Está en la página 1de 394

Evolución del racismo

y la xenofobia
en España
[Informe 2009]

Mª Ángeles Cea D’Ancona


Miguel S. Valles Martínez

NIPO:790-09-206-3
AUTORES

Mª Ángeles Cea D’Ancona


Miguel S. Valles Martínez

© Ministerio de Trabajo e Inmigración

Edita
Subdirección General de Información Administrativa y Publicaciones
Agustín de Bethencourt, 11. 28003 Madrid
e-mail: sgpublic@mtin.es
web: http//www.mtin.es

NIPO: 790-09-206-3
ISBN: 978-84-8417-350-2
Dep. legal: M-48-447-2009
Producción: Seg Color
Presentación

El Observatorio Español del Racismo y la Xenofobia (OBERAXE) adscrito a la Secretaría de


Estado de Inmigración y Emigración a través de la Dirección General de Integración de los
Inmigrantes, tiene entre otras funciones, la elaboración de un informe periódico resultado
de una encuesta anual sobre las actitudes de los españoles hacia la inmigración.

El estudio que hoy publicamos es el resultado de la encuesta anual en la que se indaga so-
bre la evolución de la opinión de los españoles en materia de aceptación de la presencia de
inmigrantes en España y que viene realizándose ininterrumpidamente desde el año 2005.

Se analizan en este documento, como en las ediciones anteriores, los resultados de los da-
tos recogidos por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) en el año 2008 en la en-
cuesta “Actitudes hacia la inmigración” y su estudio nos permitirá avanzar en la mejora de
los indicadores de medición del racismo y la xenofobia en nuestro país.

El conocimiento de estos datos permitirá el diseño de medidas de sensibilización a la po-


blación española ante el fenómeno migratorio, entendiendo la sensibilización como un
conjunto de medidas que pretenden influir sobre las ideas, percepciones y estereotipos para
provocar un cambio de actitudes en las prácticas sociales e individuales de nuestro país.

Esperamos que este nuevo análisis de la evolución del racismo y la xenofobia en España
contribuya al objetivo que anima todas las actuaciones que se llevan a cabo en la Dirección
General de Integración de los Inmigrantes, que no es otro que la consecución de una socie-
dad inclusiva en la que tengan cabida todas las personas que han llegado a nuestro país en
busca de la mejora de sus condiciones de vida.

Estrella Rodríguez Pardo


Directora General de Integración de los Inmigrantes
Secretaría de Estado de Inmigración y Emigración

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 5


ÍNDICE

Introducción 9

Capítulo 1:
LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:
Demanda de una política migratoria restrictiva 19

1.1. Realidad estadística de las cifras de inmigración y su percepción demoscópica 23


1.1.1. Las cifras de la inmigración en España 24
1.1.2. Presencia inmigratoria y su reflejo demoscópico 34

1.2. Cambio en la política inmigratoria 65


1.2.1. Cierre de puertas a la inmigración 66
1.2.2. Entrada y permanencia selectiva de inmigrantes 82

Capítulo 2:
LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave 109

2.1. De la igualdad de derechos y obligaciones entre inmigrantes y autóctonos 114


2.1.1. Aspectos críticos sobre los derechos sociales de los inmigrantes:
la reivindicación del derecho a la preferencia por los autóctonos 140
2.1.2. De los responsables de la integración social de los inmigrantes 159

2.2. Entre la aceptación y el rechazo de las varias formas de diversidad 164


2.2.1. Desigual valoración de la diversidad 165
2.2.2. Del reconocimiento de la riqueza de la diversidad de culturas,
a la compleja materialización de su acomodo: la cuestión de los
modelos de integración 181
2.2.3. La especificidad de la cultura musulmana 200

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 7


Índice

Capítulo 3:
IMAGEN (DE) Y CONVIVENCIA CON INMIGRANTES:
Expresiones de aceptación y de rechazo 217

3.1. Las imágenes de la inmigración: expresión de xenofobia y de xenofilia 221


3.1.1. ¿A qué se asocia la inmigración? 222
3.1.2. Negatividad frente a positividad de la inmigración 229
3.1.3. Acaparación de las ayudas públicas 255
3.1.4. Abuso y merma de la calidad de las prestaciones sociales básicas 271
3.1.5. Repercusión de la inmigración en el mercado laboral 283

3.2. Aprobación de la convivencia entre autóctonos y foráneos 303


3.2.1. El trato de los autóctonos a los inmigrantes 305
3.2.2. Aceptación diferencial de modalidades de convivencia con inmigrantes 311
3.2.3. Filias y fobias hacia nacionalidades concretas de inmigrantes 324

3.3. La exteriorización del rechazo a la inmigración 332


3.3.1. Posicionamiento ante la violencia xenófoba o interétnica 334
3.3.2. Aceptación de partidos xenófobos 343

Epítome 351

Bibliografía 371

8 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


INTRODUCCIÓN

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 9


INTRODUCCIÓN

L
a redacción de este nuevo informe coincide con un contexto socioeconómico
marcado por la crisis económica a escala nacional e internacional y su repercu-
sión inmediata en las cifras de desempleo. Éstas alcanzan valores que distan en el
tiempo, tanto en España como en el conjunto de las economías internacionales.
En Estados Unidos el año 2008 se cierra con una tasa no conocida desde la II Guerra
Mundial (7,5%); en la Unión Europea se sitúa en el 7,2% (8% en la zona euro); y en España
en el 13,91%, la más alta desde el año 20001, y con perspectiva de seguir aumentando. Ello
inevitablemente afectará a los datos estadísticos y demoscópicos sobre inmigración. Algo
que ya se destacara en la Encuesta Nacional de Inmigrantes 20072 (ENI), en cuya monogra-
fía se subraya que la encuesta “retrata” el proceso inmigratorio en tiempos de bonanza
económica, que “se tuerce meses después de recogida la información por los encuestado-
res”; que los comportamientos migratorios se verán influidos por la crisis y que las fuentes
demográficas periódicas darán cuenta de ello; “pero la previsible evolución bajo la crisis en
nada empañará el dibujo previo recogido por la ENI”.

Los nuevos datos de opinión que dan origen a este informe de 2009 corresponden a la en-
cuesta de Actitudes hacia la inmigración realizada por el CIS (Centro de Investigaciones
Sociológicas) en septiembre-octubre de 2008 (estudio nº 2.773), mediante convenio con el
Ministerio de Trabajo e Inmigración (Secretaría de Estado de Inmigración y Emigración,
Dirección General de Integración de los Inmigrantes y OBERAXE). Encuesta que comparte el
diseño muestral convencional en los estudios del CIS3 y que igualmente se aplicó mediante

1 El número de parados se estima en 3.207.900 personas (la cifra más alta desde 1996), según la Encuesta de
Población Activa; en 3.128.963 (a 31 de diciembre) según el Ministerio de Trabajo e Inmigración; con los ma-
yores incrementos en los últimos tres meses del año 2008. A finales de 1987 y comienzos de 1988, también se
superaron los tres millones de parados, aunque la población activa apenas alcanzaba los 15 millones de perso-
nas, situándose la tasa de desempleo en el 20%. También acaba el año 2008 con 18,5 millones de cotizantes,
841.465 menos que en 2007. Pese a ello la Seguridad Social contabiliza un superávit del 1,2% del Producto
Interior Bruto.
2 Realizada por el Instituto Nacional de Estadística (INE), en conjunción con la Universidad Complutense de
Madrid (UCM), la Universidad de Educación a Distancia (UNED) y el Ministerio de Trabajo e Inmigración. El in-
forme concluye en abril de 2008.
3 Una encuesta de ámbito nacional, a la población española (de ambos sexos) de 18 y más años. La muestra la
forman 2.768 personas, elegidas al azar siguiendo un diseño muestral polietápico, estratificado por conglome-
rados, con selección de las unidades primarias de muestreo (municipios) de forma aleatoria y proporcional, y
de las unidades últimas de muestreo (individuos) por rutas aleatorias y cuotas de sexo y edad.

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 11


INTRODUCCIÓN

entrevista personal (cara a cara) en los domicilios de los entrevistados. El trabajo de campo
se efectuó del 20 de septiembre al 2 de octubre de 2008, un contexto temporal muy distin-
to al habido en la encuesta CIS-OBERAXE de septiembre de 2007, que ha sido analizada en
un informe anterior análogo a éste (Cea D´Ancona y Valles, 2008b), poniéndose así en
práctica una investigación continuada de los fenómenos que dan nombre a la institución
observatorio promotora de los estudios.

Cuando se levantó la encuesta de 2007, España registraba una tasa de desempleo del
8,03% (lo que suponía un incremento de 26.800 personas respecto al año anterior) y la ci-
fra total de desempleados ascendía a 1.791.900 personas. Si bien, el total de ocupados eran
20.510.600 (143.300 más que el trimestre previo), siendo la tasa interanual de crecimiento
de la ocupación del 3,09%. Un año después, la tasa de desempleo asciende hasta el 11,33%
(en el tercer trimestre de 2008), siendo 2.598.800 las personas en paro y el número total de
ocupados 20.346.300 (78.800 personas menos que el trimestre anterior). Suponía un des-
censo de 164.300 personas en el último año, por lo que la tasa interanual de crecimiento
de la ocupación se torna negativa (–0,80%), según la Encuesta de Población Activa (EPA)4.
Además, de un crecimiento interanual del Producto Interior Bruto (PIB) del 3,8% en el ter-
cer trimestre de 2007 [superior a la tasa conjunta alcanzada en la zona euro (2,7%) y la
Unión Europea (3%), de acuerdo con el INE y Eurostat], se pasa a un crecimiento del 0,9%
en el tercer trimestre de 2008 (la Unión Europea atenúa su crecimiento del 1,7 al 0,8%).
Era el dato más bajo desde el cuarto trimestre de 1993 y confirmaba las malas previsiones
de desaceleración de la economía española, situándola en el umbral de la recesión.

Datos económicos a los que se suman otros que afectan a la llegada de inmigrantes, como
son: el descenso de su contratación en los países de origen (que ha pasado de 15.709 a
901 en apenas un año); la reducción, por primera vez, de la migración neta a menos de
quinientos mil (exactamente 464.300 personas); o el descenso, en un 22%, de la llegada
no regulada de inmigrantes a España, por cayuco o patera. Además de la entrada en vigor
del Decreto Ley de Retorno Voluntario de Inmigrantes Extracomunitarios de noviembre de
2008, y el inicio de los trámites de reforma de la Ley Orgánica 4/2000 sobre Derechos y

4 Encuesta elaborada trimestralmente por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Se considera “la fuente más
completa en relación con la composición de las personas en el mercado de trabajo y la única que puede cuan-
tificar simultáneamente las cuatro situaciones relacionadas con dicho mercado: actividad o inactividad y ocu-
pación o paro. También es la única que permite calcular las tasas de actividad, ocupación y paro”. Pero, como
Pérez Infante (2008: 30) señala, “se convierte en la estadística más completa y fiable para analizar la situación
de los extranjeros en el mercado de trabajo, siempre que su nivel de desagregación no sea muy elevado, por el
aumento que ello provocaría en los errores de muestreo”(al tratarse de una encuesta). Razón por la cual, el
análisis desagregado por país de origen, localización geográfica en España o rama de actividad obligaría a uti-
lizar como alternativa los datos de las autorizaciones de trabajo o de las afiliaciones a la Seguridad Social.

12 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


INTRODUCCIÓN

Libertades de los Extranjeros en España y su Integración Social el 19 de diciembre de 2008.


Reforma que se enfoca a la ampliación y garantía de derechos a los inmigrantes; la vincu-
lación de los flujos migratorios a las necesidades del mercado laboral; y la restricción de
la reagrupación familiar, entre otras actuaciones encaminadas a mejorar la integración de
los inmigrantes.

Un contexto económico y sociopolítico diferente al existente durante la elaboración de los


informes anteriores; lo que añade interés a los nuevos datos de opinión que en éste se ana-
lizan. Más, si cabe, cuando las previsiones son de descenso o de atemperación de la recep-
tividad hacia la inmigración. Principalmente debido al mayor protagonismo que pueda al-
canzar un factor clave que contribuye a la extensión de la xenofobia. Nos referimos a la
competencia en el acceso a recursos limitados (más menguados en épocas de estrecheces
económicas); el temor a que ésta se acreciente tanto en el acceso al mercado laboral como
al conjunto de servicios y prestaciones sociales, porque se acuse el desequilibrio entre una
oferta más restringida (aminoración de los recursos a repartir) y una demanda que se am-
plía a consecuencia de la crisis económica. Competencia que ya se situara como desenca-
denante fundamental de racismo y xenofobia en los estudios pioneros de Allport
(1954/1977) o Blumer (1958), sobre prejuicios étnicos; o, más recientemente, en los reali-
zados desde la perspectiva teórico-empírica del racismo simbólico (Sears 1988, 2005;
Tarman y Sears, 2005).

En la literatura científica, el temor a la competencia por los recursos limitados se conexio-


na con la magnificación de la presencia de inmigrantes, con la solicitud de restricciones a
su llegada e, inclusive, con los deseos de expulsión (Castles y Kosack, 1973; Walker y
Pettigrew, 1984; O´Sullivan y Wilson, 1988; Baumgarte y Favell, 1995; Quillian, 1995;
Hargreaves y Leaman, 1995; Bommes y Geddes, 2000; Solé et al. 2000; Balwin-Edwards,
2002; Verberk et al., 2002; Bermejo, 2004; Brader et al., 2004; Cea D´Ancona, 2005, 2007,
2009). De manera especial, cuando se prima a los recién llegados en el acceso a dichos re-
cursos, aunque sea con el propósito o intencionalidad de favorecer su integración en la so-
ciedad. El miedo entre la población nativa (o extranjera ya instalada) a perder la preferen-
cia en el acceso a los recursos, junto con su posicionamiento contrario a las denominadas
acciones afirmativas (affirmative actions) o discriminación positiva (a favor de los inmi-
grantes), aumenta el antagonismo hacia ellos (Jackson, Brown y Kirby, 1998; Bonilla-Silva,
2006). Razones que se relacionan con su conversión en aspectos clave a indagar cuando se
midan las diferentes expresiones de racismo y xenofobia.

Por lo que se quiere comprobar si, como los estudios anteriores han constatado y otros pre-
conizado (Tezanos y Tezanos, 2003), el aumento de la competencia incrementa la exteriori-
zación de xenofobia. O, también, si este sentimiento de amenaza excede al temor a la pér-
dida de la homogeneidad cultural, que defiende el “nuevo racismo” de Baker (1981) o el

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 13


INTRODUCCIÓN

“prejuicio sutil” de Pettigrew y Meertens (1995). Si, como se venía sosteniendo (Van Dijk,
1987, 2003; Wallerstein y Balibar, 1991; Wierviorka, 1992; Schnapper, 1994; Colectivo IOÉ,
1995; Brochmann, 1999; Koopmans y Stathman, 2000; Favell, 2001; Brücker et al. 2002;
Sniderman et al. 2004; Cachón, 2005; Bralo y Morrinson 2005), es la dimensión identidad
nacional-cultural la que predomina en la explicación de la xenofobia, o ahora se antepone
el temor a la competencia.

La nueva encuesta CIS-OBERAXE de 2008 brinda de nuevo la oportunidad de seguir avan-


zando en el conocimiento de la xenofobia, e indagar en los factores que confluyen en su
evolución. Para ello, se sigue la estela trazada por los estudios iníciales de Cea D´Ancona
(de 2002 y 2004) hasta los de 2009. Por lo que se diseña y practica una investigación mul-
timétodo, que conjuga el análisis secundario de datos de encuesta con el procedente de ar-
chivos estadísticos y materiales cualitativos. La revisión de estudios teóricos y empíricos
anteriores ayuda a configurar el marco teórico del estudio, así como en la interpretación de
los datos de encuesta. Al igual sucede con los datos procedentes de fuentes estadísticas,
necesarios tanto para la contextualización de los datos de encuesta como para la contra-
posición entre la realidad (más objetiva de las estadísticas) y la imagen que se construye de
la inmigración (las otras realidades más subjetivas o reflexivas, pero reales en sus conse-
cuencias).

Para esto último también se precisa de la contextualización mediática: la relación de noti-


cias aparecidas en los medios de comunicación en fechas previas a los datos de encuesta.
Aunque la experiencia “real” de convivencia entre autóctonos y foráneos vaya adquiriendo
mayor alcance, conforme se incrementa y consolida la presencia de población extranjera en
los diferentes ámbitos de la convivencia social, los medios de comunicación continúan
ejerciendo un papel protagonista en la configuración de la imagen colectiva de la inmigra-
ción. Imagen que, en caso de ser positiva, afectará en la génesis de xenofilia, mientras que
de ser negativa incidirá en la extensión de la xenofobia.

El estudio adopta, asimismo, un enfoque comparativo (que incluye la contextualización de


España en la Unión Europea), longitudinal de tendencias (los datos más recientes se con-
trastan con los registrados en fechas precedentes que permitan trazar su evolución), y expli-
cativo (se tratará de ahondar en la explicación de los cambios de tendencias que se observen).
La estructura de la investigación queda definida por la encuesta principal, que es objeto de
análisis pormenorizado: la encuesta CIS-OBERAXE 2008. A ella se suman otras encuestas re-
alizadas con anterioridad por el CIS, siempre en referencia a unos mismos indicadores de xe-
nofobia que permitan seguir la evolución. Al igual sucede con las dos encuestas telefónicas
que antes encargara OBERAXE al IESA (Instituto de Estudios Avanzados de Andalucía), que se
detallan en Pérez Yruela y Desrues (2006 y 2007).

14 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


INTRODUCCIÓN

La comparativa con dichas encuestas de ámbito nacional se debe a que, la encuesta CIS-
OBERAXE 2008, replica indicadores antes presentes en las realizadas por el CIS desde 1990;
a los que se añaden otros procedentes de las encuestas del IESA, aunque a diferencia de la
anterior encuesta CIS-OBERAXE 2007, en la más reciente los formatos de pregunta se han
modificado para mejorar la medición. A dichos indicadores se suman otros más novedosos,
antes aplicados por la encuesta experimental del proyecto MEXEES5, cuyo trabajo de cam-
po se desarrolló del 23 de abril al 27 de mayo de 2008, a una muestra formada por 683
personas de 18 y más años de nacionalidad española.

A dicho proyecto se hará continua referencia, tanto a sus datos cuantitativos como a los
cualitativos procedentes de entrevistas biográfico-focalizadas (realizadas de octubre a di-
ciembre de 2006 a 56 españoles y 48 extranjeros) y grupos de discusión (celebrados en
marzo de 2007: 6 a autóctonos y 3 a extranjeros). Material cualitativo que, de nuevo,
muestra gran relevancia para la comprensión de los datos de encuesta, al igual que suce-
diera en el informe anterior (Cea D´Ancona y Valles, 2008b). Los fragmentos de las entre-
vistas cualitativas extractados aparecen acompañados de un breve (aunque más extenso de
lo convencional) perfil sociológico de la persona a la que corresponden. Ello se considera
muy conveniente para comprender el sentido de lo que expresa cada informante, desde su
particular contexto existencial. Merece recordarse la orientación analítica reiterada por
Jesús Ibáñez a este respecto: el significado (de lo dicho, en una entrevista, grupo o docu-
mento) se halla en el contexto conversacional, pero el sentido hay que buscarlo en el con-
texto existencial. La primera aproximación contextual permite al analista evitar malinter-
pretar un flujo discursivo adherido a la micro-situación donde se ha producido (condiciones
de privacidad, abordaje del tema, etc.). La segunda aproximación contextual necesita reunir
información sobre la macro-situación (espacio-temporal, histórico-biográfica, generacio-
nal, cultural) en la que se ha socializado el informante.

Para la comparativa europea, aparte de los datos estadísticos elaborados por Eurostat, se
expondrán datos de opinión que corresponden a eurobarómetros y a la Encuesta Social
Europea, básicamente. En ambos casos, para fechas e indicadores de racismo y xenofobia
similares. Aunque el último eurobarómetro específico de actitudes ante la inmigración y
minorías étnicas en general data de 2003 (Eurobarómetro 59: Attitudes towards minority
groups in the European Union), existen datos de opinión más recientes, aunque restringidos

5 MEXEES es el acrónimo de un proyecto I + D financiado por el MEC (SEJ2005-00568), titulado La medición de


la xenofobia en la España de comienzos del siglo XXI: nuevos indicadores y diseños de encuesta para las políti-
cas de integración social de los inmigrantes. Investigación dirigida por Mª Ángeles Cea D´Ancona, en colabora-
ción con Miguel S. Valles Martínez, y con la participación de Javier Álvarez Gálvez (en calidad de becario en
formación). Se desarrolló en el trienio 2006-2008.

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 15


INTRODUCCIÓN

a aspectos concretos. Es el caso del Eurobarómetro 217 (Intercultural dialogue in Europe)


de 2007, y el Eurobarómetro 296 (Discrimination in the European Union: Perceptions,
Experiences and Attitudes), de febrero-marzo de 2008.

El informe se estructura en tres capítulos principales, cuya configuración responde a las di-
mensiones e indicadores de racismo y xenofobia que están presentes en la encuesta CIS-OBE-
RAXE 2008. Arranca con el análisis de la evolución de la presencia inmigratoria en España y en
el conjunto de la Unión Europea. La realidad estadística de las cifras sobre la inmigración se
contrasta con la realidad más subjetiva de su percepción demoscópica. A partir de ambas rea-
lidades (parciales, complementarias y construidas socialmente), se indaga en los cambios habi-
dos en la política inmigratoria y en aquellos que la opinión pública demanda. Se comienza con
la valoración genérica y concluye con apartados concretos que afectan a la entrada y perma-
nencia de inmigrantes, en cuanto denotadores de xenofobia.

El segundo capítulo aborda la integración social de los inmigrantes, la actualización de una


cuestión política y sociológica fundamental que constituye el reto principal al que hoy se si-
guen enfrentando las sociedades receptoras de inmigración. Se hablará de derechos, de obliga-
ciones, y de aspectos críticos conexos con la discriminación: la reivindicación del derecho a la
preferencia de los nacionales frente a los foráneos, especialmente. También de los diferentes
modelos de integración social de los inmigrantes y del distinto grado de aceptación de la di-
versidad (nacional, cultural, religiosa y étnica) que llega con la inmigración; de cómo ésta se
traduce en diferentes manifestaciones de racismo y xenofobia. Mención especial se hace a la
especificidad de la cultura musulmana, por ser la que tradicionalmente se percibe menos
adaptable a las sociedades occidentales y suscita islamofobia.

En el capítulo tercero, se completa el cuadro de las actitudes ante la inmigración indagando


en otras vertientes o dimensiones que repercuten en la integración social de los inmigrantes.
Comienza con las imágenes de la inmigración, de sus entrelazamientos dicotómicos: proble-
mas versus beneficios y oportunidad; de su traducción en expresiones de xenofobia o xeno-
filia. Se hace un apartado específico acerca de los estereotipos que fundamentan las imáge-
nes de la inmigración como amenazas o problemas sociales, y que tan presentes están en los
discursos contrarios a la inmigración. Caso de la repercusión que se atribuye a la inmigra-
ción en la detracción de recursos o ayudas públicas; también en el abuso y aminoración de
la calidad de las prestaciones sociales básicas que afectan al ejercicio de derechos sociales
fundamentales: sanidad y educación. A ello sigue el estudio del tópico sobre la repercusión
de la inmigración en el mercado laboral.

Tras el análisis de las imágenes, se efectúa el correspondiente a la convivencia con inmi-


grantes. El recorrido comienza por el trato que se da a los inmigrantes. Sigue la aceptación
diferencial de modalidades de convivencia. Ésta refleja la pervivencia de prejuicios hacia los

16 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


INTRODUCCIÓN

inmigrantes en general, que después se concretan en sentimientos de filia o fobia hacia na-
cionalidades concretas de inmigrantes. Lo que da paso al tercer apartado del tercer capítu-
lo: la exteriorización expresa del rechazo a la inmigración. Incluye el posicionamiento ante
la violencia xenófoba o interétnica, y la aceptación que se atribuye a partidos políticos de
ideología racista o xenófoba.

El estudio concluye con el análisis conjunto de las diferentes dimensiones e indicadores de


racismo y xenofobia que configuran la encuesta CIS-OBERAXE de 2008. El uso combinado
de técnicas analíticas multivariables muestra, de nuevo, ser imprescindible para seguir la
evolución que en su día se iniciara de las actitudes ante la inmigración. En suma, este nue-
vo estudio permite ahondar en el conocimiento de la tolerancia, la ambivalencia y el recha-
zo a la inmigración; en las características que configuran y diferencian estas tres actitudes
básicas, que oscilan a la par que cambia la sociedad española. Esperamos que su lectura
suscite su interés.

Los Peñascales, junio 2009

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 17


CAPÍTULO 1

LA AMINORACIÓN
DE LA RECEPTIVIDAD:
Demanda de una política
migratoria restrictiva

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 19


CAPÍTULO 1 LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:

U
n paso necesario en la indagación continuada de las actitudes de la población
autóctona hacia la inmigración en general, y hacia colectivos de inmigrantes en
particular, atañe precisamente a la visibilidad social1 de su presencia. Esto es, la
percepción subjetiva y cargada afectivamente (por parte de la población mayo-
ritaria) acerca del número alcanzado (supuestamente) por las poblaciones foráneas minori-
tarias. Se trata de una primera aproximación analítica que suele arrojar consonancias y di-
sonancias con la otra “realidad” (construida también socialmente) que dibujan las
estadísticas demográficas. Todo lo cual guarda a su vez relación con la política migratoria
que logra ponerse en práctica, bien a corriente o contracorriente de las demandas de unas
poblaciones y otras.

Los estudios anteriores (Cea D´Ancona 2004, 2007; Cea D´Ancona y Valles, 2008b) dibujaban
una tendencia clara hacia la aminoración de la capacidad receptiva de los españoles hacia la
inmigración, a modo del proceso seguido en el conjunto de los países de la vieja Europa. Al
crecimiento extraordinario de la presencia de extranjeros en el país, sobre todo en el inicio
del siglo XXI, seguía la percepción de su número como “excesivo” y el deseo mayoritario de
una política migratoria restrictiva, tanto en lo concerniente a la entrada de inmigrantes
como a los criterios de expulsión o repatriación. La transigencia con la inmigración se vincu-
laba a las demandas del mercado laboral, a la tenencia de un contrato de trabajo. De no dar-
se estas condiciones cobraba fuerza la desaprobación de la presencia de inmigrantes.

Tal posicionamiento crítico ante la inmigración ya se recababa en contextos económicos toda-


vía favorables a la venida de inmigrantes, como los aún presentes en la España del año 2007,
última fecha a la que se circunscribían dichos estudios. La nueva encuesta CIS-OBERAXE de

1 El concepto de visibilidad social que aquí se invoca precisa de aclaración. Remite, en el campo del conocimien-
to sociológico sobre las migraciones internacionales, a líneas de indagación que cabe encontrar ya en el traba-
jo de Marsal (1969). Este autor retoma la teorización que hiciera W. Mills y colaboradores al respecto en los
años 50. El planteamiento acerca de que el mayor o menor grado de “invisibilidad” del inmigrante, a los ojos
de la población autóctona, incidirá en los procesos de aceptación y adaptación de los recién llegados ya está
en las teorías clásicas sobre la integración, recuerda Marsal. Una llamada de atención sobre la vigencia de este
hilo conceptual en la experiencia migratoria española actual puede verse en Valles (2009). Baste añadirse aquí
la necesaria alusión a las perspectivas teóricas en ciencias sociales sobre estereotipia, disonancia cognitiva,
estigmatización, attribute agenda setting, framing y enfoques similares relacionados con la percepción afec-
tiva o condicionada de los otros; y, en suma, con el prejuicio.

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 21


CAPÍTULO 1 LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:

2008 acontece en un contexto socioeconómico menos proclive a la inmigración, como ya se ha


indicado en la Introducción. Lo que suma interés al análisis de los nuevos datos de opinión.
Más cuando se prevén que serán menos favorables a la inmigración, debido al contexto de cri-
sis económica donde se generan y que amplía el temor a la competencia, un coadyuvante cla-
ve en el desarrollo de la xenofobia.

Pero, comencemos por lo primero, por la percepción demoscópica de la presencia inmigra-


toria en España, y su fundamentación de acuerdo con los datos estadísticos disponibles.
Después se analizará cómo se traduce el sentir de la población española en demandas con-
cretas de política inmigratoria. Ambos enfoques conforman los dos grandes apartados que
dividen el presente capítulo. El análisis de la reivindicación de la preferencia de los nacio-
nales frente a los foráneos se pospone al segundo capítulo, debido a su nexo especial con
las políticas de integración de los inmigrantes.

22 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 1 LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:
Demanda de una política migratoria restrictiva

1.1. Realidad estadística de las cifras de


inmigración y su percepción demoscópica

Una antesala analítica pertinente de las actitudes hacia la inmigración consiste en tomar
como referencia la cuantificación estadística de la “realidad” sobre la que se pide opinión a
la población encuestada. Interesa conocer la producción administrativa del dato estadístico
sobre stocks y flujos migratorios. Las fuentes estadísticas que aportan cifras al respecto se
estiman necesarias para aproximarse a la cuantificación del fenómeno que se investiga, y
advertir el contraste con el dato demoscópico proporcionado por la población en su des-
cripción de lo vivido o percibido. No es de esperar que realidad estadística y percepción de-
moscópica coincidan con precisión; pero sí que se vislumbre una cierta interrelación. En
todo caso, se requiere su contraste a lo largo del tiempo para indagar en las causas y cir-
cunstancias que motivan la distorsión que se detecte.

En el caso concreto de la inmigración, ya Calvo Buezas (2000: 127) resaltaba que “una
imagen distorsionada y agigantada puede contribuir a un estereotipo falso que incita y
sustenta la xenofobia”. En estudios anteriores (Cea D´Ancona, 2002, 2004, 2005, 2007) he-
mos constatado que la percepción en demasía de la presencia de inmigrantes se torna en
indicador clave de xenofobia. Se parte de que lo no deseado se magnifica, se percibe en ex-
ceso porque su presencia se considera amenazante. Si bien, análisis evaluativos más re-
cientes sobre la efectividad de indicadores de xenofobia presentes en encuestas (Cea
D´Ancona, 2009a) muestran que la percepción del número de inmigrantes pierde poder dis-
criminatorio en la medición de la xenofobia. Se explica por la mayor consonancia entre
realidad y percepción en los últimos años en comparación con fechas anteriores. Pero, vea-
mos qué reflejan los últimos datos disponibles. Comencemos por la presencia de población
extranjera que nos describen las estadísticas demográficas para, a continuación, proceder
al análisis de los datos de opinión: la realidad que se percibe.

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 23


CAPÍTULO 1 LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:
Demanda de una política migratoria restrictiva

1.1.1. Las cifras de la inmigración en España

Las cifras “reales” de inmigración en España se han visto notoriamente incrementadas so-
bre todo a partir de 2001, fecha en la que se alcanza la cifra de 1.109.060 extranjeros con
permiso de residencia (en vigor a 31 de diciembre). Supuso un aumento del 23,82% respec-
to al año anterior, cuando los extranjeros oficiales sumaban 895.720 y representaban el
2,2% de la población total (tabla 1.1). Si bien ya en 1998 las estadísticas elaboradas por
Eurostat posicionaban a España como el país de la Unión Europea de mayor migración
neta2 absoluta: 159 por 1.000 frente al 47 por 1.000 de Alemania, que entonces quedó re-
legada a la segunda posición del ranking. Diferencias que comienzan a acentuarse a partir
de 2002, fecha en la que España alcanza una migración neta de 649 por 1.000. Le siguen
Italia (350 por 1.000) y, a distancia, Alemania (219 por 1.000).

No obstante, la propia Oficina Europea de Estadística (Eurostat) advierte que las cifras co-
rrespondientes a España e Italia puedan estar en su estadística infladas. Se debe a los pro-
cesos de regularización de inmigrantes llevados a cabo en ambos países. A partir de dichas
regularizaciones pasan a contabilizarse como recién llegadas personas que ya residían en el
país, aunque no fuera de manera “oficial”3.

En 2007 España sigue ocupando la primera posición del ranking de países de mayor migra-
ción neta, alcanzando la cifra de 748,6 por 1.000. Después está Italia (491 por 1.000) y, a
mayor distancia, la República Checa (83,9 por 1.000), Irlanda (64,4) Suecia (54,1) y
Alemania (47,8 por 1.000)4. Pero, si nos atenemos a la tasa que representa la población ex-
tranjera en el conjunto del país, España se posiciona como el sexto país de la Unión
Europea de mayor porcentaje de población extranjera en 2007 (10,4%). En 2006 ocupaba la
séptima posición (9,1%) y era precedida por Austria, que en 2007 pasa a ocupar la séptima
posición como puede verse en el gráfico 1.1. Si nos retrotraemos a 2004, España ocupaba
la décima posición en la entonces Europa de los veinticinco.

2 Por migración neta se entiende la diferencia entre el número de inmigrantes y el número de emigrantes.
3 Imprecisiones que se suman a otras. Aunque la migración neta se defina como la diferencia entre el número de
inmigrantes y el número de emigrantes, cuando los países no tienen cifras de inmigración y/o emigración, la
Oficina Europea de Estadística (Eurostat) estima la migración neta tomando la diferencia entre los tamaños de
población y los saldos naturales para las fechas correspondientes. Asimismo Eurostat advierte que pueden ha-
ber incorrecciones en las estadísticas de nacimientos, defunciones o migraciones, además de cambios en los
sistemas nacionales y en las metodologías para elaborar las estadísticas de población. Razones que pueden
confluir en que se registren cifras inusualmente altas o bajas en uno o más años.
4 Véase Eurostat: Statistics in focus 81/2008.

24 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 1 LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:
Demanda de una política migratoria restrictiva

Gráfico 1.1.
Los diez países de la Unión Europea con mayor porcentaje de población con
nacionalidad extranjera en 2006 y 2007

36,9
Luxemburgo 41,6
19,9
Letonia 19
19,6
Estonia
17,6
10,1
Irlanda 10,5
9,8
Austria 10
9,4
Chipre 15,2
9,1
España 10,4
8,8
Alemania 8,8
8,2
Bélgica
8,8
7
Grecia 7,8

2007 2006

Fuente: Eurostat.

Evolución en consecuencia ascendente que muestra la clara configuración de España como


país de inmigración, de manera más acentuada con el inicio del nuevo siglo. No obstante,
ha de advertirse que esta estadística excluye a los inmigrantes que ya han obtenido la na-
cionalidad del país donde residen. Razón que explica que países como Francia, Holanda o
Reino Unido no estén incluidos en este ranking. Se debe a que se hallan en estadios más
avanzados del ciclo inmigratorio, con una notoria presencia incluso de terceras generacio-
nes de inmigrantes y, en consecuencia, mayoritariamente nacionalizados.

Desde 2003 se viene señalando la entrada de España en el segundo estadio del ciclo in-
migratorio (Arango, 2003; Fernández Enguita, 2003; De Esteban, Curiel y Perelló, 2003;
López Sala, 2005, Aparicio y Tornos, 2006). Para justificar dicha aseveración se destaca
la consolidación del fenómeno inmigratorio, tanto por la permanencia de quienes llega-
ron a España hace más de una década (algunos de los cuales ya han adquirido la nacio-
nalidad española), como por la política de reagrupación familiar aplicada. Todo lo cual

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 25


CAPÍTULO 1 LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:
Demanda de una política migratoria restrictiva

propicia la constitución de comunidades de inmigrantes. Precisamente es esto último el


indicador de “maduración del ciclo migratorio” que más se subraya (López Sala, 2005).
Dicha formación de comunidades étnicas ha sido posible por la confluencia de distintos
factores propiciatorios: 1) Aumento de la reagrupación familiar; 2) Nacimiento de se-
gundas generaciones; 3) Desarrollo de economías y de asociaciones étnicas; 4)
Incremento de las nacionalizaciones.

En el gráfico 1.1 resalta asimismo el aumento de la presencia de población de nacionali-


dad extranjera en Luxemburgo y en Chipre. Un ascenso de 4,7 puntos porcentuales en la
primera, y de 5,8, en la segunda; mientras que en otros países, como Estonia y Letonia, se
ha registrado un leve descenso. Extranjeros que, por otra parte, son mayoritariamente na-
cionales de países de la Unión Europea, en el caso de Luxemburgo (95%), Letonia (99%) e
incluso Chipre (70%); y menos en Estonia (35%) y España (37,2%), como recoge el gráfico
1.2, aunque se circunscriba a la fecha de 2006. A partir de 2007, las proporciones varían
con la incorporación de Rumanía y Bulgaria a la Unión Europea, que comporta un trasva-
se estadístico de gran magnitud, al clasificarse ahora como ciudadanos de la Unión
Europea. Trasvase que en España, en concreto, repercute en un incremento de diecisiete
puntos porcentuales en la estadística oficial de población extranjera, de países de la
Unión Europea con permiso de residencia en vigor a 31 de diciembre de 2007.
Exactamente representan el 38,9% de los 3.979.014 contabilizados, mientras que en 2006
suponían el 21,9% (tabla 1.1).

Para que se puedan mejor apreciar los cambios en la configuración poblacional de España,
la tabla 1.1 recoge la evolución de las cifras “oficiales” de población extranjera desde 1990
hasta diciembre de 2008. De un total de 407.647 extranjeros con permiso de residencia en
vigor a 31 de diciembre de 1990 se pasa a 4.474.821 en 2008. Y si antes estaba mayorita-
riamente integrada por ciudadanos de países que entonces formaban la Unión Europea
(64,6%), ahora la proporción casi se invierte (el 59,9% de los extranjeros con permiso de
residencia son originarios de países ajenos a la Unión Europea); y ello pese a la última ane-
xión, el 1 de enero de 2007, de Rumania y Bulgaria a la Unión Europea. En 2008 se registra
un total de 1.793.773 extranjeros de países pertenecientes a la UE. Lo que supuso un incre-
mento de 16,0% respecto al año anterior, fecha en que se contabilizaron 1.546.309, mien-
tras que en 2006 sumaban 932.503. Por lo que el incremento de extranjeros de países de la
UE alcanza la variación interanual más elevada en 2007 (65,82%), con la entrada de
Rumanía y Bulgaria en la UE.

26 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 1 LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:
Demanda de una política migratoria restrictiva

Gráfico 1. 2.
Los diez países de la Unión Europea con mayor porcentaje de
población extranjera en 2006

95
Luxemburgo
36,9

99,4
Letonia
19,9

34,4
Estonia
19,6

71,5
Irlanda
10,1

86,8
Austria
9,8

69,8
Chipre
9,4

37,2
España
9,1

81,1
Alemania
8,8

77,1
Bélgica
8,2
82,1
Grecia
7

Población extranjera (% sobre población total)

Extranjeros de la UE (% sobre población extranjera)

Fuente: Statistical portrait of the European Union 2008 – European Year of Intercultural Dialogue. Eurostat.

Las distintas ampliaciones de la Unión Europea5 tienen repercusión inmediata en las esta-
dísticas de la población extranjera residente en España: primero, con la anexión de diez pa-
íses (Chipre, Eslovaquia, Eslovenia, Estonia, Hungría, Letonia, Lituania, Malta, Polonia y
República Checa), el 1 de mayo de 2004; y, en 2007, con la incorporación de Rumanía y
Bulgaria. La primera ampliación se tradujo en un incremento del 22,81% en el porcentaje

5 Hasta el 1 de noviembre de 1993 se denomina Comunidad Europea. La componen doce países: Alemania,
Bélgica, España, Dinamarca, Francia, Gran Bretaña, Grecia, Irlanda, Italia, Luxemburgo, Países Bajos y Portugal.
A partir de entonces pasa a denominarse Unión Europea. En 1995 se adhieren tres nuevos países (Austria,
Finlandia y Suecia), constituyendo la Europa de los quince hasta 2004.

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 27


CAPÍTULO 1 LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:
Demanda de una política migratoria restrictiva

de extranjeros que se clasifican como ciudadanos de la Unión Europea respecto al año an-
terior; la segunda tuvo una repercusión mayor, que se cifra en un aumento del 31,68% en
la contabilidad oficial de la población extranjera en España.

Este notable incremento se debe al peso demográfico de los rumanos, que hasta entonces
constituían la cuarta comunidad de extranjeros de mayor presencia en España, tanto en
2006 como en 2005. En 2007 suben hasta posicionarse en segundo lugar, desplazando a los
nacionales de Ecuador y Colombia a la tercera y cuarta posición de la clasificación. En
2008 se sitúan a la cabeza como muestra la tabla 1.1. Si a 31 de diciembre de 2007 se con-
tabilizaron un total de 603.889 rumanos residentes “oficiales” (un incremento del 185,76%
respecto al año anterior), en 2008 el monto total asciende a 718.844 (la variación inter-
anual se redujo al 19,04%), y representan el 16,07% de los 4.473.499 extranjeros con cer-
tificado de registro o tarjeta de residencia en vigor.

La presencia de búlgaros experimenta igualmente un notorio aumento, consecuente con su


anexión a la Unión Europea, y pese a la moratoria de dos años impuesta para la libre circula-
ción de “trabajadores” provenientes de ambos países. De no figurar entre las diez nacionalida-
des de mayor presencia en 2006, un año después pasa a detentar la séptima posición. Registra
un incremento porcentual de 111,15% (respecto a 2006). En 2008 sus nacionales ascienden a
144.401 (la variación interanual se contrajo al 13,65%), y se mantienen en la sexta posición,
representando el 3,23% de los residentes extranjeros oficiales en España (tabla 1.1).

Variaciones aún más destacables cuando, como se especifica en las notas metodológicas ane-
xas a la propia estadística, en el Registro Central de Extranjeros aún permanecen un número
no especificado de búlgaros y rumanos en el Régimen General y no en el Comunitario, como
debían de estar a partir del 1 de enero. Se debe a que tenían una tarjeta de residencia en vi-
gor a la fecha de adhesión a la UE. Para su corrección se indica que se ha incorporado una co-
rrección estadística con independencia de la actualización formal de la situación documental
de los nacionales de dichos países6.

6 Desde el 2 de abril de 2007 (fecha de entrada en vigor del Real Decreto 240/2007, de 16 de febrero, sobre en-
trada, libre circulación y residencia en España de ciudadanos de Estados miembros de la Unión Europea y de
otros Estados parte del Acuerdo sobre el Espacio Económico Europeo), los nacionales de países comunitarios
(siempre que la permanencia en España supere el periodo de tres meses) deberán solicitar su inscripción en el
Registro Central de Extranjeros; sus familiares nacionales de países terceros están obligados a solicitar una
tarjeta de residencia de familiar ciudadano de la Unión. Los demás extranjeros, a quienes les es de aplicación
el Régimen General, deben obtener la correspondiente autorización de residencia, que puede ser temporal o
permanente, según la normativa de extranjería.

28 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 1 LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:
Demanda de una política migratoria restrictiva

Tabla 1.1.
Extranjeros en España con permiso de residencia en vigor (a 31 de diciembre)

% % %
Total %
incremento anual sobre población Extranjeros de países
Año residentes extranjeros Extranjeros de países
acumulativo española total no pertenecientes a la
de la Unión Europea
U.E.

1990 407.647 - 1,3 64,6 35,4


1991 360.655 -11,53 0,9 46,2 53,8
1992 393.100 9,00 1,0 46,3 53,7
1993 430.422 9,49 1,1 46,6 53,4
1994 461.364 7,19 1,2 47,6 52,4
1995 499.773 8,33 1,3 47,1 52,9
1996 538.984 7,85 1,3 46,7 53,3
1997 609.813 13,14 1,6 42,7 57,3
1998 719.647 18,01 1,8 41,0 59,0
1999 801.329 11,35 2,0 39,0 61,0
2000 895.720 11,78 2,2 34,2 65,8
2001 1.109.060 23,82 2,7 29,4 70,6
2002 1.324.001 19,38 3,1 27,4 72,6
2003 1.647.011 24,40 3,8 24,7 75,3
2004 1.977.291 20,05 4,5 25,2 74,8
2005 2.738.932 38,52 6,2 20,8 79,2
2006 3.021.808 10,33 6,7 21,9 78,1
2007 3.979.014 31,68 8,8 38,9 61,1
2008 4.474.821 12,46 9,7 40,1 59,9

Elaboración propia a partir de los datos proporcionados por el Ministerio de Trabajo e Inmigración (Secretaría de
Estado de Inmigración y Emigración: Observatorio Permanente de la Inmigración).

Además de las ampliaciones en la composición de la Unión Europea, la explicación de los


incrementos de las cifras oficiales de población extranjera en España ha de detenerse, ade-
más, en los distintos procesos de regularización de inmigrantes efectuados hasta la fecha.
El incremento del 23,82% de 2001 coincide con el quinto proceso de regularización ex-
traordinaria de inmigrantes7. Éste supuso la incorporación a las estadísticas oficiales de

7 Los inmigrantes que acudieron a este proceso de regularización (que concluye el 31 de julio de 2001) tenían que
acreditar: 1) que estaban en España antes del 23 de enero de 2001; 2) probar arraigo en el país, por tener tra-
bajo o familiares en España o haber tenido previamente una residencia regular; y 3) no estar incurso en ningu-
na causa de expulsión. Los cuatro procesos de regularización anteriores datan de 1986 (38.181 extranjeros),
1991 (128.068), 1996 (24.691) y 2000 (146.781). Si bien, las cifras varían en función de la fuente. En un recien-
te estudio de Izquierdo y Fernández (2008), se dan las siguientes resoluciones positivas a los distintos procesos
de regularización: 1986, 38.191; 1991-1992, 109.135; 1996 (redocumentación), 21.283; 2000, 169.157; 2001
(ecuatorianos); 2001 (reexamen), 36.013; 2001 (arraigo), 232.674; 2005 (normalización), 577.923.

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 29


CAPÍTULO 1 LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:
Demanda de una política migratoria restrictiva

239.174 extranjeros. A éstos se sumaron los 24.352 ecuatorianos que se acogieron a la co-
nocida como “Operación Ecuador” (de abril de 2001), más los 36.013 extranjeros que se be-
neficiaron de la revisión (en febrero de 2001) del proceso de regularización extraordinaria
de 2000, que concluyó con 163.352 resoluciones positivas.

Al igual sucede con el incremento del 38,52% registrado en 2005. Coincide con el llamado
proceso de normalización documental de trabajadores extranjeros, que posibilitó la anexión de
561.241 personas a la estadística oficial de extranjeros con permiso de residencia. La mitad
eran originarias de países latinoamericanos; un 18,55% africanos y un 4,39% asiáticos. Todos
ellos cumplían los requisitos que se habían fijado: estar empadronados con anterioridad al 7 de
agosto de 2004 y tener un contrato de trabajo de al menos seis meses de duración desde la fe-
cha de inicio del proceso de normalización. Proceso que permitió hacer “visibles” extranjeros
que hasta entonces estaban, pero que no figuraban en las estadísticas oficiales8. Porque no se
olvide que la estadística de extranjeros con certificado de registro o tarjeta de residencia en vi-
gor no contabiliza a aquellos que se hallan en situación de irregularidad (ya porque no hayan
solicitado el permiso de residencia, ya porque no se lo hayan concedido o renovado). Tampoco
a los extranjeros que ya han adquirido la nacionalidad española: 71.810 en 2007, mientras que
en 2001 apenas sumaban 16.743 (como se verá en el capítulo 2).

A dichas exclusiones se suman otras que se numeran en las notas metodológicas anexas a
la estadística. Un total de cinco: 1) Los que se encuentran en España en situación de estan-
cia (máxima duración de tres meses por semestre, con posibilidad de prórroga por igual pe-
ríodo); 2) Los trabajadores transfronterizos; 3) Los solicitantes de asilo y los que han obte-
nido el estatuto de refugiado o de apátrida; 4) Los extranjeros del Régimen Comunitario
que no hayan solicitado su inscripción en el Registro Central de Extranjeros o que lo hayan
solicitado y no hayan obtenido todavía el correspondiente certificado; 5) Los que tienen
caducada su documentación de residencia y la están renovando9.

Omisiones que han de tenerse en cuenta cuando se compara dicha estadística con la co-
rrespondiente a extranjeros empadronados (gráfico 1.3). El desfase de ambas no sólo cabe
atribuirlo a la presencia de inmigrantes en situación de irregularidad. El Padrón Municipal

8 De acuerdo con Izquierdo y León-Alfonso (2008: 29), “la tasa general de irregularidad para el total de España,
medida como el número de irregulares por cada residente legal, se ha reducido sustancialmente en los dos úl-
timos años. Alcanzó su techo durante el trienio 2003-05, cuando se contaba un irregular por cada residente
legal, en los años siguientes esa tasa disminuyó hasta situarse en 2007 en tres (legales) por cada indocumen-
tado”. En la explicación de la disminución de la irregularidad se arguye la conjunción de la normalización de
2005 y la política de contratación legal (contingentes y régimen general) habida durante los dos últimos años
9 En cambio, desde 2008 se incluye la estadística de Extranjeros con autorización de estancia por estudios, se-
gún su denominación en el actual Plan Estadístico Nacional 2005-2008..

30 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 1 LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:
Demanda de una política migratoria restrictiva

contabiliza a 1 de enero de 2008 un total de 5.268.762 extranjeros en España, mientras


que a 31 de diciembre de 2007 los extranjeros con certificado de registro o tarjeta de resi-
dencia en vigor sumaban 3.979.014. Una diferencia de 1.289.748 personas que no cabe
atribuir exclusivamente a irregularidad.

La crítica común al Padrón es su vulnerabilidad a la duplicidad de residentes. Más probable


cuando se circunscribe a la población extranjera, dada su tradicional mayor proclividad a la
movilidad territorial, en función de la oferta laboral. A la duplicidad de registros igualmen-
te contribuye, en el caso de la población extranjera, la “calidad” de los identificadores con
los que se les inscribe. En concreto, la posibilidad de presentar distintos tipos de documen-
tos para solicitar su inscripción; junto a las dificultades derivadas de los nombres escritos
en lenguas y grafías muy diferentes, que complican la identificación de un alta en un mu-
nicipio, con su baja correspondiente en el de origen.

Problemas de registro de extranjeros en el Padrón que el propio INE reconoce en su publica-


ción Los extranjeros residentes en España, 1998-2002, como un problema de registro impor-
tante. Además, están los casos de extranjeros fallecidos o que han abandonado el país sin
previamente haberse dado de baja en el Padrón10, o simplemente que se han cambiado de
municipio, sin que previamente se hayan dado de baja en el anterior. A ello se suman los po-
sibles empadronamientos de familiares, aún no residentes, con objeto de facilitar la obten-
ción de la residencia cuando emigren a España. Duplicidades que, como apunta Pérez Infante
(2008: 25), pueden producirse aunque el INE tenga como misión su control y superación. Se
debe a “la mayor diligencia de los Ayuntamientos para las altas que para las bajas de perso-
nas empadronadas, debido a que del número de habitantes de cada municipio dependen al-
gunas de las subvenciones públicas que reciben, el número de concejales o la posibilidad de
recalificación del suelo”.

Pero, junto a estas razones de sobrevaloración11 de la población extranjera en el Padrón,


destacan otras de infravaloración de extranjeros residentes. Sobre todo la debida a la falta
de incentivos para empadronarse de ciertos colectivos de extranjeros comunitarios (caso de
los jubilados de países de la Unión Europea), o por temor a su identificación y posible ex-

10 La estadística de extranjeros con permiso de residencia es igualmente vulnerable a este error de registro, pro-
piciado por su no actualización. Mientras que no haya caducado su permiso de residencia (1, 2 o 5 años, según
los casos), o el plazo de renovación de la tarjeta de residencia, aunque hayan abandonado España, o hayan fa-
llecido, siguen contabilizados como extranjeros residentes.
11 En la estadística de extranjeros con certificado de registro o tarjeta de residencia predomina la infravaloración,
al no contabilizar la población en situación de irregularidad. Lo que no obvia la sobrevaloración ya aludida de
personas fallecidas o que han abandonado el país estando aún en vigor su permiso de residencia.

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 31


CAPÍTULO 1 LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:
Demanda de una política migratoria restrictiva

pulsión del país (en el caso de personas que se hallen en situación de irregularidad), o sim-
plemente por desconocimiento de los derechos a los que da acceso el estar empadronados.
Caso de los derechos de acceso a asistencia sanitaria y educación pública gratuita que la
Ley Orgánica 4/2000, de 11 de enero, hace extensivos a la población extranjera empadrona-
da, dispongan o no de tarjeta de residencia.

No obstante, a partir de la Ley Orgánica 14/2003, de 20 de noviembre (que modifica la an-


terior Ley Orgánica 4/2000, que regula los derechos y deberes de los extranjeros en España,
y su integración social) se puede, en parte, estar corrigiendo la sobrevaloración de la pobla-
ción extranjera en el Padrón. Se debe a que establece que la renovación de las inscripciones
en el Padrón de los extranjeros de países ajenos a la Unión Europea, sin autorización de re-
sidencia permanente, tenga una periodicidad de dos años.

Como dicha modificación entra en vigor el 21 de diciembre de 2003 (un mes después de su
publicación en el BOE), las primeras caducidades de las inscripciones comenzaron a produ-
cirse el 22 de diciembre de 2005. De modo que afectan al Padrón de 2006. En él quedan
excluidos 492.952 extranjeros por no haber renovado su inscripción padronal. Entre las po-
sibles causas de su no renovación está la falta de información sobre la obligación de hacer-
lo; también, el haber dejado de residir en España, sin haber procedido a la correspondiente
baja padronal; e, incluso, la irregularidad (a veces referenciada) de figurar como inscrito en
el Padrón de algún ayuntamiento, sin estar, en realidad, en el país. Esto último en parte
propiciado por el requisito exigido de estar empadronado para poder acogerse al proceso
de normalización de trabajadores extranjeros de 2005.

Para que pueda apreciarse mejor la disparidad de cifras de ambos registros estadísticos de
población extranjera en España, el gráfico 1.3 incluye las habidas a partir de 1998 hasta el 1
de enero de 2008. En él puede observarse que es precisamente a partir de 2000 cuando las
diferencias comienzan a agrandarse. Se debe a la exigencia antes referida de estar empadro-
nados para poder acceder a derechos sociales (atención sanitaria, educación), que impone la
Ley Orgánica 4/2000. El empadronamiento se convirtió en requisito clave para acceder al
proceso de normalización de 2005; acreditaba tiempo de estancia en España, que igualmen-
te se precisa para solicitar permiso de residencia “legal”. Adviértase que, como se adjunta a
pie del gráfico, los datos están en ambos casos referidos a 1 de enero, de modo que ayude a
la comparabilidad de ambos registros estadísticos relativos a la población extranjera resi-
dente en España.

Por último cabe destacar el menor incremento anual acumulativo de la población extranje-
ra “oficial” en España que se registra a lo largo de 2008: fue del 12,46%, mientras que en
2007 alcanzó la magnitud de un 31,68% (tabla 1.1). Lo que puede ser indicativo de un
cambio de tendencia hacia la aminoración de la presión inmigratoria en España.

32 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 1 LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:
Demanda de una política migratoria restrictiva

Gráfico 1.3.
Evolución de la población extranjera en España desde 1998 a 2008 (a 1 de enero)*

3.979.014
2008 5.268.762

3.021.808
2007 4.519.554

2.738.932
2006 4.144.166

1.977.291
2005 3.730.000

1.647.011
2004 3.050.847
1.324.001
2003 2.664.168

1.109.060
2002 1.977.944
895.720
2001 1.370.652

801.329
2000
923.879

719.647
1999 748.954

609.813
1998 637.085

Empadronados Con permiso de residencia

* Para ayudar a la comparación de los datos, las cifras correspondientes a extranjeros con permiso de residencia se han
puesto referenciadas a 1 de enero del año siguiente en vez de a 31 de diciembre del año correspondiente

A ello hace mención un artículo publicado en El País, el 18 de enero de 2009. Bajo el titular
“La crisis económica está modificando a marchas forzadas, como era previsible, los datos re-
ferentes a la inmigración”, se subraya que “en 2008 se ha hecho patente una menor presión
de los flujos migratorios hacia España, al tiempo que se ha agravado, con el deterioro gene-
ral del empleo, las condiciones de vida de un buen número de inmigrantes residentes en el
país”. La menor presión migratoria hacia España se ilustra con cifras correspondientes al
descenso de inmigrantes arribados en cayuco o patera a las costas españolas: unos 13.424
en 2008 frente a los 18.057 del año anterior (un 25,6% menos). Aunque también en el nú-
mero de inmigrantes repatriados, sensiblemente inferior al de 2007, aunque muy aproxima-

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 33


CAPÍTULO 1 LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:
Demanda de una política migratoria restrictiva

do –como efecto de los convenios firmados con los países del África subsahariana- al de in-
migrantes irregulares realmente llegados a España. Y se concluye que “la crisis ha hecho pa-
lidecer el llamado efecto llamada, que no es otro que la esperanza de una vida mejor en
España”. Pero, ¿cuál es la realidad de la presencia inmigratoria en España que la población
percibe? Procedamos a su análisis.

1.1.2 Presencia inmigratoria y su reflejo demoscópico

La encuesta CIS-OBERAXE de septiembre-octubre de 2008 (estudio nº 2.773) incluye tres


preguntas a través de las cuales quiere medirse la percepción de la presencia de población
extranjera en España. Las tres aparecen seguidas y posicionadas al principio del cuestiona-
rio. La primera, que ocupa el número 7 en el cuestionario, es una pregunta que originaria-
mente se aplica en la Encuesta Social Europea (ESE) de noviembre de 2002 a febrero de
2003 y, con posterioridad, en el barómetro del CIS de noviembre de 2005 y en la encuesta
de septiembre de 2007 que el CIS realiza para OBERAXE. En todas aparece con el mismo
enunciado de pregunta: “Me gustaría que me dijera, de cada 100 personas que viven en
España, ¿cuántas cree Ud. que han nacido fuera del país?”.

Una pregunta que busca precisión en la respuesta, aunque parece que no de manera afor-
tunada, a decir por el elevado porcentaje de no respuesta que recaba: 26% (2008), 27%
(2007) y 35% (2005). Aunque en las últimas encuestas el porcentaje haya logrado reducir-
se, aún se halla muy por encima de los niveles de aceptabilidad demoscópica habituales:
circa el 5% (Cea D´Ancona, 2005b); lo que resta validez a la pregunta, que de nuevo mues-
tra ser compleja en su comprensión y respuesta para el conjunto de la población a la que se
interroga.

Al encuestado no se le pide que elija una de entre tres o cuatro opciones de respuesta pre-
determinadas, sino que dé una cifra exacta que exprese la proporción de personas extran-
jeras que, en su opinión, viven en España. El gráfico 1.4 representa las estimaciones medias
que recogen las cuatro encuestas que incluyen la pregunta. Llama la atención que en la en-
cuesta de 2008 la media sea ligeramente inferior a la obtenida un año antes, cuando lo es-
perable es que la diferencia de medias hubiera sido a la inversa y, en consecuencia, acorde
con el aumento interanual de la presencia de población extranjera en España (12,43%
atendiendo a la estadística de extranjeros con tarjeta de residencia en vigor a 31 de di-
ciembre de 2008, respecto a la misma fecha en 200712).

12 Véase tabla 1.1. Circunscribiéndonos a la población empadronada, el incremento habría sido del 16,6%.

34 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 1 LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:
Demanda de una política migratoria restrictiva

Exactamente, la media estimada en 2008 es de 22,7 personas (con una desviación típica de
16,5); en 2007 fue de 24,1 extranjeros por cada 100 personas que viven en España (con una
desviación típica de 17,1). Esta última sí que fue superior a la obtenida en el barómetro de
2005: 20,4 (con una desviación típica también elevada: 16,5). Cifra igualmente por encima
de la obtenida para España en la Encuesta Social Europea (ESE) de noviembre de 2002 a fe-
brero de 2003: 16,2 extranjeros por cada 100 personas que viven en España. Lo que mues-
tra un cambio de tendencia (aunque sea leve), y sobre el que habrá que indagar

Gráfico 1.4.
Percepción del número de extranjeros que viven en España (medias)
"Me gustaría que me dijera, de cada 100 personas que viven en España, ¿cuántas cree
Ud. que han nacido fuera del país"

30
24,1
25 22,7
20,4

20
16,2

15

10

0
ESE 2002-2003 CIS 2005 CIS-OBERAXE CIS-OBERAXE
2007 2008

A la pregunta anterior sigue una más específica relativa a la ciudad o pueblo donde reside
el encuestado: “Y de cada 100 personas que viven en su ciudad/pueblo, ¿cuántas cree Ud.
que han nacido fuera de España?”. De la respuesta se espera que sea más acorde a la viven-
cia “real” del encuestado en su entorno de convivencia más próximo. Es una pregunta que
por vez primera se incorpora a las encuestas del CIS y, quizás porque se circunscriba al ám-
bito territorial más concreto del pueblo o la ciudad, o simplemente por su ubicación en el
cuestionario (inmediatamente después de la pregunta genérica sobre España), el porcenta-
je de no respuesta pasa del 26,3% al 24,9%. Exactamente 39 personas que no contestaron
a la pregunta anterior sí responden a ésta. La media entre los respondientes (2.080) fue de
19,56 extranjeros por cada 100 personas que viven en la ciudad o pueblo (con una desvia-
ción típica algo superior a la pregunta anterior y que merma su representatividad: 18,29).

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 35


CAPÍTULO 1 LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:
Demanda de una política migratoria restrictiva

En el gráfico 1.5 se representan las medias que se obtienen en ambas preguntas, para ayu-
dar a su comparación. Como suele ser habitual, la sobredimensión de la “realidad” que se
percibe es mayor cuando se habla de España en general que cuando se desciende al ámbito
específico del pueblo o la ciudad. De una media de 22,7 extranjeros por cada 100 personas
se pasa a la estimación media de 19,6. Si bien, cabe la duda de si la variación de las medias
se debe a lo que en la literatura de encuesta se conoce como “efecto de orden”, dada la
proximidad espacial y temática de ambas preguntas en el cuestionario. Ambas son conse-
cutivas y en el orden señalado: la genérica antecede a la más concreta. Lo que puede moti-
var que la segunda pregunta suscite una respuesta más reflexiva que la que figura en pri-
mer lugar, en busca de un matiz que diferencie la respuesta. Si bien, con certeza no podrá
saberse qué motiva la variación de la respuesta a ambas preguntas, a menos que se proce-
da a la comprobación experimental convencional en la comprobación de errores de medi-
ción debidos al diseño del cuestionario (experimentos split-ballot13). Por lo que quedémo-
nos en la descripción de las respuestas que la encuesta ha recabado.

Gráfico 1.5.
Percepción del número de extranjeros que viven en España
y en su pueblo o ciudad. Encuesta CIS-OBERAXE de septiembre-octubre
de 2008 (medias)

"Me gustaría que me dijera, de cada 100 personas que viven en España, ¿cuántas cree
Ud. que han nacido fuera del país" "Y de cada 100 personas que viven en su
ciudad/pueblo?"

22,7
19,6

Extranjeros en Extranjeros en
su ciudad o pueblo España

13 Segmentación de la muestra al azar en dos mitades y, en el mismo momento, formularles las mismas pregun-
tas, aunque en orden diferente, y comparar las respuestas.

36 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 1 LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:
Demanda de una política migratoria restrictiva

Si nos fijamos en el tamaño del municipio donde reside el encuestado, se observa que la
media es más alta en los núcleos urbanos (de más de 100.000 habitantes), ya se pregunte
sobre España en general (23,50), ya sobre la ciudad o pueblo de residencia (24,72). En esta
ocasión incluso la media es algo superior en los entornos más urbanos, a diferencia de los
núcleos de población más pequeños, como muestra el gráfico 1.6. En él puede apreciarse
mejor que la percepción de la presencia inmigratoria sigue una progresión gradual ascen-
dente a medida que aumenta el tamaño del municipio, y parece que en consecuencia la
probabilidad de convivir con extranjeros. A decir de los datos de encuesta, dicha conviven-
cia es menor en los municipios más rurales y mayor en los entornos urbanos.

Gráfico 1.6.
Percepción del número de extranjeros que viven en España y en su pueblo o ciudad,
según tamaño de municipio (medias). Encuesta CIS-OBERAXE 2008

24,72
23,5
22,74
22,66
20,38
20,47

16,95

13,49

Más de 100.000

De 20.001 a 100.000

De 5.001 a 20.000

Menos o igual a 5.000 habitantes

Media nº
nacidos fuera Media nº
en ciudad o nacidos fuera
pueblo en España

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 37


CAPÍTULO 1 LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:
Demanda de una política migratoria restrictiva

Si ambas preguntas se cruzan por la Comunidad Autónoma donde reside el encuestado, y


se contrasta con la tasa de extranjeros empadronados a 1 de enero de 2008 (gráfico 1.7), lo
primero que se aprecia es la distorsión entre realidad estadística y percepción demoscópica,
aun cuando se está comparando con la estadística que mayor volumen de población ex-
tranjera registra: el Padrón de Habitantes. Aunque en el conjunto de los casos analizados la
presencia inmigratoria se sobredimensione (con la excepción de La Rioja), se observa con-
sonancia en la respuesta en función de la presencia “real” de población extranjera en la co-
munidad autónoma. Es precisamente en las seis comunidades de mayor tasa de población
extranjera donde la percepción de presencia de foráneos alcanza medias más elevadas, ya
se pregunte por España en general, ya por su pueblo o ciudad en particular. Lo mismo se
observa en el extremo contrario.

Las seis comunidades de mayor tasa de población extranjera empadronada son: Baleares
(20,8%), Comunidad Valenciana (16,8%), Madrid (16%), Murcia (15,8), Cataluña (15%) y
Canarias (13,7%). Las mismas seis comunidades que registran medias de nacidos fuera de
España más altas, aunque en orden distinto. Menos acorde cuando se pregunta por España
en general: Canarias (35,9), Murcia (31,5) Baleares (31,2), Cataluña (26,9), C. Valenciana
(24,5) y Madrid (23,2). Y más cuando la percepción es referida a la ciudad o pueblo donde
se vive: Baleares (31,2), Canarias (28,7), Cataluña (28,6), Murcia (28,4), Madrid (27,0) y C.
Valenciana (20,1).

Al igual sucede en el extremo contrario del gradiente. Las seis comunidades de menor tasa
de población extranjera en 2008 son: Extremadura (3,2%), Galicia (3,4%), Asturias (3,8%),
País Vasco (5,4%), Cantabria (5,7%) y Castilla y León (6,1%). Éstas son las seis comunida-
des donde se percibe un menor número de extranjeros en España, aunque en distinto or-
den: Cantabria (13,1), País Vasco (13,2), Extremadura (16,5), Asturias (17,0), Galicia (18,5) y
Castilla y León (18,7). También en la ciudad o pueblo donde se vive: Extremadura (7,0),
Asturias (8,7), País Vasco (9,8), Galicia (9,9) y Castilla y León (11,7). En ésta la excepción es
Cantabria, con media (18,2) más alta que en Aragón (16,4) o Castilla-La Mancha (16,5),
como puede verse en el gráfico 1.7.

38 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 1 LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:
Demanda de una política migratoria restrictiva

Gráfico 1.7
Presencia de población extranjera percibida y empadronada
(a 1 de enero de 2008)

7,6
19
Andalucía 20,1
11,7
16,4
Aragón 20
3,8 8,7
Asturias 17
20,8 31,2
Baleares 31,2
13,7
28,7
Canarias 35,9
5,7
24,5
Cantabria
23,7
10,1
16,5
Castilla-La Mancha 23,9
6,1
11,7
Castilla y León 18,8
15
28,6
Cataluña
26,9
16,8
C. Valenciana 24,5
3,2
7
20,1
Extremadura
3,4 16,5
Galicia 18,5
16
27
Madrid
23,2
15,8 28,4
Murcia 31,5
10,5
17,8
Navarra 20,2
5,4
9,8
País Vasco 13,2
13,8
18,2
La Rioja 13,1
11,4 20,6
Total 22,7

Media nº nacidos fuera en España


Media nº nacidos fuera en ciudad o pueblo
% Extranjeros empadronados

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 39


CAPÍTULO 1 LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:
Demanda de una política migratoria restrictiva

La comparativa realizada muestra que la percepción declarada en la encuesta guarda rela-


ción con la realidad que se visualiza y es registrada por el archivo padronal. El número esti-
mado de extranjeros alcanza una media más alta donde más extranjeros residen y, a la in-
versa, la media es más baja donde su presencia es menor. La concordancia es mayor cuando
se pregunta por el pueblo o ciudad donde se habita. Por lo que de la respuesta a estas dos
preguntas no se deduce que sirvan como buenos indicadores de xenofobia. No es tanto el
cálculo estimado que se dé a la presencia de extranjeros, sino cómo ésta se valore. Veinte,
treinta o cuarenta, para unos puede ser “pocos” o “aceptable” y, en cambio, para otros
veinte o diez son “excesivos”. Es más en la apreciación que se haga donde nos tenemos que
fijar como expresión de aceptación o rechazo a la inmigración.

Por lo que, procedamos al análisis de la tercera pregunta que en el cuestionario sigue a las dos
anteriores. Exactamente dice: “En su opinión, ¿el número de inmigrantes que hay en España es
insuficiente (se necesitan más), aceptable, elevado o excesivo?”. Éste es un indicador clásico en
las encuestas del CIS (al igual que en las realizadas por otros centros de opinión pública nacio-
nales y europeos), aunque no siempre ha mantenido el mismo formato de pregunta.

La tabla 1.2 recoge la serie de encuestas realizadas por el CIS que la incluyen, al igual que
las antes encargadas por OBERAXE, ya sea al CIS, ya al IESA. Hasta el barómetro de no-
viembre de 2005 del CIS, la pregunta decía: “¿Qué le parece a Ud. el número de personas
procedentes de otros países que viven en España?”; y eran tres las opciones de respuesta
posibles: “demasiados”, “bastantes, pero no demasiados” y “pocos”. Hasta ese momento
esta pregunta actuó como indicador clave en la medición de la xenofobia. Más en los años
de baja presión migratoria como 1993. En esa fecha la población extranjera con permiso de
residencia en España (538.984) apenas representaba el 1,1% de la población, pero un 37%
de los encuestados opinaba que eran “demasiados”. Como puede verse en la tabla el por-
centaje era mayor que el recogido en el barómetro de febrero de 2000 (31%), cuando la
población extranjera oficial en España doblaba a la registrada en 1993 (tabla 1.1).

En el barómetro de 2005 la percepción, en demasía, de la presencia inmigratoria alcanza su


valor más alto (60%). Pero en esta última encuesta este indicador pierde poder discrimina-
torio en la medición de las actitudes ante la inmigración, como se demuestra en un estudio
evaluativo reciente (Cea D´Ancona, 2009), a diferencia de lo observado en las encuestas
precedentes. En éstas incluso llegó a ser el indicador más discriminante, como sucedió en la
encuesta inmediatamente anterior, de mayo de 2004 (Cea D´Ancona, 2005a).

Con el incremento notorio de la presencia inmigratoria (más tras el proceso de normaliza-


ción de trabajadores inmigrantes de 2005), la percepción de los inmigrantes en “demasía”
se extiende a personas distintamente posicionadas en la escala de xenofobia. Incluso en la
encuesta de septiembre de 2007, que el CIS realiza para OBERAXE, el 69% de los 2.778 en-

40 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 1 LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:
Demanda de una política migratoria restrictiva

tonces encuestados valora el número de inmigrantes que hay en España como “excesivo”. Y
ello pese a tener este último término más una connotación de sobrepasar los límites de to-
lerancia, en comparación con el “son demasiados” antes aplicado.

En la tabla 1.1, puede observarse que en dicha encuesta no sólo se cambió el enunciado de
la pregunta por una más directa (“En su opinión, ¿el número de inmigrantes que hay actual-
mente en España es…?”), sino que también se cambió la escala de respuesta: “excesivo”,
“aceptable”, “insuficiente (se necesitan más)”. Se siguió el modelo de las dos encuestas te-
lefónicas que el IESA realiza para OBERAXE los dos años anteriores. Si bien, como figura en
la tabla 1.2, se ofreció una cuarta opción de respuesta (“bajo”), que fue elegida sólo por un
2% de los encuestados en ambas encuestas.

Tabla 1.2.
Evolución de la percepción de la presencia de inmigrantes en España

¿Qué le parece a Ud. el número de personas procedentes de


otros países que viven en España?”*

Abril-
Banco de datos CIS Marzo Enero Junio Febr. Febr. Junio Mayo Mayo Nov.
mayo
(% vertical) 1993 1995 1996 2000 2001 2002 2003 2004 2005
1991

Demasiados 32 37 32 28 31 42 54 48 53 60

Bastantes, pero no demasiados 20 40 44 47 45 40 35 40 36 33

Pocos 19 6 7 9 10 6 4 4 3 4

No sabe 29 16 16 15 13 11 7 7 7 3

No contesta 1 1 1 1 1 1 - 1 1 1

Base muestral 17.679 2.499 3.989 2.493 2.475 2.498 2.494 2.495 2.496 2.485

“En su opinión, ¿el número de inmigrantes que hay actualmente en España es…”

IESA-OBERAXE CIS-OBERAXE

Nov-Dic 2005 Diciembre Septiembre


2006 2007 Septiembre-Octubre 2008

Excesivo 62 62 69 46 Excesivo

31 Elevado

Aceptable 29 28 26 19 Aceptable

Bajo 2 2 - -

Insuficiente 1 2 2 1 Insuficiente
(se necesitan más) (se necesitan más)

No sabe / No contesta 6 6 4 3 No sabe / No contesta

Base muestral 2.400 2.400 2.778 2.768 Base muestral

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 41


CAPÍTULO 1 LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:
Demanda de una política migratoria restrictiva

En la encuesta de 2008 igualmente se amplía la escala de respuesta a cuatro; pero, siguiendo


la experiencia previa de la encuesta experimental aplicada en el proyecto MEXEES, se optó por
que el desglose se hiciera en los niveles más altos de percepción. Dejar en tres (como en 2007)
supone que la respuesta “excesivo” aglutinaría casi la generalidad de las respuestas. Más cuan-
do términos como “avalancha”, “invasión”, “masiva” están en el lenguaje habitual no sólo del
ciudadano de a pie, sino también entre analistas del fenómeno inmigratorio.

