Mis agradecimientos a

:
Mi madre y mi padre, al Polo por ser, sin querer, artífice del tema de este seminario, a quienes me contaron sus historias de cine y barrio a mi tío Carlitos por ser cinéfilo de pueblo, a Don José Márquez por su paciencia, y a quienes siempre me han apoyado y creído en mí. Paulaignacia.-

Mis agradecimientos a: Mi familia que siempre me ha apoyado y me a hecho creer cuando yo ya no lo hacia, las personas que han cruzado por mi vida y que sin pensarlo han edificado una parte de mi, mi compañera de seminario que me acogió con su tema y todos aquellos que día a día me hacen sonreír, Gracias. Ronald Andrés.-

Página 1

Página 2

PRÓLOGO

Página 3

El Ugenio
“No se vaya a creer que este vocablo se refiere a un ser mitológico o producto de la más ignota fantasía humana como son los genios del bien o del mal, o los pergenios que de seguro son los genios chicos. Y no me quiero extender más buscando similitudes porque a esta altura lo único que deseo es aclarar que mi intención es referirme a un antiguo camarada de aquellas correrías de la corta pero famosa calle Max Grissar allí en mi pueblo de Penco llamado Eugenio.

Ugenio le decíamos todos, con un dejo de respeto eso sí, porque de la cuadra y media que tenía de largo nuestra calle, con unas doce o trece casas en una sola hilera que corría tras la iglesia refinera, él era el mayor y también el más robusto, su principal característica era y fue siempre que las mujeres del grupo y aún las de otras cuadras andaban más con él que con ninguno de los otros de la pandilla del zorro, que era la nuestra. Llamados así en homenaje a la serie La Marca del Zorro, que era nuestro héroe.

En esos tiempos en toda la población de la CRAV, que era un recinto privado donde la empresa además de darle trabajo a la gente les proporcionaba casa, iglesia, clínica de primeros auxilios, pulpería, teléfono y otras regalías, existía también un servicio de seguridad

(…)

Penco era algo más que un villorrio y la mayor parte de la gente, practicaban la caza y también la pesca como medio de surtir vituallas para el hogar. (…) Pero bueno, a lo que iba es que Ugenio era el crédito de nuestra pandilla, a nuestros enemigos cuando reñíamos les anticipábamos: "te voy a echar al Ugenio" o ¡cuidadito que soy amigo del Ugenio!, etc. En general Ugenio nunca nos decepcionó.

Un día se fué de la casa. Su padre que era un borrachín impenitente, le dió una paliza que Ugenio no quiso aceptar. El hecho es que Ugenio, de la noche a la mañana desapareció. Corrían diversas copuchas acerca del destino de nuestro amigo.

Página 4

Pasaron un par de años y ya casi habíamos olvidado a nuestro amigo cuando de pronto un rumor fue acrecentándose. El Ugenio era actor y había filmado una película. Pero lo formidable fué que no era un rumor. Era cierto.

Lo confirmaba el cartel en la marquesina del único Teatro del pueblo, el Teatro CRAV, por supuesto. En grandes letras de colores el afiche anunciaban una función especial para Penco, en homenaje a que uno de sus artistas Eugenio Espinoza, era oriundo de la zona.

El nombre de esta película chilena era EL GRAN CIRCO CHAMORRO. Su trama era que el dueño del circo había hecho grandes esfuerzos y sacrificios para que su hijo fuese a la universidad y se recibiera de médico. A poco andar el orgulloso padre descubre que su hijo lo engaña y que no está estudiando.

Lo bonito de toda esta historia es que efectivamente el protagonista de este suceso que conmovía a Penco de punta a cabo era nuestro Ugenio. El día de la esperada función, el pequeño Teatro Crav, con modestas acomodaciones para unas trescientas personas, fué inundado por una muchedumbre que copó todas las entradas de Sábado y Domingo.

Yo fui con la pandilla al cine, a la matinée del Domingo, fuimos a galiche. Para que se tenga una idea de las instalaciones del cine, diré que la platea estaba arriba, en la parte alta. Ello por razones muy lógicas.

Si la galería hubiese estado atrás, es decir, si los atorrantes, gañanes, mandaderos, obreros, pescadores y pelusas, que eran los clientes habituales de la galería hubiesen estado ubicados en la parte alta como era costumbre en los cines de categoría, los profesionales y empleados de la industria, sus familias y todos aquellos con complejo de encopetados, que eran los que podían pagar platea, habrían estado a merced de las pequeñas venganzas y envidias pueblerinas y habrían facil blanco de los proyectiles que eran habituales en el teatro CRAV, donde era lícito vender castañas y piñones calientitos, churros españoles, avellanas tostadas , choclos cocidos, sanguches de tocino, maltas y pilseners, maní tostado con cáscara y apancoras cocidas. Por eso, siempre había cuatro celadores de seguridad y dos parejas de carabineros una en cada puerta de acceso de la galería. Página 5

(…)

Allá atrás, en la primera fila de la platea invitados por el Administrador del cine, estaban sentados muy elegantes, de terno negro el padre y traje sastre plomo la madre de Ugenio. De vez en cuando algunos pasaban frente a ellos y le tendían sus manos felicitándolos, y muchos les gritaban palabras de simpatía de distintos sectores, en especial de la galería.

De pronto, un ensordecedor ruido nos hizo movernos a todos los presentes al unísono, como si arrancásemos, como hacíamos con los temblores. Era un solo de tambor como en los circos, seguido de un vozarrón empalagoso que salía del altoparlante del cine que anunciaba : Y ahora, con ustedes, nuestro invitado de honor Eeeeeugenioooo Espinoooozaaaaa.

Lo que siguió es innenarrable, no por sorprendente sino por la gran cantidad de cosas que ocurrieron al mismo tiempo. Se abrieron las cortinas rojas que cubrían el telón que servía de pantalla, con lo que ahora se sumaron a la sonajera interminable de aplausos los aullidos de emoción de las chiquillas y sus madres y el zapateo sincopado del público contra el suelo que amenazaba con derrumbar la gran tarima donde estaba montado el escenario.

Pero lo mejor, o lo peor según el gusto de cada cual, fue la tupida cortina de objetos que surcaban el aire. Por un momento creí que era challa y serpentina, hasta que divisé tardíamente un sombrero de varón que cayó justo en mi cara y luego un gorro de visera, que también me golpeó el rostro, no sin antes hacerle el quite a un paraguas que no alcancé a recoger para a mi vez tirarlo como hice con los objetos anteriores. Fue sin duda un bonito espectáculo, muy original, pese a que algunos con un gusto pésimo arrojaban además de las prendas que sacaban al vecino, gruesas cáscaras de sandía, zapatos, cholgas e incluso como ví después en el suelo conchas de loco, todas las cuales por supuesto que damnificaron a varios asistentes.

