Programa de Derechos Humanos

Ministerio del Interior y Seguridad Pública

3

El Derecho a la Verdad y el Derecho al
Acceso a la información pública como
fundamentos jurídicos que justifican la
publicidad de los antecedentes recabados
por las comisiones de verdad, y el deber
de respetar el Derecho a la Intimidad y el
Derecho a la Honra de las víctimas de
violaciones a los derechos humanos1
Sugerencia de un mecanismo jurídico que promueva
la eficacia de los derechos en cuestión

Diciembre de 2014
Índice

1 Documento elaborado por Francisco J. Ugás Tapia, abogado, Secretario Ejecutivo del Programa de
Derechos Humanos, del Ministerio del Interior y Seguridad Pública, con el apoyo de Da. Sylvana
Mariangel Cavada y de D. Javier Contreras Olivares, abogada y abogado, respectivamente, de la
repartición antes indicada.

I. Introducción…………………………………………………………………………………………………… P. 3
II. Antecedentes………………………………………………………………………………………………. P. 4
III. Normativa vigente………………………………………………………………………………………. P. 7
1. Establecimiento y regulación de la confidencialidad de los
antecedentes recopilados por la Comisión Nacional de Verdad y
Reconciliación, de la Corporación Nacional de Reparación y
Reconciliación
y
del
Programa
de
Derechos
Humanos…………………………………………………………………………………………. P. 7
i. Ley Nº 19.123, que crea la Corporación Nacional de
Reparación y Reconciliación…………………………………………... P. 7
ii. Decreto Supremo Nº 1.005/1997, del Ministerio del Interior,
que establece el Programa Continuación Ley Nº
19.123……………………………………………………………………………… P. 7
2. Establecimiento y regulación del secreto de los antecedentes
recopilados por la Comisión Nacional sobre Prisión Política y Tortura y
de la reserva de los antecedentes recabados por la Comisión Asesora
para la calificación de Detenidos Desaparecidos, Ejecutados Políticos y
víctimas de Prisión Política y Tortura…………………………………………. P. 8
i.
Ley Nº 19.992…………………………………………………………………. P. 8
ii.
Ley Nº 20.405………………………………………………………………... P. 9
IV. Fundamentos Jurídicos que justifican la revisión de la normativa
vigente…………………………………………………………………………………………………………. P. 11
1. El Derecho a la Verdad ……………………………………………………………….. P. 11
2. El Derecho al Acceso a la Información Pública……………………………. P. 14
V. El Deber del Estado de respetar el Derecho a la Intimidad y el Derecho a la
Honra de las víctimas de graves, masivas y sistemáticas violaciones a los
Derechos Humanos……………………………………………………………………………………… P. 17
1. El Derecho a la Intimidad…………………………………………………………….. P. 17
2. El Derecho a la Honra…………………………………………………………………… P. 17
VI. Propuesta de una óptima solución que respeta y promueve la eficacia de los
derechos en cuestión…………………………………………………………………………………… P. 19
VII.
Propuesta de ley …………..……………………………………………………………… P. 21
VIII.
Conclusiones…………………………………………………………………….………….. P. 22
IX.
Fuentes………………………………………………………………………………………….. P. 23
1. Bibliográficas………………………………………………………………………………… P. 23
2. Jurisprudenciales………………………………………………………………………….. P. 23
3. Normativas……………………………………………………………………………………. P. 23
4. Sitios World Wide Web…………………………………………………………………. P. 23

I. Introducción

2

El presente documento tiene por objeto justificar la necesidad de que el Estado de
Chile revise2 y modifique las normas vigentes atingentes a la confidencialidad, la
reserva y el secreto que restringen o impiden el acceso al material documental
sobre las graves, masivas y sistemáticas violaciones a los derechos humanos,
cometidas durante la dictadura cívica-militar.
Un fundamento político sustantivo que motivó este informe, es el compromiso de
revisar particularmente la normativa que establece los 50 años de secreto de los
antecedentes de la Comisión Nacional sobre Prisión Política y Tortura, adquirido por
S.E. Da. Michelle Bachelet Jeria, Presidenta de la República, cuando era candidata al
cargo público que hoy detenta.
Fundado en el derecho al acceso a la información pública y en el derecho a la
verdad, se propone que el principio de la publicidad sea el que gobierne esta
temática, mas resguardando, por sobre todo, el derecho a la intimidad y el derecho
a la honra, de los cuales son titulares las víctimas y sus familiares.
Asimismo, en este documento, se proponen las reformas legislativas necesarias
para adecuar nuestra normativa interna al fin indicado.
Este informe temático es el tercero de tres informes 3 que conforman un estudio
general destinado a analizar las propuestas de reparación formuladas a la autoridad
por el Comando Unitario de ex Prisioneros Políticos y Familiares de Chile 4, y
determinar los mecanismos jurídicos a través de los cuales se podrían llevar a
efecto las reparaciones requeridas. Estos tres informes han tenido su origen en una
instrucción formulada por el Señor Subsecretario del Interior, D. Mahmud Segundo
Aleuy Peña y Lillo, quien en julio de 2014 instruyó a este informante analizar las
propuestas formuladas por el referido colectivo social.
Entre los meses de junio y noviembre, ambos de 2014, se han sostenido reuniones
con representantes de dichas agrupaciones y con representantes de la Unión de Ex
Presos Políticos de Chile, destinadas a recabar información relativa a la
fundamentación de sus propuestas y requerimientos, especificación y clarificación
de las mismas, e información cuantitativa que permita dar cuenta del real impacto,
a nivel social, que implicaría considerar las propuestas.
Fruto de los estudios y el trabajo conjunto realizado, es el presente informe.

II. Antecedentes

2 COMANDO PRESIDENCIAL DE DA. MICHELLE BACHELET JERIA: Chile de todos. Programa de Gobierno
Michelle
Bachelet
2014-2018,
de
octubre
de
2013.
Disponible
en
el
sitio
web
http://www.michellebachelet.cl/programa, consultado el 20 de octubre de 2014. El referido documento
señala:“Revisaremos lo referido a los archivos judiciales de las violaciones a los Derechos Humanos que
tienen un periodo de 50 años para poder ser conocidos y revisados”.

3 Los otros 2 informes versan (i) sobre el deber de investigar y sancionar tales criminales conductas; y,
(ii) sobre el deber de reparar a las víctimas de graves, masivas y sistemáticas violaciones a los derechos
humanos.

4 En adelante, indistintamente, el “Comando”, “Comando Unitario” o “Comando Unitario de ex

Prisioneros Políticos y Familiares de Chile”. El Comando está integrado por 6 agrupaciones, cuales son:
(i.) Agrupación Nacional de Ex Presos Políticos de Chile (ANEXPPCHILE); (ii.) Brigada Nacional de Ex
Prisioneros Políticos del Partido Socialista de Chile (BEXPPS); (iii.) Coordinadora Nacional de Ex Presos
Políticos; (iv.) Familiares de ex Prisioneros Políticos Fallecidos (FexPPF-CHILE); (v.) Coordinadora de Ex
Presos Políticos del Partido Radical Social Demócrata de Chile; y, (vi.) Agrupación de Ex Menores
Víctimas de Prisión Política y Tortura (EXMENORES).

