Está en la página 1de 15

Carta de convivencia

1
ÍNDICE

LA BASE DE NUESTRO ACUERDO

- ¿Por qué hacemos esta carta?...........3


- Tengo derecho a… y tengo el deber
de…
……………………………………...5
- Las joyas de la convivencia: los
valores……………………………………8

CARTA DE CONVIVENCIA…………….10

LAS CONSECUENCIAS DE NUESTRO


ACUERDO………………………………..12

2
LA BASE DE NUESTRO ACUERDO

¿POR QUÉ HACEMOS ESTA CARTA?

En nuestra Región, estamos todos de acuerdo1 en que debemos mejorar la


convivencia en los Institutos2. Nosotros, alumnos, padres, personal no docente,
Equipo Directivo y profesores del Instituto XXX XXX XXX, creemos que la
convivencia debe ser mejorada también en el nuestro.

Puede parecer que el único fin del Instituto es que vosotros aprendáis, que los
alumnos aprendamos. Esto es importantísimo. Pero hay un fin igualmente
importante: todos, en el Instituto, convivimos. Y TODOS DEBEMOS APRENDER
A CONVIVIR.3
Y, si pensamos un poco, nos damos cuenta de que esto es exactamente tan
importante como saber mucho. ¿De qué le sirve a alguien ser un experto en
Biología, por ejemplo, si no es responsable y respetuoso? ¿Quién va a confiar en la
persona que no sabe convivir?

1
En su Resolución de 27 de abril de 2006, las propias Cortes de Castilla-La Mancha asumen su
compromiso en el trabajo colectivo de toda la sociedad castellano-manchega para lograr una convivencia
escolar más pacífica, tolerante y democrática.
El Acuerdo por la convivencia en los centros escolares de Castilla La Mancha, de Agosto de 2006, es
firmado por el presidente de Castilla-La Mancha, el presidente del Consejo Escolar de Castilla-La
Mancha, el delegado del Gobierno, la Universidad de Alcalá, la Universidad de Castilla-La Mancha, el
Consejo Económico y Social de Castilla-La Mancha, la Federación de Municipios y Provincias de
Castilla-La Mancha, la Unión Regional de CC.OO., la Unión Regional de UGT, la Unión Autonómica de
CSI-CS y la Confederación de Empresarios de Castilla-La Mancha, la Federación Española de Religiosos
de la Enseñanza de Castilla-La Mancha, la Unión de Cooperativas de Enseñanza de Castilla-La Mancha,
la Federación de Asociaciones de la Prensa de Castilla-La Mancha, la Confederación de Asociaciones de
Padres de Alumnos "Miguel de Cervantes", la Confederación Católica Regional de Asociaciones de
Padres de Alumnos, ANPE-Castilla-La Mancha, la Federación de Enseñanza de CC.OO. de Castilla-La
Mancha, el Sector de Enseñanza de CSI-CSIF, la Federación Regional de Trabajadores de la Enseñanza
de UGT, la Federación de Sindicatos Independientes de Enseñanza de Castilla-La Mancha, la Unión
Sindical Obrera, la Federación Autónoma de Asociaciones de Estudiantes de Castilla-La Mancha y la
Unión Progresista de Estudiantes.
2
En el Acuerdo por la Convivencia se dice lo siguiente:
“Las relaciones de convivencia en los centros escolares afectan y preocupan a toda la sociedad. Se trata
de procesos que inciden en el ámbito educativo, pero también en aspectos fundamentales de nuestra
propia convivencia democrática. Sus causas son complejas, y no se encuentran sólo en los ámbitos
educativos, sino que también subyacen en la compleja realidad social en que estamos inmersos: en
carencias afectivas, en situaciones familiares complejas, en determinados contextos socioeconómicos y
culturales, en ciertos mensajes y contravalores que a veces recogen los medios de comunicación, o que se
difunden a través de productos audiovisuales que habitualmente consumen los más jóvenes.”

3
En el “Modelo de Convivencia escolar en la Comunidad Autónoma de Castilla la Mancha”, de
octubre de 2006, se afirma que las escuelas son, a un tiempo, comunidades de convivencia (lugares
donde se promueven los valores morales, la solidaridad, la tolerancia, el respeto mutuo, el compromiso, la
interculturalidad, la conducta prosocial y los derechos humanos; en suma, los valores) y centros de
aprendizaje (que persiguen el éxito personal y la inserción social de los alumnos).
Ambos aspectos, aprendizaje y convivencia, no pueden contemplarse por separado. No se previenen los
problemas de relación interpersonal sin favorecer el éxito, ni puede perseguirse éste sin un clima positivo
en el que aprender.

