Está en la página 1de 2

RESEÑA 1 (Coates, Cronon

HERNÁNDEZ BARRETO.

Y

Descola)

por:

CAMILO

ANDRÉS

La relación entre la naturaleza y el ser humano se ha estudiado en todas las
disciplinas creadas por el ser humano para dar significado a la realidad. De
esta manera, Coates, Cronon y Descola exploran dicha relación desde la
historia cultural y ambiental para explicar cómo distintos grupos sociales han
construido ideas entorno al concepto “naturaleza” y cómo se piensa este
concepto desde el quehacer de quienes se dedican a estudiar estas relaciones
y a explicarlas.
Peter Coates analiza cómo se ha representado y entendido la naturaleza desde
la antigüedad en el mundo occidental, analizando factores ideológicos y
materiales que de una manera u otra han influenciado la manera como se ha
representado la naturaleza y el uso de estos recursos por parte del ser
humano. Uno de los aspectos más llamativos es que cuestiona la idea de que la
naturaleza posee un “estado natural” al cual se debe volver; y mediante
ejemplos de cómo se ha transformado el paisaje geográfico en Inglaterra
muestra que no existe tal condición.
Por su parte Cronon propone repensar el concepto de naturaleza teniendo en
cuenta críticas que autores posmodernos han hecho a los relatos construidos
para explicar la interacción con la del ser humano con la naturaleza. En ese
sentido al comparar dos narrativas similares con fuentes similares sobre un
mismo hecho (Dust Bowl de 1930) cada una de ellas llega a conclusiones
totalmente opuestas1. Con esto el autor invita a los historiadores del medio
ambiente a pensar la manera sobre cómo utilizan la narrativa para construir y
contar historias que dan cuenta de estas relaciones entre ser humano y
naturaleza. Si bien Cronon considera que las críticas a la narrativa son
importantes también considera que no ha dejado de ser la mejor manera de
explicar la historia y “el lugar del ser humano en la naturaleza” pues la teoría
literaria sigue siendo demasiado abstracta para ofrecer alternativas.
Por último el ensayo de Descola analiza la relación de una comunidad indígena
del Ecuador con su entorno. Desde una perspectiva antropológica no sólo
cuestiona la manera como los científicos sociales se acercan a la naturaleza o a
otros grupos humanos con teorías que no pueden dar cuenta
satisfactoriamente de estas relaciones. Así el autor considera que la relación
con la naturaleza no puede ser sólo entendida como apropiación y
transformación de recursos pues hay que tener en cuenta otras perspectivas
de relacionamiento en la cual la biosfera (o lo no-humano) se humaniza y hace

1

Al respecto vale la pena señalar que la comparación de la que parte Cronon para
hacer su reflexión es muy imprecisa. En primer lugar porque dice que ambos autores
utilizan
fuentes
similares
lo
cual
no
es
del
todo
cierto
(ver:
http://digitalcommons.unl.edu/cgi/viewcontent.cgi?
article=2914&context=greatplainsquarterly); y en segundo lugar porque en ningún
momento analiza dichas fuentes ni explica cómo estos autores las abordaron sino que
directamente cita las conclusiones de cada obra sin contextualizarlas debidamente.

. Finalmente lo que muestran las tres lecturas es que para explicar la relación entre naturaleza y ser humano es necesario ampliar el lenguaje y las perspectivas de análisis que en ocasiones contraponen la cultura a la naturaleza la cual no es más que una construcción y reflexión cultural sobre el espacio. Esto implica reconocer un estatus de “practica científica” a prácticas que usualmente se consideran animismo.parte de la comunidad.