Está en la página 1de 48

HISTORIA DE LA ACTIVIDAD MISIONERA EN

SALTA (ARGENTINA)
El presente trabajo de investigación fue realizado por Miguel Angel López Mena (Arquidiócesis de Salta) como monografía final para
el Curso de Misionología del Centro de Misionología "Juan Pablo II" de las OMP de Argentina.

Introducción
El Decreto Ad Gentes menciona en su artículo
26 que, entre los contenidos que debe incluir la formación y
preparación del misionero, debe tenerse en cuenta “qué caminos
han recorrido los mensajeros del Evangelio en el decurso de los
siglos”, esto es la historia de las misiones y los misioneros.
En la Arquidiócesis de Salta, existen trabajos
de investigación muy completos acerca de la Historia Eclesiástica
(si bien estos llegan hasta mediados del siglo XX). Con respecto
a la actividad misionera específica, pueden encontrarse trabajos
realizados por historiadores franciscanos y jesuitas, respecto a la
actividad misionera específica de sus órdenes religiosas. Pero no
existe un documento que se aboque específicamente a describir
la historia de las misiones en el territorio de la Arquidiócesis.
Tampoco existe una relación histórica de la actividad de las
Obras Misionales Pontificias en esta Iglesia Particular. Por lo
tanto, quien quisiera obtener una visión general de la historia de
las misiones en Salta, debía acudir a muchos libros y extractar de
ellos lo específicamente relacionado con las misiones, quedando
inclusive muchos puntos sin cubrir en ellos.
Con este trabajo he querido producir un
documento en el cual el lector pueda obtener una visión completa
de la historia de la Actividad Misionera de Salta desde las
primeras exploraciones de los españoles, hasta nuestros días.
Para la elaboración del mismo he recurrido, además de las
bibliografías existentes antes referidas, a documentos archivados
en el Archivo Histórico de la Provincia de Salta y en el Archivo
Histórico del Arzobispado.
Espero que el presente trabajo pueda servir a
los que, como yo, están sedientos por conocer la historia
misionera de la tierra del Señor y la Virgen del Milagro,
justamente referenciada como la “Capital de la Fe”

Primeros misioneros en el territorio
Argentino
A mediados del siglo XVI, y con el objeto de consolidar una ruta de unión entre el
Perú y el Río de la Plata, se lanzan los españoles a conquistar la región del
Tucumán (territorio de las actuales provincias de Jujuy, Salta, Tucumán,
Catamarca, Santiago del Estero, La Rioja y Córdoba, más la actual provincia
boliviana de Tarija). Así comienza el recorrido del español por estas tierras
argentinas, que va conquistando y dando una nueva faz al territorio comprendido
entre la cordillera y el Río de la Plata, y desde el Alto Perú hasta el sur.
.
Por este camino recorrido por el conquistador, pasó también el misionero,
sufriendo y luchando con él y como él. Los misioneros sembraron de obras sus
caminos, regados de sangre y de santidad, siempre con el único deseo de
responder a la exigencia del Evangelio de predicar el nombre de Jesucristo hasta
los confines de la tierra y plantar la Iglesia en el nuevo mundo. Al igual que los
conquistadores, los primeros misioneros llegaban de la ya floreciente iglesia
peruana. Sólo posteriormente se abrió el camino del Río de la Plata.
.

Hacer click en la imagen de la derecha
para ver un mapa con las primeras incursiones
de los españoles en América del Sur

.
Con el paso de Almagro hacia Chile en su expedición de 1536, entran en la región
del Tucumán los primeros sacerdotes, que son los Mercedarios fray Antonio de
Solís y fray Antonio Almansa y el clérigo Cristóbal Molina 1[1]. Si bien no era el
propósito de la expedición la predicación a los naturales, es muy probable que
durante la permanencia de Almagro en Salta y su Valle, hayan realizado algunas
incursiones entre las tribus de Chicoanas, Pulares y Guachipas, y en ellas, los
sacerdotes hayan iniciado la predicación cristiana. Es casi seguro que la primera
Misa en el territorio salteño se haya celebrado en el territorio del actual pueblo de
Chicoana2[2].
Los primeros misioneros en llegar al territorio son los capellanes que
acompañaron la expedición de Diego de Rojas a mediados de 1543, y que
iniciaron el establecimiento definitivo de los misioneros en territorio argentino. Los
Padres Francisco Galán de la Orden de los Comendadores de San Juan y el
clérigo Juan Cedrón, permanecieron más de 6 meses en el territorio tucumano
atendiendo a los expedicionarios, y prosiguieron luego con la expedición por los
1
2

territorios al sureste del Tucumán hasta el Río Paraná. Estos dos sacerdotes
fueron los primeros en recorrer, junto a los conquistadores, todo el noroeste
argentino, predicando también entre los indios.
Le siguieron dos frailes de la Orden de Santo Domingo, el Padre Gaspar de
Carabajal y fray Alonso Trueno, junto con Díaz Gomar, que acompañaron la
expedición de Juan Núñez del Prado, que asistieron a la primera fundación
realizada en territorio argentino, la ciudad del Barco, en 1550, y más tarde los
clérigos Nuño de Abregó y Luis Bonifacio y el Mercedario fray Antonio Rendón
Sarmiento.
Por 1561 tenemos noticia de los primeros
religiosos que se establecen definitivamente en la
región: son los Mercedarios fray Luis Valderrama,
fray Cristóbal de Albarrán y fray Hernando de
Almenares, que fundan su primer convento en
Talavera en 1567. En 1566 llegan los primeros
Franciscanos a la región, y a partir de entonces,
estarán presentes junto a los Mercedarios, en
todas las fundaciones posteriores, en cada una de
las cuales se destinará un solar para la erección del convento respectivo. En
general, hasta fines el siglo XVI, con la llegada de los Jesuitas, la evangelización
del Tucumán recayó casi exclusivamente en los Franciscanos. La organización de
los indios en doctrinas daba la posibilidad de un trabajo apostólico de resultados
seguros, mientras los españoles constituían normalmente un apoyo para la
actividad del misionero.

Creación del Obispado del Tucumán
La realidad política y religiosa de la región del Tucumán (que hasta entonces
dependía eclesiásticamente del Obispado de Chile) hizo impacto en el ánimo del
rey de España Felipe II, y por pedido de las autoridades del lugar, pidió la erección
de la diócesis del Tucumán, que se concretó mediante la bula del Papa Pío V del
14 de Mayo de 1570. La sede de la diócesis fue establecida en la ciudad más
antigua y de mayor importancia de la región: Santiago del Estero. Los primeros
obispos de esta diócesis fueron el franciscano Francisco de Baumonte y el
también franciscano Jerónimo de Albornoz.
Fray Francisco Victoria, obispo del Tucumán desde 1578, inicia gestiones para
que la Compañía de Jesús enviase religiosos para evangelizar en su diócesis, lo
cual recién se haría efectivo en 1586, como veremos más adelante.
Por el año 1579, asume la gobernación del Tucumán, el licenciado Hernando de
Lerma, cuya postura y carácter fueron muy criticados por sus contemporáneos.

Tuvo choques con el virrey Toledo y con el obispo fray Francisco de Victoria,
desatendió las cédulas reales y desobedeció a la Audiencia de Charcas. Estos
litigios provocaron una crisis en el obispado del Tucumán, puesto que el
gobernador desconoció a los emisarios del obispo, hizo encarcelar a los frailes de
la orden de la Merced y tuvo abiertos enfrentamientos con el obispo. Todo esto
causó desconcierto entre los misioneros, muchos de los cuales huyeron del
Tucumán. Aparentemente, dentro de todos los desaciertos del gobernador, el
único mérito que cabe atribuirle es la fundación de la ciudad de Salta.

Fundación de la Ciudad de Salta
El lunes de Pascua de Resurrección, 16 de Abril de 1582, el Gobernador
Hernando de Lerma fundó en la región del valle de Salta, la Ciudad de Lerma del
Valle de Salta, en el territorio de la provincia del Tucumán, situada a las orillas del
río de los Sauces (hoy calle San Martín) y del río Siancas (hoy río de Vaqueros).
Estuvieron presentes en el momento de la fundación el Obispo del Tucumán Fray
Francisco de Victoria, el Deán de la Catedral de Santiago del Estero don Francisco
de Salcedo, el Chantre de la misma Catedral don Diego Pedrero de Trejo, el
Comendador de la Orden de la Merced Fray Nicolás Gómez y el franciscano Fray
Bartolomé de la Cruz. El misterio titular de la Iglesia Mayor que se creaba ese
mismo día fue el de la Resurrección del Señor.
El 1° de Mayo siguiente, día de la festividad de los apóstoles San Felipe y
Santiago se pasea por las calles de la recién fundada ciudad el Estandarte Real, y
el 30 de Setiembre, reunidos las autoridades y vecinos en Cabildo Abierto, echan
suertes para la elección del patrono de la ciudad, saliendo elegido San Bernardo
(siendo tan diversas las devociones particulares de los pobladores, para que no
privara el criterio particular, los patronos de las ciudades se escogían por sorteo).
Sin embargo, con motivo de la ceremonia del 1° de Mayo, prevaleció San Felipe
como patrono principal de la ciudad, junto a Santiago.
Desde el comienzo mismo de la fundación, Lerma tuvo que hacer frente a los
naturales, recurriendo a la fuerza para sostener la ciudad. Los eclesiásticos, por su
parte, se dedicaron principalmente a la atención espiritual de los españoles y en
menor medida, a desarrollar su apostolado convirtiendo a los aborígenes de la
región. La Misa se celebraba en un domicilio particular durante todo el tiempo que
la Iglesia Matriz estuvo en construcción. La primera Iglesia Matriz estuvo ubicada
en el solar de la esquina de las actuales calles España y Zuviría, es decir a media
cuadra de donde se ubica la actual. El primer párroco de Salta fue el licenciado
Pedro López de Barraza, quien asumió sus funciones en 1587.
Poco tiempo después que el polémico Hernando de Lerma fuera depuesto como
gobernador del Tucumán, debido a sus continuos enfrentamientos con otros
gobernantes y con los miembros de la Iglesia, para ser llevado a España donde
moriría prisionero años más tarde, los pobladores de la ciudad, que no
simpatizaban con el fundador, le cambiaron el nombre por el de Salta.

Luego se detuvieron un mes en la ciudad de Esteco. Luego continuaron su camino rumbo a Santiago del Estero. se detuvieron por ocho días en Salta. donde ejercieron el sagrado ministerio entre los habitantes de la ciudad. Llegan los primeros misioneros jesuitas Sin duda. En consecuencia. Provenientes del Brasil. y adquirieron notable reputación” 4[1]. los padres Francisco de Angulo y Alonso Barzana y el hermano coadjutor Juan de Villegas. El método que empleaba el padre Barzana. fruto de las gestiones del Obispo Victoria. la acción del Vicario quedaba reducida al radio urbano” 3[1]. En su camino. la ciudad era llamada “San Felipe de Salta”. llegan en 1587. Poco tiempo estuvieron estos últimos sacerdotes en la región. Mercedarios y sacerdotes del clero. de este modo. hubo en la ciudad sacerdotes Franciscanos. quienes se unieron en Santiago del Estero a los venidos del Perú. llegan en agosto de 1585 en la “Misión del Tucumán”. con aprobación de los españoles. lo encontramos relatado por el historiador jesuita Nicolás del Techo: “Como ya traía vencidas las dificultades de la lengua tonocoté en el camino del Perú. Serán dos los primeros contingentes de la Compañía que llegarían al Tucumán:   3 4 Provenientes del Perú. Fray Honorato Pistoia afirma que “las misiones se atendían directamente por los Padres Doctrineros. puesto que pronto algunos volvieron a Brasil y otros fueron destinados al Paraguay. Desde los comienzos. . realizando confesiones generales. el acontecimiento misionero del siglo XVI fue la llegada de quienes serán los grandes misioneros de la región: los Jesuitas (a quienes las primeras fuentes llaman teatinos). Estos neófitos recorrían las encrucijadas y las casas. aproximadamente desde 1586. enseñasen a sus compañeros los preceptos fundamentales del cristianismo y las oraciones. 5 jesuitas más. quienes se preocupaban por dirigir la vida espiritual de la ciudad.Simultáneamente el nombre del apóstol Felipe se agregó al de Salta. y tras una larga y accidentada travesía. quedando el nombre de Lerma para el Valle. En lo que se refiere a la acción misionera. Los doctrineros de la primera hora fueron los frailes franciscanos. a falta de sacerdotes. cantando alegremente a coro lo que habían aprendido de los misioneros. eligió dos neófitos en cada casa de españoles y los instruyó cuidadosamente para que.

quienes las oraciones del buen padre debían de haber alcanzado de nuestro Señor. Hallamos en aquellos pueblos muy buenas muestras y reliquias de la labor que con ellos hizo el padre Barzana. cavernas y montes retirados” 5[2]. ya fallecido el padre Barzana. misionaron entre los indios de Salta y Jujuy. llega a compararlo con San Francisco Javier en una de sus cartas. Tres años ha que labramos este campo. en 1590. que se conservaran en la inocencia bautismal. el Padre Juan de Viana relata en una carta: “Dimos con algunos viejos que diecisiete años antes. Habré bautizado en diversas salidas hasta ahora más de diez mil infieles. en una de sus cartas. conociéndose con certeza que:    1588 en que el Padre Barzana acompañó al gobernador Ramírez de Velasco en su entrada a los Diaguitas del Valle de Calchaquí. la cual recorrían incesantemente. Evidentemente. pero desempeñaron una intensa labor. el Padre Juan Romero y el hermano Eugenio Valtodano. “Para el año 1600 había en la misión del Tucumán y Paraguay. realizaron algunas incursiones misioneras al Valle de Lerma y la región del río Bermejo. Por el año 1603. región tan grande como España. fechada en 1588. escondrijos. relata: “El Tucumán es tierra pobrísima en todo llena de pecados y desamparos. en 1594. En una carta del Padre Juan Romero al Padre Juan Sebastián fechada en 1596. Guardaban muchas indias castidad con tanta fortaleza que ni ruegos ni amenazas ni dádivas las podían 5 6 7 8 . el padre Juan Font y el hermano Villegas misionaron en la ciudad de Salta. Traían desde el tiempo que el buen padre los bautizó sus rosarios al cuello. El mismo. de quien podemos leer en una crónica anónima de 1600: “Sólo el padre Alonso de Barzana bautizó en esta provincia del Tucumán más de veinte mil personas. y confesado una muchedumbre casi innumerable de gente que nunca se había confesado” 8[5].Desde su primera sede en Santiago del Estero. desde que el santo Padre Alonso de Barzana los bautizó. visitando selvas. hacían penitencia con ellas. tenían guardadas las disciplinas que les dio. no se habían confesado. once sacerdotes y dos hermanos” 6[3]. la labor del padre Barzana fue muy fructífera y su persona dejó huella en los indígenas entre quienes misionó. habiéndolas él catequizado primero por muchos días”7[4]. De entre los primeros jesuitas que misionaron en esta región. El Padre Pedro de Añasco. es sin duda el más sobresaliente el Padre Alonso de Barzana. leemos: “entre pocos hombres quedó repartido el Tucumán. No fueron muchos en número estos abnegados misioneros. y casado muchos millares de amancebados.

Los pueblos indígenas del Tucumán hablaban muchas lenguas diferentes. Testimonio de esto. desarrolla sus primeros 20 años de sacerdocio en España. A los 40 años. para lo cual le dio nuestro Señor mucho caudal. y supo la puquina que es muy dificultosa.contrastar” 9[6]. y todas las salidas que hacemos traemos aprendidas una o dos lenguas” 11[8] Desde su paso por Salta en 1586 de camino a Santiago del Estero. leemos del padre Barzana “Fue de los primeros que vinieron al Perú de la Compañía. y el primero que comenzó a predicar a los indios en su lengua. el gobernador Ramírez de Velasco les donó algunas casas y estancias en Salta para que pudieran establecerse. pero su pedido no había sido aceptado. frente a la plaza principal. porque en el Perú predicó muchos años en la lengua quichua y aymará. que hace mucha diferencia. Los primeros jesuitas que se establecieron en la ciudad fueron el padre Diego Torres. Es considerado apóstol de América. entusiasmado por las experiencias que escucha de otros hermanos de hábito. En el año 1588. Francisco Solano Otro gran misionero del siglo XVI que dejó profundas huellas en nuestra tierra salteña. y quedan además otras muchas por aprender. la sanavirona y . redactada a fines del siglo XVI: “Podemos por la voluntad del Señor. En Tucumán aprendió la lengua cacana de Santiago y del valle Calchaquí. 9 10 11 . tanto por la extensión de su labor misional como por las huellas que dejó a su paso. solicita pasar a América para desarrollar aquí su actividad apostólica. aprendió la lengua guaraní. la tonocoté. los salteños solicitaron insistentemente que viniesen a instalarse en esta ciudad. Tras algunos intentos fallidos. Ordenado sacerdote a los 20 años. la lule. al cabo de su vejez.” 10[7] Evidentemente la cuestión idiomática fue un gran escollo para las misiones en nuestra región. catequizar y confesar en once lenguas. En la misma crónica anónima de 1600 antes mencionada. por fin se establecieron definitivamente en el año 1612. encontramos en una carta del padre Añasco a su superior. Juan Daría y Francisco de Córdoba. de la orden de los franciscanos. Anteriormente había solicitado ser enviado a Africa. donde edificaron su templo y convento. es el fraile Francisco Solano.

etc. dejó fama de santo. el Río de la Plata. es destinado a la región del Tucumán en el año 1590. como sacar con su bastón agua de donde no la había. cruzar sobre su manto el caudaloso río Hondo. era un renacer del fervor religioso. de la Unión de Misioneros Franciscanos y del folclore argentino. Por más de 14 años recorrió el Chaco Paraguayo. lo que Francisco Javier para las Orientales. Se aplicó al estudio de su lengua y Dios ayudó sus esfuerzos. al punto que los indios lo consideraban un hechicero por su perfecto dominio de los distintos dialectos. Dos meses después de su muerte se inició el proceso de beatificación. sostuvieron que fue un ser excepcional por diversos motivos. entre otras. puesto que “su vida era misión” y el cargo para el que lo solicitaban no le permitiría seguir desarrollando la actividad misionera tal y como lo había hecho los últimos años. . figura en los almanaques de Argentina como “Día del Misionero”. Su paso por cada ciudad o campo. los numerosos milagros que Dios hizo por su intermedio. Cartagena de Indias. que acababa de fundarse a las afueras de la ciudad de Lima. amansar a un toro bravo que terminó por arrodillarse y lamerle las manos. En la mayoría de los lugares donde estuvo cuentan de él hechos portentosos. Francisco Solano estuvo en la ciudad de Salta en 1592 donde. Los testigos de su labor que fueron llamados a declarar. El Papa Clemente X lo beatificó en 1675 y Benedicto XIII lo proclamó santo en 1726. echar de un trigal a una plaga de langostas. tener la ropa seca después de un fuerte aguacero o predicar al mismo tiempo a miembros de distintas tribus usando un lenguaje que todos entendían. ayudaba en el campo o hacía de albañil. los ininterrumpidos sacrificios voluntarios que realizaba. Se cuenta que aprendió a hablar el tonocoté en 15 días. al igual que en las restantes poblaciones a las que llegó. por Uruguay. Francisco Solano es patrono de los terremotos. resucitar a un niño indio. semejante al violín) y la guitarra. El día de su muerte. Panamá. Y en los sitios que visitaba divertía muy alegremente a sus oyentes con sus alegres canciones. entre ellos su ascendiente sobre los indios que lo amaron entrañablemente. ensanchar una viga que no era lo suficientemente larga. convirtiendo innumerables indígenas y también muchísimos colonos españoles. Ayacucho y Santiago de Chile. En 1594 es trasladado al Perú para hacerse cargo de la Recolección franciscana (Convento de los Descalzos). También es patrono de Montilla y de numerosas ciudades americanas como Lima. Allí moriría en 1610. Aprendió varias de ellas pronto y muy bien.Ya en América. La Plata. como misionero y doctrinero. La Habana. Se dijo que fray Francisco Solano fue para las Indias Occidentales. siempre a pie. y la región noroeste de nuestro país. la dulzura con que siempre trataba a las personas. Tenía también una hermosa voz y sabía tocar muy bien el rabel (un instrumento con dos cuerdas. cargo que acepta sólo por obediencia. Su caridad y mansedumbre y la pobreza de su hábito le ganó el corazón de los naturales de la región. a los que catequizaba e impartía los sacramentos. Tan pronto predicaba como hacía de enfermero.

mediante la cual los encomenderos. que solo podían serlo los españoles. el franciscano fray Ignacio de la Zerda. de siervos. la ciudad tiene su primer mártir. A raíz de estos abusos. Lamentablemente. en el cual se agrupaban los naturales que iban aceptando la fe. imponían a los indígenas una serie de obligaciones.El primer mártir de la Iglesia de Salta En este primer período misionero. quien fue muerto por los indios Calchaquíes en 1595 12[1]. obligados por una ley extranjera a una obligación de contrato impersonal. la corona española introdujo a mediados del siglo XVI. la ciudad comienza a adquirir la verdadera realidad que dio lugar a su fundación. se vieron rebajados al rango de dependientes. que era el encargado de transmitirles los contenidos de la fe a los indígenas. este método no vino sino a empeorar la situación de los indios que. mientras antes habían servido libremente a los españoles. Los encomenderos eran también los encargados oficiales de recoger las contribuciones de los indígenas para sostenimiento de la misión y mantener con esas contribuciones a los misioneros. costumbre de origen feudal. con la condición de sostenerlos económicamente y educarlos cristianamente. Peor aún. ahora. En estos primeros 18 años de vida. Salta en este tiempo es una pequeña ciudad. sin embargo. el método de la encomienda. la más pobre en población por las dificultades originadas por los naturales. cuando los encomenderos no cumplían ni siquiera simbólicamente con el deber de la reciprocidad. En numerosas oportunidades. el sistema fue contraproducente. serán su respaldo. puesto que predispuso a los indios en contra de los 12 . Las doctrinas estaban a cargo de un doctrinero. Con la intención de ayudar este trabajo de evangelización de las Doctrinas. Los abusos eran grandes porque los encomenderos llegaban a explotar inmisericordemente a los indígenas y de ordinario se adueñaban de los bienes y hasta de la persona misma de los pobres indígenas. fue el modo ordinario de misión de los primeros evangelizadores que llegaron al continente americano. y fueron el origen de numerosas ciudades de hoy en día. Estos últimos años del siglo XVI representan el principio de una vida que se hará siempre más honda y más pacífica en sus pobladores y los misioneros que siguieron siempre sus pasos hacia una más completa madurez. Las Doctrinas eran pequeños poblados que se formaban en torno a un rancho-capilla levantado por los misioneros. Este fue el método inicial de evangelización utilizado por los misioneros franciscanos. Metodología misionera en la época de la Colonia La formación de Doctrinas. la Iglesia debió reclamar ante las cortes de España. justicia y castigo para estos excesos.

Y entonces podían ser evangelizados. antes de evangelizar. Los jesuitas consideraban preeminente. Adaptaban músicas profanas a letras con contenido religioso. En este contexto. los indios podían aprender los quehaceres de la edad adulta. Al respecto. en el noroeste argentino. lo primero era conquistarse la confianza de los indios: se introducían en la selva desarmados y. de la productividad y de la cultura. enseñar a los indios la agricultura y los beneficios de vivir en comunidad y las ventajas de la familia.españoles (incluidos los misioneros) y se convirtió en obstáculo para la evangelización. se inserta la labor misionera de los Jesuitas. Alrededor de 1580. de modo más o menos voluntario. en la región del Tucumán. Estas. dejando arcos y flechas” 14[2]. En el canto encontraron una manera efectiva de evangelizarlos. con no tanto éxito como en el Paraguay. para convencer a los indios de reunirse en pequeñas comunidades. los franciscanos comenzaron a experimentar un nuevo sistema de pacificación y de control de los indios: el sistema de las reducciones. los indígenas eran agrupados. protegidos del resto del mundo. que intentaron aplicar. y también al arte y la música. Otro dato interesante acerca de la metodología misionera de los jesuitas. que en realidad dependían de los misioneros. a ratos. Se trataba por eso. y era este un medio 13 14 . Así. sin escolta militar. para ganarlos con su modo. teniendo en cuenta lo dificultoso de la evangelización con los indígenas de la región del Tucumán. que llevaron adelante con gran éxito en el Paraguay. Para ello.13[1] Como se verá más adelante. quienes hicieron propio este sistema de reducciones. salvo casos excepcionales. asentados establemente (reducidos) y administrados por jefes autóctonos. y con frutos mucho menores. existen relaciones del Padre Barzana en las que afirma: “La Compañía. es que aprovecharon la natural inclinación de los indígenas por el baile y el canto. encaminados a los trabajos de la tierra y de la cría de ganado. en el recinto de estas reducciones. este fue el ideal metodológico de los jesuitas. haciéndoles cantar en sus coros y dándoles nuevos cantares o graciosos tonos y así les sujetaban como corderos. consistían en aldeas en las cuales. armados sólo de la elocuencia de la palabra y de la imagen de la cruz. dando resultados sorprendentes y alentadores. de sustraerlos de la vida nómada de las selvas para reducirlos a la vida sedentaria.

con gran pompa y profusión de cantos durante la ceremonias. Era el árbitro en sus diferencias y pleitezuelos. el estatuario que formaba las estatuas de las imágenes sagradas. que a las indias no se les enseñaban ni sabían bailar. Inti era el numen civilizador solar. es la madre de la tierra y a quien se le hacen las mejores ofrendas consistentes en productos 15 . violines. alternando lo sagrado y lo profano. a sobarlo y cocerlo. Finalizadas las fiestas religiosas. era el carpintero que labraba las maderas para cuanto ocurría en el pueblo. Era tallista que hacía los retablos.. a pintar. a la que según parece llamaban en kakán Pascha. numen propiciatorio de “la fertilidad.. muy temida por su ira y cuyo rostro era desconocido. engalanados con grandes plumajes de colores y vistosas cuentas de vidrio. a fundir campanas. recetaba y preparaba las medicinas para los enfermos del pueblo. El misionero les enseñaba a hacer relojes. a dorar. a los indígenas les gustaba mucho el lujo y la gran pompa. Era el médico. se transformaba en mil figuras y hacía mil papeles diferentes. arpas. la que tenía un carácter casi profano y que consistía en comidas. el cirujano. los sentenciaba y los hacía castigar. iban logrando los padres ganar poco a poco el objetivo de la evangelización”15[3] Los misioneros hacían las veces de tutores de los indígenas. a coser. pues les fascinaba verlos vestidos con trajes lujosos. El numen principal. se llevaba a cabo la segunda parte de la fiesta. de la vida y bienestar. el dorador que los doraba. razón por la cual los jesuitas organizaban grandes procesiones de las que los indios participaban gustosos. era maestro de música y maestro también de hacer los instrumentos de ella: órganos. importado a la zona por el influjo cultural de los incas. bailes y cantos que se prolongaban por el resto de la tarde.. y el Juez que en sus delitos menores o capitales. a sembrar. Mestizaje cultural y religioso Cuando los españoles entraron en la región del Tucumán. Era el arquitecto y albañil que fabricaba la iglesia. la tierra la representa. el boticario que visitaba. Era maestro de danza para los hombres. por eso Pascha. el pintor que los pintaba. hallaron como númenes preeminentes a Inti y Pachamama. siendo todo para ellos. “Y así. él les enseñaba todas las artes y oficios mecánicos necesarios a la vida social y política”. clavicordios. Además. siendo para las familias un honor que sus hijos participaran en ellas como pajes o porta estandartes. Para abrazarlo todo en dos palabras. sin embargo. a tornear.seguro para conquistar a los indios. a segar trigo. la casa propia y las casas de los indios. Era el maestro de leer y escribir y contar. Al respecto dice el Padre Francisco Miranda: “Un misionero en el nacimiento e infancia de un pueblo de indios. a bordar. molerlo y aplastarlo. era Pachamama.

protector de las vicuñas. San Juan.”18[3] Así. Lo cierto es que quienes evangelizaron estas tierras. “De la Pachamama a la Mamá Virgen. en algunos lugares del noroeste era la Madre del Agua con el nombre de Yacumama. son de talante propiciador. Sucede así con Pachamama y la Virgen María. supieron aprovechar el dinamismo religioso en ellas preexistente y orientarlos hacia la fe cristiana. velan por nuestra vida y su entorno. vicuñas y guanacos. incluso. todo lo cual se entierra en un lugar sagrado”16[1]. se convirtieron luego en sitios de veneración cristiana. San Ramón (31 de Agosto) a los burros y San Bartolomé (24 de Agosto) a los cabritos 17[2]. generosas y fieles. Tal vez sea la explicación de por qué la devoción a María arraigue con tanta facilidad en estos pueblos y forme parte de su identidad. Pachamama era presentada como numen femenino. y los emisarios de aquella y los “santitos”. la protección y la cercanía de la Pachamama nos facilita el transferir esos atributos a María. refugio de quienes a ellas se encomiendan. junto con coca. protector de llamas. el 18 de Octubre.alimenticios o de sus cosechas. es decir. se produjo una aculturación de los elementos cristianos. Santiago Apóstol (25 de Julio) patrocina a los caballos. el calor. el 24 de Junio. bebidas. dando lugar a la metamorfosis de los antiguos númenes. en Catamarca es la Madre del Viento. lugares que antiguamente eran utilizados por los indígenas como lugares de culto a sus númenes. realizan fácilmente la transferencia: la femineidad. Durante el proceso de la primera evangelización del Tucumán. que se mezclaron con los originarios de los indígenas. que cambiaba de nombre y de características en distintas regiones: protegía a los animales por mediación de su emisario el Llastay. de Coquena. fiesta de San Lucas. 16 17 18 . que se entremezclaron con la Virgen y los santos del catolicismo. Tanto aquellos como éstos. es el día de las vacas. a la Virgen María. la bondad. San Antonio (17 de enero) a las llamas. La simbiosis Pachamama-Virgen María se da en virtud del carácter maternal que a ambas caracteriza: ambas son madres presentes en todos los ámbitos de la vida. sangre de un animal sacrificado e hilos de colores. en La Rioja era protectora de los cultivos con el nombre de Zaramama. el de las ovejas. Así.

que se sirviesen de él dejando todos los demás. 4ª). “en virtud de santa obediencia y so pena de excomunión”.Las primeras disposiciones misioneras del Tucumán En 1597 se realiza el Primer Sínodo Diocesano del Obispado de Tucumán. redactó el texto en castellano. dos horas por día (const 5ª) 21[3] El sínodo hace referencia al catecismo que había presentado el III Concilio Limense. que fue traducido a las lenguas indígenas (quechua y aymará) por Juan de Balboa y Blas Valera. Este catecismo comprendía dos niveles: un catecismo breve “para los rudos y ocupados” y otro “catecismo más largo para los que son capaces y para que aprendan los muchachos de escuela” 23[5]. el Sínodo estableció que “el catecismo que se ha de enseñar a los indios” es. este catecismo se tradujo al quechua y al aimará y se recomendaba a todos los obispos que procurasen cada uno en su diócesis. gobernadores. sacerdotes. podemos leer en un memorial que el jesuita Juan de Viana.22[4] El Padre Acosta. puesto que ya en 1616. que fueron los primeros libros impresos en América del Sur. basándose en el catecismo elaborado por encargo del Papa Pío V. Pronto. y había mandado a todos los curas de indios. tienen un solo propósito de coadyuvar eficazmente a las altas miras de los intereses religiosos que afectan a favor de los naturales” 19[1] El Sínodo estableció como marco de referencia para la acción pastoral. que “se guarde y cumpla en este nuestro obispado entera y cumplidamente el Tercer Concilio Limense” 20[2] Con respecto a la instrucción religiosa de los naturales. en la ciudad de Santiago del Estero. hacerlo traducir a las lenguas locales. que se había confeccionado buscando la unidad en el fondo y la practicidad en la forma. En él se deja claro que “todos. A pesar del esfuerzo realizado. procurador de la provincia de Paraguay presentaba en Roma al 19 20 21 22 23 . a saber “el general que se usa en el Perú en lengua del Cuzco (quechua) porque ya gran parte de los indios lo rezan y casi todos van siendo ladinos en la dicha lengua”. a los muchachos menores de catorce años. misioneros y seglares. En 1584 y 1585 estaban preparadas las ediciones de los catecismos. este catecismo se utilizó sólo unas cuantas décadas. Debía darse la doctrina a los naturales todos los domingos y fiestas (const.

no se enseña. directamente en quechua. el matrimonio y la penitencia. pues de otra suerte. que entienda la doctrina. solo se admitía a los indígenas al bautismo.25[7] En el Obispado de Tucumán. en el I Sínodo Diocesano. el español en romance. El mismo Concilio Limense había establecido que se debía hacer el esfuerzo por realizar la instrucción religiosa en la lengua de los naturales: “cada uno ha de ser de tal manera instruido. pues muchos le entienden entre ellos. podemos ver que se utilizó el Catecismo del Concilio Limense.general de la compañía. ya venía determinado en el segundo Concilio Limense de 1567 que “se diese a los indios y morenos debidamente preparados”. de confesores extraordinarios para ahuyentar los sacrilegios. Por tanto ningún indio sea de hoy más compelido a aprender en latín las oraciones o cartillas. Acerca del viático. También con esta finalidad se recordaba a los confesores la obligación grave de entender la lengua del penitente (capítulos 15-17). lo cual fue autorizado por el general de la Compañía. que el mismo concilio dio para los demás indios y españoles. atribuyéndolo este tercer concilio a “negligencia y descuido de muchos curas y también por un celo demasiado impertinente de algunos”. muy corto. En todo lo demás. se había establecido que había que proveer a los indios. sin traducirlo a las lenguas de los naturales de la región. para los indios viejos y rudos. ni para los españoles es tan a propósito”.26[8] Por lo tanto. y si alguno de ellos quisieren. se prescriben algunas cuestiones menores respecto a los matrimonios y diversas normas para la confesión. fuera de esto. se atribuía la ignorancia religiosa de españoles e indios. y el indio también en su lengua. puesto que por lo que se lee en las Actas del I Sínodo Diocesano. que aún los indios ya se corren de que se lo pregunten. no se enseña otro catecismo más que uno. podrán también aprenderlo en romance. se refiere al Concilio Limense. y en él se preguntan cosas muy impertinentes para los españoles. lo cual no había sido acatado. En este Concilio. a que “en las escuelas y en nuestras doctrinas. y el catecismo grande. no se hiló tan fino. Respecto de los sacramentos. viático y extremaunción de los indios. por muy bien que recite las cosas de Dios. pues les basta y aún les es muy mejor saberlo y decirlo en su lengua. confirmación. con todo eso se quedará sin fruto su entendimiento. dado por el concilio de Lima en 1583. 24[6] Proponían que se lo reemplazase por otro catecismo que había sido confeccionado por el cardenal Belarmino. como si el sol y la luna y las estrellas y las huacas son dioses. no hay para qué pedir otra lengua ninguna a los indios”. 24 25 26 .

Este último. de dos jesuitas entre una comunidad de indígenas a los que por todos los medios se intenta reducir (sedentarizar) y paralelamente a este proceso. por lo menos en intención. Puede afirmarse que los jesuitas fueron los evangelizadores por excelencia del valle de Lerma. generalmente de dos sacerdotes que se internaban por un tiempo limitado en territorios indígenas. es un perfeccionamiento del primero.27[9] En 1606 y 1607 se reúnen otros dos Sínodos Diocesanos. los cuales por extensión. es una de las primeras medidas que adoptó” Las Misiones en el siglo XVII En el año 1614. y a las ambulantes como una forma de exploración del terreo y paso previo a la instalación permanente. a la cual grandemente estorba la torpeza de borracheras y amancebamientos y. que consistían en salidas regulares desde algún establecimiento de la orden. convertir . y su parte más sobresaliente mira el porvenir y suerte de los pobres indios.Para la comunión pascual habían reconocido los padres conciliares que los indígenas no eran fácilmente admitidos al sacramento de la Eucaristía. Este tercer sínodo. ubicado en la ciudad. el Obispo Trejo encargó a los jesuitas las misiones.  Misiones Comunes: que no eran otras que las realizadas por los padres que se mudaban de una ciudad a otra.  Misiones Ambulantes. si bien es cierto que otros sacerdotes también lo hicieron. muchas más. Sin embargo. Los jesuitas emplearon básicamente tres métodos misioneros. se recomendaba a los sacerdotes que no dejasen de darles el sacramento “a lo menos por Pascua de Resurrección”. . de supersticiones y ritos de idolatrías. Esta técnica no fue la preferida por la Orden que tenía por ideal la instalación definitiva. entre los cuales se realizaban tareas evangelizadoras. lo cual lo atribuían a la “pequeñez de su fe y corrupción de costumbres. pero no con la fuerza y la permanencia de los jesuitas. es eminentemente misionero. De él dirá Julián Toscano: “el aumento de las misiones para acelerar la conversión de los naturales. el Valle Calchaquí. y también limpieza de conciencia. vicios que en estas partes hay en demasía” (cap 20). defendidos y amparados por sus ordenanzas. por requerirse para tan alto sacramento una fe firme que sepa discernir aquel celestial manjar de este bajo y humano. en calidad de párrocos. por mandato de sus superiores. desarrollaron también en la región del Tucumán: 27  Misiones permanentes o Reducciones: instalación definitiva.

donde los indios eran de un carácter más dócil. el prepósito general de la Compañía.28[1] Si bien el ideal de los jesuitas fueron las primeras. en su paso rumbo a Santiago del Estero. sino que era preciso hacerla germinar y cultivarla hasta que madurase. dispone en una carta al Padre Nicolás Durán: “Ruego a Vuestra Reverencia que encargue apretadamente de mi parte a todos los inmediatos superiores de los puestos de Tucumán y de los demás de la provincia. concentrada en reducciones más estables. debido a la dificultad que presentaba el carácter indomable de los indígenas de esta región. las misiones ambulantes o “misiones de partido” como también las llamaron. de los cuales podemos leer en un comentario del Padre Estevan Páez: “esas misiones ambulantes que atravesaban el desierto y que llevaban una civilización pasajera a las extremidades del mundo. En 1602. Tal es el caso de la ya mencionada actividad evangelizadora que desarrollaron en nuestra ciudad de Salta en 1585 los padres Angulo y Barzana. no debían dejar más que un recuerdo confuso entre los salvajes. Por lo tanto. y florecieron allí las reducciones. nada tienen que ver con las ambulantes. De todos modos. 28 29 . En el año 1627. puesto que bajo ningún punto de vista son improvisadas. es decir saben a donde van. a fin de que la cosecha fuese más abundante” 29[2]. Cosa diferente ocurrió en el Paraguay. Estas misiones.Consistían en realizar tareas espirituales en cada una de las localidades por las que pasaban hasta llegar a su destino. como una forma de subsanar el escaso tiempo que pueden dedicarle a los pueblos visitados durante las misiones comunes. se ve la necesidad de regularizar los esfuerzos evangelizadores realizados hasta el momento. mínimamente el tiempo que duraría la experiencia e incluso los pueblos indígenas que podrían ser visitados. los jesuitas realizan un trabajo intensivo en esos lugares. No bastaba a su vez derramar la simiente del Evangelio en una tierra. se resolvió organizar los esfuerzos. y por las estancias de los españoles. El Padre Páez sería el encargado de esta organización. Sin embargo. en el Tucumán debieron conformarse con las misiones ambulantes por largo tiempo. padre Mucio Vitellesci. y dada la dificultad que siempre existió en la región del Tucumán para instalar misiones permanentes debido al carácter salvaje ya antes mencionado de los aborígenes de la zona. siguieron siendo el principal medio de evangelización de los jesuitas. sacrificando las excursiones evangelizadoras en pos de una labor más vigorosa. que tengan mucho cuidado de que se hagan las más misiones que se pudieren por los pueblos de los indios.

discurriendo por las dichas estancias y pueblos de indios”31[4]. según me informan. debió ser muy provechosa. puesto que en todas las cartas que se conservan del obispo Maldonado en que hace referencia a la actividad misional de los jesuitas. describen a los territorios de las provincias de Jujuy.30[3] Obedeciendo a esta disposición. debe construirse la parroquia para la cura de almas e instrucción de los naturales [. intentó organizar misiones semejantes con los sacerdotes del clero. Cochinoca y Casabindo”. donde se da cuenta que desde el Colegio que los jesuitas tenían en Salta. por pequeña que sea.] para que en ellas se junten indios de diferentes partes a ser doctrinados” (art 21). iglesia o capilla. quien había sido encargado por el rey de realizar una inspección del obispado. estas misiones de partido en toda la diócesis. no tiene para ellos sino palabras de elogio. Luracataos. confió oficialmente en 1637 a la Compañía de Jesús. Abtasis. según consta en una carta del padre Francisco Vázquez Trujillo a Felipe IV en 1632. Omaguaca. en cada pueblo o reducción de indios. Cachis. Este tipo de misión. si bien no tuvieron gran aceptación. El Obispo Maldonado. luego de lo observado en la visita. para la doctrinación de sus habitantes: “mando que. Escoipes. pero no con tanta actividad misionera. pero ante la falta de éxito del experimento. y Tucumán. aunque se quede el rector solo. dispusieron “que cada año salgan los padres dos veces por lo menos. Alfaro. hay gente muy necesitada”. centro y oeste de Salta. a los Choromoros. Las ciudades de Tucumán y Jujuy también tenían religiosos de la Compañía.adonde. a los indios Pulares. redacta una serie de Ordenanzas que.32[5] Las tribus mencionadas. a la ciudad de Jujuy y a los de Tilcara. Chicoanas. los jesuitas del Tucumán. haya de haber casa.. Bayogastas. Para comprender cómo se desarrolló la evangelización de los naturales durante el siglo XVII. a hacer misión.33[6] Ya existían. podemos encontrar una idea bastante acabada leyendo las Ordenanzas de don Francisco de Alfaro. Noticia de estas misiones nos llegan de una carta que el padre Francisco Vázquez de la Mota enviaba a Roma en 1658. donde con decencia se celebre y pueda decir misa” (art 20) “Junto a la casa de Dios. para facilitar la adoctrinación y cura de almas. por lo menos pueden darnos una idea de algunos criterios que se seguían en la evangelización de los naturales durante esa época.. pero a grandes distancias unas de otras y era menester multiplicarlas. . “se hace cada año misión al valle de Ciancas.: o 30 31 32 33 Instalación de iglesias y capillas en todas las poblaciones estables.

ha de haber particular cuidado de que haya quien enseñe la doctrina. principalmente de los jesuitas. deja constancia que existían en el Obispado del Tucumán diez reducciones: ocho a cargo de los jesuitas y dos de los franciscanos. El Obispo Victoria. Los mercedarios se dedicaban a atender a los residentes de la ciudad desde su convento (ubicado en la actual calle 20 de Febrero esquina Caseros. antiguo o nuevo. y lo mesmo se ha de guardar con cualquier chacra o estancia” (art 68). “Más aún. los que tienen en casa indios o indias infieles. ocupándose en esto media hora o poco más. donde hoy se levanta la Escuela Zorrilla). que estuvo a cargo de los Jesuitas. Nace el Culto a las imágenes del Señor y la Virgen del Milagro Si bien esta parte de la historia no hace referencia a una actividad misionera explícita.34[7] Catequesis de adultos: “En cualquier pueblo que haya. media hora después de salido el sol y media hora antes de ponerse. acudan todos los días a la doctrina. Una relación de la época. La doctrina de la Caldera. y recen la doctrina. en segundo término de los franciscanos. se incluye en el presente trabajo debido a la profunda influencia que tendrán estos acontecimientos en la religiosidad de la Iglesia de Salta. cumplió su promesa: dos cajones 34 35 . sin que en esto haya falta ninguna. mostrándose en su mayoría siempre rebeldes a convertirse al cristianismo. y lo demás del tiempo los curas los dejen ir a servir a sus padres y madres” (art. 65). deben enviarlos por una hora todas las mañanas a la iglesia para la doctrina ” (art 71). Años más tarde.35[8] Durante la segunda mitad del siglo XVII los naturales siguieron defendiendo con tesón su tierra y sus costumbres. había prometido enviar una imagen de Cristo para la Iglesia Matriz de Salta y otra de la Virgen del Rosario para el Convento de los dominicos de la ciudad de Córdoba. y en cualquier reducción por pequeña que sea. que tenían misiones a lo largo de la región del Chaco y en los valles Calchaquíes y. junto al cual tenían una toldería de naturales a quienes catequizaban.o o Catequesis de niños: “Todos los muchachos y muchachas. era la única en el Valle de Lerma que rendía sus frutos. La labor misionera estaba a cargo. del Obispo Manuel Abad Illiana. desde cinco hasta once años.

llegaron flotando al Puerto del Callao. con sogas al cuello. Así era el Cristo cuando recién llegó a Salta Así era la Virgen cuando recién llegó a Salta El 13 de Setiembre de 1692. dando origen a las actuales ciudades de Metán y Rosario de la Frontera. En 1592 llegaron las dos imágenes a Salta y. la cual quedó destruida. hoy superada. El terremoto también había sacudido a la ciudad de Salta durante tres días. no se sabe si porque naufragó el navío o porque las arrojaron como era costumbre en la época. a un paraje llamado Metán. Se tejió una leyenda alrededor de este hecho. También notaron que el rostro de la imagen tenía un color pálido. El día 13 todos acudieron a la Iglesia Matriz a pedir misericordia. y la del Santo Cristo debe haber sido colocada en un lugar adecuado. las manos atadas y con la cabeza cubierta de cenizas en . pero sin que se produjeran víctimas. Los sucesivos temblores pusieron a prueba la fe de los salteños: se abrieron grietas en la tierra y en numerosos edificios. que no había sufrido daños a pesar de haber caído desde tres metros. el valle de Lerma fue estremecido por fuertes terremotos. después de tributársele los cultos correspondientes. donde se radicaron. la ciudad había sido destruida como consecuencia de la falta de religiosidad de sus pobladores. según la cual. dado que la Iglesia Matriz estaba aún en construcción. muriendo o abandonándola los pocos pobladores que la habitaban. y a adorar a Jesús Sacramentado. Los Padres Jesuitas y Mercedaros organizaron procesiones por las calles de la ciudad. con sendos rótulos indicando su contenido y destino. Los sobrevivientes se dirigieron hacia el sur. la Imagen de la Virgen siguió camino rumbo a su destino. que los fieles siguieron descalzos. con epicentro en la ciudad de Esteco. Al entrar a la Iglesia Matriz. vieron que en el altar mayor estaba caída la imagen de la Virgen.

Pauchipas. Según expresa Monseñor Vergara. con la entrada del Gobernador Ramírez de Velazco en compañía por el padre Barzana. Quilmes y Chicoanas. que había sido donada por el Obispo Victoria. que les servía para comunicarse con todas las tribus del altiplano 36[1]. "es indudable que el pueblo salteño de 1692 quedó más impresionado de la interpretación milagrosa de la caída de la imagen de la Inmaculada a la cual se bautizó inmediatamente con el nombre de Virgen del Milagro. conocida también con el nombre de “kaká”. para lo cual había solicitado la colaboración del ya conocido misionero. debiendo su nombre al que identificaba a las distintas tribus indígenas que habitaban esa región. El Santo Cristo recién aparece con el nombre de Señor del Milagro pasado el año 1760" La difícil actividad misionera en el Valle Calchaquí en los siglos XVII y XVIII El Valle Calchaquí comprende el sur de la provincia de Salta. Ese día comenzó a correr una versión de que el Jesuita José Carrión había recibido una revelación de Dios en la que le había dicho que los temblores cesarían si se sacaba en procesión la imagen del Cristo que estaba en al altar de las Animas de la Iglesia Matriz. Los temblores continuaron la noche del 13 y al amanecer del 14 de Setiembre los habitantes de la ciudad se confesaron y comulgaron. durante el cual la imagen de la Virgen mudó continuamente de colores causando confusión entre los fieles. Tolombones. Este valle se hallaba poblado por tribus con carácter en extremo belicoso y constituida por diferentes naciones entre las que se encontraban los Pulares. Diaguitas. La obra de la evangelización en el Valle calchaquí dio sus primeros pasos a fines del siglo XVI. entre otros. Surintos. aunque hubo una revelación maravillosa. Ese 15 de Setiembre cesaron los temblores y el Cristo fue retirado del altar de las Animas y conducido al costado de la Iglesia Matriz. buscando realizarla de manera pacífica. El pueblo decidió que así se haría al finalizar el novenario que se había iniciado el día 14 en honor de la Virgen. 36 . al cual no se le aplicó entonces tan honroso título. Los jesuitas predicaron el novenario. Yacampis. por ser reconocida su capacidad como pacificador. Calchaquíes. que de la intervención del Santo Cristo. Todos utilizaban el quichua como lengua común. al lado de la Virgen. Tucumán y este de Catamarca.señal de penitencia.

se desataron sucesivos enfrentamientos entre españoles y los naturales. y en vista de la dificultad de pacificar a los Calchaquíes. que provocarían para el año 1657 el total desbaratamiento de la raza.37[2] La Compañía de Jesús se había introducido repetidamente en el valle realizando misiones ambulantes. En 1614. en 1626 los jesuitas abandonaron nuevamente la residencia entre los calchaquíes. 37 38 39 40 .. Ordenó que los jesuitas abandonaran el valle. el obispo Trejo.Comenzando el siglo XVII. “habían ya como diez iglesias nuevas con sus cruces”.39[4] Lamentablemente. y de esa manera pacificar y reducir a los indios. admitiendo los dichos curatos para sustento de los cuales. Estas razones las expresa el historiador jesuita Nicolás del Techo. Esta experiencia parece haber sido el intento más serio de instalación definitiva en ese valle. y habiendo para él alcanzado del Sr. conocidos como “las guerras Calchaquíes”. Nicolás Durán penetró en el valle Calchaquí y en vista del estado del país y de los indios. y de cuatro padres que siempre han de andar en ellos”. Obispo la colación canónica de dos doctrinas o curatos (. opinando que los moradores de éste podían ser atendidos con frecuentes visitas de los religiosos de la residencia de Salta”. porque embargaban cuatro jesuitas y ninguno de aquellos indios se convertía. se inició el proceso de pacificación de los indios de este valle. comparado con las misiones que se desarrollaban en el Paraguay. quien logró que algunas tribus voluntariamente se redujesen y levantasen poblaciones en el valle. Francisco de Barrasa. la misión en el Valle debió ser abandonada “por la extremada pobreza de los padres”. al fin ahora me determiné del todo a tomar la conversión de aquellas almas muy a pecho y para siempre. de dos padres de la Compañía. 38[3] Sin embargo. volvía a encomendar a los jesuitas la evangelización del Valle Calchaquí. debido al poco éxito entre los indios.40 [5] Después de esto. el provincial padre Torres consiguió la autorización para enviar a los padres Juan Darío y Horacio Morelli para establecerse en la región. hasta que en 1609. por iniciativa del Gobernador del Tucumán. prometiéndoles “enviar sacerdotes que los doctrinasen e instruyesen en la santa fe y enseñasen la doctrina cristiana y administrasen los santos sacramentos”. y a los obstáculos que ponían los españoles. En 1613. poco después.) y estando dichos indios ya más mansos y dispuestos con una misión que envié a ellos hace tres años. Por lo menos así se deduce de una carta que el provincial Pedro de Oñate al General de la Compañía escrita en 1618: “Habiendo deseado mucho en esta provincia que tomásemos este asunto más de propósito y con perpetuidad. juzgó prudente abandonar las dos residencias puestas seis años antes. Los españoles se quejaban de estar cohibidos por la Compañía para castigar aquella gente indómita y pérfida como merecía. de la siguiente manera: “El P..

siendo transformada con posterioridad en la primera parroquia de la región. otros trescientos indios. de 200 indios. siendo muy posible que lo mismo ocurriera en Molinos... Así lo dispuso el Cabildo desde Salta. se tiene noticia de tres reducciones estables de estos indios Calchaquíes. y en Esteco todos los Indios Acalianes. Todas las misiones de los Jesuitas en el Valle Calchaquí. en el valle de Choromoros (al norte de la actual Tucumán). enviando “orden apremiante con penas y censuras. Al norte del valle establecieron una reducción en Cachi. Al puerto de Buenos Aires fueron más de doscientos”41[6]. los Angastacos. Luego de esto. prediquen y adoctrinen”42[7]. unos a la Rioja. en 1642. Fue el primer núcleo urbano de indios conversos integrado por tribus de las pendientes y quebradas de las montañas del occidente y por los de las tribus del norte. para que procurando darse a entender y aprendiendo la lengua de dichos indios calchaquíes. Su capilla data del siglo XVIII.  otra. los más en Salta y algunos en Jujuy. otros a Londres. otros en Tucumán. En el sur se estableció la misión de Santa María de los Angeles de Yocavil en el territorio de la actual provincia de Catamarca. en el centro mismo del valle. 41 42 . otros se situaron en Choromoros. Su fundación databa de 1617. A Cordova llevaron muchos encomendados (. en las proximidades de la ciudad de Salta. Los jesuitas. pero fue establecida definitivamente en 1641.En medio de las guerras Calchaquíes. para que dos clérigos que había en aquella ciudad hiciesen el oficio de cura. los jesuitas intentaron establecer una misión permanente en estos valles nuevamente a partir de 1640. cerca de las tribus de Quilmes y Colalaos. dependían del Colegio Apostólico de Salta Las guerras calchaquíes produjeron como resultado la deportación de las poblaciones indígenas “saliendo los indios. prisión y otros apremios. sin embargo. atendidas por clérigos:  una que contaba con alrededor de cuatrocientos indios. a pedido de los clérigos que las tenían a su cargo. uno de los Pulares y otro de los indios Calchaquíes”. Los pocos indios que quedaron fueron encomendados al clero secular.  En las proximidades de la ciudad de San Miguel (de Tucumán). otros a Catamarca. también que cuentan con un doctrinante permanente. que cuentan con un doctrinante permanente. acudían a enseñarles algunas veces durante el año. les enseñen. logrando fundar la reducción de San Carlos en la actual provincia de Salta. instando a los vicarios responsables a que “compelan y apremien a los clérigos que tuvieren.). pero estos sin doctrinante.

43 . de Pulares. se realizaron incursiones misioneras desde el Colegio de Salta. arrancada de su tierra natural. sin recibir demasiada atención. palabra que significa “río grande” (en referencia al Bermejo). . el obispo Manuel Abad Illana. Para el año 1768.43[8] Cabe señalar que los calchaquíes erradicados de sus tierras y llevados al Valle de Lerma. el norte de Santa Fe y el sudeste de Bolivia. los jesuitas fundaron sobre las riveras del Bermejo la misión de San Francisco de Regis para los indios Mataguayos. . huían o se suicidaban en elevado número antes que vivir sometidos. fue desapareciendo bastante de prisa. pero dejando huellas del Evangelio a su paso por todas las tribus que visitaban. También es conocida esta región como Chaco Gualamba. La actividad misionera en el Chaco Salteño en los siglos XVII y XVIII El Gran Chaco abarca las actuales provincias de Chaco y Formosa. Haz click sobre el gráfico de la izquierda para ver un mapa de las tribus aborígenes que habitaban el Gran Chaco al momento de llegar los españoles. intentaron conquistar el Gran Chaco mediante expediciones militares. a partir de la cual realizaron incursiones siguiendo el curso del Pilcomayo y el Bermejo durante el siglo XVII. Los gobernadores del Tucumán del siglo XVII. Chicoanas y Calchaquí. y ya casi no hay vestigio de la indiada que había a lo último del siglo décimo sexto”. las que fracasaron una tras otra. más el este de Salta. En 1653.La raza Calchaquí. La palabra Chaco parece provenir del término quichua “chacú”. sin mucho éxito. expresa en una carta: “He recorrido todos los territorios de Salta. En reiteradas oportunidades. el noreste de Santiago del Estero. La Iglesia expresó continuamente su protesta ante esta situación. sin poder establecer misiones estables. durante la segunda mitad del siglo XVII. que designaba al método de caza comunitaria desarrollado por las tribus de la región.

ni la pueden tener por la necesidad de alimentarse de lo que encuentran sin trabajar La embriaguez. siendo párroco de San Salvador de Jujuy solicitó repetidamente al gobierno del Tucumán. Para esta misión solicitó el Obispo Francisco de Borja. por Cedula Real.. Las tribus más débiles se acercaban a los padres. es bien conocido en toda esta mi Diócesis (. de los indios mocovíes. Ante este pedido. buscando el apoyo de los misioneros para que los defendieran de las más belicosas. 44[1] Del siglo XVII. una vez que se constituyese con ellos una reducción por parte de los misioneros. que pensasen seriamente “en una ocupación espiritual. como en el pasado por parte de los conquistadores. vejación alguna. todos bárbaros y en nada parecidos a los nuestros. vicio generalísimo en todos ellos La multitud de idiomas. según expuso el padre José Cardiel en una relación escrita luego de la expulsión de los Jesuitas:     “Su modo de vivir sin dependencia ni subordinación alguna. Este último. hablan la lengua guaraní que es común en Paraguay y que se habla en todas las grandes Reducciones tenidas por la Compañía de Jesús”46[3]. No tienen ellos en su infidelidad asiento ni morada fija. cuyo celo por la salvación de las almas y en particular de los pobres indios. logró que en 1681. cerca de la cual habitaban los indios Chiriguanos. se dispusiese a proceder a la evangelización del Chaco de modo pacífico. a los padres Jesuitas. robaban sus pocos bienes. tobas y de las otras tribus de aquella región tan turbulenta”.45[2] Su insistente solicitud. matando a los que se oponían. como así también a los Obispos. asegurándoles que no serían arrojados de su tierra ni tendrían. amigos de los españoles. Esto obliga al pobre misionero a perder mucho tiempo en conquistar y persuadir a cada uno de por sí. en el Perú y en muchos otros reinos”. que raptaban a sus mujeres y niños para hacerlos esclavos. cabe destacar la misión que condujo al martirio a los padres Juan Antonio Solinas y Pedro Ortiz de Zárate. sin ruido de armas. Al 44 45 46 .Cuatro obstáculos entorpecían notablemente la conversión entre los aborígenes del Chaco. Así. con estas palabras: “Para evangelizar a estos chiriguanos y las demás tribus del Chaco. si que haya alguno general como lo hay en Brasil.. El plan misionero del Padre Zárate consistía en asentarse en las proximidades de la ciudad Tarija.) Los Chiriguanos de Tarija. no sería difícil atraer a las otras tribus del Chaco. los jesuitas decidieron retomar la misión en el Gran Chaco. los misioneros más aptos me parecen los padres de la Compañía de Jesús. iniciaron su prometedora actividad misionera. abandonada años antes. Establecidos en el valle de Zenta (alrededores de la actual ciudad de San Ramón de la nueva Orán).

que son conocidos como “los mártires del Zenta”. dependiendo todas del Colegio de Salta. San Nicolás de Ortega y otras de menor importancia. establece la sede del gobierno en Salta. malbalaes. que sería el epicentro de la obra misionera entre los indígenas de esa región. para formar poblaciones como las del Paraguay”. una india y once indios) que estaban junto a los dos misioneros en Santa María. vilelas. que el 27 de Octubre de 1683. un negro. levantaron pronto la misión de Santa María. Unas leguas al sur. isistinés y otras naciones pacificadas en la provincia del Chaco por el gobernador del Tucumán don Esteban de Urízar. desde donde emprenderá una campaña militar con la intención de dar una pronta solución a la cuestión del Chaco. se funda la misión de la Inmaculada Concepción. Baltazar de Tejada. chunupíes. En esta empresa.poco tiempo nacía la Reducción de San Rafael. se encarguen de las misiones y reducciones. Joaquín Yegros y Antonio Macheni. sordos a los misterios de nuestra santa fe y por odio de la ley de Dios que aquellos sacerdotes del altísimo les predicaban con el más grande amor por sus almas. los hechiceros. Fruto de esta expedición se fundaron las reducciones de Balbuena. según se lee en un memorial del P. no sólo de los indios mocobíes. un mulato. traspasaron sus cuerpos con un dardo”. En 1715. tobas. dos niñas. Macapillo.47[4] Actualmente se está promoviendo la causa de beatificación de los dos sacerdotes y los dieciocho laicos anónimos. A comienzos del siglo XVIII. viendo indefensos a los dos ministros de Dios.48[5] A lo largo del siglo XVIII. llevó consigo a los Padres Francisco Guevara. San Esteban de Miraflores. después de haberles cortado la cabeza. Bartolomé Jiménez: “Tiene resuelto y mandado (su Majestad) de que los de la Compañía de dicha provincia. ojotas. el gobernador del Tucumán don Esteban de Urizar. Los desnudaron a todos y. incitados por el demonio y sus sacerdotes. los gobernadores del Tucumán emprendieron una serie de campañas militares que consistían en la instalación de fuertes de avanzadas. En el año 1716. fue atacada por indios tobas y mocovíes infieles. sino de las demás parcialidades de innumerables infieles que en aquel intermedio de dicha provincia del Chaco habitan. Mientras el jesuita Juan Antonio Solinas y el clérigo Don Pedro Ortiz de Zárate predicaban el catecismo de la mañana. cuyos belicosos habitantes atacaban frecuentemente las ciudades de los españoles. “aquellos traidores. 47 48 . los agredieron con gran griterío y los mataron con los dardos y otras armas semejantes a clavas y los decapitaron. Felipe V comunicaba al prepósito general de la Compañía su resolución de confiarle a los jesuitas la evangelización del Chaco Gualamba. Después mataron también a otras dieciocho personas (dos españoles.

porque tiene que tratar con gente desnuda. para nada miedoso.50[7] Durante la segunda mitad del siglo XVIII. porque sería más de peso que de ayuda”. un corazón amplio. escribía: “La provincia del Tucumán que. no debe ser enviado por Vuestra Reverencia. y fundar nuevas reducciones con la confianza que me prometen las primeras tentativas. Así se logró que la mayoría de las tribus acordaran la paz con los españoles.49[6] Una nota interesante que nos habla de las cualidades que debieron tener aquellos misioneros. en una memoria de la visita d el Padre Juan Patricio Fernández a la reducción de San Esteban de Miraflores en 1724: “En orden a su doctrina y enseñanza se proseguirá en la forma que está entablado. la pacificación del Chaco podía ya darse por lograda. En las proximidades de estos fuertes. se iban fundando reducciones. que se convertirá todo el Chaco. Pero los domingos. segundo. por la experiencia que tengo.debo advertirle de antemano. goza hoy de una paz tan inalterable que 49 50 51 . y habiendo rezado las oraciones y catecismo. para cuya adoctrinación se designaba a un sacerdote de la Compañía. haciéndoles la doctrina por la mañana acabada la misa. su caridad debe ser suma. y se les explicará por espacio de un cuarto de hora. poco desemejante a las fieras. se refiere a las prometedoras perspectivas para la misión en el Chaco: “A vuestra Reverencia tengo escrito en asunto de conversión de los infieles.. les preguntará el padre en particular así a los grandes como a los niños alguna oración o misterio. Y quien no tuviese tales cualidades. trataba de despoblarse. acosada por espacio de un siglo y casi arruinada por estos indios. en lugar de dicha explicación. que éste debe tener las siguientes cualidades además de las religiosas: primero. Los sábados por la mañana se cantará la misa de la virgen (si no ocurriere alguna fiesta solemne. sin escrúpulos impertinentes. lo cual abría un terreno inmensamente rico a la obra misionera. que entonces será de ella). en la que expresa: “. la da una carta escrita por el Padre Ruiz al superior de la Compañía en 1683. debe ser totalmente desapegado del mundo y bien resuelto en los peligros y dificultades. y por la tarde se rezará su rosario y se cantarán sus letanías”. afeándoles sus vicios y exhortándolos al santo temor de Dios y guarda de sus mandamientos. se les hará una platiquita tocante ´ad mores´. solicitando el envío de un nuevo sacerdote misionero para que se sume a ellos. con un rostro alegre.poblados por soldados que pudieran perseguir a lo indígenas dentro de sus propias tierras. Algunos datos nos llegan de la labor de los jesuitas en el Chaco Gualamba. que fuera una conquista espiritual mayor que la del Paraguay como no falten medios para mantenerla”.51[8] En otra carta del Padre Pedro Juan Andréu a Carlos III fechada en 1763. En una carta fechada en 1762 del padre Juan de Escandón al procurador Ignacio José González.

los indios dispersos por diversos lugares y montes. en base a una visita realizada a estas reducciones en 1791. consumidas éstas. y de ciento hasta doscientas en parte. viviendo en su ley. de Tobas y Mataguayos. a pesar de los denodados esfuerzos de los frailes por conservarlas. en que dieron la paz. de Lules con 550 almas. los franciscanos se hicieron cargo de estas siete misiones. sino por no poseer la extraordinaria capacidad organizativa de los jesuitas. obligados de no tener con qué mantenerse la vida temporal. con 656 almas. sin obediencia a sus párrocos. cuya vasta región se dilata en quinientas leguas de largo de sur a norte. también llamada San Joaquín de Ortega. porque todos los indios enemigos están ya en reducción. y tres de ellas se fundaron en el pasado de 1762. no por falta de celo evangelizador de los frailes. En un informe de Don Ramón García de León y Pizarro. podemos leer: “las reducciones están desposeídas de los libros de iglesia. Al momento de la expulsión de la Compañía de Jesús. fundada en 1735 Luego de la expulsión de los Jesuitas. Estas se han fundado desde el año de cincuenta. acordonados en ocho reducciones. de indios Isistinés y Toquistinés. de indios Pasaynes. ni con qué vestirse”. con 200 almas. gobernador intendente de Salta. de oriente a poniente”. en 1767. fundada 1749  San Ignacio de Ledesma. de cajas y de otros papeles pertenecientes a sus temporalidades. con 600 almas. cubren y defienden toda la frontera que antes hostilizaban. de indios Mocobíes. 52 53 . las cuales duraron hasta la primera década del siglo XIX Sin embargo. fundada en 1751  Nuestra Señora de la Columna o Nuestra Señora del Pilar de Macapillo. son vasallos de Vuestra Majestad y.ni temor le ha quedado de que podrá turbarla el tiempo. No quedan ya indios enemigos a la parte de la provincia del Tucumán. éstos atendían en el Chaco siete misiones de indios53[10]:  La Purísima Concepción de Abipones. fundada en 1752  Nuestra Señora del Buen Consejo. con 740 almas. fundada en 1763  Nuestra Señora de la Paz. fundada en 1756  San Esteban o Miraflores. la partida de los padres de la Compañía significó el comienzo de la ruina de estas misiones. de indios Vilelas. es en este momento en que se vislumbra un futuro ampliamente prometedor en las misiones de los Jesuitas. con casi cuatrocientas almas. también llamada San Ignacio de Río Negro.52[9] Precisamente. en que su labor será truncada al ser expulsados. de indios Omohampa con 200 indios. también conocida como San José de Petacas. pero quedan innumerables naciones infieles que pueblan el centro del Gran Chaco. fundada en 1763  San Juan Bautista de Balbuena.

sin tener referencias precisas respecto a la ubicación de las otras dos. se tiene noticia de que únicamente atendían el Convento pero su actividad parece circunscribirse principalmente a los pobladores y lugares cercanos.. y que influyó notablemente en la evangelización de todo el continente.. 54 55 . De estas tres doctrinas. las cuales doctrinas han administrado y servido como curas y actualmente sirven sin estipendio ni salario alguno. quedándose con todos los bienes que la Orden poseía en esas tierras. con algunas salidas hacia los calchaquíes. la realizaban en el Paraguay. habían “llegado las más de dichas reducciones a su última ruina”..54 [11] En esta carta hacía referencia a casi la totalidad de las reducciones del Chaco. la mayor parte de la labor misionera de los franciscanos. La orden de expulsión estaba fechada el 12 de Julio de 1767 y los jesuitas de Salta fueron detenidos el día 3 de Agosto del mismo año. se tiene noticia de la existencia de “tres doctrinas en la gobernación del Tucumán (. En concreto. y en algunos de ellos hubo ensayos de enseñanza secundaria. Con respecto a la actividad específicamente misionera. En 1767 la Corona Española expulsó a los Jesuitas de América Hispana. sustentando los conventos a los dichos doctrinantes con mucho trabajo”55[1]. probablemente cerca de Córdoba y San Miguel de Tucumán. a los pocos días se los trasladó directamente al puerto de Buenos Aires..) tienen mucha cantidad de gentes.En resumen. en la ciudad de Salta. La Obra Misionera de los Franciscanos en los siglos XVII y XVIII Al igual que ocurría con los Jesuitas. una se ubica con certeza entre los ocloyas de Jujuy. excepto la de San Joaquín de Ortega. sabiéndose que tuvieron escuelas primarias en todos los conventos de la gobernación. En el Tucumán. Expulsión de los Jesuitas: la solución franciscana El acontecimiento más lamentable de la historia misionera de América del siglo XVIII. su mayor esfuerzo lo dedicaron a la educación. el obispo Abad Illiana hacía saber a todos los fieles de la diócesis que debían devolver de inmediato cualquier bien que poseyeran de los jesuitas y que tenían que reintegrar también todo lo que hubiesen recibido de ellos con posterioridad al 12 de julio. fue la expulsión de la Compañía de Jesús. Poco tiempo después. que se mantenía en buen estado. Conducidos fuera de la ciudad..) las cuales (.

la Gobernación del Tucumán había sido dividida en las Intendencias de Salta del Tucumán al norte (actuales provincias de Salta. no escapando a esta realidad la región del Tucumán. No se puede negar la buena voluntad y la competencia de quienes sustituyeron a los jesuitas en la labor evangelizadora. A consecuencia de esto. Tucumán. se inicia un período en que el gobierno civil asume con más fuerza que antes los privilegios del patronato. en 1783. el virrey del Río de la Plata. En 1778. en algunos casos. Las reuniones de esta junta las presidiría el gobernador del Tucumán. Había que “restituirles los rehenes y prendas que hubiese retenidas. Luego de la expulsión de los jesuitas. ya no por impulso de los misioneros. don Pedro de Cevallos.56[1] Esta Junta se conformaría por un presidente. los mercedarios. A partir de entonces. Fruto del actuar de esta junta se fundaron tres reducciones entre 1778 y 1779 en los territorios de las actuales provincias de Chaco. reemplazándose las anteriores Gobernaciones por Intendencias. Santiago del Estero. sin violencia ni grosería. que las iban fundando en sus campañas militares. que “debía proceder sin pérdida de tiempo al establecimiento de las reducciones del Gran Chaco”. pero el cambio produjo una notable crisis en la acción misionera en todo el continente.Los jesuitas tuvieron que salir de los treinta pueblos de misiones gobernados por la Compañía en todo el Tucumán entrando en su lugar los franciscanos y. crea mediante un decreto una “junta reduccional”. tres vocales. y norte de Santiago del Estero. como en los tiempos de los Jesuitas. 56 . y luego entregaban para su cuidado pastoral a los frailes franciscanos o a clérigos. y que con el tiempo se irían constituyendo en curatos y parroquias. los rudimentos de nuestra sagrada religión”. las reducciones fueron naciendo. un eclesiástico interventor y un protector de indios en clase de fiscal. sino por obra de los gobernadores. Esta junta se compondría “de sujetos expertos en esta clase de expediciones y que con título de reducción o Propaganda Fide la celebrasen en San Miguel de Tucumán”. y pasar luego los eclesiásticos que se considerasen más idóneos a introducir en aquellos naturales. Primera mitad del siglo XIX. en lo tocante a la fundación de reducciones. Creación de la Diócesis de Salta En 1776 la corona había creado el Virreinato del Río de la Plata.

. sin negar la participación muy limitada del gobierno civil.. Y toda esta obra fue casi exclusiva de la Iglesia... perteneciente a la intendencia de Potosí Al sur la Diócesis de Córdoba.... que ayudaba económicamente a todas las misiones. escribir y contar.... que asume formalmente al frente de la diócesis el 23 de Marzo de 1807. se había trasladado la vieja Iglesia Matriz que se encontraba en . particularmente a los que estaban en condiciones de enseñar. el Obispo Moscoso solicitó a la Congregación Betlemita de Lima que enviara religiosos para la atención de un hospital en 1805. pero como no vinieron más religiosos en 1822 cesó la atención hospitalaria en Salta. .Haz click en el gráfico de la derecha para ver un mapa con la división política de América del Sur a finales del Siglo XVIII y comienzos del XIX Haz click en el gráfico de la izquierda para ver un mapa con la división política detallada de América del Sur a finales del Siglo XVIII y comienzos del XIX ...... para que la división eclesiástica coincidiera con la civil. San Juan y San Luis de la Punta... de la provincia de Cuyo.. comprendiendo la intendencia del mismo nombre más los partidos de Mendoza. el 28 de Marzo de 1806.. Finalizando el siglo XVIII.. dirigió una carta pastoral a los fieles de la diócesis.. Por fin. más la provincia de Tarija.. ... A requerimiento del Cabildo y del gobernador intendente. Los betlemitas residieron en el propio hospital y adquirieron lotes contiguos para ampliarlo... el gobernador intendente de Córdoba del Tucumán. El Obispo Alberto en 1782. En setiembre del mismo año. Surgen en esta época en todo el territorio del Tucumán diversas escuelas......... el rey de España designa titular de la nueva diócesis al entonces obispo del Paraguay.000 personas. estimulándolos a que lo hicieran en forma pública. la Iglesia se preocupó por la educación pública de todo el Tucumán. el papa Pío VII divide la Diócesis del Tucumán en dos: o o Al norte la Diócesis de Salta coincidiendo con el territorio de la Intendencia de Salta del Tucumán.. marqués de Sobremonte propone la división del Obispado del Tucumán en dos. Se enseñaba obligadamente a leer... El nuevo obispado de Salta contaba con más de 100. En 1785. . anteriormente iglesia de los Jesuitas (en 1794..Catamarca y Jujuy) y la de Córdoba del Tucumán al sur (actuales provincias de Córdoba y La Rioja).. Otra de las preocupaciones de la Iglesia fue la prestación de un servicio hospitalario.. .... monseñor Nicolás Videla del Pino. El 4 de Junio 1810 se erige en Catedral del Obispado la por entonces Iglesia Matriz.

En 1825. en una construcción contigua a la Catedral. De este modo. casi en su totalidad se plegó con extraordinario entusiasmo a la idea de la emancipación americana. Sin embargo. Tarija se segrega de Salta y de la Argentina. que se descuidó su misión principal: se cerró el Seminario. Ver Mapa de Américaantes de comenzar el proceso de emancipación Ver mapa del Vireinato del Rio de la Plata antes de comenzar el proceso de emancipación Ver mapa de las Ver mapa de las Provincias Unidas del Provincias Unidas Rio de la Plata en el del Rio de la Plata en año 1816 el año 1814 Fuente: Edición Especial de Diario el Clarín . Durante este período. la diócesis de Salta padeció de la intromisión del poder civil. . se despoblaron los conventos. que en 1820 se disuelve dando origen a las actuales provincias de Santiago del Estero. cuando Belgrano se hizo cargo del mando del Ejército del Norte. Tucumán y Catamarca.Argentina . la geografía de la región sufre varios cambios: en 1814 se segrega de la Intendencia de Salta del Tucumán la Intendencia de Tucumán. ubicada en la esquina de las actuales calles Mitre y Caseros). que había pertenecido también a los Jesuitas. la diócesis de Salta atravesó una crisis. se abandonaron muchas parroquias. en Mayo de 1812 dispuso alejar a Monseñor Videla del Pino de su cargo bajo sospecha de que éste respondía a las autoridades españolas.Museo Casa de la Independencia Nacional . expulsados años antes. debido a la falta de Obispo. se propagó el indiferentismo religioso aún en la masa popular y todo el orden eclesiástico cayó bajo el control de los gobiernos civiles. a la iglesia de los Jesuitas. . la diócesis estuvo gobernada por vicarios capitulares por breves lapsos de tiempo y sin autoridad suficiente para iniciar una reacción enérgica de la vida religiosa en las extensas regiones de la diócesis. se debilitó la enseñanza catequística. la región entró de lleno en la guerra civil. Al producirse el Movimiento de 1810. el Obispo se había adherido a la Junta de Mayo. y a que luego de la muerte del General Güemes. Desde ese momento.muy mal estado. siendo gobernada por provisores designados por el Obispo. Pero tan costosa y difícil obra absorbió todas las potencias y actividades de la Iglesia. El clero. Junio 1997 . y muchos sacerdotes deben ser contados entre los esforzados creadores de la nacionalidad. se suspendieron las misiones religiosas de los pueblos. Otra preocupación de Monseñor Videla fue la instalación de un Seminario Diocesano. Desde el fallecimiento en 1919 de Monseñor Videla del Pino. previa autorización del gobierno civil durante la primera mitad del siglo. El seminario funcionó bastante irregularmente. nace la República de Bolivia y en 1826. También durante este período.San Miguel de Tucumán. se perdieron casi todos los bienes eclesiásticos. trasladándolo a la ciudad de Buenos Aires donde moriría en 1819. la Intendencia de Salta del Tucumán quedaba constituida por las . hasta que fue clausurado en 1813. incorporándose a Bolivia. .

el papa decidió escindir de la diócesis de Salta a la provincia de Tarija. En 1839. . hasta 1834. las cuales proseguirían durante varios años. don Manuel Solá. lo cual no pudo concretarse debido a que se temió que esta división pudiera favorecer las intenciones del partido unitario que pretendía separar a Salta y Jujuy de la Argentina para anexarlas a Bolivia. Santiago del Estero. incorporándola formalmente a la arquidiócesis de Charcas. segundo obispo de Salta. su Escuela. el gobernador de Salta. lo que motivó una fuerte oposición por parte del gobierno argentino. Jujuy y Catamarca rehusaban someterse al Vicario Capitular con sede en Salta. . y cuya construcción estuvo concluida en 1878. inicia las gestiones solicitando que se envíen misioneros jesuitas a esta diócesis. si bien debe ser cerrado en 1864 debido a falta de fondos para su gestión. y las del departamento boliviano de Tarija (que seguía formando parte de la diócesis) prácticamente dependían de la arquidiócesis de Charcas. a la que se había comprometido por ley de 1853. el 13 de Octubre de ese año. Los primeros serían los reemplazantes de los Padres Jesuitas en la educación y en las misiones. En 1859. como ya había ocurrido con Tarija. En 1836. Su Iglesia. . siendo solemnemente consagrada como tal. . que había sido restituida en 1814 por el papa Pío VII. . en que Jujuy adquiere su autonomía y se segrega de Salta. En el año 1863. Ya en 1836. restituyéndose en forma definitiva en 1873. cuya legitimidad estaba distante de consentir. Santiago del Estero y Catamarca. Las autoridades eclesiásticas con asiento en las provincias de Tucumán. lo que ocurrió en 1855. en mérito al gran templo que allí se estaba levantando con la protección económica que prestaban el pueblo y el gobierno. . Desde aquí reiniciaron su labor misionera que había sido truncada durante 70 años. erige el Seminario conciliar de San Buenaventura. La presencia de los Padres Mercedarios. cuando el gobierno nacional envía una ayuda económica. monseñor Buenaventura Rizo Patrón. el gobernador de Tucumán propone la creación de un nuevo Obispado que comprendiese las provincias de Tucumán. fueron focos positivos de evangelización . Por 1850 los tucumanos trabajaban para que la sede episcopal fuera trasladada a la ciudad de Tucumán. . Los únicos religiosos presentes en Salta en este período son los franciscanos y los mercedarios. . sobre el terreno en que hoy se levanta. su Convento. obteniendo una negativa definitiva en 1845.actuales provincias de Salta y Jujuy. retorna Buenos Aires la Compañía de Jesús. Esto motivó a los salteños a emprender con decisión la construcción de la futura Catedral. también tiene importancia fundamental en estos primeros años del siglo XIX. puesto que esto parecía aprobar el desmembramiento político de un territorio argentino sustraído a la soberanía nacional por un acto de sublevación.

que se vieron de pronto sin el auxilio de España. y mientras muchas casas religiosas y misiones languidecían. Con respecto a los adultos. organizado por la Sagrada Congregación de Propaganda Fide. debido a la falta de entendimiento con las autoridades nacionales. pero todos ellos ignorantes. El nuevo enfoque misional. junto con el catecismo dominical en las parroquias.57[1] Quedaba así la escuela como el principal centro de la enseñanza de la catequesis a los niños y adolescentes. leemos: “La diócesis de Salta se halla en un estado bastante deplorable. devolvió la vida a las abandonadas regiones de las indias con sus colegios apostólicos que siguieron aportando hasta las tres primeras décadas del siglo XX. más que la homilía dominical. que emprenden la obra misionera bajo el auspicio de los obispos y conforme al espíritu de la propia institución. la acción de familias religiosas en todo el territorio americano. otras cerraban sus puertas dejando el campo de misión. La primera mitad del siglo XIX fue muy dura para la Iglesia en toda latinoamérica. falta quién instruya a los fieles y administre los sacramentos por lo que mueren muchísimos sin recibirlos y sin ningún consuelo religioso”. desde hacía mucho tiempo ya no existía ninguna instancia de formación religiosa. a través de la recién fundada Congregación de Propaganda Fide (1622) y de la misma Orden Franciscana. tiene muy pocos sacerdotes. Los Franciscanos de Propaganda Fide en el Chaco Salteño (1859 – 1913) Se destaca en el siglo XIX. ya sea nacidas en nuestro medio o llegadas de Europa.Los pocos datos que nos llegan de la historia de la diócesis de la época son desalentadores. a causa de una equivocada interpretación del patronato. actuaron los Franciscanos de Propaganda Fide (franciscanos dependientes de la Sagrada Congregación de Propaganda Fide). En un informes redactados por el cardenal Antonelli al internuncio Cayetano Bedini en marzo de 1853. Pero especialmente para las obras misionales. la Iglesia. muchas parroquias están sin pastor. . Peor aún después de los acontecimientos de la década de ’80 que desembocaron en la ley de enseñanza laica y la supresión de la enseñanza religiosa en las escuelas. Para hacer frente a las apremiantes necesidades misioneras de comienzos del siglo XVIII. se había visto en la necesidad de formar nuevos cuerpos de misioneros. En nuestra región. que habían sido el punto fuerte de la enseñanza religiosa del siglo XIX. y la instrucción que los padres dieran a sus hijos en el seno familiar. La Propaganda Fide representa un planteamiento apostólico centralista dentro de la Iglesia y una extensión en la actividad de la orden franciscana hacia una participación más dinámica en el 57 .

afirma que “en ningún momento de la historia de las misiones en el territorio argentino. Su primer superior fue fray Pedro María Pellici. de más intensa vida espiritual. de diversas tribus y lenguas. viviendo su misma vida.. se hicieron hermanos de los indios. formar intelectual y moralmente a nuevos misioneros y renovar espiritualmente a los frailes. se realizó una obra más provechosa por su amplitud y sus alcances. si bien dura y accidentada. que debían de ser además "casa de recolección". su finalidad era triple: asegurar la estabilidad y firmeza de las conversiones entre fieles. la orden de San Francisco determinó crear centros especiales de formación misionera: los Colegios o Seminarios de Misiones de Propaganda Fide. Tal es así que el Padre Honorato Pistoia. estableciendo el Colegio Apostólico de San Diego.campo misionero. en sus mismas chozas y participaron íntegramente del lento andar hacia la civilización”. año en que se trasladan al viejo y casi despoblado Convento de San Francisco de Salta. No dejaron rincón sin explorar. en el Chaco Salteño.. al prefecto de Propaganda Fide en 1859: “Es enorme la multitud de indios errantes. es decir. Los Franciscanos de Propaganda Fide llegan a Salta en 1856. fue confiada a la atención de los padres franciscanos de los Colegios Apostólicos de Salta y Santa Fe La encomiable labor de los frailes. que pueblan de Orán a Corrientes y del Pilcomayo al Salado. los padres del Colegio de Tarija. Viven todos en la mayor ceguera e ignorancia. quien tuvo a su cargo a 15 frailes venidos de Italia. En este sentido. como durante la presencia de los Misioneros de Propaganda Fide. que funcionó provisoriamente en el Convento de la Merced hasta 1867. sin descuidar de ninguna manera las letras. dejó su sello en el Chaco Salteño. Ya en 1779. pobres y desnudos.59[2] 58 59 . informaba el padre Pellicci. en las tinieblas de la superstición y la barbarie”. habían fundado la reducción de Nuestras Señora de las Angustias de Zenta. al sur de Bolivia. las ciencias y las artes. 58[1] Acerca del campo de acción que se abría a los frailes en el Chaco. La evangelización del Chaco Gualamba. Así.

y aún la esperanza que funden otras en aquella desgraciada provincia. Lamentablemente se iban perdiendo así una tras otra. En 1873 contaba con ochenta familias y un total de cuatrocientas sesenta y ocho personas. En el Diario La Nación Argentina. Las cuatro primeras de ellas tuvieron infeliz suerte:     60 Misión de la Esquina Grande. en que se han hallado los misioneros. que asistían mañana y noche a las instrucciones. unos 300 km al sud este de Orán. Perduró hasta 1864. y de la furiosa tormenta que amenaza la total destrucción de las misiones de la provincia de Salta. La misma inundación que devastó la misión de la Concepción. de Buenos Aires. quedó en ruinas. Llegó a tener entre sesenta y setenta familias. . y por la misma causa se perderá también la de la Inmaculada Concepción. por la codicia se ha destruido la reducción de las Conchas. al paso que otros pueblos indígenas manifestaban su deseo de catequizarse. cuando los hacendados españoles de las cercanías los desalojaron para apoderarse de las tierras. Reducción de San Francisco de las Conchas. diga ¡basta!”. fundada en 1859 con ochocientos indios matacos. y extendiendo su invisible mano poderosa.60[3] Misión de San Antonio. cuando debido a ataques de los indios. Misión de Concepción de Bermejo.El éxito en los comienzos fue prometedor. ya tenían los padres ganada la voluntad de los indios. unos setenta km al noroeste de la misión de Esquina Grande. contando con más de seiscientos matacos. fundada en 1862. si Dios no pone pronto remedio. fundada en 1868 en las cercanías de la Concepción del Bermejo (sobre la otra margen del río). entre 1856 y 1913. destruyó también esta misión. La misma perduró hasta 1875 cuando fue arrasada por una crecida del río Bermejo. en una nota publicada en alusión a este hecho. a tres leguas del Bermejo. que asesinaron al fraile a cargo de la misión. Durante el período de permanencia de los frailes en Salta. todas las fundaciones de estos frailes. Por el privado interés y codicia se han destruido la Reducción de Esquina Grande. Al cabo de dos años de obra misionera en ambas márgenes del río Bermejo. se incluyó como conclusión de la misma una carta del padre Pellici en la que afirmaba: “Este es el problema y el verdadero origen de tantas contrariedades. fundaron seis misiones en las márgenes del Río Bermejo. Perduró hasta 1860. fundada en 1856.

a unas cuarenta leguas de Salta. donde fundaron la reducción de San Miguel Arcángel de Miraflores en 1880. la última misión en el territorio del Chaco Gualamba. que nunca se entregarían a discreción de los padres. no sólo durante un tiempo.61[4] Luego de la destrucción de la misión de la Purísima Concepción. sino durante todo el año viven en la ciudad. acuden a los lugares de misión. En 1913. 61 62 . dejando de depender de Propaganda Fide. los franciscanos de los Colegios Apostólicos del norte de Argentina se organizan de manera autónoma. ya fuera por desastres climáticos que devastaban las reducciones. periódicamente se llevaban a los indios que lograban reunir los misioneros. tan sólo. y así lo han hecho por todo un decenio. entre indios matacos. sugería otro enfoque en el trabajo apostólico. según lo expresa fray Nazareno Morosini en una relación acerca de la misión: “habiéndolos juntado yo después varias veces para hacerles comprender el por qué de estarse allí los misioneros aleccionándolos y catequizándolos. o por las trabas que ponían a los frailes. Nuevamente.Luego de veinte años de incansable labor. fundada en 1900. declararon abiertamente la última vez que no querían saber nada de cristianismo.62 [5] Durante siete años mantuvieron esta misión. También aquí los frailes debieron luchar continuamente por mantener con vida a la misión. los demás apenas y ni siquiera apenas lo hacen. diezmando a la población de los indios que la poblaban. con resultados muy alentadores. Todo esto fue creando una doble sensación de fracaso y desaliento. el obispo Rizo Patrón escribió a Roma demostrando su insatisfacción por esta obra misionera: “Los más de sus sacerdotes y legos. la Misión de Nueva Pompeya. los hacendados de los ingenios. Mientras algunos de ellos. la que se encargó de desbaratar la misión. ubicada a más de 240 kms de Rivadavia. Tanto es así que en 1866. y viven como los demás padres de la provincia no destinados a las misiones”. junto al río Pasaje (Juramento). para hacerlos trabajar en sus tierras. Incluso la Congregación de la Propagación de la Fe. Esta vez fue una terrible peste de viruela. los españoles que querían apoderarse de las tierras y de los mismos indios para que trabajasen en sus haciendas. lo que provocó que los mismos frailes no quisieran ir a estas regiones. que comenzara a valerse por sí misma. Ya desde comienzos del siglo XX. los franciscanos comienzan a ver la posibilidad de una organización distinta. porque hemos nacido indios e indios queremos morir”. y que perdura hasta nuestros días. Esta fue una de las misiones más florecientes que fundaron los frailes del Colegio Apostólico de Salta. los frailes fundaron ya comenzando el siglo XX. También influyó la dureza de los mismos indios. los frailes trasladaron sus esfuerzos a las inmediaciones de la antigua población jesuítica de Miraflores. Luego de que se perdiese esta última. los frailes comprobaron con desazón que su esfuerzo no reportaba los frutos deseados.

Cobos. En cuanto a las actividades realizadas se mencionan visitas domiciliarias. El resultado fue satisfactorio debido a la prolija campaña de propaganda y a las visitas domiciliarias”. enseñanza del catecismo y conferencias en horarios de la noche.63[1] En otro informe presentado por la Acción Católica al Arzobispo. La Isla. Coronel Moldes.Grupos de Misioneros laicos en las décadas de 1950 y 1960 En las décadas del ‘50 y ‘60 se da un acontecimiento sin precedentes en nuestra Arquidiócesis: la actuación masiva de Grupos de Misioneros laicos. se menciona la participación de laicos en misiones barriales: “En varias oportunidades se realizaron misiones en los barrios alejados del centro. no obstante las dificultades que nos presentaba la persecución religiosa. Apolinario Saravia. San Antonio de los Cobres. Se organizaría con miembros de los distintos centros y círculos de la Acción Católica y se desarrollarían en diversos pueblos del interior de la provincia. Animaná. que se realizarían el Jueves y Viernes Santo de 1953. El Naranjo. los miembros de la Acción Católica. En los archivos del Arzobispado de Salta. La Candelaria. Alto Molino. Parecen haber sido los promotores de esta actividad de misioneros laicos.65[3] Dada la dispersión geográfica de las localidades donde se desarrollaría esta 63 64 65 . realizan una actividad misionera para el triduo pascual en diversas localidades y poblaciones de nuestra Arquidiócesis. 64 [2] En 1965 leemos en el Boletín Oficial de la Arquidiócesis la siguiente noticia: “El Equipo Rural de la Acción Católica ha preparado los grupos de personas que irán con un Padre Misionero para atender durante la semana Santa las siguientes poblaciones: La Merced. San Lorenzo. La Poma. Calvimonte. Lesser. que acompañados de uno o más sacerdotes. La Montaña. consta un Plan de Misiones para Semana Santa de la Acción Católica presentado para la aprobación del arzobispo Monseñor Tavella. esta vez detallando las actividades realizadas durante el quinquenio 1950-1955. Sin embargo. por lo menos podemos estar seguros de que el proyecto se estaba gestando. si bien no consta en archivos o documentación de la época que éstas misiones se hayan llevado a cabo. Amblayo”. pudiendo extenderse al sábado y domingo. Güemes.

en que volvemos a tener noticia de las mismas en el Boletín Oficial: “Como todos los años. podemos deducir que eran varios los grupos misioneros en cuestión. a los Scouts Católicos.actividad misionera. Acción Católica. Lateranenses. Salesianos. sumando en este esfuerzo a laicos de diversas comunidades y asociaciones católicas de la época.68[6] Se mencionan 28 pueblos y localidades como destinatarios de esta misión. entre los que se cuentan sacerdotes Redentoristas. Salesiano. Legión de María y Scouts Católicos. Belgrano. Movimiento Rural (ACA). ha ido a distintas poblaciones de la Arquidiócesis para celebrar con sus habitantes las funciones de Semana Santa y recordar los grandes misterios del amor de Dios hacia los hombres”. No se sabe exactamente durante cuántos años se produjo este fenómeno del accionar de los Grupos Misioneros para la Pascua. por alumnos de los Colegios Santa Rosa de Viterbo. a fin de ser más eficaces en el trabajo. y un Grupo Misionero de Rosario de la Frontera. pero se puede asegurar que al menos así ocurrió hasta el año 1967. Jesuitas. Movimiento Familiar Cristiano. Salesianos y Jesuitas. A continuación expresa que “Evidentemente que todo lo visto ha servido para estimular a los misioneros y en todos los grupos ha quedado la consigna de organizarse y prepararse mejor. veinte años después. y que se unieron a los sacerdotes que prestaron su colaboración al Movimiento Rural de la Acción Católica”. Colegio Santa Rosa y una hermana Concepcionista. Sus miembros pertenecían a la Juventud de Acción Católica. y la participación de sacerdotes del Clero. y laicos pertenecientes a los Scouts Católicos. Bachillerato Humanista. Si bien pareciera que esta actuación masiva de grupos de misioneros laicos fue una realidad aislada de la década del ’60. Es así que leemos en el Boletín Oficial un año más tarde: “Durante la Semana Santa han desarrollado su labor apostólica catorce grupos misioneros.66[4] A continuación menciona los pueblos misionados (cerca de una veintena) y los sacerdotes que los acompañaron. sería el precedente para el surgimiento de este tipo de Grupos con carácter más estable. celosos sacerdotes de ambos cleros y un grupo de apóstoles laicos. Para el año siguiente.67[5] Estaría asesorada por Monseñor Carlos Ponce de León y el RP Santiago Salto. alumnas del Colegio Santa Rosa de Viterbo y del Colegio de Jesús. 66 67 68 . Para este fin ha quedado constituida una comisión que tendrá a su cargo el planeamiento de las próximas misiones”. las Hermanas Azules. esta acción misionera se multiplicó. formados por miembros de la Acción Católica.

encontramos una comunicación del Secretario General del Episcopado Argentino Pbro. siendo su director Monseñor Carlos M. siendo su director el RP Arsenio Seage. y otro de las OMP. Las Obras Misionales Pontificias. la Obra de la Propagación de la Fe. sabemos fehacientemente que se erige la Pía Unión Misional del Clero en Salta. También se nombra Secretario de dicho Consejo y Director de las 3 Obras Misionales Pontificias (Propagación de la Fe. donde se comunica que la CEA había fijado como prioridad pastoral para el año 1973 la “PRESENCIA MISIONERA DE LA IGLESIA. en todo el ámbito de las parroquias. siendo Don Alfredo Araya su presidente y Director de la Pía Unión Misional del Clero. cuando se menciona en un informe general de la Arquidiócesis de Salta. Santa Infancia y San Pedro Apóstol) al RP José M Parodi sdb. Domingo Serrachieri. la Cooperación y la Animación Misioneras en Salta entre 1936 y 1990 Se tiene noticia de la presencia de las Obras Misionales Pontificias en Salta.Como dato interesante al respecto de la promoción de la actuación de los laicos en la actividad misionera de la Iglesia Argentina.69[1] En el año 1938. Pbro. y publicada en el Boletín Oficial de la Arquidiócesis de Salta. Cortés y Secretario el RP Arsenio Seage sdb.70[2] En 1939 se reorganiza en dos Consejos Arquidiocesanos: Pía Unión Misional del Clero. en lugar de desconocer el valor de las diversas formas existentes de apostolado laico organizado. Esta presencia de la Iglesia. 71[3] 69 70 71 . dirigida a todos los obispos en diciembre de 1972. Carlos Galán. exigirá su promoción y renovación como condición para hacer más eficaz la acción misionera”. cuya Junta Arquidiocesana está constituida por el RP Juan Iñurritegui. Ángel Blasco y el Sr. por lo menos desde el año 1936. conformándose en esa oportunidad el Consejo Arquidiocesano de Misiones. con especial preferencia y dedicación a sus sectores o zonas más marginadas.

habíamos colaborado a que un niño infiel se convirtiese. había una serie de ‘termómetros’ en los que se iba coloreando la cantidad de niños infieles bautizados por cada grado. con el incentivo de ‘apadrinar a un negrito’. En un mural. La actividad principal de la Santa Infancia consistía en aquel tiempo en motivar a los niños a cooperar económicamente en favor de los niños de tierras de misión. Supongamos que se fijaba en $ 10 el monto para lograr el bautismo de un niño. se tiene noticia que hasta 1944 su presidente es el mismo RP Arsenio Seage.. se publica en el Boletín Oficial una carta del Vicario General de la Arquidiócesis. cada una según sus posibilidades.. Cortés. solicitándoles que remitan sus cuotas anuales. se realizaban las premiaciones. se hacía acreedor de un premio. Cuando lográbamos alcanzar ese monto. Al año siguiente comenzábamos nuevamente esta misión. También se mencionan colectas de la “Santa Infancia”. sino en distintas comunidades y asociaciones. por lo que se puede suponer la presencia de esta OMP en algunos Colegios de nuestra ciudad y en Orán. ya se realizan las Colectas promovidas por las Obras Misionales Pontificias en Salta.72[4] En 1946. cuyos montos de recaudación son detallados en los Boletines Oficiales de la Arquidiócesis.Con respecto a la Unión Misional del Clero. durante todo el año íbamos aportando de a poquito.”. Pbro.73[5] Por lo menos desde el año 1937. y nos entregaban los ‘certificados de madrina’. Encontramos testimonios de la realización de la Colecta “Pro Afris” el primer fin de semana de Enero. y de la Colecta del “Día Misional” el tercer domingo de Octubre. y nos convertíamos en sus madrinas. como ser Colegios y Hospitales y también contribuciones de particulares. y el grado que más niños convertía al catolicismo. Don Rufino Castañeda. las alumnas de la escuela primaria realizábamos nuestro aporte económico a favor de los ‘niños infieles’.. Dato interesante de estas colectas. En el mes de Octubre Misionero. a quien sucede en 1944 el Pbro. dirigida a “los sacerdotes del clero secular y a las comunidades del clero regular que pertenecen a la citada asociación”. del año 1946 en adelante. es que no sólo se realizaban en Parroquias.74[6] 72 73 74 . Carlos M. Testimonio de ello nos da una ex alumna del Colegio Santa Rosa de Viterbo: “Durante todo el año.

para la Santa Infancia. que tras la renuncia del RP Alberto Barros sdb. se había cambiado al 2 domingo de octubre por Rescripto 474/70 de enero de 1970 de la Dirección Nacional de OMP. la colecta del Día Misional. 75 76 77 78 79 . El nombre de cada Delegado será presentado a esta Secretaría”.Aparentemente. 75[7] En informes del año 1966 se menciona como Director de las OMP al Pbro. Inclusive puede deducirse que desde la década de 1930 hasta el presente. mientras que el resto parecen haberse dejado de realizar a comienzos de la década del ’80. remite una carta dirigida a “los Sres. en la cual. siempre hubo una persona designada como director a cargo de las OMP en la Arquidiócesis. para la Obra de la Propagación de la Fe (seguramemente aluden a la misma colecta). José María Rivas Conde76[8]. puesto que no se encuentra en el Archivo del Arzobispado Decreto alguno de su nombramiento. Vicarios y Responsables de Iglesias y Colegios”. y en 1971 se menciona nuevamente cumpliendo esta función al Pbro. Alberto Barros como su sucesor. ya anciano. al menos pone de manifiesto la voluntad del Arzobispado de promover la animación misionera en toda la Arquidiócesis. el Secretario Canciller del Arzobispado. Martín Burgos como miembros del Consejo Arquidiocesano Misionero. Para este año. entre otros varios puntos tendientes a “que se desarrolle una tarea pastoral unida”. En 1950 Renuncia como director de OMP el Padre Seage. lo cual probablemente es un error y se trate más bien de un colaborador en las mismas. Oscar Mario Moya. Desde entonces. los insta a “nombrar un Delegado Misional que se encargará de promover en su ambiente. parecen haberse restringido a la promoción de las Colectas a favor de las Misiones. por coincidir el tercer domingo con el día de la Madre. Santa Rosa y María Auxiliadora. año en que se mencionan colectas para el Día Misional. 78[10] En Julio 1978. Alberto Barros 77[9]. Curas Párrocos. el apostolado misional. puesto que no se vuelve a mencionar nada al respecto en el futuro. Pbro. y al RP Luis Kromsch svd y al Pbro. para la Obra San Pedro Apóstol y Pro Afris. la Colecta del Domingo Mundial de las Misiones en Octubre.79[11] Si bien esta misiva parece no haber encontrado demasiado eco en los párrocos. la actividad de las OMP durante las décadas del ’40 al ’80. En 1981 consta en una carta a la Dirección Nacional de OMP escrita desde el Arzobispado de Salta. parece haberse realizado ininterrumpidamente hasta nuestros días. También se menciona en este año 1971 la presencia de la Infancia Misionera en los Colegios de Jesús. y se nombra al Pbro.

81[1] Evidentemente esta Gran Misión se prolongó mucho más allá de 1992. eleva un informe al Arzobispo. Arzobispo. a la luz de la Palabra de Dios conocida y vivida. Los decanatos gozarían “de la más amplia libertad para organizar su propia labor misionera” Como objetivo se propuso “Renovar la vida de nuestras comunidades mediante una sincera conversión personal y comunitaria. que os acerque al ideal de una comunidad arquidiocesana evangelizada. “para asegurar la continuidad necesaria. solidaria y unida por el amor a Dios y a los hermanos”. y se formaron unos 1. se estudiaría la realidad de cada zona o comunidad a evangelizar. el Pbro. En el Informe leemos que tras la conformación de una “Comisión Central presidida por el Sr.80[12] En la Guía Eclesiástica de 1987 se menciona las OMP. que vivan al estilo de las primeras comunidades cristianas”. con el método de la catequesis de adultos con profundo sentido kerigmático. Para esta misión se crearía el clima misional mediante el estudio de documentos misioneros de la Iglesia. Se encargó al RP Juan Oddone la Dirección General de la Misión “teniendo en cuenta su conocimiento de nuestra zona y su probada experiencia en trabajos misionales”. Oscar Daniel Correa. en su carácter de director de la Comisión Central de la Gran Misión. ésta se realizaría en dos niveles: Laical en centros misionales cercanos a los domicilios de las familias. por los 4 decanos del presbiterio y por 9 comisiones donde estaban representados los distintos sectores y servicios pastorales del Pueblo de Dios”. se nombra como su sucesor al RP Constantino Sanjuan Arranz. Para el desarrollo de la misión. luego de haber logrado la primera evangelización de los laicos. “respondieron de inmediato unas 14 parroquias y vicarías de la ciudad y de la campaña. que abarque no sólo el tiempo de la misión. y Sacerdotal: que se realizaría en 1992. se motivaría a las personas. Esta coordinación tendría a su cargo señalar “sólo los grandes pasos o etapas de la gran tarea misional”. En el año 1994. que nos da una idea de los logros alcanzados por esta Gran Misión durante los tres años que duró.como Director de las OMP. impulsada por la Gracia. el Arzobispo convoca a la realización de una “Gran Misión Arquidiocesana”.500 misioneros laicos con el subsidio de 10 80 81 . Como post misión. La intención era “poner en marcha un verdadero proceso evangelizador. siendo su director el RP Juan Núñez ofm. La Gran Misión Arquidiocesana del año 1992 En el año 1992. en preparación al V centenario de la evangelización de América y al 4º centenario del culto al Señor y la Virgen del Milagro en Salta. se formarían pequeñas comunidades familiares y vecinas. familias instituciones para que sientan la Gran Misión y la vivan como una respuesta de Dios a través de la Iglesia a sus interrogantes y búsquedas. y se prepararían agentes misioneros laicos. sino que perdure en la vida de nuestras comunidades luego”.

se sabe del accionar de Grupos Misioneros de laicos durante mediados de la década del ’60. Por esos años se sabe que el Director de Obras Misionales Pontificias era el RP Juan Núñez ofm82[1]. Lo cierto es que después del intento de coordinar la acción conjunta de estos Grupos realizado en 1966. Andrea Romero y Ana María Battaglia.000 participantes de la ciudad y de parroquias del interior”. se designa como Delegadas de las OMP a las Hnas de la Inmaculada Providencia. Si bien no se tiene noticia cierta de esta actividad durante la década del ’70. También desde esos tiempos. a quien más tarde se sumarían las Hnas. Varios Grupos Misioneros se formaron en esos años. trabajando cada uno por su cuenta. con un total de 2. realizando misiones de verano en zonas rurales de nuestra provincia y las vecinas provincias de Jujuy y Tucumán. y la organización de la Pastoral Misionera Como ya se mencionó anteriormente. esto no se llevó a cabo y los Grupos Misioneros de la Arquidiócesis siguieron trabajando por su cuenta. que se iniciaron con la entronización de los dípticos del Señor y la Virgen del Milagro en unas 15. Con ellos se realizaron visitas evangelizadoras en toda el área parroquial. Ya a comienzos de la década del ’90. y que funcionó hasta su fallecimiento en el año 2002.000 familias”. en la persona de la Hna Adriana Riz. Misiones. Novena de Navidad y guías para las visitas evangelizadoras y la entronización del Corazón de Jesús” y la realización de “un Curso Taller de Biblia por radio” y la conformación de “300 grupos bíblicos. nuestra provincia comenzó a recibir la visita de Grupos Misioneros de otras provincias (especialmente de colegios y parroquias bonaerenses) durante las vacaciones de verano. si bien no existía vinculación alguna de estas Obras con los Grupos Misioneros. en el mes de Octubre de 1991. que desplegó una amplia labor misionera de la mano del padre Ernesto Martearena. 82 . También se menciona la elaboración de “material evangelizador: Vía Crucis. La convocatoria al 1º Encuentro Nacional de Grupos Misioneros que se realizaría en Posadas.temas evangelizadores elaborados por la Comisión Central. puede suponerse que esta actividad siguió aunque tal vez no con la masividad de la década anterior. El Arzobispo Moisés Julio Blanchoud había pedido al Padre Martearena que apoyase a estas religiosas en dicha labor. Del primer Grupo Misionero del que se tiene noticia cierta durante este período es el Grupo Misionero Emanuel. La Actividad Misional en la última década del siglo XX y comienzos del siglo XXI.

M. los Grupos Misioneros empiezan a caminar juntos. Algunos nombres de los primeros integrantes de este Equipo. Roxana Laxi y Miguel Angel López Mena Durante sus primeros años de vida.A. la Hna Gregoria Colil es nombrada Delegada Diocesana de la Infancia Misionera. conformado por uno o dos delegados de cada uno de los Grupos que lo integran. CM Sin Fronteras (Parroquia Señor y Virgen del Milagro).realizada por el Consejo Nacional de Misiones (Co. no cuenta con sede propia.M. algunos Grupos Misioneros decidieron aunar esfuerzos y conformar un Equipo de Animación Misionera (E.M.83[2] 83 . Grupo Misionero Sombra Franciscana (Colegio Santa Rosa). Se organizan cada año Encuentros Arquidiocesanos de Grupos Misioneros y una Misa de Envío Misionero Arquidiocesano a fin de año. que funcionaban en la ciudad de Salta y que se unieron para fundar el E. intercambiar materiales de formación y de trabajo y crecer espiritualmente. junto con las Hermanas. Juan Mendieta. Motivados por este Encuentro Nacional.Mis). Durante estos primeros tiempos. con una organización bastante diferente a la antigua Santa Infancia: ahora conforman grupos de niños que se reúnen periódicamente y procuran descubrir juntos la vocación misionera siguiendo la Escuela con Jesús.: Comunidad Misionera Salesiana (Colegio Salesiano).A. Juan Díaz. las reuniones se realizan en las distintas parroquias donde funcionan G. son: Germán Benito Montiel.Na.. Por aquel entonces eran 7 Los G. los tres últimos ya no existen. Cada quince días se reúne el E. Gregoria Colil.M. animado por la Hna.A. GM Nuestra Señora de Luján (Parroquia Luján Norte). fue el acontecimiento que provocó el encuentro entre los distintos Grupos Misioneros de nuestra Arquidiócesis.A. bajo la supervisión del Padre Martearena. animación y cooperación misioneras y la realización de servicios misioneros. Por el año 1993 comienzan a formarse en Salta Grupos de Infancia Misionera. que con el tiempo se transformaría en la Pastoral Misionera Arquidiocesana) que les permitiera compartir experiencias. Del primer Grupo de este tipo que se tiene noticia es el que funcionaba en la Vicaría Nuestra Señora del Carmen.M. GM Mandamiento Nuevo (Parroquia San Joaquín y Santa Ana). Roxana Burgos.. GM Emanuel (Vicaría Nuestra Señora del Carmen). Son las Hermanas de la Inmaculada Providencia y el Padre Martearena quienes difunden la realización de este Encuentro y convocan a los Grupos Misioneros que en ese entonces funcionaban en la Arquidiócesis para participar.M. como el E. GM Crecer (Parroquia Santa Rita).. siempre con la guía y acompañamiento de las Hermanas de la Inmaculada Providencia. En 1994. mediante la formación.

acompaña al EAM el Pbro.000 misioneros de todo el continente en Paraná. y conformado por el Equipo de Pastoral de Grupos Misioneros y el Centro Arquidiocesano de Infancia Misionera. El congreso contó con disertantes del más alto nivel: el Padre Jairo Calderón (Director Nacional de las OMP). Durante este año de preparación para el Congreso. preparando el bicentenario de la existencia diocesana de la Iglesia de Salta (creada en 1806).84[3] En el año 2001.M.M. con Cristo sal de tu tierra" reunió a más de 3. Francisco Núñez. vida y esperanza para todos los pueblos". se organiza el 2º Congreso Misionero de Salta.Sa. quien tenía a su cargo desde hace algunos años un Equipo Misionero Itinerante de amplia labor misional en la diócesis y otras diócesis vecinas). que se conoce del interior. En el año 1996 asumen la animación misionera en la Arquidiócesis las Hermanas de las Clarisas Franciscanas Misioneras del Ssmo. el nuevo Arzobispo de Salta. Aquí se establece contacto con el primer G. y durante los años 1996 y 1997. En el año 2003. Monseñor Mario Antonio Cargnello nombra como Director Diocesano de las OMP al Pbro. Sacramento. A partir del mismo. que reunió a los misioneros de la provincia bajo el lema "Seamos uno para que el mundo crea". camino al tercer milenio". que bajo el lema "América. Martín Paz.La. nacen varios Grupos Misioneros en distintos puntos de la ciudad capital y del interior.6/CAM1). se elabora un Plan Pastoral Arquidiocesano trienal. conformando un Centro Arquidiocesano de Infancia Misionera con los grupos que habían nacido desde 1993. nombre más coherente con su misión de brindar los servicios de pastoral misionera en la Iglesia de Salta.2. Luego del 6º Congreso Misionero Latinoamericano y 1º Congreso Americano Misionero (Co. en carácter de Asesor. que contemplaba el siguiente itinerario pastoral: el año 2002 sería el “Año de la Iglesia 84 . el Padre Daniel Lorente (Misionólogo de Río Negro). la Hermana Ana Falola (misionera africana de la congregación Nuestra Señora de los Apóstoles) y el Padre Oscar Daniel Correa (sacerdote diocesano local.En Agosto 1995 se organiza el 1º Congreso Misionero de Salta (Co. Participaron del Congreso más de 200 jóvenes y adultos de la arquidiócesis y trabajaron acerca del tema "Jesucristo.Sa.M. En 1997 se organiza en a nivel arquidiocesano la Infancia Misionera. en la persona de la Hna. en preparación al Congreso Americano Misionero. convoca alrededor de 100 jóvenes misioneros de nuestra arquidiócesis y de la diócesis de Orán. Celestina Martínez. En Octubre de 1999. Co.1). Este Congreso dio impulso a la vocación misionera en Salta. que bajo el lema "Anunciemos unidos a Cristo. el Equipo de Animación Misionera cambia su nombre por Equipo de Pastoral Misionera Arquidiocesana.M. de la localidad de Rosario de Lerma.

Asesora Religiosa: Hna. Sergio Brunet de L’Argentiere (Delegado Regional de los Equipos Diocesanos de Misiones del NOA) y el RP Enrique Domínguez (sacerdote redentorista). Patricia Ramona Fabián y Blanca Delgado de Dib. Durante la preparación del Congreso se había nombrado provisoriamente como Director Diocesano de OMP al Pbro. Zenón Salva.3).Comunidad”. plan de cuya redacción definitiva participaron integrantes de la Pastoral Misionera Arquidiocesana. Santa Fe. Artículo publicado en “Investigaciones y Ensayos”. Delegada de Infancia y Adolescencia Misionera. el “Año de la Inculturación del Evangelio”. Jujuy. Sandra Lauriano (Clarisa Franciscana Misionera del Ssmo. Editorial Don Bosco. de la siguiente manera: Director Diocesano de OMP el RP Néstor Javier Roldán (sacerdote redentorista).M. Los disertantes fueron el Pbro. tu vida es misión". representantes de 87 comunidades distintas de nuestra Arquidiócesis. fray Benito Honorato Pistoia 85 . y como colaboradoras a las Hnas Maria Alejandra González (Hija de María Inmaculada) y Verónica Fanny Santillan (Esclava del Corazón de Jesús). "La Iglesia de Salta en la época hispánica". Asesor Laico: Miguel Ángel López Mena. integrada por sacerdotes. 1971. En este marco. la Hna. Julián Toscano. Academia Nacional de la Historia. Cayetano Bruno sdb. participaron del mismo 798 personas de diversas edades. Tomos I a XII “La Iglesia en Salta en la época hispánica”. Fray Benito Honorato Pistoia. Buenos Aires. Paraná y la hermana República del Paraguay. y Vocales: Alejandro Rodríguez. Tomo III. María de las Mercedes Coria. contando algunas delegaciones venidas de Orán. Miguel Angel Vergara. 85[4] Luego del CoMSa 3. religiosos y laicos. Tomo I. Carolina de los Angeles Vera. Bajo el lema "Iglesia de Salta. Vice Director de OMP el diácono Cristian Gallardo. el año 2003 el “Año de la Iglesia Misionera” y el 2004. 1906 “Historia de la Iglesia en Argentina”. Raúl Javier Mamaní.Sa. incluído en en “Estudio socio económico y cultural de Salta” Centro de Investigaciones de la Universidad Nacional de Salta. en Octubre de 2003. 1967. esta vez abierto a toda la Iglesia Arquidiocesana. se organiza el 3º Congreso Misionero de Salta (Co. Bibliografía “El primitivo Obispado de Tucumán y la Iglesia de Salta”. "Síntesis de la Historia Eclesiástica de Salta en la Epoca Colonial". Sacramento). Alejandra González (Hija de la Inmaculada). Cafayate. el Arzobispo nombra de manera oficial a la que a partir de entonces se llamaría Comisión Arquidiocesana de Pastoral Misionera.

Se publicó desde 1946 a 1948. César Daniel Avalos “Mártires sin Altar”. 30 años al servicio de la Iglesia. Luego se suspedió y se volvió a publicar en setiembre de 1964 hasta el presente. la Diócesis de Salta publica en esta Revista sus decretos y noticias diocesanas. “Prelatura de Cafayate. “Revista Diocesana de Salta”. Se indica su fecha de publicación a continuación. Salta “Los Franciscanos en el Tucumán y en el Norte Argentino 1566-1973”. Salvatore Bussu. Siglo XVII”. tomos I a VII . Desde 1914. Edición privada de la Prelatura de Cafayate. Universidad Católica de Salta. Fray Benito Honorato Pistoia. “Libros de Decretos del Arzobispado de Salta”. Cuadernos Franciscanos. Fray Benito Honorato Pistoia. Archivo del Arzobispado de Salta . 1969 . “Revista Eclesiástica Del Arzobispado de Buenos Aires”. 1999. Se indica su fecha de publicación a continuación.1999”. Se publica desde 1934 y en Setiembre cambia su nombre por Revista Arquidiocesana. Se publica hasta 1936. “Revista Arquidiocesana de Salta”. edición conmemorativa de los 30 años de la Prelatura de Cafayate.“La guerra por las almas.1810”. El proyecto de evangelización jesuítica en el Tucmán temprano. 2003 “Labor misionera de la Compañía de Jesús en Salta y el Chaco Gualamba” María Cristina Bianchetti. “Boletín Oficial de la Arquidiócesis de Salta”. 1971 “Los Franciscanos en el Tucumán 1566 .