Está en la página 1de 515
Temporada VI Capítulo 0: Capítulo 1: INDICE: “Lo mejor que me ha pasado “ “Reencuentros

Temporada VI

Capítulo 0:

Capítulo 1:

INDICE:

“Lo mejor que me ha pasado “

“Reencuentros “

Capítulo 1, parte II:

“Reencuentros… y hostilidad “

Capítulo 2:

“Ah…sorpresa “

Capítulo 3:

“Buscar las cosquillas a quien no tiene paciencia

Capítulo 5:

“Mejor no tientes a la suerte”

Capítulo 6:

“La gente siempre se va “

Capítulo 6, parte II:

“La gente siempre se va”

Capítulo 7:

“A mi manera “

Capítulo 8:

“Vuelta a las andadas”

Capítulo 8, parte II:

“Vuelta a las andadas “

Capítulo 9:

“Secretos”

Capítulo 10:

”No sabe nada”

Capítulo 11:

“Eres increíble “

Capítulo 12:

“Superhéroes”

Capítulo 12, parte II:

“Superhéroes”

Capítulo 12, parte III:

“Superhéroes”

Capítulo 12, parte IV:

“Superhéroes”

Capítulo 12, parte V:

“Superhéroes”

Capítulo 13 :

”Coartadas “

Capítulo 14 :

”Deudas “

Capítulo 15:

“Especial Verónica “

Capítulo 16:

“Capítulo final “

Capítulo 16, parte II:

“Capítulo final “

* CAP.1 : “ REENCUENTROS “ *

SILVIA

Verónica- Dame una oportunidad…

No me podía creer que tuviera que estar en esa situación, suponía que el día llegaría, que la expulsión era temporal… pero deseaba que no fuera así. No estaba preparada para aquello. Me aparté violentamente de ella.

Silvia- Ni se te ocurra tocarme, no tengo nada más que hablar contigo… tuviste oportunidades más que de sobra

Verónica- Silvia… yo… lo siento mucho, siento mucho lo que hice

Bufé.

Silvia- Eso es mentira, no lo sientes

Verónica- No miento…

Silvia- Sería la primera vez que no lo hicieras

Verónica- Por favor, sólo déjame explicarte… estoy arrepentida

Silvia- Ah, sí? De qué estás arrepentida?? Qué es lo que sientes??

Me crucé de brazos esperando una explicación que, por otra parte, no me iba a creer fuera como fuera.

Verónica- Todo… siento haberte engañado, siento haberme portado como lo hice, como…

Silvia- Como una sociópata??

Una mueca de disgusto apareció en su cara.

Verónica- Sí… tienes razón

Silvia- Y qué me dices de lo que le hiciste pasar a Pepa, eh?? Tú sabes lo que podrías haber conseguido?? Sabes lo mucho que estaba sufriendo mientras tu te centrabas en arruinarle la vida??

Asintió lentamente.

Verónica- Sí… me he enterado de todo el jaleo que se montó, la detención de su tutor y…

Silvia- Estarás contenta, no? Todo ese sufrimiento era verdadero, te alegrará saberlo

Verónica- No soy tan mala como para alegrarme por eso…

Silvia- Pero sí para intentar echarla de aquí con artimañas, no??

Verónica- Joder, Silvia! Lo siento! Fui una cabrona, lo sé… he tenido mucho tiempo para recapacitar y para pensar en todo lo que hice, y sé que no estuvo bien pero… lo hice por ti

Entonces me sacó de mis casillas.

Silvia- Por mí?? Por mí??! Pero cómo puedes tener tanta cara??

Verónica- Sí ! Lo hice por ti! Quería que te alejaras de ella para que no te hiciera el mismo daño que me hizo a mí!!

Silvia- Mira, no sé qué es lo que pasaría entre vosotras, pero…!!

Verónica- Pues que jugó conmigo Silvia!! Me hizo promesas muy bonitas, hasta que me llevó a la cama, y cuando se cansó de usarme para eso, simplemente, pasó de mí

No sabía qué contestar a eso, pero me daba igual… la propia Pepa me había confesado lo mal que se había portado con las demás… pero eso ya era el pasado.

Silvia- Pues lo siento por ti, aún así eso no es excusa

Verónica- Ya lo sé… pero, yo sólo quería protegerte, nada más…

Silvia- No era la manera. Además… sabes? Me alegro de que fracasaras, porque estoy con ella, y me trata como nadie, me hace feliz… y eso no lo va a cambiar nada de lo que haya podido hacer en el pasado

Levantó la mirada para observarme alucinada.

Verónica- Que estás con… cómo que estás con ella?

Silvia- Sí, estamos juntas

Se pasó las manos por la cara, sonriendo irónica.

Silvia – Qué pasa??

Verónica- Que no eres consciente de donde te estás metiendo

Silvia- Mira… si vienes a intentarlo otra vez, no lo vas a conseguir… básicamente porque no voy a escuchar nada de lo que me digas

Verónica- Silvia, no quiero intentar nada

le interesa una cosa de las chicas, y es acostarse con ellas las veces que sea posible y luego pavonearse por ahí

solamente te aviso, Pepa te va a hacer daño, sólo

Silvia- Eso no es verdad!! Tal vez… tal vez antes se portara así, pero conmigo no. Ha cambiado, y ella nunca me haría eso a mí

Verónica- Estás segura?

Silvia- Por supuesto! ( Tajante )

Verónica- Te arrepentirás

Silvia- Sabes? No tengo nada más que hablar contigo

Me giré de malas maneras en camino hacia la puerta… cuando ella me giró cogiéndome de la cintura.

Verónica- Espera! Perdóname!

Silvia- Suéltame!!

Intenté deshacerme de sus brazos… y lo hubiera conseguido, no me agarraba fuerte, no intentaba agredirme… pero supongo que la imagen que Pepa percibió al entrar en el baño no fue esa.

En cuanto oímos la puerta del baño abrirse, Verónica y yo nos giramos para mirar… y allí estaba otra vez esa furia reflejada en su cara. Siempre conseguía helarme la sangre con esa actitud… no por miedo a lo que me pudiera hacer a mí, sino por el que le pudiera hacer a los demás.

Respiró agitadamente con las facciones de su cara marcadas… y atacó. En dos pasos estaba llegando a nuestro lado. Verónica me soltó y retrocedió rápidamente.

Pepa- NI LA TOQUES!!

… le rugió, con una mirada que podría calificarse de asesina. La señaló con el dedo.

Verónica- No la estaba haciendo nada!

Pepa- NI TE ATREVAS A MIRARLA, ME OYES?? TE VOY A REVENTAR!!

Silvia- Pepa!! Para!!

Intenté sujetarla como pude, aferrándome a ella… pero era inútil, volvía a estar cegada por ese sentimiento de violencia que yo odiaba tanto. Tiraba de mí sin ningún problema, llevándome por delante mientras Verónica retrocedía.

Pepa- NO TE ESCONDAS, VEN!! VAMOS!!

Silvia- Pepa, por favor! PARA!

La puerta volvió a abrirse… y para mí se abrió el cielo con ella. Sara y Paula llegaban cotorreando entre risas como siempre… pero sus gestos de humor cambiaron en cuanto vieron la situación. Gracias a que estuvieron rápidas en ayudarme a tirar de Pepa, esta no alcanzó a Verónica.

Pepa nos ignoraba, intentaba escaparse de nosotras sin fijarse ni en quienes éramos. Buscando una solución, me giré rápidamente para mirar a Verónica.

Silvia- VETE!! SAL DE AQUÍ!!

Esta asintió rápidamente, asustada y pasó por nuestro lado, estando a punto de ser atrapada por Pepa… y esta no lo consiguió gracias a la resistencia que hacíamos mis dos amigas y yo, con todas nuestras fuerzas.

En cuanto Verónica se fue, la mirada de Pepa llena de rabia se centró en mí, respirando aceleradamente. Miré a mis amigas y les hice el gesto de que salieran de allí… sería lo mejor, si alguien podía tranquilizar a la bestia en la que se convertía Pepa, era yo… y no quería espectadoras.

Se fueron, y Pepa se apoyó en uno de los lavabos, pasándose las manos por la cara repetidamente, enfurecida. Me acerqué a ella, posicionándome entre sus piernas y fui a tocarla… pero ella rechazó el contacto con un manotazo, sin mirarme.

Pepa- Qué hacíais aquí…? ( murmuró )

Silvia- Pepa, no es lo…

Subió la cara súbitamente para obsequiarme una nueva mirada de furia.

Pepa- Que qué hacía ella aquí??!

Silvia- Tranquilízate, vale??

Pepa- NO, no me tranquilizo!! Qué coño hacías, eh??

Me estaba ofendiendo, mucho. Pero si quería que se relajara, desde luego que esa no iba a ser la mejor forma. Dulcifiqué mi gesto todo lo que pude y llevé mis manos a su cara. Intentó apartarse, pero no la dejé… me acerqué para pegar mi frente a la suya y susurré:

Silvia- Nada de lo que te estés imaginando ( Mirando sus ojos profundamente )

Esto pareció calmarla un poco. Bufó otra vez, pero la ira ya no estaba en sus ojos, y sus brazos parecieron destensarse al dejar de apoyarse rígidos sobre el lavabo.

Pepa- Te estaba tocando… ( Empezando a enfadarse )

Negué mientras le acariciaba la cara.

Silvia- No como tú crees… qué pasa, no confías en mí? ( Susurrando )

Asintió levemente.

Silvia- Entonces no te pongas así…

Pepa- No lo puedo evitar

Pasó de estar seria a preocupada.

Pepa- Qué te estaba diciendo?

Silvia- Sólo que…

Una voz elevada a través de la puerta, nos interrumpió.

Paula- OYE, SEGUÍS DISCUTIENDO?? ( Curiosa )

Suspiré. Quien iba a ser si no. Miré a Pepa con cara de “ La mato? “… y por fin me sonrió, aunque fuese poco. Con mis manos aún en la cara de Pepa, me pensaba la respuesta cuando…

Paula- ES QUE NO SE OYE, HABLAD MÁS ALTO!!

Ahora la que se sentía rabiosa era yo.

Silvia- PAULA, POR FAVOR!!!

Paula- AHÍ AHÍ, PERFECTO!! AHORA SÍ SE ESCUCHA!!

Dejé que mi cabeza se apoyara en el hombro de Pepa, y solté un puchero desesperada. Segundos después, Pepa me rodeó con sus brazos y hundió su cara en mi pelo, sintiéndola aspirar. Cuando hacía eso, es que le estaba dando vueltas a la cabeza con algo… y no bueno.

Me aparté un poco de ella para poder mirarla.

Silvia- Qué pasa?

Pepa- Que no entiendo por qué la defiendes ( mirando hacia abajo )

La obligué a mirarme.

Silvia- Pepa, no la defiendo, te defiendo a ti. No quiero que te metas en más líos por partirle la cara a esa… miserable, no merece la pena.

Pepa- Ya… ( Preocupada )

Siguió mirando hacia abajo, esta vez con un halo de tristeza. Acaricié su cara.

Silvia- Qué pasa…? No me crees…?

Pepa- Sí…

Silvia- Entonces ?

Me miró seria, fijamente.

Pepa- Que lo que me da miedo es que tú la creas a ella

Silvia- Pepa, no… por favor, no pienses eso

Pepa- Qué te ha dicho?

No podía decírselo, a menos que quisiera que volviera a montar en cólera.

Silvia- Nada, sólo quería pedirme perdón

Pepa- Ya

Dejó de apoyarse para pasar a erguirse por completo. Empezó a asentir, pero era obvio que no estaba feliz por esa respuesta. La ira volvía a aparecer. Intenté agarrarla de la mano, pero se soltó.

Pepa- Y tú la has perdonado, no?? Por eso estabais ahí abrazaditas, increíble ( Cubriéndose la cara con la mano )

Silvia- Pero… qué dices? ( Alucinada )

Pepa- No, no te hagas la tonta!! Digo lo que he visto, qué pasa? Me intenta joder la existencia, luego te viene a pedir perdón y la perdonas, no?? Así de fácil!

Silvia- Que no la he perdonado nada!!

Pepa- Y una mierda!!

Silvia- Puedes calmarte, por favor??! Te estás equivocando!!

Pepa- Ah, sí? Me equivoco??

Silvia- Sí!! Te equivocas!

Pepa- Pues nada… ( Suspiró aparentando una falsa tranquilidad ) ahora voy a buscarla y le “ muestro “ mis disculpas, quita!

Intentó apartarme de su camino para dejarme pasar, pero no se lo permití. Con una fuerza inusual, la empujé contra el lavabo, quedándose medio sentada otra vez como antes.

Ahora no sólo estaba enfurecida, también estaba celosa aunque nunca lo fuera a reconocer. Podía haberle dado mil razones para que no se preocupara… pero se me ocurrió otra forma más efectiva. Jadeante por el esfuerzo de “ luchar “ contra ella, me acerqué rápidamente volviéndome a situar entre sus piernas, y la besé tomándola de la cara con fuerza.

Ella no se movió, supongo que no se lo esperaba y menos viniendo de mí. Cogí sus manos y las obligué a enterrarse en mi cintura mientras seguía besándola con dependencia. Sabía que necesitaba sentirme con ella, pegada a ella… sentir que no me iba a ir de su lado por nada ni por nadie, y no había mejor forma para demostrárselo que aquella.

Siguió unos segundos sin reaccionar, hasta que ladeé la cara y mordisqueé sus labios con más fuerza de lo habitual para pedirle que los abriera. Lo hizo, minimamente, entonces me pegué totalmente a ella sin dejar ningún centímetro entre nosotras, coloqué mi mano en su cara para pegarla más a mí y busqué su lengua con la mía.

Las lenguas empezaron a moverse con rapidez dejándose llevar por la locura, sus manos se aferraban a mi cintura, las mías a su nuca. La sentí suspirar dentro de mi boca, arrancándome otro suspiro, a punto de convertirse en gemido, a mí.

Cuando lo sintió, se separó para mirarme. Ya no había ese brillo de ira, furia, enfado, tristeza… ahora había otro muy distinto y aún más conocido por mí, que me hizo sonreír con picardía. Ella no lo hizo, parecía demasiado excitada para pararse a pensar o a responderme, así que tiró de mí por la cintura haciéndome girar sobre mí misma y me elevó para sentarme en el lavabo.

No me paré a pensar si nos podían ver, si cualquier persona podía entrar… y menos cuando sentí su lengua culebreando por mi cuello. Rodeé su cintura con mis piernas, apresándola contra mí, y tras un gemido ahogado apreté su pelo con fuerza al sentir sus dientes clavándose en la piel de mi cuello. Se tomó mi gesto como una invitación y comenzó a morder con más fuerza.

Aquello lejos de frenarla, consiguió excitarla más. Sabía que lo conseguía cuando la nombrara en esos momentos, y me gustaba.

Sus manos se dedicaron a acariciar mis piernas mientras succionaba mi cuello. Empezaron a ascender por ellas subiendo una porción de mi falda, hasta que una de ellas se coló debajo de esta. Un profundo gemido se escapó de mi garganta, así que sin aguantar más, tomé una de sus manos y la llevé entre mis piernas. Resopló al sentir mi excitación por encima de la tela de mi ropa interior, volvió a mi boca para besarme con fiereza y coló sus dedos bajo la tela, gemí y…

…y la puerta se abrió. Estaba visto que de cada tres momentos íntimos que tuviera con Pepa, dos me los iban a chafar, y siempre las mismas.

Paula- Ay va, perdón!!

Sara- Joder, que fuerte… otra vez??

Nos separamos un poco. Pepa sacó la mano de donde la tenía disimuladamente, y empezó a reírse por lo bajo. Ni que decir tiene que a mi no me hizo ni pizca de gracia, aún abrazada a Pepa contesté.

Silvia- Y las veces que hagan falta! Nos podéis dejar intimidad??

Paula- Alaaa, decir que sí, en medio del instituto mismamente pa que pase alguien y os vea

Sara- Yo estoy empezando a pensar que las gusta que las miremos mientras tanto, eh? Porque esto ya, normal, no es

Dijo aquello palmeando el hombro de Paula, como si fueran dos marujonas cotilleando a las puertas del súper.

Paula- Ya te digo ( Mirándola ) todo el día ahí como alimoches en celo

Aquello arrancó una carcajada de Pepa, a ella la daba igual que nos interrumpieran, que me cortaran el rollo… con la comparativa de dos pájaros apareándose, ella era feliz.

Por si éramos pocos, percibimos otra voz haciéndose espacio entre Sara y Paula.

Lucas- Oye, qué pasa aquí que regalan bocatas o…? Hostias!! ( Se tapó los ojos ) Perdón!!

Y otra voz… escuchamos a Aitor desde fuera, menos mal que el cupo en la puerta ya estaba cubierto y no pudo entrar a mirar.

Aitor- Qué pasa?? Qué pasa??

Paula- Nada, tu amiga y Silvia que estaban copulando en el baño

Silvia- PAULA!! Puedes callarte y cerrar la puerta??!

Paula- Sí, sí

Fue a cerrar la puerta… quedándose dentro.

Silvia- PERO CONTIGO FUERA!!

Aitor- En serio?? A ver!!

Lucas- Tú!! Tira pa afuera hombre, no seas morboso!!

Silvia- Gracias a Dios!! Alguien normal!!