De pronto las luces se apagaron y un reflector alumbró el escenario. Allí algo se movía, algo como un columpio que casi rozaba el piso. A medida que iba subiendo y ganando altura nos dimos cuenta que era un trapecio. Vino entonces otro poderoso haz de luz, y allí, bajo su reflejo, dorado, imponente, como un dios griego estaba el mismísimo Ugenio.

Ugenio.Ugenio.Ugenio aullaba la gente. Yo y seguramente todos los miembros de la banda del Zorro, estábamos pasmados e inmóviles. Página 6

En medio del escenario y lanzando al aire el trapecio con una mano para darle impulso, Ugenio lucía su pelo cobrizo engominado y peinado a lo Carlos Gardel. Su figura esbelta pero musculosa, enfundada en un traje color oro apegado al cuerpo, no se parecía para nada al compañero de correrías que todos conocíamos.

De un agil movimiento vimos a Eugenio y al trapecio empinarse en el aire hasta alcanzar una altura temeraria. De improviso lanzó su cuerpo al vacío y un grito de terror se escuchó en la sala. Falsa alarma, Ugenio estaba boca abajo, agarrado de los tobillos a los lados de su trapecio. Luego, le dió máxima velocidad a su impulso y se paró en el travesaño con sus manos en las caderas, equilibrándose, ignorando la fuerza de gravedad, desafiante como un torero, sin inmutarse ante el peligro de caerse desde esa altura.

Después de esta corta exhibición y otros quince minutos de bla-bla del presentador invisible y unas palabras de Ugenio que casi nadie escuchó por la algarabía existente, menos nosotros que no nos perdíamos frase, empezó la película. Por supuesto, quizás por los nervios, éste olvidó mencionar a sus amigos del barrio ni se acordó que era integrante fundador de nuestra famosa pandilla, lo que nos dolió mucho.

Que puedo decir de la función de esa memorable tarde. En verdad muy poco. Que la película era estupenda y me hizo llorar, que el Ugenio solo aparece dos veces. En honor a la verdad, hasta nosotros nos dimos cuenta que el Ugenio nunca tuvo un rol protagónico, ni actuó ni dijo una palabra en la película.

La cinta cuyo director fue el estupendo cineasta José Bohr, que adaptó un argumento del incomparable humorista peruano avencindado en el país Eugenio Retes, quien fue el real protagonista de este film, contó entre las figuras estelares a varios artistas muy en boga en aquellos años, como Malú Gatica, Doris Guerrero, Pepe Guixé, Rafael Frontaura, Gerardo Grez, Juan Leal, Eduardo Gamboa, Iris del Valle, Elsa Villa, Rolando Caicedo y muchos otros, todos quienes permanecerán por siempre en el corazón de todos los amantes del buen cine.

Esa tarde, los integrantes de la pandilla, íbamos silenciosos y seguramente algo frustrados de regreso a nuestros hogares. Fuimos a ver al Ugenio pensando que sería el héroe, el jovencito de la peli y la verdad es que casi ni lo divisamos. Página 7

La cuestión fué que nunca más volvimos a ver al Ugenio. A pesar de que quedó claro que no era un actor, y su estela de héroe estaba un tanto deshojada, igual tenía una aureola de gloria, al menos para su pandilla. (…) De lo que sí estoy seguro es que no llegó a ser actor de cine. Ugenio, si estás vivo y todavía andas por ahí ubícame. Ya sabes, yo soy el Pin.”

Relato extraído de http://vengodepenco.blogspot.com/2007_01_01_archive.html Blog perteneciente a” Enrique Pin Puentes”

Página 8

INTRODUCCIÓN

Página 9

PENCO…

Desde su fundación, con la llegada del español Don Pedro de Valdivia en 1550, este pueblo se ha visto influido por el modelo económico imperante del momento, es así como la revolución industrial de fines del s.XIX marcó a la comuna, primero con la extracción de carbón, que dio paso a la llegada de industrias manufactureras y portuarias. Las industrias traen consigo cambios en la calidad y forma de vida; llegan las nuevas tecnologías y el ocio de la cultura urbana. En este seminario se hace un análisis del (*) “Teatro CRAV”, uno de los recintos destinados a la entretención y símbolo de la llegada de esta nueva modernidad al pueblo de Penco. Comenzaremos por comprender los aconteceres de la época en el cual se veía inserta esta sala de cine, su influencia en la vida cotidiana de los pencones, hasta llegar a un análisis técnico que nos pueda vislumbrar una futura recuperación del recinto que hoy se encuentra en un deteriorado abandono.

(*) Se acostumbraba llamar

“teatros” a las “salas de cine” por ser éste el antecesor

arquitectónico inmediato y por tanto referente cognitivo de la sociedad de entonces.

Página 10

Llegada de los españoles a las playas de Penco. Imagen extraída de www.memoriachilena.cl

Página 11

Grabado titulado "PLAN DE LA VILLE DE LA CONCEPTION OU PENCO”, correspondiente a un mapa levantado en 1712, por la expedición de AMEDEE FREZIER. Primera publicación en 1716, en Ámsterdam

Plano de Penco antes del terremoto de

mayo, 1751. Terremoto y

maremoto que motivó el traslado de Concepción a su actual ubicación en el Valle de la Mocha. Luego de bastante tiempo ocupado por unos pocos habitantes que se empeñan en no dejar sus terrenos, en 1840 se restauran sus calles; el 29 de marzo de 1843 se erigió como villa de Penco recibiendo el título de ciudad el 25 de abril de 1850.

Página 12

LAS INDUSTRIAS EN PENCO
(Fines del s.XIX e inicios del s.XX)

Página 13

Nacimiento de la industria en penco

Impulsados por la creciente era de la industria en el mundo, es que los ojos de inversionistas ponen su mira en Penco, en ese entonces una pequeña villa, donde a fines del s. XIX comienza la explotación del carbón bajo las playas de Lirquén y Cerro Verde (la Cía. Carbonífera de Lirquén 1843, El Mineral del Carbón de Cerro Verde Bajo 1848); junto a la condición de bordemar , la abundancia de madera y la cercanía a la ciudad de Concepción se crean las condiciones óptimas para que crezcan industrias que marcaron profundamente la vida del pueblo.

Panorámica de Penco a principios del s.XX, extraída de http://penco-bicentenario.blogspot.com En sus costas se aprecia el muelle y junto a él el galpón, hecho de albañilería simple y vanos de arco de medio punto, utilizado por la Fábrica refinera para la descarga y almacenaje de materia prima, sacos de azúcar en crudo. Hoy en día ambos inexistentes.

