Está en la página 1de 22
UNIVERSIDAD COMPLUTENSE DE MADRID MÁSTER OFICIAL EN COMUNICACIÓN SOCIAL FACULTAD CIENCIAS DE LA INFORMACION Transiciones

UNIVERSIDAD COMPLUTENSE DE MADRID

MÁSTER OFICIAL EN COMUNICACIÓN SOCIAL

FACULTAD CIENCIAS DE LA INFORMACION

Transiciones a la vida adulta. Construcción de las identidades

Memorias de clases

Prof. Dr. José Antonio Alcoceba

Sustentado por:

Lic. Julia Acosta Tineo

Madrid, España 2009 - 2010

Memorias de Clases Julia Acosta Tineo

INDICE

Página

1.

LA CONSTRUCCIÓN DISCURSIVA DE LA JUVENTUD: LO GENERAL Y LO PARTICULAR

.

.

03

AUTOR: JUAN CARLOS REVILLA CASTRO BAJO LA DIRECCIÓN DE: CONCEPCIÓN FERNÁNDEZ VILLANUEVA

 

2.

INTRODUCCIÓN INFORME JUVENTUD EN ESPAÑA 2000 .

 

.

.

.

.

06

AUTOR: MANUEL MARTIN SERRANO

 

3.

LAS TRANSICIONES JUVENILES Y LAS CONTRADICCIONES DE LA SOCIALIZACIÓN

.

.

08

AUTOR: MANUEL MARTIN SERRANO

 

4.

JUVENTUD EN IBEROAMÉRICA. TENDENCIAS Y URGENCIAS

.

.

.

.

10

BASADO INFORMES DE LA CEPAL Y OIJ

 

5.

INDICADORES SOCIALES EUROPEOS BÁSICOS DE LA JUVENTUD

.

.

.

.

11

AUTORES: ANDREU LÓPEZ BLASCO Y RENÉ BENDIT

 

6.

INFORME JUVENTUD EN ESPAÑA 2008

.

.

.

.

.

.

12

AUTORA: MARÍA JESÚS FUNES

 

7.

TRAYECTORIAS Y TRANSICIONES. ¿QUÉ RUMBOS?.

.

.

.

.

.

13

AUTOR: ENRIQUE GIL CALVO.

 

8.

EL CENTRO COMERCIAL: UN ESPACIO SIMBÓLICO URBANO MÁS ALLÁ DEL LUGAR COMÚN

.

15

AUTORA: INÉS CORNEJO PORTUGAL

Página 2

Memorias de Clases

Julia Acosta Tineo

1. LA CONSTRUCCIÓN DISCURSIVA DE LA JUVENTUD: LO GENERAL Y LO PARTICULAR.

AUTOR: JUAN CARLOS REVILLA CASTRO BAJO LA DIRECCIÓN DE: CONCEPCIÓN FERNÁNDEZ VILLANUEVA

Mitificación de lo juvenil y el hedonismo narcisista.

En la sociedad se enaltece la juventud, como la mejor época de la vida, donde se puede disfrutar de la toma de decisiones sin repercusiones mayores, y es el momento preciso donde se puede probar diferentes cosas manteniendo un espíritu abierto a las nuevas experiencias. Los adultos y mayores añoran estas épocas e intentan hacer una apropiación de los modelos de juventud de la sociedad, con el fin de reivindicar para sí mismo su espíritu libre y juvenil que da paso a un estado del espíritu y de la mentalidad relajada que tiende a caracterizar la sociedad joven.

Sin embargo, este pensamiento relajado y sin repercusiones da paso a una doble opinión del joven común, el cual según el estereotipo fijado por algunos adultos tiende a evocar su espontaneidad y a veces irracionalidad, donde con una actitud totalmente consumista y materialista solo tienen interés por los productos del mercado juvenil donde la valoración del placer va mas allá de un criterio moral. Es por ello que la sociedad lo califica de conformista y pone en duda su compromiso hacia las cosas.

Normalmente este periodo o transición, manifiesta una actitud despreocupada donde el joven no cumple con el papel que debe desempeñar una vez se vuelve adulto. En momentos así, es cuando la sociedad teme a los excesos hedonistas, a la falta de valores en la moral y al desinterés en lo público. Valores que debe tener un joven en su transición a la adultez y una vez la alcanza.

Es por ello que se desarrolla una doble vía de vinculación, donde al joven se le exige que tenga más responsabilidades pero al mismo se les niega la posibilidad de que las contraiga, por miedo a su rebeldía y a que se les consideran incapaces de tomar decisiones racionales, con un pensamiento adulto.

La juventud como producto histórico y/o social y como agente de cambio social

En el siglo XVII se hacía referencia a la juventud como la etapa de plenitud vital, anterior a la época adulta. Luego se define como el periodo vital de madurez física y dependencia material y afectiva. Antropológicamente se ha visto la juventud como esa transición entre la niñez y la vida adulta, producto de la sociedad en que vivimos, pues son un reflejo en los jóvenes y su manera de actuar y enfrentar las situaciones. Es por ello que se dice que como resultado de lo que sucede en una sociedad, los jóvenes no son culpables en su mayoría de sus acciones, sin embargo tampoco los absuelve de un todo, pues en muchos casos son sujetos necesitados de ayuda, protección o educación, pero que se niegan aceptar el estar bajo la subordinación de alguien más.

Página 3

Memorias de Clases

Julia Acosta Tineo

La sociedad debe darles espacio para integración de los jóvenes, permitiéndoles innovar la estructura social. Es por ello que los jóvenes muchas veces son transistores en una época, donde son tanto los reproductores sociales como los transformadores, convirtiéndose en sujetos históricos con entidad propia, que hacen influencia en diferentes ámbitos debido a su innovación.

La juventud en si no innova, pero (la mayoría) si tiene claridad en su papel social, recogiendo el

momento presente como lo existente, pues las cargas y la falta de experiencia del pasado lo ven como un sobrepeso que no les servirá de nada en el futuro, y su camino hacerse adultos.

Se les exige que cumplan con un papel innovador, pero que no de paso a el cuestionamiento

de si afecta o no la moral e integridad de la sociedad Es por ello que los jóvenes deben de crear

nuevas formas de solucionar las situaciones que se le presentan de cara a la nueva sociedad que se va desarrollando gracias a ellos. Tienen derecho a cambio, siempre y cuando sea positivo y congruente. Pues según sean los jóvenes del momento, serán los futuros adultos.

Diversidad juvenil: La subcultura y contestación juvenil

La juventud tiene sus propios esquemas y como colectivo tiene sus propias modas, lenguaje,

actividades y pensamientos, que los describen como grupos homogéneos en cuanto a las alternativas culturales. Esto es lo que lleva a tener micro sociedades distintas a la de los adultos, con estilos de vidas diferenciados por las actitudes y decisiones tomadas.

Esto conlleva a una unión entre ellos, fruto del tiempo que comparten y permiten traspasar la dependencia afectiva de los padres, hacia estos nuevos grupos subculturales, permitiendo el desarrollar y definir formas de sus personas basadas en sus actividades.

