Está en la página 1de 20

Universidad Nacional de Salta Facultad de Humanidades Licenciatura en Ciencias d

e la Comunicación Cátedra: Historia Regional Año 2009


1
APUNTE DE CÁTEDRA Nº 4 NOTAS SOBRE EL PROCESO DE COLONIZACIÓN Y FORMACIÓN DE LA
SOCIEDAD COLONIAL RIOPLATENSE, SIGLOS XV-XVIII
PROF. SERGIO QUINTANA 1. INTRODUCCIÓN
A fines del siglo XV Europa comienza a vivir un proceso de expansión económica q
ue se consolidará a lo largo del siglo XVI. Este fenómeno se expresó en un avanc
e hacia los espacios periféricos llevado adelante por España y Portugal, carrera
que decantó en la formación de dos imperios coloniales. Numerosos historiadores
han llegado a la conclusión de que a partir de este momento la economía europea
se convierte en economía mundial. Los objetivos de ambos imperios se encontraba
n centrados en la búsqueda de nuevas rutas económicas, nuevas áreas de influenci
a y el control de circuitos mercantiles, como así también en la búsqueda de meta
les preciosos, especialmente el oro y la plata. Sobre esto último Juan C. Garava
glia afirma:
“... esta avidez europea del oro se explica en gran parte por el hecho de que, h
abiendo descendido los precios de las mercancías, sobre todos las expresadas en
oro, el metal amarillo se había valorizado. Pero, además, dado que la economía e
uropea estaba transitando una nueva etapa de crecimiento, la exigencia de medios
de pago era también un sólido acicate para la búsqueda de nuevas fuentes de apr
ovisionamiento de metálico” (Garavaglia, 2005: 02)
Este proceso de expansión hacia la periferia, que se detiene durante las primera
s décadas del siglo XVI, produce los siguientes resultados: en el año 1488, Bart
olomé Días llega al sur de África, al Cabo de Buena Esperanza; en 1492, Colón ll
egó a América; en 1498, Vasco da Gama desembarca en Calcuta; entre 1519 y 1520 l
a expedición de Magallanes realiza el primer viaje de circunnavegación. Luego de
la fase de exploración, ambos estados comenzaron la etapa de conquista y ocupac
ión de los territorios descubiertos, lo que les permitió repartirse el control d
el mundo. Ambos imperios desarrollaron estrategias de ocupación diferentes. Mien
tras los portugueses consolidaron una línea de puntos en la costa – puertos y fa
ctorías – con el objetivo de controlar el tráfico marítimo, el imperio español l
levó adelante una política de conquista de territorios y poblaciones. Es sobre l
os impactos de las políticas de colonización llevadas adelante por el Imperio
Español en el espacio rioplatense donde centraremos nuestra observación. Por lo
tanto el presente apunte de cátedra tiene por objetivo dar cuenta del fenómeno d
e conquista y colonización del espacio rioplatense y su inserción en la nueva ec
onomía colonial, identificar las características
Universidad Nacional de Salta Facultad de Humanidades Licenciatura en Ciencias d
e la Comunicación Cátedra: Historia Regional Año 2009
2
principales del proceso de urbanización y formación de una cultura urbana coloni
al, y describir las fases de estructuración social del mundo urbano desde las pr
imeras décadas del siglo XVI hasta la aplicación de las Reformas Borbónicas. Ent
endiendo que la identificación y la descripción, tal cual lo plantea Marta Pérez
y Rubén Correa1, son operaciones de apoyo para caracterizar un proceso atendien
do a sus distintas caras, cualidades o atributos sin caer en la mera enumeración
de datos o información sino, por el contrario, expresando de manera ordenada lo
s datos desde lo más general a lo más particular. Consideramos fundamental tambi
én la incorporación de mapas y cuadros explicativos para poder viabilizar la mej
or comprensión de este complejo proceso.
2. Proceso de conquista y colonización, conformación del espacio económico perua
no e inserción rioplatense en la economía colonial Antes de abocarnos al proceso
específico de conquista y colonización del espacio rioplatense, es necesario de
tenernos en el análisis de las características principales del Imperio Español y
en las condiciones que favorecieron la exploración y expansión del mismo. Duran
te la segunda mitad del siglo XV en la Península Ibérica podemos encontrar cuatr
o reinos cristianos (Portugal, Aragón, Navarra y Castilla), y el reino moro inde
pendiente de Granada. El matrimonio de Isabel de Castilla y Fernando de Aragón p
ermitió la constitución de un bloque de poder que permitió viabilizar los objeti
vos de expansión de las fronteras de ambos reinos y la construcción del Imperio
Español. La producción de lana y su comercio, componentes claves del desarrollo
económico de España durante el siglo XV, se convirtieron en los elementos estrat
égicos para la expansión española por los cuales los españoles establecieron con
tacto con diferentes regiones del mundo conocido: el Mediterráneo Atlántico, en
Europa Noroccidental, o diversos puntos estratégicos en el África. Al respecto V
ilma MiIletich afirma que:
“Si bien el comercio de la lana no integró los tráficos trasatlánticos de España
en el siglo siguiente, ,las habilidades requeridas para el comercio internacion
al y la economía pastoril jugarían roles importantes en la economía de las colon
ias americanas.” (Milletich, 2005: 194).
Es importante mencionar que son varios los aspectos de la tradición mercantil es
pañola que se constituyeron en ventajosos para el establecimiento, funcionamient
o y consolidación del comercio regular entre España y América. Entre ellos podem
os remarcar: la existencia de organizaciones de comerciantes, un dispositivo leg
al que regulaba las prácticas mercantiles, una fuerte industria naval,
1
Pérez, Marta y Correa Rubén: EPSITEMOLOGÍA Y METODOLOGÍA DE LA INVESTIGACIÓN SOC
IAL. Salta, 2007. En prensa.
Universidad Nacional de Salta Facultad de Humanidades Licenciatura en Ciencias d
e la Comunicación Cátedra: Historia Regional Año 2009
3
una red portuaria que articulaba un comercio de larga distancia, y las vinculaci
ones con la comunidad banquera internacional. La tradición mercantil y la experi
encia marinera estuvieron presentes desde el principio de la conquista y la colo
nización de América, pero la empresa también fue asumida por la Corona española
como una nueva cruzada religiosa en el Nuevo Mundo. Otros autores, como Mirta Za
ida Lobato y Juan Suriano, plantean que la expansión española estuvo motivada po
r la necesidad de acceder a especias y metales preciosos, pero ponen el acento e
n el papel jugado por diversos actores sociales –una nobleza baja empobrecida y
la infinidad de hidalgos que poblaban la meseta española– en el proceso de conqu
ista. Sostienen que las escasas posibilidades de ascenso social los condicionaro
n a embarcarse en la aventura americana. Luego de la etapa de descubrimiento de
América realizado por Cristóbal Colón (1492) y de los “viajes menores” de explor
ación iniciados en 1499, comienza en 1516 la penetración y conquista, las cuales
se aceleraron dramáticamente con el sometimiento de las grandes imperios azteca
(1519) e inca (1533). Los nuevos territorios conquistados, desde México hasta e
l Alto Perú, compondrán los ejes de la dominación española hasta la primera déca
da del siglo XIX (Ver mapa N 1).
MAPA N 1 : AMÉRICA, SIGLO XVI: DESCUBRIMIENTO Y CONQUISTA DE ESPAÑOLES Y PORTUGU
ESES
Fuente: Lobato, Zaida, Suriano Juan: ATLAS HISTÓRICO DE LA ARGENTINA (Nueva Hist
oria Argentina).Buenos Aires. Editorial
Sudamericana.2004. pp.45
Universidad Nacional de Salta Facultad de Humanidades Licenciatura en Ciencias d
e la Comunicación Cátedra: Historia Regional Año 2009
4
Nidia Areces2 afirma que la corona española intentó cubrir el vastísimo territor
io americano con una densa red de ciudades que permitieran su dominación. Las mi
smas se constituyeron el instrumento fundamental de la colonización. Con el desc
ubrimiento del yacimiento de plata del Cerro Potosí se inicia una etapa de expan
sión de las posesiones españolas hacia el sur del Alto Perú. Destacamos aquí el
proceso de colonización y fundación de ciudades en el actual territorio argentin
o. En el siguiente cuadro3 intentaremos sintetizar este proceso:
Año Exploradores Asentamiento • Viaje de Nuño Manuel y Cristóbal del Haro al ser
vicio de la Corona de Portugal. 1515 • Expedición de Vasco Nuñez ---------------
------------------------------------------------------------------de Balboa. • E
xpedición de Juan Díaz de Solís al servicio de la Corona Española. En el marco d
e la primera circunnavegación, Fernando de Magallanes, al servicio de la 1519- C
orona de 1522 Castilla, recorre ------------------------------------------------
-------------------------------las costas del actual territorio argentino, encon
trando los canales fueguinos. 1527 Expedición de Juan Sebastián Gaboto Fuerte de
Sancti Spiritu (ubicado en la confluencia del Río Paraná y el Carcañara)
2
Areces, Nidia: LAS SOCIEDADES URBANAS COLONIALES. En: Enrique Tandeter (Dir.) LA
SOCIEDAD COLONIAL, (1516-1806). Nueva Historia Argentina. Tomo II. Pag. 148. 3
Lobato, Zaida, Suriano Juan: ATLAS HISTÓRICO DE LA ARGENTINA (Nueva Historia Arg
entina).Buenos Aires. Editorial Sudamericana.2004
Universidad Nacional de Salta Facultad de Humanidades Licenciatura en Ciencias d
e la Comunicación Cátedra: Historia Regional Año 2009
5
1536
Pedro de Mendoza. En un contexto de competencia por el Imperio Portugués fue aut
orizado por España a explorar y conquistar los territorios que se encontraran en
tre los paralelos 25 y 36 de norte a sur y del Atlántico al Pacífico. La opera
ción fue financiada por banqueros holandeses y flamencos. Pedro de Irala Alvar N
uñez Cabeza de Vaca.
Primera fundación de Buenos Aires y asentamientos en el Paraguay. Fundación del
fuerte de Asunción en 1537. Buenos Aires es abandonada por las constantes invasi
ones querandíes, la ausencia de minerales y la falta de excedente agrícola que l
a hacía excesivamente dependiente del aprovisionamiento español.
1541 1542
Instalación definitiva en Asunción del Paraguay de los antiguos pobladores de Bu
enos Aires. Intento de construcción de un camino que uniera Asunción con el Perú
y que culmina en un rotundo fracaso.
Año 1535 1543-1546
Exploradores Diego de Almagro Diego de Rojas
1549
Juan Nuñez del Prado
1553 1558-1560 1561
Francisco de Aguirre Juan Pérez de Zurita Pedro del Castillo Juan Jufré Luís Juf
ré y Meneses -------------------------------Diego de Pacheco Gob. Gerónimo Luís
de Cabrera Hernando de Lerma
Asentamiento En su expedición hacia el actual territorio de Chile se produce el
reconocimiento de Tucumán Fracaso en los intentos de penetración del noroeste ar
gentino producto de la resistencia de los pueblos originarios Fundación de la ci
udad Barco (cerca del actual Tucumán), que luego es traslada dos veces: Barco II
(en el territorio actual de Salta) y Barco III (actualmente Santiago del Estero
). Estas expediciones que provienen desde Chile se realizan con el objetivo de b
uscar una ruta hacia el Alto Perú. Funda la Ciudad de Santiago del Estero Fundac
ión de la Ciudades de Londres, Córdoba del Calchaquí y Cañete. Se fundan las ciu
dades de Mendoza y San Juan. Posteriormente, en el año 1594 se funda la ciudad d
e San Luís. Creación de la Gobernación del Tucumán. La cual quedaba bajo la auto
ridad política del Perú y la subordinación judicial de la Audiencia de Charcas.
Fundación de la Ciudad de Talavera del Esteco Fundación de la Ciudad de Córdoba.
El objetivo de su fundación está relacionado con la necesidad de los españoles
de encontrar una salida para la plata por el océano atlántico. Fundación de la C
iudad de Salta. Al igual que Córdoba la fundación de Salta está relacionada con
la expansión de la economía minera. Refundación de Buenos Aires. Es producto de
la
1563 1567 1573
1582
Universidad Nacional de Salta Facultad de Humanidades Licenciatura en Ciencias d
e la Comunicación Cátedra: Historia Regional Año 2009
6
1580
Juan de Garay
comercialización del ganado pecuario, la búsqueda de una salida al Atlántico y l
a creación de una barrera de contención al avance del Imperio Portugués. Fundaci
ón de la Ciudad de Concepción del Bermejo y Corrientes. Esta parte del proceso d
e expansión del Paraguay cuyo objetivo es la conquista del litoral. La Rioja Mad
rid San Salvador de Jujuy
1585 1591 1592 1593
Alonso de Vera Ramírez de Velasco Gerónimo Rodríguez Macedo Francisco de Argañar
az
Nidia Areces, propone organizar el proceso de fundación de ciudades en el territ
orio actual de Argentina a partir del análisis de la geoestrategia española. En
su propuesta podemos encontrar tres lógicas en la fundación de las ciudades: o P
enetración hacia tierra dentro (con la fundación de Asunción, Córdoba, Tucumán,
Salta y Jujuy) o Fundación de ciudades por disputas de jurisdicción político-adm
inistrativa, como es el caso de la creación de la ciudad de Santiago del Estero.
Ésta se encontraba emplazada en un espacio donde las esferas de acción del Virr
einato del Perú y de la Capitanía General de Chile se superponían. o La fundació
n de Buenos Aires.
Mapa N 2 CORRIENTES COLONIZADORAS DEL TERRITORIO ARGENTINO
Fuente: Lobato, Zaida, Suriano Juan: ATLAS HISTÓRICO DE LA ARGENTINA (Nueva Hist
oria Argentina).Buenos Aires. Editorial Sudamericana.2004. pp.49
Mapa N 3: FUNDACIÓN DE CIUDADES, SIGLO XVI
Universidad Nacional de Salta Facultad de Humanidades Licenciatura en Ciencias d
e la Comunicación Cátedra: Historia Regional Año 2009
7
Fuente: Lobato, Zaida, Suriano Juan: ATLAS HISTÓRICO DE LA ARGENTINA (Nueva Hist
oria Argentina).Buenos Aires. Editorial Sudamericana.2004. pp.55
Luego de este lento proceso de colonización y hacia fines del siglo XVI, los ter
ritorios dominados por el Imperio Español se organizarán en tres distritos admin
istrativos: a) Cuyo, b) La Gobernación del Tucumán y c) la Gobernación del Río d
e la Plata. Esta última contenía al Paraguay, el Litoral, Chaco y Buenos Aires,
todos sujetos a la dominación política del Virreinato del Perú. En el plano de l
a administración judicial, estaban bajo la jurisdicción de la Audiencia de Charc
as, las gobernaciones del Tucumán y el Río de la Plata, y subordinada a la Audie
ncia de Lima se encontraba la gobernación del Cuyo. Ahora bien, este proceso de
fundación de ciudades no nos dice nada sino lo miramos bajo la lupa de la confor
mación del espacio económico peruano y el comercio monopólico ultramarino. La co
nquista y dominación española de los territorios de América del Sur estuvo vincu
lada con la búsqueda de metales preciosos. En esta búsqueda es descubierto en el
año 1545 el Cerro de Potosí, el depósito de minerales de plata más rico del con
tinente. Los efectos de la minería de plata producirán numerosas transformacione
s en la sociedad colonial. La red de caminos, el proceso de urbanización, el com
ercio, las importaciones (textiles, hierro, productos suntuarios, vinos, esclavo
s, sedas, etc.), el surgimiento de diversas actividades
Universidad Nacional de Salta Facultad de Humanidades Licenciatura en Ciencias d
e la Comunicación Cátedra: Historia Regional Año 2009
8
productivas tanto en los espacios de producción minera como en regiones cercanas
o alejadas –las cuales se organizaron productivamente para abastecer a los polo
s de desarrollo minero– son cuestiones que deben ser explicadas a partir de la c
irculación de la plata potosina que se había constituido en el bien de pago de l
a época. Las primeras exportaciones de plata hacia España permitieron a la Coron
a diseñar dos estrategias: la primera fue centrar todos sus esfuerzos en aumenta
r los niveles de producción de la plata potosina, pues este mineral se había con
vertido en el dinamizador de la economía en tanto principal producto de exportac
ión y dinero circulante. Por otra parte, la segunda estrategia estuvo vinculada
a la construcción de un rígido monopolio en el plano de las relaciones comercial
es entre la Corona Española y sus posesiones en América –esto no implicaba la ex
clusión de la inversión del capital privado– fundamentado en la prioridad obteni
da por la conquista y colonización de sus territorios. En lo que respecta a la o
rganización comercial, podemos decir que recién a partir de la segunda mitad del
siglo XVI la Corona intentó establecer sus reglas de funcionamiento a través de
la sanción de dispositivos legales que organizaron el sistema de flotas y galeo
nes, los métodos de navegación, transporte y comercio con América. Este comercio
se realizaba sólo a partir de la “salida obligatoria” de dos flotas al año que
debían abastecer de productos a todos el territorio dominado por España, desde l
os Valles de México hasta Buenos Aires y Santiago en Chile. La rigidez del monop
olio de la exportación e importación dio lugar al comercio directo -léase contra
bando- poe el que el Puerto de Buenos Aires pasó a ocupar un rol preponderante e
n la ruta comercial que articulaba Europa y Brasil. Ahora, si centramos la mirad
a en el proceso de la producción de la plata potosina podemos encontrar como gru
po fundamental en la obtención del mineral a los yanaconas. Según Lobato y Suria
no, estos grupos de indígenas explotados habían perdido sus lazos comunales por
diferentes motivos, entre ellos la guerra, y se encontraban en condiciones de se
miesclavitud obligados a prestar trabajo a los españoles de forma permanente sin
poder acceder a una retribución monetaria4. Desde otra mirada, Vilma Milletich5
sostiene que este grupo de yanas fueron aceptados por los españoles dado que lo
s eximieron del pago de tributos y los excluyeron del servicio de la encomienda.
Se les había otorgado un rol de verdaderos “empresarios” mineros en el Potosí y
a que concertaban con los propietarios de las minas el arriendo de una parte de
la mina al “indio vara”, quien a la vez subcontrataba a otros indios yanaconas o
indios de encomienda.
Lobato, Zaida, Suriano Juan: ATLAS HISTÓRICO DE LA ARGENTINA (Nueva Historia Arg
entina).Buenos Aires. Editorial Sudamericana.2004 Milletich, Vilma: EL RÍO DE LA
PLATA EN LA ECONOMÍA COLONIAL. En: Enrique Tandeter (Dir.) LA SOCIEDAD COLONIAL
, (1516-1806). Nueva Historia Argentina. Tomo II. Pp. 202-203.
5
4
Universidad Nacional de Salta Facultad de Humanidades Licenciatura en Ciencias d
e la Comunicación Cátedra: Historia Regional Año 2009
9
Para finalizar podemos decir que en la primera fase de producción de la plata po
tosina la mano de obra estuvo compuesta de la siguiente forma: a) indios mitayos
o trabajadores “no calificados”, y b) yanaconas o “trabajadores calificados”. D
urante la segunda mitad del siglo XVI podemos observar que en el Perú se dicta u
na serie de reformas, promovidas por el Virrey Toledo, mediante las cuales se tr
ató de mejorar los rendimientos productivos del Cerro Potosí. Entre dichas refor
mas podemos mencionar la creación de la mita. Mediante este sistema los indígena
s debían trabajar compulsivamente por un turno de trabajo de “cuatro meses”, org
anizados en una semana de trabajo compulsivo y dos semanas de trabajo libre. Est
o daría lugar, tal como lo plantea el historiador económico Juan Carlos Garavagl
ia, a la configuración de un sistema de “combinación de formas de trabajo” exist
iendo un “trabajo obligatorio” basado en el pago de una renta en dinero y un “tr
abajo voluntario”, cuya finalidad era la de lograr la concentrar un importante p
orcentaje de la mano de obra indígena en el polo de desarrollo potosino. El auto
r afirma que: “...la composición del año de trabajo para cada mitayo era la sigu
iente: 16 semanas de trabajo compulsivo y 32 semanas de trabajo libre” (Garavagl
ia.2005:7). Esto permitió que la mayoría de la población que estaba sujeta al tr
abajo forzado residiera durante todo el año en Potosí. Potosí, debido a la produ
cción de plata, experimentó un fenomenal crecimiento demográfico que la constitu
yó en un importante mercado para una gran diversidad de productos y mercancías p
roveniente de regiones cercanas y lejanas. Vilma Milletich sostiene que: “...La
villa imperial – edificada sobre las laderas del cerro, por encima de los 4000 m
etros sobre el nivel del mar en un entorno inhóspito con un suelo estéril e impr
oductivo e inhabitable- debía importar desde regiones cercanas y lejanas tanto l
os medios para el consumo de indígenas y españoles así como los medios necesario
s para la vida.”(Milletich, 2005:207). En este momento cabe formularnos las sigu
ientes preguntas: ¿Qué cambios produjo la producción de la plata potosina en el
amplio espacio económico de Sudamérica? y ¿cómo influyó la producción de plata e
n la incorporación de diferentes regiones al espacio económico peruano? Muchos h
istoriadores han llegado a afirmar que las regiones más cercanas al Cerro Potosí
no tenían la capacidad para generar los productos necesarios para abastecer las
demandas de este polo de desarrollo. Por lo tanto esta situación decantó en la
incorporación de extensos territorios en el círculo económico generado por el ce
ntro minero. Vilma MiIletich considera que se generaron al menos tres movimiento
s que caracterizaron al proceso de incorporación de regiones al espacio económic
o peruano. Por un lado, el mercado potosino constituyó en mercancía a los excede
ntes agrícolas campesinos. En segundo lugar se constituyeron diversas regiones c
on una especialización productiva para abastecer al polo de desarrollo potosino.