3

Desde el 11 de marzo de 1990, día en que el Estado de Chile retorna a la
democracia, hasta la fecha, se han constituido en el país 4 comisiones de verdad
que han calificado a víctimas de violaciones a los derechos humanos y de la
violencia política, y a víctimas de prisión política y tortura. Dichas comisiones son
(i.) la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación (conocida como “Comisión
Rettig”), que obró entre 1990 y 1991; (ii.) la Corporación Nacional de Reparación y
Reconciliación, que funcionó entre 1992 y 1996; (iii.) la Comisión Nacional sobre
Prisión Política y Tortura, que operó entre los años 2003 y 2004; y, (iv.) la Comisión
Asesora Presidencial para la Calificación de Detenidos Desaparecidos, Ejecutados
Políticos y Víctimas de Prisión Política y Tortura, que funcionó entre los años 2010 y
2011.
La primera comisión de verdad creada con el objetivo de contribuir al
esclarecimiento global de la verdad sobre las más graves violaciones a los derechos
humanos, cometidas en el período comprendido entre el 11 de septiembre de 1973
y el 10 de marzo de 1990, sea en el país o en el extranjero, fue la Comisión
Nacional de Verdad y Reconciliación, la cual fue creada el año 1990. Dicha comisión
se creó por medio del Decreto Supremo N° 355, de fecha 25 de abril de 1990. El
trabajo de la Comisión Rettig concluyó el 08 de febrero de 1991, con la entrega de
un Informe Final, por el cual se calificó a 2.296 víctimas de violaciones a los
derechos humanos o de la violencia política imperante en la época, comprendiendo
tanto víctimas de desaparición forzada como víctimas ejecutadas.
La segunda comisión de verdad fue la Corporación Nacional de Reparación y
Reconciliación. Dicho organismo fue establecido por la Ley N° 19.123, publicada el
08 de febrero de 1992. La Corporación, en definitiva, calificó a 899 víctimas de
violaciones a los derechos humanos y de la violencia política imperante,
comprendiendo tanto víctimas de desaparición forzada como víctimas ejecutadas.
Los resultados de la Corporación fueron publicados en el Informe sobre Calificación
de Víctimas de Violaciones de Derechos Humanos y Violencia Política. En razón de lo
dispuesto en el artículo 16 de la Ley Nº 19.123, la Corporación se extinguió
legalmente el 31 de diciembre de 1996.
Las comisiones de verdad indicadas calificaron un total de 3.195 víctimas, de las
cuales se deben restar 9 sujetos calificados, quienes fueron considerados falsos
detenidos desaparecidos, quedando un total de 3.186 víctimas calificadas por estas
dos comisiones de verdad.
La tercera comisión fue la Comisión Nacional sobre Prisión Política y Tortura. Ella fue
creada por el Decreto Supremo N° 1.040, del Ministerio del Interior, publicado el 11
de noviembre de 2003, con el fin de promover el esclarecimiento de la verdad
acerca de las violaciones de Derechos Humanos en Chile. En él, se señala:
“[su] objeto exclusivo –de la Comisión- (es) determinar, de acuerdo a los
antecedentes que se presenten, quiénes son las personas que sufrieron privación
de libertad y torturas por razones políticas, por actos de agentes del Estado o de
personas a su servicio, en el período comprendido entre el 11 de septiembre de
1973 y el 10 de marzo de 1990”5.
Esta Comisión precisó en su Reglamento que, en el caso de aquellas personas que
hubieren sufrido privación de libertad o tortura y se encontraren actualmente
fallecidas, podrán prestar testimonio por ellas los familiares directos, con la
acreditación respectiva.

5 Artículo 1°, inciso 1°, del Decreto Supremo N° 1.040.
4

La Comisión Nacional sobre Prisión Política y Tortura calificó, en una primera etapa,
a 27.153 víctimas. Asimismo, tal comisión calificó a 102 personas menores de edad.
En su etapa de reconsideración, la señalada Comisión calificó a 1.204 nuevos casos
víctimas, cifra que incluye a las personas menores de edad y mayores de edad. En
total, en las dos etapas de calificación, la Comisión Nacional sobre Prisión Política y
Tortura logró el reconocimiento de 28.459 víctimas.
La última comisión de verdad fue la Comisión Asesora Presidencial para la
Calificación de Detenidos Desaparecidos, Ejecutados Políticos y Víctimas de Prisión
Política y Tortura. Fue ordenada instituir por la Ley N° 20.405, que creó el Instituto
Nacional de Derechos Humanos, publicada el 10 de diciembre de 2009. En el
artículo 3° transitorio de la referida ley, en lo pertinente, se establece:
“El Presidente de la República establecerá una Comisión Asesora para la calificación
de Detenidos Desaparecidos, Ejecutados Políticos y Víctimas de Prisión Política y
Tortura, en adelante "la Comisión", cuyo objeto exclusivo será calificar, de acuerdo
a los antecedentes que se presenten y para el solo efecto de esta ley, a las
siguientes personas:
a) Aquellas que, en el período comprendido entre el 11 de septiembre de 1973 y el
10 de marzo de 1990, hubiesen sufrido privación de libertad y/o torturas por
razones políticas. En ningún caso la Comisión podrá calificar la situación de
personas privadas de libertad en manifestaciones públicas, que fueron puestas a
disposición de los tribunales de policía local o de algún tribunal del crimen por
delitos comunes y luego condenadas por estos delitos. Las personas que hubiesen
presentado sus antecedentes a la Comisión Nacional sobre Prisión Política y
Tortura, creada por el decreto supremo N° 1.040, de 2003, del Ministerio del
Interior, que no hubieren sido calificadas favorablemente, podrán presentar su
postulación nuevamente, si acompañan nuevos antecedentes.
b) Aquellas que, en el período señalado precedentemente, hubieren sido víctimas
de desaparición forzada o correspondieren a ejecutados políticos, cuando aparezca
comprometida la responsabilidad del Estado por actos de sus agentes o de
personas a su servicio; como asimismo, los secuestros y los atentados contra la
vida de personas cometidos por particulares bajo pretextos políticos. Estas
personas no podrán haber sido individualizadas en el Volumen Segundo del Informe
de la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación, creada por el decreto supremo
N° 355, de 1990, del Ministerio del Interior, ni por la Corporación Nacional de
Reparación y Reconciliación, creada por la ley N° 19.123, a menos que acompañen
nuevos antecedentes”.
Una vez completada la labor de calificación, la Comisión referida elaboró una
nómina con los nombres de las personas calificadas, calificando a 9795 víctimas de
prisión política y tortura.
Luego de haber recibido denuncias, haber recabado antecedentes y haber analizado
los casos allegados, todas las comisiones evacuaron sendos informes de calificación
de víctimas.
En cuanto a los totales de víctimas calificadas, considérese este resumen:
Por una parte, las dos primeras comisiones de verdad y la Comisión Asesora
Presidencial para la Calificación de Detenidos Desaparecidos, Ejecutados Políticos y
Víctimas de Prisión Política y Tortura reconocieron a un total de 3.216 víctimas de
violaciones a los derechos humanos o de la violencia política, desaparecidas y
ejecutadas.

5

Por otra
Asesora
Políticos
víctimas

parte, la Comisión Nacional sobre Prisión Política y Tortura y la Comisión
Presidencial para la Calificación de Detenidos Desaparecidos, Ejecutados
y Víctimas de Prisión Política y Tortura reconocieron a un total de 38.254
de prisión política y tortura.

Todo el acervo documental reunido por todas las comisiones de verdad, está
guardado y en custodia.
El depositario y custodio de los antecedentes recabados por la Comisión Rettig y la
Corporación Nacional de Reparación y Reconciliación, es el Programa de Derechos
Humanos, del Ministerio del Interior y Seguridad Pública, ello, según lo dispuesto en
el artículo 1º del Decreto Supremo Nº 1.005, de 1997, del Ministerio del Interior. En
tanto, el depositario y custodio de los antecedentes recabados por la Comisión
Nacional sobre Prisión Política y Tortura y por la Comisión Asesora Presidencial para
la calificación de Detenidos Desaparecidos, Ejecutados Políticos y víctimas de Prisión
Política y Tortura, es actualmente el Instituto Nacional de Derechos Humanos, en
razón de lo dispuesto en el artículo 3º Nº 6 de la Ley Nº 20.405.
Los antecedentes recabados por las dos primeras comisiones de verdad nombradas,
estás sujetas a una reserva, contenida en el Decreto Supremo Nº 1.005, de 1997,
del Ministerio del Interior. Por su parte, los antecedentes recabados por la Comisión
Nacional sobre Prisión Política y Tortura están sometidos a un secreto de 50 años,
en razón de lo dispuesto en el artículo 15 de la Ley Nº 19.992. Finalmente, los
antecedentes recabados por la Comisión Asesora Presidencial para la calificación de
Detenidos Desaparecidos, Ejecutados Políticos y víctimas de Prisión Política y
Tortura, están sometidos a una reserva, en razón de lo dispuesto en el artículo 3º
transitorio de la Ley Nº 20.405.

