Está en la página 1de 33

Norbcrto Bohhio

Este libro parte del ;I,,¡.tj ..,-, .1•. l., .. .1d. ,. '" •.r-,
entre derecho púbfico y '" 1\" •• 1.. 11•• ',l •• 1.,.
linde derivarán dislilll:l'-. 1","",·,.1. 1',,,1,,,. ""
sustentadas en la 0l' ••~,i.i.." • ,01., • I ,••l. ,.,.
colectivo y el intcrcs ill.l;, ;,1, •.• 1, .1, •.• 1""11,' .1.-
la que surge la socirdu«! c u nl, • ",." ", .•• 1.•• 1. 1.,."
timar el poder políl i•••.
Dicha legitimidad .Id 1',,01. , \ • I 1',1.,01", 01,•• ,
Bobbio, está dada ,'JI l."" ,"•.". 1.,·".1" '''11''''
de equilibrio o d.·s,',!, ,; 1,1" ,., 'l' ,,1.1 ••• " ."
lO ,'"

tre sí gobernantes)' 1'."1,,-,",,,1 .•,


En este estud io , , l' \ •• 11." , ' " , • "" ,01 "','"
puesto en las anlilt·.·.I·,'n, t» .{"./ •• , .I I .ui.t., v
democracia/dictadur«. B"I.I. ••• 1" ,,' • , 1" 1< /l ••••

miento jurídico~p"ill •." ""l. •. l.". '"'' ''''''', d.·


gobierno y Estad•• d, ',' lo l.. ( .••• l. •..•• " v 1.1 LO •

Edad Media hasLI ,,' ""lO ',,""''' .• I 111'14 ,o,U


lismo y la teoría d•. '.1',1</11.1'.

El FCE ha pul,li., ••I" 01. "·; ••• 1•• , , •• 11•• 1.1" •• 1-'/
existencia lis IJI 11; 1'1'1/1/ ,./. "/,,': •• ,, .l s l ",./ .. \ \ ,'1/

Italia; Sociedad V ¡,",fll./ •• ,,, / .• ,.l....." .. ",.../,.,'1<'


(en coautoría ('011 1\1,.1,. 1.01"" 1•• 11•• " '" 1, la
teoría de 10.\".(01"'11<1'\ ,1,· r~i1/I/1' 111' t IJ 111'(111111
/ •• .l c!
pensal1lie'll/o !u/flfí,,,. 1-1 /",,, •••• t, l., .1. ", ••• ,,,.,,, y

Liberalismo y dcm,«¡ ,(. ,./


Traducción de
Jost. F. FERNÁNDEZ SANTILlÁN
Estado, gobierno
y sociedad
Por una teoria general de la política

por NORBERTO BOBBIO

r'l
.LaJ..
60 ANIVERSARIO

FONDO DE CULTURA ECONÓMICA


MÉXICO
Primera edición en italiano 1985
Primera edición en español', 1989
Tercera reirnpresión, 1994

ADVERTENCIA

Recopilo en este texto, sin correcciones sustanciales,


cuatro términos escritos para la Enciclopedia Ei-
naudi, respectivamente en los volúmenes IV (1978),
democracia/dictadura, XI (1980), Público/privado, XIII
(1981), sociedad civil y Estado. Son temas adyacentes
que se reclaman mutuamente, a veces, y me dis-
culpo con el lector por algunas inevitables repeti-
ciones. El primero y el segundo están pr~sentes
directamente bajo forma de antítesis. El tercero y el
cuarto representan, a su vez, los términos de otra
antítesis, no menos crucial en la historia del pensa-
miento político: sociedad civil/Estado.
Una de las ideas inspiradoras de la Enciclopedia,
el análisis de algunos téminos clave junto con su
opuesto, me era particularmente cercana. En 1974
escribí un artículo sobre la distinción clásica entre
derecho privado y derecho público y lo intitulé: "La
Título original gran dicotomía". 1 La antítesis democracia/dicta-
Stato, gOllerl!o~ societá. Per una teoria generale della politica
dura reproduce con términos del lenguaje común la
© 1985, Ciulio Einaudi editore, s.p.a, Turín
ISBN 88-06-58818-4 contraposición filosófica, que he propuesto muchas
veces, a través de Kelsen y remontándome hasta
Kant, entre autonomía y heterotomía. La antítesis
sociedad civil/Estado la había ya ilustrado históri-
D. R. © 1989, FONDO DE CULTURA Eco. ()WCA, S. A. DE C. V.
Carretera Picacho-Ajusco 227; 14200 México, D. F.
camente mediante la obra de HegeI,2 de Marx, de

I En N. Bobbio, Dalla struttura alla [unzume. Nuooi studi di teoria


rSBN 968-16-3142-0
del diriüo, Edizioni di Cornunitá, Milán, 1984, pp. 145-163.
2 N. Bobbio, Snuli hegeliani. Diriüo, socieui citnle, Suuo, Einaudi,
Impreso en México
Turín, 1981, pp. 147-158.

l ~ _
7
8 ADVERTENCJA ADVER'n:NCIA 9

Cramsci.' analíticamente bajo el tema "Sociedad civil" temporáneos: La gran dicotomía: público/privado se
del Diccionario de Política de UIL: refiere en parte a Público-privado. Iruroduccum a un
El estudio por antítesis, en su uso descriptivo, ofre- debate (l982):1 en parte a Democracia y poder invisible
ce la ventaja de permitir a lino de los dos términos dar (1980);5 La sociedad civil se refiere, además de los
luz al orro, tan es así que frecuentemente uno (el escritos citados anteriormente, al ensayo Sobre la
término débil) es definido como la negación del otro noción de sociedad civil (1968);6 Democracia y dictadura
(el t.érm ino fuerte), por ejemplo lo privado como está tomado en gran parte del curso "La teoría de las
en unciado de lo que no es público; en su uso axioló- formas de gobierno en la historia del pensamiento
gico, esta metodología permite poner en evidencia político" (1976).7
eljuicio de valor positivo o negativo, que según los Se trata de temas sobre los cuales me he ocupado
autores puede caer sobre uno u otro de los dos frecuentemente en estos últimos diez años; conside-
términos, como siempre ha sucedido en la vieja rados particularmente, constituyen fragmentos de
disputa de que es preferible la democracia a la au (0- una teoría general de la política, todavía por escri-
cracia; en su uso histórico, posibilita definir incluso birse.
una filosofía de la historia, por ejemplo, el paso NORBERTO BOBBIO
de una época de primacía del derecho privado a un julio de 1985
periodo de supremacía del derecho público.
De los cuatro escritos, el más extenso por amplio
margen, es el de "Estado, poder y gobierno" que
reproduce el término Estado y resume y compendia
en parte los otros tres. Lo concebí como un intento,
no sé qué tan logrado, de abrazar el vasto campo de
los problemas del Estado, considerándolos desde dos,
puntos de vista, el jurídico y el político, frecuente-
mente separados, o sea, el Estado como orden jurí-
dico y como poder soberano. En este análisis ex-
presé ideas que nunca antes había manifestado en
forma tan completa, especialmente por lo que se
refiere al poder, sus varias formas y los diversos
_~ En Frnomenoloyia e Socirtd, v. núm. 1R,junio 19H2, pp. 166-
criterios de legitimación. En cambio, los otros ensa- 1 iI.
yos son reelaboraciones de escritos anteriores o con- ., En \". Bohbio,ll {II{II/'(Jr!d¡(( drmorraira, Linaudi, "lu riu , I ')¡H.
pp. 7:)-100. Existe una t rad ucción al csp,ulol de «stc libro publi-
.' N. Bobbio, Gramsci e Laamcezume del/a socieui citnle, F el trinelli, cado por el Fondo de Cultura F.('onúlllica, 1<)H6.
Milán, 1976, pp. 17-43. Existe una traducción al español de este ,; l':" Dr NOII/inl'. \'11. n úrus. 24-2:;,111:1110 E)6H. pp. 19-36 .
•." nlo en N. Bobbio, Estudios de historia de la [dosofia: de Hobbes a 7 Giappicelli. Turín. 1D76. Esle libro csui publicado en español
C("II/vi. {':ditonaL Debate, Madrid, 1985, pp. 337-364. por el Fondo de Cultur.r Ecollúlllic;1.

~ d
,

1. LA GRAN DICOTOMÍA:
PÚBLICO/PRIV ADO

1. UNA PAREJA DICOTÓMICA

MEDIANTE dos fragmentos ampliamente comenta-


dos del Corpus iuris [Instituciones, 1,1,4; Digesto,
1,1,1,2], que definen con palabras idénticas respecti-
vamente el derecho público y el derecho privado-el
primero "quod ad staturn rei romanae spectat" [lo
que se refiere a la condición del Estado romano], el
segundo "quod ad singulorum utilitatern'' 00 que
atañe a la utilidad del individuo]-, la pareja de tér-
minos público/privado ingresó en la historia del
pensamiento político y social de Occidente, a través
de un uso constante y continuo, sin cambios sustan-
ciales, y terminó por volverse una de las "grandes
dicotornías" de las que una o más disciplinas-en este
caso no solamente las disciplinasjurídicas sino tam-
bién las sociales y en general las históricas-, se sirven
tanto para delimitar, representar y ordenar su
campo de investigación, como para permanecer en
el ámbito de las ciencias sociales, paz/guerra, demo-
cracia/autocracia, sociedad/comunidad, estado de
naturaleza/ estado civil.
Se puede hablar propiamente de una gran dico-
tomía cuando nos encontramos frente a una distin-
ción de la que es posible demostrar la idoneidad
para: a) dividir un universo en dos esferas, conjun-
tamente exhaustivas, en el sentido de que todos los
1 11

L ..
l2 LA GRAN DICOTOMÍA: P(JIILlCO/PRIVADO Ul\A PAREJA DICOT6MICA 13

entes de ese universo quedan incluidos en ellas sin continuamente uno a otro: en el lenguaje juríd ico,
excluir a ning-uno, y rcciprocamcnte exclusivas, en el léxico público remite inmediatamente por co,:,-
el sentido dl~ que un ente comprendido en la pri- traste al léxico privado y viceversa; en e~ lenguaje
mera no puede ser al mismo tiempo comprendido común, el interés público se determma, mm~dlat~
ell la segllnda; ú) establecer una división que al mente en relación y en contraste con elm,teres pn-
mixiuo t icmpo es total, en cuanto todos los entes a vado y viceversa, En fin, dentro del espaCio que los
los <¡ue actual o potencialmente se refiere la disci- dos términos delimitan, desde el momento en que
plina deben entrar en ella, y principal, en cuanto este espacio es ocupado totalr~.1~~te (tertium non da-
tiende a hacer coincidir en ella otras dicotomías que tur), [no existe una tercera posibilidad], a su vez ellos
se vuelven secundarias con respecto a ella, En el se delimitan mutuamente, en el sentido de que la
lenguaje jurídico la preeminencia de la distinción esfera pública llega hasta donde comienz~ la e~fera
entre derecho privado y derecho público sobre las privada y viceversa, Para cada una?e las s~tuaciOnes
demás distinciones, la constancia del uso en las dife- a las que conviene el uso de la ,dicotomIa, las d?s
rentes épocas históricas, su fuerza inclusive han sido respectivas esferas pueden ser diferentes =una mas
tales, que han llevado a un filósofo del derecho de grande, una más pequeña-, o para uno o para otro
orientación neokantiana a considerar los conceptos de los dos términos, Uno de los lugares comunes del
de derecho privado y derecho pú blico incluso como debate secular sobre la relación entre la esfera pú-
dos categorías a priori del pensamiento jurídico blica y la privada es que, aume~tando la esferapú,bJ!-
[Radbruch, 1932, pp, 122-127]. ca, disminuye la privada; aumentando la es~~ra pn-
Los dos términos de una dicotomía pueden ser vada, disminuye la pública: una con~tataclOn 9u,e
definidos independientemente uno de otro, o bien generalmente es acompañada y complicada por JUl-
uno solo de ellos es definido mientras el otro es cios de valor contrapuestos, , , ,,
definido nez at.ivarne n te (la "paz" como "no- Cualesquiera que sean e~origen d: la dIst:lbu~I~)I1
guerra"), En ~ste segundo caso se dice que el pri- yel momento de su nacimiento, la ~iC?tomla clásica
mero es el término fuerte, el segundo el término entre derecho privado y derecho publico mue~tra la
débil. La definición de derecho público y de dere- situación de un grupo social en el que se manifiesta
cho privado anteriormente expuesta es un ejemplo ya la di_st~~~iól.1,e.ntre,l? que pertenece al grupo en
del primer caso, pero de los dos términos el más cuanto tal, a la colectividad, y lo que pertenece a los
fuerte es el primero, en cuanto frecuentemente su- miembros, específicos, o más en general entI:e, la
cede que "privado" sea definido como "no p~b~ico" sociedad global y grupos menores (como la,famIlla),
("priva tus qui in magistratu non est", Forcellini) [es o ta;1~bién entre un poder central superior y lo,s
privado quien no ocupa magistraturas o cargos pú- poderes periféricos inferiores q,ue con respecto a el
hlicos], raramente sucede lo contrario, Además, se zozan de una autonomía relativa, cuando no de-
o ' " ,
puede decir que los dos términos de una dicotomia penden totalmen te de él. De ~ec~o la dlfere~~laclOn
se cOlld icionan mutuamente, en cuanto se reclaman original entre el derecho público y el privado es
14 LA GRAN DICOTOMÍA: PÚBLICO/PRIVADO LAS DICOTOMÍAS CORRESPONDIENTES 15

acompañada por la afirmación de la supremacía del Sociedad de iguales y sociedad de desiguales


