Está en la página 1de 25
FACULTAD DE ARQUITECTURA ESCUELA ACADÉMICO PROFESIONAL DE ARQUITECTURA INFORME ACADÉMICO “DISEÑO DE INTERIORES” AUTORES: ALEGRE ROSALES,

FACULTAD DE ARQUITECTURA ESCUELA ACADÉMICO PROFESIONAL DE ARQUITECTURA INFORME ACADÉMICO “DISEÑO DE INTERIORES”

AUTORES:

 

ALEGRE ROSALES, Carlos. ARROYO RIVAS, Jerry. CACERES ARICA, Cesar. QUEZADA MIRANDA, Eduardo.

ASESORA:

Dra. JIMÉNEZ JÁUREGUI, Yadira.

CHIMBOTE – PERÚ

2015

I.

ÍNDICE

INTRODUCCIÓN…………………………………………………………………………………… ..........

.......................................

03

II. DESARROLLO: DISEÑO DE

INTERIORES……………………………………………………………………………………………… ....

04

1.

DEFINICIÓN……………………………………………………………………………………………………

………………………04

 

2.

CARACTERISTICAS………………………………………….

……………………………………………………………… ……04

..

3.

TECNICAS.

……………………………………………………………………………… ......................................

...

....

04

3.1. Técnica de representación.

………………………………………

................................................

04

  • 3.2. Técnica de ambientación…… ..

…………………………………………………………………………… …05 ....

  • 3.3. Técnica de ilustración…………………….

…………………………………………………………………

...

..

05

  • 3.4. Técnica de iluminación…………………………….....

……………………………………………………

....

…06

4. MATERIALES………………………………………………………………………..

………………………………………

...

....

07

5. TIPOS DE ESTILOS……………………………………………....

………………………………………………………….… ….08

..

5.1) Estilo Rústico……………………………………………………………..

………………………………………..08

5.2) Estilo Clásico………………………………………………………………..

……………………………………… 08

..

5.3) Estilo Loft………………………………………………..

…………………………………………………

.............

09

5.4) Estilo Minimalismo…………………………………………………………..

…………………………… …… 10

..

..

5.5) Estilo Kitsch………………………………………………………..

…………………………………………

.....

..

10

5.6) Estilo

Oriental……………………………………………………………… ...............

………………………….11

5.7) Estilo

Zen………………………………………………………………………………………… ..

……………………12

5.8) Estilo Shabby

Chic………………………………………………………………………….

…………………….12

III. CONCLUSIONES………………………………………………….

……………………………………………………………………………… 14

..

IV. REFERENCIAS

BIBLIOGRAFICAS……………………………………………………………………………………….

………………

...

15

ANEXOS…………………………………………………………………………………………………………

…………………….…………...……..16

INTRODUCCIÓN

El presente estudio titulado “DISEÑO DE INTERIORES” tiene el objetivo de dar a conocer que el interiorismo es uno de los campos de la arquitectura que más ha evolucionado en las últimas décadas y, casi con toda seguridad, un mundo en el que las tendencias y las nuevas líneas de evolución se han reflejado más claramente, tanto en lo que respecta a los materiales como a las formas constructivas y a los estilos.

.Asimismo esta investigación permitirá a los profesionales de la arquitectura explorar nuevos campos e iniciar caminos diversos que se adapten al gusto de las nuevas generaciones.

.En cuanto a los antecedentes del tema en mención, esta si presenta investigaciones anteriores, por la cual servirá de guía para poder encaminar de manera exitosa nuestro estudio, interesados en buscar una mejoría de todos los estudios antecesores al nuestro.

DISEÑO DE INTERIORES

  • 1. DEFINICION:

Gibbs (2009, p.34) define el diseño de interiores como una disciplina proyectual involucrada en el proceso de formar la experiencia del espacio interior, con la manipulación del volumen espacial así como el tratamiento superficial.

Sin embargo, el diseño de interiores no debe ser confundido con la decoración interior, puesto que el mismo autor sostiene que el diseño interior indaga en aspectos de la psicología ambiental, la arquitectura, y del diseño de producto, además de la decoración tradicional.

  • 2. CARACTERISTICAS:

Para Carles (2005, p.46) la arquitectura de diseño de interiores crear espacios agradables, confortables y funcionales para el usuario; logra que el espacio sea más utilizable y placentero, para hacer más fácil la actividad de quien lo habite; proyecta espacios y teniendo en cuenta las formas, colores, materiales, texturas, iluminación, ubicación geográfica; se adecua a las necesidades, gustos, costumbres y hábitos de la persona que va a habitar esos ambientes.

