Está en la página 1de 28

1. Carta de los notables

Para quienes gusten de la historia ¿qué dirían de este desastre bolivariano los que aún están vivos Caracas, 10 de agosto de 1990

Al ciudadano Carlos Andrés Pérez, Presidente de la República ; a los ciudadanos senadores y diputados al Congreso Nacional; a los partidos políticos representados en el Congreso:Venezuela atraviesa una difícil y peligrosa situación política, económica y social. Los mecanismos y las orientaciones por medio de las cuales se ha desarrollado la acción de Estado y la vida nacional en todas sus manifestaciones, por lo menos desde 1958, ya no corresponden ni a las necesidades de desarrollo económico y social, ni a la realidad económica y política del país, ni mucho menos, a las líneas y objetivos fundamentales de la gran reorientación política y económica que, de manera tan poderosa, está ocurriendo en el mundo de hoy.Desde hace mucho tiempo se ha hecho patente la necesidad de introducir reformas sustanciales en el funcionamiento del Estado y de sus órganos, hacer más eficaz y responsable la administración pública, pasar de una economía y una sociedad subsidiadas por la renta petrolera a otras distintas, más sanas, estables y progresistas, que tengan por objeto hacer efectiva la representación democrática, la participación popular, y lograr una economía productiva para una sociedad más libre, más justa, más

segura de sí misma. La creación de la COPRE por el gobierno nacional fue una forma de respuesta a este requerimiento impostergable. Los trabajos realizados hasta hoy por ese organismo constituyen un conjunto muy valioso y una base seria para las reformas más urgentes que requiere la democracia

venezolana. No se puede esperar más tiempo

Sería torpe y contrario al

.. interés nacional posponer o reducir el alcance de esas reformas. Se requiere proceder sin más retardo a la realización sincera de algunos cambios fundamentales sin los cuales será difícil y azariento abrir las vías y lograr las metas que el país requiere para salvar su presente y su futuro.Es evidente, por ejemplo, que el poder ejecutivo nacional tiene que ser redimensionado. La creciente multiplicación de las agencias que hoy dependen directamente de la presidencia de la república condena al gobierno a la lentitud, la incoherencia y la ineficacia.Serían necesarios reducir y adecuar el número de ministerios a los grandes sectores fundamentales de la administración, llevar adelante la descentralización de la administración pública, desembarazar al Estado de su ineficiente y costoso papel de empresario fracasado y ruinoso, reemplazar eficazmente el capitalismo de Estado por una economía más libre, más competitiva y más productiva. Para ello, tal vez considerar la posibilidad de adoptar un sistema de poder ejecutivo, inspirado en el ejemplo de la quinta república francesa, con un presidente con poder decisorio y con un primer ministro sometido a cierto grado de responsabilidad parlamentaria. Todo esto

es necesario y no debe postergarse sin grave riesgo para el futuro de nuestra democracia pero, ante las circunstancias negativas crecientes que agobian la vida social, no puede esperarse indefinidamente para acometer las más primordiales de estas reformas.Algunas de ellas deben y pueden iniciarse de inmediato y con celeridad porque forman la base misma de todas las posibles mejoras futuras. Entre éstas se deben señalar las siguientes:Reforma del Sistema Electoral vigente para sustituirlo por mecanismos de real participación del electorado, con circunscripciones delimitadas para elegir a un solo candidato uninominalmente, y alguna forma suficiente para mantener la representación proporcional de las minorías.Legislación específica que defina y determine las actividades de los partidos políticos, su democracia interna, sus recursos, sus finanzas, su publicidad y la duración y costo de las campañas electorales.Legislación para establecer rigurosamente las formas y requisitos para contratar con el Estado. Hacer pronto y eficazmente todas las modificaciones necesarias para asegurar la independencia, la respetabilidad y la eficacia del Poder Judicial. Sin un Poder Judicial autónomo y responsable ni puede haber libertad, ni hay democracia efectiva, cuya base es la autonomía cierta del poder de juzgar.Preparar y promulgar sin retardos un cuerpo legal que sustituya la actual legislación que, de forma inconexa, incompleta, y hasta contradictoria, define y castiga los delitos de corrupción administrativa. Ese nuevo instrumento jurídico debe definir claramente todas las formas que en la actualidad han llegado a revestir los delitos de peculado, cohecho, tráfico de influencias y enriquecimiento ilícito, a fin de lograr de manera efectiva e inobjetable el oportuno castigo de los culpables de la ola de corrupción que corroe los fundamentos de nuestras instituciones democráticas. Que no haya más delitos sin delincuentes ni continúe la impunidad insolente y desmoralizadora de aquellos indiciados evidentes que, por fallas y complacencias de nuestra legislación y nuestros tribunales, desafían abiertamente la moral y el Derecho.Estas reformas inaplazables deberían llevarse a cabo durante las sesiones del Congreso del presente año. Habría incluso la posibilidad de iniciar y completar cualquier enmienda de carácter constitucional que fuera necesaria, a fin de que no más tarde del año de 1991 estas reformas pudieran ser puestas en vigor y darle con ellas a la democracia venezolana la posibilidad plena de enfrentar con éxito y con solidaria decisión las graves circunstancias que hoy la amenazan.Los que hemos tomado esta iniciativa no constituimos una agrupación política, ni siquiera un grupo de acción cívica, sino un fortuito conjunto de venezolanos que han creído necesario plantear en esta hora una forma de acción colectiva y legal que vaya más allá de la simple denuncia para ofrecer una vía de salida para sacarnos del negativo estado de espíritu en que el país se debate. No pretendemos ni aspiramos a desempeñar ningún papel en la estructuración de estas reformas. Las confiamos enteramente a los órganos legales del poder público y a los partidos políticos como una contribución de buena fe, que ni excluye ni descalifica ninguna otra. Esperamos que esta gestión de buena voluntad pueda

contribuir a señalar vías de solución a la grave situación nacional y que ofrezca a todos los venezolanos formas prácticas y realizables para responder razonablemente a las amenazas que se acumulan contra la democracia venezolana, que nuestro pueblo ni quiere, ni debe, ni puede dejar perder.

