CONTRATO

El contrato es un acuerdo de voluntades, verbal o escrito, manifestado en común entre
dos o más personas con capacidad (partes del contrato), que se obligan en virtud del
mismo, regulando sus relaciones relativas a una determinada finalidad o cosa, y a
cuyo cumplimiento pueden compelerse de manera recíproca, si el contrato es bilateral,
o compelerse una parte a la otra, si el contrato es unilateral. Es el contrato, en suma,
un acuerdo de voluntades que genera «derechos y obligaciones relativos», es decir,
sólo para las partes contratantes y sus causahabientes. Pero, además del acuerdo de
voluntades, algunos contratos exigen, para su perfección, otros hechos o actos de
alcance jurídico, tales como efectuar una determinada entrega (contratos reales), o
exigen ser formalizados en documento especial (contratos formales), de modo que, en
esos casos especiales, no basta con la sola voluntad. De todos modos, el contrato, en
general, tiene una connotación patrimonial, incluso parcialmente en aquellos
celebrados en el marco del derecho de familia, y es parte de la categoría más amplia
de los negocios jurídicos. Es función elemental del contrato originar efectos jurídicos
(es decir, obligaciones exigibles), de modo que a aquella relación de sujetos que no
derive en efectos jurídicos no se le puede atribuir cualidad contractual.

Convenio deriva del latín “convenire” con el significado de dirigirse hacia un mismo
lugar. Se utiliza en general, como sinónimo de pacto o contrato, aunque en sus
orígenes, el Derecho Romano los diferenciaba, siendo el convenio todo tipo de
acuerdo, que se integraba con los pactos que se hacían sin formalidades y originaban
obligaciones sin acción legal, llamadas naturales; y con los contratos, que por respetar
las formas, hacían surgir obligaciones civiles.

ELEMENTOS DEL CONTRATO
El contrato tiene todos los elementos y requisitos propios de un acto jurídico cuales
son los elementos personales, elementos reales y elementos formales.

ELEMENTOS PERSONALES

Los sujetos del contrato pueden ser personas naturales (físicas) o jurídicas, con la
capacidad de obrar en derecho, necesaria para obligarse. En este sentido pues, la
capacidad en derecho se subdivide en capacidad de goce (la aptitud jurídica para ser
titular de derechos subjetivos, comúnmente denominada también como capacidad
jurídica) y capacidad de ejercicio o de obrar activa o pasiva (aptitud jurídica para
ejercer derechos y contraer obligaciones sin asistencia ni representación de terceros,
denominada también como capacidad de actuar).

la firma ante notario o ante notario y ante testigos. siempre que no sea contrario a la ley” La libertad contractual sigue siendo la regla general y su limitación opera como excepción. en cambio la segunda está referida a la modalidad contractual permitida en nuestra legislación. típicos en los cuales la finalidad digna de tutela jurídica está garantizada por el hecho de ser tales contratos obra del legislador. en los que no existe esta garantía. de común acuerdo.  ELEMENTOS FORMALES La forma es el conjunto de signos mediante los cuales se manifiesta el consentimiento de las partes en la celebración de un contrato. ELEMENTOS DEL CONTRATO 1. puede ser necesaria la forma escrita. ACUERDO DE VOLUNTADES La regla general es que los contratos se perfeccionan por el consentimiento de las partes. . etcétera. o sea. la cosa o el servicio objeto del contrato. Por ejemplo. 1354 del C. debe tenerse presente que todo contrato está sujeto a la limitación establecida por la ley y las buenas costumbres. Esta libertad supone la facultad reconocida legalmente a las partes para. el documento puede incluir las siguientes secciones: antecedentes o considerandos. En algunos contratos es posible que se exija una forma específica de celebración. La primera corresponde al sentimiento interno de la parte. y la entrega a cambio de ello de una suma de dinero. ELEMENTOS REALES Integran las denominadas prestación y contraprestación. declaraciones y cláusulas. En el caso de la forma escrita.C. a la decisión libre de celebrar un determinado contrato y asumir las obligaciones correspondientes. Los principios clásicos de la autonomía de la voluntad reconoce la existencia de la libertad de contrata y la libertad contractual. determinar los términos del contrato que han convenido celebrar. u otro acuerdo. por otro. ya que tratándose de contratos atípicos. En realidad. reconoce el principio de la autonomía de la voluntad al establecer que: “Las partes pueden determinar libremente el contenido del contrato. Si bien es cierto que en los contratos atípicos no existe el control legislativo. por un lado. El Art. quedará sin explicación que no se haya puesto a la libertad de configuración interna el límite de la citada finalidad. considera MESSINEO que la libertad de configuración interna se refiere sólo a los contratos.

