Está en la página 1de 8
Mt. 5, 37: porque “Que todo lo vuestro demas modo de viene del hablar sea Maligno”. Afio XXIV, n° 267 REVISTA CATOLICA ANTIMODERNISTA _ Noviembre 2014 SILAS CONSAGRACIONES EPISCOPALES REFORMADAS POR PABLO VISON VALIDAS E1I8de unio de 1968, Pablo VI promulge- ba laconstitucién apost6lica Pontificalis Ro- ‘mani, por laque aprobaba los nuevos rtos para JaondenaciGn del diécono, presbitero y obispo, :eformados segin loslineamentos del Concilio Vaticano I. «Fuil primo libro lisurgico della reformaad essere pubblicato» (1). Losritua- Jes del diaconado y presbiterado surgen de una :eforma miso menos general de ositualesro- ‘manos anteriores, pemel del epscopado—cuya naturaleza habia sido especialmente considera- daporel Concilio—es una obratotalmentenc- ‘va yistinta del ial anterior. Sitenemosen cuenta el esptitu antlitirgico que domin6 lareforma conciliar ladoctrina casiheretica de ia doctrina dela colegialidad del episcopado ensefiada por Lumen sentium, que hizo necesaria la Nota previa, ylaentermedad que desde entonces afecta el ejercicio de Ia autoridad en la Iglesia, en especial de su magisterio, se justifica que el catGlico se pregunte con inguietud acerca de la validez de este nuevo ito. ¥ esta inquietud bordea la angustia cuando se piensa que de ka validez del episcopado depende todo cl orden sacramental la misma existenciade la Iles ‘Requeridos por quien tiene antoridad para hacerlo, amos nuestra humilde opinign sobre ‘un importante asunto, humilde no por nuestra ‘mucha humildad sino por nuestra poca ciencia. Comoes necesario, explicamos primero los principios teoldgicos en que nos apoyarmos y uego los aplicamos al caso concreto que nos ‘cups, LELEMENTOS PARA JUZGAR ACENCA DE LA \YALIDEZ. DEL, NUEVO RITO DE. Coxsacnacion Eviscorat, No se trata de juzgar si tal o cual con- sagracion concreta fue valida, sino sielrito, tal como viene formulado en su texto y con- texto, asegura o no la validez de! sacramento, La validez de hecho supone, ademés, Ia vvalidez del ministro y la adecuada aplicacion del ito. Lavalidez del ritoen cuanto tal, depende de tres elementos: la materia, la forma y la intencién (2). Y estas tres cosas deben juzgar- se egtin la divina insttucién del sacramento. 1) Dela institucién divino eciesidstica del sacramento del orden El juicio acerca de estos tres elementos, nos6lode la materia y forma sino también de Iaintencién, depende principalmente de la {nsitucién divina del sacramento nica auto- ridad capaz de darle eficacia sobrenatural a tun simple signo. Es de fe que los siete sacra- _mentos fueron insttuidos inmediatamente por Jesucrsto, pero ~distincién fundamental para ‘nuestro propésito lo fueron con una deter minacién mayor 0 menor, segin convenia. para la naturaleza de cada sacramento: Para el bautismo y 1a Eucaristia Nuestro Sefior sefial determinadamente tanto el elemento ‘material como las palabras que debian uiili- zzarse para conferitlos. Los demas sacra- ‘mentos fueron insttuos bajo ciertaindeter- ‘minacién, mayor omenor, ejando ala iglesia elencargo y la autoridad para precisarlos Para distinguiren cada sacramento quéesté fijado por la institucign divina y qué se ha dejado a la determinacién de la instituci6n ceclesidstica, el criterio cronoligicamentepri- ‘mero es a prictca misma dela Kelesia; porque Ellaes fil intérprete de ls intenciones de Je- sucristo. Pero teologicamente tienen primacta las explicaciones y definiciones que poste- riormente fue dando el magisterio acerca de estos asuntos, Para juzgar de la validez- del ‘nuevo rito de consagracién episcopal debe- rremos apoyarnos, entonces, en la compa- racién con ios diversos us0s litirgicos de la Iplesia, terreno escabroso por a inseguridac. de las informaciones; pero convendri apo- yarse sobre todo en ia sentencia romana acer- ‘cade las ordenaciones anglicanas, porque no s6lo alli se explican y apiican los criterios ‘acerca de la valdcz dl sacramento del orden, sino también porque iy parentesco entre la reforma livirgica anglicana y la reforma cconciliar (3) 2)De ia materia y la forma «Todos saben que los sacramentos de lanueva Ley, como signos que son sensibles yque producen la gracia invisible, deben lomismo significar la gracia que producen, ‘que productr la que significan. Esta sig- nificacién, si bien debe darse en todo el rito esencial, es decir, en ta materia y la forma, pertenece, sin embargo, princi- palmente a la forma, como quiera que la rmaieria es por si misma parte no deter: ‘minada, que es determinada por aqué- Wa» (4), ‘Acerca de esto, ademés de lo dicho sobre la mayor o menor determinacién en que la ‘nsttuci6n divina puede dejar a la forma y ‘materia, hagamos otra aclaracién que parece necesara, Alquelee las explicaciones de Santo ‘Toms sobre la convenicncia de la materia y forma de cada sacramento respecto a la significacion de sus efectos, puede quedatie la impresién de que es necesario que la forma defina explicitamente el efecto para poder producitio, pes “producen lo que significan” Estoes conveniente, pero noes neceserio. La relacn de estos signos con sus significados no ‘es natural sino convencional; al instturlos, ‘Nuestro Sefiorvincul6los signos sacraments asus efectos y explic6 a su iglesia como los significaban;enla Revelacin, entonces, se hace explicitala «convencidn» cristiana que liga los signos sacramentales a sus efectos. Evi- , podtamosiegrfaiimmente 2 veint- ‘euatro, El nico sentido gue import eset que ad- {quiere eal comtexto de sito de sv instiuien 24) Len XI, Apostolicae curae, DS 31a: «Sa- biendo ma bien e vnculo neces ave hay en trelafey cleat, ene lareplad laf ylarelade Jaoracién deformaron de muchas manera onde "amieno def iturpa en el semi de los errres des imovadres, y eso cone pretexto de reine rar su forms primitive. Por Jo ual en todo el Oniinate, 0 so no hay ningan clare mension el surificio, de la consagracién dela potestad 4elsacerdte de consagrary de ofecer cl sari cio ino que los pcos vesigion de tales reali 8 sisinono Noviembre 2014 {esque todavia subsistan en las oraciones del ito atsico que: fueron totalmente rechazads. fue ron suprimidos y borrados con el esmero que he ‘mas mencionado mis arriba» 25) Leén XIM, Apastoticae curae, DS 331Ta: «Ad ‘ectam vero plenamque Ordinalis anglican aesims- ‘onem, pracerista per aliquas eis partes nots, nihil profecto tar valet quam si probe aestimerur ‘quibus adiunctis rerum conditum sitet publice ‘construtums. 126) Fr. Piert-Marie OP, «Le nouveau stuel de ‘consécration épiscopale esl valide Le sel de laterre 54,p.72-129. Ea as piginss 101-104 trae ‘una tablacomparativa det rto nuevo con la Tradiio 410s stoscopto y maronita. 27) Asflo hace L. Marchal ene arcu citado del DIC, vol-Xl,col. 1176. 28) Cuando cl P. Cekada, ene! articulocitado.con- sidera Ios diversos sentidos de «Spirinus princi- lis», studi lo que dicen los diccionaros, el s- ‘mo 50, los Padres de la Ilesia, algunos tediogos fantiguos y modemos, y hasta algunas ceremonias to sueramentales de ito copto, pero munca se de- tiene aconsiderar el significado que tiene en el rito ‘opto de consagracién episcopal. Aungue su es- tugio “Tevela una docena de significaciones posi- bes" no iene derecho a conclu que wninguna de «sas expresions significa especiicamente el pis ‘copado en general na penitad de las Santas Or ‘nes que un obispo posee». Al menos en el rto opt (ye el maronta) pose se setio. 28) Eso qu dice Dom Pune par el patric de ‘ecidente, el Papa, en Le pontifical romain, tome 1p. 26: «Asser tardivement] usage s'etintroduit dans Eglis de cise pou suoesseur de Piere un pelt dj every du carat éiscopal. Mais cequi est deven ase depuis commencement