The Perverts Guide to Ideology – Zizek

No solo estamos esclavizados por la realidad. La tragedia de nuestro dilema es que al interior de la
ideología, es que cuando creemos que escapamos de nuestros sueños es cuando más nos encontramos en
la ideología.
Según dicen, vivimos en una sociedad pos-ideológica, somos interpelados, esto es dirigidos por la
autoridad social, no como individuos que deben sacrificarse y cumplir su deber, sino como sujetos de los
placeres.
La dictadura en democracia es observar el verdadero orden invisible que sustenta tu aparenta libertad.
Según en sentido común pensamos que la ideología es algo borroso, la ideología es la relación
espontánea con el entorno social. En cierta forma gozamos nuestra ideología. Salir de la ideología es una
experiencia dolorosa, debes esforzarte para hacerlo o debes ser forzado para ser libre (personas o
situación).
Una lección básica en psicoanálisis es distinguir entre gozo y simple placer. En el gozo es gozar del
placer trastornado, incluso gozar del dolor y eso transforma aparentemente la relación entre placer y
deber. Acá también opera la ideología
La iglesia católica como institución promueve una gran máxima: simular renunciar (al goce) y podrás
conseguirlo todo.
Hoy los psicoanalistas cuentan que la gente ya no se siente más por dejare llevar por todos los placeres
en contra de su sentido de deber o moral, al contrario, se sienten mal por no gozar lo suficiente, por no
ser capaces de gozar.
Marx decía que una mercancía no solo es una cosa que compramos y consumimos. Una mercancía es un
objeto repleto de exquisitez teológica, incluso metafísica, su presencia siempre refleja una
trascendencia invisible.
En las sociedades llamadas posmodernas, estamos obligados a gozar; el gozo se convierte en una
especie de obligación perversa. Pero un deseo nunca es desear simplemente otra cosa, siempre es el
deseo por el deseo mismo, el deseo de continuar deseando. Quizás el terror último del deseo, es quedar
completamente satisfecho, no desear más.
La ideología también debe funcionar como un contendor vacío, abierto a todo sentido posible. Se
muestra como una especie de neutralidad aparente, pero que en el fondo nunca es neutral (siempre evoca
a un significado mayor).
La ideología cínica opera del modo: sé muy bien lo que hago, pero simplemente lo hago.
La paradoja cínica de la ideología es que nunca son los que aparentan ser, siempre hay un pequeño
sueño privado. Las personas estamos objetivados por las circunstancias en que vivimos, pero siempre
tenemos un grado de libertad para decidir por sobre esas circunstancias.
Todo impulso violento es representación de lo que no puedes expresar con palabras. Incluso la violencia
más brutal es la representación de cierto punto muerto simbólico.

En el racismo. se te permite ser consumista. sino como resultado de un intruso externo. como se suele decir. Las cosas estaban bien hasta que apareció este intruso externo. la forma en que la ideología nos paga. Violencia contra lo que te ata a la ideología. El modo habitual de la fantasía se basa en la construcción de una escena no donde consigo lo que deseo. eficiente. ¿Cómo solucionar este problema? Necesitas construir una narrativa ideológica que explique cómo se malogró la sociedad. La solidaridad del pueblo. La mayor cantidad de elementos que hoy asimilamos al fascismo están tomados de la unión obrera: la idea de gran cantidad de personas marchando juntas. pues pagas dentro dela mercancía para contrarrestar la sensación de sentirte consumista. lucha de clases y otras tensiones es algo inherente al capitalismo. significa conflicto social. Una revolución que básicamente mantiene o incluso repite una jerarquía tradicional. los nazis de la apropiaron de la social democracia. sino que abre el abismo de la sospecha. Cuando las respuestas son borrosas. La inestabilidad es cómo funciona el capitalismo. Esto puede ser por un gozo libidinal (condensado) o elementos discursivos explícitos. Esta es la forma de consumo definitiva. desarrollo es inherente. Antes comprabas un producto y te sentías mal por ser consumista. normalmente también está investido con algún goce perverso en específico o de forma invertida. La violencia nunca es violencia en abstracto. sino que también son la materia central con las que se hacen nuestras ideologías. desde una perspectiva psicoanalítica básicamente una mentira. el otro también puede ser alguien que intenta arrebatarnos nuestros goces. sino donde me imagino siendo deseado por los otros. trae el problema de ¿Qué entendemos por pueblo? ¿Cómo hace la ideología para articular elementos pre-ideológicos? Puede verse estos elementos como un tipo de soborno. de la izquierda. que hace que todo cambie. cuando hay cosas que no podemos entender. pero a la vez controlada por valores jerárquicos sin clases u otro antagonismo. el deber de estricta disciplina corporal como deber propio. Hay que imaginar a la ideología como una especie de filtro. Al consumir.Las fantasías no son solo algo persona de las personas. es una suerte de brutal intervención en lo Real para encubrir cierta impotencia que afecta a lo que podríamos llamar “Mapa Cognitivo”. disciplina colectiva… todos elementos que por sí mismos flotan libremente. trata de perturbar. la fantasía otorga una respuesta fácil. pues encubre cierta interrupción de la coherencia. La fantasía es. abiertos a distintos rellenos ideológicos. consumes el producto y un montón de ideología tras ese producto. pero un consumista sin mala consciencia. en el sentido que no es el marco el que aporta algo. Una sociedad que es moderna. nuestro modo de vida. Modernización. pero sabiendo que haces caridad al comprar un producto. cómo nos atrae a su edificio. como las nociones de solidaridad. pero significa también desintegración de las viejas relaciones establecidas. para lograr estabilidad es necesario exterminar a ese intruso externo… esto es fascismo. antagonismo. un marco por el cual mirar la misma realidad ordinaria. no lograr explicar lo confuso de una situación y de forma sencilla solucionar esta confusión culpando a alguien.. . El fascismo es elementalmente una revolución conservadora. el otro no es simplemente el enemigo. no como resultado de las tensiones propias del desarrollo de la sociedad.