  • 3. TECNICAS:

Love & Grimley (2014, pp.20-25) manifiestan que el diseño de interiores presenta técnicas interesantes, tales como;

3.1. Técnicas de representación, Para representar objetos se utilizan varios métodos de proyección, los cuales tienen sus propias características, méritos y desventajas. Se utilizan representaciones relacionadas de una o varias vistas del objeto, cuidadosamente elegidas, con las cuales es posible definir completamente su forma y características. No obstante, para la ejecución de estas representaciones bidimensionales es necesario el conocimiento del método de proyección, de modo que, cualquier observador sea capaz de deducir de las vistas la forma tridimensional del objeto.

En los numerosos campos técnicos y sus etapas de desarrollo, a menudo es necesario proporcionar dibujos de fácil lectura. Estos dibujos denominados representaciones pictóricas, entregan una vista tridimensional de un objeto, tal como éste aparecería ante los ojos de un observador. Para leer estas representaciones no es necesaria una formación técnica profunda sobre la materia ya que existen diversos métodos de representación pictórica, pero sus especificaciones difieren considerablemente y a menudo se utilizan en forma contradictoria.

3.2. Técnica de ambientación, según las mismas autoras la ambientación debe estar constituida por criterios y recursos estéticos que posee el diseñador en la formación de su obra, para lo cual hace uso adecuado de la interrelación de elementos, formas, espacios, colores, mobiliario, textura, iluminación, ventilación, vegetación, vistas dominantes, etc.

De esta manera podremos conocer como poder dotar un espacio al lado de cualquier elemento básico que satisfagan las necesidades del usuario, así como la necesidad psicológica del usuario, presentando un nivel perceptual que valoriza sustancialmente el espacio creado. Su máxima expresión se logra en la interacción balanceada de detalles arquitectónicos, decoración del espacio,

relaciones espaciales y formales, un ambiente bien logrado hace del espacio un lugar acogedor y agradable.

3.3. Técnica de ilustración, el lapicero, es el material más humilde con el que podemos comenzar a ilustrar. De hecho, prácticamente siempre se empieza cogiendo un lápiz y un trozo de papel. Generalmente después, se añaden más materiales y en muchas ocasiones ese lápiz previo termina escondiéndose bajo las capas del gouache o eliminado con una goma de borrar.

Pero el lápiz de grafito también puede ser el material con el que realicemos una ilustración final. Propongo que intentemos ver también al lápiz como un material noble, una herramienta que no es pasajera, sino que está llena de posibilidades.

Será una cuestión de gustos, experiencias, posibilidades o preferencias personales, la elección de un tipo u otro de lápices, aunque para ello, es muy importante la experimentación con varios lápices para conocer cómo responden ante distintos tipos de papeles.

3.4. Técnica de iluminación, Dada la influencia de la luz es nuestra percepción sensorial y la capacidad de manipular la interpretación que realiza nuestro cerebro , se puede considerar a la luz como un elemento sin cuerpo físico y sin embargo forma parte de la arquitectura integrándose como otro más de los elementos físicos constructivos de los que esta se compone. La luz conserva un papel fundamental ya que transmite emociones.

Tan solo modificando la iluminación podemos reinventar los espacios influyendo en la percepción arquitectónica, la luz puede ampliar o reducir espacios. Con la luz se establecen conexiones o delimitación de zonas. Podemos acentuar o disimular objetos. También se modifican alturas y anchuras. Todo ello sin

necesidad de variar el espacio físico. A través de la luz se puede manipular la percepción del observador dirigiéndole por donde podría transitar de forma segura; solo con pulsar un botón se puede modificar el ambiente y adaptar la atmósfera de un mismo espacio. Así ofrecemos la posibilidad de realizar en él diferentes actividades con requerimientos lumínicos muy dispares. Diferentes iluminancias constituyen zonas funcionales al encaminar la mirada jerarquizando espacios. Una baja iluminancia podría ser un buen punto de partida para después acentuar los elementos arquitectónicos que nos interese remarcar. Por el contrario, una superficie iluminada uniformemente se presenta con un aspecto monótono.

La iluminación vertical requiere una mención especial. Posiblemente sea el componente de la luminotecnia que guarde más estrecha relación con la arquitectura. La iluminación vertical está en contraposición con la iluminación horizontal convencional que es el resultado de la planificación estrictamente funcional.

