Está en la página 1de 14

1

EL PARADIGMA DE LA COMPLEJIDAD
COMO SALIDA DE LA CRISIS DE LA POSMODERNIDAD*
ANTONIO CARO ALMELA
Universidad Complutense de Madrid

1. INTRODUCCIÓN.
El objetivo del presente texto es poner en relación la crisis de la
posmodernidad, tal como ésta se ha manifestado durante las últimas décadas del siglo
XX como radicalización de la crisis epistémica y de valores que ha atravesado el
conjunto de dicho siglo, con el paradigma científico actualmente emergente que tiende a
ser conocido bajo la denominación de paradigma de la complejidad.
La hipótesis que aquí se sostiene es que dicho paradigma constituye un intento
decidido de poner fin a aquella situación de crisis, a costa de plantear una nueva idea de
la ciencia y de la investigación científica en su conjunto que se encuentra a mil leguas
del ingenuismo y el optimismo positivistas.

2.¿QUÉ ES LA POSMODERNIDAD?
¿Qué se oculta tras el manido y tantas veces socorrido término ‘posmodernidad’?
Contemplando la cuestión desde la perspectiva que proporciona el recién inaugurado
siglo XXI, cabe postular que la posmodernidad –como se encarga de avisarnos el prefijo
‘pos’- no es, finalmente, otra cosa que la denominación más reciente con que se designa
y adquiere nueva pertinencia la situación de crisis que ha pivotado sobre el conjunto del
pensamiento occidental a todo lo largo del siglo XX. Basta con citar nombres tan
señeros como Spengler, Heidegger, Ortega y Gasset o Sartre (sin olvidar el precursor
* Publicado en Discurso. Revista Internacional de Semiótica y Teoría Literaria. Asociación Andaluza de
Semiótica, n° 16-17 (2002-03), pp. 69-83. La primera version fue leída como comunicación en el IV
Congreso Internacional de la Federación Latinoamericana de Semiótica, celebrado en Galicia en otoño de
1999.

por el contrario. es decir. el desarrollo técnicocientífico. a esa especie de superEuropa que son los Estados Unidos de América del Norte-. hasta terminar saltando simbólicamente por los aires con ocasión del derribo del muro de Berlín.2 decimonónico de casi todos ellos. lo que ha hecho posible el estallido de las guerras totales. el rechazo de ellas)" (Lyotard 1987 [1986]: 97-98). como hoy comenzamos a comprender con desconcierto. epistémico. Nietzsche) para constatar hasta qué punto el pensamiento dominante durante el siglo recientemente concluido ha sido. el relativismo cultural. el desempleo y la 'nueva pobreza'.cuya impronta se plasmaría en todos los órdenes indicados. los totalitarismos. un pensamiento atravesado por la crisis de principio a fin. primero la Ilustración y luego los mesianismos –industrialista y sociopolítico. . tecnológico. en el amasijo de su multiplicidad de corrientes y tendencias. y el aislamiento de las vanguardias artísticas (y actualmente. De modo que. por un tiempo. económico y político. el relativismo epistémico que afirma la 1 Como señala uno de los más conspicuos representantes de la corriente posmoderna: "No es la ausencia de progreso sino. que muestra toda su relevancia como reacción frente al optimismo científico. mediante la consagración urbi et orbe de unos valores cuya naturaleza eurocéntrica ya nadie se atreve hoy en día a cuestionar. ya en el siguiente siglo. artístico. pero que en realidad se trataba. alimentó la promesa de una liberación de la humanidad –aunque siempre postergada a un futuro más o menos indeterminado. el posmodernismo ha supuesto por su parte –sin atender a los infinitos matices e incluso versiones contrapuestas que cabe distinguir bajo ese término. que para muchos ha significado el final de facto de dicho siglo). la deculturación general con la crisis de la Escuela. económico. de la cobertura ideológica bajo la que se cobijaba el expansionismo bien real que por entonces practicaba la Europa occidental –antes de ceder este papel. Pues bien.el reconocimiento final y seguramente sin retorno de ese estado generalizado de crisis. reflejo especular de aquél). y de la cual el último episodio es el inapelable proceso de globalización actualmente en marcha. político y social que caracterizó a los siglos XVIII y XIX europeos: cuando el progresismo ilimitado que preconizó. la brecha creciente entre la riqueza del Norte y la pobreza del Sur. si el siglo XX se ha caracterizado en lo fundamental porque durante su transcurso ha entrado en crisis ese progresismo tecnocientífico y sociopolítico que alumbraron los siglos precedentes1 (el primero porque contrastaba de forma cada vez más notoria con las sucesivas guerras que han salpicado la historia de dicha centuria.decimonónicos (este último. de la transmisión del saber. como se desprende de sus postulados más conocidos (el fin de los "grandes relatos". y el segundo porque las diversas promesas políticas de liberación social iban cubriéndose poco a poco de una máscara de escarnio.

