Está en la página 1de 20

EQUILIBRIO MACROECONOMICO:

Sistema Macroeconómico agregado ¿Qué es el sistema macroeconómico? Es una manera de llamar a la interacción que se produce entre los compradores y los vendedores de todos los bienes y servicios que se producen. Al igual que para estudiar la producción de un bien considerábamos la interacción de compradores y vendedores de ese bien, ahora vamos a analizar la interacción de todos los compradores y todos los vendedores de la producción de un país en su conjunto. En el sistema macroeconómico van a estar representadas las voluntades de todos los compradores y las de todos los vendedores o productores. Será posible, de este modo, analizar cuál es el nivel de producción y los precios que finalmente se van a establecer. Recuérdese que esta producción se agrega según el valor de los bienes y, por tanto, se mide en unidades monetarias. Las voluntades de los compradores vienen representadas por la demanda agregada (DA), que representa el volumen de producción agregada que los agentes económicos están dispuestos a comprar estos agentes económicos pueden clasificarse en familias, empresas, Estado y sector exterior. Las familias compran bienes y servicios para consumir. Las empresas compran maquinaria y equipo que producen otras empresas. El Estado compra también una parte significativa de los bienes y servicios que se producen y el sector exterior hace otro tanto. Por consiguiente, para obtener la demanda agregada hay que sumar la demanda total de todos los agentes económicos.

La demanda agregada (DA) mide el volumen de producción agregada (en unidades monetarias) que los agentes económicos están dispuestos a adquirir.

Por su parte, las voluntades de los vendedores se recogen en la oferta agregada (OA), que representa el volumen de producción que las empresas están dispuestas a sacar al mercado. Como cada empresa produce algo distinto, estas cantidades se agregan a través de su valor: la oferta agregada se mide también en unidades monetarias. Las empresas van a tender a establecer a largo plazo aquel nivel de producción que conocemos como producción natural con independencia de cuáles sean los precios. Cuando la producción se sitúa en su nivel natural, las empresas no utilizan todos los recursos productivos sino que existen recursos desempleados en una tasa que corresponde a la tasa natural de desempleo. Sin embargo, en el corto plazo van a estar dispuestas a aumentar la producción cuando los precios suben, utilizando los recursos a una tasa superior

reduciéndose así el desempleo. Cuando los precios bajan desearán, a corto plazo, reducir la producción y utilizarán los recursos a una tasa inferior dando lugar a una tasa de desempleo superior. Dicho de otro modo, a corto plazo el volumen de producción que ofrecen las empresas aumenta cuando suben los precios aunque, a largo plazo, no dependerá de los precios, como veremos más adelante.

La oferta agregada (OA) mide el volumen de producción agregada (en unidades monetarias) que las empresas están dispuestas a producir y vender.

La demanda agregada y la oferta agregada pueden representarse mediante su correspondiente curva de demanda agregada y curva de oferta agregada, ambas en función del nivel general de precios.

El conjunto que forman ambas curvas es lo que se define como el sistema macroeconómico agregado. La curva de demanda agregada se representa con pendiente negativa, esto es, lo que están dispuestos a gastar los agentes económicos en bienes y servicios decrece al aumentar el nivel general de precios. Por su parte, la curva de oferta agregada se representa, a corto plazo, con pendiente positiva: las empresas están dispuestas a generar un mayor volumen de producción al incrementarse el nivel de precios.

reduciéndose así el desempleo. Cuando los precios bajan desearán, a corto plazo, reducir la producción y

El sistema macroeconómico: la curva

de demanda

agregada

y

la

curva de

oferta

agregada a corto

plazo.

El

nivel

de producción

Agregada real (Y) y el nivel general de precios (P) de un país se van a

determinar, en el estudio del ciclo, por medio del equilibrio de las dos curvas.

EQUILIBRIO

MACROECONÓMICO:

CAMBIOS

EN

EL

EQUILIBRIO

Como ya se ha señalado, el sistema macroeconómico tenderá a la producción agregada y al nivel general de precios determinados por la intersección de las curvas de oferta agregada y de demanda agregada. Producción real (Y) y precios (P) se modificarán cuan-do cambien algunos de los determinantes que puedan desplazar las curvas de oferta o demanda. A continuación, se analizarán dos casos y se estudiará el efecto, tanto a cortó como a largo plazo, de cambios que llevan a desplazamientos de las curvas, partiendo siempre, para hacer más sencillo el análisis, de una situación de equilibrio a largo plazo o producción natural. Consideraremos, en primer lugar, un aumento del gasto público (G) y, en segundo lugar, una reducción de la oferta monetaria (OM).

Efecto de un aumento del gasto público (G)

determinar, en el estudio del ciclo, por medio del equilibrio de las dos curvas. EQUILIBRIO MACROECONÓMICO:

En

la

determinar, en el estudio del ciclo, por medio del equilibrio de las dos curvas. EQUILIBRIO MACROECONÓMICO:

figura muestra el efecto, a corto y a largo plazo de un aumento del gasto público (G) o compras del Estado, esto es, de una política fiscal expansiva cuando la economía se encuentra inicialmente en la producción natural (Yn). Esta política conduce a un desplazamiento de la curva de demanda agregada (DA) hacia la derecha.

A

corto plazo

(gráfico de

la izquierda) se genera

un

ex-ceso de

demanda que eleva el nivel general de precios (de P1 a P2). Como consecuencia de este aumento de precios los empresarios incrementan su nivel de producción (de la producción natural, Yn a Y2) y contratan más trabajo, ya que no ha habido tiempo para que los salarios se ajusten a los nuevos precios de los productos y, por tanto, la curva de oferta agregada (OA) es creciente. El equilibrio pasa, por tanto, del punto A al punto B y la tasa de desempleo se reduce por debajo de la tasa natural de desempleo.

A largo plazo (gráfico de

la

derecha), debido a que la tasa de

desempleo se ha situado por debajo de la tasa natural, se producirá

un aumento de los salarios, que acabarán ajustándose a las subidas

de precios. La

curva de oferta

agregada se vuelve vertical a largo

plazo y la producción vuelve a su nivel inicial (la producción natural Yn). Las empresas despiden trabajadores regresando otra vez a la tasa natural de desempleo. El equilibrio pasa a largo plazo del punto A al punto C. Si la economía se situaba al principio en la producción natural, a largo plazo una política fiscal expansiva no modifica la producción ni el empleo: eleva tan sólo el nivel general de precios (de P1 a P3).

Efecto de una disminución de la oferta monetaria (OM)

A corto plazo (gráfico de la izquierda) se genera un ex-ceso de demanda que eleva el

La

A corto plazo (gráfico de la izquierda) se genera un ex-ceso de demanda que eleva el

Figura muestra el efecto, a corto y a largo plazo, de una reducción de

la oferta monetaria

(OM),

es

decir,

de

una

política monetaria

contractiva cuando la economía se encuentra inicialmente en la producción natural (Yn). Esta medida lleva a que la curva de demanda agregada (DA) se desplace hacia la izquierda.

A corto plazo (gráfico de la izquierda) se genera un ex-ceso de oferta que reduce el nivel general de precios (de P1 a P2). Como consecuencia de este descenso de precios, los empresarios reducen su nivel de producción (de la producción natural a Y2) y disminuyen la contratación de trabajo, ya que no ha habido tiempo para que los salarios se ajusten a los nuevos precios de los productos y, por tanto, la curva de oferta agregada (OA) es creciente. El equilibrio pasa, por tanto, del punto A al punto B y la tasa de desempleo aumenta y se coloca por encima de la tasa natural de desempleo.

A largo plazo (gráfico de la derecha), dado que la tasa de desempleo

es elevada, tendrá lugar una caída de los salarios que se ajustarán al descenso de los precios. La curva de oferta agregada se vuelve

vertical a largo

plazo y

la

producción

vuelve a

su

nivel inicial

(la

producción natural). Las empresas contratan más trabajadores regresando otra vez a la tasa natural de desempleo. El equilibrio pasa a largo plazo del punto A al punto C. Si la economía se situaba al principio en la producción natural, a largo plazo una política monetaria contractiva no modifica la producción ni el empleo: reduce tan sólo el nivel general de precios (de P1 a P3).

