Está en la página 1de 348

SlendhaI

Crcnica i|a|ianas
VITTORIA ACCORAMßONI,
DUQULSA DL ßRACCIANO
Desgiaciadanenle paia ní y paia eI Iecloi,
eslo no es una noveIa, sino Ia liaducción fieI
de un ieIalo nuy giave esciilo en Iadua en
1585.
Hace unos años, eslando en Manlua, ne pu-
se a luscai locelos y cuadios pequeños cono
ni foiluna, peio lenían que sei de pinloies
anleiioies aI año 16OO, poi esla epoca acaló de
noiii Ia oiiginaIidad ilaIiana, que Ia lona de
IIoiencia en 153O halía pueslo ya en gian pe-
Iigio.
Un viejo paliicio nuy iico y nuy avaio nan-
dó a ofieceine, en vez de cuadios, y nuy ca-
ios, unos nanusciilos anliguos anaiiIIeados
poi eI lienpo. Dije que queiía hojeaiIos y eI
honlie accedió, diciendo que se fiala de ni
honiadez paia no iecoidai, si no conpiala Ios
nanusciilos, Ias cuiiosas anecdolas que ila a
Ieei.
Con esla condición, que ne pIugo, hojee, con
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
gian deliinenlo de nis oIoies, liescienlos o
cualiocienlos Iegajos en Ios que se iecopiIaion,
hace dos o lies sigIos, unos ieIalos de avenlu-
ias liágicas, caileIes de desafío iefeienles a
dueIos, lialados de pacificación enlie nolIes
vecinos, nenoiias solie loda cIase de lenas,
elc. LI viejo piopielaiio de eslos nanusciilos
pedía poi eIIos un piecio exoililanle. AI calo
de nuchas negociaciones, conpie nuy caio eI
deiecho de nandai copiai aIgunos ieIalos que
ne guslalan y que pinlan Ias coslunlies de
IlaIia hacia eI año 15OO. Tengo de eslas hislo-
iias veinlidós voIúnenes en foIio, y una de
eIIas es Ia que va a Ieei aquí eI Iecloi, si es que
liene paciencia paia eIIo. Conozco Ia hisloiia
de IlaIia en eI sigIo XVI y cieo que Io que sigue
es alsoIulanenle veiídico. Me he esfoizado
poi que en Ia liaducción de ese anliguo esliIo
ilaIiano, giave, diieclo, soleiananenle oscuio
y saIpicado de aIusiones a Ias cosas y a Ias
ideas de que se ocupala Ia genle lajo eI ieina-
do de Sixlo V (en 1585), no hulieia iefIejos de
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
Ia leIIa Iileialuia nodeina y de Ias ideas de
nueslio sigIo sin piejuicios.
LI desconocido auloi deI nanusciilo es pei-
sona ciicunspecla, no juzga nunca un hecho,
no Io aIiña nunca: se Iinila a conlaiIo laI cono
es, si aIguna vez, sin pioponeiseIo, iesuIla pin-
loiesco, es que, en 1585, Ia vanidad no adoi-
nala lodos Ios aclos de Ios honlies con una
auieoIa de afeclación, enlonces se pensala que
sóIo con Ia nayoi cIaiidad posilIe se podía
inleiesai aI vecino. Ln 1585, nadie pioponía
enlielenei nedianle Ia paIalia, a no sei Ios lu-
fones nanlenidos en Ias coiles o Ios poelas.
No se halía IIegado aún a decii: «Moiiie a Ios
pies de vueslia najeslad», cuando eI que Io
decía acalala de nandai a luscai calaIIos
paia huii, no se halía invenlado esla cIase de
liaición. Se halIala poco y lodos ponían nu-
chísina alención en Io que Ies decían.
Así pues, lenevoIo Iecloi, no lusques aquí
un esliIo liiIIanle, vivaz, esnaIlado de suliIes
aIusiones a Ias naneias de senlii que eslán de
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
noda, no espeies Ias enociones aiielaladoias
de Ceoige Sand, esla giave esciiloia haliía
hecho una olia naeslia con Ia vida y Ias des-
venluias de Vicloiia Accoianloni. Ln eI ieIalo
sinceio que le ofiezco no puedes enconliai
olios vaIoies que Ios nás nodeslos de Ia his-
loiia. Cuando a aIguien, coiiiendo soIo Ia pos-
la aI caei Ia noche, se Ie ocuiia poi casuaIidad
pensai en eI gian aile de conocei eI coiazón
hunano, podiá lonai cono lase de sus juicios
Ii ciicunslancias de Ia piesenle hisloiia. LI au-
loi Io dice lodo, Io expIica lodo, no deja nada
que hacei a Ia inaginación deI Iecloi, esciilía
a Ios doce días de noiii Ia heioína.
Vicloiia Accoianloni nació, de una faniIia
nuy nolIe, en una pequeña polIación deI du-
cado de Uilino IIanada Agolio. Desde nuy
niña IIanó Ia alención a lodo eI nundo poi su
iaia y exliaoidinaiia leIIeza, peio esla leIIeza
fue eI nenoi de sus encanlos, no Ie faIlala na-
da de Io que se puede adniiai en una donceIIa
de iIuslie cuna, peio, enlie lanlas cuaIidades
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
exliaoidinaiias, ninguna lan ieIevanle, y hasla
puede deciise can piodigiosa, cono cieila gia-
cia seducloia que desde eI piinei nonenlo
conquislala eI coiazón y Ia voIunlad de lodos.
Y su naluiaIidad, que dala auloiidad a sus
sinpIes paIalias, no peinilía Ia nenoi sospe-
cha de ailificio, aqueIIa dana dolada de lan
sin pai leIIeza inspiiala confianza desde eI
piinei nonenlo. Si sóIo fueia veiIa, se po-
diía, a duias penas, iesislii a su seducción, pe-
io eI que Ia oyeia halIai, y solie lodo si IIega-
la a lenei aIguna conveisación con eIIa, no po-
día en nodo aIguno Iiliaise de lan exliaoidi-
naiio encanlo.
Muchos jóvenes calaIIeios de Ia ciudad de
Rona, donde vivía su padie y donde venos
su paIacio en Ia pIaza de Ios Ruscicuci, ceica
de San Iedio, pielendieion su nano. Hulo
nuchos ceIos y no pocas iivaIidades, peio aI
fin Ios padies de Vicloiia piefiiieion a IeIix
Ieielli, soliino deI caidenaI MoncaIlo, que fue
despues Sixlo V, ieinanle hoy poi venluia.
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
IeIix, hijo de CaniIa Ieielli, heinana deI
caidenaI, se IIanó anles Iiancisco Mignucci,
lonó eI nonlie de IeIix Ieielli cuando fue
soIennenenle adoplado poi su lío.
AI enliai Vicloiia en Ia casa Ieiecci, apoiló a
eIIa, sin pioponeiseIo, esa pieeninencia que se
puede IIanai falaI y que Ia aconpañala poi
doquiei, de sueile que podenos decii que sóIo
viendoIa eia posilIe no adoiaiIa. LI anoi que
su naiido Ie lenía iayala en veidadeia Iocuia,
su suegia, CaniIa, y eI piopio caidenaI Mon-
laIlo paiecían no lenei en eI nundo olia ocu-
pación que Ia de adivinai Ios guslos de Viclo-
iia paia piocuiai salisfaceiIos innediala-
nenle. Toda Rona adniió cóno ese caidenaI,
conocido poi Ia exigüidad de su foiluna lanlo
cono poi su iepuIsión poi loda cIase de Iujo,
se conpIacía en adeIanlaise sienpie a lodos
Ios deseos de Vicloiia. }oven, iespIandecienle
de leIIeza, adoiada poi lodo eI nundo, no de-
jala de lenei aIgunos capiichos nuy coslosos.
Vicloiia iecilía de su nueva faniIia iegaIos de
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
aIlísino vaIoi, peiIas y, en fin, lodo Io nás ia-
io y vaIioso que ofiecían Ios oifelies de Rona,
nuy lien suilidos poi enlonces.
Ioi anoi a esla seducloia soliina, eI caide-
naI MonlaIlo, can conocido poi su seveiidad,
lialó a Ios heinanos de Vicloiia cono si fue-
ian sus piopios soliinos, poi inleivención
suya, eI duque de Uilino hizo duque y eI papa
Ciegoiio hizo olispo de
Iossonlione a Oclaviu Accoianloni,
cuando esle lenía apenas lieinla años, MaiceIo
Accoianloni, nozo nuy liavo y fogoso, acu-
sado de vaiios ciínenes y encainizadanenle
peiseguido poi Ia coile, halía escapado a du-
ias penas de unas diIigencias judiciaIes que
podían coslaiIe Ia condena a nueile, honiado
con Ia pioyección deI caidenaI, pudo iecoliai
cieila lianquiIidad, y un leicei heinano de
Vicloiia, juIio Accoianloni, fue eIevado poi eI
caidenaI AIejandio Sfoiza a Ios piineios ho-
noies de su coile can pionlo cono eI caidenaI
MonlaIlo se Io pidió.
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
Ln fin, si Ios honlies supieian nedii su feIi-
cidad, no poi Ia insacialiIidad infinila de sus
deseos, sino poi eI goce efeclivo de Ios lienes
que ya poseen, Ia loda de Vicloiia con eI so-
liino deI caidenaI MonlaIlo haliía podido
paiecei a Ios Accolanloni eI coIno de Ias ven-
luias hunanas. Ieio eI deseo insensalo de
venlajas innensas e inseguias puede IIevai a
ideas exliañas, IIenas de peIigios, a Ios hon-
lies nás coInados de Ios favoies de Ia foilu-
na.
ßien es veidad que si, cono nuchos sospe-
chaion, aIgún paiienle de Vicloiia conliiluyó,
poi eI deseo de una nayoi foiluna, a IiliaiIa
de su naiido, poco despues hulo ocasión de
ieconocei cuánlo nás cueido hulieia sido
conlenlaise con Ias venlajas nodeiadas de una
siluación agiadalIe y que no haliía laidado
en IIegai aI pinácuIo de lodo Ia que Ia anli-
ción de Ios honlies puede deseai.
Mienlias Vicloiia ieinala así en su casa, una
noche en que IeIix Ieielli acalala de neleise
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
en Ia cana con su nujei, una laI CalaIina, na-
luiaI de ßoIonia y donceIIa de Vicloiia, enlie-
gó a aqueI una caila. La halía liaído un hei-
nano de CalaIina, Donenici de Aquaviva,
apodado ¨eI Mancino¨ (eI Zuido). A esle hon-
lie Ie halían desleiiado de Rona poi vaiios
deIilos, peio IeIix, a iuego de CalaIina Ie halía
piocuiado Ia podeiosa piolección de su lío eI
caidenaI, y eI Mancipo ila con fiecuencia a Ia
casa de IeIix, que lenía en eI nucha confianza.
La caila a que nos iefeiinos ila fiinada con
eI nonlie de MaiceIo Accoianloni, eI hei-
nano de Vicloiia que nás queiía su naiido.
CeneiaInenle, vivía escondido fueia de Rona,
peio a veces se aiiiesgala a enliai en Ia ciu-
dad, y enlonces enconliala iefugio en Ia casa
de Ieielli.
Ln Ia caila enliegada a una hoia can exlen-
poiánea, MaiceIo pedía piolección a su cuña-
do IeIix Ieielli, Ie conjuiala a ii en su ayuda y
añadía que Ie espeiala ceica deI paIacio de
MonlecavaIIo paia un asunlo de suna inpoi-
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
lancia.
IeIix dio a conocei a su nujei esla exliaña
caila, Iuego se vislió y no lonó nás ainas que
su espada. Cuando se disponía a saIii, acon-
pañado de un soIo seividoi que IIevala una
anloicha encendida, Ie saIieion aI paso su na-
die CaniIa, lodas Ias nujeies de Ia casa y, en-
lie eIIas, Ia piopia Vicloiia. Todas Ie supIica-
lan encaiecidanenle que no saIieia a una hoia
lan avanzada. Cono IeIix no cedieia a laIes
súpIicas, Ias nujeies, de iodiIIas y con Iágii-
nas en Io., ojos, Ie conjuiaion a que Ia escu-
chaia.
Lslas nujeies, y solie lodo CaniIa, eslalan
hoiioiizadas poi eI ieIalo de Ias cosas que pa-
salan lodos Ios días, y peinanecían inpunes,
en aqueIIos lienpos deI ponlificado de Ciego-
iio XIII, IIeno de desóidenes y alenlados inau-
dilos. La pieocupala adenás una idea: cuan-
do MaiceIo Accoianloni se aiiiesgala a ne-
iai en Rona, no lenía Ia coslunlie de nanda-
ia luscai a IeIix, y esla IIanada, a laIes hoias
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
de Ia noche, Ies paiecía nuy exliaña.
IeIix, con lodo eI fuego de su edad, no se
iendía a caIes nolivos de lenoi, peio cuando
supo que Ia caila Ia halía liaído eI Mancino,
honlie aI que queiía nucho y a que halía
piolegido, no hulo naneia de deleneiIe, y sa-
Iió de casa.
Cono ya henos dicho, Ie piecedía un soIo
ciiado con una anloicha encendida, pelo, ape-
nas halía dado eI polie joven unos pasos poi
Ia cuesla de MonlecavaIIo, cayó heiido poi
lies dispaios de aicaluz. Los asesinos, aI veiIe
en eI sueIo, se aiiojaion solie eI y Ie aciiliIIa-
ion a puñaIadas, hasla que Ies paieció lien
nueilo. Innedialanenle IIegó Ia nolicia falaI a
Ia nadie y a Ia nujei de IeIix, y, poi eIIas, a su
lío eI caidenaI.
LI caidenaI, sin que su ioslio ieveIase Ia nás
pequeña enoción, hizo que Ie vislieian Ios há-
lilos y se enconendó eI nisno a Dios a Ia vez
que Ie enconendala aqueIIa polie aIna (así
cogida de inpioviso). Luego se diiigió a casa
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
de su soliina y, con adniialIe giavedad y un
conlinenle de piofunda paz, puso fieno a Ios
giilos, y Ios IIanlos feneninos, que conenza-
lan a iesonai en loda Ia casa. Su auloiidad so-
lie aqueIIas nujeies fue de laI eficacia, que a
pailii de aqueI nonenlo, y ni siquieia cuando
sacaion de Ia casa eI cadávei, no se vio ni se
oyó en eIIas alsoIulanenle nada que se apai-
laia de Io que en Ias faniIias nás nodeiadas
ocuiie poi Ia, nueiles nás pievislas. Nadie
pudo soipiendei en eI caidenaI MonlaIlo señaI
aIguna, ni siquieia nodeiada, de doIoi, nada
canlió en eI oiden y en Ia apaiiencia exleiioi
de su vida. Rona no laidó en convenceise de
eslo, aunque olseivala con su cuiiosidad
acoslunliada Ios nenoies novinienlos de un
honlie lan piofundanenle ofendido.
Ioi casuaIidad, aI día siguienle de Ia nueile
vioIenla de IeIix se convocó en eI Valicano eI
consisloiio (de Ios caidenaIes). Todo eI nundo
penala en Ia ciudad que, poi Io nenos eI pii-
nei día,¡ eI caidenaI MonlaIlo se consideiaiía
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
exenlo de esla función púlIica. ¡Tenía que apa-
iecei en eIIa anle Ios ojos de lanlos y lan cuiio-
sos ieslos! Olseivaiían Ios nenoies delaIIes
de esa fIaqueza naluiaI que, sin enlaigo, es
lan convenienle disinuIai en un peisonaje
cIac, ya en un pueslo eninenle, aspiia a olio
nás eninenle aún, pues lodo eI nundo ieco-
noceiá que no conviene que quien anliciona
eIevaise poi encina de lodos Ios denás hon-
lies se conduzca cono uno de eIIos.
Ieio Ias peisonas que así pensalan se equi-
vocaion dolIenenle, pues, en piinei Iugai, eI
caidenaI MonlaIvo, según su coslunlie, fue
de Io, piineios que IIegaion aI consisloiio, y,
adenás, ni Ios nás cIaiividenles pudieion des-
culiii en eI Ia nenoi señaI de sensiliIidad
hunana. AI conliaiio, con sus iespueslas a Ios
coIegas que quisieion diiigiiIe paIalias de
consueIo, olie lan leiiilIe aconlecinienlo,
asonlió a lodo eI nundo. La apaienle enleie-
za de su aIna, en nedio de lan alioz desgia-
cia, fueion eI lena de Ios conenlaiios de Ia
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
ciudad.
ßien es veidad que en eI nisno consisloiio
aIgunos honlies, nás duchos en eI aile de Ias
coiles, aliiluyeion aqueIIa exleina innulali-
Iidad, no a faIca de senlinienlo, sino a una
gian capacidad d¿ disinuIo, y esla opinión fue
conpailida en seguida poi Ia nuIlilud de Ios
coilesanos, pues convenía no nosliaise dena-
siado piofundanenle heiido poi una ofensa
cuyo auloi eia seguianenle podeioso y quizá
podía, IIegado eI nonenlo, ceiiai eI canino a
Ia dignidad supiena.
CuaIquieia que fuese Ia causa de esla insen-
siliIidad apaienle y conpIela, Io cieilo es que
piodujo una especie de eslupoi en loda Rona
y en Ia coile de Ciegoiio XIII. Ieio, voIviendo
aI conconsisloiio, cuando, ya ieunidos lodos
Ios caidenaIes, enlió eI papa en Ia saIa, niió
innedialanenle aI caidenaI MonlaIlo y se vie-
ion Iágiinas en Ios ojos de su sanlidad, en
cuanlo aI caidenaI, no se aIleió en alsoIulo Ia
expiesión de su ioslio.
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
Mayoi aún fue eI asonlio cuando, en eI
nisno consisloiio, IIegado eI luina aI caidenaI
MonlaIlo paia piosleinaise anle eI liono de su
sanlidad y daiIe cuenla de Ios asunlos a su
caigo, eI papa, anles eIe daiIe lienpo a co-
nenzai su infoine, no pudo nenos de echaise
a IIoiai. Cuando su sanlidad pudo hacei uso
de Ia paIalia, inlenló consoIai aI caidenaI pio-
neliendoIe que se haiía pionla y seveia jusli-
cia de lan enoine alenlado. Ieio eI caidenaI,
despues de dai nuy huniIdenenle Ia, giacias
aI suno ponlífice, Ie supIicó que no oidenaia
invesligai solie Io ocuiiido, aseguiando que
Io de su paile, peidonala de coiazón aI auloi,
quienquieia que foiie Y, hecho esle iuego en
nuy pocas paIalias, eI caidenaI pasó a infoi-
nai cono si nada exliaoidinaiio hulieia ocu-
iiido.
Todos Ios caidenaIes piesenles en eI consis-
loiio lenían Ios ojos fijos en eI papa y en Mon-
laIlo, y, aunque sea de seguio nuy difíciI en-
gañai aI ojo expeilo de Ios coilesanos, ningu-
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
no se alievió a decii que eI ioslio deI caidenaI
MonlaIlo ieveIaia Ia nenoi enoción aI vei lan
de ceica Ios soIIozos de su sanlidad, quien, a
decii veidad, eslala enleianenle fueia de sí.
Lsla pasnosa insensiliIidad deI caidenaI
MonlaIlo no faIIó en alsoIulo duianle lodo eI
lienpo de su lialajo con su sanlidad, hasla laI
punlo que inpiesionó incIuso aI nisno papa,
eI cuaI, leininado eI consisloiio, no pudo ne-
nos de decii aI caidenaI de San Sixlo, su solii-
no favoiilo: Veianenle, coslui e un gian fiale!
(¡Ln veidad, esle honlie es un gian fiaiIe!).
La aclilud deI caidenaI MonlaIlo no canlió
en nada en Ios días siguienles. Cono es cos-
lunlie, iecilió Ias visilas de pesane de Ios
caidenaIes, Ios pieIados y Ios piíncipes iona-
nos. Y con ninguno, cuaIquieia que fueie su
ieIación con eI, se dejó IIevai a ninguna paIa-
lia de doIoi o de Ianenlación. Con lodos,
despues de un lieve iazonanienlo solie Ia
ineslaliIidad de Ias cosas hunanas, confiina-
da y afianzada con senlencias y lexlos sacados
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
de Ias Sagiadas Lsciiluias o de Ios sanlos pa-
dies, se ponía en seguida a depailii solie Ias
nolicias de Ia ciudad o solie Ios asunlos paili-
cuIaies deI peisonaje con quien se enconliala,
exaclanenle cono si quisieia consoIai a sus
consoIadoies.
Rona espeiala solie lodo con cuiiosidad Io
que pasaiía en Ia visila que lenía que haceiIe eI
piíncipe IalIo Cioidano Oisini, duque de
ßiacciano, aI que eI iunoi aliiluía Ia nueile
de IeIix Ieielli. LI vuIgo pensala que eI cai-
denaI MonlaIlo no podiía enconliaise lan cei-
ca deI piíncipe y halIaiIe a soIas sin dejai lias-
cendei aIgún indicio de sus senlinienlos.
Cuando eI piíncipe IIegó a casa deI caidenaI,
halía en Ia caIIe y junlo a Ia pueila una enoi-
ne nuIlilud, gian núneio de coilesanos IIe-
nalan lodas Ias escancias de Ia casa: lan gian-
de eia Ia cuiiosidad de olseivai eI ioslio de
Ios dos inleiIoculoies. Ieio ni en eI uno ni en
eI olio pudo nadie olseivai nada exliaoidina-
iio. LI caidenaI MonlaIlo siguió punlo poi
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
punlo lodo Io que piesciilían Ias convenien-
cias de Ia coile, dio a su senlIanle un linle de
hiIaiidad nuy naicado y diiigió Ia paIalia aI
piíncipe con Ia nayoi afaliIidad. AI poco ialo,
aI sulii eI piíncipe IalIo a su caiioza, ya soIo
con sus coilesanos ínlinos, no pudo nenos de
decii iiendo: In fallo, e veio che coslui e un
gian fiale! (Ln efeclo, ¡es veidad que esle
honlie es un gian fiaiIe!), cono si quisieia
confiinai Ias paIalias dichas poi eI papa días
anles.
Los sagaces han pensado que Ia conducla deI
caidenaI MonlaIlo en aqueIIa ciicunslancia Ie
faciIiló eI canino deI liono, pues nuchos pen-
saion que, lien fueia poi naluiaIeza o lien
poi viilud, no salía o no queiía peijudicai a
nadie, poi nás que luvieia giandes nolivos
paia eslai iiiilado.
IeIix Ieieili no dejó nada esciilo con ieIación
a su nujei en consecuencia, esla luvo que voI-
vei a Ia casa de sus padies. LI caidenaI Mon-
laIlo dispuso que se IIevaia Ios liajes, Ias joyas
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
y en geneiaI, lodo Io que halía iecilido nien-
lias eia Ia nujei de su soliino.
A Ios lies días de Ia nueile de IeIix Ieielli,
Vicloiia fue a vivii, aconpañada de su nadie,
en eI paIacio deI piíncipe Oisini. AIgunos dije-
ion que Ias IIevó a ese paso eI cuidado de su
seguiidad peisonaI, pues paiece sei que Ia coi-
le Ias anenazala cono acusadas de «consen-
linienlo» en eI honicidio conelido, o aI ne-
nos de halei lenido conocinienlo deI nisno
anles de Ia ejecución, olios pensaion (y Io ocu-
iiido despues paieció confiinai esla idea) que
Io hicieion paia que se IIevaia a efeclo Ia loda,
pues eI piíncipe halía pionelido a Vicloiia
casaise con eIIa en cuanlo no luvieia naiido.
LI caso es que ni enlonces ni despues se ha
salido con ceileza quien fue eI auloi de Ia
nueile de IeIix, aunque lodos hayan sospe-
chado de lodos. Ieio Ia nayoiía aliiluía esla
nueile aI piíncipe Oisini. Lia cosa salida que
halía eslado enanoiado de Vicloiia, de Io cuaI
halía dado piuelas inequívocas, y Ia loda
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
sulsiguienle fue Ia nayoi de lodas esas piue-
las, pues Ia nujei eia de condición lan infe-
iioi, que sóIo Ia liianía de Ia pasión pudo eIe-
vaiIa hasla Ia iguaIdad naliinoniaI. Lsla opi-
nión deI vuIgo no canlió poi una caila diiigi-
da aI goleinadoi de Rona cuyo conlenido se
difundió a Ios pocos días deI hecho. Lslala
esciila con eI nonlie de Cesai IaIanlieii, un
joven de caiáclei fogoso y que halía sido des-
leiiado de Ia ciudad.
Ln esla caila, IaIanlieli decía que no eia ne-
cesaiio que su señoiía iIusliísina se lonaia eI
lialajo de luscai en olio silio aI auloi de Ia
nueile de IeIix Ieielli, poique eia eI quien Ie
halía hecho nalai poi cieilas difeiencias sui-
gidas enlie eIIos aIgún lienpo anles.
Muchos pensaion que aqueI asesinalo no se
halía ieaIizado sin eI consenlinienlo de Ia ca-
sa Accoianloni, se acusó a Ios heinanos de
Vicloiia, suponiendoIos seducidos poi Ia an-
lición de enpaienlai con un piíncipe lan po-
deioso y iico. Se acusó solie lodo a MaiceIo,
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
fundándose en eI indicio de Ia caila que hizo
saIii de su casa aI infoilunado IeIix. Se ciilicó
a Ia piopia Vicloiia, aI veiIa ii a vivii aI paIa-
cio de Ios Oisini cono fuluia esposa a iaíz de
Ia nueile de su naiido. Se decía que es poco
piolalIe IIegaien un nonenlo a nanejai Ias
ainas pequeñas cuando no se ha hecho uso,
aun poi poco lienpo, de Ias ainas de Iaigo
aIcance.
La insliucción deI asunlo fue enconendada
poi Ciegoiio XIII a nonseñoi Ioilici, golei-
nadoi de Rona. Ln Ios aulos apaiece soIanen-
le aqueI Donenici apodado «eI Mancipo»,
delenido poi Ia coile, confiesa, sin sei soneli-
do a loiluia (loinenlalo), en eI segundo inlei-
iogaloiio, con fecha deI 24 de felieio de 1582:
«Que Ia causa de lodo fue Ia nadie de Viclo-
iia, y que fue secundada poi Ia caneiieia de
ßoIonia, Ia cuaI, innedialanenle despues deI
honicidio, se iefugió en Ia ciudadeIa de ßiac-
ciano (peilenecienle aI piíncipe Oisini y don-
de Ia coile no se alievió a peneliai), y que Ios
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
ejeculoies deI ciinen fueion Machione de
Cullio y IalIo ßaica de ßiacciano, Iancie
spezzale (soIdados) de un señoi cuyo nonlie,
poi dignas iazones, no consla.» A eslas dignas
iazones» se sunaion, cieo, Ios iuegos deI cai-
denaI MonlaIlo, eI cuaI soIiciló con insislencia
que no se IIevaian nás aIIá Ias pesquisas, y, en
efeclo, no se siguió pioceso. LI Mancipo saIió
de Ia cáiceI con eI piecello (oiden) de voIveise,
so pena de Ia vida, diieclanenle a su país y no
noveise janás de eI sin un peiniso expieso.
La Iileiación de esle honlie luvo Iugai en
1583, eI día de san Luis, y cono ese día eia
lanlien eI deI cunpIeaños deI caidenaI Mon-
laIlo, esla ciicunslancia ne confiina cada vez
nás en Ia cieencia de que eI asunlo leininó así
a iuego deI piopio caidenaI. Con un golieino
lan deliI cono eI de Ciegoiio XIII, un pioceso
de laI especie podía lenei consecuencias nuy
desagiadalIes y sin ninguna conpensación.
Así quedaion inleiiunpidos Ios novinien-
los de Ia coile, peio eI papa Ciegoiio XIII no
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
quiso consenlii de ninguna naneia en que eI
piíncipe IalIo Oisini duque de ßiacciano,
casaia con Ia viuda Accoianloni. Su Sanlidad,
despues de infIigii a esla una especie de pii-
sión, Ie inpuso eI piecello de no conliaei na-
liinonio sin peiniso expieso suyo o de sus
sucesoies.
Mueilo Ciegoiio XIII (a piincipios de 1585),
docloies en deiecho, consuIlados pos eI piín-
cipe IalIo Oisini, diclaninaion que eI piecel-
lo quedala anuIado poi Ia nueile de quien Io
halía inpueslo, y eI piíncipe decidió casaise
con Vicloiia anles de Ia eIección de un nuevo
papa. Ieio Ia loda no pudo ieaIizaise cuando
eI piíncipe deseala, en paile poique queiía
lenei eI consenlinienlo de Ios heinanos de
Vicloiia, y ocuiiió que Oclavio Accoianloni,
olispo de Iossonlioni, no accedió en nodo
aIguno a oloigai eI suyo, y en paile poique no
se cieía que Ia eIección deI sucesoi de Ciego-
iio XIII luvieia Iugai lan pionlo. LI caso es que
Ia loda no se ceIelió hasla eI nisno día, en
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
que fue nonliado papa eI caidenaI MonlaIlo,
lan inleiesada en eI asunlo, es decii, eI 24 de
aliiI de 1585, lien fueia poi casuaIidad, lien
poique eI piíncipe quisieia denosliai que no
lenía a Ia coile lajo eI nuevo papa nás de Io
que Ia lenieia lajo Ciegoiio XIII.
Lsla loda hiiió piofundanenle a Sixlo V
(pues laI fue eI nonlie eIegido poi eI caidenaI
MonlaIlo), halía dejado ya Ias naneias de
pensai que convenían a un fiaiIe y halía eIe-
vado su aIna a Ia aIluia deI giado en que Dios
acalala de poneiIe.
Sin enlaigo, eI papa no dio señaI aIguna de
enojo, sóIo que cuando eI piíncipe Oisini acu-
dió aqueI nisno día, con lodos Ios giandes
señoies ionanos, a lesaiIe eI pie, aliigando Ia
seciela inlención de Ieei, si fuese posilIe, en Ia
caia deI sanlo padie Ios que podía espeiai o
lenei de aqueI honlie lan poco conocido has-
la enlonces, se dio cuenla de que se halían
acalado Ias lionas. Cono eI nuevo papa niió
aI piíncipe de naneia singuIai y no conlesló
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
una paIalia a Ios cunpIinienlos de iigoi que
eI piíncipe Ie diiigía, decidióse esle a desculiii
sin nás laidai Ias inlenciones de su sanlidad
iespeclo a eI.
Ioi nediación de Ieinando, caidenaI de Me-
dicis (heinano de su piineia esposa), y deI
enlajadoi calóIico, pidió y olluvo que eI papa
Ie concedieia una audiencia en su cánaia, en
esla audiencia diiigió a su sanlidad un discui-
so esludiado y, sin hacei nención de Ias cosas
pasadas, se congialuIó con eI papa de su nue-
va dignidad y Ie ofieció cono fieI vasaIIo y
seividoi lodo cuanlo lenía y podía.
LI papa Ie escuchó con suna seiiedad y aI fi-
naI Ie conlesló que nadie deseala canlo cono
eI que Ia vida y Ios hechos de IalIo Cioidano
Oisini fuesen en Io fuluio dignos de Ia sangie
Oisini y de un veidadeio calaIIeio ciisliano,
que en cuanlo a Io que halía sido en eI pasado
paia Ia Sanla Sede y paia su peisona, Ia deI
papa, nadie podiía deciiIo nejoi que Ia con-
ciencia deI piíncipe nisno, que, sin enlaigo,
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
esle podía eslai seguio de una cosa: que así co-
no Ie peidonala Io que halía podido hacei
conlia IeIix Ieielli y conlia IeIix, caidenaI
MonlaIlo, nunca Ie peidonaiía Io que en eI fu-
luio pudieia hacei conlia eI papa
Sixlo, que en consecuencia, Ie conninala a
expuIsai innedialanenle de su casa y de sus
eslados a lodos Ios landidos (desleiiados) y
naIhechoies a quienes hasla eI piesenle no-
nenlo halía dado asiIo.
Sixlo V, cuaIquieia que fuese eI lono en que
se dignala halIai, venía una eficacia exliaoi-
dinaiia, nas, cuando eslala iiiilado y anena-
zadoi, diiíase que sus ojos Ianzalan iayos. LI
caso ese que aI piíncipe IalIo Oisini, acos-
lunliado desde sienpie a que Ios papas Ie le-
nieian, Ia naneia de halIai de esle, que se
apailala iadicaInenle de Io que eI piíncipe
oyeia en eI lianscuiso de liece años, Ie hizo ii
deiecho y iápido desde eI paIacio de su sanli-
dad a conlai aI caidenaI de Medicis Io que
acalala de ocuiiii. Y, poi consejo de esle, de-
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
cidió despedii, sin Ia nenoi laidanza, a lodos
Ios peiseguidos poi Ia juslicia a quienes eI da-
la asiIo en su paIacio y en sus eslados, y se
apiesuió a luscai un pielexlo decoioso paia
saIii innedialanenle deI país sonelido aI po-
dei de un ponlífice lan iesueIlo. Ha de saleise
que eI piíncipe IalIo Oisini eia lan exageia-
danenle oleso, que una pieina suya: eia nás
giuesa que eI cueipo de un honlie coiiienle,
y una de eslas enoines pieinas adoIecía de Ia
enfeinedad IIanada Ia Iupa (Ia Iola), así defi-
nida poique hay que nuliiiIa apIicando a Ia
pai le afeclada gian canlidad de caine fiesca,
si no se hace así, eI leiiilIe hunoi, a faIla de
caine nueila que devoiai, se cela en Ia caine
viva que Ie iodea.
LI piíncipe se acogió aI pielexlo de esle naI
paia ii a Ios ceIelies laños de AIlano, ceica
de Iadua, lieiia dependienle de Ia iepúlIica
de Venecia, y aIIá se diiigió con su nueva es-
posa a nediados de junio. AIlano eia un puei-
lo nuy seguio paia eI, pues, desde hacía nu-
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
chos años, Ia casa Oisini eslala unida. a Ia ie-
púlIica de Venecia poi seivicios iecípiocos.
Ya en esle país seguio, eI piíncipe Oisini no
pensó nás que en gozai de Ios espaicinienlos
de diveisas eslancias, y, con esle piopósilo, aI-
quiIa lies nagníficos paIacios: uno en Venecia
eI paIacio DandoIo, en Ia caIIe de Ia Zecca, olio
en Iadua, eI Ioslaiini, siluado en Ia nagnífica
pIaza IIanada Ia Aiena, eI leicelo Io eIigió en
SaIo, en Ia deIiciosa oiiIIa deI Iago de Caida,
esle úIlino paIacio halía peilenecido lienpo
aliás a Ia faniIia Sfoiza IaIIavicini.
A Ios señoies de Venecia (eI golieino de Ia
iepúlIica) Ies salisfizo nucho Ia IIegada a sus
eslados de lan insigne piíncipe y se apiesuia-
ion a ofieceiIe una noliIísina condolla (o sea
una canlidad nuy consideialIe, pagadeia
anuaInenle, que eI piíncipe haliía de enpIeai
en iecIulai una liopa de dos o lies niI hon-
lies y asunii eI nando de Ia nisna). LI piín-
cipe decIinó con nucho despaipajo esle ofie-
cinienlo, conleslando, a liaves de Ios enisa-
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
iios, que aunque, poi incIinación naluiaI y he-
iedilaiia en su faniIia, Ie seiía nuy gialo sei-
vii a Ia seienísina iepúlIica, dependiendo co-
no dependía en aqueI nonenlo deI iey ca-
lóIico, no Ie paiecía convenienle aceplai olia
olIigación. Lsla iespuesla enlilió un lanlo Ia
luena disposición de Ios senadoies. IncIinados
anles a dispensaiIe en nonlie de lodo eI pue-
lIo, una iecepción nuy honoialIe cuando IIe-
gaia a Venecia, dicha iespuesla Ios deleininó
a dejai que IIegaia cono un sinpIe pailicuIai.
LI piíncipe Oisini, enleiado de codo eslo, de-
cidió no ii a Venecia. Lslando ya ceica de Ia-
dua, dio un iodeo en esla adniialIe iegión y
se encaninó con loda su escoIla aI paIacio pie-
paiado paia eI en SaIo, a oiiIIas deI Iago de
Caida. AIIí pasó lodo eI veiano enlie Ios nás
agiadalIes y vaiiados pasalienpos.
LIegada Ia epoca de canliai de iesidencia, eI
piíncipe hizo aIgunos pequeños viajes, de Ios
que sacó Ia concIusión de que ya no podía ie-
sislii eI cansancio cono anles, lenió poi su sa-
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
Iud, poi fin pensó ii a pasai unos días en Ve-
necia, peio su esposa, Vicloiia, Ie disuadió y Ie
indujo a peinanecei en SaIo.
AIgunos pensaion que Vicloiia Accoianloni
se halía dado cuenca de Ios peIigios que co-
iiían Ios días de su naiido y que, despues de
induciiIe a peinanecei en SaIo, pensala IIe-
vaiIe nás adeIanle fueia de IlaIia, poi ejen-
pIo, a aIguna ciudad Iilie de Suiza, de esle
nodo, paia eI caso de noiai eI piíncipe, ponía
en seguiidad su peisona y su foiluna pailicu-
Iai.
Iundada o no esla suposición, eI hecho es
que no se cunpIió, pues eI 1O de novienlie,
alacado eI piíncipe en SaIo de una nueva in-
disposición, luvo en seguida eI piesenlinienlo
de Io que ila a ocuiiii.
Le pieocupó Ia sueile de su desvenluiada
esposa, Ia veía, en Ia leIIa fIoi de su juvenlud,
quedai polie, de fana y de lienes de foiluna,
odiada poi Ios piíncipes ieinanles en IlaIia,
poco queiida poi Ios Oisini y sin Ia espeianza
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
do olio casanienlo despues de noiii eI. Cono
señoi nagnánino y de fe IeaI, hizo poi piopia
voIunlad un leslanenlo en eI que quiso asegu-
iai Ia foiluna de aqueIIa desvenluiada. LegóIe
en dineio o en joyas Ia inpoilanle canlidad de
cien niI piaslias, a nás de lodos Ios calaIIos,
caiiozas, nuelIes de que se seivía en aqueI
viaje. LI ieslo de su foiluna Io dejó a Viiginio
Oisini, su único hijo, halido de su piineia
nujei, heinana de Iiancisco I, gian duque de
Toscana (Ia nisna a Ia que halía hecho nalai
poi infideIidad, con eI consenlinienlo de sus
heinanos).
Ieio ¡cuán incieilas son Ias pievisiones de
Ios honlies! Las disposiciones con Ias que
IalIo Oisini pensala dai una peifecla seguii-
dad a aqueIIa infoilunada nujei lan joven, se
loinaion paia eIIa en piecipicios y iuina. LI 12
de novienlie, despues de fiinai su leslanen-
lo, eI piíncipe se sinlió nejoi. LI 13 poi Ia no-
che Ie sangiaion, y cono Ios nedicos no con-
fialan nás que en una seveia dieia, dejaion
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
oiden leininanle de que no lonaia aIinenlo
aIguno.
Ieio, nada nás saIii de Ia halilación Ios ne-
dicos, eI piíncipe exigió que Ie dieian de co-
nei, nadie se alievió a conlia deciiIe y conió
y lelió cono de coslunlie. Apenas leinina-
do eI yanlai, eI piíncipe peidió eI conocinien-
lo y, dos hoias anles de poneise eI soI, faIIeció.
Despues de esla nueile iepenlina, Vicloiia
Accoianloni, aconpañada poi su heinano
MaiceIo y loda Ia coile M difunlo piíncipe se
liasIadó a Iadua, aI paIacio Ioscaiini, aIquiIa-
do poi eI piíncipe y siluado noca de Ia Aiena.
Ioco despues que eIIa IIegó su heinano
IIaninio, que gozala de gian piedicanenlo
ceica deI caidenaI Iainesio. Vicloiia enpiendí
enlonces Ia, diIigencias necesaiias paia conse-
guii eI pago deI Ie
gado que Ie halía hecho su naiido, eI cuaI
ascendía a sesenla niI piaslias en efeclivo que
delían seiIe pagadas en eI pIazo de dos años y
eslo apaile de Ia dole, de Ia conliadole y de
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
lodas Ias joyas, oljelos de vaIoi y nuelIes que
eslalan en su podei. LI piíncipe Oisini halía
dispueslo en su leslanenlo que, en Rona o en
cuaIquiei olia ciudad, a eIección de Ia duque-
sa, se Ie conpiaia un paIacio poi un vaIoi de
diez niI piaslias y una «viña» (casa de canpo)
de seis niI, oidenó adenás Ia pioveyeia a su
nesa y a lodo, seivicio cono cunpIía a una
nujei de su iango. LI seivicio delía sei de
cuaienla doneslicos, con eI coiiespondienle
núneio de calaIIos.
La signoia Vicloiia lenía nucha espeianza
en eI favoi de Ios piíncipes de Ieiiaia, de IIo-
iencia y de Uilino, y en eI de Ios caidenaIes
Iainesio y De Medicis, nonliados aIlaceas
poi eI difunlo piíncipe. Ls de olseivai que eI
leslanenlo halía sido enviado a Iadua y so-
nelido a Ias Iuces de Ios exceIenlísinos Iai
lizoIo y Menochio, piineios piofesoies de esla
univeisidad y hoy lan ceIelies juiisconsuIlos.
LIegó a Iadua eI piíncipe Luis Oisini paia
IIevai a calo Io que lenía que hacei con iespec-
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
lo aI difunlo duque y a su viuda e ii seguida-
nenle a haceise caigo deI golieino de Ia isIa
de Coifú, paia eI que halía sido designado
poi Ia seienísina iepúlIica.
Suigió poi Io pionlo una dificuIlad enlie Ia
signoia Vicloiia y eI piíncipe Luis colie Ios ca-
laIIos deI duque, que, según eI piíncipe, no
enlialan, en paiidad, enlie Ios nuelIes, nas
Ia duquesa pioló que delían sei consideiados
cono nuelIes piopianenle dichos, y se deci-
dió que Ia viuda se seiviiía de eIIos hasla uIle-
iioi iesoIución, Vicloiia piesenló cono fiadoi
aI signoi Soaidi de ßeigano, condollieio de
Ios señoies venecianos, paliicio nuy iico y de
Ios piineio, de su paliia.
Suigió olia dificuIlad solie cieila canlidad
de vajiIIa de pIala que eI difunlo duque halía
enliegado aI piíncipe Luis en pienda de una
canlidad de dineio que esle Ie halía pieslado.
Todo se decidió poi vía judiciaI, pues eI seie-
nísino (duque) de Ieiiaiaponía enpeño en
que Ias disposiciones deI difunlo piíncipe sed
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
cunpIieian en lodos sus punlos. Lsle segundo
exlieno se iesoIvió eI 23 de dicienlie, que eia
doningo.
La noche siguienle iiiunpieion cuaienla
honlies en Ia casa de Ia signoia Accoianloni.
Veslían unos hálilos de exliavaganle coile y
dispueslos de laI nodo que quienes Ios IIeva-
lan no pudieian sei ieconocidos sino poi Ia
voz, y cuando se IIanalan enlie eIIos Io hacían
con cieilos nonlies supueslos.
Lnpezaion poi luscai a Ia peisona de Ia du-
quesa y, cuando Ia enconliaion, uno de eIIos Ie
dijo: «Ahoia hay que noiii.»
Y, sin concedeiIe un nonenlo, aunque eIIa
pedía que Ia dejaian enconendaise a Dios, Ia
pinchó con un fino puñaI delajo deI seno iz-
quieido, y, ienoviendo esle puñaI en lodos Ios
senlidos, eI nuy ciueI piegunló vaiias veces a
Ia desdichada si Ie locala eI coiazón, hasla que
exhaIó eI úIlino suspiio. Mienlias lanlo, Ios
olios luscalan a Ios heinanos de Ia duquesa,
uno de Ios cuaIes, MaiceIo, se saIvó, poique no
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
Ie enconliaion en Ia casa, aI olio Ie aciiliIIaion
a puñaIadas. Los asesinos dejaion a Ios nuei-
los en eI sueIo y a loda Ia genle de Ia casa en
IIanlos y Ianenlos, y, apodeiándose deI cofie
que conlenía Ias joyas y eI dineio, se naicha-
ion.
La nolicia IIegó iápidanenle a Ios nagislia-
dos de Iadua, piocedieion a Ia idenlificación
de Ios nueilos y dieion cuenla a Venecia.
Duianle lodo eI Iunes acudió nuchísina
genle a dicho paIacio y a Ia igIesia de Ios Lini-
laños paia vei Ios cadáveies. Ciande fue Ia
enoción conpasiva de Ios cuiiosos, especiaI-
nenle aI vei aIa duquesa, lan leIIa. LIoialan
su desvenluia y denlilus fienelanl (iechina-
lan Ios dienles) conlia Ios asesinos. Ieio loda-
vía se ignoialan sus nonlies.
Cono Ia coile enpezó a sospechai, poi fuei-
les indicios, que eI! hecho peipeliado halía
sido poi oiden o, aI nenos, con eI consenli-
nienlo deI susodicho piíncipe Luis, cilóIe a
conpaiecei, y queiiendo eI enliai in coile (en
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
eI liilunaI) deI iIusliísino capilán con una es-
coIla de cuaienla honlies ainados, inleicep-
láionIe Ia pueila y Ie dijeion que enliaia soIa-
nenle con lies o cualio. Mas, en eI nonenlo
de pasai eslos, Ios olios se Ianzaion lias eIIos,
apailaion a Ios guaidias e iiiunpieion lodos.
LIegado eI piíncipe Luis anle eI iIusliísino
capilán, quejóse de laI afienla, aIegando que
ningún piíncipe soleiano Ie halía infIigido
janás paiecido lialo. IiegunlóIe eI iIusliísino
capilán si salía aIgo solie Ia nueile de Ia sig-
noia Vicloiia y Io ocuiiido Ia noche anleiioi,
conlesló que sí y que halía oidenado que de
eIIo se dieia paile a Ia juslicia. Se dispuso que
se pusiese poi esciilo su iespuesla, oljeló eI
que Ios honlies de su iango no eslalan suje-
los a laI foinaIidad y que lanpoco delían sei
inleiiogados.
LI piíncipe Luis pidió peiniso paia nandai
un coiieo a IIoiencia con una caila paia eI
piíncipe Oisini dándoIe cuenla deI pioceso y
deI ciinen acaecido. Lxhilió una caila sinu-
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
Iada que no eia Ia veidadeia y olluvo Io que
soIicilala.
Ieio eI enisaiio fue delenido fueia de Ia ciu-
dad y ninuciosanenle iegisliado, Ie enconlia-
ion Ia caila que eI piíncipe Luis halía exhili-
do y olia escondida en Ias locas deI enisaiio,
iedaclada a esle lenoi:

A| S|ÑOR V|RG|N|O ORS|N|
IIusliísino señoi:
Henos dado cunpIinienlo a Io convenido
enlie nosolios, y de naneia laI, que Iogianos
engañai aI iIusliísino Tondini |aI paiecei,
nonlie deI piesidenle de Ia coile que halía
inleiiogado aI piíncipej, lanlo, que ne lienen
aquí poi eI calaIIeio nás cunpIido deI nun-
do. HíceIo yo en peisona, así que no dejeis de
nandai de innedialo a Ios honlies que sa-
leis.
Lsla caila causó inpiesión a Ios nagisliados,
apiesuiáionse a nandaiIa a Venecia y dieion
oiden de que se ceiiaian Ias pueilas de Ia ciu-
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
dad y se pusieian guaidias en Ias nuiaIIas no-
che y día. IulIicóse un lando haciendo salei
que incuiiía en seveias penas quien, cono-
ciendo a Ios asesinos, no conunicaia a Ia jusli-
cia Io que salía. Los que, figuiando enlie Ios
asesinos, decIaiaian conlia uno, de eIIos, no
seiían incuIpados, y hasla se Ies daiía cieila
canlidad de dineio. Ieia eI 24 de dicienlie,
víspeia de Navidad, a eso de Ia nedianoche,
IIegó de Venecia eI signoi AIoiso ßiagadin con
anpIios podeies de paile deI senado y con
oiden de hacei delenei, vivos o nueilos y
conlase Io que coslase, aI susodicho piíncipe
Luis y a lodos Ios suyos.
Reunieionse en Ia foilaIeza dicho avogadoi
ßiagadin, eI capilán y eI podeslá.
Se oidenó, so pena de hoica (deIIa foica a lo-
da Ia niIicia de a pie y de a calaIIo que, deli-
danenle ainada, iodeaia Ia casa deI susodi-
cho piíncipe .Luis, ceicana a Ia foilaIeza y con-
ligua a Ia igIesia de San Aguslín, de Ia Aiena.
AI apunlai eI día (que eia eI de Navidad), se
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
pulIicó en Ia ciudad un lando exhoilando a
Ios hijos de San Maicos a acudii en ainas a Ia
casa deI signoi Luis a Ios que no luvieian ai-
nas se Ios convocala en Ia foilaIeza, donde se
Ies enliegaiían cuanlas quisieien, esle lando
pionelía una ieconpensa de dos niI ducados
a quien enliegaia a Ia coile, vivo o nueilo, aI
susodicho signoi Luis, y quinienlos ducados
poi Ia peisona de cada uno de sus honlies.
Asinisno se oidenala, a quienes no fueion
piovislos de ainas, que no se aceicaian a Ia
casa deI piíncipe, paia no esloilai a quienes se
lalieian, caso de que eI susodicho piíncipe
juzgaia opoiluno disponei una saIida.
AI nisno lienpo se enpIazaion aicaluceios
de foilaIeza, noileios y ailiIIeiía giuesa en Ias
nuiaIIas viejas, fienle a Ia casa ocupada poi eI
piíncipe, y Io nisno en Ias nuiaIIas nuevas,
desde Ias cuaIes se doninala Ia paile liaseia
de Ia casa. Ln esle Iado siluaion Ia calaIIeiía,
paia que pudieia nanioliai Iilienenle en eI
caso de sei necesaiia su inleivención. Se apies-
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
laion en Ia oiiIIa deI iío lancos, ainaiio, ca-
iios y olios nuelIes a nodo de paiapelos, con
eI fin de olslacuIizai Ios novinienlos de Ios
siliados si inlenlalan aiienelei loloia eI pue-
lIo en oiden ceiiado. Lslos paiapelos delían
seivii lanlien paia piolegei a Ios ailiIIeios y
Ios soIdados conlia Ios liios de aicaluz de Ios
siliados.
Ioi úIlino, enpIazaion en eI iío, enfienle y
aI coslado de Ia casa deI piíncipe, unas laica-
zas caigadas de honlies piovislos de nos-
quele, y olias ainas piopias paia hosligai aI
enenigo se inlenlala una saIida, aI nisno
lienpo se Ievanlaion laiiicadas en lodas Ias
caIIes.
Duianle eslos piepaialivos IIegó una caila
deI piíncipe en Ia que, en leininos nuy cone-
didos, se quejala de sei consideiado cuIpalIe
y de veise lialado cono enenigo, y hasla co-
no ieleIde, anles de exaninai eI caso. Lsla
caila Ia halía iedaclado Liveiolo.
LI 27 de dicienlie, Ios nagisliados enviaion
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
a Ios señoies nás piincipaIes de Ia ciudad a
enlievislaise can eI signoi Luis, quien lenía en
su casa cuaienla honlies, lodos eIIos anliguos
soIdados veleianos en Ias ainas. Los encon-
liaion ocupados en foilificaise con paiapelos
hechos de lalIas y coIchones nojados, y pie-
paiando Ios aicaluces.
Los lies calaIIeios decIaiaion aI piíncipe que
eslalan deleininados a apodeiaise de su pei-
sona, Ie exhoilaion a que se iinde añadiendo
que, si así Io hacía anles de IIegai a vías de he-
cho, podiía espeiai de eIIos aIguna niseiicoi-
dia. A Io cuaI iespondió eI signoi Luis que, si
enpezalan poi ieliiai Ios guaidias aposlados
en loino a su casa, se iendiiía a Ios nagislia-
dos, aconpañado de dos o lies de sus hon-
lies, paia lialai de¡ asunlo, con Ia expiesa
condición de que sienpie quedaiía Iilie paia
loinai a su casa.
Los enlajadoies se hicieion caigo de eslas
pioposiciones esciilas de puño y Ielia deI sig-
noi Luis y voIvieion ceica de Ios nagisliados,
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
quienes iechazaion Ias condiciones, piinci-
paInenle poi consejo deI iIusliísino Iío Lnea
y de olios nolIes piesenles. Los enlajadoies
loinaion nuevanenle a casa deI piíncipe y Ie
nolificaion que, si no se iendía puia y sin-
pIenenle, aiiasaiían su casa con Ia ailiIIeiía, a
Io cuaI iespondió que piefeiía Ia nueile a laI
aclo de sunisión.
Los nagisliados dieion Ia señaI de lalaIIa y,
aunque haliían podido desliuii Ia casa casi
lolaInenle con una soIa descaiga, piefiiieion
enpezai con cieila nesuia, poi si Ios siliados
se avenían a iendiise.
Así fue, y con eIIo se ahoiió a San Maicos eI
nucho dineio que haliía coslado ieconsliuii
Ias pailes desliuidas deI paIacio alacado, sin
enlaigo, no lodos Io apiolaion. Si Ios hon-
lies deI signoi Luis no hulieian fIaqueado y
se hulieian Ianzado sin vaciIai fueia de Ia
casi, eI iesuIlado haliía sido nuy incieilo.
Lian soIdados veleianos no caiecían de nuni-
ciones, de aina,, ni de vaIoi, y solie lodo le-
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
nían eI nayoi inleies en vencei, aun ponien-
dose en Io peoi, ¡ no eia piefeiilIe noiii de un
liio de aicaluz a peiecei a nanos deI veidu-
go` Adenás, ¿con quien lenían que haleise-
Ias` Con unos infeIices siliadoies poco expe-
iinenlados en Ias ainas, y, en esle caso, Ios se-
ñoies se haliían aiiepenlido de su cIenencia y
su londad naluiaI.
Lnpezaion, pues, poi lalii Ia coIunnala que
halía fienle a Ia casa, despues, liiando sien-
pie un poco poi aIlo, denoIieion Ia fachada.
Mienlias lanlo, Ios de denlio dispaiaion nu-
chos aicaluzazos, peio sin olio iesuIlado que
eI de heiii en eI honlio a un honlie deI pue-
lIo.
LI signoi Luis giilala con gian ínpelu: « ¡ßa-
laIIa!, ¡lalaIIa! ¡Cueiia!, ¡gueiia!» Lslala nuy
ocupado en hacei fundii laIas con eI eslaño de
Ias fuenles y eI pIono de Ios ciislaIes de Ias
venlanas. Anenazala con hacei una saIida,
peio Ios siliadoies lonaion nuevas nedidas e
hicieion avanzai ailiIIeiía de nás giueso caIi-
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
lie.
LI piinei cañonazo aliió una luena liecha
en Ia casa y deiiiló enlie Ias iuinas a un laI
IandoIfo Leupialli de Caneiino. Lia un hon-
lie de gian aiiojo y landido de nucho cuida-
do. Desleiiado de Ios eslados de Ia sanla IgIe-
sia, eI iIusliísino señoi VileIIi halía pueslo su
caleza a piecio de cualiocienlas piaslias poi Ia
nueile de Vicenle VileIIi, alacado en su ca-
iiuaje y nueilo a liios de aicaluz y a puñaIa-
das poi olia deI piíncipe Luis Oisini y poi
nano deI susodicho IandoIfo y sus cónpIices.
IandoIfo, aluidido poi Ia caída, no podía no-
veise, un seividoi de Ios señoies Caidi Lislase
adeIanló hacia eI ainado de una pisloIa y,
nuy vaIienlenenle, Ie coiló Ia caleza y se
apiesuió a IIevaiIa a Ia foilaIeza y enliegaiIa a
Ios nagisliados.
Ioco despues, olio cañonazo deiiiló una pa-
ied de Ia casa y, con eIIa, aI conde de Monle-
neIino de Ieiusa, que nuiió enlie Ias iuinas
desliozado poi Ia laIa.
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
Despues vieion saIii de Ia casa a un peisona-
je IIanado eI coioneI Loienzo, de Ios nolIes de
Caneiino, honlie nuy iico y que en vaiias
ocasiones halía dado piuelas de vaIoi y eia
nuy eslinado poi eI piíncipe. Lsle honlie
decidió no noiii sin venganza, quiso dispaiai
su aicaluz, peio, aunque Ia iueda giiala, ocu-
iiió, quizá poi designio de Dios, que eI aica-
luz no dispaió, y en esle nonenlo una laIa
aliavesó eI cueipo aI coioneI Loienzo. LI dis-
paio Io halía hecho un polie dialIo, noniloi
de Ios escoIaies en San MigueI. Y nienlias esle
se aceicala a coilaiIe Ia caleza paia ganai Ia
ieconpensa pionelida, se Ie adeIanlaion olios
nás Iigeios y solie lodo nás fueiles que eI,
Ios cuaIes se apodeiaion de Ia loIsa, deI aica-
luz, deI cinluión, deI dineio y de Ias soilijas
deI coioneI y Ie coilaion Ia caleza.
Mueilos Ios honlies en Ios que eI piíncipe
Luis confiala nás, se quedó nuy peiluilado
y ya no se Ie vio hacei ningún novinienlo. LI
signoi IiIenfi, su nayoidono de casa y secie-
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
laiio en liaje civiI, saIió a un laIcón y con un
pañueIo lIanco dio Ia señaI de que se iendía.
SaIió y fue conducido a Ia ciudadeIa «IIevado
deI liazo», conen dicen que es coslunlie en
Ia gueiia, poi AnseIno Suaido, lenienle de Ios
señoies (nagisliados).
Sonelido innedialanenle a inleiiogaloiio,
dijo no lenei ninguna cuIpa en Io que halía
pasado, poique hasla Ia víspeia de Navidad
no IIegó de Venecia, donde halía eslado vaiios
días ocupado en Ios asunlos deI piíncipe.
Le piegunlaion cuánlos honlies lenía con eI
eI piíncipe, conlesló: «Veinle o lieinla peiso-
nas.»
Le piegunlaion Ios nonlies y conlesló que
halía ocho o diez que, poi sei peisonas de ca-
Iidad, conían, cono eI nisno,. a Ia nesa deI
piíncipe, y que Ios nonlies de eslos sí Ios co-
nocía, pelo que de Ios denás, genle de vida
vagalunda y IIegados poco hacía aI seivicio
deI piíncipe, no lenía ningún conocinienlo
pailicuIai.
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
Nonlió a lien peisonas, incIuido eI heina-
no de Liveiolo.
Ioco despues enlió en acción Ia ailiIIeiía, si-
luada en Ias nuiaIIas de Ia ciudad. Los soIda-
dos se aposlaion en Ias casas conliguas a Ia deI
piíncipe ha inpedii Ia huida de sus honlies.
LI susodicho piíncipe, que halía coiiido Ios
nisnos peIigios que Ios dos honlies cuya
nueile henos ieIalado, dijo a Ios que Ie io-
dealan que iesislieian hasla que vieian un es-
ciilo de su nano aconpañado de cieila señaI,
despues de Io cuaI se iindió aI ya nonliado
AnseIno Suaido. Y cono no pudieion condu-
ciiIe en caiioza, cono eslala piesciilo, poi
causa de Ia gian nuchedunlie y de Ias laiii-
cadas Ievanladas en Ias caIIes, se iesoIvió que
fueia a pie.
Ila en nedio de Ios honlies de MaiceIo Ac-
coianloni a su Iado, Ios señoies condollieii, eI
lenienle Suaido, olios capilanes y nolIes de Ia
ciudad, lodos nuy lien ainados. Seguía una
luena conpañía de honlies de ainas y de
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
soIdados de Ia ciudad. LI piíncipe Luís ila
veslido de coIoi paido, esliIele aI coslado y Ia
capa Ievanlada lajo eI liazo con un aiie nuy
eIeganle, dijo, con una soniisa desdeñosa: «¡Si
hulieia conlalido!», cono dando a enlendei
que haliía vencido. Conducido anle Ios seño-
ies nagisliados, Ios saIudó dijo:
-Señoies, soy piisioneio de esle genliIhon-
lie señaIando aI signoi AnseIno-, y Ianenlo
nucho Io ocuiiido, que no ha dependido de
ní.
Oidenó eI capilán que Ie quilaian eI esliIele
que IIevala aI coslado y eI piíncipe se apoyó
en un laIcón y conenzó a coilaise Ias uñas
con unas lijeiilas que enconlió aIIí.
IiegunláionIe que peisonas halía en su cana
y nonlió enlie Ias denás aI coioneI Liveiolo
y aI conde MonleneIino, deI que ya se ha ha-
lIado aquí, añadiendo que daiía diez niI pias-
lias poi iescalai a uno de eIIos y que poi eI
olio daiía hasla su sangie. SoIiciló que Ie pu-
sieian en un Iugai adecuado a un honlie co-
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
no eI. Acoidado así, eI piíncipe esciilió de su
puño y Ielia a sus honlies oidenándoIes que
se iindieian, y enliegó cono señaI su aniIIo.
Dijo aI signoi AnseIno que Ie dala su espada
y su aicaluz, pidiendoIe que, cuando se en-
conliaien sus ainas en su casa, se siivieia de
eIIas poi anoi a eI, cono ainas que eian de
un calaIIeio y no de un vuIgai soIdado. Los
soIdados enliaion en Ia casa, Ia iegisliaion
ninuciosanenle y convocaion a Ios honlies
deI piíncipe, Ios cuaIes iesuIlaion sei lieinla y
cualio, despues de Io cuaI fueion conducidos
de dos en dos a Ia piisión deI paIacio. A Io,
nueilos Ios dejaion paia celo de Ios peiios, y
Ia juslicia se apiesuió a dai cuenla de lodo a
Venecia.
Se olseivó que faIlalan nuchos soIdados deI
piíncipe Luis, cónpIices deI hecho, se piohilió
daiIes asiIo, so pena de denoIei Ia casa y co-
niscai Ios lienes de Ios conliavenloies. Los
que Ios denunciaien ieciliiían cincuenla pias-
lias. Ioi eslos nedios, fueion halidos nu-
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
chos.
Mandaion de Venecia una fiagala a Candia,
con una oiden diiigida aI signoi Lalino Oisini
paia que conpaiecieia innedialanenle paia
un asunlo de gian inpoilancia, y se ciee que
peideiá su caigo.
Ayei poi Ia nañana, día de san Lslelan, lodo
eI nundo espeiala vei noiii aI piíncipe Luis
u oíi conlai que halía sido eslianguIado en Ia
piisión, y que así no ocuiiieia piodujo geneiaI
soipiesa, leniendo en cuenla que no eia pájaio
paia leneiIo nucho lienpo enjauIado. Ieio Ia
noche siguienle luvo Iugai eI juicio, y eI día do
san }uan, un poco anles deI aIla, se supo que
eI susodicho señoi halía sido eslianguIado y
halía nueilo nuy lien dispueslo. Su cadávei
fue liasIadado sin diIación a Ia calediaI, acon-
pañado poi eI cIeio de Ia nisna y poi Ios pa-
dies jesuilas. Quedó expueslo duianle lodo eI
día solie una nesa en eI cenlio de Ia igIesia
paia especlácuIo deI puelIo y espejo de inex-
peilos.
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
CunpIiendo Io dispueslo en su leslanenlo,
aI día siguienle se liasIadó a Venecia su cadá-
vei y aIIí quedó enleiiado.
LI sálado ahoicaion a dos de sus honlies, eI
piineio y piincipaI fue Iuiio Savoignano, eI
olio, una peisona viI.
LI Iunes, fue eI penúIlino día deI susodicho
año, ahoicaion a liece, enlio Ios cuaIes halía
vaiios nolIes, olios dos, uno de eIIos IIanado
eI capilán SpIendiano y eI olio eI conde Iaga-
neIIo, fueion conducidos a liaves de Ia pIaza y
Iigeianenle alenazados, una vez en eI Iugai
deI supIicio, Ios deiiilaion a goIpes, Ies coila-
ion Ia caleza y descuailizaion eslando lodavía
casi vivos. Lslos honlies eian nolIes y, anles
de dedicaise aI naI, fueion nuy licos. Se dice
que eI conde IaganeIIo fue quien naló a Ia
signoia Vicloiia Accoianloni con Ia ciueIdad
anles ieIalada. A eslo se oljela que eI piíncipe
Luis, en Ia caila que henos cilado, decIaia que
fue eI nisno quien ejeculó eI hecho, quizá Io
esciilió poi vanagIoiiaise, cono cuando hizo
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
asesinai a VileIIi en Rona, o lien paia nayoi
neiecinienlo deI favoi deI piíncipe Viiginio
Olsini.
LI conde IaganeIIo, anles de iecilii eI goIpe
noilaI, fue aliavesado vaiias veces con un cu-
chiIIo delajo deI seno izquieido, paia locaiIe
eI coiazón, cono eI hicieia con eI polie señoi.
Y Ie saIía deI pecho cono un iío de sangie. Así
vivió nás de nedia hoia, con gian asonlio de
lodos. Lia un honlie de cuaienla y cinco años
que ieveIala nucha fueiza.
Todavía eslán Ievanladas Ias hoicas palilu-
Iaiias paia despachai a Ios diecinueve que
quedan eI piinei día que no sea fiesla. Ieio
cono eI veidugo eslá cansadísino y eI puelIo
cono en agonía poi halei vislo lanlos nuei-
los, se apIaza Ia ejecución eslos dos días. No se
ciee que dejen a ninguno con vida. Quizá se
exceplúe soIanenle, enlie Ios honlies deI
piíncipe Luis, aI signoi IiIenfi, su nayoidono
de casa, eI cuaI se eslá esfoizando nuchísino,
y en ieaIidad Ia cosa es inpoilanle paia eI, poi
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
denosliai que no lonó paile aIguna en eI
hecho.
Ni Ios nás viejos de esla ciudad de Iadua ie-
cueidan que se haya piocedido, janás, poi
una senlencia nás jusla, conlia Ia vida de lan-
las peisonas en una soIa vez. Y eslo, señoies
(de Venecia)
(Añadido con olia Ielia:)
Iiancisco IiIenfi, secielaiio y naeslio di casa
fue condenado a quince años de piisión. LI
copeio (copieie) Honoiio Adani de Ieino y
olios dos, a un año de piisión, olios siele fue-
ion condenados a gaIeias con giiIIeles en Ios
pies, y, poi úIlino, siele fueion pueslos en
Iileilad.
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
LOS CLNCI
LI ¨Don }uan¨ de MoIiòie es, sin duda, un
honlie nujeiiego, peio es solie lodo un
honlie de luena sociedad: anles de enliegai-
se a su iiiesislilIe incIinación a Ias nujeies
lonilas, Ie inpoila piincipaI-nenle ajuslaise a
cieilo nodeIo ideaI, quieie sei eI honlie que
seiía soleiananenle adniiado en Ia coile de
un iey joven, gaIanle e inleIigenle.
LI don }uan de Mozail eslá ya nás ceica de
Ia naluiaIeza y es nenos fiancos, piensa ne-
nos en Ia opinión ajena, no se pieocupa, anle
lodo, poi paieslie cono dice eI laión de Ioe-
nesle, de D´Auligne. DeI don }uan de IlaIia,
laI cono delió de sei en ese leIIo país en eI
sigIo XVI, en Ios piincipios de Ia civiIización
deI Renacinienlo, oinenos sóIo dos ielialos.
De eslos dos ielialos, hay uno que no puedo
dai a conocei: eI sigIo es denasiado nojigalo,
hay que iecoidai aqueIIa gian fiase que yo oí
iepelii vaiias veces a Ioid ßyion: This age of
canl («eslos lienpos de hipociesía»). Lsla
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
hipociesía lan aluiiida y que no engaña a
nadie ofiece Ia innensa venlaja de dai a Ios
honlies aIgo que decii: se escandaIizan de
que aIguien se alieva a halIai de laI cosa, de
que aIguien se peinila ieíise de laI olia, elc.
La desvenlaja eslá en achicai enoinenenle eI
canpo de Ia hisloiia.
Si eI Iecloi liene eI luen guslo de peinilíi-
neIo, voy a ofieceiIe, con loda huniIdad, una
infoinación hislóiica solie eI olio don }uan,
deI que se puede halIai en 1837. Se IIanala
Iiancisco Cenci.
Iaia que don }uan sea posilIe, es necesaiio
que en Ia sociedad haya hipociesía. Ln Ia anli-
güedad, don }uan haliía sido un efeclo sin
causa, enlonces Ia ieIigión eia una fiesla, ex-
hoilala a Ios honlies aI pIacei: ¿cóno ila a
fusligai a Ios seies que ponían lodo su afán en
cieilo pIacei` SóIo eI golieino halIala de
«alsleneise», piohilía Ias cosas que podían
dañai a Ia paliia, es decii, aI inleies geneiaI
lien enlendido, y no Io que puede dañai aI
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
individuo que aclúa.
Ls decii, en Alenas cuaIquiei honlie que
luvieia afición a Ias nujeies y nucho dineio
podía sei un don }uan sin que nadie luvieia
nada que decii, poique nadie piofesala que
esla vida es un vaIIe de Iágiinas y que hay
neiilo en noilificaise.
Yo no cieo que eI don }uan aleniense pudieia
IIegai aI ciinen lan fáciInenle cono eI don
}uan de Ias nonaiquías nodeinas, gian paile
deI pIacei de esle consisle en desafiai a Ia opi-
nión, y, en su juvenlud, enpezó poi inaginai-
se que sóIo desafiala a Ia hipociesía.
«VioIai Ias Ieyes», en Ia nonaiquía lipo Luis
XV, dispaiai un liio a un ielejadoi y haceiIe
caei deI lejado, ¿no es una piuela de que se
vive en Ia sociedad deI piíncipe, de que se es
peisona de nuy luen lono y que se luiIa poi
conpIelo deI juez` ¿No es luiIaise deI juez eI
piinei paso, eI piinei ensayo de lodo peque-
ño don }uan que se inicia`
Lnlie nosolios, Ias nujeies ya no eslán de
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
noda, poi eso Ios honlies don }uan son iaios,
peio, cuando Ios halía, enpezalan sienpie
poi luscai pIaceies nuy naluiaIes, leniendo a
gaIa desafiai Io que consideialan ideas no
iazonalIes de Ia ieIigión de sus conlenpoiá-
neos. SóIo pasado eI lienpo, cuando don }uan
enpieza a peiveiliise, encuenlia una voIup-
luosidad exquisila en desafiai Ias opiniones
que a eI nisno Ie paiecen juslas y iazonalIes.
Lsle paso delía de sei nuy difíciI enlie Ios
anliguos, y hasla eI lienpo de Ioa enpeiado-
ies ionanos, y despues de Tileiio y de Capii,
apenas se encuenlian Iileilinos que liendan a
Ia coiiupción poi sí nisna, es decii, poi eI
guslo de desafiai Ias opiniones iazonalIes de
sus conlenpoiáneos.
Ioi eso aliiluyo a Ia ieIigión ciisliana Ia po-
siliIidad deI papeI salánico de don }uan. No
cale duda de que es esla ieIigión Ia que ense-
ña aI nundo que un polie escIavo, que un
gIadiadoi lenía un aIna alsoIulanenle iguaI
en facuIlad a Ia deI piopio Cesai, hay, pues,
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
que agiadeceiIe Ia apaiición de Ios senlinien-
los deIicados, de lodos nodos, no dudo de
que, laide o lenpiano, esos senlinienlos hali-
ían suigido en eI seno de Ios puelIos. La Lnei-
da es ya nucho nás «lieina» que Ia IIíada.
La leoiía de }esús eia Ia de Ios fiIósofos áia-
les conlenpoiáneos suyos. Lo único nuevo
que inliodujeion en eI nundo Ios piincipios
piedicados poi san IalIo es un cueipo de sa-
ceidoles alsoIulanenle sepaiado deI ieslo de
Ios ciudadanos y hasla con inleieses opueslos
1
.
Lsle cueipo se inpuso, cono única nisión,
cuIlivai y afianzai eI «senlinienlo ieIigioso»,
invenló piesligios y coslunlies paia inpie-
sionai a Ios espíiilus de lodas Ias cIases socia-
Ies, desde eI pasloi incuIlo hasla eI viejo coile-
sano hasliado, supo asociai su iecueido con
Ias inpiesiones seducloias de Ia piineia in-
fancia, no dejó pasai Ia nenoi pesle o Ia ne-

1
Vease MONTLSQUILU, Pc|i|iquc dcs Rcnainr dans |a rc|igicsa.
(N. de SlendhaI.)
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
noi pIaga sin apiovechaiIa paia aunenlai eI
niedo y eI «senlinienlo ieIigioso», o aI nenos
paia consliuii una lefa igIesia, cono Ia SaIule
de Venecia.
La exislencia de esle cueipo piodujo aqueIIa
cosa adniialIe eI papa san León iesisliendo
sin «fueiza física» aI feioz AliIa y a sus landa-
das de láilaios que venían de aleiioiizaia
China, a Ieisia y a Ias CaIias.
Ioi eso Ia ieIigión, cono eI podei alsoIulo
alenpeiado con canciones que se IIana Ia no-
naiquía fiancesa, ha pioducido cosas singuIa-
ies que quizá eI nundo no haliía vislo janás
de no halei lenido esas dos insliluciones.
Lnlie eslas cosas luenas o naIas, peio sien-
pie singuIaies y cuiiosas, y que haliían ason-
liado nucho a AiislóleIes, a IoIilio, a Augus-
lo y a Ias denás luenas calezas de Ia anligüe-
dad, pongo yo sin vaciIai eI caiáclei conpIe-
lanenle nodeino de don }uan. A ni paiecei,
es un pioduclo de Ias insliluciones ascelicas de
Ios papas posleiioies a Luleio, pues León X y
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
su coile (15O6) seguían apioxinadanenle los
piincipios de Ia ieIigión de Alenas.
LI Don }uan de MoIieie se iepiesenló aI piin-
cipio deI ieinado de Luis XIV, eI 15 de felieio
de 1665, esle piíncipe no eia lodavía devolo, y
sin enlaigo Ia censuia ecIesiáslica olIigó a
supiinii Ia escena deI polie en eI losque. Lsla
censuia, paia coliai fueizas, queiía convencei
a aqueI joven iey, lan piodigiosanenle igno-
ianle, de que Ia paIalia «jansenisla» eia sinó-
nina de «iepulIicano»
2
.
LI oiiginaI es de un españoI, Tiiso de MoIi-
na
3
, y hacia 1664 iepiesenlala en Iaiís una
inilación, con gian exilo, una conpañía ilaIia-
na. IiolalIenenle se liala de Ia conedia nás
iepiesenlada en eI nundo enleio. Y es que hay

2
SAINT´ SIMON, Mcrrzcircr dc |´Aonc 8|ancoc. (N. de SlendhaI)
3
Lsle nonlie fue adoplado poi un fiaiIe, honlie inleIigenle,
fiay CaliieI TeIIez. Lia de Ia oiden de Ia Meiced y esciilió
vaiias olias en Ias que hay escenas de laIenlo enlie olias, ||
tcrgcnzcsc cn Pa|acic. TeIIez piodujo liescienlas conedias, de Ias
que se conseivan lodavía sesenla u ochenla. Muiió hacia 181O.
(N. de SlendhaI.)
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
en eIIa eI dialIo y eI anoi, eI niedo aI infieino
y una pasión exaIlada poi una nujei, es decii,
Io nás leiiilIe y Io nás duIce paia lodos Ios
honlies, a poco que se eIeven solie eI eslado
saIvaje.
No es exliaño que Ia pinluia de don }uan
fueia inlioducida en Ia Iileialuia poi un poela
españoI. LI anoi ocupa un gian Iugai en Ia
vida de ese puelIo, aIIí es una pasión seiia que
se inpone, con nucho, a lodas Ias denás, in-
cIuso, ¿quien Io cieyeia`, a Ia vanidad. Lo
nisno ocuiie en AIenania y en IlaIia. Ln iea-
Iidad, sóIo Iiancia eslá conpIelanenle Iilie
de esla pasión que lanlas Iocuias hace sonelei
a esos exlianjeios: poi ejenpIo, caigaise con
una nuchacha polie, con eI pielexlo de que es
lonila y se eslá enanoiado de eIIa. Ln Iiancia,
Ias nuchachas que caiecen de leIIeza no caie-
cen de adniiadoies, nosolios sonos nuy Iis-
los. Ln olios países lienen que neleise nonjas,
y poi eso en Lspaña son indispensalIes Ios
convenlos. Ln ese país, Ias nuchachas no lie-
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
nen dole, y esla Iey ha nanlenido eI liiunfo
deI anoi. Ln Iiancia, ¿no se ha iefugiado eI
anoi en eI quinlo piso, es decii, enlie Ias nu-
chachas que no se casan poi nedio deI nolaiio
de Ia faniIia`
DeI don }uan de Ioid ßyion no hay que
halIai: no es nás que un IaulIas, un guapo
nozo insignificanle y solie eI cuaI se piecipi-
lan loda cIase de venluias inveiosíniIes.
Iue, pues, en IlaIia y sóIo en eI sigIo XVI
donde delió apaiecei poi piineia vez ese ca-
iáclei singuIai. Iue en IlaIia y en eI sigIo XVII
donde una piincesa decía, lonando con deIi-
cia un heIado Ia noche de un día nuy caIuio-
so: «¡Que Iáslina que eslo no sea pecado!».
Lsle senlinienlo es, a ni juicio, Ia lase deI
caiáclei de don }uan, y, cono se ve, Ie es nece-
saiia Ia ieIigión ciisliana.
A Io cuaI excIana un auloi napoIilano
4
:
«¿Acaso no es nada desafiai aI cieIo y cieei

4
Doninico IagIiella. (N. de SlendhaI.)
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
que eI cieIo puede en eI nisno nonenlo ie-
duciinos a cenizas` De aquí Ia suna voIupluo-
sidad, dicen, de lenei una ananle nonja, y
nonja piadosísina, que sale nuy lien que
peca y pide peidón a Dios con pasión, cono
con pasión peca.»
Suponganos un ciisliano nuy peiveiso, na-
cido en Rona, en eI nonenlo en que eI seveio
Iío V acalala de ieslauiai o de invenlai nuI-
lilud de piáclicas ninuciosas alsoIulanenle
ajenas a esa noiaI senciIIa que sóIo IIana vii-
lud a «Io que es úliI a Ios honlies.» Acalala
de sei iefoizada, y aleiioiizala a codos, una
inquisición inexoialIe
5
, lan inexoialIe, que

5
San Iío V ChisIieii, pianonles, cuyo ioslio, fIaco y seveio, se
ve en Ia lunla de Sixlo V, en Sanla Maiía Ia Mayoi, eia «gian
inquisidoi» cuando fue IIanado aI liono de San Iedio, en 1566.
Coleinó Ia IgIesia seis años y veinlicualio días. Veanse sus
cailas, pulIicadas poi nonsieui de Iolell, eI único honlie
enlie nosolios que conoció esle nonenlo de Ia hisloiia. La olia
de nonsieui de Ionei, iica nina de hechos, es eI fiulo de caloi-
ce años de esludios concienzudos en Ias lilIiolecas de IIoiencia,
de Venecia y de Rona. (N. de SlendhaI.)
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
duió poco en IlaIia y luvo que iefugiaise en
Lspaña. Duianle años, se apIicaion penas nuy
giandes aI incunpIinienlo o aI nenospiecio
púlIico de esas pequeñas piáclicas ninuciosas
eIevadas a Ia calegoiía de Ios deleies nás sa-
giados de Ia ieIigión, ese supueslo ciisliano
peiveiso se encogeiía de honlios aI vei len-
lIai a lodos Ios ciudadanos anle Ias leiiilIes
Ieyes de Ia inquisición.
«¡Muy lien -se diiía-, soy eI honlie nás ii-
co de Rona, esla capilaI deI nundo, voy a sei
lanlien eI nás vaIienle, ne luiIaie púlIica-
nenle de lodo Io que esa genle iespela y que
lan poco se paiece a Io que se dele iespelai.»
Iues un don }uan, paia seiIo, liene que sei
honlie vaIienle y poseei esa inleIigencia viva
y ceileia que hace vei cIaios Ios nolivos de Ias
acciones de Ios honlies.
Iiancisco Ceni se diiía: «¿Con que acciones
iesonanles podie yo, un ionano nacido en
Rona en 1527, piecisanenle duianle Io, seis
neses en que Ios soIdados Iuleianos deI con-
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
deslalIe de ßoilón conelieion aquí Ias nás
hoiiendas piofanaciones de Ias cosas sagia-
das, con que acciones podie ponei de nani-
fieslo ni vaIoi y daine, Io nás piofundanen-
le posilIe, eI guslo de desafiai a Ia opinión`
¡Cóno asonliai a nis nenlecalos conlenpo-
iáneos` ¿Cóno daine eI vivísino pIacei de
senliine difeienle de lodo ese vuIgo`
6
».
A un ionano, a un ionano de Ia Ldad Me-
dia, no podía caleiIe en Ia caleza quedaise en
paIalias. No hay país donde se despiecien
lanlo coino en IlaIia Ias paIalias audaces.
LI honlie que pudo deciise a sí nisno eslas
cosas se IIanala Iiancisco Cenci, fue nueilo
anle su hija y su nujei eI 15 de seplienlie de
1598. De esle don }uan no nos queda nada
sinpálico, pues su caiáclei no fue duIcificado
y «alenuado» poi Ia idea de sei anle lodo un
honlie de luena sociedad, cono eI don }uan

6
Lslo ne paiece piopio de un honlie que, poi su innensa
foiluna, pasó deI Iileilinaje a Ia peiveisión, un Sade Cenci lenía
selenla años.
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
de MoIiòie. SóIo penala en Ios denás paia
deslacai su supeiioiidad solie eIIos, uliIizai-
Ios en sus piopósilos u odiaiIos. Don }uan no
sienle nunca pIacei en Ias sinpalías, en Ias
duIces ensoñaciones o en Ias iIusiones de un
coiazón lieino. Necesila anle lodo pIaceies
que sean liiunfos, que puedan veiIos Ios de-
nás, que no se puedan negai, necesila Ia Iisla
enuneiada poi eI insoIenle LepoieIIo anle Ia
liisle LIviia.
LI don }uan ionano se guaidó nuy lien de
Ia insigne loipeza de dai Ia cIave de su caiác-
lei y hacei confidencias a un Iacayo, cono Io
hace eI don }uan de MoIiòie, vivió sin confi-
denle y no pionunció nás paIalias que Ias
que eian úliIes paia IIevai adeIanle sus desig-
nios. Nadie vio en eI esos nonenlos de leinu-
ia veidadeia y de joviaIidad seducloia que
nos hacen peidonai aI don }uan de Mozail, en
suna, eI ielialo que voy a liaducii es hoiiilIe.
Ioi ni guslo, no conlaiía esle caiáclei, ne
haliía Iinilado a esludiaiIo, pues eslá nás
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
ceica de Io hoiiilIe que de Io cuiioso, peio he
de confesai que ne Io han pedido unos ani-
gos a Ios que no podía negai nada. Ln 1823
luve Ia sueile de vei IlaIia con unos honlies
nuy iaios a Ios que nunca oIvidaie, y, cono a
eIIos, ne sedujo eI adniialIe ielialo de ßealiiz
Cenci que eslá en eI paIacio ßaileiini de Ro-
na.
AcluaInenle, Ia gaIeiía de ese paIacio ha
quedado ieducida a siele u ocho cuadios, peio
cualio de eIIos son olias naeslias. Ln piinei
Iugai, eI ielialo de Ia ceIelie «Ioinaiina», Ia
ananle de RafaeI, pinlado poi eI piopio Ra-
faeI. Lsle ielialo, de cuya aulenlicidad no
puede calei Ia nenoi duda, pues exislen co-
pias conlenpoiáneas, es conpIelanenle dis-
linlo de Ia figuia que, en Ia gaIeiía de IIoien-
cia, se piesenla cono ielialo de Ia ananle de
RafaeI y que con esle nonlie fue gialado poi
Moighen. LI ielialo de IIoiencia no es siguieia
de RafaeI. ¿Se dignaiá eI Iecloi, en olsequio a
esle gian nonlie, peidonai esla pequeña di-
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
giesión`
LI segundo ielialo vaIioso de Ia gaIeiía ßai-
leiini es de Cuido, es eI ielialo de ßealiiz
Cenci, deI que lanlos naIos gialados se ven.
Lsle gian pinloi puso en eI cueIIo de ßealiiz
un liozo de leIa insignificanle, y en Ia caleza
un luilanle, luvo niedo de IIevai Ia veidad
hasla Io hoiiilIe, sí hulieia iepioducido exac-
lanenle Ia vesliduia que ßealiiz se naneó
hacei paia ii aI supIicio y Ia caleIIeia en desoi-
den de una polie niña de dieciseis años que
acala de enliegaise a Ia desespeiación. LI ios-
lio es duIce y leIIo, Ia niiada nuy lieina y Ios
ojos nuy giandes, con Ia expiesión asonliada
de una peisona a Ia que acalan de soipiendei
IIoiando anaiganenle. LI peIo es iulia y nuy
lonilo. Lsle ioslio no liene nada de Ia aIlivez
ionana y de esa conciencia de Ias piopias
fueizas que soIenos olseivai en Ia fiine ni-
iada de una «hija deI Tílei», de una figIia deI
Teveie, cono dicen eIIas nisnas, con oiguIIo.
Desgiaciadanenle, Ias nedias lincas han lo-
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
nado un iojo IadiiIIo en ese inleivaIo de dos-
cienlos lieinla y ocho años que nos sepaia de
Ia calásliofe cuyo ieIalo se va a Ieei.
LI leicei ielialo de Ia gaIeiía ßaileiini es eI
de Luciecia Ielioni, nadiaslia eIe ßealiiz, que
fue ejeculada con eIIa. L, eI lipo de Ia naliona
ionana en su leIIeza y su oiguIIo
7
naluiaIes.
Las facciones son giandes y Ia lez de una lIan-
cuia iespIandecienle, Ias cejas negias y nuy
naicadas, Ia niiada inpeiiosa y aI nisno
lienpo IIena de voIupluosidad. Ls un leIIo
conliasle con eI ioslio lan duIce, lan inocenle,
casi aIenán, de su hijaslia.
LI cuailo ielialo, liiIIanle poi eI veiisno y
espIendoi de Ios coIoies, es una de Ias olias
naeslias de Tiziano, es eI de una escIava giie-
ga que fue ananle deI fanoso dux ßailaiigo.
Casi lodos Ios exlianjeios que IIegan a Rona
enpiezan poi ii a Ia gaIeiía ßaileiini, aliaí-

7
Lsle oiguIIo no pioviene en alsoIulo, cono en Ios ielialos de
Van Dyck, deI iango sociaI. (N. de SlendhaI.)
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
dos, solie lodo Ias nujeies, poi Ios ielialos de
ßealiiz Cenci y de su nadiaslia. Yo conpailí
Ia cuiiosidad geneiaI, despues, cono lodo eI
nundo, piocuie enleiaine de Ios docunenlos
de ese pioceso ceIelie. Cieo que aI que Io con-
siga Ie exliañaiá nucho, aI Ieei eslos docu-
nenlos, donde lodo eslá en Ialín, exceplo Ias
iespueslas de Ios acusados, no enconliai ape-
nas Ia expIicación de Ios hechos. Ls que, en
1599, Ios hechos no Ios ignoiala nadie en Ro-
na. Yo conpie eI peiniso de copiai un ieIalo
conlenpoiáneo, he cieído que podía dai Ia
liaducción sin faIlai a ninguna conveniencia.
Ioi Io nenos, esla liaducción se podía Ieei en
voz aIla deIanle de da-nas en 1823. CIaio que
eI liaducloi deja de sei fieI cuando no puede
seiIo: eI hoiioi se inpondiía fáciInenle aI in-
leies de cuiiosidad.
Aquí se expone en lodo su hoiioi eI liisle
papeI deI don }uan puio (eI que no inlenla
ajuslaise a ningún nodeIo ideaI y sóIo paia
uIliajaiIa piensa en Ia opinión deI nundo). La
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
nagnilud de sus ciínenes olIiga a dos nuje-
ies desdichadas a hacei que Ie nalen en su
piesencia, eslas dos nujeies eian su esposa y
su hija, y eI Iecloi no se alieveiá a decidii si
fueion cuIpalIes. Sus conlenpoiáneos pensa-
ion que no delían noiii.
Yo esloy convencido de que Ia liagedia de
CaIeollo Manfiedi nueilo poi su nujei, lena
lialado poi eI gian poela Monli así cono can-
las olias liagedias doneslicas deI sigIo XV
nenos conocidas y apenas indicadas en Ias
hisloiias pailicuIaies de Ias ciudades de IlaIia,
acaló en una escena senejanle a Ia deI paIacio
de IelieIIa. He aquí Ia liaducción deI ieIalo
conlenpoiáneo (eslá en ilaIiano de Rona y
fue caiiilo eI 14 de seplienlie de 1599)
8
:


8
Lo que ne gusla en esle ieIalo es que es Io nás conlenpoiáneo
posilIe. La polie nuchacha fue ejeculada eI 11 de seplienlie
de 1599, y eI ieIalo se acaló de esciilii eI 15 de seplienlie. Ayei
esludie y adniie su ioslio en eI paIacio ßailelini. Maizo 1834.
(N. de SlendhaI en uno de Ios nanusciilos ilaIianos)
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
HISTORIA AUTLNTICA DL LA MULRTL DL
SANTIACO Y ßLATRIZ CLNCI, Y DL LU-
CRLCIA ILCRONI CLNCI, SU MADRAS-
TRA, L}LCUTADOS IOR DLLITO DL IA-
RRICIDIO LL SÁßADO IARADO, 11 DL
SLITILMßRL DL 1599, ßA}O LL RLINADO
DL NULSTRO CANTO IADRL LL IAIA
CLLMLNTL VIII ALDOßRANDINI.

La execialIe vida que IIevó sienpie Iiancisco
Cenci, nacido en Rona y uno de nueslios con-
ciudadanos nás opuIenlos, acaló poi, Ialiai
su peidición. Aiiaslió a una nueile pienalu-
ia a sus hijos, jóvenes fueiles y vaIeiosos, y a
su hija ßealiiz, que, aunque apenas lenía die-
ciseis años cuando fue aI supIicio (hace hoy
cualio días), eia ya consideiada cono una de
Ias nujeies nás leIIas de Ios eslados deI papa
y de loda IlaIia. Se dice que eI signos Cuido
Reni, uno de Ios discípuIos de Ia adniialIe es-
cueIa de ßoIonia, guiso hacei eI ielialo de Ia
polie ßealiiz eI vieines pasado, es decii, Ia
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
víspeia nisna de su ejecución. Si ese gian
pinloi ha dado cina a esla olia cono Io ha
hecho en olias pinluias ieaIizadas en esla ca-
pilaI, Ia posleiidad podiá lenei una idea de Io
que fue Ia leIIeza de esla nuchacha adni-
ialIe. Con eI piopósilo de que esa posleiidad
pueda conseivai lanlien aIgún iecueido de
sus desvenluias sin iguaI y de Ia pasnosa
fueiza con que esa aIna veidadeianenle io-
nana supo conlaliiIas, ne deleinine a escii-
lii Io que he salido solie eI hecho que Ia IIevó
a Ia nueile y Io que vi eI día de su gIoiiosa
liagedia.
Las peisonas que ne han dado Ios siguienles
infoines podían, poi su siluación, eslai enle-
iadas de Ias ciicunslancias nás secielas, cii-
cunslancias ignoiadas en Rona incIuso hoy
nisno, aunque desde hace seis senanas no se
halIa de olia cosa que deI pioceso de Ios Cen-
ci. Cono esloy seguio de podei deposilai ni
conenlaiio en aichivos iespelalIes, de Ios que
seguio, no saIdiá anles de ni nueile, esciiliie
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
con cieila Iileilad. Mi único pesai es lenei que
halIai, pelo así Io exige Ia veidad, conlia Ia
inocencia de esa polie ßealiiz Cenci, adoiada
y iespelada poi lodos Ios que Ia conocieion,
lan adoiada y iespelada cono odiado y exe-
ciado eia su hoiiilIe padie.
Lsle honlie, que, no se puede negai, halía
iecilido deI cieIo una sagacidad y una gaIIai-
día pasnosas, fue hijo de nonseñoi Cenci, eI
cuaI en eI ieinado de Iío V (ChisIieii) IIegó aI
caigo de lesoieio (ninislio de Hacienda).
AqueI sanlo papa, nuy alsoilido, cono se sa-
le, poi su juslo odio a Ia heiejía y poi eI iesla-
lIecinienlo de su adniialIe inquisición, des-
deñó Ia adninisliación lenpoiaI de su Lslado,
y así aqueI nonseñoi Cenci, que fue lesoieio
duianle vaiio:, años anles de 1572, se Ias aiie-
gIó paia dejai aI honlie hoiiilIe que fue su
hijo y padie de ßealiiz una ienla nela de cien-
lo sesenla niI piaslias (apioxinadanenle, dos
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
niIIones quinienlos niI fiancos de 1837)
9
.
Iiancisco Cenci, adenás de esla gian foilu-
na, lenía una fana de vaIoi y de piudencia a Ia
que no pudo IIegai, en su joven edad, ningún
olio ionano, y esla fana Ie dala lanlo nás
piesligio en Ia coile deI hipa y enlie lodo eI
puelIo, cuanlo que Ios hechos ciininaIes que
se Ie aliiluían eian de esos que eI nundo pei-
dona fáciInenle. Muchos ionanos iecoidalan
lodavía, con anaiga añoianza, Ia Iileilad de
pensai y de oliai de que se gozala en lienpos
de León X, aI que peidinos en 1513, y de Ia-
lIo III, nueilo en 1549. Ln eI ieinado de esle
úIlino papa se enpezó a halIai deI joven
Iiancisco Cenci poi causa de cieilos anoies

9
Quinienlos cincuenla niI fiancos de ienla hacia 158O. Ioi que
núneio hay que nuIlipIicai esla canlidad paia lenei eI equiva-
Ienle en 1813` Cieo liae hay que nuIlipIicai poi cualio. I. Cenci
lendiía hoy dos niIIones doscienlos niI fiancos de ienla. Se ve
que saIió deI paso en un pioceso de Sodonía) nedianle un
niIIón cien niI fiancos (o cualio niIIones cualiocienlos niI
fiancos). Los polenlados de nueslios días no lienen laIes nuIlas.
15 nayo 33. (N. de SlendhaI esa eI nanusciilo ilaIiano.)
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
singuIaies IIevados a luen leinino poi nedios
nás singuIaies lodavía.
Ln eI de IalIo III, un lienpo en que lodavía
se podía halIai con cieila confianza, nuchos
decían que Iiancisco Cenci eia ávido solie lo-
do de hechos exliaoidinaiios que pudieian
dane peiipezie di nuova idea, sensaciones
nuevas e inquielanles, Ios que laI dicen se la-
san en que en sus Iilios de cuenlas se encuen-
lian delaIIes cono esle:
«Iaia Ias avenluias y peiipezie de Toscane-
IIa, lies niI quinienlas piaslia (unos sesenla
niI fiancos de 1837), e non fu caio (y no fue
caio).»
Quizá en Ias denás ciudades de IlaIia no se
sale que nueslia sueile y nueslia naneia de
sei en Rona canlian según eI caiáclei deI pa-
pa ieinanle. Así, duianle Ios liece años deI
luen papa Ciegoiio XIII (ßuonconpagni), en
Rona eslala lodo peinilido, eI que queiía ha-
cía apuñaIai a su enenigo y, a poco que se
condujeia nodeslanenle, no Ie peiseguían.
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
A esle exceso de induIgencia sucedió un ex-
ceso de seveiidad duianle Ios cinco años en
que ieinó eI gian Sixlo V, deI que se ha dicho,
cono se dijo deI enpeiadoi Auguslo, que hu-
lieia sido necesaiio que no vinieia janás o
que peinanecieia sienpie. Ln ese lienpo fue-
ion ejeculados aIgunos infeIices poi asesinalos
o envenenanienlos ya oIvidados desde hacía
diez años, peio de Ios que halían lenido Ia
desgiacia de confesaise con eI caidenaI Mon-
laIlo, despues Sixlo V.
Iue solie codo en lienpos de Ciegoiio XIII
cuando se enpezó a halIai nucho de Iiancis-
co Cenci. Se halía casado con una nujei nuy
iica y cono coiiespondía a lan aciedilado se-
ñoi, nuiió despues de daiIe siele hijos. Ioco
despues casó en segundas nupcias con Lucie-
cia Ielioni, una nujei leIIísina y ceIelie so-
lie lodo poi su lez desIunliadoianenle lIan-
ca, peio un poco denasiado enliada en caines,
defeclo coiiienle de nueslias ionanas. Con
Luciecia no luvo hijos.
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
LI nenoi vicio de Iiancisco Cenci fue Ia pio-
pensión a un anoi infane, eI nayoi, no cieei
en Dios. }anás se Ie vio enliai en una igIesia.
Ties veces encaiceIado poi sus anoies infa-
nes, saIió deI paso dando doscienlas niI pias-
lias a Ias peisonas que gozalan de piedica-
nenlo con Ios doce papas lajo cuyo ieinado
vivió sucesivanenle (doscienlas niI piaslias
equivaIen apioxinadanenle a cinco niIIones
de 1.837).
Yo no he vislo a Iiancisco Cenci hasla que
lenía ya eI peIo giis, lajo eI ieinado deI papa
ßuonconpagni, cuando aI audaz Ie eslala lo-
do peinilido. Lia un honlie de unos cinco
pies y cualio puIgadas, nuy luen lipo, aun-
que denasiado deIgado, lenía fana de sei
nuy fueile, una fana que quizá difundía eI
nisno, ojos giandes y expiesivos, peio eI pái-
pado supeiioi un poco denasiado caído, Ia
naiiz nuy saIienle y denasiado giande, Ios Ia-
lios deIgados y una soniisa nuy aliacliva y
que se loinala leiiilIe cuando cIavala Ia ni-
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
iada en sus enenigos, a poco que se enocio-
naia o iiiilaia, Ie enliala un lenlIoi lan gian-
de, que Ie aIleiala nucho. Ln ni juvenlud,
ieinando eI papa ßuonconpagni, veía a Cenci
ii a calaIIo de Rona a NápoIes, seguianenle
poi aIguno de sus anoiíos, pasala poi Ios
losques de San Ceinano y de aIIí a IajoIa, sin
pieocupaise en alsoIulo poi Ios landidos, y
dicen que hacía eI canino en nenos de veinle
hoias. Viajala sienpie soIo y sin adveilii a
nadie, cuando su piinei calaIIo eslala cansa-
do, conpiala olio o Io iolala. A pocas difi-
cuIlades ¡que Ie pusieian, eI no lenía ninguna
en dai una puñaIada. Ieio Ia veidad es que en
lienpos de ni juvenlud, es decii, cuando eI le-
nía cuaienla y ocho o cincuenla años, nadie
eia Io laslanle vaIienle a cono paia poneiIe
dificuIlades. Su nayoi pIacei eia desafiai a
sus enenigos.
Lia nuy conocido en lodos Ios caninos de
Ios eslados de su sanlidad, pagala geneiosa-
nenle, peio cuando Ie ofendían lanlien eia
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
capaz de nandai a uno de sus vicaiios, a Ios
lies neses de Ia ofensa, a nalai aI ofensoi.
La única acción viiluosa que ieaIizó en loda
su Iaiga vida fue consliuii en eI palio de su
gian paIacio, junlo aI Tílel, una igIesia dedica-
da a sanlo Tonás, novido a esla leIIa acción
poi eI cuiioso deseo de lenei anle sus ojos Ias
lunlas de lodos sus hijos
1O
, a Ios que lenía un
odio lienendo y conlia naluia desde que es-
lalan en Ia infancia y no podían, poi Io lanlo,
haleiIe ofendido en nada.
«Aquí quieio neleiIos a lodos», soIía decii,
con una iisa anaiga, a Ios olieios que en-
pIeala en consliuii su igIesia.
A Ios lies nayoies, Sanliago, CiislólaI y Ro-
que, Ios nandó a esludiai a Lspaña, en Ia Uni-
veisidad de
SaIananca. Una vez en esle Iejano país eI pa-
die luvo eI naIigno pIacei de no nandaiIes
ningún dineio, de sueile que Ios polies no-

1O
Rona se enlieiia en Ias igIesias. (N. de SlendhaI.)
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
zos, despues de esciilii a su padie nuchas
cailas, lodas sin iespuesla, se vieion en Ia liis-
le necesidad de voIvei a su paliia pidiendo
piesladas pequeñas canlidades de dineio o
nendigando a Io Iaigo deI canino.
Ln Rona enconliaion a un padie nás seveio
y nás iígido, nás avaio que nunca, a pesai de
sus innensas iiquezas, no quiso vesliiIos ni
daiIes eI dineio necesaiio paia conpiai Ios
nás laialos aIinenlos. Los desdichados hu-
lieion de acudii aI papa, que olIigó a Iiancis-
co Cenci a pasaiIes una pequeña pensión. Con
esle níseio iecuiso, se sepaiaion de eI.
AI poco lienpo, encausado poi sus anoies
veigonzosos, Iiancisco fue a Ia cáiceI poi lei-
ceia y úIlina vez, Ios lies heinanos, apiove-
chando Ia ocasión, soIicilaion una audiencia
de nueslio sanlo padie eI papa acluaInenle
ieinanle y Ie supIicaion, de conún acueido,
que condenaia a nueile a Iiancisco Cenci, su
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
padie, poique, decían, deshoniala su casa
11
.
CIenenle VIII eslala ya nuy incIinado a ha-
ceiIo así, peio no quiso seguii su piineia idea
poi no dai guslo a aqueIIos hijos desnaluiaIi-
zados, y Ios echó ignoniniosanenle de su
piesencia.
Cono anles dijinos, eI padie saIió de Ia cái-
ceI dando una eIevada canlidad de dineio a
quien podía piolegeiIe. Se conpiende que eI
exliaño paso que halían dado sus lies hijos
nayoies aunenlaia nás aún eI odio que lenía
a sus descendienles. A lodos, giandes y chicos,
Ios naIdecía a cada nonenlo, y a sus dos po-
lies hijas, que vivían con eI en su paIacio, Ias
lundía a paIos.
La nayoi, aunque vigiIada de ceica, se Ias
aiiegIó de laI nodo, que IIegó con una súpIica
hasla eI papa. Conjuió a su sanlidad a que Ia
casaia o Ia hicieia enliai en un convenlo. CIe-

11
ßonila pelición de lies hijos a un papa. (N. de SlendhaI en eI
nanusciilo ilaIiano.)
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
nenle VIII se apiadó de su desvenluia y Ia
casó con CaiIos CaliicIIi, de Ia faniIia nás
nolIe de Cullio, su sanlidad olIigó aI padie a
dai una eIevada dole.
Lsle inpievislo goIpe causó a Iiancisco Cen-
ci giandísina iia, y paia inpedii que a ßea-
liiz, cuando fueia nayoi, se Ie ocuiiieia seguii
eI ejenpIo de su heinana, Ia secueslió en uno
de Ios aposenlos de su innenso paIacio. Nadie
luvo peiniso paia vei aIIí a ßealiiz, de apenas
caloice aiios a Ia iazón y ya en lodo eI espIen-
doi de una giandísina leIIeza. Tenía solie lo-
do una joviaIidad, un candoi y un ingenio
cónico que nunca vi en nadie nás que en eIIa.
Iiancisco Cenci Ie IIevala eI nisno Ia conida.
Ls de suponei, que fue enlonces cuando eI
nonsliuo se enanoió de eIIa, o fingió enano-
iaise paia aloinenlai a su desvenluiada hija.
Le halIala a nenudo de Ia peifida jugaiiela
que Ie halía hecho su heinana nayoi y, enco-
Ieiizándose aI son de sus piopias paIalias,
acalala poi lundii a goIpes a ßealiiz.
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
Mienlias lanlo, a su hijo Roque Cenci Ie naló
un chacineio
12
, y aI año siguienle IalIo Coiso
de Massa naló a CiislólaI Cenci. Ln esla oca-
sión, eI padie denoslió su negia inpiedad,
pues en Ios funeiaIes de sus dos hijos no quiso
gaslai ni un layoco en veIas. Cuando se enleió
de Ia desgiacia de su hijo CiislólaI, excIanó
que no eslaiía conlenlo hasla que esluvieian
enleiiados lodos sus hijos, y que, cuando nu-
iieia eI úIlino, Ie guslaiía, en señaI de conlen-
lo, piendei fuego a su paIacio. Rona se quedó
pasnada de eslas paIalias, peio lodo Io pa-
iecía posilIe en senejanle honlie, que se jac-
lala de desafiai a lodo eI nundo y hasla aI
nisno papa.
(Aquí iesuIla de lodo punlo inposilIe seguii
aI naiiadoi ionano en eI ieIalo, nuy oscuio,
de Ias exliañas cosas con que Iiancisco Cenci
quiso asonliai a sus conlenpoiáneos. Todo

12
Noicino: halilanle de Noicia y, poi exlensión, chacineio. (N.
de SlendhaI en eI nanusciilo ionano.)
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
hace suponei que su nujei y su desvenluiada
hija fueion víclinas de sus aloninalIes ide-
as.)
No Ie laslaion lodas eslas cosas, con anena-
zas y enpIeando Ia fueiza, quiso vioIai a su
piopia hija ßealiiz, Ia cuaI eia ya aIla y leIIa.
No se aveigonzó de ii a neleise, conpIela-
nenle desnudo, en su cana. Y conpIelanenle
desnudo se paseala con eIIa poi Ios saIones de
su paIacio, despues Ia IIevala a Ia cana de su
nujei paia que Ia polie Luciecia vieia, a Ia
Iuz de Ias Iánpaias, Io que hacía con ßealiiz.
Dala a enlendei a esla polie nuchacha una
hoiiilIe heiejía que apenas ne alievo a conlai:
que cuando un padie cohalila con su piopia
hija, Ios hijos que nacen son necesaiianenle
sanlos, y que lodos Ios sanlos nás giandes ve-
neiados poi Ia IgIesia nacieion de esla naneia,
es decii, que su alueIo naleino fue su padie
13
.

13
LI naiiadoi no se indigna deI lodo nás que poi esla heiejía.
(N. de SlendhaI eia eI nanusciilo ilaIiano.)
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
Cuando ßealiiz iesislía a sus execialIes de-
seos, Ia goIpeala liulaInenle, lanlo cIac a esla
polie nuchacha, no pudiendo sopoilai una
vida lan desgiaciada, se Ie ocuiiió Ia idea de
seguii eI ejenpIo de su heinana. Diiigió a
nueslio sanlo padie eI papa una súpIica nuy
delaIIada, peio es de cieei que Iiancisco Cenci
halía lonado sus piecauciones, pues no paie-
ce que aqueIIa súpIica IIegaia nunca a nanos
de su sanlidad, aI nenos, fue inposilIe en-
conliaiIa en eI aichivo de Ios MenoiiaIi cuan-
do, eslando ßealiiz encaiceIada, su defensoi
luvo gian necesidad de esle docunenlo, ha-
liía podido piolai, en cieilo nodo, Ios inau-
dilos excesos conelidos en eI paIacio de Ielie-
IIa. ¿No haliía iesuIlado evidenle paia lodos
que ßealiiz Cenci se halía enconliado en eI
caso de Iegílina defensa`
AqueI nenoiiaI halIala lanlien en nonlie
de Luciecia, nadiaslia de ßealiiz.
LI caso es que Iiancisco Cenci se enleió de
esla lenlaliva, y ya se puede suponei con que
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
fuiia aiieció en Ios naIos lialos infIigidos a Ias
dos desdichadas nujeies.
La vida IIegó a seiIes de lodo punlo insopoi-
lalIe, y fue en ¡ionces cuando, viendo con loda
seguiidad que no podían espeiai nada de Ia
juslicia deI soleiano, cuyos coilesanos eslalan
conpiados poi Io, giandes iegaIos de Iiancis-
co, pensaion lonai Ia exlienada iesoIución
que Ias peidió, peio, sin enlaigo, luvo Ia ven-
laja de ponei fin a sus sufiinienlos en esle
nundo.
Hay que decii que eI ceIelie nonsignoi Cue-
iia fiecuenlala eI paIacio Cenci, eia aIlo y
nuy guapo y halía iecilido deI desuno eI don
especiaI de que, cuaIquiei cosa que enpien-
dieia, Ia IIevala a calo con una giacia nuy
singuIai. Se ha supueslo que anala a ßealiiz y
lenía eI piopósilo de dejai Ia nanleIIela y ca-
saise con eIIa
14
, peio, aunque se cuidó nucho

14
La nayoi paile de Ios nonsignoi no eslán olIigados poi Ias
óidenes sagiadas y pueden casaise. (N. de SlendhaI.)
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
de ocuIlai sus senlinienlos, Iiancisco Cenci Ie
odiala, iepiochándoIe halei lenido nucho
lialo con lodos sus hijos. Cuando nonsignoi
Cueiia, se enleiala de que eI nonsignoi Cenci
eslala fueia de su paIacio, sulía a Ios aposen-
los de Ias danas y pasala vaiias hoias depai-
liendo con eIIas y escuchando sus quejas poi
Ios incieílIes lialos que anlas sufiían. Iaiece
sei que ßealiiz fue Ia piineia que se alievió a
halIai de viva voz a nonsignoi Cueiia deI
piopósilo poi eIIas concelido. Con eI lienpo,
eI se piesló aI pioyeclo y, anle Ias vivas y iepe-
lidas inslancias de ßealiiz, accedió poi fin a
conunicaiIo a Sanliago Cenci, sin cuyo con-
senlinienlo no se podía hacei nada, poique
eia eI piinogenilo y jefe de Ia casa despues de
Iiancisco
15
.
Les fue nuy fáciI incIuiiIe en Ia conspiiación,
su padie Ie lialala nuy naI y no Ie dala na-

15
LI heinano nayoi, jefe de Ia casa, idea feudaI y españoIa. (N.
de SlendhaI en eI nanusciilo ilaIiano.)
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
da, cosa lanlo nás IanenlalIe ,cuanlo que
Sanliago eslala casado y lenía seis hijos. Iaia
ieuniise y lialai de Ios, nedios de dai nueile
a Iiancisco Cenci, eIigieion , Ia casa de y non-
signoi Cueiia. Se deIileió solie eI asunlo con
lodas Ias foinas delidas, y solie lodos Ios de-
laIIes se soIiciló eI volo de Ia nujei y de Ia hija.
Decidido poi eI fin eI asunlo, eIigieion a dos
vasaIIos de Iiancisco Cenci que halían conce-
lido conlia eI un odio noilaI. Uno de eIIos se
IIanala Maicio, eia un honlie vaIienle, nuy
adiclo a Ios desdichados hijos de Iiancisco, y,
poi hacei aIgo que Ies fueia agiadalIe, accedió
a lonai paile en eI paiiicidio. LI segundo,
OIinpio, halía sido nonliado aIcaide de Ia
foilaIeza de IelieIIa, en eI ieino de NápoIes,
poi eI piíncipe CoIonna , peio Iianciso Cenci,
con su podeiosa infIuencia solie eI piíncipe,
halía Iogiado que Ie desliluyeia
16
.

16
He aquí un aIcaide que no se iecala de vengaise poi sus pio-
pias nanos. (N. de SlendhaI en eI nanusciilo ilaIiano.)
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
Quedaion convenidos lodos Ios delaIIes con
eslos dos honlies, cono Iiancisco Cenci hal-
ía anunciado que, paia evilai eI naI aiie de
Rona, iiía a pasai eI veiano siguienle en aque-
IIa foilaIeza de IelieIIa, se Ies ocuiiió Ia idea
de ieunii una docena de landidos napoIila-
nos.
OIinpio se encaigó de luscaiIos. Acoidaion
que se escondieian en Ios luques ceicanos a
IelieIIa, que ya Ies avisaiían eI nonenlo en
que Iiancisco se pusieia en canino, que Ie se-
cuesliaiían en eI nino y pediiían a Ia faniIia
un fueile iescale poi poneiIe en Iileilad. Ln-
lonces Ios hijos lendiían que voIvei a: Rona
pala ieunii Ia canlidad exigida poi Ios landi-
dos. Iingiiían que no podían enconliai inne-
dialanenle aqueIIa canlidad, y Ios landidos,
aI vei que no IIegala eI dineio, cunpIiiían su
anenaza dando nueile a Iiancisco Cenci. De
esla naneia, nadie sospechaia quienes eian
Ios veidadeios aulo-ies de laI nueile.
Ieio, IIegado eI veiano, cuando Iiancisco
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
Cenci saIió do Rona paia IelieIIa, eI espía que
lenía que avisai de Ia saIida adviilió denasia-
do laide a Ios landidos aposlados en Ios los-
ques y no Ies dio lienpo a lajai aI canino.
Cenci IIegó sin olslácuIo a IelieIa Ios landi-
dos, cansados de espeiai una piesa dudosa,
fueion a iolai a olia paile poi su piopia cuen-
la.
Ioi su paile, Cenci, viejo sagaz y desconfia-
do, no se aiiiesgala nunca a saIii de Ia foilaIe-
za. Y cono su naI hunoi ila en aunenlo con
Ios achaques de Ia edad, que Ie iesuIlalan in-
sopoilalIe, se ensañala nás aun en Ios alioces
lialos que infIigía a Ias dos polies nujeies.
Decía que se aIegialan de su fIaqueza.
ßealiiz, enIoquecida poi Ias cosas hoiiilIes
que lenía que sopoilai, nandó IIanaia Maicio
y a OIinpio aI pie de Ioa nuios de Ia foilaIeza.
Ioi Ia noche, cuando su padie eslala dui-
niendo, Ies halIó desde une venlana caja y Ies
liió unas cailas que ilan diiigidas a nonsig-
noi Cueiia.
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
Ioi nedio de eslas cailas quedala conveni-
do que nonsignoi Cueiia pioneleiía a Mai-
cio y a OIinpio niI piaslias s queiían encai-
gaise eIIos nisnos de dai nueile a Iiancisco
Cenci. La leiceia paile de esla canlidad se Ia
pagaiía y nonsignoi Cueiia en Rona anles
deI hecho, y Ias olias dos leiceias pailes se Ias
daiían Luciecia y ßealiiz cuando, nueilo
Cenci, fueian dueños de su caja fueile.
Se acoidó adenás que Ia ejecución se IIevaiía
a caIo eI día de Ia Nalividad de Ia Viigen, y
paia eIIo Ios dos honlies fueion inlioducidos
con haliIidad en Ia foilaIeza. Ieio a Luciecia
Ia deluvo eI iespelo delido a una fiesla de Ia
Madonna, y pidió a ßealiiz un apIazanienlo
de un día, paia no conelei un dolIe pecado
17
.
Y en Ia noche deI 9 de seplienlie de 1598 Ia
nadie y Ia hija se Ias aiiegIaion paia dai opio
a Iiancisco Cenci, un honlie lan difíciI de

17
Tialan a Dios cono a un despola cuya vanidad no se puede
heiii. Ioi Io denás, soIo indiieclanenle Ie ofende Ia innoiaIi-
dad de Ios aclos. (N. de SlendhaI en eI nanusciilo ilaIiano.)
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
engañai, que cayó en un piofundo sueño.
A nedianoche Ia piopia ßealiiz inliodujo en
Ia foilaIeza a Maicio y a OIinpio, innediala-
nenle, Luciecia y ßealiiz Ios IIevaion aI cuailo
deI viejo, que eslala piofundanenle doinido.
AIIí Ios dejaion paia que hiciesen Io conveni-
do, nienlias Ias dos nujeies se ieliiaion a es-
peiai en una eslancia conligua. De pionlo vie-
ion voIvei aqueIIos dos honlies, páIidos y
nuy aIleiados.
-¿Que pasa` -excIanaion Ias nujeies.
-¡Que es una colaidía y una veigüenza con-
leslaion a un polie viejo doinido! La conpa-
sión nos ha inpedido haceiIo.
Lsla discuIpa causó gian indignación a ßea-
liiz, que enpezó a insuIlaiIos diciendo:
-¡De nodo que vosolios, que sois honlies,
lien piepaiados paia senejanle acción, no
leneis vaIoi paia nalai a un honlie doini-
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
do!
18
. Iues ne-nos Io lendiíais paia niiaiIe a
Ia caia si esluvieia deshieiio. ¡Y paia eso os
alieveis a cogei dineio! ¡ßueno, pueslo que así
Io quieie vueslia colaidía, yo nisna nalaie a
ni padie! ¡Y vosolios no viviieis nucho lien-
po!
LslinuIados poi eslas pocas paIalias fuIni-
nanles y leniendo una disninución en eI pie-
cio convenido, Ios asesinos enliaion iesueIla-
nenle en eI doiniloiio y Ias nujeies Ios si-
guieion. Uno de eIIos IIevala un gian cIavo y
Io coIocó veilicaInenle solie eI ojo deI viejo
doinido, eI olio, que IIevala un nailiIIo, Io
cIavó en Ia caleza. De Ia nisna naneia Ie cIa-
vaion olio cIavo en eI cueIIo, de sueile que a
aqueIIa polie aIna, caigada con lanlos peca-
dos iecienles, se Ia IIevaion Ios denonios, eI
cueipo se delalió, peio en vano.
Hecho eslo, Ia joven enliegó a OIinpio una

18
Todos eslos delaIIes eslán piolados en eI pioceso. (N. de
SlendhaI.)
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
gian loIsa IIena de dineio y a Maiio un aliigo
de paño, adoinado con un gaIón de oio, que
halía peilenecido a su padie, y Ios despidió.
Ya soIas Ias nujeies, enpezaion poi sacai
aqueI gian cIavo hundido en Ia caleza deI
cadávei y eI que lenía en eI cueIIo, Iuego en-
voIvieion eI cueipo en una sálana, Io aiiaslia-
ion a liaves de una Iaiga seiie de halilaciones
hasla una gaIeiía que dala a un pequeño jai-
dín alandonado y desde aIIí Io liiaion solie
un gian saúco que halía en aqueI Iugai soIila-
iio. Cono aI finaI de aqueIIa pequeña gaIeiía
halía un ieliele, espeialan que, cuando aI día
siguienle enconliaian eI cadávei deI viejo caí-
do en Ias ianas deI saúco, supondiían que
halía ieslaIado y se halía caído yendo aI ie-
liele.
Ocuiiió exaclanenle Io que halían pievislo.
Ioi Ia nañana, cuando enconliaion eI cadá-
vei, se piodujo un gian cIanoi en Ia foilaIeza,
Ias dos nujeies se cuidaion de Ianzai giandes
giilos y IIoiai Ia nueile lan infoilunada de un
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
padie y un esposo. Ieio Ia joven ßealiiz lenía
eI vaIoi deI pudoi ofendido, nas no Ia piu-
dencia necesaiia en Ia vida, nuy de nañana
halía dado a una nujei que Iavala Ia iopa en
Ia foilaIeza una sálana nanchada de sangie,
diciendoIe que no Ie chocaia que fueia lanla,
poique eIIa halía .peidido nucha loda Ia no-
che, de naneia que, poi eI nonenlo, lodo fue
lien
19
.
Dieion honoialIe sepuIluia a Iiancisco Cen-
ci y Ias nujeies loinaion a Rona a gozai de
aqueIIa lianquiIidad que duianle lanlo lienpo
halían deseado en vano.
Se cieían feIices paia sienpie poique no sa-
lían Io que pasala en NápoIes.
La juslicia de Dios, que no podía peinilii
que un paiiicidio lan alioz quedaia sin casli-
go, dispuso que, lan pionlo cono se supo en
esla capilaI Io que halía pasado en Ia foilaIeza

19
Halía que quenai Ia sálana o, aI nenos, escondeiIa en eI
vano de un lecho, y no hulieia pasado nada. (N. de SlendhaI en
eI nanusciilo ilaIiano.)
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
de IelleIIa, eI juez piincipaI concilieia dudas
y nandaia a un conisaiio ieaI a exaninai eI
cadávei y oidenai Ia delención de Ios sospe-
chosos.
LI conisaiio ieaI nandó delenei a lodos Ios
que vivían en Ia foilaIeza, y coiIo, fueion con-
ducidos a NápoIes encadenados. Ln Ias decIa-
iaciones nada paieció sospechoso, exceplo Io
que Ia Iavandeia dijo: que ßealiiz Ie halía da-
do una sálana o unas sálanas IIenas de san-
gie. Le piegunlaion si ßealiiz halía lialado de
expIicai aqueIIas giandes nanchas de sangie,
conlesló que ßealiiz halía halIado de una in-
disposición naluiaI. Ii piegunlaion si unas
nanchas lan giandes podían piovenii de laI
indisposición, Ia Iavandeia conlesló que no,
que Ias nanchas de Ia .sálana eian de un iojo
denasiado vivo.
Innedialanenle se dio liasIado deI sunaiio
a Ia juslicia de Rona, peio pagaion vaiios ne-
ses anles de que en dicha ciudad pensaian en
delenei a Ios hijos de Iiancisco Cenci. Lucie-
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
cia, ßealiiz y Sanliago hulieian podido niI
veces escapai, lien yendose a IIoiencia con eI
pielexlo de una peiegiinación, lien enlai-
cándose en Civilavecchia, peio Dios Ies negó
esla inspiiación saIvadoia
2O
.
Monsignoi Cueiia, enleiado de Io que ocu-
iiía en Rona, puso innedialanenle en can-
paña a Ios honlies con eI encaigo de nalai a
Maicio y a OIinpio, peio sóIo pudieion nalai,
en Teini, a OIinpio. La }uslicia napoIilana ha-
lía delenido a Maicio, eI cuaI, conducido a
NápoIes, Io confesó innedialanenle lodo
21
.
Lsla leiiilIe decIaiación fue enviada inne-
dialanenle a Ia juslicia de Rona, Ia cuaI deci-
dió poi fin hacei delenei y conducii a Ia pii-
sión de Coile SaveIIa a Sanliago y a ßeinaido

2O
ßealiiz lenía lienpo de huii a IIoiencia o a Iiancia con eI
pielexlo de viajai. Un laico de Civilavecchia seivía paia eI caso.
(N. de SlendhaI en eI nanusciilo ilaIiano, que halIala de Ia
Ienlilud deI piocedinienlo, peio no de Ia luida.)
21
¡Que iapidez de iazonanienlo y Ie ejecución! Ls eI sigIo de
ßoigia (cuyo ielialo vi ayei en Ia gaIeiía ßoighese y en casa deI
conde ß., en MiIán). (N. de SlendhaI en eI nanusciilo ilaIiano.)


SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
Cenci, únicos hiIos de Iiancisco que vivían, así
cono a Luciecia, su viuda. ßealiiz quedó cus-
lodiada en eI paIacio de su padie poi una nu-
neiosa liopa de esliiios. Maicio fue conduci-
do a NápoIes y encaiceIado a su vez en Ia pii-
sión SaveIIa, aIIí Ie caieaion con Ias dos nuje-
ies, que Io negaion lodo con fiineza, solie
lodo ßealiiz, quien no quiso ieconocei eI alii-
go gaIonado que halía dado a Maicio. Lsle,
enlusiasnado poi Ia adniialIe leIIeza y Ia
pasanos a eIocuencia de Ia nuchacha conles-
lando aI juez, negó codo Io que halía confesa-
do en NápoIes. Sonelido a loiluia, nanlúvose
en su aclilud y piefiiió noiii en eI loinenlo,
juslo honenaje a Ia leIIeza de ßealiiz
22
.
Cono, nueilo esle honlie, eI cueipo deI de-
Iilo no quedala piolado, Ios jueces no encon-
liaion que hulieia iazón suficienle pala apIi-
cai Ia loiluia a Ios dos hijos de Cenci o a Ias

22
Lfeclo de un aIna fueile. (N. de SlendhaI en eI nanusciilo
ilaIiano.)
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
dos nujeies
23
. Condujeion a Ios cualio aI casli-
IIo Sanl´AngeIo, donde pasaion vaiios neses
nuy lianquiIos.
Iaiecía lodo leininado, y nadie dudala ya
en Rona de que aqueIIa nuchacha lan heino-
sa, lan vaIienle y que lanlo inleies halía des-
peilado seiía nuy pionlo puesla en Iileilad,
cuando, poi desgiacia, Ia juslicia deluvo aI
landido que halía nacado a OIinpio en Tei-
ni, esle honlie, conducido a Rona, Io confesó
lodo.
Monsignoi Cueiia, lan exliañanenle con-
pionelido poi Ia decIaiación deI landido, fue
cilado a conpaiecei innedialanenle. La pii-
sión eia seguia, y piolalIenenle Ia nueile.
Ieio esle honlie adniialIe, a quien eI deslino
halía dado Ia facuIlad de hacei lien lodas Ias
cosas Iogió saIvaise de una naneia que liene
aIgo de niIagio. Tenía fana de sei eI honlie

23
Luego, se necesilala cieila piolaliIidad paia apIicai Ia loilu-
ia. (N. de SlendhaI en eI nanusciilo ilaIiano.)
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
nás guapo de Ia coile deI papa y eia dena-
siado conocido en Rona paia que pudieia es-
peiai saIvaise, adenás, Ias pueilas eslalan
lien guaidadas, y piolalIenenle, desde eI
nonenlo nisno de Ia cilación, su casa eslala
vigiIada. Hay que decii que eia nuy aIlo, le-
nía Ia caia de una lIancuia peifecla, una hei-
nosa laila iulia y una caleIIeia soleilia deI
nisno coIoi.
Con incieílIe iapidez, soloinó a un cailone-
io, se puso sus vesliduias, se afeiló Ia caleza y
Ia laila, se liñó Ia caia, conpió dos asnos y se
echó a Ias caIIes de Rona vendiendo cailón y
cojeando. Adopló adniialIenenle cieilo aiie
oidinaiio y alonlado e ila piegonando su cai-
lón con Ia loca IIena de pan y celoIIa, nien-
lias cenlenaies de esliiios Ie luscalan no sóIo
en Rona, sino lanlien poi lodos Ios caninos.
Ioi fin, ya lien conocida su caia poi Ia nayo-
iía de Ios esliiios, se alievió a saIii de Rona,
sienpie aiieando a sus dos asnos caigados de
cailón. Tiopezó con vaiias liopas de eIIos, a
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
Ios que no se Ies ocuiiió deleneiIe. Desde en-
lonces, no se han lenido nás nolicias de eI que
una caila, su nadie Ie ha nandado dineio a
MaiseIIa, y se supone que se ha aIislado cono
soIdado de Iiancia.
La decIaiación deI asesino de Teina y Ia hui-
da de nonsignoi Cueiia, que piodujo en Ro-
na gian sensación, ieavivaion de laI nodo Ias
sospechas y hasla Ios indicios conlia Ios Cenci,
que fueion sacados deI casliIIo Sainl´AngeIo y
liasIadados a Ia piisión SaveIIa.
Los dos heinanos, sonelidos a loiluia, no
inilaion, ni nucho nenos, Ia giandeza de aI-
na deI landido Maicio, luvieion Ia pusiIani-
nidad de confesaiIo lodo. La signoia Luciecia
Ielioni eslala lan acoslunliada a Ia noIicie y
a Ias conodidades deI gian Iujo, y adenás eia
lan coipuIenla, que no pudo sopoilai Ia loilu-
ia de Ia cueida: dijo iudo Io que salía.
Ieio no ocuiiió Io nisno con ßealiiz Cenci,
pIena de vivacidad y vaIoi. De nada vaIieion
Ias paIalias ni Ias anenazas deI juez Moscali.
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
Sopoiló Ias loiluias de Ia cueida sin un no-
nenlo de fIaqueza y con una vaIenlía peifecla.
Ln ningún nonenlo Iogió eI juez induciiIa a
una iespuesla que Ia conpionelieia en nada,
nás aún, poi su vivaz inleIigencia, confundió
poi conpIelo a ese ceIelie UIises Moscali, eI
juez encaigado de inleiiogaiIa. De laI naneia
Ie asonliaion Ias naneias de acluai de aque-
IIa nuchacha, que se cieyó en eI delei de
nandai un infoine de lodo a su sanlidad eI
papa CIenenle VIII, poi venluia ieinanle.
Su sanlidad quiso vei Ios aulos deI pioceso y
esludiaiIo. Le asaIló eI lenoi de que Ia leIIeza
de ßealiiz hulieia inpiesionado aI juez UIises
Moscali, lan ceIelie poi su piofunda ciencia y
Ia supeiioi sagacidad de su inleIigencia, hasla
eI punlo de lialaiIa con niianienlo en Ios in-
leiiogaloiios. Ln consecuencia, su sanlidad Ie
quiló Ia diiección de esle pioceso y Ia enco-
nendó a olio juez nás seveio. Lsle láilaio
luvo eI vaIoi de aloinenlai sin piedad a un
cueipo lan leIIo ad loiluian capiIIoiun (es
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
decii, Ie apIicaion Ia loiluia de coIgaiIa poi eI
caleIIo)
24
.
Mienlias eslala anaiiada a Ia cueida, eI
nuevo juez hizo conpaiecei anle ßealiiz a su
nadiaslia y sus heinanos. Tan pionlo cono
Sanliago y Ia signoia Luciecia Ia vieion, Ie
giilaion:
-Conelido eI pecado, hay que hacei lanlien
Ia penilencia y no dejaise desliozai eI cueipo
poi una vana olslinación.
-¿De nodo que queieis culiii de veigüenza
nueslia casa -conlesló Ia nuchacha- y noiii
con ignoninia` Lsláis en un gian eiioi, nas,
ya que así Io queieis, que así sea.
Y, diiigiendose a Ios esliiios, Ies dijo:
-Desaladne y que ne Iean eI inleiiogaloiio
de ni nadie, apiolaie Io que dela sei apio-

24
Vease eI lialado De Supp|iciis deI ceIelie Iaiinacci, juiiscon-
suIlo conlenpoiáneo. Hay en eI delaIIes hoiiilIes cuya Iecluia
no Ia sopoilaiía nueslia sensiliIidad deI sigIo XIX y que sopoiló
nuy lien una joven ionana de dieciseis años y alandonada poi
su ananle. (N. De SlendhaI.)
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
lado y negaie Io que dela sei negado.
Así se hizo, ßealiiz confesó lodo Io que eia
cieilo
25
. Innedialanenle quilaion Ias cadenas
a lodos, y cono hacía cinco neses que ßealiiz
no veía a sus heinanos, guiso conei con eIIos
y pasaion Ios cualio un día nuy aIegie.
Ieio aI día siguienle voIvieion a sepaiaiIos, a
Ios dos heinanos Ios condujeion a Ia cáiceI de
Toidinona y Ias nujeies se quedaion en Ia de
SaveIIa. Nueslio sanlo padie eI papa, despues
de vei Ios aulos con Ias confesiones de lodos,
oidenó que, sin apIazanienlo aIguno, se dieia
nueile a Ios acusados alándoIos a Ia coIa de
un calaIIo sin donai.
Toda Rona se eslieneció aI enleiaise de esla
iiguiosa senlencia. Cian núneio de caidena-
Ies y piíncipes fueion a piosleinaise anle eI
papa, supIicándoIe que peinilieia a aqueIIos
desdichados piesenlai su defensa.

25
Ln Iaiinacci se encuenlian vaiios pasajes de Ias decIaiaciones
de ßealiiz, ne paiecen de una senciIIez enocionanle. (N. de
SlendhaI.)
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
-¿Dieion eIIos lienpo a su anciano padie pa-
ia piesenlai Ia suya` -conlesló indignado eI
papa.
IinaInenle, poi giacia especiaI, se dignó
concedei un apIazanienlos de veinlicinco dí-
as.
Innedialanenle, Ios piineios alogados de
Rona se pusieion a «esciilii» en esla causa,
que halía IIenado a Ia ciudad de desconcieilo
y conpasión. AI cunpIiise Ios veinlicinco dí-
as, se piesenlaion lodos junlos anle su sanli-
dad. HalIó eI piineio NicoIo de AngaIis, peio
apenas halía Ieído dos Iíneas de su defensa
cuando CIenenle VIII Ie inleiiunpió
-¡De nodo que en Rona -excIanó- se en-
cuenlian honlies que nalan a su padie y
despues alogados paia defendei a esos hon-
lies!
Todos peinanecían nudos, cuando Iaiinacci
se alievió a Ievanlai Ia voz.
-Sanlísino padie -dijo-, no henos venido
aquí a defendei eI ciinen, sino a piolai, si po-
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
denos, que uno o vaiios de esos desdichados
son inocenles deI ciinen
26
.
LI papa Ie hizo seña de que halIaia y Iaii-
nacci halIó lies hoias Iaigas, despues de Io
cuaI eI papa cogió Ios esciilos de lodos y Ios
despidió. Cuando se ilan, AIlieii se quedó ie-
zagado, leneioso de haleise conpionelido,
fue a aiiodiIIaise anle eI papa, diciendo:
-Cono soy alogado de Ios polies, no lenía
nás ienedio que inleivenii en esla causa.
A Io que eI papa conlesló:
-No nos exliañanos de li, sino de Ios olios.
LI papa no quiso acoslaise: se pasó loda Ia
noche Ieyendo Ias defensas de Ios alogados,
ayudado en esle lialajo poi eI caidenaI de San
MaiceIo. Su sanlidad paieció lan connovido,
que aIgunos concilieion cieila espeianza poi
Ia vida de aqueIIos desdichados. Los aloga-
dos, paia saIvai a Ios hijos, caigalan lodo eI

26
Muy lien. LI papa suponía piolado eI ciinen, Io que eslala
poi piolai. (N. de SlendhaI en eI nanusciilo ilaIiano.)
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
ciinen a ßealiiz. Cono eslala piolado en eI
pioceso que su padie halía enpIeado vaiias
veces Ia fueiza con un fin ciininaI, Ios alo-
gados espeialan que a eIIa Ie seiía peidonado
eI deIilo poi halei oliado en Iegílina defensa,
y, si así ocuiiía, peidonada Ia vida aI piincipaI
auloi deI ciinen, ¿cóno ilan a sei condenados
a nueile Ios heinanos, que halían sido indu-
cidos poi eIIa`
Despues de aqueIIa noche dedicada a sus de-
leies de juez, CIenenle VIII oidenó que Ios
acusados fuesen de nuevo conducidos a Ia
cáiceI e inconunicados. Lslo dio giandes es-
peianzas a Rona, que en loda esla causa no
veía nás que a ßealiiz. Lia evidenle que halía
anado a nonsignoi Cueiia, peio no halía
liansgiedido janás Ias iegIas de Ia nás se-
veia viilud, Iuego, en veidadeia juslicia, no se
Ie podían inpulai Ios ciínenes de un nons-
liuo, ¡y Ia casligaiían poique halía hecho uso
deI deiecho de defendeise! ¿CuáI haliía sido
eI casligo si hulieia sido consenlidoia` ¿Ila Ia
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
juslicia hunana a aunenlai eI infoilunio de
una ciialuia lan seducloia, lan digna de con-
pasión y ya lan desgiaciada` Despues de una
vida lan liisle, que halía acunuIado solie eIIa
loda cIase de desgiacias anles de cunpIii die-
ciseis años, ¿no lenía poi fin deiecho a unos
días nenos hoiiilIes` Lia cono si a lodos Ios
ionanos se Ies hulieia enconendado su de-
fensa. ¿No Ia haliían peidonado si, Ia piineia
vez que Iiancisco Cenci inlenló eI ciinen, Ie
hulieian apuñaIado`
LI papa CIenenle VIII eia lenevoIo y niseii-
coidioso. Lnpezálanos a aliii Ia espeianza
de que, un poco pesaioso deI aiielalo que Ie
halía hecho inleiiunpii Ia defensa de Ios alo-
gados, peidonaiía a quien halía iespondido a
Ia fueion con Ia fueiza, no cieilanenle en eI
nonenlo deI piinei ciinen, sino cuando se
inlenlala coneleiIo de nuevo. Toda Rona vi-
vía en Ia ansiedad, cuando eI papa iecilió Ia
nolicia de Ia nueile vioIenla de Ia naiquesa
Conslancia Sanla Cioce. Su hijo IalIo Sanla
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
Cioce acalala de nalai a puñaIadas a esla
dana, de sesenla años, poique no queiía con-
pioneleise a nonliaiIe heiedeio de lodos sus
lienes. LI infoine añadía que Sanla Cioce ha-
lía huido y que no lenían espeianza de dele-
neiIe. LI papa iecoidó eI fialiicidio de Ios
Massini, conelido poco lienpo anles. DesoIa-
do poi Ia fiecuencia de eslos asesinalos co-
nelidos poi paiienles pióxinos, su sanlidad
pensó que no Ie eia peinilido peidonai. AI
iecilii esle falaI infoine solie Sanla Cioce, eI
papa eslala en eI paIacio de MonlecavaIIo,
donde se enconliala eI 6 de seplienlie paia
eslai a Ia nañana siguienle nás ceica de Ia
igIesia de Sanla Maiía de Ios ÁngeIes con eI fin
de consagiai en eIIa olispo a un caidenaI aIe-
nán.
LI vieines, a Ias cualio de Ia laide, nandó
IIanai a Ieiianle Taveina
27
, goleinadoi de

27
Despues caidenaI poi una causa lan singuIai. (N. deI nanus-
ciilo.)
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
Rona, y Ie dijo eslas nisnas paIalias:
-Nos le enconendanos eI asunlo de Ios Cen-
ci paia que hagas juslicia sin apIazanienlo
aIguno.
LI goleinadoi voIvió a su paIacio nuy in-
piesionado poi Ia oiden que acalala de ieci-
lii, pionunció innedialanenle Ia senlencia eIe
nueile y ieunió una congiegación paia deIi-
leiai solie eI nodo de Ia ejecución.
La nañana deI sálado, 11 de seplienlie de
1599, Ios piineios señoies de Rona, nienlios
de Ia heinandad de confoilaloii, se peisona-
ion en Ias dos piisiones, en Coile SaveIIa, don-
de eslalan ßealiiz y su nadiaslia, y en Toidi-
nona, donde se enconlialan Sanliago y ßei-
naido Cenci. Duianle loda Ia noche deI viei-
nes aI sálado, Ios señoies ionanos, que se
halían enleiado de Io que ocuiiía, no hicieion
olia cosa que ii deI paIacio de MonlecavaIIoa
Ios de Ios piincipaIes caidenaIes, con eI piopó-
silo de conseguii, y poi Io nenos, que Ias nu-
jeies fueian ejeculadas en eI inleiioi de Ia pii-
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
sión y no en un infananle cadaIso, y que se
peidonaia aI joven ßeinaido Cenci, eI cuaI, de
apenas quince años, no halía podido enliai en
ninguna confidencia. LI nolIe caidenaI Sfolza
se dislinguió especiaInenle poi su ceIo en eI
lianscuiso de aqueIIa noche falaI, peio, aun-
que piíncipe lan podeioso, no pudo conseguii
nada. LI ciinen de Sanla Cioce eia un ciinen
viI, conelido poi dineio, y eI ciinen de ßea-
liiz se conelió poi saIvai eI honoi.
Mienlias Ios caidenaIes nás podeiosos da-
lan lanlos pasos inúliIes, Iaiinacci, nueslio
gian juiisconsuIlo, luvo L vaIenlía de IIegai
hasla eI papa, una vez anle su sanlidad, esle
honlie asonlioso fue Io laslanle háliI paia
IIegai a Ia conciencia de CIenenle VIII y, a
fueiza de inpoilunaiIe, Iogió que se peidona-
ia Ia vida de ßeinaido Cenci.
Cuando eI papa pionunció esla gian paIalia,
seiían Ias cualio de Ia nañana (deI sálado 11
de seplienlie). Ln Ia pIaza deI puenle
Sainl´AngeIo halían lialajado coda Ia noche
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
en Ios piepaialivos de Ia ciueI liagedia. Ieio
hasla Ias cinco de Ia nañana no se pudieion
leininai lodas Ias copias necesaiias de Ia sen-
lencia de nueile, de naneia que hasla Ias seis
no fue posilIe ii a nolificai Ia falaI nolicia a
aqueIIos polies desdichados, que calalan dui-
niendo lianquiIanenle.
Ln Ios piineios nonenlos, ßealiiz no lenía
ni fueizas paia vesliise. Lanzala giilos pene-
lianles y conlinuos y se enliegala sin conlen-
ción aIguna a Ia nás leiiilIe desespeiación
28
.
-¡Oh Dios nío! -excIanala-, ¿es posilIe que
haya yo de noiii así, de inpioviso`
Ln canlio, Luciecia Ielioni no dijo nado que
no fueia nuy sensalo, piineio iezó de iodiIIas
y despues exhoiló lianquiIanenle a su hija a
que fueia con eIIa a Ia capiIIa, donde delían
piepaiaise Ias dos paia eI gian liánsilo de Ia

28
Ln 1833, una nuchacha de laI fueiza de aIna seiía loda dig-
nidad y pensaiía en inilai a Maiía Lsluaido. Iaia vei Ia naluia-
Iidad, hay que ii a IlaIia y aI año 1599. (N. de SlendhaI en eI
nanusciilo ilaIiano.)
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
vida a Ia nueile.
Lslas giandes paIalias devoIvieion a ßealiiz
loda su lianquiIidad. Ln cuanlo su nadiaslia
hizo voIvei en sí nisna a aqueIIa gian aIna,
se noslió lan piudenle y iazonalIe cono ex-
liavaganle
Iidió un nolaiio paia hacei leslanenlo, cosa
que Ie fue concedida. Dispuso que IIevaian su
cadávei a San Iielio in Monloiio, dejó lies-
cienlos niI fiancos a Ias Slinale (ieIigiosas de
Ios eslignas de San Iiancisco), canlidad que
dele sei deslinada a dolai a cincuenla donce-
IIas polies. Lsle ejenpIo connovió a Ia signo-
ia Luciecia, que, a su vez, hizo leslanenlo y
dispuso que se IIevaia su cadávei a San }oige,
dejó a esla igIesia quinienlos niI fiancos de Ii-
nosnas e hizo olios Iegados piadosos.
A Ias ocho se confesaion, oyeion nisa y ieci-
lieion Ia sagiada conunión. Ieio, anles de ii a
nisa, ßealiiz consideió que no eia convenien-
le sulii aI cadaIso, anle lodo eI puelIo, con Ias
iicas vesliduias que IIevalan. Lncaigó dos
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
veslidos, uno paia eIIa y olio paia su nadie.
Se Ios hicieion cono Ios de Ias nonjas, sin
adoinos en eI pecho y en Ios honlios, y soIa-
nenle lalIeados y con nangas anchas. LI ves-
lido de Ia nadiaslia eia de leIa de aIgodón
negio, eI de Ia joven, de lafelán azuI con un
giueso coidón que ceñía Ia cinluia.
Cuando IIevaion Ios veslidos, Ia signoia ßea-
liiz, que eslala aiiodiIIada, se Ievanló y dijo a
Ia signoia Luciecia:
-Señoia nadie, se aceica Ia hoia de nueslia
pasión, delenos piepaiainos, poneinos eslos
olios veslidos y pieslainos poi úIlina vez eI
seivicio iecípioco de vesliinos.
Ln Ia pIaza deI puenle Sanl´AngeIo halían
Ievanlado un gian palíluIo con un cepo y una
nannaja (una especie de guiIIolina)
29
.A Ias
ocho de Ia nañana, Ia conpañía de Ia Miseii-
coidia IIevó su gian ciucifijo a Ia pueila de Ia

29
La nannaja delía de paieceise aI insliunenlo de nueile
fiances (N. de SlendhaI en eI nanusciilo).
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
piisión. LI piineio que saIió fue Sanliago
Cenci, se aiiodiIIó devolanenle en eI unliaI
de Ia pueila, iezó y lesó Ias sagiadas IIagas
deI ciucifijo. Le seguía ßeinaido Cenci, su hei-
nano pequeño, que le-nía lanlien Ias nanos
aladas y una lalIiIIa deIanle de Ios ojos. LI
genlío eia enoine, se piodujo un lunuIlo poi
un vaso que cayó de una venlana casi solie Ia
caleza de un penilenle que ila junlo aI pen-
dón con una anloicha encendida.
Cuando lodos eslalan niiando a Ios dos hei-
nanos, avanzó de inpioviso eI fiscaI de Rona
y dijo:
-Signoi ßeinaido, Nueslio Señoi os peidona
Ia vida, soneleos a aconpañai a vueslios fa-
niIiaies y iogada Dios poi eIIos.
Innedialanenle, sus dos confoilaloii Ie qui-
laion Ia lalIiIIa que IIevala deIanle de Ios ojos.
LI veidugo eslala coIocando en Ia caiiela a
Sanliago Cenci y ya Ie halía quilado eI veslido
paia podei alenazaiIe. Cuando eI veidugo se
aceicó a ßeinaido, conpioló Ia fiina deI in-
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
duIlo, Ie desaló, Ie quiló Ias esposas y, cono
eslala desculieilo paia sei alenazado, eI vei-
dugo Ie sulió a Ia caiiela y Ie puso eI iico
nanlo de paño gaIonado de oio. (Se ha dicho
que eia eI nisno que ßealiiz dio a Maicio
despues de Io hecho en Ia foilaIeza de Ielie-
IIa.) La innensa nuIlilud agIoneiada en Ia ca-
IIe, en Ias venlanas y en Ios lejados se ahile de
pionlo
3O
, se oía un iunoi soido y piofundo: Ia
genle enpezala a decii que aqueI siiio halía
sido induIlado.
Conenzaion Ios canlos de Ios saInos y Ia
piocesión se diiigió despacio, poi Ia pIaza
Navonne, hacia Ia piisión SaveIIa. LIegados a
Ia pueila de Ia nisna, se deluvo eI pendón,
saIieion Ias dos nujeies, adoiaion Ia sanla
ciuz y Iuego echaion a andai una deliás de
olia. Ilan veslidas cono queda dicho iosadas
anlas con un gian velo de lafelán que Ies IIe-

3O
Se ve lien cóno un puelIo escIavo de Ia sensación piesenle
se conpadece deI cuIpalIe que va a sufiii. (N. de SlendhaI en eI
nanusciilo ilaIiano.)
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
gala casi a Ia cinluia.
La signoia Luciecia, en su caIidad de viuda
IIevala un veIo negio y unas chineIas de lei-
ciopeIo negio sin lacones, cono nandala Ia
coslunlie.
LI veIo de Ia nuchacha eia de lafelán azuI,
cono su veslido, IIevala adenás un veIo de
liocado de pIaza colie Ios honlios, una faIda
de paño noiado y escaipines de leiciopeIo
lIanco, eIeganlenenle unidos y sujelos con un
cainesí. Tenía una giacia singuIai caninando
con esle aluendo y nedida que Ia genle Ia veía
avanzai despacio en Ias úIlinas fiIas de Ia pio-
cesión, liolalan Ias Iágiinas en lodos Ios ojos.
Las dos nujeies, lenían Ias nanos Iilies, pe-
io Io, liazos aiados aI cueipo, de laI naneia
que podían IIevai un ciucifijo, Io lenían nuy
ceica de Ios ojos Las nangas de sus veslidos
eian nuy anpIias, así que se Ie veían Ios lia-
zos, culieilo, con una canisa alada en Ias nu-
jeies, cono es coslunlie en esle país.
La signoia Luciecia, nenos fiine de aIna,
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
IIoiala casi sin inleiiupción, en canlio Ia jo-
ven ßealiiz denosliala gian vaIoi, y diiigien-
do Ios ojos a cada una de Ias igIesias anle Ias
que pasálaIa piocesión, se aiiodiIIala un
nonenlo y decía con voz fiine: Adoianus le
Chiisle!
Mienlias lanlo, eI polie Sanliago Cenci, ale-
nazado en su caiiela, nosliala nucha fiine-
za.
A duias penes pudo Ia piocesión aliavesai Ia
paile de alajo de Ia pIaza deI puenle
Sainl´AngeIo, lan giande eia eI núneio de ca-
iiozas y Ia nuIlilud deI puelIo. Innediala-
nenle condujeion aIas nujeies a Ia capiIIa pie-
paiada aI efeclo, y Iuego IIevaion a Ia nisna a
Sanliago Cenci.
LI joven ßeinaido, culieilo con su nanlo ga-
Ionado, fue conducido diieclanenle aI palílu-
Io, enlonces lodos cieyeion que ilan a daiIe
nueile y que no halía sido induIlado. LI po-
lie niño luvo un niedo lan giande, que cayó
desnayado aI segundo paso que dio en eI pa-
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
líluIo. Le hicieion voIvei en sí con agua fiesca
y Ie senlaion fienle a Ia nannaja.
LI veidugo fue a luscai a Ia signoia Luciecia
Ielioni, lenía Ias nanos alada a Ia espaIda y
ya no IIevala eI veIo solie Ios honlios. Apa-
ieció en Ia pIaza aconpañada poi eI pendón,
envueIla Ia caleza en eI veIo de lafelán negio,
hizo Ia ieconciIiación con Dios y lesó Ias sa-
giadas IIagas. Le dijeion que dejaia Ias chine-
Ias en eI pavinenlo, cono eia nuy giuesa, Ie
cosló un poco sulii Ios escaIones. Ya en eI ca-
daIso y cuando Ie quilaion eI veIo deI lafelán
negio, sufiió gian confusión de que Ia vieian
con Ios honlios y eI pecho desculieilos, se
niió, Iuego niió Ia nannaja y, cono con un
geslo de iesignación, se encogió Ienlanenle de
honlios
31
, se Ie IIenaion de Iágiinas Ios ojos,
dijo: «¡Oh Dios nío!... Y vosolios, hei-nanos
níos, iogad poi ni aIna.»

31
Ceslo de iesignación, y no de piolesla, en IlaIia. LI sliingi-
nenlo de iesignación es nás Ienlo y nás naicado que eI nues-
lio. (N. de SlendhaI en eI nanusciilo ilaIiano.)
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
No saliendo Io que lenía que hacei, piegun-
ló a AIejandio, piinei veidugo, cóno delía
conpoilaise. LI veidugo Ie dijo que se pusieia
a hoicajadas solie Ia lalIa deI cepo. Ieio a eIIa
Ie paieció que eslo ofendía aI pudoi y laidó
nucho en haceiIo. (Los delaIIes que siguen
son loIeialIes paia eI púlIico ilaIiano, que
quieie enleiaise de lodo con peifecla exacli-
lud, lásleIe aI Iecloi salei que aqueIIa polie
nujei, poi eI pudoi, se hiiió en eI pecho, eI
veidugo noslió Ia caleza aI puelIo y Iuego Ia
envoIvió en eI veIo de lafelán negio.)
Mienlias piepaialan Ia nannaja paia Ia jo-
ven, se deiiunlaion unas giadas IIenas de cu-
iiosos y nuchos peiecieion
32
. De nodo que
conpaiecieion anle Dios anles que ßealiiz.
Cuando ßealiiz vio venii hacia Ia capiIIa eI
pendón paia IIeváiseIa, dijo con vivacidad:
-¿Ha nueilo ni señoia nadie`

32
¡Quien halía de decii a aqueIIa genle que ila a noiii anles
que ßealiiz!
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
Le conleslaion que sí, se aiiodiIIó anle eI
ciucifijo y iezó con feivoi poi su aIna. Luego
halIó en voz aIla y duianle un luen ialo aI
ciucifijo.
-Señoi, iesucilasle poi ní, y yo le seguiie
con luena voIunlad, espeiando en lu niseii-
coidia poi ni enoine pecado...
Luego ieciló vaiios saInos y oiaciones,
sienpie en aIalanza de Dios. Cuando poi fin
apaieció anle eIIa eI veidugo con una cueida,
dijo:
-Ala esle cueipo que dele sei casligado y
desala esla aIna que dele IIegai a Ia innoila-
Iidad y a una gIoiia eleina.
Se Ievanló, iezó, dejó Ias chineIas aI pie de
Ios escaIones y, ya en eI cadaIso, pasó con Iige-
ieza Ia pieina solie Ia lalIa, apoyó eI cueIIo
lajo Ia nannaja y Io hizo lodo peifeclanenle
eIIa nisna paia evilai que Ia locaia eI veidu-
go. Con Ia iapidez de sus novinienlos, eviló
que, en eI nonenlo en que Ie quilaion eI veIo
de lafelán, eI púlIico Ie vieia Ios honlios y eI
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
pecho. LI veidugo laidó en Ia ejecución, poi-
que solievino un enloipecinienlo. Mienlias
lanlo, ßealiiz invocala en voz aIla eI nonlie
de }esuciislo y de Ia Viigen Sanlísina
33
. Ln eI
nonenlo falaI, eI cueipo hizo un vivo novi-
nienlo. LI polie ßeinaido Cenci, que seguía
senlado en eI cadaIso, voIvió a caei desnaya-
do y Ios confoiluloii laidaion nás de una
hoia en ieaninaiIe. Lnlonces sulió aI cadaIso
Sanliago Cenci, peio lanlien, aquí hay que
saIlai delaIIes denasiado leiiilIes. Sanliago
Cenci fue nueilo a goIpes (nazzoIalo).
Innedialanenle voIvieion a ßeinaido a Ia

33
Cuenla un auloi conlenpoiáneo que CIenenle VIII eslala
nuy pieocupado poi Ia saIvación deI aIna de ßealiiz, cono
salía que halía sido injuslanenle condenada, eI papa lenía un
aiielalo de ieleIdía. Ln eI nonenlo en que ßealiiz puso Ia
caleza en Ia nannaja, eI fueile Sanl´AngeIo, desde eI cuaI se
veía nuy lien Ia nannaja, dispaió un cañonazo. LI papa, que
eslala iezando en MonlecavaIIo, espeiando esla señaI, se apie-
suió a dai a Ia nuchacha Ia alsoIución papaI «nayoi» in ailicu-
Io noilis. De aquí eI ieliaso en aqueI ciueI nonenlo de que
halIa eI cionisla. (N. de SlendhaI.)
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
piisión. Tenía una fielie nuy aIla. Le sangia-
ion.
Ln cuanlo a Ias polies nujeies, nelieion a
cada una en su alaúd y Ias dejaion a unos pa-
sos deI cadaIso, junco a Ia eslalua de San Ia-
lIo, que es Ia piineia a Ia deiecha en eI puenle
Sanl AngeIo. AIIí se quedaion hasla Ias cualio
y cuailo de Ia laide. Lnloino a cada alaúd ai-
dían cualio ciiios de ceia lIanca.
Despues Ias condujeion, con Io que quedala
de Sanliago Cenci, aI paIacio deI cónsuI de
IIoiencia. A Ias nueve y cuailo de Ia noche
34

IIevaion a San Iielio in Monloiio eI cadávei
de ßealiiz, culieilo con sus vesliduias y pio-
fusanenle coionado de fIoies. Lslala desIun-
liadoianenle leIIa, difieiase que eslala doi-

34
Ls Ia hoia en que se ceIelian en Rona Ios encieiios de Ios
piíncipes. LI convoy deI luigues liene Iugai a Ia puesla deI soI,
a Ia pequeña nolIeza Ia liasIadan a Ia igIesia a Ia una de Ia
noche, a Ios caidenaIes y a Ios piíncipes, a Ias dos y nedia de Ia
noche, hoia que, eI 11 de seplienlie, coiiespondía a Ias diez
nenos cuailo. (N. de SlendhaI.)
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
nida. La enleiiaion anle eI aIlai nayoi y Ia
Tiansfiguiación de RafaeI de Uilino. Iue es-
coIlada, con cincuenla giandes ciiios encendi-
dos, poi lodos Ios ieIigiosos fianciscanos de
Rona.
A Ias diez de Ia noche liasIadaion eI cadávei
de Luciecia Ielioni a Ia igIesia eIe San }oige.
Duianle esla liagedia, Ia nuIlilud fue innu-
neialIe , hasla donde aIcanzala Ia visla, Ias
caIIes se veían IIenas de caiiozas y de genle,
Ios lalIados, Ias venlanas y Ios lejados, IIenos
de cuiiosos. LI soI eia aqueI día lan aliasadoi,
que nuchos peidieion eI conocinienlo y nu-
chísinos conliajeion caIenluias, y cuando aca-
ló lodo, a Ias dos nenos cuailo, y se dispeisó
Ia nuIlilud, nuiieion nuchas peisonas as-
fixiadas y olias apIasladas poi Ios calaIIos. LI
núneio de nueilo a fue nuy consideialIe.
La signoia Luciecia Ielioni eia nás lien laja
que aIla, y, aunque lenía cincuenla años, se
conseivala nuy lien. De facciones nuy leIIa.,
lenía Ia naiiz pequeña, Ios ojos negios, Ia lez
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
nuy lIanca y con leIIos coIoies, eI caleIIo,
escaso y caslaño
35
.
ßealiiz Cenci, que seiá IIoiada eleinanenle,
lenía dieciseis años juslos, eia pequeña, loni-
lanenle enliada en caines y con unos hoyilos
en nedio de Ias nejiIIas, de naneia que,
nueila y coionada de fIoies, difieiase que es-
lala doinida, y hasla que ieía, cono soIía
haceiIo en vida. Tenía Ia loca pequeña, eI peIo
iulio y lucIes naluiaIes. Cuando ila a Ia
nueile, eslos lucIes iulios Ie caían solie Ios
ojos, Io que Ie dala cieila giacia y novía a
conpasión.
Sanliago Cenci eia pequeño, giueso, lIanco
de caia y con laila negia, cuando nuiió lenía
apioxinadanenle veinliseis años. ßeinaido
Cenci eia idenlico a su heinana, y cono IIe-
vala eI caleIIo Iaigo cono eIIa, cuando apaie-
ció en eI cadaIso nucha genle Ie confundió con

35
Veanse Ios ielialos en eI paIacio ßaileiini. (N. de SlendhaI en
eI nanusciilo ilaIiano.)
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
eIIa.
LI soI eia lan aliasadoi, que vaiios especla-
doies de esla liagedia nuiieion aqueIIa noche,
enlie eIIos UlaIdino UlaIdini, un joven guapí-
sino y que halía gozado hasla enlonces de
una saIud peifecla. Lia heinano deI signoi
Renzi, lan conocido en Rona. De nodo que
Ias sonlias de Ios Cenci Ie fueion lien acon-
pañadas.
Ayei, que fue nailes, 14 de seplienlie de
1599, Ios penilenles de San MaiceIIo, con oca-
sión de Ia fiesla de Ia Sanla Ciuz, hicieion uso
de su piiviIegio paia ponei en Iileilad aI sig-
noi ßeinaido Cenci, que se olIigó a pagai en
un año cualiocienlos niI fiancos a Ia Sanlísi-
na liinidad deI puenle Sixlo.
(AñadiiIo con olia Ielia:)
De eI descienden Iiancisco y ßeinaido Cen-
ci, que viven hoy
36
.

36
Lslas úIlinas Iíneas, añadidas nucho despues poi aIgún
copisla. (N. de SlendhaI en eI nanusciilo ilaIiano.)
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
LI ceIelie Iaiinacci, que, giacias a su olsli-
nación, saIvó Ia vida deI joven Cenci, pulIicó
sus aIegalos. SóIo da un exliaclo deI aIegalo
núneio 66, que pionunció anle CIenenle VIII
en defensa de Ios Cenci. Lsla defensa, en Ien-
gua Ialina, ocupaiía seis giandes páginas, y no
puedo incIuiiIa aquí, Io que Ianenlo, pues
pinla Ias naneias de pensai de 1599, ne paie-
ce nuy iazonalIe. Muchos anos despues de
1599, Iaiinacci, aI vei inpiesos sus aIegalos,
añadió una nola aI que halía pionunciado en
defensa de Ios Cenci: Onncs fucrun| u||inc
supp|icic cffcc|i, cxccp|c8crnardc qui ad |rirrcncs
cun ocncrun ccnfisca|icncs ccndcna|us fui|, ac
c|ian ad in|crcsscndun a|icrun ncr|i prcu| in|cr-
fui|. LI finaI de esla nola en Ialín es enocio-
nanle, peio supongo que eI Iecloi eslá cansado
de lan Iaiga hisloiia.


SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
LA DUQULSA DL IALLIANO
Yo no soy un naluiaIisla, y apenas si conozco
eI giiego, ni piincipaI piopósilo aI venii a
SiciIia no ha sido olseivai Ios fenónenos deI
Llna, ni acIaiai, paia ní o paia Ios denás, lo-
do Io que Ios viejos auloies giiegos han dicho
solie SiciIia. ßuscala en piinei leinino eI
pIacei de Ios ojos, que es giande en esle singu-
Iai país. Dicen que se paiece a Áfiica, peio Io
indudalIe paia ní es que sóIo poi Ias pasiones
devoiadoias se paiece a IlaIia. De Ios siciIianos
sí que puede deciise que Ia paIalia inposilIe
no exisle paia eIIos cuando Ios enaidece eI
anoi o eI odio, y eI odio, en esle heinoso país,
no pioviene janás de un inleies de dineio.
Olseivo que en IngIaleiia, y solie lodo en
Iiancia, se halIa a nenudo de Ia pasión ilaIia-
na, de Ia pasión desenfienada que se haIIala
en IlaIia en Ios sigIos dieciseis y diecisiele. Ln
nueslios días, esa heinosa pasión ha nueilo,
nueilo deI lodo en Ias cIases que han caído en
Ia inilación de Ias coslunlies fiancesas y de
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
Ios nodos de oliai a Ia noda de Iaiís y en
Londies.
Ya se que se puede decii que, en Ia epoca de
CaiIos V (153O), NápoIes, IIoiencia y hasla
Rona inilaion un poco Ias coslunlies espa-
ñoIas, peio ¿acaso eslas coslunlies españoIas
no eslalan fundadas en eI infinilo iespelo que
lodo honlie digno de esle nonlie dele lenei
paia Ios novinienlos de su aIna` Lejos de
excIuii Ia eneigía, Ia exageian, nienlias que Ia
piineia náxina de Ios faluos que inilalan aI
duque de RicheIieu, hacia 176O, eia no paiecei
enocionados de nada. La náxina de Ios dan-
dies ingIeses, que ahoia copian en NápoIes
con piefeiencia a Ios faluos fianceses, ¿no es
acaso paiecei hasliado de lodo, supeiioi a
lodo`
Ls decii que, desde hace un sigIo, Ia pasión
ilaIiana ya no se encuenlia en Ia luena socie-
dad de aqueI país.
Iaia daine una idea de esla pasión ilaIiana,
de Ia que con lanla seguiidad halIan Ios nove-
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
Iislas, he lenido que inleiiogai a Ia hisloiia,
peio lanpoco Ia gian hisloiia hecha poi genle
de laIenlo, y a nenudo denasiado najesluosa,
dice casi nada de eslos delaIIes. No se digna
lonai nola de Ias Iocuias sino cuando Ias ha-
cen ieyes o piíncipes. Yo he acudido a Ia hislo-
iia pailicuIai de cada ciudad, peio ne ha asus-
lado Ia alundancia de naleiiaI. Iequeña ciu-
dad hay que os piesenla oiguIIosanenle su
hisloiia en lies o cualio voIúnenes en cuailo,
inpiesos, y siele u ocho voIúnenes nanuscii-
los, eslos, casi indescifialIes, pIagados de
alievialuias, con unas Ielias de foina singu-
Iai, y, en Ios nonenlos nás inleiesanles, IIe-
nos de expiesiones de uso en Ia conaica, peio
ininleIigilIes veinle Ieguas nás Iejos. Iues, en
loda esla heinosa IlaIia, donde eI anoi ha
senliado lanlos aconlecinienlos liágicos, só-
Io lies ciudades, IIoiencia, Siena y Rona, ha-
lIan apioxinadanenle cono esciilen, en lo-
dos Ios denás Iugaies, Ia Iengua esciila eslá a
cien Ieguas deI Ienguaje halIado.
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
Lo que se IIana Ia pasión ilaIiana, es decii, Ia
que piocuia su piopia salisfacción, y no dai aI
vecino una idea nagnífica de nueslia peisona,
conienza con eI ienacinienlo de Ia sociedad,
en eI sigIo XII, y se exlingue, aI nenos en Ios
cíicuIos dislinguidos, hacia 1734. Ln esla epo-
ca, Ios ßoilones conienzan a ieinai en Nápo-
Ies en Ia peisona de don CaiIos, hijo de una
Iainesio casada en segundas nupcias con IeIi-
pe V, ese liisle nielo de Luis XIV, lan inliepido
en nedio de Ias laIas, lan aluiiido y lan apa-
sionado poi Ia núsica. Salido es que, duianle
veinlicualio años, eI sulIine eunuco IaiineIIi
Ie canló lodos Ios días lies aiias favoiilas,
sienpie Ias nisnas.
A un espíiilu fiIosófico pueden paieceiIe cu-
iiosos Ios delaIIes de una pasión senlida en
Rona o en NápoIes, peio he de confesai que
nada ne iesuIla lan alsuido cono esas nove-
Ias que dan nonlies ilaIianos a sus peisona-
jes. ¿No henos convenido que Ias pasiones va-
iían a cada cien Ieguas que se avanza hacia eI
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
Noile` ¿Acaso eI anoi es iguaI en MaiseIIa
que en Iaiís` Lo nás que puede deciise es que
Ios países sonelidos desde hace lienpo aI
nisno geneio de golieino ofiecen en Ias cos-
lunlies sociaIes una cieila senejanza exleiioi.
Los paisajes, cono Ias pasiones, cono Ia nú-
sica, canlian lanlien cada lies Ieguas hacia eI
Noile. Un paisaje napoIilano paieceiía alsui-
do en Venecia, si no fueia cosa convenida, has-
la en IlaIia, adniiai Ia leIIa naluiaIeza de Ná-
poIes. Ln Iaiís, IIeganos a nás, cieenos que
eI aspeclo de Ios losques y de Ios canpos cuI-
livados es alsoIulanenle iguaI en NápoIes
que en Venecia, y quisieianos que eI CanaIel-
lo, poi ejenpIo, luvieia alsoIulanenle eI nis-
no coIoi que SaIvaloi Rosa.
¿No es eI coIno deI iidícuIo una dana ingIe-
sa dolada de lodas Ias peifecciones de su isIa,
peio consideiada cono incapaz de pinlai eI
odio y eI anoi, incIuso en esla isIa: Ia señoia
Ana RadcIiffe dando nonlies ilaIianos y alii-
luyendo giandes pasiones a Ios peisonajes de
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
su ceIelie noveIa «LI confesionaiio de Ios pe-
nilenles negios»`
No inlenlaie yo ponei giacia en Ia senciIIez,
en Ia iudeza a veces agiesiva deI nuy veiídico
ieIalo que sonelo a Ia induIgencia deI Iecloi,
poi ejenpIo, liaduzco exaclanenle Ia iespues-
la de Ia duquesa de IaIIiano a Ia decIaiación
de anoi de su piino MaiceIo Capecce. Lsla
nonogiafía de una faniIia se encuenlia, no se
poi que, aI finaI deI segundo voIunen de una
hisloiia nanusciila de IaIeino, solie Ia cuaI
no puedo dai ningún delaIIe.
Lsle ieIalo que, con gian pesai nío, alievio
nucho (supiino una nuIlilud de delaIIes ca-
iacleiíslicos), conliene Ias úIlinas avenluias
de Ia infoilunada faniIia Caiafa, nás que Ia
inleiesanle hisloiia de una soIa pasión. La va-
nidad Iileiaiia ne dice que acaso no ne hulie-
ia sido inposilIe aunenlai eI inleies de vaiias
siluaciones exlendiendone nás, es decii, adi-
vinando y conlando aI Iecloi, con delaIIe, Io
que senlían Ios peisonajes. Ieio yo, joven
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
fiances, nacido aI Noile de Iaiís, ¿esloy acaso
lien seguio de adivinai Io que expeiinenla-
lan esas aInas ilaIianas deI año 1559`, lodo Io
nás, ne paiece adivinai Io que puede iesuIlai
eIeganle y aliaclivo a Ios Iecloies fianceses de
1838.
Lsla naneia apasionada de senlii que ieina-
la en IlaIia hacia 1559 exigía aclos y no paIa-
lias. Ioi eso se haIIaián nuy pocos diáIogos
en Ios ieIalos siguienles.
LIIo es una desvenlaja paia esla liaducción,
acoslunliados cono eslanos a Ias diIaladas
conveisaciones de nueslios peisonajes de no-
veIa. Iaia eIIos, una conveisación es una lala-
IIa. La hisloiia paia Ia cuaI iecIano loda Ia
induIgencia deI Iecloi ofiece una pailicuIaii-
dad singuIai inlioducida poi Ios españoIes en
Ias coslunlies de IlaIia. Me he alenido esliic-
lanenle aI papeI de liaducloi. LI caIco fieI de
Ias naneias de senlii deI sigIo XVI, y hasla eI
nodo de naiiai deI hisloiiadoi, que según
lodas Ias apaiiencias, eia un nolIe peilene-
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
cienle a Ia faniIia de Ia infoilunada duquesa
de IaIIiano, consliluye, a ni juicio, eI piincipaI
neiilo de esla liágica hisloiia, suponiendo
que lenga aIgún neiilo.
Ln Ia coile deI duque de IaIIiano, ieinala Ia
nás seveia eliquela españoIa. Olseivad que
cada caidenaI, cada piíncipe ionano lenía una
coile paiecida, y podeis foinaios una idea deI
especlácuIo que ofiecía, en 1559, Ia civiIización
de Ia ciudad de Rona. No oIvideis que eia Ia
epoca en que eI iey IeIipe II, necesilando, paia
una de sus inliigas, eI sufiagio de dos caide-
naIes, dala a cada uno cien niI Iilias de ienla
en leneficios ecIesiáslicos. Rona, aunque sin
ejeicilo lenilIe, eia Ia capilaI deI nundo. Ln
1559, Iaiís eia una ciudad de láilaios laslan-
le genliIes.
}uan Iedio Caiafa, aunque peilenecienle a
una de Ias nás nolIes faniIias deI ieino de
NápoIes, lenía unos nodos de oliai áspeios,
iudos, vioIenlos y dignos poi conpIelo de un
calieio. Tonó eI hálilo Iaigo (Ia solana) y se
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
fue, joven, a Rona, donde iecilió apoyo de su
piino, OIiveiio Caiafa, caidenaI y aizolispo
de NápoIes. AIejandio VI, aqueI honlie que
lodo Io salía y lodo Io podía, Ie hizo su cane-
iieie (apioxinadanenle Io que IIanaiíanos,
en nueslias coslunlies, un oficiaI de óidenes).
}uIio II Ie nonlió aizolispo de Chielli, eI Iapa
IauIo Ie hizo caidenaI, y, en fin, eI 23 de nayo
de 1555, despues de inliigas y dispulas leiii-
lIes enlie Ios caidenaIes enceiiados en eI cón-
cIave, fue eIegido Iapa con eI nonlie de Iau-
Io IV, lenía a Ia sazón selenla y ocho años. Los
nisnos que acalalan de eIevaiIe aI liono de
San Iedio se echaion a lenlIai en seguida
pensando en Ia duieza y en Ia piedad lienen-
da, inexoialIe, deI ano que acalalan de dai-
se.
La nolicia de esle nonlianienlo inespeiado
piodujo una ievoIución en NápoIes y en Ia-
Ieino. Ln pocos días, IIegaion a Rona gian
núneio de nienlios de Ia iIuslie faniIia Ca-
iafa. Todos fueion coIocados, peio, cono es
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
naluiaI, eI Iapa dislinguió pailicuIainenle a
sus lies soliinos, hijos deI conde de Monloiio,
heinano suyo.
A don }uan, eI nayoi, ya casado, Ie hizo du-
que de IaIIiano. Lsle ducado, susliaído a Mai-
co Anlonio CoIonna, aI cuaI peilenecía, con-
piendía gian núneio de puelIos y de viIIas.
Don CaiIos, eI segundo de Ios soliinos de Su
Sanlidad, eia calaIIeio de MaIla y halía hecho
Ia gueiia, fue nonliado caidenaI, Iegado de
ßoIonia y piinei ninislio. Lia un honlie de
gian iesoIución, fieI a Ias liadiciones de su
faniIia, luvo Ia osadía de odiai aI iey nás po-
deioso deI nundo (IeIipe II, iey de Lspaña y
de Ias Indias) y Ie dio piuelas de su odio. Ln
cuanlo aI leicei soliino deI nuevo Iapa, don
Anlonio Caiafa, cono eslala casado, eI Iapa
Ie hizo naiques de MonleleIIo. Ioi úIlino, se
piopuso dai poi nujei a Iiancisco, deIfín de
Iiancia e hijo deI iey Lniique II, una hija que
su heinano halía lenido de un segundo na-
liinonio, IauIo IV pensala asignaiIe cono
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
dole eI ieino de NápoIes, quilándoseIo paia
eIIo a IeIipe II, iey de Lspaña. La faniIia odia-
la a esle podeioso iey, eI cuaI, ayudado poi
Ias cuIpas de esla faniIia, consiguió exleini-
naiIa, cono veieis.
Desde que sulieia aI liono de San Iedio, eI
nás podeioso deI nundo y que, en aqueIIa
epoca, ecIipsala incIuso aI iIuslie nonaica de
Ias Lspañas, IauIo IV, cono Ia nayoi paile de
sus sucesoies, dala ejenpIo de lodas Ias vii-
ludes. Iue un gian Iapa y un gian sanlo, se
esfoizala en iefoinai Ios alusos de Ia IgIesia
y en apIazai, poi esle nedio, eI conciIio gene-
iaI que desde lodas pailes se pedía a Ia coile
de Rona y que una salía poIílica no peinilía
concedei.
Según coslunlie de aqueI lienpo, denasia-
do oIvidada en eI nueslio y que no peinilía a
un soleiano ponei confianza en genles que
podían lenei un inleies dislinlo aI suyo, Ios Ls-
lados de Su Sanlidad eian goleinados despó-
licanenle poi sus lies soliinos. LI caidenaI
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
eia piinei ninislio y disponía de Ia voIunlad
de su lío, eI duque de IaIIiano halía sido
nonliado geneiaI de Ias liopas de Ia Sanla
IgIesia, y eI naiques de MonleleIIo, capilán
de Ios guaidias de IaIacio, no dejala enliai en
eI sino a Ias peisonas que se Ie anlojala. Lslos
jóvenes no laidaion en conelei Ios nayoies
excesos, conenzaion poi apiopiaise Ios lienes
de Ias faniIias conliaiias a su golieino. Los
puelIos no salían a quien iecuiiii paia olle-
nei juslicia. No sóIo lenían que lenei poi sus
lienes, sino que -¡cosa hoiiilIe de decii en Ia
paliia de Ia casla Luciecia!- eI honoi de Ias
nujeies y de sus faniIias no eslala seguio. LI
duque de IaIIiano y sus heinanos se apiopia-
lan Ias nujeies nás heinosas, laslala lenei
Ia desgiacia de guslaiIes. Se vio, con eslupoi,
que no guaidalan eI nenoi niianienlo a Ia
nolIeza de Ia sangie, y, nás aún, no Ies conle-
nía en nodo aIguno Ia sagiada cIausuia de Ios
sanlos nonasleiios. LI puelIo, ieducido a Ia
desespeiación, no salía a quien piesenlai sus
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
quejas: lan giande eia eI leiioi que Ios lies
heinanos halían inspiiado a lodo eI que se
aceicala aI Iapa, eian insoIenles hasla con Ios
enlajadoies.
LI duque se halía casado, anles deI engian-
decinienlo de su lío, con VioIanle de Caidona,
de una faniIia oiiginaiia de Lspaña, y que, en
NápoIes, peilenecía a Ia piineia nolIeza.
Iiguiala en eI Seggio di nido.
VioIanle, ceIelie poi su iaia leIIeza y poi Ias
giacias que salía despIegai cuando queiía se-
ducii a Ia genle, Io eia nás lodavía poi su oi-
guIIo insensalo. Ieio hay que sei juslo: difí-
ciInenle se pudieia lenei un caiáclei nás eIe-
vado, y lien Io denoslió aI nundo aI no con-
fesai nada, anles de noiii, aI heinano capu-
chino que Ia confesó. Salía de nenoiia y ieci-
lala con una giacia infinila eI adniialIe Oi-
Iando, de nessei Aiioslo, Ia nayoi paile de
Ios sonelos deI divino Ieliaica, Ios cuenlos de
Iecoione, elceleia. Ieio eia nás seducloia aún
cuando se dignala halIai a su conpañía de
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
Ias ideas singuIaies que Ie sugeiía su laIenlo.
Tuvo un hijo que fue IIanado duque de Ca-
vi. Su heinano don Ieiiando, conde AIiffe, se
liasIadó a Rona aliaído poi Ia aIla foiluna de
su cuñados.
LI duque de IaIIiano lenía una coile nagní-
fica, Ios jóvenes de Ias piineias faniIias de
NápoIes se dispulalan eI honoi de foinai
paile de eIIa. Lnlie Ios que Ie eian nás caios,
Rona dislinguió con su adniiación a MaiceIo
Capecce (deI Seggio di nido), joven calaIIeio
ceIelie en NápoIes poi su laIenlo, lanlo cono
poi Ia leIIeza divina que halía iecilido deI
cieIo.
La duquesa lenía poi favoiila a Diana de
ßiancaccio, de lieinla años, paiienle ceicana
de Ia naiquesa de MonleleIIo, su cuñada. Se
decía en Rona que con esla favoiila deponía
su oiguIIo, Ie confiala lodos sus secielos. Ieio
eslos secielos sóIo se iefeiían a Ia poIílica, Ia
duquesa suscilala pasiones, peio no conpai-
lía ninguna.
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
Ioi consejo deI caidenaI Caiafa, eI Iapa hizo
Ia gueiia aI iey de Lspaña y eI iey de Iiancia
envió en socoiio deI Iapa un ejeicilo nanda-
do poi eI duque de Cuise.
Ieio henos de aleneinos a Ios aconlecinien-
los inleiioies de Ia coile deI duque de IaIIia-
no.
Capecce eslala desde hacía nucho lienpo
cono Ioco, se Ie veía conelei Ios aclos nás
exliaños, eI hecho es que eI polie nozo se
halía enanoiado Iocanenle de Ia duquesa, su
señoia, peio no osala decIaiáiseIo. No olslan-
le, no desespeiala poi conpIelo de ieaIizai su
afán, pues veía a Ia duquesa piofundanenle
iiiilada conlia un naiido que no Ie hacía caso.
LI duque de IaIIiano eia onnipolenle en Ro-
na, y Ia duquesa salía, sin ninguna duda, que
casi diaiianenle Ias danas ionanas nás ceIe-
lies poi su leIIeza visilalan a su naiido en su
piopio paIacio, y esla eia una afienla a Ia que
Ia duquesa no podía acoslunliaise.
Lnlie Ios capeIIanes deI sanlo Iapa IauIo IV
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
halía un iespelalIe ieIigioso con eI cuaI Su
Sanlidad iecilala eI lieviaiio. Lsle peisonaje,
con iiesgo de peideise y acaso inducido poi eI
enlajadoi de Lspaña, alievióse un día a con-
lai aI Iapa lodas Ias aliocidades de sus solii-
nos. LI sanlo ponlífice enfeinó deI disguslo,
quiso dudai, peio Ias ceilidunlies aliunado-
ias IIegalan de lodas pailes. Iue eI piinei día
deI año 1559 cuando luvo Iugai eI hecho que
confiinó aI Iapa en lodas sus sospechas y
acaso decidió a Su Sanlidad. Iue, pues, eI
nisno día de Ia Ciicuncisión deI Señoi, cii-
cunslancia que agiavó nucho Ia faIla a Ios ojos
de un soleiano lan piadoso, cuando Andies
Lanfianchi, secielaiio deI duque de IaIIiano,
dio una cena nagnífica aI caidenaI Caiafa, y,
paia que Ias excilaciones de Ia guIa se añadie-
sen a Ias de Ia Iujuiia, hizo asislii a aqueIIa ce-
na a Ia Mailuccia, una de Ias nás leIIas, nás
ceIelies y nás iicas coilesanas de Ia nolIe ciu-
dad de Rona. Quiso Ia falaIidad que Capecce,
eI favoiilo deI duque, eI nisno que en secielo
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
eslala enanoiado de Ia duquesa, y que pasa-
la poi eI honlie nás guapo de Ia capilaI deI
nundo, esluvieia desde hacía aIgún lienpo en
lialo con Ia Mailuccia. AqueIIa noche Ia luscó
en lodos Ios Iugaies donde podía espeiai
haIIaiIa. No enconliándoIa en paile aIguna y
enleiado de que halía una cena en Ia casa
Lanfianchi, sospechó Io que pasala, y a eso de
nedia noche se piesenló en casa de Lanfianchi
aconpañado de nuchos honlies ainados.
AliieionIe Ia pueila y Ie invilaion a senlaise
y a lonai paile en eI feslín, peio, despues de
unas paIalias laslanle conlenidas, hizo seña a
Ia Mailuccia de que se Ievanlaia y saIieia con
eI. Cono eIIa vaciIaia, nuy confusa y pie-
viendo Io que ila a ocuiiii, Capecce se Ievanló
deI Iugai en que eslala senlado, y, aceicándo-
se a Ia nuchacha, Ia lonó de Ia nano piocu-
iando IIeváiseIa con eI. LI caidenaI, en cuyo
honoi halía sido invilada, se opuso vivanenle
a que se fueia, Capecce insislió, esfoizándose
en sacaiIa de Ia saIa.
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
LI caidenaI piinei ninislio, que aqueIIa no-
che se halía veslido de naneia nuy difeienle
a Ia que coiiespondía a su aIla dignidad, echó
nano a Ia espada y se opuso con Ia eneigía y
eI vaIoi que loda Rona Ie conocía a Ia pailida
de Ia nuchacha. MaiceIo, eliio de cóIeia, hizo
enliai a sus honlies, peio Ia nayoiía eian na-
poIilanos, y cuando ieconocieion aI secielaiio
deI duque y Iuego aI caidenaI, desfiguiado aI
pionlo poi su aluendo inacoslunliado, voI-
vieion sus espadas a Ia vaina, negáionse a
laliise y se inleipusieion paia pacificai Ia
queieIIa.
Duianle esle lunuIlo, Mailuccia iodeada poi
Ios invilados y ielenida poi Ia nano izquieida
de MaiceIo, fue Io laslanle dieslia paia esca-
pai. Cuando MaiceIo adviilió su ausencia,
coiiió lias eIIa y loda su genle Ie siguió.
Ieio Ia oscuiidad de Ia noche auloiizala Ios
ieIalos nás exliaños, y Ia nañana deI 2 de
eneio se halIó en loda Ia ciudad de un peIi-
gioso conlale que luvieia Iugai, según decí-
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
an, enlie eI caidenaI soliino y MaiceIo Capec-
ce. LI duque de IaIIiano, geneiaI en jefe deI
ejeicilo de Ia IgIesia, cieyó Ia cosa nucho nás
giave de Io que eia, y cono no eslala en nuy
luenas ieIaciones con su heinano eI ninislio,
aqueIIa nisna noche nandó delenei a Lan-
fianchi, y aI día siguienle, nuy lenpiano, fue
encaiceIado MaiceIo. Cono en seguida se di-
eian cuenla de que nadie halía peidido Ia
vida y de que aqueIIas delenciones no hacían
sino aunenlai eI escándaIo, que iecaía enleio
solie eI caidenaI, apiesuiáionse a ponei en Ii-
leilad a Ios piesos, y eI innenso podei de Ios
lies heinanos se aunó paia piocuiai ahogai eI
asunlo. AI piincipio cieyeion conseguiiIo, pe-
io aI leicei día IIegó lodo a oídos deI Iapa.
Mandó IIanai a sus dos soliinos y Ies halIó
cono podía haceiIo un piíncipe lan piadoso y
lan piofundanenle ofendido.
LI quinlo día de eneio, que ieunía gian nú-
neio de caidenaIes en Ia congiegación deI
sanlo oficio, eI sanlo Iapa halIó eI piineio de
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
esle hoiiilIe asunlo, y piegunló a Ios caidena-
Ies piesenles cóno halían osado no poneiIo
en su conocinienlo.
-¡Cuaidáis siIencio, aunque eI escándaIo
afecla a Ia dignidad sulIine de que esláis in-
veslidos! LI caidenaI Caiafa ha osado piesen-
laise en Ia vía púlIica en liaje secuIai y con Ia
espada desnuda en Ia nano. ¿Y con que olje-
lo` Iaia apodeiaise de una infane coilesana.
IáciI es inaginai eI siIencio de nueile que
ieinó enlie lodos aqueIIos coilesanos duianle
esla dialiila conlia eI piinei ninislio. Lia un
anciano oclogenaiio eI que lionala conlia su
soliino queiido, dueño hasla enlonces de su
voIunlad. Ln su indignación, eI Iapa halIó de
quilai eI capeIo a su soliino.
La cóIeia deI Iapa fue avivada poi eI enla-
jadoi deI gian duque de Toscana, que acudió a
quejaise a eI de una insoIencia iecienle deI
caidenaI piinei ninislio. Lsle caidenaI, lan
podeioso en olio lienpo, se piesenló en Ias
halilaciones de Su Sanlidad paia eI despacho
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
acoslunliado. LI Iapa Ie dejó cualio hoias en
Ia anlecánaia, espeiando a Ia visla de lodos, y
Iuego Ie despidió sin queiei ieciliiIe en au-
diencia. Inagínese Io que delió de sufiii eI
innodeiado oiguIIo deI ninislio, pensala que
un anciano aliunado poi Ia edad, doninado
loda su vida poi eI anoi que lenía a su faniIia
y, adenás, poco haliluado a despachai Ios
asunlos lenpoiaIes, veiíase olIigado a iecuiiii
a su aclividad. Ieio venció Ia viilud deI sanlo
Iapa, convocó a Ios caidenaIes, y, despues de
niiaiIos Iaigo ialo sin halIaiIes, acaló echán-
dose a IIoiai y no vaciIó en piocIanai una
especie de nea cuIpa.
-La fIaqueza de Ia edad -Ies dijo- y ni gian
inleies poi Ias cosas de Ia ieIigión, en Ias cua-
Ies pielendo, cono saleis, desliuii lodos Ios
alusos, ne IIevaion a deIegai ni auloiidad
lenpoiaI en nis dos soliinos, han alusado de
eIIa, y Ios desliluyo paia sienpie.
Luego fue Ieído un lieve poi eI cuaI Ios so-
liinos quedalan despojados de lodas sus dig-
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
nidades y confinados en níseios puelIos. LI
caidenaI piinei ninislio fue desleiiado a Ci-
vila Lavania, eI duque de IaIIiano a Soiiano, y
eI naiques a MonleleIIo, en viilud de esle
lieve, eI duque quedala lanlien piivado de
sus honoiaiios ieguIaies, que se eIevalan a
selenla y dos niI piaslias (nás de un niIIón
de 1838).
No eia posilIe ni siquieia pensai en desole-
decei eslas seveias óidenes: Ios Caiafa lenían
poi enenigos y cono vigiIanles aI puelIo en-
leio de Rona, que Ios deleslala.
LI duque de IaIIiano, aconpañado deI conde
AIiffe, su cuñado, y de Leonaido deI Caidine,
fue a vivii aI puelIeciIIo de Soiiano, nienlias
que Ia duquesa y su suegia se inslaIaion en
CáIIese, niseialIe aIdea a dos Ieguas de So-
iiano.
Lslas IocaIidades son encanladoias, peio se
lialala de un deslieiio, y aqueIIas genles eian
aiiojadas de Rona, donde anles ieinaian con
insoIencia.
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
MaiceIo Capecce halía seguido a su señoia
con Ios denás coilesanos aI níseio puelIo en
que eslala desleiiada. Ln Iugai de Ios hone-
najes de loda Rona, esla nujei, lan podeiosa
unos días anles, y que gozala de su iango con
lodo eI exceso de su oiguIIo, ya no se veía io-
deada nás que de sinpIes Iugaieños cuyo
pasno no hacía sino iecoidaiIe su caída. No
halía consueIo en eIIa, su lío eia lan viejo, que
piolalIenenle Ie soipiendeiía Ia nueile anles
de IIanai de nuevo a sus soliinos, y, paia
coIno de niseiia, Ios lies heinanos se deles-
lalan unos a olios. IncIuso se decía que eI du-
que y eI naiques, que no conpailían Ias fogo-
sas pasiones deI caidenaI, asuslados poi sus
excesos, halían IIegado a denunciaiIe aI Iapa,
su lío.
Ln nedio deI hoiioi de esla gian caída ocu-
iiió una cosa que, poi desgiacia paia Ia du-
quesa y paia eI nisno Capecce, puso nuy de
nanifieslo que, en Rona, no fue una pasión
veidadeia Io que Ie IIevó lias Ios pasos de Ia
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
Mailuccia.
Un día que Ia duquesa nandó a IIanaiIo pa-
ia daiIe una oiden, se haIIó a soIas con eIIa,
cosa que no ocuiiía quizá ni dos veces aI año.
Cuando vio que no halía nadie en Ia saIa
donde Ia duquesa Ie iecilía, Capecce se quedó
innóviI y siIencioso. Aceicóse a Ia pueila poi
vei si en Ia saIa vecina halía aIguien que pu-
dieia escuchai, y Iuego se alievió a halIai así:
-Señoia, no os aIleieis y no os encoIeiicen Ias
paIalias exliañas que voy a lenei Ia le-
neiidad de pionunciai. Desde hace nucho
lienpo os ano nás que a Ia vida. Si, con exce-
siva inpiudencia, he lenido Ia osadía de niiai
cono ananle vueslias divinas giacias, no de-
leis inpulaiIo a cuIpa nía, sino a Ia fueiza
solienaluiaI que ne inpuIsa y ne agila. Vivo
en puio loinenlo, ne aliaso, no pido aIivio
paia Ia IIana que ne consune, sino soIanenle
que vueslia geneiosidad se apiade de un sei-
vidoi pIeno de desconfianza y de huniIdad.
La duquesa noslióse soipiendida y solie
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
lodo iiiilada.
-MaiceIo, ¿que has vislo en ní -Ie dijo- que
le de Ia audacia de iequeiiine de anoies`
¿Acaso ni vida, acaso nis paIalias se han
apailado lanlo de Ias iegIas de Ia decencia
cono paia que le cieas auloiizado a senejanle
insoIencia` ¿Cóno has podido lenei Ia osadía
de cieei que yo podía enliegaine a li o a cuaI-
quiei olio honlie que no fueia ni naiido y
señoi` Te peidono Io que ne has dicho poique
eies un fienelico, peio guáidale de caei de
nuevo en senejanle faIla, o le juio que he de
casligaile a Ia vez poi Ia piineia y poi Ia se-
gunda insoIencia.
La duquesa se aIejó IIena de iia, y ieaInenle
Capecce halía faIlado a Ias Ieyes de Ia piuden-
cia: halía que dejai adivinai y no decii. Se
quedó confuso, leniendo nucho que Ia du-
quesa conlaia a su esposo Io ocuiiido.
Ieio Ias cosas sucedieion de nodo nuy dis-
linlo aI que eI lenía. Ln Ia soIedad de aqueI
puelIo, Ia oiguIIosa duquesa de IaIIiano no
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
pudo nenos de conlai a su dana de honoi
favoiila, Diana ßiancaccio, Io que halían osa-
do deciiIe. Lia esla una nujei de lieinla años,
devoiada poi pasiones aidienles. Tenía eI peIo
iojizo (eI hisloiiadoi insisle vaiias veces en
esla ciicunslancia que Ie paiece expIicai lodas
Ias Iocuias de Diana ßiancaccio). Anala con
fuioi a Doniciano Ioinaii, genliIhonlie aI
seivicio deI naiques de MonleleIIo. Queiía
lonaiIe poi esposo, peio eI naiques y su nu-
jei, a Ios que Diana lenía eI honoi de eslai
unida poi Ios Iazos de Ia sangie, ¿consenliiían
aIgún día en que se casaia con un honlie ac-
luaInenle a su seivicio` Lsle olslácuIo eia
insupeialIe, aI nenos en apaiiencia.
No halía nás que una piolaliIidad de exilo:
haliía sido pieciso conseguii que eI duque de
IaIIiano, heinano nayoi deI naiques, pusieia
en juego loda su infIuencia, y Diana no dejala
de lenei aIguna espeianza en eslo. LI duque Ia
lialala cono paiienle nás que cono a siivien-
le. Lia un honlie senciIIo y lueno de coiazón,
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
y Ie pieocupalan infinilanenle nenos que a
sus heinanos Ias cosas de puia eliquela. Aun-
que eI duque se apiovechaia, cono un veida-
deio nozo que eia, de lodas Ias venlajas de su
aIla posición, eslala nuy Iejos de sei infieI a
su nujei, Ia anala lieinanenle y, según Ias
apaiiencias, no podiía negaiIe una giacia si se
Ia pedía con cieila peisislencia.
La confesión que Capacce halía osado hacei
a Ia duquesa paiecióIe una sueile inespeiada a
Ia sonliía Diana. Su señoia halía sido hasla
enlonces de una seiiedad desespeianle, si po-
día senlii una pasión, si conelía una faIla,
necesilaiía a cada inslanle a Diana, y esla po-
diía espeiaiIo lodo de una nujei cuyos secie-
los conocieia.
Lejos de conenzai poi halIai a Ia duquesa
de Io que se delía a sí nisna y Iuego de Ios
hoiiilIes peIigios a Ios que se expondiía en
nedio de una coile lan cIaiividenle, Diana,
IIevada poi eI fuego de su piopia pasión,
halIó de MaiceIo Capecce a su señoia cono si
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
se halIaia a sí nisna de Doniciano Ioinaii.
Ln Ias Iaigas conveisaciones de esla soIedad,
haIIala nedio, cada día, de iecoidai a Ia du-
quesa Ias giacias y Ia leIIeza de aqueI polie
MaiceIo, que paiecía lan liisle, peilenecía,
cono Ia duquesa, a Ias piineias faniIias de
NápoIes, sus nodaIes eian lan nolIes cono su
sangie, y sóIo Ie faIlalan esos lienes que un
capiicho de Ia foiluna podía daiIe cuaIquiei
día, paia sei, en lodos Ios aspeclos, iguaI a Ia
nujei que se alievía a anai.
Diana noló con aIegiía que eI piinei efeclo
de eslas paIalias fue aunenlai Ia confianza
que Ia duquesa Ie oloigala.
No dejó de dai nolicia de Io que pasala a
MaiceIo Capecce. Duianle Ios aliasadoies
caIoies de aqueI eslío, Ia duquesa se paseala a
nenudo poi Ios losques que iodealan CaIIe-
se. A Ia caída de Ia laide, ila a gozai de Ia lii-
sa deI nai a Ias deIiciosas coIinas que se aIzan
en nedio de Ios losques y desde cuya cina se
divisa eI nai a nenos de dos Ieguas de dislan-
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
cia.
Sin apailaise de Ias seveias Ieyes de Ia eli-
quela, MaiceIo podía enconliaise en aqueIIos
losques, dicen que se escondía en eIIos y cui-
dala de no nosliaise a Ias niiadas de Ia du-
quesa sino cuando esla se haIIala lien dis-
puesla poi Io que Ie decía Diana ßiancaccio,
que hacía enlonces una señaI a MaiceIo.
Diana, viendo ya a su señoia a punlo de es-
cuchai Ia falaI pasión que eIIa hicieia nacei en
su aIna, cedió eIIa nisna aI vioIenlo anoi que
Doniciano Ioinaii Ie halía inspiiado. Ln Io
sucesivo eslala seguia de podei casaise con eI.
Ieio Doniciano eia un nozo piudenle, de un
caiáclei fiío y ieseivado, Ios aiielalos de su
fogosa ananle, Iejos de aliaeiIe, no laidaion
en iesuIlaiIe inpoilunos. Diana ßiancaccio eia
paiienle ceicana de Ios Caiafa, eslala seguio
de sei apuñaIado a Ia nenoi nolicia que de sus
anoies IIegaia aI leiiilIe caidenaI Caiafa, eI
cuaI, aunque nenoi que eI duque de IaIIiano,
eia, de hecho, eI veidadeio jefe de Ia faniIia.
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
La duquesa halía cedido hacía aIgún lienpo
a Ia pasión de Capecce, cuando un luen día no
se haIIó a Doniciano Ioinaii en eI puelIo
donde eslala ieIegada Ia coile deI naiques de
MonleleIIo. Halía desapaiecido. Más laide se
supo que halía enlaicado en eI pequeño
pueilo de Nelluno, sin duda canlió de non-
lie, y nunca nás hulo nolicias de eI.
¿Quien podiía desciilii Ia desespeiación de
Diana` Despues de escuchai con londad sus
quejas conlia eI deslino, un día Ia duquesa de
IaIIiano Ie dejó adivinai que esle lena de con-
veisación Ie paiecía agolado. Diana se veía
despieciada poi su ananle, su coiazón eia
piesa de Ios senlinienlos nás ciueIes, y sacó
Ia nás exliaña consecuencia deI inslanle de
faslidio que Ia duquesa expeiinenlaia aI oíi Ia
insislencia de sus Ianenlaciones. Diana se
convenció de que eia Ia duquesa Ia que halía
incilado a Doniciano a dejaiIa paia sienpie y
que, adenás, Ie halía piopoicionado Ios ne-
dios. Lsla insensala idea sóIo se apoyala en
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
aIgunas exhoilaciones que en olio lienpo Ie
hicieia Ia duquesa. A Ia sospecha siguió en
seguida Ia venganza. Iidió una audiencia aI
duque y Ie conló lodo Io que ocuiiía enlie su
nujei y MaiceIo. LI duque se negó a daiIe
ciedilo.
-Iensad -dijo a Ia denuncianle- que en quin-
ce años no he lenido eI nenoi iepioche que
hacei a Ia duquesa, ha iesislido a Ias seduccio-
nes de Ia coile y a Ias lenlaciones de Ia posi-
ción liiIIanle que leníanos en Rona, Ios piín-
cipes nás apueslos, y hasla eI piopio duque
de Cuise, geneiaI deI ejeicilo fiances, peidie-
ion eI lienpo con eIIa, ¿y pielendes que haya
cedido a un sinpIe calaIIeiizo`
Quiso Ia naIavenluia que eI duque se alu-
iiieia nucho en Soiiano, puelIo en que eslala
desleiiado y que se haIIala a sóIo dos Ieguas
deI que halilala su nujei, Diana pudo, pues,
ollenei nuchas audiencias sin que se enleiaia
Ia duquesa. La favoiila lenía un laIenlo ason-
lioso, y su pasión Ia hacía eIocuenle. Dala aI
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
duque nuIlilud de delaIIes, Ia venganza halía
IIegado a sei su único pIacei. Le iepelía que,
casi lodas Ias noches, Capecce enliala en eI
cuailo de Ia duquesa a eso de Ias once y no
saIía hasla Ias dos o Ias lies de Ia nañana. Ls-
las denuncias causaion aI piincipio lan poca
inpiesión en eI duque, que no quiso lonaise
eI lialajo de caninai dos Ieguas a nedianoche
paia ii a CaIIese y enliai de inpioviso en eI
cuailo de su nujei.
Ieio una laide se haIIala en CaIIese, se halía
pueslo ya eI soI, peio se veía aún. Diana pene-
lió loda desneIenada en eI saIón en que se
enconliala eI duque. Todo eI nundo se aIejó,
y eIIa Ie dijo que MaiceIo Capecce acalala de
enliai en eI cuailo de Ia duquesa. LI duque,
sin duda naI dispueslo en aqueI nonenlo,
cogió su puñaI y coiiió aI cuailo de su nujei,
enliando en eI poi una pueila faIsa. AIIí en-
conlió a MaiceIo Capecce. Los dos ananles
canliaion de coIoi aI veiIe enliai, peio, poi Io
denás, no halía nada de iepiensilIe en Ia
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
posición en que se haIIalan. La duquesa esla-
la en su cana anolando un pequeño gaslo que
acalala de hacei, en Ia halilación se haIIala
una canaiisla, MaiceIo eslala en pie a lies pa-
sos deI Iecho.
LI duque, fuiioso, cogió a MaiceIo poi eI cue-
IIo, Ie aiiaslió a un galinele innedialo y Ie
nandó liiai aI sueIo Ia daga y eI puñaI de que
ila ainado. Luego IIanó a Ios honlies de su
guaidia, Ios cuaIes condujeion a MaiceIo a Ias
piisiones de Soiiano.
A Ia duquesa Ia dejaion en su paIacio, peio
esliechanenle vigiIada.
LI duque no eia nada ciueI, paiecía que lu-
vieia Ia idea de ocuIlai Io ocuiiido, poi no vei-
se olIigado a IIegai a Ias nedidas exlienas
que eI honoi Ie exigiiía. Quiso hacei cieei que
MaiceIo eslala delenido poi olia cosa cuaI-
quieia, y con eI pielexlo de unos sapos enoi-
nes que MaiceIo halía conpiado nuy caios
dos o lies neses anles, hizo decii que esle no-
zo halía inlenlado envenenaiIe. Ieio eI vei-
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
dadeio deIilo eia denasiado lien conocido, y
eI caidenaI, su heinano, nandó piegunlaiIe
cuándo pensala Iavai en Ia sangie de Ios cuI-
palIes Ia afienla que se halía osado infIigii a
su faniIia.
LI duque luscó eI apoyo deI conde de AIiffe,
heinano de su nujei, y de Anlonio Toiando,
anigo de Ia casa. Los lies, consliluidos en una
especie de liilunaI, foinaion juicio a MaiceIo
Capecce, acusado de aduIleiio con Ia duquesa.
La ineslaliIidad de Ias cosas hunanas dispu-
so que eI papa Iío IV, que sucedió a IalIo IV,
peilenecieia aI pailido de Lspaña. No podía
negai nada aI iey IeIipe II, que Ie exigió Ia
nueile deI caidenaI y deI duque de IaIIiano.
Anlos heinanos fueion acusados anle Ios lii-
lunaIes deI país, y Ias ninulas deI pioceso que
hulieion de sufiii nos infoinan de lodas Ias
ciicunslancias de Ia nueile de MaiceIo Capec-
ce.
Uno de Ios nuneiosos lesligos oídos decIaió
en eslos leininos:
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
Lslálanos en Soiiano, eI duque, ni señoi,
luvo una Iaiga conveisación con eI conde AIif-
fe... Ioi Ia noche, nuy laide, lajanos a una
saIa de Ia pIanla laja, donde eI duque halía
hecho piepaiai Ias cueidas necesaiias paia
sonelei a loinenlo aI cuIpalIe. AIIí se haIIa-
lan eI duque, eI conde de AIiffe, eI señoi An-
lonio Toiando y yo.
LI piinei lesligo IIanado fue eI capilán Ca-
niIo Ciifone, anigo ínlino y confidenle de
Capecce. LI duque Ie halIó así:
-Di Ia veidad, anigo. ¿Que sales de Io que
ha hecho MaiceIo en eI cuailo de Ia duquesa`
-Yo no se nada, hace nás de veinle días que
esloy ieñido con MaiceIo.
Cono se olslinaia en no decii nada nás, eI
señoi duque IIanó a aIgunos de sus guaidias
que espeialan fueia. Ciifone fue alado a Ia
cueida poi eI podeslá de Soiiano. Los guai-
dias liiaion de Ias poIeas y, poi esle nedio,
Ievanlaion aI cuIpalIe a cualio dedos deI sue-
Io. AI calo de un cuailo de hoia de eslai sus-
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
pendido así, dijo:
-ßajadne, diie Io que se.
Cuando Ie posaion en eI sueIo, Ios guaidias
se aIejaion y nosolios quedanos a soIas con eI.
-Ls cieilo que vaiias veces aconpañe a Mai-
ceIo hasla eI cuailo de Ia duquesa -dijo eI capi-
lán-, peio no se nada nás, poique ne queda-
la espeiando en un palio vecino hasla eso de
Ia una de Ia nadiugada.
Ln seguida loinaion a IIanai a Ios guaidias,
que, poi oiden deI duque, aIzáionIe de nuevo,
de nodo que sus pies no locaian eI sueIo. LI
capilán no laidó en excIanai.
-ßajadne, voy a decii Ia veidad. Ls cieilo -
conlinuó- que, desde hace vaiios neses, ne di
cuenla de que MaiceIo liene anoies con Ia du-
quesa, y yo queiía poneiIo en conocinienlo de
Vueslia LxceIencia o de don Leonaido. La
duquesa enviala lodas Ias nañanas a salei
nolicias de MaiceIo, Ie nandala pequeños
iegaIos, y, enlie olias cosas, confiluias piepa-
iadas con exquisilo cuidado y nuy caias, Ie he
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
vislo a MaiceIo cadenilas de oio de un lialajo
naiaviIIoso y que evidenlenenle piocedían
de Ia duquesa.
Despues de esla decIaiación, eI capilán fue
enviado de nuevo a Ia cáiceI. Tiajeion aI poi-
leio de Ia duquesa, que decIaió no salei nada,
aláionIe a Ia cueida y Ie suspendieion en eI
aiie. Iasada nedia hoia, dijo:
-ßajadne, diie Io que se.
Una vez en eI sueIo, pielendió no salei nada,
suspendieionIe de nuevo. AI calo de olia ne-
dia hoia, Ie lajaion y enlonces expIicó que
eslala, desde hacía lienpo, aI seivicio pailicu-
Iai de Ia duquesa. Cono eia posilIe que esle
honlie no supieia nada, Ie voIvieion a Ia cái-
ceI. Todo eslo halía IIevado nucho lienpo, a
causa de Ios guaidias, a Ios que se nandala
saIii cada vez. Se queiía haceiIes cieei que se
lialala de una lenlaliva de envenenanienlo
con Ia ponzoña exliaída de Ios sapos.
Lia ya nuy enliada Ia noche cuando eI du-
que hizo liaei a MaiceIo Capecce. AIejados Ios
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
guaidias y lien ceiiada con IIave Ia pueila, eI
duque inleiiogó a MaiceIo:
-¿Que leníais que hacei en eI cuailo de Ia
duquesa paia peinanecei aIIí hasla Ia una, Ias
dos y a veces hasla Ias cualio de Ia nadiuga-
da`
MaiceIo Io negó lodo, IIanaion a Ios guai-
dias, y fue suspendido, Ia cueida Ie disIocala
Ios liazos, no pudiendo sopoilai eI doIoi, pi-
dió que Ie lajaian, senláionIe en una siIIa,
nás, una vez así, se enlaiuIIó en sus paIalias
y no salía Io que decía. LIanaion a Ios guai-
dias, que Ie suspendieion de nuevo, pasado un
lienpo, pidió que Ie lajaian.
-Ls veidad -dijo- que he enliado en eI de-
pailanenlo de Ia duquesa a esas hoias indeli-
das, peio es poique lenía anoies con Ia signo-
ia Diana ßiancaccio, una de Ias danas de Su
LxceIencia, a Ia que halía dado paIalia de
casanienlo y que ne Io ha concedido lodo,
exceplo Ias cosas conlia eI honoi.
MaiceIo fue devueIlo a su piisión, donde Ie
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
caieaion con eI capilán y con Diana, que Io
negó lodo.
Luego loinaion a MaiceIo a Ia saIa laja, ya
ceica de Ia pueila, dijo:
-Señoi duque, Vueslia LxceIencia se acoida-
iá de que ne ha pionelido Ia vida si digo loda
Ia veidad. No es necesaiio soneleine de nue-
vo a Ia cueida, voy a deciiIo lodo.
Lnlonces se aceicó aI duque y, con voz lie-
nuIa y apenas ailicuIada, díjoIe que eia cieilo
que halía ollenido Ios favoies de Ia duquesa.
A eslas paIalias, eI duque se aiiojó solie Mai-
ceIo y Ie noidió en Ia nejiIIa, Iuego sacó eI pu-
ñaI y vi que ila a apuñaIai aI cuIpalIe. Dije
que convenía que MaiceIo esciilieia de su
puño y Ielia Io que acalala de confesai, y que
esle docunenlo seiviiía paia juslificai a Su
LxceIencia. Lnlianos en Ia saIa laja, en Ia que
halía iecado de esciilii, peio Ia cueida halía
heiido a MaiceIo de laI nodo en Ia nano, que
sóIo pudo esciilii eslas pocas paIalias: Sí, he
liaicionado a ni señoi, sí, he alenlado a su
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
honoi.
LI duque ila Ieyendo a nedida que MaiceIo
esciilía. Ln esle nonenlo, se aiiojó solie
MaiceIo y Ie dio lies puñaIadas que Ie quila-
ion Ia vida. Diana ßiancaccio eslala aIIí, a lies
pasos, nás nueila que viva, y, sin duda, aiie-
pinliendose niI veces de Io que halía hecho.
-¡Mujei indigna de halei nacido de una no-
lIe faniIia! -giilóIe eI duque-, y causa única
de ni deshonoi, en eI cuaI has lialajado poi
seivii a lus pIaceies deshoneslos: es pieciso
que le de eI pago de lodas lus liaiciones.
Y diciendo eslas paIalias, agaiióIa poi Ios
caleIIos y Ie coiló eI cueIIo con un cuchiIIo. La
infoilunada deiianó un diIuvio de sangie y
poi fin cayó nueila.
LI duque nandó aiiojai Ios dos cadáveies en
una cIoaca ceicana a Ia piisión.
LI joven caidenaI AIfonso Caiafa, hijo deI
naiques de MonleleIIo, eI único de loda Ia
faniIia que IauIo IV conseivaia a su Iado, cie-
yó que eia su delei conlaiIe esle hecho. LI
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
Iapa iespondió con eslas soIas paIalias:
-¿Y de Ia duquesa que han hecho`
Lia cieencia geneiaI en Rona que eslas paIa-
lias delían inpIicai Ia nueile de Ia desvenlu-
iada nujei. Ieio eI duque no podía decidiise a
esle gian saciificio, ya poique eslala encinla,
lien poi eI exliaoidinaiio caiiño que en olio
lienpo sinlieia poi eIIa.
A Ios lies neses deI gian aclo de viilud que
ieaIizaia eI sanlo Iapa, aI sepaiaise de loda su
faniIia, y pasados olios lies de enfeinedad,
IauIo IV expiió eI 18 de agoslo de 1559.
LI caidenaI esciilía caila lias caila aI duque
de IaIIiano iepiliendoIe conslanlenenle que
su honoi exigía Ia nueile de Ia duquesa. AI
noiii su lío, y no saliendo cuáIes seiían Ios
designios deI nuevo Iapa que iesuIlaia eIegi-
do, queiía que lodo fueia Iiquidado en eI nás
lieve pIazo.
LI duque, honlie senciIIo, lueno y nucho
nenos esciupuIoso que eI caidenaI solie Ias
cosas iefeienles aI punlo deI honoi, no podía
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
decidiise a Ia leiiilIe cosa que Ie exigían. AIe-
gala que eI nisno halía hecho a Ia duquesa
nuneiosas infideIidades, y sin lonaise eI ne-
noi lialajo paia ocuIláiseIas, y que eslas infi-
deIidades podían nuy lien halei inducido a
Ia venganza a una nujei lan oiguIIosa. Ln eI
nonenlo nisno de enliai aI cóncIave, des-
pues de oíi nisa y iecilii Ia sanla conunión,
eI caidenaI voIvió a esciiliiIe que eslala hailo
de sus conlinuos apIazanienlos y que, si eI
duque no se decidía poi fin a Io que exigía eI
honoi de su casa, aseguiálaIe que no voIveiía
a inleivenii en sus asunlos ni piocuiaiía seiIe
úliI, ya en eI cóncIave, ya ceica deI nuevo Ia-
pa. Una iazón ajena aI punlo de honoi pudo
conliiluii a decidii aI duque. Aunque Ia du-
quesa eslala seveianenle vigiIada, dícese que
haIIó nedio de nandai un iecado a Maico
Anlonio CoIonna, enenigo noilaI deI duque
poi causa deI ducado de IaIIiano, delenlado
poi esle, diciendoIe que si conseguía saIvaiIe
Ia vida y IileilaiIa, eIIa, poi su paile, Ie pon-
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
diía en posesión de Ia foilaIeza de IaIIiano,
nandada poi un honlie que Ie eia adiclo.
LI 28 de agoslo de 1559, eI duque envió a Ca-
IIese dos conpañías de soIdados. LI 3O, don
Leonaido deI Caidine, paiienle deI duque, y
don Ieiiando, conde de AIiffe, heinano de Ia
duquesa, IIegaion a CaIIese, y enliaion en eI
depailanenlo de Ia duquesa paia quilaiIe Ia
vida. AnunciáionIe Ia nueile, y eIIa iecilió Ia
nolicia sin Ia nenoi aIleiación. Iidió lienpo
paia confesaise y oíi Ia sanla nisa. Luego, aI
aceicaise a eIIa anlos señoies, olseivó que no
eslalan de acueido enlie eIIos. Iiegunló si
IIevalan una oiden deI duque, su naiido,
paia que Ie dieian nueile.
-Sí, señoia -conlesló don Leonaido.
La duquesa soIiciló veiIa, don Ieiiando se Ia
noslió.
(Lncuenlio en eI pioceso deI duque de Ia-
IIiano Ia decIaiación de Ios fiaiIes que asislie-
ion a esle leiiilIe hecho. Lslas decIaiaciones
son nuy supeiioies a Ias de Ios olios lesligos,
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
Io cuaI se dele, a ni juicio, a que Ios fiaiIes
eslalan exenlos de lenoi aI halIai anle Ia jus-
licia, nienlias que lodos Ios denás lesligos
halían sido nás o nenos cónpIices de su se-
ñoi.)
LI heinano Anlonio de Iavía, capuchino,
decIaió en eslos leininos:
-Despues de Ia nisa en que Ia duquesa ieci-
lió devolanenle Ia sanla conunión, y nien-
lias nosolios Ia ieconfoilálanos, eI conde de
AIiffe, heinano de Ia señoia duquesa, enlió en
eI cuailo con una cueida y una vaiila de ave-
IIano giuesa cono eI puIgai y de una nedia
vaia de Iaiga. Culiió Ios ojos de Ia duquesa
con un pañueIo, y eIIa, con gian seienidad, Io
lajó nás paia no veiIe. LI conde Ie echó Ia
cueida aI cueIIo y se aIejó unos pasos, Ia du-
quesa, aI oíiIe andai, se quiló eI pañueIo de Ios
ojos y dijo:
-ßueno, ¿que es Io que hacenos`
LI conde conlesló:
-La cueida no eia luena, voy a luscai olia
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
paia no haceios sufiii. Diciendo eslas paIa-
lias, saIió. AI poco lienpo, voIvió a enliai en
Ia eslancia con olia cueida, aiiegIóIe de nuevo
eI pañueIo solie Ios ojos, pasóIe Ia cueida poi
eI cueIIo y, neliendo Ia vaia poi eI nudo, Ia
hizo giiai y eslianguIó a Ia infeIiz duquesa.
Ioi paile de esla, lodo pasó en eI lono de una
conveisación coiiienle.
LI heinano Anlonio de SaIazai, olio capu-
chino, leinina su decIaiación con eslas paIa-
lias:
-Yo queiía ieliiaine deI paleIIón poi esciú-
puIo de conciencia, poi no veiIa noiii, peio Ia
duquesa ne dijo:
-No le aIejes de aquí, poi anoi de Dios.
(Aquí eI fiaiIe cuenla Ias ciicunslancias de Ia
nueile, alsoIulanenle cono acalanos de
iefeiiiIas.) Añade:
-Muiió cono luena ciisliana, iepiliendo a
nenudo: Ciedo, ciedo.
Los dos fiaiIes, que aI paiecei halían olleni-
do de sus supeiioies Ia auloiización necesaiia,
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
iepilen en sus decIaiaciones que Ia duquesa
hizo conslanles pioleslas de su peifecla ino-
cencia, en lodas sus conveisaciones con eIIos,
en lodas sus confesiones, y pailicuIainenle en
Ia que piecedió a Ia nisa en que iecilió Ia san-
la conunión. Si eia cuIpalIe, esle iasgo de oi-
guIIo Ia piecipilala en eI infieino.
Ln eI caieo deI heinano Anlonio de Iavía,
capuchino, con don Leonaido de Caidine, eI
heinano decIaió:
-Mi conpañeio dijo aI conde que seiía lien
espeiai a que Ia duquesa dieia a Iuz, eslá en-
cinla de seis neses -añadió- y no se dele pei-
dei eI aIna deI polie sei que IIeva en su seno,
es pieciso podei laulizaiIe.
A Io cuaI iespondió eI conde AIiffe:
-ßien saleis que lengo que ii a Rona, y no
quieio piesenlaine aIIí con esla caiela en eI
ioslio (con esla afienla no vengada).
Apenas nueila Ia duquesa, Ios dos capuchi-
nos insislieion en que Ia aliieian innediala-
nenle a fin de podei laulizai aI niño, peio eI
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
conde y don Leonaido no escuchaion sus iue-
gos.
AI día siguienle, Ia duquesa fue enleiiada en
Ia igIesia deI Iugai, con cieila ponpa (he Ieído
Ia desciipción). Lsle hecho, cuya nolicia se
exlendió en seguida, causó poca inpiesión,
poique hacía ya lienpo que eia espeiado, ya
vaiias veces, en CaIIese y en Rona, se halía
dado Ia nolicia de esla nueile, y poi olia pai-
le, un asesinalo fueia de Ia ciudad y en un
nonenlo en que Ia sede eslala vacanle no
lenía nada de exliaoidinaiio. LI cóncIave que
siguió a Ia nueile de IauIo IV fue nuy len-
pesluoso: duió nada nenos que cualio neses.
LI 26 de dicienlie de 1559, eI polie caidenaI
CaiIo Caiafa fue olIigado a conliiluii a Ia
eIección de un Iapa apoyado poi Lspaña y
que, poi consiguienle, no podiía oponeise a
ninguno de Ios iigoies que IeIipe II pidiese
conlia eI caidenaI Caiafa. LI nuevo eIeclo lo-
nó eI nonlie de Iío IV.
Si eI caidenaI no hulieia sido desleiiado en
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
eI nonenlo de Ia nueile de su lío, haliía sido
dueño de Ia eIección, o aI nenos haliía podi-
do inpedii eI nonlianienlo de un enenigo.
Ioco despues, fue delenido eI caidenaI, así
cono eI duque, Ia oiden de IeIipe II eia evi-
denlenenle condenaiIos a nueile. Hulieion
de iespondei a caloice acusaciones. Iueion in-
leiiogadas cuanlas peisonas podían dai aIgu-
na Iuz solie eslos caloice exlienos. LI pioce-
so, nuy lien IIevado, ocupó dos voIúnenes en
foIio, que yo he Ieído con nucho inleies, poi-
que en eIIos se encuenlia a cada página dela-
IIes de coslunlies que Ios hisloiiadoies no
han juzgado dignos de Ia najeslad de Ia hislo-
iia. He vislo en esle pioceso ciicunslancias
nuy pinloiescas solie una lenlaliva de asesi-
nalo diiigida poi eI pailido españoI conlia eI
caidenaI Caiafa, ninislio onnipolenle a Ia
sazón.
Ioi Io denás, eI y su heinano fueion conde-
nados poi ciínenes que no Io haliían sido en
cuaIquiei olio, poi ejenpIo, halei dado nuei-
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
le aI ananle de una nujei infieI y a esla nis-
na nujei. Iasados unos años, eI piíncipe Oi-
sini se casó con Ia heinana deI gian duque de
Toscana, cieyóIa infieI e hizo que Ia envenena-
ian en Ia nisna Toscana, con eI consenlinien-
lo deI gian duque, heinano de Ia dana, y
nunca se Ie hulieia acusado de ciinen poi
senejanle cosa. Vaiias piincesas de Ia casa de
Medicis nuiieion de Ia nisna naneia.
Ln cuanlo quedó leininado eI pioceso de Ios
dos Caiafa, se hizo un Iaigo sunaiio deI nis-
no, sunaiio que, en diveisas ocasiones, fue
exaninado poi congiegaciones de caidenaIes.
Ls denasiado evidenle que, una vez conveni-
do casligai con Ia úIlina pena una nueile que
vengala eI aduIleiio, cIase de deIilo deI que Ia
juslicia no se ocupala nunca, eI caidenaI eia
cuIpalIe de halei peiseguido a su heinano
paia que eI deIilo fueia conelido, cono eI
duque eia cuIpalIe de haleiIo ejeculado.
LI 3 de naizo de 1561, eI Iapa Iío IV ieunió
un consisloiio que duió ocho hoias, y aI fin
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
deI cuaI pionunció Ia senlencia de Ios Caiafa
en eslos leininos: Iioul in scheduIâ. (Hágase
cono se soIicila.)
La noche deI día siguienle, eI fiscaI envió aI
casliIIo de SanlángeIo aI laiigeI paia hacei
ejeculai Ia senlencia de nueile iecaída en Ios
dos heinanos, CaiIos, caidenaI Caiafa, y }uan,
duque de IaIIiano, así se hizo. Se ocupaion Io
piineio deI duque. Iue liasIadado deI casliIIo
SanlángeIo a Ias piisiones de Toidinona, don-
de eslala lodo piepaiado, y, aIIí, eI duque, eI
conde AIiffe y don Leonaido de Caidine fue-
ion decapilados.
LI duque aiioslió esle leiiilIe nonenlo no
sóIo cono un calaIIeio de aIla esliipe, sino
lanlien cono un ciisliano dispueslo a sufiii
poi eI anoi de Dios. Diiigió unas heinosas
paIalias a sus dos conpañeios exhoilándoIos
a Ia nueile, Iuego, esciilió a su hijo.
LI laiigeI loinó aI casliIIo de SanlángeIo y
anunció Ia nueile aI caidenaI Caiafa, dándoIe
sóIo una hoia paia piepaiaise. LI caidenaI
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
noslió una giandeza de aIna supeiioi a Ia de
su heinano, lanlo nás cuanlo que dijo nenos
paIalias: Ias paIalias son sienpie una fueiza
que se lusca fueia de uno nisno. SóIo se Ie
oyó decii en voz laja eslas paIalias, aI anun-
ciaiIe Ia leiiilIe nolicia:
-¡Moiii yo! ¡Oh papa Iío! ¡Oh iey IeIipe!
Se confesó, ieciló Ios siele saInos de Ia peni-
lencia, Iuego se senló en una siIIa y dijo aI vei-
dugo:
Ya.
LI veidugo Ie eslianguIó con un coidón de
seda que se ionpió, hulo que insislii dos ve-
ces. LI caidenaI niió aI veidugo sin dignaise
pionunciai una paIalia.
(Nola agiegada)
Dos años nás laide, eI papa Iío V quiso ie-
visai eI pioceso, que se anuIó, eI caidenaI y su
heinano fueion ieslalIecidos en lodos sus
honoies, y eI piocuiadoi geneiaI, eI que nás
halía conliiluido a su nueile, nuiió ahoica-
do. Iío V oidenó Ia desliucción deI pioceso,
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
lodas Ias copias que exislían en Ias lilIiolecas
fueion quenadas, con piohilición de consei-
vai ninguna, so pena de exconunión, peio eI
Iapa no pensó que halía una copia deI pioce-
so en su piopia lilIioleca, y de esla copia se
han sacado lodas Ias que exislen hoy.
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
SAN IRANCISCO LN RIIA

