Está en la página 1de 6

Célula de Lideres 1

Por, Carlos Rincón


Primera lección.

Tema: Rindiendo Cuentas

Texto: Mateo 10:26, 12:36

Mat 10:26 RV60 Así que, no los temáis; porque nada hay encubierto, que no haya de
ser manifestado; ni oculto, que no haya de saberse.

Mat 12:36 RV60 Más yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres,
de ella darán cuenta en el día del juicio.

Propósito:

 Entender el principio espiritual de Rendir Cuentas,


 Desafiar a vivir vidas en las cuales son abiertos a dar cuentas.

Introducción:

El rendir cuentas no es algo meramente administrativo, pero es un reflejo de nuestra


condición espiritual. Siempre he notado que una persona que está mal o que tiene algo
que no quiere que se den cuenta los demás, evita a los demás, o no da la cara. Bien
dice el dicho, “el que nada debe nada teme”. La palabra de Dios dice, Todo camino del
hombre es recto en su propia opinión; Pero Jehová pesa los corazones. (Pro 21:2 RV60)
Lo que ese verso implica es que por naturaleza, todos tendemos a pensar que estamos
bien, pero Dios no se fía de nuestro juicio, y examina nuestro corazón para ver si
estamos bien o no. Ahora Dios no viene en “persona” y nos examina, pero al ser parte
del cuerpo de Cristo, el usa personas, líderes, para desafiarnos a crecer, o madurar.
Hacer un reporte, o rendir cuentas es un reflejo de la condición del corazón de la
persona. Quizás la persona que no quiere dar a conocer a los demás, las cosas que
hace, no lo hace porque no se siente confortable con dar a conocer a los demás la
condición de su vida. Este es un error especialmente para aquellos que están en una
posición de liderazgo cristiano.

(Basado de un artículo que leí en un sitio de liderazgo cristiano, no recuerdo el autor. Este artículo ha sido
contextualizado a nuestra congregación)

Estudio Bíblico:

I. Rinda cuentas

A. ¿Qué significa esto?

1. La definición más sencilla de rendir cuentas es, simplemente permitir que otros
vean lo que está haciendo. Por naturaleza todos tendemos a extender los límites de
lo correcto o justo “un poquito”, si nadie está viendo. Por otro lado también, si no
tenemos que rendir cuenta a nadie de lo que hacemos tendemos a “cruzar” los brazos y
“descansar” un poco.

Centro de Vida Victoriosa


Célula de Lideres 2
Por, Carlos Rincón
2. Es bíblico rendir cuentas. La Biblia es clara: lo que se hace en secreto será
expuesto a la luz abiertamente un día. Tendemos a pensar que esto sucederá en el
juicio, y que toda acción nuestra no será expuesta en el tiempo presente, y actuamos
como que solamente nuestro trabajo será evaluado en la eternidad, pero puede, y debe
suceder durante nuestra vida.

a. Justificar nuestras acciones, a pesar de que tan incorrectas son, es la


naturaleza humana. Por este motivo cada uno de nosotros necesitamos que
alguien evalúe nuestros pensamientos y acciones y decirnos la verdad en
amor.
b. En mi propia vida personal, de tiempo en tiempo he tenido personas que de
una manera voluntaria me he sometido a ellos, y les he permitido que me
pidan cuentas. Además una de las razones porque soy parte de las Asambleas
de Dios es porque tengo a alguien a quien responder de mis actos. Recuerdo
una ocasión en que estaba en la oficina de un pastor a quien voluntariamente
me había sometido a él como mi pastor, y me pregunto, “¿Como está la obra
que Dios te encomendó?” mi respuesta fue, “está bien, todo este tiempo
hemos sido fiel”, si respuesta fue directa, “Carlos, no se trata de que seas fiel
únicamente, si no de que tu vida de fruto que Dios quiere”. “puedes durar
veinte años en el mismo lugar y ser fiel, pero sin dar fruto, estás perdiendo el
tiempo” La verdad que no tuve que responder, porque sabía que estaba
siendo desafiado a salir del conformismo. nunca se me olvida el valor de
rendir cuentas.
c. La razón principal porque debemos de Aprender a dar cuentas es porque una
vez que toda situación esté a la luz, la oscuridad en ella parece
desaparecerse. Mientras que esto es un principio sencillo, sus efectos son
profundos.

B. ¿A quién debemos debemos escoger para rendir cuentas? Cada situación difiere,
pero hay algunos principios importantes que debemos seguir.

1. Para su vida personal y matrimonio debe haber alguien o una pareja con quien
puede tener una conversación totalmente abierta - alguien con quien puede confiar los
detalles de su vida.

a. En el contexto de nuestra congregación, su líder inmediato debe de ser


esa persona, o pareja a quien debemos de rendir cuentas. A menos que
ese líder no entienda su situación porque su estado civil no es similar al
suyo, por ejemplo el líder es soltero y, el que rinde cuentas es un casado.
b. Los pastores generales son las personas a quien todos deben de rendir
cuentas, en esta área. Esto no es algo forzado, o impuesto, pero debe fluir
de una manera natural de la relación que existe.

2. Para su ministerio debe tener lideres-consejeros fieles, que tratarán justamente, en


oración, y sabiduría las situaciones que surgen en su vida y ministerio.

Centro de Vida Victoriosa


Célula de Lideres 3
Por, Carlos Rincón
a. Los líderes deben de rendir cuentas por escrito semanalmente a sus líderes
inmediatos de su ministerio semanal. Además de informes verbales en sus reuniones de
su célula de líderes.

En un sermón, el ex presidente de Vanguard University, Wayne Kraiss, explicó 10


señales de advertencia que muestran una falta de integridad:

(Las subdivisiones a. Son mi comentario de los 10 puntos de Wayne Kraiss)

1. Las Escrituras se han convertido más en un recurso para usar en los sermones y
lecciones que para la autoevaluación.
a. Se evalúa la Biblia como un libro de texto, que es la fuente enseñanzas,
predicaciones, pero no se ve como la voz de Dios a nuestra vida. Dios ha
dejado de hablarnos, porque hemos dejado de buscarle personalmente.
2. Mi opinión de mi propia importancia y/o logros no está minimizada por el aprecio
de los logros de los demás; entonces llego a ser una parte creciente en mi
mundo disminuyente.
a. Constantemente hablamos de nosotros, y alabamos nuestras cualidades, o
logros, y nos olvidamos de los demás, tanto que llegamos a pensar que
somos los únicos responsables del éxito de la Iglesia.
3. Paso mucho tiempo tratando de tener una buena apariencia para mis
actividades.
a. Estoy más interesado en mi imagen, o como me ven los demás, que en
servir a los demás, o el beneficio de mi ministerio en la vida de los demás.
4. Mi vida y sermones se centran más en asuntos que en Cristo. Estos asuntos
quizás representen áreas donde estoy luchando personalmente.
a. En vez de exaltar a Cristo, y de buscar lo que el “quiere comunicar a su
Iglesia” que el prometió edificar, estoy pensando en mis luchas,
ambiciones, o deseos, y mis mensajes reflejan, mi vida personal.
5. No tengo ningún grupo de apoyo ni compañeros con quien puedo ser vulnerable
y que me ama lo suficiente como para pedirme cuentas para los fracasos
personales - personas que criticarán objetivamente mis motivos.
a. Este es el tipo de líder que muy probablemente tiende a cometer errores.
Esta solo y aislado. Esto es común en personas que tienen un falso sentido
del valor personal, por guardar cierta imagen no buscan ayuda.
6. Me estoy alejando de mi cónyuge, compañeros, diáconos, y familia.
a. En otras palabras nadie sabe lo que internamente está pasando con mi
vida. No me atrevo, ni tengo la confianza de “abrir” mi corazón con nadie.
Puedo estar rodeado de gente constantemente, pero en verdad me siento
solo (a).
7. Estoy experimentando un sentido creciente de frustración en ciertas áreas de mi
vida personal (financiera, matrimonial, espiritual, sexual). Estoy vulnerable a
las oportunidades inapropiadas que prometen satisfacción.
a. Hay áreas de mi vida, en las cuales estoy siendo tentado, estoy luchando,
pero no puedo vencer, siento que estoy perdiendo, pero no me atrevo a
pedir ayuda.
8. No estoy tan preocupado ni corrijo tan rápidamente las exageradas impresiones
positivas de mí mismo como hago con las negativas.

Centro de Vida Victoriosa


Célula de Lideres 4
Por, Carlos Rincón
a. De hecho me gusta, que constantemente se me tome en cuenta, y se me
alabe, aun cuando no es correcta la alabanza que me otorgan.
9. La mayoría de mis metas son materialistas, financieras, o enfocadas en mejorar
mi reputación en lugar de metas para el crecimiento espiritual y personal.
a. Especialmente, no tengo metas de crecimiento espiritual, ni tengo un plan
o una estrategia de cómo voy a crecer espiritualmente. El primer paso
para salir de esta situación es buscar ayuda y pedir a una persona de
confianza que me evalué.
10.El ambiente que he creado alrededor de mí mismo intimida a otros y provee una
ilusión de poder. Entonces no me beneficio de las opiniones objetivas que los
demás ofrecen.
a. Tengo una mentalidad de que el líder debe proyectar fuerza, poder, y
nunca se abre a sus necesidades personales con nadie.

Aplicación:
 El rendir cuentas es una herramienta de crecimiento y avance espiritual.
 Debo de tener personas a quien abro mi corazón y les permito que me hablen
con confianza, que me hablen la verdad en amor.
 Debo disciplinarme a dar cuentas, cada vez que se me pida, y hacerlo con una
actitud correcta.

Centro de Vida Victoriosa


Célula de Lideres 5
Por, Carlos Rincón
Segunda lección:

Una Vida que No Rinde Cuentas


Texto: (2 Samuel 11:1-27)

Propósito:

 Entender cómo actúa una persona que no rinde cuentas

 Cuáles son los beneficios de un discípulo que rinde cuentas

 Desafiar a todo discípulo a tener un estilo de vida abierto a rendir cuentas.

Introducción:

Hacer un resumen de la lección anterior

Para Reflexión individualmente o en grupos celulares de líderes:

(Favor de responder antes de venir a la próxima reunión para compartir con los
demás)

1. Lea la historia de 2 Samuel 11.1-27.

2. ¿Qué malas decisiones toma David?

3. ¿Cómo hace su posición que le sea más fácil tomar esas decisiones?

4. ¿Cómo habría podido David permitir que alguien le pidiera cuentas?

Centro de Vida Victoriosa


Célula de Lideres 6
Por, Carlos Rincón

Actividad Como grupo:

1. Haga que una persona de cada grupo hable de lo que ha aprendido acerca de la
necesidad de tener que dar cuentas.


2. Desafíe a cada discípulo a que tenga alguien a quien tiene que dar cuentas.

Aplicación:

 El líder de éxito duradero es aquel que tiene un estilo de vida abierto a


rendir cuentas.

 El líder que permanece es el que consistentemente rinde cuentas

 Pedir al Señor una vida integra y abierta a dar cuentas.

Oración final:

(Oración de ejemplo)

Señor no queremos aislarnos de ti ni de unos de los otros, Señor. Deseamos aprender


hoy de la historia de David y vivir de manera diferente. Pedimos, Señor, relaciones
bíblicas sólidas en las cuales podamos amonestarnos los unos a los otros en el amor.
Ayúdanos a poner por obra lo que hemos recibido en nuestros corazones. Amén.

Centro de Vida Victoriosa

Intereses relacionados