{asoneria y lo que en nuestros dias se Ilama el Libre-pensamiento, voy á hahlar de l a v a s t a a s o c i a c i o n c l e a t e o s y d e e s c é p t i c o s ,c o n o c i d a con el nombre de Liga Anti-Clerical. En 1881, el 1B.cle julio,-nadie lo ha olvidado,_un motin se produjo en Roma con motivo de la translacion de los restos mortales dc pio IX. Las Logias romanas habian excitado á alg'nos obreros cle ros barrios bajos, quienes ler.antándose por instigacion suya, quisieron echar al Tiber la caja que contenia el cuerpo del Sobera_ no Pontífice. La fuerza armada, segun la ley de garantías, no pudo mellos de intervenir y la sacrilega tentativa de Jos revoltosos abortó completamente. IIas, ai manifestar cual habia siclo cl ardor de aquellos pobres extraviaclos de la clase obrera, la l\fasonería italiana se dijo que el concurso cle los fanáticos violentos p o d i a s e r u t i l i z a d o e n o t r a s o c a s i o n e s .D e c i d i ó s c q u e g r u p o s m i l i t a n t e s s c r i ¿ r nc o n s t i t u i d o s c o n e l n o m b r e d e C í r culos Anti-Clcricales; los gmpos se conponclrian, sobre t o d o , d e l i b r c - p e n s a d o r c s , á c l u i e n e sl a s c c t a , c o n m o t i v o de su posicion social infcrior, no aclmite en sus Logias; y algunos iniciados, silvienclo de inspiradores secretos, sc deslizarian entre cllos. El proyecto fuó puesto en ejecucion. Iln algunos dias se crearon diez círculos en Roma, y la orsanizacion ¡e estenclió por toda ltalia.

-249Avisaclo por Garibnldi cle 1¿formacion cle aquellos grupos, sin que me fuese conocitlo el caracter masónico cle los organizadores, resolví á"mi vez provocar en Iiranciil, la creacion cle socicdadesmilitantes parecidas. Mi iniciativa fuó aprobada por los j efes del particlo anti-clerical italiano. con quicnes estaba yo en corrc'spondencia. Puse manos á la obra en la época ilel Congrcso parisiensc clel Libre-pensamicnto, los precedentes capitulos. Mas apercibime pronto que habia mal comprcndirlo cl sentido de las instrucciones recibidas. En cfecto, micntras que en Italia se organizaban grupos anti-clericalcs bajo la secreta direccion del Gran Oriente y tcnióndolcs a i s l a d o s l o s u n o s t l e l o s o t r o s ; l a o r g a n i z a c i o n f r a n c e s a ,d e la que era yo promotor, fué hecha fuera de toda ingercnc i a d e l a M a s o n e r í a l ' e n f o r m a d e f e . d c r a c i o ni n r l c p c u diente. Garibaldi que cra elrtollces Gran Or.ientt¡ de ia llasoneria Italiana, aproltó, sin embargo, la Liga francesa.Por el con+"rario, el Gran Oriente de tr'rancia la r-ió con malos ojos y yo vime expuestoá susvejaciones;cn octulrrc separábame clc la sccta masónica. Algunos se cxtrallarán, que en semejantcs condicic¡nes G a r i b a l d i c o n t i n u a s e e n c o r r e s p o n d e n c i ¿ lc o n r n i s o . T o n go que decir, para aclarar este punto, c¡rc (iaribirltli cra una especiede mason honorario, cuyo nombre servia de bandera á sus colegas del Gran Oriente de It¿rlia; el verrladero .jefe erq M. Adrian f iommi, quien hoy cs Grnr.r dcl cual he hal;laclo v¿r crl

-250Orientc cn título y presiclente dcl Comitó Central AntiClerical de Roma. Este se enfadó conmigo, clescle ue tuq v e l a s c u c s t i o n e s c o n e l C ir a n O r i c l r t e c l c I f r u n r , i a . N o i m p o r t a , r c l r c l c l e á t o d ¿ rt l o m i n a c i o n o c u l t i r , t r a b a j ó con más ardor quc nunca er] croaf q'rufosT y pllsc todos n i s c u i d a d o s c n t e n e r l c s e n u n n i n r l c p e r r d u r c i ¿ r ,b s o l u t a , a o b t u v e a l f i n u n i r ' 1 c sf u c r ¿ t 1 ct o d a a c c i r r r r r r a s í r n i c t . A l c a b o c l e s i e t c Í ) o S C s rv c i n t e I t r c s e ' r u p o s f r a n c c s e s t¡icdaban constitrritlos. fIu fcJrrclo tic 1liS3, erlu cn nírn c r o t l e c i e n t o c l o s .l . ' i l r ¿ i l m c r r t c , n h ó p o c i r ,d e r n i c o n c vcrsion, le fed,:racion fi'¿lncesa onstalr¿r lccicnlo tre int:l c c y o c h o s o c i e r l : r c l cu n i d u s r l i l c c t a r n e n t c c n t r . e s i , s i n c o r i t ¿ r r s cicnto cuarenta y tles gl'upos arllrcrentesv cn corr.r'sponclencia; la,s sociedarlcs tlircclanrcntc ligaclas ¡. furrnarrclo La. Unícn lc Frtttt.t'ia lcplcscntabirn rrn tot¿rl rlc dicz y s i e t c m i l ¿ r r l h c r e n t c sp , r c o m i r s ó n r e n o s . T , a C o n r i s i o r L Central tcnia, su asiento en P¿ris. El 15 rle asosto rle 18S2, un¿ lisa cspañolirf\ró cleacla tom¿nclo como rnorlr.lo l¿ ft.rlcracion franecsft coll nsicntt,l central en ll¿r'celonri. Err estosÍrltimos ticnr¡ros so hl forrnarlo urur crrarta 1ig a e l t .l ¿ rA r l r ó r ' i c ¿r l c l S u r l , t - ' o nc o m i t ó c e n t r ¿ l c r r G u u t c mala. 'ftcl¿rs e s t r r s1 i u r r . s , L I n i o n d c I l ¿ r l i ¿ . [ . n i o r r t l c I r ' r ' a n c i i r , fhrion cleEspaña ¡. Union tlc Sutl-Anrór'icrr, (,orrcsponden elrtre si, tro obstirrrtc lir rlivcrsirl¿rddc org'urLiza<.ion. T i e n e n u n s i g n o s c t : r e t o , . c ¡ r c s r ' rc i r n r L i a t o t l r i s l o s i r ñ o s , c o n e l c n a l s c f e c o n o c e n t o t l o s l o s c o l i g a r l o s c l ed i f e r e u t c s p a i s o s ,c u t n r l o l ¿ c a s u a l i r l a t l ó l a s r c l a c i o l r e s h ' l c e n q u t l
'

- 2 5 1 se encucntrcn. Esta ¡ral¿ltrasecreta es cl úttirrrltlristcrirl de la asociacion. Al revós de l¿ }llsottcría, los grupos dcl librc-pcnsamiento mililante obran á l¿r luz clcl tlia, erltLe estos, trtr vez rle clisinular, hácesc al¿rrclctle aurhciii. La lrtcLa rlc l o s c o l i g a c l o sc o n t r a 1 a r c l i g i o r l e s c v i c l e n t e m c t r t o a b o m i nable; rnásno es hipóclita. Los coligadosson )os lri,ios perclidos tlel anti-clerictlismo; devoratlos por un corirjo clo frt'tltc tlescr.rllierta, lrl asrLltr-r ciego, sc lanz¿rn)con 1¿r lo no cotrt¿ltrclo s grllpcs rltto tlatt, ni lo' lllle r('la Iglesia, f t c i l l e n , e x t r a Y a g a n t c s á , f t r c r z ¿ r 1 [ s 1 ; ¡ r g ' t t c { l ¿ t l . t t á t i r r o sr l c impieclatl. J ú z g u e s e c l e l a L i g a A n t i - C l e r i c l r l p r t r l , - ' s o r ' ' h op r i t t t e r o s a r l i c u l o s t 1 es u O o n s t i t u c i o n .

PRIN OIPIOS FUI{DA}f ENTALT]S

I,A I,IGA ;;I
( IInion

- CI , E R I C ' \ L

c 1 eF r a n c i a )

^R'rÍ('ulo

PtillloRo.

La Liga Anti-clcricirl, institucion csenciahrentc soci¿rsur-'rte listir,, procl¿trna la necesitlarl nrgente cle nrcjorar 1¿r l d e l a s c l a , s e sa b o r i o s a s , b a j o t o c l o sl t t s p r t n t o s c l c v i s t a ' Reconoce llue una poclerosa ft-rerzlr,el clcritr¿lismor hil obtenirlo hasta ahor¿ agruPar los intereses cle ltrs traln'

-252_ jadores, y que esta fuerza es el obstáculo principal cle todo progresosocial. En su consecuencia, Liga Anti-Cleric¿lcstá constila tuida con cl fin de combatir,sin clesc¿rnsocon totla l¿ y encrgiaposiirle, iclcas las supersticiosas cualquiernaclt turaleza c1ue sean,y á sr_rs propagadores.

-- !53 -

¡Rríe ro 5.o t La rlir.isa clc la Liga Auti-Cleric¿1 cs: ()úru como

piettsus. E n s u c o n s e ( j u c n c i a ,l i r l i g r r a n t i - c l c r i c ¿ r lc x i j c ( 1 u o a ¿ l ¿ c uno tle sus adherentes tcnga cl valor de su opinion, por'que nadie puetle clccirse honraüo sino porre su vitl:r cn conformidild corr sus princilrios, y clcsprcciar sus irctos, es despreciare á si misnro.

r\t,it'it'Ut,rt 2.o La Liga Anti-Clcrical no admitc dogma algrrno,ni culto, n i r i t o . R c c h a z a t o d ¿ rc r e e n c i a á r : u a l q u i e r ¿ d i r . i n i t l a c l , y , ploscribc toda designaciorr cle un sí:r sobrcn¿rtural.

