Está en la página 1de 14

';«': ' -v ; <

'" '

".'

V-

'•;•', '

*.

• I

'-. -

¿:>-: I;

;

La obra de Wittgenstein no se orienta a proponer ' modelo para las ciencias sociales. Sin embarco, ea tualidad WittgensteÍ9*fi¿ura entre los autores sociólogos prefieren invocar para buscar un fltt de s^a^Usls; Las Aocionej de "ferma de yi4aH; ^Mf|(fp íengiiaje*\r una regía**, "gramática", han pasado a ocupar un lugaren sus léxicos. Asi, el espíritu del "pensa- miento Wittgenstein" sopla sobee lat ciencias sociales. \pw$ptaé considerar esta invocación comoun síntoma:«1 dolae.oluc^deur^disciplina<pieha llegadoatamar en consideración el sJínífitado, el orden detosprácticas y¿ intcricitíial de loa hechos socialef. '

•••iB^a'-teitolí

LSllLLllílMl t

IMÍ

i ÍÉ-''Ám.

V (JC

-

11 lí 11 )L I 11

¿^.'rfl: i

L IL11 1! ' 1111

1 111 s I()r i ti

rMtodotcsk^eatefaljroej^^ nes temas sociológicos vinculadba oon el proMema del significado y de sus usos: el conocimiento corriente, la in- terpretación objetiva y el acuerdo en la coordinación. Al hacerlo, ayudará a IQS sociólogos que fitíenÉ ^ Jlí~ sobre el métodoy el objetodetu disciplina ai

un problema xtuvw* muy muy actual: actual: ¿cómo ¿cómo hacer hacer una^ociología unajocioiogía que que

no se planteecuestiones tan ilusorias como aquellas de las 4»? la filosofía ya se había liberadogracias a Wittgenstein?

••'

'

;'

'

.

;

•'•••'

.

.

,

I

;'

.

'

rtrt-aj» *»lo««»W— —

m

i! -

l.8.B.N.97|M»SCMK)2-11»-4

I 789506ll02 1 184 !

Nueva Visión

Albert Osien

Las formas sociales del

ensarmentó La sociologi

después de Wittgenstein

Dominios

3 remite con exactitud: la

de "saber práctico". Proceder a

sta especificación obliga a trazar una distinción entre la sarte de lo conceptual que se puede captar con la investiga- ción empírica (todo lo que es posible relacionar con el ejercicio del conocimiento corriente y con el saber del sentido común) y la parte que le escapa (todo lo que se debe conceder a las formas "incorporadas" del saber). Los próximos tres capítulos

intentarán trabajar sobre esa cantera.

La gran mayoría de los sociólogos parece admitir hoy en día, con mayor o menor convicción, que, aunque ellos mismos no lo hagan, no es ilegítimo basar el análisis sociológicoen tres proposiciones. La primera plantea que el determinismo es un modelo de explicación de las conductas humanas ampliamen- te insatisfactorio. La segunda afirma que el tipo de saber que los individuos poseen acerca del mundo y de su organización desempeña un papel no desdeñable en la realización de la acción. Yla tercera admite que querer aislar elconocimiento práctico de la acción es una operación algo artificial o una quimera en la que cada vez resulta más embarazoso creer. Dicho de otra manera, parece un hecho incorporado -o por lo menos ya no se encuentran sociólogos que impugnen abier- tamente la idea- que el conocimiento y la acción están tan íntimamente mezclados en nuestras existencias que esimpo- sible imaginar una conducta humana cuyas razones y conse- cuencias probables escapen totalmente a aquel que la realiza. Es preciso decir que la apariciónde las ciencias cognitivas en el horizonte de las ciencias sociales, y el prestigio que han adquirido en e! escenario científico, han favorecidoamplia- mente ese movimiento. En efecto, ¿quién se atrevería ahora a poner en duda la importancia de la cognición en la explica- ción de los fenómenos sociales? Pero ese reconocimiento sigue siendo demasiado general. No se apoya, para el caso, en ninguna definición específica de la naturaleza del conocimiento que poseen los seres humanos acerca del mundo que los rodea o de la función que cumple en la organización de la acción en común. En suma, aún nos encontramos en los comí en/os de untralWQO que leproporcio-

98

nada* la sociología nociones que te permitirían identificar, entre el conjunto de los fenómenos que habitualmente en- globamos con el término "conocimiento", lo que surge respec- tivamente del mecanismo cognitivo, de la percepción, de la racionalidad calculadora, de la racionalidad moral, de la inter- pretación o del campo aún mal desbastado del saberpráctico. Una buena manera de abrir esa cantera consiste, según creo, proceder a una primera clarificación conceptual que per- ita distinguir entre el saber del sentido común y el conoci- miento corriente, dos nociones que la sociología emplea a menudo como si fueran homologas.1 Esta distinción recuerda la línea demarcatoria algo incier- ta que Wittgenstein propuso establecer entre "gramática de las profundidades" y "gramática de superficie",2 oaquella, algo más precisa, entre "proposiciones gramaticales" y "proposi- ciones empíricas", que H. J. Glock caracteriza así:

El contraste entre proposiciones empíricas y proposiciones gramaticales es un contraste entre las reglas de nuestros

juegos de lenguaje y las intervenciones que hacemos en nues-

juegos del lenguaje de acuerdo con esas reglas (7. F. § 49;

Es preciso no confundir las proposiciones grama-

ticales con enunciados empíricos que dicen que una comuni- dad observa ciertas reglas lingüísticas, como "todos los ingleses utilizan esos signos de tal modo" ni con proposiciones relativas a las condiciones de segundo plano que hacen prac-

ticables las reglas. En efecto, las proposiciones gramaticales se utilizan de manera normativa para explicar, justificar y criticar el uso de laa palabras.

Si se extrema la comparación, se puede decir que esta distinción presenta ciertos rasgos de aquella que separa la manera en que se describe una acción (pretender haber actuado según las reglas) y los procedimientos que permiten poner esta descripción en forma (llegar a manifestar que se actúa de acuerdo con las reglas). Por cierto que en ambos casos, las reglas en cuestión no son exactamente del mismo orden. Para el wittgensteiniano, esto no plantea problemas:

tro s

C. § 662)

'

~

'''''

Í

'

<

'•'''•"

'

'•

' _

'.).,^-:- -

-'

'

'

í j

-'i'- '

'

'

-'

'

'

'

'

' '

i

-•

" l

[

ftffa

Mé7'idiens, 1988 [El conocimiento ordinario: compendio de sociología, México, Fondo de Cultura Económica, 1993]. 21. F. §664. «"Grammaire", en H. J. Glock, ap. cit., pág. 281. "C" rtotite aquí «Sota; la certeza.

96

'Como lo Jt«eé M

Mafessoli, La Coiutaúsantp ordinaire,

regla es un conceptocon "aire de familia", cuyapluralidad

investigación

conceptual. Para el sociólogo, esas dos formas de emplear la idea de regla son un asunto empírico: expresan dos modalida- de ejercicio del conocimiento que hay que distinguir. Se ilantea entonces la cuestión de saber cuáles son las nociones que conviene retener para denominar cada una de esas modalidades. A este interrogante procurarán aportarle una respuesta los siguientes dos capítulos.

; usos forma parte integrante y suscita la

PROPIEDADES DEL CONOCBIIBWTO CORBIHÑTE:

La sociología tradicional tedhazó durante mae&o tiempo 1* posibilidad de integrar en su enfoque las nociones de saber de sentido comúny de conocimiento corriente que -por lo menos así se pensódurante algún tiempo—socavaban el fundamento de la disciplinaporquereemplazaban un enfoqueindividualis- ta por un enfoque bolista y planteaban un difícil problema de explicación: ¿cómo generalizar a partir de descripciones particulares? Pero, como ocurre a menudo en materia de opiniones definitivas, el tiempo se encargó de hacer su trabajo. En la actualidad se comprueba que esas nociones tranquilamente forman parte de la caja de herramientas del sociólogo. Y, sin embargo Cuando se consideran las diferentes corrientes de la socio- logía actual, se advierte que si bien la disciplina se ha acostumbrado al uso de esas dos nociones ello se debe,sobre todo, a que estas han sido circunscriptas a una perspectiva limitada, la de la rehabilitación del "puntode vista del actor". Como lo testimonia la reciente proliferación de manuales de investigaciones de campo, se ha convertido en efecto enhuen método recoger, cada vez con mayor rigor, lo que dicen los individuos a propósito de lo que hacen y tomar esas descrip- ciones en serio.4 Pues bien, se podría decir que nada ha cambiado: se observa que la restitución del discurso de los actores sirve muy a menudo para ilustrar una explicación que continúa construyéndose a partir delas categorías científicas de descripción del analista. En loesencial, la sociología capta todavía el conocimiento como un stock de cosas aprendidas

«n« exposición má* amplia, cf. el capítulo 4 de este libro.

97

por los individuos en tattociatiZACiÓn, nwptentadas y fortale- cidas en la intersubjetividad y que les es posible movilizar (deliberadamente o de manera mecánica) en el momento oportuno de modo más o menos ajustado a la situación. Es sin duda por eso que el "sentido común" ha visto cómo se le ha conferido el estatus de lenguaje de descripción de la acción con el que es posible dar cuenta, estudiando los recursos lexicales y sintácticos que los individuos utilizan, para comen- tar y explicitar lo que hacen en tal o cual circunstancia.5 Pero esta rehabilitación del sentido común se ha producido de manera algo anárquica, a veces con el precio de exigencias de rigor consignadas en el método sociológico. No todos los investigadores han logrado apartar las derivas del subjetivis- mo, no exagerar el valor de la experiencia individual,recono- cer la naturaleza social de la actividad de pensar. Ahora bien, como escribe A. W. Rawls, cuando deja de hacerlo:

[ ]

la sociología contemporánea corre el riesgode reemplazar

una epistemología individualista por una epistemología co- en lectiva. tanto Lo disciplina.6 que equivaldría, de hecho, a rechazar la sociología

Otra manera de encarar el conocimiento corriente se bosqueja cuando se adopta, a la manera en que lo hacen los etnometodólogos, una opción metodológica que consiste en admitir, de manera incondicionaly sin procurar vincularlas en una teoría, tres proposiciones:

•;

.

*•• •

: a,-

'-':•••.:>*>

1. los individuos tienen una visión suficientemente perti- /| nente delmundo en el<jue viven y de los universos de acción en los cuales acostumbran comprometerse; 2. evalúan correctamente la formay el desarrollo que debe- rían tener los tipos de actividad colectiva en los que participan regularmente; 3. y son capaces de ajustar sus conductas a las circunstan- cias de la acción y de hacer una descripción correcta de las razones por las cuales lo han hecho.

**

''

'

•'•

'•'•

''

'

''•!*?;,;

;

'

'- .

, L>;

''':F'?'- í •'"':'•

K'"

Cuando es aprehendido a partir de esas tres proposiciones,

0 Una excelente presentación de la utilización del tema del sentido común en sociología es propuesto por D. Thomas, "Sociology and Com- mon Sense", Inquiry, 21 (1), 1978.

G A. W. Rawls, "Durkheim and

Pragmatism: An Oíd Twist on a

Conterapor&ry Debuto", SociologícalTheary,

98

15 ü>, 1997, pá«. 28.

el conocimiento corriente ya no áé redtfc», como es el casfreii «"Sociología, a una fuente para la descripción. Recupera su * carácter dinámico y se presenta más bien como una capacidad

V que se ejerce en y por la acción. Procuraré demostrar que bajo ese aspecto se puede concebir el conocimiento en tanto tal como una condicióninicial —y a menudo ignorada- de la acción en común. Para anticipar algo sobre los desarrollos venide- ros, digamos que los análisis que se presentarán en los próximos capítulos pretenden establecer que esta condición

actividad que los individuos ponen en

marcha cuando actúan y que consiste en tomar en considera- ción —directamente en la acción— la capacidad de suspartenai- res para producir un número indeterminado y siempre revi- sable de descripciones de los hechos y de los acontecimientos.7 Lo que —convengamos— es un fenómeno bastante diferente del "punto de vista de los actores" sobre los acontecimientos en los que participan.

Esta concepción del conocimiento plantea, como se sabe, un delicado problema: ¿cómodemostrar que la manera en que un individuo ordena, aquí y ahora, el universo de acción en el cual se encuentra momentáneamente presente es reconoci- ble en términos idénticos por los otros participantes en ese mismo universo? Ese problema se desdobla en otro: ¿cómo quedaría asegurada la coordinación de la acción si ese no fuera el caso? Antes de abordar esos dos problemas, como preámbulo, voya intentar identificar las propiedades socioló- gicas del conocimiento corriente.

remite a esta incesante

La hipótesis de la captación directa

•_•

El término "conocimiento" persiste en tener dos empleos. En su acepción noble (la que acude más de inmediato a la mente), la palabra evoca el trabajo de un pensamiento que obedece a los principios de la lógica y busca componer una descripción clara, rigurosa y objetiva de losfenómenos observables. En su acepción vulgar, la palabra remite más bien a un hecho especial: todo individuoposee normalmente los medios para expresar por qué hace lo que hace, del modo en que lo hace (lo que no quiere decir que produzca una descripción verídica

.-•

•: :f,--i^''.••••'-:

••••:•-.

'

'

<•:••

¡

-.\>

.•'.•••'"••'

7 Otra manera de captar el conocimiento corriente ha sido propuesta por R. Keucheyan, "Sens commun et réalité sociale: perspectives socio-

sur les sciences sociales, 42(2),

logiques et philosophiques", Informations
2003.

o confiable de lo qjip ocüpre).8 La idea del conocimiento

corriente se coloca deliberadamente del lado de esta acepción vulgar; es esto, sin duda, lo que hace que sea tan embarazoso asumirla sin más.

palabra conocimiento y

la actividad docta (ya sea científica o simplemente erudita),

y su estrecha conexión con las nociones de objetividad y de verdad, lentamente seha idodisgregando. Yse ha establecido la costumbre de asimilar el conocimiento a un conjunto de creencias no demasiado articuladas entre sí. Esta costumbre adoptó dos aspectos: la primera es la de un alineamiento hacia abajo que, justificado por el descubrimiento de la imposibili- dad teórica de fundar un conocimiento objetivo,9 emparenta todo elemento del saber a una creencia, con el riesgo de suscitar una posición anticientífica o un irracionalismo más o menos virulento.La segunda es la de un alineamiento hacia arriba que, porque concede a la creencia el estatus de saber, renuncia a desvalorizar cualquier descripción, admitiendo una equivalencia de todos los puntos de vista posibles sobre los objetos y los fenómenos del mundo, los que se vuelven igualmente válidos y legítimos. En ausencia de una definición rigurosa de la noción de creencia,10 ambas opciones abren el camino a un relativismo descalificador a sabiendas (cuandosirve para desvalorizar o para burlarse del enfoque científico) ofácilmente mistificador (cuando procura desacreditar la posibilidad de un saber racio- nal). Sin embargo, existe una tercera opción a la que se puede calificar de "neutra": esta reconoce la existencia de dos moda- lidades de conocimiento (una científica, la otra del sentido común) que poseen criterios específicos de identificación. No obstante, la supuesta neutralidad de esta tercera opción no cae por su propio peso. Ocurre que la distinción conocimiento científico/conocimiento del sentido común produjo estragos, algunos de cuyos efectos aún no se han disipado. Se la ha acusado de haber suscitado un cuestiona- miento, considerado absurdo, del trabajo de la ciencia en

