Está en la página 1de 3

Premio mundial del chiste

Cuando llegue al sitio donde habitualmente el grupo de amigos y amigas nos


reunimos a comentar los temas socio políticos del día, los encontré a todos
riéndose. La última frase que habían traído a colación la había pronunciado el
presidente Álvaro Uribe desde el complejo de comunicaciones del Ministerio
de “Seguridad Social”. El Mandatario proclamó que “a los usuarios del sector,
(salud), se les debe atender con más cariño, con eficiencia, sin dejadez y con
oportunidad… Un mayor compromiso para atender a los pacientes tienen que
dar los actores del sector de la salud y a los distintos estamentos del país…
En Colombia necesitamos aumentar el compromiso de todos para atender a
los enfermos. Más compromiso de los médicos, más compromiso de los
hospitales, más compromiso de las EPS, de los municipios, de los
departamentos y del Gobierno Nacional”. Una de mis amigas consideró que
se trata del mejor chiste en ya casi 8 año de gobierno de Uribe. Crea nuevos
y aumenta los problemas que hay, con normas alocadas e improvisadas, que
asegura no cambiará, sin calcular su repercusión social sino su cosecha
ganancial en efectivo y luego señala a los demás como responsables del caos
que él creó y sigue estimulando.

El Mandatario especuló que el sector de la salud es una preocupación


fundamental de su gobierno, pero calló la determinación de llevar a los
bancos a producir gananciales, el dinero de la salud y dedicarlo a sufragar el
déficit de la administración central. El déficit que surgió de tantos viajes
inoficiosos al extranjeros, pago monstruoso a medios de comunicación,
periodistas capitalinos de su corte, y empresas encuestadoras, viaje a
pueblos y veredas pasando por encima de autonomía de gobernadores y
alcaldes, para pagar politiquería como en caso de Agro Ganancia Segura, los
autores de los “Falsos Positivos”, etc. El presidente dice que su dedicación
por la salud de los colombianos se refleja en resultados del incremento en la
cobertura de afiliados que pasó de 23 millones a 41 millones de asegurados.
Eso es verdad, pero el incremento de personas surge de la necesidad de
tener una base humana más grande para cobrarles por cada uno de los
servicios y medicamento que se les de. No es lo mismo venderle a 32 que a
41. Así se puede obtener para los comerciantes de la salud, el doble de lo
que se estaba presupuestando. Si por el incremento no tuera el ciudadano
que pagar ni exponer lo poco que tiene seria otra cuestión

El ministro de Seguridad Social y el mismo presidente con l0 decretos, a


traición pero con todo cariño, quiso sorprender a los enfermos y a los
médicos. Con todo cariño nos quiso quitar la única defensa que tenemos los
colombianos para efectos de salud, “la tutela” y sigue insistiendo en
supeditar la constitución a su capricho suyo, la pesimamente mal concebida
y rechazada por todos, la “Emergencia Social”. Con todo cariño quiso
desconocer la sapiencia y autonomía de los médicos imponiendo una serie
de castigos para el galeno que llegase a actuar en procura de la salud del
paciente y no de las ganancias de la EPS. Con todo cariño, Uribe nos asegura
que, “los decretos de Emergencia Social son buenos porque permitirán
obtener recursos adicionales”, que es lo que importa. Otro gesto de gran
cariño presidencial fue la pretensión, rechazada por los colombianos, de que
tendrían que pagar de sus bolsillos las intervenciones médicas fuera Pos y
dentro del por no quedaba nada. Hoy grita a todo pulmón y lo que le da la
garganta, que “es falsa la versión de que los colombianos tendrán que
vender sus bienes con el fin de cubrir eventos que se encuentren fuera del
POS”. De verdad que es más chistoso que Montecristo, los Chaparrines, los
Tolimenses con quienes pudo haber competido yles hubiese ganado.

La carcajada fue de todos cuando alguien de la tertulia dijo que el presidente


había señalado que “"Este Gobierno, por convicción total, respeta la
autonomía ética de los médicos", (Igual que cuando dijo que respetaba a
autonomía de magistrados y jueces). ¿Las protestas y pronunciamientos de
entidades científicas, políticas, (hasta sus amigos), los pacientes y médicos,
entre miles de sectores, no surgieron por irrespetarla? Uribe hoy habla de
que “Son los médicos y sus asociaciones científicas los que darán los
estándares de la salud y tienen el derecho a apartarse de sus guías.
Solamente las organizaciones o asociaciones de médicos pueden sancionar a
los médicos en caso de que lo consideren necesario. Condiciones para la
sanción: que el médico se aparte de la guía sin justificación científica y que,
así, le cause un daño económico al sistema.” Eso lo está diciendo porque el
pueblo colombiano lo derrotó, el estado de opinión se impuso. Así
ridículamente pretenda desmentirse echándole la culpa a otros, los
ministerios de la Protección Social y de Hacienda en le emergencia social la
embarraron. El pueblo pide que todos los decretos tienen que ser derogados.
La salud de los colombianos vale mucho más que un gobierno falto de
sentido social y un grupo de amigos de Uribe esperanzo un rápido
enriquecimiento… El reversazo tiene que ser total y no gótica por góticas,
( ya van tres).

Intereses relacionados