Entonces, la cara de Lucas pareció cambiar al recordar algo.

Lucas- Oye Pepa, que digo yo que… qué haces? Eh?? Qué haces?? ( Con segundas )

Pepa se apartó de mí.

Pepa- Yo nada!

Lucas- Ya… ( Riendo socarrón )

Con la tensión del momento ni me mosqueé al escuchar eso.

Pepa- Que… la estaba sacando una cosa que se le había metido

Paula- Sí, de las bragas, no??

Silvia- QUE OS LARGUÉIS!! ( Avergonzada ) VAMOS!!!

Tras mis gritos y entre risitas, salieron y cerraron la puerta. Tiré de Pepa y la abracé.

Silvia- Por qué hay que aguantar esto? ( Entre pucheros )

Rió y acarició mi cara.

Pepa- Son así… habrá que quererlos igual…

Silvia- No, yo hasta final de curso no aguanto, eh?

Volvió a reír y besó mi mejilla, después, pareció volver a estar rara de nuevo.

Silvia- Por favor, Pepa… no le des vueltas a eso…

Pepa- Es que me da miedo…

Silvia- El qué?

Pepa- Hacerte daño…

Tomé su cara con mis manos.

Silvia- No va a pasar nada, tú no estás bien conmigo? ( Asintió )

Pepa- Pero… te ha dicho que te voy a hacer daño como a ella, verdad?

Quise negarlo, pero mi cara reflejó la verdad. Resopló entristecida más que enfadada.

Silvia- Pepa, me da igual lo que me diga, no tiene razón…

Pepa- Sí que la tiene. Yo

se comporta así… la utilicé para… ( Avergonzada )… eso… a ella y a muchas más, soy una hija

de puta…

odio a esa tía, la mataría… pero tiene razón, la hice daño y por eso

Silvia- Ey ( Mirándola ) . Eso no es verdad, todo el mundo cometemos errores.

Pepa- Pero no quiero cometerlos contigo

Silvia- Y no lo harás

Miró para otro lado. La obligué a mirarme.

Silvia- Tú me harías daño?

Pepa- Claro que no…

Silvia- Lo prometes?

Pepa- Lo prometo, yo nunca…

La besé.

Silvia- Pues ya está, no hace falta más, vale?

Asintió lentamente. Me acerqué a ella ladeando mi cara.

Silvia- Me sonríes?

Lo hizo, y volví a besarla, esta vez tiernamente. Tenía intenciones de llegar a más… hasta que el rollo ya no es que se cortara, es que se fue a China cuando oí la voz de mi padre en la puerta.

D.Lorenzo- Qué pasa aquí?? Se puede saber qué hacen en grupito en la puerta del baño?? Es su nuevo cuartel para conspirar sobre cómo tocar los cojones?? Venga para clase!!

Pepa- HOSTIAS!! ( Asustada )

Se separó de mí como si quemara y se giró rápidamente para huír. De la rapidez, se tropezó cayendo al suelo. Me bajé del lavabo.

Silvia- Pepa?!

Pepa- Que como me vea aquí contigo me mata!!

Se levantó rápidamente y se encerró torpemente en una de las cabinas, justo a tiempo para cuando entró mi padre. Este se quedó mirándome.

D.Lorenzo- Silvia, hija, qué haces aquí?

Silvia- Eh… ( Nerviosa ), nada… retocarme en

el espejo

No se me ocurrió otra cosa. Mi padre me miró mosqueado.

D.Lorenzo- Retocarte?? Qué te crees que en vez de venir al instituto vienes a la discoteca??! Y qué hacen esos cuatro en la puerta, qué son?? Tu guardia real?? Como si fueras la Condesa de la Fontaine!!

Oí un carraspeo producto de la risa desde la cabina en la que estaba encerrada Pepa, tosí para ensordecerlo.

Silvia- Que no papá…

D.Lorenzo- Ni papá ni popó!! Tira para clase ya que te me estás atontando juntándote con esta chusma, vamos!!

Fui a salir por la puerta pasando por su lado.

D.Lorenzo- Y Miranda??!

Tragué saliva.

Silvia- Qué…?

D.Lorenzo- Que donde está Miranda!

Silvia- y… yo que sé papá, a mí que me dices?

D.Lorenzo- Qué te digo? Aquí huele a Miranda !

Alucinante. En ese momento me pregunté por qué mi padre no trabajaba como perro policía. Tiré de su chaqueta para sacarle fuera.

Silvia- Qué dices papá, que estás paranoico!

Creí que le había convencido… hasta que se volvió a meter en el baño.

D.Lorenzo- Que no, que no… que son muchos años ya, soy capaz de distinguir su olor y su presencia entre mil

Silvia- Pero que… ( Asustada )

D.Lorenzo- MIRANDA!! SALGA DE DONDE ESTÉ AHORA MISMO, NO SE LO REPITO MÁS VECES!! AHORA ME VA A EXPLICAR QUE HACÍA USTED AQUÍ ESCONDIDA CON MI HIJA!!

Yo sabía lo de que le dijo que era una obsesa sexual, pero de pronto ese mosqueo desmedido porque estuviera conmigo no lo entendía.

Silvia- Papá que estás insinuando??

D.Lorenzo- Yo me entiendo!

Se metió en una de las cabinas… y aproveché. Tras darle un par de toquecitos a la puerta en la que estaba Pepa, y rogar a Dios a que hubiera entendido el mensaje, entré detrás de mi padre en el cubículo impidiéndole la salida. De paso, aproveché para recriminarle.

Silvia- Pero qué estás diciendo??

D.Lorenzo- Que Miranda tiene mucho peligro, yo sé lo que me digo!! Se ha propasado contigo, verdad??

Silvia- Que no, papá!! ( Mintiendo descaradamente )

D.Lorenzo- Seguro??! PORQUE ESQUE YO ME CAGO EN TODO EH??!

Silvia- Quieres dejar de decir burradas??! Que piensas, que soy una fresca?!

D.Lorenzo- No, si de ti no pienso nada mi vida, pero es que Miranda… es perro viejo!!

Silvia- Papá!! Vale ya!! Te digo que no!!

Mientras me preguntaba cómo podía ser tan mentirosa, mi padre entró en razón. Salí de la cabina haciéndome la ofendida con él detrás.

D.Lorenzo- Silvia, mírame

Lo hice.

D.Lorenzo- Está aquí? Estás bajo coacción, verdad? ( Susurrando )

Silvia- Pero se puede saber qué te has tomado esta mañana?? Que no!!

Se giró, y sentí que mi sangre se helaba cuando empezó a abrir las puertas de los baños una por una.

D.Lorenzo- MIRANDA!! QUE NO ME LA CUELA, YA NO SE ACUERDA DE LO QUE HABLAMOS? ( Abriendo puertas )

Silvia- Esto es surrealista…

Tragué saliva, abrió todas las puertas hasta llegar a la última, aquella donde ( recé por ello ) había estado Pepa… aquella que tenía una ventanita al lado. Mi padre sonrió pensando que la tenía acorralada.

D.Lorenzo- VOY A ABRIR LA PUERTA, Y COMO LA ENCUENTRE…!! COMO LA ENCUENTRE !! RECE PARA QUE NO LA ENCUENTRE!!

Abrió la puerta bruscamente, cerré los ojos y…

D.Lorenzo- No es posible… ( murmuró )

Los abrí… y suspiré sonoramente al ver que Pepa ya no estaba. Tiré de mi padre.

Silvia- Lo ves?? Paranoico!! Que eres un paranoico!!

D.Lorenzo- Esta se ha escapado por la ventanilla!!

Silvia- Pero quien te crees que es?? Pepa Judini?? Que la ventanilla se abre por fuera!!

Saqué a mi padre del baño reprochándole su actitud ( De una forma bastante falsa, todo hay que decirlo ), mientras el sólo asentía avergonzado.

Había estado cerca.

CAP 1, PARTE II : REENCUENTROS… Y HOSTILIDAD “ *

SILVIA

Aquella tarde, Pepa y yo íbamos agarradas de la cintura por la calle ( Aprovechando que nuestras casas no estaban cerca, así nadie de nuestra familia podría ver la imagen ) de camino a casa de Paula. Allí habíamos quedado todos para pasar el rato, y bueno… supongo que también para integrarnos como grupo, que parecía que íbamos a serlo.

La verdad es que aunque no lo exteriorizaba, me hacía bastante ilusión. Nunca había tenido muchos amigos… mi carácter antes retraído, y que era un blanco fácil para los demás no me había permitido tener un grupo de amigos… y ahora que las cosas con Lucas estaban más que bien, parecía posible tenerlo. El único con el que no encajaba era con Aitor, y me daba que esa parte iba a ser difícil.

La voz de Pepa me sacó de mis pensamientos.

Pepa- Joder princesa, menos mal que he estao rápida para largarme de ese baño, si tu padre me pilla…

Silvia- Pero qué es lo que te traes con mi padre?

Pareció hacerse la loca unos segundos.

Pepa- Nada… pero con eso de que soy una enferma sexual, como que no creo que le haga mucha gracia vernos a solas en una habitación

Silvia- Bueno, pues si no le gusta que se acostumbre

Pepa- Ah, sí, claro… qué fácil!

Me paré en seco para girarme y mirarla de frente.

Silvia- Qué pasa?

Pepa- Que lo dices con una facilidad, que se acostumbre dice la tía ( Sonriendo irónica )

Silvia- Pues sí

Pepa- Tú estás loca?? Que me mata!! Me-ma-ta!!

Silvia- A ver Pepa, relax. Lo que te estoy diciendo es que de cara a él somos amigas, y familia. Se va a tener que acostumbrar a vernos juntas y a presenciar lo bien que nos llevamos

Dije esto con doble significado mientras sonreía, abrazándola por la cintura y acercándome a ella peligrosamente. Cambió la cara de vinagre por unos segundos al pillar mi indirecta, y dejó que la besara brevemente.

Pepa- Pero ni se te ocurra decirle nada de lo nuestro, eh?

Silvia- Pues no, Pepa, no quiero matar a mi padre de un disgusto

Empecé a andar, y ella correteo detrás de mí para alcanzarme.

Pepa- Ah, vaya, gracias eh?? ( Indignada )

Silvia- Si ya sabes por qué lo digo ( Cogiéndola de la mano )

Seguimos andando, cuando reparé en que Pepa miraba hacia un lado mientras farfullaba por lo bajo. Suspiré.

Silvia- Ya estás de malas?

Pepa- No! ( Sin mirarme )

Silvia- Se puede saber qué te pasa ahora?

Pepa- Nada!

Volví a frenarme, y giré su cuerpo para que quedara frente a mí. Me crucé de brazos, y tras un silencio… subió la cabeza repentinamente.

Pepa- Pues que dices que no le quieres matar como si estuvieras saliendo con una nazi!

Silvia- Para mi padre, como si lo fueras

Pepa- Ja! Y la tía se queda tan ancha!

Se cruzó de brazos enfurruñada, me acerqué a ella.

Silvia- Pepa, pero si tú sabes que es la verdad, aunque no tenga razón! Es que no entiendo a qué viene tu enfado, si te encanta hacerle enfadar… y estoy segura de que también te encanta que él te… tenga esa tirria

Sonrió disimuladamente.

Silvia- Ves!

Pepa- Pero es que no es justo…!!

Silvia- Que no es justo?? Pepa por favor, no le eches tanta cara, eh??

Se enfurruñó.

Silvia- Vas a estar así todo el día?

Pepa- Es que entre unos y otros la gente se pasa la vida tocándome el…

Levanté una ceja.

Pepa- …pie, así me pillo los cabreos que me pillo siempre

Silvia- Ya, pero es que hay veces, como esta, que te cabreas porque te da la gana

Chistó.

Pepa- Eso no es ver…

En ese momento, un coche con un par de chicos jóvenes pasó por nuestro lado a una velocidad considerable, uno de ellos se asomó por a ventana y gritó:

Chico- PELIRROJA!! SI FUERAS BOLLICAO TE COMÍA HASTA EL CROMO!!!

En otra situación me hubiera cabreado bastante por aquella frase soez, pero llegando en el momento de la conversación que llegó, y al ver a Pepa darse la vuelta enfurecida como un resorte… tuve que taparme la boca para no reírme.

Pepa- LE VAS A COMER EL CROMO A TU PUTA MADRE, GILIPOLLAS!!

Aquello acrecentó más mi risa hasta ponerme roja. Pepa avanzó unos cuantos pasos corriendo detrás del coche, sin conseguir alcanzarlo. Corté la risa de raíz al ver que estaba a punto de formar otra de las suyas, y corrí hasta ella para frenar su carrera tirando de su chaqueta.

Silvia- Lo ves?? Pepa, si cada vez que se me acerca alguien le ladras!! Te pasas el día gruñéndole a la gente!

Pepa- Pero y qué coño quieres que haga?? O sea, le gritan a mi chica que le quieren dar cera ( Puse cara de desagrado ), y qué esperas que haga?? Aplaudo??! ( haciendo el gesto )

Silvia- No! Pero tampoco puedes salir como una energúmena detrás del coche!! A ver si te relajas un poco!

Pepa- Que me rela…? ( Se llevo las manos a la cara ) Ay va, ay va que mala hostia me está entrando…

Silvia- Lo ves?? Si pareces el padre de los simpson, no puedes vivir sin el rabiol!

Empecé a reírme… y ella me miró fulminándome, no le había hecho gracia. Me acerqué a ella descruzándole los brazos, y la abracé. Incliné mi cabeza hacia arriba por la diferencia de altura.

Silvia- Jo, no te enfades… es que es verdad, te pasas la mitad del día rebotada… entre eso y los líos que te metes me vas a durar dos días… no podrías intentar estar un poco menos rabiosa…?

Le puse caritas de fingida tristeza para hacerla entrar en razón, y lo conseguí. Me abrazó y apoyó su frente sobre la mía.

Pepa- Lo siento…

Silvia- Si solo tienes que hacer un esfuerzo pequeñito, hazlo por mí…

Pepa- Tampoco creo que sea para tanto, eh?

Silvia- Vaya que no, Pepa si a veces en vez de llevar a mi novia al lado parece que llevo un rotweiller…

Pepa- Bueno… pero eso es tu culpa

LA miré sorprendida.

Silvia- Mi culpa??

Pepa- Sí… porque me tienes enamorá de ti como una perra!!

Me empujó suavemente contra la pared que teníamos al lado, y se tiró a mi cuello dándome besos, imitando el gruñido de un perro. Empecé a reírme descontroladamente intentando apartarla de mí, me estaba haciendo cosquillas.

Silvia- Para, payasa!! ( Riendo )

………………………………………………………………………………………………… …………………………………….

Llevábamos un rato en casa de Paula, aunque aún no estábamos todos. Todavía faltaban Lucas y Aitor.

Yo estaba sentada sobre Pepa, en uno de los sofás, y ellas dos en el otro. Llevábamos un rato hablando de tonterías, hasta que salió el tema estrella.

Pepa me abrazaba por la espalda y yo acariciaba una de sus rodillas. Paula nos miró de arriba abajo, para luego mirar a Sara sonriente. Y las cacé al vuelo.

Silvia- No, por fav…

Paula- Ya vais a empezar otra vez a toquetearos?? ( Riendo ) Oye que si os entra la urgencia vamos a mi cuarto eh, vosotras os ponéis en la cama y…

Sara- Nosotras os miramos mientras comemos palomitas, como a vosotras os gusta

Pepa se rió a mi espalda, a ella no le importaba lo más mínimo que se hablaran de nuestras intimidades. Yo enrojecí.

Silvia- Cuando vais a dejar la tontería??

Paula- Cuando dejemos de encontraros echando polvos furtivos

Me giré.

Silvia- y tú! Diles algo!

Pepa- Y qué quieres que les diga? Si es verdad

Silvia- Gracias por tu ayuda eh?

Sonó el timbre de la puerta.

Paula- Silvia, puedes ir tu?

Silvia- Sí, claro

Me levanté para ir hacia la puerta. Oí risillas a mi espalda y me giré.

Paula- Es que me da miedo darme la vuelta y que os pongáis a mancillar mi cocina o algo

Las tres empezaron a partirse el pecho.

Silvia- Iros a la mierda ( Miré a Pepa ) Y tú y yo ya hablaremos!

Pepa- Pero yo qué he hecho??!

Fui hacia la puerta sin contestar, aunque sí que las seguí escuchando.

Pepa- Ya me la habéis chinao, ahora a ver quien la aguanta ( Lanzándole un cojín a Paula )

Paula- Ay!! ( recibiendo el golpe ) Bueno, no te alteres… luego le dices cuatro cositas y en menos que canta un gallo estáis metiéndoos mano en el cuarto de las escobas

Más risas. Resoplé por tener que aguantar lo inaguantable, y abrí la puerta. En ese momento preferí no haberlo hecho.

Aitor me miraba serio, altivo… y Lucas, a su espalda, sonreía intentando transmitirme calma.

Aitor- Hola ( Serio )

Silvia- Ho

hola

No podía evitarlo, las miradas de Aitor conseguían intimidarme bastante. Carraspeó.

Aitor- Me dejas pasar a casa de MI novia?

Me aparté para dejarle pasar, avergonzada.

Aitor- Gracias

Sentenció al pasar por mi lado. Lucas le dio un pequeño empujón como reprimenda, al que no hizo caso.