La iluminación vertical no es simplemente un complemento, al contrario se debe tener muy en cuenta a la hora de diseñar el concepto arquitectónico. Unas paredes iluminadas ofrecen una impresión exacta del espacio al estructurar sus límites y dar una sensación de claridad, ya que la psicología de la percepción nos dice que nuestro campo visual vertical constituye el 80% del total, quedando el 20% restante para el horizontal. Los rostros se hacen más perceptibles recibiendo un aporte de luz equilibrado. Esto es debido a la presencia de una mayor cantidad de luz difusa. La iluminación de exteriores nos sirve para enfatizar los hitos y convertirlos en visibles a una gran distancia. Hecho que redunda en una mayor seguridad mejorando la asimilación del espacio que nos rodea. La iluminación vertical también es de gran importancia en aplicaciones publicitarias, donde despertamos intereses por anuncios.

4. MATERIALES:

Según Ching (2011, pp.62-63) existen diversas herramientas de dibujo lo cual nos ayuda para bosquejar diseños de habitaciones y planos incluyen un lápiz, regla, compás, transportador y papel cuadriculado. El programa de diseño asistido por computadora (CAD) convierte los primeros bocetos y mediciones en un plano 3-D para el diseñador y el cliente. (Ver figura 1) Asimismo él hace mención a la Rueda de color, ya que nos muestran las relaciones de los colores primarios, secundarios y terciarios.

La rueda ayuda a los diseñadores a crear esquemas de colores agradables, basados en una combinación de colores complementarios y análogos (Ver figura 2), el Muestrario de colores, producen conjuntos de tarjetas de pintura o tiras de colores para cada una de sus líneas. Los diseñadores de interiores utilizan estos muestrarios para seleccionar los colores de las habitaciones y coordinar colores (Ver figura 3) atreves de las Muestras de tela, ofrecen a los diseñadores promover nuevas líneas de productos. Las muestras pequeñas agilizan la selección de telas. Estas herramientas también ayudan al diseñador en el desarrollo de la paleta de color de un cuarto. (Ver figura 4)

El mismo autor hace mención a la Cinta métrica como herramienta para verificar y calcular las dimensiones de los espacios de interiores. Las cintas rígidas sirven para medir longitudes rectas, mientras que las cintas de tela calculan superficies curvas y anguladas. (Ver figura 5) Todas estas herramientas deben estar Acompañadas por la Cámara digital, ya que brinda un registro visual de los sitios de trabajo, mobiliario y accesorios. Los diseñadores de interiores pueden descargar las fotos en los programas de CAD e integrarlos en los planes de diseño. (Ver figura 6)

5. TIPOS DE ESTILOS:

Para Plunkett (2009, pp.24-28) existen diferentes estilos de diseño de interiores, tales como;

  • 5.1. Estilo Rústico, destaca ampliamente por el uso de materiales nobles y

naturales, como la madera, el mimbre o la esterilla, aplicados tanto en objetos y utensilios como en paredes y pisos. En este estilo también se le da una suma importancia a las artesanías y a las telas duras en colores claros. Puede ser un estilo sencillo o sofisticado, evitando los ambientes sobrecargados. El estilo rústico puede variar considerablemente dependiendo de las zonas geográficas y de las costumbres del lugar en donde se aplique.

Por lo anteriormente nombrado se pueden destacar en el primer caso la inclusión de objetos distintivos como muebles viejos, baúles o arcones, rejas y distintos utensilios en forja negra, respaldos otomanos, doseles en las camas y decoraciones con un marcado estilo romántico para dormitorios. Y en el segundo caso, artesanías fabricadas en mimbre, jarrones de barro, cuernos de animales, pieles naturales, tejidos en telar artesanalmente, cuadros que simulan pinturas rupestres o indígenas. Por todo lo visto anteriormente el estilo rustico es demasiado amplio y depende mucho del lugar donde nos encontremos y seguramente del gusto personal (Ver figura 7)

  • 5.2. Estilo Clásico, se caracteriza por ser sofisticado y refinado, al tiempo que

luce muy elegante. Los adornos son en su mayoría piezas de arte, que le dan al ambiente un toque estético y lujoso muy bueno. Este estilo según el mismo autor ha sobrevivido con el paso del tiempo debido a la nobleza de sus líneas y materiales, y admite la utilización de elementos modernos siempre y cuando presenten líneas simples y materiales de buena calidad.