establece que son incapaces absolutos.La ley señala que los mayores de 18 años de edad. se afirma que el contrato es un acto jurídico bilateral o plurilatetal cuyos intereses son distintos.C. y en el segundo caso deberá intervenir en su representación un curador. Sin que la referencia al principio de la buena fe atenúe el criterio objetivista. El Art. tal c orno lo establece el Art. 1352. el Código Civil ha adoptado una fórmula distinta a las clásicas que consiste en que si bien su punto de partida está en la teoría de la declaración. 2. Por ejemplo la capacidad de ejercicio se adquiere en las personas naturales a los 18 años de edad y en las personas jurídicas cuando éstas han cumplido con constituirse y registrarse con arreglo a ley. . VIDAL.. 168 del Código Civil establece que el acto jurídico debe ser interpretado de acuerdo a lo que se haya expresado en él y según el principio de la buena fe. 43 del C. que dice: “Los contratos se perfeccionan por el consentimiento de las partes. Según ARIAS SCHREIHER. porque e 1 contrato se perfecciona con el consentimiento de las partes. Un aspecto importante con relación a los sujetos es el relativo a la capacidad de las partes.Los menores de 16 años de edad. Estas voluntades no deben ser mantenidas en el fuero interno de cada uno.La pluralidad de personas presupone pluralidad de voluntades. . basándose en dicho artículo dice que eh Código ha definido una posición en el sentido de que las relación entre la voluntad y su manifestación se rigen por lo declarado. puedan contratar por si mismos. En los contratos bancarios una parte es el Banco y la contraparte es el cliente. En el primer caso serán los padres o tutores del menor. mientras que los menores y los incapaces deberán hacerlo a través de sus representantes legales. Suele denominarse parte y contraparte a los sujetos que intervienen en el contrato. Se presume que la declaración expresada en el contrato responde a la voluntad común de las partes y quien niegue esta coincidencia debe probarla. puede llegar mediante demostración contraria. el artículo 1361 del Código civil dispone que los contratos son obligatorios en cuanto se halla expresado en ellos. El Art. a la de la voluntad y la figura. Al respecto se reconoce a la persona desde su nacimiento el derecho de goce o capacidad jurídicas en cambio la capacidad de ejercicio sólo es ejercida cuando la persona tiene aptitud pata celebrar un contrato.El acuerdo de voluntades requiere que ambas voluntades deben ser recíprocas coincidentes y simultáneas. PLURALIDAD DE SUJETOS Presupone la existencia de dos o más partes cuyos intereses son distintos. En el área contractual.. La relación obligacional creada por el contrato presupone la existencia de dos o más partes por ello. porque entonces no podrían conocerse sino que deben ser expresadas y exteriorizadas. en realidad se invierte”.

se te-quiete la intervención del marido y la mujer. Es importante resaltar que la doctrina actual no vacila en afirmar que no puede identificarse los conceptos de personas y de parte. que prohíbe a los padres enajenar o gravar los bienes de los hijos.Los retardados mentales. Los representantes legales requieren autorización expresa del representado para disponer los bienes o gravarlos celebrar transacciones compromisos arbitrales. Similares limitaciones contiene el Código con relación al ejercicio de la tutela y curatela (Arts. que no puedan expresar su voluntad de manera indubitable Por otro lado el Art. la contratación es posible entre ellos. más bien. Se requiere que tenga personalidad propia. entre otros actos.Los que adolecen de deterioro mental. La primera se refiere a un ser o entidad dotado de derechos y obligaciones. la misma que se encontraba prohibida en el Código Civil anterior.Los que se encuentran privados del discernimiento . . . regula expresamente los casos en que los cónyuges pueden celebrar contratos válidamente. 312 que establece que los cónyuges no pueden celebrar contratos entre si respecto de los bienes sociales y en cambio para gravarlos o disponer de ellos. cuando los esposos hayan establecido un régimen de separación de bienes o tengan bienes propios. El Código Civil de 1984.Los menores de 18 pero mayores de 16 años. .Los sordomudos. ante la tendencia moderna de prescindir de los sujetos y referirse.Los pródigos. .. Tal es el caso referido en el Art. aunque no tenga existencia individual. .Los ebrios habituales. salvo autorización judicial. la aptitud para ser sujeto de derecho.Los que sufren pena que lleva anexa la interdicción civil. Otras limitaciones las encontramos en el Art. .Los toxicómanos. establece que son relativamente incapaces.Los que incurren en mala gestión. ciegosordos y los ciegomudos. El concepto de parte no es tan fácil de explicar. .C. 440 del C. . 572 al 575). 44. Los incapaces relativos no privados de discernimiento pueden celebrar válidamente contratos relacionados con las necesidades ordinarias de su vida cotidiana (Art. Un aspecto especial e importante es el referirnos a la contratación entre cónyuges. . 1358).Por otro lado. Algunos la consideran a la del sujeto del acto. es decir.

. que cada una de esas partes está constituida por una o más personas. que la capacidad no es otra cosa que un requisito del consentimiento válido y se subsume por tanto. en este elemento. si bien generalmente coinciden el concepto de sujeto y el de parte. la parte es el “centro” en el cual recaen los intereses que se buscan satisfacer mediante la celebración del contrato. y el objeto. sosteniendo que se trata sólo de un presupuesto del consentimiento. sin embargo. El Art. en otras palabras. 38 y 39 Código Civil Paraguayo. no se descarta la posibilidad de que una parte esté constituida por dos o más sujetos que tengan un mismo interés y en tal caso la parte contractual es el centro de interés que agrupa a los sujetos. Hay que decir. 36 reputa plenamente capaz a todo ser humano que haya cumplido 18 años de edad y no haya sido declarado judicialmente incapaz. Es así que el Art. debiendo entenderse. porque en la mayoría de los contratos cada parte está formada por un solo sujeto (el vendedor es una persona y el comprador es otra). Dicho estos tenemos que: "Capacidad" Consiste en la aptitud legal de ejercer uno por sí mismo o por sí solo sus derechos. Según esta tendencia moderna. y ellos son. c) Los enfermos mentales y d) Los sordomudos que no saben darse a entender por escrito o por otros medios. 1351 en cuanto se refiere a que el contrato resulta del acuerdo de dos o más partes. naturales y accidentales: ELEMENTOS ESENCIALES Son aquellos sin los cuáles los contratos no pueden existir. modificar.a lo que se denomina “centro de interés”. En tal sentido. Civil Paraguayo en su Art. 3. CONSECUENCIA JURÍDICA Los contratos son acuerdos de voluntades cuyo objeto es crear. la capacidad de los contratantes. El C. la causa. b) Los menores de 14 años. el consentimiento. regular o extinguir actos jurídicos de naturaleza patrimonial DOCTRINA DE LOS ELEMENTOS DEL CONTRATO La doctrina clásica distinguía tres clases de elementos de los contratos: esenciales. 37 establece que son absolutamente incapaces de hecho: a) Las personas por nacer. que algunos autores excluyen la capacidad como elemento del contrato. Mismo tema Arts.

En verdad."Consentimiento" Puede ser expreso o tácito y debe manifestarse por oferta y aceptación. 1789 constituyen elementos naturales de todo contrato a título oneroso. 693. fin inmediato y determinante que han tenido en mira las partes al contratar. o sea los presupuestos de hecho de los cuáles derivan las obligaciones legales. la condición. y siendo así. La doctrina moderna ha preferido prescindir de esta clasificación. 676. la gratuidad es un elemento natural de la donación. 696. 695. suelen presentarse algunas hipótesis de desencuentro entre ambos valores. un pariente o a alguien con quién se mantiene una deuda de gratitud. a) Como la fuente.- ELEMENTOS ACCIDENTALES Son las consecuencias nacidas de la voluntad de las partes. por ejemplo. el cargo. VALOR QUE SE ASIGNA A ESTE ELEMENTO Lo normal en un acto jurídico es que la intención coincida plenamente con la declaración de la voluntad. EL CONTRATO Y LA VOLUNTAD. los llamados elementos naturales y accidentales no son otra cosa que algunos efectos del contrato. pero no son requisitos de la validez del contrato. aún ante el silencio de las partes. . y las garantías por la evicción señalados en los Arts. 1759 al 1783 y por los vicios redhibitorios en el Arts. 697. la causa para cada uno de los contratantes sería la contraprestación del otro. 692. En los contratos onerosos. cuando deliberadamente se hace una manifestación que no coincide con la intención. "Causa" La causa en derecho tiene dos acepciones diferentes. En conclusión. el plazo. haciendo reserva interior de que realmente "no se desea" lo que se manifiesta desear. como ser: a) Cuando por "error" se manifiesta una cosa distinta de la que en realidad se desea. "Objeto" Las cosas sobre las cuáles se contrata deben estar en el comercio. En los contratos gratuitos la causa será el propósito de beneficiar a un amigo. deben ser reducibles a un valor exigible. b) El caso de "reserva mental". determinada o determinable. pero sin embargo. 694. 675. Por ello se prefiere hoy limitar el concepto de elementos de los actos jurídicos a aquellos que la doctrina clásica llamaban elementos esenciales. Arts. no deben reñir con las buenas costumbres ni con la moral. 674. no previstas por el legislador. Se lo presume por el recibo voluntario de la cosa ofrecida o pedida.- ELEMENTOS NATURALES Son aquellas consecuencias que se siguen del negocio. Arts. es decir el fin que las partes se propusieron al contratar. no deben ser contrarios a la ley. es decir a través de los contratos y b) En el sentido de causa final.

e) Cuando la declaración ha sido causada por violencia o ha resultado de un engaño. todo lo que las acompaña. forman con ésta un todo indisoluble. accidental. En el concurso de dos voluntades internas. la confianza que debe presidir las relaciones humanas. es falso e impropio hablar de voluntad interna. Sistema de la autonomía de la voluntad y sistema de la declaración TEORÍA DE LA VOLUNTAD La teoría clásica sostenía la vigencia del imperio absoluto de la voluntad interna. a tal punto que no puede concebirse la una sin la otra. en cambio si tiene importancia decisiva en otros casos. . es preciso destacar cuál fue el mérito principal de la doctrina alemana: "Ponen en relieve la importancia principalísima de la declaración en la formación de los actos jurídicos. la seguridad de los negocios. y la noble tarea judicial consiste en desentrañar la verdadera voluntad de las partes y hacerle producir los efectos deseados. TEORÍA DE LA DECLARACIÓN Dejando de lado algunas exageraciones que condujeron a negar todo papel de la voluntad en la formación de los actos jurídicos. es la voluntad "interna" de las partes. el origen íntimo y verdadero de toda vinculación contractual. por lo que la declaración sólo sería una cuestión formal. Esta teoría imperó sin contradicción hasta principios del siglo XIX. La buena fe. y muy particularmente en el delicado problema de la interpretación de los actos jurídicos. en el error. y ello no puede ser otra cosa. etc. no son mas que despreciables vestigios de los procesos por los cuales se han dado a conocer. Según ella. d) Cuando se simula un acto jurídico. sosteniendo lo interno es solo de cada individuo y por lo tanto imposible de ser conocido por otro. palabras. tal por ejemplo. gestos. por ejemplo en materia de dolo y de violencia. La comprobación de la posibilidad de desacuerdo entre la intención y la declaración hace inevitable este interrogante: Si debe darse prevalencia a la intención sobre la declaración o. sustentando una doctrina objetiva en la declaración de la voluntad. sino la voluntad declarada. donde la nulidad del acto se funda en el hecho ilícito cometido. lo que hay que interpretar son esas voluntades. en que los juristas alemanes la hicieron objeto de duros ataques. escritos. de ahí que ésta sea necesaria para la existencia misma de la voluntad y que. como ser en las palabras pronunciadas en una representación teatral.. por consiguiente. y la voluntad interna. Para que la intención se transforme de fenómeno de conciencia en fenómeno volitivo es indispensable su exteriorización.c) Cuando se hace una declaración con espíritu de broma o sin entender obligarse. están interesadas en que los actos jurídicos reposen sobre una base cierta y segura. a ésta sobre aquella Esta cuestión no ofrece interés práctico en alguna de las hipótesis señaladas. La declaración de la voluntad propiamente dicha.

resultando así evidente que la formación de los contratos en general. y a la de la voluntad propiamente en los casos en que no adopte postura que indique lo contrario al de la aceptación. no puede surgir sino de la exacta coincidencia de las voluntades declaradas. mediando en ella inclusive una razón de orden moral en el cumplimiento de la palabra empeñada. que tiene de modo muy primordial el respeto por la voluntad del hombre. es necesario reducir a sus justos límites el papel de la voluntad en lo que atañe a los efectos de los actos jurídicos. Nuestro Código Civil aplica la misma doctrina combinada del Derecho Argentino. en primer lugar se adhiere plenamente a la teoría de la declaración de voluntad. o que cuando tendría que hacerlo. . únicas que pueden conocer y apreciar las partes. Como puede apreciarse. EN LA LEGISLACIÓN NACIONAL Y EN LA LEGISLACIÓN COMPARADA Planteando la cuestión en un terreno estrictamente teórico. sino de la ley. éste no lo hiciere. se consignará como aprobada la oferta cuando el que tenía derecho a rechazarla no hubiera manifestado una conducta que se repute contrario a la de un rechazo.APLICACIÓN DE AMBAS DOCTRINAS EN EL DERECHO POSITIVO. al determinar que se aplicará la teoría de la voluntad cuando una vez hecha la oferta a uno de los contratantes por la otra parte. Es necesario afirmar que la fuerza obligatoria de los contratos no deriva de la voluntad de las partes. pero también considera otros factores no menos importantes. la obligatoriedad de los contratos es una exigencia ineludible del comercio y de la vida social.