Tras cerrar la puerta, Lucas se acercó tímido… y para mi sorpresa, me dejó un fugaz beso en la frente. Le miré sonriente y sorprendida a partes iguales por aquel gesto de cariño.

Lucas- Cómo estás?

Silvia- Bien… no te preocupes, si siempre es así conmigo…

Se puso serio, y colocó una de sus manos en mi hombro.

Lucas- No me refiero a eso

Ya lo sabía, pero había intentando evitarlo. Miré hacia abajo nerviosa, y luego a él.

Silvia- Bueno… bien, supongo, pero… me he pasado todo el día llevándome a Pepa de un lado para otro conmigo, y ella como es tan buena ni pregunta… supongo que no se habrá dado cuenta… ( Avergonzada ) He tenido que ir en coche con mi padre al instituto porque no me atrevía a ir sola…

Después de una mueca de dolor, apretó mi hombro.

Lucas- Silvia, eso se te pasará, es normal que ahora estés asustada. He hablado con mi padre, el cabrón que te atacó estaba aquí de vacaciones, no le vas a volver a ver, vale? Pero antes

las vacaciones se las va a pasar en el trullo antes de volver a la jaula de donde le hayan

dejado salir

Asentí lentamente y apoyé mi mano en la suya.

Lucas- Y si necesitas ir a cualquier sitio y Pepa no puede ir contigo, me llamas a mí. Tienes

mi número?

Sonreí débilmente.

Silvia- No hace falta que te preocupes tanto

Lucas- Sí la hace. Ahora eres una de las nuestras, no? ( Burlón ) Además, tengo que compensarte por lo mal que nos hemos portado contigo

Silvia- Eso ya está olvidado

PEPA

Cuando ya estábamos todos reunidos en el salón, se formaron dos grupitos. Por un lado, estábamos Aitor, Lucas y yo en un sofá hablando y haciendo el cafre. Por el otro, las chicas estaban de pie en una esquina del salón cuchicheando y riéndose, de vez en cuando me miraba, cosa que acabó por mosquearme.

Pepa- Se puede saber qué me miráis tanto? De qué habláis?

Sara- No, de nada… ( riendo )

Pepa- Ya…

Se miraron entre las tres, y ante nuestras caras de mosqueo se echaron a reír.

Paula- Vamos un momento al desván, que os voy a enseñar una cosa ( Riendo )

Aún mosqueados, fuimos a levantarnos para ir detrás de ellas. Aitor salió detrás de las chicas, y cuando vi el momento tiré de Lucas para que se quedase.

Pepa- Espera, espera

Lucas- Qué pasa?

Comprobé que estábamos solos. Unos segundos después, cuando oí las risas de las chicas y Aitor procedentes de desván, arranqué.

Pepa- Qué secretitos te traes con Silvia?

Lucas- Secretitos? Ninguno… por?

Pepa- Por el rato ese que habéis estao solos en la puerta, te crees que soy tonta o qué?

Lucas- Que no me traigo secretitos!

Se giró para irse, pero le retuve.

Pepa- Lucas ( Levantando la ceja )

Resopló, y tras unos segundos…

Lucas- A ver, sí que hemos estado hablando… pero que no hay ningún secreto, la estaba pidiendo perdón por mi comportamiento

Aquello me pilló por sorpresa, sonreí.

Pepa- De verdad? ( Ilusionada )

Sonrió y palmeó mi espalda.

Lucas- De verdad, es buena tía. Me cae bien

Pepa- Eso quiere decir que vais a dejar de avasallarla constantemente?

Rió.

Pepa- No creo que con Aitor sea tan fácil, eh?

Lucas- Bueno… dale tiempo, ya sabes cómo es

La voz de Paula llegó hasta nosotros.

Paula- OYEEE, VENÍS O QUÉ?! PEPA, QUE TE TENEMOS UNA SORPRESA!!

Nos miramos extrañados.

Pepa- Sorpresa?

Lucas- Viniendo de esta cualquier cosa…

Pepa- Verás… ( Mosqueada )

………………………………………………………………………………………………… ……………………………………

Minutos después…

Ante la sonrisa de todos, y las risas de choteo…

Pepa- NO!! Ni de coña, vamos!!

Silvia- Pepa! Me has dicho que lo ibas a intentar!

Pepa- Sí, pero de esta gilipollez yo no he dicho nada!!

“ Pi, pi, pi, pi!! “

Paula- Ay va, pues funciona!! Pensé que después de tanto tiempo no iba a hacerlo! ( Ilusionada )

Lucas, Sara y Aitor se estaban partiendo el culo, casi por el suelo. Silvia se acercó a mí y me acarició el brazo.

Silvia- Anda…

Pepa- Que no!!

Silvia- Me lo prometiste!!

Pepa- Pero qué dices?? No flipes anda, que yo no te he prometido nada, no pienso ir con esto por la calle haciendo el mongolo para que todo el mundo se descojone de mí, que no!!

“ Pi, pi, pi, pi!! “

Silvia- Pepa!! Hostilidad! ( Regañándome )

La “ sorpresa “ de Paula era la siguiente… habían ido al desván a buscar un pulsometro de esos que llevaban los infartados, en ese caso, el abuelo de Paula.

Silvia les había contado nuestra conversación sobre mis ataques de rabia, y entre ellas y Aitor habían tenido la maravillosa idea de que llevara ese cachivache en la muñeca para detectar mis momentos de hostilidad. En el cacharro ese, me habían marcado un límite de pulsaciones, y si las superaba ( cosa que era muy fácil si me cabreaba ) pitaba.

Y si pitaba? Bueno, habían acordado tenerme vigilada en todo momento del día para ver si hacía pitar al pulsometro, y así echarme la bronca.

Pepa- Que no! Que esto es una gilipollez

Paula- Pues es muy útil!!

Pepa- Pues si es tan útil métetelo tú en el culo!!

“ Pi, pi, pi, pi!! “

Lucas- Pepa ( Descojonado )… hostilidad!!

Pepa- Que te jodan!!

“ Pi, pi, pi, pi!! “

Silvia- Joe Pepa, es que si vas a estar así todo el rato te lo vas a cargar!

Aitor- Esta en dos días lo revienta ( Descojonado )

Pepa- Se acabó!

Mientras seguía pitando, fui a quitármelo de la muñeca. Me lo habían enganchado de tal forma que tenía que tirar de la correa con los dientes. Silvia se acercó a mí y empezó a darme besos por la cara.

Silvia- Mi amor…

Pepa- No!

Silvia- Por fa…

Pepa- Que no!!

Silvia- Anda… si es sólo para ayudarte a superarlo

Pepa- Que no necesito superar nada!!

“ Pi, pi, pi, pi!! “

Silvia- Ves como sí?

Resoplé con los ojos en blanco.

Pepa- Cómo se quita esto? Que no puedo!

Me cogió de las manos.

Silvia- Sólo unos días! Hasta que controles la hostilidad!

Se acercó a mí y escondió su cara en mi cuello, después de besarlo puso su voz de penita más eficiente.

Silvia- Hazlo por mí…

Pepa- Que no!! He dicho que no y es que no!! No pienso llevar esta mierda puesta ni por ti, ni por nadie. Ni aunque me venga Jennifer López en pelotas a pedírmelo, CUANDO PEPA DICE NO, ES QUE NO!!

………………………………………………………………………………………………… …………………………………….

Al día siguiente…

“ Pi, pi, pi, pi!! “

Sara- Joder, otra vez??

Pepa- Es que no es justo!

Estábamos todo el grupito apoyados en el muro del instituto. Las clases ya habían acabado. A lo largo del día la pulserita, que al final me había dejado puesta, había pitado unas cuantas veces.

Primero, cuando estaba bebiendo en un surtidor y un chaval, que se había tropezado, se chocó conmigo llenándome la cara de agua.

Después, mientras tenía una discusión matutina con Don Lorenzo… otra más.

Por último, cuando Aitor se dedicó a pincharme con un boli durante toda la hora de clase para hacerme saltar… y lo consiguió. También consiguió que la profesora me pusiera un trabajo sobre “ Lo importante que es cumplir las normas y no tener encendido el móvil en clase “. Ni qué decir tiene que el supuesto móvil que sonó, fue el pulsómetro.

Todas esas veces sonó, entre otras. Silvia me miraba molesta cada vez que lo hacía.

Pepa- Y todo por el mierda éste!!

Le lancé una patada, pero la esquivó mientras se reía.

Aitor- Eh!! Hostilidad, no?? ( Mirando a Silvia )

Silvia me miró con una ceja levantada, asintiendo.

Silvia- Hostilidad, hostilidad…

Pepa- Pero que me está tocando los coj…!

Silvia- Hostilidad! ( Levantándome un dedo )

Pepa- Pff…!! ( Cruzándome de brazos )

Sara se sacó una libreta de la mochila, pasó páginas, y empezó a apuntar.

Sara- A ver, el recuento de hoy! Has tenido… veintitrés momentos de hostilidad.

Silvia- Pepa!! Veintitrés??!

Pepa- Ala, pero qué mentira! Que no!! Que sólo he tenido esos tres que has visto!!

Paula- Ja!!

La miré.

Pepa- Qué? ( Borde ) Ja, qué?

Paula- Que estaba esperado ansiosa a que soltaras esa falacia, para sacar esto!!

Se agachó, y sacó una cámara de vídeo de la mochila. Se acercó a Silvia y le dio al play.

Pepa- Me has estado grabando??!

Paula- Pues claro! Sabíamos que ibas a mentir en el momento en el que te dejara sola! He hecho como los documentalistas de la dos cuando se esconden y toman un primer plano de los animales en sus mejores momentos? Pues igual!

Los demás hicieron piña alrededor de ella para mirar, y yo tragué saliva. Paula dio al play.

Pepa- Silvia! Te he dicho lo guapa que estás hoy!

Silvia- Déjalo, no me vas a distraer. ( Mirando la pantalla )

La imagen, aunque se movía bastante porque Paula efectivamente estaba escondida, era bastante nítida. En ella se veía como iba a sacar un refresco de la máquina, esta se tragaba el dinero, yo me enajenaba mentalmente repartiéndole golpes y…

“ Pi, pi, pi, pi!! “

Pausaron la imagen, y Silvia me miró con cara de asesina mientras los demás se partían el pecho.

Silvia- Así que tres, eh?? Pepa, si mientes la terapia no sirve de nada!!

Pepa- Bueno, vale… han sido cuatro

Paula- Otra falacia?? Dale al play, que hay más!!

Pepa- No!!

Cogí la cámara y estiré el brazo en alto para que Paula no llegara, esta daba saltitos para intentar cogerla.

Pepa- No hace falta, os prometo que ya no miento más!

Silvia abrió la boca para contestarme algún reproche… pero el claxon de un coche llamó nuestra atención. Ya había pasado un buen rato desde que las clases se habían acabado, así que estábamos solos en aquella calle.

El chico que estaba en el coche, se bajó de él y extendió una gran sonrisa. Después, saludó con la mano. Yo no le conocía, así que miré a los demás para ver si ellos sí…

Silvia- Ángel!! ( Emocionada )

Se bajó del muro y corrió hasta él.

Pepa- Quién es ese??

Miré a los demás, y negaron con la cabeza. Nadie le conocía. En un principio intenté no darle importancia… hasta que Silvia llegó a él y se fundieron en un abrazo que no me gustó nada. El tío se puso a darle vueltas en el aire y todo, con toda la libertad del mundo.

Lucas- Buenooo…

Paula- Ya la hemos liao…

Pepa- Que no, si estoy tranquila…

Sara- Ya…

Me miraron. Intenté no aparentar el cabreo que empezaba a crecer dentro de mí y sonreí falsamente. Seguí mirando la escena, cuando se separaron los toqueteos alegres no cesaron,

y empezaron a reír…

Pepa- Qué pasa? Que están en un anuncio de compresas o qué?? ( Frunciendo el ceño peligrosamente )

Paula- Pepa, no te calientes que te pierdes…

Lucas- A ver, que será un amigo, o un vecino o…

Aitor-… un ex novio.

Y aquellas palabras activaron todas mis alarmas… y todas mis hostilidades.

“ Pi, pi, pi, pi!! “

Lucas- Tronco!! ( Empujó a Aitor ) No la calientes la cabeza!!

Me puse una mano en la cara, e inspiré profundamente…

Paula- Pepa, que ibas muy bien! Venga, relájate…

Pepa- Me relajo,… respiro… no pasa nada, no pasa nada… ( Tranquilizándome )

viva

la amistad, allí estaba Paula grabándome sin perderse ni una toma, a dos palmos de mi cara.

Sara vino hasta a mí y empezó a acariciarme la espalda lentamente. Subí la cabeza, y

Pepa- Qué quieres?? Que nomine?? ( Mirando a cámara ) Que dejes de grabarme!! ( Volví a taparme la cara )

Sara- Pepa, que será un amigo, simplemente… ahora nos los presentará y ya está, vale?

Pepa- Sí, sí… ( Sin descubrirme la cara )

Aitor- Venga!!

Me destapé rápidamente la cara para ver lo que había atraído esa exclamación de Aitor… y vi como Silvia y el tío ese volvían a abrazarse calurosamente, y este le dejaba un beso en la mejilla… después, le colocó el pelo tras la oreja cuidadosamente.

Todos me miraron preocupados. Cerré los ojos, subí un poco la cabeza… inspiré, expiré, y con una voz calmada…

Pepa- Bueno… pues nada… ahora… es cuando él me ha tocado las narices… y yo le reviento la cabeza!!

“ Pi, pi, pi, pi!! “

Súbitamente abrí los ojos, bajé la cabeza, cuadré mandíbulas y fui para allá hecha una furia, con mis amigos intentando frenarme, pero sin llegar a alcanzarme.

* CAP.2 : “AH, SORPRESA…*

SILVIA

Sonreía extasiada de felicidad. Si todo iba más que bien últimamente, aquel era el detalle que me faltaba para estar totalmente contenta. Después de romper el abrazo le miré sonriente.

Silvia- Pero… cómo es que estás aquí?? Por qué no me habías dicho nada??

Ángel- Ah… sorpresa. ( Sonrió )

Le pegué un pequeño golpe en el brazo.

Ángel- Cuanto tiempo, eh?

Preguntó sonriente, mirándome embelesado, igual que le miraba yo a él. Asentí lentamente con la misma cara de tonta.

Silvia- Cuánto tiempo…

Y como si fuésemos imanes, volvimos a abrazarnos de nuevo. No podía describir con palabras la felicidad que sentía al verle de nuevo, y lo mucho que le había echado de menos. Al separarnos, me miró con los ojos brillantes, y sin decir nada, colocó un mechón de pelo detrás de mi oreja cariñosamente. Sonreí ante ese gesto.

Ángel- Bueno, y qué tal todo?

Silvia- Pues…

Antes de que contestara, un pitido, preludio de la que se avecinaba, captó toda mi atención. Me giré sin caer en la cuenta de lo que era… y cuando lo hice, ya no tuve mucho tiempo para reaccionar… aunque si el suficiente para cortarle el paso a Pepa, que venía enfurecida, aferrándome a su cuerpo. Era demasiado alta y fuerte para mí, con lo cual sólo podía “frenarla” de aquella manera.

Silvia- Pepa!!

No contestó, y sin mediar palabra consiguió estirarse lo suficiente para llegar hasta Ángel y propinarle un amago de puñetazo. No le dio de lleno, pero la sorpresa fue lo suficientemente grande como para hacer que el pobre cayera para atrás tapándose la cara.

Mis amigos ( Todos menos Aitor, que contemplaba la escena unos pasos más atrás, entre sonriente y enorgullecido ) llegaron unos segundos después. El único que pudo retener a Pepa entre sus brazos, por la espalda, fue Lucas.

Lucas- Quieta!! QUIETA!! ( Forcejeando )

Era una escena surrealista… entre el golpe, los jadeos enrabietados de Pepa, los gimoteos de Ángel, los pitidos del pulsómetro que cada vez iban a más…

Pepa- Suéltame!! ( Tirando de Lucas )

Cuando pude salir del shock, miré a Pepa con mi mayor cara de asesina y negué con la cabeza. Me agaché a la altura de Ángel y coloqué mis manos en su cara.

Silvia- Cariño, estás bien??

Pepa- CARIÑO?? ME CAGO EN…!!!!!!!!

“ Pi, pi, pi, pi, pi !! “

Lucas- Pepa, hostilidad!! ( Cansado, tirando de ella )

Pepa- QUE LE DEN POR CULO A LAHOSTILIDAD!! QUITA!!

“ Pi, pi, pi, pi, pi !! “

Sin hacerle caso a Pepa, ayudé a Ángel a levantarse. Asintió a mi pregunta, y me hizo un gesto para transmitirme que no me preocupara. Se frotó la mejilla donde le había caído el

golpe, y una vez segura de que estaba bien, volví a girarme a Pepa. No sé cual de las dos estaba más rabiosa en ese momento, ella o yo.

Silvia- SE PUEDE SABER QUÉ COÑO HACES??!

La rabia que reflejaba su cara aumentó, y eso que parecía haberse tranquilizado un poco. Lucas, sorprendido ante mi salida, agarró a Pepa con más fuerza, que ya empezaba a revolverse otra vez.

Pepa- QUE QUÉ HAGO?? QUÉ HACE ÉL!!QUE TE ESTABA SOBANDO!!

Silvia- QUE NO ME ESTABA SOBANDO, BOCAZAS!! ESTÁS LOCA O QUÉ??

Pepa- YO LOCA??

Silvia- SÍ!! LOCA!!COMO UNA CABRA!!

Pepa- Y ÉL?? ÉL ES UN GILIPOLLAS,UN PERVERTIDO, UN SOBÓN Y… Y ES…!!

Decidí cortar aquella sarta de tonterías con mi voz más tajante y autoritaria.

Silvia- …MI PRIMO!!!

Silencio total. Después, la cara de cagada absoluta de Pepa, mi cara de rabia junto a jadeos por mi estado alterado, las mismas caras de impresión de Sara, Lucas y Paula… y un carraspeo de risotada de parte de Aitor. Estaba claro que el chico tenía el humor más negro de todo el grupo.

Pepa- Qué…? ( Murmuró )

Silvia- Que es mi primo!! Enajenada, que eres una enajenada mental!! ( Golpeándome las sienes )

Pepa- Pero… pero si tu padre no tiene hermanos!! ( A la desesperada )

Silvia- Ya, pero es que mi madre sí, sabes??

Pepa- Hostias… ( Derrotada )

Se tapó la cara con las manos fruto dela vergüenza del momento. Los demás ni se movieron. Agradecí que al menos los pitidos ya hubiesen cesado.

Silvia- No tienes nada que decir??!

Se destapó, y me miró con cara de cordero degollado. Asintió y miró a Ángel, después le

tendió la mano.

Pepa- Hola, soy Pepa, encantada eh?

Mi ira aumentó aún más. La de ridículos que estaba dispuesta a hacer con tal de no pedir

perdón.

Silvia- PEPA!!

Los demás, excepto Ángel que estaba alucinando, intentaron disimular sus risas. También Paula hacía de las suyas, aunque yo no me di ni cuenta.

Pepa- Está bien, está bien! Lo…siento ( Murmuró )

Ángel- No te preocupes ( Sonrió )

Miré a Pepa con reproche, me dieron ganas de decirle que agradeciera que Ángel era la persona más bonachona que había conocido, que no sabía lo que era el rencor… porque si no,

yo la hubiera matado allí mismo.

Ángel- Pegas fuerte, eh? ( Sonriente, frotando su mejilla )

Pepa- ( Sonriendo, henchida de orgullo )

Silvia- No, encima no le rías la gracia!!

Ángel- Pero que no pasa nada, tu amiga se ha preocupado y…

… y ahí venía de nuevo…

“ Pi, pi, pi, pi, pi !! “

Pepa subió una ceja hasta el infinito, y tensa, interrumpió a Ángel.

Pepa- NOVIA, su novia se ha preocupado.

Y yo me quise morir de la vergüenza. Me encantaba estar con Pepa, no me avergonzaba de mi relación con ella… pero le hubiera agradecido que me dejara salir del armario ante mi familia cuando yo lo considerara necesario, y no que me echara a patadas de él.

Miré a Ángel esperando su reacción… y la verdad es que me sorprendió. Pese a todo, teníamos confianza y cariño infinito, era una de las mejores personas que había conocido nunca, esperé que le quitara importancia a la sorpresa con una sonrisa de las suyas… pero no lo hizo.

Me miró sumamente impresionado, serio…decepcionado? No lo supe, nunca había visto su cara de aquella forma. Me entristecí al momento… y Pepa se encabronó al momento, para no variar.

Pepa- Y esa cara?? Algún problema??

Entonces, él cambió su cara al instante, dejando ver su lado más positivo y sonriente y negó reiteradamente con la cabeza.

Ángel- No, no, qué va, es que no lo sabía.

Pepa- Pues ya lo sabes. ( Seria )

Quería que me tragara la tierra lo antes posible. Por un lado estaba Pepa, a la que mi parentesco con él le había dado exactamente igual, y seguía marcando territorio como los perros.

Y por otra parte, la primera reacción de Ángel me seguía preocupando… estaba claro que no le había parecido bien o algo, por muy buena cara que hubiese puesto después. Había parecido tan… molesto. Pensaba que él me entendería mejor que nadie, siempre lo había hecho con todo durante nuestra infancia.

En un intento de romper el hielo y el momento tenso, se acercó a él extendiéndole la mano para presentarse. Ángel la aceptó encantando… hasta que Paula dejó lo que estuviese haciendo, y se metió por el medio de aquellas dos manos que se apretaban, separándolas.

Paula- Y yo Paula!!

Le plantó dos besazos que evidenciaban lo que estaba pensando, si no lo hacía ya su sonrisa babosa.

Paula-Encantadísima ( Beso ) de verdad!! ( beso )

Entonces Aitor se acercó a nosotros por primera vez, y tiró de ella con fuerza.

Aitor-Encantahostias! Qué haces?? ( Mosqueado )

Paula- Ay, hijo, darle la bienvenida que se merece!

Aitor- No me jodas, eh??

Razones tenía… los ojos de Paula hicieron chiribitas con Ángel ( Los de Sara también, aunque más disimuladamente), y no me extrañaba. Entre sus muchos atributos, estaba la belleza, clarísimamente.

PEPA

Una media hora después, tras las presentaciones y mi cagada abismal, Silvia, su “ primo “ y yo, caminábamos hacia mi casa.

Mandaba cojones, no sólo tenía que aguantar su carita de pánfilo y sus toqueteos y risitas con Silvia, sino que encima también se iba a meter en mi casa, MI CASA!! Territorio de Pepa!!

Otra de sus risotadas me sacó de mis ensoñaciones, pero no de mi mala hostia, que fue en aumento.

Ángel- Te acuerdas??

Silvia- Como no me voy a acordar! ( Roja de la risa )

Ángel- Que bien me lo pasé ese verano

Silvia- Y yo, el mejor verano de mi vida

Pepa- ( El mejor verano de mi vida??! Y este tonteo descarado?? Y en mi puta cara, no te creas que se esperan a que yo no esté o algo… La voy a liar, … la voy a liar, siii… la voy a liar, pero parda además … me cago en la puta de oros y en el caraculo este que… ! )

“ Pi, pi, pi, pi, pi !! “

Abrí los ojos lo más que pude, y me tapé el pulsómetro con la mano intentando acallar sus pitidos. En parte lo conseguí… y en parte tampoco hacía falta, porque sus risas de verano azul, tipo qué felices somos, lo ensordecieron.

Silvia me miró en un intento de que me uniera a sus estados de felicidad de anuncios de compresa, por suerte, me dio tiempo a cambiar mi peor cara a la sonrisa más falsa jamás mostrada. La acompañé de un asentimiento de cabeza y un “ Hmm” feliz. Una vez dejó de mirarme, volví a mi cara de perro anterior.

Y así, llegamos a mi casa. Ni qué decir tiene que todo fue felicidad y celebraciones, Lola encantada, Paco más todavía… pero faltaba Ari. Sabía que ella no me iba a fallar, ella no iba a caer en el encanto del caraculo, ella era de las mías y…

Ari- ( Tirando del pantalón de Ángel ) Qué guapo eres, quieres ser mi novio??

Pepa- ( Bueno, bueno, buenooo…!!! )

Tuve que taparme la cara. Iba a reventar, de un momento a otro iba a reventar clarísimamente… el pulsómetro volvió a sonar, amenazando con estallar a la par que yo… pero el jaleo y la felicidad volvió a ocultar el ruido que salía de él.

Me disculpé ( Tampoco es que me escuchara nadie ), y me fui a la habitación. Entré con mi cara de falsedad… me dirigí hasta la cama, me agaché y cogí una almohada.

Suspiré con la sonrisa falsa, me la coloqué en la cara… y chillé. Chillé con todas mis fuerzas, dejando salir ese grito homicida que llevaba en la garganta desde que le ví.

Pepa- Hasta la niña!! Hasta la niña le ha dorado la píldora al caraculo!! Y a mi me costó semanas que empezara a hablarme!!! ( Cambié de tercio ) Su primo??! SU PRIMO LOS

COJONES, AQUÍ VA A ARDER TROYA, TANTA SONRISITA, TANTO TOQUETEO Y TANTOS VERANOS EN MAZARRÓN… ME CAGO EN…!! AHHHHHHHHHHHHHH!!!!!!!!!!

Estuve a punto de morir ahogada por mi propia rabia… y por la almohada. Cuando oí unos pasos que se acercaban, tiré la almohada a la cama… justo a tiempo para girarme hacia la puerta, recuperando mi faceta falsa… y Silvia entró.

Me miró sonriente, parecía que la felicidad que le había traído el tío ese le había hecho olvidarse momentáneamente del cabreo que tendría que tener conmigo. Momentáneamente.

Silvia- Qué haces aquí?

Cerró la puerta suavemente, y se acercó a mí hasta rodear mi cintura con sus brazos.

Silvia- Te pasa algo?

Pepa- A mí? Noooo… qué va…

No pude evitarlo, esa fue la mejor respuesta que me salió. Silvia enarcó una ceja, mirándome a los ojos.

Silvia- Pepa… ( Consciente de lo que pasaba )

Pepa- Que no, si estoy bien.

Silvia- Pepa, suéltalo.

Pepa- Que no tengo que soltar nada, estoy bien, estoy feliz, estoy…

El chivato que llevaba en la muñeca decidió acabar con toda esa falsedad, en contra de mi voluntad. Por mucho que pudiera mentir, el sentimiento estaba dentro.

“ Pi, pi, pi, pi, pi !! “

Y ya, de perdidos al río…

Pepa- … estoy de puta madre, vamos!! ( Enfadada )

Silvia- Lo sabía! ( Se separó de mí ) Para qué me mientes??

Pepa- O sea, si le pego dos hostias, te enfadas, si le sonrío, te enfadas, aclárate!! ( Nerviosa )

Silvia- Ah, o sea que has sido una falsa, no?? Me has estado mintiendo todo este tiempo??

Pepa- Silvia, preciosa, amor de mi vida… ( Apretando los dientes ), para mentirte tendría que haber hablado contigo, y dado que no me has hecho ni puto caso, lo veo difícil, sabes??

Silvia- Yo es que alucino. Después de la que has montado…!!

Lo dije, momentáneamente. Me crucé de brazos a la espera de la bronca.

Silvia- Coges, lías una de las tuyas armando una escena de Calígula, le metes un guantazo a

mi primo, y encima te mosqueas??!

Pepa- Sí, tu primo… ( Murmuré )

Silvia- Pues sí, mi primo. Qué pasa??

Pepa- Que por muy primo tuyo que sea, los toqueteos y las sonrisitas que os traéis no son ni medio normales, que os habéis pegao la mañana tonteando en mi puta cara!!

Silvia- Pero que es mi primo, enferma!!

Pepa- Sí, tu no has oído eso de “ Cuanto más primo, más me arrimo” ??

Silvia- Quieres dejar de decir barbaridades??? Por qué siempre lo ves todo de esa manera??

Pepa- Y qué coño quieres que vea?? Viene aquí, te sobetea, parece que todo el mundo le hace la ola así de primeras sin conocerle de nada, y encima tú no me has hecho ni caso desde que

ha puesto un pie aquí!

El rostro de Silvia se fue relajando a medida que acababa la frase. Empecé diciendo la frase enfurecida, pero finalmente la preocupación había cambiado mi voz a una más de corderito

de anuncio, sin quererlo

tensa, y se acercó a mí lentamente.

en la vida había puesto yo ese tono de voz. Dejó atrás su pose

Volvió a rodearme la cintura y buscó mi cara.

Silvia- No te he hecho caso? ( Melosa )

Pepa- No ( Cabizbaja )

Silvia- Si sabes que me paso el día pensando en ti… y que te quiero ( Besó mi nariz )

Pepa- Ya… y por eso has puesto la cara que has puesto cuando le he dicho que soy tu novia.

Se separó unos centímetros de mí.

Silvia- Como si lo viera… y según tú, he puesto esa cara porque eso me impediría la posibilidad de revolcarme pasionalmente con él, no?

Pepa- Ahá!!!! O sea que pensabas hacerlo??? Qué fuerte, qué fuerte!! ( Tapándome la cara )

Me destapó la cara y me miró, entre desquiciada y divertida.

Silvia- Pues no, es que ya te conozco perfectamente y sé las tonterías calenturientas que se pasan por esta cabecita ( Dándome golpecitos en ella ) He puesto esa cara porque…Pepa, tienes que respetar mis decisiones, y no lo has hecho. Es parte de mi familia, … y tú prácticamente eres mi vida entera, soy yo la que tiene que decidir cuándo quiero compartir mi vida con alguien tan importante como lo es para mí Ángel, no crees?

Suspiré.

Silvia- Pepa… igual para ti fue fácil reconocer que te gustaban las mujeres, y a mí no me ha costado nada ir contigo de la mano, que nuestros amigos nos vean juntas… hasta la gente de clase, pero la familia es un tema más sensible, no puedes ir gritándolo a los cuatro vientos sólo por celos… dame tiempo para hacerlo yo cuando esté preparada…

Recapacité por unos momentos… tenía razón.

Pepa- Está bien… pero no estoy celosa

Silvia- Ya ( Sonriendo )

Pepa- No lo estoy

Silvia- Por eso le has metido un puñetazo a un chico que me estaba abrazando, no?

Dudé.

Pepa- Hombre, es que una cosa es no ser celosa, y otra cosa es ser gilipollas.

Silvia- Está bien ( Suspiró ) Para ti la perra gorda

Se acercó a mí, y tras besarme…

Silvia- Vienes al salón?

Asentí lentamente.

………………………………………………………………………………………………… ……………………………………

Aquel fin de semana, ni rastro de Silvia. Supuse que se pegaría esos dos días haciendo el mamón con el caraculo, así que me tuve que aguantar y tragarme mi rabia… porque sí, seguía rabiosa, la explicación que me dio y su relación como primos, no me tranquilizaba para nada.

Al menos me quedaba el consuelo de que el chaval sólo estaba de paso, había venido a ver a la familia… y volvería a su ciudad, pero aún así…

…Por dios, cuantos primos se habían liado a lo largo de la historia?? Miles!! Al menos, tuve la tranquilidad de saber que Ángel no se quedó a dormir en casa de Silvia, porque es que si no me habría dado un ictus.

Paula- Eh! Despierta! ( Chasqueando sus dedos frente a mi cara )

Pepa- Qué pasa?

Sara- Que estás empanada, más de lo normal un lunes…

Estábamos apoyadas sobre el muro del instituto, esperando al resto… bueno, yo más bien esperaba a Silvia, que era el centro de mis preocupaciones, el resto me la sudaban bastante en aquellos momentos.

Pepa- Ya…

Paula- Uuuy… ese “ ya “, que sospechoso…

Sara- Muy sospechoso…

Pepa- Ya estáis marujeando?

Paula- Sí! Y tú ya estás rallándote con el temita Ángel, no? Que por cierto ( Mirando a Sara y golpeando su brazo ) …pedazo de maromo!!

Chisté molesta. Efectivamente, durante todo el fin de semana me había estado comiendo la cabeza con el tema… y claro, mis ralladas fueron para Paula, Sara, Lucas… incluso para Aitor. Les llamaba, les echaba todas mis comeduras de cabeza encima, me decían que no había nada, que no podía estar así… les colgaba, y llamaba al siguiente.

El único que me había entendido era Aitor.

Sara- Ya ves tía.

Miré a Sara mosqueada.

Pepa- Tú también??

Sara- Joder Pepa, es que está buenísimo.

Pepa- Yo estoy más buena que el, perdona que te diga.

Paula- Bueno, por ahí por ahí anda la cosa eh… ( Insegura )

Pepa- Está él mejor que yo??

Sara- Para mí, sí.

Pepa- Porque a ti no te gustan las tias y… y qué coño, Lucas qué?? Sabe algo de esto??

Sara- Pues no, ni lo va a saber, sólo digo que el niño estaaa…

Paula- Follable, muy follable.

Puse cara de desagrado.

Pepa- Estáis flipando eh?? Yo no le veo tan guapo.

Paula- Será que no tienes ojos en la cara porque yo le hacía de todo!

Pepa- Pero vamos a ver, a ti qué es lo que te gusta exactamente?? Los tíos, las tías, todo??

Se encogió de hombros quitándole importancia. Resoplé enfadada. No entendía a qué venía semejante furor por ese tío.

Pepa- Verás… al final el Angelito este se va a buscar un problema.

Sara- Oye, que que nos guste a nosotras no quiere decir que le guste a Silvia, Pepa por dios… si pierde el culo por ti.

Pepa- Parece ser que desde que ha llegao el tío ese, ya no.

Sara- Que son familia, se quieren… y llevaban mucho tiempo sin verse, es normal.

Paula- Además, gracias a él tienes tu primer recuerdo en vídeo con Silvia ( Hurgando en su mochila )

Pepa- Mi primer

recuerdo

?

( Sin entender )

Paula- Sí!!

Entonces sacó la dichosa camarita de su mochila, la puso frente a mí y le dio al play. Aluciné… había grabado en vídeo la escena del puñetazo.

Pepa- Estabas grabando??

Paula- Pues claro, Silvia me dijo que captara tus momentos de hostilidad… y mayor momento que este…

Pepa- Qué fuerte.

Me separé de ellas unos pasos.

Paula- Pero no te vayas, mira mira!!

Sara se pegó a su lado para mirar la imagen, y empezaron a reírse.

Sara- Dale para atrás!!

Paula- Mira, en el minuto 2:04 podemos apreciar perfectamente el momento en el que Pepa le parte la cara al chaval.

Más risas.

Sara- Ponlo a cámara lenta!!

Y más, y más… así estuvieron más de diez minutos, no les importó mi cara de mala hostia. Decidí pasar de ellas… y entonces el mismo coche de la otra vez, llamó mi atención al llegar.

Pude distinguir perfectamente quien iba conduciendo, Ángel, y quien iba en el asiento del copiloto con una sonrisa inmensa… Silvia. Sara y Paula, pararon la cámara, y se dispusieron a mirar lo mismo que yo.

Apreté los dientes con fuerza, cruzada de brazos.

Paula- Espérate ( cogiendo la cama ) le voy a dar al rec que aquí viene el primer momento hostil de la semana.

Silvia se bajó del coche, y Ángel también lo hizo. Risitas estúpidas más tarde, volvieron a abrazarse…

Pepa- Venga abracitos otra vez, me voy a cagar en todo y la voy a liar

Sara- Pepa, aguanta que ya se va…

al final voy y la lio…

Paula- Sí, un poco más y ya tienes la mini prueba superada. ( Grabándome )

Cuando pensaba que los abracitos se habían acabado, tocaron los besitos de despedida… y mi corazón no lo aguantó más.

“ Pi, pi, pi, pi, pi!!”

Paula- Ahí, ahí!! ( Enfocándome ) Ahí te quería yo ver!! Dámelo todo, muñeca!!

Los pitidos fueron aumentando de intensidad, y yo empecé a agitar la mano, dándole golpecitos… ya que Silvia se aproximaba.

Pepa- Shhh!! ( Al pulsómetro ) Chivato de los coj…

“ Pi, pi, pi, pi, pi!!”

Cuando Silvia estaba a punto de llegar a nuestra altura, escondí rápidamente la mano tras la espalda. Vi como Ángel subía al coche, pero antes se despedía de nosotras con un gesto con la cabeza.

Le imité… pero sonriendo falsamente, apretando los dientes y murmurando.

Pepa- Adiós, adiós… gilipollas… ( Murmurando )

Silvia, sonriente, llegó a nuestra altura.

Silvia- Hola! ( A las chicas )

Las dos respondieron a la vez, mirándome de reojo. Silvia se acercó a mí y me dejó un dulce beso en la mejilla.

Silvia- Hola, mi amor ( Feliz )

Pepa- Hola ( Sonriendo falsamente )

Volvió a besarme, y después se giró para hablar con las chicas. Me intenté tranquilizar… al menos, ya se había acabado. El tío este ya había venido, había hecho su visita, me había tocado las narices… y hasta el año que viene.

Poco a poco, noté como la hostilidad se iba, y sonreí aliviada. Aquello me iba a evitar otra bronca de Silvia porque, me gustara o no, era su primo… le quería, y yo tenía que tragar con él, aunque me cayese como una patada en la boca. Inspiré tranquilamente.

En ese momento, Lucas y Aitor llegaron. Saludaron en voz alta, y se acercaron a mí. Escuchamos como nuestras respectivas chicas hablaban… supuse que a esas horas de la mañana, un lunes, ninguno de nosotros tenía nada importante que comentar.

Paula- Y esa felicidad?

Silvia- Que me han dado una noticia muy buena ( Sonriente )

Pepa- ( Relájate… relájate, ya pasó, Ángel no está, Ángel se fue… como la canción… ahora sólo queda aguantar que cuente el fin de semanita con el caraculo, y fin de la historia… venga, que tú puedes, que no pasa nada… )

Paula- Y eso? ( Contagiada por su sonrisa )

Inspiré… expiré… y seguí tranquila, haciéndole caso a mi discurso mental. Estaba apoyada de espaldas sobre un coche, a mis lados Aitor y Lucas apoyaban sus cabezas en mis hombros, medio tirados… los lunes nos afectaban a los tres por igual. Lucas se sacó un cigarro y le dio un par de caladas.

Silvia- Ángel, que se viene a vivir aquí!! ( Feliz )

Lucas tosió el humo que tenía en la boca.

Lucas- Hostias

( Mirándome )

Aitor también me miró de la misma forma… y no era para menos. Mi cara, un poema. El pulsómetro no pitó, porque mi corazón se había parado en ese mismo momento. La boca hasta los pies, y mis peores temores que se avecinaban…

* CAP. 3 : " BUSCAR LAS COSQUILLAS A QUIEN NO TIENE " *

PACIENCIA

PEPA

Pepa- Co… cómo que se viene a vivir aquí ?

Silvia se giró con una sonrisa radiante.

Silvia- Siii! No es genial??

Ni contesté. Todos seguían mirándome fijamente a la espera de que saltara… pero estaba tan en shock que no pude. Sólo pude pensar que mis peores presagios se habían cumplido. No sabía qué me pasaba con ese chaval, tampoco es que me hubiera dado motivos de sobra para pensar tan mal de él, para estar tan alterada… pero había algo de mí que no podía evitar pensar así, un mal presentimiento.

Estaba segura de que me iba a traer problemas.

Paula- Pero… y eso?? No vivía en Madrid?

Silvia- Sí.

Sara- Creíamos que venía aquí a pasar unos días ( Mirándome )

Silvia- Ya, yo también! Pero antes de irse me ha soltado la noticia.

Noticia? Bombazo, más bien.

Silvia- Qué pasa? No os cae bien?

Hubiera sonreído irónicamente, pero no podía mover un músculo. Las únicas que reaccionaron fueron Sara y Paula, sonrientes a más no poder… ni que decir tiene que

entonces, no fui la única que se tomó mal la noticia, Lucas y Aitor también se tensaron ante las sonrisitas de sus novias.

Sara- Tampoco le hemos conocido mucho, pero parece majo.

Paula- MUY majo.

Noté como Aitor se removía a mi lado, enfurruñado, mascullando algo. Lucas carraspeó para intentar disimular su verdadera reacción.

Lucas- Y… y cómo es que viene? Por qué?

Silvia- Pues es que él siempre ha querido ser policía desde pequeño… y en Madrid ha pasado las pruebas y tal, y gracias a Paco va a empezar aquí de becario.

Lo que faltaba.

Lucas- No me jodas… encima madero.

Silvia- Cómo? ( Sin entender eso último )

Lucas- Que qué bien, cuanto me alegro ( Sonriendo falsamente )

Silvia- Y yo! Es la mejor noticia que me podían dar!

Entonces la rabia empezó a subir por mi cuerpo… pero me la tenía que callar. Me tapé la cara con la mano.

Sara- Y cuando se instala?

Silvia- La semana que viene.

Otro jarro de agua fría. Tan pronto??

Aitor- Pues muy bien ( Murmuró )

Silvia- Y tú no dices nada?

Levanté la cabeza.

Pepa- Qué?

Silvia- Que qué te parece?

Me cogió de los brazos, con una sonrisa tan tierna que no pude romperle la ilusión…

Pepa- B…( Carraspeé ) Bien, bien… genial

Sonreí falsamente.

………………………………………………………………………………………………… …………………………………………

“ Pi, pi, pi, pi!!! “

Golpeé la puerta con todas mis fuerzas.

Pepa- Bien, genial!! De puta madre, vamos!! Es que todo me tiene que pasar a mí, todo!! Me cago en mi suerte ( Golpe ) En su primo ( Golpe ) y en su cara de tonto a las tres, coño!! ( Golpe )

Lucas me agarró por los hombros. Estábamos en el baño de chicos, aquel donde me solía colar con mis dos amigos para darle al porro cuando no podíamos salir a la calle.

Lucas- Va, Pepa! Relájate!

Otros cuantos golpes más.

Lucas- Eso!! Tu anímala!!

Aitor- Es que es verdad!! Y tú !

Me giré jadeante, muerta de la rabia.

Aitor- Por qué no le has dicho todo eso a tu novia? Porque yo esperaba que le dejaras las

cosas claras y en lugar de eso… ( Poniendo cara de tonto, sonriendo ) “ Bien

bien, genial… “

Pepa- Aaah, claro, qué fácil! Si quieres le suelto, “ Pues mira, me parece una mierda, porque no aguanto al gilipollas de tu primo, que es un babas que se pasa el día metiéndote mano “

Aitor- Pues sí, eso le tenías que haber dicho

Pepa- Claro, claro… como tú estás saliendo con Paula, que se la bufa todo… qué cachondo, ya te querría ver yo saliendo con Silvia.

Aitor- Eso no lo verías ni en sueños.

“ Pi, pi, pi, pi!!! “

Fui a abalanzarme sobre Aitor, pero Lucas me sujetó.

Pepa- Qué has querido decir con eso, eh??

Aitor- Nada… ( dando una calada )

Pepa- No!! Venga, repítelo!! Mierda, que eres un mierda!!

Aitor- Soy un mierda??

Pepa- Sí!!

Aitor- Y tú el perrito faldero de la niña esa, que no hace más que llevarte como un títere.

Me revolví en los brazos de Lucas, que poco pudo hacer, puesto que ya estaba al máximo de nivel de furia. Me acerqué hasta Aitor y le cogí de la cara, amenazante.

Pepa- Y tú desde cuando eres tan chulito, eh??

Me separé de él mínimamente,… pero sólo para alzar el puño y estampárselo en la cara. Lucas llegó a tiempo para separarnos. Aitor, con Lucas de por medio, se incorporó para seguir con la bronca.

Pepa- Te voy a partir la cara, gilipollas!

Aitor- Ahora también me vas a pegar a mí?? Te lo ha mandado ella??

Pepa- No, no me lo ha mandado ella, pero de la hostia que te vas a llevar se te van a quitar las ganas de abrir esa bocaza, payaso!

Lucas- Vale ya, vale ya!!

Aitor- Empieza!!

Lucas me sujetó con fuerza con un brazo, y con el otro le asestó un empujón a Aitor.

Lucas- HE DICHO QUE VALE!! YA ESTÁ BIEN!!

Los dos nos quedamos quietos, aunque yo seguía respirando alterada, clavando mi mirada en la de Aitor, furiosa. Lucas nos miró intermitentemente.

Lucas- Se puede saber qué coño os pasa a los dos??

Aitor- Pregúntale a ella!!

Lucas- Vosotros nunca os habéis peleado así, joder!! Que sois amigos!!

Pepa- Lo éramos, por lo que parece ya no… por culpa de TUS PUTOS CELOS!!

Aitor se quedó callado… en ese momento, comprendió que había metido la gamba hasta el fondo, y todo por dejarse llevar. Lucas le miró.

Lucas- Se puede saber a qué cojones ha venido eso?? Cuando te vas a relajar con Silvia?? Porque no te ha hecho nada!

Bajó la cabeza.

Lucas- Si no te quieres llevar bien con ella, pues no lo hagas, pero tampoco estés todo el día metiendo mierda, joder! Mucho que presumes de querer a Pepa y no haces más que pincharla!

Aitor- Lo siento… si yo… no pienso eso de ti… ( Mirándome de soslayo )

Empecé a relajarme poco a poco. Entonces Lucas me miró.

Lucas- Y tú?? Por mucho que te diga, no te puedes tirar encima de él como una asesina, joder, que somos como hermanos! En qué estabas pensando??

Ahora la que se sentía mal era yo.

Pepa- Lo siento… pero es que sólo le pido que no toque a Silvia, tan difícil es de entender? ( A Aitor ) Cómo te sentirías tú si yo estuviera todo el día cargando contra Paula?? Llamándote a ti de todo por quererla, eh?

Asintió lentamente.

Aitor- Lo siento… es que… todavía no me acostumbro a verte tanto con ella… y que pases menos tiempo conmigo…

Bajó la cabeza apenado. Lo que había hecho era para cabrearse, pero no podía verle así… llevaba toda la vida a mi lado, intentando protegerme de todo… y que ahora otra persona “ ocupara su lugar “, le dolía…

Pepa- Joder, es que no tienes por qué pensar eso, ya te dije que tú para mí eres una de las

personas más importantes en mi vida, Aitor… Silvia no te está quitando ningún puesto, pero si

sigues así, me vas a obligar a elegir ( Tajante ) Por qué te comportas así?

y no pienso quedarme con alguien que me obliga a elegir

Tragó saliva.

Aitor- Pues porque no quiero que sufras, el tío este me pone de los nervios, y es pensar que puede hacerte pasarlo mal con Silvia y… y no puedo, me cabrea.

Sonreí. Así que era eso… y yo pensando que eran celos. Una vez más, intentaba protegerme… a su manera, claro.

Aitor- Lo siento, sé que me he pasado… pero yo sólo quiero protegerte. Perdóname.

No podía resistirme a él, era superior a mí. En ese momento, pensé que si me hubieran gustado los tíos y si Silvia no existiera, sería mi pareja perfecta. Me acerqué a él y le planté un besazo en la mejilla, conmovida.

Pepa- … pero que sepas que eres un capullo.

Sonrió con una de esas sonrisas preciosas que tenía. Alboroté su pelo y me apoyé junto a él en el lavabo.

Lucas- Anda que… me montáis cada escena.

Reímos.

Lucas- Bueno, ahora que ya habéis dejado de mataros… podemos pensar un plan? Porque a mí este tío también me está hinchando las pelotas así, a dos manos ( Haciendo el gesto )

Pepa- Anda… y eso por qué? ( Sonriendo de medio lado )

No contestó, bajó la mirada. Miré a Aitor… y él también la apartó. Éramos incapaces de dejar el orgullo a un lado.

Pepa- A ver… por una vez, y sin que sirva de precedente… ahora que no nos oye nadie… que levante la mano el que esté celoso.

… y poco a poco, se levantaron las tres manos.

Pepa- O sea, que no era yo la única! Me hacéis creer que lo vuestro es compañerismo, y estáis igual de jodidos que yo… qué fuerte ( Sonriendo sarcástica )

Lucas- Joder, es que no veáis el fin de semana que me ha dado Sara… que si que majo el primo de Silvia, que si que mono…

Aitor- Que si no fuera porque tú eres mi novio le daba lo suyo y lo de su prima… ( Distraído )

Los dos le miramos asombrados.

Pepa- En serio te ha soltao eso Paula??

Aitor- Sí hija sí, para que luego digas lo que tienes que aguantar tú con Silvia

Pepa- Está bien… lo retiro.

Lucas- Pues eso, tenemos que hacer algo. Este tío ha venido aquí a quitarnos lo nuestro… y por ahí yo no paso, ni de coña vamos.

Pepa- Ni yo… es que no puedo con él, con esos ojitos que pone y la sonrisa profident…

Lucas- Y todo el mundo comiéndole el culo…

Pepa- Estoy hasta el mísmisimo de oír a todas horas lo encantador que es… aquí, en mi casa…

Aitor- Pues nada ( Se incorporó ) Él se lo ha buscado. Si es que nosotros somos buenos, pero no nos dejan… es que no nos dejan ( Cabreado )

Segundos después, entre nuestras muecas de cabreo.

Lucas- Chicos, yo lo veo así… como no hagamos algo, estamos jodidos.

Chisté.

Pepa- Estamos dice, qué cachondo… la que estoy jodida soy yo! Que es Silvia la que está todo el día pegá al capullo ese… le gusta Silvia, es que lo veo venir… ( Tapándome la cara )

“ Pi, pi, pi, pi!!! “

Aitor- Yo le veo pinta de gustarle todas eh?? Este parece el típico que no discrimina… o sea, como tú ( A mí ), pero en tío.

“ Pi, pi, pi, pi!!!!!!!!!! “

Si fuera así, estaba más que jodida.

Lucas- Pues hay que hacer algo, porque en dos días le tenemos aquí las veinticuatro horas… y yo las veo a las tres como candidatas a caer en las garras del mamón este…

Bufó cabreado.

Pepa- Ya, y qué hacemos? Porque yo estoy atada de pies y manos, como le haga algo más Silvia se me va a tirar al cuello… que es su primo, joder… no puedo hacer nada, tengo que tragar y…

Aitor- … y esperar a que le haga la tres-catorce, llegar un día a su casa y encontrarte a tu piba ahí espatarrada, pidiendo guerra, con el otro dándolo todo y…!!

“ Pi, pi, pi, pi!!! “

Miré a Aitor con una cara indescifrable, y cuando fui a atacar se tapó con los brazos.

Aitor- Eh, eh!! Que no lo digo por Silvia, era una idea general!! Que estamos nominados los tres ( Señalándonos )

Me volví a apoyar en el lavabo. Empezaba a estar tan cabreada que me sentía hasta mal y todo. Mientras el chivato seguía pitando, me abaniqué un poco con la mano. Lucas me tocó el hombro.

Lucas- Estás bien?

Pepa- No… si bien estoy… el que va a estar mal va a ser él, que es que me lo veo venir… va a venir aquí a joderme y a profanar mi madriguera, y yo me voy a cabrear, y me voy a poner a arrancar cabezas, y esto va a parecer Sleepy Hollow y…

“ Pi, pi, pi, pi!!! “

Lucas- Mira, en estos momentos todos somos Pepa

Le miré.

Lucas- Este cabrón ha venido aquí a jodernos a todos con su cara de niño bonito, y por si no te has dado cuenta Sara y Paula están igual de fascinadas con él… es lo contrario a nosotros, admitámoslo!! Es educado, fino, habla bien…

Aitor- Un comemierda, vaya…

Lucas- Sí! Pero a ellas parece que les gusta eso… así que Pepa, en estos momentos están en peligro nuestras tres madrigueras, eso es así.

Asentí lentamente, tenía razón… aunque tenía mayor afinidad con Silvia, Ángel parecía haberles llegado a todas… así que a cualquiera le podía tocar la papeleta.

Aitor- Pues está claro lo que hay que hacer ( Sonrió )

Pepa- Ah sí? Pues no sé como vamos a hacer nada sin que nuestras chicas nos corten la cabeza por ello, sabes??

Aitor- Es muy simple…

Lucas- ilumínanos

Aitor- A ver… llevamos años haciendo putadas al Loren, y a otros muchos otros, y casi siempre desde el anonimato, no?? ( asentimos )Estamos entrenados! Aquí hay una comadreja, encantada con el hábitat que le ha tocao, dispuesta a colarse en nuestras madrigueras… no?

Pepa- Aitor, déjate de mierdas que me estás poniendo nerviosa y suéltalo

Aitor- Joder, está claro! Si la comadreja está tan a gusto aquí… hay que joderle el hábitat! Si nos cargamos su hábitat convirtiéndolo en un infierno, en dos días… ( Silbó ) de vuelta a Madrid

Pepa- Ya, muy bien, muy original ( sarcástica )… repito, y si nos pillan???

Lucas- Bueno Pepa claro…

es eso, o arriesgarnos a que se zumben a nuestras parientas… yo lo veo

Pepa- Ya, pero es que es EL PRIMO DE SILVIA, de Lola… a parte de sobrino de Don Lorenzo!! A vosotros no os va a pasar nada, pero es que a mi me exilian!

Aitor- Bueno, y qué vas a hacer?? Cruzarte de brazos hasta que le hagan un butrón a Silvia??

“ Pi, pi, pi, pi!!! “

Aitor- Ya decía yo…

Lucas- Chicos, tenemos unos días hasta que la comadreja emigre a nuestro territorio… así que a pensar!!

* CAP. 4: " CONFIESA " *

PEPA

Sentada en clase junto a Aitor, tras finalizar la clase que estábamos dando, comencé a darle vueltas al boli haciéndolo girar sobre la mesa. Teníamos una semana para pensar en cómo echar a la comadreja de nuestro territorio… lástima que no pudiéramos utilizar la opción de espantarla con fuego, como se hacía en la vida real…

En

esas, Silvia se levantó de su sitio y vino hasta a mí dando saltitos estilo Heydi. Al llegar a

mi

altura, se dobló un poco sobre sí misma, y pasando sus brazos por mi cuello, dejó un

suave beso en éste.

Silvia- Hola!

Los ojos le brillaban. Estaba realmente feliz, no sabía si por estar conmigo en ese momento, si por Ángel… o por las dos cosas, pero no me sentía capaz de romperle la ilusión … vale que me había comprometido a hacerlo en un plazo de una semana, pero porque era necesario para nuestra relación… era mí madriguera!!

Promesas a parte, en ese momento no pude chafarle la alegría que llevaba encima, simplemente no me podía resistir a esa cara de felicidad… así que tuve que hacer el papelón.

Pepa- Hola princesa ( Sonriendo levemente ) Te veo feliz

Silvia- Pues claro!

Se acercó a mi y me besó en los labios, se separó unos centímetros. Me acariciaba la cara

mientras hablaba, mirándome con adoración.

Silvia- Es que con la llegada de Ángel ahora tengo a las dos personas más importantes de mi vida conmigo…

Hice una mueca. No tenía muy claro como tomarme aquello. Lentamente se acercó, y después de besar mi oído susurró.

Silvia- Bueno, a ti te quiero más, pero no lo digas

Sonreí sin poder evitarlo, cuando se separó de mi oído pude ver que me respondía de la misma forma. Pasó su dedo por el tabique de mi nariz, y me dio un suave golpecito cariñoso en la punta de esta. Después, aprovechando que Soraya entraba en clase, volvió a su sitio.

Miré a Aitor, el cual ya me esperaba con una ceja levantada.

Pepa- Esto… Aitor… ( Con cara de pena )

Aitor- No

Pepa- Pero es que…!

Aitor- No! Ya lo he visto, y sí, que ha puesto unas caras muy monas, una voz muy tierna… pero no! Tú sabes lo que está en peligro!

Pepa- No le puedo hacer eso, pobrecilla…

Aitor- Pepa… ( Se acercó a mí ) Qué prefieres, sacar al pavisoso de su vida… o que él te saque a ti de la suya ? ( Señalando a Silvia )

Tragué saliva… la respuesta estaba clara. No me soportaba, de verdad que no… por qué de pronto era tan buena, tan… por qué ahora sí tenía alma ?? Putos sentimientos…

………………………………………………………………………………………………… ……………………………………………

Un par de días después, nuestras ideas sobre como echar a la comadreja ya estaban cogiendo forma… pero ese problema era a largo plazo. Ahora tenía otro más grande, que reclamaba toda mi astucia.

Y es que… como esquivas a tu novia cuando te pide guerra?

Pues con mucho arte…

Corrí por los pasillos como alma que lleva el diablo hasta que llegué al baño de chicas, me metí en él casi de cabeza asustando a las que estaban dentro, y cerré la puerta a mi espalda.

Paula- Joder!! Pepa!! Que me estaba repasando el rímel y casi me hago un pincho moruno de ojo

Pepa- Shhh!! ( Colocando un dedo en mis labios )

Sara- Pero qué hac

?

Pepa- Shhhh!!!

Me apoyé contra la puerta de espaldas, jadeante… hasta que oí que los pasos que sonaban tan cerca, se alejaban pasando de largo. Suspiré aliviada, apoyando la cabeza en la puerta.

Paula- Pero qué te pica? ( susurrando ) De quien huyes?

Sara- Otra vez te persigue la bibliotecaria?? Pepa, ya van tres veces este año, cuantas veces más vas a hacerle la broma de entrar a voces en la biblioteca con la capucha puesta a modo atracador?? Un día le va a dar un paro a esa mujer, eh??

Paula- Bueno, por lo menos no le habrás hecho la del año pasado, no?

Sara- Cual de ellas? ( perdida )

Paula- Pues un día que estaba yo estudiando filosofía en la biblioteca, y entró esta energúmena encapuchada al grito de “ Arriba las manos y abajo las bragas!! “

Las dos rompieron en carcajadas ante ese recuerdo, yo también lo hubiera hecho de no ser porque me sentía como una gacela huyendo de su depredador.

Pepa- Que no es eso!

Me aparté de la puerta y caminé hasta ellas.

Sara- Entonces? Le has vuelto a poner chinchetas a la silla de Don Lorenzo? ( Negué ) Secuestrado al perro del bedel? ( Negué ) Activado la alarma anti incendios??

Pepa- Que no!!

Paula- Pues de alguien estás huyendo!!

No quería contárselo, más que nada porque me iban a abroncar, estaba segura… pero dada su profesionalidad en cuanto a marujeos, me lo iban a acabar sacando si o sí. Así que…

Pepa- De Silvia…

Me miraron impactadas.

Paula- Te ha pillao mirándole el culo a otra?

Sara- Te has propasado metiéndole mano!

Suspiré.

Pepa- Ojalá…

Paula- Como que ojalá?? Ves como tenía yo razón, Sara?? No sólo les gusta que las miremos echando calicuetes, sino que encima a esta le mola que la novia le pille mirando culos ajenos, que fuerte…

Pepa- Que no es eso, idiota!! ( Colleja ) Lo decía por lo que ha dicho Sara

Entonces sí que se quedaron descolocadas.

Sara- A ver… explícate porque yo estoy perdidísima ya…

Pepa- Prometerme que no vais a decir nada, sé que para vosotras eso es un desafío muy grande, pero tenéis que prometerlo

Paula- Bueno… verás, qué pasa ahora??

Pepa- Pues…

FLASHBACK*

Aquella tarde Lola y Paco habían salido llevándose a Ari con ellos. Silvia y yo estábamos tumbadas en mi cama, abrazadas, hablando.

Inocente de mí, pensé que no íbamos a llegar a nada más, me lo tomé como un momento de complicidad, ella y yo hablando de cosas intrascendentes… pero no, me equivoqué claramente.

Silvia movió su cabeza, que estaba colocada en mi pecho, y la puso a la altura de mi cara. Empezó a sonreírme sospechosamente mientras me miraba. Nos besamos calmadamente durante unos minutos, pero aquella sonrisa no desaparecía… y a mí ya se me estaba empezando a meter el miedo en el cuerpo.

Cambió su posición para sentarse sobre mí.

Pepa- ( Ala… date por jodida… es que a quien se le ocurre, con la apuesta de por medio y te metes con ella a solas en tu habitación… en la cama, si es que eres tonta… tonta!! )

Comenzó a regar mi cara de besos mientras descendía por ella. Sus manos se posaron en mis hombros, con intención de descender… pero estuve rápida, bajo una falsa apariencia de romanticismo, sujeté sus manos con las mías y entrelacé nuestros dedos.

Pepa- ( Bien! Así bien… las manitas quietas y encima quedo de puta madre )

Por unos segundos me sentí aliviada, hasta que sentí sus labios jugando con mi cuello. Tenía que parar eso.

Silvia- hm? ( Sin parar )

Pepa- Te… te apetece ver u…una peli?

Rió suavemente escondida en mi cuello.

Silvia- Me apetece más otras cosa

Abrí los ojos.

Pepa- ( Madre mía… y esta desde cuando es tan lanzada?? Se tiene que poner en ese plan ahora! Ahora que no puedo hacer nada… es que todo me pasa a mí… )

Debido a mi atontamiento, consiguió soltarse de una de mis manos. La bajó por mi torso acariciándolo lentamente por encima de la ropa, y después la metió debajo de la camiseta. Intentaba pensar algún plan de escape, pero su lengua en mi cuello y sus dedos trazando círculos alrededor de mi ombligo me lo estaban poniendo difícil.

Mis ojos se achinaban solos, la respiración se aceleraba sin permiso. Tragué saliva con fuerza, y volví al ataque ( Con muchas menos fuerzas que antes ).

Pepa- Ta…también pod

podemos

ir a dar una vuelta o…o algo…

Silvia- Me quedo con el “ o algo “ ( Riendo )

Miré la consola. Esa podía ser mi salvación, quizá pudiera distraerla echando un partido a la play.

Pepa- O podemos echar un…

Subió la cabeza súbitamente cortándome a mitad de la frase, y con una mirada traviesa que me cortó la respiración, dijo :

Silvia- Echar un qué…?

Pepa- …partido!! Un partido!!

Negó con la cabeza sonriente.

Silvia- No me vaciles, anda

Pepa- ( Nada, que no, que esta hoy quiere guerra y por sus huevos que la hay. Pero por qué tengo tan mala suerte?? Con lo recatada que era antes y ahora como si fuera la conejita playboy la tía… haz algo!! )

Cerré los ojos con fuerza, no sabía qué pretendía conseguir con eso, pero lo hice. Silvia fue subiendo mi camiseta, hasta que prácticamente me vi obligada a quitármela. Empezó a bajar a besos por mi estómago hasta llegar al ombligo y rodearlo con la lengua.

Pepa- ( Bueno, esto ya es un polvo inminente… alerta roja, mayday, MAYDAY!! Qué hago?? Piensa en cosas que no te exciten… igual si ve que no tengo la tarde tonta, se para… )

Entre tanto, Silvia volvió a subir por mi cuerpo. Desabrochó mi sujetador, dejándome aún más indefensa. Apreté los puños cuando sentí sus labios entreteniéndose con uno de mis pechos.

Pepa- ( Con el número uno, Casillas… con el dos Carvalho… con el tres Pepe… con el cuatro Ramos… con el cincooo…la virgen!!! )

Había aguantado las succiones sin casi enterarme, pero uno de los mordiscos me sacó de aquel oasis. Un jadeo bastante audible se escapó de mis labios, lo que hizo que Silvia le pusiera más entusiasmo al asunto aumentando la velocidad. Sentía sus manos acariciando mi cuerpo mientras tanto.

Pepa- ( Cosas que no exciten, cosas que no exciten!! Don Lorenzo!! Eso es!! Esa imagen es el antimorbo… piensa, Don Lorenzo en pijama…)

Un mordisco, y otro jadeo más intenso. Me costaba mantener los ojos abiertos, mis manos se enredaron en su pelo involuntariamente.

Pepa- ( Don Lorenzo en la ducha!! Don Lorenzo desnudo!! Diossssssssssss… qué asco!! )

Mis caras de placer se intercalaban con mis caras de máxima grima absoluta. Una de las manos de Silvia descendió lentamente desde mi estómago hasta el borde de mi ropa interior, que sobresalía por encima de mis pantalones. Cuando empezó a colarse por ella, sentí que era el fin hasta que…

“ Pi, pi, pi, pi, pi!!!!! “

Pepa- ( Gracias a Dios!!! )

Silvia se separó de mi cuerpo, mirándome con una cara que era un poema.

Pepa- Qué? No lo puedo evitar…

Silvia- Pepa, te lo podrías quitar para hacerlo, me acabas de cortar el rollo

Pepa- Ah, o sea, no me dejas quitármelo en clase y ahora sí??

Silvia- Cariño, no es lo mismo. Si te suena ahora ya sé por qué es, no crees??

Me abroché el sujetador rápidamente, tenía que aprovechar la brecha que se había abierto. Me la quité de encima y me levanté de la cama.

Silvia- Qué haces?? Dónde vas??

Pepa- Nada, si se te ha cortado el rollo, pues se te ha cortado, qué le vamos a hacer ( Nerviosa )

De verdad que si las miradas matasen, en ese momento hubiera muerto siete veces por lo menos. Dejó su cara de asesina, y se acercó hasta el borde de la cama a gatas. Mientras yo intentaba atinar con el cierre por los nervios, ella colocó una de sus manos en mi estómago, acariciándolo, y empezó a besar mi oído.

Mis manos dejaron lo que estaba haciendo, quedándome bloqueada. Su lengua empezó a recorrer mi oreja, y yo me estaba empezando a sentir morir otra vez. Bajó su mano de nuevo al borde de mis pantalones para seguir lo que estaba haciendo y…

“ Pi, pi, pi, pi, pi!!!!! “

Había odiado ese cacharro con todas mis fuerzas, pero en aquel momento me dieron ganas de comérmelo a besos. Silvia se apartó de mí chistando, molesta.

Silvia – Pepa, así no se puede! Quítatelo! ( Tirando de él )

Pepa- No, no!! ( Intentando frenarla ) No se puede interrumpir la terapia, tú lo dijiste!

Silvia- Bueno, pero hacemos una excepción.

Se acercó a mi oído peligrosamente y susurró.

Silvia- Te lo quitas, y así podríamos…

Pepa- Llamar a esta gente!!

Fue lo primero que se me ocurrió. Me miró desconcertada.

Pepa- Podríamos llamar a Paula y…

Silvia- A Paula?? Y qué pinta Paula aquí ahora mismo??

Pepa- Uy, muchísimo! Llorando me llamó el otro día! Tú sabes lo mal que lo está pasando con Aitor y el tema cama?? ( Con los brazos en jarra )

Su cara de desconcierto aumentó.

Pepa- Ah, que no lo sabes?? ( Falsamente ofendida ) Qué fuerte Silvia, y tú dices que eres su amiga?? Que huevos tienes pelirroja

Silvia- Yo no sabía que… ( Entristecida )

Pepa- Claro, no lo sabías!!

Silvia- Pues

pues no, Pepa… yo creía que estaban bien… ( Preocupada )

Pepa- Ya, claro. Pues el “ creí que… “ y el “ pensé que…”, son amigos del tonteque. Así no, eh Silvia? Así no, las amistades hay que cuidarlas, no pasárselas por el forro de los cojones

Abrió mucho los ojos, acompañándolos con una cara de tristeza y preocupación.

Silvia- Lo siento, yo no…

Pepa- Pues menos pico y más pala! Claro, pasamos de los amigos y así nos luce el pelo luego, me has decepcionao eh?? Me has decepcionao, que lo sepas! ( Apuntándola con un dedo )

Silvia- Pero Pepa…!

Me giré rápidamente. Vaya bronca le acababa de echar así porque sí a la pobre… de espaldas, cuando no me pudo ver, cambié mi cara de ofendida a una de alivio. Por los pelos…

Fui hasta el escritorio a coger mi móvil y desaparecí por la puerta, tras ponerle la guinda al asunto.

Pepa- No, no te muevas eh?? Que ya la llamo yo. Y ahí se queda la tía, que felicidad!!

Silvia- Pepa! Espera! ( Bajándose de la cama )

FIN DEL FLASHBACK*

Se miraron entre ellas un par de veces y luego a mí.

Sara- Pepa

Pepa- Si?

Sara- Eres gilipollas

Bufé. Tampoco esperaba que me entendieran sin saber el motivo.

Paula- Aaanda, claro, ahora entiendo el numerito de ayer!! ( Fusilándome con la mirada )

Bajé la cabeza avergonzada.

Sara- Qué numerito?

Paula- El que me hizo montar esta!! Que estaba yo tan tranquila en mi casa, viendo Dora la exploradora y…

Sara- Dora la exploradora???

Paula- Sí, y entonces…

Siguió como si nada. Esa chica era un misterio.

Paula-… se presentaron estas dos en la puerta de mi casa, y me obligaron a ir con ellas a un parque a contar mis penas.

Pepa- Joe Paula, que era necesario

Paula- También era necesario que me pellizcaras el brazo mientras tanto??!

Intenté disimular mi risa, la verdad es que no lo fue.

Pepa- Necesitaba que lloraras un poco! Si no Silvia no se lo iba a tragar!

Paula- No, es que esa es otra, a estas alturas ya todo el instituto tiene que saber que soy como la virgen maría.

Sara la miró sin entender.

Paula- Casta y pura todavía ( Aclarándoselo )

Sara- Ah… No jodas?? Que tú y Aitor noo…?? ( uniendo los dedos )

Paula- Pues no. Pero vamos, ya te lo cuento yo antes de que Pepa lo suelte a voces con un megáfono en medio del pasillo

Me acerqué a ella para hacerle un par de carantoñas, estaba segura de que así me perdonaría. La abracé mientras le ponía vocecitas.

Pepa- Enana… perdóname… fue una alerta roja, no sabía qué hacer…

Paula- No, no te perdono, no se te puede contar nada!

Pepa- Andaaa…

Paula- Que no!!

Empecé a darle besos en la mejilla… hasta que se le escapó la risa tontorrona.

Paula- Bueno, vale, te perdono ( Embobada )

Me separé de ella sonriendo triunfalmente. Era irresistible.

Sara- Bueno… y a todo esto, a cuento de qué haces esa gilipollez de rehuírla? Porque no lo entiendo

Pepa- Es que es un poco largo de explicar…

Sara- Tenemos todo el tiempo del mundo.

Ambas se cruzaron de brazos, mirándome sonrientes. A veces parecían clones.

Pepa- Otro día os lo cuento

Intenté esquivarles la mirada, pero de nada sirvió. Paula caminó hasta a mí, me cogió de la cara y me miró profundamente a los ojos.

Paula- Por falta de ganas no es… Eh! Mírame! ( Lo hice ) Por un enfado… tampoco.

Siguió analizándome. Intenté escaparme, pero la súper marujona dos ( Sara ) me sujetó por la espalda para que no me moviera.

Paula- No es por algo que has visto… ( Concentrada ) … es por algo que has hecho!!

Tragué saliva.

Paula- Pepa… en tus ojos veo un rastro de culpabilidad y estupidez infinita…

Se separó de mí, y llevándose unas manos a las sienes empezó a procesar los datos.

Sara- Veredicto?

Paula- Ha hecho una apuesta con sus amigotes!! ( Acusadora )

Pepa- Qué?? Que no!! ( Nerviosa )

Paula- Sí!! La has hecho, la has hecho!!

Pepa- Quien te lo ha dicho?? Ha sido Aitor, no??

Sara- Pepa!! ( Sorprendida )

Paula- Ahá!! No me lo había dicho nadie, te acabas de cavar tu propia tumba solita!!

Me solté de Sara y caminé unos pasos con las manos en la cara.

Paula- Cómo se declara la acusada??

Dudé unos segundos. Me aparté las manos de la cara y…

Pepa- …culpable

Sara- Pero… Pepa!!

Paula- Lo sabía!! ( Estiró su puño en señal de victoria ) Toma ya!! Que lista soy!!

Sara- Cómo se te ocurre?? Tú sabes cómo se va a sentir Silvia si se entera de todo esto?? Y todo por reírte con esos dos idiotas, que no tienen otro nombre! ( Dolida )

Paula- Y Paula se alza con la victoria una vez más, frente a un público enloquecido que aclama su nombre… “ Paaaaaaula, Paaaaaaaula…”… ( Prendiendo un mechero imaginario )

Pepa- No, por favor, no le digas nada!

Sara- Y qué quieres?? Que apueste yo también??

Paula- Gracias, gracias! Quiero dedicarle esta nueva victoria a toda la gente que me ha seguido y… ( Con un micrófono imaginario )

Pepa- A ver… sé que suena horrible, que suena a que me estoy cachondeando de ella pero no es así, de verdad que no… tengo un motivo.

Era verdad. Lo tenía, después de haber pensado mucho aquellos días

motivo de peso por el que hacer lo que estaba haciendo, y desde luego que no era reírme de nadie.

había encontrado un

Sara me miró seriamente… y pudo ver en mis ojos y en mi gesto triste que no mentía.

Pepa- Por favor… os lo explicaré, sólo dadme tiempo… y no le digáis nada… no quiero que se sienta mal… sólo… tengo que pensar cómo voy a decírselo, no quiero hacerla daño… ( Entristecida )

Sara- Está bien… pero, que es, Pepa? Me estás asustando

Negué con la cabeza, necesitaba tiempo. Ella pareció entenderlo. Se acercó a mí y me acarició un brazo en señal de aprobación. Tras eso, le sonreí y me metí en uno de los baños.

SARA

Aquello me había dejado muy preocupada… tanto le había afectado lo de Ángel o…? Había algo más? No entendía qué podía haber pasado, pero la forma en que dijo lo que dijo… me sonó a que iba a dejar a Silvia… y me asusté.

Paula- No, no… de verdad, los autógrafos después, en la rueda de prensa!

Ella seguía a su rollo, una vez que se metía en su mundo feliz, no había manera de sacarla de allí donde estuviera. Seguía dirigiéndose a… “ Su público “.

Sara- Paula…

Paula- No, no, entrevistas tampoco! De verdad!

Sara- Paula! ( zarandeándola )

Paula- Bueno, venga, una declaración corta sí. Estoy muy feliz con mi trabajo, muy contenta, y no tengo tiempo para novios!

Sara- Paula!!!

Le asesté un golpecito en la cabeza. Me miró fastidiada.

Paula- Ay!! Qué??

Sara- Que vuelvas!! A caso no has oído que ?

Paula- Sí, sí, que ha hecho lo que ha hecho por otras razones, que le demos tiempo y que no le digamos nada a Silvia

Aluciné. Totalmente.

Sara- Pero… pero si estabas… tú… como has…??

Paula- Puedo estar a más de cuatro conversaciones a la vez! Me lo enseñó mi madre ( Sonriendo ) Quizá algún día te diga cómo…

Se cruzó los brazos con autosuficiencia. Empezaba a pensar que tenía algún tipo de poder, porque aquello ya no era normal.

Sara- Pero… como has podido ver que había hecho una apuesta? Yo nunca lo habría adivinado…

Me miró misteriosa.

Paula- Es que a veces oigo las mentes de los demás pensar…

Susurró aquello con una voz que me puso la piel de gallina.

Sara- Qué…? ( Boquiabierta )

Y entonces empezó a reírse, controlando que Pepa no la oyera.

Paula- Eso, y que me lo dijo Aitor, yo he apostado 20 euros a que Silvia se la zumba antes del martes a segunda hora

Lo dicho. En ese pueblo no había nadie normal.

* CAP.5 : “ CAMBIO DE PAPELES “ *

SILVIA

Avancé por los pasillos en busca de Pepa. O yo estaba muy loca, o me había parecido verla en la entrada cuando llegué… pensé que quizá no era ella, porque después de “ verme “ había salido pitando. Pasé de largo la puerta del baño.

Silvia- Qué raro… al final me voy a tener que poner gafas

Después de una última exploración visual al pasillo, decidí darme por vencida. Volví sobre mis pasos y entré al baño.

Paula- Ah… hola SILVIA!!

Sonreí extrañada.

Silvia- Hola Paula… por qué me chillas? ( Sonrriendo )

Me acerqué a Sara después de sonreírle, y nos saludamos cariñosamente. Tras eso, me apoyé en el lavabo de brazos cruzados. Pretendía iniciar una conversación, pero mis dos amigas parecían como alteradas por mi presencia.

Silvia- Os pasa algo?

Paula- Algo?? A nosotras?? No! Por qué? Por qué nos tendría que pasar algo, eh?? A caso insinúas que ocultamos algo?? Y a ti?? A ti qué te pasa, eh??! ( Alterada )

Me incorporé con cara de póker… vale que Paula siempre había sido así de rara, pero esa mañana parecía haber alterado la dosis de lo que se tomara todas las mañanas. Sara le dio un disimulado codazo, y me sonrió.

Sara- No pasa nada… es que estábamos aquí hablando sobre sus problemas de cama!

Paula bufó.

Paula- Ala, otra! Si no sacan el tema revientan, oye

Silvia- Estás bien? ( Acariciando su brazo )

Paula-

la falta deee… ya sabéis…

bueno no, no sé… la verdad es que la relación se está volviendo más bien fría por

Silvia- Bueno, tampoco es para eso… por qué no lo habláis?

Paula- Porque me da vergüenza… ( Cabizbaja )

Sara- No te tiene que dar vergüenza, si no estás preparada pues…

Paula- No! ( La cortó ) Es que… yo creo que sí que lo estoy, pero me da un poco de… miedo, dar el paso… o vergüenza, no sé!

Silvia- Tú?? Vergüenza??

Sara y yo reímos.

Silvia- Paula, tu… haz lo que sientas, si sientes que es el momento, pues… simplemente, hazlo. La primera vez con Pepa… no sé si estaba preparada o no, simplemente sentí algo… y lo hice

Sonreí embobada por aquellos recuerdos, la noche en la que, contra todo pronóstico, fui yo la que me lancé a sus brazos.

Paula- Ya claro, qué lista, es que si mi novia fuera Pepa me habría quedado con las bragas por los tobillos al segundo día!

Esa vez no dije nada, no intenté hacerle entrar en razón, agredirla… simplemente la obsequié con mi peor mirada fulminante. Pocas veces había puesto aquella mirada, pero por la cara que se le puso a Paula, supe que había surtido efecto. Recogió la mochila del lavabo nerviosa… y salió por la puerta sin más, entre sonrisitas de clemencia.

Miré a Sara… ésta tan solo puso los ojos en blanco, me acarició el brazo a modo “ Te entiendo “ y salió por la puerta detrás de ella. Una vez desaparecida de mi vista la acosadora particular de mi novia, me giré sobre mí misma y me miré al espejo.

Apoyada sobre el lavabo, con cara de enfado por lo que tenía que aguantar, resoplé.

Silvia- Vamos… no me digas ( Enfadada )

Una de las puertas de las cabinas individuales, se abrió a mi espalda. De ella salió Pepa con cara de tranquilidad total… hasta que me subió la cabeza.

Pepa- Hostias…!! ( Murmuró con cara de susto )

No entendí lo que había dicho, vi como se giraba rápidamente para volver a entrar.

Silvia- Pepa!

Ni caso, fue a cerrar la puerta, pero me interpuse. Puso una gran cara de sorpresa.

Pepa- Coño, pelirroja! Que no te había visto!

En ese momento no entendía lo obvio, estaba huyendo de mí descaradamente… pero qué puedo decir, era inocente y no pensaba mal.

Sonreí creyéndome aquello y, abriendo del todo la puerta, me acerqué a ella para besarla.

Silvia- Hola ( Feliz ) Te estaba buscando

Pepa- Pues ya ves… me has encontrado ( Sonriendo falsamente ) Qué cosas eh? Con lo grande que es el instituto…

Silvia- Ya ( Feliz )

Volví a besarla y me separé, sin dejar de rodearla con mis brazos.

Silvia- Oye, antes me ha parecido verte en la puerta del instituto

Pepa- A mí?

Silvia- Sí… y me ha parecido ver que salías corriendo después de chocarte con la puerta ( Extrañada )

Pepa- Yo? Que va, sería otra

Conforme con aquella respuesta, cerré los ojos y le puse los labios para que me besara… me

besó rápidamente en la mejilla y salió de la cabina. Si hubiera puesto un poquito de atención me hubiera dado cuenta de que algo raro pasaba… Pepa Miranda no queriendo meterme

mano?? Más que raro… pero estaba tan feliz, en mi pompa, que ni me inmutaba la estupidez transitoria que es el amor.

lo atribuí a

Escuché como Pepa echaba aire sonoramente mientras se echaba agua por la nuca. Me acerqué a ella por la espalda sonriendo juguetona.

PEPA

Me pasé agua por la nuca… de normal era bastante sencillo excitarme, era una bomba de relojería constante… pero desde que sabía que apenas podía tocarla a menos que quisiera

echarlo todo a perder estrepitosamente… estaba empezando a pensar que lo de ser una enferma sexual iba a ser cierto.

Sólo con los recuerdos de la tarde anterior, y la cercanía de ese momento en el baño… ya estaba empezando a pasar calor.

Pepa- ( Es que hay que joderse oye, mira que es grande el instituto… me siento en un pajar y me clavo la aguja )

Intenté calmarme… pero claro, para qué? Para que Silvia se acercara por mi espalda y me soltara un azote en el culo… vamos, para nada.

Me incorporé rápidamente y me di la vuelta.

Pepa- Pero qué haces?? ( Nerviosa )

Silvia- Tú qué crees? ( Sonriente )

Se pegó totalmente a mí y comenzó con otro sobeteo … y yo no creía estar preparada para soportarlo una vez más. Silvia se entretuvo torturando mi cuello con sus labios y empezando a colar sus manos bajo mi camiseta, podía notar como pasaba el filo de sus uñas por mis costados.

Pepa- ( Joder… que hoy tampoco me libro, ha venido guerrera la niña… ) Silvia, que nos pueden ver… que puede venir tu padre y…

Mordió mi cuello a la vez que clavó levemente sus uñas en mi piel.

Pepa- …Dios!! ( Yo de verdad que no me lo explico… qué coño desayuna ésta ahora por las mañanas?? )

Subí la cara todo lo que pude estirando mi cuello para intentar que no llegase… y de nada sirvió… bueno, sí, sirvió para que me levantara la camiseta poco a poco y empezara a repartir besos por mi escote.

Tiró de mi ropa haciendo que bajara la cabeza. Ladeó la suya y capturó mi oreja entre sus dientes suavemente.

Bajó por mi cara hasta llegar nuevamente a mi cuello, empezando a lamerlo.

Pepa- ( Hay que hacer algo, tengo que ahuyentarla! )

No estuve orgullosa de ello ( Bueno, quizá un poco sí ), pero no tenía otra escapatoria… era eso, o dejarme cazar en ese baño… y no podía ser. Así que, mientras Silvia se comía mi cuello sensualmente… yo me tiré el mayor eructo que fui capaz de reproducir.

La reacción no se hizo esperar demasiado. Silvia se quedó inmóvil unos pocos segundos…supuse que estaba intentando creerse lo que acababa de escuchar. Se separó de mí y me miró a los ojos.

Silvia- Pero qué…? ( Asqueada ) Te acabas de tirar un…eructo??!

Pepa- Se me ha escapao…

Silvia- Qué asco Pepa

Me miró con cara de desagrado ( Y algo de enfado ), y se giró para salir por la puerta…

Pepa- Joe Sil, es que me he desayunao un cacho de morcilla que sobró de ayer y…

Se dio la vuelta rápidamente,, y antes de salir por la puerta me sentenció con cara de asco, mirándome d arriba abajo.

Silvia- Desde luego que la confianza da asco… ( Se giró hacia la puerta ) casi se rompe la garganta, será cerda la tía!

Pepa- Pero no te enfades! Que las cosas de la naturaleza no se controlan! Sil!

Y lo siguiente fue un portazo. Suspiré aliviada y contraje el codo en señal de victoria.

Pepa- Toma!! Prueba superada!

………………………………………………………………………………………………… ……………………………………………

Se sucedieron unos cuantos días más con la misma mecánica… es decir, Silvia iba acosándome constantemente, y yo me inventaba mil formas de esquivarla. Al principio no pareció afectarle demasiado… pero llegó un momento en el que la sequía a la que le estaba sometiendo, empezó a afectarle al humor seriamente.

También era verdad que en momentos de urgencia, tuve que recurrir a las insolencias para quitármela de encima… sobre todo aquella tardE en la que estuvimos solas en mi casa ( Aunque con Ari pululando ).

FLASHBACK*

Me encaminé hacia mi habitación, con Silvia esperándome en el salón, en busca de una película para verla juntas. Ari estaba en la planta de arriba jugando a saber a qué. Agradecí su presencia, pensé que gracias a eso no tendría que armar ninguna de las mías para esquivar a Silvia.

Me estiré para rebuscar en la estantería que estaba por encima del escritorio… y entonces noté un cuerpo pegarse a mi espalda. Entonces supe que me había equivocado con mis teorías sobre la contención.

Pepa- Sil…

Silvia- Shh

Sus manos se colaron bajo la tela de mi camiseta, erizando mi piel. Me mordí el labio y suspiré… intenté pensar alguna forma de librarme, pero sabía que estaba al límite, que no iba a poder aguantar mucho más ese juego. Sus manos ascendieeron directamente hasta mis pechos, los cuales empezó a masajear mientras mordía mi oreja.

Pepa- Silv…Silvia, que está la niña…

Silvia- Está arriba

Una de sus manos fue bajando por mi estómago hasta colarse bajo mis pantalones. Me vi perdida, iba directa al tema. Perdí momentáneamente el razonamiento cuando empezó a acariciarme por encima de la tela. Suspiré, para luego jadear cuando sus caricias se hicieron más notables… la escuchaba suspirar en mi oído.

Bajé las manos y las apoyé contra la mesa, apretándolas con fuerza. Sus dedos fueron a colarse bajo la tela… y me giré.

Pepa- Silvia, en serio, que puede bajar y vernos y…

Y nada, porque al instante se lanzó sobre mis labios. No pude evitar continuar el beso, que cada vez se tornaba más pasional, sobre todo después de que lo profundizara. Apartó sus labios para posarlos sobre mi cuello y comenzar con las succiones mientras su mano volvía otra vez dentro d mi pantalón.

Subí la cabeza con los ojos medio cerrados, suspirando… y me acordé de lo que debía acordarme, así que intenté evitarlo.

Pepa- Silvia que… ( Suspiré ) que… no me apetece

La mano que navegaba dentro d mis pantalones hizo una presión sobre mi sexo. Jadeé intensamente… eso, sumado a mi excitación palpable le dieron motivos de más para decir…

Silvia- Ya ( Sonriendo )

Volvió a mi cuello para mordisquearlo. Estaba visto que la lógica no me iba a funcionar con ella… así que sólo quedaban las insolencias.

Pepa- ( Suéltale una bordería de las tuyas!! )

Otra presión, otro jadeo… menos razón. Tartamudeé varias veces antes de poder decir nada.

Pepa- E…eeeh…Silvia

Silvia- Hm?

Pepa- La falda que llevas hoy no me gusta nada

Se paró durante unos segundos… pero siguió a lo suyo tomándose a broma mi comentario.

Tuve que insistir pese a que no lo pensaba.

Pepa- N…noo, en serio… es horrorosa

Separó sus labios d mi cuello unos centímetros, y con una voz que denotaba una serie advertencia dijo…

Silvia- Pepa, cuidado…

Siguió a lo suyo. Alteré el tono de mi voz a un falso enfado.

Pepa- No, es que hoy me apetece discutir!!

Silvia- Bueno, pues a mí no ( Siguiendo a lo suyo )

Bufé impotente. Necesitaba un golpe mejor…

Pepa- Es que si la falda es hortera, pues es hortera…

Bingo. Frenó de golpe. Si había algo que le podía doler, es que se metieran con su estética… y calificarla de hortera era una seria ofensa. Sonreí tímidamente consciente de la victoria.

Pepa- ( Ahora, ahora… )

Poco a poco, se separó de mí hasta que la distancia lee permitió otorgarme una mirada de hielo y una cara de cabreo descomunal.

Aquella tarde los gritos que me metió se escucharon hasta en su casa… y me costó Dios, ayuda, y muchos arrumacos que me perdonara.

FIN DEL FLASHBACK*

No sabía cuánto más iba a poder aguantar ese juego, y sólo habían pasado un par de semanas

a lo sumo. Mientras que Silvia tenía el humor aún peor que el de su padre, que ya era decir,

yo me iba derritiendo por las esquinas. Las cosas eran así, no estaba acostumbrada para nada

a estar tanto tiempo sin sexo… y claro, si a eso le añadíamos los constantes magreos a los que me sometía la pelirroja, pues…

Aquella mañana, viernes al fin, nos encontrábamos Lucas, Aitor y yo sentados en el césped del muro, a esperas de que empezara la primera hora de clase. Como siempre, estábamos dándole al fumeque.

Pepa- Pásamelo ( extendiendo la mano )

Lucas- Tú no lo habías dejado??

Aitor- replantea la pregunta… tu novia no te había obligado a dejarlo?

Alcé una ceja mirándole.

Pepa- Aitor, no me calientes ya desde por la mañana, eh?

Lucas decidió no alterar más el ambiente, y me lo pasó. Eché el humo con cara de gloria bendita. Ellos dos rieron.

Pepa- Qué pasa?

Lucas- Que vaya caras que pones, parece que estées… ( Con tonito )

Pepa- Mira, no me hables del tema, no me hables… vale??

Aitor- Cómo llevas la apuesta ? ( Riendo )

Pepa- Pues mal, la llevo muy mal ( rieron )… pero la llevo! Soy una mujer de palabra

Aitor- Y por lo que se ve, una mujer desesperada a estas alturas

Empecé a sentirme picada.

Pepa- Ya, bueno… por lo menos yo estoy a dos velas por voluntad propia, no porque me lo impongan

Aitor cazó la indirecta perfectamente poniéndose un punto en la boca, mientras que Lucas se reía sonoramente. Quizá nos estábamos pasando con él respecto a eso, pero era su culpa, siempre me estaba tocando las narices.

Lucas abrió la boca para decir algo… algo que yo no escuché, porque la perspectiva de una chica en minifalda pasando por delante de nosotros, me nubló la visión. La seguí atentamente con la mirada y la boca medio abierta… esa era otra, desde que estaba así veía sexo por todas partes. Ni si quiera me estaba fijando en la chica en sí, ya que todo lo que imaginaba mi mente era a Silvia.

La chica en cuestión se acercó hasta nosotros y se apoyó sobre el muro dejando a la vista su escote. Clavé mi mirada en él… y de pronto esa chica era Silvia,… Silvia con un escotazo del quince, Silvia sonriéndome provocadoramente y…

Chica- Ehh!! ( chascando sus dedos )

Desperté del trance.

Pepa- Q… qué?? ( atontada )

La chica sonrió al darse cuenta de lo que estaba pasando y negó con la cabeza. Genial, si ya tenía fama de asalta-niñas por todo el instituto, ahora también la tendría de enferma… y lo peor es que ni siquiera me estaba fijando en esa chica en cuestión.

Chica/ Silvia- Tú y yo, nos vemos luego? ( mordiéndose el labio )

Dijo aquello con una voz más que provocadora. Sentí el calor bajando por mi cuerpo, sonreí estúpidamente a la ficticia pelirroja y dije…

Pepa- Qué…? ( Atontada )

Y entonces la visión se volvió a transformar, apareciendo la cara de esa chica que… la verdad

es que dejaba bastante que desear.

Chica- Que si tienes fuego!!

Mis amigos intentaron ahogar la risa.

Pepa- Ah, sí sí, per…perdona

Nerviosa por la situación, el ridículo y mis visiones, me saqué el mechero del bolsillo y se lo tendí torpemente… tanto, que fue a parar a su canalillo. Sentí como me moría de vergüenza al instante, con las risas de fondo de mis amigos.

La chica no supe muy bien si reírse, estamparme una hostia o qué. La miré, nerviosa, intentando transmitirle mis excusas con la mirada.

Pepa- Pe

perdón,

ha sido sin querer, yo te

lo cojo

Y así, sin pensar, como siempre… allá que fue mi mano, al rescate del mechero. No sabía por

qué hacía eso, no quería tocarla ni muchísimo menos… pero si de normal ya hacía cosas sin

sentido, los nervios y la vergüenza pudieron conmigo. La chica fue a intentar colaborar con la situación, pero sin saber muy bien qué hacer. Así iniciamos un tira y afloja, las dos sin saber

a qué jugábamos.

En un momento de lucidez ( Las risas de esos dos ya eran descojone clarísimo ), conseguí enganchar el mechero y tendérselo. Sin casi mirarme, sonrojada, se encendió el cigarro y me

lo devolvió. Pronunció un apenas audible “ Gracias “, y después de mirarme con cara de susto, se fue.

Aitor y Lucas pudieron deshuevarse de mí a gusto mientras me daban algún que otro empujón. Sentí como por segunda vez en mi vida, mi cara se ponía roja de la vergüenza. Me tapé la cara para pasar el mal trago…

Aitor- Te ha gustao la Betty la fea de 2º D, eh??

Lucas- Pepa, dime que no te pone esa tía,, porque entonces tienes un problema grave

Pepa- Que no me pone!! Qué me va a poner esa?? ( Rieron ) Es que me está volviendo loca y…

esta mierda de abstinencia

…y entonces noté cómo los calores y hormigueos bajaban desde mi estómago hasta sitios innombrables. Me miré hacia abajo.

Pepa- Y esto por qué se pone así ahora?? Me cago en mi calavera…!!

Las risas aumentaron aún más… hasta que Lucas me chistó un par de veces.

Lucas- Cuidao, que viene tu novia!! ( Murmuró )

Pensé que tendría más tiempo para reaccionar… pero no, Silvia estaba demasiado cerca, así que al poco de subir la cabeza llegó. Era imposible describir la cara de mala hostia que llevaba, sus brazos cruzados, su ceja levantada y la cara inexpresiva lo decían todo.

Tragué saliva.

Pepa- Hola princ…

Silvia- Ni princesa ni hostias

Mis ojos se expandieron solos al oírla hablar así. Creo que contadísimas veces la había podido escuchar decir un taco… definitivamente, estaba más que cabreada.

Silvia- Qué narices hacías?? ( Enfadada )

Silvia- Aaaaaah, no me digas? ( Asentí en silencio ) No sabía que para darle un mechero a alguien primero había que tocarle las tetas

Silencio sepulcral. Éramos los más chungos, la escoria de aquella sociedad… pero ninguno de los tres tuvo agallas suficientes para enfrentarse a una Silvia encabronada. No era de extrañar, era la primera vez que la veía en ese plan, y no es que fueran pocas veces las que había estado enfadada conmigo.

Tenía una explicación, no era para nada lo que ella pensaba… pero el miedo a morir me hizo hablar atropelladamente sin apenas mirarla a los ojos.

Pepa- Bu… bueno… lo de las tetas técnicamente ha … ha sido después…

Mi mente me preguntaba a gritos a qué coño venía aquella estupidez. Estaba nerviosa, no lo pude evitar.

Silvia- Cómo??! ( Descruzando los brazos )

Lucas- Silvia, que no ha sido así, de verdad, es que…

Silvia ladeó su cabeza para otorgarle una mirada furiosa a Lucas ( Si hubiéramos metido un rugido de león en ese instante como efecto de sonido, hubiera quedado niquelao ), y este, optó por la mejor opción… callarse la boca. Ya no era la única que tragaba saliva.

Iba a intentar explicarme… pero Aitor, que no se podía estar callado, tuvo que meter la puntilla para intentar salvarme.

Aitor- Y esos humos? Tienes la regla o qué?

Lucas y yo nos tapamos la cara después de un “ Madre mía “. Silvia posó su mirada en él, y después de una media sonrisa sardónica,…

Silvia- A ti nunca te han dicho que estás más guapito callado?

Aitor- Pues mira…

Silvia- Shh!

Se llevó un par de dedos a los labios para ello, a la vez que cerraba los ojos. No sabía si es que estaba enferma, o que esa actitud suya era extremadamente sexy… pero el hormigueo volvió. Crucé las piernas disimuladamente.

Abrió los ojos, sorprendentemente Aitor le había hecho caso.

Silvia- Por qué no te metes la lengua en el culo un ratito y me dejas tranquila, guapo? Puede ser?

Sentado. Le había dejado sentado. Lucas y yo nos miramos de soslayo intentando aguantarnos la risa. Aitor no supo contestar.

Silvia puso una falsa sonrisa de alegría.

Silvia- Sí? Gracias cariño

La sonrisa desapareció, y me miró a mí.

Silvia- Y tú, deshazte del porro que tienes escondido tras la espalda y tira para clase

Pepa- S

sí,

Sin más, Silvia comenzó a descender la cuesta hacia la puerta. No me atreví ni a reírme por si volvía. Miré a Aitor… y este me miraba flipando. Asentí con la cabeza.

Pepa- Claro, es que estás todo el día ahí pinchándola… normal! ( Golpeándome las sienes )

Silvia- TENGO QUE IR A POR TI??! ( A lo lejos )

Pepa- NO, NO!!

Me bajé corriendo del muro y fui hasta ella, que me cogió de la mano bruscamente. No supe si tomármelo en señal de cariño o de posesión… pero mejor no plantearlo, no era conveniente abrir la boca.

* “ MEJOR NO TIENTES A LA SUERTE

“ *

PEPA

Sábado por la tarde-noche. Aquel fin de semana, Lola y Paco decidieron irse de viaje con la niña, así que yo me quedé en casa. El mal humor de Silvia parecía haber alcanzado casi el límite máximo… si yo hubiera sabido…

Sara, Paula y yo estábamos en el sofá de mi casa. Habíamos decidido hacer algo así como una tarde de chicas, pasar la noche juntas viendo una película, entre todas nuestras historias pocas veces habíamos podido estar todas juntas y tranquilas.

Yo estaba medio tumbada en mi sofá preferido, y ellas dos sentadas en el de al lado. Jugueteaba con el mando del dvd a esperas de que Silvia, que llegaba tarde, llegara.

Paula- Pues nada… Pepa, cuando piensa llegar tu novia?

Pepa- No sé… estará al llegar supongo…

Paula- Eso dijiste hace media hora…

Pepa- Bueno, y qué quieres que yo le haga? Cuando llegue díselo tú

Paula- Ja! No, gracias, aún soy demasiado joven para morir

La miré mal… pero pronto cambié la cara, tenía toda la razón del mundo.

Sara- Aún sigue de mal humor?

Pepa- Mal humor?? Al lado de Silvia, Cruella de Vil una Santa

Sara- Ala… tampoco es para tanto

Paula- Que no es para tanto?? Si el otro día me echó una mirada que casi me corta la mayonesa

Reí por esa comparativa.

Paula- Y tú no te rías que la culpa es tuya!

Pepa- Mía??

Paula- Sí, tuya, que todos sabemos lo que la pasa… por qué no la echas un polvete a ver si se relaja??

Pepa- Porque no!

Tajante. No quería meterme en ese tema… pero claro, estando con ellas difícil era dejar un tema a un lado.

Sara- Pepa, tiene razón de verdad?

Pepa- Pff…

por qué no dejas ya la tontería antes de que se entere y se cabree

Me tapé la cara con las manos. La verdad es que empezaba a sentirme en un callejón sin salida.

Pepa- Que ya lo sé, pero es que no sé como

Paula- No sabes?? Te la coges de la mano y le dices “ Silvia, corazón… follemos!! “ Y ya está, el resto es mecánico… ( Sonrió perversamente ) Pero oye, que si ves que no sabes, yo te doy un par de clases prácticas y…

Sonreí.

Sara- Y nada!!

Paula- Bueno, tenía que intentarlo

Sara- Además, tú qué clases prácticas vas a dar si todavía nooo…?? ( Juntando los dedos )

Solté una carcajada al ver la cara que puso Paula.

Paula- Ya estamos con el temita?? Qué pasa, no hay más exclusivas??

Pepa- No, eres la protagonista indiscutible del programa de hoy ( riendo )

Se estiró en el sofá con aires misteriosos.

Paula- Pues que sepáis… que ya estoy en camino de arreglar ese tema…

Me incorporé de golpe ante la noticia. Sara se pegó a ella con la misma cara de sorpresa.

Sara- Cuenta, cuenta!!

Paula- Bueno… quiero que os enteréis por mí antes de que salga esta noche por la tele en prime time

Pepa- Cuéntalo ya! ( riendo ) Vais aaaa…??

Paula- Sí… bueno no… bueno, sí!

Pepa- Eh??

Paula- A ver, que sí… pero él todavía no lo sabe

Levanté una ceja. Estaba perdida.

Paula- Además, necesito tu ayuda Pepa

Sara- Qué hemos dicho de las clases prácticas?? ( golpeando su hombro ) Que Silvia te mata!!

Sonreí.

Paula- Que no es eso!! ( Me miró juguetona ) Por ahora…

Asentí sonriente con la misma expresión que ella, entonces Sara me lanzó un cojín a la cara.

Sara- Tú encima dale alas!!

Paula aprovechó el momento para lanzarme un beso. Lo “ cogí “ al aire. Sara suspiró cansada y se dio por vencida.

Pepa- Bueno, el caso ( riendo ), para qué necesitas mi ayuda?

Paula- Bueno, también me vendría bien la de Sara ( Sara asintió ) A ver, es que el lunes es el cumpleaños de Aitor…

Pepa- Coño, es verdad! ( Simulando llanto ) Qué rápido crecen…

Sara se rió de mi chiste.

Paula- Puedo seguir??? ( Silencio ) Gracias! El caso, que es su cumpleaños y digamos queee le quiero dar una sorpresa, ya me entendéis…

Pepa- Que porno tu regalo ( Riendo )

Paula- De porno nada! ( molesta ) Va a ser precioso!

Sara- Di que sí ( ilusionada ) Qué hay que hacer??

Pepa- Fijo que quiere que vayamos a comprar condones, que con su estatura no pasa por una de trece

Sara y yo nos carcajeamos ante la mirada asesina de Paula. Carraspeó.

Paula- Como iba diciéndoos, tontas del culo, necesito que…

Pepa- Oye! ( Ofendida )

Paula- … me ayudéis a entrar en su casa sin que él lo sepa.

Me lo pensé por unos instantes… no era mala idea, ahora que por fin la cabrona de la tía de Aitor había accedido a ayudarle con su madre dejando que esta pasara algunos días en su casa, quizá era el mejor momento para llevar a cabo ese plan.

Pepa- Su madre está con su tía, no?

Paula- Sí, por?

Pepa- Porque yo que sé… es el cumpleaños de su hijo, la mujer querrá estar en su casa con él, no?

Paula- No, Aitor va a ir a casa de su tia para comer con ella ese día y tal…

Sara- joder hija, que marcaje le llevas ( riendo )

Paula- Pues claro! Lo tengo todo controlado!

Pepa- Entonces?

Paula- Entonces me ayudáis a colarme en su casa por la tarde, antes de que vuelva, lo decoramos todo estilo romántico que te cagas y por la nocheee… ( bailoteando juguetona )