Está en la página 1de 3

Cronicas de la conquista

¿Que son:?
Son lo que escribieron los propios protagonistas de las conquistas; pueden destacarse
estadísticamente, pues sólo son diecinueve las que cumplen esta condición. Son, por
consiguiente, vivencias informativas, formas de relación constantes --no instantáneas--
capaces de desencadenar la respuesta de la persona ante la situación, que al
expresar creadoramente lo visto y lo vivido, origina una poderosa corriente de
informatividad, cuyo significado --mediante el análisis de su estructura peculiar-- sólo
resulta primariamente de estructura configuradora: la verdad de lo visto y vivido, en
contraposición a la simultánea prevalencia literaria de los libros de caballerías, tenidos
como historias mentirosas; la idea de la fama y del servicio, en contraste con el interés
personal; y, por último, la instancia exaltativa bajo el realismo correctivo de los mismos
hechos que se describen.

¿Como se conocieron?
La primera nota significativa que destaca en las crónicas escritas por los
conquistadores, es que, con sus notas y descripciones sobre la realidad, produce el
conocimiento real, despejando de ese modo la imagen intelectual mítica6 que de
América se iba forjando en la Europa del Renacimiento, como por ejemplo ocurre en la
escuela de Saint-Dié, del duque Renato de Lorena7. La objetivación plena de América
pertenece al conquistador, al realismo descriptivo de sus crónicas y relatos: su fuerte
empeño en torno a la verdad era la que hacía desaparecer poco a poco la idea de
terra incognita para, por el contrario, afirmar cada vez más la realidad de lo visto y
vivido. Tampoco puede olvidarse que el comienzo de la conquista, corre paralelo con
el surgimiento de corrientes de critica política --las Comunidades de Castilla8-- que
representan la última posibilidad del diálogo medieval, ante la aparición de la autoridad
incontestable del Estado moderno.

¿Que dieron a conocer?


Dieron a conocer una alternativa a la Ética Autoritaria, que fue la Ética Humanística,
anticipándose a las ideas de la Ilustración --especialmente la fe en la ciencia-- y
haciendo que el hombre confiase en su propia razón como guía para el
establecimiento de normas éticas válidas para la convivencia9. Se trata de la aparición
de una alternativa en la conquista de América, consistente en el hecho de la
afirmación de que la razón humana, y sólo ella, puede elaborar normas éticas,
demostrando así la capacidad del hombre para discernir, hacer juicios de valor y
reflexionar sobre la acción misma. La Ética Humanista --que acepta y acata la
autoridad racional-- es antropocéntrica, no como en el mundo clásico, en el sentido de
que el hombre sea el centro del universo, sino en el de que sus juicios de valor --así
como todos sus otros juicios y percepciones-- radican en las peculiaridades de su
existencia y sólo poseen significado en relación con ella.

Condición básica de la conquista:


En este sentido, sin duda, una condición básica de la conquista, fue la de influir de un
modo peculiar sobre el prototipo humano que la caracteriza, sin trascenderlo, sino
irradiando de él todo su riquísimo contenido humanístico. Existe, pues, una actitud
existencial, muy cercana a la experiencia misma, del que deriva el protagonismo de los
hechos. Su pleno despliegue se produce en las crónicas, relatos y escritos de los
protagonistas e la conquista, en parte como consecuencia de su propia integración en
los hechos como actores y testigos, en parte como escritores que se encuentran
formando parte de una tradición realista, de verismo, en la que, culturalmente, se
hallaban inmersos10.

Algunas Crónicas y sus Autores


Los escritores de la conquista y descubrimiento de América son los llamados
''cronistas'', que fueron desde sacerdotes, soldados e indios, te los nombro ahora:

Cronicas y cronistas:
1.- De 1493 es el documento en que se cita por primera vez una Carta, hoy perdida,
escrita por el probablemente genovés Cristóbal Colón (¿1451?-1506), que habla de
"las islas" descubiertas el 12 de Octubre de 1492. Es el primer escrito sobre el Nuevo
Mundo.
A finales del siglo XIX, apareció, en el catálogo de un librero francés, lo que hoy se
considera primera edición impresa de la Carta, acaso en Barcelona, 1493. Se
conserva en Nueva York.
Describe someramente los territorios descubiertos, la "gente de muy lindo
acatamiento" y promete a los reyes de España "oro sin cuento".
Hacia 1500-1501, Cristóbal Colón recopilaba y anotaba una colección de textos
bíblicos que nos indican cómo se sintió elegido para cumplir un destino histórico. Esta
visión mesiánica se ha publicado como Libro de las Profecías.

2.- Desde la Península Ibérica, un cronista italiano, Pedro Mártir de Anglería (1457-
1526), reelaboraba la materia americana bajo el título de De orbe novo decades octo
(Sevilla, 1511), redactadas desde 1501. En ellas ofrecía la visión del indio como buen
salvaje, idea que conduciría a una polémica indigenista.

3.- Una visión de primera mano la obtendremos en las cinco Cartas de relación del
conquistador extremeño Hernán Cortés (1485-1547), escritas entre 1519 y 1526. Son
informes enviados al Emperador para dar cuenta, muy por extenso, de los sucesos
que observa y vive, ya que se considera bajo sus órdenes.
Nota sus desavenencias con Diego Velázquez y pinta la crueldad que usan los indios
entre sí, sin silenciar los sacrificios humanos. Hernán Cortés busca una justificación de
la conquista y de su propia actitud ante sus superiores y ante la historia.
La Primera relación o Carta de Veracruz (1519) narra dos expediciones anteriores a la
de Cortés, hasta su ruptura con Diego Velázquez. La Segunda relación, la marcha por
México hasta entrar en Tenochtitlán. La toma de Tenochtitlán, captura de Cauthémoc
e intento de dominio sobre México ocupa la Tercera Relación. En la Cuarta Relación
(1524) expone los problemas financieros subyacentes a la conquista, y en la Quinta
Relación (1526), la expedición a Honduras y nueva justificación de sus actos.

4.- Otro testigo directo de la conquista de América fue el madrileño Gonzalo


Fernández de Oviedo (1478-1557), cronista de Indias, que señaló la naturaleza
degenerada de los indígenas, enfrentándose a sus primeros defensores. Su vida
recoge testimonios de la guerra de Granada o de la prisión de Francisco I. Su obra
americanista queda en el Sumario de la natural historia de las Indias (1526) y en la
Historia general y natural de las Indias (Sevilla, 1535).

5.- El sevillano fray Bartolomé de las Casas (1474-1566) se convirtió en defensor de


los indios, frente a los abusos del colonialismo, desde su llegada a América en 1502.
Cruzó numerosas veces el Atlántico y participó en las Leyes nuevas (1542). Se le
reprochó haber impulsado la leyenda negra.
Su Brevísima relación de la destruición de las Indias (1542) se imprimió, junto a otros
tratados, en 1552. Informa de los delitos cometidos en diferentes provincias -una en
cada capítulo- por los gobernadores españoles.
Escribió una Historia de Indias, inédita hasta 1875.

6.- Nunca visitó América el soriano Francisco López de Gómara (1511-1565), pero la
información que, personalmente, le facilitó Hernán Cortés le permitió publicar una
Historia general de las Indias y conquista de México (1552), plagada de alabanzas a
este conquistador y prohibida por el Consejo de Indias.

7.- Debió ser andaluz Álvar Núñez Cabeza de Vaca (1507-1559). En Zamora publicó
su Relación (...) de lo acaecido en las Indias... (1542), que se reelaboraría como
Naufragios de Álvar Núñez Cabeza de Vaca y Comentarios del mismo Núñez,
adelantado y gobernador de la provincia del Río de la Plata (Valladolid, 1555).
Narra en los Comentarios su expedición de 1527-1537 al Norte de México, más allá de
Florida. Justifica su actitud frente a la de Panfilo de Narváez. Los Comentarios tratan
una segunda expedición, en 1540, hasta el Río de la Plata. Con ellos valoramos sus
noticias sobre los indios americanos, flora, fauna, etc., y su abierta admiración por
Julio César.

8.- Entre los soldados más brillantes de Hernán Cortés destaca el vallisoletano Bernal
Díaz del Castillo (1495-1584), autor de una Historia verdadera de la conquista de la
Nueva España.
Redactada en torno a 1555 -inédita hasta 1632-, su autor refleja la vivencia directa de
episodios narrados también por Cortés. Lector de las primeras crónicas de Indias,
tiene una doble perspectiva de los hechos, que le permite citar expresamente a López
de Gómara para denunciar su visión. Refleja, además, lecturas de romances y libros
de caballerías, con las que contrasta la realidad que vive.

9.- Entre 1547 y 1569 debió redactar Fray Bernardino de Sahagún (1500-1590) su
Historia general de las cosas de Nueva España, inédita, por perdida, hasta 1829.
Lo que hace extraordinaria esta obra es la capacidad de su autor para comprender la
cultura azteca, aprendiendo sus jeroglíficos, referencias astrológicas, teología,
agüeros, e incluso su lengua.

10.-. “La Araucana", de Alonso de Ercilla (hacia 1560), sobre la conquista de Chile, e
inicios de la Guerra de Arauco,...