pnm~ro .s~bre el segundo, como io prueba uno de
los prmcipios fUlldamentales que rigen todo orden Al ser el derecho un ordenamiento de relaciones
en el que tiene validez la gran división, el principio sociales, la gran dicotomía público/privado se du-
de <lCllcr(\o ~:Oll el cual "ius publicum privatorum plica primeramente en la distinción de dos tipos de
paClIs murar: n?? potest", [el derecho público no relaciones sociales: entre iguales y entre desiguales.
plH'clc ser modificado por pactos entre privados], El Estado, y cualquiera otrasocíedad organizada
I/)~l!!/'st(), 38,2,14] o "privatorum conventio iuri pu- dOr1cféhay una esfera pública, no importa si es total
blico non derogat", [una convención entre privados o parcial, está caracterizado por relaciones de sub-
110 deroga el derecho público], [ibid, 45,50,17]. A ordinación entre gobernantes y gobernados, esto es,
pesa~ de! debate secular, provocado por la variedad entre derentadoresaeTpódéi'déinariaar y destina-
de cntenos con base en los cuales ha sido justificada, tarios del deber de obedecer, que sonrelaciones
() se ha creído poder justificar, la división de las dos entre desiguales; la sociedad natural como fue des-
esfer~s, el crite.rio fundamental sigue siendo el de crita"porlos iusnaiúralisias, o bien la sociedad de
los diversos sujetos a los que se puede referir la mercado en la idealización de los economistas clási-
noción general de utilitas [utilidad]: al lado de la sin- cos, en cuanto son tomadas normalmente como
g~l?~~m u~ilitas [utilidad de los individuos] de la de- modelos de una esfera privada contrapuesta a la
finición CItada, no debe olvidarse la célebre defini- esfera pública, están caracterizadas por relaciones
ción ciceroniana de res publica, de acuerdo con la entre iguales o de coordinación. La distinción entre
cual es un.a ".:osa det"P~ebló" cuando por "pueblo" sociedadde iguales o sociedad de desiguales no es
~o se entle?ae cualquier agregación de hombres menos clásica que la distinción entre esfera privada
SInOuna sociedad que se mantiene integrada no sólo y esfera pública. Recuérdese a Vico: "Ornnis socie-
por lo vínculos jurídicos, sino por la "utilitatis co- tas omnino duplex, inaequalis et aequalis" [1720,
munione", [utilidad común}, (De' re publica, 1,41,48]. cap. LX]. Entre las primeras están, 1.~.J:':lrllÍli~.'.el
Estado, la sociedad entre Dios y los hombres; entre
las"segundas tenemos la sociedad de hermanos, pa-
2. LAS DICOTOMÍAS CORRESPO:\'DIENTES rientes, amigos, ciudadanos, huéspedes, enemigos.
Los ejemplos anteriores permiten observar que
La relevancia conceptual y clasificatoria además de las dos dicotomías público/privado y sociedad de
axiológica de la dicotomía público/privado se mues- iguales/sociedad de desiguales no se sobreponen
tra en el hecho de que ella comprende, o en ella totalmente: la familia pertenece convencional-
convergen, otr~s d~cotomías tradicionales y recu- mente a la esfera privada opuesta a la esfera pública,
rrrntes en ~~s crencras sociales, que la complemen- o mejor dicho, es ubicada en la esfera privada allí
UI1 () también pueden subrogarla. donde por encima de ella se encuentra una organi-
zación más compleja, como la ciudad (en el sentido

b
J6 LA GRAN DICOTOMÍA: PÚBLICO/PRIVADO LAS DICOTOMÍAS CORRESPONDIENTES 17

arisiotélico de la palabra) o el Estado (en el sentido sociedad del citoyen (ciudadano) que mira al interés
de los escritores polit icos 11IO(k:"II()s); pero con res-
pecto a la dikrcllCi;1 d(' LIs dos sociedades es una
ptibli"coy la del bouigeois (burgués) q_ue contempla
los intereses privados en competencia o colabora-
sociedad <k desigll;tles, porque en la pertenencia ción con otros individuos. Tras la distinción entre
COIl\TIII i,,";tI d(' Lt I.u niii.¡ a la esfera privada está la
esfera económica y esfera política reaparece la anti-
1)("1/1'
h;1 d e: 1l' 1(' el derecho pú blico europeo qu e gua distinción entre la "singulorum utilitas" y el
.11 111111';111;1
LI formación del Estado constitucional
"status rei publica e", con la que surgió por primera
III"dITIIO h;1 cousiderado privadas las concepciones vez la distinción entre la esfera privada y la esfera
P;IIri;¡n;tles, patcrnalistas o despóticas del poder pública. Así también la distinción iusnaturalista
SOIWI;IIlO,que asemejan el Estado a una familia en entre estado de naturaleza y estado civil se recom-
gr;lIlde o atribuyen al soberano los mismos poderes
pone, a través del .na~imiento de ~a economí~ P?lí-
dd patriarca, el padre, el amo; señores con diversos tica en la diferenciación entre SOCIedad econormca,
títulos o con diferente dominio en la sociedad fami- y e~ cuanto tal no política, y ,s~ciedad p~lítica; su~e-
liar. Por otra parte, la relación entre enemigos --q ue sivamente, entre sociedad CIVIl,entendida hegeha-
Vico la concibe correctamente en el ámbito de las namente, o mejor dicho en términos marxis.tas,
relaciones entre iguales, porque la sociedad inter- como sistema de las necesidades, y estado político:
nacional de manera abstracta es considerada una donde debe resaltarse que la línea de separación
sociedad de entes formalmente iguales, tan es así entre, por un lado, estado de naturaleza, es~e~'a
que fue comparada, de Hobbes a Hegel, con el económica, sociedad civil; y por otro, estado civil,
estado de naturaleza-, es ubicada normalmente en esfera política, estado político, siempre transita
la esfera del derecho público, aunque se trate del entre una sociedad de iguales (por lo menos for-
derecho pú blico externo que regula las relaciones malmente) y una sociedad de desiguales.
entre los estados, diferente del derecho público in-
terno que regula las relaciones entre gobernantes y
gobernados en un Estado. Ley y contrato
Con el nacimiento de la economía política, de la
que proviene la diferenciación en tre relaciones La otra distinción conceptual e históricamente rele-
económicas y relaciones políticas, entendidas las re- vante que confluye en la gran d icotomía.es I~ q~e se
laciones económicas como relaciones fundamen- refiere a las fuentes (en el sentido técnico-juríd ico
talmente entre desiguales a causa de la división del del término) del derecho pú blico y del derecho pri-
trabajo, pero formalmente iguales en el mercado, la vado: la lev y el contrato (o más en general ellla-
dicotomía púhlicu/privado aparece bajo la forma de mado "as{lnto jurídico"). En un trascendental
distinción entre sociedad política (o de desiguales) y fragmento de Cicerón, se d icc que el derecho pú-
sociedad econórnica«¡-de iguales), o desde el punto blico consiste en la lex [ley], en el senatus consultus
d •. \'is!;1 del sujetó caractertsrico de ambas, entre la [decreto del senado]. y en cl/óedus [el tratado inter-
18 LA GRAN DICOTOMÍA: PÚBLICO/PRIVADO LAS DICOTO\1ÍAS CORRESPONDIENTES 19

nacional]; el derecho privado, en las tabulae [códi- sociedad que se mantiene unida por una autoridad
gos), en lapactu",: convf!1yum [pactos o acuerdos] y en superior a los individuos. A su vez, la contraposición
la stipulatio [est.ipulacionesj, iPartitioncs oratoriae, entre estado de naturaleza y estado civil, como la
37, 131}. COl1l0 se observa, aquí el criterio de contraposición entre esfera de las libres relaciones
d istimión cnrr« derecho público y privado es la contractuales y esfera de las relaciones reguladas
ddt'rt'lll(" manera bajo la cual uno v otro existen en por la ley, es acogida y convalidada por Kant, en el
nl:1l110 c()njunto de reglas vincul~ntes de la con- que se concluye el proceso de identificación de las
d i ut <1: d derecho público es tal en cuanto es im- dos grandes dicotomías de la doctrina jurídica , por
pllt'sto por la autóridad política, y asume la forma un lado, derecho privado/derecho público, por
específica, y cada vez más preponderante conforme otro, derecho natural/derecho positivo. El derecho
avanza el tiempo, de "ley", en e! sentido moderno de privado o de los privados es el derecho del estado de
!a palabra, es decir, de norma obligatoria porque es naturaleza, cuyos institutos fundamentales son la
Impuesta por el detentador de! poder supremo (e! propiedad y el contrato; el derecho público es e!
soberano) y reforzada constantemente por la coac- derecho que emana del Estado, constituido por l.a
ción (cuyo ejercicio exclusivo pertenece al propio supresión del estado de naturaleza, por consi-
soberano); el derecho privado o, mejor dicho, el guiente es el derecho positivo ~n se~tido estrict~, ~l
derecho de los privados, es el conjunto de normas derecho cuya fuerza obligatona deriva de la posibi-
que los sujetos establecen para regular sus relacio- lidad de que en su defensa se ejerza e! poder coac-
nes, entre las cuales las más importantes son las tivo que pertenece exclusivamente al soberan?,
relaciones patrimoniales, mediante acuerdos bilate- La mejor confirmación de que la contraposición
rales, cuya fuerza vinculante reposa primordial- entre derecho privado y derecho público pasa a
mente, y naturaliter [por naturaleza}, esto es, inde- través de la distinción entre contrato y ley se en-
pendientemente de la reglamentación pública, en e! cuentra en la crítica que los escritores post-
principio de reciprocidad (do ut des). iusnaturalistas '(en primer lugar Hegel) hacen al
La sobreposición de las dos dicotomías, privado/ contractualismo iusnaturalista, o sea, a la doctrina
público, contrato/ley, revela toda su fuerza explica- que funda el Estado en e! contrato social. Para
tiva en la doctrina moderna del derecho natural Hegel un instituto de derecho privado como el con-
par.a I~c.ual el contrato es la forma típica bajo la qu~ trato no puede asumirse como fundamento legí-
los individuos regulan sus relaciones en el estado de timo del Estado al menos por dos razones, estre-
naturaleza, es decir, en donde no existe todavía un chamente relacionadas con la naturaleza misma del
poder público, mientras la ley, definida normal- vínculo contractual que es diferente del vínculo que
mente como la expresión más alta del poder sobe- deriva de la ley: en primer lugar, porque el vínculo
rano (voluntassuperioris), es la forma bajo la cual son que une al Estadocon los ciudadanos es perma-
n'guladas las relaciones entre los súbditos, v entre nente e inderogable por parte de éstos, rmentras
(':S!OS y el Estado, en la condición civil, esto es, en la que el vínculo contractual es derogable por las par-
-------,

20 LA GRAN DICOTOMÍA: PÚBLICO/PRIVADO LAS DICOTOMÍAS CORRESPONDIENTES 21

tes; en segundolugar, porque el Esta~o puede I?e- cia entre el malum actionis y el malum passionis. La
dirle a sus ciudadanos, aunqc p
en crrcunstancias diferencia entre estos cuatro casos típicos es que en
excepcionales, el sacrificio del mayor.bien,Ja vid~, los dos primeros tiene lugar la compensación de un
que es un bien contractualmente indisponible. No bien con otro bien, en los últimos dos la correspon-
por casualidad el contractualism<;> es rechazado por dencia es de un mal con un mal. Lajusticia distribu-
todos los críticos del iusnaturalisrno por ser una tiva es en la que se inspira la autoridad pública para
concepción privatista (y por ello inad e.c';la~a) del la distribución de honores y gravámenes: su obje-
Estado, el cual, para Hegel, toma su legitimidad , y tivo es que a cada uno le sea dado lo que le ~orres-
por tanto el derecho de mandar y de ser obedecido, ponde con base en criterios que pueden cambiar, de
o por el simple hecho de representar en una deter- acuerdo con la diversidad de las situaciones objetivas
minada situación histórica el espíritu del pueblo o o de los puntos de vista; los criterios más comunes
de ser encarnado en el hombre del destino (el "hé- son Hacada uno según su mérito", "a cada uno según
roe" o "el hombre de la historia universal"), en su necesidad", "a cada uno según su trabajo". Dicho
ambos casos en una fuerza que trasciende la que de otro modo: la justicia conmutativa ha sido defi-
puede derivar de la agregación y del acuerdo de nida como la que tiene lugar entre las partes, la
voluntades individuales. distributiva es aquella que tiene lugar entre el todo y
las partes. Esta nueva sobreposición entre esfera
privada y justicia conmutativa por un lado,. y esfe-
Justicia conmutativa y justicia distributiva ra pública y justicia distributiva por otro, se dIO a tra-
vés de la mediación de la diferencia, ya mencionada,
La tercera distinción que confluye en la dicotomía entre sociedad de iguales y sociedad de desiguales.
público/privado, y puede ilustrarla y ser ilus~r~da Un claro ejemplo de esta mediación lo ofrece el
por ella, es la que se refiere a las .90S ~ormas ~las~cas propio Vico para quien la justicia conmutativa, a la
de la justicia: distributiva y conmu~atlva. LaJ.usuCla que llama equairix, regula la sociedad de iguales,
conmutativa es la que regula los intercambios: su mientras que la justicia distributiva, llamada rectrix,
objetivo fundamental es que las dos cosas que se regula la sociedad de desiguales, como la familia yel
intercambian sean de igual valor, con el fin de que el Estado [1720, cap. LXIII).
intercambio pueda ser considerado 'Justo", por lo Una vez más conviene advertir que todas estas
que en una compra-venta es justo el precio que correspondencias deben ser tomadas con cuidado
corresponde al valor de la cosa comprada, en el
porque la coincidencia de una con otra jamás ~s
contrato de trabajo esjusta la paga que corresponde perfecta. También aquí los casos límite son la fami-
a la calidad o cantidad del trabajo realizado, en el
lia y la sociedad internacional: la familia en cuanto
derecho civil es justa la indemnización que corres- vive en el ámbito del Estado es un instituto del
ponde a la magnitud del daño, en el derecho penal derecho privado, pero al mismo tiempo es una so-
el castigo justo es aquel en el que hay corresponden- ciedad de desiguales y regida por lajusticia distribu-
---------------~

22 LA GRAN DICOTOMÍA: PÚBLICO/PRIVADO EL USO DE LA GRAN DICOTOMÍA 23

tiva; la sociedad internacional, que es al contrario en Occidente: clllamado derecho de las Pandette * es
una sociedad de iguales (formalmente) y es regida en gran parte derecho privado, cuyos institutos
por la justicia conmutativa, normalmente corres- principales son la familia, la propiedad, el contrato y
ponde a la esfera pública, por lo menos ratione su- los testamentos. En la continuidad de su duración y
biecti {tomando en cuenta la razón del sujeto}, en en la universalidad de su extensión el derecho pri-
cuanto los sujetos de la sociedad internacional los vado romano adquiere el valor de derecho de la
Estados se constituyen como los entes públicos por razón, es decir, un derecho cuya validez es recono-
excelencia. cida independientemente de las circunstancias de
tiempo y lugar que la originaron y está basada en la
"naturaleza de las cosas" a través de un proceso
3. EL USOAXIOLÓGICO
DE L\ GRANDICOTOMÍA
semejante a aquel por el que, muchos siglos más
tarde, la doctrina de los primeros economistas, pos-
Además del significado descriptivo, mostrado en los teriormente llamados clásicos (al igual que fueron
dos parágrafo s anteriores, los términos de la dico- llamados clásicos los grandes juristas de la época de
1
1
tomía público/privado también tienen un signifi- oro del derecho romano), será considerada como la
! !
cado evaluativo. Como se trata de dos conceptos que única economía posible porque descubre, refleja,
en el uso descriptivo común fungen como contra- describe, relaciones naturales (propias del dominio
dictorios, en el sentido de que en el universo delimi- de la naturaleza o "fisiocracia"). En otras palabras:
tado por ambos un ente no puede ser al mismo el derecho privado romano, aunque originalmente
tiempo público y privado, y tampoco ni público ni fue un derecho positivo e histórico (codificado en el
privado, el significado evaluativo de uno tiende a Corpus iuris de justiniano), se transforma en u~ d~-
ser opuesto al del otro, en cuanto que cuando es recho natural, mediante la obra secular de Iosjuris-
I

l'
1

atribuido un significado evaluativo positivo al pri- tas, glosadores, comentadores, sistemáticos, para
I! mero, el segundo adquiere un significado evalua- luego transformarse de nuevo en un derecho posi-
tivo negativo, y viceversa. Desde este punto de vista tivo con las grandes codificaciones de principios del
11 derivan dos concepciones diferentes de la relación siglo XIX, especialmente con la recopilación napo-
entre público y privado que pueden ser definidas leónica (1804), derecho positivo que por lo demás
así: la supremacía de lo privado sobre lo público, o la sus primeros comentadores le atribuyen una validez
superioridad de lo público sobre lo privado. absoluta, considerándolo como el derecho de la
razón.
Así pues, durante siglos el derecho privado es .el
La primacía de lo privado derecho por excelencia. Incluso en Hegel,Recht, sm

La supremacía del derecho privado se afirma a tr a- * Una de las partes del código de Justiniano. Genéricamente
V{~S de la difusión y recepción del derecho romano cualquier texto normativo (nota del traductor).

b
24 LA GRAN DICOTOMÍA: PLTBLICO/PRIVADO EL eso DE LA GRAN DICOTOMÍA 25

otro agregado, significa derecho privado, el "dere- ciories de derecho público en cuanto relaciones de
cho abstracto" de los Lineamie.tios de la filosofía del 'poder' " (trad. it., p. 312).
derecho (Grundliniender Philosophie des Rechts, 1821), El derecho público como cuerpo sistemático de
mientras que el derecho público es nombrado, por normas nació mucho más tarde que el derecho pri-
lo menos en los primeros escritos, Verfassung "cons- vado, en la época de la formación del Estado mo-
titución". También Marx, cuando habla de derecho derno, aunque se pueden encontrar sus orígenes
y desarrolla la crítica (que hoy se llamaría ideoló- entre los comentadores del siglo XIV, como Bartolo
gica) del derecho, siempre se refiere al derecho de Sassoferrato. Por lo demás, mientras las obras de
privado, cuyo principal fundamento tomado en derecho privado, sobre la propiedad y la posesión,
consideración es el contrato entre entes formal- los contratos y testamentos, son tratados exclusiva-
mente (aunque no sustancialmente) iguales. El de- mente jurídicos, los grandes tratados sobre el Es-
recho que a través de Marx se identifica con el lado, aunque son escritos por juristas, continúan
derecho burgués es esencialmente el derecho pri- siendo durante siglos obras que no mantienen ex-
vado, mientras que el derecho público se presenta clusividad jurídica, esto es, desde los Six livres de la
en forma de critica, no tanto de una forma de dere- République (Seis libros de la República) de Bodino
cho, sino de la concepción tradicional del Estado y (1576) hasta la Allgemeine Staatslehre (Teoría general
del poder político. El primero y más grande teóri- del Estado) de J ellinek (19lO). N o es que el derecho
co del derecho soviético, Pasukanis, dirá [1924}, que romano no hubiese proporcionado principios váli-
"el núcleo más sólido de la nebulosa jurídica ... dos para la solución de algunos problemas capitales
está ... en el campo de las relaciones del derecho del derecho público europeo, comenzado por la lex
privado", ya que el presupuesto fundamental de la regia de imperio [Digesto, I,4,I} de acuerdo con la cual
reglamentación jurídica (aquí debería haber agre- lo que el princeps (príncipe) establece tiene fuerza de
gado "privada") es "el antagonismo de los intereses ley ("habet legis vigorem"), cuando el pueblo le haya
privados", lo que explica por qué "las líneas funda- atribuido este poder, que es originalmente del pue-
mentales del pensamiento juríd ico romano hayan blo, de donde viene la añeja disputa de si el pueblo
conservado su valor hasta nuestros días, permane- hubiese trasmitido o solamente concedido el poder
ciendo la ratio scripta [la razón escrita} de toda socie- al soberano. Con la disolución del Estado antiguo y
dad productora de mercancías'' (trad. it., pp. 122- con la formación de las monarquías germánicas, las
127). En fin, criticando como ideológica, y por lo relaciones políticas sufrieron una transformación
tanto no científica, la distinción entre derecho pri- tan profunda, y surgieron en la sociedad me~ieval
vado y derecho público, Kelsen observó [1960} que problemas tan diversos, como el de las relaciones
las relaciones de derecho privado pueden ser defi- entre el Estado y la Iglesia, entre el imperio y el
nidas "como 'relaciones juridicas' loui court como reino, entre los reinos y las ciudades, que el derecho
relaciones 'de derecho' en el sentido más propio y romano sólo podía ofrecer muy pocos instrumentos
estricto del término, para contraporierlas a las rela- de interpretación y de análisis. Queda por señalar

tn
26 LA GRAN DICOTOM íA: pGBLlCO/PRIVADO EL USO DE LA GRAN DICOTOMÍA 27

que, a pesar de todo, hubo dos categorías funda- (:iercicio debe estar garantizado por la ley del Estado
mentales del derecho público ~'uropeo, que habían (que es la ley del pueblo). A través de Lockc, la
~er~vado del derecho privado y de las cuales se inviolabilidad de la propiedad, que comprende
s~rvleron durante siglos losjuristas para la construc- todos los demás derechos individuales naturales,
ción de una teoría jurídica del Estado: el dominium rorno la libertad y la vida, y que indica que e:-:iste una
(dominio), entendido como poder patrimoriial del esfera del individuo que es autónomo a la esfera del
,"?onarca sobre el territorio del Estado, que se dis- poder público, se vuelve uno de los bastiones de la
tmgue del imperium (imperio), en que r~resenta el concepción liberal del Estado, que en este contexto
poder demandar a-!os súbditos; y ~.pactum-tpacto), pü'ede ser redefinidacomo la más consciente, cohe-
con todas sus espeCIes, societatis (asociaCloií), subiec- rente, e históricamente importante, teoría de la
tior:is .(s~misión), un!~nis {uriióri), y que fungé como primacíade lo privado sobre lo público. La autono-
prmclplo de la legitimación del poder en toda la míade la esfera privada del individuo frente a la
tradición contractual que va de Hobbes a Kant. esfera de competencia del Estado es tomada por
. Uno de l?s hechos que ilustra mejor la persisten- Constant como emblema de la libertad de los mo-
CIade la pnmacía del derecho privado sobre el dere- derÍ1()s,contrapuesta a la libertaddélos antiguos,
c~o público es la resistencia que el derecho de pro- cri erin'arco de una filosofía de la historia en laque el
piedad opone a la injerencia del poder soberano, y esprit de commerce (espíritu de comercio), que mueve
e~ consecuencia al derecho del soberano de expro- las energías individuales, está destinado a tomar la
piar (por causa de utilidad pública) los bienes del supremacía sobre el esprit de conquéte (espíritu de
súbdito. Incluso un teórico del absolutismo como conquista), del que están poseídos los detentadores
Bodino. co~sid~~a injusto al príncipe que viola sin del poder político, y la esfera privada se aI?plía en
un ~otl~O JustifICa?O y razonable la propiedad de detrimento de la esfera pública, no propiamente
sus súbditos, y considera tal acto como una violación hasta la extinción del Estado, sino hasta su reduc-
?e la ley natural a la que el príncipe está sometido al ción al mínimo. Reducción que Spencer celebra en
Igual que todos los otros hombres [1576, 1,8]. Hob- la contraposición entre sociedades militares del pa-
~es~ quien le. atribufe al soberano un poder sin sado y sociedades industriales del p:e.s;nte, enten-
lírnites en la esfera pnvada de los súbditos reconoce dida precisamente como contraposicion entre so-
sin embargo que los súbditos son libres' de hacer ciedades en las que la esfera pública prevalece sobre
to~o aquello que el soberano no ha prohibido, y el la privada y sociedades en las que efectúa el pro-
primer caso que menciona es "la libertad de com- ceso in verso.
prar, vender y hacer cont.ratos uno con otro" [1651,
cap. XXI]. Con Locke, la propiedad se convierte en La primacía de lo público
un verdadero derecho natural, porque nace del es-
fuerzo personal en el estado de naturaleza antes de La primacía de lo público ha asumido diversas. for-
la constitución del poder político, y como tal su libre mas, de acuerdo con las diferentes maneras bajo las

bc
28 LA GRAN DICOTOMÍA: PÚBLICO/PRIVADO EL USO DE LA GRAN DICOTOMÍA 29

cuales se ha manifestado, sobre todo en el último De hecho, la primacíade lo público signific~ ,el
siglo, la reacción a la concepción liberal del Estado y .rumento de laintervención estatal en la regulación
la derrota histórica, aunque no definitiva, del Es- «oactiva del comportamiento de los individuos y de
taclo llIínilllo.l:as~IP!emacía de lo público sebasaen los grupos infraestatale.s, o se~,. el camino de la
la contraposición del interés colectivo al interés in- .-mancipación de la sociedad civil con. res~e~t~ al
dividual, y en la necesaria subordinación,nasta la Estado que fue una de las consecuencias históricas
eventual supresión, del segundo al primero; ade- de! nacimiento, desarrollo, hegemonía, de la clase
más, en la irreductibilidad del bien común en la burguesa (sociedad civil y sociedad ?urguesa.son, en
suma d-é-l~s bienes individuales, y por tanto en la el léxico marxista, y en parte también hegehano, la
critica de una de las tesis más comunes del utilita- misma cosa). Al caer los límites de la acción de!
ri.smo elemental. La primacía de lo público adopta Estado, cuyos fundamentos éticos fueron ~ac~dos
diversas formas de acuerdo con las diversas mane- de la tradición iusnaturalista acerca de la prioridad
ras en que se entiende el ente colectivo -la nación, la axiológica de! individuo con respecto al grupo, y en
clase, la comunidad del pueblo- en favor del cual el la afirmación consecuente de los derechos naturales
individuo debe renunciar a su autonomía. No es que del individuo, el Estado paulatinamente retornó el
todas las teorías de la supremacía de lo público sean espacio conquistado por la sociedad civil bur~ues.a
histórica y políticamente las mismas, pero es común hasta absorberlo completamente en 1&1~~'p<=nencI~
a todas ellas e! principio deque el todoes~prime~o extrema de! Estado total (total precisamente en
que las partes. Se trata de una idea aristotélica, y' cuanto no deja algún espacio fuera de sí mismo). De
después de siglos, hegeliana (de un Hege! que sobre esta re absorción de la sociedad civil en e! Estado, la
e! particular cita a Aristóte!es), de acuerdo con la filosofía del derecho de Hege! representa al mismo
cual la totalidad tiene fines que no pueden reducirse tiempo la tardía toma de conciencia y la inconsciente
a la suma de los fines de los individuos que la com- representación anticipada; una filosofía del ~ere-
ponen y el bien de la totalidad una vez alcanzado se cho que repercute en una filosofía de la histona e?
transforma en el bien de sus partes. Dicho de otro la que son juzgadas como. ~pocas de decad~nC\a
modo: el máximo bien de los sujetos no es efecto de aquellas en las cuales se manifiesta la su~rema:Ia del
la persecución, mediante e! esfuerzo personal y el derecho privado, Como son la época un penal ro-
antag~nismo, del propio bien por parte de cada mana que se mueve entre los dos polos ~el desp~-
cual, S1l10 es producto de la contribución que ca- tismo público y de la libertad de la propleda~ pn-
da uno junto con todos los demás da solidariamen- vada, y la época feudal en .la que las relaciones
te al bien común, de confotmidad con las reglas que políticas son relaciones de tipo contractual.' y de
toda la comunidad o el grupo dirigente que la re- hecho no existe un Estado; por el contra rio, son
presenta (teórica o prácticamente) se ha dado a tra- épocas de progreso aquellas en las cuales el de.recho
vés de sus órganos, sean éstos autocráticos o demo- público toma la revancha sobre e! derecho privado,
cráticos. como la época moderna que contempla el avasalla-

b
30 LA GRAN DICOTOMÍA: PL:BLlCO/PRIVADO EL USO DE LA GRAN DICOTOMÍA 31

dar surgimiento del gran Estado territorial y buro- previsto Hegel, de acuerdo con el cual el Estado
'! crático. "'IIlO totalidad ética habría terminado por impo-
II •.•.SC a la fragmentación de la sociedad civil, inter-
Dos procesos paralelos prrtada como "sistema del atomismo", las relaciones
.1•. tipo contractual, características del mundo de las
Se ha dicho que la distinción público/privado se ulaciones privadas, de ninguna manera fueron re-
du plica en la distinción política/economía, con la I'·gadas a la esfera inferior de las relaciones entre los
consecuencia de que la primacía de lo público sobre Illdividuos o los grupos menores, sino que reapare-
lo privado es interpretada como la superioridad de , IITon en el nivel superior de las .relaciones políti-
la política sobre la economía; esto es, del orden .unente relevantes, por lo menos bajo dos formas:
dirigido desdearriba sobre el orden espon táneo, de '·11 las relaciones entre grandes organizaciones sin-
la organización vertical de la sociedad sobre la orga- .1 icales para la formación y re~lOvación de los ~on-
nización horizontal. Prueba de ello es que t;lpr9c.~- I ratos colectivos, y en las relaciones entre partidos
so, que hasta ahora parecía irreversible, de interven- políticos para la formación de las coaliciones de
ción de los poderes públicos en la regulación de la ,~obierno. .
economía también es designado como proceso de "pu- La vida de un Estado moderno, en el que la SOCIe-
blicitación de lo privado". En efecto, se trata de dad civil está constituida por grupos organizados
un proceso que las doctrinas socialistas política- .uda vez más fuertes, es atravesada por conflictos de
mente eficaces favorecieron, mientras los liberales grupo que continuamente se renuevan, frente a l~s
de ayer y de hoy, además de las diversas corrientes «uales el Estado como conjunto de órganos de deci-
del socialismo libertario, hasta ahora políticamente sión (parlamento y gobierno) y ~jecutivos (~parato
ineficaces, rechazaron, y continúan rechazando, hurocrático ), desempeña la función de mediador y
como uno de los productos perversos de esta socie- de garante más que de dete?tador del,l?oder de
dad de masas, en la que el individuo, como el esclavo imperio, de acuerdo con la Imagen clásica d.e la
hobbesiano, pide protección a cambio de libertad, a soberanía. Los acuerdos sindicales o entre partidos
diferencia del siervo hegeliano destinado a volverse normalmente son precedidos por largas negocia-
libre porque no lucha por salvar la vida sino por su ciones, característica de las relaciones contractuales,
reconocimiento. y culminan en un acuerdo que se parece más a un
De hecho el proceso de publicitación de lo pri- tratado internacional, con la inevitable cláusula "re-
vado solamente es una de las facetas del proceso de hus sic stantibus" [hasta que la situación no se modi-
cambio de las sociedades industriales más avan- fica}, que a un contrato de derecho privado c~yas
zadas. reglas para una eventual disol~ción son establecidas
T~1 proceso es acompañado y complicadopor un por la ley. Los contratos col ecu vos con rcspect<:>a las
fenómeno inverso que se puede llamar "privatiza- relaciones sindicales, y las coaliciones de gobIerno
ción de lo público". Al contrario de lo que había con respecto a las relaciones en tre partidos políticos,

ti
32 LA GRAN DICOTOMíA: PÚBLlCO/PRIVADO
SFCCl': 00 SIGNIFICADO DE 1./\ IHCOTOi\1 íA 33

son momentos decisivos para la vida de ~~_a_ gra~~ ·1. EL SEGU 'DO SIG IFICADO DE LA DlCOTOMÍA
organización, o sistema de sistemas, que es el Estad?
contemporáneo, articulado en su interior por orga-
nizaciones sernisoberanas, como las grandes empre- Público o secreto
sas, las asociaciones sindicales, lospartidos. ..
No por casualidad quienes ven en el crecimiento N" debe confundirse la dicotomía público/privado
de estos centros de poder un ataque a la majestad 'pie hasta aquí se ha analizado cor: la misma .d!stin-
del Estado, hablan de un nuevo feudalismo, enten- , j"1I1 en la que por "público" se entiende manifiesto,
dido precisamente comola época en la cual, para .ibicrto al público, realizado frente a espectadores, y
retomar a Hegel, el derecho privado toma la su- 1"'1' "privado" lo opuesto, lo que se dice o se hace. en
premacía sobre el derecho público y esta prevarica- 1111 círculo restringido de personas, en secreto. Esta
ción de la esfera inferior sobre la superior mostraría distinción también es conceptual e históricamente
un proceso de degeneración del Estado. 11 11 portante, pero en un sistema de ideas y en un
Los dos procesos, de publicitación de lo privado y •outexto histórico diferente de aquellos en los cua-
d-"I2i!.ivatización de lo público, de. ninguna maneti!. I<-sse inserta la gran dicotomía. Tan diferen te que la
son incompatibles, y de hecho se compenetran un~ gran dicotomía mantiene toda su validez incluso
en otro. • liando la esfera de lo público, entendida como. la
El primero refleja el proceso de subordinación d.e esfera de competencia del poder político, n(~ c<:m-
los intereses privados al interés de la colectividad ,ide necesariamente con la esfera de lo público,
representada por el Estado que invade y englóba «ntendida como la esfera donde se presenta el con-
progresivamente la sociedad civil; <;,:lsegundore~~ I rol por parte del público del poder político. Co.n~
presenta la reivindicación de los intereses privados (eptual e históricamente el probl.ema de la publici-
mediante la formación de los grandes grupos orga- dad del poder es un problema diferente del de su
nizados que utilizan los aparatos públicos para al- naturaleza de poder político distinto del poder de
canzar sus objetivos. los privados; el poder político es el poder público e,n
El Estado puede ser correctamente representado «uanto a la gran dicotomía, aun cuall(~o l,lO es pu-
como el lugar donde se desarrollan y componen blico, no actúa en público, se esconde del públ ico , no
estos conflictos, para luego descomponerse y re- ('stá controlado por el público. C_()nCCpi ualmcn j(', :',1
componerse mediante el instrumento jurídico de problema de la publicidad del poder SlClll pn' snvro
un acuerdo continuamente renovado, encarnación para mostrar la diferencia entre las dos formas de
moderna de la tradicional figura del contrato social. gobierno: la república, caracrerizada p()¡- el {!)lll rol

público del poder y en l~ época, m()(krJi;~ pOI la


formación libre de una opinión publica, y (',LVrlllCl-
pado , cuyo método de gobierno contempla l'Í '·c-
curso a los arcana imperii, es dccir, al_:,,:ciTI() de


;1
34 LA (;RAl\: DICOTOMíA: PUBLICO/PRIVADO ')VCl!:\l)O SI(;:,\,IFIC¡\!)O DE 1.;\ DlConn'líA 3!'í

Estado que en u n Estado de derecho moderno so- . 111nllnper a un juez que debejuzgar a un pariente
lamente está p rr-visto (0/110 reme-dio excepcional. ',11 \'o?
Hisróricarncnr c. el m ismo problema distingue una 1.1 principio de la publicidad de-las acciones de
época de prohlllcla transformación d e la imagen del '1" uu dctenta un poder público ("público" en el
Estado v de las relaciones reales entre el soberano y .r '11tido de "político") se contrapone a la teoría de los
los súbditos; la época del nacimiento de lo "público .I/IIIIIU impeni, que dominó la época del poder abso-
político" en el sentido figurado por Haberrnas, esto 1111' l. Esta teoría sostiene que e! poder de! príncipe es
I es, en el que la esfera pública política adquiere una IILIS eficiente, y por tanto apegado a su objetivo,
influencia institucionalizada sobre el gobierno me- , u.uito más permanece escondido de la mirada indis-
diante el cuerpo legislativo porque "el ejercicio del .1 ('Ia del vulgo, cuanto más es al igual que el poder
,
dominio político es efectivamente sometido a la •¡.. Dios, invisible. Esta doctrina se basa en dos ar-
I obligación democrática de la publicidad" [l964, I:'"llentos principales: uno intrínseco a la natura-
traducción del italiano, p. 53]. Io-I:lmisma del sumo poder, cuyas acciones pueden
I «ncr mayor éxito conforme son más rápidas e im-
1I
111('visiblés: el control público, incluso solamente de
Publicidad y poder invisible uu a asamblea de notables, frena las decisiones e
I1
uupid e la sorpresa; otro, derivado del desprecio por
l' La historia del poder político entendido como "1 vulgo, considerado como objeto pasivo, como la
poder abierto al público puede hacerse comenzar bestia salvaje" que debe ser domesticada, dorni-
I1
desde Kant, quien considera como 'fórmula trascen- uada por fuertes pasiones que le impiden formarse
I dental de! derecho público" el principio de acuerdo 'lila opinión racional del bien común, egoísta de
con el cual "todas las acciones referentes al derecho vista corta, presa fácil de los demagogos que se
de otros hombres, cuya máxima no es compatible <irven de él para su propio provecho. La indivisibi-
,1
con la publicidad, son injustas" (1796, trad. it., p. lidad y por tanto el control del poder estaban asegu-
330], El significado de este principio se aclara lados, institucionalmente, por el lugar cerrado al
cuando se observa que hay máximas que una vez Iiúblico en el que se tomaban las decisiones políticas
hechas públicas provocarían tal reacción que harían (el gabinete secreto) y por la no publicación de las
imposible su cumplimiento. ¿Qué Estado podría mismas decisiones, psicológicamente, mediante la
declarar al firmar un tratado internacional que no pcrmisibilidad profesada y reconocida de la simula-
se considera obligado a la norma de que los pactos iión y de la disimulación como principio de acción
deben ser cumplidos? En referencia a la realidad del Estado, a despecho de la ley moral que prohíbe
que tenemos frente a nosotros, ¿qué funcionario mentir. Los dos expedientes, el institucional y e!
podría declarar, al asumir su cargo, que se servirá psicológico, son complementarios, en cuanto se re-
de él para traer un provecho personal, () para su b- fuerzan uno a otro: el primero autoriza al soberano
vencionar secretamente a un partido político, o para a no hacer saber anticipadamente qué decisiones

bz
I
11:

LA GRAN DICOTOMÍA: PUBLICO/PRIVADO ,C,H,l'\:!)O SIC:\IFICADO DE lA DICOTOMÍA 37

tomará y a no hacerlas conocer después de que las " I ivid:«] sea pública" [1928, p. 208}. Bajo este as-
tomó; el segundo lo autoriza a esconder las decisio- 1""( I () es esencial para la democracia el ejercicio de
nes tomadas, o sea, a disimular, o a presentarlas de 1, 's ([iversos derechos de la libertad, que permiten la
diferente manera, es decir, a simular. Natural- I (11 mación de la opinión pública, y de esta manera
mente, allí donde el poder es invisible, el contrapo- ,I<,('guran que las acciones de los gobiernos se sus-
der está obligado a hacerse también invisible; en l' ,ligan del secreto de la cámara del consejo, se reti-
consecuencia, al secreto de la cámara del consejo 1 ('11 de las sedes secretas en las que se tratan de
corresponde la conjura de palacio tramada en se- '1( ultar de los ojos del público, para evitar que sean
creto en el mismo lugar donde se oculta el poder ";lIIlÍnadas, juzgadas y criticadas.
soberano. Al lado de los arcana imperii están los Así como al proceso de publicitación de lo pri-
arcana seditíoniS: . 1,ldo, jamás concluido definitivamente, corres-
Mientras el principado -en el sentido clásico de la [!I'lIde el proceso inverso de privatización de lo pú-
palabra-, la monarquía de derecho divino, las diver- l.liro. así también la victoria del poder visible sobre
sas formas de despotismo, exigen la invisibilidad del ..¡ invisible jamás se concluye definitivamente. El
poder y de diversas maneras la justifican, la repú- I,()der invisible resiste al avance del visible, rein-
blica democrática -res publica no sólo en el sentido 1«nta formas para ocultarse y para esconder; para
propio de la palabra, sino también en el sentido de lIT sin ser visto. La forma ideal del poder es la del
expuesta al público- exige que el poder sea visible. poder que se le atribuye a Dios, el omnividente
El lugar donde se ejerce el poder en toda forma de invisible. Los arcana imperii se transformaron en el
república es la asamblea de ciudadanos (democracia ,,(',reto de Estado que en la legislación del Estado
directa) donde el proceso de decisiones esin re ipsa moderno de derecho se concreta en castigar la pu-
{de por sí}, público, como sucedía en el ágora de los blicación de actas y documentos reservados; por lo
griegos; allí donde la asamblea es la reunión de demás, con esta diferencia sustancial-que contra el
los representantes del pueblo, y por tanto las decisio- «rcanum [secreto}, considerado como instrumento
nes podrían ser conocidas solamente por estos, las re- e-sencial del poder, y por tanto necesario-; el secreto
uniones de la asamblea deben ser abiertas al público de Estado es legitimado solamente en los casos ex-
de manera que cualquier ciudadano pueda tener «cpcionales previstos por la ley. De igual manera
acceso a ellas. Hay quien ha creído poder establecer jamás ha decaído la práctica del ocultamiento me-
un n~xo entre el principio de representación y la diante la influencia que el poder público puede
publicidad del poder, como Carl Schmitt, para l:jercer sobre la prensa, a través de la monopoliza-
quien "la representación solamente puede' tener ción de los medios masivos de comunicación, sobre
lugar en la esfera de la publicidad" y "no hay alguna lodo mediante el ejercicio ilimitado del poder ideo-
representación que se desarrolle en secreto y a es- lógico, siendo la función de las ideologías la de cu-
condidas" por lo que "u n parlamento tiene carácter brir con velos o mantos las motivaciones reales que
representativo sólo en cuanto se considera que su mueven el poder, forma pública y lícita de la "rncn-

