Está en la página 1de 4

LOS CHARLATANES DE LA PEDAGOGÍA

Esta obra me pareció una verdadera reflexión personal, iniciando este resumen con
una pregunta ¿ser un docente o un charlatán?, en un principio se puede tomar un
poco tajante la expresión, pero es la verdad no podemos encontrarnos en un punto
de una simple acreditación como en el caso que nos ocupa de una maestría en
educación, la verdad es que somos o no lo somos, cuestión real y actual sería mejor
él lo seremos o no, el autor de esta obra da una sátira entre comillas de los efectos
que trae consigo el caer en ser un charlatán de la pedagogía, aquí no entramos al
riesgo de perder un caso o destruir un puente como bien ejemplifica el autor, no
caemos en perder toda la esencia de la carrera, en perder la carrera como tal y más
aún el conocimiento si lo ampliamos a un punto general de conocimiento o
pedagogía, llegamos a los opinologos que gran referencia hace el autor, el no llegar a
la profundización de un tema sino a la simple y llana expresión del yo opino.

El autor nos desentraña las afectaciones que sufrimos al caer en este círculo, lo
importante y que nos corresponde como futuros maestros de una materia, es el
profundizar, el ser verdaderos expertos de la materia no dar una materia por el
hecho de que existía otra opción y en el caso de que así fuera llegar a ser un
conocimiento amplio y fundado sobre todo de la misma, no caer en el yo creo o el
yo opino del alumno, y mucho menos el caer en cuestiones didácticas y
pedagógicas del enseñar lo que se, debemos enseñar lo que se debe enseñar lo que
nos marquen los planes de estudio, los planes institucionales y la curricula de una
carrera, no enseñar lo que sabemos o lo que mejor decimos, no propiciar las
actividades de grupo por que como lo dice el autor es claro que denota la falta de
aprendizaje y conocimiento en la materia, no es necesario el darnos el lujo de caer
en la opinión de un alumno, lo que conlleva estas actividades poco catedráticas nos
lleva al punto de perder la esencia de una materia, de verificar el verdadero sentido
de la materia y el aprendizaje, nos lleva a que lo imaginativo, opiniones subjetivas
y cuestiones de ideas infundadas lleguen a ser un día la verdad, verdades
construidas sin fundamentos y de simples apreciaciones o lo peor de intuiciones.

No podemos llegar a considerar como los charlatanes de la pedagogía que nos
describe el autor en que la opinión esta más allá de lo verdadero y de lo falso, pues
la idea de culpabilidad intelectual es completamente extraña al charlatán, dado que
el opina tener el derecho de enseñar lo que sabe y mucho más de lo que no sabe, le
basta con creer en su opinión para que todo sea verdad, caemos en un absurdo
desde mi punto de vista de que toda opinión es verdadera por el simple hecho de
ser emitida, hasta hace tiempo se consideraba que hablar de un hombre inteligente
era hablar de lo que se está seguro, en la actualidad con la opinionitis es todo lo
contrario.

Posteriormente el autor nos deja en claro los lugares donde podemos encontrar al
charlatán siguiendo con su opinionitis, así que encontramos la educación en masa
o la educación para los mayores es una idea muy abstracta de la cuestión
estudiantil, y a su vez una manera muy subjetiva del hombre charlatán, dado que
nos deja muy en claro con una metáfora china de tres personajes y un sabio, donde
todos de forma diferentes tienen una apreciación de las cosas, y adecuación claro
está a sus intereses propios, dejando por ultimo al sabio que simplemente admira
la cosa por el hecho de serlo, esto nos da el ejemplo claro de la elite, y no de una
cuestión de charlatanería, ya que lo que influye esta corriente es la simple
adecuación, no le importa la investigación y mucho menos el estudio del porqué de
las cosas el charlatán simplemente adecua su entorno a su necesidad de vida o su
alcance intelectual desgraciadamente por este factor tiende a ser aceptada
fácilmente por los hombres en general o una sociedad. Así las cosas el charlatán
educador de masas se niega a educar encaminado al individuo hacia lo bello, lo
bueno y lo verdadero, sino que prefiere organizar la educación a lo que él requiere
o necesita su receptor.

Todo lo anterior no termina así de simple, el charlatán pretende cambiar en su
momento la cultura real y comprobada del conocimiento por aquella que emana
del pueblo, de meras apreciaciones subjetivas y de opiniones infundadas con un
argumento de que el pueblo es quien crea esas costumbres o conocimientos y en el
pueblo donde se aplican, cosa que dejaría paralizada y al borde de perder todo el

sentido científico de nuestro saber, toda la intelectualidad de la sociedad, aunque
pueda sonar un poco grosero, pero la verdad las clases deben existir y
afortunadamente o no la clase elite es la que está generando ese avance y ese
conocimiento del mundo.

Increíblemente pretende el charlatán crear un aspecto de educación para todos
cuando en realidad no se le está dando más que una falsa educación envuelta de
una idealización mediocre de un charlatán, donde no se razona sino que
simplemente opina, donde como ya se repitió únicamente se enseña lo que se
adecua a la necesidad del medio, además del momento socio económico y político
que se viva, dejando una nube de cuestiones sin resolver en realidad y cayendo de
palabras a sinónimos que en realidad no dicen ni expresan mucho o que en
ocasiones no dicen nada.

Por todo lo vertido podemos determinar de forma más concreta que el charlatán
funciona de forma empírica, es su fuente inagotable del conocimiento, a razón de
esto podemos determinar una universidad donde el alumno sabe todo él y el
profesor conoce todo lo que enseña, no existe una negativa, simplemente un
actividad mental que por así considerar ellos y por el simple hecho de serlo
tendrán la razón y será la verdad en su entorno.

De igual manera, podemos determinar que una pedagogía de la existencia es una
pedagogía fundada en la opinión y de lo subjetivo, en el sentimiento, la creencia y
el deseo en la buena voluntad de la impresión y de la intuición en el yo soy la
medida de todas las cosas y el que todo es relativo a mi propio yo.

INSTITUTO UNIVERSITARIO DEL CENTRO DE MÉXICO

MAESTRIA EN EDUCACIÓN

RESUMEN DEL “EMILIO O LA EDUCACIÓN”

ISRAEL MORALES CASTRO

ASESOR:
MTRA. MA. TERESA PARAMO RIOS

Celaya, Guanajuato a 23 de mayo de 2015