Boletín Güemesiano Digital

15 años difundiendo la más original y la menos conocida gesta emancipadora de América

Año 15 - Edición Nº 181 - Junio de 2015
Autora: Prof. María Cristina Fernández

Sumario:
* I. PeregriNACIÓN del Bicentenario de la Patria 1816 - 2016
* II. Gran Cabalgata Nacional
* III. Agenda Güemesiana
* IV. El Derecho de Gentes
* V. El Numen de la Identidad Nacional

Boletín Güemesiano Digital Nº 181
Junio de 2015

Página 1

Boletín Güemesiano Digital
15 años difundiendo la más original y la menos conocida gesta emancipadora de América

I. PeregriNACION del Bicentenario de la Patria
Marcela y Carlos Figueroa, Laicos Consagrados, Peregrinos con María y Misioneros
de Jesús Buen Pastor, son los organizadores y coordinadores de la PeregriNACIÓN
del Bicentenario. En comunicación con ellos, el 9 de junio comentaron:
El jueves pasado llegamos provenientes de Cipolletti (Río Negro) a la última posta de
la primera parte, la nro. 15 y la décima provincia desde que iniciamos, Bahía Blanca
(Buenos Aires).
Acá nos tocó organizar las actividades propias de cada posta y también organizar y
coordinar la segunda parte de la primera etapa de la PeregriNACION, que Dios
mediante se iniciará el próximo sábado 13 de junio en Salinas Grandes (La Pampa) y
finalizará en Luján, Dpto. Cruz Alta (Tucumán). Entre esas dos puntas están las
siguientes postas: Santa Rosa (La Pampa); Sta. Rosa de Río Primero (Córdoba);
ciudad de Córdoba; Carpintería (San Luis); Rodeo de Soria (Sgo. del Estero).
En facebook vamos subiendo la información y los testimonios. En el otro sitio se
encuentran, cronológicamente ordenados, los links de prensa con lo que se va
publicando y nos van acompañando generosamente tanto en el orden nacional como
internacional.
La PeregriNACION no dispone de ningún tipo de vehículo propio, por la condición de
austeridad que implica nuestra consagración. La modalidad es la siguiente: cada
Comunidad que visitamos primero es anfitriona, nos recibe, nos brinda su
hospitalidad y posteriormente peregrina con nosotros llevándonos a la posta
siguiente, de manera de confraternizar con las diferentes comunidades de Luján de
Argentina. En varios tramos peregrinaron junto a nosotros y nos llevaron los
hermanos de Gendarmería; los de Tinogasta hasta Famatina y allí tomó la posta el
Escuadrón de Chilecito. Desde Chilecito hasta Los Palacios (La Rioja) peregrinó
personal del Escuadrón. En Malargüe nos brindó su hospitalidad el Escuadrón 29,
que nos facilitó un vehículo para los traslados a los lugares donde realizamos las
actividades. En esa posta, una de las actividades fue una conferencia para el
personal. Hicimos referencia a la relación de los Padres de la Patria con la Virgen de
Luján, Destacando que el Grl. Martín Miguel de Güemes ofrendó uno de sus sables a la
Virgen de Luján, lo que fue destacado en una oportunidad por Andrés Mendieta.
En otro párrafo de la comunicación, Carlos y Marcela comentaron que fue
emocionante enterarse de la hermosa patriada de los gauchos que partieron desde
La Quiaca a caballo, en referencia a la Gran Cabalgata Nacional organizada y
coordinada por Gerardo Tigre Medina. Se puede seguir y acompañar la
peregrinación en:
http://www.carlosfigueroaysra.blogspot.com.ar
Correo electrónico: emanuel.org.ar@gmail.com
Peregrinación del Bicentenario de la Patria
http://www.emanuel-org-ar.blogspot.com.ar
http://www.facebook.com/emanuel.org.ar
Boletín Güemesiano Digital Nº 181
Junio de 2015

Página 2

Boletín Güemesiano Digital
15 años difundiendo la más original y la menos conocida gesta emancipadora de América

