Está en la página 1de 15
 
11
Félix Guattari, el ecósofo
“Pues el veneno de la ceniza radiactiva y de las radiaciones / Es absorbido por las hojas de los árboles, las hierbas en el suelo, el musgo de los  pantanos / Y deviene ‘fuerza’. / Constaten que los árboles y las hojas de hierba no son matadas por el gas carbónico / Y que producen oxígeno.
1
” 
Un título en forma de pregunta, “¿Qué es la ecosofía?”, solo puede reclamar una respuesta. Respuesta que es en realidad muy simple: la ecosofía es el nombre que Félix Guattari dio a su experiencia filosófica y política, desde la mitad de los años ochenta hasta su muerte, el 29 de agosto de 1992. En el título escogido para la presente recopilación, se tendrá razón en ver evidentemente un guiño al libro de Gilles Deleuze y de Félix Guattari,
 ¿Qué es la filosofía? 
, aparecido en las ediciones de Minuit en 1991. A lo largo de la lectura de los diferentes textos que reúne, se constatará en efecto que se trata aquí efectivamente del pen-samiento político y filosófico de Félix Guattari, de la exposición de este y de su construcción –de su
work in progress 
. Si se sigue a Guattari en los textos aquí reunidos, uno lo verá inscri-birse en los grandes movimientos de la filosofía occidental. Erigiendo, a grandes rasgos, una genealogía, se evocará a Husserl y a Heidegger,
¹
 Kenzabur
ō
 
Ō
e
, Lettres aux années de nostalgie 
, trad. Ryôji Nakamura y René de Ceccaty, Paris, Gallimard, 1993, p. 17-18.
 
12
Prefacio
a propósito de su manera de pensar ontología y subjetividad. Se reco-nocerá la figura de Sartre en algunas de sus acciones, o en la multipli-cación de las formas de escritura que explora entonces activamente: novelas, piezas teatrales filosóficas, ensayos. Tenemos hasta psicoanálisis que, como sabemos, seguramente no lo ha marcado; este último será profundamente cuestionado por Félix Guattari, al punto que llegará a proponer, con su amigo Gilles Deleuze, rebautizarlo “esquizoanálisis
2
”.Félix Guattari era un pensador metido en su tiempo, a través de los diálogos constantes que mantiene con Gilles Deleuze, Michel Foucault,  Jean Baudrillard, etc., se inscribe en el seno de lo que los Americanos llamaron la
French
T
eory 
. Estos pensadores de los años setenta y ochenta se esforzaron en superar el “schock” estructuralista de los años cuarenta y cincuenta –por otra parte han abandonado a sus propios herederos en la difícil tarea de superar a su vez el post-estructuralismo que ellos habían fabricado. Félix Guattari, es también la lucha contra,
comple-tamente contra 
 la postmodernidad, al lado de Jean-François Lyotard, de Paul Virilio. Se conoce el Guattari popfilósofo
3
 que se apropia de los objetos más corrientes para desarrollar su pensamiento. Pero si lo hace, no es de la forma tan triste, tan afectada, tan falsamente popular (“snob”, se podría decir), con la cual los autoproclamados “teóricos fresh”
4
 se consagran hoy al ejercicio. Si Guattari se interesa por ejemplo en la publicidad televisiva, no es para reducirla a conceptos preexis-
²
 Sobre este término, y sobre todos los conceptos guattarianos utilizados, el lector podremitirse al glosario propuesto al final del volumen, constituido a partir de definiciones sacadas de los textos de esta recopilación. Esta elección se explica por el hecho de que los conceptos de Guattari no han cesado de evolucionar desde sus primeros escritos de los años sesenta, mientras que la mayoría de las veces conservaba el mismo término para calificarlos. El concepto de
ritornelo
 ha variado así de manera profunda entre
L’inconscient machinique 
 (1979) y los presentes escritos. Por eso, para no subsumir sus conceptos-herramientas (en el sentido deleuzo-guattariano del término) bajo una definición por demás significante y fija –que no sería después de todo sino la mía–, preferí un traspaso de ciertos pasajes de los textos de esta obra.
³
 Sobre esta cuestión, ver el apéndice: “Popfilosofía” de mi
 Manuel à l’usage de deux qui veulent réussir leur (Anti-)Œdipe 
, Paris, Fayard, 2006.
4
 La
Fresh
T
eory
–va de suyo, en remedo de la French
T
eory– se presenta a sí misma como un colectivo informal de jóvenes teóricos-artistas. Cf. AA.VV.,
Fresh
T
eory 1
, Paris, Léo Scheer, 2005. [
NdeT 
]
 
13
Félix Guattari el ecósofo
tentes. No mira la televisión como se aprende sobre los pupitres de la Universidad a leer los
Écrits 
 de Lacan, inventa un método que consiste en leer a Lacan como se ha tomado el hábito de mirar la televisión. Y entonces, ¿cómo no evocar a Nietzsche, aunque Guattari raramente lo cite –¿lo leyó siquiera alguna vez?–, el animal Nietzsche que se adivi-na, como un pez carpa japonés cuyos movimientos se sospechan bajo las lentejas de agua que recubren la superficie del estanque, sin jamás percibirlo? ¿No luchaba ya Nietzsche, como lo hizo Guattari, por no rebajar la filosofía sobre el eudemonismo (una filosofía que serviría para hallar la felicidad) o sobre el sistema (una filosofía que permitiría a esos “profesionales” confeccionar su tela de araña con el fin de aprisionar a cualquiera que estuviese tentado de aproximarse a ella –es lo que repro-chaba a Spinoza)? Una cosa es segura: Guattari no ha cesado, durante su vida intelectual, de
hacer filosofía 
, es decir, según sus términos, de
devenir ecósofo
. Dicho de otro modo, la ecosofía es para Félix Guattari el medio de asociar su apetito insaciable por la producción teórica a su preocupación permanente por la praxis, por la asunción de las realidades complejas del mundo contemporáneo.
Recorrido de un agrimensor ecósofo
Examinemos dónde está la filosofía de Félix Guattari en los años ochenta. Justo después de lo que él mismo llamará los “años de invierno” (el título de su libro aparecido en 1985
5
), parece lanzarse en un nuevo proyecto. Es que siempre hay una aurora de la filosofía, aun tras los tormentos que remiten al hombre a su condición
demasiado humana 
. La lechuza guattariana es de aquellas que prefieren las brumas matinales a los paseos vespertinos. Las nieves lancinantes de los años de invierno se transforman ya en lluvias primaverales y anuncian el verano por venir. No apunta Guattari en 1990: “
 Alegría, tragedia, comedia, los procesos que me gusta calificar de maquínicos tejen un porvenir sin garantía –¡es lo
 Los “años de invierno” corresponden, para Guattari, a la primera mitad de los años ochenta donde, frente al entusiasmo de ver a la izquierda acceder al poder, prevalecen las decepciones con el régimen de Miterrand. Ver los artículos de este período que él mismo ha recopilado (
Les Années d’hiver 
, Paris, Barrault, 1985; rééd. Les Prairies ordinaires, 2009).

Recompense su curiosidad

Todo lo que desea leer.
En cualquier momento. En cualquier lugar. Cualquier dispositivo.
Cancele cuando quiera.
576648e32a3d8b82ca71961b7a986505