La actitud de los jóvenes se va a basar en una contestación a las actitudes y valores que se les

proponga en las instituciones de la sociedad adulta. Con ello muchas veces dan paso a una rebeldía o desagrado de estas estipulaciones lo cual conlleva a una alienación de la juventud frente a la sociedad. Resultando complicado pues a veces sostienen valores juveniles totalmente en desacuerdo con los de los adultos, por lo que el orden social dominante se ve afectado y es cuando a pesar de ser parte de una subordinación tiende a romper con esas

cadenas e ir en contra de las reglas.

La integración a la vida adulta, se ve influenciada por la pluralidad en los mundos juveniles,

donde se define el estilo de vida y consumismo. Es posible hablar de juventud como una unidad generacional donde se viven varias experiencias que engloban varios grupos de jóvenes

y su actitudes, cada uno representado por una diversidad de actitudes y cualidades

determinantes en la creación de su estilo propio a la hora de hacer el traspaso de juventud hacia adultez.

Página 4

Memorias de Clases

Julia Acosta Tineo

Juventud subordinada y discriminada como una transición hacia la vida adulta

La juventud frente a la adultez, se presenta como una relación de poder jerarquizada donde el joven es un subordinado del adulto, incapaz de tomar las decisiones concernientes a sí mismo por falta de madurez, por tanto no ha adquirido totalmente su independencia. En este momento el joven es incapaz de acceder a sus bienes con libre albedrio, estando en una posición de inferioridad con respecto a los adultos de su entorno, por tanto, no pueden ser representados como equivalente cuando es clara la diferencia entre el joven y el adulto que lo rodea.

La transición conlleva el tiempo que toma a un joven hacer el paso de la niñez a la toma de decisiones y donde progresivamente va adquiriendo responsabilidades productiva, conyugal, domestica y parental (no todos los casos) como adulto. Es por ello que la emancipación concluye cuando se cumplen estas condiciones y pasa a crear un ambiente independiente.

La juventud como paso de transición de la niñez a la adultez es una población que depende del adulto con el que convive, siendo subordinado bajo su mando y actuando dependiendo de las actitudes de los adultos con los que interactúa habitualmente. Estos adultos definen y determinan cuales son los márgenes, reglas y actitudes dentro de las cuales el joven se puede desarrollar y beneficiar. Para que esta cadena de subordinación acabe es necesario la independencia del joven, pasando a ser un adulto, para ellos es necesario adquirir independencia económica, formar un núcleo familiar propio independiente y tener potestad sobre sus recursos, al igual que sentido de administración de los mismos.

La búsqueda de la identidad

Las personas deben de integrar tanto su pasado (lo vivido) con sus expectativas futuras, de forma que pueda experimentar en una sociedad libre y que pueda encontrar su lugar en la sociedad. Es necesaria buscar su identidad pues al no tener definido quien es, se crea un mundo de incertidumbre, donde no se hace una fusión de quien era y en quien se convertirá y se mantiene (el joven) en un limbo social. Llega un momento preciso donde el niño se acerca al final de su periodo infantil y empieza a conocer su estatus de joven, accediendo a pautas subculturales que definirán sus actuaciones, ya sea a través de la música, la imagen y las actividades sociopolíticas donde se desarrolle y se sienta mas cómodo e identificado.

A lo largo del periodo juvenil, las personas van conociendo lo que representa ser adulto, por lo que empiezan a experimentar la toma de decisiones, y como las mismas tienen repercusión en su pasar por el mundo adulto. Sin embargo, aun cuando se llega a la adultez se sigue presenciando modificaciones y reelaboraciones de la personalidad y actitudes construidas en la juventud. Es necesario mientras, crear una identidad suficientemente duradera y fuerte como para ser tomada en cuenta en una sociedad.

Página 5

Memorias de Clases

Julia Acosta Tineo

2. INTRODUCCIÓN INFORME JUVENTUD EN ESPAÑA 2000

AUTOR: MANUEL MARTIN SERRANO

La juventud es una condición producida; a la que se quiere preparar para que la sociedad, en su conjunto, sea reproducida. Por consiguiente la juventud será una experiencia existencial vivida de maneras diferentes, en cada época, por las promociones juveniles que son, al tiempo, los sujetos y los objetos de esa identidad generacional. Cada generación de jóvenes varia a consecuencia de la sociedad y lo que viven, sus actividades y actitudes se ven condicionadas por las situaciones que se presentan.

Actualmente están cambiando la duración y los ritmos de la socialización. En muchas culturas, incluida la nuestra, se considera que el tránsito por la juventud abarca fundamentalmente, todas las etapas que van desde la heteronomía a la autonomía, la ocupación de un puesto en la sociedad. Lograr esa autonomía se ha convertido en una tarea cada vez más larga. Aparecen desfases de los modelos tradicionales de la juventud que ahora resulta demasiado larga. Hay ocupaciones, espacios, tiempos, actividades e identidades, que son para estar arraigados en la juventud. No sirven para pasar hacia ninguna otra condición existencial. La mayor relevancia que ha ido adquiriendo el estar en la juventud con respecto al pasar por ella, va transformando el significado que se le asigna a ese periodo de la existencia.

Cada vez más están cambiando los modos de ver la juventud y la manera en que deben actuar. Hay menos congruencia entre lo que deben hacer y lo que son realmente. Se está produciendo una redistribución de las funciones entre las principales instancias de socialización. Como se ve, las instituciones socializadoras suelen ser las mismas durante el transcurso de muchas generaciones. Pero en cambio las funciones que desempeñen cada una de ellas pueden variar mucho. Muestran cambios en el contenido, la duración y el peso que cada instancia asume en la socialización de las actuales generaciones juveniles.

El sistema laboral además de satisfacer funciones productivas tiene encomendadas otras reproductivas. Concretamente, proporcionar ocupación y rentas para que a medida que van llegando las nuevas generaciones juveniles, puedan incorporarse como otros miembros de la sociedad adulta. La vulnerabilidad laboral que tiene la juventud obedece a factores estructurales, los cuales siguen existiendo aunque se logre paliar sus efectos en los años de expansión económica. Actualmente, los puestos de trabajo que proporciona el sistema laboral durante la juventud, financian en mayor medida, la dependencia que la emancipación. El problema radica en que se viene posponiendo para después de la juventud, ese vínculo entre la dedicación en exclusiva al trabajo y la autonomía económica y residencial, por tanto se conforman con la oferta ofrecida sin ser exigentes.

El sistema educativo también está sirviendo para paliar alguna de las anomias que promueve el desempleo juvenil. La dedicación a los estudios, en ciertas edades y para algunos grupos de jóvenes, proporciona un sentido y un quehacer, mientras se esté con la expectativa de encontrar un trabajo que sea la ocupación exclusiva o principal. Por eso, cuando el mercado laboral se entreabre un poco más para la gente joven, tanto los chicos como las chicas

Página 6

Memorias de Clases

Julia Acosta Tineo

aprovechan la coyuntura y se salen antes de las aulas. El sistema educativo sigue siendo la principal institución que abre oportunidades de ascenso social a la gente joven, en contra de la determinación de clase. La incorporación de las personas jóvenes al sistema laboral sigue funcionando en la mayoría de los casos por cooptación; es decir, gracias a las familia.