...
ss LA GRAN DICOTOMÍA: péBUCOiPRIVADO

tira piadosa" de origen platónico o del "engaño


lícito" de los teóricos de la r azón de Estado.
Por otra parte, si. es verdad que el! un Estado
democrático el público observa más el poder que en
\lll Estado autocrático, también es cierto que el uso ll. LA SOCIEDAD CIVIL
de las cornputadoras , quese está ampliando y se
extenderá cada vez más, para la memorización de:
las fichas personales de todos los ciudadanos, 'per- 1, LAS DIVERSAS ACEPCIONES
mite y permitirá cada vez más a quienes detentan el
poder observar al público mucho mejor que los 1, I-:LlengucUe político actual la expresión "sociedad
Estados del pasado. Lo que significa que a pesar de , rvil " es conocida generalmente como uno de los
las profundas transformaciones en las relaciones 1•.1minos de la gran dicotomía sociedad civil/Estado.
entre gobernantes y gobernados, inducidas por el 1" que quiere decir que no se puede determinar su
desarrollo de la democracia, el proceso de publicita- ,1!~llificado y delimitar su extensión más que refi-
ción del poder, incluso en el segundo sentido de la «ndo y delimitando
I al mismo tiempo el término
dicotomía público/privado, es todo menos lineal. I',stado'", Negativamente, se entiende por "socie- "
Así, pues, esta dicotomía, tanto en el sen tido de .I.u] civil" la esfera de las relaciones sociales que no
colectivo/individual (demostrado en los parágrafos "SI,'¡ regulada por el Estado, entendido restrictiva-
1 2 v 3), como en el sentido de manifiesto/secreto 1I11'nte,y casi siempre polémicamente, como ~l COI1-
(t;lOs'trado en este parágrafo), a pesar del cambio de l' .uto de los aparatos que en un sistema social orga-
significados, constituye una de las categorías fun- uizado ejercen el poder coactivo. Se remonta a Au-
damentales y tradicionales para la representación !',llst Ludwig von Schlozer (1794), y es continua-
conceptual, la comprensión histórica y la enuncia- IIl('nte retornada en la literatura alemana sobre el
ción de juicios d e valor, en el vasto cam po recorrido ,ll'gumento, la distinción entre societas citnlis sine im-
por las teorías de la sociedad y del Estado. /"rio [sociedad civil sin poder central], y sorictas cioilis
I um imperio [sociedad ci vil con poder central}, donde
1.1segunda expresión indica lo que en la gran dico-
IOl11ía se designa con el término .,Estado", en un
I ontexto en el que, como se verá más adelante,
todavía no nacía la contraposición entre la sociedad
v e l Estado, v bastaba un solo término para designar
11

l' 11110y otro. 'aunque con una distinción interna de


"!
'1 ,'spe(-ie, ;\ I;¡ noción restrictiva del Est.ado corno
i
,1 ,-n'gallo del poder coactivo, que permite la Iorrna-
,i{¡n y asegura la persistencia de la gran dicotomía.
:\~)
._ .... _-_._--------------------,

40 LA SOCIEDAD CIVIL LAS DIVERSAS ACEPCIONES 41

concurre el conjunto de las ideas que acompañan el .Id siglo XVJJI, el derecho civil, ,difere~t~ de! dere-
nacimiento del mundo burvués: la afirmación de oh" penal, comprende las materias tradicionales del
-- '"
derechos naturales que pertenecen al individuo y a .Ic-rccho privado (el Code civil es e! código del dere-
los gn¡pos sociales independientemente deI Estado o ho privado, en alemán burgerliches Recht).
y que CO!!lO tales limitan y restringen la esfera del Debido precisamente a que la expresión "socie-
poder político; el descubrimiento de una esfera de dad civil" como fue utilizada en el siglo XIX -que es
relaciones interindividuales, como son las relacio- 1;1 misma que se sigue aplicando hoy- nació de la
nes económicas, para cuya reglamentación" no-es , ontraposición, desconocida para la tradición, entre
necesaria la existencia de un poder coactivo porque una esfera política y una esfera no-política, es más
se autorregulan; la idea general tan eficazmente r;-'cilencontrar una definición negativa que una po-
expresada por Thomas Paine, no por casualidad siriva de ella, tanto más cuanto en la práctica del
autor de un célebre escrito referente a los derechos derecho público y de la doctrina general del Estado
del hombre, de que la sociedad es creada por nues- (la allgemeine Staatslehre de la t~adición acad~mi~a
tras necesidades y él Estado por nuestra maldad .rlcmana.de GeorgJellinek a Fehx Ermacora)~amas
(1776, trad. i t, p, 69), porque el hombre es natural- lalta una definición positiva del Estado: s?~~eda?
mente bueno y toda sociedad necesita, para conser- «ivil como conjunto de relaciones no reguladas por
varse y prosperar, limitar el uso de las leyes civiles el Estado, y por consiguiente como todo lo q,ue
para imponer, con la coacción, el máximo desarro- sobra, una vez que se ha delimitado bien el ámbito
llo de las leyes naturales que no requieren de la en e! que se ejerce el poder estatal; pero incluso en
coacción para ser aplicadas; en suma, la dilatación una noción tan vaga se pueden distinguir diferentes
del dl'icdJO nrivado mediante el cual los individuos .icepciones según si predomine la identifi~ación de
rq-;ub:, sus l~daciones guiados por sus intereses rea- lo no-estatal con lo pre-estatal, con lo ant,I~estata! ?
les, de ks que cada uno es iudex in causa sua, en con lo post-estatal, Cuando se habla de SOCIedad Cl~Il
detrimento del derecho público o político donde se bajo la primera de estas acepciones se quiere decir,
ejerce el imperium, entendido como el mando del de acuerdo o no con la doctrina iusnaturalista, que
superior que como iudex super partes tiene el derecho antes del Estado hay diversas formas de asociación
de ejercer el poder coactivo, Jamás se resaltará bas- que los individuos forman entre sí para satisfacer
tante que el uso de "sociedad civil" en cuanto esfera sus más diversos intereses y sobre los cuales el Es-
de las relaciones sociales, diferente de la esfera de tado se sobrepone para regularlas, pero sin obstac~-
las relaciones políticas, se debe a escritores alemanes [izar su desarrollo e impedir su renovación conti-
(én particular a Hegel y a Marx como se verá en nua' si bien en un sentido no estrictamente marxista
seguida), a autores que escriben en una lengua se puede hablar en este caso de la sociedad civil
donde búrgerliche Gesellschaft significa al mismo como una subestructura y del Estado como una
.>
tiempo sociedad civil y burguesa; y que en el len- superes tructu ra. Bajo la segunda ac~pci()!1~la ,so,cie- ;;::¡
guaje jurldico que se afirmó ampliamente a finales dad civil adquiere una co n notacion axiológica-
42 l.A SOCIFlHD CIVIL l.AS DIVERSAS ACEPCJOi'<ES 13

mente positiva e indica c.1 lugar donde se manifies- "11.1 rd'()rrnuiación de la vieja contraposición P?ÍS
tan todas !;¡s instancias de ~:imbi() d<-~las relaciones ,.d/l);,ís legal. ¿Qué es el país real?, ¿qu~ es la socic-
de dorn in :0, d. ¡¡¡de se lorrua n los gnq)os que luchan ,1,,1. ivil? En una primcra aproxrmacion se puede
por la ('maIJCip;H·;'jli del poder político, donde ad- .1. , 11 • Illc la socicdad civil es elluga~ d(:nde sUlw~ny y::'
quieren CU(TI.<1 los llamados contrapoderes. Ade- , •¡"s;¡rrollan los conflictos econormcos. sociales,
11l:ISde ('Sla acepción también se puede dar una ,,1, ,dúgicos, religiosos, que las instit~,cio,nes esta talc,s
connotación axiológicarrientc negativa, cuando se '" 111'11 la misión de resolver mediándolos, prev¡-
toma en cuen ta el punto de vista del Estado y se "11'11( lolos o repr imiéndolos. L~s sujet:os de es~()s
consideran los fermentos de: renovación ql,le pgrta • • 11 1 t lictos y por tanto de la sOCleda~ C1Vll,preClsa-
la sociedad civilcüme)geí'iúenes de disgregación. ",..IIIC en cuanto contrapuesta al Estado, son las
-, Bajo la tercera acepción, "sociedad civil" tiene al · I.ISt'S sociales, o más ampliamente los gr~po,s, los
mismotiérnpo un significado cronológico. como la 11" .vimientos. las asociaciones, las orgarnzaciones
primera, v un significado axiológkó,'¿omo la se- '1111 las representan () que se ?ecl,aran sus represen-
gunda: representa el ideal de un~-sociedad sin Es- i.uucs: al lado de las orgamzaClones d~ clase, ,los
tado destinada a surgir de la disolución del poder 1',1 II¡>C;S de interés, las a~ociaciones d~ ?lVerSO tipO
político" Esta acepción se encuentra en el pensa- • • '11 fines sociales e indirectamente políticos, los mo-
miento de Gramsci allí donde el ideal característico I 1111 lentos de emancipación de grupos étnicos, de
de todo el pensamiento marxista de la extinción del •kknsa de derechos civiles, de liberación de la ml~-
Estado es desuil,) como la "absorción de la socied ad ¡tI,Tósrriovimientos juv~niles, etcét~ra, Lo~ ,partI- i
i· polírira e-n l.r s()cinbd civil" [1930-31 a, P: 662}; .los políticos tienen un pIe en la ~oCledad ~l\11 y el r
i I
(OIllO 1;1 s(),it'(Lld rivil donde se ejerce la hegemonía ,,110 en las instituciones, tanto ast qne ha Sido pro-
,:1 dikn'lllc del dOillinio, liberada de la.sociedad polí- ('Ilcsto enriquecer el esquema conceptual dicotó-
lita, 1-'11 i;l~;tres clifcrcm cs acepciones la no-estatal n iico y de intercalar entre los dos ~oncep~c~s de.so-
a suru« tres d iícrcm cs figuras: en la primera, la fi- • icclad civil y de Estado el de sociedad pohuca [1:ar-
gura de la prccondición del Estado, es decir, de lo ni-ti, 1973, Pf': 16 ss.l orientado a abarcar preClsa-
que todavía no es estatal; en la segunda, de la ~_ntífe- urente el fenómeno de los partidos quc de hecl~() no
sis,_.deI ESl~lcl(¡,V sea, de lo que se presenta como pertenecen completamente ni a la sociedad ClVJIl1l al
alternativa írerue al Estado; en la tercera, de la tstado. d
disolución v fin del Estado, En efecto, una de las maneras más frecuentes e
- Es más cíifícildar una definición positiva de la definir los partidos políticos es la de 111 os trar q~le
"sociedad civil", porque se trata de hacer un reper- cllos cumplen la función de seleCCionar" a,gregaJ y
iorio de todo lo que co!¡[üsarucnte se puso dcnt ro I rasmitir las demandas de la ~()ciedacl civil ti ue se
de la ,'alija de la exigencia de circunscribir el ámbito volverán objeto de decisión política, En las recientes
del Estado, Bastc notar que en ruuchos conrcxros la teorías sist¿mlcas de la sociedad global, ~~SOCiedad
cont.ruposición sociedad civil/iustit.urion cs políticas ci:ci1,(?cupa cllugar reservado para la fornlaClói1-de
44 LA SOCIEDAD CIVIL
LA Il'\TERPRETAC]()N MARXISTA 45

I~s demandas (~11pul) que se dirigen hacia el sistema .••, ••.dad civil, donde se pueden encontrar nuevas
político a las cuales el siste.na político tiene la tarea IIWlllf'sdc'legitimización, y por tanto nuevos .espa-
de dar respuesta (out pul); el contraste entre socie- . ,..s de consenso. En fin, en la esfera de la SOCIedad
dad civil )' Estado se presenta como el contraste , .vrl r.rmbién se ubica normalmente el fenómeno de
entre cantidad y calidad de las demandas y capaci- 1" "pi nión pública, entendida como la expresión
dad de bis instituciones de dar respuestas adecuadas 1,"l.lica de consenso y disenso con respecto a las
y rá pidas. El tan debatido tema de la gobernabilidad 11 ",1 u uciones, trasmitida mediante la prensa, la ra-
de las sociedades complejas también puede ser in- ,1,01,la televisión, etcétera. Por lo demás, opinión
terpretado en los términos de la clásica dicotomía 1 "d ,1iea Yffióvimieri tos sociales c~min~n. ~ e la ,m~no
sociedad civil/Estado; una sociedad se vuelve más \ -¡l'condicionan mutuamente. Sin opmIOn pubhca,
ingobernable en cuanto ~·a~;.nentan las dernan- r.. 'Itle más concretamente significa sin canales de
das de la sociedad civil y.no aumenta paralelamente " .ismisión de la opinión pública, que se vuelve "pú-
la capacidad de las instituciones para responder a 1,1 il;l" precisamente porque es trasmitida al público,
ellas. Más aún: lacapacidad de respuesta del Estado l., «sfera de la sociedad civil está destinada a perder
ha: alcanzado límites quizá insuperables (de donde .r (Unción y finalmente a desaparecer. En último
proviene el tema, por ejemplo, de la "crisis fiscal"). 1 «rmino el Estado totalitario que es el Estado en el
Estrechamente relacionado al tema de la gobernabi- (I"C la sociedadcivil es absorbida completamente en
lidad aparece el tema de la legitimación: la ingober- ,1 Fstado , es un Estado sin opinión pública (o sea
nabilidad produce crisis de legitimidad. También '01" una opinión oficial solamente),
este tema puede ser interpretado en los términos de
la misma dicotomía: las instituciones representan el
poder legítimo en el sentido weberiano de la pala- 2. LA INTERPRETACIÓN MARXISTA
bra, o sea, el poder cuyas decisiones son aceptadas y
realizadas en cuanto son consideradas como ema- 1,,1actual uso de la expresión "sociedad civil" como
'1
1:' nadas de una autoridad a la que se reconoce el urmino íntimamente vinculado al Estado, o sistema
derecho de tomar decisiones válidas para toda la p"lítico, es de derivación marxista, y a través ~e
colectividad; la sociedad civil es la sede donde se Marx, hegeliana, si bien, como se verá un poco mas
forman, especialmente en los periodos de crisis ins- .ulclante , el uso marxista es reductivo con respecto
titucional, los poderes que tienden a obtener su ,d hegeliano. Debemos a la i~1fl~en~ia de la literatur,a
legitimidad incluso en detrimento de los poderes marxista en el debate POlítICOitaliano contempor~-
legítimos, donde, en otras palabras, se desarrollan neo la frecuencia con la que es usada en el lenguaje
los pr~)Cesos de deslegitimación y de r clegitimación. (llmún la expresión "sociedad civil". Prueba de ello
De aquí la frecuente afirmación de que la solución I'S que en otros contextos lingüísticos la expresión
de una crisis grave que amenaza la sobrevivcncia de "sociedad civil" es sustituida en la misma dicotomía
un sistema político debe buscarse ante todo en la ," por el término "sociedad"; en Alemania, por ejem-
46 LA SOCIEDAD qVIL L\ 1.'·;I·RI'RFI ALJ(), \i:\RXIST.\ i7

DIo, se ha des.nroliado en estos años un amplio v ""'llln de una obra de juventud como La sagrada
;loClo de-bate sobre Staat urui Grsellsrhaft [rl Bückc,{- ¡",!111m [Ma rx \. F.l!~eJs 1B40j en 1;: que se lec:
f(ii'dc 1~):'fi}.en el que eí térurir.o Grscllschaft, "socie-
dad", comprende el área de nuestro término "50- 1-./ "-:,/ado motirrun ticu« Colllo bosr natural [()bS{~I'\TSC:
cie([;;d civil", El fragmento canónico para el naci- ''';Itural'} la sociedad civil. el hombre de 1;] sociedad
, ivil. es decir. el hombre indcpcnd icnte. unido a otro
miento del significado "sociedad civil" que se ha
h.nn brc sólo por d vínculo del interés privado y de l;¡
\'uciw habitual es aquel en el cual Marx, en el Prefa-
,1< cl'siclad naurral uuouscirutr (t.rad . ir. p. 126).
cio de la Contribución a la critica de la economía politica
r 18!)9}, escribe que estudiando a Hegel llegó a la I ,¡( l.rvíamás sorprenden te es que el carácter especí-
convicción de que las ínstitucionesjurídicas y políti- 1" 1¡de la sociedad civil definida de esta manera
cas tienen sus raíces en las relaciones materiales de , «iucida totalmente con el carácter específico del
existencia "que HegeL , . comprendía bajo el nom- . ''¡;Iclo de naturaleza hobbesiano que es, como bien
bre de 'sociedad civil' " y de esto deriva la conse- .1 s.ibe, la guerra de todos contra todos:
cuencia de que "la anatomía de la sociedad hay que
buscarla en la economía política" (trad. it. pp. 956- 1 "da la sociedad civil es precisamente esta guerra [del
957). N o importa que en este fragmento Marx haya 1'"lI1hre contra el hnmbrcj. u no cOlltra otro. de todos
dado una interpretación reductiva y deformante IIIs individuos, aislad.». un» de otro ahora sólo por su
del concepto hegeliano "sociedad civil", COlJlO ve- nidiuidualidru}, y es el movimiento (2Tneral, desenfrc-
t'('Il1P.') más adelante, lo que importa resaltar es que liado, de las potencias elementales de
la vida liberadas
en L! mcd ida t'n q \\(' Mar x hace el e la sociedad civil la .1(' las cadenas de los privilejnos [ibid. p. 130},
su!c de las relaciones económicas, o sea, de las rela-
cienes que consrituyen "la base real, sobre la cual se '" .rprendente porque en la tradición iusnaturalista
eleva una superestructura jurídica y política" iibid., 1,1 §4) se llama "sociedad civil" él lo que hoyes
p. 957}, "sociedad civil" significa el conjunto de las ll.unado "Estado". la entidad antit élica frente al es-
relaciones interindividuales que están fuera o antes 1.11 lo de naturaleza.

del Estado, y en cierta forma agota la comprensión :\0 ~e podría explicar esta transposici ón del sig-!Ji-
de la esfera preestatal diferente y separada de la del I ¡'ado tradicional de la expresión "estado de natura-
Estado, la misma esfera preestatal que los escritores I"/.a" en el siznificado de 'la expresión que i radicio-
del derecho natural y en parte en la línea de los u.rlrnen tc se '¡'e contrapone, () sea la "so(:icdad rivil",
primeros economistas, comenzando por los fisiócra- '.1 llO se tuviese en cuenta una vez más que la socie-
tas, habían llamado estado de naturaleza o sociedad ";Id civil de \1 a 1),: es la lnirgrrlirh« Gescllscba]t que,
natural. La sustitución realizada en el lenguaje especialmente después de Hegel y de la interpreta-
marxista de la expresión "estado de naturaleza" por , ¡Úll de los textos <1(: :-lcgcl de parte de la i¡.qllicrda
la expresión "sociedad civil", mediante Hcgel pero 1'I'gelial1a, adquiriú el "igniric;¡c!o de "sociedad hur-
mucho más allá de Hegcl, se comprueba en el Irag- !~ll('sa" en el seu t ido propio (le la sociedad de clase, y
48 LA SOCIEDAD CIVIL LA INTERPRETACJ(}N MAlü(JSTA 49

que la sociedad burguesa en Marx tiene como sujeto ',<" ••.dad civil coincide con la base material (contra-
histórico la burguesía, una clase que realizó JU 1'1I<"Slaa la superestructura donde entran las ideo-
emancipación política liberándose de las ligaduras l"I',i;ls y las instituciones), para Gramsci, en cambio,
del. Estado absoluto y contraponiendo al Estado tra- , 1momento de la sociedad civil es superestructura!.
dicional los derechos del hombre y del ciudadano "11 LIs notas sobre los intelectuales se lee:
que en realid~d fueron los derechos que desde en-
tonces protegieron los .propiC?s intereses de clase. I'o!' ahora se pueden fijar dos grandes "planos" super-
Un fragmento del escrito de Juventud La cuestión <'slructurales, aquel que se puede llamar de la "socie-
judía (1843); aclara .mejor que cualquie; discurso la .1;1(1civil", es decir, del conjunto de organismos llama-
transferencia de la Im~gen del ~s~ado de naturaleza dos vulgarmente "privados" y aquel de la "sociedad
hi potenco en la realidad histórica de la sociedad I,olítica o Estado"), que corresponden a la función de
burguesa: "hegemonía" que el grupo dominante ejerce en toda la
",ciedad )' el de "dominio directo" o de mando que se
La emancipación política fue al mismo tiempo la nianificsta en el Estado)' en el gobierno "juríd ico"
emancipación de la sociedad burguesa (que en este 11932, pp. 1518-1519}.
contexto no tendría sentido si se tradujese como "ci-
vil"} de la política, de la apariencia misma de un con- ",1ra aclarar esta definición conviene utilizar el
tenido universal. La sociedad feudal se disolvió en su <I('mplo histórico que Gramsci tiene en mente
elemento fundamental, el hombre; pero el hombre <u.mdo habla de hegemonía contraponiéndola 0,1
que constituía efectivamente su fundamento, el hom- <l. 'minio directo: el ejemplo es la Iglesia católica
bre egoísta (trad it. p. 383).
<lIlcndida como
E.l ~stado de naturaleza de los iusnaturalistas y la
d aparato de hegemonía del grupo dirigente, que no
SOCiedad burguesa de Marx tienen en común al
tenía un aparato propio, es decir, no tenía una organi-
"hombre egoísta" como sujeto. Y del hombre zación cultural e intelectual propia, pero sentía como
egoísta no puede nacer más que una sociedad anár- ial Ia organización eclesiástica universal (1930-31 b, p.
quica o, por contraste, despótica. 763}.
A pesar de la marcada influencia de la noción
marxista de "sociedad civil" en el uso actual de la Al igual que Marx , Gramsci considera a las ideolo-
expresión, no se puede decir que en la propia tradi- I~íascomo parte de la superestructura, pero a dife-
ción del pensamiento marxista el lISO hava sido 1«ncia de Marx, que llama sociedad civil al conjun to
(k las relaciones económicas que constituyen la base
constante. Muchas veces ha sido reconocida/la rele-
mater ia], Gramsci llama sociedad civil a la esfera en
vancia de la dicotomía sociedad civil/Estado en el
pensamiento de Gr.?_msci;' sin embargo, erraría \;, que actúan los aparatos ideológicos cuya tarea
('S la de ejercer la hegemonía y, mediante la hegemo-
quien creyese, como muchos han creído, que la di-
cotomía gramsciana reproduzca fielmente la dico- uia, de obtener el consenso. No es que Gramsci
tomía marxista. Mientras en Marx el momento de la abandone la dicotomía base/superestructura, pal:a
50 LA SOCIEDAD CIVIL EL SISTEMA HEGELIANO 51

sustituirla por la dicotomía sociedad civil/Estado. Él "", Ilt<lg-ramsciano la sociedad del consenso sólo es
agrega la segunda a la p.-imera y de esta manera "1'11"11;1 sociedad destinada a surgir de la extinción
hace más complejo su esquema conceptual. Para ,1, I 1'.st;ldo.
representar la contraposición entre el momento es-
tructural y el momento superestructura! normal- 3. EL SISTEMA HEGELIANO
mente utiliza las siguientes parejas: momento eco-
nómico/momento ético-político, necesidad/libertad, 1 '1.IIulo Marx escribió que había llegado al descu-
objetividad/subjetividad. Para representar la con- 1" 1111 i,-nto de la sociedad civil subyacente a las insti-
traposición entre sociedad civil y Estado, se sirve de " l' l' .ucs políticas estudiando a Hegel e identifica la
otras parejas: consenso/fuerza, persuasión/coer- '" ,..dad civil con la esfera de las relaciones econó-
ción, moral/política, hegemonía/dictadura, direc- "'" ,IS. surgió una interpretación parcial de la cate-
ción/dominio. Póngase atención en el hecho de que ;'.'.•1;1hegeliana de sociedad civil que se trasmitió a
en la primera dicotomía e! momento económico se ,..,1.1la tradición del hegel-marxismo. La categoría
contrapone al momento ético-político; la segunda 1"I:diana de sociedad civil a cuya clara formulación
dicotomía puede ser considerada como el desdo- " .l.nominación Hegelllegó solamente en la última
blamiento de la dualidad (ético-política) implícita en 1.1'."de su pensamiento, en los Lineamientos de filoso-
el segundo momento de la primera: la sociedad civii 1111 del derecho (1821), es mucho más compleja y pre-
representa el momento de la eticidad, mediante el , 1";llIlcnte por su complejidad mucho más difícil de
cual una clase dominante obtiene el consenso, ad- IIltnpretar. Como momento intermedio de la etici-
quiere, con el lenguaje actual que Gramsci no usó, .L«l , puesto entre la familia y el Estado, permite la
legitimidad; el Estado representa el momento polí- ">llstrucción de un esquema triádico que se contra-
tico estrictamente entendido mediante el cual se 1"lile a los dos modelos diádicos anteriores, el aristo-
ejerce la fuerza, tan necesaria como el consenso 1,lilO basado en la dicotomía familia/Estado (societas
para la conservación del poder, por lo menos hasta .t.nnrsticalsocietas civilis, en la cual civilis de civitas
que e! poder sea ejercido por una el ase restringida y ""Tesponde exactamente a 1TOAtnxó<; de 1TÓAt<;) y el
no por la clase universal (que lo ejerce mediante su IIlsllaturalista basado en la dicotomía estado de na-
partido, el verdadero protagonista de la hegemo- «unleza/sociedad civil. Con respecto a la familia, la
nía). Al llegar a este punto se puede observar que ,1 •• iedad civil ya es una forma incompletade Estado,
inconscientemente Gramsci recupera e! significado ,-1"Estado del intelecto"; con respecto al Estado, to-
I iusnauralista de sociedad civil como sociedad ba- .I.ivía no es el Estado en su concepto y plena reali-
sada en el consenso. Con esta diferencia: que en el z.uión histórica. La sección de la sociedad civil está
pensamiento iusnaturalista, para el cual la legitimi- ,1ividida en las lecciones de Bcrlí n en tres mornen-
dad de! poder político depende del estar fundado tllS,el sistema de las necesidades, la administración
en el contrato social, la sociedad del consenso por d•..justicia, la policía (junto con la corporación). La
excelencia es el Estado, m icntras que en el pensa- I'slCra de las relaciones económicas solamente es

1
52 LA SOCIEDAD CIVIL El. SISTEMA HEGEUANO 53

abarcad a por el primer momento, mientras que el "1)',1dar, si se toma en cuenta el hecho de qu~so~iet~s
segundo y el tercero comprenden panes tradiciona- . url t», que en alemán esbürgerliche Gesellschaft, Slgm-
les de la doctrina del Estado. 1"" durante siglos y ciertamente hasta He~c1 (cf. §4)
La interpretación de la sociedad civil hegc\iana , I 1'.s(;ldo en su doble contraposición, sea frente a la
como el lugar cuya anatomía debe buscarse en la 1.'ll1iliaen la tradición aristotélica, sea al estado de
economía política es parcial y, en referencia a la 11.,111 r.ileza en la tradición iusnaturalista. Lo que
comprensión del pensamiento genuino de Hegel, ,11',lillgue la sociedad civil de Hegel de la de sus
desorientadora. Es punto de controversia cuál haya I",·,lccesores no es su ret~aimient,o hacia la soc,iedad
sido el pensamiento genuino de Hegel en la cons- l' 1<. estatal -tal retraimiento solo sucedera con
trucción de la sección de la sociedad civil; algunos i\ 1.1IX-,sino su identificación con una forma estatal
han considerado que fue concebida como una espe- '11 lodo caso imperfecta. Más que ser, c~mo fue
cie de categoría residuo donde después de varios "'I rr pretada después, el momento .a~tenor .a la
intentos de sistematización de la materia tradicional 1, »mación del Estado, la sociedad ovil hegeliana
de la filosofía práctica, que duraron alrededor de "'I'resenta el prime~ mo~ento d~ l~ forIl!ación del
veinte años, Hegel terminó por incluir en ella todo tst.rdo, el Estado JurídiCo-admmlstratlvo, c.uya
lo que no podía entrar en los dos momentos bien 1.11el es la de regular las relaciones externas, rruen-
delimitados, y aceptados por una sistematización 11.lsque el Estado propiamente dicho es.el momento
consolidada durante siglos, de la familia y del Es- ,-1iro-politico, cuya misión es la de r~ahzar la adhe-
tado. La dificultad más grande de la interpretación ''''ltI íntima del ciudadano a la totalidad de la que
está en el hecho de que la mayor parte de la sección I «rrna parte, tanto así que se podría ll~mar el ~stado
no está dedicada al análisis de la economía polí tica uucrno o interior (el Estado ln mtenore homme de
sino a dos importantes ca pítulos de la doctrina del I «-utile). Más que una sucesión entre fase pre-
Estado, que se refieren respectivamente, para usar ,·statal y fase estatal de la eticidad, la distinción hege-
palabras de hoy, a la función judicial ya la función Iuna entre sociedad civil y Estado rep reserita la
administrativa (bajo el nombre entonces común de ,1istinción entre un Estado inferior y un Estad?
Estado de policía). ¿Cómo es Hegel, que culmina la "lIperior. Mientras el Estado superior está caract~n-
sección de la eticidad en el Estado, es decir, en un /;1<10por la constitución y pO,r losyoderes consut.u-
análisis de derecho público, la hace presidir de una ( ionales, como el poder monarqu~co, e~pode~ legis-
sección en la que trata dos materias tan importantes l.uivo y el gubernativo, el Estado lI1f~nor actua me-
para la delineación del Estado en su conjunto como diante dos poderes jurídicos subo~~ll1ad?s, que son
la administración de la justicia y el Estado adm inis- d poder judicial y el poder adrninistrativo. De los
trativo? La división hegeliana, aunque continúa ( uales, el primero tiene la ta~ea fund.amel~talment~
siendo difícil de entender a la luz de la tradición IIcgativa de dirimir los conflictos d~ mter es y repn-
anterior y también de los sucesores, puede ser com- mir las ofensas al derecho establecido; el segundo,
prendida, o por lo menos puede parecer menos .lc proveer a la utilidad común, interviniendo en la
54 LA SOCIEDAD CIVIL EL SISTEMA HEGELIANO 55

vigilancia de las costumbres, en la distribución del .II"¡ conjunto del sistema, sino que represent~ tam-
trabajo, en la educación, en la ayuda a los pobres, en 1.It'11 el concepto de Estado en e! que se detuvrero,n
todas las actividades que distinguen al Wohlfahrl- l. ,', «scr itorcs políticos y los JUristas de derec~lo pu-
Staat, el Estado que se ocupa del bienestar externo 1,1110 anteriores, y que se podría llamar p~-~vatlstaen
de sus súbditos. , 1 «-ntido de que su principal preocupaClon es la de
La referencia al significado de soaetas civilis de la .luimir los conflictos de interés que surgen en las
tradición para una comprensión correcta de la so- ,,1 .u.iones entre los individuos mediante la ad,minis-
, ciedad civil hegeliana no es arbitraria; ello puede ser 11 .uión de justicia y sucesivamente la de cuidar el
probado por el sentido polémico que este momento 1'lI"llestar de los ciudadanos defendiéndolos de los
del desarrollo del espíritu objetivo tiene en el sis- I ,,'1 juicios que pueden ~erivar d~l permitir elJibre
tema hegeliano. Las categorías hegelianas siempre ,"'sl'ogue de! particulansr~lO ~gOlsta de l~s sUJet?~,
tienen, además de una función sistemática, también I 1 ;IS esta concepción restr ingida de la SOCIedadCIVil
una dimensión histórica: al mismo tiempo son par- , "11 respecto al Estado totalmente desarrollado, ,se
tes, vinculadas entre sí, de una concepción global de I'"cde entrever una alusión tanto a la teoría I~~a-
la realidad y de las figuras históricas, Piénsese, por 11:1 de! Estado para la c~al ,el,Est~do surge ~mca-
ejemplo, en el Estado de derecho (Rechtszustand) de uunte para impedir la jusucra privad~ p~0I:)]a del
la F enomenología del espiriiu (Phanomenologie des Geis- ,slado de naturaleza donde no hay un juicio Impar-
tes, 1807) que conceptualmente es la condición en la ,i;d por encima de las partes, y para proteger la
que son exaltadas las relaciones de derecho privado, 1Impiedad entendida como un der~cho nat~ral,
históricamente, el imperio romano, El hecho de que . omo a la teoría del Estado eud emonista propIa de
la sociedad civil en el sistema hegeliano sea una 1", partidarios del absolutismo ilustrad?, q~e asume
, I figura histórica es afirmado en muchas ocasiones l.riarea de ver por el bienestar de los ~ub~hto,s,'pero
por el propio Hege! allí donde se dice que los esta- 'pie nunca va más allá de una concepoón ind ivid ua-
i dos de la antigüedad, así los despóticos de Oriente lista de la unión social. Hegel no Ignoraba que el

(
inmóviles como los de las ciudades griegas, no con- lsrado eudemonista ya había sido criticado por
tenían en su seno una sociedad civil y que "el descu- K;mt, quien por lo demás lo había rec~aza?o en
brimiento de la sociedad civil pertenece al mundo uombre del Estado de derecho, cuyo ámbito de
, moderno" [1821, trad. it. p, 356}, Para Hegel el .ució n está limitado a la garantía de las libertades
¡ error de quienes descubrieron la sociedad civil-y en ind ivirluales . en una línea que continuaba la de
esta desaprobación reside el sentido polémico de la I.ocke v que no anticipaba la concepc,ión orgánica
colocación de esta figura no al final del proceso del Ion la 'que solamente s~ habría. p<?dlc!OeJc,var e~
espíritu objetivo, sino en u na posición subord inada Vstado a la esfera de la cticidad. En {m, la razon pOl
al Estado en su plenitud- está en haber- creído ago- la que rIegel puso el conccpto?e Estado por encima
tar en ella la esencia de! Estado. Por ello la sociedad del concepto en e! que se detuvieron sus predecesor~s
civil no es solamente una forma inferior de Estado debe ser buscada en la necesidad de dar una expli-
LA SOCIEDAD CIVIL LA TRADICI()N lUSNATURAUSTA 57

cación del porqué se le reconoce al Estado el dere- II.llIllal de la sociedad familiar, a la sociedad domés-
cho de pedir a los ciudadanos el sacrificio de sus 11'.1 o familiar, o se contraponga con base en e!
bienes (mediante los impuestos) y de la misma vida "It 1('10hobbesiano (o iusnaturalista), para el cual el
1(

(cuando declara la guerra), una explicación que en l' \1;1<10 es la antítesis del estado de naturaleza, a la
vano se pide a las doctrinas contractualistas en las ,"'fl"fllsnaturalis constituida por individuos hipotéti-
que el Estado nace de un acuerdo que los mismos ',lIlll'llte libres e iguales. La diferencia está en que
contrayente~ pueden disol ver cuando les conve.nga, 1I1f("lIt.rasla societas civilis del modelo aristotélico
y a las doctrmas eudemonológicas en las que el fin ,lO"IlIprees una sociedad natural, en cuanto corres-
supremo del Estado es el bienestar de los súbditos. 1"Illde perfectamente a la naturaleza social del hom-
En última instancia lo que caracteriza al Estado con 1,,,· (7TO)UTLX()lJ ~~OIJ), la misma societas civilis del
respecto ala sociedad civil son las relaciones que IIlodelo hobbesiano, ya que es la antítesis del estado
únicamente el Estado, y no la sociedad civil, man- ,1•. naturaleza y está constituida por un acuerdo de
tiene con los otros Estad Os.Tan es así que el Estado, 1, '\ individuos que deciden salir del estado de natu-
no la sociedad civil, es el sujeto de la historia univer- I.d('za, es una sociedad instituida o artificial (el horno
sal con el que se concluye el movimiento del Espíritu ,"lijicialis o lamachinamachinarum de Hobbes). Nada
objetivo. IIl1jor para probar la vitalidad y longevidad de esta
"presión que la constatación de su uso, así en con-
u: xtos en los que el término opuesto es la familia
4. LA TRADICIÓN IUSNATURALISTA , "11I0 en contextos en los que el término opuesto es
,1 estado de naturaleza. Para el primer uso léase a
La utilización hegeliana del concepto sociedad civil 1111 típico representante del modelo aristotélico,
en lugar del concepto Estado, aunque se trate de 1';lla el cual el Estado es un hecho natural, como
~na form.a .inferior de Estado, correspond e al sen- I\ordin:
I
tido trad iciorial de societas civilis, donde civilis de
civitas es sinónimo de 7TO)I.LTLXÓ<; de 7TÓAL<;; y traduce I·JEstado (républiqu» () respublica) es la sociedad civil que
exactamen te la expresión X OLIJWIJíiX 7TOA LTLX'YÍ. Con puede subsistir por sí misma sin asociaciones y orga-
'I'¡ ella Aristóteles, al inicio de la Política indica la 7TÓAL<; nismos, pero no lo puede hacer sin la familia [1576,
o. ciudad, cuyo carácter de comunidad indepen- III, 7}.
I diente y autosuficienre, ordenada con base en una
constitución (7ToALTEia), ha hecho que se le consi- l'ara el segundo uso léase, para dar otro ejemplo
dere durante siglos como el origen o el antecedente ido y representativo del modelo iusnaturalista, a
\,;11

histórico de! Estado en el sentido moderno de la 1\;lI1t:


palabra, si bien bajo dos significados diferentes
según si se contraponga con base en el modelo aris- El hombre debe salir del estado de naturaleza, en el
que cada cual sigue los caprichos de su faruasia, y
totélico, para el cual el Estado es la consecuencia
unirse con todos los demás ... sometiéndose a una

¡ d
LA TRADICIÓN IUSNATURALISTA 59
58 LA SOCIEDAD CIVIL

constricción externa públicamente legal. .. es decir. «-uudo que la palabra había asumido para quien,
que cada cual debe, a nt cs de cualquier otra cosa, entrar •('1110los iusnaturalistas, habían considerado los Es-
en un estado civil [17Y7, trad. u.. p. 498]. 1.1< los, para u tilizar la expresión polémica del mismo
I l.iller , corno "sociedades arbitrariamente forma-
A través de la persistencia del modelo iusnaturalista .I.IS y diferenciadas de todas las demás por su origen
en la época moderna, de Hobbes a Kan t, la contra- \ lin" [ibid., p. 463},
posición de la sociedad civil frente a la sociedad Siempre en el significado de Estado político dife-
natural terminó por hacer prevalecer en el uso de la "'lIle de cualquier forma de Estado no político la
expresión "sociedad civil" el significado de "socie- ""presión "sociedad civil" también es utilizada
dad artificial". Tan es así que un autor tradiciona- ,1<umalmente para distinguir el ámbito de compe-
lista como Haller, que considera al Estado de 1('lIcia del Estado o del poder civil del ámbito de
acuerdo con el modelo aristotélico como una socie- "l\lIpetencia de la Iglesia o poder religioso en la
dad natural al igual que la familia, que significa "el ·«utraposición sociedad civil/sociedad religiosa que
grado más alto de la sociedad natural o privada" ',(' ;Igrega a la tradicional sociedad doméstica/socie-
{l816, trad. it. p. 463}, sostiene que, e1,ul civil. Desconocida por la Antigüedad clásica,
",Ia distinción es recurrente en el pensamiento cris-
'la distinción, reproducida siempre en los textos de 11,1110, Tómese en cuenta a un escritor católico como
doctrina actualmente acreditados, entre la sociedad \ nionio Rosrnini. En la Filosofía del derecho el estudio
civil y cualquier otra sociedad natural, carece de fun- (1(·la parte dedicada al derecho social se desarrolla a
damenro', por lo que 'es deseable que la expresión
u.ivés del examen de tres tipos de sociedades nece-
sociedad cnnl (socirtas cioilis), que se ha presentado por la
lellgua dc los romanos en la nuestra. sea rápidamente
.uias para la organización "perfecta del género
retirada por completo de la cieruia ju rid ica' [ibid, pp. 111I!llanO"{l841-43, ed. 1967-69, pp, 848 ss.}. Estas
476-477]. 11< -x sociedad es son: la sociedad teocrática o reli-
1:1< ,sa, la sociedad doméstica y la sociedad civil. Esta
Una afirmación de este tipo no se entendería si 11ipartició n deriva claramente de la conjunción de
mediante el uso iusnaturalista de sociedad civil la l., dicotomía familia/Estado, que es el punto de par-
expresión no hubiese adoptado el significado exclu- 11< la del modelo aristotélico, con la dicotomía Igle-
sivo de Estado como entidad instituida por los hom- '.I;¡fFstado, fundamen tal en la tradición del pensa-
bres más allá de las relaciones naturales, incluso i u unto cristiano,
como reglamentación voluntaria de las relaciones l.os dos significados de "sociedad civil" como so-
naturales, en suma como, sociedad artificial. mien- , u: dad política o Estado, y en cuanto tal como socie-
tras que en su sentido original arisrotélico la socie- ,1.1(1 diferente de la sociedad religiosa, son consa-
dad civil, la xowwvúx 1TOAUTLXTÍ, es una sociedad na- 1:1.ulos por los dos artículos de la Encyclopédie dedi-
tural al igual que la familia. En realidad lo que ·.ulos respectivamente a la "sociedad civil" [Anó-
Hcller quería retirar no era tanto la palabra sino el ')\1110, 1765b} Yala sociedad [Anónimo, 1765a}. En

1
60 LA SOCIEDAD CIVIL SOCIEDAD el VI l. COMO el VI LlZADA 61

el primero encontramos esta definición: "Sociedad /.,.1:1). Sociedad civil significa sociedad civilizada
civil es el cuerpo político que los hombres de una (',,11 ilh en efecto utiliza el adjetivo civilized), que casi
nación, ?e un Estado, de un pueblo ti otro lugar, '"'1<' un s~nónimo en polished. La obra de Ferguson
, "

forman juntos, y los lazos políticos que los vinculan '1' describe el paso de las sociedades primitivas a las
1('

unos a otros" [1765 b, p. 259J, El segundo es tá dedi- '.'" udades evoJ~ciünadas es una historia del pro-
J:"'S(): la humanidad pasó y continúa pasando del
cado casi exclusivamente al problema de las relacio-
ne~ entre sociedad civil y sociedad religiosa con el r ',udo .salvaJe de los pueblos cazadores sin propie-
objeto de delimitar rigurosamente el ámbito que le ,1." 1 Y sin Estado al estado de barbarie de los pueblos
1 1-

