Está en la página 1de 34
Pero lo que sf podemos decir es que los adultos de esta historia —finalmen- te— aprendieron lo mismo que ensena- ron. Porque lo que hicieron los padies de Maria —y casi sin darse cuenta fae usar la fuerza de su hija siendo mas flexibles con ella TAN-TAN. ( Los papas de Maria observaban en silencio los cambios de su hija, Los que eran pocos en Ta asa. Pero estaban or gullosos de esa nifia que despertaba feliz, después de sus clases (lo tiie que no les gusto es que la sicologa lescabro mas, porque su idea habia resultado). Y asi termina esta historia, con eso «que llaman “final abierto”. Comocuando el malvado asesino desaparece para ver ena parte 2, yen la 3, yen la4 de la pelicula. Los papas de Maria siguen sin abrirla boca (cualquier palabra puede ser uusada en blablabla, ya lo saben) y Sofia sigue lanzando do vez on cuando alggin chiste negro (es que es dark) Lo otro que no se muestra en este resumen es a los profesores de Maria, ‘que no saben qué es lo que ha pasado con ella, Porque al verla tan tranquila cexcen que le clio algiin tipo ele parélisis cerebral y que nadie se loha dicho. Pero anarte do esta nranctinaridn (do tone contentos piece a oler mal), estin n con su cambio. “Tampoco vemos a Velcro, el gato, que solo aparecié en la pagina ncimero 17 y nunca més lo vitnos. Que ser de Velero? ‘Tampoco vemos a Pedro, que sigue pasoa paso loscambios desu antiga. Que Je dice unas cuantas verdades —de vez cen cuando— y que espera que obtenga su cinturdn amarillo lo antes posible. Para que dejedeser “la Dura” ye ponga blanda, como an bambi E| mejor cierre posible para esta istoria seria ver a Maria con su nuevo cintur6n, Pero falta, y falta havto, por que es mas dificil volverse flexible que ponerse du Y lo otra seria verla recogiendo su toalla y evandosu plato allavadero. Pero és pedir demasiado. No olvidemos que igual es una nina como cualquier otra ‘Vendio madura TAN ridotampoco, ‘Y bueno, lo que pasa a continsacign, 8 igual a las peliculas, en que vemos como en pocos segundos se resumen lun monton de clases de Maria. Vemos a Maria limpiando la colchoneta, la verios transpirando (pero con la cara llesta de risa) tenemos.un acercamiento desu ros- tro (pensativo) y la vemos al llegar a stt casa (agotada), acostandose muy feliz, Y levantandose al dia siguiente como tuna vigjta de 60 aftos, luego de 39, de 58 y asf, hasta llegar a despertarse coma alguien de su edad, sin ningtin dolor después de una clase matadora (bueno, a veces un poguito), Y cada uno de estos dias que pasan Heya con algo nuevo para Maria, Camo cuandosupo quee! “piyama’’desassentre rnamientos se Hamaba judogi, o que antes del cintuzoa negro (el mega-bacsin) estaban el blanco (elsuyo, to-