En tercer lugar, la
Universidad Nacional de Salta Facultad de Humanidades Licenciatura en Ciencias d
e la Comunicación Cátedra: Historia Regional Año 2009
10
demanda de productos potosino generó todo un movimiento de dispersión de la plat
a, antes de ser exportada, hacia todas las regiones que abastecían al Potosí. El
otro polo importante del espacio económico peruano es la Ciudad de Lima, por se
r la capital política del imperio con conexión legal con la Metrópoli y por la r
elación monopólica que ésta mantenía con sus posesiones en América. Junto a Poto
sí (por los efectos de arrastre de la producción de la plata potosina) y la ciud
ad de Buenos Aires (en tanto puerto alternativo en el océano Atlántico), Lima ar
ticulaba un espacio económico sumamente integrado. Las diferentes regiones que c
omponían el espacio anteriormente delimitado poseían entre sé una estrecha vincu
lación mercantil lo que le permitió dotar al “espacio peruano” de un alto grado
de autosuficiencia económica, teniendo en cuenta que el vinculo con el exterior
se limitaba a la importación de productos europeos que llegaban sólo dos veces a
l año, y de un máximo nivel de integración regional, producto de los intercambio
s entre las diferentes regiones que lo componían. Podemos decir, a modo de sínte
sis, que el funcionamiento de este espacio económico peruano durante los siglos
XVI y XVII, tal cual lo sostenía Carlos Sempat Assadourian, tuvo las siguientes
características:
Universidad Nacional de Salta Facultad de Humanidades Licenciatura en Ciencias d
e la Comunicación Cátedra: Historia Regional Año 2009 AUTO-SUFICIENTE MÁXIMO NIV
EL DE INTEGRACIÓN REGIONAL ESPECIALIZACIÓN REGIONAL DEL TRABAJO
11
METROPOLÍ
ESPACIO ECONÓMICO PERUANO
Posee dos polos de crecimiento
LIMA
Centro Político y Monopólico del Comercio
POTOSÍ
Centro de la producción de la plata
Polo de Arrastre de Primer Grado
Especialización Regional
Polo de Arrastre de Segundo Grado
Especialización Regional
Producción de Excedentes
• •
SECTOR DE COMERCIALIZACIÓN SECTOR DE SUBSISTENCIA
No podemos dejar de mostrar el papel de las ciudades actual territorio argentino
y sus áreas circundantes del dentro del espacio económico peruano. Partiendo de
l hecho de que la ocupación del territorio de la región del Tucumán y la definit
iva fundación de Buenos Aires (1580) producen una reorganización del espacio en
el Virreinato del Perú. Desde los primeros momentos el espacio tucumano orientar
á su producción agrícola-ganadera y manufacturera hacia el polo desarrollo potos
ino. Luego de1570 seguirían el mismo camino Santiago del Estero –tejidos, ceras
y miel-, Córdoba -producciones de textiles de algodón, ganado en pie y ganado mu
lar-. Luego de 1580, la red de intercambios se complejiza a través de la creació
n de un nuevos ejes de intercambios estructurado por una lado por: Santa Fe -Cór
doba- Santiago del Estero y Potosí, y por otra parte: Asunción, Santa Fe y Bueno
s Aires. (Ver mapa adjunto sobre las Rutas Económicas a fines del siglo XVI). Lo
que en palabras de Milletich será el origen de una compleja red de intercambios
de carácter interregional, intercolonial y ultramarino que tendría vigencia has
ta fines del siglo XVIII.6
6
Milletich, Vilma: EL RÍO DE LA PLATA EN LA ECONOMÍA COLONIAL. En: Enrique Tandet
er (Dir.) LA SOCIEDAD COLONIAL, (1516-1806). Nueva Historia Argentina. Tomo II.
Pp. 209-210.
Universidad Nacional de Salta Facultad de Humanidades Licenciatura en Ciencias d
e la Comunicación Cátedra: Historia Regional Año 2009
12
Para finalizar el presente apartado intentaremos dar cuenta de los circuitos mer
cantiles en los territorios meridionales del espacio peruano durante el siglo XV
II y XVIII:
1 EJE 2 EJE 3 EJE
JUJUY, SALTA, SANTIAGO DEL ESTERO, TUCUMAN, CÓRDOBA, puntos intermedios en el ca
mino BUENOS AIRES- ALTO PERÚ BUENOS AIRES-MENDOZA-SANTIAGO DE CHILE BUENOS AIRES
– SANTAFÉ- CORDOBA- SANTIAGO DEL ESTERO- CONEXIÓN CON LOS PRODUCTOS PROVENIENTE
S DEL PARAGUAY
MAPA N 4: RUTAS ECONÓMICAS A FINES DEL SIGLO XVI
Fuente: Lobato, Zaida, Suriano Juan: ATLAS HISTÓRICO DE LA ARGENTINA (Nueva Hist
oria Argentina).Buenos
Aires. Editorial Sudamericana.2004. pp.55
Vilma Milletich afirma de hacia fines del siglo XVII se produce una profunda div
ersificación de productos que llevó a un acelerado proceso de especialización de
la producción en el espacio rioplatense. Para dar cuenta de este fenómeno la au
tora organiza su análisis a partir de la delimitación clara de dos regiones, el
Interior y el Litoral.7
Milletich, Vilma: EL RÍO DE LA PLATA EN LA ECONOMÍA COLONIAL. En: Enrique Tandet
er (Dir.) LA SOCIEDAD COLONIAL, (1516-1806). Nueva Historia Argentina. Tomo II.
Pp. 209-210.
7
Universidad Nacional de Salta Facultad de Humanidades Licenciatura en Ciencias d
e la Comunicación Cátedra: Historia Regional Año 2009
13
INTERIOR
Ciudad Región del Tucumán Producción y Circulación Desarrollo de la Carretería.
Desarrollo de Curtiembres Abastecimiento del Alto Perú Producción de manufactura
s textiles con destino a Potosí, Asunción y Santa Fe (intercambiado por vino y a
zúcar). Materias primas obtenidas de Santiago del Estero y Catamarca. Comienzo d
el siglo XVII. Reorientación de la economía hacia la producción de ganado pecuar
io y mular. Esta última era clave para la adquisición de mercancías europeas y a
cceso al metálic Importación de productos textiles de Asunción, Catamarca, La Ri
oja y el Alto Perú.
Córdoba
Salta
Proceso de invernación del ganado mular proveniente de Córdoba. Producción de vi
nos que se insertaban en Buenos Aires, Córdoba y Tucumán
Región del Cuyo (Mendoza y San Juan)
LITORAL
EJE/CIUDAD Región del Paraguay, Santa Fe y Buenos Aires PRODUCCIÓN Y CIRCULACIÓN
Circulación en este eje de una variedad de productos tales como: azúcar, vino,
cera, tabaco, tejidos, algodón y yerba. Puntos de contacto con algunos puertos i
nteriores de Brasil. Paraguay se especializa en la producción de la yerba. Esta
es envidia por Santa Fe hacia el Potosí, Chile, Lima y Quito.
Buenos Aires
Fuerte presencia de un comercio semiclandestino. Corona Española otorga autoriza
ciones para el comercio con Brasil y Guinea. Fuerte presencia comercial de Portu
gal debido a la atracción de la plata potosina circulante en Buenos Aires.
Fuente: Milletich, Vilma: EL RÍO DE LA PLATA EN LA ECONOMÍA COLONIAL. En: Enriqu
e Tandeter (Dir.) LA SOCIEDAD COLONIAL, (1516-1806). Nueva Historia Argentina. T
omo II. Pp. 210-217.
Frente a este grado de desarrollo de las redes comerciales algunos historiadores
han llegado a sostener la hipótesis de un importante grado de autonomización de
las zonas productoras y de los circuitos mercantiles respecto del polo de arras
tre potosino. Los fundamentos de esta afirmación estarían dado que frente al dec
live de la producción de la plata en el siglo XVII muchos de
Universidad Nacional de Salta Facultad de Humanidades Licenciatura en Ciencias d
e la Comunicación Cátedra: Historia Regional Año 2009
14
los productos y circuitos detallados en el cuadro anterior se encuentran en un p
roceso de expansión, por ejemplo: la producción yerbatera del Paraguay, incremen
to de la circulación de las mulas producidas en Córdoba y el crecimiento del trá
fico comercial en el puerto de Buenos Aires. Hacia fines del siglo XVII y comien
zo del XVIII podremos observar que las regiones que venimos estudiando entran en
un proceso de reorientación y atlantización de la economía. España se encontrab
a en jaque producto de dos cuestiones por un lado el declive de su poderío naval
y el avance de las potencias comerciales europeas no ibéricas (Inglaterra, País
es Bajos y Francia) sobre los espacios coloniales. Estas potencias europeas gene
raban una demanda de productos que llevo a algunas regiones que componían el esp
acio peruano a iniciar actividades económicas con las primeras. Por otra parte,
la Corona Española no estaba en condiciones de afrontar la defensa militar ni la
provisión de productos a sus posesiones americanas, especialmente el Río de la
Plata. Por lo tanto la atlantización de la economía fue una respuesta de la Coro
na española para sostener su relación colonial con un espacio sometido a las pre
siones de las potencias europeas no ibéricas. En este contexto es importante ind
agar la apertura comercial del siglo XVIII, inspirada por las Reformas Borbónica
s y la sanción del “Reglamento y aranceles reales de comercio libre de España a
Indias” de 1778, y el efecto que produce en cada una de las regiones del espacio
rioplatense. Esta nueva etapa lo que provoco es la reorientación y reorganizaci
ón de las producciones al nuevo contexto internacional. Es en este momento cuand
o el sector meridional del espacio peruano se orienta hacia el Océano Atlántico.
Los espacios articulados por el eje Tucumán, Cuyo, Paraguay y Río de la Plata i
rán volcando sus producciones hacia el puerto de Buenos Aires, sin perder su con
exión con el polo de desarrollo potosino. Por lo tanto Buenos Aires asumirá un p
apel de
articulador de los espacios meridionales en tanto se constituía en un centro con
sumidor producto del crecimiento demográfico de la ciudad y la capacidad de atra
cción de plata y metales preciosos, y por otra parte llevaba adelante el rol de
redistribución de productos para un amplio mercado regional. A través del siguie
nte cuadro intentaremos ejemplificar este proceso: BUENOS AIRES Centro de Redist
ribución hacia el Interior de Productos Importados
Ciudad o Región Provincias de Cuyo 17 % Provincias del Tucumán 30.10% Potosí La
Plata y la Paz Santa Fe y Corrientes Paraguay 12.27% 1.00% 11.40% 21.15% Volumen
de Importación de productos de Europa y redistribuidos por el puerto de Buenos
Aires
Universidad Nacional de Salta Facultad de Humanidades Licenciatura en Ciencias d
e la Comunicación Cátedra: Historia Regional Año 2009
15
A lo largo del siglo XVIII podemos observar que es indudable el crecimiento del
comercio atlántico producto de la red de intercambios interregionales surgida en
el siglo XVII. Esto produjo una articulación e integración del espacio como así
también un flujo de metálico que fue acumulado en el puerto atlántico. Este cir
cuito económico organizado a partir de la plata altoperuana y el puerto de Bueno
s Aires se desintegrará con el proceso de revoluciones de independencia y la ins
erción de estos espacios en la economía mundial. MAPA N 5: PRINCIPALES CORRIENT
ES COMERCIALES (SIGLOS XVII-XVIII)
Fuente: Lobato, Zaida, Suriano Juan: ATLAS HISTÓRICO DE LA ARGENTINA (Nueva Hist
oria Argentina).Buenos Aires. Editorial Sudamericana.2004. pp.63
3. Sociedad colonial en el Río de la Plata: cultura urbana y mundo rural Conside
ramos necesario a los efectos de la presente ficha dar cuenta de la espeficidad
de la sociedad colonial rioplatense. Para ello es necesario bucear sobre la conf
ormación de una cultura urbana y el proceso de urbanización, como así también da
r cuenta de la estructuración del mundo rural. Las nuevas ciudades fundadas en e
l actual territorio argentino serán el espacio de asentamiento de una sociedad e
specífica, la sociedad colonial. Para indagar sobre las características particul
ares de esta sociedad deberemos detenernos en la complejidad de su “mosaico de g
rupos sociales”, las formas de integración y de relación de esos grupos sociales
, a sus cambios y permanencias, y la formación de la “cultura urbana”. Entendien
do por cultura urbana,
Universidad Nacional de Salta Facultad de Humanidades Licenciatura en Ciencias d
e la Comunicación Cátedra: Historia Regional Año 2009
16
como sostiene Nidia Areces, al: “... el sistema de valores, actitudes y comporta
mientos (...) que quedan registradas en la memoria colectiva...” 8 En el apartad
o anterior pudimos identificar como las ciudades se constituyeron en los centros
del comercio local e interregional configurando un nuevo espacio, el del mundo
urbano. Un mundo, según Areces, intercomunicado a partir de las ciudades con su
área de influencia más cercana, como lo fue el mundo rural, y los espacios conti
nentales y transoceánicos de la corona española. En sus inicios el proceso de ur
banización estuvo marcado por la conflictividad social producto de las disputas
de la tierra y recursos económicos. Es posible afirmar que con el inicio de la c
olonización se conforma una casta social, la de los beneméritos. Estos fueron lo
s que, producto de las prerrogativas que les otorgaba la corona, llevaron adelan
te una división social del espacio de urbanización. Esto se refleja en la distri
bución de los mejores solares condenando a los “soldados rasos” que los acompaña
ban a ocupar pocos terrenos o directamente quedar excluidos de los repartos de t
ierras. Por otra parte estos últimos también quedaban fuera del reparto de encom
iendas y de mercedes de tierra. Esta situación de oposición de intereses –basada
en el acceso a la tierradecantó en un ciclo recurrente de conflictos sociales.
Estos conflictos en los inicios de los núcleos urbanos, tal cual lo plantea Arec
es, los pusieron al borde de su desintegración y desaparición. No podemos dejar
de plantear que las nuevas ciudades fueron fraguadas bajo el modelo de la cultur
a urbana española. Los españoles se sentían protagonistas de la gestión de la po
lítica imperial en su ámbito local. La ciudad adquiría la característica de ser
un espacio de gestión y dominación al ser el depositario del aparato político y
administrativo del Imperio. En ella se materializó la concepción patrimonialista
de la política y de la organización de la sociedad generadas por los teóricos d
el Monarquía Católica española. Estas ciudades adquirieron, desde su etapa de fu
ndación y hasta fines del siglo XVIII, la conformación de relaciones sociales as
imétricas de dominación por parte de los grupos españoles sobre los indigenas en
un primer momento. Luego como característica de la construcción un
complejo cuadro social urbano -producto del crecimiento demográfico y el desarro
llo del mestizaje biológico y cultural- la jerarquía social estuvo determinada p
or la condición étnica y la riqueza. Pureza étnica y poder económico se constitu
irán en los atributos para asumir la condición de vecino, para acceder a los car
gos coloniales, para la primacía en las actividades mercantiles y el acceso a ca
rrera eclesiástica o a los estudios y la enseñanza universitaria, y excluir a lo
s otros de la sociedad colonial. Lo que no deja de lado que algunos grupos socia
les-como los criollos específicamente- desarrollen estrategias para saltear las
trabas que ponía los límites étnicos fijados por los grupos de “blancos puros” e
spañoles.
8
Areces, Nidia: LAS SOCIEDADES URBANAS COLONIALES. En: Enrique Tandeter (Dir.) LA
SOCIEDAD COLONIAL, (1516-1806). Nueva Historia Argentina. Tomo II. Pag. 148.
Universidad Nacional de Salta Facultad de Humanidades Licenciatura en Ciencias d
e la Comunicación Cátedra: Historia Regional Año 2009
17
En estas ciudades, para garantizar la estabilidad política y la reproducción de
la sociedad urbana, fue necesaria la conformación de un grupo dominante, al que
algunos historiadores denominan grupos dominantes. Cuya estrategia esta orientad
a a lograr perpetuarse en el poder controlando los resortes de la política – con
trol del cabildo e influencia sobre los funcionarios coloniales -, y controlar l
os circuitos mercantiles y los medios de producción – a través de la tenencia de
la tierra y de su poder estructurador del mundo agrario-. Ahora este proceso se
logrará solo cuando estos grupos adquieran conciencia de su fuerza para interve
nir en la organización de la sociedad colonial. A lo largo del presente apartado
recorrimos la conformación de la sociedad colonial a partir de una mirada urban
a. Ahora intentaremos dar cuenta de la complejidad de la sociedad agraria a part
ir del análisis de la formación de los espacios regionales rurales, las unidades
de producción de esos espacios, las relaciones de interdependencia que se desar
rollaron entre la ciudad y la campaña, y la dinámica social de dichos espacios.
En este sentido, el trabajo de Raúl Fradkin: EL MUNDO RURAL COLONIAL, es importa
nte para reconocer la complejidad de las sociedades agrarias. El aporte de este
trabajo pone énfasis en la diversidad constitutiva y cambiante de los diferentes
espacios regionales: El Interior y el Río de la Plata. Profundizando la mirada
en cada espacio local de los distintos ámbitos regionales. Fradkin observará a l
as estructuras regionales de ese mundo rural como un producto histórico resultan
te de un largo proceso de estructuración social de los mismos. Esta estructuraci
ón social articula diferentes procesos sociales : los procesos de apropiación de
recursos, la fuerza de trabajo y del excedente agrario, organización de la prod
ucción rural, los distintos actores y las relaciones sociales, la circulación de
los productos y de las personas, la constitución de las “fronteras” y la consti
tuición de una gama de universos campesinos, etcétera, en la etapa colonial. Los
aportes de Fradkin nos permiten a través del enfoque regional y local observar
sobre las variaciones y las heterogeneidades de los espacios regionales de ese m
undo rural colonial que nos permiten superar las visiones de una sociedad agrari
a homogénea, con comportamientos económicos similares y subsumida a la historia
de la gran propiedad, tal cual la fue construida por los estudios tradicionalmen
te aceptados. Para indagar el proceso de conformación de una sociedad agraria es
necesario, sostiene Raúl Fradkin9, reconocer tres etapas: o PRIMERA FASE: A par
tir del proceso de colonización se llevo adelante una estrategia de apropiación
de recursos, de la fuerza de trabajo y del excedente ganadero de la población de
mercado. En esta etapa podemos decir
Fradkin, Raúl: EL MUNDO RURAL COLONIAL. En: Enrique Tandeter (Dir.) LA SOCIEDAD
COLONIAL, (1516-1806). Nueva Historia Argentina. Tomo II. Pag. 244-246
9
Universidad Nacional de Salta Facultad de Humanidades Licenciatura en Ciencias d
e la Comunicación Cátedra: Historia Regional Año 2009
18
que los instrumentos que viabilizaron el proceso fueron: mercedes de tierra y la
s encomiendas de indios. o SEGUNDA FASE: Etapa de estructuración de las sociedad
es agrarias regionales con sus correspondientes fronteras. En este proceso es no
table el mestizaje y la conformación del campesinado colonial. Desarrollo de un
proceso de hibridación entre las formas de producción indígenas y la implantació
n de la nueva agricultura española, la tecnología, los medios de transporte y la
s formas de consumo. o TERCERA FASE: Segunda mitad del siglo XVIII. Esta fase se
caracteriza por el incremento en los niveles de productividad del mundo rural q
ue produce la mercantilización de las relaciones sociales. Paralelamente se desa
rrolla el proceso de reorientación de los productos hacia el océano atlántico.
A lo largo del presente trabajo hemos intentado dar cuenta del proceso de conqui
sta y colonización del espacio americano, poniendo espacial atención la lento pr
oceso de conformación y consolidación del espacio económico peruano durante los
XVI al XVIII y el proceso de atlantización de la economía rioplatense. Sin embar
go, considerábamos necesario enriquecer ese modelo de explicación histórica form
ulado por Carlos Sempat Assadourian a través de la mirada de la sociedad colonia
l urbana y el complejo mundo rural.