Arturo Luis Berti, Alfredo Boulton, Miguel Ángel Burelli Rivas, María Teresa Castillo, Jacinto Convit, Tulio Chiossone, José Román Duque Sánchez, Arnoldo Gabaldón, Ignacio Iribarren, Eloy Lares Martínez, Ernesto Mayz Vallenilla, Domingo F. Maza Zavala, José Melich Orsini, Hernán Méndez Castellanos, Pastor Oropeza, Pedro A. Palma, Rafael Pizani, Carlos Guillermo Rangel, José Vicente Rangel, Alfonzo Ravard, Elías Rodríguez Azpúrua, Isbelia Sequera Segnini, José Santos Urriola, Arturo Úslar Pietri, Martín Vega

2. Similitudes entre 1989 y 2014

27.02.2014 05:30 AM Algunos sectores económicos se han hecho más ricos a la sombra de este gobierno que con sus antecesores, sirva de ejemplo la banca criolla

Francisco José Abad

Desde Barcelona.- Hoy se cumplen 25 años del llamado Caracazo. Sin entrar en detalles, porque hay cientos de estudios sobre el tema, me limitaré a señalar que la enseñanza de esta fecha debería ser que los gobiernos electos democráticamente, y del signo que sean, deben buscar el bienestar de sus ciudadanos y no deben tomar medidas que impacten en la calidad de vida de las personas sin tenerlas en cuenta, a la hora de implementar tales políticas públicas.

Pero pareciera que los errores se repiten e incluso se agravan con el pasar del tiempo, y que las enseñanzas no se aprenden en cabeza ajena.

Hoy, a pesar de un nuevo y más largo boom petrolero que ha hecho ingresar a las arcas patrias la más grande fortuna que el país ha conocido y manejado en toda su historia, las circunstancias también son más apremiantes y graves, paradójicamente.

Se liquidó adrede el aparato productivo, porque al decretar el socialismo y el marxismo a la cubana como modelo político, económico y social, se decretó también el fin del capitalismo; por lo que es infantil que se hable de guerra económica, cuando el poder hizo rendir a la mayoría de las fortunas a sus pies, como los dueños de un canal de televisión cuyo emblema es un felino.

Sin embargo, algunos sectores económicos se han hecho más ricos a la sombra de este gobierno que con sus antecesores, sirva de ejemplo la banca criolla.

El desabastecimiento es sólo imputable al gobierno porque éste es quien asigna las divisas para que se hagan las importaciones de las que dependemos y controla el movimiento de alimentos, medicinas y repuestos, etc., en el territorio nacional.

Devaluación del bolívar, desconfianza de los inversionistas nacionales y extranjeros, la más alta inflación del mundo, el mayor desabastecimiento de la historia, índices históricos de corrupción e impunidad, adelgazamiento desmesurado de la libertad de expresión, culto enfermizo a la personalidad del caudillo, sometimiento al castro comunismo cubano, entrega de nuestros recursos económicos y energéticos a países extranjeros, muertes violentas asociadas a la inseguridad desbocada, prisión y exilio para los adversarios políticos y emigración de más de dos millones de profesionales venezolanos, son razones suficientes para que los estudiantes venezolanos protesten y exijan un cambio de rumbo, porque todo los signos indican que vamos rumbo a la catástrofe y lo que esté en juego es su futuro, sobre todo cuando se esgrime en teoría a la Constitución como el contrato social que debe regirnos cuando en la práctica no se cumplen sus preceptos.

Carlos Andrés Pérez era un gobernante legítimo, electo con la votación más alta de la historia para ese momento y sin embargo, el pueblo a muy poco tiempo de su elección explotó en una protesta que hoy cumple 25 años.

Maduro fue electo en circunstancias diferentes, porque aún hay millones exigiendo que se abran las urnas electorales.

Si Maduro ha decretado el día de hoy como feriado debería también escuchar al pueblo que anda protestando en las calles porque cree que hoy, 27 de febrero de 2014, hay más razones para protestar que el 27 de febrero de 1989.

Primera entrega/ Economista Ricardo Berrios Crisis económica actual es peor que la de 1989

En esta primera entrega, de tres, el reconocido economista compara la situación económica que condujo a la explosión social que conocemos como El Caracazo, con las condiciones actuales. En la segunda entrega se pasea por un poco de la historia que llevó a este evento y en una tercera entrega conversa sobre el escenario que vivimos en el 2014

3. Crisis económica actual es peor que la de 1989

Economista Ricardo Berrios 07 de Marzo del 2014.

Ley de Costos y Precios Justos

A juicio de Berrios, la baja en las inversiones y la escasez son causadas por la Ley de Costos y Precios Justos; "porque ninguna empresa va a invertir sin que se le permita una ganancia decente, y además, si no hay dólares no va a haber producción, y no la hubo. Nosotros lo advertimos en su momento. Eso generó el desabastecimiento, y las cifras de este año no son nada alentadoras, ya tenemos un índice inflacionario en enero que, por proyecciones, va por el mismo cierre de año, y el desabastecimiento debe estar rondando el 40 %". (CRIXMAR ROJAS) - "Si analizamos fríamente, con cuidado, la realidad económica del 92, comparándola con la de nuestros días, podemos decir que estamos, profundamente, en una mayor crisis económica que en años anteriores, desde el mandato de Luis Herrera Campins".

Así comenzó su comparación el economista Ricardo Berrios, sobre la situación económica de 1989, que llevó a El Caracazo, y la situación que se presenta con economía actual.

"Carlos Andrés Pérez, en aquel entonces, había proyectado bajar los aranceles de importación, con una economía deteriorada y un aparato productivo que no estaba en su mejor momento, lo que golpeó al sector empresarial porque los productos importados estaban en igualdad de condiciones para su adquisición que los productos nacionales".

En este gobierno también se quiso hacer una reducción fiscal fuerte que generó desempleo, hubo una reducción de casi el 4 % del Producto Interno Bruto, se incrementa el comercio informal y se genera una crisis social. A las pocas semanas de que Pérez asume el poder y da a conocer su paquete, se gesta una crisis social y se inicia una crisis política que lleva a lo que llamamos "El Caracazo", y esa crisis económica, social y política no se detuvo ahí.

Ahora, desde el 27 de febrero del 89 hasta el 4 de febrero del 92, ¿Qué sucede en la economía nacional?, ¿qué medidas tomó CAP?

-Comenzó un proceso de avance y retroceso, CAP retira parte de las medidas económicas, cambia de ministros, continúa la política de endeudamiento del país, no hay una política macroeconómica clara, se acentúan las crisis fiscal y cambiaria, no se mejoró la capacidad de compra del venezolano, hubo picos inflacionarios muy importantes, y las tasas de interés

activas de la banca pública fueron mayores al 60 %, llegando en algunos casos a más del 100 %.

El gobierno de CAP fue la conclusión de una crisis económica que no se pudo dominar, no llegó a acuerdos políticos, no tuvo un programa social que permitiera coadyuvar el impacto de la crisis en una población que no estaba acostumbrada a esa situación. Pero eso no paró ahí, comenzó la crisis institucional en el país, porque la corrupción se institucionalizó tanto que dio origen a la inhabilitación del presidente de la República, algo sin precedentes, causada por hechos dolosos en materia económica, por malversación de fondos públicos que produjo méritos suficientes para enjuiciarlo.

Llega el doctor Ramón J. Velázquez, y se genera el gobierno de Rafael Caldera, que fue la tapa que le faltaba al frasco en ineptitud económica.

¿Por qué esa tapa de frasco?

-Porque en el gobierno de Caldera no se generaron las políticas macroeconómicas que permitiesen resolver los entuertos de los gobiernos anteriores. En vez de hacer un gobierno con políticas serias para mejorar el déficit fiscal y la inversión en el país, que manejara la inflación, se continuó de manera errática y la crisis se iba acentuando.

¿Cuáles eran las medidas económicas que tenía que tomar Caldera?

-En primera instancia, teníamos que sincerarnos, hay que recordar que Caldera también tuvo su ente de control de divisas, lo que significó corrupción en materia de dólares, el sector productivo no tuvo una respuesta clara del gobierno en materia de inversión. Se produjo con Caldera un estancamiento del sector industrial del país, creo que fue el gobierno de los "pañitos calientes" en materia económica. Se observó un atraso en la actividad industrial, Venezuela no creció económicamente, el poder adquisitivo del venezolano siguió disminuyendo, no hubo inversiones importantes del gasto público para generar empleo, no hubo nada de lo que se debía hacer, por lo que el pueblo vio en Chávez el "Mesías" que venía a resolver su problema económico.

Chávez

Ahora, con Chávez se genera una esperanza en el pueblo basado en un mensaje lleno de amor, y que tras 14 años de este modelo, en materia económica podemos decir que ha salido reprobado en esta materia, si analizamos el efecto inflacionario de CAP, no estamos lejos de esa cifra, y se observa que en los últimos 5 o 6 años, el crecimiento de la espiral de la inflación no sólo ha mermado la capacidad de compra del venezolano, sino que también no le permite al sector productivo una reposición seria y oportuna de inventarios para poder ofrecer en el país. Se está observando que en estos 15 años, el gobierno, en vez de fortalecer el aparato productivo, sencillamente lo que hizo fue realizar 1285 intervenciones y expropiaciones entre 2002 y 2014, lo que generó una disminución de bienes y servicios.

Es decir, que si la cosa estaba mal, ¿ahora está peor?

-Está peor. En 2008 se tuvo una inflación de 30,9 %, en 2009 estuvo en 25,1 %, en 2010 fue de 27,2 %, en 2011 alcanzó el 27,6 %, en 2012 se situó en 20,1 % y en 2013 llegó a 56,1 %, todas cifras del Banco Central de Venezuela, que siempre he puesto en duda porque para un pico entre 20,1 % y 56,1 %, casi 36 puntos de diferencia, la brecha entre esos años es impresionante; o las cifras anteriores no eran reales, o en el año pasado llegamos al derrape en el desastre de las políticas económicas como consecuencia de 14 años de errores.

¿Por qué la crisis es más profunda ahora?

-Porque en los gobiernos anteriores por lo menos había intención. Había conversación permanente con los sectores, nunca hubo un ataque al sector productivo, hubo medidas erráticas pero también hubo medidas que favorecieron, o por lo menos no permitieron la caída de la actividad económica del país. El empresario era un aliado del gobierno para lograr un equilibrio político, y hoy en día no es así.

De hecho, podemos decir que en 1998 existían 11 mil 117 empresas, hoy existen 7 mil 93, es decir, se ha reducido el aparato productivo en 36 %, según el Instituto Nacional de Estadística. La pregunta es: ¿dónde están esas empresas?, porque no todas fueron confiscadas, ¿dónde están las 1285 empresas que el país confiscó?

Esto ha generado la elevada inflación actual, la escasez que no necesita medios de comunicación para ser vista, que ronda el 46 %, y que se basa en que los sectores afectados por la reducción de las empresas incluyó el sector agroindustrial, con el 25 %, incluyó el sector construcción, porque se expropiaron obras en desarrollo y se paralizó este ámbito que era uno de los principales generadores de empleo.

A nivel del comercio, el Estado está responsabilizando al sector privado de esta situación económica, lo acusa de golpista, cuando lo que hace es producir bienes y servicios, pero se ha paralizado la inversión porque no hay confianza. Se acusa al comercio del incremento de los precios, pero miremos que el 86,7 % de las empresas registradas en el país, no realizó importaciones, sólo lo hizo el 13,3 %. Si miramos el tercer trimestre de 2013 no hubo importaciones porque no hubo divisas, y las divisas las maneja el Estado. Si hay empresas de maletín, el responsable es quién otorga las divisas, pero no dan nombres y estamos cansados de pedirlos. En materia de inversión, recordando que para vender en diciembre hay que invertir en septiembre, el 64 % del sector comercial acusó que no hizo ninguna inversión.

4. Las

verdaderas

alimentario

causas de

nuestro

desabastecimiento agro-

Por: Rafael Godoy Villasmil | Viernes, 24/05/2013 09:44 AM | Versión para imprimir

El desabastecimiento de alimentos en Venezuela es un mal endémico de nuestra economía. El crecimiento de la economía en Venezuela se dio fundamentado en la renta petrolera dentro de un modelo capitalista - neocolonial. Bajo este esquema la potencia neocolonial dominante (EE.UU), impuso el modelo económico adecuado a sus intereses. Aquí radica el crecimiento anormal de nuestra economía; la deformación de su estructura productiva. La estructura oligopólica del mercado de materias primas, insumos agropecuarios, maquinarias, tecnología y sistemas de producción. Nuestra

economía agropecuaria, productora de los alimentos básicos de la alimentación

del pueblo depende de las importaciones, tanto para la producción de materias

primas como para la agroindustria.

Es

por

eso

que decimos,

con

toda

propiedad, que Venezuela tiene una economía agro-alimentaria de puerto. Bajo

este modelo

el

sector

primario

productor

de

materias

prima

para

la

agroindustria y el consumo directo no se desarrolló, permaneció rezagado y relegado por las importaciones traídas desde las potencias agrícolas, grandes productores de materias primas y con excedentes de producción. Potencias que

tienen que subsidiar su producción primaria y agroindustrial para aliviar las

crisis

de

sobre

producción.

Esa importación excedentaria y además subsidiada en sus países de origen fue y es traída al país por un sector importador cartelizado con un dominio oligopólico del mercado tanto de materias primas como de la producción agroindustrial.

Dentro de este modelo de desarrollo neocolonial con una economía de puerto robustecida por los subsidios externos e internos y con una estructura monopólica del mercado. ¿QUÉ SE PUEDE PEDIR AL SECTOR NACIONAL PRODUCTOR DE ALIMENTOS, YA SEAN ESTOS PEQUEÑOS, MEDIANOS O GRANDES PRODUCTORES? De esta manera nuestra producción campesina fue ahogada y la producción empresarial agrícola se ha mantenido con una camisa de fuerza luchando contra el dumping y una competencia desleal que lo asesina.

El problema del desarrollo del sector agropecuario, la seguridad alimentaria y la soberanía agro-alimentaria en Venezuela no es un problema fácil de resolver. Es un problema estructural de la economía nacional dependiente y colonizada, con raíces histórico-culturales y arrastrando un lastre tecnológico arcaico.

El desarrollo del sector agropecuario en Venezuela, la seguridad alimentaria y la soberanía alimentaria pasa por derrotar el sistema capitalista-monopolista que lo rige; formular un programa de Desarrollo Endógeno Sustentable fundamentado en las características y potencialidades de nuestros ecosistemas trópico-ecuatoriales de producción; promover en los productores una conciencia empresarial para la producción con eficiencia, la organización gremial y social, y romper los anillos del rezago tecnológico que caracteriza la producción del sector agropecuario nacional. Estas no son menudencias como se imaginan algunos teóricos. Quien pretenda hablar con propiedad sobre la problemática agrícola en Venezuela debe hacerse productor y/o vincularse con el sector productor que realmente produce y sufre los embates de la actividad.

godoyvillasmil@gmail.com Economista-Productor agropecuario.

5. ¿Por qué hay colas? La versión del gobierno Vs los expertos

Gobierno y expertos tienen distintas explicaciones para la escasez y las colas. El presidente Nicolás Maduro, sus ministros y seguidores acusan a la guerra económica, la neurosis y el contrabando de producir el desabastecimiento de productos de primera necesidad. Del otro lado, economistas, empresarios y psicólogos explican que las expropiaciones, los controles y la mala gestión de la economía son las principales causas

@albertoyajure

@ronnarisquez

1. Guerra económica. El presidente Hugo Chávez fue el primero en usar la fras <a href=e guerra económica comenzó para justificar la errática administración de las finanzas del país en 2010. El argumento fue retomado por su “hijo y “sucesor” político Nicolás Maduro en 2013, pero fue el año pasado con la agudización de la escasez cuando la expresión bélica acaparó el discurso oficialista. “Nosotros vamos a llegar hasta los huesos de esta guerra económica y llegaremos hasta ustedes, mafiosos, que se esconden detrás del nombre de empresarios pero no tienen otra denominación que ma-fio-sos”, dijo el Jefe de Estado el 3 de febrero en su primer programa, Contacto con Maduro. " id="pdf-obj-10-2" src="pdf-obj-10-2.jpg">

1. Guerra económica. El presidente Hugo Chávez fue el primero en usar la frase guerra económica comenzó para justificar la errática administración de las finanzas del país en 2010. El argumento fue retomado por su “hijo y “sucesor” político Nicolás Maduro en 2013, pero fue el año pasado con la agudización de la escasez cuando la expresión bélica acaparó el discurso oficialista. “Nosotros vamos a llegar hasta los huesos de esta guerra económica y llegaremos hasta ustedes, mafiosos, que se esconden detrás del nombre de empresarios pero no tienen otra denominación que ma-fio-sos”, dijo el Jefe de Estado el 3 de febrero en su primer programa, Contacto con Maduro.

El mandatario nacional informó sobre la conformación del Estado Mayor contra la guerra económica, que estará integrado por “todos los movimientos sociales, las Unidades Bolívar-Chávez (UBCh), los círculos de lucha popular, los ministros vinculados en el sector económico, así como los cinco componentes de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Fanb) con el fin de fortalecer la unión cívico-militar para así garantizar la paz y derrotar definitivamente la guerra económica”.

Vs

Modelo económico. “Las colas no son culpa de los bachaqueros, empresarios o de la población que se angustia por la escasez. Es el modelo de control”, considera el economista y director de la firma Datanálisis, Luis Vicente León, quien también ha advertido que la crisis económica no es causa ni de “guerra ni de marcianos”.

Los datos recogidos por Datanálisis y publicados el 18 de enero revelan que el 90% de la población venezolana (incluyendo al chavismo) considera que las empresas expropiadas por el Gobierno producen ahora menos.

León enfatizó que los desequilibrios en la economía tienen su origen en las regulaciones y el modelo gestionado por el Gobierno, que asfixia la iniciativa privada y ha provocado la caída en la producción y oferta de bienes y servicios.

“Es la mezcla de una crisis producida por el modelo interno de control de cambio y de precios —hostil al sector privado y, además, culpable de distorsiones, escasez e inflación antes de la caída del precio del petróleo— con una crisis externa del mercado petrolero. Esta última, sin duda, es un drama para los ingresos de un país totalmente dependiente del petróleo. Lo que hemos visto hasta ahora, en términos de desabastecimiento, inflación y caída de actividades e inversión, es apenas el pico del iceberg. Y no parece posible que el gobierno se mantenga evadiendo y postergando, como ha hecho hasta ahora, la toma de decisiones económicas racionales por miedo al costo político”.

2. Neurosis/Psicosis. La Superintendencia de Precios Justos explicó en un tuit publicado el 19 de enero

2. Neurosis/Psicosis. La Superintendencia de Precios Justos explicó en un tuit publicado el 19 de enero que las colas se deben a un padecimiento o diagnóstico que denominó ‘Ristratimia’, que además definió como una “situación de histeria en la que la gente no le importa qué se vende porque compra lo que sea”. El término “Ristratimia” no existe, de acuerdo con el diccionario de la Real Academia.

El término “ristratimia” también ha sido citado por supuestos expertos y psicólogos en un trabajo publicado por el diario Últimas Noticias, que en cierta

forma avalaba la tesis del Gobierno nacional de que las colas son inducidas para causar caos y desorden y provocar la desestabilización del país.

El ex ministro de Salud y ex diputado del MVR, Erick Rodríguez Miérez, también dio una explicación psiquiátrica a las causas de las colas. Habló de neurosis y desestabilización emocional.

Vs

Necesidades insatisfechas. El psicólogo y profesor universitario, Leoncio Barrios, expresó su asombro por el diagnóstico emitido por la Superintendencia de Precios Justos. “Lo primero que debo decir es que me sorprende que la Superintendencia tenga una direccion de psiquiatría y psicología médica que permita hacer diagnósticos sobre enfermedades mentales o comportamentales, cuando se asume que eso no está dentro de sus competencias”, dijo.

Barrios prefirió no discutir si el diagnóstico del organismo gubernamental es acertado o no, pues desconoce los criterios que le permitieron llegar a ese diagnóstico. “Lo que a todas luces nos permite explicar las colas son las necesidades insatisfechas en la obtención de bienes de consumo. No solo suntuarios sino básicos”, aseguró el experto.

Para argumentar su afirmación, el psicólogo tomó como ejemplo productos básicos, que no están destinados a la estética ni otros placeres. “Si se considera que quien haga una cola para obtener la leche, los pañales o los medicamentos que necesita está respondiendo a un comportamiento de carácter patológico, entonces asumimos que estamos en una sociedad patologizada, enferma en su totalidad. Y esto incluye desde el Gobierno hasta los ciudadanos”, explicó.

3. Contrabando. El presidente Nicolás Maduro aseguró el 12 de agosto de 2014 que el contrabando

3. Contrabando. El presidente Nicolás Maduro aseguró el 12 de agosto de 2014 que el contrabando de extracción era la principal causa de la escasez en el país. Detalló que entre 30% y 40% de los productos que se producían en el país eran sacados de manera ilegal a Colombia, encontrándose luego en ciudades como Cali, Medellín y hasta Bogotá. El mandatario también declaró que, según su par colombiano Juan Manuel Santos, la situación del contrabando estaba afectando a industriales en el vecino país.

Vs

Los controles. Gilberto Gudiño, presidente de la Unión Empresarial del Comercio y los Servicios del estado Zulia (Ucez), no niega la existencia del contrabando. “El contrabando no se puede negar, pero eso es una consecuencia más, no la causa del desabastecimiento. No podemos atacar la consecuencia si no corregimos la causa que origina esa situación”. Para el empresario, asentado en uno de los estados fronterizos, una explicación para el contrabando son los controles: “Vivimos en un país con precios regulados y controlados, con productos cuyos costos no se revisan desde 2005 y 2011. Uno de ellos es la gasolina, lamentablemente no se logró corregir en su momento el verdadero precio que tiene su producción”. Explicó que ahora colocar gasolina en el país vecino representa 60 litros a Bs 9.000, eso representa en Venezuela 1.800 vehículos con tanque full a Bs. 5 el tanque. “Como pretendes que con un nivel de distorsión tan abultado no vaya a haber la necesidad de la población, que vive su propia crisis, de aprovechar este elemento para tratar de enriquecerse y ajustarse a una economía que va en detrimento”, dijo.