Componentes de la demanda agregada (DA)

Demanda agregada (DA) = Consumo privado (C) + Inversión privada (I) + Compras del Estado o gasto público (G) + Exportaciones netas (XN)

La demanda agregada (DA) se divide en varios componentes, cada uno de ellos de una naturaleza y motivación distintas: consumo (C), inversión (I), gasto público (G) y la diferencia entre exportaciones e importaciones, que se denomina exportaciones Netas (XN). Por tanto, DA = C + I + G + XN.

EL PRIMER COMPONENTE DE LA DEMANDA AGREGADA:

EL CONSUMO

El consumo privado (C) es el componente más importante de la demanda agregada. Mide la demanda de los particulares en bienes y

servicios finales de consumo,

esto es, aquéllos

que

se

usan para

satisfacer necesidades. Estos bienes pueden ser nacionales o importados. Se sabe que la demanda de consumo es tanto mayor cuanto mayor sea: a) la renta disponible, y b) la riqueza real de los individuos.

Renta (o ingresos) y riqueza son dos conceptos diferentes

Aunque a veces se confundan,

renta

(o

ingresos) y riqueza

son

conceptos

distintos. La renta

o

ingresos

es

el

flujo

de

salarios,

intereses, alquileres, etc., que reciben las personas

durante un

período de tiempo y refleja el reparto de la producción de un país entre los agentes que la han generado. Por tanto, la renta agregada está determinada por lo que el país produce. La riqueza, por el contrario, es el valor neto de los activos que poseen los agentes en ese país. Mientras que la renta es una variable flujo, la riqueza es una variable fondo. El salario que obtiene una persona por trabajar es renta o ingreso. Esa misma persona puede poseer riqueza por haber ahorrado en el pasado o por haber recibido donaciones (herencias, etc.)

a) El consumo crece al aumentar la renta disponible del sector privado, que es la diferencia entre la renta agregada total o producción agregada, medida en unidades monetarias reales, y los impuestos netos (T), que son la diferencia entre los impuestos propiamente dichos y las transferencias, que se consideran impuestos negativos. Recuérdese que las transferencias son todos aquellos pagos que realiza el Estado a los individuos sin que medie una contraprestación directa (seguro de desempleo, pensiones, etc.). Por tanto, un aumento de las transferencias actuaría como una disminución de impuestos, es decir, aumentando la renta disponible del sector privado. Para una producción o renta total dadas, el Estado puede variar la renta o ingresos que perciben realmente los

individuos modificando la cantidad que detrae el propio Estado en impuestos. Dado que las personas gastan una parte de sus ingresos o renta en consumo, al ver aumentada su renta disponible también desearán consumir más. Para el mismo nivel de producción agregada o renta total, unos impuestos más elevados implican más ingresos para el Estado y, por tanto, menos renta disponible para el sector privado y un nivel de consumo inferior.

b) El consumo privado crece también cuando aumenta la riqueza real que se mide como el cociente de la riqueza agregada nominal (A) y el nivel general de precios (P). Si las personas ven que su riqueza nominal aumenta, desear consumir más, ya que una parte del gasto en consumo proviene de la riqueza acumulada por los individuos. Por ejemplo, los individuos tienen una parte de su riqueza en títulos que se cotizan en la bolsa de valores. Si la bolsa sube, los individuos perciben que su riqueza aumenta. Pero, al aumentar los precios, una parte de la riqueza de las personas pierde valor. El caso más sencillo es el del dinero: si alguien mantiene una parte de su riqueza en forma de dinero, al subir los precios ese dinero puede comprar. La conclusión es que, al aumentar los precios, la gente estará dispuesta a consumir menos aunque no cambie su renta real, dado que una parte de su riqueza ha perdido valor.

En resumen, el consumo privado aumenta al incrementarse la riqueza nominal (A) y desciende al incrementarse los impuestos (T) y el nivel general de precios (P). Ya que el consumo es un componente de la demanda agregada, un aumento de la riqueza nominal lleva a un aumento de la demanda agregada, mientras que un aumento de los impuestos o del nivel general de precios reducirá la demanda agregada.

El consumo privado (C) aumenta al crecer la riqueza nominal (A) y disminuye cuando se incrementan los impuestos netos (T) (que están constituidos por la diferencia entre los impuestos y las

transferencias), ya

que

reducen

la

renta

disponible.

También

disminuye el consumo privado al aumentar el nivel general de

precios (P).