! corresponde a cada cual. '1"" se ocupan de la agricultura e introducen los


l" uncros gérmenes de la propiedad, al estado civil
'." :Inerizad? por la institución de la propiedad, por
5. SOCIEDAD CIVIL COMO SOCIEDAD CIVILIZADA
, I inrcrcambio y por el Estado. No se puede excluir
.l-l lodo que tanto en lasocietascivilis de los iusnatu-
¡¡'
r • 01 ixtas, como en labúrgerliche Gesellschaft se esconda
:.r',1' U~a opinión común sobre las fuentes del pensa-
mle~to de Hegel sostiene desde hace tiempo que la r.unhién el significado de sociedad civil en el sentido
noción de búrgerlich« Gesellschaft estuvo inspirada en ,1,' Fcrguson y los escoceses: baste pensar en la céle-
1" l' contraposición hobbesiana entre estado de na-
la obra ~e Adam Ferguson An Essay on the History of
Cioil Soczety (1767), que fue traducida al alemán por uuuleza y estado civil donde entre las características
Christian Garve en 1768 y que Hegel seguramente ,1 (·1 primero está la barbaries y del segundo la elegan-
conocía. P~ro una cosa es considerar que Ferguson y (11/ [Hobbes 1642, x, I}, o recuérdese la repetida
.01 irmación de Hegel de que los estados antiguos,
Ad~m Smith se~n una fuente de Hegel en lo que se
r~f¡ere a la sección de la sociedad civil que trata del r.uu o los despóticos como las repúblicas griegas, no
sistema de las necesidades y más en general de la uuían una sociedad civil que es una formación ea-
economía política, y otra muy distinta creer, con ',lIter.ística de la época moderna. Con todo, perma-
I 11('1 e slempre el hecho de que la civil society de Fergu-
,1
base en estas coincidencias entre los textos de Fer-
',"11 es civil no porque se diferencie de la sociedad
guson y de Hegel, que la búrgerliche Gesellschaft del
segundo tenga algo que ver con la civil societs doméstica o de la sociedad natural, sino porque se
del primero. Que Hegel haya tomado de Ferguson r t'"trapone a Ias sociedades primitivas.
11 ¡. algunos puntos para el estudio de los elementos de Sólo tomando en cuenta este significado se puede
" economía política que forman parte de la sección de ,( .mprend er plenamente la société civile de Rou s-
la sociedad civil no quiere decir que sociedad civil 'CIII. En el Discurso sobre el origen y los fu.ndamentos de
1,/ desigualdad entre los hombres (1754) Rousseau des-
tenga~en Ferguson el mismo significado que en He-
o, ihc en un primer momento el estado de natura-
gel. Con Ferguson y los escoceses "sociedad civil"
11'/;\, es decir, la condición del hombre natural, que
tiene otro significado: civilis no es adjetivo de cuntas
(condición política) sino de cioilitas (condición civili- "" lavía no vive en sociedad porque no la necesita,
62 LA SOCIEDAD CIVIL El. DEBATE ACTUAL

aprovisionando la naturaleza generosa la satisfac-


ción de sus necesidades básicas, y es feliz de su 6. EL DEBATE ACTUAL

condición; en un segundo momento describe el es-


tado de corrupción en el quc el hombre natural cae 11 devenir histórico ha mostrado la variedad de
luego de la institución de la propiedad privada que ificad os incluso contrastantes entre sí bajo los
''1',11

estimula, alienta y pervierte los instintos egoístas, y a '11.t1I'S ha sido usada la expresión "sociedad civil".
la invención de la agricultura y la metalurgia, hoy se I~"sll miendo, el significado preponderante ha sido
diría de técnicas que multiplican su poder sobre la , 1, It-sociedad política o Estado, usado por lo demás
naturaleza y son transformadas en instrumentos de '11 diversos contextos según si la sociedad civil o
dominación del hombre sobre el hombre, de parte 1">lil ica haya sido diferenciada de la sociedad do-
de los más hábiles y fuertes. Rousseau llama a este nu-xt ica , de la sociedad natural o de la sociedad
estado de corrupciónsociété civile, atribuyéndole cla- ,digiosa. Aliado de éste, otro significado tradicio-
ramente al adjetivo civile el significado de "civili- " .• 1 es el que aparece en la secuencia sociedad sal-
zado", aunque le da una connotación axiológica- \.Ijl·, bárbara, civil, que a partir de los escritores del
mente negativa, que distingue su posición en refe- ·.•glo XVIII constituyó un esquema clásico para la
J rencia a la "civilización" de la mayor parte de los .k+inición del progreso humano, con la excepción
escritores de aquel tiempo y en general de la ideolo- ,1,' Rousseau para quien la sociedad civil, aun te-
lit
gía iluminista del progreso. De otra parte, como en ui.udo el significado de sociedad civilizada, repre-
,11 la mayoría de los escritores en los que la sociedad «-uta un momento negativo del desarrollo histórico.
civil tiene el significado principal de sociedad polí- 11m historia completamente diferente comienza
I, tica no está excluido tampoco el significado de so- "'11 Hegel para quien por primera vez la sociedad
I¡11'1'.1' ciedad civilizada, en Rousseau el significado pre- 1 rvil ya no comprende el Estado en su globalidad ,
• I "1110que representa únicamente un momento en el
1 ponderante de sociedad civil como sociedad civili-
1 zada no excluye que esta sociedad sea también en I'lOceso de formación del Estado, y prosigue con
cierne una sociedad política a diferencia del estado Marx quien concentrando su atención en el sistema
de naturaleza, aunque en la forma corrupta del .l.-las necesidades que es sólo el primer momento d e
dominio de los fuertes sobre los débiles, de los ricos 1.1 sociedad civil hegeliana, ubica en la esfera de la
sobre los pobres, de los astutos sobre los simples, en ','«iedad civil exclusivamente las relaciones materia-
una forma de sociedad política de la que el hombre h o económicas y con un cambio completo del
debe salir para instituir la república basada en el ~.Igllificado tradicional no sólo separa la sociedad
contrato social, esto es, en el acuerdo paritario de 'Ivil del Estado sino que hace de ella al mismo
cada cual con todos los demás, así como de acuerdo III'IlipO el momento fundador y antitético. Final-
con la hipótesis iusnaturalista que parte dc una in- 1I11'nte Gramsci, aunque mantiene la distinción
versión dejuicio de los dos términos el hombre debe "I\I1:csoCiedad civil y Estado, mueve la primera de la
salir del estado de naturaleza. "sICra de la base material a la esfera supercstructu-
!I'
;'1

I
1: 64 LA SOCIEDAD CIVIL
EL DEBATE ACTUAL 65

:al y hace de ella c1lugar de la formación del poder


,,,do impropio cuando con la doctrina del derecho
Ideológico, diferente del ~0der político entendido
u.uural y con el contractualismo el Estado fue con-
en sentido estricto, y de los procesos de lcgitimación
IIll1plad? sobre todo en su aspecto de asociación
de la clase dominante,
'''''"Itana en defensa de algunos intereses funda-
Como se dijo al inicio, en el debate actual la con-
uuutales como la vida, la propiedad y la libertad. No
traposición continúa. A tal grado ha entrado en la
dehe olvidarse que la identificación tradicional del
práctica cotidiana la idea de que la sociedad civil sea
l' ~I.ido con una forma de sociedad haya contribuido
lo anterior (y contrario) del Estado, que es necesario
,1 I rt.rasar la percepción de la distinción entre el
hacer un esfuerzo para convencerse que durante
·,I',I('mas~cial en su conjunto y las instituciones polí-
sigl<?sla misma ~xp~esión fue usada para designar el
'1< ;IS mediante las cuales se ejerce el dominio (Herrs
~onJunto de las instituciones y normas que hoy cons-
.lra] ': en el sentido ,;,eberiano), distinción que ya se
ntuyen lo <;luese 1l.aJ?a.Estado, y que ya nadie podría 1,,1111<1 acentuado-más en la época moderna con el
llamar SOCIedad civil S111 correr el riesgo de que se le
desarrollo de las relaciones económicas más allá del
malentendiera por completo. Naturalmente todo
f',' -bicrno de la casa, de un lado, y del aparato de los
esto no sucedió por un capricho de los escritores
I",dcres públicos, por otro, Sin embargo es un
políticos o por casualidad. No debe olvidarse que
IlC'dlOque c~n Maquiavelo, que también por esto
societas civilis traducía la XO u/osuia 1TOf... m Xli de Aris-
•l. ·he ser considerado como el fundador de la ciencia
tóteles, una expresión que designaba la ciudad
1".lít ica m?derna, el Estado ya no puede ser compa-
como ~orma de comunidad diferente de la familia y
1,,,10 de nmguna manera con una forma de socie-
supenor a ella, como la organización de una convi-
.1,111 y s?l<: por costum?re de escuela todavía puede
I vencia que efectivamente tenía las características de
·,CT definido como soaetas cioilis. Cuando Maquia-
:!·!I", la a;Itosuficicncia) .de la independencia que luego
,do hab~a del Estado se refiere al máximo poder
seran las caracterísncas del Estado en todas sus for-
'1111'se ejerce sobre los habitantes de un determi-
I mas hi?tóricas, pero que no se distinguía y jamás
11;,,10 territorio y d~1 aparato del que algunos hom-
había Sido conscientemente distinguida de la socie-
i I,"'s o grupos se sirven para adquirirlo o conser-
dad económica subyacente, siendo la actividad eco-
"Ir/O, El Estado entendido de esta manera no es el
nómica un atributo de la familia (de donde proviene
hlado-s<?ciedad sino el Estado-máquina. Después
el nombre de economía al gobierno de la casa). Que
,l.· Maquiavelo el Estado todavía puede ser definido
el Estado fuese definido como una forma de socie-
"tlIlO societas civilis, pero la definición se muestra
dad todavía podía considerarse correcto duran te los
',III:l vez más inco~gruente y. confusa. La contrapo-
siglos de la controversia entre el Estado y la Izlesia
.uron entr~ la SOCIedad y el Estado que se abre paso
para la de.limitación de las respectivas fron~eras,
'ClIl el nacirmento de la sociedad burguesa, es la
controversia que estuvo representada por una parte
••-usecuencia natural de una diferenciación que se
y por la otra como un conflicto en u-e dos sociedades,
I'f('s~nta en. las .cosas y al. mismo tiempo de una
la societas civium y la societas [idelium; tampoco es del •ousciente división de funciones, cada vez más nece-
66 LA SOCIEDAD CIVIL EL DEBATE ACTUAL 67

saria, entre quien se ocupa de la "riqueza de las 'lIdl/.;'uldose, cosa que refleja una situación real.
naciones" y quien se ocupa 0(: las instituciones polí- \'"1 prescindiendo de la consideración de que los
ticas, entre la economía polí tica en un primer mo- .r, ''o Iirocesos del Estado que se hace sociedad y de la
mento y la sociología en un segundo momento, de '" H'dad que se hace Estado son contradictorios,
una parte, y la ciencia del Estado con todas las líneas 1" 01 'ltlC la realización del primero llevaría al Estado
de disciplinas afines, la Polizeiwissenschaft (ciencia de '" sociedad , es decir, al Estado totalitario y la reali-
la policía), el cameralismo, la estadística en el sen tido /" ion del segundo a la sociedad sin Estado, o sea, a
original del término, la ciencia de la administración, L, extinción del Estado, los dos procesos están lejos
etcétera, de otra parte. ,1, «umplirse y precisamente por su presencia si-
¡, En estos años se ha cuestionado si la distinción «urh.inea a pesar de ser contradictorios no pueden
,Ili
entre la sociedad civil y el Estado que ha tenido lIol~;lr a su plena realización, Estos dos procesos
lugar durante los dos últimos siglos todavía tenga ·.1.111 bien representados por las dos figuras del
11 alguna razón de ser. Se ha dicho que el proceso de , ",d;~c.I_~Il~'partici~a~te y del ciudadano protegido
¡.! emancipación de la sociedad frente al Estado fue
.!'! '1'''' están en conflicto entre sí incluso en la misma
seguido por un proceso inverso de re apropiación de 1"0 sona: del ciudadano que mediante la participa-
la sociedad de parte del Estado; que el Estado, que , "'11 activa siempre pide ma yor protección al Estado
se transformó de Estado de derecho en Estado so- \ urcd iante la exigencia de protección refuerza
cial (de acuerdo con la expresión divulgada sobre "III('( Estado del que quisiera adueñarse y que en
todo por los juristas y politólogos alemanes), preci- '."lIhio se vuelve su amo. Bajo este especto la socie-
samente porque "social" difícilmen te se distingue ; 1.11 I Yel Estado fungen como dos momentos necesa-
de la sociedad subyacente que él penetra completa- ""s, separados pero contiguos, diferentes pero in-
mente mediante la regulación de las relaciones eco- 1, »lcpendientes, del sistema social en su compleji-
nómicas. Se ha notado, de otra parte, que a este o l."I Y en toda su articulación.
proceso de estabilización 'de la sociedad ha corres-
pondido un proceso inverso, pero no menos signifi-
cativo de socialización del Estado a través del desa-
rrollo de las diversas formas de participación en las
alternativas políticas, el crecimiento de las organiza-
ciones de masas que ejercen directa o indirecta-
mente un poder político, por lo que la expresión
"Estado social" no sólo puede ser entendido como
estado que ha perrncado la sociedad sino también
como Estado que la sociedad ha pcrmeado. Estas
observaciones son correctas, sin embargo la contra-
posición entre la sociedad civil y el Estado continúa

También podría gustarte