Núm.

3(+I)

Año 2

VALLADOLID, 26 DE FEBRERO DE 1996

CORRESPONDENCIA: APARTADO DE
CORREOS 6078 VALLADOLID 47080

150pts.

PUBLICACIÓN
DIFUSORA DE LAS
IDEAS ANARQUISTAS

ORGANO DE EXPRESIÓN DEL GRUPO LIBERTARIO

Amor y Rabia

Número extra

ELECCIONES

El roto, Carlos Gimenez, Ivá,
Quino, Lusmore...

OPINAN:

No está el horno para bollos, y lo saben viendo el
panorama que se nos hecha encima, no es de extrañar que
se establezcan pactos de silencio, apelandose más al sentimiento que al sentido común para perpetuar esta situación.
Misión imposible: cada vez es más evidente que, dentro
de relativamente poco tiempo, la sociedad va a ser irreconocible, cayendo grandes capas de la población en una
precariedad desconocida desde hace décadas.
Y esta es la perspectiva a corto plazo, a largo plazo ya
se descarta, por ponder un ejemplo, que la actual juventud
tenga pensión garantizada. Pero no importa: quienes sufrirán mañana las consecuencias de decisiones tomadas hoy
no manifiestan actualmente la menor intención de despertar de su apacible sueño. después de todo, ¿quién se preocupa de algo que ocurrirá dentro de muchos años?
A medio plazo, en cambio, la cosa se complica un poco:
la progresiva destrucción del sistema sanitario público, o
de la enseñanza estatal, o el final del estado como generador de empleo a gran escala -mediante las oposiciones-,
van a marcar también el inicio de una época donde la falta
de futuro va a ser una constante, en la cual, salvo contadas
excepciones, las nuevas tecnologías van a dividir el mundo laboral en dos partes: una pequeña minoría, que estará
superespecializada y muy alto nivel, y el resto, que derá
sustituible e intercambiable en el puesto de trabajo, que
además de no ser fijo estará pesimamente pagado.
Hablar hoy de revolución social como solución frente
a este desesperanzador futuro parecerá utópicoo, incluso, a
alguien podrá parecerle demagógico. Pero para nosotros es
aún más demagógico proponer, mientras estamos sufriendo enormes ataques a nuestros intereses, no solo poner
la otra mejilla como sistema, sino además mostrarnos de
acuerdo con el sistema que permite esta situación votando.
¿Cuantos mendigos de hoy votaban ayer creyendo que así
defendían sus intereses? Desgraciadamente, el tiempo nos
dará larazón: la única solución posible a la actual situación
es una revolución social que acabe con tanto privilegio,
tanto sufrimiento y, por qué no decirlo, con tanto corrupto
lameculos. Así de sencillo, así de dificiles están las cosas.
Organicémonos: de esta forma, no solo nos defenderemos
hoy, también haremos posible un mundo nuevo. Por la
anarquía.

2

editorial

La falacia de la
democracia representativa

Una vez más los que a si mismos se denominan representantes de la voluntad popular solicitan de sus súbditos ese supremo acto de sumisión que es el voto, pieza clave de la democracia formal. De nuevo todo está dispuesto
para que las masas den cuerda a la enmohecida maquinaria
del sistema parlamentario, que, a pesar de contar con más
de dos siglos de antiguedad, sigue dando muestras de una
ilimitada capacidad para el engaño como todo sistema de
dominación que aspire a perpetuarse. Sólo que esta vez
hay que contar con el agravante de que el gobierno que
salga de las urnas el próximo 3 de marzo tendrá como objetivo prioritario profundizar en la política de destrucción
del estado de bienestar dictada por los círculos financieros
internacionales.
Así pues, el grupo libertario AMOR Y RABIA nos
vemos en la necesidad de denunciar el sistema representativo por pseudodemocrático y autoritario. Y ello
es así porque, en primer lugar, se basa en la absurda
idea de que el pueblo es soberano pero, al mismo tiempo, está obligado a delegar su poder de decisión en un
puñado de políticos con las manos libres para actuar en
contra de los deseos de sus representados, por lo cual
el pueblo pierde dicho caracter soberano, y, en segundo
lugar, porque es en realidad el poder económico el que,
desde la sombra, cambia los gobiernos según sus intereses. Así, las élites capitalistas, gracias a su absoluto
control sobre los medios informativos, moldean la opinión para asegurarse de que los/as ciudadanos/as cumplen su función dentro del sistema, que no es otra que la
de ratificar por medio del voto a la opción „adecuada“

las decisiones que provienen de las altas esferas. No nos
parece, pues, que desde dentro del sistema parlamentario se
pueda generar ninguna transformación social profunda.
Por otra parte, opinamos que es erronea la afirmación
de que el pueblo a través del voto expresa su libre voluntad, ya que significa adjudicar una voluntad libre a quienes
han sido manipulados/as desde su infancia por instituciones represivas como la familia, la iglesia, la escuela, etc.,
las cuales impiden el desarrollo de la conciencia crítica
necesaria para la toma de decisiones. De ahí que el individuo contemporaneo prefiera desentenderse de todo
mediante el voto antes que perder el miedo a la libertad
y autogestionar su propia existencia.
Ante este desolador panorama, AMOR Y RABIA
propugna una alternativa libertaria al actual sistema, alternativa que estaría caracterizada, en lo político, por un
sistema de democracia directa basada en el asambleismo
(nunca en el principio de representatividad) y el federalismo, en lo económico, por la socialización de los medios de
producción y distribución de la riqueza según la máxima „de
cada cual según su capacidad y a cada cual según su necesidad“, y en lo social, por la consecución de una sociedad antiautoritaria y solidaria que genere individuos con auténtica
conciencia crítica.
Por todo ello, AMOR Y RABIA te exorta a que no
temas por tu propia libertad, a que no participes en la farsa
electoral y a que te organices para luchar por la democracia
directa, es decir, por la Anarquía. Recuerda que la libertad
no consiste en poder elegir los amos sino en no tenerlos.

POR LA ANARQUÌA, ABSTENCIÒN ACTIVA

3

4

5

6

7

El enemigo no es un partido concreto:
el enemigo es el sistema
Si no fuese ya suficientemente evidente (para quien
no se niega a verlo) la mentira que se oculta tras toda
esa parafernalia de la voluntad popular, ciertamente
lo de estas elecciones debería de abrr los ojos incluso
de las personas más cabezotas. ¿Como es posible que
los políticos tengan tanta caradura como para decir,
por un lado, que son los representantes de la voluntad
del pueblo, mientras que, por otro lado, se reunan y
acuerden no hablar de un tema tan importante como
es el futuro de las pensiones?
Porque hay que tener cara para decir que van a
poner en práctica un programa electoral, cuando ya
se niegan incluso a decirnos cuales son sus intenciones para no sembrar el pánico entre la población.
Vamos, que nos ven como niños que, no solo somos
incapaces de gobernar nuestras vidas, sino que es
mejor que no sepamos lo que se nos viene encima.
Vamos, que la que se nos viene encima es de tal
calibre que han tenido que recurrir al procedimiento
de los aviones con dificultades a la hora de aterrizar.
O, mejor aún, al de los aviones que se quedan sin
combustible a varios kilómetros de altura: no decir
nada a los pasajeros para que no cunda el pánico. Y,
al igual que en el chiste, en la ralidad el piloto también se tira con el único paracaidas que hay a bordo,
dejando a la tripulación sin la más mínima opción.

La estratagema, tan burda como descarada, es
aceptada por la población, pero esto no significa que el
pueblo esté dispuesto a aceptar de buen grado las medidas que les van a empobrecer de una forma rápida: se
avecina una época de gran conflictividad social, como
ellos bien saben. Buena prueba de ello es que, al mismo
tiempo que se hace más y más escasa la oferta de trabajo
del estado (oposiciones), se amplía más y más la oferta
de trabajo para los cuerpos rpresivos (policía, guardia civil,...). Cuantos más puestos de este tipo ofrezcan, más
grave es la crisis que se nos viene encima.
Las pasadas elecciones ya emplearon el truco de
desviar la atención y las críticas populares hacia donde
no era: si entonces se centró el debate en la corrupción
y el GAL, dos temas totalmente supérfluos a la hora de
discutir ya que son dos elementos básicos de este sistema, en estas elecciones el debate se ha centrado en algo
todavía más inutil: ETA, que por cierto ha venido a las
mil maravillas para distraer la atención y fomentar la realización de actos multitudinarios en apoyo al sistema.
Pero todo este engaño ha de acabar antes o después:
no se puede engañar indefinidamente a la juentud actual,
que ha dasado largos años preparándose para entrar al
mercado lanoral inutilmente: antes o después (más antes
que después) se la acabará la paciencia. Entonces se verá
la coherencia de las posturas del Movimiento Libertario,
y se acabarán los juegos de salón, que darán paso al motos de la evolución: la lucha por la vida.

8

9

10

11

Un camino a ninguna parte
Se ha abierto la veda: a lo largo de un corto espacio de tiempo, los policías se dedican de manera
concienzuda a hacernos ver lo necesario que es su
trabajo en el Parlamento. Todos los medios para obtener el voto son lícitos, el halago a la población (a
la que, una vez en el poder, olvidarán), el insulto al
adversario (algo que no afectará en nada las relaciones personales entre los políticos, una vez pasadas
las elecciones) o, incluso, el miedo („si fulanito vence, llegará al poder le fascismo“), el asco („hay que
acabar de una vez por todas con la corrupción“), o el
chiste („hay que dar una oportunidad a la auténtica
izquierda“), etc, etc...
Diferentes perros con los mismos collares, en el
juego de las elecciones todos ganan menos el pueblo,
que es precisamente quien se lo juega todo... aparentemente. ¿O es posible creer que quien venza tomará
decisiones contrarias a los deseos del gran capital?
¿Hay en la actualidad algún político dispuesto a perder la vida en la Moncloa, si es necesario, tal y como
lo hizo Allende en el palacio de la Moneda, en Chile? Y, aunque lo hubiese ¿acaso puede alguien defender tus intereses mejor que tú mismo/a? Porque esa,
y no otra, es la cuestión.
Mienten, todos mienten. Y lo lamentable es que se
les siga haciendo caso. Pero que nadie olvide que, una
vez acabado el espectáculo, alguien tendrá que pagar
la cuenta, y en este sistema siempre pagan los mismos.
Cuanto más tiempo se deje pasar sis organizarnos (aunque solo sea para defender las migajas que hoy tenemos), será peor: el gran capital tiene muy claro cuales
son sus intereses, y no parará hasta alcanzarlos. Tan
solo una clase trabajadora organizada y concienzada,
que tenga claro cuales son sus intereses, podrá acabar
-de una vez por todas- con el capitalismo.

Y, desde luego, no van a ser los políticos quienes
se enfrenten al capitalismo: después de todo, es de su
mano de donde se alimentan todos, absolutamente todos los partidos (HB incluido). Nada se cambiará a través del voto: solo organizándonos podremos defender,
día a día, nuestros intereses. El resto es palabrería hueca, carente de sentido.

12

13

14

15

16

17

18

19

21

21

22

23

22

RESULTADO DE LAS PASADAS ELECCIONES:
Trabajar más, cobrar menos, en precario, y sin
derecho a una pensión

GANE QUIEN GANE, seguiran los recortes; por
ello, gane quien gane, TÚ PERDERAS SEGURO
La única solución: LA ASOCIACIÓN
grupo libertario Amor y Rabia
Addo. 6078 - 47080 Valladolid

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful