Está en la página 1de 3

La Ciencia, aquello del día a día, pero:

¿Qué es?

Ingeniero Mecánico. Juan Esteban Vélez Vélez


Grupo de Investigación de Estudios en Diseño GED
Universidad Pontificia Bolivariana- Medellín
Juan.velez.v@gmail.com
2010

Día a día nos encontramos con una serie de preguntas sobre el mundo que nos
rodea. Camino a la universidad o al trabajo, siempre hay algo que nos
asombra, nos gusta o nos inquieta: el volar de un pájaro, el cazar de un gato, el
funcionamiento de una bicicleta, la distribución de la energía para toda la
ciudad, son apenas algunos de los temas que muchos a muchos inquietan. Sin
embargo, pocos se involucran de más con aquellos inquieres. Los científicos,
sin importar cuál sea su temática de exploración, tratan de comprender esas
realidades y hacen avanzar el conocimiento colectivo mediante la experiencia
acumulada de sus vivencias comprendiendo lo que sucede en cada caso en
particular. Podríamos decir entonces que ¿la ciencia es el mecanismo por el
cual comprendemos el mundo?

Jorge Wagensberg define a la ciencia como la realidad pensada, pero esto ¿qué
quiere decir?, ¿qué quiere comunicar?, ¿qué trata de explicar este aforismo? En
la conferencia dictada por el físico Richard Feynman en 1966 a un grupo de
profesores de ciencia se puede encontrar la respuesta. Ahora bien, para
explicar aquí el concepto de ciencia es necesario primero conocer cuál es el
proceso que se lleva para hacerla y de ese proceso podríamos sacar unas
conclusiones que nos aclaren el tema. Me voy a valer de las experiencias de
Feynman cuando era pequeño, descritas en su exposición ¿Qué es la ciencia? y
de una personal para ilustrar el camino que se debe seguir y así esclarecer el
concepto.

“"…Mira, observa que el pájaro siempre pica sus plumas, las pica mucho, ¿qué
crees que está picando en ellas?" Contesté que quizás estaban despeinadas y
las trataba de peinar. Me dijo: "Bien, ¿cuándo y por qué se despeinarán las
plumas? "Cuando vuela, cuando camina no lo creo, se despeinarán mientras
vuela". A esto me dijo: "Supones entonces que las picarán más cuando acaba
de aterrizar que cuando ya lleva un buen tiempo caminando por ahí. Bien,
entonces observa". Y observarnos, concluyendo que picaba sus plumas con
igual frecuencia, sea que acabase de aterrizar o que ya hubiese caminado por
un buen tiempo…” (FEYNMAN, 1997) Observar es un punto crucial en el
quehacer de la ciencia, puesto que determina el comportamiento natural del
fenómeno que se está estudiando, organiza la estructura jerárquica de los
acontecimientos y establece el orden con el cual se deben hacer los
experimentos con los cuales se va a comprobar las hipótesis que se tienen
cuando surge el cuestionamiento sobre el tema tratado.

Un día del 2006 en una sesión de trabajo para el Parque Explora Medellín
conocí un tema interesante, las estructuras dinámicas. Veía a una persona con
unos “juguetes” en cartón paja y observaba que cuando se le aplicaba una
fuerza todo el juguete funcionaba al unísono. Siempre he tenido cierto interés
por los mecanismos y los ensambles mecánicos, así que me di a la tarea de
comenzar un proyecto que me diera las herramientas necesarias para poder
controlar las variables de dichas estructuras y de esta manera poder diseñar
distintos objetos. Como cualquier persona comencé buscando información y
documentación existente en el mundo sobre esas estructuras. Este paso me
dio el conocimiento, mejor dicho, el lenguaje necesario para poder entender
todo lo relacionado con el tema. Todavía no hacia ciencia, apenas conocía el
vocabulario para hacerla. Retomo nuevamente a Freynman " Al día siguiente,
lunes, cuando jugábamos un muchacho me dijo: Sabes el nombre de ese pájaro
que está sobre el trigo?". Yo le dije: "no tengo la más mínima idea"; entonces
me respondió "es un tordo de garganta carmelita, no es mucha la ciencia que
te enseña tu padre". Hay una gran diferencia entre lo que son las cosas y su
vocabulario.

Cuando culmine esta etapa inicie con un espacio de experimentación vivencial


con las estructuras, un proceso de observación y manipulación de las variables
contenidas en los objetos que tenía en las manos. A cada observación y
variación en los prototipos lo acompañaba ciertas notas y escritos. De esta
manera comencé a adquirir experiencia y un día decidí que era el momento
adecuado para hacer el primer ejercicio, diseñar un objeto partiendo de la
información recolectada. Me di cuenta que algunas de mis suposiciones eran
verdad, y otras tantas no, pero eso no paro el proceso, mejor aún, lo volvían
más interesante porque cada vez comprendía con mayor profundidad loss
fenómenos; es más, todavía hoy encuentro nuevas cosas. Con ese
experimento, que todavía trato de buscarle información nueva, me he dado
cuenta de que la observación sin el análisis nos es ciencia, es necesario
vincular los procesos de observación, análisis y síntesis para poder encontrar
las relaciones entre los distintos actores del fenómeno y así poder comprender
el tema estudiado.

En las experiencias mostradas en este escrito, y en todas las descritas en ¿Qué


es la ciencia? Se alcanza a percibir que la comprensión es ver qué hay de
común las cosas que aparentemente no tienen relación alguna(WAGENSBERG,
2002), que es necesario tener un conocimiento sistemático sobre el lenguaje
del tema estudiado, que también se de comunicar esas relaciones comunes y
que se deben dudar de ellas para seguir avanzado en una mejor comprensión
de los temas de estudio. Por eso es que digo que la ciencia es el mecanismo
por el cual comprendemos el mundo.

Trabajos citados
FEYNMAN, R. P. (1997). Seis piezas fáciles. Barcelona: Critica.

WAGENSBERG, J. (2002). Si la naturaleza es la respuesta ¿Cuál era la


pregunta? y otros quinientos pensamientos sobre la incertidumbre.
Barcelona: TusQuets editores.