Los materiales más utilizados son los nobles, donde aparecen maderas como el roble, el haya y el cerezo. También es muy común ver porcelanas, cristales y bronces, al tiempo que los tapizados llevan telas muy bien trabajadas como brocados, sedas, o terciopelos. En cuanto a los colores utilizados, los claros son

los que predominan en estos ambientes, siendo los tonos crema, verdes, grises y amarillos los principales, ya que estos ayudan enormemente a crear un ambiente sereno y lujoso. Uno de los hechos que caracteriza el estilo clásico es la presencia de elementos en abundancia, los cuales generan una sobrecarga en los ambientes. Los mismos están ubicados de tal forma que logran un diseño simétrico, que le dan puntos positivos a la estética.

En cuanto a los muebles, los más utilizados son los antiguos, aunque también pueden apreciarse en algunos casos muebles clásicos en maderas nobles pero de fabricación actual. Estos son elementos macizos, hechos de roble, caoba o cerezo, con frisos y escayolas. Dentro de estos se destacan las butacas, sofás, sillas, mesas de patas torneadas y bibliotecas, los cuales son construidos con maderas nobles muy bien trabajadas. Los adornos están basados en piezas artísticas, donde se destacan cuadros de marcos labrados, portarretratos, cubertería de plata, candelabros, porcelanas, elementos de plata o alpaca, pequeños muebles auxiliares, alfombras, gobelinos, apliques y lámparas de pie, y arañas de cristal.

Los ambientes del estilo clásico se caracterizan por ser amplios y encontrarse recargados de objetos exquisitos, como mesas auxiliares, alfombras orientales, librerías y armarios. Los mismos necesitan de una iluminación indirecta, para que se evite la presencia de sombras marcadas. Las paredes juegan un papel protagónico muy importante, ya que están recubiertas de cuadros en marquetería, o lucen con papeles pintados. (Ver figura 8)

  • 5.3. Estilo Loft, este estilo sirve para aprovechar la estructura básica y poder

formar un nuevo estilo. De esta manera es uno de los estilos más fríos en la

utilización de los grandes espacios limpios y duros con colores sólidos, sin calidez aparente. Para dar el toque de frio se utilizan metales, plásticos, gomas, formas geométricas puras y ángulos muy marcados.

Se caracteriza por grandes superficies sin divisiones, con mucha luz y destacado aspecto fabril. El Loft necesita de espacios amplios, preferentemente viejas

fábricas o galpones (aunque también se puede construir un Loft desde cero). Se destaca por la ausencia de divisiones, con zonas comunes conectadas entre sí, aunque podría haber zonas más privadas y separadas del resto. El espacio vacío constituye el elemento más importante del estilo Loft.

Utiliza dos plantas o entrepisos que, aunque comunicados, separan el área principal de salón, living y cocina, de los dormitorios, el estudio u otras habitaciones complementarias. La unión de ambas plantas generalmente se logra con escaleras de importante peso decorativo.

La integración visual de todo ese gran espacio

es de suma importancia,

utilizando los pisos, paredes, materiales y colores para lograr uniformidad. (Ver figura 9)

  • 5.4. Estilo Minimalismo, se caracteriza por la necesaria simplicidad en las

líneas y en las formas, por los colores poco llamativos y por los espacios amplios y despejados. La intención es crear un ambiente tranquilo, armónico y funcional, libre de demasiados detalles irrelevantes y objetos innecesarios y redundantes alrededor. El minimalismo es un estilo sobrio y austero, por lo que antes de iniciar una decoración de este tipo debes ser consciente de sus características y estar convencido. Ante todo se privilegian los espacios amplios, preferentemente altos y libres. Un entorno armónico funcional, fuera del concepto de exceso, saturación y contaminación visual. Se evita también la cacofonía, la repetición y cualquier tipo de redundancia visual. Todo debe ser suavidad, serenidad y orden, nada de elementos superfluos y barrocos.

En este estilo todos los elementos deben combinar y formar una unidad, priorizando el todo sobre las partes. El espacio en sí es de gran importancia, nunca eclipsado por los elementos decorativos. En este contexto, se da una clara primacía a las líneas puras y bajas, casi a ras de suelo, con monocromía absoluta en techos, pisos y paredes, complementándose con los muebles. Una de sus principales características del minimalismo es el uso de colores puros, con superficies o fondos monocromáticos, de tonos suaves predominando

el blanco y el crudo. También se incorporan los tostados o el negro con sutiles toques de color para acentuar detalles y accesorios. Cuando pensamos en el blanco hay que saber, sin olvidar, que el blanco es un color con una amplia gama de variaciones tonales capaces de multiplicar la luminosidad.

El contraste lo aportan algunos detalles ornamentales de los que, en ningún caso, hay que abusar. El detalle de color, tal vez un rojo o pistacho, puede estar dado por una alfombra, un almohadón, o algún objeto único. En las paredes se trata de evitar todo adorno que esté de más, aunque se puede utilizar algún cuadro destacado en presencia o importancia. Un cuadro de autor es un buen recurso. Paredes lisas de colores claros o revestidas con piedra, cómo único elemento de decoración. (Ver figura 10)

  • 5.5. Estilo Kitsch, se caracteriza por destacar en el predominio del color y

las formas, así como los elementos llamativos. El kitsch

es algo más que un

movimiento decorativo. Es un estilo que puede llegar a

resultar extravagante incluso, con colores

predominantes.

Las

mesas

y

estanterías están llenas de figuritas que pueden no tener ninguna relación entre ellas o ser puro amor por el coleccionismo y destacar por seguir una temática. Colores con mucha potencia combinados entre sí en textiles y paredes, una amalgama de formas y colores difícilmente combinables en otros estilos.

Los colores que más se utilizan son el rosa chicle, azul cielo, verde manzana y rojo, y sus texturas son las del alambre, las pieles sintéticas, el cristal, el plástico y el papel. Los muebles de este estilo tienen formas raras, lámparas de lava, accesorios disparatados y toda clase de objetos que tengan que ver con el arte y con este tipo de cultura. Se pueden llegar a utilizar en este estilo las cortinas con caireles y almohadones de pelo. En definitiva, todo tipo de estampado o elemento que sea llamativo y original. (Ver figura 11)

  • 5.6. Estilo Oriental, como su nombre lo indica este estilo está totalmente

basado en lo que significa la cultura milenaria, este estilo tienen mucha simplicidad y filosofía ancestral. Los colores de este estilo así como los objetos,

murales y adornos que remiten en todo momento a su estética y a costumbres y cultura.

El estilo oriental

no

es

una mezcla

de

diferentes estilos provenientes del

Oriente, sino que se trata de una forma de decoración independiente, que cuenta con sus características personales. Justamente, en este post conoceremos cada uno de los detalles de un estilo que se caracteriza por la búsqueda de espiritualidad, armonía y misticismo en cada detalle. Los contrastes de las diversas texturas como por ejemplo las piedras, maderas, y papeles, son objetos místicos de fuentes, velas, inciensos y por supuesto una fuerte la presencia de la naturaleza.

En la decoración de este estilo se busca constantemente el orden, basado en una buena distribución de espacios amplios y bien iluminados, a partir de la implementación de elementos naturales que generen una sensación de relajación. Justamente los elementos naturales son una de las principales características del estilo oriental, realizando un contraste de texturas como la piedra, la madera, el papel, objetos místicos, las fuentes, velas e inciensos, con la de elementos naturales como el agua, las plantas o las flores. En este último aspecto, las orquídeas naturales y los bonsáis son excelentes alternativas.

Las tonalidades están básicamente basadas en cinco colores, aquellos que representan los elementos de la naturaleza: El rojo del fuego; el naranja es estímulo; el amarillo representa la luz; el azul representa el cielo y el agua; el blanco es calma; mientras que el verde es vida. (Ver figura 12)

  • 5.7. Estilo Zen, según el mismo autor este estilo es muy parecido a los estilos

anteriores, ya que busca armonizar los espacios a través del equilibrio de color,

luz y elementos. La sencillez es una característica importantísima, y ésta se puede conseguir a través del orden.

Este estilo utiliza mobiliario de diseño japonés, aunque también los de diseño moderno que tienen líneas sumamente sencillas. Los materiales generalmente utilizados son la madera, el cristal y las piedras (granito y arenisca es lo que más he visto). Los colores generalmente son colores suaves y muy claros, favorecen la iluminación natural porque reflejan mejor los colores. Esto no implica que no tengas libertad de añadir toques de color, si lo haces adecuadamente, perfecto.

La iluminación se caracteriza por ser indirecta, mediante focos empotrables y bombillas que se cubren preferiblemente con pantallas de papel de arroz Utiliza colores claros y tonalidades neutras, desde el blanco pasando por toda la gama de colores ocres y beige, fuentes de feng shui, objetos de bambú, telas, rústicas, cascadas, etc.

En la decoración

con

estilo Zen los colores elegidos son el blanco

y toda

la

gama de colores neutros: ocres, grises y beige. También se puede agregar un

toque de colores

vivos

con

el

rojo

y

el

verde.

Los materiales más utilizados en el estilo Zen son aquellos en estado natural

como la madera natural, piedra, etc. La iluminación debe ser sectorizada, suave y clara. Permitiendo la relajación y el descanso.

Los muebles deben ser simples al extremo, con formas puras y rectas, evitando las curvas y el barroquismo. Se da preferencia al orden y todo lo que contribuya con éste.

Los aspectos dominantes del espacio deben ser la comodidad, la sobriedad, el despojamiento que permita el movimiento fluido sin obstáculos, y la abundante iluminación. El resultado es sensual, luminoso, suave, perfumado, e invita al recogimiento y la paz.

El

salón

es

la principal habitación

de

la

casa

y debe resaltarse

con

la

decoración. Emplearemos un color claro que ilumine y de amplitud, pudiendo

prescindir de los cuadros sí. (Ver figura 13)

5.8.

Estilo Shabby Chic, es un estilo inspirado en las casas de campo y

consiste en fusionar todo tipo de elementos decorativos, buscando la armonía entre las líneas y los colores de lo más antiguo con lo más moderno equilibrando ambas tendencias. Este estilo básicamente es el contraste entre decoración campestre europea y pop victoriana con elementos decorativos modernos. Los colores siempre en tonos pastel: rosa, beige, azul, verde, gris… que aporten el matiz dentro del gran protagonista que es el blanco en toda su escala de color, desde el blanco crudo, pasando por el roto, patinado o el blanco envejecido.

La clave es reciclar, recuperar muebles y repintarlos, manteniendo algunos desconchones atractivos que aportan historia a piezas como mesas o sillas; viejas tapicerías con motivos florales o simplemente desgastadas, flores naturales al igual que secas, alfombras y cojines unidos a detalles decorativos vintage fusionados con el ahora más actual conseguirán ese sabor Shabby Chic que buscamos para crear una atmósfera muy cálida y acogedora. (Ver figura

14)

Las conclusiones son:

CONCLUSIONES

. El Diseño de interiores, pasa a ser una parte fundamental en el desarrollo de la sociedad y el individuo, creando básicamente espacios para un mejor bienestar del ser humano, tanto físico, como psicológico y emocional

.

El

diseño

de

interiores

está íntimamente ligado

a

la vida familiar

de las

personas, ya que su propósito es la funcionalidad y el enriquecimiento estético

del espacio.

 

. El diseño de interiores aprovecha el espacio al máximo, ya que la belleza es parte primordial del orden, por lo que, cuando algo está en armonía quiere decir que es hermoso, pero también funcional.

. El diseño de interiores nos hace partícipes en la decoración desde lo interno hacia lo externo, para poder sentirnos mejor en nuestro espacio e intimidad, lo

que nos ayudará a afrontar la vida de manera más optimista y equilibrada en todos los aspectos.

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

Carles, B. (2005). Interiores de Diseño. Barcelona: S.A. leading internacional

(230p.).

Ching, F. (2011). Diseño de interiores: un manual. Madrid: G diseñ (320p.)

J. (2009). Diseño de interiores Guía útil para estudiantes. Barcelona diseño (260p.)

García, A. (2000). Decoración de Interiores. España: Septem (180p.)

Love, M. & Grimley, C. (2014). Color, espacio y estilo. Detalles para diseñadores de interiores. Barcelona: G diseñ (250p.)

Plunkett, D. (2009). Diseño de Interiores: Técnicas de Ilustración. Barcelona:

Parramon (130p.)

Wilkinson, C. (2012). La Biblia del Diseño Interior. Bogotá: Lexus (290p.)

ANEXOS

Figura 1
Figura
1

18

Figura 2

Figura 2 Figura 3 19

Figura 3

Figura 2 Figura 3 19

Figura 4

Figura 5

Figura 4 Figura 5 Figura 6 20

Figura 6

Figura 7

Figura 7 Figura 8 21

Figura 8

Figura 9

Figura 9 Figura 10 22

Figura 10

Figura 11

Figura 12
Figura
12
Figura 13
Figura
13

Figura 14