La tragedia de nuestra vida es que para poder existir completamente como individuos necesitamos la ficción de un Gran Otro. la burocracia del Estado es el único contacto que queda con la dimensión de lo Sagrado. la crisis la impulsa hacia adelante hacia su continua revolución. Hay una conexión entre burocracia y gozo. Zizek señala que debiese decirse al revés “Si Dios existe. la naturaleza y lo demás. muchos políticos para contarla a la gente corriente deben contarla como decía Platón como una “noble fábula”. dispuesto a auto-reproducirse eternamente. Muchos filósofos afirmaban que al ser la verdad demasiado fuerte. ¿y si no hay tal agencia?. que produce un intenso gozo. que tiene que haber una agencia que registre nuestro problema. sino para todos aquellos que se ven a sí mismos como instrumento directo de la voluntad divina. siempre nuevos productos. Se pone el deber al servicio del capitalismo. sino también como estructura de las apariencias. y por otra parte. expandirse. una mentira. Kafka señalaba que para el hombre moderno profano no religioso. es la representación de su gran despropósito. aparecen principios que nos dicen que protejamos a la naturaleza. La Historia es en sí misma el Gran Otro. puede haber otro Real. En esta oposición. Jacques Lacan afirma que no hay un Gran Otro. la Historia como necesaria sucesión de etapas históricas. Muchos tras las crisis se resisten a morir pensando en que deben vivir para luego contar la verdad (de lo que les ha sucedido). Justificando las acciones a través del Gran Otro se puede llegar a cometer toda barbaridad. Así es como funciona la llamada religión fundamentalista y todo totalitarismo. pero nunca será el Virtual… estamos solos. El intenso ajetreo del contrato burocrático no se ocupa de nada. Aquí aparece “El Gran Otro”. El pueblo. las leyes del mercado nos impulsan a la expansión. cuyo instrumento es el líder totalitario. aceptada.El actual capitalismo. explotación y destrucción de la naturaleza. por eso parece casi indestructible. todo está permitido” no solo para todos aquellos que no creen en Dios. Pero. incluso si se presenta como atea. Aquí tenemos una extraña orden sin condiciones y un verdadero capitalista es un miserable dispuesto a sacrificar todo por ese deber perverso. incluso vidas. de perseguir sin piedad y el deber de protección. una agencia donde la verdad sobre nosotros será inscrita. impulsada por un imperativo: el Capital que debe circular. una agencia con quien confesarse. reproducirse y por ésta meta puedes sacrificar todo. todo está permitido”. Un comunista es un sujeto que básicamente se ve a sí mismo como un instrumento que debe actualizar la etapa histórica. La impenetrable omnipotencia de la burocracia alberga el goce divino. Que somos seres históricos. puede haber un Gran Otro Virtual a quien no te puedes confesar. . hay un deber pervertido y raro. Walter Benjamín dijo que nosotros experimentamos la Historia. El capitalismo esta en todo tiempo en crisis. El Gran Otro no sirve solo para legitimar todo el actuar. Sastre le atribuye a Dostoievski en “los hermanos Karamazov” la frase “Si Dios no existe. Así como muchos autores han hecho notar el capitalismo tiene una estructura religiosa. su permanente y prolongada auto-reproducción.

La Destitución Subjetiva es salir completamente del dominio de la identificación simbólica. Walter Benjamín dijo que toda revolución. pues nuestros sueños escenifican nuestros deseos y nuestros deseos no son hechos objetivos. mientras que la posición histérica es la de duda. Un pervertido no tiene incertidumbres. una posición extremadamente productiva.En el universo teológico ordinario. no sólo se dirige al futuro. En la teoría psicoanalítica la histeria es mucho más subversiva que la perfección. Con esto se deslegitima el sufrimiento. sino que también redime las revoluciones fracasadas anteriores. . también eres responsable de decidir cuál es tu deber. tu deber te es impuesto por Dios. es cambiar el modo en que soñamos. La Histeria es el modo en que cuestionamos nuestra identidad social simbólica. No hay significado en las catástrofes. esto significa que no hay un punto de referencia que nos garantice sentido a nuestras vidas. Pero en un universo radicalmente ateo no sólo eres responsable de hacer tu deber. cancelar o suspender todo el dominio de la autoridad simbólica. somos responsables de ellos. todos los inventos vienen de un cuestionamiento histérico. No hay un Gran Otro. Siempre hay en nuestra personalidad un mínimo de Histeria. El primer paso a la libertad no es cambiar la realidad para que encaje en nuestros sueños. Somos responsables de nuestros sueños. toda la esfera del Gran Otro. Y el carácter único del Cristianismo es que transpone este cuestionamiento histérico sobre Dios mismo como sujeto. los padecemos. En lo más elemental la histeria es una interrogación dirigida a la autoridad que define mi identidad es ¿Por qué soy lo que tú me dices que soy?. si es que es una auténtica revolución. la sociedad u otra autoridad superior y tu responsabilidad es cumplirlo. nosotros los creamos.