Está en la página 1de 114

Clase 1: "Lo Económico". Producción - Distribución - Consumo.

Formaciones
Económicas.

Se presenta la propuesta de Trabajo:

1º. Se expone qué se entiende por "Lo Económico". Instancias de la organización y


administración de recursos: Producción - Distribución - Consumo.

2º Trabajar en Grupo esos conceptos en las diferentes Formaciones Económicas:


Esclavismo, Feudalismo, Capitalismo y Socialismo.

3º Realizar un análisis comparativo.

Exposición:

De esta forma, la comprensión de “lo económico” tomó la forma


de Economía como ciencia y construcción de leyes económicas. La
modelización matemática y la estadística formarán parte indisociable del
instrumental económico.

El análisis diferenciado de la Economía Política y la Economía nos


permitirá reflexionar sobre las implicancias teóricas de estos abordajes y
profundizar en un análisis crítico de la realidad económica.

Además, durante la lectura a los textos se focalizan conceptos como:


División del Trabajo, Mercado, Comercio Internacional, Estado, etc.
Descubriendo la actualidad de los mismos y su aplicabilidad práctica.

Provocar el acercamiento de los estudiantes a los textos clásicos del


pensamiento económico, tiene como objetivo mostrarles una disciplina en
construcción que ellos pueden llegar a enriquecer.

Partiendo de las definiciones básicas de Economía:

* Administración de los recursos escasos.

* Organización del uso de los recursos para la satisfacción de las necesidades.

Podemos sintetizar una idea básica:

-Que la Economía se ocupa de administrar los recursos, escasos o no, para la


satisfacción de las necesidades. Además, esta gestión se realiza de manera diferente en
cada tiempo histórico a fin de las relaciones sociales que se establecen en tres instancias
de la actividad económica, a saber:

- Producción.
- Distribución.

- Consumo.

Producción: Es la instancia de utilización de los recursos naturales y culturales a fin de


producir los objetos necesarios para la satisfacción de las necesidades. Se requiere en
esta instancia determinar: Factores de Producción, Insumos, Mano de obra y Técnicas
productivas.

Distribución: Lo realizado en el momento de la Producción se asigna a los miembros


de la sociedad. Los criterios de distribución varían según el tipo de formación
económica en la que se desarrolla la actividad.

Consumo: Es el momento final de los momentos económicos. Condiciona los criterios


de Producción y Distribución. Esta determinado tanto por el nivel de necesidades de una
sociedad.

*Consigna:

- Analice cómo se realiza la Producción-Distribución y Consumo en una


formación económica: esclavista, feudal, capitalista y socialista.

Complete:

Formación
Producción Distribución Consumo
Económica
Esclavista
Feudal
Capitalista
Socialista /
Comunista
Clase 2: "Economía Política Clásica". Teoría del Valor Trabajo. Smith- Ricardo

Se presenta la propuesta de Trabajo:

1º. Se expone el contexto histórico de surgimiento de la Economía Política.

2º Se delimitan las ideas principales de ambos autores.

3º Trabajar en Grupo: se realiza una síntesis biográfica de Adam Smith y David


Ricardo.

Exposición:

Podemos situar el nacimiento de la Economía Política en los albores de la


Sociedad Industrial. Momento en que se producen simultáneamente: la
conquista de América, el crecimiento del comercio mundial y el aumento
progresivo de las ciudades.
Estos cambios estuvieron antecedidos por las innovaciones tecnológicas,
en el campo primero y en la industria después, que garantizaron los recursos
necesarios para esta nueva era.
La modernidad estuvo montada sobre dos grandes revoluciones: en “lo
político” la francesa y en “lo económico” la inglesa. Básicamente esos sucesos
delimitaron el Estado Moderno, que aspiraba a garantizar la “igualdad,
fraternidad y libertad” de todos los ciudadanos y la Economía de Mercado que
convertía eventualmente a toda la Sociedad Civil en eventuales mercaderes. El
creciente progreso material legitimó el discurso de la Ilustración.
Estas transformaciones motivaron el desarrollo de diversas obras
analizando las relaciones mercantiles, los cambien en el agro, el surgimiento de
la industria o el aumento de la población y los transportes.
Si bien encontramos una serie de teóricos y corrientes, como los
fisiócratas o los mercantilistas, que abordaron algunos de estos aspectos
relacionados a “lo económico”, a partir de la obra del filósofo escocés Adam
Smith, la comprensión sistematizada de la Producción, la Distribución y el
Consumo se constituyeron como aspectos ineludibles de la Economía Política.
Tradición que continuaron en sus obras David Ricardo y, en forma crítica, Karl
Marx.

Principales Conceptos

Smith Ricardo
Cap. V: Del precio real y nominal de
Cap. I: Sobre el Valor
las mercancías
Cap. VI: Sobre los elementos
componentes del precio de las
mercancías
Cap. XI: De la Renta de la Tierra. Cap. II: Sobre la Renta.
Cap. III: Sobre la Renta de las Minas
Cap. VII: Sobre el Precio Natural y el Cap. IV: Sobre el precio natural y el
precio de mercado de los bienes. precio de mercado.
Cap. VIII: De los Salarios del Trabajo. Cap. V: Sobre los Salarios.
Cap. IX: De los beneficios del Capital. Cap. V: Sobre las Utilidades.
Cap. X: De los salarios y beneficios en
los diferentes empleos del trabajo y del
capital.
Cap. VI: Sobre el Comercio Exterior.

Consigna:

- Realice una síntesis biográfica de Adam Smith y David Ricardo

Temas Smith Ricardo


Momento Histórico
Principales Obras
Aportes Conceptuales

Clase 3: "Principales Conceptos de la Teoría del Valor Trabajo".

Valor de Uso-Valor de Cambio-Valor

Se presenta la propuesta de Trabajo:

1º. Se expone la delimitación de la Teoría del Valor.

2º Se presentan los conceptos.

3º Trabajar en Grupo: Se proponen ejemplos de los mismos.

Exposición:

Como hemos expuesto anteriormente, la Economía Política Clásica se desarrolla en los


albores de la sociedad capitalista. Como analizamos también, el capitalismo tiene como
mecanismo de asignación de recursos al Mercado. Así, en la Distribución el análisis del
patrón de medida para los intercambios es un punto fundamental para comprender su
desarrollo.

De la Economía Política Clásica, se deriva el patrón de referencia para el intercambio de


los diferentes objetos es el esfuerzo(Smith) o tiempo (Ricardo) que lleva producir u
obtener dicho objeto. En definitiva el Tiempo de Trabajo que se emplea en la
producción de los objetos va a determinar la relación de intercambio de los mismos.
Por eso se denomina la Teoría del Valor Trabajo.

Se concentra la Teoría en comprender aspectos de la relación mercantil que intervienen


en el intercambio. Así, un objeto tiene la peculiaridad de poder satisfacer una necesidad,
así como de poder intercambiarse por otro. La relación de intercambio, para esta Teoría
no es fortuita, sino, que tiene un patrón de coincidencia con el tiempo utilizado en su
producción.

Como marco crítico, vamos a ver en la Crítica Marxista, si el Valor es igual al Tiempo
de Trabajo utilizado para producir un objeto, porqué el Trabajador que posee esa fuerza
de trabajo no recibe el Valor generado.

Principales Conceptos

Valor de uso: Es la capacidad que tiene un objeto de satisfacer una necesidad física o
cultural.

Valor de cambio: Es la capacidad que tiene un objeto de intercambiarse por otro.

Valor: Es la medida por lo cual se intercambian los objetivos.

Debemos comentar, que la peculiaridad de la Economía Capitalista, es colocar el Valor


de Cambio por sobre el Valor de Uso de los Objetos.

Como la referencia del intercambio no va a ser la satisfacción de necesidades, sino la


Acumulación de Capital, lo preponderante de un Objeto es su capacidad de intercambio,
por ende su Valor Uso. De este mismo razonamiento deviene la Crítica Neoclásica que
afirmará que el criterio de intercambio lo determina la Utilidad de un objeto y no el
tiempo de trabajo utilizado.

Mercancía - Dinero - Precio

Mercancía: En la sociedad capitalista, las cosas se intercambian en referencia a


su valor de cambio y mediados por el Valor. Las características de una Mercancía, a
diferencia de una Mercadería, es su relevancia en el sistema de circulación en su
capacidad de expresar Valor.

Dinero: Cuando una Mercancía se expresa como referente general del resto de
las Mercancías, pudiendo ser el oro o un signo de valor, que permite salir de los
mecanismos de trueque y aumentar las transacciones mediadas por el Dinero.

Precio: Es la expresión en Dinero de las mercancías. El Precio de mercado, es la


"forma del Valor" pero no el valor en sí.

Consigna:

- Analice los conceptos de Valor de Uso, Valor de Cambio y Valor,


ejemplificando los mismos con ejemplos de la vida cotidiana.

Temas Ejemplos
Valor de Uso
Valor de Cambio
Valor
- Ejemplifique la diferencia entre Valor y Precio.

- Explique el Plusvalor.

Clase 4: "Crítica a la Economía Política". Trabajo Asalariado y Capital. Carlos


Marx

Se presenta la propuesta de Trabajo:

1º. Se expone el contexto histórico del pensamiento marxista.

2º Se delimitan las principales conceptos.

3º Trabajar en Grupo: Se propone una consigna de aplicación de los conceptos..

Exposición:

El período sobre el cuál va a reflexionar Carlos Marx, presenta la doble combinación de


una Crisis de Acumulación del capitalismo británico y la expansión de las relaciones
capitalistas a escala planetaria. En este sentido, Carlos Marx analiza las contradicciones
que presenta una sociedad y un modelo de organización social que desarrolla las fuerzas
productivas a extremos nunca conocidos por la humanidad, sin embargo, genera una
profunda desigualdad entre los individuos. Estas contradicciones están centradas en
comprender el trabajo asalariado en la organización capitalista, concentrado su ataque
en el devenir del Plusvalor.

Las formaciones económicas precapitalistas, organizaban su Producción-Distribución y


Consumo bajo una relación política de extracción de Plusvalor. En la Esclavitud es amo
y dueño y se apropia del Plusvalor generado por el esclavo. En tanto que en el
Feudalismo, el Señor recibe un diezmo por la protección que otorga al Siervo. En
cambio, en el capitalismo, la apropiación se da por una fetichización mercantil de un
intercambio desigual entre Trabajo Asalariado y Capital.

Desmenuzar esta fetichización, analizar las relaciones sociales subyacentes en las


mismas y comprender las contradicciones inherentes al proceso de Acumulación de
Capital es el contenido de la obra intelectual de Marx. Dejando una reflexión sobre l a
posibilidad pensar una sociedad donde no exista la explotación del hombre por el
hombre. Aquí se exponen algunos lineamientos de su desarrollo conceptual.

Principales Conceptos

Doble Carácter del Trabajo: El trabajo tiene la particularidad


de expresar Valor y generar Valor.

Trabajo Socialmente Necesario: Es el trabajo que incorporado en una Mercancía.

Trabajo Asalariado: Es la compra de tiempo de Trabajo a través de un salario que está


por debajo del Valorgenerado por el mismo.
Plusvalor: Es el excedente o Valor Apropiado por el Capital al Trabajo (Valor)
generado por el trabajador.

En este sentido, el Valor puede expresarse como:

Valor = Capital Constante (Componentes necesarios para la producción:


Materias Primas, Herramientas, etc.) + Capital
Variable (Componentes de Trabajo Social
necesario) +Plusvalor (Excedente de trabajo apropiado por el
Capital).

Donde aparece una relación contrapuesta entre Salario y Plusvalor, lo que provoca,
en procesos de crisis, el enfrentamiento entre trabajadores y capitalistas por la
distribución del Valor.

Se pueden distinguir algunos tipos de crisis:

Crisis por Tasa de Ganancia: relacionada a la contradicción entre Capital-


Trabajo. Para incrementar el Plusvalor se puede actuar por la generación
de

Plusvalía Absoluta: Cuando se reducen los salarios, se aumenta la jornada


laboral o se incrementa el ritmo de producción.

Plusvalía Relativa: Cuando se modifican procesos productivos o capacidades


tecnológicas.

Crisis de Sobre producción: Relacionado a un exceso de producción sobre la


capacidad de consumo de la población. Se puede salir a través del
incentivo al consumo o el comercio internacional.

Crisis de Acumulación: Relacionado tendencias combinadas de caída de


tasas de ganancia y sobreproducción. Se salen con cambios en los
procesos de circulación, producción y consumo.

Crisis de Modo de Producción: Es una crisis total del modo de producción.


Se entiende que no hay salida y deviene un nuevo modo de producción.

Consigna:

- Analice los conceptos Tasa de Explotación, Tasa de Ganancia y Crisis de


Acumulación desplegados por Marx, ejemplificando los mismos con ejemplos de la
vida cotidiana.

Temas Ejemplos
Tasa de Explotación
Tasa de Ganancia
Crisis de Acumulación

Clase 5: "Economía Neoclásica". Teoría del Valor Uso. Marshall, Menger, Jevens,
Pareto y Walras

Se presenta la propuesta de Trabajo:

1º. Se presenta el surgimiento de la Escuela Neoclásica..

2º Se exponen los instrumentos analíticos.

3º Trabajar en Grupo: Se propone una consigna de aplicación de los instrumentos.

Exposición:

Escuela Neoclásica

El surgimiento de la escuela Neoclásica tiene sus orígenes en la década de


1870, cuando por separado, tres profesores, publican sus obras, donde
consignan que el valor o precio de una mercancía, depende de la utilidad
marginal que proporciona al consumirse.

Estos pensadores fueron:

· W.S. Jevons con su obra Teoría de la Economía Política de 1871.

· Carl Menger con su libro Principios de Economía también de 1871.

· Leon Walras con su trabajo Elementos de Economía Pura de 1974.

Paralelamente podemos mencionar a Alfred Marshall quien publica sus


ideas en 1890.

y a Vilfredo Pareto que escribe Manual de Economía Polìtica.

Pese a todo la aceptación de las ideas marginalistas no fueron aceptadas


sino después de un largo camino. De hecho ya antes de los anteriores
autores se habían presentado las ideas de la utilidad; empezando por
Aristóteles con su valor de uso, luego Bentham aplico el concepto en la
filosofía y en fin otros ya habían tenido la idea que al consumir cantidades
crecientes de un bien la utilidad marginal recibida de este era decreciente,
pero fue desde finales del siglo XIX que su aplicación a los temas
económicos fue mas clara y contundente.
Estos tres autores aplicaron el análisis marginal de la utilidad a la teoría de
la demanda, concibiendo la idea de la utilidad marginal. Los tres estaban de
acuerdo en que la asignación de los recursos era el tema principal de la
economía. Este era un contundente punto de distanciamiento con la anterior
teoría ya que las nuevas ideas reflejaban un análisis claramente
Microeconómico, sin embargo diferían en sus métodos. Jevons optó por las
pruebas empíricas, mientras que Mengler se acercaba mas a la lógica
deductiva abstracta, por ultimo Walras aplico las matemáticas.

Primero descubrieron que la teoría clásica del valor no llegaba a explicar


satisfactoriamente los precios de las mercancías ya que existían
excepciones que no podían asumirse adecuadamente.

Afirmaban que los altos costos de producción no necesariamente


resultarían en altos precios finales ya que el valor depende del consumo y
la utilidad se genera en el futuro y no en el pasado, es decir que el precio de
un bien al llegar al mercado dependerá de la utilidad que el comprador
espera recibir por su consumo, es decir de la demanda.

En este orden de ideas, lo que se discutía era si los factores creaban el valor
de los bienes finales, o si al contrario eran los bienes finales los que daban
el valor a los bienes intermedios. Para lo cual los Marginalistas explicaban
que el valor de los factores era determinado por la utilidad marginal del
bien final que se fabricaba con esos factores pero que estos a su vez no
conferían valor alguno a los bienes finales.

Era obvio que el error de los anteriores modelos radicaba en que el precio
no depende de la utilidad total ni de la utilidad promedio sino de la utilidad
marginal.

Con esto es mucho más sencillo explicar las paradojas como la del agua y
los diamantes de Smith.

Los Neoclásicos no desecharon todo el material clásico, por ejemplo,


adoptaron la idea de la racionalidad de los agentes así que las familias
toman sus decisiones de consumo respecto a la utilidad marginal que
esperan recibir.

En cuanto a la teoría del valor propusieron que dada una oferta la demanda
determina el precio, pero no la complementaron con la versión
contrapuesta, pese a que a través de sus ejemplos pueda entenderse que
tanto oferta y demanda juegan un papel fundamental. Pero más adelante
Jevons se retracta de que el valor dependa por completo de la utilidad y
demostró que con una oferta fija, de dos mercancías y dos agentes los
precios y las cantidades que se intercambian dependen de las utilidades
marginales que ambas mercancías tengan para cada uno de los individuos.
En el caso de la oferta variable, elabora la siguiente línea de causalidad.

1. La oferta esta determinada por el costo de producción.

2. A su vez la oferta determina la utilidad.

3. Esta utilidad determina el valor de la mercancía.

Los
pensadores
W.S. Jevons con su obra Teoría de la
Economía Política de 1871. Carl
Menger con su libro Principios de
Economía también de 1871. Leon
Walras con su trabajo Elementos de
Economía Pura de 1974.
Fuente: http://www.gestiopolis.com/canales/economia/articulos/no11/ciclope8.htm

Principales Conceptos

Como la Teoría Neoclásica presupone que la economía se desenvuelve


en libre mercado, compuestos por agentes, oferentes y demandantes, que
actúan racionalmente y maximizan utilidades, al encontrarse e intercambiar sus
productos se encuentran puntos de equilibrio que satisfacen las necesidades
del conjunto de individuos de la sociedad. En este sentido, se analiza los
componentes del mercado tanto desde el Consumidor como desde la
perspectiva del Productor.
Respecto al Consumidor, cumpliendo los presupuestos marcados, éste
lo hace bajo una cierta restricción presupuestaria maximizando su utilidad. De
esta manera obtendrá los productos que le sean más útiles de una canasta de
bienes y servicios, buscará los de mejor calidad y los combinará de tal manera
de obtener el más bajo precio. Como señaláramos anteriormente, es muy difícil
pensar ese comportamiento en la actualidad, sin embargo, no aprobaríamos un
examen de microeconomía si dijésemos lo contrario.
Por el lado del Productor, luego de analizar técnicas productivas,
diferentes mercados de bienes y servicios, éste combina ciertos Precios y
Costos para maximizar su Beneficio y minimizar los Costos. La ecuación se
resume:
Beneficio = Ingreso (productos * precios) – Costos (K capital, L
trabajo)

El objetivo se centra en maximizar y Beneficios y minimizar Costos


En este modelo no existen pujas, al darse la distribución de Ingresos en
una sociedad de libre mercado, armónica y sin conflictos, en la cual cada
individuo recibe su ingreso según “aporte” al proceso económico. Todo
aumento en la participación de los factores dependerá de la productividad
marginal que determina el precio de los mismos.

Se puede decir que el neoclasicismo está en contra de la intervención del


Estado debido a que éste impone impuestos al ahorro empresarial lo que limita
la posibilidad de inversión. La no intervención del Estado y el libre mercado son
los conceptos fundamentales del pensamiento Neoclásico.

Consigna:

- Describa cada uno de los instrumentos analíticos.

Temas Ejemplos
Utilidad
Costos
Beneficios

Clase 7: "Crítica a la Economía Neoclásica". Empleo y Estado John Keynes.

Se presenta la propuesta de Trabajo:

1º. Se expone el contexto de crisis de la Economía Neoclásica..

2º Se comentan los aportes del pensamiento Keynesiano.

3º Trabajar en Grupo: Se aplican los conceptos del pensamiento Keynesiano..

Exposición:

La Teoría del Equilibrio General no podía dar respuesta a las constantes


crisis que presentaban los países capitalistas. Este equilibrio se presuponía
desde la Ley de Say, que planteaba que toda oferta genera su propia demanda.
Habiendo sido el marxismo el cuerpo teórico que parecía comprender el
proceso de acumulación del capital, observando el proceso de sobreproducción
que tendencialmente coloca en crisis al capitalismo.
Durante gran parte del siglo XIX y principios del XX, los economistas
depositaban, religiosamente, la confianza en el comportamiento de mercado,
incomprensiblemente en momentos en que crecía trustificación de las
empresas.
Esta posición solo se abandonaría en la crisis del ‘30, cuando el accionar
del Estado, recuperaría a las alicaídas economías capitalistas.
El nuevo rol del Estado estuvo sustentado en los análisis realizados
por Keynes, quién propuso orientar el accionar estatal, a través de políticas
monetarias y fiscales, hacia incrementar la propensión al consumo,
incentivando la inversión y provocando el aumento del ingreso por el efecto
multiplicador.
Durante décadas, las políticas keynesianas se aplicaban como mecanismo para
recuperar el crecimiento. Recién en los ´70, los déficits fiscales recurrentes en
que caían los Estados, sumados a las tendencias inflacionarias, provocaron el
abandono de estas recetas.

Principales Conceptos

El principal aporte de Keynes es refutar que la economía tiende naturalmente


el pleno empleo. La idea que el salario es igual a la utilidad marginal del
trabajo restringe a pensar un "desempleo estructural". El efecto de caída del
empleo o de los salarios produce una baja en la demanda y con ello una caída
en el producción, por ende, más desempleo. Para eso hay que revertir la falta
de demanda efectiva del mercado.

Para la Teoría Neoclásica:

Y (Ingreso) = P (Producción)

C (consumo) + S (ahorro) = C (bienes de consumo) + I (Inversión)

Si C = C, entonces S = I

Keynes cuestiona esta relación, entendiendo que el ahorro, puede ir a la


Inversión o al sistema financiero especulativo. Plantea el concepto de
Eficiencia Marginal de Capital= EMK que establece la relación entre
Beneficio esperado y tasa de interés.

EMK: B/i, si es mayor a 1, el ahorro se Invierte, si es menor a 1, no se


invierte.

La propuesta Keynesiana reside en impulsar la intervención del Estado a fin


de impulsar la Demanda Efectiva a través de la Política Fiscal y Monetaria.

Respecto a la política Monetaria:

Sostiene que la visión neoclásica, donde


v (velocidad de circulación). M (cantidad de Moneda) = P (Producción). P
(precios)

Si la velocidad y la producción es fija, entonces las variaciones de M


provocan cambios en los Precios.

Keynes entiende que el aumento de M en conjunto con el impulso de P,


provoca crecimiento económico y no Inflación.

Respecto a la Política Fiscal:

A fin de compensar la emisión monetaria, el Estado debe generar Inversión a


través del Gasto Público.

El Estado debe intervenir en economía en momentos recesivos y retirarse en


los momentos expansivos.

Consigna:

- Describa con ejemplos cada item.

Temas Ejemplos
Sobre el Empleo
Política Fiscal
Política Monetaria

Clase 8: Definiciones básicas: Bienes, Necesidades, Modelos, Microeconomía y


Macroeconomía

Presentación del Trimestre


1. Presentar en primer término los contenidos a desarrollar en el
segundo cuatrimestre.

2. Explicar la diferencia entre la Teoría Económica y la Economía


Instrumental.

3. Plantear la forma de trabajo: Teórico y Práctico.

4. Diferenciar Microeconomía y Macroeconomía.

Economía

Durante la primer parte del Trimestre se estudiaron las diversas formas de ver
analizar lo “económico”. Las reflexiones abordadas en los textos clásicos delimitaron
que sus conclusiones se dieron bajo un determinado contexto histórico. Cada concepto
estaba articulado en el marco de relaciones sociales y estructuras económicas
específicas.

En este sentido, el análisis de la economía debe contener un marco

Es clásico escuchar como definición de Economía: "...Administración de bienes


escasos...". Lo cierto es que la economía se caracteriza por analizar la forma en que una
sociedad logra administrar los recursos con que cuenta para cubrir sus necesidades. En
este sentido existen dos definiciones:

Necesidades y Bienes

Es clásico escuchar como definición de Economía: "...Administración de bienes


escasos...". Lo cierto es que la economía se caracteriza por analizar la forma en que una
sociedad logra administrar los recursos con que cuenta para cubrir sus necesidades. En
este sentido existen dos definiciones:

Necesidades

1. Básicas: Son las necesidades prioritarias que tiene un sociedad.

2. Culturales: Son aquellas que se producen socio culturalmente.

Bienes

Para satisfacer esas necesidades se requieren de Bienes que toman carácter


económicos por presentar dos aspectos:

1. Utilidad: se capacidad de satisfacer necesiades.

2. Ser un producto del trabajo.

Clasificación:

Tangibilidad.

Función

Durabilidad.

Reflexionar sobre los bienes.

Modelización
El método utilizado por los economistas, en su gran mayoría, para la
investigación de casos particulares utiliza la modelización. El economista
construye un Modelo de comportamiento de las relaciones económicas,
procurando predecir futuros comportamientos económicos.

Modelo

Para la construcción del Modelo se parten de los siguientes componentes:

1. Datos: Para realizar una investigación se parten de una base


empírica.

2. Variables: A partir de la base empírica se realizan una


clasificación que nos permite construir variables de análisis.

3. Supuestos o Postulados: Se plantean comportamientos de los


agentes económicos y funcionamientos de la economía.

4. Hipótesis: Se plantean hipótesis que son constatadas en la base


empírica.

5. Instrumental Matemático: La base de análisis de


comportamiento es la matemática.

6. Conclusiones: Luego del análisis se realizan conclusiones de


inferencia.

• Reflexionar sobre métodos y plantear viabilidad de metodología


alternativa.

Microeconomía: Estudio del comportamiento de una unidad de producción. Por


eso se la puede denominar "Economía de la Empresa". Aunque también
estudia el comportamiento del Consumidor y la economía familiar.

Macroeconomía: Estudio de los agregados económicos a nivel: local,


municipal, provincial, nacional o regional. Por eso se lo denomina
"Economía Nacional".

Clase 9: Teoría del Consumidor y del Productor

Como la Teoría Neoclásica presupone que la economía se desenvuelve


en libre mercado, compuestos por agentes, oferentes y demandantes, que
actúan racionalmente y maximizan utilidades, al encontrarse e intercambiar sus
productos se encuentran puntos de equilibrio que satisfacen las necesidades
del conjunto de individuos de la sociedad. En este sentido, se analiza los
componentes del mercado tanto desde el Consumidor como desde la
perspectiva del Productor.
Respecto al Consumidor, cumpliendo los presupuestos marcados, éste
lo hace bajo una cierta restricción presupuestaria maximizando su utilidad. De
esta manera obtendrá los productos que le sean más útiles de una canasta de
bienes y servicios, buscará los de mejor calidad y los combinará de tal manera
de obtener el más bajo precio. Como señaláramos anteriormente, es muy difícil
pensar ese comportamiento en la actualidad, sin embargo, no aprobaríamos un
examen de microeconomía si dijésemos lo contrario.
Por el lado del Productor, luego de analizar técnicas productivas,
diferentes mercados de bienes y servicios, éste combina ciertos Precios y
Costos para maximizar su Beneficio y minimizar los Costos. La ecuación se
resume:

Beneficio = Ingreso (productos * precios) – Costos (K capital, L


trabajo)

El objetivo se centra en maximizar y Beneficios y minimizar Costos


En este modelo no existen pujas, al darse la distribución de Ingresos en
una sociedad de libre mercado, armónica y sin conflictos, en la cual cada
individuo recibe su ingreso según “aporte” al proceso económico. Todo
aumento en la participación de los factores dependerá de la productividad
marginal que determina el precio de los mismos.

Se puede decir que el neoclasicismo está en contra de la intervención del


Estado debido a que éste impone impuestos al ahorro empresarial lo que limita
la posibilidad de inversión. La no intervención del Estado y el libre mercado son
los conceptos fundamentales del pensamiento Neoclásico.

Lógica de la Empresa:

1. Maximizar Beneficios.

2. Minimizar Costos.

3. Discusión social.

Que significa el beneficio

El Beneficio implica el remanente obtenido entre el Precio y el Costo del


Producto. El objetivo de maximización es alcanzar un nivel de producción de
manera tal de que se obtenga el Costo Medio Mínimo y el Beneficio Medio
Máximo.

En un mercado de libre competencia, se recibe el precio como dado, debido a


que es resultado del mercado. De esta manera, sólo se puede maximizar
orientando la producción al nivel que minimice los Costos.
De esta manera al obtener su Nivel de producción y multiplicándolo por el
Precio se obtiene el Beneficio Total.

Para alcanzar ese objetivo se parten con los siguientes datos o conceptos.

1. Precio de Mercado.

2. Estructura de Costos de la Empresa.

3. Precio es igual al Ingreso Medio e Ingreso Marginal.

4. Beneficio Medio.

Beneficio: Medio, Extraordinario, Perdidas.

Para calcular el Beneficio debemos realizar las resta del Ingreso Total menos los
Costos Totales. Al calcular los Beneficios se pueden llegar a tres situaciones.

1. BT ⇒ IT =CT (Beneficio Normal).

2. BT ⇒ IT >CT ⇒ Beneficio Extraordinario.

3. BT ⇒ IT < CT ⇒ Perdidas.

Clase 10: Los factores de la producción. La distribución del Ingreso

Presentación del concepto de Economía de la Empresa


1. Actualmente la actividad económica se desarrolla en la Empresa.

2. Principal Unidad de Producción.

3. Es independiente del modo de producción.

4. Pero está condicionado por las relaciones sociales.

Factores
La Unidad de Producción combina los factores de producción bajo un
determinado patrón tecnológico. Los factores son:

1. Recursos Naturales

2. Trabajo Humano

3. Capital Industrial.
Retribución de factores

Quienes aportan los factores de producción reciben una retribución.

1. Salario: Es el sueldo del trabajo.

2. Renta: Es el importe que se paga por el uso de la Tierra.

3. Ganancia o Beneficio: Es lo que percibe el capital derivado del


Precio menos los costos.

Reflexionar sobre criterios de distribución.

Producción
Es la actividad que se desarrollo para combinar los factores de manera tal de
obtener los bienes necesarios para satisfacer las necesidades humanas. Los criterios para
desarrollar la actividad productiva estará condicionada por las características sociales de
la organización, el nivel técnico y organizativo de la empresa, sus sistemas de provisión
y distribución de producción, la capacidad de toma de decisiones, etc.

Comprender la capacidad que tiene una unidad de producción resulta relevante


para la planificación económica, para comprender la capacidad real de satisfacer
necesidades que tiene una determinada economía. A continuación se analizará una
función de producción en el corto plazo, intentando comprender el comportamiento de
la misma.

Producto Total

1. Producto: Son los bienes que se producen con un determinado factor de


producción.

2. Total: Suma todo los productos a un determinado nivel de uso del factor
de producción.

3. Factor de producción: Trabajo, Capital, Tierra.

4. Función de producción: Expresión matemática que combina la relación


entre el uso del factor de producción y el Producto Total.

Producto Medio

1. Es la función que combina el Producto Total con la unidades utilizadas


del factor de producción.
2. Mide cuánto sería la producción por unidad si todas producirían iguales.

Producto Marginal

1. Es la función que mide el incremento del Producto Total en relación al


incremento de una unidad de producción.

2. Mide el rendimiento a cada unidad incorporada de producción.

3. Ley de Rendimientos Decrecientes: Rige en la producción.

Ejemplo grafico.

Factor Producto Total Marginal Medio


0.0 0.0 0.0
1.0 0.5 0.5 0.5
2.0 1.1 0.6 0.6
3.0 2.4 1.3 0.8
4.0 3.7 1.3 0.9
5.0 4.8 1.1 1.0
6.0 5.8 1.0 1.0
7.0 6.7 0.9 1.0
8.0 7.5 0.8 0.9
9.0 7.3 -0.2 0.8
10.0 7.1 0.7

Zonas de Producción

Existen tres zonas en la función de producción:

1. Zona 1: Esta zona comienza desde el momento inicial de producción


concluye cuando el PMe llega a su máximo.
2. Zona 2: Comienza en el máximo del Pme y termina cuando el Pmg se hace
cero.

3. Zona 3: Comienza cuando el Pmg se hace cero y sigue hasta el final.

 Reflexionar sobre cuando se debe dejar de producir y cuando deja de


producir el empresario.
Costos de producción

A la capacidad productiva debe agregarse el análisis de los Costos de


Producción que inciden en la toma de decisión de llevar adelante el proceso productivo
o no. Debemos tener presente que la motivación del productor de una empresa
capitalista es la obtención de un beneficio, en cambio una empresa estatal o una
cooperativa, la motivación es producir al máximo.
Para considerar los costos se deben tener en cuento los elementos que
intervienen en su determinación, los que son:
1. Insumos.

2. Trabajo.

3. Tierra.

4. Capital.

Aunque para un análisis del comportamiento de los costos, los mismos pueden
clasificarse en:

 Costos Fijos: Aquellos que debe abonarse independientemente de


la cantidad producida.

 Costos Variables: Aquellos que varían cuando se incrementa la


producción.

La función de producción puede ser representada por una recta:

 Costo Total = Costo Variable (Cantidad) + Costo Fijo.

 CT= 50 Q + 100, es el cuadro siguiente

Cantidad Costo Fijo Costo Variable Costo Total


1 100 50 150
2 100 100 200
3 100 150 250
4 100 200 300
5 100 250 350
6 100 300 400
7 100 350 450
8 100 400 500
9 100 450 550
10 100 500 600
11 100 550 650
12 100 600 700
13 100 650 750

Costo Medio

El concepto de Costo Medio nos permite comprender cuanto costaría un bien si


todos fuesen iguales:

 Costo Medio= Costo Total / Cantidad de Insumo Utilizado

• El Costo Medio es decreciente en la primer etapa y crece en la segunda etapa.

Costo Marginal

El concepto de Costo Marginal nos permite comprender cómo se incrementa el


Costo Total cuando se utiliza una unidad más de insumo:

 Costo Marginal= Incremento Costo Total / Incremento Cantidad


de Insumo Utilizado

• El Costo Marginal es decreciente en la primer etapa y crece en la segunda etapa.

Punto Técnico Optimo


Existe una relación inversa entre el Costo Medio y el Producto Medio. La misma
nos permite deducir analíticamente que el nivel optimo de producción es el punto
mínimo del costo medio.

Si tomamos el costo variable total es igual al precio por la cantidad.

 Costo Variable = Precio . Z(factor de producción)

Donde:

 Q= Nivel de producción

 Si Q/Z es igual al Producto Medio. Su inversa es igual a 1/(Z/Q)

De esto se desprende que:

 CVMe= CV/Q

 CVMe= (Precio. Z)/ Q

 CVMe= Precio / Pme

Mercado
Un sacrosanto Modelo de la economía es la idea de Mercado. Existe una ilusión
que la economía se puede organizar mediante la concurrencia de "oferentes", aquellos
que poseen un bien que otros precisas, y "demandantes", que procuran de esa oferta. La
libertad implica la posibilidad de decidir sobre cuál es el precio que ambos están
dispuestos a aceptar para realizar la transacción.
Para lograr la lógica de funcionamiento de este Modelo, se incorporan cuatro
requisitos básicos:

1. Homogeneidad: Para que exista competencia entre productos, los mismos


deben ser homogéneos, para que el demandante pueda optar por cualquiera
de ellos.

2. Atomización: Ninguno puede tener la capacidad de fijar el precio por sí


sólo.

3. Movilidad de Factores: Debe existir una libertad de concurrencia de


oferentes y demandantes.

4. Transparencia: Debe haber libertad de información y libre acceso por parte


de oferentes y demandantes.

 Reflexionar sobre la vigencia de esos postulados en la economía actual.


Curvas de Oferta y Demanda.

Demanda:

Las variables que influyen la determinación de la cantidad demandada de un


bien por parte de los sujetos que compran son las siguientes:

1. Precio del Bien.

2. Precio de los Bienes Sustitutos.

3. Gustos y Preferencias.

4. Ingreso.
De esto se puede llegar a una función de Demanda:

 D= F(Precio, Precio Sustituto, Gustos Preferencias)

Pero tomando sólo la relación de la cantidad y Precio:

 D= a.P+b, donde a es negativa.

Oferta:

Las variables que influyen la determinación de la cantidad demandada de un


bien por parte de los sujetos que compran son las siguientes:

1. Precio del Bien.

2. Costos.

3. Beneficio.

De esto se puede llegar a una función de Oferta:

 O= F(Precio, Costos, Beneficios)

Pero tomando sólo la relación de la cantidad y Precio:

O= c.P+c

• Reflexionar sobre el comportamiento: Plantear ejercicios en la clase práctica.

Tipos de Mercado Imperfecto.

Otros Mercados:
1. Imperfecta: Cuando no cumplen alguno de los postulados.
2. Monopolio: Cuando existe un oferente que fija el precio.
3. Oligopolio: Cuando varios oferentes fijan el precio.

Elasticidad
Lo interesante a investigar es el comportamiento del mercado a diferentes
cambios en los precios o cantidades demandadas. Cómo cambio una variable cuando se
modifica otra que esta relacionada permite inferir predicciones de comportamientos.
Para esto se toma el concepto de Elasticidad. En este sentido diríamos que si la
demanda de un bien cae fuertemente cuando varia una unidad su precio, podemos
afirmar que ese bien tiene una demanda elástica y viceversa.

Elasticidad Precio

Se mide aquí, cuanto varía la cantidad demandada u ofertada cuando varia en


una unidad el Precio.

(DD/D)/(DP/P)= Elasticidad Precio de la Demanda.

(DO/O)/(DP/P)= Elasticidad Precio de la Oferta.

• Realizar ejercicios en el práctico.

Elasticidad Ingreso

Se analiza cuánto varía la demanda de un bien cuando aumenta el Ingreso.

(DD/D)/(DY/Y)= Elasticidad del Demanda respecto a Ingreso.

Clasificación de Elasticidades.

1. Elástica: Cuando la Elasticidad es superior a 1.


2. Elasticidad Unitaria: Cuando la Elasticidad es igual a 1.
3. Ineslástica: Cuando el valor de la Elasticidad es menor a 1.
4. Rígida: Cuando el valor de la Elasticidad es igual a 0.
5. Infinitamente Elástica: Cuando el valor es altamente superior a 1.

PREGUNTAS QUE AYUDAN A ELABORAR EL PROYECTO


Para el buen funcionamiento de una actividad es importante que el proyecto sea pensado
y desarrollado por quienes integran el grupo de trabajo. Esto significa que la elaboración
del proyecto debe ser pensada por todos los integrantes del emprendimiento en función
de los saberes del grupo, del lugar donde se va a hacer y de cómo se puede hacer; por
eso es importante discutir y tomar decisiones entre todos.

Para organizar este trabajo les proponemos una serie de preguntas guía que servirán para
completar el formulario.

1. ¿Qué queremos hacer? Nombre del proyecto y lo que estamos produciendo o


queremos producir.

2. ¿Cuántos somos? Indicar cantidad de personas que participan del proyecto


(como mínimo 3 integrantes) y seleccionar un referente del grupo.

En la última hoja del formulario encontrarán una planilla para completar con los datos
de todos los participantes.

3. ¿Qué tareas realizará cada uno en el proyecto? Detallar qué actividades va a


realizar cada uno y cómo se van a dividir las tares (coordinación, ventas, producción,
distribución, compras, etc.).

4. ¿Dónde vamos a realizar la actividad? Indicar el lugar donde se realizará el


proyecto y sus dimensiones (aclarar si es propio, cedido o alquilado).

5. ¿Qué tenemos? Realizar un listado de los elementos propios que el grupo


aportará al proyecto (máquinas, herramientas, insumos, etc.).

6. ¿Qué necesitamos? Realizar un listado de maquinarias, herramientas,


materiales e insumos que necesitan comprar (presentar 3 presupuestos oficiales por
cada uno).

7. ¿Qué costos fijos tenemos? Luz, gas, teléfono, alquiler, etc.

8. ¿Qué otros costos tenemos? Insumos, repuestos, artículos de limpieza,


salarios.

9. ¿Cuánto vamos a producir mensualmente? Detallar la cantidad aproximada de


la producción mensual.

10. ¿A qué precio venderemos el producto? Indicar el precio por unidad de cada
producto elaborado.

11. ¿Dónde venderemos el producto? En el propio local, a otros comercios, venta


pública (ferias, casa por casa) u otras opciones. Es importante recorrer la zona para
comprobar que nuestro producto no esté muy repetido, ver si existen posibles
compradores y que nuestro precio y calidad serán aceptados.

12. ¿Cuánto pensamos vender? Calcular la cantidad estimada de ventas en los


primeros 6 meses una vez aprobado el proyecto.
13. ¿Cómo repartiremos las ganancias? Indicar si lo harán por partes iguales, en
forma equitativa (según las horas de trabajo), por responsabilidades (según las tareas)
o de otra forma.

14. ¿Qué porcentaje del monto total que recibimos vamos a donar y a
quién? Indicar cuántos productos donaremos a alguna institución local y cuándo.

Sistema Económico. Macroeconomía y Cuentas Nacionales.


1. Sistema Económico. Componentes.

2. Macroeconomía: como análisis de agregados económicos.

3. Cuentas Nacionales: contabilidad estadística.

4. Identidades macroeconómicas: Modelo de Tres Brechas.

5. Sectores y políticas económicas.

Sistema Económico
El sistema económico es la relación que se establece entre las familias,
las empresas y el gobierno. Se compone por un flujo real de bienes y servicios y
un flujo nominal o monetario, compuesto por la circulación de dinero. El
funcionamiento de Sistema se articula de la siguiente manera:

Las familias entregan trabajo a cambio de dinero. Con el dinero compran


bienes y servicios.

Las empresas pagan salarios a cambio de trabajo. Y entregan bienes y


servicios a cambio de dinero.

El gobierno cobra impuestos a cambio de servicios.

Macroeconomía
Entendemos como macroeconomía a la perspectiva de análisis de una
sociedad en su conjunto. O sea, por los agregados económicos de un espacio
geográficos, generalmente un Estado Nacional, pero también podemos encontrar
análisis regionales, provinciales, e incluso internacionales, como el
MERCOSUR, compuesto por Argentina, Brasil Uruguay y Paraguay.

El objetivo ce la macroeconomía es encontrar indicadores que reflejen


globalmente el comportamiento económico de los agentes económicos que
intervienen en la elaboración de Bienes y Servicios para satisfacer necesidades
humanas. Los agentes que intervienen son: Empresas, Trabajadores, Estado, etc.

La forma propedéutica de exponer simplificadamente la materia


comenzará por definir estos indicadores desde las perspectivas de la
Contabilidad Nacional. Al definirlas se interrelacionaran de manera tal de
comprender el funcionamiento de la economía en su conjunto.

Luego se analizaran los sectores de la economía específicamente


intentando de comprender los instrumentales de política económica tendientes a
incrementar el crecimiento económico, reducir la inflación, combatir el
desempleo o redistribuir el ingreso.

Medición económica: Cuentas Nacionales.

Como señalamos anteriormente se precisa un instrumental de medición para


poder planificar y diseñar políticas económicas. El Ministerio de Economía
en conjunto con el INDEC son los encargados de compilar información
tendientes a ser clasificadas.

Producto: clasificación
Generalmente, la variable que se toma para medir una economía es el Producto
Bruto Interno. De esta forma se puede inferir conclusiones sobre la pobreza o riqueza
de un país. El indicador en primer lugar toma en cuenta la Producción de bienes y
servicios de un país. Luego excluyendo los bienes y servicios utilizados en la
producción de otro producto se obtiene el total delProducto. Una vez obtenida esta
clasificación se puede llegar a las siguientes:

1. Producto Bruto: Es el total del valor agregado generado en una


economía.

2. Producto Neto: Es el total del valor agregado excluyendo las


amortizaciones.

3. Producto Nacional: Es el total valor agregado generado por agentes


económicos nacionales. En territorio nacional y extranjero.

4. Producto Interno: Es el total del valor agregado generado de todos los


agentes económicos en el territorio nacional.

5. Producto Costo de Factores: Es el total del valor agregado generado en


una economía por los factores de producción.
6. Producto Precios de Mercado: Es el total del valor agregado generado
en una economía por los factores de producción, más los impuestos
indirectos y menos los subsidios.

7. Producto Nominal: Es el total valor agregado medido en moneda


nacional.

8. Producto Real: Es el total del valor agregado medido en moneda


nacional de un año base.

Identidades macroeconómicas.

Exponemos a continuación la ecuación del Producto:

• P (Producto) = C (Consumo) + I (Inversión) + G (Gasto)


+ M (Importaciones).

Exponemos a continuación la ecuación del Ingreso:

• Y (Ingreso) = C (Consumo) + S (Ahorro) + T (Impuestos)


+ X (Exportaciones).

De la relación de equilibrio surge que:

P=Y

C+I+G+M=C+S+T+X

Si pasamos todo al otro miembro:

0 = (C-C) + (S-I) + (T-G) + (X-M)


S-I = Sector Privado // T-G = Sector Público // X-M = Sector Externo

lase 16 Modelo macroeconómico para una


comprensión de Argentina
Identidades macroeconómicas.

P=Y

C+I+G+M=C+S+T+X

Si pasamos todo al otro miembro:

0 = (C-C) + (S-I) + (T-G) + (X-M)

S-I = Sector Privado // T-G = Sector Público // X-M = Sector Externo


Analicemos las cuentas nacionales de la economía argentina:

Año 90 91 92 93 94 95 96 97 98 99

PBI.miles de 188 204 222 236 257 258 272 292 298 292
millones

Tasa de Crec. 0,1 8,9 8,7 5,7 5,8 -2,8 5,5 8,1 3,9 -2

Inflación 1343 84 17,5 7,4 3,9 1,6 0,1 0,3 0,8 0,5

Inversión % 14 14,6 16,7 19 19,9 17,3 18,1 19,3 19,9 18


PBI

Ahorro %PBI 15,3 14,9 14,1 15,9 16,4 15,7 16,6 16,9 16,4 16

Déficit 1,3 0,3 -2,6 -3,1 -3,5 -1,6 -2,5 -2,4 -3,5 -2
Privado

Ingresos n/d 28,6 38 44,6 48,7 46,6 46 54,5 56,4 53,3

Egresos n/d 31,7 38,9 42,6 49,6 50,4 51,6 58,7 60,5 58,8

Déficit n/d -3,1 -0.9 2 -0.9 -3,8 5,9 -4,2 -4,1 -5,5
Público

Exp. % PBI 6,5 5,8 5,4 5,5 6,2 8,1 8,8 8,9 8,7 8,5

Imp. % PBI 2,1 3,9 6,3 6,7 8,1 7,7 8,4 10,2 10,4 8,6

Déf Com. 4,4 1,9 -0,9 -1,2 -2,1 0,4 0,4 1,2 -1,9 -0,1

Deuda 50 57.5 61.9 80.2 87 97 101 109 112 120


Externa

Como se desarrollo en la Clase 4 podemos observar que:


(X-M) = (C-C) + (S-I) + (T-G)

Este modelo es conocido con el nombre de “Tres Brechas”, debido a que representa a
tres sectores de la economía.

• Sector Externo = (X-M)

• Sector Privado = (S-I)

• Sector Público = (T-G)

Este modelo simple intenta recomendar que a cada desequilibrio en un sector, es


financiado por otro sector. Pero al observar las cuentas públicas en argentina, los
últimos diez años los tres sectores fueron deficitarios.
Esta situación nos conduce a proponer un modelo de comprensión para la
realidad Argentina que incorpore la Balanza de Capitales que es lo que garantizó el
equilibrio macroeconómico de este período.
De este forma, el Modelo Macroeconómico incorpora los flujos de capitales,
tanto el Ingreso de Capitales (K*) y los egresos de capital (Ki).
Podemos arribar a un modelo simple de Balance de Pagos, compuesto por la
Balanza de Capital y la Balanza Comercial

Donde: BP = BK + BC = (K*-Ki) + (X-M)

Incorporándolo al Modelo de Tres Brechas obtenemos:


(K*-Ki) + (X-M) + (C-C) + (S-I) + (T-G) = 0

Clase 17: Política Monetaria: Moneda, concepto y caracteres. Sistemas


Monetarios. Flujos reales y financieros. Poder Adquisitivo. Bancos Centrales.

Política Monetaria

A través de la política monetaria, el Banco Central puede controlar la cantidad de


dinero a fin de generar incentivos de inversión a través de los tipos de interés y las
condiciones de crédito.

A partir de análisis macroeconómicos de flujos reales (bienes), deben darse una


estrategia para compensar los flujos nominales (dinero). El Ministerio a cargo desarrolla
las metas macreoeconómicas sobre precios, crecimiento, demanda, consumo, etc, y a
través de instrumentos de regulación monetaria y bancaria se puede controlar el
desarrollo de la economía.

Puede contraponerse las dos visiones de la Política Monetaria:

Monetarista: mayor emisión monetaria genera inflación.

Keynesiana: mayor emisión produce más producción y más empleo en momentos de


recesión.

Moneda

Reservas internacionales: constituida por moneda o títulos en moneda extranjera.

Papel Moneda: papel o billete emitido por el Banco Central.

Base Monetaria: es el efectivo circulante en posesión de empresas, consumidores,


bancos, comercios y otros entes de depósito, más los depósitos de las instituciones
financieras en el Banco Central.

Funciones del Dinero:

Medio de cambio: permite las transacciones económicas y financieras.


Unidad de Cuenta: permite realizar cálculos contables y cancelación de deudas.

Depósito de Valor: permite atesorar riquezas para transacciones futuras.

Sistemas Monetarios. Flujos reales y financieros. Poder Adquisitivo.

La emisión monetaria esta relacionada a una actividad económica. Los sistemas


monetarios responden a una relación entre Flujos reales y financieros de la Economías.

vende trabajo Flujo real vende bienes y servicios

Familia
Sistema Empresa
Monetario
consumen Flujo monetario pagan salarios

La relación entre el flujo real y monetario es el poder adquisitivo de la moneda.

Banco Central o Reserva Federal

Es el ente que emite el papel moneda necesario para realizar transacciones y regula la
actividad bancaria. Además tiene a su cargo controlar las reservas en divisas extranjera
que posee el gobierno y las que está a su cargo.

En resumen: Las principales funciones que desempeña el Banco central son:

• Administrar y custodiar el oro y divisas extranjeras. Las divisas externas se


componen con moneda extranjera u obligaciones de pago (bonos) emitidos por
un país extranjero u organismo internacional.
• Oferente de Dinero: se encarga de suministrar los billetes y monedas necesarios
para la actividad económica.
• Banco de Bancos:
• Relación interbancaria: Retiene encajes que mantienen los bancos. Garantiza la
relación entre los bancos y el sector público.
• Banco de Bancos: es el que regula la Banca privada, garantizando liquides y
regula sus reservas. Concede créditos a los bancos y supervisa sus acciones:
actividad contable, operaciones financieras, encajes, capitales mínimos,
auditorias y controles de operación.
• Agente Financiero del Estado: garantiza las operaciones financiera del Estado
Nacional, realizando cobro y pago de operaciones internacionales con
acreedores y organismos. Emite valores públicos de endeudamiento del
gobierno. Puede financiar al gobierno nacional.

Encajes legales: es la cuota sobre los depósitos que los Bancos están
obligados a reservar para garantizar liquides. Deben depositarlo en el
Banco Central.
Operaciones de pase: Son las ventas transitorias de un Banco al Banco
Central de activos financieros con compromiso de pago de dinero
prestado e interés pactado.

Crédito interbancario (call money): son los préstamos que realiza un Banco
a otro Banco.

Banco

Un Banco es un ente financiero cuya principal finalidad es captar depósitos


y realizar préstamos. Por el depósito recibido, el Banco paga una Tasa
(pasiva) y por los préstamos realizados cobra una Tasa (activa) que le
permite obtener un spread (extensión o beneficio bancario).

Tasa de interés: es el porcentaje que pagan los Bancos por un depósito o


que reciben por un préstamo. Puede ser nominal, la recibida en moneda
corriente o real, la realmente percibida al descontarse la inflación.

Multiplicador Bancario
Las entidades bancarias al prestar el Dinero de los ahorristas, están
incrementando la disponibilidad monetaria. Este efecto se conoce
como multiplicador.
A fin de garantizar la solvencia de las instituciones financieras, el Banco
Central sólo permite prestar una parte de los depósitos, a fin de generar un
resguardo ante los ahorristas. Esa cuota que el Banco Central retiene se llama
“Encaje Bancario”.
La fórmula matemática es:
Nuevos Depositos = $Depósitos . (1/ 1- encaje)

Para nuestro ejemplo de Encaje = 10%

Nuevos Depósitos = $Depósitos.(1/0,9)

Clase 18: Política Fiscal: Estado y la economía. Ingreso y Gasto Público. Efectos de la
intervención estatal. Tributación y recaudación. Planificación y Presupuesto
Participativo.

Partiendo de las Identidades macroeconómicas.


P=Y

C+I+G+M=C+S+T+X
Si pasamos todo al otro miembro:

0 = (C-C) + (S-I) + (T-G) + (X-M)

Llegábamos a

S-I = Sector Privado // T-G = Sector Público // X-M = Sector Externo


Incorporando el Balance de Capitales nos queda:
(K*-Ki) + (X-M) ≈ (C-C) + (S-I) + (T-G)
Sector Externo ≈ Sector Interno
Donde la igualdad estará restringida al Tipo de Cambio y al nivel de precios. En
caso de desequilibrios negativos se presionaría a la reducción de la reservas monetarias,
sucediendo el efecto contrario cuando los componentes son superávitarios.

Análisis del Sector Público


Quien escribe es polítologo y no puede dejar pasar la distinción entre los
conceptos de Estado y Administración Pública. Generalmente se define al primero
como un Ente que dependiendo de cada visión teórica actúa en la sociedad garantizando
el funcionamiento global de la economía. Los alcances de esa intervención dependerán
de cada escuela económica.
En tanto que el concepto de Administración Pública se centra en el análisis de la
gestión presupuestaria en el sentido técnico de la palabra. La visión tiene sus raíces en
Smith, quien entiende que el buen soberano es aquel que administra equilibradamente el
presupuesto.
Intentaremos en exponer la visión desde sus dos aspectos, tanto el político como
el administrativo. Partiendo desde el segundo.

Presupuesto Público.
El presupuesto público es la Ley marco que delimita planificadamente los gastos
del Estado presuponiendo determinados alcances de recursos a conseguir por el mismo.
Si consideramos a Tcomo los recursos de la administración y a G como los gastos
podemos observar un Balance de la siguiente forma:

Recursos Gastos

Tributos Progresivos Gastos Corrientes

Impuestos Directos Consumo

Ganancias Remuneraciones

Patrimoniales Bienes y Servicios

Tributos Regresivos Bienes de Uso


Impuestos Indirectos Transferencias

Internos y Combustibles Gastos de Capital

Recursos Patrimoniales Inversión Directa

Operaciones de Crédito Público Transferencias de Capital

Tarifas Públicas Inversión Financiera

Emisión Monetaria
Egresos Seguridad Social
Ingresos Seguridad Social

Presupuesto Consolidado

 Resultado Operativo = Ingresos – Egresos.


Resultado Financiero = Resultado Operativo – Servicios de la Deuda
+ Capitales.
Sobre el Presupuesto Participativo
Definimos al Presupuesto Participativo como un mecanismo de
Democracia Participativa en la gestión estatal para generar procesos e
instancias de intervención de la ciudadanía en la canalización, evaluación,
diagnóstico, planificación, priorización, ejecución, control y análisis de
resultados de los programas presupuestarios tendientes a resolver las
demandas sociales.
Esta práctica de gestión se convirtió en una vía para reestablecer la
relación entre el Estado y la Sociedad Civil y generar cambios en las
prioridades de la administración, al incorporar instancias de participación
ciudadana para deliberar sobre las necesidades y demandas comunitarias.
Hoy se constituye en una expresión reconocida por los organismos
internacionales e implementada en más de 400 ciudades del mundo y
aplicada por gobiernos de diferentes signos políticos.
Es preciso comprender que el PP no es un sistema sino un proceso,
una construcción colectiva que se va desarrollando en cada lugar a partir de
respetar sus particularidades políticas y sociales, con avances y retrocesos,
éxitos y fracasos. Por lo tanto, no se puede implementar a partir de la copia
acrítica de un modelo. Cada experiencia debe construir su propia
metodología participativa.
En tal sentido, la forma de aplicación del PP depende de los objetivos
que se tengan en cuenta en el proceso de gestión como base política del
desarrollo del mismo. Por otra parte, es importante comprender la base
social en la que se quiere desarrollar dicho presupuesto, relacionada al
grado de participación y a las posibilidades de generarla. En este aspecto,
también resulta necesario acompañar el debate sobre el modelo social y la
distribución de las riquezas.
No se debe perder de vista la utopía de la igualdad económica y social
a través de la solidaridad política. Involucrar a la gente en las decisiones de
gobierno, desde las prácticas más sencillas referidas a los problemas
cotidianos, constituye un paso decisivo para la construcción de una
democracia y una sociedad mejores.

Clase 19: Comercio Internacional: Componentes de la Balance de Pagos. Teorías de


las Ventajas Competitivas. Teorías del Intercambio y relación desigual.

Partiendo de las Identidades macroeconómicas.

P=Y

C+I+G+M=C+S+T+X

Si pasamos todo al otro miembro:

0 = (C-C) + (S-I) + (T-G) + (X-M)

Llegábamos a

S-I = Sector Privado // T-G = Sector Público // X-M = Sector Externo


Incorporando el Balance de Capitales nos queda:
(K*-Ki) + (X-M) ≈ (C-C) + (S-I) + (T-G)
Sector Externo ≈ Sector Interno
Donde la igualdad estará restringida al Tipo de Cambio y al nivel de precios. En
caso de desequilibrios negativos se presionaría a la reducción de la reservas monetarias,
sucediendo el efecto contrario cuando los componentes son superávitarios.

Análisis del Sector Externo: Balance de Pagos

En las clases anteriores se analizaron los componentes del sector interno. En esta
oportunidad se comenzará a analizar el Sector Externo, comenzando con la
transacciones comerciales. Debemos comentar, que existe un registro de las
transacciones económicas internacionales, que integra tanto las comerciales como las
financieras. El mismo es el Balance de Pagos.
Para una comprensión propedéutica del Balance de Pagos, comenzaremos
exponiendo en primer término el Balance Comercial, y su forma ampliada, el Balance
de Cuenta Corriente. Luego en la siguiente clase se analizará el Balance de Capitales.
Concluyendo en un tercer encuentro con la compresión de la relación del Sector Externo
y el Interno, necesariamente exponiendo los tipos de Cambio y el Dinero.

Teoría de las Ventajas en el comercio internacional.

Desde la formación de los primeros asentamientos humanos, el intercambio


de excedentes económicos entre sociedades se presenta como una constante
en la historia de la humanidad. Durante la crisis del feudalismo y la
formación de los Estados Nacionales durante el siglo XVI y XVII, el
“mercantilismo” ocupará el discurso económico de la época. La idea de la
acumulación de oro y metales preciosos se conseguía a cambio de tener una
balanza comercial favorable (esto es exportaciones mayores a las
importaciones).
La prespectiva mercantilista tuvo sus críticos, paradógicamente, desde teóricos
británicos como William Petty o David Hume, país que en el siglo XIX se convertiría
en el abanderado del librecambismo, durante su formación industrial desplegó políticas
proteccionistas a sus manufacturas, al igual que Francia a la agricultura.
Con la obra de Adams Smith nos encontramos con el concepto de Ventajas
Absolutas, que desplaza la preocupación del comercio exterior a la acumulación de oro,
hacia la idea de exportar aquellos bienes que se fabrique a bajo costo en el país e
importar aquellos que sean de menor costo en el exterior. Un país tiene una ventaja
absoluta cuando puede producir un bien con menor costo de producción.

Producción Sin Intercambio Con Intercambio

País A

Producto X 100 200

Producto Y 50 Lo intercambia

País B

Producto X 50 Lo intercambia

Producto Y 100 200

Prod. Hs. Trabajo 150 200

Sin embargo, David Ricardo introduce el concepto de Ventajas


Comparativas, que plantea que los países deben especializarse en la producción de
aquellos bienes en los que se tenga mayor productividad. Si dos países tienen ventajas
comparativas y existe un flujo de intercambio, ambos se ven beneficiados porque se
consigue una mayor producción con el mismo número de horas de trabajo.

Producción Sin Especialización Con Especialización

País A Ahorro 1Hs.

Producto X 3 6

Producto Y 4

Prod. Hs. Trabajo 7 6

País B Ahorro 1 Hs.

Producto X 6
Producto Y 5 10

Prod. Hs. Trabajo 11 10

En la actualidad, se habla del concepto de Ventajas Competitivas, elaborado


por Michael Porter, quien entiende que los países se insertan en el mercado mundial a
través de la generación de las ventajas competitivas, permitidas por avance tecnológico
y la diferenciación de productos para mercados segmentados.

Los Términos de Intercambio y la relación desigual.

Si bien, existieron críticas al librecambismo, como las expuestas por Friedich


List, el pensamiento ricardiano se convertiría en la base teórica del comercio
internacional del siglo XIX y principios del siglo XX hasta la crisis del ‘30 que frenó el
despliegue del comercio internacional hasta la posguerra. Repasemos las críticas.
Teoría Proteccionista
El planteo crítico de List al librecambio radica en su defensa de lo que entiende
como economía nacional. La prioridad de preservar la estructura productiva radicada en
el espacio nacional. Entiende List, que en los países que partir de una base agrícola
fuerte y una industria débil que darían subordinados a los países con un desarrollo de
manufacturas elevado. Por ende, es necesario proteger a las industria nacionales para
que puedan competir con las de las naciones industrializadas.
Las recomendaciones de List estaban destinadas a la Alemania del siglo XIX
que iría consolidando su economía nacional. Proponiendo no más que una práctica que
realizó Gran Bretaña durante su consolidación como país industrial. Y que sería imitado
por Estados Unidos en el mismo período. Como lo señalaría un importante
político norteamericano[Richard1], oponiéndose al libre cambio, que si un país produce
un producto por un dólar y no lo importa, se beneficia doblemente, porque se queda con
el dólar y con el producto.
Términos de Intercambio
La Teoría de los Términos de Intercambio, elaborada por el CEPAL, analiza la
variación asimétrica que se producen entre los precios de los productos manufacturados
y los agropecuarios,que tiende a subir provocando un deterioro para el país agrícola.
Año 1: Prod. Manuf / Prod. Agro = 1
Año 2: Prod Manuf / Prod. Agro = 2; mostrando un deterioro de los precios del
producto agrícola.
Teoría del Intercambio Desigual.
La Teoría del Intercambio Desigual, elaborada por corrientes marxistas, crítica a
la visión ricardiana desde tres aspectos:
1. Que la Tasa de Ganancia en cada país no es igual.
2.Que la producción escala no beneficia a ambos países por igual.
3.Que la productividad en ambos países no permanece constante y generalmente son
desiguales.

Comercio Internacional: Exportaciones-Importaciones.


En la actualidad, existe un “consenso” en buscar el libre comercio. En este
sentido existe la Organización Mundial de Comercio que estimula la reducción de
aranceles a nivel internacional para garantizarlo.

Exportaciones

Se entiende como exportaciones, a los productos que se venden fuera del


mercado nacional. Las posibilidades de exportación dependen tanto de las Ventajas
Comparativas como de las políticas proteccionistas aplicadas en cada uno de los países.
Tanto el perfil de las exportaciones, entendidas por el sector de la que derivan
(primario, secundario o terciario), como el destino de las mismas, delimitan la
formación de una División Internacional del Trabajo y la forma de inserción de la
economía nacional.

Importaciones

Es la definición inversa de las exportaciones, son aquellos productos que se


compran de otros país.

Balance Comercial y Cuenta Corriente

Debemos distinguir que en por una cuestión analítica se plantea que la Balanza
Comercial analizando sólo a las exportaciones e importaciones (X-M), pero debemos
aclarar, que en el Balance de Pagos, la BC forma parte de la Balanza de Cuenta
Corriente, que le agrega los servicios prestados por fletes y transportes, y aquellas rentas
que provienen de inversiones realizadas fuera del país y transferencias.
Cuando el saldo de la Cuenta Corriente es positivo significa que las operaciones
entre importaciones y exportaciones, servicios y transferencias da como resultado un
número positivo.

Al ser positivo, quiere decir que la economía se autoabastece a nivel


nacional y exporta bienes que no son consumidos.

Situación en Argentina.

Observemos la situación de las relaciones comerciales de Argentina. Se pueden


observar que Argentina abrió su economía a partir de 1991. Pero esta apertura no fue
tan beneficiosa.
Exp. % 6,5 5,8 5,4 5,5 6,2 8,1 8,8 8,9 8,7 8,5
PBI

Imp. % 2,1 3,9 6,3 6,7 8,1 7,7 8,4 10,2 10,4 8,6
PBI

Déf Com. 4,4 1,9 -0,9 -1,2 -2,1 0,4 0,4 1,2 -1,9 -0,1
Analizar en clases prácticas el destino y composición de las exportaciones y el
origen y características de las importaciones.

La Política en la integración. Bases para la

unidad Latinoamericana
“…Es muy glorioso a los habitantes de la América verse inscriptos en el rango de las naciones,

y que no se describan sus posesiones como factorías de los españoles europeo…”

Mariano Moreno, La Gaceta, 28 /10/1810.

“…creemos no equivocarnos, las resonancias del corazón nos lo advierten: estamos

pasando sobre una revolución, estamos viviendo una hora americana…”

Reforma Universitaria, Manifiesto Liminar, junio 1818.

El sueño de la unidad del continente se encuentra


presente desde los albores de la independencia americana,
cobrando mayor fuerza en el proceso de independencia a
través de libertadores como San Martín y Bolívar. Ideal que
fue retomado durante la Reforma Universitaria promovida
por los estudiantes.

Estos proyectos contenían los sueños de una América


justa, igualitaria y democrática, sueños que en la actualidad
han sido descartados por los procesos de integración
regional, quienes suelen abandonar estos principios
humanitarios en pos de los negocios económicos y de la
ganancia extraordinaria.

Sin embargo los aquí presentes entendemos que, para


poder pensar una Latinoamérica unida, resulta
imprescindible recuperar un proyecto político que
contemple nuestro pasado cultural e integre a los pueblos
en una gran confederación de naciones que garantice a sus
habitantes la ciudadanía y la soberanía de los pueblos
latinoamericanos.

Es con este horizonte de acción que escribimos el


siguiente texto.

Procesos de Integración una crítica.

Cuando el proyecto de Bolívar y San Martín se frustra


en 1826, comienza a tomar fuerza otra visión de la unión
americana: el Monroísmo. Desde Estados Unidos, la visión
panamericana se convierte en una forma de proyectar la
región bajo la hegemonía del país del norte. Esta visión fue
confrontada por el americanismo, impulsado a su vez por el
reformismo en sobre la acción de diferentes fuerzas
progresistas de Latinoamérica.

Tras la crisis del treinta, los países latinoamericanos


encararon un proceso de industrialización por sustitución de
importaciones. Esto les permitió retomar algunos acuerdos
de intercambio comercial como ALALC o tratados de
cooperación económica como ALADI. La lógica política de
estos procesos se centraban en los aspectos económicos
sin contener una propuesta global de integración.

Durante los años noventa, desde Estados Unidos se


promovió la conformación de tratados de libre comercio a lo
largo de todo el continente. Pero este proyecto se enmarca
en la necesidad de consolidar su proyecto de dominación a
través de un Área de Libre Comercio de las Américas
(ALCA).

Debemos distinguir el concepto de Libre Comercio del


de integración, pues el primero se plantea como objetivo la
libre circulación de mercancías en el plano internacional
dejando a las economías nacionales desvalidas frente a las
trasnacionales de los países capitalistas centrales, el
segundo busca desarrollar un proceso de “cooperación”
intra-regional, compensado estructuras económicas
complementarias.

Sin embargo podemos criticar ambas estrategias


económico-políticas por las premisas sobre las que se
sostienen. Porque los acuerdos de acercamiento están
condicionados por las tendencias de flujos y reflujos del
comercio internacional, lo que debilita acuerdos de políticas
regionales de largo plazo, no permitiendo colocar en la
agenda un proceso fuerte de coordinación
macroeconómica. De esta manera se impide cualquier
política económica que contemple los aspectos centrados
en las necesidades que tienen los hombres, mujeres y niños
de nuestra tierra en áreas como educación, cultura o
ciudadanía.

Perspectivas políticas

Además, la región mostró, de forma persistente, un


panorama inestable en sus aspectos institucionales: la
delegación que generan los sistemas representativos,
devienen en una debilidad de las repúblicas y la
participación popular, dejando a los pueblos sin un gobierno
sustancialmente democrático, planteándose entonces
importantes desafíos para región.

La Integración necesita ser pensada como un proyecto


de sociedad que contemple las necesidades de los pueblos
y que construya bases para fortalecer a las naciones
americanas. El igualitarismo y la solidaridad están
cuestionados de manera permanente por fuerzas
reaccionarias en las que ha calado muy hondo la doctrina
neoliberal. Son los mismos que no permiten el desarrollo de
un estado garante de los derechos civiles y políticos pero
también de los derechos económicos, sociales y culturales
que resultan fundamentales para la dignidad humana.

Los gobiernos que se proponen objetivos humanitarios


y alternativos al que proclaman los poderes dominantes
encuentran muchas dificultades y poco respeto de su
autonomía. Cuba y Venezuela, por ejemplo, deben resistir el
embate y las agresiones de Estados Unidos que opera en la
política interna buscando generar inestabilidad y caos a
través del financiamiento de coaliciones opositoras. Incluso
la injerencia del estado norteamericano es menos sutil en
países donde interviene de manera menos solapada en la
política interna, es paradigmático y peligroso el caso de
Colombia.

Las fuerzas progresistas de la región también deben


resistir grandes presiones como en Brasil y Uruguay, o
resabios autoritarios como el pinochetismo en Chile.
Mientras que en otros país hermanos luchan por encontrar
un proyecto de desarrollo para “des-integrarse” del modelo
que los hambreó: Bolivia, Ecuador, gran parte de
Centroamérica, están en la búsqueda de alternativas por y
para los pueblos. Quienes también sufrimos el saqueo
orquestados por el capital financiero con la complicidad de
elites locales, también continuamos dando la pelea en el
plano para recuperar nuestro futuro en una Argentina
devastada por la ambición de la empresas trasnacionales.

Construyendo una contra hegemonía.


El proyecto panamericanista no marcha sin obstáculos.
Existen experiencias que intentan contraponer una
construcción social alternativa de integración americana. El
caso de la Alianza Alternativa Bolivariana para las Américas
(ALBA) es una propuesta interesante para repensar el
acercamiento.

A la vez, el acercamiento que hacen los pueblos en la


Alianza Social Continental dan una base para generar un
programa que contenga una propuesta que destierre la
agenda de Estados Unidos y sus transnacionales aliadas.

Por todo lo anterior, afirmamos que América tiene la


obligación de encontrar un proyecto político que presente
propuestas alternativas y que conduzca a la unificación de
las fuerzas progresistas hacia la construcción de otro
mundo posible.

Propuestas

Un proceso de Unidad Americana que priorice la


Igualdad, la Libertad y la Solidaridad de los pueblos debe:
• Encontrar un proyecto de económico, social,
político y cultural que recupere la integración de sus
habitantes.

• Fortalecer los lazos democráticos de los pueblos,


propiciando mecanismos de ciudadanización política
regional.

• Recuperar las identidades culturales y propiciar


un acercamiento educativo que fortalezca los lazos
históricos.

• Impulsar el acercamiento de fuerzas sociales y


políticas que trabajen en la construcción de una
Integración Americana priorizando los lazos culturales
y sociales.

• Propiciar y adherir a instancias internacionales


de debate sobre otra forma de integración que
contemple los intereses populares de la región.

Participantes: Gran Reunión Americana, CLACSO, Cátedra Política


Latinoamericana, Fundación Miranda, IMFC, Profesores del Colegio
Nacional de Buenos Aires y Red Argentina de Ciencia Política Mariano
Moreno.
Faltaron: Plan Fénix, Profesores de la Escuela Superior de Comercio Carlos
Pellegrini, Instituto de Estudios y Formación CTA y FILATINA.

Elaborado por Sonia Winer y Ricardo Romero.

Clase 20: Regulación y Crisis del Capitalismo: Análisis de la relación capital-trabajo.


Regímenes de acumulación de Capital. Formas de intervención de estatal
Partiendo de las Identidades macroeconómicas.
P=Y

C+I+G+M=C+S+T+X

Si pasamos todo al otro miembro:

0 = (C-C) + (S-I) + (T-G) + (X-M)

Llegábamos a

S-I = Sector Privado // T-G = Sector Público // X-M = Sector Externo


Incorporando el Balance de Capitales nos queda:
(K*-Ki) + (X-M) ≈ (C-C) + (S-I) + (T-G)
Sector Externo ≈ Sector Interno
Donde la igualdad estará restringida al Tipo de Cambio y al nivel de precios. En
caso de desequilibrios negativos se presionaría a la reducción de la reservas monetarias,
sucediendo el efecto contrario cuando los componentes son superávitarios.

Análisis del Sector Privado.


Durante el análisis de microeconomía se estudió el funcionamiento de la
Empresa y se observaron las consideraciones necesarias a tener en cuenta cuando se
lleva adelante una producción. Aquí observaremos la relación externa a la empresa, pero
que condicionan tambien el funcionamiento de la producción.
En este sentido se estudiaran primero las condiciones bajo las cuales el Ahorro
Privado se realiza y cual es su relación con la Inversión. A la vez de analizar la
evolución en Argentina.

Ahorro
El ahorro es la parte del Ingreso que no se destina a Consumir. Se tiene la
errónea idea de que todo ingreso que se ahorra se destina a Inversión. Pero con solo
mencionar la crítica Keynesiana al respecto observamos que esto no es necesariamente
así, aunque actualmente las políticas macroeconómicas tienden a incrementar el ahora
privado a través de políticas redistributivas hacia el capital o reducción de impuestos.
El ahorro esta inversamente relacionado con la propensión a consumir:
S= Y- cY, lo que es igual a S= Y (1-c), donde 1-c es la propensión a ahorrar.
Si la Inversión es superior al Ahorro, se puede conjeturar que se están utilizando
reservas privadas o del exterior. Como vemos en el período de Menem sucedió lo
segundo.

Inversión % 14 14,6 16,7 19 19,9 17,3 18,1 19,3 19,9 18


PBI

Ahorro %PBI 15,3 14,9 14,1 15,9 16,4 15,7 16,6 16,9 16,4 16

Déficit 1,3 0,3 -2,6 -3,1 -3,5 -1,6 -2,5 -2,4 -3,5 -2
Privado
Inversión
Luego de comparar la Eficiencia Marginal de Capital, o sea, la relación entre el
Beneficio Marginal que se obtiene invirtiendo una unidad de dinero respecto a la tasa de
interés que se obtendría, se realiza la Inversión. De esta forma, se puede entender que a
mayor costo del dinero, menor es la probabilidad de Inversión.
Si bien podemos observar un superávit de Inversión en el período de la gestión
Menem, no todo es color de rosa, porque las inversiones extranjeras producen regalías y
beneficios que en el largo plazo son repatriados impactando negativamente en el sector
externo.
Además debemos distinguir entre Inversión Bruta e Inversión Neta. Si
observamos los siguiente datos de la FIDE vemos que en el período la IB es positiva,
sin embargo la IN es negativa, o sea, que la nueva inversión no llega a reponer el
desgaste del capital. En palabras sencillas, en el largo plazo, a pesar de crecer,
Argentina se descapitaliza y crece solo utilizando capacidad ociosa preinstalada.

Sobre la Tasa de Beneficio o Ganancia.


Neoclasicismo[1]

Como la Teoría Neoclásica presupone que la economía se desenvuelve


en libre mercado, compuestos por agentes, oferentes y demandantes, que
actúan racionalmente y maximizan utilidades, al encontrarse e intercambiar sus
productos se encuentran puntos de equilibrio que satisfacen las necesidades
del conjunto de individuos de la sociedad. En este sentido, se analiza los
componentes del mercado tanto desde el Consumidor como desde la
perspectiva del Productor.

Respecto al Consumidor, cumpliendo los presupuestos marcados, éste


actúa bajo una cierta restricción presupuestaria maximizando su utilidad. De
esta manera obtendrá los productos que le sean más útiles de una canasta de
bienes y servicios, buscará los de mejor calidad y los combinará de tal manera
de obtener el más bajo precio. Como señaláramos anteriormente, es muy difícil
pensar ese comportamiento en la actualidad, sin embargo, no aprobaríamos un
examen de microeconomía si dijésemos lo contrario.

Por el lado del Productor, luego de analizar técnicas productivas,


diferentes mercados de bienes y servicios, éste combina ciertos Precios y
Costos para maximizar su Beneficio y minimizar los Costos. La ecuación se
resume:

N1) Beneficio= Ingreso (productos * precios) - Costos (K capital, L


trabajo).

Si bien el neoclasicismo no supera este nivel de análisis, podríamos


agregarle al razonamiento la siguiente ecuación.

N2) Tasa de Beneficio= B / (K, L), donde busco + B ^ -C.

En este modelo no existen pujas, al darse la distribución de Ingresos en


una sociedad de libre mercado, armónica y sin conflictos, en la cual cada
individuo recibe su ingreso según “aporte” al proceso económico. Todo
aumento en la participación de los factores dependerá de la productividad
marginal que determina el precio de los mismos.

Marxismo[2]

Veamos ahora el análisis que realiza el marxismo al respecto. Para


Marx, al igual que Smith y Ricardo, el Valor de las Mercancías que se
intercambian en el mercado es igual al Trabajo utilizado para producirlas. En
ese sentido los componentes del Valor estarán dados el producto de la Fuerza
de Trabajo en una determinada cantidad de horas trabajadas. Sin embargo, y
esto diferencia a Marx de Smith y Ricardo, en lasrelaciones sociales de
producción capitalista la apropiación de la producción no es en su totalidad del
Trabajo, sino que éste percibe un salario siendo apropiado el plusvalor por el
Capital. De esta manera la ecuación queda:

M1) Valor = Capital Constante + Capital Variable + Plusvalor

Donde la Tasa de Ganancia determina el proceso de acumulación:

M2) Tasa de Ganancia = PL / ( CC + CV), donde busco + PL ^ - CC +


CV

Neoclasicismo y marxismo frente a frente

Si dejamos de lado las diferencias establecidas entre el concepto de


Precio y Valor, veremos cierta similitud entre la ecuación N2 y la M2. Además,
hacemos omisión al planteo de Marx sobre apropiación injusta que realiza el
Capital del Trabajo[3] ajeno y la diferenciación entre Beneficio y Ganancia[4],
podemos ver que el razonamiento de ambos es similar en la comprensión de la
lógica del empresario capitalista. En el neoclasicismo sólo habrá producción, si
se logra un determinado Nivel o Tasa de Beneficio, al igual que en el marxismo,
que sólo se iniciará el proceso a una determinada Tasa de Ganancia. ¿Cuál es
la diferencia?.

Capital y trabajo.
Para la teoría Neoclásica, el trabajo puede ser reemplazado por el capital en
tanto su relación con la productividad marginal.
De esto se deriva que si el Costo Laboral es igual al número de horas trabajas
por cada unidad de producto. (CL= l.w). Y el Costo del Capital es una relación de k.
CL.
El Costo Total es igual a lw + k lw, donde se denota que el precio del Salario es
igual a la productividad marginal.
En cambio para la Teoría Marxista, reemplazo produce una caída tendencial en
la Tasa de ganancia por ende una crisis de acumulación.
Valor = Capital Constante + Capital Variable + Plusvalor

Donde Plusvalor depende del nivel de capital variable, por ende, es igual
a la tasa de explotación por el CV.

Valor = Capital Constante + Capital Variable + (PL/CV) Capital


Variable

Al rescribir la tasa de ganancia, queda

Tasa de Ganancia = (PL/CV) (CV / ( CC + CV))

Donde PL/CV es igual a la tasa de explotación y

CV/ (CC+CV) es la composición orgánica del capital

Vemos así que si derivamos.


TG´cv = si derivamos da positivo,
TG´cc= si derivamos da negativo.
O que indica que el reemplazo genera crisis a largo plazo.

Empleo
Debemos distinguir entre trabajo y empleo, el primero es toda actividad humana
para satisfacer necesidades humanas. En cambio empleo es la relación remunerada que
desarrolla un individuo. Actualmente es muy difícil vivir sin estar ligado a un empleo,
Es por eso que el concepto deTasa Natural de Desempleo resulte una variable clave
para el análisis económico.
Teniendo la Población Económicamente Activa (14 a 65 años), se
consideran Ocupadosa aquellos que han trabajado en la última semana y Desocupado a
aquellos que buscan trabajos pero no encuentran.

Advertencias

Sobre la Ocupación, debemos distinguir a aquellos que perciben su salario en


relación a su formación y tiene una jornada laboral estable. Y los Subocupados lo
contrario.Además, la consideración del Desempleo, no incluye a aquellos que se
cansaron de buscar o no buscan por diversos motivos.

[1]
Sobre los principales puntos de la Teoría Neoclásica ver los autores mencionados supra y MANSFIELD,
Edwin, Microeconomía. Teoría y aplicaciones, Tesis, Bs. As., 1987. y KOGIKU, K.C., Microeconomic
Models, Harper, New York, 1971, entre otros.

[2]
Además del texto citado supra, ver: ROSDOLSKY, Roman, Génesis y estructura de El capital de Marx, Siglo
XXI, Bs. As., 1989.

[3]
El neoclasicismo establece que el Salario es el precio del Trabajo como factor de producción. En tanto en Marx,
entiende que el Salario es el precio de la Mercancía Fuerza de Trabajo tiene la capacidad de generar un
Plusvalor adicional que es apropiado no por su productor directo sino por el dueño del Capital.

[4]
Para Marx, la Ganancia contiene al Beneficio, al Interés y a la Renta, cuando en el neoclasisismo ésto forma parte
de los Costos que debe afrontar el Empresario.

Realizar una critica al siguiente trabajo, tomando como ejemplo los comentarios
de la página:
http://www.aaep.org.ar/espa/anales/resumen_98/romero.htm

Asociación Argentina de Economía


Política
XXXIIIº Reunión Anual

Universidad Nacional de Cuyo


Mendoza, 11 al 13 de Noviembre
de
1988.
Ponencia: Estado y capital tecnológico: Un abordaje desde

la Economía Política.

Campos Temáticos: A0, A1, B0, B4, E0, E2, F0, H0, H1, I0, I2,
I3, K0,N0, N4, O0, O0, P0, P1, Z0.

Por: Lic. Ricardo Romero

Institución: Colegio Nacional de Buenos Aires, Universidad de


Buenos Aires.

Domicilio: Córdoba 2860, PB 3. Cap. Fed. (1187).

Teléfono: 961-2666.

E-mail: aromerr@econ.uba.ar

El presente trabajo está libre de restricciones de copyrigth.

Ricardo Romero

Organiza:

AAEP: Córdoba 637 4º piso (1054) Buenos Aires. Tel. 314-


0246.

Email: aaep@fiel.org.ar

Asociación Argentina de Economía


Política
XXXIIIº Reunión Anual
Ponencia: Estado y capital tecnológico: Un abordaje desde

la Economía Política.

Resumen:

Contrario a las tendencias actuales, con el nombre Estado y


capital tecnológico:

Un abordaje desde la Economía Política, este trabajo intenta


describir algunos ejes de
interpretación alternativa de los procesos de transformación
que vive el capitalismo,

buscando comprender la forma que toma “lo político” en la


era del capital tecnológico.

Los ejes conceptuales del Regulacionismo y el


Derivacionismo, junto al

renovado aporte de la tesis doctoral de Pablo Levín, sirven


para analizar esta era.

Concluyendo en que la “marginación social” es la


características más relevante de este

período.

ABSTRACTS: State and technological capital: a boarding

since the Political Economy.

Despite the actual tendencies. With the name: State and


technological capital: a

boarding since the Political Economy, this paper try to explain


some points of

alternative interpretation of the capitalism transformation


process. Looking for the way

to understand the meaning of “ the politics sense” in


the technological capital age.

The relevant points of Regulationism and Derivationism, and


the new visions of

Pablo Levín´s doctoral tesis, help us to analise this times.


Finally we can arrive to the

conclusion that the “social margination” is the most important


characteristic.

Estado y capital tecnológico: Un


3
abordaje desde la Economía
Política.
*
Por Lic. Ricardo Romero**

Recuperando la Economía Política.

Podemos situar el nacimiento de la Economía Política en los


albores de la

Sociedad Industrial. Momentos en que, simultáneamente, se


producen: la conquista de

América, el crecimiento del comercio mundial y el aumento


progresivo de las ciudades.

Estos cambios estuvieron antecedidos por las innovaciones


tecnológicas, en el campo

primero y en la industria después, que garantizaron los


recursos necesarios para esta

nueva era.

La modernidad estuvo montada sobre dos grandes


revoluciones: en “lo político”

la francesa y en “lo económico” la inglesa.1 Básicamente esos


sucesos delimitaron el

Estado Moderno, que aspiraba a garantizar la “igualdad,


fraternidad y libertad” de todos

los ciudadanos y la Economía de Mercado que convertía


eventualmente a toda la

Sociedad Civil en eventuales mercaderes. El creciente


progreso material legitimó el

discurso de la Ilustración.
Si bien encontramos un serie de teóricos y corrientes, como
los fisiócratas o los

mercantilistas, que abordaron algunos aspectos relacionados


a “lo económico”, a partir

de la obra del filósofo escocés Adam Smith, la comprensión de


la Producción, la

Distribución y el Consumo se constituyeron como aspectos


ineludibles de la Economía

Política. Tradición que continuaron David Ricardo y Karl Marx.2

La profunda crítica realizada por Marx a la Economía Política,


renovó la

capacidad de comprensión de esta disciplina. Analizando los


conflictos subyacentes en

la sociedad mercantil y describiendo las crisis recurrentes en


la que cae la relación social

establecida por el Capital, sometida por la Ley del Valor. Las


investigaciones
* Trabajo presentado en el Seminario: “Cambios en la intervención del Estado en la fase capitalista de
globalización”,

a cargo del Dr. Marcelo Matellanes, en la Maestría de Historia Económica y Políticas Económicas, Facultad de

Ciencias Económicas, Universidad de Buenos Aires. Agradezco los comentarios y sugerencias de los profesores

Pablo Levín y Mario Toer, el Lic. Eduardo Crespo y la Lic. Sylvia Ruiz Moreno

** Licenciado en Ciencia Política-UBA. Profesor de Economía Política del Colegio Nacional de Buenos Aires.

1 HOBSBWAN, Eric, La era de la revolución 1789-1848, Crítica, Buenos Aires, 1997.

2 SMITH Adams, Investigación sobre la naturaleza y causas de la riqueza de las naciones, FCE, México, 1987;

RICARDO, David, Principios de Economía Política y trubutación, FCE, México, 1987;

MARX, Karl, El Capital: Crítica de la Economía Política,FCE, México, 1986.

realizados por Marx incentivaron a relacionar “lo político” con


el capitalismo en su

interrelación dialéctica.
Las consecuencias sociales que acompañaron al capitalismo
industrial del siglo

XIX, fueron lúcidamente descriptas por Karl Marx, quien


cuestionó la paradójica

situación que combina: un creciente desarrollo de las fuerzas


productivas y un constante

aumento de la pauperización social que socava la ciudadanía


formal del Estado Liberal.

Sin embargo, los economistas sucesivos se recluyeron al


ostracismo del estudio de los

precios y el mercado.

La modernidad estuvo caracterizada por la industrialización y


urbanización en

“lo económico”, y la formación del Estado en “lo político”.


Esta manifestación

secularizada permitió la separación, en apariencia, de ambas


esferas y el abordaje por

disciplinas diferenciadas. La Ciencia Política y la Economía


caminaron separadas por

largo tiempo. El progreso material permitió legitimar un


discurso que reducía a la

Economía, al análisis del comportamiento de mercado, y la


Ciencia Política se dedicó a

pensar formas de gobierno. Ambas caían en un reduccionismo


metodológico que las

empobrecía y vulgarizaba.

En Economía, la expresión sistematizada de este


pensamiento, se dio a conocer

como Teoría Neoclásica. Durante gran parte de principios de


siglo, los economistas
depositaban, apologéticamente, la confianza en el
comportamiento de mercado,

paradójicamente en momentos en que crecía trustificación de


las empresas, que sólo se

abandonó en la crisis del ‘30, cuando el accionar del Estado,


recuperaría a las alicaídas

economías capitalistas.

El nuevo rol del Estado estuvo sustentado en los análisis


realizados por Keynes,

quién propuso orientar el accionar estatal, a través de


políticas monetarias y fiscales,

hacia incrementar la propensión al consumo.3 Desde otro


ángulo, Paul Baran y Paul

Sweezy analizaron cómo El capital monopolista lograba


recuperarse de sus crisis a

través del gasto militar, la publicidad y las erogaciones del


gobierno.4

Durante décadas, las políticas keynesianas se aplicaban como


mecanismo para

recuperar el crecimiento. Recién en los ´70, los déficits


fiscales recurrentes en que caían
3 KEYNES, John Maynard, Teoría general de la ocupación, el interés y el dinero, FCE, México, 1992.

4 BARAN, Paul A. y SWEEZY, Paul M., El capital monopolista, Siglo XXI, México, 1969.

los Estados, sumados a las tendencias inflacionarias,


provocaron el abandono de estas

recetas.

Ante esta crisis, los neoclásicos desempolvaron su libros y


volvieron a la cargo
hegemonizando el espectro académico. Incluso la Ciencia
Política fue atraída por este

reduccionismo economicista al decodificar las categorías de la


Teoría Neoclásica,

traducida al Modelo de la “opción racional”, pensando que la


“política” es una mera

sucesión de decisiones tomadas por un individuo con una


racionalidad ahistórica y sin

conflicto.

Son muchas las críticas que podemos sostener sobre los


principios de la Teoría

Neoclásica, desde la ahistoricidad de sus axiomas, o su


inconsistencia analítica, hasta su

incoherencia interna, los trabajos citados a pie de página


muestran lo antedicho.5 Lo

cierto es que el análisis de “lo económico” ha caído bajo sus


designios.

Contrario a las tendencias actuales, con el nombre Estado y


capital tecnológico:

Un abordaje desde la Economía Política, este trabajo intenta


describir algunos ejes de

interpretación alternativa de los procesos de transformación


que vive el capitalismo,

buscando comprender la forma que toma “lo político” en la


era del capital tecnológico.

Una nueva fase de acumulación de capital.

En el ámbito académico nos encontramos con numerosas


investigaciones

relativas a los temas que se aluden como: “globalizacion",


"regionalización", y también
referidas al "Mercosur", en los que puede percibirse una
hegemonía del discurso

neoliberal y el predominio del instrumental conceptual de la


teoría neoclásica6. La

mayoría de estas interpretaciones toma estos temas como


algo inédito, cuando en

realidad se trata de una característica natural del desarrollo


del capitalismo. Se resaltan

aspectos como el crecimiento del comercio internacional, la


integración cultural massmediática,

la regionalización o la libre circulación de capital, cuando


estas

características podemos encontrarlas en otros períodos del


capital. Tal es el caso de la

fase expansiva imperialista (1880-1914) que nos muestra


tendencias similares con el

colosal incremento del intercambio de mercancías, la


propagación de las corrientes
5 SALAMA, Pierre, Sobre el valor. Elementos para una crítica, Era, México, 1975 y SRAFFA Piero, La producción

de mercancías por medio de mercancías, EIKOS Tau, Barcelona, 1965.

6 Concomitantemente puede observarse la creciente participación del Banco Mundial, con su orientación
neoclásica,

en proyectos de desarrollo económico para la región, desplazando al CEPAL, de inspiración keynesiana, del rol
que

tuvo décadas pasadas. Cfr. ONU, organismos multilaterales en Argentina 1995-1996.

positivistas, la dominación colonial como forma de integración


y la expansión del

capital financiero condicionando el desarrollo de la periferia.7

No obstante, si bien la fase que se despliega en 1973 no es


más que una
modalidad específica de este proceso8, los indicadores
macroeconómicos muestran

tendencias que interpelan los marcos teóricos con los que se


analizaba la economía. Por

de pronto, los augurios de la modernidad, que planteaba que


el crecimiento económico

beneficia al conjunto social, es fuertemente interpelado por


los altos niveles de

desempleo y exclusión social. 9

Las tendencias en curso también gravitan en otras escuelas,


tanto en el plano

político como en la conceptualización académica. La irrupción


de nuevos movimientos

sociales plantea una crisis de los sujetos tradicionales, y


cuestiona los paradigmas

usuales de las Ciencias Sociales.10 Se abren discusiones sobre


las clases sociales, el

capitalismo y el Estado. Testimonio de esto es el debate sobre


la naturaleza del Estado,

protagonizado por Miliband y Poulantzas en los años ‘60 en la


New Left Review”11, o el

trabajo de Claus Offe sobre el Estado de Bienestar.12

Si bien este proceso ya se percibe a mediados de los '60, con


la tesis doctoral de

Michael Aglietta13, y con los trabajos de Muller y Neusus14, los


análisis más

sistemáticos toman cuerpo teórico hacia mitad de los ‘70.


Aparecen entonces los debates

en el plano de las modalidades de esta nueva forma de


capital y las características que
asume el Estado.

La crisis de acumulación de capital, producida en los países


centrales en los años

‘70, con la caída de la productividad y la consecuente baja en


la “tasa de ganancia”,

provoca el cuestionamiento, por parte del capital, de las


formas institucionales del

Estado de Bienestar. Se acusa al EB de desincentivar la


inversión por la alta carga fiscal

y de desalentar la productividad del trabajo, por la presión


ejercida por los sindicatos. Al
7 Cfr. LENIN V.I. , Imperialismo, fase superior del capitalismo, Edit. Polémica, Bs. As. , 1974; LUXEMBURGO,

Rosa, La acumulación del capital, Siglo XXI, Bs.As. , ; HOBSBWAM Eric., La era del Imperio, Labor,

Barcelona, 1990; SCHUMPETER, J.A., Imperialismo y clases sociales, Madrid, Tecnos, 1986; ROSTOW, WW,

Las etapas del crecimiento económico”, México, Bs.As., 1961. entre otros.

8 MANDEL, Ernest (1972), El capitalismo tardío. Era, México, 1978.

9 Cfr. FORESTER Viviane, El horror económico, Fondo de Cultura Económica, Bs. As., 1997.

10 MARCUSE, Herbert, El hombre unidimensional, Planeta Agostini, Bs. As., 1993. (Orig. 1954).

11 Cfr. POULANTZAS, MILIBAND y LACLAU, Debates sobre el Estado capitalista, Imago Mundi, Bs. As. 1990.

12 OFFE, Claus, Contradicciones en el Estado de Bienestar, Alianza, Madrid. 1991.

13 AGLIETTA, Michael, Regulación y crisis del capitalismo, Siglo XXI, México, 1986.

14 MULLER, W. y NEUSUS, C. , The ilution of the State socialism and the contradiction between wage-labor and

capital, Telos, vol.25, 1978.

mismo tiempo el capital reclama para sí áreas económicas


que estaban en órbita estatal y

que ahora resultan rentables.

Se inicia entonces un proceso de recomposición del capital


que, en respuesta al
schok petrolero, abre paso a lo que se ha llamado “Tercer
Revolución Industrial”, en

donde la informatización de los procesos productivos incluye


a la creación científicotecnológica

en el desarrollo mismo del capital15. La innovación y el cambio


tecnológico,

necesarios para la reproducción del capital, se hacen ahora


presentes en el mismo

proceso de producción16.

Incluso desde perspectivas liberales, las características de


este nuevo tipo de

capital son analizadas por Jeremy Rifkin17, quien entiende que


entramos a una “nueva

era”, donde la tecnología provoca una reducción acelerada de


los puestos de trabajo, con

lo cual se hace necesario pensar en un mecanismo diferente


al salario como forma de

acceso a la riqueza.

Desde otro ángulo, la tesis doctoral de Pablo Levín18, nos da


una base para

replantear las nuevas formas de la Mercancía que genera el


capital tecnológico y que

constituyen un eje esencial de las relaciones sociales del


capitalismo actual, conceptos

estos sobre los que nos detendremos más adelante.

Para ver la incidencia de este proceso en los países de


América Latina, nos

encontramos con los trabajos de Carlos Ominami19 y Alain


Lipietz20, quienes lo hacen
con categorías de la corriente “regulacionista”, y siguiendo el
marco conceptual del

“derivacionismo”, se puede seguir el texto de Pierre Salama y


Gilberto Mathías.21 La

riqueza de estas investigaciones reside en que no reducen el


análisis de la región al

ámbito exclusivamente político de “los procesos de


democratización”, superándolos

críticamente a partir de un análisis estructural de los cambios


del capital.
15 GENTILI, Pablo, “Geografía del beneficio y monopolio del conocimiento en la tercer revolución”, en El impacto

social de las nuevas tecnologías. FUBA, Bs. As., 1992, p. 8.

16 Cfr. TOFFLER, Alvin, La tercer ola, P&J, 1987. CORIAT, Benjamin, Ciencia, técnica y acumulación de capital,

Blume, 1978, DRUCKER, Peter, Las nuevas realidades, Sudamericana, 1990. entre otros.

17 RIFKIN, Jeremy, El fin del trabajo. Nuevas tecnologías contra puestos de trabajo: el nacimiento de una nueva

era, Paidós, Bs. As., 1996.

18 LEVIN, Pablo, El capital tecnológico, Catálogos, FCE, UBA, Bs. As., 1997.

19 OMINAMI, Carlos, El tercer mundo en la crisis, GEL, Bs. As., 1987.

20 LIPIETZ, A., Mirages et miracles. Problemes de l’industrialisation das tiers monde, La Decouverte, París, 1985.

21 SALAMA, Pierre, y MATHÍAS, Gilberto, El Estado sobredesarrollado, Era, México, 1986.

Sobre los dispositivos analíticos

En los puntos que siguen se expondrá brevemente los ejes


conceptuales a ser

utilizados para el análisis de la nueva fase de acumulación de


capital y la característica

del Estado del período que se abre hacia 1970.

Sobre la regulación.

La Teoría de la regulación se despliega como una escuela de


pensamiento a
partir de la tesis doctoral de Michael Aglietta22. Su
investigación sobre el capitalismo

americano logró abrir un debate sobre las categorías de


análisis del marxismo, saliendo

de la escolástica conceptual más difundida e integrándolas a


otras corrientes de

pensamiento económico y social. En el trabajo se realiza una


interpretación

multidisciplinaria e intermetodológica. Se cruzan el


neoclasisismo, el keynesianismo, y

el marxismo, integrándolos a un análisis de diversas


disciplinas sociales, como la

historia, la sociología o la antropología.

Esta corriente plantea los conceptos de Estado y Capital para


cada momento de

la relación entre capital y trabajo. Además pondrán el acento


en el proceso de

valorización que trasciende las formas mercantiles de


apropiación de plusvalor (absoluta

y relativa), que se amplían con las modalidades de


organización de la “fuerza de

trabajo” que posibilitan intensificar su uso en el proceso


productivo mediante

mecanismos de reducción de tiempos muertos. Lo más


interesante del análisis reside en

el señalamiento de que en la actualidad el salario (valor


mercantil del trabajo) no

depende sólo de la “forma institucional” en que ha sido


pactado, sino que además esta

supeditado por lo que sucede en el ámbito de la circulación,


con la depredación del
salario nominal debido a la erosión inflacionaria de su
expresión monetaria.

El “regulacionismo” entiende al Estado según su forma de


intervención, bajo las

instituciones que se generan en cada régimen de


acumulación y por su relación con cada

momento específico de un determinado tipo regulación social.


Por ejemplo, en el caso

del fordismo, se expresa como forma de intervención estatal


el Welfare State. Las crisis

son analizadas con una tipología en la cual se trasciende la


mera expectativa de su

“crisis final”, permitiendo adentrarse en el devenir de su


proceso cíclico y encontrar la

rearticulación de la relación capital-trabajo para cada


momento específico de las fases
22AGLIETTA, Michael, Regulación y crisis del capitalismo, Siglo XXI, México, 1986.

de acumulación.

Para sintetizar, el regulacionismo nos ofrece un conjunto


analítico, como: modo

de regulación o régimen de acumulación, y las formas


institucionales, que nos

permitirá ir perfilando un esquema de comprensión del Estado


en esta nueva fase.23

Sobre la derivación del Estado

La corriente derivacionista sale al cruce de los debates


desplegados por Ralph

Miliband y Nicos Poulantzas, y a diferencia de estos autores,


que desarrollan la Teoría
del Estado bajo una autonomía relativa de “lo político”, y con
textos “políticos” de

Marx, contraponen un análisis que llega al concepto de Estado


directamente desde Das

Kapital.

El derivacionismo entiende que la secuencia fenomenológica


(Mercancía- Valor-

Dinero- Capital), sólo se garantiza con la categoría Estado,


que deriva necesariamente

de esta serie y forma parte de la propia relación social


capitalista. El Estado es garantía

del intercambio mercantil y hace posible, por tanto, la


existencia misma de la

Mercancía. Además emite y respalda la moneda, mercancía


que se expresa como

equivalente general y constituye, en la circulación, la


expresión mercantil del Valor. El

Dinero es lo que permite la escisión de las esferas de la


producción y la circulación,

dando nacimiento a la separación de la producción material


respecto de la apropiación

real de la Mercancía. El Estado garantiza las relaciones


sociales de producción y la

reproducción ampliada del capital y por tanto es el momento


del Capital que,

apareciendo como una relación social que combina el uso de


“fuerza de trabajo” para la

producción de Mercancías-Valores, bajo un intercambio


desigual mediante el trabajo

asalariado (valor pagado al trabajo y que no es igual al Valor


generado por la “fuerza de
trabajo”) es donde culmina la secuencia fenomenológica.

Al igual que las formas desplegadas del Capital, que se


presentan bajo las

relaciones mercantiles de igualdad, pero esencialmente


desiguales bajo el trabajo

asalariado, el Estado aparece como expresión de la igualdad


ciudadana. Así, la Lucha de

clases, producto de la contradicción capital-trabajo, es


atomizada en la “interacción” de

ciudadanos independientes. En esta relación Capital-Estado,


las “crísis económicas” de
23 Este breve resumen se realizó con BOYER, Robert e SAILLARD, Yves, Teoría de la regulación: estado de los

conocimientos, Of. Public. CBC-UBA, Vol. 1, 1996, Vol. 2, 1997 y Vol. 3 1998; BOYER, Robert, Teoría de la

regulación: un análisis crítico, Hvmanitas, Bs.As., 1989; CASTILLO, José y RAUS, Diego, “Introducción a la

10

acumulación, tanto por caída de “tasa de ganancia” o de


“realización”, producen

también una “crisis política” que desfetichiza al Estado y


acentúa la lucha de clases,

provocando cambios en la relación entre ambos.

Con las categorías analíticas de la Derivación podemos


centrar la relación que

existe entre el Estado y la acumulación de capital,


relacionando a cada crisis del Capital

con su manifestación política. Restará aplicar estas categorías


al desarrollo histórico del

capitalismo, para luego complementarla en el análisis de la


fase que se despliega hacia

1973.24
Análisis histórico

Como planteamos al principio, el proceso de globalización se


presenta con un

aire de frescura juvenil cuando en realidad representa la


madurez de un desarrollo

histórico. La internacionalización de las relaciones sociales de


producción capitalista y

la difusión de los valores culturales, sociales y políticos con el


asociados, son una

constante a través del largo derrotero del capital.25 Desde un


inicio la expansión del

capitalismo fue barriendo con las arcaicas estructuras


feudales, generando instituciones

económicas y políticas acordes a esta nueva modalidad social.


Pese a que el discurso

liberal presenta este proceso como un fenómeno natural,


debemos señalar que la

transición hacia el capitalismo se produce mediante una


fuerte intervención estatal.26 El

Estado absolutista es la forma que toma la manifestación


estatal en el primer período de

transición del feudalismo, en la era del capital mercantil.

Durante la Revolución Industrial podemos ver una serie de


revueltas sociales que

muestran a trabajadores y empresarios coincidiendo en el


objetivo de eliminar los

privilegios del antiguo régimen. Serán recién los sucesos de


1848 los que expresarán el

conflicto entre el naciente movimiento obrero organizado y el


capital.27 El Estado
Liberal es un producto de la modernidad, donde se escinden,
en forma aparente, la

“política” y la “economía”. Lo novedoso de este período es


que irrumpe la sociedad

mercantil, que opera en la circulación bajo un manto de


igualdad. Por otra parte, la
Escuela de la regulación”, en “Episteme”, DOXA, Año Nº3, 1994.

24 Ver: HOLLOWAY, Jhon, y PICCIOTTO, Sol, “State and Capital”, op. cit., JESOP, Bob, “Teorías recientes sobre

el Estado Capitalista”, tomado de Cambridge Journal of Economics, 1977, 1, 353-375.

25 RAPOPORT, Mario, “La globilización económica: ideologías, realidad, historia”, en Revista CICLOS: en la

historia, la economía y la sociedad, Año VII, VII, Nº12, 1997, pp.3-42.

26 POLANYI, Karl, La gran transformación, Edit. Claridad, Bs. As., 1947, cap, 12.

27 MARX, Karl y ENGELS, Frederich, El Manifiesto Comunista, varias ediciones; HOBSBWAN, Eric, La era de las

revoluciones, Labor, Barcelona, 1987.

11

libertad individual da origen al Estado Moderno, ámbito donde


los ciudadanos “libres e

iguales” pueden pactar un gobierno.

Al expresarse el proletariado en la escena política, la igualdad


se desfetichiza, el

Capital refuerza la división técnica del trabajo e intensifica los


tiempos de producción,

siendo su expresión más acabada el taylorismo28, que tendrá


como objetivo mantener

altas tasas de ganancia y al mismo tiempo entablar una


negociación política con el

trabajo. En este contexto el movimiento obrero fue


conquistando importantes derechos

políticos y sociales, como el sufragio universal y la reducción


de la jornada laboral. Esto
se produce con la aquiescencia de esta nueva “gestión
científica del trabajo”,

conjuntamente con los cambios tecnológicos que se producen


en la fase imperialista,

que habrá de integrar al resto del mundo a la lógica del


capital, pregonando las virtudes

del libre cambio. El soporte ideológico de este proceso será el


positivismo y el

darwinismo social.29

La crisis del ‘30, significó la fragmentación de una economía


mundial que se

había desplegado bajo la hegemonía del patrón oro. Además


marcó un cambio

sustancial en las sociedades industriales. El Estado Gendarme


de la era liberal, comienza

a intervenir en la economía. Se modifican los procesos de


trabajo, orientándose a la

producción en masa, y se aplican políticas sociales tendientes


a aumentar el consumo, lo

que dará origen al Estado de Bienestar y


al fordismo como régimen de acumulación.30 A

su vez, América Latina, escindida del mercado mundial,


buscará su crecimiento a través

del modelo de industrialización por sustitución de


importaciones -ISI-. En el plano

político, los Estados de tipo Nacional-Popular, intentaban un


desarrollo autónomo de la

región.31

Durante las décadas del 50-60, las sociedades occidentales


entran en lo que
algunos autores denominan la edad de oro32, caracterizada
por un crecimiento sin

precedentes en la historia, acompañado por el pleno empleo y


el consumo masivo. La

amenaza de expansión del proceso revolucionario que se


inicia en la Rusia de 1917
28 Sobre Taylorismo, ver concepto en CASTILLO, José y RAUS, Diego, “Introducción a la Escuela de la

regulación”, op. cit., p. 8.

29 HOBSBWAN, Eric, La era del imperio,Labor, Barcelona, 1990, cap, 2.

30 Sobre Fordismo, ver definición en CASTILLO, José y RAUS, Diego, ídem, p.9. Por un despliegue histórico de los

conceptos ver: FARRAN, Gabriel, “Taylorismo, fordismo y americanismo”, en POZZI, P., ELISALDE, R.,

GONZALEZ CHIARAMONTE, C. y FARRAN G. (comps.), El conflicto en la historia de los Estados Unidos, Edic.

Manuel Suarez, Bs. As. , 1992, pp. 241-250.

31 SALAMA, Pierre, y MATHÍAS, Gilberto, op. cit.

12

constituye un factor relevante en las concesiones que


el Capital está dispuesto a realizar

en este período.

Este círculo virtuoso entra en crisis con la caída de la


productividad hacia los

años ’70 y provocan una reorientación de las lógicas de


acumulación de capital.33. Por

otra parte la crisis petrolera del ‘73 incentiva el reemplazo


energético, informatizando la

producción y permitiendo su descentralización. La


organización del trabajo se

mundializa, redefiniendo la relación capitalista. La alta


tecnificación provoca desempleo

y debilita el poder sindical. Irrumpen así, ideas que cuestionan


al Estado de Bienestar, y
que serán base para programas que reorientan la
intervención estatal en el ámbito

económico y político.

En América Latina la ISI entra en crisis, el Estado Nacional y


Popular ya no

integra a los sectores populares. Durante los ‘70, la zona


enfrenta regímenes autoritarios

que reestructuran reaccionariamente la región. 34 Cuando en


la década del ‘80 se vuelve

a la vida democrática, los países deben enfrentar una


profunda crisis económica, con

fuerte endeudamiento externo y una alta inflación.

A fines de los ‘80, las tendencias neoliberales hacen pie en el


continente. Hacia

finales de milenio nos encontramos con un nuevo orden


mundial, que parece garantizar

la extensión del capitalismo a escala planetaria. Los vicarios


del mercado se apresuran a

vociferar el fin de la historia y a vanagloriarse de las virtudes


del liberalismo

democrático.

Sin embargo, antes de sumarnos al jolgorio neoliberal,


conviene reflexionar

sobre los problemas que el capital todavía no superó y


analizar las nuevas dificultades

que enfrenta la acumulación capitalista35. Para ello es un sano


trabajo buscar en la

historia elementos que nos permitan evaluar los límites que


tiene esta fase denominada

globalización.
Cambios en la era del capital tecnológico.

El conflicto esencial en el capitalismo durante las distintas


fases descriptas
32 HOBSBWAM, Eric, Historia del siglo XX, Crítica, 1996.

33LOPEZ, Andrés y DIAZ PEREZ, José Luis: “Tristeza y melancolía del capitalismo”, en Realidad Económica, Nº

92/3; Bs. As, 1990.

34ANDERSON, Perry, “Democracia y dictadura en América Latina en la década del ‘70, en Cuadernos de
Sociología

, Nº2, Serie Teoría, Carrera de Sociología, UBA, 1988.

35 MANDEL, Ernest (1972), El capitalismo tardío. Era, México, 1978.

13

anteriormente, estuvo centrado en la relación capital-trabajo,


donde la manifestación

adquirida por el Estado dependía de la forma política que


asumía la lucha de clases. Los

cambios abiertos por la crisis del capitalismo en los años ´70,


hicieron pensar que podía

darse una ofensiva del movimiento obrero en la superación


del Capital. Sin embargo el

resultado fue inverso, el capitalismo logró su reestructuración,


que le permitió salir

victorioso luego de la caída de los llamados socialismos


reales.

La profunda crisis que vivían los colectivismos burocráticos y


el fortalecimiento

del capitalismo, que entraba en una nueva fase ahora


llamada globalización, apresuró a

muchos intelectuales a declarar la necesidad de descartar el


análisis de clases propuesto

por el marxismo y repensar la sociedad. El exponente más


claro de este llamado fue
Ludolfo Paramio.36 Algunos teóricos respondieron
favorablemente al llamado del

Paramio, otros en cambio, criticaron la apresurada expedición


del certificado de

defunción Karl Marx. Al respecto, Atilio Borón salió al cruce de


estas afirmaciones

interpelando a estas corrientes posmaxistas con los siguientes


interrogantes: a) ¿Hasta

qué punto las transformaciones recienttes en la anatomía de


la sociedad buerguesa han

alterado cualitativamente el carácter de las relaciones


capitalistas de producción? b)

¿Ha desaparecido la explotación del hombre por el hombre, es


decir, la “esclavitud del

trabajo asalariado”, en el “tardocapitalismo” de fines del siglo


XX?.37

Para no caer en una exclamación ortodoxa de la defensa del


pensamiento

marxista, debemos analizar los cambios vividos por la


manifestación del Capital,

explicándolos desde los conceptos elaborados por Marx e


intentar comprender cuales

son los nuevos interrogantes que se afrontan en la sociedad


capitalista actual.

Hasta aquí observamos el despliegue de distintas fases de


acumulación de

capital, a la vez que se distinguió de manera sucinta cada


período histórico del

capitalismo recurriendo al instrumental teórico


del regulacionismo y el derivacionismo.
Pero estas escuelas responden básicamente a las categorías
tradicionales del análisis del

capital, con lo cual, las crisis están encuadradas en los


modelos clásicos que provoca el

desarrollo capitalista, sea por “caída de tasa de ganancia”


(1873 y 1973) o “de
36 PARAMIO, Ludolfo, Tras el diluvio: La izquierda ante el fin de siglo, Siglo XXI, Nov. 1988.

37 BORÓN Atilio, “Tras el diluvio siempre sale el sol. La Teoría Política marxista entre las transformaciones del

capitalismo y el derrumbe de los socialismos realmente existentes”, en Estado, Capitalismo y Democracia en

América Latina, Imago Mundi, Bs.As., 1991, p. 243.

14

realización”(1930).38 De esta manera


el regulacionismo, entiende a esta nueva fase sólo

como una redefinición del régimen de acumulación.

Las crisis clásicas del capital provocaron mutaciones en el


desarrollo capitalista.

La pregunta clave es: ¿estos cambios trastocan los ejes


esenciales desplegados en Das

Kapital? Y si es así, ¿de qué envergadura son estos cambios y


cómo se expresa esto en

el Estado?. En este sentido, el primer trabajo con ese


horizonte lo encontramos ya en el

año 1972, casi anticipando la crisis, en el libro El capitalismo


tardío de Ernest

Mandel39, donde se exponen los cambios esenciales en la


tendencia de acumulación de

capital. El aspecto central reside ahora en la modificación del


proceso de extracción de

plusvalor, provocado por la especificidad de los cambios que


aporta la llamada Tercer
Revolución Industrial, donde la innovación tecnológica se
convierte ahora en parte

esencial de los mecanismos de explotación. Esto está


combinado con la reducción de la

rotación del capital fijo y la concentración y centralización


internacional del capital que

transmuta el ciclo largo tradicional, debido a que así se evita


la caída de la “tasa de

ganancia” por el aumento de la “composición orgánica de


capital”. A su vez el Estado,

con el gasto público, que no disminuye ni siquiera en la era


neoliberal, garantiza el

proceso de valorización y por último, la intensificación del


comercio internacional habrá

de contribuir también a evitar “crisis de realización”.

Este es un análisis interesante, pero todavía pone énfasis en


los ciclos

tradicionales de acumulación. Será recién en la tesis doctoral


de Pablo Levín40 donde se

despliegan críticamente los conceptos desarrollados por Karl


Marx. Básicamente, Levín

entiende que las formas adoptada por la Mercancía en la era


del capital tecnológico

transmuta las leyes generales del Capital. Las


determinaciones específicamente

históricas de la Mercancía y, por lo tanto del Capital, fueron


analizadas por Marx sólo

en el ámbito del capital no-diferenciado, predominante en el


siglo XIX. Pero la nueva

fase del capitalismo nos muestra un capital diferenciado,


potenciado por el cambio
tecnológico, y que domina la sociedad capitalista a finales de
siglo XX.

La diferenciación del capital se establece en diversos planos


En primer lugar,

tomando las formas empíricas básicas del capital: industrial,


bancario y comercial,
38 Para un estudio más amplio de las crisis capitalista, ver SWEEZY, Paul, Teoría del desarrollo capitalista, FCE,

México, 1945.

39 MANDEL, Ernest (1972), El capitalismo tardío. Era, México, 1978

40 LEVIN, Pablo, El capital tecnológico, Catálogos, FCE, UBA, Bs. As., 1997.

15

donde el capital real es la unidad de estas tres formas y el


capital formal pertenece a los

capitales comerciales y financieros, el desarrollo del capital


no-diferenciado está

caracterizado por la preponderancia del capital real. Con la


diferenciación del capital, se

observará una preeminencia del capital formal sobre


el Capital.41 Pero la diferenciación

del capital no es solo formal, se torna real en cuanto la


innovación tecnológica pasa a ser

parte inseparable de la relación capitalista, y no se ve


trabada, como lo señala Mandel,

mediante las tendencias que contrarrestan la baja tendencial


de la “tasa de ganancia”.

Esta innovación constituye un capital diferenciado que genera


ganancias extraordinarias

y tiende a evitar la igualación de las tasas de ganancia, lo


cual propicia crisis de carácter

sustancialmente diferente. Por otra parte, subordina al


subsistema de capital nodiferenciado,
con sus leyes clásicas.42

El capital diferenciado provoca una metamorfosis en la


“fuerza de trabajo”. Esta

mercancía no sólo tiene la peculiaridad de conformar un valor


de uso y crear valor, sino

que además, tiene la propiedad de conservar las condiciones


de trabajo, o sea de las

formas de producir. Con lo cual, al producirse la diferenciación


del capital, la “fuerza de

trabajo” comanda un valor, lo que será su característica más


relevante. 43

Es así, que el capital tecnológico encuentra ganancias


extraordinarias por el uso

de “fuerza de trabajo” con capacidad productiva


extraordinaria, con lo cual también se

diferencia el trabajo. El capital incorpora trabajadores que por


su nueva formación

conllevan aspectos que son propios de los capitalistas no-


asalariados (profesionales y

gentes con oficio) que presentan el aspecto social propio de


burgueses.44 Esto produce

una diferenciación en la sociedad civil, parte de ella es


condenada a la desocupación

permanente y la parte empleada se ve ante la “... amenaza a


un infierno social que le

impone disciplina y sumisión al purgatorio del empleo...(en


Levín, op. cit., p. 403). Esta

forma cambia sustancialmente las posibilidades de existencia


material de los

trabajadores, condiciona su expresión política y se pierde así


la igualdad que le daba la
relación mercantil, complicando necesariamente la
fetichización de la igualdad ante el

Estado desvaneciéndose así la figura del ciudadano.


41 Ídem, p. 317.

42 Ídem, p. 332.

43 Ídem, p. 346, Se cita Marx, Karl, Das Kapital, vs. eds., Tomo 1, caps, I y IV.

44 Ídem, p. 351.

16

Esbozo teórico del Estado y el capital tecnológico

Los cambios enumerados permiten una reflexión sobre la


nueva relación

Capital-Estado para redefinir el régimen de acumulación. En


primer lugar la relación

capital-trabajo, en el ámbito de la organización, se modifica


en espacio y tiempo. Se

delega el control de los tiempos de producción, pero se


condiciona la relación

contractual a los tiempos de la circulación del capital, tanto el


fijo como el financiero. El

modo de regulación modifica las formas institucionales,


siendo la más relevante la

intervención del Estado propiciando la flexibilización laboral, y


orientando su gasto

hacia la educación. No es casual la preocupación del Banco


Mundial sobre este tema.45

Si además derivamos el Estado en el capital tecnológico,


observaremos que

también se diferencia. Por un lado actúa garantizando la


valorización de capital, tanto
financiando la infraestructura del capital, como modificando la
relación contractual

capital-trabajo, a la vez que garantiza la estabilidad de la


moneda, con lo cual es garante

de la realización del plusvalor. Sumado a esto, el capital


pierde relación con su base

nacional. De esta manera el Estado Nación se subordina a la


búsqueda de capitales que

estén dispuestos a valorizarse en su espacio territorial. En


suma, el Estado proclama

abiertamente, como parte de su accionar, la necesidad de


crear las condiciones de

reproducción de capital, perdiendo así su carácter moderno


de igualdad para todos.

Ahora se expresará en una (post) modernidad, explícitamente


benévola para el capital,

perdiendo su carácter moderno de intentar representar el


“interés general”. La

diferenciación se acentúa aún más cuando el Estado, en su


relación con la sociedad civil,

condiciona derechos modernos a la lógica del capital. Por


ejemplo, en el caso de la

educación, esta será instrumental y técnica y se orientará a la


valorización del capital,

despojándose de su carácter emancipador. Se torna así


acrítica y meramente cuantitativa,

o sea terriblemente vulgar. Incluso el amplio mundo de


información que la massmediatización

nos abre, cae en el efecto “zapping”, acentuando la


fragmentación social
y la individualización que generan recursos como Internet,
para aquellos que pueden

acceder. En definitiva la exclusión social es uno de los rasgos


más relevantes de esta

fase.

Y aquí llegamos al punto esencial del debate con algunas


versiones del
45 Cfr. ROMERO, R, WELP, Y., IGLESIAS, G. y POLIMENI F., “Hacia un análisis integral del FOMEC”, ponencia

del 2º Encuentro Nacional “La Universidad como objeto de investigación”, CEA, UBA, Bs. As., 1997.

17

marxismo vulgar, cuando afirman que la gran crisis de este


período no es del “capital”,

sino del “sujeto”. En crisis anteriores, donde primaba el


capital no-diferenciado, el

conflicto capital-trabajo se expresaba en “la política” en cada


“crisis económica” y por

ende se manifestaba en una crisis del Estado. En la era del


capital tecnológico tenemos

una exclusión que condena a los individuos al calvario de la


marginación o a la

subsistencia individual o familiar, con lo cual la identificación


inmediata en la política,

como sujeto colectivo, se torna remota, debido a que el


conflicto no se plantea en una

primera instancia contra la explotación, sino por su


búsqueda!.

Se retorna de alguna manera a la (pre)modernidad del


Estado, donde el individuo

encontrará su ración de subsistencia a través de un renovado


clientelismo tradicional. Se
cae ante la humillación de no recibir sus “wage goods” desde
el derecho que le otorga la

igualdad formal, por el pago de sus impuestos, sino como


dádiva del funcionario, que se

ligará a él en la última relación mercantil que puede


establecer: vender su ciudadanía

formal que ahora se encuentra así mercantilizada. De esta


forma se resignará a no votar,

a despolitizarse.

Desde lo económico se llega así a lo no-político en esta nueva


relación que

impone el capital diferenciado. Estos son algunos problemas


que a los que la Economía

Política debe dar respuesta para no perder sus objetivos de


contribuir al bienestar

general...

Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Invierno de 1998.

18

Adiós al Neoclasisismo
TEORIA DEL CONSUMIDOR
Bajo Restricción Presupuestaria--> Maximiza Untilidad.

TEORIA DEL CIUDADANO- Opción Racional.


Bajo Ciudadanía Informada--> Mejor Elección.

TEORIA DEL PRODUCTOR


Bajo Precios y Costos-->..Maximizo Beneficio- Minimizo

Costos.
Beneficio= Ingreso - Costos (K,L) +B ^ -C Tb=B / (K,L)

- Darse en Libre Mercado: Sociedad Armónica y Sin Conflictos.

Similar a la Ley del Valor


Valor= Capital Constante + Capital Variable + Plusvalor +PL
^-CV

Tg= PL / (CC + CV) Maximizo Plusvalor- Minimizo Salarios

- Por Ley del Valor = Crisis por caída de Tasa de Ganancia o

Sobreproducción.

- Por ser una relación social, para +PL ^ -CV provoca conflicto
social.

19

Globalización: fase superior del


capital.
Tomando : Regulacionismo y Derivacionismo.
Formas del Capital

1- M - M

2- M - D - M

3- D - M - D’

4- D - M- P - M’ - D’

5- D - M - P - M’- D’

K /W

Formas del Estado

1- Estado Absolutista

2- Estado Nacional
3- Estado Liberal

4- Estado de Bienestar

5- Estado Neoliberal

Formas Soc. Civil

1- Productor- Mercader

2- Mercader

3- Capital Comercial

4- Capital Industrial

5- Capital Financiero

Kf-Ki-Wi-Wm-Kc

Estado y Capital Tecnológico


Forma del Capital (Tesis Levín): D-M-(P= Ktg/Wi)-M’-D’

Forma del Estado: Sin Tg = Desciudadanización y Exclusión


Social.

Forma Sociedad Civil: Kf - (Ki - Wi)tg / (Wm- Kc)exclusión

Diferencias con Das Kapital


Capitalismo en Marx

Kf ^ Ki: Clase Dominante

Wm: Clase Explotada

Wi ^ Kc: Clase intermedias

Ciudadanía formalinclusión

material salarial

Capitalismo actual
Kf ^ Ki: Clase Dominante

Wi: Clase Explotada

Wm ^ Kc: Clase Excluída

Cuidadanía formal y

exclusión material

21

Bibliografía
AGLIETTA, Michael, Regulación y crisis del capitalismo, Siglo XXI,

México, 1986.

ANDERSON, Perry, “Democracia y dictadura en América Latina en la

década del ‘70, en Cuadernos de Sociología , Nº2, Serie

Teoría, Carrera de Sociología, UBA, 1988.

BARAN, Paul A. y SWEEZY, Paul M., El capital monopolista, Siglo

XXI, México, 1969.

BORÓN Atilio, “Tras el diluvio siempre sale el sol. La Teoría Política

marxista entre las transformaciones del capitalismo y el

derrumbe de los socialismos realmente existentes”, en

Estado, Capitalismo y Democracia en América Latina,

Imago Mundi, Bs.As., 1991, p. 243.

BORÓN, Atilio, “La transición hacia la democracia en América Latina:

Problemas y Perspectivas”, Ponencia al XV Congreso

Mundial de la IPSA, Bs. As., 1991.

BOYER, Robert e SAILLARD, Yves, Teoría de la regulación: estado

de los conocimientos, Of. Public. CBC-UBA, Vol. 1, 1996,

Vol. 2, 1997 y Vol. 3 1998.

BOYER, Robert, Teoría de la regulación: un análisis crítico,

Hvmanitas, Bs.As., 1989.


CASTILLO, José y RAUS, Diego, “Introducción a la Escuela de la

regulación”, en “Episteme”, DOXA, Año Nº3, 1994.

CORIAT, Benjamin, Ciencia, técnica y acumulación de capital, Blume,

1978.

DRUCKER, Peter, Las nuevas realidades, Sudamericana, 1990.

FORESTER Viviane, El horror económico, Fondo de Cultura

Económica, Bs. As., 1997.

GENTILI, Pablo, “Geografía del beneficio y monopolio del

conocimiento en la tercer revolución”, en El impacto social

de las nuevas tecnologías. FUBA, Bs. As., 1992.

HOBSBWAM Eric., La era del Imperio, Labor, Barcelona, 1990.

HOBSBWAM, Eric, Historia del siglo XX, Crítica, 1996.

HOBSBWAN, Eric, La era de la revolución 1789-1848, Crítica, Buenos

Aires, 1997.

HOBSBWAN, Eric, La era del imperio,Labor, Barcelona, 1990.

HOLLOWAY, Jhon, y PICCIOTTO, Sol, “State and Capital”, en revista

“Capital & Class”, Nº 2, Summer, 1977, pp.76-101.

JESOP, Bob, “Teorías recientes sobre el Estado Capitalista”, tomado de

Cambridge Journal of Economics, 1977, 1, 353-375.

KEYNES, John Maynard, Teoría general de la ocupación, el interés y

el dinero, FCE, México, 1992.

LENIN V.I. , Imperialismo, fase superior del capitalismo, Edit.

Polémica, Bs. As. , 1974

LEVIN, Pablo, El capital tecnológico, Catálogos, FCE, UBA, Bs. As.,

1997.

LIPIETZ, A., Mirages et miracles. Problemes de l’industrialisation das

tiers monde, La Decouverte, París, 1985.

LOPEZ, Andrés y DIAZ PEREZ, José Luis: “Tristeza y melancolía del

capitalismo”, en Realidad Económica, Nº 92/3; Bs. As,

1990.

LUXEMBURGO, Rosa, La acumulación del capital, Siglo XXI,


Bs.As. 1986.

MANDEL, Ernest (1972), El capitalismo tardío. Era, México, 1978.

MARCUSE, Herbert, El hombre unidimensional, Planeta Agostini, Bs.

As., 1993. (Orig. 1954).

MARX, Karl y ENGELS, Frederich, El Manifiesto Comunista, varias

ediciones

MARX, Karl, El Capital: Crítica de la Economía Política,FCE, México,

1986.

MULLER, W. y NEUSUS, C. , The ilution of the State socialism and

the contradiction between wage-labor and capital, Telos,

vol.25, 1978.

NUN, José, “La democracia y la modernización, treinta años después”,

Ponencia al XV Congreso Mundial de la IPSA, Bs. As.,

1991.

OFFE, Claus, Contradicciones en el Estado de Bienestar, Alianza,

Madrid. 1991.

OMINAMI, Carlos, El tercer mundo en la crisis, GEL, Bs. As., 1987.

ONU, ONU, organismos multilaterales en Argentina 1995-1996.

PARAMIO, Ludolfo, Tras el diluvio: La izquierda ante el fin de siglo,

Siglo XXI, Nov. 1988.

POLANYI, Karl, La gran transformación, Edit. Claridad, Bs. As., 1947,

cap, 12.

POULANTZAS, MILIBAND y LACLAU, Debates sobre el Estado

capitalista, Imago Mundi, Bs. As. 1990.

POZZI, P., ELISALDE, R., GONZALEZ CHIARAMONTE, C. y

FARRAN G. (comps.), El conflicto en la historia de los

Estados Unidos, Edic. Manuel Suarez, Bs. As. , 1992, pp.

241-250.

RAPOPORT, Mario, “La globilización económica: ideologías, realidad,

historia”, en Revista CICLOS: en la historia, la economía y

la sociedad, Año VII, VII, Nº12, 1997, pp.3-42.


RICARDO, David, Principios de Economía Política y trubutación,

FCE, México, 1987;

RIFKIN, Jeremy, El fin del trabajo. Nuevas tecnologías contra puestos

de trabajo: el nacimiento de una nueva era, Paidós, Bs.

As., 1996.

ROMERO, R, WELP, Y., IGLESIAS, G. y POLIMENI F., “Hacia un

análisis integral del FOMEC”, ponencia del 2º Encuentro

Nacional “La Universidad como objeto de investigación”,

CEA, UBA, Bs. As., 1997.

ROSTOW, WW, Las etapas del crecimiento económico”, México,

Bs.As., 1961.

SALAMA, Pierre, Sobre el valor. Elementos para una crítica, Era,

México, 1975.

SALAMA, Pierre, y MATHÍAS, Gilberto, El Estado sobredesarrollado,

Era, México, 1986.

SCHUMPETER, J.A., Imperialismo y clases sociales, Madrid, Tecnos,

1986.

SMITH Adams, Investigación sobre la naturaleza y causas de la

riqueza de las naciones, FCE, México, 1987;

SRAFFA Piero, La producción de mercancías por medio de

mercancías, EIKOS Tau, Barcelona, 1965.

TOFFLER, Alvin, La tercer ola, P&J, 1987.

Clase 21: Estadísticas sobre la Economía Argentina y su ubicación en el contexto


mundial.Diferentes fases y estructuras.

Argentina y su integración al capitalismo mundial


Se presenta a continuación una descripción histórica de la formación
económica argentina, desde la colonización hasta la actualidad. Los párrafos
versan sobre la característica del contexto internacional y la forma de inserción
que tuvo Argentina en cada fase de acumulación del capitalismo, sin
profundizar sobre las políticas económicas específicas de cada período.

El objetivo de estas páginas es el soporte para el análisis de la historia


argentina. A partir de lo mismo, la ejercitación se orienta a buscar datos
cuantitativos y cualitativos sobre: comercio exterior, gasto público, nivel de PBI,
etc.

De esta manera, se introducirá al estudiante a los conceptos


fundamentales de Cuentas Nacionales y a las principales variables
macroeconómicas aplicadas a la comprensión de desarrollo histórico argentino.

Se centraliza el análisis cuantitativo a la última década, intentando


evaluar el contexto económico actual y observando simultáneamente las
principales tendencias abiertas en la actualidad.

La herencia colonial y los límites del liberalismo económico.

Generalmente, los análisis económicos tienden a subestimar el peso del


período colonial en el proceso de industrialización de América Latina, puesto
que comienzan sus estudios a partir de 1850, dando a entender que la región
entonces se integra al capitalismo mundial, abasteciendo a las economías
industrializadas.

Sin embargo, es necesario recordar que la región latinoamericana que


fue conquistada por las potencias europeas, principalmente España y Portugal,
a lo largo de los siglos XV y XVI, en la fase que significó la acumulación
originaria de capital para centro desarrollado y la consecuente des-acumulación
y devastación de los países latinoamericanos. De esta manera, mientras Gran
Bretaña acumulaba los recursos y comenzaba su proceso de industrialización, la
región seria sometida al monopolio colonial, expropiándoles sus recursos. Este
despojo económico condicionaría su desarrollo y su vida independiente.

La colonización.

El descubrimiento de América se produce en pleno auge del capital


comercial en Europa. La constante búsqueda de puertos comerciales inspiraba
a la aventura marítima. En ese período, España y Portugal eran proveedoras
menores de las economías europeas. Esta situación de España y Portugal no
cambiaría a pesar del surgimiento de sus imperios ultramarinos.

En dicho período, Inglaterra comenzaba a experimentar


transformaciones profundas en sus estructuras económicas y políticas, que
rezagarían a las monarquías ibéricas a jugar un papel subordinado de la nueva
potencia. Inglaterra pasaría por una revolución agrícola primero y luego por la
industrialización que la catapultaría al liderazgo del comercio internacional.

Inspirados en el mercantilismo, el objetivo de los colonizadores se


centraba en la búsqueda de materiales preciosos. En ese sentido se dirigió la
colonización española que, luego de llevar contiendas para lograr la conquista
del lado occidental de América, estableció dos centros mineros que articularon
todo el dominio español: México y Potosí. Sobre el pilar minero se desplegaron
actividades rurales, ganaderas, agrícolas, urbanas y artesanales, que servían
para abastecer a estos complejos y sostenían las rutas comerciales que se
abrían a través del traslado del material extraído.

La posibilidad del desarrollo económico estuvo sustentada en la


existencia de fuentes mineras, la gran expansión territorial y la abundante
mano de obra indígena. La exportación constante de oro y plata se mantuvo en
forma creciente. Luego el desastre demográfico que significó el sacrificio de
millones de indígenas iría mermando la actividad, lo cual llevaría
paulatinamente la crisis.

Cambios geopolíticos internacionales.

Como anticipamos, a pesar de la estructura colonial, la corona española


entraría en una profunda decadencia que la llevaría de ser la primera nación
europea al tercer lugar, quedando relegada por Inglaterra y Francia. La Corona
Inglesa irrumpió sobre el llamado mundo moderno, transformando sus
estructuras económicas y sociales. Durante todo el siglo XVII experimentaría
una serie de levantamientos políticos que culminarían con la Gloriosa
Revolución (1689). Sumado a una mutación en el cambio, irían articulando el
escenario para la expansión industrial.

La preeminencia de Inglaterra en el comercio internacional, sumado al


poder económico de los Habsburgos que demandaban productos ingleses,
debilitaron la posibilidad de un desarrollo industrial en España y pronto
marcarían su declive. Respecto a Portugal, esta corrió igual suerte durante todo
el período en que estuvieron bajo dominio de la dinastía Habsburga hasta la
restauración de su independencia en 1640. Durante el período subsiguiente, se
reforzaron los lazos de dependencia comercial con Inglaterra, lo cual culminaría
con el tratado de Mathuen en 1703.

Reformas como respuesta a la crisis.

A principios de 1700, la relación entre las colonias indoamericanas y las


metrópolis ibéricas era mucho más importante para las segundas que para sus
dependencias coloniales. Lo más importante reside en que dicho vínculo se iría
debilitando con el avance imponente del comercio inglés. Ante la crisis colonial,
España decidió reaccionar con una serie de reformas, tanto políticas como
económicas, que buscaban mantener una cierta preponderancia de su dominio
sobre la región. A continuación se enumeran las principales medidas adoptadas
por España.

Reformas borbónicas

Los borbones realizaron reformas que abarcaban diferentes aspectos que


se enumeran a continuación.

Aspectos Políticos

• Reformas políticas administrativas: se realizaron divisiones territoriales,


creándose el Virreinato del Río de la Plata; el de Nueva Granada y la
Capitanía General de Venezuela.

• Real ordenanza de intendentes: dictada por Carlos III, fijó la unificación del
gobierno metropolitano con el colonial.

• Reforma militar: la delimitación de los cargos militares y su estructura de


defensa.

• Reformas religiosa: la expulsión de los jesuitas.

Aspectos económicos.
• Reformas económicas y comerciales: lo más importante fue la supresión del
puerto único en la Metrópoli y la liberalización del comercio Inter-colonial.
También se efectuó la apertura del puerto de Buenos Aires y el reglamento
de libre comercio.

Consecuencias sobre la independencia.

La crisis definitiva del colonialismo ibérico se profundizaría con la


expansión napoleónica sobre España, desatando el proceso de desintegración
del sistema imperial y posteriormente la independencia de los países. En el
caso portugués, la transición mantuvo el espacio territorial que poseía la
metrópoli; sin embargo las posesiones españolas devinieron en naciones para
cada unidad administrativa. Incluso -como en el caso del Virreinato del Río de la
Plata- no se logró mantener su unidad, sino que hubo una cuádruple
fragmentación que luego originaría a las repúblicas de Bolivia, Paraguay ,
Uruguay y Argentina. Esta última tardaría casi siete décadas en estabilizar su
estructura.

Como se observó anteriormente, la colonización americana formó parte


del proceso de acumulación del capitalismo europeo, y a la vez, devastó la
región, generando un desastre demográfico y el saqueo de sus riquezas.
Durante todo el período, la economía británica iría consolidando su
industrialización y el predominio naval y comercial, provocando el paulatino
retroceso de España y Portugal. Frente a esto, los mencionados países
implementaron una serie de medidas que buscaron contrarrestar la situación.

Si bien las reformas del siglo XVIII tienen el mismo origen, los objetivos y
mecanismos muestran que buscaron estrategias diferentes y sus resultados
fueron a la vez muy distintos. En el caso español la fragmentación fue
inevitable, sin embargo para el caso brasileño la transición se mostró menos
traumática.

Existen diversos trabajos que analizan los costos y beneficios de la


independencia latinoamericana, aunque centran su atención en los aspectos
cuantitativos del proceso, sin comprender la manifestación políticas de los
mismos. Sería necesario comprender por qué se hacía inevitable romper los
lazos con el medioevo colonial.

Fragmentación política del imperio español: el ejemplo del Virreinato


del Río de la Plata.

Con la creación del Virreinato del Río de la Plata las economías del
interior, que habían tenido un desarrollo próspero como proveedoras de la
región minera del Alto Perú, comenzaron su declinación económica hacia el
Litoral y Buenos Aires. Así, esta última se constituiría en el nuevo hinterland del
virreinato. La expansión napoleónica hacia España, agotó las posibilidades de la
Corona de mantener el dominio político sobre la región.

Sería Gran Bretaña la que habría de impulsar la independencia de las


colonias para luego reconstituir un “nuevo pacto colonial”, intentando
proyectarse como nueva potencia.

A partir de esto se acentuó la fragmentación del país, donde podríamos


enumerar diversos factores, desde la irrupción del caudillismo (lo que atañe a la
producción) hasta el comercio local, interregional y exterior. La relativa pérdida
de la hegemonía británica -a mitad de siglo XIX- de los mercados europeos,
obliga a la corona a fortalecer su contacto comercial con los nuevos países,
intentando satisfacer la demanda de su expansión producida por su Segunda
Revolución Industrial.

Así es que triunfó y se hizo realidad la organización nacional, bajo la


conjunción por parte de los tradicionales grupos comerciantes, devenidos en
terratenientes ligados al proceso de paulatina integración del país al mercado
mundial. Todo este salto cualitativo de la estructuración espacial económica iría
tomando cuerpo social y político en torno a los intelectuales liberales, que de la
mano de Roca, gobernarían desde 1880, llevando adelante los ideales de
modernización. El país entró en un proceso de urbanización mediante la política
inmigratoria y logró un alto crecimiento económico gracias a su relación con el
mercado mundial.

Inserción en la pax británica

Ser cuna de la Revolución Industrial marcó el puntapié inicial del


liderazgo británico durante en el siglo XIX. Este proceso no fue solamente un
auge del crecimiento económico, sino que marcó una transformación
económica y social, que delimitó la formación del Estado Moderno y el
despliegue del capitalismo industrial. Mientras Gran Bretaña había consolidado
su monarquía constitucional, los países europeos se veían sacudidos por olas
revolucionarias que limitaban la consolidación política de países como Francia o
Alemania.

Por otra parte, mientras que Gran Bretaña se fortalecía por el auge de la
industria y comenzaba el “gran boom” de los FFCC y el liderazgo del comercio
internacional, Francia no lograba consolidar su industrialización y Alemania
recién avanzaba sobre su unión aduanera. Además, sería Gran Bretaña la que
impulsaría la independencia de las colonias americanas para luego reconstuir
un “nuevo pacto colonial”, intentando proyecto como nueva potencia.

Para el caso de los Estados Unidos, si bien este país tenía un marco
institucional moderno, la hegemonía de los terratenientes limitaría el desarrollo
industrial hasta 1830, cuando el progreso técnico de la industria textil y
metalúrgica se desarrollaran a pasos agigantados. Este proceso tendría su
culminación final con en una Guerra Civil que enfrentó a los terratenientes
esclavistas del sur con la creciente burguesía industrial del norte. La victoria de
los yanquis consolidó la expansión económica del país.

Hacia mitad de siglo XIX, el escenario económico iría cambiando. A la


industrialización norteamericana se le sumaría la alemana, que, luego de
consolidarse políticamente con la asunción de Bismarck y la victoria en la
guerra Franco-Prusiana, obtendría las bases necesarias para su consolidación
económica, desplazando a Gran Bretraña de los mercados europeos y
obligándola a fortalecer sus relaciones comerciales con sus colonias.

El liderazgo británico en el comercio ultramarino permitió la formación de


una economía internacional regida bajo el patrón oro y el libre intercambio
proliferado por la potencia. En algunos casos se utilizaron con las cañoneras
como en China, y en otros se tejieron con acuerdos políticos con oligarquías
terratenientes como en Argentina. Esta situación subordinó el crecimiento
económico de los países del Tercer Mundo al crecimiento de las Islas.

Relación de Argentina con el mercado mundial


Latinoamérica en general y Argentina en particular se incorporarían a
esta nueva fase de expansión del capitalismo. La Argentina apareció como uno
de los potenciales beneficiarios de este proceso, al suministrar los alimentos
que estaban demandando las islas británicas. Nuestro país, desde la época de
la independencia, había quedado sumergido en una larga fase de guerras
civiles. A mitad de siglo, las fuerzas políticas al interior de Argentina se
articularían en un movimiento que cambiaría la orientación del país.

Paralelamente, la creciente demanda de alimentos y materias primas por


parte de las recientes economías industrializadas, provocarían una nueva
articulación de Buenos Aires con el mercado mundial, y paulatinamente la
Argentina se incorporaría a este panorama. Hacia 1860, se vivenciaría una
formidable expansión de la economía argentina.

Cabe acotar que, en este período, los EE.UU. vivieron su guerra civil,
cuya consecuencia sería la consolidación de su expansión económica. La
victoria del norte industrialista perfilaría a este país como una tercera fuerza en
el escenario geopolítico mundial.

Durante el período analizado anteriormente, los mercados de las


economías europeas comenzaron a ser pequeños para la sobreproducción que
el capitalismo industrial estaba generando. Lo que habría de motivar a una
fuerte presión exportadora hacia los países dependientes, colonias
y protectorados. Estas tendencias del mercado internacional serían un factor
relevante para integrar a Argentina como un mercado para el excedente de
manufacturas producidas en el viejo continente.

Argentina, el Granero del mundo

Las Provincias Unidas del Río de la Plata, desde la época de la


Independencia, habían quedado sumergidas en una larga fase de guerras
civiles, con un deterioro de sus economías regionales, a partir de la
fragmentación de sus vinculaciones coloniales, que tenían a Buenos Aires como
un hinterland que le permitía a la economía del Virreinato del Río de la Plata
articularse en una relación de comercio monopólico con España.

Con la crisis en 1820 y la desintegración económica de las provincias del


Río de la Plata, cada parte regional tratará de subsistir ofertando a distintos
mercados sus productos; el litoral lo hará al sur del Brasil, el nordeste
exportando algunas artesanías hacia el Alto Perú, Mendoza y las provincias
cuyanas harán lo propio al país trasandino, por último, la provincia de Buenos
Aires exportará carnes saladas y tasajo al mercado esclavista. Ante el fracaso
en la construcción de un Estado Nacional, las provincias conformarán
estructuras administrativas propias.

Hacia mitad del siglo, las fuerzas políticas del interior de Argentina se
articularán en un movimiento que cambiará la orientación del país. El interior,
encabezado por Urquiza se subleva contra Rosas ganándole militar y
políticamente. Paralelamente, la creciente demanda de alimentos y materias
primas por parte de las recientes economías industrializadas, provocarán una
nueva articulación de Buenos Aires con el mercado mundial, y paulatinamente
la Argentina se incorporaría a este nuevo panorama.

Desde la caída de Rosas en 1852 y hasta 1860, existen conflictos entre el


interior y Buenos Aires en torno de qué manera este espacio regional debería
lograr una integración armónica a la nueva situación económica mundial. La
victoria del interior es solamente política, debido a que Buenos Aires consolidó
su potencial económico debido a su temprana articulación con comercio
internacional.

El giro en la economía nacional, que había potenciado la crisis del


régimen rosista, cambiando la relación de fuerzas en la política argentina,
permitió el ascenso al poder de una elite convencida en el progreso social y la
modernización.

Así es que, hacia 1860, se vivenciará una formidable expansión de la


economía argentina orientada al mercado mundial. Los ferrocarriles
dinamizarán y orientarán definitivamente la economía argentina, apareciendo
como un factor clave en la integración del territorio nacional. El aumento de la
población, el crecimiento de la agricultura y de la ganadería e incluso algunas
expansiones industriales, acompañarían favorablemente esta posición.

Transición hacia el nuevo liderazgo norteamericano

Con la participación de los Estados Unidos en la Primer Guerra, la derrota


de Alemania devino inmediatamente. La intervención norteamericana en la
guerra cambiaría, la configuración de las relaciones geopolíticas de Europa y el
mundo. La política de Wilson fue articular el mapa europeo desde la recién
creada Sociedad de las Naciones, delimitando el territorio y reparaciones que
debía afrontar Alemania, y creando nuevos Estados del Impero Austro-Húngaro,
buscando generar un cordón a la expansión de la flamante revolución
comunista rusa. Este frágil ordenamiento dependía de que Estados Unidos
garantizase el círculo financiero internacional, por otra parte resultaba
indispensable la participación política en la custodia de los tratados.

Luego de la Primer Guerra, se intentó rearticular la economía


internacional bajo los preceptos que habían configurado el período de
preguerra. Los Estados volvían a incorporarse al patrón oro y equilibraban sus
gastos fiscales. Pero la constante debilidad de la economía británica dificultaba
la estabilidad monetaria. La pérdida de productividad obligaba a bajar salarios
para mantener la competitividad británica, produciendo conflictos sociales,
como la huelga minera en 1926. Esto obligó a Gran Bretaña a regular la
moneda hasta llegar a la incorvertibilidad de la libra.

Resultaba claro que la estabilidad financiera cada vez más dependía de


la evolución de Norteamérica. Durante los años ‘20, los Estados Unidos
mantuvieron un crecimiento sostenido. Pero hacia 1928, la economía
estadounidense entraría en una crisis de sobreproducción que bajaría los
rendimientos económicos y precipitaría la crisis.

El crack de la bolsa en 1929 obligaría a un cambio global en la


intervención del Estado y a un replanteo del libre-comercio. Tras su asunción, F.
Roosevelt desplegó diversas políticas intentando contrarrestar la crisis
bancaria. Las leyes de reordenamiento del agro, de fomento a la industria y la
reorganización del Estado delimitaron el programa de acción del gobierno. Las
políticas económicas plantearon una nueva relación del Estado con la
economía. Se depositaba una nueva fe en el Estado, permitiéndole desarrollar
políticas reguladoras y fiscales aumentando la intervención estatal.

Argentina y la ISI como respuesta a las crisis


El gobierno de Alvear encontró a la economía argentina en una nueva
fase de expansión. La rearticulación del mercado mundial en la posguerra
reorientó las relaciones comerciales de Argentina. Con la pérdida de hegemonía
de la Corona, los Estados Unidos comenzarían a vincularse estrechamente con
nuestro país, invirtiendo en la economía local y exportándole maquinaria y
capitales. Al no perder las exportaciones hacia la corona, se perfiló una relación
triangular. Bajo este contexto, la economía argentina se recuperó a lo largo de
la década del ‘20. El auge de crecimiento produjo una reducción de los
conflictos sociales, generando una gran estabilidad política y el fortalecimiento
de los sectores oligárquicos.

El crack del ‘29 y los intensos cambios internacionales impactaron


fuertemente en Argentina. El incremento de la burocracia estatal se reflejó en
un fuerte aumento del gasto público, situación que irritó a los sectores
conservadores. El déficit fiscal, sumado a los crisis del ‘30 y a la enfermedad del
caudillo, Yrigoyen, apresuraron la decisión de acabar con el gobierno,
incentivando los movimientos que pedían su renuncia a la presidencia.

La apertura de la economía argentina al comercio mundial generaba una


dependencia muy fuerte de los vaivenes del mercado internacional. El 24% de
la producción interna estaba volcada a las exportaciones, suministrada por 67%
de la producción agrícola. Además, los ingresos del Estado estaban constituidos
en un 75% por los aranceles de Aduana. Así es que, el shock externo provocado
por la guerra, se sentiría fuertemente en la economía argentina.

Las políticas económicas desplegadas en este período fueron una


“reacción” a una situación desfavorable del comercio internacional antes que
un estrategia de industrialización, a lo que se debe agregar que, según el poder
de la oligarquía en cada país, el cambio de rumbo no sería inmediato.

En Argentina, durante la década, la elite terrateniente gobernó de


manera fraudulenta e intentó, bajo el pacto Roca-Runciman en 1933, mantener
las relaciones comerciales del agotado modelo agroexportador, sumiendo así a
toda la sociedad argentina a los intereses del la fracción oligárquica de los
“criadores”, a los frigoríficos extranjeros y al capital inglés.

Este período, marcó la crisis y ocaso del modelo agroexportador.


Argentina entraría en un proceso de “Crisis Nacional”. El “desarrollo hacia
afuera”, comenzado en 1880 y sus variaciones políticas en 1916, habían
cumplido su ciclo. Era insostenible mantener este tipo de desarrollo bajo el
nuevo contexto internacional. Comenzaba un “desarrollo hacia adentro”, y que
tuvo sus primeros esbozos en el Plan Pinedo den 1940.

La incipiente industrialización que remplazaría lentamente algunas


importaciones, configura un cambio en la estructura social. Intensas
migraciones internas irían a nutrir la nueva clase obrera industrial. Con la
asunción de Perón y el nombramiento de Miranda en Hacienda, Argentina
despegó económicamente. Un organismo como el IAPI, que derivó parte de la
renta agraria a la industria y un plan quinquenal que fue viable mientras
duraron las divisas de posguerra que favorecieron al desarrollo.

Con el agotamiento de las reservas monetarias y la mala situación en el


campo, y un cambiante marco internacional que no pudo ser sorteado, se
clausuró el desarrollo económico propuesto por el peronismo. El proceso
encabezado por Perón, si bien encontraba una base industrial y un complejo
militar dispuesto a consolidar la industrialización, encontró resistencia de los
sectores conservadores. Por otra parte, la presión de los Estados Unidos, que
comenzaba a desplegar su hegemonía político-militar, también se hizo sentir. El
proyecto peronista languideció por los enfrentamientos internos y aunque
intentó un reacomodamiento en su relación con los Estados Unidos, jamás logró
reinsertarse en el mercado mundial.

Delimitación de la pax americana

Al finalizar la guerra, los países europeos se encontraban devastados. La


hegemonía económica de los Estados Unidos era absoluta, representaba el
45,3% de la producción industrial mundial y el casi el 40% del PB mundial. Pero
la guerra la había aliado a la URSS que expandía su zona de influencia hacia
Europa. Para garantizar el capitalismo mundial, Estados Unidos debía garantizar
la economía internacional.

Inmediatamente a la posguerra, el cuadro internacional se iría


articulando en dos bloques. Por un lado los Estados Unidos liderando las
economías capitalistas industriales; y por el otro la URSS, conformando un
bloque de países que fueron puestos bajo su zona de influencia. La formación
de esta polaridad estuvo centrado en el enfrentamiento de interese
contrapuestos. Pero las posiciones contrapuestas sobre los temas de Alemania,
Europa Oriental y el Medio Oriente se harían sentir en la reunión de Postdam y
se profundizarían hasta llegar al enfrentamiento político.

La contención al comunismo se transformó en la política exterior de los


Estados Unidos, que permitió mantener y ampliar el complejo-militar industrial
en una lucha desenfrenada por desplegar una capacidad bélica que mantuviera
a cada bloque en su zona de influencia. Los Estados Unidos se aprestaron a
sustituir definitivamente la paz británica la pax americana. En febrero de 1945,
en el acuerdo de Yalta, Roosevelt hizo importantes concesiones a Stalín a
cambio de que la URSS participase de la formación de las Naciones Unidas. De
esta manera se intentaba institucionalizar los conflictos que podrían devenir en
el futuro.

Además, para controlar la economía internacional, se fijó un acuerdo


denominado Bretton Woods, que delimitaba las normas para constituir un
sistema monetario internacional donde el Dólar pasase a representar una suma
en oro y ser divisa internacional en las transacciones. Este sistema quedaba
garantizado con la constitución del Fondo Monetario Internacional y el Banco
Mundial.

La situación de los países europeos en la posguerra era desolador. A las


pérdidas humanas -cerca de 50 millones de personas- se le sumaba la
destrucción material. Para permitir un rápido desarrollo, los Estados Unidos
lanzaron el Plan Marshall, un financiamiento que alcanzaba el 4% PBI
norteamerica a lo largo de cuatro años, lo que permitió a la economía europea
recuperarse en los años ‘50.

Desde 1950 hasta 1973, se vivenciaría un crecimiento económico sin


precedentes en la historia de la humanidad. Todos los países del mundo
alcanzaron ritmos de crecimientos superiores al período de preguerras. Un gran
cantidad de países se industrializaron y mejoraron su situación económica. El
PB mundial casi se triplicó, la población mundial se duplicó y el PB per cápita
promedio se duplicó.
Tras la implantación del Plan Marshall, las economías europeas
reestablecieron su crecimiento económico. Para acrecentar el comercio
internacional, luego del fracaso de la formación de la OTI (Organización
Internacional de Comercio) se establecieron una serie de acuerdos conocidos
como GATT, que facilitaron la integración comercial de las economías
occidentales. Fomentado por políticas macroeconómicas activas desde el
Estado, las tasas de crecimiento alcanzadas por los países de la OCDE tuvieron
un promedio del 4,4% anual, levemente superior al de los Estados Unidos
(3,9%) e inferior a Alemania (6%) y Japón (9,2%).A lo que se agregan una tasa
de desempleo promedio del 2,6% de la PEA.

Por parte de la URSS su rendimiento económico de posguerra sería


también extraordinario, alcanzando una tasa de crecimiento del 4.8%. A los
países de Europa del Este que quedaron bajo la órbita de la URSS se les impuso
la planificación económico. Esto permitió la industrialización de algunos de ellos
y un crecimiento promedio del 5% anual. Debemos sumar a los países de
planificación centralizada a China, que en 1949, con la victoria de su revolución,
adopta este tipo de economía. El rendimiento económico de este país alcanzó
un 5,1% anual.

La crisis definitiva del imperio británico y el desmenbramiento del


francés abrió paso a la independencia tanto política como económica de los
países que habían subordinado su crecimiento económico en el período del
imperialismo. La idea de Tercer Mundo surge a partir de este proceso de
descolonización, junto a la búsqueda de autonomía de los bloques liderados por
los Estados Unidos y la URSS. Cada región tendrá sus particularidades
dependiendo de la relación que establecieron habían establecido en la
economía internacional en el período 1873-1914.

Por parte de América Latina, la crisis del ‘30 obligó a replantear los lazos
con la economía internacional y a profundizar políticas de sustitución de
importaciones que incentivó la industrialización de la región. Los países
latinoamericanos registraron un crecimiento económico en el período de
entreguerras superior a los países europeos y se enfrentaron a la situación de
consolidar su desarrollo económico en la posguerra. Durante ese período la
región alcanzó tasas de crecimiento del 5,2% anual.

En tanto que África y Asia, no corrieron igual suerte, debido a que eran
colonia y no tenían independencia política, y sólo la alcanzarían en la
posguerra. Luego de la independencia nacional ambas regiones comenzarían un
crecimiento económico sostenido. Con diferencias marcadas, África tuvo tasas
del 4,5% anual y Asia del 5,2%. Debemos destacar que esta última región, se
iría articulando con los países occidentales, recibiendo inversiones de capital y
manteniendo una relación comercial que la mantendría con un crecimiento
económico en el período posterior.

El ISI como modelo de desarrollo

La posguerra delimitó la puesta en marcha sistematizada de un


desarrollo en base a sustitución de importaciones. La coyuntura internacional
que delimitaba el mundo bipolar y la descolonización incentivaban a la puesta
en práctica de este tipo de políticas económicas.

El ascenso conservador luego de la caída de Perón realineaba a


Argentina con el mundo occidental. Incluso el conjunto de políticas económicas
de los gobiernos que se alternaban no cambiaban sustancialmente en términos
de política exterior. Si se recrudecían los enfrentamientos internos por las
políticas salariales y la concentración de los sectores conservadores que se
oponían a financiar el proceso de industrialización, provocando el efecto que
Diamant denominó Stop and Go.

Aquí está punto más sustancioso del debate, y que se pone en su


contexto histórico, tal cual lo pensaban los intelectuales de la época que
llenaban estantes con análisis de la viabilidad de proyectos. Si bien no es
posible en este espacio agotar la discusión, sí es necesario entender que la
conducción del proceso encontraba límites que no pudo sortear, no por
ineficiencia de la política económica, sino por las fuerzas concretas que
inviabilizaron la consolidación del proceso.

Formación del nuevo orden mundial

Hacia finales de los ‘60 la prosperidad comenzaría avizorar las primeras


crisis. La tensiones sociales se hacían cada vez más fuertes y el capitalismo se
encontraba con un oponente comunista que resistía y llegaba a tener un aliado
a 200 millas de Florida. Esta situación provocaría mutaciones en el escenario
mundial y cambios políticos en los Estados Unidos.

El sustento del crecimiento económico estuvo basado en la producción


en masa que permitía el consumo masivo y la integración de los trabajadores a
la prosperidad económico. El pleno empleo y el crecimiento económico se
garantiza con una política fiscal y monetaria activa del Estado que cubría gran
parte de los gastos sociales. Los niveles de crecimiento dependían de
incremento constante de la productividad que garantizaban una rentabilidad
mayor al crecimiento de la masa salarial. La crisis se haría evidente cuando
estos niveles no alcanzaron a cubrir los incrementos salariales. La presión de
los trabajadores devino en inflación combinada de recesión. El capital encontró
la inflación para desvalorizar la fuerza de trabajo y mantener sus tasas de
ganancia.

Además, el capital reorganizaría paulatinamente los procesos


productivos, replanteando el régimen de acumulación. La segmentación y
profundización de la diferenciación cualititativa del trabajo habría de ser un
fenómeno sostenida hasta la actualidad. A lo que luego se sumaría una
aceleración de la innovación tecnológica tendiente a reducir los componentes y
rotación del capital fijo y a incrementar considerablemente los niveles de
producción, a la vez que reorienta la producción hacia zonas de menor costo
salarial, profundizando la trasnacionalización del capital.

El cuadro de la economía internacional había cambiado sustancialmente


en 1970, respecto de la inmediata posguerra. El liderazgo absoluto que
ocupaba los Estados Unidos en 1945 se vio resquebrajado en 1970. A los
problemas de crecimiento interno se le agregarían los cambios en el escenario
internacional. Mientras que en 1950 representaba el 39,4% del PB mundial, en
1970 caería al 36,2%.

El liderazgo del bloque occidental comenzaba a cuestionarse tras la


formación de la CEE en el Acuerdo de Roma en 1968, que permitía al mismo De
Gaulle desafiar a la solvencia de la Reserva Federal. Los niveles de crecimiento
habían sido muy superiores al de los Estados Unidos y la competitividad
alemana desafiaba crecientemente a la norteamericana. Además, la
competencia de los Estados Unidos perdía competitividad con Japón que
extendía sus lazos comerciales al resto del mundo. Mientras que en 1950,
Alemania, Japón, Gran Bretaña y Francia representaban el 25,3% del PB
mundial, en 1970 incrementarían su participación al 34,4%.

Por parte del bloque socialista, si bien los niveles de competitividad no


alarmaban, el crecimiento económico posibilitaba una participación creciente
en la economía mundial. También se agregaron varios países al campo de
influencia. La URSS representaba el 13,8% y China el 9,1% del PB mundial en
1950, lo que se incrementaría hasta alcanzar el 16,1% y 10,6%
respectivamente en 1970.

A partir de los ‘70, el Tercer Mundo experimentaría un proceso de


heterogeneización. América Latina que en los ‘60 debatía sobre la posibilidad
de consolidar su industrialización, sería encauzada bajo regímenes militares a la
hegemonía de los Estados Unidos. Los países del sudeste asiático se
subordinaron suministrando mano de obra barata, América Latina financió parte
de los desequilibrios financieros y África quedó marginada del proceso de
acumulación de capital.

Era evidente que el liderazgo norteamericano comenzaba a perder


posición en la economía mundial a lo se le agregarían los problemas de
políticos. El papel de potencia rectora obligaba a los Estados Unidos a
participar, cubierto con el manto de la ONU, en conflictos internacionales
intentando controlar la expansión del comunismo. De esta manera intervino en
la Guerra de Corea en 1952-3, casi llegó al enfrentamiento directo con la URSS
en 1962 por los misiles en CUBA y participó en la Guerra de Vietnam intentando
controlar el retiro de Francia de Indichina.

Los resultados de la Guerra de Vietnam serían desastrosos para los


Estados Unidos, no sólo militarmente, sino que además tendría su efecto
político, debido a que marcaría la debilidad de la potencia a nivel internacional
y a nivel interno reforzaría la actitud hacia un nuevo aislacionismo, debido a la
manipulación que se realizó del conflicto en la opinión pública.

Se reforzarían dos tendencias, por un lado la presión sobre las reservas


internacionales y por otro la imposibilidad de los Estados Unidos de controlar los
conflictos de Medio Oriente entre Israel y los países árabes. Esta situación
devino en la devaluación del dólar en 1971 y la crisis petrolero de 1973.

Crisis del Estado de Bienestar

La creciente tendencia inflacionaria, la desaceleración del crecimiento


económico, sumado al descrédito de los dirigentes políticos que tuvo su
culminación el caso Watergate, delimitaron la formación de una reacción
conservadora que tendrá su inicio con la asunción de Ronald Reagan a la
presidencia. El programa económico de Reagan mantuvo preceptos Keynesiano,
debido a que se proponía estimular la economía por medio del gasto público y
el déficit fiscal. En este sentido, el rol de Estado seguiría teniendo un rol clave
en la economía norteamericana. Pero la novedad consistió en dirigir el gasto
hacia el sector militar. Reagan consideraba que para recuperar la
competitividad internacional debía reindustrializar la economía norteamericana
bajo un keynesianismo militar.
El resultado de esta nueva política económica es que se pasó de un
Welfare State a un War State, que si bien recuperaría económicamente a los
Estados Unidos, las consecuencias sociales serían profundas, provocando una
profunda dualización, causado por un “apartheid económico” que condena a
gran cantidad e la población a niveles de pobreza. La cruzada neoliberal tiende
a cambiar el benefactor del gasto público. Se reducen presupuestos de salud,
vivienda y educación, y como contra partida se aumentan las erogaciones en
gasto militar y subsidios empresariales.

La nueva política económica transformó sustancialmente la economía


internacional, generando un mecanismo de desequilibrio financiero
permanente. A diferencia de las posguerra, donde la hegemonía y el poderío
militar daban coherencia al sistema internacional, a partir de los ‘70 se han
convertido en la principal fuerza desorganizadora, porque el gasto militar
provocó un doble déficit de balance comercial y fiscal, demandando
constantemente capital financiero para cubrir estos desequilibrios.

Argentina y su transición al neoliberalismo

Al compás de la revolución científico-tecnológica, entramos al vertiginoso


mundo de la mass-mediatización. El proceso de globalización del capital,
reformula el rol del Estado y provoca grandes mutaciones en las pautas
culturales de las sociedades. Los países de América Latina no escaparon a esta
nueva forma del capital, tendencia que se manifiesta como globalizante y
tiende a trasladar las lógicas que la constituyen hacia la región. La crisis del
pensamiento populista tradicional abrió paso a una nueva concepción sobre las
estrategias de desarrollo que incentivan una profunda reforma del Estado, con
políticas tendientes a privatizar empresas públicas, liberalizar el comercio
exterior, desregular los mercados financieros y flexibilizar las relaciones
laborales. Irrumpió en escena un discurso oficial que se presenta como único y
totalizante intentando desconocer toda posibilidad de construir lógicas
discursivas alternativas.

Crisis del pupulismo.

El regreso de Perón se efectuó en 1973, el peronismo recuperaba a su


líder y se esperaba un política social favorable a los sectores populares. Pero
pronto los conflictos internos, sumados a los cambios en el escenario
internacional, aceleraron los cambios en la política del General. Meses después,
el líder viejo caudillo murió y la sociedad argentina entró al túnel del terror.

Isabel Martínez de Perón accedió al gobierno, permitiendo el avance de


los sectores conservadores en el poder. El enfrentamiento social recrudeció,
siendo el anuncio de lo que vendría después para todo el país. En esos días se
generalizó el descontento popular. Los obreros protestaban ante el terrible
ajuste provocado por el “Rodrigazo”, los empresarios no apoyaban al gobierno y
las fuerzas armadas estaban ansiosas de poder. En 1975, la sociedad argentina
estaba presa de una marcada ingobernabilidad. Lentamente el gobierno cedió
el poder a los militares firmando el Decreto 2772. El 24 de Marzo de 1976, las
FFAA se hicieron cargo por completo del gobierno, dando paso al “ Proceso de
Reorganización Nacional”. Los militares fijaron un triste destino para la sociedad
argentina.

La llegada de la dictadura militar aconteció cuando Argentina se


encontraba en una diáspora en torno a su desarrollo económico. Se debía optar
entre consolidar la estructura industrial con un desarrollo autónomo o
integrarse a los vaivenes del mercado mundial, que en esos momentos
reforzaba su presión sobre el continente. Para el primer proyecto, se necesitaba
una clase empresarial acompañada de un Estado fuerte y con un mínimo costo
salarial, como lo ofrecían las economías del sudeste asiático.

Pero la sociedad argentina sólo contaba con un Estado que podía devenir
en fuerte y no lograba consolidar un desarrollo equilibrado. El crecimiento
industrial argentino estaba centrado sobre sectores de baja competitividad que
demandaban divisas provistas por el sector secundario, que a la vez,
presionaba sobre el tipo de cambio forzando la apertura de la economía,
desprotegiendo el primer sector. Cada aumento de la producción del sector
secundario provocaba déficit comercial y problemas constantes en el Balance
de Pagos.

Se suma a esta limitación, la política de redistribución, aplicadas durante


períodos anteriores e inspiradas en el pensamiento Keynesiano, tomaban al
salario como variable de expansión económica. Sin embargo, a diferencia de los
efectos que podía causar el aumento de los salarios nominales en los países
centrales, en Argentina, los efectos sobre la estructura productivas generaban
fuertes tensiones hacia la devaluación y sus consecuentes pujas distributivas.
Algo que tenía como objetivo beneficiar a los trabajadores terminaba
provocando grandes ajustes sociales.

Durante el Onganiato, se intentó disciplinar a los sindicatos buscando


garantizar una rentabilidad que permite el impulsó del sector industrial, pero la
fuerte movilización de los acontecimientos a acaecidos en
el Cordobazo, crisparon la viabilidad de este programa. Un último intento de
articular un proyecto industrialista, que no tome como base expansiva al
salario, fue el Plan Gelbard, que a través de un pacto, pretendió compatibilizar
el esquema de un poderoso movimiento obrero con una débil estructura
empresarial. Sin embargo la historia nos mostraría que el proyecto
definitivamente se abortaría en 1976.

La Política Económica de la dictadura

La otra alternativa, residía en reorientar la estructura económica


favoreciendo a la oligarquía tradicional, sector vinculado al mercado mundial.
Pero para este proyecto se debía abrir la economía afectando la competitividad
del sector industrial argentino, y con ello, los salarios de los trabajadores.
Ambos modelos expuestos requerían frenar el potencial de movilización de los
sindicatos, que con sus demandas trascendían peligrosamente las posibilidades
de un capitalismo periférico, entrando a un punto de inflexión del populismo,
que podría devenir a una experiencia a la cubana, motivo que reforzó la
orientación del Departamento de Estado norteamericano a acompañar la
aventura militar.

Esta política económica estuvo acompañada de una profunda


reestructuración social y política. Los salarios constantes, que alcanzaron su
nivel más alto en 1975, cayeron aproximadamente un 50% llegando a su nivel
más bajo en 1977. Pero esa caída de salarios no incentivó el crecimiento
industrial: de 2,1 millones de operarios se pasa a 1,8 millones, representando
una disminución del 15%. Los cambios impulsados por el programa económico
no se reducían a estabilizar la economía, más bien, se centraron en disciplinar
la variable salarial.
Además, el Ministro de Economía de la dictadura, José Alfredo Martínez
de Hoz, liberalizó irresponsablemente el sector financiero, incrementando la
especulación; y alimentó también una estructura de corrupción en el Estado,
por medio del desmesurado aumento del gasto público, siendo él más alto de
las últimas décadas. Agravó esta situación el explosivo crecimiento de la Deuda
Externa.

La dictadura militar no sólo reestableció el poder de los sectores


oligárquicos, sino que además, actuó sobre la estructura política de la sociedad
argentina. Las FFAA Latinoamericanas, estuvieron influidas por la Doctrina de
Seguridad Nacional, que focalizó como enemigo interno al comunismo. La
represión sobre las estructuras políticas de la sociedad civil se sistematizó.
Cada día se engrosaron la lista de personas desaparecidas. El terror
generalizado se ocultó mediante un alto gasto público, fiestas monumentales
como el Mundial de Fútbol y un verano financiero permitido por los
petrodólares.

Al final de la década, la dictadura vio cuestionado su poder político. En el


ámbito internacional, la administración demócrata de Jimmy Carter objetaba los
atropellos a los Derechos Humanos en la región. Mientras tanto la política
interna comenzó a sentir el reclamo de los sectores conservadores, devenidos
en “grupos económicos”, a favor de la apertura política. La sucesión Videla-
Viola-Galtieri reflejó ese cuestionamiento.

Transición democrática y Política Económica


Los comicios celebrados el 30 de Octubre de 1983 significaron para la
sociedad argentina el intento de recuperar la “República Pedida”, se volvió a la
normalidad institucional luego del rotundo fracaso militar en la guerra del
Atlántico Sur. La llegada del Dr. Raúl Alfonsín a la presidencia marcó un cambio
importante en la vida política argentina.

La democracia se centró en reinstalar las instituciones como vía de


recuperar el desarrollo económico. Se invertió el proceso de modernización y
los problemas económicos pasaron a un segundo plano, priorizándose el
combate al autoritarismo. Este reduccionismo político fue criticado por algunos
intelectuales que alertaron sobre los nuevos problemas que debían enfrentar
las nacientes democracias.

Los procesos de democratización que vivieron los países capitalistas


desarrollados estuvieron apoyados sobre una consolidada base económica.
El fordismo permitió una producción en masa y el Estado de Bienestar articuló
un pacto social que logró una armonía entre el liberalismo económico y la
democracia política. Pero las economías subdesarrolladas encontraron
limitaciones en mantener la legitimidad de sus gobiernos democráticos, tanto
por su condicionamiento al mercado mundial, como por la limitada expansión
del capitalismo, deviniendo en autoritarismos recurrentes.

El gobierno de Alfonsín tuvo como referente para la consolidación de la


República Democrática el antecedente español del Pacto de la Moncloa, que dio
marco a la transición de Franco a Felipe González en España. Pero la base que
dio sustento a este acuerdo tuvo como raíz a una España que había logrado
desarrollar su economía desde 1959. Por el contrario, la democracia argentina
se paró sobre una economía en crisis y con un marco internacional desfavorable
a su desarrollo económico. La búsqueda de acuerdos del gobierno alfonsinista
pronto encontró sus límites en una sociedad que no quería pactar y aquellos
sectores que le dieron su apoyo se transformaron paulatinamente en oposición.

Durante toda la década del ‘80 la economía argentina no logró recuperar


su crecimiento económico, causando el retraso de los salarios y acentuando la
movilización de los sectores sindicales. Sumado a esto, el gobierno radical tuvo
que afrontar la deuda externa acumulada en la dictadura, que tras el
“salvataje” financiero a la industria del Banco Central, luego de la crisis de
1982, había quedado en manos del Estado. Aunque algunos intelectuales
defendieron este traspaso, los intereses generados por la Deuda, ahora pública,
significaron buena parte de la recaudación fiscal y con ello, el ajuste de gastos
redujo considerablemente el salario de los empleados estatales.

Los grupos económicos presionaron para reorientar la economía hacia el


exterior e integrarse a los nuevos tiempos de la globalización. El gobierno se vio
obligado a realizar reducciones presupuestarias y medidas de reactivación
económica que no lograron un acuerdo político. La transición Grinspun-
Sorrouille reflejó este cambio de orientación.

La República Argentina tuvo una fuerte presión fiscal por el pago de su


deuda externa, que representaba un 7% de su renta nacional. Los organismos
de crédito internacional no hicieron ninguna concesión a la naciente
Democracia.

El gobierno había lanzado un programa conocido como Plan Austral, que


logró por un tiempo estabilidad económica. Pero en 1987, entró paulatinamente
en crisis, los grupos económicos encontraron en la inflación la forma de
incrementar sus ingresos: apostando a la especulación financiera y al desgaste
de los salarios reales, que se precipitaban a niveles inferiores a 1975.

En las elecciones del 6 de Septiembre de 1987, la UCR recibió un duro


revés electoral, redujo considerablemente su bloque parlamentario y perdió
varias gobernaciones, marcando el punto de inflexión del gobierno de Alfonsín.
Además, se observó un crecimiento de las ideas liberales, expresadas por el
Ing. Alvaro Alsogaray, que impulsaba el programa de los grupos económicos
tradicionales.

Los diferentes grupos sociales presionaban sobre el Estado que no


lograba contener esas presiones y cedíao a las demandas, cubriendo los déficits
fiscales con emisión monetaria incentivando a la inflación. El gobierno de
Alfonsín intentó recuperar el crecimiento económico, mediante un plan de
estabilización que regulaba los tipos de cambio y controlaba el gasto fiscal. Pero
no logró detener la tendencia inflacionaria que concluyó en la “hiperinflación”
de 1989.

El 14 de Mayo de 1989 en las elecciones presidenciales, resultó electo el


candidato peronista Carlos Saúl Menem, quien se impuso al radical Eduardo
Angeloz. Luego de la profunda crisis inflacionaria de los meses de Abril a Junio,
Alfonsín decidió adelantar el traspaso del mando. El viraje del gobierno de
Menem nos presentará en esta década un nuevo escenario.

Neoliberalismo nueva economía del peronismo.


Las elecciones del 14 de Mayo de 1989 arrojaron un dato previsible por
los encuestadores del momento, Carlos Menem derrotó al candidato radical, el
cordobés Eduardo Angeloz, sin necesidad de Colegio Electoral. Con él, se
esperaba el regreso del peronismo al gobierno para el 10 de Diciembre. Pero la
crisis financiera que vivió el país aceleró el traspaso del mandato al 9 de Julio
de 1989. La llegada de Menen sentó sus bases sobre varios factores, que le
dieron el sustento político para marcar una nueva era en la sociedad argentina,
permitiéndole ser el cuarto presidente que logra una reelección: Roca, Yrigoyen
y Perón fueron los anteriores.

El edificio menemista se construyó sobre estos cimientos: los cambios


abiertos por el capitalismo a partir de su nueva fase llamada globalización, que
presionaron a las economías latinoamericanas para su ingreso al nuevo orden
mundial que, acompañado por la crisis del pensamiento keynesiano y el resurgir
del liberalismo, puso en cuestionamiento el accionar del Estado Nacional y
Popular. A este panorama se le sumó la caída de los colectivismos burocráticos
del socialismo real, lo cual provocó una legitimidad del resurgir del discurso
neoclásico.

A finales de los años ‘60, las economías capitalistas habían entrado en


una retracción del crecimiento económico. Los gobiernos de la OCDE aplicaban
políticas keynesianas clásicas para salir de las crisis, pero entonces dichas
medidas incurrieron en tendencias inflacionarias. El schok petrolero de 1973
recrudeció la situación, las recesiones de los años 1974-78, mostraron una crisis
endógena del capitalismo. Ante el ocaso del keynesianismo, los liberales
desempolvaron sus libros y volvieron a la carga en la escena política.

Con el ascenso de Margareth Tatcher en el Reino Unido y Ronald Reagan


en EEUU, los proyectos neoliberales se aplicaron en sus respectivos países. En
Inglaterra el conservadurismo logró legitimidad popular luego de la Guerra de
Malvinas. En los Estados Unidos el republicanismo se vio favorecido por la crisis
de la URSS.

Los colectivismos burocráticos permitieron la acelerada modernización


de las economías orientales, pero en los ‘70 se vieron superados por el
desarrollo tecnológico del mundo occidental, que lo avasallaba en la carrera
armamentística. El modelo de planificación soviética restringió todos los
derechos políticos a cambio de la integración económica, pero la crisis del
mismo aceleró los reclamos de libertad y el mundo oriental hizo implosión en
1989.

En la década del ‘80, Latinoamérica entró en un proceso de transición


democrática, donde los gobiernos enfrentaron un nuevo escenario mundial, que
los obligó a finales de década a cambiar la estrategia política que venían
desarrollando en la fase populista. Luego de una serie de planes llamados
“heterodoxos”, aplicados por los gobiernos de transición, se pusieron en
marcha programas “ortodoxos”, recomendados desde el Consenso de
Washington, donde las economías latinoamericanas se abrieron al mercado
mundial, privatizando empresas estatales, desregulando el mercado financiero
y “modernizando” el mercado laboral.

La economía argentina, como todos los países latinoamericanos,


experimentó un estancamiento durante la década del ‘80. Los grupos
económicos presionaron para abrir la economía, reestructurar el Estado y
reducir los costos salariales para mejorar su rentabilidad. El gobierno radical,
que había logrado un sustento popular en las elecciones de 1983, no accedía ni
estaba en condiciones de llevar adelante el programa neoconservador.
Los grupos económicos encontraron en la inflación la forma de
incrementar sus beneficios. A través de este medio lograron bajar los salarios
reales, reducir sus cargas fiscales, por el pago de sus impuestos en valores
nominales y licuar sus deudas por las tasas pasivas. Controlaron la economía,
pero la responsabilidad política recaía en el gobierno.

Durante la gestión de Alfonsín la economía argentina padeció un


profundo estancamiento, su PBI entre 1983-1989, con fuertes oscilaciones,
creció solo un 1%, mientras que el déficit fiscal se mantuvo en el 8% del PBI al
año, el saldo comercial fue negativo en todo el período y la Deuda Externa
creció un 28,5%, por la sumatoria de intereses que representaron un 6% del PBI
anual. Con la democracia, los sectores populares esperaron una recuperación
económica que les devolviera los tiempos de bonanza. Pero se encontraron con
la desvalorización constante de sus salarios reales, aunque tuvieron una suba
de casi un 50% entre el ´83 y ´84, se precipitaron en los años siguientes hasta
alcanzar los mismos niveles del ´82.

El proceso inflacionario sumado a las fuertes presiones del capital


financiero internacional por el pago de la Deuda Externa provocaron un
descalabro fiscal que pronto se expresó en una crisis social que derivó en los
saqueos de Abril de 1989. La crisis de la moneda provocó una
desestructuración de la Sociedad Civil y la libanización del Estado. El caos social
imperante abrió terreno a la construcción de una pacto hobbesiano, que pondrá
a Menem como “El Leviathan” que logrará reconstruir el Estado y la Sociedad
Civil bajo la órbita neoliberal.

La asunción Carlos Menem contó con el apoyo de un amplio sector


popular, que esperaba los salariazos a los que les tenía acostumbrado el
populismo y que se habían prometido en la campaña. Pero el “aggiornamiento”
de los ideales de Perón, encontró como beneficiarios a los grupos económicos,
que fueron asediando la conducción del Estado, y pronto consumaron la alianza
con la integración a la gestión de sus cuadros técnicos.

Durante 1989 y 1990, los intentos de estabilización no lograron su


objetivo. Se sucedieron varios ministros en la cartera de economía, entre ellos
representantes de los grupos económicos como Néstor Rapanelli, pero la
inflación no decayó. El Dr. Carlos Menem diagnosticó una crisis terminal para el
populismo, y le hizo entender a la sociedad que para liquidarla había que
prepararse a un ajuste duro, costoso y severo. Con una sofisticada explicación
macroeconómica presentó su programa: cirugía mayor sin anestesia, fue la
clave para la recuperación del crecimiento económico. La crisis económica
legitimó la transferencia total de poder al Ejecutivo Nacional, a través de la Ley
de Reforma del Estado, la Ley de Emergencia Económica y la ampliación de la
Corte Suprema de la Nación, que permitieron aplicar drásticamente la
reestructuración económica.

Luego de varios planes de estabilización como los BB I y II, el Plan Bonex,


y los Erman I al VII, el gobierno intentó controlar las variables económicas. En
julio de 1990, se aceleró el “asalto al Estado” con un proceso acelerado de
privatizaciones, encargadas a María Julia Alsogaray, consolidando la flamante
coalición con los representantes oligárquicos. El objetivo de la privatización no
sólo se orientó a reducir el déficit fiscal y la carga de la Deuda Externa, sino que
además procuró debilitar a un movimiento obrero y a un empresariado ligado a
los contratos del Estado.
A las privatizaciones se le sumó la apertura comercial y la desregulación
financiera encarada por el gobierno, garantizadas por la Ley de Convertibilidad
sancionada en 1991 que fijaba la paridad del nuevo Peso con el Dólar. La
asunción de Domingo Cavallo en el Ministerio recibió el beneplácito de los
organismos internacionales. Incluso la administración Bush públicamente elogió
el Plan Económico. En junio de 1991, el Subsecretario del Tesoro, David Mulford,
elogió el plan Cavallo.

Las estratégicas elecciones del 8 de Septiembre de 1991, en las cuales el


peronismo resultó ganador, permitieron a Menem y Cavallo dar clara señal a los
inversionistas locales y extranjeros de la profundización de los criterios de
mercado. Las desregulaciones financieras junto a la paridad cambiaria
integraron definitivamente la economía argentina a los designios del capital
financiero internacional, que pronto reclamó el pago del saldo de la Deuda
Externa a través de la venta de las Empresas Públicas. La política exterior del
menemismo se explicó con un alto desarrollo teórico: relaciones carnales que
permitieron a Argentina integrarse a la lista de beneficiarios del Plan Brady.

Se recuperó la estabilidad financiera y el crecimiento mediante una


fuerte transferencia de ingresos hacia los grupos económicos y el capital
financiero internacional. Los sectores populares que antes veían esfumarse sus
ingresos monetarios, recuperaron la paz de un salario que les garantizaba su
subsistencia. Además, la sociedad reclamó el buen funcionamiento de las
empresas públicas.

Los dos primeros años de gestión menemista fueron traumáticos en


términos macroeconómicos. La inflación y el estancamiento parecían no poder
superarse. Pero luego del Plan de Convertibilidad se recuperaron los índices de
crecimiento y Argentina mantuvo su estabilidad financiera. En 1992 la mayor
parte del continente reorientó su política económica hacia los ejes desplegados
desde Washington.

El Ministerio de Economía, en Mayo de 1992, mostró la reducción del


índice de pobreza, que pasó del 47,7% en 1989 al 20,2%. Esta recuperación fue
producto de la caída acelerada de la inflación, que disminuyó a menos del 10%
anual. Pero esto no logró recuperar los niveles salariales y el poder adquisitivo
de 1985. Encontrándose en 1992 un 31,7% por debajo del salario real del ´85 y
un 24,8% menos de poder adquisitivo. Sin embargo, esta situación marcó una
relativa tranquilidad social.

La política económica pauperizó a la clase media y provocó la crisis de


las PyMEs. El programa económico se implementó ante la situación de un
Estado desestructutado, unos sindicatos derrotados y una oposición
parlamentaria en profunda desarticulación.

La consolidación del modelo económico y la estabilidad financiera dieron


fuerza para el avance del menemismo. En las elecciones del 3 de Octubre de
1993, el PJ obtuvo un 47,9% de los votos a nivel nacional e incluso logró ganar
la Capital Federal con su candidato, Ermán Gonzalez, abriendo paso a la
estrategia de reelección. La UCR sólo sacó el 26,5 % de los votos, sufriendo un
traspié electoral. La fuerzas de centro-izquierda, bajo el nombre de Frente
Grande, encabezadas por Chacho Alvarez y Graciela Fernández Meijide
obtuvieron el 13,6% en Capital Federal. En tanto el ahora devenido en político
Aldo Rico, quién había encabezado la sublevación de Semana Santa de 1987,
obtuvo un 10% a nivel nacional.
Los sueños reeleccionistas de Carlos Menem no se presentaron como
algo inédito, fue el primer gobernador que modificó la constitución y logró un
nuevo mandato en la provincia de la Rioja en 1987. En su presidencia, la
estabilidad financiera y el crecimiento económico reavivaron los aires de una
reelección.

El radicalismo mantuvo una fuerte representación parlamentaria y logró


contener el proyecto reeleccionista, pero su derrota electoral en Octubre de
1993, perdiendo el bastión de la Capital Federal, permitió a Menem pergeniar
una consulta popular para saltar el obstáculo parlamentario. El Dr. Raúl Alfonsín
intentó delimitar los marcos de la Reforma Constitucional. Él había logrado
obtener la mayoría necesaria para ser presidente de la UCR en las elecciones
internas en Mayo de 1993, y ahora debía enfrentarse al avasallante accionar del
menemismo.

Ante esta situación, Alfonsín se orientó en la búsqueda de un pacto


político que garantizara los derechos y los principios democráticos de la
República, para alcanzar lo que él denominó “Estado Legítimo”. El núcleo de
coincidencias básicas modernizó la arcaica Constitución de 1853 y la actualizó a
nuestros tiempos. Pero por supuesto, posibilitó la reelección de Menem.

La constitución liberal de 1853, sancionada en el apogeo de la oligarquía


argentina, no contemplaba conceptos como Democracia o partidos políticos,
contenía cláusulas anacrónicas como la de otorgar patentes de corso o
autoritarias como la de promover la conversión de los indios al cristianismo. Es
evidente que formaba parte de nuestra vida predemocrática y que no
representaba a las fuerzas políticas que en 1994 actuaban en la sociedad
argentina. Si bien el Núcleo de Coincidencias Básicas fue un progreso en
término de Derecho Constitucional, el Pacto de Olivos se encuadró y se
entendió como un acuerdo político, recibiendo críticas desde diferentes
sectores, incluso al interior de la UCR.

En las elecciones de 1994 el presidente Carlos Menem sufrió un traspié


en su soberbio camino hacia la reelección. Pierde en 8 distritos y no alcanzó la
mayoría propia en la Convención Constituyente, cayendo en un 5% su
participación electoral. El radicalismo se resignó a obtener solamente su piso
electoral del 20,8%. Este resultado fortaleció la figura de Fernando De La Rúa,
que junto a Federico Storani y Rodolfo Terragno se opusieron públicamente al
Pacto de Olivos.Los segmentos progresistas de la Capital Federal y algunos
sectores populares de las provincias se inclinaron por votar al Frente Grande
que obtuvo un 12,1%. En la provincia de Buenos Aires el ex-dirigente del
movimiento carapintada Aldo Rico, con un discurso nacional-peronista clásico,
se alzó con un 7,1%.

El año 1995 se inició con las primeras crisis financieras de la era


poscomunista. Los desequilibrios fiscales del Estado mexicano y la desconfianza
de los inversionistas a la capacidad del gobierno mexicano de encauzar el
levantamiento del movimiento zapatista, provocaron la crisis fiscal y el
desconcierto en su situación económica. La crisis azteca recorrió las redes
informáticas generando el llamado “efecto tequila”. En la Argentina, el sacudón
financiero frenó levemente el crecimiento económico. El gobierno vio peligrar
sus aspiraciones de continuidad, pero el “salvataje” financiero realizado por los
Estados Unidos a México permitió evitar el colapso.

Los vaivenes del mercado mundial hicieron evidente la fragilidad de los


equilibrios financieros de las economías latinoamericanas. La crisis provocó
especulación y presionó a las alicaídas estructuras fiscales. La respuesta se
repitió como mandato divino: reducir el gasto, no emitir moneda, ajustar. Estas
políticas generaron erupciones sociales en las provincias, en algunas de ellas se
incendiaron las legislaturas y se padeció el desempleo. Pero la crisis social no
fue obstáculo para frenar la reelección del presidente Menem, que se encontró
con un escenario electoral favorable al enfrentar a una oposición fragmentada.
La constitución del FREPASO selló la alianza entre un gobernador descontento
del justicialismo, Octavio Bordón, que posteriormente regresaría al partido, y
Carlos Alvarez, quien definitivamente encaró la tarea de repensar un proyecto
popular fuera del PJ.

Las elecciones del 14 de Mayo de 1995 colocaron a Carlos Menem en el


gobierno por cuatro años más. El justicialismo obtuvo el 48,09% mientras el
FREPASO alcanzó el segundo puesto con un 33% de los sufragios y la UCR
padeció la peor elección de su historia, con un 15, 5%, aunque en el cuadro
parlamentario no perdió su posición de segunda fuerza.

Si graficamos la popularidad del menemismo, veremos que desde 1996


la imagen del presidente entró en su fase decreciente. Durante este año se
incrementaron las movilizaciones de los sectores sociales y el gobierno no
encontró forma de contenerlos. El apagón del 12 de Septiembre marcó el punto
de inflexión de la era menemista, alcanzando su punto crítico el 26 de Octubre
de 1997, ante la contundente derrota electoral del peronismo.

El 30 de Junio de 1996, Fernando de la Rúa ganó las elecciones para Jefe


de Gobierno en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y Graciela Fernandez
Meijide obtuvo mayoría para el FREPASO en la Convención Constituyente. El
radicalismo quedó en segundo lugar y el PJ alcanzó un magro tercer puesto.
Esta elección perfilaba el ocaso del gobierno.

La UCR y el FREPASO llegaron a un acuerdo político el 2 de Agosto para


constituir una coalición en contra del menemismo. El 26 de Octubre de 1997 la
Alianza UCR-FREPASO ganó las elecciones legislativas por abrumadora mayoría,
en lo que significó la primera derrota nacional del menemismo.

El presidente Carlos Menem gobernó durante casi toda una década. Los
logros alcanzados por la estabilización tuvieron un costo social inmenso, con un
constante aumento de la pobreza, la desigualdad y la exclusión social.

Lo paradójico de este período es que tuvo crecimiento económico pero


fue acompañado de un creciente desempleo: mientras el PBI creció a un 9%
anual desde 1991, registrando un receso en 1995, la desocupación pasó de
6,9% en 1991 al 15,8% en 1997.

Los datos sobre la estructura productiva son alarmantes: el crecimiento


del período estuvo centrado en la exportación de recursos energéticos no
recuperables (gas, petróleo y minería) y productos agropecuarios, primarizando
la economía argentina.

El panorama del sector externo arroja datos preocupantes, durante 1991-


1997 se mantuvo un déficit comercial es del 2% anual y los intereses de la
Deuda Externa representan un 1,8%, que junto al déficit fiscal incrementan
considerablemente la Deuda Pública, que se encontraba en 86.913 millones de
U$S en 1991. La misma aumentó a 109.202 millones en 1997 y se estima que
alcanzará los 120.000 millones en 1999.
Clase 22: Análisis del Plan de Convertibilidad. Evaluación macroeconómica.

Por: Lic. Ricardo Romero

Cuadro Económico
Antes de analizar el escenario político sería bueno hacer una síntesis
económica. Las peores predicciones de los críticos del neoliberalismo
parecen cumplirse en la crisis que padece Argentina. Como un termómetro,
primero el riesgo país y la ahora la devaluación del dólar, se puede medir la
“enfermedad” de la economía argentina, provocada por una fiebre
especulativa que somete al Estado al dictado de los mercados, que impone
su clásica medicina, una amputación de los derechos sociales de la
ciudadanía, sin atacar al verdadero cáncer: el capital financiero, que
carcomió las instituciones políticas del Estado.
Es claro que el neoliberalismo provoca exclusión social, desempleo y dependencia
económica, esto es una manifestación genérica de este proceso, pero Argentina tiene
particularidades que incrementan la gravedad de la crisis. La convertibilidad la dejó
sin moneda, con un descalabro fiscal y financiero que le dificultan generar una
estrategia económica. Analizar este proceso es un punto esencial para la construcción
de cualquier propuesta progresista. Es la intención de este pequeño ensayo que
describe el proceso que dejó sometido al país a los designios de la especulación.

Formación de la globalización financiera y endeudamiento externo argentino

Este proceso que tiene sus raíces en 1971, cuando los Estados Unidos
abandonaba la convertibilidad del Dólar y desataría una expansión del sistema
financiero internacional. A esto se le sumarían los flujos financieros generados por los
eurodólares y más tarde el de los petrodólares. La mundialización financiera transformó
estructuralmente a los capitalismos periféricos, en especial a Argentina, a través de
gobiernos autoritarios que los organismos internacionales de crédito no retacearon
ningún préstamo.

Desde la dictadura abierta en 1976, el afluente de capitales especulativos


generaría en Argentina una acumulación de deuda externa pública, que pasaría de 7.000
a 16.000 millones. A lo que se le sumó 14.000 del sector privado, que luego sería
estatizada por Domingo Cavallo desde el Banco Central. El aumento de las tasas
provocado por la Reserva Federal en 1980, dispararía los intereses y con ello la deuda
crecería a 45.000 millones para 1983. Y continuó su crecimiento en democracia
generando un default en 1989, cuando llegó a 60.000 millones, representando casi un
67% del PBI!.
Este proceso de endeudamiento estuvo acompañado por una profunda
reestructuración de la sociedad argentina, según estiman los organismos de DDHH,
unas 30.000 personas fueron desaparecidas durante el régimen, en su mayoría
representantes populares del movimiento obrero, estudiantil y social, dejando una nueva
situación socio-política para la futura democracia.

Neoliberalismo y saqueo del Estado

La hiperinflación expresó ferozmente las transformaciones de la economía


internacional en la estructura productiva argentina. El país abandonó abruptamente su
patrón de crecimiento basado en la industrialización sustitutiva, a partir de las
inversiones estatales, y cambió su régimen de acumulación por el afluente de
inversiones financieras durante los años ´90. Estos capitales vieron en Argentina un
mercado "emergente" que remató en tiempo record sus capitales públicos: Teléfonos,
luz, gas y, recientemente, petróleo, que les propiciaron un beneficio lucrativo
incalculable a través de la capitalización de la deuda externa generada en la dictadura.

Si bien, el crecimiento económico argentino marcó una estabilidad financiera


que le permitió frenar la inflación, estuvo marcado por un desequilibrio estructural
compuesto por un triple déficit, en el sector público del 4% anual del PBI, en el
comercio exterior del 2,2 % e inclusive del 2% del sector privado, que estuvo
condicionado por el afluente de capitales externos. A lo que debemos sumar la creciente
de la exclusión social que llevó el desempleo del 6% al 17% y aumentó el índice de
pobreza.

Esta fase estuvo caracterizada por la dependencia del financiamiento externo que
llevó la deuda externa de 65.000 millones en 1991 a 140.000 en el 2001!. Donde
aproximadamente el 60% se concentra en títulos públicos, de corto y mediano plazo, de
los cuales, que parte se encuentra en posesión de las Administradoras de Fondos de
Jubilaciones y Pensiones, las cuáles reciben una transferencia de 4.000 millones anuales
que el Estado argentino dejó de percibir de los aportes previsionales del sistema de
reparto, con el consecuente déficit fiscal: Increíble pero real!.

Convertibilidad, dependencia financiera y crisis fiscal.

En la actualidad, el Estado argentino está sometido a la dictadura del mercado


financiero, que le impone grandes recortes sobre sus gastos, de manera de aumentar un
superávit operativo para financiar los intereses usurarios de estos títulos de la deuda.
Inclusive, los mismos poseedores de títulos son los que imponen esas tasas exorbitantes
para prestarle al Estado, ni más ni menos que para que les paguen esos títulos!.

Sin hacer honor a su apellido, Daniel Marx resulto ser una pieza clave en el
entramado financiero, que pasó por los tres gobiernos constitucionales desde 1986 y
permitió, junto a Pedro Pou en el Banco Central, que el capital financiero actuase sin
restricciones, generando la fuga de un dólar por cada uno que ingresaba a la argentina.
Permitiendo el lavado por diferentes sectores mafiosos internacionales, como Monzer
Al Kassar o el magnate del Ghaith Pharaon, entre otros. Y, según el Informe Carrió
sobre “Lavado de dinero”, la base política en el gobierno de Menem, estuvo centrada en
Alberto Kohan, y, luego durante el gobierno De La Rúa, monitoreadas por Domingo
Cavallo, acompañadas por los banqueros del sistema financiero, encabezados en la
actualidad por Eduardo Escasany.

La historia se repite dos veces, citaba una amigo, acotando que una como
tragedia y otra como farsa. Así es que ahora, Domingo Cavallo canjeó la deuda externa
por bonos que están garantizados por la recaudación fiscal, asegurando a los acreedores
su capitalización llevando la deuda a niveles que hacen imposible su pago. Y a través de
la devaluación se esta licuando los pasivos del sector privado transfiriendo la deuda
hacia la sociedad, la cual ronda en los 45.000 millones de dólares.
Convertibilidad y profundización de la crisis económica

Al endeudamiento externo debemos sumarle los factores que agregan la


convertibilidad a la crisis financiera argentina. El neoliberalismo signado por la apertura
comercial se expreso en un librecomercio sin estrategia, las privatizaciones significaron
la entrega total de la economía a los grupos trasnacionales y la desregulación financiera
el funcionamiento descontrolado del sistema bancario. La paridad cambiaria con el
dólar sometía a la economía argentina a sostener un nivel de competitividad con la
principal potencia mundial restringiendo su relación comercial con sus principales
socios comerciales, Brasil y la UE, con el consecuente déficit comercial crónico. Las
empresas privatizadas significaron un ingreso de capital en la primer etapa, pero las
remesas de capital, sumadas a las tarifas dolarizadas, dejan al país al borde de una crisis
energética.

Y el descalabro financiero merece un párrafo aparte, debido a que el


funcionamiento descontrolado del sistema bancario permitió su dolarización, junto a un
sistema de encajes que provocaba una expansión monetaria y altas tasas de interés que
los bancos ofrecían compitiendo, eso sí, con garantía del Banco Central. Esto
sencillamente llevó al colapso del sistema financiero y la aplicación del “Corralito”,
donde se retienen los depósitos de los ahorristas que sólo sostiene la agonía de los
bancos.

Propuesta del FMI, basta ya!

Actualmente, Argentina se encuentra ante las presiones de aquellos que quieren


mantener las políticas ortodoxas de recorte fiscal y restricción monetaria que buscan
como proyecto el colapso final de la economía argentina, provocando la dolarización de
su economía, la entrega de sus empresas públicas a capitales norteamericanos y el
ingreso sumiso al ALCA. Por eso, la gente en las calles les esta diciendo Basta!, y de su
triunfo depende el futuro de Argentina.

La coyuntura económica no es más que la punta de iceberg de un modelo


económico que dejó a la sociedad argentina ante una vulnerabilidad externa y una
dependencia del capital financiero. Además, la sociedad argentina está sometida a
instituciones penetradas por estructuras mafiosas que hay que enfrentar. La realidad nos
muestra una divisoria de aguas donde no se admiten posiciones ambiguas. Se necesita
un nuevo Estado, una nueva política, un nuevo compromiso social.

Clase 23: Perspectivas actuales de la política económica.

Por: Lic. Ricardo Romero


Realizar una búsqueda de las principales notas análisis sobre la economía Argentina en los
suplementos económicos de Clarín, Página/12, La Nación y todo diario que considere
interesante.

Realice el siguiente análisis:

Sistematizar las principales tendencias de la economía Argentina.


Establecer las diferencias y convergencias en los diagnósticos.
Comparar los análisis con el informe de coyuntura del Ministerio de Economía.

Informe coyuntura Ministerio de Economía