FACTORES QUE INFLUYEN EL CONSUMO

RENTA DISPONIBLE

RENTA ESPERADA

RIQUEZA

POLITICA FISCAL

POLITICA MONETARIA

DEFICIT FISCAL

DISPONIBILIDAD CREDITICIA

ESPECTATIVAS FUTURAS

OTROS

RENTA DISPONIBLE:

De todos los factores que influyen en una familia el más importante es la renta disponible (renta resultante tras haber recibido las transferencias y haber pagado los impuestos.)

RENTA ESPERADA

Si

se

supone

que

se

consigue

un

trabajo

muy

bueno

y

bien

remunerado justo al acabar la universidad. Aunque no se empieza a trabajar hasta septiembre, con lo que la renta disponible no ha aumentado todavía, sin embargo, es posible que a partir de ahora se empiece a gastar más en bienes y servicios finales, puesto que se sabe que pronto se obtendrá ingresos.

Si las expectativas de la renta futura son favorables incita a los consumidores a gastar una proporción de su ingreso disponible más elevada de la actual- Función consumo se desplaza hacia arriba.

Por el contrario si esta es desfavorable, los consumidores gastaran menos a cualquier nivel de renta disponible – Función Consumo Hacia abajo.

RIQUEZA

 

La riqueza de un hogar influye en la proporción de renta disponible

que

se

gasta.

Esta observación forma parte de un modelo

denominado HIPOTESIS DEL CICLO VITAL que explica como toman los

consumidores sus decisiones sobre el ahorro y el consumo. Según esta hipótesis los consumidores planifican el gasto teniendo en cuenta su vida entera y no solo su renta disponible en un momento dado así pues intentan distribuir su consumo a lo largo de la vida:

Ahorran parte de su renta disponible durante los años de mayores ganancias (generalmente cuando tienen entre cuarenta y sesenta años) y durante su jubilación viven de la riqueza que han acumulado.

POLITICA FISCAL

Se le conoce como política fiscal a los intentos del gobierno por influir en la economía mediante la creación y modificación de impuesto, el pago de transferencias y la compra de bienes y servicios.

Política Fiscal Restrictiva o Contractiva

Se Produce cuando el gasto neto del gobierno se reduce ya sea a través mayor recaudación fiscal o reducción del gasto público o una combinación de los dos.

Política Fiscal Neutral

Una postura neutral de la política fiscal implica un presupuesto equilibrado en el G = T (gasto público = ingresos fiscales). El gasto gubernamental es financiado íntegramente por los ingresos fiscales y en general los resultados del presupuesto tienen un efecto neutro en el nivel de actividad económica.

POLITICA MONETARIA

La política monetaria es el proceso por el cual el gobierno, el banco central o la autoridad monetaria de un país controlan:

La oferta monetaria.- Cantidad de dinero en circulación

Los tipos de interés o coste de dinero.-

Tipo de interés que

fija

el

banco central o autoridad monetaria a muy corto plazo

POLÍTICA MONETARIA EXPANSIVA

Una política monetaria expansiva es aquella política monetaria que busca aumentar el tamaño de la oferta monetaria. Como ya hemos mencionado, en la mayoría de los países, la política monetaria es controlada por un banco central o un ministerio de finanzas.

POLÍTICA MONETARIA RESTRICTIVA

Política monetaria restrictiva es aquella que busca contraer el tamaño de la oferta monetaria.

DEFICIT FISCAL

El gobierno posee una serie de gastos, como el pago de los sueldos y salarios de sus empleados, intereses de sus deudas, pensiones, la construcción de escuelas, carreteras, hospitales y muchas otras cosas. Estos gastos pueden ser financiados de diversas maneras, aunque la principal es a través de la recaudación de impuestos. Pero muchas veces ocurre que el monto total de los ingresos del gobierno no alcanza para cubrir todos los gastos, y es ahí cuando se dice que hay déficit fiscal

DISPONIBILIDAD CREDITICIA

El acceso al crédito puede permitirles a las familias un mayor nivel de consumo. Así una economía puede consumir más si existe un adecuado sistema financiero (compuesto por bancos, financieras, cooperativas de ahorro y crédito, etc.) que proveen crédito suficiente a través de distintos medios: préstamos, tarjetas de crédito, etc.

ESPECTTIVAS FUTURAS

Opiniones o creencias que los agentes económicos tienen acerca del comportamiento futuro de la economía o de algunas de sus variables más relevantes. Estar a la expectativa significa estar a la espera de algo. Toda decisión económica descansa en unas determinadas expectativas acerca de la evolución futura de aquellas variables que de forma más significativa afectan o condicionan el resultado de dicha decisión

EL SEGUNDO COMPONENTE DE LA DEMANDA AGREGADA:

LA INVERSIÓN PRIVADA

La inversión privada (I) es el gasto planeado por las empresas en maquinaria y equipo (bienes de capital). La inversión constituye una demanda de una parte de la producción ya que, para invertir, las empresas desean comprar la maquinaria y equipo que produce otras empresas. Mientras que en la teoría del crecimiento (a muy largo plazo) la inversión daba lugar a un incremento de las dotaciones de recursos (al instalar la maquinaria aumenta la capacidad productiva de las empresas), en la teoría del ciclo, que considera dotaciones de recursos fijas, lo que importa es el efecto que tiene la inversión sobre la demanda agregada.

¿Por qué invierten las empresas?

Porque piensan que van a obtener una rentabilidad, unos beneficios en el futuro. Por tanto, el volumen de esta inversión depende de los costes de la misma y de los beneficios que las empresas esperan obtener en el futuro de esta inversión. Los beneficios futuros que puede proporcionar la inversión son inciertos; nadie puede saber con seguridad cuál será su volumen. Por ello la inversión depende de una opinión subjetiva de los empresarios con respecto a lo que ocurrirá en el futuro: es lo que llamamos las expectativas (u) y se refieren al grado de optimismo o pesimismo con respecto al futuro. Las expectativas afectan a los beneficios esperados y, por tanto, a la inversión. Cuando mejoran las expectativas, los empresarios se sienten más optimistas y desean invertir más, demandando así mucha maquinaria. Lo contrario ocurre en épocas de pesimismo. La inversión es el componente más inestable o volátil de la demanda agregada, ya que está determinada por algo como las expectativas, que pueden cambiar sustancialmente de un año a otro. La demanda de inversión también depende, negativamente, del tipo de interés (r), ya que determina uno de los costes de la inversión. El tipo de interés es el precio que hay que pagar por la utilización del dinero durante un período de tiempo. Así, si hay que pagar cuatro euros anuales por un préstamo de 100 euros (y al final devolverlos, naturalmente), el tipo de interés será del 4% anual.

¿Cómo influye el tipo de interés sobre la decisión de inversión?

En la mayor parte de las ocasiones las empresas se ven obligadas a

tomar prestados

los

fondos

para

comprar

la

maquinaria.

Posteriormente, devolverán los fondos y pagarán el interés. Por ello, el interés es un coste que se añade al de la maquinaria: con tipos de interés más elevados, las empresas observan que la inversión es más cara y desean invertir menos.

¿Cómo se determina el tipo de interés?

El tipo de interés es un precio, el que hay que pagar por utilizar dinero prestado, y como tal, su valor depende de que el dinero disponible en circulación sea más abundante o más escaso. Por ello, el tipo de interés depende inversamente de monetaria real. Esta cantidad de dinero real en circulación se calcula como el cociente entre la oferta monetaria nominal (OM), o número de euros que hay en circulación, y el nivel general de precios (P). Por tanto, la oferta monetaria reales (OM/P). La oferta monetaria nominal es una magnitud controlada por las autoridades. Si aumenta la oferta monetaria nominal (OM), y los precios no cambian, se incrementará también la oferta monetaria real (OM/P), el dinero se hará más abundante y se reducirá el tipo de interés. Como consecuencia, aumentará la inversión. Cuando se reduce la oferta Monetaria nominal, tiene lugar el proceso contrario. Si aumenta el nivel general de precios, y la oferta monetaria nominal no cambia, se reducirá la oferta monetaria real y el dinero será más escaso en términos reales. En este caso el número de euros que hay en circulación no habrá cambiado, pero ha disminuido lo que estos euros pueden comprar. Como consecuencia, aumentará el tipo de interés y se reducirá la demanda de inversión.

En resumen, al aumentar la oferta monetaria nominal (OM) aumenta también la oferta monetaria real y, con ello, baja el tipo de interés y se incrementa la inversión y la demanda agregada. Por el contrario, al aumentar el nivel general de precios, se reduce la oferta monetaria real, el dinero se hace más escaso y se eleva el tipo de interés. Esto afecta negativamente a la inversión y a la demanda.

La demanda de inversión privada (I) aumenta al mejorar las expectativas de los empresarios (u), al incrementarse la oferta monetaria nominal (OM) o al disminuir el nivel general de precios (P). Cuando aumenta la OM, que está controlada por las autoridades, aumenta también la oferta monetaria real (OM/P) y el dinero se hace más abundante. A partir de aquí se reduce el tipo de interés (r), que es el precio que hay que pagar por utilizar el dinero y que supone un coste para la inversión. Por ello, al reducirse

el tipo de interés, que es uno de los costes, la inversión aumenta. Un

aumento del nivel

general de precios

reduce

la cantidad

real

de

dinero en circulación, eleva el tipo de interés y lleva a una disminución de la demanda de inversión.

Tipos de inversión:

En existencias (o capital circulante). ® En capital fijo (plantas industriales y equipos o maquinaria). ® En capital social (viviendas e infraestructuras). ® En capital humano (inversión en formación y conocimiento).

FACTORES QUE DETERMINAN LA INVERSION

La expectativas de ganancia

 

Reserva de capital existente o su ociosidad

Progreso tecnológico

Crecimiento económico del país

Marco legal

Marco institucional

Políticas de gobierno

CLASIFICACIÓN

DEL

GASTO

DESDE

EL

PUNTO

DE

VISTA

MACROECONÓMICO:

Gasto corrientes o de consumo: Gasto para proporcionar servicios públicos, salarios de funcionarios y compra de bienes y servicios. Gasto de capital: Gasto para mantener o mejorar la capacidad productiva del país, sobre todo infraestructuras. Gasto de transferencia: Capital que el estado cede a empresas y familias que lo necesitan Transferencias

LA FUNCIÓN DE CONSUMO

Es la ecuación

que representa la variación del consumo de

una familia disponible.

en

relación

con

la

variación con su renta

Formula:

C = a + PMC x yd

C:

consumo

a:

es una constante ; consumo autónomo

PMC:

Propensión marginal al consumo e

Yd:

ingreso disponible

Para lograr una explicación, los economistas propusieron funciones de consumo. Se denomina función de consumo a la relación matemática existente entre el consumo agregado que planean las familias y las variables que pueden afectarlo.

Desde el punto de vista histórico, la primera fue la que pro-puso John M. Keynes en 1936 y que desde entonces se conoce como la función de consumo keynesiana. Este autor consideró que la principal variable que influye en el consumo de las personas en un año es la renta disponible corriente, es decir, la de ese año. En esta función, al aumentar la renta disponible, el consumo privado se incrementa también, pero en una cuantía menor, es decir, la propensión marginal al consumo es menor que la unidad. ¿Qué ocurre si la renta no es suficiente para cubrir el consumo que desean las familias? Simplemente, éstas presentarán un ahorro negativo (des ahorran) utilizando lo que tenían ahorrado previamente o pidiendo prestado. Por el contrario, a partir de ciertos niveles de renta, el ahorro presenta valores positivos, es decir, la renta disponible puede cubrir las necesidades de las familias y aún queda algo para guardar. En definitiva, la función keynesiana de consumo presenta una propensión media al consumo que desciende con la renta disponible y una propensión marginal al consumo menor que la unidad.

Una función de consumo es una relación matemática que intenta explicar el consumo agregado a través de una serie de variables. La función de consumo keynesiana considera que el

consumo agregado de un año puede ser explicado a partir de la renta disponible de ese año siendo la propensión marginal al consumo menor que la unidad. Además, esta función presenta ahorro positivo para niveles elevados de renta y des-ahorro en niveles de renta bajos.

EL CONSUMO PRIVADO Y EL AHORRO PRIVADO:

La demanda agregada (DA) de un país podía dividirse en cuatro componentes: consumo privado (C), compras del Estado o gasto público (G), inversión privada (I) y exportaciones netas (XN).

DA = C + I + G + XN

Estrechamente relacionado con el consumo se encuentra el ahorro privado, que es la parte de la renta disponible que no se consume. Recuérdese que el ahorro es una decisión que toman los individuos consistente en consumir menos ahora y consumir más en el futuro. Dicho de otro modo, los individuos deciden dejar una parte de su renta disponible para el futuro y no la consumen. La renta disponible del sector privado es aquélla que resulta de deducir a la renta total de la economía (PIB) los impuestos netos de transferencias (T).

Dado que sólo hay dos opciones para dedicar la renta disponible privada, el consumo privado y el ahorro privado, es fácil llegar a la conclusión de que, en macroeconomía, el ahorro agregado de las familias puede calcularse como la diferencia entre el valor de la renta disponible y el gasto agregado en consumo. Esto es:

Renta disponible del sector privado = Consumo privado + Ahorro privado

Ahorro privado Consumo privado

= Renta disponible del sector privado –

El consumo privado es el gasto agregado

en bienes y servicios

finales

que

realizan

las

familias.

El

ahorro

es

una decisión

consistente en no gastar ahora para consumir más en el futuro. El ahorro privado es aquél que llevan a cabo las familias. El consumo privado y el ahorro privado son fruto de la misma decisión: dada la renta disponible y decidido el consumo, el ahorro es el montante restante.

De los argumentos anteriores deducimos que el consumo privado y el ahorro privado pueden estudiarse de forma paralela, pues son dos resultados de la misma decisión: la de asignar la renta o ingresos entre consumo presente y consumo futuro. Las pautas que han observado en el consumo y en el ahorro en la mayor parte de las economías son tres:

  • a) Desde el punto de vista agregado, tanto el consumo priva-do como

el ahorro privado aumentan con la renta disponible; cuando las familias tienen más ingresos consumen más y también ahorran más.

  • b) Los grupos de rentas más bajas ahorran un porcentaje de su renta

disponible que es inferior al porcentaje que ahorran los grupos con ingresos más altos o, en otras palabras, los grupos de ingresos más elevados consumen un porcentaje de su renta disponible menor que el porcentaje que consumen los colectivos con menores ingresos. Estas proporciones que representan el consumo privado y el ahorro privado en la renta disponible privada de un país se denominan respectivamente propensión media al consumo y propensión media al ahorro.

Cálculo de la propensión media al consumo y de la propensión media al ahorro

Propensión media al consumo = disponible privada

Consumo privado / Renta

Propensión media al ahorro = disponible privada

Ahorro

privado

/

Renta

Ejemplo. Si la renta disponible privada de un país

es

de

1.000

millones de euros y los sujetos se gastan en consumo 700 millones y ahorran 300 millones, la propensión media al consumo es igual a 700/1.000 = 0,7, mientras que la pro-pensión media al ahorro es de 300/1.000 = 0.3.

La propensión media al consumo es la proporción que re-presenta el consumo agregado privado en la renta disponible privada. La propensión media al ahorro es la proporción que representa el ahorro privado en la renta disponible privada.

c) Se observa, en tercer lugar, que un aumento de la renta disponible privada da lugar a un aumento del consumo que es inferior al incremento del experimentado por la renta. Esto implica que el consumo se mantiene más estable que la renta, ya que varía en menor cuantía que ésta. En la realidad, puede comprobarse que el consumo es una de las partidas más estables de las que componen la demanda agregada, de manera que a lo largo del tiempo fluctúa más el nivel de renta que el correspondiente al consumo. El aumento del consumo y del ahorro privado debido a un incremento de la renta disponible en una unidad se denomina, respectivamente, propensión marginal al consumo y propensión marginal al ahorro. La suma de ambas propensiones marginales es la unidad ya que, al ser las dos únicas opciones posibles para asignar esta renta adicional, la suma de estas proporciones debe ser 1.

LA RELACIÓN MACROECÓNOMICA ENTRE EL AHORRO Y LA INVERSIÓN

Se ha señalado ya que ahorro e inversión, pese a ser dos conceptos distintos, en la realidad están relacionados entre sí. El ahorro es una decisión que toman los agentes económicos y que consiste en aplazar

el consumo. La inversión es aquella actividad por la que los agentes económicos gastan en maquinaria y equipo, infraestructuras o viviendas. Pero existe una relación entre ambas: los fondos necesarios para la inversión provienen del ahorro. Los ahorradores prestan estos fondos a los inversores a través del mercado financiero o de los intermediarios financieros. Otras veces es el mismo ahorrador el que realiza la inversión con sus propios fondos: es el ejemplo de una empresa que invierte con sus beneficios en lugar de repartirlos a los propietarios. De esta manera, aunque ahorro e inversión son dos actividades y dos conceptos diferentes y son decisiones que toman personas distintas, ambos están relacionados, ya que los recursos para la inversión provienen del ahorro.

¿Hay algo que garantice

que

los

deseos

e

intenciones

de

los

ahorradores van a coincidir con los de los inversores?

Dicho de otra manera, ¿es posible que el volumen de ahorro y el de inversión no coincidan?

La respuesta es que los mercados financieros, se ajustan de tal manera que logran hacer compatibles las decisiones de ahorro con las de inversión. Cuando el sistema macroeconómico, está en equilibrio, la inversión deseada y el ahorro total coinciden, es decir, los fondos que los ahorradores han decidido generar coinciden con el volumen de fondos que necesitan los inversores para llevar a cabo su actividad. Pero hay otra propiedad importante: cuanto consideramos ahorro e inversión desde el punto de vista contable, es decir magnitudes medidas, estas dos cantidades coinciden siempre.

Desde el punto de vista agregado, el volumen de ahorro coincide siempre con el volumen de inversión cuando se consideran magnitudes contables. Si se consideran magnitudes deseadas, el ahorro planeado por los agentes económicos coincide con la inversión planeada cuando el sistema macroeconómico se encuentra en equilibrio.

Consideráramos un país en el que, por sencillez prescindiremos del sector exterior: el país no tiene exportaciones ni importaciones. Ya que estamos en una economía cerrada, el PIB puede descomponerse, según las diferentes partidas de gasto de la siguiente forma:

PIB = Consumo privado (Cpriv) + Inversión privada (Ipriv) Compras del Estado (G)

+

+

Además las compras del Estado (G) pueden clasificarse en consumo e inversión:

G = Consumo público (Cpub) + Inversión pública (Ipub)

PIB = Cpriv + Ipriv + Cpub + Ipub

La renta total o PIB se repartía entre los particulares y el Estado. La parte que se llevaba el Estado estaba constituida por los impuestos netos de transferencias ( T), mientras que la que quedaba a los individuos se denominaba renta disponible del sector privado. Por tanto:

PIB = Renta disponible del sector privado + + Impuestos netos (T)

Por su parte, la renta disponible del sector privado es utilizada

Por los particulares para consumir (Cpriv) o para ahorrar (Spriv), por tanto:

PIB = Consumo privado (Cpriv) + Ahorro privado (Spriv) + + Impuestos netos (T)

Sustituyendo esta última expresión del PIB, que indica su re-parto y

utilización, en la expresión tenemos que:

que indica la composición del gasto

Cpriv + Spriv + T = Cpriv + Ipriv + Cpub + Ipub

O lo que es lo mismo:

Ipriv + Ipub = Spriv + (T – Cpub)

La expresión entre

paréntesis (T

– Cpub)

es

la

diferencia entre los

ingresos y los gastos efectuados por el sector público en con-sumo. (T – Cpub) se interpreta como el ahorro del Estado, ya que es la diferencia entre lo que ingresa y lo que gasta en consumo.

SI

EN

UNA

ECONOMÍA

 

ESTO SIGNIFICA

 

E IMPLICA

CERRADA,

EL

QUE

QUE

YA QUE

ESTADO

TIENE

 
 

público

El

ahorro La es privada

inversión es Una

parte

del

Superávit

 

superior

superior

 

ahorro público

presupuestario.

A

la

inversión

Financia

la

pública.

 

Al ahorro privado. inversión privada.

 

La

inversión Cada

sector

se

 

El ahorro público privada

es financia

su

Presupuesto

 

es equivalente

equivalente

inversión

equilibrado.

A

la

inversión

Al

ahorro

 

pública.

 

privado.

 

Con su ahorro.

 

El ahorro público La

 

inversión Una

parte

del

es

inferior

privada es inferior ahorro privado

Déficit

A

la

inversión

Financia el déficit

presupuestario.

pública.

Al ahorro privado. del Estado.