Está en la página 1de 12

CUANDO LA FE

MUEVE
MONTAnAS
de Francis Alÿs por Mercedes Pino López
“Cuando llegaron al gentío, vino a él un hombre que se arrodilló delante de él,
diciendo: Señor, ten misericordia de mi hijo, que es lunático, y padece muchísimo, porque
muchas veces cae en el fuego, y muchas en el agua. Y lo he traído a tus discípulos, pero
no le han podido sanar. Respondiendo Jesús, dijo: ¡Oh, generación incrédula y perversa!
¿Hasta cuándo he de estar con vosotros? ¿Hasta cuándo os he de soportar? Traédmelo acá.
Y reprendió Jesús al demonio, (Espíritu obsesor) el cual salió del muchacho, y éste quedó
sano desde aquella hora. Viniendo entonces los discípulos a Jesús, aparte, dijeron: ¿Por qué
nosotros no pudimos echarlo fuera? Jesús les dijo: Por vuestra poca fe; porque de cierto
os digo, que si tuviereis fe como un grano de mostaza , diréis a este monte: Pásate de aquí
allá, y se pasará; y nada os será imposible” (San Mateo, 17: 14 a 20)
La acción

Cuando la fe mueve montañas (2002)


Un proyecto de desplazamiento geológico por Francis Alÿs, en colaboración con Rafael Ortega y Cuauhtémoc Medina.
Película de 16mm transferida a DVD, cortesía de David Zwirner, Nueva York.

El 11 de Abril de 2002, 500 voluntarios fueron reunidos para formar una línea que peinaría una duna situada en
las afueras de la ciudad de Lima para desplazar su arena. Este peine humano avanzaba empujando una cierta cantidad
de arena con palas. La idea era mover la montaña de su posición original. El desplazamiento real de la montaña fue mín-
imo, pero no su resonancia metafórica.
Argumentación, conclusión, opinión

Cuando la fe mueve montañas es probablemente la más famosa, polémica y espectacular obra de Alÿs aunque no
necesariamente la mejor ni la más carcterística en la trayectoria del artista, el cual suele trabajar más frecuentemente en
el espacio urbano. Trayectoria característica por su gran sintetismo y riqueza poética. Esta obra es también una rareza en
su producción porque normalmente trata el tema del intento en sí, lo que el llama el ensayo y no sobre el resultado final
y menos un resultado fructífero.

Cuando le fe mueve montañas es consecuencia de la impresión que produjo en Alÿs la dureza de la vida en los
alrededores de Lima donde unas 70.000 personas viven en barrios de chabolas sin eletricidad o agua corriente. Despla-
zados de la ciudad por la intranquilidad social y crisis económicas reinantes, vinieron a asentarse en las dunas de Venta-
nilla. Colinas de arena en lento movimiento que parecen metáfora de las fuerza que actúan en la gente de Lima. El críti-
co de arte Jean Fisher escribió que “el radical evento del arte precipita una crisis de significado o, más bien, expone la
carencia de significado al coro de la situación social dada, la cual es su verdad.”
Hay un artículo de Artforum en el que Francis Alÿs comenta el trabajo.

“Cuando la fe mueve montañas es mi intento de desromantizar el Land Art. Cuando Richard Long hizo sus paseos en el
desierto de Peruvia, estaba persiguiendo una práctica contemplativa que lo distanciaba del contexto social inmediato.
Cuando Robert Smithson construyó la Espiral Jetty en el lago salado de Utah, estaba transformando la ingeniería civil
en escultura y vice versa. Aquí tenemos un intento de crear una especie de Land art para el sin-paisaje, y, con la ayuda
de cientos de personas y palas, hemos creado una alegoría social. Esta historia no está demostrada con ninguna prueba
física de transformación del paisaje. No debieramos relegar la importancia de nuestra historia a la tradición oral, como
dijo Platón en la república. Solamente en su repetición y transmisión se verifica el trabajo. En este sentido, el arte nunca
se podrá liberar del mito. En efecto tanto en sociedades modernas como en las premodernas, el arte opera precisamente
en el ámbito del mito.”
Hablando de fe. No se si para Francis Alÿs es así, pero en mi opinión el concepto de fe no se limita al estereotipo
de Fe cristiana en el uno y trino. Sino que la fe en sí se puede depositar en cualquier cosa. Creer en algo con firmeza y
esperanza (empleando otra vez la terminologia cristiana) podrá ser capaz de realizar “milagros”.

Aunque lo cierto es que resulta demasiado fácil hablar de fe y esperanza cuando no se vive en una situación tan
extrema como la de los habitantes de las dunas de Ventanilla. Si al menos esta manifestación sirviese para que el mundo
alzase la mirada en la dirección de los más necesitados... Pero lo triste es que no es así. Y no digo que la intención de
Alÿs no fuese buena. La obra puede tener su contenido político y social pero lo cierto es que este tipo de manifestaciones
se suelen entender desde los que vivimos en la sociedad del bienestar de una manera totalmente superficial quedándo-
nos con el espectáculo o la duda de si realmente la montaña fue desplazada o no. Cuando no, quedándonos embelesa-
dos por la belleza de la línea humana que peina la redondeada duna, con sus blancos, sus azules, sus amarillos. O pre-
guntándonos cómo pudo ser posible convencer a tanta gente de hacer esa peonada a pleno sol.

Pero al menos encuentro buena idea de que alguien haya llevado a la práctica esa descabellada metáfora de la Bi-
biblia convirsiéndola en realidad.
Otras obras

“Mis pinturas, mis imágenes son solo un intento de ilustrar situaciones que confronto, provoco o “represento” en
un más público, normalmente urbano - y efímero nivel. Estoy intentando hacer una muy clara distinción en lo que ocur-
rirá en la calle y lo que irá colgado en las paredes de la galería. Se puede convertir en el resultado de la pieza. Trataba
de producir imágenes inventadas que se convertirían en equivalentes de la acción, souvenirs que no tenían por que
representar la acción en sí literalmente. La mayor parte de las veces, intentaba imaginar una situación más doméstica
que pudiese traducir una situación parecida, pero que funcionase también como una pintura autónoma para la pared, y
así cubrir el más “comercial” aspecto de la profesión, dentro de sus parámetros comunmente aceptados. Esta distinción
también tenía la ventaja de dejarme una gran libertad al venir dadas ambas prácticas (siempre de manera simultánea:
una alimentando a la otra). Empleo el tiempo pasado puesto que dejé de colaborar con pintores de firma en diciembre
de 1997. Desde entonces intento cumplir el mismo propósito empleando video clips musicales.”
Francis Alÿs
Francis Alÿs, Gun Camera from SOMETIMES DOING SOMETHING PO-
ETIC CAN BECOME POLITICAL AND SOMETIMES DOING SOME-
THING POLITICAL CAN BECOME POETIC, 2005, Mixed media, Image
Size: 18 x 40-1/2 x 13-1/4”.

Francis Alÿs, Still from SOMETIMES DOING SOMETHING POETIC CAN BE-
COME POLITICAL AND SOMETIMES DOING SOMETHING POLITICAL CAN
BECOME POETIC, 2005, Performance / video projection.
Francis Alÿs, Sleepers, 1999-2006, 80 Slide Carousel, Image Size: variable.

Francis Alÿs, Studio view of The Liar, the Copy of the Liar, Mexico
City, 1994.
Francis Alÿs, Bolero (Shoe Shine Blues), 1996-2007, Graphite, tape, and col-
lage on vellum, 384 framed drawings, installed with DVD animation, 9:40 min,
maquette, wooden table, and string, Dimensions variable, © Francis Alÿs, Cour-
tesy the artist and David Zwirner, New York.

Francis Alÿs, Still from Paradox of Praxis 1, (Sometimes Making Something Leads
to Nothing), 1997, Video, Courtesy of David Zwirner, New York.

También podría gustarte