el reciclaje no

es suficiente
para alcanzar
una economía
circular

FEBRERO 2015

Escrito por: Rachel Tansey
Investigación inicial y borrador: Joseph Zacune
Agradecimientos por su colaboración:
Ariadna Rodrigo, Julian Kirby, John Hyland,
Keith James and Lasse Brand
Especial agradecimiento por su trabajo realizado en
este tema y que se refleja en el informe: Zero Waste
Europe, RREUSE, iFixit, Repair Café, EEB, y el resto de
entidades que aparecen en este informe.
Diseño: www.lindsayynobledesign.com
Traducción al castellano: Amigos de la Tierra España

Amigos de la tierra agradece la colaboración
económica de la Comisión Europea y especialmente
de la Dirección General de Medio Ambiente para
la elaboración de este informe. La información
contenida en este informe es responsabilidad única
de Amigos de la Tierra, y no puede asumirse como
la posición del financiador. El financiador no se hace
responsable de ningún uso que se le pueda dar a
esta información.

2

introducción
Los grandes beneficios sociales, ambientales y económicos que generaría una política
robusta sobre recursos naturales son evidentes, y así lo han reconocido tanto la Unión
Europea como los gobiernos de sus Estados Miembros. A modo de ejemplo, el fomento
de la reparación y la reutilización tiene un elevado potencial de creación de empleos
y además, evita por un lado los impactos generados por la extracción de metales y
minerales en origen, y por otro, la gestión de residuos en incineradoras y vertederos.
Pero los primeros pasos dados para fomentar la reparación y la reutilización, haciendo a
Europa avanzar así hacia un modelo más eficiente en el uso de los recursos, y por tanto
de menor consumo de los mismos, corren el riesgo de ser abandonadas por los decisores
políticos de la nueva Comisión.
La Comisión Europea publicó en Diciembre de 2014 su plan de trabajo para el año 2015,
en el que desvelaba la eliminación del Paquete de Medidas para una Economía Circular1,
el cual incluía porcentajes de reciclaje más ambiciosos que los existentes, y también
pretendía limitar la incineración y el vertido. Esta eliminación se produce aún teniendo
el paquete el apoyo de los estados miembros europeos, la evidencia de que crearía
180.000 puestos de trabajo directos en Europa para 2030 y de que evitaría 62 millones
de toneladas de gases de efecto invernadero 2. Con la completa implementación de las
medidas del paquete, se podría llegar a ahorrar 72.000 millones de euros3, y yendo más
allá de la legislación vinculante, es decir, poniendo en marcha las medidas de la Hoja de
Ruta por una Europa eficiente en el uso de los recursos se podrían crear 526.000 empleos,
y ahorrar 55.000 millones de euros más4.
El vicepresidente primero de la Comisión, Frans Timmermans ha prometido a los
miembros del Parlamento Europeo una nueva propuesta de economía circular más
ambiciosa que la anterior a finales del año 20155. Es imprescindible que la Comisión de
Juncker se tome en serio la economía circular, y que la modificación del paquete no
sea una excusa para eliminar ambición en cuanto a objetivos, o aspectos relevantes del
anterior paquete tal y como reclamaban los grandes lobbies industriales. La Comisión
tiene la misión de trabajar por el bien del planeta y su gente.
En Europa, no le damos suficiente valor a los recursos naturales que consumimos. Más
del 50% de los residuos municipales siguen eliminándose en vertederos o incineradoras6,
lo que traducido a euros supone más de 5.000 millones tirados a la basura cada año7. La
última Directiva Marco de Residuos de 2008 marcaba como objetivo principal el avance
de los países en la reducción, preparación para la reutilización y el reciclaje, como bases
de la pirámide de la jerarquía de residuos8 9. Y sin embargo, 7 años después, el vertido y la
incineración siguen siendo la gestión mayoritaria en toda Europa.
Todavía podemos cambiar esta realidad, pero desde luego, no a base de eliminar las
políticas de gestión sostenible de residuos y recursos naturales. El Paquete de economía
circular no solo debería haberse mantenido, sino que debería haberse reforzado en
algunos aspectos, como las políticas económicas, para conseguir que Europa avance
hacia una economía realmente sostenible. Además, es imprescindible no basar las
políticas únicamente en la gestión de los residuos, es necesario incluir también el
consumo de recursos naturales, ya que Europa es uno de los principales consumidores de
recursos del planeta, con una huella de materiales de 21 toneladas por persona y año10.
Reducir la cantidad de residuos y mejorar su gestión es necesario, pero la reducción del
sobreconsumo de los recursos naturales, implica una estrategia más amplia. Los residuos
son uno de los productos generados por nuestro sistema socioeconómico. Aunque
alcancemos porcentajes de reciclaje del 100%, el crecimiento ilimitado del consumo va a
hacer necesario que se continúe con extracción de nuevas materias vírgenes. A modo
de ejemplo, el aluminio ha alcanzado altas tasas de reciclaje, oscilando en función de los
países entre el 62 y el 95% de los residuos generados, y sin embargo, debido a su elevada
y creciente demanda, el material reciclado solo cubrió el 35% de la demanda total de
aluminio en 2008, por lo que sigue siendo necesaria la extracción11.

3

Figura 1.

la jerarquía de los residuos
La UE y sus 28 estados miembros están obligados a gestionar
los residuos según esta jerarquía. En primer lugar y ante todo, es
primordial la prevención (ej. evitar, reducir y reutilizar), seguido de la
preparación para la reutilización (ej. revisión, limpieza y reparación de
los productos para un uso posterior), después reciclaje, recuperación
(ej. digestión anaerobia) y por último eliminación (ej. Vertedero). Esta
jerarquía la estableció la Directiva Marco de residuos en 2008. Todas
estas operaciones deben realizarse sin dañar la salud humana ni
perjudicar el medio ambiente.

4

Europa no será capaz de reducir su uso de los recursos naturales sin una política de
residuos que forme parte de una estrategia más amplia de reducción del uso de recursos
naturales. Además, el precio de estos recursos se ha disparado desde que se inició el
presente siglo; en la primera década, los precios han subido un 147% 12. Cada vez existe
una mayor población enmarcada en la “clase media económica” en las diferentes zonas
del planeta, lo que implica una demanda superior de recursos naturales, que incrementa
la presión sobre la demanda de los mismos, surgiendo grandes competencias. Avanzar
hacia una economía circular es un primer paso, pero por si sola, la circularidad no
acaba con la situación a la que nos enfrentamos, de un consumo por encima de las
posibilidades planetarias. Este hecho tiene consecuencias negativas para el planeta y
las personas, ya que los servicios que prestan los ecosistemas no se pueden regenerar al
ritmo que se consumen, se pierde biodiversidad, el suelo se erosiona, se incrementa el
cambio climático y se degeneran los recursos naturales.
Por tanto, crear una economía circular no es suficiente. Los europeos consumen
demasiado, más de lo que les correspondería en un reparto equitativo. Además, este
consumo ha sido excesivo desde hace décadas, contribuyendo al hecho de que la
humanidad en su conjunto esté rompiendo los límites planetarios. Cada año se supera
el límite planetario antes, en el pasado 2014 la fecha en la que se superó la capacidad de
regeneración de los recursos renovables y de la absorción del CO2 generado fue el 19 de
Agosto13. Otra imagen significativa es la del hecho de que si todo el mundo viviera como
las personas europeas, serían necesarios 2,5 planetas para cubrir sus necesidades14. . Es
por tanto necesario y de justicia social que la UE introduzca herramientas y políticas que
permitan una calidad de vida adecuada en todo el planeta con un menor consumo de
recursos naturales.
La buena noticia es que la sociedad civil está empezando a poner en marcha excelentes
iniciativas en este sentido. Pero sin cambios en la legislación europea, estás buenas
prácticas quedarán como actividades marginales y locales. Este documento recoge una
serie de experiencias que están poniendo su granito de arena en la reducción del uso de
recursos naturales y residuos en Europa, y además aporta una serie de recomendaciones
legislativas imprescindibles para hacer de estas iniciativas la norma general. Estos
estudios de caso muestran como en muchas ocasiones comunidades locales pequeñas
y con pocos recursos, pero con afán de lograr la sostenibilidad, son las más motivadas
y responsables a la hora de poner en práctica medidas para reducir el uso de recursos
naturales y residuos. Algunas experiencias locales se han iniciado por la demanda social
tal y como pasó en Capannori, Italia, o Argentona, España. En todas las zonas de estudio,
experiencias como la red de Repair Café, municipios Residuo Cero, plataformas online
de reutilización, tiendas de préstamo o trueque, comunidades de compostaje, etc. están
rellenando los huecos que ha dejado la inacción de las políticas estatales y europeas.
Sin las políticas adecuadas ni el apoyo financiero a las mismas, estas actividades
seguirán siendo marginales y muchas veces en riesgo de desaparición por falta de
recursos o infraestructuras. La UE y sus estados miembros tienen altas capacidades y
competencias para legislar a favor de estas actividades que evidentemente ofrecen
beneficios tanto sociales como ambientales. Las recomendaciones políticas de este
documento pretenden crear un puente entre las incompletas legislaciones y estrategias
europeas, y las actividades ya existentes de reducción en el uso de recursos naturales.
Muchas de estas recomendaciones están acompañadas e inspiradas por un estudio
de caso concreto que ilustra la propuesta. Con el fin de valorar en su medida estas
iniciativas, los estados miembros deberían tomar nota de la creación de empleo, los
ahorros económicos, la reducción del coste de gestión de los residuos, y el incremento
de la protección ambiental.

5

recomendaciones
políticas
En Europa es necesaria una economía circular y eficiente en el uso de sus
recursos, pero por el momento parece que las instituciones europeas no
están por la labor. Las políticas existentes sobre recursos naturales no son
vinculantes y dejan en manos de los Estados Miembros las decisiones
finales sobre si introducir o no las medidas necesarias. Las diferentes
interpretaciones, objetivos y ambiciones entre estados miembros ha
creado una Europa a dos velocidades, con países como Alemania o
Austria creando sus agendas propias sobre recursos naturales, mientras
otros no toman cartas en el asunto 15. Y lo peor, es que al eliminarse
el Paquete de Economía Circular, no existen objetivos ambiciosos de
reciclaje por el momento, a la espera de una propuesta de la nueva
Comisión a finales de año.
• En lo que se refiere a residuos, el principal problema es la escasa
aplicación de las normativas vigentes. Las políticas actuales de los
estados miembros no centran suficientes esfuerzos en los primeros
pasos de la jerarquía de gestión (reducción, reutilización y preparación
para la reutilización), por lo que no se considera adecuadamente la
importancia de la jerarquía europea de los residuos, y en consecuencia,
el coste social, ambiental y económico de la gestión de los residuos. La
política de residuos y recursos debe tener en cuenta el valor real de los
mismos, para que mantenerlos en el flujo de la economía sea la opción
más lógica. Existen grandes oportunidades políticas para alcanzar un
cambio efectivo.

6

recomendación

1.

centrar las políticas en la
eFiciencia del uso de los
recursos.
1.1. MOnitORizaR y MEdiR El cOnsuMO dE REcuRsOs En EuROpa,
incluyEndO las huEllas dEl suElO, agua, gasEs dE EFEctO
invERnadERO y MatERialEs.
Los recursos naturales son la base de la vida, y sin los mismos no podríamos
vivir ni tampoco podría funcionar nuestra economía. Como Europa no
mide su consumo de recursos, tampoco puede evaluar el impacto sobre
la eficiencia del uso de recursos de la implantación de sus políticas. El
precio de los materiales se ha incrementado un 135% en la primera década
del siglo XXI, la energía un 190% y los alimentos otro 135%, teniendo que
tener en cuenta además el riesgo de la volatilidad de los precios 16. El
consumo europeo de materias primas sigue en aumento, suponiendo las
importaciones un 20-30% sobre el total de los materiales consumidos en
201017.
La producción y el consumo ineficientes en Europa están dañando
los ecosistemas y las personas más allá de las fronteras europeas,
desplazando los impactos negativos del consumo europeo a otras partes
del mundo: agotamiento y contaminación de las reservas hídricas,
pérdida de biodiversidad, desplazamiento de comunidades, afecciones
y enfermedades de las personas, etc. El incremento del consumo
implica una mayor demanda de recursos naturales, y por tanto mayor
competencia entre países o incluso entre diferentes usos. Por ejemplo, el
suelo se necesita para cultivar alimentos, agrocombustibles o mantener la
biodiversidad.
Debido al alto coste social, ambiental y económico de los recursos, Europa
debe poner en marcha una estrategia amplia, ambiciosa y justa sobre
el uso de recursos naturales. El primer paso debe ser medir el uso de los
recursos, usando los cuatro indicadores:
• Uso del suelo, en hectáreas, incluyendo el suelo utilizado fuera de
Europa para la obtenicón de los recursos empleados en los productos
importados.
• Materiales, en toneladas, incluyendo los que se emplean en productos
importados por Europa.
• Uso del agua, en litros, incluyendo la empleada fuera de las fronteras
europeas para la fabricación de productos de importación a Europa.
• Gases de efecto invernadero, en Kg de CO2, incluyendo los emitidos en
otros países al fabricar productos para importar a Europa18.
En las recomendaciones 1.2, 1.3 y 3,2 se amplía la aplicación de estos
indicadores en diferentes herramientas políticas o áreas.
Los estudios de caso muestran distintas herramientas que pueden servir
para reducir el consumo de agua, suelo, materiales y emisiones de CO2,
como tiendas de préstamo o servicios de leasing (casos 1 y 3), redes de
reutilización (caso 6) o Repair café (caso 8).

7

caso 1.

las tiendas de préstamo y el
poder de compartir
Los modelos de leasing, préstamo y economía colaborativa son un tipo de
iniciativas comunitarias o actividades socio-económicas que no solo son
más eficientes en el uso de recursos, sino que reducen proactivamente el
consumo de los mismos (ver caso 3 sobre modelos de leasing). El primer
paso para aportar valor a los recursos naturales es medir el uso de los
mismos, y fomentar así que modelos más propicios para la reducción del
uso de recursos surjan y tengan más cabida en el sistema. La introducción de
las cuatro huellas, y concretamente su uso en las evaluaciones de impacto
de las nuevas legislaciones y decisiones políticas y económicas, pondrían
de manifiesto la necesidad e importancia de proyectos como tiendas de
préstamos, centros de reutilización (ver caso 6) y Repair Cafés (ver caso 8). En
las recomendaciones 1.1 y 1.2 se puede ver como las plataformas de préstamo
ayudan a la ciudadanía a ahorrar dinero, conectar con otras personas,
evitar la producción de residuos, reducir el uso de recursos y eliminar
progresivamente prejuicios a través de la visibilización de los beneficios de
compartir, basados en los principios de confianza mutua.
El proyecto Leila es una tienda comunitaria en Berlín con más de 750
miembros y que inició su actividad en 2010. Para ser miembro, basta con
donar un objeto, el cual puede ser prestado a otros miembros, sin contratos
ni intercambios económicos19. El objeto más prestado es una taladradora,
un producto que es usado de media 13 minutos por cada propietario20, por
tanto es evidente que es más lógico un préstamo que una adquisición,
ahorrando así dinero y recursos naturales. Tienen una media de 800 objetos,
que incluyen vajillas, cuberterías, juguetes, cajas para embalajes y productos
eléctricos domésticos. En la primera mitad de 2014, se prestaron los objetos
2.300 veces, y las actividades se están incrementando de manera continua21.
El proyecto Leila funciona con pequeñas donaciones y trabajo voluntario,
que cubre los costes justos del alquiler del espacio del local. Los intentos
de conseguir subvenciones del gobierno local han fracasado, poniendo de
manifiesto la falta de apoyo público para este tipo de proyectos, a pesar de
que la Unión Europea ha marcado la reducción de la generación de residuos
como prioridad en la jerarquía de gestión de los residuos. Los apoyos a estas
iniciativas son urgentes y necesarios en toda Europa, ya que están surgiendo
nuevas experiencias por distintos sitios, como Berlín, Kiev o Viena, pero con
grandes incógnitas en su supervivencia.
Ecomodo es un sitio web de consumo colaborativo en Londres, una red de
préstamo de igual a igual para satisfacer necesidades y deseos ocasionales
más allá de los alquileres o las compras, que además beneficia al medio
ambiente, los bolsillos de la ciudadanía y las comunidades. Los objetos que
se pueden tomar prestadas son desde segadoras, tiendas de campaña, palos
de golf hasta colchones inflables, proyectores digitales y herramientas. Se
puede tomar prestado un objeto gratuitamente, o los prestadores pueden
establecer un cargo por el objeto, y elegir si es para ellos mismos, o donarlo
a la organización22. Ecomodo es una empresa social, que aúna objetivos
ambientales y sociales, pero se trata de un proyecto limitado y de pequeña
escala. Este proyecto fomenta el consumo colaborativo y la propiedad
comunitaria, y requiere de apoyos oficiales para elevar su escala y su alcance.
La UE tiene una clara responsabilidad en asegurar el nivel de relevancia y de
financiación de estos proyectos en todos los estados miembros23.

8

1.2 EvaluaR las pOlíticas paRa valORaR si MEjORan la EFiciEncia dE lOs
REcuRsOs En EuROpa.
A pesar de los objetivos marcados en la Hoja de Ruta para la Eficiencia de los Recursos,
se siguen introduciendo e implementando políticas que contradicen estos objetivos.
Una herramienta para evitar esto, es la implantación de las huellas de suelo, carbono,
agua y materiales como parte central de las evaluaciones de impacto. Actualmente,
las evaluaciones de impacto que se llevan a cabo por la Comisión Europea sobre las
propuestas legislativas, tienen en cuenta consideraciones económicas a corto plazo, para
alcanzar objetivos ambientales y sociales a largo plazo. Esta tendencia es preocupante y
tiene el apoyo de los grandes lobbies empresariales para seguir en esta línea24.
Amigos de la Tierra ha expresado su preocupación por los cambios anunciados por la
Comisión Junker sobre la transición del marco de evaluación de impacto en un escrutinio
regulatorio con miembros externos. Esta preocupación se debe al riesgo de crear un
mecanismo eliminatorio para nuevas legislaciones ambientales, saludables y seguras,
además de ser más susceptible al lobby industrial 25. Las evaluaciones de impacto,
deberían tratar de ir más allá de ser una herramienta para consideraciones limitadas y
corto-placistas, deberían ofrecer información a los decisores públicos sobre el consumo
de recursos en Europa, como afectará a largo plazo, y consecuentemente, la dependencia
de la UE en la disponibilidad y accesibilidad a estos recursos. La incorporación de
las cuatro huellas a las evaluaciones de impacto ayudaría a lograr esto, y evitaría las
consecuencias negativas no valoradas en la actualidad. Por ejemplo, el establecimiento
de objetivos mínimos en agrocombustibles para evitar combustibles fósiles, ha supuesto
un significativo incremento del uso del suelo no apreciado en las evaluaciones previas26.
Para evitar errores similares, las políticas de residuos deberían incluir en sus evaluaciones
de impacto las huellas de materiales, suelo, agua y carbono.
1.3 analizaR El REndiMiEntO dE lOs EstadOs MiEMBROs sOBRE la EFiciEncia dE
lOs REcuRsOs natuRalEs a tRavés dEl sEMEstRE EuROpEO.
Los estados miembros tienen que medir su eficiencia y consumo de recursos naturales,
incluso mediante el uso de las cuatro huellas, para poder introducir políticas que
mejoren la situación actual. Analizar estos progresos a través del Semestre Europeo, que
actualmente está centrado en consideraciones clásicas macro-económicas, podría ser
un buen avance para analizar la situación europea con respecto al consumo de recursos
naturales. El Semestre Europeo es el ciclo anual de coordinación de políticas económicas
y presupuestarias a nivel europeo, y la herramienta para implementar la estrategia
de Europa 2020, con el fin de alcanzar un crecimiento más inteligente, sostenible e
inclusivo. Se inicia con la encuesta anual de la Comisión sobre crecimiento, en la cual los

9

países junto con la Comisión, establecen
recomendaciones, incorporan objetivos
ambientales, generalmente muy limitados,
y principalmente donde se plantean
soluciones para el crecimiento económico
o la recuperación del mercado de trabajo,
más que el alcance de objetivos globales
para Europa 2020 (como el incremento de
la eficiencia de los recursos27). Los temas
ambientales que se incluyen, se limitan a
clima y energía28, mientras que temas como
biodiversidad, recursos naturales o agua, se
tratan muy someramente o se ignoran.
El estrecho foco del Semestre Europeo
debe ser ampliado y teñido de verde,
para poder apoyar de una manera más
adecuada el cumplimiento de objetivos
sobre la eficiencia del uso de los recursos.
Es necesaria una interpretación más
holística de las áreas prioritarias a incluir
en la encuesta anual de crecimiento de la
Comisión, con acciones que promocionen
la transición hacia una eficiencia de los
recursos, es decir, una economía circular.
El papel del Parlamento Europeo es el de
asegurar la coherencia entre las políticas
europeas, por lo que se deben unir los
objetivos del Semestre Europeo con otras
estrategias, como la Hoja de Ruta por una
Europa eficiente en el uso de los recursos.
1.4 cREaR un MaRcO EcOnóMicO quE
asEguRE la viaBilidad dE BuEnas
pRácticas dE EFiciEncia dE lOs
REcuRsOs.
En la actualidad, los gobiernos europeos
están subvencionando actividades que
no contribuyen a la sostenibilidad. Como
ejemplo, el sector de los combustibles
fósiles recibe más de 2.000 millones
de dólares en subvenciones para la
investigación, procedente de países como
Alemania, Italia, Francia y Reino Unido29.
Los diez estados miembros europeos más
ricos han subvencionado la producción de
combustibles fósiles con al menos 78 mil
millones de euros entre 1999 y 201330. Es
necesario que la UE actúe urgentemente
para revertir este tipo de subvenciones
ambientalmente perjudiciales, y para crear
un marco que incentive la conservación
de los recursos, la prevención de los
residuos y la reutilización. Las subvenciones
perjudiciales para el medio ambiente
empujan hacia un uso ineficiente de los
recursos naturales. Las reformas facilitarían
el incremento de la eficiencia del uso de