3
Pero surge la duda. Lengua, Matemáticas, Física y Química… se pueden aprender.
Se estudia un tema detrás de otro y ya está. Pero ¿se puede aprender a convivir?
¿Cómo se hace?
Una vez más, no estamos solos. Muchas personas se han planteado las mismas
preguntas y han llegado a descubrir soluciones4. Estas soluciones no son mágicas,
pero son el camino para acercarnos poco a poco a lo que queremos: aprender a
convivir.

Hay ideas muy buenas, que son casi de sentido común. Por ejemplo, que cuando dos
personas se oponen debe haber otra persona que medie (el mediador es el que

4
En el Acuerdo por la Convivencia se propone lo siguiente:
a) La elaboración de Planes de Convivencia en todos los centros, como uno de los elementos
fundamentales de sus Proyectos Educativos, con la participación de todos los sectores de la
comunidad educativa y teniendo en cuenta las características de los distintos entornos sociales y
culturales. Las Comisiones de convivencia, generalizadas en el seno de los Consejos Escolares,
deben impulsar el desarrollo y la aplicación de estos Planes.
b) La creación de un Observatorio Regional de Convivencia Escolar, para analizar el fenómeno de
la violencia escolar, elaborar nuevas propuestas y realizar el seguimiento de todas las medidas
que desde la Administración educativa u otras instituciones se lleven a cabo para prevenirla o
erradicarla.
c) La elección por el Consejo Escolar del centro de un miembro adulto de la comunidad educativa
que ejerza las funciones de mediación y arbitraje en los procesos más importantes de
conflictividad que surjan entre los miembros de su comunidad educativa, ofreciendo medidas
alternativas a la vía judicial o a los procesos meramente sancionadores. Todos los miembros de
la comunidad educativa deben asumir su compromiso de reconocimiento y respeto a las
decisiones de mediación y arbitraje que adopte quien sea elegido para tal fin, y sin que ello
suponga menoscabo de las acciones judiciales o administrativas reconocidas en las leyes y en la
normativa básica en materia de educación.
d) El impulso en todos los centros de las actuaciones de los equipos de mediación, y el fomento de
la mediación escolar como principio educativo.
e) La mejora de la formación inicial del profesorado, incorporando los contenidos orientados a la
prevención de la conflictividad y a la práctica de la convivencia y la mediación escolar.
f) La incorporación a la oferta de formación permanente de los profesores de los aspectos
relacionados con la convivencia en las aulas.
g) El impulso de los proyectos de Ciudades Educadoras, estrechando las relaciones entre
Ayuntamientos, familias y Administración, con el fin de fomentar y desarrollar actividades
orientadas a la prevención de los problemas de convivencia que se puedan producir dentro o
fuera del aula.
h) El incremento de la presencia en los medios de comunicación de programas formativos y no
violentos, en particular durante los horarios en que los niños y jóvenes puedan acceder a ellos.
i) La elaboración y divulgación en los medios de comunicación de campañas que refuercen la
función de los maestros y profesores, la educación en valores y la implicación de las familias en
los procesos educativos de sus hijos.
j) El impulso del trabajo a favor de la coeducación en los centros escolares, articulando los medios
necesarios para superar aquellos conflictos que tienen su origen en las desigualdades de género.
k) El desarrollo de planes de formación para las familias relacionadas con la convivencia, la
solución pacífica de los conflictos y la mediación.
l) La organización de talleres y cursos para formar a los alumnos en los procesos de mediación y
solución pacífica de conflictos, para que así puedan asumir de una forma más eficaz el
protagonismo que les corresponde en estos procesos.
m) El establecimiento de compromisos entre las familias y los centros en los que se consignen
actividades que las familias se comprometen a desarrollar para mejorar tanto los procesos

4
tranquiliza a los dos y les explica el punto de vista del otro –que, como están tan
ofuscados, no lo ven-) y así no sólo termina el conflicto sino que los dos aprenden a
entender mejor al otro. Como pasa muchas veces en casa, cuando por ejemplo
discute la madre con la hija y el padre media.

También se habla de qué se va a hacer para que los profesores aprendamos a enseñar
a convivir. Porque la verdad es que a veces no sabemos como enseñaros, y, si os
castigamos tanto, es porque a veces os portáis mal, claro, pero también porque no
sabemos enseñaros de otra manera.

Hay propuestas sobre en qué momentos se debe reunir la gente para tratar de todo lo
relacionado con la convivencia, como la Comisión de Convivencia, los Equipos de
Mediación, el mediador…

Tan preocupados estamos con la convivencia, que hasta tenemos un Observatorio


Regional de convivencia.

Y también hay un grupo amplio de soluciones que consisten en que las personas que
van a convivir se reúnan y hablen sobre qué quieren y cómo lo van a hacer: los
Planes de Convivencia y la Carta de Convivencia, que es lo que ahora escribimos
entre todos.

Pero antes de empezar, debemos tomar conciencia de cuáles son nuestros derechos y
nuestros deberes.5 Y esto es entrar en un tema de Derecho. Pero no es irnos por las
ramas, porque precisamente el Derecho es el conjunto de normas que regulan la
convivencia social y permiten resolver los conflictos interpersonales.

TENGO DERECHO A… Y TENGO EL DEBER DE…6

educativos de carácter general como los relacionados con la convivencia de sus hijos.
n) El compromiso por parte de cada uno de los sectores educativos, políticos, sociales, sindicales y
demás instituciones y grupos firmantes del presente Acuerdo para llevar a cabo las acciones e
iniciativas que, cada uno en su ámbito de actuación, les corresponden, así como para su
seguimiento y control.

5
La conciencia de derechos y deberes consiste básicamente en que las personas dentro de un
ordenamiento jurídico sepan cuales son sus derechos y cuales sus deberes según las normas vigentes. Que
se haga efectivo el derecho depende en gran medida de esta conciencia. Sin ella es muy probable que las
diferentes normas jamás pasen de ser frases sobre un papel a ser elementos reguladores de la realidad.
Además la conciencia de derechos y deberes facilita la resolución de conflictos, pues el hecho de que una
de las partes del conflicto reconozca que tiene un deber, hace que esta parte esté dispuesta a ceder ante las
pretensiones de la otra. De esta forma se consolidan poco a poco la nueva forma de convivir.

6
En el Acuerdo por la Convivencia se propone también:
La elaboración en cada centro escolar de la Carta de Convivencia, con la participación de profesores,
alumnos, AMPA y familias, en la que se contemplen los derechos y las obligaciones de cada uno de
los sectores de la comunidad educativa. La normativa básica sobre Derechos y Deberes de los
alumnos, así como las normas de convivencia que se establezcan, fruto del acuerdo y del consenso,
deben constituir aspectos fundamentales de este documento.

5
Todos tenemos derechos y deberes. Los de los adultos están recogidos en diferentes
lugares, y los de los alumnos en un Real Decreto.7 Que sea un “Real Decreto”
significa que, el documento donde están escritos los derechos y deberes de los
alumnos, es válido en toda España, y fue firmado por el propio Rey. Es un
documento muy importante, que debemos estudiar.

El Real Decreto es largo y denso. Sólo como ejemplo, escribimos aquí lo que dice
de nosotros, los alumnos. Los alumnos tenemos estos derechos:

1. A recibir una formación que asegure el pleno desarrollo de nuestra personalidad


2. A una jornada de trabajo escolar acomodada a nuestra edad y una planificación
equilibrada de nuestras actividades de estudio.
3. A tener las mismas oportunidades de acceso a los distintos niveles de enseñanza.
4. A que no nos discriminen por razón de nacimiento; raza; sexo; capacidad
económica; nivel social; convicciones políticas, morales o religiosas, así como
por discapacidades físicas, sensoriales y psíquicas, o cualquier otra condición o
circunstancia personal o social.
5. A que se compensen las desigualdades de partida.
6. A que nuestro rendimiento escolar sea evaluado con plena objetividad (según
los criterios que nos dan a principio de curso).
7. A reclamar a fin de curso contra las decisiones y calificaciones que, como
resultado del proceso de evaluación, se adopten.
8. A recibir orientación escolar y profesional. Especialmente, los que tenemos
alguna discapacidad o carencia social o cultural.
9. A que nuestra actividad académica se desarrolle en las debidas condiciones de
seguridad e higiene.
10. A que se respete nuestra libertad de conciencia, nuestras convicciones
religiosas, morales o ideológicas, así como nuestra intimidad en lo que respecta
a tales creencias o convicciones.
11. A que se respete nuestra integridad física y moral y nuestra dignidad
personal, no pudiendo ser objeto, en ningún caso, de tratos vejatorios o
degradantes.
12. A participar en el funcionamiento y en la vida de los centros, en la
actividad escolar y en la gestión de los mismos, de acuerdo con lo dispuesto en

7
Real Decreto 732/1995, de 5 de mayo de 1995, derechos y deberes de los alumnos y normas de
convivencia.
Publicación: BOE: 02-06-1995
INDICE
Introducción.
TITULO I. Disposiciones generales.
TITULO II. De los derechos de los alumnos.
TITULO III. De los deberes de los alumnos.
TITULO IV. Normas de convivencia.
CAPITULO I. Disposiciones generales.
CAPITULO II. Conductas contrarias a las normas de convivencia del centro.
CAPITULO III. Conductas gravemente perjudiciales para la convivencia del centro.
SECCION 1ª DE LAS CONDUCTAS QUE PERJUDIQUEN GRAVEMENTE
LA CONVIVENCIA DEL CENTRO.
SECCION 2ª PROCEDIMIENTO PARA LA TRAMITACION DE LOS
EXPEDIENTES DISCIPLINARIOS.

6
la Ley Orgánica reguladora del Derecho a la Educación y en los respectivos
Reglamentos orgánicos.
13. A asociarnos, creando asociaciones, federaciones y confederaciones de
alumnos, las cuales podrán recibir ayudas. Igualmente, tenemos derecho a
constituir cooperativas.
14. A la libertad de expresión.
15. A manifestar nuestra discrepancia respecto a las decisiones educativas
que nos afecten. Cuando la discrepancia revista carácter colectivo, se realizará a
través de los representantes de los alumnos.
16. A reunirnos en el Instituto para actividades de carácter escolar o
extraescolar que formen parte del proyecto educativo del centro, así como para
aquellas otras a las que pueda atribuirse una finalidad educativa o formativa.
17. A participar, en calidad de voluntarios, en las actividades del Instituto.
18. Los especialmente desfavorecidos sociocultural y económicamente,
tenemos derecho a que nuestras necesidades sean atendidas.
19. A tener cubierta la asistencia médica y hospitalaria.
20. A ayudas en el estudio en caso de accidente o enfermedad prolongada.

¡Son muchos!

Pero nuestro deber básico como alumnos es sólo uno: el estudio. Y además es un
deber del que nosotros mismos nos beneficiamos. Si no lo hacemos todavía,
debemos intentarlo con todas nuestras fuerzas, y de esta manera:

1. Asistiendo a clase con puntualidad y participando en las actividades


orientadas al desarrollo de los planes de estudio.
2. Cumpliendo y respetando los horarios aprobados para el desarrollo de las
actividades del centro.
3. Siguiendo las orientaciones del profesorado respecto de su aprendizaje y
mostrarle el debido respeto y consideración.
4. Respetando el ejercicio del derecho al estudio de nuestros compañeros.
5. Respetando el proyecto educativo o el carácter propio del centro.
6. Cuidando y utilizando correctamente los bienes muebles y las instalaciones
del centro y respetando las pertenencias de los otros miembros de la
comunidad educativa.
7. Participando en la vida y funcionamiento del centro.

El Real Decreto requiere una explicación. Requiere que se concrete, que se pongan
ejemplos sobre lo que se quiere decir exactamente, que se diga cómo se va a hacer.
Cuando una Ley “nace”, trae una “cola” de “Leyes” (Decretos, Órdenes,
Resoluciones…) cada vez más concretas.

Por eso hay otro documento sobre los deberes y derechos que es válido sólo en
nuestro Instituto, pero que, para nosotros, es el más importante. Es el Reglamento de
Régimen Interior. Cada Instituto tiene uno.8 El Reglamento de Régimen Interior

8
Según el mencionado Real Decreto, “El Reglamento de régimen interior aprobado por el Consejo
Escolar, que en los centros públicos forma parte del proyecto educativo, contendrá las normas de
convivencia del centro, así como las otras normas sobre organización y participación en la vida del centro
que considere necesarias el Consejo Escolar. Dichas normas de convivencia podrán precisar y concretar

7
trata también sobre los derechos, los deberes y las normas de convivencia, pero
adaptados a nuestro Instituto, y a nosotros en concreto. 9

El Reglamento de Régimen Interior es muy especial. No sólo es un documento que


usamos: también es un documento que todos nosotros, profesores, padres, personal
no docente y alumnos escribimos.

Todos debemos conocer muy bien el Real Decreto y el Reglamento de Régimen


Interior. Para eso, debemos trabajar en ellos mucho tiempo. Los padres queremos
manejarlos también. De entre todos los profesores, los que más sabemos de este tipo
de documentos somos los profesores de Ciencias Sociales, que vamos a dedicar dos
semanas cada curso a explicárselos a los alumnos. Aparte, dedicaremos muchas
horas de tutoría (y horas de clase cada vez que haga falta) a aclarar estos temas.

Ya hemos hablado de la necesidad de que aprendamos a convivir, y de los textos


donde podemos encontrar los derechos y deberes que deben presidir todo lo que
pase en el Instituto. Pero a lo mejor no entendemos a fondo el porqué de éstos. ¿Qué
es lo que se esconde debajo de todos los documentos, de todas las palabras, de todas
las preguntas?

LAS JOYAS DE LA CONVIVENCIA: LOS VALORES10

La respuesta está en los valores. Son valores11 la justicia, el amor, el compañerismo,


la lealtad, el esfuerzo, la perseverancia, el respeto, la responsabilidad… En el núcleo
de cada derecho y cada deber hay un valor. Por ejemplo, puede haber personas que
no entiendan por qué hay que “cuidar y utilizar correctamente los bienes muebles y
las instalaciones del centro”. Hay un valor, el respeto, que nos ayuda a
comprenderlo:
- Respeto a las limpiadoras y los conserjes, que tienen que limpiar y reparar.
- Respeto a los constructores del edificio, que dedicaron horas a dejarlo bien.
- Respeto a los que vienen después, que no les gusta ver lo que he hecho…

los derechos y deberes de los alumnos reconocidos en este Real Decreto”.

9
Y añade: “Es necesario, además, que los derechos reconocidos a los alumnos (…) que se desarrollan
en el presente Real Decreto, impregnen la organización del centro, de manera que, superando los límites
de la mera declaración programática, los alumnos puedan percibir su incidencia en la vida cotidiana en el
centro. Ello sólo es posible si, respetando lo dispuesto en las leyes, el Reglamento de régimen interior del
centro desarrolla, concreta y adapta los derechos declarados a las especiales condiciones del centro, a su
proyecto educativo y a las necesidades propias de la edad y madurez personal de sus alumnos.”
10
Señala el Decreto 3/2008, de 08-01-2008, de la Convivencia Escolar en Castilla-La Mancha que “los
principios y valores que orientan la convivencia quedarán recogidos en la Carta de Convivencia. En esta
carta, que será elaborada en cada centro docente con la participación del profesorado, el alumnado, las
Asociaciones de madres y padres y el conjunto de las familias, y que será firmada por los representantes
de la comunidad educativa, se recogerán, como un una “Declaración”, los principios y valores del
proyecto educativo que guían la convivencia. Esta declaración será pública y estará visible en un lugar
relevante del centro.”
11
“Cualidad que poseen algunas realidades, consideradas bienes, por lo cual son estimables. Los valores
tienen polaridad en cuanto son positivos o negativos, y jerarquía en cuanto son superiores o inferiores.”
Una de las muchas acepciones que presenta el Diccionario de la Real Academia Española.

8
Y, si pensamos en el deber básico de los alumnos, que es el estudio, hay un valor, la
responsabilidad, que explica por qué debe realizarse, y cómo:
- Responsabilidad con nosotros mismos, primero, porque si no nos formamos
no podemos hacernos un hueco en nuestra sociedad
- Responsabilidad con la sociedad, porque nosotros somos una parte de ella, y
en algún momento puede necesitar nuestros conocimientos.
- Responsabilidad con nuestros profesores y nuestros padres, que no pueden ni
deben ir detrás de nosotros pidiéndonos que estudiemos: los que tenemos
que responder somos nosotros.

De entre todos los valores que hay, los que se considera que son nucleares12, y que
elegimos como básicos en nuestro Instituto, son:

Todos vamos a tratar de tener en cuenta, siempre, estos dos valores. Los alumnos
tenemos más dificultad para entenderlos, porque somos adolescentes13:
- Muchas veces no entendemos el respeto porque, para respetar, hace falta
salir de nuestro punto de vista (es decir, no ser egocéntricos). En la infancia,
todos somos egocéntricos, y en la adolescencia a algunos nos cuesta salir del
egocentrismo.
- Muchas veces no entendemos la responsabilidad, porque en la adolescencia
todavía no miramos el futuro con realismo, y muchas veces no conocemos
las consecuencias de nuestros propios actos.

Hemos elegido esos dos valores, y eso significa que los queremos. A los adultos,
nos hacen más fácil el trabajo de enseñar y tratar con los adolescentes. Y a los
adolescentes nos ayudan a crecer. Ya tenemos un camino por delante, una meta
compartida, una misión. Entonces, la misión14 de nuestro Instituto va a ser:
12
Según los estudios sobre “Educación del Carácter” que se realizan en los Estados Unidos, ejemplo:
Service Learning and Character Education: Walking the Talk by Swick et al. (2000)
13
Los estudios de Psicología Evolutiva (Palacios, Carretero, Marchesi) subrayan que el desarrollo
humano se realiza desde el total egocentrismo del bebé al descentramiento del adulto, que puede, en
algunos casos, llevarle incluso a dar su vida por una causa. Con respecto a la capacidad de prever y
asumir las consecuencias de los actos, es una capacidad compleja que aparece, propiamente, en la
adolescencia, y se incrementa con la mayor experiencia y madurez.
14
En Estados Unidos, se sigue este modelo, del que se proponen algunos elementos: “ A comprehensive
framework includes: A relevant mission statement (a short clear statement that articulates the culture's
shared principles and ideals and specifies the desired outcomes of a character education program), a set of
core virtues (a list that represents those consistent habits that students should demonstrate in the culture,
i.e. the school, home and community), partnerships with the home and community (Strategies the school
uses to connect with and support families in nurturing the core values in children and strategies that the
community uses to support and reinforce the core virtues), teamwork (groups of adults and students work
together on ways that the mission of character education can be pursued in family, school, and
community), a formal launch (a celebration that launches special efforts to involve everyone in achieving
the character education mission), regular meetings and assessment (the community, inclusive of school
and family, holds regular gatherings to review how it is doing in achieving its character education
mission), involved staff (everyone in the school and community must be engaged in ethical modelling and
seeking to achieve a moral community) relevant evaluation (formal and informal assessments are used to

9
“Vamos a respetarnos todos, pase lo que
pase, y vamos a ser responsables cada uno
de lo nuestro”.

CARTA DE CONVIVENCIA15

En el IES “XXX XXX XXX” vamos a cuidar estos dos valores: RESPETO Y
RESPONSABILIDAD.

Estos valores se concretan en una misión: “Vamos a respetarnos todos, pase lo que
pase, y vamos a ser responsables cada uno de lo nuestro”. De aquí partimos.

Partimos también del orgullo de pertenecer a nuestra comunidad: estamos


orgullosos de ser profesores del IES “XXX XXX XXX”, alumnos del IES “XXX
XXX XXX”, personal no docente del IES “XXX XXX XXX” y padres de alumnos
del IES “XXX XXX XXX”. Queremos estar contentos aquí, y guardar un buen
recuerdo cuando nos vayamos. Para eso, cuidamos nuestra convivencia.

Todo lo que hagamos a partir de ahora en el Instituto se va a basar en estos


principios:

- El respeto a los alumnos, tanto los que van bien en los estudios como los que
no. Todos los alumnos son dignos de respeto. La valoración, en todo
momento (Juntas de evaluación, charlas informales, etc.), de sus cosas
positivas y, cuando hay otras que no lo son tanto, su consideración desde el
punto de vista de cómo mejorarlas.
- El respeto a los alumnos dentro de la clase, especialmente a aquellos que son
acosados. La necesidad de que el acoso se diga a los profesores. La
necesidad de acercarse a estos niños, que lo están pasando muy mal, aunque
los otros de la clase nos miren mal.
- El respeto a los profesores, sentándose cuando entran, saludándoles con
amabilidad, como muestra de que sabemos que están ahí y estamos
disponibles para que empiecen; como los padres y todas las personas que
enseñan algo, prefieren el tono suave, que les hagan caso en lo que se dice,
que se les obedezca. El respeto a las actividades que proponen los
profesores, facilitando los padres el material necesario para realizarlas.

see what is being achieved through the character education program and to determine the extent to which
the mission is being accomplished).”

15
Como decíamos más arriba, señala el Decreto 3/2008, de 08-01-2008, de la Convivencia Escolar en
Castilla-La Mancha que “los principios y valores que orientan la convivencia quedarán recogidos en la
Carta de Convivencia. En esta carta, que será elaborada en cada centro docente con la participación del
profesorado, el alumnado, las Asociaciones de madres y padres y el conjunto de las familias, y que será
firmada por los representantes de la comunidad educativa, se recogerán, como un una “Declaración”, los
principios y valores del proyecto educativo que guían la convivencia. Esta declaración será pública y
estará visible en un lugar relevante del centro.”

10
- El respeto a los profesores, ensalzando y valorando su trabajo frente a
nuestros hijos.
- El respeto al personal no docente, que trabajamos muchas veces sin que nos
veáis, pero que estamos ahí, haciéndolo lo mejor posible; el respeto,
cuidando bien todo, dirigiéndoos a nosotros con amabilidad; especialmente a
las personas que limpian, facilitarles el trabajo.
- El respeto a la adicción a la nicotina de los alumnos que, desgraciadamente,
fuman, fumando nosotros lejos de su vista. El respeto a la salud de los
alumnos, proporcionándoles, en la cafetería, no una oferta de golosinas
(oferta rentable pero inadecuada) sino de tentempiés nutritivos, bocadillos de
diversos tipos, etc.
- El respeto a los padres, especialmente a los de los alumnos que no avanzan
satisfactoriamente. Transmitirles preocupación, y todo lo que haya de
positivo en sus hijos.
- La responsabilidad de cada uno con respecto a sus tareas, de modo que las
tareas se hagan y se hagan muy bien, porque cada vez que alguien trabaja un
poco más hay otra persona que tiene más fácil su propio trabajo: hacer bien
algo es ayudar a los demás.
- La responsabilidad sobre nuestra propia conducta, porque “predicamos con
el ejemplo”: si trabajo y convivo bien, la persona que está a mi lado también
trabajará y convivirá bien.
- La responsabilidad de compartir la información de que disponemos, porque
compartir nos permite comparar con la que tienen los demás, y porque la
información que tenemos pueden necesitarla otras personas.

Y como, a pesar de todo, es probable que haya conflictos importantes, los profesores
tenemos otras herramientas para conseguir nuestros fines, basadas en los principios
de prevención, mediación16… y desde un enfoque comunitario, positivo… 17 Pase lo
16
Señala el Decreto 3/2008, de 08-01-2008, de la Convivencia Escolar en Castilla-La Mancha, como
principios que deben regular la convivencia:
a. El respeto por los derechos y deberes de todas y todos los componentes de la comunidad educativa
y la garantía de su protección y defensa.
b. El desarrollo de los procesos de enseñanza y aprendizaje en un clima de respeto mutuo.
c. El valor de las medidas y actuaciones de carácter preventivo como medio para educar para la
convivencia, y su carácter integrador para que contribuyan al desarrollo global de la educación en
valores.
d. La participación de la comunidad educativa en la elaboración, control del cumplimiento y
evaluación de las normas de convivencia del centro, y la del profesorado y el alumnado en las normas
de aula.
e. La práctica de la mediación escolar como un medio para la agilidad en la resolución de los
conflictos a través del consenso y la negociación y como herramienta de crecimiento educativo.
f. El compromiso de la comunidad educativa y de la Consejería competente en materia de educación,
desde sus distintos niveles de responsabilidad, por la mejora de la convivencia.
g. El compromiso de la administración educativa de establecer las líneas de colaboración necesaria
con otras administraciones, instituciones y medios de comunicación para desarrollar actuaciones
dirigidas al conjunto de la ciudadanía.

17
Enfoque comunitario: la convivencia. se aprende por imitación, y la imitación se produce en toda la
comunidad educativa, profesores, padres, alumnos, personal no docente.
Enfoque positivo: los conflictos no son señales de fracaso, sino oportunidad de construir las relaciones.
visión positiva del conflicto, como algo consustancial al ser humano y
habitual en la vida cotidiana y que, bien resuelto a través del consenso y la negociación, implica un
enriquecimiento mutuo.

11
que pase, los profesores vamos a seguir luchando por que aprendamos a convivir.
Esta es nuestra hermosa profesión. Y esto se podría resumir en otro principio:
- La responsabilidad última que tenemos los docentes de todo lo que ocurre en el
centro relacionado con la convivencia.

LAS CONSECUENCIAS DE NUESTRO ACUERDO: COMPROMISOS

Y, por último, “la hora de la verdad”. ¿Es posible que ese sueño se haga realidad?
¿Qué esfuerzo vamos a hacer todos para que ese sueño se haga realidad? ¿Merecerá
la pena? ¿Cómo preparar el terreno para que el respeto y la responsabilidad sean
más fáciles?

Compromisos ¿Conseguido?

Equipo  Solicitar actividades de formación para


directivo profesores y alumnos, a partir de las cuales
surjan mediadores, lo cual nos permita
comenzar a utilizar la mediación como vía
de resolución de conflictos. (ANEXO .)
 Prevenir el acoso escolar por medio de la
evaluación de los grupos. (ANEXO .)
 Promover la revisión del Reglamento de
Régimen Interior, como medida a adoptar
dentro del Plan de Acción Tutorial.
 Facilitar el que se organice una “fiesta
inicial” de salida de esta “carta de
convivencia”
 Facilitar que se coloquen en los lugares del
centro que se determinen carteles, dibujos,
etc… alusivos a los valores mencionados.
 Cerciorarse de que los nuevos miembros
de la comunidad educativa conocen bien la
Carta de Convivencia.
 Promover y facilitar la modernización de
la metodología, que a su vez facilita el
cumplimiento de las normas.

Profesores  Utilizar el mínimo de medidas coercitivas


y el máximo de diálogo.
 Realizar cambios en la metodología para
contribuir a que las clases tengan más
variedad, amenidad y se adecuen a las

12
características psicoevolutivas de los
alumnos.
 Facilitar los aprendizajes, y en concreto la
recuperación de pendientes, para que los
alumnos no abandonen los estudios y, al
abandonar los estudios, abandonen
también las normas.
 Realizar “tutorías en exclusiva” (ANEXO
.), para atender a los alumnos a los que les
cuesta mucho adaptarse a los estudios y a
las normas.
 Explicar, en la clase de Ciencias Sociales,
la base legal de la carta de convivencia
durante dos semanas.
 Facilitar el que se priorice la atención
especial de algunos grupos que presenten
mayores problemas de convivencia.
 Colaborar en la realización de las tutorías,
realizando más entrevistas personales que
llamadas telefónicas.
 Promover las tutorías entre iguales.
 Modernizar la metodología, para que no
siempre sea clase magistral (alumnos
sentados y callados), lo que no se
corresponde con las características
psicoevolutivas.

Personal  Presentarse a los alumnos a principio de


no curso, exponiendo su trabajo y solicitando
docente colaboración.
 Comunicarse con ellos, si surge algún
problema, para que no se limiten a
obedecer la norma sino que la
comprendan.
 Facilitar el que los alumnos tengan un
almuerzo saludable.

Alumnos  Estar sentados cuando diga el profesor.


 Estar callados cuando diga el profesor.
 No comer chicle ni nada en clase.
 Hacer los deberes todas las tardes.
 Preguntar si no se entiende.
 Reclamar si algo no se puede tolerar pero
siempre por las vías adecuadas y con
respeto.
 Respetar al profesor
 Respetar a los compañeros.

13
Padres  Desarrollar una actitud de confianza en los
profesores de sus hijos.
 Manifestar siempre, delante de sus hijos,
una actitud positiva frente a los profesores.
 Pedir ayuda si la necesitan.
 Acudir a las reuniones y colaborar
activamente con el centro.

En la tercera columna (¿conseguido?) iremos apuntando lo que vamos consiguiendo.


Es importante que cada uno de nosotros tenga copia de sus compromisos.

“Compromiso18” es una obligación, pero también significa que una persona da su


palabra. Vamos a dar nuestra palabra de que trataremos de hacer todo lo que hemos
dicho… ¡Hay que ser muy valiente para darla! Pero nosotros lo somos.

En XXX, a __________ de ________________ de 20….

El director

Fdo.

El representante del personal no docente El representante de los padres

Fdo. Fdo.

El representante de los alumnos El representante de los profesores

Fdo. Fdo.

18
Según el diccionario de la Real Academia, “compromiso, del latín compromissum. 1.
Obligación contraída. 2. Palabra dada”

14
15