Está en la página 1de 3

Palapa | issn: 1870-7483 | Vol. 1ii | Núm. ii [07] | pp.

55-57 | Julio-diciembre de 2008

RESEÑAS || BOOKS

Barrio de San José:


paisaje urbano y vida comunitaria
The San Jose neighborhood:
urban landscape and community life

Mauricio Hernández Bonilla1

FRANCISCO JAVIER CÁRDENAS MUNGUÍA, MARTHA EUGENIA a la puerta o mira por la ventana para integrarse e inter-
CHÁVEZ GONZÁLEZ Y REYNA VALLADARES ANGUIANO | Barrio de cambiar nociones entre lo privado y lo público, en donde la
San José: paisaje urbano y vida comunitaria, Universidad de fisonomía de los edificios y el paisaje urbano proporcionan
Colima. isbn: Colima. isbn: 978-970-692-332-5, Colima, Co- oportunidades para la interrelación, el intercambio entre el
lima, 2007. 118 pp.1 adentro y el afuera. De esta manera, el barrio se antepone
como el lugar propicio para el conocimiento entre vecinos
Esta obra es una investigación sobre el barrio de San José, y como espacio donde la vida social interfamiliar encuentra
uno de los barrios más antiguos de la ciudad de Colima. Al su principal canal, condicionando la apropiación del terri-
igual que muchos otros ubicados en los centros históricos torio caracterizado por la unión y vida comunitaria abierta y
de nuestras ciudades, este barrio se encuentra en situación de identidad, con historia, cultura y costumbres heredadas
de vulnerabilidad frente a las condicionantes económicas, a lo largo de generaciones.
sociales y ambientales de la contemporaneidad que irreme- Esta publicación reconsidera al barrio tradicional, con
diablemente van moldeando la vida y el trascender tempo- la estructura, morfología, paisaje e imagen característicos,
ral de su territorio hacia el declive y el deterioro. El barrio como la ciudad de la habitabilidad, de cara a las urbaniza-
de la ciudad tradicional, como el de San José en la capital ciones de la contemporaneidad, cada vez más deshumani-
colimense, todavía se muestra como una unidad vecinal zadas y carentes de valores socio-espaciales que contribu-
caracterizada por su permeabilidad visual, accesibilidad, yan a la promoción de calidad de vida urbana.
diversidad e integración de significado y simbolismo. Su Así, hoy en día resulta importante cuestionarnos cuán-
fisonomía se conforma por la mezcla de usos y funciones, tos de los aspectos mencionados se conservan en el es-
en un territorio y forma urbana compactos, con carácter e pacio urbano de la actualidad. ¿Estamos promoviendo la
identidad propios. Los edificios todavía albergan viviendas, conservación dentro de la práctica urbanística actual? ¿Es-
comercios, talleres, tiendas, fondas, una escuela y una igle- tamos preservando lo poco que queda de la ciudad primi-
sia. Su espacio público abierto, sus calles, plazas, parques, genia? Desafortunadamente, el espacio urbano tradicional
el jardín y el atrio de la iglesia representan espacios de en- lucha por sobrevivir: sus espacios comunales, las formas
cuentro vecinal e intercambio social, en donde tienen lugar gregarias y la identidad que los ha caracterizado a lo largo
desde la interacción cotidiana hasta la festividad que con- del tiempo indiscutiblemente agonizan y tienden a desapa-
grega a sus habitantes anualmente. Así, es un lugar donde recer avasallados por el predominio de las formas contem-
la historia colectiva y su evolución se construyen a través poráneas de habitar la ciudad (deslocalizadas, vacías de
de la complejidad de la vida urbana. Es en el espacio ba- identidad y dominadas por el interés económico y privado).
rrial donde la mayoría de la gente camina y se conoce, sale En este contexto, Barrio de San José: paisaje urbano y vida co-

1
maurhernandez@uv.mx
Facultad de Arquitectura Córdoba-Orizaba. Universidad Veracru-
Revista de Investigación Científica en Arquitectura
zana. Journal of Scientific Research in Architecture

 55 
Mauricio Hernández Bonilla || Barrio de San José: paisaje urbano y vida comunitaria

munitaria resulta de gran interés para los profesionales del Colima y que también claman por su recuperación física
ambiente construido, con el afán de gestionar y promover y social. El diagnóstico nos da muestra de la habitabilidad
esfuerzos encaminados al fomento y a la recuperación del perdida y arroja luz del significado de la renovación a través
barrio tradicional y su espacio público como unidad básica de estrategias e intervenciones adecuadas. Francisco Javier
de integración socioespacial en las ciudades. Cárdenas Munguía, Martha Eugenia Chávez González y Re-
Las estrategias de intervención encaminadas a la reha- yna Valladares ponen en nuestras manos esta publicación,
bilitación, renovación y revitalización del espacio barrial evidencia de la continuidad en su trabajo de investigación.
encuentran su justa dimensión cuando tratan de recobrar Recordemos el libro Pequeños espacios de encuentro vecinal,
la cultura, las costumbres, la identidad de los grupos socia- escrito por Cárdenas Munguía, en el cual Chávez Gonzá-
les, y es aquí donde se funda la pertinencia de establecer lez y Valladares Anguiano también colaboraron. Ahora con
acciones en torno al sostenimiento de la arquitectura, el di- esta investigación se aproximan al barrio tradicional como
seño urbano y al fortalecimiento de las interacciones que le objeto de estudio, fortaleciendo aún más la línea de investi-
dan vitalidad. En este escenario, Barrio de San José… consti- gación relacionada con el espacio público y la preservación
tuye un promotor de la renovación de la unidad barrial, de de su vitalidad que realizan en la Universidad de Colima.
su imagen urbana y, más importante aún, del alma que le En la primera parte de la libro los autores nos llevan por
da sentido: la vida comunitaria. un breve recorrido histórico del barrio de San José para
La relevancia de la investigación es su enfoque hacia la después analizar de manera más extensiva su paisaje ur-
temática de la renovación y mejoramiento urbano, una prác- bano característico. A decir de los autores esto lo entende-
tica que desde la antigüedad ha ocupado un papel impor- mos como la fisonomía del barrio, con sus elementos per-
tante en la gestión de las ciudades, sin embargo es una manentes y transitorios, que perciben los residentes en el
materia que nunca ha perdido ni perderá vigencia, ya que espacio público y que es generada por valores y actividades
en la evolución de la ciudad será siempre necesario hacer culturales propias de la comunidad. Así la morfología urba-
énfasis a la recuperación de zonas en proceso de deterioro na endógena forja en los vecinos un sentido de pertenencia
espacial, social y económico. y cuidado de su entorno. En esta parte se refieren a los ma-
Las ciudades mexicanas atraviesan por momentos cru- teriales empleados en la construcción del espacio privado,
ciales en donde la ciudad tradicional frecuentemente la la tipología de los edificios y cómo la conformación de pa-
encontramos en una situación decadente. En el presente, ramentos va configurando la calle como espacio definido
los espacios urbanos gestados en siglos pasados como los entre lo público y lo privado, con cerramiento y perspectiva.
centros históricos y sus barrios y otros espacios como los También se aborda la conformación de la traza urbana y
industriales e infraestructuras, representan pedazos de ciu- los medios de transporte, en relación con la movilidad de
dad que por los cambios socioeconómicos paulatinamente sus usuarios, así como la transformación del espacio de las
se van desmoronando. Hoy por hoy, se vuelve evidente la calles, desde las que conservan sus características desde
imperiosa necesidad de alcanzar el reconocimiento y reva- la época virreinal hasta las que se han ampliado principal-
lorización de estos espacios como testimonios de historia mente para el paso de vehículos motorizados. Otro tema
e identidad del territorio y la sociedad, y como espacios que de igual relevancia es el de la diversidad de usos de suelo,
sirven de lienzo para hacer frente a la contemporaneidad, lo que ha ido conformando un espacio de vitalidad en el
sus leyes y estrategias avasalladoras que se imponen a cos- barrio. Además se exploran los elementos urbano-arquitec-
ta de la habitabilidad urbana. El reto es encontrar el balance tónicos legibles, desencadenantes de encuentro, reunión y
entre lo contemporáneo y tradicional sin perder la vitalidad convivencia vecinal. En fin, se habla sobre la fisonomía del
del barrio y la ciudad de cara a su permanencia, integración barrio como diversidad testimonial de su larga historia y
y continuidad. Es en esta lectura donde las estrategias de con variedad pero predominando lo tradicional y conser-
renovación y revitalización del espacio urbano decadente vando continuidades, así como los cambios que han im-
adquieren su gran pertinencia. Esta es una tarea pendiente pactado su identidad urbano-arquitectónica.
en muchos contextos urbanos y las páginas de este libro De esta forma, a partir del barrio de San José el trabajo
representan una propuesta encaminada a esta importan- expone la importancia de recuperar la vitalidad social del ba-
tísima labor, otorgándole a los componentes ambiental, rrio, rescatar aquellos elementos urbanos que conllevan a la
social y simbólico su debida relevancia, todo de cara a la conformación de identidad y coherencia arquitectónica, así
práctica de un urbanismo más humanista y del cual poco a como de confort ambiental. Además aboga por estrategias
poco nos hemos alejado. de diseño urbano-arquitectónico que recuperen el intercam-
Este estudio abre puertas a la reflexión sobre todos bio y refuercen el tejido social, la congregación vecinal, el
aquellos barrios de nuestros centros urbanos que presen- sentido de comunidad y la pertenencia, aspectos que se van
tan condiciones similares a las del barrio de San José en difuminando por las avatares de la modernidad. El fin princi-

56 Palapa | Vol. 1ii | Núm. ii [07] | Julio-diciembre de 2008


Mauricio Hernández Bonilla || Barrio de San José: paisaje urbano y vida comunitaria

pal es conservar el drama social cotidiano de la vida pública, a lo largo de la lectura podremos reflexionar sobre los fines
en las banquetas, la calle, con el contacto cara a cara entre y metas que en diversos círculos académicos y profesio-
vecinos. La idea es recuperar la cultura del espacio público, nales se han considerado como aspectos fundamentales
la calle, los usos y acciones de la cotidianidad de identidad del diseño urbano del siglo xxi: el rol del clima y la vegeta-
con valores democráticos, sociales y más humanos. Así los ción; la mezcla e interacción social, el uso del espacio pú-
autores ponen atención a la vida de congregación vecinal en blico como espacio de identidad cultural y manifestación
el barrio, abordando lo social en torno a los sitios urbano- social; la diversidad de usos de suelo y la variedad en las
arquitectónicos, de propiedad pública o privada, que por sus tipologías urbano-arquitectónicas; la permeabilidad de la
características de habitabilidad, permeabilidad, sensorial y frontera entre el adentro y afuera y la permeabilidad en la
atraimiento para permanecer, motivan el conocimiento y so- morfología urbana entendida como todo aquello que es al-
cialización de las personas usuarias de esos entornos. canzable, accesible, que vincula y relaciona, espacial, social
Aquí el libro nos muestra cómo la renovación urbana y simbólicamente; la continuidad en los códigos urbanos,
también significa intervenir en las estructuras físicas del dando sentido de lugar y por lo tanto de comunidad y per-
espacio urbano, lo que provoca que los espacios se con- tenencia; y la participación ciudadana legítima.
viertan en lugares, a través del uso cotidiano, revitalizan- Finalmente, el libro nos propone diversas acciones de
do la vida social y promoviendo que el habitante imprima mejoramiento barrial haciendo hincapié en que, para obte-
su huella. Algo importante de la propuesta de la publica- ner el éxito de las estrategias planteadas en la recuperación
ción es que propone la animación del espacio público, lo y el rescate urbano de cara a la ciudad sostenible, es ne-
cual significa invertir en lo público y en la actividad social cesario que los habitantes estén totalmente involucrados
que le da sentido como las fiestas, los rituales religiosos en la vida de su barrio y en la visualización de su espacio
y también las actividades deportivas. Frecuentemente olvi- habitable de cara al futuro, conformando una participación
damos lo importancia de estos eventos y su contribución responsable y responsablemente compartida, como lo di-
a la cohesión social, la identidad colectiva y finalmente al cen los autores , es decir provocando procesos de desarro-
reforzamiento de las redes de convivencia interfamiliar y a llo integral en donde la gente y todos los actores sociales
la construcción de capital social. El sostenimiento a largo se interesan legítimamente para lograr la superación de las
plazo de estos valores dará lugar a la creación de una vida personas en comunidad. Esto, a partir de una clara com-
comunal con mayores posibilidades de organización por el presión y disposición positiva, tomando decisiones y ac-
desarrollo de los barrios y los problemas que emerjan en tuando por el bien común.
ellos. Por otro lado, haciendo que la vida en las aceras, cal-
zadas y espacios recreativos sea día a día una experiencia
de agrado y mayor enriquecimiento urbano, y la sociedad Bibliografía
podrá sentirse orgullosa de esos espacios y al mismo tiem-
po provocar una didáctica de los principios de civilidad y Delgado, M. (2001). “La cultura de las calles”. Ciudad, Pa-
de ciudadanía, dando lugar al protagonismo de la gente en trimonio y Gestión. M. Viladevall i Guasch (editora). Pue-
la construcción social e histórica del territorio urbano (Del- bla: Benemérita Universidad Autónoma de Puebla.
gado, 2001). El objetivo es ponderar el uso del espacio, las Cárdenas Munguía F.J., Chávez González, M. y Valladares
actividades, los significados y valores como una dimensión Anguiano, R. (2007). Barrio de San José: paisaje urbano y
cultural, artística y estética cotidiana: lo intangible como un vida comunitaria. Colima: Universidad de Colima.
elemento patrimonializable. Cárdenas Munguía F.J. (2004). Pequeños espacios abiertos
Los autores nos invitan a no seguir posponiendo ac- de encuentro vecinal. Caso Colima-Villa de Álvarez. Coli-
ciones que promuevan la motivación de las comunidades ma: Universidad de Colima.
contemporáneas para apropiarse de su espacio urbano. De
esta forma se construyen cimientos fuertes de la estructura MAURICIO HERNÁNDEZ BONILLA | maestro en Artes en Dise-
social que le da sostenimiento a la creación de espacios ño Urbano y Doctor en Arquitectura y Urbanismo por la
urbanos memorables, permanentes, saludables, vitales y University of Newcastle Upon Tyne (Inglaterra. Candidato
trascendentes. También motiva a quienes se dedican al di- del Sistema Nacional de Investigadores y profesor-Investi-
seño de ambientes urbanos para realizar una tarea respon- gador de Tiempo Completo de la Universidad Veracruzana.
sable preponderando los aspectos naturales climáticos, los Es fundador y miembro del Observatorio Urbano Local Cór-
modos de vida gregaria y de vinculación social, percibien- doba-Orizaba y miembro de la Red Estatal de Observato-
do y analizando el paisaje urbano característico. El análisis rios Urbanos locales del Estado de Veracruz; Integrante del
que se presenta es interesante para los lectores interesados cuerpo académico “Arquitectura Sostenible” de la Facultad
en temas de mejoramiento barrial y diseño urbano, ya que de Arquitectura de la Universidad Veracruzana-Campus
Córdoba.

Palapa | Vol. 1ii | Núm. ii [07] | Julio-diciembre de 2008 57