III. Normativa vigente

6

A continuación, y primeramente, revisaremos las normas que establecen y regulan
la confidencialidad de los antecedentes de las primeras dos comisiones de verdad,
cuales son, la Comisión Nacional de Verdad y Reparación y Corporación Nacional de
Reparación y Reconciliación.
Posteriormente, revisaremos las normas que establecen y regulan el secreto de los
antecedentes de Comisión Nacional sobre Prisión Política y Tortura, y que
establecen la reserva de los antecedentes recabados por la Comisión Asesora
Presidencial para la calificación de Detenidos Desaparecidos, Ejecutados Políticos y
víctimas de Prisión Política y Tortura.
1. Establecimiento y regulación de la confidencialidad de los antecedentes
recopilados por la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación, de la
Corporación Nacional de Reparación y Reconciliación y del Programa de
Derechos Humanos
i. Ley Nº 19.123, que crea la Corporación Nacional de Reparación y
Reconciliación
El artículo 2° de la citada ley, señala:
“Le corresponderá especialmente a la Corporación:
(…)
3.- Guardar en depósito los antecedentes reunidos tanto por la Comisión Nacional
de Verdad y Reconciliación como por la Corporación Nacional de Reparación y
Reconciliación y todos aquellos que, sobre casos y asuntos similares a los por ella
tratados, se reúnan en el futuro.- Podrá asimismo, requerir, reunir y procesar el
conjunto de la información existente en poder de entes públicos, así como
solicitarla a entes privados, que diga relación con las violaciones a los derechos
humanos o la violencia política a que se refiere el Informe de la Comisión Nacional
de Verdad y Reconciliación.
El acceso a la información deberá asegurar la absoluta confidencialidad de ésta, sin
perjuicio que los Tribunales de Justicia puedan acceder a dicha información, en los
procesos sometidos a su conocimiento”.
ii. Decreto Supremo Nº 1.005/1997, del Ministerio del Interior, que establece
el Programa Continuación Ley Nº 19.123
El artículo 1º del decreto supremo especificado, refiere:
“El Ministerio del Interior, a través de la unidad que se organizará al efecto en su
Secretaría y Administración General, bajo la dependencia del Subsecretario del
Interior, prestará la asistencia social y legal que requieran a los familiares de las
víctimas a que se refiere el artículo 18 de la Ley Nº 19.123, tanto para acceder a
los beneficios que ella establece como para hacer efectivo el derecho que reconoce
su artículo 6º.
La misma dependencia tendrá a su cargo las funciones relativas a la conservación y
custodia de la documentación y archivos generados por la ex Corporación Nacional
de Reparación y Reconciliación, así como la que originen las acciones que desarrolle
el Ministerio del Interior en la prosecución de sus actividades. Estos antecedentes
tendrán carácter confidencial, sin perjuicio que los Tribunales de Justicia puedan
acceder a ellos en los procesos sometidos a su conocimiento”.

7

2. Establecimiento y regulación del secreto de los antecedentes recopilados
por la Comisión Nacional sobre Prisión Política y Tortura y de la reserva de
los antecedentes de la Comisión Asesora para la calificación de Detenidos
Desaparecidos, Ejecutados Políticos y víctimas de Prisión Política y Tortura
i. Ley Nº 19.992
En cuanto al secreto que rige a los antecedentes de la Comisión Nacional sobre
Prisión Política y Tortura, el artículo 15 de la referida Ley Nº 19.992, dispone:
“Son secretos los documentos, testimonios y antecedentes aportados por las
víctimas ante la Comisión Nacional sobre Prisión Política y Tortura, creada por
decreto supremo Nº 1.040, de 2003, del Ministerio del Interior, en el desarrollo de
su cometido. En todo caso, este secreto no se extiende al informe elaborado por la
Comisión sobre la base de dichos antecedentes.
El secreto establecido en el inciso anterior se mantendrá durante el plazo de 50
años, período en que los antecedentes sobre los que recae quedarán bajo la
custodia del Ministerio del Interior.
Mientras rija el secreto previsto en este artículo, ninguna persona, grupo de
personas, autoridad o magistratura tendrá acceso a lo señalado en el inciso primero
de este artículo, sin perjuicio del derecho personal que asiste a los titulares de los
documentos, informes, declaraciones y testimonios incluidos en ellos, para darlos a
conocer o proporcionarlos a terceros por voluntad propia.
Los integrantes de la Comisión Nacional sobre Prisión Política y Tortura, así como
las demás personas que participaron a cualquier título en el desarrollo de las
labores que se les encomendaron, estarán obligados a mantener reserva respecto
de los antecedentes y datos que conforme al inciso primero de este artículo tienen
carácter secreto, durante todo el plazo establecido para aquel. Estas personas se
entenderán comprendidas en el Nº 2 del artículo 201 del Código de Procedimiento
Penal o del artículo 303 del Código Procesal Penal, según corresponda.
La comunicación, divulgación o revelación de los antecedentes y datos amparados
por el secreto establecido en el inciso primero, será sancionada con las penas
señaladas en el artículo 247 del Código Penal”.
El citado artículo 15 de la Ley N° 19.992 ha sido objeto de diversas críticas que
abogan por su derogación.
Al respecto, se ha dicho que “Los antecedentes Valech, una vez recopilados, fueron
transformados en objetos secretos, cuya no revelación ante el requerimiento de
“autoridades judiciales o administrativas encargadas” podría constituir (…) una
nueva denegación de justicia”6.
En el mismo sentido se han pronunciado entidades públicas y representantes de la
sociedad civil. En el primer caso, el Instituto Nacional de Derechos Humanos 7,
sostuvo que “(…) establecer restricciones, prohibiciones y otras formas de secreto
sobre antecedentes, archivos o testimonios que dan cuenta de violaciones masivas
y sistemáticas a los derechos humanos podría constituir una infracción a las
obligaciones de garantizar el derecho a la verdad y el acceso a la justicia, en la

6 CENTRO DE DERECHOS HUMANOS, FACULTAD DE DERECHO, UNIVERSIDAD DIEGO PORTALES:
Informe Anual sobre Derechos Humanos en Chile 2014 (Santiago de Chile, Ediciones Universidad Diego
Portales, 2014) P. 31.

7 En adelante INDH.

8

medida que se priva a la sociedad, y a los encargados de impartir justicia, de
información eventualmente relevante para el esclarecimiento de los hechos”8.
En cuanto a la sociedad civil, el Sitio de Memoria Londres 38 ha difundido una
campaña titulada “No más archivos secretos”, expresando al respecto que “El
secreto es antidemocrático y entorpece los procesos de verdad y justicia,
perpetuando la impunidad de los culpables. Por ello, en casos de graves violaciones
a los derechos humanos, el Estado tiene la obligación de entregar toda la
información disponible, y no puede ampararse en la sola afirmación de la
inexistencia de los documentos solicitados, o en restricciones de acceso, como son
la privacidad de las personas o la seguridad nacional, causales habituales de
reserva para negar el acceso”9.
Por otro lado, el INDH solicitó un pronunciamiento a la Contraloría General de la
República, con el fin de que este determinara si era o no era procedente que el
INDH entregara a los tribunales de justicia la información que mantiene en custodia
y depósito, relativa a los antecedentes y actuaciones de las Comisiones Valech I y
II. Al respecto, el organismo contralor sostuvo que respecto del artículo 15 de la
Ley N° 19.992, “(…) el dictamen N° 77.470, de 2011, concluyó, en lo pertinente,
que ella se mantiene vigente produciendo los efectos que le son propios, pues al
tenor de lo previsto en los artículos 8° de la Constitución Política y 1° transitorio de
la Ley de Transparencia de la Función Pública y Acceso a la Información de la
Administración del Estado, aprobada por el artículo primero de la ley N° 20.285, se
configura a su respecto una de las excepciones al principio de publicidad que regula
esa preceptiva, y que ha sido ordenada por una disposición a la cual corresponde
atribuir el carácter de quórum calificado”10.
Sin embargo, respecto de los antecedentes aportados a la Comisión Valech II, “(…)
en virtud de lo preceptuado en el inciso segundo del numeral 6 del artículo 3° de la
ley N° 20.405, se configura una autorización legal en favor del INDH, que hace
excepción a las reglas del secreto que rigen para los antecedentes aportados a cada
una de estas comisiones, pero exclusivamente en cuanto lo habilita para conocer
tal documentación, en el contexto de las labores de sistematización que en ese
numeral se le encomiendan, con el objetivo de custodiar y guardar la información a
que se refiere el inciso primero del mismo”11.
ii. Ley Nº 20.405
En cuanto a la reserva que rige a los antecedentes de la Comisión Asesora para la
calificación de Detenidos Desaparecidos, Ejecutados Políticos y víctimas de Prisión
Política y Tortura, el artículo 3° transitorio de la Ley Nº 20.405, dispone:
“El Presidente de la República establecerá una Comisión Asesora para la calificación
de Detenidos Desaparecidos, Ejecutados Políticos y Víctimas de Prisión Política y
Tortura, en adelante "la Comisión", cuyo objeto exclusivo será calificar, de acuerdo
a los antecedentes que se presenten y para el solo efecto de esta ley, a las
siguientes personas:
a) Aquellas que, en el período comprendido entre el 11 de septiembre de 1973 y el

8 INSTITUTO NACIONAL DE DERECHOS HUMANOS: Informe Anual Situación de los Derechos Humanos
en Chile 2013 (disponible en el sitio http://www.indh.cl/wp-content/uploads/2013/12/7.-Violacionesmasivas-sistematicas.pdf, consultado el 26 de noviembre de 2014) P. 261.

9 LONDRES 38: No más Archivos Secretos (disponible en el sitio http://www.londres38.cl/1937/w3article-95544.html, consultado 27 de noviembre 2014).

10 CONTRALORÍA GENERAL DE LA REPÚBLICA: Dictamen N° 41.230. Disponible en sitio
http://www.contraloria.cl/, consultado el 25 de noviembre de 2014.

11 Ibidem.

9

10 de marzo de 1990, hubiesen sufrido privación de libertad y/o torturas por
razones políticas. En ningún caso la Comisión podrá calificar la situación de
personas privadas de libertad en manifestaciones públicas, que fueron puestas a
disposición de los tribunales de policía local o de algún tribunal del crimen por
delitos comunes y luego condenadas por estos delitos. Las personas que hubiesen
presentado sus antecedentes a la Comisión Nacional sobre Prisión Política y
Tortura, creada por el decreto supremo N° 1.040, de 2003, del Ministerio del
Interior, que no hubieren sido calificadas favorablemente, podrán presentar su
postulación nuevamente, si acompañan nuevos antecedentes.
b) Aquellas que, en el período señalado precedentemente, hubieren sido víctimas
de desaparición forzada o correspondieren a ejecutados políticos, cuando aparezca
comprometida la responsabilidad del Estado por actos de sus agentes o de
personas a su servicio; como asimismo, los secuestros y los atentados contra la
vida de personas cometidos por particulares bajo pretextos políticos. Estas
personas no podrán haber sido individualizadas en el Volumen Segundo del Informe
de la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación, creada por el decreto supremo
N° 355, de 1990, del Ministerio del Interior, ni por la Corporación Nacional de
Reparación y Reconciliación, creada por la ley N° 19.123, a menos que acompañen
nuevos antecedentes.
(…)
El proceso de calificación se regirá por las siguientes normas:
a) Los interesados dispondrán de un plazo máximo de seis meses, contado desde la
conformación de la Comisión, para presentar a ésta los antecedentes que acrediten
su pretensión, pudiendo la Comisión realizar todas las actuaciones que estime
pertinentes para cumplir su cometido. Todas las actuaciones que realice la
Comisión, así como todos los antecedentes que reciba, tendrán el carácter de
reservados, para todos los efectos legales (…)”.

10

IV. Fundamentos Jurídicos que justifican la revisión de la normativa
vigente
Dos son los derechos que justifican la revisión de las normas actualmente vigentes,
que establecen las confidencialidad, secreto o reserva, según sea el caso, de los
antecedentes recabados por las comisiones de verdad, y que, además, instan a
promover la publicidad de tales antecedentes. Ellos son el Derecho a la Verdad y el
Derecho al Acceso a la Información Pública.
1. El Derecho a la Verdad
Desde la doctrina del Derecho Internacional de los Derechos Humanos, se indica
que “(…) las víctimas de graves violaciones de los derechos humanos y del derecho
internacional humanitario, así como sus familiares, tienen el derecho a un recurso
efectivo. Esto implica el derecho a saber la verdad acerca del abuso que han
sufrido, incluyendo la posibilidad de identificar a los perpetradores, las causas que
originaron tales violaciones y, de ser el caso, la suerte final o el paradero de las
personas desaparecidas de manera forzada”12.
La Comisión Interamericana de Derechos Humanos ha establecido que el derecho a
la verdad implica para las víctimas y sus familiares, conocer la suerte de sus seres
queridos, derivado de la obligación que tienen los Estados de brindar a las víctimas
o sus familiares un recurso sencillo y rápido que los ampare contra violaciones de
sus derechos fundamentales13.
No existe un tratado internacional específico en relación al “Derecho a la Verdad”,
sin embargo, se encuentra implícito en varios otros instrumentos de derechos
humanos, tanto del sistema universal como del sistema interamericano.
En el marco del Sistema Universal de Protección de los Derechos Humanos,
podemos señalar que en el año 2002, la Asamblea General de Naciones Unidas
adoptó la Declaración sobre la Protección de Todas las Personas contra las
Desapariciones Forzadas. Asimismo, en 2005 adoptó el conjunto de Principios y
directrices básicos sobre el derecho de las víctimas de violaciones manifiestas de las
normas internacionales de derechos humanos y de violaciones graves del derecho
internacional humanitario a interponer recursos y obtener reparaciones. Finalmente,
en 2006, adoptó la Convención Internacional para la Protección de Todas las
Personas Contra las Desapariciones Forzadas, que entró en vigor en 2010.
Esta Convención, por un lado, establece expresamente para las víctimas y sus
familiares, el derecho a la verdad como un derecho exigible, proporcionándoles el
derecho a saber la verdad en relación con las desapariciones forzadas, el progreso y
resultados de las investigaciones, y el destino de las personas desaparecidas. Por el
otro, establece las obligaciones estatales, principalmente basadas en los deberes de
investigar los hechos, sancionar a los responsables y otorgar reparaciones a las
víctimas y sus familiares así como fijar garantías de no repetición para la sociedad.

12 GONZÁLEZ, EDUARDO y VARNEY, HOWARD: En busca de la verdad: Elementos para la creación de
una comisión de la verdad eficaz (Brasilia, Comisión de Amnistía del Ministerio de Justicia de Brasil;
Nueva York: Centro Internacional para la Justicia Transicional, 2013).

13 COMISIÓN INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS: Relatoría Especial para la Libertad de

Expresión, en relación al derecho a la verdad. En particular, Caso Nº 10.580, Informe Nº 10/95, Ecuador,
Manuel Bolaños, 12 de septiembre de 1995.

11

Asimismo, el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los derechos humanos, ha
emitido 3 informes sobre el derecho a la verdad en 2007 14, 200915 y 201016,
realzando su importancia e instando a los Estados a cumplir con él.
En el contexto del Sistema Interamericano de Protección de los Derechos Humanos,
debemos señalar que este sistema no establece expresamente el derecho a la
verdad en sus instrumentos internacionales.
Sin embargo, la Corte Interamericana de Derechos Humanos, a través de su
jurisprudencia reconoce la existencia del “derecho a la verdad”. Esta construcción se
deduce de la sentencia en el caso Velásquez Rodríguez vs. Honduras (1988), a
partir de los siguientes párrafos:
“Párrafo 166. La segunda obligación de los Estados Partes es la de
"garantizar" el libre y pleno ejercicio de los derechos reconocidos en
la Convención a toda persona sujeta a su jurisdicción. Esta obligación
implica el deber de los Estados Partes de organizar todo el aparato
gubernamental y, en general, todas las estructuras a través de las
cuales se manifiesta el ejercicio del poder público, de manera tal que
sean capaces de asegurar jurídicamente el libre y pleno ejercicio de
los derechos humanos. Como consecuencia de esta obligación los
Estados deben prevenir, investigar y sancionar toda violación de los
derechos reconocidos por la Convención y procurar, además, el
restablecimiento, si es posible, del derecho conculcado y, en su caso,
la reparación de los daños producidos por la violación de los derechos
humanos.
Párrafo 177. En ciertas circunstancias puede resultar difícil la
investigación de hechos que atenten contra derechos de la persona.
La de investigar es, como la de prevenir, una obligación de medio o
comportamiento que no es incumplida por el solo hecho de que la
investigación no produzca un resultado satisfactorio. Sin embargo,
debe emprenderse con seriedad y no como una simple formalidad
condenada de antemano a ser infructuosa. Debe tener un sentido y
ser asumida por el Estado como un deber jurídico propio y no como
una simple gestión de intereses particulares, que dependa de la
iniciativa procesal de la víctima o de sus familiares o de la aportación
privada de elementos probatorios, sin que la autoridad pública
busque efectivamente la verdad. Esta apreciación es válida
cualquiera sea el agente al cual pueda eventualmente atribuirse la
violación, aun los particulares, pues, si sus hechos no son
investigados con seriedad, resultarían, en cierto modo, auxiliados por
el poder público, lo que comprometería la responsabilidad
internacional del Estado.
Párrafo 181. El deber de investigar hechos de este género subsiste
mientras se mantenga la incertidumbre sobre la suerte final de la
persona desaparecida. Incluso en el supuesto de que circunstancias
legítimas del orden jurídico interno no permitieran aplicar las
sanciones correspondientes a quienes sean individualmente
responsables de delitos de esta naturaleza, el derecho de los

14 ACNUDH, Informe de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos
Humanos sobre el derecho a la verdad A/HRC/5/7 (2007).

15 ACNUDH, Informe de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos
Humanos sobre el derecho a la verdad A/HRC/12/19 (2009).

16 ACNUDH, Informe del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos sobre el
derecho a la verdad A/HRC/15/33 (2010).

12

familiares de la víctima de conocer cuál fue el destino de ésta y, en
su caso, dónde se encuentran sus restos, representa una justa
expectativa que el Estado debe satisfacer con los medios a su
alcance”.
En 1995, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos abordó por primera vez
el derecho a la verdad, señalando que “(…) se trata del derecho de las familias a
conocer la suerte de sus seres queridos, derivado de la obligación que tienen los
Estados de brindar a las víctimas o sus familiares un recurso sencillo y rápido que
los ampare contra violaciones de sus derechos fundamentales, conforme al artículo
25”17.
Posteriormente, la evolución de este derecho ha llevado a considerarlo como
derecho que pertenece a las víctimas y sus familiares y también a la sociedad
general. Conforme a esta concepción, actualmente, el derecho a la verdad
construye conforme a la interpretación conjunta de los artículos 1.1., 8 ,13 y 25
la Convención Americana.

un
en
se
de

La incorporación del derecho a la libertad de expresión como fundamento del
derecho a la verdad, obedece a la constatación de que en algunas dictaduras de
latinoamericana en las décadas pasadas, la dictación y aplicación de leyes de
amnistía, permitió que las violaciones a derechos humanos quedaran en la
impunidad y la única forma de las víctimas y sus familiares de acceder a
reparaciones es a través de tomar conocimiento de los hechos. Por lo anterior,
vincular el derecho de acceder a la información, propio del artículo 13 de la
Convención Americana, permite conocer lo que ha sucedido.
El Derecho a la verdad tiene una dimensión individual y otra colectiva:
- Dimensión individual: el derecho de familiares de víctimas de violación a derechos
humanos a conocer lo sucedido. “El Estado está obligado a proveer a las familias de
las víctimas la verdad sobre las circunstancias relativas a los crímenes”18.
- Dimensión colectiva: el derecho de la sociedad como un todo a ser informada
sobre lo sucedido con relación a violaciones graves a derechos humanos. “El
resultado de todos los procedimientos investigativos debe ser divulgado al público
para que “la sociedad sepa la verdad” 19. A mayor abundamiento, “La sociedad tiene
el derecho a saber la verdad relacionada con los crímenes para prevenirlos en el
futuro”20.
Asimismo, profundizando en este deber de investigar, la Corte Interamericano de
Derechos Humanos fijó el estándar para la realización de investigaciones judiciales,
señalando que los Estados deben “(…) iniciar ex officio y sin dilación, una
investigación seria, imparcial y efectiva por todos los medios legales disponibles y
orientada a la determinación de la verdad y a la persecución, captura,
enjuiciamiento y eventual castigo de todos los responsables intelectuales y
materiales de los hechos, especialmente cuando están o puedan estar involucrados
agentes estatales”21.

17 COMISIÓN INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS: Caso Nº 10.580, Informe Nº 10/95,
Ecuador, Manuel Bolaños, 12 de septiembre de 1995.

18 CORTE INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS: Caso Velásquez Rodríguez vs. Honduras, párr.
77 (1988).

19 CORTE INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS: Caso Myrna Mack Chang vs. Guatemala, párr.
274-75 (2003).

20 CORTE INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS: Caso Bámaca Velásquez, párr. 77 (2002).
21 CORTE INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS: Caso García Lucero y otras vs Chile, sentencia
de 28 de agosto de 2013, párr. 122.

13

En suma, el derecho a la verdad está ligado estrechamente con el derecho de
acceso a la justicia y el acceso a la información, pues el Estado debe asegurar, en
tiempo razonable, el derecho de las presuntas víctimas o sus familiares a que se
haga todo lo necesario para conocer la verdad de lo sucedido y se sancione a los
eventuales responsables22.
En el ordenamiento jurídico de Chile, la única consagración que existe sobre el
derecho a la verdad, se encuentra en la Ley Nº 19.123, que crea el Programa de
Derechos Humanos, dependiente del Ministerio del Interior y Seguridad Pública:
“Artículo 6°.- Se declara que la ubicación de las personas detenidas
desaparecidas, como igualmente la de los cuerpos de las personas
ejecutadas y las circunstancias de dicha desaparición o muerte,
constituyen un derecho inalienable de los familiares de las víctimas y
de la sociedad chilena”.
2. El Derecho al Acceso a la Información Pública
El derecho de acceso a información pública “(…) es el derecho que permite a
cualquier persona tener conocimiento de la información que se encuentra en
cualquier entidad estatal”23. En concordancia con lo expuesto en el capítulo anterior,
“En relación con los crímenes de lesa humanidad o crímenes de guerra, este
derecho se ha vinculado al derecho a la verdad y al derecho a la justicia”24.
En un principio, la Constitución Política de la República no consagraba este derecho.
Sin embargo, en virtud de la reforma constitucional de 2005, el nuevo artículo 8 o, al
plasmar explícitamente el principio de transparencia, consagró dicho derecho de
forma expresa25.
Explicitado el concepto de derecho de acceso a la información pública, cabe señalar
ahora qué se entiende por información pública. Dicha información consiste en “Los
actos y resoluciones del Estado, y la información elaborada con presupuesto
público, salvo las excepciones que establece la ley”26.
De acuerdo a lo expresado en el párrafo precedente, tiene carácter público la
siguiente información:
1) Los actos y resoluciones de los órganos de la administración del Estado, sus
fundamentos, los documentos que les sirvan de sustento o complemento directo y
esencial, y los procedimientos que se utilicen para su dictación, salvo excepciones
establecidas en la ley; y,

22 CORTE INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS: Caso García Lucero y otras vs Chile, sentencia
de 28 de agosto de 2013, párr. 121. En igual sentido, Caso Bulacio Vs. Argentina, párr. 114, y Caso
Masacre de Santo Domingo Vs. Colombia, párr. 155.

23 CONSEJO PARA LA TRANSPARENCIA: Conozca el Significado de la Ley. Disponible en

http://www.consejotransparencia.cl/conozca-el-significado-de-la-ley/consejo/2012-11-27/154153.html,
consultado el 24 de noviembre de 2014.

24 INSTITUTO NACIONAL DE DERECHOS HUMANOS: Informe Anual Situación de los Derechos

Humanos en Chile 2013. P. 260. Disponible en http://www.indh.cl/wp-content/uploads/2013/12/7.Violaciones-masivas-sistematicas.pdf, consultado el 26 de noviembre de 2014.

25 CHILE. Ministerio Secretaría General de la Presidencia. 2005. “Ley N° 20.050, Reforma

Constitucional que Introduce Diversas Modificaciones a la Constitución Política de la República”.
Disponible en http://www.leychile.cl/Navegar?idLey=20050, consultado el 26 de noviembre de 2014.

26 BIBLIOTECA DEL CONGRESO NACIONAL DE CHILE: Guía legal sobre: Transparencia/Acceso a la
información pública. Disponible en http://www.bcn.cl/leyfacil/recurso/transparencia---acceso-a-lainformacion-publica, consultado el 26 de noviembre de 2014.

14

2) La información elaborada con presupuesto público y toda otra información que
obre en poder de los órganos de la administración, cualquiera sea el formato,
soporte, fecha de creación, origen, clasificación o procesamiento, salvo excepciones
establecidas en la ley.
El citado artículo 8° de la Carta Fundamental señala que “Son públicos los actos y
resoluciones de los órganos del Estado, así como sus fundamentos y los
procedimientos que utilicen”27.
En sintonía con lo señalado en los párrafos anteriores, la Ley N° 20.285, sobre
Acceso a la Información Pública, señala en su artículo 1° que ella “(…) regula el
principio de transparencia de la función pública, el derecho de acceso a la
información de los órganos de la Administración del Estado, los procedimientos
para el ejercicio del derecho y para su amparo, y las excepciones a la publicidad de
la información”28.
Asimismo, éste derecho está consagrado en diversos tratados internacionales, tales
como, la Declaración Universal de los Derechos Humanos (artículo 19); el Pacto
Internacional de Derechos Civiles y Políticos (artículo 19); y la Convención
Americana sobre Derechos Humanos (artículo 13).
El acceso a la información pública no es un derecho absoluto, ya que puede ser
limitado a través de la reserva o el secreto, pero sólo en los casos que expresa y
taxativamente señale la ley.
El artículo 8° de la Carta Fundamental expresa que “(…) sólo una ley de quórum
calificado podrá establecer la reserva o secreto de aquéllos o de éstos, cuando la
publicidad afectare el debido cumplimiento de las funciones de dichos órganos, los
derechos de las personas, la seguridad de la Nación o el interés nacional”.
En plena concordancia con el texto constitucional, las únicas excepciones en las
cuales se puede negar parcial o totalmente el acceso a la publicidad de la
información, están taxativamente contempladas en el artículo 21 de la Ley N°
20.285, que son las siguientes:
1) Cuando afecte el debido cumplimiento de las funciones de un órgano del Estado;
2) Cuando afecte los derechos de las personas;
3) Cuando afecte la seguridad de la nación;
4) Cuando afecte el interés nacional; y,
5) Cuando una ley de quórum calificado haya declarado reservada o secreta cierta
información.
La Corte Interamericana de Derechos Humanos ha sostenido que el artículo 13 de la
Convención Americana sobre Derechos Humanos, al estipular expresamente los
derechos a buscar y a recibir informaciones, “(…) protege el derecho que tiene toda
persona a solicitar el acceso a la información bajo el control del Estado, con las
salvedades permitidas bajo el régimen de restricciones de la Convención”29. En
otras palabras, el referido artículo “(…) ampara el derecho de las personas a recibir
dicha información y la obligación positiva del Estado de suministrarla, de forma tal
que la persona pueda tener acceso y conocer esa información o reciba una

27 CHILE. Ministerio Secretaría General de la Presidencia. 2005. Decreto 100, Fija el Texto Refundido,
Coordinado y Sistematizado de la Constitución Política de la República de Chile. Disponible en
http://www.leychile.cl/Navegar?idLey=20050, consultado el 26 de noviembre de 2014.

28 CHILE. Ministerio Secretaría General de la Presidencia. 2008. “Ley N° 20.285, sobre Acceso a la
Información Pública”. Disponible en http://www.leychile.cl/Navegar?idNorma=276363, consultado el 26
de noviembre de 2014.

29 CORTE INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS: Caso Gomes Lund y otros (“Guerrilla do
Araguaia”) Vs. Brasil, sentencia de 24 de noviembre de 2010, Párr. 197.

15

respuesta fundamentada cuando, por algún motivo permitido por la Convención, el
Estado pueda limitar el acceso a la misma para el caso concreto. Dicha información
debe ser entregada sin necesidad de acreditar un interés directo para su obtención
o una afectación personal, salvo en los casos en que se aplique una legítima
restricción”30.
Asimismo, la Corte Interamericana de Derechos Humanos, en un caso en el cual el
Estado chileno fue condenado, expresó que en una sociedad democrática es
fundamental que las autoridades estatales se rijan por el principio de máxima
divulgación, el cual establece la presunción de que toda información es accesible,
sujeto a un sistema restringido de excepciones31. En efecto, toda persona,
incluyendo los familiares de las víctimas de graves violaciones a derechos humanos,
tiene el derecho a conocer la verdad, lo cual se enmarca en el derecho de acceso a
la justicia.
Aún más, en casos de graves violaciones de derechos humanos, las autoridades
estatales no se pueden amparar en mecanismos tales como el secreto de Estado o
la confidencialidad de la información, o en razones de interés público o seguridad
nacional, para no aportar la información solicitada por los tribunales de justicia o
por autoridades administrativas encargadas de la investigación o proceso
pendientes32.

30 Ibídem.
31 CORTE INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS: Caso Claude Reyes y otros Vs. Chile, sentencia
de 19 de septiembre de 2006. Párr. 92.

32 CORTE INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS: Caso Myrna Mack Chang Vs. Guatemala,
sentencia de 25 de noviembre de 2003. Párr. 180.

16

V. El Deber del Estado de respetar el Derecho a la Intimidad y el Derecho a
la Honra de todas las personas, entre ellas, las víctimas de graves, masivas
y sistemáticas violaciones a los Derechos Humanos
1. Derecho a la Intimidad

El Derecho a la Intimidad ha sido reconocido en el artículo 12 en la Declaración
Universal de los Derechos Humanos, de 10 de diciembre de 1948. Asimismo, esta
reconocido en el artículo 11 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos.
Estas dos convenciones tienen el carácter de ser fuentes jurídicas que forman parte
del ordenamiento jurídico chileno, y además, tienen un rango supraconstitucional,
en razón de lo dispuesto en el artículo 5º, inciso segundo, de la Constitución Política
de la República.

El término íntimo viene de intimus, de origen latino, y significa "lo más interior".

Según el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española es la "zona
espiritual y reservada de una persona o un grupo, especialmente una familia".

La intimidad corresponde al ámbito psicológico e inconmensurable del individuo,
comprende su personalidad, sus valores morales y religiosos, sus tendencias
sexuales y amorosas, sus orientaciones ideológicas. Y el Derecho a la Intimidad
tiene por objeto la protección de ese ámbito específico.

2. Derecho a la Honra
El derecho a la honra se encuentra reconocido en tratados internacionales 33 y en la
mayoría de las constituciones políticas34. Pero al no existir un concepto claro y
preciso que indique cuál es su contenido, la doctrina y jurisprudencia se han
encargado desarrollarlo.
Así, la Corte Constitucional de Colombia reconoce que la honra es la apreciación que
la colectividad tiene de una persona, concepto objetivo. Distinta del honor que es la
apreciación que uno tiene de sí mismo, un concepto interno35.
Por su parte, la Excma. Corte Suprema de Justicia de Chile, reconoce tal distinción
pero entiende que es el derecho a la honra el que tiene dos alcances, uno objetivo,
referido a apreciación de terceros, y otro subjetivo, que dice relación a la

33 Como por ejemplo, la Declaración Universal de los Derechos Humanos, en su artículo 12; el Pacto
Internacional de Derechos Civiles y Políticos, en su artículo 17; y, la Convención Americana sobre
Derechos Humanos, en su artículo 11.