10

los recursos, y el ahorro de costes, redireccionando los impactos ambientales,
liberando dinero público y creando
incentivos para la eco-innovación31.
El establecimiento de tasas a los
actividades perjudiciales para el medio
ambiente, como la generación de
residuos y contaminación, en lugar de
ser subvencionadas, como se produce
actualmente con la incineración (ver
recomendación 2.5), es otro componente
vital de una economía eficiente en el uso
de recursos. Además, Europa necesita una
reforma fiscal ambiental, que grave las
actividades con un elevado uso de recursos
naturales e incentive las actividades de
reutilización y reparación, para hacer así
menos atractivo el consumo de nuevos
productos.
La UE tiene el mandato tanto de eliminar
las subvenciones dañinas ambientalmente,
como el de realizar una reforma fiscal
ambiental, tal y como se recoge también
en la Hoja de Ruta por una Europa eficiente
en el uso de recursos. Esta Hoja de Ruta
pretende poner la eficiencia en el uso de
los recursos como bandera de la Iniciativa
de la estrategia Europa 2020. En ella se
solicita la eliminación de subvenciones
perjudiciales en 2020, además de una
mayor coherencia fiscal teniendo en cuenta
los impactos ambientales32. La Hoja de
Ruta no tiene carácter vinculante, y la
priorización de la recuperación económica a
corto plazo ha ralentizado este proceso.
No obstante, la UE ya tiene el mandato y
las herramientas, incluyendo el Semestre
Europeo, para poner en marcha sus buenas
intenciones. Es el momento de convertir las
intenciones en realidad.

caso 2.

el movimiento residuo cero:
capannori, pionero en italia
“Residuo Cero significa diseñar y gestionar productos y procesos para reducir el volumen y
la toxicidad de los residuos y los materiales, conservando y recuperando todos los recursos,
en vez de quemarlos o enterrarlos”. Implantar el Residuo Cero implica la eliminación de
vertidos contaminantes al suelo, agua o aire, ya que esto es una amenaza para la salud del
planeta, las personas, los animales y las plantas33. El movimiento Residuo Cero supone un
cambio de las infraestructuras públicas, y la creación de empleos verdes con la puesta en
marcha de iniciativas de reducción de residuos y de uso sostenible de los recursos. Residuo
Cero es también un cambio cultural, incluyendo la educación y la involucración de las
comunidades, que aprenden haciendo. La ciudad de Capannori, Italia, muestra la efectividad
de los municipios residuo cero cuando se ponen las actuaciones precisas en práctica.
La historia de Capannori empieza con un movimiento social en 1997 contra una propuesta
de construcción de una incineradora, que se ofrecía como la solución rápida al creciente
problema de residuos del país34. Unas cuantas personas del municipio, preocupadas por
los impactos negativos sobre la salud de la ciudadanía y el entorno, empezaron a movilizar
a los vecinos y vecinas a través del incremento del conocimiento de la ciudadanía sobre
los impactos de las incineradoras. Consiguieron bloquear el proyecto, pero a cambio se les
reclamó la propuesta de alternativas.
Su propuesta fue la de comprometer a la ciudadanía por la reducción de los residuos. En
los siguientes años, Capannori introdujo la separación puerta a puerta, avalada por una
consulta ciudadana, y una tasa de pago por generación (ver caso 5). En 2010, se recogía de
manera separada el 82% de los residuos, dejando solo un 18% de residuos residuales con
destino vertedero. En el mismo año, se creó un centro de investigación residuo cero, para
poder reducir aún más esas cifras. Se identificaron las cápsulas de café y los pañales como
los objetos más comunes en esta fracción, por lo que Capannori solicitó a los fabricantes de
café cambiar sus cápsulas por materiales biodegradables e introdujo sistemas de subvención
para pañales lavables para la ciudadanía local.
En 2010, los comedores públicos recibieron herramientas para compostar, y los residentes
tuvieron también la opción de realizar compostaje doméstico, consiguiendo un 10% de
reducción en sus tasas de residuos si compostaban. Se planteó también una planta de
biogás. En 2011 se creó un centro de reutilización, en el que se recogen textiles, muebles,
aparatos eléctricos, juguetes y otros objetos para su reparación o reutilización y que una
vez reparados se dan a quien lo necesite. El centro también ofrece cursos como costura,
tapicería o carpintería, para mejorar las habilidades y la práctica de reparación casera.
El planteamiento proactivo y holístico de Capannori ha cambiado totalmente la cultura de
los residuos y la reutilización en la ciudad, hecho que se refleja en los datos de 2004-2012, en
los que la generación de residuos del municipio se redujo en un 39%. Y las cifras continúan
reduciéndose. Además, los ahorros equivalentes a dejar de llevar los residuos a vertedero,
más la venta de los materiales recuperados supusieron unos ingresos de más de 2 millones
de euros en 2009, que ha sido reinvertido en infraestructuras de reducción de residuos y enla
creación de nuevos 50 puestos de trabajo locales.
El éxito de Capannori ilustra lo que se puede hacer para reducir los residuos, incrementar
la reutilización y el reciclaje, y reducir la dependencia del vertido o la incineración. Pero
sin políticas y objetivos vinculantes en Europa, el caso de Capannori quedará como un
caso aislado, a menudo dependiente de unos pocos decisores locales motivados por la
causa. Y también nos muestra los avances que podría haber tenido ya Europa si hubiera
dado los pasos para avanzar hacia la transición. Los elevados niveles de consumo y elevada
generación de residuos siguen siendo la norma en Europa, y los altos porcentajes de vertido
no reflejan el cumplimiento de la jerarquía. Para crear una nueva cultura de la gestión de los
residuos en Europa es necesaria la inclusión de desincentivos al vertido y la incineración en
las políticas europeas. (Ver las Recomendaciones 1.5, 2.2 y 2.5).

11

1.5 EliMinaR las suBvEnciOnEs paRa vERtEdEROs E incinERadORas.
La creación de una economía circular real implica la desincentivación tanto de vertederos
como de incineradoras, con el objetivo de eliminarlos en su totalidad. Sin embargo, en
la actualidad la UE continúa financiando nuevas incineradoras a través de los fondos de
cohesión. Algunos planes de residuos apoyados por financiación comunitaria en países
de Europa central y del Este han puesto de manifiesto que con estas medidas la jerarquía
queda totalmente anulada. Por ejemplo, en la República Checa un borrador del plan
mostraba la intención de emplear el 27% de los fondos para prevención, reutilización
y reciclaje, y con el resto de los fondos se crearían plantas de tratamiento mecánico biológico, biogás o incineración35. No solo contradice los mandatos europeos, sino que se
trata de un gasto inefectivo, ya que la cantidad de residuos tratada mediante incineración
y resto de sistemas de eliminación tiene un coste cinco veces superior a las actividades de
prevención, reutilización y reciclaje para la misma cantidad de residuos36.
Existen varias opciones políticas que podrían hacer que Europa se alejara de sus hábitos
de vertido e incineración. La primera de ellas sería el incremento de tasas a las mismas,
como la tasa que tiene implantada Reino Unido para los vertederos37. El problema de
esta medida, si solo se implanta para los vertederos es el efecto rebote para la creación
de nuevas incineradoras. Para que las tasas sean efectivas tienen que cubrir vertedero e
incineración, y la promoción activa de de acciones de reducción, reutilización y reciclaje.
La Hoja de Ruta por una Europa eficiente en el uso de los recursos establecía un objetivo
de cero residuos reciclables incinerados en 2020. Queda mucho trabajo por hacer para
alcanzar ese objetivo. La creación de sistemas de gestión de residuos que eviten el uso
de la incineración, como es el caso de los municipios residuo cero (ver casos 2 y 5), es otra
forma viable de trabajar. Con un apoyo gubernamental fuerte y consistente, una buena
planificación de políticas residuo cero puede hacer de los vertederos e incineradoras algo
obsoleto. Ver recomendación 2.5.
1.6 pROMOciOnaR El lEasing y OtROs MOdElOs altERnativOs dE nEgOciO
Los diseñadores tienen la responsabilidad de crear productos duraderos, reutilizables,
fácilmente reparables y con posibilidad de actualización durante su fase de uso, y que
además sean reciclables o biodegradables al final de su vida útil. Los modelos de leasing
transforman a los consumidores en usuarios. Los fabricantes mantienen la propiedad y
responsabilidad de sus productos durante la fase de uso, y al final de la misma tienen el
acceso a los componentes que pueden servir para reutilizar o como materiales reciclables
que sustituyan a las materias primas.
Bajo este modelo, las compañías no solo tienen que tener en cuenta la venta de un
producto, sino también su retorno, les interesa económicamente que sus productos
sean duraderos, fácilmente reparables y actualizables, porque sus costes serán menores
cuando un único producto pueda durar al menos un periodo completo de leasing. Con
este modelo, las compañías obtendrán beneficios con la inversión en la investigación para
alargar la vida útil de sus productos, mientras que el lanzamiento y marketing de nuevos
y ligeramente “mejores” productos cada año suele ser desincentivador para este tipo de
investigaciones. Por tanto, proporcionar incentivos económicos a modelos como el leasing
o similares puede empujar a los fabricantes a diseñar productos sostenibles. (Ver caso 3).

12

caso 3.

los modelos de leasing. desde
vaqueros hasta taladradoras
Mud Jeans, una marca alemana de ropa de comercio justo y ecológica, ha
revolucionado el mercado por introducir su concepto “Lease a Jeans”, en 2013.
En lugar de vender a sus clientes un par de vaqueros, ellos firman un contrato
para 12 meses, que implica un depósito inicial recuperable de 20€, y un pago
mensual de 5€. Cuando transcurren los 12 meses, los usuarios pueden devolver
los vaqueros (y desde la fábrica los reutilizan), cambiarlos por un nuevo modelo
o quedárselos por más tiempo (y conseguir un descuento en el siguiente
pantalón cuando los devuelvan). El contrato incluye un servicio gratuito de
reparación38. En la actualidad este servicio tiene más de 1.500 usuarios, siendo
el objetivo de Mud Jeans alcanzar un millón. A pesar del aparente éxito, y el
cumplimiento estricto de los principios de la economía circular, el negocio
cubre costes con dificultad, y ha obtenido pocos beneficios en sus primeros
años39. Iniciativas como esta, y los modelos de leasing más en general, deberían
ser prioritarios para las financiaciones europeas y otro tipo de apoyos, para
permitir que estos modelos crezcan y se extiendan por el territorio.
Las bibliotecas de ropa también están emergiendo en Europa, siendo Suecia la
pionera. Por ejemplo, Klädoteket en Malmö es una asociación de estudiantes
de moda que ofrece una manera económica, elegante y sostenible de usar
los recursos colectivos. Tomar prestados prendas de ropa es gratis durante
tres semanas, con cargos por el retraso o las prendas estropeadas40. La ropa
que solo se necesita cortos periodos de tiempo, como las prendas premamá,
también han inspirado este tipo de iniciativas. Es común encontrar estas
prendas en bibliotecas de ropa en Reino Unido, la mayoría basadas en
pequeñas tasas por ser miembro y bajas recargas por estropear alguna prenda.
Suelen ser parte de iniciativas sin ánimo de lucro41.
Las bibliotecas de herramientas también han empezado a florecer en
Europa, ya que la mayoría de las herramientas, manuales o eléctricas se
usan muy poco tiempo al año, unos cuantos minutos. Por tanto tiene más
sentido el leasing que la adquisición. La biblioteca de herramientas R-Urban
en el este de Londres es uno de los primeros proyectos de este tipo que se
estableció en Reino Unido. Se trata de un proyecto sin ánimo de lucro, que
usa temporalmente espacios urbanos vacíos y que implica una donación
mensual de 7 libras para sus miembros. Adquieren, prestan y mantienen
las herramientas, además de fomentar el intercambio de herramientas y
conocimientos entre los usuarios.
Instrumentheek vzk es una biblioteca de préstamos de herramientas en
Kortrijk, Flandes; tiene una cuota de registro anual de 20€ para sus miembros,
y tienen acceso a unas 100 herramientas. Los voluntarios tienen acceso
gratuito a los servicios de préstamo42. Esta iniciativa está progresando gracias a
subvenciones locales, una situación que desafortunadamente es una
excepción en Europa, cuando debería ser la norma43. La UE debería actuar para
facilitar y financiar este tipo de proyectos comunitarios y colaborativos en todo
el territorio europeo. Sin embargo, las grandes empresas tienen un ambicioso
interés en vender más y más rápido como es el caso de la industria de
herramientas eléctricas, que mueve 23 mil cuatrocientos millones de dólares al
año, y que por tanto no están interesados en que se avance hacia esquemas de
préstamo o leasing44. Las bibliotecas de herramientas son una manera de que
las comunidades avancen hacia un sistema más beneficioso para la ciudadanía
y no para los intereses empresariales, pero también es necesaria la creación
de un marco económico que haga más atractivo para los fabricantes el leasing
que las ventas, y que por tanto produzcan productos más duraderos.

13

recomendación 2.

priorizar el primer paso de la jerarquía
de gestión de residuos
2.1 pROMOciOnaR El pRiMER pasO dE las jERaRquía dE gEstión dE lOs REsiduOs
(vER gRáFicO 1).
En la actualidad, la legislación europea, así como las políticas de los estados
miembros están concentradas en el reciclaje, con mucho más énfasis que en
la reducción o la reutilización, que sin embargo son los primeros pasos de la
jerarquía europea, y además requieren de menos energía y materiales que
el reciclaje. Por ejemplo, aunque los estados miembros tienen la obligación
de tener un plan nacional de prevención de residuos desde finales de 2013
(incluido en la Directiva Marco de Residuos), las actividades incluidas en los
mismos no tienen por qué ser obligatorias. Y aún así, a finales de 2013 solo 18
países habían publicado estos planes o programas. En muchos de los planes
se echa en falta objetivos cuantitativos y sus correspondientes esquemas de
evaluación, siendo la mayoría de las propuestas (60%) relativas al incremento
de conocimiento y de información, y muy minoritarias las obligaciones (17%)
y los instrumentos políticos (16%)45.
Queda mucho trabajo por hacer para poder alcanzar los objetivos planteados, incluyendo
políticas de obligado cumplimiento e instrumentos que promo-cionen activamente
los primeros pasos de la jerarquía. Por ejemplo, incentivos económicos o políticos para
los Repair Cafés (ver caso 9), tiendas de préstamos y modelos de leasing (ver casos 1
y 3), iniciativas de reutilización (ver casos 1 y 6), reducción del envasado (ver caso 4),
compostaje comunitario (ver caso 7), municipios residuo cero y esquemas de pago por
generación (ver casos 2 y 5).
2.2 la pOlítica EuROpEa dEBERía pROMOciOnaR pOlíticas dE REducción dE
REsiduOs, cOMO lOs EsquEMas dE pagO pOR gEnERación.
Los esquemas de pago por generación a la ciudadanía implican que las personas que
generen más residuos residuales (no reciclables ni reutilizables) paguen más que las
que generan menos. Para incentivar la separación de los residuos en origen, se aplican
diferentes tasas que se aplican a diferentes residuos. Los sistemas de pago por generación
conducen hacia la reducción en la generación, y se han demostrado exitosas en los
lugares donde se han puesto en marcha (ver caso 5). Para conseguir que estos sistemas
se vuelvan la norma, la UE debería promocionar la introducción de estos esquemas de
manera amplia.

caso 4.

reducción de residuos a través de
la reducción del envasado
EcoScience es un programa en Provence, Francia, que trabaja con los distribuidores para
que reduzcan residuos mediante la reutilización de los envases y la eliminación de las
bolsas de plástico. Iniciaron su actividad en 2006, y ya hay 80 tiendas participando en el
proyecto, que dan servicio a unas 50.000 personas. Desde 2012 se han reducido 260.000
bolsas cada año, y el programa se está extendiendo a otros municipios. El proyecto
incluye también un sistema de reutilización de botellas para los fabricantes de vino. La
botella reutilizable cuesta 0,16€ (logística y lavado), casi la mitad de los 0,30 céntimos
de lo que cuestan las botellas nuevas. En 2013, EcoScience empezó a trabajar con los
mercados de alimentos para evitar enviar a vertedero cartón y madera, separándolos en
origen, ya que suponen el 40% del total de los residuos generados en el mercado, y los
resultados obtenidos suponen un reciclado de 500 Kg cada semana46.

14

caso 5:

esquemas de pago por
generación
La región belga de Flandes es un claro ejemplo de cómo los esquemas de
pago por generación reducen la generación de los residuos. En Flandes, la
recogida de residuos resto es la que conlleva una tasa más elevada para
la ciudadanía, seguida por los residuos domésticos biodegradables (Para
promocionar el compostaje doméstico), mientras que los que menos
cuestan son las botellas de plástico, y los envases de cartón y metal.
La recogida separada de papel y cartón, y el uso de los contenedores de
vidrio y textiles son gratis. El sistema de Flandes tiene un gran impacto sobre
la generación de residuos resto, colaborando para que la región haya pasado
de generar 150 Kg/persona de residuos resto al año en 2009 a las cifras de
la actualidad, donde 42 municipios generan menos de 100 Kg/persona y 6
menos de 80 Kg47.
Entre los beneficios obtenidos, se incluye también el incremento
significativo de la disponibilidad de materiales reciclables (y los ingresos
correspondientes por su venta), reduciendo la importación de recursos
primarios, ahorrando costes a los municipios y reduciendo las emisiones
de gases de efecto invernadero y la contaminación del aire (óxidos de
nitrógeno y óxidos sulfúricos) y contaminación del suelo (metales pesados)
en Flandes48.
Argentona es un municipio catalán que ha puesto en marcha políticas de
residuo cero (ver caso 2), desde hace varios años, entre las que se encuentran
la separación puerta a puerta, incluyendo residuos de comida, incentivos al
compostaje, recolección de textiles y reutilización, etc. Con estas medidas
han conseguido duplicar sus tasas de reciclaje, introduciendo un sistema
de pago por generación en 2009. Bonificando o penalizando a los hogares
en función de sus niveles de generación de residuos, y por tanto creando un
sistema más justo y motivador, se ha conseguido alcanzar una reducción
de residuos residuales de al menos un 15%. Además, los ingresos obtenidos
por el pago por generación han aportado fondos a Argentona para poner en
marcha otras políticas de residuo cero. (Ver recomendación 2.2).

15

2.3 apOyaR y pRiORizaR la REutilización y la REpaRación.
Las actividades estatales de reutilización y reparación necesitan el reconocimiento y el
apoyo de los estados miembros. Sin legislación europea en este ámbito, las diferentes
realidades varían, y en general dependen de la actitud de los gobiernos estatales.
La reutilización además tiene un valor social, ya que el proceso completo supone la
recogida separada, testeo, preparación para la reutilización y venta, por lo que implica
la creación de puestos de trabajo. Por ejemplo, haciendo una estimación a la baja, se
ha evaluado que una combinación de reutilización y reciclaje hasta un 70% podría
crear empleo para uno de cada 6 jóvenes europeos actualmente desempleados. Es
decir, la creación de cerca de 900.000 empleos49. Y además, las empresas sociales que
trabajan frecuentemente en el sector de la reutilización, proporcionan oportunidades
de reinserción y adquisición de nuevas habilidades a personas excluidas del mercado
laboral, como desempleados de larga frecuencia o trabajadores con diversidad funcional.
Y otro valor añadido es que los bienes y servicios se proporcionan a un precio inferior al
de productos nuevos, como ha sido demostrado por la red de reutilización de muebles
de Reino Unido y la red de reutilización de Londres (ver caso 6). Las actividades de
reutilización también ayudan a conservar los recursos, proteger el medio ambiente y
alcanzar objetivos de reducción de emisiones. Por ejemplo, si se alcanzara un 35% de
preparación para la reutilización de textiles en Europa para 2030, se ha estimado que se
podría ahorrar al menos 16 millones de toneladas de CO2 equivalente, y evitar al menos el
uso de 14 millones de litros de agua, el equivalente a lo que gastan en una semana 30.000
personas en sus hábitos diarios50.
Un obstáculo a las actividades de reutilización es que a pesar de la significativa cantidad
de productos reutilizables y materiales existentes en los flujos de residuos, (en Irlanda,
al menos un tercio de de los residuos tiene potencial de reutilización) existe una falta de
apoyo legislativos para el establecimiento y desarrollo de centros de reutilización o de
preparación para la reutilización51. Esto dificulta el acceso a los materiales reutilizables en
el flujo de residuos. Una política robusta de reutilización debería incluir:
• Establecimiento de objetivos de reutilización, particularmente para sectores con
especial potencial, como muebles, textiles, etc. Los objetivos se pueden basar en
resultados reales de diferentes estados miembros.
• Facilitar la creación de centros y redes de reutilización y facilitar sistemas de recogida
selectiva y reutilización para los gestores de residuos.
• Mejorar las infraestructuras de recogida de residuos, para que los productos
potencialmente reutilizables eviten el reciclaje prematuro o la eliminación. Los
usuarios finales de los productos tienen que tener la opción de depositar sus
residuos como productos reutilizables en áreas específicamente diseñadas para eso,
gestionadas por personal exclusivo de los centros de reparación y sus redes. Esto
permite a la ciudadanía contribuir conscientemente con el sector de la reutilización, y
cambiar el modelo.
• Las organizaciones de la economía social deberían hacer la gestión de manera
exclusiva, o al menos tener la prioridad en la gestión y control de centros de
reutilización, ya que así se añade también el cumplimiento de los objetivos de una
economía sostenible incluidos en la estrategia Europa 2020.
• La promoción del amplio valor social de las actividades de reutilización llevadas a cabo
por empresas sociales, estableciendo clausulas específicas en los concursos públicos,
como establece la nueva Directiva de contratos públicos52.
• Otros instrumentos políticos, como la aplicación de un IVA reducido para las
actividades de reutilización. La Directiva Europea sobre el Impuesto de Valor Añadido
(2006/112/EC) permite aplicar a servicios de fabricación industrial un IVA reducido, por
lo que se podría aplicar a servicios de reutilización y reparación53.

1166

caso 6.

la reutilización en europa.
poniendo el Foco en reino unido
Las empresas sociales son muy activas en actividades de reutilización,
reparación y reciclaje en toda Europa, muchas de ellas forman parte de
redes, como RREUSE, con su base central en Bruselas. Los miembros de
RREUSE representan a 77.000 trabajadores y 60.000 voluntarios en 15 estados
miembros54. Los beneficios sociales, económicos y ambientales que crean estas
empresas se ilustran a continuación con varios ejemplos británicos.
La Furniture Re-use Network (FRN) se estableció en Reino Unido en
los años 80 por voluntarios y organizaciones sin ánimo de lucro que
ayudaban a gente que tenía bajos ingresos, y les proporcionaban
muebles y aparatos domésticos que les habían donado. En la
actualidad existen más de 300 organizaciones de reutilización
en todo Reino Unido, consiguiendo ayudar a salir de la pobreza a
familias y además reduciendo residuos. Según FRN, el sector de la
reutilización emplea alrededor de 4.000 personas, y es apoyado
por 20.000 voluntarios, ahorra más de 380.000 toneladas de CO2,
evita que 110.000 toneladas de residuos vayan a vertedero, reutiliza
2,7 millones de muebles y aparatos eléctricos y ahorra hasta 340
millones de libras de gastos a familias con bajos ingresos en bienes
esenciales cada año55. Sin embargo, en la actualidad, solo el 17% de
los muebles en Reino Unido se reutilizan. Si el resto también
se reutilizara, se ahorrarían 130.000 toneladas de CO2 al año, el
equivalente a quitar 40.000 coches de las carreteras56.
La London Re-use Network, compuesta por entidades sin ánimo de
lucro y empresas sociales, es la primera red ciudadana británica de
servicios de reutilización y reparación 57. Cada año los londinenses
desechan 65.000 toneladas de residuos mediante la incineración
y el vertido, con elevados costes para el medio ambiente y para los
ciudadanos a través de los impuestos municipales (el coste de una
tonelada enviada a vertedero es más o menos 120 libras58). Para tratar
de atajar este problema, en 2010 se creó la London Re-Use Network,
con una inversión de 8 millones de libras procedentes de la Junta de
residuos y reciclaje de Londres59. Proporciona una red integrada de
establecimientos de reutilización y reparación, con un único teléfono
y un portal web, que recolecta los muebles y objetos domésticos
desechados por sus propietarios, y los chequea previamente
para asegurar su calidad y seguridad antes de volver a ponerlos a
disposición de nuevos usuarios. En sus primeros dos años, la red recolectó 8.148
toneladas de objetos desechados, 41% más de su objetivo inicial, y alcanzó
la reutilización y reciclaje de 6.706 toneladas, casi el doble de su objetivo60.
Se han creado 60 puestos de trabajo y más de 450 periodos de prácticas, y
muchas familias con bajos ingresos han podido ahorrar dinero adquiriendo
objetos para sus hogares. Este éxito demuestra lo que se puede lograr con un
pequeño apoyo público, y debería ser replicado por toda Europa, con un mayor
y sistemático apoyo por parte de los Estados Miembros. La UE tiene que tener
un rol de coordinación.

17

Figura 2.

jerarquía de
los residuos
alimentarios
La prioridad en la jerarquía de la gestión de
los residuos alimentarios es la reducción
de la cantidad desechada, seguida de la
redistribución entre gente con necesidades
alimentarias y grupos vulnerables. Los
alimentos no aptos para uso humano deben
ser usados para la alimentación animal
(teniendo en cuenta medidas de seguridad y
salud), y como tercera opción se deben usar
para el compostaje y para la generación de
energía, concretamente mediante la digestión
anaeróbica. El último escalón es la eliminación.
2.4 cREaR un MaRcO paRa lOs
REsiduOs aliMEntaRiOs.
Los residuos alimentarios suponen un gran
problema en Europa, con una generación
estimada de 100 millones de toneladas de
alimentos desechados al año 61, mientras
que el hambre está afectando cada vez a
un mayor número de personas europeas.
Según la Cruz Roja, el número de personas
que dependen de bancos de comida se
ha incrementado un 75% entre 2009 y
2012, unos 3.6 millones de ciudadanos
y ciudadanas en 22 países europeos62. A
pesar de las elevadas huellas de suelo, agua
y carbono de la producción agrícola, el
problema de los residuos alimentarios no
ha sido tenido en cuenta por la legislación
europea. Es necesario establecer un
marco de residuos alimentarios, en el
que se establezca la jerarquía de residuos
alimentarios, priorizando la reducción y
en segundo lugar la redistribución entre
personas que lo necesiten. (Ver gráfico 2).
El marco debería incluir unos objetivos
mínimos de recogida selectiva de los
residuos orgánicos, prevención y reciclaje63.
Con un elevado número de personas
pasando hambre en Europa, y al mismo
tiempo, el desecho de grandes cantidades
de alimentos aptos para el consumo, que
se destruyen y se envían a vertedero, tanto
la reducción como la redistribución son
urgentes y necesarias. Las herramientas
políticas a nivel europeo deben emplearse
para reducir los residuos alimentarios,
incidiendo en las cadenas de suministro de
los grandes distribuidores y fabricantes:

18

• Estableciendo objetivos para redistribuir
los excesos en la producción de alimentos,
por ejemplo proporcionar alimentos a
organizaciones voluntarias como los bancos
de alimentos.
• Eliminar las etiquetas de “Consumir
preferentemente antes de XX fecha”, que
crea confusión y fomenta la eliminación
de alimentos que sin embargo son seguros
y legalmente distribuibles y sustituir por
fechas de caducidad64.
• Establecer reglas estrictas sobre los
sistemas publicitarios que fomentan el
residuo alimentario, como los 2x1, 3x2, etc.
sobre alimentos perecederos.
• Crear incentivos para el cultivo de productos
rechazados por los distribuidores por su
aspecto estético y donación de los mismos
a grupos vulnerables y organizaciones sin
ánimo de lucro65.
Otras áreas, como los sectores agrícolas y de
hostelería, además de los hogares tienen una
parte de responsabilidad y hay que poner
en marcha diferentes opciones políticas
centradas en ellos. Los beneficios de la
creación de un amplio marco de residuos
alimentarios son muy grandes. Una reducción
del 60% en 2030 podría reducir el uso de
suelo por parte de Europa en una superficie
mayor que Croacia, generando ahorros
económicos para la ciudadanía europea de
más de 73 mil millones de euros, y evitar
emisiones de gases de efecto invernadero de
más de 80 millones de toneladas de dióxido
de carbono66.

caso 7.

compostaje comunitario
La asociación sin ánimo de lucro Food for the Earth, con base en
Sofía, Bulgaria, es una asociación de comunidades que da apoyo al
compostaje vecinal. Su objetivo es dar acceso a cualquier persona a la
realización de compostaje, usando sus residuos orgánicos y aplicando
técnicas naturales para crear un abono nutritivo para los jardineros
locales67. Aumentar el conocimiento ambiental de la ciudadanía es un
objetivo principal para Food for the Earth68.
Las iniciativas de compostaje comunitario están aumentando su
popularidad en Europa. Por ejemplo, en el País Vasco, en 2014
pusieron en marcha un sistema de compostaje descentralizado
para 700 familias con modelos unifamiliares o comunitarios69.
España tiene también una red de municipios, Composta en Red,
que promociona la implementación de prácticas de compostaje
descentralizado, intercambiando recursos y proporcionando
información a municipios interesados 70. En el Reino Unido, la
Community Composting Network (CCN) apoya y promociona los
grupos comunitarios, empresas sociales e individuos que producen
compost a partir de residuos de poda y de comida y lo emplean
en sus comunidades locales71. Los hay de diferentes tipos, desde
compostaje vecinal a pequeña escala hasta proyectos agrícolas como
la empresa social Fairfield, que realiza compost in situ en el mercado
al por mayor de comida en Manchester72.
Existen sin embargo, numerosas barreras y desincentivos para
incrementar el compostaje comunitario. Las infraestructuras
no adecuadas y los incentivos perversos de fondos públicos,
subvenciones, y tasas de eliminación conducen muchas veces a que
el compostaje no sea una opción competitiva con otras opciones de
eliminación, a pesar de estar en puestos más elevados de la jerarquía
europea de residuos, por encima de la incineración y el vertido, y a
pesar también de sus efectos positivos sobre la recuperación de los
suelos y el almacenamiento de carbono. Por tanto, la UE tiene un
papel importante para asegurar la eliminación de estas barreras,
incluyendo la introducción de unos objetivos mínimos de separación
en origen de residuos orgánicos. (Ver recomendación 2.4).

19

2.5 pREMiaR lOs ahORROs dE EnERgía pROcEdEntE dE la REducción dE
REsiduOs, REutilización y REciclajE, nO la gEnERación dE EnERgía
cOntaMinantE pROcEdEntE dE la incinERación dE REsiduOs
Actualmente, la legislación europea ofrece “premios” a las energías renovables
procedentes de quemar papel, pero no premia su reciclaje. La UE ha incluido
la quema de residuos biodegradables (papel, cartón, residuos de comida,
textiles, etc) entre las energías renovables incluidas en la Directiva de Energías
Renovables (2009/28/EC). Esto ha tenido como consecuencia perversas
subvenciones a la incineración, creando un conflicto con el cumplimiento de
la Jerarquía de los Residuos que ha establecido la Directiva Marco de Residuos,
y según la cual la prevención, la reutilización y el reciclaje son prioritarios a la
incineración.
Como resultado, la incineración ha recibido 10 millones de euros anuales en
subsidios a la “energía renovable” en Flandes, Francia, España o Italia, generando
más emisiones de gases de efecto invernadero que la puesta en práctica de las
medidas situadas en los primeros pasos de la jerarquía73. El uso de residuos como
alternativa a los combustibles fósiles tiene un elevado coste ambiental, social y
económico: la quema de residuos emite más gases de efecto invernadero que
el carbón, por unidad de electricidad producida, y genera residuos peligrosos
y emisiones altamente tóxicas. Las comunidades locales sufren de la pérdida
de cultivos, enfermedades respiratorias y de piel, problemas de salud mental
y de fertilidad. Además requiere de elevadas sumas de dinero para construir
las infraestructuras, pero crea relativamente pocos puestos de trabajo74. Los
beneficios de evitar la generación de residuos, reutilizar y reciclar, por otro
lado, son múltiples: se ahorra energía (y en consecuencia emisiones asociadas)
en el proceso de manufacturación, ya que los procesos de reciclaje requieren
menos energía que la fabricación de productos a partir de materias vírgenes75. El
reciclaje puede ahorrar entre 3 y 5 veces más energía que la que se produce por
incineración76. Existen estudios que muestran que para 24 de 25 residuos sólidos,
el reciclaje evita más energía que la que se genera en su incineración mezclados
con otros residuos sólidos en una planta de combustión77. Por ejemplo:
• Por cada kilo de plástico reciclado, se ahorra de 1,5 a 2 Kg de CO2 equivalente.
Si se quemara este kilo de plástico, alrededor de 1 Kg de CO2 equivalente se
emitiría a la atmósfera78.
• Por cada kilo de plástico reciclado, se ahorran 5kWh, comparado con los
2kWh generados a través de la combustión79.
Todos los premios e incentivos para la incineración de residuos, que están
creando una seria distorsión del mercado, y que perjudican al medio ambiente,
el clima y la salud, deben ser eliminados. El ahorro de energía procedente de la
prevención, preparación para la reutilización y reciclaje, debe ser sin embargo
elegible para este tipo de premios, ya que también es coherente con los objetivos
europeos de ahorro de energía.
El único tipo de energía renovable procedente de residuos que debería recibir
apoyo es el tratamiento de los residuos orgánicos por tratamientos de digestión
anaeróbica o plantas de compostaje, y esto se debería producir solo en los casos
en los que se hayan puesto en marcha medidas efectivas para dar cumplimiento
a los primeros pasos de la jerarquía. Otra consecuencia lógica del mandato
europeo sobre la jerarquía de gestión de los residuos es que no se debería
permitir la adquisición de créditos de carbono, conocido como Certificado de
Reducción de Emisiones, a aquellas que hayan sido generadas por proyectos
como los sistemas de recuperación de gases de vertederos e incineradoras, bajo
Mecanismos de Desarrollo Limpio en proyectos de gestión de residuos sólidos80.
Estos proyectos están en los puestos finales de la jerarquía de residuos e
incrementan los gases de efecto invernadero en proporción a los ahorros de
energía procedentes de la reducción, reutilización y reciclaje.

20

recomendación 3.

promocionar la preparación para
la reutilización y los productos
duraderos y reparables
La preparación para la reutilización supone el chequeo y limpieza o
reparación de los componentes de los productos que volverán a ser
usados81. Por ejemplo, las máquinas industriales, ropa, aparatos eléctricos y
electrónicos y los muebles pueden ser reparados o actualizados, y vendidos.
La preparación para la reutilización está por encima del reciclaje en la
jerarquía de residuos, y debería ser una parte una parte esencial de nuestra
economía: crea puestos de trabajo en la reparación y preparación de los
residuos, reduciendo el uso de recursos y las emisiones de carbono y además
tiene la posibilidad de generar miles de millones de euros en oportunidades
económicas sostenibles82.

caso 8.

repair caFé
Muy a menudo en Europa, la gente tira los objetos sin intentar ni siquiera
repararlos; suele ser más fácil y más barato. Este es una de las razones de ser
de los Repair Café, hacer que la reparación sea accesible, fácil y divertida. Los
Repair Café combinan la reparación en grupo con café, más allá de un taller
o curso al uso. Juntan a gente (especialmente a aquellos en situaciones de
exclusión de la sociedad, tercera edad, desempleados, jubilados o gente con
diversidad funcional) que tiene las herramientas, las habilidades y el tiempo
y desean ponerlos en común con su comunidad. Los Repair Café atajan
problemáticas ambientales y sociales. El pionero tuvo lugar en Amsterdam,
en 2009, y su popularidad hizo que se realizara al menos un evento mensual,
y creciera por todo el país, creando una red con nombre y logo común. Al
tiempo de su existencia, la red consiguió financiación, una subvención de 3
años del Ministerio holandés de Infraestructuras, y se publicó un manual y un
kit de iniciación de Repair Café. En 2011 existían 23 Repair Café en Holanda, 50
en 2012, y en junio de 2014, 230. Los beneficios sociales y ambientales de los
Repair Café son tangibles y por eso se están expandiendo, con más de 500 en
todo el mundo, incluyendo 130 en Bélgica, 100 en Alemania y otros muchos
en Reino Unido, Francia, Canadá, EEUU, Brasil y Australia. La mayoría de los
objetos reparados en los Repair Cafes son objetos eléctricos relativamente
nuevos (de uno o dos años). La corta vida de estos productos se debe tanto
a la fabricación en masa de productos baratos de mala calidad, como a la
dificultad de reparación, que muchas veces tiene un mayor coste que la
compra de productos nuevos. Los Repair Cafes proporcionan un servicio
gratuito, en el que mucha gente puede arreglar los objetos por sí mismos y
continuar usándolos. No existen datos de la reducción de residuos generada
al alargar la vida útil de los productos, pero se ha estimado que el 70% de los
objetos rotos que se llevan a los Repair cafes se arreglan, y los eventos por si
mismos crean cohesión entre la comunidad.
A pesar de lo atractivo de la idea y sus múltiples beneficios, el éxito de los
Repair Cafes se encuentra en una encrucijada; el peso de las infraestructuras
de la red supone gran parte de los recursos del proyecto, dificultando
así mantener el dinamismo. El problema por tanto es que los gobiernos
nacionales y las políticas europeas no proporcionan suficiente apoyo para
la creación y crecimiento de los Repair Cafes e iniciativas similares, que
ayudan a las comunidades a dar soluciones sostenibles a nuestras sociedades
consumistas y derrochadoras 83. Ver recomendaciones 2.1, 2.3, 3.3 y 3.4.

21

3.1 MEjORaR la inFORMación sOBRE REsiduOs, EspEcialMEntE la
inFORMación sOBRE pREpaRación paRa la REutilización y la
REutilización
El marco para que los estados miembros reporten sus datos de gestión
de residuos es problemático en varios sentidos, incluidos las definiciones
ambiguas y la existencia de cuatro métodos de cálculo para reportar los
niveles de reciclaje. Esto crea que el nivel de información transmitido por
los estados miembros varíe en calidad y no sea comparable entre países84.
La información de los residuos en Europa, además de controlar y evaluar
los datos, tiene que ser transparente y ajustada 85. Un tema importante
a resaltar, es la información sobre la preparación para la reutilización.
A pesar de su importancia en la jerarquía de los residuos, la legislación
europea favorece el reciclaje en mayor medida que la prevención o la
preparación para la reutilización. El cálculo conjunto de los porcentajes
de reciclaje y preparación para la reutilización no incentiva en absoluto
el incremento de las tasas de la preparación para la reutilización. Aunque
Eurostat permite a los estados miembros informar por separado de sus
tasas de reciclaje y preparación para la reutilización, muy pocos países
lo hacen, debido a la falta de incentivos. La solución es sencilla, marcar
objetivos separados de reciclaje y preparación para la reutilización. Además
esta medida ayudaría a garantizar el acceso a los residuos por parte de los
centros de reutilización, además de incentivar la mejora de la recogida
separada de residuos y la logística adecuada para que el potencial de
reutilización se preserve. Por otro lado, los objetivos de reciclaje poco
definidos pueden desincentivar de manera indirecta la prevención y la
reutilización, ya que algunos materiales con potencial de ser tratados
según los primeros pasos de la jerarquía, se reciclarían directamente para
poder alcanzar los porcentajes requeridos por la legislación86.

FOCO EN LA
EFICIENCIA DE
LOS RECURSOS...

A+++

3.2 iMplEMEntaR MEdidas dE EcOdisEñO y dE EFiciEncia Más allá
dE la EnERgía, cOnsidERandO taMBién El usO dE lOs REcuRsOs
La revisión de la Directiva de Ecodiseño 87 es una reforma importante para
estrechar los vínculos entre la eficiencia energética y del uso de recursos.
Los requerimientos de ecodiseño no deberían estar únicamente enfocados
en el ahorro de energía, sino que también deberían incluir algunas de las
solicitudes de los consumidores como durabilidad (Ver recomendación 3.5)
y reparabilidad de los productos, por ejemplo, mediante el establecimiento
de requerimientos mínimos obligatorios para determinados grupos de
productos. Estas medidas tendrían claros beneficios para los consumidores
y el medio ambiente, a través de una mayor duración de los productos, y
prevención de los residuos. El fundamento de esto ya existe en la directiva
y sus anexos, los cuales establecen que es necesario analizar la totalidad de
las mejoras ambientales de un producto, con una perspectiva de ciclo de
vida, sin embargo, debería ser modificada la parte normativa en la que el
foco se fija únicamente en la eficiencia energética.

22

...no

SOLO
EN LA
EFICIENCIA
ENERGÉTICA

Los requerimientos de información en las regulaciones de ecodiseño deberían cubrir
todo el ciclo, desde fabricantes y usuarios hasta recicladores, para maximizar el
mantenimiento, la reparación, la reutilización, y el reciclaje de los componentes clave o
los materiales contenidos en los productos. La incorporación completa de la eficiencia de
los recursos en la Directiva de Ecodiseño se facilitaría con la introducción de las cuatro
huellas (Ver recomendación 1.1) en los requerimientos de ecodiseño. Las huellas de
materiales, agua, suelo y carbono de los productos podrían exponerse a los consumidores
de igual manera que las etiquetas de niveles energéticos actuales, si se realizara una
revisión de la Directiva de etiquetado energético88.
Es necesario realizar una revisión de la Directiva RAEEs, en relación a la eficiencia del
uso de recursos naturales en los productos eléctricos y electrónicos, para asegurar una
mejor implementación de la misma. El valor de los residuos eléctricos y electrónicos no
puede ser subestimado: se ha calculado que un cuarto de los residuos recogidos en los
centros de recolección del Reino Unido tiene potencial de reutilización, lo que podría
suponer más de 200 millones de libras en ingresos brutos cada año 89. Pero para alcanzar
estos niveles de reutilización de RAEEs, deben eliminarse los incentivos perversos de la
Directiva actual90. Y se deben combinar con esfuerzos para incrementar la recogida y
reparación de productos electrónicos de vida corta, para garantizar que estos productos
se fabriquen más duraderos (Ver recomendación 3.5), y para asegurar una mayor
consistencia con la Directiva de ecodiseño91.
3.3 EstaBlEcER cRitERiOs dE FaBRicación paRa quE lOs pROductOs puEdan sER
dEsMOntadOs cOn sEguRidad, REpaRadOs, REutilizadOs O REcicladOs y quE
lOs MatERialEs dE lOs quE Estén cOnstRuidOs nO sEan MatERias pRiMas, sinO
MatERialEs REcicladOs
Las regulaciones o incentivos para reducir residuos de los productos manufacturados,
eliminando la obsolescencia incluida en el diseño, se deben introducir a nivel europeo
para asegurar que el diseño de los productos incluya la durabilidad (incluyendo la
reutilización y reparación de productos), restauración, recuperación de componentes
para la reutilización, recuperación de materiales para el reciclaje y la reducción de
consumo energético a través del ciclo completo de vida92.
Esto se podría alcanzar en parte a través de unas ambiciosas y coherentes reformas de la
Directiva de Ecodiseño y de la Directiva de RAEEs (Ver recomendación 3.2), además de la
Directiva sobre la restricción del uso de determinadas sustancias peligrosas en equipos
eléctricos y electrónicos. La restricción del uso de sustancias peligrosas de un amplio
rango de materiales tóxicos y raros debería ser implementada, además de establecer
porcentajes mínimos de uso de materiales reciclados en la fabricación de productos.
Estas medidas deberían ser implantadas con premura, considerando las diferentes
categorías de productos, subcategorías y materiales.

REUTILIZACIÓN

DESMONTAJE

REPARACIÓN

VENDIDO

23

caso 9.

iFiXit: poner en marcha el derecho a
reparar
IFixit es la primera fuente de información técnica que facilita la reparación de dispositivos
electrónicos y aparatos de consumo en el mundo. Con su origen en California y Stuttgart,
iFixit pone en valor la prevención, reutilización y reparación por encima del reciclaje,
elabora guías de reparación gratuitas on-line, y facilita la colaboración comunitaria
para contribuir en la obtención de manuales de reparación de distintos objetos, y
venta de piezas separadas. Mensualmente, 3,4 millones de personas visitan la web de
iFixit, y en 2013 más de 5 millones de personas visitaron la web desde Reino Unido, y
2,5 millones desde Alemania. Las visitas desde Europa suponen un 30% del total de las
visitas recibidas93. El uso de recursos naturales finitos es excesivo, y en muchas ocasiones
se usan con el fin de fabricar productos electrónicos con una corta vida. La reparación
de estos productos ahorra dinero a la gente y ayuda a proteger el medio ambiente a
través de la reducción en la generación de residuos electrónicos 94. Las iniciativas de
reparación, como los Repair cafes (Ver caso 8), en muchos de los cuales e usan manuales
iFixit, también crean empleos locales y actividad económica. Pero lo fundamental es
que estas iniciativas hacen tambalearse a la sociedad de usar y tirar que nos absorbe
en la actualidad. No obstante, aunque tanto iFixit como otras organizaciones están
facilitando guías de reparación para que estén disponibles on-line, cada vez se introducen
en el mercado más productos electrónicos con mensajes publicitarios basados en
estándares de elevado consumo. Casi todos los teléfonos móviles están fabricados
con componentes procedentes de minería destructiva, y diseñados bajo premisas de
obsolescencia programada (por ejemplo, con baterías no sustituibles), fabricados con
mano de obra barata, y eliminados en vertederos o incineradoras. iFixit está colaborando
con el fabricante holandés Fairphone con el objetivo de cambiar esta situación,
incluyendo manuales de reparación en cada teléfono, y facilitando una red de centros
independientes de reparación95. Pero las tendencias generales permanecen siendo
abrumadoramente negativas.
El sobreconsumo europeo está esquilmando las materias primas, y sin embargo, las
iniciativas de reparación y mantenimiento de los productos, incluyendo los productos
electrónicos, están encontrándose con serias dificultades. El derroche de recursos,
materiales y energía perjudican nuestra economía, sociedad y medio ambiente96. La UE
necesita poner más esfuerzos en eliminar las barreras existentes para crear una economía
circular, es decir, para asegurar que los productos se fabriquen para ser duraderos y
puedan ser recuperados, reparados y reutilizados. Para ello se requieren incentivos
económicos para aumentar la vida útil de los productos, entre los que se podría incluir
la obligación de los diseñadores de proporcionar los manuales de instrucciones y
reparación de sus productos e información sobre resolución de problemas, además de
asegurar que las piezas y las herramientas de reparación y actualización son gratuitas y
accesibles. Ver recomendaciones 1.1, 1.6, 3.2 y 3.4

24

3.4 sOlicitaR a lOs FaBRicantEs quE pROpORciOnEn ManualEs dE REpaRación
cOMplEtOs y dEtalladOs
La inclusión de manuales de reparación en la venta de los productos podría facilitar a
los consumidores la reparación de los mismos, o el poder facilitárselos a los reparadores.
A pesar de que la Directiva de RAEEs incluye el requerimiento de intercambio de
información, estas regulaciones no han sido efectivas y no han asegurado que los
fabricantes y distribuidores estén obligados a publicar sus manuales de reparación97.
Además, es necesaria la accesibilidad a las piezas, para que los productos puedan ser
reparados, incluso cuando ya no se fabriquen más. Europa debe exigir que los recicladores
y reparadores tengan acceso a los mismos manuales que usan los fabricantes. Los
manuales de acceso libre ofrecen transparencia de producto, y permite a los diseñadores
la incorporación del desmontaje 98, reparabilidad, actualización y longevidad en sus
diseños99. El mejorar y expandir los requerimientos de información en la Directiva de
ecodiseño es otra oportunidad a analizar (Ver recomendación 3.2). Tanto el crecimiento
de los Repair Cafes (Ver caso 8) como de los movimientos iFixit (Ver caso 9) pone de
manifiesto el valor de los productos reparables. Sin embargo, estos movimientos no
deberían situarse al final de la cadena de producción, reparando residuos que no deberían
haberse generado en primera instancia. Los decisores políticos deberían crear las
condiciones adecuadas para que la fabricación sea duradera, de alta calidad, y que no se
apliquen diseños de obsolescencia programada (Ver recomendaciones 1.6, 3.2, 3.3, y 3.5).

GARANTÍAS
CORTAS

GARANTÍAS
LARGAS

3.5 incREMEntaR El pERíOdO MíniMO dE las gaRantías dE lOs pROductOs
En la actualidad, la legislación europea exige a los productos de consumo un mínimo de
dos años de garantía, durante los cuales el distribuidor es el responsable de solucionar
cualquier defecto. El producto se debe reparar o sustituir de manera gratuita, o
reembolsar el dinero pagado por el producto. Después de los dos años, aunque hayan
pasado solo unos pocos meses, es prácticamente imposible para el consumidor probar
que el producto estaba defectuoso o el defecto existía en el momento de la venta100. Los
resultados de la aplicación de una garantía corta, y la dificultad para los consumidores
de probar los defectos, es que muchos fabricantes diseñan y fabrican productos con la
intención de que duren dos años justos (o seis meses más). Esto se llama obsolescencia
programada. La exigencia a los fabricantes de alargar las garantías aseguraría la
fabricación de productos mucho más duraderos, y esto se alcanzaría con un cambio de
legislación sencillo y barato. El periodo legal de garantía de los productos electrónicos
domésticos debería extenderse de dos a diez años101. Así se aseguraría que los fabricantes
diseñaran sus productos más duraderos y reparables, además de asegurar diseños con
fácil mantenimiento o sistemas modulares, en los cuales los componentes podrán ser
sustituidos o actualizados, en vez de tener que sustituir completamente el producto (Ver
caso 9). Este cambio sencillo en la regulación serviría para cambiar las mentalidades y
asegurar la innovación y promocionar la sostenibilidad.
Además, el incremento del periodo de la garantía mínima en la legislación europea,
complementaría medidas como una restricción del mercado de productos no reparables
y la exigencia a los fabricantes de que tuvieran piezas de sus productos disponibles y a
precios razonables a los largo de la vida útil de sus productos (Ver recomendación 3.4)102

25

conclusión
Para empezar a crear una economía eficiente en el uso de sus recursos, la
UE debe poner muchos más esfuerzos para que las buenas intenciones de
sus comunicaciones se conviertan en acciones. La eliminación del Paquete
de Economía Circular es un paso peligroso y en la dirección equivocada,
poniendo en riesgo los mandatos y la urgente necesidad de crear una
economía baja en carbono, circular y eficiente en el uso de los recursos.
Cuando se trata de políticas de residuos y recursos, Europa necesita
avanzar hacia un concepto más amplio de gestión de los residuos,
introduciendo el valor de los recursos en un planeta finito. Esto implica
el reconocimiento de que consumimos demasiado, y estamos llevando
a nuestro planeta más allá de sus límites, con todos los impactos que
esto puede suponer. En este sentido, los estudios de caso de este informe
muestran como las comunidades en toda Europa están empezando
a liderar la transformación hacia una Europa que consume menos, y
consume mejor. Sin cambios legislativos a nivel europeo sin embargo,
estas buenas prácticas quedarán como ejemplos marginales y locales. La
UE debería usar las herramientas y políticas económicas a su disposición
para facilitar este tipo de iniciativas locales, sostenibles, viables a nivel
económico y que ofrecen beneficios evidentes a nivel social y ambiental.

26

27

notas
1.

http://ec.europa.eu/environment/circulareconomy/

2.

http://ec.europa.eu/environment/waste/pdf/target_review/
ImpactAssessment.zip y http://eur-lex.europa.eu/legal-content/EN/TXT/
PDF/?uri=CELEX:52014SC0208&from=EN

3.

http://ec.europa.eu/environment/waste/studies/pdf/study%2012%20
FINAL%20REPORT.pdf

4.

http://ec.europa.eu/environment/waste/studies/pdf/study%2012%20
FINAL%20REPORT.pdf

5.

http://www.euractiv.com/sections/sustainable-dev/circular-economypackage-be-ditched-and-re-tabled-310866 y http://www.euractiv.com/
sections/sustainable-dev/council-ministers-signals-support-threatenedcirculareconomy-package y http://www.edie.net/news/5/Circular-EconomyPackage-European-Commission-2015-proposals/

6.

http://epp.eurostat.ec.europa.eu/cache/ITY_PUBLIC/8-25032014-AP/EN/825032014-AP-EN.PDF

7.

http://www.foe.co.uk/sites/default/files/downloads/gone_to_waste.pdf

8.

http://ec.europa.eu/environment/waste/framework/

9.

Articulo 3, Directiva 2008/98/EC http://eur-lex.europa.eu/legal-content/EN/
TXT/HTML/?uri=CELEX:32008L0098&from=EN

10. Tukker, A; Bulavskaya, T; Giljum, S, et all, The Global Resource Footprint of
Nations: carbon, water, land and materials embodied in trade and final
consumption. http://creea.eu/index.php/documents2/cat_view/16-creeabooklet
11. http://ec.europa.eu/enterprise/policies/raw-materials/files/docs/annex-v_
en.pdf
12. McKinsey Global Institute, Resource Revolution: Meeting the world’s
energy, materials, food, and water needs, November 2011, p.30, http://www.
mckinsey.com/insights/energy_resources_materials/resource_revolution
13. http://www.footprintnetwork.org/en/index.php/GFN/page/earth_overshoot_
day/
14. http://www.wwf.eu/media_centre/publications/living_planet_report/
15. http://www.eea.europa.eu/publications/resource-efficiency-in-europe
16. McKinsey Global Institute, Resource Revolution: Meeting the world’s
energy, materials, food and water needs, November 2011, p.30, http://www.
mckinsey.com/insights/energy_resources_materials/resource_revolution
17. http://www.eea.europa.eu/highlights/europe2019s-demand-forresourcesreaching
18. http://www.foeeurope.org/sites/default/files/foee-briefingfour-footprints.pdf
19. http://www.theguardian.com/world/2014/mar/17/berlin-borrowing-shopbenefitsshare-leila
20. http://fortune.com/2012/05/16/meetthe-collaborative-consumer/
21. Leila project, http://www.leila-berlin.de/index.php?id=17
22. http://ecomodo.com/pages/info_about.aspx
23. http://www.redpepper.org.uk/both-a-borrower-and-a-lender-be/
24. http://www.foeeurope.org/sites/default/files/news/crusade_against_red_
tape_oct2014.pdf

28

25. http://www.foeeurope.org/European-Commission-appoints-proindustry-Stoiber-overseecutting-EU-laws-181214
26. http://www.foeeurope.org/biofuel-trade-offs-iluc-hungerpoverty-020713
27. http://www.greens-efa.eu/fileadmin/dam/Documents/Publications/GND/ENVIR POLICY_
web.pdf y http://www.ieep.eu/assets/1328/IEEP_Environment_in_the_European_Semester_
EP_29_Jan_2014.pdf
28. Por ejemplo, la reforma de las tasas ambientales, energía, electricidad e infraestructuras
de transporte, energías renovables, energía y eficiencia de la energía, diseño del mercado
de la energía y progreso más allá de la reducción de las emisiones IEEP ibid.
29. http://priceofoil.org/content/uploads/2014/08/G7_exploration_subsidies.pdf
30. http://caneurope.org/resources/doc_view/2493-missing-pieces-steps-to-phasing-outdirtyfossil-fuel-subsidies-in-europe
31. Withana, S., ten Brink, P., Franckx, L., Hirschnitz-Garbers, M., Mayeres, I., Oosterhuis, F., and
Porsch, L. (2012). Study supporting the phasing out of environmentally harmful subsidies.
Y http://ec.europa.eu/environment/enveco/taxation/pdf/report_phasing_out_env_harmful_
subsidies.pdf
32. Withana et al, ibid.
33. Zero Waste Europe, Principles, http://www.zerowasteeurope.eu/about/principles-zweurope/
34. http://www.zerowasteeurope.eu/wp-content/uploads/2013/09/ZWE-Best-practiceCapannori.pdf
35. http://bankwatch.org/sites/default/files/newmoney-oldideas.pdf
36. Los 86 millones de euros invertidos en prevención, separación, reciclaje y reutilización
material sirvieron para tratar más de 3 millones de toneladas de residuos domésticos
cada año, mientras que los 175 millones de euros invertidos en plantas de tratamiento
mecánico biológico e incineración sirvieron para tratar 1,4 millones de toneladas de
residuos. ibíd.
37. http://www.entrust.org.uk/assets/uploads/documents/Budget_2014_Landfill_Tax_Briefing.
pdf
38. http://www.greenentrepreneurship.com/leasing-clothes-sustainable-origin/
39. http://www.zerohedge.com/news/2013-12-03/cash-strapped-europes-latest-craze-rentedclothes
40. Kladoteket, http://kladoteket.se/
41. http://www.netmums.com/durham/local/view/pregnancy/pregnancy-birth-services/northeast-maternity-nursing-clotheslibrary-open-day, NCT Malvern Maternity Clothes Library
www.nct.org.uk/branches/malvernhills/services-support/maternity-clothes-library y http://
www.llloxford.org.uk/index.php/maternity-clothes
42. http://www.instrumentheek.be/ y https://www.facebook.com/instrumentheek/timeline
43. http://www.wickcuriosityshop.net/collection/toollibrary
44. http://www.theguardian.com/lifeandstyle/2008/sep/07/ethicalliving
45. http://www.eea.europa.eu/highlights/waste-prevention-decoupling-wastegeneration
46. http://www.ecoscienceprovence.com/
47. http://www.ovam.be/inventarisatiehuishoudelijke-afvalstoffen
48. http://www.regions4recycling.eu/upload/public/Good-Practices/GP_OVAM_PAYT.pdf
49. http://www.eeb.org/EEB/?LinkServID=4E9BB68D-5056-B741-DBCCE36ABD15F02F

29

50. Está basado únicamente en elementos de algodón y lana, que representan el 50% del
flujo de material reutilizado. Estas figurAs deberían ser mucho más grandes si incluyeran
además los flujos de las fibras sintéticas presentes en el artículo que está siendo
reutilizado. EEB, ibid.
51. http://www.rreuse.org/t3/fileadmin/editor-mount/documents/300/RREUSE_approved_reuse_centre_principles_Final_3.pdf
52. RREUSE ibid.
53. European Environment Bureau, Advancing Resource Efficiency In Europe, ibid.
54. http://www.rreuse.org/t3/public-area/about-rreuse/our-network/
55. http://www.frn.org.uk/
56. http://www.londonre-use.org/why-re-use/benefits/
57. http://www.londonre-use.org/
58. London Re-use Network, Benefits of re-use, ibid.
59. https://www.london.gov.uk/media/mayor-press-releases/2010/07/8m-to-create-uk-sfirstcity-wide-re-use-and-repair-service
60. http://www.lwarb.gov.uk/UserFiles/File/Board%20Papers/12%2009%202013%20-%20
05%20%20%20LRN%20Update.pdf
61. http://ec.europa.eu/food/food/sustainability/index_en.htm
62. http://www.ifrc.org/PageFiles/134339/1260300-Economic%20crisis%20Report_EN_LR.pdf
63. http://www.zerowasteeurope.eu/2010/09/europe-and-organic-waste-eubiowaste-lawneeded/
64. http://bestbefore.org.uk/portal/?q=node/10
65. https://foodpovertyinquiry.files.wordpress.com/2014/12/food-poverty-feeding-britain-final.pdf

66. http://www.eeb.org/EEB/?LinkServID=4E9BB68D-5056-B741-DBCCE36ABD15F02F
67. http://ourneighborhoodasp.blogspot.se/p/our-projects.html
68. http://ec.europa.eu/commission_2010-2014/hedegaard/headlines/news/2013-10-01_01_
en.htm
69. http://www.diariovasco.com/v/20140330/bidasoa/familias-realizarancompostdomestico-20140330.html
70. http://www.zerowasteeurope.eu/2014/05/we-love-compost-international-compostawarenessweek/and http://www.compostaenred.org/
71. http://www.communitycompost.org/index.php/about-us
72. http://www.fairfieldcompost.co.uk/about/history.html y http://www.communitycompost.
org/index.php/casestudies/68-fairfield-materialsmanagment
73. http://www.noburn.org/downloads/GAIA_When_EU_Waste_the_Climate.pdf
74. http://www.no-burn.org/ipcc-misguiding-the-waste-sector-gaia-warns y http://www.
no-burn.org/downloads/GAIA%20Letter%20to%20IPCC%20WGIII%20on%20Mitigation_
final.pdf
75. http://www.wrap.org.uk/sites/files/wrap/Environmental_benefits_of_recycling_2010_
update.3b174d59.8816.pdf
76. Morris, J., 1996. Recycling versus incineration: an energy conservation analysis. Waste
Management, 3894(95). Source: ibid.
77. Global Alliance for Incineration Alternatives, IPCC misguiding the waste sector, GAIA
warns, ibid.
78. UNEP, 2010. Waste and climate change. Global trends and strategy framework. Source.
ibid.

30

79. http://www.wrap.org.uk/downloads/LCA_of_Management_Options_for_
Mixed_Waste_Plastics.983a975a.5497.pdf y http://www.wrap.org.uk/sites/files/
wrap/Final%20Report%20Retail%202010.pdf
80. http://www.no-burn.org/downloads/EU_s%20Double%20Standards%20
Briefing%20April%202012_1.pdf
81. “Preparing for re-use” means checking, cleaning or repairing recovery
operations, by which products or components of products that have
become waste are prepared so that they will be re-used without any other
pre-processing. Source: re-use, Approved Re-use Centres and Networks–
Principles, ibid.
82. http://www.ellenmacarthurfoundation.org/business/reports/ce2012
83. Esta sección está basada en una entrevista entre Joseph Zacune y Martine
Postma el 26 de Julio de 2014.
84. http://ec.europa.eu/environment/waste/pdf/target_review/Targets%20
Review%20final%20report.pdf
85. Eunomia report, ibid. p.xiv, recommendations 5-8.
86. European Environment Bureau, Advancing Resource Efficiency In Europe,
ibid.
87. http://www.coolproducts.eu/resources/documents/2014-ALL/RevisionBriefing-web-lr.pdf
88. The Energy Labelling Directive (2010/30/EU).
89. http://www.wrap.org.uk/sites/files/wrap/WRAP%20WEEE%20HWRC%20
summary %20report.pdf
90. Los incentivos perversos de la Directiva de RAEEs incluyen: 1) Objetivos en
volumen para recolectar la máxima cantidad de RAEEs, sin tener en cuentala
calidad recogida; 2) No medir la preparación para la reutilización o el uso de
piezas, por lo que los gestores priorizan el reciclaje incluso para productos
que son reparables o aún funcionan. De esta manera los fabricantes no
tienen ningún incentivo para hacer diseños reparables y reutilizables. http://
www.mrw.co.uk/our-weee-legislation-serves-nobody/8668629.article
91. http://www.eera-recyclers.com/sites/default/files/SAEEBTheWEEEforward-18092014.pdf
92. http://www.step-initiative.org/index.php/Redesign.html
93. Basado en un correo electronic de Matthias Huisken de iFixit Alemania, 6 de
Agosto de 2014
94. http://ifixit.org/ y https://www.ifixit.com/Info/background
95. https://www.fairphone.com/
96. http://www.rre-use.org/t3/fileadmin/editor-mount/documents/200/Rre-use_
Case_Studies_on_reparability_-_Final.pdf
97. http://www.bund.net/fileadmin/bundnet/pdfs/technischer_
umweltschutz/140425_bund_technischer_umweltschutz_elektrogesetz_
stellungnahme.pdf
98. http://publica.fraunhofer.de/starweb/servlet.starweb?path=epub0.
web&search=N-255111
99. http://www.greatrecovery.org.uk/downloadreport/
100. http://europa.eu/youreurope/citizens/shopping/shopping-abroad/
guarantees/index_en.htm
101.http://www.amisdelaterre.org/IMG/pdf/rapport_op_bdef_2_.pdf
102.

Amis de la Terre, ibíd.

31

amigos de la tierra es una asociación ecologista con
la misión de fomentar el cambio local y global hacia
una sociedad respetuosa con el medio ambiente, justa
y solidaria. Destaca por el trabajo desarrollado en la
construcción de una ciudadanía social y ambientalmente
comprometida, en el marco de una activa participación en la
federación de Amigos de la Tierra Internacional, con más de
un millón de socios en 76 países de los cinco continentes.

32