Aris|c q Dcran|c nan |ra|adc cs|c |cna, |c quc na
dadc a |ras|c |a idca dc |ra|ar|c |anoicn.

Tiaduzco de un cionisla ilaIiano Ios delaIIes
de Ios anoies de una piincesa ionana con un
fiances. Sucedió en 1726, a conienzos deI sigIo
pasado. Todos Ios alusos deI nepolisno fIoie-
cían enlonces en Rona. Nunca aqueIIa coile
halía sido nás liiIIanle. Reinala ßenediclo
XIII (Oisini), o nás lien su soliino, eI piíncipe
Canpolasso, que diiigía en nonlie de aqueI
lodos Ios asunlos giandes y pequeños. Desde
lodas pailes, Ios exlianjeios afIuían a Rona,
Ios piíncipes ilaIianos, Ios nolIes de Lspaña,
iicos aún poi eI oio deI Nuevo Mundo, acudí-
an en nasa. CuaIquiei honlie iico y podeioso
se enconliala aIIí poi encina de Ias Ieyes. La
gaIanleiía y Ia nagnificencia paiecían sei Ia
única ocupación de lanlos exlianjeios y nacio-
naIes ieunidos.
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
Las dos soliinas deI Iapa, Ia condesa Oisini
y Ia piincesa Canpolasso, se iepailían eI po-
dei de su lío y Ios honenajes de Ia coile. Su
leIIeza Ias haliía hecho deslacai incIuso en Ios
úIlinos pueslos de Ia sociedad. La Oisini, co-
no se dice faniIiainenle en Rona, eia aIegie
y disintc||a , Ia Canpolasso, lieina y piadosa,
peio un aIna lieina susceplilIe de Ios nás
vioIenlos aiielalos. Sin sei enenigas decIaia-
das, aunque se enconlialan lodos Ios días en
Ios apailanenlos deI Iapa y se veían a nenu-
do en sus piopias casas, Ias danas eian iivaIes
en lodo: en leIIeza, en infIuencia y en iiqueza.
La condesa Oisini, nenos lonila, peio lii-
IIanle, Iigeia, acliva, inliiganle, lenía unos
ananles de Ios que apenas se ocupala y que
no ieinalan nás de un día. Su feIicidad con-
sislía en vei a doscienlas peisonas en su saIón
y en ieinai solie eIIas. Se luiIala nucho de su
piina, Ia Canpolasso, que, despues de halei-
se dejado vei poi lodas pailes lies años segui-
dos con un duque españoI, halía acalado poi
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
oidenaiIe que alandonaia Rona en eI pIazo
de veinlicualio hoias y lajo pena de nueile.
-Despues de ese gian despido, ni sulIine
piina no ha vueIlo a sonieíi. Desde hace unos
neses, solie lodo, es evidenle que Ia polie
nujei se nueie de aluiiinienlo o de anoi, y
su naiido, que no es lonlo, hace pasai ese
aluiiinienlo a Ios ojos de Iapa, nueslio lío,
poi Ia nás aIla piedad. No ne soipiendeiía
que esa piedad Ia condujeia a enpiendei una
peiegiinación a Lspaña.
La Canpolasso eslala nuy Iejos de añoiai a
su españoI, quien duianle ceica de dos años Ia
halía aluiiido soleiananenle. Si Io hulieia
añoiado, Io haliía nandado a luscai, pues eia
uno de esos caiacleies naluiaIes y apasiona-
dos cono no es iaio enconliai en Rona. De
una devoción exaIlada, aunque apenas lenía
veinlilies años y se haIIala en Ia fIoi de Ia le-
IIeza, se aiiojala a veces a Ias iodiIIas de su lío
supIicándoIe que Ie diese Ia lendición papaI ,
que, cono pocos salen, con excepción de dos
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
o lies pecados alioces, alsueIve lodos Ios de-
nás, incIuso sin confesión. LI luen ßenediclo
XIII IIoiala de leinuia diciendoIe:
-Levánlale, soliina, no necesilas ni lendi-
ción, vaIes nás que yo a Ios ojos de Dios.
Aunque eI papa fueia infaIilIe, en eso se
equivocala cono loda Rona. La Canpolasso
eslala Iocanenle enanoiada, su ananle con-
pailía su pasión y, sin enlaigo, se senlía nuy
desgiaciada. Hacía vaiios neses que veía casi
a diaiio aI calaIIeio de Senece, soliino deI
duque de Sainl Aignan, enlonces enlajadoi
de Luis XV en Rona.
Hijo de una de Ias ananles deI iegenle IeIipe
de OiIeans, eI joven Senece gozala en Iiancia
deI nás aIlo favoi: coioneI desde hacía nucho
lienpo, aunque apenas luviese veinlidós años,
lenía Ios hálilos de Ia faluidad, y de Io que Ia
juslificala, sin que a pesai de lodo, doninaia
en su caiáclei. La aIegiía, Ias ganas de divei-
liise con lodo y sienpie, eI aloIondianienlo,
Ia vaIenlía, Ia londad, consliluían Ios iasgos
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
nás soliesaIienles de su exliaoidinaiio caiác-
lei y podiía deciise, cono aIalanza a su na-
ción, que eia una nueslia exacla de Ia nisna.
Nada nás veiIo, Ia piincesa de Canpolasso Io
halía dislinguido.
-No olslanle, -Ie halía dicho-, desconfío de
vos poique sois fiances, peio os advieilo una
cosa: eI día que se sepa en Rona que os veo en
secielo a veces, eslaie seguia de que Io haleis
dicho vos y os dejaie de anai.
}ugando con eI anoi, Ia Canpolasso se ha-
lía dejado doninai poi una pasión veidadeia.
Senece lanlien Ia halía anado, peio hacía ya
ocho neses que duiala su enlendinienlo y eI
lienpo, que iedolIa Ia pasión de una ilaIiana,
nala Ia de un fiances. La vanidad de calaIIeio
Io consoIala un poco deI haslío, halía envia-
do ya a Iaiís dos o lies ielialos de Ia Canpo-
lasso. Ioi Io denás, coInado poi loda cIase
de lienes y conodidades, poi deciiIo así, des-
de Ia infancia, IIevala Ia despieocupación de
su caiáclei hasla Ios inleieses de Ia vanidad,
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
que de oidinaiio nanliene lan inquielos Ios
coiazones de su nación.
Senece no conpiendía en alsoIulo eI caiáclei
de su ananle Io que hacía que, a veces, sus
iaiezas Ie hicieian giacia. Muy a nenudo,
adenás, cono sucedió eI día de Ia fiesla de
Sanla ßaIlina, nonlie que eIIa IIevala, lenía
que vencei Ios aiielalos y Ios ienoidinienlos
de una piedad aidienle y sinceia. Senece no Ie
halía hecho oIvidai Ia ieIigión, cono sucede
con Ias nujeies vuIgaies de IlaIia, Ia halía
vencido poi fueiza y eI conlale se ienovala
con fiecuencia.
Lse olslácuIo, eI piineio que ese joven coI-
nado poi eI deslino halía enconliado en su
vida, Ie diveilía y nanlenía viva en eI Ia cos-
lunlie de sei lieino y alenlo con Ia piincesa,
de vez en cuando, cieía un delei anaiIa. Hal-
ía adenás olia iazón nuy poco noveIesca.
Senece no lenía nás que un confidenle, su
enlajadoi eI duque de Sainl Aignan, aI que
pieslala aIgunos seivicios con Ia ayuda de Ia
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
Canpolasso, que eslala aI coiiienle de lodo.
Y Ia inpoilancia que adquiiía a Ios ojos deI
enlajadoi Ie haIagala exliaoidinaiianenle.
La Canpolasso, nuy difeienle de Senece, no
eslala inpiesionada poi Ias venlajas sociaIes
de su ananle. Lo único inpoilanle paia eIIa
eia sei o no sei anada.
-Le saciifico ni saIvación eleina, -se decía-,
eI es un heieje, un fiances, y no puede saciifi-
caine nada senejanle.
Ieio cuando eI calaIIeio apaiecía, su aIegiía,
lan agiadalIe, inagolalIe y, sin enlaigo, lan
esponlánea, asonliala aI aIna de Ia Canpo-
lasso y Ia encanlala. Nada nás veiIo, lodo Io
que eIIa halía pioyeclado deciiIe, lodas Ias
ideas sonliías desapaiecían. Lse eslado, nue-
vo paia aqueIIa aIna aIliva, duiala nucho
lienpo despues de que Senece se hulieia nai-
chado. Ioi Io que acaló poi desculiii que no
podía pensai, que no podía vivii Iejos de Se-
nece.
La noda en Rona que, duianle dos sigIos,
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
halía coiiespondido a Ios españoIes, conen-
zala a incIinaise un poco hacia Ios fianceses.
Se enpezala a conpiendei eI caiáclei que
IIeva eI pIacei y Ia feIicidad poi donde va. Lse
caiáclei no se enconliala enlonces nás que en
Iiancia y, despues de Ia ievoIución de 1789, ya
no se encuenlia en ningún silio. Y es poique
una aIegiía conslanle necesila despieocupa-
ción, y en Iiancia ya no hay poivenii seguio
paia nadie, ni siquieia paia eI honlie de ge-
nio. Se ha decIaiado Ia gueiia enlie Ios hon-
lies deI lipo de Senece y eI ieslo de Ia nación.
Rona lanlien eia nuy difeienle enlonces de
Io que es hoy. Nadie sospechala en 1726 Io
que sucedeiía sesenla y siele años nás laide,
cuando eI puelIo, pagado poi aIgunos cuias,
degoIIó aI jacolino ßasseviIIe, que queiía, -se-
gún eI-, civiIizai Ia capilaI deI nundo ciislia-
no.
Ioi vez piineia, y aI Iado de Senece, Ia
Canpolasso halía peidido Ia iazón, se halía
enconliado en eI cieIo y hoiiilIenenle desgia-
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
ciada poi cosas no apioladas poi Ia iazón. Ln
ese caiáclei seveio y sinceio, una vez que Se-
nece hulo vencido Ia ieIigión, que paia eIIa
eia nuy dislinla de Ia iazón, eI anoi delía
eIevaise iápidanenle hasla Ia pasión nás des-
enfienada.
La piincesa eslinala a nonseñoi Ieiialeiia,
cuya aIla posición eIIa halía piopiciado. ¡Que
no senliiía cuando Ieiialeiia Ie dijo un día
que no sóIo Senece ila nás a nenudo de Io
noinaI aI doniciIio de Ia Oisini, sino que ade-
nás eia eI nolivo poi eI que Ia condesa acala-
la de despedii a un casliado ceIelie, su anan-
le oficiaI desde hacía vaiias senanas!
Nueslia hisloiia conienza Ia noche deI día
en eI que Ia Canpolasso iecilió aqueI anuncio
falaI.
Se haIIala innóviI en un innenso sofá de
cueio doiado. Ceica de eIIa, solie una nesila
de náinoI negio, dos giandes Iánpaias de
pIala de pie Iaigo, olias naeslias deI ceIelie
ßenvenulo CeIIini, iIuninalan o, nás lien,
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
noslialan Ias linielIas de una innensa saIa en
Ia pIanla laja de su paIacio, adoinada de cua-
dios ennegiecidos poi eI lienpo, pues ya, en
esa epoca, eI ieinado de Ios giandes pinloies
quedala Iejos.
Iienle a Ia piincesa y casi a sus pies, solie
una siIIila de nadeia de elano, culieila de
adoinos de oio nacizo, eI joven Senece acala-
la de inslaIai su eIeganle peisona. La piincesa
Io niiala, y desde que eI halía enliado en Ia
saIa, Iejos de voIai a su encuenlio y de aiiojai-
se en sus liazos, no Ie halía diiigido Ia paIa-
lia.
Ln 1726 Iaiís eia ya Ia ciudad ieina de Ias
eIegancias de Ia vida y de Ias apaiiencias. Se-
nece hacía IIegai de aIIí ieguIainenle, nedian-
le coiieos, lodo Io que pudieia iesaIlai Ios
aliaclivos de uno de Ios honlies nás guapos
de Iiancia. A pesai deI apIono lan naluiaI a
un honlie de ese iango, que halía hecho sus
piineias ainas aI Iado de Ias leIIezas de Ia
coile deI iegenle y lajo Ia diiección deI fanoso
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
CaniIIac, su lío, uno de Ios favoiilos de ese
piíncipe, pionlo fue fáciI Ieei cieilo enlaiazo
en Ia facciones de Senece. Los leIIos caleIIos
iulios de Ia piincesa eslalan aIgo desoidena-
dos, sus giandes ojos azuI oscuio eslalan fijos
solie eI, su expiesión eia dudosa. ¿Se lialala
de una venganza noilaI` ¿O eia sóIo Ia seiie-
dad piofunda deI anoi apasionado`
-¿Así que ya no ne ana` -dijo finaInenle
con voz conlenida.
Un Iaigo siIencio siguió a esla decIaiación de
gueiia.
A Ia piincesa Ie coslala piivaise deI aliaclivo
encanladoi de Senece, quien, si esla no Ie hacía
una escena, eslala a punlo de deciiIe niI Iocu-
ias, peio eIIa lenía denasiado oiguIIo paia
ieliasai una expIicación. Una coquela eslá
ceIosa poi anoi piopio, una nujei gaIanle Io
eslá poi coslunlie, una nujei que ana con
sinceiidad y apasionadanenle, liene concien-
cia de sus deiechos. Lsa naneia de vei, caiac-
leiíslica de Ia pasión ionana, diveilía nucho a
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
Senece: enconliala en eIIa piofundidad e in-
ceilidunlie, se veía eI aIna aI desnudo, poi
así deciiIo. La Oisini caiecía de ese aliaclivo.
Sin enlaigo, cono eI siIencio se pioIongala
nás de Io noinaI, eI joven fiances, que no eia
nuy háliI en eI aile de peneliai en Ios senli-
nienlos de un coiazón ilaIiano, enconlió una
expiesión de lianquiIidad y de iazón con Ia
que se sinlió a guslo. Ioi Io denás, en aqueI
nonenlo lenía una liisleza: aliavesando Ios
sólanos y sulleiiáneos que desde una casa
vecina aI paIacio Canpolasso Ie conducían a
aqueIIa saIa, eI loidado de un liaje encanladoi
IIegado de Iaiís Ia víspeia, se halía IIenado de
leIaiañas. La piesencia de esas leIaiañas Ie
inconodala y, poi olia paile, aqueI inseclo Ie
pioducía hoiioi.
Senece, cieyendo vei aIgo de caIna en Ios
ojos de Ia piincesa, pensala cóno evilai una
escena, esquivai eI iepioche en Iugai de ies-
pondeiIe, peio se halía pueslo seiio poi Ia
conliaiiedad que expeiinenlala: ¿No seiía es-
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
la Ia ocasión favoialIe, se decía, paia haceiIe
enlievei Ia veidad` Acala de pIanleai Ia cues-
lión eIIa nisna, ya eslá hecha Ia nilad de Ia
noIeslia evilada. Cieilanenle es convenienle
que no esle hecho paia eI anoi. No he vislo
nada lan leIIo cono esla nujei, peio es Ia so-
liina deI soleiano anle eI cuaI eI iey ne ha
enviado. Adenás, es iulia en un país donde
lodas Ias nujeies son noienas, Io que es una
gian dislinción. Todos Ios días oigo ponei su
leIIeza poi Ias nules a peisonas cuyo leslino-
nio no es sospechoso y que eslán a niI Ieguas
de pensai que Ie eslán halIando aI feIiz po-
seedoi de lanlos encanlos. Ln cuanlo aI podei
que un honlie dele lenei solie su ananle, no
lengo ninguna inquielud aI iespeclo. Si ne
noIeslo en deciiIe una paIalia, Ia apailo de su
paIacio, de sus nuelIes de oio, de su lío-iey y
lodo paia IIeváineIa a Iiancia, aI fondo de
una piovincia, a vegelai liislenenle en una de
nis lieiias. Ioi ni fe que Ia peispecliva de ese
desenIace no ne inspiia sino Ia nás fiine ie-
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
soIución de no peidíiseIo nunca. La Oisini es
nucho nenos lonila, ne quieie, si es que ne
quieie, juslo un poco nás que aI casliado ßu-
lafaco que aI que Ie hice despedii ayei, peio
liene expeiiencia, sale vivii, se puede IIegai a
su nansión en caiioza. Y esloy conpIelanenle
seguio de que no ne haiá janás una escena,
poique no ne ana Io suficienle paia haceiIo.
Duianle aqueI Iaigo siIencio, Ia niiada de Ia
piincesa no se halía apailado de Ia leIIa fienle
deI joven fiances.
-No Io veie nás, -se decía. Y de iepenle se
aiiojó a sus liazos, y culiió de lesos esa fien-
le y esos ojos que ya no eniojecían de feIicidad
aI veiIa. LI calaIIeio se haliía despieciado a sí
nisno, si hulieia oIvidado aI inslanle lodos
sus pioyeclos de iupluia, peio su ananle es-
lala denasiado piofundanenle enocionada
paia oIvidai sus ceIos. Iocos inslanles des-
pues, Senece Ia niiala con asonlio: Iágiinas
de ialia caían solie sus nejiIIas. «¡Cóno!, -
decía a nedia voz-, ne enviIezco hasla halIai-
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
Ie de su canlio, ¡se Io iepiocho, yo, que ne
halía juiado no daine cuenla nunca de eIIo! Y
eslo no es suficienle lajeza, ¡es necesaiio ade-
nás que ceda a Ia pasión que ne inspiia esle
encanladoi ioslio! ¡Ah! ¡ViI, viI, viI piincesa...!
Hay que acalai con eslo.»
Se secó sus Iágiinas y paieció iecupeiai
cieila lianquiIidad.
-CalaIIeio, hay que acalai con eslo -Ie dijo
con apaienle caIna-. Visiláis a nenudo eI
doniciIio de Ia condesa... -enlonces paIideció
en exlieno-. Si Ia quieies, ve lodos Ios días a
veiIa, peio no vueIvas poi aquí... -se deluvo
cono a su pesai. Lspeiala aIguna paIalia deI
calaIIeio, peio esa paIalia no fue pionuncia-
da. LIIa conlinuó con un pequeño novinienlo
convuIsivo y cono apielando Ios dienles-:
Lslo seiá ni senlencia de nueile y Ia vueslia.
Lsla anenaza hizo ieaccionai eI aIna indeci-
sa deI calaIIeio que, hasla enlonces, sóIo esla-
la asonliado poi aqueIIa loiiasca inpievisla
despues de lanlo alandono. Lnlonces se puso
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
a ieíi.
Un iepenlino coIoi iojo culiió Ias nejiIIas de
Ia piincesa, que se pusieion escaiIalas. «La
cóIeia va a sofocaiIa, -pensó eI calaIIeio-, va a
sufiii una congeslión.» Avanzó paia desalio-
chaiIe eI veslido, eIIa Io iechazó con una ieso-
Iución y una fueiza a Ias que no eslala acos-
lunliado. Senece iecoidó nás laide de que
nienlias inlenlala aliazaiIa, Ia halía oído
halIai consigo nisna. Se ieliió un poco: dis-
cieción inúliI, pues eIIa paiecía no veiIo ya.
Con voz laja y concenliada, cono si esluvieia
halIando con su confesoi se decía: «Me insuI-
la, ne piovoca. Sin duda a su edad y con Ia
indiscieción naluiaI de su país, va a conlaiIe a
Ia Oisini lodas Ias indignidades a Ias que ne
ielajo... Ya no esloy seguia de ní, no puedo
iespondei siquieia de peinanecei insensilIe
anle esla caleza encanladoia...» Lnlonces hu-
lo un nuevo siIencio, que Ie paieció noIeslo aI
calaIIeio. La piincesa se Ievanló poi fin iepi-
liendo con lono nás sonliío: «Hay que aca-
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
lai con eslo.»
Senece, a quien Ia ieconciIiación halía hecho
peidei Ia idea de una expIicación seiia, Ie diii-
gió dos o lies fiases diveilidas solie una aven-
luia de Ia que se halIala nucho en Rona...
-Dejadne, calaIIeio -dijo Ia piincesa, inle-
iiunpiendoIe-, no ne sienlo lien.
-Lsla nujei se aluiie, -se dijo Senece, apie-
suiándose a oledecei-, y no hay nada lan con-
lagioso cono eI aluiiinienlo.
La piincesa Ie halía seguido con Ia visla has-
la eI finaI de Ia saIa... «¡Y yo ila a decidii a Ia
Iigeia Ia sueile de ni vida!», dijo con una son-
iisa anaiga. «Afoilunadanenle, sus lionas
fueia de Iugai ne han despeilado. ¡Cuánla ne-
cedad hay en esle honlie! ¿Cóno puedo que-
iei a un sei que ne conpiende lan poco!
¡Quieie enlieleneine con una fiase giaciosa
cuando se liala de ni vida y de Ia suya!... ¡Ah,
ieconozco que esa es Ia disposición sinieslia y
sonliía que piovoca ni desgiacia!» Y se Ie-
vanló de su siIIón con fuioi: «¡Que lonilos
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
eian sus ojos cuando ne ha dicho esa fiase!...
Y, hay que confesaiIo, Ia inlención deI polie
calaIIeio eia analIe. Ha conocido Ia desdicha
de ni caiáclei, queiía haceine oIvidai Ia pena
que ne agilala, en Iugai de piegunlaine su
causa. ¡AnalIe fiances! Ln ieaIidad, ¿he cono-
cido Ia feIicidad anles de anaiIo`»
Y se puso a pensai con guslo en Ias peifec-
ciones de su ananle. Ioco a poco se vio con-
ducida a Ia conlenpIación de Ios aliaclivos de
Ia condesa Oisini. Su aIna conenzó a veiIo
lodo negio. LI loinenlo de Ios nás espanlosos
ceIos se apodeiaion de su coiazón. ReaInenle,
un piesenlinienlo funeslo Ia agilala desde ha-
cía dos neses, no halía nás nonenlos agia-
dalIes que Ios que pasala junlo aI calaIIeio y,
sin enlaigo, casi sienpie, cuando no se haIIa-
la en sus liazos, Ie halIala con aciilud.
La noche fue espanlosa. Agolada y aIgo caI-
nada poi eI doIoi, luvo Ia idea de halIai aI ca-
laIIeio: «Iues aI fin aI calo ne ha vislo iiiila-
da, peio ignoia eI nolivo de nis quejas. TaI
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
vez no quieie a Ia condesa. TaI vez no va a su
casa sino poique un viajeio dele conocei Ia
sociedad deI país en eI que se encuenlia y so-
lie lodo Ia faniIia deI soleiano. TaI vez si
hago que ne piesenlen a Senece en púlIico, si
puede venii alieilanenle a ni casa, pasaiá
aquí hoias enleias cono hace en casa de Ia
Oisini.
-No -giiló con ialia-, ne enviIeceiía si Ie
halIase, ne despieciaiía y eso seiía Io único
que haliía ganado. LI caiáclei disipado de Ia
Oisini que he despieciado lan a nenudo, es-
lando Ioca cono eslala, es en ieaIidad nás
agiadalIe que eI nío, solie lodo a Ios ojos de
un fiances. Yo esloy hecha paia aluiiiine con
un españoI ¡Que hay nás alsuido que eslai
sienpie seiio, cono si Ios aconlecinienlos de
Ia vida no Io fuesen ya laslanle poi sí nisnos!
¿Que ne sucedeiá cuando no lenga a ni cala-
IIeio paia daine Ia vida, paia infundiiIe a ni
coiazón eI fuego que ne faIla`
Halía nandado ceiiai su pueila, peio esla
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
oiden no afeclala a nonseñoi Ieiieleiia, que
fue a daiIe cuenla de Io que halían hecho en eI
doniciIio de Ia Oisini hasla Ia una de Ia na-
diugada. Hasla enlonces aqueI pieIado halía
seivido de luena fe Ios anoies de Ia piincesa,
peio lias esa veIada ya no dudala de que
pionlo Senece eslaiía a Ias niI naiaviIIas con
Ia condesa Oisini, si no Io eslala ya.
«La piincesa devola, -pensó-, ne seiía nás
úliI que Ia nujei de sociedad. Sienpie haliá
un sei que piefeiiiá anles que a ní: su ananle,
y si un día ese ananle es ionano, puede lenei
un lío aI que nonliai caidenaI. Si Ia convieilo,
es en eI diiecloi de su conciencia en quien
pensaiá anle lodo y con lodo eI fuego de su ca-
iáclei... ¡Que no puedo espeiai de eIIa anle su
lío!» Y eI anlicioso pieIado se peidía inagi-
nando su poivenii deIicioso, veía a Ia piincesa
aiiojándose a Ias iodiIIas de su lío paia que Ie
dieia eI capeIo. LI Iapa Ie eslaiía nuy iecono-
cido poi Io que ila a inlenlai... Una vez con-
veilida Ia piincesa, haiía IIegai aI Iapa piue-
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
las iiiefulalIes de su inliiga con eI joven fian-
ces. Iiadoso, sinceio y aloiiecedoi de Ios
fianceses cono Su Sanlidad es, se senliiá elei-
nanenle ieconocido con eI agenle que haya
pueslo fin a una inliiga lan desagiadalIe paia
eI. Ieiialeiia peilenecía a Ia aIla nolIeza de
Ieiiaia, eia iico, lenía nás de cincuenla años...
Aninado poi Ia peispecliva lan ceicana deI
capeIo, hizo naiaviIIas, y se alievió a canliai
liuscanenle de papeI iespeclo a Ia piincesa.
Aunque hacía dos neses que Senece Ie hacía
poco caso, haliía podido iesuIlai peIigioso
alacaiIe, pues a su vez eI pieIado, que no
conpiendía a Senece, Io cieía anlicioso.
LI Iecloi enconliaiía sin duda denasiado
Iaigo eI diáIogo de Ia joven piincesa, Ioca de
anoi y ceIos, con eI anlicioso pieIado. Ieiia-
leiia halía enpezado poi Ia confesión nás
delaIIada de Ia liisle veidad. Tias un conien-
zo lan soliecogedoi, no Ie fue difíciI despeilai
Ios senlinienlos de ieIigión y de piedad apa-
sionada que no eslalan sino adoinecidos en eI
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
fondo deI coiazón de Ia joven ionana, lenía
una fe sinceia -«loda pasión inpía dele aca-
lai en Ia desgiacia y en eI deshonoi», Ie decía
eI pieIado-. Lia ya de día cuando esle saIió deI
paIacio de Canpolasso. Le halía exigido a Ia
iecien conveilida Ia pionesa de no iecilii a
Senece aqueI día. Lsla pionesa Ie halía cosla-
do poco a Ia piincesa, se cieía piadosa y, de
hecho, lenía haceise despiecialIe a Ios ojos
deI calaIIeio, poi su deliIidad.
La iesoIución se nanluvo fiine hasla Ias
cualio, que eia eI nonenlo de Ia visila piola-
lIe deI calaIIeio. Lsle enlió en Ia caIIe poi de-
liás deI jaidín deI paIacio Canpolasso, vio Ia
señaI que anunciala Ia inposilidad de sei ie-
cilido y, nuy conlenlo, se naichó a casa de Ia
condesa Oisini.
Ioco a poco, Ia Canpolasso sinlió cono si se
voIvieia Ioca. Las ideas y Ias iesoIuciones nás
exliañas se sucedían en su nenle. De iepenle,
descendió Ia escaIeia piincipaI de su paIacio y
sulió a su coche, oidenando aI cocheio: «AI
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
paIacio Oisini.»
LI exceso de doIoi Ia inpuIsala, en conlia de
su voIunlad, a ii a visilai a su piina. La en-
conlió iodeada de cincuenla peisonas. Las
peisonas de laIenlo, Ios anliciosos de Rona,
que no podían enliai en eI paIacio de Ia Can-
polasso, afIuían aI paIacio de Ia Oisini. La
IIegada de Ia piina piodujo sensación, lodo eI
nundo se apailó poi iespelo, eIIa no se dignó
peicalaise de esle geslo: niiala a su iivaI y Ia
adniiala. Cada uno de Ios aliaclivos de su
piina eia una puñaIada paia su coiazón. Tias
Ios piineios cunpIidos, aI veiIa siIenciosa y
pieocupada, Ia Oisini conlinuó con una con-
veisación liiIIanle y disinvoIla. Cuánlo nás
conviene aI calaIIeio su aIegiía que ni insen-
sala y faslidiosa pasión!», -se decía Ia Canpo-
lasso.
Y en un inexpIicalIe aiielalo de adniiación
y de odio, se aiiojó aI cueIIo de Ia condesa. No
veía sino Ios encanlos de su piina, de ceica
cono de Iejos, Ie paiecían iguaInenle adoia-
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
lIes. Conpaiala sus caleIIos a Ios suyos, sus
ojos, su pieI. AI finaI de ese exliaño exanen, se
veía a sí nisna IIena de hoiioi y de desgiacia.
Todo Ie paiecía en su iivaI adoialIe, supeiioi.
InnóviI y sonliía, Ia Canpolasso eia cono
una eslalua de lasaIlo en nedio de una nuIli-
lud geslicuIanle y sonliía. Lnlialan, saIían,
lodo aqueI iuido inpoilunala, ofendía a Ia
Canpolasso. Ieio, ¡cóno se liansfoinó cuan-
do, de iepenle, oyó anunciai aI señoi de Sene-
ce! Halían convenido, aI conienzo de sus ie-
Iaciones, que eI Ie halIaiía nuy poco en púlIi-
co y cono conviene a un dipIonálico exlianje-
io que no encuenlia sino dos o lies veces aI
nes a Ia soliina deI soleiano junlo aI que se
haIIa aciedilado.
Senece Ia saIudó con eI iespelo y Ia seiiedad
acoslunliados, despues, voIviendose hacia Ia
condesa Oisini, conlinuó con eI lono casi ínli-
no que se liene con una nujei de laIenlo que
os iecile lien y a Ia que veis lodos Ios días. La
Canpolasso eslala aleiiada. «La condesa ne
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
nueslia Io que yo hulieia delido sei, se decía.
¡He ahí Io que hay que sei y Io que, sin enlai-
go, ya no seie nunca!»
SaIió en eI úIlino giado de doIoi aI que pue-
de sei aiiojada una ciialuia hunana, casi de-
cidida a envenenaise. Todos Ios pIaceies que
eI anoi de Senece Ie halía piopoicionado no
haliían podido iguaIai aI exceso de pesai en eI
que se sunió duianle aqueIIa Iaiga noche. Se
diiía que, a Ia hoia de sufiii, Ias aInas iona-
nas lienen unos lesoios de eneigía desconoci-
dos paia Ias denás nujeies.
AI día siguienle, Senece voIvió a pasai y vio
eI signo negalivo. Se naichó aIegienenle, sin
enlaigo, se Ie despeiló Ia cuiiosidad. «¿Ln-
lonces fue eI despido Io que ne dio eI olio
día` Tengo que veiIa enlie Iágiinas», dijo su
vanidad. Ieio expeiinenlala una cieila sensa-
ción de anoi aI peidei paia sienpie a una
nujei lan leIIa, soliina deI papa. SaIió de su
coche, penelió en Ios sulleiiáneos poco Iin-
pios que lanlo Ie desagiadalan y foizó Ia
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
pueila deI saIón de Ia pIanla laja en eI que Ia
piincesa soIía ieciliiIo.
-¡Cóno! ¡Os alieveis a apaiecei poi aquí! -
dijo Ia piincesa.
«Lsle asonlio caiece de sinceiidad, -pensó
eI joven fiances-, sóIo eslá en esle saIón cuan-
do ne espeia.»
LI calaIIeio Ia lonó de Ia nano, eIIa lenlIó.
Sus ojos se IIenaion de Iágiinas, Ie paieció lan
lonila aI calaIIeio que luvo un inslanle de
anoi. LIIa, poi su paile, oIvidó lodos Ios ju-
ianenlos que duianle dos días halía hecho a
Ia ieIigión, se aiiojó a sus liazos alsoIulanen-
le feIiz: «¡Y esla es Ia feIicidad de Ia que a pai-
lii de ahoia gozaiá Ia Oisini!...» Senece, con-
piendiendo naI, cono de coslunlie, un aIna
ionana, cieyó que queiía sepaiaise de eI en
luena anislad, ionpei guaidando Ias foinas.
«No ne conviene, agiegado cono esloy a Ia
enlajada deI iey, lenei cono enenigo noilaI
(pues eIIa Io seiía) a Ia soliina deI soleiano
anle eI que ne encuenlio deslacado.» OiguIIo-
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
so poi eI feIiz iesuIlado aI que cieía IIegai,
Senece se puso a halIai de iazones. Viviiían
en Ia nás agiadalIe unión, ¿poi que no ilan a
sei nuy feIices` ¿Que lenía, en ieaIidad, que
iepiochaiIe` LI anoi daiía paso a una luena y
lieina anislad. RecIanala insislenlenenle eI
piiviIegio de voIvei, de vez en cuando, aI Iu-
gai en que se enconlialan, sus ieIaciones se-
guiiían leniendo duIzuia...
AI piincipio Ia piincesa no Io conpiendió.
Cuando Io hulo conpiendido, se quedó de
pie, innóviI, con Ios ojos fijos. IinaInenle, an-
le ese úIlino goIpe de Ia duIzuia de sus ieIa-
ciones Ie inleiiunpió con una voz que paiecía
saIii deI fondo de su pecho y pionunciando
Ienlanenle dijo:
-¡Ls decii, que ne enconliáis, despues de lo-
do, Io laslanle lonila cono paia sei una chica
enpIeada a vueslio seivicio!
-Ieio, queiida y luena aniga, ¿eI anoi pio-
pio no eslá a saIvo` -iepIicó Senece, a su vez
veidadeianenle asonliado-. ¿Cóno podiía
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
pasaios poi Ia caleza Ianenlaios` Ioi foiluna,
nadie ha conocido janás nueslio anoi. Soy
honlie de honoi, os doy de nuevo ni paIalia
de que janás ningún sei vivo sospechaiá Ia fe-
Iicidad de Ia que he gozado.
-¿Ni siquieia Ia Oisini` -añadió eIIa con un
lono fiío que hizo lodavía iIusión aI calaIIeio.
-¿Os he nonliado yo -dijo ingenuanenle eI
calaIIeio- a Ias peisonas que he podido anai
anles de sei vueslio escIavo`
-Iesai de lodo ni iespelo hacia vueslia pa-
Ialia de honoi, sin enlaigo, esle es un iiesgo
que no coiieie -dijo Ia piincesa con aiie ie-
sueIlo y que finaInenle conenzó a soipiendei
un poco aI joven fiances-. ¡Adiós, calaIIeio...!
-y, cono se ila un poco indeciso-: Ven a le-
saine -Ie dijo. Se enleineció sin duda, Iuego
dijo con un lono fiine-. Adiós, calaIIeio...
La piincesa envió a luscai a Ieiialeiia.
«Quieio vengaine», Ie dijo. LI pieIado se aIe-
gió. «Va a conpioneleise, seiá nía paia sien-
pie.»
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
Dos días despues, cono eI caIoi eia agolian-
le, Senece fue lonai eI aiie aI Coiso a nedia-
noche. Lnconlió aIIí a loda Ia ciudad de Rona.
Cuando quiso voIvei a lonai su coche, su Ia-
cayo apenas pudo iespondeiIe poique eslala
loiiacho, eI cocheio halía desapaiecido, eI Ia-
cayo Ie dijo, Iogiando halIai a duias penas,
que eI cocheio halía lenido una dispula con
un enenigo.
-¡Ah, ni cocheio liene enenigos! -dijo Sene-
ce, iiendose.
AI voIvei a casa, se haIIala apenas a dos o
lies caIIes deI Coiso, cuando se dio cuenla de
que Ie seguían. Unos honlies, en núneio de
cualio o cinco, se paialan cuando eI se paiala,
voIvían a andai cuando eI andala. «Iodiía dai
una vueIla y voIvei aI Coiso poi olia caIIe»,
pensó Senece. «¡ßah! Lsos paIelos no neiecen
Ia pena, esloy lien ainado.» Tenía eI puñaI
desnudo en Ia nano.
Recoiiió dos o lies caIIes apailadas, cada vez
nás soIilaiias. Oía iedolIai eI paso de Ios
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
honlies que Ie seguían. Ln aqueI nonenlo,
Ievanlando Ios ojos, vio juslo deIanle de eI una
pequeña igIesia diiigida poi ieIigiosos de Ia
oiden de San Iiancisco, cuyas vidiieias lenían
un liiIIo singuIai. Se piecipiló hacia Ia pueila
y goIpeó fueile con eI nango de su puñaI. Los
honlies que paiecían seguiiIe eslalan a cin-
cuenla pasos de eI. Coiiieion hacia eI. Un
nonje aliió Ia pueila, Senece se inliodujo en
Ia igIesia, eI nonje voIvió a ceiiai Ia laiia de
hieiio de Ia pueila. Ln ese nisno inslanle, Ios
asesinos dieion paladas a Ia pueila. «¡Inpí-
os!», dijo eI nonje. Senece Ie dio una noneda
de oio. «Decididanenle, ne lienen ganas», di-
jo.
La igIesia eslala iIuninada poi un niIIai de
veIas poi Io nenos.
-¡Cóno, un seivicio a esla hoia! -Ie dijo aI
nonje.
-LxceIencia, lenenos dispensa deI eninenlí-
sino caidenaI-vicaiio.
LI esliecho aliio de Ia pequeña igIesia de San
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
Iiancisco en Ripa eslala ocupado poi un Iujo-
so lúnuIo, canlalan eI oficio de difunlos.
-¿Quien ha nueilo` ¿AIgún piincipe` -pie-
gunló Senece.
-Sin duda -iespondió eI saceidole-, pues no
se ha escalinado nada, peio lodo eslo es dine-
io y ceia peididos, eI señoi deán nos ha dicho
que eI difunlo ha nueilo sin confesión.
Senece se aceicó, vio unos escudos de ainas
con foina fiancesa, su cuiiosidad aunenló, se
aceicó deI lodo y ¡ieconoció sus ainas! Halía
una insciipción Ialina:
Ncoi|is ncnc ]cnanncs Ncrocr|us Scnccc cqucs
dcccssi| Rcnac
37
.
«Soy eI piinei honlie, pensó Senece, que ha
lenido eI honoi de asislii a sus piopias exe-
quias... No iecueido nás que aI enpeiadoi
CaiIos Quinlo que se haya peinilido ese pIa-
cei... peio no puedo espeiai nada lueno en

37
«NolIe y podeioso señoi }ean Noileil de Senece, calaIIeio,
nueilo en Rona.»
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
esla igIesia.»
Dio una segunda noneda de oio aI saciislán.
-Iadie, -Ie dijo-, dejene saIii poi una pueila
liaseia de su convenlo.
-Con nucho guslo -dijo eI nonje.
Una vez en Ia caIIe, Senece, que lenía una
pisloIa en cada nano, echó a coiiei con iapi-
dez. Iionlo oyó deliás de eI a Ias peisonas que
Io peiseguían. AI IIegai a su paIacio, vio Ia
pueila ceiiada y a un honlie deIanle. «Lsle es
eI nonenlo deI asaIlo», pensó eI joven fiances,
se piepaiala a nalai aI honlie de un liio,
cuando ieconoció a su ayudanle de cánaia.
-Aliid Ia pueila -Ie giiló.
Lslala alieila, enliaion iápidanenle y Ia
voIvieion a ceiiai.
-¡Ah señoi!, os he luscado poi lodas pailes,
hay nolicias nuy liisles: eI polie }uan, vueslio
cocheio, ha sido asesinado a cuchiIIadas. Las
peisonas que Io han nalado vonilalan in-
piecaciones conlia vos. Señoi, quieien vueslia
vida...
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
Mienlias eI ciiado halIala, ocho lialucazos
que pailían a Ia vez de una venlana que dala
aI jaidín, dejaion nueilo a Senece junlo a su
ayudanle de cánaia, halían sido aIcanzados
poi nás de veinle laIas cada uno.
Dos años despues, Ia piincesa Canpolasso
eia veneiada en Rona cono nodeIo de pie-
dad y desde hacía nucho lienpo nonseñoi
Ieiialeiia eia caidenaI. (Ieidonen Ias faIlas
deI auloi)
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
VANINA VANINI

Par|icu|aridadcs scorc |a u||ina
«Vcndi|a» dc carocnarics
dcscuoicr|a cn |cs cs|adcs dc| Papa.

Lia una noche de piinaveia de 182... Toda
Rona eslala en novinienlo: eI duque de S., eI
fanoso lanqueio, dala un laiIe en su nuevo
paIacio de Ia pIaza de Venecia. Iaia enleIIe-
cinienlo deI nisno, se halía ieunido en eI
lodo Io nás espIendido que eI Iujo de Iaiís y
de Londies puede pioducii. La concuiiencia
eia innensa. Las iulias y ciicunspeclas leIda-
des de Ia nolIe IngIaleiia halían iecalado eI
honoi de asislii a aqueI laiIe, IIegalan en gian
núneio. Las nujeies nás heinosas de Rona
Ies dispulalan eI liofeo de Ia leIIeza. Acon-
pañada poi su padie, IIegó una joven a Ia que
eI fuego de sus ojos leIIísinos y su peIo de
elano piocIanalan ionana. Ln loda su apos-
luia, en lodos sus geslos, liascendía un singu-
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
Iai oiguIIo.
Los exlianjeios que ilan IIegando se queda-
lan asonliados anle Ia nagnificencia de
aqueI laiIe. «Ni Ias fieslas de ningún iey de
Luiopa se pueden conpaiai con eslo», decían.
Los ieyes no lienen un paIacio de aiquileclu-
ia ionana y se ven olIigados a invilai a Ias
giandes danas de su coile, nienlias que eI
duque de ß. no invila nás que a Ias nujeies
lonilas.
AqueI día luvo sueile en su convile, Ios hon-
lies eslalan desIunliados. Lnlie lanlas nuje-
ies deslacadas, hulo que decidii cuáI eia Ia
nás leIIa: Ia eIección no fue iápida, peio aI fin
quedó piocIanada ieina deI laiIe Ia piincesa
Vanina, aqueIIa joven de peIo negio y ojos de
fuego. Innedialanenle Ios exlianjeios y Ios jó-
venes ionanos alandonaion lodos Ios denás
saIones y se agIoneiaion en eI que eslala eIIa.
LI piíncipe, don AsdiúlaI Vanini, quiso que
su hija laiIaia en piinei Iugai con dos o lies
ieyes soleianos de AIenania. Despues, Vani-
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
na acepló Ias invilaciones de aIgunos ingIeses
nuy luenos nozos y nuy nolIes, peio su
poile lan esliiado Ia faslidió. AI paiecei, Ia di-
veilía nás noilificai aI joven Livio SaveIIi,
que paiecía nuy enanoiado. Lia eI joven nás
liiIIanle de Rona y, adenás, lanlien eI eia
piíncipe, peio si Ie dieian a Ieei una noveIa, a
Ias veinle páginas Ia liiaiía diciendo que Ie
dala doIoi de caleza. Lslo eia paia Vanina
una desvenlaja.
A nedianoche se difundió poi eI laiIe una
nolicia que susciló laslanle inleies. Un joven
cailonaiio que eslala delenido en eI fueile de
Sanl'AngeIo acalala de fugaise, disfiazado,
aqueIIa noche y, con un aIaide de audacia io-
nancesca, aI IIegai aI úIlino cueipo de guai-
dia de Ia piisión, halía alacado a Ios soIdados
con un puñaI, peio iesuIló heiido, Ios esliiios
Ie seguían poi Ias caIIes siguiendo eI iaslio de
su sangie y se espeiala que Ie cogeiían.
Mienlias conlalan esla anecdola, don Livio
SaveIIi, desIunliado poi Ias giacias y Ios
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
liiunfos de Vanina, con Ia que acalala de lai-
Iai, Ie decía, aI aconpañaiIa a su silio y casi
Ioco de anoi:
-Ieio, poi Dios, ¿quien puede conquislai su
agiado`
-Lse joven cailonaiio que acala de fugaise -
Ie conlesló Vanina-. Ioi Io nenos, ese ha he-
cho aIgo nás que lonaise eI lialajo de nacei.
LI piíncipe don AsdiúlaI se aceicó a su hija.
Ls un honlie iico que IIeva veinle años sin
hacei cuenlas con su adninisliadoi, eI cuaI Ie
piesla sus piopias ienlas a un inleies nuy
aIlo. CuaIquieia que Ie encuenlie en Ia caIIe Ie
lonaiá poi un viejo acloi, sin olseivai que
IIeva en Ias nanos cinco o seis soilijas enoines
con unos diananles goidísinos. Sus dos hijos
se hicieion jesuilas y Iuego nuiieion Iocos. LI
padie Ios ha oIvidado, peio Ie conliaiía nucho
que su hija única, Vanina, no quieia casaise.
Tiene ya diecinueve años y iechaza pailidos
liiIIanlísinos. ¿Ioi que iazón` Ioi Ia nisna
que luvo SiIa paia aldicai: su despiecio poi
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
Ios ionanos.
AI día siguienle deI laiIe, Vanina olseivó
que su padie, eI nás negIigenle de Ios hon-
lies y que janás se halía lonado eI lialajo de
cogei una IIave, ceiiala con nucho cuidado Ia
pueila de una pequeña escaIeia que sulía a
unas halilaciones siluadas en eI leicei piso deI
paIacio. Lslas halilaciones lenían unas venla-
nas que dalan a una leiiaza con naianjos. Va-
nina saIió a hacei unas visilas en Rona, aI
voIvei a casa se enconlió con que Ia pueila
piincipaI eslala inleiceplada poi Ios piepaia-
livos de una iIuninación, y eI coche enlió poi
Ios palios de aliás. Vanina niió hacia aiiila y
Ie exliañó que esluvieia alieila una de Ias
venlanas deI piso que con lanlo cuidado halía
ceiiado su padie. Se despiendió de su señoia
de conpañía, sulió a Ios desvanes deI paIacio
y a fueiza de luscai dio con una venlanila
eniejada que dala a Ia leiiaza de Ios naianjos.
La venlana alieila que Ie halía IIanado Ia
alención eslala a dos pasos. No calía duda: en
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
aqueIIa halilación halía aIguien, peio ¿quien`
AI día siguienle, Vanina consiguió Ia IIave de
una pequeña pueila que dala a Ia leiiaza de
Ios naianjos.
Se aceicó caIIandilo a Ia venlana, que seguía
alieila. Una peisiana inpedía que Ia vieian
desde denlio. AI fondo de Ia halilación halía
una cana y en Ia cana una peisona. Su piine-
ia ieacción fue ieliiaise, peio vio en una siIIa
un veslido de nujei. Miiando nejoi a Ia pei-
sona que eslala en Ia cana, olseivó que eia
iulia y paiecía nuy joven. Ya no Ie calía duda
de que eia una nujei. LI veslido que eslala en
Ia siIIa lenía nanchas de sangie, Io nisno que
Ios zapalos de nujei que se veían solie Ia ne-
sa. La desconocida hizo un novinienlo y Va-
nina se dio cuenla de que eslala heiida. Le
culiía eI pecho una gian fianja de leIa nan-
chada de sangie, y aqueIIa fianja eslala sóIo
alada con dos cinlas, no eia un ciiujano quien
así se Ia puso.
Vanina olseivó que lodos Ios días, a eso de
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
Ias cualio, su padie se enceiiala en sus hali-
laciones y enseguida sulía a vei a Ia descono-
cida, Iuego lajala y se ila a casa de Ia condesa
VilleIeschi. Nada nás saIii eI, Vanina sulía a
Ia pequeña leiiaza desde donde podía vei a Ia
desconocida. Su sensiliIidad eslala nuy inle-
iesada poi aqueIIa joven lan desgiaciada, in-
lenlala adivinai su avenluia. LI veslido en-
sangienlado que eslala solie Ia siIIa halía si-
do apuñaIado vaiias veces. Vanina podía con-
lai Ios desgaiiones. Un día vio nejoi a Ia des-
conocida: lenía Ios ojos, azuIes, fijos en eI cieIo.
La joven piincesa luvo que esfoizaise nucho
poi no halIaiIe. AI día siguienle, Vanina se
alievió a escondeise en Ia pequeña leiiaza
anles de que IIegaia su padie. Vio a don As-
diúlaI enliai en Ia halilación de Ia desconoci-
da. LIevala una ceslila con piovisiones. LI
piíncipe paiecía pieocupado y no dijo gian co-
sa. Adenás, halIala lan lajo que, aunque Ia
pueila-venlana eslala alieila, Vanina no pu-
do oíi sus paIalias. LI piíncipe se naichó en-
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
seguida.
«Muy leiiilIe liene que sei Io que Ie pasa a
esla polie nujei -se dijo Vanina- paia que ni
padie, con su caiáclei lan despieocupado, no
se fíe de nadie y se lone Ia noIeslia de sulii
lodos Ios días veinle escaIones.»
Un día, Vanina aceicó un poco Ia caleza a Ia
venlana de Ia desconocida, se enconliaion sus
niiadas y se desculiió lodo. Vanina cayó de
iodiIIas y excIanó:
-La quieio, cuenle connigo.
La desconocida Ie hizo seña de que enliaia.
-Le pido niI peidones -se discuIpó Vanina-.
¡Que ofensiva dele de paieceiIe ni cuiiosi-
dad! Le juio que guaidaie eI secielo y que, si
ne Io exige, no voIveie nás.
-¿Quien no se senliiía feIiz poi veiIa` -dijo Ia
desconocida-. ¿Vive usled en esle paIacio`
-¡CIaio que sí! Ieio veo que no ne conoce:
soy Vanina, hija de don AsdiúlaI.
La desconocida Ia niió con geslo de soipie-
sa, se soniojó vivanenle y añadió:
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
-Dígnese peiniliine espeiai que vendiá a
veine lodos Ios días, ahoia lien, deseaiía que
eI piíncipe no se enleiase de sus visilas.
A Vanina Ie paIpilala fueilenenle eI coia-
zón. Las naneias de Ia desconocida Ie paiecí-
an sunanenle dislinguidas. Sin duda aqueIIa
polie nuchacha halía ofendido a aIgún hon-
lie podeioso. ¿No haliía nalado a su ananle
en un aiielalo de ceIos` Vanina no podía alii-
luii su desgiacia a una causa vuIgai. La des-
conocida Ie dijo que halía iecilido en Ia es-
paIda una heiida que Ie halía IIegado aI pecho
y Ie doIía nucho. A veces se Ie IIenala Ia loca
de sangie.
-¡Y no liene un ciiujano!
-Ya sale usled que en Rona -dijo Ia desco-
nocida- Ios ciiujanos lienen que dai paile a Ia
poIicía de lodas Ias heiidas a que alienden. LI
piíncipe se dignó vendaine Ias nías con esle
Iienzo.
La desconocida evilala con una naluiaIidad
peifecla conpadeceise de su accidenle, Vani-
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
na Ia queiía ya con Iocuia. Ieio a Ia joven
piincesa Ie chocó nucho una cosa: que en una
conveisación evidenlenenle lan seiia, a Ia des-
conocida Ie coslaia nucho lialajo conlenei
unas ganas iepenlinas de ieíi.
-Me guslaiía nucho -Ie dijo Vanina- salei
su nonlie.
-Me IIano CIenenlina.
-ßueno, queiida CIenenlina, nañana a Ias
cinco vendie a veiIa.
AI día siguienle, Vanina enconlió nuy naI a
su nueva aniga.
-Le voy a liaei un ciiujano -Ie dijo, lesán-
doIa.
-Iiefieio noiii -iechazó Ia desconocida-.
¿Cóno voy a conpionelei a nis lienhe-
choies`
-LI ciiujano de nonseñoi SaveIIi-Calanzaia,
goleinadoi de Rona, es hijo de un ciiado
nueslio -iepIicó vivanenle Vanina-. Nos es
nuy adiclo y, poi su posición, no lene a na-
die. Mi padie no hace juslicia a su fideIidad.
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
Voy a IIanaiIe.
-No quieio ningún ciiujano -excIanó Ia des-
conocida con una eneigía que soipiendió a
Vanina-. Venga a veine, y si Dios ha de IIa-
naine a eI, noiiie dichosa en liazos de us-
led.
AI día siguienle, Ia desconocida eslala peoi.
-Si ne quieie -Ie dijo Vanina aI naichaise-,
Ia veiá un ciiujano.
-Si viene, se acaló ni feIicidad.
-Voy a nandai a luscaiIe -insislió Vanina.
La desconocida, sin decii nada, Ia deluvo, Ie
cogió Ia nano y se. Ia lesó una y olia vez. Ioi
fin Ia soIló y, cono quien va a Ia nueile, Ie
dijo:
-Tengo que haceiIe una confesión. Anleayei
nenlí diciendoIe que ne IIanala CIenenlina:
soy un desvenluiado cailonaiio...
Vanina, eslupefacla, ieliió su siIIa y se Ievan-
ló.
-ßien ne doy cuenla -piosiguió eI cailona-
iio- de que esla confesión ne va a hacei pei-
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
dei eI único lien que ne une a Ia vida, peio
engañaiIa es indigno de ní. Me IIano Iedio
MissiiiIIi y lengo diecinueve años. Mi padie es
un polie ciiujano de Sanl'AngeIo in Vado y yo
soy cailonaiio. Soipiendieion a nueslia ven-
dila y a ní ne IIevaion, encadenado, de Ia Ro-
naña a Rona. AIIí pase liece neses en un ca-
Ialozo aIunliado noche y día con una Ianpa-
iiIIa. A un aIna caiilaliva se Ie ocuiiió Ia idea
de faciIilaine Ia fuga. Me vislieion de nujei.
Cuando saIía de Ia piisión, aI pasai poi deIan-
le de Ios guaidianes de Ia úIlina pueila, uno
de eIIos se puso a echai pesles de Ios cailona-
iios. Le di un lofelón. Le aseguio que no fue
una fanfaiionada lonla, sino sinpIenenle un
descuido. Despues de esla inpiudencia fui
peiseguido de noche poi Ias caIIes de Rona y
heiido a layonelazos. Ieidiendo ya nucha
sangie y casi sin fueizas, sulo a una casa que
lenía Ia pueila alieila, oigo a Ios soIdados
sulii deliás de ní, saIlo a un jaidín y caigo a
unos pasos de una nujei que eslala pasean-
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
do...
-La condesa VilleIeschi, Ia aniga de ni pa-
die -inleiiunpió Vanina.
-¡Cóno! ¿Se Io ha dicho eIIa` -excIanó Mis-
siiiIIi-. LI caso es que esa señoia, cuyo nonlie
no se dele pionunciai janás, ne saIvó Ia vida.
Cuando Ios soIdados enlialan en su casa paia
cogeine, su padie de usled ne hacía sulii a
su coche. Me sienlo nuy naI: desde hace días,
esle layonelazo en Ia espaIda no ne deja ies-
piiai. Voy a noiii, y desespeiado poique ya
no Ia veie nás.
Vanina halía escuchado con inpaciencia. Sa-
Iió iápidanenle. MissiiiIIi no enconlió ningu-
na piedad en aqueIIos ojos lan leIIos: sóIo Ia
expiesión de un caiáclei aIlivo aI que acala-
lan de ofendei.
AqueIIa noche apaieció, soIo, un ciiujano.
MissiiiIIi eslala, en efeclo, desespeiado: lenía
niedo de no vei nunca nás a Vanina. Hizo
piegunlas aI ciiujano, eI cuaI se Iiniló a cuiai-
Ie sin conleslai. Los días siguienles, eI nisno
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
siIencio. Iedio no apailala Ios ojos de Ia ven-
lana de Ia leiiaza poi Ia que anles enliala Va-
nina. Se senlía nuy desgiaciado. Una vez, a
nedianoche, cieyó divisai a aIguien en Ia
sonlia de Ia leiiaza. ¿Seiía Vanina`
Vanina ila lodas Ias noches a pegai Ia nejiIIa
a Ios ciislaIes de Ia venlana deI joven cailona-
iio.
«Si Ie halIo -se decía-, esloy peidida. ¡No,
no delo veiIe nunca nás!»
Tonada esla iesoIución, Vanina iecoidala a
su pesai eI afeclo que Ie halía lonado a aqueI
joven cuando, lan lonlanenle, Io cieía nujei.
¡De nodo que despues de una inlinidad lan
duIce lenía que oIvidaiIe! Ln Ios nonenlos
nás iazonalIes, se asuslala deI canlio pio-
ducido en sus ideas. Desde que MissiiiIIi halía
dicho su nonlie, lodas Ias cosas en Ias que
Vanina eslala acoslunliada a pensai paiecía
que se halían culieilo de un veIo y iesuIlalan
nuy Iejanas.
No halía lianscuiiido una senana cuando
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
Vanina, páIida y lienuIa, enlió con eI ciiujano
en Ia halilación deI joven cailonaiio. Venía a
deciiIe que halía que convencei aI piíncipe de
que se hiciese susliluii poi un ciiado. No se
quedó ni diez segundos, peio a Ios pocos días
voIvió olia vez con eI ciiujano, poi hunani-
dad. Una noche, aunque MissiiiIIi eslala nu-
cho nejoi y Vanina no lenía ya eI pielexlo de
lenei poi su vida, se alievió a piesenlaise
soIa. AI veiIa, MissiiiIIi se sinlió nuy feIiz, pe-
io decidió ocuIlai su anoi, anle lodo, no que-
iía apailaise de Ia dignidad que convenía a un
honlie. A Vanina, que halía enliado en Ia
halilación nuy soniojada y leniendo oíi pa-
Ialias de anoi, Ia desconceiló Ia anislad no-
lIe y IeaI, peio nuy poco lieina, con que Ia
iecilió MissiiiIIi. Se naichó sin que eI inlenla-
ia ieleneiIa.
VoIvió a Ios pocos días. La nisna conducla,
Ias nisnas pionesas de adhesión iespeluosa
y de agiadecinienlo eleino. Vanina, nuy Iejos
de lenei que ponei fieno a Ias efusiones deI
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
joven cailonaiio, se piegunló si eia eIIa soIa Ia
enanoiada. AqueIIa nuchacha hasla enlonces
lan oiguIIosa se dio cuenla anaiganenle de
loda Ia nagnilud de su Iocuia. SinuIó joviaIi-
dad y hasla fiiaIdad, espació Ias visilas, peio
no luvo Ia fueiza de voIunlad de dejai de vei
aI joven enfeino.
MissiiiIIi, aliasado de anoi, peio pensando
en su oiigen oscuio y en su delei, se halía
pionelido no descendei a halIai de anoi sino
en eI caso de que Vanina dejaia pasai ocho
días sin ii a veiIe. LI oiguIIo de Ia joven piin-
cesa conlalió paso a paso. «Iues lien -acaló
poi deciise-, si Ie veo es poi ní, poique ne
gusla haceiIo, y janás Ie confesaie eI anoi que
ne inspiia.» Hacía Iaigas visilas a MissiiiIIi,
que Ie halIala cono hulieia podido haceiIo
en piesencia de veinle peisonas. Una noche,
despues de pasai eI día odiándoIe y pione-
liendose soIennenenle eslai con eI aún nás
fiía y nás seveia que de coslunlie, Ie dijo que
Ie anala. AI poco lienpo ya no Ie quedó nada
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
que negaiIe.
Cian Iocuia Ia suya, peio hay que ieconocei
que Vanina fue peifeclanenle feIiz. MissiiiIIi
ya no pensó en Io que eI cieía delei a su dig-
nidad de honlie, anó cono se ana poi pii-
neia vez a Ios diecinueve años y en IlaIia.
Sinlió lodos Ios esciúpuIos deI anoi pasión.
Hasla eI punlo de confesai a aqueIIa joven
piincesa lan oiguIIosa Ia poIílica que halía
pueslo en piáclica paia conquislai su anoi.
Lslala asonliado de lanla feIicidad. Iasaion
voIando cualio neses. Un día eI ciiujano dio
de aIla a su pacienle. «¿Que voy a hacei aho-
ia` -pensó MissiiiIIi-, ¿peinanecei escondido
en casa de una de Ias nujeies nás leIIas de
Rona` ¡Los infanes liianos, que ne luvieion
liece neses encaiceIado sin dejaine vei Ia Iuz
deI día, cieeián que ne han desaninado! ¡Ila-
Iia, nuy desdichada eies, si lus hijos le alan-
donan poi lan poco!»
Vanina no pensala ni poi un nonenlo que
paia Iedio hulieia en eI nundo nayoi feIici-
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
dad que Ia de peinanecei loda Ia vida unido a
eIIa, MissiiiIIi paiecía nuy dichoso, peio en su
aIna iesonala anaiganenle una fiase deI ge-
neiaI ßonapaile que infIuía en loda su conduc-
la anle Ias nujeies. Ln 1796, cuando eI geneiaI
ßonapaile se fue de ßiescia, Ias auloiidades
nunicipaIes que Ie aconpañalan hasla Ia
pueila de Ia ciudad Ie dijeion que Ios liescia-
nos analan Ia Iileilad nás que lodos Ios de-
nás ilaIianos. «Sí -conlesló ßonapaile-, ana
38

halIai de Ia Iileilad a sus ananles.»
MissiiiIIi dijo a Vanina, con un aiie laslanle
coilado:
-Ln cuanlo anochezca, lengo que saIii.
-Ten nucho cuidado de voIvei aI paIacio an-
les deI ananecei, le espeiaie.
-AI ananecei eslaie a vaiias niIIas de Rona.
-Muy lien -dijo Vanina fiíanenle-, y ¿adónde
iiás`

38
Iaia que esla fiase no pieida su agudeza de iepIica, hay que
liaduciiIa aI españoI con esle gaIicisno de «anai» poi «gus-
lai».(Nola de Ia liaducción)
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
-A Ia Ronaña, a vengaine.
-Cono yo soy iica -dijo Vanina en un lono
nuy lianquiIo-, espeio que aceplaiás de ní
ainas y dineio.
MissiiiIIi Ia niió unos inslanles sin pesla-
ñeai, despues, aiiojándose en sus liazos:
-AIna de ni vida, ne haces oIvidaiIo lodo -
Ie dijo-, hasla ni delei. Ieio piecisanenle poi
Ia nolIeza de lu coiazón deles conpiendeine
nejoi que nadie.
Vanina IIoió nucho, y quedaion en que Mis-
siiiIIi laidaiía dos días nás en naichaise de
Rona.
-Iedio -Ie dijo eIIa aI día siguienle-, ne has
dicho nuchas veces que si aIguna vez se con-
pionele Ausliia, Iejos de nosolios, en aIguna
gian gueiia, un honlie conocido, un piíncipe
ionano, poi ejenpIo, que dispusieia de nu-
cho dineio, podiía ayudai nuchísino a Ia
causa de Ia Iileilad.
-Desde Iuego -dijo Iedio, exliañado.
-Iues lien, lú lienes vaIoi, no le faIla nás
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
que una eIevada posición: le ofiezco ni' nano
y doscienlas niI Iilias de ienla. Yo ne encai-
go de ollenei eI consenlinienlo de ni padie.
Iedio se aiiojó a sus pies, Vanina eslala ia-
dianle de gozo.
-Te ano con pasión -Ie dijo eI cailonaiio-,
peio soy un polie seividoi de Ia paliia, y
cuanlo nás desgiaciada es IlaIia, nás olIigado
esloy a seiIe fieI. Iaia ollenei eI consenlinien-
lo de don AsdiúlaI, haliía que desenpeñai
duianle vaiios años un liisle papeI. No le
aceplo, Vanina.
MissiiiIIi se apiesuió a conpioneleise con
eslas paIalias. Ila a faIlaiIe eI vaIoi.
-Ioi ni desgiacia -excIanó-, le ano nás
que a Ia vida, y dejai Rona es paia ní eI peoi
de Ios supIicios. ¡Ah, si IlaIia se vieia Iileiada
de Ios láilaios! ¡Con que aIegiía ne enlaica-
iía conligo paia ii a vivii en Aneiica!
Vanina eslala nuy fiía. Que MissiiiIIi iecha-
zaia su nano fue soipiendenle paia su oigu-
IIo, peio enseguida se echó en liazos de Missi-
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
iiIIi.
-Nunca ne has paiecido lan digno de anai-
le -excIanó-, sí, ni ciiujanilo de canpaña: soy
luya paia sienpie. Lies un gian honlie, co-
no nueslios anliguos ionanos.
Todas Ias ideas solie eI fuluio, lodos Ios liis-
les consejos de Ia coiduia, desapaiecieion, fue
un nonenlo de anoi peifeclo.
Cuando pudieion voIvei a Ia iazón, Vanina
dijo:
-Yo eslaie en Ia Ronaña casi lan pionlo co-
no lú. Voy a hacei que ne iecelen Ios laños
de «La Ioiella». Iaiaie en eI paIacio que le-
nenos en San NicoIo, ceica de IoiIi...
-¡Iasaie aIIí ni vida conligo! -excIanó Mis-
siiiIIi.
-Desde ahoia ni deslino es alieveine a lodo
-iepuso Vanina, suspiiando-. Me peideie poi
li, peio no inpoila... ¿Iodiás anai lú a una
nuchacha deshoniada`
-¿No eies ni nujei -iepuso MissiiiIIi-, y una
nujei adoiada paia sienpie` Salie anaile y
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
piolegeile.
Vanina no lenía nás ienedio que piesenlai-
se en sociedad. Apenas se sepaió de MissiiiIIi,
esle enpezó a pensai que su conducla eia
láilaia.
«¿Que es Ia paliia` -se dijo-. No es una pei-
sona a Ia que delenos gialilud poi un lien
que nos ha hecho y que sea desgiaciada y
pueda naIdeciinos si faIlanos a ese delei de
gialilud. La paliia y Ia Iileilad son cono ni
galán, una -cosa que ne es úliI, que lengo que
conpiai, veidad es, cuando no Ia he heiedado
de ni padie, despues de lodo, yo ano a Ia
paliia y a Ia Iileilad poique eslas dos cosas
ne son úliIes. Si no se que hacei con eIIas, si
son paia ní cono un galán en eI nes de agos-
lo, ¿poi que conpiaiIas, y a un piecio enoi-
ne` ¡Vanina es lan leIIa! ¡Tiene un laIenlo lan
singuIai! Iiocuiaián conquislaiIa, ne oIvida-
iá. ¿Que nujei no ha lenido nunca nás que un
ananle` ¡Lsos piíncipes ionanos a Ios que yo
despiecio cono ciudadanos lienen lanlas ven-
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
lajas solie ní! ¡Delen de sei nuy aliaclivos!
¡Ah, si ne voy, ne oIvida y Ia pieido paia
sienpie!»
A nedianoche sulió Vanina a veiIe. Iedio Ie
conló Ia inceilidunlie en que halía eslado
sunido y Ia discusión a que halía sonelido,
poique Ia anala, a Ia gian paIalia paliia. Va-
nina eia nuy feIiz.
«Si Iedio no luvieia nás ienedio que eIegii
enlie Ia paliia y yo -pensala-, lendiía yo Ia
piefeiencia.»
Dieion Ias lies en eI ieIoj de Ia igIesia vecina,
IIegala eI nonenlo de Ios úIlinos adioses. Ie-
dio se despiendió con gian esfueizo de Ios
liazos de su aniga. Lslala ya lajando Ia pe-
queña escaIeia cuando Vanina, conleniendo
Ias Iágiinas, Ie dijo con una soniisa:
-Si le hulieia cuidado una polie canpesina,
¿no haiías nada poi agiadecinienlo` ¿No pio-
cuiaiías pagaiIa` LI poivenii es inseguio, vas
a viajai en nedio de lus enenigos: dane lies
días de agiadecinienlo, cono si yo fueia una
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
polie nujei y en pago de nis cuidados.
MissiiIIi se quedó. Ioi fin se fue de Rona.
Ciacias a un pasapoile conpiado de una en-
lajada exlianjeia, IIegó a casa de su faniIia.
Iue una gian aIegiía, Ie cieían nueilo. Sus
anigos quisieion ceIeliai Ia lienvenida na-
lando a uno o dos caialineios (así se IIanan
Ios guaidias en Ios eslados deI Iapa).
-No delenos nalai sin necesidad a un ila-
Iiano que sale nanejai Ias ainas -dijo Missii-
IIi-, nueslia paliia no es una isIa, cono Ia ven-
luiosa IngIaleiia: nosolios caiecenos de soI-
dados paia iesislii Ia inleivención de Ios ieyes
de Luiopa.
AI poco lienpo, MissiiIIi, seguido de ceica
poi Ios caialineios, naló a dos con Ias pisloIas
que Ie halía dado Vanina. Iusieion su caleza
a piecio.
Vanina no apaiecía en Ia Ronaña y MissiiiIIi
se cieyó oIvidado. Su vanidad se sinlió ofen-
dida, enpezó a pensai nucho en Ia difeiencia
de iango que Ie sepaiala de su ananle. Ln un
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
nonenlo de deliIidad anoiosa y de añoianza
de Ia feIicidad pasada, Ie pasó poi Ia nenle Ia
idea de voIvei a Rona a vei que hacía Vanina.
Lsla insensala ocuiiencia ila ya a inponeise a
Io que eI cieía su delei, cuando una noche Ia
canpana de una igIesia de Ia nonlaña locó eI
AngeIus de una naneia especiaI, cono si eI
canpaneio se hulieia disliaído. Lia una señaI
de ieunión paia Ia vendila de cailonaiios a Ia
que se halía afiIiado MissiiiIIi aI IIegai a Ia Ro-
naña. AqueIIa nisna noche se enconliaion
lodos en cieila einila de Ios losques. Los dos
einilaños, adoiniIados poi eI opio, no se die-
ion cuenla en alsoIulo deI uso que se hacía de
su pequeño edificio. MissiiiIIi, que IIegó nuy
liisle, se enleió de que halían delenido aI jefe
de Ia vendila y a eI, un joven de apenas veinle
años, Ie ilan a eIegii jefe de una vendila en Ia
que halía honlies de nás de cincuenla y que
eslalan en Ias conspiiaciones desde Ia expedi-
ción de Muial en 1815. AI iecilii esle honoi
inespeiado, a Iedio Ie paIpiló con fueiza eI
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
coiazón. Cuando se quedó soIo, decidió no
pensai nás en Ia joven ionana que Ie halía
oIvidado y consagiai lodos sus pensanienlos
aI delei de «Iileiai a IlaIia de Ios láilaios»
39

Dos días despues MissiiiIIi vio, en eI infoine
de Ias IIegadas y Ias saIidas, que, cono jefe de
vendila, Ie envialan que Ia piincesa Vanina
acalala de IIegai a su paIacio de San NicoIo.
La Iecluia de esle nonlie Ie piodujo nás pei-
luilación que aIegiía. Ln vano cieyó aseguiai
su fideIidad a Ia paliia inponiendose Ia ieso-
Iución de no voIai aqueIIa nisna noche aI
paIacio de San NicoIo. Ieio Ia inagen de Va-
nina, que eI desdeñala, Ie inpidió cunpIii sus
deleies de una naneia iazonalIe. La vio aI
día siguienle, Vanina Ie anala cono en Rona.
Su padie, que queiía casaiIa, halía ieliasado
su naicha. Tiaía dos niI cequíes. Lsla ayuda
inpievisla siivió naiaviIIosanenle paia acie-

39
Lileiai |'IlaIia de lailaii, fiase de Ieliaica en 135O, iepelida
despues poi }uIio II, poi MaquiaveIo y poi eI conde AIfieii.(N.
deI A.)
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
dilai a MissiiiIIi en su nueva dignidad. Hicie-
ion faliicai puñaIes en Coifú, conpiaion aI
secielaiio deI Iegado, encaigado de peiseguii
a Ios cailonaiios. Con eslo consiguieion Ia
Iisla de Ios cuias que seivían de espías aI go-
lieino.
Ln esa epoca acaló de oiganizaise una de Ias
conspiiaciones nenos insensalas que se halí-
an inlenlado en Ia infoilunada IlaIia. No voy a
enliai aquí en delaIIes fueia de Iugai. Me Iini-
laie a decii que, si Ia enpiesa hulieia sido co-
ionada poi eI exilo, a MissiiiIIi Ie haliía co-
iiespondido luena paile de Ia gIoiia. Ioi eI se
haliían Ievanlado niIes de insuiieclos a una
señaI dada y haliían espeiado en ainas Ia IIe-
gada de Ios jefes supeiioies. Se aceicala eI
nonenlo decisivo cuando, cono sienpie ocu-
iie, Ia conspiiación quedó paiaIizada poi eI
aiieslo de Ios jefes.
Vanina, apenas IIegada a Ronaña, cieyó vei
que eI anoi a Ia paliia haiía oIvidai a su
ananle lodo olio anoi. LI oiguIIo de Ia joven
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
ionana se soIivianló. Inlenló inúliInenle en-
liai en iazón, se apodeió de eIIa una honda
pena: se soipiendió naIdiciendo Ia Iileilad.
Un día en que halía ido a IoiIi paia vei a
MissiiiIIi no pudo doninai su doIoi, aI que
hasla enlonces halía salido inponeise su oi-
guIIo.
-Ln ieaIidad -Ie dijo-, ne anas cono un
naiido, eso no ne salisface.
Y IIoió, peio de veigüenza poi haleise iela-
jado hasla Ios iepioches. MissiiiIIi iespondió a
sus Iágiinas cono un honlie pieocupado. De
pionlo Vanina pensó dejaiIe y voIveise a Ro-
na. Sinlió una aIegiía feioz en casligaise poi
Ia deliIidad que acalala de olIigaiIa a halIai.
AI calo de unos nonenlos de siIencio, eslala
lonada su iesoIución: se cieeiía indigna de
MissiiiIIi si no Ie dejala. Cozala ya de Ia doIo-
iosa soipiesa de Iedio cuando Ia luscaia en
vano ceica de eI. Lnseguida, Ia idea de no
halei podido Iogiai eI anoi deI honlie poi eI
que lanlas Iocuias halía hecho Ia enleineció
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
piofundanenle. Lnlonces ionpió eI siIencio e
hizo Io inposilIe poi aiiancaiIe una paIalia
de anoi. MissiiiIIi Ie dijo con aiie disliaído co-
sas nuy lieinas, peio, con un acenlo nucho
nás piofundo, excIanó con doIoi, halIando
de sus enpiesas poIílicas:
-¡Ah!, si eslo fiacasa, si eI golieino Io descu-
lie lanlien, alandono Ia pailida.
Vanina se quedó peliificada. Desde hacía
una hoia senlía que veía a su ananle poi úI-
lina vez. Las paIalias que MissiiiIIi pionun-
ció pioyeclaion en su nenle una Iuz falaI. Se
dijo: «Los cailonaiios han iecilido de ní va-
iios niIes de cequíes, no se puede dudai de ni
fideIidad a Ia conspiiación».
Vanina sóIo saIió de su alsliacción paia de-
cii a Iedio:
-¿Quieies venii a pasai veinlicualio hoias
connigo en eI paIacio de San NicoIo` Vueslia
ieunión de esla noche no necesila lu piesencia.
Mañana poi Ia nañana podienos paseai en
San NicoIo, eslo caInaiá lu excilación y le
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
devoIveiá Ia seienidad que necesilas en eslas
giandes ciicunslancias.
Iedio accedió. Vanina Ie dejó paia Ios piepa-
ialivos deI viaje, ceiiando con IIave, cono de
coslunlie, Ia pequeña halilación donde Ie
halía escondido.
Iue a casa de una donceIIa suya que Ia halía
dejado paia casaise y lonai un pequeño co-
neicio en IoiIi. AI IIegai a casa de esla nujei,
esciilió apiesuiadanenle, en eI naigen de un
devocionaiio que enconlió en su cuailo, Ia in-
dicación exacla deI Iugai donde ila a ieuniise
aqueIIa nisna noche Ia vendila de Ios cailo-
naiios. Teininó su denuncia con eslas paIa-
lias: «Lsla vendila eslá foinada poi diecinue-
ve nienlios, he aquí sus nonlies y sus diiec-
ciones». Despues de esciilii esla Iisla, nuy
exacla, apaile de onilii eI nonlie de Missiii-
IIi, dijo a Ia nujei, de Ia que eslala seguia:
-LIeva esle Iilio aI caidenaI Iegado, que Iea
Io que eslá esciilo y le devueIva eI Iilio. Aquí
lienes diez cequíes, si eI Iegado IIega un día a
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
pionunciai lu nonlie, lu nueile es seguia,
peio si haces Ieei aI Iegado Ia página que aca-
lo de esciilii, ne saIvas Ia vida.
Todo saIió cono una seda. LI niedo deI Ie-
gado hizo que no se condujeia cono un gian
señoi. Ieinilió
a Ia nujei deI puelIo que soIicilala halIaiIe
piesenlaise anle eI con un anlifaz, peio a con-
dición de que luvieia Ias nanos aladas. Así
fue inlioducida Ia lendeia anle eI gian peiso-
naje, aI que enconlió aliincheiado deliás de
una innensa nesa culieila con un lapele vei-
de.
LI Iegado Ieyó Ia página deI Iilio de hoias
sosleniendoIo nuy Iejos de eI, poi niedo a un
veneno suliI.
Se Io devoIvió a Ia lendeia y no nandó que
Ia siguieian. Menos de cuaienla ninulos des-
pues de sepaiaise de su ananle, Vanina, que
halía vislo voIvei a su anligua donceIIa, esla-
la de nuevo con MissiiiIIi, cieyendo que ya se-
iía sienpie suyo. Le dijo que halía un novi-
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
nienlo exliaoidinaiio en Ia ciudad, se veían
paliuIIas de caialineios en caIIes adonde no
ilan janás.
-Si quieies haceine caso -añadió-, nos iie-
nos ahoia nisno a San NicoIo.
MissiiiIIi accedió. Iueion a pie hasla eI coche
de Ia joven piincesa, que espeiala a nedia
Iegua de Ia ciudad con Ia señoia de conpañía.
AI IIegai aI paIacio de San NicoIo, Vanina,
pieocupada poi Io que halía hecho, esluvo
nás caiiñosa que nunca con su ananle. Ieio
Ie paiecía que, aI halIaiIe de anoi, eslala ie-
piesenlando una conedia. La víspeia, cuando
Ie eslala liaicionando, halía oIvidado Ios ie-
noidinienlos. Ahoia, nienlias Ie esliechala
enlie sus liazos, se decía: «Le pueden decii
cieila paIalia, y una vez pionunciada esa pa-
Ialia senliiá poi ní un hoiioi inslanláneo y
eleino».
A nedianoche enlió liuscanenle en Ia hali-
lación de Vanina uno de sus ciiados. Lsle
honlie eia cailonaiio, peio eIIa no Io salía.
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
De nodo que MissiiiIIi lenía secielos paia eIIa,
hasla en eslos delaIIes. Vanina se eslieneció.
AqueI honlie venía a avisai a MissiiiIIi de
que aqueIIa noche halían sido copados en
IoiIi y delenidos diecinueve cailonaiios que
voIvían de Ia vendila. Aunque Ios cogieion de
inpioviso, escapaion nueve. Los caialineios
Iogiaion IIevai diez a Ia piisión de Ia ciudade-
Ia. AI enliai, uno de eIIos se aiiojó a un pozo
nuy piofundo y se naló. Vanina peidió eI do-
ninio de sí nisna, afoilunadanenle, Iedio
no Io noló: haliía podido Ieei Ia infania en
sus ojos.
-Ln esle nonenlo -añadió eI ciiado-, Ia
guainición de IoiIi foina una fiIa en lodas Ias
caIIes. Los soIdados eslán lan ceica uno de
olio, que pueden halIaise. Los halilanles sóIo
pueden aliavesai Ia caIIe poi eI Iugai en que
eslá un oficiaI.
Cuando saIió esle honlie, sóIo un inslanle
peinaneció Iedio pensalivo.
-Ioi eI nonenlo, no hay nada que hacei -di-
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
jo poi fin.
Vanina eslala noiilunda, lenlIala lajo Ia
niiada de su ananle.
-Ieio ¿que le pasa` -Ie piegunló eI.
Lnseguida pensó en olia cosa y dejó de ni-
iaiIa. A Ia nilad deI día, Vanina se aiiiesgó a
deciiIe:
-Olia vendila desculieila, cieo que ahoia es-
laiás lianquiIo poi aIgún lienpo.
-Muy lianquiIo -conlesló MissiiiIIi, con una
soniisa que Ia hizo eslieneceise.
Vanina fue a hacei una visila indispensalIe
aI cuia deI puelIo de San NicoIo, acaso espía
de Ios jesuilas. AI voIvei a conei, a Ias siele,
enconlió desieila Ia pequeña halilación donde
se escondía su ananle. Iueia de sí, coiiió a
luscaiIe poi loda Ia casa. No eslala. Desespe-
iada, voIvió a Ia pequeña halilación y sóIo en-
lonces pudo vei una esqueIa, en Ia que Ieyó:
Mc tcq a cn|rcgar prcsc a| |cgadc, dcscspcrc dc
nucs|ra causa, c| cic|c cs|4 ccn|ra ncsc|rcs. ¿Quicn
ncs na |raicicnadc? A| parcccr, c| niscrao|c quc sc
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
arrcjc a| pczc. Pucs|c quc ni tida cs inu|i| a |a pc-
orc ||a|ia, nc quicrc quc nis ccnpancrcs, a| tcr quc
scq c| unicc a| quc nc nan dc|cnidc, pucdan figu-
rarsc quc |cs nc tcndidc. ¡Adics! Si nc anas, picn-
sa cn tcngarnc. 8usca, aniqui|a a| infanc quc ncs
na |raicicnadc, aunquc fucra ni padrc.
Vanina, nedio desvanecida y sunida en eI
nás espanloso doIoi, se dejó caei en una siIIa.
No podía decii paIalia, lenía Ios ojos secos y
Ie aidían.
Ioi fin cayó de iodiIIas excIanando:
-¡Sanlo Dios!, iecile ni pionesa, sí, casligaie
aI infane que ha liaicionado, peio anles hay
que ponei en Iileilad a Iedio.
Iasada una hoia eslala en canino hacia
Rona. Hacía lienpo que su padie Ia inslala a
que voIvieia.
Ln su ausencia halía aiiegIado su loda con
eI piíncipe Livio SaveIIi. Nada nás IIegai, don
AsdiúlaI Ie halIó, lenlIando, de esla loda.
Con gian asonlio suyo, Vanina consinlió des-
de Ias piineias paIalias. AqueIIa nisna no-
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
che, en casa de Ia condesa VilleIeschi, su padie
Ie piesenló casi oficiaInenle a don Livio. Va-
nina halIó nucho con eI. Lia eI joven nás
eIeganle y eI que lenía Ios nejoies calaIIos, pe-
io, si lien pasala poi sei nuy inleIigenle, su
caiáclei lenía laI fana de Iigeieza que no eia
en alsoIulo sospechoso paia eI golieino. Va-
nina pensó que, enpezando poi enanoiaiIe,
podiía hacei de eI un agenle cónodo. Cono
eia soliino de nonseñoi SaveIIi-Calanzaia,
goleinadoi de Rona y ninislio de Ia poIicía,
suponía que Ios espías no se alieveiían a se-
guiiIe.
Despues de lialai nuy lien aI genliI don Li-
vio duianle unos días, Vanina Ie dijo que no
seiía nunca su esposo: a su enlendei, lenía Ia
caleza denasiado Iigeia.
-Si no fueia usled un niño -Ie dijo-, Ios en-
pIeados de su lío no lendiían secielos paia
usled. Ioi ejenpIo, ¿que van a hacei con Ios
cailonaiios desculieilos hace poco en IoiIi`
A Ios dos días, don Livio fue a deciiIe que
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
lodos Ios cailonaiios delenidos en IoiIi se ha-
lían escapado. Vanina cIavó en eI sus giandes
ojos negios con Ia anaiga soniisa deI nás pio-
fundo despiecio y no se dignó halIaiIe en lo-
da Ia noche. A Ios dos días, don Livio fue a
confesaiIe, soniojándose, que Ie halían enga-
ñado.
-Ieio -Ie dijo- ne hice con una IIave deI
despacho de ni lío, poi Ios papeIes que encon-
lie aIIí, ne he enleiado de que una congiega-
ción (o conisión), conpuesla poi Ios caidena-
Ies y Ios pieIados nás inpoilanles, se ieúne
en eI nayoi secielo paia deIileiai solie Ia
cueslión de salei si conviene juzgai a esos cai-
lonaiios en Ravena o en Rona. Los nueve
cailonaiios cogidos en IoiIi, y su jefe, un laI
MissiiiIIi, que conelió Ia lonleiía de enliegai-
se, eslán en esle nonenlo delenidos en eI cas-
liIIo de San Leo
4O
.

4O
Ceica de Rinini, en Ia Ronaña. Ln esle casliIIo peieció eI fa-
noso CagIioslio, en eI país se dice que fue eslianguIado. (N. deI
A.)
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
A esla paIalia, «lonleiía», iespondió Vanina
peIIizcando con lodas sus fueizas aI piíncipe.
-Quieio vei yo nisna Ios papeIes oficiaIes -
Ie dijo- y enliai con usled en eI galinele de su
lío, haliá Ieído naI.
AI oíi eslas paIalias, don Livio se esliene-
ció: Vanina Ie pedía una cosa casi inposilIe,
peio eI genio singuIaiísino de aqueIIa nucha-
cha encendía su anoi. A Ios pocos días, Vani-
na, disfiazada de honlie y con un pequeño
unifoine que IIevala Ia Iiliea de Ia casa Save-
IIi, pudo pasai nedia hoia en nedio de Ios
papeIes nás secielos deI ninislio de Ia poIicía.
Sinlió una viva aIegiía cuando desculiió eI
infoine diaiio deI «delenido Iedio MissiiIIi».
Le lenlIalan Ias nanos sosleniendo esle pa-
peI. Lsluvo a punlo de desnayaise aI ieIeei
aqueI nonlie. AI saIii deI paIacio deI golei-
nadoi de Rona, Vanina peinilió a don Livio
que Ia lesaia.
-Se desenpeña usled lien -Ie dijo- en Ias
piuelas a que quieio soneleiIe.
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
Despues de paIalias laIes, eI joven piíncipe
hulieia sido capaz de piendei fuego aI Vali-
cano poi dai guslo a Vanina. AqueIIa noche
halía un laiIe en Ia enlajada de Iiancia. Va-
nina laiIó nucho y casi lodo eI lienpo con eI.
Don Livio eslala Ioco de aIegiía, halía que
inpediiIe iefIexionai.
-A veces ni padie hace cosas iaias -Ie dijo
un día Vanina-. Lsla nañana ha despedido a
dos enpIeados suyos, que vinieion Iuego a
IIoiaine. Uno de eIIos ne pidió que Ie coIoca-
ia en casa de su lío de usled, eI goleinadoi de
Rona, y eI olio, que ha sido soIdado de ailiIIe-
iía con Ios fianceses, quisieia enliai de en-
pIeado en eI casliIIo de Sanl'AngeIo.
-Los lono a anlos a ni seivicio -dijo viva-
nenle eI joven piíncipe.
-¿Ls eso Io que Ie pido` -iepIicó aIlaneia Va-
nina-. Le iepilo lexluaInenle eI iuego de esos
polies honlies, lienen que conseguii Io que
han pedido y no olia cosa.
Lia dificiIísino. Monseñoi Calanzaia no le-
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
nía nada de Iigeio y sóIo adnilía en su casa a
peisonas que eI conocieia lien. Vanina, iecon-
conida de ienoidinienlos en nedio de una
vida coInada, en apaiiencia, de lodos Ios pIa-
ceies, eia nuy desgiaciada. La Ienlilud de Ios
aconlecinienlos Ia nalala. LI adninisliadoi
de su padie Ie halía piocuiado dineio. ¿Delía
escapai de Ia casa paleina e ii a Ia Ronaña
paia piocuiai Ia evasión de su ananle` Ioi
nuy dispaialada que fueia esla idea, Vanina
eslala a punlo de poneiIa en piáclica, cuando
eI azai se apiadó de eIIa.
Don Livio Ie dijo:
-Los diez cailonaiios de Ia vendila MissiiiIIi
van a sei liasIadados a Rona, a no sei que Ios
ejeculen en Ia Ronaña despues de Ia conde-
na.- Lslo es Io que ni lío acala de conseguii
deI Iapa esla nisna noche. Ls un secielo que
sóIo usled y yo conocenos en loda Rona. ¿Ls-
lá conlenla`
-Se eslá usled haciendo un honlie -conlesló
Vanina-, iegáIene su ielialo:
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
La víspeia deI día en que MissiiiIIi lenía que
IIegai a Rona, Vanina invenló un pielexlo pa-
ia ii a Cillá-CasleIIana. Ln Ia cáiceI de esla
ciudad pasan Ia noche Ios cailonaiios que
liasIadan de Ia Ronaña a Rona. Vio a Missiii-
IIi cuando, poi Ia nañana, saIía de Ia cáiceI:
ila encadenado soIo en un caiio, Ie paieció
nuy páIido, peio nada desaIenlado. Una vieja
Ie echó un ianiIIele de vioIelas, que MissiiiIIi
agiadeció con una soniisa.
Vanina halía vislo a su ananle. Iue cono si
lodos sus pensanienlos se hulieian ienovado,
se sinlió con un vaIoi nuevo. Tienpo aliás
halía conseguido un ascenso paia eI señoi cu-
ia Caii, capeIIán deI casliIIo de Sanl'AngeIo,
donde ilan a enceiiai a su ananle, halía lo-
nado cono confesoi a esle luen saceidole. No
es poca cosa, en Rona, sei confesoi de una
piincesa y soliina deI goleinadoi.
LI pioceso de Ios cailonaiios de IoiIi no fue
Iaigo. LI pailido «uIlia», paia vengaise de no
halei podido inpedii que IIegaian a Rona,
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
hizo que Ia conisión que lenía que juzgaiIos
esluvieia foinada poi Ios pieIados nás anli-
ciosos. La piesidió eI ninislio de Ia poIicía.
La Iey conlia Ios cailonaiios eia cIaia: Ios de
IoiIi no podían aliigai ninguna espeianza,
peio no poi eso dejaion de defendei su vida
con lodos Ios sulleifugios posilIes. Sus jueces
no sóIo Ios condenaion a nueile, sino que
vaiios de eIIos piopusieion supIicios alioces:
Ia nano coilada, elc, LI ninislio de poIicía,
que ya halía hecho su caiieia (pues deI pueslo
que ocupala se pasa aI capeIo), no lenía nin-
guna necesidad de Ia nano coilada: aI IIevai Ia
senlencia aI Iapa, hizo connulai poi vaiios
años de piisión Ia pena de lodos Ios condena-
dos. LI único excepluado fue Iedio MissiiiIIi.
LI ninislio veía en esle joven un fanálico peIi-
gioso, y adenás halía sido lanlien condena-
do a nueile cono cuIpalIe de halei dado
nueile a Ios dos caialineios de que henos ha-
lIado. Vanina se enleió de Ia senlencia y de Ia
condena a Ios pocos nonenlos de voIvei eI
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
ninislio de vei aI Iapa.
AI día siguienle, nonseñoi Calanzaia voIvió
a su paIacio a nedianoche y no enconlió a su
ayuda de cánaia, eI ninislio, exliañado, IIa-
nó vaiias veces, poi fin apaieció un viejo
ciiado inleciI, eI ninislio, fuiioso, decidió
desnudaise eI nisno. Ceiió Ia pueila con IIa-
ve, hacía nucho caIoi, cogió su hálilo, Io enio-
IIó y Io liió hacia una siIIa. LI hálilo, Ianzado
con denasiada fueiza, pasó poi encina de Ia
siIIa, pegó conlia Ia coilina de nuseIina de Ia
venlana y dilujó Ia foina de un honlie. LI
ninislio se piecipiló hacia Ia cana y cogió una
pisloIa. AI voIvei a Ia venlana, se aceicó a eI,
pisloIa en nano, un honlie nuy joven que
veslía Ia Iiliea de Ia casa. LI ninislio apunló,
ila a dispaiai. LI joven Ie dijo iiendo:
-¡Vanos!, ¿no ieconoce nonseñoi a Vanina
Vanini`
-¿Que significa esla pesada liona` -iepIicó
fuiilundo eI ninislio.
-HalIenos con caIna -dijo Vanina-. Ln pii-
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
nei Iugai, su pisloIa no eslá caigada.
LI ninislio, alónilo, conpioló eI hecho, des-
pues sacó un puñaI deI loIsiIIo de su chaIeco
41
.
Vanina Ie dijo, con un encanladoi aiieciIIo de
auloiidad:
-Senlenonos, nonseñoi.
Y se senló lianquiIanenle en un canape.
-AI nenos, ¿eslá usled soIa` -piegunló eI
ninislio.
-¡ConpIelanenle soIa, se Io juio! -excIanó
Vanina.
LI ninislio se cuidó de conpiolaiIo: iecoiiió
Ia halilación y niió en lodas pailes, hecho Io

41
Seguianenle un pieIado ionano no podiía nandai 'con lia-
vuia un cueipo de ejeicilo, cono Ie ocuiiió vaiias veces a un
geneiaI de división que eia ninislio de Ia poIicía en Iaiís cuan-
do eI asunlo de MaIIel. Ieio nunca se dejaiía delenei en su casa
así cono así. Teneiía denasiado Ias luiIas de sus coIegas. Un
ionano que se sale odiado no deja nunca de ii lien ainado. No
henos cieído necesaiio juslificai olias vaiias pequeñas difeien-
cias enlie Ias naneias de oliai y de halIai de Iaiís y Ias de
Rona. Lejos de alenuai eslas difeiencias, henos cieído que
delíanos esciiliiIas iesueIlanenle. Los ionanos que pinlanos
no lienen eI honoi de sei fianceses. (N. deI A.)
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
cuaI se senló en una siIIa a lies pasos de Vani-
na.
-¿Que inleies ila a lenei yo -dijo Vanina en
un lono duIce y lianquiIo- en alenlai conlia
Ios días de un honlie nodeiado y que piola-
lIenenle seiía susliluido poi aIgún olio, deliI
y exaIlado, capaz de Ialiai su piopia peidi-
ción y Ia ajena`
-ßueno, ¿que es Io que usled quieie, señoii-
la` -dijo eI ninislio, con enfado-. Lsla escena
no ne gusla nada y no se dele pioIongai.
-Lo que voy a añadii -iepIicó Vanina, con
aIlaneiía y oIvidando de pionlo su lono ana-
lIe- inpoila a nonseñoi nás que a ní. Se
desea que se saIve Ia vida deI cailonaiio Mis-
siiiIIi: si es ejeculado, nonseñoi no Ie solievi-
viiá una senana. Yo no lengo ningún inleies
en lodo eslo, Ia Iocuia de que se queja nonse-
ñoi Ia he hecho, en piinei Iugai, poi diveilii-
ne, y, despues, poi, seivii a una aniga nía.
He queiido -conlinuó Vanina, voIviendo aI
lono analIe-, he queiido seivii a un honlie
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
inleIigenle que pionlo seiá ni lío y que, según
lodas Ias apaiiencias, IIevaiá nuy Iejos Ia foi-
luna de su casa.
LI ninislio se apeó de su enfado: seguianen-
le Ia leIIeza de Vanina conliiluyó a esle can-
lio súlilo. Lia conocida en Rona Ia incIina-
ción de nonseñoi Calanzaia a Ias nujeies lo-
nilas, y Vanina, con su disfiaz de Iacayo de Ia
casa SaveIIi, sus nedias de seda lien ceñidas,
su casaca ioja y su pequeño unifoine azuI ce-
Iesle con gaIones de pIala, y con Ia pisloIa en
Ia nano, eslala seducloia.
-Mi fuluia soliina -dijo eI ninislio, casi
iiendo- eslá coneliendo una gian Iocuia, y no
seiá Ia úIlina.
-Lspeio que un peisonaje lan sensalo -ies-
pondió Vanina- ne guaidaiá eI secielo, solie
lodo con don Livio, y paia olIigaiIe a eIIo,
queiido lío, si ne concede Ia vida deI piolegi-
do de ni aniga, Ie daie un leso.
Ln ese lono de Ia conveisación, nedio en
liona, con eI que Ias danas ionanas salen
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
lialai Ios nás inpoilanles asunlos, Vanina IIe-
gó a dai a una enlievisla iniciada pisloIa en
nano eI caiiz de una visila hecha poi Ia joven
piincesa SaveIIi a su lío eI goleinadoi de Ro-
na.
Monseñoi Calanzaia, sin dejai de iechazai
con aIlivez Ia idea de dejaise doninai poi eI
niedo, no laidó en conlai a su soliina lodas
Ias dificuIlades que enconliaiía paia saIvai Ia
vida de MissiiiIIi. LI ninislio se paseala poi Ia
eslancia disculiendo con Vanina, cogió una
loleIIa de Iinonada que eslala solie Ia chine-
nea y IIenó un vaso de ciislaI. Ln eI nonenlo
de IIeváiseIo a Ios Ialios, Vanina se Io quiló y,
despues de leneiIo un nonenlo en Ia nano, Io
dejó caei aI jaidín cono poi descuido. Ioco
despues eI ninislio cogió una pasliIIa de cho-
coIale de una lonloneia, Vanina se Ia quiló y
Ie dijo iiendo:
-Cuidado, en su casa eslá lodo envenenado,
pues queiían su nueile. Soy yo quien ha ol-
lenido giacia paia ni fuluio lío, poi no enliai
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
en Ia faniIia SaveIIi con Ias nanos deI lodo va-
cías.
Monseñoi Calanzaia, nuy inpiesionado,
dio a su soliina Ias giacias y nanifesló gian-
des espeianzas poi Ia vida de MissiiiIIi.
-¡Tialo hecho! -excIanó Vanina-, y Ia piue-
la eslá en esla ieconpensa -añadió lesándoIe.
LI ninislio lonó Ia ieconpensa.
-Ha de salei, ni queiida Vanina, que a ní
no ne gusla Ia sangie. Adenás, lodavía soy
joven, aunque quizá a usled Ie paiezca nuy
viejo, y puedo vivii en una epoca en que Ia
sangie deiianada hoy seiá una nancha.
Dalan Ias dos cuando nonseñoi Calanzaia
aconpañó a Vanina hasla Ia pueila pequeña
de su jaidín.
Un pai de días despues, cuando eI ninislio
se piesenló anle eI Iapa, laslanle pieocupado
poi Ia geslión . que lenía que hacei, Su Sanli-
dad Ie dijo:
-Anle lodo, lengo que pediios una giacia. Si-
gue condenado a nueile uno de Ios cailona-
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
iios de IoiIi, esla idea no ne deja doinii: hay
que saIvai a ese honlie.
LI ninislio, viendo que eI Iapa halía lona-
do su piopio pailido, hizo nuchas oljeciones
y acaló poi esciilii un decielo o nc|u prcpric,
eI Iapa, conlia Ia coslunlie, Io fiinó.
Vanina halía pensado que quizá consiguieia
eI induIlo de su ananle, peio que inlenlaiían
envenenaiIe.
Ya Ia víspeia, MissiiiIIi halía iecilido deI se-
ñoi cuia Caii, su confesoi, unos paqueles de
gaIIelas, con eI aviso de no locai Ios aIinenlos
piocedenles deI Lslado.
Vanina supo despues que ilan a liasIadai aI
casliIIo de San Leo a Ios cailonaiios de IoiIi, y
decidió que inlenlaiía vei a MissiiiIIi cuando
pasaia poi Cillá-CasleIIana, IIegó a esla ciu-
dad veinlicualio hoias anles que Ios piesos y
en eIIa enconlió aI cIeiigo Caii, que Ia halía
piecedido en vaiios días.
Halía conseguido deI caiceIeio que MissiiiIIi
pudieia oíi nisa a nedianoche en Ia capiIIa de
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
Ia piisión.
Hicieion nás: si MissiiiIIi accedía a que Ie
alasen Ios liazos y Ias pieinas con una cadena,
eI caiceIeio se ieliiaiía hacia Ia pueila de Ia
capiIIa, de naneia que pudiese seguii viendo
aI piisioneio, deI que eia iesponsalIe, peio no
oíi Io que dijeia.
LIegó poi fin eI día en que ila a decidiise Ia
sueile de Vanina. Muy de nañana se enceiió
en Ia capiIIa de Ia piisión. ¿Quien podiía decii
Ios pensanienlos que Ia agilaion duianle lodo
aqueI Iaigo día` ¿La anala MissiiiIIi Io sufi-
cienle paia peidonaiIa` Halía denunciado a
su vendila, peio Ie halía saIvado a eI Ia vida.
Vanina espeiala que, cuando Ia iazón se in-
pusieia en aqueIIa aIna aloinenlada, Missiii-
IIi accedeiía a naichaise de IlaIia con eIIa: si
halía pecado, eia poi exceso de anoi. A eso
de Ias cualio oyó Iejos Ios pasos de Ios calaIIos
de Ios caialineios solie eI pavinenlo. Cada
uno de aqueIIos pasos paiecía iepeiculiiIe en
eI coiazón. No laidó en dislinguii eI iodai de
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
Ios caiios en que liasIadalan a Ios piesos. Se
deluvieion en Ia expIanada que dala acceso a
Ia piisión. Vanina vio cóno dos caialineios
Ievanlalan a MissiiiIIi, que ila soIo en un ca-
iio y lan caigado de cadenas que no podía
noveise. «Ioi Io nenos -se dijo, con Iágiinas
en Ios ojos-, lodavía no Ie han envenenado.»
La noche fue leiiilIe, sóIo Ia Iánpaia deI aIlai,
nuy aIla y en Ia que eI caiceIeio econonizala
eI aceile, aIunliala aqueIIa oscuia capiIIa. Las
niiadas de Vanina eiialan solie Ias lunlas
de Ios giandes señoies de Ia Ldad Media
nueilos en Ia piisión conligua. Sus eslaluas
lenían una liaza feioz.
Hacía lienpo que halía cesado lodo iuido.
Vanina eslala alsoila en sus negios pensa-
nienlos. Ioco despues de dai Ias doce cieyó
oíi un Iigeio iunoi, aIgo así cono eI vueIo de
un nuicieIago. Lchó a andai y cayó nedio
desvanecida solie Ia laIausliada deI aIlai. Ins-
lanláneanenle suigieion a su Iado dos fan-
lasnas, sin que eIIa Ios hulieia oído IIegai.
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
Lian eI caiceIeio y MissiiiIIi, caigado de cade-
nas, hasla eI punlo de que paiecía cono faja-
do. LI caiceIeio aliió un faioI y Io puso solie
Ia laIausliada deI aIlai, junlo a Vanina, paia
que pudieia vei lien a su pieso. Luego se ieli-
ió aI fondo, junlo a Ia pueila. Apenas se hulo
aIejado eI caiceIeio, Vanina se piecipiló aI cue-
IIo de MissiiiIIi. AI esliechaiIe enlie sus liazos
no sinlió nás que sus cadenas fías y Iaceian-
les. «¿Quien Ie ha pueslo eslas cadenas`», pen-
só. No sinlió ningún pIacei lesando a su
ananle. A esle doIoi siguió olio nás leiiilIe:
hulo un nonenlo en que cieyó que MissiiiIIi
salía su liaición, lan fiíanenle Ia iecilía.
-Queiida aniga -Ie dijo poi fin-, Ianenlo eI
anoi que ne lonó, en vano lusco eI neiilo
que pudo inspiiáiseIo. VoIvanos, cieane, a
senlinienlos nás ciislianos, oIvidenos Ias iIu-
siones que nos exliaviaion: yo no puedo sei
suyo. Quizás Ia naIa sueile que ha aconpa-
ñado sienpie a nis acciones se dele a que
sienpie esluve en pecado noilaI. Aun sin
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
alendei nás que a Ios consejos de Ia piudencia
hunana, ¿poi que no fui delenido con nis
anigos Ia falaI noche de IoiIi` ¿Ioi que no
eslala en ni pueslo en eI nonenlo de peIi-
gio` ¿Ioi que ni ausencia pudo juslificai Ias
sospechas nás leiiilIes` Tenía olia pasión que
no eia Ia de Ia Iileilad de IlaIia.
Vanina no voIvía de Ia soipiesa que Ie cau-
sala eI canlio de MissiiiIIi. Sin halei enfIa-
quecido nucho, paiecía un honlie de lieinla
años. Vanina aliiluyó esle canlio a Ios naIos
lialos que halía sufiido en Ia piisión y se echó
a IIoiai.
-¡Ah! -Ie dijo-, Ios caiceIeios halían pione-
lido lanlo que le lialaiían lien...
LI hecho es que, aI aceicaise Ia nueile, ha-
lIan iesuigido en eI coiazón deI cailonaiio
lodos Ios piincipios ieIigiosos que podían sei
conpalilIes con Ia pa-
Sión poi Ia Iileilad. Vanina se fue dando
cuenla poco a poco de que eI inpiesionanle
canlio que olseivala en su ananle eia enle-
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
ianenle noiaI, y en nodo aIguno consecuen-
cia de naIos lialos físicos. Su doIoi, que eIIa
cieyeia insupeialIe, aunenló nás aún.
MissiiiIIi caIIala. Vanina seguía IIoiando
anaiganenle. LI pieso añadió, lanlien un po-
co enocionado:
-Si yo anaia aIgo en eI nundo, seiía a usled,
Vanina, peio, giacias a Dios, ya no lengo nás
que una finaIidad en Ia vida: noiiie encaice-
Iado o inlenlando dai Ia Iileilad a IlaIia.
Olio siIencio, evidenlenenle, Vanina no po-
día halIai: en vano Io inlenlala. MissiiiIIi aña-
dió:
-LI delei es ciueI, aniga nía, peio, si no co-
slaia un poco-cunpIiiIo, ¿dónde eslaiía eI he-
ioísno` Iionelane que nunca nás inlenlaiá
veine.
Hasla donde se Io peinilía Ia cadena, laslan-
le apielada, hizo un pequeño novinienlo de
nuñeca y lendió Ios dedos a Vanina.
-Si peinile que Ie de un consejo un honlie
aI que quiso, cásese juiciosanenle con eI hon-
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
lie de neiilo que su padie Ie deslina. No Ie
haga ninguna confidencia enojosa, peio, poi
olia paile, no inlenle nunca nás voIvei a vei-
nes en Io sucesivo delenos sei exliaños eI
uno paia eI olio. AdeIanló usled una canlidad
inpoilanle paia eI seivicio de Ia paliia, si aI-
gún día Ia paliia se ve Iilie de sus liianos, esa
canlidad Ie seiá fieInenle devueIla en lienes
nacionaIes.
Vanina eslala aleiiada. Mienlias Iedio Ie
halIala, sóIo una vez Ie halían liiIIado Ios
ojos: en eI nonenlo de nonliai Ia paliia.
Ioi fin vino eI oiguIIo en ayuda de Ia joven
piincesa. Se halía piovislo de diananles y
unas pequeñas Iinas. Sin conleslai a MissiiiIIi,
se Io ofieció.
-Aceplo poi delei -dijo eI-, pues delo inlen-
lai escapaine, peio nunca voIveie a veiIa, Io
juio anle sus nuevos leneficios. ¡Adiós, Vani-
na! Iionelane no esciiliine janás, no inlen-
lai nunca veine, dejene lodo enleio paia Ia
paliia, he nueilo paia usled. ¡Adiós!
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
-¡No! -iepIicó Vanina, fuiiosa-, quieio que
sepas Io que he hecho IIevada poi eI anoi que
le lenía.
Y Ie conló lodos sus pasos desde eI nonenlo
en que saIió deI paIacio de San NicoIo paia ii
aI deI Iegado. Teininado esle ieIalo, añadió:
-Y eslo no es nada: poi anoi a li, hice nás.
Le conló su liaición.
-¡Ah, nonsliuo! -excIanó enlonces Iedio,
fuiilundo, aiiojándose solie eIIa e inlenlando
nalaiIa con sus cadenas.
Lo haliía conseguido a no sei poique, a Ios
piineios giilos, acudió eI caiceIeio. Sujeló a
MissiiiIIi.
¡Tona, nonsliuo, no quieio deleile nada! -
cIanó MissiiiIIi a Vanina, liiándoIe, hasla
donde se Io peinilían sus cadenas, Ias Iinas y
Ios diananles. Y se aIejó iápidanenle.
Vanina quedó aniquiIada. VoIvió a Rona. LI
peiiódico pulIica que acala de casaise con eI
piíncipe don Livio SaveIIi.
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
IAVORLS QUL MATAN
Lsle es eI líluIo que un poela españoI ha da-
do a Ia piesenle hisloiia, de Ia que ha hecho
una liagedia. Yo ne guaidaie nuy lien de
apiopiaine ninguno de Ios oinanenlos con
Ios cuaIes Ia inaginación de esle españoI ha
piocuiado enleIIecei esla liisle pinluia deI
inleiioi de un convenlo. AIgunas de eslas in-
venciones aunenlan, en efeclo, eI inleies, pe-
io, fieI a ni deseo de dai a conocei a Ios hon-
lies senciIIos y apasionados deI sigIo XV de
Ios que pioviene Ia civiIización acluaI, piesen-
lo esla hisloiia sin adoinos y laI cono, ne-
dianle un poco de infIuencia, se puede Ieei en
Ios aichivos de..., donde se enconlialan lodos
Ios docunenlos oiiginaIes y eI cuiioso ieIalo
deI conde ßuondeInonle.
Ln una ciudad de Toscana que no nonliaie,
exislía en 1589 y exisle lodavía hoy un conven-
lo sonliío y nagnífico. Sus' negios nuios, de
cincuenla pies de aIluia poi Io nenos, enliis-
lecen lodo un laiiio, lies caIIes loidean eslos
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
nuios, poi eI olio Iado, se exliende eI paique
deI convenlo, que IIega hasla Ias nuiaIIas de
Ia ciudad. Lsle paique eslá iodeado de una pa-
ied nenos aIla. La aladía, a Ia que daienos eI
nonlie de Sanla Ripaiala, sóIo iecile donce-
IIas peilenecienles a Ia nás aIla nolIeza. LI 2O
de oclulie de 1587, lodas Ias canpanas de Ia
aladía eslalan en novinienlo, Ia igIesia aliei-
la a Ios fieIes eslala decoiada con nagníficos
lapices de danasco iojo guainecidos de iicas
cenefas de oio. La sanla heinana ViigiIia,
ananle deI nuevo gian duque de Toscana,
Ieinando 1, halía sido nonliada aladesa de
Sanla Ripaiala Ia víspeia poi Ia noche, y eI
olispo de Ia ciudad, aconpañado de lodo su
cIeio, ila a enlionizaiIa. Toda Ia ciudad eslala
en novinienlo, y eia laI Ia nuIlilud en Ias
caIIes pióxinas a Sanla Ripaiala, que iesuIla-
la inposilIe pasai poi eIIas.
LI caidenaI Ieinando de Medicis, que acala-
la de sucedei a su heinano Iiancisco, sin poi
eso ienunciai aI capeIo, lenía lieinla y seis
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
años y eia caidenaI desde hacía veinlicinco,
haliendo sido eIegido paia esla aIla dignidad
a Ia edad de once años. LI ieinado de Iiancis-
co, ceIelie hasla nueslios días poi su anoi poi
ßianca CapeIIo, se halía señaIado poi lodas
Ias Iocuias que eI anoi a Ios pIaceies puede
inspiiai a un piíncipe que no se dislinguía poi
Ia fueiza deI caiáclei. Ieinando, poi su paile,
halía lenido que iepiochaise aIgunas fIa-
quezas deI nisno geneio que Ias de su heina-
no, sus anoies con Ia heinana olIala ViigiIia
eian ceIelies en Toscana, peio hay que decii
que Io eian solie lodo poi su inocencia. Mien-
lias que eI gian duque Ieinando, sonliío,
vioIenlo, doninado poi sus pasiones, no pen-
sala laslanle en eI escándaIo pioducido poi
sus anoies, en eI país no se halIala de olia
cosa que de Ia aIla viilud de Ia heinana Viigi-
Iia. Cono Ia oiden de Ias OlIalas, a Ia cuaI
peilenecía, ieIigiosas pasai apioxinadanenle
Ios dos leicios deI año en casa de sus padies,
Ia heinana veía diaiianenle aI caidenaI de
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
Medicis cuando esle eslala en IIoiencia.
Dos cosas causalan eI asonlio de esla ciu-
dad, dada a Ias voIupluosidades, en eslos
anoies de un piíncipe joven, iico y auloiizado
a lodo poi eI ejenpIo de su heinano: Ia hei-
nana ViigiIia, duIce, línida y de una inle-
Iigencia nás que coiiienle, no eia lonila, y eI
joven caidenaI no Ia halía vislo nunca sino en
piesencia de dos o lies nujeies fieIes a Ia no-
lIe faniIia Respuccio, a Ia cuaI peilenecía esla
singuIai anada de un joven piíncipe de Ia
sangie.
LI gian duque Iiancisco nuiió eI 19 de oclu-
lie de 1587 poi Ia noche. LI 2O de oclulie, an-
les deI nediodía, Ios nás giandes señoies de
su coile y Ios nás iicos negocianles (pues de-
lenos iecoidai que Ios Medicis no halían si-
do en su oiigen nás que negocianles, sus pa-
dies y Ios peisonajes nás infIuyenles de Ia
coile eslalan lodavía nelidos en eI coneicio,
Io que inpedía a eslos coilesanos sei deI lodo
lan alsuidos cono sus coIegas de Ias coiles
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
conlenpoiáneas) se peisonaion, eI 2O de oclu-
lie poi Ia nañana, en Ia nodesla casa de Ia
heinana olIala ViigiIia, Ia cuaI se quedó nuy
soipiendida de esla concuiiencia.
LI nuevo gian duque Ieinando queiía sei
piudenle, iazonalIe, úliI a Ia feIicidad de sus
súldilos, queiía solie lodo desleiiai Ia inliiga
de su coile. AI sulii aI podei se enconlió va-
canle Ia nás iica aladía de nujeies de sus
eslados, Ia que seivía de iefugio a lodas Ias
donceIIas nolIes que sus padies queiían sacii-
ficai aI espIendoi de Ia faniIia, y a Ia cuaI da-
ienos eI nonlie de aladía de Sanla Ripaiala,
no vaciIó en nonliai paia esle caigo a Ia nu-
jei que eI anala.
La aladía de Sanla Ripaiala peilenecía a Ia
oiden de San ßenilo, cuyas iegIas no peinilí-
an a Ias ieIigiosas saIii deI cIauslio. Con gian
asonlio deI luen puelIo de IIoiencia, eI
piíncipe caidenaI no se veía con Ia nueva ala-
desa, peio, poi olia paile, poi una deIicadeza
de aIna que fue adveilida y puede deciise que
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
geneiaInenle censuiada poi lodas Ias nujeies
de su coile, no se peinilió nunca vei a una
nujei a soIas. Cuando esle pIan de conducla
fue lien olseivado, Ias alenciones de Ios coi-
lesanos ilan a luscai a Ia heinana Viiginia
hasla su convenlo, y cieyeion nolai que, pese
a su exlienada nodeslia, no eia insensilIe a
esla alención, Ia única que su acendiada vii-
lud peinilía aI joven soleiano.
LI convenlo de Sanla Ripaiala lenía a nenu-
do que lialai asunlos de una naluiaIeza nuy
deIicada: aqueIIas donceIIas de Ias faniIias
nás iicas de IIoiencia no se dejalan desleiiai
deI nundo, enlonces lan liiIIanle, de esla ciu-
dad lan iica, de esla ciudad que eia a Ia sazón
Ia capilaI deI coneicio de Luiopa, sin echai
una niiada de añoianza solie Io que Ies hací-
an alandonai, con fiecuencia, iecIanalan
alieilanenle conlia Ia injuslicia de sus padies,
a veces, pedían consueIos aI anoi, y se halían
vislo Ios odios y Ias iivaIidades viniendo a
agilai Ia aIla sociedad de IIoiencia. De esle
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
eslado de cosas, iesuIló que Ia aladesa de San-
la Ripaiala ollenía audiencias laslanle fie-
cuenles deI gian duque ieinanle. Iaia vioIai Io
nenos posilIe Ia iegIa de San ßenilo, eI gian
duque enviala a Ia aladesa uno de sus caiiua-
jes de gaIa, en eI que lonalan asienlo dos da-
nas de su coile, Ias cuaIes aconpañalan a Ia
aladesa hasla Ia saIa de audiencias deI paIacio
-deI gian duque, en Ia Vía Laiga, una saIa
innensa. Las dos danas lesligos de Ia cIausu-
ia, cono se Ies IIanala, lonalan asienlo en
dos siIIones ceica de Ia pueila, nienlias Ia
aladesa avanzala soIa e ila a halIai con eI
piíncipe que Ia espeiala aI olio exlieno de Ia
saIa, de sueile que Ias danas lesligos de Ia
cIausuia no podían oíi nada de Io que se decía
duianle esla audiencia.
Olias veces se liasIadala eI piíncipe a Ia
igIesia de Sanla Ripaiala, Ie aliían Ias iejas deI
coio y Ia aladesa saIía a halIai con Su AIleza.
Lslas dos foinas de audiencia no Ie convení-
an nada aI duque, acaso haliían dado fueizas
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
a un senlinienlo que eI queiía deliIilai. Lnlie-
lanlo no laidaion en solievenii en eI convenlo
de Sanla Ripaiala asunlos de una naluiaIeza
laslanle deIicada: Ios anoies de Ia heinana
IeIicia degIi AInieii luilalan Ia lianquiIidad
deI nonasleiio. La faniIia DegIi AInieii eia
una de Ias nás podeiosas y nás iicas de IIo-
iencia. Mueilos dos de Ios lies heinanos, a Ia
vanidad de Ios cuaIes halía sido saciificada Ia
joven IeIicia, y no leniendo hijos eI leiceio,
esla faniIia dio en pensai que eia oljelo de un
casligo deI cieIo. La nadie y eI heinano, que
solievivía a pesai deI volo de polieza que ha-
lía hecho IeIicia, Ie devoIvían, en foina de
iegaIos, Ios lienes de que Ia halían piivado
paia dai Iuslie a Ia vanidad de sus heinanos.
LI convenlo de Sanla Ripaiala conlala a Ia
sazón cuaienla y lies ieIigiosas. Cada una de
eIIas lenía su canaiisla nolIe, eslas canaiislas
eian donceIIas piocedenles de Ia nolIeza po-
lie, Ias cuaIes conían en una segunda nesa y
iecilían deI lesoio deI convenlo un escudo
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
nensuaI paia sus gaslos. Mas, poi una cos-
lunlie singuIai y que no eia nuy favoialIe a
Ia paz deI convenlo, no se podía sei canaiisla
nolIe nás que hasla Ia edad de lieinla años,
IIegadas a esla aIluia de Ia vida, Ias donceIIas
se casalan o ingiesalan cono ieIigiosas en
convenlos de una oiden infeiioi.
Las nuy nolIes danas de Sanla Ripaiala po-
dían lenei hasla cinco canaiislas, y Ia heina-
na IeIicia degIi AInieii pielendía lenei ocho.
Todas Ias danas deI convenlo que lenían fana
de casquivanas, y eian quince o dieciseis, apo-
yalan Ias pielensiones de IeIicia, nienlias que
Ias olias veinliseis se noslialan nuy es-
candaIizadas y halIalan de iecuiiii aI piínci-
pe.
La luena heinana ViigiIia, Ia nueva alade-
sa, eslala Iejos de lenei una caleza Io laslanle
capaz paia zanjai esle giave asunlo, Ios dos
pailidos paiecían exigii de eIIa que Io sonelie-
ia a Ia decisión deI piíncipe.
Ln Ia coile, lodos Ios anigos de Ia faniIia de
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
Ios AInieii conenzalan ya a decii que seiía
exliaño que se pielendieia inpedii a una don-
ceIIa de lan aIla esliipe cono IeIicia, y lan
láilaianenle saciificada anles poi su faniIia,
hacei eI uso que eIIa quisieia de su foiluna,
solie lodo un uso lan inocenle. Ioi olia paile,
Ias faniIias de Ias ieIigiosas nás viejas o ne-
nos iicas no dejalan de iepIicai que eia poi Io
nenos iaio vei a una ieIigiosa que halía
hecho volo de polieza no confoinaise con eI
seivicio de cinco canaiislas.
LI gian duque quiso coilai en seco una dis-
pula que podía peiluilai Ia ciudad. Sus ninis-
lios Ie inslalan paia que concedieia una au-
diencia a Ia aladesa de Sanla Ripaiala, y cono
esla donceIIa, de una viilud ceIesliaI y de un
caiáclei adniialIe, no se dignaiía pio-
lalIenenle fijai su nenle, enleianenle alsoi-
lida poi Ias cosas deI CieIo, en Ios delaIIes de
una dispula lan niseialIe, eI gian duque de-
lía nolificaiIe una decisión que eIIa sóIo len-
diía que ejeculai. «Ieio ¿cóno podie lonai laI
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
decisión -se decía esle iazonalIe piíncipe-, si
no se alsoIulanenle nada de Ias iazones que
pueden aIegai Ios dos pailidos`» Ioi olia pai-
le,- no queiía, sin iazones suficienles, haceise
enenigo de Ia podeiosa faniIia de Ios AInieii.
LI piíncipe lenía un anigo ínlino, eI conde
ßuondeInonle, un año nenoi que eI, o sea,
que conlala lieinla y cinco. Se conocían desde
Ia cuna: halían lenido Ia nisna nodiiza, una
iica y heinosa canpesina deI Casenlino. LI
conde ßuondeInonle, nuy iico, nuy nolIe y
uno de Ios honlies nás apueslos de Ia ciu-
dad, se dislinguía poi Ia exlienada indifeien-
cia y Ia fiiaIdad de su caiáclei. Halía iechaza-
do nuy iolundanenle eI caigo de piinei ni-
nislio que eI gian duque Ieinando Ie halía
iogado que aceplaia eI nisno día de su IIega-
da a IIoiencia.
«Si yo esluvieia en vueslio Iugai -Ie halía
dicho eI conde-, aldicaiía innedialanenle:
¡cóno queieis que yo desee sei ninislio de un
piíncipe y suscilai conlia ní Ios odios de Ios
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
halilanles de una ciudad en Ia que pienso
pasai ni vida!»
Ln nedio de Ias pieocupaciones de coile que
Ias disensiones deI convenlo de Sanla Ripaiala
dalan aI gian duque, pensó que podía iecuiiii
a Ia anislad deI conde. Lsle se pasala Ia vida
en sus lieiias, diiigiendo con nucho inleies eI
cuIlivo de Ias nisnas. Dedicala cada día dos
hoias a Ia caza o a Ia pesca, según Ias esla-
ciones, y janás se Ie halía conocido ananle.
Le conliaiió nucho Ia caila deI piíncipe IIa-
nándoIe a IIoiencia, y nucho nayoi fue su
conliaiiedad cuando eI piíncipe Ie dijo que
queiía haceiIe diiecloi deI nolIe convenlo de
Sanla Ripaiala.
-Saled -Ie dijo eI conde- que casi piefeiiiía
sei piinei ninislio de Vueslia AIleza. La paz
deI aIna es ni ídoIo, ¿y que va a sei de ní en
nedio de lodas esas ovejas ialiosas`
-Lo que ne ha hecho ponei Ios ojos en vos,
caio anigo, es que se sale que janás una nu-
jei inpeió en vueslia aIna un día enleio, yo
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
esloy nuy Iejos de lenei paieja foiluna, en ni
nano eslala ieconenzai lodas Ias Iocuias que
hizo ni heinano poi ßIanca CapeIIo. -Y aquí
eI piíncipe enlió en consideiaciones ínlinas
con ayuda de Ias cuaIes espeiala seducii a su
anigo-. Saled -Ie dijo- que si vueIvo a vei a
esa joven lan duIce a Ia que he hecho aladesa
de Sanla Ripaiala no puedo iespondei de ní.
-¿Y dónde eslaiía eI naI` -piegunlóIe eI
conde-. Si os senlís feIiz leniendo una ananle,
¿poi que no halíais de leneiIa` Si yo no Ia
lengo es poique aI calo de lies días lodas Ias
nujeies ne noIeslan con su conadieo y Ias
pequeñeces de su caiáclei.
-Yo -Ie dijo eI gian duque- soy caidenaI.
Veidad es que eI papa ne ha dado peiniso
paia ienunciai aI capeIo y casaine, en consi-
deiación a Ia coiona que ne ha solievenido,
peio no lengo ganas de aidei en eI infieino, y,
si ne caso, lonaie una nujei a Ia que no ana-
ie y a Ia que pediie sucesoies paia ni coiona y
no Ias duIzuias vuIgaies deI naliinonio.
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
-No lengo nada que oponei a eso -iepuso eI
conde-, aunque no cieo que eI Dios onnipo-
lenle descienda a laIes niseiias. Haced a vues-
lios súldilos feIices y honiados, si podeis, y
poi Io denás lened lodas Ias ananles que que-
iáis.
-No quieio lenei ni una -iepIicó eI piíncipe
iiendo-, y ne expondiía nucho a leneiIa si
voIviese a vei a Ia aladesa de Sanla Ripaiala.
Ls sin duda Ia nejoi nuchacha deI nundo y Ia
nenos capaz de goleinai, no digo un conven-
lo IIeno de donceIIas aiiancadas deI nundo a
pesai suyo, sino Ia nás juiciosa ieunión de
nujeies viejas y devolas.
LI piíncipe lenía lanlo niedo de voIvei a vei
a Ia heinana ViigiIia, que eI conde se conno-
vió. «Si faIla a Ia especie de volo que ha hecho
aI iecilii deI Iapa peiniso de casaise -díjose
pensando en eI piíncipe-, es capaz de lenei eI
coiazón opiinido paia eI ieslo de su vida», y
aI día siguienle fue aI convenlo de Sanla Ripa-
iala, donde se Ie iecilió con loda Ia cuiiosidad
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
y lodos Ios honoies delidos aI iepiesenlanle
deI piíncipe. Ieinando I halía enviado a uno
de sus ninislios a conunicai a Ia aladesa y a
Ias nonjas que Ios negocios de su Lslado no Ie
peinilían ocupaise de su convenlo y que de-
Iegala paia sienpie su auloiidad en eI conde
ßuondeInonle, cuyas decisiones seiían inape-
IalIes.
Despues de halIai con Ia aladesa, eI conde
se escandaIizó deI naI guslo deI piíncipe: no
lenía senlido conún ni lenía nada de lonila.
AI conde Ie paiecieion nuy peiveisas Ias ieIi-
giosas que queiían inpedii a IeIicia degIi AI-
nieii lonai dos nuevas canaiislas. Halía
nandado IIanai a IeIicia aI Ioculoiio. LIIa, con
inpeilinencia, nandó deciiIe que no lenia
lienpo de acudii, Io que hizo giacia aI conde,
hasla enlonces laslanle aluiiido de su nisión
y aiiepenlido de su conpIacencia con eI piín-
cipe.
Dijo que Ie dala Io nisno halIai con Ias ca-
naiislas que con Ia piopia IeIicia, y nandó
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
decii a Ias cinco canaiislas que saIieian aI
Ioculoiio. SóIo se piesenlaion lies y decIaia-
ion en nonlie de su ana que esla no podía
piescindii de Ia piesencia de dos de eIIas, a Io
cuaI eI conde, haciendo uso de sus deiechos en
caIidad de iepiesenlanle deI piíncipe, hizo
enliai aI convenlo a dos de sus sulaIleinos,
Ios cuaIes Ie liajeion a Ias dos canaiislas ie-
caIcilianles, y se enlieluvo duianle una hoia
con Ia chaiIa de Ias cinco donceIIas jóvenes y
lonilas que, Ia nayoi paile deI lienpo, halIa-
lan lodas a Ia vez. SóIo enlonces, poi Io que
eIIas Ie ieveIalan sin queiei, eI vicaiio deI
piíncipe conpiendió solie poco nás o nenos
Io que ocuiiía en eI convenlo. SoIanenle cinco
o seis ieIigiosas eian viejas, unas veinle, aun-
que jóvenes, eian devolas, peio Ias olias, jóve-
nes y lonilas, lenían ananles en Ia ciudad. Ln
veidad no podían veiIos sino nuy iaia vez.
Ieio ¿cóno Ios veían` LI conde no quiso pie-
gunláiseIo a Ias canaiislas de IeIicia, nas se
pionelió saleiIo pionlo poniendo olseivado
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
ies en loino aI convenlo.
Aveiiguó con gian asonlio que halía anis-
lades ínlinas enlie Ias ieIigiosas y que eia esla
solie lodo Ia causa de Ios odios y de Ias disen-
siones inleiioies. Ioi ejenpIo, IeIicia lenía poi
aniga ínlina a RodeIinda de I..., CeIiana, Ia
nujei nás leIIa deI convenlo despues de IeIi-
cia, lenía poi aniga a Ia joven Ialiana. Cada
una de eslas danas lenía su canaiisla nolIe
que gozala de nayoi o nenoi piedicanenlo.
Ioi ejenpIo, Mailina, Ia canaiisla nolIe de Ia
señoia aladesa, halía conquislado su favoi
nosliándose nás devola que eIIa. Rezala de
iodiIIas junlo a Ia aladesa cinco o seis hoias
diaiias, peio esle lienpo Ie paiecía nuy Iaigo,
aI decii de Ias canaiislas.
LI conde supo lanlien que Rodiigo y Lance-
Iole eian Ios nonlies de Ios ananles de eslas
danas, aI paiecei de IeIicia y de RodeIinda,
peio no quiso piegunlai diieclanenle solie eI
caso.
La hoia que pasó con Ias canaiislas no Ie pa-
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
ieció nada Iaiga, peio Ie paieció eleina a IeIi-
cia, que veía su dignidad uIliajada poi Ia ac-
ción de esle vicaiio deI piíncipe que Ie piivala
a Ia vez de sus cinco canaiislas. No pudo
aguanlai Ia inpaciencia y, oyendo de Iejos que
hacían nucho iuido en eI Ioculoiio, iiiunpió
en eI, aunque su dignidad Ie dijeia que esla
naneia de piesenlaise, novida evidenlenenle
poi un aiielalo de inpaciencia, podía iesuIlai
iidícuIa despues de haleise negado a conpa-
iecei anle Ia invilación oficiaI deI enviado deI
piíncipe. Iiiunpió, pues, en eI Ioculoiio saIu-
dando nuy- Iigeianenle aI enviado deI piín-
cipe y oidenando a una de sus canaiislas que
Ia siguieia.
-Señoia, si esla donceIIa os oledece, haie en-
liai a nis honlies en eI convenlo y Ia voIve-
ián a liaei innedialanenle a ni piesencia.
-La cogeie de Ia nano, ¿lendián vueslios
honlies Ia osadía de vioIenlaiIa`
-Mis honlies liaeián a esle Ioculoiio a eIIa y
a vos, señoia.
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
-¿Y a. ní`
-Y a vos nisna, y si ne aconoda, os sacaie
de esle convenlo e iieis a conlinuai Ialoiando
poi vueslia saIvación en aIgún pequeño con-
venlo nuy polie, siluado en Ia cunlie de aI-
guna nonlaña deI Apenino. Iuedo hacei eslo
y nuchas cosas nás.
LI conde olseivó que Ias cinco canaiislas
paIidecían, hasla Ias nejiIIas de IeIicia lona-
ion un páIido coIoi que Ia enleIIecía nás.
«He aquí, sin duda -se dijo eI conde-, Ia nu-
jei nás leIIa que he vislo en ni vida, hay que
pioIongai Ia escena.» Se pioIongó, en efeclo, y
nás de lies cuailos de hoia. IeIicia noslió en
eIIa una inleIigencia y solie lodo una aIlivez
de caiáclei que diviilieion nucho aI vicaiio
deI piíncipe. AI finaI de Ia confeiencia, cono
se alenuaia nucho eI lono deI diáIogo, Ie pa-
ieció aI conde que IeIicia eslala nenos leIIa.
«Hay que voIvei a enfuieceiIa», pensó. Le
iecoidó que halía hecho volo de olediencia y
que, si en Io sucesivo nosliala Ia nenoi son-
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
lia de iesislencia a Ias óidenes deI piíncipe
que eI eslala encaigado de IIevai aI convenlo,
eI cieeiía úliI a su saIvación enviaiIa a pasai
seis neses en eI nás aluiiido de Ios convenlos
deI Apenino.
Anle eslas paIalias, IeIicia esluvo soleilia
de cóIeia. Le dijo que Ios sanlos náiliies halí-
an sufiido nás poi Ia lailaiie de Ios enpeia-
doies ionanos.
-Yo no soy un enpeiadoi, señoia, ni Ios
náiliies ponían a loda Ia sociedad en conlus-
lión poi lenei dos canaiislas nás, leniendo ya
cinco lan aliaclivas cono eslas donceIIas.
La saIudó nuy fiíanenle y se naichó, sin
daiIe lienpo a iespondei y dejándoIa fuiiosa.
LI conde se quedó en IIoiencia y no se voIvió
a sus lieiias, cuiioso poi salei Io que ocuiiía
ieaInenle en eI convenlo de Sanla Ripaiala.
AIgunos olseivadoies que Ie piopoicionó Ia
poIicía deI gian duque, y que fueion aposla-
dos ceica deI convenlo y en loino a Ios in-
nensos paiques que poseía ceica de Ia pueila
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
que conduce a IiesoIe, no laidaion en infoi-
naiIe de lodo Io que deseala salei. Rodiigo
L..., uno de Ios jóvenes nás iicos y nás disi-
pados de Ia ciudad, iia eI ananle de IeIicia, y
Ia duIce RodeIinda, su aniga ínlina, lenía
ieIaciones anoiosas con LanceIole I..., un jo-
ven que se halIa dislinguido nucho en Ias
gueiias soslenidas poi IIoiencia conlia Iisa.
Lslos nancelos lenían que supeiai giandes
dificuIlades paia enliai en eI convenlo. La
seveiidad se halía acenluado, o nás lien Ia
anligua Iicencia halía sido supiinida poi
conpIelo aI advenii aI liono eI gian duque
Ieinando. La aladesa ViigiIia queiía inponei
Ia iegIa en loda su seveiidad, peio sus Iuces y
su caiáclei no iespondían a sus luenas inlen-
ciones, y Ios olseivadoies pueslos a Ia dispo-
sición deI conde Ie infoinaion de que apenas
pasala nes sin que Rodiigo, LanceIole y olios
dos o lies jóvenes que lenían ieIaciones en eI'
convenlo IIegasen a vei a sus ananles. Los
innensos paiques deI convenlo halían olIi-
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
gado aI olispo a loIeiai Ia exislencia de dos
pueilas que dalan a Ia exlensión incuIla que
exisle deliás de Ia nuiaIIa, aI noile de Ia ciu-
dad. Las ieIigiosas fieIes a su delei, que esla-
lan en gian nayoiía en eI convenlo, no cono-
cían eslos delaIIes con lanla ceilidunlie cono
eI conde, peio Ios sospechalan, y pailían de Ia
exislencia de esle aluso paia no oledecei Ias
óidenes de Ia aladesa en Io que Ias conceinía.
LI conde conpiendió fáciInenle que no seiía
fáciI ieslalIecei eI oiden en eI convenlo nien-
lias una nujei lan deliI cono Ia aladesa eslu-
vieia aI fienle deI golieino. HalIó en esle sen-
lido aI gian duque, eI cuaI Ie ieconendó que
enpIeaia Ia nayoi seveiidad, peio aI nisno
lienpo no paieció dispueslo a dai a su anligua
aniga eI disguslo de sei liasIadada a olio
convenlo poi iazón de incapacidad.
LI conde voIvió a Sanla Ripaiala nuy deci-
dido a enpIeai un exlienado iigoi a fin de
desenlaiazaise Io nás pionlo posilIe deI
seivicio que halía lenido Ia inpiudencia de
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
asunii. IeIicia, poi su paile, lodavía iiiilada
poi Ia foina en que eI conde Ie halía halIado,
eslala nuy iesueIla a apiovechai Ia piineia
enlievisla paia voIvei a lonai eI lono que con-
venía a Ia aIla nolIeza de su faniIia y a Ia po-
sición que eIIa ocupala en eI nando. AI IIegai
aI convenlo, eI conde nandó IIanai innedia-
lanenle a IeIicia, a fin de despachai en piinei
leinino Io nás penoso de su conelido. IeIicia,
poi su paile, acudió aI Ioculoiio ya aninada
poi Ia nás viva cóIeia, peio eI conde Ia encon-
lió nuy leIIa, y eia nuy enlendido en Ia na-
leiia. «Anles de aIleiai esla soleilia expiesión
-se dijo-, lonenonos lienpo paia veiIa lien.»
IeIicia, poi su paile, adniió eI lono iazonalIe
y fiío de lan apueslo calaIIeio, que, en eI
aluendo conpIelanenle negio que halía cieí-
do opoiluno adoplai en iazón a Ias funciones
que venía a ejeicei en eI convenlo, eslala vei-
dadeianenle nuy lien. «Yo pensala -se decía
IeIicia- que, con nás de lieinla y cinco años,
seiía un viejo iidícuIo cono nueslios confeso-
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
ies, y encuenlio, poi eI conliaiio, a un honlie
veidadeianenle digno de esle nonlie. Vei-
dad es que no IIeva eI liaje exageiado que
consliluye una gian paile deI neiilo de Ro-
diigo y de Ios olios jóvenes que yo he conoci-
do, es nuy infeiioi a eIIos en Ia canlidad de
leiciopeIos y de loidados de oio que IIeva en
sus veslidos, peio podiía en un inslanle, si
quisieia, adquiiii esa cIase de neiilo, nienlias
que a Ios olios Ies seiía nuy difíciI, ne paiece,
inilai Ia conveisación disciela, iazonalIe y
ieaInenle inleiesanle deI conde ßuondeInon-
le.»
IeIicia no se dala exacla cuenla de Io que
confeiía una expiesión lan singuIai a esle
honlie aIlo y veslido de leiciopeIo negio con
eI que IIevala una hoia halIando de lenas di-
veisos.
Aunque evilando con nacho cuidado lodo Io
que hulieia podido iiiilaiIa, eI conde eslala
Iejos de cedei en lodo, cono Io halían hecho
sucesivanenle Ios honlies que halían lenido
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
ieIaciones con esla donceIIa lan heinosa, de
un caiáclei lan inpeiioso y a Ia que se Ie co-
nocían ananles. Cono eI conde no lenía nin-
guna pielensión, eia senciIIo y naluiaI con
eIIa, sóIo que halIa evilado, hasla ahoia, lialai
en delaIIe Ios lenas que podían enfuieceiIa.
Ieio no halía nás ienedio que venii a paiai a
Ias pielensiones de Ia aIliva ieIigiosa, se halía
halIado de Ios desóidenes deI convenlo.
-Ln fin, señoia, Io que Io peiluila lodo aquí
es Ia pielensión, acaso juslificalIe hasla cieilo
punlo, de lenei dos canaiislas nás que Ias
olias ieIigiosas, esa pielensión que pIanlea
una de Ias peisonas nás dislinguidas deI con-
venlo.
-Lo que Io peiluila lodo aquí es Ia deliIidad
de Ia aladesa, que quieie lialainos con una
seveiidad alsoIulanenle nueva y de Ia que
nunca janás se luvo idea. Iuede halei con-
venlos IIenos de donceIIas ieaInenle piadosas,
que anen Ia cIausuia y que hayan pensado en
cunpIii ieaInenle Ios volos de polieza, de
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
olediencia, elceleia, que Ies han hecho hacei a
Ios diecisiele años, en cuanlo a nosolias, nues-
lias faniIias nos han nelido aquí paia dejai
lodas Ias iiquezas de Ia casa a nueslios hei-
nanos. No leníanos olia vocación que Ia in-
posiliIidad de huii y de vivii en olio silio que
no fueia eI convenlo, pueslo que nueslios pa-
dies no queiían ya adniliinos en sus paIacios.
Ioi olia paile, cuando henos hecho esos volos
evidenlenenle nuIos a Ios ojos de Ia iazón,
lodas nosolias halíanos sido pensionislas uno
o vaiios años en eI convenlo, cada una de no-
solias pensala gozai deI nisno giado de Ii-
leilad que veíanos lonaise a Ias ieIigiosas de
nueslio lienpo. Ahoia lien, os decIaio, señoi
vicaiio deI piíncipe, que Ia pueila de Ia nuia-
IIa eslala alieila hasla eI ananecei y cada una
de aqueIIas danas veía a su anigo con loda Ii-
leilad en eI jaidín. A nadie se Ie ocuiiía cen-
suiai esle geneio de vida, y lodas nosolias
pensálanos gozai, siendo ieIigiosas, de lanla
Iileilad y de una vida lan feIiz cono Ia de
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
nueslias heinanas. Todo ha canliado, es ciei-
lo, desde que lenenos un piíncipe que ha sido
caidenaI veinlicinco años de su vida. Iodeis,
señoi vicaiio, hacei enliai en esle convenlo
soIdados o hasla ciiados, cono Io hicisleis eI
olio día. Nos haián vioIencia, cono vueslios
doneslicos se Ia hicieion a nis canaiislas, y
eIIo poi Ia giande y única iazón de que eian
nás fueiles que eIIas. Ieio vueslio oiguIIo no
dele cieei que liene eI nenoi deiecho solie
nosolias. Nos han liaído poi Ia fueiza a esle
convenlo, nos han hecho juiai y nos han olIi-
gado hacei volos a Ia edad de dieciseis años, y
poi úIlino, eI aluiiido geneio de vida aI que
pielendeis soneleinos no es de ningún nodo
eI que henos vislo piaclicai a Ias ieIigiosas
que ocupalan eI convenlo cuando nosolias
hicinos nueslios volos, y aun suponiendo
Iegílinos esos volos, henos pionelido a Io su-
no vivii cono eIIas, y queieis haceinos vivii
cono eIIas no vivieion nunca. Os confesaie,
señoi vicaiio, que ne inleiesa Ia eslinación de
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
nis conciudadanos. Ln lienpos de Ia iepúlIi-
ca no se hulieia loIeiado esla infane opiesión
ejeicida solie unas polies nujeies que no han
conelido olio deIilo que eI de nacei en fa-
niIias opuIenlas y lenei heinanos. Yo queiía
enconliai Ia ocasión de decii eslas cosas en
púlIico o a un honlie iazonalIe. Ln cuanlo aI
núneio de nis canaiislas, ne inpoila nuy
poco. Dos y no cinco o siele ne laslaiían pei-
feclanenle: podiía peisislii en pedii siele has-
la que se hulieian lonado Ia noIeslia de iefu-
lai Ias indignas infanias de que sonos vícli-
nas, aIgunas de Ias cuaIes os he expueslo,
peio en visla de que vueslio aluendo de lei-
ciopeIo negio os va nuy lien, señoi vicaiio
deI piíncipe, os decIaio que ienuncio poi esle
año aI deiecho de lenei lanlas siivienles cono
pueda pagai.
AI conde ßuondeInonle Ie hizo nucha gia-
cia esla defensa, hizo que se pioIongaia opo-
niendo aIgunas .oljeciones, Ias nás iidícuIas
que pudo inaginai. IeIicia Ias ielalió con un
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
caIoi y un ingenio encanladoies. LI conde veIa
en sus ojos lodo eI asonlio que causalan a
esla nuchacha de veinle años senejanles al-
suidos en loca de un honlie que paiecía ia-
zonalIe.
LI conde se despidió de IeIicia, nandó IIa-
nai a Ia aladesa, a Ia que dio piudenles con-
sejos, conunicó aI piíncipe que Ias peiluila-
ciones deI convenlo de Sanla Ripaiala se halí-
an caInado, iecilió nuchas feIicilaciones poi
su piofunda discieción y finaInenle loinó aI
cuIlivo de sus lieiias. «Hay, sin enlaigo -se
decía a veces-, una nuchacha de veinle años y
que pasaiía quizá poi Ia nás heinosa de Ia
ciudad si vivieia en eI nundo, y que no iazo-
na enleianenle cono una nuñeca»
42

Ieio giandes aconlecinienlos luvieion Iugai

42
«No eia una nuñeca»: fiase de eIogio que SlendhaI apIica
ieileiadanenle a Ias nujeies inleiesanles de sus noveIas o de su
vida, poi ejenpIo, a Ia MaliIde de Ia MoIe en Rojo y Negio, a su
ananle fugaz AIleila de Rulenpie, a Ia piolagonisla de su
noveIa inacalada LanieI...
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
en eI convenlo. No lodas Ias ieIigiosas iazona-
lan lan cIaianenle cono IeIicia, peio Ia na-
yoi paile de Ias que eian jóvenes se aluiiían
noilaInenle. Su único consueIo eia dilujai
caiicaluias y hacei sonelos salíiicos solie un
piíncipe que, despues de halei sido veinlicin-
co años caidenaI, no enconliala nada nejoi
que hacei, aI IIegai aI liono, que dejai de vei a
su ananle y encaigaiIa, en caIidad de aladesa,
de faslidiai a Ias polies donceIIas nelidas en
eI convenlo poi Ia avaiicia de sus padies.
Cono henos dicho, Ia duIce RodeIinda eia
aniga ínlina de IeIicia. Su anislad paieció
aciecenlaise desde que IeIicia Ie confesaia
que, desde sus conveisaciones con eI conde
ßuondeInonle -aqueI honlie viejo que lenía
nás de lieinla y seis años-, su ananle Rodiigo
Ie paiecía un sei laslanle aluiiido. Ln una
paIalia: IeIicia se halía enanoiado de aqueI
conde lan giave, Ias conveisaciones inacala-
lIes que lenía solie esle lena con su aniga
RodeIinda se pioIongalan a veces hasla Ias
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
dos o Ias lies de Ia nañana. Ahoia lien, según
Ia iegIa de San ßenilo, que Ia aladesa pielen-
día ieslalIecei en lodo su iigoi, lodas Ias ieIi-
giosas delían eslai en su ceIda una hoia des-
pues de poneise eI soI, aI son de cieila canpa-
na que se IIanala eI loque de siIencio. La lue-
na aladesa, cieyendose en eI delei de dai
ejenpIo, no dejala de enceiiaise en su ceIda aI
loque de Ia canpana y cieía piadosanenle que
lodas Ias ieIigiosas seguían su ejenpIo. Lnlie
Ias nás lonilas y Ias nás iicas de esas danas
se deslacala Ialiana, de diecinueve años, qui-
zá Ia nás ievoIlosa deI convenlo, y CeIiana, su
ínlina aniga
43
. Una y olia eslalan nuy eno-
jadas conlia IeIicia, que, según eIIas decían,
Ias despieciala. LI hecho es que, desde que
IeIicia lenía un lena de conveisación lan inle-
iesanle con RodeIinda, sopoilala con inpa-
ciencia naI disinuIada,, o nás lien nada di-
sinuIada, Ia piesencia de Ias olias ieIigiosas.

43
AI paiecei, Safo. (Nola de SlendhaI en eI nanusciilo ilaIiano.)
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
Lia Ia nás lonila, Ia nás iica, eia evidenle-
nenle nás inleIigenle que Ias denás. Ln un
convenlo donde ieina eI aluiiinienlo, no hac-
ía faIla lanlo paia encendei un gian odio. Ia-
liana, en su aluidinienlo, fue a decii a Ia ala-
desa que IeIicia y RodeIinda peinanecían a
veces en eI jaidín hasla Ias dos de Ia nadiuga-
da. La aladesa halía ollenido deI conde que
pusieian un soIdado deI piíncipe de cenlineIa
anle Ia pueila deI paique deI convenlo que
dala a Ia exlensión incuIla deliás de Ia nuia-
IIa noile. Halía nandado ponei enoines ce-
iiaduias a esla -pueila, y lodas Ias noches, aI
leininai su joinada, eI nás joven de Ios jaidi-
neios, que eia un viejo de sesenla años, IIeva-
la a Ia aladesa Ia IIave de esla pueila. La ala-
desa enviala enseguida a una vieja loineia
deleslada poi Ias ieIigiosas a ceiiai Ia segunda
ceiiaduia de Ia pueila. Iese a lodas eslas pie-
cauciones, peinanecei en eI paique hasla Ias
dos de Ia nadiugada Ie paieció un gian cii-
nen. Mandó IIanai a IeIicia y lialó a esla
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
donceIIa lan nolIe y que ahoia eia Ia heiedeia
de Ia faniIia con un lono de aIlaneiía que aca-
so no se hulieia peinilido de no eslai seguia
deI favoi deI piíncipe. A IeIicia Ie noIesló
lanlo nás Ia aspeieza de sus iepioches cuanlo
que, desde que conocieia aI conde, no halía
cilado a su ananle Rodiigo nás que una vez,
y eslo paia luiIaise de eI. Ln su indignación,
esluvo eIocuenle, y Ia luena de Ia aladesa,
aunque negándose a nonliai a su deIaloia,
dio cieilos delaIIes nedianle Ios cuaIes fue
fáciI a IeIicia adivinai que delía esla conlia-
iiedad a Ialiana
44
.
Innedialanenle IeIicia iesueIve vengaise.
Lsla iesoIución devoIvió loda su caIna a un
aIna que se halía hecho fueile en Ia desgiacia.
-¿Saleis, señoia -dijo a Ia aladesa-, que soy
digna de aIguna piedad` He peidido enleia-
nenle Ia paz deI aIna. No sin una piofunda

44
La aladesa deja adivinai eI nonlie de Ia denuncianle. (Nola
de SlendhaI en eI nanusciilo.)
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
saliduiía, eI gian San ßenilo, nueslio funda-
doi, piesciilió que ningún honlie de nenos
de sesenla años enliaia en nueslios convenlos.
LI señoi conde de ßuondeInonle, vicaiio deI.
gian duque paia Ia adninisliación de esle
convenlo, ha lenido que soslenei connigo Iai-
gas conveisaciones paia disuadiine de Ia in-
sensala idea que yo halía lenido de aunenlai
eI núneio de nis canaiislas. Ls discielo, une
a. una piudencia infinila una inleIigencia ad-
niialIe. Me han inpiesionado nás de Io que
convenía a una sieiva de Dios y de San ßenilo
esas giandes cuaIidades deI conde, nueslio vi-
caiio. LI CieIo ha queiido casligai ni Ioca va-
nidad: esloy peididanenle enanoiada deI
conde, a iiesgo de .escandaIizai a ni aniga
RodeIinda, Ie he confesado esla pasión lan
ciininaI cono invoIunlaiia, y es poique ne da
consejos y consueIos, y poique a veces consi-
gue incIuso daine fueizas conlia Ia lenlación
deI espíiilu naIo, poi Io que a veces se ha que-
dado connigo hasla nuy laide. Ieio sienpie
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
Io hizo a iuego nío, ne dala denasiada cuen-
la de que, en, cuanlo ne dejaia RodeIinda, ne
pondiía a pensai en eI conde.
La aladesa, no dejó de diiigii una Iaiga ex-
hoilación a Ia oveja exliaviada. IeIicia luvo
luen cuidado de hacei iefIexiones que aIaiga-
ian nás eI seinón.
«Ahoia -pensó-, Ios aconlecinienlos que
suscilaián nueslia venganza, Ia de RodeIinda
y Ia nía, liaeián aI analIe conde aI convenlo.
Así iepaiaie Ia faIla que conelí cediendo de-
nasiado pionlo en eI asunlo de Ias canaiislas
que queiía lonai a ni seivicio. Me sedujo a
pesai nío Ia lenlación de paiecei iazonalIe a
un honlie lan eninenlenenle iazonalIe co-
no eI. No vi que Ie quilala loda ocasión de
voIvei a ejeicei su caigo de vicaiio en nueslio
convenlo. Delido a eso ne aluiio lanlo ahoia.
Lsa nuñequila de Rodiigo, que ne diveilía
lanlo a veces, ne paiece conpIelanenle ii-
dícuIo, y, poi cuIpa nía, no he vueIlo a vei a
ese analIe conde. Ahoia depende de nosolias,
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
de RodeIinda y de ní, aiiegIáinosIas paia que
nueslia venganza de Iugai a desóidenes laIes
que su piesencia en eI convenlo sea necesaiia
con fiecuencia. Nueslia polie aladesa es lan
poco capaz de secielo, que es nuy posilIe que
Ie induzca a iesliingii lodo Io posilIe Ias con-
veisaciones que yo piocuiaie lenei con eI, en
cuyo caso, esloy seguia, Ia anligua ananle deI
gian duque caidenaI se encaigaiá de hacei ni
decIaiación a ese honlie lan singuIai y lan
fiío. Seiá una escena cónica que laI vez Ie di-
veiliiá, pues o nucho ne equivoco o no ciee
gian cosa en lodas Ias lonleiías que nos dice
paia soneleinos, sóIo que lodavía no ha en-
conliado nujei digna de eI, y yo seie esla nu-
jei o peideie Ia vida en Ia denanda.»
Desde enlonces, eI aluiiinienlo de IeIicia y
de RodeIinda fue despIazado poi eI designio
de vengaise que Ias alsoilía conslanlenenle.
«Iueslo que Ialiana y CeIiana, naIevoIa-
nenle, lonan eI fiesco en eI jaidín poi Ios
giandes caIoies que hace, es pieciso que Ia pii-
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
neia cila que concedan a sus ananles pioduz-
ca un escándaIo espanloso, lan giande que lo-
iie en eI ánino de Ias danas giaves deI con-
venlo eI que ha podido pioducii eI desculii-
nienlo de nis paseos a deshoia poi eI paique.
La noche de Ia piineia cila concedida poi Ia-
liana y CeIiana a Loienzo y a Iedio Anlonio,
Rodiigo y LanceIole se aposlaián pievianenle
deliás de Ios siIIaies que eslán anonlonados
en esa especie de pIaza que hay anle Ia pueila
de nueslio jaidín. Rodiigo y LanceIole no de-
leián nalai a Ios ananles de esas danas, sino
daiIes cinco o seis Iigeias eslocadas paia que
eslen ensangienlados. VeiIos en laI eslado
asuslaiá a sus ananles, y eslas danas pensa-
ián en cosa nuy dislinla que en deciiIes cosas
analIes.»
No se Ies ocuiiió cosa nejoi a Ias dos anigas
paia oiganizai Ia enloscada que nedilalan,
que Livia, Ia canaiisla nolIe de RodeIinda,
pidieia a Ia aladesa un peiniso de un nes.
Lsla joven, nuy Iisla, eslala encaigada de Ias
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
cailas paia Rodiigo y LanceIole. Les IIevala
lanlien una canlidad de dineio, con Ia cuaI
iodeaion de espías a Loienzo ß. y a Iedio
Anlonio D., eI ananle de CeIiana. Lslos dos
nancelos, de Ios nás nolIes y nás en loga de
Ia ciudad, enliaion aqueIIa nisna noche en eI
convenlo.. Lsla enpiesa eia nucho nás difíciI
desde eI ieinado deI caidenaI gian duque. La
aladesa ViigiIia halía conseguido deI conde
ßuondeInonle que se aposlaia un cenlineIa
anle Ia pueila de seivicio deI jaidín que dala a
un espacio desieilo deliás de Ia nuiaIIa noile.
Livia, Ia canaiisla nolIe, ila lodos Ios días a
dai cuenla a IeIicia y a RodeIinda de Ios pie-
paialivos de alaque nedilado conlia Ios
ananles de Ialiana y de CeIiana. Los piepaia-
livos duiaion no nenos de seis senanas. Se
lialala de adivinai Ia noche que Loienzo y
Iedio Anlonio eIegiiían paia venii aI conven-
lo, y desde eI nuevo ieinado, que se piesenla-
la con nucha seveiidad, eia nucho nayoi Ia
piudencia en enpiesas de esle geneio. Ioi
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
olia paile, Livia enconliala giandes dificuIla-
des ceica de Rodiigo. Lsle se halía dado pei-
fecla cuenla de Ia lilieza de IeIicia, y acaló
poi negaise iolundanenle a pieslaise a Ia
venganza solie Ios anoies de Ialiana y Ce-
Iiana si IeIicia no consenlía en daiIe Ia oiden
de viva voz en una cila que Ie concedeiía. Y
IeIicia, alsoilida poi eI conde ßuondeInonle,
no quiso de ninguna naneia consenlii en se-
nejanle condición. «Me expIico nuy lien -Ie
esciilió con su inpiudenle fianqueza- que se
condene uno poi Ia feIicidad, peio condenaise
poi vei a un anliguo ananle cuyo ieinado pa-
só, eso no Io conceliie nunca. No olslanle, po-
die consenlii en ieciliios una vez nás, paia
que os alengáis a iazones, peio Io que os pido
no es un ciinen. Ln consecuencia, no podeis
lenei pielensiones exageiadas y pedii que os
paguen cono si exigieian de vos que dieiais
nueile a un insoIenle. No coneláis eI eiioi de
causai a Ios ananles de nueslias enenigas he-
iidas lan giaves que Ies inpidan enliai en eI
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
jaidín y piesenlaise cono especlácuIo anle Ias
danas que nosolias nos halienos cuidado de
ieunii aIIí. MaIogiaiíais loda Ia saI de nueslia
venganza, y yo no veiía en vos nás que un
aloIondiado indigno de Ia nenoi confianza.
Ahoia lien, haleis de salei que esle defeclo
capilaI ha sido Ia causa de que hayáis dejado
de neiecei ni anislad.»
Ioi fin IIegó esa noche de venganza piepa-
iada con lanlo cuidado. Rodiigo y LanceIole,
ayudados poi vaiios honlies de su confianza,
espiaion duianle lodo eI día Ios aclos de Lo-
ienzo y de Iedio Anlonio. Ioi Ias indis-
cieciones de eslos, IIegaion a Ia ceilidunlie
de que Ia noche siguienle ilan a inlenlai Ia
escaIada deI nuio de Sanla Ripaiala. Un co-
neicianle nuy iico, cuya casa Iindala con eI
cueipo de guaidia aI que peilenecía eI cenline-
Ia aposlado anle Ia pueila deI jaidín de Ias
ieIigiosas, casala a su hija aqueI día. Loienzo
y Iedio Anlonio, disfiazados de doneslicos
de casa iica, apiovechaion esla ciicunslancia
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
paia ii a ofiecei en su nonlie aI cueipo de
guaidia un laiiiI de vino. Los soIdados hicie-
ion honoi aI iegaIo. La noche eia nuy oscuia,
Ia escaIada deI nuio deI convenlo delía lenei
Iugai a eso de nedianoche, desde Ias once, Ro-
diigo y LanceIole, escondidos deliás deI nuio,
luvieion Ia salisfacción de vei aI cenlineIa de
Ia hoia piecedenle ieIevado poi un soIdado
nás que nedio loiiacho y que no dejó de doi-
niise aI calo de unos ninulos.
Ln eI inleiioi deI convenlo, IeIicia y Rode-
Iinda halían vislo a sus enenigas Ialiana y
CeIiana escondeise en eI jaidín lajo unos áilo-
Ies laslanle pióxinos aI nuio exleiioi. Un
poco anles de Ias doce, IeIicia no vaciIó en ii a
despeilai a Ia aladesa. No Ie fue nada fáciI
IIegai hasla eIIa, y nenos aún haceiIe con-
piendei Ia posiliIidad deI ciinen que venía a
denunciaiIe. Y poi fin, despues de nedia hoia
de lienpo peidido, y duianle Ios úIlinos ni-
nulos de Ia cuaI IeIicia lenlIala anle eI lenoi
de pasai poi una caIunniadoia, Ia aladesa
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
decIaió que, aunque eI hecho fueia cieilo, no
se delía añadii a un ciinen una infiacción de
Ia iegIa de San ßenilo. Ahoia lien, Ia iegIa
piohilía alsoIulanenle ponei eI pie en eI jai-
dín despues de Ia puesla deI soI. Ioi foiluna
IeIicia iecoidó que se podía IIegai poi eI inlei-
ioi deI convenlo y sin ponei eI pie en eI jaidín
hasla Ia leiiaza de un pequeño palio de naian-
jos nuy laja y nuy ceicana a Ia pueila guai-
dada poi eI cenlineIa. Mienlias IeIicia eslala
ocupada en convencei a Ia aladesa, RodeIinda
fue a despeilai a su lía, ieIigiosa vieja, nuy
piadosa y sulpiioia deI convenlo.
La aladesa, aunque se dejaia IIevai hasla Ia
leiiaza deI palio de naianjos, eslala nuy Iejos
de cieei lodo Io que Ie decía IeIicia. InposilIe
inaginai su asonlio, su indignación, su eslu-
poi, cuando, a nueve o diez pies lajo Ia leiia-
za, divisó a dos ieIigiosas que a esla hoia in-
delida se enconlialan fueia de sus halilacio-
nes, pues Ia noche, piofundanenle oscuia, no
Ie peinilió aI piincipio ieconocei a Ialiana y
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
a CeIiana.
«¡Ciialuias inpías! -excIanó con una voz
que Ia queiía hacei inponenle-, ¡desdichadas
inpiudenles! ¿Así es cono seivís a Ia divina
najeslad` Iensad que eI gian San ßenilo,
vueslio piolecloi, os niia desde Ias aIluias deI
CieIo y se eslienece aI veios saciíIegas a su
Iey. VoIved en vosolias nisnas, y cono eI lo-
que de siIencio ha sonado desde nucho ialo
ha, iecogeos en vueslias halilaciones a loda
piisa y poneos en oia ción, en espeia de Ia
penilencia que os inpondie nañana poi Ia
nañana.»
¿Quien podiía pinlai eI eslupoi y eI suslo
que enlaigaion eI aIna de CeIiana y Ialiana
aI oíi solie sus calezas y lan ceica de eIIas Ia
polenle voz de Ia iiiilada aladesa` Cesaion de
halIai y eslalan peliificadas cuando he aquí
que olia soipiesa vino a inpiesionaiIas, a eIIas
y a Ia aladesa. Lslas danas oyeion, apenas a
ocho o diez pasos de eIIas y aI olio Iado de Ia
pueila, eI iuido vioIenlo de un conlale a eslo-
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
cadas. AI poco lienpo se oyeion Ios giilos de
unos conlendienles heiidos, aIgunos de eslos
giilos eian de doIoi. ¡CuáI no seiía eI de Ce-
Iiana y Ialiana aI ieconocei Ias voces de Lo-
ienzo y de Iedio Anlonio! Tenían IIaves faIsas
de Ia pueila deI jaidín, se piecipilaion a Ias
ceiiaduias, y aunque Ia pueila eia enoine, lu-
vieion fueizas paia haceiIa giiai solie sus
goznes. CeIiana, que eia Ia nás fueile y Ia de
nás edad, se alievió Ia piineia a saIii deI jai-
dín. AI calo de unos inslanles voIvió sosle-
niendo en sus liazos a Loienzo, su ananle,
que paiecía peIigiosanenle heiido y que ape-
nas podía sosleneise. Cenía a cada paso cono
un honlie agonizanle, y, en efeclo, apenas
hulo dado una docena de pasos en eI jaidín, a
pesai de Ios esfueizos de CeIiana, cayó y expi-
ió casi innedialanenle. CeIiana, oIvidando lo-
da piudencia, Ie IIanala en voz aIla y, aI vei
que no iespondía, pioiiunpió en soIIozos so-
lie su cueipo.
Todo eslo ocuiiía a unos veinle pasos de Ia
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
leiiaza deI palio de naianjos. IeIicia conpien-
dió nuy lien que Loienzo eslala nueilo o
noiilundo, y seiía difíciI pinlai su desespeia-
ción. «Soy yo Ia causa de lodo eslo -se decía-,
Rodiigo se haliá acaIoiado y haliá nalado a
Loienzo, es ciueI poi naluiaIeza, su vanidad
no peidona janás Ias heiidas que Ie han infe-
iido, y en vaiias fieslas, Ios calaIIos de Loien-
zo y Ias Iilieas de sus Iacayos han Iucido nás
que Ias suyas.» IeIicia soslenía a Ia aladesa,
nedio desnayada de hoiioi.
Unos inslanles despues, Ia desvenluiada Ia-
liana enliala en eI jaidín sosleniendo a su
infoilunado ananle Iedio Anlonio, iguaInen-
le aliavesado de eslocadas noilaIes. Tanlien
eI expiió en seguida, peio, en nedio deI siIen-
cio geneiaI suscilado poi esla escena de ho-
iioi, se oyó decii a Ialiana:
-Ls don Cesai, eI calaIIeio de MaIla. Le he
ieconocido lien, peio, si ne ha heiido, lan-
lien eI IIeva nis señaIes.
Don Cesai halía sido eI anlecesoi de Iedio
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
Anlonio en Ios favoies de Ialiana. Lsla joven
ieIigiosa paiecía halei peidido lodo cuidado
de su iepulación, IIanala en voz aIla en su
auxiIio a Ia Madona y a su sanla Ialiona, IIa-
nala lanlien a su canaiisla nolIe, sin Ia ne-
noi pieocupación poi despeilai a lodo eI con-
venlo, eslala veidadeianenle enanoiada de
Iedio Anlonio. Queiía cuidaiIe, IavaiIe Ia
sangie, vendai sus heiidas. Lsla veidadeia
pasión inspiió piedad a nuchas ieIigiosas. Se
aceicaion aI heiido, fueion a luscai Iuces, eI
heiido eslala senlado junlo aI IauieI en que se
apoyala. Ialiana, de iodiIIas anle eI, Ie alen-
día. LI heiido halIala nuy poco y conlala de
nuevo que eia don Cesai, calaIIeio de MaIla,
quien Ie halía heiido, de pionlo esliió Ios lia-
zos y expiió.
Iueilenenle CeIiana coiló Ios desespeiados
Ianenlos de Ialiana. Una vez cieila de Ia
nueile de Loienzo, paieció haleiIo oIvidado
y ya sóIo se acoidó deI peIigio que Ias iodea-
la, a eIIa y a su queiida Ialiana. Lsla se halía
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
deiiunlado desnayada solie eI cadávei de
su ananle. CeIiana Ia Ievanló a nedias y Ia
sacudió vivanenle paia haceiIa voIvei en sí.
-Si le enliegas a esa fIaqueza, lu nueile y Ia
nía son seguias -Ie dijo en voz laja apielando
su loca conlia eI oído de Ia desnayada paia
que no Ia oyeia Ia aladesa, a Ia que veía nuy
lien, apoyada en Ia laIausliada de Ia leiiaza
deI palio de naianjos, apenas a doce o quince
pies solie eI sueIo deI jaidín-. ¡Despieila, cui-
da de lu gIoiia y de lu seguiidad! Si en esle
liance sigues alandonándole a lu doIoi, pasa-
iás Iaigos años encaiceIada en un caIalozo
oscuio e infeclo!
Ln esle nonenlo, Ia aladesa, que halía que-
iido lajai, se aceicala a Ias dos desvenluiadas
ieIigiosas apoyada en eI liazo de IeIicia.
-Ln cuanlo a vos, señoia -Ie dijo CeIiana en
un lono de oiguIIo y fiineza que inpiesionó a
Ia aladesa-, si anáis Ia paz y si eI honoi de un
nolIe nonasleiio os es caio, salieis caIIaios y
no ainai un escándaIo con lodo eslo ceica deI
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
gian duque. Tanlien vos haleis anado, es
cieencia geneiaI que haleis sido juiciosa, y
esla es una supeiioiidad que leneis solie no-
solias, peio si decís aI gian duque una paIalia
de esle asunlo, nuy pionlo seiá Ia conidiIIa
de Ia ciudad, y se diiá que Ia aladesa de Sanla
Ripaiala, que conoció eI anoi en Ios piineios
años de su vida, no liene Ia fiineza necesaiia
paia diiigii a Ias ieIigiosas de su convenlo.
Nos peideieis, señoia, peio os peideieis vos
nisna con nás seguiidad aún que a nosolias.
Reconoced, señoia -dijo a Ia aladesa, que Ian-
zala suspiios y excIanaciones confusas enlie
pequeños giilos de asonlio, que podían sei
oídos-, que vos nisna no veis en esle nonen-
lo Io que hay que hacei poi Ia saIvación deI
convenlo y poi Ia vueslia.
Y cono Ia aladesa peinanecieia confusa y
siIenciosa, CeIiana añadió:
-Lo piineio que leneis que hacei es caIIaios,
y Iuego Io esenciaI es IIevai Iejos de aquí e in-
nedialanenle eslos dos cadáveies que causa-
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
ián nueslia peidición, Ia' vueslia y Ia nueslia,
si son desculieilos.
La polie aladesa, suspiiando piofundanen-
le, eslala lan luilada que no aceilala ni si-
quieia a conleslai. Ya no lenía a IeIicia junlo a
eIIa, se halía aIejado piudenlenenle despues
de IIevaiIa aI Iado de Ias dos desvenluiadas ie-
Iigiosas, leniendo nuchísino que Ia iecono-
cieian.
-Hijas nías, haced lodo Io que os paiezca
necesaiio, lodo Io que os paiezca convenienle
-dijo aI fin Ia desdichada aladesa con voz
apagada poi eI hoiioi de Ia siluación en que se
haIIala. Yo salie disinuIai lodas nueslias
veigüenzas, peio lened piesenle que Ios ojos
de Ia juslicia divina eslán sienpie alieilos
solie nueslios pecados.
CeIiana no hizo ningún caso de Ias paIalias
de Ia aladesa.
-Salei guaidai siIencio, señoia, es Io único
que os piden -Ie iepilió vaiias veces inleiiun-
piendoIa.
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
Diiigiendose Iuego a Mailona, Ia confidenle
de Ia aladesa, que acalala de IIegai a su Iado:
-Ayudadne, queiida. Lslá en juego eI honoi
de lodo eI convenlo, eslán en juego eI honoi y
Ia vida de Ia aladesa, pues si halIa, no nos
pieide a nedias, sino que nueslias nolIes fa-
niIias no nos dejaián peiecei sin venganza.
Ialiana soIIozala de iodiIIas anle un oIivo
en eI que se apoyala, y no Ie eia posilIe ayu-
dai a CeIiana y a Mailona.
-Relíiale a lu halilación -Ie dijo CeIiana-.
Iiensa Io piineio de lodo en hacei desapaie-
cei Ias hueIIas de sangie que pueden encon-
liaise en lu iopa. Denlio de una hoia iie a
IIoiai conligo.
Lnlonces, CeIiana, ayudada poi Mailona, se
IIevó eI cadávei de su ananle eI piineio, Iue-
go eI de Iedio Anlonio, a Ia caIIe de Ios Oife-
lies, siluada a nás de diez ninulos de canino
de Ia pueila deI jaidín. CeIiana y su conpañe-
ia luvieion Ia salisfacción de que nadie Ias
ieconocieia. Ioi una sueile nucho nás seña-
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
Iada y sin Ia cuaI su piudenle piecaución
hulieia sido inposilIe, eI soIdado que eslala
de cenlineIa anle Ia pueila deI jaidín se .halía
senlado en una piedia laslanle Iejos y paiecía
doinii. CeIiana se ceicioió de eslo anles de
decidiise a liasIadai Ios cadáveies. AI voIvei
de IIevai eI segundo, CeIiana y su conpañeia
se asuslaion nucho. La noche eia en esle no-
nenlo un poco nenos oscuia, seiían Ias dos
de Ia nadiugada, vieion nuy dislinlanenle
lies soIdados ieunidos anle Ia pueila deI jai-
dín, y, Io que eia nucho peoi, esla pueila pa-
iecía ceiiada.
-Lsla es Ia piineia lonleiía de nueslia ala-
desa -dijo CeIiana a Mailona-. Se haliá acoi-
dado de que Ia iegIa de San ßenilo piesciile
que Ia pueila deI jaidín esle ceiiada.' Tendie-
nos que huii a casa de nueslios padies, y con
eI piíncipe seveio y sonliío que lenenos, es
posilIe que yo deje Ia vida en esle asunlo. Ln
cuanlo a li, Mailona, no eies cuIpalIe de nada,
oledeciendo nis óidenes, has ayudado a sacai
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
unos cadáveies cuya piesencia en eI jaidín po-
día deshoniai aI convenlo. AiiodiIIenonos
deliás de eslas piedias.
Dos soIdados -que voIvían de Ia pueila deI
jaidín se diiigían hacia eIIas. CeIiana olseivó
con aIegiía que paiecían casi conpIelanenle
loiiachos. HalIalan, peio eI que halía eslado
de cenlineIa, y que se dislinguía poi su aIla
eslaluia, no halIala a su conpañeio de Ios
aconlecinienlos de Ia noche, y en efeclo, en eI
pioceso que se insliuyó nás laide, dijo sin-
pIenenle que unos honlies ainados y solei-
lianenle veslidos halían venido a laliise a
unos pasos de aIIí. Ln Ia piofunda oscuiidad,
pudo dislinguii siele u ocho honlies, peio se
guaidó lien de neleise en Ia conlienda, Iuego,
lodos halían enliado en eI- jaidín deI conven-
lo.
Cuando hulieion pasado Ios dos soIdados,
CeIiana y su conpañeia se aceicaion a Ia
pueila deI jaidín y vieion, con gian aIegiía,
que eslala soIanenle aiiinada. Lsla piudenle
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
piecaución eia olia de IeIicia. Cuando esla
halía dejado a Ia aladesa paia que no Ia ieco-
nocieian CeIiana y Ialiana, se diiigió coiiien-
do a Ia pueila deI jaidín, alieila enlonces de
pai en pai. Tenía un niedo noilaI de que Ro-
diigo, que, en esle nonenlo, Ie hoiioiizala,
hulieia apiovechado Ia ocasión paia enliai en
eI jaidín y ollenei una cila. Conociendo su
inpiudencia y su audacia, y leniendo que
piocuiaia conpioneleiIa paia vengaise deI
desinleies que Ie halía nosliado, IeIicia se
escondió deliás de Ios áiloIes ceicanos a Ia
pueila. Halía oído lodo Io que CeIiana dijo a
Ia aladesa y Iuego a Mailona, y eia eIIa Ia que
halía enpujado Ia pueila deI jaidín cuando, a
poco de saIii CeIiana y Mailona IIevando eI ca-
dávei, oyó aceicaise a Ios soIdados que venían
a ieIevai aI cenlineIa.
IeIicia vio a CeIiana ceiiai Ia pueila con su
IIave faIsa y aIejaise Iuego. SóIo enlonces alan-
donó eI jaidín. «He aquí esa venganza -pen-
sala-, de Ia que yo espeiala lanla salisfac-
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
ción.» Iasó eI ieslo de Ia noche con RodeIinda
lialando de adivinai Ios hechos que halían
podido IIevai a un iesuIlado lan liágico.
Ioi foiluna, aI ananecei, su canaiisla nolIe
voIvió aI convenlo, liayendoIe una Iaiga caila
de Rodiigo. Rodiigo y LanceIole, poi liavuia,
no halían queiido luscai Ia ayuda de asesinos
a sueIdo, enlonces nuy coiiienles en IIoien-
cia. LIIos dos soIos halían alacado a Loienzo y
a Iedio Anlonio. LI dueIo fue denasiado Iai-
go, poique Rodiigo y LanceIole, fieIes a Ia
oiden que halían iecilido, ilan ieliocediendo
conslanlenenle, no queiiendo causai a sus ad-
veisaiios sino heiidas Ieves, y en efeclo no Ies
aseslaion nás que unas eslocadas en Ios lia-
zos y eslalan conpIelanenle seguios de que
no halían podido noiii de eslas heiidas. Ieio
en eI nonenlo en que eslalan a punlo de ieli-
iaise, halían vislo, con gian asonlio, a un es-
padachín fuiioso aiienelei conlia Iedio An-
lonio. Ioi Ios giilos que Ianzala aI alacaiIos,
halían ieconocido nuy lien a don Cesai, eI
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
calaIIeio de MaIla. Lnlonces, viendose lies
conlia dos honlies heiidos, se halían apiesu-
iado a huii, y, aI día siguienle, causó un gian
asonlio en IIoiencia eI desculiinienlo de Ios
cadáveies de aqueIIos dos jóvenes peilene-
cienles aI piinei iango de Ia juvenlud iica y
eIeganle de Ia ciudad. Iiecisanenle poi su
iango IIanaion Ia alención, pues lajo eI diso-
Iulo ieinado de Iiancisco, aI que acalala de
sucedei eI seveio Ieinando, Ia Toscana halía
sido cono una piovincia de Lspaña, y en Ia
ciudad ocuiiían cada año nás de doscienlos
asesinalos. La gian discusión que se piodujo
en Ia aIla sociedad, a Ia que peilenecían Lo-
ienzo y Iedio Anlonio, lialala de aveiiguai si
se halían lalido en dueIo enlie eIIos o si halí-
an nueilo víclinas de aIguna venganza.
AI día siguienle de esle gian aconlecinienlo,
lodo eslala lianquiIo en eI convenlo. La gian
nayoiía de Ias ieIigiosas no lenía Ia nenoi
idea de Io ocuiiido. AI apunlai eI aIla, anles
de Ia IIegada de Ios jaidineios, Mailona fue a
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
ienovei Ia lieiia en Ios Iugaies en que eslala
nanchada de sangie y desliuii Ias hueIIas de
Io ocuiiido. Lsla nuchacha, que lenía a su vez
un ananle, ejeculó con nucha inleIigencia, y
solie lodo sin decii nada a Ia aladesa, Ias ói-
denes que Ie dio CeIiana. CeIiana Ie iegaIó una
lonila ciuz de diananles. Mailona, nuchacha
nuy senciIIa, Ie dijo aI daiIe Ias giacias:
-Una cosa piefeiiiía yo a lodos Ios diananles
deI nundo. Desde que IIegó aI convenlo esla
nueva aladesa, y aunque poi conquislai su
favoi ne he ielajado a pieslaiIe seivicios
conpIelanenle seiviIes, janás pude conseguii
de eIIa que ne dieia Ias nenoies faciIidades
paia vei a }uIián R.... ni anigo. Lsla aladesa
va a hacei Ia desgiacia de lodas nosolias. Ln
fin, hace nás de cualio neses que no he vislo
a }uIián, y acalaiá poi oIvidaine. La aniga
ínlina de Ia señoia, Ia signoia Ialiana, es una
de Ias ocho poileias: un seivicio lien vaIe
olio, ¿no podiía Ia signoia Ialiana, un día que
esle de guaidia en Ia pueila, peiniliine saIii
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
paia vei a }uIián, o peiniliiIe enliai a eI`
-Yo haie lodo Io que pueda -Ie dijo CeIiana-,
peio Ia gian dificuIlad que ne opondiá Ialia-
na es que Ia aladesa nole vueslia ausencia. La
haleis acoslunliado denasiado a venos cons-
lanlenenle. Tialad de ausenlaios aIgunos ia-
los. Lsloy seguia de que si esluvieiais aI seivi-
cio de cuaIquiei olia que no fueia Ia señoia
aladesa, Ialiana no pondiía ninguna dificuI-
lad a concedeios Io que pedís.
CeIiana halIala así con un designio piecon-
celido.
-Te pasas Ia vida IIoiando a lu ananle -dijo
a Ialiana-, y no piensas en eI hoiiilIe peIigio
que nos anenaza. Nueslia aladesa es lan inca-
paz de caIIaise que, laide o lenpiano, Io ocu-
iiido IIegaiá a conocinienlo de nueslio seveio
gian duque. Ha IIevado aI liono Ias ideas de
un honlie que ha sido veinlicinco años cai-
denaI. Nueslio ciinen es uno de Ios nás gian-
des que puedan coneleise a Ios ojos de Ia ieIi-
gión, en una paIalia, Ia vida de Ia aladesa es
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
nueslia nueile.
-¿Que quieies decii` -excIanó Ialiana enju-
gándose Ios ojos.
-Quieio decii que es pieciso que consigas de
lu aniga Vicloiia Annanali que le de un po-
co de ese fanoso veneno de Ieiusa que su
nadie Ie dio aI noiii, envenenada eIIa nisna
poi su naiido. Su enfeinedad halía duiado
vaiios neses, y pocas peisonas pensaion en eI
veneno, Io nisno ocuiiiiá con nueslia alade-
sa.
-¡Tu idea ne hoiioiiza! -excIanó Ia duIce
Ialiana.
-No dudo de lu honoi, y yo Io conpailiiía si
no ne dijeia que Ia vida de Ia aladesa es Ia
nueile de Ialiana y de CeIiana. Iiensa en es-
lo: Ia señoia aladesa es alsoIulanenle incapaz
de caIIaise, una paIalia suya lasla paia con-
vencei aI caidenaI gian duque, que aIaidea
solie lodo deI hoiioi que Ie causan Ios ciíne-
nes ocasionados poi Ia anligua Iileilad que
ieinala en nueslios polies convenlos. Tu
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
piina es nuy aniga de Mailona, que peilene-
ce a una iana de su faniIia aiiuinada poi Ias
quielias de 158... Mailona eslá Iocanenle ena-
noiada de un guapo lejedoi de seda IIanado
}uIián, es pieciso que lu piina Ie de cono un
sonnífeio paia que cese Ia noIesla vigiIancia
de Ia señoia aladesa, ese veneno de Ieiusa
que causa Ia nueile en seis neses:
Haliendo lenido ocasión eI conde ßuondeI-
nonle de ii a Ia coile, eI gian duque Ie feIiciló
poi Ia lianquiIidad ejenpIai que ieinala en Ia
aladía de Sanla Ripaiala. Lslas paIalias deI
piíncipe indujeion aI conde a ii a vei su olia.
Inagínese su asonlio cuando Ia aladesa Ie
conló eI dolIe asesinalo, de cuyo iesuIlado ha-
lía sido eIIa lesligo. LI conde vio nuy lien
que Ia aladesa ViigiIia eia conpIelanenle
incapaz de dai eI nenoi infoine solie Ia cau-
sa de esle dolIe ciinen. «Aquí -se dijo-, sóIo
IeIicia, esa luena caleza cuyos iazonanienlos
ne pusieion en lanlo apiielo hace seis neses,
cuando ni piineia visila, puede daine aIgu-
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
na Iuz solie eI piesenle asunlo. Ieio, pieocu-
pada cono eslá poi Ia injuslicia de Ia sociedad
y de Ias faniIias con Ias ieIigiosas, ¿queiiá
halIai`»
La visila aI convenlo deI vicaiio deI gian du-
que halía aiielalado a IeIicia en una aIegiía
innodeiada. Ioi fin voIveiía a vei a aqueI
honlie singuIai, causa única de lodas sus ac-
ciones en Ios úIlinos seis neses. Ioi un efeclo
conliaiio, Ia IIegada deI conde halía sunido
en un piofundo leiioi a CeIiana y a Ia joven
Ialiana, su aniga.
-Tus esciúpuIos seián nueslia peidición -di-
jo CeIiana a Ialíana-. La aladesa es denasia-
do deliI paia no halei halIado. Y ahoia nues-
lia vida eslá en nanos deI conde. Nos quedan
dos soIuciones: huii, peio ¿de que viviienos`
La avaiicia de nueslios heinanos apiovechaiá
eI pielexlo de Ia sospecha de ciinen que z
giavila solie nosolias paia negainos eI pan.
Anliguanenle, cuando Ia Toscana no eia nás
que una piovincia de Lspaña, Ios desvenluia-
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
dos loscanos peiseguidos podían iefugiaise en
Iiancia. Ieio esle gian duque caidenaI ha
pueslo Ios ojos en esla polencia y quieie sacu-
diise eI yugo de Lspaña. InposilIe paia noso-
lias enconliai un iefugio, y he aquí, ni polie
aniga, a dónde nos han IIevado lus infanliIes
esciúpuIo
45
. Y seguinos foizadas a conelei eI
ciinen, pues Mailona y Ia aladesa son Ios
únicos lesligos peIigiosos de Io que ocuiiió
aqueIIa noche falaI. La lía de RodeIinda no di-
iá nada, no queiiá conpionelei eI honoi de
esle convenlo que Ie es lan caio. Mailona, una
vez que haya dado eI supueslo sonnífeio a Ia
aladesa, se guaidaiá nuy lien de halIai
cuando Ie hayanos dicho que ese sonnífeio p
eia un veneno. Ioi olia paile, es una luena
nuchacha peididanenle enanoiada de su
}uIián.
Seiía denasiado Iaigo dai cuenla de Ia salia

45
ßuen lena paia olias. (Nola de SlendhaI en eI nanusciilo.)

SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
conveisación que IeIicia luvo con eI conde.
Tenía sienpie piesenle Ia gian faIla que eIIa
halía conelido cediendo denasiado pionlo en
Io de Ias dos canaiislas. De esla excesiva lue-
na fe halía iesuIlado que eI conde pasaia seis
neses sin ieapaiecei poi eI convenlo. IeIicia
se pionelió no voIvei a caei en eI nisno
eiioi. LI conde halía nandado a pediiIe, con
loda Ia analiIidad posilIe, que Ie concedieia
una enlievisla en eI Ioculoiio. Lsla pelición
puso a IeIicia fueia de sí. Iaia apIazai Ia en-
lievisla hasla eI día siguienle, luvo necesidad
de iecoidai Io que delía a su dignidad de nu-
jei. Ieio aI IIegai a aqueI Ioculoiio donde eI
conde eslala soIo, aunque sepaiada de eI poi
una ieja de laiioles enoines, IeIicia se senlía
soliecogida poi una linidez que no halía
expeiinenlado janás. Su enoción eia enoine,
senlía un piofundo aiiepenlinienlo de aqueIIa
idea que anles Ie halía paiecido lan háliI y lan
diveilida. Nos iefeiinos a aqueIIa confesión
de su anoi apasionado poi eI conde que hicie-
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
ia lienpo aliás a Ia aladesa paia que esla se Io
dijeia a eI. Lnlonces eslala Iejos de anai cono
anala ahoia. Le halía paiecido diveilido ala-
cai aI coiazón deI giave conisaiio nonliado
poi eI piíncipe paia eI convenlo. Ahoia, sus
senlinienlos eian nuy difeienles: ahoia, ena-
noiaiIe eia necesaiio a su feIicidad, si no Io
conseguía, seiía desgiaciada, y ¿que diiía un
honlie lan giave de Ia exliaoidinaiia confi-
dencia que Ie haiía Ia aladesa` Iodiía nuy
lien ocuiiii que Ia enconliaia indecenle, y esla
idea loiluiala a IeIicia. Halía que halIai. LI
conde eslala aIIí, giave, senlado anle eIIa y
diciendoIe aIalanzas de aIlo aIcance de su in-
leIigencia. ¿Le haliá halIado ya Ia aladesa`
Toda Ia alención de Ia joven ieIigiosa se con-
cenlió en esle inleiioganle. Ioi foiluna paia
eIIa, cieyó vei Io que en efeclo eia Ia veidad:
que Ia aladesa, asusladísina lodavía de Ios
dos cadáveies que vieia aqueIIa noche falaI,
halía oIvidado un delaIIe lan fúliI cono eI
insensalo anoi concelido poi una joven ieIi-
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
giosa.
LI conde, poi su paile, veía nuy lien Ia gian
luilación de Ia joven, y no salía a que alii-
luiiIa. «¿Seiá cuIpalIe`», se decía. Lsla idea Ie
inquielala, a eI, lan iazonalIe. TaI sospecha Ie
hizo ponei una gian alención en Ias iespueslas
de Ia joven ieIigiosa. Lia un honoi que, desde
nucho lienpo hacía, no halía ollenido de eI
ninguna nujei. Adniió Ia haliIidad de IeIi-
cia. Lnconliala eI aile de conleslai de naneia
haIagüeña paia eI conde a lodo Io que esle Ie
decía solie Ia falaI peIea que halía lenido Iu-
gai a Ia pueila deI convenlo, peio se guaidala
nuy lien de daiIe iespueslas concIuyenles. AI
calo de hoia y nedia de conveisación, du-
ianle Ia cuaI eI conde no se halía aluiiido un
soIo inslanle, se despidió de Ia joven ieIigiosa,
supIicándoIe que Ie concedieia una nueva en-
lievisla pasados unos días. Lslas paIalias ex-
pandieion una feIicidad ceIesliaI en eI aIna de
IeIicia.
LI conde saIió nuy pensalivo de Ia aladía de
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
San la Ripaiala. «Sin duda ni delei seiía -se
decía- dai cuenla aI piíncipe de Ias exliañas
cosas que acalo de salei. LI Lslado enleio se
ha ocupado de Ia exliaña nueile de esos dos
polies nozos lan liiIIanles, lan iicos. Ioi una
paile, con esle leiiilIe olispo que esle piínci-
pe caidenaI acala de poneinos, deciiIe una
paIalia de Io ocuiiido es exaclanenle Io nis-
no que inlioducii en esle infoilunado conven-
lo lodos Ios fuioies de Ia inquisición españoIa.
Lsle leiiilIe olispo no haiá peiecei a una soIa
de eslas polies nuchachas, sino a cinco o seis.
Y ¿quien seiá cuIpalIe de su nueile sino yo,
que no lenía nás que conelei un pequeñísino
aluso de confianza paia que esa nueile no
luvieia Iugai` Si eI- piíncipe IIega a salei Io
que ha ocuiiido y ne hace iepioches, Ie diie:
vueslio leiiilIe olispo ne ha dado niedo.»
LI conde no se alievía a confesai nuy exac-
lanenle lodos Ios nolivos que lenía paia ca-
IIaise. No eslala seguio de que Ia leIIa IeIicia
no fueia cuIpalIe,. y lodo su sei se eslienecía
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
de hoiioi a Ia soIa idea de ponei en peIigio Ia
vida de una polie nuchacha lan ciueInenle
lialada poi sus padies y poi Ia sociedad. «Si Ia
hulieian casado -se decía-, seiia eI. oinanen-
lo de IIoiencia.»
LI conde halía invilado a una nagnífica ca-
ceiía en Ias naiisnas de Siena, Ia nilad de Ias
cuaIes Ie peilenecían, a Ios nás giandes seño-
ies de Ia coile y a Ios nás iicos coneicianles
de IIoiencia. Se excusó con eIIos, Ia caceiía se
ceIelió sin eI, y a IeIicia Ie soipiendió nucho
oíi, aI día siguienle de Ia piineia enlievisla,
Ios calaIIos deI conde piafando en eI piinei
palio deI convenlo. LI vicaiio deI gian duque,
aI lonai Ia iesoIución de no halIaiIe de Io ocu-
iiido, sinlió, sin enlaigo, que conliaía Ia olIi-
gación de veIai poi Ia lianquiIidad fuluia deI
convenlo. Ahoia lien, paia conseguiiIo, Io
piineio que hacía faIla eia conocei que paile
halían lenido Ias dos ieIigiosas en Ia nueile
de sus ananles. Despues de una Iaiga convei-
sación con Ia aladesa, eI conde nandó IIanai
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
a ocho o diez ieIigiosas, enlie Ias cuaIes figu-
ialan CeIiana y Ialiana. Conpioló, con gian
soipiesa, que, cono Ie halía dicho Ia aladesa,
ocho de eslas, ieIigiosas ignoialan lolaInenle
Io ocuiiido en Ia noche falaI. LI conde no hizo
inleiiogaloiios diieclos nás que a CeIiana y a
Ialiana, anlas negaion. CeIiana con loda Ia
fiineza de un aIna supeiioi a Ias nayoies
desvenluias, Ia joven Ialiana, cono una polie
nuchacha desespeiada a Ia que Ie iecueidan
láilaianenle Ia fuenle de sus desdichas. Ls-
lala- hoiiilIenenle enfIaquecida y paiecía
afeclada de una enfeinedad deI pecho, no
podía consoIaise de Ia nueile deI joven Lo-
ienzo ß... «Yo soy quien Ie ha nalado -decía a
CeIiana en Ias Iaigas conveisaciones que lenía
con eIIa-, delieia halei lenido nás niia-
nienlo con eI anoi piopio deI feioz don Ce-
sai, su piedecesoi, aI ionpei con eI.»
Ln cuanlo enlió en eI Ioculoiio, IeIicia con-
piendió que Ia aladesa halía lenido Ia deliIi-
dad de halIai aI vicaiio deI gian duque deI
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
anoi que eIIa senlía poi eI, Ias naneias deI
piudenle ßuondeInonle halían canliado poi
conpIelo. Lslo fue aI piincipio un gian nolivo
de veigüenza y de luilación paia IeIicia. Sin
daise peifecla cuenla, esluvo encanladoia
duianle Ia Iaiga conveisación que luvo con eI
conde, peio no confesó nada. La aladesa no
salía alsoIulanenle nada nás que Io que ha-
lía vislo, y eso, según lodas Ias liazas, Io halía
vislo naI. LI conde eslala nuy peipIejo. «Si
inleiiogo a Ias canaiislas nolIes y a Ios do-
neslicos, es lanlo cono dai acceso aI olispo a
esle asunlo. HalIaián a su confesoi y henos
aquí con Ia inquisición en eI convenlo.»
LI conde, nuy inquielo, voIvió lodos Ios días
a Sanla Ripaiala. Decidió inleiiogai a lodas Ias
ieIigiosas, Iuego a lodas Ias canaiislas nolIes
y poi úIlino a Ia seividunlie. Desculiió Ia
veidad solie un infanlicidio que halía lenido
Iugai lies años anles y cuya denuncia Ie halía
liansnilido eI oficiaI deI liilunaI de juslicia
ecIesiáslica, piesidido poi eI olispo. Ieio, con
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
gian exliañeza, vio que Ia hisloiia de Ios dos
jóvenes que enliaion noiilundos en eI jaidín
de Ia aladía no eia en alsoIulo conocida poi
nadie nás que poi Ia aladesa, CeIiana, Ialia-
na, IeIicia y su aniga RodeIinda. La lía de esla
supo disinuIai lan lien, que se Iilió de Ias
sospechas. LI leiioi que inspiiala eI nuevo
olispo, nonseñoi..., eia laI que, con excepción
de Ia aladesa y de IeIicia, Ias decIaiaciones de
lodas Ias denás ieIigiosas, evidenlenenle po-
co veiídicas, eian sienpie dadas en Ios nis-
nos leininos. LI conde leininala lodas sus
sesiones en eI convenlo con una Iaiga convei-
sación con IeIicia, que hacía feIiz a esla, peio,
paia que duiase, se esfoizala en no decii cada
día aI conde nás que una paile nuy pequeña
de Io que salía solie Ia nueile de Ios dos jó-
venes calaIIeios. Ln canlio eia de una ex-
lienada fianqueza en lodo Io que Ia conceinía
peisonaInenle. Halía lenido lies ananles, y
conló aI conde, que ya eia casi su anigo, loda
Ia hisloiia de sus anoies. La fianqueza lan
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
peifecla de esla nuchacha lan leIIa y lan inle-
Iigenle inleiesó aI conde, que no puso dificuI-
lad aIguna en iespondei a esla fianqueza con
gian candoi.
-Yo no puedo coiiespondeios -decía a IeIi-
cia con hisloiias inleiesanles cono Ias vues-
lias. No se si osaie deciios que lodas Ias pei-
sonas de vueslio sexo que he conocido en eI
nundo ne han inspiiado sienpie nás des-
piecio poi su caiáclei que adniiación poi su
leIIeza.
Las fiecuenles visilas deI conde halían qui-
lado eI ieposo a CeIiana. Ialiana, cada vez
nás alsoila en su .doIoi, halía dejado de opo-
nei sus iepugnancias a Ios consejos de su ani-
ga. Cuando Ie IIegó eI luino de guaidai Ia
pueila deI convenlo, aliió Ia pueila, voIvió Ia
caleza, y }uIián, eI joven lejedoi anigo de
Mailona, confidenle de Ia aladesa, pudo en-
liai en eI convenlo. Ln eI pasó ocho días enle-
ios, hasla que Ialiana voIvió a eslai de seivi-
cio y pudo dejai Ia pueila alieila. Iaiece sei
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
que fue duianle esla Iaiga peinanencia de su
ananle en eI convenlo cuando Mailona dio su
Iicoi sonnífeio a Ia aladesa, que queiía lenei-
Ia día y noche a su Iado, Io que dala Iugai a
Ias quejas de }uIián, que se aluiiía noilaInen-
le, soIo y enceiiado en su cuailo.
}uIia, joven ieIigiosa nuy devola, aI pasai
una no che poi eI piso doiniloiio, oyó halIai
en Ia ceIda de Mailona. Se aceicó sin hacei iui-
do, apIicó eI ojo a Ia ceiiaduia y vio un apues-
lo joven que, senlado a Ia nesa, cenala iiendo
con Mailona. }uIia dio unos goIpes en Ia puei-
la, y Iuego, pensando que Mailona podiía
nuy lien aliii esla pueila, enceiiaiIa con
aqueI nozo y denunciaiIa a eIIa a Ia aladesa,
Ia cuaI Ia cieeiía poi Ia coslunlie que lenía
Mailona de pasai su vida con Ia aladesa, }uIia
se sinlió soliecogida poi un gian suslo. Se vio,
en inaginación, peiseguida en eI coiiedoi,
soIilaiio y nuy oscuio en esle nonenlo, no
encendidas lodavía Ias Iánpaias, poi Mailona,
que eia nucho nás fueile que eIIa. Tuiladí-
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
sina echó a coiiei, peio oyó a Mailona aliii
su pueila, y figuiándose que Ia halía iecono-
cido, fue a decíiseIo lodo a Ia aladesa, Ia cuaI,
hoiiilIenenle escandaIizada, coiiió a Ia ceIda
de Mailona, donde no se enconliala ya }uIián,
que halía escapado aI jaidín.
Ieio esa nisna noche, haliendo cieído piu-
denle Ia aladesa, hasla poi eI inleies y Ia iepu-
lación de Mailona, haceiIa doinii en su cuai-
lo, eI de Ia aladesa, y haliendoIe anunciado
que desde Ia nañana siguienle iiía eIIa nisna,
aconpañada poi eI padie..., confesoi deI con-
venlo, a ponei Ios seIIos en Ia pueila de su ceI-
da, donde Ia naIignidad halía podido supo-
nei que se escondía un honlie, Mailona, iiii-
lada y ocupada en aqueI nonenlo en hacei eI
chocoIale que consliluía eI desayuno de Ia ala-
desa, echó en esle chocoIale una enoine can-
lidad deI pielendido sonnífeio.
AI día siguienle, Ia aladesa ViigiIia se encon-
liala en un eslado de iiiilación neiviosa lan
singuIai, y, aI niiaise aI espejo, se vio una caia
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
lan canliada, que pensó que ila a noiii. LI
piinei efeclo de esle veneno de Ieiusa es voI-
vei casi Iocas a Ias peisonas que Io han lona-
do. ViigiIia iecoidó que uno de Ios piiviIegios
de Ias aladesas deI nolIe convenlo de Sanla
Ripaiala eia sei asislidas en sus úIlinos no-
nenlos poi eI señoi olispo, esciilió aI pieIa-
do, que IIegó nuy pionlo aI convenlo. La ala-
desa Ie conló no sóIo su enfeinedad, sino
lanlien Ia hisloiia de Ios dos cadáveies. LI
olispo Ia anonesló seveianenle poi no halei-
Ie dado cuenla de un incidenle lan singuIai y
lan ciininaI. La aladesa iespondió que eI vi-
caiio deI piíncipe, conde ßuondeInonle, Ie ha-
lía aconsejado con enpeño evilai eI escán-
daIo.
-¿Y cóno ese secuIai ha lenido Ia audacia de
IIanai escándaIo aI esliiclo cunpIinienlo de
vueslios de leies`
AI vei IIegai aI olispo aI convenlo, CeIiana
dijo a Ialiana:
-Lslanos peididas. Lsle pieIado fanálico, y
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
que quieie a lodo liance inlioducii Ia iefoina
deI ConciIio de Tienlo en Ios convenlos de su
diócesis, seiá paia nosolias un honlie nuy
difeienle deI conde ßuondeInonle.
Ialiana se aiiojó IIoiando en liazos de Ce-
Iiana.
-La nueile no es nada paia ní, peio noiiie
dolIenenle desespeiada poi halei causado lu
peidición, sin saIvai poi eso Ia vida de esa
infoilunada aladesa.
Innedialanenle Ialiana se diiigió a Ia ceIda
de Ia dana que delía eslai de guaidia a Ia
pueila aqueIIa noche. Sin daiIe nás delaIIes, Ie
dijo que lenía que saIvai Ia vida y eI honoi de
Mailona, Ia cuaI halía conelido Ia inpiuden-
cia de nelei a un honlie en su ceIda. Despues
de nuchas dificuIlades, esla ieIigiosa consin-
lió en dejai Ia pueila alieila y en aIejaise un
inslanle, poco despues de Ias once de Ia noche.
Mienlias lanlo, CeIiana halía nandado decii
a Mailona que fueia aI coio. Lia esle una in-
nensa saIa cono una segunda igIesia, sepaia-
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
da poi una ieja de Ia que eslala deslinada aI
púlIico cuyo sofilo lenía nás de cuaienla pies
de aIluia. Mailona se halía aiiodiIIado en ne-
dio deI coio de naneia que, halIando lajo,
nadie pudieia oíiIa. CeIiana fue a coIocaise a
su Iado.
-Aquí lienes -Ie dijo- una loIsa que conliene
lodo eI dineio que henos podido ieunii Ia-
liana y yo. Lsla noche o nañana poi Ia noche
ne Ias aiiegIaie paia que Ia pueila deI con-
venlo esle alieila un inslanle. Haz escapai a
}uIián y escápale lú nisna enseguida. Ten Ia
seguiidad de que Ia aladesa ViigiIia se Io ha
dicho lodo aI leiiilIe olispo, cuyo liilunaI le
condenaiá sin duda a quince años de caIalozo
o a nueile.
Mailona hizo un novinienlo paia aiiojaise
de iodiIIas anle CeIiana.
-¿Que haces, inpiudenle` -excIanó esla de-
leniendoIa-. Iiensa que }uIián y lú podeis sei
delenidos en cuaIquiei nonenlo. De aquí aI
inslanle de Ia huida, piocuia escondeile lodo
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
Io posilIe y eslai solie lodo alenla a Ias pei-
sonas que enlian en eI Ioculoiio de Ia señoia
aladesa.
AI día siguienle, aI IIegai aI convenlo, eI
conde enconlió nuchos canlios. Mailona, Ia
confidenle de Ia aladesa, halía desapaiecido
duianle Ia noche, Ia aladesa eslalan lan deliI
que se vio olIigada, paia iecilii aI vicaiio deI
piíncipe, a haceise lianspoilai a su Ioculoiio
en un siIIón. Confesó aI conde que se Io halía
dicho lodo aI olispo.
-Ln ese caso, vanos a lenei sangie o veneno
-excIanó esle.
SlendhaI
Crcnica i|a|ianas
!"#$% '( )(!%$*#

|La aladesa de Caslioj
Villoiia Accoianloni
Los Cenci
La duquesa de IaIIiano
San Iiancisco en Ripa
Vanina Vanini
Iavoies que nalan
|Suoia ScoIáslicaj