Está en la página 1de 8

Una escuela

reportaje
F oto grafías d e Pablo Martínez
M A N UEL M ARTÍN ● Perio dista y profesor d e Secundaria.

Desde hace seis años, el colegio


malagueño de Nuestra Señora
de Gracia vive un interesante
proceso de transformación.
Los cambios de hábitos, fruto de
la apuesta educativa de un grupo
de maestros y maestras
comprometidos con la enseñanza
pública, han servido para que los
malagueños comiencen a ver
este centro de compensatoria
con otros ojos.

16 CUA DERN OS DE PED A G O GÍA. Nº397 E N ERO 2010 } N º IDE NTIFIC A D OR: 397.005
de oportunidades
llena de color

Aula Arte, una experiencia creativa singular que ha llenado de colores las paredes del Gracia.

{ Nº397 CUA DERN OS DE PED A G O GÍA. 17


“ Ahora los niños quieren ir al cole. Mis do mayoritariamente por niños y niñas de
hijos son los primeros que me dicen etnia gitana e inmigrantes.
“mamá, llévame al cole, que llego tarde ”. El Gracia tenía una plantilla muy ines-
Son las mismas madres las que certifican table, cada año había un número impor-
con sus comentarios que muchas cosas tante de vacantes, bajas por depresión y
han cambiado en este centro de Infantil jubilaciones anticipadas. A quel año se pre-
y de Primaria en los últimos años. Pero no sentó un plan de mejora en él que se so-
siempre fue así. licitaba un equipo de docentes de apoyo.
“Lo que más me impresionó, cuando Hasta que no tuvieron un equipo y un
llegué al Gracia por primera vez, fue su proyecto no se presentaron en la D elega-
color y su olor, era un colegio amarillento, ción Provincial. “Tengo una solución para
olía a rancio, a naftalina, a pasado”, de un problema”, con esas palabras se dirigía
esta manera recuerdan la primera sensa- por teléfono el delegado, José Nieto, al
ción que experimentaron Manolo Jáimez, jefe de ordenación educativa y abría así
y el resto de compañeros y compañeras la puerta a lo posible. C omo reconoce
cuando, hace ya casi siete años, llegaron Inma G ómez, la jefa de estudios, “lo la-
a aquel viejo colegio malagueño con la mentable es que no se potencie el traba-
decidida intención de construir entre to- jo en equipo sin necesidad de que haya
dos la escuela que soñaban. C on una mis- un problema; lo ideal sería que las plazas
ma filosofía en común y un similar con- se cubrieran en virtud de la demanda de
cepto de educación, se habían buscado gente vinculada a un proyecto, no de for-
y se habían encontrado en el camino. Te- ma individual. Pero claro esto genera otros
nían ante sí un reto profesional y un com- problemas...”.
promiso ético. La idea era enfrentarse a Se sumaron voluntades y se fue confor-
un colegio con una realidad complicada, mando un grupo de personas que en su
situado en un barrio conflictivo de Málaga, particular evolución terminaría siendo,
la Cruz Verde, y con un alumnado forma- también, un equipo. Maestros y maestras

Asamblea: el alumnado se inicia, desde los tres años, en dinámicas de participación.

18 CUA DERN OS DE PED A G O GÍA. Nº397 }


que dejaban temporalmente sus centros
de destino, en la mayoría de los casos Aula Arte: una necesidad estética
cercanos a sus lugares de residencia, para
Cuando en junio del año pasado se inauguró en una plaza del barrio una exposición
implicarse en un proyecto educativo en
de esculturas elaboradas por el alumnado, el sentir generalizado era “Me siento or-
una zona en grave riesgo de exclusión gulloso de que mi colegio sea capaz de hacer estas cosas...” Y es que después de
social. Inma G ómez, Maribel Serralvo, Ana casi siete años, estética y creatividad artística se han convertido en las señas de
Jiménez, Matilde Sosa, Isa Cardona, Mer- identidad de este proyecto educativo. Esas esculturas o pinturas son la culminación
cedes Jiménez, Susana Pena, Ángel Mar- de un proceso educativo y creativo que tiene su referente en el Aula Arte. Una idea
tín y Manolo Jáimez, hace ahora seis años, que surge a propuesta de un grupo de maestras de Infantil que reivindica la necesi-
soñaron, junto a otros y a otras docentes dad de contar con un espacio permanente dedicado a la creación artística en el cen-
que ya no están en el centro, en trabajar tro; la propuesta es refrendada por todo el colegio en asamblea y se incorpora a
en grupo para juntos pintar de múltiples partir de ese momento al proyecto educativo. Surge así una experiencia centrada en
el arte, que es inédita en nuestro país, y que cuenta además con un profesor con
colores aquel viejo colegio amarillo, para
dedicación exclusiva a esta área. Para empezar, la propuesta se aplicó exclusiva-
convertirlo en un lugar alegre, amable y
mente al primer ciclo de Infantil, pero progresivamente se ha ido extendiendo a las
lleno de vida. Sabían que tenían que ser
otras etapas. Ahora el Aula Arte apoya y favorece todas las propuestas que van na-
decididamente ambiciosos y a la vez te- ciendo en las aulas, y al mismo tiempo se convierte en motor creativo del centro.
rriblemente humildes. Y sobre esa base La necesidad de hacer del colegio un lugar amable y acogedor llevó a este grupo de
construyeron su proyecto, yendo a por maestros y maestras a apostar por la estética como línea de intervención pedagógi-
todas, no dejando pasar una sola ocasión ca en la que todo tiene su por qué. No consistía en decorar por decorar, o ponerse a
para marcar diferencias, y con la humildad pintar porque sí. Como reconoce Manolo Jáimez, “la estética tiene además una ra-
de comenzar desde lo más insignificante, zón de ser muy poderosa: educa. Hemos sentido siempre esa necesidad de bús-
a sabiendas de que había que cambiar queda de la belleza, una belleza que civiliza a las personas”.
viejos hábitos que a veces, bajo la tiranía
de la rutina, cuesta un mundo derribar.
Entre risas recuerdan que llegaron “arra-
sando”, y aquel principio de curso, de que una de las primeras actuaciones fue- interferencias, pero esa es la clave para
hace seis años, marcó un antes y un des- se abrir las puertas. Un cambio que surgía construir una escuela más dinámica.
pués. Se tenían que notar los cambios de una necesidad, como reconoce Ángel
desde el primer día. Llenaron el centro de Martín, “ el absentismo era el principal
pancartas de bienvenida, lo decoraron con asunto a resolver. Llegamos a la conclusión N aranja: implicación de las
mimo y acogieron colectivamente al alum- de que era preferible que el alumnado familias
nado en el salón de actos de las vecinas entrara aunque llegara tarde, a que no
dependencias de la Parroquia de San Lá- viniera " . El lema, como se encarga de re- En Infantil, cada mañana las madres en-
zaro con un espectáculo teatral. La pe- cordar Inma G ómez, es “Primero aceptar tran en el aula, se las ve relajadas, se sien-
queña “revolución” no había hecho más y luego actuar”. E introduce un matiz que tan a la vera de sus hijos, les leen cuentos,
que empezar. N o todo el mundo en el no es gratuito, “ Hay que diferenciar entre charlan entre ellas o aprovechan para inter-
centro estaba por la labor, pero no dieron absentismo y llegar tarde. Impuntualida- cambiar información con las maestras. Esta
opción a matizaciones. A quel primer año des sí hay, pero se interviene con las fa- escena, frecuente en muchas otras escue-
fue muy duro, y en más de un momento milias”. Se temía que éstas no entendieran las, constituye una grata novedad en el
el proyecto parecía zozobrar. Pero la pa- lo que significaba tener las puertas abier- Gracia, donde hace sólo unos pocos años
leta de colores ya estaba preparada para tas, pero el discurrir del tiempo ha puesto ningún padre o madre solía cruzar la fron-
comenzar a pintar de verde, de azul, de las cosas en su sitio. Si algo tienen claro tera que marcaba la cancela de la calle.
rojo, de naranja, de violeta... las descolo- estos docentes es que si este colegio no Las familias perciben ahora el colegio
ridas paredes del Gracia. fuera divertido, abierto y acogedor no hu- como algo suyo, como un lugar donde
bieran erradicado el absentismo. relacionarse con los otros, un lugar donde
Pero el concepto de puertas abiertas se los escucha y al que pueden acudir si
Verde: puertas abiertas va mucho más allá, como matiza la direc- tienen problemas. En un entorno con
tora, Maribel Serralvo: “tenemos la sen- enormes carencias, con problemas de in-
Al recorrer la calle Ferrándiz, en pleno sación de que estamos construyendo una tegración, paro y droga, la puerta del co-
barrio de la Victoria, no es difícil que pase escuela de oportunidades para todos, una legio se convertía, a veces, en un polvorín
desapercibida la presencia de este colegio escuela abierta en la que todos se interre- donde estallaba toda la virulencia social.
malagueño. A la espalda de una pequeña lacionan. Estamos creando oportunidades Susana Pena, maestra de Infantil y secre-
iglesia se encuentra la puerta de entrada para interactuar, para aprender de los taria, resalta la importancia de la comuni-
al recinto; en la parte superior, apenas un otros, para no eludir el conflicto. N os jun- cación directa con las familias y recuerda
rótulo que lo identifica. Lo que ocurría tamos más para crecer juntos”. que “antes muchas familias, cuando tenían
dentro era un enigma para los propios Esas puertas siguen abiertas también algún problema, se enfadaban con la tu-
vecinos. N o en vano algunos maestros lo en el interior para que fluyan las ideas, tora delante de los niños y las niñas, aho-
calificaban, en tono jocoso, como un para que entren y salgan; lo que ocurre ra eso ya no suele ocurrir, son conscientes
búnker, un lugar cerrado que vivía al mar- en cada aula es cosa de todos. Hay quien de que esas no son maneras”. Para ello
gen de la realidad que lo rodeaba. D e ahí comenta que en esta escuela hay muchas ha sido importante contar con un proto-

{ Nº397 CUA DERN OS DE PED A G O GÍA. 19


de imágenes características del Gracia.
Escuela de ciudadanía
Ahora el paisaje es otro. Las madres se
Cuando el alumnado de un barrio en grave riesgo de exclusión social descubre que han dado cuenta de la importancia de las
todo tiene cauces participativos, democráticos y que de la asamblea del cole se pue- formas y han cambiado algunos hábitos y
de dar un salto hacia el exterior, se está en el camino de formar ciudadanos libres y actitudes. Y desde el centro no paran de
críticos. Mercedes Jiménez ha vivido de cerca muchas situaciones que han puesto abrir nuevos espacios de relación con las
de manifiesto la importancia de que sus alumnos tomen conciencia de que ellos familias: encuentros con café y dulces por
pueden actuar en su entorno y transformarlo, y recuerda como a veces surge la ma- la mañana, cursos TIC para padres y ma-
gia. “Un día salimos a tirar las cosas al contenedor, pero no supimos dónde tirarlas dres, etc. Todo forma parte de un proceso.
porque era Semana Santa y los habían quitado”. Vieron un teléfono de atención al Todo va modelándose y va cambiando.
ciudadano y me propusieron llamar, lo hicieron, y al día siguiente pusieron los conte-
nedores, seguramente porque tocaba, pero ellos pensaron que todo se debía a su
llamada. Eso es maravilloso, que niños de una zona deprimida tomen conciencia de Rojo: una estética educadora
que pueden cambiar las cosas”.
El proyecto educativo del Gracia ha comenzado a saltar los viejos muros que lo se- “Me siento orgullosa de que mi colegio
paran del barrio y ha puesto el foco en el uso de los espacios públicos, para que esté tan bonito.” Ese es el sentir de Rocío
sean utilizados por todos, llamando así la atención sobre su cuidado. El pasado mes pero también el de buena parte de los
de junio decidieron montar una exposición en el exterior, en la Plaza Miguel de los alumnos y alumnas de Primaria. Hacer una
Reyes. Fueron los niños quienes se encargaron de hablar con los responsables de escuela agradable responde a una filoso-
limpieza del Ayuntamiento y la plaza se limpió. En sólo unos días, una quincena de fía y a una necesidad. Cuando llegaron se
esculturas reivindicaban ese lugar abandonado como un espacio ciudadano para to- encontraron con una escuela oscura y ama-
dos. Trozos de plástico, periódicos usados, muñecas viejas, latas, tapones o para- rillenta. Las paredes estaban repletas de
guas rotos convertidos en arte sirvieron de toque de atención sobre la necesidad de cuadros de vírgenes y cristos. Uno de los
un desarrollo sostenible, convirtiendo ese espacio ciudadano en aula desde la que puntos del proyecto inicial hablaba de
educar a todo un barrio. “una escuela estéticamente cálida”. El pri-
mer año preocupaba mucho que el cam-
bio no fuera traumático. Era importante
hacer algo con sentido; se buscó y se en-
colo de actuación y tener las ideas muy contró. Con motivo de la inauguración del
claras, como reconoce Manolo Jáimez, Museo Picasso, la D elegación de Educa-
“tienen que saber que no les tenemos ción de Málaga invitó al centro a participar
miedo y que somos la autoridad. N o aten- en las actividades programadas para el
demos a amenazas. Al final, padres y ma- evento. En la búsqueda de algo que mo-
dres lo valoran como un factor de respeto. tivase al alumnado, descubrieron con pla-
Lo más importante es que haya coheren- cer y sorpresa que el arte era un estímulo
cia en las acciones.” perfecto para crear algo en común: Picas-
La escuela tiene que ser también para so gustaba al alumnado, además había
ellos un espacio amable, y se plantean sido vecino del barrio. Así nacía la prime-
interesantes posibilidades de intervención ra “creación colectiva” que se ponía en
por parte de los profesionales. La interre- marcha en el centro: “Picasso está aquí”.
lación con las familias ha abierto también Todo se iba incorporando a la decoración
nuevas posibilidades, por ejemplo, esta- del colegio para configurar espacios agra-
blecer reuniones con las madres a prime- dables. A partir de ese foco de interés, el
ra hora ya que luego, por las tardes, todo centro trabajó creativamente en el proyec-
es más complicado. En general, se ha ido to desde diferentes perspectivas. Esa fue
estableciendo un clima de mayor confian- la gran excusa que sirvió para llenar de
za, de más diálogo. C omo comenta Ma- colores las paredes del Gracia y al mismo
nolo “cuando un niño falta al colegio, se tiempo aumentar la autoestima del alum-
llama a los padres, que ven que nos pre- nado. Había que luchar contra el negati-
ocupamos y eso es importante para ellos, vismo y la falta de confianza en su trabajo.
se ven valorados y queridos”. A eso co- Cuando vieron que éste era respetado y
rresponden las familias avisando por te- valorado fuera del centro, la autoestima
léfono cuando su hijo no puede acudir subió muchos enteros. Ante los típicos te-
por una razón justificada, algo impensable mores del profesorado de “ eso no va a
hace sólo unos años. durar, lo van a romper, las paredes las van
Un simple detalle habla, a las claras, de a destrozar las paredes " , se ha impuesto
esta evolución. El inicio de la jornada es- el respeto por el trabajo de todos, algo
colar dibujaba en la puerta del colegio una que, además, se ha convertido en un fac-
pintoresca escena de madres en bata y tor añadido para mejorar la convivencia
pijama, que formaba parte de la galería del centro.

20 CUA DERN OS DE PED A G O GÍA. Nº397 }


Hace varios cursos alguien pensó que ra de Infantil, sonríe; le emociona que sus id entidad. Lo que se d ecid e en ellas tie-
en ese proceso de embellecer el centro p e queños alumnos comiencen a actuar ne proyección hacia fuera, esa es una d e
las puertas podrían dar mucho juego y se d e forma autónoma, a p ensar, a reflexio- las claves. La g estión d el dinero d e un
embarcaron en conseguir que a través del nar... A ello ha contribuido la dinámica de premio, la organización d el patio o la re-
“amigo invisible ” cada grupo regalara a participación, a través de la asamblea, en solución de conflictos es lo que hace que
otro la decoración de una puerta, con mo- la que se inician d esd e los tres años, y la asamblea tenga valid ez. En el Gracia
tivo del día de la paz. D etrás de cada puer- que hoy es uno d e los pilares básicos d e es una herramienta para que los alumnos
ta hay ahora un proyecto de investigación este centro. El niño siente que se le es- cojan las riendas de su proceso de apren-
en torno a un foco (poetas andaluces, mu- cucha, que tiene voz, que ellos proponen dizaje, sean autónomos y su voz se tenga
jeres desconocidas, oficios, etc.). Lo que y toman d ecisiones. En el d e bate se crea en cuenta en los procesos e ducativos.
surgió casi como un juego ha ido a más. p ensamiento nuevo y eso contribuye a A d emás ayudan a que existan vasos co-
La clase que ha decorado temáticamente tener la sensación d e p ertenecer a una municantes entre el aula y otros estamen-
una puerta explica al resto los contenidos escuela donde todos cuentan. Se les ofre- tos. Maestros y maestras también funcio-
de la misma. A demás, éstos se incorporan cen propuestas d e relaciones en las que nan así, son asamblearios.
al currículo. Todos los grupos van rotando ellos son protagonistas, lo que es muy A veces una voz externa ayuda a reafir-
hasta recibir toda la información por par- diferente a sus vivencias familiares. Por mar lo que se hace. Por eso no olvidan lo
te del alumnado. Las puertas se han con- eso hoy lo que distingue al alumnado del que les comentó, en una visita, la profe-
vertido, así, en una de las señas de iden- Gracia es que se nota que las dinámicas sora de la Universidad de Málaga, Nieves
tidad del desarrollo de los procesos de participativas están interiorizadas. Se rea- Blanco, a la que le sorprendía que siempre
enseñanza-aprendizaje en este colegio. lizan d esd e los tres años y conllevan un que preguntaba a los alumnos sabían lo
El proceso está en marcha y ya no tiene largo y lento proceso d e aprendizaje. La que estaban haciendo, en qué estaban
vuelta atrás. Ahora tienen la certeza de asamblea no es aquí algo rutinario, o sólo trabajando y para qué. Todos tenían con-
que la estética educa; ese deseo y nece- un momento d e encuentro, sino d e bús- ciencia de su aprendizaje.
sidad de belleza se ha convertido, en el que da, y poco a poco se han ido intro-
Gracia, en un compromiso ético. duciendo nuevos ingre dientes. Cuentan
que al principio los niños se escondían y Violeta: aulas abiertas
no miraban a los profesores a la cara. Es-
Azul: participación taban pendientes del cabecilla del grupo. Es viernes en el Gracia. Antes del recreo
Ahora por lo g eneral son muy participa- nada parece lo que es. En las aulas se mez-
Una alumna levanta su mano, “maestra, tivos, la asamblea ha sido una herramien- cla alumnado de edades diferentes y en
tengo una id ea.” Matild e Sosa, profeso- ta para resolver cosas, para d efinir su cada una de ellas se trabaja de manera

Esta escuela se ha convertido en un espacio amable, un lugar para aprender y compartir.

{ Nº397 CUA DERN OS DE PED A G O GÍA. 21


El alumnado de 5º y 6º trabaja distintas propuestas educativas con sus compañeros de Infantil.

diferente. Se trata del proyecto de Aulas en torno a un foco común, aportan un


A biertas. Son talleres para acercar el cu- punto de vista diferente y enriquecedor.
rrículo a los niños y niñas, hacerlo de ma- C omo actividad colectiva siempre se
nera manipulativa, creativa, colaborativa. sigue la misma dinámica: se inaugura con
N o son talleres de aula al uso. Se trata de una exposición audiovisual que da cohe-
un proyecto global que busca ofrecer es- rencia al trabajo y para la clausura se bus-
pacios de creación colectiva en el centro, ca siempre una actividad que posibilite el
con la participación de todos. Surge con encuentro de todos. En unos casos con
la idea de tejer redes de relaciones. Los una gincana, en otros con una exposición.
agrupamientos se realizan en dos niveles. A dministrativamente esta actividad se ubi-
D e tres años a primero de Primaria, y de ca en la hora y media de plástica. El pro-
segundo a sexto. Todos los maestros y yecto anual suele durar unos 3 ó 4 meses
maestras lo son de todos los niños y las y se han tocado temas como el agua, la
niñas de la escuela. Cada uno de ellos en luz, la relación entre la tecnología y la na-
virtud de sus intereses y capacidades or- turaleza, y hasta han realizado una versión
ganiza un taller para unos 12 niños y niñas de La alegría de vivir, de Picasso, con ma-
por aula. “Se rompe la estructura del aula teriales reciclados.
y así se favorecen las relaciones del cono-
cimiento”, explica Maribel.
En un aula encontramos a un grupo ela- Marrón: tejiendo redes
borando unos carteles, en otra, unas es-
culturas, otro grupo se reúne en torno al A gustín es un chaval de diez años que
teatro, o trabajan en un cuentacuentos o estudia 5º de Primaria, al que encontra-
elaboran juegos. Cada aula da un matiz mos en el aula de Infantil ayudando a un
diferente al proyecto. Saberes diversos, grupo de niños a representar una escena

22 CUA DERN OS DE PED A G O GÍA. Nº397 }


teatral. C omo él, sus compañeros de 5º y miedo aquella primera salida porque una ferencias que semejanzas. Han crecido y
de 6º se encuentran repartidos por dife- mala experiencia podía cercenar su con- eso los emociona, pero como remarca Ana
rentes espacios trabajando variadas pro- tinuidad. Pero resultó un éxito y se creó “a medida que vamos creciendo, nos va-
puestas con el alumnado de Infantil. un libro de firmas en el que se daba fe de mos volviendo más exigentes con nosotros
Mercedes e Isa recuerdan que hace la realización satisfactoria de la salida. A mismos, abrimos continuamente caminos
unos años “ entre alumnos pequeños y partir de ahí la dinámica cambió y las sa- de reflexión, por ejemplo en la estética,
mayores había un abismo que aniquilaba lidas se empezaron a utilizar como un re- empezamos a mimar, a seleccionar mucho
lo positivo que tiene el intercambio”. Se curso educativo más. Al principio salían más, ya no nos vale cualquier cosa, somos
planteó entonces la celebración de cursos muy reforzados de maestros, para asegu- también más ambiciosos”.
de monitores de Infantil para alumnos de rar el éxito, y seleccionaban muy bien C omo los niños, los profesores tampo-
5º y 6º. Son voluntarios, aunque en reali- adonde iban. En algunas ocasiones, in- co dejan de generar ideas. Siempre hay
dad participan todos. Se organizan en cluso hubo que convencer a los padres un “venga, adelante ” ante cualquier nue-
grupitos de seis alumnos que comienzan de diferentes etnias y nacionalidades, para va propuesta, que los hace pensar, como
la formación con la reflexión en grupo, que dejaran a sus hijos participar en algu- sugiere Manolo, que “tenemos que apren-
con entrevistas a niños de tres y cuatro na salida. Ahora ver a pequeños grupos der a decir 'no' aunque esa palabra no
años, con observaciones en pequeños de alumnos del Gracia visitando un museo existe en nuestro vocabulario”.
grupos y, finalmente, con las prácticas, una o un mercado, acercándose al centro de Pero, ¿han servido todo estos cambios
intervención que puede desarrollarse en salud o yendo a conocer al hermanito de de hábitos, para modificar la percepción
el aula, el recreo o el comedor. Cada año un compañero, a su casa, forma parte de que desde fuera se tiene de este centro?
se van introduciendo pequeños cambios. una agradable rutina. Los maestros y maestras del Gracia no
Este último se ha dado un salto importan- pierden la perspectiva y saben dónde es-
te porque se ha propuesto a los mayores tán y adónde quieren llegar. Saben que
que elaboren proyectos con los alumnos N uevos matices para la paleta el camino no ha hecho más que empezar.
más pequeños, de diferentes edades de de colores “Sigue existiendo la percepción de que
Infantil. El tema elegido ha sido el recicla- se trata de un centro marginal, pero ya se
do y cada uno ha aportado una visión di- La semana ha sido intensa. A p enas si añade con frecuencia el comentario “ ese
ferente; un grupo, a través de un pase de queda media hora para terminarla. D esde colegio ha cambiado mucho”, aunque ese
modelos, otro, analizando la publicidad, algunas aulas llega el sonido amable y se- matiz no se traduzca en que algunos sec-
un tercer grupo, el teatro, y, un cuarto y dante de la música. Hace un par de años, tores estén dispuestos a traer a sus hijos
último grupo, el diseño de un proyecto Pilar, una maestra de Infantil nueva en el e hijas a este colegio”, aclara Inma.
de investigación en torno al agua. cole, terminaba sus clases con música re- Carmen de la Torre, psicopedagoga,
Un detalle: cuando el año pasado tu- lajante y masajes. A otra compañera, Mer- aporta otros matices. Ella ha sido testigo
vieron que decidir en qué gastar el dine- cedes, le gustó la idea y decidió incorpo- de los cambios experimentados; resalta
ro de un premio que habían obtenido, los rarla a su aula de 6º. Todo forma parte de especialmente su conexión con el ámbito
mayores pensaron en los más pequeños, un proceso, en el que las cosas se van pro- universitario y comenta “ahora en Málaga
cosa que sorprendió, y propusieron que bando, se van aprendiendo y se van incor- este colegio tiene fama de innovador, muy
se construyera una zona de juegos infan- porando, si funcionan. Con las pinceladas rompedor y muy abierto al entorno y a las
tiles. Algo inédito, sin duda. de cada uno se ha ido dibujando un pro- familias”.
yecto educativo, “la ilusión de vivir y crecer Pero por encima de todo quedan un
en compañía”, que fue el germen de todo. sinfín de pequeñas historias personales,
Rosa: salidas al exterior Pero la paleta de colores sigue incor- de gratitudes, de anécdotas. D e niños que
porando nuevos matices, la gama de ver- no se quieren marchar del centro, de
Las salidas al exterior son habituales en des, rojos o azules se enriquece día a día, aquellos que habiendo cambiado de casa
la mayoría de centros educativos, pero no año tras año. ¿ Q uedan ganas, después o de barrio siguen escolarizados en el Gra-
lo eran en el Gracia. Se decía que con de seis años, de seguir pintando de colo- cia, de los que acuden desde lejos a los
estos niños no se podía ir a ningún sitio. res las renovadas paredes del Gracia? ensayos de teatro, de familias que se fue-
La catalogación de su alumnado como Inma, que había sido una de las iniciado- ron y los echan de menos. O de padres,
conflictivo había hecho declinar cualquier ras del proyecto, reconoce que lo pasaron como Manuel, que acaban de llegar,
intento previo por parte del profesorado. muy mal al principio “nos preocupaba “cuando me hablaron de este colegio me
Para conmemorar la apertura del Museo porque veíamos que no nos divertíamos, dijeron que había muchos gitanos y mu-
Picasso, la D elegación de Educación les sufríamos mucho. Sin embargo seguimos chos marroquíes. Tenía mis recelos, pero
envió una invitación para ir con otros cen- aquí; te engancha que puedas hacer co- cuando entré y vi el ambiente que había
tros malagueños a la Plaza de la Merced, sas. Y lo haríamos igual estuviéramos en dentro sentí mucha confianza. Mi niño no
situada a escasos metros del colegio. El el colegio que estuviéramos, porque res- lloró ni el primer día. Ahora, cuando sale
centro llevaba ya un tiempo trabajando ponde a una creencia y una forma de ha- a las dos, ya tiene ganas de volver. Se ve
en las creaciones colectivas: “Picasso está cer educación...” un colegio distinto, alegre, se hacen cosas,
aquí “ y “Piensa en colores con Picasso” El equipo se ha ido fortaleciendo, cre- muchas cosas”. C osas por las que ya es
y entonces surgió el debate sobre si de- ciendo y renovando. Cuando miran atrás sólo un lejano recuerdo que un día, al en-
bían acudir o no. Finalmente se optó por- descubren que entre el proyecto inicial y trar en el Gracia, olía a rancio y las paredes
que fuera todo el colegio. Daba mucho el que hoy tienen en marcha hay más di- estaban amarillentas.

{ Nº397 CUA DERN OS DE PED A G O GÍA. 23