Está en la página 1de 1

24 • Tribuna Martes.

2 de febrero de 2010 • LA RAZÓN

La aventura del amor tiene que ver sobre todo con el cielo, y el desamor con
el infierno, ya que la necesidad primaria de la ciudadanía, varón y la mujer,
Gente es amar y ser amados
corriente
Jesús FONSECA

Al final, lo que mueve a esta


LA AVENTURA DEL AMOR
sociedad nuestra, es la abne- Emilio LÓPEZ-BARAJAS *
gación de las pequeñas gentes
corrientes y molientes, oscuras
Raúl
y sencillas, que por lo demás Poner el valor del amor en la cancha
constituyen, desde siempre, de lo verdadero hoy, plantea a las
«la irrisión de todas las inteli- familias, a cada uno de los padres,
gentsias literarias y políticas», al el diseñar un aprendizaje atractivo,
decir de Jiménez Lozano. Pero sin intemperancia, ni discusión, ni
que son, a la hora de la verdad, malhumor, y además, eso sí, con
las que aupan, día tras día, la presiones nítidas, claras, sin mati-
convivencia y el progreso. Y ces donde no los haya, y con la
dan de comer a tanto diletante. precisión del cirujano, en este caso
Ni siquiera la barbarie terro- de la palabra, es decir, entrando a
rista, ni el engaño cotidianos, fondo sin dudas ni titubeos.
han logrado quebrar su buen La finalidad de este texto es de mo-
ánimo. La porfía de la gente tivación, de ayuda oportuna para
corriente y moliente, herencia que la familia pueda «representar el
de tantas y tantas generaciones papel y función de formadora sin
igualmente laboriosas, sigue fanatismo ni errores», aventura que
siendo la que mantiene vivo además ha de saber contextualizar-
en España lo civilizado. Sin esas la, en esta sociedad, que aun con sus
gentes que a su trabajo acuden y carencias es la mejor de las posibles,
con su dinero pagan, esto sería porque es la que nos ha tocado vi-
una bruticie aún mayor. Son los vir.
que se esfuerzan por hacer lo El arte y la ciencia es para agnósticos
que nadie salvo ellos mismos un regalo del azar y la necesidad, y

C
pueden hacer, los que se distin- uenta un viejo relato japo- La ciudadanía sebe, intuye, con el para los que razonablemente creen
guen por loque son y no por lo nés, que en cierta ocasión La finalidad tiempo experimenta, que el grado un regalo de Dios. La aventura del
que tienen; los que viven de su un belicoso samurái desa- de felicidad que alcanza es correla- amor es ciencia y arte, y su represen-
trabajo y no del de los demás, los fió a un anciano maestro de este texto es de tivo con el amor. tación ha de ser natural, sin artificios
que hacen esto soportable, con zen a que le explicara los conceptos motivación, de La estrategia y la táctica de la aven- técnicos, quizás por eso, me pida
su quehacer humano, frente a de cielo e infierno. Pero el monje tura del amor implican un conoci- que traduzcamos a un lenguaje lo
la pobreza de espíritu de los su- replicó con desprecio: ¡No eres más ayuda miento, un aprendizaje previo más sencillo posible qué sea el esta-
puestamente más preparados. que un patán y no puedo malgastar oportuna para acerca de la naturaleza del amor. La tuto epistemológico del amor, y que
Las gentes corrientes y molien- mí tiempo con tus tonterías! El ciudadanía tiene que aprender el se ejemplifique de forma sistemáti-
tes, protagonistas de esta co- samurái, herido en su honor, montó la familia contenido esencial y el papel perso- ca, cuando sea posible, con objeto
lumna mía de hoy, son mujeres en cólera y, desenvainando la espa- nal que ha de representar en el es- de acercar el lenguaje, a veces algo
y hombres que están aguantan- da, exclamó: Tu impertinencia te cenario de la sociedad actual, para filosófico, y la palabra al vocabula-
do lo inaguantable , pero que no costará la vida. ¡Eso –replicó enton- La aventura del lo cual ha de sabérselo bien, y repa- rio que sea el usual de los ciudada-
por eso pierden su capacidad de ces el maestro– es el infierno! Con- sar el texto de vez en cuando, hasta nos, para que sea haga posible la
ser felices y conpartir algo de ese movido por la exactitud de las pala- amor es ciencia y lograr el dominio de lo aprendido, comprensión del texto que afirme:
bienestar con los demás. Y des- bras del maestro sobre la cólera que arte, y su antes de salir a la representación en que todo ser humano, hombre o
de esa actitud positiva, por más le estaba atenazando, el samurái se la vida misma, y si no ha sido así mujer, desea amar y ser amado.
dificultades que tengan, son calmó, envainó la espada y se postró representación ha posible, hacerlo ahora, a fin de po- Todo ello, claro está, sin rebajar el
capaces de ayudar a los demás ante él, agradecido. ¡Y eso –concluyó de ser natural, sin der obtener el mayor grado posible nivel del contenido necesario, y sin
a vivir mejor la vida. Escribo esto entonces el maestro–, eso es el cie- de ese néctar dulce que es el amor. violencia alguna que es la fuente
porque estoy harto de tanta ino- lo!»1. La violencia es la pócima que artificios técnicos Si además somos padres o profeso- negra del desamor.
perancia, por un lado y maestro envenena al amor. res hemos de hacer dicho esfuerzo Una primera conclusión podemos
del derribo y profeta de catás- La aventura del amor tiene que ver de aprendizaje de forma sistemáti- establecer hoy: el reto de Europa no
trofe, por otro, sin aportar jamás sobre todo con el cielo, y el desamor ca, intensiva, para poner, cada día, es principalmente como afirma
una solución al clamor popular, con el infierno, ya que la necesidad en positivo la aventura del amor. Bolonia, la competividad en la cien-
aunque arrastrándonos a todos primaria de la ciudadanía, varón y Evidentemente nadie da lo que no cia, la cultura y la tecnología, sino la
a la zozobra. Que quede claro: la mujer, es amar y ser amados. Lo tiene, y menos en el amor, por lo que formación para la aventura del
las cosas no cambiarán hasta que salva en todo caso de la aflicción no faltaba razón a quien dijo: que amor.
que no exijamos desde la so- y de la desgracia es la posibilidad del educar en el amor a los hijos comen- He invitado a imaginar, por esta
ciedad civil, sin contemplación conocimiento del amor verdadero. zaba veinte años de que estos nacie- razón, el gran Teatro del mundo
alguna, que se haga lo que las La ciudanía, en diversos coloquios, ran. donde se representa diariamente el
gentes corrientes y molientes demanda que se escriba acerca de La aventura del amor que es irre- amor o el desamor, no para compe-
sabemos que hay que hacer. Lo estos conceptos, acerca de la estra- nunciable, hoy se ha de vivir en el tir en realidad con autores literarios,
que dicta el buen sentido y que tegia y la táctica educativa de cómo escenario de la Sociedad del cono- ni con los personajes que ya son
nuestros esclarecidos líderes, a han de moverse en la escena de la cimiento, un escenario erotizado en leyenda, expuestos en la literatura
pesar de su inmensa clarividen- vida los protagonistas del amor, es gran parte, que ha reducido el amor, universal, sino para leerlos y apren-
cia y entrega, no han podido, decir, los ciudadanos y ciudadanas como consecuencia del inmanen- der con ellos, no por ser quienes son,
no pueden o no son capaces de cualquier latitud y tiempo, parti- tismo moderno, al submundo, en sino por la realidad o veracidad de
de hacer. ¡Ya está bien de solfas! cularmente en este desierto amoro- muchos casos de la prostitución. Y, lo que dicen acerca del amor. Segui-
O disminuyen los ciudadanos so de la sociedad competitiva del sin embargo, el deseo reducido a lo remos hablando, si ustedes lo de-
resignados y somos capaces de Conocimiento y la información. La genital no es amor. El deseo huérfa- sean, próximamente del estatuto
participar, de trasladar mayor pedagogía del amor y el deseo trata no del amor lleva a la ciudadanía a del amor.
autenticidad a nuestra demo- de orientar en el modo y manera que la adición, a la ansiedad, que exige * Universidad Nacional de Educación
cracia, o mal vamos. nos permita conducirnos para al- una tensión de placer mayor, a la a Distancia (UNED). Catedrático en
canzar la fuente deseada del amor. angustia vital del desamor. Fundamentos de Metodología Científica

*00E00 P024NAC F0011* P024NAC_TRI02022010024_1-NAC CYR_ (Pag: 24) Color 21:22:7


*00E00 P024NAC F0011*