Está en la página 1de 28

MORFOPSICOLOGIA DEL ROSTRO Y ETICA ÉTICA PROFESIONAL

Código Deontológico

"Los Miembros Diplomados por la Société Française de Morphopsychologie, se comprometen a observar en todo momento las reglas esenciales deontológicas que, necesariamente, exige su calidad de Morfopsicólogo. En la práctica individual, deben respetar la personalidad de los individuos que analicen, prohibiéndose totalmente la realización de un estudio morfopsicológico sin que lo sepa la persona concernida, no pudiendo intervenir a no ser que sea ella quien lo pida, o que dé su consentimiento. Además, siempre deben procurar formular su apreciación en términos claros, apreciación que no debe resumirse a comentarios críticos, sino que debe ser percibida por el sujeto como una ayuda y como una prueba de comprensión profunda. Están sujetos a la regla del secreto profesional más absoluto. La publicación o la comunicación, a terceros, de un estudio, no puede hacerse sin el consentimiento de la persona estudiada. Conscientes del alcance de su saber, deben adoptar una actitud de reserva y evitar todo abuso. Se comprometen a proseguir su perfeccionamiento a título personal y/o profesional por todos los medios apropiados. En sus relaciones públicas, deben velar por el mantenimiento del nivel científico alcanzado por la Morfopsicología y siempre referirse, en las exposiciones escritas o verbales que hagan, a las enseñanzas del Dr. Corman y de la Société Française de Morphopsychologie por la cual están Diplomados. Son responsables de la imagen de la Morfopsicología que den al público y, más particularmente, a los medios de comunicación. Deben rechazar su colaboración en todas aquellas publicaciones o emisiones que no ofrezcan una

suficiente garantía de seriedad en razón de sus objetivos, de su nivel o del público.

La Société Française de Morphopsychologie no puede, en ningún caso, ser involucrada por sus miembros, sin su consentimiento expreso. El Presidente, o uno de los miembros del Consejo de Administración, puede solicitar la exclusión de un Miembro Diplomado por la Société Française de Morphopsychologie, si se comprueba que éste ha contravenido gravemente estas reglas. COMPRENDER, NO JUZGAR."

La aplicación de la Morfopsicología de forma rigurosa nos permite conocer al individuo en profundidad, por lo tanto hemos de partir de una actitud objetiva, abierta a comprender a la persona que se analiza y jamás juzgarla. La actitud del profesional ha de ser constructiva y respetuosa y ha de estar

sometida al código deontológico.

Definición

Es la ciencia que nos permite conocernos a nosotros mismos y a los demás a través del estudio de la forma de la cara. La morfopsicología es un método de interpretación dinámica y no un sistema estático como la fisiognomía. Está sujeta a unas leyes universales biológicas, comunes a otras ciencias humanas. Se sitúa entre la biología y la psicología. De hecho, nuestra cara es el punto de encuentro entre el patrimonio genético heredado, innato y el medio en que hemos nacido, con la psique. La morfopsicología relaciona la forma (morpho) de la cara y cada uno de sus trazos con el alma (psyche). Las personas no están etiquetadas ni clasificadas en una tipología determinada. Como la vida, somos evolutivos y cambiantes, regidos por los dos movimientos vitales y opuestos de los organismos vivos: el instinto de expansión y el instinto de conservación. Este punto de partida nos da una multivariedad de manifestaciones y por lo tanto una pluralidad de análisis y de interpretaciones. La morfopsicología no es normativa, al contrario, se basa en las diferencias entre los seres, sus características, su complementariedad y también en los bloqueos que empujan al individuo a abrirse en su forma específica. Hemos de tener en cuenta que no hay dos personas iguales. Es aplicable a todas las etnias, y sus leyes fundamentales son aplicables a todos los seres vivos;

vegetales y animales. La forma es el punto de convergencia entre la fuerza interna o psique y las del entorno. El organismo es el reflejo del ambiente y la herencia familiar y colectiva. Origen histórico. El comienzo de la inquietud del estudio del ser humano a través de su morfología se pierde en el mismo origen del hombre. Esta necesidad de autoconocimiento de algo tan cercano y tan lejano como la misma naturaleza humana queda manifestada a lo largo de la historia. En un principio llamada FISIOGNOMÍA, su objetivo era determinar el carácter o disposición mental del individuo basándose en sus facciones, analizando cada elemento por separado para una posterior relación entre sí. Esta disciplina formaba parte de la antigua filosofía práctica, cultivada entonces como una doble ciencia:

  • a) una forma de determinar el carácter, y

  • b) como un método adivinatorio.

Existen referencias de que Hipócrates y Galeno también la estudiaron. Pitágoras practicaba el diagnóstico del carácter de sus discípulos, observando su cara antes de aceptarlos. El primer tratado de fisonomía se le atribuye a Aristóteles. Michael Scott (1175-1232) es autor del primer tratado impreso. Desde la perspectiva creativa, Leonardo da Vinci también se interesó en sus estudios de anatomía. En el siglo XVIII Lavater (1741-1801) dio un paso de gigante. Para él la Fisiognomía es el estudio del hombre interior y moral mediante la observación del hombre exterior y físico. Su obra sobre la fisiognomía es extensa, llena de observaciones agudas y acertadas. El interés que Darwin demostró por este tema quedó reflejado en su obra. Origen científico Claude Sigaud, médico lionés, formuló la que tendría que ser la ley básica de la nueva ciencia en que se basan los dos movimientos vitales:

La Ley de la Dilatación-Retracción en relación a la forma de los organismos vivos (1914).

Para Sigaud el organismo es el reflejo del medio y la herencia. Observó que en un medio favorable la forma de un órgano o elemento se dilata, y que en un medio nocivo de adaptación difícil, se retrae. Más tarde Louis Corman, médico psiquiatra, nacido en 1901 en Roubaix, estableció que a este movimiento del cuerpo que va desde la dilatación a la retracción en función de los cambios del medio ambiente le corresponde un movimiento del alma (Psyque). Una fuerza de expansión que impulsa a crecer, a desarrollarse (infancia), y una fuerza de conservación que impulsa a cerrarse, a protegerse (vejez). Así tenemos dos leyes básicas:

- Ley morfológica de dilatación-retracción - Ley psicológica correspondiente de expansión-conservación Desde su primera publicación en 1937, se puede considerar el Manuel de Morphopsycohologie (1947) el libro fundamental de su obra. Fue el Fundador de la Société Française de Morphopsychologie. El ser humano como unidad

La Morfopsicología estudia e integra la triple dimensión del hombre como una totalidad indivisible.

Para Sigaud el organismo es el reflejo del medio y la herencia. Observó que en un

- La inteligencia (concreta, abstracta, creativa, analítica, etc.). Frente y ojos. - La afectividad (sentimientos, sociabilidad, diplomacia, etc.). Pómulos y nariz. - El instinto (actividad, potencial, resistencia). Mandíbula y boca.

Cada una de estas partes están intrínsecamente relacionadas. No se puede hablar de un aspecto parcial sin tener en cuenta los otros. La visión global del rostro no es otra cosa que la manifestación de la unidad de la persona.

La morfopsicología en la evolución humana

El hombre está en permanente cambio que se va reflejando en la cara; desde las formas redondas del recién nacido hasta las arrugas y serenidad de ojos del anciano, pasando por el alargamiento del rostro del adolescente y el reposo o crispación de la cara del adulto. Sin perder la visión global, estudiamos:

El marco óseo: El inconsciente, fuente de energías. Los receptores sensoriales: Intercomunicación entre el mundo interno y el externo. El modelado de la carne que cubre el marco: Forma de adaptación al entorno. Tonicidad: La actividad o pasividad de la acción. Disimetría: Dos mitades de la cara: La izquierda representa la infancia, el pasado y la receptividad. La derecha representa el presente, la orientación al futuro y la actividad.

Aplicaciones

La Morforpsicología es una técnica muy útil en todas aquellas profesiones en el mundo de las relaciones humanas y contacto con el público:

En el mundo empresarial: Agiliza el proceso de selección de personal según las necesidades de la empresa y fomenta la armonización del equipo. Permite también conocer a un nuevo socio, a los clientes y saber como tratarlos. En la formación del personal de los jefes de departamento, comerciales ... • En psicología permite hacer un rápido diagnóstico de sus pacientes facilitando una mayor fluidez en el proceso terapéutico. • En la enseñanza: Ofrece a los profesores la opción a un aprovechamiento más amplio de las capacidades del alumno y saber cuál es la manera más adecuada de tratarlos a fin de motivarlos. • En los profesionales de actividades sociales: trabajo social y educadores, en el mundo del deporte, de la publicidad, en los medios de comunicación como refuerzo en las entrevistas, personajes históricos, cirugía plástica, etc.

FRENCH SOCIETY OF MORPHOPSYCHOLOGY Morfopsicología como herramienta de diagnóstico y consejo

La Morfopsicología es una ciencia clínica, humana, que estudia de manera muy precisa, el carácter, el modo de conocer y comprender a las personas, sus actitudes y aptitudes por medio de la observación del rostro y los elementos que lo componen. Se basa en un paciente trabajo de observación que de manera sintética cubre tres campos: la biología, la fisiología y la psicología. El lema de la SFM, sociedad que creó para impartir sus enseñanzas, es:

“comprender y no juzgar”. Así pues la Morfopsicología es una herramienta de desarrollo personal y no una herramienta de exclusión, no permitirá nunca conocer nuestros secretos más íntimos. Hay que racionalizar nuestros miedos hacia esta disciplina. La Morfopsicología nos permite conocer nuestras motivaciones, situarnos en un nivel superior, en un conflicto, situarnos a un meta-nivel para no tomar la comunicación con el otro de manera superficial. El rostro, al contener la casi totalidad de los órganos de los sentidos, tiene un significado y revela el funcionamiento del ser y sus intercambios con el mundo exterior. Cuerpo y espíritu, fisiología y psicología están animadas por la misma fuerza, desde un punto de vista espiritualista podríamos decir que es como si el individuo se precediera a sí mismo, como si la totalidad de la información se encontrara codificada, de manera cuantitativamente igual, en la parte, según la teoría de los fractales. De esta manera, el rostro nos permite descubrir nuestro interior, nuestros talentos ocultos, las imágenes de los dioses del Olimpo que nos animan, conduciéndonos hacia un excelente comportamiento si tomamos conciencia de ello o hacia repetidos fracasos si los deseos que nos motivan permanecen en el inconsciente. Esta toma de conciencia se ve favorecida por el hecho de que, a lo largo de nuestra vida, las elecciones son repetitivas y están dictadas por nuestra estructura profunda. El destino no es, en efecto, más que la forma que toman nuestros deseos. Además por la biología sabemos que la forma de cualquier ser vivo, es la consecuencia de la información que le anima.

La imagen que nos hacemos del otro nos proporciona un mensaje. Experiencias recientes sobre el estrés subrayan el hecho de que delante de un desconocido, nos preparamos para atacar o para huir y que este tipo de reacción está gravada en nuestro cerebro desde tiempos inmemorables. El rostro es un conjunto de huesos, músculos, nervios y piel. Es la puerta de salida de nuestro cerebro y de nuestra interioridad, de nuestras emociones y de nuestros mecanismos de racionalización. Pero ¿cómo interpretarla, como esta forma, “esta gestalt”, puede tener sentido? Distinguimos cinco grandes conjuntos significativos, cinco partes a las que atribuiremos un significado:

Esquema 1: la descripción del rostro. El Tono que es como la gasolina para un motor o la electricidad para un motor eléctrico, nos informa si la fuerza está activada, si hay un exceso de corriente, si está activada (corriente adecuada) o si está desactivada (poca corriente eléctrica). El Modelado del rostro, nos indica el grado de socialización y adaptación del sujeto, y cual es su actitud ante la vida, intransigencia o adaptación Los Sentidos (ojos, nariz y boca) nos informan si somos introvertidos o extrovertidos, la capacidad de concentración, de observación, y si malgastamos las fuerzas o las controlamos Seguidamente el rostro nos informa, en sus tres zonas, de cómo son nuestros tres cerebros (primitivo-instintivo o reptil, emocional o neo-primitivo y el moderno pensante) y vemos el que domina o si hay grado de armonía entre los tres: en estas tres zonas veremos las competencias o capacidades preponderantes y puntos “perfectibles” o menos desarrollados. La Zona baja (boca, mandíbula y mentón), corresponde metafóricamente, al funcionamiento del sistema nervioso reptil que está unido al centro del encéfalo, el cerebro reptil, vinculado al sistema nervioso endocrino, es el centro de los instintos primordiales. A través de su receptor comunica con el sistema digestivo y reproductivo que están estrechamente unidos. De esta manera, en la zona inferior, localizamos la fuerza de los impulsos, es decir, el anclaje con lo real y la ambición de realizarse.

La Zona media está constituida por la masa facial (hueso maxilar superior) pómulos, y por la anchura y profundidad de la nariz. Esta zona, en los mamíferos, corresponde metafóricamente al desarrollo del sistema límbico (alrededor del precedente, el cerebro límbico o inframamaliano, vinculado al sistema vegetativo es el centro de las emociones y afectos). Esta zona comunica a través de sus receptores con el sistema respiratorio y olfativo que condicionan la expresión de las emociones. La Zona superior está formada por la frente que es la parte anterior de la caja craniana. Esta zona nos da información sobre la vida mental. De esta manera, el rostro es el resumen del cuerpo. Sus tres zonas representan las tres grandes funciones biológicas de digestión, respiración y cerebralización, que, por predominancia, nos orientan, a tres tipos de temperamentos (digestivo, respiratorio y cerebral) y tres formas de inteligencia (concreta, relacional y abstracta). No obstante, no se trata de correlación sino de simultaneidad de fuerzas y funciones. En resumen, no existe relación simple entre la forma y la función ya que habrá que observar si la dominancia es cualitativa o cuantitativa, dependiendo del modelado y la vivacidad del receptor situado en esta zona, así como de la armonía de las tres zonas. El morfopsicólogo está capacitado para ver nuestras tendencias y competencias naturales y los puntos perfectibles, siendo una ciencia pluridisciplinar para orientar hacia los estudios y profesiones donde la persona desarrollará al máximo sus capacidades y competencias, en el campo de la orientación profesional; en la mediación de conflictos, como herramienta para la detección y orientación de problemas estructurales de la personalidad, conflictos relacionales padres-hijos, asesoramiento pre-conyugal, problemas y conflictos de pareja; como coach, en la evaluación, configuración y cohesión de equipos de trabajo y competitivos, en la identificación de talentos dentro y fuera de la empresa. Al ser un conocimiento integral de la persona éste, se convierte en una herramienta pluridisciplinar para identificar el consciente e inconsciente de las personas y para orientarlas en este mundo cada vez más

complejo. Igualmente para diagnosticar psicopatologías y para avizorar

tendencias del individuo y orientarle en lo que debe hacer para erradicar los

trastornos que le causan su estructura o cómo mejorarlos.

Hasta ahora, la Morfopsicología había sido cuestionada porque decían que era

poco científica y porque era difícil someterla al método estadístico y es cierto

puesto que, como he dicho más arriba, no es una ciencia matemática, pero es

que lo humano, afortunadamente, no es matemático, es infinito, y por ello se

deben conocer las reglas o principios que lo animan, aunque el rostro no es un

rasgo o una suma de rasgos, es una composición que interactúa

sincrónicamente en cada uno de nosotros con matices diferentes. El libro El

Rostro y la Personalidad 4ª Edición demuestro las conexiones entre

cerebro, rostro y conducta.

En este ámbito, la Morfopsicología es una disciplina que permite hacer visible

la huella de la “psyche” en el ser y pone el estudio al alcance de todos. Al

contrario, la psicología oficial puede resultar, algunas veces, abstracta

A continuación se incluye una tabla de cómo hacer un estudio

Signos morfopsicológicos

Signos psicológicos

 

¿Qué significado tiene esta cara para

Impresión intuitiva

mi?

¿Qué estructuras psicológicas la

animan?

¿Qué arquetipos tendrá que integrar

Marco

Potencial de fuerza inconsciente

para individualizarse?

 

Necesidades innatas

De cara: ancho, Dilatado Extremo Resistente, ganas de vivir,

 
 

hiposensibilidad

De cara: estrecho, Retraído

Fatigable, gestión de vida,

Dinámica de los niveles

Motivación de

base

de

la

Extremo

hipersensibilidad

Esténico, ángulos netos

personalidad

Reserva de energía, vitalidad

Nivel dominante

Asténico, angulos difuminados

Función dominante

Energía débil, receptividad

y

De perfil: proyectado, Retraído

comportamiento

Dinamismo, primario

Inferior

Lateral

Sensación

Medio

Sentimiento

De perfil: erguido, Retraido FrontalReflexión, secundario

 

Superior

Pensamiento o Intuición

 

Nivel en retracción

Función individual de evolución

9

Dinámica

Intercambios conscientes

Marco-Receptores

Grandeza,

cantidad

de Avidez o selectividad

intercambios

Carnoso,

sensorialidad

de

los Sensorialidad o cerebralidad

intercambios

Protección,

control

de

los Espontaneidad o retroceso

intercambios

Dinámica cara-perfil

Estenicidad,

De cara

rapidez

de

los Afirmación o espera

Ser exterior, máscara social

De intercambios perfil

Ser interior, alma inconsciente

Diferenciación,

calidad de

los Finura o rusticidad

Dinámica de las hemicaras

Evolución del ser Expansión,

intercambios

 

rapidez de acceso a la función

Hemicara

derecha

enlazada

al Auditiva, lógica, presente.

cerebro izquierdo

Hemicara

izquierda

enlazada

al Visual, intuitiva, pasado

cerebro derecho

Dinámica

Esfuerzo de adaptación pre-

marco-modelado

consciente

Socialización, madurez

Forma: Redondo, dilatado

 

Permeabilidad de la infancia

Ondulado tipo mixto flexible

 

Flexibilidad femenina, madurez

Retraído

abollado,

tipo

mixto Tensión masculina, madurez

acusado

Dominante ¿Cuál será la problemática de adaptación dominante, el proyecto

de vida, la búsqueda del equilibrio?

Jerarquizaremos las dominantes de tipos patrón y los antagonismos a nivel del

marco-modelado, marco-receptor, niveles y hemicaras para diagnosticar el

temperamento

El Marco o esqueleto nos informa de la potencia de la persona (de la fuerza en

reposo); pero esa potencia puede estar activada o no Esquema 1: la

descripción del rostro

Nivel inferior

Cuello, Mandíbula

Deseo de realización

Barbilla (Mentón)

Deseo de afirmación

 

Nivel medio

Pómulos, Mejillas

Deseo de socialización

Nariz

Deseo de conquista

Espacio labio-nasal

Deseo de ternura

Nivel Superior

Cráneo

Apertura del campo de cosciencia

 

Frente

Orientación hacia lo concreto

o

lo

abstracto

Sienes, Ojos

Orientación

introvertida

o

extrovertida

Análisis El rostro y el cerebro

El rostro es funcional y estratégicamente un componente fundamental del

organismo: primeramente es la zona donde se agrupan los vitales

“instrumentos” de percepción y expresión: ojos, nariz, boca y orejas

(receptores sensoriales). Son, como he dicho, la puerta de entrada y salida de

nuestro interior

y

de

los

mecanismos

de

racionalización:

percepción

y

expresión. Además es la única parte del cuerpo que mediante su armazón y sus

receptores está en constante interacción con el medio. Sin las referencias

visuales, olfativas, gustativas y auditivas que nos proporcionan seriamos más

vulnerables e incluso podríamos morir

En el rostro se focalizan, más que en cualquier otra parte del cuerpo, las

interacciones organismo/medio

La mayor parte de los nervios del sistema nervioso periférico (SNP) surgen de

la médula espinal, pero hay 12 pares de excepciones: los doce pares de nervios

craneales, que surgen del encéfalo

Joseph LeDoux (1999), nos dice “los nervios que controlan los movimientos

faciales y que hacen regresar las sensaciones desde los movimientos faciales

al cerebro van directamente desde el cerebro al rostro, sin pasar por la médula

espinal”, ello hace que las conexiones nerviosas sean más cortas, y por

consiguiente, más rápidas en la transmisión del mensaje nervioso (eferentes-

aferentes), debido a esa proximidad entre rostro y cerebro. Los mensajes que

transmite el sistema nervioso son tratados a nivel del encéfalo. Además

sabemos que las áreas corticales que reciben estos mensajes del rostro ocupan

mucho lugar en relación al resto del cuerpo humano

El rostro da información sobre nuestra identidad individual (sexo masculino o

femenino, raza, juicios de edad –juventud y vejez- similitud, y estética)

nuestras intenciones (hostil-amistosa), nuestros deseos y estados emocionales

(temor, valentía, ira, enfado, asco, tristeza, alegría…). También a través de la

mirada podemos saber si una persona está ausente o en situación de escucha

en una reunión con más gente. Langton y Bruce (1999) anunciaron que en sus

indagaciones científicas habían observado que un cambio de mirada emerge

como el disparador de un cambio de atención visual reflexivo, tanto para niños

como para adultos.

Los estudios hechos por Paul Ekman (1985), Adelman y Zajonc, nos

demuestran que al movilizar los músculos del rostro representando un estado

de bienestar, alegría, enfado, asco, etc., nuestro cerebro, percibe esa

sensación de bienestar, alegría, enfado o asco; lo que nos confirma esa

conectividad interactiva del rostro y el cerebro que no se da en ninguna otra

parte del cuerpo

El genetista Armand Marie Leroi (2005), profundo conocedor de las mutaciones

del ser humano, al hablar de donde se localiza la felicidad nos dice: “Cada vez

es más probable que sea en nuestro rostro”, “Cuando juzgamos la belleza de

alguien lo primero que juzgamos es su cara”, “todos los médicos están de

acuerdo en que la cara es una parte del cuerpo muy complicada donde los

ojos, la nariz y las marcas cutáneas reflejan casi todas las enfermedades

ocasionadas por el entorno”

Armand Marie Leroi va mas allá y recuerda que casi todos los trastornos

genéticos también dejan su huella en la cara” “La belleza, aunque apenas

seamos conscientes de ello, es la ausencia de error. No es una cualidad en sí

misma, sino la ausencia de vicisitudes en la vida, de mutaciones reflejadas en

el rostro, de vez en cuando vemos a alguien que ha escapado de ellas, y

decimos que encarna la belleza”.

Estas mutaciones también se reflejan en nuestro cerebro por dentro como no

podría ser de otra forma, E. Goldberg (2001) al hablar de las patologías o

síndromes nos dice: “todas estas patologías tienen abanicos amplios y

solapados de expresiones neuroanatómicas, puesto que las pautas de déficit

cognitivo dependen más de la neuroanatomía del trastorno que de su causa

biológica (una circunstancia que no captan completamente muchos médicos y

psicólogos)”

Los morfopsicólogos vemos esas mutaciones causadas por las vicisitudes de la

vida reflejadas en el rostro Lane, A. y otros (1997) nos recuerdan “tanto la piel

como el cerebro derivan del ectodermo y se desarrollan paralelamente, por lo

que estos rasgos pueden suministrar claves indirectas de la patología cerebral

”como se puede observar en la alteración genética producida por la trisomía

21, que produce el Síndrome de DOWN, ésta tiene consecuencias morfológicas

que apreciamos en el rostro y psicológicas: el nivel intelectual, aunque variable

según los casos, es bastante más bajo que el normal, y coinciden como acabo

de decir, unos rasgos morfológicos identificados en el rostro de manera

especial con cierta similitud

El subyacente cerebro y el recubriente rostro están complicadamente

entrelazados (DeMeyer, 1975)(39). Se acepta que una apariencia facial inusual,

con frecuencia indica una anomalía cerebral (Smith 1988)(40) y que el

desarrollo cerebral y craneofacial temprano interactúa en tal medida que “El

cerebro debajo y el rostro encima están inexorablemente entrelazados”

(Sperber, 1992) El Dr. Sperber nos dice: “La cabeza humana es la sede de

grandes cambios evolutivos superpuestos a un conjunto más conservador de

estructuras fundamentales que secundan las funciones olfativas, visuales,

respiratorias, gustativas, masticadoras y auditorias. Las zonas faciales que

albergan los órganos de estas funciones se desarrollan, mediante la emigración

y proliferación de la cresta neural ontogénica y la interacción

ectomesenquimal, en cinco salientes (el frontonasal medio, y los pares de

protuberancias maxilar y mandibular) que están modelados sobre un

metamerismo filogenético primitivo…

..

Lo que está establecido inicialmente

para formar el rostro de alguien dicta todo el futuro de este alguien porque el

rostro de uno es realmente su destino.

Desde una perspectiva embriológica, el rostro apoya al cerebro durante su

desarrollo. Así pues, alteraciones en el normal crecimiento del cerebro y de la

base craneal pueden dar como resultado un modelo facial anormal que persiste

después del nacimiento. (Sperber 1992; Diewert & Lozanoff, 1993). El

crecimiento frontonasal y las estructuras medias del cerebro (hipocampo y

cortex entorinal) se desarrollan en la misma época. Kjaer (1995)

Diewert & Lozanoff (1993) concluyen” “Los resultados de este estudio y el

análisis de las cabezas seccionadas frontalmente, realizados por Diewert y

Lozanoff, 1993; Diewert y otros, 1993a; Diewert y Wang, 1992, muestran la

intima relación entre el rostro y el cerebro durante el desarrollo craneofacial

normal. El rostro está esencialmente sustentado por el cerebro en crecimiento,

que provoca amplios cambios morfogenéticos en este rostro. Las anomalías

craneofaciales se crean, sobre todo, al principio del desarrollo.

Igualmente se sabe que las personas que padecen el síndrome de Williams son

sociables, empáticas y comunicativas. Su capacidad lingüística es notable, y su

coeficiente intelectual es bajo. Estas personas suelen ser de corta estatura,

nariz pequeña y respingona, orejas ovaladas, bocas grandes con labios

carnosos, ojos saltones muy distanciados el uno del otro y una barbilla

pequeña (John P.J. Pinel [2007])

En las personas con síndrome alcohólico fetal (SAF) se encuentran alteraciones

morfológicas en el rostro, como son nariz corta, chata y de orificios

antevertidos, cabeza pequeña, ojos pequeños, mejillas chatas, mandíbulas

pequeñas, labio superior delgado y filtrum interlabial (surco de la línea media

del labio superior) plano. Según el Dr. Joaquín Fernández Toral, Prof. de

Pediatría (Dpto. de Medicina) de la Universidad de Oviedo y Jefe de la Sección

de Genética Pediátrica del Hospital Central de Oviedo, estas alteraciones

también nos informan de un desarrollo mental más lento y como consecuencia,

de unas carencias cognitivas evidentes, (Smith 1988)

Los estudios de gemelos univitelinos nos facilitan una información evidente al

proporcionarnos rostros casi idénticos. Dichos estudios han demostrado que

gemelos idénticos comparten un gran número de rasgos comportamentales.

Estos incluyen gustos y preferencias de tipo religioso o intereses vocacionales

que se suelen considerar como rasgos distintivos de la personalidad (Kandel,

Schwartz y Jessell, 1999). Igualmente rigurosos estudios científicos que

agrupan un gran número de parejas de gemelos, nos informan de que la

timidez, la hiperactividad, el optimismo, la agresividad, el desarrollo cognitivo,

la sociabilidad o la tendencia a la infidelidad, por ejemplo, son coincidentes en

estas personas. Este ejemplo empírico, evidente y determinante nos lleva a

afirmar las correlaciones que hay entre formas-funciones y su psicología

aunque no sea una correlación simple entre una estructura y una función, pero

sí hay una localización funcional interactiva con un resultado diferente en

función del soporte de las otras zonas.

Como dice Joseph LeDoux (1999) “aunque las funciones mentales implican

muchas zonas diferentes que funcionan a la vez, cada función precisa de un

conjunto determinado de zonas interconectadas, es decir, de un mecanismo

propio

Estos descubrimientos y deducciones de cómo actúa el cerebro por dentro

encajan en el principio y metodología morfopsicológica en la que si bien hay

una localización funcional (un mecanismo propio) como puede ser la frente, los

ojos, la nariz, la boca, las mandíbulas, etc., no es una relación simple entre

estructura y función sino que dicha función será modificada, y por lo tanto con

resultados diferentes, dependiendo del soporte que le den las otras partes del

rostro y el impulso vital que tengan. Como nos decía el Dr. Corman para poner

en evidencia la fisiognomía, “nadie va andando por la calle con una nariz, o una

frente, sino que va integrado de todo el cuerpo interactivo

La Morfopsicología se fundamenta en el conocimiento y en la justa apreciación

(cualitativa y cuantitativa) de los rasgos y elementos que componen el rostro,

efectuado sobre la ley fundamental de la dilatación-retracción

Su estudio se centra en la ley básica fundamental de la Dilatación-Retracción.

También se estudia la ley biológica de la polaridad del sistema nervioso

Tonicidad-Atonía que nos informa de la dualidad receptividad-actividad. Con

estas leyes biológicaas fundamentales se estudian dos leyes dinámicas: La ley

del equilibrio-harmonia y la ley de la integración y evolución que nos informa si

el ser integra los antagonismos o no, ya que el ser humano es un todo, o el

resultado de una interacción constante de tres instancias: * Su organismo que

depende de su ADN que engendrará su constitución. * Su psicquis o espiritu

que anima dicha constitución, y , * el medio de vida que participara de la

definición del temperamento

La Morfopsicología tiene en cuenta el aspecto cuantitativo y cualitativo del

rostro

Jean-François Lambert (Enero 2000), Jefe de la Unidad de Psicofisiología de la

Universidad de París IV, Pierre et Marie-Curie, Presidente de la Unidad de

Psicofisiología de la Universidad Interdisciplinar de París (UIP) y Presidente de la

Sección Francesa de Amnistía Internacional después de varios estudios

realizados con morfopsicólogos dice: “Si toda actividad mental está

necesariamente sujeta al funcionamiento cerebral, una actividad tal no se

reduce a la fisiología nerviosa que no sabría construir el horizonte último de la

Morfopsicología”

...

”Todas

las relaciones entre estructuras nerviosas y actividad

mental quedan, más que nunca abiertas y la Morfopsicología encuentra su sitio

en esta abertura”…“la Neuropsicología aporta a la Morfopsicología argumentos

susceptibles para confirmar sus numerosos estudios empíricos e intuiciones…

“inversamente, la Morfopsicología está capacitada para aportar a la

psicofisiología humana la dimensión de la cual, a menudo, está un poco

falta”….”a través de la Morfopsicología he tenido la oportunidad de descubrir

nuevas coherencias entre los diferentes saberes dentro de los cuales el hombre

es a la vez objeto y sujeto“….”los psicólogos y psiquiatras que sin conocer, la

descalifican, desconocen que existe en las correspondencias de la forma y el

psiquismo una realidad muy cargada de profundas significaciones

Alan J. Fridlund (1999) nos dice: “También hemos comenzado a rellenar mapas

de las conexiones entre el rostro y el cerebro; las perspectivas en este terreno

son halagüeñas, dado que la tecnología aplicada a la obtención de imágenes

neuronales les está llegando al nivel de nuestras preguntas (Posner y Raichle,

1994). Quizás más relevante aún sea el hecho de que acabamos de empezar a

vislumbrar las íntimas relaciones entre el rostro y el lenguaje, intimidad que

recae tanto en sus revolucionarios orígenes como en el papel crucial del rostro

en el moderno lenguaje hablado”.

No obstante, no se trata de correlación simple, sino de simultaneidad e

interacción de fuerzas y funciones. “No existe relación simple entre la forma y

la función”, ya que habrá que observar si la dominancia es cualitativa o

cuantitativa, dependiendo del modelado y la vivacidad del receptor situado en

esta zona y la armonía (sincronismo) entre las tres zonas. Dicho de otra forma,

dependerá de la interacción sincronizada de todo el rostro; una zona o un

elemento del rostro puede cambiar toda la estructura y personalidad del sujeto.

EL ROSTRO: MAPA FACIAL DEL SEXO Y MORFOPSICOLOGIA

Una de las primeras aficiones que desarrollé fue la de dibujar rostros, aunque

nunca alcancé gran pericia técnica en este cometido. Llegué a llenar los

márgenes de muchas libretas con rostros que imitaban los perfiles

contundentes de los héroes de los tebeos y todavía ahora alivio de este modo

el aburrimiento que me producen ciertas reuniones inevitables

Todavía era un niño cuando descubrí los autorretratos de Rembrandt, que me

produjeron un fuerte impacto. Más tarde –en la adolescencia-, descubrí los

retratos romanos del Museo Marés tan curiosamente familiares y, ya de adulto,

las patológicas esculturas de Messerschmidt. Mi afición por el retratos me llevó

a coleccionar la magnífica colección de retratos que aparecía en la última

página del los fascículos de la Historia del Arte de de J. Pijoan (Salvat). Y como

saben mis sufridos familiares y amigos, cuando visito un museo me quedo

hipnotizado cada vez que descubro un buen retrato. No hay nada que me

interpele más.

Con estos antecedentes, la publicación de una obra sobre mofopsicología, que

parece seria, ha despertado mi curiosidad. Se trata de un nuevo libro de Julián

Gabarre Mir, diplomado en Morfopsicología y Profesor Agregado de la Société

Française de Morphosychologie, considerado uno de los mayores expertos del

mundo. Reproduzco la información que he encontrado en la red sobre este

autor y sus indagaciones morfopsicológicas.

En otra obra El rostro de Daniel McNeill (Tusquets, Historia-NF, 1999) se insiste

en la importancia del mapa facial del sexo

La identificación del sexo a través del rostro es de tal importancia que

la evolución la ha convertido en algo automático. De ahí que pocos

podamos razonar las diferencias entre el rostro de un hombre y el de

una mujer. Esta facultad ha intrigado durante mucho tiempo a los científicos,

pero hace sólo muy poco que han empezado a intuir sus mecanismos. Las

pistas se hallan desperdigadas por todo el rostro

En general, los hombres tienen facciones angulosas. Las cejas y el

mentón sobresalen. La inclinación de la frente suele ser más pronunciada,

y más profundas las cuencas de los ojos. Las mejillas son más alargadas, y

la profundidad del rostro es en conjunto superior. Suelen tener más

folículos en la cara, lo cual da a su cutis un aspecto más basto, sobre todo en

los viejos

Por otro lado, las mujeres tienen el rostro más pequeño, pues suele medir

cuatro quintas partes de lo que mide el del hombre. Además, su aspecto es

más infantil, ya que parece más ancho y los ojos mucho más grandes. El

tejido que los rodea es más sensible a los cambios de la circulación

sanguínea y se oscurece con mayor rapidez, un efecto atrayente que las

mujeres intensifican con el rímel. Las pestañas son más largas y más gruesas

que en el hombre. Pero las cejas son más delgadas y se vuelven ralas con la

edad, mientras que las del hombre crecen densas y enmarañadas

La nariz también ayuda a diferenciar los sexos. La nariz femenina es más

pequeña, ancha y cóncava, como la de los niños pequeños. La nariz

masculina es más grande y más protuberante, quizá porque el hombre

necesita un sistema respiratorio más potente, desde los pulmones hasta la

nariz. En un estudio que consistía en mostrar narices aisladas del resto, los

encuestados identificaron mejor las narices de los hombres de frente y de

perfil, y las de las mujeres en posición de tres cuartos. Los investigadores

afirmaron que todas las narices tenían en cierto modo una apariencia

masculina vistas de frente, y que la visión de tres cuartos revelaba mejor el

caballete diferencial

Las mujeres poseen otros rasgos indicativos. Tienen la boca más pequeña y el

labio superior algo más corto. Las mejillas sobresalen más que en los hombres,

debido a que su nariz es más pequeña y a la capa de tejido graso extra que las

cubre

La cara de las mujeres es más lisa que la de los hombres. Y no sólo

porque sus músculos faciales son más pequeños, sino porque la grasa

que los cubre los disimula mejor. Esto hace que sea más difícil detectar

los movimientos faciales de menor importancia. Parece que el rostro del

hombre posee una mayor movilidad, y algunos investigadores piensan que

asociamos esto a la masculinidad, mientras a la feminidad asociamos la

contención facial

Pero este efecto se obtiene sólo en los movimientos superficiales, ya

que de hecho las mujeres son, en conjunto, más expresivas. Su rostro

responde con mayor facilidad a situaciones de una gran tensión. Aseguran que

experimentan emociones más fuertes, que adecuan mejor la

expresión de la cara en las fotos, y que despliegan mayor alegría y

animación en las entrevistas

LA CARA REVELA NUESTRA PERSONALIDAD

La Morfopsicología intenta abrirse paso en el mundo académico desde años. En

Francia ya ha llegado a la Universidad como disciplina; en España se imparten

cursos pero sólo en una escuela privada de Barcelona

La obra -El rostro y la personalidad- Julián Gabarre es un excelente

manual plagado de ilustraciones explicativas que hacen realmente sencilla y

amena la comprensión de los fundamentos de esta nueva ciencia. Y por tal

motivo quisimos hablar con él

-¿Qué es exactamente la Morfopsicología?

Una disciplina que permite conocer la personalidad de cualquier persona -su

inteligencia, carácter, aptitudes y actitudes- a través de la observación y el

estudio de su rostro y que ayuda a conocer cuáles son sus mejores cualidades

y qué otras debe potenciar.-¿Y por qué el estudio del rostro y no de todo el

cuerpo?

Porque la única parte del cuerpo que generalmente está siempre a la vista de

los demás es el rostro y éste es, además, la parte morfológicamente más

diferenciada del ser humano, la más delicadamente modelada, aquella en que

la vida de la conciencia aflora y se refleja en él pudiendo ser observado por los

demás. El rostro es, de alguna manera, la manifestación primaria del "yo"

Vamos, que el antiguo dicho de que "la cara es el espejo del alma" ha resultado

cierto… Sí, entendiendo alma, etimológicamente, como el psiquismo de cada

persona

Saber Morfopsicología puede, hacernos conscientes de nuestras virtudes y

defectos y, conociéndolas, cambiarlas, mejorarlas o potenciarlas. Por tanto, la

Morfopsicología no es sinónimo de petrificación sino de evolución, de

educación de nuestra sensibilidad con vistas a una mayor adaptación al medio

¿CUÁLES SON LAS PRINCIPALES CARACTERÍSTICAS QUE SE ESTUDIAN

EN EL ROSTRO?

-En primer lugar, el grado de dilatación o retraimiento de la cara. En segundo

lugar, la forma; es decir, lo que llamamos el modelado, que nos indica el grado

de socialización y cómo son nuestros contactos; en tercer lugar, el tono; y, en

cuarto, el marco y los receptores. Además, hay que estudiar el rostro

dividiéndolo horizontalmente en tres partes: la superior nos habla de la

cuestión cerebral, la media de la afectiva y la inferior de los instintos

¿CUÁNTOS TIPOS DE ROSTROS EXISTEN? El tipo de rostro o modelado

puede ser, básicamente, de cuatro clases: redondo, plano, ondulado o abollado

Las personas con el rostro redondo destacan por sus contactos suaves, fácil

adaptación y buena receptividad. Pero su sensibilidad es lenta en despertar.

Las de rostro plano son personas poco flexibles y es difícil el contacto inicial

con ellas. La cara refleja la tensión interna

Las de rostro ondulado son personas con un alto grado de socialización, gente

con dulzura y que se esfuerza a la hora de luchar

Por su parte, las de rostro abollado son pasionales, conflictivas y de difícil

equilibrio. Suelen tener reacciones bruscas

TONO ENERGÉTICO.

Hace referencia al grado de vitalidad de la persona, a su actitud general ante la

vida: activa o pasiva. Una persona con tono es extrovertida, activa,

voluntariosa y de carácter influyente y valiente. Una átona, en cambio, denota

falta de vitalidad y de actividad. Es más pasiva, introvertida, ansiosa y de

mentalidad más cobarde

Las personas con tono tienen en general rostros musculosos y firmes sin

apenas grasa. Asimismo, sus órganos sensoriales -boca, nariz, ojos y oreja-

suelen estar más bien expandidos. Las átonas tienen la carne blanda, fofa, falta

de tensión, caída. Y los receptores dan la impresión de hundirse

-¿QUÉ ES EL MARCO Y LOS RECEPTORES?

Cuando hablamos del marco nos referimos al armazón óseo (frente, sienes,

pómulos, mandíbula inferior y mentón) que acolchan los músculos. Y nos

informa de las energías, las capacidades, las necesidades humanas. En suma,

de la vitalidad y potencia -sobre todo física- de la persona así como de su

capacidad de realización. Luego, el tono energético nos dirá si ese potencial

está activado o no. En cualquier caso, tanto un exceso como una carencia de

tono son negativos.

Los receptores sensoriales son, obviamente, los ojos, la nariz y la boca. Y nos

dicen cómo administramos las energías que tenemos y cómo es nuestra

comunicación

LAS CLAVES DEL ROSTRO

Los pómulos anchos revelan necesidad de protagonismo, la boca y nariz

grande, derroche, y nariz encorvada hacia los labios significa atracción por el

dinero. "Es el sicoanálisis instantáneo", "Con la morfosicología adquirimos

comprensión, seguridad, confianza y libertad. Nuestra propia cara nos informa

de nuestras fortalezas y debilidades y nos señala el camino para mejorar

nuestras relaciones y nuestro futuro” (http://www.julian-gabarre.com/).

ALGUNOS TIPOS DE ROSTROS

Mediante estudios realizados y análisis comparativos efectuados, se ha llegado

a elaborar una especie de tabla de tipos de rostros. Veremos algunas

características de ellos.

Los Apasionados: Los contornos del marco facial tienen mucho relieve. Se

alternan los salientes que forman la mandíbula y los pómulos con los entrantes

de las mejillas y las sienes. Boca bien cerrada. De temperamento conflictivo en

el que predominan dos fuerzas vitales contrarias: expansión y conservación.

Buena concentración e individualismo acentuado.

Los Sedentarios: Líneas alargadas dominan sobre las anchas, el rostro es

largo, estrecho, boca pequeña, ojos unidos, hundidos y caídos. Pocas ganas de

luchar, débiles, sedentarios. Muy sensibles y delicados. Necesidad de afecto y

de principios rígidos. Distraídos. Los Impulsivos: Perfil angular con frente

inclinada hacia atrás, las sienes y mejillas aplastadas, pómulos salientes, nariz

prominente, boca grande y firme. Son dinámicos, audaces. Orientados hacia lo

inmediato, de iniciativa, vigorosos. Falta de previsión y organización.

Los Inhibidos: Rostro estrecho, tipo triángulo u oval. Contorno huesudo y

anguloso, poco carnoso. Tez pálida o aceitunada, labios apretados, fosas

nasales semi cerradas. Son de los que economizan vitalidad y la compensan

viviendo muchos años. Poco afables y de escasa vida social, se encierran

mucho en sí mismos. Individualistas e inadaptados.

Los Expansivos: Rostro redondo, ancho, líneas curvas y ángulos difuminados.

Tez rosada o roja. Receptores sensoriales (ojos, nariz, boca) están abiertos

indicando expansión. Ojos grandes, saltones y separados. Boca carnosa, tienen

vitalidad abundante, son sociables y amables. Necesitan vida social y

compañía. Impulsivos.

Los Reflexivos: Mandíbula mediana, barbilla poderosa proyectada hacia

adelante. Pómulos poco salientes, nariz grande. Frente amplia, sienes

aplastadas, ojos grandes, algo separados. Más estables que vivaces, ritmo

reposado, dominio de si mismos. Prudentes, educados, organizados, reflexivos,

método y lógica.

Algún apunte más sobre el tema. El primer contacto visual con otra

persona es el que nos ofrece los datos iníciales acerca de su personalidad. Esa

rápida impresión provoca actitudes tan definidas como atracción, repulsión

o, simplemente, indiferencia. Son las características de la fisonomía, cuya

ciencia, la Fisiognomía, desentraña.

Aquí nos centraremos exclusivamente en la morfopsicología de la frente, de la

nariz, de los ojos y la boca.

LA CABEZA: una cabeza grande, frente pequeña triangular, indica un espíritu

desprovisto de sentido. El hueso occipital comprimido, o más bien algo

cóncavo, denuncia un espíritu débil, algunas veces obstinado y siempre

limitado

LA FRENTE: Tanto en la Fisiognomía antigua como en la moderna se puede

juzgar por la forma y capacidad de la frente las posibilidades intelectuales de

un individuo

Cierto es que las facultades intelectivas de un ser no depende sólo de las

dimensiones de su cráneo: debemos también considerar la complejidad de su

cerebro, así como su cultura y su herencia genética, que también desempeñan

un importante papel.

Frente ancha: nos indica grandes posibilidades de poder abarcar un número

considerable de diferentes nociones. Es la frente de un ser sintético, dotado de

una notable memoria, capaz de asociar ideas y extraer conclusiones. Este

individuo está siempre dispuesto a examinar todas las ideas nuevas que se le

presentan a fin de compararlas con las propias. Resulta fácil convencer a este

individuo, siempre que se le sugieran horizontes desconocidos.

Frente estrecha: la frente estrecha corresponde a un individuo de espíritu

analítico, de ideas brillantes y profundas, aunque las asocia con dificultad.

Carece de orden y método, así como de habilidad manual. No se deja

convencer con facilidad y, para ello, es necesario presentarle una idea nueva

relacionada con los temas que le preocupen.

Frente alta: la frente alta indica el poder de transformar las sensaciones en

ideas. De ello deducimos idealismo y sensualidad, serenidad del espíritu que

juzga desde arriba. Con frecuencia lo vemos operando para satisfacer y ver

triunfar la lógica, el ideal. Se le convence fácilmente si se emplean argumentos

sólidos.

Frente baja: este individuo rechaza los pensamientos metafísicos y se siente

inclinado hacia el utilitarismo. Indica voluntad, obstinación, cólera, y con

mucha frecuencia, avaricia. Suele ir acompañado de un espíritu de iniciativa

FORMAS DE LA FRENTE, VISTA DE CARA

Ovalada: si la frente posee una forma ovalada, ello indica que se trata de un

ser soñador, imaginativo, que raras veces se detiene en lo concreto; aunque

este individuo se nos presente como un artista dotado de inspiración, como un

poeta, su producción es escasa y obra guiándose por la intuición. Ama la

independencia y es incapaz de someterse a cualquier disciplina

Cuadrada: el individuo dotado de tal frente es un ser armonioso, juicioso,

calculador y reflexivo, orientado hacia el lado práctico y positivo de las cosas.

De él no podemos decir que dé rienda suelta a su imaginación y sueñe

quimeras. Su carácter es duro y severo, pero demuestra poseer gran sentido

del deber

Trapezoidal (ancha en la parte superior): esta frente suele mostrar sienes

abultadas; revela al artista que posee una imaginación creadora, aunque sus

ideas pueden ser confusas. Si las sienes se presentan deprimidas denotan un

ser con un espíritu sintético muy estrecho. Otras veces, la frente ancha y

abultada en su parte superior denota un ser dotado de una tremenda

mordacidad, con la que pone en ridículo a los demás

Trapezoidal (ancha en la parte inferior): esta forma de frente nos presenta un

individuo poseedor de gran iniciativa y es un agudo observador; posee

asimismo buena memoria.

LA NARIZ, CENTRO DE LA ZONA AFECTIVA

La nariz es de gran importancia en el estudio de la fisiognomía. Se podrá

efectuar con bastante exactitud el estudio psicológico de un sujeto basándose

sólo en la nariz. El estudio de la nariz es también interesante por hallarse

situada sobre las tres regiones de la zona afectiva.

La nariz estrictamente correcta debe tener una altura igual a la de la frente,

con una ligera depresión en la raíz. Vista de perfil debe representar el tercio de

su longitud. Como tal, se nos presenta de dos formas: la cóncava (o sea

elevada o en trompeta) y la convexa (aguileña). Los sujetos que poseen una

nariz cóncava son considerados tranquilos y sentimentales. Los que tienen una

nariz convexa, se tienen al contrario por tipos nerviosos y espontáneos.

Nariz larga: la nariz larga denota un individuo con pasiones serenas, con

predisposición, a veces, a la esquizofrenia, pero con una vida interior muy

intensa. El sujeto poseedor de nariz larga puede desempeñar trabajos que

necesitan reflexión, paciencia y perseverancia.

Nariz demasiado gruesa: denota una personalidad inclinada al egoísmo, bien

en la forma sexual o en sus afectos.

Nariz pequeña: esta nariz pertenece a una persona impulsiva, impaciente,

colérica, con frecuencia caprichosa. Es un ser que no analiza demasiado sus

impresiones

Nariz convexa: esta forma de nariz pertenece al ser activo, ambicioso,

apasionado

LOS OJOS, DOS VENTANAS ABIERTAS

Los ojos se hallan situados en la división ternaria de la cara, en la región ideal

de la zona afectiva; por ello podemos deducir que son importantes las

indicaciones que nos dan sobre el valor de estas cualidades

Los ojos que están situados normalmente deben presentar entre sí una

separación de 31 milímetros

Ojos de separación superior a lo normal: indica aptitud para reconocer sin

esfuerzo las fisonomías, así como para estudiar las cosas concretas; optimismo

debido a la satisfacción de representarse con facilidad al mundo exterior,

teniendo la sensación de dominarlo.

Ojos de separación inferior a lo normal: esta posición de los ojos indica

pesimismo, tristeza e inestabilidad, profundidad de pensamientos.

Ojos demasiado grandes: indican exaltación del espíritu, así como temor

intenso

Ojos saltones: indican una mente tardía en elaborar pensamientos, buena

memoria para las fechas y los hechos. Si, al mismo tiempo, la conjuntiva

muestra pequeños granitos de grasa, ello indica cierta debilidad intelectual y

dudas morales.

Ojos hundidos: indican una disminución de la vitalidad. Suelen presentarse en

el tipo nervioso, siempre alerta para su defensa, indican voluntad y tozudez,

introvertido, acostumbrará ser un tipo silencioso, taciturno y melancólico. Las

penalidades suelen hundir los ojos.

FORMA DE LOS OJOS

Ojos grandes: los ojos que están bien abiertos y son armoniosos indican una

propensión hacia la espiritualidad elevada, una naturaleza positiva, soñadora,

poética, dada a pasiones ideales y abstractas.

Ojos pequeños: estos ojos indican un espíritu constructivo, una naturaleza

activa y emprendedora, voluntad e inquietud intelectual.

LA BOCA

La boca ocupa las dos regiones superiores de la zona instintiva: la de la

sensibilidad y la sensualidad. Podemos decir que, en conjunto, representa los

instintos superiores, reflejando nuestras emociones, sentimientos y nuestros

odios

Si la boca se nos presenta dibujada armoniosamente, ello es indicio de

equilibrio instintivo; mientras que una boca irregular, mal dibujada y

gesticuladora, puede pertenecer a un ser dominado por las pasiones, o a una

persona que ha padecido muchos sufrimientos. Existe un proverbio chino que

dice: 'Mira la frente de un hombre para saber lo que será y su boca en estado

de reposo para saber lo que ha sido'

LINEA DE LA BOCA

Línea recta: si la boca está bien dibujada, es indicio de equilibrio

Línea con las comisuras bajas: indica pugnas entre la espiritualidad y los

instintos, así como amargura y tristeza.

Línea con las comisuras elevadas: anuncian alegría, buen humor, picardía,

presunción y pedantería.

Cuando la boca es un poco saliente, ello revela mal humor y del individuo que

observa. La boca carnosa y saliente revela asimismo a los profesionales de la

palabra que se hallan siempre dispuestos a hablar.

El labio superior más grueso que el inferior es indicio de bondad, de dulzura,

pero asimismo de inteligencia ilimitada, de donde deducimos que esta forma

de labio es característica del temperamento linfático. Si, al mismo tiempo, el

borde del labio parece vuelto hacia atrás, podemos decir que el individuo será

un sujeto ambicioso, amante de la popularidad.

Si el labio inferior es más grueso que el superior y caído, indica disminución de

la vitalidad, bondad, sensualidad

Los labios entreabiertos revelan un carácter poco combativo. Los labios

gruesos denotan la materialidad del instinto sexual; los apetitos gobiernan al

espíritu. Carencia de moralidad.

Cuando la boca está hacia dentro, puede ser indicio de astucia y de envidia.

Los labios cerrados, afectación, vanidad. Si los labios están apretados y

crispados, revelan un carácter muy enérgico, duro. Los labios blandos denotan

debilidad. Cuando apenas se distinguen las comisuras, es señal de orden y

sangre fría. Los labios mordisqueados, denotan un carácter angustiado,

inquieto.

Estas son algunas de las características y sus significados, que cualquiera

puede evaluar con la simple observación, aunque la complejidad del ser

humano seguirá siendo siempre un misterio.

Cuando se ríe, llora, seduce o enfurece, las cejas delatan estas emociones.

Expresan lo que estamos sintiendo y nuestro mundo interior.

Los diferentes tipos de cejas marcan la personalidad.

Descubre cuál es la tuya según la morfopsicología y decide si la quieres

cambiar.

En la forma también influye la moda; no tienes más que echar un ojo a la

evolución de cualquier famosa para apreciar el cambio por épocas. Por

ejemplo, en los años ochenta eran mucho más pobladas y oscuras que ahora.

  • 1 Firmes y arqueadas: Delatan iniciativa y carácter, personas a las que no se

les pone nada por delante.

  • 2 Caídas en su parte externa: Expresa simpatía y un poco de tristeza.

  • 3 Muy juntas: Hacen la mirada triste, denotan celos y susceptibilidad.

  • 4 Caídas en su parte interna: Suelen carecer de aptitudes artísticas. Son

personas muy racionales.

  • 5 Rectas: De carácter equilibrado e inteligencia abierta y clara.