Está en la página 1de 78
Ideologia, ciencia yx geografia humana Derek Gregory 3 La explicaci6n estructural en geografia Pero si logara wn salogie 0 wn selenite ‘deseubriora una pagit, un campo le tureosrinicoe, Fagor Son eked ts Tay rehire Vert com ai fucran hombre y- animal, oe igen 0 nasioplrts dot am minions, Goma marcas de pales de curb sob lx neve Daria uses Saltando con ellan,valando dwn lado a otro, perta'a milares Tox mundos dal podnie haber, Seis dota de snin nagrn'y hladn, debajo de tor raiges adomadsr, givesos 0 fino. Hermann Hesse: Bl jeego de los abatorias Bl primer encuentro dela geografia con la expli cid eatructural avo lugar en Franc Fazones fue un encuentro inconfort Empezé con un debate entee Friedrich Ratsel y Emie Burke ines del siglo ny en el curso del cued Durkheim teatd de asimifar la geografia humane a a ropia concepeion de morphologterocal, para iclir- ede ate mado en au coniruecton feune’ceni sil seal Per age densi cnesente de a escuela vidallana de géagraphie humaine Te debié Imucho "de modo! lato Bury in exec Sapendicular» que propuso para ella (Febvee, 1932. 534) indo ain geograta'nconterar ou intesspor ia Sociedach mlentras se volvia desidamente de espaldas 190 / ronoLOGtA, clENCHA Y oBDGRABYA HUMANA a la ciencia social (Claval y Nerdy, 1968, 117). Asi pues, aunque In tradition vidalienne se separo de las Testantes escuelas europens de geografia debido @ su {vision del hombre colectivor (Buttimer, 1971, 3), par- Ueipo poco o nada en laa elaboraciones y revsiones del eaquema original realizadas primero mediante la teo- Ha del intereambio de Marcel Mauss y. ms tarde, por ‘Lestructuralismo lingiistioo de Claude Lévi-Strauss Deecho, cuando el estructuralismo eoneoto finalmen- te-con la disciplina noe cincuenta aos més tarde, lo tizo en une forma que tenia pocas relacionesdirectas Conn tradicion de Durkheim este segundo enewentro derive del estructuralismo operativo de Jean Piaget y del marsismo esteuctural de Louis Althusser. Esta laguna planten problemas de intrpretaciony dle presentacion para esta exposicion, y no puede es farbe que exista una soluciontotalnestesatatacton Enlus lineas siguientes he tratado de enfrentarme con tlproblema atackndolodirectamente y dando una pro- minencia a Mauss y a Lévi-Strauss superior a lo que podria justficar mi esbozo historico. Creo que esto puede justificarse no sblo porque sus esfuerzos son de por ai importantes, sino tambion porque pueden servir [bau alrededor de eje primario para articular le diseu- Sidn. Hay que aclarat este punto, porque se trata de ‘ina historia complicada, ‘La primera seceidn toma como punto de partida la visign que Durleheim tavo de ln geografia humana, y Hocumentn To. que en mi opinién es el fracaso de sb proyecto, No hay duda que pueden aducirse muchas Fazones para ella, pero yo sugiero que este fracaso se debié en parte ala incupacidad de Durkheim para ofre- cer una explicacién den sociedad genuinamente redue- tiva, y fue esta omiaion lo que Lévi-Strauss dijo haber [RCPLICACION BSTRUCTURAL by CeocmartA 192 solucionado. Su programa se describe en in segunda feccibn, donde la bisqueda del orden espacial por parte dela geografia contempordnea se relaciona con fa con- cepeidn de estructura que esto propagcions. Digo, ade- ims, que Durkheim tuo sus difteltades, porque la tnisma idea de una eiencia social general era irrealizay been los términos que el fj para ella. Diversas lect ras estructuralistas de Marx podrian pretender ret ‘cr esta afrmacion, pero lo especialmente signficativo tobe la intervencién del marxtemo, como demuestra la tercera seecién, es a0 oposiién al estructuralisme lin- gilstico y su condena’ de la imporvancia que Livi Strains dio lo nimbélico y a fo sincronico, os ge6grafos no se mostraron excesivamnente len- tos en reconocer las consecuencins que esta actitud de vicnung endcn para un propion etn -angin Glaval (1975, 273), por ejemplo, fa geografia francesa fae tradicionalmente y de modo. predominante.sunn ciencia de acsién. mientras que Tas interpretaciones estructuralistas son productivas sabre todd en el rino de las represeneaciones, de Ins imigenes,y de los sem holoss=s sin embargo, no todos estaban dispuestos & cargar con todo el peso dela problemética marxista. ‘nos win con ls formulactones abstractas de Althu fer como medio para enfrentarse con lo practico y lo diacronieo. De este modo Brookfield (1973, 194-98), al Preguntarse si nosotros necesitibamos el eMarx com- Pleto», decidia que no: xereo que ex posible adoptar el far del entruturaliamo operative de Marx sin acep- tar al mismo tiempo algun de sus eupuestos basicos de las leyes histriens derivadas mediante el estractu- ‘alismo operative de ests supuestons. Esta cucstion ex mis inconclusa de lo que Brookfield quiso admitir, y mucho mas pensando que tl se basa en na leetara muy 192 /1DROLOGIA, CIENCIA ¥ GROGRAPIA Haman diseutible de Marx: pero es evidente que Brookfield al formularse la pregunta, se apoyd en la demostracién dada por Harvey (1973, 267-502) sobre vari conver: encisy motodologices entre Marx y Piaget ~o mejor Sidhe eterno a ella~ Ademéa, lo especialmente Fieativo en le otcoduceibn den epistemologia genética de Piaget eo que tambitn comparteun certo numero de Supuesiosy de procedimientos com el eaquema de Lv ss (Gardner, 1976) Por lo tanto, Paget, median a muniobra expheltamente liberal, lego «const envune especie de je secundario enice Levi Strauss y Althusser (pasando por Mor eal conerones gcdn Temioas ia ig. 9. N agotan todas las versiones posiles del estrustiralis IMD, que como sefiala Poster (1976, 306), ba sido hast tthora mds una tendencia ditsa que una doctrine clare J consistente,Elcuadro se compli mis con os arg tnentoe tobre el dominio del estucturaliomo, y Chir (1575: 162) hace notar que se supone de muchos que to gue rain le eae} ceoouse sane an seer oe SXPLICACION ASTHUETORAL EX GROGRAFLA | 193 han sido estructuralistas sin darse cuenta, como Jour- dain. que hablaba en taberl. Sin embargo la Gitcultad consste on identifier una piedra de tque arent de ambighcdad gue permit ete po deeate gorizucion retrospectiva {yen defini, prospective) Exvevldente que'cstructuraiomo no e¢ snare de explicacgn estructural; pero tan pronto como i ‘mos defini a imagen yeafoca ia simple dfiniién dl Capitulo anterior, nos vemon arrastrados inevitable- ‘mente (quizhs adeeuadamente) hacia debates semanti= tos sobre concepiones diferentes de estructura. No he intentado resolver eston problemas de terminologia rchos de ellos recuerdat os desatinados argumen- tos de W. M: Davis sobre la esericura de epetilant- rar sino que he aireado lon temas mis sastanciales {ue se ocultan tras ellos y me he concentrado ens que Se releren mis directutente a la geografia humana. DURKHEIM, REALISMO Y GEOGRAFIA HUMANA ctr neti dep ee impose Peo signs cum on ile pte poe sa way gaunt a i ps om 134 | roeoLoets, CIENCIA ¥ CHOORARIA HUALANA troducir el ideal, en sus diversas formas, en la esfera de Ta naturaleca, sin afectar a sus atributos distintivos» (Durkheim, en Wallwork, 1972, 16). Esto habia de levarse a cabo mediante lo que él consideraba mas fundamental de sus Reglas del método socioldgico (1893), el principio sobre el cual se basaba todo su programa: habia que considerar a los fendme- thos sociales como «cosas» («comme les choses), distri- hnuidas a fo largo de un continuo que ibe desde la eserctarn expan de in sciedad en un extreme (mor foldgico o estructural), hasta sus reglas, ereencias y fmoriones: en el otro extremo (superestructural), Sa Intencién era, por lo tanto, indicar que estos diversos fendmenos «no son simples ereaciones plasticas de la voluntad del observador, sino que comparten las pro- Piedades de los objetos Bsicon en el sentido de que exis- {en independientemente de su observacion de ellos, Ast pues, no. puede descubrir sus earacteristicas por un Fazonamiento a priori 0 por exdmenes introspeetivos de su propia concienciae (Giddens, 1972, 31), Bsto no Suponia neget toda posible significacibo interior para Tos individvos, de estos fendmenos, sino énicamente que su investigacion cientficatenba que ser exterior. Es ev Sen quia exigarta eve laren deaimportan cia dada mucho antes por Comte a la certitude, pero al tnismo tiempo que Durkheim establecia este continuo, cmpezb a desplazarse a lo largo de él y a transferir el lugar dela explicacion social desde el polo morfologi- coval polo superestructurel. Es esta trayectoria To que nos ocupe Durkheim, en la Divisién del rabajo en la sociedad (1893), habia explicado la diferenciacton social en ti Iminos esencialmente morfoldgicos. Las sociedades trax Alictonales, decia, presentaban una solidaridad mecdn- [EXPLICACION BSTRUCTURAL 6 GBDCRAPIA} 195 ca: estan ligadas por un sisterna de creencias que permitia quel aulgrupos oe soperaran sn destru Fienestar material de la comunidad en su conjunto, En cambio, as soiedades modernas presentaban una soi dlridad orgdnica: extabun ligadas por un eonjunto de Felaciones que eran de tal iodo interdependieaten, que fos subgrupos asignados a finclones’eapeifiens no podian separarse sit una grave dslcacion material dl Eonjanto de In comunidad. Durkheim explicaba 1a transformacién de wn tipo en otro mediante una sey de frevitacion del mundo sociale, Esta ley rlacionaba la inion progeesiva del teabajo con ui aumento de la lnteraccibn social (que denominé sdensidad moral). Pero la «densidad moral no puede crecer sila densidad tuaterial no erece al miamo Uempon de modo que sel timero y la apider delos medios de comunicacien y de {ransportes constituian sun simbolo visible y medibles delor cambios dentro de la densidad moreky podian tomar at liga enix formula general, Durkin apear ba'iego a Darwin, y deda que, a medida que aumeata- ban low contactos entre sdciedades trndicionales, se hacian mas probables fos confictos derivados de in anignacion de recursos excasos, confictos que tenan ue resolverse mediante una dvisién del tabajo que hs wansformaba en sociedades moderne. «Ocupad nes semejantessituadas on puntos diferentes ton ti competitivas como semejantes sons, esebit, «supe: fiendo que In difieultad de comunicacion no limite al Sireulo de su scciins (Durkheim, en Giddens, 197, 150-54), Por To tanto, en este modclo simple’ de une ‘conan pal eometive. a ierencanon sos tra literalmente uo acuerdo para dserepar, prodacide por cambion en In eatructuraeapacil dela sociedad. El Eonsento podeia muy bien quedar facilitado por algin 196 f roroLodls, CIENCIA ¥ CEOCRAEIA HUMANA md muti wn aul nh ieee aed ne ee es seen Tatas st core Date Fe pore eral il caeel ec cecee gegen Repryade manic perp some one de Rega gn rcespgeagrphie (ty 1691)3 enol comet en Sei tenance iis Seccuetos tei aoeehatc ea era coment dele gografin, nde icamers a ee eens eee ease anther ena eines erro nae ants mar oe cos de srg es (toe ee que el primero de estos objetos era el tema de toda Sea eal ropa creat ciert segunda, prac gS a hab caliente Semen eres eemantees all dere Do oi og etc at cage Poe gie eer enmenlabe la gngrae itera aa cima tk dome se mde Song dele ign re exPLICACION ESERUCTURAL BY GEOURAMTA | 197 brubo roviesdo ous extariares preteotionas de sep tin morfologicn, Durkheim continud dieendo que las Sierents formas de accion de ‘exprenin socal dlependian de estructuras espaciales diferentes, pero que él estaba dispuesto a aceptar que estas forma se Gonvictiran wa eu ven en fuentes originales de influ Gian con cuna elcacin propiny: en defintiva, on ereal: des parcialmente autonomes que. viven bu propia. sides Durkheim, en Lukes, 1973, 231-32). sto tavo un desarollo mas completo em Las for- mas elementales de la vida religiosa (1912), dénde Durkheim intent derivar une teora sovildgica gene. ral de ln religion a parr defo que, en au opinton, ala forma més simple: el totemismo, Le justiencion que dig era que la religion no exige la comminion com un dion, Sina clanieaion de ods nu conn conocdan por tl hombre» en sagradas 0 profanas. Por to tanto, fotemismo podia ser el pando de partida de una teora dela religion aunque no sypusicra la creeneia en une Asidad identiiosble, porque. design como. sagrados unos objetos naturales concretos, junto con represen tones de ellos y miembros del elan totimico que tienen alguns partcipacién en los ritualesy en las ceremonisa {que lon denn. Todos son, en cierto modo, sagrados, Sin embargo no ee trata de une religion trparuita de Gtemen dmbolos « indviduos, rina de una frerza tnonima ¢ impersonal que se encuentra en cada uno de tetosseres, pero que no hay que confundir con ninguno Ge ellos. Nadie la posee de todo compleco y coder In comparien. Es tan completamente independicnte de los tujelos conereton en lou que se encarua,quelon precede low eohrevive Lov inciiduce muerers las gener hes pasar y son sustituidas por otras; pro eva fuerza tentantiens siempre igual, realy vitals No Gene «nom- 138 [ ronovocts, cENeIA Y GeooRAplA HUMANA bre, ni historia vive en el mundo y seth difusa en una tmultitud innumerable de cocasr, @ dla esencia de todos estos sree distintoes, El tem ves en a Gnicamente la forma material dentro de la cual la imaginacion se fepresenta esta. sustencia inmaterial, esta energia dikvodida « través de une variedad de cosas distintaee (Durkheim, en’ Giddens, 1972, 225-27, y en Aron, $967, 59) Bato puede generalisarse diciendo que toda vide social consiste en representaciones de une realided mds profunde que eale ala euperfcie a través do ella, ‘Durkheim arma que esta realidad mas profunda es ia misma sociedad. Por lo tanto, ln partiipacion en un ‘tual raligioso ee una ‘afirmacion inconeciente de le sociedad, de ia superiorided de le comunidad sobre el individvo. De hecho, «el privamoe al hombre de todo lo aque deriva de la sociedad, lo trieo que queda ee una Giotura reducida ala sandactén, y mba o'menos ind tinguible dal animale, Por lo tants al compromiso la sociedad que se realiza en el ritual ex un compromise tsencial que le permite al hombre «libererse' del do- mnie de las fuerzas nawaralees y encontrar su rfugio en una fuerea sui ginecies (Durkheim, en Aron, 1567, 101). La afirmacién que esto formula de modo evidente ca favor de la cousalidad eficionte dela sociedad (en expresién de Aron) también eer quiz, de modo men! Sbvio, na afirmacién dele existencia de una sociclogia Sinten, pus ue exclye expatica ds for mas mis potencialmente competitivas de explicacion, al notureliamo y cl psicologiamo, En primer lugar, las representacionds en'le soctedad no pueden reflejar lat fstrueuiras dentro dela naturalezar porque el hombre fs: ha de distinguir e incluso se ha de'oponer al mundo EXPLICACION ESTRUCTURAL BN GEDORASTA/ 199 fe Po nan 3 og spat. apt de dew qzogte Go gun op pie meee Ldalialaaisnastansneceeoe id fat, svg tga I reprroine oe Soe esecae tu ccameaiataateseasia Se eae eee loca com con Tn ders» convertion oper det aes Saeco ec Ee lar biedrcer eee penr i SA cE een oe sone dan sipcnr ave as repreentaongy out Se eeng rena e ees Sena fen tnay otaa ag even meee ta ieee err Ses eens se anes eda Sea ra aad arate (Durkheim, en Lukes, 1973, 82). eee eee oe armen a ee pa SLI ph ase ann iat ey gees raha nua clr dctalle. Inco en Las formas elomentales de a vida ‘eligiasa estabu busca todasia alguna correspon dencin entre morfologias y representationes (en Infor toe de estructura wuperestructura) afrmando sin 10 | 1DeOLDCIA, CIENCIA ¥ CeDcRArtA HeweANE embargo al mismo tiempo que ela conciencia coletiva fs.a veces algo mas que un simple epifendmeno de su ‘base morfologica» (Durkheim, en Giddens, 1971, 114). Por lo tanto, ¥ pesar de toda su confianza en el efecto de la sociedad sobre el individuo, estaba ya. mucho ‘menos seguro sobre la direscion de la causalidad dentro de la misma sociedad Resumiendo pues: el concepto sostenido por Durk- hhcim sobre ia sociologia como una ciencia autonome de le sociedad le obligaba: 1) A sintroductr el ideal en Ia esfera de La naturale- 2a», en el sentido metodologico de adoptar la misnva fctiud con respecto a los fenémenos sociales y a los ‘naturales (lo cual, en su opinién, garantizaria el status de la sociologia como ciencia. 2)'A wostrasr a la naturaleze de la esfera del ideal», en el sentido tebrico de explicar la sociedad en términos puramente sociales (lo cual, en su opinién, gorantizaFia la autonomia de la sociologte). Esto significa que era incepar de explicar la emer- agencia della sociedad como algo distinto dela naturale- Ea ~para Durkheim «la sociedad esta siempre presente de entradas (Hirst, 1975, 124)=, y aunque quiets esto no es enrictament nesrario pars realizar dna cena {que afirma con tanto tafana la oposiign entre al au Ao social y el mundo natural. Camo es logico, es pres samente enta difcultad lo que proporciona el punto de partida del anélisis que Lévi-Strauss hace de Las for mmas elementales de parentesco (1949), dtulo que cane fun ceo deliberade del de Durkheim. Livi-Stra de establecer el punto donde ela naturaleza bay la sociedad empieza, y lega «una explicacion de Ie Zonsetence collective que, contrariamente a Durke LEXPLICACION esTaUCTUMAL BW clocRartA } M1] heim, sugiere que Ia direcsién de In causalidad dentro deln sociedad s6lo puede determinarse una ver resuelto este problema de transicion, Pero, tanto si es cierto como no, y tanto si el estructuralisme de LéviStrauss roporciona wna sclucion satisfactoria.o una glora Mdealdgica sobre el probleme, la eredibilidad del c cepto de ciencia soctal de Durkheim se ve amenazada Dorin tenn exclusiva qu penn aaa intraciones por au silencio total sobre Ins iocerneciones. con a Inedio ambiente natural. Estas interacciones han de tener ut lugar en toda ciencia rocial propiamente cons: tituida, porque el hombre se ve obligado @ apropiarse su universo material a fin de sobrevivir, y porque él mismo resulta cambiado por los cambios del mundo au Te rode dentro de un proceso continvo yreiproco ue, siguiendo & Giddens (1976, 100). amare estruc- turacidn, Mas tarde babré que claborar necesariamven- te esta definicién preliminar ~Ia expresion originale encuentra en Marx (1976, 263), pero incluso en esta forma basta para indicar que In bostilidad de Durk- heim contra Ia géographietovale esta fuera de lugar. Si Jas. propuestas de Ratzel en su favor no eran. ani aimblentalistas ni ingenuasy (Dickinson, 1969. 65), constituian un recordatorio de heim por explicar Ia estructuracién de soriedades espe- cificas y, por lo tanto, eran une declaracion, por imper- fecta que fuera, sobre las limitaciones de su proyecto Desde entonces estas propuestas han sido conti nnuadas de varias maneras. Dentro de la misma geogra- fia el desarrollo probablemente mas vigoroso desde Ia linea de base de Durkheim fue la escuela de geographic humaine inaugurada en Ia Sorbona por Pail Vidal de le Blache. Esta escuela interpretaba las relaciones 142 J s9eo.0GtA, CIENCIA Y Geocnasla Humana regionales hombre-tierra en funcién de genres de vie distintivos, y estudiaba estos generos de vide para obtener «la etiqueta, el niieleo alrededor del cual evolu- eionaba toda la red de lazos fisicos, sociales y psicolo- gicos» (Buttimer, 1971, 53). Segin Vidal (1911, 194) sun génoro de vid tableside implica un aesién metiica 7 seule “J~ por o tento,poderese- sobre ia nataraern. T.FRohay aa ques seinen dal hostbre han dgjedo son tare sabre su dio unbiete dene que enpere a eciaar Ss heremientan: pout decree que tus scone hen side Ipovante desde ibe dee lca. Pero eran ‘elas costumbresorgeninadany sisi tions son de un ord Shain pore nner petra ada ver mis pra tment: ipolitadoe con aft fan cae ver mar tbre Inegchrecioner sscsivn dejando su mart sb ees Yagi le marche tl wo poopess calectivas on oponicion a Tas acclonenindivituaes det itombre fue un tlamentoearacteritico dein escuela de Vidal en at conjunto, es evidente le importancia desu deuda con Durkheim (Buttimen, 1971, 51), pero le tsi, al negarse a penetrar mks hoaradamente en terstorio soctologico, neguramente por miedo « una ontraineursibn, se eonfint mb o menos ala mane tegtn In cual cel hombre ba humenedo sl medio ttubiente para aus propios Giness (Vide, 1921, 202) y hia evitade todo examen de In artiulacién inverna de Ton gineros de vida El'bistoriador Lacien Febvre considerd correcta: mente este hecho como un serio empebrecinienta dela que el concepto tenia que ofrecer, Videl tenia razén al Conalderar al hombre tomo un actor socal y no come tina sabstraccion mitican dijo, pero para que los geo LEXPLICACION ESTAUCTURAL BN OFOGRAPIA | 143 rafos pudiesen simpedir realmente que el “Hombr Sodisolviera en la "Natoraleza™, tetian que empecar ‘estudiar lag soviedades desde algo més que un simple punto de vista “*paisjistico"» y revelar In saceibn y renccién perpetoas» entre ellos aus medionmbientes, Bl hombre, para actuar sobre» medio am sicshferado ok Nowncapn'ondovaiio ene pr iGie quentntn ercert soy. Eimersanent,lenatale mits ol homme aeralon quieres z "existence des soeidades bumanes, no et he naturalera vegen independiente de todo contacto bumt tune naturelesaimpregaeda yaprofindementey mod a pore! hombre (Pebere, 1392, T6l'y 303), Esto permite ver on mi opinion, ques bien Febyre tenia une gran admiecion por el mismo Vidal y ain- ‘que mis tarde dijera. que’ In geographic nidaienne fabiajugado un importante papel eta formacion de la escuela de historia de los Annafe, ou interés por In Sxtueturaion de sociedes cones [estab ene Glerta distancia aparte de ia eorsiene principal de In geogralia francesa. La ercucla vidaliana continusba Preocupada por une nateralers socializada: incliso Vial fabia escrito in geografia como sna clencin natural mis bien que social, y muchos de fos limos {ue seguian suv eisedanzas interpretaban esto en el Stouida de qu, weuanto mba cereteath el hombre del tnimel, més geogrdfico ea» (Febvre, 1932, 364). Se dio poca azeneion a las complejdadon de sus estructoras Sociales, si estas llegaban s examinarse, fa tpologin delos gineros de vide que ae elabord ern deididamente ‘mpincista, con pocas concesiones a cualquier tipo de txplieacion estructural. Esto también desanimabe « Pebwre porque, aunque no era un estructuralita, co hay duda que habla sufrido In influencin de varion pre- cureores de la escudla estructuralita (Mann, 199 Durkheim no era el menor importante de estos, pero tambien en este caso in deuda de Febvre para con dy tu relacion con la corriente principal de a sosilogia francesa fue equivoca. Lalande soralogique habla sido tna de mis amantesintelectucles favoritas»,confeso, fiaradera entre el hombre y el medio constituyé une Febrre se encontraba pus sobre dos cuerdas lojas, que se sban separando lentamente: el interval que las Separaba no mide solamente la incomodided personal de Febvre, sno que, y de odo mba importante, conei= tuiyeun alotoma dein lnguna persistence que e identi ‘olvendo de alghn modo al tatu quo tte om es lee fico, porque nila teoria socal ni fa geograia se ext Slerod quletas una ver hubieron interrumpide a didlo- 0. Pero reo que el desarrollo continuad de ln tradi Sn doremiinn yn expels trnaformecion eo tn estructuralismo lingtiaieo) ha logrado que su rap. prochement con la geografia contemporéinea sea go {uch menos prablemstico que antes. Ee cierto que to no ea en parte mis que la consecuencia de nueva scdeades hacla los iniiativasinterdsiplinarias uno tambios que hen convertio a lo viejorimperiaiomos fttelectusen en algo consoladoramente redundante Foro pueden sugerin tambien nuns is imediatas a primera que apunto es la docinciba entre la geo- rain hamanay la geogeaia fica, maniobra que att Epa el divorelo que Durkheim quiso hacer absoluta, In'segunda es la smergencia de sn formalismo espacial dentro de In clencas regionales, una maniobra que fericacion esmmucronat fv aBoonatta/ 145 sacrifica el examen del contenido especifico de la con: titucion de las estructuras generales. Estas dos trans formaciones son del dominio piblico, y lo Gnico que fal- {ta es ponerlas en relacion con transformaciones equiva lentes que tuvieron lugar dentro de la teoria social. LEVI-STRAUSS Y BL ESTRUCTURALISMO LINGOISTICO La obligacién de Lévi-Strauss para con Durkheim fue muy grande, pero en su conferencia inaugural del College de France en 1960, sugirié que In vision de la ciencia social sostenida por Durkheim era demasiado exclusiva y que su autonomia estabe concebida de ‘modo equivocada: Con demasiada frecuencia a parse de Durkheim —* apo tee gure elon que een brad des det rio doctrine ae, cee 2 ae oma oe Seer pena inbeeeeg atelicrenar dete eee ttotaee Pet Por lo tanto, sus contribuciones quizé son las que tienen mas fil entrée en au propio proyecto. 1 | oROLOCIA, CIENCIA. Y GROGRAPIA HUMANA Mauss y la teoria del intercambio Marl Maun fue Iver sobs favorito de Durkheim y su discipulo mas distinguido. Después del fallesimiento de su Ho, en 1917, se desplaz® al centro deleesnena sols nce. sh aor mds a dccompleto eu Ensayo sobre ef regalo: forma y func. mes del intercambio on fas sociedates creates, Cuando TéiSteause pudo leerlo, muchos afos derpués de mt mera, publcacién, recuerda. que fe «como Male- Franche aisiondo aia conferencla de Descartes, cone corasén palpitante, con la eabeva encendida y con a mente invadida por una certera todavia indefondible, pero ya dominante, de haber asistido n un aconteci Ihicnto decsivo en Ia evolucin de le ciencin». (Levi Strauss, en Cardner, 1976, 124). El veredicto ba Feeistido el paso del’ tempo, y Sublins (1974, 149) Ulesoribe al ensayo de Mauss como «su propio regalo ‘os siglo. ‘Lo que « Lévi-Strauss le resultaba tan importante erala clara demostracion que hacin Mavss de lenecesi- dad de ir mis alla de lo empirco para drigirs hacia tina realidad estructural mas profunda, captando nol Signiiencion particular y comciente de tos fendmenos fotlale,sino'susigeficcién univeral tnconsclnte punto de partida de Mauss habia sido una pre~ gunta muy sencilla: «Cul es, en los pos primitivos 0 Sronicos de coviedad, el principio seg el cual hay que pagar el regalo recibidos (Mauss, 1970, 1). Los sete: Ine" interambio primitive eran en conocido Shtropéloges, pero la mayoria babinn Limitado sus LEXPLICACION ESTRUCTURAL BN OEOGRAPUA} 147 cargo al rcuperacion del etal strict jue Mauss se proponia era dar una explicacion gener Hodes eon Se trataba de une afirmacion muy ambi- cosa, y hasta un ejemplo para revelar In enormidad de Ja tarea. Probablemente ef mis conocido de estos sate- mas era el llamado Anillo Kula, que enluzabe las islas pepuasicas del octano Pacifico mediante una tranafe- Fencia en el sentido de las agujas del reloj de largos tollares de conchas rojas (soulaea),y une trensferencia fen sentido opuesto de brazaletes de concha blanca (rival). «Cada sino de eatos ariculonn tmedida que viaja en su propia dizecein sobre el circuito cerrado se tmeuentra por eleamino con articulos de a otra clase, y f= cambiado constantemente por ellos» (Malinowski, 1922, 81). Pero aunque las conchas daban la vuelta por cl anillo. en movimientos continuos o episbdicos, pun- tuados por rituales y ceremonias elaboradas, ninguna persona lo hacia nunca: wal sistema Funcionaba prin- Sipalmente mediante viajes hacia el exterior en cada direceion desde cada punto del anillo, viajes que vara mente superaban dos etapas desde el punto de parti Cada viaje era devuelto de modo que In red contista en una serie recubierta de campos de contactor (Brook Field y Hart, 1971, 324). Las wansferencias de artiev- Jos iban asociadas con estas intercambion, pero Tas couchas en si, que formaban la base del ula, eran es teictamente novutlitarias y sus movimientos estaban élaramente distinguidos en relacion a Ins transferen- cias utlitarias dentro del gimwali (Mauss, 1970, 20) [ea respuesta de Mauss a unos enigmas de tal com: plejdad fte tan sencilla como su pregunta: cl regalo sjemplificaba la vida tanto material como moral, por- Que abrigaba un espicituinguieto cuyas incesantes agi- faciones animaban'su avancealredetor del cicuito.= 148 | 1os0L0Cl4, cHRNCIA ¥ opooRAEIA MunEANA sn exte sistema de idens uno entroge alge gue, en ral form parte dein natorlera'y surancts prope nie uc el Heche de recibir algo equiva = reeoirne parce Ale becncia erpiritual de tguien. Cusrdar esta cona ope fgroso, pore no alo porque es cio hacerlo, Borque procade moral istualmente de una perso a" Ben'lo que fuer, alimentos posestones, mujeres, ior © ‘Stox consebva un daminio magico y relgioso sobre ol recep= tora cvs dada poe nee Erkvivey ent ana pe. 970, 10), Sonificada,y ae eafwersaon aportar a clan 0 tig equvelente que ceupe tu lager» (Maurs, No vamos a detenernos ahora en las criiensy rv siones subsiguientes de la soluci de Maus (vor, des pus pags. 157-62: tambien bay un resumen en Bkeh, 1974) lotmportaniecs,en primer lager, las einidades con Durkheim, claras de por sy. en segundo lugar la fpelacién sna logien de Tn reciprocidad. Mauss (£570.77) dijo con toda clardad que te estaba ocupan- do ede ago ma qe den conjn de tema de igo ‘nis que de elementos institucionales, de algo mas que oinsttuciones, incluso de algo més que de sistemas de intituctones divisible en partes legeles,econdmicas y religiosasy; se ocupaba «de sistemas en su totalidada, Ge esta ty mela su aston au spect eos } decaptar cel instante pasajero en elque la sociedad y miembros hacen inventaro de si mismos y de st Situacion con respecto a fos demas. De hecho Mauss creia por Io tanto que un sistema de intercambio fun ona sno debido a las normas que lo gobiernan cons derndas simplemente como normas, sino mas bien debi doa la cetructura implicita del sistema como un con Junto de relaciones Togicns, una entructura implicita tuye propia necesdad logics interna determina las nor- mas, 7-no al contrarios (Badcock, 1975. 30; le hemos ado el subrayado). Bue esta ajeada’a wn dominio [EXPLICACION ESPRUCTURAL & GEDGRAPTA | 149 ‘estructural ~que superaba todo lo que Durkheim podin “ofrecer— lo que Lévi-Strauss asumié en forma desplaz: da, y utiizo para desarrollar algo que él consideraba Intente dentro dela obra de Mauss, presente pero inex- puesto: a saber, el método estructural (05 culturales y los métodos estructurales Para Lévi-Strauss (1967, 11), el coneepto de domi- no estructural era menos importante que eel modo tan ‘special que tenia Mauss de concebirlo: foliado, por as decirlo, y-constituido por una multitud de planos dis- tintos y sin embargo eonexoss, que se «manifestaban en la experiencia; casos privilegiados que uno puede ceaptar en el nivel de observacidns. El problema princi pal era en su opinién reorganiear todos estos casos de ‘modo que su colacion revelara el dominio de donde se hhabjan derivado. Habia un problema secundario rela- cionudo con este: proporcionar una explicacion genui- hhamente reductiva de fos fendmenos sociales, una expli- cacién que reduciria lo social (cultural) «lo natural y que al mismo tiempo mantendria una distineiin clara Entre los dos. En Las estructuras elementales del paren tesco (1949) elabord una solucion dniea para fox dos rompecabezas artié de dos proposiciones basicas, «Siempre que se den reglas, podenos estar acguros que 1 ba angado ya Ia fase cultural. De modo semejante, es Ticil reconocer la universalidad como un eriterio de la naturaleza, porque lo que es constante en el hombre se sitia necesariamente fuera del alennce de las coxtum- bres, de las teenieas y de las institueiones a través de las cuales sus grupos se diferencian y se contrastan» 150 | 1oE010014, CUNCIA ¥ cxDcRAsTA HoMANA De ello se deduce que toda «regla universals deberia presentar «sin la menor ambigiedad las dos caracteris- fieas en las cuales reconocemos los rasgos conflits vos de dos ordenes matunmente excluyentess (Lévic Strauss, 1969, 8). EI autor afirmé que la més funda- mental de estas reglas universales esa probibieién del incest. La importancia atribuide a esta prohibiciin se dbo, en parte, a que media entre los mundos natural Sota de al modo que forma la base de la misma socie- das al arr fas herman yn ja ure dl {grupo consanguineo, por ast deciro, yal asignarlas @ ‘aridos que pertenecen aos demas grupos, la prohibi- cian del incesto crea lazos de alianga entre estos gru- pos biolégicas, los primeros lazos que uno puede lamar Socialess (Lévi-Strauss, 1960, 32). Esto. puede facile mente demostrarse con un ejemplo. Los kertora de Aus- tralia pertenecen a una u otra de cuatro clases de matsimonio (banaka, karimera, burungy palyeri) enlazadas entre si por reglas de matrimonio que obli gan alos banake a casarse con los bursng y alos kari tera a casarse con los palyeri. De acuerdo con las regle que Figen Ia descendenia los ios de un banal ¥ de una burung son palyeri, mientras que fos hijos de tn burung y de una banaka son karimera. De modo semejante, los hijos de un karimera y de una palyert son burung, y los hijos de un palyeri y de une karimera son anak. Esto aparece resumido ea la fig. 4 donde se ve 0 los karimera divididos en mitades, con inter ‘cambio de hermanas y de hijas en cada generacién. La Fepresentacign geneaogicn dela ig. 5 permite ver que fstus transacciones que enlazan entre ia las diversas Facciones, estan reguladas por un tabi deincesto. Para un banake, por ejemplo, las transueciones que serian [XPLICACION ESTRUCTENAL EX CEOCRAFLA | 15 [ene] [ rasinena igs ce atimono — acl de escesencia wre eg enn ed i be ‘posibles, pero que sin embargo estan proscritas, son el matrimonio con su madre, con las hermanas de su ‘madre, 0 con Ios hijos de su hermana (todos karimera): ‘con sus hijas, o eon las hermanas de su padre (todas palyeri); y con sus hermanas, 0 con las hermanas del padre de su padre (todas banaka). Las Gnieas transac- eiones que pueden Ulevarse a cabo son con las burung (Lévi-Strauss, 1969, 156-60; Badcock, 1975, 40-42), Pero el tabit del incesto es también fundamental en tun sentido mucho mas profundo. Cuando Lévi-Strauss (1967, 32) dice que «es la sociedad» (Ia eursiva es mia), ho se refiere tanto ala estructura de intercambio social que establece, sino, de modo mis particular, @ la 152 /1oE0L00!A, eens ¥ Os0GRARIA HOMANA gers 5 Esme de parents deat kavenn gin Stra) estructura oculta detris suyo (y, por extensidn, detras de todas las estructuras de intercambio social). Esta estructura esta contenida en el metodo que utiliza para deseubrirla: , 1) «Definir el fendmeno que se estudia como una relncibn entre dos 0 mas términos, reales o supuestos. 2) Construir un cuadro de posibles permutaciones entre estos términos. '3) Considerar este cuadro como el objeto general do andlisis que, ainicamente a este nivel, puede propor- ‘ionar conexiones necesarias, siendo al principio consi- derado el fendmeno empirico una sola de las posibles ‘eombinaciones entre varias, y su sistema completo lo (ION STRUCTURAL BY OvocnartA | 159 we de entrada tenia que construirses (Lévi-Strauss, $964, 16), = Tata e2 evidentemente la misma seeuencia de ope- raciones levadas a cabo cuando te analizo el sstema de parentesco de los kariera, pero es tambien identica al procedimiento fjedo por Ferdinand de Saussure en ta famoso Curso de linguistica general, que establed tne distineibn clave entre langue (ie institacion colec ‘aque todos compartimos para bacer posible ia comu nicteién) y parole (el caso en el eval selleva a cabo una omunicacién conerets), El paralelo no ev eamuel: Lev Strauss (1967, 32) arma que, gracias a su obra sobre Tor sistemas de parentesca, lo'que hable sido Unica iments un escenario enorme y desordenado, ee ha orga tizndo en terminos gramaticales, que presuponen una arta coercitiva sobre todos los medov imagiaables de tstablecer y mantener un sistema de reciprocidads (la cursiva ea a) Esta iden puede ampliarse y decir que Lévi-Strauss at spun con rar todos ioe fesimenos tocar K es como tipos de lenguaje 0, mejor dicho, como movdor de comunieneiin, reo que es mejor expresarle asi por: que Levi'Strauss ha subrayado repetidamente la nat faleea provisional dela analogia entre lenguaje y socie- dad (Clucksmann, 1974, 14-15), De todos moos, su intencién consiste en explorar las eategoras que el hombre willzn para captar, racionalizar'y expliar el mundo que le rode, y € afta que, si Bic entascate- orien cotin incorporadas en aus diversoe diecureos fecionen, derivan de In estructura del mismo esprit ‘humain Eata claro, pues que la analogialingtlstica no mteda muy lejos y, eegtn la formulacion de. Goddard 1975, 110), 21 metodo de LeviStrauss conetituye una saarqueologia de In conciencia» que revela sitmulténe 154 / 1D8OLOGIA, CIENCIA ¥ OBOCRABIA HeMANA mente un dominio estructural, y que ofrece una explica- tin puramente reductiva de ia conscience collective de Durkheim Pero dl elemento mis distintivo todavia de esta solucin es que LiviStrauns In sitia dentro de la pro- bemétiea marsista. Dice que acepta ln sindudable pri macta dels infraesiructureny que desea contrbutt a ia teoria de lan superesticiaras que Marx apenas toch» (LoviStrause, 1966, 130; ver despues en page tine 173-13). Su contsbueiin connate en afirmar que Siempre hay un cesquema conceptual que se inerpene entre In infeacstructurn y la superestractara, y que queda confinado dentro de unos limites circunsertos or la invariable mente humana y su innata togica de Clsificacion. Pero esto sigilicn que Lvi-Steause tiene Una concepcibn esenealmiente estegarica del cambio toric dha ely a raves de milenoe sceston ombre sdlo ha conseguid repetiree as mismor (Le Stray, 1985, 484) So supone que sus acciones es Aleterminades por los modelos de inteigiblidad proyecta sobre'e mundo que le rodea,y estos moddos fon aa ver, vel reaultade de wn juego sin fin de comb nacign y recombinacidns, que se da mientras Al trata ‘le resolver los iniamos problemas manipulando os tilsmos elementorfindamentaless” (Lévi-Strauss, 1968, 8). En definitivm, ie historia se convierte en eel proceso de jugar todes ins variantes de una final de sje- Ever» (Hobubawm, 1973, 277), y las jugadas indi diales\ablo tienen importaneis’ porque revlan la tstrvctura inalterable subysconte, decir, solo st feprerentan season privilegladoes El evidente significado de esto-es que Lévi-Strau diseca limpiamente la concepeibn dialectica del cambio histdrico, y que, para contituar con la metéfora, no le LevrLicacon estnUCrURAL EN GEOGRAPLA | 155 interesn Ja importancia de las jugadas individuales en tl resultado de juegos coneretom, Puest qu en si op nién «los estados entrelazados de pensamiento no se suceden mutuamente de modo esponténeo y por In ‘accion de alguna causalidad inevitable», esta claro que Eno busea ningin espiritu hegeliano que imparca sen tido y direccién 1 la historia, Pero también admite que en el repertorio fundamental del cual se derivan todos tos estas de’ pensamiento no hay vada que vdé la orden de desplegar sus recursos dados en unl momento dado, 0 de utilizarios en una direceiin dada» (Levi Strauss, 1973, 474). La sucesibn de una configuracion 1 otra queda totalmente fuera de su punto de origen. y LévisStrauss, en lugar de intentar establecer las re jones historieas entre ellas, se concentra en sus rel ciones légicas. Esto puede hacerse de dos maneras: bien se pueden translormar de una en otra varias for- ruas dentro del mismo modo de’ comunicacién (por ejemplo, sistema de parentesco A ~ sistema de paren- theca A’) o bien ve pueden tranaformar de una en otra varins formas dentro de modos diferentes de comunica- cién (por ejemplo, sistema de parentesco A= sistema de mitos 4). Mediante estas operaciones logieas que Piaget (1971, 98) denomina wreglas de. teansforma- ciom», Lévi-Strauss dice que puede recuperar la estruc- tura general presente detras de todos los fenémenos Debemos tener totalmente claras sus consecuen- cias, Aunque Lévi-Strauss (1967, 17) concibe a la fantropologia (estructural) como «la ocupante de buena fe del dominio dea semialogia que i ingdstiva toda. via no ha reclamado para sis, seniega enfaticamente @ sroponer tn anilisis de la construceidn social del sg Reado. En cambio, lo que hace, como dice Poster (1976, 156 / 1D80LOONA, CIENCIA ¥-obocnAEIE Menten [XPLICACION SSIMUCTURAL Bw GeOORAPLA | 157 Concepeiones de estructura espacial LiviSurauss (1960, 52) rochas6 on cierta ocasin 1a opinién de quicoesereen en I exintencin de estructi ras \en cl nivel empirico de la relidad, diciendo que ara elie a estructura es como un rompecabecns si es pieras han quededdo corcedae con fortis aperente mente arbitrarias, no hay estructura a estudiar, sPero tomo a veces pate las plezanesthn cortadns auto. tiitionmente on formas diferentes por sna sera mes sien, yor movinienton on modiicndos reguarmente por un debol de levag, Ie estructura del rompecabezas ho existe en el nivel empirico: nu clave reside en la for tule macemiten que expresa lus levasy velocidad derotaciny algo nity diferente dele que el rompecabe- ‘as aparentaser para eljugedor.» Ee pues este el sent do'con al cual Ie probleiities extructuralis eoncibe i crt, rm m pari dem dacs ate, x onble ya dstinguir obviamente dos nveles de exp Ein estructural dentro de ent, dos sentidon para com: render Tn estructuran, porque tanto. Mauss como TeutSteause invierton de modo efectivo las conclusio- ses de Durkheim rugirende que, Ins primerss cate govias sociales son entegorins lgicas (Badcock, 1975, Ayre planten sin embargo une distincin importante ture ellae que se puede hacer corresponder eon dos nveles diferentes de la estructura espacial Cando LiviStraies (1966, 37) deserbe a Mauss como vin «Moises que conduce a m1 pueblo hacia una tierra. prometida cuyo esplendor 8 no contemplaria tinea ~en otras palabras, hacia, pero wo dentro de tina cleneia neurologicn general (Goddard, 1975, 158 | 1DS0LDCIA, CIENCIA Y GsDcRAKIA HOMARA 111) 4 ssiamo oath preparando el caning para dix tinguit lo que yo denonine eoncepeiin coteceiasta de a fsttuctara epaciel gue env [n prt) dei Seria Gel intereambio, yuna concepeiin formalista de ln fstructura espacial que deriva (en parte) del estruc- tirallsmo Hogilstio. Low paréntesls son necesarios 4) porque la teoria del jnereambio eontiene tanto una rcucla indlidualista como una escuela colectiviata (Gkeh 1974), y puesto que esto reaveita la primacia de Tae intencionesindivituales yd las decisiones cone- istas, y b) porque el estructuralismo lingiiistico no es iertasteste la Unien fuente de formalism espac ‘entra de las clonciasrégionales, Se tate, pus, tnien- tnents, de etiquetes provisinsles, que noe permites identficar lor niveles mas importantes dentro de Te roblematica entructuralista-~conterto que no hay que Cividar~ de un modo much mks fall de lo que seria posble en otro cano, Estos aivelesqoedan renunios on la fig. 6, que los alinen ‘con In sulogia del rompecaherss de Lb Stenuse y eugiere una terminologia menoe embig forma (espacial), estructura y esquema. En resumen, pando por deo del coeapto enpiricea de eta {ire espacial (aqut, modelo), fa coneepeiin eolectivsta (estructura) se cespa de la actuacién de imperativos Profundos en el aval estructural, y los atin como un Eonjuoto’ de relaiones y ‘anaformaciones iredcti bles: mientras que la concepciénformalsta(esquemas) feconoce au pretenciaen el nivel dela sociedad. per fos Tocalien on un nivel ma profundo todavia, ntl net soestructural Visto erto, podemos pasar a clarifcar los sistemas de tiaitaciones’y los modelor de inteligibided que 160 / DROLOGIA, CIENCIA ¥ GEORRARIA HunUaNA ese ce al eee aegis agg aad renal tanh ae mic guy nee impos gu pene (egress enbure sean oni ly alguns contac gu Beedle IO ie ae rogramatico de Friedmann (1972), que pone de z,groramien de Fecimany (572, poe de ser forme mages de nage cca eeritormnpgl rater oar ra Gta nae deca ua (ig ta pole ere ac ge ecg bao man elacunt esc deed eta cea ce ea eae egies serene corona ee aes talcnea yaa ei plate regs problemas para nec ron Saud (976, 221) conleren ule re edna [BEPLICACION BSPAUCPURAL B% GEOCRAPLA} 162 K Relaciones de intercambio Reciprocas Ne reclproces ‘Sistema urbano | Sitoma urbane Simétriea | ‘wtabmente intngrado sobre Ineagrade, Inbase de une fomine ta responsabilidad Sutorided moral | fimleade: prelominn El poder uilcario fe ea Avimétrioa | dal itera ‘el inten srhano urbane, incegrada ineegrade sobre lab Schire a base ‘iene dependeacia | de la dependencia provestva Smisva Predoming domina pod a poder ner pcp Tse aneesmne regional y algunos de los temas centrales del pensa- Ilento marxistas. De hecho, uno de lov temay mas Witales es la elucdacion de los Inzos reciprocos existen= tes entre acciones y estructuran, porque la, prictica poltien e ha de predicar a partis de ana comprension precisa de las mediaciones entre amas para que sus Intervonciones sean efectivas, Adem, como Poulant. 2as (1973) se esfueren en sefinan el pensaniento mar= xista considera las relaciones de poder como relacones 162 /1DEOLOGIA, CIENCIA ¥ CROGRAFIA HuMANA de clase y, aunque esten profundamenteimbricadas en todos los niveles de Ta formacibn socal y adornadas de ‘modo complieado por ellos =como aal et, son enh to extremo relaciones de produccén y no deintercan blo. Ahora bien, eeth fuera de lagar decidir ila ext alacion que Brookfield hace del proyecto de Fre m dentro del marximo es o no poste, puesto que iotinico que quereiosafiemar esque podsia encontrar. se dentro de a tradieldn colectvsta una fundacion mks gorosn dal modelo contro-periferiny, desde luego, tite formilecion ma coheronts de au sinter de ita ‘lone: ee evidence, en todo cata, que exth muy ino. amente haciendo compatia x los sspuestos individ ites de eo dlinercambio de lay, Peron bay ada que bay que i mh all. El proyecta de Friedmann parece anticjpar nuestra localizncton de la estructura Eipacial on el nivel socloentrictural, pero debo decit Giie pata completaro, hemos de constuit una concep- dion de estructura espacial que esté en funcién de lo que ie llamado ya estructracion de In sociedad. Vent os imposible si no se toman en sero las afrmaciones del in segundo lugar, el progreso todavia ha sido info rior ne deearrollo de uta concepoiin formalita dela ‘tructura espacial: de hecho, ba sido tan minimo que slgunoe ploneron eventuales han renunciado del to [wenthal (1961, 260) mantuvo en eerta oeasion Ix promesa de una ertructurelogien que wnifeaba a geo. fafa del mundo, pero au biquede de soa adecusda Epsiotogie del medio embience le dej6 con In bmpre- sfonde hnberse sconjurado con configuraciones esis tions que podian ser demasiado complejas para llegar © caracterizaslasy soucho menos para stuasias en un marco comparalvos (Lowenthal y Price, 1976, 130) XPLICACION sSTHUCTURAL EW GEOGRAPIA | 163 Pero, como hace notar Tuas (1972, 321), este tipo de conclusion confunde el sujeto existencial con el sujeto ‘pistémico:el primero se enfrenta con lo Lowental ¥ Prince (1976, 130) califican correctamente de dijo 2m avance, dentro del cual las estructurae s6lo bed tiernen de modo passjero y se comprenden de moda arsals; en cambio, ef regundo revela lo que Tu Ust2."a21) Wentidee como sel nieleo cognosctive coms oda os ajetn en eta sv de bute ralista;siguen diiendo, enfoque que pueda revelar al fer bumano y a'su respuesta al mundo mds allé del relaiome df catart aan 1972, 3903 Tarra 2s posible, por lo tanto, dscernir una cierta pr agrgitn so aprtundieamienio de nuetra camprension clas relaciones entre la naturalezay la cultura, desde las especulacionesinmediatas y conssientes del hombre sobre elias (Clacken, 1967), parando m sis imagence Simbolicas y a menudo inconscientes de ellas (Tuan 1974) hasta legar lo que constituye un sulto alo des- conoctdo~ n lon recintos estracturales subyacentes a tad estas categorie de penamientn, se quiere completar esta secvencin, In geografia dleberd obviamente superar tu comervaduriina cemise alow datos segun In expresin de Baker (1977, 303), tend que eal de nu radionlneneetreso margen de fuentes para considerar wlos dibujos y las aneas, Ia literatura y ol preaje Iu misica y ln memo Faas pinturasy Toa poemat, fo situaley los toe segia Livisstrause (1977, 73) que see petmutan en Posiciones topoldgiens diferentes; en otras palabras, {ue elo que wna sociedad “ice” en funcion de ls rl 164 | 1oB0L00, CIENCIA Y GBOORASIA Humane Sie ceas nay ee eet ceaer ee erecta Oats scare faci de spreentaones eo Lance slegmacey porel Seo: medi ge wey des oa na augngrngalle tabi tnd gus superar conser siempre aS ase nc alae lacaece aslo has ieee yee eens oleae aera a fasta diseases cue gaea seo TRoes apc tac emia fe quttombee proycta sobre mundo qc leroy Fe apnea une ernane id (76, 3) ba edna pote oa Se ct een re a Sardis aatcas a eaeeteaenteas fae eee eee ee eet reese as fuera oeienes)n orprenerian Hoy quis Seated ceameanistanes peters de ements ct [POPLICACION ASTRUCTURAL BN OBOGRAPIA/ 165 srg» deen nts nn de crn dese gacomeen Jue uprte sone cur epunny (Chen, 1977, poet wi sre a amleman-m pice deme mane arama gee gman a pom, Soda ee dig nt ceo hye Faeetge or lames deg uppers lee yn Hemet gonea ea erm Sogn cn Chery cae fe spate nce pucs cari om cree ind cen eye dente ee ese ae Tere eee ae Hiwol p cnlcranos elas ve sie So ee eee y uae ue dso demas reacts, lagen ia Sete wen sot pn ae cumin lobes serene fee omamlain del mundo astra ben sore perce sire seinem mj de ttglend mtn sin dlymeny at dex gens coo dn 166 | 108010018, CINOIN Y OROGRARIA Humana jiaciones cognoscitivas como las materiale, y en este Sentido su logiea interna nos. permitira. 0, por lo menos, nos ayudaria a expla tanto ef modo segin ti cual el palsaje se nos hace ineligible, como la mane- rade Macro novoton itll ode ‘Un proyecto de este po supone, en primer lugar. que, tan dxpoiln de sacar muetot ‘Rodelos particulares (egeogrifcons) de inteligibi Con el cotjunto total de donde ae han sncado en otras Palabran que estamos dispueston a Hlevar a cabo un Etamen findamental del dscurso, tanto lego como to nlco-, y en segundo lugar que estamos en disposi fe aceptar que «todos los sistemas mediante lo cuales is bumanidad eambia ou rdacién eon la naturales tambiin estén elaborados dentro de sistemas de sign ‘nclon social» (Hiller y Leaman, 1973, 9). Ambas com Sisions o bere wx excoponaen, peo xin anilisis coujunto de ambor trminos dein ecuscion, y reo que condenan a fracaso cualquier intento de expo- neti estactira de euano de alr senicn dons superficie oppacinles que no tenga en cuenta sua condiciones materiale, Es de una extraordinaria importancin reconocer, como. hace Lefebvre (1974, T6b), que weet espace a St produit avant d'tre luv: que lag estructuras espaciales estan organizadas prim mente para llevar a eabo modos histdrieamente exp ficos dé apropiacién material y slo de modo seounda fio, y.a través de un serie de deeplasamientos capes ov hiscreamente para simbolizarios. Tncluso asi, To que falta en esta relacién es una dioclaracién detallada sobre el modo de ariculacion de ioe dor nivelee: zeudl ex, de modo precio, In relacién tcistente entre sstas estuctaras eapacialesy sus (?) orrespondientes esquemas? Las shisiones de [EXPLICACION BSTRUCTURAL BY OBDORAHA | 167 Strauss al marxiemo son demasiado fragmentaras para proporeionar una respuesta satiefactori, pero es Evidente ques el queremos avanzer por ests camino tenemos que eaclarecer In manera segin la cual s¢ supone que esos esquemas medion ente infraestructar {ysuperestructora. Y de nuevo: esto es imposible si no {= toman en serio las ofrmaciones del maraismo. Hasta shora no hay problema. Pero s las concep- ciones eolectiviatay formalista de In esteuctora espa: tial resulta incompletas ator conslderadas por sepa- ‘ado, sino estamos seguros sobre la manera de consi deratlas juntas, y wi estas dos deficiencias exigen una tvaluscién cuidadosa de las sfirmacionee del maraie- tno, todavia queda macho eamino por recorrer. Debe- mos avanzar con preeaucion. EL ENCUENTRO ESTRUCTURALISTA-MARXISTA, He sugerido hasta ahora que una concepcién ade- cuada de im estrctira eepacial oe ha de dervar de una ompranian dela exirretuacitn, ye Ten pines Sigutentes inentaré dar un fondatnento mas Sleo a tata afirnacion, Voy a hacerlo estableciende de mode detallado el concepto de modo de prodacsion del coal hhan de depenr, a tenis a econvettn, tanto la eatruc- turn eepacial como ln estructuracion, Pero este proyec- to'inmediato ae apoya en uno mks profundo, porque e marxismo coniene varios concepts dxparcs del ode 160 | op0LOCIA, CIENCIA Y CEOGRAPIA HUMANA de producein. Estos conceptos no se pueden aceptar 0 rechazar basindonos en slo que Marx pensabe real. ‘enters aunque fuera posible una revelacion de este tipe, lo dnico que ac babria conseguldo es revivir el Fidelamo que eruclGs los debates durante les decadas defor atos 1950 y 1960, Lo que importa, por el contr Flo, y tanto en tétminosinteleetuales corso politicos: es ho considera al arnt como una cenit preforme da y predada, sino como una cienela que exige un ex men constante y critico para poder dar valides a su oncepeién propia y eumplir con su promesa tltima Pero, como tengo ge demortrarlo ells plantea el pro- blema: Elencuentso entre estructuralisna'y marxiomo ~sen cual fuere el uso adicional que podanioe hacer de ahha proporcionado de modo dare, especialmente & través dela lecuirasltemitien de Marx Hevada acabo por Althusser. una construccién detallada del concept Se modo de producsibn; pero, segun creo, no ha conse. {guido proporctonar una loalianetén consstente para la Ciencia dentro (o fuera) de la formaciba socal Por lo tanto, el concepta propio del inarxiemo es como mln mo en el actual contexte un concepto ambiguoy esto Fepereute como es lbgico sobre nuestro proyecto ame, digto ~subraya su nuturalera muy proviional-> hasta €l punto de exigi en primer hagas una declaracion init cial dele probleméticnalthusseria, en segundo lugar una consdruceién esquembtien de sus concaptos prise pales, yen tercer lugar un resumen criico de susconse- Etoncias, Solamente entonces serd posible, em mt opt hidn, estudiar de ‘nuevo una ‘coneepeion adecuada dele estructura espacial y esclasecor status epste- inologice Una de las distinciones clave entre Lévi-Strauss y Althusser es el modo regin el cual tratan la relacibn lisis Togico e historico. Para. detilo, muy faqueméticamente: Lévi-Strauss retrocede a partir del movimiento aparente del mundo social para descrbir la Catrvctura que esth detrhs myo, mientens que Alchure Ser sigue hacia adelante Ia pista de la extractara para descebie of movimiento real del mundo que tiene delan te, Esta formulacién es demasiado determinant: sobre todo opone fo «aparentew alo etely en unos terminos que exigen una formulacién mis euidadose Por lo tanto, como hemos visto, LovStrauss define su objeto de estudio como une relacion entre dos o mis términos, y Iuego construye. todas las permmataciones swe pueden formarse a Parti de llon Ain de ene todo, segin dice, porque la mente e enfrenta de modo neeesario¢ inmediato\con las aperiencias manifiestas deltmundo soil yy tondenca natal cose si lemente en operar con elles y producir variaciones de Ellas. Esto podria ser una forina de descubrir una 1 a interior de Ia clsificacion, pero mientras la mente se limite m reordenar estas categories basicas cont husré reproduciendo un mundo extructuralmente simni= lary de este modo animari-a las personas a aceptar las couitonee Bias den erp, Lavi Strate dex tribe este paradigma categorico como laponste sauce {ge el pensamiento salvaje, un modo dé pensamiento jue, en au opinion, domina las soeiedades primitivas, Ths tamadas sociedades afviasy que sestin rodeadas por Ia suntancia de la historia intentan conservarse {170 toowocta, cANCIA ¥ OBOGRARTA HUMANA impermeables a elas (Lévi-Strauss, en Charbonnier 1989, 39). Se deduce de ento, en expresion de Haber: toas, que el pensamienta salvaje no puede tener un inte tls de emaneipacién,y que pot lo tanto un de low pro- hlemas prioepeles pion uh araiamo estrctral es de erestablecer nuesteas conexiones fuers de nosotros tismos, con In esenein miirma del cambion (Livi. Strains; 1966, 256s In cursiva es nuestra). Esto li puede hacerlo negandose a actoar partiendo del mo Iniento aparente del mundo social. ‘bora simples “oposiciones estaban reflgjadas (yanticipadas) de modo alterado ea In obra de Gaston Bachelard (1934), donde se concebian en dos nivel relacionados: 1) En el nivel de las formas de conocimiento, Bachelard identiieaba una dildctcn constante entre revere sence, Rare elcraor parc suedo de In experiencia cotidinna» y representa clas tendeneins naturales “salvajes" de i menten, La scien. Celucha conta llasy ha de obliges al hombre a srom- er con los intereses“espontdneos” de la vide» (Bas. ar, 1975, 48) 2) nl nivel de las formas de existencia, Bache- lard identificaba una dialdeten constante entre fond meno y relacii. En sy opinion todo fendmeno e8 un tejido de relaciones» (Lecoure, 1973, 39), pero estos talidos que se entremezclan quedan fFagmentadon por Iexperlencia cotidiana en eategorias disoretas. Eta categorian,n su ver, quedan tan profundamente ene Judes on el discurso cotidiano del hombre, que const tuyen un obsticulo importante para su concepeiin slendifes dé mundo. ° Bachelard no era marxista, pero au ex diseiplo, XPLICACION BSTRUCTURAL BN CRDERARLA 171 Louis Althusser, utliz6 este sistema de conceptos para examinar las obras de Marx, y acabé convirtiéndolo eit sistema equivalente expuesto en la fig. 8, que rein todos estos sucesivos desplazamientos y transform: Es decir, y resumiendo, que Althusser sugiere que la Few STRAUSS: BACHELARD — ) 4 ALTHUSSER idetogia v0 apege » las apariencise maniiestas del tiundo social fas reproduce como categorias en un Geureo no examineds. Esto no i clone dics en eta mode lon = fas‘ categorias con las que opera, sampoco consigue cvaluar # mundo sobre el cual opere: Legitiniba € la Seen forma parla de ceocinento sobre ‘mundo y una forma particular de existencia en el mun- do. La tefence, por lo tanto, no dee proporcionar un Conocimiento en cierto modo eelrioe hacerlo eq dria a aceptar el concepto raiamo de ideologia que acaba de negar-, sino construiry reconstrur eonjun tor de elaciones cebricas que transforman ln estructa- ras del mundo social: y tambien hay ahora que enten- deren el seqtido cognoscitivo. de cambiar nuestro mode de conocer el mundo y en el sontide prictco de Cambiar nuestro modo de pardcipar en él'En los dos nsoe aech unn actividad profundamente inguictant tla cieneia puede invitarnos a dejar de lado modes de rganizar luestra experiencia que nos paren tan cla ratentecorrios, tt abvolstamente garntzades Er ordinarin de eh, que quizé preferiramos reer que teatro mundo falsifen fe tone en lugar do aorptar quel tera perturbe sutra relacones cone sure ls (Mephasm, 1973, 116: ver, también, Macintyre y Tribe, 1975). odsainos slr este mama que un tl Feunirlaw ella como un proceso aucdnomo de construc: cin esti, XPLICACION ESIAUCTURAL BN GEOGRAKIA | 173 Conceptos althusserianos del modo de produecién Marx construyé sus relacones tbticas a través de un eon dete categoria eine 8 ro proporcionadas por la iosala clés slemane (He Pe cl socalien frances (Proudhon},y Ia economia Potion britanien (eardo)- En eu prefaco.n la Coniibucién [a efticn de la economia pottica, publica on 1859, Marx recordaba Gq ela phimera sbra que emprend! para resolver las Aes que me aaltaban fac won revision cten do Ia flosothegeliana de i ley, Hegel habia creldo que hombre slo podia llegar ter directamenteconselente de les apariencias manifestas del mundo social que denomind olectivaments estado o sociedad evil, pero due cada uno de eetos fenbmenos ern exprenn de car- cXmente In misma escola interior y reducible walle, a In que donorind el Epiritu ola Idea. El estado era, por Io tanto, ca completa renlionelin dal Espiritu en exe tendien cla Idew dvian suponiendo que exiata en el tmundor la eforma fenomenel absolutamente supre- tia del Eopritn, La historia de Te Sociedad civil era Simplomente la reiizucin progresiva dela Idea lo que Norman (1976, 7) describe somo scl desarrollo de In rardne—, de modo que la tranaformaciénbistbriea de la covidad ora contemportnen de Im secuencia mb tente de transformaciones logices, estaba unida s Glin y determinada por dla. Pero Marx lege a a conclusibn opuesta, a saber, que as ralaconeslogaleay ls formas del esta no ae inka de entender ai ental rismas nn partir del lamado desarrollo general dela mente humala, sino que enen 174 osp106t4, CBNCIA Y oxocnArtA HUMANA suis on ne noes matralsde vidas. La coca y low fonomonoe quedaben,tgagpucsion ya idealisno orn suntcaido por el materiale (8 Como dijo Marx: » Ce hombres on la produceiin socal de su vida, entean en jones definidas que son indispensable ind ‘e produccién gu ll de new es Conse estate Sia tpt rel tbr eel sr dave ie Supercar ety foltca yslacunlcatiapenan onan hes deen? cal i mado de pluton dese eal on Snel proce gene da sta pete le Sia contends ios bons fur decane cites coo ni estes soc To gle decewin oa A menudo se he supuesto que estas dos airmaci- nes clasions significaban que la obra de Mart podfa hundirse en un determinicmo econbmico: quer cepa nuestro argumento anterion, lon modos de Comuntew. 2 sooeban ema. de eee tte ove een feinene -Tipeioaess LPLICACION ESTRUCTURAL BN OROORAFLA | 175 cin son reflexiones directas de los modos de apropia- ‘sion y que el uno podia «leerses inmediatamente del ‘otro. ¥ de hecho, si Marx se hubiese limitado a eponer ‘1 Hegel cabeza abajo», la superestructura tendria que ter expresin de la estructura econémica y ser reduc ble a ella, del modo como se habia supuesto al estado expresion del Espritusreducble i: ero Althusser firma que Marx no considerd la relacion entre supe- restructura y estructura econémica como algo directo © inmediato, y que, al contrario de la totalidad wexpresi- vay de Hegel, consideré estas relaciones como algo Indirecto y mediado por los diversos niveles de una totalidad efoliadas. Segiin Althusser, una lectura sinto- matica de Marx revela tres niveles posibles: el econd- ‘ico, el politico, y el ideolbgico (fig. 10). EL nivel econdmico (0 hablando estrictamente, el modo de produceién) se ocupa del modo segin el ual el poder de trabajo de la fuerza laboral utilize los medios de produceién para transformar un objeto de trabajo. Betos tres elementos estan articulados por un modo especifico de apropincién dela naturaleza (o, en un sen- tido mis limitade del utilizado hasta ahora, por un modo espeicg de aprpiaetin materia) y l Gal del proceso laboral, «el trabajo ha quedado incorporado a 5u objeto: el trabajo ha quedado objetivado, se ha tra- Dajado el objeto» (Marx, 1976, 287). Se deducen de esto dos proposiciones: 1) La falsa polariz: tre la naturalizacién del hombre o la humanizacién de la naturaleza que encon- tramos en el debate entre Durkheim y Ratzel queda sustituide por el concepto dialéctico de estructuracién fen el cual hay una interaccion constante y reciproca entre el hombre y la naturaleza (Burgess, 1976, ‘como dice Marx (1976, 283), «el trabajo es en primer Nive 1OEOLOGCS Tvl POLTTICO i E ie : 3 a 3 XPLICACION aSTAUCTURAL BN CEOGRAEIA} 177 Sica Sagan ce aan cee ees Snes eee eee cetera ee man al and eosin ota lune de pr Se es eee ee es pate eres amie eoainata sonar sna ssecamagine at aun de product, en 9B (1979) ore arent Jue cou i lta arg la a aa da lupe pare anges In rnpogann dl pede el seb Babe ue econ be ret CN ee eae ferme ee rere clans she smi cas 178 | 1DEOLOGIA, CIENCIA ¥ CxOCRArIA HUMANA te inot reper eras Sst Bifano ie ones ie leans pt altel nis ne tte XPLICACION ESTRUCTURAL EX GEOGAAFLA| 179 del mereado de slario y trabajo. Se deducen de esto dow proponiciones ms 3) Toda sociedad ha de depender de los dos mod: de sropacin gue arian nivel sedi, al o-se Menuifien n menudo Ta estructurd entera de nive- ies econtmicos, potas e ideologicos en funcion inica- imente desu modo de produceiin, Pero eato ea algo mis {ue una abreviatara’cbmoda, porque 6 Adngus diferente neler dominan todos die rentes de produceifn para poderse apropir Ia plus lin I determinacin del nivel que dominarael odo de produceiony del modo de produccién que sesh domsan: Bo. correspande a nivel econdmico, Por lo tanto, en el modo eaptalata de producién, el nivel econdmico es dominante y determinante a la Sex mientras ue en tr mods de produc otros Haciendo por la fuerza de las condiciones de exisencia dal nivel seonbmicn (Hinde y Hirst, 1975: ven, tam- biém, Althuseer, 1969; Althusrer y Balibar, 1970). iividentemente esto no significn que estos niveles restates pun reine al vel encanta ovo que tean tan independientes uno de otro que el {nil se vea condenado a eseguit las concatenaciones tmplrieamente diveran en momentos diferentes de fac tores exencialmente separados y relacionados anita: mente de modo contingenter (Garnudy en Callinicos, 1976, 41), En eambio, fa construccién de Althusser del coneepto de modo de producsion proporciona un modo detertuinado de articulacin, ante dentro de low niveles ‘como entre ll, sto la distingue de Ie construccion de Harvey (1973).y ua comparacion entre las dos permitird pro 190 | 10#OLOGIA, CIENCIA. CeoGkarlA HuMaNa ee ere cat sy egrtnen ehrmugng precede Tar (972, Le leares ease aera ser ry man tren rte egtredlp ia oreflicoorenr rg Tn pr was edna haan beseech Coats Le) Perl ane Harel augue de gue eve fe oe eee enrages PEPE a ete etna paren de prod, nae rezone gues Te ae ra oe Se ene ees rede ote pace ane) per ean ea penn sda, sent ele pi See acter eee eae sna or regain progeny eon Pre ime reduc ce Dupe Re 190) {cece sete macnaine mo ge legis Se eas a aeeemas uae it aetna lgcisaspemenins aoe AxPLicaciON ESrauCTURAL 2 OBOCRAPLA| 181 do en la actividad humana» proporciona una caracteri- tacién dtl de ls etructura eotial ‘Ya he examinado estos temas mis detalladamente en otra obra (Gregory y Smith, 1977} y podemoe lee {gar simplemente ala conclusion de queia conjuneion de Bolanyi'y Marx ha de reducir a la inceherencia toda explicaclon, Pero lo especialmente importante en el Sciual contexto cs que Polany! no incluyd munca los ‘todos de apropincién material en su problemen sus tantvinta{Ilindess y Hirst, 1975, 26); puesto que la omision no puede compensarse eonectando sa exquema ‘on uno marieta ~elfocento de Harvey en este sentido no pasn de sere tipo de transliteracion que Althusser (1969, 203) condena tan rotundamente—, se deduce Aecesssiamente la importbiidad de que lob conceptos dlereciprocidad, rdistribucion eintereambio de merew do repereatan sobre el concepto de estructuracion y. por lo tanto, a pesar de sus connotaciones «espacialesy anifiestas, no'pueden consitar una coneepeion ade- Chnda de estructura expacial. Creo que esto es asi tanto Sie acepta la problemiticn de Altnsser como sino, y sen esto en lo que tenemos que entrar. Comentarios eritieos Althusser io ha carecdo de eiticos y ahora quie- ro sefaler dos cusliiciones que son én al mismas ium primera es que ha habido demasiados intentos por disociar toalmente a Marx del esteuetoralismo y por platen cjetones conta ls elenenio el mode olingiatico que se sponen incrustados en le obra de Atthasser (Glackamann, 1972), Del mismo modo que 162 | tosovocta, crenels ¥ eBocnarla news Lévi-Strauss oftece un ettudia de fa penaée sausage y ne de la pensée des sausages (Gaiee, 1913, 05) cob Alescartad in coneteuceibu de Althueser como puro for- tralismo, vacie de contenide: una smitelogi comple- tas de un smundo abstracto de estructarasy niveless {Eaclan, 1975, 108), Ademésy al considers que st Sapacided por presentr estructars an theminos hist ‘isos ~sSplnoen dentevo en pan, gop Ix dovcripeiba {de Hindoss y Hirst (97%, 316}~ implica une aceptay Son den bade evi Srnuve sobre sineroneited de ins estrustarasy se supone que Althuser nega el papel dela ace humane conte y coneceate ch ou rane formacion. Tetoe recelos eatin en general fuera de Inger. Muchoo de alos 4 deben & alfunas trperes obvi In terminologia de Althusser, que segun el mismo admit te eth edemsiado aren eu muchos agpectoe den ter minologia “estructaralista” para no provoces ema gliedades» (Althusser y Balibar, 1970" 7), Nepitinds free: Althurser no divercin ol analisisfpco dl anal {i bistéricn, como hace Lévi-Strause, rf tampoco los finde, como hace Hegel Considera que uno es roqusito previo del otro, de modo que, paraifascando a Glidens {iov6, 120), cae estructurs puede deeeribicee fuera Aa Gesapor peco aa eu cetrattaracion Sin Smbtrge, In dicated eal oo In realizacitn inconsstente po parte de Althusrer de este proyecto: sigue diferentes protocolos al examiner In ceuet yal ‘saminar la idetlogie. Como ha demostrado Hindces {1977 "206-207), Althusser exeminn.formulaciones tHontifcas en rlaciba a tos conceplos de dscarte (por ghemplo, dependensia'y coherencia login), pera Scams fottaleconor eslogion owe tity dl Proceso de produccin del decureo de ells. Es evidente [PXPLICACION BSTRUCTURAL BN GHOEAAPLA} 189 ue exto cx tlelogico, puesto que ela conclusion cono- ‘dda determina el enfoque que se da al discurse en pri tmerIugary (Hindess, 1977" 200), ¥ estomo os canes lager de ser un resultado contingents de le probe ia de Althusser: std inegrada rou misma ctrac- ture Coma ya heron visto 2 concepto que Altbusner tiene del modo de prodacaibn separe ala slenela de ia formacion social per implica ev ella' la Heslogta: Bor fo tant, in autonomia Coneedida ela conse dqniicn qu hay quceraminarlosinternuleenton on fungon de Ibsconveptos desu discurt, mientras quel fundeamere pote de Helge tee gus hy que gam tulle wexternalmentens on foncion dl procsso de pro. duceién de su discurso. a a Es seguro que Hindess (1977, 224) estéenlo cierto gua iatlen que havin que exo todotoe hacerlo (primariamente) en termings internos que eno pucden avanrar haciendo prefcrenci a ning fupues {oiproceco de proguciin'de cote discurags: Gres que cnt tera ote meng re omprender la constitucién tanto dela ciencia como de in toslogia, habrd quo enaminar el docareo tanto on ‘Roo de erletocton que hay que dar la dob valor. Cin contenide on el examen al dieuryo, Mi segunda califcacion, en un nivel diferent pero to ménoe fundamental, es" que la tear labore del “lor tambien esth cargada fe difcultads, No puedo STncutras todas en exte momenta, pero cr impeneante setalar, dentro del actual contort Ta afrmacion de Hodgshon (1976, 9), segiin la cual el concepto de tra- 184 | toe0L00I4, CIENCIA Y OBOGRAKIA HUMANA bajo incorporado es esencislmente idesista: que «se trata de una purn construcein mental yno de un con: Crp reason cs alg proses lin eat cable en algin modo de produecibn». No ae tata en thnoluto de la cbjecion empiricita normal contra l trabajo incorporado, sogin la ensl ev wa piodra del Esato metainy png lo inportante a raion targumeoto de Hodgsbon ex que nace (por lo meno tn parte) del interior mieoio de la proBlematica de ‘lhusser y que, por to tanto, reperoute sabre la cons. trucelén que Althusser hace del eoneepto del modo de Produccién. ‘Ninguno de estos problemas puede explorarse en ol vexto asta, pero indessy Hira (1977) han sugerido aque el camino'n seguir pass por un reconsideracton de ib concepts bases del tarsi, yen expec por tne susctclén del modo de production por la forma lin socal eotopicdra de toque del anals miecst, Esto limita inmediatament as pretensiones anteriores gue, puedan formularse en favor de las concepoiones ‘El coneapto de una formacibn socal determinada expec fo como mfiino la ‘economia (ormas Ao preduccibe y de i de come lf de epi das era) oman de fe politi y Ins formas de cultura y de desloglay Ekin Eon est economia, ten cases econbmicas 9 a relaior fn de algunas de rte formas, No designe ‘on wi aft ‘Tad necesria dada eu vu concepta. a, porto tant, vest Particuares deta accén de una tal ttalidad ode wu real Einen elganaotre forma de otalided.Tampoco le peristes: tlaco le ustuciin de as formas econiricnn, polities ocal- turales/deolgicas puede deduce del coneegt dela frre clin social ea la cual aparecen, Bn especie, ia formactin Social no puede rencverse en a formula: marxinta clic de LeXPUICACION RSTRUCTURAL Bm OBOGRARIA 185 bese econbmicn y de sus superastructuras politico egal « Hielbgice-ultaral, Low aparatoslogaly paldoo y las formes ‘cultural ideolopicas proporcionan las formas da lus que se btienen Ine condiciones de existencia de detorminadas rel ‘hones de prodvccin, pero no ton reducibles au eestor no ‘sthn organiendas en'niveles estrocturaen deindos que se Timten arefljar a estructura de una base econémien syn conte, Esto sigifien que las fuergns pola y las formaa ‘deligicas no pueden reducirse al expresin de "increses™ Aetertinadon tel evel de Ine relacioneseconbraias de cla Seu (Hindese y Hirst, 1977, 57) Hay que decir de paso, que, como scfald Stedman Jones (1577), esta es la trampa donde eayé Ia concep dion del eaptalismo en Harvey: Los hechos dela histo- fia demiiestranclaramiente que no et elervo que een un Confito entre In evalucion de ia base econdmien dela Sociedad y clementos de a superestractura, esta tia ihaya de coder, adaptarse, ¢ ser eliwinadas (Harvey. 1973, 292; ver, tambien, Brookfield, 1975, 196) Hay michos puntos de eatedetso pasaje que mere- cen comentario, pero en relacibn a nuestro proyesto fnmedinto su resdtado mas sigaficativo es el rechazo que formula de los conceptos de bane y de muperestruc- thra y de cusalidad eotructarel. El primero x inme- diate y hace todavia sba insostenible la formulacion original de List Stravee sobre un exquema interpuesta tntfe la base y lasuperestructre. (Lo cual no sigoifica {hue la constitucin de los eequemes earezca de impor- dancin) El segundo distancia todavie mis al marxismo de los arreos del estructuralismo y sugire que les com Cepeiones de estructura espacial deberian Tocaliarse eel oncepo de unu determin forma social cro, comovvoy a demostrar, Hindess y Hirst, al proce: Ect de ete modo, abren un camino ma directa que Alt husser al unilsis de las estructuras expactales. 106 / DS0100%4, CIBNCIK Y oBoORAETA HUMANA Modos de produecién, formaciones sociales y estructura espacial La traduecién mas desarrollada de la problematica de Althusser es sin duda en términos espaciales Ia sociologie urbaine de Manuel Castells (Castells, 1972, 1976, 1977; ver, también, Short, 1974; Pickvance, ed. 1976), Castells desarrolla una caracterizacién espacial de los tres niveles del modo de produccién, segin el feaquema siguiente 1) Nivel econsmico 4a) Produccién: «el conjunto de realizaciones exp ciales derivadas del proceso social de reproduccion de los medios de produccién y de lor objetos de trabajor (Castells, 1977, 129). 4) Consumo: «el conjunto de las realizaciones espaciales derivadas del proceso social de reproduceién de la fuerza laboral» (Castells, 1977, 130). ‘) Intercambio: el conjunto de realizaciones espa- ciales de transferencias en el interior de y entre produc cién y circulaci6n, y «que no puede entenderse en a mis mmo sino en funcién de los elementos que conecta» (Cas tells, 1977, 130). x 2) Nivel politica Es la onganizacién institucional del espacio, que Castells (1947. 208) considera bipolar: «El aparato de estado no silo sjerce una dominacion de class eno que api, dentro deTo posible, a regular las ersis del sa tema fin de preservarion [EXPLICACION BSTRUCTURAL BH GEDEAARIA | 187 X 3) Nivel ideolégico Es Ia organizacién simbélica del espacio que Cas- tells (1977, 127) identifica como euna red de signos ‘cayos signifieantes estin constituidos por formas expa- ciales y cuyos significados son contenidos ideolégicos, la eficacia de los cuales se ha de deducir de sus efectos sobre el conjunto de Ia estructura social. {Los suptestos de que las teorias expaciales expre- san teories sociales y de que las estructuras expacieles realizan estructuras sociales, ocupan un punto central en este sistema de conceptos, Para esclarecerlo: Alt- husser (en Althusser y Balibar, 1970, 99) afirma que, al no seguir Marx a Hegel en su reduceidn de la historia una simple esencia que se desarrolla e través del tiempo, resulta imposible «imaginar que el proceso de desarrollo de los diferentes niveles del todo tenga lugar fen el mismo tiempo histérico>. En lugar de eso se hace necesario asignar a cada nivel un tiempo peculiar o temporatidad. Asi, por ejemplo, el nivel ecandmica del modo capitalista de produceién contiene «diferentes ritmos que puntian las diferentes operaciones de pro- duceién, cireulacion y distribueién», y los coneeptos de estas temporalidades diferentes se han de construir «a partir de los conceptos de estas operaciones diferen- tes». Pero, ya que la historia no sblo es un tejido de tiempos, sino tambien de espacios (Vilar, 1973, 188), hay que proceder también @ construir exactamente del ‘mismo miodo el eoncepto de los espacios de los diferen- tes niveles. De hecho, Lipietz (1975, 417) los denomina sespacialidades», Podria ser, desde nego, que la disyuncién entre tomporalidad y espacialidad fuera incorrecta, y que 168 /1p50L0014, caNcI8 ¥ exDeRArtA He (Castells, 1977, 442-44; ver, también, Thrift, 1977 leoaiares 3e das ae de estructuralismo, el Bey pti acento Ci [BROLICACION esrmuUCTURAL BY cnaria | 189 sociales. Esto no niega en absoluto la existencia de una Jerarguia de concepton sino que ae limita 8 instr en Hite no puede existr una «correspondesetas inmediata thir a extrustiras yaa coneopon (in, 1977). ingens y Hint (1077, 63.73 nur qu fs cow Ios medios de producciin son de importancia central en tl aniline de ls clases econbmicas dentro de determi badas formaciones sociales. Low autores deinen Tos tmedioe de produceln como stodas las condiciones ttevesarine para In actuselOn de un determinado proce. £0 laboral, las cules se combinan en les unidades de rrodaccion en las que el proceso ene lugar. Si una Eualguiera de estas condiiones es poseain exclusiva douna categoria defnida de agenten y ae separan de tls lon agasten que dirigeno hacen aztans el proceso Inboraly estas relacones proporcionarin la bese de les relasiones de clases, Eata sigeitin “de mado crucial due se han de anelizar alas felaciones entre la unidad de produecitn" o “empresa” ylor sistemas de creua- cidn 0 datribuciin de las condiciones de produccién para poder determinar de modo riguroso la relaciones Ge clase. Hay que aplicar este andlisia x lon conceptor de Ins relaclones sociales de formaciones sociales eape- tllcase (indore y Hirt, 1977, 63; en curivaen ol on fil) Bl andlinis dein ontructura espacial, expresedo de este modo, no deriva del analisis de la estructura focial nies algo secundario en relacién a ella, como sugeriia Ia problemética estructuralista; ve trata mas bien de que eada uno necesita al otro. Por fo tanto, 12 cntructufa eapacial no es una simple arena donde se txpresan los confliton de cane (Seat, 1976, 104), sino también el dominio dentro del cual —y on parte a trevée al cual se constivuyen Tas elacionen do clas, 9 190} sDbow0Gt4, CIENCIA ¥ GrocRanla HUMANA conceptos han de’tener su logar en la construccién de los conceptos de determinadas formaciones sociles- ‘Ahora bien, es importante evientemente taseen- der el'efstichismo de las hrense profesado por le goo. agri y lestruirel mite dequelas areas of clad le reas, pueden interactuar» (Carney. Huldeon, ve Lewis, 1916, 13), pero deberia verse chora con igus claridad que est he de sgnificar mls que une sitiple demostracion de que la retivla espacial presenta en forma eristaliznda y desplazada, ut haz de releciones soeiales. Cuando se ba legado a reconocer este punta, €l resultado freewente ha sido plantear el «problemas dele proyeccion de uno's otro dominio. Este problema no estmés que tna varinnte del rompecaecse forma: Proceso que sélo eontinia despertando interes porque S blanennent iil fy incorrect: Supe que ¢: posible identifcar una estructura eopacial indepen dieneemente de una estructura social eota et unk poe para la otra~, mientras que el pro- amos lon argumentos de indevs ¥ necenidad de reconocer: que les estructuras espacieles no pueden teorisarse sin estruce turas sociales, ticeversa,y 2) que no pueden pratt cars strats noises in etucturaseopactles bceversa. La segunda. proposicon es nortnal, pers dpende'de ‘primera eta eotrechament gad Se deduce tambitn, en mi opinin, que estas obser- vacioeseliminan Ia sccendad de recur al extract Talismo operacional de Piaget, como querlan que hice amos Brookfield (1975) 0 Sayer (1990). Dentro de poco voy @ recalear conorctamente este: punto, Los Inotivos que Brookfield aduce para ello aon Goble pr tmero, novesth dispuesto eximir a elas estructuras de FXPLICACION ESTRUCTURAL EX GEOORAPIA/ 191 1 base econémica» de «lus leyes de transformacion continua, interactives, y ademés no esta dispuesto Sseeptar fot efuertes elementos de un funcionalisme & roris_que encuentra en el modelo marxista clasico rookeeld, 1975, 196). Estas dos conchusiones den ‘an, como él mismo admite. de un estudio de la obra de Harvey en Social Justice and the City, y no de una ext gesis de Tas propias conteibuciones de Marx, y mucho fhenos de uha esticn del marxismo contempordneo, Hemos visto ya que las construcciones de Harvey son defectoans, y que un concepto mas riguroso de forme cit social puede dar respuesta a las don objeionee de Brookfield Pero fenemos que avanzar mis. La critica que Sayer (1976) formula de la ciencia regional establoce tuna distineibn entre el estructuraliemo de Piaget y de Althusser, y localiza st retormulacion como une econo: mia politica urbana y regional en la primera de estas problematicas, En realidad, la posicion es bastante mas complicada de lo que Sayer ndrite ‘Hay en primer lugar una carrespondencia impor- tante entee amos, puesto que Piaget (1971, 126227) reconoce explicitamente el concepto de causalidad structural de Althusser, No sorprende mucho, por lo tanto, que Sayer (1976, 248-49) recalque que ela orga nizacion espacial es un problema importante para todas las eoonomias con independencin desi son feudar Jes, eapitalistas o socilistanyy, sin embargo, las fo mas particulares de organizacion espacial reflejardn los. diferentes tipos “de. relaciones, socioeconémicas observadarn; y que ala bisqueda de “relaciones dter- Iminantes” no. supone necesuriamente una regresion infinite: la regres se detiene en el nivel de Ta econo ‘mia macropolitieas (la carsiva ex nuestra), 192 | mosoLocts, eIENCLA ¥ GeOERARIA HUMANA En segundo lugar, y conectado también con esto, Piaget desarrlla su estructuralismo «auténtico» de otal que sus intencionescriticns, que Sayer com: arte, yen especial ss ereenciaen que «el hombre pue- Ge eanuforeoncse aa imo teandformando el mundo y puede extructorarse a a mismo construyendo extrue- turns» (Pinget, 1971, 119), quedan gravemente com prometidas: Dice que no ex necesario sceteoger entre la primacin de o socal ode intelectual el Intsleeial colestve os el equlibrio acta que rerlta de la Internocin de as actunsiones que intervienen em toda coopee ‘acibn, Tampoco precede In inslgoncia la vida mental © ‘eves la forma egulibrada do todas le funcionescognoec tions ¥ las conexianes entre ntlacto y vide orgdniea pueden Gonocbieie de la misma manera: aungue'no seria correcto ‘dni que todos Tos procesosvitales son "incaligeates™ puede lirmarse. que, on [as trensformaciones Togicas que W'Aecy ‘Thompson estudld hace mie de une, generac, le vida ox ieometriante: hoy en dle podemos Hogar a decir queen EXichos anpocton vida actin como uns. intaligenc feral» (Paget. 1971, 11} Por lo tanto, xen iltime extremo» las estricturas no son ni mis ni’ menos que «modelos logicomatemat- cose (Piaget, 1971, 98). Las afinidades con la geogra- fia moderna’ son muy claras: se invoean los impulsos cibernéticos del andlisis de sistemas; se mantiene la tradicién geométrion, y se vindiea la construecion de modelos matematicos. Resulta dificil entender, por lo menos a partir de esta base, que el estructuralismo operativo eonstitaya tuna amenaza al statu quo intelectual. ¥ Sayer (1976, 198) confiesa que gran parte de su critica puede pare- cer «redactada excesivamente de acuerdo con los mis- ‘mos términos de In ciencia regional convencionals. Opi rno que el caste que esto supone es prohibitive. Lo que [EXPLICACION eSTAUCTERAL EX GDORAKIA/ 193 hace la episcemologia de Piaget es resolver las relacio- nes entre lo que hemos denominado estructura espacial ¥ esquema espacial en favor de este dltimo y, como Seiala Hindess (197, 161), «el dnico efecto que puede tener esta referencia ala estructura del aparato pensa- dor (la corteza cerebral) es oscurecer la importancia de los materiales matematicos y de las construcciones ted rieas necesarias para la formulacion de un resultado matemético dado y de las condiciones que determinan la validez o invalider de este resultados. En este senti- do, las eonclusiones de Sayer son inconsistentes con la critica incisiva que les precede, porque lleva a.cabo pre- cisamente en estos términos su examen del discurso de la ciencia regional. Por lo tanto, y en definitiva, el estructuralismo operative se desliza inescapablemente hacia un dogmatismo sofisticado, y su problematica no consigue especificar las conexiones entre construceion tedriea y transformacién préctica, de hecho las obs- traye sistematicamente 4 La explicacién reflexiva en geografia 206 sar gu le inagn ha de age ei el latte dat imo ts nd elder ss Eom rca forma ta ue at Seded Sollee Mone yi sted na Tartare rage sn clean co eke James Joye tat det ari ae et Los primeros encuentros de la _geografia con la explicacin rellexiva causaron una itpreeion profane dda, pero se llevaron a cabo de moda superficial. Fueron sigeridos y apoyados por el interés tradicional que la geografia demuestra por lugares coneretor y por la Bente que vive en ellos: por lo que Harvey describe” como el shilo del pensamiento geografico que en sus mejores efectos produce una sensibilidad aguda por el lugar y le ‘comunidad por ls relaconessimbibsicas entre individuos, comunidades y ambientes» (Harvey, 1974, 22), Pero, por valioso y vital que fuera, el hilo petis romperse ot cualuierinomensa porque no est 1a integrado en un Torro epistemolgico fuerte, Por lo tanto in geogeli, al wpartare de un examen riguro- 0 de los discursos implieudos en su proyecto, te resig- 16 inevitablemente alo que Harvey califica tambi como una especie de chumanismo de parroqulte, ut 198 / ronoLoots, CIENCIA ¥ @soORAELA HUMANA conjunto de descripciones que we detenian antes de le ara una capacidad plenamente eitcn para «com Frender nuestra situaciony velar ln potencialidad de Kooi en gresenton (Haves 1974 2) Quiero subrayar que es Gela maxima importancin aso- Gar cota preveupacion tradilonal por las ectructuras da mundo social con una preoeupactin igualmente fun damental por las condiciones del discurto sobre estas fetructuras: en otras palabras, conectar Ta ontologia on Ia epiatemologio Seglin Relphs (1576, 126), el paisje contempor eo hi experimentado ina eronén de la expecieidad ‘elas reglones que babian atraido siempre el interés de ios geografos: los lugares se han deformado y se han contertido en escenarios ue responden a lox dictados tutsriores de une racionalidad absteacta, en lugar d ins estructuras intencionales de les personas que vi ven en elias y que les confieren aus propios sentido. Yevsogin Goildner (1976, 48), las ieologias pueden Caliicarse mas o menos dl’ raiamo modo porque habla del munds comune vox ornnients costo 0 ie hablara fuera el mundo y no las personasys ion dis dhirsoe se deforman y se convierten en ana dispute en liger de ser un itercambio, donde el deblogo trata de inponer nn simagen compulsivamente wniateral dal mundo. La relacion entre fos dos ex estrecha, y Relph ttvierto quoln geografa seenté abandonando-a al mis- ina para’ converdrse en una idedlogla enicamen Constituida que contribuye a la extension y eificacion desta imagen del mundo que ex, por fore damente unisuperficial y arent de lager. Sega 6, le geografia corre con ello el riesgo de perder el contncto Eon sus fuentes ignficantess, con as actitudes, inten- ‘lones y experientias que prestan identidades partieu- [Mt EXPLICACION REFLEXIVA AN GEOGRAPIA} 199 lares @ los reinos que estudi®, y en definitiva de destruir In riqueen misma que le dic vide an au origen, dilemma no eo!nuevo, Dardal (1932, 135) dijo que In googealia ao ha encontrado y ve encontrart siempre tediclada a la ver por ol eofocimiento y Ta existen= clas, por us embientalismo donde el gebgrafo sbusce. sentido al orden encontrando esi ut mundo anmpliar treate determinado, fuera del tiempo y bien arregla- dow, y por um enistencaliomo que sbusc un sentido en dl peliaje tomo To harla en fa literatura, porque ev defociteri de los eafuersos del hombres (rua, 1971, 18) wanda proposilny la afirmacion rechazada en el eapftalo antervor, segaa la ual el paisaje tiene unciorco modo dentro de ilaclave de pustira comprension de &l mismo, espero que cen trident. Equival a lacontraatirmacign de que la clave en algha punto de nuestro interior, detmodo que, cr extercibn’ une geografia autintica “Tuan diva [mara no tretaris de imponer eu propio marco de referencia (negociado) al mundo, sino que intentaria comprenier oes marcos de referencia mediar entre {ovate posriamoe considerar como varias contrucso- ew clegase y ethencase del mando, Hl presente eapit- Tape otupa do cote proceec de mediaclon,y sirve para ‘eforgar el argumento anterior en favor de un examen {rears embargo, fo face on ermine re ten porque in itancibn noes ahora simplemente escla- yeoet las conetrucciones de lo centifics vociales, sino interpreter también Ine sonstruccionee a lan que te currda de med rutivarie lov miomos sctores socials. Teco significa quesi bien cetoy dispucsto a aceptar la opinion le Schuts (1962, 1, 62) de que «today las txpltcaciones cenificus del mundo socil pueden ref tbe, y para determina propositon han de reterire, 200 | meovocts, cleNers ¥ oeQERARIA HUMANA sl significado subjetvo de las acciones de los seres hhumanos, de las cuales se originale realidad social» n0 te deduce de ello que considere en abeolutosulciente ‘hte tipo de apreciacion. Laereenci de que exiaten rem tticiones dea eeion socal tan integradanen in vd y tl mundo indiacutide de on stores qu ellos, bien som ‘ncapacen de verbalizaran,o bien considerasian inne- Cesario hacerlo, esta implicta en le problematizacion dal discuryo. Una delas tarena de una cienin exten ba de scr revelar la constituctn de estas estructuran, y pars eat hay qu superar los momenton de contemph Elon pursmencs redproca, que como supiere Butter (1946.9) podrian ayudar a welucidar ebm Tox puntos Seamarre en experiensine pasedas pueden infairy dar forma al presenten, pero que inevitablemente een poco que deoir en relacion con las direciones Btu: ‘asy. Sin embargo, la tradicion losin que entra tito consta de varios male, algunos de ous hilos se pueden integrer en otres trediiones o incluco extraer- {ose llase aunque In crtion reflxiva de la geografia eriperbcacentrandos en a proponciones dela no. tas convergencias de fondo. Su situation en a fondo del escenario se debe tinicamente, por asi decirlo, @ un efecto de luminotecnia, y esto habra que cambiarlo lue- 0, si se quieren reconover y al final trascender las limi faciones de una geografia puramente rellexiva, La necesidad de proceder a ello aparece mucha mas clara cuando intentamos eonectar el argument fico con la prhctica de in investigacibn geogré relativanente fécl encontrar conceptos dancro de la historia reciente del tema que, por fo menos supert- cialmente, parece que permiten algimn Upo de explica- cba reflexive, y una parte de mitarca eoneisti“h en 1a BYPLIGACION REPLEXIVA BO eHOCHAFLA 201 establecer sus fundamentos Incluso asi sido mucho ini reciente In participactin en este tipo de discuso tes de una consideracion explieita de oe debatea exis: tentes en el interior de a filosofia y, como sehala Bilin ge (1977, 66), tenemos que resistimnos « una justifies ‘Sin a posterior de estos primeror intenton que se fncventran en muchos comentarios contemporkneon Pero, como sefiala cl mismo Billings, quizds es més importante que wea muy problematic el grado de par- Upacion real —o posible en el fturo- dea fenomeno- Togla, especialmente de Huser en cualquiera de estas . Dicho con otras palabras, estas investigacionesobligaban ala geografia a reconocer Ia totaled de la experiencia subjetive que normelmente dejaba incuoationade, ya partir del sual objetivinaba Sut sistemas y estructurae, Al proceder de este mode tenia que acéptar In importaneia fundamental de In Intencionaldad y considerar a la actin yaa interac: fon como «una respuesta a los signiicados teibuides tls inuteuclones totals y enpactales sobre lau eusles te sitda ln‘acelSn y que lan definen» (Cullen, 1976, 406). Sea entonces posble una geografia del mondo de ta vide, pero seria inednisible atrburle cualquier osicibn privlegind. I Pandenpreencare lira os een dn a geografia et forma resumiday que concuerde de modo general con Ia fenomenologia de Scbuts, pero hay que Recordar que estos materiales ablo son provisonales ton falta todavia mucho para poder oftcer ona res- puesta satifactoria a la pregunta de Tuan, y cada Sade estas proposicioncs contiene sus propias di Faleades. 1) Tenemosconsinsia deo actos gue dans cado gracias « In distancia, tanto espatial como ter poral cable nos damos eventa de nuertr conexicn on Ciuger cuando, una ves abandonado, podemos verlo 4 distancia como wn todo» (Tuan, 1973, 225). 2) Por lo canto, Ie geografa de nuestro mundo de Ja vida emerge de nuestras diversas interacciones y compromises come «una especie de superficie topol6gr tn puntuada. por puntos de anciaje expesiicosy, cada tna de los ales «esth estampado por In inteneion, l'valor, y Ie memoria humanos» (Buttimer, 1976, Soa.) 3) Pero no es necesario que abarquemos una multi- 222 | IoROWOGIA, CIENCIA ¥ GEOGRARIA HeMANA plicidad de geografias enteramenteindividuales, por- {que In mayor parte de nuestra experiencia del mundo Feoulta aceptaday codificada de modo rudouro mediante un conjunto de tpifcaciones sociales: segin Bucainer (1076 280) wel mensaje lve dele fenre tologla para el cstadioso del espacio socal esque gran parte de nucstra experiencia socal es prertellexivas ee fcepta como algo dado reforzado por ¢llenguajey por In'rutina,y en raras oeasones 0 ninea seks de exatai- 4) Yr puesto. que, como dice inistiendo Callen (1976, 106), lwexstencin de ests tipifcaciones depen de de su continua reafiemacion en las acefoncs sociales, tstas acciones han de conformarse en ritmos espacio. tenpoales pony predeciblen yhan de ser evel porlls. 5) Por lo tant, ana geografta del mundo dela vida ha de determina is Bes Spor te fcciales del significado Toe rtm espaciontemporates Dera acon, hn de Pvear ls stactras de tee Sina ie extn dba dea Sin embargo, como Ban dicho, Duncan y Sayer (197), un delgeto mayor del programa en sa estado Actual es In concepeion restringida que tiene de la structure social ignora concretumente los imperati- Yor coneenci materiale dl accones scales Juyen de allan, Bates Litaciones no pueden supératae dentro dela problemen de Shute, y Butte (1976 350) scence de super I nde fenomenaligicns —y romper con lo que King (1976, 305) describe como un mundo ren el que Yo que manne aprecia por encima de todo es la sutorreleslone~y de velar ela dindmien de procesos que ya actian y que 1A EXPLICACION RFLBXIVA 6 eBocRAPIA | 223, ee ee Spree De cpeae Aaee eeds ay coun goer erga Magereran. Scena aera natincestiseaee teases chen log mosis lguon mide stews nding aguog de parce cles sg tg imine bn er pose tt par reir napteins aw clin pas pelea Soa cemcied eee a eee eee cetera raee Se lee eae Soir ele ere eae a ets aan Seana ee creas ee ae isteconeie nic eee eee feel faees aol nasa eee important pore rear elaminn aun carmen dt Me cnet easel elias neta aera eters iene eed cenergz degen do cl oil oot de 224 J WHOLOGIA, CIENCIA ¥ GBOGRAEIA HOMANA iis riguroso al poder dentro de la problemiticn. Y el tos Hagesnrand ‘uimite la necesidad urgente de tecontrer fa manera de etratar el poder en termites tcpacioomporales ‘de. precision considerabler les Slasceasy doy ple cccea cae arscrenses pa Crtraordinara fare couprendor de qué mde comp area erm care ee oe {iuesu anaes podria conver ee por propio desarrollo er lndeleo deline nueva geogralia humana (igere trand, 1973, 85). Su objetivo vonsitria on deseubrir sformeciones estrctaraiesy rerueadon do pocorn que raremente pueden derivate de len leyen de cence sein ou for Inulacién actuals (Hagerstrand, en Predh 1971, 211). En cu opin el feacase dea ienia motierna se debe tcgue ta descuidado Ta sincorieaciony Ta sincrom Gidhs Le neceoidad inedible de. sdmpaguctare el sepuciorioupe manne ne antka on le fad practice THagersirandrelacione las entructuras de Tod mundos foclaly natural con a orgnnivacion dl expacio-empo iediante In identficacibn de camfaos, que definen a travér de las restriccomes de acoplarsicnto, sen que logan cudndo y durante cednta tempo el individu ae HESS anociar’ con etage tarde” herrerontas 7 pevariaies para produc, contr neyeciarn y We dominion ae debe travee de ie retort de Storia fo sistemas de repulanin que goblernan as Scciones de individuos o de grupos concrstos (Hagers- rand, en Pred, 1973, 39-48) (hg, 12), ‘hora bien: aunque la obra de Hagerstrand es des crita u menue com una tur de lecocedad « como the esocoreologis (Pret, 19 73: Thee 1977) puede weroe ya que nolo ea por lomenon que nolo totes vias y qut presisa de un desarrollo ea dos direcciones msc. wore 00-0 msTeNGGD tn oo z $ rt ae fin caranns ¥ AeT0s EX 8, ESPACO-TIENO Fp 12. Progeny rtnnes co nace pe (agin Higetond) 1226 | rosotacls, clENcIA ¥ OROERARIA Maan eae aa nating eed toctonageaentes me eds Sta sp carpe concep (codala eave cp ave Hgertrend eng de oe cami ee dom pen ystems npn pagal dae tag scl cue lps nda eee ea ar ese Er etbander tts i eres jae tn urucers up Saeco eee gaecisie ponies oes ee ee eee reeeliceche ey em tree ae pane peter dpe cnc ee Stesenattaan mela ta pene many ne beat oS a a ety Bey un ta etl peer SREB dees Seem opera, (ieee aE) eae Seated lees cnhisieai tt ie wo deerme a ep pts ica ery ead berate tage eeichretereepenioar 1A BHPLICACION RERLEKIVA Bw CEOERARIA | 227 Giddens (1976, 156) denomina scortes conceptual den- tro de In contiuidad de a nocion No puedo desarvoliar estas proposiciones ene tex- to actus, pero tomadas en su Conjunto faseten ee Ig existencia de sunn interaccion entre la intentsonaliled Subjetivay el universo de las rclaciones sociales objets vas exteritasy; si se ncepta esto, la expicasion suleat ‘a queda confirmada coma wn momento eeneia en sia ale crite cayonsimpertinon conten ey Ia dhorasy, si embargo Factibles en cualquier coyuntns histéricn conereta y dada» (Seats, 19%a, 633) Validacién, suficiencia, y el mu Sete seo dao giro serl porque crea que Its proposiciones de la cencia torial debian ser susceptibles de validacitn empiri La contribuciin primaria de In fenomenologia’ dekia consitiren ana darfieaci6n del significado, yuna ver logeado esto seria posible hacer congeuentes las con. trucciones de segundo orden del cientifico social eon las constructiones de primer orden (signiicados) de los actores sociales indivduales, «Hay que construir cada trmino en un modelo cient de accion humana, de ‘modo que un act llevado n cabo dentro del munde de a vida por un actor individual de la manera indicada por la construecion pica, sea comprensible tanto park el mismo actor como para aus compaferos en funeion de ln interpretacion dela vida daria basada en el sentido comins: (Schuts, 1962, 1, 44). Schutz ealifico eats nocién de congruencia como una nocion de sufiienci, pero nunca explic cémo Hegar aclla,y Ckidens lamen 228 / IDsOLOGH, CIENCIA ¥ OHOGRARIA HUMANA Hatin lnoetraenns dr 1A ERPLICACION RBPLENIVA & exocmarta | 229 cin a otro. Asi como Arquimedes ce vio incapaz de Sneontrar in lugar desde donde mover la terre, tame bien nosotros nos vemos ineapaces de establecer una hase empirica universal a partir de la cual podamos tlirmar la verdad de muestras pretensionesindrduales de conocimiente, Es evidente que, en In précticn, no es del todo as Como ya hemos visto, Schutz dijo que nuestros proyee: ton 0 organizan a través de sistemas de Gpifenciones socialmente probadas: «suponemos que si actuamoe de manera tpicamente semejante Ine acciones antero. res. en citeunstancian tiplenmente scinejantes obten dremos unas situasiones ipicamente senejantes. Esto supone que también tipificumos idealmente los motivor que determinan Ins aeciones de quienes interaccionan on nosotros» Gorman, 1977, 54), Per s ato es cle {o aplicado al mando de la via en general, también clerto de algin modo referido ata cencia social en par ticular \’pesar de todas us deicienclas In deeripeion {que Kun (1970) da del proceso de formacionreciproce Ae'paradigmas alrededor de los grupos de ventfcos: tugtee um procs smejante de speebain y tpn. cin comunal, Es aqul donde asume una importancia fstrategien el ncoplamiento delo que antes he llamado consruciony legen ctsieay del mondo. Ln importante es que le validacion no se imite aun simple pato de un marco de referencia cerrado'y slogow a otro Inarco. de referencia stéenicon, igualinente cerrado, Sino que todos estos marcos, egos 9 no, estén necesa: Fame metiads los unon por ov ote. sEl proceso le aprender un paradigia oun juego delenguae como txpresiin dent forms dela vidas tambits un proce Solde aprender lo que ese paradigma no es: es decir fprender x mediarlo con otras altcrnativas rechaze: 230 | 1DEOLOOIA, CIENCIA ¥ GROGRAHIA Munna das, que por contraste con ellas permiten clarificar las prevensiones del paradigma en cuestién.» (Giddens, 1976, 144.) ito convierte el problema en un problema herme- néutiey y pocos gebgrafos se han preocupado de él en {stos torminos. Los gebgrafos, cuando se ban decidido ‘ reconocer la tradiion interpretative, generalmente Se than limitado a considerar un «consenso> de actores © de observadores ‘como vindicacién sufciente de la dad de. sue reconstrucciones, sin dejar de ‘tdmitir al mismo tempo la posibilidad de «geograflas alternativase. Esta claro que, al no poder espectiear la Aegovincion, precisa de este consenso, le geografia corre tanto con la lichre como con los podencos, As por ejemplo, Guelke (1974, 202) asegura que el objeti- Foe un gebgrafo dealista wes proporeionar vn infor- mney un eplieaié,werdaderann pero admite us ato’ es impomible en In prheticn, porgue «a menudo Serpretackones diferentes pueden sobrevivir con toda ftledad debido a In falta de datos y alas dificultades gue plancon deducir de modo preciso las intenciones de din agenter ‘Sin embargo, Bartels (1973, 30) sefala que este ipo de respuesta es tan inadecuada como la de la tra Son contraria, la instrumental ~que se niega en fedondo « reconscer el problema, porque ninguna de Tas dos incorpora a su proceso de vaidacion una teor del conocimiento. Como observa Baker (197 7a) en tada paso de las exposiciones de este tipo uno se ve Shligedo a preguntar «Cémo lo sabes?» sin embar- fo poco elo getgraon que haya inientado sera. Seite dibujar sus limites ae inferencia de un modo general y hermenéuticn, Esté muy elaro que remediar ste estado de cosas no supone plantear un conjunto de 1A EXPLICACION REPLEXIVA BN CrOGRARIA J 237 procedimientos interpretativos normalizados. La tarea de la hermenéutica «no consiste en desarrollar an pro- ccedimiento para la comprensién, sino en esclarecer las eondiciones en Ins que puede produeirse Ia compren- sion» (Gadamer, 1975, 262), para que de este modo podamos reformular la pregunta original y proguntar exactamente de qué modo un marco de referencia media a otro. LA HERMENGUTICA Y LA GBOGRAFIA Como observa irbnicamente Ricoeur (1965, 26), las ciencias historicochermencutias aspiran a revelar una Cohereneia dentro de un marco de referencia que al Principio parece que de nlgin modo es incoberehte, pesar de vivir ellas mismaa en un estado de considera Dreontsin. Convene no mininizar ets ierencie internas, pro en este momento solo quiero determinar Ins consceuencias de don de nus prinipios menoe dseu- tibles, Estos dos principios se han mencionnd ya 4) toda interpretation se mueve dentro de un ercalo Hermenéutico, y 2) toda interpretacion eambia lo que se hn iterpretado Estas proposicones tomadas conjuntamente —y como Pinkard demuestra (1976), hay que tomers onjuntamente—» confirman In imposibilided de cual- {quite norma absoluta de suiciencia. Taylor dice (1971, 14) que, en fltimo extremo, suna buena explicasiin os Inque da un sentido al comportamientos pero, en este 30, para poder apreciar una buona explicacion hay 282 | 1DeOLODIA, CIENCIA ¥ GEOERAFIA HUMANA aque ponerse de acuerdo en lo que da sentido; lo que da ied sas cosas esta en fneion dela propin oe turas;y estan ast veo, a Basa en le clare de sentido aueuna puede comprenders Por lo tanto euando Guel- Hob TE Boa) ane qu une interprecacionsdealsta tunoce clasiRcar Ine totenclonee de los actores ede trdo que sus socio puodan consdorarte como fer pucstasracioneles su situaciones, tal como ells las Fens lp que hace es planearse gute debe considers Tar raciotaesy en age qué. No puede exour ana die ticion cleramgatedefinide eatrecomprention y ple gauéns for contreriy como ahverva Beusten {7906 eer, tog onieramos enone ate tices de primer orden y-por fo tanto fo que conser mos, como representaciones adecuadas suyas de undo orden, depends entrategicamente de in tore Sivan de fata y te In racondad gue eereseser a rerumasayt us jasper ce interpretacion adecuada de a accion social depende,« su voy de muestra comprension de lov determinanter Gauvales de ln tcctn totini: er devi, dein construc Giomes, tanta logne como lentes, que ert inerurtadas ta aurstro prope argo de reficeasa, De esto hay quo deduci que eet interpretaién no es un proceso conistente en tuperar de algin modo la distanGi entre un marco dereterenciay otto, Cadamer (1975, 264) dijo que este es el error cardinal del histo- eiomo, or det, la hipsteis de que deberoe situa for danece decors do he gpecisy penear com sab eas y poneamientos en ver de las aoeatras propio, tvanedote de este modo borin la shjetvidad hint fan Eo evidente que el ‘ema no qua linttado a In {erpretacin historicn per se, aun haya que admit ti'que le geograta hincoricn ha producto wits par 1A BRPLICACIOW REFLENIVA EN CEOGRAFIA| 289 darios de esta hipbtesis que cualquier otra rama del tema. Sin embargo, y como dijo.a continuacion Gada mors lo porta bs ecoees que in distancia ee tiempo’ es una posiblidad de eomprension positiva producto» (la eursiva ce mia), Esta claro for lo tax. fo, que la interpretacin exige lo que Giddens (1976, 149) llama sinmersion», pero no impliea ni puede imphiear In sustitucibn de un mareo de referencia por ro: «Porque, que significa “aituarnos” en una situa: tin? Giertamente no signifen sélo dejarnos de lado. Esto es desde luego necesarin, porque tenemos que ima ginarnos Ia otra situacion. Bero ts necesario que nos Situemos también en esta otra situacin, Sdlo de este ‘odo se cumplird In condicin de “situarnos"» (Gada- mer, 1975, 271), dude muchos godgrafos extaran de acuerdo con Jn evooucion que hace Andrew Clark (1962, 233) «de la tremenda saistaceén que supone darve cuenta que uno sc hn metido en In piel de unt region y que diypone de conocimientos suficlentemente detallados de ella para poder desenredar la trama de eu urdimbre eidentifiear {os hitosindviduales mas importantes de su cardcter. Pero yo creo que es justo llegar ala conclusion de que, hasta el momento, [os movitientos interpretativos en frosrafia: de hecho y son muy poas exetpciones, slo fan servido para ocultar Ia tension que ha de exist entre un marco de referencia y otro, las resonancias ¥ iscordancias profundas’ puestas ‘en. vibracion por agrupaciones de significado superficialmente similares, sere aye a aren de iu hormentrin bade connie fn hacerlos expieitos y en enclarecer lo que hace posi ble una sinmersiéne tan vital ane La geografia, al asumir esta tarea y al proclamar tambion su apego tradicional a lugares determinadoe y 234 | roso100t a las personas qua viven en ellos, tendr& que desmante- iar la oporiciones entre aujeto'y objeto entre actor y bvervadon,y aubreyer Ine mediacones entre marcos de referencia distintos, Por To tanto, una sgeografta Epica» de ete tipo, como podtia bautizarla Joyee, no puede nunea dar por finallzadas sus exposicioses una ex edegeubterto dl objetive del ngente'y in compres Hn tebrea de su situnclonn, cotta deseatia. Guelke (1974°191), porque una ciencia socil que se limita al gnificado na et del todo rellexivn ni mucho menos. Deja sin eucidar, sn ofrecer a nuestra concencia fa Coassitucion de estructurasinvemedlablemente prdct- cat, y por este motivo, cuando Seat (1926, 638) erition Gi paoyecto de Olean, Birds ix Egg (1978), dsiendo aus, sal no conseguir tne el penesiniento Ta aodibn tere een tea ton précisamente aquslon problemas de a existencia frumana individual que trata de elucdar coo tanto tefierson,formila une citien euya aplcacion puede ter desde Iuege mucho mas ample JS La explicacién comprometida en geografia sa eran abst; no son was sets sl ga gs ft Eilon tetas Latvia, pose ae et eer, pee tau ugar lil nl be ‘Trevor Griffiths: The Party Sone rh aig Tere ses cae eure ete de mers ecu me epee Miao Me ode Ye a fee ben cue musa wo sepa Soe gle fel Sah as Su rai eee fon a pers erro dover deen deseo Eanes Se Se See ay rel ne gsi le rs 239 /rosoL0G!4, CIENCIA Y CEOcRAFIA HOMANA King (1976) ha utilizado a Rein (1976) para identi- fioar tres sistemas segvidos por le geografia positiva para reconocer una conexioa entre teona y practice 1) ‘Prayeceiéin, que supone establecer in Conjunto de relaciones de causny efecto dentro del dominio de Ciencia social yexpecifien de un conjunto de relaciones devotion de nts dents dl domi dela smn de lecisiones privadas 0 pibicas. Se supone luego una mpliacorrespondencia. entre los dos conjuntas: de todo que resulta posible craducir («prayectar®) de uno lotro (Rein, 1946, 43-48), 2)" Armonizacién de céigo, que supone reconocer «que ala sociedad noth con varios ebdigos legalen rl gioror y morales que tienen una cert indopendencia, tino de otro. La iiversidad de cadigos se converte fntonces en un problema, porque cade cbdigo tiene sus propias cxigentias interoas, y estas invarablemente Prova cenit crea wonradcone inna ea». Si estas confietos pueden quedar al deseu dentro del dominio dela chncia social, pueden entonces iminarse dentro del dominio de ins decsionespblicas armonizando Tos cbdigos (Rein, 1976, 45-46) 3) ealimentaciém, que supone wmedir ln separa- cin entrelos ieales yin practice evaluaciba)» y vexa- ‘minor los medios alternatives para disminuir de. un ‘odo mis efeotivo y eficinte esta separacion (exper ‘mentacin)». Estos procesos de control tienen Migar dentro del dominio de in ciencn socal y son reintr sido en el dominio de las decisiones palicns, donde vel perfil oficial del poder o slguna nueva coaliion, del Poder aueda prepara para pasar dew niuacn respuesta n los hechos ue reesber (Rein, 1976. 49.50). * : Estos tres procedimientos convierten la relacién LA RXPLICACION COMPROMETIDA BY GBOGRAFIA 239 entze loa dos dominios on una evestion pendiente de decision individual 0. lo mks, corporativa. Hay que mig a dec no on ir empre corn te voluntaria, porque, como advietb Berry (1970, 22) ‘h'nosotros, los geografor,fracasamos cuando inter Senimos en la toma de deeisiones pablicas dejarén de ilamarnos. para nada mas, pero In relacion depen- de de una decision tactien mis que de una evaluacion fstratepion Pronto. hizo evidente que esta thetion podia con- vertiae ficilmente en un pragmatism, incluso en un bportunisme de cada ver ine difel reconilincion eon cP oncepto tradicional de ln libertad académica. St Esto unlese que convertrse simplemente en la iberead de venderse al mejor postor, en opinion de Prince (1o31,'150) In geografla seria ~y To cen ye en gran Inedida sun juego serio jugado por prafesondles, por Imercenarios contratados~ pero en delintiva no mas {que un juegos. Como dijo leach (1974, 42) de modo AMcintoc tol investgacion rfieja la persona'que page, sila geografla tenia que ser «pertinence lo més ogi do eru preguntar spertinente para qué y pare quién> {Bickestoa y Clarke, 1972, 25). Esto, proporciond wn ontrapunts importante ala llamada de clara en favor do una geografe al servicio de las decixiones pibliens (Berry Toth. 77) yen favor del desarrollo de unt conjn to de declaraciones normativas dentro del teme (Chis holm, 19714, 63}; de hecho, Prince (1971, 151) estaba convencide de que el numero de gebgrafon que separa ana waloras fe importancia de sos contrbuciones 90 fatrctamente comercialesn era tan eseaso que equva- flea cana renonein ela libertad academicn por parte de quienes dependian de los eréditos a In investigacion Si"tinbarge, aunque se estaba invocendo te causa 240 | 1WE0LOEHA, CIENCIA ¥ GEOGRARIA HuMANA de Ia libertad, no era un simple alegato, en favor dela Independencia academics, sino en favor de una explica- cidn previa de los términos en los que habia que formu larse'el compromiso antes de decidir si habia que acep- tarlo 0 no. Parecia que habia dos selides para escapar de este dilema moral. Por una parte, era posible reiterar el ale- gato en favor de la autonomia, manteniendo lo que Chisholm (1969, 8) deseribia como «una fuerte y hono- rable tradicién en favor de In ensefianza como la raison tre principal de los departamentos universitarios, siendo Ia investigacion un asunto esencialmente priv do y personal llevado a eabo por profesores que, por lo menos, descaban tanto promover sus propias perspec- tivas profesionales como lograr otros fines». De este modo, veinte afios después del ensayo de Dudley Stamp (1951, 5) sobre geografia aplicada, donde se afirmaba que era «totalmente errineo confundir un estudio cien- lifico con une politica a desarrollar post basada en sus resultados», Robson (1941, 1 maba que todavia abi emotivos convincentes para separar el estudio académico ees jain de valor, aunque pueda ser diel afewoar que cualgderentadioteadbmico puede alguna ves iberaree fon Probabilidades totalmente de tales vere, esto no sgifcn {Blom gebgrafon dean guinrse en au eocion dels eenas a itvestiger por fon ios uiion de valor. Una conn es ee lari fluence de valores implitos en la derivacion deans tra cota ex inant et que for mismo valores debe ‘econ ee de ilu on ‘solver de tlgin modo por wn estudio aademicon Sin embargo, todo intento por conse pendencia tena que chocar con une difeultad funder ental, como seialo Prince (1971, 152): la reestructa- 1s RXPLICACION COMPROWETIDA BN obocRARIA 1 241 racitn del dominio de a ciencin socal exigia necesaria- tents unaitervenein en el domino de fas deones Piblias, porque clas institsiones que practian ede Eriminacidn’ mediante gue al penta onic nents extmenes comp on ¥1 que mantienen jerarquias mediante ls divsiones entre fos estudiantes y fas fuoltades (son) incapaces de generar um pensamiento libre independiente o de rear una stmésfera en ia que todo ef mundo pueda ser camino orion tn fer, pr con ine patiay rexpeton: Decr que ln Univeridad debe ebrte herte de adoptar ninguna portara politica en exesti- nes sociales equvais por Io tantoy como sstenia Whi {6 (1972, 103}, aignordrla posbllidad de quel hei re. porque muchas de sus sctuaciones corporativas, como las adiisones la gestion dela propiedad fer urveriaiosuponen ineiablement futon valor No hay duda de que, en cierto modo ideal de una investiga independiente se habia abndonado en ie Pricticn desde Hacia tiempo, De hecho. Couldner [976, 180-81) 1 eaiton de algo historicamente expe. alice puramente transtarios £1 hecho de que, después de Ia Revolucin Frances, Ie Lnuelligentaia independiente pudiers tomar inicativas impor: tanteaydiaponer de tanta autonome, se deblau wom nas ln historiga nice. Le iuellientsi se enfrentaba, por uh lado, con une aristocraciay con un clero desneredieado y, por oto lad, con una aweva barguesin sin experiencia publi: Ex'y de legitinucién Gnteamente precerin, seperada el {co diesto de ln visleneino dela produssion dela eulturay ‘elas ideas que podianlopitimarla De este modo, fa tral gen, con lena indepen: pais vireo tre 242 | 1DROLOGIA, CIENCIA ¥ GaOORAFIA MUMLANA won nueva burguesa que ere hittbricamente iomadura Fntoncer esa eligonna Independiente podia pedir fos {vores eimitar las etumbees den nueva Barguess dean” te ayo sientras se burlabe disimuledamonte Se ele 1 EXPLICACION ComPRowtertoA EN cHocKAFIA 243 ermititndoleereconocer los valores y los sigifcados {ue estin implicitos en sus modos de construceion dela Falidedy for acontos evaluativos de cualquier concep” tuelizesibn por modelos de la relided que este ud tnndo» (Buttimer, 1974, 39). King, bastndose en un tnfogue sobre la concinncin do lor valores delendio Seto de rte dens natres que acl se inl contenido trie de todos sus andlsisy adatiia iibremente lax predisposiciones inherent. en lloor sino que tabide, y & pesar de Robson, ameter al tal yah debe [ow misnos valores y abjetvos (ing, 1376, 294'y 306) Ba au opinion, la ances tfectva de bacerla era mediante sla explicacion de Historias (en, 1996). Esta eaplicacion recurre eles sptoraa spars pone en rls cognoutiv ene. Clonal dos dominos separados utlivando un lenguaje uo es directamente apropiado para uno de elon como tha lente que permita vere otro; la implicaciones las sugsenci inves denen esa soo ‘no Teral de In expresién metaforica [nee permiten wer una nueva materia de estudio de un modo nuevor (Black, 1962, 236-97). Este compromisa expliivamen- te eretiva entre dos marcos de relerencie dltintoss¢ tremeja al encuentro hermendution, y Hein (1976, 87- 88) trata la inmersin y las rlacionss entre las partes Yel todo on trminos muy paredidos (pero no dbntios) 1 Ton utlizedos por Gadalmer Brennen, ls atari anion hasta ahora sugieren que quiza Ia geogreia ests pasando por lo que Bartels (1978) idenuBen como unn teroera cola ‘de Facionaliads, La primera ol, dominada por ln azn Eseumental’y por el control tance del medio ache te, hare In diaciping en ln dada de los aos 1950 Principion de low 1960: Le segunda se puso en nov 244 | rowotoclA, CTENCIA ¥ OHDORAKIA HUMANA ee Pee eee eee ceed pase amnnm are sca sein east ne as perme gearamen une partie de oman de Se as‘posturss relatives de [eatecl diversas perspect ober na fam, pone ag eid grt goers et Fp etalon tr BERT eras Teams bale sie Oa gee bale dea cad off ht om aa poem rps semicon St (197, 5) go great a seagate tc wie Canboyt siesta ect adinak BBs ole at eo dee csiald peace eared ane devine [xcopy sig fy seme ol ponies smearing camer farmer anne ie te optl dl cone rly sels iets grooms chat ee ett dey conte onan nate ce ee ae a myles "Decir esto no significa evidentemente negar la ine a le cre Se raced prop ae a Pn fo senate een oy cocoa snl 1 EXPLICACION COMPROMETIDA kw CROGHARIA 245 as estructuras sino hombres nuevoss y localiza «la Fal causante de Tov mater dela chdade on la wdeae fualdad privadstion y 0. on le desigualdad sorely Gey, 1974, 68-71), equivate a sliminar las mediaciones tntt las dos que proporcionarian ala dectrina cris ha Ia fueren pricticn que Ley quiere asignarle, (Tam tisn preseribe toda reflexin esa sobre la docerina misma, porque oclsiona las telaciones. que existen faire la rligl organiza ya estructar social) Por lo tanto, y del mismo modo, las eonsideraciones ineta- teérieas propuestas por Bartels no abandonan la polt- tica de la jlusién, la fe ciega en la autonomia individual, en favor de una polition de la desesperacién, de un aco” Imodamientoreigonda al atau quo. Pore st argu mento esque al crculo hermenéutico puede proparto. har (y de hecho ha de hncerf) el mpulsonesesaro para una cuarta ola de racionalidad: ala formacion et tica de le cieneia como una tarea de la sociedad y sin dluda, sobre todo como una tarea del mismo eientitco» Bartels, 1973, 35). La razén de la importancia dada a Ja sformacion» puede esclarecerse considerando ahora el concepto de eitien incorporado ene programa de la Escuela de Frankfurt. " id DE HORKHEIMER A HABERMAS La «Escuela de Frankfurt» es, como dive Slater (197, 26), una etiqueta informal aplicada retrospecti- vamente, Pero aunque la escuela no lograra nunca una coherencia real, ni menos ain sostener una ortodoxia (Leonhardt, 1976, 24), se distingué sin embargo to ni- tiente para ser copsiderada en cirevlos amplos como tino de lor movimientoe inteleetuales que Produ ‘Alemania de Weimar, Sus miembros peefrieron 4 Tes conociern por lo que ellos iamaban ala teorta oit- a dela sociedad, en lugar de otras aiaciones compo- fativas, pero esto no ayuda nada a precisar su apela- {lon porque oculta To que Connerton (1976, 13) calfica de lene mltple Ta cries eno send ulead por els, dene or To meno tres signicados. El primera lo derivaron Je'ta iluetraci, Se ha deserito'ya a In Hustracion Como ln edad de la razém,y en eat sentido a ertica era Sur actvidad exencinl: ia sujecion de todas ls esteras dela vida ~incluyendo en definitive a minmo extado~ a tin examen racional y publica que reforeabswlas pre- tensionea de a razon, Hadas desde baci terapo, como reaio para conover la ley naturale (Hawthorn, 1976, 5), Estb no signifcaba ignorar hasta qué punto in Tha tvacioa sevtaba sedimentada por una capn de intereses de clase y de elites subyacente a sus pretensiones de discurse piblico universal (Gouldner, 1976, 227), algo ave lo Peuca de Pranurtconoia pofundament, sino que sire para notar un compromise comparable oni ertica como actividad capa de adesvelars 0 de “Sdestronars (Connerton, 1976, 16-11). Te dow sgnicads retanten dle extion eran mas precioos que el primero, pero estaban estreeha mente Felacionados con él Dérivaban de Kant y de Tegel fl legado kantiano se ocupabe del «problema pro- pig dela razon puras, y aunque ws debit con las on Tribuciones anteriores de Hume y- de Rousseau era grande, el resultado era mucho mas que wna relacion Lt EXALICACION COMPROMEDIDA BN GBOCRARHA J 247 conjunea. As, por ejemplo, Kant estaba de acuerdo eon Hip es que lt experitseaetaba intra end cone timienta, pero afirmaba. que este dltimo no. pedla Basarse directamente en el primero: de ser an, cues. tras impresiones sensoriales ce quedarian en impresc hen sensoralesy seriamoe incapaces de organizarias oo Proposiionns. Por otto en agar de est habla qu ocalizara los coneeptos abstractosen cl mismo sige, to pensanten el ayon que consituye acuvamente el mundo experimentado,y poestogue a considera que Ia'razia operaba con eategorias unterstes To ue Rousseau habia deserito eomo el «Organ saludable de la'valuntads pod en principio sevlor directives une tersales para la aceion queyal ser aplicabtes incon lonalmente todas Ins personas, sean por necesided tmoralmente immperetivar (Hawthorn, 1976) 39-34) Kant se moatrd esctptico sobre la probabildad de le ara esta revlacién histrcn, especialmente al ver de ut modo wlizaban au eitica quenes declan compar= Url por no hablar de quienes fa rechazaban abterta- sence: sn embargo, continu intentando eslarecer las Bases que, por lo tenoe, la harian posible, Por lo tanto, Inerition acaba en este sentido sgniicando da revone {euccion rastonal de las condiciones que hacen posible al lenguaje, el conacimiento y la acsibne (Connerton, 1976, 8) a tradi hogeliana, que se desarollé en parte comotunarenerin contra Rant, se seupb da slet aude la razon (ver anteriormente: pig 173)-9 sulugur de nacimiento fue Ta fonomenotonta de le Monte a progresion hegeliann de tesi-andtesesintess presi ponla que la estructura Logica del presente levaba on fnr'taisme interior la estrusturs logica del futur, Hsto Significaba que, si el mundo ern movide por el Espiritu