34 Constitución Política de Colombia, artículo 21; Constitución Política de Chile de 1980, artículo 19 N°
4.

35 Corte Constitucional de Bogotá, sentencia C-063-1994, "[a]unque honra y honor sean
corrientemente considerados como sinónimos, existe una diferencia de uso entre ellos. El honor se
refiere a la conciencia del propio valor, independiente de la opinión ajena; en cambio la honra o
reputación es externa, llega desde afuera, como ponderación o criterio que los demás tienen de uno, con
independencia de que realmente se tenga o no honor; uno es el concepto interno -el sentimiento interno
del honor-, y otro el concepto objetivo externo que se tiene de nosotros -honra".

17

estimación propia o interna. Pero que para el derecho solo tiene relevancia desde el
primer punto de vista36.
El Estado de Chile tiene el deber de respetar, promover y proteger estos derechos.
La estimación de estos derechos a la intimidad y a la honra, y los derechos al
acceso a la información pública y el derecho a la verdad, nos obligan a buscar una
solución idónea y óptima, que vele por la eficacia de todos los derechos en
cuestión, y permita al Estado atender los estándares internacionales sentados por
los sistemas de protección de Derechos Humanos.

36 Excma. Corte Suprema de Justicia de Chile, sentencia dictada en causa rol N° 8140-2009, de 19 de
enero de 2010.

18

VI. Propuesta de una solución óptima que respeta y promueve la eficacia
de los derechos en cuestión
Las víctimas de graves violaciones a los derechos humanos y sus familiares, en su
caso, tienen el derecho a conocer la verdad, según lo ha señalado reiteradamente la
Corte Interamericana de Derechos Humanos37. Dicho derecho encuentra su
fundamento normativo en los artículos 1, 8, 13 y 25, de la Convención Americana
sobre Derechos Humanos. El señalado tratado internacional sobre derechos
humanos, suscrito y ratificado por el Estado, actualmente vigente, constituye un
límite al ejercicio de la soberanía, en razón de lo dispuesto en el artículo 5º, inciso
segundo, de la Constitución Política de la República de 1980.
Además, ellas y ellos son titulares del derecho al acceso a la información pública,
facultad subjetiva que surge del artículo 8o de la Constitución Política de la República
de 1980, en el cual se plasma explícitamente el principio de transparencia, y la
consecuente consagración de dicho derecho.
En consecuencia, las víctimas de graves violaciones a los derechos humanos y sus
familiares tienen el derecho a ser informados de todo lo sucedido, relativo a dichas
violaciones38, inclusive, conocer todas las actividades que ha desarrollado el Estado,
a propósito del establecimiento de la verdad, y del juzgamiento de los hechos.
La Corte Interamericana de Derechos Humanos, a este respecto, ha establecido:
“En casos de graves violaciones a los derechos humanos, las obligaciones positivas
inherentes al derecho a la verdad exigen la adopción de los diseños institucionales
que permitan que este derecho se realice en la forma más idónea, participativa y
completa posible y no enfrente obstáculos legales o prácticos que lo hagan ilusorio
(…)”.39
En tanto titulares del derecho a la verdad y del derecho al acceso a la información
pública, las víctimas de graves violaciones a los derechos humanos ocurridas en
nuestro país, no deben encontrar traba normativa alguna que les impida acceder a
los antecedentes, a los testimonios y a la documentación reunida por las comisiones
de verdad previamente señaladas.

37 La Corte Interamericana de Derechos Humanos se ha referido al derecho a la verdad en numerosas
sentencias, entre las cuales, cabe destacar, la sentencia de 25 de noviembre de 2003, recaída en el Caso
Myrna Mack Chang Vs. Guatemala; la sentencia de 05 de julio de 2004, dictada en el Caso 19
Comerciantes Vs. Colombia; la sentencia de 1° de marzo de 2005, pronunciada en el Caso de las
Hermanas Serrano Cruz Vs. El Salvador; la sentencia de 15 de septiembre de 2005, recaída en el Caso
de la "Masacre de Mapiripán" Vs. Colombia; la sentencia de 28 de noviembre de 2005, dictada en el
Caso Blanco Romero y otros Vs. Venezuela; la sentencia de 06 de abril de 2006, pronunciada en el Caso
Baldeón García Vs. Perú; la sentencia de 1° de julio de 2006, emitida en el Caso de las Masacres de
Ituango Vs. Colombia; la sentencia de 22 de septiembre de 2006, dictada en el Caso Goiburú y otros Vs.
Paraguay; la sentencia de 26 de septiembre de 2006, pronunciada en el Caso Almonacid Arellano y otros
Vs. Chile; y, la sentencia de 25 de noviembre de 2006, recaída en el Caso del Penal Miguel Castro Castro
Vs. Perú.

38 Cfr. Caso de los Hermanos Gómez Paquiyauri Vs. Perú, sentencia de 08 de julio de 2004.
39 Cfr. Caso de la Masacre de La Rochela vs. Colombia, sentencia de 11 de mayo de 2007. Párr. 195.

19

Ahora bien, cuando se pretende consagrar la publicidad como principio orientador,
para que toda la sociedad conozca los antecedentes de calificación de las víctimas,
ello nos exige consultarlo al ciudadano o a la ciudadana, víctima sobreviviente de
violaciones a los derechos humanos, o a la sucesión de la familia, en su caso, ya
que aquel o esta, en el legítimo ejercicio del derecho a la intimidad, del derecho a la
honra o del derecho a la protección de los datos personales y sensibles, puede
formular una oposición fundada a la publicidad de la información.
Para resguardar tales derechos, se sugire considerar la respuesta que ha dado
Brasil, a través de la Ley N° 12.528, de 18 de noviembre de 2011, que creó la
Comisión Nacional de Verdad. El artículo 5° de dicha normativa establece que “Las
actividades desarrolladas por la Comisión Nacional de Verdad serán públicas,
excepto en los casos en que, a su criterio, la manutención del secreto sea relevante
para el logro de sus objetivos o para resguardar la intimidad, la vida pública, la
honra o la imagen de las personas”40. Adicionalmente, se propone fijar un plazo
razonable antes de la publicación de los antecedentes, para que aquellas personas
que consideren que la revelación de los mismos pueda afectarles, manifiesten su
voluntad de que dichos antecedentes permanezcan bajo secreto, por el resguardo
de sus derechos a la honra y a la intimidad, o el derecho a la protección de datos
personales.

40 PRESIDÊNCIA DA REPÚBLICA, CASA CIVIL, SUBCHEFIA PARA ASSUNTOS JURÍDICOS. 2011. Lei N°
12.528, cria a Comissão Nacional da Verdade. Dispobile en
http://www.planalto.gov.br/ccivil_03/_Ato2011-2014/2011/Lei/L12528.htm, consultado el 23 de
noviembre de 2014.

20

VII. Propuesta de ley
En virtud de todo lo expuesto, una correcta normativización, en base a lo antes
argumentado, nos exige derogar expresamente el artículo 15 de la Ley N° 19.992,
el artículo 3° transitorio, en la parte pertinente, de la Ley N° 20.405, y el artículo 2º
Nº 3, en la parte pertinente, de la Ley Nº 19.123. Además, se propone consagrar
expresamente la publicidad de todos estos documentos. Lo anterior, mediante
mensaje presentado por la Presidenta de la República, o bien, mediante moción
parlamentaria. Teniendo presente la naturaleza ordinaria de las leyes citadas, la
derogación requerida debe realizarse mediante una ley simple u ordinaria.
Además, se propone derogar expresamente, en lo pertinente, el artículo 1º del
Decreto Supremo Nº 1.005, de 1997, del Ministerio del Interior. Reconociéndose,
asimismo, la publicidad de todos estos documentos.
Antes de regir la publicidad del material documental en cuestión, deberá darse un
plazo prudente, para que una víctima o su familia, en su caso, exprese formalmente
su oposición, fundada en el derecho a la intimidad, en el derecho a la honra o en el
derecho a la protección de los datos personales.
Si se ejerce el derecho de oposición, el Estado estará obligado a suprimir de todo
documento, aquellos datos personales que la víctima o la familia de ella, en su
caso, han estimado no divulgar, fundada en algunos de los motivos citados.
Transcurrido el plazo que prudencialmente se fije, los antecedentes documentales
tendrán el carácter de públicos, y los órganos encargados en la actualidad de la
custodia y guarda de los mismos, deberán encargarse de arbitar los medios
necesarios, para ponerlos a disposición de la sociedad, para lo cual el Estado debe
velar por la entrega de los recursos necesarios al efecto.

21

VIII. Conclusiones
Por lo expuesto, debemos concluir:
Uno, que el Estado de Chile tiene una determinada normativa, contenida en la Ley
Nº 19.123 y el Decreto Supremo Nº 1.005, de 1997, del Ministerio del Interior, que
establece y regula la confidencialidad de los antecedentes recabados por la
Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación y la Corporación Nacional de
Reparación y Reconciliación.
Dos, que además, el Estado de Chile tiene una determinada normativa, contenida
en la Ley Nº 19.992 y la Ley Nº 20.405, que establece y regula el secreto y la
reserva de los antecedentes recabados por la Comisión Nacional sobre Prisión
Política y Tortura, y por la Comisión Asesora Presidencial para la calificación de
Detenidos Desaparecidos, Ejecutados Políticos y víctimas de Prisión Política y
Tortura, respectivamente.
Tres, tal normativa, construida en otro contexto histórico, hoy, merece ser revisada,
por petición fundada del Pueblo y por lo instruido por el Derecho Internacional de
los Derechos Humanos, mediante la definición de estándares o de normas sobre la
materia, que deben ser observados o cumplidas.
Cuarto, el asunto exige considerar múltiples derechos, como el derecho a la verdad,
el derecho al acceso a la información pública, y los derechos a la intimidad y a la
honra de las víctimas y sus familias, en su caso. A lo anterior, se suma el deber del
Estado de Proteger datos personales.
Quinto, en la búsqueda de una solución óptima, que busque la satisfacción de todos
los derechos identificados, se propone un mecanismo que se construya en base al
principio de publicidad, de los antecedentes en cuestión, para promover la eficacia
del derecho a la verdad y del derecho al acceso a la información pública. Mas antes
de que entre en vigor tal publicidad, sería pertinente establecer un período de
tiempo razonable, en el cual las víctimas y sus familias podrían ejercer una
oposición, fundada en la eficacia y protección de su derecho a la intimidad y de su
derecho a la honra, o bien, por la protección de sus datos personales.
Finalmente, cabe concluir que la solución propuesta satisface una demanda social y
se adecua a los estándares que se nos han fijado en la materia.

22

VI. Fuentes
i.

Bibliográficas
- ACNUDH, Informe de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para
los Derechos Humanos sobre el derecho a la verdad A/HRC/5/7 (2007).
_______, Informe de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para
los Derechos Humanos sobre el derecho a la verdad A/HRC/12/19 (2009).
- _______, Informe del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos
Humanos sobre el derecho a la verdad A/HRC/15/33 (2010).
- COMISIÓN ASESORA PRESIDENCIAL PARA LA CALIFICACIÓN DE DETENIDOS
DESAPARECIDOS, EJECUTADOS POLÍTICOS Y VÍCTIMAS DE PRISIÓN POLÍTICA Y
TORTURA: Informe y nóminas de víctimas calificadas (Santiago de Chile, 2011).
- COMISIÓN INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS: Caso Nº 9726 (Panamá),
del 23 de septiembre de 1987, Informe Anual de la Comisión Interamericana de
Derechos Humanos, 1987-1988.
- COMISIÓN NACIONAL DE VERDAD Y RECONCILIACIÓN: Informe (Santiago de
Chile, 1991).
- COMISIÓN NACIONAL SOBRE PRISIÓN POLÍTICA Y TORTURA: Informe (Santiago
de Chile, 2004).
- CORPORACIÓN NACIONAL DE REPARACIÓN Y RECONCILIACIÓN: Informe sobre
calificación de víctimas de violaciones a los derechos humanos y la violencia política
(Santiago de Chile, 1996).
- GONZÁLEZ, EDUARDO y VARNEY, HOWARD: En busca de la verdad: Elementos
para la creación de una comisión de la verdad eficaz (Brasilia, Comisión de Amnistía
del Ministerio de Justicia de Brasil; Nueva York: Centro Internacional para la Justicia
Transicional, 2013).

ii. Normativas
-

Constitución Política de Colombia.
Constitución Política de la República de Chile de 1980.
Convención Americana sobre Derechos Humanos.
Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados.
Convención Interamericana para prevenir y sancionar la tortura.
Convenios de Ginebra de 1949.
Declaración Universal de los Derechos del Hombre.
Decreto Supremo Nº 1.005 de 1997, del Ministerio del Interior.
Ley Nº 19.123.
Ley Nº 19.992.
Ley Nº 20.285.
Ley Nº 20.405.
Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.

iii. Jurisprudenciales
- CORTE CONSTITUCIONAL DE BOGOTÁ, COLOMBIA: Sentencia C-063-1994.
- CORTE INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS: Varias sentencias.

23

- EXCMA. CORTE SUPREMA DE JUSTICIA: Sentencia dictada en causa rol N° 81402009, de 19 de enero de 2010.
iv. Sitios World Wide Web
- BIBLIOTECA DEL CONGRESO NACIONAL DE CHILE: Guía legal sobre:
Transparencia/Acceso
a
la
información
pública.
Disponible
en
http://www.bcn.cl/leyfacil/recurso/transparencia---acceso-a-la-informacion-publica,
consultado el 26 de noviembre de 2014.
- COMANDO PRESIDENCIAL DE DA. MICHELLE BACHELET JERIA: Chile de todos.
Programa de Gobierno Michelle Bachelet 2014-2018 (Chile, octubre 2013).
Documento disponible en http://www.michellebachelet.cl/programa; consultado el
20 de noviembre de 2014.
- COMISIÓN INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS: El acceso a la Justicia
como garantía de los derechos económicos, sociales y culturales. Estudios de los
estándares fijados por el Sistema Interamericano de Derechos Humanos. Disponible
en
http://www.cidh.org/countryrep/AccesoDESC07sp/Accesodesci-ii.sp.htm;
consultado el 25 de noviembre de 2014.
- CONSEJO PARA LA TRANSPARENCIA: Conozca el Significado de la Ley. Disponible
en
http://www.consejotransparencia.cl/conozca-el-significado-de-laley/consejo/2012-11-27/154153.html, consultado el 24 de noviembre de 2014.
- CONTRALORÍA GENERAL DE LA REPÚBLICA: Dictamen N° 41.230 Disponible en
http://www.contraloria.cl, consultado el 25 de noviembre de 2014.
- INSTITUTO NACIONAL DE DERECHOS HUMANOS: Informe Anual Situación de los
Derechos Humanos en Chile 2013. Disponible en el sitio http://www.indh.cl/wpcontent/uploads/2013/12/7.-Violaciones-masivas-sistematicas.pdf, consultado el 26
de noviembre de 2014.
- LEY CHILE: Varias normas. Disponible en http://www.leychile.cl; consultado en
diversas fechas de noviembre de 2014.
- LONDRES 38: No más Archivos Secretos (disponible en el sitio
http://www.londres38.cl/1937/w3-article-95544.html, consultado 27 de noviembre
2014).
- PRESIDÊNCIA DA REPÚBLICA, CASA CIVIL, SUBCHEFIA PARA ASSUNTOS
JURÍDICOS. 2011. Lei N° 12.528, cria a Comissão Nacional da Verdade. Dispobile
en
http://www.planalto.gov.br/ccivil_03/_Ato2011-2014/2011/Lei/L12528.htm,
consultado el 23 de noviembre de 2014.

24

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful