Está en la página 1de 11
COpDIGO PROCESAL PENAL ARTICULO 339 la medida de seguridad; art. 516, en orden a la satisfaccién de costas; y art.524, en punto a la controversia que pudiere suscitar la restitucion —o su forma— de las cosas secuestradas). TiruLo VI EXCEPCIONES Clases Art. 339 - Durante la instrucci6n, las partes podran interponer las siguientes excepciones de previo y especial pronunciamien- to: 12) Falta de jurisdicci6n o de competencia. 2°) Falta de accién, porque no se pudo promover o no fue legal- mente promovida, o no pudiere ser proseguida, o estuviere extin- guida la accion penal. Si concurrieren dos o mas excepciones, deberan interponerse conjuntamente. |. GENERALIDADES La excepcién es el derecho de impugnar provisional 0 definitivamen- te la constitucién o el desarrollo de la relacion procesal, denunciando algun obstaculo o deficiencia que se base directamente en una norma de derecho (Vélez Mariconde, II-385). Desde un enfoque pragmatico, también puede definirsela como la pretension de que el proceso pro- siga ante el juez competente, o de que un obstaculo provisorio impida la continuacion del proceso o uno definitivo termine con él. Se denominan dilatorias si estan destinadas a paralizar la relaci6n procesal o a obtener algun efecto especial, y perentorias si su objeti- vo es extinguir la accién punitiva y provocar el sobreseimiento del im- putado. Pueden ser interpuestas por cualquiera de los sujetos que integran la relacién procesal, aunque la interpretacién tradicional se incline por considerarlas reservadas a quien soporta el proceso (Oderigo, 532; 707 GUILLERMO R. NAvARRO Y ROBERTO R. DARAY C.C.C., L.L. 54-284). Por tanto, también esta habilitado para deducir- las el imputado atin no convocado a declarar en indagatoria (véase el art. 72 y su comentario), ya que aquél se incorpora al proceso con la mera indicacion. La regla reconoce limitaciones. Asi, al fiscal correspondera plantear solamente aquellas que deberian decidirse oficiosamente, esto es las de cosa juzgada, amnistia, indulto, prescripcién, litispendencia o incompetencia (C.C.C., Fallos |-392; C.C.C., Sala VI, causa 312, “De- naro, B.”, 21/10/75, entre otras; en contra, C.C.C., Fallos VI-158); aun- que flexibilizando el concepto se ha admitido también que puede ha- cerlo respecto de la de falta de accién (C.C.C., Sala |, causa 29.166, “Esquiroz, J.N.”, 30/5/85). Al querellante que no fue el promotor del proceso no se advierte ar- gumento valedero para impedirle interponer las excepciones de in- competencia o litispendencia, aunque es regla que, en general, no Puede oponer excepciones (C.C.C., L.L. 54-284). Tampoco puede hacerlo el imputado profugo, sin someterse a la ju- risdicci6n del juez (C.C.C., Fallos |-227 y V-422), habiéndose admitido la tramitacion del incidente de prescripcion de la accién planteada por su defensor (y aun por un tercero, C.C.C.F., Sala Il, causa “Firmenich, M.E.”, 28/2/84), pero solo porque su sustanciacién procede atin de ofi- cio (C.C.C., Fallos VII-320; C.F.La Plata, en pleno, L.L. 133-571), y sin que ello implique autorizarlo para la introduccién de recursos, si el im- putado no se somete previamente a la jurisdiccién del tribunal (C.C.C., Sala VI, causa 15.816, “Elbaum, J.B”, 31/7/73; C.C.C., Sala I, causa 14.003, “Posternak, E.”, 6/10/72; C.C.C., Sala V, causa “Cardozo Hnos.”, 15/11/68; C.C.C.F., causa “Firmenich”, cit., entre otras). La interposicién conjunta implica que si se interpusiere una de ellas, la deducci6n posterior de otra seria inadmisible, salvo que estuviere fundada en la modificacién de las circunstancias que la originan que, aun, podria implicar la renovacion de la misma excepcién. A\ ser de previo y especial pronunciamiento las excepciones deben ser resueltas antes que la cuestion de fondo y por ello pueden suspen- der el tramite