La prolongación de la juventud contribuye poco a reducir las desigualdades sociales entre las personas jóvenes. Incluso las hace más acusadas. Ahora que la enseñanza reglada no tiene mucha capacidad para promover la movilidad social, la familia determina cada vez más la reproducción de las clases y de las posiciones sociales. Los orígenes familiares determinan más que cualquier otra característica juvenil, la duración de la escolaridad y el nivel de estudios reglados que la persona joven logrará alcanzar. La estabilidad material, emocional y axiológica de los hijos depende principalmente de las familias donde han nacido y se han criado las personas jóvenes. Hay un tránsito de la seguridad individual a la estabilidad social. Porque las personas joven que han adquirido en el seno de sus familias la capacidad de aceptarse a sí mismas y a las demás, es más probable que tengan aptitudes para la convivencia.

Las aptitudes para la convivencia de las próximas generaciones juveniles, van a depender en mucho, de la eficacia que logren en la satisfacción de las necesidades emocionales, relacionales y axiológicas de la juventud, otros modelos de familias que cada vez serán más frecuentes. Estos datos vienen a confirmar que la convivencia colectiva depende cada vez más, de los valores que se transmiten y de las normas que se establecen en las familias. En nuestra época la matriz del autoritarismo estaría en la impotencia más que en la prepotencia de los padres. Impotencia que se manifiesta cuando en el hogar familiar domina la anomia. Entendiendo por tal, la dificultad para proporcionar a los hijos e hijas unos criterios para desenvolverse en las condiciones reales de existencia, que sean al tiempo abiertos y estable

Los mismos rasgos autoritarios, sectarios y agresivos que predominan en la visión del mundo que se propone por las industrias audiovisuales, caracterizan a las personas jóvenes que a título individual y sobre todo en grupo, destrozan, agreden y coaccionan. Esa visión del mundo que predomina en la televisión, en los videojuegos y tal vez en algunas de las ventanas que la infancia y la juventud abren en internet, es gladiatoria: -la vida se describe como si fuese un circo donde supervive el más fuerte;- e insolidaria -cada cual debe preocuparse de sí mismo y de los suyos;- fatalista -todo está predeterminado y nada se puede hacer para cambiar las cosas;- mesiánica -quien quiera tener seguridad, debe ponerse en manos de poderosos, de caudillos-, mimética -hay que hacer lo que hacen todos y parecer a lo que parecen todos, para no ser excluido; instrumental -las creencias son tan fugaces como las modas; se trata de que sean compartidas hasta que otras igualmente efímeras vengan a desplazarlas; en ningún caso se presentan para ser asumidas.

La mayoría de los jóvenes tienen que construir su autoimagen recurriendo en exclusiva a las señas de identidad que les proporcionan sus pares. Comportamientos que indican que en las generaciones juveniles, la vida sexual ha dejado de estar condicionada por la convivencia en pareja.

Página 7

Memorias de Clases

Julia Acosta Tineo

3. LAS TRANSICIONES JUVENILES Y LAS CONTRADICCIONES DE LA SOCIALIZACIÓN

AUTOR: MANUEL MARTIN SERRANO

Martin Serrano establece 5 tesis con referencia a la transición de los jóvenes y una sexta pronosticando sobre el futuro de los jóvenes y el proceso de transición, pues Serrano considera que “A la persona joven se le viene concibiendo más bien como proyecto de un adulto que como realización de un estado juvenil”.

Esta visión de la juventud como una situación transitoria entre la infancia y la vida adulta, en la que ninguna persona debe quedarse, se ha quedado obsoleta. Serrano considera que los modelos de socialización que fueron vigentes para jóvenes generación educadas en sociedades industriales, están orientados a lograr la más rápida incorporación al sistema productivo y reproductivo de la juventud 1 . Sin embargo, opina que este modelo ha entrado en crisis, logrando así que la juventud de estos tiempos dure más en la estancia de la infancia.

Opina que algunas causas podrían ser el desajuste de los tiempos y ritmos vitales de la juventud, con respecto a los ritmos y los tiempos sociales, requeridos para la incorporación a la sociedad adulta, ya que la adolescencia se va adelantado, e incluso hacia la infancia, comportamientos y experiencias que antaño se vivían a partir de los dieciochos años, es por ello que se van desplazando las iniciaciones existenciales, complicando la inserción de los jóvenes en la vida adulta. El desajuste de ritmos entre la ontogénesis y la sociogénesis, rompe la continuidad entre la etapa de formación y la de inserción laboral, como era en generaciones anteriores donde el tránsito entre infancia y adultez, era más rápido.

Queda entre ambas, un periodo de la juventud cada vez más prolongado. Serrano también postula que el nuevo modelo de socialización de la juventud, está tratando de satisfacer al tiempo dos funciones: seguir preparando a la gente joven para que logre salir de la juventud, pero a un plazo más largo, al tiempo de socializar a la juventud para que entre tanto, permanezca en ella 2 . La socialización como tal es una práctica que va perdiendo unidad, retrasándose la interiorización de las representaciones sociales en las que se funda el consenso social.

Ahora aumenta la importancia que adquieren los iguales en la socialización, y disminuye el predicamento de las figuras que son portavoces del mundo adulto 3 . El papel que ahora asumen los “iguales” en la satisfacción de las demandas específicamente juveniles, es uno de los cambios que más distinguen a las actuales generaciones. Los iguales son los principales proveedores de participación social y de autoestima.

Lo esencial de la propia imagen juvenil, se modela y se asiste entre los 12 y 21 años. En esa época la única puerta que se le suele abrir para participar en el mundo adulto son los trabajos de medio tiempo o esporádicos.

1 Tesis #1

2 .Tesis #2

3 Padres, maestros

Página 8

Memorias de Clases

Julia Acosta Tineo

El hacerse adulto en muchos aspectos es una tarea que se ha disociado de ser joven, la realidad es que estaos socializando a las juventudes para la disociación. Se les tiene entretenidos hasta los 23 años y aun mas tarde en el trasiego de dos mundos distintos: el juvenil, donde se está y se es, y el de adulto, en donde aun no se es, y se quiere llegar a estar, por tanto Martin Serrano opina que el nuevo modelo de socialización de los jóvenes aun no funciona congruentemente.

No se dan condiciones materiales, ni el reconocimiento colectivo que son necesarios para que sea posible socializar a la juventud, en el ser y en el llegar a ser 4 . Es así como metidos en el medio adulto, aprenden que se hace y como se hace. Las ocupaciones distintivas tienen que ver con el estudio y/o con él trabaja, y/o tareas domesticas 5 . La vida que se vive en cuantos miembros de un grupo juvenil suele transcurrir en contextos de ocio durante los fines de semana. Cuenta el presente y nada el porvenir.

Funcionan estímulos que contribuyen a reforzar esa disociación entre el mundo adulto y el juvenil porque es económicamente rentable. La publicidad y la producción audiovisual destinada a la juventud en su mayoría se dirigen a ellas como si nunca fueran a salir de ese estado. La experiencia real inexistente deja un lugar para la experiencia virtual. Las personas jóvenes, incorporan los instrumentos informáticos-comunicativos, para su uso relacional. La disociación existencial que genera entre los jóvenes las nuevas pautas de socialización tiene como efecto un mayor número de jóvenes inseguros 6 , que consideran que el futuro es imprevisible, y que es mejor vivir día a día, de forma que manejan su ansiedad ante el futuro que no controlan.

La seguridad que provenía de la carencia de responsabilidades, desaparece hasta que en la adultez se consigue de nuevo debido a la experiencia entendida como el conocimiento que sirve para desenvolverse con las personas que presentan los mismos logros, competencia que se adquiere cuando se adquiere un trabajo estable, independencia económica y una familia propia, consiguiendo obligaciones consigo mismo.