II. Gran Cabalgata Nacional
Con los mismos sentimientos y objetivos: fe, unión y solidaridad, un hombre del
Pago Hernandiano, Pehuajó (Provincia de Buenos Aires) inició en el año 2014 un
sueño: unir el país de a caballo. Ese año cabalgó desde Salta hasta Pehuajó, le
faltaba una etapa: La Quiaca - Salta.
El 25 de mayo vivió momentos de gran emotividad al desfilar donde comienza la
Patria: La Quiaca. Al día siguiente partió rumbo a Salta, donde acaba de llegar.
Se llama Gerardo Medina, es conocido con el seudónimo Tigre, tiene 58 años. Dice
sentirse obligado a dar buenos ejemplos, camina el país que ama profundamente,
se declara enamorado de Salta. Desde el monumento al general Güemes partió el
año pasado, el mismo monumento es su punto de llegada, justo cuando la tierra
toda se prepara para homenajear al héroe.
Gerardo se lo rinde desandando parte de los caminos por los que él transitó hacen
doscientos años. Ése hombre magno fue el primero en recorrer la geografía puneña
en respaldo del grito de Mayo. Entonces comenzó a escribirse la historia de la
Patria, con trazos rojos, esfuerzo, sacrificio y el mismo amor que nos aúna en el
reconocimiento.
Mirando esta foto uno se imagina a
los hombres de la Puna, en la
grandeza de su pobreza abrazada
a un ideal: la Independencia. Y a
los nobles equinos, casqueando y
dejando la vida en los exigentes
senderos donde a marcha forzada
llevaron sobre sus lomos a los
defensores de la libertad.
Es lindo, me hacer querer más la
Patria, dice Gerardo. Sentir el
viento azotando la piel, el sol
resquebrajándola, enfrentar la falta de oxígeno, la aridez, las miradas ancestrales
de los rostros milenarios surcados por el silencio. Saber que todo eso es la Patria y
poder transitarla, es la recompensa a tan caro desafío.
El 20 de setiembre partirá desde Pehuajó rumbo a Tierra del Fuego. Está
convocando a quienes quieran sumarse: tres de cada Provincia, anhela, cabalgar de
cinco a seis meses y terminar con un abrazo. Allá, cerca de Malvinas. Y enviarle el
beso a la hermana que siempre espera.

Boletín Güemesiano Digital Nº 181
Junio de 2015

Página 3

Boletín Güemesiano Digital
15 años difundiendo la más original y la menos conocida gesta emancipadora de América

Gerardo Medina, en aprestos para la partida desde la Puna Jujeña

III. Agenda Güemesiana Mayo de 2015
En Mayo la Prof. M Cristina Fernández desarrolló las siguientes actividades:
06 de Mayo: Entregó a la Biblioteca de la Escuela de GN Martín Miguel de Güemes,
material bibliográfico destinado a la educación de los cadetes.
29 de Mayo: Se comunicó con el Programa conducido por José Luis Moreno, Radio
Chascomús, para comentar la partida de la PeregriNACION y la de la
Gran Cabalgata Nacional desde La Quiaca, Provincia de Jujuy.
IV. El Derecho de Gentes
En la extensa y bien documentada obra de Alberto Cajal Güemes y el Norte de
Epopeya se leen interesantes aspectos de las estrategias militares del general
Güemes y el trato que mantuvo con los jefes realistas.
El mariscal de campo José de la Serna se hizo cargo del ejército enemigo en
noviembre de 1816. Días más tarde se produjo en Yavi un desgraciado episodio en
el que fueron atacados por sorpresa los patriotas. Hubo una cantidad no precisada
Boletín Güemesiano Digital Nº 181
Junio de 2015

Página 4

Boletín Güemesiano Digital
15 años difundiendo la más original y la menos conocida gesta emancipadora de América

de muertos y numerosos prisioneros, entre ellos el comandante general de la Puna,
Juan José Fernández Campero y su segundo, Juan José Quesada.
Belgrano intentó un canje de prisioneros, escribiéndole a La Serna pero en
principio éste se negó. Luego, Güemes envió una comunicación al español en la que
le hablaba de la salud de dos prisioneros, uno de ellos sobrino de La Serna. En el
intercambio epistolar se puede apreciar la táctica persuasiva que aplicó Güemes en
sus escritos.
Bajo el título Una correspondencia entre Güemes y La Serna, Cajal expresa:
Si bien es cierto que las invasiones al norte argentino no son más que la prolongación
de las operaciones en el Alto Perú, desde el momento que los realistas salen del ámbito
de las republiquetas, cambia el panorama, hasta en los expeditivos procedimientos
punitivos allí entonces empleados. Las autoridades españolas, gozando de todos los
privilegios exclusivos de la colonia, apenas se sintieron lesionados en su principio de
autoridad, reaccionaron despótica, violentamente, contra los insurgentes del Alto Perú.
La complicada maquinaria de la política española en las colonias de América, lejos de
considerar a los altoperuanos amparados por las leyes de la guerra, los tienen como
esclavos, sin derecho alguno. De ahí que fueran víctimas de terribles represalias, al
pretenderse escarmentarlos. Mas ahora, en esta invasión contra los revolucionarios del
sud, cambia la naturaleza de la guerra, que no adquiere aquella virulencia ni despierta
tan bárbaro encono.
Aunque siempre altivos y desdeñosos, los jefes españoles tienen a menos a las tropas
bisoñas que vinieran a combatir y que están muy lejos de reconocer en Güemes un
contendor peligroso, refiriéndose con desprecio a los gauchos rotosos que lo siguen.
Pero también saben que esta vez no se trata de indios ni mestizos, sino de una raza
fuerte y madura, pues que el gaucho es la primera, la más antigua, la más eficaz
adaptación del europeo a la naturaleza indígena, y por eso resulta cronológicamente, el
primer argentino.
Si bien los consideran como rebeldes, la lucha que viene sosteniendo La Serna toma
otro cariz: ella no se caracteriza ahora por esas odiosas represalias y los actos de
crueldad que vimos cometerse en el Alto Perú; a pesar de que el general español
sostiene, por sobre todo, el rotundo principio de que los revolucionarios son rebeldes y
que por lo tanto no los amparan las leyes de la guerra. Pero la personalidad de Güemes
y sus arrestos diplomáticos intervienen directamente para hacer que el jefe del ejército
realista reconozca en los gauchos salteños a enemigos dignos de medirse con sus tropas
escogidas y a Güemes como beligerante con arreglo al derecho de gentes. Esto puede
deducirse de un cambio de correspondencia originada en las siguientes circunstancias.
Al caer en manos de los realistas el coronel Campero, en ocasión del desastre de Yavi, el
general Belgrano se había dirigido a La Serna proponiéndole su canje por dos coroneles
españoles que tenía prisioneros, advirtiéndole que serían fusilados si tal medida se
tomaba con Campero. Demanda ésta que si bien se cumple en parte al respetarse la
vida del marqués, el general español contesta con altivo énfasis al dirigirse a Belgrano,
negándole lo propuesto y manifestando: …”es cosa sabida que sólo las tropas regladas y
que dependen de una nación cuyo gobierno está reconocido por los demás, son los que
tienen derecho a ser tratados con las consideraciones que un prisionero de guerra merece.
Esta es una verdad y no lo es menos que el canje es inadmisible”.
Boletín Güemesiano Digital Nº 181
Junio de 2015

Página 5

Boletín Güemesiano Digital
15 años difundiendo la más original y la menos conocida gesta emancipadora de América

Güemes, al tanto de este antecedente y lastimado por el desplante del General enemigo
para con su Jefe, al pretender menoscabarlo con sus juicios, ve llegada la oportunidad
de cobrar esa despectiva soberbia del adversario: enterado de que entre los oficiales
tomados prisioneros a los realistas últimamente, había caído el 14 de marzo un capitán
sobrino de La Serna, tantea diplomáticamente el terreno, escribiéndole a éste una
comedida carta, en la que cortésmente le hace saber que dicho oficial y un soldado que
con él fuera hecho prisionero, están mejor de sus heridas y son bien tratados.
Enseguida se produce la reacción que espera Güemes, pues que el jefe español contesta:
“Siento como debo la pérdida de tan dignos compañeros de armas, pero al mismo tiempo
me ha servido de satisfacción, el saber que se asista tanto al capitán como al lancero, que
igualmente se halla herido y prisionero con cuanto necesitan para su curación. No se
espera menos de un sujeto de las circunstancias de usted y no dudo que en todo caso
procurará se trate al desgraciado con la humanidad que el derecho de gentes obliga,
estando seguro que por mi parte trataré al prisionero con la hospitalidad y dulzura que es
justo”. Y lo que La Serna rechazara a Belgrano lo sugiere ahora, al terminar su carta
proponiendo un canje de prisioneros, grado por grado.
Como vemos, el jefe del ejército realista habla ya de lo que es justo y del derecho de
gentes, sin omitir mencionar su reconocimiento de las condiciones que distinguen a
Güemes. Pero éste, lejos de darse por satisfecho, sólo deseó enrostrarle la injuria que
significara su respuesta anterior a Belgrano, y le dice al contestarle: “Pudiera resolver el
canje de prisioneros que Ud. indica, pero como no ha mucho que, a igual propuesta que
dirigió a Ud. mi digno general, se negó Ud. temerariamente, he tenido a bien consultarlo
sobre el particular. Aquel paso poco político es causa de este tropiezo. Estoy satisfecho de
la humanidad y lenidad que a Ud. caracteriza pero no así de sus subalternos Centeno y
otros, autores de excesos; sobre todo y asegurando que mis armas son protectoras de la
inocencia, nivelaré mi conducta con la que Ud. observa”.
Esa actitud es aleccionadora y otra prueba elocuente del respeto y amistad que Güemes
siente por Belgrano, con quien intrigas de contemporáneos pretendieron indisponerle
al hacerse cargo el general del mando del Ejército Auxiliar del Perú. Pues sólo por esa
sincera estimación que Güemes tiene por él, es que diplomáticamente encuentra la
coyuntura para enrostrar al jefe enemigo la descortesía que significara su carta de
contestación al Jefe del Ejército del Norte.
La contestación de La Serna a Güemes confirma lo que dijimos sobre su espíritu
humanitario, dado que el último hace referencia a ello, al hablar de su humanidad y
lenidad, carta precisa, valiente y altiva, donde se trasluce la autoridad moral de
Güemes, y que constituye una lección de soberbia del invasor. Y por supuesto que llena
su cometido ya que La Serna responde al escribir: “Permítame Ud. que le diga que el
lenguaje de su carta del 25 que acabo de recibir, es un poco extraño, tanto en llamar
impolítica la que le escribí el general Belgrano sobre el canje del Marqués de Tojo, como
en afectar demasiado calor en materia de opiniones. Yo prescindo de esto, pues las
opiniones son tan diversas como los semblantes de los hombres, pero no puedo prescindir
declarar que estaba bien distante de negarme al canje, pues proponía uno general; y no
debe dudar de que así como jamás paso los límites que previene la moderación, tampoco
tolero expresiones poco decorosas del carácter que represento. Ninguno de los excesos que
me dice han cometido mis subalternos, ha llegado a mi noticia. Mi conducta será siempre
la misma, sea cual fuere la suerte de las armas, pues ni me ensoberbecen los sucesos
favorables ni me abaten los adversos”.
Boletín Güemesiano Digital Nº 181
Junio de 2015

Página 6

Boletín Güemesiano Digital
15 años difundiendo la más original y la menos conocida gesta emancipadora de América

Esta correspondencia da a conocer la nueva postura del general español, que ahora
confiesa un Derecho de Gentes, reconociendo la autoridad de Güemes y las
posibilidades guerrera de sus tropas. Satisfecho por ello, el Comandante en Jefe de la
defensa se dirige a Belgrano (como siempre que corresponde darle cuenta de sus actos)
expresando en su oficio: “No dejará de notar el distinto tono con que hoy se produce
aquel jefe. Ya hoy confiesa un derecho de gentes en toda guerra, sea cual fuere; el que
desconoció inicuamente con nosotros en los indicados oficios y proclama marcados con el
sello de la soberbia, de modo que con el tiempo habrá de confesar mal de su grado la
justicia de nuestra causa”.
Seguramente Belgrano reconoce en estas palabras de Güemes, exentas de toda
petulancia (dado que no habla de él ni de sus gauchos sino de los Americanos) el éxito
diplomático de su autor, quien no es solamente gaucho entre los gauchos, sino también
hombre de profunda penetración psicológica, finaliza Cajal.

Cabe agregar que ni Fernández Campero ni Quesada fueron canjeados por La
Serna. El primero murió en Jamaica mientras era trasladado a España para ser
juzgado y Quesada fue rescatado de las Casas Matas del Callao por el general José
de San Martín.
V. La muerte del numen de la identidad nacional argentina
Recientemente fue publicado el libro La mirada de Güemes. Una historia política del
Dr. Abel Cornejo. En la contratapa del libro se lee que Güemes:
Era en su tiempo el más salteño de los argentinos y el más argentino de los salteños.
Esta es la historia de una utopía. Tiene visos de tragedia griega y también componentes
fantásticos. Es un relato de luchas, pasión y muerte. Pero a la vez, el descubrimiento de
un idealista que pugnó por un Estado libre, justo y soberano. Un hombre que buscó
cambiar el orden establecido y que se fundasen nuevas instituciones. Un líder
convencido de que solo en el pueblo reside la legitimidad del poder. Durante mucho
tiempo la figura de Martín Güemes fue silenciada, hasta casi olvidada de la historia.
La Mirada de Güemes es un intento centrado en volver a la época de Martín Miguel de
Güemes y sus circunstancias, escrita por alguien que no es historiador, pero que
pretende salir de la asepsia o del sincretismo histórico.

Al referirse al 17 de Junio, día en que Martín Miguel de Güemes cerró sus ojos en la
tierra y los abrió en la gloria, el autor escribe:
En el anochecer del 17 de junio el Valle de Lerma parecía como una lejana e insondable
baguala plañidera que hacía estremecer las quebradas, los valles y los ríos de Salta.
Había muerto el Padre de los Pobres. Ya se había ido de este mundo Martín Miguel de
Güemes, numen de la identidad nacional argentina.

En otro párrafo Cornejo expresa:
Con Güemes moría –dice Jorge Enea Spilimbergo desde su visión marxista de la
historia- el impulso americano en la frontera norte, se desgarraba el Alto Perú, perdía
San Martín su nexo estratégico con el Plata y se obligaba al renunciamiento de
Boletín Güemesiano Digital Nº 181
Junio de 2015

Página 7

Boletín Güemesiano Digital
15 años difundiendo la más original y la menos conocida gesta emancipadora de América

Guayaquil; se cerraba la ruta del Pacífico como contrapeso al centralismo porteño;
empezaban la balcanización, la dictadura oligárquica y el patriotismo de la entrega. Los
decentes conspiraban desde 1817. El complot no era ni federal ni unitario; querían
liberar a la provincia del yugo de un tirano aborrecido –tal como calificaban a Güemes.
La conspiración fracasó inicialmente porque Pueyrredon y Belgrano se negaron a
derrocarlo. Abortados los intentos de 1817 y 1818, en 1819 se suma a los manejos el
coronel Arias, quien propone: Hacer las paces con los españoles en la primera vez que
cargue el enemigo; nos presentamos todos e imploramos el perdón del rey.
A la mañana siguiente, con el cielo enlutado por la pena, un largo cortejo peregrinó a
través de sendas y senderos hacia la iglesia del Chamical, luego de haber velado a su
líder a la luz de las estrellas. La misma iglesia que había mandado a construir tiempo
antes. Puesto el cuerpo en un improvisado ataúd, el capellán Francisco Fernández rezó
un responso y fue bajado a la tumba. Con flores silvestres y terrones de tierra los
gauchos condolidos despidieron al héroe en la que sería su primera morada fúnebre.

Reconocer al general Martín Miguel de Güemes como el numen de la identidad
nacional no es un hecho menor. Mucho es lo que se ha escrito sobre el héroe, y se
seguirá escribiendo. Güemes es la bandera de la Patria, dijo el taxista Miguel
Eduardo Fernández cuando le preguntaron por qué asistía cada año a la Guardia
bajo las Estrellas en Cañada de la Horqueta, donde hacen 194 años expirara el
salteño nacido para la Patria y muerto por ella.
La frase Numen de la identidad nacional expresa un sentimiento que se proyecta
cada vez que se nombra al prócer, se escribe sobre su figura, se le rinde homenaje,
se luce un poncho, se visita el Panteón en el cual reposa o se observan sus bustos y
monumentos, a lo largo y ancho del país. Y también fuera de él.
Numen de la identidad nacional, precisa y certera frase para rendir el debido
homenaje desde estas páginas, en este nuevo aniversario de la muerte de aquél que
Salta no olvida.
Ciudad de Buenos Aires, 14 de junio de 2015

Prof. María Cristina Fernández - martinmiguelguemes.com.ar
mariacfernandez@speedy.com.ar - macachita@gmail.com

Boletín Güemesiano Digital Nº 181
Junio de 2015

Página 8

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful