Está en la página 1de 11

EL DÍA DEL FIN DE LAS COSAS

... ¿Y como podríais castigar a aquellos cuyo remordimiento es ya mayor que su delito?
A veces la gente se hace preguntas, y a veces la gente espera una respuesta, sin
embargo no siempre es agradable descubrir la verdad.
Una luz tenue se esparcía por la habitación, luz de luna, cuarto menguante. El televisor
yacía en el suelo sintonizado en un canal muerto. Una respiración profunda y entristecida por
el tiempo situaba a un hombre en la estancia, el débil e incandescente brillo del cigarro lo
delataba. Estaba sentado en un viejo sillón de cuero, con la vista perdida en algún punto del
exterior. Con su mano derecha hacía tintinear los cubitos de hielo en un vaso de whisky, con
la otra daba cortas caladas a su cigarro.
- Abel.- susurró el hombre, y una lágrima recorrió su rostro - Perdóname.
El hombre se incorporó y se dirigió hacia la ventana. La ciudad disfrutaba de su vida
nocturna, pero esa noche era distinta, había esperado hasta el último momento. Tenía que
saber la verdad, no podía soportar un día más sin saberlo, pero no podía preguntárselo a Dios,
hacía mucho tiempo que ya no le hablaba. No, no iría al cielo, iría al infierno, tal vez el
Demonio supiese la respuesta. El infierno era su única esperanza.
-¿Por qué lo hiciste? - susurró al aire - De todos los castigos posibles elegiste el más
adecuado.
El hombre soltó una sonora carcajada, aunque más parecía un alarido o el llanto de
un loco.
- Tenías que haberme visto la primera vez que me intenté suicidar.- dijo sonriendo, a
pesar de que no le hacía gracia - Fue hace ya 9000 años, me tiré desde el edificio más alto de
Çatalhöyük, si a eso se le podía llamar edificio, y, por supuesto, no tan alto como los de
ahora. Ya me había cansado del mundo y decidí despedirme de él. Ni te imaginas la ilusión
que tenía, ¡qué crees que pensé cuando comprobé que eso también me lo habías negado!gritó, golpeándose el pecho con una mano-.
¡Me estrellé contra el suelo! No sabes el dolor que tuve que soportar al sentir que
todos los huesos de mi cuerpo se hacían añicos, el crujido que escuché cuando la parte frontal
de mi cara se hundió hacia dentro, ¡¡y no me dejaste morir!! ¡Tardé diez meses en
recuperarme! ¡Diez meses sintiendo como se regeneraban los tejidos de mi cuerpo!
¡Sintiendo como se abombaba de nuevo el cráneo hacia fuera! ¿¡Sabes cuánto puede doler
eso!? ¿¡Eh!? ¿¡Lo sabes!?- el hombre lanzó el vaso contra la pared haciéndolo añicos.
-. Pero no me di por vencido y, tal vez por terquedad, continué intentándolo. Tan solo
varié los métodos y las ciudades. A Çatalhöyük le sucedieron Ankara, Babilonia, Harappa,
Constantinopla (una ciudad preciosa), Jericó y un largo etcétera. Todas fueron un fracaso, y
como nadie podía tocarme nunca conseguí que me asesinasen.

había escrito Lucifer. Un sol púrpura pendía en el firmamento oscureciéndolo todo. Pronto comprobaría su veracidad. Agrat bat mahlaht vau Eisheth Zenunim. Noun he sin Asbeel. cambiando de volumen y color. Decidió no pensar y dando dos pasos abrió la puerta. Nun mem Mammon. cubierto de velas. arenas negras bajo un cielo anaranjado. seis ángeles negros de destrucción. Sodoma y Gomorra juntas. . y comenzó a salpicar el altar con su sangre. En la pared opuesta había un altar compuesto por una puerta enmarcada en dos columnas. Entró y encendió la luz. Un pentágono estaba dibujado con tiza en el suelo.dijo más tranquilo -. Zaï vau he daleth. 500 años de investigación y búsqueda le habían llevado a Durban. Nun mem Moloch. velas negras. aire viciado y un intenso olor a azufre le golpearon aturdiendo su mente. Dos golpes seguidos de un tercero. ¿habría actuado bien? ¿Estaría condenándose por lo que hacía? La conciencia comenzaba su ataque. Lentamente se dirigió su cuarto oscuro. Una sirena aulló a lo lejos. entre él y el infierno. Y no digamos cuando. pensó. se decía. Tras ella se extendía un gran desierto de desolación. Tan simple como eso. el viento aullaba levantando espesas nubes de polvo negro. estaba un niño de unos ocho años sonriéndole tímidamente.. aunque no sé por qué estoy hablando contigo . Noun he sin Adramelek. La puerta altar comenzó a crujir cubriéndose de venas. un mundo de acero y hormigón construido por los hombres.Los pobres desgraciados que lo intentaron murieron antes de levantar su daga. Desde entonces no puedo ver el mar. Noun he sin. nunca me has escuchado. se te ocurrió inundar la tierra con tu pinche diluvio. mientras. negras como los cuernos del cabrón maldito con el que iba a tener una charla. Ahora. una colmena. Pero cuando se disponía a dar el paso más importante de su vida alguien llamó a la puerta. una cárcel dotada de todos los vicios. Estaba hecho y ya no había vuelta atrás. mulla nassr Eddin. Había tardado 500 años en encontrar esos versos malditos. donde estaba esperándole el único libro que. la idea de verlo me aterra. sus ojos oscuros e intrigantes. Una gota de sudor le recorrió la frente. y la estancia se enfrió como un glaciar. como si acabase de hacer una travesura. Viento caliente. Su pelo era negro y sedoso. Escrituras cabalísticas decoraban las esquinas. -Nun mem Lamed. pensó. Me tomaste desprevenido y no pude escapar del agua. las palabras adecuadas en el momento preciso. ¡Más de diez años estuve ahogándome! ¡¡Más de diez. almacenada en una botella de cristal. versos divinos para fines malditos. sin rechazo ni devolución. El hombre consultó su reloj. la hora había llegado. velas de odio.recitó en susurros-. hace unos 7000 años. Seis paredes negras le esperaban. hasta que conseguí llegar a tierra!! Todo por no saber nadar. en Sudáfrica. Escritura angélica. Era la risa de la ciudad. Enfrente suyo.

Tú eres Caín. . .El hombre se sorprendió. ¿Cuáles son sus nombres? . o por el contrario debería renunciar a él? -¿Sabes dónde puedo encontrar al Demonio?. . .exclamó . y eso sin contar a los bufones y duques del infierno. ¿sería el Diablo un niño? -¿Por qué has llamado a la puerta?. y Belfegor. ¿verdad? La sorpresa le paralizó por unos instantes impidiéndole responder.No pensé que hubiese tantos. me llamo Araquiel. los arcángeles del infierno y los que van por libre convertidos. lo Nefilines.Siete.teniendo en cuenta que hay unos 96 príncipes infernales que comandan cada uno a 969 legiones de demonios menores.Sí. . -¿Eres el Diablo? El niño sonrió. . pero llámame Kael.. ¿cómo lo sabes? El niño se pasó el dedo índice por la cabeza..Encantado de conocerte. pero con este último no puedes hablar.Quisiera hacerles una pregunta.Pero no una pregunta cualquiera.Perdón. .preguntó.Porque siempre está durmiendo. . . .dijo el niño.aseguró Kael –Pero dime.Cómo que a cual.Seguramente ninguno. -¡Maldición!.Porque es una puerta y las puertas están para eso. Leviatán.Lo cierto es que no sé cuál de ellos me puede ayudar. .preguntó al fin. Mammon.. -¿Tantos? -A mí me parecen pocos.Tu marca en la frente te delata. Asmodeo. El niño conocía su historia y sabía cuál era su marca.Pues están Lucifer. quiero decir al Diablo. -¿A quién buscas exactamente? . ¿verdad? Una pregunta que solo un diablo te podría responder. -¿A cuál? Enarcó una ceja en gesto de duda. ¿Qué es lo que quieres de ellos exactamente? . Satán. . y enseguida se dio cuenta de lo estúpido de su pregunta. Caín comprendió.No sé. ¿cuántos hay? . ¿Sería una estratagema del Diablo? ¿Debería aceptar su saludo. Caín se rascó la cabeza como si eso pudiese ayudarle a decidir.  No.respondió Kael. es el sello de Dios. pero Caín no se la estrechó. los ángeles castigadores. -¿Por qué? .Enfrente de ti tienes a uno. Belcebú. y le tendió la mano.

Si no fuese por la maldición de Dios estaría muerto. se habría desmayado de la impresión.exclamó . Dio un giro de 360 grados para comprobar que tan solo la inmensidad del desierto negro se extendía en todas las direcciones. como tal.De acuerdo. Caín observó al niño con aspecto sombrío. ¿Cómo es posible que algo tan bello haya sido creado por el Diablo?. pero hace mucho tiempo que no me habla. en realidad nunca había estado ahí. una pregunta difícil. Dos sombras perdidas en el desierto. Con seguridad superaban los 1500 pies. pero más robustas.dijo mientras se rascaba la barbilla de un modo realmente estúpido.Quiero decir que tal vez no quieras volver. el hombre más viejo de la tierra. Cuando consiguió acostumbrarse al ajetreado e incómodo vuelo. El dragón negro inició el vuelo batiendo sus alas con fuerza. detrás de una gran duna. . -¿El qué? .No te preocupes. y desconfiando de su compañero. los otros tampoco. ¿No querías hablar con Lucifer? Ambos comenzaron a andar.No debiste hacer eso.. Dios también podría.Eso no es del todo cierto. Si él no te puede ayudar. uno delante actuando de guía y otro detrás. un mar de espinos cubrían el infierno en todas las direcciones. Sus ojos relucían en un color rojo intenso. ¿Cómo piensas volver? Se dio la vuelta con brusquedad para comprobar que el portal había desaparecido. sobrecogedora.dijo Kael en tono amistoso –Y ahora acompáñame.. solo era una broma. Si no fuese por la maldición de Dios. Sus garras eran como las de un león. Luego pensaremos algo. aunque tal vez no haga falta. . hacía gala de su malsana presencia. No muy lejos de allí. . Entonces Lucifer es tu diablo.Entiendo. un dragón negro. Era curioso que él. Era un producto del mal y. Estaba tan nervioso que no podía quedarse quieto -. aunque eran más alargadas y flexibles en esa parte del cuerpo. Su cuerpo color caoba estaba totalmente cubierto de escamas. En el horizonte se perfilaba nítidamente la silueta de algo que se arrastraba. incluso en sus alas. . algo enorme que parecía estar cubierto de pelo.. mirando en todas direcciones con inquietud. pero lo suficientemente cerca para producirle escalofríos. rojo sangriento. El desierto había quedado atrás. El extraordinario animal imponía respeto. estaba el medio de transporte de Kael.dijo Caín. Es el más sabio de todos. Caín miró hacia abajo. pensó Caín.. El paisaje que se le ofrecía parecía sacado de un mal sueño.Cerrar la puerta. El mismo dragón que debió inspirar a los escritores de la antigüedad. Y el maldito azufre no era capaz de ocultar ese olor malsano que emanaba del suelo. La sensación de velocidad era increíble. y en su huesuda cabeza sobresalían dos enormes cuernos a modo de rinoceronte.Está bien. -¡Maldición! Y ahora qué hago. -¿Qué quieres decir? . y traspasó el umbral cerrando la puerta tras de sí. . ¿o serían tentáculos? Estaba demasiado lejos para poder distinguirlo. nunca hubiese visto uno.

preguntó a Kael. -¿Cuánto tiempo nos queda de viaje?.. ningún llanto ni grito lejano. . El tiempo transcurrió rápidamente para Caín. y no tardaron en llegar a donde estaba el gentío de seres sin forma. Las almas desgraciadas que se pierden en él nunca encuentran la salida. en su interior se abren sinuosas cuevas y cavernas.dijo Kael mientras descendían.preguntó con voz cavernosa.dijo el niño. La región de Silencio le llenó de pavor.Déjanos pasar Exael. Pueden oír. -¿Los puntos de luz? . Ahí donde lo ves ese laberinto de espinos es tan alto como dos hombres. . Un escorpión con cabeza de hombre barbudo la custodiaba.. Al mirar abajo descubrió una enorme planicie cubierta de puntos de luz.Sí. -¿Qué quieres?. ver y sentir. Nada.dijo Kael –Así se llama esta región.. Hubiese dado cualquier cosa por volver a escuchar aquellos terribles gemidos. pasa. pensó Caín horrorizado. Solo entonces se dio cuenta de lo cruel que podía llegar a ser el Diablo. almas transformadas en estatuas de sal. -¿Qué es eso?. generando un horrible murmullo que en nada se parecía al ulular del viento en una noche de tormenta.Hemos llegado. Almas. Todo lo demás estaba muerto. Ahora mismo están tomando el té. Interesante. El dragón se posó suavemente enfrente de la puerta. . los malditos de Dios.-Báratro.Unas tres horas. Ambos entraron. Vamos a ver a tu señor. Seis torres se alzaban hacia el cielo.preguntó.Son almas. ¡había millones! ¡Miles de millones! Todas inmóviles intentando gritar pidiendo clemencia. pero no lo hizo. -¿Y eso cuánto es? . pero no pueden moverse. . Era la estética del miedo. todo era nuevo para él. creando un laberinto subterráneo aún mayor. La morada de Lucifer. pero con un regusto malsano al final.Aun tenemos que pasar por la región de silencio. una puerta tan alta como diez hombres. Ya no podía volverse atrás. si es Araquiel! Pasa. -¡Demonios. y una séptima que se había derrumbado. como si todo fuese increíblemente bello. Se dio cuenta cuando solo escuchó el batir de alas del dragón. pensó Caín mientras trataba inútilmente de ignorar los lejanos gritos de agonía que se escuchaban por todas partes. Caín sintió un deseo irrefrenable de salir corriendo de allí. todo lo que veía le maravillaba y le aborrecía a la vez. . En el centro de silencio se alzaba un inmenso castillo de cristal ennegrecido y agrietado por el paso del tiempo.

-¿Quién te crees que eres para hablarme de esa forma? ¿Acaso eres uno de esos sadomasoquistas que disfrutan con el dolor? Estoy harto de ustedes.dijo Kael dirigiéndose a él-. en noches de plenilunio. después en una maliciosa sonrisa. El viaje no había sido en vano. -Gracias. pero incapaces de hacerlo gracias al castigo del señor. En realidad sólo los usamos como condimento en las comidas. -Lucifer. y tal vez obtengas respuesta. devorarlas con enfermiza ansiedad. Tal vez su soberbia le impidió responder. -¿Así que no quieres sentarte con nosotros? Yo creía que también eras un proscrito. ¿Qué quieres? . Todos charlaban alrededor de una mesa pentagonal en el centro de un jardín marchito. . La verdad es que nunca hemos tenido el gusto de compartir la mesa con un monoLos demás comensales irrumpieron en carcajadas -. en ese momento miro fijamente la marca de Dios en la frente y supo de quien se trataba. Comandando la fiesta estaba un joven rubio de ojos azules que permanecía distante.¿Para qué quieres la respuesta? . Mientras.dijo con voz sarcástica -. Los ojos de Lucifer brillaron llenos de odio. y por un momento no dijo nada.respondió tajante -. Yo no maté a mi hermano. -Siéntate. Eso lo decimos todos. . yo. pues yo lo sé todo. Un hombre quiere hablar contigo. dragón del alba y príncipe del poder del aire. Caín se alegró. que ni es hombre ni es lobo. -Fue un error.Me gustaría hacerte una pregunta. Yo no me siento con proscritos. tal vez no conociese la respuesta. primero en sorpresa. Al parecer había tocado la fibra sensible del hijo de la mañana. -Ya. y todos le miraban con recelo.Has venido al sitio indicado. tal vez su cinismo cerró sus labios. Por algo fui el favorito de Dios. el hombre del saco que. . siempre y cuando tenga una piel humana que ponerse. Al fin lo sabría. Deseando descuartizarle allí mismo. pero prefiero estar de pie. el lobo humano. más adelante. hijo de la mañana. Todos los demás demonios se callaron.Sentados a la mesa estaban los productos de las pesadillas de los hombres: aquel monstruo que se oculta en el armario cuando las luces se apagan y solo los niños pueden oír su jadeante respiración. El semblante de Lucifer se transformó.Porque estoy cansado de vivir y no veo la hora de caerme muerto. Kael se maldecía a si mismo por haberle traído. no hay quien los aguante. rapta a sus víctimas en los cruces de caminos para. el portador de la luz. El joven alzó la cabeza mirando a Caín. Sino que vive entre los dos mundos y adopta las dos formas. -¿Cuándo será el día del fin de las cosas? Lucifer se puso serio. Pregunta hijo mío.

Eso quiere decir que solo Dios lo sabe.Pero.Entonces he realizado un viaje en balde. Kael soltó una sonora carcajada. Mammon es demasiado avaricioso para decírtela.Por supuesto. .No. Belcebú siempre está comiendo y no creo que se digne a parar para responder.Vete Caín. . ¿me estás diciendo que existen dos Dioses? .Me temo que lo tienes muy difícil. -¿Un cementerio?. Aún estas a tiempo de volver a tu mundo y hacer como si nada de esto hubiese ocurrido. Kharsag es la ciudadela en donde vive. El anterior griterío se había apagado a causa de la pregunta de Caín. . Nadie les siguió. El irregular suelo estaba cubierto de cruces de piedra y panteones mortuorios.susurró Kael. Ningún diablo te responderá a esa pregunta. . . y si no sabía la respuesta se volvería loco.¿Acaso las almas también pueden morir? Kael realizó un vuelo rasante para ver mejor. como ya te he dicho antes.Bueno. se preguntaba. Casi al final del viaje Caín observó el paisaje. hay que reconocer que tu amabilidad luce por su ausencia. -¿Kharsag? .. Belfegor siempre está durmiendo. El hijo de Adán se sorprendió. Además. .. Ni tú ni yo podemos pisar el cielo. yo digo el Dios oscuro. así que queda descartado. -¡Claro! Deberíamos habérselo preguntado a él. hombre.respondió-.dijo Kael y ambos reanudaron la marcha. Llevaba esperando demasiado tiempo. . . ¿Sabrá la respuesta ese Dios oscuro? ¿Me recibirá o por el contrario rechazará mi visita?. su nombre no lo sabe nadie.preguntó. ¿estaré haciendo lo correcto?. y Satán nació con un carácter de mil demonios. . . -No. es más. ¿acaso crees que nos creó tu Dios? .No sabía la respuesta y es demasiado orgulloso para reconocerlo.He dicho que te vayas. . el año de su defunción. ¿Qué puedo hacer?.Será mejor irnos. no creo que él lo sepa. como cuando sueñas que te caes pero nunca alcanzas el suelo. Ya sabes. suponía que sí.Espera un momento. -¡No lo dirás en serio!. Durante el camino ninguno habló. o no la sabía y es demasiado orgulloso para reconocerlo? .preguntó mientras montaba en la grupa del dragón. así que supongo que te insultará y luego te mandara a la mierda. Ambos se dirigieron solos a la puerta. -¿Por qué? . Cada tumba tenía una fecha.Y ahora. Kael se dedicó a guiarle y Caín a pensar.. estoy completamente seguro de ello...En el difícil caso de que conociesen la respuesta. no lo había pensado desde ese punto de vista.La verdad. Tardaron más de cinco horas en llegar. Asmodeo solo piensa en el sexo. -A veces creo que los hombres no piensan. Ni mucho menos. en cada tumba yace un condenado que muere eternamente. -¿Tú que crees? ¿Sabía la respuesta pero se calló a causa de mi comportamiento. Leviatán envidia al hombre porque tiene alma. Esta región se llama Las Puertas de la Muerte. No alimentes mi ira. no gano nada respondiéndote y. Kharsag.Me temo que sí.

Comenzaba a sentirse un poco mareado. pensó Caín. -¿Te ocurre algo?.dijo a su compañero. sin embargo todas formaban un conjunto. Kharsag estaba construida con la esencia misma del caos.dijo Kael. Caín deseaba pensar. . Buenos días". -Bueno. .Tal vez. no yo. -¿Sabrá la respuesta? . que vivía en el rascacielos más alto de la ciudad. Doce torres se alzaban protegiéndola. ¿del infierno en sí? En su interior se asentaban las construcciones más variadas y dispares que Caín había visto nunca. fue su altura. Cuando yo nací mi padre ya era un exiliado. . Kael lo llevó a presencia de su Dios. Nunca he visto a un Dios. las piernas parecían pesarle una tonelada. .Aquí nos despedimos.. La lógica no tenía cabida.preguntó Kael. .. Una hora después llegaron a Kharsag. -"Está usted en el piso número 999. somos demonios. se compenetraban.Seguramente. De hecho lo comprendió enseguida.No lo olvidaré. Lo que más le sorprendió además de lo gigantesca que era. El edificio en sí constaba de unas enormes oficinas donde se tasaban y enumeraban las almas condenadas. . ¿o tal vez fuese la primera? Miles de puentes unían los edificios entre sí y sobre ellos se podían ver a los seres más hermosos y los monstruos más horrendos que pudiese imaginar mente alguna.Gracias por todo.A Caín se le hizo un nudo en el estómago.Está bien.explicó el niño.Entiendo. -¿Crees que hablará conmigo?. pero le parecía imposible que fuese cierto.dijo Caín tratando de sonreír.. cada una tenía su recibo de admisión y su destino particular.El hombre hizo el resto. Caín no pudo reprimir su nerviosismo.. No te preocupes. Ambos dejaron al dragón descansando y tomaron un ascensor para llegar. .Nosotros solo pusimos los instrumentos. no es tan drástico como parece. no carceleros. están aquí por voluntad propia. ¿sabes?. Nunca lo olvides.Eres tú quien quiere verle.saludó una voz grabada. .preguntó con voz ronca. Kharsag parecía la nueva torre de Babel. Aquellos que creen haber hecho algo malo llaman a nuestra puerta y nosotros les acogemos. Caín no podía comprender lo que Kael trataba de decirle. . tal vez su vida no fuese tan asquerosa después de todo.preguntó al fin. así de simple. Las tres últimas plantas eran la oficina del no-Dios.Que cruel es el mal..Digo que no debes sentir piedad por ningún alma del infierno.Me siento un poco raro. la ciudad del no-Dios.murmuró La conversación había terminado. -¿Qué quieres decir?. -¿No vas a pasar? . El ascensor se detuvo con un tintineo. ¿Protegiéndola de qué?.

solo estaba especulando. -¿En qué puedo servirte.Ha sido un placer. El hombre se dio la vuelta.. ¿En realidad la deseaba? ¿Acaso era tan importante para él? Dos enormes puertas se abrieron a su paso. El niño tenía razón. por fin sabría la verdad. -Quiero decir que tal vez no quiera saber la respuesta.respondió el niño. -Lo más gracioso de todo es que ni siquiera has formulado la pregunta que en realidad has buscado durante toda tu vida. la fecha del fin del mundo. cabizbajo. El televisor de pantalla plana yacía en el suelo sintonizado en un canal muerto. un escalofrío le recorría la espalda. observando el exterior. salió al pasillo escuchando como se cerraba la puerta del ascensor tras él.preguntó asustado. las piernas le temblaban. ¿Te sentirías más tranquilo entonces? -Supongo que no. Esa duda que te corroe por dentro ensuciando tu alma. Al otro lado estaba su casa. Había llegado al final del viaje. -¿Si te dijese que el día del fin de las cosas es mañana te sentirías más tranquilo? -¿Es mañana?. Caín?. Un hombre vestido con un traje gris estaba junto a la ventana. -¿Qué? Gotas de sudor perlaban su frente. Luego. Creo que sí. -Es algo más complicado de lo que parece. Todo permanecía tal y como él lo había dejado.Pero eso no es lo que querías preguntarme. Su rostro lucía una oscura sonrisa. -Entonces. -Muy bien.respondió. Esta vez Caín se la estrechó.preguntó. Pero gracias a eso he estado 500 años ocupado. era una persona lo que estaba viendo. al fin y al cabo.. -No. Me he dado cuenta de que en realidad nunca quise saber la respuesta. no era tan drástico como parecía. El hombre del traje gris se giró para observar el exterior a través de la ventana. . y las dudas le acosaban como una jauría de perros rabiosos.Aquella pregunta que te atormenta día y noche. la deseaba con toda su alma. Había estado andando sin darse cuenta. Caín se acercó a él con cautela. El hombre encendió un pitillo y se sirvió un poco de Whisky en un vaso. ¿para qué querías saberlo? -No lo sé.dijo sin apartar la vista de la ventana -.. Al levantar la vista se sobresaltó. Vienes a mí para no preguntarme nada. -Tal vez no tenga importancia. y le tendió la mano. -¿Cómo? ¿Estás seguro? -Si. -¿Eres tú el Dios del infierno? -Sí.

preguntó entre sollozos. lo ve todo. Por eso hago lo que hago. .. Sí. para que no lo hiriese cualquiera que le hallara". -¿Nosotros?. Nada más. Boquiabierto y sin saber qué contestar. con un dolor tan fuerte en el pecho que casi no podía respirar.gimió desolado. Fue un accidente. Analiza el supuesto castigo que te impusimos: "Cualquiera que matare a Caín. Nunca recibirás el perdón de Dios. -La Biblia fue escrita por hombres y ellos te creen culpable.gritó. No serían nada. ¿Por qué?. Entonces Yavé puso señal en Caín. nosotros.¿Por qué lo haces? -¿Qué por qué lo hago? Dímelo tú. El miedo de descubrir que nunca podría entrar en el cielo y abrazar a la única persona que en realidad había querido. ira y algo más que Caín no pudo comprender: cariño. las guerras y las sequías son castigo de Dios? Tu Dios del cielo sería incapaz de hacer tal cosa. comprendió que durante muchos años había buscado la respuesta sin detenerse a analizar la pregunta. -La respuesta es.preguntó mientras se incorporaba aturdido. que cayó de rodillas. ¿Y sabes por qué? -No. -¿Acaso no has venido a mí para saber si algún día obtendrás el perdón de Dios? Fue tal la conmoción que sufrió al escuchar estas palabras. Aunque a veces duele. Piensa un poco. La supimos siempre. La única persona que en realidad le había importado. El hombre del traje gris le observaba con una mezcolanza de sentimientos. nunca. -¿Qué?. ¿Crees que no conocíamos la verdad?.La sabíamos. -Porque nunca te hemos castigado. Mientras gemía. no de bendición. pero créeme si te digo que el hombre es hijo de dos padres. con el rostro a pocos centímetros del suelo. Le guste o no.Caín permaneció de pie. llorando. En sus ojos se podía ver tristeza. El Dios del infierno alzó los brazos con desesperación. -¿Cuál es la respuesta?.. Si no existiese el infierno. -Nosotros. ¿Qué clase de castigo es ese que más parece un don que un castigo? -Si citas la Biblia cítala entera. El Dios del infierno giró la cabeza atravesándole con la mirada. nada menos. Nosotros siempre supimos lo que ocurrió en realidad.preguntó confuso. -¿Es que no lo entiendes? Un Dios es omnipresente: lo sabe todo.preguntó sin obtener respuesta.preguntó perplejo. pero alguien tiene que hacerlo. ¿Para qué quería saber cuándo acabaría todo si eso no le ayudaría a encontrarse con su hermano? La respuesta surgió enseguida: era el miedo. Le amáis a él y a mí me odiáis. -Entonces. -¿Estás seguro de que quieres saberla? -¿Cuál es la respuesta?. ¿También crees que la brutalidad de la Mantis para con su cónyuge es designio divino? ¿Crees que las plagas. Ahí hablan de castigo. Las pupilas del no-Dios lucieron de verdadero regocijo.dijo con terquedad. ¿quién soñaría con el cielo? ¿Quién valoraría en su justa medida el brillo de una estrella si no existiese la noche? Si yo no viviese para castigar y juzgar mi hermano y las cosas que ha creado no tendrían valor. No me gusta mi trabajo. siete veces será castigado.

Caín tomó un sorbo de su copa y le dio una intensa calada al cigarro. pero no entiendo por qué no me dijisteis esto antes. -¿Por qué nunca me permitiste morir? -Otra pregunta estúpida. el no-Dios se dirigía hacia la puerta con intención de marcharse. secándose las lágrimas con la manga de la camisa. El mundo disfrutaba de una noche más.. tú no ibas a ser una excepción. -Hace tiempo que Dios no habla con nadie. y yo.dijo al fin -. ¿Y quién sabe cuánto tiempo tardarías en expiar una culpa que no te corresponde? No podíamos permitirlo.dijo sonriendo. Lentamente se dirigió al salón y se sentó en su sofá. Su mente daba vueltas en círculo intentando asimilar todo lo que había escuchado. ajeno a la verdadera esencia de la oscuridad. Sus labios se habían estirado involuntariamente para formar una tímida sonrisa..Si hubieses muerto no habrías ido al cielo. Apoyó el vaso sobre la mesa y encendió el televisor: estaban poniendo "El exorcista". En un primer plano la niña (nunca recordaba su nombre) giraba la cabeza de forma aterradora. El delito de no poder soportar con un solo brazo el peso de tu hermano. -Espera. -Gracias. bueno. retorciendo el cuello hasta rebasar los límites de la morfología humana. las sirenas no dejaban de aullar los crímenes de sus habitantes. Mientras. Por un momento Caín no dijo nada. La puerta se cerró con un golpe seco y Caín volvió a estar sólo. En el exterior la ciudad se reía. con una copa en la mano y un cigarro en la otra.. sino que habrías llamado a mi puerta.Caín se frotó los párpados. . No podíamos castigarte siendo tu remordimiento mucho mayor que tu delito. ¿acaso habrías confiado en mí? El hombre del traje gris asió con fuerza los goznes y tiró de ellos.. -Adelante.pidió Caín . Se sentía extraño y cansado. Me habríais ahorrado muchas desdichas. Por eso nunca has muerto ni morirás hasta que comprendas la pureza de tu alma. En el interior Caín seguía sentado en su sillón con la sensación de haberse quitado un enorme peso de encima. La primera en más de 4000 años.Una última pregunta. que es el lugar que te ha sido designado. ignorante de la realidad de sus mitos. Sin ganas de pensar.

Intereses relacionados