- \ l i 1 t ( ' tl , r ) l ) , ' '

L a L i g a A n t i - C l c r i c ¿ r l t : o n s i t l c l a , a d e r n á s ,r l u e t ' 1b i c n n c ¡
Ant'r(,t:t.o ó.,,

puede ser independicute cle la vertlad, la cual sólo se cl¿r. por medio cle la ciencia: que la moral progresiva y cientifica clel;e estar clifinitivuncntc separacla dc dogrnas an-

La Liga Anti-Clcrical rccibe cn su sono á torlos los dc_ m ó c r ' ¿ t a ss o c i a l i s t a s , s i ' d i s t i n . i o ' d e e s c u e l a s , ' i s i s t c mas; bástale que sus adhcrentes trabajen ír la emancipa_ cion clel pueblo. IIé ahí porque la Liga Anti-Clerical no sc pronuncia en f a v o r c l e n i n g u n a e s c u e l ¿n i s i s t c m a s o c i a l i s t a s . r

t i c u a c l o sc l u cl a r a z o l ) c o n r l c l r a : r l u e l a s d o c t r i n a s r c l i g i o s a s s o n p o r e s e n c i ¿m a l a s , r ' i s t o q u e p a r a t l i r i g i r a l h o n b r e r, p o n e n e n o J r r al o s m á s i n d i g n o s m ó r ' i l e s ; l a c o r l i c i n y e l n i e r l o : q u e L r u o m u n i o n c l e i d e ¿ r , s n t r e c l h o r r r J r r er ' l i t e nrrtjcr sólo pueclc funtl¿rr'la famili¿l: tluc rlar ¿rl niño un¿r r c i e n c i a y u n a f ' b n e g a t i v a s 1 ¿ u,n a p a r a L l o t r ¿ , e s o p o l l e r , e l c o r a z o n á l a l ' ¿ r z o n e x t r a v i a r e l t a l c n t o , t u r b ¿ r r l ¿ rc o r r ,:icncitr,,anirluilirl ia volurrtacl: rltrc cl triunfo de las truer " a s s o c i e c l a c l ec s t á a s e g u r a d o c o n l ¿ r c o n d i c i o r t c x l ) r c s a , s rlue los clefensorcsde1 porvclir no librarírrr á los tlef e r n s o r e sd e l o p a s a d o s u s m u j e r e s , s u s h i j o s 1 ' s u s p r o p i a s p e r s o n a s ; q u c v a r i o s c i u r l ¿ l c l ¿ r n o¡s r o c ) a m a n e s t a s r

AItTt("11,t)

P u c d c n ¿ c l h e r i r s c á l a L i g a A n t i - O l e r i c a r .r , s n r i c n r b ^ r s dc las sociecladcs e libre-pcnsamiento, y en gcner.al d los miembros de tocla asociacion que rechace la creencia ert un l)ios criqrlor ó requlatlor rlel universo,

-¿5rr"crü¿tl,es;más rlue por no a,scgurarsefi.rmerncnte en sus conviccioncs y hacer la r.cgla inviolable d.e su conüucta, tlan sin cesar con sus actos un mcntis á sus palabras; que est¿ debilirlLrl tietic colno collsccuenci¿ e1 tlecaimiento t l c c u r u c t ó r ' c sy l r r o b s t , r r r i t l a d i l e l a s c o n c i c n r . i a s : q u e d e c o n c r ei o r . e n c o n c e s i o n s e l l c g a á p e r t l e r t o d a n o c i o n d e s j u s t i c i a , t r a r r s f o r r n a r s l r r . i 1 1 ¡o n u n ¿ p c r p é t u a m c n t i r a y , ( r . t e r c l r u l r ¿ l v e r g o n z o s ¿ i ,n d i f c r e n c i a , c l i s p u e s t o á t o d a s l a s a p o s t a s i t l s¡ . á t o c l a s l a s b a i e z ¿ r s : ¡ r c l a c o r n u n i i l a d d e r a l c i o n , r l ¿ r r t l oí r t o t l o s c j r , m p l o , s o s t e n i m i e r r t o y f u e r z a , , puerlc lraccl fácil la luch¿ tlc rrn¿l vicla lar,ional corrtra l a s p r e o c u l - r a c i o r r e sa c o s t u n r b r , e¡ e l c g o i s r n o . l, Por cst;rs(iaLls¿s, Ligtr Auti-Clcrical inrponc á toilos la sus ¿clhercntcs cl cleber cle ruinpcr con toclas las cloctrinas que trn prilrcillio rro aclliritcn, y )a obligacion de no t't'cibir ningrin sacrarnento clc ninguna rcligion ni secta; ni iniciaciou rcligios:r crr el rraciniento, rri ccrenronia religiosa en cl matriruonio, lli saccrclotccn la agonía. La Liga Anti-Clcr.ic¿l constituye una irgrupacion de f r r c r z a sl i b r c - p c n s a d o r a s y s o c i a l i s t a s ,t e n i e n c l o c o m o l e y l r r c i c n c i a , c o m o c o r c l i c i o n l a s o l i c l ¿ l r i r l a c ly, c o m o o b j e t i vo la iustici:r.

- J 5 5 tlue estén e n su poiler, ayudar cn l¿rcolocircion é¡instrucc i , r ¡ r d e l o s h i j o s d c l ¿ r sf ¿ i n i l i a s o b r c r ¿ r s .

^li'fi('L

l.o

E.'l

1 , l rL i g l A n t i - ( l l c r i c a l . l r o r e < : o n o c i c n t l o r i n g u n a l r r c c n r i r l n c l t c i ¿ t l e c l r ' r , s e c c , r m i e r i t l u í r s u s i t t l L t ' r c t i t r - ' s¿ n r á s c s r , t t ' e c h i l ,u n i o u c o n t l ' r r c l c l c l i c t r i i s n l o J c o l r t l ' ¡ rt o d l r l r o t e t r cirr política ó sociul r¡rc oplirna irl pucbLr. I , l st c c s r l I i ' o q ' t ' n n 'a r ' l t ' ll i Jrr t ¡ - p l u s a tr ti c n t o l ' r ' ¿rrc l t m c n t e l r btt ullarlot'. l'or l,r (lilc sc lcfi clc á la orgrrnizirlion rlc LL Lig'a, csta t n o c s c o n U ¡ l i c ¿ r 1 a ., a L i g a s o c o m p o r l c d e a d l r c l e n t e r s l t ' T Lrs tlos sc-\os;su niunelo cs iiirnit¿rrlo. T , o s i t r - l l r c r c r r t e s c ¡ ¡ 1 r ¡ r ¿c 'rfr c n r l i f ' c r e n t c s g n t l r o s . 1 ) u c r t h n c x i s t i r v r u ' i o . *g n i l ) o s c u L l r r Al r r i s n r ¿ c i t r r l a t l , r ( l r i r l : L r u p o s c a t l n r i r L i s t r a o l s i r n i s r r r , rS n i t u t o r r r - , l u í a g p . cs complcta ¡' alrsolutrr. I l l c o r r j u r i t o t k ' g t ' u p o s ( l l r c f ' L u r c i o l r ¿ r rn l ' r ' a n c i l ¡ ' c n e , \ r : ¡ e l i r r c o n s t i t u v c r r l ; r [ . r r i r t r i r l r ' ] " i ' i r r i c i r r . t r 1c o n r i t ó c c n I t t ' ¿ r lt l r r l l i t - r r i , r u t 1 c 1 , ' r ' a r r t ' i l crs i t l c c n I ' i L r i s . ¿ [,a I'uiLn t1cl"r'itncilt,cs ¿tdririrristlrrl¿r)(rl uu;r Conti] s i o r r C c n t r ' ¿ r lt l o t l i e z l r r i c r t r l r r u s .á c n ¡ ' a eI c r , ' c i o r r r a r t i c i l

Anr'rt't u 7.' L

¡ r a n t o t l o s l o s g l u l i t i s { i ' ¿ r t r c e s c¡s i L r g c l i r r o s . I , l s t l r c o r r r i s i o uC c i ¡ t r ' ¿ rd c c l i c z n r i r r n L r o s r c l r u ó t ' a s c t o l il,¡s l,rs años: sus ¡rorlercs expir':rrr t¡l 29 tlc julic-,; sus i n ' r i c n r l l ' o s l l r c r l t , r r s c l r e el t ' , q c l o s .A s i f u i ¡ ' o c l c g i d o r : o t t s t r r i t c n r c u t c n r i c u r b r o ) . s c c r t i t u l i o g c n c r a , l c l el a C o r n i s i o n

LaLiga Anti-Clericalsc ocupaenprotcger la juventurl c:rrrtra supersticiones sus:rcleptos. las y Los miernbros dc la liga cleben, por todos los medios

-25bL'errtral tle la Liga, version. Esta Comision Celrtral es l¿ {Iue org¿rr}iza los rruevos g r u p o s 2 r l u i e n e s c o r r . e s p o n d e n c o n l a s L ' i n i o n e sd e o t r o s pn,ises,quien vela para tlue las actas tle las sociedades fetleradas reciban una publiciclacl regular y suficiente, y quien finalmente emplea todos sus esfuerzos en asegur¿rr la buena armonia entre todos los grupos,_cosa no es muy cómoda. que desde un principio hasta mi conpor un trabtjo

-

!57 --

El t¿tt'iocs trtrlll.,ietrt'ccicoticli¿r,no. prr-r1rie

b i c l o c o l i g a d o ; m a s c s p r c c i s o t i u e l u L r - a ; t t 1 r 1 u i r i c l oe l c a p i t a l c o r r s L tt l a b t j o ó i n d u s t l i t . C i l t l a g r . u p o t l c l ¿ rL i g t t i o r r c t l i s t i r r t o n o m l ) r o . v r c g l i [¡ . m c t r t o p l u ' t . i r r u l i u 'E l g l r r p r r l r i u ' i s i r r t r - s t ' r l u o l . r r t l l r I J ] ¿ ' o ] s r : l l a t n a l r r t a I G r t r T t t ,( l ¡ t t ' i b t t l t l í . l ' l l l 7 r l t ' n r ¡ t ' i c m 1-rartc L c l l r c t 1 c 1 ü 8 - 1 c t , m p o t r i r ' ¡ - stc e l U l t t i c l r - rr.ll' r - r s l c l t o t r t - , r ,1 t l o n i r c l o r ,1 6 i r n l i e l l J l ' r ) s r t c t i v o s t l t t c l u L J r i t ¡ l i r t r r t i I ' i L l i s , ó s , 5 5 8 r n i c . n i l . r r o s o r f c s p o r r s r r - l t ' - s : t ' r ' r7 l j I l t i t l l t l r l o s . c o L a s f o r n r ¿ l i t l a r l c s t 1 c l r l n i s i o r L r ' : t t ' i t r r - q o q ' u . ln s l c . q ' l t rrrentos pultiuulu'cs sicnprc r 1 cl o s t l i i ' e r r : n t c s g n l p o s ; l ( ' r ' o s o l r s e u c i l l a s . I { l i g c r L c r l t l . r ' r r ¿ t r d tt L t r l i l r t ' r l r c t t - ' . r t t l o r

I r a r a s e r r c c i b i c l o m i c r n b r . o c l el a L i g a A n t i - C l e r i c a l , e s preciso: Ser. cle cri¿d de vcirrtc y ulr ar-ros cumpliclos, ó metror' ¿rutorizado por su padre ó su tutor. ll,esiclir en el deparbarnento clonde se encuentra el g r u p o á r l u e s e d e s e ap e r t e n e c e r ' ,ó á u n a d i s t a n c i a l o m á s de cien liilometros. 'I'cner 3.o buen¿rsoostunrbles ¡, r,ir.ir, dcl produclo cle su trabajo. ![.o Ser aclmitido por el grupo ante el cua] es uno pre_ serrtaclo , por la Comision Ccrrtral Ailministrativa. ) 'l'cner (tllucnas costumbres,, en el lenguaje clel librepc'samiento, 'o matrimonio. La implica cl debcr cle haber contraido Ltniott libre es consideracla como muy moral, en el momento que dura dcsde hace algunos años. 2} 1,o

s t l e s c a ¿ t f i l i i r l s cí r l a L i g i r , : r s i s t t ' 1 n ' i r L r l l o í t t u l t r i 1 1 , . 's c s i o n c s d c u n g l , r f o , l ) a r ' ¿\r' { r r s i l r r s o l i r t l l r r l I c c o t r v i c : n o ; ; c l e s p u é sd c c l s t o l r á c c s t ¡ p r c s c r r t l r l ) o l u r r c c , l i g ¿ t r L rs u f r o i i u n i r r t c r r o g ' n to r i o , p r c s t , r r tr t s r . ru l b l r n c j L r 1 c i i r r i o , d e c l a r a ls n s t t s ¿ - t , t . r c i o tlrien ' t ' ¡ r ' u s a c L r r u s( t a l c s ( ' o r l 1 o o l r a l . , c rl r l c h o l b a u t i z ¿ r r á s u s h i j o s . h r r b c r t l c t : i r l i r l , ri r - * r . rt n t j t ' t ' ( l t o 1 I o v a y a á l a i g l e s i t , l r ¿ r l r c ro l q ' ¿ r r r i z r t t l rc l r t i r : r ' r ' o s c i v i l c s , ó c o n f e r c n c i a s a r r t i c l c l i c ¿ l c s er i s u t l i s t r i t o , c t c . ) ; f i r u r l m o r r t t ' , d e s p u é sq u . c u u l t ( l o n r i s i o l i l t i r c o n r l i r ' , , l r r r l r 1 t t ¡ x a c t i t L L ttll c c1 sus clecl:Ll'aciorics, grrrp,r t-ot:r lil rtlnrision tlcl c¿uttlic l a t c l , r l u i e n r r o ( t s l i l c s o r t i L t l o c o u L r s o j o s v t ' r r t L r d ( ) sc o , S m o c u l l t l l l t s o n c r ' í l r ,r r i s o l u t t i t l o í r l r r L r c ) r i r s .i r r r ' l r r l r a r g o , c r c ( ) l r l r S 't l , ) i i g r l l l ) ( ) J . l n l ( ) ( ' l l ( ' r t l v i t r l , r - * o t l r - r r . ' t rr , l ¡ I { o r t c , r l r r o i m p o r r o r r r r r r r p n r e l , , r r í r s r r - ql i ' c i p i c r r r l a r i o s (obligaciou clc pisul rrrrcnrcifi.jo):rrius ('sto orr 1a Ligil cs un hccho tislado. E l l t o t l o c ¿ r s o ( . ' 1 1 i r r g ' r L r x r ' r r r l t r l , r . r¡ i l i g ' a t l o s l r a c t t r n . ¡
or)\l¡. 1i

S i n e r n b a r g o , p r e c i s o e s h ¿ r c c rj u s t i c i a á l a l i g a : e s t a n o a d m i t e e n s u s e n o , c o m o l o h i r , c cl ¿ l \ [ a s o n e r i a . l o s a ] c a . huetes. Por lo rlue toca á ,,vivir del protlucto de su trabajo,, esto no supone la obligacion de u.a existencia sostenicla

-253* misterio de su impicclacl; en toclas partec admiten en sug s e s i o n e sá l o s e x t r a ñ o s r l n c d e s e a n a s i s t i r . L o s g r u l r o s t i e n e n c n t r c s i r c l ¿ r c i o r i c sl n u y f r e c u e n t e s , ora por corrcsponcloncil, ore por recíproca ínvitacion con motivo rle su¡ fic¡teg, f,cs micmlrros se visitan en susviajcs. Aclemás, en la Liga a1'úclanse utuamento cn cl caso m dc indigcncia. El artículo 41 tlcl Reglamento Gencral e s t á c o n c e l r i r l o d c l m o c l o s i g u i e n t c : r ' C u a n r l ou n g r u p o c s impotente p¿u'& socorrcr la clcsgfaciu tle ulto clc los suá torlos los clcmis yos, cl sccretario rlebcrá informar

-259plenitud rlc mis facultaclcs, declaro sin rescrva rlue los principios Anti-Clericalcs de la Liga son absolutamente los mios. En su consecuencia, r'ivienclo como libr.epcns a d . o r ,d e s e o s e r c n t e r r a c l o l o m i s m o , c s d e c i r , s i n e l c o n curso de ningun rninistro de ningun r,ulto. Mi voluniad en este asunto cs exprcsa; los tcstame'ntos rlue yo pudies e h a c e r p o s t e r i o r : c s á é s t e y ( 1 u cn o c o n t e n g a n r n í r sq u e las cláusulas rclativas á la disposicion rle mi haber, no anularán el presente. t'En el caso en rlue álguicn de mi familia seopusicra á

la cjecucion dc mi r-oluntarl anti-clerical, dcclárolc clcscle esto instante privaclo, por este solo hccho, clc mi hcrcncia, sin apclacion. t ' R u e g o á n " r i sr n r i g o s y colcges dc ia Liga, y particul a r m c n t c á l o s c i u t l a c l a n o s ( a c 1 u íl o s n o m b r c s c l e t r e s ó cuatlo ciurl¿ltlanosclel grupo ír clue pcrtenecc), que cuiclen s e p o n g a e n e j e c u c i c , uc l ¡ r . e s e u t e a c t o , , v l c s n o m l t r o m i s ejecutorcs testarncntarios, con misiolr cspccial de hacer q u c s c e j c c u t c f i c h n e l t t e rp o r t o r l o s l o s m e t l i o s r p r e c l d e recho conccde. t'Finalmentc, c o n s i d e r a n c l or l n e c l c a r á c t e r p u r a m c n t c rlue sc rc:rlice una cconocle la c:urtitl¿tl cconomizaila por

grupos sin exccpcion. Catla grupo entonccs ticnc cJ deb e r c l ed a l s c g n r r s u s m e t l i c s . P o r p o c o q i l e u n g n r p o d é , es mucho en c,l mornento rprc clcltr gnr¡ro tlc lt I.ig'e cla tcstimonio clesu solirlalirlerl par'Íi con ol'hcrrnano clesgraciatlo.,, Así, i-ri hc listo mntlirnonios de olrreros, asaltaclos bruscarncntc por lrr mi-seria,rcciLir cn rnenos tlc u r r m e s , c ' l ec i c n t o c i n c u c r r t ¿ á r l c l s c i c u t o s f r n n c o s d e s o o o r r o . Y a h e c o n i a r l o 1 a s c x a q ' c r a c i o n c sc l e l o s c o l i g a c l o s ; t l e b o t a m b i e n h a c c r y c r s u s l m o n a s c u a l i d a t l e s .S i e n e l librepcnsamicnto hav nás violencia c¡rc cntre los sectarios tle las log'i..s, á 1o urcnos lto sc hallan corroídos p o r e l e g o i s m o s c c o r . I l r c s e l - " i g ' n oc a r ¿ r c t c r í - * t i cc l e l m a e o son. Por ejernplo, el gran cuitlacloclela Liga Anti-Clarical es la rlulti¡licitlad de cntielrot civilcs. C a d a a c l h c r e r r t c e - q t í o b l i g ' a r l o ,c l d i a t l e s u a c l m i s i o n , á f i r m a r u n t e s t ¿ r m c n t oc u l o t e x t o c s c l s i g u i c n t e : ttYo, el ilrflr¿sclito, rnirmlrro ¿rctir-olc la L|ga ,Lntít ( l ' l c t ' í c q l ,l r ¡ . l l á r r r l o l r e e r r ¡erft'cfa s¡lucl v gozanclo clela

civil dc mis funcrales hará mía dc... (inilicaciorr

los gastos dc la iglesia), deseo tlue esta cantid¿d vaya á 1:l caja rle (inclicacion, r'a sea c1e una oLrra l:rior, r'a de una socicdnd republicana anti-clcrical), á rluicn Lr iego sin gasto ninguno.,, Esta última cláusula fué introclucida cn los tcstamcntos de la Liga para darles un valor legal, puesto gue un

-260t e s t a m e n t o q u c n o c o n t e n g a u i n g u n a d . i s p o s i c i o np e c u por los tribunales niaria poclrá ser consicleraclo como acto sin importancia civiles. Cuanclo yo abrí los ojos á la ltiz, despuésde cliezy siete años de ceguera' los grupos cle la Liga Anti-clerical de las personas): eran los siguientes (no nombraré á ninguno cle sus miemliros, no ocupánclollle ell esta obra Rurgo, Ain.-Grnpo

- 2 6 1 Edgardo Quinet. Encmigos rle Ia Iniposturt. rlcfensorcs dc la libeltarl.

Ileam"eltctit'e, fsére.-Los Ilclfort, Alto Rin.-Los

B ou rles, Puy- de-I) ón'rc.--Ill Cam p esino Anti- Clcri c al. Ilrouaclietu"r,s,\¡osgos. --Los asicluos rrl Trabajo. I ) csa n z on , I ) o u b s . - E l Ilonnt¡, Loirct.-El bre el Loirc. Lible-l'en s¿micnto de Bc s¿nzon . Librc-Pcnsamicnto dc l3onny soI rrc conciliaJ rlcs. B e a u , t ; u í s0 i s e . - - - L o s A t e o s c l c l J c a u r - : r i s . ,

Sociedades directamente ligadas.
Argel, Argclia. -*El librc-Pens¿rntiento tle Argcl. Solid¿riclacl, urriotr fra-

I) tt t's, IIér'¿ult.-Los zie

I)ú:ícrs, I{ór"ault.- -El Librc-Pcnsamicnto dc lléziers. C lt n n r b é y , S a b o y i r . - - - L a C o n c i c n c i a E m a n c i p a t l a . r C c t r o r t q eS u i z a f r a n c c s a ( C a n t o n d c ( i i n c b r a . ) . - I t i , bre-Pensamiento cle C:lrouge. Chcrb tt r g o, Mancha.-La cmancip¿cion 0herburgu cnse. Constant i nu, Argelia. -Cirupo Demírs tcnes. rupo Llhaumct tc. Cl undon, Yosgos..' -Cl D.ji4¡elli, Argcrlia.- f,a Instruccion Laica. . D í g n c ,I 3 a j o s - A l p e s . *- L ¿ r l " c d c . r ¿ c i o n P r o g r e s i s t a . Druíllttt, Ain.-La Llriion dc los (lultivarlorr:s. D et tn í n , I { o r t c . * - I l l L i l r r c - P e n s a m i c n t o D e n u s i a n o . Ilt u ntpes,S ena y O is e.-lll Librc-I' eu.s amicn to de IIt amllilitante. pes y tlc sus ccrc¿urías. Flesstllts, Somme._-El Librc-Pens¿miento ult,

Intereses relacionados

ar.-'- -Los Terriblcs. G ar tto del Sena. G ien,,Loiret.*-81 Libre-l'ensamiento Marat. ile Gien. Hcu ttmont, Norte.-Grupo Li-

Atnboíse,,Inclre y Loira.--La tcrna del canton cle Amboisc. Albi, T ant --La Nucva-Era. ,¿1 ien s, Somrne.-La nt

I) emo craci a Anti- CI cric¿Ll.

'b'l es, B o c as clel Ró clano.-Grupo hctcrocloxo. c, ,llb er t r ill. Sab o y a.--lJl Librc -P ensanrieu to clc Alb erlville. 'lntbr: ríeu, Ain.-Grrpo Áirt-Toutn,'\rgclia.--El Touta. Annecllt Alta-Sabo,va.-El nccy. ¡l¡ r¡ er s, IIainc-y-Loire.-La A'in - el- IIatljni'., Arg eli a.-El Batnrt,, Argelia.-El clesccntralizacion. Po rvcnir. Libre-Pcnsamiento ile An' Julio Pellautlin. Libre-Pensamiento dc Ain'

( ] o m m ¡ : c o u t ' f ,S e n a .y O i s c . - - L o s r i l - r c r c ñ o s c l c l E p t e y

Porvcnir del Pueblo.

o I) trr cle s, Gironcl¿r,.--El L iblc-P ensamicnto cle Bu r clco s B u r d cos,,Girontl¿r.-Justici¿t y Soliclaridad'

*262IIomps,Autle.-Grupo Barbes-Igualdaci. II ellem.ms, Norte.-La Irilosofía cleHellemesa. e Arcléche.-E1 Librc-Pensamientode Jol.euse. Joueusc, Ko ubct,, Argelia.-G rupo D enfert-Ro c'hercrLu. grupo racionaLyott, Róc1ano.-l{i Dios ni Sacerclotes, lista de la l\Ioral Positiva. I' tto tt, Ró clano.-L a \¡ cr d¿r n[¿it ali st¿. cl eri Lyon, Ródario.--El Porr.cnir Socialista. de La Seyne, \rar. --lll Librc-Pcnsamiento 1a Scyne. y I\[arnc.---El Lillre-Penf'a tr'arté-sous-Jouet't'r, Sena samicnto clela 1,'crtí:-bajo-Joriarre. Liancout't, Oise.-f,os hijos ilel noventay trcs. La (]rand)Contbe, G¿rcl. El Porvenir ile los ProIetarios. Zila, Nortc. *f,a l'ilosof ia Lilcnsc. Zlla, Norte.- -Los Solitlarios. Boussa Eure.-_GrupoInclusirial. y, Lct,Ccut¿n'e urupo Raudin. Lct,Tou.r-d I'i tt, Isére._-G f, isir rrc, Calvaclos.-GrupoYolt¿ire. I /( nt]) e, Aisne.-Grupo Gambetta. ir Alios-Alpes.-Le Aurora de los Alpes. L'Escale, el,, Lu,n I{órault.-L a Yanguarclia Rcpu}rlicana' f,orlh e, Hérarilt.--Grupo IJarra. La Bottíne, l}ocasdel Ród¿no.* L¿ Yengauza' L' Islc-sttr -Sor g ue, Y aucluse.-'Ni D ios ni Amo. cle I'es Lilus, Sena.--El Libre-Pertsamiento Lilas. des Argelia.-El Libre'Pensamiento Issers. I'es Isset's, Yonne.-f,a Union Anti-Clerical, La Fcrté-Lou1t:ére, clela Fertó-Loupir)re.

- 2 6 3 i , a N o u r e l l e ,A u t l e . - I l l velle. I' tts i 0 n u n, Auclc.--G mp o CarniLr T)c srrr ouli ns. Lungrtts, Allo Jlarne.--El grcs. I' tt t¡tt t,s, V ¿r cl rr-... - ( i l ul ro Ii a sI lL l . u rr.-'i L c t , i u l t ,O r n c . - - - L o s ( i u , . l . r ' i l l c r o s t l c 1 ¿ ri , i b c r . t i r r l . I ' e ) I t t t t s , S ¿ r ' t h e . - - E I L i b r c - l , e l r s n l n i t : n t o1 1 c I a r r s . I 1 1 r t r s t l l r t ,l : | o c t s t l c i R i r t l a n o . - I , , 1 I ) c n s ¿ n t i c r r t o - L i i r r e . JIírul.tctut-T'urt,llt,, Iirijos-,\ipcs.-, (ir,Lrpol'u Irú ! , l [ u , ci l l c t ' s ,A l t o - S i l o r i l r . - . ] : o s A t l l u i r . ¿ r t L r r cr l e Y o l t a i r e . l s )lottr,,\urle . '-Grupo J'íctor llugo. Ncuttg sobre tl Loit'tt, Iroire t. -.[ilupo I[ostrtr¡tltan,'lrgclia.-Los tlra a Contnt,une 7 \ - c r . c l a t l e l o sP e n s a d o r e g . LiLr.e-l'e rrs¿rnicntodc f:anLibre-Pcnsamicrrtu üc la Nou-

X [ c s n i l ,] I ¿ l r n e . - I l l S o s t c r i i r n i c n t o d c h Y c r r l a c l . X [ o u r ¡ ,O i s c . - ] , l l I ' t ' r r s a n r i c l r t o L i ] r ' c r l e n [ o L r l ' . M o n c t c t t ¡ - l i , s - L t , t r ¡ i s , , \ i s r r * C i n r p r . iI t r i u g t , t r l e I ' I s l r : . e. M o u rs, Caut¿ll.-lll [ , i J . l r ' c - P c l r s ¿i¡cr r t ¡ . ,t l e J I l u r l s . ll J I o tt 0 í ¡ ts , A l p t - s } [ : r l i t i r n o s . - G n r 1 r , , t l ' , l l c n r l r c r t . X [ on Ip r l I t t ' , I l é r ¿ r i l t . - -( Jl u p o S ¿i r rt - J u - . t . -l[e: I r i ut, Aí n.-Los tairc. ) [ i r c ¡ t o i . r , A r i i ' . q ' r ' . E I L i l r i ' e - P c u s a n r i r : n t ot l c ] I i r c p o i x . I I t t t ' t r ,O i s c . ( i l u p o J u ¿ n I I e s l i r , r . ,

Intereses relacionados

rtil.lcs, f,oile Inf'crior.-- Gnipo Guó1rin. Nontts, f,oirc Infcriol'.:--El Ct,rrtilicla dci l'olvcriir.. ,

Intereses relacionados