Está en la página 1de 2

EL NACIONAL - JUEVES 19 DE SEPTIEMBRE DE 2002

Internacional y Diplomacia

Embajada en Caracas emitió comunicado "preocupada por los rumores"

EE UU rechaza actos ilegales en Venezuela que buscan


alterar el orden constitucional
La misión estadounidense anunció que tomará todas las acciones permitidas por las
leyes de ese país “contra cualquier persona que participe en acciones violentas con el
propósito de derrocar, o preservar, el actual Gobierno de Venezuela”

Reynaldo Trombetta

Estados Unidos admitió su inquietud por los rumores que


circulan en el ambiente político venezolano y dijo que tomará
todas las medidas legales posibles “contra cualquier persona que
participe en acciones ilegales o violentas con el propósito de
derrocar, o preservar, el actual Gobierno de Venezuela”.

“La Embajada de Estados Unidos observa con gran preocupación


Foto ARCHIVO el hecho de que se estén intensificando los rumores, cada vez
El embajador Charles Shapiro ha más específicos, sobre planes de recurrir a los medios violentos e
insistido en que a su país no le inconstitucionales para resolver la crisis política actual”, afirmó
corresponde dar las soluciones para la
crisis política venezolana
esa misión en un comunicado.

El documento denuncia que “de una manera altamente irresponsable han aparecido anuncios en la
prensa y se están distribuyendo volantes que exigen a los militares que se levanten contra el
Gobierno constitucional y democráticamente electo de Venezuela”.

Llamó a ejercer la libertad de expresión “de una manera responsable y ética” y a abstenerse de
“incitar a la violencia para provocar una ruptura del orden constitucional del país”..

Sin embargo, el texto también rechaza cualquier acto ilegal que busque alterar el orden
constitucional “para mantener al Gobierno en el poder”. Además, exhorta a todas las partes a
respetar la Carta Democrática de la Organización de Estados Americanos y a apoyar los esfuerzos
para iniciar "un verdadero diálogo" emprendidos por ese organismo junto con el Centro Carter y
el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo. “Nuestras acciones legales podrían incluir
la negativa de conceder visas para entrar a Estados Unidos”, explicó posteriormente un vocero de
la embajada, consultado vía telefónica. Sin embargo, el funcionario se negó a profundizar sobre
las medidas legales, puesto que aún no se ha estudiado a fondo las distintas posibilidades.

Otra fuente diplomática precisó que la preocupación de los estadounidenses se debía


especialmente a un remitido publicado en la prensa y distribuido a manera de volante por la
organización Fuerza Solidaria, de Alejandro Peña Esclusa, en el que se llama a la Fuerza Armada
Nacional a “proteger a la sociedad civil, restablecer el hilo constitucional y deponer a los asesinos
del 11-A”. El comunicado de la Embajada concluye con la siguiente frase: “Depende de los
propios venezolanos trabajar conjuntamente para encontrar una solución pacífica, constitucional y
democrática a la crisis política actual”. El pasado 13 de septiembre, el jefe de la misión
estadounidense, Charles Shapiro, insistió en ello al afirmar: “En Estados Unidos vamos a hacer
todo lo que podamos para ayudar en ese proceso (la solución de la crisis política venezolana),
pero no nos corresponde a nosotros dar las soluciones”.

El diplomático, que realizó esa declaración a propósito de la visita de la misión del Centro Carter,
la OEA y el PNUD, comentó que cualquier decisión sobre la posibilidad de que se convoque
nuevamente un proceso electoral, debe ser tomada por el pueblo venezolano.

La misión estadounidense ha aumentado sus expresiones de neutralidad a raíz de la polémica


suscitada en el pasado mes de julio por el anuncio de la eventual inauguración de una Oficina de
Iniciativas de Transición (OTI, por sus siglas en inglés). La creación de ese despacho fue
interpretada por algunos simpatizantes del presidente Chávez como una acción dirigida a producir
un cambio de Gobierno en Venezuela.

La polémica llegó hasta el punto de que durante el mes de agosto Shapiro se reunió con varios
líderes del partido Patria Para Todos y con integrantes de los círculos bolivarianos, quienes lo
interrogaron sobre la OTI. Al décimo día de ese mes, en un artículo publicado en El Nacional, el
embajador dio por cerrado el tema al afirmar que el objetivo de la oficina sería “promover un
buen ejercicio del poder, mejor administración pública, los valores democráticos, y el
robustecimiento de las instituciones políticas y las organizaciones de la sociedad civil”.