Está en la página 1de 26

CAPÍTULO CUATRO

DINÁMICA DE UNA PARTÍCULA LEYES DE NEWTON

4.1 Introducción

En el capítulo anterior estudiamos el movimiento de una partícula, y construimos la infraestructura necesaria para expresar las características de un movimiento dado. En otros términos, construimos el lenguaje que usaremos para describir los estados dinámicos de una partícula dada. Ahora estudiaremos la relación entre los agentes externos y las variaciones

en el estado dinámico de la partícula.

Empezaremos con el análisis de una partícula que se mueve en un espacio de un grado de libertad, y posteriormente lo extenderemos al movimiento en un plano. Un estudio más extenso se llevará a cabo cuando el estudiante haya adquirido herramientas matemáticas más avanzadas. Por tal motivo, el movimiento de los astros solo se podrá analizar para el caso del movimiento circular. En todo este tratamiento se debe tener en cuenta que estamos construyendo la Física a partir de principios y propuestas plausibles, y las consecuencias y resultados que de aquí se obtenga deberán ser confrontados más adelante con los experimentos para probar su validez.

Así como lo hicimos en el capítulo anterior al definir las cantidades que usaríamos, ahora nos toca hacer lo mismo para establecer las leyes fundamentales de la Mecánica, i. e. las Leyes de Newton. Comenzaremos entonces por establecer la definición de un sistema inercial de referencia.

4.2 Sistema inercial (SI), masa y fuerza

Definamos en principio un Sistema Inercial SI de referencia, como aquel en el que una partícula conserva su estado de reposo cuando no existen agentes perturbadores externos. Lo anterior es realmente lógico puesto que si no hay presentes agentes perturbadores no hay razón para que la partícula altere su estado dinámico; pero surge entonces la siguiente pregunta: ¿Puede haber un sistema de referencia que no sea inercial? No hay reglas para establecer un sistema de referencia; puede ser un sistema fijo en el laboratorio (es decir, en la Tierra), puede ser un sistema que se desplace con el conjunto de partículas de que se trate (de estos casos se hablará más adelante), o bien un sistema fijo a algún dispositivo que rota, como por ejemplo un tiovivo. En el último caso, sabemos que un cuerpo depositado sobre una plataforma rotante, sufre una fuerza “hacia afuera” (que más adelante conoceremos como fuerza centrípeta) por el solo hecho de estar girando; en otros términos, no se necesita agente alguno para producirle dicha fuerza, y por lo tanto el sistema no es inercial. Por otra parte, la Tierra también está girando, y por lo tanto los cuerpos sobre su superficie experimentan ese mismo de tipo de fuerzas, ocasionando que estrictamente un sistema fijo en cualquier parte de ella no sea inercial. No obstante, dichas fuerzas son insignificantes en la mayoría de los casos, y por tal motivo se puede considerar tales sistemas como inerciales. Por otra parte, todo objeto en un sistema fijo en la Tierra cae si se le deja libre; pero atribuimos dicho cambio dinámico a la presencia de un agente externo, a saber, la atracción gravitacional por la masa de la Tierra.

1
1

Es evidente también que no existe solo un SI, pues ya se ha mencionado que cualquier sistema fijo en la Tierra lo es para los fines prácticos; pero un sistema de referencia que se mueve en forma rectilínea y uniforme con respecto a un SI, como lo experimenta un pasajero en un tren en movimiento uniforme también lo es. Esto significa que si una partícula se halla en reposo en un SI, se hallará en movimiento rectilíneo y uniforme en otro SI, lo cual expande la definición de SI a: un sistema de referencia en el que una partícula conserva su estado de reposo o de movimiento rectilíneo y uniforme, cuando no existen agentes perturbadores externos. Hoy en día, el estudiante puede darse cuenta de la existencia de los sistemas inerciales, en documentales que presentan astronautas quedándose suspendidos en el espacio, o bien al observar que los discos puestos sobre una mesa de aire mantienen su movimiento rectilíneo casi sin alteración.

4.3 La primera Ley de Newton

Históricamente el sistema de referencia de la Tierra fue el primero y el único que se consideró durante mucho tiempo. La intervención de otros sistemas, y las relaciones de las variables dinámicas entre ellos no fue muy común, aunque Galileo estableció la equivalencia de fenómenos físicos descritos en sistemas en movimiento, como barcos, y el sistema fijo en la Tierra. Por tal motivo, un gran logro de Newton fue reconocer que de no haber fuerzas de fricción, todo cuerpo conserva su estado de reposo o de movimiento rectilíneo y uniforme. A este enunciado, que actualmente queda incluido de forma natural en la definición de SI, se le conoce como la Primera Ley de Newton.

4.4 Segunda ley de newton

Definimos ahora a la fuerza como todo agente que tiende a alterar el estado de reposo o de movimiento rectilíneo y uniforme de una partícula en un SI. Dicho agente puede ser la atracción de la Tierra, un viento, un campo eléctrico sobre partículas cargadas, etc. Pero dada una misma fuerza, es decir un agente fijo, dos cuerpos pueden reaccionar de manera distinta; por ejemplo un viento moderado puede arrastrar una caja de cartón vacía, hasta darle una cierta velocidad, pero tal velocidad es menor si la caja contiene otros objetos; así que definimos a la masa de una partícula como su capacidad para oponerse al efecto de una fuerza a cambiar su estado de reposo o de movimiento rectilíneo y uniforme. En un sistema inercial por lo tanto, una fuerza aplicada a una partícula no está asociada a la velocidad de ésta, sino a la razón de cambio de la velocidad. Estas definiciones son solo cualitativas, para hacerlas cuantitativas necesitamos definirlas formalmente, incluyendo las unidades en las que las mediremos.

Puesto que la fuerza está asociada a la razón de cambio de velocidad de una partícula en un SI, la fuerza, independientemente de las unidades en que se mida, debe ser proporcional a la aceleración de la partícula, es decir . Ahora bien, cuando dos cantidades son proporcionales, se relacionan a través de un factor constante, lo que en nuestro caso se expresa como con k la constante de proporcionalidad. Esto significa que al incrementar o disminuir la fuerza, o sea la intensidad de la acción del agente externo, incrementa o disminuye en igual proporción la aceleración. Piénsese por ejemplo en un cuerpo sobre un plano horizontal sin fricción, sujeto a otro cuerpo a través de una cuerda; piénsese que el segundo cuerpo, al cual se considera como el agente externo, pende libremente, y la cuerda pasa por una polea, de tal forma que una vez liberado arrastra al primero. El primer cuerpo, que es aquel cuyo comportamiento dinámico interesa, adquiere

2
2

una aceleración proporcional a la fuerza que sobre él ejerce el segundo cuerpo. Obviamente, la cantidad k sólo será constante mientras permanezcamos con el mismo sistema, es decir, con una partícula dada; pero k varía si cambiamos de partícula. Encontramos directamente la interpretación física de la constante k si aplicamos la relación anterior a una partícula dada, y evaluamos la fuerza necesaria para darle una aceleración

unitaria, o sea, 1 m/s 2 . La relación entonces nos dice ; en otros términos, dada una partícula, k es la fuerza que se le debe aplicar para darle una aceleración unitaria. La constante k por lo tanto es característica de la partícula, y coincide con la propiedad de ser una medida de la resistencia que la partícula opone a cambiar de estado; pero esta propiedad es justamente la de la masa, como la definimos anteriormente; por lo tanto podemos definir cuantitativamente y simultáneamente a la fuerza F sobre una partícula, y a

la

masa m de la partícula, como

en

una dimensión, que podemos generalizar a tres dimensiones como

(4.1)

donde a es la aceleración que produce la fuerza sobre dicha partícula. La expresión (4.1) es

la definición cuantitativa de fuerza y a la vez de masa, pero la llamamos la Segunda Ley de

Newton, más bien por razones históricas. A lo largo de nuestro curso veremos que esta ley forma la herramienta medular de la Mecánica Clásica puesto que a través de ella se deriva

la cinemática de una partícula, ocasionada por una fuerza. En otros términos, establece la

causalidad del fenómeno. Es claro de esta ley que la fuerza es colineal con la aceleración

que produce, (Fig. [4.1]).

Definimos ahora las unidades. Una masa de un gramo (g), es aquella que presenta la misma

resistencia al cambio de estado, que un cm 3 de agua destilada. Aquel cuerpo que presente

la misma resistencia ante un agente que la que presenta una cantidad de 2 cm 3 de agua

destilada, tendrá en consecuencia una masa de 2 gramos, etc. Desde el punto de vista de esta definición, para medir la masa de un cuerpo, se debe determinar el volumen de agua que tenga el mismo comportamiento resistivo que el cuerpo, al aplicarse un mismo agente externo a ambos. Este agente externo puede ser la atracción de la Tierra, y por lo tanto, un dispositivo como una balanza de brazos iguales podría hacer tal comparación en forma muy simple, de hecho, una variante de la balanza es la báscula usada comúnmente.

Y ahora definimos las unidades de fuerza: 1 Dina es la fuerza que se necesita aplicar sobre

una partícula de masa de 1 gr para darle una aceleración de 1 cm/s 2 . i.e.

1 dina = 1 g x 1 cm/s 2

1 Newton (N) es la fuerza que se necesita aplicar sobre una partícula de masa de 1 kg para darle una aceleración de 1 m/s 2 . i.e.

1 N = 1 kg x 1 m/s 2

3
3

La relación entre estas unidades es

1 N = 1 kg x 1 m/s 2 = 10 3 gr x 10 2 cm/s 2 = 10 5 dinas.

Contrariamente al caso de la masa, la medición de la fuerza a partir de su definición es impráctica en la mayoría de los casos; por ejemplo, si se desea medir la fuerza que ejerce un viento sobre una persona, se debe poner a la persona sobre una superficie sin fricción, y medir la aceleración que el aire produce sobre ella. Otras relaciones que conoceremos más adelante permiten la determinación de la fuerza a partir de la medición de otras cantidades físicas viables.

Para concluir la presentación de la Segunda Ley Newton, cabe recalcar que es una definición, y no una ley empírica, es decir, surgida de experimentos.

EJEMPLOS

1. Un arma de fuego de baja potencia impulsa una bala de plomo, de 0 a 500 m/s en un

espacio de 5 cm. El proyectil tiene un volumen de 2 cm 3 y la densidad del Pb es de 11,340 kg/m 3 ¿Qué fuerza promedio ejerce la pólvora para lograrlo? Solución De acuerdo con ecuación (3.9) del capítulo anterior, la bala sufre una aceleración de

La masa de la bala es es

500

m

/

s

2

2  0.05 m

2

0.05 m

2.5

10

6

2.5

10

m

s

2

6 m

s

2

, luego la fuerza

2. La fuerza que ejerce un campo eléctrico uniforme E producido por un arreglo de dos placas cargadas eléctricamente, sobre una carga eléctrica q es F=Eq. La carga se mide en Coulombs (C). En un dispositivo para generar rayos X se aplica un campo eléctrico de 8.0 x 10 5 N/C a un electrón. Sabiendo que la relación carga a masa del electrón q/m es de 1.76 x 10 8 C/gr ¿Cuál es la aceleración adquirida por el electrón?

Solución Tenemos entonces F=Eq y de la Segunda Ley de Newton F=ma. Entonces,

3. Un avión de 15 toneladas viajando a 280 km/h aterriza en la plataforma de un portaaviones que le proporciona una longitud de 100 metros para detenerse. Para detener el avión en tan corta distancia, se cuenta con un cable transversal a la pista, al

4
4

cual se sujeta el avión por medio de un gancho una vez que ha hecho contacto con la plataforma. Calcular la fuerza promedio necesaria para detener el avión.

Solución La masa del avión es

. La velocidad inicial del avión es

De la ecuación (3.9) del capítulo anterior

luego la fuerza desaceleradora promedio es

.

4.5 La naturaleza de las fuerzas A pesar de las diferentes fuerzas que experimentamos en la vida diaria, no es muy amplio el repertorio de tipos de fuerzas que existen en la Naturaleza. Las fuerzas más importantes que experimentamos día con día son las de gravedad por la atracción de la Tierra, las cuales son un caso particular de las fuerzas gravitacionales que estudiaremos en este mismo capítulo, cuando las partículas se hallan sobre la superficie de la esfera terrestre. Para los fenómenos sobre la esfera terrestre, la fuerza de gravedad es constante e igual al peso de los cuerpos, en tanto que para los fenómenos astronómicos, la fuerza entre dos cuerpos celestes depende inversamente del cuadrado de la distancia entre los cuerpos interactuantes. El caso de las fuerzas eléctricas, también llamadas coulombianas es similar al de las fuerzas gravitacionales, donde la masa es reemplazada por la carga. Adicionalmente, hay fuerzas provocadas por campos magnéticos, las cuales junto con las fuerzas eléctricas, dan lugar a las fuerzas elásticas entre los átomos, las cuales a su vez son las responsables de la impenetrabilidad y de la elasticidad de la materia condensada. Existe también lo que podríamos llamar una cuasi fuerza, la cual proviene del llamado principio de exclusión de Pauli, consistente en que los electrones en un átomo ocupan estados muy bien definidos, y cada estado solo puede ser ocupado por un electrón; cuando un átomo se aproxima a otro, los electrones externos de uno de ellos intentan ocupar estados del otro, y tal principio actúa como una fuerza para prevenir la interpenetración atómica. Las fuerzas nucleares mantienen unidas las partículas que integran los núcleos atómicos, son muy intensas, pero de muy corto alcance, y sólo se tiene aproximaciones para expresarlas. Otro tipo de fuerzas, llamadas débiles, actúan entre partículas subatómicas, dando origen a fenómenos de radioactividad. Todas las fuerzas que existen en la naturaleza, son manifestaciones de estos tipos de fuerzas, o combinaciones de ellas, por ejemplo las que provocan el movimiento de los músculos, o los fenómenos atmosféricos, no son otra cosa que combinaciones de fuerzas eléctricas en el primer caso, y eléctricas y de gravedad el segundo.

Las fuerzas más comunes que trataremos aquí, son fundamentalmente las siguientes: fuerza de gravedad, o peso de los cuerpos, fuerzas de contacto, las cuales por ejemplo se presentan

5
5

cuando un objeto empuja a otro, fuerzas centrípetas ocasionadas por el movimiento circular de partículas y cuerpos, fuerzas elásticas en resortes, y fuerzas de fricción que aparecen cuando un cuerpo se desliza sobre una superficie rugosa. Las fuerzas centrípetas son en realidad un caso particular de la fuerza necesaria para cambiar la dirección de movimiento de un cuerpo, y puede tratarse de fuerzas de contacto si el movimiento se mantiene a través de una cuerda, o de una guía curva, o por campos magnéticos o gravitacionales.

De todas las fuerzas antes mencionadas, son las fuerzas gravitacionales o de gravedad, cuando se refieren a efectos sobre la superficie de la Tierra los de mayor importancia en la mecánica, por lo que en lo que sigue vamos a tratar de caracterizar la fuerza universal que se ejerce entre dos partículas, y como caso particular, cuando una de ellas se convierte en un cuerpo esférico de masa uniforme. De esta forma obtendremos las principales características de la fuerza que ejerce la Tierra sobre los cuerpos sobre su superficie, pero antes analizaremos tres características generales de las fuerzas.

4.6 Fuerzas en tres dimensiones

En el caso general, las fuerzas reales dependen del espacio de tres dimensiones y del tiempo, de tal forma que su expresión más general es . Aquí, la variable espacial expresada como significa que la fuerza varía de punto a punto del espacio; la dependencia explícita en t significa que inclusive en un mismo punto del espacio, la fuerza puede variar de un instante a otro, y finalmente el hecho de escribir y no significa que la fuerza es un vector, y que por lo tanto tiene tres componentes , las cuales a su vez también pueden depender de r y de t, y pueden ser expresadas en coordenadas cartesianas, en coordenadas esféricas, o en cualquier otro sistema de coordenadas. En coordenadas cartesianas, se les puede expresar como

.

4.7 Principio de superposición

Ya desde la definición de la suma de vectores se pensó en la combinación de dos eventos descriptibles como vectores, sobre una partícula. Por ejemplo, si pensamos en un desplazamiento de una partícula dado por a seguido de un segundo desplazamiento dado por b, es evidente que la suma vectorial describe el desplazamiento total de la partícula, porque para el segundo desplazamiento, se parte del sitio donde quedó la partícula después del primer desplazamiento. También es posible convencerse que la combinación de dos velocidades, por ejemplo en el caso de un avión que vuela en una zona donde sopla un fuerte viento, también se describe por una suma de vectores. El resultado puede ser generalizado a todo tipo de cantidades físicas expresables como vectores, y que enunciamos como el principio de superposición, el cual nos dice que los efectos descriptibles por vectores (de la misma clase, por ejemplo fuerzas) sobre una partícula son aditivos como vectores. Lo anterior significa que el agente que ocasiona uno cualquiera de los dos eventos, no modifica las condiciones de validez del segundo evento, p. ej. si una partícula cargada experimenta una fuerza eléctrica en una dirección debida a un campo eléctrico producido por una carga fija, y al mismo tiempo sufre otra fuerza eléctrica en otra dirección debida a otro campo eléctrico producido por otra carga fija, cada carga ejerce el

6
6

mismo campo eléctrico sobre la partícula bajo estudio, ya sea que se encuentre sola o con la presencia de la otra carga. El efecto final es una fuerza que es la suma vectorial de las otras dos y se denomina fuerza resultante.

En muchas ocasiones utilizaremos el principio de superposición en forma inversa al descomponer una fuerza dada, en componentes que convengan a nuestro tratamiento, como lo haremos más adelante con el peso de los cuerpos que se mueven en planos inclinados. El principio de superposición es realmente lógico, pero se ve comprobado por todos los experimentos que tienen que ver con combinaciones de cantidades vectoriales.

De hecho, al escribir una fuerza en sus componentes, por ejemplo la expresión

en el sistema cartesiano ya estamos aplicando el principio de superposición.

El sistema de coordenadas esféricas presentado en el Capítulo 2 es muy apropiado para expresar fuerzas radiales, como las gravitacionales.

4.8 Tercera Ley de Newton Un sistema aislado es una porción del espacio conteniendo cuerpos que no experimenta fuerzas externas. Estrictamente, no hay sistemas aislados, pero en la práctica, y en especial en un sistema de laboratorio, tomando en cuenta adecuadamente la fuerza de gravedad, lo podemos considerar como aislado. Al no haber fuerzas externas, no es de esperarse cambio alguno en el estado dinámico total del sistema. En particular, las fuerzas deben cancelarse. El caso más simple de un sistema aislado puede ser un objeto ejerciendo una fuerza sobre otro objeto, el cual por fricción con la superficie no se mueve, como por ejemplo un cuerpo suspendido por una cuerda atada por su otro extremo a un cuerpo sobre una mesa horizontal rugosa. La fuerza que el primer objeto ejerce, se ve compensada por la fuerza del segundo cuerpo debida a la fuerza de fricción en dirección contraria y de igual magnitud; pero aun cuando la fuerza exceda la fuerza de resistencia por fricción y logre producir una aceleración, la tensión que se mediría con un dinamómetro intercalado entre ambos cuerpos, como se muestra en la Fig. [4.1] sería al mismo tiempo la fuerza con la que la cuerda tira de cada cuerpo, al no permitir ser elongada, o como la fuerza que cada cuerpo ejerce sobre la cuerda. Y también podría verse como la fuerza que el cuerpo pendiente ejerce sobre el cuerpo sobre la mesa a través de la cuerda, o como la fuerza de resistencia que éste último opone a ser deslizado. Una partícula también puede percibir una fuerza a través de un campo, como por ejemplo el de gravedad; así por ejemplo, la Tierra ejerce una fuerza sobre la Luna, que es la misma que la Luna ejerce sobre la Tierra. Por supuesto, la fuerza tiene un efecto distinto para ambos cuerpos celestes por la diferencia de sus masas; el más masivo tiene menor aceleración. Lo anterior se resume diciendo que todo cuerpo al cual se aplica una fuerza responde con una fuerza de igual magnitud y en sentido opuesto. Ésta es la Tercera Ley de Newton. En contra de este enunciado se podría argumentar que de ser válido, no habría fuerza resultante, y por lo tanto tampoco aceleración. Veamos entonces lo siguiente: si una persona aplica una fuerza a un cuerpo, ya sea que éste se

7
7

mueva o no, dicha persona siente la fuerza de reacción en sus manos; en otros términos, sus terminales nerviosas registrarían la misma señal si el cuerpo se moviera hacia la persona, y ésta colocara sus manos solo para detenerlo. Un medidor plano de presión entre la mano de la persona y el objeto da el mismo valor sin importar si se invierte la posición de las caras del medidor. Si la persona impulsa un automóvil inicialmente en reposo y logra acelerarlo, observaremos por ejemplo que un medidor de presión intercalado mostraría inicialmente un valor alto, y luego valores menores al adquirir mayor velocidad el carro; esto se debe a que la persona necesita aplicar menor fuerza para mantener el auto en movimiento, y no porque el automóvil responda con una fuerza menor.

y no porque el automóvil responda con una fuerza menor. Figura [4.1] Acción y reacción 4.9

Figura [4.1] Acción y reacción

4.9 Ley de la gravitación universal Newton relató que la observación de la caída de una manzana de un árbol (obedeciendo las leyes de la caída libre ya conocidas desde Galileo), lo indujo a pensar si el fenómeno se modificaba esencialmente al incrementar la altura de la caída en forma continua, hasta alcanzar distancias astronómicas. La lógica le dictó que esto seguramente no sería el caso, lo cual significaría que la naturaleza de las fuerzas que se observa entre la Tierra y los cuerpos, debería existir entre los cuerpos celestes. Básicamente esa fue la idea que unificó el estudio de ambos dominios: el de la caída libre de los cuerpos, y el de los movimientos de los astros, estudiados por Kepler y sus antecesores. Surgen entonces dos preguntas:

¿Quién es el agente que provoca la fuerza ente dos cuerpos cualesquiera? y ¿Cómo podría ser esta fuerza? Siendo la masa la única propiedad que conocemos de la materia hasta ahora, no queda otra posibilidad que asociar la fuerza con la masa de cada cuerpo. Puesto que esta fuerza se nota solo cuando al menos uno de los cuerpos es muy masivo, la fuerza debe depender directamente de las masas de los cuerpos interactuantes; más aún, debe ser proporcional al producto de las masas, porque se anula si una de las masas es cero. No se ve más agentes responsables de la atracción. Por otro lado, es plausible suponer que entre más lejos se hallen los cuerpos uno del otro, menor será la intensidad de la atracción, así que se puede proponer lo siguiente sobre la fuerza:

1. Debe ser proporcional al producto de las masas.

8
8

2.

Debe ser proporcional al inverso del cuadrado de la distancia entre ellas.

Para comprender el punto 2 hagamos el siguiente análisis. Piénsese en el efecto que tendría una carga puntual de dinamita que estallara a una distancia r de un objeto. Supongamos que al objeto no llegan los fragmentos del explosivo, y que el efecto que éste sufre es debido solo a la onda en el aire que se produce por la explosión. La capacidad de afectar a las masas que se encuentren en el camino de la onda de la explosión es una constante que depende de la cantidad y calidad del explosivo, y se propaga radialmente por el espacio. Si la explosión dura solo un instante, la onda aparecería como un cascarón esférico de perturbación que se propaga en el aire. Dicha capacidad de afectación se distribuye uniformemente sobre todo el cascarón, cuya área incrementa como r 2 , de tal manera que la capacidad por unidad de área de la onda disminuye como 1/r 2 . Por lo tanto es plausible proponer que la fuerza que emerge de un cuerpo, disminuye igualmente como 1/r 2 .

Entonces los postulados 1 y 2 se expresan como

Donde m 1 y m 2 son las masas de las partículas, y r es la distancia entre ellas.

F

m m

1

2

r

2

Nuevamente tenemos el caso de dos cantidades A y B proporcionales, entonces, A=GB con G la constante de proporcionalidad, y tenemos entonces

F G

m m

1

2

r

2

(4.2)

G es conocida como la constante de la gravitacional universal.

En términos vectoriales, tomando en cuenta que la fuerza es radial con respecto a una partícula

m m

1

2

r

2

(4.3a)

donde es un vector unitario radial. El signo menos indica que la fuerza es atractiva. El vector unitario se puede escribir como el cociente de un vector entre su magnitud, y la ecuación anterior puede ser escrita como

m

1

m

2

r

3

(4.3b)

Debemos insistir en que la fuerza de atracción gravitacional es una propuesta que hacemos para entender los fenómenos de los movimientos planetarios y terrestres; es lo que llamamos un modelo. Los argumentos expuestos anteriormente la hacen plausible, pero su validez deberá ser comprobada a través de experimentos. La ley de la gravitación universal, como se llama a la relación expresada por las ecuaciones (4.3) ha mostrado su validez en todos los sistemas, desde los microscópicos hasta los astronómicos, y por lo tanto es una ley natural. En los sistemas microscópicos las fuerzas gravitacionales se ven

9
9

superadas ampliamente por las fuerzas eléctricas y magnéticas por ser más intensas, y la ley de la gravitación universal pierde interés, pero eso no significa que deje de ser válida.

La fuerza gravitacional entre dos partículas de 1 Kg cada una a 1 metro de distancia es casi insignificante, y es el valor de G, por lo tanto G debe ser muy pequeña cuando se le expresa en unidades del SI. En el laboratorio, la constante G se mide mediante un dispositivo conocido como la balanza de Cavendish, en honor al científico inglés Henry Cavendish, quien lo llevó a cabo por primera vez a fines del siglo XVIII. Esencialmente este dispositivo es una balanza de torsión (Capítulo 6 de este libro), la cual consiste de un alambre tenso sujeto al techo por un extremo, que sostiene una barra horizontal con dos cuerpos esféricos masivos en sus extremos. Cuando se acerca algún tercer cuerpo a una de estas masas, o dos cuerpos a sendas masas simultáneamente, la atracción gravitacional entre estos cuerpos ocasiona una torsión en el alambre, misma que es proporcional a la fuerza gravitacional entre los cuerpos, y que se puede medir mediante la deflexión de un haz de luz por un pequeño espejo vertical fijo en el centro de la barra. El valor que se obtiene es

G = 6.673 x 10 -11 N-m 2 /kg 2

Para familiarizarnos con la Ley de la Gravitación Universal (LGU), apliquémoslo a algunos casos sencillos.

EJEMPLOS

4. Determinar la fuerza gravitacional que ejerce un anillo delgado de masa M y radio r sobre una partícula de masa m ubicada sobre el eje de simetría, perpendicular al anillo, a una distancia z de su centro.

Solución La LGU se aplica a dos partículas; si se tiene que uno de los cuerpos participantes es un cuerpo extenso, como el caso presente del anillo, entonces se debe tomar un elemento diferencial de masa, aplicar la LGU entre este diferencial de masa y la masa puntual, y luego integrar en toda la masa. Eso haremos en el presente sistema, considerando que la masa M está uniformemente repartida en todo el anillo, y que por lo tanto podemos definir una densidad lineal de masa sobre el anillo. La Figura [4.2] muestra el sistema, y de ahí tomamos un elemento diferencial de masa dM, que convertimos en diferencial de arco, usando la densidad de masa:

en diferencial de arco, usando la densidad de masa: Figura [4.2] Fuerza gravitacional de un anillo

Figura [4.2] Fuerza gravitacional de un anillo sobre una masa m en P.

10
10

La fuerza total es

integrada en todo el anillo. Éste es un problema vectorial. Pero del dibujo se puede ver que el elemento diferencial de fuerza se puede descomponer en una componente vertical, cuya magnitud está dada por

y una componente horizontal dada por . Ahora bien, debido a la simetría del anillo y del sistema bajo estudio, por cada elemento en Q, hay otro elemento idéntico en R, como se muestra en la figura, de tal forma que las componentes horizontales se cancelan y las verticales se suman, y dan un vector total dirigido verticalmente hacia abajo. Por tal motivo podemos concentrarnos sólo en evaluar la componente vertical. Con esto, el problema se vuelve escalar, y queda:

El cuadrado de la distancia entre el elemento diferencial de masa en Q y la masa m en

P es

, y entonces de acuerdo con (4.3a)

El signo menos antes de G indica fuerza de atracción, y ya se consideró al tomar el vector fuerza inclinado hacia abajo, dirigido hacia Q. La integral de arco nos da el perímetro del anillo, el cual es , y se tiene

El producto

es la masa del anillo, o sea M. Además, de la figura se ve que

Luego

5. Determinar la fuerza gravitacional que ejerce un cascarón esférico de masa M y radio r sobre una partícula de masa m ubicada a una distancia z de su centro.

11
11

Solución

Procedemos de manera similar al caso anterior. No perdemos generalidad si suponemos que la partícula se halla sobre el eje Z de un sistema cartesiano cuyo origen está en el centro del cascarón. Supondremos igualmente que la masa del cascarón está uniformemente repartida, y por lo tanto que la densidad superficial de masa es constante. El elemento diferencial de masa estará ahora en un elemento diferencial de área , que tomaremos en coordenadas esféricas como (Ver Capítulo 2). El proceso ahora involucra dos integraciones, una en de 0 a , y la otra en de 0 a . La primera integral da la contribución de un anillo, como en el caso anterior, y la segunda integral suma las contribuciones de todos los anillos. Al igual que en el ejemplo anterior, desde la primera integral, el problema vectorial se reduce a un problema escalar, agregando el factor , y la fuerza resultante sobre m es un vector dirigido hacia la zona negativa de Z. Por lo tanto la fuerza total

hacia la zona negativa de Z. Por lo tanto la fuerza total Figura [4.3] Fuerza gravitacional

Figura [4.3] Fuerza gravitacional de un cascarón esférico sobre una masa m. Se muestra un elemento de superficie dA, y el anillo resultante de la primera integración.

queda

12
12

Usando el concepto de densidad superficial de masa, esto es

Para la primera integral (en ), la distancia x del elemento diferencial a la masa m se mantiene constante, no así en la segunda integral. Por lo tanto, excepto , todo lo demás es independiente de , y la primera integral resulta

Para resolver esta integral ponemos tanto a [4.3] vemos que

como a

en términos de

. De la Figura

Y si aplicamos la ley de cosenos al lado x del triángulo formado por este lado y los

lados r y z, y obtenemos

Con estas dos ecuaciones, la última integral queda

Si hacemos el cambio de variable

Entonces

Los límites 0 y

quedarían respectivamente

y

, y entonces

13
13

que es igual a

La primera integral es:

Y la segunda es

La integral total es por lo tanto

, y finalmente

(4.4)

Este es el resultado final, y se puede notar que es equivalente a la situación en la que toda la masa estuviera concentrada en el centro del cascarón.

Veamos ahora cuál es el valor de la fuerza de atracción entre la Tierra y un cuerpo de masa m sobre su superficie. Para ello calculemos F para el caso de una esfera de masa M y radio R, sobre una partícula de masa m a una distancia T del centro de la esfera, con T>R. Supondremos también que la densidad de masa de la esfera es constante.

Debemos evaluar la fuerza que ejerce un cuerpo extenso sobre una partícula, para lo cual lo descomponemos en elementos diferenciales de masa , y cada diferencial de masa está contenida en un diferencial de volumen . Figura [4.4]. Integraremos luego en el volumen de la esfera para obtener la fuerza total. La integración se realizará en coordenadas esféricas empezando con la variable de 0 a 2π para obtener la fuerza de un anillo de espesor diferencial sobre la partícula; luego se integrará en el ángulo de 0 a π para obtener la fuerza de un cascarón de grosor ; hasta este punto el tratamiento es prácticamente idéntico al del ejemplo anterior, e inclusive llegaremos a un resultado equivalente a (4.4), pero con la masa de un cascarón de espesor diferencial dr y usando la densidad volumétrica de masa . Finalmente integraremos en r de 0 a R. El proceso será muy parecido a los de los dos ejemplos anteriores y repetiremos varios pasos. Como en los ejemplos anteriores, no perdemos generalidad si definimos al eje Z como aquel que tiene su origen en el centro de la esfera, y sobre el cual se encuentra la partícula de masa m. Es evidente también que la fuerza está dirigida hacia la zona de Z negativa, y que nuevamente el

14
14

problema vectorial se transforma en escalar al considerar las componentes de dos elementos simétricos de masa, sumando sólo la componente vertical de la diferencial de fuerza, i. e. multiplicando por .

Partimos entonces de la expresión

(4.5)

con la densidad de la Tierra, x la distancia del elemento diferencial dV de volumen a la partícula, y esta vez

dV = r 2 senθdrdθdφ

(4.6)

a la partícula, y esta vez dV = r 2 senθdrdθdφ (4.6) Figura [4.4] Integración para

Figura [4.4] Integración para la determinación de la fuerza de una esfera de radio R y masa M sobre una masa puntual m en el punto P.

15
15

De acuerdo con el programa trazado dividimos la masa de la esfera en volúmenes diferenciales y consideramos la fuerza de cada diferencial de masa dM sobre la partícula de masa m. La diferencial de masa es ahora dM=dV.

(4.7)

Se integra entonces en en un aro de masa con la misma coordenada z y radio rsen(r y θ permanecen constantes). Como en el ejemplo anterior, el resultado es . Se integra luego en θ en todo el cascarón de radio r.

Procediendo paso por paso como en el ejemplo anterior, el resultado es como el obtenido en

(4.4) cambiando a z por T, a

por

, y agregando la integral en la variable radial r:

Esta integral es inmediata

La cantidad en paréntesis es el volumen de la esfera, y multiplicada por la densidad, da la masa total de la esfera, por lo tanto

(4.8)

Esta es también la fuerza que se ejerce entre dos partículas, una de masa M y otra de masa m separadas una distancia T por lo que el planeta se comporta como si toda su masa estuviera concentrada en su centro. Esto obviamente representa una gran facilidad en el cálculo. El signo menos indica que la fuerza es hacia el centro de la esfera, y en lo sucesivo, a menos que sea indispensable, sólo evaluaremos el valor absoluto de la fuerza.

Para una masa igual a la masa M T de la Tierra, con radio R T , y un objeto de masa m sobre

la superficie de la Tierra, es decir con w del cuerpo de masa m, es:

, la fuerza de atracción, y por lo tanto el peso

 

(4.9a)

con

(4.9b)

De la ecuación (4.9a) vemos que es la aceleración que adquiere un cuerpo de masa m si solo experimenta la fuerza de atracción de la Tierra, o sea si se deja caer libremente, y es medible fácilmente. Vemos también de (4.9b) que la “constante” de la gravedad en realidad

16
16

depende del radio y la masa de la esfera terrestre, y no depende de la masa m del cuerpo de prueba. Esto significa por una parte que la aceleración con la que caen los cuerpos es constante, independiente de la masa de la partícula, y con ello reproducimos la ley de la caída libre de los cuerpos. Por otra parte, dicha constante en realidad varía con la altura, y por lo tanto en las montañas es ligeramente menor que al nivel del mar. Varios fenómenos son ligeramente diferentes por lo tanto en una ciudad como la de México, que se encuentra a 2,200 metros sobre el nivel del mar, y una ciudad costera. También, al depender de la masa de la Tierra (y en realidad de la densidad) la constante de la gravedad varía con el tipo de material que hay en el subsuelo, y esto ha dado la oportunidad de llevar a cabo exploraciones petroleras y de otro tipo. Una forma de llevar a cabo estas exploraciones es a través de la medición de las fluctuaciones en la órbita de los satélites artificiales.

Las características geométricas de nuestro planeta han sido determinadas a partir de métodos directos de medición. La forma esférica de la Tierra fue aceptada ya por los griegos, e inclusive determinaron aproximadamente el valor del radio apoyándose en la medición de la distancia que corresponde a un grado en un círculo grande en la dirección norte sur, observando la inclinación de los rayos solares en dos puntos sobre dicho círculo. Por supuesto, métodos satelitales modernos han dado valores muy precisos del radio promedio de la Tierra, y con ayuda de (4.9b) se obtiene su masa. Los valores obtenidos son entonces

= 9.81 m/s 2 .

R T = 6.37 x 10 6 m

M T = 5.97 x 10 24 kg

La densidad aproximada que se obtiene con estas cantidades es . Este valor es mayor que el de la mayoría de los elementos que conocemos comúnmente en la corteza terrestre, entre los cuales el más abundante es el silicio. Esto significa que en la parte central de nuestro planeta hay un exceso de elementos pesados. Dado el magnetismo que se observa de la Tierra y otras observaciones, hoy sabemos que las capas internas están formadas por níquel.

4.10 Medición de la fuerza Anteriormente se mencionó que de su definición, resultaba impráctica la medición de la fuerza. Con lo que acabamos de ver, tenemos ya una forma cómo medirla de una manera viable, o mejor dicho, cómo diseñar mecanismos para evaluarla. Conociendo las masas de un determinado número de cuerpos seleccionados, a través de (4.9a) se puede conocer el peso de cada uno de ellos. Esto nos da un conjunto de fuerzas. Estas fuerzas pueden ser aplicadas a algún material para afectar una cantidad física medible, por ejemplo la elongación de un resorte. Esta propiedad debe guardar una relación simple con la fuerza, por ejemplo ser una relación lineal, de tal manera que se pueda trazar una curva de calibración del valor de dicha propiedad como función de la fuerza.

Otra propiedad física apropiada para medir la fuerza es el momento dipolar en un material piezoeléctrico, el cual ocurre como consecuencia de la variación en las posiciones de los

17
17

iones del material piezoeléctrico, como consecuencia de la aplicación de una fuerza sobre el material. Dicha variación en las distancias relativas entre los iones ocasiona un momento dipolar que puede ser medido fácilmente.

4.11 Resumen del efecto de la fuerza de gravitación en la tierra (Gravedad) La Tierra ejerce una fuerza de atracción sobre cada cuerpo de masa m ubicado sobre su superficie, dada por

con

= 9.81 m/s 2 .

(4.10)

Esta fuerza es igual al peso w del cuerpo de masa m, por lo que la relación establece la relación entre peso y masa. Además, si soltamos al cuerpo, éste cae de acuerdo con la segunda ley de Newton: F = ma en donde vemos que la aceleración a que adquiere en su movimiento es igual a , la cual es independiente de la masa del cuerpo. Por este motivo llamamos a la aceleración debida a la gravedad; o coloquialmente pero incorrectamente la aceleración de la gravedad.

Aunque (4.9a) es válida cuando la partícula está sobre la superficie de la Tierra, siendo el radio de la Tierra mucho mayor que las distancias convencionales manejadas en fenómenos terrestres, las alturas que entran en juego casi siempre serán despreciables con respecto a

R T .

Nótese también que hemos llegado a (4.9) de una forma natural, postulando la ley de la Gravitación Universal de una manera muy plausible, y empleando la definición de fuerza de la segunda ley de Newton; los experimentos, de los cuales el más inmediato es la medición de la aceleración de los cuerpos en caída libre, corroboran la validez del postulado hecho. Por otra parte, la formulación de las leyes de Newton expuestas, son muy intuitivas, como lo hemos demostrado.

Es tiempo también de hacer un compás de espera y recapitular lo que hemos logrado. Desde el principio se estableció a la ecuación de movimiento de los cuerpos como el conocimiento final de la mecánica; ahora bien, a través de la 2a Ley de Newton ya sabemos cómo llegar a ella, a saber: primeramente identificando las fuerzas sobre la partícula (o el cuerpo) bajo estudio para de ahí obtener la aceleración; luego, integrando la aceleración dos veces para obtener la posición de la partícula como función del tiempo. Más aún, ya hemos identificado las fuerzas de gravedad, que forman el capítulo más importante en los fenómenos convencionales terrestres. Por lo tanto podríamos pensar que el problema esencial de la mecánica está ya resuelto. Mientras las fuerzas que actúan sobre una partícula puedan ser cuantificadas, por ejemplo a través de una expresión analítica, como la gravedad, este programa nos da la ecuación de movimiento.

Ciertamente ya hemos descubierto las leyes esenciales de la mecánica; ya no falta otro principio por descubrir, pero aun estamos lejos de terminar de elaborar la herramienta para aplicar con éxito las leyes descubiertas, a los casos de mayor interés y más complejos. Para esto debemos extender el tratamiento a sistemas de varias partículas y a cuerpos de

18
18

volumen extendido o cuerpos rígidos, y también tenemos que aplicar las leyes descubiertas a movimientos de rotación. Para todos estos procesos que continúan necesitaremos definir nuevas cantidades, entre las cuales está la energía, que es uno de los conceptos más importantes en la Física, y además debemos hallar relaciones entre estos nuevos conceptos; pero esas relaciones se derivarán de las leyes de Newton aquí expuestas.

4.12 Masa inercial y masa gravitatoria

En este momento también es conveniente hacer una reflexión sobre el papel que ha jugado la masa en las dos leyes anteriores, a saber: En la segunda ley de Newton, la masa tiene un carácter inercial, esto es, que se opone al cambio de movimiento. Cuando debamos aludir a este carácter de la masa, la llamaremos masa inercial. Así pues, la masa inercial actúa en forma pasiva ante una fuerza, en tanto que en la ley de la gravitación universal, la masa actúa como la promotora de las fuerzas entre partículas, y por lo tanto de su movimiento. En este último caso hablaremos de la masa gravitatoria. Esta aparente contraposición en las propiedades de la masa motiva la siguiente formulación alternativa a la que hemos expuesto: las ecuaciones (4.3) definen la masa gravitatoria, y entonces la ley universal consiste en el establecimiento de la igualdad de ambas masas. Esta contraposición de las propiedades de la masa, tendrá como consecuencia posteriormente que los efectos inerciales neutralicen los efectos gravitacionales en algunos sistemas, dando como resultado que los efectos observables sean independientes de la masa. Tal cosa ya la encontramos en la caída libre, donde ambas características de la masa entran en juego, y se compensan, de tal forma que la aceleración con la que caen los cuerpos no depende de sus masas. Nótese que la masa m de la partícula en la ecuación (4.9a) es la gravitacional, y la masa en la ecuación (4.10) es la inercial; la primera proviene de la Ley de la Gravitación Universal, y la segunda, de la segunda ley de Newton. También vamos a observar lo anterior en el movimiento circular de los planetas, y en la independencia de la masa en el período de los péndulos.

4.13 Ley de Coulomb

Para concluir este párrafo, mencionemos que la Ley de la Gravitación Universal expresada por las ecuaciones (4.2) y (4.3) es formalmente idéntica a la Ley de Coulomb de la

atracción entre dos cuerpos cargados, en los que la masa se sustituye por la carga:

F K

q q

1

2

r

2

(4.11)

en donde q 1 y q 2 son las cargas, medidas en Coulombs (C), y K=9 x10 9 N.m 2 /c 2 . Una gran diferencia entre ambos casos es que en la Electrodinámica Clásica existen dos tipos de cargas que se atraen cuando son de signos diferentes, y se repelen cuando tienen el mismo signo. En la Mecánica solo hay atracción. En el caso de las interacciones de cargas, K es mucho mayor que G, pero un Coulomb es extremadamente grande. En principio dos partículas con cargas de signo contrario deberían atraerse por partida doble, a saber, por una parte porque tienen masa, y por lo tanto sufren fuerzas gravitacionales, y por otra, por la fuerza de Coulomb. Para las masas usuales en general las fuerzas eléctricas son mucho más

19
19

intensas que las gravitacionales; pero las cosas cambian para masas grandes, como en las estrellas, como veremos en un ejemplo más adelante.

EJEMPLOS

6. Hallar la fuerza gravitacional que ejerce la mitad superior de un cascarón esférico

de masa M, radio R, y espesor diferencial sobre una partícula justamente sobre él. Solución Tenemos entonces el caso del ejemplo del cascarón, con y ; además de esto, cambian también los límites de las integrales en teta, los cuales son ahora cero

y para el inferior y el superior respectivamente. Llevando a cabo las dos

integrales antes de (4.4) se tiene

por el factor es

para la primera, y cero para la segunda (esto

, y entonces la expresión equivalente a (4.4) en valor absoluto

entonces la expresión equivalente a (4.4) en valor absoluto Nótese, que no es la mitad de

Nótese, que no es la mitad de la obtenida para el cascarón completo.

7. Se hace un experimento para determinar la profundidad de un pozo por medio de la medición del tiempo de caída libre de una piedra en su interior; el tiempo resulta ser de 1.8 segundos, pero se sabe que la precisión del reloj es de 0.01 s. ¿Cuál es la profundidad del pozo, y cuánto vale el error de medición?

Solución La distancia recorrida por la piedra es

Sin considerar el error de medición, la altura del pozo es

Diferenciando la expresión anterior, se tiene para la incertidumbre porcentual

El error porcentual en la medición del tiempo es

O bien,

20
20

0.01/1.8 =

, y

8.

Evaluar la constante de la gravedad a la altura de la ciudad de México (2,200 m

sobre el nivel del mar). Solución Evaluemos la variación en debida a una variación en la distancia al centro de la

Tierra, suponiendo que el valor de 9.81 corresponde a la altura del nivel del mar:

Diferenciando con respecto al radio de la esfera en (4.9b)

dR

T

R T

R T

2

 

9.81

m 2,200 m

6.8

-3

m

2

s

2

6.37

10

6

 

10

m s

Entonces en la ciudad de México . Este cálculo es bajo condiciones

ideales; el valor real es ligeramente menor al aquí calculado.

9. Calcular la altura que alcanza un objeto disparado hacia arriba (a) a la altura del nivel del mar y (b) en la ciudad de México, a una velocidad inicial de 100 m/s.

Solución La altura máxima es alcanzada por el objeto en el momento en el que su velocidad es cero. Usando la ecuación (3.9) se tiene . Puesto que la aceleración de la gravedad está dirigida en contra del movimiento en la dirección positiva, hacemos a = - y por lo tanto para (a)

10,000

2

m

/

s

2

2

9.81

m

/

s

2

509.7 m

Para el caso (b) se debe usar el valor 9.803 en vez de 9.81 y podemos hacer

10. Dos esferas del tamaño y masa de la Tierra se hallan separadas una distancia dada y cada una de ellas tiene una carga de un C del mismo signo. ¿Se atraen las masas o

se repelen?

Solución Debemos entonces calcular las ecuaciones (4.8) y (4.11) con T = r = R T . Es

evidente que solo debemos comparar las cantidades y :

G M

2

6.673 10

11

nt

2

m

kg

2

5.97

Y del lado de la fuerza eléctrica se tiene

K

C

1

2

9

10

9

Nt

2

m

C

2

10

24

1C

2

kg

2

2.38

10

39

 

9

9

10 Nt

m

2

Nt

m

2

En este caso la fuerza gravitacional es mucho mayor que la eléctrica a cualquier distancia de separación.

4.14 El movimiento de los planetas El movimiento de los planetas alrededor del Sol se debe a la atracción gravitacional entre éstos, así como a las condiciones iniciales de la formación de cada planeta. Si en algún momento dos cuerpos celestes se encuentran en reposo relativo, éstos se atraen y en un

21
21

tiempo posterior chocan; pero si en el momento de su formación estos astros se hallan en movimiento giratorio relativo, los cuerpos recién formados, que podrían ser un planeta y un sol, “heredan” de los cuerpos que lo formaron, un impulso que cuando menos tiene una componente finita perpendicular a la línea que une a ambos cuerpos celestes. Bajo estas condiciones, el movimiento giratorio relativo se conserva. En los capítulos siguientes trataremos las principales características que resultan de esta interacción. Para la descripción completa del movimiento de un planeta alrededor del Sol, así como del movimiento relativo de cualquier pareja de cuerpos celestes, se requiere de métodos matemáticos, algunos de los cuales aún no se hallan al alcance de los estudiantes de este nivel, por lo que en este momento, solo mencionaremos las leyes que rigen este movimiento, y mostraremos el caso en el que el movimiento es circular.

Las leyes que rigen el movimiento de los planetas alrededor del Sol son conocidas como las Leyes de Kepler, y dicen lo siguiente:

1. Todos los planetas se mueven en órbitas elípticas ocupando el Sol uno de los focos.

2. El segmento que une cualquier planeta al Sol barre áreas iguales en tiempos iguales.

3. El cuadrado del período de rotación de un planeta alrededor del Sol es proporcional al cubo del semieje mayor de su elipse.

A la primera ley se le conoce con el nombre de Ley de órbitas, a la segunda como Ley de áreas, y a la tercera, como la Ley de períodos.

La demostración de la Ley de órbitas, se llevará a cabo en cursos posteriores; pero el caso particular en el que la elipse se convierte en un círculo es fácil de entender con la herramienta con la que ya contamos, y será tratado en el siguiente capítulo, el cual está dedicado a las aplicaciones de las leyes de Newton.

4.15 Simulación de la ingravidez Para el entrenamiento de astronautas, así como para el estudio de ciertos fenómenos de corta duración, e inclusive como un caro entretenimiento, es deseable la ausencia de la fuerza de gravedad. Tal cosa solo se puede lograr en sitios muy alejados de la tierra; no obstante en la Tierra se puede simular. Para tal fin, recordemos que cuando una persona de masa m se halla en un elevador que desciende con una aceleración , la persona siente que pierde un peso igual a ma; y si el elevador simplemente cayera, los pies de la persona dejarían de ejercer fuerza sobre el piso del elevador porque ambos estarían cayendo libremente. En este tiempo la persona dentro del elevador se sentiría libre de su propio peso. Obviamente la construcción de una cámara que caiga libremente sin lesionar a sus ocupantes al frenar suficientemente suave, es poco menos que imposible. Una forma más viable podría consistir en una cámara que describa una caída parabólica. Tal cosa se logra con un avión que vuela inicialmente horizontalmente, y en algún momento apaga sus motores. El movimiento del avión contiene dos componentes, a saber: la horizontal con velocidad igual a la velocidad inicial del avión, y una caída vertical. La componente horizontal de la velocidad en nada afecta a las personas dentro del avión, y el peso de dichas personas con respecto al avión es cero, como en el caso del elevador. Ciertamente, para este tipo de simulacros, un avión especialmente arreglado para proporcionar el mayor

22
22

espacio posible en su interior, desciende en trayectoria parabólica utilizando sus motores únicamente para compensar la pérdida de velocidad por la fricción con el aire. Cada persona ahí tiene durante este tiempo la impresión de estar flotando libremente.

PREGUNTAS, EJERCICIOS Y PROBLEMAS

1. ¿Cómo se interpreta la tercera ley de Newton sobre la acción y reacción de fuerza para los campos gravitacionales?

2. Si la Tierra rota alrededor de uno de sus ejes ¿por qué un objeto lanzado verticalmente hacia arriba no cae en un punto diferente a aquel en el que fue lanzado, debido a la rotación?

3. ¿Deberá un francotirador que se halla en uno de los polos terrestres hacer una corrección por la rotación de la Tierra, si dispara a un objeto? ¿Habría cambios esenciales si el francotirador se halla en un punto general de la Tierra?

4. Piense en un péndulo que se deja oscilar libremente a partir de un punto P. Sean O el punto donde se sujeta el hilo del péndulo, y Q el punto donde se halla la masa del péndulo cuando cuelga en reposo. ¿En qué plano oscila el péndulo unos instantes después de ser dejado en libertad? ¿Continuaría el péndulo oscilando en ese mismo plano durante las 24 horas?

5. ¿Qué diferencia hay entre dos fuerzas en el espacio, una de las cuales se expresa

como , y la otra como ? ¿Cómo se comporta una fuerza si se expresa

? ¿Y cómo se comporta

una fuerza si se expresa como donde es un vector constante?

6. Un electrón con velocidad inicial de 3.5 x 10 4 m/s entra perpendicularmente por una abertura, en un sistema de dos placas cargadas que forman un campo eléctrico; el electrón emerge por la otra placa a una velocidad de 5.0 x 10 6 m/s (Fig. [4.5]). La

distancia entre las placas es de 0.9 cm y la masa del electrón es . Calcule la fuerza eléctrica sobre el electrón.

como , con una función escalar de y de

el electrón. como , con una función escalar de y de Figura [4.5] 7. Dos partículas

Figura [4.5]

7. Dos partículas de masa m están cargadas con cargas iguales. ¿Cuál debe ser el valor de la carga para que las fuerzas eléctricas repulsivas se equilibren con las gravitacionales? ¿Cuál debe ser la masa de las partículas si la carga es de 1.5 x 10 -6 C?

23
23

8.

Una persona lanza un objeto a una velocidad usando una cerbatana de longitud L. ¿A qué velocidad lanzaría el mismo objeto si se duplica la longitud de la cerbatana?

9. Un cuerpo de peso pende de una cuerda sin masa, la cual está unida por su otro extremo a un carro que se mueve sobre una mesa sin fricción. La cuerda pasa por una polea, como en la Fig.[4.1]. ¿Cuál es la tensión de la cuerda si el carro se sujeta sin permitir su movimiento? ¿Cuál sería la tensión de la cuerda si el carro se suelta? ¿Cuál sería entonces la aceleración del carro?

10. En el capítulo anterior se demostró que una partícula moviéndose uniformemente con velocidad en trayectoria circular de radio r tiene una aceleración centrípeta. ¿Qué fuerza debe ejercer un agente externo para mantener el movimiento circular si la partícula tiene masa m?

11. En el ejemplo 8, tácitamente supusimos que dos masas esféricas se atraen de la misma manera que dos partículas con las mismas masas, ubicadas en los centros de aquellas. Justifique esta suposición.

12. Calcular la fuerza gravitacional que ejerce

a) Una barra delgada muy larga, de densidad de masa lineal

b) un disco de espesor t, radio R y masa M

constante.

sobre una masa unitaria a una distancia x de su centro sobre su eje perpendicular. Sugerencia: tome un elemento diferencial de volumen en coordenadas cilíndricas. (Ver Capítulo 2).

13. ¿Es igual la fuerza gravitacional de un anillo sobre una masa puntual sobre su eje perpendicular, a aquel en el que toda la masa del anillo se considera concentrada en su centro, como en el caso del cascarón y de la esfera dura? Explique su respuesta. Sugerencia: suponga que el aro tiene densidad lineal uniforme de masa.

14. Utilizando el resultado del ejercicio anterior, determine la fuerza gravitacional que ejerce un cilindro muy delgado recto de radio R, masa M y longitud L sobre una partícula de masa m que se halla a una distancia h del centro del cilindro sobre el eje de éste. Discuta el resultado cuando la masa puntual se encuentre a) fuera del cilindro, y b) en el interior del cilindro. Haga una gráfica de la fuerza contra h.

15. ¿Qué cambios habría en el tratamiento de la atracción de la Tierra si suponemos que la densidad no es constante sino una función de r? ¿Se podría seguir considerando a la atracción de la Tierra como si su masa total estuviera concentrada en su centro? Sugerencia: Evalúe la masa de una esfera de radio R y masa M con esta condición, y demuestre que

.

16. Un modelo más apropiado de la Tierra, que el tratado en este capítulo, es el de una esfera compuesta de varias capas esféricas, cada una con una densidad característica. ¿Se modificarían las conclusiones para el caso de masa uniforme?

17. Demuestre que un cascarón esférico de masa no ejerce fuerza gravitacional alguna sobre una masa de prueba, si ésta se encuentra dentro del cascarón. Demuestre además que esto no necesariamente sucede si el exponencial de la distancia en la fuerza fuera distinto de 2. ¿Cómo puede usted explicar esto físicamente?

18. ¿Cuánto pesa un hombre de 60 kg en un avión que vuela a 10,000 m de altura?

24
24

19.

Calcule la fuerza gravitacional que una persona de 70 Kg ejerce sobre otra del mismo peso a una distancia de un metro.

20. Calcule la longitud máxima que puede tener un cable de acero de 1 cm 2 de área de sección transversal si la resistencia a la fractura de este tipo de material es de 53,955 N/cm 2 .

21. Un resorte mide 22 mm cuando se le aplica una fuerza de 30N y 52.4 mm cuando la fuerza aplicada es de 120N. Suponga que el alargamiento del resorte es proporcional a la fuerza aplicada. ¿Cuánto mide el resorte sin fuerzas aplicadas? ¿Cuál es la constante de proporcionalidad entre fuerza y deformación?

22. La fuerza que ejerce un campo magnético B (por ejemplo en medio de los polos de un electroimán) sobre una carga q, está dada por la llamada fuerza de Lorentz: F = , donde es la velocidad de la carga (Fig. [4.6]) ¿Contradice esta fuerza la segunda ley de Newton que establece que la fuerza se relaciona con la aceleración y no con la velocidad de la partícula? ¿Cómo se interpretaría la tercera ley de Newton para la fuerza de Lorentz?

la tercera ley de Newton para la fuerza de Lorentz? Figura [4.6] Si el campo magnético

Figura [4.6]

Si el campo magnético es producido por un pequeño imán en forma de herradura suspendido de un hilo, con su campo magnético vertical ¿qué ocurriría con el imán si se hace pasar un haz de protones perpendicular al campo y al plano del imán?

23. En una estrella, las fuerzas gravitacionales que la contraen se equilibran con las fuerzas de fusión que se produce por las altas temperaturas. La fusión consiste esencialmente en la conversión de hidrógeno en helio. Siendo el hidrógeno total una cantidad finita, ¿qué esperaría usted que ocurriera con la estrella con el tiempo?

24. Piense nuevamente en la situación de la estrella del ejercicio anterior. ¿Qué efectos gravitacionales tendría la estrella durante su transformación, sobre una estrella vecina? Suponga que la primera estrella tiene simetría esférica, y la conserva durante todo el proceso.

25. ¿A qué distancia entre la Tierra y la Luna debe estar una nave espacial para que las fuerzas de atracción se compensen? La masa de la Luna es aproximadamente 1/80 de la masa de la Tierra, y la distancia entre ambas es de 384,321. Kilómetros.

26. ¿Cuánto vale la constante de la gravedad en la Luna? El volumen de la Luna es 1/49 veces el de la Tierra. Describa usted el movimiento de un proyectil lanzado verticalmente en la superficie de la Luna, y compare con la misma situación sobre la superficie de la Tierra.

25
25

27. Supongamos que se hace un hoyo vertical de longitud h. Demuestre que el peso de un cuerpo en el fondo de dicho hoyo es

.

Use el resultado del ejercicio 16. 28. Dos partículas de igual masa y volumen se hallan en contacto. Demuestre que la fuerza de gravedad entre ellas tiende a cero cuando las masas se aproximan haciéndose más pequeñas, de tal forma que su densidad se conserve constante. Sugerencia: aproxime el volumen de cada partícula por una esfera de radio , evalúe la fuerza, y luego haga tender a cero.

26
26