Página 14

En 1886 nace La Refinería Sudamericana de Azúcar que posteriormente adquiere el nombre de CRAV al fusionarse con la Compañía Refinera de Viña del Mar en 1924. En 1898 se crea La Fábrica de Nacional de Loza de Penco S.A. FANALOZA. En el S.XX aparecen Vidrios Planos Lirquén VIPLA (1933) y La compañía Sudamericana de Fosfato COSAF(1955).

CIA. CARBONÍFERAS
LIRQUÉN 1843 CERRO VERDE 1848

VIPLA 1933

COSAF 1955 CRAV 1886

FANALOZA 1898

Esquema de ubicación de las industrias, hecho por Paula Ignacia Ulloa

Página 15

Interior de la Fábrica Refinería, foto extraída de http://penco-chile.blogspot.com

Panorámica Fábrica Refinería Penco, 1904 Imagen extraída de http://gatieducacion.tripod.com/fotografias_de_penco/

Página 16

Las industrias trajeron consigo avances en transporte: en 1891 se construye la de la vía ferroviaria Concepción-Penco y un muelle en 1982 haciendo de penco un enclave para el transporte de mercancía. Desde 1955, las descargas se hace en Lirquén luego de que el muelle se extendiera 240 metros mar adentro para permitir el atraque de buques comerciales y por tanto una puerta abierta al mundo.

Estación de ferrocarriles del estado (EFE)y muelle, Penco1954. Foto extraída de: www.biblioredes.cl/.../penco+antiguo.htm

Página 17

La fábrica en la sociedad pencona.

En un pueblo con olor a mar, de pescadores, recolectores y playa, la industria vino a cambiar y acelerar la vida de los lugareños, penco se repuebla por la inmigración de campesinos desde Florida, Rafael y Tomé, que vinieron por mejores oportunidades de vida y laborales. Con la industria llegan aires de modernidad al pueblo, el paseo en tren y el hermoso paisaje natural del valle atrae turismo para la clase acomodada del país que llega a disfrutas de las playas y se aloja en el famoso y gran “Hotel Coddou” que cuenta con baños de mar de agua fría y caliente y un muelle de paseo.

Playa Penco, 1922. Foto extraída de http://www.biblioredes.cl

Página 18

Playa de penco y muelle paseo del “Hotel Coddou”. Foto extraída de http://penco.es.tl

Calle O‟higgins mirando desde calle Talcahuano, 1950. Foto extraída desde http://www.biblioredes.cl

Página 19

Dentro de este contexto son FANALOZA y CRAV las industrias que marcan la vida que lleva el pueblo en “Penco centro” durante el transcurso del siglo XX y las que más empleos dan en la comuna. En 1953 la producción de FANALOZA alcanza las 6.200 piezas entregadas, en 1959 llega a contar con más de 2.000 trabajadores, entre las fábricas de Penco y Carrascal (con mayor número en Penco). Y en 1982 ya dan trabajo a cerca de 3.000 pobladores entre aserraderos, maestranza y producción de cerámica en si. Por su lado CRAV, en sus mejores últimos años tuvo un personal de 335 operarios y 120 empleados y una capacidad de producción de 5.000 toneladas mensuales de azúcar. En 1947 se contaban con 2.919 trabajadores solo en Penco, y con automatización de las industrias, esa suma se redujo a 614 trabajadores para el cierre de la fábrica en 1976. …(Esto comenzo a funcionar en plenitud desde 1970 y los trabajadores poseían casi el 50% de las acciones de la empresa, pero por motivos políticos en esos tiempos en el país la fabrica fue cerrada no pudiendo alcanzar mas del 51% de las acciones como se pretendía para poder ser la primera "empresa de trabajadores".)… Cada fábrica se encargó de dar identidad propia a sus trabajadores al punto de dividir a pencones en refineros y loceros, incluso separados geográficamente por el estero Penco, hasta el punto de ser mal visto que un refinero cruce al otro lado del estero.

Página 20

Esquema explicativo hecho por Paula Ignacia Ulloa A.

La aparente rivalidad de las familias refieneras y locera se ve marcada más que nada por un factor socio-económico. A mediados de S.XX CRAV prospera: los sueldos, regalías y beneficios de sus trabajadores son superiores y de mejor calidad, sus casas son de mejores materiales y más grandes, el alimento es racionado para cada familia para que nada falte. Trabajar en la CRAV era pertenecer a una “clase refinera”

Pero los loceros superaban en número a los refineros y por tanto, también en pobreza. Un ejemplo: si en navidad un niño locero recibía un trencito de madera de parte de la empresa, el niño refinero recibiría un trencito eléctrico.

Página 21

Pero a pesar de las diferencias monetarias, cultura y ocio a sus empleados y obreros.

ambas fabricas,

preocupadas del bienestar del trabajador, facilitaban techo, deporte,

FANALOZA construye casas a sus empleados y obreros más necesitados creando barrios loceros. Cuentan con sindicato, casino frente a la plaza y un gimnasio a un costado del estero Penco donde se practica baby fútbol, básquetbol, y boxeo; así como también se organizan las fiestas, cantatas, bingos, etc.

Sindicato nº 2 de FANALOZA y gimnasio FANALOZA. Foto extraída de http://penco-chile.blogspot.com

Página 22

Primer equipo de fútbol locero. Foto extraída de http://penco-chile.blogspot.com

Casa de empleados loceros, fotos: Paula Ignacia Ulloa. , Penco 2009

Página 23

CRAV por su parte, desde los inicios comienza con proveer de casa a sus empleados, se construyen residencias en 1990, 1927, 1937,luego de la catástrofe del terremoto de 1939 se inicia la construcción de nuevas casas para los trabajadores damnificados de la empresa entre los años 1939 y l940; en 1941se comienza a construir la capilla “Divino Redentor”, la pulpería, los chalet de los empleados, la casa de administración , la escuela básica y el acceso del barrio custodiado por dos garitas , todo en estilo moderno y la mayoría de las obras bajo el diseño de A. y J. Velasco U. Arquitectos, y construidos por Pablo Müller, constructor. Sigue creciendo el barrio con viviendas los años del cierre de la fábrica el 1976. Cuentan con un complejo de equipamiento deportivo-recreativocultural, que posee una cacha profesional de fútbol, un gimnasio, salas de billar y póquer, sala de palitroques, biblioteca , sala de lectura y un teatro para proyección de películas y actividades varias. Además de contar con una clínica de excelencia ubicada en la esquina de calles Membrillas con Freire. 1942, 1963,

1968(población Desiderio Guzmán) y 1975 (población Los Radales) antes

Página 24

Barrio refinero, foto de 1936, foto extraída de http://penco-chile.blogspot.com

Casa de refinero, foto de 1937, foto extraída de http://penco-chile.blogspot.com

Página 25

Letrero al acceso a la fábrica. Foto de propiedad de don José Márquez.

La fábrica en Penco era una sociedad anónima con un directorio común en Viña del Jefe Mar, de pero Personal con y organización Contaduría autónoma, áreas independiente de la casa central. Existía un Superintendente, 2º Superintendente, como administrativas de la empresa en Penco. La producción de azúcar se organizaba en tres zonas a cargo de su correspondiente jefe de obras: elaboración, maestranza, y construcción y fuerza eléctrica (calderas y termoeléctrica).

Existía un Jefe de relaciones humanas y un jefe de seguridad industrial. Además el barrio contaba con un sistema de guardia particular a cargo de los llamados “celadores”. Los que cuidaban el acceso y la tranquilidad del barrio refinero.

Página 26

El proceso de refinación se realizaba en 4 pasos: la recepción de azúcar cruda que llegaba por mar desde Cuba, Jamaica, México, Brasil y Venezuela; en tachos procesaban el crudo; luego pasa a refinación y finalmente a empaque. El producto de este trabajo eran tres tipos de azucares: el “Pan a pan” o azúcar en cubitos para uso doméstico, la “Refinada Molida” , ahora llamada azúcar flor; y la “Rosemilia Blanca”, una azúcar semielaborada destinada a caramelos, fábricas de conserva refinado era por vía terrestre. Los trabajadores se organizaban en sindicatos (agrupación de más de 25 trabajadores), tres sindicatos organizados forman una federación de trabajadores y tres federaciones forman una confederación, la cual agrupaba a varias fábricas. Don José Marques (trabajador refinero) llega a ser presidente de la confederación. El sindicato refinero es fundado el 26 de septiembre de 1929. La Compañía trabajaba por “H.H.” (Hora Hombre: unidad de medida ciertas industrias que posteriormente terminaban de refinar como industrias de producción de por ejemplo. La distribución del

establecida en función del trabajo realizado por un hombre normal durante una hora),

aún así el trato hacia empleados y obreros era horizontal para todos y los sueldos dependían del esfuerzo de cada trabajador, incluso a veces un obrero podía llegar a sacar mayores ganancias que un empleado (administrativo).

Página 27

A mediados de 1960 Don José Márquez, como presidente de la confederación y movimientos sindicales de la compañía refinera, viaja a Yugoslavia en busca de nuevas formas de organización de empresas. Es así como después de su gira por Europa que además tuvo como destinos a Alemania y Francia, trajo consigo un cambio en la organización de la Compañía Refinera. El sistema consistía en una “Empresa Participativa” donde existían dos tipos de acciones unas de tipo “A” para accionistas particulares y otras de tipo “B” exclusivas para trabajadores. Cada trabajador alcanzo a tener 27.170 acciones las cuales eran igualitarias para todos, desde el gerente general hasta el último obrero contratado. De esta forma cada trabajador era dueño de parte de la empresa, y por tanto el rendimiento de la producción fue mayor: si antes para producir 900.000 toneladas de refinado, se perdían 300.000 en el camino; ahora para producir esas 900.000, las pérdidas bajan a solo 50.000 toneladas, porque el obrero ahora era conciente que mientras más utilidades obtenía la empresa, más subían sus acciones. En un eventual despido del trabajador, las acciones debían ser entregadas a la confederación; no podían ser vendidas a particulares, el personal que se iba debía vender sus acciones a la confederación y quien entraba, debía comprarlas. En este sistema, la compañía fue “Conejillo de Indias” al ser pioneros de las Empresas Participativas. Después de ellos “VIPLA” y “ENAP” siguieron el mismo ejemplo, pero nunca de forma tan perfecta como la Organización de la Confederación de la Refinería, la cual se destacaba en el país por su participación y acción social en sus trabajadores. Quienes eran contratados podían acceder a viviendas después de una selección que hacían entre el Sindicato y la Compañía evaluando comportamiento y rendimiento del postulante. Sin hacer distingo entre empleado y obrero. Es así como se va formando el Barrio Refinero.

Página 28

La fábrica. Foto de propiedad de don José Márquez

Inauguración de plaza refinera, foto de propiedad de don José Márquez. Al fondo se aprecia la capilla refinera.

Página 29

La familia refinera. Inauguración “Población Desiderio Guzmán”, foto de propiedad de don José Márquez.

Inauguración “Población Desiderio Guzmán”, foto de propiedad de don José Márquez.

Página 30

EQUIPAMIENTO DEPORTIVOCULTURAL CRAV

Página 31

Equipamiento deportivo – cultural Centro deportivo CRAV
La data de origen del centro deportivo es incierta; un incendio en la municipalidad de Penco destruyo valiosa información hace algunas décadas atrás, por estas razones en agosto del 2004 se manda, a nombre de la municipalidad, realizar levantamientos del recinto que en ese entonces es de propiedad de FANALOZA, al arquitecto Víctor Crisóstomo Sánchez; Don Nelson Palma, periodista de origen refinero, sin querer aventurarse en una fecha exacta, cuenta que el teatro tiene existencia desde pocos años antes del terremoto de 1939; Don José Márquez, ex - refinero y dirigente en la fábrica comenta que el edificio que ocupaba el antiguo teatro eran grandes bodegas de la fábrica refinadora que fueron convertidas en el complejo deportivo- cultural que se conoce actualmente como deportivo CRAV; y la cancha de fútbol adyacente, un campamento de obreros damnificados del terremoto de 1939 , que posteriormente fue erradicado con la construcción de nuevas viviendas . El que el edificio haya sido antiguas bodegas almaceneras, toma fuerza al observar en terreno la aparente clausurados, presencia de vanos y algunos siendo hasta
Ventanas clausuradas, foto 2009. Paula Ulloa

de ventana sin función lógica cegadas

con albañilería, que claramente es posterior a la construcción del diseño original.

Página 32

EL fortín

El complejo cuenta con un edificio destinado a múltiples actividades tanto deportivas como culturales; además de un estadio con cancha profesional de fútbol empastada y graderías perimetrales llamado popularmente como “El Fortín”, donde jugaba de local el equipo de fútbol de la fábrica: “Coquimbo CRAV” (su nombre se debe a un partido jugado entre “Coquimbo Unido” y “CRAV” en el Fortín, donde el equipo local decidió tomar el nombre en homenaje a aquel encuentro). Uno de los grandes logros de este equipo pencón fue obtener la copa de campeones regionales de fútbol. en 1963 al

Luego de este triunfo el redimiendo del plantel comienza a decaer, la hinchada desilusionada deja de alentar a su equipo. En 1964 el cuadro de la “V”(en alusión a la “V” de su uniforme) solo alcanzan a llegar al tercer lugar de la regional . En la necesidad avivar ánimos es como, en una gira de “Universidad Católica” por la región, se logra acordar un amistoso entre los dos equipos en el Fortín pencón. Las graderías se llenaron como nunca para alentar al dueño de casa, todo resultó bien a pesar de haber perdido 31 ante los universitarios.

Página 33

La revista Pan de Azúcar resumió en los siguientes términos el desarrollo de aquel partido:

“La barra volvió esperando que los refineros fueran un hueso duro para los profesionales; tinca, ñeque y corazón de los muchachos nada pudieron frente a un equipo enormemente superior en técnica, empuje, velocidad y planteamiento de juego. Total, una digna derrota 3-1”.

El domingo siguiente, Coquimbo CRAV perdió 0-2 ante Fernández Vial, en un match disputado en Chiguayante. Pero, a fines de octubre el equipo consolidó su tercer puesto al derrotar en casa, en un partido lleno de incertidumbre, al cuadro de Los Ángeles por 3 goles contra 2. El comentarista del Pan de Azúcar terminó su análisis en los siguientes términos:

“Seguiremos esperando una buena reacción del Coquimbo, sus integrantes son jóvenes y han demostrado lo bueno que son. Ahora a esperar que pase la mala racha y mantenerse en este puesto de honor del fútbol regional”.
En 1965 son vicecampeones del regional y en el año 1966 vuelven a levantar la copa de campeones regionales.

Página 34

Foto de la revista “Pan de azúcar”, noviembre de 1964

Foto de la revista “Pan de azúcar”, noviembre de 1964

Página 35

El edificio del centro deportivo
Un gran galpón esconde en sus entrañas una variedad de actividades agrupadas en tres zonas funcionales claramente diferenciadas: 1º zona de cine-teatro 2º zona deportiva 3º zona estancia y administración Dentro de la zona del teatro encontramos: - Una boletería de platea y una para galería - un foyer de antesala al teatro y exposición de cartelera - una sala de cine para casi 400 personas - escenario - baños para platea y baños para galería - Una sala de proyecciones - camarines y vestidor En la zona deportiva funcionan: - un gimnasio con cancha de básquetbol e implementación para la práctica de gimnasia y entrenamiento de box - graderías - 2 camarines - una sala de palitroques Y en la zona de estancia y administración. - Una sala de póquer y billar - Un salón (juego de pin-pon) - Una biblioteca - Una cocina - un casino - y oficina administrativa
Página 36

Centro Deportivo CRAV “El Fortín y el complejo deportivo-cultural al fondo”, a la derecha la fábrica refinería CRAV, 1937

Sala de billar y juegos, Centro Deportivo CRAV, 1937. Esta foto de 1937 es evidencia de la existencia del recinto deportivo antes del terremoto de 1939.

Página 37

Las salas de póquer y billar así como el salón ocupado para jugar pinpon, son centro de encuentros y discusiones entre sindicalistas, obreros y empleados de la fábrica.

La mantención del gimnasio esta a cargo del profesor de educación física, quien dirige el partido de fútbol, entrena al equipo de básquetbol femenino y masculino, dirige tanto las selecciones infantiles como las divisiones bajas del Coquimbo CRAV y hace la clase de gimnasia… si hasta de la mantención del césped se encarga este personaje que en 1967 tiene el nombre de Don Juan Muñiz Vila y es recordado entre las memorias de los refineros. En un artículo de la revista refinera “Pan de Azúcar” se cita:

“Del inagotable récord de deportistas refineros extraemos estas cuatro fotografías que nos van diciendo que la solidez del Centro Deportivo Refinería se basa, más que nada, en su gente que ya en el pasado luchaba por sacar adelante a nuestro Club. Ejemplos gráficos para nuestra DEPORTE”
Penco , marzo de 1967. Pan de azúcar nº109 año XXXI

juventud, ya que algunas

veces, tratan de alejarse de una senda sana y varonil: el

Página 38

Foto del equipo de básquetbol a mediados de los „50

Foto del gimnasio en una asamblea sindical Fotos de propiedad de Don José Márquez

Página 39

La fachada de fondo corresponde al edificio Centro Deportivo Crav Penco, con muros en bruto.

Fotos extraídas de la revista “Pan de azúcar” , 1967

Página 40

Los recintos del Centro deportivo también sirven a las celebraciones de homenajes, bienvenidas y despedidas de sus trabajadores. Donde dirigentes, autoridades de la Compañía, obreros y la sociedad refinera en general, se juntan en los salones y el casino del Centro deportivo.

Fotos extraídas de la revista “Pan de azúcar” , 1967

Página 41

Toda actividad social era publicada el la revista informativa de la Compañía llamada “Pan de Azúcar” cuya dirección estaba a cargo de “GMO. Maldonado A.”

Portada de la revista refinera.1967

Página 42

TEATRO C.R.A.V.

Página 43

El Teatro CRAV

Desde el Centro Deportivo Refinería Penco se abre al la comunidad común, las funciones de premier llegadas directamente desde México y EEUU, descargadas en muelles pencones, hasta llegar a proyectarse primero en la pantalla del TEATRO CRAV. Uno de esas maravillas modernas que lleva el mundo al pueblo chico. El cine aquí es popular, la galería baja a platea y la platea sube a galería para crear aconteceres únicos para un cine único.

Foto: Paula Ignacia Ulloa Aguayo 2009

Página 44

La cartelera
La cartelera se pintaba a mano por verdaderos artistas que replicaban el único afiche oficial de la película. Estos eran exhibidos en dos puntos: Para los refineros y la clase acomodada de Penco, en el teatro existía un Foyer de cuyos muros colgaba la cartelera vigente. Mientras que la película del día era anunciada al público general en la esquina de calles Freire con Penco, frente al estero penco, justo a un paso de cruzar al lado locero. Es la esquina de Don Méndez, donde tiene su Farmacia y almacenes que vigilaba la permanencia de la pintura hasta la hora de la función.

Esquina calles Penco y Freire. Foto Paula Ulloa 2009

Collage de cartelera hecho por Paula Ulloa

Página 45

Boletos de entrada

El costo de la entrada era accesible la gente de la comuna, pero los refineros gozaban de beneficios para acceder las funciones. Mensualmente recibían talonarios de entradas para poder ver las películas que se proyectaban, con ubicación preferencial en platea. Por otra parte loceros, pescadores y el común del pueblo accedían a entradas de menor costo o en su efecto las obtenían directamente con los hijos de los refineros, si es que conociesen a alguno. Los jóvenes de menos recursos, para adquirir un boleto se ofrecían a hacer la larga fila que se extendía desde la boletería hacia el exterior por calle san Vicente, a un costado del acceso principal al teatro, todo a cambio de una propina - “Saco entrás. Cinco pa‟carro” (cinco peso)se cantaba, de esta manera se hacía el dinero para la entrada.

Otros, más precavidos, aseguraban la el boleto haciendo llegar hasta las puertas del teatro el cartel que anunciaba la película del día, expuesto al público en la esquina de calle Freire con calle Penco, a las afueras de la Farmacia Méndez.

Página 46

El acceso
El acceso de platea era por la puerta principal del teatro que daba a una acogedora boletería que atendía a la clase mas acomodad de pueblo: administradores, refineros, empleados, autoridades y a quienes tuviesen el dinero suficiente para adquirir un boleto de esos. La boletería daba paso al foyer elegante, con un diseño espacial interior bien acabado, donde se exhiben carteles de películas, retratos de actores famosos; este es un espacio de espera, ya sea para esperar la película o para la espera de quienes se retiran antes del final de la función presumiendo ya conocer el final de la cinta, para ser bien vistos. EL acceso a galería en cambio lleva más de alguna anécdota. Para empezar era sumamente necesario hacer la fila en espera que la señora María (la boletera) terminara de atender la ventanilla de platea para, casi comenzando la película, comenzar a cortar los boletos para galucha. Es aquí donde aparecen quienes hacen cola por propina y por supuesto los vendedores. Como en todo cine, no falta la venta de comestibles para ver la obra, más aún si pretendías quedarte todo el día aprovechando el rotativo del domingo. El comercio acá es variado y para todos los gustos. Mientras en la zona de boletería, en galería, señoras se disponían a vender refrescos y confites de la época como vendedoras oficiales del teatro. Vendedores ambulantes se escurrían entra la larga fila de boletos de galería para ofrecer dulces, manzanas confitadas, nalcas, sándwich con mortadela, maní, etc., según fuese la época. Otros espectadores simplemente entraban a la función con mercancía casera, donde no faltaban los productos marinos de la costa (mariscos y crustáceos) y la fruta del campo.

Página 47

Accesos , esquema hecho por Paula Ignacia Ulloa A.

Página 48

La Película
La platea accede a la sala de cine subiendo una rampa con alfombra roja que cruza una especie de cámara oscura para asegurar que no entre luz mientras alguien cruza y la película está corriendo. Esta consta de un espacio intermedio cerrado por gruesas cortina de terciopelo hacia el foyer y hacia el cine. Entrando a la sala unos jóvenes con linterna en mano cortan el boleto e indican el camino a la butaca correspondiente, ya sea en platea alta o platea baja. Mientras que los ticket a galería tiene que salir de la boletería al exterior, para luego volver a entrar al edificio cruzando una puerta de doble hoja custodiada por dos guardias que cortan el boleto para permitir la entrada a un corredor paralelo a la sala de cine de unos 16 m. , un acceso con olor a heno por la presencia de baños inmediatamente a la derecha de este. Al final de corredor se encuentra el vano de entrada al cine, el cual se realiza mirando desde galería hacia platea por una esquina del teatro. Una vez dentro comienza la música, es el momento de expectación, pues se sabe que terminando el disco comienza la tan esperada película que generalmente es de rancheras, cowboys y pistoleros, películas mexicanas habladas en español eran las preferidas para un público poco letrado. Con el pasar del tiempo se fueron incluyendo en la cartelera películas “Tiburón”). Comienza la película y en galería el bullicio no para, ya sea por bromas, por molestos proyectiles tirados en la oscuridad de lo que estuviese a mano para tirar hacia atrás o por la emoción que causa el film. a color y subtituladas (La ultima película en proyectarse, o si no fue la última, una de las ultimas, se titulaba

Página 49

La gente fuma dentro y los tres cañones de ventilación natural con que cuenta el teatro ya no dan abasto, el aire se calienta, los olores del tentempié se mezclan con los sonidos de disparos y caballos. Todo un espectáculo creado por los pobladores de Penco. Una vez terminada la película el camino a casa se realizaba en sentido sur por los refineros quienes cruzaban la calle para entrar al “recinto” custodiado por las dos garitas, una a cada lado de la calle y vigilados por los celadores. El resto del pueblo partía a casa en caravana por palle San Vicente, doblando la esquina y continuando por calle freire mientras se comenta la función del día por el camino. Como dato

El teatro daba una función de lunes a sábado. Los domingos había tres funciones: matinée partía a las 15.00hrs, selecta o vermouth partía a las 19.00hrs; y noche, a las 21.00hrs. Además de de proyección de películas en este espacio se realizaban las ceremonias de licenciaturas de las escuelas y liceo. Espectáculos culturales como recitales de cantantes y artistas humorísticos. Pese a todo el teatro en ese entonces representaba la “expresión cultural de Penco en su máximo esplendor”.

Página 50

ANÁLISIS ESPACIAL Y FUNCIONAL DEL TEATRO

Página 51

Análisis espacial y funcional del Teatro
A primera vista se distingue un largo galpón de carácter fríamente industrial que esconde en pequeños detalles de fachada un estilo artdecó con terminaciones escalonadas; secuencias de capas que emergen por los bordes de la puerta de entrada y se elevan tímidamente sobre una marquesina, coronando y marcando el punto de inicio del edificio y del Teatro mismo. Es el acceso principal que apunta en dirección sur como queriendo dar la cara al acceso del recinto CRAV, el barrio refinero, para el cual primeramente fue pensado y construido.

Paula Ulloa, 2009

Página 52

Boletería para platea
Accediendo por la puerta principal del teatro se llega a un espacio bastante proporcionado y acogedor: el Hall de acceso. Que sin la ostentosidad espacial de lo que es un hall hoy en día, sino que siendo un espacio a escala humana, pierde importancia perceptual para ceder honores al espacio que viene, el foyer. Este hall se encuentra iluminado por dos especies de tragaluces artificiales circulares de 1m. de diámetro cada uno, dispuestos uno tras otro en el cielo color ocre claro, en dirección longitudinal hacia el foyer que da un ambiente de expectación a la sala. De los gruesos muros de color rosa palo en un principio y pintados de verde posteriormente cuelgan afiches de películas y hacia la izquierda de la entrada se ve la perforación de la ventanilla de la boletería enmarcada en madera, que cuenta con una baranda de 3 m. de largo x 1,13m. de alto separada a 1m. de la ventanilla para organizar la fila de ventas de boletos para la función del día.

Boletería para galería
De muros desnudos y albañilería en bruto, con una doble altura que nace de no existir cielo terminado, cerchas a la vista, y piso de radier desnudo. La boletería de galería, más que boletería, parece una bodega. Para acceder se debe cruzar por una puerta a un costado del edificio y bajar por escaleras de madera echa a tablones. La ventanilla está protegida por una malla metálica, para salvar de posibles asaltos. La baranda de la fila deja un ingrato espacio de 60 cm. para pasar a comprar el boleto. No existe diseño en este espacio, es solo resultado de las sobras del diseño principal.
Página 53

Acceso para platea. Paula Ulloa 2009

Página 54

Acceso lateral para galería. Paula Ulloa 2009

Página 55

Rende interior r boletería para platea, Paula Ulloa, 2009. Realizado según visitas a terrenos y descripciones habladas de quienes visitaron el Teatro.

Página 56

Boletería para platea. Foto: Simona Ulloa 2009

Página 57

Boletería para platea, peldaños de acceso al foyer.. Foto: Simona Ulloa 2009

Página 58

Interior boletería para galería. Foto: Paula Ignacia Ulloa A. 2009. Imagen obtenida por la unión de dos o más fotos

Página 59

Interior sala de boletería. Foto: Paula Ignacia Ulloa A. 2009. Imagen obtenida por la unión de dos o más fotos

Página 60

Foyer
Desde el hall de acceso hace presencia el foyer que se rebalsa, bajo la mampara metálica de vidrios biselados que separa los dos espacios, con tres peldaños de claro estilo Decó hacia el lado de la boletería, para anunciarse al paso del espectador que avanza hacia su butaca, sin antes para a disfrutar la espera de la cinta en el foyer. Este majestuoso espacio posee un diseño de suelo de baldosa blanca con cintas negras que forman cuadrados girados en 45º para crear una sensación de mayor amplitud. Los muros blancos son soporte para la cartelera enmarcada en marcos de madera. La cornisa es reemplazada por una línea de luz que amarra toda la sala e ilumina la información de los muros. El cielo se infla y sus cuatro bordes se curvan en curvas cóncavas a manera de crear una especie de bóveda doble, que da un aire señorial al espacio. Del centro cuelga la luz central. El acceso a la función se hace por una rampa que pasa por una cámara oscura cerrada por una doble cortina de terciopelo y sigue subiendo hasta llegar a platea alta. Al costado izquierdo del acceso a la sala se encuentran los baños para platea y una especie de salón que nadie hasta el momento nadie a sabido explicar su uso ni existencia.

Página 61

Render mirando desde el acceso al foyer hacia la rampa de acceso al teatro, Paula Ulloa, 2009. Realizado según visitas a terrenos y descripciones habladas de quienes visitaron el Teatro.

Página 62

Foto mirando desde el acceso al foyer hacia la rampa de acceso al teatro, Simona Ulloa, 2009

Página 63

Teatro para platea y galería
El espacio del teatro, funcionalmente esta dividido en dos instancias, una zona de platea en la parte más alta, bajando hacia el escenario; y una de galería, ubicada en el suelo horizontal, bajo la pantalla de la sala de cine. Ambas separadas por un muro de un metro de alto a forma de parapeto que se abre en el pasillo central como única conexión entre dos ambientes. La sala completa contaba con aire calefaccionado de radiadores en la parte baja de los muros laterales.

Platea
El acceso por platea es un zambullirse en la pantalla al internarse en el espacio; la pendiente es más elevada de la acostumbrada para las salas de cine o auditorios, pues el descenso es a través de peldaños de 15cm. de altura y no por rampas que den una pendiente más suave. Capa peldaño, de 83 cm. de huella, marca la posición de cada fila de butacas y un peldaño de 120 cm. es la separación para platea alta (con 7 filas dobles de butacas) y platea baja (con 7 filas dobles más de butacas). La capacidad para platea alta es de 126 butacas, lo mismo para platea baja, con filas de 9 butacas por cada lado, es decir, para 252 espectadores en total. El sector de platea es preferencial en detalles. Cortinas de terciopelo color concho-vino cubren los muros de piso a cielo, las butacas en platea alta son tapizadas y acolchadas en cuerina color azul, mientras que las de platea baja son de madera terciada curvada soportadas por una base metálica. El pasillo central lo cubre una alfombra roja dando paso luego a la zona de galería.

Página 64

Render mirando desde platea alta hacia el escenario, Paula Ulloa, 2009

Página 65

Vista actual desde platea hacia el escenario, Paula Ulloa, 2009

Página 66

Galería
La particularidad de este “teatro” es la posición de la galería, la que habitualmente se encuentra en el punto más lejano; acá es la más cercana a la pantalla. El peculiar diseño es por una cuestión lógica de diferencias de “clases” en el pueblo: si la galería estuviese arriba, la platea sería victima del lanzamiento de cualquier tipo de objeto que sirviese de proyectil, teniendo en cuenta la escasa y “mala educación” de la clase pobre, que es la que llena esta parte del cine. A galería se accede por un corredor lateral del teatro, que entra a la sala de cine por una esquina a la izquierda del escenario, mirando desde las bancas que reemplazan a las butacas en este sector. Largas bancas sin respaldos, de pino, con 4.5m. de largo que se distribuyen en filas dobles dejando un pasillo central para el ahora sin alfombra se extiende por la “galucha”. En galería las paredes son desnudas, pintadas de suave color azulino. Las bancas dan una capacidad aproximada de 144 puestos repartidos en 16 bancas (8 bancas por lado). Estar aquí abajo es observar la pantalla que cae encima con cuello doblado y espalda curcuncha. A pesar de estar en primera fila el escenario que se encuentra elevado 120cm. del suelo es más bien para la comodidad de las butacas que para las incómodas bancas. tránsito del público asistente, el mismo pasillo que viene bajando desde la platea y que

Página 67

Render mirando desde el escenario hacia el fondo, Paula Ulloa, 2009

Página 68

Vista actual desde bajo el escenario hacia el fondo, Paula Ulloa, 2009

Página 69

Estructura Teatro Crav

Página 70

Estructura Teatro
Principalmente se pueden encontrar 2 tipos de estructuras: En un primer nivel se desarrolla en base a albañilería dispuesta según un aparejo ingles (alternan hiladas de sogas y tizones) con lo que consiguen lograr imponentes muros exteriores con los cuales envuelven la totalidad del edificio brindándole una apariencia de bunker impenetrable. Ahora bien estos muros de albañilería son quienes reciben la mayor carga de la techumbre del edificio por lo cual se dispone cada cierta modulación de un pilar en base a una agrupamiento de ladrillos que se sobredimensiona por sobre el resto, el cual ayuda a encuadrar y arriostrar dichas cargas. (no negando que en sectores de gran altura, los muros además son arriostrados por medio de pilares de madera.) A su vez estos muros son estucados externamente con la finalidad de darle mayor hermeticidad y homogeneidad al volumen, con lo que se ayuda a la preservación del material constructivo. Internamente recibe distintos tratamientos, desde ser estucado en base a yeso, revestido con madera, inclusive en algunos sectores mediante adobe por medio de mallas.

Aparejo Ingles
Página 71

Modulación de pilares en Albañilería

Refuerzo mediante implementación de pilares de madera.
Página 72

Luego en el segundo nivel prevalece la madera, la cual se impone al ladrillo mediante grandes cerchas que se apoderan del espacio, llenándolo de vida y encanto. Pero no solo cerchas, además muros y recubrimientos. Las cerchas se dividen en 4 tipos diferentes, siendo una de ellas una cercha corta que sirve de unión entre otras mayores de distinta forma. Otras 3 cerchas mas altas que acentúan zonas y varian su forma según la necesidad del espacio y luz que salvan.

Render perspectiva, Ronald Henriquez, 2009

Página 73

Cercha 1 (gimnasio):

Si quizás la luz que salva se encuentra mas cercana a suelo (5,70 mt aprox), la dimensión de esta es la mayor, por lo cual la cercha es reforzada internamente mediante placas de acero que completan la triangulación.

Altura: 5,70mt Luz : 13,50mt

Página 74

Cercha 2 ( biblioteca, salón, foyer y hall acceso teatro):

Si bien es alta al igual que las otras, la luz que debe salvar es reducida, por lo tanto se presenta como una cercha sin gran importancia.

Altura: 4,70mt Luz : 7,60mt

Página 75

Cercha 3 (teatro):

No es la que salva mayor luz, pero su forma le permite salvar una gran distancia a gran altura.

Altura: 6,50mt Luz : 12,80mt

Página 76

Cercha 4 (unión entre otras):

Altura: 4,40mt Luz : 12,80mt

Cercha básica, que cumple primordialmente la función de poder conectar en forma directa otras de mayor tamaño ya que su altura mas reducida se nivela con el centro de sus pares de mayores dimensiones.

Página 77

Perspectivas

Render perspectiva, Ronald Henriquez, 2009

Página 78

Render perspectiva, Ronald Henriquez, 2009

Página 79

Render perspectiva, Ronald Henriquez, 2009

Página 80

Elevacion Poniente:

Elevacion Oriente:

Elevacion Sur:

Render fachadas, Ronald Henriquez, 2009

Página 81

Materialidad Teatro Crav
Podemos definir 3 grandes materiales predominantes los cuales serian los que están presentes en casi el 95 % del edificio, me refiero al ladrillo, madera, hormigón. Ladrillo: El llamado ladrillo fiscal , el que resultaba hecho artesanalmente y cuyas medidas bordeaban los 30 x 15 x 6,5 (cm). Madera: Involucrada en cada una de las cerchas, el roble demuestra porque es el mas resistente y perdurable de las madera. Porque se mantiene casi intacto al transcurso del tiempo. A su vez hace presencia lo que es el alerce y del esplendor que tiene su madera que hasta años atrás era poco valorada y he aquí revistiendo cada uno de los muros, volviéndose en algunos casos casi invisibles. Hormigón: Utilizado frecuentemente en remate superior de muro, en la edificación del muro de albañilería y en la creación de fundaciones de hormigón.

Página 82

Página 83

Detalles Teatro Crav
Ductos de ventilación situados en la parte superior del area del teatro permitía la directa evacuación de los olores creados durante alguna función o permitir la entrada de aire fresco aclimatando el ambiente a una temperatura de confort. La gracia que tenia este sistema era que permitia libre circulación del aire a través de el, pero no permitia la entrada de luz a dentro del espacio, ya que constaba de una doble celosía inclinada que hacían el efecto de un muro ciego. A su vez también ese ducto de ventilación podía ser cerrado o abierto según las necesidades que surgieran durante la función.

Ducto Ventilación

Render detalles, Ronald Henriquez, 2009

Página 84

Sistema de Doble Celosía que permite la entrada y salida solo de aire, NO de luz.

Render detalles, Ronald Henriquez, 2009

Página 85

Página 86

Estado Actual

Página 87

Página 88

Página 89

Página 90

Página 91

Página 92

CONCLUSION:

Esta es una obra de reciclaje, una antigua bodega que guarda en su interior una variedad de aconteceres, entre estos, un teatro-sala de cine que marca el auge de la industria en Penco, con la llegada de la modernidad y el ocio en las vidas de los pencones. Con la llegada de las industrias el pueblo de Penco comienza una transformación hacia la modernidad que implicó un enfrentamiento entre una vida de pescadores, recolectores y agricultores que se ve interrumpida por hornos de fuego y cañones de humo que trajeron consigo todo lo que implica el cambio de pueblo a ser ciudad de la revolución industrial. Las industrias que marcaron este cambio con mayor fuerza en la comuna fueron FANALOZA y CRAV, siendo esta última la de mayores recursos y, que por tanto, trae consigo lo último en modernidad. …”Grandes aportes a la comunidad de aquel entonces, pero que penosamente con el transcurrir del tiempo ha ido quedando de lado y transformándose en solo recuerdos de una época bella. A través de este trabajo se dio un intento de poder recordar, y porque no, dar un primer paso para una nueva revitalización de este tan concurrido y apreciado Teatro CRAV”…

Página 93

BIBLIOGRAFÍA:
- “TODO PENCO 1550-2001”, Marcos Valdés López, Univ. De concepción- Univ. Del Bio Bio, Municipalidad de Penco. Cuadernos del Bio Bio. 2001 - “ESTUDIO URBANO- ARQUITECTÓNICO DEL BARRIO CRAV DE PENCO”, Juan Marcos Solís Stegman, Facultada de Arquitectura, Construcción y Diseño. Universidad del Bio Bio - Revista “PAN DE AZUCAR”, Refinería Penco. Director: GMO. Maldonado A. Imprenta: editorial “El Sur”

BIBLIOGRAFÍA HABLADA:
- CARLOS NELSON AGUAYO ROMERO. Cinéfilo de la época del Teatro - JOSÉ MÁRQUEZ FUENTES. Dirigente sindical de la compañía refinera C.R.A.V. Penco. Presidente de la confederación de trabajadores de la misma empresa. - JOSÉ RIVAS DELGADO. Locero, habitante de Penco.
Y pobladores varios…

Página 94

BIBLIOGRAFÍA VIRTUAL:
- http://penco-chile.blogspot.com origen refinero Nelson Palma. - http://vengodepenco.blogspot.com/ Blog perteneciente a Enrique Pin Puentes. Hijo de refinero, perteneciente a la familia refinera. - http://penco.es.tl página Web que habla de Penco - http://penco-bicentenario.blogspot.com página Web que habla de Penco Blog perteneciente al periodista de

BIBLIOGRAFÍA GRÁFICA:
- http://www.biblioredes.cl - http://penco.es.tl - www.memoriachilena.cl - http://gatieducacion.tripod.com/fotografias_de_penco/ - Revista “PAN DE AZUCAR” - Don JOSÉ RIVAS DELGADO por sus fotos extraídas del video “La familia Refinera” (Producido por: club juventud video concepción. Post producción: depto.
Comnunicaciones sociales udec. 2001. Duración : 7‟32)

- Fotógrafos: Paula Ignacia Ulloa Aguayo Simona Francisca Ulloa Aguayo Ronald Andrés Henríquez.Página 95

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful