Está en la página 1de 18
CoN PAGES CTICA RECOMENDADA PARA LA EVALUACION DE A. 5 RESULTADOS DE ENSAYES DE COMPRESION DE CONCRETO EN EL CAMPO 7 ee Practice for Evaluation of Compression Test Results of Field Concrete © Ametican Concrete Institute, P, 0. Box 4754, Redford Station Detroit 19, Mich, US.A. ‘Tradueeion autorizada por el AMERICAN CONCRETE INSTITUTE ‘Traducido por OSCAR M. GONZALEZ CUEVAS Doctor en Ingenieria © Derechos de Ja traduccién reservados por el Instituto Mexicano el Cemento y del Conereto, A. C. Prohibida la reproduccién total 0 parcial sin el permiso por eserito de los editores.” Edicion en espafiol del INSTITUTO MEXICANO DEL CEMENTO ¥ DEL CONCRETO, A. C. Insurgentes Sur 1848, México 20, D. F. {MPRENTA-OFPSET-ENCUADERNACTON "LA IMPRESORA AZTECA”, S. de R. L., Poniente 140 N’ 681, Colonia Industrial Vallejo—México 16, D. F. Norma ACI 0002895 Practica Recomendada para la Evaluacién de Resultados de Ensayes de Compresién de Concreto en el Campo (ACI 214-65) Informe del Comité ACI 214 HERBERT K. COOK Presdete cen root aireet Los métodos estadisticos proporcionan una Rerramienta valiosa. para Ia inter- protacién de resultados do ensayes de resistencia; la informaclin que proporcionan también es valiosa para refinar Ios criterios de disefio y las especiticaciones. El Informe discute brevemente las numerosas variaciones que ocurren en la resisten- ‘ein del concreto y presenta métodos estadisticos que son ities para interpretar estas varlaciones. Se presentan eriterios que pueden usarse para establecer espe cificaciones ¥ mantener la unlformldad requerida. En un apéndlco se presenta una version simplifieada do los procedimientos de control estadistico del concreto. La funcién principal de los ensayes de compresién de concreto en‘el cam- po es asegurar la produccién de conereto uniforme y de la resistencia y calidad deseadas. Como el concreto es una masa endurecida de materiales hheterogéneos est sujeto a la influencia de numerosas variables. Las ca~ racteristieas de cada uno de los ingredientes del conereto pueden producit variaciones que dependen de su uniformidad. Las variaciones también pue- den deberse a las précticas utilizadas en el proporcionamiento, mezclado, transporte, colocacién y curado, Ademés de las variaciones que existen en el concreto mismo, también se introducen variaciones de resistencia durante la fabrieacién, ensaye y cuidado de los especimenes de ensaye. Las variaciones en la resistencia del concreto deben aceptarse; pero puede producirse un conereto de la calidad adecuada si se mantiene un control correcto, si se interpretan adecuadamente los resultados de ensaye, y si se consideran las limitaciones. EI control adecuado se alcanza mediante el uso de materiales satisfac- DIDIINTTAA manawa 5, mezclados debidamente para lograr un concreto econémico de la calidad deseada, y sise siguen préctieas correctas en el transporte, coloca- cidn, curado y proteccién del conereto fresco. Aunque las variables com- plejas que intervienen en el concreto evitan alcanzar una uniformidad completa, una variacién excesiva en la resistencia del conereto significa un control inadecuado, Si se mejora el control, se puede reducir el costo del concreto, ya que la resistencia promedio puede ajustarse en forma més precisa a los requisitos de las especificaciones. La resistencia a la compresién no es necesariamente el factor més eritico al disefiar mezclas de concreto, ya que otros factores tales como la durabi- liad, pueden fijar relaciones agua-cemento menores que las que se requie- ren para aleanzar los requisitos de resistencia. En tales casos, la resistencia necesariamente serd mayor de lo que se requiere por disefio estructural. ‘Sin embargo, los ensayes de resistencia también son valiosos en tales cir- cunstancias, ya que con los proporcionamientos fijados, las variaciones de resistencia indican veriaciones en otras propiedades. ‘Los especimenes de ensaye indican la resistencia potencial de una es ‘tructura més que su resistencia real; una mano de obra deficiente al co- locar y curar el coneteto puede producir reducciones en la resistencia que no se reflejan en los ensayes. Siempre que sea practico las conclusiones sobre la resistencia del concreto deben derivarse de un conjunto de ensa- yes a partir del cual se puede estimar en forma més precisa las caracteris- ticas y uniformidad éel conereto. Si se confia demasiado en los resultados de unos cuantos ensayes, las conclusiones que se alcancen pueden ser erréneas. Los métodos estadfsticos no se han usado mucho en el disefio y construc- cidn de estructuras Ge conereto, excepto por algunas organizaciones gran- des, Estos métodos proporcionan una herramienta muy valiosa para inter- pretar los resultados de los ensayes de resistencia y tal informacién es también valiosa para refinar los criterios de disefio y las especificaciones. En este informe se discuten brevemente las variaciones que ocurren en la resistencia del concreto, se presentan métodos estadistieos que son stiles para interpretar estas variaciones, y se ofrecen criterios que pueden usar- se para establecer especificaciones y para mantener Ia uniformidad reque- rida. Aunque este informe se refiere a ensayes de compresién, los métodos estadisticos presentados pueden aplicarse también a ensayes de flexién y otros ensayes de conereto. YVARIACIONES EN LA RESISTENCIA La magnitud de las variaciones en la resistencia de especimenes de con- cereto depende del control que se leva sobre los materiales, la fabricacién del conereto y los ensayes. Las diferencias en resistencias pueden deberse a dos causas fundamentales diferentes, como se muestra en la Tabla 1: ‘Tanta 1—PRINCIPALES CAUSAS DE VARIACIONES DE RESISTENCIA Varieciones en los procedimientow ‘Variaciones intrinsees del conereto gn los ro ‘Variaciones en In relaciin agun-cemento debidas a:| Procedimientos de muestreo inéon- ‘Control detiiente en In dosificactin del agus.| sistentes Verlaclones ‘excesivas en’ in humeded d2"loi| ncnicas de fabricactin no. unfor- Sarees ee Variaciones en el consumo de agua debidas a: Compactacién variable, ‘Variaciones en la granulometria de agregndos. | ‘Manslo excealvo de las muestra, Falta do uniformidad en los materiales (Cuidado deficiente’ de’ tos’ eape-| Variaciones en las caracteristicas y proporciones Ibe componente: eficioncins en el curado: “Agreensos Varlacién de Ja. temperatura. Severo ‘Variacion de in humedad, Aaitivos” Procedimienios de ensaye inadecua- Variaciones por efecto de transporte, eolocacisn’ y| ““Caheceo incorrecto de os expect naive doficlont temperatura y en el eurado. (a) diferencias en las propiedades de la mezcla del conereto, cuando estas propiedades influyen en el valor de la resistencia, y (b) diferencia apa rente en la resistencia debida a discrepancias en los ensayes. Propiedades del conereto Se ha establecido que la resistencia del concreto depende mucho de la relacién agua-cemento, El primer criterio para producir concreto de resis- tencia adecuada es, por consiguiente, conservar una relacién uniforme agua-cemento. Ya que la cantidad de cemento puede medirse con preci- sién, el problema de mantener una relacién uniforme agua-cemento es principalmente un problema de controlar el contenido de agua. Este pro- bblema se complica porque los agregados tienen una hunedad libre variable. El eonereto no puede ser més uniforme que los agregados, el cemento y los aditivos empleados. Cada uno de estos ingredientes contribuye a las variaciones en la resistencia del conereto. Para una consistencia dada, la temperatura del concreto influye en la relacién agua-cemento y, por con- siguiente, contribuye variaciones en la resistencia. Los métodos de cons- truccién pueden causar también variaciones en la resistencia. Un mezclado inadecuado, una compactacién pobre, retrasos e interrupciones en la colo- cacién, un curado impropio, ete., originan variaciones considerables de la resistencia. EI empleo de aditivos presenta problemas adicionales para mantener la uniformidad en la resistencia, ya que cada aditivo agrega una nueva varia ble al concreto, Se deberd controlar el empleo de ace‘erantes, retardantes, puzolanas y agentes inclusores de aire y deberé considerarse su influen- cia en la resistencia del concreto, Métodos de ensaye Los ensayes de concreto pueden 0 no incluir todas las variaciones de la resistencia del concreto colocado dependiendo de las variables que se in- troduzean después de la elaboracién de los especimenes de ensaye. Por otro lado, las discrepancias en el muestreo, la fabricacién, el curado y el ensaye de especimenes pueden indicar variaciones en la resistencia que en realidad no existen en el concreto colocado. Cuando las variaciones debidas ‘a estas discrepancias son excesivas, es necesario aplicar al proyecto un fac- tor de seguridad excesivamente grande. Los métodos de ensaye correctos reducen estas variaciones y por consiguiente deben establecerse procedi- mientos esténdar de ensaye, tales como los deseritos en las normas ASTM. Estos procedimientos deben seguirse estrictamente. Es evidente la importancia que tiene el emplear equipo de Iaboratorio adecuado, pues de éste dependerd la precisién de los ensayes. Los resulta- dos uniformes de ensaye no son necesariamente resultados de ensayes pre- isos, El equipo y los procedimientos de laboratorio deberén ser calibrados y verificados con periodicidad. ANALISIS DE LOS RESULTADOS DE RESISTENCIA Para obtener la méxima informacién, deberén hacerse ensayes de com- resién en un nimero suficiente pafa representar al concreto producido. v deberén emplearse los métodos estadisticos apropiados para interpretar los resultados. Los métodos estadisticos proporcionan la mejor base para dedu- cir de tales resultados, la calidad y resistencia potenciales del conereto en ‘una estructura y para expresar los resultados en la forma més titil. Funciones estadistieas Puede suponerse que las resistencias de especimenes de ensaye de con- ereto en proyectos controlados caen dentro de la curva de distribucién de frecuencias que se ilustra en la Fig, 1. Para estudios estadisticos mas com- pletos, puede ser conveniente determinar la forma real de la curva. Cuando hay un buen control, los valores de la resistencia serén cercanos al valor promedio, y la curva serd alta y cerrada, Si aumentan las variaciones en la resistencia, los valores se dispersan y la curva se vuelve baja y abierta, Fig. 2. Existen ciertas funciones de la curva de frecuencia normal que son litiles para evaluar los datos de resistencia: Promedio, X¥.—Resistencia promedio de todos los cilindros, Ze Mit Met Kat. t Ky @ Donde X;, Xz, Xs... Xq son los resultados de resistencia de especimenes individuales yn es el némero total de especimenes ensayados. 4 de ensayes numero por ciento de ensayes iets. tise i96 210 224 888 252 266 280 294 S08 322 resistencia a 1a compresién, kg/em2 Fig. 1, Distribucién normal de frecuencia de 48 ensayes de resistencia, iL ies 182 20h g ub : 5 ado, st 3 40 68 «198224 282280508 ~~«S esistencia a Ia compresicn, kg/cm? Fig. 2. Curvas normales de frecuencia para coeficientes de variacién de 10, 15 y 20 por ciento. Resistencia promedio reaueride /,», basada en una probabilidad de uno en de que un ensaye caiga ebay) de’ la resistencia eapeeificada fe 0 g/cm 5 364 392 Desviacién esténdar, o-—La medida més usual de dispersién es la rafz cuadrada del promedio de la suma de los cuadrados de las desviaciones de Jas resistencias respecto a la resistencia promedio. Haciendo referencia a la Fig. 1, la desviacién esténdar es el radio de giro respecto al centro del rea comprendida bajo la curva teérica de probabilidad. La desviacién estiindar se encuentra obteniendo la raiz cuadrada del promedio de los cua drados de las desviaciones de las resistencias individuales respecto a la resistencia promedio.* x — K+ E+. co o y- J? + ¢ s a Para facilidad de céleulo, cuando se utiliza una calculadora mecénica, 1a desviacién estindar puede obtenerse dividiendo la suma de los cuadrados de las resistencias incividuales entre el mimero de cilindros, restando a este cociente el cuadrado de la resistencia promedio, y extranyendo la rafz cua drada del total; Mit ke T Xe TEx, x @) 6, arreglando los términos para que el denominador quede fuera del ra- di cH LVR TT ET ES ee ey Coeficiente de variacién, V—La desviacién estindar expresada como poreentaje de la resistencia promedio se denomina eoeficiente de variacién x 100 @ Esta funcién permite expresar el grado de dispersién como porcentaje y no como valor absohito. La Tabla 2 muestra los coeficientes de variacién que pueden esperarse en proyectos controlades. Los valores estén basados en experiencias obtenidas de un gran nimero de proyectos y se presentan co- mo una guia general para la evaluacién del control del conereto, i extos sobre estadisticn definen « como la deaviaelin extindar del universo {nimere infinite de ensayes) ys como ia desviosion egtindar de tna muestra, Para euleus Jer cp tugar de ose suture n por (ni) de ln fe. 2 Bets prictica ‘no 96 sigulg em el spanual_ de Coie ASTE EA” sobre! Conta! de Calvad de Materiales (ASTIN, Spell ‘Technical Publication No, 1-C) yen sigifientive inicemente euanda el aimero de mucs- {5s es pequetio. {menor que St)” Generelmente el contol-de ia urifermidad del eoncress linpica Rn numero ane do, metas blenidse durante ‘ieto perlodo de tempo y. la Gey . sqngesges_wa +) = | -SHREERERESESS ai agnanneannnggnnny NESE "| » | neURdeaeRBegaaNaauE : agnegguasaages 99 2\"| * | c8sRRRRShaRsege-4a-| BU ovnonsanaaianeneccel BRRNRSRRRRRR ISSR | Frecuencias repitradas Fronteras rom | 19 610 ‘4417.00 Z| TOTALES 185 (para et primer valor de z en la Cal, g 3 a 3 2 3 et y g i i 4 F: F 3 & | é pe ecole a vec 5 a feta a Columna (1). —Valor de Ia eelda in termedia. (Bjemplo: el valor de Ia cel- da intermedia para las celdas fronteras 190-199 es 195.) Columna (2)—Valor de la celda in- termedia codificada 2, Este se calcula por medio de la férmula valor de Ia celda intermedia donde + es el intervalo de la celda (normalmente 10 kg/em?). Nétese en Ta Tabla A3 que para el valor de la celda intermedia 195, = = 195/10 = 19.5 ¥ que todos los valores sucesivos en Ja Columna (2) aumentan una unidad por celda. Columna (3).—Distribucién de ta frecuencia, f, que es Ia suma de las ‘mareas contadas en cada celda. La su- ma de la Columna (3) es el ntimero total de ensayes que se estin anali- zando. Columna (4)—Columna (2) multi- plieada por la Columna (3). La suma de Ia Columna (4) dividida entre la suma de Ie Columna (3) es el valor de = promedio. Columna (5).—El cuadrado de la Columna (2). Este valor se toma de Ja Tabla AG. Columna (6)—Columna (3) multi- plicada por la Columna (5). La suma de la Columna (6) dividida entre Ia suma de la Columna (3) es el valor de 2? promedio, Columna (7).—Cada valor de la Co- Jumna (3) multiplicado por el valor de In Columna (5) del renglén si gulente. Nétese que en la Tabla A3 el primer valor en la Columna (7) es © x 42025 6 0, y el segundo valor es 4 x46225 6 1849. Esta columna es con el propésito de verificar los eeu ‘Como una comprobacién de los cileu- Jos, el total de la Columna (3) més dos veces el total de la Columna (4) més 1 total de 1a Columna (6) deberd ser igual al total de la Columna (7). Para determinar Ia resistencia pro- medio, multipliquese el valor de = pro- medio por el intervalo de Ja celda 7. Para. determinar el coeficiente de variaeién V: Caletilese primero y. = promedio = promedio Después caledlese: v zpromedio valor de V se toma de la Ta- bla AT. ‘Las Tablas Ad y A5 ilustran que los datos de ensayes pobres pueden ser iitiles para calcular el coeficiente de variacién debido a que los ensayes son representativos de un perfodo razona~ bble y no estin influides por condicio~ rnes poco comunes de muestreo 0 de ensaye, Es obvio que con un mayor niimero de ensayes se obtendran valo~ res més confiables, pero si los ensayes representan las condiciones promedio de revoltura, mezelado, muestreado y ensaye, entonees_un valor digno de confianza del coeficiente de variacién se puede obtener a partir de datos es- parcidos, tales como los 33 resultados de ensaye usados en la Tabla AS, Na- turalmente que cualquier factor obte- nido a partir de pequefios ntimeros de Un estudio anterior de esta misma clase de conereto, que involucra 553 ensayes realizados durante seis afios, 11952-1957 inclusive, bajo condiciones millares de ensayes, dio una resistencia promedio a los 28 dias de 251 kg/em®, una desviacién estindar de 324 kg/em? yun eveficionte de variacién de 129 por clento. Para estos factores, la fi- gura 3 indica que el némero de fallas tedricas (resultados de ensaye meno- res de 210 kg/em#) debe ser 9.6 por lento 0 sea 53.6 resultados de ensaye estarén fuera del total de 558, Real- mente existicron 53 fallas 0 sea 9.5 por ciento. Las fallas tedricas para los da- ‘Tanta A4—DISTRIBUCION DE FRECUENCIAS PARA RESULTADOS DE RESISTENCIA DE 82 ENSAYES a eM geangaesrenyss 4 | 5 | 3 HRP] = maaggeaerasss x | 3 HAGAN RNA BARRA GSAS S: | » | ReRsgeRReSae danse 7 eee iH w | -SSaeegunadganceet-| § Sica Pete enna een onoeee ly é aes 2] srnaaamaanzaaaaas x Sf | SRRNRRRRe Rea aeee) i : i : 5 : q i : i pageanecanegneans £ SSnRRanee age ne 88) 45, yD Suma Col. © ‘Suma Col. @ Col. 195 (pare el primer valor de z en la Col. (21 w m8 a8 # promedio =m 2am + promedio 7 promedio @ = 1015 = tase enss250 Suma Col. ‘Sama Col. @ V = coeficiente de variscién = 12 por ciento (e la Tabla AD) # promedio = total Ca. (2) eis ‘mas. a + dos veces total Ca. (4) + total Cel cia se a ¢ 7 ba (AAAMR A bennee Xf | semseennneend i é : 7 f ety iy B | | amnansceosesssens FE - a a og ||» al, aa EI a canes ae ho bt 8 = Ue lig erected tee one 3 SARRNNANSNARRRAES ae BS Sanaa ieee ae 3 d ir 2 a 2 wreansezegazaaage | be i a ye é al Pee i 36368 nuowsennoanaaeain "i (Comprobacion: ‘Tasta A5—DISTRIBUCION DE FRECUENCIAS PARA RESULTADOS DE RESISTENCIA DE 33 ENSAYES Columane Fronteras Frecuencia registradas 190-19 1s 195 ° 0 35 ° 3 zeae | + a5 25 1 a0 me | ons | aes Boas Bs By ° a 23 ° ° me B a 1 Ze fez | aweas | saa Be B Bs 1 Bo soa | Soa | ons 303 2s Be 1 Bey 023 | soos | tops 2030 2s BS 5 23400 fiz | sam | stiao0 ee Es BS 3 713) m3 | 2imts | 2am 0-20 23 BS 3 a3 teas | Sima | Soars 2-20 2 BS ‘ 11400 2 | jum | 3isto 2039 383 25, 1 a3) toa | “toas | “eas 0-309 as BS 2 ry fa29 | sens | asus 038 zs as i 59 2 | ‘imo9 | Toes B38 zs BS 3 stm | roseas | siess | Steers ma 5 BS i gm | times | iis | tims ao Ed Eg o . 1633 ° < St-30 5 Bs o iq 1300.33 0 0 Soe |) ES BS 1 sto | 1323 | isms | 1062s 30519 | 38 ms | 8 . 106.23 . ° TOTALES: 3 15.50 asroi2s | arenas Co) _ 1 z= = 3 = 195 tpara ot primer valor de ren 12 Col. 1 aoe 30) Suma Col.) _ 91550 2 promedio _ 1a073 = promedio = somo = OS = art y= oe = Sa ‘Suma Col. @ 3 Fpromedio 2174 ‘Suma Col. @) 2576425, mau # promedio = SEO = T9073 = Stim Suma Col @ 7 promedio 214 V = cocticiente de variacién = 12 por clento (dle 1a Tabla AT). ‘Comprobacién; Total Col. (3) + dos, veces total Col. (A) + total Cl. (6) = total Co. (2) Be Oy OSs | Nastokas = bios tos de la Tabla AS serfan 2.5 por cien- to 0 42 resultados para los 164 resul- tados de ensaye, En realidad existieron cinco resultados de ensaye con valores inferiores a 210 kg/em®. ‘Adi, es posible predecir con buena precisién el niimero de fallas que se podria esperar para una operacién es- pecifica si se cuenta con datos de en- ssaye representatives de todas las con- diciones que son constantes para esa operacién. Las Tablas A2 (1) y A2 (2) muestran e] efecto del coeficiente de varlacién sobre las resistencias prome- io requeridas cuando se limitan las fallas a 10 y 20 por clento, respecti- vamente, ‘Les beneficios que se derivan de un programa de control de calidad se demuestran dramfticamente en los grandes requisitos de sobredisefio de miétedos de control sin culdado. Pric~ ticamente seria imposible para cual- ‘quie: planta de eoncreto producir con- cereto de una resistencia de 350 kkg/em* con un 90 por ciento de confianza (9 resultados fuera de 10) si el compor- tamiento tuviera un coeficiente de va~ riaciin de 25 por ciento ya que, como tse indica en la Tabla A2 (1), la resis tencia promedio requerida seria mayor de 515 kg/em?. Como aumenta Ia de- manda para concreto de alta resisten- cia en el intervalo de 250 a 350 kg/em®, es inconeebible que una planta pre- mezeladora de concreto sobreviva a un coeficiente de variacién més grande de 15 por ciento. Esto es aparente, ya que este proce- Gimiento relativamente simple puede ser de beneficio real tanto para el pro- ductor de concreto como para el con- sumidor. Su aplicacién concienzuda no sélo asegura al consumidor de un buen conereto, sino que puede ser de mayor ayuda al productor para ahorrarle di- ficultades serias y la posibilidad de grandes pérdidas financieras. El regis~ tro del control de calidad de sus opera- ciones también puede ser una demos- tracién potencial, para el productor, de calidad estindar de su producto. Son de un valor inestimable al realizar una operacién eficiente y econdmica; puede ser una herramienta valuable de las ventas, y puede ser de una influencia considerable en el establecimiento de Gificultades sobre concreto de calidad dudosa. Los productores de concreto que no xealieen actualmente un pro- grama continuo de control de calidad deben realizarlo urgentemente. ‘Esta RDICIGN FUE REALIZADA POR RL Instirv7o MEXICANO DEL CEMENTO ¥ DEL Conceero, A.C, MEDIANTE LAU AUTORIZACION DEL AMERICAN Cononene INSTITUTE & IMPRESA EN 1s TALLERES DE DMPRENTA Y OFrSEr ‘La IniPResora Aztaca”, S. pe RL “AV, PONIENTE 140 N" 681, Cot. T= Duirneat. Vativ0, MEXIC0 16,D. ¥. Const Dx 5,000 EJEAPLARES ‘Se TERMENG ESTA PROMERA. ROICIG BL pia 25 pe NOVIEMBRE De” 1968