Está en la página 1de 538

DEL

GUERRA

PACIFICO

RECOPILACION COMPLETA

DE TODOS LOS

DOCUMENTOS OFICIALES, CORRESPONDENCIAS

EBAS PUBLICACIONES BEEEBENTES A LA CU ERRA

L A

P R E N S A

D E

Q U E

H A

DADO

A

C H IL E ,

LU Z

P E R Ú

1

B O L T V IA

CONTENIENDO DOCUMENTOS INEDITOS DE IMPORTANCIA

i

PO R

PASCUAL AHUMADA MORENO

V-'-

-V-'; í

^

v . , -

 

TOMO IV

 

o

'w'

A„.'

;

 

VALPARAISO

 

í

 

IIM

P E B IT T J A

I

L

I E

.

J A M

!E E IC -A _ Is r^

 

DE FEDERICO

T.

LATHROP

 

1887

w

APÉNDICE.

iS liK IIIMi I

MISION

LAVALLE.

I

Acepta la misión especial a Chile.

¡StiM. 1,—UGACIOK PEL PERÚ EN CHILE.

Señor Ministro:

Zima, Ftlr&ro SI de 1S79.

l ‘or el mui estimable oficio que con fecha de hoi se sirvo

E. el Presidente, con

acuerdo del Consejo de Ministros, se ha servido nombrarme, por decreto de ayer, Enviado Estraordinario i Ministro Pleni-

loteaciario de la República, en misión especial cerca del Go- úerno de Chile.

S. E. tiene a

bien confiarme, me inclinarian a rehusarla, si a lo contrario no me obligase la gratitud a que me empeña la alta confianza que en mí so sirve depositar S. E. i a la que procuraré corresponder

con celo i abnegación por el servicio público. Sírvase V. S. elevar a S. E. la espresion de estos sentimien­ tos, i aceptar la de mi reconocimiento por las benévolas espre­ siones con que me favorece, a la vez que la de alto aprecio i distinguida consideración, con qiia me suscribo de V. S., señor Ministro, mui atento obediente servidor.

V. S. dirijirme, me he informado de cjue S.

La importancia i delicadeza de la misión que

J.

A. DE L avalle .

Al üüñor Miaist.ro de Estado en el despaclio de Relacioaca Esteriorcí.

If.

Secreíario 1 adjunto m ilitar tic la ícgaclou} a Chile.

partida

NÚM. í>.—LEGACION DEL PERÚ EN MULE.

Señor Miui.«tro:

Lima, Febrero SS de 1879.

Don Javier Melecio Casés, nombrado por S. E, el Presidente 2.* secretario de esta Legación, i el teniente de Artillería don Hernando de Lavalle, destinado a ella como adjunto militar, se han puesto a mis órdenes en obedecimiento a las que hablan recibido de V. S. Tengo el honor de ponerlo en conocimiento de V. S. i a la vez el de repetirme de V. S., señor MinistrOi mni atento obse­ cuente .servidor.

J. A. DE L.AVALLE.

Al nefior MinÍEtro de Eetado en el detiiaoho de Relacionea Eateriores.

NÚM. 4.—LEGACION DEL PERÚ EN CHILE.

Lima, Fek'ero SS de 1S79.

Señor Ministro; Tengo el honor de poner en conocimiento de V. S. que en obediencia a las órdenes verbales que se ha servido V. S. im­ partirme salgo luego para Valparaíso con el 2. ® secretario i el adjunto militar de esta Legación.

Al elevarlo a! conocimiento de V. S., me es grato reiterarme de V. S., señor Ministro, mui obsecuente .servidor.

J. A. DE L avalle .

Al señor Ministro do Estado en el deapaoho do Eelaciones Estoríoree.

lií.

Acusa recibo de los docnmeníos aue espresa.

NÚM. 5.— LEG.ACION DEL PERÚ EX CHILE.

A bordodel vapor "Loa, "frente a Moliendo, Febrero S5 de 1879,

Señor Ministro:

Tengo el honor de acusar a V. S. recibo de los documentos siguientes, llegados a mis manos momentos ántos de mi salida de Lima:

1." Credencial orijinal i copia.

2. ° Pleno poder sobre el cual me permitiré- hacer a'V. S,

la siguiente observación:.dice éste cerca de K £ , en vez de decir cerca del Gobierno de C7íí7c; pues dicho pleno poder no es un documento dirijido a persona determinada. Si V. S. lo cree

necesario puede remitirme un duplicado con ese error en­ mendado,

3. ® Pasaporte.

4. ® Oficio de V, S. de 2 de Eneio, dirijido a las Legaciones

de la República en Chile i Bolivia.

5. ° Copia del oficio de la Legación

eu Chile de 24 de Enero,

número 15.

®

6. Copia dcl telegrama de la misma de 12 del corriente.

7. Copia del oficio de V, S. al Encargado de Negocios en

Chile, de 15 del corriente, número 5.

8. ® Copia del oficio de V. S. al Ministro Plenipotenciario

en Bolivia, de 4 de Febrero, número 3.

9. ® Copia del oficio de la Legación de Chile al Ministro de

Relaciones Esteriores de Bolivia, fechado eu la Paz en 8 da Febrero, número 45.

10. Una especie de índice crouolójico de los documentos a

que ha dado lugar la cuestión pendiente entre Chile i Bolivia, en el que hai algunos que no rae han sido remitidos i cuyo co­

nocimiento pudiera serme necesario.

®

11. Bo.s cuadernos impresos, conteniendo el uno los trata­

dos do límites celebrados entre Chile i Bolivia, i titulado el

otro Anuario de leyes i disposiciones supremas de.Bolina,

12. Un paquete conteniendo documentos resercados.

Además, recibí también tres oficios cerrado.? dirijidos por el despacho de V. S. al señor Ministro Plenipotenciario de la Re­ pública en Bolivia, al Cónsul en Caldera i al Encargado de Negocios en Chile. El primero ha sido encaminado hoi a su

destino

recomendado su

oportunamente. Al acusar a V. S. recibo de los documentos antedichos, me es grato repetirme de V. S., señor Ministro, mui atento obe­ diente servidor,

)or conducto del capitán de este puerto, al que he

- seguro envió. Lo.s demas serán entregados

)or conc’

'

'

'

J. A. DE L avalle,

Al señor Miuittro (le Estado

CB el clespaoho de EelaeioBes Esteriores.

Marzo 3 de 1879.—Acúsese recibo, diciéndole que si nece­ sita algunos documentos, los pida al Ministerio. Fecho.

GUERRA DEL PACIFICO.

lieflere I.-» ocup.idon

IV.

de Antof.ngastn por l.is fuerzas chilenas.

SÚM. 9.—LEQACIOK DEL PERÚ EN CHILE.

A bordo d«lvapor "Loa"frenU a Arica, Férero ^6 de 1379.

Señor Ministro:

El señor don Benjainiii Alcérreca, Tesorero Depariamental del departamento litoral de Cobija, me comunica los siguien­ tes datos sobre la toma del puerto de Antofag.asta por las fuer­ zas cbilemas. E! 14 délos corrientes, a eso de las7A. M., llegd a ese puerto el blindado Loi-d Cockrane acompañado de la O’IIiggm i se reunieron al Blanco Encalada, ya fondeado en aquel puerto. A eso do las 8 A. M. el señor Sotomayor, Comandante en Jefe de las fuerzas chilenas, se dirijid al señor Prefecto de Cobija, residente a la sazón en Antofagasta, intim.ándolc la ren­ dición de la plaza que venia a ocupar, como territorio pertene­ ciente a Chile, en virtud de que el Gobierno de Bolivia, rescin­ diendo el contrato celebrado con la Compañía Salitrera, habia anulado de /acto los tratados preexistentes, en mérito de lo cual reivindicaba Chile su posesión territorial hasta el gnado 23. Contestóle el .señor Prefecto, que sin medios de resistencia que oponer, se someterla a la fuerza; pero que de ningún modo aceptaba la oe.sion del territorio que so le exijia, protestando a nombre de Bolivia de la violencia que se le hacia Antes que esa contestación pudiera llegar a su destino, ya habian desembaicado las fuerzas ciiileuas cu número de 300 hombres poco mas o ménos, las cuales tomaron pose.sion de la población, manteniendo encerrados en el cuartel, para salvarlos de ks violencias del populacho chileno que puebla aquel puerto, a los cuarenta soldados bolivianos que antes lo guarnecían. Este populacho arrancó de la Prefectura el escudo boliviano, i las autoridades bolivianas tomaron asilo en el Consulado de la República, que ha sido debidamente respetado, dirijiéudose despues a Cobija, de donde alguno.?, como el señor Tesorero que me informa, se han trasladado después a este puerto. En la población no se ha ejercido acto de violencia ninguno, escepto sobre un comisario de policía llamado Vaiverde, lo mismo que otro compañero suyo llamado Polo, que fueron mal­ tratados por la plebe chilena. Todo lo que me apresuro a poner en conocimiento de V. S. a fin de que se digne elevarlo al de S. E. el Presidente, repitién­ dome de V. S., señor Ministro, mui atento obediente .servidor.

J. A. DE L avalle .

Al señor Ministro de üstado en el despacho de Relaciones iísterlorea.

Llama

V.

la atenciou sobre publicaciones de la prensa

i m cctings en Chile,

NÚH, 10.—LEGACION DEL PERÚ EN CHILE.

A bordo delvapor "Loa," frente a Iquigue, Febrero '¿7 de1870.

Señor Ministro; Aunque supongo que el Encargado de Negocios a! interior de la República en Chile haya informado a V. S. detodolo ocurrido allí con ocasión de la toma del Litoral boliviano por las fuerzas militares de aquel Estado, i haya también remitido a V. S. las últimas publicaciones diarias de Valparaíso i de Santiago, creo no obstante de mi deber remitir a V. S. tre.s números del diario L a P a tria do Valparaíso, en los que mar­ co aquellos artículos que merecen la atención de V. S. Sin darles mas importancia que la que en realidad pueden tener, apreciaciones de diarista, llamo, sin embargo la atención de V. S. sobre aquellas líneas que dejao entrever, que al pue­ blo de Chile no se le oculta la po.sibilidad de un conflicto con alguna aliada de Bolivia, que pueda tener una, escuadra de­ cente; i sin darles tampoco mas importancia que la que en realidad debe darse a reuniones mas o ménos tumultuarias, que siempre tienen ocasión en los países libres cuando ocurre al­ gún coní icto internacional, llamo igualmente la atención do

V.

S. sobre loa meetings realizados en Santiago i otro.? puntos. A

lo

que sí doi verdadera i gran importancia es a los actos oficiales

del Gobierno de Chile, respecto a sus nuevas posesiones, que

V. S., en su recto criterio, apreciará mejor que yo. Tales acto.?

demuestran un decidido plan de ocupar definitivamente el Li­ toral boliviano, so pretesto de recibir reivindicación de anti­ guos, i mas o méno.? fautósticos derechos. Sin considerar por lo acontecido en Chile enteramente im­ posible la consecución de los nobles de,seos que inspiran a nues­ tro Gobierno, no se puede ocultar que su realización se hace algnu tanto mas difícil, i que es necesario estar preparado.? lara cualquiera eventualidad. I)e la actitud que asuma el lobierno, puede depender coii mucho el éxito do las negocia­

ciones con qne se rae ha honrado; i como V. S. lo recordará, debido a la enérjica actitud de Inglaterra, i a las medidas tomadas por su Gobierno, ,?o debió sin duda que la Rusia se aviniese a someter al Congreso de Berlin el Tratswlo de San

Stefano.

Sin formular aun un juicio definitivo, que seria cstemporá-

neo, paréccme que al punto en qne han llegado la.? cosas, Chi­

le lio retrocederá sino ante la perspectiva de un conflicto con el

Perú.

Sin tiempo ni para releerme, renuevo a V. S. la e.spresion de

¡a alta consideración con que me repito de V. S., Señor Mi-

ni.stro, mui atento obediente servidor.

J.

A. DE L a v a lle .

Al señor Ministro de Estado en el despacho de Relaciones Esleriorcs.

V I.

Hoce relación de su viaje hasta C.aldera.

NÚM, 11.—LEGACION DEL PERÚ EN CHILE,

A bordo del vaqwr "Loa/ frente a Caldera, Marzo 2 de

Señor Ministro:

1879.

Desde que dirijí a V. S, mi última comunicación en 2G del mes próximo pasado be continuado mi viaje, llegando sucesiv.v- mente a los puertos de Iquique, Tocopilla, Cobija, Mejillones, Antofagasta, Blanco Encalada i últimamente a éste, del cual debo .salir tan en breve, que por cierto no me alcanzará el tiem­

po para comunicar a V, S. todo lo que deseo i conviene llev.ar

a su conocimiento. Concretándome por tanto a lo esencial. En Tocopilla encontré al buque chileno Blanco Encalada, en

Mejillones al O'Illggins i en Antofagasta al Lord Cochrane,

en ese puerto e.?taba también el Fellican de S. M. B. Las autoridades bolivianas de Cobija se condujeron cortes-

mente conmigo: no así la? chilenas de Mejillones, Antofagasta

i Caldera, que no me han hecho un saludo, a diferencia del

capitán dcl puerto de Blanco Encalada, que vino a bordo a sa­

ludarme.

En Antofagasta tuve una larga entrevista con ol Cónsul de

la República en c,?e puerto, el que me dió cuenta de sus proce­

dimientos durante los últimos meses, i que encontré arreglados, como los encontrará V. S. seguramente. Le recomendé mucha prudencia en sus conversaciones, que se akstuviese basta donde posible fue.?e de entrar en comunicación escrita con las autori­

dades chilenas de los puertos recien tomados, ateniéHdose a

las verbales, ya que sus relaciones con el nuevo gobernador ¡

antiguo corouel Zenteno, se lo facilitan; i por último, que tra­

tase siempre de proceder, de acuerdo con sus colegas los otros cónsules, de raauera de no exijir ni sufrir ni mas ni ménos de

lo que los Otros exijiesen o sufriesen, en la posición anormal

que les constituí^ la ocupación chilena. En este puerto acabo de ver a nuestro Cónsul don Samuel Márquez, el cual me ha dado todos los datos que posee respec­

to

a »■situación aquí. Como él los comiinicaiá directamente a

V.

8., no los repito por estimarlo inoficioso.

Re.?ervándome para escribir a V, S, mas estensamente desde Valparaíso, por el próximo coneo, tengo el honor de repetirme

de V. S.| señor Ministro, mui atento seguro servidor.

J, A, DE L a v a lle .

Al señor Ministro Je Estado en el despacho do Rolacioae.? Bstoriores.

te

H :ia"

■'V

DOCUMENTOS INÉDITOS,

YÍI.

Describe su desembarque en Valpaniiso e incidente en Caldera.

YIII.

Opinión pública en Chile .sohrc la guerra.

KÚ.M. 14.— LEGACION DEL PERÚ

EN CHILE.

''i

NOM. 12.—LEQ.ACION DEL PERÚ

EK CHILE.

Valparaíso, Marzo 4 de 1S79,

Señor Ministro:

Tengo el honor de poner en conocimiento de V. S. que lioi

a las 12 M. llegué a este puerto.

N.-

;

V, i

V , .

Pocos instantes después de mi llegada

vino abordo el capi­

tán del puerto señor Ürriola, a ofrecerme sus salutaciones i su

en gran uniforme, a hacerme

igual ofrecimiento a nombre del Comandante Jeneral de M.iri- iia. Acepté la falúa de este último, i en ella desembarqué, con

falúa, i dos oficiales de marina,

los dichos oficiales, el Encargado de Negocios de la República, el Cónsul Jcneval de ella, i algunos otros particulares, que

fueron a bordo a recibirme, entre ellos un hijo del Pre.sidcnte

de la República encargado de manifestarme su sentimiento de no hallarse en este puerto a mi llegada a él, por haberse ido ayer a Santiago, i a saludarme en su nombre.

w- Antes do desembarcar me cspu.so el Cénsul Jeneral de la República, que babia en el puerto grandes preparativos para recibirme de una manera hostil; pero que se habian tomado todas las providencias necesarias pava evitarme un desagrado. Desembarqué entre una multitud iumeusa, que a decir ver­ dad, sino me era simpática, no observé en ella manifestación

> alguna de hostilidad, i acompañado de las personas qne llevo dicho, llegué al hotel de donde e.scribo a V. S, En él Inm veni­

do a visitarme diversas personas, entre ella.? el señor Sarratea, qne será bien pronto, según me dijo, Ministra de la República Arjentiiia en ésta, i el señor Viel, capitán de la Chacabuco, encargado especialmente por el Intendeute Altamirano de sa­ ludarme, de manifestarme que sus ocupaciones le impedían verme en el acto, i de tomar mis órdenes respecto a mi viaje a Santiago para ordenar que se pusiese un carro a mi disposi­ ción. Agradecí debidamente su atención al señor Intendente,

■'t

S'

s

\

V.

W

w

L,-

<■' ■

N—,

C

c

C

i le espuse al señor Viel, que puesto que S. E. el Presidente es­ taba en Santiago, me dirijiria esta tarde a las 5 P. M. a esa capital. Así lo haré, eu efecto, i las razones que para ello me asisten,

S. el señor Encargado de

se las ospondrá estensamente a V.

Negocios i el señor Cónsul Jeneral do la República cu ésta. Además de esas razones, de mera prudencia, i a las que no

doi importaucia ninguna, me asiste la de -que, estando allí el Presidente, no seria bien visto que prolongase el momento de

ponerme en comunicación con la cancillería chilena.

Con toda consideración, repítome de V. S., señor Ministro, mui atento obediente servidor.

J. A, DE L.av.alle.

Al süñor lIÍBÍsti’0 Je Estajo en el Jcspaclio Ja Relaciones Estorioree,

NÚJJ, 13,—LEG.ACION DEL PERÚ EN CHILE.

W '

Q

■j

Iwi

q'

✓'"J

M

.'^4

Señor Ministro:

Valparaíso, Marzo

de 1879.

En oficio que dirijí a V. S. desde Caldera, le espuse que la autoridad de e.se puerto no habia venido a bordo a saludar­

me. Así es, en efecto, hasta la hora en que escribí a V. S.; pero pocos momentos después volvió a bordo el gobernador de ese pueblo i pidió a un pasajero peruano, el señor Monaalva, que

me lo presentase, diciéndole

lo que me hace suponer que habia pedido instrucciones tele­ gráfica.? a su jefe inmediato, el Intendente de Copiapó.

Lo que comunico a V. S, a fio de que no ignore ese despa­ cho ninguno de los incidentes do mi viaje en a misión que .se me ba confiado, i me reitero de V. S., señor Ministro, mui atento obediente servidor.

que ahora sí podia saludarme,

J. A. DE L a v a lle .

Al señor Ministro de Estado en el despacho de Relaciones Esteriores,

Valparaíso, Marzo 4 de 1879.

Señor Ministro; Aunque en la? pocas horas que he pasado basta este mo­ mento eu este puerco, no me ha sido posible conocer, sino por medio de ajenas impresiones i por el órgano de su prensa, el verdadero estado de a opinión pública en este país, creo no es­

tar fuera de la verdad al esponer a V. S.; 1. ° que el Gobierno

desearía entrar en un arreglo cualquiera, que le permitiese evi­

tar la guerra con nosotros, siempre que le facilitase la conser­

vación de la posesión de los territorios hoi ocupados; 2, ® que

ese es el seutimieuto déla jentesensata i acomodada, que tiene

que perder en un caso de guerra, i a la qne no se le ocultan

lüs graves perjuicios que Oliile sufriría en una ruptura con el

Perú, cuyas consecuencias no pueden preveer.se; 3. ® que la masa popular, movid.a por algunos ajitadores, nos es entera­ mente hostil, i hostil también a todo advenimiento pacífico;

4. ® que toda la preusa de este país nos es completamente adver.sa, i adversa también a toda idea de arreglo, que estima

en su simple enunciación, como un ultraje a la honra de Chile;

5. ° que el' verdadero objetivo de ios preparativos bélicos de Clúle, son el Perú i no Bolivia, a la que pre.stan poca atención. Sin dar a estas opinione.? el carácter de definitivas, creo de

mi deber hacerlas llegar al conocimiento de V. S., repitién­

dome de V. S., señor Ministro, mui atento obediente servidor.

J.

A. DE L a v a lle .

AI señor Ministro de Estado en el despacho do Relaciones Esteriores.

IX.

Kelierc su llegada a Santiago i iiiúiucra eutrcvísta coa

el

Frcsideuie 1‘into.

NÚM. 15.—LEGACION DEL PERÚ EN CHILE,

Señor Ministro:

Santiago, Marzo 6 de 1879.

Conforme tuvo el honor de manifestarlo a V. S. en mi oficio

de 4 de los corriente.?, signado con el número 12, ese dia mismo,

a las 5 P.

dad, en el wagón que el señor Intendente do esa provincia

me habia hecho re.?ervar. Tanto durante mi tránsito del hotel

a

ella, no observé en el pueblo que me rodeaba mas espresion que la de una inofensiva curiosidad.

A las 10.30 P. M. llegué a esta ciudad, sin que en el viaje desde

la estación del ferrocarril, como durante mi permanencia en

M., salí de Valparaíso con dirección a esta ciu­

Valparaiso hubiese ocnvrido nada digno de mención, i al apear­

me del carro en la estación de Santiago encontré, entre otros

amigos que allí habian acudido a recibirme, al señor don Alejan­

dro Royes, Senador, Consejero de Estado i miembro del Tribu­ nal Supremo da Justicia, deudo inmediato mió, que me espuso que allí iba no solo como amigo i pariente, sino con el especial encargo de S. E. el Presidente a darme en su nombre la bien­ venida i poner a mi disposición el carruaje de S. E. para con­ ducirme a mi alojamiento. Aceptólo con la.s debidas espresiones

de agradecimiento, i eu él, i eu compañía del señor Reyes, me

dirijí al hotel, do donde escribo a V. S. líntes de separarme en él del señor Reyes, lo manifesté que,

habiendo recibido tantas ateuciones del Pre,?idente, como las uc en e.ste oficio i en el signado con el número 12 llevo indica- as a V. S., ántes que mi recepción me diera carácter oficial, deseaba hacer a S. E. una visita privada i manifestarle mis larticulares sentimientos ántes de dar comienzo a nuestras re- acíones oficiales, tomando cita al intento con el referido señor Reyes para ayer a las 3 P. M. Ayer a primera hora dirijí a S. E. el señor Fierro, Ministro

do

Relaciones Esteriores de esta República, la nota verbal que

en

copia acompaño a V. S. bajo el número 1, recibiendo de él

poco después la que igualmente en copia adjunto bajo el número

2. Como en ella, en vez de concederme la audiencia que le pedia

para entregarle copia de rai.s credenciales, etc., rae avisaba que seria recibido en audiencia pública por el Presidente mañana viérnes 7 a la 1,30 P. M,, le ne dirijido hoi otra nota verbal, que

GUERRA DEL PACÍFICO.

en copia también se servirá encontrar V. S. bajo el número 3,

adjuntándole copias de mis credenciales i del discurso que rae propongo pronunciar al presentarlas, i que remito a V. S. bajo

el número 4.

Como habia convenido con el señor Reye.s, ayer a las 3 P. M. me dirijí a visitar a S. E. el Presidente, el cual me recibió en su salón de despacho, acompañado de sus ministros los señores Fierro, de Relaciones Esteriores; Zegers, de Hacienda, i Blest Gana, de .Justicia, a los cuales me presentó, luego que conmigo

lo hubo hecho a S. E:, el señor Reyes.

La acojida qne S. E. el Presidente me dispensó no pudo haber sido mas cordial ni mas amistosa, si es permitido espre- sarme así, i sus palabras estuvieron llenas, en lo que era corres­ pondiente a una primera entrevista, de los mas benévolos sen­ timientos háoia a República, hácia el Jeneral Prado i aun hácia mi persona misma. Después de unos 15 minutos de conversación, en los que se tocó el punto a que me referiré en mi oficio número 16, me des­ pedí de S. E. i de los sefiores ministros que lo acompañaban. Al poner lo que precede en conocimiento de V. S., me es grato repetirme de V. S,, señor Ministro, mui atento obediente servidor.

J. A. DE L a v a lle .

Al seflor Mioistro de Estado ea el dcspaclio de Relaciones Eateriores,

COPIAS ANEXAS AL OFICIO XÚM. 15.

Núm. 1.—Nota verbal.—-hsé Antonio de Lavalle tiene el honor de presentar su.s respetos al Excrao. señor don Alejan-'

dto Fierro, Mini.stro de Relaciones Esteriores de la República de Chile, i de manifestarle qne ha llegado a esta capital con

el carácter de Enviado Estraovdinario i Ministro Plenipoten­

ciario del Perú en misión especial cerca del Gobierno de Chile, i de rogarle .se sirva designarle el día i la hora en que S. E. podrá recibirle, a fin de dejarle copia de su.s credenciales i su­ plicarle se digne tomar las órdenes de S. E. c! Presidente de la República para su recepción oficial.—José Antonio de Lavalle

aprovecha con placer esta primera ocasión que .se lo ofrece para presentar al Excmo. señor Fierro la éspre.sion de su mas alta i mas distinguida consideración.—Gran Hotel Inglés, número 4. —Santiago, Marzo 5 de 1879.—Al Excmo, señor don Alejandro Fierro, Ministro de Relaciones Esteriores de la República de Chile.

Núm. 2.—iYoía wriaí,—Alejandro Fierro, Ministro de Re­

Esteriores de la República de Chile, tiene el honor de

saludar mui atentamente i darle ,sii bienvenida al señor don José Antonio de Lavalle, de quien ha recibido una nota verbal

destinada a participarle que ha llegado a esta ca lital con el (¡a- rácter de Enviado E.straordin.ario i Ministro P enipotenciario del Perú en misión especial, i pedirle qne tome las órdene.5 de S. E. el Presidente de la República para su recepción oficial.— Alejandro Fierro tiene el placer de contestar al señor do La- valle, que será recibido por S. E. el Presidente de la República

en audiencia pública el viérnes próximo 7 del corriente, a las

laciones

12 M., i que la recepción tendrá lugar en la sala de Gobierno del Palacio de la Moneda.—Ministro de Relaciones Esteriores.— Santiago, Marzo 5 de 1879.

Núm. Z.—Nota verbal—losé Antonio de Lavalle tiene el honor de acusar recibo al Excmo, señor don Alejandro Fierro,

Ministro de Relaciones Esteriores de k'República de Chile, de

k nota verbal con qne S. E. le ha favorecido con fecha de ayer,

participándole que S. E. el Presidente de la República le 'dis­ pensarla honra de recibirle en audiencia pública el viérnes

próximo 7 fié ios corrientes, en su carácter de Enviado Estraor- dinario i Ministro Plenipotenciario de la República del Perú, i

en consecuencia incluye a S. E. el señor Fierro, copia de ja cre­

dencial que de tal carácter le inviste, i del discurso qne al pre­

sentarla pronunciará, reiterándole con este motivo k espresion

de su mas alta i distinguida consideración— Gran Hotel In­

glés.—Santiago, Marzo 6 de 1879.—Al Excrao. señer don Ale­ jandro Fierro, Ministro de Relaciones Esteriores de la Repú­ blica de Chile (1).

Es copia,—Santiago, Marzo 6 de 18'79.-rH. de L a v a lle , agregado a la Legación.

(1)

ña carta credencial i discnrso de rocepcion, correapondlentea a las cu-

piaajiámero 4, están publicados en el loiog I, pájina 16S,

X .

Ataque al Consulado de Valparaíso.

NÚM. 16.— LEGACION DEL PEHÜ EN CIiaE.

Señor Ministro:

Santiago, Marzo 6 de 1879.

El 5 de los corrientes en la mañana recibí dél señor Cónsul Jeneral de k República en Valparaíso, él telegrama qué incluyo

a V. S. en ks copias anexas a este oficio bajo el número 1, al

que repliqué instantáneamente con el que lleva el numeró 2, di-

rijiendo al señor Encargado de Negocios don Pedro Faz Soldán

el signado con e! número 3', pues no e.stalido yo aún reconocido por este Gobierno en un carácter oficial, juzgué qne quizas seria necesario hacer .algunas jostiones ante eí de.spacho de Relacio­ nes Esteriores, eti cuyo caso era indispensable la presencia de dicho señor en esta ciudad. Como lo he espuesto a V. S. en mi oficio número ló, ese día debia ver a S. E. el Presidente de la República en compañía del señor Reyes, a eso de ks 3 P; M-, i al salir con ese objeto, recibí del señor Paz Soldán el telegrama cuya copia lleva nú­

mero 4, i del señor Márquez el que está marcado con él .número 5, poniendo éste én el bolsillo con el anterior del propio señor Márquez (núm, 1) a finrle hacerlos conocer de S. E. en el curso de nuestra entrevista i tan luego como la ooasipn'se presentase. No tardó ésta en ofrecerse; pues apénas pasadas las primeras frases de cortesía, el señor Presidente me espre-só su senti­ miento por los acontecimientos qne habian tenido lugar la no­ che anterior ea Valpáraiso, dándome noticia de his medidas i conducta de las autoridades con ese motivo. Hícele ver entón- ces ios telegramas que de nuestro Cónsul .íeneral habla recibi­

do; se impuso de ellos

fundo desagrado, asegurándome que se haliian. tomado i se tomarían todas ks medidas ncce.?arias pava evitar al señor Márquez todo atropello, e.spvesándorae que asegurase, a dicho señor que nada tenia que temer de .su seguridad personal. Por

no prolongar demasiado este oficio, vista la estrechez del tiempo,

no repito a V, S.

i me reiteró sus. espresiones de su pro­

.todo lo querel Presidente me dijo respecto al

orejen, composición, objeto, etc., de esas reuniones: su impo­ tencia legal para impedirlas, i la necesidad de una lejislacion que regulase el derecho de reunión novísimámenle concedido al pueblo de Chile. A consecuencia de mi conversación con S. E., dirijí, a mi

vuelta a mi alojamiento, a los señores Márquez i Paz Soldán los telegramas queden las copias adjuntas-llevan re.spectiva- mente números 6 i 7, Aunque supongo a V. S. al corriente por ios informes de los señores Encarg.ado de Negocios i Cónsul Jeneral de la Repú­ blica de lo ocurrido en Valparaíso, adjunto a V. S., no obstante, el relato qne hace L a P a tria de ese puerto de los sucesos que tuvieron allí lugar, las severas apreciaciones de Et Fe rro ca r­ r i l do esta ciudad, i las notas cambiadas entre nuestro Cónsul Jeneral i el Intendente de k provincia señor Altamirauo. Agregaré a V. S. que la opinión pública ha condenado enér- jicameute los procedimientos de los alborotadores do Valparaíso,

i que así el Gobierno como ks, mas notables personas de este

capital, me han espreaado su justa, indignación por lo ocurrido. Juzgo (pie a todo aquello no se le debe dar importancia de ninguna e.specie, i sentirla que ks exajeradas noticias que a esa capital llegaren, dieran lugar a manifestaciones igualmente de­ plorables. Felizmente el Poder Ejecutivo se encuentra suficien­ temente fac.nltarlo para impedirlas.

Aquí se procuró reunir uno de esos tumultos que en Sud- América pretenden llamarse meetings-, en la noche de ayer, el cual felizmente no ha tenido lugar. Repítome de V. S., con toda consideración, mui atento obe­ diente servidor.

J.

Á.

DE

L a v a lle .

Al aefSor Ministro de Eetodo en el dcapaebo de Reldcioses Erterioree.

COPIAS ANEXAS AL OFICIO NÚM.' U'>-

' Núm. 1.— Telegrmna.—Valparaíso, Marzo 5 de 1879.—

9.35 A. M.—Al señor Ministro Plenipotenciario del Perú, se­ ñor Lavalle.—Anoche después del meeting fué el pueblo a bus­ car a V. E. en actitud hostil, con gritos de amenazas i muer­ te. No encontrándolo pasó con igual exasperación al Consulado del Perú, i amenazándome de muerte atacó k casa a pedradas

DOCUMENTOS INÉDITOS.

vompionuo el escudo. La oportuna i enérjica oposición de ia fuerza pública i ios esfuerzos del Inteudente, el coronel de po­ licía i otras autoridades evitaron mayores ultrajes. Sin seguri­ dad ya para el desempeño do mis funciones i para el propio resguardo, pido a V. E. me ordene lo que estime conveniente. —(Firmado.)—L uís B. M-auquez.

Núm. ‘¿.—Telegrama.—tíeñOT Márquez, Cónsul Jeneral del

hoi mismo tomará

P e rl—Valparaiso.—Recibí su telegrama;

medidas.—Pida garantías al Intendente.—(Firmado.)—El Mi­

nistro del Perú, L.avalle.

Núiu, ,1—7'elegrama,—Señor Paz Soldau, Encargado de Negocios del Perú.—Viña del Mar,—En atención a lo ocurrido

anoche eu Valparaiso, i que me comunica por telógrnfo el se­ ñor Cónsul Jeneral, creo la presencia de V. S. necesaria en esta capital, salvo su mejor acuerdo.—El Ministro del Perú, La-

V,ALIE,

Núm. 4.—7'elegrama,—ymi\ del Mar, Marzo 5 de 1879.— 2.50 P. M.—Señor Ministro Lavalle,—Le contesto por correo, de Í5U contestación depende que acuda o no a su llamado, -(Fir­

mado.)—Paz Soldán.

Núm, 5.—Telegrama.—Va.lpara,ino, Marzo 5 de 1879.—

3.20. P. M.—Señor Lavalle.—La autoridad ofrece garantías,

—También las ofreció ántes del asalto. Dará custodia al Con­ sulado, mas no puedo estar prisionero i espuesto al primor pa­ so a ser víctima de mas violento ultraje, atendida la e.xaltacion del pueblo.—(Firmado.)—Luk E, M.arqí/ez.

Núm, f).—To/ágra-Jíia-.—Cónsul Jeneral del Perú.—Valparai- ao.—Gobierno indignado de actos de anoche; toda especio de se­

guridades ofrecidas —Obre

libremente según su juicio.—(Fir­

mado.)—L avalle, Ministro del Perú.

Núm. 1.—Telegrama.—Seíñer Paz Soldán, Encargado de Negocios del Perú,—Viña del .Mar,—Recibí telegrama.—No creo ya necesaria su inmediata venida,—(Firmailo.j—JjAVAiLE, Ministro del Perú,

Es copia.—Santiago, Marzo 7 de 1S79.—//. de Lavalle, agregado a la Legación.

Vw-

V.,.

«o

‘v.-i

« W

/

c

^ 'i

.

i

XI

In trevisía con

Fiérola.

NÚM. 17.—LEGACION DEL PERÚ EN CHILE.

Señor Ministro:

Santiago, Marzo 7 de 1879,

Entre las personas que con motivo de, mi llegada a esta ciu­ dad han venido a saludarme, .se ha contado el señor don Nicolás de Piérola, recientemente llegado de Europa por la vía de Buenos .Aires i la pampa.

tuvo con ese señor—conversación

prontamente interrumpida por la entrada de ptra.s personas- me espresó las mas decididas opiniones porque la acción de! Gobierao en las cuestiones internacionales, hoi desgraciada­

Eu la conversación, que

w mente eu discusión, no debia ser entrabada ni por las espresio­

'w

c

y-A.

O

'

]

nes do la prensa, i méiios aun por manifestaciones tumultuarias,

i me m?.niie.stó ios mas patrióticos .sentimientos.

, qne en recorte incluyo a V. S. sobre las relaciones de su espesa i con la de S. E. ol Jeneral Daza. Tengo entendido que el e.sprcsado señor Piérola parte bol para Valparaiso para reunirse^ a su familia, allí re.sidcnte. Pro- curaré corresponderle su visüá ántes de su .salida. Al poner lo que precede eu noticia de V, S., tengo el honor '

;

El señor Piérola ha dñijido a] diario L a P a tria la caita

de repetirme ue V. S., señor Ministro, mui atento i seguro servidor.

J. A. DE L a v a lle .

O Al señor Ministro áe Estedo'tm «1 despacho d« Relaciones Esteriores.

XIÍ.

Recepción diplomática.

NÚM, 18.—LEGACION DEL PERÚ EN CHILE.

Señor Ministro:

Santiago, Marzo 7 de 1879.

Conforme tuve al honor de anunciar a V. S. en mi oficio de ayer, signado cou el número 15, hoi fui recibido en audiencia )úblíca por el E.xcmo. señor Presidente de esta Nación, como íuviado Estraordinario i Ministro Plenipotenciario del Perú. Esta ceremonia se realizó en la forma acostumbrada en este país ante un numerosísimo jentlo, i en ella se cambiaron lo.s discursos que encontrará V. S. en el impreso que incluyo. Concluido ese acto pasé con S, E. el Presidente a un salón

privado, en el que tuve una breve conversación con él i con el Ministro de Relaciones .Esteriores señor Fierro, en que ámbo.s

hácia

el Perú, i sus deseo.? de que las buenas relaciones que con Chile

me renovaron la- espresion de sus cordiales sentimientos

mantiene se conservasen perpetuamente. Todo lo que tengo el honor de poner en conocimiento de V. S. para que se digne elevarlo al de S. E. el Presidente, re­ pitiéndome ds V. S. coa toda consideración, mu¡ atento obe­ diente servidor,

J. A, DE L a v a lle .

A’ señor Ministro de Estado en el despaclio do Relaciones E¿»tórioref!.

XÍÍL

4>piitiGn de la prensa de Santiago i Vaipapaiso; tílficHl- tad i>ara remitir telegramas.

NÚM. 19.—LEGACION DEL FBRÜ ES CHILE.

Señor Ministro:

Santiago, Marzo 7 de 1879.

Tengo el honor'de acompañar a V. S. recortes de los princi­ pales diarios qne se publican en esta ciudad i en la de Valpa­ raíso, relativos a ia cuestión que ha dado márjen a la misión que tengo ia honra de desempeñar en este país, por los cuales vendrá V. S. en conocimiento de la opiniou de los principales órganos de publicidad en él.

El tono de la pren.sa es, como V. S, lo observará, acre i destem­ plado eu Valparaiso, mas moderado en Santiago; pero en nin­ guna de estas ciudades favorable a la solución que está en el Ínteres de ia República obtener. Sin embargo, puedo asegurar

a V, S. que la opinión de las personas c ue forman los mas ele­

vados círculos sociales i políticos de Chile, es con mucho mas moderada i serena, qne la que en los diarios de Santiago se manifiestan. Con toda consideración rae repito de V. S., señor Ministro, mni atento obediente servidor.

J. A. DE L avalle .

Al soRor Ministro deEstado oa el despacho de llelBciones Esteriores.

NÚM, 21,—LEGACION DEL PERÚ EN CHILE.

Señor Ministro:

Santiago, Marzo 10 de 1879.

Entre los muchos rumores con que la prensa de este país pretende mantener la opinión pública constantemente ajitada,

no üb,stante el notable apiaciguainiento que de.sde mi llegada se nota, se puso esta mañana en circulación el de un meeting, que habia tenido lugar en Lima i que al disolverse había injuriado

al señor Ministro de Chile en esa capital. El temor que me asistia de que eso pudiese haber sido cierto

i ocasionado por la noticia que hubiese llevado el cable de loa

sitceso-s que tuvieron lugar en Valparaiso en la noche del 4, me sujirió la idea de hacer un telegrama a S, E. el Presidente, qne pudiera tranquilizar algún tanto los espíritus en esa capital.

Al efecto, me permití dirijirle el que supongo ya en sus ma­ no i que a la letra es como sigue:—"Presidente.—Lima.—Re­

cibido viérnes, satisfactoriamente.- Espero que este telegrama habrá surtido el efecto que con él

me propase, 1 a este respecto me permitirá V. S. que le

mani­

c

fieste la dificultad que aquí existe para espedir con la frecuen-

G

Q "

GUERRA DEL PACÍFICO.

cía que juzgo necesaria, telegramas en cifra que tengan al Go­

bierno diariamente informado de la situación; estas dificultades son: 1. ® la falta de seguridad que inspiran las oficinas telegrá­ ficas; 2. ® la ajitacion que produce la espedicion de cualquier

telegrama emanado de esta Legación,

aunque no esté cifrado,

como lo observará V. S. por el recorte adjunto que tomo de un

suplemento que publicó. E l Independiente apénas hice a S. E. el inocentísimo despacho qne llevo mencionado, i que me obli­ gó a hacer en B l F e rro c a rril la rectificación que acompaño; _

3. ® el enorme costo de los telegramas. El que hice a S. E. eos-

tó 25 pesos chilenos, i por uno cifrado constante de cuatro pa­ labras me pedian 60 pesos. V. S. comprenderá bien que cou condiciones tales, tenclrá que limitarme a los que mas rigoro­ samente exija el servicio público, salvo qne se digno V. S. de­ terminar fondos especiales al efecto, como supongo que lo.s ha

tenido i que los tiene aun el Encargado de Negocios i el Cón­ sul Jeneral. Soi de V. S. con toda consideración, mui atento i seguro ser­ vidor.

J. A. DE L a v a lle .

Al Mttor Minietro de Estada en el despacho de Relaciones Esteriores.

ANEXO AL OriCIO NÚ-M. 19.

Según E l F e rro c a rril, se habla de síntomas de reacción, a

iropó.sito de la contienda en

que estamos empeñados con Bo-

ivia, i aun se indican hechos que tienden a justificar semejantes presunciones. Uno de ellos es la no citación del Congreso a .se­

siones estraordinarias.

A pesar de que en todas estas alarmas de la opinión hai nn

fondo de verdad i exactitud, seria una locura suponer c ue los mismos hombres que han a.sumido la respon.sabiHdad de la nueva situación creada por la ocupación armada del Litoral, creyeran en la posibilidad de reaccionar contra una política

que encarna la aspiración mas vehemente i mas irresi.stible del país.

Protesta, en un segundo artículo, de las escenas altamente deplorables ocurridas en Valparaíso con motivo de un meeting

Dsra protestar del pensamiento de mediación que se atribuye a

a misión del Enviado .B.straord¡nario del Perú.

Es para L a P a tria im lieclio indudable la existencia de un

Tratado secreto de xMianza entre el Perú i Bolivia. Partiendo

de esta base, llega a la conclinsion de que

cha vijilancia i desconfianza, no solamente de los enemigos es- tranjeros conocidos o solapados, sino ante todo, respecto de los hombros en cuyas manos se encuentra el depósito de la segu­ ridad i de la honra de la Nación.

debemos tener ma­

Sostiene En Estan d arte C.atólico qne debe recibirse i e.scu- charsc cortesmente al señor Lavalle, Enviado Estraordinario

del Perú. Cierto que circulan rumores mas o ménos probables sobre el objeto de la misión diplomática del .señor Lavalle; pero al íiii

de cuentas son simples rumores,

no liai nada de oficial. No es

po.sible qne un Gobierno obre por simples rumores; es menes­ ter qne tenga datos.cíertos, esto es, que oiga al Plenipotencia­

rio i lo reciba con las atenciones debidas a su carácter.

Como lo aminciamoB ayer, ya se encuentra entre nosotros el señor Lavalle, Enviado Estraordinario del Perú.

El pueblo de Santiago, con su cultura acostumbrada, ha re­

cibido al señor diplomático sin hacerle ninguna manife.stacion hostil. Apénas si uno que otro curioso asistió a la estación dcl fenocarril para presenciar su llegada. No así en Valparaíso: e,se noble pueblo sufrió una lamentable hora dé vértigo que nos honra mui poco en concepto del mundo civilizado. Los países, como el nuestro, que tienen conciencia de su de­ recho i de su dignidad, no deben en ningún caso recurrir a pro­ cedimientos inusitados que nos colocan en una situación ver­ daderamente dolorosa. Chile debe recibirlos ministros diplomáticos con respeto, con

cultura, con atención. Debe escucharlos del mismo modo i des­ pedirlos cortesmente, si lo que nos proponen o lo que exijen

es depresivo i humillante para la honra nacional.

Lo cortés no quita lo valiente jAdónde iríamos a parar si,

echando en olvido todas nuestras

tura comenzásemos por convertir el patriotismo en asonadas,

en motines, en reuniones amenazantes para hombres que no

tienen mas delito que traer a nuestro suelo la representación

de un país civilizado? Fijen.se bien en todo esto los ciudadanos de Valparaíso; me­ diten con calma i verán que la razón está de nuestra parte. Afortunadamente, Santiago ha comprendido su deber, reci­ biendo al Enviado peruano con su cortesía acostumbrada. Nos felicitamos por ello mui sinceramente.

gloriosas tradiciones de cul­

ANEXO AL o ficio NÚM.

21.

(De E l I sdepíkdibsie.;

Se corre con mucha insistencia de que ha tenido lugar la pri­ mera entrevista entre el Enviado Estraordinario del Perú i el señor Ministro de Relaciones Esteriores. Parece que el señor

Lavalle ha manifestado a nue.stro Gobierno ipie los propósitos

del Perú no son otros que alcanzar de parte de Bolivia que reti­

re el decreto en que se gravaba con 10 centavos el quintal métri­ co de salitre i las demás medidas qne de él se derivaron, i de parte de Chile que retire nuestro ejército i nuestra escuadra

dcl Litoral, quciiando las cosas eu el estado de Antes i vijente

el Tratado Walker-Baptista. Nue.stro Ministro de R.elaciones Esteriores, a estarnos a los miamos rumores, habría contestado que el Gobierno de Chile, de.=pues de agotados todos los medios de conciliación, estaba en el firme propósito de mantener la reivindicación definitiva

de nuestro Litoral. Parece, pues, que Ja mi.sion Lavalle ha fraca-sado.

canismo de ios señores del Rímac habría sufrido esta vez un golpe de muerte, líe agrega que el señor Ministro, Enviado Estraordinario del Perú, telegrafió inmediatamente a su Gobierno. ¿Pidiendo la giierna? No lo sabemos; pero tenemos la firme persuasión que la guerra vendrá

El ameri­

LEGACION DEL TERÚ EN CHILE.

Santiago, Marzo 10 de 1879.

Señor Editor de E l F e rro c a rril.

Mui .señor mió:

Aunque esta Legación .se habia propuesto no hacer rectifica­

ción ninguna a nada de cuanto por la prensa se dijese re.specto

oblígala a desistir por una sola vez de su

propósito la noticia a .sensación, que publica E l Indetesdien- TE en el suplemento que en este momento reparte, relativo a

a sus procedimientos,

las

proposiciones hechas por el señor Lavalle al Gobierno de

Clii

e.

Desde el dia que ese señor tuvo el

honor de pre.sentar ps

credenciales a S. E. el Presidente, no ha tenido comunic^ion ninguna, ni con S. E. ni con el señor Ministro, de Relaciones Esteriores; tanto por la ausencia del primero, cuanto por el mal

estado do salud del señor Lavalle i haber sido feriado uno de los poquísimos dias que han mediado entre su recepción i el de hoi. Rogando a usted se sirva prestar a esta lijera rectificación las columnas do su respetable diario, me és grato ofrecerme de usted mui atento servidor.

T.

M elec io

C asós ,

Secretario.

XIV.

Anuncia dos conferencias.

NÚM. 23.—LEGACION DEL PERÚ ES CHILE.

Santiago, Marzo 11 de 1879.

Señor Mini.stro:

. Desdé que tuve el honor de dirijir a V. S. mi anterior cor­

.

.

respondencia que fué en la noche del viérnes 7 de los corrien­

tes, no ha ocurrido en los asuntos qne me están éncpgados

nada que deba comunicar a V. 8. £1 Presidente partió para Valparaíso el mismo dia de mi recepción indicándome que solo

DOCUMENTOS INÉDITOS.

volvoria ayer 10. El señor Ministro de Relaciones Esteriores al

despedirse de mí dicho dia, me indicó que desde el lúnes (10) estaría, á mi disposición, lo que queria decir qne no lo pertur­ base el .sábado 8, ni el domingo 9. En consecuencia, ayer (10) le dirijí una nota verbal pidiéndole me señalase dia i hora, para tener una conferencia preliminar. Me ha señalado la de las 2 P. M. de hoi.

a e.so de las 5 P. M., recibí de S. E. el Presidente la

carta particular que adjunto a V. S. en copia, a la que le con­ testé que hoi a ks 12 M. estarla a su dispo.sicion, salvo que otra cosa me indicase oportunamente. Paso, pues, a tener con S. E. la conferencia <iue me pide, para pasar hiego a tener con el señor Mini.stro de Relaciones E.steriores la que hemos acordado. Haré todo lo posible por dar a V. S., por escrito, cuenta de uua i de otra; auii(|ue mucho temo no poderlo hacer por este correo puesto que mi cita con el se­ ñor Ministro es a las 2 P. M. i la estafeta se cierra a las 5 P. M. en punto. Si el resultado de mis conferencias fuese decisivo, me apresuraré a ponerlo por telégrafo en conocimiento de V. S. ^Reitéromo de V. S., señor Ministro, mui atento seguro ser­ vidor.

Ayer,

J. A. DE L a va u e .

•Al señor Ministro Je Estado en el despacUo de lielaciones Esteriores.

XY.

Fnrtula <tel Cónsul niarqiiez al Callao.

KÜM. 21.—LEG.ACTON DEL l’ERÚ EN CHILE.

Santiago, Marzo l:í de 1879,

Señor Mini.stro:

Ayer recibí del Cónsul Jeneral de la República en Valpa­ raíso, el telegrama qne acompaño a V. S. en copia bajo el nú­ mero 1. Aunque estrañé algún tanto que, en las circunstancias actuales, prcteiidie.se el señor Márquez hacer uso de la facul­ tad do ausentarse de su puesto por ménos de un mes, que le concede el Reglamento, como me pidiese con iastancia inme­

diata contestación, i soapeciia.se que, para hacerlo, tuviese algu­ na razón que no pudiese confiar al telégrafo, le contesté el que

c también en copia'remito a V. S. bajo el número 2, En la mañana de hoi recibí la nota i la carta a que el señor Márquez se referia en .su telegrama de ayer, i que acompaño igualmente a V. S. en copia bajo los números 3 i 4, i otra car­

G„.-

n -.v

'

'v

ta ma.s, que del mismo modo le remito bajo el número 5, por la

que vi con placer, que V. S. "queriendo su ausencia del Consu­ lado, le,autoriza a nombrar ájente que le reemplace;” lo qne me persuade que no llevará V. S. a mal, quehubic.se yo coiide.s- ectidido en autorizar al señor Márquez para que realizase lo

que con tanta urjeiicia deseaba, i que V. S., según él, habla ya preansto.

Mucho siento, sin embargo, k resolución tomada por el se­

c. ñor Márquez, i a la que accedí únicamente, porque no cono­ ciendo los motivos que se la inspiraban, supuse qne fuesen mui

gravea, i

manecer en su puesto, fuese causa de una nueva emerjeneia,

temí que una negativa de mi parte, obligándolo a per­

cuya responsabilidad no quería natnralmeutn asumir; i digo

w que mucho siento la resolución tomada por el señor Márquez,

I

no porque crea que hace gran falta en Valparaíso, eu donde su ire.sencia, dadas las condiciones en qne se hallaba, era mas )icri inconveniente que ventajosa, sino porque su repentina i

( casi subrepticia partida, ha alarmado muchísimo la opinión, que ha visto- eu ella un principio de la ruptura de las relacio­ nes entre el Perú i Chile; i todo lo que sea alarmar la opinión pú­ blica, ya jvir desgracia demasiado escitada, es sumamente grave i perjudicial en los momentos que atravesamos. Alarmado yo también por las causa.s que el señor Márquez alegaba para ausentarse, i por ks noticias que daban los diario.?,

""'I i

,

’-wi- I

u

!

:^í

'.,-1 A

's^‘'

.

\

0

01

o

o

o

cuyos recortes acompaño a V. S., i sin noticias oficiales de Li­ ma, lio solo por telegrama, pero ni aun por correo, me dirijí inmediatamente al despacho de Relaciones Eateriores con el objeto de averiguar del señor Fierro—con el que estoi eu las mejores relaciones oficiales i privadas, por ser un antiguo ami­

go mío—lo que él supiese sobre el particular. El señor Fierro

me aseguró qne nada sabia el Gobierno relativo a ataques a*

k Legación chilena en Lima: que en comunicaciones escritas

antenormente le había dicho el señor Godoi que se hablaba

de uaa manifestación en contra suya; pero que no la creia; que

Tomo iv .— 2

Q

después no le habla vuelto a decir nada sobre el particular; i por último, que acababa de recibir un cahlegrama de dicho se­ ñor Godoi, de ayer, en el qne tampoco nada le decia a ese res­ pecto; además me agregó el señor Fierro, que si alguna mani- feskcion se h-acia en Lima, .semejante a la que tuvo lugar en Valparaiso el 4 del corriente, él i su Gobierno no le darian mas importancia que la que yo le di a éstíA Para desvanecer cualquiera mala impresión que la súbita partida del .señor Márquez pudiese hacer, he pa.sado al despa­ cho de Relaciones Esteriores la nota que corresponde, para el reconocimiento del ájente in.stituido por él. xúl poner lo que precede en conocimiento de V. S., me es gra­ to repetirme de V. S., .señor Ministro, mni atento obediente servidor (1).

J. A, DE Lavadle.

.41 señor Ministro de Estado en el daspacho de Rel.aciones Estcriore».

XYL

SIedid.as jttdlci.ale.s tomadas por el ataqne al Consulado de Valparaiso,

NÚM. 28.—LEGACION DEL PERÚ EN CHILE.

Santiago, Marzo 17 dé 1879.

Señor Ministro:

Por carta particular que S. E. el Presidente se sirvió dirijir­ me con fecha 5 de Marzo, observo la profunda i justa im­ presión que ha hecho en su ánimo la noticia mui exajerada, sin duda, que le llevó el telégrafo de los acontecimientos que tuvieron lugar en Val laraiso en la noche del 4 de Marzo. Aunque ya he teñir o ocasioii de dar cuenta a V. S. de ese incidente, reduciéndolo a sus verdaderas diraensione,s; de la conversación que, a ese respecto, tuve cnn S. E. el señor Pinto; de ks medidas tomadas por la autoridad admini.strativa de Valparaiso, de las que el señor Márquez misino se declaró sa­ tisfecho; do la Opinión de la prensa .sobre e.se asunto; i de la subsiguiente separación temporal del señor Márquez de su pue.sto—separación iiiui sensible bajo varios aspectos—acom­ paño ahora a V. S. varios recortes de diarios coordinados, rela­ tivos a este .asunto, entre los que verá V. S. las disposiciones judiciales que ha tomado el Gobierno de Chile con tal mo­ tivo (2). Ruego a V. S. se sirva elevarlo todo al conocimiento de

S. E. el Presidente, asegurándole que estoi perfectamente sa­

tisfecho de la conducta observada por el Gobierno de Chile en esto tri.ste asunto, i que él no será, .sin duda, parte para alterar las buenas relaciones que hasta hoi felizmente existen entre el

Perú i Chile. Renuevo a V.

la c.spre.sioii del aprecio con que soi de

V. S., Señor Ministro, mui atento obediente servidor.

S.

,1. A. DE Lavadle,

.41 Señor Miaisí-ro de Estado en el de.spao.lio de Relaciones Esteriores.

COPIA COXTESTACION A LA NOTA ANTERIOR.

Lima, Abril ], ® de 1879.—Quedo impuesto del oficio de

V. S. de 17 de Marzo último, número 28, relativo al escándalo

que tuvo electo en Valparaiso en la noche del 4 del mismo mes. Es indis lensable conocer el curso que sigue el juicio crimi­ nal ya ¡niciat o por las autoridades de Chile i poseer los com­ probantes ipie sirvan en un momento dado para manifestar el interés can que proceden, así el Gobierno del Perú como el eliileuo, V. S. no ignora las constantes reclamaciones qne eu casos ménos graves hacen en este despacho los ajentes diplo­ máticos estraiijeros; i que aquí se trata siempre de tenerlos al corriente de la marcha que siguen los asuntos que motivaron sus solicitudes, i que se les remiten cuantos datos e informes piden a este Ministerio. Además del derecho que asiste al Go­

bierno para conocer el curso del juicio relativo a los sucesos da Valparaiso, nuestras ju.stas exijencias tienen en su apoyo la reciprocidad sobre este delicado asunto como respecto del aten­ tado cometido posteriormente eu Antofagasta contra nuestro

(1) L m copiíis a que hace referencia se han publicade en el lomo III, pi- jiñas 8 i n , párrafos XVI i XX. (2) Los decretos espresadoe figuran eu el lomo I, pijiua 166,

10

GUERRA BEL PACÍFICO.

Cónsul Seguin, llamo la atención do V. S. a fin de que apoye las jestiones de nuestro Bnoargado de Negocios señor Paz Soldán, tauto para obtener los aludidos informes, cuanto para ,

S.—M.

Irioóyen.-Es copia.-El oficial mayor, 7'omm Lm a.-A i sei.\or don Josó A. de Lavalle Enviado Estraordinario i Mi­ nistro Plenipotenciario en misión especial del Peni en Chile.

acelerar la tramitación del juicio.—Dio.s guarde a V.

XYÍL

Declaración de guerra de lloJivíj!,

NÚM.

.32. — LEGACION DEL PKHÚ EN CHILE.

Santiago, 3íar:o IS de J.S79.

Señor Ministro:

Después de cerrada la correspondencia, que en paquete se­ parado dirijo a V. S., recibí una nota verbal del señor Ministro

de Relaciones Esteriores de esta República, iiivitdndome a una con/ere,7icia- rela-tiva al objeto de mi mism-, para mañana a las

de.spue.s recibí c! impreso que ad junto a V, S. i que

contiene el decreto do declaración de guerra, etc., espe.dido por el Gobierno do Bolivia con fecha 1.® del que cursa (1). Supongo que el objeto de la conferencia a que el señor Fierro me invita, sea darrae comunicación de ese decreto i quizas dar por terminadas la.s negociaciones qne me están encninendadas, no siendo de estrañar que quizas pretenda obtener una decla­ ración relativa a la actitud qne a.sumirá cl Perú en la guerra

ya declarada. En la previsión de e.sa cmerieucia he tomado ia.s precanoiones qne, por la via reservada, indico a V. S. Aprovecho la ocasión qne este nuevo oficio mo presta, para

remitir a V. S. nn notable articulo de L a P a tria tie

paraiso sobre el poder marítimo dei Perú i de Chile, i para repetirme de V. S., señor Ministro, mui atento obediente ser­ vidor,

12 M. Poco

V,al-

l

A. DE L a v a lle .

AI 3CIÍM Ministro do Estado en el «csp.nclio de Pie'aoínucs Esteriores.

Legación de lifilie al Ecuador.

NÚM. 40,—LEGACION DEL PERÚ EN CHILE.

Santiago, Marzo PS de 1379.

Señor Ministro:

En nna de las varias conferencias que he tenido con cl señor Miniairo de Relaciones Esteriore.s de esta Repúblic.s, me dijo el señor Fierro—ya en conver.sacion familiar i como una prueba de sus de.seos pacíficos— que, aunque muchas personas le habian indicado la necesidad en que Gíiile se encontraba de procurarse alianzas continentales en la perspec­ tiva de una guerra con ol Perú i Bolivia, la conveniencia de enviar nn ajcato diploniilico al F.euador para asegurar la de esa República o procurar, a lo méno.s, la firuicz,a de su neutra­

lidad; i que él, el señor Fierro, habia recliazado esa idea i aun

la del envió de un ájente diplomático ordinario al Ecuador,

por no alarmar ni con este iJa.so natural i corriente, la .suscep­

tibilidad del Gobierno del Perú. En diarios do esta capital correspondientes al dia de ayer,

que dentro de poco

” será nombrado Eti'j.argado de Negocios de Otile cerca dcl

“ Gobierno del Ecuador eí .señor don Exequias Allende Cavo"

(persona que me es completamente desconocida). Mas, ayer en la tarde me dijo un alto personaje político, que probablemente

seria nombrado para el Ecuador, no el .señor Allende Caro como Encargado de Negocios, sino el señor don Joaquín Godoi, como Enviado Estraordinario i Ministro Plsuipotenciario.

,se dice que “en varios círctilos .se susurra,

.sobre este punto i

hacerle observar lo conveniente que seria qtie, en todo caso, estuviese e! Perú debidamente repve.sentado .en el Ecuador.

V. S. re.solverá lo que estime, a este respecto, mas conveniente

a lo.s intere.se5 nacionales.

Me permito llamar la atención de V.

S.

(1) El decrsto indicAilo so liaila inserto ea el tr.uio I, píjinA 101, tvímifc II.

_ Repítome de V. S., señor Ministro, mui atento segnro .ser­ vidor.

^

J. A. DE Lavadle.

. ‘•“ '''acto <ic Reko.oaes tonoro».

.

.

A

j a

,

Supuestos atatiues a los iuicmbvos de la Lcgaciou peruana.

NÚM. 46.—LEGACION DEL PERÚ EN CHILE,

Santiago, Mai'zo SJ. de 7S79.

Señor Ministro:

Acompaño a V. S. en copia la conte,stacion que dió ol señor Ministro de Relaciones Estertores de esta República, al oficio que lo dirijí el 28 dcl corriente, i qne remito a V. S. en copia, anexa a mi oficio del 28, número 19, reservado, i que llegó .a mis manos horas después de despachada mi correspondencia. Reiterándome de V. ,S cou toda consideración, mui atento i seguro servidor.

J. A. DE: L atalle,

AI seftór Minislrt) dn listado sn cl clftipaclio de Ilclaciom» Esteriores.

COTIAS ADJUNTA? AL OTIOtO NÚM. 46.

República de Q\\\'LV,.—31húskrio de Relaciones Eskriore-s. —Bantiago, Mar.zo 2.3 de I879.--.8eíior.—Acaba de serme en­ tregada la nota qne V. S. me ha Itecho el bottor de dirijirma

con c.sta fecha para hacerme saber que una pers.-jna, que mere­ ce a V. S- entera fe, ha puesto en su conocimiento que ciertos círculos preparan atentados contra esa Legación i la ordinaria

miembros de

ella,-J lasía. e.stc momento tto había llegado a mi (loíácrno an­

tecedente alguno que mauiiestiira. ¡a existencia dei puniide propó,sitü qne V. S. me indica; sin embargo, me he apresurado a impartir inmedititamentc todas la,? órdenes qne Ite estimaiio neces.arias a fin do que si llegaran a intentarse los actos íncaliíi-

caldes (pte V. 8, me detnincia, sean oportnua i .severamente re- pviniido,3.— Aprovecho esta oportunidad para manifestar'.a V. 8. los sentimiento.? de alta consideración con que soi de V. S., atento i seguro servidor,—(Firmado.}—A. F ie rro .— Al .señor don Jo.sé Antonio de Jjavalle, Enviado E.straordinario i Ministro Plenipotenciario del Perú en Chile.—Es copia.— J. 3ieiccio Casos, .secretario.

dol Perú, ;i meditan ataque.? personales contra los

XX.

l*i-0{)'!icsía d e UH ¡ío liv ia iio r e s id e n te e « Va?.psvra!so

l»ara

v e n d e r

u n a c tiñ o J ic ra .

NÚM. 48.—LEGACION DEL PERÚ EN OMIIE.

Señor Mini.stro:

Santiago, Abril 13 de 1379'.

Aunque no le doi importancia ninguna ¡i la propuesta con­ tenida cu ci'papel adjunto que me trajo ayer un caballero bo­ liviano residente en Valparaíso, cumplo con elevarla a manos

de V. S. en

repitiéndome de V. S., Señor Ministro, muí obsecuente ser­

vidor.

el mismo papel en que me ha sido r:resentads,

J.

A. BE

L a v a lle

.

Al ssfior Ministro do Ifetado ea e! dcspacbo de Kelaciones Bstcriores,

PROPUESTA.

Cañonera construida er¡ 1<876 en cl astillero Forch et clm- tier. Loiijitnd del baque: 90 pié.s.—Latitud; 17 id.—Fondo:

10 v\.—Oalandeaih, o .sea internación oa el agua: 7 id.— Fuerza de la madera de, los costados: 30 centímetros de grue­

so. Ventanas de combate:

el forrado i el empernado es de metal ile cobre. Oamima odio millas cou carbón de aqu!, i nueve conjcarbon inglés.—Máqui­ na de alta i baja presión, construcción moderna. Gasta carbón 4 toneladas cada 24 horas,—Tiene todas las piezas necesarias

8 por cada lado. Toda la clavadura,

DOCUMENTOS INÉDITOS,

n

I

de repuesto a burdo, como también una élice de bronce de re­ puesto. Dos cañones de 6 centímetros de boca, de bronce.

Puede llevar

tiene a pop,a. Puede llevar i lia llevado 400 hombres de conduc­

ción armados. La iripulaciou es de 60 hombres. Tiene una

barra de timón de repuesto que tiene la ventaja de gober­

narla de abajo, poniendo resguardados a lo.s tripulante.?. El

a proa un cañoii de calibre 2S 1 lo.s dos que

dueño se encarga de ponerla eu el Callao. El pago del precio se baria aquí uua vez comuuicada la llegada del buque al

Callao. El precio es 35,000 pesos en moneda chilena.

Piíke 5Í,000 [>e.sos p ara que p u eda partir de

SÚJl.

el Mini.sti'0

Paz Boldaa,

-LEGACION DEL PEHl' EN CHILE.

Chile

A bordo del vapor "Liguria^ Valparaiso, Abril de J.S79.

Señor Ministro:

A pe.sar de que tan'luego corno recibí del MÍ!ii.stvo de Rela­ ciones Esteriores de Chile, así mis propio.? pasaportes como los que corresponden a la Legación permanente de la República cu ésta, dirijí al señor Paz Soldán la nota que bajo el número 7 incluí en copia en mi oficio de la fecha, número 26, reservado, le ha sido imposible seguirme, como hubiese sido mui de desear da­ das las circunstancias que atravesamos, tanto por la.s condi­ ciones de su numerosa familia, cuanto—i mui principalraente— por falta absoluta de recursos pecuniarios. En consecuencia, I e.stimando punto de honor nacional, así que el Encargado de ■Negocios del Perú no permanezca en Chile sino el tiempo c,s- trictamente necesario, como que no se le susciten diliciiitades desdorosas quizas al tiempo de su partida, me he permitido dirijir en la fecha un telegrama a 3. E. el Presidente, en el qne, a la vez qne le anuncio mi partida, le pido con urjencia remita al señor Paz Soldán la suma de dos mil pesos ($ 9,0001 chilenos, que e.s la que absolutamente necesita para poder re­ tirarse, según me lo ha manifestado anteriormente.

Esperando que S.

E.

.se sirva ^tender a mi

pedido con la

brevedad que el caso cxijs, me es grato repetirme de V. S., señor Ministro, mui atento obediente servidor.

J. A. DE LtVALIE,

A! señor Ministro de Estado en ei Jaspadio <!e Relaciones Esteriores,

-

s

1

( .-.^1

, J

-

i

Y

5

M

r

i

DECRET'O.

MINISTEIÍIO DE BELAC10NE.S ESTERIORES.

-

Lima, Abril 7 de ¡879.

Habiendo manifestado don Pedro Paz Soldán i Tlinínue, Encargado de Negocios que fue de la República en Chile, por

telegrama dirijido al Ministerio de Relaciones Estcriore.s, care­ cer de loados para regresar a esta capital, dígase al Mini.sterio (le Hacienda que, con cargo a la partida .16 del pliego 2. ® dcl

Presupuesto Jeneral de la República, ordene a la Caja Fiscal

compre una letra por la suma ele dos mil soles plata (2,000), que será remitida al e.spre.sado Faz (Soldán i Unánue a la posi­ ble brevedad, descontándose dicha cantidad do los habere,s que haya devengado. "Comuníqiiese i rejístrese.

m

i

I r ic ú t en .

ñíota del Ministro UodoL

NÚM, 50.— LEG.ACION DEL PERÚ EN CHILE,

Abordo del vapor "Liguria’’ Valparaiso, Abril 4 de 1879.

Señor Ministro:

Acabo de recibir, según lo digo a V. S. en mi oficio de hoi, número 49, el e,stimable do V. S. de 22 de Marzo, relativo al

U

C (le Chile, del cual me encarga V. S, dé lectura al señor Minis­ tro de Roiacionos Esteriores de Chile, i le deje copia, si así

(jue dirijió a Y. S, el señor ü(od()i, Ministro .Plenipotenciario

Q lo desea,

G

O

Q

Por mi nota de hoi, número 2-4, reservada, i por los telegra­ mas que oportunamente tengo dirijidos a 3. E. el Presidente, habrá V. S. venido en conoeiuiiento de que .sus órdenes no han podido ser cumplidas; mas, por la que tuve la honra de dirijir a V. (S. C(.m fecha l. ® de lo.s corrieiNes, bajo el número 22, re­ servada, habrá V. S. visto que, cu la conferencia que tuve aquel dia con el .señor Fierro, le di Icetiira de la nota del señor Godoi a V. S., haciéndole notar todas las partes fie ella que debían refutarse i todas las falsedades en qne en olla incnrre o! señor Godoi, Las órdene.s de V. 8. habian sido, pues, cumplidas aun ántes de haber sido recibidas. Como a este mismo asunto se refiere el oficio (¡ue se sirvió

Y. S.

dirijirme con fecha 26 de Marzo i con el carácter de

reservado, me limitaré a acusar de él recibo a Y. S.; pue.? las órdenes que en él se sirve impanirme no pueden ya ser ejecu­ tadas, por el jiro que han tomado los acontecimientos. Repítome de V, S., señor Ministro, mui atento i seguro ser­

vidor,

J.

A, DE L a v a lle .

(1)

A! señor Ministro Je EsUJo en oi Jeapaclio do EeiacionCB Esteriores.

X.XIÍL

Reiiaíriacion de peruanoa.

NÚM. 51.—LEGACION DEL PERÚ EN CHILE.

A bordo del vapor "AyacuckoT Valparaiso, A b ril5 de 1879.

Señor Ministro; Tanto en los últimos dias de mi permanencia en Santiago,

como en los que he pasado al ancla en e.sce puerto, ha sido con­ siderable el número de peruanos que han venido a solicitar de

mí .su repatriación.

-agotados todos loa fondo.? del Consulado, me he visto eu la do- lorosa necesidad de no poder acceder a su just.a solicitud. Fe­ lizmente he encoiilrado de contador eu este buque al ciudada­ no peruano don Jenaro Silva Rodrigtiez, liijo de un antiguo i bencnmírito oficial de la marina nacional, e! cual con un celo i una desieinii digna de todo elojio, ha venido en mi ayuda, i sin graváraen ningune para el Fisco, ha projforcionado pasaje a mas de 12 honrados trabajadores peruanos, que sin su eficaz pro­ tección, hubieran quedado en Chile abandonados a sii mala .sucíie. Creo que e.s deber del Gobierno hacer uua manife,staoloii de ajirecio al señor Silva Rodríguez, i tomar alguna medida para 1.1 repatriación de algunos peruanos que aun quedan en Valpa- raisu i Santiago, i a lo.? que no ha podido esteuderse el patrió­ tico aii.silio del contador del Ai/acitclio. Esperando ambas cosa,? de la bimd.ad del Gobierno, me re­ pito de V. S., señor Ministro, mui atento obediente servidor.

.Sin recursos e.speciales para efectuarla, i

J,

A. DE L a v a lle .

,U señor Ministro Jo Estado (¡n ol díisfaolio de Ilelacior.ea Esteriores.

D.ECRETO.

Lima, Abril 17 de 1879.

Visto el oficio que precede del Plenipotenciario del Perú en misión especial en Chile, i teniendo en consideración que, es- ))cdido el decreto de cspulsioii de los ciudadanos chilenos resi­ dente? en el Perú, es deber del Gobierno facilitar a los naoio- luties que residen eu Chile los medios de regresar a su patria, i que algunos de dichos nacionales han solicitado la repatria­ ción, por carecer de los recursos necesarios para hacer el viajo, se resuelve; que por el Ministerio de Hacienda se contrate con la Compañía Ing esa de Vapores en ei Pacífico los pasajes que fueren preciso.?, a fin de repatriar a los peruanos que residen en Chile i (jue no pueden regresar al país por falta de recunsos para pagmr sus pasajes, aplicándose este gasto a la partida de e.?t.raordinario.s del ramo de Relacione.? Esteriores. Comuniqúese, rejístrese i publíquesc.

luiGtÓTEN.

(1) Las notas dcl Ministro Irigdyen que indica, se rejistran en el tomo III, pájiua-í 6 i 7.

12

GUERRA DEL PACIFICO.

NÚM. 52.— LEa.4CtON DEL PERÚ EN CHILE.

A bordo dd vapor "Ayaciu'ho,” Abril 0 de 1S79.

Señor Ministro:

Por los documentos que acompaño n V. S. en copias anexas bajo los números I, 2 i .3, se infonnaiú V. S. de lo ocnrrido

re.specto a la repatriación del doctor den Tito Melgar, Cónsul del Perú en la Serena. Espero que en atención a la.s circuns­

tancias se sirva V. S. aprobar ini.s

de V. S., señor Ministro, mui atento obediente servidor.

procedimiento.s, i re])ítonie

.J.

A. DE L a va lle .

•Al señor Ministro do listado eti el dcsiiiclio do Relacione» lislcrioros.

Lima, Abril 18 de 187!).—Apruébase la conducta de la Lc- g.acion especial dcl Perú en Cliiie; i, cu con-seciteiicia, p.ígneiise por el .Ministerio de Hacienda, a la Compañía de Navegación por vapor en el Pacífico, los dos pasajes de ])rimer:i ela.se pro- iorcionado.s al Cón.siil del Perú en la Serena, con aplicación a os estraordinarios del ramo eu el Presupuesto Jeneral de la Re­ pública.

I h ig úyen .

COPI.tS ANEX.AS AL OFIOIO NÚK. 52.

Núm. \.—Ex-GomidadoddPerv,en M&roia.—Coquimbo, Abril G de 1879.—Al Señor Ministro Plenipotenciario, don

José A. de Lavalle.- Señor Ministro. -En la mañana del 4 del presente tuve el honor de recibir su telegrama, fechado eu Santi.igo el dia anterior, en los términos convenidos a petición mia. En vista de él procedí a retirar de la casa consular, el ; emblema de la República, que cou toda felicidad mantenía in­ tacta, i di por terminadas mis funciones, autorizando al .señor

rapidez de los aconlcci- ;

Cónsul de S. M. B. el archivo.—La

mientos no me ha permitido realizar el menaje de mi ca.sa, ni hacer efectivas mis cuentas profesionales, encontrándome sin

los recurso,? para mi trasporte, con mi familia, al Callao; de­

seándolo hacer hoi mismo, por el vapor que conduce a V. S,,

se ha de servir proporcionarme los pasaje.?.—V. S. compren­

derá que estando operando ya sobre el Litoral peruano la escuadra enemiga i aun bloqueado desde ayer el puerto de

íqnique, seria una imprudencia mi permanencia de un dia mas

en

este lugar.—Con este motivo i esperando se sirva atender a

mi

pedido, tengo el honor de ser de V. S,, con todo respeto, su

atento 1segnro servidor—(Firmado.)—Tito Melgar,

Núm. 2.—Legación dd Perú en Chile—k bordo del vapor Áyacwko, Abril 6 de 1879.—Señor don Tito Melgar, Cón­

sul del Perú eu la Serena.—Señor Cónsul.—Aunque no ten­

go ni los fondos, ni siquiera la autorización ncce.saria para

proporcionar medios de repatriación a los funcionarios ni a los ciudadanos de la República en Chile, en mérito de las circuns­ tancias en que usted se encuentra i que puedo correctamente apreci.ar, i mediante la benevolencia del contador de este vapor don Jenaro Silva Rodrignez, lie conseguido se le proporcionen

los dos pasaje.? que me pide, en !o.s términos de la órden que

incluyo a usted; previniéndole que por uno de ellos, será usted responsable ante el Gobierno; pues, .solo a usted me puedo con­ siderar hasta cierto punto autorizado par,a proporcionarle los medios necesarios para volver a! Perú.—Dejando .así contesta­

do su estim.able oficio do la fecha, repítome de usted, señor

Cónsul, mui atento servidor.—(Firmado.)—J. A de L a v a lle .

j

Coquimbo, Abril 6

de 1879.—Señor Ajente de la Compañía de Navegación por

Vapor en cl Pacífico.—Sírvase usted proporcionar a! señor t

Tito Melgar, Cón.sul del Perú en la Serera, dos pas.aje,? de pri

mera clase para el Callao a bordo de este vapor, pagaderos por

el Gobierno de la República del Perú, ante el cual servirá esta órden de suficiente comprobante,—Soi de u.sted atento i .sogu-

ro

traordinario i Ministro Plenipotenciario del Perú.- Son copias.

—/.Melecio CasCs, secretario.

Núm. 3.—A bordo del vapor Ayacuclw,

ion !

servidor.—(Firmado,)—J. A. de L a v a lle .— Envi,ado Es

XXIY.

Entrcg.u c iuvciitario dcl ¡ucliivo de la legación .

NÚM. 55.— LEGACION DEL PERÚ

EN CHILE.

Señor Mitii,3tro:

Lima, Abril 21 de 1879.

El secretario de esta Legación, don Javier Melecio Casós, entregará a V. S, cou este oficio el arcliivo de la ini.sion espe­ cial que be tenido el honor de desempeñar cerca del Gobierno de Cióle, según el inventario que adjunto so servirá V. S. en­ contrar, dcl qne ruego a V. S. se sirva acusarme cl recibo cor­ res rondiente. ' ’eviuin.ado con este acto el servicio do esta Legación, per­

(pm lo presente la o.spresinn de mi gratitud por

la coulianza i la benevolencia con qne me lia favorecido durante el tiempo qne la lie desemiicñado, i por la lisonjera aprobación (]uc lia otorgado a mi conducta en su mni estimable olicio de 17 de Ins corriente.?, número 34; i rog.ándolc que eleve la igual e.qucsion del mismo sentimiento .a S. E. cl Presidente, acep­ tando una vez mas el de alta consideración i di.stingnido afecto con que me es grato repetirme de V, S., señor Mini.?tro, mui atento obsecuente servidor.

mítame V. S,

J. A, DE L a v a lle ,

Al síriM Miiii.steo 4c Estado en el desiiicho de Relaciones Esteiiorce,

Lim.i., Abril 21 de 1879.-Pa.se al oficial archivero para que reciba los documentos de que se hace referencia; i fecho, dése la constancia respectiva i acúsese recibo de este oficio.

L

a rr a blr e

i

U n án ue.

En la feclia he recibido lo.? documentos que se relaciotian en el inventario adjunto i dado la respectiva constancia al se­ ñor Casó.?, secretario de la Legación que se encomendó al se­ ñor Lavalle. Lima, Abril 22 de 1879.

in ven tario

M, Delgado, Encaigado del archivo.

d el archivo de la LEGACION ESPECIAL DEL PERÚ EN CHILE.

Un libro titulado '‘Correspondencia con el Gobierno del Perú,” de ISO pájinas útiles, escrito basta la pájina 107. Un libro titulado "Correspondencia con el Gobierno de Cióle,” del mismo número de pájinas, escrito hasta la pájina 11. Un libro titulado “Correspondencia Jener,al,” igual a loa anteriores, e.?crito hasta la pájina 15. Cinco legajos sellados, rotulados como sigue:

Núm. 1. Oficios ostensibles del Ministerio de Relaciones Esteriores del Perú. Núm. 2. Oficios reservados del Ministerio de Relaciones Esteriores del Peni. Núm. 3. Oficios del Ministerio de Relaciones Esteriore.? de Chile i carta.? del Presidente de e.?a República. Núm. 4. Correspondencia jeneral i telegramas.

Núm. 5. Documentos diversos.

Un libro conteniendo diversos recortes de impresos relativos a los negocios encargados a esta Legación, Un folleto titulado “Anuario de leyes i supremas disposi­ ciones de la República de Bolivia en 1873.” Un folleto titulado “Tratado de límites entre Bolivia i Chile,

1874-1875.”

Un folleto titulado “Guia Pastal do la República de Chile." Dos ejemplares de un folleto titulado “Espo.sicion de los mo­ tivos que justifican la reivindicación por parte de Chile del territorio comprendido entre los paralelos 23 i 24 de lati­ tud Sur,” LRia caja conteniendo un sello húmedo con las armas de la República i la inscripción: "Legación del Perú en Chile.” Un sello seco semejante al anterior. Lima, Abril 21 de 1879.

Ja v ie r M. Casós,

SecreUrio.

13

LEGACION DEL PERU EN CHILE.

Ataque al Consulado de Valpurai.so! notas caiiibiadas,

NÚ.M. 47.—ufi.raroK del eeuú en chile .

Viña dd Miir, Marzo 7de iS7¡),

Señor Ministro; Antes de ayer, a las 2 1’, M., recibí del Cónsul en Valparaiso

el siguiente telegraiua:

“Consulado asaltado anoche por pueblo i roto escudo. ]ja autoridad dominó el tumulto. Pido órdenes.” Ya el .señor Lavalle, con i|uieii el señor Cónsul habia estado eu coiniuiicacion telegróíica lioi cu la luañ.ma, i los diario.? de

Valparaiso, me teiiiaii al corriente de este snce.so, fácil de pre­ verse por las autoridades, de.sde que se anunció eu la iinja suelta, que acompañé a mi anterior cnrres])oiiclenciíi, un m'vthiij para la noche del 4, con el objeto de ultrajar al señor J,avalle, ya que la policía pudo impedir la m.aniíestaciou de por la iiiañaiia. Inmediatamente pasé al Ministerio la nota de reclaraacton que acompaño en copia, i que espero merezca la aprobación de Y, S., i a la que acabo de recibir uua csteiisa i satisfactoria contestación, que no adjunto en la misma forma, por carecer do tiempo para copiarla. De ella acabo de dar cuenta a V. S. en el siguiente cable- graiiia:

“Gobierno contesta sati.sfactoriameute mi nota, reclamando por insultos al Consulado."

Al dia siguiente del .suceso, o sea ayer, e.stuvo a verme

señor Cónsul, i de palabia me encareció la gravedad que le

el

atribula. Aun

ñor Lavalle, idea de qne despees do.sistió, sin que yo fuera parte en ninguna de las dos determinaciones. Así, puc.y he visto con alguna soi-presa por lo.s últimos dia­

rios de Valparaiso, que el .señor Cónsul da las gracias directa

e indirectamente a las autoridades, por los servicios que pres­

tara al Consulado en la noche del 4. En ,su nota al Intendente, el señor Cónsul se avanza a e.spre- sarle su viva gratitud, i se complace en reconocer que las auto­ ridades no pudieron prever el atentado. Acertado o inconveniente el procedimiento de ime.strú fun­ cionario consular, ha podido frii.strar la reclamación a que él mismo me obligó por .sus telegramas, i que después .sancionó con la csposicion verbal; como quiera que este Gobierno piulo haberme remitido por toda conte.stacion i satisfacción, a la nota oficial del señor Márquez.

pensó irse a Santiago a conñireuciar cou el se­

Por fortuna, eu el Ministerio talvez no la coimcian al diri- jirrae la satisfactoria respne.sta a que me he referido. Dios guarde a Y. S.

,

,

!

'~;'i

P,

P az S oldán

i

U n á k e e .

Al señor Ministro de Relieionoa Esteriore? del P e rl—Lira.i.

'v_/ ) í I

v.y

ANEXO a la nota NÜM. 47.

! Legación del Perú en 67ri/e.—Núm. 9.—Viña del Mar, Mar­ zo 5 de 1879.—Señor Ministro de Relaciones Eateriores de Chile.—Santiago.—Señor Ministro.—Tengo el honor de dirijir­

con el objeto de trascribirle el siguiente telegrama

me a V. E,

Vw que acabo de recibir del Cónsul peruano en Valparaiso:—

O “Consulado asaltado anoche por pueblo i roto escudo. La au­ toridad dominó el tumulto. Pido órdene.s.”—Aunque el señor

O Cónsul conviene en que la autoridad dominó el tumulto, i me complazco en reconocer que esa lia sido la actitud de las auto­

V,-'

ridades durante los últimos di.is, en que los ajenie.? del Perú

'w han parecido ser el blanco de las iras gratiiilas de algunos in­ dividuos; revi.stiendo el atcnt.ado de anoche una gravedad

'w estraordin.aria en la vida de las naciones, suplico a V. E. que a la brevedad po.?ible se .sirva enviarme una razón oficial de lo

c ocurrido, i asimismo de las medida? dictadas por el Suiuemo

c Gobierno, para que no quede sin las debidas reparaciones un pueblo, que no solo se halla eu estado de paz con esta Repú­

blica, i ofrece en su seno inviolable asilo a los ajentes diplo­ máticos i consulares de ella, sino quo tiene instalada lioi mismo en esa capital una misión destinada a acreditar, de un modo

C especial, los amistosos sentimientos del Perú para con Chile.—

G

w

O

c

G

Dsperaiido que, junto con la noticia del ca.stigo del atentado,

V. E. se .servirá darme garantías i seguridades e.speciale.s, no snio para el Ciiusulado en Valiwraiso, sino p.ara tmlos los que ¡HUI íenemns el hounr de rcprasmitar a! l’uni e» e.sta Repú­ blica, me es grato reiter.ir -a V. E. la .seguridad de mi uiu.s alta

eousidetacioii.—(Firmado,)—?, Paz

Soldán U k .-ínuií.

COri.AS CONTESTACION A LA NOTA ANTEIUÜR.

Miiiiskrlo de lirhu-wiies Esteriores.— Santiago, Marzo 5 de 1879.—Señor.—Mi Gobierno ha tenido noticia, con profundo disgusto, de los sucesos que tuvieron lugar anoche ante la liabitaciou del seum- Cónsul .leueral del Perú en Va’iiar.aiso; los dejilora i lia dado las órdenes noce.s.iri.as para que uo vuel­ van a re]ielir.se actos de aquella naturaleza,—Adjunto a V. 3. una copia del telegrama que he recibido esta mañana de Intendente de Valparaiso, a fin de que V. 3. pueda apreciar con e.vactitud la importaucia de los heclio.? que relata.—Apro­ vecho osta oportunidad para reiterar a V. 3. mis seutiinieutos de cousidoraciou distinguida, i me suscribo de. V, S. atento i seguro servidor.— (Firmado.)—At.kj.andkO FtEiiiio,—Al se­ ñor don Pedro Paz 3oldair i Uuánue, Encargado de Negocios interino del Perú en Chile. Está conforme.—A7 Ofciíd Mayor.—V iíi conforme.- Soldán.

Telegrama recibido de Valparaiso d5 de Marzo de 1S79, a las l'd .40 P. AA—Señor Ministro del Interior.—Anoche tuvo

lugar eu la ¡¡laza de la Inteiidencica el meeting anunciado. Los oradores discurrieron, estando en lo que v( en parte i a lo que

se me ha dicho, sobre la nece.sidad de no aceptar la mediación

que suponen viene a ofrecer el señor Ministro del Perú,—'l'er- iinuados los disciir.sos, el pueblo se retiraba tranquilo al pare­ cer, i tomó, ]iara hacerlo, las calles de la Aduana, Coclirane, Planchada, etc., etc, Era imposible prever que un grupo se

detendría frente a la casa del .señor Cóu.?iil Jeneral del Perú, para dar gritos de odio i lanzar piedras sobre la puerta. Mui cerca de la casa estaba el ayudante Espíiidola, de la guardia de seguridad, i corrió a protejer la ca.sa del señor Cónsul Jeneral del Perú; pero como el grupo de jente aumentaba i no obede­ cía a sus intimaciones, dejó a algunos soldados de policía i a algunas per.son.as decentes custodiando la puerta, i .se dirijió a darme avi.so.—En el acto me trasladé a la casa del señor Cón­ sul Jener.al con niuclios caballeros que estaban conmigo i en­ contramos todavía un grupo considerable de jente, pero ya tranquila. Se le pidió que despejara el sitio, i como no se con­ siguiera con prontitud, pedí un piquete de 16 soldados de

a caballo, i con esto se retiró aquella jente.— Cuando esto

tuvo lugar, el señor Máizqiiez, Cónsul del Perú, no estaba eu su casa. Estaba sOla en ella la señora espo.?a de sn liermano. Para tranquilizar a la señora me quedé eu la ca.sa con I 0.5 caballeros que me acompañaban, i no me retiré hasta que llegó el señor Márquez i quedó comjiletamente tranquilo el barrio.- Con profundo setitimieuto doi parte a V. S. de lo ocurrido. Ojalá que tan deplorable estravio, que pudo tomar mayores propor­ ciones i llegar a producir hechos vergonzosos para el país, fuera una advertencia para los promotore.? de e.“tas reuiiioues i les hiciera reflexionar en que, si es fácil lanzar al pueblo, es mé­

nos fácil dirijirio i contenerlo.—Estando a los informes de la policía, un señor Cáceres apareóla como jefe de un grupo. Se dió órden de iiision en contra de él, i se le puso a la disposi­ ción del señor Juez del Crimen.—Dios guarde a V S.—E. Al-

tam irano.

E.stá conforme.—ÍPiniiado.) — Domingo Godoi.—VsÜ con­

forme.—

Soldán.

Ministerio de Belaciones ¿'sívr/ürfs.—Santingo. Marzo 6 de

1879.—Señor.—He tenido

de fecha de ayer, destinada a poner en mi conocimiento el te­ legrama que dirijió a V. Si el señor Cónsul Jeneral del Perú en Valparaiso con motivo de los sucesos que se verificaron en aquel puerto eu la noche del 4 del corriente delante de la casa del Consulado; a ledirme que envíe a V. S mía razón oficial de lo ocurrido i de las providencias que se hayan tomado para que no queden sin reparación aquellos hechos, i finalmente a ob­ tener de este Ministerio, junto con la noticia del castigo del atentado, garantías i seguridades especiales no solo para el Con­ sulado en Valparaiso sino para todos los que tienen el honor de

el honor de recibir la nota de V, 3.

14

GUERRA DEL PACÍFICO.

representar .al Perii en esta República.—Con feclia de ayer di­ rijí a V. S. una nota en que le tasmitia la relación ofici<al que el Intendente de Valparaíso rae habia hecho de los sucesos lamentables ocurrirl.os en la noche anterior, i cou ell.a dejo contestada una parte de la nota de V. S. que he resumido en el párrafo anterior.--Completando esa contestación i mi nota de ayer, debo decir a V. S, que mi honorable colega el señor Ministro de Justicia se ba dirijido al Juez del Crímcii de Val­ paraíso para que forme el proceso correspondiente a íin de des­ cubrir i castigar a ios .autores de hechos tan censurables i es­ candalosos como loa que motivan esta correspondencia, que, desde luego ha sido pue.sto a la disposición de la justicia ordi­ naria a un individuo a quien se vio dirijiendo a la turba, i que, por órden suprema, este Ministerio deberá ser in.strnido de la marcha dcl proceso p.ara darla a conocer con la debida oportu- nidad.—For lo que race a las g.arantías i seguridades c.specia- le.s que reclama V. S. para el Consulado en Valparaíso i para todos ¡os que tienen el honor de representar a! Perú en esta República, debe V. S. contar con ellas como basta cl presente, pues en ningún ca.?o mi (lobierno dejar.t do guardar i hacer guardar las consideraciones que se deben a. los representantes de las naciones amigas.—Reitero a V. S. mis .sentimientos de con­ sideración distinguida, i mo suscribo de V. S. atento i seguro .servidor.—(Firmado).— Alejandro F ierko.-A l señor don Pedro P.07, Soldán i Unánue, Encargado de Negocios interino del Perú en Chile. Fi.stá conforme.—Yi Oficial A/crrao',—Está conforme.—D(f.r Soldán,

mi:

Hucnos oficios <lcl FcrÓ! confcrcucift eos* cl .faiiiistro Fierro.

m;jí. 57.—LEflACJOK del terú en chile.

Santiago, Marzo SO de 1879,

Señor Ministro; He tenido cl honor de recibir la nota ds V. S. de 8 del pre­ sente, número 38, que paso a contestar. No se dice en el D iario Oficial que el señor Ministro de Relaciones Esteriores me diera esplicacioucs sobre las cmnsas que habian impulsado al Gobierno de Chile a ocupar el Lito­ ral boliviano, sino “qne ya habi.a confetc-nciado conmigo en Valparaíso sobre estos asunto.?; lo cual, en mi concepto, no quiere decir que me diera ospíicaciones, ni ménos que yo las aceptara. Solo se trata de ja,?tificr.r mi ausencia.

Ei señor Fierro, en efecto, conferenció conmigo en su de.s­

pacho, el dia 12 de Febrero, en los momentos en qne iba a or­ denarse la ocupación de Antofagasta,

Yo me dirijí a verle en esa fecha, por ser e.ie el momento en que, según las imstrucciones de V. S., debia interponer los buenos oficios de! Perú, i recabar amistos,ámente la sinspeniion de cualquiera medida violenta, ((uc no dej.ara lugar a un aveni­ miento ulterior, cuando recibí una e,?qLiela de! e.?prcsado señor Ministro, llamándome a su de.?pacliO.

Puedo decir, pues, que fui citado cinco dias antes que el Cuerpo Diplomático; sea por deferencia al Estado qne repre­ sento, sea por liaber convenido con el E.xcmo. señor Pinto, des­

de el 2á do .Finero, eu que no se tomari.a ninguna medida es-

tre.raa sin avisárseme ántes, i .?in teiit.ir los buenos oficios do! Perú.

Mi confsrencí,a con cl .señor Fierro no la pude comunicar a

V. S., de oficio, ese mismo dia, porque ya era tarde, i porque

mi oficina la tenia en Viña del M.ur.

Lo hice por medio do una carta, i al .subsiguiente di.i, en que

tocaba vapor, por mi nota del 14, rjúmevo 30.

Todo lo que el señor Ministro me espuso, está contenido ín­ tegro en el párrafo de esa comunicación que dice: “ No vaciló el señor Fierro cu decirme, que cou cualquiera otro país que

no

Ni dijo mas tampoco S. E. a! Cuerpo Diplom.ático, en la con­ ferencia del 17, según se ve por ei siguiente párrafo de ia es­ quela que me pasó el bamn d’Avril, su decano, con fecha 22.

fuera Bolivia, etc.”

“ L’expo.?é ne contient

pu lire á toficial:’ El señor decano aliidia

rieu de plus qns ce que vons avez

al editorial

dcl

D iario

O ficia l de!

17 de Febrero, e.?pecie de manifiesto indirecto del Gobierno,

que fué reproducido por todos los diarios de aquí, i probable­ mente por los de Lima, dol 3 i 4 de Marzo. La Espomioti de motivos, que con mucb.a razón estr.aña V. S., filé asimismo e.?trañad,a aquí por la prensa, el Cuerpo Diplo­

mático, etc. Al fin apareció con fec la 18, aunque no dia, en una hoja suelt.a que se repartió en Los Tiempo,?.

eu letras de molde la firma de don Alejandra

Fierro. Fero solo eí dia 14 de Marzo, o mejor dicho, en esa fecha,

se me remitió una mta verbal, acompañándome

res oficiales, impresos también en un cuaderno, mas cnii la fir­ ma de puño i letra del señor Ministro de Rel.aciones E-steriores. No mandé a V. S. uno de ellos, porque sabia que mis cole- g,aa, inclusive e! señor Lavalle, los habian recibido dias ántes, junto con un estenso oficio (no nota verbal) en el que, entre otra.? cosas, se ofrecían gaivantías a las personas i biene.? del Li­ toral ocupado. Si'ipo.se que cl .señor Miui.stro mediador se ha­ bría .apresurado a mandar uno o ámbos <aV. S, Con lo («puesto, creo que V. S. aprobará que me abstenga de li.acer la rectificación i¡ue me indica. Dio? guarde a V, ,S.

en ese

Llevaba, al pié,

dos ejempla­

F, F az S oldán i Uilánce,

Al sef.or Miaistro de Relaciones Ksleriorcs del Perú.—Lima.

.ÍSaniícstaciou iiosti! a los m inistros

i ¥siÁ S cíd aa.

Lavaile

NÚM. G2.—LEGACION DEL PEHÜ EN CHILE,

Santiago, Abril 1. ® de 1879.

Señor Mini.stro; Como los diarios de estos día,? llevarán a V. S, i al Supremo Gobierno noticias alarmante» i contradictoria? acerc.a de una

de que debimos ,?er objeto el .señor Lavalle

i yo, p.aso a hacer a V. S, una relación minncioaa de lo ocur­ rido. El 28 de Marzo último, en una de la? veces qne entró a ver

al señor EavLat’e, me dijo este señor que acab,aba de estar ahí

el Enearg.ado de Negocio.? dcl Biasi!, a prevenirle qne el .señor

Lavaile i yo debíamos a.?egurar nuestras personas i residencia re.?pectiva, que ,?e hallaban mui amemazadas, ssgun datos fide­

digno.? que poseía cl reprcseniante del Imperio, El señor Ministro mediador pa.só inmediatamente al Minis­ terio una nota ipie me leyó- No tardó en llegar la contestación,

i aiinipie las soguridade.? que nos daba el señor Fierra no p.i-

fjabau de las triviales de co-stmubre, me preocupé pensando que lalvRz seiba a mandar fuerza a mi casa, lo que indudablemen­ te alarmarla mi familia, i en particular a mi esposa, que se h,ull.aba enferma cu c.ama. Esponia mi? temores al señor Lavalle, cuando entró cl secre­ tario de 1a-misión a coniunicariios qne alguno.? celadore.? ron­ daban la puert,a del hotel. Llegó en seguida una criada do mi casa a anuuciarmo que iban a as.altarla i que fuera en e! acto. Eran cerca de las-8_P. i\l, i k masa de e.?ta Legación ae hallaba en efecto rodeada de alguna tropa, i do nna turba de

curiosos. Dos celadores hablan entrado a participar a mi cspo.sa que se trataba de un asalto; i aum nc uno de ellos lo protestaba

que no tuviera cuidado, quo é defendería la casa, el otro la instaba a que .saliera., apoyándose en que la jente de este pueblo era mui mala.

manife.stacion hostil

A) entrar yo, m¡ s.?posa me esperaba, li.?Éa ya para salir con

toda la familia, que se compone de diez personas. Aunque el peligro no me constaba mas qne por el aviso es­

preso dei señor doctor Ponte,

día ser mas tranquilizadora, quiso librar a. mi familia, ya de­

masiado alarmada, de pa.sar la noche rodeada de soldados i ciiusma, i la llevé al hotel.

coche,? que no? esperaban a la puerta, k ple­

be, que ocupaba k acera de enfrente, nos favoreció con su? sil­ bidos. No hubo mas. No tardó en presentarse un oficial, a mí i al señor Lavalle, a pedir órdenes, i le encargué qne maiituviera alguna fuena.al- redc-dor de mi casa, puesto qne quedaba a cargo (le un solo sir­

viente peruano,

i ha presencia de la tropa no po­

A,1 entrar a los

4.

DOCUMENTOS INÉDITOS,

15

Derspues lio visto, que en el actual estado de iticertidunibve i wzobra, me es mas conveniente permanecer en el Hotel liasta que la situación se defina. AlH estoi al habla incesantemente con el señor Lavalle, cosa mui conveniente para ámbos, en el centro de las noticias, i con entera independencia para alejarme de mi familia desde que allí está niucbo mas segura que en cualquiera casa particular. Al mismo tiempo vengo di.aríaraente a esta Legación a aten­ der a su despacho, que ya no puede ser mucho, i a prepararme a la salida violenta que esperamo.s. Hoi se rae acaba de notificar del Banco, que abone los 4,000 pesos de mi cuenta corriente, que se me va a cancelar. Espero que V. S. i el Supremo Gobierno no me abandonen en esta difícil situación, i que se sirvan adelantarme el semes­ tre que debo devengar el próximo 6 de Junio. Dios guarde a V, S.

R

Paz

S oldán i

ü n á n u e.

A! señor Ministro do Utiiicionss Estiiriores del Peni. —Lima.

A.saHo ul escnáo dcl Conisiilado do Valpavitiso,

NÚ.'.Í, (i3.—lECiACíCN DEL PERÚ EN CIÍILK.

Santiago, Abril 4 de 1870,

Señor Ministro:

Tengo el honor de adjuiitár en copia auténtica la n.)ta que con fecha 2 de! corriente he dirijido a este Ministerio (I), pro­ testando enérjicainente dcl asalto al escudo de nuestro O'.msu- lado en Valparaiso, i de su destrucción total por el populacho, en la noche de ántes de ayer. Al mismo tiemp(' quo yo e.spresaba a! señor Ministro de Relaciones Esteriorea "que si prontaa i completas reparaciones, al tamañé de la oi’ensa, no ,se dejaban sentir desde luego, me

do .sus

tiempo, repito,,se enviaban

a! señor Lavslle, nuestro Ministro mediador, sus {lasaportes, solicitados por él, i adjunlo.s taujbion l.js míos. Ha habido, pues, un doble motivo par.t la cosacion, desde ayer, de las funciones oficiales de esta Legación i de ios con- suladc.?. Así lo participo hoi mismo eu una circular a nuestro? ájen­ te,';, para los efectos del caso; i ojalá que mi último acto oficial con este Gobierno, tan ulterior, que ha debido cruzarse con la remisión de nuestros pa.?apovtes, merczcii la suprema aproba­

dependencias consulares,'’ ai propio

vería obligaiio a disponer el retii'O de esta

í

egai’ion

i

ción de S R el Pr.esidente i la de Y. S.; i que ¿.sta se ha­ ga estsnsiva a todos mis actos oficiales en los dieziseis meses ei! que, .sin ningari ausiiio ni con:sejo, he debido desempeñar

solo, «na do las mas difíciles i labori.'isas legaciones qne tiene ei Perú. El archivo pietiso dejarlo al mismo funcioua,rio amigo, de ruien lo recibí, qne fué el señor Encargado de Negocios dcl Brasil

. Di,-)'» guarde a Y, S.

P.

P az

S oldán

i

U n á n u e.

.Al señor .‘.tidlstro <ie Il6Í<w.0M5 Esteriores d:l PerA —L íiüb .

XXIX.

fíiJis'egíi dof arcliívo a ia Lígaeiojt eci BrasiE

irpy. 06.—LEGACION del PRliÚ EN C H IL E .

Señor Hinistro:

Santiago, Abril 6 ds 1870.

C()ino tnve el honor de amuici.ar a V. S. en mi nota de .411- tes do ayer, número £3, he entregado ei archivo de 8.sta Leg.a- cion al señor don Jii.an Da Ponte Ribeiro, Encargado de Ne­

gocios del

señor, sin inventario, cuando sucedí al serior Zegarra como Encargado do Negocios del Perú. El archivo se compone de cinco bultos, a saber: dos cajas do madera de álamo, una pintada de negro i otra de rojo, i de las cuale.s la una contiene el archivo propiamente, dicho, i la

BraRÍl, en la misma forma eu que lo recibí de este

(!) La nota inJlcatia figura tu el tomo I, pijiaa 157.

otra los periódicos i publicaciones oficialas de .su pertenencia. Un vsello seco, de presión. £.ste l’ué el arclii vo qne recibí del señor Zega.rra, i queda aumentado ahora con un cajón pequeño, que contiene los pe­ riódicos oficiales del último año, i un bulto mas en qne están el e,scndo i la bandera.

En todo cinco piezas, cuatro de ellas aforradas en brin, lacra­

das i selladas con el sello de la Legación.

Dios guarde a V. S.

P.

P az S oldán

i

I J n.ín u e .

Al soñor Minieiro d« RslaciMCS Esteriores del Perú.—Lima.

PiUiirt.’i tíc Santiago tíel Ministro Paz Soldán.

I NÚM. 67.—LEGACION DEL PERÚ EN CHILE,

bordo del vn.por "lio';’ Valparaiso, Abril 7 de 1879,

Señor Ministro:

Aiioelio a la.? 9 P. M., por treu espreso, que el Supremo Go­ bierno de Chile me habia ofrecido por medio del señor Minis­ tro del Bra.sil, salí de Santiago acompañado de mi numerosa

familia í de las siguientes personas:

Señor C'mvuic! Maturana, edecán de S. E. el Presidente; señor Capitíui de Navio don Patricio Lynch; señor don Juan Da Ponto Ribeiro, Eimargado de Negocios del Brasil, i señor don Gátlos V/alher Martincz, ex-.Miiii.?tro de Chile en Bolivia, De estos personajes solo el primero i el último debían acom- pañamie hasta a bordo, en representacion lie! Gobierno el uno,

i como amigo particular mío el otro. .Los ilcmas ,?e de.?|nrlierou en la estación, poco de e:ilar instalado eu el wagón esperando una loco­ motiva, i rodeados ds una muchedumbre escasa i aparentemen­ te inofensiva, llegó a toda prisa cti un cocl'.e nue.stro compa­

triota don Pedro Umirteche, que morabiien el mismo hotel que yo, a coromiicavme que una turba amenazadora asediaba el hoce! en ese inoinento, preguntando por mí con insistencia. Aunque rlebíamos permanecer en la estación media hora, como c.?to no se podia saber en la ciudad i la distancia es mui larga, no tuve el menor cuidado de que no.s vinieran a buscar

a ella, Nuestra salida se verificó, en efecto, sin ningún contratiempo, salvo el ;t.S!)mari?.e de algiino;? individuo.s a las ventanillas del wagón a inquirir “sino ibardií el Oómul’’ i los silbidos con que se nos favoreció al p,artir el tren. En las .siguientes estaciones comarcanas, no obstante pasar ol tren sin detenerse, i lo avanzado de la hora, se oian así mbmo algunos silbidos. Los pocos !ug;rreños desvehidos que hallamos en la estación de Llai-Llai, en donde nos detuvimos, me designaban en sordos cucliicheo3 comofí Ministro boliviano. Esto probará a V. S. que el odio, un odio felino, velaba en todas parte.?.

A las 11

30

P. M., llegiimos

al muelle de Valparaiso. El In­

tendente señor Altamirano, nos esperaba a la portezuela, i acompañados por él i algunos oficiales i celadores, nos embar­ camos en. medio do la nmyor íram iiilidad.

El vapor no zarpará hasta pas.aCio mañana en la tarde. Una

de las primeras personas qne ha estado a bordo a verme, ha sido el señor don Tomas Osborne, Plenipotenciario de los Es­ tado.? Unidos, cnn quien he cultivado estrecha amistad.

Acompañaba a S. E. el vice-Cónsul norte-americano en Val­

paraíso,

Como en esos momentos se embarcaba para el Brasil con sn familia ei .señor Astaburnaga, a quien se acaba de nombrar Ministro de Chile en los Estados Unidos, el señor Osborne me preguntó ([ué pensaba de! nombramiento.

Le contesté (jue el señor zVstabuniaga habia sido ántes Mi­

nistro, p'or largos años, en Washington, a lo que agregó mi in­

terlocutor que el diplomático chileno conservaba buenas rela­ ciones en la República i que kallaria facilidades para el desempeño de sa misión. —¿í ustedes a quién mandan? me preguntó bruscamente. —De Lima le avisaré a usted, fué mi ccntestacion. También ha estado a visitarme el señor don Benjamin Vicuña Mackenna, lamentando como todos los chilenos, lo que llaman la poca

16

GUERRA DEL PACIFICO.

franqueza del señor Lavalle al haber negado la existencia del Tratado de Alianza entre el Perú i Bolivia. —Si yo lo hubiera sabido, añadió el señor Vicuña, no escribo el panejírico de don Manuel Pardo.

V. S. no debe dar im jortancia a esta protesta tardía. El

señor Vicuña es hombre deGirciinstancias, así en política como

en letras,' i a

esa.s movibles causas, etc., ajusta todos sii.s pro­

cedimientos. Las únicas personas que en estas supremas circunstancias me han merecido nna gratitud especi.al, han .sido: el señor don Juan Da Ponte Ribeiro, Ministro del Brasil, quien, tan pronto como partió el señor Lavalle, comenzó a prestarme los mismo-s servicios que a nuestro Ministro mediador, iiiterpoiúendo es­

pontáneamente su carácter oficial entre el Gobierno de Chile i nosotros, en todo lo concerniente a nuestra salida del país de una manera decorosa i .segura.

El señor don .José Arrieta, Ministro del Urngiiai, que

ocurrió

a última hora a mi domicilio, no a luacennc una de e.sas estéri­

de

que disponia i para aumentar, sin objeto, las confusiones de

mi e.spíritu con mortificantes oficiosidades, i vino a llevarme

salvadores ofrecimientos, que liabria aceptado en el acto, si en e.se momento V. S. i el Supremo Gobierno no hubieran acu­

dido en mi aiisilio por medio del telégrafo sub-marir.o. El señor Coronel Maturana, que no estando obligado a mas

que a compañarrae cou frialdad oficial, desplegó eu cl cuidado

de mi familia la mas afectuosa solicitud.

I por último, el señor don Carlos Walker Martínez, cnya

amistad no solo me fué fiel liasta los últimos momentos, sino r|ue redoblando en ellos sus e.sfnerzos, no hubo un .solo servicio que

no me prestara.

les visitas que solo .servían para quitarme el e.strecho tiempo

DÍO.S giuarde a V. S.

F.

P.AZ S oldán

i

U n á n u e .

Al scilor MÍDistio ilo Kclacioiies Est-c!'ioi’c5dcl Peni.—Lima.

Correspondencia recibida por correo de Iqnique.

NÚJI. 68.— LEGACION DEL PERIÍ EN CHILE.

A bordo del vapor "lio /

Valparaíso, Abi-U 8 de 1870.

Señor Ministro:

■ Acaba de pre.sent.árseme el

procedente de Iquique por el vapor de hoi, i 'portador de un pliego cerrado de esa Prefectura para e! señor Lavalle, que partió el 5 para cl Callan, Aunque el señor Miñano manifestó una lijera vacilación ántes de entregarme el pliego, cedió tan pronto como le espese que él debia contener comunicaciones para mí, i la constancia de la identidad personal dcl mismo señor Miñano, sin la cual no podia yo espedirle la órden de pasaje que me pedia para la Compañía de Vapores. Dentro de dicho pliego vcnian, en efecto, dos de ese despa­

cho: uno para el señor Lavalle, que juzgué conveniente abrir, i otro para mí, rjiie contesto por separado. La correspondencia para el señor Lav.alle se coni jonia de la correspondiente nota de remisión de la Prefectura re Iquique,

fecha 3 de Abril, i de

signadas con los números 21 i siguientes basta 27 inclusive.

señor don Alej,andró Miñano,

¡as notas de V. S. de 26 i 27 de Marzo,

honor de devolverlas adjuntas a ese despacho, junto

con la nota del señor Prefecto Dávila, i p.a.so a contestar la que me corresponde.

Tengo el

Dios guarde a V. S.

P.

P az S oldán

i

U n án ue,

Al soiior Ministro de Relaciones Esteriorcn del Perú,—Lima.

Ataque

al Con.suíado

XXXÍI.

<Ie .Intofagasta!

OóiLsul Scguiu.

conducta dcl

NÚM.

09.—LEGACION DEL PERÚ EN CHILE.

A bordo dd vapor "lio / Valparaíso, Abril S de1870.

Señor Ministro:

lie tenido el honor de recibir la comunicación de V. S. del

29 del pasado, número 49, que acaba de entregarme nn correo de la Prefectura de Iquique. En ella se sirve V, S. participarme la doloro.sa impresión que ha producido en el ánimo del Supremo Gobierno el ataque

a nuestro Con.suhulo en Antofagasta, perpetrado por el pueblo

en los últimos dias del mes próximo pasac o, i que se ba sabido en esa capital por comunicación telegráfica. Después de las refiexioues propias del caso, termina V. S. ordenándome que entable la debida reclamación, tan pronto ' como reciba su oficio, .si ya ántes uo lo he hecho con las noti­ cias que del atentado -ha debido trasmitirme nuestro Cónsul en Antofagasta .señor Seguin. Dicho señor no me comunicó nada, ni se entendió nunca

conmigo. Siguiendo el ejemplo de todos nuestros cónsules, en Chile, ,se dirijió al señor Lavalle, apénas llegó, creyendo sin duda o aparentando creer, qne sus plenos podere.? eran jcnera- Ic.s i absolutos, i su mi.sion permanente. Ei señor Seguin llevó su solicitud tan léjos, que no bien se inauguró la comunicación telegráfica entre Antofagasta i Val­

paraíso, estrenó la nueva línea sub-marina con el siguiente des- ladio al señor Lavalle, quieu, de pronto, no lo entendió: “al labla, a sus órdenes.” I era natural rpie de pronto no se entendiera, porque no es­ perando nosotros en eso? momentos sino grandes i correctas notici.as, mayormente del teatro de la guerra, debíamos hallar incomprensibles las manife.stacione.5 puramente platónica,? de

la adhesión personal.

No si si los señores cónsules, al proceder con tan completo de.5Conociniiento de las atribuciones de esta Legación, obraban por ignorancia o porque creiau acercar mas al Supremo Gobier­

no la rocomendacion de sus servicios oficiales. Miéntras tanto, no siendo la.s circunstancia.s para, andar di- ■

lucidandü-atribuciones i reclamando competencias, yo recojia

la parte de obligación que me tocaba en cada caso, prescin­

diendo con justo desden de cónsule,?.

la iiiconsocuencia de los señores

No .supe, pues, sino por el .señor Lavalle, de un modo indi­

recto,

Nuestro Ministro mediador ,?c sirvió leerme la larga carta que sobre cl particular le habla escrito el señor Seguin. Después de una lijera discusión sobre la persona a quien competia el derecho de reclamar, i de sostener yo que me cor- respouflia a mí, el señor Lavalle, que eu esos ríias se preocu­ paba mas aun con mi suerte, que con la suya propia, me ob­ servó benévolamente “qué iba a empeorar mi condición, i que mejor la pa.saria él la nota.” So.stuve mi derecho, esponieudo mi deseo de cumplir hasta

lo ocurrido en Antofagasta.

el

lili lo.? deberes del cargo que investia, ¡ nna vez convencido

cl

señor Lavalle, .se mo ocurrió, sin embargo, plantear la cues­

tión en otro terreno. “No .siendo Cónsul el .señor Seguin, le dije, sino en virtud del Exequátur espedido por el Gobierno de Bolivia, no pode­ mos no.sotro.s reclamar por él, sin reconocer de hecho que An­ tofag.asta es dependencia consular de esta Legación, i por con­ siguiente provincia o departamento de Chile. Creo que la reclamación le toca directamente a nuestro Mi­ nistro de Relaciones Esteriore.?.” lié aquí, .señor Ministro, por qué no he dado cumplimiento

a la nota de V. S., que tengo el honor de dejar contestada. Dios guarde a V. S.

P.

P az S oldán

i

U n á n u e.

Al señor Miaistro ele Relaciones Esteriores dcl Peni. —Lima,

GOPIA DE LA NOTA A QUE SE REFIERE EL OFICIO .ANTERIOR,

Lima, .Marzo 21) de 1879.—Ayer i hoi se han recibido en este Ministerio, por cable, avisos oficiales de que el Consulado peruano en A.ntofagasta lia sido atacado por el pueblo, a ma­ nera de lo que tuvo lugar el 4 del corriente con el Consulado peruano en Valparaíso: el eaondo nacional ha sido roto i puesto

en peligro, seguramente, como consecuencia de esto suceso, la

vida de nuestro Cónsul señor Seguin.—Fácilmente puede V.

comprender la doloro.sa impresión qne ha causado al Supremo Gobierno un acontecimiento tan lamentable, qne siendo la re­ petición de otro de igual naturaleza, casi no deja ya duda de que las autoridades chijenas se muestran omisa.?, por lo ménos

eu el cumplimiento de sus deberes, por impedir ultrajes tan

inauditos a nuestra bandera i escudo ,i a nuestro.? ajentea pú-

S.

v.

DOCUMENTOS INÉDITOS.

17

L

'.w

1

I

'

W

U

O

'v-

C/

c

p

o

,

blicos.—Estos hechos, que en todos los p-íses civilizados me­ recen las mas justas censuras, han sido ejecutados en Chile

contra los ajentes de una Eepiiblica hermana que, in.spirán- dose en los mas nobles sentimientos de fraternidad, ha llevado

' ahí el olivo de la paz; cuando sucesos que no debo aun califi­ car, le han creado una situaciou difícil i peligrosa para su por­ venir.—Mui mal so quiere, pues, corresponder por el pueblo chileno los nobles i elevados sentimientos del Perú: se quiere poner a dura prueba nuestra prudencia ¡ nuestro anhelo por la pa* de este continente; pero no es posible que permanezcamos impasibles ante semejantes provocaciones.—En consecuencia, tan luego como reciba V. S. este oficio, i si no lo hubiese he­ cho ántes con la noticia que de aquel atentado debe haberle pasado nuestro Cónsul en Antofagasta, señor Seguin, proceilerá

V. S. 8 entablar la debida réclamacion, exijiendo no solo una

plena satisfacción de parte de ese Gobierno, sino que se le dé cuenta de las medidas qne han dictado las autoridades de dicho puerto en presencia del suceso aludido.—Con esta fe­ cha ,se la dado permiso al referido señor Seguin para que re­ grese a esta capital, recomendándole que deje a cargo del Cónsul arjentino el archivo i la jerencia dcl Consulado.—Dios guarde a V. S.—M. I eigóyen .— Al señor don Pedro l'az Sol- dan i Unánue, Encargado de Negocios del Perú en Chile,

XIXIÍL

Refiere un incidente posterior al recibo de sus pasaportes.

NÚM, 70.—LEGACION DEL PEKÚ EN CHILE.

A bordo del vapor "lio," Valparaiso, Abril 9 de 1879.

Señor Ministro; Creo de mi deber comunicar a V. S. un incidente de mis úl­ timos dias eu Santiago, por considerarlo honroso para esta Le­ gación.

V. S. sabe por mi nota del 4, que con fecha 2 del corriente dirijí a la cancillería de Santiago una enárjica i conminatoria protesta por el acto inquisitorial perpetrado con nuestro escu­ do consular en Valparaiso en la noche del dia 1. ° Sabe asimismo V. S. que esa comunicación debió cruzarse con aquella que nos traia nuestros pasaportes, al señor Lavalle

primero el dia 3, como a las

5 P. M. Lo natural i lo correcto era, pues, que esa nota- me fuera de­ vuelta cerrada. Empero, no fué así, i en una de las varias visitas qne el se­ ñor Ministro de! Brasil mo hizo en esos dias, con el objeto de comunicaruie loa pa.so,s tendentes a asegurar mi salida de-Saii- tiago, me dijo lo siguiente:

—“Pasémos a otra co.sa. El señor Fierro me dice que V, S. le dirijió uua nota con fecha 2. —Cierto, —Pues bien; el señor Ministro me encarga decirle a V. S.

que no se la contestó ¡lorque ya en esa fecha quedaban inter­ rumpidas las relaciones entre Chile i el Perú, Pero que por ol intermedio, mío i de una ra;inera privada, hacia saber a V. S.,

que su Gobierno habia reprobado el atentado a que dicha nota se contrae i dispuesto la instauración del proceso a los presun­ tos culpables.” Como V, S. se servirá notarlo, estas frases no son sino las triviales de costumbre, i las mismas que por escrito me habia dirijido ya el mismo señor Fierro, cuando el primer atentado contra nuestro escudo consular, en la noche de 4 de Marzo.

Mas, si se atiende a que el .señor Ministro de Chile pudo i debió liabenne devuelto cerrada mi nota, debemos estimar las esplicaciones trasmitidas por medio del señor Da Ponte, como

una muestra de deferencia. Sin duda el Gobierno de Chile trata de atenuar con estos li-

i a mí, i que llegó a manos del

jeros actos de cortesía las enormes faltas contra todos los prin­ cipios que parece dispuesto a cometer en la presente guerra.

Dios' guarde a V. S.

P.

Paz S oldán i Unánde.

AI señor'áon Manuel Irigjven, Ministro de lielaciones Esteriore,? del l’ern.

Tomo iv.—3

XXXIY.

Remite la eorrespondeueia anterior,

dando por ter-

iiiin.ada su misión iIipIo;udtica.

NÚM, 72.— LEGACION DEL PERÚ EN CHILE.

Señor Ministro:

Urna, Abril t i de 1879.

Ayer llegué a e.sta ciudad, i mi primer cuidado es poner en manos de V. S. las últimas notas que he tenido e! honor de

dirijir a ese despacho, tanto desde Santiago mismo, como de.s-

dc \mlparai.so, en cuya rada debí permanecer por tres dias,

esperando que el vapor zarpara. z\.l elevar a esc Ministerio la corrc.spondencia a que me refie­

ro, signada con los números 64 i siguientes hasta 71 inclusive,

queda terminada de hecho la misión diplomática que ol Su­

premo Gobierno tuvo a bien encomendarme, por decreto de 31

de

Octubre de

1877, i que he procurado desempeñar hasta el

fin

con lealtad i patriotismo. Dios guarde a V. S.

P.

P az S oldán i

U n.ín ie.

Al señor (Ion Manuel Irigújeo, Ministro do Relnciones Eeteriores del Perú,— Pre.acnte,

CONSULADO JENERAL DEL PERU EN VALPARAISO.

Ataque al Con.snI.i<Io.

NÚM. 24.—CONSULADO DEL PERÚ EN VALPARALSO.

Valparaíso, Marxo 8 de 1879.

Señor Ministro; Por telegrama de 5 del actual comuniqué a S. E. el Presi­ dente el ataque de la plebe de este puerto al Consulado de mi cargo, en ia noche del 4, avisando que se habia roto a pedradas ol e.scudo consular; qne se proferian gritos de muerte contra el Perú i el que suscribe, i que la fuerza pública habia impedido la ejecución de mayores crímenes. Paso a dar cuenta a V. S. de las causas i pormenores de este inaudito atentado. Ya en comunicaciones particulares he manifestado a V. S. que este pueblo miraba con profunda eversión i enojo la misión ccnciliadora del señor Mini.stro Lavalle; que el anhelo de la guerra al Perú es vehemente en todos lo.s círculos sociales de Chile, i qne el tono de la prensa de Valparaiso i Santiago re­ vela la resolución de comprometer a nuestro país en la lucha provocada a Bolivia. Los azuzadores de la guerra, recelando que este Gobierno llegue a ceder a la pacífica instancia de la mediación peruana, decidieron aguijonear al pueblo para ul­ trajar a los representantes del Peni, i e.specialmente a nuestro

Plenipotenciario, el dia de su llegada al puerto, como el recurso mas fácil i breve de cortar toda relación entre el Perú i Chile. Con perfecta evidencia de este propésitn, me dirijí el dia 3 al .señor Intendente de esta provincia, manifestándole la enormi­

dad del desacato que .se

preparaba

i pidiéndole que^ hiciera

guardar al .señor Ministro Lavalle todo el re.speto debido a su alto rango oficial i a la seguridad de .su persona. El señor In­ tendente me contestó que ya tenia noticia del atentado que se pretendía cometer, que habia aconsejado a los promotores de tal desórden qne no le pusier.an en el caso de hacer sablear i fusilar al pueblo, i que me garantizaba que el ultraje no se 11o-

varia a cabo. El dia 4, de.sde las primeras horas de la mañana, me cons­ tituí en el desembarcadero para ir a bordo a la llegada del va­

por del

neciera todo recelo de ofensa. Tres a cuatro mil hombres de la mas baja e.sfera se apiñaban en la esplanada i plazoleta del

Resguardo, esperando el desembarco del Ministro peruano. En

cuanto se avistó el vapor, una fuerza de doscientos hombres de línea i una compañía numerosa de ajentes de policía secreta se

introdujeron entre la turba, cubriendo el frente del desembar­

cadero. k la 1 P. M. regresamos de

al Enviado (leí Perú, i desde el mnelle al Hotel Central tuvi­ mos qne caminar entre dos filas de policiales i estrechados a cada paso por una muchedumbre airada i enemiga, como reos

Norte i acompañar al señor Lavalle hasta que .se desva­

a bordo acompañando

18

GUERRA DEL PACÍFICO,

que llevan al anplicio. El respeto impuesto por la fuerza pú­

blica i las amenazas (leí señor Intendente Altamirano, evitaron

el crimen preconcebido. El señor Mini,stro Lavalle se embarcó en el tren de ó F. M. )ara Santiago, cabiéndome la sati.sfaccion de acompafiarle hasta a última estación de! puerto.

En la noche del mi.smo dia se verificó el meetmj de protesta

e indignación contra la mi.sion peruana, a que habia sido invi­

tado el pueblo la víspera. Después de los mas tor])e.s e indecen­ tes insultos contra el Perú i sus representantes, lanzados por

una turba de .seis a ocho mil hombres, grupos consideraliles se dirijieron al Hotel Centra! ea busca del .señor Lavalle. Con­ vencidos allí de que habia ya salido del puerto, se encamina­

ron a la Plaza Municipal, en que estaba .situado el Consulado, al cual atacaron a pedradas con V(íc¡ferncione.s de muerte contra

cl que su.scribe. El parte de policía qne adjunto a este oficio

comprueba la rotura del e.scudo consular, el gran número de los asaltantes (pues no bastó a contener ai pueblo la primera brigada de policía, qne fué recibida a pedradas, i hubo necesi- daa de que acudieran ia segunda brigada i las primera.? auto­

ridades del puerto para dominar el tumulto i despejar la plaza);

¡ declara, en fin, que .se envió a un ébrio a la cárcel como ins­ tigador del ataque.

Ausente en aquellos inomontos dcl Consulado, acudí a él en cuanto se me avisó lo qne, ocurría, cruzAiidome con lo.? grupos que se retiraban del imeting i con los que aun permaueciaii en las esquina.? de la Plaza Municipal. Hallé en el Consulado al Intendente de la provincia, quien me manifestó que llegaba en ausilio (le la familia de mi hermauo don Samuel, que residía en la misma casa, i qne, lleno de vergüenza por el atentado co­

metido,

nombre del Gobierno i de la sociedad de su pam, suplicándome que reconociera que él no habia podido prevecr aquel .acto sal­ vaje. Como mi negativa a tal declaración significaba 1.a acu.sa- cioii de nna complicidad criminal que no podia yo probar cor. documento alguno, ni era político i conveniente entablar nna querella terrible en el momento mismo en que la autorid.ad ,?o presentaba como reparadora de! ultraje, creando a la vez un sério obstáculo a! primer paso de ba misión Lav.alle, tuve (]((e aceptar la solicitiui del señor Intendentíi, dándole l.a.s gracias por su ausilio personal a la familia. A la (leclaracion requerida

.se coinplacia en darme las mayore.? satisfacciones en

rae indujo también la convicción de que sin la oportuna i cnér- jica interveneioa del señor z\lta(nirano, el señor Lavalle i los

qne le acompañamos a su llegada, liabríaraos .sido sacrificado.? '

por el furor de las turbas,

Habiendo sido nuevamente am.agada mi ca.?a en la .siguiente ' noche, por un pequeño grupo de individuos que qncriau .aten- j tar contra mi persona i que fueron rechazados por dos indivi­ duos armados (p¡e custodiaban o! Con.suíado, rc.solvi trasladar la oficina de mi cargo, de la Plaza Municipal a la calle de la Aduana, lugar mas al centro del puerto, lo que verifiqué an­ teayer.

i

Debo esprcsar a V. 8. que en cumplimiento de las seguridades

1garantía? que se me blindaron por la autoridad local, se puso

a mi disposición, a la puerta del Consulado, a un comisionado

de la po icia secreta. En vista de la ajitacion creciente dei po­ pulacho contra el Perú i de .su animosidad e.special para el (]ue su.scribe, considerando insignificante para el resgnardo dcl Consulado a un solo individuo, he despedido al relérido aicnte, prefiriendo quedar sin cu.stodia alguna ni garantía contra las

amenazas e insultos que se me diriien diariamente, a aceptar aquella ridicula e.?pecie do defensa. E.spero que V. S. se servirá aprobar mis procedimientos. Dios guarde a V. S.

L üls S. M.\aquEz,

Al ícñor Ministro ele Esíado on el despacho de B'üacionea Esteriores.—Lima.

DECLARACION

DE GUERRA.

XXXVL

Wrciilar a lo.s Gobiernos de Enropa i América.

MtlíISTERle DE RELACIONES ESTERIORES,

Kicmo. Señor;

Lima, Abril 5 de 1879.

al emprender nna guerra a que se ve provocado por la vecina República de Chile, no diera al de ,V. E. cuenta de un suceso que será escándalo de la Araéric.a i que compromete siriamente el equilibrio de nuestros Estados en k parto meridioiial del con­ tinente. I.a Re rública de Chile que parece haber olvidado torla la historia ( e nuestras conquistas comunes eu .el campo dcl pro- gre.Sü americano, no contenta con invadir el territorio de Boii- via, cuyos linderos había fijado ella misma aolaracnte, i esto cou desprecio de surs pactos m.as sagrados, que la obligaban, a someter .?us citestiones a k decisión de árbitros ántes de apelar a! recurso de his ann.as, apela a ella,? también contra el Perú., por motivos que é.ste deja a la apreciación dcl mundo civilizado. V, R. eiicor.t.rí(rá en el diario oficial', que tengo la honra de acompañarle, las poca.? coiminicaeione,? qin? se han cruzado en­ tre k cancillecia cliikna i la peruana, desde que se inició el confiicto boliviano-chileno, i ellas bastan para convencer do que el Gabinete de Santiago estaba do antemano resuelto a un rompimiento con ol Perú a- ñu de asegurar la posesión del ter­ ritorio (}ue ha usurpado a Bolivia, La iéstinacion de 1». declaratoria de guerra, cuando nue.stro Enviado especial e.?taba tratando de paz en la capital de Cliile, la naturaleza do los ¡notivos en que se apoya, infundados lo.?

unos i falsos los principales; todo, eu efecto,!o comprueba, i debe llamar mni sériamente la atención del Gabinete do V. F>. i de­ más gobiernos americanos, interesados como el Perú en con­ servar el equilibrio político i borr.ar de .?us anales la funesta palabra reivindicativa (|uc Chile invoca. En los momentos en que las atenciones )!remiosas de ia de-

feitsí'. fiel

pikí.? ocnpati completamente a mi Gobierno, V, E. com­

prenderá que apénas tiene lugar esta cancillería para.dar a los gabinetes americanos el aviso de alarma ,aque e,?ta nota tiene (pie reducirse. En breve término, sin embargo, mi Gobierno ns- pondrá, por medio de un manifiesto, la conducta que ha seguido, aun de,?({c ántes de que Chile, invadiese a mano atinada ei ter­ ritorio de Bolivia, i las razones qne han dictado su política. Somete, miéntra.s tanto, a la apreciación do V. E. i do su ilustrado Gobierno k (|ue consta en lo.? mencionados documen­ tos, i espera, llíuio de eoniianza, el fallo imparcial de su justi­ ficación i americanismo.

Acepte V. E. la seguridad de la distinguida consideración 1 respeto con que tengo la honra de set de V, E. atento i obe­ diente servidor,

M a r u el

I biüíó tbn .

A! BOfiír .Mii'.istrij fíe E(:l,aei'jnes Esteriores de

CONTEiSTACIONEíS

A

LA

CHRCCLAK

.AKTEKIOS.

LRGACIOS mUT.ÍNICA EN LI.MA.

Señor Ministro:

Lima, Abril 7 de 1879.

He tenido el honor de recibir la circular de V. E., fecha ó de Abril, en la que rao incluye nn ejempl.ar del diario oficial que contiene los documentos relativos a k guerra quo Chile, por medio de su ájente diplomático, ha declar.ado al Perú. Tongo la seguridad de que el Gobierno de S. M, recibirá con profunda pena la noticia del rompimicuh de las hostilidades que han tenido lugar entre repúblicas que por tantos años ha­ bian perm.aiiecido en no Interrumpidas amigables relacione,?. Acepte V. E, las seguriclader? do mi alta consideración.

S pen ser

St.

.John

A! stóor don .Maraiel Irigóycn, Miuistro de Reladonea Esterloi-e,s.

LEGACION DB FIUKOIA EN EL PERÚ.

Señor Ministro:

Lima, Abril 7 de 1879.

He recibido k nota en que V. E. me remite los últimos do­ cumentos relativos <al conflicto acaecido entro el Perú i Chile i a la consiguiente declaración de guerra. Con vivo inteves.be leido lo.? informe.? qne ha tenido a bien comunicarme sobre un .suceso tan grave (Como Lamentable, i no dejaré de ponerlos en conocimiento de mi Gobierno. Acepte V. E. las seguridades de mi alta consideración.

E. DE VORGES.

.DOCUMENTOS ÍNÉ.DÍTÜS.

19

"■}

,'1

'1

LEa.U;iON DE IT.UÍÁ EN EL EE!.U:.

Exoino.

.seficr;

Lima, A bril o de 1879.

Tengo ¡a houra de acasai' recibo de la nota fecha de ayer, quo recibí hoi, en la cual se digna Y. E. participanne (¡no el

Gobierno de iT.ile declaró el 3 del corriente la guerra al Perú por medio de .su Ministro residente en Lima, i tiene la bondad

de acompañarme dos ejemplares dcl diario oficial que con­

tiene los docnmentos a esto relativos.

Al tomar nota do la comunicación que V. E. me hace i que

en el acto pu.se en conocimiento de! Gobierno de S. M., quien

tanto como yo sentirá ei gravi.simo hecho que ella anuncia, tengo la honra, señor Ministro, de renovarle las protestas de

mi alta con.sideracion i perfecto respeto.

.4! Ereme

feni.

•wn-jr

G, B. VrvtANl.

Maiiuot Iriüóyen, Miüi&liti ila RcLw-iouc.; Exteriores ;ie¡

LE0.1.CÍ0N DJJ AI.rSM.ANI.A ES EL PEllÚ.

fi'e.ñor iv'íifjisíro:

Lim , Abril S dé 1S79.

He tenido la honra de recibir la e:?¡imable nota de V, S. lelariva a la dsclaraciou de guerra do Chile nautra el Perú 1

V -

V-'

he

tomado nota tle ella cnn mucho Ínteres. No dejaré de p'Oner

en

conocimiento de mi (Joljieruo lo.s doemnenti.iS publicados en

diario ülicial dei dia 4 del corriente. Aproveciio e.sta oportunidad para repetirme de V. S. mui atento seguro .servidor.

A l señor

don M auaei .IrigóyOii, Ininialro

GUDEltUtCE.

do lídscioiies lisloricies del 3'erii,

DELltQALlON APóRXÚLKIa EN EL PERÚ.

Lima, A h ii 5 de 1879.

.I'lxciiio. Señor; He recibido el oficio de V. S, de esta iedia, ¡ adjunto .a él

s,-

'v.-

'“w

s! periódico o.fioia! en que se encuentran .lo.s documento.? por

lo.s qne ajiarece qne ol Gobierun de Cliilo, por s! órgano del

Ájente diplomático, que lorepre.seiitrd.'a en Lima, ha declani.rio

hi guerra al Perú.' inmediatamente pondré en coiioíiüiioüto de k .Santa Sede tan deplorable rmce.so i todos los dncimumtüs de su referencia El estado de guerra entie el Perú i Üiiils, qne V. S. me par­ ticipa en su citad.) oficio, ha can.-ado mi mi Animo la mas doio- ro.sa impre.sioíi; i estoi seguro qne el piiterua! cor-azon. de sn Santidad sentir.i la mas viv.a allicciou al caber que ha estalla­

do la ¡ruerra entre dos pueblo? católico,?.

Con e.ste motivo reitero a Y. E. lo? sentimientos do con:?i- (ieraci.in i aprecio cou que me .sinscribo sn at.rut'C i obcJieníe serviilor.

■•%

w

r A i

I

' o

t

i

i u

,

íer,i;r .lor. AÍAmie!

Relaciones

ítMeriores.

rHj'iíyon.

¡Miiiistrú Je

M.apjo ,

Delc^sn'io A])c.xtó)ia).

K x U .lo

cu

el .Issia clw ó »

CONSULADO .ilÍAriUAl. i)Ii l'ORTl.’aAL EN LIM.A,

U '

'w Excmo. señor:

iÁma, Abril 7 de 1379.

Con prefniKlo posar me he Í!upue.?to de ia cireul.ar que me íué dirijida con vcciia ó .leí aciua!. en ia qne V. E. se sirve comi.iíiicarme qne por ios docnmentos que incluye, veria que el Gobierno de Gíiile, i .hh-¡m.dio de. su Aj.'nte diidomático que le represctjtaba en esta capital, d.Achira la guerra al Perú. Tam-

biea he tomado nota de que Y. E, .japímdrá oportunamente,

por medio de un m.auifiest.o, ¡a ooiiduct:-, que lia observado des­

de que se inició ;?J contiicto chiieiio-boliviano, i ks razone.? que

motivaron tal c-anfiícto. Tan inesperado como trascendental .tóontí'cimiento, del f|ue c daré oportunamente cuenta al Gobierno de mi di ación, no dudo que causará profunda impr.ision.'i. su Ma estad Fidelísima i a

'W ;

‘Si-

w

y

W

:

ia Nación portngnesa, unida a esta Bcpú ;iica por tantos i tan

r»^ siUiieroii vínculos de .amistad i simpatía.

W .

Dios guarde a Y. E.

 

r'

tC

4!

Exvrao.

iioñor .b u

M Anuel

liijj-Jyen,

w

¡VvA,

O.^

 

G

;

H-Aimíso 'Y elarub ,

M iiiialro Je

Relacioiws Esteriores ilel

COSEÜI.ADO JEHERAL DE DIN.AMAHCA ES EL PERÚ.

Señor Ministro:

Lima, Abril 7 de 1879.

Tengo ei honor de acusar recibo de la circular de V. E,, fe­ cha ó del actual, en la qne V. E. se sirve cmiiiiijicarme que el Gobierno de Chile, por órgano del Ajente diplomático qne lo representaba en esta capital, ha daclar:ido la guerra al Perú. Tomo la debida nota de que el Gobierno de! Perú espondrá opnrtunaraeiitc eii un mani iesto la conducta que ha seguido des le que se inició el conflicto chileno-boliviano. Todo lo qne pondré en conocimiento de mi Gobierno por el

vapor que zarpará deí puerto del Callao ei 10 del presente mes.

I.)ígne.sc V. E. aceptar las protesta.? de mi mas distinguida

consideración i aprecio.

E sr íq u e G ardanet.

.4 ,8. E, u! señor don Miiuie) írigóyeD, Mmi.stro de Rolacior.ci Esteriores.

REAL CONSÜL.ADO DE SUECIA I NOUDEaA EK EL PERl'l.

^ ^

I Señor Ministro:

Lima, Abril 7 de 1879.

j He tenido el hmmr de recibir con la estimable comunicación ! ne Y, E, .se ba servido dirijirme el ó dcl qne cursa, el número ' ( ci periódico oficial cpic cmitienc lo? documentos por los que el Gobierno de Chile, por el órgano de su Ajente diplomático que ¡I) representaba eu ífima, ha declarado la guerra a! Perú. Me he impue.sto también de que el Gobierno del Perú espoii- drá oportunamente en un manifiesto la conducta que ha segui­ do de.sde que se inició el conflicto chileno-boliviano i los moti­ vos (¡ne ia han dictado, todo lo cual comunicaré al Gobierno de ñ. M., a la mayor brevedad. .Deseo .sinceramente que e.sta desastrosa cuestión tenga un pronl.o i satisfactorio fin para el Perú, i aprovecho de eataopor- Luuiiliul pava ofrecer a V. E. l.a.s .seguridades de mi m.ayorcon- ,sideración, siisovibiénclome de Y, E. sn mni atonto i mui seguro servidor.

J. F, L embeke, OiLisul Jcuenil,

Ai i;.\i.-mí), iofior Hiñistio -,io Rtlüctines ititeriorcs Jon Mar.ucl Iripiyeii,

CONSULADO ÚNG.ARO EN EL PERU.

Lima, Ahñl7del879.

Sxcmo. Señor:

Ooii el ma.s profundo sentimiento se lia

impuesto el infra.?-

crilo ptn- ia estiuiable circular de V.

sado i lo? d jCumí;¡itos

E.

del 5 del próximo pa­

Aoi .arljuntn ¡túinsn! del ¡leriódico oficial,

de haber .sido deckrml.a la guerra ai Perú por el Gobierno de Uhile. V. 5. se digna, además, comunicara.! que suscribe que ospou- drá oportiiu.amente en un maitiíiiísto ia couducta que ha seguido desde que se inició el conilioto chileno-boliviano, i los moti­ vos o.ue la han dictado; sometiendo miéiitras tanto, a la apre- ciacii.'ii del infra.?c,riio como a la de su Gobierno, los que constan eu ios mencionados documentos. El infrascrito no dejará en aprovechar la primera opmduni- ! dad para informar a! Gobierno de S. M. A. de todo lo referente a t;ui deplorable.? suces is. Haciendo votos fervientes p.ira el pronto restablecimiento de una paz duradera, el infrascrito .?e permite reiterar a V. E, las seguridades de su mas alto .aprecio i estimación.

;

Al

Efciu').

.‘O.ñuv Jor, Manuel Iri.'úyen,

si.Ienle Je! (Jonaejo.

C ristia n

B r u g er .

Ministro Je Relaoioriea Esteriores i Pre-

CONSULADO JENERAL DE liÉLJICA KN LI.AIA,

Lima, Abril 7 de 1879.

iSeñíjr Ministro; K f tenido el honor do recibir laapreciable nota de V. E., fe­ cha 5 del corriente, ao.ompañáiidome el periódico oficial del dia anterior, número i.ó, en que se hallan inaertos los documentos, por los cuales consta que el Representante que tenia la Repúbli­ ca de Cliile en e;?ta capital, h.a declarado Iti guerra al Peni. Por ei inmediato vapor trasmitiré al Gobierno de S. M. tan

20

GUERRA DEL PACIFICO.

sensible noticia, informándole que el Supremo Gobierno del Perú espoudrá en un manifiesto la conducta qne ha seguido desde que se inició el confiicto chileno-boliviano, i los motivos que la han dictado, conforme V. E. se sirve espresarme. Con sentimientos de alta consideración, soi de V. E. mui atento i obsecuente servidor.

Jo.sÉ V ic en t e OrAacB.

A S. £. el «ellor Ministro de Relaciones Esteriores de! Pcri.

CONSULADO JENERAL DB LOS PAÍSE.S BAJOS E.N LIMA.

Señor Ministro:

Lima, Abril 7 de 1S79.

He tenido el honor de recibir su apreoiable oficio del 5 del presente, en el que V. E. se digna participarme por los documen­ tos insertos en el número del periódico oficial, que ha tenido a bien V. E. remitirme adjunto, de que el Gobierno de Chile, por el órgano dei Ajente diplomático que lo representaba en Lima, ha declarado la guerra al Perú. Dando las gracias a V, E. por .su benévola comunicación que me apresuraré a elevar al conocimiento de mi Gobierno, apro­ vecho de esta oportunidad para reiterar a V. E. las seguridade.? de mi mas alta consideración i suscribirme de V. E. atento i segnro servidor.

F, Monset.

Al Bieno, señor don Manuel Itigóren, Miniairo de Relaciones Esteriores.

LEGACION DE LOS ESTADOS U.NID08 EN E l PERÍT.

Señor Mini.stro:

Lima, Abril 7 de 1879.

Tengo la honra de acusar recibo de la circular de V. E. fe­ cha 5 del corriente, con un ejemplar del diario oficial, que contiene la correspondencia con el que fué Ministro de Chile en esta capital, i en la que aquel país le declara la guerra al Perú.

LECACION ARJENTINA EN EL PERÚ I BOLIVIA.

Señor Ministro:

Lima, Abril 7 de 1879.

He tenido el honor de recibir la nota circular de V, E., fecha 5 del presente mes, por la cual se sirve V. E. darme conoci­ miento de la declaración de guerra que el Gobierno do Chile, por el órgano del Ajente diplomático que lo representaba en Lima, hace al Perú, según lo muestran los documentos insertos

cu el número del periódico oficial adjunto a la misma nota;

agregando V. E, que su Gobierno espondrá oportunamente en

mi manifiesto la conducta que ha seguido desde que .se inició

el conflicto chileno-boliviano i los motivos que la han dictado,

aunque llama miéntras tanto la atención de esta Legación i la

del Gobierno arjeutino hácia el mérito de los mencionados do­

cumentos.

De acuerdo con la insinuación de V. E., i aprovechando 1&

primera proporción, ofreceré a mi Gobierno los informes nece- .sarios acerca de la nueva situación que los acoutedmieutos a que V. E. se refiere lian creado a este país, pudiendo, sinem-

bargo, asegurar desde luego a V. E. que soi fiel intérprete de los .sentimientos de aquél, al deplorar las causas que han venido a envolver en conflictos bélicos a pueblos hermanos, destinados a buscar en la paz i en la común armonía los elementos fecundos

de su prosperidad i futuro engrandecimiento.

Aprovecho esta ocasión para reiterar a V. E, las seguridades

de mi consideración mui distinguida.

.José B. U r ib u r u .

Al Eicmo. señor don Manuel Irigúren, .Ministro do Relaciones lateriore» del Peni.

LEGACION DEL ECUADOR EN LI.MA.

Señor Ministro:

Lima, Abril 7 de 1879,

He tenido el honor de recibir la respetable circular de 5 de

los corrieutes i de imponerme con profunda pena del contenido

de los documentos a que V.

E.

.se ha servido llamar mi aten­

V.

E.

.se sirve decirme que oportunamente el Gobierno del

ción, por contener la declaratoria de guerra del Gobierno de

Perú

hará una esposicion de la conducta por él observada desde

Chile al do V. E.

el principio de la cuestión chileno-boliviana i los motivos que le han servido de guia; entretanto presenta esta corresponden­ cia diplomática para que la envie a mi Gobierno, con el objeto de que la aprecie debidamente. Debo informar a V. E. que en gran manera siento la ocasión que ha dado motivo a e.sta nota, i estoi seguro de que mi Go­ bierno recibirá coa no finjido pe.sar i profunda pena la noticia de este confiicto entro repúblicas hermanas. Aprovecho esta ocasión para reiterar a V. E, las seguridades de mi mas alto aprecio i consideración,

R

icardo

G ib e s .

AI E icdo . ssfior dou Manuel Irigóyen, MÍDÍsiro ds Reiacioues Esteriores del Perú.

LECACION DEL BRASIL EN EL PERÚ.

Señor Ministro:

Lima, Abril 7 de1879.

_ Tuve la honra de recibir la nota circular que

V. E. me di­

rijió eu 5 del corriente acompañando un ejemplar del periódico oficial, del mismo dia, en que .se ha publicado la corresponden­

cia últimamente cambiada entre V, E, i ol ex-representante de Chile en esta capital, con motivo del conflicto existente entro aquella República i la de Bolivia. Aguardando ol manifiesto a que V, E. se refiere en la recor­ dada nota, voi a trasmitir inmediatamente a mi Gobierno los documentos hasta ahora publicados, i estol segnro de quo como yo se penetrerá del mas profundo i sincero pesar en presencia de una guerra que compromete tres naciones americanas igual­ mente unidas al Brasil por los mas estrechos vínculos de amistad. Aprovecho esta oportunidad para reiterar a V. E. las consi­ deraciones de mi mas elevada i distinguida amistad i conside­ ración.

Ju lio

H. de M ello

i Alvin,

Al Ricmo. «efior don Manuel Irigdjen, Ministro de P.elacione» Esteriores del Perú,

Mi Gobierno, a quien comunicaré por el próximo vapor tan

funesto acontecimiento, i mi patria, que tan buenas relaciones cultiva con el Perú, deplorarán como los demas gobiernos i re­ públicas de América, ver en e.stado de guerra con nna de sus aliada.? a la nación misma qne servia de centro a las mas ele­

vadas aspiraciones de estrechar lo.s lazos fraternales entre las naciones hermanas hasta formar una unidad continental. Aunque los documentos que rejistra el periódico oficial dau luz para juzgar sobre la naturaleza de los antecedentes que han hecho estensiva la guerra de Chile hasta el Perú en os mo­ mentos miamos en que un Congreso americano de Juriscon­

sultos, debido a la

iniciativa peruana, discutía una sério de

tratados tendente.? a afianzar la paz continental, mas perfectos esclarecimientos resultarán del manifiesto que V. E. se sirvo

anunciar será oportunamente espedido. Dígnese el E.xcmo. señor Irigóyen aceptar mi alta conside­ ración i distinguido aprecio.

M ig u el

R io frio .

Al Eicmo. scfior don Manuel Irigúyen, .Ministro de Relacione» Esteriores del Perú.—Lima.

AMÉRICA CENTRAL.

CONSULADO DE LA REPÚBLICA DE UOüTA-RICA EN LIMA.

Excrao. señor:

Lima, Abril 12 de 1879.

Tengo el honor de dirijirrae a V, E, para acusarle recibo de su respetable oficio, fecha 5 del corriente mea, a que se sirve acompañar el periódico oficial en que so rejistrau los docu­ mentos que m.-inifiestan que el Gobierno de Chile, por órgano

del Ajente diplomático que lo representaba en clarado la guerra al Perú.

El infrascrito, Cónsul de Costa-Rica en Lima, que cumplirá como V. E. lo solicita con remitir a su Gobierno aquellos do­ cumentos para su debida apreciación, lamenta que as buenas

relaciones entre países

rado hasta el estremo de librar a la suerte de las armas ia so­

Lima, ha de­

tan estrechamente unidos, se hayan alte­

lución de sus diferencias.

DOCUMENTOS INÉDITOS.

21

El abajo suscrito, se complace de suscribirse de V. E., con profundo respeto, su atento i seguro servidor.

II 1C.AHD0 H. Harttiiy.

Al Ricmo. scftor doii Manuel Irigóyen, Ministro de Relaciones Esteriores del Perá.

CONSULADO DE NICARAGUA EN LIMA.

Lima, Abril 7 de 1879.

Acuso recibo de la circular de V. E., de ó del corriente, en la cual me participa que el Gobieruo de Chile, por órgano del Ajente diplomático que lo representaba en Lima, habia de­ clarado la guerra al Perú. Al poner en conocimiento de mi Gobierno este aconteci­

E. hace referencia

miento’, remitiré el periódico oficial a que V.

para que se imponga de las causas que han iniciado este con­ flicto raiéntras puedo hacer lo mismo con el manifie.sto que

V. E. me anuncia. Esta oportunidad me permite suscribirme de V. E. atento servidor.

J. E cHECOI’AR.

Al sefior don Manuel Irigóyen, Ministro do lUlaoiones Esteriores.

SEOREl'ARÍA DE RELACIONES ESTERIORES DE LA REPÚBLICA

DE NICAR.AOUA.

Managua, Mayo 90 de 1879.

Señor; Tuve ¡a honra de recibir en su oportunidad, el respetable despacho de V. E., fecha 7 del mes pró.ximo pasado.—En él se sirve participarme, para conocimiento de este Gobierno, las cir­ cunstancias qne lian precedido a la declaratoria de guerra hecha a esa República por la de Chile; espone las razones que, tor el momento, ha creído necesario aducir cu justificación de

a conducta observada por el Perú, para miéntras su Gobierno

espide un manifiesto osplicáudola mas estensamente; i acom­ paña el diario oficial en que se rejistran las comunicacio­ nes cruzadas a este propósito, entre la cancillería peruana i la

chilena. El señor Presidente de esta República, que ha venido obser­

vando con sumo Ínteres el jiro que tomaban las relaciones de

i esos países, me ha encargado manifestar a V. E. que al par que agradece su deferente atención al informarle de los sensibles acontecimientos a que se refiero, deplora sinceramente que las dificultades que hau surjido entre dos pueblos hermanos i amigos, por quienes Nicaragua tiene fuertes simpatías, se ha­

c yan agravado hasta el punto de producir una guerra; i ya quo no le es dado interponer su mediación amistosa cou el fin de

w llegar a un avenimiento equitativo i digno para ámbas partea,

C hace votos mni fervientes para qne en breve se restablezca la buena armonía que no há mucho tiempo reinaba entre esas dos

c naciones. Con sen cimientos da la mas alta estimación, soi de Y. E.

o mui atento servidor.

C i

C |

w

G. Garios.

c! .4 S. K. si sefior Ministro do Relaciones Esteriores del Gobierno de 1» Re- pAbücd dcl Perú,

o

Gi Señor;

G Tengo el honor de acusar recibo de la circular, de fecha 5 del presente, que .se ha servido V. E. dirijirme, i del adjunto

C número del periódico oficial, por el cual me impongo que

CONSULADO JENERAL DE HONDURAS.

Lima, Abril 9 de 1879.

O

c .

Q

O

O

( 0

I o

o

o

o

el

Gobierno de Chile, por órgano del Ajente diplomático que

lo

representaba en Lima, ha declarado la guerra al Perú.

Gobierno de V. E, espondrá

oportunamente, en un manifiesto, la conducta que ha seguido desde que se inició el conflicto chileno-boliviano i los motivos que la han dictado. Por el vapor que zarpará del Callao el dia

de mañana, comunico a mi Gobierno este gravísimo aconteci­

miento i le remito el periódico oficia!, junto con todos los de­ mas documentos del caso.

Estoi seguro que mi Gobierno, en vísta de los documentos que relacionanlosatentatorios hechos cometidos, sabráapreciar­

Asimismo tomo nota de que el

los con la justicia, imparcialidad e independencia propias de una nación culta, de una nación amiga, de una nación americana, que como tal desea ver siempre reinar la paz i la armonía en­ tre toda.? las secciones de nuestra raza que pueblan el conti­ nente americano, i que como hermanas que .son, deben formar una sola, grande i podero.sa familia.

Por mi parte no puedo ménos que admirar la noble conduc­

ta del Gobierno peruano, con la que ha gauado la simpatía uni­

versal en sn causa.

las seguridades

de mi mas alta i distinguida consideración.

Con este motivo, me es grato renovar a V. E.

P.

A. H elo CERO,

A S. E. c! señor don Manuel Irigóyen, Ministro de Kelscionce Esteriores.— Lima.

REPÚBLICA d e HONDURAS.

MINISTERIO

Señor:

DE RELACIONES E.STERIORES,

Pegmtigalpa, Julio 1. ®

de 1879.

El despacho que Y. E. se sirvió dirijirme con fecha 7 del mes del Abril próximo pasado, participándome la declaratoria

de guerra hecha por el Gobierno de Chile al del Perú i que és­ te ha aceptado, vino a mi poder casi al mismo tiempo que por

los periódico.? estranjéros,

conocimiento de que a consecuencia de la e.scision ocurrida en­

tre el Perú, Bolivia i Chile estaban rotas las ho.stilidades i principiaba la guerra.

i por otros datos no oficiales, se tenia

He visto las comunicaciones oficiales cruzadas entre esa can­

cillería i la chilena, que se rejistran eu el diario oficial que Y. E, tuvo la bondad de remitirme, i por ellas quedo impuesto de las razones alegadas por V. E. en justificación de la actitud asumida por el Perú.

Mi Gobierno i el pueblo bondureño han sentido vivamente

la escisión ocurrida entre esas repúblicas de oríjen latino, lla­ madas a tener un fin solidario en el campo del progreso ame­ ricano, i que desgraciadamente se ven hoi envueltas en una guerra, cuyas consecuencias .son imposibles de proveer, i que dará por resultado no solo la pérdida irreparable de vidas e inte­ reses sino también la enemi.stad entre pueblos hermanos i que tienen tantos intereses comunes.

Ya que ia guerra es inevitable i .se empiezan a sentir sus fu­

nestas consecuencias, mi Gobierno hace votos por que sea lo mé­ nos fecunda en males i desastres que son consiguientes, i por

I ue termine satisfactoriamente la escisión ocurrida, reanudán­

dose las interrumpidas relaciones entre países vecinos i perte­ necientes a ia mi.sma familia americana.

Con particular aprecio,_me suscribo de Y. E. atento servidor.

R amón R osa.

A S. E, el «efior Ministro (le Relaciones Esteriores de loRepiSblic» del Perú.— Lima.

SECRETARÍA DE RELACIONES ESTERIORES DE GUATEMALA.

Guatemala, Mayo 15 de 1879.

Señor:

Tuve la honra de recibir la atenta nota de 7 de Abril, con­ traida a manifestar al Gobierno de Guatemala la declaratoria de guerra que al Perú ha hecho la República chilena. Se ha recibido igualmente el número 15 del periódico oficial intitula- de E l P eruano , correspondiente al viérnes 4 de Abril del corriente año, i se han leido atentamente las comunicaciones oficiales que ahí se hallan insertas. Aun no se ha recibido del Gobierno chileno mas que una coratmicacion, datada en Santiago a 3 de Marzo del presenta año, i contraida a participarme la ocupación de territorios en el distrito de Atacama. Sensible es que las repúblicas americanas .se vean envueltas en cuestiones incesantes con motivo de los límites territoriales

i que no siempre se acepte el medio salvador del arbitramento

de toteucias justas i amigas para dirimir sus controversias.

Mi Gobierno siente profundamente que haya guerra entre

repúblicas amigas i hermanas, da a V. E. sinceras gracias por

la cortés i atenta manifestación que se ha dignado dirijirle, i

entre el Perú i Chile

no deje profundas huellas, i por que la pat reaparezca i continúe el progreso.

forma fervientes votos por que la guerra

22

GUERRA DEL PACÍFICO.

Animado por la esperanza dé ese lisonjero yorvenir, tengo a ; tinguida consideración con que me suscribo de V, E. atento

honra asegurar (pie soi de V. E. atento i obediente servidor.

L orenzo M o n túfas,

Al Eicmo. sefior Ministro de Rjlaciouea Ksterioree del Perú,—Lima.

REPÚBLICA DEL SALVADOR.

SECRETARÍA

DE RELACIONES ESTERIORES.

San Salvador, Aíai/o 7 de .1879.

Excmo. señor:

He .sido dolorosamente impresionado por ei atento de.spaclio de V, E., datado en Lima el 7 del próximo p,as;«io mea, 8n lectura, lo mismo que la de los documentos insertos en ei número do E l Peru.ano, que V, E. se sirvió adjuiitamia, han hecho conocer los sensible.? .acontecimiento.? ocurridos última­ mente, i que han producido una completa ruptura de las buenas relaciones cuitivadiis durante tanto tiempo entre Chile i el Perú. Al tener noticia do ello, rae apresuró a ponerlo en conoci­ miento de mi (iübicrno, quieu me ha ordenado manifestar a V. E, que lamenta la estremidad ha que ha llegado la cues­ tión presente entre esas dos repúblicas; que para ol S¡dvador jamás pueden ser indiferentes las desgracias que aílijen a las naciones hispano-americanas; i que abriga la esperanza de ver prontamente cortada una guerra en la cual solo se derramará sangre americana. Al espresarlo a.?í, me es grato manifestar a V, E. (¡ue e,?tos son igualmente los votos del infra,?crlto, quo tiene el honor de ofrecer a V. E. las seguridades de su respetuosa consideración.

,J.

Sub-Sccretario de Eítado,

M a n u el

M o ba les,

A S, K. el seFior don Ma.ouel Irigóyen, Ministro Je Kelaeioaes Esteriorís dcl Perú.—Lima.

CONSULADO JENERAL DE LO.S ESTADOS UNIDOS DS COLOMBIA.

Lhui, Abril 7 de 1879.

He recibido la circular de 5 del pre.?ente en qne V, E. me comunica oficialmente ia funesta nueva de la declar.atoria de guerra que el Gobierno de Chile ha hecho'a! del Perú, i los documentos respectivo.? qno me acompaña, insertos en el pe­ riódico oficial. Lamento profundamente esto acaecimiento, que ha venido

a anublar el horizonte político de esta floreciente i ho.?pitak- ria República, e imnediatarneule daré cuenta de ello a mi Gobierno, trasmitiéndole bulos los documentos del caso, i no dudo por un momento que él sabrá ponerse, couio siempre, de parte de la justicia i del derecho. Aprovecho esta oportunidad para suscribirme de V. E, atento

i seguro .servidor.

Ju an

A.

W a llis

0.

Al Excmo. seSor Ministro Je Estado eu el despacho do Relaciones Eateriorce seflor don Manuel Irigójen.

ESTADOS UNIDOS DE COLOMBIA,

SECRETARÍA

DE LO INTERIOR I DE RELACIONES ESTERIORES.

Excmo, Señor:

Bogotá, Jimio 18 de 1879.

He dado cuenta al ciudadano Presidente de la Union del despacho do V. E. de 7 de zVbril último, en el que se sirve es- poiier el estado en que se hallan las relaciones entre esa Re­ pública i la de Chile. Profundamente sensible es para el Gobierno de Colombia el curso que han tomado los acontecimientos que han puesto a las do? nacione.s en el deplorable estado de guerra, Quiera la Divina Providencia impedir los desastres de un rompimiento tan funesto bajo todos aspecto.?, i restablecer ¡a armonía i la buena intelijencia que por desgracia r.o lian inter­ rumpido entre pueblos hermanos, con los cuales ha cultivado siempre Colombia la mas cordial i estrecha amistad, i a los que

la ligan tantos vínculos tradicionales de glorias históricas i

' comunes sacrificios. Dígnese V. E. aceptar, con e.?te motiv.o, las protestas de dis-

servidor.

Luis C arlo s J.lrcz.

Al S.vcmo. señor Ministro de Retnoionos RsUirioros de la Refübíica del Perú. —I/iuia.

REPÚBLICA M EJICANA

JIINISTBRIO DE REL.áOIONEíi K.STERIORES.

Méjico, Jm io S de 1879.

fíe tímido ia honra de recibir la atenta nota de V. E, de 7 de Abril último, i el número del diario oficial del Gobierno jieruaiic que contiene la.s nota,? cambiadas entro k cancillería de éste i a chilena cou motivo de la.? diferencias que produ­ jeron la guerra entra Bi.ilivia i Chile. La nota de V, E., que tengo el houor de contestar, i !a lec­ tura de i(!3 documentos insertos en el diario a aquella ane.xo, han impuesto al Gobierno de Méjico de ks razones que im­ pulsaron ai Gobierno i al pueblo dei Perú para declarar a su vez k guerra a la República de Chile, i noticias po.?terioreB aunque extra-oficiales, le han enterado dei principio de ¡as ho.?tilidades entre las do.? naciones belijérantes. El Gobierno de Méjico, interpretando a este respecto, con toda iide!id.ad, los sentimientos del pueblo, dejiiora profrimla- inente ia necesidad en que se ha creído coloc.ada k República del Perú para romper sus relaciones con k de Chile ¡ ii.ar a ia suerte de las anuas el resultado ds las cuestiones pendiente.? entre lo,s dos países, Méjico, a quien su oríjeii, co.?tumbres i teudcncias políticas confunden en aspiracione.? comunes con ks demas repúblicas hisp&iio-americauas, i que ve como pro­ pios los progiusoa obtenido.? por esos países, así como estima suj-as sus desgracias, considera que esa guerra es una verda­ dera calamidad para 1.a.? repúidicas de ovíjen latino en ol con­ tinente americano, i celebr,aria debidamente el pronto resta­ blecimiento de una honrosa paz entro ia.? naciones peruama i chilena. El Gobierno de lo.? Estados Unido.? mejicanos cree cumplir nn grato deber al manitestar al del Perú, como tengo la honra de hacerlo por el respetable conducto de V. B., que el pueblo mejicano conserva vivo en su memoria el recuerdo de las di- v'ersas i ami.stoaas manifestaciones de simpatía (¡ue eu épocas angustiosas para su existencia política mereció de k nación peruana, i (¡ne al espresar los uias fer?úentes votos por el re.?- tableoimieato de la ))az, tembúa especial complacencia en hacer ai Gobierno i al pueblo del Perú todo.? los servicios que, com­ patible.? con ks relaciones que lo ligan con los dos paíse.? beli- jcraiites, imdieran cspresar los .sentimientos de gratitud i fra­ ternidad del pueblo mejicauo. Sírvase V. B, aceptar las aeguridade.? do la distinguida con­ sideración con que tengo la honra de ser de V. E, atento i obediente servidor.

M. Rueda.?,

•A S. E. don tóanuol Irigáyen, Ministro de Relnciouca Estetiorta del Perú.— Lime.

REPÉBLÍOÁ DOMINICANA. ,

MINISTERIO DE RELACIONE? ESTERIORES,

Santo Domingo, Mayo 27 de 1879.

Excrao. Señor:

Se halla en este Ministerio la favorecida comunicación de V. E., fecha 7 de Abril próximo pasado, participando al Gobier­ no dominicano ks r.uzones que hati servido de móvil al Go­ bierno de! Perú para emprender la guerra contra la República de Chile. El Gobierno de que soi órgano, Excmo. señor, i a cuyo couo- cimiento me apresuré a poner el contenido de la comunicación referida de V. E., me encarga manifieste a V. E., con súplica de trasmitirlo al Gobierno de que es digno miembro, el profun­

do sentimiento cou que se ha enterado de esa suprema apela­ ción a k lei de k fuerza, entre dos estados cuyo común oríjen e hi.storia convidan i obligan a una intelijencia fraterna! i pa­ cífica, El Gobierno de k República dominicana formula, pues,

los votos mas sinceros, jior que la paz se

rssteblezoa pronta^

mente cutre las do,? repúblicas hermanas, i acierten a transi- jir en sus diferencias sin perjuicio ni desdoro para ninguna da

ks partos.

«i

DOCUMENTOS INÉDITOS.

23

Tengo el honor, Exorno, señar, de ofrecer a V, E. los testi­ monios de la mas elevada consideración, con los cuales soi de

V. E. su mui atento i desco.so servidor.

M.skuel de I. G.alvas.

Al E.rcmo. sefior Mioistro de Relicioncs Eiiterioi'es del Perá.—Lima.

MINISTERIO

DE

RELACIONES

E S T E R IO R E S DEL PERÚ

(i).

XXXYJI.

Tratado Secreto i Clave peruana.

NÚM. 11.—MINISTERIO DE RELACIONES ESTERIORES.

(Reservada.)

Lima, Febrero 17 de1S79.

Con la debida atención be leido el oficio de V. S., de 5 del

mes corriente, núm. 12, en que dá cuenta

que tuvo V. S. con el señor Ministro de Relaciones Esteriores de esa República, Reservándome tratar- en nota separada de las indicaciones que hiciera V. S. a dicho señor Ministro, sobre el Tratado Se­ creto de 6 de Febrero do 1873, debo hacerle notar que V. S. 11(1 tiene, como cree, instrucciones bastantes para proceder conforme a dicho pacto en el desagradable conflicto que ha surjido entre Bolivia i Chile, porque en ks que .se comunica­ ron a V. S. en nota de 25 de Enero de 1878, no se le dió au­ torización alguna sobre el particular, i únicamente se llamó la atención de V. S. sobre el espre.sado Tratado, porque era indis­ pensable que conociera ese documento. Dios guarde a V. S.

de la conferencia

M anuel IfiiaúvEN.

Al señor Quiñones, Miniatro del Perú en Bolivia.

CLAVE PROVISIONAL EMPLEADA POR LOS PERUANOS PARA LA COMUNICACION TELEGRÁFICA.

V

F

erdaderas

a l.sa s,

a|l»vch

4{m

i

I

J

lllm

Pi?