Está en la página 1de 5

PROTOCOLO Nº3. FECHA: 29 de mayo de 2015. HORA: de 3 a 6 p.m. LUGAR: CINDE ENCARGADOS: Luz Yanira Quintero, Jaime Alberto Pineda

ORDEN DEL ENCUENTRO:

1. Conferencia de Jaime Pineda titulada “la experiencia de ser joven en Colombia,

formación e investigación en políticas públicas”.

2. Sesión de comentarios y preguntas.

3. Lectura y aprobación de protocolo de la sesión anterior.

4. Proposiciones y varios.

1. “la experiencia de ser joven en Colombia, formación e investigación en políticas públicas”. Jaime Pineda

El profesor Jaime inicia por aclarar que el objetivo de la conferencia es orientar a los asistentes sobre la experiencia de ser jóvenes en el contexto colombiano y latinoamericano. Abordando la juventud desde las perspectivas sociológica, antropológica y cultural por fuera de las definiciones etarias y jurídicas.

Él parte de la premisa de que cuando se habla de jóvenes, no se refiere a “algo que está dado de antemano”. Explicando que la juventud debe asumirse como una experiencia histórica y como una construcción social, es decir, a los jóvenes no les hace comunes una franja de edad si no una serie de acontecimientos y de emergencias culturales que determinan su vivencia.

En este sentido presenta una perspectiva en estudios en juventud para los procesos investigativos del CINDE, que puede condensarse en este gráfico:

,
,

“Cada época produce los jóvenes que necesita. Y cada época dispone de un conjunto de experiencias para poder tejer eso de ser joven”.

La conferencia gira entorno a los signos, huellas y “marcadores”, que definen la experiencia de ser joven desde la segunda mitad del siglo XX. Ilustrando a través de la historia de la música la transición generacional de una juventud de los años 60 y 70 a una juventud de los años 80 y 90.

A diferencia de las otras generaciones, que construían al mundo juvenil por medio de lo que leían (Proust), los jóvenes de la segunda mitad del siglo XX comprenden sus mundos a través de la música, y eligen quienes son a través de esta.

“No somos una generación de lectores sino más bien una generación musical. Que se construye a partir de lo que escucha”.

En este punto, el profesor Jaime precisa que su importancia es tal, que los festivales de música se convirtieron en los primeros escenarios de socialización política desde que inventaron el rock en Inglaterra. De ahí la importancia de festivales nacionales y locales como el Rock al parque, en Bogotá, y Manizales Grita Rock, en la capital de departamento de Caldas.

Con relación a las transiciones paradigmáticas de la experiencia de ser joven, Jaime Pineda nos muestra que en los años 60 y 70 el imaginario de los jóvenes está centrado en la Utopía (imagen del futuro). Esta fue una generación en el encantamiento del mundo, dispuesta a transformar las condiciones históricas. Ser joven en esta época era ser un revolucionario, era participar de un ideal de transformación social, en definitiva era tener una expectativa de utopía.

Estos jóvenes sabían quiénes eran y qué esperaban. Atravesados en Latinoamérica por la música social (con referentes como Víctor Jara y Silvio Rodríguez) y en el resto de occidente por la música rock con contenido.

Las reuniones y la socialización se daban en espacios abiertos, desde las trincheras públicas en las plazas de París hasta el zócalo de México. Consumían drogas para activarse e inspirarse.

Una generación liberada; caracterizada por sentidos discursos del amor y la paz. Inmersa en la militancia política con el movimiento hippie, los movimientos estudiantiles y las revoluciones en Latinoamérica. Había una congregación contra la guerra y las estructuras de poder.

En esta época las determinaciones históricas estaban diferenciadas según el territorio, mientras que en Latinoamérica en Che Guevara era el referente, y en Colombia también lo era Camilo Torres, en otros territorios del mundo, los símbolos eran Bob Dilan, Rolling Stone, mick jagger, Led Zepellin y Pink Floyd.

Los marcadores” de esta época fueron: el festival de Woodstock (EEUU), en 1969, el Mayo del 68 francés (revueltas estudiantiles y de trabajadores en París, recogiendo y sinterizando las expresiones culturales de los años 60 y 70), el Octubre del 68 mexicano (referentes culturales, icónico y arquetipos de la experiencia de ser joven). Además, en Latinoamérica esto se inicia con la Revolución Cubana 1956 y se termina con la revolución de Nicaragua en 1989 (30 años).

Para los años 80 y 90, el imaginario de los jóvenes estaba marcado por el fracaso de la utopía, por el No Futuro. Esta era una juventud de desencantos, de desesperanzas y desilusiones, la generación underground en donde se da el fin de las utopías, porque el futuro ya fue”. Aquí se desvanece el futuro, la sensación de revolución no alcanzada, se genera la “lógica de la melancolía del objeto perdido por siempre” y se reconfigura la experiencia de ser joven.

Así, la década del noventa se convirtió en un intersticio; en una fisura en la historia que no podía nombrarse. Llamada por el mercado como la generación X”, como una impronta de no saber muy bien quienes son.

Aquí el joven “tiene poco de vocación porque tiene poco de pasado” porque ser joven significaba participar de un mundo de la muerte: sin trabajo sin opciones, sin posibilidades de tener algún porvenir. Un imaginario en el que “cuesta estar vivos y hay que hacer un gran esfuerzo para estar vivos”.

En esta época los jóvenes se refugian en pequeños lugares de la ciudad y en los bares; en espacios subterráneos y underground en donde los géneros post punk, proto punk y gronch encarnaban el imaginario del no futuro, y consumían drogas para soportar la vida.

“El punk era la experiencia de ser joven sobre todo en un lugar como Medellín (…) Ser joven era perder la esperanza de cualquier futuro, se perdían esperanzas en el mundo del trabajo, de la política, de la vida. Estábamos como arrumados en comunas, en villas de miseria, en zonas marginales, estábamos siendo declarados población vulnerable y estábamos siendo amenazados por todos los ciclos de violencia. (…) Durante mucho tiempo en Medellín la experiencia de ser joven era la experiencia de ser sicario. Ser joven era participar el mundo de la muerte, sin trabajo, sin opciones, sin posibilidades de tener algo en el porvenir. ”

En esta época existe una pretensión de globalización, en la que se es cada vez menos diferente y más globalizado. Uno de los símbolos de esta generación es Kurt Corbain, quien se suicidó en su casa.

generación es Kurt Corbain, quien se suicidó en su casa. Más adelante surgen los hijos de

Más adelante surgen los hijos de la indignación, donde ser joven es ser estudiante. Se reclama la escuela vital, se dan luchas de género y de reconocimiento de las diferencias. Sobre esta generación se profundizará en la conferencia siguiente.

COMPRENSIÓN DEL JOVEN PARA LA ELABORACIÓN DE POLÍTICAS PÚBLICAS DE JUVENTUD

“Uno no puede pensar en jóvenes idealizando a los jóvenesporque la mayoría de ellos no están institucionalizados, no hacen parte de la política pública. De ahí que nos cueste pensar en la experiencia de la juventud del no futuro.

Las políticas públicas están fundadas sobre el análisis del contexto, pero esto no basta, porque la experiencia de la juventud es una experiencia de época y hay que comprender los signos de una época para comprender que significa ser joven en ese momento histórico determinado.

En este sentido, y para poder comprender a los jóvenes, hay que intentar situarnos mentalmente en el lugar que ellos ocupan en el espacio social, interrogarlos a partir de sus puntos de vista y ponerse de su lado. Esto ayuda a darnos una comprensión genética y genérica de lo que son, fundada en el dominio de las condiciones sociales que los producen.

Comprender a los jóvenes es otorgarle atención a “las palabras más o menos ritualizadas sobre” sus miserias más o menos comunes, es pasar de lo personal a lo impersonal, del drama singular al hecho misceláneo para generar un interés, un afecto que nos ayude a dar cuenta de “su unicidad y su generalidad”, de sus dramas de existencia. Para comprender a los jóvenes se debe hacer un trabajo que apunte a sacar a la superficie esas cosas enterradas en que las viven, cosas que no conocen y, a la vez y en otro sentido, las conocen mejor que nadie”. (BOURDIEU, 1999)

De ahí que las políticas públicas deban apuntar a contener los mundos de muerte juvenil y a potenciar los mundos de vida de la población joven. Desde una perspectiva de estudios que aspire a comprender ambos mundos.

PELICULAS Y FILMES RECOMENDADOS Noviembre, de Achero Mañas.

La sirga, película colombiana de William Vega. Rodrigo de no futuro, película colombiana de Víctor Gaviria. El Cielo sobre Berlín, de Der Himmel über Berlin. No nacimos pa semillas., Voces inocentes The giver (El dador de recuerdos)

V de Vendetta

1884

Fahrenheit Crónica de la Comuna 13, Ricardo Aricapa. Documental sobre camilo torres, Walter Brother

LIBROS RECOMENDADOS Generación de los indignados

El futuro ya fue José Manuel Valenzuela Arce

En busca del tiempo perdido (serie de 7 libros)

2. SESIÓN DE COMENTARIOS Y PREGUNTAS

3. APROBACIÓN DE PROTOCOLO ANTERIOR presentado por Gabriel y leído por Camilo Orlas y Kevin Ramsés.

4. PROPOSICIONES Y VARIOS

Análisis de comunicación: Blog para subir todas las presentaciones y lecturas

- Centro Documental primer piso en el CINDE. - Tarea definir dialógico (Maturana)

BIBLIOGRAFÍA BOURDIEU, P. (1999). COMPRENDER. En P. BOURDIEU, La miseria del mundo (págs. 527-543). Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica. Proust, M. (s.f.). En busca del tiempo perdido.