En un monográfico reciente publicado por la Fundación de las Cajas de Ahorros (FUNCAS)


dedicado a la inmigración (Panorama Social 8 – Inmigrantes en España: participación y con-
vivencia), llama la atención la aplicación reiterada del término “masiva” en varios de sus
artículos. Sea, por ejemplo, los redactados por Pérez y Serrano (2008) o por Garrido y Miyar
(2008). En ambos la frase primera que inicia el resumen del artículo incluye el término
“masiva”. Exactamente dicen, “¿Se ha resentido el empleo de los nacionales con la llegada
masiva de inmigrantes?”, en el primer caso; y “La masiva llegada a España de residentes
procedentes del extranjero durante el inicio del presente siglo ha convertido el país en un
experimento social general”, en el segundo.

Ello muestra la extensión de la percepción en demasía de la presencia inmigratoria, como


asimismo se constatara en la indagación cualitativa del proyecto MEXEES (Cea D´Ancona y
Valles Martínez, 2008a, 2009). Inclusive los propios inmigrantes se mostraban críticos ante
la que juzgaban elevada presencia de inmigrantes en España en los últimos años.
Calificaban su número como desmesurado (“Hay tanta inmigración”, “somos excesivos”,
“cada vez somos más”) y mostraban temor ante los efectos negativos colaterales que de
ello podría derivarse (“Es que ha venido mucha inmigración, pues cada vez peor”). Entre los
autóctonos, expresiones como “¿Es nuestro país o estamos en otro?”, “Parecemos nosotros
los extranjeros” o “va a llegar el momento en que haya más inmigrantes que españoles” se
convertían en uno de los nodos reiterativos al hablar de inmigración.

Por lo que a diferencia de años precedentes, de menor presencia de inmigrantes, interesa


separar a quienes consideran su presencia “elevada” de aquellos que la califican de “excesi-
va”, como así ha logrado hacerse en la encuesta de 2008. En el gráfico 1.8 puede observar-
se que el 31% de los encuestados opina que el número de inmigrantes es “elevado”, mien-
tras que el 46% lo valora “excesivo”. Tan sólo un 19% lo juzga “aceptable” (siete puntos
porcentuales menos que en 2007); y para apenas un 1% es “insuficiente”. Por lo que se ha
logrado una mayor variabilidad y precisión en la respuesta.

Asimismo, a diferencia del indicador anterior, cuando se preguntaba por el número de in-
migrantes, en éste se aprecia menos consonancia entre presencia de población extranjera
percibida y la registrada en la comunidad autónoma, ya sea aplicando la estadística de em-
padronados, ya la de extranjeros con permiso de residencia.

42 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 1 LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:
Demanda de una política migratoria restrictiva

Gráfico 1.8
Percepción de la presencia de inmigrantes en España.
Encuesta CIS-OBERAXE de septiembre-octubre de 2008 (n = 2.768) (% vertical)

"En su opinión, ¿el número de inmigrantes que hay actualmente en España es...?"

Insuficiente (se
1
necesitan más)

Aceptable 19

Elevado 31

Excesivo 46

No sabe 3

No contesta 1

En el gráfico 1.9 puede observarse que las seis comunidades donde más se califica el nú-
mero de inmigrantes como “excesivo” son: Murcia (61%), Comunidad Valenciana (56%),
Aragón (54%), Castilla-La Mancha (54%), Castilla y León (51%), Cataluña (51%) y
Andalucía (50%). Y donde menos en el País Vasco (21%), Galicia (24%), La Rioja (33%),
Navarra (38%), Asturias (41%), Extremadura (43%) y Madrid (43%). Por lo que, en la per-
cepción y consiguiente valoración de la presencia de inmigrantes, parecen ser otros los
factores que actúan (aparte del número que se vea o con el que se conviva). De ahí que sea
este tercer indicador al que concedamos mayor relevancia analítica en el conocimiento de
las actitudes ante la inmigración. Por lo que, procedamos a indagar en el perfil del encues-
tado que juzga “excesivo” el número de inmigrantes en España.

Aunque los datos correspondientes a las encuestas del CIS anteriores a 2008 ya han sido
analizados en estudios previos (Cea D´Ancona, 2004, 2005, 2007; Cea D´Ancona y Valles,
2008b), algunos de ellos vuelven a incluirse en la tabla 1.3 a efectos comparativos. En la
tabla aparecen los porcentajes de encuestados que perciben en demasía la presencia de in-
migrantes atendiendo a variables sociodemográficas comunes a las diferentes encuestas.
Respecto a la realizada en 2008 (objeto específico del presente estudio), se ha optado por
ofrecer las distribuciones porcentuales que corresponden tanto a quienes consideran el nú-
mero de inmigrantes “excesivo” como aquellos que lo valoran “elevado”. Quiere observarse
si presentan una pauta de respuesta similar o difieren.

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 43


CAPÍTULO 1 LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:
Demanda de una política migratoria restrictiva

Gráfico 1.9.
Percepción del número de inmigrantes en España y tasa de extranjeros* en cada
Comunidad Autónoma en 2008

7,6
Andalucía 6,7 50
11,7
Aragó 13,1 54
3,8
Asturias 3,5
41
20,8
Baleares 17,7
51
13,7
Canarias 10,8 46
5,7
Cantabria 5,8
47
10,1
Castilla-La Mancha 9,4
54
6,1
6,7
Castilla y León 51
15
Cataluña 13,2
51
16,8
C. Valenciana 11,5
56
3,2
Extremadura 3,6
43
3,4
Galicia 3,1
24
16
Madrid 12,7
43
15,8
Murcia 13,9
61
10,5
Navarra 10,2
38
5,4
País Vasco 4,5
21
13,8
La Rioja 14
33
11,4
9,7
Total 46

% Opina "es excesivo"


% Población extranjera con permiso de residencia a 31 de diciembre
% Población extranjera empadronada a 1 de enero

* Porcentajes calculados sobre el total de extranjeros con permiso de residencia en vigor a 31 de diciembre de
2008 y de empadronados a 1 de enero de 2008.

44 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 1 LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:
Demanda de una política migratoria restrictiva

A estas distribuciones se adjuntan las correspondientes a las respuestas “excesivos” (en la en-
cuesta de 2007) y “son demasiados” (en las realizadas en 2005 y 1996). Si bien, aparecen en
una tabla anexa separada, para marcar que el indicador adoptó un formato de pregunta distin-
to en dichas encuestas, como ya se expuso. Para evitar que la tabla alcance una dimensión que
dificulte su lectura, se omiten los resultados de otras encuestas del CIS que han sido analiza-
dos en los estudios que preceden al presente. La fecha de 2005 se ha elegido por proximidad; y
1996 por ser la encuesta donde la percepción en demasía fue menos manifiesta.

La primera lectura de la tabla muestra la coincidencia de perfiles entre quienes consideran el


número de inmigrantes “excesivo” o “son demasiados”; no entre aquellos que se decantan por la
alternativa de respuesta de menor extremidad: su número es “elevado”. En estos últimos los por-
centajes de respuesta, en cada combinación de las categorías que comprenden las variables in-
cluidas en la tabla 1.3, no dibujan ninguna tendencia o pauta en la respuesta, a diferencia de los
encuestados que opinan que el número de inmigrantes es “excesivo”. Éstos repiten el perfil so-
ciodemográfico tradicional de las personas que en las encuestas exteriorizan más rechazo a la
inmigración: personas de más edad, de bajo nivel de estudios, de ocupaciones laborales de esca-
sa cualificación, ideológicamente posicionadas hacia la derecha, y que se declaran creyentes
muy practicantes. No obstante, se detectan algunas diferencias respecto a encuestas anteriores.

Aunque la afirmación de que el número de inmigrantes es “excesivo” continúa siendo más


pronunciada a medida que aumenta la edad del encuestado y disminuye su nivel de estu-
dios y de especialización ocupacional, así como conforme se gira hacia la derecha en la es-
cala de ideología política y se asciende en la de religiosidad, en la encuesta de 2008 se
aminora el efecto de la variable ideología política y no el correspondiente a las otras varia-
bles. De diferencias porcentuales (entre las categorías extremas de izquierda y derecha) de
veintiséis puntos en la encuesta de 2007 o de veintitrés en 2005, se pasa a una diferencia
de diecinueve puntos porcentuales en 2008. Por el contrario las diferencias porcentuales se
mantienen similares en las otras variables. Las mayores diferencias continúan dándose en-
tre los valores extremos de las variables estudios (treinta y dos puntos) y religiosidad
(treinta); seguidas por las variables edad (diecisiete) y ocupación (quince).

Asimismo se desvanecen las leves diferencias que antes se observaran entre varones y mujeres,
y en función del tamaño del municipio donde reside el encuestado. La percepción en exceso de
la presencia inmigratoria no es ahora más pronunciada en los núcleos de población más rurales
que en los urbanos, en contra de lo observado en encuestas anteriores. Tampoco entre los autó-
nomos, o personas en situación laboral inestable e inclusive en el paro. Pero sí entre las amas de
casa, los jubilados y pensionistas. Probablemente se deba a la confluencia de las variables que
de nuevo muestran ser clave en la diferenciación entre quienes perciben el número de inmi-
grantes en exceso; a decir, las variables estudios, religiosidad y edad, como se puede deducir de
la comparativa porcentual de las variables sociodemográficas incluidas en la tabla 1.3.

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 45


CAPÍTULO 1 LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:
Demanda de una política migratoria restrictiva

Tabla 1.3.
Percepción en demasía de la presencia de inmigrantes, según características
sociodemográficas

Banco de datos CIS Septiembre Septiembre


“Son demasiados”
(% en cada combinación) 2008 2007
Excesivo Elevado Excesivos Nov 2005 Junio 1996

TOTAL 46 31 69 60 28

SEXO
Varones 45 29 64 57 29
Mujeres 47 33 73 63 28
EDAD
Menos de 30 36 33 63 54 23
30 – 49 42 32 65 56 27
50 – 64 53 28 71 61 35
65 y más 53 30 78 72 32
ESTUDIOS
Primarios e inferiores 57 26 81 70 35
EGB, FP1, ESO 54 30 75 67 31
Bachillerato, FP2 39 33 63 54 19
Medios, superiores 25 32 46 36 14
OCUPACIÓN
Empresario, profes. superior 37 31 56 49 19
Profesional medio 36 33 60 53 18
Trabajador alta cualificación 49 31 75 58 31
Trabajador baja cualificación 52 30 75 66 32
SITUACIÓN LABORAL
Trabaja 41 32 63 55 28
Jubilado o pensionista 51 30 76 70 33
Parado 53 28 72 59 29
Estudiante 23 35 54 36 14
Amas de casa 61 25 83 68 32
TRABAJO
Asalariado fijo 45 32 67 58 28
Asalariado eventual 49 29 73 62 29
Empresario 49 30 63 56 21
Autónomo 44 29 72 65 33
IDEOLOGÍA POLÍTICA
Izquierda 37 28 55 50 23
Centro 47 32 71 58 27
Derecha 56 31 81 73 36
RELIGIOSIDAD
Muy practicante 52 31 78 63 33
Poco practicante 49 32 76 67 28
Nada practicante 49 32 67 65 29
No creyente 32 27 48 36 25
1
TAMAÑO DE HABITAT
Hasta 10.000 habitantes 47 32 74 66 32
10.001 – 50.000 50 32 72 63 30
50.001 – 400.000 45 32 71 57 25
Más de 400.000 habitantes 44 29 64 52 28

1 En 2008 se cambian los intervalos: 1) Menos de 5.000; 2) 5001-20.000; 3) 20.0001 a 100.000; 4) Más de 100.000.

46 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 1 LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:
Demanda de una política migratoria restrictiva

Aparte de las variables sociodemográficas anteriores, la encuesta de 2008 incorpora otras que
no son comunes a la generalidad de las encuestas del CIS, y que figuran en la tabla 1.4. Tener
una experiencia reciente de desempleo muestra no afectar diferencialmente en la respuesta.
Tampoco la tenencia de experiencia emigratoria exterior o de movilidad territorial (el haber
vivido siempre en la misma ciudad o pueblo). En cambio indicadores de posición social siguen
marcando diferencias en la respuesta, que alcanza hasta los veintinueve puntos porcentuales
en la variable ingresos. Mientras que el 62% de aquellos que declaran un nivel de ingresos
hasta 600 euros al mes considera que el número de inmigrantes es excesivo, entre las perso-
nas de mayor nivel de ingresos el porcentaje se reduce casi a la mitad (33%).

Diferencias en igual dirección, aunque ligeramente menores en magnitud, se registran en


las variables clase social (subjetiva) y situación económica personal en la que el encuestado
afirma encontrarse. Son las personas peor posicionadas en la escala socioeconómica quie-
nes más consideran excesiva la presencia de inmigrantes en España. Probablemente se
deba a su menor nivel de renta, que les sitúa en un plano de mayor proximidad con los in-
migrantes económicos; o a que suelen tenerlos como compañeros de trabajo, como veci-
nos, coincidiendo con ellos en los transportes públicos (autobús, metro); también a que
puedan verlos como competidores en el acceso a puestos de trabajo, a vivienda (de protec-
ción oficial, de alquiler), y en el conjunto de los servicios y prestaciones sociales.

Además incide una variable subjetiva que se incluye en dicha encuesta: el grado de con-
fianza en otras personas que el encuestado declare. Literalmente se pregunta: “¿diría Ud.
que, por lo general, se puede confiar en la mayoría de la gente, o que nunca se es lo bastante
prudente en el trato con los demás? Se pide que se sitúe en una escala de 0 (“nunca se es
bastante prudente”) a 10 (“se puede confiar en la mayoría de la gente”). La puntuación me-
dia que se obtiene es 4,68 (con una desviación típica de 2,22). En la tabla 1.4 puede verse
que la percepción en exceso de la presencia de inmigrantes aumenta a medida que dismi-
nuye la confianza en las personas. Mientras uno de cada tres encuestados que declaran un
nivel elevado de confianza opina que el número de inmigrantes es “excesivo”, entre aque-
llos que puntúan bajo en la escala de confianza el porcentaje asciende al 58% (siendo
veinticuatro los puntos porcentuales que separan ambos gradientes).

Pero éstas constituyen relaciones bivariables, cuyo efecto puede estar mediado por la con-
fluencia de otras variables de mayor poder predictivo. De modo que se precisa del comple-
mento multivariable para que puedan deducirse cuáles son las variables que más determi-
nan la percepción en exceso o demasía de la presencia de inmigrantes.

Siguiendo el proceder de estudios anteriores, se recurre al análisis combinado de dos técni-


cas analíticas multivariables de dependencia: el análisis discriminante y la regresión logís-
tica. Aunque con cualquiera de ambas técnicas puede alcanzarse el mismo objetivo analíti-

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 47


CAPÍTULO 1 LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:
Demanda de una política migratoria restrictiva

Tabla 1.4.
Percepción en demasía de la presencia de inmigrantes, según perfiles
de opinión y sociodemográficos

Encuesta CIS-OBERAXE Septiembre 2008 Número de inmigrantes


(% en cada combinación)
Excesivo Elevado

TOTAL 46 31

EXPERIENCIA DE DESEMPLEO RECIENTE


Sí 47 30
No 46 32

EXPERIENCIA EMIGRATORIA EXTERIOR


Sí 44 30
No 48 32

MOVILIDAD TERRITORIAL
Sí 46 30
No 46 32

CONFIANZA EN LAS PERSONAS


Baja 58 29
Media 44 33
Elevada 34 30

SITUACIÓN ECONÓMICA PERSONAL


Buena o muy buena 38 33
Ni buena ni mala 50 30
Mala o muy mala 52 31

INGRESOS
Hasta 600 euros 62 23
601 – 1.200 euros 52 30
1.201 – 2.400 euros 40 35
Más de 2.400 euros al mes 33 30

CLASE SOCIAL (SUBJETIVA)


Alta y media–alta 38 28
Media 45 31
Media–baja 48 31
Baja 54 30

co, su uso conjunto proporciona, en caso de coincidencia de resultados, mayor corrobora-


ción empírica a las conclusiones que de los análisis se extraigan. Del análisis discriminante
se obtendrá la combinación lineal de variables que hacen máxima la diferencia entre quie-
nes perciben en exceso la presencia de inmigrantes y aquellos que no. El análisis de regre-
sión logística en cambio se enfoca a la deducción de las variables independientes que au-

48 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 1 LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:
Demanda de una política migratoria restrictiva

mentan la probabilidad de percibir en demasía la presencia de inmigrantes respecto de su


contrario14. Ambas técnicas aplican estadísticos similares para determinar la significativi-
dad del modelo estadístico y su poder predictivo (de cada variable independiente por sepa-
rado y del modelo en su conjunto).

Los resultados principales (y comparables) de ambas técnicas analíticas se presentan en la ta-


bla 1.5. En ella puede apreciarse la práctica coincidencia de los modelos estadísticos obtenidos,
con algunas especificidades propias de la técnica aplicada. La excepción, la no incorporación
de la variable ocupación laboral en el modelo de regresión logística, a diferencia del discrimi-
nante, pero en la encuesta de 2007. Parece que esta variable no actúa en la predicción de la
probabilidad de percibir en exceso la presencia de inmigrantes, como puede deducirse de los
signos de los coeficientes de regresión logística. Por el contrario, la ocupación laboral del en-
cuestado sí parece afectar a la diferenciación de quienes no perciben su número en exceso
(modelo discriminante), tanto en la encuesta de 2007 como en 1996. Los signos contrarios de
los coeficientes B y de estructura nos están indicando, en consecuencia, que se está ante mo-
delos que predicen lo contrario. Uno, la percepción en demasía (regresión logística); el otro, la
no percepción en demasía (discriminante). Se debe a que existe mayor homogeneidad de las
medias de las variables entre aquellos que no perciben en exceso frente a quienes sí lo hacen.

Lo mismo se repite en la encuesta de 2008, como muestran los signos contrarios de los
coeficientes de las variables en ambos modelos. Si bien, en esta encuesta son las mismas
variables las que muestran efecto predictivo estadísticamente significativo en los dos mo-
delos. La más determinante continúa siendo la variable estudios (al tener el coeficiente de
estructura más elevado). Tras ella se sitúan las variables confiar en las personas, ocupación
laboral, edad, ideología política y situación económica personal. Curiosamente la variable
religiosidad no muestra poder predictivo propio, a diferencia de las encuestas anteriores. En
cambio sí la variable ideología política y la ocupación laboral.

Al final de la tabla 1.5 se adjuntan notas explicativas que ayudarán a interpretar los datos que
en ella figuran. Se insiste en que la combinación lineal de variables independientes que resulta
del análisis discriminante la forman las variables que más diferencian a quienes no perciben en

14 En regresión logística el procedimiento para la formación del modelo fue el secuencial “hacia delante” (como
en el análisis discriminante). Éste se comprueba, igualmente, mediante el procedimiento de eliminación de va-
riables “hacia atrás”. En ambos casos secuenciales se sigue el criterio de “reducir la verosimilitud”: lograr la
mayor reducción posible en el valor -2log de la verosimilitud. En el análisis discriminante la variable elegida,
en cada paso, es aquella que cumple la doble condición de tener el valor lambda más pequeño y el valor F más
elevado. El primero mide la variabilidad dentro de cada grupo, respecto a dicha variable, mientras que el se-
gundo la variabilidad entre los grupos. Por lo que, la variable seleccionada será aquella que provoque mucha
homogeneidad entre los integrantes del mismo grupo y, al mismo tiempo, una gran heterogeneidad entre los
miembros de los grupos diferenciados.

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 49


CAPÍTULO 1 LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:
Demanda de una política migratoria restrictiva

exceso la presencia de inmigrantes respecto a quienes sí (dado el signo de los coeficientes). El


modelo de regresión logística predice la probabilidad inversa: el percibir su número excesivo
respecto a no percibirlo de esa forma. Dicha probabilidad disminuye a medida que aumenta el
nivel de estudios del encuestado (-4,33%), su situación económica personal (-3,77%), su grado
de confianza en las personas (-2,80%) y su nivel de especialización ocupacional (-3,45%). En
cambio aumenta conforme se avanza hacia posiciones más a la derecha en la escala de ideolo-
gía política (3,12%) y es mayor la edad del encuestado (0,24%).

Se insiste que los incrementos de probabilidad que figuran en la tabla expresan cuánto au-
menta (o disminuye, si el signo es negativo) la probabilidad de percibir en exceso por cada
unidad en que aumenta la variable. Razón por la cual, aquellas de mayor variabilidad, como
es la variable edad, presentan incrementos porcentuales más bajos. El efecto comparativo
de las distintas variables queda mejor medido por los coeficientes de estructura que, como
se indica a pie de tabla, anulan los debidos a varianzas desiguales entre las variables inde-
pendientes y los consecuentes de interacciones entre ellas. Esta es la razón por la que se
convierten en criterio estadístico preferente a la hora de determinar qué variables tienen
más efecto en la predicción, en esta ocasión, de la percepción en exceso (o demasía) de la
presencia de inmigrantes. Por último, los distintos modelos estadísticos que se obtienen al-
canzan plena significatividad estadística, aunque su poder predictivo sea algo superior en
la encuesta de 2007. Recuérdese que en ésta las diferencias entre las distintas categorías
que conformaban las variables sociodemográficas en conjunto eran superiores a las obteni-
das en 2008.

50 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 1 LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:
Demanda de una política migratoria restrictiva

Tabla 1.5.
Variables explicativas de la percepción en demasía del número de extranjeros en
España, tras aplicar análisis discriminante y regresión logística binaria.

Análisis discriminante Análisis de regresión logística


Banco
de datos CIS Coefic. % Increm.
Variables F (1) estructura Coefic Error Exp
Variable Wald (7) Probabi.
(2) B (6) Típico B (8)
(9)

1996 Estudios 33,769 0,814 Estudios -0,272 0,057 22,430 0,762 -5,69
Ideología p. 23,427 -0,490 Ideología p. 0,134 0,035 14,684 1,144 3,02
Ocupación 16,947 0,453 Ocupación -0,138 0,066 4,342 0,871 -3,38

2005 Estudios 134,199 0,839 Estudios -0,414 0,041 100,72 0,661 -6,37
Ideología p. 91,859 -0,531 Ideología p. 0,179 0,034 27,395 1,196 3,78
Religiosidad 63,531 -0,492 Religiosidad 0,112 0,044 6,412 1,118 2,78

2007 Estudios 185,069 0,738 Estudios -0,262 0,025 114,295 0,769 -4,92
Religiosidad 105,847 -0,637 Religiosidad 0,283 0,055 16,318 1,327 6,72
Ideología p. 138,792 -0,530 Ideología p. 0,225 0,034 44,092 1,252 4,41
Ocupación 67,857 0,414 Sexo -0,437 0,110 15,751 0,646 -10,79
Sexo 83,693 0,312

2008 Estudios 92,381 0,754 Estudios -0,191 0,055 12,216 0,826 -4,33
Confiar Confiar en
en personas 61,102 0,548 personas -0,122 0,026 22,308 0,885 -2,80
Ocupación 26,959 0,516 Ocupación -0,141 0,062 5,084 0,869 -3,45
Edad 31,273 -0,496 Edad 0,010 0,004 5,863 1,010 0,24
Ideología p. 48,634 -0,402 Ideología p. 0,136 0,029 22,075 1,146 3,12
Situación Situación
económica p 37,941 0,374 económica p -0,160 0,067 5,678 0,852 -3,77

Criterios estadísticos comparables de la relevancia del modelo


Análisis discriminante Análisis de regresión logística

% casos correctamente
clasificados (5) R2 % casos
Correlación
χ2(4) Nagelkerke χ2 correctamente
Canónica(3) Muestra Validez (10) clasificados
original cruzada

1996 0,210 49,721 66,8 66,8 0,063 50,956 68,8


2005 0,317 180,715 67,5 67,4 0,134 179,645 69,1
2007 0,389 312,420 75,2 75,1 0,210 306,791 74,5
2008 0,314 153,688 61,6 61,3 0,132 153,913 62,0

(1) Todos los valores F obtienen una significatva plena.

(2) Los coeficientes de estructura expresan las correlaciones bivariables de las variables predictoras con la fun-
ción discriminante. Sólo se consideran significativos los coeficientes ≥± 0,30 (con signo positivo o negativo).
Su cuadrado expresa la proporción de varianza que la variable independiente comparte con la función discri-
minante. Se emplean con preferencia a los coeficientes estandarizados como indicadores de la importancia
relativa de cada variable en la función discriminante, al no verse afectados por las interacciones entre las va-
riables predictoras. Lo cual repercute en la interpretación unívoca de sus coeficientes.

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 51


CAPÍTULO 1 LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:
Demanda de una política migratoria restrictiva

(3) En el análisis discriminante, la correlación canónica cuantifica la “utilidad” de la función discriminante en la


diferenciación grupal. En este caso, entre aquellos que no perciben en demasía la presencia de inmigrantes
respecto a los que sí. Su valor oscila entre 0,0 y 1,0. Este último indica la existencia de una relación perfecta.
Su cuadrado expresa la proporción que cada función explica de la varianza de Y (la diferenciación entre los
grupos).

(4) χ2 (Chi-cuadrado) mide la significatividad estadística del modelo. Los grados de libertad es el número de va-
riables que conforman la función discriminante. Su significatividad es plena (0,000), en todos los casos. Lo
que significa que las diferencias de las medias grupales gozan de significatividad estadística. Su disimilaridad
no responde a errores muestrales. Provocan elevada homogeneidad entre los integrantes de un mismo grupo
y mucha heterogeneidad respecto a aquellos en el grupo contrario.

(5) El éxito de la clasificación es también corroborado por el porcentaje de casos que han quedado correctamen-
te clasificados mediante la función discriminante (o combinación de variables independientes que hace máxi-
ma la diferenciación entre los grupos), al coincidir el grupo de pertenencia real con el pronosticado a partir de
las funciones. La validación cruzada aplicada en el programa SPSS consiste en dejar un caso fuera. Quiere
esto decir que cada caso se clasifica en un grupo, según sus funciones de clasificación, considerando todos
los casos exceptuando el clasificado. Cada vez se elimina el efecto de un caso. Con este procedimiento se
quiere “validar” el modelo obtenido.

(6) Los coeficientes de pendiente B en regresión logística indican incremento (signo positivo) o disminuciones
(signo negativo) en el logaritmo de la razón de probabilidad de percibir en demasía la presencia de inmigran-
tes respecto a su contrario, ante el aumento de una unidad en el valor de la variable independiente, no va-
riando el valor de las demás variables predictoras. El coeficiente de constante o intercepto no se precisa en la
graduación del poder predictivo de las independientes, sólo para la obtención de la ecuación de regresión (el
predecir un valor concreto de Y). Por esta razón sus valores no aparecen en la tabla.

(7) El estadístico de Wald mide la significatividad de cada coeficiente. Es el cociente del cuadrado del coeficien-
te de regresión y el cuadrado de su error típico. Todos los que figuran en la tabla son plenamente significati-
vos. En caso contrario carecerían de poder predictivo.

(8) Los exponentes expresan el cambio en la razón de probabilidades de percepción en demasía de la presencia de
inmigrantes en relación con su contrario, asociado a un cambio en una unidad en la variable independiente,
manteniéndose las demás constantes. Un valor superior a 1,00 significa que la probabilidad aumenta; un valor
inferior a 1,00, que disminuye. Si al exponente se le resta 1 y se multiplica por 100 se obtiene el porcentaje en
que aumenta y disminuye la probabilidad de percepción en demasía. Su inconveniente principal es que su valor
no está referenciado a 100, sino que va hasta infinito, lo que dificulta su interpretación.

(9) El incremento de probabilidad sí está referenciado hasta 100, lo que es de gran utilidad en la interpretación
del poder predictivo de las variables independientes, en términos porcentuales. Cada coeficiente B se multi-
plica por la media de la variable y se calcula el exponente del producto, para después aplicar la fórmula si-
guiente:

Ésta se ha obtenido a partir de la función logística, definida por McFadden en 1974 como .

Donde “β” es un vector de parámetros; y “ ” es la media de la variable Xj. Para mayor información véase Cea
D´Ancona (2002/2004).

52 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 1 LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:
Demanda de una política migratoria restrictiva

Además del número, interesa saber en quiénes se piensa cuando se habla de inmigración.
Las filias o fobias que se sientan hacia ellos pueden incidir en que su presencia se sobredi-
mensione o, a la inversa, que se subestime. Lo menos deseado tiende a sobrestimarse, a
percibirse en exceso frente a lo que más se ansía, que nos convierte en demandantes de su
presencia. Como iremos viendo, el componente de visibilidad continúa determinando las
actitudes que se manifiesten hacia la inmigración. Así se concluyó en el proyecto MEXEES
donde las “distintas formas de ser extranjero” (físicamente, modos de hablar, de vestir, de
comportarse) resumían rasgos distintivos que hacen visible al inmigrante y que en ocasio-
nes generan rechazo social. Como muestra algunos relatos de experiencias propias descri-
tas por extranjeros “invisibles”15.

Una vez en el metro dejé el asiento a una señora mayor y me dijo que cómo se no-
taba que era una joven guapa y española. Lo decía porque los que estaban sen-
tados eran todos extranjeros. Y le dije que era rumana. Pues, se quedó de piedra
[risas]. Yo creo que he tenido un buen recibimiento, porque soy castaña, ojos
azules y una chica que viste normal. Mis padres visten normal. Se piensan que
todos los rumanos son pobres [risas]. Eso yo creo que es un poco de incultura.

Mujer rumana de 18 años. Vino a España con sus padres cuando era pequeña. Un familiar suyo
ya estaba aquí. Estudia bachillerato y cuida niños los fines de semana. Se relaciona más con
españoles y se siente adaptada. Sus padres quieren regresar a Rumania, pero ella “su vida aquí
no la cambiaría por la de allí”.

Sobre todo algo que me molesta muchísimo escuchar, y lo escucho muchas veces, es
que con los argentinos no pasa nada porque son blancos, porque son iguales.
Eso es algo que me molesta muchísimo. Me dijeron varias veces que no pasaba
nada porque yo no desentonaba. Puedo ser un italiano, o francés, o español. Eso
es algo que también he escuchado en Argentina de la inmigración paraguaya o bo-
liviana o peruana en Argentina; y me molestaba sobremanera que se discriminara
así, abiertamente.

Varón argentino de 21 años. Nieto de españoles. Vino con sus padres y hermanos en 2001. Sus
padres tienen estudios universitarios (madre médico) y se posicionan en la clase media. Él es
becario en un hospital de Madrid, aunque abandonó los estudios universitarios en primer curso.

Andas en la calle sin hablar, todos dicen que eres español. Cuando empiezas a hablar,
ya te cambia la cosa.

Varón rumano de 37 años. Vino a España hace seis años con su mujer e hijo. Electricista. Trabaja
de repartidor en una pizzería, tras haber estado en otros empleos de corta duración. Se muestra
un poco decepcionado, al no haber cubierto sus expectativas laborales y económicas. Proyecto
de retorno por mala experiencia laboral.

15 Un mayor desarrollo se encuentra en Cea D´Ancona y Valles Martínez (2008a).

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 53


CAPÍTULO 1 LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:
Demanda de una política migratoria restrictiva

Como igualmente se concluyera en estudios cualitativos precedentes (González y Álvarez-


Miranda, 2005), no a todas las personas extranjeras se les identificaba como “inmigran-
tes”. En general, las personas procedentes de países del Primer Mundo rara vez son identi-
ficadas como inmigrantes. Un alto ejecutivo alemán o un profesor de inglés nativo no
suele verse como un “inmigrante”, sino como un extranjero. Tampoco los jubilados y ren-
tistas europeos que se asientan en nuestras costas e, incluso, llegan a constituir comuni-
dades separadas de las autóctonas. Se les diferencia de los que comúnmente se les cono-
ce como inmigrantes económicos.

En este momento los españoles que están fuera no se llaman inmigrantes. Tienen
un magnífico nivel profesional, con lo cual nadie tiene un amigo español inmigrante
porque o es un médico que está trabajando en el hospital de no sé qué, y eso no se lla-
ma emigrante. Inmigrante en este país se llama al que lo está pasando horri-
ble. Además no le quieren alquilar una casa, y esos problemas. Tengo amigos de fuera
aquí, pero que tampoco son inmigrantes. Ellos dicen que sí. Son profesionales de
muy alto nivel, que están trabajando en España, pues porque necesitaban informá-
ticos, por ejemplo. Yo tampoco llamo inmigrantes a los mejicanos, porque los pobres
intentan llegar a Estados Unidos cruzando el río Grande y los machacan. A los argen-
tinos tampoco, porque tienen un buen nivel de vida y vienen con el corralito. Se en-
tiende por inmigración otra cosa: peruanos, ecuatorianos...

Mujer autóctona de 66 años, natural de Madrid, aunque ha vivido en varias provincias.


Licenciada en económicas y psicología. Clase media alta. Divorciada. Trabajó en la docencia
universitaria y en varios bancos. Prejubilada. Se considera de izquierdas. Tiene relación vecinal
con inmigrantes. Arregló los papeles a una mujer ecuatoriana que cuidó de su madre enferma.
Muestra una actitud positiva hacia la inmigración y crítica hacia los empresarios que se
aprovechan de los inmigrantes.

La acepción del término inmigrante queda circunscrita a lo que comúnmente se entiende


por “inmigrante económico”: persona que procede de un país de un nivel de desarrollo
económico menor, con unos rasgos étnicos, culturales y conductuales que les diferencia
de la población autóctona. Si bien, en esta percepción “visual” podemos errar en la califi-
cación. Identificar como “inmigrantes” a personas que realmente no lo son, ya por su lu-
gar de nacimiento, ya por su identidad. Afecta a segundas, e incluso terceras, generacio-
nes de inmigrantes. También a quienes llegaron de niños, con sus padres, o fruto de
adopciones internacionales. En ambos casos, se trataría de niños que han crecido en
España. Sin olvidarnos de inmigrantes foráneos que, dado su tiempo de estancia en el
país, e inclusive su identidad, ya han adquirido la nacionalidad española. Se consideran
españoles y no ciudadanos del país donde nacieron, aunque su distintividad étnica conti-
núa actuando en contra de su deseo identitario. Siguen siendo erróneamente clasificados
como “inmigrantes”. Una joven dominicana, que llegó a España cuando tenía 7 años y ha
pasado una veintena aquí, nos ilustra la prevalencia de la etnicidad frente a la identidad
de quien aún se percibe “diferente”.

54 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 1 LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:
Demanda de una política migratoria restrictiva

Yo soy mulata y tengo unos rasgos muy destacados, que se nota que soy extranje-
ra. Porque, claro, hablando, como llevo tantos años aquí, pues no notas que soy
de fuera. Si tú hablas conmigo por teléfono, no te das cuenta. Pero, claro, si me
ven por la calle, los comentarios típicos, los típicos comentarios del autobús: “es
que los inmigrantes no sé cuantos, patatín, patatán”. Pues me siento aludida,
porque me considero que sigo siendo inmigrante (...) Hay un punto en esas
situaciones en la que te sientes inmigrante y te sientes extranjero. Y llevo
desde los 7 años viviendo aquí y no debería sentirme así.

Mujer dominicana de 29 años. Estudia FPII y trabaja de administrativo en una empresa de


telecomunicaciones. Llega con 7 años a España, donde su madre había venido seis años antes.
Pierde contacto con su padre biológico, emigrado a EE.UU. Su madre se casó en segundas
nupcias con un español. Tiene dos hermanos nacidos en España. Ella vive en pareja con un
español y se siente más española que dominicana. Cuando iba al colegio, un niño la insultaba y
la decía “negra”. En la actualidad reconoce que es más adulta y que no siente que “ser negro sea
un insulto, sino que eres negro y punto”.

Tabla 1.6.
Identificación del inmigrante*

“Cuando se habla de inmigrantes extranjeros que viven en España


¿en quiénes piensa Ud. de manera inmediata?” (primera mención)

Banco de datos CIS Marzo Enero Junio Febrero Septiembre Sept–Oct


(% vertical) 1993 1995 1996 2000 2007 2008

Marroquíes, norteafricanos 41 49 50 58 31 25
Africanos en general 13 15 12 12 9 11
Latinoamericanos 6 6 6 5 25 23
Personas de raza negra 5 4 4 2 2 3
Europeos de la U.E. 1 2 3 2 - -
Portugueses 5 3 3 1 - -
Europeos del Este, URSS 1 1 1 2 16 12
Asiáticos en general 1 1 1 1 2 2
Nadie en particular - 2 2 2 1 3
Otros - 2 - - 2 6
NS/NC 20 14 15 13 11 14
Base muestral 2.499 3.953 2.493 2.443 2.778 2.768

* En todas las encuestas este indicador adopta la forma de pregunta abierta, por lo que se trata de una respues-
ta espontánea.

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 55


CAPÍTULO 1 LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:
Demanda de una política migratoria restrictiva

En la serie de encuestas realizadas por el CIS hasta el barómetro de febrero de 2000 se inclu-
yó una pregunta directa que indagaba en la identificación del inmigrante. Exactamente se
preguntaba: “Cuando se habla de inmigrantes extranjeros que viven en España, ¿en quienes
piensa Ud. de manera inmediata?”. La tabla 1.6 recoge los porcentajes de respuesta corres-
pondientes a la primera mención. En ella puede verse que hasta dicha encuesta la respuesta
mayoritaria era “marroquíes”; seguida a distancia por “africanos en general”. La menor pre-
sencia de inmigrantes incidía en que la imagen más reiterada fuese la más transmitida a tra-
vés de los medios de comunicación social y vinculada a ilegalidad (llegada de irregulares en
patera, más frecuente en aquellos años); también la que más fobias aglutinaba.

La encuesta CIS-OBERAXE de septiembre de 2007 de nuevo incorpora la misma pregunta, aun-


que su formato abierto, junto a la mayor visualización de inmigrantes en distintos escenarios
que conforman la vida en sociedad, hace que se amplíe el abanico de respuestas. Los españoles
siguen identificando al inmigrante con marroquí, pero menos que en años anteriores. Si en el
año 2000 los marroquíes aglutinaban al 58% de las menciones, en 2007 la proporción se redu-
ce casi a la mitad (31%). Se debe a que uno de cada cuatro encuestados piensa en un ciudada-
no latinoamericano antes que en un marroquí. Veinte puntos porcentuales más que en 2000.
También aumenta la mención de ciudadanos de la Europa del Este. Aunque en ese mismo año
Rumania y Bulgaria hubiesen pasado a formar parte de la Unión Europea, y tres años antes
Polonia, la tabla 1.6 mantiene la clasificación de años anteriores por razones de comparabilidad.
Se quiere seguir la evolución de las mismas categorías de respuestas a lo largo del tiempo, lo
cual requiere que se eviten modificaciones. Además, aunque ya sean miembros de la Unión
Europea, no son igualmente percibidos como los miembros tradicionales de la UE (alemanes,
británicos o franceses, por ejemplo). Aún en 2007 es común la referencia a ellos como ciudada-
nos de la Europa del Este. Algunas de las razones de la mala imagen de los rumanos en España
tienen que ver con el estereotipo periodístico que más se difunde.

“En la actualidad son los medios de comunicación quienes nos ilustran sobre los rumanos:
suelen ser gitanos los que aparecen en los medios así como mafias que trafican con mujeres
y hombres, por no decir de aquellos otros que nos ilustran sobre robos en bancos y en pisos
acabados y a punto de entregar a sus dueños. Sin embargo, la mayoría de rumanos en España
ocupa sus correspondientes puestos de trabajo, según los casos, los hay que con titulación
superior trabajan por debajo de sus posibilidades y están aquellos otros, que tras años de es-
tancia en España, han logrado ver reconocidos sus méritos en muy diversos ámbitos labora-
les” (Gutiérrez Resa, 2006: 120).

Un año después, en la encuesta de 2008 se consolida la tendencia descendente de la iden-


tificación de inmigrante con “marroquí”. Sólo uno de cada cuatro encuestados pronuncia
“marroquí” como primera respuesta; es decir, treinta y tres puntos porcentuales menos que
en 2000. Si bien, ello no revierte en una ampliación de menciones a “latinoamericanos”, en
general”, ni de “Europeos del Este”, que incluso registran un leve descenso; sino de “africa-

56 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 1 LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:
Demanda de una política migratoria restrictiva

nos en general”, aparte de aumentar en tres puntos porcentuales la no respuesta, que se si-
túa en el 14% (en niveles similares a las encuestas de 1995 a 2000).

El gráfico 1.10 ilustra las distribuciones porcentuales de respuestas en las dos últimas en-
cuestas de manera más desglosada. Lo primero que se advierte es el descenso, en seis pun-
tos porcentuales, de la referencia a “norteafricanos (marroquíes, moros, magrebíes, argeli-
nos)”. Adviértase que el porcentaje es ahora mayor que el dado en la tabla 1.6. Se debe a
que antes correspondía a la primera respuesta mencionada, mientras que ahora a las dos
conjuntas que permite la pregunta.

Gráfico 1.10.
Identificación del inmigrante
(Encuestas CIS-OBERAXE 2007 y 2008) (% multirespuesta)

"Cuando se habla de inmigrantes que viven en España, ¿en quiénes piensa Ud. de manera
más inmediata?"

Norteafricanos (marroquíes,
moros, magrebíes, argelinos) 39
33
22
Africanos, subsaharianos,
negros 24
30
Latinoamericanos (en general)
23
Rumanos 30
20
Ecuatorianos 11
8
Países del Este 10
(polacos, ucranianos, rusos) 5
Gente que busca trabajo, 4
los de las pateras
5
Colombianos 4
13
Árabes, musulmanes 4
9
Chinos 3
3
Peruanos 2
1
Argentinos 1

Los que causan problemas y 1


delincuencia

2008 2007

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 57


CAPÍTULO 1 LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:
Demanda de una política migratoria restrictiva

Asimismo desciende en diez puntos porcentuales la alusión a “rumanos”, y en siete puntos


la de “latinoamericanos”. Por el contrario asciende la referencia a “africanos (subsaharia-
nos, negros)” y a “gente que busca trabajo, los de las pateras”. Ésta pasa a aglutinar el 4%
de respuestas, siendo la primera vez que forma una categoría de respuesta aparte, diferen-
ciada del resto.

Aunque hayan pasado dos años de la llamada “crisis de los cayucos”, cuyo clímax se alcan-
zó durante el mes de agosto de 200616, la llegada de cayucos o pateras a las costas espa-
ñolas aún forma parte del imaginario colectivo de la inmigración. Muestra es su mención
espontánea cuando se pregunta en quién piensa cuando se habla de inmigrante. A ello
contribuye que la llegada de cayucos y pateras no haya dejado de ser noticia, aunque con
menos intensidad que durante el verano de 2006. Sirvan de ilustración algunos de los titu-
lares aparecidos en un mismo periódico de amplia tirada nacional los días previos al traba-
jo de campo (o durante la realización de éste) de la encuesta CIS-OBERAXE, que se desarro-
lló del 20 de septiembre al 2 de octubre de 2008. Se empieza por los más próximos:

• “El mayor cayuco de la historia deja en Tenerife a 229 inmigrantes” (El País, 1/10/2008);
• “Miles de “sin papeles” esperan en Nuadibú para saltar a Canarias. (El País, 1/10/2008);
• 150 “sin papeles” llegan a Canarias en tres pateras. [La Policía Nacional informó ayer de
que 500 inmigrantes fueron interceptados este verano cuando intentaban cruzar clandesti-
namente el puerto de Algeciras (Cádiz) durante la Operación Paso del Estrecho, entre el 15
de junio y el 15 de septiembre, informa Efe] (El País, 21/9/2008);
• La Guardia Civil rescata a los 32 tripulantes de una patera en la costa de Gran Canaria. Es
la tercera embarcación que llega hoy a las costas canarias. En total han llegado más de 130
inmigrantes (El País, 20/9/2008);

16 Año en el que llegaron un total de 31.245 personas en cayucos (principalmente subsaharianos, senegaleses y
algunos asiáticos). Durante ese mes fueron reiterativos los titulares de prensa de este tenor: “Canarias se de-
clara desbordada ante la mayor avalancha de inmigrantes. Más de 1.200 subsaharianos han llegado entre el
viernes y el domingo a bordo de 14 embarcaciones y se espera que la avalancha prosiga. El gobierno autonó-
mico se plantea incluso pedir ayuda a la ONU” (El País, 21 de agosto de 2006); o, “Hay cien mil africanos que
esperan en Senegal para cruzar a Canarias” (ABC, 20 de agosto de 2006). Destacamos los términos “desborda-
da” y “avalancha” por su amplia utilización en los medios de comunicación, con el consiguiente calado en la
opinión pública. Fomentan la llamada “psicosis de la invasión” (Valles, Cea e Izquierdo, 1999: 43). A la que
también se refiere Pajares (2005: 47), cuando afirma que “el discurso de la invasión ha calado en los medios de
comunicación que aun tratando, en muchos casos, de no dar una imagen negativa de la inmigración, no dejan
de utilizar expresiones que la presentan como un asunto compulsivo, de avalancha, como algo que nos viene
encima como un alud”. Sobre la ambivalencia de la representación mediática de la inmigración, y su ambiva-
lente responsabilidad social en relación con el racismo y la xenofobia, véanse los estudios de Van Dijk (1991,
1993, 1996) y Calvo Buezas (1993); entre otros citados en Valles, Cea e Izquierdo (1999: 13-42). Sobre los
“encuadres noticiosos” de la inmigración en los medios de comunicación españoles de ámbito nacional, véan-
se los trabajos de análisis de contenido y experimentales de Igartúa y otros (2004, 2007, 2008). Un enfoque a
caballo entre la perspectiva comunicativa del encuadre y la psicosociológica del estigma (Goffman) puede ver-
se en Álvarez Gálvez (2008).

58 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 1 LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:
Demanda de una política migratoria restrictiva

• Llegan a las Islas Canarias 129 inmigrantes a bordo de dos cayucos. Una de las embarca-
ciones ha arribado al puerto de Los Cristianos con 61 “sin papeles” y la otra ha llegado a la
isla de La Gomera (El País, 19/9/2008);
• Rescatados siete inmigrantes en el Estrecho. Unos pescadores alertaron de la presencia de
una balsa semihundida con siete hombres a bordo. Todos han sido ya devueltos a
Marruecos, su país de origen, sin precisar asistencia sanitaria (El País, 13/9/2008).
• Un cayuco con 14 inmigrantes muertos llega a Canarias tras 12 días a la deriva. Los 46 su-
pervivientes contaron que el GPS y el motor estaban averiados. Es la embarcación con más
cadáveres a bordo que ha llegado a España. Los vecinos de la apacible y marinera aldea de
Arguineguín (al sur de Gran Canarias) están ya acostumbrados a recibir pateras y cayucos.
“Esto no ha sido noticia en el pueblo… La gente ya no se inmuta”, dice Francisco Jiménez,
secretario de la Cofradía de Pescadores. Él fue uno de los testigos de la llegada del cayuco
(…) Por la tarde un avión de Salvamento Marítimo avistó otro cayuco, con 73 inmigran-
tes, a 59 millas al sur de Tenerife (…) En Andalucía fueron localizadas otras tres embarca-
ciones. Una de ellas, con 39 inmigrantes, se hallaba a 50 millas al sur de la localidad grana-
dina de Motril. Otra, con 18 argelinos, fue interceptada 21 millas al sureste de Cabo de
Gata (Almería). Y otra más logró tocar tierra en el municipio de Carboneras, también en
Almería. Anoche, la Guardia Civil había detenido a 14 de sus ocupantes (todos ellos ma-
grebíes y entre los que puede haber cuatro menores) y rastreaba la zona en busca de otros
irregulares que pudieran haberse escondido en los alrededores (El País, 4/9/2008)17.

Pero, ¿hay correspondencia entre la percepción colectiva o representación social (mediáti-


ca, demoscópica) del “inmigrante” con su presencia “real” (registrada en archivos adminis-
trativos o estadísticas) en España? Respecto a la llegada de inmigrantes en cayuco o pate-
ra a las costas españolas se ha registrado un notorio descenso en los dos últimos años. Si
en 2006 se contabilizaron un total de 31.245 personas llegadas en cayucos al archipiélago
canario y 7.224 inmigrantes en patera a las costas andaluzas, en 2007 las cifras descendie-
ron a 11.565 y 5.000, respectivamente.

17 También lo fue la otra imagen trágica de la inmigración: el salto a la valla de Melilla: “70 inmigrantes en-
tran en Melilla en avalancha. Un grupo de 70 inmigrantes subsaharianos intentó ayer de madrugada en-
trar a la fuerza en Melilla desde Marruecos por el paso de Beni Enzar. Los sin papeles arrollaron a los pocos
policías marroquíes, guardias civiles y agentes del Cuerpo Nacional de Policía que a esa hora, las 4:30, custodia-
ban la zona. Pocos minutos después unos 50 de ellos habían sido arrestados y devueltos al país vecino. Pero no ce-
jaron en su empeño: entre 30 y 40 volvieron a intentarlo anoche y fueron frenados en suelo marroquí. Desde diciem-
bre de 2006 no se producía un intento de entrada masiva en Melilla como los que hubo a partir de noviembre de
2005, con hasta 500 inmigrantes. La altura de seis metros de la valla que rodea el perímetro fronterizo y la maraña
de cables que forma la sirga tridimensional sirven de elementos disuasorios. Las fórmulas ahora predilectas para in-
tentar penetrar en Melilla consisten en esconderse en el doble fondo de un vehículo o lanzarse al agua para llegar a
costas melillenses desde el cercano puerto de Marruecos (El País, 23/6/2008). Al igual que la mención a otros países:
“Italia declara el estado de emergencia por la llegada masiva de inmigrantes. El Ministro de Interior, Roberto Maroni,
ha manifestado que la medida responde a la necesidad de combatir el fenómeno de la inmigración clandestina, “ya
que en el primer semestre de 2008 se ha duplicado el número de llegadas con respecto al año anterior, con un total
de 10.611 personas, frente a las 5.378 del mismo período de un año antes”. Según las autoridades, actualmente en
los centros de acogida italianos hay 7.359 ciudadanos extranjeros, que provienen, sobre todo, de Somalia y Eritrea
(El País, 25/7/2008); o “Italia saca a la calle 3.000 soldados para combatir la inmigración ilegal. (El País, 30/7/2008).

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 59


CAPÍTULO 1 LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:
Demanda de una política migratoria restrictiva

Según declaraciones de la Secretaria de Estado de Inmigración, Consuelo Rumí, durante su


comparecencia en la Comisión de Trabajo e Inmigración del Congreso (Europa Press,
17/12/2008), “el número de cayucos y pateras llegadas hasta las costas españolas durante
este año [2008] ha descendido un 22 por ciento”18. Pero, ¿y respecto a las otras menciones
obtenidas en la encuesta que se analiza aquí? La respuesta a este interrogante precisa del
contraste con la información estadística disponible.

Atendiendo a la estadística oficial de extranjeros con certificado de registro o tarjeta de re-


sidencia en vigor a 31 de diciembre de 2008, el 40,18% de los 4.473.499 extranjeros es na-
cional de un país de la Europa comunitaria19, el 29,87% es iberoamericano, el 20,66% afri-
cano, el 6,05% asiático, el 2,75% es europeo de países no comunitarios, el 0,45%
norteamericano y el 0,04% de países de Oceanía. Lo que muestra que se mantiene el domi-
nio europeo en la composición de la población extranjera “oficial” en España. Dominio que,
como puede apreciarse en el gráfico 1.11 se retoma en 2007 y prosigue en 2008, tras el
descenso notorio que se iniciara en 1996 debido sobre todo al ascenso gradual de la inmi-
gración latinoamericana hasta 2005. Fecha a la que sigue un cambio de composición de la
población extranjera “oficial” en España, consecuente al proceso de normalización de tra-
bajadores extranjeros de 2005, al que ya se ha hecho mención.

Al igual que ya se ha advertido sobre el efecto de la incorporación de Rumanía y Bulgaria a


la Unión Europea el 1 de enero de 2007: descenso notorio de la población que se cataloga
como países del “resto de Europa” (si en 2006 representaban el 12%, en 2007 apenas supo-
nen el 2,9% de los extranjeros residentes), y el incremento consiguiente de diecisiete pun-
tos porcentuales entre los ciudadanos de países de la Unión Europea (del 22,1% en 2006
pasan al 38,9% en 2007 y al 40,1% en 2008), debido a la incorporación sobre todo de tra-
bajadores rumanos. En 2006 los rumanos constituían la cuarta nacionalidad dominante en
esta estadística oficial (representaban el 7% de las 3.021.808 personas registradas); en
2007 escalan hasta la segunda posición (siendo el 15,2% de los 3.979.014 registrados); y

18 A ello suma la repatriación de 40.000 personas en situación irregular, gracias a convenios de colaboración con los
países de origen para que acepten la repatriación de sus compatriotas. Días después, el ministro de Interior, Alfredo
Pérez Rubalcaba, matiza las cifras: la llegada a España de inmigrantes indocumentados (“sin papeles”) por medio
de embarcaciones se ha reducido un 25,6% en los últimos 12 meses. En 2008 llegaron por esa vía a las costas es-
pañolas 13.424 personas, mientras que en 2007 fueron 18.057. Durante ese mismo período de tiempo, la cifra de
indocumentados que llegaron a las Islas Canarias fue un 26,4% inferior a la de 2007 (de 12.478 a 9.181). Las em-
barcaciones en precario llevaron el pasado año a la Península y Baleares un 23,9% menos de indocumentados (de
5.579 a 4.243). Por lo que, el descenso de la llegada de inmigrantes irregulares se sitúa en las cotas de 2002, en el
caso de la Península y Baleares, y se acercan a las de 2004 para las Islas Canarias, donde además en los últimos 24
meses, las costas han recibido un 71% menos de inmigrantes (El País, 12/1/2009).

19 Incluye a los nacionales de Estados miembros de la Unión Europea, a los nacionales de otros Estados parte en
el Acuerdo sobre el Espacio Económico Europeo (Islandia, Liechtenstein y Noruega) y a los nacionales de la
Confederación Suiza.

60 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 1 LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:
Demanda de una política migratoria restrictiva

en 2008 se sitúan en el primer puesto, desplazando a los marroquíes al puesto segundo,


como puede verse en la tabla 1.7.

El seguimiento comparativo de la evolución de los contingentes de extranjeros en España des-


de 1991, que se traza en el gráfico 1.11, precisa en consecuencia tener presente los países que
en cada fecha componen la Unión Europea. Comunidad Europea hasta el 1 de noviembre de
1993, e integrada por doce países (Alemania, Bélgica, España, Dinamarca, Francia, Gran
Bretaña, Grecia, Irlanda, Italia, Luxemburgo, Países Bajos y Portugal). En 1995 se adhieren tres
nuevos países: Austria, Finlandia y Suecia. El 1 de mayo de 2004, otros diez países: Chipre,
Eslovaquia, Eslovenia, Estonia, Hungría, Letonia, Lituania, Malta, Polonia y República Checa. Y
el 1 de enero de 2007 se anexionan Rumanía y Bulgaria, como ya se ha dicho.

Asimismo, conviene conocer la presencia anterior de los ciudadanos naturales de dichos


países para explicar, en parte, las variaciones ascendentes de la población que se clasifica
bajo la denominación más reciente y abarcadora de Unión Europea.

Gráfico 1.11.
Evolución de los extranjeros residentes en España desde 1991 a 2008, clasificados
por continente o lugar de procedencia (porcentajes)

50

45

40

35

30

25

20

15

10

0
1991 1992 1993 1994 1995 1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008

Unión Europea Resto Europa Norte América


Centro-Sur América Norte de África Resto África
Asia Oceanía

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 61


CAPÍTULO 1 LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:
Demanda de una política migratoria restrictiva

Descendiendo al nivel de las nacionalidades de origen, la tabla 1.7 recoge la trayectoria de


2004 a 2008, junto a fechas anteriores que marcan cambios en la composición de la pobla-
ción extranjera con permiso de residencia en España. Si en 1990 los cuatro primeros pues-
tos lo ocupaban ciudadanos (británicos, alemanes, portugueses y franceses) de países de la
entonces denominada Comunidad Europea (CE), en 1996 los marroquíes detentan la prime-
ra posición (de la séptima en la que se situaban en 1990). Y en ella se mantienen hasta
2008. Una diferencia de 1.428 personas, respecto de los rumanos, provoca que aquellos
sean desplazados por éstos a la segunda posición del ranking de las diez principales nacio-
nalidades de residentes extranjeros en España.

A los rumanos (718.844: 16,10%) y marroquíes (717.416: 16,06%) les siguen, aunque a dis-
tancia, los ecuatorianos (421.527: 9,44%) y colombianos (274.832: 6,15%). Tras ellos, los
británicos (219.738: 4,92%), que ya en 2003 pasaron a ocupar la cuarta posición, mientras
que a principios de la década de los noventa se situaban a la cabeza. Los alemanes
(102.202: 2,29%) desaparecen del ranking decenal, dado que ocupan el puesto número
once. Les siguen a escasa distancia, en términos de stock demográfico absoluto o valores
relativos, los argentinos (97.277: 2,18%). Dos comunidades que, hasta 2006, estaban pre-
sentes en el listado de las diez nacionalidades con mayor tamaño, incluso en posiciones
iniciales, como puede verse en la tabla 1.7.

Tabla 1.7.
Nacionalidades de las diez principales comunidades de extranjeros con permiso de
residencia en España a 31 de diciembre de cada año

1990 1996 2000 2004

País % País % País % País %

Reino Unido 19,1 Marruecos 14,3 Marruecos 22,3 Marruecos 19,6


Alemania 11,1 Reino Unido 12,7 Reino Unido 8,3 Ecuador 11,2
Portugal 8,2 Alemania 8,5 Alemania 6,8 Colombia 6,9
Francia 7,1 Portugal 7,1 Francia 4,7 Reino Unido 6,5
Argentina 4,3 Francia 6,1 Portugal 4,7 Rumania 4,2
Países Bajos 4,2 Italia 4,0 Ecuador 3,4 Italia 3,6
Marruecos 4,1 Argentina 3,4 Italia 3,4 China 3,6
EEUU 3,9 Perú 3,3 China 3,2 Perú 3,6
Italia 3,9 R. Dominicana 3,3 Perú 3,1 Alemania 3,5
Bélgica 2,9 EEUU 2,9 R. Dominica 3,0 Argentina 2,8
Total 360.65 Total 538.984 Total 895.720 Total 1.977.291

62 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 1 LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:
Demanda de una política migratoria restrictiva

2005 2006 2007 2008

País % País % País % País %

Marruecos 18,0 Marruecos 18,0 Marruecos 16,3 Rumanía 16,1


Ecuador 13,0 Ecuador 12,5 Rumania 15,2 Marruecos 16,1
Colombia 7,5 Colombia 7,5 Ecuador 9,9 Ecuador 9,4
Rumania 7,0 Rumania 7,0 Colombia 6,4 Colombia 6,1
Reino Unido 5,4 Reino Unido 5,8 Reino Unido 5,0 Reino Unido 4,9
China 3,1 China 3,3 Bulgaria 3,2 Bulgaria 3,2
Italia 3,1 Italia 3,3 Italia 3,1 Italia 3,1
Perú 3,0 Perú 3,0 China 3,0 China 3,1
Argentina 3,0 Argentina 2,9 Perú 2,9 Perú 2,9
Alemania 2,6 Alemania 2,6 Portugal 2,6 Portugal 2,7
Total 2.738.932 Total 3.021.808 Total 3.979.014 Total 4.473.499

Elaboración propia a partir de los datos del Ministerio de Trabajo e Inmigración.

En suma, en la composición demográfica, según la nacionalidad, de la población extranjera


que reside en España han ido ganando peso poblacional aquellos países que suelen confi-
gurar la imagen actual común del “inmigrante económico” en España antes descrita.
Además, si se comparan las cifras estadísticas con los datos de opinión, podrá concluirse
que hay cierta correspondencia entre ellas. Aunque los españoles sigan identificando inmi-
grante con marroquí, su mención continúa retrocediendo, al igual que su peso relativo en
la estadística “oficial” de extranjeros con permiso de residencia. Respecto de los ciudada-
nos de países latinoamericanos, los dos colectivos a los que más se hace referencia especí-
fica son precisamente ecuatorianos y colombianos, en ese orden; las nacionalidades que
detentan la tercera y cuarta posición del ranking, por detrás de marroquíes y rumanos.

No obstante, siguen detectándose incongruencias, quizás debidas a la menor visibilidad (ét-


nica, principalmente) de determinados grupos de inmigrantes, que les hace pasar desaperci-
bidos dentro de la población autóctona; o por la mayor filia que despiertan en ella. Antes se
extractaron relatos de jóvenes rumanos (entrevistados dentro del proyecto MEXEES) que
destacaban su menor visibilidad (étnica, no al hablar) en comparación con extranjeros de
otras nacionalidades, lo que favorecía su integración en la sociedad española. Sea como fue-
re la referencia a ellos disminuye en la encuesta de 2008, mientras que su presencia “oficial”
se ha visto notoriamente incrementada (una variación interanual del 19,04%, que supera la
correspondiente al volumen total de población extranjera, que fue del 12,43%).

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 63


CAPÍTULO 1 LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:
Demanda de una política migratoria restrictiva

Dato a resaltar, al igual que el hecho constatado de que los españoles continúen no pen-
sando en ciudadanos de la antigua Europa de los quince cuando se habla de inmigración.
Aunque su peso relativo se haya aminorado, si se compara con la década anterior, los britá-
nicos aún representan la quinta nacionalidad de extranjeros de mayor presencia en España.
En cambio no se les nombra; como tampoco a italianos o alemanes.

Por lo que la imagen del inmigrante para los españoles continúa teniendo una connotación
económica, clasista. Se asocia a trabajadores de baja o ninguna cualificación, incluidas las
actividades laborales marginales, y en general a posiciones sociales subordinadas; más que
a profesionales de elevada cualificación y posiciones sociales supraordinadas. Al igual que
son atributos étnicos y culturales lo que sirve de base complementaria, junto con las carac-
terísticas socioeconómicas anteriores, para diferenciarles del conjunto de la población, con
consecuencias discriminatorias incluso. Pero veamos su traducción desde el flanco de las
demandas de política inmigratoria, expresadas por la población autóctona española en las
encuestas.

64 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 1 LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:
Demanda de una política migratoria restrictiva

1.2. Cambio en la política inmigratoria

En un reciente artículo, Izquierdo y León-Alfonso (2008: 13) afirman que “cerramos un pe-
ríodo de desmesura20 en la entrada de inmigrantes y abrimos el ciclo de “la inmigración
hacia dentro”. Así resumen la prioridad, que en su opinión, ha de tener la política de inmi-
gración para la nueva legislatura que entonces arrancaba. La concretan en “gestionar la in-
migración que ya está en el interior”, la integración de los que han decidido quedarse, esta-
bilizándoles legalmente; pero a su vez “una política para enfilar las reemigraciones y
retornos que puedan darse”. Ambas actuaciones conformarían lo que llaman “la inmigra-
ción hacia dentro”.

En sintonía, un reciente editorial publicado en El País, el 18 de enero de 2009, subrayaba


que en “la coyuntura actual, el esfuerzo del Gobierno debe centrarse en facilitar la vuelta
del inmigrante en paro al mercado laboral, pero también en su más amplia integración so-
cial”. Como pasos importantes hacia ese objetivo se destaca el acuerdo del Consejo de
Ministros del viernes anterior para que, conforme al principio de reciprocidad, puedan votar
en las próximas elecciones municipales los inmigrantes colombianos y peruanos legalmen-
te residentes en España; junto a la reforma de la Ley de Extranjería aún en curso, que am-
plía el reconocimiento de derechos civiles al inmigrante; al igual que el Fondo de
Integración de Inmigrantes, dotado con 200 millones de euros en 2009.

Pareciera darse una cierta convergencia en esta cala de los discursos sociales más elabora-
dos (sean estos políticos, mediáticos o de expertos) en la dirección que ha de tomar la polí-
tica inmigratoria. Nuestra mayor atención aquí será, nuevamente, en la opinión de la po-
blación al respecto; otra suerte de discurso social, menos elaborado (sobre todo en algunos
nichos de la estructura social), que la estrategia de encuesta solo capta en parte.
Comenzaremos por la visión conjunta que de la política inmigratoria tiene la población es-
pañola hoy para, a continuación, proceder a su desglose en aspectos concretos sobre los
que se ha indagado en la encuesta CIS-OBERAXE de 2008.

20 Adviértase el empleo del término “desmesura”, aplicado por los autores, sin duda más inusual pero en conso-
nancia con las adjetivaciones antes destacadas: “masiva” o “desorbitado”.

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 65


CAPÍTULO 1 LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:
Demanda de una política migratoria restrictiva

1.2.1. Cierre de puertas a la inmigración

En el estudio anterior (Cea D´Ancona y Valles Martínez, 2008b), se concluía que a la per-
cepción en exceso de la presencia inmigratoria sigue la demanda de endurecimiento de la
política inmigratoria, tanto en lo concerniente a la entrada, como a la expulsión de inmi-
grantes. La inmigración se entiende sujeta a un contrato laboral y a las necesidades del
mercado de trabajo. En caso contrario, asciende la opinión favorable a la repatriación de
inmigrantes. Al menos hasta 2007.

Los datos recabados mediante encuesta así lo mostraban; también los procedentes de estu-
dios cualitativos, como los materiales reunidos dentro del proyecto MEXEES (Cea D´Ancona
y Valles, 2009), donde la palabra control se convertía en nodo reiterativo al hablar de inmi-
gración. El referente de historia personal y colectiva en la memoria, la pasada experiencia
emigratoria española (a las Américas y a la Europa central), que se rememora controlada y
sujeta a un contrato laboral; también una emigración de retorno, temporal, a diferencia de
la inmigración que llega a España a finales del siglo XX y comienzo del XXI. Ésta se percibe
descontrolada, generadora de problemas y más estable, con la referencia expresa a la reu-
nificación familiar. Extractamos dos fragmentos de dos de los grupos de discusión realiza-
dos dentro del proyecto MEXEES, en la primavera de 2007, en Madrid.

El 80% volvieron. No sé, a lo mejor el 85 o el 95%. Estas inmigraciones no son


para volver. Ellos consiguen un dinero y pueden volver a montar un negocio. Pero,
lo que ellos quieren es traerse a la gente, traerse a su gente.
GD 4: Adultos españoles de cualificación media–baja, de 44 a 50 años (2 mujeres, 3 varones).
Todos trabajan. Excepto uno, todos tienen relación con inmigrantes.

[Los españoles] estuvimos en Francia, en Alemania,.. Mandamos divisas, es cierto,


pero la mayoría volvimos y no es la misma situación que ahora
GD 1: Jóvenes españoles universitarios o graduados, de 20 a 24 años (4 mujeres, 4 varones).
Excepto uno, todos tienen relación con inmigrantes, incluso de amistad.

En la también reciente investigación cualitativa realizada por González y colaboradores


(2008), igualmente se recaba (de siete grupos de discusión realizados a trabajadores autóc-
tonos) acuerdo unánime sobre la necesidad de incrementar el control de los flujos migrato-
rios, ante un diagnóstico de la situación actual que se visiona caótica. Diagnóstico que asi-
mismo se fundamentaba en la experiencia en los ámbitos laborales y en otros entornos (barrio,
servicios públicos, espacios urbanos). Se habla de la llegada masiva de inmigrantes, que entre
los autóctonos provoca sentimiento de invasión: “son demasiados, nadie controla su llegada,
las fronteras están abiertas, no hay ningún criterio para gestionar su llegada….”.21

21 La imagen caótica de la inmigración también la recoge otro estudio cualitativo anterior (González y Álvarez-
Miranda, 2005: 96-97), donde llega a afirmarse que la sensación de fuera de control se agudiza por el conven-

66 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 1 LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:
Demanda de una política migratoria restrictiva

En el proyecto MEXEES el sentimiento de invasión también se exteriorizó en algunas entre-


vistas individuales cualitativas mantenidas con población inmigrante, recelosa por el temor
a la competencia creciente a la que se enfrentaban por la llegada incesante de nuevos in-
migrantes. Se llegó a expresar con angustia y fuerza metafórica la previsión de que haya
tantos inmigrantes que, al final, “el barco se hunda” o “si copan demasiado este país, nos
vamos a ver en la pobreza”. [Reflexión textual de una mujer ecuatoriana de 24 años, que
llevaba dos años en España trabajando como personal de limpieza, aunque en su país había
cursado tres años de ingeniería informática].

En las reuniones de grupo con extranjeros también surgieron fracciones discursivas que ex-
presaban de manera, más o menos directa o vehemente, la denuncia de una política inmi-
gratoria laxa, en comparación con otros países europeos. En el grupo de extranjeros de po-
sición media-alta (GD9), un ingeniero de origen polaco, con 19 años de residencia en
España, señaló: “Claro que este país necesita inmigración, pero no en esta forma, de esta...
forma tan bárbara”. En su argumentación, no rebatida por los demás participantes, se esgri-
mía el “miedo” político “a hacer algo en este tema” por la pérdida de votos o el riesgo de
dar una imagen inhumana si se controlaban más estrictamente los flujos migratorios. En la
reunión de grupo con extranjeros-inmigrantes de posición media-baja (aunque de aspecto
étnico no tan visible o identificable con el de inmigrante económico marginal), europeos
del Este y latinoamericanos no indígenas, (GD8), surgió esta intervención:

¿Por qué Francia no admite extranjeros? Porque su Estado ha puesto unas normas, y
están mucho más vigiladas las fronteras francesas. Sin embargo, en España llega todo
el mundo. España es un país bueno porque no recrimina a nadie. Tú entras, te pones
enfermo y no te sacan como en Francia. Porque, claro, en España no hacen eso… Te
dan Seguridad Social. Si te dan la tarjeta de residente, pues puedes ponerte malo, te
operan, cueste lo que cueste la operación. Pero, yo creo que la gente loca está metida y
hay a quien le dan muchas más facilidades que a un extranjero que vive en España…

La última frase encierra una crítica a esa apertura de fronteras y mayor solidaridad del
Estado español a la hora de sufragar las eventualidades de salud de los extranjeros, incluso
los recién llegados. Se trata de la queja de un residente con más antigüedad en España, re-
sentido por el trato diligente que observa se da en algunos servicios frente a las trabas bu-
rocráticos hasta obtener toda la documentación. Algo que aparece en el resto de su discur-
so en el grupo, pero que no reproducimos aquí por razones de espacio. Lo que recuerda el
modo de sentir de algunos autóctonos que memoran las épocas en las que en España no se

cimiento general de que no hay ninguna forma de detener la llegada de inmigrantes y que ningún partido polí-
tico tiene la solución a ese problema. La frase resignada “es un problema muy difícil” se repite a menudo (en
los grupos de discusión que realizaron). En ellos la palabra “orden” aparecía continuamente en la conversación
como un deseo respecto a la inmigración.

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 67


CAPÍTULO 1 LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:
Demanda de una política migratoria restrictiva

gozaba de una bonanza económica, ni de servicios sociales y comunitarios como los actua-
les; y que está a la base de un discurso resentido respecto de los inmigrantes atendidos por
el sistema de salud actual, de carácter biográfico retrospectivo.

Y en el grupo de discusión con extranjeros inmigrantes de posición social baja y con ras-
gos étnicos claramente identificables22 (latinoamericanos, norteafricanos y negroafrica-
nos), GD7, se registró un diálogo entre dos mujeres: dominicana (MD), colombiana (MC),
en el que latía algo más que una demanda genérica de mayor control en la política inmi-
gratoria.

MD: Pero una viene aquí porque se siente que es más tranquilo; porque aquí, ya te digo
que no se estaba viendo eso antes, esa... corrupción que hay ahora. Que es lamentable
decirlo, señores; que hay muchos, muchos inmigrantes que vienen a hacer cosas
indebidas. Que no es porque un español se lo esté diciendo a una, sino porque una los ve,
siendo una extranjera...

MC: Y los políticos, muchas veces, se aprovechan de que con la regularización van a
conseguir votos, y no se fijan a quién le están dando papel, y hay gente que no se merece
que le den papeles para quedarse en este país.

MD: Eso es cierto, aquí hay gente que no se merece tener los papeles pa quedarse.

MC: Y aquí hay gente que los necesita, que está trabajando y que necesita una tarjeta de
residencia pa conseguir un trabajo mejor, y no se lo dan!

La encuesta CIS-OBERAXE de 2008 no pregunta si ha de permitirse o no la entrada a los inmi-


grantes que vienen a trabajar, dado que desde el barómetro del CIS de junio de 2002, apenas se
registran variaciones en la respuesta. El acuerdo es unánime en “permitir la entrada sólo a
aquellos que tengan un contrato de trabajo”: ocho de cada diez encuestados en 2007. Lo que
revierte en su pérdida de efectividad como indicador de xenofobia (Cea D´Ancona, 2009a), al
ser una opinión compartida por personas distintamente posicionadas en la escala de xenofo-
bia. También es acorde con las tendencias actuales en política inmigratoria.

22 En las notas de campo registradas por el moderador de este grupo, tras la reunión, se señala que el perfil de los
informantes cuadraba (visiblemente) con la imagen del inmigrante que habitualmente tiene cualquier autóc-
tono. Comparados con los informantes reunidos en otras sesiones, “estos en concreto eran los más visibles a
primera vista: color de piel, rasgos faciales, acento, etc.; cualquier persona que los viera por la calle (aunque
fuera a 30 metros) podía identificarles como extranjeros”.

68 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 1 LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:
Demanda de una política migratoria restrictiva

En cambio sí retoma un indicador que hasta el barómetro del CIS de mayo de 2004 mostró
ser clave en la diferenciación de las actitudes ante la inmigración. Nos referimos a la pre-
gunta: “En su opinión, ¿cree Ud. que las leyes que regulan la entrada y permanencia de ex-
tranjeros en España son demasiado tolerantes, más bien tolerantes, correctas, más bien du-
ras o demasiado duras?”. Aunque algunos encuestados puedan alojarse en la respuesta
“no conozco la legislación en materia de inmigración”, como no se pregunta por algún
apartado en concreto, sino por una valoración en general, la respuesta permite calibrar la
receptividad a la inmigración.

El gráfico 1.12 ilustra las distribuciones porcentuales de las respuestas que recogen las
encuestas que han incluido este indicador indirecto de xenofobia desde 1996 a 2008. En
él puede apreciarse el ascenso notorio de la valoración de las leyes que regulan la entrada
y permanencia de extranjeros en España como “demasiado tolerantes”: el 42% de los
2.768 encuestados en 2008 así lo estima. Suponen dieciocho puntos porcentuales más
que la encuesta anterior, de 2004, cuando esta opción de respuesta fue elegida por el
24% de los sondeados.

Si a aquel porcentaje se suma el 32% que en 2008 las juzgan “más bien tolerantes”, cabría
deducir acuerdo unánime hacia el endurecimiento de las leyes de inmigración. Proporción
que alcanza el valor más alto en la serie de encuestas que incluyen la pregunta. Abarca a
tres de cada cuatro encuestados en 2008, mientras que en 2004 la proporción se reducía al
56%; y en 2000 al 36%, como muestra el gráfico 1.12. Respuesta, por otra parte, conso-
nante con la creciente percepción “en exceso” de la presencia de inmigrantes en España. En
cambio quienes las juzgan “más bien duras” o “demasiado duras” respaldarían la defensa
de una política inmigratoria menos restrictiva. Si bien, esta actitud de mayor receptividad
apenas aglutina al 5 y al 1% de los encuestados, respectivamente.

Pero, ¿cómo se materializa la petición de endurecimiento por parte de la población autóc-


tona? Primero, mediante el asentimiento a favor de la restricción de la entrada de inmi-
grantes. Pero, ¿a todos por igual? En el apartado 1.2.2 veremos que no. Operan criterios se-
lectivos tanto en la entrada como en la expulsión de inmigrantes. En este apartado nos
fijaremos en el posicionamiento respecto a la regularización y el asilo político, dos aspectos
clave que definen la política migratoria a seguir.

Constituyen, por ejemplo, uno de los cinco criterios principales de actuación que, según el
acuerdo ultimado el 25 de septiembre de 2008 (coincidencia temporal con el trabajo de
campo de la encuesta de 2008) entre los ministros de Trabajo e Inmigración, han de consti-
tuir los ejes de la política sobre inmigración en la Unión Europea. Éstos son: 1) Organización
de la inmigración legal teniendo en cuenta las prioridades, necesidades y capacidad de aco-
gida de cada Estado; 2) Combatir la inmigración irregular, garantizando el retorno al país de

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 69


CAPÍTULO 1 LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:
Demanda de una política migratoria restrictiva

Gráfico 1.12.
Valoración leyes de inmigración (%)

"En su opinión, ¿cree Ud. que las leyes que regulan la entrada y permanencia de
extranjeros en España son...?”

8
Más bien tolerantes 12 24
42
23
24
Demasiado tolerantes 32
32
21
Correctas 16
12
14
14
Más bien duras 19
12
5
2
Demasiado duras 4
2
1
No conoce la legislación 15
en materia de inmigración 12
8
3
17
No sabe/No contesta 13
10
4

CIS-OBERAXE 2008 CIS 2000


CIS 2004 CIS 1996

origen de los extranjeros en situación de irregularidad23; 3) Fortalecer la eficacia de los con-


troles en las fronteras; 4) Construir una Europa del asilo; 5) Crear una colaboración global
con los países de origen y tránsito que favorezca las sinergias entre migración y desarrollo.
Además, se aboga por que las regularizaciones sean “caso por caso” y no generales, en el
marco de las legislaciones nacionales, por motivos humanitarios y económicos. Pero, ¿cuál
es el posicionamiento de la opinión pública ante la regularización de inmigrantes?

23 La Directiva 2008/115/CE del Parlamento Europeo y del Consejo de 16 de diciembre de 2008, relativa a normas
y procedimientos comunes en los Estados miembros para el retorno de los nacionales de terceros países en si-
tuación irregular se publica en el DOUE de 24 de diciembre. El retorno puede ser a su país de origen, a uno de
tránsito con arreglo a acuerdos de readmisión comunitarios o de otro tipo, o a un tercer país, al que el irregu-
lar decida volver voluntariamente y en el cual sea admitido. Al aplicar la Directiva, los Estados miembros debe-
rán tener en cuenta el interés superior del niño, la vida familiar, el estado de salud del nacional del tercer país
y el principio de no devolución.

70 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 1 LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:
Demanda de una política migratoria restrictiva

Un clásico en las encuestas de actitudes ante la inmigración ha sido preguntar por la ac-
tuación a seguir ante los inmigrantes que se hallan en situación irregular en el país. En las
encuestas realizadas por el CIS, esta pregunta se formulaba en términos dicotómicos hasta
la encuesta de junio de 1996. Se enunciaba en los términos siguientes: “Y, en general, ¿cree
Ud. que se debería tratar de regularizar la situación de los inmigrantes ilegales o, por el con-
trario, se les debería devolver a su país de origen?”.

En la tabla 1.8 puede verse que la restricción a dos opciones de respuesta se materializaba en
la decantación por la que connotaba corrección política o deseabilidad social: “regularizar su
situación”. En 1996 alcanza la proporción más alta: dos de cada tres encuestados la eligen.
Seis puntos porcentuales más que en 1995. Además, la fecha de realización de la encuesta
coincide con el periodo de presentación de solicitudes a la tercera regularización extraordina-
ria de inmigrantes, que se realiza del 23 de abril al 23 de junio de 1996. De ella resultó la re-
gularización de 25.000 inmigrantes que demostraron cumplir los requisitos básicos de tener
permiso de trabajo o de residencia con anterioridad al 1 de enero de 1996. Por lo que parece
que dicho proceso reunía el beneplácito de la opinión pública española.

Tabla 1.8.
Opinión ante los inmigrantes no regularizados

“Y, en general, ¿cree Ud. que se debería tratar de regularizar la situación de los inmigrantes
ilegales o, por el contrario, se les debería devolver a su país de origen?”

Banco de datos CIS


Abril-mayo Marzo Enero Junio
(% vertical)
1991 1993 1995 1996
Regularizar su situación 60 53 60 66
Devolverles a su país 27 30 27 21
No sabe 11 15 11 12
No contesta 2 2 2 1

Base muestral 17.666 2.499 3.980 2.493

Pero, ¿ocurriría lo mismo ahora? De la percepción en exceso de la presencia inmigratoria no


cabe esperar respuesta afirmativa; tampoco del contexto actual de crisis económica y de au-
mento ininterrumpido de las cifras de desempleo, que en el tercer trimestre de 2008 se situaba
en el 11,33% (2.598.800 personas), 88 centésimas más que el trimestre anterior (al aumentar
en 217.200 personas).

El gráfico 1.13 ofrece las respuestas recabadas en dos fechas más próximas, aunque en
contextos socioeconómicos diferentes. Son las dos encuestas que OBERAXE encarga al CIS.
En ellas la pregunta amplía las opciones de respuesta para recoger distintos posiciona-
mientos ante la regularización: por arraigo o por tenencia de trabajo. Pero, como se especi-

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 71


CAPÍTULO 1 LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:
Demanda de una política migratoria restrictiva

fica a pie del gráfico, las opciones de respuesta no son plenamente coincidentes. Aunque
las preguntas compartan el mismo enunciado (“Con respecto a los inmigrantes que están ya
en España pero que no tienen regularizada su situación, ¿qué cree Ud. que sería mejor?”), la
encuesta de 2008 añade dos especificaciones encaminadas a la demarcación de las opinio-
nes condicionales hacia la regularización. A la respuesta “sólo a los que lleven varios años
viviendo en España”, se añade la especificación “tengan o no trabajo”, para que quede cla-
ro que se prioriza el criterio de arraigo en la regularización de inmigrantes. Del mismo
modo, a la respuesta “sólo a los que tengan trabajo” se suma “en la actualidad, sea cual sea
el tiempo que lleven en España”. Se busca que quede delimitado, de manera más específica,
el criterio de regularización que se prioriza: la tenencia de un contrato de trabajo o el
arraigo (o tiempo de estancia en el país). Ambos son criterios fundamentales que se han
aplicado en los distintos procesos de regulación o normalización de trabajadores inmigran-
tes. Por lo que interesaría conocer el orden de prelación.

Como puede observarse en el gráfico 1.13, tener un contrato de trabajo es el criterio de re-
gularización de inmigrantes que se prioriza por la población española. La mitad de los en-
cuestados en 2008 así se manifiestan; apenas cuatro puntos porcentuales más que en
2007. En cambio desciende, en seis puntos, el apoyo a la regularización por arraigo (“ten-
gan o no trabajo”). Opción elegida por el 18% de los preguntados en 2008, mientras que en
2007 el porcentaje era del 24%. Pero también asciende la opinión favorable a la “devolu-
ción a su país de origen” del inmigrante que no tenga regularizada su situación en España:
16% en 2008, cuatro puntos porcentuales más que en 200724. Variación porcentual no a
desdeñar, por la indeseabilidad social que puede atribuirse a su pronunciación en el con-
texto de una encuesta cara a cara.

De modo que la repatriación de inmigrantes en situación irregular en España contaría con


un ligero mayor beneplácito de la opinión pública. Los cambios legislativos también van en
esa dirección, como veremos en el apartado 2.1.2. Y respecto a las personas que solicitan
asilo político, ¿cómo se posicionan los españoles?

24 Durante 2008 desciende en un 26,4% la llegada de inmigrantes (en cayucos o pateras) a las costas españolas,
respecto a 2007 (de 18.057 se pasa a 13.424). Ello a su vez ha repercutido en un descenso del 17% en las re-
patriaciones (de 55.938 a 46.426). Apartado que recoge retornos, readmisiones, devoluciones y expulsiones.
Sólo estas últimas han aumentado (12,1%). Las expulsiones responden a procesos de repatriación por expe-
dientes administrativos que derivan de la estancia ilegal en España.

72 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 1 LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:
Demanda de una política migratoria restrictiva

Gráfico 1.13
Actuación ante los inmigrantes no regularizados
(Encuestas CIS-OBERAXE 2007 y 2008) (%)

"Con respecto a los inmigrantes que están ya en España pero que no tienen regularizada
su situación, ¿qué cree Ud. que sería mejor?"

Regularizar a todos
10
9

Regularizar sólo a los que lleven 24


varios años viviendo en España,
tengan o no trabajo 18

Regularizar sólo a los que tengan 46


trabajo en la actualidad, sea cual
sea el tiempo que lleven en 50
España

1
Dejar que sigan como están
1

12
Devolverlos a su país de origen
16

3
No sabe/No contesta
6

2008 2007

En la encuesta de 2007 las opciones de respuesta se presentaban mediante un enunciado ligeramente diferente: 1) Regularizar la
situación en todos los casos; 2) Regularizar la situación a los que llevan varios años viviendo en España; 3) Regularizar la situación
sólo a los que tengan trabajo; 4) Dejar que sigan como están; 5) Intentar devolverlos a su país de origen; 6) Depende de cada caso
concreto. Esta última respuesta no se leía; sólo se anotaba cuando el encuestado la mencionaba de manera espontánea (el 4% de
los 2.778 sondeados en dicha fecha optó por esta respuesta).

En las encuestas del CIS la pregunta tradicionalmente se ha realizado en los términos si-
guientes: “Y respecto a las personas de otros países que vienen a España solicitando refugio
político, ¿cree Ud. que sería lo más adecuado acogerlos sin restricciones, acogerlos si se
comprueba que están perseguidos o no acogerlos? Por cómo se enuncia la respuesta inter-
media o moderada de “acogerlos si se comprueba que están perseguidas” es la más pronun-
ciada. Más en la encuesta de 2007, cuando el 61% de los encuestados la eligen. Trece pun-
tos porcentuales por encima de la cota de 1996 (última fecha en que apareció en las
encuestas del CIS).

En la tabla 1.9 puede verse que dicho ascenso porcentual corre parejo al descenso (catorce
puntos) en la respuesta más permisiva de “acogerlos sin restricciones”. De un 26% en 1996
se pasa al 12% en 2007. La más restrictiva, “no acogerlos” apenas varía en el tiempo. De lo

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 73


CAPÍTULO 1 LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:
Demanda de una política migratoria restrictiva

que cabe colegir que el aumento extraordinario de la inmigración en esa franja temporal de
once años, donde se pasa de 538.984 extranjeros con permiso de residencia en 1996 (1,3%
de la población total) a 3.979.014 en 2007 (8,8%), se traduce en un posicionamiento favo-

Tabla 1.9.
Opinión sobre el acogimiento de personas que solicitan asilo político en España

“Y respecto a las personas de otros países que vienen a España solicitando refugio político,
¿cree Ud. que sería lo más adecuado.....?”

Banco de datos CIS (% vertical) Marzo 1993 Enero 1995 Junio 1996 Septiembre 2007
Acogerlos sin restricciones 30 29 26 12

Acogerlos si se comprueba 46 49 48 61
que están perseguidos

No acogerlos 8 9 11 12

No sabe 15 12 13 13

No contesta 2 1 2 2

Base muestral 2.499 3.980 2.491 2.778

rable a la acogida, pero acompañada de la precomprobación: que se compruebe que real-


mente están perseguidos.

En la encuesta de 2008 el enunciado de la pregunta se modifica (el término asilo sustituye


al de refugiado político) y las opciones de respuesta se amplían a cuatro, al añadirse la res-
puesta “acoger sólo un número limitado, si se comprueba que están perseguidas”. Una res-
puesta que refleja un posicionamiento más restrictivo respecto al asilo político, si bien me-
nos extremo que su rechazo tácito: “no acogerlas en ningún caso”. Su incorporación a la
pregunta no repercute en los posicionamientos extremos, ni el más positivo de “acogerlas
sin restricciones”, ni el más negativo de “no acogerlas en ningún caso”.

En el gráfico 1.14 puede observarse que ambas respuestas se mantienen en porcentajes si-
milares a los recogidos en la encuesta de 2007 (tabla 1.9). Adviértase, no obstante, la ma-
yor matización de las respuestas intermedias. La acogida condicional (“si se comprueba
que están perseguidas”) desciende al 40% (del 61% que aglutinaba en 2007). Se debe a
que un 26% de los encuestados se han decantado por la respuesta restrictiva ante el asilo
político, aunque sin ser extrema. Son partidarios de “acoger sólo un número limitado, si se
comprueba que están perseguidas”.

74 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 1 LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:
Demanda de una política migratoria restrictiva

Gráfico 1.14.
Actuación ante el asilo político
Encuesta CIS-OBERAXE de septiembre-octubre de 2008 (%)

"Y respecto a las personas de otros países que solicitan asilo político, ¿qué cree Ud. que
sería lo más adecuado?"

Acogerlas sin restricciones 10

Acogerlas si se comprueba 40
que están perseguidas

Acoger sólo un número


limitado, si se comprueba 26
que están perseguidas

No acogerlas 11
en ningún caso

No sabe 12

No contesta 1

De los análisis comparativos se desprende que el posicionamiento ante la acogida de asilados


políticos no es tan favorable como cabría deducir si sólo se añade el requisito de la precompro-
bación25. El 26% de los encuestados se declara partidario de su reducción a un número limita-
do, y un 11% por no acogerlos en ningún caso. Porcentajes que conviene valorar, en un país
como España, teniendo en consideración la existencia de un pasado de asilados políticos, de-
rivados de la Guerra Civil, que aún perdura en el recuerdo. También por la desaprobación social
que pueda atribuirse al posicionamiento contrario a la acogida, cuando a la pregunta se añade
la especificación de que “el asilo político se concede a personas que están perseguidas por mo-
tivos de carácter político, religioso, racial, etc.”. Lo que dificulta la pronunciación de una res-
puesta contraria, por razones humanitarias, y ser objeto de derecho26.

25 Lo cual es un buen ejemplo que demuestra la necesidad de refinar el diseño de las preguntas para evitar ma-
las interpretaciones de los datos producidos.
26 En el ámbito de la Unión Europea, la Directiva 2003/9/CE del Consejo, de 27 de enero de 2003, recoge la nor-
mativa sobre condiciones de acogida de los demandantes de asilo en los Estados miembros, que deja a nivel
nacional la fijación de las condiciones. En la actualidad se debate la propuesta de ampliar su campo de apli-
cación a toda demanda de protección internacional, velando que se creen mecanismos a nivel nacional para:
1) Identificar, en la primera fase del procedimiento de asilo, a las personas con necesidades particulares y ga-
rantizarles un trato adecuado; 2) Favorecer el acceso al empleo para los demandantes de asilo; 3) Garantizar
un nivel de vida adecuada para la salud de los demandantes de asilo y asegurar su subsistencia; 4) Velar para
que nadie sea retenido por el solo motivo de demandar una protección internacional.

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 75


CAPÍTULO 1 LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:
Demanda de una política migratoria restrictiva

Procedamos a descifrar el perfil de las personas que se manifiestan taxativamente contra-


rias a la acogida de inmigrantes. Perfil que, a su vez, compararemos con el correspondiente
a las personas que se declaran partidarias de la devolución a su país de los inmigrantes en
situación irregular, y aquellas que valoran las leyes de inmigración como “demasiado tole-
rantes”. Tres respuestas que expresan un deseo claro de cierre de puertas a la inmigración.
La tabla 1.10 recoge el perfil que define variables sociodemográficas comunes a las dos en-
cuestas. Muestra que los porcentajes de respuesta varían sobre todo atendiendo a las va-
riables: percepción del número de inmigrantes, estudios e ideología política.

Como era de prever, las personas que perciben en exceso la presencia de inmigrantes ex-
tranjeros en el país, son quienes más califican como “demasiado tolerantes” las leyes de in-
migración, al igual que las más partidarias a la devolución de inmigrantes en situación irre-
gular y contrarias a la acogida de asilados políticos. En la encuesta de 2008 las diferencias
porcentuales entre las categorías polares (“excesivo” e “insuficiente”) llegan a alcanzar
cuarenta y nueve puntos en la respuesta “demasiado tolerantes”; veinticinco en la “devolu-
ción de inmigrantes irregulares” y dieciocho en la “no acogida de asilados políticos”.
Diferencias que incluso superan a las registradas un año antes, como si las posturas con-
trarias se hubieran hecho más definidas en el lapso de un año.

Tabla 1.10
Posicionamiento contrario a la entrada de inmigrantes, según características
sociodemográficas

Encuesta CIS-OBERAXE Valoración


(% en cada combinación) leyes
Devolver inmigrantes No acoger a las personas que
inmigración
irregulares a su país de origen solicitan asilo político
“demasiado
tolerantes”

2008 2007 2008 2007 2008


TOTAL 42 12 16 12 11

SEXO
Varones 44 12 17 11 12
Mujeres 40 11 15 14 11

EDAD
Menos de 30 34 8 16 12 11
30 – 49 42 10 13 11 11
50 – 64 46 15 18 13 12
65 y más 44 14 18 15 13

ESTUDIOS
Primarios y menos 37 14 23 17 17
EGB, FP1, ESO 48 12 18 14 14
Bachillerato, FP2 39 8 14 9 9
Medios, superiores 31 8 10 6 5

76 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 1 LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:
Demanda de una política migratoria restrictiva

OCUPACIÓN
Empresario, 36 11 10 9 10
profesional superior
Profesional medio 44 8 19 10 13
Trabajador alta cualificación 46 12 21 15 13
Trabajador baja cualificación 46 16 13 12 13

SITUACIÓN LABORAL
Trabaja 40 10 14 10 10
Jubilado o pensionista 45 14 18 14 13
Parado 49 13 21 19 16
Estudiante 26 7 6 8 4
Amas de casa 45 14 19 17 11

TRABAJO
Asalariado fijo 41 12 16 12 11
Asalariado eventual 43 10 19 13 13
Empresario 43 14 12 14 13
Autónomo 42 11 18 13 11

IDEOLOGÍA POLÍTICA
Izquierda 28 9 12 9 9
Centro 43 11 15 13 10
Derecha 59 17 21 18 16

RELIGIOSIDAD
Muy practicante 46 13 16 16 11
Poco practicante 44 13 17 15 15
Nada practicante 43 11 17 11 11
No creyente 32 7 12 6 7

TAMAÑO DE HABITAT
Hasta 10.000 habitantes 39 11 16 17 11
10.001 – 50.000 44 10 18 12 11
50.001 – 400.000 43 15 17 13 12
Más de 400.000 habitantes 41 10 15 11 11

CLASE SOCIAL (subjetiva)


Alta y media-alta 34 12 13 6 8
Media 41 10 16 13 12
Media-baja 43 12 16 13 11
Baja 55 21 21 13 11

NÚMERO DE INMNIGRANTES
Excesivo 61 15 25 16 18
Elevado 35 - 12 - 9
Aceptable 12 4 3 6 3
Insuficiente (se necesitan más) 12 2 0 2 0

1 En 2008 se cambian los intervalos: 1) Menos de 5.000; 2) 5001-20.000; 3) 20.0001 a 100.000; 4) Más de 100.000.

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 77


CAPÍTULO 1 LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:
Demanda de una política migratoria restrictiva

Al igual se observa en la variable estudios, con aumentos graduales de porcentajes confor-


me desciende el nivel de estudios del encuestado. La excepción, el primer indicador, la va-
loración de las leyes de inmigración. Su valoración como “demasiado tolerantes” alcanza el
porcentaje más elevado entre las personas posicionadas en el segundo peldaño de la esca-
la educativa que se diferencia en la tabla: el 48% de encuestados con estudios de EGB, FP1
o ESO. El porcentaje desciende hasta el 31% entre aquellos con estudios medios o superio-
res. Que se sitúe en el 37% en las personas de más bajo nivel de estudios en esta pregunta,
se debe a que un 12% declinó dar respuesta. Quizás porque estiman que carecen de infor-
mación de la legislación en materia de inmigración. En los demás niveles de estudio la no
respuesta se redujo al 4, 2 y 3%, respectivamente.

Por el tipo de pregunta era esperable esa desproporción en el porcentaje de no respuesta en


la variable estudios. Desproporción que se replica en la variable edad, aunque menos (9%
entre las personas de 65 y más años, mientras que en los otros tramos de edad desciende al
3%). Se explica por la correspondencia entre las variables edad y estudios, más en el caso
de las personas de 65 y más años (el grupo de población donde tienen mayor presencia las
personas de nivel educativo más bajo).

El componente ideológico de la persona también afecta a la respuesta, pero al parecer más los
elementos políticos que los religiosos; y, sobre todo, la valoración que se haga de las leyes de in-
migración. Las mayores diferencias llegan hasta los treinta y uno puntos porcentuales, entre los
que se posicionan a la derecha en la escala de ideología política (59%) y los que lo hacen a la iz-
quierda (28%). En los otros dos indicadores esta distancia se reduce a nueve unidades porcen-
tuales (devolución inmigrantes irregulares) y siete (no acogida de asilados) puntos porcentuales
respectivamente en la encuesta de 2008, como se ha podido apreciaren la tabla 1.10.

En los datos reunidos en la tabla 1.11 destaca otra variable que muestra ser clave en el posicio-
namiento ante la inmigración: el grado de confianza en las personas. A medida que éste des-
ciende, aumenta el porcentaje de personas que exteriorizan rechazo a la entrada de inmigran-
tes; ya se mida por la respuesta “demasiado tolerantes”, al valorar las leyes; ya sea ante el
supuesto de la devolución de irregulares a su país de origen; ya mediante el indicador referido
a los refugiados políticos. Las diferencias porcentuales entre las categorías polares (baja – ele-
vada) son, respectivamente (para cada uno de los tres indicadores considerados), de veintidós,
dieciocho y doce puntos. Que las diferencias porcentuales sean siempre mayores en la valora-
ción de las leyes como “demasiado tolerantes” y menores en la “no acogida de asilados” res-
ponde a la altura de los porcentajes que se obtienen en las respuestas seleccionadas. Cuanto
mayor es el valor numérico, más aumenta la probabilidad de que el conjunto de la población
que aglutine sea más heterogéneo. Recuérdese que mientras el 42% de los 2.768 encuestados
en 2008 valoran las leyes de inmigración “demasiado tolerantes”, los partidarios de la devolu-
ción de irregulares se reducen al 16%; y los de la no acogida de irregulares bajan al 11%.

78 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 1 LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:
Demanda de una política migratoria restrictiva

Tabla 1.11.
Posicionamiento contrario a la entrada de inmigrantes, según perfiles de opinión y
sociodemográficos

Encuesta CIS-OBERAXE 2008 Valoración leyes Devolver inmigrantes No acoger a las personas
(% en cada combinación) inmigración “demasiado irregulares a su país de que solicitan refugio
tolerantes” origen político

TOTAL 42 16 11

EXPERIENCIA DE DESEMPLEO RECIENTE


Sí 44 18 13
No 41 15 11

EXPERIENCIA EMIGRATORIA EXTERIOR


Sí 41 14 12
No 42 17 11

MOVILIDAD TERRITORIAL
Sí 41 16 10
No 43 16 12

CONFIANZA EN LAS PERSONAS


Baja 52 26 18
Media 41 13 10
Elevada 30 8 6

SITUACIÓN ECONÓMICA PERSONAL


Buena o muy buena 38 13 10
Ni buena ni mala 45 16 12
Mala o muy mala 43 20 12

INGRESOS
Hasta 600 euros 46 16 11
601 – 1.200 euros 45 19 15
1.201 – 2.400 euros 38 13 8
Más de 2.400 euros al mes 40 16 10

En suma, la valoración de las leyes de inmigración como “demasiado tolerantes” es compar-


tida sobre todo por las personas que perciben el número de inmigrantes como excesivo
(61%), que se consideran de derechas (59%), de clase social baja (55%), que confían poco
en las personas (52%), que se hallan en paro (49%) y con estudios entre primaria y secun-
daria (48%). Perfil que en parte se repite en los otros dos indicadores.

La opinión donde se plantea que debería devolverse a los inmigrantes irregulares a su país
de origen es más manifestada por las personas que declaran un bajo grado de confianza en
las personas (26%), que consideran que es excesivo el número de inmigrantes (25%), tie-
nen estudios de primaria o menos (23%), están en paro (21%) e ideológicamente se hallan
a la derecha. Perfil coincidente entre quienes más se manifiestan contrarios a la acogida de
asilados políticos, como puede verse en las tablas.

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 79


CAPÍTULO 1 LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:
Demanda de una política migratoria restrictiva

Pero el conocimiento preciso de las variables, que más inciden en las respuestas que ahora
se analizan, requiere su análisis conjunto. La tabla 1.12 resume los modelos estadísticos
que se obtienen tras aplicar el análisis discriminante y de regresión logística. Modelos coin-
cidentes que confirman: que es la percepción de la presencia de inmigrantes la variable que
más determina el posicionamiento contrario a la entrada de inmigrantes en las tres res-
puestas analizadas y en las dos encuestas. La probabilidad de su respuesta se eleva a medi-
da que aumenta la percepción de su número en “exceso”.

Le sigue la variable estudios, pero cuando se explica la opinión favorable a la devolución de


inmigrantes irregulares y la no acogida de asilados políticos, y en la encuesta de 2007. En
2008 sólo en la opinión respecto a la actuación ante los asilados políticos27, no en la opi-
nión favorable a la devolución de inmigrantes irregulares, ni en la valoración de las leyes de
inmigración de demasiado tolerantes. En ambas las segundas y terceras variables, de claro
efecto predictivo, son el grado de confianza que se tenga en las personas y la ideología po-
lítica, cuyo orden se invierte en la valoración de las leyes de inmigración.

Éstas son las cuatro variables clave, cuando se explica el posicionamiento contrario a la en-
trada de inmigrantes; y que se exterioriza en los tres indicadores aquí analizados. Las varia-
bles que no quedan incluidas en la tabla 1.12, se debe a que el efecto explicativo que antes
se observara, cuando se analizaban por separado, pierde significatividad estadística cuando
pasan a analizarse en conjunción con las otras variables.

27 En esta ocasión el modelo discriminante que resulta explica el posicionamiento contrario al que se analiza (la
no acogida de asilados políticos), como muestran los signos de los coeficientes de estructura que correspon-
den a cada variable predictora.

80 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 1 LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:
Demanda de una política migratoria restrictiva

Tabla 1.12.
Variables explicativas de la valoración leyes inmigración “demasiado tolerantes”,
la actitud favorable a la devolución de inmigrantes irregulares y la no acogida
de personas que solicitan refugio, tras aplicar análisis discriminante
y regresión logística binaria

Análisis de regresión logística


Análisis discriminante

% Increm.
Coefic. Coefic Error Exp
Variables F Variable Wald Probabi.
estructura B Típico B

Valoración 2008 2008


leyes Número de Número de
inmigración inmigrantes 283,351 0,899 inmigrantes 1,115 0,085 170,194 3,049 2,89
“demasiado Ideología p. 162,310 0,440 Ideología p. 0,180 0,032 31,905 1,198 3,86
tolerantes” Confiar en las - Confiar en
personas 114,057 0,383 las personas -0,110 0,028 15,837 0,896 -2,56
Sexo 87,371 0,034 Sexo 0,277 0,119 5,374 1,319 6,89

2007
Número de Número de
Inmigrantes 51,011 0,896 inmigrantes 1,348 0,245 30,390 3,849 3,44
Estudios 29,563 -0,598 Ideología p. 0,083 0,041 4,025 1,087 2,01
Ideología p. 21,143 0,447 Estudios -0,095 0,035 7,545 0,909 -2,27
Devolución
2008 2008
inmigrantes
Número de Número de
irregulares
inmigrantes 81.735 0,811 inmigrantes 0,854 0,121 49,675 2,350 4,78
Confiar en Confiar en
personas 53.706 -0,601 personas -0,167 0,035 23,036 0,846 -3,56
Ideología p. Ideología p.
Experiencia 38.245 0,392 Experiencia 0,109 0,039 8,027 1,115 2,56
emigratoria 29.943 -0,235 emigratoria -0,364 0,159 5,227 0,695 -9,06

2007 2007
Número de Número
Inmigrantes 49,787 0,748 inmigrantes 1,025 0,207 24,452 2,788 5,88
Estudios 39,305 -0,747 Estudios -0,156 0,035 20,135 0,856 -3,49
Religiosidad 29,638 0,609 Religiosidad 0,220 0,070 10,005 1,246 5,34
No acogida
2008 2008
de asilados
Número de Número de
políticos
inmigrantes 60,792 -0,801 inmigrantes 0,881 0,149 35,138 2,413 4,56
Estudios 40,312 0,651 Estudios -0,399 0,085 22,194 0,671 -6,55
Confiar en Confiar en
personas 29,784 0,519 personas -0,113 0,040 8,021 0,893 -2,62
Edad 23,664 -0,131 Edad -0,016 0,006 6,520 0,984 -0,35

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 81


CAPÍTULO 1 LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:
Demanda de una política migratoria restrictiva

Criterios estadísticos comparables de la relevancia del modelo


Análisis discriminante Análisis de regresión logística
% casos correctamente
Correlación clasificados R2 % casos
Canónica(3) χ2 Nagelkerke χ2 correctamente
Muestra Validez
clasificados
original cruzada

Valoración leyes 2008


inmigración 0,441 313,278 68,4 67,9 0,261 314,381 68,3
“demasiado
tolerantes
2007
Devolución 0,183 62,375 88,2 88,2 0,078 74,971 88,3
irregulares 2008
0,283 118,898 83,1 83,1 0,142 125,292 83,6
2007
No acogida de 0,225 86,658 85,4 85,4 0,101 96,974 85,8
refugiados 2008
0,255 91,566 86,9 86,9 0,143 103,984 88,3

* Los estadísticos en esta tabla se interpretan como en la tabla 1.5.

1.2.2. Entrada y permanencia selectiva de inmigrantes

El control de la inmigración no supone el pleno cierre de fronteras a la llegada de nuevos


inmigrantes, sino que ésta se entienda “controlada”; que no se perciba anárquica, sino
ajustada a demandas laborales28. Lo que se plasma en la aplicación de criterios selectivos
que posibiliten la entrada y la permanencia de inmigrantes. Priman los criterios económi-
cos, que priorizan la cobertura de puestos de trabajo que no logran cubrirse con mano de
obra nacional. De la inmigración se espera que contribuya al desarrollo económico del país;
más aún, no sólo del país receptor sino también de los países emisores29.

En España, la normativa vigente (Ley Orgánica 4/2000, de 11 de enero, sobre derechos y li-
bertades de los extranjeros en España y su integración social30) vincula la entrada “legal” de
trabajadores extranjeros a la tenencia de un contrato de trabajo (en una ocupación de difí-

28 Es lo que ha dado en llamarse “la laborización de la inmigración”, que ha tenido su traducción en la nueva es-
tructura orgánica de los departamentos ministeriales (en la octava legislatura, 2004-2008); y en la apuesta
por gestionar la inmigración “desde la óptica laboral y no policial”, más desde el Ministerio de Trabajo que
desde el Ministerio de Interior (Santolaya, 2009: 80-ss).
29 Los recientes acuerdos bilaterales con los países emisores, para formar y contratar trabajadores en origen, son
un ejemplo de las “nuevas dinámicas de gestión de las migraciones en España” (Ferrero Turrión y López Sala,
2009).Las autoras hacen una presentación, con perspectiva histórica, de los que consideran acuerdos “de nue-
va generación”; poniendo el acento en el concepto de “circularidad migratoria” y en algunos aspectos críticos
(de tipo ético, y coyuntural por las nuevas circunstancias económicas).
30 Reformada por la Ley Orgánica 8/2000, de 22 de diciembre y Ley Orgánica 14/2003, de 20 de noviembre.

82 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 1 LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:
Demanda de una política migratoria restrictiva

cil cobertura por trabajadores españoles); y la fijación de un contingente o cupo anual de


trabajadores extranjeros, teniendo en cuenta la situación nacional de empleo31. Contingente
que podrá asimismo establecer un número de visados para la búsqueda de empleo a través del
territorio nacional durante tres meses. Si transcurrido ese plazo no hubiera obtenido un empleo,
queda obligado a salir del país. Las ofertas de empleo a través de contingente se orientan prefe-
rentemente hacia los países con los que España haya firmado acuerdos sobre regulación de flu-
jos. El contingente de trabajadores de régimen no comunitario en España, para 2009,32 se ha fi-
jado en 901 trabajos de carácter estable, de duración no inferior a un año, que podrá ser
modificada durante el año teniendo en cuenta las necesidades del mercado laboral.

En el ámbito europeo, en septiembre de 2007, toma impulso la propuesta de establecer la


“tarjeta azul”, que facilite la entrada y tránsito de trabajadores extranjeros de elevada cua-
lificación por los distintos países miembros, siguiendo la estela de países de tradición inmi-
gratoria, como Estados Unidos, Canadá o Australia. Se quiere cubrir la demanda de profe-
sionales, sobre todo en sanidad y educación33.

Junto a los criterios económicos se alzan los culturales, más relacionados con la afinidad
cultural (lingüística, religiosa, de costumbres), con el país de procedencia. De acuerdo con
Zapata-Barrero (2004: 200), ésta sería la categoría de criterios “más utilizada por los
Estados como medio para controlar la identidad de su comunidad”. Lo que motiva su califi-
cación “racista”. Se fundamenta en que la selección de las personas responde a razones aje-
nas a su voluntad, a diferencia de los criterios económicos. Depende del país de origen. Y
en función del país también operan criterios históricos, que favorecen la entrada de ciuda-

31 Como establece el artículo 39 de la LO 14/2003, “En la determinación del número y características de las ofer-
tas de empleo, el Gobierno tendrá en cuenta las propuestas que eleven las comunidades autónomas y las orga-
nizaciones sindicales y empresariales más representativas, así como un informe sobre la situación de empleo e
integración social de los inmigrantes elaborado a tal efecto por el Consejo Superior de Política de Inmigración”.
32 Publicado en el BOE 7 de enero de 2009, que contiene la Resolución de 26 de diciembre de 2008, de la Secretaría de
Estado de Inmigración y Emigración (Acuerdo de Consejo de Ministros de 19 de diciembre de 2008). Por
Comunidades Autónomas, resalta la de Cataluña con una demanda de 388 trabajadores extranjeros. El Acuerdo
también incorpora el procedimiento de las ofertas de trabajo de carácter temporal, para atender a actividades ya
sean de temporada o campaña, con una duración máxima de nueve meses dentro de un periodo de doce meses con-
secutivos, ya sean para cubrir una obra o servicio, cuando su duración prevista no exceda de un año.
33 En países como Canadá (desde 1997), EEUU (desde 2000), Francia (1998), Irlanda (2000), Dinamarca (2000), o
los Países Bajos (2001), se han implantado programas específicos para la captación de informáticos. En el
Reino Unido, en 2002, se pone en marcha el Highly Skilled Migrant Programme, que no establece ninguna li-
mitación a la entrada de trabajadores de alta cualificación profesional. Ni siquiera se les exige tener, previa-
mente, una oferta de empleo. El procedimiento -como describe Pajares (2005)- consiste en que el aspirante a
entrar en el país presente sus cualificaciones y experiencias. Si se le acepta, se le concede un permiso de un
año para que busque trabajo. Cuando lo encuentra, se le otorga un permiso de mayor duración que, tras cua-
tro años de estancia, puede convertirse en duradero.

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 83


CAPÍTULO 1 LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:
Demanda de una política migratoria restrictiva

danos de las antiguas colonias. Caso de la inmigración latinoamericana a España. Pero,


¿qué opinan los españoles? ¿Cuál creen que es el criterio de selección que debería imperar?
En la encuesta CIS-OBERAXE de 2008 se replica una pregunta primeramente aplicada en la
Encuesta Social Europea de 2002-2003, y después en el barómetro del CIS de noviembre de
2005. La pregunta dice exactamente: “Dígame, por favor, qué importancia debería tener
cada uno de los siguientes aspectos a la hora de permitir o no, a una persona que no sea es-
pañola, venir y vivir aquí”. En una escala de 0 (”nada importante”) a 10 (“muy importante”),
han de puntuar los seis aspectos que se les ofrecen: 1) Que tenga un buen nivel educativo;
2) Que tenga familiares cercanos viviendo aquí; 3) Que hable castellano o la lengua oficial
de esta comunidad autónoma; 4) Que sea de un país de tradición cristiana; 5) Que sea de
raza blanca; 6) Que tenga mucho dinero; 7) Que tenga una cualificación laboral de las que
España necesita; y 8) Que esté dispuesto a adoptar el modo de vida del país.

Las puntuaciones medias, que cada criterio de selección obtiene en las encuestas que los in-
cluyen, aparecen representadas en el gráfico 1.15. Dicho gráfico incorpora las puntuaciones
medias que en la Encuesta Social Europea 2002-2003 obtuvo España, para poder trazar la evo-
lución, al compartir la pregunta el mismo formato de pregunta en las tres encuestas, lo que fa-
vorece el análisis comparativo. No así el distinto universo de estudio. Recuérdese que, como en
el conjunto de las encuestas europeas, la Encuesta Social Europea abarca a jóvenes de 16 y 17
años, grupos de edad que se excluyen en las encuestas del CIS. La incorporación de este tramo
de edad puede llevar a obtener una fotografía más favorable sobre la inmigración, dada la re-
lación inversa, reiteradamente demostrada, entre las variables edad y xenofobia. Por todo ello,
sólo nos vamos a fijar en el escalamiento de los criterios de selección; si se mantiene en el lap-
so temporal, entre las tres encuestas, o se han visto modificados a lo largo del tiempo.

84 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 1 LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:
Demanda de una política migratoria restrictiva

Gráfico 1.15.
Criterios en la selección de inmigrantes en España (media)

"Dígame, por favor, qué importancia debería tener cada uno de los siguientes aspectos a
la hora de permitir o no, a una persona que no sea española, venir a vivir aquí. Por favor
utilice una escala de 0 a 10"

6,1
Que tenga un buen nivel
educativo 5,6
6,2

5,4
Que tenga familiares
cercanos viviendo aquí 4,7
5,4

5,8
Que hable castellano
o la lengua oficial de esta 5,2
Comunidad Autónoma 6,1

3,8
Que sea de un país de 3
tradición cristiana
3,4

2,8
Que sea de raza blanca 1,7
2

3
Que tenga mucho dinero 1,8

2,62

6,6
Que tenga una
cualificación laboral 6,4
de las que necesita
7,2
España

7,2
Que esté dispuesto a
adaptarse al modo
de vida del país 7,8

2008 (CIS-OBERAXE)
2005 (CIS)
2002-2003 (ESE)

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 85


CAPÍTULO 1 LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:
Demanda de una política migratoria restrictiva

El criterio que se prioriza es precisamente el último que se nombra: “Que estén dispuestos a
adaptarse al modo de vida del país”. Alcanza una puntuación media de 7,8 en una escala del 0 al
10. Puede que sea causa, pero también consecuencia del aún cercano debate político, social y
mediático que suscitara la propuesta del Partido Popular de imponer un “contrato de integra-
ción” a los inmigrantes que quisieran renovar sus permisos de residencia en España durante la
campaña electoral para los comicios de marzo de 2008. El contrato exigía el compromiso de
“cumplir las leyes, respetar las costumbres, pagar impuestos, aprender la lengua y regresar a su
país si después de un tiempo no encuentran trabajo”34, a modo de lo aplicado en otros países
europeos. Caso del contrato de acogida e integración francés, vigente desde 2004. Un docu-
mento de dos folios que exige, al inmigrante que solicite permiso de residencia, manifestar la
voluntad de integrarse en la sociedad francesa y de aceptar los valores fundamentales de la
República; además de participar en cursos de formación lingüística y sobre la vida en Francia.

También está el llamado “examen de formación cívica”, que desde el 15 de marzo de 2005
se exige a los aspirantes a un permiso de residencia en los Países Bajos. Comprende una
prueba que mide el dominio del idioma holandés y otra de conocimiento de su cultura e
historia. O el “examen de ciudadanía” vigente en el Reino Unido desde el 1 de noviembre de
2005 para acceder al permiso de residencia indefinido (tras cinco años de estancia legal).
Se ha de demostrar, igualmente, dominio del idioma inglés y conocimiento de su cultura,
costumbres y estructura política.

Que sea causa o consecuencia es difícil saberlo con precisión, a menos que se disponga de
datos de opinión previos y posteriores a la difusión mediática de la propuesta electoral.
Este criterio de selección de los inmigrantes no fue incluido en el barómetro del CIS de no-
viembre de 2005, como muestra el gráfico 1.15. Por lo que la única referencia que dispone-
mos se retrotrae a la Encuesta Social Europea de 2002-2003, cuando la experiencia inmi-
gratoria en España tenía menor alcance que en 2008. Pero nos permite comparar si se
registran variaciones en la valoración de los criterios que deberían tenerse en cuenta a la
hora de permitir la entrada de inmigrantes.

34 Propuesta que suscitó reacciones críticas incluso dentro de la misma formación política. La entonces
Consejera de Inmigración de la Comunidad de Madrid, Lucía Figar, inmediatamente manifestó: “Más que una
medida de integración parece una cartilla de racionamiento de derechos humanos” (El País, 7 de febrero de
2008). También la firma de un manifiesto donde se denuncia “el intento de captación de votos del PP con dis-
cursos electorales que favorecen la xenofobia”, y que fue suscrito por 127 académicos de 38 universidades. Si
bien la idea no queda descartada. A finales de abril de 2008, se incluye en el borrador de la futura Ley de
Integración del Inmigrante, de la Generalitat Valenciana (gobernada por el Partido Popular), que exigirá a los
inmigrantes la firma de un “compromiso de integración” por el que quedarán obligados a respetar las leyes, los
principios, las costumbres y tradiciones españolas y valencianas.

86 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 1 LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:
Demanda de una política migratoria restrictiva

En el gráfico 1.15 puede observarse que, como en la encuesta CIS-OBERAXE de 2008, en la


europea “que esté dispuesto a adaptarse al modo de vida del país” fue el criterio de selec-
ción más valorado. La puntuación media que alcanza en España es de 7,2, apenas tres déci-
mas por debajo de la media global de los países que participaron en la encuesta: 7,5. Media
que alcanza el valor de 8,9, en Hungría, y 8,2 en Finlandia, Grecia y Checoslovaquia. Por el
contrario obtiene menor valoración en Polonia (6,5), Irlanda (6,6), Noruega (6,6) y Portugal
(6,7). En suma, en España alcanza una puntuación media (7,2) que no dista mucho de la
obtenida en 2008 (7,8). En ambas fue el criterio de selección más valorado entre los en-
cuestados. Puede que en ello lata el temor a la erosión identitaria y cultural que pueda re-
sultar de la llegada de un número creciente de personas de otros países, con culturas y cos-
tumbres muy diferentes y que no hagan por “adaptarse al modo de vida del país”.

Al requisito de la adaptación sigue el requisito de la necesidad: “Que tenga una cualifica-


ción laboral de las que necesita España”. La inmigración tiene un componente claramente
económico, de utilidad, de cubrir ofertas laborales que la mano de obra autóctona no logra
llenar35. En caso contrario no se entiende el beneficio que pueda aportar a la sociedad re-
ceptora. Por lo que no sorprende que sea el segundo criterio más puntuado en las tres en-
cuestas. En 2008 la puntuación media fue 7,2, muy próxima al primer criterio; supera la al-
canzada en 2005 (6,4) y 2002-2003 (6,6). De todas formas, en todos los criterios sobre los
que se pregunta se obtienen medias más altas en 2008 que en 2005, como si se quisiesen
elevar las condiciones para la entrada de inmigrantes.

Tras la necesidad laboral, la educación: “que tenga un buen nivel educativo” se mantiene
como el tercer criterio de selección, con puntuaciones medias de 6,2 en 2008, 5,6 en
2005 y 6,1 en 2002-2003. Y muy próximo se halla, “que hable castellano o la lengua ofi-
cial de la comunidad autónoma”: 6,1 en 2008, 5,2 en 2005 y 5,8 en 2002-2003. Orden de
prelación que, sin embargo, no sorprende al ser acordes con los hallazgos de investigacio-
nes anteriores. En la encuesta experimental del proyecto MEXEES, “que sepan comportar-
se” fue la respuesta más pronunciada a la pregunta: qué inmigrante prefiere que venga a
España (53% de los 683 españoles de 18 y más años encuestados). A distancia le seguía
“que compartan nuestra cultura” (16%), “que sea de alta cualificación profesional” (14%)
y “que hable español” (7%).

35 Así ha sido en el pasado, cuando los españoles emigraban a países europeos (como Alemania, Holanda, Suiza,
etc.), donde se los recibía como trabajadores invitados (guest-workers); esto es, mientras sus economías tenían
necesidad de esa mano de obra. Esta experiencia migratoria ha quedado en el imaginario colectivo de los es-
pañoles, como lo muestran las calas cualitativas (entrevistas, grupos de discusión, materiales histórico-biográ-
ficos, etc.,) u otras formas de representación y archivo (documentales, filmes o novelas de realismo social, en-
tre otros géneros) levantadas al respecto.

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 87


CAPÍTULO 1 LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:
Demanda de una política migratoria restrictiva

En la indagación cualitativa previa la respuesta inmediata de quienes perciben la intenciona-


lidad de la pregunta fue optar por aquella que se entiende correcta: “no tengo preferencias”, “es
un tema de personas, no de nacionalidades”. A ellas seguían expresiones genéricas, como “que
venga a trabajar, no a delinquir” o “el que curre, el que se integre”, sin referirse a una nacionali-
dad concreta. Más en el caso de entrevistados de alto nivel educativo y posición laboral y so-
cioeconómica. Pero, tanto en la expresión de afecto como de rechazo al inmigrante, el prota-
gonismo lo obtienen las razones culturales, que se entremezclan con su integración.
“Proximidad”, “similitud”, “adaptación” fueron términos reiterados. Incluso se habla de “com-
plicidad” y de “un pasado que nos une”, en el caso concreto de los latinoamericanos. Que ven-
gan se considera una ventaja, porque no representan un “problema”. Comparten idioma y cos-
tumbres, factores clave que contribuyen a su integración: “con ellos se dialoga”, “al menos te
comprenden”. Proximidad y similitud cultural, a la que se suman vínculos históricos: “un pasa-
do que nos une”, “la mitad de ellos lleva sangre española”. En el extremo opuesto se sitúa a los
musulmanes.

Prefiero la inmigración sudamericana, por proximidad y similitud con mi cul-


tura y valores. La inmigración de la cultura árabe me parece más intrusiva que
la anterior. Los valores son distintos y su predisposición a la integración social me
parece menor.

Varón autóctono de 30 años. Natural de un pueblo de Extremadura. Vino a Madrid a los 16 años
para estudiar. Ingeniero de telecomunicaciones, que trabaja de gerente en una empresa. Estuvo
7 meses en Irlanda en una beca Erasmus. Su novia vivió 15 años en Brasil. Y tiene amigos que
residen en EEUU y en diferentes países de Europa. Tiene relación laboral y de amistad con
inmigrantes latinoamericanos.

Yo creo que por razones culturales, religiosas, que son más parecidas que los de
otros extranjeros, prefiero que vengan latinoamericanos. Pues, como ya he dicho,
por la cultura, porque hay un pasado que nos une, y no ocurre eso con otro tipo
de inmigrantes de diversas zonas geográficas del mundo.

Varón autóctono de 50 años. Natural de un pueblo de Extremadura. Cursó estudios


universitarios en Madrid, donde sacó las oposiciones para la Dirección General de la Policía.
Casado con dos hijos. Su relación con inmigrantes se reduce al trato esporádico en bares o
comercios

Todos los latinos están más controlados. Normalmente no tienen problema de


idioma. Se adaptan a nuestras costumbres, porque son muy parecidas. Tienen la
misma religión, las mismas costumbres, el mismo idioma. Saben hacer la casa, las
señoras perfectamente. Los hombres saben trabajar perfectamente en las empresas y,
normalmente, no representan un problema. No representan un problema.
Mujer autóctona de 56 años. Natural de Cataluña. Divorciada con dos hijos. Trabaja en una
inmobiliaria. Contraria a la llegada “masiva” de inmigrantes y de culturas diferentes. Sin
experiencia emigratoria en su familia de origen.

88 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 1 LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:
Demanda de una política migratoria restrictiva

El inmigrante que se prefiere es el que comparta cultura, idioma, religión y costumbres.


En su justificación, la mayor facilidad de su integración en la sociedad, eje clave de la
aceptación del inmigrante. El rechazo en cambio se concentra en aquel que quiere impo-
ner su cultura a los demás. Aunque a su vez se reconoce que “el color de la piel influye mu-
cho”; “ser blancos, ser iguales”, “no desentonar”; o “le damos bastante importancia al aspecto de
las personas”. Reconocimiento que no siempre se exterioriza por miedo a ser tachado de
racista o xenófobo, dada su conexión con lo que comúnmente se entiende por “racismo”.

Quizás me decante más por la raza blanca. Quizás. Con esto no me taches de
xenófobo. Pero, quizás. Porque, quizás la raza blanca de Europa, y de otras par-
tes, no admite el Islam ni cosas de esas.

Varón autóctono de 65 años. Emigró primero de Andalucía a Barcelona y Madrid, después a


Europa (Alemania, Francia, Inglaterra, Italia). En la actualidad trabaja para una multinacional y
escribe poesías en sus ratos libres. Le gusta estar informado.

Miedo a la censura o desaprobación social que contribuye a que los prejuicios étnicos se
tiendan a ocultar, a menos que haya confianza para su exteriorización. Por lo que no sor-
prende que el criterio de selección de inmigrantes expresivo de racismo étnico (“Que sea de
raza blanca”) sea en todas la encuestas el menos puntuado. Una media de 2 en 2008 y de
1,7 en 2005. Resulta llamativo que la media fuese algo superior en la Encuesta Social
Europea de 2002-2003: 2,8. También en el caso del ítem que denota clasismo o racismo de
clase (“que tenga mucho dinero”): 2,62 en 2008; 1,8 en 2005 y 3 en 2002-2003.

Medias que, como era de esperar, varían de acuerdo con los gradientes de variables interre-
lacionadas con el sesgo de la deseabilidad social. Sesgo que a diferencia de otros errores de
medición está más presente en las personas de mayor nivel educativo (Schuman y Presser,
1981/1996; Krosnick y Alwin, 1987; Narayan y Krosnick, 1996; Ross y Mirowski, 1998;
Krysan, 1998, 2000). Se explica porque son las que más pueden percibir la intencionalidad
de la pregunta y las más interesadas en no mostrarse racistas o xenófobas. En la tabla 1.13
puede apreciarse como la puntuación media aumenta conforme desciende el nivel educati-
vo del encuestado. Más en el caso de ítems expresivos de racismo. “Que sea de raza blanca”
obtiene una puntuación media de 1,39, entre las personas con estudios medios o superio-
res; y, gradualmente, va ascendiendo hasta alcanzar el valor máximo de 3,01 entre aquellos
con estudios primarios o inferiores.

Efecto que, en cambio, no se aprecia en el criterio de selección de inmigrantes al que se


atribuye una menor connotación de racismo; lo que favorece que sea el más reivindicado,
indistintamente del nivel educativo del encuestado. Nos referimos al ítem “que esté dis-
puesto a adaptarse al modo de vida del país”. Medias que apenas divergen entre las perso-
nas con estudios medios o superiores (7,24) y aquellas de más bajo nivel educativo (8,02).

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 89


CAPÍTULO 1 LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:
Demanda de una política migratoria restrictiva

Tabla 1.13.
Puntuación media de criterios de selección de inmigrantes según características
sociodemográficas

Encuesta CIS-OBERAXE Que sea de raza blanca Que tenga mucho dinero Que esté dispuesto a
Septiembre 2008 adaptarse al modo de
(medias en cada combinación) vida del país

TOTAL 2,04 2,62 7,79

SEXO
Varones 2,00 2,62 7,80
Mujeres 2,08 2,61 7,78

EDAD
Menos de 30 1,53 2,13 7,45
30 – 49 1,71 2,38 7,64
50 – 64 2,35 2,75 7,97
65 y más 2,80 3,44 8,17

ESTUDIOS
Primarios y menos 3,01 3,57 8,02
EGB, FP1, ESO 2,28 2,91 8,03
Bachillerato, FP2 1,66 2,24 7,54
Medios, superiores 1,39 1,86 7,24

OCUPACIÓN
Empresario, profesional superior 1,70 2,22 7,50
Profesional medio 1,58 2,08 7,65
Trabajador alta cualificación 2,34 2,80 7,91
Trabajador baja cualificación 2,25 2,97 7,94

SITUACIÓN LABORAL
Trabaja 1,73 2,28 7,69
Jubilado o pensionista 2,66 3,31 7,97
Parado 1,64 2,53 7,89
Estudiante 1,64 1,87 7,01
Amas de casa 2,59 3,05 7,96

TRABAJO
Asalariado fijo 1,96 2,51 7,77
Asalariado eventual 1,85 2,70 7,78
Empresario 2,16 2,71 7,78
Autónomo 2,72 2,93 7,92

IDEOLOGÍA POLÍTICA
Izquierda 1,41 2,11 7,37
Centro 1,99 2,61 7,76
Derecha 2,77 3,06 8,15

90 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 1 LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:
Demanda de una política migratoria restrictiva

RELIGIOSIDAD
Muy practicante 2,83 3,01 8,06
Poco practicante 2,54 3,02 7,87
Nada practicante 1,68 2,61 7,92
No creyente 1,08 1,65 7,19

TAMAÑO DE HABITAT
Menos de 5.000 habitantes 2,37 2,84 8,00
5.001 – 20.000 2,11 2,70 7,85
20.001 – 100.000 1,97 2,69 7,67
Más de 100.000 habitantes 1,93 2,46 7,76

CLASE SOCIAL (subjetiva)


Alta y media-alta 1,57 2,09 7,42
Media 1,95 2,48 7,70
Media-baja 2,27 2,92 7,89
Baja 1,99 2,99 8,41

NÚMERO DE INMIGRANTES
Excesivo 2,37 3,03 8,31
Elevado 1,99 2,63 7,82
Aceptable 1,47 1,77 6,66
Insuficiente (se necesitan más) 0,68 1,30 6,01

MOVILIDAD TERRITORIAL
Sí 1,85 2,39 7,83
No 2,20 2,81 7,74

EXPERIENCIA RECIENTE
DE DESEMPLEO
Sí 1,61 2,35 7,71
No 2,22 2,74 7,82

EXPERIENCIA EMIGRATORIA
EXTERIOR
Sí 1,91 2,46 7,71
No 2,12 2,71 7,83

CONFIANZA EN LAS PERSONAS


Baja 2,59 3,28 8,08
Media 1,99 2,59 7,76
Elevada 1,42 1,88 7,44

SITUACIÓN ECONÓMICA PERSONAL


Buena o muy buena 1,93 2,32 7,67
Ni buena ni mala 2,12 2,65 7,87
Mala o muy mala 2,06 2,92 7,81

INGRESOS
Hasta 600 euros 2,17 3,03 8,10
601 – 1.200 euros 2,36 2,91 7,77
1.201 – 2.400 euros 1,80 2,41 7,65
Más de 2.400 euros al mes 1,36 1,87 7,76

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 91


CAPÍTULO 1 LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:
Demanda de una política migratoria restrictiva

Su distancia, por el contrario, sí asciende dependiendo de cómo se perciba la presencia in-


migratoria. La media se sitúa en 8,31 entre los que consideran su número excesivo; y des-
ciende progresivamente, hasta posicionarse en 6,01, si se valora su número como insufi-
ciente. Es ésta la variable que muestra mayor efecto de las incluidas en la tabla 1.13. En las
demás las diferencias de medias son menores.

Tabla 1.14.
Modelos explicativos de criterios de selección de inmigrantes, tras aplicar análisis de
regresión lineal múltiple secuencial

Coeficientes
Encuesta CIS-OBERAXE no estandarizados Coeficiente
T Significatividad Correlación
Septiembre 2008 Beta
B Error típico parcial

(Constante) 2,165 0,271 7,982 0,000


Religiosidad 0,312 0,064 0,130 4,910 0,000 0,122
Ideología p. 0,186 0,034 0,138 5,513 0,000 0,136
Estudios -0,203 0,045 -0,112 -4,477 0,000 -0,111
Que sea de Confiar en las
raza blanca personas -0,118 0,030 -0,098 -3,980 0,000 -0,099
Experiencia
desempleo -0,335 0,140 -0,058 -2,393 0,017 -0,060
Movilidad
territorial -0,290 0,128 -0,054 -2,266 0,024 -0,057

(Constante) 5,761 0,358 16,112 0,000


Que esté Nº inmigrante 0,679 0,073 0,234 9,258 0,000 0,225
dispuesto a Ideología p. 0,124 0,029 0,106 4,339 0,000 0,108
adaptarse Estudios -0,137 0,045 -0,086 -3,009 0,003 -0,075
al país Ingresos 0,000 0,000 0,086 3,040 0,002 0,076
Clase social -0,224 0,091 -0,064 -2,456 0,014 -0,061

Relevancia del modelo de regresión


2 2 Error típico
R R R corregida F Significatividad
estimación

Que sea de
raza blanca 0,321 0,103 0,100 2,5441 30,674 0,000
Que esté
dispuesto a
adaptarse 0,305 0,093 0,090 2,2270 32,925 0,000

Además, como se puede apreciar en la tabla 1.14, la percepción del número de inmigrantes
es la variable que más incide en la concesión de importancia, como criterio de selección del
inmigrante, a “que esté dispuesto a adoptar el modo de vida del país”. Ello de acuerdo con el
modelo de regresión lineal múltiple obtenido (coeficiente beta de 0,234 y correlación parcial
de 0,225) para este criterio, pero no en los otros criterios. Le siguen las variables ideología
política, estudios, ingresos y clase social. La importancia concedida a este criterio asciende a
medida que se avanza hacia posiciones más a la derecha en la escala de ideología política, el
nivel de estudios del encuestado baja, al igual que su posición en la escala socioeconómica.
Si bien, la incidencia de estas últimas variables se aminora bastante al proceder al análisis
conjunto de las variables, debido a las intercorrelaciones existentes entre ellas.

92 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 1 LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:
Demanda de una política migratoria restrictiva

Por el contrario, en la predicción del grado de importancia concedido al criterio de selec-


ción relativo al color de la piel del inmigrante (“que sea de raza blanca”) actúan, principal-
mente, variables imbricadas en el componente ideológico: religiosidad e ideología política.
El signo positivo de los coeficientes de regresión y de correlación expresan que la puntua-
ción dada a este criterio asciende a medida que aumenta la creencia y práctica religiosa y
la persona se posiciona más hacia la derecha en la escala de ideología política. A éstas se
suman las variables estudios, confiar en las personas, tener experiencia de desempleo re-
ciente y de movilidad territorial. El efecto de estas variables es negativo, lo que significa
que la puntuación dada a este criterio aumenta a medida que desciende el nivel de estu-
dios del encuestado y su confianza en las personas. Tener experiencia reciente de desem-
pleo y de movilidad territorial actúa, en cambio, de manera contraria. Puntúan menos en
este criterio que las personas que carecen de dicha experiencia. Dato consonante con la di-
ferencia de medias que se observara en la tabla 1.13.

Estos son los modelos de regresión lineal que se obtienen a partir de las variables predictoras in-
cluidas en la encuesta y que recoge el análisis bivariable previo. Aunque los modelos tengan ple-
na significatividad estadística, su poder predictivo es limitado al sólo quedar explicado el 10 y
9% de la varianza de las variables dependientes, de acuerdo con el estadístico R2. Significa que,
a la hora de predecir la importancia que se conceda a los dos criterios de selección de inmigran-
tes, son otras variables las que condicionan la respuesta, aparte de las incluidas en la encuesta.
El orden en que las variables aparecen en la tabla 1.14 responde al de su incorporación al mode-
lo de regresión, que es acorde a su poder predictivo. Al haberse realizado un análisis secuencial,
en cada paso se incorpora la variable que presenta una correlación más alta con la dependiente
y más baja con las independientes ya incluidas en el modelo de regresión lineal.

La no inclusión de variables como edad u ocupación, que en el análisis bivariable sí mostraron


efectos predictivos a juzgar por las diferencias de medias, se debe a que en el análisis conjunto
(con las otras variables), su efecto queda aminorado por la confluencia de variables de mayor
relevancia para la explicación de los criterios de selección de inmigrantes analizados. Como los
modelos los componen variables con varianzas heterogéneas, los efectos de cada variable que-
dan mejor definidos por los coeficientes beta (estandarizados), cuyo rango va de –1,0 a +1,0
unidades de desviación típica36. Por lo que son estos coeficientes los que se incluyen en la re-
presentación gráfica de ambos modelos de regresión lineal (gráfico 1.16), al ser los que mejor
gradúan los efectos de cada variable que muestra ser predictora.

36 Los coeficientes beta consideran las correlaciones de las variables independientes en la ecuación entre ellas y
la variable dependiente, además de anular la influencia debida a varianzas de magnitud dispar. Todo lo cual
contribuye a su mayor precisión en la medición de los efectos de cada variable predictora en la dependiente.
En cambio los coeficientes no estandarizados son los que conforman la ecuación de regresión, que permite
predecir el valor de la variable dependiente en cada caso concreto.

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 93


CAPÍTULO 1 LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:
Demanda de una política migratoria restrictiva

Gráfico 1.16.
Representación de los modelos de regresión lineal múltiple que explican la
importancia concedida a dos criterios de selección de inmigrantes

0,130

0,138

-0,112

-0,098

-0,058

-0,054

0,234

0,106

-0,086

-0,086

-0,064

Cuando se defiende el control de la inmigración no sólo se atiende a la aplicación de criterios


selectivos que filtren la llegada de nuevos inmigrantes; también los que atañen a la expulsión
de inmigrantes ya llegado, aunque no sólo. En el estudio de González y colaboradores (2008),
el control de la inmigración queda enmarcado por una triple actuación: 1) Frenar la llegada de
nuevos inmigrantes; 2) Expulsar aquellos que se hallen en situación irregular; 3) Mejorar la

94 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 1 LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:
Demanda de una política migratoria restrictiva

contratación en origen: seleccionar trabajadores en función de su cualificación profesional, su


nivel cultural, y de su salud (evitando siempre a los sospechosos de cualquier delito). Se funda-
menta en la necesidad de mantener el valor (social y salarial) del trabajo en España, evitando
que “siga devaluándose por la abundancia de mano de obra inmigrante descualificada”.
Propuesta de control a la que los sectores moderados añaden la necesidad de invertir en los
países de origen de la inmigración para propiciar su desarrollo:

Lo que no tiene lógica es que haya sudamericanos o extranjeros trabajando y los españoles
en paro. Es que no tiene lógica. Es que eso no lo hacen en ningún país” (Limpieza, Madrid, no
afiliadas) (González y colaboradores, 2008: 132).

Lógica a la que se ajustaría el Real Decreto-Ley 4/2008, de 19 de septiembre, que regula el Plan
de Retorno Voluntario de Inmigrantes (aprobado el 2 de octubre de 2008 por el Congreso de
Diputados con 175 votos a favor, 3 contra y 125 abstenciones). En su defensa, el Ministro de
Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, argumentó que “se trata de una medida que refleja
la vinculación de la gestión de los flujos migratorios a las necesidades del mercado de trabajo, al
tiempo que es absolutamente respetuosa con los derechos adquiridos como cualquier otro ciu-
dadano por los trabajadores inmigrantes en nuestro país”. Propone el abono acumulado, y de
forma anticipada, de la prestación contributiva por desempleo a trabajadores extranjeros no co-
munitarios que retornen voluntariamente a sus países de origen. En el primer mes de vigencia
del Plan se recibieron un total de 767 solicitudes37. En declaraciones posteriores en Onda Cero,
el Ministro de Trabajo e Inmigración, afirmó que el Plan de Retorno “hay que verlo no tanto
como una solución para que se marchen los trabajadores extranjeros y alivien así las cifras del
paro, sino como una “oportunidad” para quienes vinieron a trabajar en sectores que están aho-
ra en crisis y cuyos países le pueden ofrecer mejores oportunidades (El País, 15/1/2009). La cifra
total de parados extranjeros no comunitarios ascendía a 240.000 en octubre de 200838. Pero no
todos están dentro del ámbito de aplicación del Plan. Depende de la existencia de convenios de
Seguridad Social con España; como los existentes con 19 países, con los que España tiene con-
venios en materia de Seguridad Social: Marruecos, Ecuador, Perú, Colombia, Ucrania, Argentina,
R. Dominicana, Rusia, Uruguay, Brasil, Venezuela, Chile, Filipinas, Paraguay, EEUU, México,
Túnez, Canadá y Australia.

37 De ellas, 210 prestaciones han sido abonadas: 77 beneficiarios ecuatorianos, 44 colombianos y 24 argentinos,
entre otros. Por sexos, 180 son varones y 30, mujeres. Por sectores, el 37% pertenecen a la construcción, el
31% a actividades inmobiliarias y alquiler de servicios a empresas (incluido servicio doméstico), el 9% a co-
mercio y el 8% a hostelería. Por provincias, 130 en Madrid, 100 en Murcia, 73 en Barcelona, 63 en Alicante, 56
en Valencia, 43 en las Islas Baleares y Málaga, 25 en Las Palmas y 21 en Girona. La cuantía media reconocida
y abonada ha sido de 9.670 euros.
38 Según la Encuesta de Población Activa referida al tercer trimestre de 2008, el desempleo entre los extranjeros
ha aumentado hasta las 623.000 personas, en el último año (un 64% más que el dato anterior). Su tasa de
paro supera el 17%.

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 95


CAPÍTULO 1 LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:
Demanda de una política migratoria restrictiva

A la propuesta sigue la crítica y titulares de prensa como el siguiente: “Lo que ha cambiado la
política del Ejecutivo de Zapatero: el país que más inmigrantes ha recibido en los últimos años
da un portazo. Apenas deja una rendija a la entrada de papeles en regla. Y tiende puente de
plata a los que quieran irse. La contratación de inmigrantes en sus países de origen se aproxi-
mará a cero39” (El País, 7/1/2009). Pero, como asimismo se apunta en el artículo, España no es
la excepción. Y se hace referencia expresa a Italia, Reino Unido o Rusia, que igualmente han
anunciado recortes sustanciales en la contratación de trabajadores no comunitarios. También
aparecen mencionados Francia, Holanda y Alemania, que han endurecido los criterios de rea-
grupación familiar; cuestión que se abordará aquí en el capítulo 2 de este informe.

Al día siguiente de la propuesta, en el mismo periódico (El País, 20/9/2008) se publica el si-
guiente artículo crítico ante la referida medida: “Los inmigrantes acogen sin interés el plan del
Gobierno para volver a su país. Rechazan arriesgar su permiso de residencia y exponerse a una
situación peor”. La propuesta supone el pago de toda la prestación por desempleo en dos pla-
zos (40% en España y 60% al llegar a su país), a cambio de perder su permiso de residencia y
de trabajo y no regresar a España en al menos 3 años. Como afirma la Presidenta de la
Asociación Ecuatoriana “Rumiñahui” (en declaraciones a dicho periódico), supone la pérdida
del permiso de residencia durante 3 años (“Después de lo que han sufrido para conseguirlo, no
le interesa a nadie”). Además, calculan que la cantidad promedio que podrían recibir estaría
alrededor de los 7.000 euros. Cantidad que estiman: “no cubre, ni de lejos, las necesidades de
una familia que, en la mayoría de los casos, lo ha vendido todo para poder venir”. A lo que se
añade, por parte de la mencionada informante: “por mucho que empeore la situación econó-
mica en España, siempre será mejor que la ecuatoriana, al menos en el corto plazo”.

En sentido similar (pero aportando argumentos críticos complementarios) se manifiesta Álvaro


Zulueta, de la Asociación Cultural por Colombia e Iberoamérica (ACULCO): “El gobierno ha he-
cho una previsión muy por lo alto de los inmigrantes que quieran acogerse a ese plan.
Experimentos parecidos tampoco han resultado en otros países. Porque el regreso es siempre la
última alternativa. Si aquí se gana 800 euros, en Colombia no serán más de 400. Y a eso hay
que unir el paro, que allí es mucho mayor; la inflación, los problemas de seguridad…”40.

39 La contratación estable por el régimen general permitió la incorporación de 178.340 inmigrantes al mercado
laboral en España en 2007. También se ha rebajado el contingente estable que facilita a los empresarios con-
trataciones colectivas en el extranjero. De los 15.709 trabajadores del año pasado se ha pasado a 901 en éste
(una reducción del 94%).
40 Unos meses antes, cuando empezaba a difundirse el aumento llamativo del desempleo entre la población inmi-
grante, se publicaba el siguiente editorial: “Atrapados entre el paro y un retorno no deseado. Los inmigrantes em-
piezan a perder empleos en pleno proceso de reagrupación familiar. Regresar supone un fracaso y desarraigar de
nuevo a unos hijos que empiezan a integrarse (El País, 7/5/2008). Recoge la entrevista a una mujer ecuatoriana de

96 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 1 LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:
Demanda de una política migratoria restrictiva

Entre los extranjeros entrevistados en el proyecto MEXEES41, la idea de volver, de regresar al país
natal, dominaba en aquellos que no se sentían adaptados, integrados en la sociedad española.
Aunque llevaran tiempo viviendo en España, continuaban considerándose extranjeros, inmi-
grantes, “extraños”42. Tener familiares y/o amigos en el país de origen les impulsaba a retornar,
al igual que el no haber culminado su asentamiento en el país. Tener estabilidad laboral y afec-
tiva, preferiblemente con españoles, e incluso “casa propia”, en cambio contribuía a alimentar
un sentimiento de pertenencia, de arraigo en el país. Especial mención a los hijos. Aunque aún
conserven idioma y costumbres del país natal, los padres se quejaban de la pérdida de arraigo
que observan en sus descendientes, que ni siquiera querían ir de vacaciones a su país de origen.
Los padres asimismo reconocían que, con el tiempo pasado fuera de su país, ya poco les retenía
allí: ni amigos, ni vecinos, nada. Contra el retorno actúa el tiempo transcurrido en el país donde
ahora residen. Si apenas llega a los dos años, aún se piensa en regresar al lugar de procedencia.
No así cuanto más supera la estancia dicha franja temporal, como reflejan los dos fragmentos
de entrevista recogidos en el estudio cualitativo realizado dentro de dicho proyecto (Cea
D´Ancona y Valles, 2009).

Ahora estoy mayor, más mayor, y veo que mis hijos ya no están pensando que
tienen otro país. Da igual que hable. Y, ahora, los mayores hace cuatro años que
no van. Yo me voy con los pequeños, pero los mayores ya no. Yo quiero que sepan
un poco, pero nada, ya nada. La que siento un poco soy yo. Sí, sí, la verdad sí me
siento un poco española porque ya no voy a volver a mi país. Voy de vacaciones. No
tengo amigos, no tengo vecinos, no tengo nada allí.

Mujer marroquí de 54 años (en 2006). Vino con su marido a España en 1982, tras casarse en
Marruecos con su marido ya emigrante. Nivel de estudios bajo. El español lo domina bastante bien,
aunque a veces la cuesta un poco entenderlo y hablarlo. Trabaja como personal de limpieza y su
marido en la construcción. Dos de sus cuatro hijos son camareros, los otros dos estudian. No lleva
velo. Está un poco desencantada (“no pensaba que trabajar tanto para tener lo justo”).

47 años, que lleva 12 en España, para quien regresar a su país “supone empezar de cero. Con el tiempo la sensa-
ción de que he perdido unos años de mi vida aumenta: ¿Qué puedo hacer yo ahora en Ecuador?”. Aunque añade,
“Pero allá tengo a mi familia, volver a verlos sería un alivio”. El regreso no es tan sencillo. En la mayoría de los ca-
sos la situación económica es mucho peor en su país de origen que aquí. Quien sí prevé que lo tendrán más senci-
llo son los originarios de los países del Este, especialmente Rumanía y Bulgaria. El pasado mes de marzo, el
Ministerio de Trabajo rumano organizó unas jornadas en Castellón en las que ofrecía 10.000 empleos a sus com-
patriotas. El ministro Paul Pacuraru estimó en unas 500.000 las plazas vacantes que debían cubrirse.
41 Adviértase que los trabajos de campo de este proyecto se realizaron a finales de 2006 (octubre a diciembre, en
el caso de la mayor parte de las entrevistas cualitativas) y a principios de 2007 (marzo, en el caso de los gru-
pos de discusión con autóctonos y con extranjeros/ inmigrantes).
42 La expresión “extraño” ha tenido una atención conceptual especial por parte de los teóricos y estudiosos de las
ciencias sociales. Baste recordar aquí el artículo clásico de Simmel; los escritos más recientes de otro sociólo-
go alemán (Beck); o la obra de historia social de José C. Moya, ésta última acerca de la experiencia emigrato-
ria española en la Argentina, subtitulada Cousins and Strangers, a la que nos hemos referido más extensamen-
te en otro lugar (Cea D´Ancona y Valles, 2009).

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 97


CAPÍTULO 1 LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:
Demanda de una política migratoria restrictiva

Mi hijo está trabajando. Tiene amigos rumanos y españoles. Sale con ellos. Sí, está
integrado y no quiere volver más; para nada, ni para visitar. Este año, con
su hija, ya no quiso volver a Rumania. Tiene dos o tres semanas de vacaciones y las
ha pasado aquí.
Mujer rumana de 52 años (en 2006). Tiene estudios secundarios y trabaja de cocinera y de personal
de limpieza en una residencia de estudiantes. Vino a España hace casi dos años para ayudar a su
nuera que estaba embarazada. Vive con ella y su hijo, ambos inmigrantes regularizados. Ella no
sabía hablar español. Se siente integrada. La mitad de ella quiere quedarse aquí, con su familia, y la
otra mitad regresar a Rumania con su marido, que está enfermo.

La encuesta CIS-OBERAXE de 2008 fue diseñada previamente a la propuesta del Plan de


Retorno, por lo que no incluye una pregunta que nos permitiera calibrar el apoyo hacia di-
cha medida. Sí incluye dos criterios de expulsión de inmigrantes que han estado presentes
en encuestas anteriores del CIS, al igual que en encuestas europeas. Nos referimos a los su-
puestos de expulsión por delincuencia y paro de larga duración. Tras algunas preguntas re-
lativas a la repercusión de la inmigración en el mundo laboral43, se plantea el supuesto de
expulsión por desempleo en los términos siguientes: “Si alguien que viene a vivir y a trabajar
aquí se queda en el paro durante mucho tiempo, debería ser expulsado del país”. Igual ítem
que el aplicado en el barómetro de noviembre de 2005 del CIS y en la Encuesta Social
Europea 2002-2003. Si bien, en ambas fuentes la escala de respuesta iba desde el “muy de
acuerdo” hasta el “muy en desacuerdo”, incluyendo la opción intermedia: “ni de acuerdo, ni
en desacuerdo” (aunque ésta no se leía de manera expresa). En la referida encuesta euro-
pea España quedaba posicionada como el segundo país, por detrás de Suecia, donde menos
apoyo suscitaban los supuestos de repatriación de inmigrantes. El acuerdo se reducía al
21% (en Suecia, al 11%), frente al 70% de Grecia o el 61% de Hungría y el 60% de
Checoslovaquia. En el barómetro de 2005 dicho parecer asciende veintiséis puntos porcen-
tuales, situándose en el 27% (de los cuales, un 7% se decantaron por la respuesta de ma-
yor extremidad “muy de acuerdo” y un 20% por el “de acuerdo”).

Tres años después, en la encuesta CIS-OBERAXE de 2008, el acuerdo mencionado prosigue la


tendencia ascendente44 aglutinando a cuatro de cada diez encuestados. Si bien, como muestra
el gráfico 1.17, la escala de respuesta se ha visto modificada en su formulación y número. No
cabe la opción intermedia “ni de acuerdo ni en desacuerdo”, que en la encuesta de 2005 fuera

43 Cuatro ítems sobre los que se pregunta el grado de acuerdo (“los inmigrantes desempeñan trabajos que los es-
pañoles no quieren hacer”, “hacen una buena contribución al desarrollo económico”, “hacen que bajen los sa-
larios”, “quitan puestos de trabajo”); y que, aquí, se analizan en el capítulo 3.
44 En el conjunto de los países europeos también ha ido ascendiendo la voluntad de repatriar a los inmigrantes,
como muestra el estudio comparativo de Coenders, Lubbers y Scheepers (2003), que analizan los eurobaróme-
tros de 1997, 2000 y 2003. Período en el que España pasa de ocupar la onceava posición a la octava, como
asimismo recoge un estudio anterior de Cea D´Ancona (2007).

98 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 1 LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:
Demanda de una política migratoria restrictiva

preferida por el 11% de los encuestados. Ello se traduce en un aumento del acuerdo, más que
del desacuerdo. En 2005 el desacuerdo agrupaba al 54% de los encuestados (39% respondió
“en desacuerdo” y un 15% “muy en desacuerdo”). En cambio en 2008 la proporción desciende
en siete puntos porcentuales, situándose en el 47%, que se distribuye entre el “más bien en
desacuerdo” (29%) y el “muy en desacuerdo” (18%). Por el contrario se duplican los encuesta-
dos que se manifiestan plenamente de acuerdo (14% en 2008, mientras que en 2005 la res-
puesta “muy de acuerdo” se reducía al 7%); y asciende en cinco puntos el tibio acuerdo del
“más bien de acuerdo” (25% en 2008) o sólo “de acuerdo” (20% en 2005).

Gráfico 1.17.
Acuerdo con la expulsión de inmigrantes en paro.
Encuesta CIS-OBERAXE de septiembre-octubre de 2008 (%)

"Si alguien que viene a vivir y a trabajar aquí se queda en el paro durante mucho tiempo,
debería ser expulsado del país"

Muy de acuerdo 14

Más bien de acuerdo 25

Más bien en desacuerdo 29

Muy en desacuerdo 18

No sabe 12

No contesta 1

La modificación de las opciones de respuesta puede haber incidido en el notorio ascenso


del acuerdo con la expulsión de inmigrantes en paro (de larga duración), de doce puntos
porcentuales en el espacio temporal de tres años. Pero, no se olvide la tendencia ascenden-
te que ya se venía observando con igual enunciado de pregunta. Al ascenso de la presencia
inmigratoria, se suma ahora el cambio de contexto económico: con cifras de desempleo
que, en el momento de la encuesta, se situaban en el 11,33% de la población activa (el por-
centaje más elevado desde el primer trimestre de 2004); con especial incidencia en la po-
blación inmigrante, como se verá en el capítulo 3. Lo que, sin duda, despierta la exteriori-
zación de los deseos de expulsión, aún sabiendo de la dureza de su pronunciación (una
medida controvertida, cuyo respaldo pueda estar socialmente o políticamente mal visto).

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 99


CAPÍTULO 1 LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:
Demanda de una política migratoria restrictiva

En cambio, no se detecta ascenso en el segundo supuesto de expulsión de inmigrantes so-


bre el que se pregunta: la comisión de actos delictivos. Supuesto que ya contempla incluso
el Código Penal45 en el caso de extranjeros no residentes legalmente en España, y al que se
atribuyen tintes menos xenófobos. Acompaña la mayor aprobación social que suscita. En el
barómetro del CIS de noviembre de 2005 llegó a aglutinar al 79% de los encuestados,
cuando se preguntaba por la comisión de un delito grave; y al 50% si era cualquier delito.
Dos años después, en la encuesta CIS-OBERAXE de 2007 un porcentaje similar (76%) con-
sidera “aceptable que se expulse del país a los inmigrantes legalmente instalados que co-
metan delitos”; el 17% lo estima inaceptable.

En la encuesta de 2008 la escala de aceptabilidad se amplía a cuatro, yendo del “nada”


hasta el “muy aceptable”. Modificación que busca la reducción del sesgo de la deseabilidad
social. Además, al enunciado de la pregunta se añade el término “cualquier delito” para
propiciar una mayor variación de la respuesta que aumente el poder discriminatorio de este
indicador en la medición de la xenofobia. Recuérdese que en la encuesta de 2005 el acuer-
do era mayoritario (79%) cuando la pregunta decía “un delito grave”; mientras que se re-
ducía al 50%, si se mencionaba “cualquier delito”.

Como muestra el gráfico 1.18, el 39% de los encuestados consideran “muy aceptable” que
“se expulse del país a los inmigrantes legalmente instalados que cometan cualquier delito”,
y un 29% lo valoran “bastante aceptable”. Por lo que supondría un ascenso del acuerdo en
dieciocho puntos, respecto del recogido en 2005 (cuando uno de cada cuatro encuestados
dijo estar “muy de acuerdo” y otro cuarto se decantó por el “de acuerdo”)46. Ascenso a va-
lorar, precisamente, porque la respuesta se refiere a “cualquier tipo de delito”, indistinta-
mente de su gravedad.

45 El actual Código Penal (Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, actualizado a diciembre de 2007) estable-
ce, en el artículo 89, que las penas privativas de libertad inferiores a seis años impuestas a un extranjero no
residente legalmente en España sean sustituidas, en la sentencia, por su expulsión del territorio español; salvo
que el juez o tribunal, previa audiencia del Ministerio Fiscal, excepcionalmente y de forma motivada, aprecie
que la naturaleza del delito justifica el cumplimiento de la condena en un centro penitenciario en España.
46 En la encuesta precedente (la Encuesta Social Europea 2002-2003) el acuerdo agrupaba al 45% de los españo-
les preguntados. La segunda proporción más baja, por detrás de Suecia (21%), mientras que los porcentajes de
acuerdo más elevados se obtenían en Grecia (79%), Hungría (78%) y Checoslovaquia (73%).

100 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 1 LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:
Demanda de una política migratoria restrictiva

Gráfico 1.18.
Acuerdo con la expulsión de inmigrantes que cometan cualquier delito.
Encuesta CIS-OBERAXE de septiembre-octubre de 2008 (%)

"Se expulse del país a los inmigrantes legalmente instalados que cometan cualquier delito"

39
Muy aceptable

Bastante aceptable 29

Poco aceptable 16

Nada aceptable 9

No sabe 7

No contesta 1

En cuanto al perfil sociodemográfico del partidario de la expulsión de inmigrantes (tabla


1.15), continúan siendo decisivas las variables imbricadas en el componente ideológico
(como ideología política y práctica religiosa), junto al nivel de estudios del encuestado;
aunque con variaciones en 2008 respecto a encuestas anteriores. En los dos supuestos de
expulsión que se plantean, la aprobación aumenta de manera gradual conforme se avanzan
posiciones más a la derecha de en la escala de ideología política. Al igual que cuando as-
ciende la creencia y práctica religiosa, y disminuye el nivel de estudio de la persona. Si
bien, en la encuesta de 2008 las diferencias porcentuales se agrandan (en comparación con
el barómetro de 2005) en el supuesto de repatriación por desempleo; y, en cambio, se ami-
noran cuando la expulsión está motivada por la comisión de delitos.

En este último supuesto de expulsión se observa un incremento mayor en el consenso opi-


nático. Se debe a que grupos de población que antes se mostraban contrarios a la expul-
sión de inmigrantes (caso de las personas de nivel de estudios medios o superiores, las
ideológicamente posicionadas en la izquierda política y los no creyentes) ahora se mues-
tran más partidarias; sobre todo cuando la expulsión está motivada por la comisión de de-
litos en vez de por desempleo (de larga duración).

En la expulsión de inmigrantes delincuentes el acuerdo pasa de aglutinar al 35% de los en-


cuestados con estudios medios o superiores (en 2005), al 57% (en 2008); es decir, el au-
mento ha sido de veintinueve puntos porcentuales en apenas tres años. Pero, si la expulsión

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 101


CAPÍTULO 1 LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:
Demanda de una política migratoria restrictiva

es de inmigrantes en paro de larga duración, el incremento en el porcentaje de acuerdo se


reduce a cinco puntos, pasando del 18 al 23%; mientras que entre las personas de menor
nivel de estudios el aumento asciende a veinticuatro puntos porcentuales (del 28% en
2005 se pasa al 52% en 2008). Aumentos de magnitud desigual que tienen su repercusión.
Esto es, las diferencias entre las categorías extremas, con las que se mide la variable estu-
dios en 2008, se hayan agrandado en el supuesto de expulsión por desempleo. Por el con-
trario se atenúan si el motivo es la comisión de delitos.

Similar tendencia a acortar distancias entre categorías extremas se observa en las otras
dos variables: ideología política y religiosidad. Aunque, nuevamente, cuando la expulsión es
por delincuencia. Si es por desempleo, las diferencias se agrandan. No obstante, las dife-
rencias entre ambos supuestos de expulsión de inmigrantes son más atenuadas en estas
dos variables que en la variable estudios, como puede apreciarse en la tabla 1.15.

Tabla 1.15.
Aprobación supuestos de expulsión de inmigrantes, según características
sociodemográficas
Banco de datos CIS Inmigrante en paro de larga duración Comete cualquier delito
(% en cada combinación)
2005 2008 2005 2008

TOTAL 27 39 50 67

SEXO
Varones 26 39 48 65
Mujeres 27 40 52 69

EDAD
Menos de 30 24 36 44 60
30 – 49 28 36 49 66
50 – 64 24 43 49 71
65 y más 28 44 62 73

ESTUDIOS
Primarios y menos 28 52 59 75
EGB, FP1, ESO 29 45 56 72
Bachillerato, FP2 25 34 42 60
Medios, superiores 18 23 35 57

OCUPACIÓN
Empresario, profesional superior 25 34 44 62
Profesional medio 24 42 48 69
Trabajador alta cualificación 24 45 50 73
Trabajador baja cualificación 29 46 53 74

SITUACIÓN LABORAL
Trabaja 26 34 46 63
Jubilado o pensionista 30 44 58 72
Parado 28 50 46 74
Estudiante 14 27 31 51
Sus labores 28 46 58 76

102 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 1 LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:
Demanda de una política migratoria restrictiva

TRABAJO
Asalariado fijo 24 37 48 66
Asalariado eventual 31 46 50 73
Empresario 26 42 59 67
Autónomo 29 40 55 67

IDEOLOGÍA POLÍTICA
Izquierda 21 32 42 59
Centro 25 36 48 68
Derecha 36 49 69 76

RELIGIOSIDAD
Muy practicante 29 44 55 73
Poco practicante 27 43 57 72
Nada practicante 28 43 51 69
No creyente 18 25 35 53

TAMAÑO DE HABITAT
Hasta 10.000/5.000 habitantes 28 41 54 65
10.001 – 50.000/5.001-20.000 28 41 50 63
50.001 – 400.000/20.001-100.000 26 43 47 69
Más de 400.000/Más de 100.000 22 35 53 69

NÚMERO DE INMIGRANTES
Son demasiados/ Excesivo 33 54 62 81
Bastantes, pero no demasiados/ 17 36 36 65
Elevado
Aceptable 15 44
Son pocos / Insuficiente 7 3 15 59

A las variables anteriores se suman los efectos de los indicadores de estatus social presentes en
las encuestas, como: ocupación laboral, ingresos, clase social subjetiva y valoración personal de
su situación económica. En ellos también se aprecian diferencias notorias entre los valores ex-
tremos de las escalas, y en la misma dirección que lo observado en las variables anteriores. La
diferencia opinática es mayor cuando atañe a la expulsión por desempleo. Este superior grado
de disenso contribuye a que este supuesto sea más efectivo como indicador de xenofobia,
frente al supuesto de expulsión por delincuencia. Éste genera mayor consenso entre los distin-
tos grupos de población. En él se recortan las distancias entre las personas mejor y peor posi-
cionadas en las escalas indicativas de estatus social; mientras que en el supuesto de expulsión
por desempleo se amplían, porque se acentúa más el acuerdo entre las personas de menor es-
tatus social. En ellos el aumento del acuerdo que se registra en estos tres años llega incluso a
duplicar el captado entre las personas de estatus social más elevado.

Aparte de las variables sociodemográficas, en la opinión sobre la expulsión de inmigrantes


muestra asimismo ser clave la percepción que se tenga del número de inmigrantes, al igual
que el grado de confianza que se tenga en las personas. De modo que la opinión favorable
a la expulsión asciende cuanto más se perciba la presencia inmigratoria en exceso y menos
confianza se tenga en las personas.

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 103


CAPÍTULO 1 LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:
Demanda de una política migratoria restrictiva

En suma, en la encuesta de 2008 el apoyo a la expulsión de inmigrantes en paro es mayor en-


tre las personas de bajo nivel de confianza (54%), entre quienes perciben en exceso el número
de inmigrantes (54%), los que ganan hasta 600 euros al mes (53%), que tienen estudios de pri-
maria o menos (52%), que están parados (50%) y que se posicionan en la derecha política
(49%). En éstos el acuerdo se ha acrecentado más que en los otros grupos de población, según
la encuesta de 2008, comparada con la de 2005. Perfil que se repite en el supuesto de expul-
sión por comisión de delito; aunque se insiste que las distancias entre las categorías polares de
las variables son más atenuadas, como muestran las tablas 1.15 y 1.16.

Tabla 1.16.
Aprobación de supuestos de expulsión de inmigrantes, según perfiles de opinión y
sociodemográficos

Encuesta CIS-OBERAXE 2008 Inmigrante en paro


(% en cada combinación) de larga duración Comete cualquier delito

TOTAL 39 68

EXPERIENCIA DESEMPLEO RECIENTE


Sí 41 68
No 39 67

EXPERIENCIA EMIGRATORIA EXTERIOR


Sí 35 65
No 42 69

MOVILIDAD TERRITORIAL
Sí 37 68
No 41 67

CONFIANZA EN LAS PERSONAS


Baja 54 81
Media 36 65
Elevada 26 53

SITUACIÓN ECONÓMICA PERSONAL


Buena o muy buena 31 63
Ni buena ni mala 42 69
Mala o muy mala 46 72

INGRESOS
Hasta 600 euros 53 80
601 – 1.200 euros 43 71
1.201 – 2.400 euros 34 62
Más de 2.400 euros al mes 27 60
CLASE SOCIAL (SUBJETIVA)
Alta y media-alta 32 63
Media 39 66
Media -baja 41 72
Baja 44 72

104 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 1 LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:
Demanda de una política migratoria restrictiva

Pero la identificación y medición complementarias de las variables que determinan la opi-


nión (manifestada en la entrevista de encuesta) ante la expulsión de inmigrantes exige el
análisis conjunto de las variables, que posibilite la extracción de aquellas que en sí mismas
tengan efecto estadísticamente significativo. Al tratarse de modelos dicotómicos, que se
plantean en términos de acuerdo versus desacuerdo con la expulsión, se opta por las mis-
mas técnicas multivariables que se han aplicado en apartados anteriores: regresión logísti-
ca y análisis discriminante. Sus resultados principales quedan recogidos en la tabla 1.17.

El primer hallazgo que sorprende es que, a diferencia de los análisis antes efectuados, en
esta ocasión no se obtienen modelos estadísticos plenamente coincidentes. Aunque apenas
difieren en eficacia predictiva, sí en su composición; es decir, en las variables que finalmen-
te muestran ser predictoras. Si bien, ha de precisarse que los disensos se observan en la en-
cuesta de 2008, no en la de 2005, donde sí coinciden los modelos estadísticos.

En la encuesta de 2005 son tres las variables que muestran significatividad estadística en
la predicción de la opinión ante la expulsión de inmigrantes: la percepción del número de
inmigrantes, la ideología política y el nivel de estudios que se tenga. Éstas logran eclipsar
los efectos de las otras variables sociodemográficas que, analizadas por separado, se mos-
traban más influyentes. Y ello ocurre tanto en el supuesto de expulsión por desempleo
como en el de comisión de delitos.

En la encuesta de 2008 la explicación, en cambio, difiere según qué técnica analítica se


aplique. Si es regresión logística, la predicción de la probabilidad de exteriorizar acuerdo
con la expulsión depende de los valores que presenten seis variables, cuando se plantea el
supuesto de desempleo. Las variables son: número de inmigrantes, ocupación, confiar en
personas, hábitat, ideología política y estudios. Y en la magnitud que expresan los incre-
mentos de probabilidad incluidos en la tabla 1.17; siendo su interpretación acorde a las di-
ferencias porcentuales recogidas en las tablas 1.15 y 1.16.

Cuando la predicción es de la probabilidad de acuerdo con la expulsión por comisión de cual-


quier delito, el número de variables que muestran en sí mismas efecto predictivo estadística-
mente significativo se reduce a cinco. No muestran ser determinantes ni la variable ocupación
laboral, ni el tamaño del hábitat donde se reside; sí, en cambio, incide la variable sexo. Ser varón
disminuye (en un 7,77%) la probabilidad de acuerdo con la expulsión de inmigrantes; en com-
paración con las mujeres, que se muestran más a favor. No obstante, hay que precisar que el
efecto de la variable sexo no es tan alto como cabría deducir de los incrementos de probabilidad.
Como ya se indicó en la tabla 1.5, éstos están afectados por las unidades de medición de las va-
riables. Recuérdese que sus valores expresan aumentos y descensos de la probabilidad de acuer-
do, por cada aumento de unidad de la variable. De modo que, el efecto específico y comparativo
de cada variable predictora queda mejor graduado a través de los coeficientes de estructura que
se obtienen en el análisis discriminante.

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 105


CAPÍTULO 1 LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:
Demanda de una política migratoria restrictiva

Según indican éstos, la predicción de la opinión respecto a la expulsión de inmigrantes de-


pende de las variables: número de inmigrantes, estudios, confiar en personas, situación eco-
nómica personal, ideología política y hábitat. La combinación lineal de estas seis variables
discrimina la opinión contraria (a la expulsión por desempleo) de la favorable, como indican
los signos de los coeficientes. En cambio, la función discriminante que se obtiene cuando
se analiza la opinión ante la expulsión por delincuencia está compuesta por la combinación
lineal de las variables siguientes: número de inmigrantes, confiar en personas, estudios, reli-
giosidad, ideología política y sexo. Esta combinación discrimina la opinión favorable de la
contraria a la expulsión. Si bien, el efecto predictivo de la última variable (sexo) es limita-
do, al ser su coeficiente de estructura inferior a 0,30.

Los modelos estadísticos coinciden en destacar que la variable más determinante continúa sien-
do la percepción que se tenga de la presencia de inmigrantes, indistintamente del supuesto de
expulsión que se analice. A ella se suma el grado de confianza que se tenga en las personas,
aunque en el supuesto de expulsión por desempleo es precedida por la variable estudios.
Recuérdese que las diferencias porcentuales entre las categorías extremas que se diferencian en
esta variable eran las segundas más elevadas, alcanzando los veintinueve puntos porcentuales.

A dichas variables sigue la situación económica personal y, con menor poder predictivo, la
ideología política y el tamaño del municipio donde se resida. Pero, cuando la expulsión
atiende a motivos de delincuencia, junto a las variables número de inmigrantes, confianza
en las personas y estudios, están las imbricadas en el componente de mentalidad: religiosi-
dad e ideología política. Estas dos variables estaban también presentes en la explicación del
acuerdo con la expulsión de inmigrantes delincuentes en la anterior encuesta CIS-OBERAXE
de 2007, en la que, como ya se indicó, este indicador de xenofobia adoptaba un formato de
pregunta diferente (para mayor detalle véase Cea D´Ancona y Valles, 2008a).

De lo analizado a lo largo de este capítulo cabe concluir que el aumento de la presencia, “real” y
“percibida”, del número de inmigrantes potencia el deseo unánime de control que se espera de
la política inmigratoria. Éste se plasma en la solicitud de una legislación más restrictiva, en ge-
neral; y respecto a procesos de regularización y de acogida de asilados políticos, en particular.
También se materializa en la voluntad de selección de los inmigrantes y de su eventual repatria-
ción a sus países de origen, en el caso de darse determinadas circunstancias. En concreto, para
el caso de los inmigrantes en situación de desempleo, se registra en las encuestas a la población
autóctona un mayor deseo de expulsión, al que parece haber contribuido el contexto de crisis
económica y la perspectiva de un futuro incierto. Deseo más acentuado entre los grupos de po-
blación que más experimentan o temen la competencia con la población extranjera, ya en el ac-
ceso a puestos de trabajo, ya a las prestaciones sociales. Algo que se verá de nuevo en el capítu-
lo siguiente, al abordar los factores que lastran la integración de los inmigrantes.

106 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 1 LA AMINORACIÓN DE LA RECEPTIVIDAD:
Demanda de una política migratoria restrictiva

Tabla 1.17.
Variables explicativas del acuerdo con la expulsión de inmigrantes, por paro y por
comisión de cualquier delito, tras aplicar análisis discriminante y regresión logística
binaria*.

Análisis discriminante Análisis de regresión logística


% Increm.
Coefic. Coefic Error Exp
Variables F Variable Wald Probabi.
estructura B Típico B

2005 2005
Número de Número de
inmigrantes 80,314 0,869 inmigrantes 0,870 0,123 50,223 2,388 7,78
Ideología p. 50,909 0,586 Ideología p. 0,154 0,035 19,305 1,166 3,40
Estudios 35,372 -0,421 Estudios -0,096 0,048 4,050 0,908 -3,99

2008 2008
Número de Número de
inmigrantes 184,516 -0,812 inmigrantes 0,788 0,086 83,153 2,199 5,34
Estudios 112,965 0,558 Ocupación -0,158 0,067 5,450 0,854 -3,85
En paro Confiar en Confiar en
personas 85,777 0,509 personas -0,141 0,029 24,104 0,869 -3,14
Hábitat 65,753 0,227 Hábitat 0,000 0,000 5,117 1,000 -
Situación Ideología p. 0,077 0,032 5,733 1,081 1,87
económica Estudios -0,169 0,052 10,439 0,844 -3,91
personal 53,686 0,291
Ideología p. 45,692 -0,280
Experiencia
emigratoria 39,844 0,163

2005
Número de Número de
inmigrantes 177,926 0,873 inmigrantes 1,002 0,101 99,100 2,723 6,77
Estudios 77,653 -0,524 Estudios -0,197 0,042 21,026 0,824 -4,38
Ideología p. 104,383 0,484 Ideología p. 0,168 0,033 26,507 1,182 3,62

2008 2008
Número de Número de
Por
inmigrantes 213,562 0,846 inmigrantes 0,802 0,084 91,445 2,230 5,26
delito
Confiar en Confiar en
personas 127,980 -0,493 personas -0,160 0,032 25,368 0,852 -3,44
Religiosidad 91,146 0,416 Estudios -0,168 0,047 12,808 0,846 -3,88
Estudios 70,732 -0,480 Ideología p. 0,124 0,035 12,629 1,132 2,88
Ideología p. 58,570 0,351 Sexo -0,313 0,131 5,698 0,731 -7,77
Sexo 49,607 -0,209

Criterios estadísticos comparables de la relevancia del modelo


Análisis discriminante Análisis de regresión logística
% casos correctamente
% casos
Correlación clasificados
χ2 R2 correctamente
Canónica Muestra Validez Nagelkerke χ2 clasificados
original cruzada
2005
0,250 102,750 71,4 71,4 0,095 107,739 73,7
En paro
2008
0,417 253,588 67,6 67,2 0,232 251,964 67,6
2005
0,354 217,822 65,5 65,2 0,165 216,658 65,0
Por delito
2008
0,420 270,011 75,5 75,2 0,236 251,972 75,2

* Los estadísticos en esta tabla se interpretan como en la tabla 1.5.

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 107


CAPÍTULO 2

LA INTEGRACIÓN SOCIAL
DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una
cuestión política y
sociológica clave

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 109


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

a integración social de los inmigrantes (además de categoría central en la sociología1)

L es eje y meta prioritaria de las políticas migratorias que buscan la permanencia y


adaptación de los inmigrados a la sociedad de acogida; que el inmigrante se sienta
parte activa de la misma, un miembro (insider) más de la comunidad y no un extraño
(outsider). Junto al control de la inmigración confluye el deseo de potenciar la integración,
que evite el terrible binomio inmigración-exclusión social, que es un coadyuvante clave de
xenofobia. Como Castles y Miller (2004: 36) advierten, no incorporar a los inmigrantes “pue-
de llevar a sociedades divididas, marcadas por una severa desigualdad y por el conflicto”.

El reciente Pacto Europeo de Inmigración y Asilo, patrocinado por España, Francia y Alema-
nia (y ratificado por los Jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea el 15 de octubre
de 2008) va en esa dirección. Por una parte, se busca el fortalecimiento del control de la in-
migración. Está manifiesto en los ejes que han de configurar la política de inmigración de
la Unión Europea. En especial la organización de la inmigración “legal”, (que tenga presen-
te las prioridades y capacidad de acogida de cada Estado) y la lucha contra la inmigración
“irregular” (fortalecimiento de los controles de fronteras y repatriación a los países de ori-
gen de aquellos en situación de irregularidad), y la admisión de regularizaciones, pero “caso
por caso”, por razones humanitarias y económica. A su vez se insta a que los Estados
miembros de la Unión Europea pongan en marcha “políticas ambiciosas” que favorezcan “la
integración armónica” de los inmigrantes que facilite su permanencia en el país.

Al igual que en la Comunicación 757, de 22 de noviembre de 2000, de la Comisión Europea,


la integración se entiende como proceso “bidireccional”; atañe tanto a inmigrantes como a
autóctonos y exige el equilibrio de “derechos” y “deberes”. Derechos como el acceso de los
inmigrantes a la educación, el trabajo, la seguridad, a los servicios públicos y sociales. Y

1 Se emplea aquí la expresión categoría central en el sentido dado por los acuñadores y desarrolladores de la
perspectiva teórica y metodológica de la grounded theory (Glaser y Strauss), a las llamadas core categories.
Una presentación de este enfoque puede verse en: Valles (1997, 2000, 2007); Trinidad, Carrero y Soriano
(2006). Baste mencionar aquí algunas reflexiones teóricas y aportaciones investigadoras tempranas junto con
otras más recientes sobre la cuestión de la integración social relacionada con la inmigración interior e inter-
nacional en España: Solé, Junyent, Miguélez e Izquierdo (1979), Blanco (1992), Herrera (1994), Izquierdo y
Noya (1999), Aparicio y Tornos (2001), Cachón (2009: caps. 8-10). Para una aproximación al debate teórico y
las investigaciones sobre esta cuestión en otros contextos véase, por ejemplo, Kogan (2006), Portes (2006).

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 111


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:

entre sus deberes, el respeto a “las leyes del país de acogida”, así como sus valores funda-
mentales (como los derechos humanos, la libertad de opinión, la tolerancia, la igualdad en-
tre hombres y mujeres y la obligación de escolarizar a sus hijos).

O como destacara la Secretaria de Estado de Inmigración y Emigración, Consuelo Rumí, en


la presentación del Monográfico Migraciones Internacionales correspondiente al nº 80 de
la Revista del Ministerio de Trabajo e Inmigración (2009: 8), “la integración constituye un
proceso que necesariamente debe disponer de un carácter bidireccional y que fomenta el
sentido de pertenencia a un mismo espacio desde los valores del respeto a la diversidad y a
las reglas que conforman el Estado de Derecho”. Se prevé que la actual coyuntura de crisis
económica internacional contribuya a la reducción del volumen de flujos inmigratorios y
entre los retos cruciales la integración de los inmigrantes2. O en palabras de Antonio Iz-
quierdo (2008: 14), “como la inmigración tiene múltiples dimensiones objetivas y subjeti-
vas, hay que procurar equilibrarlas en el período legislativo y de crisis en el empleo que se
abre”. Subraya que “es el turno de la política de inmigración en su triple vertiente: admi-
sión, integración e igualdad”.

Para el actual Presidente del Foro para la Integración Social de los Inmigrantes, Lorenzo
Cachón (2009: 11-12), dos pilares sobre los que ha de descansar la política de inmigración
son: “una política realista de flujos y una política ambiciosa de integración”3. Además, re-
calca, “se necesitan discursos que combinen la necesidad de gestionar los flujos eficazmen-
te con la necesidad de reconocer los derechos de los inmigrantes y de hacer que tales dere-
chos puedan ser ejercidos de modo pleno y en igualdad de condiciones y de oportunidades
que los autóctonos”. A ello añade que “si los estados no son eficaces en la gestión de los
flujos se corre el riesgo de desestabilizar la democracia y si no actúan desde la perspectiva
de los derechos el peligro es que la deslegitimen”.

Desde foros políticos y académicos se urge la necesidad de conjugar control de flujos migrato-
rios con políticas de integración que faciliten la inserción de los inmigrantes en la sociedad. La
opinión pública comparte la exigencia de control de la inmigración, como se ha ido desgranan-

2 La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) en su página web resalta, como mensaje clave, que
“se requieren urgentemente políticas y programas de integración para la supervivencia y prosperidad de socie-
dades diversas en el siglo veintiuno. Las sociedades se ven desafiadas a encontrar formas de adoptar la diver-
sidad mientras se mantiene la unidad. El desafío para las autoridades es permitir un equilibrio entre las identi-
dades culturales originales de los inmigrantes y un sentido de pertenencia que tiene como base la aceptación
de los valores fundamentales y las instituciones de la nueva sociedad”.

3 Las políticas de integración las entiende en una triple dimensión: 1) Políticas de “redistribución” (igualdad so-
cial); 2) De “reconocimiento” (de la diferencia cultural o identitaria); 3) De “representación” (derechos políticos
de ciudadanía); véase Cachón (2009: 318-ss).

112 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

do a lo largo del capítulo primero. Ahora corresponde analizar el estado de opinión en aspectos
concretos que se imbrican en los procesos de integración. Los incluidos en el presente capítulo
coinciden con los tres principios básicos que inspiran el Plan Estratégico de Ciudadanía e Inte-
gración (2007-2010), aprobado en Consejo de Ministros el 16 de febrero de 2007: 1) El princi-
pio de igualdad y no discriminación (equiparación de derechos y de obligaciones de la pobla-
ción autóctona y extranjera, dentro del marco de los valores constitucionales básicos); 2) El
principio de ciudadanía (reconocimiento de la plena participación cívica, social, económica y
política de los inmigrantes); 3) El principio de interculturalidad (valoración y respeto de la di-
versidad cultural)4. Los dos primeros principios están presentes en el primer apartado que es-
tructura este capítulo; y el tercero se aborda en el segundo apartado, donde se indaga en las
actitudes ante la diversidad cultural.

4 Un resumen exhaustivo del proceso de elaboración del Plan Estratégico de Ciudadanía e Integración 2007-
2010, de sus principios, objetivos y programa de actuaciones se ofrece en Cachón (2009).

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 113


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

2.1. De la igualdad de derechos y obligaciones


entre inmigrantes y autóctonos

La primera premisa sobre la que se construye el Plan Estratégico de Ciudadanía e Integra-


ción (2007-2010) es la concepción de la integración como un “proceso bidireccional, de
adaptación mutua”. Busca la consecución de una sociedad inclusiva que garantice la plena
participación económica, social, cultural y política de los inmigrantes en condiciones de
igualdad de trato y de oportunidades. En este proceso bidireccional corresponde a las insti-
tuciones de la sociedad receptora garantizar la equiparación de los derechos y de los debe-
res de la población autóctona y foránea. Pero, a su vez, precisa que los autóctonos acepten
a los inmigrantes como ciudadanos en igualdad de derechos; y que los inmigrantes bus-
quen su integración, que respeten las normas legales y sociales que marcan la convivencia
en el país donde pasan a residir.

No es un proceso fácil, ya que a los cambios normativos no siempre acompañan los actitu-
dinales. El anteproyecto que recoge la reforma de la Ley Orgánica 4/2000 sobre Derechos y
Libertades de los Extranjeros en España y su Integración Social (visto por el Consejo de Mi-
nistros del 19 de diciembre de 2008), y aún en fase de aprobación, tiene como objetivos
principales el garantizar derechos fundamentales que pertenecen a todas las personas por
el hecho de serlo (según establece la Constitución española5) y construir el acceso escalo-
nado a otros derechos a partir de la residencia legal, que se verán paulatinamente reforza-
dos hasta alcanzar la residencia de larga duración6. Para su consecución se prevé el papel
activo de las Administraciones, mediante medidas específicas que ayuden al aprendizaje
del castellano y demás lenguas cooficiales, la escolarización de menores y el acceso al em-
pleo como factores esenciales de integración. Además de acciones formativas que fomen-
ten el conocimiento y respeto de los valores constitucionales.

5 Para un abordaje, desde el Derecho, de la “compleja configuración de los derechos fundamentales de los ex-
tranjeros”, junto con la contextualización de lo hecho y por hacer en un Estado autonómico como el español,
véase Santolaya (2009).

6 A éstos se suman: 1) Perfeccionar el sistema de inmigración legal y ordenada basada en las necesidades reales del
mercado laboral; 2) Favorecer las oportunidades de integración de los inmigrantes dotando de medios suficientes a
las Administraciones encargadas de desarrollar las políticas; 3) Aumentar la eficacia en la lucha contra la inmigra-
ción ilegal, previniendo las llegadas de inmigración clandestina y agilizando las repatriaciones.

114 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

Pero, ¿qué opina la población autóctona? ¿Es partidaria de la ampliación de derechos a


los inmigrantes? En el estudio MEXEES constatamos que la integración, el dominio del
idioma y la interacción con la población autóctona se convierten en decisivos de la acep-
tación y del rechazo del foráneo, con independencia de la nacionalidad de origen. Ade-
más, están interrelacionados. Se prefiere al inmigrante que hable el mismo idioma, por-
que facilita la comunicación e interacción con él/ella. También, el que se integre, que no
se aísle, y que participe en los actos de la vida comunitaria; que intente ser un miembro
más y no un marginal de la sociedad. Lo que motivaba la censura de conductas segrega-
cionistas, atribuida a la población extranjera que únicamente interaccione con personas
de su misma nacionalidad. A su vez se recogieron discursos muy reacios a la aplicación
de acciones afirmativas (o de discriminación positiva) hacia los inmigrantes, así como las
encaminadas a la consecución de la igualdad de derechos, como iremos desglosando en
el subapartado 2.1.2.

Recientemente, en un artículo de opinión firmado por David Reher y Blanca Sánchez Alon-
so (catedráticos de Universidad pertenecientes al Grupo de Estudios de Población y Socie-
dad: GEPS) y publicado en El País, el 18 de febrero de 2009 (con el titular “La masiva llega-
da de inmigrantes a nuestro país a partir de 2000 no obedece sólo a un momento de
intenso crecimiento económico. La clave se encuentra en las leyes que facilitan su acceso a
la sanidad y la educación”), los autores se preguntan si “debemos homologarnos al resto de
los países de la Unión Europea y reformar los requisitos de empadronamiento que otorgan
amplios derechos a los inmigrantes por el mero hecho de dicha inscripción”. Afirman que
“suena duro, antisocial e injusto, pero esa reforma pondría fin a la excepcionalidad españo-
la en materia de inmigración”. Y se preguntan: “¿Aceptaría la sociedad el endurecimiento
de los derechos de los inmigrantes en ese sentido? Si la respuesta es no, todos debemos ser
conscientes de lo que ello implica”.

De esta forma concluye el artículo; que, según expresan sus autores, está motivado por el
anuncio de reforma de la Ley de Extranjería (LO 4/2000 y 8/2000). Ley a la que atribuyen el
“notorio aumento” de la inmigración en España habido a partir del año 2000. En su opi-
nión, la explicación no está en “los determinantes últimos de los procesos migratorios”,
sino en “las consecuencias no anticipadas de las dos leyes orgánicas de Extranjería del año
2000”, que concede a los extranjeros empadronados el acceso gratuito a la educación y
asistencia pública gratuita “en las mismas condiciones que los españoles”.

Los firmantes del artículo no comparten que el aumento de la inmigración sea consecuen-
te al intenso crecimiento económico registrado en España en los últimos años (muy marca-
do en el sector de la construcción, que absorbe mano de obra inmigrante), porque “el creci-
miento fue también notable en otros países europeos y sin embargo no se correspondió con
una llegada de inmigrantes tan intensa”. Señalan, en cambio, como condicionante clave a

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 115


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

la normativa en materia de extranjería; a partir de la cual “se articula en España un sistema


mediante el cual los inmigrantes, legales e irregulares, pueden acceder a derechos funda-
mentales (sanidad y educación) de manera sencilla: por el mero hecho de inscribirse en el
padrón municipal”.

Aunque asienten que “hay que salvar algunas trabas burocráticas para contar con, por
ejemplo, la tarjeta sanitaria”7, sostienen que “en líneas generales España se convierte desde
el año 2000 en un país excepcional en Europa, en el país más “amigable” para los inmi-
grantes que, de manera sencilla gozan de codiciados derechos sin paragón en sus países de
origen ni en otros países europeos. En la mayoría de estos países los inmigrantes no regula-
rizados tienen derecho sólo a la asistencia sanitaria de urgencia y a la atención médica a
las embarazadas”. Y advierten: “Nos limitamos a señalar que nadie anticipó que esa conce-
sión de derechos ha resultado ser el elemento definitivo para convertir a España en un país
totalmente excepcional desde una perspectiva migratoria. El verdadero “efecto llamada”,
sobre el que tanto se ha polemizado, parece ser esa generosa concesión de derechos”.

Cabe apreciar en este artículo, firmado como expertos, una llamativa atribución de unicau-
salidad, que es arriesgada, dada la confluencia de factores que generalmente están presen-
tes en la explicación de cualquier fenómeno social. Algunas afirmaciones resultan especial-
mente rotundas y no acompañadas de datos que las sustenten y contribuyan a su
credibilidad. No obstante, expresan un componente de los estados de opinión (fracciones
discursivas presentes también entre los expertos8) que quizás no se exteriorice por todos

7 En un estudio reciente (López Urbano, 2008: 116-118), se afirma que, aunque los extranjeros empadronados en el
municipio donde residen (cualquiera que sea su situación) puedan disfrutar de los mismos derechos que los espa-
ñoles para acceder gratuitamente a los servicios de salud, muchas personas no acaban cumplimentando dicho trá-
mite, bien porque tienen miedo de que los datos que deben facilitar sean una vía para su expulsión si no tienen un
trabajo en regla, bien porque se olvidan de un requisito establecido en 2005 y que les obliga a renovar su empa-
dronamiento cada dos años. Además, los requisitos relacionados con el acceso a la tarjeta sanitaria o su renova-
ción varían en función de los trámites dispuestos en cada comunidad. Según un informe de Médicos del Mundo,
solamente dos tercios son conocedoras de este derecho. “Aunque España ofrece una cobertura amplia, el acceso
efectivo es menor de lo esperado. Los individuos que no tienen domicilio, las personas de más de 55 años, las re-
cién llegadas al país o las que ya llevan mucho tiempo instaladas son las que menos se benefician de la cobertura
sanitaria”. Asimismo se recuerda que ciudadanos de países desarrollados también consumen recursos de otros sis-
temas sanitarios. Pone el ejemplo de los turistas extranjeros que cada año hacen uso de los servicios de salud espa-
ñoles. “Tan sólo en la Comunidad de Valencia el gasto ocasionado por los turistas ocasionales o los que vienen a
pasar la mitad del año a nuestro territorio, asciende a más de 88 millones de euros al año. Baleares, Andalucía,
Madrid o Canarias también asisten a estos pacientes que a menudo pasan más desapercibidos entre las críticas so-
ciales dirigidas hacia el consumo sanitario de los inmigrantes”.
8 Resulta de interés analítico la consulta de los comentarios a este artículo recogidos en el periódico que lo edi-
tó (algunos a favor y otros en contra), donde también se publicó al día siguiente (19-2-2009) un breve pero
muy razonado artículo de réplica firmado por un reconocido demógrafo español. Nos referimos a Juan Antonio

116 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

los que lo compartan. La negación de derechos no es fácil. Los propios autores del artículo
reconocen que “suena duro, antisocial e injusto”. De hecho, en las encuestas las preguntas
relativas a derechos sociales y de ciudadanía muestran gran vulnerabilidad al sesgo de la
deseabilidad social (Cea D´Ancona, 2009a). Sesgo que se infiere cuando se recoge una so-
bredeclaración de las conductas, opiniones o actitudes que son positivamente valoradas,
mientras que las desaprobadas apenas quedan exteriorizadas.

En las encuestas de actitudes ante la inmigración es común la presencia de preguntas que


tratan de captar la opinión ante la concesión de derechos a inmigrantes. Así ha sucedido en
las encuestas que, desde 1991, iniciaran en España el CIS y CIRES (Centro de Estudios sobre la
Realidad Social, que a partir de 1996 proseguiría ASEP: Análisis Sociológicos, Económicos y
Políticos, también bajo la dirección de Diez Nicolás9). Preguntas que configuraban la dimen-
sión más relevante en la medición del racismo y la xenofobia, al menos hasta la encuesta del
CIS de 1996, como se demostrara en un estudio anterior (Cea D´Ancona, 2002).

Si bien, un análisis evaluativo posterior, que compara las encuestas del CIS de 1996 y 2005
(Cea D´Ancona, 2009a), constata la pérdida de efectividad de algunos de estos indicadores de
xenofobia10. Pocos son los encuestados que abiertamente se declaran contrarios a que se
concedan a los inmigrantes derechos sociales y de ciudadanía, cuya negativa sería contraria
al deber moral y a los principios garantizados en los Estados de Derecho, sobre todo los dere-
chos sociales. Más cuando la pregunta se formula en términos dicotómicos (si/no) y su enun-
ciado incluye las palabras “se les debería dar o no”, como acontece en las encuestas del CIS.

Fernández Cordón, quien invoca otras caras de la excepcionalidad española: la “descomunal burbuja inmobi-
liaria”, la facilidad de contratación de inmigrantes sin papeles; o la “masiva participación de la mujeres” espa-
ñolas en el mercado laboral, con la consiguiente demanda de “cuidadoras (de niños y de ancianos)”. Estas y
otras contra-argumentaciones pueden verse en un texto que plantea un interrogante complementario de gran
calado (“¿Por qué entonces surgen, precisamente ahora, estas interpretaciones?”). No falta la referencia a la
crisis, a la mayor vulnerabilidad ante ella de los inmigrantes que se quedan sin trabajo; y a lo controvertido de
replantear justo ahora la “generosidad de 2000”, negando “sus derechos” de protección social “(sanidad, pres-
taciones de desempleo o escuela para sus hijos)”.
9 Una presentación conjunta de los resultados de estas encuestas, además del re-análisis continuado de las
mismas, puede verse en Díez Nicolás y Ramírez Lafita (2001), Diez Nicolás (2005, 2009).
10 Los cuatro indicadores que pierden poder discriminatorio de las actitudes ante la inmigración son los derechos
a votar en las elecciones generales, a practicar su religión y a trabajar en igualdad. Por el contrario asciende el
poder discriminatorio de los derechos a obtener la nacionalidad, traer a su familia y mantener sus costumbres.
Derechos que en la actualidad son más vulnerables al debate público, siendo además la tendencia de las polí-
ticas inmigratorias al endurecimiento de los requisitos para obtener la nacionalidad y proceder a la reunifica-
ción familiar. Su mayor poder discriminatorio revierte positivamente en la utilidad de estos tres indicadores en
la medición de la xenofobia.

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 117


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

La tabla 2.1 recoge los porcentajes a favor de la concesión de derechos sociales y de ciuda-
danía presentes en las encuestas que el CIS realiza hasta 2005. En nota a pie de página se
especifican las variaciones que los enunciados de las preguntas han experimentado en la
serie de encuestas. Éstas han de tenerse presente para la lectura comparativa de las res-
puestas. Además se insiste que más que fijarnos en el porcentaje exacto de personas que se
manifiestan favorables a la concesión de derechos, el interés analítico está en la evolución
de la respuesta, la tendencia que trazan los datos de encuesta. Máxime cuando la respues-
ta negativa se torna socialmente indeseable o no políticamente correcta, como por ejemplo
sucede en el caso de los derechos a la educación y a la atención sanitaria pública gratuita,
que garantiza la legislación vigente11. Salvo en estos dos derechos, en general se ha tendi-
do a restringir los derechos a los extranjeros residentes, frente a la fórmula inicial (LO
4/2000) de otorgar derechos también a los extranjeros “que se hallen en España”.

11 En concreto en el Título I, sobre Derechos y libertades de los extranjeros, de la LO 4/2000, el artículo 9.1 (no
modificado en este apartado en la LO 8/2000), Derecho a la educación, señala: “Todos los extranjeros menores
de 18 años tienen derecho y deber a la educación en las mismas condiciones que los españoles, derecho que
comprende el acceso a una enseñanza básica, gratuita y obligatoria, a la obtención de la titulación académica
correspondiente y al acceso público de becas y ayudas”. El artículo 12, sobre Derecho a la asistencia sanitaria,
no se verá modificado en ninguno de sus cuatro apartados cuando se revisa la ley en el mismo año. Otorga a
los extranjeros empadronados en España el derecho a la asistencia sanitaria en las mismas condiciones que los
españoles (artículo 12.1). Extiende a todos los extranjeros “que se encuentren en España”, independientemen-
te de su situación legal, la asistencia sanitaria pública de urgencia (artículo 12.2), la asistencia sanitaria du-
rante el embarazo, parto y post-parto (artículo 12.4) y la asistencia sanitaria en las mismas condiciones que
los españoles a los extranjeros menores de 18 años que se encuentren en España (artículo 12.3). En cambio, se
limita sólo a los extranjeros con “autorización de estancia o residencia en España” el derecho de reunión y
manifestación (artículo 7.1), de asociación (artículo 8), de sindicación y de huelga (artículo 11). Solo los “ex-
tranjeros residentes” son acreedores de las ayudas en materia de vivienda, que antes se extendían a los empa-
dronados (artículo 13). El Derecho a la Seguridad Social y a los Servicios Sociales (artículo 14) queda igual que
en la versión original (LO 4/2000): los extranjeros residentes lo tienen en las mismas condiciones que los espa-
ñoles; pero solo los “servicios y prestaciones sociales básicas” a todos los extranjeros. La reagrupación familiar
se vincula a la residencia, en una y otra ley (artículos 16 y 17); al igual que el derecho de sufragio, que se res-
tringe a las elecciones municipales, aunque atendiendo además a criterios de reciprocidad para los españoles
que residan en los países de origen de aquellos (artículo 6. 1).

118 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

Tabla 2.1.
Concesión de derechos sociales y de ciudadanía a los inmigrantes

“¿Cree usted que a los inmigrantes extranjeros, en general, se les debería dar
o no facilidades para ....?”12

Banco de datos CIS Abril-mayo Marzo Enero Junio Noviembre


(% de respuesta afirmativa) 1991 1993 1995 1996 2005
Educación pública 89 80 90 92 93
Vivienda digna 92 77 85 87 -
Asistencia sanitaria - 75 85 88 81
Practicar su religión - 80 89 92 81
Trabajo en igualdad 82 69 81 84 86
Constituir asociaciones - 71 81 82 68
Traer a su familia 90 69 77 81 73
Cobrar el paro 80 70 81 85 -
Mantener sus costumbres 56 71 82 81 72
Base muestral 17.661 2.499 3.985 2.493 2.485

“¿Cree Usted que toda persona extranjera que trabaje habitualmente en España
debería tener derecho a....?”13

Banco de datos CIS Abril-mayo Marzo Enero Junio Febrero Noviembre


(% de respuesta afirmativa) 1991 1993* 1995 1996 2000 2005

Votar en municipales 61 45 62 65 65 61
Votar en elecciones generales 60 42 58 60 62 53
Afiliarse a partidos políticos 65 - 68 70 70 64
Obtener la nacionalidad - 52 80 82 83 78
Base muestral 17.661 2.499 3.985 2.493 2.443 2.485
* La no respuesta afecta, como media, al 8% de la muestra, salvo en la encuesta de 1993, en la que se sitúa, como media, en el
17%. Incluso alcanza el 20% en los indicadores “traer a su familia” y “constituir grupos o asociaciones”. En las otras encuestas se
sitúa entre el 8 y 9%, respectivamente.

12 Los ítems incluidos en esta parte de la tabla corresponden a las siguientes preguntas de los cuestionarios: P25
(1991), P24 (1993), P26 (1995), P27 (1996) y P12 (2005). El enunciado exacto de la pregunta es: “En cualquier
caso, ¿cree Ud. que a los inmigrantes extranjeros, en general, se les debería dar o no facilidades para:
• Traer a su familia a vivir con ellos.
• Conseguir una vivienda digna
• Acceder (ellos y/o sus hijos) a la educación pública.
• Tener asistencia sanitaria gratuita.
• Obtener un puesto de trabajo en igualdad de condiciones con los españoles
• Constituir grupos o asociaciones para defender sus derechos
• Practicar su religión si lo desean”.
A estos indicadores se suman dos incluidos en otras preguntas: “¿Y cree Ud. que toda persona extranjera que
trabaje habitualmente en España debería tener derecho a cobrar el paro si se queda parado?”, y “A menudo los
inmigrantes que vienen a España tienen una cultura, una lengua y unas costumbres distintas de las españolas.
Con respecto a esto, dígame, por favor con cuál de las siguientes frases está usted más de acuerdo: 1) Aunque
se queden a vivir en España y aprendan nuestra lengua y nuestras costumbres, es bueno que los inmigrantes
mantengan también su lengua y sus costumbres; 2) Si los inmigrantes quieren permanecer en España, deben
olvidar sus costumbres, aprender el idioma y aceptar las costumbres españolas”.

13 El mismo enunciado de pregunta se mantiene en las cinco primeras encuestas: 1991 (P25), 1993 (P25), 1995
(P28), 1996 (P28), 2000 (P16). En el barómetro de noviembre de 2005 (P13) cambia a “¿Y cree Ud. que toda
persona extranjera que viva un tiempo en España debería tener derecho a…..?”.

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 119


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

El derecho social que en 2005 sigue aglutinando mayor aprobación es el derecho a la edu-
cación pública. Nueve de cada diez encuestados en 2005 opinan que los inmigrantes ex-
tranjeros, y/o sus hijos, deberían tener facilidades para acceder a la educación pública gra-
tuita. En los demás la tendencia es descendente. En especial resalta el descenso de catorce
puntos porcentuales en el derecho de los inmigrantes a constituir asociaciones o grupos
para defender sus derechos. Éste es el derecho que menor aprobación recaba (68% en
2005) dentro de la clasificación de derechos sociales. Le siguen los derechos a mantener
sus costumbres (72% en 2005; nueve puntos porcentuales menos que en 1996) y el dere-
cho a traer a su familia a vivir con ellos (73% en 2005; ocho puntos menos que en 1996). El
derecho a la asistencia sanitaria gratuita es aprobado por ocho de cada diez encuestados
en 2005, mientras que en 1996 lo era por nueve de cada diez.

Respecto a los derechos de ciudadanía la tendencia que se observa es también descenden-


te. Aunque estos derechos se consideren indicadores fundamentales de integración formal
de los inmigrantes en los países de destino, en la tabla 2.1 puede observarse que en todas
las encuestas son los que menos aprobación por parte de la población autóctona recaban.
En especial el derecho de voto en las elecciones generales. Sólo lo aprueba el 53% de los
encuestados en 2005; nueve puntos porcentuales menos que en febrero de 2000 (última
fecha en la que se preguntó por derechos de ciudadanía; a diferencia de la serie de datos
sobre derechos sociales, que se retrotrae a 1996).

Para la lectura comparativa de las respuestas téngase presente la advertencia que figura a
pie de tabla: esto es, el efecto distorsionador del desigual porcentaje de no respuesta. Ma-
yor en la encuesta de 1993, cuando uno de cada cuatro sondeados optó por no pronunciar-
se ni a favor ni en contra de la concesión de derechos de ciudadanía a los trabajadores ex-
tranjeros en España. En los barómetros de 2000 y 2005 el porcentaje de no respuesta se
redujo de manera considerable. Se situó, como promedio, en el 11%.

También téngase presente que en el barómetro de noviembre de 2005 se modificó el enunciado


de la pregunta, aunque conservara su formato original de respuesta. La modificación consistió
en cambiar la mención a “toda persona extranjera que trabaja habitualmente en España” por
“toda persona extranjera que viva un tiempo en España”. Esta modificación lleva a resaltar el re-
quisito de arraigo (no sólo la tenencia de trabajo), que puede hacer más imperiosa la extensión
de los derechos de ciudadanía a la población inmigrante. Pero los datos resultantes nos indican
que la aprobación de este supuesto por la población encuestada, en vez de ascender, ha dismi-
nuido respecto a encuestas anteriores. Un dato a valorar en la interpretación de las respuestas,
al haberse circunscrito la pregunta a personas que ya llevan tiempo viviendo en España.

En la encuesta CIS-OBERAXE de 2008 se pregunta por seis derechos concretos. A los cuatro
incluidos en las encuestas anteriormente encargadas por el Observatorio al CIS, en 2007, y a

120 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

IESA, en 2005 y 2006 (los derechos a traer a su familia, a cobrar el subsidio si se quedan pa-
rados, a votar en las elecciones municipales y a obtener la nacionalidad española), se suman
dos. Precisamente aquellos que hasta el barómetro de 2005 habían recabado menor aproba-
ción: los derechos a votar en las elecciones generales y a crear asociaciones para defender
sus derechos. Aunque hubiera sido deseable haber vuelto al enunciado tradicional en las en-
cuestas del CIS, se aplica el empleado en anteriores encuestas de 2005 a 2007: “Inmigrantes
instalados en España de manera estable y regular”. Lo positivo es que facilita la comparación
de las respuestas. Más en el caso de las encuestas de 2008 y 2007, dado que ambas son en-
cuestas cara a cara, mientras que las dos de IESA (de 2005 y 2006) son telefónicas, lo cual
afecta a la comparabilidad de las respuestas. Lo negativo es la mayor vulnerabilidad de este
enunciado de pregunta al sesgo de la deseabilidad social. Más agudizado cuando, como en
esta ocasión, se aplica el formato dicotómico de respuesta (sí/no), que favorece más la res-
puesta positiva que la negativa. Es más difícil negar, de manera taxativa, el reconocimiento
de derechos a personas con arraigo, ya en España, que hacerlo de manera gradual (distin-
guiendo el pleno acuerdo o desacuerdo de las correspondientes posturas tibias o modera-
das). Ello exigiría el haber ampliado las opciones de respuesta al menos a cuatro.

La tabla 2.2 recoge las distribuciones porcentuales que recaban las cuatro encuestas. En
ella puede observarse que, en 2008, desciende la opinión favorable a la concesión de la ge-
neralidad de derechos sobre los que se pregunta. Descensos tibios, de apenas dos puntos
porcentuales respecto a la encuesta de 2007, en el caso de los derechos a cobrar el subsidio
si se quedan parados y de obtener la nacionalidad española. Pero que adquieren relevancia
en el caso de los derechos a traer a su familia y a votar en las elecciones municipales. En el
primero, el descenso alcanza los seis puntos porcentuales; en el segundo, siete puntos. Des-
censos muy a destacar porque se producen en el lapso temporal de un año y afectan a de-
rechos que son muy defendidos, desde diversas instancias, en los procesos de integración
de los inmigrantes.

Del derecho de sufragio, por ejemplo, se afirma que “es sin duda uno de los indicadores más
contundentes de una sociedad multicultural (Zapata-Barrero, 2004: 189). “Es un derecho
de primera importancia para la integración ciudadana, ya que se trata del derecho a elegir
a los representantes políticos de una comunidad o sociedad y a ser elegidos como repre-
sentantes de la misma” (Pajares, 2005: 26). Su concesión a aquellos que lleven varios años
viviendo en España se estima fundamental para que dejen de ser inmigrantes de segunda
categoría o ajenos a la comunidad. “Pagan impuestos, cumplen las leyes, pero no participan
en la elección de quienes aprueban las leyes y fijan los impuestos” (Aja, 2002: 97). Quizás
porque persiste, como antes dijera Pajares (1998: 268), el temor a que el “voto étnico” pue-
da ir en contra de los intereses de la sociedad mayoritaria y favorezca a las minorías. Temor
que, como muestran los datos de encuesta, es más acentuado cuando el derecho de sufra-
gio se ejercita en comicios generales que en municipales (tabla 2.2).

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 121


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

Tabla 2.2.
Concesión de derechos sociales y de ciudadanía a los inmigrantes (% vertical)
“¿Cree Ud. que los inmigrantes instalados en España de manera estable deberían
tener el derecho de….?”

Traer a su familia Cobrar el subsidio si se quedan parados

CIS CIS IESA IESA CIS CIS IESA IESA


2008 2007 2006 2005 2008 2007 2006 2005
Sí 80 86 86 85 87 89 95 91
No 14 9 9 8 8 7 4 6
NS/NC 6 5 5 7 5 4 1 3

Muestra 2.768 2.778 2.400 2.400 2.768 2.778 2.400 2.400

Votar en las Crear


Votar en las elecciones asociaciones
elecciones Obtener la nacionalidad española
municipales para defender
generales
sus derechos

CIS CIS IESA IESA CIS CIS CIS CIS IESA IESA
2008 2007 2006 2005 2008 2008 2008 2007 2006 2005

Sí 62 69 80 80 55 74 69 71 86 86
No 29 23 14 12 34 18 19 18 8 7
NS/NC 9 8 6 8 11 8 12 11 6 7

Muestra 2.768 2.778 2.400 2.400 2.768 2.768 2.768 2.778 2.400 2.400

En España, como en el conjunto de los países europeos, el ejercicio del derecho de voto de
extranjeros de países ajenos a la Unión Europea está sujeto a acuerdos de reciprocidad14
con el país de procedencia del inmigrante: que el otro país permita el voto de los españoles
afincados allí. Además, han de cumplir la condición de “legalidad”: tener permiso de resi-
dencia en vigor, según establece la Ley Orgánica 8/2000, Título I, artículo 6.115. El antepro-
yecto de reforma de esta Ley quiere dar impulso político al reconocimiento del derecho de
sufragio para los extranjeros. También el Plan Estratégico de Ciudadanía e Integración
2007-2010, donde se insta a convenios bilaterales que posibiliten el ejercicio del derecho
de voto en el ámbito municipal.

14 Que exige la Constitución para que los extranjeros puedan votar en España. De acuerdo con el artículo 13.2,
“solamente los españoles serán titulares de los derechos reconocidos en el artículo 23, salvo lo que, atendien-
do a criterios de reciprocidad, pueda establecerse por tratado o ley para el derecho de sufragio activo y pasivo
en las elecciones municipales”.
15 El artículo 6.2 de la anterior Ley Orgánica 4/2000 sólo reconocía que “los extranjeros residentes, empadrona-
dos en un municipio, que no puedan participar en las elecciones locales, podrán elegir de forma democrática
entre ellos, a sus propios representantes, con la finalidad de tomar parte en los debates y decisiones municipa-
les que les concierne, conforme se determina en la legislación de régimen local”.

122 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

Hay tratados de reciprocidad con algunos países latinoamericanos que se retrotraen a dos
décadas: Argentina (1988), Chile (1990), Venezuela (1990), Colombia (1990) o Uruguay
(1992); aunque no siempre han tenido el desarrollo esperado. Con países europeos no co-
munitarios, caso de Noruega, se suscribieron acuerdos de reciprocidad en 1990. Sus ciuda-
danos residentes en España pudieron votar en las elecciones locales de 1995 y en las pos-
teriores. Los nacionales de países miembros de la Unión Europea lo pueden hacer desde el
Tratado de Maastricht16, donde se establece la ciudadanía europea, extendiéndose el dere-
cho de voto a todos sus ciudadanos sin exigirles un mínimo de años de residencia17.

Más recientemente, el Consejo de Ministros del 16 de enero de 2009 aprueba la celebración de


acuerdos con Colombia y Perú para que los nacionales de ambos países que residan en España
puedan votar en las próximas elecciones municipales de 2011. Los requisitos son haber residido
legal e ininterrumpidamente en España durante al menos cinco años (equivale a la posesión de
un permiso de residencia permanente) antes de la solicitud de inscripción en el censo electoral.
Esos son los dos primeros países, de los quince con los que se viene negociando el régimen de
reciprocidad; países que ya reconocen el derecho de voto a los ciudadanos españoles: Argenti-
na, Bolivia, Chile, Ecuador, Paraguay, Trinidad y Tobago, Uruguay y Venezuela; así como Burkina
Faso, Cabo Verde, República de Corea, Islandia y Nueva Zelanda.

El Acuerdo con Colombia se firma el 5 de febrero de 2009; con Perú, el 6 de febrero; y el 25 de fe-
brero con Ecuador (en Quito, por los ministros de Asuntos Exteriores de ambos países). Acuerdos
que responden a la promesa electoral del PSOE (rubricado en el congreso nacional de dicho parti-
do, celebrado en julio de 2008)18, de reconocer el derecho de sufragio de los inmigrantes afincados
en España dentro de los límites que marca la Constitución (el principio de reciprocidad). Podrán
votar en las próximas elecciones municipales, pero no presentarse como candidatos.

16 Como exigencia del Tratado, en 1992 se introduce una pequeña reforma en el art. 13 de la Constitución Española de
1978. Se admite que los extranjeros comunitarios puedan ser candidatos en las elecciones municipales.
17 En Irlanda, el primer país que instituyó el derecho a votar y ser votado en las elecciones municipales, la condi-
ción era haber residido legalmente en el país durante un mínimo de 6 meses. Le sigue Suecia, en 1975, aunque
amplía el periodo temporal a 3 años. La misma condición que después establecen Dinamarca (1981) y Norue-
ga (1982). Países Bajos (1983) lo amplía a 5 años.
18 Aunque, ya el 16 de agosto de 2006, las formaciones políticas PSOE e IU-ICV presentaron una iniciativa en el Con-
greso de los Diputados para instar al Gobierno a proceder a la negociación, y a la consiguiente firma de acuerdos,
con aquellos países de mayor número de nacionales residentes en España. En especial, los países que tienen rela-
ciones históricas, políticas y culturales más estrechas con España (Iberoamérica, Marruecos) para que sus naciona-
les puedan ejercer el derecho de voto y poder ser, a su vez, elegidos en las elecciones municipales. Además, dichas
formaciones políticas instaron al Ejecutivo a que solicitase un informe al Consejo de Estado sobre la interpretación
de los términos “criterios de reciprocidad” presentes en la Constitución. Iniciativa que contaba con el respaldo del
Partido Popular. También presente cuando se presentó el Plan de Integración 2006-2008 de la Comunidad de Ma-
drid (el 15 de marzo de 2006). Se pidió la negociación de tratados de reciprocidad, para que los inmigrantes pudie-
sen ejercer el derecho de voto en las entonces cercanas elecciones municipales.

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 123


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

En la actualidad se está avanzando en la extensión del derecho de sufragio a la población


extranjera con permiso de residencia estable en España, aunque su ejercicio se limita a ci-
tas electorales municipales. La opinión pública, en cambio, parece seguir la dirección con-
traria. En las últimas encuestas en vez de aumentar la opinión favorable a su concesión,
ésta se retrotrae a niveles de 2005 (tabla 2.1), si la comparación se establece con la en-
cuesta cara a cara del CIS; no con la telefónica de IESA (tabla 2.2).

Para que se pueda apreciar mejor la evolución de la opinión favorable a la concesión de de-
rechos a los inmigrantes, los porcentajes de respuesta afirmativa (recabados en las cuatro
encuestas que financia OBERAXE) se representan en el gráfico 2.1. Huelga decir que la
comparación en sentido estricto sólo procede en las encuestas que comparten el mismo
método de recogida de información: cara a cara, en las encuestas del CIS de septiembre de
2007 y 2008; telefónica, en las efectuadas por IESA en diciembre de 2005 y 2006. En estas
dos últimas encuestas los porcentajes de aprobación alcanzan cifras más elevadas. Lo que
no sorprende, dada la mayor vulnerabilidad de la encuesta telefónica al sesgo de la desea-
bilidad social (Groves y Kahn, 1979; Körmendi, 1988; DeLeeuw y Van der Zouwen, 1988;
Aquilino, 1994). Como explica Groves (1990), se debe a que la ausencia de comunicación
visual entre el entrevistador y el entrevistado aumenta la distancia social entre ambos, dis-
minuyendo la voluntad del segundo por revelar información delicada al primero. De mane-
ra especial cuando se duda de las garantías de confidencialidad y anonimato de la infor-
mación que se proporciona.

Del conjunto de derechos sobre los que se pregunta, son los relacionados con el sufragio los
que continúan suscitando menor aprobación por parte de la población autóctona. Sobre todo
el derecho al voto en las elecciones generales. Apenas el 55% de los encuestados en 2008 se
posiciona a favor de su concesión. Ello a pesar de indicarse en la pregunta que su concesión
sería a “inmigrantes instalados en España de manera estable” y no a “toda persona extranjera
que trabaje habitualmente en España”, como se decía en las encuestas del CIS hasta 2005
(tabla 2.1). En ese último barómetro (de noviembre de 2005) se captó un porcentaje similar
de aprobación de la concesión de derecho de voto en las elecciones generales: 53%.

En cambio, hay mayor acuerdo con la concesión del derecho al voto en las elecciones muni-
cipales; dato constante en todas las encuestas realizadas hasta la fecha. En la encuesta de
2008, en concreto, se registra un aumento de siete puntos porcentuales respecto del dere-
cho de sufragio en los comicios generales: el 62% de los encuestados dicen que los inmi-
grantes instalados en España de manera estable deberían tener derecho a votar en las elec-
ciones municipales. Un porcentaje similar al que recaba el barómetro del CIS de noviembre
de 2005 (61%), pero que es inferior al recogido en la encuesta CIS-OBERAXE de septiem-
bre de 2007 (69%), la más comparable porque comparten igual enunciado de pregunta. El
descenso ha sido de siete puntos y en el periodo de un año, lo que le hace más destacable.

124 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

Diferencias porcentuales que pueden reflejar, como antes se dijera, un mayor temor por parte
de la población nativa a que los inmigrantes puedan decidir la composición de la cámara de
representantes del país; mayor que en el supuesto de los consistorios municipales. Aunque la
diferencia también pudiera deberse a errores de medición por efecto de la proximidad de las
preguntas en el cuestionario. Como hemos venido constatando, cuando dos preguntas com-
parten temática y se formulan a la par, aquella que se formula después recaba generalmente
un porcentaje menor de aprobación que la que se pregunta primero. Puede deberse al deseo de
matizar la respuesta que antes se diera o porque, al volverse a plantear la cuestión, la respues-
ta se vuelve más reflexiva. Adviértase que la pregunta concerniente al derecho de voto en las
elecciones generales sigue, en el cuestionario de todas las encuestas del CIS hasta la fecha, a la
que indaga por el derecho de voto en las municipales (como se viera en la tabla 2.1); y en todas
el porcentaje de aprobación es más alto en la pregunta que se formula primero (voto en las
municipales) que en la segunda. Ésta puede ser otra posible explicación a considerar, si bien su
constatación precisa la realización de un experimento específico donde el orden de las pregun-
tas se intercambie y en muestras parejas, como asimismo se indicó en el capítulo 1.

Gráfico 2.1
Aprobación de la concesión de derechos sociales y civiles a inmigrantes instalados en
España de manera estable y regular

85
86
Traer a su familia 86
80
91
95
Cobrar el subsidio de
paro 89
87
80
80
Votar en las elecciones
municipales 69
62

Votar en las elecciones


generales 55

Crear asociaciones para 74


defender sus derechos

86
86
Obtener la nacionalidad
española 71
69

CIS 2008 CIS 2007 IESA 2006 IESA 2005

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 125


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

Junto al derecho de sufragio, el de reunificación familiar es el segundo que mayor descenso


registra en el espacio temporal de un año. De un 86% de aprobación en 2007 se pasa al 80%
en 2008. Un derecho que también se considera fundamental para la integración y estabili-
dad del proyecto inmigratorio. Sobre éste se afirma que es “esencial para el bienestar del in-
migrante y para su adaptación al país de acogida” (Lázaro, 2002: 45); o que es un “factor
que favorece la integración a la sociedad de acogida, en tanto elemento de arraigo” (Pedone
y Gil, 2008: 157)19. Si bien, la tendencia de las políticas inmigratorias actuales es a la res-
tricción de la reagrupación familiar, entre las actuaciones de control de la inmigración.

En 2007, Francia sorprende con la aprobación (el 23 de octubre) de una ley de inmigración
muy restrictiva respecto a la reagrupación familiar. Lo más llamativo, la exigencia de pasar
un test genético que pruebe la filiación con los familiares legalmente instalados en Francia
de los candidatos a reagrupación familiar que procedan de países con graves deficiencias
en el registro civil20. A ello se añade la prueba de conocimiento de la lengua francesa y de
los valores de la República. En caso de suspender, deberán pasar un curso de formación de
hasta dos meses antes de poder ir a Francia. Exigencias que se suman a las compartidas por
el conjunto de los países europeos: el inmigrante legal que quiera traer a su familia deberá
tener ingresos laborales que igualen, al menos, el salario mínimo interprofesional. Además,
habrán de suscribir un contrato de “acogida e integración”, cuyo incumplimiento supondrá
la suspensión de ayudas familiares.

La directiva de la Unión Europea sobre reagrupación familiar (directiva 2003/86/CE), apro-


bada en septiembre de 2003 por la Comisión Europea, restringe el acceso a este derecho a
quien fuera ya pareja del inmigrante antes de su venida al país. Restricción que persigue
dificultar la práctica de colectivos de inmigrantes de buscar pareja en su país de origen. A
lo cual se añade la obligación de tener, al menos, dos años de residencia ininterrumpida en
el país (de inmigración), para poder solicitar la reagrupación familiar. Los Estados miem-
bros pueden incluso alargar el periodo temporal exigido hasta los 5 años. Asimismo, se
plantea restringir el acceso a este derecho a los hijos mayores de 12 años.

19 Merece anotarse la argumentación que acompaña a la relación señalada: “cuando se insiste en la importancia de
la reagrupación familiar como instrumento de integración, y en el papel de la mujer como agente de esa integra-
ción, no se está pensando en la mujer como cabeza de familia y reunificadora, sino como reunificada y cuidadora.
La llegada de la esposa haría que el trabajador inmigrante pase de una situación de vulnerabilidad y desarraigo, a
una vida familiar que lo contiene, lo integra y le da estabilidad emocional y social. Sin embargo, nadie considera la
reagrupación del cónyuge de una trabajadora inmigrante como un instrumento de integración, o una estrategia
para la mejora de sus condiciones de vida personal y familiar” (Pedone y Gil, 2008: 170).
20 Lo novedoso de la prueba de ADN suscitó una gran polémica. En apenas 24 horas, más de 10.000 firmas se
reunieron en contra de su aplicación. Entre éstas la de miembros destacados del partido en el gobierno, como
el ex primer ministro Dominique de Villepin.

126 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

En España, la primera Ley de Extranjería de 1985 no contemplaba el derecho de reagrupa-


ción familiar. Por lo que no preveía procedimientos de gestión de la admisión de familiares
de los extranjeros con permiso de residencia en el país. Si bien, como matizan Pedone y Gil
(2008) algunas disposiciones establecieron requisitos para la obtención de permisos de re-
sidencia fundamentados en el vínculo familiar. El primer Reglamento de ejecución de la Ley
(RD 1119/86) admite la posibilidad de obtener un visado de residencia por reagrupación fa-
miliar para cónyuge de español o extranjero, para hijos menores de edad o mayores de
edad dependientes, y ascendientes de españoles o extranjeros residentes. Este visado no
autorizaba a trabajar en España. El Reglamento no especificaba límites en el grado de pa-
rentesco descendiente o ascendente, ni tampoco estipulaba un tiempo de residencia míni-
mo para la solicitud de la reagrupación.

Con la Ley de Extranjería 4/2000 la reagrupación familiar deja de ser una modalidad de vi-
sado para convertirse en un derecho reconocido a la población extranjera con residencia
legal en el país. Se incluye en el capítulo de derechos y deberes de los extranjeros, modifi-
cado en la LO 8/2000, de 22 de diciembre. En ella se establece un tiempo de convivencia en
España durante el cual el cónyuge no puede desvincularse del reagrupante: dos años. Ade-
más se reduce la lista de reagrupables y se reconoce la reagrupación en cadena: aquella
ejercida por residentes previamente reagrupados. Alguien que se haya reagrupado, por
ejemplo, en condición de cónyuge, puede a continuación reagrupar a sus padres y éstos a
sus otros hijos, y así consecutivamente. Para evitar fraudes en las reagrupaciones en cade-
na, la siguiente reforma (LO 14/2003) impone al reagrupante el requisito de disponer de un
permiso de residencia y trabajo independiente, que se suman a las condiciones exigidas
para la reagrupación.

Para acogerse a este derecho, el inmigrante ha de contar al menos con un año de residen-
cia legal continuada en el país y haber logrado una autorización de residencia por otro año.
También, ha de disponer de una vivienda adecuada para su alojamiento y tener medios
económicos suficientes para acoger a los miembros de la familia que solicita (tener un con-
trato de trabajo que aporte recursos económicos suficientes para su manutención). Podrá
traerse a su cónyuge e hijos, pero siempre y cuando éstos sean menores de 18 años y estén
solteros. Los padres del solicitante podrán ser igualmente reagrupados, pero sólo si se de-
muestra que dependen de sus hijos. Cuando la solicitud se acepta, se envía el expediente al
Consulado español del país de origen del inmigrante. Allí el familiar ha de presentar el cer-
tificado de antecedentes penales.

El 83% de las 233.326 solicitudes de reagrupación solicitadas entre 2000 y 2005 fueron
aceptadas. Supuso la entrada por esta vía de 742.752 extranjeros, en su mayoría proceden-
tes de Marruecos, China, Colombia, Perú, República Dominicana, Senegal y Ecuador; siendo
acorde a su representación en el territorio español. A partir de 2005 las cifras aumentan.

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 127


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

En 2007 fueron 128.161 los extranjeros reagrupados; y en los ocho primeros meses de 2008
llegaron a un total de 65.861 inmigrantes por esta vía. Fueron denegadas 18.094 solicitu-
des de reagrupación, casi las mismas que en todo 2007, cuando se rechazaron 20.455.

El proyecto de reforma de la Ley vigente tiene por objetivo mejorar la integración de los
familiares reagrupados y priorizar la familia nuclear en los procesos de reagrupación.
Para lo primero, se quiere: 1) Ser más rigurosos en la comprobación de las condiciones
económicas y de vivienda con que cuenta el reagrupante; 2) Otorgar desde el principio
una autorización para trabajar a los reagrupados en edad laboral (16 y más años); 3)
Facilitar que la reagrupación de menores en edad escolar sea conocida con antelación
por las autoridades educativas. Para lo segundo, se acota el derecho de reagrupación de
los ascendientes. Su solicitud de reagrupación sólo podrá cursarse cuando el reagrupan-
te alcance la residencia de larga duración (más de cinco años de residencia ininterrum-
pida en España) y el reagrupado esté a su cargo, tenga más de 65 años y existan razo-
nes que justifiquen la necesidad de autorizar su residencia en España. Además prevé
permisos de residencia y trabajo a mujeres extranjeras víctimas de violencia machista
para que no tengan miedo a denunciar, y posibilitará reunir a la pareja de hecho en las
mismas condiciones que un matrimonio21.

Como toda reforma, la propuesta suscita opiniones contrarias, de aprobación, de rechazo, y


matizaciones a considerar22. Si bien entronca con un cierto resquemor hacia la reunifica-
ción familiar, que acaba en parte exteriorizándose en la encuesta de 2008. Aunque ocho de
cada diez encuestados se posicionen a favor de que los inmigrantes “instalados en España
de manera estable” traigan a su familia, la proporción es seis puntos porcentuales inferior a
la recogida un año antes. No obstante, sigue aglutinando apoyo mayoritario, a diferencia
del derecho de sufragio, ya en elecciones generales ya en municipales, e inclusive del dere-
cho a obtener la nacionalidad española. Este último derecho suscita el apoyo del 69% de
los encuestados en 2008, apenas dos puntos porcentuales menos que en 2007 y nueve res-

21 Además prevé la aplicación de nuevas sanciones: 1) Para evitar el “sobreempadronamiento” de viviendas o el


tráfico entre particulares de falsos empadronamientos; 2) Sancionar el matrimonio celebrado en fraude de ley;
3) Evitar la reagrupación al margen de los cauces legalmente previstos, sancionando a quienes promuevan la
estancia irregular de sus familiares. Asimismo se aumentan las sanciones económicas para todas las infraccio-
nes. Las de carácter leve tendrán un máximo de 500 euros; las graves, un máximo de 10.000; las muy graves
podrán llegar hasta los 100.000.
22 Reforma que suscita el rechazo de distintas asociaciones de inmigrantes, entre ellas la Asociación Ecuatoriana
Rumiñahui, pero la aceptación de la Confederación Española de Policía que apoya que se “acaba con la reagru-
pación en cadena” y con un “coladero” que da lugar a la nacionalización o reagrupación individual, aunque
pertenezca a la misma familia (HERALDO.es, 9/1/2009). El Foro de Inmigrantes se opone porque “estima que
podría impedir la reagrupación simultánea de unos progenitores porque el padre tenga 70 años y la madre 62
(El País, 4/5/2009).

128 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

pecto al barómetro del CIS de noviembre de 2005, cuando aglutinaba al 78% (tabla 2.1). En
la encuesta telefónica de esa misma fecha (diciembre de 2005) del IESA, el porcentaje era
inclusive mayor (86%), como era de esperar al ser encuesta telefónica.

El derecho a obtener la nacionalidad23 ha sido, tradicionalmente, el de mayor aceptación


social dentro de los llamados derechos de ciudadanía. Un derecho que en España se conce-
de a toda persona cuyo padre o madre haya sido español y nacido en España, sin límite de
tiempo o edad (Ley 36/2002, de 8 de octubre, sobre nacionalidad española, que entró en vi-
gor el 9 de enero de 2003). Se exige la renuncia a la nacionalidad que tienen actualmente,
salvo si corresponde a un país iberoamericano, Andorra, Filipinas, Guinea Ecuatorial o Por-
tugal. El mencionado derecho se extiende también aquellos inmigrantes cuyo abuelo o
abuela hubiera sido español y hayan tenido permiso de residencia legal en España durante
más de un año. En los casos restantes la concesión de la nacionalidad por residencia se
ajusta a los plazos que establece el artículo 22 del Código Civil: diez años, con carácter ge-
neral; cinco, para quienes hayan obtenido la condición de refugiados; dos, para los nacio-
nales de países iberoamericanos, Andorra, Filipinas, Guinea Ecuatorial o Portugal o sefar-
díes; un año, para los que hayan nacido en territorio español24 o llevar un año casado con
un español/a y no estar separado legalmente o de hecho.

La atribución de nacionalidad se puede realizar por filiación (ius sanguinis) o por nacimien-
to en España (ius soli). La primera comprende los supuestos de filiación natural o biológica
y los de filiación adoptiva. El segundo, comprende a los nacidos en España de padres ex-
tranjeros (si al menos uno de ellos hubiera nacido también en España o si ambos careciesen
de nacionalidad o si la legislación de ninguno de ellos atribuye al hijo una nacionalidad) y
aquellos cuya filiación no resulte determinada. La adquisición se puede realizar por adop-
ción, opción, carta de naturaleza o por residencia (arts. 19-22 del Código Civil). Para lo úl-
timo se precisa haber residido en España de manera legal, continuada y anterior a la peti-

23 Adviértase que, formalmente, se define como extranjeros (en la Ley Orgánica 4/2000, de 11 de enero, sobre de-
rechos y libertades de los extranjeros en España y su integración social, en el art. 1, redactado conforme a la LO
8/2000, de 22 de diciembre) “a los que carezcan de la nacionalidad española”.
24 En un reciente estudio (“Segunda generación en Madrid: Un estudio longitudinal”), realizado por A. Portes, R.
Aparicio y W. Haller (marzo 2009), se destaca el escaso españolismo de los hijos de inmigrantes: cuatro de
cada diez adolescentes encuestados (un total de 3.375 alumnos de 11 a 14 años, de origen extranjero de cole-
gios en las áreas metropolitanas de Madrid y Barcelona) no tienen interés en seguir viviendo en España y sólo
un tercio se considera español. El resto se identifica más con su nacionalidad de origen. La tenue autoimagen
española, junto con la mayor fuerza de identidades y redes sociales étnicas, es posiblemente reflejo del carác-
ter reciente de la inmigración en España, además de la controvertida cuestión nacional-identitaria en un Esta-
do autonómico como el español. [España es uno (entre otros casos) de estados plurilingües, según la termino-
logía de algunos politólogos y sociólogos; o un caso de “sociedad plurilingüe con un idioma dominante
mundial” (Linz, 1975; citado por De Miguel, 1990: 259)].

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 129


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

ción de nacionalidad, durante un plazo que va de uno a diez años, como ya se ha indicado.
Sería el ius domicili (el derecho a la nacionalidad que se deriva de la residencia legal inin-
terrumpida en el país durante el periodo temporal que determine el país). Éste es el modelo
que impera en el conjunto de los países europeos25, si bien con franjas temporales diferen-
tes. Cinco años de residencia en países como Suecia26, Francia27, Países Bajos (aunque sólo
la tercera generación obtiene la nacionalidad por nacimiento), o Irlanda. Diez años se exige
en Grecia, Italia, Luxemburgo o Portugal, al igual que en España en general. Además, está la
exigencia de demostrar en un examen de ciudadanía el dominio del idioma y el conoci-
miento de la historia, la cultura y los valores de la sociedad de la que quieren formar parte.
Dicha prueba está estipulada en países como Reino Unido (desde 2002), Dinamarca (desde
julio de 2002), Países Bajos (desde el 1 de abril de 2003) o Alemania (desde el 1 de enero
de 2005).

A las vías anteriores de acceso a la nacionalidad se suma la que concede la disposición


adicional séptima de la Ley de Memoria Histórica28. Justo al año de su aprobación, el
Consejo de Ministros del 31 de octubre de 2008 aprueba su entrada en vigor. A partir de
entonces, los hijos y nietos de españoles que, por razones políticas se exiliaron entre el
18 de julio de 1936 (fecha de inicio de la Guerra Civil) y el 31 de diciembre de 1955 (fe-
cha en la que el Gobierno ha fijado el final de “la inmediata posguerra”) tendrán al me-
nos dos años de plazo para optar a la nacionalidad española que perdieron sus antepasa-
dos. Se estima que la medida afecte a medio millón de descendientes de españoles
(300.000 de ellos residentes en Argentina). Según un artículo publicado en el diario El
País (6/2/2009), “La fábrica de españoles”, (como algunos denominan en La Habana al
Consulado General de España), ya funciona a pleno rendimiento. En la isla, donde prácti-
camente cualquier ciudadano tiene un abuelo español, las disposiciones de la Ley de Me-
moria Histórica permitirán que unos 200.000 cubanos tengan la nacionalidad española

25 Se contrapone al ius sanguinis, o modelo de acceso por derecho de sangre o nacionalidad por ascendencia, por
parte al menos de uno de los progenitores, que ha estado vigente en países como Alemania o Austria. También
está el modelo de doble ius soli, que se aplica en Francia, Bélgica y los Países Bajos. Los hijos de padres extran-
jeros, de los cuales al menos uno ya nació en el país, adquieren automáticamente la ciudadanía por nacimien-
to. Supone que la tercera generación de inmigrantes se convierte, de manera automática, en ciudadano, a me-
nos que renuncie a este derecho al alcanzar la mayoría de edad. En Francia, tras la revuelta de
octubre-noviembre de 2005, se amplía a cuatro los años de residencia en Francia para la nacionalización por
matrimonio con un ciudadano francés. Antes se exigían dos años.
26 Antes de llegar a los 16 años y que hayan vivido ahí desde esa edad, pueden hacerse ciudadanos por declara-
ción entre las edades de 21 a 23 años; a los escandinavos sólo se les exige dos años, desde la Ley de 1999; la
Ley de 2001 reconoce la doble nacionalidad.
27 Los hijos de padres extranjeros nacidos en Francia se consideran franceses a la edad de 18 años, si han residi-
do al menos cinco años entre las edades de 11 a 18 años; desde los 13 años con consentimiento de los padres,
desde los 16 sin él.
28 Disponible en: http://leymemoria.mjusticia.es/paginas/es/ley_memoria.html

130 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

en 2011. Desde el pasado 29 de diciembre se han recibido más de 25.000 solicitudes; se


esperan alrededor de 200.000 (el 2% de la población cubana), que se acojan a la conoci-
da como “Ley de nietos”29.

El gráfico 2.2 representa la evolución del número de extranjeros que finalmente han adqui-
rido la nacionalidad y por tanto culminado su proceso de integración, al menos desde el
flaco más formal o administrativo-legal. Sabido es que la culminación de la integración ad-
jetivada como social resulta más compleja desde un enfoque sociológico de la cuestión.
Una tendencia claramente ascendente desde 1996, con apenas 8.435 nacionalizaciones y
que llegarán hasta las 71.810 registradas en 2007. Si bien, el ascenso más notorio se regis-
tra a partir de 2001, al igual que sucede con el volumen de población extranjera con permi-
so de residencia en vigor (tabla 1.1).

Un total de 280.422 extranjeros consiguieron la nacionalidad, entre los años 2001 y 2007,
en su mayor parte ciudadanos de países latinoamericanos. Sobre todo ecuatorianos y co-
lombianos, que en 2005 desplazan a los marroquíes a la tercera posición del ranking (de la
primera que ocupaba en 2001). Mientras que los ecuatorianos nacionalizados españoles se
han multiplicado por 41,9 (de 510 en 2001 han pasado, en 2007, a sumar 21.371), y los co-
lombianos por 16,3 (de 848 en 2001 a 13.852 en 2007); los marroquíes sólo por 2,8 (en
2001 se nacionalizaron 2.822 y 7.864 en 2007), si bien partían de una cifra mayor pero en
términos absolutos también la cifra de 2007 les coloca por detrás de los demás. Por lo que
no sorprende que el motivo mayoritario de concesión haya sido la residencia durante dos
años: 69,85% en 2007 y 54,19% en 2002. Por matrimonio con español/a se sitúa como se-
gundo motivo principal, más en 2002 (25,11%) que en 2007 (14,18%). El tercer motivo es
tener diez años de residencia: 11, 56% en 2002 y 9,01 en 2007. El cuarto, el nacimiento en
España, cuyo peso desciende: de representar el 7,68% de las nacionalizaciones en 2002
pasa a suponer el 5,39% en 2007. Por último, las concesiones por ser hijo/a o nieto/a de es-
pañoles de origen en ningún momento de la serie alcanzan el 1,5% del total30.

29 Adviértase que la recuperación de la nacionalidad supone adquirir el derecho a reclamar una pensión, por
ejemplo. No es el único caso donde la normativa administrativa tiene efectos de carácter económico, con con-
secuencias no siempre previstas del todo. Piénsese en la voracidad empadronadora de los municipios españo-
les conocedores del rédito económico de una u otra cifra oficial de población.
30 Para más información, véase el Boletín Estadístico de Extranjería e Inmigración nº 18, de noviembre de 2008.

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 131


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

Gráfico 2.2
Extranjeros que han adquirido la nacionalidad española desde 1996 a 2007

71.810

62.339

42.829

38.335

26.556

21.810
16.742
16.383
11.999
11.023
8.435 10.310

1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007

Fuente: Ministerio de Justicia (Subdirección General de Nacionalidad y Estado Civil) y Ministerios de Trabajo
e Inmigración (Boletín Estadístico de Extranjería e Inmigración nº 18. Noviembre 2008).

En suma, aumento notorio de las nacionalizaciones; a lo que no han sido ajenos algunos ti-
tulares de prensa, con tintes alarmistas, que destacan las grandes cifras en términos abso-
lutos frente al menguado peso relativo (considerando el total de población extranjera resi-
dente en España). Titulares como: “El Gobierno duplica las nacionalizaciones con respecto a
la última legislatura del PP. Más de 177.000 personas lograron la nacionalidad entre 2004
y 2006, frente a las 82.000 del trienio anterior” (ABC, 22 de noviembre de 2007); o “Los que
sí quieren ser españoles31. Centenares de inmigrantes juran diariamente la Constitución
para mejorar su vida” (El País, 7 de octubre de 2007). Porque no se olvide que la adquisición
de la nacionalidad es la vía para adquirir la plena equiparación de derechos de la población

31 Adviértase la alusión que se hace, en esta cabecera, de la controvertida cuestión de la identidad nacional en
España. Se transmite la paradoja de un cruce de tendencias opuestas: por un lado, los extranjeros o inmigran-
tes que quieren ser ciudadanos españoles; por otro, los que quieren dejar de serlo. Sobre esta segunda cuestión
merece consultarse lo publicado en 1990 por Amando de Miguel en su libro Los españoles. Sociología de la
vida cotidiana. Concretamente el capítulo de cierre, que se titula Los españoles que quieren dejar de serlo, don-
de se afronta “el problema insoluble de la convivencia nacional”, se documenta y critica una muestra de textos
contrarios a las corrientes migratorias interiores.

132 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

inmigrante con la autóctona. Lo que lleva a aquellos que ya han decidido establecerse en el
país a que formalicen la solicitud de dicha nacionalidad, que deberán acompañar de la
acreditación correspondiente a su identidad, estado civil, trabajo y domicilio fijo; e inexis-
tencia de antecedentes penales, tanto en España como en su país de origen. Además del
dominio del idioma y demostrar una buena inserción en el país. Cuestión esta última de
más difícil comprobación.

A este aumento del número de nacionalizaciones no le acompaña una creciente opinión


pública española favorable a su concesión, aun tratándose de “inmigrantes instalados en
España de manera estable”, como hemos visto. Ahora, detengámonos en el perfil sociológi-
co de las personas que se manifiestan a favor de tal concesión; al igual que de los derechos
que configuran la adquisición de ciudadanía: los derechos de sufragio. De éstos elegimos el
de menor aprobación: el derecho de voto en las elecciones generales. La tabla 2.3 reúne las
distribuciones porcentuales obtenidas en las tres últimas encuestas cara a cara en las que
se ha preguntado por ambos derechos.

Respecto al derecho para el que se dispone de una secuencia longitudinal, la obtención de


la nacionalidad, apenas se observan variaciones en la franja temporal analizada. En las tres
encuestas referidas en dicha tabla la opinión favorable a la concesión de los derechos se-
leccionados asciende conforme aumenta el nivel de estudios del encuestado; y desciende
en las generaciones de mayor edad. Las personas mayores siguen exteriorizando mayores
reticencias a que los extranjeros adquieran la nacionalidad española; y, sobre todo, las per-
sonas de menor nivel educativo.

Como en el barómetro de 2005, en la encuesta de 2008 las diferencias porcentuales entre


las categorías extremas más elevadas se dan en la variable estudios y con la misma magni-
tud: veintiséis puntos porcentuales separan a quienes se posicionan a favor entre las perso-
nas con estudios medios o superiores y aquellas sin apenas estudios, tanto en 2008 como
en 2005. Si bien, en 2005 el 92% de los encuestados con estudios medios o superiores se
mostraban a favor de su concesión, mientras que en 2008 el porcentaje baja al 79%. Trece
puntos porcentuales; al igual que el descenso registrado entre las personas con bajo nivel
de estudios (66 y 53%, respectivamente en cada fecha). Esta fluctuación a la baja registra-
da en los tres años considerados (para el caso de la nacionalidad) es una constante, que
apenas tiene excepciones (como algunas categorías de las variables ideología o percepción
del volumen inmigratorio).

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 133


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

Tabla 2.3.
Aprobación de la concesión a los inmigrantes del derecho a obtener la nacionalidad y
votar elecciones generales, según características sociodemográficas

Votar en
Banco de datos CIS Obtener la nacionalidad elecciones
generales
(% en cada combinación)
Noviembre Septiembre Septiembre Septiembre
2005 2007 2008 2008

TOTAL 78 71 69 55

SEXO
Varones 80 73 70 55
Mujeres 76 70 69 56

EDAD
Menos de 30 81 77 72 63
30 – 49 83 76 74 63
50 – 64 76 70 69 49
65 y más 67 60 59 43

ESTUDIOS
Primarios e inferiores 66 62 53 40
EGB, FP1, ESO 77 73 66 53
Bachillerato, FP2 85 79 76 62
Medios, superiores 92 82 79 62

OCUPACIÓN
Empresario, profesional superior 86 75 76 57
Profesional medio 80 78 78 62
Trabajador alta cualificación 81 69 61 51
Trabajador baja cualificación 73 70 67 55

SITUACIÓN LABORAL
Trabaja 82 76 74 61
Jubilado o pensionista 72 66 60 46
Parado 79 73 69 59
Estudiante 89 74 80 72
Amas de casa 74 65 68 47

TRABAJO
Asalariado fijo 81 74 70 56
Asalariado eventual 74 68 68 57
Empresario 76 74 68 54
Autónomo 69 64 67 51

IDEOLOGÍA POLÍTICA
Izquierda 86 80 81 70
Centro 78 73 71 56
Derecha 68 58 59 41

RELIGIOSIDAD
Muy practicante 69 59 63 46
Poco practicante 71 69 65 51
Nada practicante 78 77 70 57
No creyente 89 82 81 70

134 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

TAMAÑO DE HABITAT
Hasta 10.000/5.000 habitantes 70 67 73 61
10.001 – 50.000/5.001-20.000 76 66 63 55
50.001 – 400.000/20.001-100.000 79 74 69 53
Más de 400.000/Más de 100.000 90 73 71 55

NÚMERO DE INMIGRANTES
Son demasiados / Excesivo 77 65 58 43
Bastantes /Elevado 88 - 71 57
Aceptable - 87 89 80
Son pocos / Insuficiente (se necesitan más) 97 98 100 78

Sigue la diferencia marcada por el componente ideológico y en igual sentido que hemos ido
constatando en los otros indicadores de xenofobia. La aprobación tanto de los derechos de
nacionalidad como de sufragio asciende a medida que se vira a posiciones más a la izquier-
da en la escala de ideología política, y mengua la práctica y creencia religiosa. Las distan-
cias porcentuales incluso son mayores en el supuesto de voto que en el de nacionalidad. En
el primero alcanza hasta los veintinueve puntos en la encuesta de 2008; y en el segundo se
queda en veintidós, al igual que en 2007.

Pero es la percepción del número de inmigrantes la variable que más afecta en la opinión
de mostrarse favorable o contrario a la concesión de ambos derechos a la población inmi-
grante. Más aún en 2008 que en las dos encuestas anteriores. La totalidad de los encuesta-
dos que valoran el número de inmigrantes como insuficiente, se pronuncian a favor de la
concesión del derecho de nacionalidad (no así el de voto, cuya aprobación sólo aglutina al
78%, como muestra la tabla 2.3). En cambio, entre quienes perciben su presencia como ex-
cesiva, la proporción se reduce al 58% (cuarenta y dos puntos porcentuales menos), en el
derecho de nacionalidad, y a 43% (treinta y siete puntos) en el de voto. En las encuestas de
años anteriores la diferencia era de treinta y tres (2007) y de veinte (2005) puntos porcen-
tuales. Lo que muestra que, cada vez más, es la percepción que se tenga de la presencia in-
migratoria (excesiva o no) lo que define el posicionamiento de la población autóctona ante
la inmigración. Así se ha observado en los indicadores de xenofobia hasta aquí analizados;
también en estos dos últimos, como asimismo refleja la tabla 2.4.

Gran relevancia también manifiesta la variable de componente más cognitivo o psicosocial


que incluye la encuesta: el grado de confianza que se tenga en las personas. La desconfian-
za propicia recelos y la exteriorización de opiniones contrarias a la inmigración, en general,
y hacia la extensión de derechos a inmigrantes, en particular. Por el contrario, tener un gra-
do elevado de confianza en otras personas coincide con actitudes más abiertas hacia la in-
migración. En esta ocasión, la misma diferencia porcentual (de veintisiete puntos) separa
los extremos de confianza en la opinión favorable a la concesión de ambos derechos. Mien-

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 135


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

tras en el caso de las personas con bajo grado de confianza los porcentajes de aprobación
se quedan en el 57% (obtener la nacionalidad) y el 45% (votar en las elecciones generales),
en las de confianza elevada ascienden al 84 y 72%, respectivamente.

Otro ángulo desde el que leer los datos de encuesta que se vienen analizando lo proporcionan
las variables de carácter económico. Más el nivel de ingresos y la situación económica perso-
nal donde la persona se ubica. El porcentaje de encuestados que se declaran partidarios a
otorgar ambos derechos a los inmigrantes aumenta al ascender en ambas escalas. Algo me-
nos cuando se trata del derecho de sufragio, frente al de nacionalidad. La ocupación, por el
contrario, no muestra efecto relevante; ni la situación laboral en que se halle la persona.
Tampoco el tamaño del municipio de residencia o tener experiencia emigratoria.

En cambio, sí parece influir (aunque en el sentido no esperado) el hecho de tener experien-


cia de desempleo reciente. La opinión favorable a la concesión de tales derechos es algo
mayor entre quienes tienen experiencia de desempleo reciente. Más aún si el derecho es de
sufragio. La distancia porcentual se duplica en este caso (ocho puntos) respecto al derecho
de nacionalidad (que se limita a cuatro puntos). La posible confluencia de las variables
edad y estudios parece hallarse detrás de esta apariencia demoscópica. Por lo que, de nue-
vo, se precisa de la conjunción de técnicas analíticas multivariables para poder deducir qué
variables afectan más en la opinión pública española sobre estas cuestiones, teniendo en
cuenta (de manera conjunta) los efectos de las otras variables.

Tabla 2.4.
Aprobación de la concesión a los inmigrantes del derecho a obtener la nacionalidad y
votar elecciones generales, según perfiles de opinión y sociodemográficos

Encuesta CIS-OBERAXE Septiembre 2008 Obtener Votar en elecciones


(% en cada combinación) la nacionalidad generales

TOTAL 69 55

EXPERIENCIA DE DESEMPLEO RECIENTE


Sí 72 61
No 68 53

EXPERIENCIA EMIGRATORIA EXTERIOR


Sí 70 56
No 69 55

MOVILIDAD TERRITORIAL
Sí 72 57
No 67 54

136 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

CONFIANZA EN LAS PERSONAS


Baja 57 45
Media 71 55
Elevada 84 72

SITUACIÓN ECONÓMICA PERSONAL


Buena o muy buena 77 62
Ni buena ni mala 67 53
Mala o muy mala 63 51

INGRESOS
Hasta 600 euros 59 49
601 – 1.200 euros 65 53
1.201 – 2.400 euros 75 63
Más de 2.400 euros al mes 82 62

CLASE SOCIAL (SUBJETIVA)


Alta y media–alta 74 53
Media 71 57
Media–baja 67 54
Baja 66 51

La tabla 2.5 recoge los modelos explicativos que resultan de la aplicación del análisis dis-
criminante y de regresión logística. En esta ocasión los modelos son coincidentes (las mis-
mas variables resultan ser predictivas en ambas técnicas, si bien los signos de los coeficien-
tes reflejan que los modelos de regresión logística explican la probabilidad de apoyar la
concesión de los dos derechos, mientras que los modelos discriminantes gradúan el efecto
de las mismas variables, pero en la predicción de la actitud contraria a su concesión. Esta
es la razón de que los signos que corresponden a las variables predictoras en los coeficien-
tes de estructura y de regresión logística sean contrarios.

En todos los modelos y en las tres encuestas que se comparan, la variable que muestra ser deci-
siva para explicar la actitud de la población autóctona ante la concesión de derechos a la pobla-
ción inmigrante es la percepción que aquella tenga del número de inmigrantes. Cuando se trata
del derecho de nacionalidad, las variables que siguen a la anterior en importancia son estudios e
ideología, y en el mismo sentido que viéramos en el análisis cruzado de las variables (tablas 2.3
y 2.4). Pero, la incorporación de la variable confianza en las personas en la encuesta de 2008 su-
pone el desplazamiento de las variables estudios e ideología a la tercera y cuarta posición, en
términos de poder predictivo. Se insiste que el orden queda definido de forma más precisa por
los coeficientes de estructura32, que resultan del análisis discriminante.

32 Éste logra anular los efectos distorsionadores debidos a varianzas muy dispares y a correlaciones entre las va-
riables independientes, como se especifica en Cea D´Ancona (2002). Lo que le convierte en un estadístico más
preciso para graduar el poder predictivo de variables en distintas unidades de medición.

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 137


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

Cuando el derecho es el de sufragio, afecta más la variable ideología política. Ésta pasa a
ser la segunda con mayor poder discriminatorio, por detrás de la percepción del número de
inmigrantes. Después se sitúa la confianza que se tenga en las personas y la edad del en-
cuestado; que, como antes intuyéramos, puede estar mediando en la relación entre expe-
riencia de desempleo reciente y opinión a la extensión del derecho de sufragio a la pobla-
ción inmigrante. Dejando aparte las variables de componente económico (situación
económica personal e ingresos), cuyo efecto predictivo tiene menor relevancia estadística
al ser su coeficiente de estructura inferior a 0,30.

Que variables, como la religiosidad, no acaben figurando en los modelos predictivos (a pe-
sar de las amplias diferencias porcentuales que se observaran en el análisis bivariable) se
debe a que su efecto queda anulado por el mostrado por las variables antes destacadas y
que tienen mayor poder explicativo; en especial, la conjunción de las variables ideología
política, estudios y edad. Estas son las variables sociodemográficas más predictivas de las
incluidas en las encuestas. Pero, como nos indican los estadísticos de correlación y R2 (de
Nagelkerke), la opinión ante la extensión de derechos a inmigrantes está a su vez afectada
por otras variables no presentes en las encuestas. Se han obtenido modelos explicativos
que gozan de plena significatividad estadística (medida por el estadístico), pero que no son
deterministas.

138 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

Tabla 2.5*
Variables explicativas de la aprobación de la concesión a los inmigrantes
del derecho a obtener la nacionalidad, tras aplicar análisis discriminante y regresión
logística binaria
Análisis discriminante Análisis de regresión logística
Banco de
% Increm.
datos CIS Coefic. Coefic Exp
Variables F Variable Error Típico Wald Probabi.
estructura B B

2005 2005
Número de 60,622 0,663 Número de -0,954 0,181 27,837 0,385 -7,22
inmigrantes inmigrantes
Estudios 46,015 -0,633 Estudios 0,333 0,068 23,710 1,395 5,98
Ideología p. 40,785 0,571 Ideología p. -0,230 0,046 25,438 0,795 -4,38
Hábitat 34,396 -0,430 Hábitat 0,000 0,000 15,355 1,000 -

2007 2007
Número de 100,323 0,901 Número de -1,510 0,199 57,514 0,221 -2,60
Obtener la inmigrantes inmigrantes
nacionalidad Estudios 57,021 -0,563 Estudios 0,103 0,029 12,412 1,108 2,46
Ideología p 41,149 0,458 Ideología p -0,100 0,035 8,335 0,905 -2,24

2008 2008
Número de 79,335 0,782 Número de -0,686 0,110 38,729 0,504 -6,13
inmigrantes inmigrantes
Confiar en 52,928 -0,587 Confiar en 0,144 0,033 18,424 1,155 3,19
personas personas
Estudios 39,437 -0,552 Estudios 0,204 0,054 14,490 1,227 4,55
Ideología p. 32,346 0,408 Ideología p. -0,124 0,037 11,121 0,884 -2,88

2008 2008
Número de 126,900 0,754 Número de -0,698 0,087 64,893 0,498 -6,05
inmigrantes inmigrantes
Ideología p. 85,401 0,545 Ideología p. -0,194 0,032 35,569 0,824 -4,07
Votar Confiar en 63,878 -0,451 Confiar en 0,127 0,029 19,629 1,135 2,89
elecciones personas personas
generales Edad 51,531 0,380 Edad -0,018 0,004 20,379 0,982 -0,45
Situación 37,090 -0,167 Situación 0,211 0,078 7,236 1,235 4,75
económica p económica p
Ingresos 51,531 -0,040 Ingresos 0,000 0,000 12,455 1,000 -

Criterios estadísticos comparables de la relevancia del modelo


Análisis discriminante Análisis de regresión logística

% casos correctamente
clasificados % casos
Correlación R2
χ2 χ2 correctamente
Canónica Muestra Validez Nagelkerke clasificados
original cruzada

2005
0,283 132,009 85,3 85,2 0,164 148,880 86,8
Obtener la 2007
nacionalidad 0,257 119,299 79,5 79,5 0,123 139,970 80,5
2008
0,296 123,624 78,1 78,1 0,149 131,995 80,0
Votar 2008
elecciones 0,375 206,420 76,9 76,6 0,196 210,622 78,3
genrales

* Los estadísticos en esta tabla se interpretan como en la tabla 1.5.

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 139


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

2.1.1. Aspectos críticos sobre los derechos sociales de los inmigrantes:


la reivindicación del derecho a la preferencia por los autóctonos

A lo largo del apartado anterior hemos ido constatando que el aumento de la presencia in-
migratoria (tanto su registro estadístico como su percepción demoscópica) aminora la ca-
pacidad receptiva de la población autóctona ante la inmigración. No sólo se desea una po-
lítica que intensifique el control de la inmigración, también desciende el apoyo a la
concesión de derechos a los inmigrantes. Aunque la opinión favorable continúa excediendo
a la contraria, en 2008 se recaban los porcentajes de acuerdo más bajos en la serie de en-
cuestas analizadas. Los indicadores correspondientes a derechos continúan modelando las
actitudes ante la inmigración. En especial aquellos aún no avalados por las legislaciones
nacionales e internacionales, y que son objeto de debate político y social: caso de los dere-
chos de sufragio (más en elecciones generales que municipales) y de reagrupación familiar.
Descensos destacables por cómo está enunciada la pregunta y por el formato de respuestas
dicotómicas (sí/no) que presentan en el cuestionario. Ambos más propiciatorios de deseabi-
lidad social que expresión de actitud “real” ante la inmigración.

Una observación análoga se publicó por Pérez Díaz, Álvarez-Miranda y González (2001: 204-
205), al señalar que cuando en las encuestas se pregunta por la concesión de derechos políti-
cos a los inmigrantes extranjeros (caso del derecho de voto, huelga o sindicalización), se logra
captar “una respuesta genéricamente positiva, pero irreflexiva” sobre la concesión de tales de-
rechos. Como indican, “son asuntos sobre los que los participantes no han solido pensar”.
Cuando en su estudio cualitativo planteaban (a los participantes en los grupos de discusión), la
posibilidad de que los extranjeros votasen, explicitándoles algunas de las consecuencias de su
concesión, recogían obviamente respuestas más matizadas. Los autóctonos exteriorizaban el
temor a perder el control del ejercicio del poder en el territorio que sienten propio; que no sean
ellos quienes marquen las normas que han de regir la convivencia de autóctonos y foráneos.
Temor a la competencia que late en el rechazo a la concesión de derechos a los inmigrantes.

Asimismo se constata en el estudio MEXEES (Cea D´Ancona y Valles, 2008; 2009). En él la


competencia descolla entre los nodos discursivos principales al hablar de inmigración.
Competencia que afecta al acceso a puestos de trabajo (la “competencia del día a día”), así
como a prestaciones sociales extensivas a la población inmigrante (sanidad, escolaridad,
vivienda, ayudas públicas). Lo cual aminora los deseos de otorgar derechos a los inmigran-
tes. En consonancia con las propuestas teóricas del denominado racismo simbólico (defini-
do por Kinders y Sears, 1981; Sears 1988, 1998, 2005)33, el rechazo a la inmigración, y ha-

33 El resentimiento hacia el tratamiento a favor del inmigrante (respecto del autóctono) es premisa clave del racismo
simbólico y que le distingue del racismo moderno de McConahay (1983, 1986). Sus propuestas teórico-metodológicas
son corroboradas por diferentes estudios empíricos (Krysan, 1999, 2000; Henry y Sears, 2002; Tarman y Sears, 2005).

140 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

cia las minorías étnicas en general, se exterioriza en el posicionamiento en contra de los


tratamientos a favor de los inmigrantes: la llamada discriminación positiva. El racista sim-
bólico se caracteriza por negar la existencia de discriminación contra las minorías raciales
(se considera cosa del pasado). También, por la coincidencia en afirmar que “ellos exigen de-
masiado en sus reivindicaciones”; junto a la defensa de la preferencia de los nacionales frente
a los foráneos. Temores que se acrecientan a medida que aumenta el número de beneficia-
rios potenciales y menguan los recursos a repartir.

No hay novedad en ello. Varias investigaciones cualitativas realizadas con anterioridad en


España (Colectivo IOÉ, 1995, 2001; Pérez Díaz, Álvarez-Miranda y González, 2001; Gonzá-
lez y Álvarez-Miranda, 2005) ya apuntaban en esa dirección34. La novedad está en la fuer-
za que va adquiriendo dicho discurso en la población autóctona. También en la autoconfe-
sión de que las acciones afirmativas (o discriminación positiva) causan xenofobia. Quienes
exteriorizaban rechazo (en las entrevistas abiertas o en los grupos de discusión del proyec-
to MEXEES, cuyo campo se realizó a finales de 2006 y principios de 2007), primero destaca-
ban el carácter reivindicativo de los inmigrantes (“exigen más derechos que los españoles”);
principalmente cuando quien habla ha carecido o carece de recursos. Y, aunque advertían
que dicha crítica podía ser interpretada de “racista”, negaban que lo fuera; para, a conti-
nuación, reiterar lo antes dicho: que el trato tan favorable que en España se da a los inmi-
grantes “contribuye a que nos hagamos racistas”. A ésta se suman otras expresiones que reco-
gen el mismo sentir: “Que se busquen la vida, que yo no voy a levantarme de mi silla para que
ellos se sienten”; “Es que se lo dan todo a los inmigrantes”; “Es que me lo están quitando a mí”;
“Se están haciendo con todo”; “Se están llevando el gato al agua”; o “Nos pisan, nos pisan”.

Discurso nacional-familista del “primero los de casa”, que ya advirtiera el estudio pionero
del Colectivo IOÉ (1995), y que adquiere fuerza en el estudio MEXEES (realizado en un mo-
mento de mayor presencia inmigratoria, aunque previo a la coyuntura actual de crisis eco-
nómica). Dicho discurso social fluye no sólo entre las personas de menos recursos económi-
cos y, en consecuencia, más expuestas a situaciones de competencia con la población
inmigrante. Las ayudas a los inmigrantes en general se conceptúan como un agravio com-
parativo que favorece a los inmigrantes y discrimina a los autóctonos. Hasta el punto de
pensar que los inmigrantes logran acaparar determinados sectores de producción; o, inclu-
so, la sospecha de que “se están llevando el gato al agua”. Referencia específica a baremos que

34 En el trabajo del Colectivo IOÉ (2001), realizado en el año 2000, los autores acabaron destacando (hasta ha-
cerla título del informe publicado) la expresión manifestada por un empresario empleador de inmigrantes: “no
quieren ser menos”. La contextualización de este verbatim, al igual que las referencias a las formas de compe-
tencia sentida por las pequeñas empresas y trabajadores autónomos españoles en esas fechas y en sectores
económicos concretos de la construcción y la hostelería, pueden verse en:
http://www.colectivoioe.org/investigaciones_libros.php?op=libro&id=58

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 141


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

potencian el acceso de la población de bajo nivel de renta a prestaciones públicas, sin ha-
cer diferencias por nacionalidades. Relatos de experiencias conocidas, directa o indirecta-
mente, de acceso a plazas de guardería o a centros escolares públicos, cuya oferta ha que-
dado más limitada en los últimos años por el aumento creciente de la demanda pareja al
aumento del número de inmigrantes. “Se lo dan todo a inmigrantes”, frase que resume el
sentir de la población que se halla en situación de competencia, y que se esgrime como
justificativa del rechazo a la inmigración.

Se asiente y argumenta acerca de que los inmigrantes “acaparan todo”: debido a su menor
nivel de renta y a la aplicación de baremos que los favorecen. Lo que no se comprende (y
provoca rechazo) es que los recién llegados acaben acaparando recursos públicos a cuya fi-
nanciación aún no han podido contribuir, dada su reciente incorporación a la fiscalidad pú-
blica. Los jóvenes resaltan la contribución de sus padres, que “llevan trabajando toda la
vida”. Pese a lo cual, sus hijos quedan ahora desplazados de las listas de beneficiarios de
servicios que han financiado con su trabajo. De no haber inmigrantes, ellos serían los bene-
ficiarios. Este razonamiento se traduce en el rechazo a la inmigración (demandante de ser-
vicios sociales), más en el caso de la población autóctona con menor nivel de renta y más
expuestas a la situación de competencia con la población inmigrada. Entre los mejor posi-
cionados en las escalas socioeconómica y laboral el temor se exterioriza, no tanto relacio-
nándolo con la competencia por recursos públicos, como con el incremento de los impues-
tos para financiar el creciente gasto social. Sirvan de ilustración los siguientes fragmentos
correspondientes a dos de los grupos de discusión realizados en el proyecto MEXEES:

V: Yo pienso que los derechos está claro que tienen que ser los mismos [V:
Efectivamente.]. Otra cosa, que es ya más problemática, es que, al ser un sector
social desfavorecido, pues lógicamente las prestaciones sociales tienen que ser
mayores hacia ellos.
M: Sí, porque puede levantar ampollas en los españoles ¿no?
M: Sobre todo se da en las grandes avalanchas, cuando todavía la situación no se
ha estabilizado y el inmigrante recibe prestaciones a cambio de no dar
nada. Yo creo que cuando la situación se va estabilizando, el inmigrante empieza
a contribuir, a meterse en el engranaje éste, ya esos agravios no son lo que eran.
M: Pero, si al final un español no consigue plaza en un colegio público, porque ya
está lleno de inmigrantes, ¿qué?
M: Pero si eso no se da…
M: ¿No? Pues se dará…
M: Lo que sí se da es el caso de un español que no quiere ir a un colegio donde hay
inmigrantes. Eso sí se da, pero en el otro caso…

142 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

V: Yo estoy hablando de la percepción social… Pero esa prioridad puede ir des-


cendiendo, pero a nivel social todavía se sigue viendo. O sea, aún teniendo los
mismos derechos, la gente sigue pensando que se da prioridad. Y estamos
hablando de la percepción social [hablan todos a la vez]. El día que sean los de-
rechos iguales, que puede que todos sean iguales y que todo eso se vaya corrigien-
do con el tiempo, la percepción será todavía… el inmigrante…
M: Entonces los medios tendrán que informar porque si la percepción está so-
bre bases falsas…
V: Es que la percepción a veces tiene que ver en vez de con lo cualitativo, con lo
cuantitativo. Me explico. Sencillamente, una familia sudamericana tiene muchos
más hijos, luego tienes muchas más posibilidades de que las urgencias pediátricas
te encuentres a muchos más, y que son grupos familiares que van todos juntos, y da
la sensación de que todo está ocupado por éstos. Y eso ya en España ya pasaba
hace años con los gitanos. Los centros de la Seguridad Social estaban llenos de gi-
tanos. Había una habitación sólo, pero estaba la habitación llena (GD 3: Adultos de
cualificación media – alta, de 38 a 55 años. Todos trabajan y tienen relación (laboral y/o veci-
nal) con inmigrantes. Algunos tienen a inmigrantes empleados en el servicio doméstico. Fecha
campo: 21-marzo-2007).

V: El problema va a llegar cuando tú estés pagando tus impuestos y, debido a


que la sanidad no se pueda sufragar con todos estos impuestos, nos suban a nos-
otros nuestros impuestos o tengas que pagar tú por operarte. Yo eso es lo que veo.
El problema es el futuro. Que cuando te digan que ha sido porque viene mucha
gente de Suramérica, de África o lo que sea, y que también vendrán de Europa y
de Estados Unidos, porque les saldrá más barato, entonces el problema será
cuando te digan que te han subido los impuestos porque hay gente que vie-
ne que no está pagando. Entonces será cuando tú empieces a rechazar a esa
gente. Y eso es lo que veo yo que es el problema (GD 1: Jóvenes universitarios o gra-
duados, de 20 a 24 años. Excepto uno, todos tienen relación con inmigrantes, incluso de amis-
tad. Fecha campo: 16-marzo-2007).

Se habla de percepción social, que no siempre tiene correspondencia con la realidad regis-
trada administrativamente. Lo que lleva a recomendar una mejora en la información que
los medios de comunicación transmiten a sus audiencias. Pero también se habla de proble-
ma y de ascenso del rechazo a la inmigración. La predicción de un futuro incierto, que se
dibuja gris, ante el aumento de la presión inmigratoria, en avance continuo y descontrola-
do. Incluso llega a afirmarse que “también vendrán de Europa y de Estados Unidos, porque les
saldrá más barato”. El creciente número, unido a la escasez de recursos públicos, se toma
como base para augurar un estallido de rechazo al inmigrante. No narran experiencias pro-
pias de rechazo. Hablan de percepciones sociales, de la contribución de los medios de co-
municación al deterioro de la imagen de la inmigración. También de la discriminación que
la población autóctona describe que padece en comparación con la inmigrada; que de los
recursos públicos se beneficien en mayor medida los inmigrantes, indistintamente de que
hayan contribuido más o menos a su financiación.

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 143


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

De manera que del discurso inicial favorable a la equidad legal (“los derechos está claro que
tienen que ser los mismos”), a continuación se pasa a censurar su concesión concreta a los in-
migrantes. Esta postura discursiva resulta análoga a la conocida presentación conversacio-
nal “Yo no soy racista, pero…”. Y nos descubre lo que en la sociedad contemporánea se per-
cibe como “no políticamente correcto”. En esta ocasión, la negación de derechos a los
inmigrantes, que resulta especialmente destacable cuando lo hacen personas que se auto-
presentan como abiertas o favorables a la inmigración. En cambio, no tratan de ocultar su
posición favorable a la preferencia de los nacionales frente a los foráneos (acceso a plazas
escolares, atención sanitaria, vivienda pública). A su defensa le atribuyen mayor aprobación
y legitimidad social. Se sienten legitimados por haber contribuido (ellos y sus antepasados)
a su financiación. Lo que contribuye a que este discurso se exprese de manera abierta, in-
cluso por personas que se consideran abiertas a la inmigración; a diferencia del discurso
opuesto, más primario, de negar a los inmigrantes el acceso a cualquier tipo de derechos.

Hallazgos resultantes de las exploraciones cualitativas que son consonantes con la realidad
que nos describen los datos de encuesta. Como en la encuesta anterior que OBERAXE en-
carga al CIS (septiembre de 2007) y a IESA (2005 y 2006), en 2008 de nuevo vuelven a in-
cluirse tres ítems que tratan de cuantificar el grado en que se comparte el discurso o ideo-
logía de la preferencia de los autóctonos frente a los foráneos. Éste se circunscribe al
acceso a tres ámbitos distintos: sanitario, escolar y laboral. Primero se pide a los encuesta-
dos que expresen su grado de acuerdo con las dos proposiciones siguientes: 1) “Los españo-
les deberían tener preferencia a la hora de acceder a la atención sanitaria”; 2) “Los españo-
les deberían tener preferencia a la hora de elegir el colegio de sus hijos”. Las opciones de
respuesta, junto a su frecuencia en 2008, quedan representadas en el gráfico 2.3. Muestra
la mayor prevalencia del discurso de la preferencia cuando atañe a la elección del centro
escolar. Un 24% de los encuestados en 2008 se manifiesta “muy de acuerdo” y un 31% “de
acuerdo”. En cambio, cuando se refiere al acceso a la atención sanitaria, los porcentajes de
acuerdo se reducen a 16 y 26%, respectivamente.

A diferencia de las encuestas anteriores, en la realizada en 2008 el abanico de respuestas


se amplió a cuatro. Lo que posibilitó distinguir al tibio del pleno acuerdo o desacuerdo. En
las encuestas anteriores encargadas por OBERAXE los ítems se planteaban en términos di-
cotómicos (más bien de acuerdo/más bien en desacuerdo); y, en función del método de en-
cuesta que se aplicara, la fotografía que se tenía era dispar. Menor exteriorización del dis-
curso de la preferencia de los nacionales en las telefónicas de IESA (2005 y 2006) frente a
las encuestas cara a cara del CIS, como muestra el gráfico 2.4. Si bien todas coinciden en
mostrar que su pronunciación es más extendida cuando atañe al acceso a centros escolares
que a la sanidad. Quizás porque la admisión de lo segundo se considere más recriminable
que la primera, al afectar a la vida de la persona.

144 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

Gráfico 2.3.
Preferencia de los españoles frente a los foráneos.
Encuesta CIS-OBERAXE de septiembre-octubre de 2008 (%)

"Los españoles deberían tener preferencia a la hora de..."

24
Muy de acuerdo 16

31

Más bien de 26
acuerdo
24
Más bien en
32
desacuerdo

13
Muy en
desacuerdo 21

7
No sabe
5

1
No contesta 1

Acceder a la atención sanitaria Elegir el colegio de sus hijos

Además, no se olvide que tanto el acceso a la sanidad como a la educación pública gratui-
ta en España está garantizada a toda persona que esté empadronada, indistintamente de
su nacionalidad de origen (Ley Orgánica 4/2000, de derechos y libertades de los extranjeros
y su integración social). Tampoco se niega la aportación de la población extranjera a la Se-
guridad Social: en diciembre de 2008 el número de trabajadores extranjeros afiliados y en
alta laboral en la Seguridad Social ascendía a 1.882.224 (suponiendo el 10,4% del total de
trabajadores afiliados y en alta laboral en España, según las estadísticas del Ministerio de
Trabajo e Inmigración). Todo lo cual hace que la pronunciación del discurso de la preferen-
cia nacional sea más recriminable en el ámbito de la sanidad. Por lo que no sorprende que
en el conjunto de las encuestas la preferencia de los autóctonos se exteriorice más cuando
se reivindica a la hora de elegir colegio para los hijos.

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 145


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

Lo que sí llama la atención es el dato, más bien desorbitado, que corresponde a la encuesta
de IESA de 2006: que el 78% de los 2.400 encuestados telefónicamente estén de acuerdo
con la frase: “los españoles deberían tener preferencia a la hora de elegir el colegio de sus hijos”; un
año antes el porcentaje se reducía al 43%. Diferencia de treinta y cinco puntos porcentuales
en un año y aplicando el mismo método de encuesta (telefónica). Diferencia porcentual que
no se explica ni justifica en el informe de la encuesta (Pérez Yruela y Desrues, 2007). Por lo
que se desestima el dato correspondiente a 2006 por deberse a error o a errata.

Gráfico 2.4.
Preferencia de los nacionales (%)

"Los españoles deberían tener preferencia a la hora de..."

21

19
Acceder a la
atención sanitaria 41

42

43
78
Elegir el colegio
de sus hijos 54

55

CIS 2008 CIS 2007 IESA 2006 IESA 2005

Pregunta dicotómica con dos opciones de respuesta (“Más bien de acuerdo” y “Más bien en desacuerdo”) en las
encuestas de 2005 a 2007; en 2008, las opciones se amplían a cuatro: “Muy de acuerdo”, “Más bien de acuerdo”,
“Más bien en desacuerdo”, “Muy en desacuerdo”.

A diferencia de las encuestas, en los grupos de discusión del proyecto MEXEES el discurso de la
preferencia nacional fue más esgrimido al hablar del acceso a la sanidad. Quizás se deba a que
la sanidad afecta a todos, mientras que la educación sólo a aquellos que tengan hijos o nietos
en edad escolar. La mencionada preferencia se argumenta por la situación “discriminatoria” que
los autóctonos perciben hacia ellos. Argumentan que los inmigrantes tienen más derechos que
los propios autóctonos, porque se benefician de servicios públicos a cuya financiación no han

146 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

podido contribuir. A frases del tipo “Es como nuestro caramelo ¿no?: Seguridad Social para todos y
gratis” (pronunciada por una mujer autóctona del GD3), sigue la queja concreta de otros miem-
bros del grupo. Por ejemplo, la realizada por un hombre que destaca las colas que se ve obligado
a realizar para ser atendido en un hospital del Ejército, porque “hay señores inmigrantes que pasan
antes”, y no son militares. Frase que ilustra el sentir de una población autóctona que se siente
con más “derechos” que los inmigrantes a percibir prestaciones sociales y servicios públicos, y en
cambio se sienten desplazados por “recién llegados”, que aún no han podido contribuir a su finan-
ciación y que, en cambio, se les anteponen. Fluye el rechazo explícito a la discriminación positi-
va35. Para explicarlo, se menciona la competencia por recursos limitados, que ya prevaleciera en
la explicación de los prejuicios étnicos de Allport (1954/1977) y Blumer (1958), y que ha obteni-
do reiterada corroboración en estudios empíricos posteriores (Walker y Pettigrew, 1984; Giles y
Evans, 1986; O´Sullivan y Wilson, 1988; Bobo 1988; Quillian, 1995).

En un artículo próximo a la fecha de redacción de este informe, publicado por El País


(15/12/2008), se describe una experiencia que se asemeja a otras aquí narradas y a la que
acompaña una explicación que se enfoca en la misma dirección. Acontece en Guadalajara,
en un reciente sorteo de vivienda protegida. Cada vez que el agraciado era una persona in-
migrante, el resto de los asistentes respondía con silbidos y abucheos de tiente racista [una
exteriorización clara de rechazo]. Concha Carrasco (profesora de Sociología de la Universi-
dad de Alcalá de Henares) afirma en una entrevista para el periódico que “el español quiere
oír que tiene preferencia por haber nacido aquí, y no es así. Tiene a tres millones de perso-
nas extranjeras que se han ganado el derecho de trabajar y estar en el país en sus mismas
condiciones”. Censura el discurso utilitarista que se emplea con la inmigración: “Mientras
nos sirven no hay problema, y cuando no hay empleo, ¡¿Qué vuelvan a casa porque ya no
nos sirven?! No, la realidad es mucho más complicada”, concluye.

La reivindicación de la preferencia de los nacionales no se limita al acceso a servicios y


prestaciones sociales. En general está presente cuandoquiera que exista desequilibrio entre
oferta (limitada) y demanda (creciente). Desequilibrio que hace aflorar la competencia y
con ella la reclamación de preferencia de quienes se consideran con más “derechos” a su
disfrute. Situación que se daría en el acceso al mercado laboral cuando autóctonos e inmi-

35 Los resultados de algunas encuestas norteamericanas indican que el 60% de los blancos piensan que la acción
afirmativa discrimina contra los blancos (Jackson, Brown y Kirby, 1998). En una publicación posterior, Eduardo
Bonilla-Silva (2006) examina la perpetuación de la desigualdad social de los blancos hacia los negros, sin que
ellos mismos se consideren racistas. “Color-blind-racism” que corroboran decisiones del Tribunal Supremo de
EEUU sobre acciones afirmativas en la educación superior y que el autor analiza. Prácticas que considera de
“nuevo racismo” y no cubiertas por el sistema Jim Crow (prevalente entre 1876 y 1965) y que justificaba el
status quo racial por la inferioridad moral y biológica de los negros. Por el contrario, el “color-blind racism” lo
fundamenta en las dinámicas del mercado y en las limitaciones culturales de la población negra.

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 147


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

grados compiten por los mismos puestos, no cuando se precisa de mano de obra foránea
para su cobertura. Los contextos económicos de déficit de puestos de trabajo, como el ac-
tual, con una tasa de paro alrededor del 17,36% de la población activa en el primer trimes-
tre de 2009 (con un total de 4.010.700 desempleados, según la Encuesta de Población Acti-
va del INE), y con la previsión de la Unión Europea de que alcance hasta el 19% en 2010,
propician exigencias reivindicativas de “trabajo para los nacionales”.

Aún está reciente en la memoria la huelga que afectó a una veintena de plantas energéticas
(petroleras y gasísticas) en el Reino Unido, en febrero de 2009, y que produjo titulares de
prensa como el siguiente: “Reino Unido teme más paros por xenofobia” (El País, 1/2/2009).
Bajo el lema “Empleos británicos para los trabajadores británicos”, la huelga amenazó con se-
guir extendiéndose por el Reino Unido. Los huelguistas exigían medidas proteccionistas que
evitasen la contratación de mano de obra extranjera. Contraviniendo el libre tránsito de tra-
bajadores europeos por los países de la Unión, se amparaban en unas declaraciones del pri-
mer ministro británico, al poco de asumir el cargo, que garantizaban la defensa del empleo de
los nacionales. Su espoleta fue el contrato que la compañía TOTAL suscribió con la firma ita-
liana IREM en el condado de Lancashire (noroeste), para la construcción de una planta de
desulfuración en la que trabajan 300 empleados extranjeros, a los que se sumaron otros 200
al mes siguiente. Se extendió a empresas de Inglaterra, Escocia y Gales.

En un artículo posterior (El País, 6/2/2009), se insiste que “la crisis alienta el nacionalismo eco-
nómico en la Unión Europea”. Surgen movimientos y medidas proteccionistas en Reino Unido y
Francia, socavando principios sagrados de la Unión Europea como el libre movimiento de tra-
bajadores o la libre circulación de productos en un mercado único por encima de las fronteras.
La huelga “salvaje” de trabajadores británicos de la refinería Lindsey en Killingholme contra el
empleo temporal de italianos y portugueses por la francesa TOTAL “ha sido la punta del un ice-
berg que recorre toda Europa”… El conflicto en Reino Unido se resolvió con el compromiso de
que la mitad de los trabajadores que contratará TOTAL en Killingholme serán británicos. Noti-
cia que se entrelaza con “el fantasma de una invasión de Suiza por trabajadores rumanos y
búlgaros”, que agitado por el xenófobo Partido Popular de Suiza (SVP), protagonizó la campaña
del referéndum para renovar el acuerdo de libre circulación de personas con la UE, que se votó
el domingo 8 de febrero en Suiza. Se explica por el “miedo a la crisis y la incorporación de los
países de Europa del Este a la Unión”, con el temor de que si se concreta en voto negativo ais-
laría a Suiza de la Unión Europea. Pero finalmente el voto fue positivo, con un 59,6% de apoyo
a la libre circulación de trabajadores de la Unión Europea, incluidos rumanos y búlgaros36.

36 La victoria del “no” habría obligado a Suiza a renunciar a acuerdos que regulan sus vínculos económicos con la
Unión Europea.

148 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

La ideología de la preferencia nacional también está presente en algunos discursos políticos,


como el protagonizado por el líder del Partido Popular, Mariano Rajoy, cuando el 15 de sep-
tiembre de 2008 (apenas cinco días de comenzar el trabajo de campo de la encuesta de
2008), al término de la primera junta directiva que su partido celebró tras el verano, declaró:
“Hay que reformar ya la política de inmigración. Ya empezamos a ver algunas cosas que no
son buenas en algunos lugares de España. Hay 180.000 extranjeros cobrando el seguro de
desempleo y ya volvemos a tiempos pasados: ya hay 20.000 andaluces que han pedido traba-
jo en la vendimia francesa”. Afirmaciones difundidas a través de los medios y que en algunos
despierta la crítica de haber “recuperado su discurso más duro contra la inmigración. El mis-
mo del que, según las encuestas, tanta rentabilidad obtuvo durante la pasada campaña elec-
toral. Y lo ha hecho enfrentando dos componentes que suelen provocar una reacción explosi-
va: el paro de los inmigrantes y el paro de los españoles” (El País, 16/9/2008)37.

Por lo que no sorprende que, cuando en la encuesta CIS-OBERAXE de 2008 se plantea la


proposición: “A la hora de contratar a una persona, se prefiera contratar a un español antes
que a un inmigrante”, el 21% de los encuestados responda que le parece “muy aceptable” y
el 39% “bastante aceptable”. Sólo un 9% lo valora “nada aceptable” y para un 23% es
“poco aceptable” (gráfico 2.5). Aunque la escala de medición difiera de la aplicada en la
graduación de la preferencia nacional en el acceso a la sanidad y a centros escolares, al es-
tar planteada en términos de “aceptabilidad” (en escala gradual que va del “nada” hasta el
“muy aceptable”), en vez del “muy de acuerdo” hasta “muy en desacuerdo” (lo que contra-
viene la comparabilidad de las respuestas), si se contrastan los gráficos 2.5 y 2.3 podrá
apreciarse que es en el acceso al mercado laboral donde más cala la reivindicación de la
preferencia de los nacionales frente a los foráneos. Seis de cada diez encuestados lo esti-
man aceptable, agregando las dos categorías de respuesta inequívocamente favorables a la
preferencia nacional.

37 Se censura que se señale a los inmigrantes implícitamente como responsables de la crisis económica. También
se especifica que es una prestación a la que todos los trabajadores (españoles y extranjeros) que han cotizado
tienen derecho. Y se puntualiza que los sindicatos mayoritarios (CC.OO y UGT) “estiman que son entre 8.000 y
9.000 los andaluces que han solicitado vendimiar en Francia, y que el total de peticionarios en toda España no
supera en ningún caso los 15.000”. Cantidades que suponen un repunte respecto a 2007, cuando acudieron a
Francia alrededor de 10.000 españoles. En los años setenta acudían 100.000 personas.

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 149


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

Gráfico 2.5.
Preferencia de los españoles frente a los inmigrantes en el acceso a puestos de trabajo
Encuesta CIS-OBERAXE de septiembre-octubre de 2008 (%)

A la hora de contratar a una persona, se prefiera contratar


a un español antes que a un inmigrante

21
Muy aceptable

39
Bastante aceptable

Poco aceptable 23

Nada aceptable 9

No sabe 5

2
No contesta

Si se compara la respuesta recabada en 2008 con la obtenida en las tres encuestas anterio-
res encargadas por OBERAXE (gráfico 2.6), podrá apreciarse la tendencia creciente a mani-
festar una opinión favorable a contratar españoles con preferencia a inmigrantes. En las
tres encuestas anteriores, la pregunta se formulaba en términos dicotómicos “aceptable/in-
aceptable”. En la encuesta, también cara a cara, de 2007 se alcanzó un 56% de aprobación;
en tanto que en las telefónicas del IESA se quedaba, como era predecible, en una propor-
ción inferior: en torno a cuatro de cada diez encuestados. Una diferencias de dieciocho
puntos porcentuales entre las dos encuestas más próximas, de diciembre de 2006 y sep-
tiembre de 2007, que difícilmente cabe atribuir al intervalo temporal que media entre am-
bas encuestas; en cambio sí al método de encuesta aplicado (la telefónica).

En las encuestas no se pregunta por los motivos detrás de la aceptación o del rechazo de
los supuestos de preferencia nacional. Quizás sea predecible. Pero no estaría de menos po-
der seguir el hilo argumentativo, tanto de la expresión de aceptación de la inmigración
como del rechazo. El esquema menos rígido de la investigación cualitativa lo permite, al
brindar a la persona más tiempo y espacio para argumentar su respuesta. Fragmentos como
el siguiente, extractados del proyecto MEXEES, son ilustrativos de razones muy presentes

150 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

Gráfico 2.6.
Preferencia de los españoles para acceder a puestos de trabajo (%)

"A la hora de contratar a una persona, se prefiera contratar a un español


antes que a un inmigrante"

40

38
Aceptable (mucho 56
o bastante)
60

50

Inaceptable (poco o 53
nada aceptable) 34
32

10

9
No sabe / No contesta 11

CIS 2008 CIS 2007 IESA 2006 IESA 2005

Pregunta dicotómica con dos opciones de respuesta (“Aceptable” e “Inaceptable”) en las encuestas de 2005 a
2007; en 2008, las opciones se amplían a cuatro: “Muy aceptable”, “Bastante aceptable”, “Poco aceptable”,
“Nada aceptable”.

en la justificación, en este caso, de la preferencia nacional ante el acceso a puestos de tra-


bajo. “Es lo justo”, “es lo normal”, lo que ha de ser por haber nacido en el país, al igual que
sucede en otros países. Aunque el campo cualitativo se realizó a finales de 2006 y princi-
pios o mediados de 200738, en un contexto laboral y económico más propicio, de creci-
miento, donde se asiente que en realidad no quitan trabajo, pero late ya el temor de que un
cambio de escenario económico pudiera aumentar la competencia.

38 De noviembre a diciembre de 2006 las entrevistas cualitativas; entre marzo y julio de 2007 los grupos de dis-
cusión.

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 151


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

Creo que al haber nacido aquí, debo de tener más oportunidades para obte-
ner trabajo que una persona de fuera; al igual que si voy a Alemania, debería de
tener menos probabilidades que un alemán. Y esto es así. No sé de qué manera se
debería de regular eso. Pero eso es lo justo, porque tampoco me parece normal
que porque en uno o en veinte países les vaya mal, tengan que venir a nuestro país
todos e invadirnos, por decirlo de alguna manera, quitándonos el trabajo. Porque
ellos no nos quitarán el trabajo, pero dentro de unos años, a nuestros hijos sí se lo
quitarán, porque sólo vuelven a sus países los inmigrantes que han emigrado por
razones políticas o de una situación económica momentánea mala. Y este tipo de
inmigrantes que vuelven son una minoría de los inmigrantes españoles.

Varón español de 24 años. Estudia publicidad en Segovia. Se considera de clase media. Ha viajado al
extranjero y tiene amigos estudiando en Inglaterra. Comparte la psicosis de la invasión.

Y ello en palabras de un joven universitario, cuyo perfil está menos relacionado con la ex-
teriorización de opiniones y actitudes contrarias a la inmigración. Veamos qué sucede en el
caso concreto de defensa de la preferencia nacional para los tres ámbitos preguntados en
las encuestas de 2008 y 2007. La tabla 2.6 replica los perfiles antes descritos con otros in-
dicadores de xenofobia, aunque con algunas variaciones. La más llamativa es la incidencia
de la variable estudios, cuyo efecto se agranda en 2008. Más en los supuestos de preferen-
cia nacional laboral y sanitaria. Treinta y cinco puntos porcentuales separan, en el primer
caso, el posicionamiento mayoritariamente favorable de las personas de nivel educativo
más bajo (75%), de aquellas que poseen estudios de nivel medio o superior (40%). Mientras
que estas últimas no han experimentado variación en la franja temporal analizada, las pri-
meras sí. De un 69% de aprobación en 2007 se pasa al 75% en 2008. Al igual sucede entre
las personas de menor cualificación profesional, las más expuestas a situaciones de compe-
tencia en el mercado laboral con la población inmigrada. Aumenta en ocho puntos porcen-
tuales la opinión favorable a la preferencia de los españoles para acceder a puestos de tra-
bajo, situándose en el 67% en 2008 frente al 59% de 2007. Entre las personas que se
encuentran en situación de desempleo también se registra un ascenso, esperable, de la opi-
nión favorable a la preferencia nacional; sobre todo en el ámbito laboral (del 55 al 64%) y
escolar (del 51 al 59% en un año).

Por lo demás, en cuanto a las variables sociodemográficas recogidas en la tabla 2.6, se repite
el perfil tipológico del reacio a la inmigración. Se constata la aprobación de la preferencia de
los connacionales a medida que se desciende en las variables estudios, ocupación y clase so-
cial. También, cuando aumenta la edad y religiosidad del encuestado; y se vira a posiciones
ideológicas más a la derecha de la escala política. Si bien, en estas tres últimas variables, la
encuesta de 2008 registra una atenuación de las distancias porcentuales entre sus categorías
polares, aunque de manera distinta en los tres supuestos. El descenso es mayor en el corres-
pondiente a la elección de centro escolar en la variable religiosidad (ocho puntos porcentua-

152 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

les), al aumentar los no creyentes que se posicionan a favor. En cambio desciende en ocho
puntos la opinión favorable a la preferencia sanitaria, entre quienes se posicionan en la iz-
quierda política (del 34% en 2007 se pasa al 26% en 2008). Entre los ubicados en posiciones
de derechas, la variación interanual más destacable corresponde al supuesto de preferencia
nacional laboral. Aumenta en siete puntos la opinión favorable a que se contrate un español
antes que a un inmigrante (64%, en 2007; 71%, en 2008).

En la variable ocupación se produce igualmente una progresión porcentual, conforme se


desciende en la escala laboral; aunque de manera menos clara que en las variables anterio-
res. Lo mismo es extensivo a las variables hábitat y sexo, que registran leves diferencias
porcentuales, hacia una ligera mayor aprobación de la preferencia de los de casa por parte
de las mujeres y las personas que residen en núcleos de población más rurales.

Tabla 2.6
Aprobación de la preferencia de los españoles para acceder a la atención sanitaria,
elegir el colegio de sus hijos y acceder a puestos de trabajo,
según características sociodemográficas

Acceder a la atención Preferencia de los


Elegir colegio de sus hijos
sanitaria españoles para acceder a
Encuestas CIS-OBERAXE puestos de trabajo
(% en cada combinación)
2007 2008 2007 2008 2007 2008

TOTAL 41 42 54 55 59 60

SEXO
Varones 40 41 52 54 55 60
Mujeres 43 43 57 55 57 62

EDAD
Menos de 30 35 37 47 49 47 52
30 – 49 35 37 50 53 50 55
50 – 64 45 47 60 61 59 66
65 y más 54 50 61 56 70 72

ESTUDIOS
Primarios y menos 52 53 63 56 69 75
EGB, FP1, ESO 41 49 57 62 57 68
Bachillerato, FP2 34 33 49 48 47 53
Medios, superiores 28 25 40 40 40 40

OCUPACIÓN
Empresario, profesional superior 32 33 47 47 44 49
Profesional medio 32 33 47 46 48 48
Trabajador alta cualificación 47 46 58 57 62 67
Trabajador baja cualificación 46 47 62 60 59 67

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 153


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

SITUACIÓN LABORAL
Trabaja 37 37 50 53 50 55
Jubilado o pensionista 53 46 63 56 67 70
Parado 49 45 51 59 55 64
Estudiante 34 27 41 36 44 40
Amas de casa 49 54 63 64 65 69
TRABAJO
Asalariado fijo 40 41 53 54 54 58
Asalariado eventual 43 44 55 56 59 67
Empresario 40 42 54 51 54 57
Autónomo 44 45 57 57 59 66

IDEOLOGÍA POLÍTICA
Izquierda 34 26 44 42 43 47
Centro 42 44 56 57 59 60
Derecha 57 53 71 66 64 71
RELIGIOSIDAD
Muy practicante 51 49 61 59 63 67
Poco practicante 45 47 60 61 62 67
Nada practicante 40 42 54 56 55 61
No creyente 25 26 35 41 38 44

TAMAÑO DE HABITAT
Hasta 10.000/5.000 habitantes 45 45 60 53 66 69
10.001 – 50.000/5.001-20.000 42 37 55 55 55 62
50.001 – 400.000/20.001-100.000 40 45 52 59 55 63
Más de 400.000/Más de 100.000 41 41 53 53 53 55

CLASE SOCIAL (subjetiva)


Alta y media-alta 35 40 49 56 50 51
Media 40 40 53 53 54 59
Media-baja 45 45 57 58 60 65
Baja 47 47 63 60 67 70
NÚMERO DE INMIGRANTES
Excesivo 52 55 65 70 65 77
Elevado - 39 - 53 - 58
Aceptable 17 20 30 29 34 33
Insuficiente (se necesitan más) 17 13 30 31 26 22

MOVILIDAD TERRITORIAL
Sí 37 37 52 52 52 58
No 44 45 55 57 58 63

EXPERIENCIA RECIENTE DE DESEMPLEO


Sí 36 40 54 55 54 61
No 43 42 54 55 57 61

Vuelve a ser una variable determinante la percepción que se tenga sobre la presencia de
inmigrantes. Incluso las diferencias porcentuales entre las categorías extremas en 2008
superan las recabadas un año antes; marcando un posicionamiento, a favor o en contra,
pero más definido. Más marcado en el supuesto de preferencia de los nacionales en el mer-
cado laboral. Mientras que el 77% de quienes consideran que el número de inmigrantes es
“excesivo” opinan que es muy o bastante aceptable que se contrate a un español antes que
a un inmigrante, la proporción desciende al 22% en aquellos que valoran el número como
“insuficiente”; y al 33% si se estima “aceptable”.

154 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

A esta variable se suma el grado de confianza que el encuestado sienta hacia otras perso-
nas. A descensos en el grado de confianza acompañan los aumentos notorios de apoyo en
la defensa de la preferencia de los españoles. Igual ocurre cuando mengua el nivel de in-
gresos del encuestado; sobre todo, cuando la preferencia se plantea en el ámbito laboral.
Treinta y dos puntos porcentuales separan las rentas inferiores a 600 euros de las superio-
res a 2.400 euros, al oscilar los porcentajes del 75 al 43%, respectivamente. También es
amplia la distancia porcentual cuando la preferencia se circunscribe a la sanidad. En el ni-
vel más alto de renta mensual la aprobación desciende al 23% (la cifra más baja), y en el
más bajo se sitúa en el 51%. Por tanto, la distancia alcanza los veintiocho puntos. Pero
cuando la pregunta se refiere a la elección de centro escolar, la distancia que media entre
las categorías polares se reduce a dieciocho puntos. Se debe a que dicho asunto suscita
mayor aprobación en la población de mayor nivel de renta. Casi duplica el obtenido cuando
se plantea el acceso a la atención sanitaria, como puede mejor apreciarse de la lectura de-
tenida comparativa de los porcentajes que recoge la tabla 2.7.

Tabla 2.7.
Aprobación de la preferencia de los españoles para acceder a la atención sanitaria,
elegir el colegio de sus hijos y acceder a puestos de trabajo, según perfiles de opinión
y sociodemográficos

Encuesta CIS-OBERAXE Septiembre 2008 Acceder a la atención Elegir colegio Preferencia de los
(% en cada combinación) sanitaria de sus hijos españoles para acceder
a puestos de trabajo

TOTAL 42 55 60

EXPERIENCIA EMIGRATORIA EXTERIOR


Sí 38 50 57
No 44 58 63

CONFIANZA EN LAS PERSONAS


Baja 54 65 75
Media 41 55 59
Elevada 25 39 44

SITUACIÓN ECONÓMICA PERSONAL


Buena o muy buena 34 48 51
Ni buena ni mala 44 58 66
Mala o muy mala 48 59 66

INGRESOS
Hasta 600 euros 51 62 75
601 – 1.200 euros 44 57 66
1.201 – 2.400 euros 38 52 54
Más de 2.400 euros al mes 23 44 43

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 155


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

Del análisis conjunto de la variedad de variables con capacidad predictiva se obtienen mo-
delos estadísticos multivariables que coinciden en resaltar el efecto clave (en la defensa de
la preferencia de los connacionales) de la percepción del número de inmigrantes. La apro-
bación de los tres supuestos asciende cuantos más inmigrantes se perciban. A ésta sigue la
variable estudios, pero si la preferencia nacional se refiere al acceso a la sanidad o a pues-
tos de trabajo. Cuando se plantea en el ámbito escolar, la ideología política del encuestado
se convierte en la segunda variable más determinante, aunque a distancia de la anterior en
2008 (según los coeficientes de estructura obtenidos).

Confiar en las personas es la tercera variable con mayor poder predictivo en todos los mo-
delos estadísticos que se obtienen en 2008. En 2007 no, porque esta variable no se incluyó
en los análisis, que se describen de manera más detenida en el informe anterior (Cea D´An-
cona y Valles, 2008b). La cuarta y quinta variable con efecto predictivo propio varía según
el supuesto que se analice. En sanidad, tener experiencia emigratoria interior (movilidad te-
rritorial); en el acceso a centros escolares, la experiencia emigratoria exterior. En cambio en
la predicción de la preferencia nacional en el ámbito laboral actúan más las variables de
índole económica. En concreto, cómo se valore la situación económica personal. Y en todos
los casos el efecto está en el sentido del descrito por el análisis cruzado bivariable de las
dos tablas anteriores.

156 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

Tabla 2.8*
Variables explicativas del acuerdo con la preferencia de los connacionales para
acceder a la atención sanitaria, elegir el colegio de sus hijos y acceder a un puesto de
trabajo, tras aplicar análisis discriminante y regresión logística binaria
Análisis discriminante Análisis de regresión logística
Banco de
Coefic. Coefic Exp % Increm.
datos CIS Variables F Variable Error Típico Wald
estructura B B Probabi.

2007 2007
Número de 218,628 0,880 Número de 1,328 0,126 110,947 3,773 3,56
inmigrantes inmigrantes
Estudios 126,725 -0,556 Estudios -0,112 0,023 22,998 0,894 -2,80
Religiosidad 69,313 0,481 Religiosidad 0,136 0,051 7,159 1,146 3,36
Ideología p. 89,847 0,398 Ideología p. 0,085 0,030 7,835 1,088 2,05
Edad 56,326 0,398
Acceder a la 2008 2008
atención Número de 108,558 -0,709 Número de 0,516 0,081 40,620 1,675 6,90
sanitaria inmigrantes inmigrantes
Estudios 72,872 0,581 Estudios -0,182 0,048 14,214 0,833 -4,16
Confiar en 52,205 0,523 Confiar en -0,122 0,028 19,610 0,885 -2,79
personas personas
Ideología p. 61,545 -0,496 Ideología p. 0,179 0,032 32,107 1,195 3,85
Movilidad 43,064 0,242 Movilidad -0,283 0,118 5,774 0,754 -7,04
territorial territorial
Ingresos 0,000 0,000 4,320 1,000 -

2007 2007
Número de 264,618 0,860 Número de 1,268 0,115 121,401 3,555 3,96
inmigrantes inmigrantes
Estudios 87,576 -0,534 Estudios -0,089 0,026 11,547 0,915 -2,15
Religiosidad 71,358 0,488 Religiosidad 0,128 0,055 5,317 1,136 3,17
Edad 158,289 0,447 Ideología p. 0,103 0,033 9,957 1,109 2,45
Ideología p. 111,375 0,407 Edad 0,013 0,004 12,515 1,013 0,30

Elegir colegio
2008 2008
de sus hijos
Número de 161,213 0,822 Número de 0,662 0,077 73,252 1,939 6,26
inmigrantes inmigrantes
Ideología p. 96,535 0,477 Ideología p. 0,164 0,031 27,245 1,178 3,61
Confiar en 73,074 -0,475 Confiar en -0,119 0,028 18,429 0,888 -2,74
personas personas
Estudios 57,578 -0,443 Estudios -0,127 0,043 8,883 0,881 -3,04
Experiencia 47,563 -0,206 Experiencia -0,302 0,120 6,370 0,740 -7,52
emigratoria emigratoria

2007 2007
Número de 168,642 0,783 Número de 0,881 0,117 56,953 2,414 6,94
inmigrantes inmigrantes
Valoración 112,620 -0,639 Valoración -0,417 0,073 32,568 0,659 -8,29
sociedad sociedad
multiétnica- multiétnica-
pluricultural pluricultural
Estudios 66,188 -0,558 Estudios -0,088 0,028 10,151 0,916 -2,12
Edad 84,527 0,415 Edad 0,011 0,004 9,210 1,011 0,26
Ideología p. 54,927 0,401 Ideología p. 0,098 0,033 8,773 1,103 2,34
Preferencia
españoles 2008 2008
puestos de Número de 184,742 0,734 Número de 0,635 0,080 62,944 1,887 6,37
trabajo inmigrantes inmigrantes
Estudios 129,878 -0,618 Estudios -0,234 0,053 19,577 0,791 -5,06
Confiar en 98,198 -0,479 Confiar en -0,149 0,030 25,064 0,862 -3,28
personas personas
Edad 56,101 0,417 Edad 0,011 0,004 6,597 1,011 0,26
Ideología p. 80,903 0,368 Ideología p. 0,156 0,033 22,855 1,169 3,48
Situación 48,804 -0,263 Situación -0,157 0,076 4,271 0,855 -3,70
económica p económica p
Hábitat 66,220 -0,214 Hábitat 0,000 0,000 6,609 1,000 -

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 157


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

Criterios estadísticos comparables de la relevancia del modelo


Análisis discriminante Análisis de regresión logística

% casos correctamente
clasificados % casos
Correlación R2
χ2 χ2 correctamente
Canónica Muestra Validez Nagelkerke clasificados
original cruzada

2007
Acceder a la 0,367 261,969 63,8 63,5 0,184 267,179 64,7
atención
2008
sanitaria
0,363 200,700 65,1 64,7 0,185 208,846 66,7
2007
Elegir colegio 0,412 324,926 69,9 69,8 0,220 311,528 71,4
de sus hijos 2008
0,382 219,766 69,7 69,5 0,191 215,239 68,5
Preferencia 2007
españoles 0,384 253,606 69,6 69,4 0,194 246,988 69,7
puestos de 2008
trabajo 0,444 305,978 74,3 74,1 0,260 297,073 72,4

* Los estadísticos en esta tabla se interpretan como en la tabla 1.5.

Los modelos estadísticos que se obtienen en 2008 no coinciden plenamente con los corres-
pondientes a 2007, al haber variaciones en las variables que se incorporan a los análisis. No
obstante convergen en destacar el predominio de cuatro variables clave: número de inmi-
grantes, estudios (o ideología, en función del supuesto) y confiar en las personas. Los mode-
los de mayor poder predictivo corresponde a la preferencia en el ámbito laboral, ya expre-
sado en términos de varianza explicada (R2 de Nagelkerke de 0,26; correlación canónica de
0,444), ya en porcentaje de éxito de la clasificación a partir del modelo obtenido (de 72 a
74%, según la técnica analítica aplicada).

Aunque todos los modelos que describe la tabla 2.8 gozan de plena significatividad esta-
dística, reflejan que en la aprobación de la preferencia de los connacionales confluyen una
amplia variedad de variables, no todas presentes en las encuestas aquí analizadas. La reali-
dad social es compleja y difícil es llegar a comprimirla en modelos explicativos a partir de
un número limitado de variables. Lo que sí se puede es conocer qué variables, de las inclui-
das en las encuestas, muestran poder predictivo propio no debido a la confluencia de varia-
bles intermedias. Como así se ha hecho en éste y en apartados anteriores en la búsqueda de
explicación a distintos indicadores de xenofobia.

158 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

2.1.2. De los responsables de la integración social de los inmigrantes

Como colofón de este apartado, indaguemos en la entidad que, de acuerdo con la pobla-
ción autóctona, debiera ayudar a que los inmigrantes se integren. Como en encuestas an-
teriores realizadas para OBERAXE, la de 2008 replica la pregunta cerrada: “¿Quién cree Ud.
que debería ayudar principalmente a que los inmigrantes se integren en la sociedad españo-
la”. Cinco son las opciones específicas de respuesta entre las que hay que elegir una. Éstas,
junto a los porcentajes de respuesta que tienen en las tres encuestas que la incluyen, se re-
presentan en el gráfico 2.7.

Al Estado y a las Administraciones Públicas (incluyendo Gobiernos Autonómicos y Ayunta-


mientos) sigue atribuyéndoseles la principal responsabilidad. Si bien, el peso de la respon-
sabilidad atribuida desciende en once puntos porcentuales respecto de la encuesta de
2007, situándose en el 46%. Descenso que se explica por la incorporación de una opción de
respuesta no considerada en encuestas anteriores: la referencia genérica a “la propia socie-
dad española”. Sintetiza el protagonismo que todos tenemos en los procesos de integración,
que a todos atañe. La integración pasa a considerarse como un proceso bidireccional, en el
que está implicada tanto la población inmigrada como la autóctona39. De ambas partes se
espera la búsqueda de “acoplamiento mutuo”, ante los nuevos escenarios de convivencia
que resultan de la llegada de inmigrantes a nuestras ciudades, barrios, lugares de trabajo,
de ocio40.

En palabras de Pajares (2005:100-101), “la integración afecta a ambos sectores de la po-


blación; no sólo es cosa de las personas inmigradas, como mucha gente cree, sino que tam-
bién la población receptora ha de adaptar sus estructuras y aceptar los múltiples cambios

39 De ahí la importancia de los estudios que abordan la cuestión de la inmigración desde el doble enfoque y pro-
tagonismo de la población autóctona o receptora y la inmigrada. Véase, por ejemplo, la obra de Díez Nicolás
(2005) titulada Las dos caras de la inmigración, donde se aportan datos de encuesta sobre “el mayor grado de
integración social alcanzado por latinoamericanos y europeos del Este, y el menor grado de integración social
alcanzado por subsaharianos y marroquíes” (p. 414). O el trabajo anterior de Aparicio y Tornos (2001: 116-ss),
más centrado en las estrategias y experiencias de distintos colectivos de inmigrantes (chinos, ecuatorianos,
dominicanos, marroquíes, peruanos, africanos subsaharianos) relacionadas con la integración social, donde ya
se invitaba a “superar la idea de que integrarse es, en una sociedad pluralista, asimilarse a lo que hay”. O, an-
tes incluso, la propuesta teórica y metodológica de Izquierdo y Noya (1999: 35-37-aa-ss) al advertir “la im-
portancia de estudiar las dimensiones ecológicas y relacionales de la ISI [integración social de los inmigrantes]
en España” pivotando sobre la categoría de nuevo cuño “lugares migratorios” o espacios de convivencia local
sin (“sedentarios”) o con experiencia migratoria (“extranjeros, migrantes internos, retornados”).
40 Para un análisis de algunos ámbitos del consumo (de alcohol, y otros) en los inmigrantes, en tanto «“síntoma
expresivo” de la complejidad de los procesos de integración social de los inmigrantes», véase Conde y Herranz
(2004: 12, 237-ss).

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 159


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

que la inmigración produce en la sociedad. Cambios en el paisaje urbano, en los equipa-


mientos sociales y culturales, en el desarrollo de los barrios, en las actividades festivas.
Aparecen zonas comerciales distintas, horarios distintos, nuevos espacios y formas de ocio,
nuevos lugares de culto, etc.”.

Por lo que habría que añadir una quinta condición a las cuatro que Bauböck (2003) desta-
ca como cruciales en la consecución de la integración de los inmigrantes. Las sintetiza en:
1) Oportunidades económicas que ayuden a la movilidad social ascendente, dentro y entre
generaciones; 2) Igualdad legal, haciendo extensivos derechos al conjunto de los ciudada-
nos; 3) Tolerancia cultural y el reconocimiento de las comunidades religiosas, lingüísticas y
étnicas constituidas por inmigrantes; 4) Cultura pública inclusiva y pluralista. A estas cua-
tro se sumaría, en consecuencia, la marcada por el componente interrelacional, de las rela-
ciones interpersonales en los distintos ámbitos de convivencia (de vecindad, laborales, de
amistad, familiares), que definen la vida en sociedad. En ello todos tenemos protagonismo.

Para el 15% de los encuestados en 2008 el principal responsable de la integración de los


inmigrantes es “la propia sociedad española”. Ésta pasa a ser la tercera respuesta más nom-
brada, por detrás de “los propios inmigrantes y sus asociaciones”, que conserva el peso de ante-
riores encuestas. Si bien es muy próximo al anterior, al ser mencionado por el 16% de los
preguntados, que atribuyen la principal responsabilidad a los inmigrantes. Quizás porque
comparten que son ellos los que han de hacer el principal esfuerzo para integrarse. Puede
que se deba a que en la población española (al igual que en otras sociedades europeas41)
haya seguido latiendo y trasmitiéndose como herencia colectiva el viejo refrán: “A donde
fueres, haz lo que vieres”. Tal sentir se recoge literalmente, por ejemplo, en la investigación
cualitativa de González y Álvarez-Miranda (2005:125), donde surgen espontáneamente
fragmentos de entrevista como el siguiente:

Si tú vienes a mi país, está claro que tienes que seguir las reglas que nosotros tene-
mos; porque si yo voy a tu casa, yo procuro… Yo tengo un refrán: Donde fueras,
haz lo que vieres. Yo procuro amoldarme a tus reglas y no que tú te amoldes a las
mías, puesto que yo estoy en tu terreno; entonces…, dentro de un respeto mutuo,
lógicamente.

Mujer. 46 años. Empleada de comercio.

41 En el latín de nuestros días (tan estudiado y extendido, sobre todo por las generaciones más instruidas) existe
la expresión, equivalente al refrán español, de: “When in Rome, do as Romans do”.

160 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

También en el proyecto MEXEES (Cea y Valles, 2006-2008) se alzó la máxima o razón refrane-
ra42 mencionada (“A donde fueres, haz lo que vieres”), defendida por autóctonos y censurada por
extranjeros que disienten que sean ellos los que hayan de hacer el esfuerzo por “integrarse”.

Los españoles no tenemos ningún problema cuando se adaptan y vienen a traba-


jar. Pero, claro, que no esperen que seamos nosotros los que nos adaptemos a
ellos; como, por ejemplo, los que están pidiendo ahora que haya clases de religión
del Islam. Pues es que yo creo que, vale, que reciban esa educación; pero que se la
den sus padres en su casa y no en un colegio, donde a lo mejor hay un cinco por
ciento de musulmanes y los demás son cristianos. Pues no lo termino de ver eso,
porque entonces si cada uno de los extranjeros que viene aquí empieza a pedir que
se les dé las clases que daban en su país, pues no sé qué sería esto. Y creo que es
más fácil adaptarse al país y ya está.
Mujer autóctona de 57 años. Posición acomodada (casa en el pueblo y en la playa). A los 20
años se vino a trabajar a Madrid desde un pueblo de Extremadura. Se sacó el bachillerato y
curso estudios medios de administración y psicología. Su marido trabaja en la banca y tiene dos
hijos. Ella no trabaja porque no quiere. Tuvo relación laboral y de amistad con extranjeros
(cubanos), cuando trabajaba en una empresa.

Creo que los españoles quieren que todos sean como ellos, cuando vienes a vivir
aquí. Pero los inmigrantes como yo queremos hacer lo mismo que en nuestro país,
y no se puede. Vivimos todos juntos en un país y cada uno quiere vivir de una ma-
nera; y, claro, sin pensar en que hay gente que le molesta.
Mujer marroquí de 26 años. Su madre dedicada a la casa, su padre trabajaba como taxista. Ella
cursó algunos años de Derecho en su país. Vino a España hace 3 años con sus hermanos. Antes vino
su padre y después su madre. Aún tiene dificultades con el idioma. Trabaja en el servicio doméstico.
Su deseo es regresar a su país y poner un negocio de moda en Casablanca. Físicamente y por su
forma de vestir, puede pasar por una chica española, portuguesa o francesa.

La cuarta atribución de responsabilidad principal relacionada con la integración recae en


“la organizaciones sociales o asociaciones de ayuda a inmigrantes [se entiende que de no extran-
jeros, por exclusión respecto de la respuesta anterior], la Iglesia (Cáritas), sindicatos”, aun-
que apenas es mencionada por el 7% de los encuestados en 2008; dos puntos de diferencia
respecto de 2007. Y, por último, se sitúa “la iniciativa privada mediante la creación de empleo

42 La expresión razón refranera se toma del estudio sociológico sobre el carácter español a través de los refranes,
realizado por Amando de Miguel (2002). Cabe establecer ciertas analogías y diferencias entre tal expresión y
la de razón mundana (mundane reasoning) propuesta por Melvin Pollner (1970; 2000: 133). Mientras los re-
franes suponen una suerte de juicios cristalizados a lo largo del tiempo y transmitidos por tradición oral; en
los razonamientos mundanos que tienen lugar, por ejemplo, en los juicios por disputas de tráfico destaca la
confrontación de percepciones que acaban resolviéndose al ponerse en el lugar del otro. En ambos casos juega
un papel relevante el sentido común, la sabiduría popular; pero, en el mejor de los casos, la disposición a
aprender de la experiencia y de un modo transigente.

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 161


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

para los inmigrantes”, con sólo un 4% de respuesta (similar a encuestas anteriores). Y ello
pese a que incluye un coadyuvante básico que posibilita la integración del inmigrante: el
empleo43. Fin principal de la inmigración económica y que posibilita su supervivencia. Es la
segunda opción de respuesta que ofrece la pregunta, pero en todas las encuestas es la me-
nos elegida por los entrevistados. Puede que sea porque la responsabilidad se delega a la
“iniciativa privada”, mientras que la sociedad entiende que ha de recaer en las instituciones
públicas, los artífices de la política inmigratoria, y a los que se dota de recursos económicos
que contribuyan a la integración de los inmigrantes44. Pero también puede que sea por el
significado que comúnmente se atribuye al término integración: una connotación más cul-
tural que económica45. Suele ser lo primero que viene a la mente cuando se menciona el
término “integración”, y en sentido unidireccional: que ellos se adapten a nuestras costum-
bres. De ello se hablará en el apartado 2.2.

43 El empleo es un instrumento clave en la integración del inmigrante. Pero, a su vez, puede ser desencadenante
de desintegración. Cuando al inmigrante se le restringe, pese a su formación, la posibilidad de ascenso laboral,
atendiendo prioritariamente a su condición de inmigrante.
44 El BOE del 2 de abril de 2009 publica la Resolución de 24 de marzo de 2009, de la Secretaría General Técnica,
por la que se publica el Acuerdo del Consejo de Ministros por el que se formalizan para el ejercicio 2009 los
criterios objetivos de distribución así como la distribución que resulta del crédito presupuestario, por un im-
porte de 141.000.000 de euros, del Fondo de apoyo a la acogida e integración de inmigrantes, así como al re-
fuerzo educativo de los mismos. La Resolución añade que la cuantía total que se distribuye entre las Comuni-
dades Autónomas se realiza en tres partidas: 75.350.000 euros para «Acogida e Integración»; 61.650.000 euros
para «Refuerzo Educativo», 4.000.000 euros para «Atención a menores extranjeros no acompañados» en el
marco del Programa especial para la atención de menores extranjeros no acompañados desplazados desde Ca-
narias”. El BOE de 30 de junio de 2009 publica la Resolución de 24 de junio de 2009 por el que se formaliza
(para el ejercicio 2009) la ampliación de 59.949.120 euros para el Fondo de apoyo a la acogida e integración de
inmigrantes, que se distribuye entre las Comunidades Autónomas en dos partidas: 32.972.015 euros para
«Acogida e Integración»; 26.977.105 euros para «Refuerzo Educativo».
45 Una definición complementaria, psicosocial de la integración, en tanto estrategia de adaptación bicultural (o
con orientación a la cultura de origen y de destino), relacionándola con los conceptos e indicadores de acultu-
ración, salud, bienestar subjetivo y calidad de vida, puede verse en Basabe, Páez, Aierdi y Jiménez-Aristizabal
(2009). Una línea de investigación vecina, en la que se contrastan las teorías clásicas de la asimilación y las
nuevas propuestas alrededor del transnacionalismo, puede verse en Álvarez de Miranda (2009). La autora ofre-
ce materiales empíricos donde la identidad transnacional aparece como “solución identitaria híbrida” para al-
gunos grupos (dentro del colectivo de inmigrantes musulmanes en Europa), como “opción a largo plazo” e “in-
dependientemente de la antigüedad de su migración y del status socioeconómico adquirido en la sociedad de
destino” (p. 147).

162 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

Gráfico 2.7.
Quién debe ayudar a la integración de los inmigrantes

"¿Quién cree Ud. que debería ayudar principalmente a que los inmigrantes se integren
en la sociedad española?"

49
El Estado y las Administraciones
Públicas (gobiernos autonómicos 57
y ayuntamientos)
46

La iniciativa privada 5
mediante la creación de 5
empleo para los
4
inmigrantes

Las organizaciones sociales, 5


asociaciones de ayuda a los 9
inmigrantes, la Iglesia (Cáritas),
sindicatos 7

17
Los propios
inmigrantes y sus 16
asociaciones 16

La propia sociedad
española
15

16
Otras respuestas 5
4

No sabe / No contesta 8
8

CIS 2008 CIS 2007 IESA 2006

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 163


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

2.2. Entre la aceptación y el rechazo


de las varias formas de diversidad

Como destaca Cachón (2008a: 133-134), las políticas de integración han de caracterizarse
por “garantizar la igualdad de trato (y no discriminación) en una sociedad libre y plural”. Se
entiende la garantía de la igualdad de derechos cívicos, sociales, económicos, culturales y
políticos. Pero también el fomento, “de modo decidido”, de la igualdad de oportunidades de
todas las personas y grupos que forman parte de la sociedad que reconoce el pluralismo
cultural. La “gestión de las diferencias” es importante, pero también “la gestión de la igual-
dad de acceso a derechos (y, por acceder a derechos, también de responsabilidades)”. De de-
rechos se ha hablado en el apartado 2.1, ahora corresponde analizar el posicionamiento
ante la diversidad que resulta de la inmigración. Ésta no sólo se restringe a la dimensión
cultural, la prevalente cuando se habla de integración. También a la étnica, que comprende
toda una serie de aspectos o dimensiones que definen el concepto mismo de etnia 46, y cu-
yas filias favorecerán la integración del inmigrante, en tanto que las fobias, la segregación
o rechazo. Comencemos por la valoración desigual que se hace de la diversidad, porque no
siempre despierta igual apreciación ni aprobación social.

46 La diversidad adjetivada como étnica comprende toda una serie de aspectos o dimensiones que definen el
concepto de etnia o etnicidad. El Diccionario de la Lengua Española (editado por la Real Academia Española),
señala que el término etnia proviene del griego εθνοϖ, ethnos, (pueblo). Y da esta definición: “Comunidad
humana definida por afinidades raciales, lingüísticas, culturales, etc.”. Conviene anotar otras definiciones com-
plementarias, más matizadas y con perspectiva histórica. Por ejemplo, la que se ofrece en La enciclopedia libre
WIKIPEDIA Entre los materiales reunidos en esta enciclopedia, cabe destacar la definición más sopesada y con
alusiones a la autoconciencia de la gente implicada (“una población humana en la cual los miembros se iden-
tifican entre ellos, normalmente con base en una real o presunta genealogía y ascendencia común, o en otros
lazos históricos. Las etnias están también normalmente unidas por unas prácticas culturales, de comporta-
miento, lingüísticas, o religiosas comunes.”). Y la controversia respecto al término próximo de raza (“Aunque
generalmente, el término “etnia” se usa a veces erróneamente como un eufemismo para raza, o como un sinó-
nimo para grupo minoritario. La diferencia entre estos términos radica en que mientras el término etnia com-
prende los factores culturales (nacionalidad, afiliación tribal, religiosa, fe, lengua, o tradiciones) y biológicos
de un grupo humano, la raza específicamente alude a los factores morfológicos distintivos de esos grupos hu-
manos (color de piel, contextura corporal, estatura, rasgos faciales, etc.) desarrollados en su proceso de adap-
tación a determinado espacio geográfico y ecosistema (clima, altitud, flora, fauna, etc.) a lo largo de varias ge-
neraciones. Así, la palabra “raza” es solo un concepto que ha sido asociado al de etnia.”). También está la
definición que elabora Pérez Agote para el Diccionario de Sociología editado por Giner, Lamo de Espinosa y To-
rres (2006) Este autor resalta “la diferencia fundamental entre la concepción objetivista de etnia y la subjeti-
vista (más usada) de grupo étnico y etnicidad”; pone el acento en los aspectos de “proyección social y políti-
ca”, frente a los estrictamente culturales, remitiendo a las posibles derivas nacionalistas o de “nacionalismo
étnico”.

164 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

2.2.1. Desigual valoración de la diversidad

Uno de los hallazgos que más nos sorprendió de la encuesta MEXEES fue que la diversidad
religiosa era la menos aprobada por la sociedad española. En una escala de 0 (“muy nega-
tivo”) a 10 (“muy positivo”), los 683 encuestados tenían que valorar “la conveniencia de que
España esté compuesta por personas de diferentes culturas, religiones, países y razas”. Éste
fue el orden en que se plantearon los diferentes supuestos de diversidad. Se mencionó la
diferencia racial en último lugar para ayudar a reducir el sesgo de la deseabilidad social. Se
partía de la hipótesis de que la diversidad de razas es la menos reconocida socialmente, la
que comúnmente suscita mayor censura social, por ser el nexo tradicional de la exteriori-
zación del racismo47. Un racismo que trata de ocultarse, más aún en el contexto de encues-
ta. Aunque su negación no siempre sea indicativo de inexistencia.

Como Doty (2003:21) sentenciara, en su análisis de la sociedad europea, “el racismo basa-
do en el color de la piel todavía persiste”. Brücker et al., (2002: 123) reiteran que el origen
étnico continúa siendo la “base para el prejuicio racial y la discriminación”. Y asimismo lo
constatamos en el estudio cualitativo del proyecto MEXEES. Los españoles asentían que
hay un trato diferencial hacia el inmigrante en función del “grado de inmigrante que seas”.
Grado que principalmente viene marcado por la valoración atribuida a la etnia a la que se
pertenece según la percepción del interactuante. Dicha apariencia o visibilidad suele com-
portar una atribución inmediata de estereotipos, lo que puede llevar a la identificación
errónea de la persona como “inmigrante”. Los afortunados extranjeros cuya etnicidad está
bien vista o logra camuflarse entre la población autóctona, disfrutan de su visibilidad no
estigmatizada o del hecho de poder pasar desapercibidos a menos que su manera de hablar,
de vestir o de comportarse les delate. Aunque los españoles entrevistados en dicho proyec-
to reconocían la existencia de un trato desigual al inmigrante, en general trataban de diluir
la gravedad de su reconocimiento, esgrimiendo razones más allá de las atribuciones étnicas
habituales (lingüísticas, de apariencia física): su número (“vienen de forma masiva”), su com-
portamiento, el no estar acostumbrados a la convivencia con personas de otras culturas
procedencias, el no ver “del mismo modo a unos que a otros”.

47 En La enciclopedia libre WIKIPEDIA, en el apartado Debates al respecto (del término etnia), se refleja así la
controversia sobre las palabras raza y etnia: “Cabe mencionar que un gran porcentaje de personas no está de
acuerdo con el hecho de clasificar a los humanos en distintas razas y etnias. Algunas razones por las que dicen
se deben rechazar estos conceptos de etnia y raza son porque se generan conflictos y agresiones muy graves, se
causan falsos sentimientos de identidad que causan desunión, y porque nadie eligió su supuesta raza y etnia, y
por lo tanto nadie tiene por qué aceptarla, ni ser nombrado ni juzgado por ella. A pesar de ello, actualmente se
impone la idea de que la negación de las diferencias no permite su valoración y respeto.”.

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 165


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

Los españoles, en ese sentido, somos un poco especiales, creo, porque diferenciamos
mucho la procedencia y la nacionalidad de cada uno. No tratamos igual a un
marroquí, que a un argentino, que a un francés o a un americano. No los trata-
mos igual. Bueno, americanos no inmigran mucho a España, la verdad. Pero es
muy distinto. Incluso dentro de la propia Sudamérica, diferenciamos entre unos
países y otros. Y eso es muy curioso porque generalizamos mucho y no vemos del
mismo modo a unos que a otros. Sabéis, si tuviera que poner una nota a los es-
pañoles en su trato a los extranjeros, les pongo un aprobado. Porque no termina-
mos de abrirnos del todo y también porque en parte tenemos muchos recelos,
porque es normal. Estamos viendo una etapa donde viene mucha gente, porque es
un país que está prosperando mucho, España, y está viniendo mucha gente, países
del Este, de Sudamérica, gente del Sur. Entonces nos vienen por todos lados.
Realmente no estamos acostumbrados. Hay como una transición en ese sentido,
ahora mismo. Nunca antes había habido tantos inmigrantes en España.
Varón autóctono de 22 años. Estudiante universitario (de comunicación audiovisual). Reside en
Madrid desde que comenzó a estudiar en la Universidad. Sus padres residen en Ciudad Real. Ha
viajado mucho con su familia, en España y en el extranjero, lo que en su opinión le hace más
abierto a otras culturas.

Hay de todo. Hay gente muy racista, pero otra muy amable y acogedora con ellos.
Lo que sí que creo es que se tiene especial rechazo a los marroquíes y a los africanos
o senegaleses, por el simple hecho que son los llamados “de color”.
Varón autóctono de 53 años. Emigró de un pueblo valenciano cuando tenía 19 años a Madrid y
a Francia. Clase media. Profesor del Conservatorio.

Como era esperable, quienes más denuncian la existencia de racismo étnico eran quienes lo
padecen en primera o en segunda persona. Hablan de miradas (“la gente te mira”, “no miran
igual”), de trato, de aceptación, diferenciando a los inmigrantes por su nacionalidad y rasgos
étnicos más visibles (“por el color de la piel”). Quienes no desentonan (argentinos, chilenos,
europeos) se sienten privilegiados: “somos blanquitos”. No así los que son negros o tienen ras-
gos indígenas. Si bien, los españoles (y algunos inmigrantes y extranjeros también) entrevis-
tados reconocen que en ello también actúa la novedad, el no estar acostumbrados a ver a un
“diferente”. El tiempo, el conocimiento mutuo, parece que favorece la aceptación.

Lo que me he fijado es que miran mucho por el color de piel. Por eso yo creo que
no me he sentido discriminada y me siento muy integrada. Nunca me han tratado
como extranjera.

Mujer rumana de 18 años. Vino a España con sus padres cuando era pequeña. Un familiar suyo
ya estaba aquí. Estudia bachillerato y cuida niños los fines de semana. Se relaciona más con
españoles y se siente adaptada. Sus padres quieren regresar a Rumania, pero ella “su vida aquí
no la cambiaría por la de allí”.

Claro que es más favorable a unos que a otros. No miran de la misma forma a
un inglés que a un marroquí o a un sudamericano.

166 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

Varón marroquí de 30 años, nacionalizado español tras residir 15 años en España. Procede de
una familia adinerada de Marruecos, donde estudió en un colegio español. Vive con su madre,
que es personal de limpieza. Él trabaja en una fábrica. Se ve de los primeros inmigrantes en
España, lo que considera un privilegio, al no estar en el mismo saco que los que llegan ahora. Se
considera español.

Porque uno, al ser emigrante, ellos no tienen la confianza. Desconfían porque


no te conocen. Hoy en día puedes decir eso, pero antes puedes decir que era por-
que yo soy negro. Hoy en día no lo diría, pero antes los años que yo estaba aquí
podías decir que yo soy negro y soy inmigrante, las dos. Ahora puedo decir que
soy inmigrante, que ellos no me conocen y no confían. Hay esa desconfianza. To-
davía hay discriminación de la raza, pero poca. No es igual que antes. Ahora
menos que antes porque la gente que te conoce, te respeta. A ver, te respetan
por cómo te tratan, pero sienten vergüenza. Por ejemplo, antes estoy con una
amiga en la calle y la gente empieza a mirar. Me miran a mí y miran a ella. Aho-
ra no, se ha cambiado. Ahora es distinto que antes. Y antes entrabas a un banco,
te lo digo sinceramente, entrabas y la gente se alejaba rápidamente para que tú
pasaras y salía corriendo. Se apartaban. ¡Ahora tú tienes que hacer la cola allí una
hora! Y entrabas en el supermercado y la gente que vigilaba en el supermercado, te
vigilaba. Porque había “muy pocos”, “muy pocos” chicos negros aquí.
Varón senegalés de 47 años. Pertenece a una familia acomodada de Dakar. En su país cursó
estudios universitarios de árabe y comenzó a trabajar de comerciante. Al no satisfacer sus
expectativas, decidió emigrar a España, en 1982, para así ayudar a su familia. Primero llegó a
Las Palmas de Gran Canaria y luego a Granada, donde lleva viviendo quince años. En la
actualidad es dueño de un locutorio, aunque se queja de que los bancos no le dan facilidades
para ampliar su negocio, por el hecho de ser inmigrante.

Racismo étnico que se entrelazaba con otras variedades de racismo. De manera espacial,
con el de clase: “tanto tienes, tanto vales”. En los grupos de discusión integrados por ex-
tranjeros era donde más se mencionaba la existencia de racismo de clase o clasismo. En los
tres grupos realizados se distinguía entre inmigrantes de primera, segunda, o tercera clase.
Los de “pata negra”, los ciudadanos de los países que formaron la Europa de los quince.
“Todo depende de la cartera que lleves”, como se reconocía en el grupo integrado por inmi-
grantes “visibles” por su etnicidad (negroafricanos, magrebíes, asiáticos, latinoamericanos
con rasgos indígenas), a lo que se sumaba su posición social baja o media-baja. Si tienes
dinero, no eres inmigrante. Mejor, si además eres blanco. Muestra la conversación entre un
senegalés y una mujer colombiana:

V: Yo he venido de Senegal aquí con nada, sin nada. Y otro viene de Estados Uni-
dos, que viene con dinero, que a lo mejor va a crear una empresa para la gente
trabajar, pues está bien. Sí, mejor.
M: Para mí no son inmigrantes. Ya no. Hay un rey que viene a Marbella en ve-
rano y que la gente le abre la joyería, y es un árabe. Y mi marido dice “a ese le
abren la joyería y a otro que viene, que no tiene dinero, le miran peor”.

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 167


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

V: Claro, si vienen con sus dineros y yo no viene con nada, es normal que se com-
portan así. Luego, si vienen para, a ver no sé, si vienen para delincuente o…
M: Es según dónde es la persona. Yo he escuchado a gente decir, gente de aquí,
cuando vienen los barquitos esos, sí pateras, las pateras que dice que se han ahoga-
do, se han volcado o lo que sea. Cuando yo trabajaba en el bar, he escuchado a
muchos españoles y han dicho “pues tendrían que morirse todos”. A mí me da una
cosa en el corazón.

Hablan de “falsedad”, de que hay un “clasismo impresionante” e, incluso, de “fobia al pobre”, a


veces mezclando pobreza con etnia. “Al extranjero rico, al que tiene más dinero que gastar, le
tratan mejor”; o “es más bien según la clase social a la que pertenezcas”; ya sea en palabras de
los europeos bien posicionados en la escala social (alemanes, británicos), ya en la de los la-
tinoamericanos, como los ecuatorianos, que se autoperciben discriminados por la sociedad
española.

La sociedad es muy falsa. Realmente a la gente no creo que le importe la nacio-


nalidad de las personas, sino su clase social o, más bien, su nivel económico.
Pienso que si llevas un traje de Armani, la gente no mira si eres africano, oriental,
caucásico... Normalmente los inmigrantes suelen ser personas que no tienen me-
dios en su país para sobrevivir y buscan oportunidades allí donde se supone que
existe un desarrollo. Desde mi punto de vista, en muchas ocasiones, y no siempre,
los españoles miran por encima del hombro a aquellos que vienen a reali-
zar los trabajos que ellos rechazan.
Mujer alemana de 36 años. Clase media-alta. Sus padres fueron emigrantes españoles en
Alemania, donde ella y sus hermanos nacieron. Regresaron a España, cuando ella tenía 9 años.
Está casada con un español de familia de clase alta. Ambos tienen estudios universitarios y un
buen salario. Su nacionalidad es alemana. Sólo tiene relación laboral con inmigrantes.

Sin duda que se trata mejor a unos que a otros. Pero ahí hay un factor que es cultu-
ral, de desconocimiento mutuo de las diferencias. Que yo no digo que sean mejores o
peores, pero el caso es que sí se produce una discriminación. Como te decía antes, los
madrileños son muy toscos y te tratan mal. Pero en ocasiones no porque seas inmigrante,
sino que tratan mal a todos. Salvo que venga un jeque, claro, que a ese no le pue-
den tratar igual. Lo que sí hay es mucho clasismo, y luego por nacionalidades. Se
trata mejor a los argentinos, los chilenos, puede ser que los mexicanos. Los africanos, ellos
lo tienen siempre peor en cualquier espacio, pero mucho peor. Todos los que tengan as-
cendencia árabe o magrebí lo tienen muy, pero que muy mal. Y luego estamos nosotros,
que lo tenemos mal, pero que bueno, estamos mejor que ellos.
Varón ecuatoriano de 31 años. Está casado con una periodista alemana, de clase media-alta.
Trabaja en una ONG y estudia en la universidad por las mañanas. Vino a España hace 6 años,
animado por un amigo suyo que ya estaba aquí. Su madre es enfermera y su padre ingeniero
civil. Su abuela materna es colombiana de padres italianos y su abuelo, negro; sus abuelos
paternos son indígenas de Ecuador.

168 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

La clase social atribuida se antepone a la etnicidad, pero también se asocia al “color de la


piel”. Realizar trabajos de baja cualificación parece que no ayuda a la aceptación y futura
integración del inmigrante. Incluso parece que aún tiene vigencia el famoso “círculo vicio-
so” que Gunna Myrdal destacara, en su célebre publicación de 1944 (An American Dilem-
ma: the Negro Problem and the Modern Democracy), donde se analizaba la aceptación so-
cial de los negros en la sociedad norteamericana. El estatus social más bajo de los negros
era lo que explicaba el prejuicio hacia ellos por parte de la mayoría blanca y demás grupos
étnicos. Actitudes que se volvían más negativas a medida que descendía su estatus social.
Asimismo, un año después, en el estudio clásico de W. L. Warner y L. Srole (1945: Social
Systems of American Ethnic Groups. Yale University Press. New Haven, C.T) sobre la movili-
dad social de ocho grupos de inmigrantes en Newbury Port (Massachussets), se concluía
que los factores clave de la aceptación de las minorías, por el grupo dominante, y que con-
tribuyen a su movilidad social eran: el color de la piel, el idioma de origen y la religión. És-
tos, combinados con la posición socioeconómica, establecen la velocidad de la asimilación
completa en la sociedad mayoritaria. Hallazgos que después confirmarían autores como
Wierzbicki (2003), para quien el color de la piel junto con el status socioeconómico son los
dos factores clave que determinan la aceptación y plena asimilación del inmigrante.

De nuevo, la continúa retroalimentación entre estatus y aceptación social. Se es más receptivo


hacia el extranjero, cuando es portador de bienes económicos o de formación que puedan con-
tribuir al desarrollo económico y sociocultural del país. Tal es el caso de los dirigentes políticos,
empresarios, profesionales de elevada cualificación, deportistas o actores de élite. Sin olvidar-
nos (en el contexto español) de los rentistas o jubilados europeos y norteamericanos que se
instalan en nuestras costas, muchas veces en enclaves segregados de los lugares donde reside
la población autóctona. Hasta el punto de que no se ve en ellos a un inmigrante. De acuerdo
con Díez Nicolás (2005: 189), “el racismo y la xenofobia son, en la mayoría de los casos, expre-
sión de un clasismo muy arraigado”. La discriminación se fundamenta en la exclusión social, la
clase social, más que en la raza o la cultura. Para el Colectivo IOÉ (1998: 35), “el inmigrante es
excluido a la vez porque es extranjero, porque procede de un país pobre y menospreciado, y
porque forma parte, en general, de las capas más bajas de las clases populares”. Por lo que el
racismo ordinario y el de clase se hallan entremezclados.

A estas modalidades de racismo se suma la cultural. Engarza con la propuesta teórica de


nuevo racismo48de Martin Baker (1981), que enfatiza la pérdida de la identidad nacional y

48 Propuesta que suscita disentimientos. Verena Stolcke (2004), quien ya en 1994 propone el concepto de “fun-
damentalismo cultural”, discrepando de quienes interpretan los prejuicios y la hostilidad en la Unión Europa
hacia los inmigrantes extracomunitarios como un nuevo racismo”. En su opinión, el argumento de las culturas
incompatibles oculta una lógica de exclusión de raigambre política y económica.

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 169


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

cultural a consecuencia de la inmigración pluriétnica y multicultural. También se relaciona


con el “prejuicio sutil” propuesto por Pettigrew y Meertens (1995): la exageración de las di-
ferencias culturales de los grupos étnicos frente a las genéticas. Prejuicio a cuya extensión
contribuye la menor censura social que despierta, favoreciendo que sus argumentos sean
compartidos por un conjunto más amplio de la población; inclusive por aquellos que no se
consideran racistas.

Se acepta más al próximo y afín, al igual, al que comparte idioma y costumbres. Aspectos
que se considera que ayudan a la comunicación y a la integración social. Por el contrario,
se rechaza al más distante y diferente. De manera especial, cuando quiere imponer su cul-
tura a los demás, y no busca la proximidad con el autóctono, sino su distintividad y segre-
gación de la sociedad de la que debiera ser parte. Que no se avenga a la máxima mencio-
nada de “donde fueres, haz lo que vieres”. De modo que el racismo cultural surge cuando la
identidad cultural del inmigrante contraviene la identidad de la población autóctona, y
ésta siente que sus rasgos identitarios están “amenazados”. El inmigrante pasa a ser percibi-
do como amenaza para la homogeneidad cultural. Temor que se convierte en una dimen-
sión clave del concepto xenofobia. A lo que se suma el supuesto de jerarquización. Las cul-
turas distintas y distantes pasan a calificarse de “inferiores” o atrasadas.

En general, [el trato es] bueno. Pero he notado que depende mucho del lugar de
procedencia de la personas. Creo que a veces no se le da el mismo trato a unos ex-
tranjeros que a otros. Normalmente no se le dan las mismas facilidades a un moro
que a un italiano (…) Creo que la gente tiene tendencia a pensar que sus costum-
bres y su cultura es la mejor y desprecian las que no se parecen. Prejuicios.
Varón argentino de 23 años. Lleva tres años en España. Vino por problemas económicos en su
familia; vino con un amigo que tenía aquí a un familiar. Clase Baja. Trabajo no especializado.
Soltero. Se describe muy tolerante y que se adapta a cualquier tipo de situación (trabajo,
residencia).

En la encuesta levantada dentro del referido proyecto MEXEES49, la diversidad de culturas fue
lo que recabó mayor aprobación con una puntuación media de 6,76 (desviación típica: 2,50),
en una escala de 0 a 10. Le sigue la diversidad de países: 6,71 (desviación: 2,473). Próximo se
sitúa la diversidad de razas: 6,30 (desviación: 2,829). Y, a distancia, la diversidad de religiones,
la más desaprobada, con una media que apenas llega al aprobado: 4,97 (desviación: 2,961).

En la encuesta CIS-OBERAXE de 2008 se incluye la misma pregunta, si bien el orden de


presentación varía. Primero se pregunta por la diversidad de países. Después, de culturas,
religiones y razas. El gráfico 2.8 ilustra las valoraciones medias que cada una de ellas ob-

49 Realizada del 23 de abril al 27 de mayo de 2008, a una muestra formada por 683 personas de 18 y más años
de nacionalidad española.

170 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

tiene. La diversidad de religiones vuelve a ser la que recaba menor aprobación. Se sitúa en
el aprobado raso: 5,05 (desviación: 2,71). A ella sigue la diversidad de razas, aunque con
mayor proximidad: 5,87 (desviación: 2,53). Y apenas distante de la diversidad de países,
cuya media es muy similar: 5,94 (desviación: 2,37) En cambio la diversidad de culturas
vuelve a alzarse como la más valorada por la sociedad española, aunque la media no pase
del aprobado: 6,12 (desviación: 2,37).

Gráfico 2.8.
Aprobación de la diversidad
Encuesta CIS-OBERAXE de septiembre-octubre de 2008 (media)

"Valore la conveniencia de que la sociedad española esté compuesta por personas


de diferentes..."

5,87 6,12
5,94

5,05

Religiones Culturas Países


Razas

En suma, la diversidad de culturas que resulta de la inmigración es la que más se aprecia. De


hecho en el capítulo 3 se verá que la riqueza de culturas se convierte asimismo en la imagen
más positiva que se destaca de la inmigración. Pero no se ve de igual forma el componente re-
ligioso, como si éste suscitara mayor intransigencia: la defensa de un único credo. La homoge-
neidad religiosa adquiere especificidad propia aparte de la cultural (a pesar de que por defini-
ción lo cultural abarcaría lo religioso), y acaba focalizando los recelos que se exteriorizan ante
la presencia de foráneos, de países, culturas, religiones y razas diferentes.

No se sabe en cuál de ellas se está pensando cuando se habla de otras religiones, al no in-
cluir la encuesta ninguna pregunta específica. Puede que sea en la musulmana, y que la
imagen negativa que de ella se tiene contribuya al rechazo de su presencia. Como se de-

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 171


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

tectara en la investigación cualitativa del proyecto MEXEES, la culpa es de la religión (“de-


masiado extremista”) y del “fanatismo religioso”. La religión se convierte en el “problema” que
obstaculizaría la integración de los musulmanes, coadyuvando a su separación de la socie-
dad mayoritaria. Si respecto a los latinos y los europeos se dice que “no representan un pro-
blema”, “que vengan”; de los musulmanes se afirmaba lo contrario. Se insiste en la “mayor
distancia cultural”; la “menor predisposición a la integración”; su inadaptación (“no intentan
adaptarse a nuestra sociedad y forma de vida”); el aislacionismo y la autoexclusión o segrega-
ción (“sólo se relacionan con moros”, “no se abren al exterior”).

Los árabes. Ellos se apartan. Es el problema de la maldita religión. Son más


cerrados. Hay gente que no, pero la mayoría de ellos forman sus clanes, sus gru-
pos y ellos se apartan, no la gente.
Varón autóctono de 65 años. Emigró primero de Andalucía a Barcelona y Madrid, después a
Europa (Alemania, Francia, Inglaterra, Italia). En la actualidad trabaja para una multinacional.

Yo prefiero que no venga ninguno, porque creo que esto no va por buen camino.
Lo que habría que hacer sería tomar soluciones para que no tengan que venir
ellos. O sea, que por preferir que vengan, que no venga ninguno. Lo único pues
que, dentro de que no me gusta que venga ninguno, los que menos me gustan son
los moros, porque creo que, por sus condiciones religiosas y demás, son dema-
siado extremistas, y la mayoría de ellos, porque no se puede generalizar, pues
pueden llegar a ser peligrosos. Ellos mismos se pueden llegar a excluir social-
mente, agrupándose en pequeños guetos. Por ejemplo, un barrio es suyo, y ya ese
barrio es suyo y no se puede ni entrar ahí, ni nada. Y con las mujeres igual, tanto
con las suyas como con las de los demás. Que son gente que, por su mentalidad y
por su religión, pues creo que no se asemeja mucho con la de los españoles y que
puede llegar un momento en que puede haber bastantes problemas con la gente
de aquí.
Varón autóctono de 26 años. Licenciado universitario recién llegado a Madrid, desde Salamanca,
por cuestiones laborales. Compagina su trabajo como teleoperador con la preparación de
oposiciones a la enseñanza. No tiene ni amigos ni conocidos extranjeros. No quiere que vengan
inmigrantes y comparte el discurso de la invasión (en especial de “los moros”).

Hombre, los que me caen peor son los emigrantes que, aparte de que tengan sus
ideas sociales de su país, traigan sus ideas religiosas. Los islámicos, pues será
porque el concepto que tenemos de ellos no está muy claro. Pero tú oyes Islam y lo
igualas a fanatismo. Y no me va a mí el ver un moro o un árabe, por decirlo en
plan fino. La religión suya que obliga a las mujeres a ir tapadas. Hay musulmanes
que le hacen a las niñas, vamos que les extirpan el clítoris. Es una cosa religiosa, y
a mí eso me revienta.
Varón autóctono de 57 años. Clase media. Delineante prejubilado que tuvo inmigrantes a su
cargo. Casado con dos hijos y sin experiencia emigratoria. Contrario a la inmigración que
suponga fanatismo religioso y competencia por recursos sociales escasos.

172 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

Sinceramente los que menos me gustan son los árabes, porque ven su religión con
demasiado fanatismo y extremismo. Y, por ello, en ocasiones cometen delitos,
actos extremistas, que hacen que desconfiemos de ellos, y así no se pueden integrar
en nuestra sociedad.
Varón autóctono de 51 años, natural de un pueblo de Asturias. Vino a Madrid a los 14 años con
uno de sus hermanos para trabajar en la hostelería. Diez años después pusieron un bar propio.
Relación vecinal con inmigrantes (en su piso viven muchos sudamericanos) y con clientes en el
bar (más sudamericanos).

Rechazo a los musulmanes que también compartían otros inmigrantes que igualmente lo
fundamentaban en el fanatismo religioso y en la mayor dificultad de su integración en las
sociedades occidentales. Los testimonios de algunos marroquíes que sí habían dado el paso
a la integración se asemejaban a los dados por los autóctonos. Situaban el aislacionismo, la
creación de guetos, la no interacción con autóctonos, en la raíz de las fobias de los españo-
les y de los europeos, en general, hacia los árabes. En sus relatos también destaca la reite-
ración de los términos “problema”, “no se abren”, “más cerrados”.

Yo creo que la comunidad, la mayoría de los marroquíes aquí, el problema que


hay es la no integración. No se integran. Yo creo que ése es su problema. Se ha-
cen grupos entre ellos y no se abren al exterior. Yo creo que ése es el problema.
Yo, la gente que conozco me dicen: “jolín, normalmente no se ve a los marroquíes
entre españoles. Eres la única. O, no conozco a ningún marroquí así que esté....
Hombre, los hay, pero no se abren. Yo creo que, a lo mejor, a la hora del trabajo,
sí se abren más. Pero, a la hora de hacer amigos, pasar el fin de semana, son como
más cerrados. Y, a lo mejor, algunos ni siquiera se esfuerzan por hablar el espa-
ñol, para aprenderlo. Y eso lo veo mal, por su parte, porque si vienes a un país, yo
creo que hay que integrarse y adaptarse y aprender el español, si hace falta, y
hacer lo que sea para integrarse.
Mujer marroquí de 31 años casada con un farmacéutico español. Vino a España para casarse.
No sabía español. Primero trabajó cuidando niños. Ahora es secretaria de dirección. Domina
varios idiomas. No lleva velo ni pañuelo. Su familia, aun teniendo hábitos religiosos,
contemplan con tolerancia y respeto su forma de vestir y su matrimonio civil. Dos de sus
hermanos están en España, además de otro familiar, éste con un empleo muy cualificado.

Cabe señalar que algunos de los argumentos, aportados por la población entrevistada, re-
cuerdan planteamientos hechos por algunos teóricos, como el politólogo Sartori (2001:
114, 52-53), quien considera que “los inmigrantes de religión musulmana son inintegrables
y la ciudadanía concedida a los inmigrantes inintegrables no lleva a la integración sino a la
desintegración”. En su opinión, “la cultura asiática también es muy lejana a la occidental,
pero sigue siendo laica en el sentido de que no se caracteriza por ningún fanatismo o mili-
tancia religiosa. En cambio, la cultura islámica sí lo es. E incluso cuando no hay fanatismo
sigue siendo verdad que la visión del mundo islámica sigue siendo teocrática y que no
acepta la separación entre Iglesia y Estado, entre política y religión. Y que, en cambio, esa
separación es sobre la que se basa hoy -de manera verdaderamente constituyente- la so-

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 173


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

ciedad occidental”. Y concluye con rotundidad: “el occidental no ve al islámico como un in-
fiel. Pero para el islámico el occidental sí lo es. Excusez du peu, perdonad si os parece poco”.
El problema de la religión también se subraya en el estudio de Pérez Díaz, Álvarez-Miranda y
González (2001:112) como principal dificultad que impide la integración de los marroquíes en
la sociedad española. Mención expresa al velo, la ropa hasta los pies, al rezo reiterado, el ayu-
no, la posición secundaria de la mujer, los grupos de hombres solos en la calle. “Todo ello mo-
lesta profundamente a una parte de la sociedad española”. En el mismo sentido se manifiesta
Moreras (2003: 274), quien resalta la participación individual en la esfera pública como “el
principal indicador de integración social” en las sociedades europeas. De modo que, el hecho
de que las mujeres musulmanas no salgan a la calle se interpreta como indicador de no inte-
gración. Por otra parte, “la manifestación pública y colectiva de religiosidad musulmana -por
ejemplo, con motivo del final del Ramadán, a través de oraciones comunitarias en espacios al
aire libre como plazas o parques- choca con los principios de secularización del espacio públi-
co y también se presenta como síntoma de su no integración”.

El estudio posterior de González y Álvarez-Miranda (2005: 140-156) vuelve a mostrar que los
temores a la pérdida de la identidad cultural-nacional están presentes tanto en la población
autóctona como en la inmigrante. Temores que se hacen más manifiestos en la referencia con-
creta a los musulmanes, cuya religión se señala como el principal obstáculo para la integra-
ción de éstos en la sociedad española. Se produce coincidencia también en el temor a que,
conforme aumente su número, se vean “más motivados, u obligados, a comportarse de acuer-
do con sus normas tradicionales, alejándose de los hábitos y costumbres típicos de la sociedad
de destino”. Temor que, en el grupo de discusión realizado en Sant Hipòlit de Voltregà (Barcelo-
na), en concreto, se fundamentaba por ser testigos de una vuelta de los marroquíes a sus cos-
tumbres, después de un período en el cual los escasos residentes en el pueblo de dicha nacio-
nalidad se habían comportado de modo parecido a los españoles.

A la vista de los vínculos que se establecen entre religión musulmana y problemas de inte-
gración50 no sorprende que la diversidad religiosa se considere negativa. Lo más probable es

50 Vínculos también presentes en la explicación de la revuelta de los barrios de la periferia francesa en octubre-noviembre
de 2005, incluso por parte de personas que comparten origen con sus protagonistas. Caso de la actriz Isabelle Adjani,
protagonista de la película La journeé de la jupe, del director Jean-Paul Lilienfeld. Interpreta a una profesora de institu-
to de uno de los barrios de la periferia parisiense que protagonizaron la revuelta, en la que se quemaron un total de
9.071 coches desde la noche del 27 de octubre al 16 de noviembre de 2005, además de escuelas, gimnasios y almace-
nes. Se detuvo a 2.921 personas. Incluso tuvo una pequeña réplica en ciudades de Alemania y Bélgica. La actriz, en una
entrevista publicada en El País (18/2/2009) narra que ella fue inmigrante de primera generación ya que su padre había
nacido en Argelia. Ahora lo son de segunda o de tercera. “Los abuelos de estos chicos se integraron sin protestar. Pero
ellos se sienten herederos de un pasado que rechazan y, a la vez, agraviados por el presente.... Tienen la impresión de
que si se integran, se convierten en traidores, traidores a sus orígenes, a los orígenes que sus padres abandonaron. Y
luego está la religión: muchos la utilizan, aunque no sean creyentes, para manipular la culpabilidad de los adultos. Ha-
bría que hacer que se desembarazaran de toda esa maraña sentimental relativa a sus orígenes. Y llegar a la paz. Pero,
claro, no ayuda que Sarkozy, cuando era ministro del Interior, les llamara “chusma”. Les hizo explotar. Es intolerable”.

174 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

que al responder la encuesta se esté pensando en dicha diversidad dado su protagonismo real
(debido a la presencia elevada de inmigrantes de religión musulmana en España); pero tam-
bién mediático, debido a la abundancia de noticias que destacan el radicalismo e intransigen-
cia de los musulmanes. Aunque también téngase presente el aumento de la presencia de
otras religiones en la sociedad española en poco tiempo a consecuencia de la inmigración.

Aunque la mayoría de las entidades religiosas registradas en España sigan siendo católicas,
de acuerdo con el Registro de Entidades Religiosas del Ministerio de Justicia, las confesio-
nes y entidades religiosas minoritarias han aumentado con la inmigración, representando
alrededor del 10 % de las 14.000 entidades registradas. Tras la católica (con más de 30 mi-
llones de seguidores según datos de la Conferencia Episcopal Española)51, la segunda de las
confesiones con más seguidores sería la islámica (que superarían el millón, según los datos
de la Federación Española de Entidades Religiosas Islámicas, FEERI)52. Por su parte, los se-
guidores protestantes que agruparía la Federación de Entidades Religiosas Evangélicas (FE-
REDE), sumarían unos 400.000 gracias al número creciente de inmigrantes latinoamerica-
nos y africanos llegados a España en los últimos años. Además, dicha Federación calcula
otros 800.000 protestantes extranjeros más, europeos sobre todo, aunque residentes tem-
porales a lo largo del año. La minoría judía (que superaría los 40.000 seguidores, según la
Federación de Comunidades Judías de España) ocuparía el siguiente escalón de este ran-
king. Y una cifra similar sumarían los budistas, según el Ministerio de Justicia (cifra que la
Federación de Comunidades Budistas de España eleva a 65.000). Siendo seguidos a distan-
cia por otras minorías de peso demográfico inferior (como los aproximadamente 10.000 se-
guidores que declara la Iglesia de la Cienciología; entre otros).

A partir de la encuesta de 2008 no podemos saber en quiénes se está pensando ni qué ar-
gumentos hay detrás de la valoración más negativa que se hace de la diversidad religiosa.
Pero sí se puede indagar en los perfiles sociodemográficos detrás de la valoración (en el
gradiente negativo a positivo) de la diversidad religiosa. Su configuración se realiza a partir
de las variables presentes en dicha encuesta, a semejanza de lo hecho en otros indicadores

51 Según los barómetros del CIS, en los que se ha tratado de registrar la autodefinición de la población española
de 18 y más años en materia religiosa, una amplia mayoría con tendencia descendente (84%, en diciembre de
1999; 75%, en abril de 2009) se declara católica. Siendo el peso de los creyentes de otra religión constante
(en torno al 2%), con un ligero repunte al alza. No obstante, la proporción de practicantes de asiduidad domi-
nical o superior, entre unos y otros creyentes, es notablemente inferior (alrededor del 18 %). La población que
se define como atea o no creyente ha pasado del 12 al 19%, en los últimos diez años.
52 Un millón de potenciales seguidores de la tradición ortodoxa cabría estimar a partir de la presencia en España de los
extranjeros procedentes de países como Rumanía, Bulgaria, Ucrania y Rusia. Tal es el dato que recoge La enciclope-
dia libre WIKIPEDIA, citando información censal del INE de fecha 2008. La misma enciclopedia, citando como fuen-
te la encuesta del CIS de 2006 a hogares de la población gitana, señala que entre esta población, “tradicionalmente
católica, las conversiones al evangelismo (principalmente pentecostalismo) han sido importantes durante las últi-
mas décadas del siglo XX, de forma que el número de gitanos evangelistas supera al de católicos”.

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 175


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

Tabla 2.9
Valoración media de la conveniencia de la diversidad de razas y religiones,
según características sociodemográficas

Encuesta CIS-OBERAXE
Septiembre 2008 Razas Religiones
(% en cada combinación)

TOTAL 5,87 5,05

SEXO
Varones 5,87 5,01
Mujeres 5,86 5,10

EDAD
Menos de 30 6,31 5,45
30 – 49 6,20 5,41
50 – 64 5,55 4,73
65 y más 5,08 4,27

ESTUDIOS
Primarios y menos 4,74 3,97
EGB, FP1, ESO 5,43 4,69
Bachillerato, FP2 6,43 5,59
Medios, superiores 6,82 5,81

OCUPACIÓN
Empresario, profesional superior 6,32 5,45
Profesional medio 6,33 5,52
Trabajador alta cualificación 5,63 4,76
Trabajador baja cualificación 5,55 4,79

SITUACIÓN LABORAL
Trabaja 6,19 5,28
Jubilado o pensionista 5,21 4,48
Parado 5,96 5,26
Estudiante 6,79 5,93
Amas de casa 5,24 4,53

TRABAJO
Asalariado fijo 5,90 5,06
Asalariado eventual 5,84 5,14
Empresario 6,04 5,11
Autónomo 5,60 4,77

IDEOLOGÍA POLÍTICA
Izquierda 6,51 5,64
Centro 5,86 5,06
Derecha 5,41 4,61

RELIGIOSIDAD
Muy practicante 5,50 4,67
Poco practicante 5,53 4,87
Nada practicante 5,77 4,94
No creyente 6,77 5,79

TAMAÑO DE HABITAT
Menos de 5.000 habitantes 5,82 4,94
5.001 – 20.000 5,71 4,83
20.001 – 100.000 5,85 4,92
Más de 100.000 habitantes 5,96 5,28

176 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

CLASE SOCIAL (subjetiva)


Alta y media-alta 6,26 5,70
Media 5,98 5,13
Media-baja 5,68 4,86
Baja 5,30 4,53

NÚMERO DE INMIGRANTES
Excesivo 5,07 4,27
Elevado 6,04 5,25
Aceptable 7,14 6,26
Insuficiente (se necesitan más) 7,84 6,77

MOVILIDAD TERRITORIAL
Sí 6,16 5,24
No 5,61 4,90

EXPERIENCIA RECIENTE DE DESEMPLEO


Sí 6,06 5,34
No 5,78 4,94

EXPERIENCIA EMIGRATORIA EXTERIOR


Sí 6,09 5,28
No 5,72 4,91

CONFIANZA EN LAS PERSONAS


Baja 5,07 4,42
Media 5,89 5,09
Elevada 6,80 5,76

SITUACIÓN ECONÓMICA PERSONAL


Buena o muy buena 6,32 5,44
Ni buena ni mala 5,65 4,83
Mala o muy mala 5,60 4,87

INGRESOS
Hasta 600 euros 5,53 4,67
601 – 1.200 euros 5,51 4,93
1.201 – 2.400 euros 6,03 5,14
Más de 2.400 euros al mes 6,95 5,74

de xenofobia. Perfiles que en la tabla 2.9 se comparan con la valoración media correspon-
diente a la diversidad de razas, por ser la que mayor censura social suscita. Razón por la
cual tiende a ocultarse.

La visualización de las medias presentadas en la tabla 2.9 permite observar las oscilaciones
pautadas que varias de las variables sociodemográficas producen en dichas medias, siendo
a grandes trazos coincidentes con lo observado en otros indicadores de xenofobia. Si bien,
en cada supuesto de diversidad, las variables que muestran ser predictoras adquieren un
protagonismo diferente. En general, las medias descienden conforme decrece el nivel de
estudios del encuestado, aumenta su edad y su percepción en exceso de la presencia inmi-
gratoria, y se aminora su confianza en las personas. Si bien, las diferencias se hacen más
pronunciadas en el supuesto de diversidad de razas que de religiones. Diferencias que lle-

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 177


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

gan a alcanzar los 2,77 puntos en la variable número de inmigrantes, 2,08 en estudios, 1,73
en grado de confianza en los demás y 1,23 en edad. Que puede ser indicativo del peso de
estas variables en su explicación.

A ellas se suman las imbricadas en el componente de mentalidad: religiosidad e ideología polí-


tica, y en la misma dirección de lo observado en los otros indicadores. Además de la clase so-
cial en la que se clasifique el encuestado. Llamativamente en esta variable, al igual que en la
de ingresos, las diferencias entre las medias son algo superiores en la valoración de la diversi-
dad de religiones. En cambio, contra lo que cabía esperar, no ocurre lo mismo en la variable re-
ligiosidad. Aunque la valoración media de los supuestos de diversidad planteados disminuya
conforme se asciende en creencia y práctica religiosa, la distancia de medias es algo más redu-
cida cuando se valora la diversidad de religiones que la de razas, cuando lo esperable era que
hubiese sido a la inversa. De todas formas, el análisis más preciso de los efectos predictivos de
las variables requiere la búsqueda de un modelo explicativo, en esta ocasión mediante análisis
de regresión lineal múltiple, dado el carácter cuantitativo de las variables cuya variabilidad
trata de predecirse: la valoración media sobre la existencia de diversidad de razas y religiones
en España, por parte de la población autóctona.

Como muestra la tabla 2.10, la percepción del número de inmigrantes vuelve a ser la varia-
ble que más afecta en la valoración que se haga de la diversidad, tanto de razas como de
religiones. Su efecto predictivo (medido por el coeficiente beta, también por la correlación
canónica) es similar en ambos modelos. Su signo negativo expresa que la valoración media
disminuye por cada aumento de unidad (de desviación típica) en la percepción de la pre-
sencia de inmigrantes. A distancia se posicionan las variables estudios y confianza en las
personas, seguido de la ideología política. Tener experiencia de movilidad territorial actúa
favorablemente, ya que incrementa la valoración de los mencionados supuestos respecto
del juicio que hacen quienes carecen de ella. Y por último la edad, a cuyo aumento acom-
pañan descensos de valoración. Si bien, en la explicación de la apreciación de la diversidad
de religiones, muestra tener efectos predictivos propios el tamaño del municipio de resi-
dencia y en sentido ascendente, aunque su efecto es muy reducido como miden los coefi-
cientes beta y de correlación canónica.

Ambos modelos de regresión lineal gozan de significatividad estadística, aunque su poder


predictivo se restrinja al 18 y 13% (R2), respectivamente. Ligeramente superior en la expli-
cación de la diversidad de razas, porque el efecto de las variables predictoras es algo supe-
rior en este caso. Aunque en ambos casos con valores bajos, como puede mejor apreciarse
en el gráfico 2.8, que incluye los coeficientes beta (que van de –1,0 a +1,0 unidades de des-
viación típica), que miden de manera más precisa los efectos de cada variable en la depen-
diente (valoración de la diversidad de razas y religiones).

178 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

Tabla 2.10.
Variables explicativas de la conveniencia de la diversidad de razas, religiones y países,
tras aplicar un análisis de regresión lineal múltiple secuencial

Coeficientes
Encuesta CIS-OBERAXE Sep- no estandarizados Coeficiente
T Significatividad Correlación
tiembre 2008 Beta
B Error típico parcial

(Constante) 7,507 0,426 - 17,602 0,000 -


Nº inmigrantes -0,713 0,076 -0,227 -9,324 0,000 -0,227
Estudios 0,228 0,047 0,134 4,839 0,000 0,120
Confiar en
Razas personas 0,155 0,027 0,136 5,767 0,000 0,143
Ideología p. -0,118 0,030 -0,093 -3,994 0,000 -0,099
Movilidad ter. 0,457 0,116 0,090 3,930 0,000 0,098
Edad -0,010 0,004 -0,068 -2,537 0,011 -0,063

(Constante) 7,212 0,472 - 15,294 0,000 -


Nº inmigrantes -0,730 0,084 -0,217 -8,642 0,000 -0,211
Estudios 0,165 0,053 0,090 3,123 0,002 0,078
Religiones Confiar en 0,107 0,030 0,088 3,603 0,000 0,090
personas
Ideología p. -0,112 0,033 -0,083 -3,445 0,001 -0,086
Edad -0,011 0,004 -0,074 -2,672 0,008 -0,067
Movilidad ter. 0,281 0,129 0,052 2,183 0,029 0,054
Hábitat 0,000 0,000 0,047 1,967 0,049 0,049

Relevancia del modelo de regresión


2 2 Error típico
R R R corregida F Significatividad
estimación

Razas 0,424 0,180 0,177 2,29277 58,655 0,000

Religiones 0,360 0,130 0,126 2,53446 34,046 0,000

Modelos estadísticos a grandes líneas coincidentes, que vuelven a destacar que es la per-
cepción de la presencia inmigratoria la variable (de las incluidas en el análisis) que se torna
clave, también en la explicación de estos indicadores de xenofobia. Se antepone a variables
sociodemográficas, como estudios e ideología política, cuyo efecto queda reducido. Las va-
riables que quedan omitidas de los modelos, como por ejemplo religiosidad o clase social,
es porque sus efectos por separado quedan explicados por otras variables que muestran ser
más relevantes en la explicación de la valoración, en este caso, de la diversidad de razas y
religiones. Modelos que pueden compararse con los correspondientes a la explicación de
los criterios de selección de inmigrantes (gráfico 1.16), en busca de similitudes o diferen-
cias entre ellos.

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 179


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

Gráfico 2.9.
Representación de los modelos de regresión lineal múltiple que explican la
importancia dada a la diversidad de razas y religiones

-0,227

0,136

0,134

-0,093

0,090
-0,068

-0,217

0,090

0,088

-0,083
-0,074
0,052
0,047

180 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

A lo largo de este apartado hemos ido indagando en la valoración que de manera genérica
se hace de la diversidad proveniente de la inmigración. Ahora corresponde detenernos en
aspectos concretos que atañen a las dos diversidades que se sitúan en los extremos de ma-
yor apreciación (la cultural) y menor (la religiosa). Siempre siguiendo el guión que marca la
información que recoge la encuesta principal origen de esta monografía: la encuesta CIS-
OBERAXE de 2008. Comencemos por el reconocimiento específico de la diversidad cultural
porque, como ya destacaran Castles y Miller (2004: 265), “es difícil pensar en cómo podría
mejorarse la integración social sin que exista alguna forma de política diseñada para reco-
nocer la diversidad cultural”. Ésta se antepone a la religiosa y es lo primero que viene a la
mente cuando se habla de integración.

2.2.2. Del reconocimiento de la riqueza de la diversidad de culturas, a la


compleja materialización de su acomodo: la cuestión de los mo-
delos de integración

La llegada de inmigrantes con diferentes bagajes culturales puede suscitar posiciones en-
contradas entre la población autóctona. Unos pueden verlo como amenaza a su identidad
nacional, a que se pierda esa frágil homogeneidad cultural que creen que existe en su país.
Amenaza que se intensifica con el número de inmigrantes53 (a medida que aumenta su pre-
sencia) y su distintividad cultural. Más si ésta se percibe como imposición al no avenirse a
las normas culturales que hasta entonces imperan en el país. El rechazo a la presencia de
inmigrantes se conexionaría entonces con la disposición a integrase, en el sentido de lo
defendido por el modelo asimilacionista.

El término asimilación fue originariamente definido en la obra de Robert E. Park y E. W.


Burgues (1921: Introduction to the Science of Sociology. Chicago University Press), como
un proceso de interpenetración y fusión en el cual las personas y los grupos adquieren las
memorias, los sentimientos y las actitudes de otras personas y grupos, incorporándose con
ellos en una vida cultural común54. Aunque es la propuesta de Milton M. Gordon, materia-
lizada en su célebre monografía de 1964: Assimilation in American Life: the Role of Race,

53 Ya en 1957 Pettigrew demuestra el nexo entre racismo y presencia de personas de razas y culturas diferentes.
54 Años más tarde, Irvin L. Chile (en 1943 y en su obra: Italian or American?. The Second Generation in Conflict.
Yale University Press. New Haven) describe el dilema de los jóvenes italianos en Norteamérica. El dilema entre
la asimilación en la cultura americana, sacrificando la herencia cultural de sus padre, o refugiarse en la comu-
nidad constituida por los inmigrantes italianos, contraviniendo los cambios del mundo exterior. Dilema o dico-
tomía que parece obviar las opciones mixtas o híbridas de las identidades transnacionales, a las que nos he-
mos referido ya aquí remitiendo al lector a trabajos como el de Álvarez Miranda (2009).

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 181


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

Religion and National Origins (Oxford University Press), donde adquiere mayor relevancia.
La asimilación se concibe como un proceso que conlleva múltiples facetas. La primera im-
plica la asimilación cultural, el adquirir la lengua, la religión y los rasgos culturales distinti-
vos de la sociedad receptora; es decir, el avenirse a la cultura dominante. A la asimilación
cultural se sumarían la estructural (incorporarse a los diferentes ámbitos de la vida social,
como el laboral o educativo, en condiciones de igualdad) y la marital (matrimonios interra-
ciales o entre personas de distinta procedencia nacional). Matrimonios mixtos que, de
acuerdo con Wierzbicki (2003: 109) son, junto con el dominio del idioma, “mejores indica-
dores de asimilación sociocultural que la identificación subjetiva”.

La diversidad de culturas también puede percibirse como “riqueza”, oportunidad, en un


mundo cada vez más globalizado, que camina hacia la conexión de culturas. La integración
se entiende como un proceso bidireccional, de adaptación y acoplamiento mutuo, a la nue-
va situación de convivencia que crea la inmigración. En contra del modelo asimilacionista,
defendido por autores como Portes y colaboradores (1999), para quienes la integración so-
cial sólo puede ser exitosa si las minorías abandonan su identidad cultural específica, se al-
zan voces que abogan por el intercambio cultural. La integración deja de vincularse a asi-
milación, sino a igualdad de oportunidades.

La integración no ha de significar un proceso de asimilación, sino preferiblemente de


igualdad de oportunidades a todo el mundo, irrespectivamente de su origen racial o
color, acompañado de diversidad cultural en una atmósfera de mutua tolerancia (Ca-
siano de Azevedo, 1994: 27).

Uno puede integrarse en una sociedad sin negar la distintividad cultural propia. La
identidad nacional no impide otras identidades (Smith y Wistrich, 1997: 239).

El trato igual a los nacionales no debe implicar obligatoriamente la asimilación cul-


tural de las personas inmigradas (Torres, 2002: 51).

En el proyecto MEXEES prevaleció el reconocimiento de la contribución de la inmigración al


enriquecimiento cultural del país, como la aportación positiva de mayor relevancia. Así lo
fue en la encuesta (donde el número de menciones dobla la correspondiente a la riqueza
económica y multiplica por cinco a la demográfica, como se verá en el apartado 3.1.1), al
igual que en la indagación cualitativa. Se reconocía la contribución de la inmigración al
crecimiento demográfico y económico del país, pero más su aportación al conocimiento de
otras culturas. Expresiones como “mezcla de culturas”, “mestizaje”, o “vendrán a enseñarnos co-
sas diferentes” o “he aprendido muchísimo de otras personas extranjeras” (ésta última en sintonía
con el título del libro de Weiss sobre las entrevistas cualitativas: Learning from strangers)
no eran inusuales.

182 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

Yo no lo veo como algo negativo, sino como algo positivísimo para todos porque
yo he aprendido muchísimo de otras personas extranjeras. He aprendido de
africanos, que con 19 años están casados y tienen hijos; he aprendido de polacos,
que están como una cabra, pero que ven el mundo de una manera impresionante;
de los japoneses y de los chinos, que son maquinitas de estudiar. He aprendido
muchísimas cosas. Para mí es muy positivo. Me gustaría que fuera una inmigra-
ción cultural, no por necesidad. Que nadie tenga que irse del lugar donde quiere
vivir porque no puede trabajar.
Mujer autóctona de 26 años. Estudiante universitaria (de Historia) que estuvo en Bruselas con
una beca Erasmus. Su padre es holandés y su madre española. Clase media-alta. Su novio es
escocés. Tiene mucha relación con inmigrantes (laboral con los empleados en el negocio de
hostelería de su padre).

Yo creo que enriquece porque es un nuevo punto de vista acerca de todo. En-
tonces, todo lo que sea ampliar tus miras desde un punto de vista crítico me pa-
rece genial.
Varón autóctono de 20 años. Clase media. Estudiante de Filosofía. Natural de Santander (su
padre de Burgos y su madre de Asturias). Se trasladó a Madrid para cursar estudios
universitarios. Un tío suyo está casado con una mujer peruana.

Adviértase la mención a espacios concretos de convivencia (barrios, colegios, zonas de ele-


vada densidad de población inmigrante), que ponen en escena los pros y los contras (la
cara y la cruz) de la coexistencia entre personas de países, culturas o etnias diferentes.
Pero, por encima de los inconvenientes, se destacaba la positividad en términos de “diversi-
dad” y de “mestizaje”. Lo que se prevé ayudará en la reducción del racismo y la xenofobia,
con el consiguiente reconocimiento implícito de su existencia.

Se me viene [a la mente] Lavapiés, pues porque es el barrio de Madrid de inmi-


gración por excelencia. Es que allí hay indios, moros, hay ecuatorianos, hay tur-
cos… Hay muchísimos. Lavapiés es el barrio de inmigración, creo yo. Está en el
centro y siempre los barrios más céntricos son los que atraen a más inmigrantes. Y
se me viene eso a la cabeza: la gente en la calle. Al barrio le da mucha diversi-
dad y creo que para el barrio es muy interesante. Te aseguro que hay mucha gen-
te que piensa que el barrio se ha estropeado desde entonces. También es cierto que
es de los barrios, por ejemplo, más guarros de Madrid. Que llegas al barrio, que
estás paseando por allí y si por la noche, si llegas a las dos de la mañana, es inevi-
table… no te sientes seguro. Aunque yo pienso que es diversidad y que está muy
bien. Es verdad que no te sientes seguro y que las calles están muy sucias, que hay
muchas pintadas, hay mucha gente en la calle. Pero, también es que es un poco
su cultura traída hasta aquí y es lo que ellos hacen. Ellos están en la calle por-
que les gusta estar en la calle. Creo que en ese sentido sí.
Varón autóctono de 22 años. Estudiante universitario (de comunicación audiovisual). Reside en
Madrid desde que comenzó a estudiar en la Universidad. Sus padres residen en Ciudad Real. Ha
viajado mucho con su familia, por España y el extranjero, lo que en su opinión le hace más
abierto a otras culturas.

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 183


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

Ahora mismo se me pasa por la cabeza el metro de Madrid, la Puerta del Sol, mis ni-
ños en el colegio.., no sé. Yo lo asocio con multietnia. Estamos en un cambio que nos
va a venir para mejor, ya que nos enriquece y seremos menos xenófobos y racistas.
Mujer autóctona de 28 años. Licenciada en Historia, trabaja de bibliotecaria en un colegio
público. Su tío abuelo emigró a Canadá para trabajar de delineante, donde conoció a su abuela.
Ella vivió 4 años en Córdoba, donde estudió la carrera de Historia. Se considera una persona
tolerante que, para nada, desprecia a los extranjeros.

Me imagino que de aquí a veinte años esto será como Estados Unidos, que seremos
una población mestiza. O sea, me imagino que será positivo, claro; que va a
traer mucha riqueza cultural.
Mujer autóctona de 26 años. Nacida en Madrid (de padre extremeño y madre andaluza). Trabaja
como educadora social con chavales en situación de riesgo (autóctonos, inmigrantes, gitanos).
Relación laboral y vecinal con inmigrantes.

Mezcla étnica, mezcla de culturas que se califica como “riqueza” para ambos, a modo de in-
tercambio de culturas. Si bien, en el sentido predominante de que ellos aprendan nuestras
costumbres, sin que por ello tengan que abandonar las suyas propias. Quien así se pronun-
ciaba no se presentaba como defensor de la asimilación, entendida como sumisión a la cul-
tura dominante, sino que abogaba por la interacción y el intercambio cultural. Que coexis-
tan culturas diferentes se juzga positivo. De ahí el uso repetitivo del término “riqueza”;
también de vocablos que connotan un nivel superior de la evolución social: “aprender”, “co-
nocer”, “saber”. Aunque a la vez se asentía en la exigencia de un mínimo “acoplamiento” que
haga factible la convivencia entre personas de culturas diferentes: “han de adaptarse a las
costumbres principales del país donde quieren vivir”.

Bueno, en cierto modo la considero [la inmigración] siempre positiva, ¿no? Ya


que así entendemos diferentes culturas y siempre es bueno que aprendamos sus
costumbres y ellos aprendan las nuestras. Y en eso consiste, en adaptarnos
unos a otros.
Varón autóctono de 31 años, nacido en Madrid. Su padre residió en Argelia durante varios
meses por cuestiones laborales. La experiencia le gustó. Él dejó los estudios a los 14-15 años
para trabajar. Se ve como un futuro taxista. Está soltero. Durante la entrevista manifestó
rechazo expreso y continuo a la inmigración. Comparte el discurso de la invasión y del vínculo
inmigración-delincuencia (“gente con maldad”). Tiene relación de amistad con un inmigrante
latinoamericano.

Creo que se puede aprender muchísimo; que hay muchísima riqueza que se
puede sacar culturalmente, entre otras cosas, porque con el franquismo el estar ais-
lado de toda inmigración nos ha hecho ser más cerrados a nuevas ideas y culturas.
Creo que el futuro tiende a que todo el mundo se mueva al movimiento entre los
países, el intercambio de culturas. Con lo cual, mucho más sencillo es tenerlo en
tu propio país. Que al final, para mí, todos los países son una mezcla de razas y
culturas. Y, lógicamente, la persona que va a otro país se tiene que acoplar, en lo

184 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

básico, a las costumbres del país; bien guardando las suyas, que no tienen que
molestar a nadie, pero que indudablemente para adaptarte a un país extranjero
tienes que adquirir muchas de sus costumbres más importantes para ellos. Pero,
vamos, como regla de convivencia. También me parece fenomenal que vengan a
enseñarnos cosas, nuevas cosas diferentes y que pueden aportar muchísimo y
enriquecer muchísimo cualquier cultura.
Mujer alemana de 27 años (4 en España). Estudiante universitaria que compagina sus estudios con
el trabajo de camarera los fines de semana. Sus padres y hermanos están en Alemania. Clase media.
Su abuela era natural de Albania y emigró con su familia a Alemania. Se siente adaptada, pero
quiere regresar a su país. Echa de menos a su familia y los amigos que conserva allí.

La encuesta CIS-OBERAXE de 2008 incluye dos ítems que incorporan el término “riqueza”
conectada a cultura. Primero se circunscribe al ámbito escolar; después se amplía a la cul-
tura española en general. El encuestado ha de decir, en primer lugar, si está muy de acuer-
do, más bien de acuerdo, más bien en desacuerdo o muy en desacuerdo con la siguiente
afirmación: “La presencia de hijos de inmigrantes en las escuelas es enriquecedora para el
conjunto de los alumnos”.

Como puede verse en el gráfico 2.10, el acuerdo supera al desacuerdo, tanto en la respuesta más
rotunda del “muy de acuerdo” como en la atenuada del “más bien de acuerdo”, con un 16 y 39%
de menciones respectivamente. La no respuesta es muy elevada, con un 15% de personas que di-
cen “no saber”. Probablemente se deba a que no tienen hijos o nietos en edad escolar y compar-
tiendo aula con hijos de inmigrantes. Por lo que deciden no posicionarse, ni a favor ni en contra,
sobre una cuestión de la que estiman carecen de información directa. Pero también pudiera ser
reflejo de la presencia del sesgo de la deseabilidad social en esta pregunta. Téngase presente que,
tras un no sabe o un no contesta, puede haber una respuesta que teme pronunciarse porque se
estima socialmente indeseable o censurable (Cea D´Ancona, 2005). Una posibilidad a valorar en
esta pregunta en la que es fácil intuir la interpretación que se daría al descuerdo, expresión de re-
chazo a la presencia de inmigrantes. Más grave si cabe al afectar a niños, los hijos de inmigran-
tes, hacia quien es más socialmente reprobable esgrimir argumentos desaprobatorios. Aunque se
sea consciente de los problemas de acoplamiento a los que se enfrentan, principalmente la es-
cuelas públicas con elevadas tasas de alumnos de origen inmigrante55 (dominio de idioma, co-
rrespondencia con el nivel educativo adecuado a su edad), mostrar desacuerdo con que “la pre-
sencia de hijos de inmigrantes en las escuelas es enriquecedora para el conjunto de los alumnos” se
estima no socialmente deseable.

55 Que muchos conocen a través de los medios de comunicación. Los inicios de un nuevo curso académico suelen
venir acompañados de titulares que destacan la presencia de hijos de inmigrantes en las aulas escolares. Su
número se resalta junto a los problemas que supone su incorporación. Como sucede en el titular de prensa que
a continuación se extracta: “La red pública asume cuatro veces más extranjeros que la privada. Las escuelas
públicas acogen a 560.000 inmigrantes frente a los 120.000 de la concertada. Los estudiantes extranjeros son
el 9,4%. Hace una década los extranjeros tan sólo representaban un 0,7% de los alumnos en los colegios espa-

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 185


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

Gráfico 2.10.
Riqueza cultural de la diversidad de culturas en las escuelas
Encuesta CIS-OBERAXE de septiembre-octubre de 2008 (%)

"La presencia de hijos de inmigrantes en las escuelas es enriquecedora para


el conjunto de los alumnos"

16
Muy de acuerdo

39
Más bien de acuerdo

Más bien en desacuerdo 21

Muy en desacuerdo 8

No sabe 15

1
No contesta

Esta pregunta fue asimismo incorporada en anteriores encuestas encargadas por OBERAXE
al CIS (septiembre de 2007) e IESA (diciembre de 2005 y 2006), aunque planteada como di-
cotómica: “más bien de acuerdo” o “más bien en desacuerdo”. En ellas hubo también una
importante tasa de no respuesta. Fue incluso mayor en el caso de la encuesta de 2007, don-
de llegó a aglutinar al 22% de los encuestados. Una tasa de no respuesta de ítem excesiva,
que se sitúa muy por encima del referente convencional del 5 y hasta del 10%. A ella con-
tribuye el formato de pregunta dicotómico que adoptó en el cuestionario, porque exige a la
persona posicionarse a favor o en contra. El verse forzado a decantarse por una de las dos

ñoles. Hoy su número se ha multiplicado por 14 -suponen el 9,4%- de los que casi cuatro de cada cinco es-
tán matriculados en la enseñanza pública. 560.000 en centros públicos frente a 120.000 en la privada (incluye
la concertada, sufragada con fondos públicos). En el curso 2007-2008 se matricularon 85.579 inmigrantes
más -un 14%- que el anterior año. El Consejo Económico y Social ha aconsejado una distribución equilibra-
da de estos escolares para evitar “procesos de marginación”, porque estos estudiantes suelen llegar con un ni-
vel académico más bajo que el alumno español y muchos no hablan español, aspectos que frenan el ritmo de
trabajo en clase. A las cifras se añade la aclaración de Manuel de Castro, secretario general de la Federación
Española de Religiosos de Enseñanza (FERE), que agrupa al 80% de la enseñanza privada: “los centros concer-
tados tienen mucha demanda y enseguida se llenan, pero todos los alumnos cumplen los requisitos. Por eso,
cuando los inmigrantes llegan con el curso empezado, se envían a los públicos, que tienen menos demanda”.
Además, lamenta que el informe ministerial no separe en dos la enseñanza privada: la de pago (6,6% de todos
los colegios de España) y la concertada (26%). “El bloque desajusta esa proporción. Nosotros tenemos más del
5,1% de inmigrantes. En la privada no hay inmigrantes” (El País, 14/9/2008).

186 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

opciones coadyuva a la omisión de respuesta. Así, por ejemplo, con el mismo enunciado,
pero con una escala algo más graduada (de cuatro puntos) la no respuesta logra reducirse
en seis puntos. Pasa del 22 al 16%.

Si agrupásemos las respuestas que expresan acuerdo con las de desacuerdo, y las comparáse-
mos con las recogidas por las tres encuestas precedentes (gráfico 2.11), podríamos constatar
que la reducción del porcentaje de no respuesta se materializa en un ascenso algo superior del
desacuerdo que del acuerdo. Si en 2007 el 25% de los encuestados se mostraban en desacuer-
do y un 53% de acuerdo, ambos porcentajes ascienden ligeramente en 2008, aunque algo más
el desacuerdo (29%) que el acuerdo (55%). Pero, en ambos casos, se estaría ante una fotogra-
fía menos favorable que las captadas por el IESA en sus encuestas telefónicas de 2005 y 2006.
En ellas, el acuerdo agrupaba a dos de cada tres encuestados, en consonancia con su mayor
vulnerabilidad al sesgo de deseabilidad social ya comentado. En 2008 se estaría en el 55%.

Gráfico 2.11.
Los hijos de inmigrantes aportan riqueza cultural a las escuelas

"La presencia de hijos de inmigrantes en las escuelas es enriquecedora para el conjunto


de los alumnos"

66
Más bien de 66
acuerdo
53

20
Más bien en 20
desacuerdo 25

14
No sabe 14
No contesta
22

CIS 2007 IESA 2006 IESA 2005

Tras esta pregunta se formula otra que permite, asimismo, indagar en el reconocimiento de
la aportación cultural que traería consigo la inmigración. El verbo “enriquecer” vuelve a
aparecer en el enunciado de la pregunta; si bien, ahora, no se restringe al ámbito de la es-

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 187


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

cuela, a niños, sino que se amplía a “nuestra cultura” en general. En concreto se pregunta:
“¿Y cree Ud. que los inmigrantes instalados en España contribuyen a enriquecer nuestra cul-
tura mucho, bastante, poco o nada?”.

Esta pregunta replica la antes aplicada en las encuestas anteriores encargadas por OBERA-
XE; si bien, se decide cambiar la referencia a la “cultura española” por “nuestra cultura”,
para evitar que ello pueda distorsionar la respuesta en el sentido de resaltar los rasgos
identitarios de lo español. En el informe de la encuesta anterior (Cea D´Ancona y Valles,
2008b) ya se subrayó que esto podría ser un factor a valorar en la baja apreciación que de
la aportación de la inmigración al enriquecimiento cultural se registró en la encuesta de
2007. Sumando la respuesta “mucho” (6%) con “bastante” (32%), sólo se logra aglutinar al
38% de los encuestados. Porcentaje que contrastaba con el 53% que en 2007 reconocían
que la presencia de hijos de inmigrantes en las escuelas era enriquecedora para el conjun-
to de los alumnos. Se planteaba la duda de si se hubiese debido al empleo del adjetivo “es-
pañola”, que pueda percibirse más propio y ajeno a nuevas aportaciones culturales.

Un año después se observa que su omisión puede haber contribuido al ascenso que se registra
en la apreciación de la aportación que la inmigración hace al enriquecimiento cultural (gráfico
2.12). Las opciones “mucho” y “bastante” logran casi agrupar a la mitad de los encuestados. En
concreto al 47%, nueve puntos porcentuales más que en 2007. Se distribuyen entre el “mucho”
(10%) y el “bastante” (37%). Ascenso no explicable por descensos en el porcentaje de no res-
puesta, que se mantiene similar al de encuestas anteriores (8%); sino porque desciende la res-
puesta “poco” (en cinco puntos: del 38 se pasa al 33% en 2008) y “nada” (del 16 al 13%). Lo
que puede connotar un mayor reconocimiento de la riqueza cultural que acarrea la inmigra-
ción. Incluso supera ligeramente el dato recabado por las encuestas telefónicas de IESA, que
asimismo incluían la mención expresa a “la cultura española”. Lo que, a nuestro juicio, muestra
un avance en la medición de la apreciación de la inmigración como riqueza cultural. Ahora
bien, pudiera o no ser expresivo de aumento de la tolerancia cultural.

188 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

Gráfico 2.12.
Riqueza cultural de la inmigración

"Cree Ud. que los inmigrantes instalados en España contribuyen a enriquecer


nuestra cultura..?"

12
12
Mucho 6
10
32
32
Bastante 32
37
28
28
Poco 38
33
18
18
Nada
16
13
10

No sabe / No 10

contesta 9
8

CIS 2008 CIS 2007 IESA 2006 IESA 2005

En las encuestas anteriores de 2007, 2006 y 2005 el enunciado exacto de la pregunta era: “Pensando en la cultura, ¿Ud.
cree que los inmigrantes instalados en España contribuyen a enriquecer la cultura española mucho, bastante, poco o nada”.

En un eurobarómetro de noviembre de 2007 (Eurbarómetro 217: Intercultural dialogue in


Europe), realizado por Gallup, se incluyó una pregunta similar aunque con un enunciado li-
geramente diferente. En concreto se decía: “¿Diría que la vida cultural de su país se enrique-
ce por personas de culturas distintas a la mayoría?”. En el conjunto de los países de la Euro-
pa de los veintisiete, la respuesta “enriquece bastante” fue la predominante (47%)56. Le
sigue “enriquece mucho” (23%); y, a distancia, la respuesta “apenas enriquece” (16%) y la

56 Adviértase que la encuesta fue telefónica y que el universo de estudio lo integraban personas de 15 y más
años. Ambos factores pueden haber incidido en que se haya captado una respuesta más favorable hacia la di-
versidad cultural (por la mayor probabilidad de deseabilidad social de la encuesta telefónica, y la mayor tole-
rancia que la población más joven suele exteriorizar en la generalidad de los indicadores de xenofobia). En
concreto se encuestó a 27.000 ciudadanos de países de la Unión Europea (1.000 por país), entre el 13 y el 17
de noviembre de 2007.

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 189


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

Gráfico 2.13.
Impacto de la diversidad inmigratoria en la vida cultural de los países de la Unión
Europea en 2007*

"Diría que la vida cultural de su país se enriquece por personas de cultura distinta
de la mayoría"

36 48 10 4 3
Luxemburgo
35 49 6 6 4
Irlanda

Suecia 34 38 19 5 4

30 46 11 7 7
Holanda

España 29 42 18 7 5

Dinamarca 28 46 17 6 4

Alemania 26 51 16 33

26 44 15 12 4
Italia
25 48 9 13 6
Reino Unido
23 38 28 7 4
Portugal

Francia 22 60 10 5 4

22 40 26 9 4
Austria

Lituania 21 55 12 5 8

19 56 18 2 5
Letonia
18 54 16 6 6
Bélgica

República Checa 18 48 19 6 9

Eslovenia 18 55 15 7 4

17 43 23 13 3
Grecia
17 40 19 11 14
Rumania
16 36 18 13 17
Malta
16 61 14 6 4
Hungría
15 52 23 5 6
Eslovaquia

Chipre 13 42 27 14 4

13 64 16 5 3
Finlandia
11 59 21 5 5
Polonia
10 45 27 11 7
Bulgaria
8 61 21 3 8
Estonia

Total UE 27 23 47 16 7 5

Enriquece mucho Enriquece bastante Apenas enriquece


No enriquece en absoluto No sabe / no contesta

Fuente: Eurobarómetro 217: Intercultural dialogue in Europe (noviembre 2007)

190 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

negatividad rotunda del “no enriquece en absoluto” (7%). Como puede verse en el gráfico
2.13, España queda posicionada como el quinto país europeo donde más se asiente sobre la
riqueza de la diversidad cultural.

Para un 29% de los españoles que fueron encuestados, la vida cultural del país se “enrique-
ce mucho” por la presencia de personas de culturas diferentes. Seis puntos porcentuales
por encima de la media europea. Un 42% optó por la respuesta positiva pero más atenuada
de “enriquece bastante”. A la cabeza de la tabla se ubicaban Luxemburgo, Irlanda, Suecia y
Holanda; por detrás, Dinamarca, Alemania, Italia, Reino Unido y Portugal.

Pero, si se agrupan las dos respuestas positivas, España desciende a posiciones más próxi-
mas a la media europea (71 y 72%, respectivamente). Por detrás incluso de países europeos
que nos preceden en experiencia inmigratoria y de convivencia con personas de orígenes
nacionales, étnicos y culturales diferentes: Francia (82%), Alemania y Finlandia (ambos
77%). Países que se han caracterizado por aplicar modelos de integración divergentes. Caso
de Alemania, que inicialmente optara por la inacción ante una inmigración que esperaba
temporal (que compendiaba el término gästerbeiter, trabajador invitado)57, aunque des-
pués se modificara ante una inmigración que mostraba asentamiento. O el caso de Francia,
referente europeo del modelo asimilacionista. El modelo galo se ha caracterizado por el de-
seo de convertir a los extranjeros en ciudadanos de la República, con la exigencia de la
conformidad cultural: el abandono de prácticas culturales y religiosas que contravinieran
los valores fundamentales de las sociedades occidentales (laicismo o secularismo, limita-
ción de la religión a la esfera privada, la igualdad de género).

No obstante, los distintos modelos de integración cultural de los inmigrantes muestran li-
mitaciones ya destacadas en un estudio previo (Cea D´Ancona, 2007). Del modelo asimila-
cionista francés se ha dicho, por ejemplo, que no ha logrado superar las barreras estructu-
rales que limitan el acceso al ámbito laboral en igualdad de condiciones con la población
autóctona. Trabas a la movilidad social que se evidenciaran en la rebelión de las banlieus
francesas, de octubre a noviembre de 2005, protagonizada por jóvenes de origen inmigran-
te, en su mayoría ciudadanos franceses, que se sentían laboralmente discriminados (en es-
pecial, los de origen musulmán). El “ascensor social” no funcionaba en colectivos concretos
de inmigrantes, incluso de segunda y tercera generación. Como reconociera el entonces
presidente de la República francesa, Jacques Chirac, en el origen de los disturbios había un

57 El inmigrante se consideraba temporal o en tránsito. Se esperaba que algún día regresara a su país. Para faci-
litar su retorno, aunque sus hijos hubieran nacido en el país, se potenciaba la permanencia de sus tradiciones
culturales, incluyendo el idioma de origen. Lo que contribuyó a una imagen de una sociedad de gran diversidad
cultural-religiosa.

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 191


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

profundo problema de igualdad de oportunidades y de respeto a las personas. Y afirma, “sea


cual sea nuestro origen, todos somos hijos de la República, y todos aspiramos a los mismos de-
rechos de respeto e igualdad de oportunidades” (El País, 11 de noviembre de 2005).

El problema referido también estuvo presente en las revueltas juveniles habidas durante la dé-
cada de los ochenta y noventa. Esto es, cuando el descontento juvenil por las elevadas tasas de
desempleo y las prácticas policiales se tradujo en las revueltas importantes que tuvieron lugar
en ciudades francesas como Paris o Lyon. Revueltas que encajan dentro de la Teoría del decli-
nar de la segunda generación, desarrollada por Gans (1996). Este autor señala que los hijos de
inmigrantes criados bajo las aspiraciones culturales y las expectativas laborales de la sociedad
receptora, se negarán a tomar los típicos trabajos tradicionalmente asignados a los inmigran-
tes. Demandarán un trato en pie de igualdad con los autóctonos, y conforme a su formación
profesional. También resulta aplicable la Teoría de la asimilación segmentada, propuesta entre
otros por Portes y Zhou (1993) o Portes y Rumbaut (2001), a partir de las reformulaciones de la
asimilación y la desventaja étnica. A saber, las barreras estructurales, que limitan el acceso al
empleo y demás oportunidades, que con frecuencia son más restrictivas en el caso de los inmi-
grantes, llevan a éstos a rechazar la asimilación y a manifestar actitudes y conductas contra-
rias. Por lo que no sorprende que del modelo asimilacionista francés se haga la siguiente críti-
ca: “el modelo de convertir a los inmigrantes en ciudadanos al precio de la conformidad
cultural no funciona adecuadamente. Al mismo tiempo, muchos inmigrantes no desean acep-
tar la asimilación, cuando no les supone ni la igualdad social ni la protección contra el racis-
mo” (Castles, 1995: 299; 1999: 9). Sin duda, una buena muestra de ello son las revueltas a las
que se ha hecho referencia. También el ascenso electoral del partido político, de ideología xe-
nófoba, liderado por Le Pen (Front National, FN), que llegó hasta la segunda vuelta de las elec-
ciones presidenciales francesas de la primavera de 2002 (enfrentándose a Jacques Chirac). Lo
que asimismo es indicativo de que el modelo asimilacionista no funciona como debiera.

Ahora bien, también se esgrimen críticas similares hacia el modelo opuesto: el multicultu-
ral, que impera en países como Reino Unido u Holanda. En el primero se tambalea princi-
palmente tras los atentados de Londres de julio de 2005; en el segundo, a raíz del asesina-
to del director de cine Theo Van Gogh en septiembre de 2004. En ambos casos sus
protagonistas fueron jóvenes musulmanes nacidos y educados en el país. Los mismos fac-
tores presentes en Francia se replican en ambos países58. Sobre todo, de la mezcla de fra-
caso escolar, discriminación laboral (real y percibida) y segregación espacial (en barrios

58 Factores que aparecen resaltados en algunos artículos de prensa, como dos publicados en el diario El País
(20/11/2006). Con el titular “La resurrección de Pim Fortuyn. Los grandes partidos holandeses optan ante la in-
migración por la línea dura que defendía el político populista asesinado en 2002” y “Cómo ser un buen musul-
mán en Europa”, subrayan el fracaso del modelo multicultural holandés. Gran parte de la sociedad holandesa

192 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

que se han ido configurando como guetos, aparte de la población autóctona). Dicha se-
gregación actúa igualmente en contra de la integración, cualquiera que sea el modelo de
tratamiento de la diversidad cultural que se aplique59.

La muerte del cineasta holandés a manos de un joven musulmán nacido en Holanda y que
hablaba perfectamente holandés, provoca un giro de la política inmigratoria holandesa ha-
cia la integración en el sentido de asimilación. Por ejemplo, se tradujo en medidas como la
prohibición del burka en lugares públicos (el 17 de noviembre de 2006) o el examen de for-
mación cívica, que desde el 15 de marzo de 2005 ha de aprobar todo aspirante que quiera
residir en los Países Bajos. Se exige que dominen el idioma holandés (que se considera im-
prescindible para su integración en la sociedad holandesa), además del conocimiento de su
cultura e historia, aunque quizás a un nivel al que muchos holandeses aún no llegan. Se
busca que se asimilen, que compartan los valores, los modos y la cultura holandesa, como
vía necesaria para su integración. Asimismo, se quiere evitar la segregación escolar; que los
hijos de inmigrantes se concentren en las llamadas “escuelas negras”, también imprescindi-
ble para su integración en la sociedad holandesa.

No obstante, es a partir de los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York y


Washington, y la posterior implicación del Reino Unido, junto a EEUU, en la “guerra contra
el terrorismo”, cuando Rex (2004: 105) sitúa la crisis del multiculturalismo, al que califica
de “ideal imposible y no realizable”. Castles y Miller (2004), en cambio, destacan los impor-
tantes desórdenes registrados en 2002 en las ciudades británicas septentrionales de Old-
ham, Burnley y Bradbord, en la que participaron jóvenes de origen asiático. El Partido Na-
cional Británico (de extrema derecha) explotó estos conflictos locales, obteniendo rédito
electoral entre los votantes blancos. Lo que se explica relacionándolo con el descontento
por sentirse en desventaja dentro de los programas especiales para las minorías étnicas. A

proclama “mano dura frente a la inmigración y defiende la asimilación como la única vía para la integración
de los musulmanes”. Crece la brecha entre más de un millón de musulmanes que viven en Holanda y los autóc-
tonos. En su explicación se detallan factores señalados por un miembro de una asociación marroquí en Róter-
dam: 1) En Róterdam hay 30.000 inmigrantes que ni siquiera tienen estudios primarios; 2) La tasa de paro en-
tre licenciados musulmanes es el doble que en los licenciados holandeses; 3) La educación y el trabajo son las
bases principales para la integración. Se critica al gobierno por no haber facilitado la enseñanza del holandés,
sin cuyo dominio aumenta la dificultad de encontrar trabajo. No obstante, se reconoce que no basta con tener
un buen trabajo y dominar el idioma holandés para estar integrados. También es preciso participar en la vida
política del país.
59 En España, una encuesta hecha a 642 inmigrantes extranjeros en el País Vasco (Basabe, Zlobina y Páez, 2004)
concluye que una parte del malestar afectivo, la insatisfacción con la vida y las dificultades de integración so-
ciocultural de los inmigrantes se debe a los procesos de discriminación en la sociedad de acogida. El análisis
de regresión de distintas variables psicosociales muestra que la discriminación y la exclusión social percibida
se convierten en los factores determinantes en la explicación de las dificultades de adaptación sociocultural
de los inmigrantes. Su percepción se correlaciona con una menor identificación con el país de acogida y con
una menor satisfacción con la vida.

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 193


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

ello se suma el fuerte contraste entre: la igualdad formal, de la que gozan las minorías ét-
nicas, y su experiencia étnica de desempleo, de encarcelamiento, de desigualdad en la edu-
cación y de exclusión social. La población negra aún se sentía discriminada por la policía y
las organizaciones públicas.

Es a partir de 2002 cuando los debates sobre multiculturalismo adquieren mayor relieve60, y se
alerta de sus “peligros”. Como su identificación con segregacionismo en la vivienda o en la edu-
cación61. El énfasis también recae en la necesidad de que los inmigrantes y sus hijos dominen
el idioma (inglés), además de compartir los deberes que supone tener la ciudadanía británica.
Muestra del cambio de modelo es la exigencia de aprobar el examen de ciudadanía, que desde
el 1 de noviembre de 2002 se exige en el Reino Unido para poder acceder al permiso de resi-
dencia en el país. Lo que motiva que autores como Rex (2004: 105) afirmen que “lo predomi-
nante ahora se acerca más a la aproximación asimilacionista francesa”.

Tal vez sea en la búsqueda de puntos intermedios entre ambos modelos extremos (asimila-
cionismo/multiculturalismo) donde esté la solución a la no siempre fácil integración del in-
migrante62. A ambos aquejan las mismas dolencias comunes, como la crisis de identidad
(más evidenciada en la segunda y tercera generación de inmigrantes), la formación de gue-
tos (favorecido por su ubicación espacial) o la pervivencia de la discriminación escolar, la-
boral, que cuestiona la movilidad social de los inmigrantes y/o sus descendientes. Lo que en
el caso de los musulmanes está contribuyendo a la reislamización (de las segundas y terce-
ras generaciones de inmigrantes).

60 Precisamente de esas fechas es el artículo de Joaquín Arango, publicado en el diario El País el 23-3-2002, y ti-
tulado “¿De qué hablamos cuando hablamos de multiculturalismo?”. El autor aporta algunas aclaraciones ter-
minológicas, como esta: “La primera y principal fuente de confusión, aunque ni mucho menos la única, es la
asimilación de multiculturalismo a getthoización, con la consiguiente demonización del término multicultura-
lismo y su aparente proscripción oficial.”. Advierte que el debate ha derivado en una innecesaria logomaquia.
Sin preconizar la adopción de políticas multiculturalistas, se muestra excéptico respecto a que las “imbuidas
de jacobinismo, llevan más a rajatabla los principios de la igualdad a toda costa, desconociendo la diversidad”,
sean las que obtengan mejores resultados.
61 De acuerdo con Weiner (1996; 1999), la no promoción del segregacionismo, por parte del Estado, tanto en la
escuela, como en la vivienda o en el empleo, es uno de los factores principales que contribuyen a la integra-
ción de los inmigrantes. En general, el no construir enclaves étnicos, donde los inmigrantes se aíslen del con-
junto de la sociedad. Pero ello no tiene por qué llevar a no reconocer la diversidad cultural.
62 Lo cual supondría ir más allá del melting-pot (sugerencia de Glazer y Moynihan, ya en 1970) y replantearse la
alternativa del salad bowl (o ensalada de minorías juntas entre sí y con la mayoría, pero sin apenas mezclarse),
como recuerda Lamo de Espinosa al redactar la expresión sociedad multicultural en el Diccionario de Sociolo-
gía editado por Giner, Lamo y Torres.
63 Índice que se obtiene de dos ítems que ponderan a la inversa: 1) “Es bueno para una sociedad que esté com-
puesta por personas de diferentes razas, religiones y culturas”; 2) “La diversidad del país en términos de raza, re-
ligión o cultura se añade a sus fuerzas”.

194 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

En el Eurobarómetro 59.2, realizado en torno a esas fechas por Coenders, Lubbers y Scheepers
(2003), se aprecia que la resistencia a la sociedad multicultural63 continúa dándose más en
Grecia, seguida de Bélgica, Alemania e Italia. Mientras las menores resistencias siguen mani-
festándose en Irlanda, España, Luxemburgo y Suecia. Si bien, resultaba llamativo el ascenso del
rechazo al modelo multicultural registrado en los Países Bajos, que de ocupar la décima posi-
ción en 1997 pasa a la séptima en 2003 (si se mantiene la diferenciación entre las dos Alema-
nias e Irlanda). Rechazo que, si se dispusiera de una encuesta más próxima, probablemente se-
ría superior al registrado hasta 2003. Asimismo, en el índice de asimilación moderada64 del
inmigrante el mayor acuerdo se registra en Dinamarca, Suecia y los Países Bajos; el menor en
Italia y, ello, en los tres eurobarómetros que se comparan (de 1997, 2000 y 2003). España era
el país de mayor aumento del índice de asimilación: un aumento de cincuenta y cinco puntos
porcentuales entre 1997 a 2003, o en puntuaciones medias de 0 a 1, en un incremento de
0,466 (pasa de una media de 0,304 en dicho índice, en 1997, a un valor medio de 0,770 en
2003). Por lo que se sitúa por encima de la media europea, con proximidad a países de mayor
tradición inmigratoria, como Reino Unido o Alemania. Acuerdo que incluso resulta algo supe-
rior al recogido en Francia65.

Pero, ¿qué nos dicen los datos de encuesta más recientes? En referencia concreta a Espa-
ña, la encuesta CIS-OBERAXE de 2008 incluye una pregunta que indaga en el modelo de
convivencia que se defiende. Al encuestado se le pide que elija la frase con la que está
más de acuerdo de tres que se le plantean. Las dos primeras abogan por que los inmi-
grantes puedan preservar su cultura y costumbres, si bien con la asunción explícita de
que aprendan la cultura y costumbres del país donde ahora residen. La primera aboga por
un modelo intercultural menos restrictivo: “Aunque aprendan nuestra cultura y costum-
bres, es bueno que los inmigrantes también mantengan su cultura y costumbres”. La se-
gunda, en cambio, establece la condición de que: “Los inmigrantes deberían poder man-
tener sólo aquellos aspectos de su cultura y costumbres que no molesten al resto de los
españoles”. Establecida en estos términos, que incluye la palabra “deberían”, expresión de
deber moral o de desiderátum social, era fácil de prever que fuera la opción que acapara-
se mayor número de menciones. En concreto, el 49% de los 2.768 encuestados la eligen,
mientras que la primera aglutina el 39% de las respuestas, como puede apreciarse en el
gráfico 2.14.

64 Integrado por los ítems: 1) “Para ser miembros plenamente aceptados de la sociedad, la gente que pertenece
a estos grupos de minorías deben abandonar aquellas partes de su religión y cultura que puedan estar en con-
flicto con la ley del país”; 2) “Para ser miembro plenamente aceptado de la sociedad, la gente que pertenece a
estos grupos de minorías deben abandonar prácticas culturales o religiosas tales como la poligamia o la cir-
cuncisión de la mujer”.
65 Estos indicadores y eurobarómetros fueron ya analizados en dos estudios previos (Cea D´Ancona, 2004 y
2007).

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 195


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

Gráfico 2.14
Posicionamiento ante la diversidad cultural
Encuesta CIS-OBERAXE de septiembre-octubre de 2008 (%)

"¿Con cuál de las siguientes frases está Ud. más de acuerdo?"

Aunque aprendan nuestra cultura y


costumbres, es bueno que los 39
inmigrantes también mantengan su
cultura y costumbres

Los inmigrantes deberían poder


mantener sólo aquellos aspectos de 49
su cultura y costumbres que no
molesten al resto de los españoles

Los inmigrantes deberían olvidar 10


su cultura y costumbres y
adaptarse a las españolas

2
No sabe

1
No contesta

Frente a ambas afirmaciones, que gradúan la tolerancia ante la diversidad cultural, se plan-
tea la más restrictiva (y que entroncaría con el modelo asimilacionista): “Los inmigrantes
deberían olvidar su cultura y costumbres y adaptarse a las españolas”. Aunque queda expre-
sada en términos menos extremos, que en anteriores encuestas, apenas suscita el acuerdo
del 10% de los encuestados en 2008. Quizás se deba a la postura intermedia que represen-
ta la segunda aseveración y que permite posicionarse de manera moderada. Lo que no su-
cedía en anteriores encuestas del CIS, en las que se planteaban los modelos de convivencia
como dicotomía. La respuesta que denotaba mayor permisividad o tolerancia cultural
(“Aunque se queden a vivir en España y aprendan nuestra lengua y costumbres, es bueno
que los inmigrantes mantengan también su lengua y sus costumbres”) se contraponía a la
expresiva de asimilación extrema: “Si los inmigrantes quieren permanecer en España, de-
ben olvidar sus costumbres, aprender el idioma y aceptar las costumbres españolas”. Pese a
ello, en la tabla 2.11 puede verse que suscitaba el doble de menciones. En concreto, el 22%
de los encuestados en 2005, última fecha en que se incluyó la pregunta con igual formato.
Seis puntos porcentuales menos que en 2002, rompiendo la tendencia ascendente que se
iniciara a la par que crecía la presencia de inmigrantes.

196 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

Tabla 2.11
Modelos de convivencia intercultural en encuestas del CIS

“A menudo los inmigrantes que vienen a España tienen una cultura, una lengua y unas
costumbres distintas de las españolas. Con respecto a esto, dígame, por favor, ¿con cuál de las
siguientes frases está Ud. más de acuerdo?”*

Banco de datos CIS Enero Junio Febrero Junio Noviembre


(% vertical) 1995 1996 2001 2002 2005

Aunque se queden a vivir en España y aprendan 82 81 77 67 72


nuestra lengua y nuestras costumbres, es bueno
que los inmigrantes mantengan también su
lengua y sus costumbres

Si los inmigrantes quieren permanecer en España, 12 12 18 28 22


deben olvidar sus costumbres, aprender el idioma
y aceptar las costumbres españolas

No sabe 5 6 4 4 4
No contesta 1 - 1 1 2
Base muestral 3.933 2.483 2.498 2.494 2.485

* En las encuestas de 1991 y 1993 se incluyó esta pregunta, pero con otro formato. No se tenía que elegir entre
una de las dos aseveraciones, sino indicar si se estaba de acuerdo o en desacuerdo con cada una de ellas. Llamati-
vamente, el acuerdo era alto en ambos casos. Por ejemplo, en la encuesta de marzo de 1993, el 71% de los 2.499
encuestados dijeron estar de acuerdo con la primera, y el 81% con la segunda. La no respuesta fue del 15 y del
11%, respectivamente.

La clara connotación de tolerancia de la primera frase, incluyendo incluso el calificativo de


“es bueno”, se contraponía en exceso a la segunda, expresión manifiesta de intransigencia
(“deben olvidar”). El desequilibrio de la respuesta a favor de la primera era vaticinable. Con
todo, resulta de interés poder observar la evolución de la respuesta, como dato comple-
mentario destacable a analizar.

La encuesta anterior de CIS-OBERAXE (de septiembre de 2007) incluía asimismo la pregun-


ta, aunque adoptando el formato antes empleado en las encuestas del IESA. De la dicoto-
mía (integración multicultural frente a integración asimilacionista extrema) presente en el
banco de datos del CIS (para los años 1995, 1996, 2001, 2002 y 2005) se pasa a plantear
(en las encuestas IESA 2005, 2006; CIS-OBERAXE 2007) un gradiente de tres supuestos
(uno incondicional, dos condicionados) de permisividad o integración multicultural. Se ex-
cluye la previa condición de que los inmigrantes “aprendan nuestra lengua y costumbres”.
Tal vez porque ahora el enunciado de la pregunta se refiere claramente a los inmigrantes ya
instalados, y se da por sobreentendido. Entre las opciones de respuesta no se halla la que

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 197


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

correspondería al modelo asimilacionista extremo. Los tres supuestos reunidos parten de


que el inmigrante “debería poder mantener su cultura y costumbres”, de ahí que estemos
ante un gradiente del modelo de integración multicultural, que en parte se solaparía con
supuestos que cabría adjetivar de integración asimilacionista moderada. El primero esta-
blece el desiderátum “sin restricciones”, la postura más abierta y permisiva ante la inmigra-
ción. El segundo, introduce la condición de “que no entren en conflicto con la legislación
española”. El tercero, “que no molesten al resto de los españoles”. En las tres encuestas que
incluyen la misma pregunta, la opción menos restrictiva es la menos elegida (gráfico 2.15).
Uno de cada diez encuestados la elige, pese a ser la que primero se plantea.

Por el contrario, las que introducen matizaciones acaparan la mayoría de las respuestas. De
manera especial en la que aparece de modo expreso el cumplimiento de la norma legal.
“Mantener sólo aquellos aspectos de su cultura o religión que no entren en conflicto con la
legislación española” es compartido por el 54% de los encuestados en 200766. En cambio,
en las encuestas del IESA el supuesto más respaldado es “que no molesten al resto de espa-
ñoles”. Casi la mitad de los entrevistados así lo expresaba. Ello puede deberse a que se tra-
ta de la última respuesta planteada en el contexto de una encuesta telefónica, procedi-
miento demoscópico más vulnerable al efecto de recency (recencia), o tendencia a elegir la
última de las opciones de respuesta planteadas.

Concluimos señalando que los datos de encuesta considerados muestran una tolerancia
compuesta de elementos diferenciables, así como fluctuantes, que el propio instrumento
demoscópico revela pero solo en parte. Adviértase que dicha tolerancia es genérica hacia la
diversidad cultural que supone el conjunto de la inmigración. Algo que conviene matizar,
como se verá en el siguiente apartado. Sintoniza lo anotado hasta aquí con lo captado en
el proyecto MEXEES y otras investigaciones cualitativas, como la realizada por González y
Álvarez-Miranda (2005). Se es partidario de que los inmigrantes mantengan su cultura y
costumbres, pero siempre que se avengan a la norma legal o social que marca la conviven-
cia entre personas heterogéneas. El asimilacionismo extremo pierde adeptos frente al mo-
derado, que confluye con posiciones más abiertas ante la diversidad de culturas. Se estima
positivo que los inmigrantes conserven sus costumbres y cultura. Lo que sintoniza con el

66 Un ítem similar fue incluido en el Eurobarómetro 53 de 2000, que decía así: “Para ser miembros plenamente
aceptados de la sociedad, deben abandonar aquellas partes de su religión y cultura que puedan estar en con-
flicto con la ley del país”. El 56% de los europeos encuestados dijo estar de acuerdo. El porcentaje se elevó
hasta el 75% en Holanda, el 73% en Bélgica y el 70% en Francia. En España se redujo al 33%, proporción bas-
tante inferior a la ahora recogida.

198 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

Gráfico 2.15
Mantener su cultura y religión (Tolerancia cultural)

"Siguiendo con la cultura y la religión de los inmigrantes instalados en España,


¿cree Ud. que deberían poder..."

13

Mantener su cultura o religión sin 11


restricciones 12

38
Mantener sólo aquellos aspectos de su 36
cultura o religión que no entren en conflicto
con la legislación española 54

45
Mantener sólo los aspectos de su cultura o
religión que no molesten al resto de
los españoles 49
31
4
No sabe / No contesta 3
3

CIS 2007 IESA 2006 IESA 2005

creciente reconocimiento de la riqueza proveniente de la diversidad cultural inmigratoria.


Si bien, se exige la condición de que “no molesten al resto de los españoles”, o el mínimo
requisito de que se “adapten a las costumbres principales del país”. Pero, ¿se es igualmente
tolerante cuando se desciende (desde la generalidad del conjunto de los inmigrantes) a la
especificidad de la cultura musulmana? Ésta ha sido tradicionalmente percibida como me-
nos adaptable a las sociedades occidentales, y a sus miembros más se les ha asociado en
mayor medida con los problemas de integración.

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 199


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

2.2.3. La especificidad de la cultura musulmana

Un reciente estudio internacional sobre relaciones interreligiosas, codirigido por John L. Es-
posito67 y Dalia Mogahed, Directora Ejecutiva del Gallup Center for Muslim Studies (pre-
sentado a los medios de comunicación el 7 de mayo de 2009 en Londres y difundido por la
agencia Reuters), concluye que “identidad nacional y religión son compatibles” y que “la
expresión pública de religiosidad no debe ser entendida como una falta de lealtad a la pa-
tria”. La comunidad musulmana que se asienta en los países occidentales (en muchas oca-
siones segundas y terceras generaciones de inmigrantes) siente “más fervor por su nueva
patria y sus instituciones de lo que la población autóctona tiende a reconocer”. Se cita, por
ejemplo, que mientras la mitad de los musulmanes de Francia se sienten plenamente inte-
grados, sólo una quinta parte de los franceses encuestados los perciben integrados. El índi-
ce de coexistencia que se aplica en el estudio muestra que las comunidades musulmanas
manifiestan haberse integrado mejor en EEUU y Canadá que en los países europeos. Se
contrasta el dato del 15 y 20%, respectivamente, de los musulmanes que se sienten aisla-
dos en los referidos países con el 38% en Alemania, el 35% en Reino Unido o el 29% en
Francia. Disparidad que se explica por la tradicional importancia que la inmigración ha te-
nido en EEUU y Canadá, al igual que su elevada movilidad social a través de la educación y
la implicación en el mercado laboral.

España no participó en ese estudio. Pero se dispone de datos recientes correspondientes al


informe difundido en febrero de 2009, “La comunidad musulmana de origen inmigrante en
España.2008”, realizado por Metroscopia (financiado por los Ministerios del Interior, de
Justicia, de Trabajo e Inmigración)68. En el resumen de prensa se destaca que tres de cada
cuatro musulmanes encuestados se sientan a gusto en España; que el 86% se sienta total o
bastante adaptado; o que ocho de cada diez afirme que no ha encontrado ningún obstácu-
lo para practicar su religión en España. El 84% está convencido de que es perfectamente
posible ser a la vez musulmán y un buen español; y el 92% afirma que todos debemos es-
forzarnos por respetar las creencias religiosas de los demás.

67 Según la reseña que figura en el libro de 2008 Who Speaks for Islam?, publicado en coautoría con Dalia Mo-
gahed, John L. Esposito es un profesor universitario experto en el mundo musulmán de la Georgetown Univer-
sity. También el director fundador del “Georgetown’s Prince Alwaleed Bin Talal Center for Muslim-Christian
Understanding in the Walsh School of Foreign Service”. Además de haber sido presidente del “Middle East Stu-
dies Association of North America and of the American Council for the Study of Islamic Societies”.
68 Dicho informe es continuación de los estudios realizados en 2006 y 2007, cuando en la denominación del Mi-
nisterio de Trabajo aún no se había sustituido la referencia “Asuntos Sociales” por la de “Inmigración”. Tanto el
estudio de 2007, como el de 2008, se consideran “como una actuación incorporada al Plan Nacional de la
Alianza de las Civilizaciones 2007-2009.”, según consta en los protocolos hechos públicos (junto con los infor-
mes) en la página institucional: http://www.mir.es/PNAC/actividades_integracion/comunidad_musulmana/

200 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

En su presentación a los medios, y como se recoge en el periódico El Mundo (12/2/2009), el


Ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, explicaba que la comunidad musulmana re-
sidente en España está “particularmente bien integrada en nuestra sociedad”, tiene un
“enorme respeto por nuestros valores”, “reclama respeto por los suyos” y es “religiosa pero
tolerante”. Sin embargo, advierte que la obtenida es la “foto de los inmigrantes de primera
generación”, los que vinieron a España a trabajar. Además recuerda que sus hijos, que ya
son españoles, forman parte de una segunda generación, que “es la que hay que cuidar”.
“Por la experiencia de otros países como Francia y Reino Unido, son las segundas y terceras
generaciones las que manifiestan más rechazo a determinadas pautas de comportamiento
en las sociedades en las que deberían estar integradas”. Y se acaba insistiendo en la impor-
tancia que tienen las escuelas como “el factor de integración por excelencia”69.

La encuesta CIS-OBERAXE de 2008 pregunta por dos cuestiones relativas a la cultura mu-
sulmana, que pueden ayudar a calibrar el grado de tolerancia ante la diversidad cultural.
Son cuestiones que no son ajenas a la opinión pública, al haber acaparado la atención de
los medios de comunicación social. Nos referimos al uso del velo o pañuelo islámico en el
ámbito escolar y a la edificación de una mezquita en un terreno vecinal. En concreto en la
edición de El País del 26 de febrero de 2009 se publica el siguiente titular de prensa: “La
presión vecinal frena una mezquita en Castellón. El Ayuntamiento de La Vall d´Uixó (Caste-
llón), gobernado por el PP, duda si dar la licencia para abrir un centro cultural islámico con
mezquita, tras recibir 1.000 firmas de protesta”70. Se subraya que “las voces en la calle son
algo beligerantes, aunque la mayoría de los vecinos guarda las formas para que no se le
pueda tachar de racista”; o, como declara Said Ratbi (presidente del Centro Cultural Islámi-
co en el pueblo), “la gente siempre se opone, pasa en todos los sitios, porque hay miedo, por
desconocimiento y la gente piensa lo peor”. No quiso hablar de xenofobia, porque le crea
“una profunda tristeza pensar que una sociedad aconfesional y multicultural pueda existir
eso”.

69 La empresa responsable y firmante de los tres estudios referidos, Metroscopia, reitera en el informe de 2007 y
2008 una advertencia metodológica pertinente: “Resulta sencillamente imposible extraer muestras con plena
y comprobable representatividad estadística de un colectivo respecto del que no existe un repertorio censal
detallado, actualizado y totalmente fiable, como es el caso de buena parte de la población inmigrante residen-
te en España, y especialmente de la de religión musulmana. En esas condiciones sólo cabe recurrir a diseños
muestrales estratégicos lo más ajustados y minuciosos posible, a partir de la información estadística disponi-
ble. Pero estos en ningún caso podrán alcanzar el mismo grado de robustez estadística que el de una muestra
referida a un universo poblacional bien conocido.”
70 El inicio del conflicto se remonta a principios de año, cuando los responsables de la asociación musulmana lo-
cal encargaron a una empresa las obras en un antiguo concesionario de coches, en un local de 600 metros
cuadrados, en el barrio Toledo de La Vall d´Uixó, localidad de 32.000 habitantes. Las obras se iniciaron con li-
cencia de obra menor, cuando precisaban de una de mayor cobertura. Los vecinos avisaron al Ayuntamiento.

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 201


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

Pero días antes se difundió una noticia de contenido similar, situada ahora en Cataluña.
Esta vez en una edición conjunta de Elmundo.es/Efe (12/2/2009). Decía así: “SOS Racismo
acusa al PP de incitar a la xenofobia por vetar una mezquita en Badalona. La organización
SOS Racismo ha recordado al PP de Badalona (Barcelona) que la apología de la xenofobia
es un delito que se castiga en el Código Penal y le ha señalado como responsable de posi-
bles agresiones racistas, tras anunciar una campaña en contra de una mezquita en esta
ciudad. El PP anunció el martes que iniciará una campaña en contra de la apertura de una
mezquita en el barrio de Artigues de Badalona, al considerar que “únicamente contribuiría
a la devertebración de una zona ya muy degradada” de esa ciudad. El presidente del Grupo
Popular de Badalona, Xavier García Albiol, aseguró que “la apertura de esta mezquita impli-
caría hacer de Artigues y Sant Roc un gueto sin solución” y supondría “más desestructura-
ción y más marginación social”. En un comunicado, SOS Racismo denuncia la posición “cla-
ramente racista” del Partido Popular en Badalona, a través de una posición de “extrema
derecha” y “con el único objetivo de ganar votos y recuperar poder. Una vergüenza para la
política local”, asegura. Por otra parte, hace un llamamiento al resto de partidos políticos
del consistorio badalonés para que “aíslen a esta formación” y hagan un discurso alternati-
vo y valiente a favor de la convivencia, así como que se solucione de una vez la ubicación
de la mezquita, “garantizando la igualdad de derechos de todos los vecinos, voten o no”71.

Se reivindica la libertad de culto garante en todo Estado de Derecho y la garantía de su


práctica. Además, el sentimiento de reconocimiento por el conjunto de la sociedad puede
coadyuvar favorablemente a su integración. En el estudio de Morales y colaboradores
(2008), que analiza la incorporación de la población de origen inmigrante en las ciudades
de Barcelona y Madrid, a partir de una encuesta realizada a 1.000 y 1.200 extranjeros
(ecuatorianos, marroquíes, bolivianos, colombianos y peruanos), y un grupo de control de
origen autóctono, confirma la importancia de la religión en todos los colectivos que se
analizan. De manera especial, los marroquíes que residen en Madrid. La religión es una
fuente fundamental de identidad para los musulmanes. Además, el asociacionismo religio-
so es una importante fuente de interacción social para todos los colectivos andinos. Inclu-

71 En la edición de El País del día anterior (11/2/2009) la misma noticia aparecía relatada en los términos siguien-
tes: “El PP atiza el discurso xenófobo para oponerse a una mezquita en Badalona”. “No creo que sea bueno que
en Badalona haya barrios donde la lengua predominante sea el árabe”. Con este criterio, el presidente del Par-
tido Popular de Badalona, Xavier García Albiol, ha comenzado una campaña contra la apertura de un oratorio
musulmán en el barrio de Artigues. Le inspira el éxito que cosecharon sus críticas a los inmigrantes en las
elecciones municipales de 2007. En dichas elecciones el concejal Albiol editó un polémico video en el que imá-
genes relacionadas con la inseguridad ciudadana se encadenaban con planos de inmigrantes. El PP se convir-
tió entonces en la segunda fuerza de Badalona y quedó a sólo dos concejales de un PSC que no fue capaz de
hacer cuajar su propio discurso sobre gestión migratoria. Los socialistas constataron que una parte de su elec-
torado les pide un discurso de mayor dureza con la inmigración, más al estilo del que en su día empleó Celes-
tino Corbacho como alcalde de L´Hospitalet y ahora como ministro de Trabajo”.

202 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

so llega a afirmarse que “si se multiplican los conflictos en torno a la edificación de mez-
quitas y las salas de oración, o en torno al uso del velo por parte de las mujeres musulma-
nas, la consecuencia más probable sería la radicalización de una identidad religiosa que ya
está presente en estos grupos. Sin pretender aportar “recetas mágicas” a una cuestión que
presenta equilibrios complicados entre la libertad religiosa y la universalidad de derechos y
obligaciones, sí convendría hacer un llamamiento a la prudencia a la hora de tomar deci-
siones que impongan una visión secular sobre el comportamiento cotidiano de grupos que
valoran mucho su fe” (p. 141).

Subrayamos los efectos no deseados que se pronostican de “radicalización” de la identidad


de los musulmanes, si no se sienten libres para el ejercicio de creencias religiosas a las que
conceden elevada valoración. Reflexión a considerar y que guarda conexión con la historia.
Al igual que se estima relevante reflexionar la frase que subrayáramos del primer artículo
antes descrito: “la mayoría de los vecinos guarda las formas para que no se le pueda tachar
de racista”. Consideración a tener presente cuando se interpretan las respuestas obtenidas
mediante encuesta. La desaprobación social que pueda atribuirse a determinadas afirma-
ciones o conductas motiva su ocultación en personas preocupadas por el qué dirán. El lla-
mado sesgo de la deseabilidad social, tan presente en la medición del racismo y xenofobia,
y que nos lleva a ser cautos en la interpretación de lo que se responde. Más cuando de la
respuesta se espera que sea concreta y que se adecue a una de las opciones que se le ofre-
cen, bajo el formato de pregunta cerrada. Este dispositivo demoscópico resulta más procli-
ve a que los encuestados opten por palabras (sugeridas) que se perciben políticamente co-
rrectas; que, por el contrario, cuando a la persona se le da mayor libertad de expresión en
una pregunta abierta, de respuesta no previamente definida.

El gráfico 2.16 ofrece conjuntamente las distribuciones porcentuales que corresponden a los
dos supuestos que se plantean. Primero, que “se excluya a una alumna de un colegio por llevar
velo islámico”. Segundo, que “la gente proteste contra la edificación de una mezquita en su ba-
rrio”. Esto último parece suscitar mayor aprobación que lo primero72. A cuatro de cada diez en-

72 De hecho, las protestas ante la construcción de mezquitas en terrenos próximos a los núcleos de población se
amplía (en España) sobre todo a partir de los atentados de Madrid del 11 de marzo de 2004, que pusieron en el
punto de mira a las mezquitas y los mensajes que los imanes transmitían a los fieles. Principalmente tras
constatar que uno de sus artífices, Sarhane Ben Abdelmajid (El Tunecino), había realizado labores como imán
en un local habilitado como oratorio en la calle Alonso Cano de Madrid (que fuera sede del Centro Islámico en
España). El entonces Ministro del Interior, José Antonio Alonso, propuso a finales de abril de 2004 la articula-
ción de medidas de control de los discursos transmitidos en los lugares de culto. Contó con la aprobación de la
Asociación de Trabajadores Marroquíes en España (ATIME), favorable a la creación de un consejo de musulma-
nes que regulase la práctica religiosa del Islam. En su contra se manifestaron asociaciones musulmanas, como
la Comunidad Islámica Suhail de Fuengirola (Málaga). También se mostraron contrarios algunos expertos,
como la profesora de Sociología del Mundo Árabe, en la Universidad Autónoma de Madrid, Gema Martín Mu-

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 203


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

cuestados en 2008 les parece aceptable, para un 12% es “muy aceptable” y un 27% lo consi-
deran “bastante aceptable”. En cambio, se otorga menor aceptación a excluir a una alumna de
un centro escolar por llevar velo. Las respuestas “muy” (10%) y “bastante aceptable” (18%) su-
ponen en conjunto once puntos porcentuales menos que cuando se opina sobre protestas por
la construcción de mezquitas. Puede que en la respuesta haya afectado que ambas preguntas
aparezcan juntas en el cuestionario y en el orden expuesto aquí. Efecto de orden que suele pro-
piciar una respuesta más reflexiva a la pregunta que se formula en segundo lugar, que la que
figura en primer lugar. Aunque, también ha de tenerse presente que la primera cuestión sobre
la que se pide valoración atañe a menores, para los que se propone excluirse de un centro es-
colar por llevar velo. En general, el exteriorizar una actitud contraria a menores es socialmente
más deplorable que cuando se refiere a los mayores. Lo que también puede explicar que al
29% de los encuestados le parezca “nada aceptable”, mientras que el porcentaje desciende al
18% si se opina sobre las protestas por la edificación de mezquitas.

Gráfico 2.16.
Casos de tolerancia-intolerancia de la población española hacia la cultura
musulmana. Encuesta CIS-OBERAXE de septiembre-octubre de 2008 (%)

12
Muy aceptable 10
27
Bastante aceptable 18
32
Poco aceptable 32

18
Nada aceptable 29

10
No sabe 10

1
No contesta
1

Se excluya a una alumna de un colegio por llevar el velo islámico


La gente proteste contra la edificación de una mezquita en su barrio

ñoz, quien en su comparecencia (el 15 de julio de 2004) ante la comisión del Congreso de los Diputados para
investigar los atentados del 11-M se mostró contraria porque entiende potencia sentimientos de islamofobia y
crean guetos. Defiende la normalización del culto del Islam, y que se avance en la mejora de la convivencia in-
tercultural, evitando acrecentar la desconfianza.

204 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

En España no hay una ley que prohíba a los alumnos llevar símbolos religiosos. Pero tampo-
co que lo permita expresamente. Cada centro escolar es responsable de dictar las normas
de régimen interno que estime convenientes para mantener el orden en las aulas. En Fran-
cia una ley, vigente desde el 15 de marzo de 2004, prohíbe el uso de elementos ostentato-
rios de carácter religioso en las escuelas e institutos públicos del país, aunque se permiten
en centros privados. En el Reino Unido (país referente del multiculturalismo) los símbolos
religiosos no están prohibidos por ley. A los centros escolares se les deja libertad para que
establezcan las directrices que estimen conveniente. La prohibición más extendida concier-
ne al uso del niqab: un velo negro que cubre todo el cuerpo, de la cabeza a los pies, con la
excepción de los ojos73. En Holanda, país también referente del modelo multicultural, des-
de noviembre de 2006 está prohibido el uso del burka (un velo que oculta completamente
el cuerpo, con solo una rejilla de tela en los ojos para que la mujer vea sin ser vista) en lu-
gares públicos. Se alegaron razones de “protección ciudadana” para su prohibición y que
impida la integración de las mujeres musulmanas en las sociedades europeas.

En España no es usual ver a mujeres musulmanas con el burka o el niqab, que adquiere un
carácter más reivindicativo de señas de identidad en jóvenes de origen musulmán de se-
gunda o tercera generación en países como Holanda o Reino Unido. La polémica aquí prin-
cipalmente se cierne sobre el uso del hiyab y por parte de los menores en centros escolares.
El caso más popular, por la amplia repercusión mediática que alcanzó, se retrotrae a febre-
ro de 2002, cuando una niña de 13 años (Fátima Elidrisi) se negó a quitarse el hiyab para
acudir al colegio concertado Inmaculada Concepción situado en El Escorial (Madrid). Ante
la negativa, por un lado, de las monjas concepcionistas (que se oponían a aceptarla, si no
se quitaba el hiyab); y, por otro, también de su padre (que no quería que su hija fuera a un
centro escolar católico), el gobierno de la Comunidad de Madrid (dirigido por el Partido Po-
pular) acabó zanjando la polémica trasladando a la menor a un centro escolar público. Si
bien, la directora de éste último centro se manifestó contraria al uso del hiyab por conside-
rarlo símbolo de machismo y de opresión para la mujer. El primer día de clase se convirtió
en todo un acontecimiento mediático. Acudió con el hiyab y no se lo quitó en los tres años
que estuvo allí escolarizada.

73 Éste fue el motivo de la expulsión de una maestra de 24 años (Aishah Azmi) de una escuela protestante de
Dewsbury (al norte de Inglaterra). Se negó a quitarse el niqab para dar clase a alumnos de 7 a 11 años. Acabó
ganando el caso ante los tribunales en octubre de 2006 y abrió un amplio debate público sobre Islam y moder-
nidad en busca de un equilibrio entre integración y multiculturalidad. El entonces ministro del interior, Jack
Straw, próximo al electorado musulmán, les pidió que renunciasen al niqab para facilitar la convivencia entre
comunidades diferentes. La polémica se extendió a otros países europeos. En Italia, el Ministro del Interior
propuso (el 5 de octubre de 2006) a la comunidad musulmana residente en el país, que firmara un documento
donde se comprometiesen a respetar una serie de valores universales, como el laicismo del Estado o la convi-
vencia entre culturas.

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 205


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

Cinco años después (en octubre de 2007) reapareció la joven Fátima en los medios, cuando
se la entrevistó a raíz del caso de una niña de ocho años, Shaima, que no podía asistir a
clase con hiyab en un colegio público de Girona, hasta que la Generalitat obligó al centro a
que la readmitiera con el velo. En una entrevista publicada por El País, el 7 de octubre de
2007, afirmó que se extrañaba de la edad de Shaima. “A los ocho años no se lleva velo. Es
muy pequeña. Incluso a los 14 se es pequeña. ¡Qué más da!”. No entendía “por qué la gente
está pendiente de estas cosas. Cada uno tendría que pensar en lo suyo”. Asimismo se entre-
vistó al director del instituto donde finalmente estudió, quien afirmó: “Permitimos a las
chicas musulmanas que vengan con el pañuelo, pero no dejamos que los alumnos lleven
gorras. Yo no trato con culturas, sino con personas. Y las chicas musulmanas no son libres
para quitarse el pañuelo”. En su centro, uno de cada cuatro alumnos es inmigrante. Los mu-
sulmanes apenas son una treintena. Doce chicas, de las cuales tres o cuatro llevan el hiyab.
Considera su centro “liberal”, pero desea que se establezca una legislación al respecto, para
que se sepa a qué atenerse.

Por lo que, ante la pregunta del CIS de “le parece aceptable o inaceptable que se excluya a
una alumna de un colegio por llevar el velo islámico”, lo más probable es que se piense en el
hiyab y en los casos conocidos a través de los medios de comunicación.

Más próximo a las fechas del campo de la encuesta CIS-OBERAXE 2008, Antonio Jiménez
Barca publica una entrevista, en el mismo periódico (El País, 4/5/2008), a dos jóvenes mu-
sulmanas universitarias, que llevan vidas muy distintas: una se cubre la cabeza y otra no. El
artículo, que titula “Todo lo que esconde un velo”, comienza con la descripción de las dos
jóvenes. Destacamos el retrato que hace de Mariam, la joven que lleva hiyab:

Su padre es sirio; su madre, española. Es delgada, guapa. Tiene 23 años. Viste con ro-
pas amplias. En el metro lee libros como Jesús en el islam. Y hace piruetas en la cara
para evitar que los hombres la besen en la mejilla al saludarla. Prefiere que le den la
mano. Siempre ha sido musulmana. Pero siempre se ha sentido tan española como el
tipo que la insultó al verla entrar en su despacho. Es diplomada en óptica y, a pesar
de la demanda de estos profesionales en el sector, nunca imaginó que tardaría tanto
en encontrar trabajo; en que tendría que soportar tantas humillaciones debido al pa-
ñuelo. Tampoco pensó en quitárselo para que todo fuera más fácil. Se lo puso por pri-
mera vez hace dos años. En verano, antes de irse de viaje a Austria. Se miró al espejo
y se colocó el hiyab antes de salir hacia el aeropuerto de Barajas: fue un gesto sim-
ple, personal y privado. Con él regresó un mes después. Ya nunca se lo ha quitado en
presencia de hombres que no son de su familia. Jamás ha pisado la calle con el pelo
al aire. Nadie se lo impuso, ni siquiera el Corán, según explica. “Yo quiero que me vea
por lo que soy por dentro. El islam pide que a la mujer no se la valore por sus rasgos
físicos y eso es lo que yo practico. Pero no es eso sólo, no es eso sólo. Con el pañuelo
me siento más libre. Es una manera de exteriorizar mis creencias morales, mi sistema
moral interior, de hacer ver quién soy de verdad. Evidentemente nadie me obliga. Ni

206 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

mis padres, por supuesto, ni el Corán, que en ninguna parte dice que haya que mate-
rializarse y ponérselo si no estás de acuerdo. Lo llevo porque quiero, como esa chica
que decide plantarse un piercing o esa otra que se pone una minifalda. En mi caso el
contexto es religioso, pero pido que se me respete lo mismo que se respeta el de
ellas”.

Mariam es consciente de que un sector progresista y avanzado de la sociedad ve el


pañuelo como un signo claro de sumisión de la mujer al hombre. Lo comprende, pero
no está de acuerdo. Para ella el pañuelo simboliza, precisamente lo contrario: “la li-
bertad de elegir”. Y el rechazo que experimenta en la calle le parece un síntoma de
que algo no funciona en la sociedad: “No está preparada aún para admitir a los que
no son como ellos”. A veces, esta joven nacida en Alcorcón, con una buena parte de
sus referencias culturales, televisivas y vitales que las demás chicas de su generación,
que conserva sus amigos del instituto y de la universidad, habla de sí misma como si
fuera una inmigrante que acaba de llegar de un país extranjero. Y lo ejemplifica: “Un
día, hace un año y medio, fui a Urgencias de un hospital. Me encontraba mal. Muy
débil. Al explicar los síntomas, el médico que me atendió me preguntó con el típico
retintín: “¿No será que tienes mucho calor con eso en la cabeza?”. Y me dijo que no
me pasaba nada, que era todo cuento mío, que me fuera a casa. Me fui. Al día si-
guiente fui a otro hospital. Me hicieron pruebas. Me descubrieron un principio de
anemia y un problema en el corazón”. Otra mañana, en el autobús: “Una señora que
iba sentada a mi lado se cambió de asiento al sentarme yo...” Mariam añade que es-
tos casos se acrecientan cuando aparecen noticias de detenciones de terroristas mu-
sulmanes. Además de la óptica de Leganés, visitó más de 30 ópticas. En todas le dije-
ron lo mismo: los clientes iban a sentirse extraños delante de una chica con pañuelo,
la venta se iba a resentir…

Los primeros meses, Mariam acudió a todas las ofertas que encontraba. Después co-
menzó a seleccionar. Sólo se presentaba a entrevistas en establecimientos situados
en barrios obreros, donde hubiera inmigrantes, jamás en zonas ricas o acomodadas. Y
ni siquiera así la escogieron. Llegó a pensar que nunca encontraría un trabajo acorde
con su preparación. Al fin encontró trabajo en una óptica en una zona acomodada de
Madrid, en la que necesitaban urgentemente a un operario. La jefa, Pilar Bonilla, na-
rra: “Al principio, cuando entró, y la vi con el velo y una gabardina marrón, pensé que
no. Pero luego, cuando le oí, cuando vi el currículo, me di cuenta de que la chica va-
lía, de que a mí me hacía falta urgentemente alguien para el turno de tarde y de por
qué no. Ha habido clientes que se han quejado, cuatro o cinco, que me dijeron que si
ahora la óptica era multirracial y que habían decidido venir sólo por la mañana
(cuando Mariam no está). Pero las ventas han subido en el turno de tarde y estamos
encantados…”

A veces hay clientes, sobre todo señoras mayores, que al ser atendidas por la chica de
bata blanca y el pañuelo blanco en la cabeza no pueden resistir la curiosidad y le
preguntan: “¿Y tú, chica, cómo es que hablas español tan bien?”. La joven les respon-
de siempre: “Les digo que soy de Alcorcón y todo lo demás. Con el tiempo he apren-
dido si el comentario está hecho con respeto”.

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 207


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

Aparte de por reflejar cómo el conocimiento mutuo contribuye al desvanecimiento de pre-


juicios y contribuye a la aproximación hacia quienes antes se percibían extraños, la entre-
vista se ha extractado como testimonio de la existencia de rechazo y discriminación. En
esta ocasión, la experimentada por mujeres musulmanas “visibles” por su forma de vestir,
reflejo de sus creencias religiosas, en una sociedad que en las encuestas registra un grado
considerable de tolerancia ante la diversidad cultural. Ya se ha advertido que el interés
analítico no está tanto en el porcentaje exacto de respuesta, sujeto a error muestral y al
sesgo de la deseabilidad social; sino en su evolución a lo largo del tiempo. De ahí que siem-
pre procuremos buscar un punto de comparación que nos permita trazar la trayectoria de
la respuesta, dentro de los límites que marca la similitud de las preguntas que se comparan.

En las tres encuestas anteriores encargadas por OBERAXE se incluyeron ambas preguntas, con
igual enunciado, aunque la respuesta sugerida se planteaba en términos dicotómicos: acepta-
ble/inaceptable. Dicotomía que suele dificultar la exteriorización de posiciones abiertamente
contrarias a cuestiones afectadas por la deseabilidad social. La ampliación a cuatro opciones
de respuesta permite, en cambio, componer un gradiente de mayor o menor aceptación, alige-
rando además la dureza del posicionamiento contrario más extremo. Para favorecer la compa-
ración, el gráfico 2.17 incluye los porcentajes de encuestados que en las tres encuestas de
2005 a 2007 consideraban “aceptable” el excluir a una alumna de un colegio por llevar velo is-
lámico y la protesta por la edificación de una mezquita en el barrio. A éstos se suma los por-
centajes agregados resultantes de la agrupación (a posteriori) de las respuestas que denotaban
mayor grado de aceptación en la encuesta de 2008: “muy” y “bastante aceptable”.

Gráfico 2.17
Actitud ante la exteriorización de la religión musulmana: la exclusión de alumnas
con velo y la protesta contra la edificación de una mezquita (% de aceptación*)

25
29
Excluir a una
alumna por llevar 30
velo islámico
28

30
Protestar contra la 27
edificación de una 39
mezquita
39

CIS 2008 CIS 2007 IESA 2006 IESA 2005

* Porcentaje que agrupa la respuesta “muy” y “bastante” aceptable en la encuesta de 2008.

208 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

Lo primero que se aprecia es que en ambas encuestas cara a cara CIS-OBERAXE (las más
comparables) se registra una pauta similar: mayor aceptación de las protestas contra la edifi-
cación de una mezquita en el barrio, que la exclusión de una alumna con velo. Puede deberse
a que la sociedad española sea más permisiva hacia la exteriorización de símbolos religiosos,
porque valora que afecta a la libertad del individuo. Pero también puede estar motivado por
la prioridad que se concede al derecho a la educación; porque atañe a menores; por el orden
de las preguntas en el cuestionario, como ya se ha expuesto; por una combinación de estos u
otros factores explicativos alternativos no registrados. Al no preguntarse por el motivo de la
respuesta (en el cuestionario o mediante un seguimiento de entrevistas cognitivas74), éste no
puede saberse con precisión. Sólo que cuatro de cada diez encuestados muestran clara apro-
bación a que se proteste por la edificación de una mezquita, tanto en 2007 como en 2008.
Proporción elevada que contrasta con la tolerancia cultural que se exterioriza, en cambio, en
otros indicadores de xenofobia más genéricos. Lo cual merece reflexión en un país donde más
de un millón de personas se confiesan creyentes musulmanes75.

Como muestra de la falta de coincidencia opinática en este primer análisis de los indicado-
res disponibles, se procede a indagar en los perfiles sociodemográficos de los encuestados
que asienten que los inmigrantes enriquecen la cultura española y aquellos que estiman
aceptable la protesta por la edificación de una mezquita. Mientras que lo primero denota
una tolerancia cultural de carácter general, al menos verbalmente; lo segundo, parece
mostrar más bien una intolerancia concreta, relacionada con el ejercicio de la libertad de
culto por parte de una comunidad específica de inmigrantes (estigmatizada por los sucesos
terroristas mencionados). La tabla 2.12 describe a las personas que así se pronuncian, aten-
diendo a las variables presentes en las encuestas que se comparan, de 2007 y 2008. Al tra-
tarse de indicadores que miden actitudes contrapuestas, las variaciones porcentuales han
de estar en sentido contrario para que haya congruencia en las respuestas.

74 Sobre la distinción entre entrevistas cognitivas y entrevistas ordinarias merece consultarse el Prefacio y la In-
troducción de Presser, Stanley y otros (2004) Methods for Testing and Evaluating Survey Questionnaires. Allí se
narra la experiencia acumulada de los últimos veinte años sobre las entrevistas de encuesta.
75 Más de un millón de personas practican el islam en España. Desde que en 1992 el Estado firmó unos acuerdos
de cooperación con las tres principales religiones no católicas, el número de mezquitas ha proliferado por toda
España. Hoy superan el medio millar y algunas sufren el rechazo de los vecinos. La Fundación Pluralismo y
Convivencia, dependiente del Ministerio de Justicia, ha subvencionado con casi seis millones de euros los pro-
yectos presentados por las congregaciones agrupadas en la Comisión Islámica de España. El Observatorio An-
dalusí, organismo de la Unión de Comunidades Islámicas de España (Ucide), reflejó en un informe de 2007, que
el 32% de los españoles está en contra de que haya una mezquita en su barrio y el 60% muestra desconfian-
za o recelo hacia los musulmanes. Por su parte, el 76% de éstos detectan rechazo. Y la razón que se aduce es
que “predomina aún el temor y el odio sembrados durante cinco siglos por la Iglesia católica” (El País,
27/9/2008). Lo cual recuerda la retrospectiva pentacentenaria habitual en algunas tesis doctorales firmadas
por latinoamericanos, donde se culpa de casi todos los males actuales a los colonizadores españoles; eximien-
do o pasando por alto otras responsabilidades propias o ajenas.

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 209


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

Tabla 2.12
Clasificación de los encuestados atendiendo a dos ítems de receptividad ante la
diversidad cultural, según características sociodemográficas

Encuesta CIS-OBERAXE Los inmigrantes enriquecen Aceptable la protesta contra


(% en cada combinación) nuestra cultura la edificación de una mezquita
2007 2008 2007 2008
TOTAL 38 47 39 39

SEXO
Varones 41 50 40 39
Mujeres 35 44 39 38

EDAD
Menos de 30 47 57 34 32
30 – 49 43 54 36 35
50 – 64 34 42 45 44
65 y más 25 33 44 45

ESTUDIOS
Primarios y menos 26 28 45 43
EGB, FP1, ESO 35 40 40 43
Bachillerato, FP2 45 57 37 36
Medios, superiores 57 68 30 28

OCUPACIÓN
Empresario, profesional superior 50 59 36 33
Profesional medio 44 57 36 35
Trabajador alta cualificación 33 44 42 39
Trabajador baja cualificación 30 40 42 43

SITUACIÓN LABORAL
Trabaja 44 55 38 36
Jubilado o pensionista 29 37 47 46
Parado 36 46 37 36
Estudiante 52 73 33 29
Amas de casa 24 28 41 44

TRABAJO
Asalariado fijo 40 49 40 39
Asalariado eventual 37 47 39 38
Empresario 42 51 36 37
Autónomo 30 39 41 43

IDEOLOGÍA POLÍTICA
Izquierda 52 63 32 29
Centro 36 48 41 36
Derecha 27 34 53 54

RELIGIOSIDAD
Muy practicante 30 37 42 45
Poco practicante 33 43 45 40
Nada practicante 42 48 38 41
No creyente 52 64 29 27

TAMAÑO DE HABITAT
Hasta 10.000/5.000 habitantes 29 47 37 39
10.001 – 50.000/5.001-20.000 32 41 42 35
50.001 – 400.000/20.001-100.000 39 48 42 41
Más de 400.000/Más de 100.000 43 50 37 39

210 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

CLASE SOCIAL (subjetiva)


Alta y media-alta 53 54 36 47
Media 39 51 41 37
Media-baja 35 43 40 41
Baja 26 32 40 43

NÚMERO DE INMIGRANTES
Excesivo 28 31 46 51
Elevado - 52 - 35
Aceptable 62 76 23 20
Insuficiente (se necesitan más) 67 81 23 12

MOVILIDAD TERRITORIAL
Sí 39 50 39 38
No 37 46 39 40
EXPERIENCIA RECIENTE DE DESEMPLEO
Sí 40 52 35 36
No 37 45 41 40
INMIGRANTES ENRIQUECEN CULTURA ESPAÑOLA
Sí 100 100 25 25
No - - 51 56

Si nos fijamos en la primera frase (los inmigrantes enriquecen nuestra cultura), observa-
mos que su reconocimiento aumenta conforme se asciende en las escalas educativa, labo-
ral, de ingresos y de clase social (subjetiva); y disminuye la edad del encuestado. También
conforme se avanza a posiciones más a la izquierda en la escala de ideología política y se
aminora la creencia y práctica religiosa. Perfil en consecuencia congruente con la persona
que se muestra más abierta a la inmigración en la generalidad de los indicadores de xeno-
fobia presentes en las encuestas.

Las mayores diferencias porcentuales entre categorías polares se dan en las variables per-
cepción del número de inmigrantes y estudios. En la primera alcanza los cincuenta puntos
y en la segunda cuarenta, siendo en ambos casos la distancia superior a la registrada en
2007. Lo que denota que el posicionamiento a favor y en contra se ha hecho incluso más
marcado en este último año. Mientras que, por ejemplo, el 68% de las personas con estu-
dios medios o superiores comparten la riqueza cultural de la inmigración, la proporción
desciende al 28% entre las personas con menor nivel educativo. En 2007 los porcentajes
eran, respectivamente, 57 y 26%.

También se hacen algo más definidas las diferencias debidas a las variables religiosidad,
ideología política y edad. Y, en cambio, se pierde la antes registrada en la variable hábitat.
Si en 2007 el reconocimiento de la riqueza cultural de la inmigración asciende con el ta-
maño del municipio, en 2008 apenas se aprecian diferencias entre los municipios más ur-
banos y rurales, como puede apreciarse en la tabla 2.12.

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 211


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

El perfil opuesto corresponde a quienes consideran muy o bastante aceptable que se pro-
teste contra la edificación de mezquitas. Personas que perciben en exceso la presencia in-
migratoria, de menor nivel educativo y de especialización profesional, de más edad e ideo-
lógicamente escoradas hacia la derecha, así como religiosas practicantes. Si bien, en cada
variable las diferencias porcentuales se reducen porque hay mayor proximidad entre las ca-
tegorías extremas que las comprende. Si antes eran cuarenta los puntos porcentuales que
diferenciaban a las personas de los niveles más elevados de los más bajos de la escala edu-
cativa, en este indicador las diferencias se reducen a quince puntos, tanto en 2008 como
en 2007. Reducción drástica también apreciada en la variable edad (de veinticuatro a trece
puntos); al no haber tanta variabilidad opinática, no ya sólo entre las categorías extremas
(jóvenes hasta 30 años y mayores de 65), sino también en las intermedias.

Donde sí se registran variaciones de mayor magnitud es en la variable ideología política


(inclusive algo superior en 2008): el 54% de las personas que se consideran de derechas
aprueban la protesta contra mezquitas, frente al 29% de las ideológicamente ubicadas a la
izquierda. También cómo se perciba la presencia inmigratoria adquiere mayor peso. A ellas

Tabla 2.13
Clasificación de los encuestados atendiendo a dos ítems de receptividad ante la
diversidad cultural, según perfiles de opinión y sociodemográficos

Encuesta CIS-OBERAXE Septiembre 2008


Los inmigrantes enriquecen la Aceptable la protesta contra la
(% en cada combinación) cultura española edificación de una mezquita*

TOTAL 47 39

EXPERIENCIA EMIGRATORIA EXTERIOR


Sí 53 36
No 44 41
CONFIANZA EN LAS PERSONAS
Baja 32 51
Media 49 37
Elevada 66 26
SITUACIÓN ECONÓMICA PERSONAL
Buena o muy buena 56 36
Ni buena ni mala 45 40
Mala o muy mala 40 40

INGRESOS
Hasta 600 euros 31 41
601 – 1.200 euros 40 39
1.201 – 2.400 euros 54 34
Más de 2.400 euros al mes 60 33

* Recuérdese que se trata del porcentaje en desacuerdo con esta frase, lo cual se comprueba al observar las va-
riaciones pautadas en contrario respecto a la primera frase.

212 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

se suman el compartir o no que los inmigrantes enriquezcan la cultura española y la con-


fianza que se tenga en las personas. Los más desconfiados siguen exteriorizando mayor re-
chazo a la inmigración, también evidenciado en los indicadores que ahora se analizan. De
hecho estas variables continúan siendo las que más determinan, en esta ocasión, la recep-
tividad ante la diversidad cultural.

La tabla 2.14 contiene los modelos de regresión logística y análisis discriminante que co-
rresponden a ambos indicadores. La percepción del número de inmigrantes es la variable
que más determina la creencia de que los inmigrantes enriquecen nuestra cultura. Tras ella
las variables estudios, ideología política y hábitat, en la encuestas de 2007. En 2008, siguen
siendo determinantes las tres primeras, pero no el tamaño de municipio de residencia, que
pierde poder explicativo propio. Por el contrario, sí lo tiene la nueva variable que se incor-
pora, confianza en las personas, y en el sentido descrito en la tabla 2.13. Si bien, se posicio-
na como la cuarta variable de poder predictivo estadísticamente significativo. A ella sigue
el tener o no experiencia emigratoria exterior. Disponer de ella incrementa la probabilidad
de reconocer la riqueza cultural de la inmigración en un 10,92% respecto a quienes care-
cen de ésta (medido por los incrementos de probabilidad).

Pero cuando lo que se explica es el asentimiento contrario a ver como aceptable la protesta
por la edificación de una mezquita, la variable clave es precisamente la anterior: compartir que
los inmigrantes enriquecen nuestra cultura. Creencia que hace disminuir la probabilidad de
aceptar la protesta en un 8,83% respecto a cuando no se comparte. Sigue la percepción de la
presencia inmigratoria y el grado de confianza que se tenga en las personas. En la encuesta de
2007 era la edad, la única variable propiamente sociodemográfica que mostraba efecto predic-
tivo propio. En cambio, en 2008 es precedida por la ideología política donde se ubique el en-
cuestado, que pasa a mostrarse relevante en la explicación. No así la variable estudios, cuyo
poder predictivo queda eclipsado por el de las anteriores variables, al igual que sucede con
aquellas que indican el estatus socioeconómico de la persona; en especial, la variable ingresos.
Ambas variables sí conforman los modelos discriminante y de regresión logística, pero cuando
no se incluye en el análisis la variable inmigrantes enriquecen la nuestra cultura. El mayor efec-
to predictivo de esta última variable anula el que, en el análisis, muestran por separado varia-
bles sociodemográficas clave como el nivel de estudios y de ingresos 76.

76 La variable ingresos sí mostraba poder predictivo estadísticamente significativo en 2008, pero cuando no se
incluía la variable enriquecen nuestra cultura. Si esta variable se omite del análisis, los modelos discriminantes
y de regresión logística quedan integrados por cinco variables: número de inmigrantes, confiar en personas, es-
tudios, ideología política, edad, ingresos. Orden definido por sus coeficientes de estructura: 0,786, -0,519,
-0,471, 0,456, 0,383 y -0,144. La correlación canónica es ligeramente inferior (0,384), al igual que el valor R2
de Nagelkerke. Y el éxito de la clasificación se reducía al 65,4%, en el modelo discriminante, y al 67,5% en el
de regresión logística.

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 213


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

Tabla 2.14
Variables explicativas del acuerdo con dos ítems de receptividad ante la diversidad
cultural, tras aplicar análisis discriminante y regresión logística binaria*

Análisis discriminante Análisis de regresión logística


CIS/Oberaxe % Increm.
Coefic. Coefic Exp
Variables F Variable Error Típico Wald Probabi.
estructura B B

2007 2007
Número de Número de
inmigrantes 218,202 0,845 inmigrantes -1,130 0,112 102,462 0,323 -5,01
Estudios 128,585 -0,550 Estudios 0,122 0,024 24,722 1,129 2,85
Ideología p. 97,409 0,480 Ideología p. -0,173 0,031 30,705 0,841 -3,75
Hábitat 78,212 -0,296 Hábitat 0,000 0,000 10,754 1,000 -

Los 2008 2008


inmigrantes Número de Número de
enriquecen la inmigrantes 217,041 0,801 inmigrantes -0,784 0,082 92,063 0,457 -5,36
cultura Estudios 101,219 -0,515 Estudios 0,237 0,044 28,966 1,267 5,10
española Ideología p. 129,726 0,457 Ideología p. -0,194 0,032 37,036 0,823 -4,07
Confiar en 80,467 -0,423 Confiar en 0,109 0,028 15,245 1,115 2,54
personas personas
Experiencia 67,502 -0,236 Experiencia 0,440 0,123 12,796 1,553 10,92
emigratoria emigratoria

2007 2007
Enriquecen 182,083 -0,850 Enriquecen -0,697 0,075 85,669 0,498 -9,52
cultura cultura
Número de 120,238 0,711 Número de 0,832 0,122 46,713 2,297 7,37
inmigrantes inmigrantes
Edad 83,885 0,324 Edad 0,010 0,003 9,439 1,010 0,24
Aceptable la
protesta
contra la 2008 2008
edificación Enriquecen 195,553 -0,784 Enriquecen -0,657 0,084 60,512 0,519 -8,83
de una cultura cultura
mezquita77 Número de 132,848 0,700 Número de 0,559 0,089 39,356 1,750 6,86
inmigrantes inmigrantes
Confiar en 96,312 -0,449 Confiar en -0,128 0,030 18,695 0,880 -2,90
personas personas
Ideología p. 75,794 0,401 Ideología p. 0,119 0,033 12,656 1,126 2,78
Edad 63,373 0,353 Edad 0,013 0,004 11,536 1,013 0,30

77 Cuando no se incluye la variable inmigrantes enriquecen cultura española, son cuatro las variables que mues-
tran poder predictivo estadísticamente significativo en la encuesta de 2007: número de inmigrantes, estudios,
ideología política y edad. Orden acorde al coeficiente de estructura: 0,880, -0,531, 0,460 y 0,413, respectiva-
mente. La correlación canónica es ligeramente inferior (0,315), como los porcentajes de éxito de la clasifica-
ción (62,5%, para la muestra original, y 62,3%, para la validación cruzada).

214 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

Criterios estadísticos comparables de la relevancia del modelo


Análisis discriminante Análisis de regresión logística

% casos correctamente
clasificados % casos
Correlación R2
χ2 χ2 correctamente
Canónica Muestra Validez Nagelkerke clasificados
original cruzada

2007
Inmigrantes 0,387 280,952 64,8 68,0 0,195 272,044 69,2
enriquecen
nuestra 2008
cultura 0,441 302,643 69,6 69,2 0,257 300,943 70,5

2007
Aceptable la
0,375 233,143 66,1 66,1 0,187 232,948 67,5
protesta
contra la
edificación 2008
de una 0,442 283,939 69,1 68,7 0,264 284,664 70,9
mezquita

* Los estadísticos en esta tabla se interpretan como en la tabla 1.5.

Los modelos explicativos que resultan de la aplicación de ambas técnicas analíticas multi-
variables son equiparables, tanto en las variables que lo forman como en su grado de rele-
vancia estadística. Su significatividad estadística es plena y su poder explicativo se acre-
cienta en 2008; ya se mida en términos de varianza explicada (correlación canónica, R2 de
Nagelkerke), ya a través del porcentaje de casos que quedan correctamente clasificados a
partir de los modelos estadísticos obtenidos. Para la lectura detenida de la tabla 2.14, re-
cuérdese la distinta connotación de receptividad ante la diversidad cultural que expresan
los dos indicadores cuya variabilidad se trata de explicar: positiva, en el caso del reconoci-
miento de la riqueza cultural que trae la inmigración; negativa, cuando se acepta la pro-
testa por la edificación de mezquitas.

A lo largo del capítulo hemos ido indagando en aspectos clave que afectan a la integra-
ción de los inmigrantes, y que se conexionan a la consecución de la igualdad, principio bá-
sico que impulsa la integración. En el próximo capítulo se analizarán otros aspectos más
conectados con la convivencia, pero que también descubren sentimientos de filia y de fo-
bia que acaban traduciéndose en expresiones de aceptación o de rechazo a la inmigración,
en general, o hacia grupos concretos de inmigrantes, en particular.

El aumento de la presencia inmigratoria, tanto real como percibida, junto con el cambio de la
coyuntura económica, está no obstante impulsando actitudes que contravienen a la consecu-
ción de metas igualitarias. Se aminoran los deseos de conceder derechos sociales y de ciuda-
danía a los inmigrantes; y, por el contrario, prosigue su avance la demanda de preferencia de

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 215


CAPÍTULO 2 LA INTEGRACIÓN SOCIAL DE LOS INMIGRANTES:
Actualización de una cuestión política y sociológica clave

los autóctonos frente a los foráneos, incluso en grupos de población que en las encuestas tra-
dicionalmente se muestran permisivos ante la inmigración (en especial las personas de mayor
nivel educativo, de izquierdas y de menos edad). Aunque la diversidad cultural producto de la
inmigración sea la más valorada, la religiosa se convierte en la más penalizada. Políticamente
se están dando pasos hacia la igualdad de oportunidades (bien en forma de iniciativas supra-
nacionales78 o intranacionales79), pero la opinión pública no parece estar caminando a la par,
sino dando más pasos hacia atrás que hacia delante. El dibujo completo del estado de opinión
y su repercusión en la medición de la xenofobia exige, no obstante, proseguir el análisis de
otras vertientes o dimensiones que repercuten en la integración de los inmigrantes, como las
que se presentan en el capítulo 3.

78 Por ejemplo, la Resolución del Consejo de la UE de 21 de noviembre de 2008 relativa a una estrategia europea
en favor del multilingüismo. La Comisión invita a los Estados miembros a que lleven a cabo diversas acciones
de promoción del multilingüismo; acciones que tienen como destinatarios a la población migrante para refor-
zar la cohesión social, el dialogo intercultural y la construcción europea. Se invita a los Estados miembros a
que “proporcionen la enseñanza de la lengua del país de acogida a los inmigrantes, especialmente a los jóve-
nes, como elemento esencial para la integración y empleabilidad, a la vez que se respetan las lenguas de sus
países de origen”.
79 Por ejemplo, el anuncio (sobre la oficialidad a partir de 2010 de la fiesta del cordero) hecho por el Gobierno de
la ciudad de Melilla de Coalición por Melilla

216 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 3

IMAGEN (DE) Y
CONVIVENCIA CON
INMIGRANTES:
Expresiones de aceptación
y de rechazo

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 217


CAPÍTULO 3 IMAGEN (DE) Y CONVIVENCIA CON INMIGRANTES:
Expresiones de aceptación y de rechazo

E
l cuadro de las actitudes hacia la inmigración no estaría completo si en él no estu-
vieran presentes al menos algunos de los componentes subjetivos relacionados con
la imagen de la inmigración; y no se descendiera a las experiencias concretas de la
convivencia. Ambos son aspectos clave en el modelado de nuestras actitudes y se
hallan mutuamente interrelacionados. En ambos confluyen prejuicios y estereotipos que, de
ser positivos, impulsan la aceptación y consiguiente integración del inmigrante; en tanto
que, de ser negativos, llevan a la discriminación y al rechazo.

En el imaginario colectivo1 de la inmigración actúa, de manera especial, aquello que los


medios de comunicación social conviertan en “noticia”; focaliza su atención, adquiera pro-
tagonismo y reiteración en breves periodos de tiempo. Pero no sólo afecta el tema, también
la forma en que se presente, el contenido que a ella se dé. En consonancia con las propues-
tas teóricas del Attribute-Agenda Setting (Dearing y Rogers, 1996; Scheufele, 2000) y del
Framing (Tankard, 2001), afecta el modo de exposición de la noticia, los aspectos que de
ella se destaquen y cómo se encuadre. Hasta el punto que llega a afirmarse que un efecto
principal de los medios es que “se aprende a calibrar lo que es importante en un determina-
do momento” (Igartua y Humanes, 2004: 244).

Junto al papel de los medios, despunta de manera creciente el ejercido por experiencias
concretas de convivencia, que incluso llegan a anular su efecto. El aumento y consolida-
ción de la presencia inmigratoria en distintos ámbitos de la convivencia diaria (barrio, lu-
gares de trabajo, de ocio) posibilita el conocimiento mutuo entre autóctonos y foráneos,

1 Sobre la conceptualización de esta expresión merece leerse el documento disponible en el archivo digital de la
Universidad de Navarra (http://www.unavarra.es/puresoc/pdfs/c_salaconfe/SC-Lizcano-2.pdf ), correspondien-
te a la conferencia inaugural pronunciada por Emmanuel Lizcano en el Primer Congreso Internacional de
Estudios sobre Imaginario y Horizontes Culturales, celebrado en la Universidad Autónoma del Estado de
Morelos, Cuernavaca, México, del 6 al 9 de mayo de 2003. El autor señala, por ejemplo, que “el imaginario está
antes que las imágenes, haciendo posibles unas e imposibles otras. El imaginario educa la mirada, una mirada
que no mira nunca directamente las cosas: las mira a través de las configuraciones imaginarias en las que el
ojo se alimenta”. Un concepto afín, algo más establecido en la literatura sociológica (especialmente en la obra
de Durkheim), es el de representaciones colectivas. González García, remitiendo a la teoría durkheimiana sobre
el conocimiento humano, señala que “incluso para pensar, los individuos han de participar de un lenguaje, de
unos conceptos y de unas categorías que son fundamentalmente colectivos” (Diccionario de Sociología edita-
do por Giner, Lamo y Torres, segunda edición, 2006).

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 219


CAPÍTULO 3 IMAGEN (DE) Y CONVIVENCIA CON INMIGRANTES:
Expresiones de aceptación y de rechazo

que cristaliza en relaciones de distinto grado de proximidad: de vecindad, de compañeris-


mo (laboral, escolar), de amistad, de familia. Mientras que las primeras se configuran como
relaciones sobrevenidas, no buscadas, las últimas destacan como indicadores de integra-
ción2, en la medida en que son relaciones de proximidad, buscadas, y que denotan la acep-
tación del inmigrante: que se ha logrado vencer prejuicios y estereotipos que actúan como
barreras que impiden la integración del inmigrante. Hasta el punto de que deje de verse a
un inmigrante en un amigo; es una persona, un igual, dando paso a expresiones de xenofi-
lia, como viéramos en un estudio anterior (Cea D´Ancona y Valles, 2009).

El papel determinante del conocimiento mutuo para la integración del inmigrante quedó ya
avanzado en el segundo capítulo. En éste se abordará con mayor detenimiento. Pero, co-
mencemos por la imagen de la inmigración, en qué se piensa cuando de ella hablamos.
Después se indagará en las muestras de proximidad y de rechazo, siempre de acuerdo al
guión que definen los datos disponibles de encuesta.

2 Recuérdese que en el modelo asimilacionista de Gordon (1964), tras la asimilación cultural, se sitúa la estruc-
tural y en tercer lugar la marital. Los matrimonios mixtos que Wierzbicki (2003: 109) destaca, junto con el do-
minio del idioma, como “mejores indicadores de asimilación sociocultural que la identificación subjetiva”.

220 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 3 IMAGEN (DE) Y CONVIVENCIA CON INMIGRANTES:
Expresiones de aceptación y de rechazo

3.1. Las imágenes de la inmigración:


expresión de xenofobia y de xenofilia

El juego de imágenes que se tenga de la inmigración es un coadyuvante principal de las


formas de xenofobia, cuando se sobredimensionan los aspectos negativos y se la vincula a
la génesis de problemas. Pero también puede ser expresión de xenofilia cuando los benefi-
cios de la inmigración se alzan por encima de los perjuicios; y, en vez de problema, se ve en
ella oportunidad y riqueza.

Como habrá podido apreciarse a lo largo de los dos capítulos anteriores, la imagen de la in-
migración (poliédrica, ambivalente)3 está presente en las distintas dimensiones que com-
prende la medición de la xenofobia (y su complementario implícito o explícito de la xeno-
filia). No siempre se habla a partir de la experiencia, del conocimiento directo, sino de
percepciones, de imágenes que toman cuerpo en nuestra mente hasta el punto de conver-
tirse en realidades. De los estereotipos se ha dicho que constituyen “dibujos en nuestras
cabezas” (Lippman, 1922)4 o “imágenes que tenemos en la cabeza, que funcionan también
como recurso justificatorio para el rechazo y la hostilidad hacia ciertos grupos, como pan-
talla de proyección para nuestros conflictos personales y sociales” (Calvo Buezas, 2003:
171). Se ajustan a “generalizaciones erróneas hechas por personas prejuiciosas o bajo cir-
cunstancias anormales” (Yzerbyt, Rocher y Schadron, 1997: 20). Pero la estereotipia puede
ser negativa, y actuar en contra de la aceptación del inmigrante; aunque también positiva
y facilitar su integración. Depende de cómo se configure y cómo determine nuestro proce-
der en los contextos cotidianos de interacción social.

Comencemos por el abordaje de la imagen genérica o global que la población nativa tiene
de la inmigración. Después se abordarán los estereotipos que tradicionalmente han contri-
buido a la imagen de la inmigración como amenaza o problema social: su efecto en el de-

3 Véase el capítulo tercero del anterior informe (Cea D´Ancona y Valles, 2008b).
4 Walter Lippman, un periodista norteamericano al que se le atribuye la definición originaria del término este-
reotipo, en su publicación de 1922 Public Opinion (Harcourt Brace. Nueva York). Término que emplea para des-
cribir como las personas utilizamos molduras cognitivas para reproducir imágenes de otras personas, o acon-
tecimientos, en nuestras mentes. Les dio la connotación de generalizaciones erróneas e ilógicas, que se
mantienen de forma rígida a lo largo del tiempo.

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 221


CAPÍTULO 3 IMAGEN (DE) Y CONVIVENCIA CON INMIGRANTES:
Expresiones de aceptación y de rechazo

terioro de prestaciones o servicios públicos y en las condiciones del mercado laboral. No se


aborda en este estudio la cuestión de su vinculación al aumento de la delincuencia o inse-
guridad ciudadana, en general, porque no se dispone de datos de encuesta recientes que
indaguen sobre ello. En cambio, sí estuvo presente en estudios anteriores (Cea D´Ancona,
2004, 2007), que abordaron el binomio inmigración-delincuencia.

3.1.1. ¿A qué se asocia la inmigración?

La encuesta CIS-OBERAXE 2008 incluye por vez primera una pregunta abierta, que busca la
respuesta espontánea a una cuestión muy concreta: “Cuando oye la palabra inmigración,
¿qué es lo primero que le viene a la mente?”. Es la pregunta número cinco del cuestionario y
quiere descubrir el posicionamiento inicial ante la inmigración; en qué medida es reflejo de
la actualidad mediática. En la encuesta experimental del proyecto MEXEES (abril-mayo
2008) fue la primera pregunta del cuestionario. Fue respondida por el 99% de los 683 en-
cuestados, y produjo un amplio abanico de respuestas, hasta un total de treinta y tres dife-
rentes. Las ocho respuestas más pronunciadas fueron:

1. Pobreza, gente sin dinero (12%)


2. Gente fuera de España, de otro país, extranjeros (11%)
3. Desesperación, necesidad, lo mal que lo tienen que estar pasando para venir
hasta aquí (8%)
4. Problemas, un problema para España (7%)
5. Buscar una vida mejor, querer prosperar, mejorar social y económicamente (7%)
6. Avalancha, invasión, masificación, que somos muchos (7%)
7. Delincuencia, inseguridad (6%)
8. Búsqueda de trabajo, trabajadores (6%).

También se habló de racismo, discriminación, de nuestro pasado emigratorio, de pateras, y


de colectivos concretos de inmigrantes (con denominaciones como: negros, moros, marro-
quíes, sudacas, ecuatorianos, chinos). La connotación despectiva de algunos de estos ape-
lativos (y otros) descubría prejuicios y fobias, que surgían sin haber preguntado de manera
específica por ello.

Las respuestas, aunque concisas, se asemejaban a las recogidas en las entrevistas abiertas (bio-
gráfico-focalizadas) realizadas un año antes (finales de 2006 y principios de 2007). A la pre-
gunta genérica: “Hay gente que asocia inmigración con diferentes cuestiones. Usted, ¿qué cree?
¿Con qué lo asocia? ¿Qué le sugiere?”; los términos que surgieron de manera más reiterada fue-
ron: “pobreza”, “hambre”, “dejarlo todo”, “buscar algo mejor”, “desesperación”, “subsistencia”,
“delincuencia”, “problema”, “enriquece”, “mano de obra barata”. Buena parte de lo referido so-

222 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 3 IMAGEN (DE) Y CONVIVENCIA CON INMIGRANTES:
Expresiones de aceptación y de rechazo

bre carencia (pobreza, prosperar, dejarlo todo), trabajo (ganarse la vida, mano de obra barata)
y riqueza (crecimiento económico, enriquecimiento cultural), por la forma de relatarlo, cabía
interpretarlo y codificarlo bajo el paraguas de la categoría xenofilia. Por el contrario, las reac-
ciones ante la palabra inmigración y que se relacionaban con aspectos delincuenciales (mise-
ria, bandas organizadas) o se abordaban de manera problematizada (ocupación, descontrol,
vienen por todos lados), eran expresivos de xenofobia (Cea D´Ancona y Valles, 2009). Fue lla-
mativo, además, que a la crítica acompañara su inmediata negación, junto al empleo de for-
mas retóricas (como el uso de un sujeto plural, la asunción de una cierta portavocía o papel de
informante) para expresar un parecer del que se es consciente que despierta desaprobación
social: “son muchos los que opinan”, “la mayoría de la gente lo asocia”. Primero se proyecta a
otros la imagen negativa de la inmigración, después se niega que se participe de ello: “Yo, per-
sonalmente, no”. Proceder más habitual entre personas de mayor nivel educativo, las más
afectadas por el sesgo de la deseabilidad social, como hemos ido viendo en éste y en estudios
anteriores (Cea D´Ancona, 2004; 2005, 2007, 2009).

Creo que la mayoría de la gente lo asocia con delincuencia. Yo, personalmente,


con la evidencia de que el emigrante trata de supervivir en un país más próspero
que el suyo de origen.
Varón autóctono de 81 años. Abogado, al igual que su padre. Natural de un pueblo de Jaén,
vino a estudiar a Madrid. Casado y con cuatro hijos. Un hermano reside en Italia. Uno de sus
hijos, por motivos laborales, ha residido en diferentes países europeos y en EEUU. Tiene una
asistenta ecuatoriana; y una boliviana cuida a sus nietos (“es muy agradable y hace de madre”,
al haber ésta fallecido).

Asocio la inmigración con que hay mucha gente en otros países, en nuestro caso,
África, que tienen muchos problemas en su país y necesitan salir para poder te-
ner una vida mejor a la que tienen. No tengo el prejuicio de que el inmigran-
te viene aquí a robar, sino a buscar trabajo para sacar a él y a su familia, la cual
muchos no viven con él.
Mujer autóctona de 42 años. Casada y con dos hijos (de 19 y 16 años). Licenciada en
Administración de Empresas, trabaja de administrativa. Clase media-alta. Vive en el norte de la
capital y tiene una casa en la sierra. Viaja mucho al extranjero por trabajo y ocio. Tiene una
cuñada sueca, con la que se lleva muy bien, y una asistenta rusa, muy simpática y eficiente. Cree
que la inmigración ayuda a la economía, pero también llena los hospitales y los colegios.

Mucha gente, cuando piensa en inmigración, piensa en delincuencia, y no es mi


caso. Me explico. Digamos que no creo equivocarme cuando digo que sí hay mucha
inmigración que es delincuente. Y no es sólo ese el problema, sino que son delin-
cuentes especialmente violentos y capaces de matarte para quitarte lo que lleves en el
bolsillo, aunque no sepan lo que tienes. Esa parte no la voy a poner en duda. Pero,
para mí, el inmigrante, el grueso del inmigrante es gente que viene a buscar una re-
alidad mejor, porque las circunstancias económicas, personales y políticas no les ga-
rantizan una vida como la que uno desea. En conclusión, yo identifico al inmi-
grante con gente que viene a currar y a buscar una vida mejor.

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 223


CAPÍTULO 3 IMAGEN (DE) Y CONVIVENCIA CON INMIGRANTES:
Expresiones de aceptación y de rechazo

Mujer autóctona de 33 años. Abogada con dos másteres. Copropietaria, con su marido, de una
empresa de importación de productos colombianos. Tiene relación laboral-contractual con
extranjeros, que contrata para su empresa. También familiar: su marido nació en Colombia y en
la juventud emigró a EEUU. Ella viaja mucho al extranjero.

El proceder retórico o narrativo contrario se observa entre las personas de menor nivel edu-
cativo y menos afectadas por el qué dirán. Primero, asocian inmigración a trabajo, a “ganas
de ganarse la vida”; después, a delincuencia y a la solicitud de una legislación más severa.
Aunque algunos hablan a partir de su experiencia, el grueso apuntaba a noticias aparecidas
en los medios de comunicación social, a quienes se atribuye gran responsabilidad en la ge-
neración de estereotipos. Como ya se ha señalado en estudios anteriores:

La tendencia a convertir en noticia los sucesos más alarmantes: detenciones de redes


internacionales (en su mayoría compuestas por inmigrantes latinoamericanos), de
tráfico de drogas, comisión de delitos contra la propiedad, contra la moral pública
(caso de la prostitución), delitos de estafa y de falsificación de documentos oficiales
(que facilitan la entrada de inmigrantes ilegales y su incorporación al mercado de
5
trabajo). Además de la referencia (destacada) a la nacionalidad de los detenidos . Lo
cual también contribuye a la identificación de determinadas nacionalidades con la
comisión de ciertos delitos. Todo este protagonismo que los medios conceden a este
tipo de noticias sin duda consigue desvirtuar la realidad y repercute, directa y nega-
tivamente, en la imagen que la opinión pública tiene del inmigrante extranjero
6
(Valles, Cea e Izquierdo, 1999: 71-72) .

Si bien suele enfatizarse que los medios de comunicación tienen una influencia de-
terminante en su función socializadora y como gestores de la opinión pública, tam-
bién desempeñan una función legitimadora, que suele desatenderse. Los medios en
esta segunda función proporcionan argumentos para justificar discursos en torno a
la inmigración y legitimar formas concretas de gestionar el proceso multicultural (…).

5 En las noticias sobre inmigración, la alusión al origen étnico o la nacionalidad de los protagonistas es usual,
aunque sea de escasa relevancia en el esclarecimiento de los hechos. Por ejemplo, la investigación de Brader,
Valentino y Suhay (2004) confirma, para EEUU, que una misma noticia estimula actitudes más negativas hacia
los inmigrantes si se destaca que los protagonistas son inmigrantes de origen mejicano, que si son europeos. A
una conclusión similar llegan Igartua, Otero, Muñiz, Cheng y Gómez (2006), en un experimento con 186 estu-
diantes de la Universidad de Salamanca. La manera de enfocar el tema de la inmigración genera efectos cog-
nitivos, emocionales y actitudinales. Además, el hecho de mencionar en la noticia que los inmigrantes son ma-
rroquíes, frente a aquellos de origen latinoamericano, provocó comentarios más críticos sobre la inmigración.
Por lo que no debería aludirse al origen étnico o nacionalidad; en especial, la de aquellos que suscitan mayores
prejuicios o recelos en la población, porque ello refuerza la estereotipia negativa de la inmigración y amplía su
rechazo social.

6 En esta investigación, en la que se acometía en especial un reanálisis de las encuestas del CIS sobre inmigra-
ción disponibles entonces, se prestaba especial atención al papel de los medios de comunicación. Allí puede
verse el entronque con los trabajos de Badia, Callejo, Calvo Buezas, Granados, Martín Muñoz, Rodrigo Alsina,
Santamaría, Van Dijk o Wolf; entre otros autores, grupos o instituciones (CIPIE, GEMC).

224 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 3 IMAGEN (DE) Y CONVIVENCIA CON INMIGRANTES:
Expresiones de aceptación y de rechazo

Al trasladar su tratamiento negativo de la información en general (“las buenas noti-


cias no son noticia”) hacia el proceso de multiculturalidad, convierten casi toda no-
ticia en fuente generativa de estereotipos (...) Los medios simplemente retroalimen-
tan los estereotipos. Fomentan no sólo su creación, sino que también contribuyen de
forma directa a su consolidación y mantenimiento a lo largo del tiempo (…) Partimos
de la premisa de que el tratamiento de las noticias nunca es neutro (Zapata-Barrero,
2004: 172).

Al fomentar una especie de correlación ilusoria entre las características distintivas de


los actores protagonistas de una noticia (su origen geográfico, su nacionalidad, su con-
dición de inmigrante) y ciertas conductas o atributos negativos de estos (actos crimina-
les, altercados callejeros, revueltas, venta o consumo de drogas, actos de terrorismo,
etc), los medios informativos están fomentando y/o reforzando actitudes estereotípicas
que pueden conducir, a su vez, a conductas discriminatorias y de exclusión social hacia
los inmigrantes extranjeros (Igartua, Otero, Muñiz, Cheng y Gómez, 2006: 5).

De los medios se destaca su contribución a la génesis y desarrollo de estereotipos contra-


rios a la inmigración; y, de manera especial, las fobias hacia nacionalidades concretas, por
la práctica extendida de decir la nacionalidad del reo, delincuente o maltratador. Por lo que
no sorprenden relatos, como el siguiente, donde cada modalidad delincuencial lleva apare-
jada la nacionalidad predominante, todas ellas extranjeras.

A mí, principalmente, con delincuencia. Porque todas las bandas organizadas


son del Este, o colombianos, o peruanos, o chilenos, o marroquíes. La droga,
¿quién la lleva? Los marroquíes. ¿Las bandas organizadas?, los del Este. ¿Los chi-
lenos, los peruanos y los colombianos?, la droga.
Varón autóctono de 57 años. Clase media. Delineante prejubilado que tuvo inmigrantes a su
cargo. Casado, con dos hijos. Sin experiencia emigratoria. Contrario a la inmigración que
suponga fanatismo religioso y competencia por recursos sociales escasos.

El gráfico 3.1 representa el abanico de respuestas que se pronunciaron de manera espontánea


a la pregunta antes descrita de la encuesta CIS-OBERAXE 2008. De las frecuencias relativas
(porcentuales) se desprende que la palabra inmigración principalmente se vincula a trabajo:
“necesidad de venir a trabajar” (“personas que necesitan trabajo”, “gente que trata de mejorar
su situación”, “gente que viene por necesidad”, “vienen a buscarse la vida”, “personas que ha-
cen trabajos que nosotros no queremos”): 17%. Le sigue otra referencia positiva: “pobreza y
desigualdad” (10%), de modo similar a lo obtenido en el proyecto MEXEES. Incluye la mención
expresa de: “pobreza”, “gente pobre, sin recursos”, “hambre”, “pobre gente”, “los que vienen de
países pobres”, “falta de justicia”, “injusticia”, “miseria”. Y, en cuarto lugar, la categoría genéri-
ca que agrupa “sentimiento de empatía y solidaridad” (7,5%). Referencia concreta a: “personas
normales”, “personas como yo”, “personas con derechos”, “empatía”, “sacrificio”, “pena”, “tris-
teza”, “me identifico”, “solidaridad”, “la desgracia que tienen”.

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 225


CAPÍTULO 3 IMAGEN (DE) Y CONVIVENCIA CON INMIGRANTES:
Expresiones de aceptación y de rechazo

Frente a estas categorías genéricas de respuestas positivas, también tienen presencia las negati-
vas, que denotan sentimientos de rechazo a la inmigración. De ellas, la más mencionada es preci-
samente la que incide en el “aumento desmedido de inmigrantes”. Pasa a ser la tercera respuesta
más nombrada: por el 7,8% de los encuestados. Sentimiento de invasión que adopta distintas ex-
presiones: “invasión descontrolada”, “hay demasiados”, “masificación”, “no hay trabajo para tan-
tos”, “que no vengan tantos”, “ocupación”, “mucha gente”, “saturación”, “son muchos”.

Sigue la alusión al impacto negativo en el mercado laboral, que contrarresta a la referencia


positiva antes descrita y que fuera la más aludida. Para el 5,9% de los encuestados, lo prime-
ro que les viene a la mente cuando oyen la palabra inmigración es: “más pobreza para
España”, “bajada de sueldos”, “españoles que están en paro por culpa de falta de orden”,
“paro”, “nos dejan sin trabajo”, “nos roban el trabajo”, “quitan el trabajo porque cobran me-
nos”, “falta de trabajo”, “trabajo basura”, “mano de obra barata”. Respuestas textuales que se
ajustan a algunos de los estereotipos asociados con la inmigración, y de cuyo arraigo se ha-
blará en el subapartado 3.1.3.

Próximo al anterior, y aglutinando un porcentaje similar de respuestas, la referencia específica


a pateras (5,4%), tan presente en los telediarios y prensa escrita; junto al desglose de delin-
cuencia e inseguridad (5,4%) e ilegalidad e inseguridad (5%). Agrupaciones estas dos últimas
que quedan desagregadas al quererse separar respuestas con distinta connotación. Mientras la
categoría delincuencia e inseguridad reúne la referencia común a actos delictivos y de insegu-
ridad ciudadana (“mala gente”, “mafias”, “delincuencia”, “indeseables”, “droga”, “narcotráfi-
co”), la ilegalidad concierne a la llegada de irregulares y la que se considera mala gestión, en
general, de la política inmigratoria (“descontrol”, “ilegalidad”, “no regularizado”, “no está bien
regulada”, “gente mal canalizada”, “gente sin trabajo”, “desorganización”, “ilegal”, “caos”, “los
ilegales”, “está mal llevado”, “está mal hecha la entrada”, “mala gestión”).

A estas categorías de respuesta sigue otra que denota crítica a la inmigración, ajustándose a
otro de los argumentos de creciente calado en la expresión de rechazo a la inmigración: la de-
tracción de prestaciones públicas o el sentimiento de discriminación negativa que siente la po-
blación autóctona respecto de la inmigrada y del que se hablará en el subapartado 3.1.4. En el
gráfico 3.1 aparece rotulado como “privilegios sociales frente a los españoles”. Incluye res-
puestas expresadas en los términos siguientes: “las ayudas que les dan”, “trato privilegiado”,
“pérdida de nuestros derechos”, “viven mejor que nosotros”, “se les protege demasiado”, “reci-
ben todas las ayudas” o “se harán los amos”. No obstante ocupa el puesto número diez de las
imágenes más asociadas a inmigración, al ser mencionadas por el 2,8% de los encuestados.

Como en la encuesta MEXEES, también se hace la mención genérica a los extranjeros (“per-
sona de otro país”, “los que vienen de fuera”, “los que nos están viniendo”, “los que se van de
su país”, “personas que vienen de otros países”, “gente de fuera”), que aglutina el 6,4% de las

226 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 3 IMAGEN (DE) Y CONVIVENCIA CON INMIGRANTES:
Expresiones de aceptación y de rechazo

respuestas; al igual que la alusión a nacionalidades o etnias específicas de inmigrantes. Sobre


todo “africanos” y “negros” (vinculados a pateras o cayucos), “colombianos” y “rumanos”
(más asociados a noticias de delincuencia).

A estas respuestas espontáneas se suman otras, incluida la positiva que evoca nuestro an-
terior pasado emigratorio, pero por una minoría de encuestados. Apenas un 2,6% alude a
la analogía con nuestra experiencia emigratoria7 con respuestas tipo: “mis antepasados
también fueron”, “nosotros también nos fuimos”, “falta de memoria de cuando los españo-
les emigraron”, “todos lo fuimos”, “a los que salieron de España”. Sentimientos de filia que
contrarrestan con otros que denotan sentimientos negativos hacia la inmigración y que se
expresan a través de las palabras: “fastidio”, “que no vengan”, “me enfado”, “no tendría
que haber ninguno”, “manía”, “mal rollo”, “disgusto”, “no me gusta”, “mala experiencia con
ellos”, “miedo”. Si bien, en conjunto sólo agrupan al 2,4% de las respuestas.

Tras la expresión de sentimientos negativos se sitúa la alusión a “problemas de integra-


ción y de convivencia”, aunque con apenas un 2% de menciones. Se expresa en términos
como “problema de adaptación”, “es problemático para la cohesión social”, “gente difícil
de integrar”. Y queda separada de la mención genérica a “problemas” 8 (1,3%), sin que se
añada alguna especificación o concreción. Pese a que esta categoría de respuesta pudiese
subsumirse en otra, se ha optado por representarla de forma separada, manteniendo la dis-
tinción presente en la encuesta. Se prefiere presentar la variedad de imágenes que sugiere
la palabra inmigración, aun cuando su peso cuantitativo no sea muy notable. Una mayor
agrupación de categorías habría reducido la precisión de la medida; en este caso, de la fo-
tografía de las imágenes de la inmigración, cuyo interés analítico está precisamente en su
mención espontánea ante la sola sugerencia del término inmigración.

7 La menor referencia espontanea a lo relacionado con experiencia o memoria migratoria en esta pregunta de
encuesta no debe malinterpretarse. El propio dispositivo de encuesta no favorece tanto esta extroversión, que
canalizan mejor los métodos cualitativos (como se ha podido comprobar en la fase cualitativa del proyecto
MEXEES). En el caso español, el pasado emigratorio supone revivir una época de menesterosidad, que contras-
ta con la autoimagen posterior y más actual de bonanza. Se comprende que actúe un cierto mecanismo de
anestesia o amnesia.
8 A esta categoría de respuesta la precede los “efectos positivos sobre cultura y economía”, que aglutina el 1,6% de
menciones. Incluyen las respuestas: “ayuda necesaria”, “integración”, “diversidad” y “creación de riqueza”.

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 227


CAPÍTULO 3 IMAGEN (DE) Y CONVIVENCIA CON INMIGRANTES:
Expresiones de aceptación y de rechazo

Gráfico 3.1.
Qué sugiere el término inmigración
Encuesta CIS-OBERAXE de septiembre-octubre de 2008 (%)

“Cuando oye la palabra inmigración, ¿qué es lo primero que le viene a la mente?”


(Respuesta espontánea)

17
Necesidad de venir a trabajar

Pobreza y desigualdad 10,3

Aumento desmedido de inmigrantes 7,8

Sentimiento de empatía y solidaridad 7,5

Extranjeros 6,4

Impacto negativo en el mercado laboral 5,9

Imagen de las pateras 5,4

Delincuencia e inseguridad 5,4

Ilegalidad, irregularidad 4,6

Privilegios sociales frente a los españoles 2,8

Nacionalidades o etnias concretas 2,7

La experiencia de emigrantes españoles 2,6

Sentimientos negativos hacia la 2,4


inmigración

Problemas de interacción y convivencia 1,9

Efectos positivos sobre la cultura y 1,6


economía

Problema 1,3

Otra respuesta 3,2

No sabe / No contesta 12,2

228 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 3 IMAGEN (DE) Y CONVIVENCIA CON INMIGRANTES:
Expresiones de aceptación y de rechazo

En el gráfico 3.1 habrá podido observarse que el abanico de respuestas se compone más
con aspectos de negatividad de la inmigración que de positividad. Mientras que las imáge-
nes que cabría calificar de negativas reúnen el 47% de las menciones, las positivas quedan
restringidas al 39%. Menor frecuencia numérica, y también de variedad de respuestas, que
vuelve a repetirse en dos preguntas asimismo abiertas, que indagan primero en la imagen
positiva de la inmigración y, después, en la negativa. Como se verá en el siguiente subapar-
tado, de la inmigración se destacan más los aspectos negativos que los positivos. E incluso
excede el reconocimiento de dificultad en encontrar algún aspecto positivo de la inmigra-
ción, a diferencia de cuando se pregunta por uno negativo.

3.1.2. Negatividad frente a positividad de la inmigración

La encuesta CIS-OBERAXE de 2008 incluye dos preguntas abiertas que mostraron gran uti-
lidad en la encuesta experimental del proyecto MEXEES. Primero se asume que “la inmigra-
ción, como todo, tiene aspectos positivos y negativos” para, a continuación preguntar “¿Qué
aspecto positivo destacarías más?”. Pregunta a la que sigue su complementaria, que inda-
ga en el aspecto negativo. En ambas se pide que se diga uno, aquel al que se conceda ma-
yor importancia, el más destacado, el que primero venga a su mente, y no una relación de
ventajas e inconvenientes. Ambas constituyen preguntas abiertas, de respuesta espontá-
nea; y no predeterminada, donde la persona suele tener que elegir entre una relación de
respuestas alternativas.

Comencemos por el aspecto positivo que más se destaca. El gráfico 3.2 recoge las distintas
respuestas que recaba la pregunta. En él puede observarse que el “enriquecimiento cultu-
ral” es lo más positivo que se resalta de la inmigración. El 27% de los encuestados hablan
de “intercambio de culturas”, “relaciones humanas”, “su cultura”, “mezcla”, “mestizaje”,
“conocer otras culturas”, “la diversidad”, “la variedad”; entre otras expresiones literales. A
distancia siguen aspectos más imbricados en la dimensión económica. De manera especial
se subraya la “realización de trabajos que los españoles no quieren hacer”, “cubren puestos
que no queremos”; e incluso se indica un área donde se sabe que hay predominio de mano
de obra extranjera: “trabajan en el campo”. Todas estas respuestas en la encuesta aparecen
rotuladas como “mano de obra secundaria”, aglutinando un 15% de menciones.

A ésta sigue la categoría más genérica “impacto positivo en la economía” (14%), que
agrupa respuestas en las que están presentes los términos ayuda y riqueza, significando
algo positivo: “Ayuda a levantar el país”, “generan riqueza”, “vienen a trabajar”, “son traba-
jadores”, “el trabajo que hacen”, “ayudan al país”, “ayudan al desarrollo del país”, “dejan di-
nero en España”, “tenemos más servicios porque ellos trabajan”.

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 229


CAPÍTULO 3 IMAGEN (DE) Y CONVIVENCIA CON INMIGRANTES:
Expresiones de aceptación y de rechazo

Menos referencia se hace al aporte demográfico, al “crecimiento de la natalidad” (“más


natalidad”, “rejuvenecen la población”), que queda restringido al 3%. Igual porcentaje su-
pone el reconocimiento del impacto positivo de la inmigración en “la Seguridad Social y el
sistema de pensiones”, expresado en las respuestas: “más cotizaciones”, “sus aportes al
Estado”, “nos garantizan la jubilación”, etcétera. En último lugar se sitúa lo que común-
mente se considera beneficio para el empresario: “el abaratamiento del mercado de tra-
bajo” (“trabajan por poco dinero”), que apenas es señalado por el 1% de los encuestados.

Gráfico 3.2.
Imagen positiva de la inmigración
Encuesta CIS-OBERAXE de septiembre-octubre de 2008 (n = 2.768) (%)

“La inmigración, como todo, tiene aspectos positivos y negativos. ¿Qué aspecto positivo
destacaría más?” (Respuesta espontánea)

Enriquecimiento cultural 27

Mano de obra secundaria 15

Impacto positivo sobre la 14


economía

Crecimiento de la 3
natalidad

Impacto positivo sobre el 3


sistema de pensiones

Abaratamiento del 1
mercado de trabajo

Ninguno 9

Otra respuesta 1

26
No sabe / No contesta

230 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 3 IMAGEN (DE) Y CONVIVENCIA CON INMIGRANTES:
Expresiones de aceptación y de rechazo

No se destaca ningún otro aspecto positivo de la inmigración. Los mencionados coinci-


den con mensajes comúnmente transmitidos a través de los medios de comunicación
que, de vez en cuando, van dando cifras que cuantifican los beneficios de la inmigración.
Muestra del carácter reiterativo de dichos mensajes en los medios son afirmaciones,
como las siguientes, recogidas en la indagación cualitativa del proyecto MEXEES:
“Sabemos que la natalidad en España es pequeña; la aportación a la Seguridad Social,
este año y el año pasado, ha sido importante. Por eso se puede seguir manteniendo. Todo
eso lo sabemos”. Lo que llama la atención en la encuesta CIS-OBERAXE de 2008 es el
elevado porcentaje de no respuesta, que se sitúa en el 26%. Pero, en este caso, el dato
mismo tiene un valor analítico especial. Es decir, cabe interpretarlo como un cierto refle-
jo de la dificultad que para algunos encuestados supone pensar en un sólo aspecto posi-
tivo de la inmigración. No ocurre en igual magnitud cuando se pregunta por lo contrario,
el aspecto negativo. Como se verá en el gráfico 3.4, el porcentaje de no respuesta, aun-
que todavía alto, desciende al 18%.

Asimismo es de resaltar la proporción de encuestados que reconocen no encontrar “ningún


aspecto positivo” en la inmigración: 9%. Congruentemente, al preguntar por lo negativo,
la respuesta “ninguno” merma hasta el 3%. Dato que apunta en la misma dirección de la
tendencia detectada por otros indicadores: que de la inmigración continúa destacándose
más lo negativo que lo positivo; que han calado más los peros que los pros.

En cuanto a los aspectos positivos de la inmigración, los recogidos en la encuesta CIS-


OBERAXE de septiembre de 2008 se asemejan, tanto en verbatim como frecuencia, a los
obtenidos en la encuesta experimental MEXEES, de abril-mayo de 2008. Si bien, dicha
encuesta presenta un limitado carácter inferencial (sobre todo en términos de validez ex-
terna), debido a su menor cobertura (restringida principalmente a la Comunidad de
Madrid) y tamaño muestral (683 españoles de 18 y más años). Por lo que de ella sólo se
quieren señalar los aspectos positivos que de la inmigración se destacan, dado que com-
parten la misma pregunta. Sólo hubo 9 personas que no respondieron, lo que supuso una
tasa de no respuesta bastante inferior: 1%. También hubo personas que dijeron que no
había “ningún” aspecto positivo en la inmigración (7%), en proporción similar a la en-
cuesta CIS-OBERAXE. Y de lo positivo que recaba la encuesta MEXEES, en el gráfico 3.3
puede observarse que se repiten los mismos aspectos recogidos por la encuesta CIS-OBE-
RAXE (gráfico 3.2) y en similar proporción.

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 231


CAPÍTULO 3 IMAGEN (DE) Y CONVIVENCIA CON INMIGRANTES:
Expresiones de aceptación y de rechazo

Gráfico 3.3.
Imagen positiva de la inmigración
Encuesta experimental del proyecto MEXEES, abril-mayo 2008 (n= 683)

“La inmigración, como todo, tiene aspectos positivos y negativos. ¿Qué aspecto positivo
Ud. destacaría más?” (Respuesta espontánea)

Enriquecimiento cultural 35

Contribuye al 19
crecimiento económico

Realizan trabajos que 19


no cubren los
españoles

Aumento de la 7
natalidad/Rejuvenecen
a España

6
Conoces a gente
diferente

Contribuye al
mantenimiento de las 4
pensiones

3
Otros

Ninguno 7

La respuesta más pronunciada es la igualmente subsumida en el rótulo “enriquecimiento


cultural”. Agrupa respuestas que coinciden en destacar el aporte de la inmigración a la ri-
queza cultural del país. En el verbatim del encuestado quedaba expresada en términos
como: “Nos permite conocer otras culturas”; “Diversidad cultural e intercambio cultural”;
“Multiculturalismo”. El contenido de fondo es similar; incluso está presente el nexo de lo
cultural como constante formal en los significantes entrecomillados; en tanto que el rótulo
“conoces a gente diferente” reúne respuestas que inciden en la “diversidad” (o variedad
de razas, de personas), sin hacer mención a la cultura.

232 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 3 IMAGEN (DE) Y CONVIVENCIA CON INMIGRANTES:
Expresiones de aceptación y de rechazo

En la indagación cualitativa del mismo proyecto se siguió igual orden de menciones.


Aunque se dudase de la valoración genérica de la inmigración, como “buena” o “mala”, y se
fuera consciente de su aportación al crecimiento demográfico y económico del país, lo me-
nos discutible era la contribución de la inmigración al conocimiento de otras culturas, de
personas diversas. Expresiones como “mezcla de culturas”, “mezcla de personas”, “mezcla
de colores” aparecían de manera entrelazada; a veces incluso bajo el rótulo genérico de
“mestizaje”. Quizás en su resalte incidiese la creencia de que sean aspectos menos aprecia-
dos socialmente, al no venir acompañados de cifras numéricas que cuantifiquen su reper-
cusión positiva en la sociedad, a diferencia de lo que sucede con los indicadores económi-
cos y demográficos. A dicho conocimiento lo acompañaban algunas connotaciones más
cualitativas que cuantitativas, como: “tendrán conocimiento”, “sabrán”, “vendrán a ense-
ñarnos cosas diferentes”, “he aprendido muchísimo de otras personas extranjeras”.

La valoración si es bueno o es malo para España, yo no sé si es bueno. Malo no es.


Bueno posiblemente más que malo, pues porque ya sabemos que la natali-
dad en España es pequeña; la aportación a la Seguridad Social, este año y el año
pasado, ha sido importante, por eso se puede seguir manteniendo. Todo eso lo sa-
bemos. En cuanto a mezcla de culturas, mezcla de personas, mezcla de colo-
res, me parece que en ese aspecto es muy buena. Pero que no solamente va a ser
muy buena para estas personas que puedan comer, que puedan cultivarse, sino
para los propios receptores de la emigración, porque tendrán conocimiento de
otras culturas, conocerán a otras personas y sabrán…
Varón autóctono de 65 años. Clase alta. Hecho a sí mismo. Proviene de una familia de clase
baja, ganadera, de Andalucía. Cursó tres años de Derecho, siendo ya mayor. Autodidacta en
muchos campos. Casado y con dos hijos adoptados (uno negro y otro colombiano). En su
temprana juventud emigró de su pueblo andaluz a Madrid y a Suiza. Bastante relación con
inmigrantes, al pertenecer a una ONG de ayuda al inmigrante. También ha contratado a
trabajadores inmigrantes, muchos árabes.

Yo no lo veo como algo negativo, sino como algo positivísimo para todos, por-
que yo he aprendido muchísimo de otras personas extranjeras. He aprendi-
do de africanos, que con 19 años están casados y tienen hijos; he aprendido de po-
lacos, que están como una cabra, pero que ven el mundo de una manera
impresionante; de los japoneses y de los chinos, que son maquinitas de estudiar.
He aprendido muchísimas cosas. Para mí es muy positivo. Me gustaría que fuera
una inmigración cultural, no por necesidad. Que nadie tenga que irse del lugar
donde quiere vivir porque no puede trabajar.
Mujer autóctona de 26 años. Estudiante universitaria (de Historia) que estuvo en Bruselas con
una beca Erasmus. Su padre es holandés y su madre española. Clase media-alta. Su novio es
escocés. Tiene mucha relación con inmigrantes (laboral con los empleados en el negocio de
hostelería de su padre).

No faltaron referencias a espacios concretos de convivencia (barrios, colegios, zonas de


elevada densidad de población inmigrante), que ponen en escena los pros y los contras (la

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 233


CAPÍTULO 3 IMAGEN (DE) Y CONVIVENCIA CON INMIGRANTES:
Expresiones de aceptación y de rechazo

cara y la cruz) de la coexistencia entre personas de países, culturas o etnias diferentes. Por
encima de los inconvenientes, se destacó la positividad en términos de “diversidad” y de
“mestizaje”. Lo que se prevé ayudará en la reducción del racismo y la xenofobia, con el con-
siguiente reconocimiento implícito de su existencia.

Se me viene [a la mente] Lavapiés, pues porque es el barrio de Madrid de inmi-


gración por excelencia. Es que allí hay indios, moros, hay ecuatorianos, hay tur-
cos… Hay muchísimos. Lavapiés es el barrio de inmigración, creo yo. Está en el
centro y siempre los barrios más céntricos son los que atraen a más inmigrantes. Y
se me viene eso a la cabeza: la gente en la calle. Al barrio le da mucha diversidad
y creo que para el barrio es muy interesante. Te aseguro que hay mucha gente que
piensa que el barrio se ha estropeado desde entonces. También es cierto que es de los
barrios, por ejemplo, más guarros de Madrid. Que llegas al barrio, que estás pase-
ando por allí y si por la noche, si llegas a las dos de la mañana, es inevitable…no
te sientes seguro. Aunque yo pienso que es diversidad y que está muy bien. Es
verdad que no te sientes seguro y que las calles están muy sucias, que hay muchas
pintadas, hay mucha gente en la calle. Pero, también es que es un poco su cultu-
ra traída hasta aquí y es lo que ellos hacen. Ellos están en la calle porque les gus-
ta estar en la calle. Creo que en ese sentido sí.
Varón autóctono de 22 años. Estudiante universitario (de comunicación audiovisual). Reside en
Madrid desde que comenzó a estudiar en la Universidad. Sus padres residen en Ciudad Real. Ha
viajado mucho con su familia, en España y en el extranjero, lo que en su opinión le hace más
abierto a otras culturas.

Ahora mismo se me pasa por la cabeza el metro de Madrid, la Puerta del Sol, mis ni-
ños en el colegio.., no sé. Yo lo asocio con multietnia. Estamos en un cambio que nos
va a venir para mejor, ya que nos enriquece y seremos menos xenófobos y racistas.
Mujer autóctona de 28 años. Licenciada en Historia, trabaja de bibliotecaria en un colegio
público. Su tío abuelo emigró a Canadá para trabajar de delineante, donde conoció a su abuela.
Ella vivió 4 años en Córdoba, donde estudió la carrera de Historia. Se considera una persona
tolerante que para nada desprecia a los extranjeros.

Me imagino que de aquí a veinte años esto será como Estados Unidos, que seremos
una población mestiza. O sea, me imagino que será positivo, claro; que va a
traer mucha riqueza cultural.
Mujer autóctona de 26 años. Nacida en Madrid (de padre extremeño y madre andaluza). Trabaja
como educadora social con chavales en situación de riesgo (autóctonos, inmigrantes, gitanos).
Relación laboral y vecinal con inmigrantes.

Uso repetitivo del término “riqueza” para expresar la aportación beneficiosa de la inmigra-
ción a la sociedad receptora. También de vocablos que connotan un nivel superior de la evo-
lución social: “aprender”, “conocer”, “saber”. Aunque, a la vez, se asintiera en la exigencia de
un mínimo “acoplamiento”, que haga factible la convivencia entre personas de culturas dife-
rentes: “han de adaptarse a las costumbres principales del país dónde quieren vivir”.

234 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 3 IMAGEN (DE) Y CONVIVENCIA CON INMIGRANTES:
Expresiones de aceptación y de rechazo

Tras el reconocimiento cultural, el económico. Pocas eran las personas que negaban los be-
neficios económicos de la inmigración. Si bien, a diferencia de la cultural, la “riqueza” eco-
nómica de la inmigración se entiende como un beneficio para los que contratan a inmi-
grantes: “Mano de obra barata”, “una ganga para los empresarios”9.

Lo que sí que está muy claro es que se ha enriquecido mucha gente a costa de
ello, a costa de la inmigración (GD 4: Adultos de cualificación media-baja, de
44 a 50 años).
Que es una ganga para los empresarios. Que, desgraciadamente, como hacen
con ellos lo que quieren, los derechos que tenemos nosotros como trabajadores los
vamos a ir perdiendo, porque tienen ahí una fuente de mano de obra que te
cagas. Y, hombre, para la economía es positivo, para la economía de los superio-
res. Pero, para la gente de a pie, que no lo sabe asimilar, yo creo que no. Como no
se le están sacando lo positivo, yo creo que está siendo negativo.
Mujer autóctona de 26 años. Nacida en Madrid (de padre extremeño y madre andaluza).
Trabaja como educadora social con chavales en situación de riesgo (autóctonos, inmigrantes,
gitanos). Relación laboral y vecinal con inmigrantes.

Mira, yo soy economista y la valoro muy positivamente. De ninguna manera po-


dríamos tener los índices de desarrollo que tiene este país, si no fuera por esa
mano de obra barata.... baratísima.
Mujer autóctona de 66 años, natural de Madrid, aunque ha vivido en varias provincias.
Licenciada en económicas y psicología. Clase media alta. Divorciada. Trabajó en la docencia
universitaria y en varios bancos. Prejubilada. Se considera de izquierdas. Tiene relación vecinal
con inmigrantes. Arregló los papeles a una mujer ecuatoriana que cuidó de su madre enferma.
Muestra una actitud positiva hacia la inmigración y crítica hacia los empresarios que se
aprovechan de los inmigrantes.

9 Este punto de vista coincide en gran parte con lo registrado por el Colectivo IOE en su estudio de 2003, ¡No
quieren ser menos! Exploración sobre la discriminación laboral de los inmigrantes en España, en el que además
de asalariados y sindicalistas se indagó en el discurso de los empresarios. Bajo un epígrafe rotundo
(“Empresarios: cómo explotar la mano de obra inmigrante sin ser penalizados por ello”), anotan la siguiente
conclusión: “los salarios más bajos de los inmigrantes y el ahorro en cotizaciones sociales (en los casos de em-
pleo irregular) ejercen un fuerte poder de atracción sobre algunos empresarios ya que ello supone reducir los
costes laborales y, en consecuencia, aumentar la rentabilidad del negocio. Desde este punto de vista, se de-
fiende la “libertad de mercado” de los empresarios y su derecho a “acudir a la calle” y contratar a los primeros
que encuentran, que suelen ser extranjeros” (p. 121).

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 235


CAPÍTULO 3 IMAGEN (DE) Y CONVIVENCIA CON INMIGRANTES:
Expresiones de aceptación y de rechazo

Y es la aportación de la inmigración a la Seguridad Social10 la que amplía su valoración


como ganancia para el conjunto de la población: “Nos pagan nuestras pensiones”; “Hay
muchísimos españoles que no cotizan”, “que no quieren trabajar”; o “Nos están ayudando”.

Hombre, la solución para nosotros…; a lo mejor, era bueno que cada uno se queda-
ra en su país; pero, por otro lado, ahora mismo nos están ayudando económica-
mente. Nos están ayudando porque, si no, la Seguridad Social se iría para abajo y
son ellos los que la están levantando. Sería muy difícil adoptar una solución. Yo creo
que por eso los están dejando entrar a tantos, porque date cuenta que las inmigrantes
son las que están pariendo todos los días; están trabajando, tanto las mujeres como
los hombres, y están cotizando; y hay muchísimos españoles que no cotizan.
Unos, porque ya son mayores; y, otros, porque no quieren trabajar.
Mujer autóctona de 66 años. Natural de un pueblo de Toledo, vino a Madrid con 12 años. Clase
baja. Antes de casarse trabajó de empleada de hogar, por un salario mínimo. Un familiar de su
marido se fue a Argentina después de la Guerra. Mala relación con gitanos, con quienes estudió
en una autoescuela. No se relaciona con inmigrantes, pero recuerda con agrado a una amiga
cubana que le enseñó a hacer los tests del carné de conducir, hace 10 años.

Pero el tema de la legalización, si no llega a ser por inmigrantes con papeles que es-
tán trabajando, seguramente no llegaremos nosotros a tener pensión más adelante.
Que hay problemas, que está mal regulado, que llegan un montón y el Gobierno,
a lo mejor entro aquí en un aspecto que no tendría que entrar, pero abre el grifo
cuando le da la gana y, cuando no, lo cierra. Eso tampoco es. Entonces, ya os digo,
nuestras pensiones seguramente, si llegamos a cobrarlas, es gracias a trabajos de in-
migrantes que un español no quiere trabajar (GD2: Jóvenes no universitarios, de 19
a 21 años).

Pero, según la estadística, la Seguridad Social española, incluida la sanidad, pare-


ce que puede mantenerse un poco más de lo que nos decían, que nos lo ponían todo
muy negro, gracias a esta inyección de gente que está cotizando. Entonces, cotizan
ellos, cotizan las empresas, hay una mayor actividad económica… (GD5: Mayores
varones de estatus medio-alto)

Discursos positivos11 ante la inmigración de personas distintamente posicionadas en las es-


calas educativas y de clase social; y que son muestra del calado que los datos estadísticos
tienen a través de su difusión por los medios de comunicación. Hay titulares de prensa

10 Esta es una cuestión que ha solido ser noticia reiterada en la prensa. Por ejemplo, en un artículo publicado en
el diario El Mundo (en su edición digital, de 23/10/2008), se enfatiza la noticia siguiente: “La aportación de los
inmigrantes garantiza las pensiones ocho años más, hasta 2029”. Una lectura más detenida de la noticia per-
mite ver que se señalan otros factores, además de éste. A saber, (y según el Gobierno): el “crecimiento econó-
mico y del empleo de los últimos años y a las reformas realizadas”.
11 Levantados en el estudio cualitativo realizado dentro del proyecto MEXEES ya referido, durante los años 2006
(noviembre-diciembre) y 2007 (marzo-julio).

236 EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009]


CAPÍTULO 3 IMAGEN (DE) Y CONVIVENCIA CON INMIGRANTES:
Expresiones de aceptación y de rechazo

que, como los siguientes, son compartidos por periódicos ideológicamente diferenciados
pero que coinciden en resaltar la aportación económica realizada por la población extran-
jera: “El número de extranjeros afiliados a la Seguridad Social roza los dos millones en
abril. El pasado mes se inscribieron 20.462 nuevos cotizantes, un 1,06% más que en mar-
zo” (El País, 21 de mayo de 2007); “El número de extranjeros afiliados a la Seguridad Social
roza ya los dos millones. El número medio de extranjeros afiliados a la Seguridad Social al-
canzó el 30 de abril la cifra de 1.949.488 personas, 20.462 más respecto al mes anterior;
con un 1,06% de incremento sobre marzo” (ABC, 22 de mayo de 2007).

En la semana previa a la encuesta de CIS-OBERAXE (de septiembre-octubre de 2008), se


difundía la siguiente noticia: “Los extranjeros afiliados a la Seguridad Social suben un
4,8% a cierre de agosto. Los inmigrantes inscritos siguen por encima del nivel de agosto de
2007 a pesar de caer en 40.000 en el último mes. El número medio de afiliados extranjeros
alcanzó en agosto las 2.111.878 personas, 40.000 menos que el pasado mes, pero el 4,8%
más que hace un año, según ha informado el Ministerio de Trabajo e Inmigración” (El País,
18/9/2008). O, más recientemente: “La inmigración ha jugado un papel sustancial en el
crecimiento económico. Según el informe de Balanzas Públicas de la Zona Euro de 2008, la
aportación de la inmigración fue muy significativa en el saneamiento de las cuentas públi-
cas, al aportar 0,6 puntos del superávit de 2006” (El País, 22/11/2008). U otras que dibujan
un futuro más incierto consecuente a la caída pronosticada de la inmigración:

España en 2018: más jubilados, menos niños, menos inmigrantes. La llegada de inmigran-
tes se frena y contiene la población total. El INE pronostica una caída de la natalidad a
partir del próximo año. En los últimos años, la llegada de inmigrantes salvaba el raquítico
crecimiento de la población española. Los inmigrantes han sido los responsables casi ab-
solutos de los últimos millones sumados al Censo. Pero eso también se ha acabado, por
ahora, según la nueva proyección del Instituto Nacional de Estadística (INE) para los pró-
ximos diez años que estima, además, que en 2018 habrá 49.084.332 habitantes. La po-
blación inmigrante sufrirá una “corrección severa, desde casi un millón que se registró en
2007 a los 443.000 que se prevén para 2010. En total se calcula que el saldo migratorio
(los que llegan menos los que se van) dejará 2,93 millones de personas entre 2008 y
12
2017, casi el mismo saldo que entre 2004 y 2007 (2,5 millones) (El País, 22/1/2009).

12 Datos que se acompañan de opiniones expresadas por especialistas como Josep Oliver (Catedrático de
Economía Aplicada de la Universidad Autónoma de Barcelona), quien subraya que “hay trabajos que no se
pueden hacer a otras edades, por tanto, una vez pasada la crisis, el mercado laboral seguirá necesitando inmi-
grantes para salvar el problema estructural de la población autóctona”. Por su parte, Joaquín Arango
(Catedrático de Sociología de la Universidad Complutense de Madrid) destaca lo positivo que de ello puede re-
sultar: Que los inmigrantes no lleguen en un número tan elevado como en años anteriores, permitirá la conso-
lidación de las políticas de integración y “una respuesta de la Administración pública más eficaz y proporcio-
nada”. “Quizás se articulen estructuras familiares más sólidas y consolidadas y haya un cierto sosiego social”.
Reconocimiento implícito de inconvenientes o consecuencias negativas de la llegada, en un breve plazo tem-
poral, de un número tan elevado de inmigrantes.

EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA [Informe 2009] 237


CAPÍTULO 3 IMAGEN (DE) Y CONVIVENCIA CON INMIGRANTES:
Expresiones de aceptación y de rechazo

Y tras el reconocimiento de la riqueza cultural y económica que supone la inmigración, la


aportación demográfica13. Por parte de la población general, se destaca su contribución al
“rejuvenecimiento”, e incluso “regeneración”, de la población: “Tienen más niños” 14.
Aunque, a su vez, se sea consciente de que no todo es positivo. Hay problemas de convi-
vencia y de integración que quedaron registrados en la exploración cualitativa realizada
dentro del proyecto MEXEES.

Pues, según mi humilde opinión, creo que todo ha sido positivo. Hacen que dis-
minuya la tasa de envejecimiento de la población, ya que según sus culturas (ha-
blo de latinoamericanos), es muy típico tener más de dos hijos por pareja.
Además, las parejas tienen hijos más pronto, lo que hace que aumente el índi