Se sabe que la asociación entre la

Pratiques, 8 M.-A. Paveau, n!! 117-118, "Les 2003. voix du sens commun dans le discours sur 1'école",

flA menudo se asocian a este descubrimiento dos nombres: el de Popper y el de Quine. Un ejemplo del uso que de ellos se puede hacer fue presentado antes en la exposición de la solución escéptica de Kripke. 111 Para un esbozo de identificación de este problema, cf. F. Récanati, "Can We Believe What We Do Not Understand", Afind and Language, 12

flj, 1997.

general y de la sociología en particular.11 Sin embargo, creo que esta distinción sigue siendo válida en tanto su única pretensión es reafirmar la legitimidad de dos campos del conocimiento, sin instaurar ninguna relación de subordi- nación o de exclusión de uno u otro. Por otra parte, esta es la concepción que defiende Dewey cuando preconiza consi- derar la ciencia y el sentido común como dos maneras diferentes de llevar adelante lo que él llama la investiga- ción (es decir, el compromiso con el mundo tal como se reaiizg"CTrBrnísoluoi6n de problemas prácticos):

^

"T?7"\~^—T? '.?v;;>•;••• :ó ',',,

( )

cualitativo, mientras que la ciencia está obligada por sus propios fines y por sus propios problemasa enunciar su objeto en términos de magnitud y demás relaciones matemáticas que son no cualitativas. El otro hecho es que, puesto que el sentido común no se interesa directa ni indirectamente sino en problemas de utilización y goce, resulta teleológicoen sí. Por otra parte, la ciencia ha progresado al eliminar las "causas finales" de todos los campos de los que se ocupa, reemplazán- dolas por mesuradas correspondencias de cambio. Seexpresa, para utilizar la antigua terminología, en términos de "causa- lidad eficiente", sin considerar los fines y los valores. Esas diferencias se deben, a nuestro juicio, al hecho de que tipos diferentes de problemasexigen modos diferentes de investi- gación para resolverlos; no se debena ninguna división funda- mental del objeto existencial.12

el sentido común ocupa un campo que es esencialmente

En suma, reconocer la existencia de dos formas de conoci- miento implica, si no se le asigna una carga ideológica a esta operación, admitir tres proposiciones:

1. el conocimiento práctico es una forma de conocimiento que combina elementos de saber (acerca de lo que hace que el mundo sea lo que parece ser) e instrucciones que regulan los usos aceptables de esos elementos en el contexto;

11 Es el caso, efectivamente, de aquellos etnometodólogos que desarro- llaron una versión radical de la noción de reflexividad. Cf. P. McHugh, S. Raffel, D. Foss & A. Blue, On the Beginning of Social Inquiry, Londres, Routledge & Kegan Paul, 1974; S. Woolgar (edj, Knowledge and reflexi- vity: New Frontiers in the Sociology of Knowledge, Londres. Sage, 1988; M. Pollner, "Left of Ethnomethodology", American Sociülogical Review,

56, 1991.

12 J. Dew«y,Logique.Lathéorie efe l^UÍte, París, PUF, 1993 [1S|30J,

pág. 138.

IM.

¡yi, esta forma de comKáttdento »e ejeiw per éateit) y

exclusivamente en la acción;" 3. supone la existencia de Ja relación directa que un individuo mantiene con el mundo una vez que ha aprendido a hablar una lengua natural. La noción de "captación directa" {"directéité"] (loque Merleau-Ponty denomina "inmediatez")14 resume una idea: el conocimiento práctico se adapta al momento o a las circunstanciasactuales en comportamiento y en enunciados sin requerir computación ni cálculo racional protocolos ni presentación experimentales. de pruebas ni verificación por medio de

:>J

'•'• j. •',:••• .-

.•'•":

'

>•-.

'.-•• .;•,'

;

' í ¡

Toda la idea de conocimiento corriente está contenida,ami juicio, en la hipótesis de la captación directa. No obstante,

esta hipótesis plantea delicadascuestionesy una parte de las proposiciones que discutenla filosofía de la mente, el pragma- tismo, la fenomenología, el interaccionismo realista deGof- fman Ia ola etnometodología consiste precisamente en justifi- car su validez. El primero de esos problemas -del que se ocupan filósofos como Putnam, McDowell o Travis—16 es el de la relación que mantiene el pensamiento con el mundo. El sociólogo no tiene esa preocupación: puedeprescindir de ella, de la molestia de tener que explicar cómo las palabras "se

enganchan" con el mundo, y

teoría dela representación que requiere ese enganche. Puede

limitarse a anunciar el tipo de

13 Sobre este punto, cf. G. E. M. Anscombe, ob. cit., § 48, págs. 149-151.

14 M. Merleau-Ponty, Phénoménologie de la percepción, París, Galli- 1984]mard,, 1976 [1945] IFenomenología de la percepción, Barcelona, Planeta,

15 Entiendo por "interaccionismo realista" esa clase de interaccionismo no simbólico (incluso antisimbólico) propuesto por Goffman y en el que los partidarios del interaccionismo simbólico (que coloca al yo -self- en el fundamento de la construcción del significado de las cosas y de los acontecimientos) rápidamente han denunciado toda clase de semejanzas con su enfoque. Cf. ¡os debates entre N. Denzin ("Symbolic Interactio- nism and Ethnomethodology: a Proposed Synthesis", en J. Douglas (ed.), Understanding Everyday Life, Londres, Routledge & Kegan Paul, 1971)

y D. Zimmernan & L. Wieder ("Ethnomethodology and the Problem of

Ordor: a Reply to Denzin", en J. Douglas (ed.), Understanding Everyday Life, Londres, Routledge & Kegan Paul, 1971) o el que opuso a N. Denzin

& C. Keller ("Frame Analysis Reconsidered", Contémporary

Sociology,

Éd. 10 (1), de Minuit, 1981 [trad. 1989]. francesa

en Le parler frais d'Erving Goffman,

París,

16 H. Putnam, Répresentation et Réalité, París, Gallimard, 1990; J. McDowell, 1994; C. Travis, Min.da.nd ob. eit. World, Cambridge Mass., Harvard Universíty Press, ino

conformarse con fundar sus proporciones sobre lo que la información empírica le enseña, a saber, que en lo esencial de las circunstancias de la actividad cotidiana los individuos actúan concertadamente, sin manifestar cuestionamíento ontológico alguno: aparentemente no tienen la ocasión o el tiempo para interrogarse acerca de la naturaleza de los seres

y de los acontecimientosque constituyen su medio ambiente

o

con sus congéneres.17 El carácter directo del conocimiento práctico se ha impues-

acerca de lo que ocurre en el transcurso de los intercambios

, to como una hipótesis válida. Pero quienes la postulan le dan una extensión algo diferente. Es, en primer lugar, utilizada por aquellos que pretenden oponerse a una concepción "inte- lectualísta" de la acción.18 En ese caso, la captación directa es la de las "prácticas", que, según se postula, se despliegan sin reclamar, de parte de quienes las ejecutan, la puesta en marcha previa de procedimientos -computacionales o racio- nales- de planificación de la acción.19 La hipótesis de la~ captación directa se aplica, en segundo lugar, al conjunto indeterminado e inarticulando de saberes que los individuos poseen a propósito de los universos en los cuales evolucionan. Desde esa perspectiva, lo que resulta "directo" es la relación que mantienen con su medio, es decir, con los objetos, personas y acontecimientos que constituyen normalmente un contexto de acción. Nos encontramos aquí en el campo de esas cosas que, para retomar una expresión fenomenológica, nos resultan "siempre conocidas"y que, si ese no fuera el caso, circunstancias. son susceptibles de serlo rápidamente en lo esencial de las

Un pequeño ejemplo ayudará a entender esta amplia

17 En ese sentido, la sociología aborda la cuestión de la captación direc- ta de un modo diferente a como lo hacen los filósofos al defender la "teo- ría de la referencia directa". A propósito de la diferencia entre la perspec- tiva de esta teoría y la de) lenguaje corriente, cf. A. Stroll, Twentieth 2000, Century págs Analytic 211-245. Philosophy, Nueva York, Columbia University Press,

18 Es la versión que propone la noción de habitus en Bourdíeu.

19 La hipótesis de captación directa se opone así a la noción moderna de.cognición que, para atenernos a la definición que de ella da J. Proust, comprende "todo tratamiento de la información que permita a un

de

su medio ambiente, almacenarlas y combinarlas para la planificación de su acción". Cf. J. Proust, "Introduction", en O. Houdé, D. Kayser, O. París, Koenig, PUF, J. Proust 1998, & pág. F. ]8. Rastier (eds.), Vocabulaire de sciences cognitives,

organismo (o, más en general, a un sistema) formar representaciones

a eaptaeidn directa, an parte impugnable. Parto de vacacionesa una isla lejana y exótica, y deseo enviar una postal a una amiga, lo que supongo poder hacer ya que el lugar es "turístico" (o porque recuerdo haber recibido una postal de esta isla). No hablo en absoluto la lengua de los nativos, quienes parecen vivir-y por eso es que uno losvisita-

indeterminada de indicios que orientan las conductas indivi- jlualgS j per o cuy a relació n escapa,Ipbg'it t gMJÉral -Hm «JT momento en que esta se produce-, a la percepción o a la conciencia. Adherir a la hipótesis de captación directa no es, pues, dar un paso en dirección hacia el mentalismo: lleva, por

a

mil leguas de la modernidad. A fuerza de sonidos y gestos,

el contrario, a admitirjji naturaleza social de los conceptos y

logro, al cabo de una jornada de esfuerzos (y con la condición

de la incorporación de su üsó^Im^ñffa^SeTecüHocé'tá mea7"

de que pueda verificarse mi suposición de que exista un servicio postal en esa lejana comarca), descubrir el lugar donde puede comprarse algo parecido a una postal de laisla),

pacidad en la que nos encontramos para hacer una descrip- ción plena y total de ese fenómeno, o para establecer un estado preciso de los recursos que es posible movilizar para

el

lugar donde se consigue lo que hace las veces de estampilla

que nos guíen en la acción junto a los demás. Dicho de otra

y

el lugar donde se supone que hay que colocar el objeto

manera, la captación directa delconocimientocorriente es un

franqueado con la esperanza de que se reúna con el flujo mundial del correo y eventualmente llegue a su destino. Se

postulado que desafía la explicación, pero cuyo carácter plausible y razonable se puedejustificar. Para retomar el caso

puede apostar que si al día siguiente se me ocurre la idea de enviar otra postal a otro amigo, la operación no me llevará más que algunos segundos, probablemente sin ningún pedido

de la postal, ese postulado invita a considerar como directos no sólo los procedimientos aprendidos la víspera con los nativos y que se han convertido en enteramente míos, sino

de

ayuda. ¿Qué nos enseña ese ejemplo a propósito de la cap-

asimismo todas las certezas ya acumuladas acerca del envío

tación directa del conocimiento?Podría decirse que la des- miente: nunca habría sabido cómo expedir una postal si me hubiera atenido a lo que ya sabía acerca de la expedición de postales y hubiera actuado a ciegas, dirigiéndome hacia la oficina que sé que está destinada a recoger el correo (y, por otra parte, ¿cómo hubiera sabido de la existencia de la institución del Correo que me hizo actuar con tanta determi- nación?). Para expedir mi postal de la isla, tuve que entrar en relación conel conjunto de quienes me ayudaron a realizar mi

de postales; o acerca de las maneras de entrar en relación con una persona cuya lengua no se conoce; o acerca del tema de las maneras de manejar una investigación para resolver un problema, etc. Esta amplitud de la noción de captación directa, cuyos límites no se perciben bien pero cuya pertinen- cia sin embargo se puede concebir, es lo que, en parte, la vuelve tan inaceptable para algunos. De todos modos, puede prestar excelentes servicios. Es el caso, en particular y como se verá, para el trabajo de campo en sociología.

empresa, los que me enseñaron cómo arreglármelas: es la

prueba de la naturaleza distribuida y construida en forma

esa pequeña

historia pone en evidencia, sin embargo, una característica de la captación directa: el hecho de que se exprese al día siguiente, una vez que se ha familiarizado,a partir de que se llega a realizar solo y de manera satisfactoria una operación realizada antes bajo monitoreo. En suma, la hipótesis de la captación directa no dice nada a propósito de la génesis del conocimiento ni, sobre todo, que nace y se desarrolla en el espíritu de un individuo,apartada de toda relaciónconlosdemás. No pretende fundar una teoría del aprendizaje:simplementecalifica la suma de innumera- bles datos -difusos o formalizados- espigados sin que se sepa cómo del flujo de la vida social y remite a la recolección

conjunta

del conocimiento. Es cierto. Pero

'

''

:

.

Stviutigación y captación directa

4íílWH r-"*" '•"*• íl' !í

'--t fq :;• , ,n'i'l

•''•

'^:í

"<

- t -.ií-j.i

,

t.-ífr,

*KJ-

'''" ^

«; ;;J .¿Ivii'h '"

Uta delas dífkultadesque prevéatela ásdón déla captación

directa tiene que ver con la separación que parece introducir entre el campode las "prácticas" y el del "conocimiento". Muy a menudo,dicha separación es ignorada: los sociólogosestán acostumbrados a dar cuenta de la regularidad de lasconduc- tas sociales contando con el hecho de que un cierto tipo de saber informa necesariamente las prácticas observadas, sin procurar especificar demasiado el contenido y la manera en que lo hace.20 Pero esta separación se convierte en objeto de investigación en sí misma cuando los sociólogos que sostie-

£;8&f

• ¡ (í-fll'j

:q:-.>rtív,, <•;' <"• >

-<b

20 Es lo que de alguna manera demuestra T. Schatzki, "Practices and

Actions. A Wittgensteinian Critique of Bourdieu and Giddens", Philoso-

phy ofthe

Social Sciences, 27 (3), 1997.

nen la hipótesis de la captación directa procuran definir su principio. Tres clases de definiciones conforman sus prefe- rencias:

1) fenomenológica: se admite que el sujeto cognoscente está anclado en un cuerpo situado (y así aparece entonces el interés en la dupla percepción-acción); 2) pragmática: el sociólogo consagra su atención en el establecimiento, en la acción, de la relación triádica signo- objeto-intérprete (o ícono-índice-símbolo) o, según la versión de Dewey, en el surgimiento de esta relación en la investiga- ción que acompaña a la acción; 3) gramatical: el análisis se aplica entonces sobre nuestras maneras usuales de emplear el lenguaje natural en el contex- to de la acción. Coexisten varias versiones de este enfoque:

para el wittgensteiniano, esos usos remiten a yconcuerdan con losjuegos del lenguaje encastrados en las formas de vida; para el etnometodólogo, reflejan más bien la "organización social de las formas de actividad práctica"; y para el goffmania- no, se relacionarían simplemente con los "marcos primarios" de la experiencia.

' Algunos se preguntarán para qué sirve pormenorizar la

diferencia entre los enfoques fenomenológico, pragmático y gramatical de la captación directa. Quisiera justificar esa pormenorización poniendode manifiesto una diferencia que la perspectiva gramatical (o la versión que de ella doy) introduce en el análisis sociológico. Esta diferencia nace esencialmente de la adopción de dos proposiciones metodoló- gicas. La primera, que recupera una inspiración wittgenstei- niana, emparenta el saber práctico con el dominio de una técnica: se trata simplemente de admitir que cada cual sabe, dado que habla un lenguaje común y puesto que lo hace corrientemente, de manera correcta (es decir, sin ser objeto de una observación explícita acerca de su incorrección), cuál es el medio en el que se encuentra y cómo calificar -es decir, entrar en relación con— los individuos,las cosas y los aconte- cimientos que lo componen. La segunda proposición, de

inspiración etnometodológica, afirma que, en la medida en que el uso de ese lenguaje se produceen el despliegue público de la acción en común, se realiza en la anticipación de las reacciones de los demás; y que esta anticipación, cuya perti- nencia es constantemente experimentada y revisada en los

106

intercambios, controla y guía a la vez la acción (así como en la elaboración de los enunciados formulados cuando es preci- so comentar lo que se hace). Esas dos proposiciones modifican bastante sensiblemente el método del análisis sociológico. Imponen, en particular, la idea de que una parte esencial de la descripción de los fenómenos sociales, cuando es de naturaleza etnográfica, es de orden conceptual,puesto que losdatos a partir delos cuales se elabora una descripción de esa clase son recogidos obser- vando las maneras de hablar (porlotanto, de figurarse), de "lo que pasa" en un universo de acción singular. Para quien reconoce ese estado de hecho, se imponen dos cuestiones metodológicas previas antes de embarcarse en la investiga- ción: aprender los rudimentos de la lengua vernácula propia del campo de actividad práctica en el que son observados los fenómenos estudiados y especificar, aunque sea de manera aproximada, loscriterios a losque recurren losindividuosque actúan en tal contexto para utilizar ese léxico de manera apropiada. Esas cuestiones previas a la investigación, que a menudo se realizan en el tiempo preliminar de la familiariza- ción con un "campo", le permiten al observador exterior constituir un léxico de conceptos usuales de esa lengua vernácula, desatarlos encadenamientos lógicos regularmen- te empleados para dar cuenta de las actividades corrientes, inventariar los significados de uso que son comúnmente susceptibles de ser atribuidos a las cosas y a losacontecimien- tos y captar el papel particular que algunos de esos significa- dos desempeñan en la organización de las descripciones relativas a un tipo específico de actividad práctica. Esta familiarización se orienta a darle el medio para captar tan instantáneamente como sea posible el flujo de acontecimien- tos que se disponen a ofrecerse a su observación y el sentido de las formulacionesque tendrá la ocasión de señalar o de

recoger. Abordar el trabajo de campo provisto con esos elementos de "gramática sociológica" le permite al investigador adaptar- se a las perturbaciones que le produce el rompecabezas de Wittgenstein. En el contacto inmediato de las personas que son objeto de observación, al llegar a una idea de sus modos

de hacer, de pensar y de actuar, acceder a la "comprensión" (en

esas personas tienen sus razones para manejarse delmodo en que lo hacen. Y lo que le permite dar cuenta de ello en forma

se coloca en la posibilidadde el sentido de Winch) de que

107

empírica es la distancia entre el tipo de relación que élmismo y los actores mantienen frente a los mismos fenómenos y a los mismos acontecimientos; para el primero, esa relación es de exterioridad; para los segundos, se encuentra directamente comprometida en la acción. En este punto, es preciso volver a expresar algo para disipar una confusión que tiende a propa- garse: la noción de gramática, al menos tal como la emplea

Wittgenstein, no remite a una construcción abstracta

quejjs-

tablezca, a partir de un razonamiento lógico, las reglas

que un

individuo debería observar para hablar o para conducirse de manera adecuada. Muy por el contrario, la gramática 3a » cuenta de la corrección tal como se deduce de las prácticas efectivas, es decir, al considerar las maneras corrientes con que los individuos juzgan lo aceptable de los enunciados y de las acciones en cierto tipo de circunstancias. c- Sin embargo, no hay que confiar en las palabras: gramática académica y gramática práctica (filosófica o sociológica) son "v construcciones de analista. Lo que distingue a la segunda es que no pretende ordenar el mundo al amparo del flujo de la vida de manera puramente teórica. Procura deducir estánda- res de corrección colocándose en la escuela de las impurezas de la palabra viva y de las incertidumbres inherentes a la dinámica de la acción en común. Loque distingue, luego, a la gramática analítica de la gramática sociológicaes que si bien la primera releva esas impurezas y esas incertidumbres en los usos inventados por las necesidades de la demostración,la segunda lo hace en la observación de las interacciones que constituyen un curso de acción o en el examen de las % formulacionescaptadas, tanto como sea posible, en vivo o en las entrevistas.

Una de las ventajas de una investigación que ponga en marcha los métodos de la gramática sociológica es la de proporcionar datos específicospara experimentar la validez empírica de la hipótesis de captación directa. Ylohacecuando el trabajo de campose orienta deliberadamente, al examinar una forma de actividad práctica elegida por la pertinencia de las relaciones que permite estudiar, a restituir la naturaleza simultáneamente conceptual y empírica del cumplimientode * la acción, es decir, a captar la dinámica que enlaza esas dos dimensiones indisociables de la acción en común,tal como se desarrolla en contexto y en el incesante movimiento de revisión que la compone. Resumamos. La "gramática sociológica"admite un princi-

v

108

•—i

pió de método elemental; aunque los individuos no ocupen iguales posicionessociales, participan de manera conjunta en el modo con que se desarrolla la actividad que los reúne; y ;.( están en condicionesde hacerlo porque comparten, de forma suficientemente común, una concepción casi idéntica de la re- lación que los reúne. Otra condición de posibilidad de la acción en común es la existencia de una lengua vernácula que los individuos saben emplear para calificar las cosas y los acon- tecimientos que constituyen la actividad práctica en la que actúan concertadamente. Dominar esta lengua (incluso de manera aproximada) es disponer al mismo tiempo de criterios de corrección que conviene utilizar para hablar y actuar de manera ajustada a lo esencial de las circunstancias. Y la utilización de esos criterios se experimenta en público en el momento de cumplir con dos imperativos del intercambio:

asegurarla continuidad de la acciónatribuyendo significados de uso aceptables —válidos transitoriamente en y para un curso de acción particular— a los acontecimientos que recla- man el comentario, y pregonar y reconducir la pertenencia a un universo de actividad práctica singular manejando de manera adecuada el léxico que allí prevalece. En suma, si la investigación empírica pasa a ser, en parte, una investigación conceptual, entonces resulta necesario, para comprender la manera en que los individuos actúan, analizar las prácticas de conceptualización corriente que utilizan para manifestar el hecho de compartir el mismo mundo de preocupaciones que suspartenaires. Esas prácticas implican al mismo tiempo elementos de la captación directa y procedimientos de ajuste a la situación de acción: no se puede, pues, dar cuenta de ellos si uno no se toma el trabajo de produciruna descripcióndetallada de las circunstancias en

las cuales surgen.

conceptual es, en parte, una investigación empírica, lo es porque el análisis de las prácticas de conceptualización obliga a dar cuenta de lostipos de relación (lógicas y sociales) propios

de un campo de actividad particular y de lo específicamente vernáculo de ese campo. Esta manera de aprehender la acción es una mezcla algo inestable de elementos defilosofíaanalítica, de pragmatismo, de sociologíacomprensiva y de etnometodología (esta inesta- bilidad es lo que hace la diferencia). No sólo modifica el método de la investigación en sociología, sino que también redefine su objeto. Si se aplican sus principios, ya no se ve

Dicho de otra manera, si la investigación

109

para qué podría servir relacionar la organización de la acción en común con hechos de morfología social, es decir, adoptar el enfoque que afirma que "lo que pasa" depende exclusiva (o prioritariamente) de la posición ocupada por los individuos en una sociedad estratificada y jerarquizada. La investigación conceptual de tipo sociológico capta la acción desde otro ángulo: el del conocimiento corriente y de las condiciones prácticas de su ejercicio. Ese desplazamiento suscita un nuevo problema: si se sostiene que el uso del lenguaje natural está emparentado con el dominio de una técnica, ¿se debe admitir que su aplicación requiere de la "competencia del actor"?

COMPETENCIA

A menudo se tiene la sensación de que, al restaurar en el

individuo su poder de acción -y al llevarlo algo más allá de lo razonable-, la sociología contemporánea alimenta una confu- sión entre lo que tiene que ver simplemente con el aprendi- zaje de las instrucciones propias de un tipo de actividad especializada y lo que surge, más fundamentalmente, del propio ejercicio del conocimiento. El recurso a la noción de competencia que se observa en la actualidad en sociología parece ratificar esta confusión. Y esto es lo que justifica que queramos aclarar su uso.

La versión más radical de la noción de competencia es la

atribuida a la etnometodología. Se admite por lo general que

el rechazo del modelo del "idiota" incapaz de juzgar (judge-

mental dope) transforma al agente en verdadero "metodólo- go" de su actividad cotidiana (y se ha vuelto corriente citar, en apoyo de esta afirmación, el célebre "caso Agnés" analizado por Garfinkel).21 Una posición menos fuerte, que es más bien

la de la sociología comprensiva, consiste simplemente en valorizar "el punto de vista de los actores". En esa versión débil, el saber expresado en las descripciones que estos hacen de su acción a menudo es presentado como el indicador de su competencia ya sea para negociar un acuerdo intersubjetivo o para producirjuicios pertinentes. Esas dos versiones plan- tean, sin embargo, una misma pregunta: ¿se puede en verdad

-1 H. Garfinkel, Studies in Ethnomethodology, op. cit.; L. Quéré, "II faut

84/85/86,

sauver les phénoménes! Mais comment faire?, Espace-temps,
2004.

110

asociar las nociones de conocimiento y de competencia? Y para responderla es preciso resolver un problema previo: ¿el conocimiento es una capacidad o una facultad? Una facultad es un atributo de la especie humana que remite a una función del organismo: caminar, respirar, ver, oír, hablar, inferir, etc. Por cierto que a nadie se le ocurriría decir de alguien que es un "respirador" competente o un "sonreídor" competente o un "vidente" competente o un "infe- ridor" competente o un ser humano competente (excepto en usos muy específicos: humorísticos, irónicos, metafóricos o eufemísticos). Parece así que lo que cada cual hace porque es natural que lo haga difícilmente surja de un juicio evaluador pronunciado a propósito de la manera en que se ejerce una facultad. Entonces, si el juicio no se puede referir a la facultad, ¿puede referirse a las aptitudes? En efecto, se sabe que a una facultad le están asociadas aptitudes que se expresan cuando la facultad de la que proceden se ha desarrollado sin mayores

no se puede

trabas neurofisiológicas. Dicho de otra manera,

dejar de poseer esas aptitudes en circunstancias normales. Pero no se advierte cómo se podría emitir una opinión o una evaluación acerca de una aptitud (salvo sostener el tipo de juicio esencialista propio del pensamiento racista o de un lenguaje descalificador). Analicemos la situación: a las facultades les están asocia- das las aptitudes que, con la condición de un desarrollo normal y de un aprendizaje de las instrucciones explícitas propias de un campo de actividad práctica, se desarrollan en capacidades cuando el proceso se ha realizado de manera conveniente (considérese la diferencia entre "ser apto para el servicio" y "capaz" de cumplirlo). La noción de competencia (cuando ese término se conci- be como juicio evaluador y no como dato cognitivo, a la manera de Chomsky) remite exclusivamente a las modali- dades de ejercicio de una capacidad. Se aplica, pues, a una acción que requiere un cierto grado de atención específica- mente focalizada en la ejecución de una tarea especializada

y cuyo cumplimiento es evaluado mediante una escala de logros. Se puede decir de una tarea que ha sido efectuada con mayor o menor competencia. ¿Podría decirse, de la misma manera, que se está "más o menos" dotado de una facultad? Sin embargo, existe un orden de tareas que, aunque sea

posible considerarlas como aptitudes asociadas con una facul- tad, también pueden ser encaradas, bajo ciertas descripcio- nes, como actividades especializadas. Es el caso de esas aptitudes físicas que se han desarrollado medíante activida- des deportivas (caminar, correr, saltar, arrojar objetos, na- dar, etc.) y también la de aptitudes intelectuales como cono- cer, pensar, comunicar,hacer intercambios con los demás, creer o juzgar (aquí el problema consiste en saber si esas aptitudes son en sí mismas facultades). Quisiera destacar dos cosas de este rápido análisis. La primera es que el sociólogodebería estar atento para emplear el término competencia únicamente a los efectos de denomi- nar un juicio referido a: 1) el ejercicio de una capacidad (noso- bre una facultad ni sobre una aptitud); 2) individual (no colectiva); 3) adquirida mediante aprendizaje (no heredada como patrimonio genético); 4) que apela a una evaluación (según una escala más omenos graduada); 5) y que sirva para realizar una actividad en particular, no general (por ejemplo, negociar es una capacidad que surge de una facultad y de algunas aptitudes que le están asociadas;negociar un acuerdo cuatripartito en un sector en cambio económico, una compe- tencia).

Lo segundo es la

distinción que conviene introducir entre

la historia natural de la facultad de conocer(el hecho de saber abstraer, generalizar, tipificar, comparar) y el ejercicio de la capacidad de conocer (que se observa en los comportamientos y en las descripciones, corrientes o especializadas). Si uno se atiene a esa distinción, loque cada uno dice y hace apropósito de su acción implica dos tipos de relaciones: las de primer

orden, producidas instantáneamente por una especie de instrumental de lógica no formal del que se puede suponer que es propio de la especie y que nos sitúa, sin que tengamos

que pensarlo,

segundo orden, que se orientan a ajustar nuestra acción con

las de los demás y a poner nuestros enunciados(y nuestros

actos) en forma a los efectos de volverlos inteligibles para la audiencia a los que están dirigidos. Ysi se puede decir que el

conocimiento, concebido como ese ejercicio que consiste

establecer relaciones, de primero o segundo orden, es de naturaleza social, lo es porque requiere, en ambos casos, el respeto de un principiogeneral: la relación establecida debe ser públicamenteaceptable. Pero esta aceptación no es de tipo único. En las relaciones de segundo orden requiere la

en el medio en el que nos encontramos; y las de

en

112

competencia de los individuos; en las de primer orden se apoya en otro fenómeno: la anticipación.

ANTICIPACIÓN22

En el primer capítulo señalé el lugar que von Wright le concedía a la noción de inferencia práctica en el análisis teleológico de la acción. Es tiempo ahora de volver al tema para resolver un problema que entonces quedó en suspenso:

¿en qué es práctica la inferencia práctica? Hay dos maneras

de responder a esta pregunta. La primera consiste,juntocon Wittgenstein y Winch, en decirque una inferencia es práctica en el sentido en que se confunde totalmente con la acción que la suscita y la actualiza. La segunda respuesta consiste en decir que el carácter práctico de una inferencia le llega del hecho de que la misma surge en un curso de accióny participa

en su dinámica. Pero el interrogante que se plantea

entonces

es el de saber si esta manera de encarar la inferencia no abre el caminoal mentalismo. Un argumento extraídodel análisis gramatical de los predicados mentales permite sugerir que ese no es el caso: es el propuesto por Ryle en el estudio de los conceptos de disposición que presenta en La Notion d'esprit. En efecto, Ryle encara la atribución de predicados menta-

les como un fenómeno directamente vinculado conuna

forma

de acción desplegada en el mundo.23 Lo que lo lleva a decir:

Cuando aplicamos predicados mentales a individuos, no ope-

ramos inverificables inferencias relacionadas con procedi-

invisible flujo

de la conciencia: sólo describimos cómo esos individuos se

comportan públicamente en ciertas circunstancias.24

mientos fantasmáticos que tienen lugar en un

No obstante, Ryleintroduce una diferencia:si atribuir una

22 Retomo aquí algunos elementos publicados en A. Ogien, "Les dispositions comme eventualités. Une conception sociologique de Panticipation", en C. Chauviré & A. Ogien, ob. cit. 2i Es preciso recordar que el análisis de Ryle se consagra, de manera privilegiada, a una clase restringida de términos "disposicionales" (aun- que confiese no saber muy bien cómo operar esta restricción): los que sirven para "caracterizar las conductas humanas inspiradas por la inte- ligencia y el carácter" (La Notion d'esprit, ob. cit., pág. 122), es decir, los que componen la mayor parte del léxico convencional con cuya ayuda tratamos de dar cuenta de la acción. 24 íd., pág. 50.

disposición a un individuo —hablar en inglés, poder nadar, ser celoso, etc.- requiere únicamente del saber (o de suponer) que lo posee y que podrá actualizarlo en el momento oportu- no, decir de alguien que hace uso de una disposición implica que esto no sea lógicamente excluido, es decir, que se ha cumplido una serie de condiciones materiales para poder hacerlo. Ryle prosigue su investigación apoyado en esta distinción entre condiciones internas (posesión de un atributo personal) y externas (contexto de actualización) de la manifes- tación de una disposición, analizando el tipo de frases en las cuales son empleados lostérminos "disposicionales". Plantea ante todo que una frase puede cumplir tres funciones: relatar los hechos, formular proposiciones teóricas, enunciar leyes;25 y señala que en ese tercer tipo de frase es donde los términos "disposicionales" son generalmente utilizados. Laconclusión que extrae de esa comprobación se ha vuelto clásica:

Se utiliza una ley como un billete de inferencia (a la manera de un abono)que le permite al titular pasar de la afirmación de ciertos hechos particulares a la afirmación de otros hechos particulares. La ley proporciona asimismo explicaciones so- bre el estado de cosas particulares y permite producirlas

]para cono-

manipulando ciertos hechos y acontecimientos [

cer una ley es preciso saber aplicarla, es decir, relacionarla con hechos particulares, ya sea para explicarlos o,eventualmente, para producirlos o impedirlos.26

Los "enunciados-leyes" son al mismo tiempo formulacio- nes, es decir, maneras de construir ciertos tipos de frases en ciertas circunstancias e instrucciones, es decir, objetos dota- dos de propiedades específicas (es necesario aprenderlos, saber aplicarlos, hacer que produzcan sus efectos). Ryle señala que los enunciados "disposicionales" son enunciados- leyes de un tipo especial: en la medida en que "se relacionan con objetos o con seres humanos particulares" son proposicio- nes referidas a hechos en los cuales existen todas las razones para pensar que, aunque no estén enteramente determina- dos, no dejarán de ocurrir. Dicho de otra manera, los enun- ciados nomológicos pueden expresar dos modalidades de lo

25 Para Ryle, esas tres funciones se encuentran en una relación jerarquizada: es preciso aprender a manipular la primera para saber utilizar la segunda y poder emplear la tercera. 26 íd., pág. 118.

114

probable: lo posible (cuando la inferencia remite a hechos determinados) y lo eventual (cuando la inferencia remite a hechos indeterminados, como las conductas sociales). ¿Qué es lo que un individuo debe "saber" de manera

suficiente para producir un

do género aceptable (si se admite que tales enunciados se pueden producir en la vida corriente y que se manifiestan en la acción en común)? Por lo menos cinco cosas:

1) el hecho de que un conjunto de cualidades propias de la especie humana sea comúnmente compartido por sus miem- bros (ser celoso,egoísta, responsable, atento, versátil, guiado por instintos sexuales sórdidos, etc.); 2) los límites de lo que es razonable hacer en tal o cual situación; 3) la estructura de los mundos sociales en los cuales se inscriben las actividades cotidianas; 4) las formas corrientes y variables de la actualización de las posibilidades asociadas con tal o cual disposición; 5) los principios de lógica no formal que permiten estable- cer "lazos de inferencia" válidos en el curso de la acción y revisarlos a voluntad.

L a noción d e conocimient o corrient e admit e —ya l o h e dicho- que todos logramos, porque tenemos la costumbre de actuar en común, utilizar esos elementos del saber. Pero si ese es el caso, se puede formular la hipótesis de que las pre- misas de las inferencias prácticas son extraídas de las ideas que acuden de inmediato a la mente a propósito de lo que se considera que se produce en una determinada circunstancia. Esas ideas -rústicas y aproximativas- confieren cierta actua- lidad a esas eventualidades, puesto que la inferencia práctica es una "movida"27 hecha en relación conesta anticipación. Un ejemplo algo grosero ilustrará ese proceso: en el momento de decirle a su marido que lo engaña, una mujer tiene toda la razón para contar con la brutal aparición de un sentimiento de celos y para prever las reacciones que va a provocar, de modo de evitar las consecuencias perjudiciales (mantenerse

a respetable

distancia, lejos de todo objeto contundente, más

enunciado nomológico del segun-

27 La noción de "movida"("move") pertenece al vocabulario de la teoría de los juegos. En Goffman, el término denomina un elemento de acción (gesto, mirada, palabra) que reclama ser descifrado por parte de los partenaires antes de realizar su jugada en la interacción.

115

bien cerca de una puerta que le permita abandonar el lugar, etc.), incluso si luego resulta decepcionada al observar la indiferencia de quien normalmente habría debido sentirse traicionado ohumillado y manifestar los signos exteriores por

lo general asociadoscon el hechode estar en ese estado. Si nos

atenemos

a lo que el ejemplo propone, la anticipación es no

tanto una deliberación que precede e informa la acción a cumplir, sino más bien tomar en consideración, para la presente acción, la posibilidad basada en la probabilidad de que ocurra un acontecimiento futuro, sin tener garantía alguna de que efectivamente vaya a ocurrir. Pero esta iden- tificación sigue siendo demasiado estática. La anticipación,

tal como la concibo, es una operación que se encuentra atrapada en la reflexividad de la acción.28 En tanto tal, está sometida a dosdescripciones legítimas. Analíticamente, se la puede describir como un elemento de la acción en común que

es inmediata y simultáneamente una objetivación (de lo que

pasa), una predicción(de lo que amenaza con suceder) y una

atención (que puede adoptar la forma de un ajuste o de una revisión) ante las reacciones que es razonable esperar de los demás en una determinada circunstancia. Prácticamente, es irreflexiva y se confunde con la acción que la refleja. La segunda característica de la anticipación es la de ser un fenómeno social en el sentido de que es un elemento de la acción. En efecto, se puede pensar razonablemente que toda persona que actúa cuenta conel hecho de que cada uno de sus partenaires, al desempeñarun papel determinado, obedecerá

a una propensión regularmente verificada de manifestar

reacciones típicas de las situaciones convenidasen las que se encuentra.29 Se está lejos aquí de una noción de sociología comprensiva, cuya validez fue rechazada por Winch y von Wright: la de empatia, que supone una especie de captación inmediata de las reaccionesque el otro debería tener en una determinada circunstancia fundada en la sensación de unaex-

28 Hay que recordar que no es la reflexividad del actor. Acerca de esta importante distinción, cf. M. Czyzewski, "Reflexivity of Actors vs Reflexi- vity of Accounts", Theory, Culture and Society, 11 (4), 1994. Para la definición de este término, remitirse a A. Ogien & L. Quéré, Le Vocabu- laire de la sociologie de l'action, ob. cit.

29 La anticipación no se traduce necesariamente mediante la acción. Puede asimismo adoptar la forma de una abstención razonada de la actualización de una disposición. Es lo que parece decir McDowell, en Mind and Viord (ob. cit., pág. 81) o los psicólogos cognitivos que describen el mecanismo de la inhibición.

periencia compartida.30 A diferencia de la empatia, la antici- pación requiere una actividad de conceptualización que posee un carácter práctico, puesto que es una guía (en constante reconstitución) para la acción. Por lo tanto, admite que:

1. los individuos no dejan de producir innumerables rela-

ciones y revisiones a los efectos de satisfacer la necesidad de volver aceptables las conductas y las formulaciones;

que es proyectando sus expec-

tativas de esta manera que hacen lo que hacen, también pueden suponer que por su parte sus homólogosproceden de manera idéntica, y que lo saben tan bien como ellos.

En ese pequeño modelo de intercambio social vuelven a encontrarse las dos modalidades con las cuales se ejerce el conocimiento corriente: la objetivación (identificar los ob-

(iden-

tificar los constituyentes de una circunstancia de la ac-

ción). Se puede suponer que objetivación y contextualiza- ción son dos movimientos que participan de la actividad de conceptualización.32 Se desencadenan, de manera irreflexi-

va y simultánea, en el momento de comprometerse en la

acción y operan, bajo el modo de la revisión, todo el tiempo que dura la misma. En suma, ejercer el conocimiento corriente sería establecer relaciones, a los fines de la acción y de cada una de sus secuencias, entre un conjunto de elementos pertinentes directamente tomados de un medio que es "visto como" un determinado marco de acción.

Y esto de modo incesante, desde el comienzo hasta el

término de una interacción. Ese ejercicio no es asunto de competencia (en el sentido de estrategia deliberada basada en un cierto tipo de saber destinado a orientar racional- mente la acción a los efectos de un fin determinado de antemano), sino que depende más bien de una especie de acuerdo inicial acerca del orden normal de las cosas, en el cual todo lleva a pensar que preexiste y sobrevive a cualquier compromiso en la acción, sin que por ello sea expresamente presupuesto a cada momento.

2. si quienes actúan saben

jetos de un medio ambiente) y la contextualización31

30 El fenómeno es estudiado en la actualidad desde una perspectiva cognitiva; cf. A. Berthoz & G. Jorland (dir.), L'Empathie, París, Odile Jacob, 2004. 31 Se podría decir "encuadre" si el término empleado por Goffman no se prestara a confusión.

Ese acuerdo previo (que se asemeja algo a aquel "acuerdo en el lenguaje" del que hablaba Wittgenstein) presenta pues dos características de la institución tal como Durkheim la definió. Pero, ¿posee la tercera la fuerza de imposición ex- terior de las conductas individuales? Los siguientes dos capítulos tratarán de examinar los argumentos que permi- ten, apenas se adopte una concepciónde la institución como núcleo de imposiciones de aceptabilidad, mantener la idea de un acuerdopreviosin conferirle, por añadidura, propiedades determinantes.

'•'- Debo esta precisión a la formulación de Fierre Livet.

LL

118

LA INTERPRETACIÓN OBJETIVA

La importancia que la sociología le concede en la actualidad

al "punto de vista de los actores" en la explicaciónde la acción ya no es la herencia de enfoques interaccionistas. Ahora forma parte de la panoplia de métodos a los cuales puede recurrir el análisis. Así, a diferencia de la situación que prevalecía en Francia a comienzos de la década de 1980, ya no se encuentra escuela sociológicaque defienda la necesidad de poner en duda lo que dicen los individuos a propósito de lo que hacen o que pretenda dar cuenta de los comportamientos sociales únicamente por medio de la agregación de datos cuantitativos o de la invocación a un sistema de normas que impongan mecánicamente su obligatoriedad. Por cierto que existen siempre enfoquespara los cuales el punto de vista del actor y las determinaciones propias de la interacción siguen siendo factores irrisorios, accesorios o subalternos: continúan sosteniendo que la explicación socio- lógica implica necesariamente la subordinación del acto

individual a una

engloba y le da sentido.1 Pero esa opción parece haberse vuelto minoritaria. La necesidad de darle lugar a la interpre- tación en el análisis ha adquirido una especie de evidencia, hasta el punto de que su pertinencia casi ha dejado de ser

realidad, existencial o institucional, que lo

1 Dentro de ese grupo -cuyos trabajos divergen considerablemente en el plano de los temas, los métodos, los estilos y las orientaciones-, se pueden incluir las orientaciones de Crozier (la realidad de referencia es la Organización), de Mendras o de Schnapper (la realidad de referencia es el sistema de valores de una sociedad), de Castel (la realidad de referencia es la historicidad de las relaciones sociales) o de Latour (la realidad de referencia es un Mundo de Objetos).

119