Está en la página 1de 22

La formación docente y la Educación Primaria:

Escuela Normal “Ernesto A. Bavio” de Gualeguay

Por Silvina Carraud

UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE ENTRE RÍOS


FACULTAD DE HUMANIDADES, ARTES Y CIENCIAS SOCIALES
Unidad Académica Gualeguaychú

Carrera: PROFESORADO DE PEDAGOGÍA

Espacio curricular: Historia de la Educación Americana y Argentina. Política y


Legislación Educativa

Año Académico: 2008

Profesores evaluadores: Melisa SPALDING


Juan Manuel RISSO

Gualeguaychú, Febrero de 2010


ÍNDICE GENERAL

1. Introducción…………………………………………………………………………….2
2. Capítulo 1. Breves notas sobre la educación en la argentina del siglo XIX…….3
3. Capítulo 2. La formación docente y el Normalismo.............................................7
4. Capítulo 3. Escuela Normal Superior “Ernesto A. Bavio”: reseña histórica…….9
5. Capítulo 4.Transformaciones: Magisterio, Profesorado para Enseñanza
Primaria, Profesorado para la EGB 1 Y 2, Profesorado de Nivel Primario…….14
6. Conclusión…………………………………………………………………………….19
7. Bibliografía.……………………………………………………………………….......20

1
INTRODUCCIÓN

Este trabajo se plantea como una tentativa de recuperar, a través de una reseña
histórica de la Escuela Normal Superior “Ernesto A. Bavio” de Gualeguay, una breve
exploración de la formación docente y la educación primaria, a través de una sucinta
descripción del contexto histórico que registra antecedentes en la educación argentina
del siglo XIX; el normalismo; para luego describir las transformaciones llevadas a cabo
en los planes de estudio y diseños curriculares de la formación docente para la
educación primaria, en cuatro instancias.
Nos proponemos confirmar, en base a la lectura de los datos históricos y las
sucesivas normas legales que, a través del tiempo, la educación ha respondido a
distintas doctrinas o ideologías, traducidas en normativas que, en algunos casos, han
dado respuesta a necesidades de la realidad de nuestro país, y en otros, obedecieron
tanto a políticas de hegemonía de sectores o elites dirigentes o a concepciones, como
en el caso del modelo neoliberal, altamente cuestionables.
Primero, haremos unos breves comentarios acerca de algunas de las ideas que
predominaron en el momento histórico del siglo XIX, y los preceptos constitucionales y
normas legales sobre educación.
Seguidamente, nos acercaremos al positivismo, como corriente de pensamiento
que influenció la formación docente; y a la creación de las Escuelas Normales.
A continuación, sintetizaremos en una breve reseña la historia de la Escuela
Normal Superior “Ernesto A. Bavio”, haciendo referencia, asimismo, al patrono de la
escuela.
Por último, rescataremos en cuatro planes de estudio/diseños curriculares, las
transformaciones que se fueron dando en los contenidos curriculares del Magisterio, el
Profesorado para la Enseñanza Primaria, el Profesorado para la EGB 1 y 2, llegando a
la actualidad, con el Profesorado de Nivel Primario.

2
CAPÍTULO 1

BREVES NOTAS SOBRE LA EDUCACIÓN EN LA ARGENTINA DEL SIGLO XIX

La educación en la República Argentina, a través del tiempo, ha dado lugar a la


expresión de diferentes puntos de vista que han respondido a la evolución institucional
del país, a las ideas que predominaron en los distintos momentos históricos y al
inspiración de diversos actores que, a su vez, se vieron influenciados por doctrinas o
ideologías muchas veces proyectadas desde países europeos o provenientes de
Estados Unidos de Norteamérica, primer estado independiente en América y cuya
constitución iba a servir de modelo a las emancipaciones que vinieron luego. A todo
esto debemos agregar la concepción –sobre todo a partir de la Revolución de Mayo-
de representantes de los grupos liberales que participaron en la misma y eran
consecuentes con el ideario de la Revolución Francesa y el sector tradicionalista de la
Iglesia Católica reacio a perder la influencia en la educación que ostentaba desde
España, y que había impuesto en el período colonial.
No extraña, entonces, que personalidades como Manuel Belgrano, Bernardino
Rivadavia, Domingo F. Sarmiento y Juan B. Alberdi, cada uno en su tiempo,
declararan sus criterios de cómo debía ser la educación en nuestro país. De los
patriotas de Mayo surge la figura de Manuel Belgrano, para quien,

“uno de los principales medios que se deben adoptar a este fin son
las escuelas gratuitas adonde pudiesen los infelices mandar a sus
hijos sin tener que pagar cosa alguna por su instrucción, allí se les
podría dictar buenas máximas e inspirarles amor al trabajo, pues en
un pueblo donde no reine éste, decae el comercio y toma lugar la
miseria, las artes que producen abundancia, que las multiplica
después en recompensas, perecen y todo, en una palabra,
desaparece cuando se abandona la industria porque se cree que no
es de utilidad alguna”.1

Es de resaltar que sus ideas tuvieron correlato con la realidad, como fue destinar
“los 40.000 pesos que recibió como premio por sus triunfos en Tucumán y Salta a la
fundación de cuatro escuelas primarias: Tarija, Jujuy, Tucumán y Santiago del Estero,
cuyo reglamento redactó”.2
Bernardino Rivadavia dio impulso a la educación en 1821, creando la universidad
cuyo primer rector fue el presbítero Antonio Sáenz. Estaba integrada por los
departamentos de Ciencias Exactas, Jurisprudencia, Medicina, Ciencias Sagradas y
Estudios Preparatorios, con profesores como Pedro Somellera, Diego Alcorta y Juan
Fernández de Agüero. La Universidad se complementó, en 1823, con la fundación del
Colegio de Ciencias Morales, que debía formar un plantel de estudiantes con futuro
universitario. Se establecieron becas para los estudiantes de las provincias. Además
se crearon laboratorios de Química, el Observatorio Astronómico, y el Museo de
Ciencias Naturales.3
Después de la batalla de Caseros (1852), se produjo el retorno de los emigrados,
muchos de ellos personalidades brillantes con un bagaje intelectual que iba a incidir en
la vida política e institucional de la República. Traían consigo un “liberalismo remozado
y atemperado, ahora más reformista que revolucionario y más elitista que democrático.

1
Ley 1420. Centenario de su promulgación. Estudio preliminar del Prof. Gregorio Weinberg, por
gentileza del Centro Editor de América Latina, p.5
2
Ibíd. p. 5
3
Historia Integral de la Argentina de Félix Luna. Edición diario La Nación. Tomo I. p. 307

3
Esos hombres eran conscientes de que, ni en la vida política argentina ni en sus
existencias personales, había tiempo o quedaban fuerzas capaces de soportar una
nueva frustración: la empresa de ordenar y organizar el país debía alcanzar un
resultado provechoso”.4
Entre los emigrados que regresaron se encontraba Juan Bautista Alberdi, “nuestro
más característico y auténtico pensador”, que “ha ejercido una influencia profunda y
perdurable sobre la índole y estructura de nuestra nacionalidad”, según la definición de
Alfredo L. Palacios.5
Es sabido que el texto de Alberdi: “Bases y puntos de partida para la organización
política de la República Argentina” fue el inspirador de la Constitución de 1853.
Esa Constitución, en su artículo 5º determina: “Cada provincia dictará para sí una
Constitución bajo el sistema representativo republicano, de acuerdo con los principios,
declaraciones y garantías de la Constitución Nacional; y que asegure su
administración de justicia, su régimen municipal, y la educación primaria. Bajo de estas
condiciones, el Gobierno Federal, garante a cada Provincia el goce y ejercicio de sus
instituciones.”
El artículo 75º, inciso 196, agrega que las leyes que organicen la educación pública
estatal deben garantizar los principios de gratuidad y equidad, que es una manera de
asegurar la igualdad de oportunidades en materia educativa. Si bien esta norma se
refiere a las atribuciones del Congreso Nacional, tales principios se extienden a los
gobiernos nacionales.”7
Alberdi, en sus Bases, en parte del capítulo “La educación no es la instrucción”
opina que: “Nuestra juventud debe ser educada en la vida industrial, y para ello ser
instruida en las artes y ciencias auxiliares de la industria. El tipo de nuestro hombre
sudamericano debe ser el hombre formado para vencer el grande y agobiante
enemigo de nuestro progreso: el desierto, el atraso material, la naturaleza bruta y
primitiva de nuestro continente”.

Más adelante manifiesta:

“La industria es el calmante por excelencia. Ella conduce al bienestar y por


la riqueza al orden, por el orden a la libertad: ejemplos de ello la Inglaterra
y los Estados Unidos. La instrucción en América debe encaminar sus
propósitos a la industria. La industria es el gran medio de moralización.
Facilitando los medios de vivir, previene el delito, hijo las más veces de la
miseria y del ocio”.8

La concepción sobre la educación de Alberdi es severa en relación con las de


Rivadavia. “El inspirador de la Constitución de 1853 sugiere que los ensayos de
Rivadavia llevaban a formar demagogos, sofistas, monárquicos”9
En palabras de Héctor Félix Bravo10, los preceptos constitucionales sobre
educación, en lo primordial, se destacan como una figura triangular. Ese triángulo
4
Ibíd. p. 626
5
Palacios, Alfredo L. “Alberdi constructor en el desierto”. Ed. Losada, Buenos Aires, 1944, p. 9.
Citado por Segundo Linares Quintana, en el prefacio de la edición de “Bases y puntos de
partida para la organización política de la República Argentina”. Editorial Universitaria de
Buenos Aires, 1966
6
http://www.rimaweb.com.ar/biblio_legal/leyes_nac/constitucion_argentina_94.html
7
Constitución de la Nación Argentina. Ed. Santillana, diario La Nación, edición 2007
8
Alberdi, Juan B. Bases y puntos de partida para la organización política de la República
Argentina. Editorial Universitaria de Buenos Aires, 1996, p. 58
9
Puiggrós, Adriana. Qué pasó en la educación argentina. p. 65
10
Bravo, H.F. Bases constitucionales de la educación argentina. Un proyecto de reforma.

4
constitucional está formado por los artículos 5º, 14 y 67, inciso 16, que establecen,
respectivamente, la obligación de las provincias de atender a la educación primaria, el
derecho de todos los habitantes de enseñar y aprender y la atribución del Congreso de
organizar la educación en todos los niveles.
El programa inicial de la política educativa del Estado Argentino, dice Tenti
Fanfani11, se estructuró alrededor de las clásicas consignas de obligatoriedad, el
laicismo y la gratuidad de la educación primaria. El universalismo se creyó como un
horizonte, como un espacio donde se garantizaba a todos los individuos el acceso a
un capital cultural mínimo (saberes, habilidades, actitudes, valores, etc.) apto como
para formarlos como ciudadanos. La educación primaria debía ser el lugar
homogeneizador por excelencia; la escuela una y para todos. Esa era la consigna que
sintetizaba el programa de la época.
Entre 1880 y 1920, según Márquez12, se desarrolla el período llamado de
hegemonía oligárquico-liberal. Se trata de una oligarquía modernizadora, liberal,
cosmopolita. La adopción del liberalismo, sobre todo económico, implicaba una
protección automática de los intereses de las élites que tenían el poder económico y
cuyos intereses concordaban con el desarrollo del capitalismo a nivel internacional. El
desarrollo nacional representa primordialmente alcanzar para las élites las pautas de
consumo y de educación de los países desarrollados de Europa y de los Estados
Unidos.
Dentro de este período, se dan pasos fundamentales para la construcción del
sistema educativo, se inicia la marcha hacia el establecimiento de la educación
pública. Se dictan leyes fundamentales que van a regir los niveles primario y
universitario.
Desde 1850, aproximadamente, Sarmiento inició su batalla por la educación,
considerada para él, un elemento fundamental en el proceso de cambio, de desarrollo,
de democratización, de modernización.
En 1884 el Congreso de la Nación debatió ampliamente y luego aprobó la ley
1.420 de educación común, gratuita y obligatoria, para la Capital Federal y los
territorios nacionales, expresa Puiggrós.13 Ley que brinda los fundamentos legales a
una escuela primaria que, esencialmente, no ha sufrido demasiadas diferencias hasta
la actualidad.
La Ley Avellaneda, de 1885, dio las normas legales que organizaban el
funcionamiento administrativo de las Universidades y regulaban sus relaciones con los
poderes públicos. La Universidad era “autónoma” pero dependiente del poder político.
Al carecer de fondos propios no puede invocarse todavía su independencia.
Desde 1880 hasta 1920 ó 1930, el positivismo reinante en la región conviene a las
necesidades del “orden político” y de la “libertad económica” de las elites dirigentes,
indispensables para lograr el “progreso”, que gracias al avance del comercio de
productos primarios agrícola-ganaderos, fortalecía el poder económico y político de los
terratenientes.
El liberalismo se hizo conservador y la libertad se subordinó al orden. El progreso
material era el último y principal objetivo. En el fondo, era un liberalismo que se
negaba a sí mismo14.
Por medio del aparato escolar, la oligarquía liberal requiere el consenso y el
consentimiento de ciertos sectores de las clases subalternas (concretamente de la

11
Tenti Fanfani, E. La escuela vacía. Deberes del Estado y responsabilidades de la sociedad.
12
Márquez, A.D. La quiebra del sistema educativo argentino. Ed. El Quirquincho. Bs. As. 1995.
Cap. II
13
Puiggrós, A. Qué pasó en la educación argentina. Breve historia desde la conquista hasta el
presente. Galerna. 2008
14
Ídem, p. 57

5
pequeña burguesía urbana) mientras que sobre las otras, principalmente sobre el
campesinado, ejecuta la dominación y la explotación pura y simple.
La educación media, muy poco desarrollada en este período, tenía por objetivo
satisfacer las demandas de la pequeña burguesía urbana en ascenso en ese
momento. En tanto que, el nivel universitario estuvo al servicio de la oligarquía y de las
capas superiores de la burguesía, constituyendo un instrumento de hegemonía en la
sociedad civil y en un instrumento de dominación de la sociedad política, hasta la
Reforma del 18.

6
CAPÍTULO 2
LA FORMACIÓN DOCENTE Y EL NORMALISMO
El positivismo, que tiene como premisa basarse en hechos observables que
puedan ser estudiados a través del método científico, es la corriente de pensamiento
con mayor influencia en la formación docente. Contuvo concepciones procedentes del
cientificismo, del naturalismo, del evolucionismo.
El positivismo se implantó en las diferentes dimensiones de la vida social argentina
y los valores que éste representaba - el materialismo, el progreso y la ciencia –
triunfaron en el debate del Congreso pedagógico y se agregaron en los planes
educativos argentinos nacionales. Se constituyó en basamento filosófico del
liberalismo político y económico de las élites dirigentes. En el marco de este
movimiento se desarrolló el normalismo, cuyo objetivo era formar maestros
competentes para las escuelas comunes. Las primeras generaciones de maestros
normalistas, formados en el positivismo, ejercieron su influencia.
La primera Escuela Normal creada en nuestro país fue la de Paraná, su dirección
fue confiada al profesor norteamericano Mr. Jorge A. Stearns; y sirvió de modelo a las
que después se fundaron en el país. El Decreto de fundación de la Escuela Normal de
Paraná (1870) establece: “Sección I. Art. 2º. (…) y se compondrá: 1º De un curso
normal para que los aspirantes al Profesorado adquieran, no solamente un sistema de
conocimientos apropiado a las necesidades de la educación común en la República,
sino también el arte de enseñar y las aptitudes necesarias para ejercerlo.(…)”.
Según Daniel Cano15, a fines del siglo XIX nacieron “vías menores” de educación
superior, reservadas a la preparación profesional de tipo especializado. Éstas se
convirtieron en canales de acceso a la educación superior de sectores relativamente
modestos (hijos de inmigrantes, clases medias emergentes, etc.), siendo los dos
ejemplos más característicos las Escuelas Normales Superiores y los colegios y
escuelas de formación militar, cuyo origen muestra una motivación común: la
unificación nacional bajo los patrones y principios de la elite liberal ilustrada. En el
primer caso, se trató de preparar al cuerpo docente, al “magisterio”, para la misión
histórica de inculcar la conciencia nacional a los niños de todos los ámbitos de la
República. Estas alternativas, que facilitaron el acceso de la mujer por la vía del
magisterio y de hombres provenientes de familias modestas por ambas vías (Escuela
Normal y Colegio Militar) surgieron con el estigma de ser “vías menores”, opciones
para aquellos que no podían ir a la universidad y aspirar a compartir el poder o el
privilegio económico.
Juan Carlos Tedesco,16 muestra un cuadro de creación de escuelas secundarias
por modalidad, en porcentajes; entre 1900 y 1915 se crearon 46% de Escuelas
Normales sobre el total, mientras que en el período 1916-1925 fue del 14% sobre el
total de secundarias.
En 1920 comenzó un proceso, refiere Puiggrós17, con la reforma llamada Sistema
de labor y programas del Consejo Escolar 1 (conocida como reforma Rezzano) que
culminó en 1936, con el establecimiento de los Programas de Asuntos en todas las
escuelas de Capital Federal y los Territorios Nacionales. La reforma impulsada por
José Rezzano se fundamentaba en un sistema integral de educación/trabajo, con
talleres y laboratorios. “Daba prioridad a las necesidades biológicas y psicológicas del
niño y se basaba en los principios de la Ley 1420. Combatía la dispersión provocada
en los alumnos por la organización curricular positivista y trataba de concentrar su
interés y atención en una organización de los contenidos que respondiera a los lazos

15
Cano, Daniel. La educación superior en la Argentina. Flacso-Gel. Bs.As.1985
16
Tedesco, Juan Carlos. En Historia Integral Argentina. Tomo V. CEAL. Bs. As. p.137
17
Puiggrós, Adriana. Qué pasó en la educación argentina. Del Yrigoyenismo a la década
infame.

7
que unen naturalmente las cosas, inspirándose en Decroly”. La reforma enfrentó al
positivismo normalista aunque sin salir de los límites tolerables por la burocracia
ministerial. Nunca pretendió abandonar los rituales. Estos últimos construían la
identidad de la escuela pública; ni los docentes, ni el resto de la gente hubieran
admitido su alteración.
A fines de la década de 1920 el positivismo estaba en retroceso, no obstante el
modelo pedagógico normalizador mandaba la vida escolar. En la corriente alternativa
hubo docentes que trataron de no perturbar demasiado la escuela normalizadora,
como Rezzano, y revolucionarios como Florencia Fossatti, quien hizo una famosa
experiencia de cogobierno estudiantil-docente en la Escuela Normal de Mendoza y fue
expulsada de la docencia por el régimen de Agustín P. Justo.

8
CAPÍTULO 3
ESCUELA NORMAL SUPERIOR “ERNESTO A. BAVIO”: RESEÑA HISTÓRICA

En la obra “Espacios públicos con Historia. Gualeguay” 18, se relata que el


Gobierno Provincial dispuso en 1904 la construcción de un edificio que albergase a la
Escuela Superior Graduada Mixta. El problema de la edificación escolar en Entre Ríos
era, por entonces, bastante grave a causa del creciente número de escuelas que
carecían de local propio y a la escasez de los recursos19. Cuando éstos lo permitieron,
la administración del Gobernador Enrique Carbó (entre 1903 y 1907) inició el
desarrollo de un plan de construcciones escolares en toda la Provincia20.
La empresa de levantar el edificio contó con el apoyo de Gualeguay,
especialmente de su dirigencia. El vecindario contempló maravillado los planos
expuestos en el céntrico Café Argentino.
El terreno fue donado por el Municipio y en él se edificó lo que es el sector más
antiguo. Viejas fotografías muestran, además de su frente –hacia el oeste- los laterales
norte y sur, construidos hasta poco menos de la mitad de la extensión definitiva, que
alcanzarían tiempo más adelante.
En las sucesivas ampliaciones y reformas intervinieron varios contratistas y
proveedores de suministros. Por eso, es difícil determinar con precisión a los
responsables de algunas partes de la obra; lo cual ha originado ciertas controversias a
propósito de los ejecutores de los proyectos y sobre la procedencia de los materiales.
La colocación de la piedra fundamental de la Escuela Graduada Mixta se produjo
el sábado 25 de marzo de 1905. Estuvieron presentes el Presidente del Consejo
General de Educación Prof. Manuel P. Antequeda y otras altas autoridades. Hicieron
uso de la palabra el Prof. Antequeda, el Dr. Joaquín Aguirrezabala, el Comisionado
Escolar Prof. Carlos Almuni y la Maestra Srta. Himilce Lazcano21.
Dos años más tarde, el edificio –al cual le faltaban ciertos detalles en su
terminación- fue ocupado por la Escuela Graduada22. En 1909 se concreta un viejo
anhelo popular que “El Debate” había recogido en sus páginas en abril de 190723, con
la publicación de un artículo, que habría de convertirse en el hito sustantivo de los
orígenes de la Escuela Normal. Casi de inmediato, se conformó la Comisión Pro-
Escuela Normal, integrada por caracterizados vecinos y presidida por el Dr. Celestino
Marcó.
El artículo de “El Debate” exponía que la misión del periodismo no debe limitarse
“a la crónica noticiosa, a las transcripciones, a la censura o al elogio”, sino ser

18
Rampoldi, Nidya; Piaggio, Claudio Marcelo; Gabriel, Daniel A. y Míguez Iñarra, Patricia:
“Espacios Públicos con Historia. Gualeguay”. Ediciones del Clé. Colección Ensayos. Paraná.
1992. pp.104, 110
19
Reula, Filiberto. “Historia de Entre Ríos”.Tomo III. pp. 229-230.Citado por Rampoldi y otros.
“Espacios Públicos con Historia. Gualeguay”. Op.Cit.
20
Gianello, Leoncio. “Historia de Entre Ríos”, Biblioteca Entrerriana General Perón. Paraná.
1951. Citado por Rampoldi y otros. “Espacios Públicos con Historia. Gualeguay”. Op.Cit.
21
Por la noche los visitantes fueron homenajeados con un banquete en el Teatro Nacional, ya
desparecido. Vico, Humberto P. “Historia de Gualeguay”, Primera Parte, p. 220. Citado por
Rampoldi y otros. Op.Cit.
22
Diario “El Debate”, 19/06/1907. Dice que aún no estando terminadas las obras, el Director Sr.
Aníbal Chizzini pasó a habitar la planta alta; y ese mismo año concluirían los trabajos de
construcción. Los primeros árboles son plantados en sus jardines el 28 de julio de 1907. Diario
“El Debate”, 31/07/1907.Citado por Rampoldi y otros. Op. Cit
23
“El Debate”, 26/04/1907. En su Editorial de ese día, lanzó la noble iniciativa de la necesidad
de la creación de una Escuela Normal, teniendo en cuenta la importancia y características que
tenía en el ámbito nacional y provincial, como antecedente, la fundada Escuela Normal de
Paraná.

9
extensiva a “iniciar obras de adelanto en el centro donde actúa, presentar proyectos de
fácil realización o inducir a las autoridades a practicar esos mismos proyectos que
caen bajo la órbita de sus atribuciones y de su custodia”.
En este sentido plantea a continuación:

“hacemos estas consideraciones al ocurrírsenos esta idea de la posible


creación de una Escuela Normal en nuestra ciudad, establecimiento que
vendría a prestar servicio a la juventud de Gualeguay y que no sería de
difícil realización si contribuyeran las autoridades locales, los
representantes de Entre Ríos en el Congreso Nacional, la prensa toda del
departamento y los vecinos expectantes o principales contribuyentes que
quisieran cooperar en pro de una obra tan reclamada por la cultura de
nuestro pueblo”.

El periódico “Gualeguay” que aparecía los domingos en su educación del 12 de


mayo adhirió a la iniciativa porque –decía- “es una obra de adelanto para la enseñanza
pública que bien merece ocuparse de ella con muy buena voluntad”. Agregaba a
continuación el dominguero:

“En efecto, que le falta a Gualeguay para tener una Escuela Normal
como la tiene Uruguay, y como la tienen Paraná. Nada. Le falta el
trabajo de sus hombres que por su posición social, por su dinero y
que por la autoridad que invisten, de halla en condiciones de pedir y
conseguir. Si a estos hombres se agregan los educaciones y los
órganos de publicidad que hay en la ciudad como ha dicho “El
Debate” se conseguirá la escuela porque los inspectores nacionales
han manifestado que no sería difícil esa instalación, siempre que el
vecindario y los hombres influyentes se movieran. No puede haber
mejor oportunidad para aprovechar la feliz iniciativa del colega “El
Debate” si es que en el pueblo de nuestro nacimiento hay hombres
de progreso que quieran de corazón a esta rica ciudad entrerriana”.

Era el artículo un vibrante llamado al amor propio y a los sentimientos de los hijos de
Gualeguay24.
El 15 de febrero de 1909, el diario “El Debate” informa que el Dr. Marcó anunciaba
el inminente inicio de las clases en la Escuela Normal. Para ello se contaba con el
edificio de la Escuela Graduada, que sería cedido por la Provincia25; la que también se
comprometía a sostener por un año al nivel primario (que pasaría a ser, a partir de ese
momento, el Departamento de Aplicación).
El 8 de marzo de 1909, el Presidente de la República Dr. José Figueroa Alcorta y
su ministro Rómulo S. Naón firmaron el decreto de creación de la Escuela Normal
Mixta de Gualeguay. Fundaron su decisión en la imperiosa necesidad de formar
Maestros, escasos en este punto. Se nombró Director al Profesor Felipe L. Alvelda.
El Decreto de creación se reproduce a continuación:

REPÚBLICA ARGENTINA
MINISTERIO DE JUSTICIA E INSTRUCCIÓN PÚBLICA

24
Vico, Humberto P. “Historia de Gualeguay”. Obra citada. Primera Parte.
25
El 13 de marzo de 1911 quedó formalizada la venta a la Nación del edificio de la Escuela
Normal, por parte del gobierno entrerriano (manzana oeste). Humberto P. Vico. Obra citada.
Primera Parte, p. 285. Citado por Rampoldi y otros. Op.Cit.

10
FUNDACIÓN DE LA
Escuela Normal Mixta de Gualeguay
DECRETO DEL PODER EJECUTIVO
Buenos Aires, Marzo 8 de 1909
CONSIDERANDO:
Que los estudios practicados por orden del Ministerio de Justicia e Instrucción
Pública, respecto a los elementos con que cuenta la instrucción primaria en la ciudad
de Gualeguay y departamentos adyacentes de la Provincia de Entre Ríos, resulta que
las escuelas carecen del personal diplomado necesario para asegurar debidamente la
difusión de la instrucción primaria en esa sección de la República.
Que el P.E. solicitó y obtuvo oportunamente del H. Congreso la inclusión, en la
Ley General de Presupuesto, de una partida especial para atender a la fundación de
nuevos institutos donde las necesidades del país lo reclamaran; que las autoridades
respectivas de la Provincia de Entre Ríos han puesto a disposición del Gobierno de la
Nación el edificio de la Escuela Graduada de la ciudad de Gualeguay, para establecer
allí la Escuela Normal.
Por estas consideraciones
El Presidente de la República
DECRETA
Artículo 1º Fúndase una Escuela Normal Mixta de Maestros en la ciudad de
Gualeguay, Provincia de Entre Ríos, sobre la base de su Escuela Graduada y que
funcionará en el edificio de ésta, cedido por el Consejo General de Educación al
Ministerio de Justicia e Instrucción Pública de la Nación.
Artículo 2º Queda organizado el personal directivo, administrativo y docente en la
siguiente forma:
Director: Profesor Normal Felipe L. Alvelda, con el mensual sueldo de trescientos
pesos moneda nacional.
Secretario: Contador, Tesorero: Profesor Normal Santiago Etchemendy con el sueldo
mensual de cien pesos moneda nacional.
PERSONAL DOCENTE
Física: Profesor Normal Santiago Etchemendy
Aritmética: Profesor Normal Felipe L. Alvelda
Álgebra: Profesor Normal Felipe L. Alvelda
Pedagogía: Profesor Normal Aníbal Chizzini
Castellano: Profesor Normal César Castro
Historia: Profesor Normal Ernesto Bouilly
Francés: Profesor Normal Ernesto Bouilly
Geografía: Profesor Normal Carlos Almuni
Química: Profesor Juan N. Ceballos
Historia Natural: Profesor Normal V. Alejandro Badano
Dibujo: Profesora Normal y Especial de Dibujo y Pintura, Laura L. de Alvelda (dos
cátedras)
Ejercicios Físicos: Profesor Normal de Educación Física Rogelio Izeta
Trabajo Manual: Profesor Rogelio Izeta
Labores y Economía Doméstica Srta. Eduarda Mazza
Maestros de Grado: Profesores Normales Carlos Almuni, Juan N. Ceballos y V.
Alejandro Badano
Artículo 3º Los sueldos del personal nombrado se imputarán en la siguiente forma: los
del personal directivo y administrativo al Inciso 16, Ítem 9, y los del personal docente,
al Inciso 15 Ítem 20, Anexo E del Presupuesto vigente.
Artículo 4º Comuníquese, publíquese, etc.
FIGUEROA ALCORTA
R.S. NAÓN

11
En marcha ya la escuela se declaró abierta la inscripción y se fijó el día 17 de
marzo para que se rindiera el examen de ingreso. En el tiempo que llevaba
funcionando la escuela superior graduada que pasaba a depender del gobierno
nacional, habían egresado 60 educandos, por lo que anticipaba un elevado número de
inscriptos. El 18 de marzo, un día después del anunciado, comenzaron las clases, con
29 alumnos anotados.
Mientras el Prof. Alvelda se encontraba en Buenos Aires, adquiriendo muebles y
útiles para la instalación definitiva del establecimiento, era suplido por el Secretario y
después primer Vicedirector, Prof. Santiago Etchemendy.
Con el transcurso del tiempo, como el local resultaba exiguo para las demandas de
la institución, la Comisión Pro-Intereses Departamentales hizo gestiones para
ampliarlo. El Municipio adquirió la media manzana vecina y lo cedió al Gobierno
Nacional en 1910. Aceptada la donación, se procedió al cierre de la calle Córdoba (hoy
Schiaffino) que separaba ambas manzanas26.
En 1924 el Poder Ejecutivo Nacional compró el terreno colindante27; con ello, toda
la manzana este –que hoy ocupa la Escuela Superior de Comercio- pasó a ser
patrimonio de estado nacional.
Datan de esta época importantes refacciones y la construcción de nuevas
instalaciones sanitarias. Por cierto que el edificio, tal como lo podemos apreciar, se
completó con sucesivos arreglos y ampliaciones.
La primera promoción de Maestros egresó en 1912 y la de Bachilleres en 1949. La
primera promoción de Peritos Mercantiles se graduó en 1952.
La Escuela Normal fue visitada en 1929 por el eminente educador Prof. Pablo
Pizzurno.
El 24 de mayo de 1938 se inauguró al frente del edificio, el primer mástil público
que tuvo Gualeguay, en un acto multitudinario.
La Sección Comercial Anexa, creada en 1948, adquirió su autonomía en 1960,
cuando se instaló, en un domicilio de calle Remedios E. de San Martín 335, la Escuela
Nacional de Comercio.
Al cumplir en 1959 su cincuentenario, la Escuela Normal fue visitada por ilustres
personalidades, encabezadas por el Ministro de Educación Dr. Luis R. Mac’ Kay.
El Profesorado de Enseñanza Primaria se creó en 1970 (Resolución Nº 2321/70) y
el de Nivel Inicial en 1988. La primera promoción de Profesores para la Enseñanza
Primaria se tituló en 1972.
El 7 de febrero de 1980 se declaró la Escuela Normal “De interés Histórico-
Educativo”.
Entre 1981 y 1999 albergó en sus instalaciones a los profesorados secundarios,
los que abandonaron esta sede al habilitarse el Complejo Héctor y Sara S. de
Berisso28.
La Escuela Normal tuvo una extraordinaria influencia en el desarrollo cultural y
educativo de la ciudad y zonas vecinas; promoviendo y estimulando las más variadas
manifestaciones e inquietudes en las distintas disciplinas.

26
Sus propietarios habían sido Juan B. Piaggio y María G. de Spátola e hijos. La escritura se
firmó el 29 de julio de 1913. Humberto P. Vico. Obra citada. Primera parte, p. 286. Citado por
Rampoldi y otros. Op. Cit.
27
Propiedad de Vicente Mastroiacovo y Elena L. de Irigolotti. Diario El Debate, 20/02/1924.
Citado por Rampoldi y otros. Op. Cit.
28
Los profesorados fueron incorporados a la Escuela Normal el 5 de noviembre de 1980.
Adquirieron autonomía el 1º de julio de 1988, cuando se creó el Instituto de Enseñanza
Superior Luis F. Leloir. Durante once años más continuaron ocupando el local de la Escuela
Normal. El Profesorado de Educación Física sólo permaneció incorporado durante 1982. En
Rampoldi y otros. Op. Cit.

12
El 24 de marzo de 1992 se declaró la Escuela Normal “en Lenguas Vivas”. Por
Decreto 2240-M.G.J.E. de fecha 15/04/1994 se dispuso que la Escuela Normal pasara
a depender administrativamente de la D.E.S.; pedagógicamente: Inicial: D.E.I.;
Primario: D.E.P.; Medio: D.E. Polimodal; Superior: D.E.S. Y todos los niveles
educativos, del Director Departamental de Educación.
Las obras más recientes de las secciones del Nivel Inicial –contiguas al viejo
edificio- fueron inauguradas con el inicio de las clases en el año 2001.
Durante el ciclo lectivo 2008, con vistas al Centenario, se realizó una refacción
integral del edificio escolar.
Actualmente, la Escuela Normal cuenta con los Profesorados de: Educación
Primaria, Inglés, Educación Inicial, Educación Tecnológica y Educación Especial.
Asimismo, se dictan los Postítulos para docentes: Especialización Superior
Orientador/a en Educación Sexual (en 2010 culmina la 2ª cohorte); Diplomatura
Superior en Docencia para alumnos en situación de riesgo social (la 1ª cohorte
comenzó en 2009 y finaliza en 2010). Estos postítulos se hacen en convenio con el
Instituto Superior de Profesorado San Benito D-93, de la ciudad de Victoria (Entre
Ríos). En 2010 inicia el Postítulo Especialización Superior Docente para la atención de
personas ciegas o con discapacidad visual, en convenio con el Instituto Teresa de
Ávila, de la ciudad de Paraná.
El patrono de la Escuela Normal, Ernesto Alejandro Bavio (1860-1916), no sólo
escribió libros de Geografía, de Cívica y de práctica docente. Además publicó
numerosos artículos relacionados con la educación, pronunció medulosas
conferencias sobre temas de su profesión y desarrolló una vasta y fecunda tarea
pedagógica, que inició como maestro de grado, para dictar, con posterioridad,
cátedras de Historia, Geografía y Cívica en la histórica Escuela Normal de Paraná. En
1897, con la autorización del Ministerio de Instrucción Pública de la Nación, Bavio
recorrió nuestro país, dictando conferencias sobre educación. Ulteriormente fue
inspector de enseñanza secundaria, cargo al que renunció en 1904 para retornar a la
cátedra.
En 1906 Bavio fue designado secretario del Consejo de Instrucción Secundaria, y
luego, inspector general de escuelas normales del país. También se desempeñó como
inspector de escuelas de la Capital Federal y luego Director General de Enseñanza
Normal, cargo al que renunció en 1912, en vista –decía- de “la desconsideración con
que se vienen tratando las escuelas normales, los maestros y profesores y la
Secretaría del que suscribe”.29

29
Diario “Gualeguay al día” 14/03/1999. p. 17.”El patrono de la Escuela Normal”. Por Ricardo
Altinier

13
CAPÍTULO 4

Transformaciones: Magisterio, Profesorado para Enseñanza Primaria,


Profesorado para la EGB 1 Y 2, Profesorado de Nivel Primario.

En el transcurso del tiempo los planes de estudio/diseños curriculares se fueron


transformando. En los cuadros sucesivos se muestran: el Plan de Estudios del Ciclo
de Magisterio (correspondientes al 4º y 5º años de la escuela secundaria); el Plan del
Profesorado para la Enseñanza Primaria; los diseños curriculares de los Profesorados
para la EGB 1 y 2; y el Profesorado de Nivel Primario (cuyo 1º año se implementó en
2009).

CICLO DEL MAGISTERIO

Título: Maestra Normal Nacional


(Años 1950-1951) 30

(Con un ciclo básico de 3 años)

ASIGNATURAS DE 4º AÑO (1º CICLO DEL MAGISTERIO)


Castellano
Matemáticas
Física y Química
Pedagogía
Observación y Práctica de la Enseñanza
Historia de la Educación
Psicología General
Historia de la Cultura Argentina
Geografía
Religión
Cultura Musical
Trabajo Manual
Educación Física

ASIGNATURAS DE 5º AÑO (2º CICLO DEL MAGISTERIO)


Práctica de la Enseñanza
Didáctica General y Especial
Castellano
Matemática
Religión
Filosofía
Psicología Pedagógica
Historia Argentina
Instrucción Cívica
Anatomía, Fisiología e Higiene
Historia de la Educación
Cultura Musical

30
Fuente: Título de Maestra Normal Nacional de una egresada Promoción 1951

14
El 31 de diciembre de 1943 se dio a conocer -cuando ocupaba el gobierno
provisional de la Nación Pedro P. Ramírez y era ministro de Educación Gustavo
Martínez Zuviría (escritor que usaba el seudónimo de “Hugo Wast”)-, el Decreto Nº
18.411; modificado por Decreto Nº 32343 del 28 de noviembre de 1944 y convertido
en Ley 12.978 el 29 de abril de 1947, durante la primera presidencia de Juan D. Perón.
Por éstos, se implantó la enseñanza de la religión católica en las escuelas,
derogándose el artículo 8º de la Ley 1420. Al producirse en 1954 y 1955 la fricción
entre la Iglesia (Católica) y el peronismo, esa ley fue derogada por la Nº 14401 del 13
de mayo de 195531.

PROFESORADO PARA LA ENSEÑANZA PRIMARIA


(Plan Resolución 146/82 Ministerio de Cultura y Educación - 12/03/1982)32

ASIGNATURAS DE 1º AÑO
Filosofía de la Educación
Pedagogía
Psicología Evolutiva
Historia y Política Educativa Argentina
Organización y Administración escolar
Didáctica General
Lengua y su Didáctica
Matemática y su Didáctica
Ciencias Sociales y su Didáctica
Observación y Práctica

ASIGNATURAS DE 2º AÑO
Ciencias Sociales y su Didáctica
Lengua y su Didáctica
Matemática y su Didáctica
Ciencias Físico-Química y su Didáctica
Ciencias Biológicas y su Didáctica
Educación Física, Rec. y su Didáctica
Actividades M. y Plásticas y su Didáctica
Psicología Educacional
Música y su Didáctica
Ética y Deontología Profesional

Como se puede apreciar, este plan de estudios nacional, basado en una resolución del
año 1982, última época de la dictadura militar, enfatizó lo disciplinar, acompañado por
la didáctica de la asignatura. En relación con el Magisterio, se puede diferenciar en
que se erigió como un profesorado, de dos años de duración. Según se expresó con
anterioridad, en la Escuela Normal de Gualeguay, este Profesorado empezó en 1970,
egresando su primera promoción en 1972.
Debemos tener en cuenta que en el período 1976-1982 el Estado impuso la posición
“subsidiarista” en materia educativa, que se efectivizó, en la práctica, en la
transferencia de las escuelas pre-primarias y primarias nacionales a las provincias33.

31
Jaroslavsky, J., “La educación Argentina 1930-1962”. En “Historia Integral Argentina”. Tomo
IX. CEAL. Bs. As. 1973, p. 185
32
Fuente: Título de Profesor para Enseñanza Primaria de un egresado Promoción 1984
33
Márquez, A. La quiebra del sistema educativo argentino. Libros del Quirquincho. Bs. As.
1995. Capítulo I.p.24

15
PROFESORADO PARA LA EGB 1 Y 2
(Res. 1631/01 MGJ)

1º AÑO
Mediación Pedagógica
Sistema Educativo
Fundamentación Psicológica y Cultural
Matemática I
Lengua I
Taller de Investigación Educativa I
Ciencias Sociales y Fund. Ética y Ciudadana II
Educación Física
Ciencias Naturales y Tecnología I
Educación Art. Plástica
Educación Art. Música
Taller de Lengua
Taller de Integración

2º AÑO
Curriculum
Institución Escolar
Psicología y Cult. del Alumno del Nivel
Matemática II
Lengua II
Taller de Investigación Educativa II
Taller de Intervención Pedagógica
Ciencias Sociales y Fund. Ética y Ciudadana II
Ciencias Naturales y Tecnología II
Derechos Humanos
Fonoaudiología

3º AÑO
Residencia
Taller de Investigación III
Apoyo Disciplinar a la Residencia: Matemática
Apoyo Disciplinar a la Residencia: Lengua
Apoyo Disciplinar a la Residencia: Cs. Naturales
Matemática III
Lengua III
Educación Física
Educ. Art. Música
Esp. Opcional: Historia
Esp. Opcional: Plástica
Taller de Teatro

La Ley Federal de Educación Nº 24.195 (Sancionada el 14 de abril de 1993 y


promulgada el 29 de abril de 1993) en su artículo 19° establece que los objetivos de
la formación docente son: preparar y capacitar para un eficaz desempeño en cada uno
de los niveles del sistema educacional y en las modalidades mencionadas en esta ley;
perfeccionar con criterio permanente a graduados y docentes en actividad en los
aspectos científico, metodológico, artístico y cultural. Formar investigadores y

16
administradores educativos; formar al docente como elemento activo de participación
en el sistema democrático y fomentar el sentido responsable de ejercicio de la
docencia y el respeto por la tarea educadora. La Ley Nº 24.521 Nacional de Educación
Superior - Sancionada: 20 de julio de 1995, promulgada: 7 de agosto de 1995 (Decreto
268/95) y publicada: 10 de agosto de 1995 (Boletín Oficial Nº 28.204) en su artículo 4º
b) instituye entre los objetivos de la Educación Superior, preparar para el ejercicio de
la docencia en todos los niveles y modalidades del sistema educativo.

PROFESORADO DE NIVEL PRIMARIO


(Diseño Curricular aprobado por Resolución Nº 5420/08 modificado por Res. Nº
3425/09 CGE)

PRIMER AÑO
Filosofía
Pedagogía
Taller: Oralidad, Lectura y Escritura
Taller Corporeidad. Motricidad y Lenguajes artísticos
Lengua, Literatura y su Didáctica I
Taller de resolución de Problemas Matemáticos
Matemática y su Didáctica I
Ciencias Sociales y su Didáctica I
Ciencias Naturales y su Didáctica
Práctica Docente I

SEGUNDO AÑO
Historia Social Política Argentina y Latinoamericana
Historia y Política de la Educación Argentina
Didáctica General
Psicología Educacional
Lengua, Literatura y su Didáctica II
Matemática y su Didáctica II
Ciencias Sociales y su Didáctica II
Cs. Naturales, Tecnología y su Didáctica
Educación Física
Práctica Docente II

TERCER AÑO
Derechos Humanos: Ética y Ciudadanía
Sociología de la Educación
Sujetos de la Educación Primaria en Diferentes Contextos y Modalidades
Problemática Contemporánea en la Educación Primaria
Taller de Juego y Producción de Materiales
Matemática y su Didáctica III
Alfabetización Inicial
TICs. Apropiación pedagógica
Práctica Docente III

CUARTO AÑO
Seminario Análisis y Organización de las Instituciones de la Educación Primaria

17
Seminario de Integración Escolar
Taller Interdisciplinario: Problemáticas Transversales
Residencia
*Taller de Producción de los diferentes lenguajes Artísticos I
*Taller de Producción de los diferentes lenguajes Artísticos II
Educación Sexual Integral
*Dos lenguajes por cuatrimestre (Música. Plástica. Teatro. Expresión Corporal)

Hoy, la política educativa provincial y nacional se expresa en distintas normativas y


documentos: Ley de Educación Nacional Nº 26026, Ley Provincial de educación Nº
9890/08), Resoluciones 23/07 CFE, 24/07 CFE y 30/07 CFE34, Plan Educativo
Provincial, Plan de la Dirección de Educación Superior, Criterios para la construcción
del Diseño Curricular – Institucional de la Formación Docente Inicial.

34

http://www.ffyh.unc.edu.ar/formadoresenred/index.php?option=com_content&view=category&id
=11:normativa-nacional&Itemid=8&layout=default

18
CONCLUSIÓN

Este trabajo nos ha permitido hacer un recorrido esquemático por la historia de la


centenaria Escuela Normal Superior “Ernesto A. Bavio” de Gualeguay. Advertir de qué
manera, en el devenir histórico, los distintos contenidos curriculares de la formación
docente, destinada a la educación primaria, se han ido transformando. En una primera
mirada, podemos considerar que los años de cursada se fueron incrementando,
pasando de ser los dos últimos de la escuela secundaria, en el Magisterio (egresados
con el título de Maestro Normal Nacional), hasta llegar a la implementación, en el año
2009, del Profesorado de Nivel Primario, con una duración de cuatro años.
Encontramos que, en particular en relación con la Ley Federal de Educación, la
realidad mostró que la pretendida eficacia que marcaron las políticas neoliberales,
subordinó a la educación pública a los términos de funcionamiento de las reglas del
mercado. De esta manera, la educación, transformada en mercancía, deja de ser un
derecho social que habilite a todos como sujetos de la educación.
Esperamos que las políticas educativas, tanto a nivel nacional como provincial, se
puedan concretar en la realidad de la formación docente para el nivel primario
(históricamente obligatorio, gratuito y universal) de tal forma que exista un
financiamiento que garantice el egreso de profesores preparados para apropiarse
pedagógicamente de las TICs tanto como de la Historia que nos constituye,
competentes para trabajar en diferentes contextos, capaces de producir contenidos
educativos en distintos lenguajes, entender las problemáticas en las que desarrollarán
su tarea docente. En fin, que aquello que plasman los diseños curriculares
construidos, pueda traducirse en verdaderas situaciones de aprendizaje, para que
puedan transmitirlas, en el futuro, a sus alumnos, en un marco de democracia, libertad
y participación ciudadana.

19
BIBLIOGRAFÍA

 ALBERDI, Juan B. “Bases y puntos de partida para la organización política de


la República Argentina”. Editorial Universitaria de Buenos Aires, 1996, p. 58
 BRAVO, Héctor Félix. “Bases constitucionales de la educación argentina. Un
proyecto de reforma”.
 CANO, Daniel (1985) La Educación Superior en la Argentina. FLACSO-GEL.
Buenos Aires, p. 12
 Constitución de la Nación Argentina. Ed. Santillana, diario La Nación, Edición
2007
 Diario “Gualeguay al día” 14/03/1999. p. 17.”El patrono de la Escuela Normal”.
Por Ricardo Altinier
 JAROSLAVSKY, J. (1973) “La educación Argentina 1930-1962”. En “Historia
Integral Argentina”. Tomo IX. CEAL. Bs. As., p. 185
 Ley Nº 1420. Centenario de su promulgación. Estudio preliminar del Prof.
Gregorio Weinberg, por gentileza del Centro Editor de América Latina, p.5
 LUNA, Félix. “Historia Integral de la Argentina”. Edición diario La Nación. Tomo
I. p. 307
 MÁRQUEZ, A. (1995) “La quiebra del sistema educativo argentino”. Libros del
Quirquincho. Bs. As.
 PALACIOS, Alfredo L. (1944) “Alberdi constructor en el desierto”. Ed. Losada,
Buenos Aires, p. 9. Citado por Segundo Linares Quintana, en el prefacio de la
edición de “Bases y puntos de partida para la organización política de la
República Argentina”. Editorial Universitaria de Buenos Aires, 1966
 PUIGGRÓS, Adriana (2008). “Qué pasó en la educación argentina”. Galerna.
 RAMPOLDI, Nidya; PIAGGIO, Claudio Marcelo; GABRIEL, Daniel A. y MÍGUEZ
IÑARRA, Patricia (1992) “Espacios Públicos con Historia. Gualeguay”.
Ediciones del Clé. Colección Ensayos. Paraná. pp.104, 110
 TEDESCO, Juan Carlos. En “Historia Integral Argentina”. Tomo V. CEAL. Bs.
As. p.137
 TENTI FANFANI, E. “La escuela vacía. Deberes del Estado y
responsabilidades de la sociedad”.
 VICO, Humberto P. “Historia de Gualeguay”. Primera Parte.

De Internet

 Diseño curricular para la FORMACIÓN DOCENTE de Educación Primaria


http://des.ers.infd.edu.ar/sitio/upload/Primaria_Borrador.pdf
 Ley Nº 9890 de Educación de la Provincia de Entre Ríos (22/12/2008)
http://www.entrerios.gov.ar/CGE/index.php?option=com_content&task=view&id=971&It
emid=272
 Ley Nº 24.195 Federal de Educación
http://www.fadu.uba.ar/institucional/leg_index_fed.pdf
 Ley Nº 24.521 Nacional de Educación Superior
http://www.coneau.edu.ar/archivos/447.pdf
 Ley Nº 26.206 Ley de Educación Nacional
http://www.me.gov.ar/doc_pdf/ley_de_educ_nac.pdf
 Resoluciones 23/07 CFE, 24/07 CFE y 30/07 CFE
http://www.ffyh.unc.edu.ar/formadoresenred/index.php?option=com_content&vi
ew=category&id=11:normativa-nacional&Itemid=8&layout=default

20
21