El funcionamiento de la socialización está promoviendo el regreso a un sistema estamental- familiar de estratificación social. El sistema educativo pierde progresivamente la capacidad de promover la igualdad de oportunidades y en el sistema laboral, también se van limitando las oportunidades de ascenso social 7 , en cuanto la enseñanza va perdiendo su capacidad para promover la movilización social. Mientras los jóvenes dependen más de sus familias, que entonces desempeñan el papel principal en la estabilidad material, y asumen mayor responsabilidad con la estabilidad emocional y axiológica de los jóvenes. Son la seguridad y felicidad de estos jóvenes, sirviéndoles de válvula para relajar las tensiones ocasionadas por la falta de horizontes laborales y vitales.

4 Tesis #3

5 Cuando habitan en el mundo domestico, son mayormente espectadores o se ven a sí mismos, como comparsas o agentes secundarios de un texto reiterativo. Se recrean en lo que otros crean o pones, son por tanto deseantes.

6 Tesis #4

7 Tesis #5

Página 9

Memorias de Clases

Julia Acosta Tineo

De caras al futuro, la convivencia colectiva depende cada vez más, de las experiencias que viven, los valores que se transmiten y de las normas que establecen las familias. La viabilidad que llegue a tener este nuevo modelo de socialización dependerá principalmente de las capacidades que tengan las familias, para soportar el peso principal en la formación del niño en ciudadano 8 . Las aptitudes para la convivencia can a depender de la eficacia con que logren satisfacer necesidades emocionales, relacionales y axiológicas, en este nuevo modelo que se va desarrollando de familias más comprometidas con la transición a la vida adulta.

4. JUVENTUD EN IBEROAMÉRICA. TENDENCIAS Y URGENCIAS

BASADO INFORMES DE LA CEPAL Y OIJ

La región de Iberoamérica se encuentra en una segunda fase de transición demográfica: un leve incremento de la población joven y un descenso de su proporción dentro de la población total por motivo de mortalidad correspondiente en su mayoría a accidentes de tráfico, enfermedades de trasmisión sexual, embarazaos precoces y actos de violencia provocados o padecidos. La migración internacional de jóvenes, la movilidad entre países y al extranjero, se debe mayormente a emigración por motivos laborales, educativo, nupcial, emancipatorio o familiar. Los jóvenes iberoamericanos enfrentan graves problemas de deserción, rezago escolar y aprendizaje efectivo. Entre cada generación existen brechas notorias en logros educativos, donde las nuevas generaciones alcanzan mayor nivel educacional que las precedentes. La situación laboral de los jóvenes muestra un deterioro que se refleja en el aumento del desempleo, la concentración creciente del empleo juvenil en los sectores de baja productividad y la caída de los ingresos laborales de la juventud. Los jóvenes se benefician de la expansión del empleo en el sector terciario, lo que abrió grandes oportunidades, especialmente para las mujeres.

Las formas de participación de la juventud han cambiado debido algunas tendencias:

El descredito de las instituciones políticas

Las

prácticas

religiosas

y

deportivas

asociatividad

son

las

que

concentran

mayor

nivel

de

Temas que han logrado la sensibilidad de los jóvenes como los derechos humanos, la paz, la ecología, y las culturas etnias o pueblos ordinarios

El vinculo de los jóvenes con las nuevas tecnologías de la comunicación marca una diferencia cognitiva y perceptiva con respecto al mundo de los adultos

Los medios de comunicación, televisión y el uso creciente de redes virtuales como soporte de movilización juvenil

El anhelo de los jóvenes por aportar al bienestar social sin pasar por el sistema político

Este es un texto que a mi parecer carece de información y podría estar mejor documentado, pues aun cuando presenta datos específicos, no contiene ningún dato que lo respalde, por lo que carece de valor académico.

8 Tesis #6

Página 10

Memorias de Clases

Julia Acosta Tineo

5. INDICADORES SOCIALES EUROPEOS BÁSICOS DE LA JUVENTUD.

AUTORES: ANDREU LÓPEZ BLASCO Y RENÉ BENDIT

Europa se encuentra en una fase de cambio acelerado en los ámbitos económicos, sociales y políticos. La juventud, tanto si la miramos desde la perspectiva de las políticas de juventud, de bienestar o de servicios para la juventud está afectada enormemente por estos procesos. Tendencias similares pertenecientes a la unión europea y que generan problemas es la involución demográfica y el envejecimiento progresivo de su población.

Ambos fenómenos tendrán a mediano y largo plazo no solo enormes consecuencias económicas sino que también estructurales y sociales. Con ciertos indicadores sociales de la juventud se pretende evaluar las políticas de la juventud existente en cada región y/o país europeo.

Los efectos que la modernización científico-tecnológica de las economías europeas tiene sobre la prolongación y complejización de los procesos educativos y de formación profesional así como sobre el tardío ingreso de los jóvenes al mercado laboral.

Dichas consecuencias también se manifiestan en cuanto a la postergación de la emancipación económica de los jóvenes, de su independencia de las familias de origen, del momento en que forman una pareja estable o contraen matrimonio así como la edad en que las mujeres tienen su primer hijo.

Juventud es un constructo histórico, local y socio-estructural que se puede definir como un simple grupo de una determinada edad, o una fase de transición cuya característica principal es alcanzar la adultez, o fase de la vida con características propias.

A nivel de fuentes y estudios de la unión europea se pueden reconocer los estudios referidos al nivel de vida, calidad de vida, estudios sociales sobre condiciones de vida, desarrollo de sistemas de indicadores sociales, y finalmente enfoques metodológicos y fuentes de datos que para la construcción de informes sociales de juventud deberían se:

Los informes sobre condiciones de vida: que buscan reunir toda la información existente de tipo estadístico

Los informes sociales: referidos a determinados sectores de la sociedad (sectoriales), referidos a determinados problemas sociales analizables de manera transversal a los componentes sociales (funcionales), y comprehensivos, que se determinan en base al desarrollo social en una sociedad específica.

Los trabajos sobre indicadores, implementados experimentalmente que apuntan a desarrollar un sistema nacional de indicadores para describir y analizar el desarrollo social.

Página 11

Memorias de Clases

Julia Acosta Tineo

Los jóvenes en la segunda modernidad están obligados a los procesos de individualización, pues y ano son un resultado pasivo de sus antecedente y desigualdad social, sino que son fruto de su propia construcción. Implicando que pueden liberarse de muchas presiones sociales. Llevando a una forma de vida singular que conlleva también a la perdida de vinculación, sentido y anclaje. Su situación se puede definir en algunos factores estructurales:

Desarrollo demográfico

Marco legal que abarca ciudadanía y participación.

Desarrollo y diferenciación del sistema educativo y profesional.

Desarrollo económico y socio-cultural.

Establecer los condicionantes de las relaciones de desigualdad social y las formas de la nueva pobreza.

Nuevos

fenómenos

modernización.

de

desigualdad

social

como

resultado

de

los

procesos

de

Cambios en la familia y las relaciones intergeneracionales.

Valores y actitudes, en la participación de actividades institucionales.

Jóvenes en situaciones de riesgo.