Bodegueros excluidos de la distribución SADA. El otro elemento para entender lo que está pasando, es que hoy por hoy se habla de “contrabando interno” para referirse a los revendedores. “En Zulia, por ser una entidad fronteriza, el Estado decidió distribuir los productos solo en las principales cadenas o establecimientos de las ciudades, por razones mediáticas, y en detrimento de los mercados populares y abastos”, indicó el empresario. En Maracaibo hay 3 millones de habitantes, y en estos supermercados se cubre 35% del consumo. El restante 35% de la gente tiende a ir a los abastos cercanos a sus casas o a los mercados populares. “El señor que tiene su abasto y que ha vivido de eso, ahora tiene que ir a buscar los productos a supermercados e hipermercados, que es donde le permiten acceder a los productos. Porque ellos no pueden acceder al permiso (guías) del SADA. Tienes un mercado de empresarios populares (bodegueros) que dejaste desasistido de los productos que iban a buscar en su negocio. Ahora en este negocio, además de la ganancia te cobran las 4 horas de cola. Ahí viene el exceso en los precios”, explicó Gudiño.

Convertidos en Estado depredador. “Nos estamos convirtiendo en un Estado depredador. Donde lo que encuentras lo vas a comprar, lo necesites o no lo necesites hoy, porque no tienes certeza de que lo vas a conseguir después”, expresó el empresario, y alertó que lo que se está viendo hoy en las colas no representa ni la décima parte de lo que se verá en el país en los próximos meses, de continuar la generalización de la distribución.

4. Bachaqueo. El presidente de la República, Nicolás Maduro, <a href=aseguró el 24 de enero de 2015 que tiene el conocimiento de que cuatro cadenas privadas ocultan productos y advirtió que “ corren o se encaraman. Rectifican o el Estado actuará ”. “ Seré duro con cadenas de bachaqueo, sé de cuatro cadenas que esconden productos al pueblo de Venezuela. Tienen un sistema de creación de rumores para generar colas. Tengo pruebas de esas cuatro cadenas privadas, sé que me están escuchando porque les envié un mensaje, o rectifican o el Estado actuará, o corren o se encaraman. He enviado al vicepresidente Jorge Arreaza y a Carlos Osorio para que firmen el ultimátum ”, " id="pdf-obj-16-2" src="pdf-obj-16-2.jpg">

4. Bachaqueo. El presidente de la República, Nicolás Maduro, aseguró el 24 de enero de 2015 que tiene el conocimiento de que cuatro cadenas privadas ocultan productos y advirtió que “corren o se encaraman. Rectifican o el Estado actuará”. “Seré duro con cadenas de bachaqueo, sé de cuatro cadenas que esconden productos al pueblo de Venezuela. Tienen un sistema de creación de rumores para generar colas. Tengo pruebas de esas cuatro cadenas privadas, sé que me están escuchando porque les envié un mensaje, o rectifican o el Estado actuará, o corren o se encaraman. He enviado al vicepresidente Jorge Arreaza y a Carlos Osorio para que firmen el ultimátum”,

amenazó Maduro durante una jornada social en Caracas sin especificar cuáles son las cadenas privadas que señala.

Vs

Hay gente que vive de la compra diaria. Gilberto Gudiño explica que no todas las personas que están en las colas son bachaqueros. “La gente hace esas colas por necesidad. Todas las personas que están en las colas no están contrabandeando. Hay gente que sale a comprar comida diariamente o semanalmente, porque no tiene capacidad adquisitiva para comprar mensual”. Estas personas viven de su compra diaria. Eso siempre ha existido.

amenazó Maduro durante una jornada social en Caracas sin especificar cuáles son las cadenas privadas que

5. Infiltrados. La diputada a la Asamblea Nacional, Tania Díaz, dijo el lunes 20 de enero de 2015 que la oposición envía gente pagada a hacer colas para desestabilizar. “Este fin de semana había gente, mandada por algunos partidos, principalmente por Voluntad Popular y de Antonio Ledezma, que se iban a las colas a llamar al saqueo, lo hicieron en varios sectores de la ciudad capital”.

La parlamentaria aseguró que la estrategia de la oposición es generar angustia en la población por la escasez de los productos. “Te generan la necesidad inducida de que no vas a tener determinados productos y los esconden”. Además dijo que las filas de personas que buscan alimentos habría “ciudadanos que traen de otros países tarifados para hacer colas”.

Ernesto Villegas, jefe de Gobierno del Distrito Capital, también denunció el 5 de enero de este año que dentro de las colas que se están presentando en los supermercados de todo el país, hay personas infiltradas que fueron convocadas por “hijitos de papá” para desestabilizar.

Villegas aseguró que así como derrotaron a las “guarimbas” en 2014 se debe hacer en el presente año. “Los mismos hijitos de papá que siempre han despreciado a nuestro pueblo, están infiltrando a gente para tratar que este pueblo se descarrile y tome actitudes violentas contra sí mismo” señaló durante una acto de entrega de viviendas en la parroquia El Valle en Caracas.

Vs

Xenofobia y deportaciones. El Gobierno ha responsabilizado a los inmigrantes colombianos de cualquier mal que afecte al país. Lo hizo en el caso del asesinato del diputado a la Asamblea Nacional por el PSUV, Robert Serra, cuando el presidente Nicolás Maduro acusó al paramilitarismo y específicamente a “una banda de sicarios” colombianos de infiltrarse en el país para cumplir con una supuesta encomienda de “la derecha” venezolana y el expresidente Álvaro Uribe. Pero la población colombiana en el país también ha sido acusada de infiltrada y de participar masiva y sistemáticamente en el contrabando, bachaqueo y de hacer colas para comprar productos de la cesta básica para revenderlos a precios más altos.

El Saime ordenó solo en 2014 la deportación de 190 extranjeros —la mayoría de ellos colombianos y provenientes de Caracas— acusados de hacer colas para adquirir productos que luego serían vendidos en sectores de Catia y Petare. Maduro firmó en octubre un decreto que prohibía la venta de alimentos y productos de la cesta básica en el comercio informal. También advirtió que los ciudadanos nacionalizados que incurrieran en esta falta serían despojados de nacionalidad o de los permisos de residencia.

6. Alza del poder adquisitivo y exceso de consumo. El gobernador de Anzoátegui y dirigente delaseguró el miércoles 21 de enero que las colas eran ocasionadas por el alto poder adquisitivo de los venezolanos. “ El que no tiene plata no va a hacer cola. Todo el que hace cola es porque tiene rial (sic)”. También consideró que el fenómeno de las colas son causadas por los mismos ciudadanos que “ compran más de lo que necesitan y muchas veces se incrementa la venta del producto, intensificando la cola ”. Maduro agregó a esta tesis que la gente está gorda, robusta. Vs " id="pdf-obj-19-2" src="pdf-obj-19-2.jpg">

6. Alza del poder adquisitivo y exceso de consumo. El gobernador de Anzoátegui y dirigente del PSUV, Aristóbulo Istúriz, aseguró el miércoles 21 de enero que las colas eran ocasionadas por el alto poder adquisitivo de los venezolanos. “El que no tiene plata no va a hacer cola. Todo el que hace cola es porque tiene rial (sic)”. También consideró que el fenómeno de las colas son causadas por los mismos ciudadanos que “compran más de lo que necesitan y muchas veces se incrementa la venta del producto, intensificando la cola”. Maduro agregó a esta tesis que la gente está gorda, robusta.

Vs

No se ha expandido la oferta de productos. El economista Ángel Alayón explicó que desde 1999 hasta el 2014 el crecimiento del consumo en Venezuela es de 50% aproximadamente. Eso también lleva implícito el crecimiento poblacional (aumenta la población y aumenta el consumo). “Eso es un crecimiento similar e incluso inferior al que han tenido otros países de América Latina, como Colombia y Brasil en el mismo período de tiempo. Pero en ninguno de esos países ves problemas de colas y escasez, porque las economías se van ajustando a la demanda”.

En opinión del experto “el problema en Venezuela es que no se ha expandido la oferta de productos”. Esta no se ha ajustado al crecimiento poblacional ni al aumento del consumo como consecuencia del incremento del poder adquisitivo. “La oferta no se ha expandido por una serie de políticas económicas, como el control de cambio y el control de precios. Además de las expropiaciones, que han originado un desplazamiento de la propiedad privada por la propiedad estatal afectando la producción”, dijo Alayón. Agregó que todos los países emergentes tienen tasas de crecimiento mucho mayores y no se da este fenómeno de desabastecimiento y colas.

7. El golpe económico relatado en ‘ La Casa de los espíritus ’, de Isabel Allende.

7. El golpe económico relatado en ‘La Casa de los espíritus’, de Isabel Allende. El Gobierno ha acusado a la oposición de una supuesta guerra económica, que según su relato, ha sido aplicada en otros países, como Chile. Tanto el presidente Nicolás Maduro, como portavoces del Gobierno, han encontrado similitudes entre el caso venezolano y la crisis económica que enfrentó Chile previa al golpe de Estado que derrocó al presidente socialista Salvador Allende. El Gobierno, los medios públicos y hasta el PSUV ha destacado los detalles de la crisis económica, caracterizados por la escasez, las colas y la inestabilidad económica relatados en el libro ‘La casa de los espíritus’, de la escritora chilena Isabel Allende y publicado en 1982.

Vs

Precios “justos” vacían los anaqueles. La Confederación Nacional de Industriales (Conindustria) fijó posición a la crisis económica en un comunicado en el que hace críticas a la política económica implementada por el Gobierno, que causa distorsiones, afectan la inversión y no estimulan la producción nacional. Conindustria considera que más allá de un marco de sabotaje y conspiración, son los instrumentos legales, como la Ley de Precios Justos, los que se han convertido en una especie de traba para el abastecimiento porque ha obligado a los industriales a vender productos por debajo del costo de producción y mantenido controles sin tomar en cuenta la inflación existente en el país.

8. Colas inducidas, ausentismo, Ley del Trabajo. Nicolás Maduro denunció que estos eran parte de un

8. Colas inducidas, ausentismo, Ley del Trabajo. Nicolás Maduro denunció que estos eran parte de un plan que pretendía en última instancia generar un estallido social. Denunciaba el presidente que la gerencia ordenaba no colocar los productos en los anaqueles y causaba largas filas de clientes frente a las cajas registradoras al no destinar personal para operarlas.

El Gobierno ordenó en septiembre

de

2013

la

ocupación

de

las

cajas

registradoras de Abastos Bicentenarios. Los voluntarios —que antes se dedicaban sólo a labores de custodia y orden público en estos establecimientos — fueron designados a labores de atención al público para reducir las colas.

Para esa fecha, recibieron entrenamiento por cinco días para manejar las cajas registradoras y agilizar el pago en los supermercados, según informó El Nacional.

Los usuarios señalaron en septiembre de 2013 que las colas persistían en el Abasto Bicentenario de Plaza Venezuela, en Caracas. También se quejaron de lentitud en la atención. Este establecimiento tiene más de 65 cajas, pero en él trabajaban apenas la mitad de los cajeros debido a días libres, vacaciones, reposos y otras faltantes justificadas por la Ley Orgánica del Trabajo.

Vs

Restricciones legales. El expresidente Hugo Chávez promulgó, vía decreto en marzo de 2012, la Ley Orgánica del Trabajo, que estableció regulaciones controversiales, entre las que se se incluyeron la reducción de la jornada laboral a un máximo de 40 horas. También obliga al patrono a garantizar dos días de descanso continuo al personal y un máximo de 40 horas laborales a la semana. La ley tenía el propósito de que los privados contrataran más personal y así reducir los índices de desempleo. Pero su resultado ha sido adverso, provocando distorsiones en el mercado laboral.

6. ¿Tiene responsabilidad el Estado en el desabastecimiento de alimentos?

Por Roberto DenizFecha: 03/03/2015 @robertodeniz

El Gobierno posee hasta 75% de la capacidad instalada para producir algunos de los rubros que hoy más escasean. Es responsable de 44 marcas de productos alimenticios. Tiene 59 instalaciones industriales para la producción de café, harina precocida, aceite, azúcar, arroz y leche.

En Venezuela el Estado no sólo regula, sino que también importa, distribuye y produce. Hoy cuando ese modelo está en plena crisis el Gobierno culpa al sector privado de una “guerra económica” que causa desabastecimiento.

Datos de la Cámara Venezolana de la Industria de Alimentos (Cavidea) muestran que el Estado es un actor central en la producción de alimentos. En algunos de los rubros básicos que hoy más escasean debería, incluso, ser el principal oferente del mercado a juzgar por las cifras: en el café el Estado concentra 75% de la capacidad instalada; en azúcar controla 52%; en harina precocida 42%; en arroz llega a 40%; en aceite y leche 25%, respectivamente.

Para la producción de esos 6 rubros el Estado posee, al menos, 59 instalaciones industriales desde las que deberían salir al mercado 44 marcas de productos alimenticios.

Pero el tejido agroindustrial estatal es mayor si se toma en cuenta que entre 2002 y 2015 el Gobierno ha expropiado e intervenido 1.322 empresas, de acuerdo a las estadísticas de la Confederación Venezolana de Industriales (Conindustria). De ese total, 31,5% eran del sector industrial, que incluye a muchas compañías ligadas a la producción de alimentos.

El economista Ángel Alayón asegura que parte de la escasez que sufre hoy el país está asociada al bajo rendimiento de empresas estatales. “Hay una escasez estructural por una falla en la oferta de empresas estatales (…) Las mismas razones por las que no tiene sentido el subsidio a la gasolina son las que hay para dejar de financiar esas empresas”, expresó Alayón en un foro realizado recientemente en la UCAB.

Jorge Roig, presidente de Fedecámaras, declaró en el programa La Cola Feliz que “va a haber escasez mientras el sector público no produzca lo que debe producir”. Explicó que 65% de los productos que se venden en Abastos Bicentenario son de empresas privadas, pero cuando esos establecimientos nacieron se surtían con 90% de productos salidos de las compañías estatales.

Radiografía: el Estado rubro por rubro

7. Percepciones sobre el abastecimiento

La población percibe que la situación general empeora, que se hacen más colas ...

LUIS VICENTE LEÓN | EL UNIVERSAL

En

la

medición

más

reciente

de

Datanálisis

sobre

el

tema

de

desabastecimiento se evidencia que la población siente que el problema está

en su pico histórico, con una evaluación negativa del 78,2%.

La población percibe que la situación general empeora, que se hacen más colas, que están restringiendo sus compras y que la variedad de marcas cae sustancialmente.

Es interesante resaltar que pese a los problemas que enfrenta el sector privado ante la ausencia de divisas, la competencia desleal, las expropiaciones y las importaciones públicas, el 77% de la población reporta conseguir más marcas privadas que públicas en el anaquel. Esto es congruente con el hecho de que 69,1% de los venezolanos indica que las empresas expropiadas o intervenidas por el gobierno han reducido su producción y productividad y están en una situación claramente peor que cuando estaban en manos privadas.

Es muy llamativo que en un contexto en el cual la población se encuentra afectada por la inflación más alta del mundo, el 55,1% de los entrevistados considera que los controles de precios causan más desabastecimiento, una tendencia relevante y creciente en las últimas once mediciones (noviembre de 2010 a abril de 2015).

Otras medidas que agravan el problema, según los venezolanos, son:

restricciones de divisas al sector privado (el 74,2%), expropiación de productoras agrícolas (el 71,9%), expropiación de comercios (el 71,9%), expropiación de las fábricas de alimentos (el 70,1%), ocupación de empresas privadas (el 67,8%) y racionamiento de productos en comercios (el 57,6%). Un elemento que es regular entre los entrevistados es que las expropiaciones tiene niveles de rechazo superiores al 80%, incluyendo la mayoría de la población chavista y creen que la misma tiene efectos negativos sobre los precios, la variedad de marcas y productos, el abastecimiento de alimentos, la calidad de vida del ciudadano, los empleados y los alimentos.

En la asignación de responsabilidades por el desabastecimiento, el sector público registra el 50,2%, mientras que el sector privado obtiene 9,3% como conjunto. Una posición que empeora para el gobierno cuando se explora sobre las responsabilidades en caso de que el problema no se resuelva en el futuro. La tesis de la guerra económica queda demolida cuando más de 65% de la población no le otorga ninguna credibilidad como responsable del problema.

Cerca de 85% de la población considera que la fluidez de las divisas para el sector privado es vital para garantizar la producción y las importaciones. El 69,8% indica que la compra de materia prima para las empresas de producción de alimentos es el principal destino que deberían tener las divisas, seguido por el pago de deuda externa (8,4%). De hecho, el 65,5% considera que es cinco veces más eficiente invertir los dólares en materia prima para producir en Venezuela que usar los mismos dólares para importar alimentos, algo que coincide con los cálculos que se realizan con data dura.

Finalmente, ante el argumento oficial que responsabiliza al sector privado de mal uso de los dólares, el 62,2% opina que es una acusación poco creíble y la mayoría atribuye los problemas de corrupción al sector público y cree que el sector privado es el único que puede elevar la producción y resolver los problemas de desabastecimiento, que tanto afectan la calidad de vida de la población.

En muchas oportunidades la mayoría de los entrevistados tiene opiniones que no coinciden para nada con las mías. Ha pasado en sus preferencias políticas e incluso en su equipo de beisbol favorito. Pero sobre el tema de

desabastecimiento y sus causas

...

no podría estar más de acuerdo.