Está en la página 1de 3

1

Michel Aglietta y André Orléan
“La violencia de la moneda”
Prólogo a la segunda edición francesa:
“(…) La teoría monetaria es una teoría de la soberanía porque define una
lógica específica de las relaciones sociales, muy en particular de la dominación,
de los efectos asimétricos.”
“(…) La moneda no está fundada por un contrato entre los socios; implica por el
contrario un desconocimiento de los agentes frente al fenómeno que provocan”
“(…) ¿Qué quiere decir controlar cuando la oferta de moneda es postulada
como exógena?”
Introducción:
“(…) La ciencia económica no se interroga sobre la naturaleza de los
fenómenos monetarios. Por el contrario, ¡está constituida por un conjunto de
postulados cuya razón de ser es evacuar los hechos monetarios del corpus
teórico!
Estos postulados son conocidos bajo el nombre de teoría del valor. Esta teoría
es un esfuerzo permanente para elaborar una economía pura borrando la
moneda de la lógica del intercambio. El adjetivo –pura- debe ser tomado en
sentido fuerte. Se trata de una empresa de purificación de todo lo que la
moneda conlleva de desorden, de arbitrario, de lucha de poder, de compromiso
convencional, de creencia ciega, en suma de toda vivencia social, para
elevarse en el cielo luminoso de la teoría. En este universo etéreo, las
relaciones de intercambio contractualmente establecidas son relaciones de
iguales fundadas sobre la razón universal. Reconcilian la libertad individual y el
imperativo moral en una armonía colectiva que toma la apariencia de
equilibrio.”
“(…) En esos debates no ha cesado de reinar la mayor confusión entre
corrientes de pensamiento que, en principio, están de acuerdo en preservar el
más vasto campo de maniobra a la economía privada. Se supone que esta
última está regida por mecanismos automáticos y que la libertad individual
engendra necesariamente el equilibrio. Se deduce de ello que el Estado es el
único sujeto capaz de una acción global. La discordia interviene sobre el
sentido de esta acción y sobre los límites que se le deben asignar.”
“(…) Se vocifera que este papel de parásito es totalmente imputable al Estado.
No hay nunca la menor interrogación sobre el papel de la moneda en las
estrategias de los agentes privados para acaparar las riquezas. (…). Todos los
problemas monetarios se resumen en la imposibilidad para los sujetos
privados, de prever los impulsos erráticos de la creación monetaria por el
Estado.”

de manera notable las obras de Lévi Strauss. Es la relación social la que es elemental. Se trata de la relación elemental de la sociedad capitalista. Dumézil o Benveniste. Que esa sustancia sea la utilidad o el trabajo no cambia nada en lo que respecta al estatuto de la moneda. la moneda no es más natural que la lengua. se diría que la moneda es un sistema que está estructurado como un lenguaje. (…) Se le reconoce gustosamente –a Marx. El intercambio monetario es planteado como la forma exclusiva del intercambio económico. Para ello es necesario renunciar a lo que es el presupuesto de la economía política desde su constitución en la segunda mitad del siglo XIII.” La moneda y los procesos fundadores del orden social (…) En primer lugar. La moneda no puede más que desaparecer de la determinación de esas magnitudes.2 “El fin de este ensayo es el de tomar la moneda en serio. Parafraseando a un célebre autor. únicamente ella permite comprender la cohesión de una sociedad compleja. Es arrojada a lo no esencial. pero se señala su incapacidad para dar . al mismo tiempo que de conservar la misma lógica. están reguladas por una institución social. Un testimonio de ello es la definición explícita de su punto de partida: la mercancía como unidad contradictoria del valor de uso y del valor de cambio. no tien más que una realidad instrumental. (…) El enfoque de Marx se opone a la concepción ontológica del sujeto económico y a la de los economistas clásicos. (…)” “Si se rechaza la hipótesis de la preexistencia del valor. se cambia radicalmente de procedimiento. Se podría considerar una temática de tipo estructuralista. no teórica. la problemática estructuralista aplicada a la antropología. Consistiría en reinstalar la moneda en lugar de la falsa sustancia que la expulsó. El fin de la teoría del valor es describir el sistema cuantitativo de las magnitudes naturales o de equilibrio. es decir la concepción sustancial del valor. Marx es el primero en haber tenido una conciencia clara del problema entre los grandes pensadores de esta disciplina. En el estudio de las sociedades mercantiles. No debe desdeñarse esta concepción porque las relaciones económicas no son ya vistas ahí como relaciones naturales.como el análisis más profundo del trabajo que jamás se haya hecho. precursores del estructuralismo. En economía este procedimiento estructuralista es conocido bajo el nombre de la teoría del circuito monetario. Lo esencial es un punto de partida según el cual la coherencia social está ya presupuesta en la evidencia natural de una calidad común a los objetos económicos. han mostrado claramente que el sujeto no existe. El conjunto de reglas de funcionamiento del sistema monetario y el efecto de las restricciones que esas reglas ejercen sobre las actividades económicas se convierten en el principal objeto del análisis teórico. sobre el trabajo social. La socialización misma se convierte en un problema. no tiene. ya que el modo de socialización de los sujetos de la economía ya no está dado. en donde la autonomía aparente de las relaciones económicas es generalmente considerada como algo natural.

México 1990. Walras. el individualismo triunfante de la sociedad burguesa en su apogeo pudo encontrar su racionalización gracias a la teoría de la utilidad-escasez. en Austria bajo la pluma de Menger.3 cabida a un análisis del deseo.” Agietta M. y Orléan A. el el Reino Unido con Jevons. Poco tiempo después de la publicación de la obra maestra de Marx. En ese vacío teórico. A pesar de la pretensión del marxismo de abarcar la praxis humana total.: “La violencia de la moneda”. Siglo Veintiuno Editores. el homo economicus accedía a la respetabilidad científica en Francia gracias a L. . De modo paralelo a la reconstrucción de la teoría económica a partir del comportamiento individual idealizado (…). un reduccionismo estaría en él perpetuamente en acción porque el deseo humano tiene resortes que escapan a las significaciones que conlleva el trabajo.