6. INFORME JUVENTUD EN ESPAÑA 2008

AUTORA: MARÍA JESÚS FUNES

M. J. Funes considera que la sociedad actual no utiliza las pantallas solo para jugar, de hecho, posiblemente quienes dedican tiempos interminables a juegos de Internet tampoco estarían leyendo un libro en caso de no poseer un ordenador. En el texto hace un análisis comparativo entre jóvenes y adultos y el uso y aprovechamiento del ordenador e Internet, y así mismo, compara dependiendo del sexo, pues el uso de Internet en la población española está definido por el grupo de edad y por el género. El acceso es inmensamente mayor en los jóvenes que el grupo de adultos, están el acceso a Internet ligado a la formación adquirida, teniendo más auge el uso de Internet en el hogar, donde la navegación por la web y el correo electrónico los usos más comunes. La actividad predominante en Internet es la búsqueda de información, seguido por la lectura de noticias de actualidad, tanto entre jóvenes y adultos de ambos sexos.

La cantidad de tiempo de que disponen para el ocio y diversión entre los jóvenes no ha variado mucho, sin embargo se aprecia una diferencia llamativa en cuanto a la percepción subjetiva del mismo. Puede ser debido a que consideren que hay más oportunidades, o una mayor diversidad de ofertas. El perfil sociológico de quienes se muestran más insatisfechos año

Página 12

Memorias de Clases

Julia Acosta Tineo

quienes se encuentran un nivel educativo más alto. Sobre la distribución de los tiempo, los hombres tienden a salir más que las mujeres, tomándose en cuenta que salir casi o todos los fines de semana es una práctica regular, puede ser para un grupo determinado el tiempo más largo de la semana dedicado al ocio de manera continua, cumpliendo con el deseo de salir de la rutina, haciendo algo distinto de lo que hacen normalmente.

Los espacios donde se realizan las actividades de ocio determinan rasgos específicos sobre las mismas. Tanto como sobre los individuos. Los lugares estarán relacionados con las interacciones que se puedan establecer, incentivos o estímulos, estética y oportunidad de entretención y diversión. Y aun cuando la preferencia juvenil por las actividades fuera del hogar es dominante, las mayorías de las actividades son allí. Los jóvenes en el exterior crea lugares, que hasta ahora eran no lugares de acuerdo al autor Augé, como son el centro comercial y la calle. Pues son centros de consumo, y espacios de simulación. El comprador puede simular comprar algo, aunque al final no lo haga, simula grandes calles pero sin dificultades ni limites de una ciudad.

Estos espacios permiten la identificación de grupos e identidades colectivas. Donde se comunican y se encuentran con sus iguales distinguiéndose del resto. Adoptando la conducta que proponen los adultos adaptada a los objetivos sociales.

7. TRAYECTORIAS Y TRANSICIONES. ¿QUÉ RUMBOS?

AUTOR: ENRIQUE GIL CALVO.

Gil Calvo utiliza el concepto de juventud aludiendo a una categoría temporal, y así sea como clase de edad generación o etapa biográfica. Define la trayectoria como el itinerario completo que traza un joven dese que empieza a serlo, hasta que entra a la edad adulta, comprendiendo cada uno de los episodios consecutivos en que se descompone esta trayectoria: escolaridad, búsqueda empleo, inicio carrera laboral, noviazgo, emparejamiento, formación familia y conquista de la posición adulta.

Estableciendo una distinción entre trayecto como una estrategia y transición como si fueran tácticas. La trayectoria es el resultado último de la estrategia personal adoptada como hoja de ruta durante la juventud para planificar la construcción de un futuro adulto. Las transiciones juveniles son las tácticas esgrimidas a corto y medio plazo para tratar de alcanzar los objetivos estratégicos previamente adoptados, entendida como los cambios sucesivos transitorios que se suceden a lo largo de la trayectoria juvenil. Las transiciones y trayectorias ya no son lineales ahora son un rueda de tiempo circular estacionarias y autorreferentes.

Rasgos

En el periodo de la vieja sociedad industrial (1850-1950) los tiempos juveniles trazaban una trayectoria de clase que estaba predeterminada por la posición ocupada por la familia de origen, las clases burguesas aplazaban la emancipación de sus hijos, mientras las clases

Página 13

Memorias de Clases

Julia Acosta Tineo

subordinadas la juventud duraban poco tiempo, pues la inserción adulta se realizaba a edades tempranas.

Tras la segunda guerra mundial, la solidez de la estructura de clases se permeabilizo bastante, abriéndose un gran espacio en la movilidad social. Ello fue posible por el crecimiento de los salarios reales, que mejoro la situación de la clase obrera integrándola en la sociedad de consumo de masas, democratizando la educación académica garantizando la igualdad de oportunidades entre toda la juventud. Así fue como la trayectoria juvenil comenzó a emanciparse del origen de clase, pasando a ser autodeterminada por el esfuerzo personal de cada joven en función de su rendimiento académico.

La naciente sociedad postindustrial, comenzó a desestructurarse por efecto de movilidad geográfica (flujos migratorios) y la precariedad laboral, para fragmentarse y disolverse en una modernidad liquida. Esta estratificación presenta cuatro rasgos significativos:

1. Progresiva generalización del trabajo femenino en todos los sectores de la economía.

2. Gran visibilidad mediática, es la rápida aparición de estratos de inmigrantes recién llegado con empleo en el trabajo manual y los servicios personales

3. Desclasiamiento de los asalariados, rasgo políticamente decisivo lo que explica la paulatina decadencia de la izquierda

4. El fin o la crisis de la edad media, entendiéndose por ello la pérdida del poder adquisitivo como el prestigio y la influencia que sufrirían los altos rangos con la devaluación del capital social. debido a la creciente saturación de los canales de movilidad ascendente, dada la masificación de los estudios universitarios, lo que ha proporcionado un colapso de la meritocracia.

Es el fenómeno de los mileuristas 9 que solo acceden a empleos precarios de bajo poder adquisitivo, lo que no les deja emanciparse de sus familias de origen por miedo a perder su estatus social, sin embargo existen algunos casos de jóvenes que dejan los estudios para ingresar en el mercado laboral cuanto antes.

En la actualidad el destino de la trayectoria juvenil ya no puede garantizarse ni predecirse con suficiente certeza, pies las probabilidades de que se produzca un estatus familiar como el originario, o de que se cumplan los objetivos profesionales esperables del título alcanzado ha descendido notablemente. Antes se trabajaba en base a una guía lineal, hoy en día la juventud se dirige y apunta a varias áreas para ver cuál es la más probable. La trayectoria pierde su trascendencia ulterior, se hace inminente y se encierra en sí misma para caer en la autoreferencia circular, pudiendo prolongarse indefinidamente mediante el aplazamiento permanente de la emancipación familiar.

9 Tal como se les llama en España a los jóvenes de alta calificación académica

Página 14

Memorias de Clases

Julia Acosta Tineo

La desintegración de la temporalidad juvenil también h generado una nueva segregación, en la que separa una trayectorias de otras, en función de la identidad cultural, y otra segregación en las que diferencian unas transiciones de otras en función de las tendencias o estilos de vida.

La juventud global móvil es la que abandona su residencia de origen para iniciar trayectorias de largas distancias. La juventud global inmóvil es la que permanece en su residencia de origen orientada culturalmente por grupos de referencia global. La juventud local móvil es la que logra emanciparse en su medio social originario 10 , y la juventud local inmóvil es la que no logra emanciparse permaneciendo anclada en la dependencia familiar de origen.

En la sociedad industrial están segregadas en función de la estructura de clases. Posteriormente, con la igualdad de oportunidades se facilito la movilidad ascendente. Como resultado, las transiciones juveniles comenzaron asimilarse y homogeneizarse, para converger en un modelo común de cultura juvenil interclasista que se universalizo sin distinción.

Las transiciones juveniles ya no son transitivas y consecuentes, sino que han independizado unas de otras para hacerse autónomas y autosuficientes como si fueran experiencias intransferibles y autistas, ello explica que los signos de distinción y los estilos de vida con los que se las identifica y confunden hayan pasado a ser barreras de segregación diferencial. Las trayectorias han dejado de ser lineales para hacerse circulares dado que al estar solo determinadas por las coyunturales fuerzas del mercado se han convertido en un juego giratorio, que depende del azar, oscilando entre el alta y baja de la rueda de la fortuna.

8. EL CENTRO COMERCIAL: UN ESPACIO SIMBÓLICO URBANO MÁS ALLÁ DEL LUGAR COMÚN.

AUTORA: INÉS CORNEJO PORTUGAL

La autora intenta hacer una reflexión basada en escritos de varios autores estudiando el poder de los centros comerciales desde varias perspectivas, queriendo ejemplificar que la carga que tienen los centros comerciales no se refiere solamente a un espacio de uso común y singular sino que lleva consigo una carga mayor a la que a veces notamos. Los centros comerciales son los lugares en donde la estrategia de los poderosos es más vulnerable a las incursiones tácticas de los débiles, sin embargo, comprar permite a las mujeres cruzar la ambigua frontera donde pueden encontrar fuentes de empoderamiento en su lado de la estructura de valores impuestas por los patriarcados.

Fiske afirma que la producción es esencialmente proletaria y el consumo, burgués; sin embargo, la función de las cosas no sólo es satisfacer necesidades individuales, sino relacionar al individuo con el orden social. El consumo no es simplemente el punto final de la cadena de producción, sino un sistema de intercambio, un lenguaje con un sistema semiótico que preexiste al individuo. El consumo se convierte en una forma de usar al sistema de artículos

10 Hay que advertir que la emancipación juvenil depende de tres instituciones: la familia, el estado y el mercado.

Página 15

Memorias de Clases

Julia Acosta Tineo

que le da al consumidor cierto grado de control sobre significados posibles. Menciona que el consumo no necesariamente es evidencia del deseo de posesión de cosas en sí, sino un síntoma de la necesidad de la control, de autonomía cultural y de seguridad que el sistema económico le niega a la gente subordinada.

Brummett sostiene que los centros comerciales son instrumentos retóricos de la cultura capitalista, textos retóricos gigantes que hacen que la gente se convierta en el tipo de consumidores que fortalecen al capitalismo. Indica que ir a un centro comercial ofrece la posibilidad de rozarse con gente con la que uno normalmente no tendría contacto. Este acercamiento permite examinar lo que hacen, compran y hasta lo que dicen personas de otras clases sociales, de otras razas, de otras edades.

Para Morris, el centro comercial tiene una cualidad dual; por un lado, la estrategia del encanto, de la seducción y, por otro, el cambio, en muchos centros comerciales opera la estrategia de alternar sorpresa y confusión con familiaridad y armonía. Los centros comerciales son sitios con significado que los convierte en espacios de conflicto social, pero también son lugares del discurso de las mujeres sobre la memoria y la historia local. Es un estilo de vida, espacio que declara la disolución de las fronteras entre el espacio público y privado, entre el dominio público del trabajo y la esfera privada del placer. En los centros comerciales suburbanos lo importante no es necesariamente los objetos comprados, sino el sentido único de lugar.

Taylor afirma que en el siglo XX los efectos sociales de la alienación han sido contrarrestados en países selectos con una distribución de riqueza a gente ordinaria, circunstancia sin precedentes históricos. Siguiendo a Galbraith, el autor sugiere que Estados Unidos ha sido el principal creador de esta modernidad de consumo al hacer de los suburbios y sus ubicuos centros comerciales, el lugar moderno focal. Esta modernidad se define por una relación cercana y única entre la producción en masa y el consumo masivo.

En los malls, los latinoamericanos van de shopping, una de las palabras anglosajonas más comúnmente utilizadas en el hemisferio de habla hispana. Las mercancías importadas constituyen el atractivo, pues la gente no acudiría a admirar --y comprar-- bienes de consumo producidos localmente. A partir de los años setenta y hasta nuestros días, indica Bauer, los gobiernos descartan sin miramientos el modelo previo --consumo nacionalista-- y han vuelto a la práctica del siglo XIX del desarrollo tendiente a la exportación y a los mercados libres. Concluye Bauer, tenemos una cultura material híbrida, negociada, pero en la que los elementos importados son claramente predominantes.

De acuerdo con el estudio etnográfico realizado por Miller la compra no se concibe como un acto individualista o individualizante relacionado con la subjetividad del comprador. Más bien está dirigido principalmente hacia dos formas de otredad: la primera expresa una relación entre el comprador y otro individuo particular, como un hijo o compañero, ya sea presente en el hogar, deseado o imaginario; la segunda es una relación con una meta más general que trasciende cualquier utilidad inmediata y se concibe mejor como cosmológica, por el hecho de

Página 16

Memorias de Clases

Julia Acosta Tineo

que no asume la forma de sujeto ni de objeto, sino de los valores a los cuales desea dedicarse la gente.

Miller propone su teoría de las compras asociadas a la meta del sacrificio:

1. Discurso del exceso, una visión del consumo trasgresor y destructivo;

2. Trasformación del gasto en ahorro, devoción hacia la deidad; y

3. Regreso del ritual a las relaciones profanas del amor y el orden social, el sacrificio de las compras como mecanismo ritual para constituir las relaciones.

Para Rifkin, en esta nueva era, la era del acceso los mercados dejan lugar a las redes, Durante siglos, continúa Rifkin, la plaza pública se ha considerado un bien cultural común, un espacio abierto donde la gente se reunía, se comunicaba, compartía su experiencia y se involucraba en diversos intercambios culturales, La principal actividad ha sido la creación y preservación del capital social, no el mercantil. Todos convenían en que era el lugar donde la cultura, en todas sus formas, crecía y se reproducía. Ahora, en menos de treinta años, la plaza pública --el lugar de encuentro de la cultura-- no ha hecho sino desaparecer. En nuestros días, las actividades culturales que antes tenían lugar en la plaza pública se han recluido en centros comerciales cerrados, convirtiéndose en una mercancía a la venta, en donde la cultura existe en forma de experiencia mercantilizada.

Estudios de mercado identifican distintas clases de clientes y de experiencias al hacer sus compras: a) los conseguidores: consumidores tradicionales, trabajan duro, materialistas, alto nivel educativo, líderes en la compra de productos de lujo; b) los emuladores: consumidores conspicuos, jóvenes, conscientes de su estatus; c) los sufridores: pobres que luchan por ascender, y d) los socios: compradores de clase media, conservadores, ingreso bajo o medio La diferencia más importante, por supuesto, es que los centros comerciales son una propiedad privada con sus propias reglas de acceso. Aunque sus paseos, bancos y árboles les den una apariencia de espacio público, no lo son. La actividad cultural que se desarrolla en ellos no es nunca un fin en sí mismo, es instrumental con respecto a su principal objetivo: la mercantilización de experiencias de vida a través de la compra de bienes y entretenimiento.

Para Hiernaux, las funciones lúdicas pueden regresar a los centros comerciales, bajo la forma de actividades de paga, pero que no se remiten sólo a la compra de objetos sino de servicios. La presencia de cines, cibercafés, salas de juegos electrónicos, cafés, salones de té o espacios de comida rápida, entre otros, han provocado un reforzamiento de la función de socialización de los individuos. La recuperación de los centros de las ciudades o de espacios degradados, antes de uso industrial, aliada al deseo de ciudad propio de cierto tipo de clase media, induce una recuperación o nueva construcción adecuada de espacios comerciales-recreativos de gran éxito.

El término hiperrealidad se asocia con la concreción física de una simulación, ya sea referida a una fantasía o a otra realidad. Es también un tipo de relación objeto-sujeto (o espacio-sujeto)

Página 17

Memorias de Clases

Julia Acosta Tineo

en la cual se ve involucrada la satisfacción del individuo, así como su credibilidad con respecto al objeto mismo. La hiperrealidad se halla en la frontera entre la realidad y la ficción, y por tanto, lleva a la confusión entre ambas. Una de las características de la hiperrealidad es que el individuo o la sociedad terminan por aceptar dicho objeto o espacio como una realidad; se borran las fronteras con lo imaginario. Para López Levi, un centro comercial es un conjunto arquitectónico que rebasa las fronteras de la realidad e incorpora elementos provenientes de la imaginación y los deseos. Es un paisaje organizado para promover la fantasía y el placer. Firma que el centro comercial es la construcción de un mundo alternativo y totalmente controlado por la lógica del consumo y los inversionistas. Los centros comerciales como espacios de manipulación o creación de necesidades superfluas no facilitan, ni apoyan el desarrollo creativo de una persona (o sociedad) y sin ello no tiene sentido ser un individuo, es decir, un ente separado de los demás.

Ramírez Kuyri dice que los centros comerciales son espacios privados de uso colectivo, de carácter semipúblico que, además de trazar a través del tiempo las fronteras de la modernización, han impulsado el desarrollo de relaciones socioculturales asociadas al consumo. Los procesos que dan sentido a estos lugares de consumo se explican por la manera como éstos se incorporan a la organización del espacio social y por el significado que han adquirido a lo largo del tiempo como escenarios de interacción para las poblaciones que los legitiman socialmente El tema de los centros comerciales está asociado a tres aspectos interrelacionados, inscritos en procesos sociales, que han transformado el entorno urbano de las ciudades:

1. la circulación de mercancías y el flujo mismo de significados dentro de la estructura de mercado, y el consumo mismo como elemento de diferenciación sociocultural;

2. el surgimiento y desarrollo de conceptos arquitectónicos que articulados a esquemas comerciales han modificado, en distintos momentos y en contextos específicos, la fisonomía de la ciudad, pasando a formar parte de la experiencia urbana de sus habitantes; y

3. las formas de vida de los usuarios y consumidores, así como con los vínculos existentes entre estos lugares de consumo y la gente que los usa.

Entonces, los centros comerciales son sitios donde se recrea y transita “la moda como ciclo de consagración muy corto” que, mediante la “magia de la firma”, se valora, se expresa y se redefine continuamente en los escenarios del consumo. En el curso del tiempo se han transformado en lugares de interacción social significativos para quienes los usan y legitiman socialmente, vinculándose a las formas de vida e influyendo en los gustos de las diversas poblaciones que concurren a ellos. Los macrocentros comerciales son espacios privados de uso colectivo, que influyen en el desarrollo de conductas culturales asociadas al consumo, transcienden límites político-administrativos y trazan límites socioculturales. Al incorporarse al entorno urbano, satisfacen necesidades de consumo ya existentes e impulsan el surgimiento

Página 18

Memorias de Clases

Julia Acosta Tineo

de otras nuevas, acordes con los estilos de vida e intereses de las poblaciones que convocan.

Para Medina, el centro comercial es un espacio encerrado sobre sí mismo que no corresponde

a la idea de la calle urbana, ni a su fluir, ni a la concentración vital y social de la plaza por su alejamiento de la trama y del centro de la ciudad.

El centro comercial es un territorio que se independiza de las tradiciones urbanas de su entorno histórico; no se acomoda a la ciudad, sino ésta se acomoda a su presencia. El mall no es el nuevo centro de la ciudad, a la manera de las urbes tradicionales, sino uno de los nuevos centros de la gran ciudad, representa las nuevas costumbres urbanas. En la mayoría de las nuevas ciudades, el centro comercial es el punto central del territorio, el lugar más concurrido

y significativo en el plano mental que el habitante se ha hecho de la localidad en donde vive, es

el mercado y el ágora de las ciudades actuales: es el espacio central de cohesión social; es el espacio significante donde se fusionan el mercado y las actividades de relación. El centro comercial es un espacio social privatizado que en su consolidación como nuevo territorio refleja una crisis del espacio público donde es difícil construir sentidos. Medina señala que los

centros comerciales son espacios restringidos donde operan procesos sutiles de segregación o de exclusión.

Para Caprón los lugares comerciales son lugares de intercambio tanto social y cultural como mercantil. Constituyen lugares de intermediación en la relación público/privado. La ciudad está compuesta por espacios de estatus variados, a veces mal definidos, donde los usos públicos y privados se entremezclan estrechamente. El comercio, como espacio público (o semi-público), representa entonces un elemento esencial de la identidad urbana. El comercio, como lugar de intercambio, es un lugar ideal para estudiar la urbanidad, cuando los procesos de globalización de las economías y de crecimiento descontrolado de las ciudades ponen en cuestión tanto la calidad de la vida urbana y de los lazos sociales como las identidades

Ariovich, Parysow y Varela consideran que los jóvenes se relacionan con el centro comercial como seres capaces de elegir. Rechazando el término no lugares de Marc Augé respecto del centro comercial, puesto que éste se encuentra lejos de ser vivido como un ámbito impersonal, anónimo y ajeno, los autores describen cómo los jóvenes se apropian del centro comercial como centro de diversión. Reconocerse como poseedor de un gusto identificado con un cierto estilo implica incluirse en un sistema de diferencias jerarquizadas; uno define su gusto y lo valora en oposición a los gustos de los demás. Así, en el shopping los jóvenes aprenden a utilizar las marcas como base de un sistema de clasificación de las personas.

Para Sarlo el shopping presenta el espejo de una crisis del espacio público donde es difícil construir sentidos, pero el espejo devuelve una imagen en la que fluye un torrente de significantes. El shopping center es un simulacro de ciudad, de servicios en miniatura, donde todos los extremos de lo urbano han sido liquidados, como la intemperie, los ruidos, el claroscuro, la gran escala, los monumentos o los escritos. El shopping propone su cápsula especial acondicionada por la estética del mercado, donde es posible realizar todas las actividades reproductivas de la vida: se come, se bebe, se descansa, se consumen símbolos y

Página 19

Memorias de Clases

Julia Acosta Tineo

mercancías según instrucciones no escritas pero absolutamente claras. En el shopping no sólo se anula el sentido de orientación interna sino que desaparece por completo la geografía urbana. La ciudad no existe para el shopping, que ha sido construido para reemplazar a la ciudad.

El shopping produce una cultura extraterritorial de la que nadie puede sentirse excluido, incluso los que menos consumen se manejan perfectamente en el shopping e inventan algunos usos no previstos. De especial fascinación para los jóvenes, el shopping center, espacio sin referencias urbanas, está repleto de referencias neoculturales. En ciudades que se fracturan y se desintegran, este refugio antiatómico es perfectamente adecuado al tono de una época. Donde las instituciones y la esfera pública ya no pueden construir hitos que se piensen eternos, se erige un monumento que está basado precisamente en la velocidad del flujo mercantil.

Molina retorna al enfoque de Thompson, a través de las vitrinas:

la producción y transmisión de las formas simbólicas.

Construcción de los mensajes

Recepción y apropiación de los mensajes

Según Molina, ir a vitrinear es el consumo simbólico, visual no material, que se da al mirar aparadores, recorrer las calles, ver qué se encuentra. Las vitrinas son elementos mediadores, pantallas donde el receptor busca el reflejo de su propia imagen. En este sentido, los contenedores de los aparadores son lugares y no-lugares, pues son espacios de identidad compartida aunque se dé efímeramente, espacios donde se establecen relaciones contractuales pero no identidades constituidas históricamente sino de manera adscriptiva. Estas vitrinas son grandes pantallas en las que el receptor puede buscar el reflejo de su imagen, o bien, buscar un estereotipo que posteriormente pueda retomar en su vida cotidiana o en una fecha especial.

Monnet afirma el comercio es significativo de las modalidades de relación social en la ciudad porque es uno de los elementos regulatorios de las relaciones entre lo público y lo privado. El autor propone considerar lo público/privado no como coincidente con lo político/económico sino como materialización de lo compartido/reservado o de lo social/íntimo. La ciudad podría entenderse como una concretización de lo público, no como mera casualidad de un espacio abierto a cualquier paseante, como suele ocurrir en el campo o en el monte, sino como manifestación del orden social, de una voluntad/manera de vivir juntos. Se trata de entender el espacio público como un instrumento producto del intercambio fundador del vínculo social. Monnet concluye que en los shopping centers prevalece la presencia de lo público en un espacio privado.

Funcionalidad, lugar público, zona de tránsito y paseo, son conceptos tomados en cuenta para crear el ambiente en una ciudad-centro comercial, aseveran los urbanistas mexicanos Antún y

Página 20

Memorias de Clases

Julia Acosta Tineo

Muñoz. Ofrece al consumidor un lugar privilegiado y seleccionado para realizar compras o satisfacer necesidades recreativas y sociales. Al parecer, los centros comerciales, atractivos y agradables, invitan no sólo a la compra sino también a un paseo recreativo y social en un nuevo espacio urbano. Muñoz indica que en el centro comercial se transforma la satisfacción de las necesidades de consumo, a comprar con un supuesto estilo de vida, en donde los productos podrían ser signos de consumo. Como variable estratégica para el desarrollo económico, que los grandes centros comerciales están localizados cerca de las mayores intersecciones viales, a lo largo de las principales arterias de transporte de la ciudad.

Para el arquitecto estadounidense Rubenstein, los conjuntos comerciales para peatones se han transformado en parte importantes del proceso de revitalización de las zonas comerciales del centro de las ciudades. Son la respuesta a múltiples necesidades, entre ellas: renovar las zonas comerciales del centro de las ciudades para que puedan competir con los centros comerciales de los suburbios, crear una nueva imagen de la ciudad, aumentar las ventas al menudeo, afianzar el valor de las propiedades urbanas y promover nuevos intereses entre los inversionistas.

Los centros comerciales han tenido gran aceptación por parte del público, y se han posicionado en la mente del consumidor como lugares por excelencia para ir de compras y entretenerse, afirman las administradoras mexicanas Marcuschamer y Ulloa. Además de ser un negocio integral, los centros comerciales se han convertido en lugares de reunión social y familiar, ya que brindan al consumidor un ambiente seguro para ir de compras, comer, divertirse y entretenerse.

Zurita considera que los centros comerciales comprenden comercios y servicios que se hallan en el centro tradicional de cualquier ciudad, pero eliminan todo aquello que no sirva para el cumplimiento de su función; es decir, sin calles que cruzan, sin viviendas, sin coches circulando, sin dificultades de estacionamiento, y sin ningún otro problema que obstruya a los concurrentes la sensación de bienestar y seguridad. Respecto a la clasificación de los centros comerciales se mencionan:

Vecinal o de barrio, que satisfacen necesidades básicas de productos de primera necesidad.

Local o de comunidad, que incluye una tienda de departamentos de tamaño medio o una tienda de autoservicio.

Regional, con dos tiendas de departamentos o ancla que pueden ser de autoservicio.

Súper-regional, que cuenta con tres o más tiendas de departamentos completos y gran número de tiendas especializadas, servicios y amenidades, fácil accesibilidad.

Para Blanco y Dillingham la plaza constituye el tradicional centro o foro cívico, social, religioso

Página 21

Memorias de Clases

Julia Acosta Tineo

y económico de la comunidad. Identifica tras tipo de plazas en el contexto urbano: la plaza mayor o zocalo, la del barrio o distrito. En la plaza central distingue cinco variantes: plazas con relación de lado a lado, contraesquina, dos o más plazas cercanas con relación independiente, plazas a lo largo de la calle y plazas desarrolladas para conformar una macroplaza.

Para Blanco y Dillingham, las plazas no sólo son una forma física o arquitectónica, sino la superposición de tres elementos: el espacio físico, las actividades humanas que en ellos se realizan y su significado cultural. El carácter de la plaza no puede desvincularse de sus habitantes o usuarios, pues más que un muestrario de funciones o rituales sociales, las plazas son lugares de la gente, símbolo y centro de la vida urbana, cívica y social. Los usuarios de las plazas pueden dividirse en tres grupos: los que van a pasar su tiempo libre o ratos de ocio; los transeúntes o gente que va de paso y los trabajadores. El uso de la plaza se restringe al segmento de población que vive, trabaja y compra en el centro, aunado a los turistas. Los grandes centros comerciales han hurtado a muchas ciudades parte de su vida comercial y social, pero la plaza, viejo espacio público del siglo XVI, símbolo cultural colectivo en su naturaleza y origen, sigue siendo simbólicamente importante.

Dice Müller construyendo un centro comercial se aumenta el valor de los terrenos adyacentes, que también pertenecen a la empresa urbanizadora. Hay que preguntarse si los centros comerciales son resultado del desarrollo o si el desarrollo es resultado de los centros comerciales. Para Müller, es necesario alejarse de la idea del centro comercial como templo lujoso de compras puesto que su concepto se ha vuelto más "democrático". Con la transformación de una "máquina de consumo" en un substituto multifuncional del centro urbano histórico, el centro comercial deja participar a los estratos bajos en su mundo mágico. Menciona que el concepto del centro comercial como espacio "de elite" se substituye cada día más por la idea de espacio sin clases sociales. El centro comercial y recreacional, concluye Müller, es una utopía urbana: una ciudad ideal, en la cual no hay problemas ni crímenes.

Página 22