del._proceso (véase el comentario al art. 340). Una vez rechazada la excepcién, es improcedente su nueva sustan- ciacion aunque varien los argumentos (C.C.C., Fallos IV-197, en la que se declaro la nulidad del segundo tramite incidental; C.C.C., Sala |, 708 COp1GO PROCESAL PENAL ARriCULO 339 causa 8.040, “Slavutzky, S.”, 3/11/59). La razon de ello es clara, pues hace al efecto de cosa juzgada material o formal; sdlo esta ultima ad- mite modificacién, pero siempre que varie el estado de cosas que se tuvo presente al decidir, al carecer de los requisitos de inimpugnabili- dad e inmutabilidad de la primera. Lo resuelto, verbigracia, respecto de una excepcién de cosa juzgada gozara de tales cualidades; no asi lo decidido en orden a una excepcién de falta de competencia si, como se dijo, varié el estado de cosas valorado al resolvérsela. Por este motivo, se ha dicho que no causa agravio, frente al planteo repetido de una excepcion, el decreto que ordena “estar a lo resuelto” (C.C.C., Sala Ill, causa 1.726, “Weissbek, A.”, 12/9/58) y que no pue- de renovarse un planteo de incompetencia si media decisién de la Corte Suprema, porque se trata de una articulacion precluida (C.C.C., Sala IV, causa 3.523, “Rodriguez”, 8/11/46; pero, claro esta, con la sal- vedad vista “supra”). La prosecucién de la excepcién deducida puede ser desistida por el excepcionante, pero en tal caso correspondera tenerlo por parte vencida en el incidente e imponerle las costas del mismo (C.C.C., Fallos !V-166). La denominacion equivocada de la excepcion interpuesta no es, por si, razon para su rechazo, “porque lo que interesa es el contenido de la excepcion y no el nombre que se le dé” (C.C.C., Sala V, causa 830, “De Lerna, F.A.”, 16/10/70, y toda vez que lo que se opone es un con- cepto y un alcance juridico procesal y no una mera designaci6n). A diferencia del rigido sistema de la legislacién anterior, que taxati- vamente marcaba las excepciones admisibles (lo que hubo de motivar la necesidad de que jurisprudencialmente se admitieran otras hipote- sis), el Codigo marca lineamientos generales estableciendo de tal mo- do un sistema de mayor amplitud. Asi, luego de aludir a la excepcion de falta de jurisdiccidn o competencia, refiere genéricamente, bajo la comun denominacién de falta de accion, a defectos u obstaculos por los que la accién no se pudo promover o no fue legalmente promovi- da 0 no puede ser proseguida, junto a los que prevé, también genéri- camente, las hipdtesis en las que aquélla, la accién penal, estuviere extinguida (no obstante, usaremos aqui, cuando resulte necesario, la nomenclatura tradicional, a fin de facilitar la interpretacion del lector). Que la accién no haya podido promoverse es una alternativa que comprende los supuestos de cosa juzgada, de proceso penal pendien- 709 GUILLERMO R. Navarro Y Roserto R. DARAY te (litispendencia), de ausencia de instancia, de imposibilidad de per- secuci6n al imputado y de hecho atipico. Que la accién no haya sido legalmente promovida, en cambio, se trata de una hipotesis vinculada a la constitucién como querellante de quien no reune los requisitos para serlo (falta de accién), al delito de acci6n privada que tramita sin querellante, a la falta de capacidad del querellante o a las deficiencias en el poder en virtud del cual se que- rella o en la representacion invocada (falta de personeria, asi denomi- nada auténoma y expresamente en el art. 428). La imposibilidad de proseguir la accion es una hipotesis de falta de accion que se vincula directamente con los obstaculos constituciona- les 0 las cuestiones prejudiciales. La accién penal se hallara extinguida, finalmente, cuando se verifi- quen alternativas tales como la muerte del imputado, la amnistia, el in- dulto, la prescripcion, la renuncia del agraviado, el convenio sobre el dafo, la oblacion voluntaria de la multa, etcétera (véase “infra”). Se tratara seguidamente cada una de ellas. ll. LAS EXCEPCIONES EN PARTICULAR 1. Falta de jurisdiccién o de competencia Es una excepcién dilatoria, que puede dar origen a nulidades para el caso de haberse violado la competencia material (véase el art. 36 y su comentario; art. 344), mas no si se hubieren conculcado las reglas de la competencia territorial (id. art. 40), sin perjuicio de las facultades de ratificacién o ampliacion por parte del juez o tribunal competentes (art. 50). En todo caso quedan a salvo los actos de imposible repro- duccién (‘“definitivos e irreproducibles”, en la terminologia del Cédigo; véase, acerca de su concepto, el comentario al art. 200). Siempre debe tenerse presente que si hubiere mediado decision de la Corte Suprema en materia de competencia, ello habra importado dejar precluida la articulacion e impedira renovar cualquier debate so- bre el mismo aspecto procesal (C.C.C., Sala IV, causa 3.523, “Rodri- guez”, 8/11/46), pero en tanto no haya variado el estado de cosas va- lorado al decidir, pues aquella resolucién sdlo apareara los efectos propios de la cosa juzgada formal. Véanse los arts. 45 y ss., y sus comentarios (en especial, el art. 48) y, también, el de los arts. 341, 342 y 344. 710 CODIGO PROCESAL PENAL ARTICULO 339 2. Falta de accién 2.1. Por defectos impedientes de su promocion 2.1.1. Cosa juzgada Véase el art. 1°, punto IV “non bis in idem”. Pero, como sintesis, re- cuérdese que si la decisién (desestimacién, sobreseimiento, senten- cia) implica un pronunciamiento que reconoce la atipicidad del hecho 0 su inexistencia, tendra valor “erga omnes”. En cambio, si aquélla re- fiere a la ajenidad de la persona al hecho, a su inimputabilidad, al am- paro de una excusa absolutoria, etcétera, valdra solo respecto del im- putado al que se relacionan. Se trata, por tanto, de una excepcidn pe- rentoria (sobre sus efectos, véase el art. 343). 2.1.2. Litispendencia Esta excepcién es dilatoria (D’Albora, 341). Pero cierta doctrina cuestiona tal caracter, considerandola perentoria (NUfez, 305, porque el proceso no admite la posibilidad de continuacién) o desplazatoria o perentoria con efecto meramente procesal (Claria Olmedo, IV-575). Pero es acertada la critica de D’Albora (op. cit.) cuando resalta que “dicha caracterizacion resulta objetable pues no se compadece el ca- racter de perentoria...con la afirmacién de que el objeto procesal se- guira siendo tratado por el juez que estaba conociéndolo o por el que entiende en el otro proceso o al decidirse que las actuaciones del se- gundo proceso se le remitan”. Véase, en lo pertinente, el art. 1°, punto IV “non bis in idem”, y el art.344. 2.1.3. Ausencia de instancia En los delitos de accién publica dependientes de instancia privada el tramite del proceso depende de la formulacion de la denuncia por alguna de las personas que menciona el art.72 del C.P., condicién que puede ser obviada solamente en los casos que el propio precepto se- fala. El juego armonico de los arts. 6°, 183, 195 y 284, inc. 4, del C.P.P., refuerza la imposibilidad de actuar sin denuncia. La excepcién es dilatoria. El art. 344 regula sus efectos. Véase el tema en el comentario al art. 6°. 2.1.4 Imposibilidad de persecucion al imputado Son inimputables los menores de dieciséis aos de edad y los me- m1 GUILLERMO R. Navarro Y RoBerto R. DARAY nores de dieciocho afos respecto de delitos de accién privada o repri- midos con pena menor de dos afos o con multa e inhabilitacién (ley 22.278, reformada por leyes 22.803, 23.264 y 23.742). Se tratayde una excepcion perentoria, pues al comprobarse la mino- ridad el imputado debe ser sobreseido (art. 336, inc. 5, y 343). 2.1.5. Hecho atipico En la preceptiva procesal anterior se discutié la posibilidad del plan- teo de esta excepcion, ahora legislada, ya que la Unica modalidad de falta de accion aceptada era aquélla en que el querellante carecia de la condicién de particular damnificado (art. 443, inc. 3, del C.PM.P.). En verdad, constituye el modo de subsanar el error del érgano jurisdic- cional que ha omitido aplicar adecuadamente los arts. 180, 195 0 336. Se trata de una excepcion perentoria. Véase el comentario al art. 84, punto II] “Separacién de! querellante a instancia del imputado’, y el art. 343 y su comentario; id. art. 428. 2.2. Por defectos en las condiciones de su promocién 2.2.1. Legitimaci6n como querellante de quien no es particu- lar damnificado Es una excepcion dilatoria. El fiscal participa de su tramite al sdlo efecto de controlar los proce- dimientos, pero lo que se resuelva no le causara agravio (C.C.C., Sa- la |, causa 9.464, “Di Paola, J.”, 1/7/55; C.C.C., Fallos VII-310; en con- tra, sosteniendo que puede plantear la excepcidn, C.C.C., Sala |, cau- sa 29.166, “Esquiroz, J.N.”, 30/5/85). Véanse los comentarios a los arts. 82, 84, punto Ill “Separacién del querellante a instancias del imputado”, y 344; id. art. 428. 2.2.2. Convenio sobre el dafio Se trata de una excepcidn dilatoria. Véase el comentario al art. 82, punto 1.2. “Convenio celebrado por el ofendido...”. 2.2.3. Ausencia de querellante en proceso por delito de ac- cion privada Tratase de una excepcidn dilatoria. Véanse los arts. 7° y 344 y sus comentarios; id. art. 428. 712 CopIGO PROCESAL PENAL ARTICULO 339 2.2.4. Cuestiones relativas a la incapacidad del querellante (o falta de personeria) Se trata de una excepcidn dilatoria, pues la incapacidad puede de- saparecer (modificaci6n de los estatutos societarios, arribo a la mayo- ria de edad, curacién de la demencia, etcétera). El fiscal interviene en su tramitacion con el nico objeto de vigilar el cumplimiento de los preceptos formales (C.C.C., Fallos VII-310, por ello carece del derecho de apelar lo que se resuelva; véase, por su aplicabilidad al tema, el punto 2.2.1.). Véanse los comentarios al art. 82, punto 2 “Representaci6n legal de los incapaces’, al art. 85 (en el que se efectua el comentario al art. 419) y al art. 344. 2.2.5. Cuestiones relativas a la representacion (0 falta de per- soneria) Constituye una excepcién dilatoria. Véanse los comentarios al art. 83, punto 1, “Promocién personal o por apoderado o representante”, y al art. 344. 2.3. Por defectos en su prosecucion 2.3.1. Obstaculos constitucionales La excepcién es dilatoria ya que el proceso reanuda su tramite al desaparecer aquéllos. Véanse los comentarios a los arts. 8°, 189, 190, 191, 192 y 344. 2.3.2. Cuestiones prejudiciales Se trata de una excepcién dilatoria en cuya virtud debe suspender- se la tramitacion de la instruccién una vez realizadas las medidas urgentes (véase el art. 13). Véanse, también, los comentarios a los arts. 9° a 12 y 344. 2.4. Por su extinci6n Se trata, en todos los casos, de excepciones de caracter perentorio (acerca de sus efectos, véase el art. 343 y su comentario). 2.4.1. Amnistia Pese a ser causal extintiva de la accién no es una excepcidén en sen- tido estricto. Conforme al inc. 20 del art. 75 de la C.N. es facultad del Congreso 713 GUILLERMO R. NAVARRO Y RoBeRTO R. DARAY “conceder amnistias generales”, es decir restringir la aplicacion de la ley penal respecto de hechos pretéritos determinados, mas sin indivi- dualizar hechos concretos o sus autores. Puede excluir a determina- dos autores (reincidentes, funcionarios publicos), a hechos cometidos con cierto mévil (animo de lucro, fines privados) o en determinados lu- gares (establecimientos militares) o tiempos (entre determinadas fe- chas, tiempo de paz). Es “general”, lo cual significa que abarca todos los hechos que describe como exentos de punicién y a todos los im- putados. La condena por hechos amnistiados no es computable a los fines de la reincidencia (parrafo tercero, art.50 del C.P.), pues en verdad ella bo- tra la condena y todos sus efectos, salvo indemnizaciones (art. 61 id.). Es procedente desde la comisién del hecho y hasta después del dic- tado de la condena (C.S., Fallos 165-199), pudiéndosela declarar de Oficio (C.C.C., J.A. 1959-IV-100). 2.4.2. Indulto Conforme al art. 99, inc. 5 de la C.N. el Poder Ejecutivo nacional puede indultar 0 conmutar penas “por delitos sujetos a la jurisdiccion federal” (lease nacional). Se trata de una potestad publica y no de un acto de gracia privado susceptible de ser rechazado por el indultado (C.S., D.J. 1993-2-243). Si se adopta la posicién que solamente pueden ser indultados los condenados (C.S., J.A. 38-924, entre otros), es imposible considerar- lo como excepcidn. Caso contrario, esto es que se adopte la posicién que también los procesados pueden ser indultados (C.S., J.A.1993-I- 45, entre otros), quedaria extinguida la accién por el indulto. Se ha admitido, correctamente, la validez de su planteamiento por el fiscal (C.C.C., Fallos I-392; C.C.C., Sala VI, causa 312, “Denaro, B.”, 21/10/75). 2.4.3. Prescripcién de la accién El transcurso del tiempo extingue la pretensién punitiva, aunque la procesal pueda considerarse subsistente pues, ldgicamente, recién fi- nalizaré en cuanto se demuestre la extincién. No requiere el instituto la contumacia del imputado, dado que la prescripcion puede producirse durante el curso del proceso. Por su naturaleza, la prescripcién puede ser interpuesta por un ter- 714 CODIGO PROCESAL PENAL ARTICULO 339 cero; claro esta, sin embargo, que éste, por no ser parte, no podra re- currir de la decisi6n que rechace su propuesta. Tampoco podra hacer- lo el defensor del imputado profugo (sobre todos esos aspectos, véa- se el punto | “Generalidades’ y los arts. 288 a 292 y sus comentarios). La existencia de otro u otros procesos contra el imputado es dato que debe ser verificado, pues ella puede conllevar la suspensi6n de decision (C.C.C. en pleno, “Fallos plenarios” II-352). El sobreseimiento comprendera Unicamente a aquel imputado res- pecto del cual se comprobo la inexistencia de secuela del juicio o de otros procesos con aptitud interruptora. 2.4.4. Renuncia del ofendido Rige respecto de los delitos de accién privada (art. 59, inc. 4, del C.P.). Se trata de una manifestacién expresa, de un desistimiento ex- preso de la accién. No debe confundirse con el desistimiento tacito del art. 422, o con el del art. 420, de efectos meramente procesales. Puede efectuarse antes de ejercitar la accion o después de hacer- lo. Perjudica exclusivamente al renunciante (art. 60 del C.P.), pero se discute si tiene efecto extensivo respecto de los restantes y eventua- les coimputados (responde negativamente Soler, |I-459). Si el delito es de accién publica, aunque sea de instancia privada, la condonacién o perdén del ofendido es irrita, esto es no paraliza la ac- cién (C.C.C., Fallos 1-398); pero véase el art. 1.097 del C.C. y el punto 2.2.2. “Convenio sobre el dafio”. 2.4.5. Muerte del imputado Acarrea exclusivamente su sobreseimiento. 2.4.6. Oblaci6n voluntaria de la multa Conforme al art. 64 del C.P. (texto ley 24.316) el pago de la multa, cuando ella fuere la unica pena aplicable al delito o contravencién su- jetos a juzgamiento, extingue la accién penal de ser oblada en los tiempos y formas que regla el precepto. Ademés, deberan repararse los dafos causados por el delito y abandonarse los objetos que presumiblemente serian decomisados en caso de condena. Si se cometiere una nueva infraccién, solamente ocho afios des- pués de la declaraci6n de extincién procedera otra aplicacién de este instituto. 715 GuILLERMO R. Navarro Y Roperto R. DARAY Es una causal extintiva impropia, como lo revela la necesidad de mantenerla registrada, a diferencia de otros sobreseimientos. 2.4.7. Cumplimiento de las condiciones establecidas al sus- pender el juicio a prueba El cumplimiento por parte del imputado, en el lapso fijado, de las condiciones establecidas para la suspension a prueba del juicio, es causa de extincién de la accién penal (art. 76 ter del C.P., ley 24.316). Al igual que en el caso anterior, al estar vedada una nueva suspen- sion en caso de incumplimiento y estar permitida una segunda sdlo ocho afios después de la primera, subsiste la registracién del antece- dente, por lo que los efectos de la extincién devienen relativos. 2.4.8. Retractacion El instituto de la retractaci6n, legislado en el art. 117 del C.P. y con- templado en el art. 425 del C.P.P., extingue también la accidn penal e implica el dictado de auto de sobreseimiento. 2.4.9. Conciliacién En los delitos de accion privada implica el sobreseimiento (arts. 424 y 425), a semejanza de la renuncia de! agraviado. 2.4.10. Matrimonio subsiguiente El matrimonio, en las hipotesis del art. 132 del C.P., extingue la pre- tension punitiva antes o durante el proceso. Tramite Art. 340 - Las excepciones se sustanciaran y resolveran por in- cidente separado, sin perjuicio de continuarse la instruccion. Se deduciran por escrito, debiendo ofrecerse en su caso, y ba- jo pena de inadmisibilidad, las pruebas que justifiquen los he- chos en que se basan. Del escrito en que se deduzcan excepciones se correra vista al ministerio fiscal y a las otras partes interesadas. |. Generalidades El precepto es incompleto pues Unicamente refiere a las excepciones 716 CopiGo PROCESAL PENAL ArricuLo 340 interpuestas durante el curso de la instruccién. Debe considerarse com- plementado, entonces, con los arts. 349/350 y 358. Para los delitos de accion privada rige el art. 428. El tramite incidental sera practicamente obligatorio en todos los ca- sos, salvo situaciones de excepcidn en las que la formacion de aquél no se justifique (v.gr. art. 358, si no mediare instruccién suplementaria). La deducci6n de la excepcién sera siempre por escrito. No sera su- ficiente para tenerla por planteada, se ha afirmado, la sola manifesta- cién de que el damnificado es otra persona y no el querellante (C.C.C., Sala IV, causa 7.099, “Navia, H.”, 2/8/57, lo que, por lo tanto, no con- lleva ninguna obligacion para el juez de pronunciarse al respecto). Bajo pena de inadmisibilidad, se deberan indicar en la presentacion promotora las pruebas con que se cuente, si la cuestién no fuere de puro derecho. La documental debera anejarse a la presentacion (art. 350 del C.P.C.C., de aplicacién supletoria), siempre que estuviere en poder del excepcionante. La sancidn de inadmisibilidad importara no tener por deducida la ex- cepcion, pero el tramite de ésta podra verificarse una vez subsanado el defecto. Es apelable segun la etapa en que se encuentre el proceso. Salvo el caso de inhibitoria (art. 45), debera presentarse ante el juz- gado donde tramita el proceso. Como las excepciones son de previo y especial pronunciamiento, su tramitacion importa la suspensi6n del tramite del proceso una vez que el juez estime completa la instruccién. Por tanto, la vista del art. 346 debera diferirse hasta la resolucion de aqueélla. ll. La vista al fiscal y demas partes La vista al fiscal y demas partes interesadas sera obligatoria para el juez, salvo la excepcional hipotesis del art. 358, aunque la propuesta fuere manifiestamente improcedente, pues la ausencia de la audien- cia implica una omisi6n de procedimiento (C.C.C., Fallos IV-598 y 603; C.C.C.F., L.L. 135-740) susceptible de generar la invalidez del tramite incidental (art. 167, inc. 2). Pero la regla, se ha dicho, no es absoluta si se trata de una cues- tion de orden publico (C.S., Fallos 275-241, que el tribunal pudo y de- 77