y fuertemente estigmatizado por sus detractores. por tanto. algo que no puede imponerse como precondición de ella [curs. etc. dicho en términos semióticos. aunque la reacción de los críticos le hizo relativizar en gran medida dicha afirmación (cfr.)..en el origen mismo de la observación. si la crisis del pensamiento occidental se había limitado hasta entonces al plano de los enunciados. o argumentaciones que se refieren a metaprescriptivos y limitadas en el espacio-tiempo". su única afirmación coherente consiste en el tautológico. Y así. el punto de vista posmoderno eleva dicha crisis al plano de la enunciación (o de los continentes o significantes). Por el contrario. para Feyerabend (1985 [1970]: 14-15): "[. de modo mucho más radical. orienta el pensamiento "hacia multiplicidades de meta-argumentaciones finitas. 4 Lo cual..3 existencia de postulados teóricos2 -y.] no hay 'hechos desnudos' en absoluto. ibíd. orig. 6 Como lo afirma taxativamente Feyerabend (1985 [1970]: 24).en el propio ámbito epistémico. “todo vale” 6. es la imposibilidad misma de acceder a todo postulado de “verdad” extrapolable a cualquier situación. la coherencia son algo producido por la investigación y.. 5 Tal como Alain Finkielkraut titula uno de sus libros (1987).: 148). 3 Y ello desde el momento que. ¿Significa lo dicho hasta el momento que la posmodernidad constituye un punto de llegada.LOS LÍMITES DE LA CRÍTICA POSMODERNA. Puesto que la crítica posmoderna se plantea –con mucha mayor radicalidad que las visiones críticas precedentes. los límites de la crítica posmoderna se evidencian en la constatación de que. cuando ésta trata de sobrepasar su negatividad definitoria en una dirección positiva. 3. que algunos autores no dudan en caracterizar como simple y sin paliativos “derrota del pensamiento”5? En realidad.]". la imposibilidad de la objetividad.] la base evidencial. . lo que el posmodernismo postula. como señala el mismo Feyerabend (1984: 108): "[. como señala Lyotard (1984 [1979]: 118). en función de la naturaleza eventual y siempre concernida de aquel acceso 3. la imposibilidad de pensar más allá de la 2 Así. sino que la posibilidad misma de postular cualquier verdad (absoluta) ha sido erradicada de entrada por la propia naturaleza del acto de pensar4. la adecuación a lo fáctico. contenidos o significados –como lo pone de relieve el nihilismo que se ha prodigado a lo largo del pasado siglo-. lo que distingue al pensamiento posmoderno y le confiere un lugar singular en la historia del pensamiento occidental es que dicha crisis ya no se plantea en el terreno de los enunciados teóricos o doctrinales. sino que los hechos que entran en nuestro conocimiento se ven de un cierto modo y son por ello esencialmente teóricos".. De forma que ya no es que ningún pensamiento sea verdad. por ende.

8 O "nostalgia del Todo y del Fundamento".en que se escriben estas líneas). con ocasión de la guerra humanitaria emprendida por la OTAN contra la Federación Yugoslava 7 y. Y así. ya en el siglo XXI. en la práctica totalidad de los representantes del movimiento posmoderno –haciendo abstracción de sus diferentes vertientes y variablesse advierte una más o menos soterrada o asumida nostalgia por ese "universo de verdad"8 que ha quedado por definición fuera de su alcance. .1999) y "Mensonges de guerre au Kosovo" (Le Monde diplomatique. con motivo de la guerra antiterrorista desencadenada tras el 11-S. 1 y 6-7). que su propia crítica se propone erradicar. véanse los reveladores artículos de Robert Fisk. Es el hecho de que –como sugiere el propio prefijo ‘pos’. a punto de alcanzar nuevas cotas en el momento –enero de 2003.6. ha de traducirse en la equiparación aniquilante de todas las formas de pensamiento posibles. se decanta en la floración de toda una suerte de prótesis míticas entre las cuales el mito del "fin de la historia" –que con tanta constancia preconizan Fukuyama y acólitos. Más todavía. como se puso dramáticamente de relieve. los otrora "maestros pensadores" de Occidente (cuando no en el atenimiento de buena parte de la intelectualidad occidental a los escenarios dispuestos por los detentadores de los poderes mediático y político. pp. en la medida que concierne al acto mismo de pensar. como señala Rosa Mª Rodríguez Magda (1998: 55) refiriéndose a lo que denomina “época transmoderna”. en cuya base se encuentran los indicados relativismos: epistémico y moral.el posmodernismo esté mirando más a la modernidad que a lo que pueda venir después de ella lo que provoca que su referencia siga siendo ese universo de verdad absoluta. Y es esta mirada en cierto modo pasmada hacia ese paraíso perdido –cuyo germen último radica en dicha 7 Sobre dicho escenario mediático-político. como pondría de relieve un análisis pormenorizado. Ahora bien: observando las cosas más de cerca se hace fácil constatar que.4 situación desde la que se piensa desemboca en un nihilismo de nuevo cuño que. de acceso prístino a los hechos brutos. dicho relativismo epistémico se dobla de un relativismo moral cuya manifestación más visible estriba en la pérdida de protagonismo público de que dan muestras. a finales del pasado siglo. el vacío intelectual resultante. si la crítica posmoderna desemboca en semejante abstención del pensamiento y del propio compromiso del intelectual en los asuntos públicos. agosto 1999. es porque su pretendida radicalidad se disuelve en la medida que su incapacidad para postularse más allá de su negatividad de partida la religa a ese mismo punto de vista moderno que aparentemente niega. de un tiempo a esta parte. 30.ocupa un lugar de honor. "La discutible labor de los periodistas en Kosovo" (El País. Y en este sentido.

toda referencia. 1996). el propósito fundamental del presente trabajo es resaltar la contribución que. que se hace cada vez más presente en un número siempre mayor de ámbitos disciplinares12 y que implica en sí 9 Existiendo. como por su parte proclama Jameson (1998 [1991]: 125). 1997)9. como acabamos de ver. por lo demás. Dicho de otro modo: liberando el punto de vista posmoderno de sus límites y haciendo así aflorar todas las latencias positivas que habitan en su interior. así como la geometría fractal cuyo máximo impulsor es Benoît Mandeldrot. Véase igualmente la obra magna de Edgar Morin La Méthode (Morin. comporta el vasto movimiento intelectual actualmente emergente conocido bajo la denominación de paradigma de la complejidad10. b) en física subatómica. véase Lewin (1992). Y ello desde el momento que. 10 Otras opciones son paradigma ‘ecológico’. ‘holístico’ o ‘sistémico (véase Capra. numerosos indicios que invitar a pensar –como sostengo en otro lugar (Caro. la posmodernidad.5 aceptación implícita de un absolutismo epistémico que afirman en la exacta medida que lo niegan. llevando a reducir su alcance al “juego puro y aleatorio de significantes" en el que incluso "el significado -lo significado. Movimiento éste cuyo núcleo lo constituyen las llamadas ciencias de la complejidad11. algunas de las corrientes que confluyen en dicho paradigma son: a) en el campo de las matemáticas. Y emancipándola de esa “nostalgia de verdad” que inmoviliza en la práctica a la mayoría de sus partidarios. como resultado de su propia lógica. en definitiva.se pone en entredicho". Otros textos introductorios son Wagensberg (1985) y Morin (1990). Lo que equivale a dar la razón a Dick Hebdige cuando habla a su respecto de la "impotencia de la crítica negativa" (1998 [1987]: 145).lo que mantiene a la gran mayoría de los representantes del movimiento posmoderno en el mencionado quietismo intelectual. a la disolución del acto mismo de pensar? Sencillamente. han terminado por disolverse bajo la evanescencia de la “pantalla total” (Baudrillard. superación) de la crítica posmoderna. 1977-2001). ¿Cómo salir de esta situación de impasse que implica. Pues bien. Haciéndola coherente con su propio punto de partida que ha erradicado de cuajo la viabilidad de cualquier tipo de “verdad absoluta”. puesto que conduce. 12 Expuestas sin ningún criterio de exhaustividad. así como las corrientes . 1993). como a su vez repite machaconamente Jean Baudrillard. la interpretación bootstrap de la mecánica cuántica (Geoffrey Chew). llevando la crítica posmoderna hasta sus últimas consecuencias. político y moral. a favor de esta radicalización (y. toda realidad.que la matriz de ese juego posmoderno sin sentido se encuentra en el modelo semiolingüístico que preside la actual práctica publicitaria. la teoría del caos y las matemáticas de la complejidad. 11 Como introducción a las mismas y a sus principales cultivadores.

En la medida que apareja. Y es a reseñar los puntos fundamentales de este emergente paradigma de la complejidad y a destacar las consecuencias que de él resultan a favor de la citada radicalización (y superación) de la crítica (y la crisis) posmoderna. d) en biología. el pensamiento sistémico. Las propiedades de las partes no son propiedades intrínsecas. a lo que vamos a dedicar las dos últimas secciones del presente texto. La emergencia del paradigma de la complejidad se constata en la nueva idea de ciencia que actualmente comienza a implantarse en muy diversos territorios científicos.. Niklas Luhmann) como la psicología (Escuela de Palo Alto). una ciencia que permite a la creatividad humana vivenciarse como la expresión singular de un rasgo fundamental común en todos los niveles de la naturaleza (Prigogine. como vamos a ver a continuación. 1996). idealizadas.. un replanteamiento radical de muchos de los criterios científicos tenidos hasta el presente por inamovibles. en el sentido clásico teorizado por Thomas S. . véase la recopilación de textos introducida y seleccionada por Jesús Ibáñez (Ibáñez. y que el Premio Nobel de Química Ilya Prigogine resume en los siguientes términos: Asistimos a la emergencia de una ciencia que no se limita a situaciones simplificadas. En el mismo sentido y con relación a una de las fuentes del paradigma emergente. e) en cibernética. tanto en el campo de la sociología (así..) o las ciencias cognitivas en general. El físico Fritjof Capra es autor de una introducción asequible a la mayoría de estas corrientes (Capra. cuyos máximos representantes son Heinz von Foerster y Gordon Pask. las diferentes corrientes que ponen énfasis en la auto-organización y en la involucración mente-cuerpo. En el planteamiento sistémico las propiedades de autoconsistentes que desembocan en la teoría unificadora de las supercuerdas.EL PARADIGMA DE LA COMPLEJIDAD. la autopoiesis de Humberto Maturana y Francisco Varela (refiriéndose con dicho término al principio de auto-organización que caracteriza a los seres vivos en cuanto dotados de clausura operacional y que el segundo ha prolongado. la lingüística (Langacker. escribe por su parte el físico Fritjof Capra: El gran shock para la ciencia del siglo XX ha sido la constatación de que los sistemas no pueden ser comprendidos por medio del análisis. Kuhn. mas nos instala frente a la complejidad del mundo real. en una dirección enactiva). sino que sólo pueden ser comprendidas en el contexto de un conjunto mayor. ed. 1997 [1996]: 13). 1990). f) en ciencias humanas. las estructuras disipativas de Ilya Prigogine (que alcanzan el orden partiendo de un punto crítico de inestabilidad). Johnson. En consecuencia. c) en química. Lakoff. en el marco de las ciencias cognitivas. la relación entre las partes y el todo ha quedado invertida. la cibernética de segundo orden o de los sistemas observadores. 4.6 mismo un auténtico cambio de paradigma epistémico. Sobre la cibernética de segundo orden y su aplicación a las ciencias sociales.

“frente a la complejidad del mundo real”. por lo tanto. el paradigma de la complejidad actualmente emergente se plasma en un nuevo entendimiento de la investigación científica que se caracteriza por las siguientes notas: a) concernimiento del investigador. 14 La cual ha sido recientemente aplicada a los ámbitos de la publicidad y de la comunicación respectivamente por Jesús Bermejo (Bermejo. pone de relieve la carencia de fundamento último que existe a todos los niveles de la realidad. frente al reduccionismo13 que ha caracterizado tradicionalmente a la ciencia occidental. el pensamiento sistémico no se concentra en los componentes básicos. frente a la tradicional “abstención” de su subjetividad con relación a la materia investigada 16. se instala –como señala literalmente Prigogine en el texto citado. por ende. 15 Como escribe Antonio Escohotado (1999: 100): “La fragua del azar presenta una objetividad que se organiza operando una y otra vez sobre sí misma. 1998 [1996]: 49). separando a cada uno de sí mismo. sino también --y principalmente-. frente a la concepción tradicional de la ciencia como representación objetiva de una realidad externa. Análisis significa aislar algo para estudiarlo y comprenderlo. dividiéndolo en sujeto y objeto (cada uno está objetivado y perdido para sí mismo)” (Ibáñez. y por lo tanto paradójico: al pensar en algo pensamos en nuestro propio pensamiento. que entiende la creatividad no como un atributo exclusivamente humano. Y es la constancia ineludible del observador en la observación. 1999) y Rafael Alberto Pérez (Pérez. se asiste en la actualidad al surgimiento de un nuevo episteme científico que pone el énfasis en la totalidad y no en los componentes simples de los fenómenos. y que –tal vez lo más relevante de todo. b) nuevos criterios metodológicos 13 Una crítica rigurosa de lo que denomina ‘reduccionismo fuerte’ se expone en Atlan (1991 [1986]: 49115). sino en los principios esenciales de organización. Y así. como consecuencia de lo anterior. 2001: 259-91). sin la rémora de un esquema identitario”.en lugar de esforzarse por desentrañar los fenómenos hasta abstraer lo “simple” que existiría presuntamente en su base. que.7 las partes sólo se pueden comprender desde la organización del conjunto. ¿Qué cabe extraer de ambas citas? Dicho brevemente: que. 16 Ya que. en contrapartida al analítico. mientras que el pensamiento sistémico encuadra ese algo dentro del contexto de un todo superior (Capra. que no considera el análisis como el alfa y el omega del método científico. El pensamiento sistémico es “contextual”. las condiciones y circunstancias donde se manifiesta su organización específica (entendida como auto-organización y no como aplicación inerme de algo previamente configurado). partiendo del citado . que no trata de aislar los objetos a investigar.reflexivo. como señala Jesús Ibáñez resumiendo los postulados de la cibernética de segundo orden: “Nuestro pensamiento es no sólo transitivo. sino como un elemento nuclear vigente en todos los niveles de la naturaleza. sino que privilegia el contexto donde éstos se sitúan y. que. sobrepasando el planteamiento identitario15 característico de la ciencia tradicional. se centra en la emergencia14 de los fenómenos y en la singularidad intransferible que éstos implican. 1986: 56).

] los matemáticos del futuro tienen ante sí el desafío de convertir su análisis en algo parecido a una síntesis. la cual no se trata de erradicar de entrada reduciéndola a sus “componentes simples”. no reduccionista. lo que ya había sido objeto de una visión sintética y supra-intelectual” (Bergson. ya que se encuentra necesariamente afectado por el concernimiento del científico que. sino de preservarla en su singularidad originaria extrayendo concernimiento. personal y social.. d) ensamblaje definitorio entre ciencia y vida.] el pensamiento complejo está animado por una tensión permanente entre la aspiración a un saber no parcelado. en principio. Un antecedente claro de la misma se encuentra en la siguiente cita de Henri Bergson: “Como el buzo que va a palpar al fondo de las aguas los restos que el aviador le ha señalado desde lo alto del aire. . Maturana. y el segundo como síntesis intelectiva en la que concluye ese recorrido analítico y que.8 que dan relevancia a la síntesis17 frente al tradicional análisis científico y con arreglo a los cuales el trayecto analítico de índole generativa (y que sigue constituyendo el grueso de la actividad investigadora. una descripción. caracteriza al pensamiento posmoderno. donde en vez de dividir y dividir un sistema hasta obtener fragmentos abordables por su simplicidad pueda narrarse ese sistema como el todo irrepetible que es: un todo no analítico siempre superior a la suma de sus partes” (Escohotado. y el reconocimiento de lo inacabado e incompleto de todo conocimiento” (Morin. por contacto. lo que lleva a constatar al iniciador de la mencionada cibernética de segundo orden. hacia el que confluye en la actualidad un número cada vez mayor de investigadores provenientes de diversas disciplinas científicas movidos por el propósito de sacar a la ciencia de la autonomía solipsista (plasmada en su abstraccionismo primordial) que ésta ha reclamado para sí prácticamente desde la más remota antigüedad y de concentrarla en la tarea de buscar soluciones rigurosas a los problemas experimentados en las situaciones fenoménicas complejas que constituyen el referente y la única justificación posible. desvela las claves lógicas que estaban implícitas en aquella síntesis intuitiva inicial 18.. como hemos visto. 1994 [1990]: 23). e) primordialidad de la situación fenoménica vivida y necesariamente compleja.. 19 “[. del esfuerzo investigador científico. 20 El cual constituye una de las consecuencias del negativismo radical que. analíticamente.] ¿cómo seria posible hacer. 1999: 118). no dividido.. Heinz von Foerster (1991 [1979]: 89): “[. por su parte. 1997 [1934]: 27). así la inteligencia sumida en el ambiente conceptual verificará punto por punto. 1997 y 2001).. lo liga a la situación fenoménica compleja que este último trata de investigar desde el propósito de aportar soluciones a la problemática vivida en que se inserta dicho concernimiento.. a su vez. 18 La propuesta metodológica aquí esbozada la desarrolla el autor en otros trabajos (Caro. c) provisionalidad e incertidumbre19 definitorias del conocimiento científico (que no hay que confundir con relativismo epistemológico20). conforme ésta se desarrolla en su propio “ámbito experiencial científico”: cfr. si el observador no tuviera propiedades que permiten que una descripción sea hecha?” 17 “[. 1990) se halla flanqueado por sendos momentos sintéticos: el primero de ellos en cuanto expresión intuitiva de la situación experiencial de la que parte aquel concernimiento del investigador.

entendida como “dominio en donde las cosas nacen. la ciencia del caos: Donde el antiguo paradigma postulaba un mecanismo de relojería.ha pasado a ser caos.obra del sociobiólogo Edward O. and that the uniqueness of knowledge. como añade por su parte Capra (1998 [1996]: 205): "Lejos de ser una máquina. it is both where we are and how we get to where we will be (Varela. forma y dimensión (Escohotado. Varela. De modo que. The concrete is not a step toward something else. exactitud. en este caso. incorporated. Wilson (1998). La tríada clásica -necesidad. En definitiva. y f) nueva relación entre ciencias “duras” y “blandas”21 que. Y atendiendo a las características de este nuevo episteme científico. éste exhibe una dinámica de formas. donde aquel suponía el imperio de fuerzas. 22 Creatividad ésta que. . sensible al mundo exterior. Así. se expresa en el “papel constructivo” que cumple la irreversibilidad en la naturaleza. precisa: At the very center of this emerging view is the conviction that the proper units of knowledge are primarily concrete. como indica por su parte Antonio Escohotado en referencia a una de las manifestaciones más nítidas del nuevo paradigma. that knowledge is about situatedness. “a radical paradigm shift is imminent” (Varela. hasta concluir en los entes o sistemas carentes de vida y dotados en cuanto tales del mínimo grado de creatividad o capacidad autoorganizativa22. así como el concepto de consiliencia -en cuanto nueva propuesta de unificación de las ciencias.).9 toda la riqueza que late en su organización única e irrepetible. 1999 [1992]: 7). a capacidad autoorganizadora). tenderá en el marco del nuevo paradigma a descender en la dirección contraria. siguiendo la vía que va de lo complejo a lo simple. influenciable por pequeñas fluctuaciones". pasando por los organismos vivos carentes de la misma. fuerza. 1999: 92-93). de la síntesis al análisis y de un grado mayor a menor de creatividad (equivalente. its historicity and context. como señalan Prigogine y Stengers (1990 [1979/86]: 299). tal como ésta se manifiesta en la sociedad y la naturaleza: desde los organismos vivos dotados de autoconciencia. ibid. como corresponde a objetos que despliegan distancias infinitas dentro de áreas finitas. y donde alardeaba de rigurosa exactitud. mueren o se transforman en una historia singular”. en lugar de ascender de lo físico a lo químico y de éste a lo biológico para luego incursionarse por el ámbito específicamente humano como se ha entendido hasta la actualidad. la naturaleza en general se asemeja mucho más a la condición humana: impredecible. el nuevo postula fertilidad del azar. lived. Mientras que. is not a ‘noise’ concealing an abstract configuration in its true essence. embodied. maneja ahora constantes de escala. como señala el biólogo y epistemólogo recientemente fallecido Francisco J. el paradigma de la complejidad actualmente emergente comporta el 21 Véase en esta dirección la “nueva alianza” entre ciencias de la naturaleza y ciencias de la cultura que preconizan Prigogine y Stengers (1979/86).

en buena medida. se va a decantar con toda probabilidad en la implantación de un nuevo clima intelectual y moral que. a la vez que conduce a la superación de la situación de crisis en que ésta desemboca. Nuevo entendimiento éste que la concibe como verdad necesariamente concernida (y por ello “relativa” en términos absolutos. las siguientes indicaciones: 1) En primer lugar. 24 Como lo señalaba Vicente Verdú en una de sus lúcidas columnas periodísticas (“El siglo moral”. como de su huella vergonzante que cabe detectar. por definición referida a la situación fenoménica compleja que constituye su universo 23 En este sentido. frente al relativismo epistemológico posmoderno cuya única postulación posible consiste en la afirmación vacía “todo vale”.1. el polémico libro de Sokal y Bricmont (1998) puede considerarse en el fondo un episodio en la guerra que en la actualidad enfrenta a dos sectores de la ciencia cada vez más distanciados entre sí: los partidarios de la ciencia tradicional. 6.10 surgimiento de un nuevo modo de entender y practicar la ciencia que. tal vez. tal como ésta ha prevalecido a todo lo largo de la historia de la metafísica occidental. . centrados en la especialización que privilegia su hermetismo solipsista y partidarios del reduccionismo científico que está en su base. abriendo así el camino para un superación de la situación de impasse a que aquélla ha conducido? Valgan por el momento. va a distinguir decisivamente el siglo XXI del precedente 24. El País. ¿En qué aspectos concretos el paradigma de la complejidad se contrapone (y a la vez radicaliza) a la crítica posmoderna. pero “absoluta” con relación a dicho concernimiento). los cuales han puesto en cuestión dicho reduccionismo y tratan de aportar un nuevo sentido a la ciencia partiendo de su responsabilidad ante la sociedad de la forma parte.00. Con la particularidad para nuestro tema de que el paradigma de la complejidad prolonga la crítica posmoderna (puesto que ha nacido. y los que en la actualidad se aglutinan en torno al mencionado paradigma de la complejidad. Lo que redunda en la radicalización de dicha crítica. CONCLUSIÓN: MÁS ALLÁ DE LA POSMODERNIDAD. y sin tratar de agotar el tema. 28). se encuentra liberado del negativismo absolutista a que aquélla se reduce. como vimos. de la convulsión generada por la misma) pero. el paradigma de la complejidad supone un nuevo entendimiento de la verdad: libre tanto de su interpretación absolutista. p. 5. a la vez. conforme vaya venciendo la férrea resistencia que le oponen los partidarios de la ciencia tradicional23. en la propia crítica posmoderna.

como señalan Maturana y Varela (1996 [1984]: 21): “Todo hacer es conocer y todo conocer es hacer [curs. Por el contrario. pero no hay un fundamento último que dictamine los pasos que damos" (Varela et al. . el paradigma de la complejidad parte del reconocimiento de la carencia de fundamento último que resulta del concernimiento constitutivo del conocimiento reseñado en el punto anterior. 2) En segundo lugar. pasando por las biológicas y las psíquicas) como resultado de la creatividad que es inherente a todas ellas. sino que constituye una característica común a cualquier entidad natural o cultural (desde las entidades físicas hasta la sociales.11 de referencia y de la que extrae su único sentido posible25. 26 Y ello desde el momento que. 1975). 27 "Siempre estamos concernidos por la senda que trazamos. O. practicado como arma arrojadiza frente a los otros). el paradigma actualmente emergente proporciona nueva relevancia a una específica ética intelectual cuya última justificación proviene de esa carencia de fundamento último (y que a la vez desautoriza todo ejercicio de posesión de la verdad. desde la competencia hasta la posesión de la verdad. dentro de él. frente al relativismo moral posmoderno. sino en el hecho de que resulta imprescindible para responder a la incertidumbre generada por la situación fenoménica compleja en la que encuentra su razón de ser27.en ninguna justificación a favor de la inacción tanto en términos de conocimiento como de praxis26. la posición constructivista contiene la semilla de una ética”. como añaden por su parte Maturana y Varela (1996 [1984]: 209): “Cualquier cosa que destruya o limite la aceptación de otro junto a uno. Heinz von Foerster (1991 [1982]: 126): “Desde el momento en que cualquier cosa que inventamos es de nuestra propia responsabilidad. como incentivo decisorio para una acción que ya no estará fundada en ninguna entidad ideal o ámbito trascendente. Carencia ésta que no sólo afecta al conocimiento humano. 3) En tercer lugar. orig. su afirmación negativa posmoderna. Y que no ha de decantarse -como pretende el ontologismo occidental y. pasando por la certidumbre 25 Idea ésta de la verdad que adquiere especial pertinencia en el marco de la concepción de las sociedades como creaciones instituyentes de la que es autor el pensador Cornelius Castoriadis (Castoriadis. . frente a semejante absolutismo vergonzante por el cual la crítica posmoderna añora esa verdad absoluta que afirma en la exacta medida que la niega.]”. como afirma el fundador de la cibernética de segundo orden. Ya que. 1992 [1991]: 247).

Pantalla total. porque destruye el proceso biológico que lo genera”. su propia actividad profesional. Bergson: Memoria y vida. Responsabilidad ya no basada en el atenimiento a cualquier tipo de “verdad” o “entidad” trascendente o a un conjunto reglado de normas. lo humano. 1998. L’institution imaginaire de la société. 2 (diciembre): 9-30. Bergson.la aportación tal vez más valiosa del paradigma de la complejidad para salir de la crisis. M. La pensée et le mouvant. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS: Atlan.). David Sempau.E. Servicio de Publicaciones. Cornelius (1975). Barcelona: Altaya. París: Seuil. Trad.es/eprints/1788/ -----. La publicidad de la significación: marco. 208.: 210). Mauro Armiño. Marcos (coords. Baudrillard. Y es esta última constatación -que abre la perspectiva de una moral laica todavía en buena medida por construir. "Hacia una ciencia enraizada con la vida: propuesta metodológica". Vega. Maldonado y A. como escriben los autores recién citados “sólo tenemos el mundo que creamos con el otro” (Maturana y Varela. ibid. Fritjof (1996). Tendiendo puentes entre ciencia y sociedad. epistemológica y moral. Valladolid: Universidad de Valladolid-Universidad El Bosqué (Bogotá). En Racionalidad científica y racionalidad humana. Antonio (1993). Madrid: Universidad Complutense. Con razón y sin ella. . Jean (1997). Tesis doctoral. Barcelona: Anagrama. Barcelona: Tusquets. por tanto. La trama de la vida. 20 de enero de 2003. Intercrítica de la Ciencia y del Mito. Trad. Trad. 1997. 2001 (edición en CD-Rom). Trad. Publifilia. en cualquiera de sus facetas. “De la promesa publicitaria a las necesidades emergentes del receptor”. sino en la asunción del único principio verdaderamente ético: que. a que ha conducido la crítica negativista posmoderna. Josep Pla i Carrera. Proyecto docente de la asignatura ‘Teoría General de la Publicidad”. París: Presses Universitaires de France. concepto y taxonomía. destruye o limita el que se dé el fenómeno social y. Selección de Gilles Deleuze. Jesús (1999).12 ideológica. especialmente exigible de quienes hacen del conocimiento. C. Caro. Bermejo Berros. Una nueva perspectiva de los sistemas vivos. Barcelona: Anagrama.(2001). 1991.(1997). Madrid: Universidad Complutense (no publicado). Henri (1934). De lo cual se deriva una responsabilidad indiscernible del comportamiento humano. Castoriadis. Fragmentos en H. -----. EPrint: http://ucm. Madrid. Capra. Henri (1986). 2000. Juan José del Solar.

J. 5. En La polémica de la posmodernidad. Contribuciones al constructivismo. Adiós a la razón. Trad. La nueva alianza. Estrategias de comunicación. La Méthode. 1999. F. En El ojo del observador. La investigación social de segundo orden. Introducción al pensamiento complejo. Trad. 2001. Walkerdine (comps. 1986. Alain (1987). Jean-François (1979). Curran. Varela. El árbol del conocimiento. Marcelo Pakman. Edgar (1977-2001). cast. Varela.Mª Rodríguez Magda y Mª Carmen África Vidal (eds. leur organization. Trad. Prigogine. Montolió Nicholson y R. 27-66. Jesús (1986). 1980. de Rivera.). Maturana. -----. Caos y orden. J. Rosch (1991). Nuevos avances en la investigación social. producción y consumo cultural de las políticas de identidad y el posmodernismo. Trad. 41-56. Les Idées. "El objeto imposible: hacia una sociología de lo sublime". E.) (1990). Sokal. Barcelona: Tusquets. 3. Antolín Rato. Trad. 1999. Roger (1992). 1974). En Y después del postmodernismo ¿qué? R. Madrid: Alianza. Finkielkraut. 1. P.). Tono Martínez (ed. Maturana. 1997. Poblete.): Stanford University Press. Feyerabend. del Castillo. 1998. 1984. C. París: Seuil. M. Barcelona: Orbis.). Rafael Alberto (2001). del italiano The Board of Trustees of the Leland Stanford Junior University. l’Humanité de l’humanité. 1985 (1ª ed. Dick (1987). leur vie. La vie de la Vie. Joaquín Jordá. 1991. “La ciencia y la vida cotidiana: la ontología de las explicaciones científicas”. (1970). Las ciencias . La posmodernidad (explicada a los niños). Barcelona: Gedisa. Barcelona: Paidós. Humberto (1990). Madrid: Tecnos. Fredric (1991). Trad. Trad. Morley y V. Madrid: Taurus.13 Escohotado. Rubí (Barcelona): Anthropos. Trad. El caos como generador de orden. Trad. ------. Alan y Jean Bricmont (1998).J. El fin de las certidumbres. Madrid: Trotta. M. 19982. 2. De cuerpo presente. José R. Leur habitat. D. 109-52.(1990). Antonio (1999). Barcelona: Ariel Comunicación. 1987. Paul K. Barcelona: Gedisa. Las bases biológicas del conocimiento humano. "Tiempo de postmodernidad". Rodríguez Magda. 22. Watzlawick y P. Madrid: Ediciones Libertarias. La condición postmoderna. (ed. 157-94. 4. Jameson. La connaissance de la Connaissance. Thompson y E. Francisco Hernán.). Trad. Pierre Jacomet. Informe sobre el saber. Lewin. Barcelona: Anthropos. Barcelona: Anagrama. Barcelona: Gedisa. neotribalismo y postpolítica". Joan Carles Guix Vilaplana. Francisco J. leurs moeurs. Hebdige. Suplementos Anthropos. Madrid: Cátedra. Trad. (1992). Ariel. Lyotard. Análisis. Madrid: Espasa Calpe. Trad. García Velarde. Metamorfosis de la ciencia. En Estudios culturales y comunicación. 1984.. ------. Juan Gabriel López Guix. "Transmodernidad. l’identité humaine. 19962. Ibáñez. Esquema de una teoría anarquista del conocimiento. Madrid: Debate. 1977. 1990. Enrique Lynch. 1995.(1984). Ibáñez. Barcelona: Paidós. Trad. Trad. Humberto y Francisco Varela (1984). Ilya e Isabelle Stengers (1979/86). La nature de la Nature. J. Complejidad. Pérez. E. Teoría de la postmodernidad. Ethical Know-How. 1987.(1986). Rosa Mª (1998). 1994. Krieg (comps. Morin. Contra el método. Stanford (Cal. La derrota del pensamiento. Cristóbal Piechocki. Imposturas intelectuales. Prigogine. Ilya (1996).

Carlos Gardini. “Conocer y dejar conocer: una teoría aplicada del conocimiento”. Edward O. Obras escogidas. Barcelona: Gedisa.14 cognitivas y la experiencia humana. Juandomènec Ros. Barcelona: Gedisa.). Jorge (1985).. Trad. Ideas sobre la complejidad del mundo. 89-93. La unidad del conocimiento. 1999. 122-37. Heinz (1979). -----. . 1991. Wilson. “Cibernética de la cibernética”. von Foerster. Consilience. Marcelo Pakman (ed. Trad. Barcelona: Galaxia Gutenberg/Círculo de Lectores. En ibid. 1992. (1998). Barcelona: Tusquets.(1982). Wagensberg. En Las semillas de la cibernética.