Está en la página 1de 3

Los peces martillo tienen una visión estereoscópica en 360 grados

13:40 30/11/2009,
Santiago Escuain

biología marina, complejidad biológica, diseño inteligente, ecología, evolucionismo,


evolución del ojo, ojo, pez martillo, retroingeniería, sistemas ópticos, visión, Boletín
de SEDIN

23 noviembre 2009 — Científicos en la Universidad del Atlántico de Florida han


descubierto que las extrañas cabezas de los tiburones conocidos como peces
martillo les dan una visión binocular excepcional. Esto se ha debatido durante largo
tiempo. Colocando electrodos en los ojos de tres especies de pez martillo, y
comparando la superposición visual que obtienen en comparación con otros
tiburones, los científicos confirmaron que existe una «enorme superposición de 32
grados» en su visión frontal, lo que proporciona una gran agudeza estereoscópica,
incluso cuando los ojos parezcan estar apuntando en direcciones opuestas. Los
investigadores concluían que «tienen una visión plena del mundo con 360 grados».
Informan de esta investigación Live Science, National Geographic, BBC News, y
New Scientist.

Pez martillo (Sphyrna mokarran). Fotografía: Josh Hallett

En Live Science y National Geographic no se hace mención de ninguna evolución. El


artículo de la BBC la mencionaba de pasada. A la Dra. Michelle Macomb, del equipo
investigador de la Universidad del Atlántico de Florida, la citaban diciendo que
«Este estudio ha confirmado que la visión puede haber tenido un papel en la
evolución de uno de los habitantes más estrafalarios de los mares». Pero esta
declaración no ofrece ningún verdadero conocimiento acerca de cómo hubiera
podido suceder. En cambio, en el artículo de New Scientist, Shanta Barley
comenzaba directamente desde una perspectiva darwinista, mencionando la
evolución en cada una de las primeras tres frases:

Es una de las creaciones más excéntricas de la evolución: una cabeza


con forma de martillo. Y ahora un estudio sugiere que el tiburón pez martillo
pudiera haber evolucionado su hocico tan extrañamente conformado
para potenciar la visión del animal y su capacidad para la caza.

Durante más de un siglo, los científicos han estado especulando por qué los
peces martillo evolucionaron una forma extraña y acerca de si tener unos
ojos tan apartados potenciaba su visión. ...
En la segunda frase, Barley hacía sonar como si el tiburón evolucionó de forma
activa su visión para un fin —un concepto muy antidarwinista. Su elección de título
sugiere que la explicación es más bien a la manera de Kipling: «De por qué el pez
martillo consiguió su martillo».

Tocando un tema relacionado, New Scientist y BBC News informaban de


investigaciones de la ecólogo marina Andrea Marshall, «la reina de las mantas
gigantes». Estos parientes de los tiburones que ella estudia manifiestan una
extraordinaria simbiosis mutualista con otros peces que los cuidan y limpian en
«salones de belleza». Marshall decía a New Scientist:

Las estaciones de limpieza son cosa bien conocida en el ambiente marino,


pero en el caso de las rayas gigantes es un suceso extraordinario. Debido
a que son tan grandes, «los peces limpiadores» se reparten la raya y
limpian diferentes partes del animal. Parece tan cooperativo y
caballeresco ... Las mantas tienen que comer el 14 por ciento de su peso
corporal de plancton cada semana, de modo que todo aquel tiempo que se
pasan sin comer lo tienen que dedicar a algo importante. Como pueden
pasar hasta 8 horas en la eliminación de parásitos y en la limpieza
de marcas de mordeduras de tiburones, ha de serles un perjuicio no
recibir estos cuidados.

La evolución era mencionada sólo de forma breve en el artículo de la BBC para


decir que un «aguijón vestigial» en la manta sugiere que evolucionó a partir de la
raya látigo. Ambos artículos ofrecen clips de video de rayas gigantes en acción. En
el clip de New Scientist, Marshall decía que cuando vio a una de las rayas gigantes
nadar sobre su cabeza en las aguas de Mozambique, quedó «maravillada por su
belleza».

¿Quién dio a los peces martillo una visión estereoscópica de 360 grados? ¿Lo
pensaron ellos mismos y «evolucionaron» sus cabezas y ojos a propósito?
Esto sería un oxímoron. No hay nada de evolutivo en tal cosa. En el caso de
«los salones de belleza» de las mantas gigantes vemos cooperación entre
distintas criaturas —no competición y supervivencia de los más aptos. Los
peces limpiadores actúan como los mecánicos en aviones, que los mantienen
en buen estado de conservación a la vez que se ganan la vida.

Que las mantas tengan aguijones vestigiales o no debe ser sometido a un


examen crítico. Si así fuera, podría meramente sugerir una divergencia
dentro del «tipo» (baramín) de las rayas, lo que representaría regresión, no
evolución. Los científicos proponentes del diseño inteligente abordarían la
estructura para analizar si tiene función. Muchas veces, este método ha
resultado ser mucho más productivo que el concepto de los órganos
vestigiales (véase Apéndice a El Origen: «Darwin estaba equivocado»).

La evolución misma sí que es un órgano vestigial explicativo. Se


desvanecerá ante los procesos de un propósito plasmado mediante un
diseño inteligente. Deberíamos más bien centrarnos en la maravilla del
designio de estas criaturas vivientes y disfrutar aprendiendo más acerca de
ellas. Y un modo apropiado de pensar nos llevará a la conciencia de la
maravilla y a adorar al Creador.

Fuente: Creation·Evolution Headlines - Hammerhead Sharks Have 360-degree


Stereo Vision 23/11/2009
Redacción: David Coppedge © 2009 Creation Safaris - www.creationsafaris.com
Traducción y adaptación: Santiago Escuain — © SEDIN 2009 - www.sedin.org