Está en la página 1de 2
 
 
 

Representaciones

Las representaciones visuales y literarias de la infancia en Colombia han oscilado entre la idealización y

Las representaciones visuales y literarias de la infancia en Colombia han oscilado entre la idealización y el realismo. En tiempos coloniales, la religión implantada difundió modelos infantiles a partir del Niño Jesús y la Virgen María, en un medio marcado por el abandono, el infanticidio y el comercio de esclavos, inclusive de poca edad. Desde principios del siglo XIX se empiezan a realizar retratos de niños y niñas de la élite, con los que la infancia gana una inédita visibilidad civil. En el XX, se desarrolla una nueva conciencia sobre la infancia, que pasa a entenderse como el futuro de la nación; que se vuelve objeto de atención por parte del Estado y de ciencias como la medicina, la sicología y la pedagogía.

Vicisitudes

Demetrio Paredes

Mientras la infancia fue idealizada en las representaciones

Niñas

Siglo XIX Fotografía Banco de la República, Bogotá

coloniales, la vida de los niños del común estuvo marcada por la inestabilidad familiar, la pobreza y las pocas esperanzas de

vida, originadas en la escasa salubridad pública, el abandono, el maltrato y algunas prácticas tradicionales de

vida, originadas en la escasa salubridad pública, el abandono, el maltrato y algunas prácticas tradicionales de crianza. En las frecuentes guerras de alcance nacional y regional del siglo XIX, los niños del común se vieron involucrados como mensajeros, intérpretes de tambores y cornetas e incluso como combatientes. Los de familias más privilegiadas encontraron diversión en los juegos de guerra y lograron recibir una educación elemental. Era usual la aplicación de severos castigos físicos en el hogar y en las aulas. Aunque a partir de 1911 la legislación los prohíbe, la costumbre fue difícil de cambiar, pues muchos padres de familia y educadores eran partidarios de la severidad y los castigos para “domar” a los menores de edad. Los niños hicieron parte de la fuerza de trabajo que ayudó en labores del campo y en las nacientes industrias urbanas. La idea de una infancia inocente y feliz, dedicada al juego y al ocio no se corresponde con la realidad vivida por la mayoría

Anónimo

de los colombianos.

The foundling wheel [El torno de los expósitos]

c 1852-57 Grabado

Modernización de la infancia

9,8 x 6 cm I. F. Holton, New Granada: Twenty months in the Andes, Nueva York, 1857 Biblioteca Luis Ángel Arango, Sala de Libros Raros y Manuscritos

Las dramáticas cifras de mortalidad infantil, sumadas a la nueva conciencia del valor de la infancia, a las preocupaciones higienistas y al debate sobre la supuesta degeneración de la raza llevaron a plantear cambios modernizantes en distintos ámbitos, de lenta y desigual aceptación. Desde finales del siglo XIX, la puericultura, la pediatría y la economía doméstica enseñaron nuevas prácticas para el cuidado del recién nacido y su crianza. Los médicos de mentalidad más avanzada promovieron la lactancia materna, en contra del hábito de contratar nodrizas; impartieron consejos para alimentar en forma balanceada a los pequeños y buscaron controlar las enfermedades contagiosas mediante las vacunas.

 
 

Con la llegada del siglo XX, las comadronas comenzaron a ser reemplazadas en las áreas urbanas por obstetras. La lucha por la higiene se extendió a las aulas escolares. Se aspiró a que estuvieran mejor aireadas e iluminadas, con servicios sanitarios, enfermerías y patios de recreo, propósitos que muchas veces se quedaron en el papel. Dentro y fuera de la escuela circularon manuales y textos que divulgaron nuevos hábitos de aseo, difundieron la conveniencia del baño varias veces a la semana, la práctica de ejercicios físicos y, en general, del orden y la pulcritud. La limpieza física se asoció con la limpieza moral. A pesar de estos esfuerzos, muchos testimonios de la época revelan que el desaseo era la nota predominante en hogares y escuelas. La cruzada civilizadora se extendió a las normas de comportamiento social divulgadas en cartillas y manuales de urbanidad y buen tono. A la iniciativa privada para proteger a la niñez desamparada se sumó un creciente número de entidades de asistencia social, pensadas con criterios seculares y como una obligación del Estado.

Representaciones Las representaciones visuales y literarias de la infancia en Colombia han oscilado entre la idealización

Bogotá.

Sala para niños en el hospicio, fundada por Alberto Urdaneta

Grabado de Moros Urbina Papel Periódico Ilustrado, vol. 5, Bogotá, 1º de mayo de 1888 Biblioteca Luis Ángel Arango

Estudiar, jugar, rezar y trabajar

A medida que el país acogió las novedades pedagógicas, como el sistema lancasteriano, el método de Pestalozzi y los postulados de la Escuela Activa variaron las ideas sobre aulas y planteles y materiales educativos. De la caja de arena se pasó a la pizarra y de esta al cuaderno de papel. A pesar de los avances en cobertura escolar, al iniciarse el siglo XX Colombia tenía una tasa de analfabetismo del 66%, una de las más altas de América Latina. Al promediar el siglo había bajado al 38%, cifra todavía alta en términos comparativos.

Portada Evangelista Quintana R., Alegría de leer, libro primero, Bogotá, [c 1938] Biblioteca Luis Ángel Arango
Portada
Evangelista
Quintana R.,
Alegría de leer,
libro primero,
Bogotá,
[c 1938]
Biblioteca
Luis Ángel Arango
Representaciones Las representaciones visuales y literarias de la infancia en Colombia han oscilado entre la idealización

Ramón Torres Méndez. Tipos de muchachos del pueblo (Bogotá) c 1878 [impresa en 1910] Grabado. Litografía a color (tinta litográfica/papel de fabricación industrial) 23 x 29 cm. Colección de Arte del Banco de la República, Bogotá

Los chicos se entretenían, y aún lo hacen, con rimas, rondas y versos tradicionales. Antes de la llegada de los juguetes industrializados tenían objetos fabricados artesanalmente con barro, madera, papel, tejidos, semillas, huesos y cuero. Solo en ocasiones disfrutaban de una función de teatro y, si acaso, de títeres o de algún circo itinerante. Participaban en fiestas de disfraces, salían de paseo a los alrededores y a sitios más alejados en temporada de vacaciones. Con la llegada del siglo XX conocieron la gimnasia y los deportes; los más pudientes se vincularon a los scouts.

GUÍA

DE

ESTUDIO

128

Los niños que fuimos: huellas de la infancia en Colombia

Casa Republicana / Biblioteca Luis Ángel Arango / Octubre de 2012 a marzo de 2013

GUÍA DE ESTUDIO 128 Los niños que fuimos: Casa Republicana / Biblioteca Luis Ángel Arango /
Fotografía La infancia como mercado Rodríguez Indias el día de la Primera Comunión con misioneras carmelitas
Fotografía
La infancia como mercado
Rodríguez
Indias el día de la
Primera Comunión
con misioneras
carmelitas
El desarrollo comercial e industrial de las primeras décadas
del siglo XX descubrió en la infancia un mercado atractivo.
1936
Copia de negativo
en poliéster
Biblioteca Pública
Piloto de Medellín,
Archivo Fotográfico
La religiosidad impregnó la vida cotidiana de los
colombianos, independiente del origen social o edad.
La iniciación religiosa ocurría en el hogar. Los menores
aprendían a rezar desde pequeños y compartían las oraciones
diarias con los mayores, los criados y trabajadores. Las madres
enseñaban la doctrina cristiana a la chiquillada, que rezaba al
levantarse, al empezar la jornada escolar y antes de acostarse.
Muchos recibieron el Bautismo, la Primera Comunión y la
Confirmación; aprendían de memoria el catecismo, portaban
un escapulario y en Nochebuena rezaban la novena alrededor
del pesebre. La enseñanza de la doctrina cristiana le llegó
Alimentos y bebidas tradicionales y remedios caseros entraron en
competencia con productos industrializados especiales para criar
niños sanos y bien alimentados. Otra señal de modernización de
la infancia se dio desde fines del XIX, cuando los chicos empezaron
a vestir de manera distinta a los adultos y contaron con prendas
diferenciadas por sexo. Revistas extranjeras divulgan figurines
y modelos de ropa y la prensa local anuncia confecciones y
calzado para los menores. Con la bonanza de la década de 1920
comienzan a llegar juguetes industriales importados de Europa,
Japón y Estados Unidos que hicieron la delicia de unos pocos y la
envidia de muchos.
a cientos de niños y niñas de las minorías étnicas en las
regiones periféricas del país. Ellos acudieron, a veces contra
su voluntad, a escuelas abiertas por los misioneros, una parte
de las cuales operaron como internados u orfelinatos, lejos de
sus familias y su cultura.
El trabajo infantil fue común desde los tiempos coloniales.
Los niños y niñas ayudaban a los mayores en oficios domésticos,
labores artesanales y en diversas actividades relacionadas con
la agricultura, la ganadería y la
minería. Ya en el siglo XX trabajaron
en las nacientes industrias,
además de laborar en las calles
donde buscaban el sustento
como voceadores de prensa,
emboladores y vendedores
de distintos productos. Voces
aisladas se pronunciaron sobre
la inconveniencia del trabajo
infantil y abogaron, con limitado
y tardío éxito, a favor de medidas
para protegerlos. La legislación
hizo tímidos intentos por
limitarlo. Apenas en 1931, bajo
disposiciones de la Organización
Fabricante norteamericano
Automóvil de baterías
c 1950
Hojalata
12 x 30 x 13 cm
Rafael Castaño,
colección particular
Fotografía Carlos Tobón
José Miguel Figueroa
Retrato del niño Cuervo
Portada y contraportada
Rafael Pombo,
Cuentos pintados para niños:
La pobre viejecita,
Nueva York,
D. Appleton & Co., 1898
Edición para la Secretaría
de Educación, México
Colección particular, Bogotá
Siglo XIX
88 x 55,1 cm
Óleo sobre tela
Colección de Arte
del Banco de la República, Bogotá
Los niños que fuimos:
Creaciones para la niñez
huellas de la infancia en Colombia
Fotógrafo anónimo
Internacional del Trabajo, se
Niño vendedor ambulante de café
1923
Cromos, Bogotá, junio de 1923
Biblioteca Luis Ángel Arango, Hemeroteca
prohibió el trabajo a los menores
de catorce años.
Antes de acceder al mundo de los libros, los niños colombianos
alimentaban su imaginación con mitos, leyendas, cuentos,
anécdotas, juegos, trabalenguas, retahílas y romances de la tradición
oral popular, que pasaron a integrar el patrimonio cultural de la
infancia. Parte de este repertorio provenía de reelaboraciones de
narraciones europeas, mezcladas en Hispanoamérica con herencias
indígenas y africanas. Desde el cuarto final del siglo XIX un puñado
de escritores colombianos, entre ellos el inolvidable Rafael Pombo
(1833-1912), crearon cuentos, relatos, poemas y obras de teatro
dirigidos a la infancia.
Finalmente convertida en parte de la memoria colectiva, revelada
u oculta, la infancia se legitimó como integrante de la condición
humana que los adultos no abandonan, sino que los acompaña, de
manera consciente o inconsciente, a lo largo de la vida.
La palabra infancia procede del latín infans, el que no habla. Hoy se entiende
como la etapa de la vida humana desde que se nace hasta la pubertad.
De las huellas que ese período de la vida humana ha dejado en la historia
de Colombia, partiendo de algunos antecedentes prehispánicos, pasando por
la Colonia y el siglo XIX hasta llegar a mediados del siglo XX, se ocupa esta
exposición. La selección de pinturas, esculturas, dibujos, grabados, fotografías,
postales, cartillas, manuales, catecismos, periódicos y revistas ilustradas,
juguetes y parafernalia escolar permite ver el cambio en la noción de la infancia,
considerada un mundo de adultos en miniatura hasta fines del siglo XIX,
cuando, lentamente, las ciencias y las instituciones sociales y gubernamentales
la empezaron a ver como una etapa claramente definida en la vida de las
personas, que dada su fragilidad y trascendencia amerita protección y estímulo.
InvestIgacIón y curaduría
asIstente de InvestIgacIón
Patricia Londoño Vega
Santiago Londoño Vélez
Karim León Vargas
www.banrepcultural.org/huellas-de-la-infancia-en-colombia

Intereses relacionados