Está en la página 1de 13

EL CABEZO DEL TÍO PÍO

LA NECRÓPOLIS DE “PIE DE MONTE”

ANTONIO JOAQUÍN GARCÍA GARRIDO

Es a comienzos del siglo XX el nombre de Archena comienza a sonar en los círculos culturales,
histórico- arqueológicos españoles.

El 27 de mayo de 1905, D. Enrique Salas Coll, realiza un depósito en el Museo Arqueológico


Nacional de 31 piezas procedentes de una necrópolis de Archena.
(http://www.archena.es/personajesilustres?page=0,3
Poco tiempo después, tentado por la oferta económica de seis mil francos que alguien le
ofrece por la compra de su colección, (tal vez Pierre Paris, comprador de la Dama de Elche
para el museo del Louvre y que ese mismo año, el 3 de julio de 1905, se encontraba
excavando en la Alcudia de Elche), el 13 de diciembre retira las piezas.

Tras el descubrimiento de la dama de Elche el 4 de agosto de 1897, y su venta al Louvre, la


mayoría de la población comenzó a tener conciencia de la importancia y el valor económico
de las piezas arqueológicas y es posible que E. Salas pensara en vender su colección.

No se vuelve a saber nada hasta 1911-12 en que José Pijoan cuenta como E. Salas llegó a
Madrid y fue vendiendo su rica colección a diversos coleccionistas como D. Antonio Vives, que
revende algunos al museo de Barcelona y al mismo Pierre Paris quien adquiere un lote para el
Louvre, según Ricardo Olmos*.

E. Salas se reservó el vaso de los guerreros, con el cual pretendía hacer fortuna y según P. París
viajó con él a Londres e incluso a América (en casa de V. Medina) despertando el interés en los
círculos científicos.
La importancia del Vaso de los Guerreros y la expectación que provocaba, estriba en que por
aquella época fue el primer vaso ibérico completo, y de gran tamaño, decorado con luchas de
guerreros a pie y a caballo y jabalíes.

En 1912, el Centro de Estudios Históricos compra el vaso de los guerreros y otros objetos por
3500 pesetas, desconociéndose la identidad del vendedor y del comprador.
Finalmente, el 8 de noviembre de 1918 el vaso de los guerreros y otras 135 piezas de Archena
son donadas en depósito por la Junta de Ampliación de Estudios al Museo Arqueológico
Nacional.
Conocida la sorprendente historia del vaso de los guerreros y del resto de los materiales
continuamos con la historia de esta necrópolis.

Anteriormente a estos sucesos, el canónigo Juan Lozano* (a finales del siglo XVIII) dice
textualmente refiriéndose al Cabezo del Plomo (anterior nombre del Cabezo del Tío Pío). “Yo
he logrado un par de jarros con su adorno de ramos y enlaces. Color de castaño claro y que
parecen del uso doméstico. Su forma es un esferoide, descontando su lindo cuello. Largas y
elegantes sus asas y de mucho donaire. El barro muy bruñido. Ambos tan firmes y tan ligeros
como el cartón”.
Los dibujos de estas piezas están publicados en la Historia de Jumilla (1800) de este autor y
por su excelente estado de conservación, bien pudieran ser de esta necrópolis.

Hacia 1924 visitó el lugar D. Juan Cabré (que había excavado en las necrópolis ibéricas de Toya
y Galera) y habló con uno de los colonos de los terrenos en cuestión (tengo acreditado que se
trata de D. José Campuzano Guillén (1890-1968) abuelo de D. Toñi Campuzano que vivía justo
enfrente de la necrópolis, al otro lado de la carretera que conduce a Ulea y que fue quien
encontró gran parte de las piezas de esta necrópolis).
Este le informó que todos los veranos, y durante pocos días, efectuaba allí rebuscas en
compañía de un magistrado de Cáceres, D. Julián San Juan (Según A. Valiente juez de primera
instancia) que hacia 1912-15 vino al Balneario y explotó la necrópolis con gran fortuna ya que
podrían contarse por cientos los vasos que encontró de los cuales se desconoce su paradero.
Al parecer se trata de D. Julián San Juan Cava, natural de la ciudad de Cuenca, que fue
magistrado en Cáceres, ciudad en la que falleció en 1928.
Este indemnizaba al propietario económicamente por cada vaso completo y la excavación se
limitaba a cortar perpendicularmente los bancales, desde el nivel inferior de cada uno, en una
anchura de dos a tres metros hasta el frente vertical o escalón del bancal inmediato.
Durante el invierno, el mismo colono continuaba el solo las rebuscas, esta vez de acuerdo con
D. Antonio Vives, recogiéndose únicamente las vasijas completas, abandonando los restos
fragmentados.

Hacia el año 1924-25 se elevó el nivel de la acequia que pasa por debajo de la necrópolis, unos
veinte metros lineales para ampliar el regadío. La franja de monte comprendida entre ambos
trazados se roturó para dedicarla al cultivo, pudiendo comprobar D. Juan Cabré la existencia de
una parte virgen de la necrópolis cuyas cámaras rectangulares de mampostería, idénticas a las
de Galera, afloraban a la superficie.
El ajuar estaba compuesto por falcatas, puñales de frontón, puntas y regatones de lanzas,
mucho bronce y cerámicas. Cabré recogió los restos abandonados más significativos y
denunció reglamentariamente el yacimiento.

Posteriormente y hasta la fecha actual desaparece toda mención de esta necrópolis,


únicamente hablando con algunos de los propietarios de los terrenos en cuestión,
mencionaban como a veces, al arrancar los troncos de algunos de los viejos mandarines allí
plantados, o al hacer los hoyos para sembrar algún árbol aparecían “ollas” llenas de ceniza que
no conservaban al no concederles la menor importancia.
Materiales de esta necrópolis
 Piezas del Canónigo Juan Lozano. (desaparecidas)
 Vaso de Guerreros y otras 135 piezas en el M.A.N. (el Ayuntamiento de Archena posee
una serie de diapositivas de estos materiales, realizadas en la legislatura 1991-95).
 Piezas de D. Julián San Juan Cava. (desaparecidas)
 Colección de D. Antonio Vives Escudero (en el M.A.N y otros museos).
 Colección Heiss . En el M.A.N.
 Materiales recogidos por D. Juan Cabré (en el M.A.N.).

Augusto Fernández Avilés * comenta: “Los señores Obermaier-Heiss expresan de modo


concreto que la colección contiene importaciones itálicas, púnicas y objetos romanos y que los
ajuares presentaban claros indicios de haber sufrido cremación.

En las fotografías de su publicación se observan:


 2 vasos plásticos en forma de jabalí y un delfín de cerámica campaniense.
 Vaso plástico de cerámica ibérica en forma de lobo (estudiado por Virginia Page*).
 Ungüentarios fusiformes.
 Posible Copa Cástulo de cerámica ática.
 2 botellitas y una urna.
 7 platos y un cuenco, al menos uno de “terra sigillata”.
 Cucharilla y aguja crinalis romana.
 Cuentas de collar y alabastrón cilíndrico de vidrio.
 8 fusayolas y un caballito de cerámica.
 2 fíbulas anulares hispánicas.
 2 aros pequeños y otro grande de bronce.
 Una campanilla y otros objetos de metal desconocidos.

D. Emeterio Cuadrado* estudia varias piezas de barniz rojo de esta necrópolis procedentes de
las colecciones Vives y Heiss.

 4 platos llanos
 Un plato hondo
 Botellita bitroncónica
 Botellita semiovoide

Acaba Fernández Avilés diciendo: “Al haberse convenido hasta ahora en que todo el conjunto
publicado del material de Archena era originario de una misma necrópolis, habría de
entenderse que es esta, la situada al pie del cabezo, con sus cámaras y rico ajuar ibérico en la
que habían aparecido los objetos romanos imperiales que de la colección Heiss se han
reseñado.

Conclusión
─ Quiero dejar constancia de la importancia de esta necrópolis por la gran cantidad y calidad
de las piezas encontradas.
─ Aprovechar la polémica suscitada por la urbanización del Llano del Barco para que se
estudie científicamente esta necrópolis si existe alguna zona que no esté destruida.
─ Aclarar que la mayor parte de los materiales de esta necrópolis corresponden plenamente a
la dominación romana (únicamente la copa Cástulo es de fines del siglo V a. c. y puede ser
material extraño a esta necrópolis) entre los siglos II y I a. c. y la época del emperador Claudio
en que al parecer el poblado del Cabezo del Tío Pío es abandonado definitivamente.
─ Coincidir con D. Antonio García y Bellido en que el vaso de los guerreros es de esta época y
no del siglo V a. c. como pone en la reproducción del jinete ibérico que hay a la entrada de
Archena.
─ También D. Rafael Ramos Folques* excavador de la Alcudia de Elche cuyos materiales
conjuntamente con los de Archena dan nombre a un estilo de decoración de la cerámica
ibérica “el estilo Elche-Archena” con rica decoración vegetal y figurada sitúa los mismos en el
estrato E de la Alcudia que comienza con la conquista romana.

─ Proponer finalmente al Ayuntamiento de Archena la creación de una beca de investigación,


para que un historiador recopile y documente la gran cantidad de piezas repartidas por
distintas colecciones y museos que son el orgullo de Archena.

Bibliografía
T. Tortosa Rocamora: ‹‹Tras las huellas de dos recipientes ibéricos: El vaso de los guerreros de
Archena y el vaso Cazurro›› Instituto de Historia (C.S.I.C.)

A. Fernández de Avilés: ‹‹Notas sobre la necrópolis ibérica de Archena›› Archivo español de


arqueología 16. 1943

V. Page del Pozo: ‹‹Imitaciones de influjo griego en la cerámica ibérica de Valencia, Alicante y
Murcia›› Iberia Graeca . Serie arqueológica. (C.S.I.C.) 1984

J. Lozano: ‹‹Bastitania y Contestania del Reino de Murcia›› Murcia (1794). Reimpresión de la


Academia Alfonso X el Sabio (1980) en Biblioteca Murciana de Bolsillo

R. Olmos: ‹‹Posibles vasos de encargo en la cerámica ibérica del sureste›› Departamento de


Historia Antigua y Arqueología ‹‹Rodrigo Caro››, CEH (C.S.I.C.).

E. Cuadrado: ‹‹Materiales ibéricos: cerámica roja de procedencia incierta››

R. Ramos: ‹‹El yacimiento arqueológico de la Alcudia de Elche›› Consell Valenciá de Cultura


Vaso de los Guerreros
Kalathos con decoración vegetal
Tinaja
Oinochoe con lobo
Kalathos
Oinochoe
Kalathos con águila
Jarra
Urna

Intereses relacionados